Está en la página 1de 10

Ciudadela Universitaria de Occidente, un espacio en el que renace la

esperanza

En los límites de las comunas 12 La América y 13 San Javier, en el lote donde


anteriormente funcionaba la cárcel de mujeres El Buen Pastor, allí se construirá la
Ciudadela Universitaria de Occidente. El espacio que durante décadas fue la
prisión de muchos cuerpos será ahora un escenario para la libertad de las ideas.

Actualmente, más de 100 personas trabajan en las labores de construcción de la Ciudadela


Universitaria y el 60 % son habitantes de la zona. Se espera que la alta empleabilidad de las
personas del sector se mantenga durante los 18 meses, en los cuales habrá momentos con
más de 500 personas en obra.

El edificio de la Ciudadela Universitaria Occidente será una construcción que aprovechará


potenciales naturales como el sol, la vegetación, la lluvia y los vientos, para lograr mejores
condiciones en su interior y disminuir el impacto ambiental.

Además, cuenta con un diseño modelado a escala en 3D que permite anticiparse a


diferentes situaciones que se presentan en la ejecución de obras, mitigando los riesgos y
evitando las adiciones en tiempo y en recursos.

Gracias a esta nueva metodología, la Ciudadela se destaca como finalista entre las ocho
propuestas más innovadoras en los premios Autodesk Excellence 2018, otorgados por una
de las principales plataformas en el mundo en la creación de software de diseño.

El 29 de mayo de 2015, a las 2:00 p.m. ocurrió la implosión de la antigua cárcel del Buen
Pastor y gran parte de la Casa San Juan Eudes, donde funcionaba el antiguo convento de la
congregación de Nuestra Señora de la Caridad, ese constituyó “uno de los hitos más
importantes” para la educación superior local en la administración del exalcalde Aníbal
Gaviria Correa, declaró Alexandra Peláez, vicealcaldesa de Educación en ese gobierno,
pues con la detonación de esas edificaciones se le daría paso, entonces, a la construcción,
durante 20 meses, de esa ciudadela universitaria.

Habría que decir también, que en la administración anterior además de haberse comprado
los predios y ejecutar la demolición de la cárcel, se pagaron todos los diseños a la EDU
(Empresa de Desarrollo Urbano) y se hizo un procesos con toda la comunidad para nombrar
la ciudadela, y ellos, precisamente, la pusieron de La Paz y la No violencia, lo que servía
para cambiar el estigma de estas dos comunas, consideró la exvicealcaldesa.

Sin embargo, aunque las obras estaban previstas para iniciar en diciembre de 2015, y a
pesar de la entrega, en el mes de octubre de ese año de los diseños de la EDU, en estado de
ejecución, en ese gobierno no se logró poner el primer ladrillo de esa construcción, más por
temas de tiempo en los procesos, justificó Peláez. No obstante, todo estaba listo para ello.

Sapiencia y la EDU fueron designados para ese propósito por la Secretaría de Educación, a
la primera se le ordenó estructurar toda la oferta académica, continuar con los convenios
previos que se realizaron y, sobre todo, velar por el cumplimiento de la obra, es decir, es el
ente que tiene a su cargo la Ciudadela Universitaria de Occidente, la entidad que
administra; al igual, la construcción fue designada a la segunda, la encargada de la
ejecución de este proyecto, ambas continúan con esas mismas tareas.

Con la llegada de Federico Gutiérrez a la Alcaldía de Medellín, en enero de 2016, llegó


también Miguel Silva Moyano a la dirección de Sapiencia, quien ordenó un estudio de los
diseños y posteriormente estos fueron cambiados. No importó que los planos estuvieran en
ejecución, así y todo se dispuso hacer estudio a la viabilidad de los mismos.

Este funcionario duró poco en la administración, llegando al año salió de Sapiencia, y lo


que quedó para el proyecto fue un cambio en los diseños, que aunque pequeño, afectó la
prevista cobertura.

En el cara a cara de los diseños originales versus los que quedaron, la universidad perdió
capacidad, pasó de aspirar a atender 10.000 estudiantes a tan sólo 8.000 que fue lo que
alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez Zuluaga, oficializó el pasado 6 de noviembre al
confirmar el inicio de las obras de este, uno de los proyectos más significativos en
infraestructura educativa de la capital antioqueña de los últimos años.

A la fecha se tienen 16.000 metros cuadrados (m2) vaciados de losas, equivalentes a dos


veces el rectángulo de la cancha del estadio Atanasio Girardot.

Los bloques 1, 2, 3 y 4 ya se finalizaron las obras civiles y se pasó a la mampostería. 


Cortesía: @EDUMedellin

Foto: Jaiver Nieto. EL TIEMPO


Fuente: Propia

Fuente: Propia
Fuente: Propia

Fuente: Propia
Fuente: Propia

Fuente: Propia
Fuente: Propia

Fuente: Propia
Fuente: Propia

Fuente: Propia
Fuente: Propia

Fuente: Propia
Fuente: Propia

Fuente: Propia