Está en la página 1de 14

España durante el Franquismo.

ESPAÑA DURANTE EL FRANQUISMO

A) Fundamentos ideológicos y transformaciones


institucionales del Régimen de Franco.
El sistema político del franquismo se caracterizó por:
 Un sistema dictatorial que establece la concentración de poderes (Jefe del Estado,
Jefe del Gobierno, Jefe Nacional de la F.E.T. y de las J.O.N.S.) y Capitán General de
los tres ejércitos (tierra, mar y aire).
 Supresión de las libertades políticas y sindicales (se eliminaron todas las
instituciones de la época republicana: Constitución, partidos políticos, estatutos de
autonomía).
 Rechazo de la democracia representativa (Soberanía Popular).
 La existencia de un Partido Único: “El Movimiento Nacional” (coalición de fuerzas
políticas que luchaban en el bando sublevado), y de la única central sindical la:
“Organización Sindical” que incluía a empresarios y trabajadores.
 Apoyarse en el tradicionalismo, en la Iglesia, el Ejército y en la Falange:

Iglesia: Se produjo una alianza del régimen con la Iglesia, teniendo esta una influencia
permanente en el Estado franquista con quien firmaría en 1953 “el Concordato”, que
se tradujo en la remuneración del clero a través de los presupuestos generales del
Estado. La Iglesia participó en los principales órganos estatales franquistas: Cortes,
Consejo del Reino, Consejo de Estado... A cambio de su apoyo, la Iglesia se convirtió
en un verdadero poder. Se hizo del catolicismo el fundamento principal de la ideología
del régimen y del sistema educativo. (Los primeros enfrentamientos iglesia-régimen
vendrían después del Concilio Vaticano II).
Ejército: Fue siempre la columna vertebral del sistema y nunca discutió el poder del
Caudillo. Fue el permanente encargado del mantenimiento del orden público. Su
influencia fue enorme, el propio Franco era militar y el ejército fue el verdadero
vencedor de la Guerra Civil. De los 90 ministros de ésta época 30 fueron militares.
También controló a las fuerzas de seguridad (Policía Armada y Guardia Civil, cuyos
mandos procedían de sus filas).
Falange: Otro de los grandes pilare, fue perdiendo poder progresivamente. Sus
primitivos ideales de ideología fascista se fueron convirtiendo en una lealtad ciega al
Caudillo.
A nivel social, el respaldo lo va a encontrar en la oligarquía terrateniente, en los
grupos financieros e industriales, y en el pequeño propietario agrícola.

Este sistema político se va a aplicar en España desde 1939 hasta 1955, etapa conocida
como “Etapa Azul” o la del nacionalcatolicismo (mentalidad aportada por los vencedores
de la Guerra Civil, que defendía el catolicismo español como lo mejor y, por tanto, debía
impregnar todos los aspectos vitales; no permitiendo ningún tipo de discrepancia. El
gobierno estará formado por militares y falangistas).
En 1942 se promulga la “Ley de Cortes”, que restablecía este tradicional órgano
parlamentario, pero sin atribuciones legislativas. Su misión era debatir los proyectos de
ley preparados por el gobierno y aprobarlos. Estas Cortes carecían de representatividad,
pues sus miembros, llamados “procuradores”, eran elegidos por el gobierno o por los
cabezas de familia y mujeres casadas.

1
España durante el Franquismo.

En julio de 1945 se promulga el Fuero de los Españoles, Carta Otorgada que


concedía unos derechos que no podían chocar con los principios del Estado. Ese mismo
año se promulga la Ley de Referéndum Nacional, que establecía un procedimiento de
voto directo para la ratificación popular de textos legales considerados de extraordinaria
importancia. (Textos 1 y 2)
En 1947 las Cortes franquistas aprobaron la “Ley de Sucesión”, en donde Franco se
decidía por la Monarquía como forma política de gobierno, pero sin decidir quien será el
futuro rey de los españoles. Franco acuerda con Don Juan de Borbón que el príncipe Juan
Carlos se trasladaría a España para recibir una educación adecuada.
En una segunda fase, que se inicia en la década de los años cincuenta, se
abandona la denominada “etapa azul” del Régimen, y se observa: menor intervención del
Movimiento Nacional (Falange), la adopción de unas mínimas reformas y un mayor
protagonismo del movimiento estudiantil, movimiento obrero y organizaciones políticas
clandestinas. En esta etapa se acaba con el nacionalcatolicismo y surge Carrero Blanco,
sustituyendo a Muñoz Grandes, como protagonista de un nuevo gobierno donde abundan
políticos vinculados al Opus Dei (Navarro Rubio y Alberto Ullastres, artífices del Plan de
Estabilización de 1959), y otros políticos denominados tecnócratas (López Rodó).
En 1958 se aprueba la “Ley de Principios del Movimiento Nacional “en donde se
reflejan los principios básicos del franquismo, pero alejándose del totalitarismo. El Estado
queda definido como monárquico, tradicional y católico. (Texto 3)
En 1967 se promulgó la “Ley Orgánica del Estado” por la que debía regirse el país a
la muerte de Franco, en la que se montaba un sistema político denominado “Democracia
Orgánica” que no convertiría al país en un Estado Democrático, sino que creaba unos
cauces para organizar la participación política de los ciudadanos sin aceptar los postulados
básicos de las democracias occidentales.
En 1969 Franco, de manera unilateral (este hecho molestaría a D. Juan), elige al
príncipe Juan Carlos como su sucesor en la Jefatura del Estado, y esto le obliga a jurar
fidelidad a los Principios del Movimiento Nacional. (Texto 4)

B) Autarquía y estancamiento económico


La destrucción causada por la Guerra Civil y el boicot internacional impuesto al
régimen de Franco obligó al establecimiento de una Política Económica Autárquica, en
donde el Gobierno organiza y controla la economía del país, potenciando la producción y
reduciendo al máximo la importación. En España, esta política autárquica va a durar desde
1939 hasta los años cincuenta y se va a caracterizar por:

 El autoabastecimiento, evitando la importación de productos extranjeros, únicamente


se facilitaron las importaciones mínimas imprescindibles e imposibles de obtener en el
interior como algodón, petróleo y caucho. Ante la escasez existente, el Gobierno
aplicará, desde 1939 hasta los años cincuenta, las “cartillas de racionamiento” que
servían para dotar a las familias de unas necesidades mínimas. Pero este sistema
también generó actividades relacionadas con lo que se ha llamado “mercado negro o
estraperlo”, que sirvió para desarrollar grandes fortunas o para que la población más
humilde pudiese subsistir. (Textos 5 y 6)
“España es un país privilegiado que puede bastarse a si mismo. Tenemos todo lo que nos hace falta
para vivir, y nuestra producción es lo suficientemente abundante para asegurar nuestra propia subsistencia.
No tenemos necesidad de importar nada (...). España no realizará íntegramente su revolución, más que
volviendo a ser fiel a si misma, más que volviendo a encontrar el orgullo de su ser, más que haciendo de su
espíritu una realidad que le permita nuevamente elevarse por encima del resto del mundo”.
Declaraciones de F. Franco al periódico “Candide” (18-agosto-1939)

2
España durante el Franquismo.

 El intervencionismo, controlando la producción nacional y orientando el consumo


hacia los artículos nacionales.

En Política Agraria se inicia un proceso de ruralización, aportando una mayor


tecnificación y potenciando el trabajo agrario. Se crea el Instituto Nacional de
Colonización, con el objetivo de aumentar regadíos y asentar a nuevos colonos. Sin
embargo, los resultados fueron muy limitados.

El desarrollo industrial se había visto frenado con la Guerra Civil. La nueva


política industrial creará en 1941 el Instituto Nacional de Industria (INI),
pretendiendo con ello una industrialización que va a afrontar varios problemas: carestía
de materias primas y equipamientos, falta de inversión privada, deficientes relaciones
comerciales con el exterior, etc. El Estado intentará paliar la situación convirtiéndose
en un gran inversor creando una serie de empresas públicas y fomentando un
monopolio que beneficiará a los bancos y a las oligarquías sociales. Se creará
ENSIDESA (Siderurgia), ENDESA (Energía), BAZAN (Astilleros), IBERIA,
AVIACO (Aviación), PEGASO, SEAT (Transporte). En 1941 se crea RENFE y se
nacionaliza toda la red de ferrocarriles.

 El comercio exterior se resiente por el aislamiento internacional. España todavía


basaba todas sus exportaciones en productos primarios, lo que demostraba su
incapacidad en el sector industrial. También hay que consignar que, gracias al envío de
cereal que Argentina hizo, España pudo superar la época de malas cosechas
cerealísticas, que hubieran supuesto graves consecuencias en la población. (Texto 7)

Durante el periodo que duró la autarquía, la sociedad española había quedado


marcada por los resultados de la Guerra Civil, resaltando unos españoles “vencedores”,
que van a constituir la oligarquía de la nueva sociedad (terratenientes, financieros,
empresarios y allegados al régimen de Franco) que se van a ver beneficiados con
privilegios, y unos españoles “derrotados”, que fueron arrinconados socialmente.

La totalidad de la población debía acatar el régimen franquista que se va a regir por unos
principios tradicionalistas, en donde la Iglesia tendrá un fuerte protagonismo. La
educación, la enseñanza y las costumbres quedarían reglamentadas y vigiladas (censura).
He aquí algunas escenas de películas censuradas

“Un día en Nueva York”. Norteamericana, 1951.

 Rollo 3º El beso en el museo que quede en intento.


 Rollo 10º. Algunos planos del baile de las dos chicas, una de las cuales enseña excesivamente el
muslo.

“La túnica sagrada”. Norteamericana, 1954.


 Rollo 4º Sustituir la frase: «El discípulo que se sentaba a su izquierda», por «El discípulo que se
sentaba a su mesa».
 Rollos l2º y l3º Aligerar notablemente el beso entre Marcelo y Diana en las catacumbas.
“Muerte de un ciclista”. Española, 1955.
 Rollos 6º. y 7º. No deben aparecer los guardias de la fuerza pública en la protesta estudiantil.
Teodoro González: “Aspectos jurídicos de la censura cinematográfica en España”. 1981.

3
España durante el Franquismo.

La familia será uno de los pilares básicos de la sociedad. La Sección Femenina y el


Frente de Juventudes ayudarían a la consecución de estos principios. (Texto 8)
Los sindicatos obreros serán suprimidos y sustituidos por los sindicatos verticales, que
eran agrupaciones de patronos y obreros, organizados por ramos de producción y bajo la
dirección del Estado (Magistratura del Trabajo). La huelga también quedaba prohibida.
Durante dos décadas se va a observar un progresivo éxodo del campo hacia la ciudad.

C) La estabilización y el crecimiento económico.


En la década de los años cincuenta asistimos al agotamiento de la política
autárquica y a una progresiva liberalización que va a permitir un despegue económico,
un fuerte crecimiento anual de la Renta Nacional, mayor predominio del sector industrial,
suprimir el racionamiento y disminuir el intervencionismo estatal. Estos hechos se van a
ver favorecidos por los cambios que se dan:
a) Internacionalmente: El inicio de la Guerra Fría (1947) y la Guerra de Corea (1950),
permitirían el fin del aislamiento internacional de España. En 1950 la ONU levantaría
su veto al régimen español, permitiendo el regreso de embajadores y el ingreso de
España en organismos internacionales (FAO1, OMS 2, UNESCO 3). La Guerra Fría
imperante había convertido a España, por su anticomunismo, en un aliado de los
EE.UU. España, por su política en la 2ª G.M., no había sido favorecida con la ayuda
que proporcionó el Plan Marshall (1948), pero a partir de los acuerdos que firmó con
Norteamérica en 1953, va a recibir créditos y ayudas que van a permitir eliminar el
racionamiento y el mercado negro, y recibir la ayuda del Plan Marshall a cambio de la
instalación de bases militares (Torrejón, Rota, Morón y Zaragoza). La ayuda
financiera fue de 500 millones de $, el 60% en préstamos y el 40 % en donaciones, así
como material militar valorado en 550 millones de $. La ayuda fue escasa
comparativamente a la realizada a otros países europeos como Grecia. España se
comprometía a aceptar armas atómicas en sus bases. También en 1953 se firma el
Concordato con la Santa Sede. En 1955 se produciría el ingreso de España en la ONU.
b) En el interior, se producen unos cambios de gobierno entre 1951 y 1957, que
permitieron un mayor impulso industrial y la participación española en organismos
Internacionales (FMI, Banco Mundial, OECE). La economía española experimentó
un cambio decisivo en 1959 gracias al Plan de Estabilización que sentó las bases
para el crecimiento de la economía española en los años sesenta. Este Plan lo llevan a
cabo ministros como Mariano Rubio, Ullastres y López Rodó (Tecnócratas del Opus
Dei). Su objetivo era abandonar la autarquía reinsertando a España en el comercio
internacional y en segundo lugar modernizar y sanear la economía española. Para
ello:
- Se devaluó la peseta para fomentar las exportaciones y eliminar el déficit se la
balanza comercial.
- Se limitó el gasto público y se congelaron los salarios para contener el alza de
precios.
- Se incrementaron los impuestos.
- Se facilitaron las inversiones de capital extranjero en España.

1
FAO: Organización para la Alimentación y la Agricultura. Organismo dependiente de la ONU.
2
OMS: Organización Mundial de la Salud. Organismo dependiente de la ONU
3
UNESCO: Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

4
España durante el Franquismo.

El Plan de Estabilización redujo a corto plazo la inflación y salvó la bancarrota.


También tuvo consecuencias negativas al disminuir el nivel de consumo de los asalariados
y crecer considerablemente el desempleo, pues muchas empresas ineficientes,
anteriormente protegidas, quebraron. El incremento del paro, provocó una fuerte corriente
migratoria hacia la Europa comunitaria.
La llegada de capitales del exterior y la abundante mano de obra de procedencia
rural facilitarán el crecimiento español.

La industria experimentó en esta década un notable crecimiento y transformación.


En 1962 se creó la Comisaría del Plan de Desarrollo que, dirigido por López Rodó,
pretendía programar el crecimiento de la economía (de forma obligatoria para el sector
público y orientativa para el privado) e impulsar el desarrollo de determinadas zonas
geográficas a través de Polos de Desarrollo y Polígonos Industriales que servirían para
corregir los desequilibrios regionales. Se incluyen también proyectos de contenido social
(enseñanza, sanidad), con la finalidad de mejorar el nivel de vida.

Los resultados no fueron muy satisfactorios porque: no tuvieron un alto grado de


cumplimiento, no redujeron los desequilibrios sociales o interregionales, tenían un
carácter tecnocrático, el sector industrial español que se desarrolla va a tener una gran
dependencia del exterior.
En cuanto al comercio exterior, a consecuencia de la liberalización, se nota el aumento de
las importaciones y de las exportaciones, éstas últimas se ven favorecidas por los bajos
salarios y por los apoyos del Gobierno a la exportación... No obstante, se observa mayor
diversificación de los productos que exportamos, rebajando la exportación de productos
agrarios.
Pese al desarrollo apreciado, hay déficit comercial porque las importaciones superan a
las exportaciones; sin embargo, la balanza de pagos fue positiva gracias a:
 El turismo, que incentivó el empleo en la construcción y en los servicios.
 Las divisas aportadas por los emigrantes.
 Las inversiones de capital extranjero (IBM, General Motors, Ford, Citroen, Philips…)

Los cambios económicos promovieron importantes transformaciones


socioeconómicas, afectando al reparto sectorial de la población activa, reduciéndose el
porcentaje de la población que se dedicaba al sector primario, que todavía seguía siendo
alto. No obstante numerosos problemas quedaron sin resolver, las limitaciones más
evidentes del desarrollo económico franquista fueron:
- El desigual crecimiento de los diferentes sectores productivos. La industria
(siderúrgica, cementera, química y automovilística) y el sector terciario
experimentaron un fuerte impulso. Sin embargo, el desarrollo agrícola fue
menos espectacular, con escasas inversiones y baja rentabilidad.
- Masiva emigración de trabajadores a Europa, un 2% de la población activa, así
como un éxodo rural hacia las regiones industriales y grandes núcleos urbanos
(Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao). Este éxodo ocasionará un
envejecimiento de la población.

- Persistencia de grandes desequilibrios interregionales. Más de la mitad de las


instalaciones industriales se localizaron en Cataluña, País Vasco y Madrid,
mientras que Castilla, Galicia, Andalucía, Aragón, Asturias, Extremadura y
Cantabria, continuaban atrasadas y desindustrializadas.

5
España durante el Franquismo.

- Mantenimiento de un sistema insuficiente de prestaciones y servicios sociales.


El 35% de la población no tenía derecho a asistencia sanitaria pública gratuita y
las subvenciones de jubilados, desempleados y viudedad eran escasísimas.
- Mantenimiento de un sistema fiscal regresivo e injusto en beneficio de la
minoría social más adinerada.

D) La oposición democrática a la Dictadura. El exilio.


a) La oposición democrática a la Dictadura.

La dura represión del final de la guerra y el exilio de muchos españoles partidarios de


las ideas republicanas, hicieron difícil la creación de una oposición en España.

En los años cuarenta la oposición en el interior de la península quedaba circunscrita a


las acciones de la guerrilla (“maquis”, apoyados por el PCE) que actuaban en el
Maestrazgo, Asturias, Galicia o Sierra Morena, es decir, en áreas rurales y montañosas.
La oposición entre Franco y los partidarios de una Monarquía representada por D. Juan,
existió desde el principio, ya que las relaciones entre Franco y D. Juan de Borbón fueron
tensas, sobre todo tras la publicación del “Manifiesto de Lausana (Suiza, 1945) (Texto
14) en donde D. Juan proponía el establecimiento de una monarquía parlamentaria, como
solución para la reconciliación entre los españoles y para evitar el aislamiento
internacional.
En la década de los sesenta, el régimen de Franco pretende ir distanciándose del
totalitarismo y crea el concepto de “Democracia Orgánica”, que basaba la
representatividad en los órganos del Estado de: la familia, el sindicato y el municipio. Se
admitió una pequeña apertura que supuso el que los procuradores a Cortes del tercio
familiar, pudiesen ser elegidos por sufragio libre por los cabezas de familia. Esta falsa
liberalización no permitía salirse de los cauces del Movimiento, ni admitir ninguna crítica.
En 1962, en el conocido “Contubernio de Munich”, se reúnen los representantes
de la oposición, excepto los comunistas, y se manifiestan a favor de que no se admita a
España en el sistema europeo, mientras no cambie su régimen político y se democratice. El
régimen no aceptaría las críticas y tomó represalias a los que apoyaban las ideas de
Munich. (Entre los que estuvieron allí figuraba Gil Robles. Cuando regresaron a España
fueron deportados a Fuerteventura). (Texto 15)
En 1963 se ejecutó al dirigente comunista Julián Grimau, hubo fuertes represiones
contra los mineros asturianos, y se creó el Tribunal de Orden Público (elemento clave en
la represión) para juzgar los delitos políticos. (Texto 16).
Se generalizan las protestas estudiantiles en la Universidad, a la que se adhieren
algunos profesores (Tierno Galván, Aranguren, García Calvo), que son separados de sus
cátedras. Surge el Sindicato Democrático de Estudiantes, que viene a sustituir al SEU
(Sindicato Español Universitario), de afiliación falangista.

Una nueva etapa del franquismo habría que situarla en 1964, cuando el régimen
celebra el XXV aniversario del final de la Guerra Civil. Franco se situaba como el Caudillo
de la Paz (25 años de Paz). A partir de ahora la Falange pierde poder e importancia.
En 1965, surge la conflictividad laboral y las huelgas como protesta por la
situación económica (la huelga por motivos económicos es aceptada en 1965). Se realizan
elecciones a enlaces sindicales, ocasión que aprovecharán los representantes de

6
España durante el Franquismo.

Comisiones Obreras y de UGT (ambos desde la clandestinidad) para introducirse en los


sindicatos oficiales.

La Iglesia, como consecuencia del Concilio Vaticano II (1962-65), se vuelve más


crítica y reclama medidas sociales. Las manifestaciones eclesiásticas contra el régimen
fueron muy significativas en el País Vasco y en Cataluña. En 1968 la Conferencia
Episcopal pidió libertad sindical y numerosos sacerdotes pasaron por la cárcel de Zamora,
que era la destinada a ellos; otros muchos sufrieron sanciones económicas. Al final del
franquismo la mayor parte de la iglesia española, representada por el cardenal Tarancón,
se había alejado del régimen, aunque siguiera habiendo algunos obispos que mostraran su
complacencia con él. (Texto 17)

En el País Vasco, una escisión del PNV crea en 1959 Euzkadi ta Askatasuna
(ETA) o “Euzkadi y Libertad” que en su primera Asamblea (1962) se autodefine como
Movimiento Revolucionario de Liberación Nacional y más tarde, en 1964, establece el
principio de guerra revolucionaria. En 1968 tras el asesinato del jefe de policía de San
Sebastián, el gobierno restableció un decreto-ley sobre represión del terrorismo, pasando a
jurisdicción militar cualquier delito socio-político.

La oposición creció ante las medidas represivas del Gobierno y en 1970 hubo de
conmutarse nueve penas de muerte dictadas en el Consejo de Guerra de Burgos por las de
cadena perpetua, debido principalmente a la presión internacional.

A comienzos de los años setenta, el régimen político de Franco empieza a mostrar


síntomas de agotamiento. La oposición, en el exilio, era reacia a pactar con los partidos de
tendencia comunista; sin embargo, el PCE se mostraba en el interior de España como una
de las fuerzas mejor organizadas (no existía un frente unido de oposición a Franco). El
terrorismo de ETA se extenderá a nuevos grupos: FRAP (Frente Revolucionario
Antifascista y Patriótico. Surge como una escisión del PCE en 1971), GRAPO (Grupo de
Resistencia Antifascista Primero de Octubre. Surge en 1975).

El PSOE realizó una completa renovación de sus dirigentes en el Congreso de


Suresnes, cerca de París, en 1973, siendo elegido como Secretario General del Partido
Felipe González, Isidoro en la clandestinidad.

b) El exilio

La evidencia más clara de la división de España en dos, vencedores y vencidos, es la


perduración de un exilio de gran importancia, tanto por la cantidad como por la calidad
científica e intelectual de muchos de los españoles que emigraron, por lo que el exilio fue
una importantísima pérdida económica para España.

Cuando la guerra civil terminó había unos 450.000 exiliados en Francia. Una parte
considerable de ellos acabaron regresando a España y refugiándose en una especie de
exilio interior, pero algo menos de la mitad emprendieron una emigración permanente.
La caída de Francia en manos de los alemanes, tuvo como consecuencia que una parte de
estos exiliados políticos fueran devueltos a España, donde sufrieron cárcel o ejecución. El
caso más famoso es el del Presidente de la Generalitat, Companys, que fue ejecutado.
Otros fueron recluidos en campos de concentración alemanes (Mathausen). También hubo
muchos republicanos españoles que se integraron en la Resistencia Francesa y ayudarían

7
España durante el Franquismo.

en la liberación de muchas ciudades del sur de Francia. Una parte importante de la


emigración española se asentó en América: México, Argentina, Cuba, Santo Domingo y
Chile. En el caso de México, merece resaltar tanto la calidad cultural de los inmigrantes,
que influirían de manera decisiva en el desarrollo cultural del país, como el fuerte rechazo
que presentó a la España de Franco. (Emigraron muchos médicos, catedráticos de
universidad, profesores, abogados, ingenieros, escritores, periodistas, militares
profesionales).

D) Declive y ocaso del Régimen Franquista


A finales de los años sesenta se produce el denominado “escándalo Matesa”, empresa
de maquinaria textil que se había beneficiado de importantes créditos oficiales; obtenidos
por sus buenas relaciones con miembros del Gobierno. El resultado de esta crisis fue la
dimisión de algunos ministros: Fraga, Solís, Castiella, y la formación en 1969 de un
gobierno que tendría sus máximos representantes en Carrero Blanco y López Rodó.
Carrero intenta una apertura, pero asegurando la continuidad del régimen. Se establecieron
relaciones diplomáticas con China y la República Democrática Alemana, y se aprobó la
Ley de Educación de 1970, con Villar Palasí como Ministro de Educación. (Texto 18)

En 1973 se produce un hecho relevante, cual es la separación de la Jefatura del Estado


y de la Presidencia del Gobierno de la persona de Franco. A partir de ahora, Franco será el
Jefe del Estado, y Carrero Blanco el Presidente del Gobierno. Sin embargo, Carrero,
políticamente, seguía representando el continuismo. ETA organizaría un atentado para
acabar con la vida de Carrero (“Operación Ogro”, 20-12-1973) causando un gran impacto
en el seno del régimen franquista.
A partir de 1973, con la crisis del petróleo, y sus consecuencias (subida de materias
primas, fuerte competencia, paro...), se agudizaría la crisis política. Como el petróleo
constituía la fuente de energía esencial e insustituible para la industria y el transporte, el
incremento de su coste repercutió negativamente en nuestra economía provocando un
súbito aumento de los precios de los productos, la disminución de número de turistas y por
consiguiente de las divisas que dejaban, descenso de las exportaciones y regreso de miles
de trabajadores desde Europa, lo que contribuyó a agravar el problema del desempleo
interno.
En enero de 1974 Franco nombró presidente de gobierno a Carlos Arias Navarro.
Pretendió dar una imagen de ruptura con la etapa de Carrero, acabando con la élite
tecnócrata, y en el discurso que pronunció ante las Cortes en febrero del 74, conocido
como “espíritu del 12 de febrero” se comprometía a realizar ciertas reformas y a aprobar
un Estatuto de Asociaciones Políticas. El Estatuto era muy restrictivo, y sólo permitía
registrar siete asociaciones, y además, tenían que estar reguladas por los Principios
Fundamentales. Ese mismo mes se produce un incidente con Monseñor Añoveros, por su
pastoral en la que defendía la identidad cultural y lingüística del pueblo vasco. Fue
condenado a arresto domiciliario y Arias intentó expulsarlo de España, provocándose casi
la ruptura de relaciones entre el gobierno español y el Vaticano. Arias se vio forzado a una
humillante retirada. Por otro lado, también se observa que el Príncipe heredero quedaba
totalmente marginado de la vida política. Cada vez más, se clamaba por una Reforma
Política. (Texto 19). Por el contrario, permaneció el denominado búnker, con presencia de
altos mandos militares muy unidos a los principios del 18 de julio, que frenó toda apertura
y empezó a ejercer la violencia con bandas ultras en la calle.

8
España durante el Franquismo.

Los años de 1974 y 1975 son años de fuertes convulsiones políticas, produciéndose
huelgas, aumento del terrorismo (11 policías asesinados entre enero y agosto de 1975),
creación de la UMD (Unión Militar Democrática), su objetivo era que las fuerzas armadas
no fuesen un obstáculo en la transición a la democracia, así como el rechazo a todo
pronunciamiento militar. (La asociación fue disuelta y sus líderes detenidos en agosto de
1975). Se ejecutaron a tres miembros del FRAP y dos de ETA, reacción internacional por
las ejecuciones (retirada de embajadores, asalto a oficinas de turismo españolas en el
extranjero). Surgen dos organismos, la Junta Democrática (París, julio de 1974, integrada
por el PCE de Carrillo y el PSP de Tierno Galván, monárquicos e independientes) (Texto
20) y la Plataforma de Convergencia Democrática, (Ruíz Jiménez de Izquierda
Democrática y el PSOE), que se fusionarían en 1976, reclamando la ruptura del régimen,
formación de un gobierno provisional que implantase un régimen democrático y que
adoptase medidas como la amnistía, libertades políticas y sindicales, la legalización de
todos los partidos políticos y el inicio de un proceso constituyente.
Por su parte personas vinculadas al régimen como Fraga, Pío Cabanillas y Fernández
Ordoñez pedían una reforma constitucional.

También en 1975 aumentaron las complicaciones internacionales para el gobierno


franquista. A España se le presentó el problema del Sahara, colonia española desde finales
del s.XIX, rica en fosfatos, por lo que era ambicionada por Argelia, Mauritania y sobre
todo Marruecos. En 1973 los Saharauis habían creado el Frente POLISARIO, una
formación nacionalista de tendencia socialista que propugnaba la independencia del
Sahara. España estaba preparando un referéndum de autodeterminación del territorio; pero
Marruecos, contando con la ayuda de USA, organizó la “Marcha Verde”, invasión
pacífica del territorio que movilizó a decenas de miles de ciudadanos, con el fin de
anexionarse el Sahara. Con Franco enfermo de muerte se firman los “Acuerdos de
Madrid”, por los que se repartía el territorio del Sahara entre Marruecos y Mauritania.
Franco moriría el 20 de noviembre de 1975. (Texto 21)

Textos complementarios:
Texto 1:

Artículo 6. —El Jefe del Estado es el representante supremo de la Nación; personifica la soberanía nacional;
ejerce el poder supremo político y administrativo; ostenta la Jefatura Nacional del Movimiento y cuida de la
más exacta observancia de los Principios del mismo y demás Leyes Fundamentales del Reino, así como de la
continuidad del Estado y del Movimiento Nacional; garantiza y asegura el regular funcionamiento de los
Altos Órganos del Estado y de la debida coordinación entre 1os mismos; sanciona y promulga las Leyes y
provee a su ejecución; ejerce el Mando Supremo de los Ejércitos de Tierra, mar y aire; vela por la
conservación del orden público en el interior y de la seguridad del Estado en el exterior; en su nombre se
administra justicia; ejerce la prerrogativa de gracia; confiere con arreglo a las Leyes empleos, cargos públicos
y honores, acredita y recibe a los representantes diplomáticos y realiza cuantos actos le corresponden con
arreglo a las Leyes Fundamentales del Reino.
El fuero de los españoles (1945)

Texto 2:

“Deberes y derechos de los españoles”.


CAPÍTULO PRIMERO.
A 12. Todo español podrá expresar libremente sus ideas mientras no atenten a los principios
fundamentales del Estado.
A 13. Dentro del territorio nacional el Estado garantiza la libertad y el secreto de la correspondencia.

9
España durante el Franquismo.

A 14. Los españoles tendrán derecho a fijar libremente su residencia dentro del territorio nacional.
A 15. Nadie podrá entrar en el domicilio de un español ni efectuará registros en él sin su consentimiento,
a no ser con mandato de la autoridad competente y en los casos y en la forma que establezcan las Leyes.
A 16. Los españoles podrán reunirse y asociarse libremente para fines lícitos y de acuerdo con lo
establecido por las Leyes...
TITULO SEGUNDO: Del ejercicio y garantía de los derechos.
A 33. El ejercicio de los derechos que se reconocen en este Fuero no podrá atentar a la unidad espiritual,
nacional y social de España.
A 35. La vigencia de los artículos doce, trece, catorce, quince, dieciséis y dieciocho podrá ser temporalmente
suspendida por el Gobierno, total o parcialmente, mediante Decreto-Ley, que taxativamente determine el
alcance y duración de la medida.

Fuero de los Españoles. 1945

Texto 3:

“YO, FRANCISCO FRANCO BAHAMONDE, CAUDILLO DE ESPAÑA


Consciente de mi responsabilidad ante Dios y ante la Historia, en presencia de las Cortes del Reino,
promulgo como Principios del Movimiento Nacional, entendido como comunión de los españoles en los
ideales que dieron vida a la Cruzada, los siguientes:
1. España es una unidad de destino en lo universal. El servicio a la unidad, grandeza y libertad de la
Patria es deber sagrado y tarea colectiva de todos los españoles...
2. La nación española considera como timbre de honor el acatamiento a la Ley de Dios, según la doctrina
de la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana, única verdadera y fe inseparable de la conciencia
nacional, que inspirará su legislación.
5. Las entidades naturales de la vida social: familia, municipio y sindicato, son estructuras básicas de la
comunidad nacional. Las instituciones y corporaciones de otro carácter que satisfagan exigencias
sociales de interés general deberán ser amparadas para que puedan participar eficazmente en el
perfeccionamiento de los fines de la comunidad nacional.
7. El pueblo español, unido en un orden de Derecho, informado por los postulados de autoridad, libertad
y servicio, constituye el Estado Nacional. Su forma política es, dentro de los principios inmutables del
Movimiento Nacional y de cuanto determinan la Ley de Sucesión y demás Leyes Fundamentales, la
Monarquía tradicional, católica, social y representativa.
8. El carácter representativo del orden político es principio básico de nuestras instituciones públicas. La
participación del pueblo en las tareas legislativas y en las demás funciones de interés general se llevará
a cabo a través de la familia, el municipio, el sindicato y demás entidades con representación orgánica
que a este fin reconozcan las leyes. Toda organización política de cualquier índole, al margen de este
sistema representativo, será considerada ilegal.

(Ley de Principios del Movimiento Nacional, 1958.)

Texto 4:

Consciente de mi responsabilidad ante Dios y ante la Historia, y valorando, con toda objetividad, las
condiciones que concurren en la persona del Príncipe Don Juan Carlos de Borbón y Borbón que,
perteneciendo a la dinastía que reinó en España durante varios siglos, ha dado claras muestras de lealtad a los
principios e instituciones del Régimen, se halla estrechamente vinculado a los Ejércitos de Tierra, Mar y Aire,
en los cuales forjó su carácter, y al correr de los últimos veinte años ha sido perfectamente preparado para la
alta misión a que podía ser llamado y que, por otra parte, reúne las condiciones que determina el artículo 11
de la Ley de Sucesión en la Jefatura del Estado, he decidido proponerlo a la nación como mi sucesor.
El 22 de julio de 1969

Texto 5:

Al terminar la guerra civil, a las dificultades derivadas de la ruina económica se añadieron las provenientes de
la situación internacional.
Los años inmediatos a la guerra fueron de gran dureza para los españoles. Las mercancías estaban
intervenidas, se desarrolló el mercado negro, y el régimen estableció (1939) las cartillas de racionamiento que
duraron hasta 1951.
Un ejemplo de las cantidades exiguas que dichas cartillas asignaban es el siguiente:

10
España durante el Franquismo.

Durante los días 14 y 15 del actual se efectuará un suministro de los artículos que a continuación se
detallan al vecindario madrileño:
 400 gramos de arroz, al precio de 1,40 kilo, más 0,21 de aforo municipal y 0,17 por exceso de
gastos de transporte, ya que la mercancía ha sido traída por carretera por dificultades en el
transporte ferroviario, resultando a 1,80 kilo al público.
 100 gramos de garbanzos a 2,55 kilo.
 La entrega de estos artículos se efectuará previo corte del cupón número 2 de la hoja de legumbres.
 150 gramos de azúcar, al precio de 2,55 kilo, previo corte del cupón número 1 de la hoja habilitada
para este artículo.
 Un cuarto de litro de aceite al precio de 4 pesetas, más 0,10 de aforo municipal, previo corte del
cupón número 4 de la hoja del aceite.

Texto 6:

La doctrina autárquica entiende que el mayor bienestar social y político de un Estado sólo se consigue
produciendo en el interior del país la mayor cantidad de bienes consumibles. La producción entonces se
estima como valor nacional, y es considerada finalidad de poder y como meta de independencia política y
social. (...) El sistema nacionalista y las fórmulas corporativas o sindicales parecen, por consiguiente, las más
adecuadas para llevar adelante una organización económica autárquica, porque éste es el único sistema
político que exalta la Nación como expresión acabada u perfecta de todas las categorías que en ella viven.

A. de Miguel. Información Comercial Española (Nov. 1941).

Texto 7:

En resumen, vemos que, para 1950, los resultados alcanzados en doce años de política económica del régimen
franquista fueron: a) la renta real por habitante en 1950 era todavía inferior a su correspondiente anterior a la
guerra b) la producción agrícola era inferior a los niveles existentes que prevalecían al inicio de la posguerra
c) la autarquía, el intervencionismo y el mercado negro provocaron una evidente dislocación de los recursos,
reduciendo la productividad media en la mayoría de las actividades económicas; y d) a pesar del alto nivel de
explotación de la clase trabajadora, la tasa de acumulación de capital productivo era muy baja.”
Joan M. Esteban: La política económica del franquismo. Una interpretación. México, 1978.

Texto 8:

Tú no naciste para luchar, la lucha es condición del hombre y tu misión excelsa de mujer esta en el hogar,
donde la familia tiene el sello que tú le imprimes. Trabajarás, sí; el nacional-sindicalismo no admite
socialmente a los seres ociosos, pero trabajarás racionalmente, mientras seas soltera, en tareas propias de tu
condición de mujer. Después, cuando la vida te lleve a cumplir tu misión de madre, el trabajo será únicamente
el de tu hogar, harto difícil y trascendente porque tú formarás espiritualmente a tus hijos, que vale tanto como
formar espiritualmente a la nación.
Abella: Tomado de la revista «Y» y recogido en “La vida cotidiana bajo el
régimen de Franco”. Madrid, 1984.

Texto 13:

Un Concordato que... ha de regular relaciones en conformidad con la ley de Dios y la tradición católica de la
nación española... La religión católica, apostólica y romana sigue siendo la única española y gozará de los
derechos y las prerrogativas que le corresponden... Los sacerdotes españoles diariamente elevaran preces por
España y por el jefe del Estado.
En todos los centros docentes de cualquier orden y grado, sean estatales o no estatales, la enseñanza se
ajustará a los principios del dogma y la moral católica.

Concordato entre la Iglesia Católica y el Estado Español, 1953

Texto 14:

(...) Han pasado seis años desde que finalizó la Guerra Civil, el Régimen implantado por el general Franco,

11
España durante el Franquismo.

inspirado desde el principio en los sistemas totalitarios de las Potencias del Eje, tan contrario al carácter y a la
tradición de nuestro pueblo, es fundamentalmente incompatible con las circunstancias que la guerra presente
está creando en el mundo. La política exterior seguida por el régimen compromete también el porvenir de la
nación.
Corre España el riesgo de verse arrastrada a una nueva lucha fratricida de encontrarse totalmente aislada del
mundo. El Régimen actual, por muchos que sean sus esfuerzos para adaptarse a la nueva situación, provoca
este doble peligro; y una nueva república, por moderada que fuera en sus comienzos e intenciones, no tardaría
en desplazarse hacia uno de los extremos reforzando así al otro, para terminar en una nueva guerra civil.
Sólo la Monarquía tradicional puede ser instrumento de paz de concordia para reconciliar a los españoles (...)

Manifiesto de D. Juan desde Lausana (1945)

Texto 15:

Resolución sometida por unanimidad al congreso por los ciento dieciocho delegados españoles.
El Congreso del Movimiento Europeo, reunido en Munich el 7 y 8 de junio de 1962, considera que la
integración de todo país en Europa, sea bajo la forma de adhesión sea bajo la forma de asociación, exige en
cada uno de ellos. Instituciones democráticas, lo que, en el caso de España, de acuerdo con la Convención
Europea de los Derechos del Hombre y la Carta Social Europea, significa:

1. La instauración de instituciones auténticamente representativas y democráticas que garanticen que el


gobierno se basa en el consentimiento de los gobernados.
2. La efectiva garantía de todos los derechos de la persona humana, en especial los de libertad personal y de
expresión, con supresión de la censura gubernativa.
3. El reconocimiento de la personalidad de las distintas comunidades naturales.
4. El ejercito de las libertades sindicales sobre bases democráticas, y de la defensa por los trabajadores de sus
derechos fundamentales, entre otros medios por el de la huelga.
5. La posibilidad de organización de corrientes de opinión y de partidos políticos con el reconocimiento de
los derechos de la oposición.
El Congreso tiene la fundada esperanzado que la evolución con arreglo a las anteriores bases permitirá la
incorporación de España a Europa, de la que es un elemento esencial; y toma nota de que todos los delegados
españoles, presentes en el Congreso, expresan su firme convencimiento de que la inmensa mayoría de los
españoles desean que esa evolución se lleve a cabo de acuerdo con las normas de la prudencia política, con el
ritmo más rápido que las circunstancias permitan, con sinceridad por parte de todos y con el compromiso de
renunciar a toda violencia activa o pasiva antes, durante y después del proceso evolutivo.

Comunicado de los representantes de la oposición española en Munich conocido como el “Contubernio” de


Munich (1962)”.

Texto 16:

La extensión de la huelga de Asturias al resto del país, la creciente violencia con que las fuerzas represivas del
régimen intentan cortar las acciones de los obreros y campesinos, apoyados con valentía por los intelectuales
y estudiantes, ponen de manifiesto las contradicciones de la dictadura, que tiene que enfrentarse con la
solidaridad y la disciplina de un proletariado cada vez más combativo. La unidad de acción, la base que se ha
producido en el actual movimiento reivindicativo, marca el camino a seguir.... El Frente de Liberación
Popular hace un llamamiento a todos los españoles para que apoyen a los millares de obreros y campesinos en
su protesta masiva para conseguir el restablecimiento de un Gobierno democrático que garantice el derecho a
la huelga, la libertad de información y la constitución de sindicatos libres.

Manifiesto del Frente de Liberación Popular ante las huelgas de 1962.

Texto 17:

En 1971, el clero español celebró una Asamblea Conjunta de Obispos y Sacerdotes. Varias resoluciones de la
asamblea pedían una completa libertad de expresión, asociación y reunión pacífica y el respeto a las minorías
regionales, lingüísticas y religiosas. Algunas de las conclusiones fueron:

En el terreno político y social, la Iglesia ha dejado de ser una potencia institucional. Su influjo, que se
ejerció en otros siglos “a nivel de estados”, hoy sólo podrá hacerse a nivel de hombres o de grupos humanos.

12
España durante el Franquismo.

En el terreno del saber, la Iglesia parece haber quedado al margen de los métodos y técnicas con que hoy se
construye la verdad científica. El hombre actual entiende la verdad como un descubrimiento que se va
logrando lentamente gracias al esfuerzo de equipos libres de investigadores; no quiere verdades “dadas por la
tradición cultural”, sino logradas por él mismo. En el terreno ético, los movimientos que hoy luchan por la
libertad y la fraternidad humanas tienden a descalificar a la Iglesia —o a sus formas institucionales— como
algo atado a un antiguo aristocratismo feudal y como uno de los “poderes” superados.

La Iglesia se ve así forzada por el mundo moderno —y repetimos que benditamente— a concentrarse en
su único poder evangélico y en una real pobreza de poder humano, que la obligará a buscar un nuevo tipo de
inserción auténtica y activa en el mundo por medio de grupos cristianos que tomen la iniciativa de humanizar
el mundo económico, cultural y social que les rodea.

Texto 18:

Hace poco más de cinco años, con ocasión de unas declaraciones mías en el diario “Pueblo”, su director
me pidió que me definiera políticamente. Voy a hacerlo ahora con las mismas palabras con .que lo hice
entonces: soy un hombre totalmente identificado con la obra política del Caudillo, plasmada
doctrinalmente en los Principios del Movimiento Nacional y en las Leyes Fundamentales del Reino; mi
lealtad a su persona y a su obra es total, clara y limpia, sin sombra de ningún intimo condicionamiento ni
mácula de reserva mental alguna...
Quedando claro y bien entendido, ante propios y extraños, ante los españoles de hoy y ante las
generaciones futuras, que esta Monarquía, instaurada con el asenso clamoroso del pueblo español, es una
Monarquía nueva; es la Monarquía del Movimiento Nacional, continuadora perenne de sus principios e
instituciones y de la gloriosa tradición española... Si yo quisiera ahora sintetizar en una sola palabra el
programa de acción que el Gobierno se propone, diría simplemente: continuar.
Carrero Blanco en las Cortes. 20 de julio de 1973.

Texto 19:

Los últimos acontecimientos acaecidos en nuestro país, y especialmente dos de ellos, la ejecución de dos
condenas a muerte (Puig Antich y Heinz Choz) y el asunto de monseñor Añoveros, ambos de extrema
gravedad y uno irreparable, representan una línea política que algunos, quizá ingenuamente, pero con la
mayor buena voluntad, creían superada. Para nosotros la política no es la severidad en el castigo ni el rigor,
sino la capacidad de entendimiento, de comprensión, de superación por el diálogo de todos los conflictos que,
lógicamente, se han planteado y se van a plantear en una sociedad de cambio... La aplicación de dos penas de
muerte, al margen de otras consideraciones en un país donde la pena capital se ha aplicado pocas veces en los
últimos años... poco puede ayudar a crear ese imprescindible clima de distensión que la última historia
española necesita.”
Cuadernos para el dialogo. Marzo 1974.

Información complementaria:
(Después de la muerte de Carrero se produjo una breve tregua con la iglesia. Arias había hablado de un
nuevo entendimiento y se había enviado una delegación al Vaticano, en un intento de mejorar las
relaciones. Sin embargo, el 24 de febrero el obispo de Bilbao, monseñor Añoveros Ataún, publicó una
pastoral en la que se hacía un llamamiento para que se reconociese la identidad cultural y lingüística del
pueblo vasco. Decir esto poco después del asesinato de Carrero Blanco por los miembros de ETA, era
más de lo que la extrema derecha podía tolerar. Añoveros fue acusado de lanzar ataques subversivos
contra la unidad nacional. Arias se plegó a las presiones y condenó a Añoveros y a su vicario general,
monseñor Ubieta López, a arresto domiciliario. Poco después, las esperanzas de una reconciliación con la
Iglesia fueron barridas por un torpe intento de expulsar a Añoveros de España. El obispo se negó a
abandonar el país, alegando que sólo lo haría bajo órdenes directas del Papa. Una expulsión forzada sería
considerada una violación del Concordato y traería consigo la excomunión de todo católico que pusiera
las manos encima al obispo. El asunto atrajo mucha expectación y se convirtió en cuestión
extremadamente delicada para el Gobierno español. Arias se vio forzado, al final, a proceder a una
humillante retirada, y tras haber logrado sólo acelerar la retirada de la Iglesia de la órbita de las fuerzas
del régimen. )

13
España durante el Franquismo.

Texto 20:

La Junta Democrática propugna:


1. La formación de un gobierno provisional que sustituya al actual (...)
2. La amnistía absoluta de todas las responsabilidades por hechos de naturaleza política.
3. La legalización de los partidos políticos. (...)
4. La libertad sindical. (...)
5. Los derechos de huelga, de reunión y de manifestación pacífica.
6. La libertad de prensa, de radio, de opinión. (...)
7. La independencia y la unidad jurisdiccional de la función judicial.
8. La neutralidad política y la profesionalidad (...) de las fuerzas armadas.
9. El reconocimiento, bajo la unidad del Estado español, de la personalidad política de los pueblos catalán,
vasco y gallego (...)
10. La separación de la Iglesia y el Estado.
11. La celebración de una consulta popular (...) para elegir la forma definitiva del Estado.
12. La integración de España en las Comunidades Europeas.

Declaración de la Junta Democrática de España. 1974.

Texto 21:

Españoles: Al llegar para mi la hora de rendir la vida ante el Altísimo y comparecer ante su inapelable juicio,
pido a Dios que me acoja benigno a su presencia, pues quise vivir y morir como católico. En el nombre de
Cristo me honro, y ha sido mi voluntad constante ser hijo fiel de la Iglesia, en cuyo seno voy a morir. Pido
perdón a todos, como de todo corazón perdono a cuantos se declararon mis enemigos sin que yo los tuviera
como tales. Creo y deseo no haber tenido otros que aquellos que lo fueron de España, a la que amo hasta el
último momento y a la que prometí servir hasta el último aliento de mi vida, que ya sé próximo.
Quiero agradecer a cuantos han colaborado con entusiasmo, entrega y abnegación en la gran empresa de
hacer una España unida, grande y libre. Por el amor que siento por nuestra Patria os pido que perseveréis en la
unidad y en la paz y que rodeéis al futuro Rey de España, don Juan Carlos de Borbón, del mismo afecto y
lealtad que a mi me habéis brindado, y le prestéis, en todo momento, el mismo apoyo de colaboración que de
vosotros he tenido. No olvidéis que los enemigos de España y de la civilización cristiana están alertas. Velad
también vosotros, y para ello deponed, frente a los supremos intereses de la Patria y del pueblo español, toda
vida personal. No cejéis en alcanzar la justicia social y la cultura para todos los hombres de España, y haced
de ello vuestro primordial objetivo. Mantened la unidad de las tierras de España, exaltando la rica
multiplicidad de sus regiones como fuente de la fortaleza de la unidad de la Patria.
Quisiera, en mi último momento, unir los nombres de Dios y de España y abrazaros a todos para gritar juntos,
por última vez, en los umbrales de mi muerte: ¡Arriba España! ¡Viva España!

14