Está en la página 1de 17

INTRODUCCION

A lo largo de su vida, un individuo está expuesto a muchos agentes infecciosos; sin


embargo, en la mayoría de las situaciones la enfermedad es la excepción más que la
regla. La mayoría de los microorganismos infecciosos no logran ingresar al individuo,
gracias a las barreras físicas y químicas que éste presenta. La barrera física más
importante es la piel; la integridad de ésta, junto a la secreción de mediadores
químicos, evita el ingreso de microorganismos patógenos. Asimismo, las mucosas
poseen una serie de atributos (secreciones, flujo ciliar) que dificultan el ingreso de
microorganismos por esa vía. Además, la existencia de poblaciones microbianas no
patógenas residentes (flora normal), también impide la colonización de las mucosas
por agentes infecciosos. La mayoría de los microorganismos que logran evadir estas
barreras y producir infección, son destruidos en pocas horas por mecanismos no
específicos de inducción rápida (inmunidad innata). Sin embargo, si un agente
infeccioso es capaz de superar esas primeras líneas de defensa, se activará, en la
mayoría de los casos, un tipo de respuesta de defensa (inmunidad adaptativa),
altamente especializada y específica. Ésta logrará, en la mayoría de las situaciones,
controlar la infección y suprimir la enfermedad. Además, de este proceso resultará la
generación de memoria inmunológica, que permitirá al individuo en el próximo
contacto con el mismo agente, responder más rápida y efectivamente (ver figura 1). La
importancia fundamental que tiene el sistema inmune en la sobrevida de los
individuos, está evidenciada por las enfermedades que padecen los individuos con
alguna disfunción de este sistema. Por otro lado, la correcta regulación del
homeostasis del sistema inmune es central, porque la exacerbación de la respuesta
puede provocar enfermedad en el individuo. Así, la inmunopatología es una
consecuencia frecuente de la respuesta inmune contra muchos agentes infecciosos.
INMUNIDAD

CONCEPTO. -

Inmunidad es un concepto que procede del vocablo latino inmunitas y que menciona
la cualidad de inmune (que no es atable por ciertas enfermedades.)

Para la biología y la medicina, la inmunidad es un estado de resistencia que tienen


ciertos individuos o especies frente a la acción patógena de microorganismos o
sustancias extrañas. Dicho estado puede ser natural o adquirida.

¿Qué es?

 Una capacidad defensiva frente a agentes patógenos que se manifiesta de


manera muy eficaz en organismos superiores.

 Constituida por un complejo sistema de biomoléculas y células capaces de


neutralizar y/o destruir agentes patógenos.

 Basa su principio de acción en distinguir aquello que no es reconocido como


propio.

 Capacidad de aprendizaje y memoria.

 Conceptos previos:

 Anticuerpo (Inmunoglobulinas): son las defensas que desarrolla el sistema


inmunológico del organismo para contrarrestar el agente causal de la
enfermedad, ya sea por vía natural o por vacunación, eliminando las
substancias externas al organismo.
 Memoria inmunológica: Capacidad que tiene el organismo de reconocer un
antígeno con el que estuvo previamente en contacto y de responder de manera
rápida y eficaz confiriendo protección al mismo, se lleva a cabo por los
linfocitos B y T.
 Antígeno: Cualquier substancia capaz de unirse específicamente a un
anticuerpo o a un receptor de la célula T y generar una respuesta que ponga
en marcha el sistema inmune.
Tipos de Inmunidad:

 Inmunidad Innata o natural:

Se conoce a la respuesta inmunitaria innata como la primera línea de defensa


del huésped frente a los microorganismos. Este sistema lleva ese nombre
debido a que sus mecanismos efectores existen aun antes de que
aparezca la noxa. Este tipo de inmunidad debe su importancia a
básicamente tres funciones: Es la respuesta inicial a los
microorganismos, previene infecciones e incluso puede eliminar
completamente a cierto tipo de noxas. Sus mecanismos efectores estimulan
a la inmunidad adaptativa e influyen en el tipo de respuesta. La inmunidad
adaptativa utiliza, además de sus mecanismos, a los de la inmunidad innata.

Es útil frente a microrganismos piogénicos, hongos y parásitos multicelulares e


incluye tres componentes:

1. Fisicoquímico: piel, mucosas, secreciones y cilios, que efectúan un


lavado y una limpieza continua.
2. Humoral: complemento, lectina de unión al manano y opsoninas
adicionales como la proteína C reactiva y las enzimas proteolíticas.
3. Celulares: neutrófilos, eosinófilos, mastocitos y linfocitos natural killer.
 Barreras Físicas:

Piel:

- Barrera física y mecánica que impide la penetración de gérmenes.


- Estrato córneo grueso en las zonas de mayor riesgo traumático.
- Su acción de barrera física se ve acompañada del efecto bactericida del pH
ácido del sudor, la secreción sebácea, y ácidos grasos.

MUCOSAS: Epitelio ciliado bronquial

- Secreción mucosa (moco) que, gracias a moco su adherencia, atrapa


bacterias, esporas y otros elementos particulados.
- Epitelio ciliar que, con un movimiento rítmico produce un efecto de barrido y
expulsión hacia la parte alta de las vías respiratorias.

 Barreras físicas/químicas:

Tracto digestivo:
- Moco gástrico y pH ácido del estómago.
- Enzimas proteolíticos pancreáticas.
- Acción bactericida de las sales biliares sobre determinados patógenos.
 Barreras bioquímicas:

Lisozima (muramidasa):

- Presente en múltiples secreciones (lágrima, saliva) y en gránulos


citoplasmáticos del neutrófilo y monocito/macrófago.
- Destruye el proteoglicano de la pared bacteriana.

Proteínas de fase aguda:

- Las concentraciones séricas de las proteínas de fase aguda aumentan


rápidamente durante la infección y permanece elevada durante ésta.
Por ejemplo:

a) La proteína C reactiva (PCR) que reconoce y se une por un


mecanismo dependiente de calcio, a los grupos moleculares existentes
en una gran variedad de bacterias y hongos. En particular, se une a la
mitad fosforilcolina de la pared del neumococo y actúa como opsonina,
activando el complemento.
b) El sistema de complemento es un grupo de 20 proteínas séricas
cuya función global es controlar la inflamación. Se activan por una
cascada de reacciones enzimáticas que conducen a:
 Opsonización de microorganismos.
 Quimiotaxis y fagocitos.
 Aumento de flujo sanguíneo e incremento de la permeabilidad en la zona.
 Lesión de la membrana plasmática de virus, bacterias y células que
hayan inducido la activación.

c) Los interferones (IFN) son un grupo de proteínas importantes en la


infección vírica.

 Células de la Inmunidad Innata:

Las células más prominentes son los fagocitos del Sistema Retículo-
Endotelial (S.R.E.), que es una red inmunitaria esparcida por todo el
organismo, pero especialmente abundante en ciertos Órganos o regiones
del cuerpo.
Las células principales son los macrófagos de los alveolos pulmonares y
esplénicos; los monocitos de la sangre circulante; los macrófagos
sedentarios y circulantes de los espacios linfáticos; las células de la
microglia (cerebro); las células de Kupffer en el hígado; los fagocitos
mesangiales del riñón; las células de Langerhans profundas en la dermis;
y las células A de la sinovia.

También son muy importantes las células asesinas Natural Killer


distribuidas por el organismo, cuya propiedad es reconocer a las células
infectadas con algún virus y que por ello presentan alteraciones en su
superficie, haciéndolas reconocibles y susceptibles a la acción letal de
esas células. Su nombre ilustra esa característica, asesina porque mata a las
células infectadas y natural porque la propiedad es innata, inespecifica.
Las células NK se activan por estimulo del interferón (un factor de la
inmunidad innata) que es una molécula pequeña inespecifica sintetizada por
la célula poco tiempo después de que ha sido invadida por un virus. El
interferón puede inducir un estado de resistencia intracelular a la
replicación viral por sí solo, logrando controlarla parcial o totalmente. De
otra manera el daño y mortalidad en las infecciones virales sería mucho
mayor.

Figura 1: Mecanismos externos e internos de la inmunidad innata y principales


elementos

 Inmunidad adquirida:

Se adquiere como parte del desarrollo, aumenta con la edad y con


exposiciones repetidas, tiene especificidad y memoria por lo que se la
denomina adaptativa. Sus componentes son los anticuerpos y las células
(linfocitos) y protege frente a bacterias (incluidas las que producen infecciones
intracelulares), virus y protozoos. En general las respuestas inmunitarias
innata y adquirida no se activan independientemente, sino que se
complementan entre sí.

 Inmunidad activa adquirida de manera natural


La inmunidad activa adquirida de manera natural ocurre cuando una
persona está expuesta a un patógeno vivo, y desarrolla una
respuesta inmune primaria, que lleva a una memoria inmunológica.
Este tipo de inmunidad es “natural” porque no está inducida por el
hombre. Muchos trastornos del funcionamiento del sistema inmunitario
pueden afectar a la formación de la inmunidad activa como la
inmunodeficiencia (tanto en la forma adquirida o congénita) y la
inmunosupresión.

 Inmunidad activa adquirida artificialmente


La inmunidad activa adquirida artificialmente puede ser inducida por
una vacuna, una sustancia que contiene un antígeno. Una vacuna
estimula una respuesta primaria contra el antígeno sin causar los
síntomas de la enfermedad.

El SIA posee dos tipos de respuestas inmunes: Inmunidad Humoral e Inmunidad


Celular:

- Humoral:
Mediada por anticuerpos producidos por linfocitos B.
Mecanismo de defensa contra microorganismos extracelulares y sus toxinas.
- Celular:
Mediada por células efectoras derivadas de la activación de los linfocitos T
linfocitos T CD4 y CD8.
Mecanismo de defensa contra virus y bacterias intracelulares.

Los glóbulos blancos (leucocitos) responsables de la inmunidad adquirida son:


- Linfocitos (células T y células B): Por lo general, la respuesta inmunitaria
adquirida comienza cuando los anticuerpos, producidos por los linfocitos
B (células B), encuentran antígenos.

 Linfocitos:
Los linfocitos permiten al organismo recordar los antígenos y diferenciar lo propio
de lo extraño y peligroso, incluidos virus y bacterias. Los linfocitos circulan por el
torrente sanguíneo y por el sistema linfático y entran en los tejidos cuando es
necesario.

El sistema inmunitario puede recordar cada antígeno con el que se encuentra


dado que, después del encuentro, algunos linfocitos se transforman en células de
memoria. Estas células viven durante largo tiempo, años o incluso décadas.
Cuando estas células encuentran un antígeno por segunda vez, lo reconocen de
inmediato y responden a él de forma rápida, enérgica y específica. Esta
respuesta inmunitaria específica a un antígeno conocido es la razón por la cual
no se padece varicela ni sarampión más de una vez y la vacunación puede
prevenir ciertas enfermedades.

 Linfocitos T (células T):


Se producen en el timo. Potencialmente, pueden reconocer un número casi
ilimitado de diferentes antígenos. Para que no ataquen los tejidos del propio
organismo, deben aprender a diferenciar los antígenos propios de los que no son
propios. Por lo general, solo los linfocitos T que dejan de lado los antígenos del
propio organismo (autoantígenos) pueden madurar y abandonar el timo.

Existen distintos tipos de linfocitos T:

 Los linfocitos T citotóxicos se adhieren a los antígenos presentes en las


células infectadas o anómalas (por ejemplo, las malignas). A continuación, los
linfocitos T citotóxicos destruyen esas células perforando su membrana e
inyectando enzimas en el interior.
 Los linfocitos T cooperadores (colaboradores) ayudan a otras células
inmunitarias. Algunos linfocitos T colaboradores ayudan a los linfocitos B a
producir anticuerpos frente a antígenos extraños. Otros ayudan a activar los
linfocitos T citotóxicos, para que destruyan las células infectadas o anómalas, o
los macrófagos, de modo que estos puedan ingerir las células infectadas o
anómalas con más eficacia.
 Los linfocitos T reguladores (supresores) producen sustancias que ayudan a
poner fin a la respuesta inmunitaria o, en algunos casos, a evitar que se
produzcan ciertas respuestas nocivas.

 Linfocitos B:
Se forman en la médula ósea. Su superficie presenta lugares específicos
(receptores) a los que los antígenos se pueden adherir. Pueden aprender a
reconocer un número casi ilimitado de diferentes antígenos.

La respuesta de los linfocitos B a los antígenos tiene dos etapas:

 Respuesta inmunitaria primaria: Cuando los linfocitos B encuentran un


determinado antígeno por primera vez, el antígeno se adhiere a un receptor, lo que
estimula a los linfocitos B. Algunos linfocitos B se transforman en células de memoria,
que recuerdan a ese antígeno específico, mientras que otros se convierten en células
plasmáticas. Los linfocitos T cooperadores ayudan a los linfocitos B en este proceso. Las
células plasmáticas producen anticuerpos específicos para el antígeno que estimuló su
producción. Después del primer encuentro con un antígeno, la producción de una
cantidad suficiente de un anticuerpo específico tarda algunos días. Por lo tanto, la
respuesta inmunitaria primaria es lenta.
 Respuesta inmunitaria secundaria: Pero, a partir de entonces, cada vez que un
linfocito B se vuelve a encontrar con un antígeno determinado, los linfocitos B de
memoria lo reconocen de inmediato, se multiplican, se transforman en células
plasmáticas y producen anticuerpos. Esta respuesta es veloz y muy eficaz.
Aunque la función principal de los linfocitos B consiste en producir anticuerpos, también
pueden presentar antígenos a los linfocitos T.

 Células dendríticas:
Las células dendríticas residen en la piel, en los ganglios linfáticos y en tejidos de todo el
organismo. La mayor parte de las células dendríticas ingieren antígenos y los fragmentan
(mecanismo denominado preparación del antígeno), lo que facilita que los linfocitos T
cooperadores (colaboradores) reconozcan el antígeno. Las células dendríticas presentan
los fragmentos de antígeno a los linfocitos T en los ganglios linfáticos.

 Anticuerpos:
Cuando un linfocito B se encuentra con un antígeno, empieza a madurar para
convertirse en una célula plasmática o en un linfocito B de memoria. Luego, las
células plasmáticas liberan anticuerpos (también llamados inmunoglobulinas o Ig).
Los anticuerpos protegen el organismo de las siguientes maneras:

 Ayudan a las células a ingerir antígenos (las células que ingieren antígenos
se denominan fagocitos)
 Inactivan sustancias tóxicas producidas por las bacterias

 Atacan directamente a las bacterias y a los virus


 Activan el sistema del complemento, que tiene muchas funciones inmunitarias
 Ayudan a ciertas células, como las células NK (linfocitos citolíticos naturales),
a destruir las células infectadas o las cancerosas

Los anticuerpos son esenciales para combatir ciertos tipos de infecciones


bacterianas y fúngicas. También ayudan a combatir los virus.

Los anticuerpos se adhieren al antígeno y forman un inmunocomplejo (complejo


anticuerpo-antígeno). El anticuerpo y el antígeno se ajustan perfectamente el uno al
otro, como las piezas de un rompecabezas. A veces, un anticuerpo se puede unir a
otros antígenos si estos se parecen mucho al antígeno que el anticuerpo formó para
reconocerlo y adherirse a él.
 Inmunidad pasiva:

La inmunidad pasiva es la transferencia de inmunidad activa, en forma de


anticuerpos, de un individuo a otro. La inmunidad pasiva puede ocurrir de
manera natural, cuando los anticuerpos maternos son transferidos al feto a
través de la placenta, y también puede ser provocada artificialmente, cuando
altos niveles de anticuerpos humanos (o de caballo) específicos para un
patógeno o toxina son transferidos a individuos no inmunes. La inmunización
pasiva se usa cuando hay un alto riesgo de infección y tiempo insuficiente para
que el cuerpo desarrolle su propia respuesta inmune, o para reducir los
síntomas de enfermedades crónicas o inmunosupresivas. La inmunidad pasiva
proporciona protección inmediata, pero el cuerpo no desarrolla memoria, por
tanto el paciente tiene el riesgo de ser infectado por el mismo patógeno
posteriormente.
 Inmunidad pasiva adquirida de manera natural
La inmunidad pasiva materna es un tipo de inmunidad pasiva adquirida
de manera natural, y se refiere a la inmunidad transmitida por medio de
anticuerpos a un feto por su madre durante el embarazo. Los
anticuerpos maternos se pasan a través de la placenta al feto por un
receptor Fc neonatal en las células de la placenta. Esto ocurre
alrededor del tercer mes de gestación. La inmunoglobulina G es el
único anticuerpo isotipo que pueden pasar a través de la placenta. La
inmunidad pasiva también es proporcionada a través de la transferencia
de anticuerpos de inmunoglobulina A que se encuentran en la leche
materna que son transferidos al aparato digestivo del bebé,
protegiéndole contra infecciones bacterianas, hasta que el recién nacido
puede sintetizar sus propios anticuerpos.

 Inmunidad pasiva adquirida artificialmente:


La inmunidad pasiva adquirida artificialmente es una inmunización a
corto plazo inducida por la transferencia de anticuerpos, que se pueden
administrar de varias formas; como un plasma sanguíneo humano o
animal, como inmunoglobulina humana de banco para uso intravenoso
o intramuscular, y en forma de anticuerpos monoclonales. La
transferencia pasiva se usa profilácticamente en el caso de
enfermedades de inmunodeficiencia, como la hipogammaglobulinemia.
También se usa en el tratamiento de varios tipos de infecciones agudas,
y para tratar el envenenamiento. La inmunidad derivada de la
inmunización pasiva dura sólo un corto período, y hay también un
riesgo potencial a reacciones de hipersensibilidad, y a la enfermedad
del suero, especialmente de gammaglobulina de origen no humano.

La inducción artificial de inmunidad pasiva se ha usado durante más de


un siglo para tratar enfermedades infecciosas, y antes de la llegada de
los antibióticos, era a menudo el único tratamiento específico para
ciertas infecciones. La terapia de inmunoglobulina continuó siendo una
terapia de primera línea en el tratamiento de enfermedades
respiratorias severas hasta los años 1930, incluso después de que se
introdujeran los antibióticos de sulfonamida.
AUTOINMUNIDAD

¿Qué es la Autoinmunidad?

La autoinmunidad del término refiere a una falla del sistema inmune de reconocer sus
propias células y tejidos como “uno mismo”.

• La enfermedad autoinmune se presenta cuando aparece una respuesta


específica contra antígenos propios.

• La autoinmunidad es la ruptura de la tolerancia.

• La respuesta autoinmune es una consecuencia natural de los repertorios


abiertos de los receptores de T y de B.

 Factores Genéticos:

Ciertos individuos son genéticamente susceptibles a desarrollar enfermedades


autoinmunes. Esta susceptibilidad está asociada con múltiples genes más otros
factores de riesgo. Los individuos genéticamente predispuestos no siempre desarrollan
enfermedades autoinmunes.

Se sospechan tres conjuntos principales de genes en muchas enfermedades


autoinmunes. Estos genes están relacionados con:

 Inmunoglobulinas
 Receptores de células T
 Los principales complejos de histocompatibilidad (MHC).

Los dos primeros, que están involucrados en el reconocimiento de antígenos, son


inherentemente variables y susceptibles de recombinación. Estas variaciones permiten
que el sistema inmunitario responda a una gran variedad de invasores, pero también
puede dar lugar a linfocitos capaces de auto-reactividad
 Tolerancia:

Ausencia o falta de la respuesta del sistema de inmunidad adaptativa a los


autoantigenos.
La tolerancia es la característica cardinal del sistema inmunitario normal y el
fallo de esta propiedad provoca enfermedades autoinmunes.

La inmunopatología de las enfermedades se dispara por la presencia de anticuerpos


auto-reactivos o por la activación de las células T que secretan citosinas Tipo Th 1 que
conducen a la activación de fagocitos.

Las enfermedades que se producen de una ruptura de la tolerancia se llaman


enfermedades autoinmunes. Se pueden generar anticuerpos autoreactivos capaces
de reconocer antígenos presentes en la célula, mientras que en otros casos se pueden
reconocer antígenos solubles. Los anticuerpos autoreactivos que se unen a los
antígenos de la superficie celular, activan mecanismos que conducen a la destrucción
de la célula.

 La enfermedad autoinmune:

El SI ataca lo propio: células, tejidos y órganos resultando una inflamación destructiva.

Existen muchas enfermedades autoinmunes diferentes y afectan el organismo de


diferente manera. Muchas son raras, afecta más a mujeres que a hombres,
especialmente a mujeres en edad productiva.

 Causas de la Autoinmunidad:
- Alteración de Ag’s propios por fármacos unidos a membrana (penicilina).
- La reacción cruzada con Ag’s bacterianos (sífilis, enfermedad de chagas,
streptococcus grupo A)
- Exposicion a Ag’s nuevos
- Otros factores: edad, estrés crónicos, hormonas y embarazo.
REFERENCIA LINKOGRAFICA

 https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000821.htm

 https://www.ecured.cu/Inmunidad_(Medicina)

 http://www.bvs.hn/Honduras/PAI/ManualNormasyProcedimientos/MNPPAIH1-7.pdf

 https://www.uaz.edu.mx/histo/Biologia/Wiki/Inmunidad.pdf

 http://www.kerwa.ucr.ac.cr/bitstream/handle/10669/15169/13%20INMUNIDAD

%20EN%20EL%20SER%20HUMAN.pdf?sequence=1&isAllowed=y

 https://www.uv.es/jcastell/1_Inmunologia_generalidades.pdf

 https://epidemiologiamolecular.com/inmunidad-innata-adaptativa/

 http://www.fcv.unl.edu.ar/archivos/grado/catedras/inmunologia/material/Clases_Inm

unologia_II/ClaseX

 http://e-

ducativa.catedu.es/44700165/aula/archivos/repositorio/3250/3415/html/12_autoinm

unidad.html