Está en la página 1de 5

1).

Explicitar qué problemas relativos a la lingüística como disciplina


científica plantea Saussure y cómo los resuelve.

Plantea una duda radical y advierte que en los estudios lingüísticos pre-
saussureanos no hay un objeto definido que se preste a la observación y al
análisis, sólo hay referencia a un fenómeno sumamente complejo que entraña
procesos físicos, fisiológicos, psíquicos y psicológicos, libertad individual y
coerción social, cambio y estabilidad: el lenguaje, y dada su complejidad no es
apto para la clasificación o descripción; por lo tanto el primer planteo científico
es hacer distinciones guiado por estas preguntas:
¿cuál es la naturaleza del hecho lingüístico?, ¿cuál es la realidad de la
lengua?, ¿es verdad que no consiste más que en el cambio? Pero ¿cómo,
aun cambiando, sigue siendo ella misma en tanto siempre hay algo que
permanece?, ¿en qué reside, entonces, esa identidad?, ¿cómo funciona
entonces y cuál es la relación sonido-sentido?, ¿cuál es la realidad intrínseca de
la lengua?
Estas preguntas no sólo disparan todo el cuerpo de definiciones de la
teoría sino que también le permiten situar cada elemento en la red de
relaciones que lo determina y plantear que un dato sólo existe en virtud del
punto de vista que adoptemos y en virtud de la definición que le atribuyamos.

2) Explicar y desarrollar los enunciados destacados en negritas .

Cuando los lingüistas comenzaron, a la zaga de F. de Saussure, a considerar la


lengua en sí misma y por sí misma, reconocieron este principio que negaría a
ser a ser el principio fundamental de la lingüística moderna: que la lengua
forma un sistema. Esto es válido para toda lengua, sea cual fuere la cultura en que
sea empleada o el estado histórico en que la tomemos. De esa base a la cúspide,
desde los sonidos hasta las formas de expresión más complejas, la lengua, es una
disposición sistemática de partes. (Benveniste, [1971] 2001: 22).

La lengua, para Saussure, no es la cosa que la lingüística estudiaría con


exclusión de toda otra, sino algo muy diferente: ES el fin al que tiende dicha
investigación, esta debe llegar a reconstruir el sistema lingüístico al que
tiende dicha investigación que actúa en una determinada situación histórica. La
totalidad de los hechos calificables como 'lingüísticos' constituye la materia;
la lengua como sistema formal es el objeto. En realidad, la lingüística tal
como la concibe Saussure, no desdeña ningún tipo de consideración
(psicológica, sociológica, fisiológica, estilística) de los hechos lingüísticos, y
se plantea el problema permanente de coordinar la pluralidad de
consideraciones en la unidad de un fin específico: la reconstrucción del sistema
de valores que hace que una entidad lingüística sea tal unidad lingüística
determinada.
A partir de este momento, en efecto, Saussure ha visto que estudiar una lengua
conduce inevitablemente a estudiar el lenguaje. Creemos poder alcanzar
directamente el hecho de lengua como una realidad objetiva. La verdad es que no
lo captamos sino desde determinado punto de vista, que hay que empezar por
definir. Dejemos de creer que en la lengua es aprehendido un objeto simple,
existente por sí mismo y susceptible de aprehensión total. La primera tarea es
mostrarle al lingüista "lo que hace", a qué operaciones previas se entrega
inconscientemente al abordar los datos lingüísticos. (Benveniste, [1971] 2001:39).

La lingüística crea su objeto a partir de su propio punto de vista: ya que los


aspectos en los que puede ser considerado el lenguaje, dada su complejidad, parecen
innumerables e inabarcables.
Saussure implícitamente destaca que los fundamentos de la lingüística servirán de base
para el estudio de toda lengua, postula entonces el atributo fundamental que
distingue a la Lingüística de las otras ciencias: Lejos de preceder el objeto al punto de vista,
se diría que es el punto de vista el que crea al objeto.

Cierto: puede tomarse como objeto del análisis lingüístico un hecho material, por ejemplo
un segmento de enunciado al que no sería vinculada ninguna significación considerándolo
como simple producción del aparato vocal, o aun una vocal aislada. Creer que nos
aferramos a una sustancia en tal caso es ilusorio: precisamente no es sino merced a
una operación de abstracción y de generalización como podemos delimitar
semejante objeto de estudio. Saussure insiste: sólo el punto de vista crea el objeto
de estudio. Todos los aspectos del lenguaje que tenemos por dados son resultado de
operaciones lógicas que practicamos inconscientemente. Adquiramos conciencia, pues.
Abramos los ojos a la verdad de que no hay un solo aspecto del lenguaje que sea dado
aparte de los otros y que se pueda anteponer a los otros como anterior y primordial
(Benveniste, [1971] 2001: 39).

Entonces como es "el punto de vista el que crea el objeto", Saussure considera que es
imprescindible que la lingüística se defina como ciencia, estableciendo con claridad cuál
es su objeto de estudio: Saussure impone la primacía del punto de vista como criterio
metodológico. La perspectiva es el comienzo de delimitación del objeto de estudio. Este
postulado constituye la primera operación metodológica de la teoría saussureana y
se convierte en el postulado metodológico fundante de la posibilidad de
constituir, a partir de fenómenos circunscriptos en el dominio del lenguaje,
teorías lingüísticas.
Saussure no indica explícitamente los rasgos que definen para él a una
teoría científica. Sin embargo, parece haberse basado en un modelo
preestablecido. Este modelo, se remonta a Aristóteles y se retransmitió en
el correr de los siglos por intermedio de Euclides y del more geométrico.
Se lo puede resumir así: una ciencia es un discurso regido por tres
principios:
a. Principio de unicidad de objeto y de homogeneidad de dominio: todas
las proposiciones de la ciencia deben concernir a los elementos de un
mismo dominio y referirse a un objeto único:
b. Principio del mínimo y del máximo: las proposiciones de la ciencia son
o teoremas o axiomas: un número máximo de teoremas debe ser
deducido de un número mínimo de axiomas, expresados por un número
mínimo de conceptos primitivos. (…)
c. Principio de evidencia: todos los conceptos primitivos deben ser
evidentes, lo que dispensa de demostrarlos y definirlos.
Desde el punto de vista de este modelo, la organización general del Curso
se resume con facilidad: el objeto de la lingüística es la lengua. Los
axiomas se reducen a uno solo: la lengua es un sistema de signos. Los
conceptos primitivos de reducen a uno solo: el concepto de signo, este
axioma único, reputado evidente, y de este concepto único, no definido,
se siguen legítimamente todos los teoremas de la ciencia lingüística.
(Milner: 2003: 24-25)

Ninguna las tres etapas presaussereanas logró conformar una ciencia de los hechos de la
lengua, y es en este punto precisamente donde se encuentra el corte
epistemológico promovido por Saussure: mientras que los presaussureanos
trabajaban con "las lenguas" Saussure, discípulo de Bopp y de Paul, en medio de una
tradición positivista, intenta ordenar ese caos a través del estudio ya no de "las
lenguas" sino de "la lengua", más específicamente, del mecanismo de
funcionamiento de la lengua.

Es así como, entonces, Saussure toma una postura diferente respecto de todo lo
que había aprendido: desde los conceptos teóricos hasta la metodología y terminología.

Lleva a cabo varias operaciones epistemológicas para separar la lengua del lenguaje,
siendo la primera de ellas considerar a la lengua como un sistema formal de signos.

Dentro de este apartado, vale aclarar las implicancias de considerar a la lengua como un
sistema.
Cada una de las unidades de un sistema se define por el conjunto de
relaciones que sostiene con las otras unidades, por las oposiciones en que
participa, por las diferencias que sostiene con el resto de las unidades y por las
negatividades, es decir por ser lo que las otras unidades no son.
Entendemos por oposición: que determina la distinción; para percibir en cualquier campo
una oposición se tiene que percibir algo de una identidad para poder ver luego la diferencia.

Por ejemplo si yo tomo los signos que forman la palabra pero y perro y los comparo, me
doy cuenta de sus características y diferencias por la oposición entre ellos, pero si los
tomara por separado esto pasaría desapercibido. ¿Por qué? Porque sólo son relevantes,
distintivos, significativos aquellos rasgos que establecen distinción. Así, la diferencia entre
ambas entidades no se encuentra en el aspecto material, sustancial, de los sonidos,
sino en lo que los diferencia, este punto teórico es la base de toda la teoría.

3) Presentar los argumentos que justifican por qué, según el CLG, la lengua es el
objeto de la lingüística, determinar cuáles son sus caracteres específicos y presentar
las nociones de las que debe distinguirse.

Saussure presenta la necesidad de describir los aspectos sistemáticos del lenguaje y de este
punto surge la creación del objetos de estudio de la lenguistica: la lengua como sistema formal de
signos.

El principio que resume toda su teoría es el hecho de que todo el mecanismo de la


lengua gira en torno y se define en términos dobles; todo lleva la impronta de
la dualidad opositiva: dualidad de sonido y de sentido, dualidad de lo formal y lo
material, dualidad de la identidad y la oposición.

Cada TÉRMINO extrae su valor del hecho de oponerse u otro. La ley de la lengua es que
nada puede residir en un solo término: así a es impotente para designar a sin el socorro de
b, a éste le pasa lo mismo sin el auxilio de a. Ninguno de los dos vale más que por su
recíproca diferencia.

La primera de estas dicotomías es la de Lengua versus Habla: encuentra uno de sus


fundamentos y su lugar teórico en el hecho de permitirle recortar y delimitar
definitivamente a la lengua como objeto de estudio.

La lengua es el sistema perteneciente a toda la comunidad lingüística, por eso es


de carácter social, está en la mente de todos los hablantes, la lengua es mental. El sistema
de la lengua no varía de un individuo a otro. Es, una totalidad en sí y un principio de
clasificación.

El habla es la parte del lenguaje que pertenece exclusivamente al dominio individual; es


el uso del sistema (el uso de la lengua) en la interacción cotidiana. Por su carácter
efímero y variable de un caso a otro, tampoco puede ser objeto de estudio de la lingüística.
DIFERENCIA ENTRE LENGUA Y HABLA.

CARACTERISTICAS
DE LA LENGUA.