Está en la página 1de 6

Laura Mejía Jiménez- 1629219

Autor: Hector Alonso Moreno Parra


Título: La Constituyente: Un Acuerdo Político para la Paz
Tipo de Texto: Articulo- Político
Palabras Clave: Constitución, Estado social de Derecho, Estado constitucional, Conflicto
armado, Neocontitucionalismo.

El Profesor Héctor Alonso Moreno Parra, quien es un profesor del Instituto de


Educación y Pedagogía del programa de estudios políticos de la Universidad del Valle,
historiador en la Universidad de Caldas, especialista en derecho constitucional, magister en
estudios políticos, y Phd, en realidad política de Latinoamérica. Da cuenta en su artículo
La Constituyente: Un Acuerdo Político para la Paz, en el contexto y la forma cómo la
Asamblea Constituyente para la Paz se creó, y a la vez, cómo ésta aportó a las
reconciliaciones con los grupos insurgentes, incorporando otras fuerzas militares para su
desmovilización. llevando a Colombia a un cambio del bipartidismo a una nación más
democrática y multicultural, permitiendo la acción política de dichos grupos. Este proceso a
su vez, fue el que permitió la constitución política de 1991, sentando unas nuevas bases
políticas, y permitiendo el nuevo marco neoconstitucional.
El presidente liberal, Virgilio Barco Vargas (1986-1990) recibió el país en
condiciones difíciles, tras que el intentó de reconciliación con las FARC no terminara muy
bien, ya que para las insurgencias los acuerdos eran más un negocio político, por todo lo
que se les permitía hacer. Es así como Casa Verde, lugar donde se llevaron los acuerdos,
fue tomada como lugar para hacer sus negocios. Por otro lado, los acuerdos con el EPL se
rompieron y el M-19 tras el evento del palacio de justicia, todo fue guerra.
En este panorama se encontraba el país cuando Barco subió a la presidencia, sin
embargo, la esperanza de los colombianos por la paz se mantenía, era eso lo que motivaba
al presidente luchar con las adversidades. La única forma de reconciliación tenía que ser
por un diálogo de paz. En su gobierno liberal hegemónico, decidió acabar con la última
huella del frente nacional. Pero al mismo tiempo las guerrillas tomaban fuerzas,
encontrando apoyo en las luchas populares de los campesinos, sindicatos y otros
movimientos sociales, muchas veces subsidiado por dichos grupos insurgentes.
En ese contexto, es cuando nace en 1987 la idea de una unificación de acciones de
varias organizaciones guerrilleras, dando así lugar a la Coordinadora Guerrillera Simón
Bolívar (CGSB) conformada por las FARC, M-19, ELN, EPL, el partido revolucionario de
los trabajadores, y el Movimiento Armado Quintín Lame. Esta unión de guerrillas era una
evidencia del difícil momento que atravesaba el país, con la crisis que se presentaba en los
procesos de paz.
En mayo de 1988, se dio una nueva oportunidad de diálogo entre el gobierno y el
M-19, después de que éste causara una gran conmoción en el país, tras el secuestro del
excandidato presidencial conservador Álvaro Gómez Hurtado. El M-19 exigió un diálogo,
para la posible liberación del secuestrado. Este diálogo tuvo lugar en Panamá, en una
cumbre política, donde participaron todos los gremios del país, y el secuestrado fue puesto
en libertad el 20 de julio del mismo año. Después de haberse realizado ésta cumbre, se
realizaron muchas otras en temas relacionados con acuerdos de paz. Este acercamiento
entre el gobierno y el M-19, dará lugar más adelante a una desmovilización en 1990.
Por otro lado, el paramilitarismo, el narcotráfico, los enfrentamientos entre ejército-
guerrilla tomaban auge en el país, la situación se hacía cada vez más complicada. Es
entonces cuando hay que tomar una decisión, el país necesitaba un aire un respiro, lo que
apunto a una apertura política amplia mediante un proceso de paz. Con este proceso de paz
se quería una integración de terceras fuerzas en la vida política del país, apostando así, a un
multipartidismo. Es así como se anima a las guerrillas a tomar una vida civil para ir
haciendo realidad la conformación de fuerzas políticas alternativas.
El M-19 es quién entiende la verdadera importancia de esta propuesta, sabiendo que
la desmovilización daría lugar a una mayor participación democrática. Es así como el
presidente Barco inicia conversaciones con dicho grupo armado, y el comandante Pizarro
se sale de los campos de guerra.
Con la culminación exitosa de los diálogos entre el gobierno el M-19, se da la
necesidad de generar reformas, para así, consolidar los acuerdos de paz y promover más
espacios democráticos. Es así como se convoca a una Asamblea Nacional Constituyente,
para tratar de fortalecer la legitimidad institucional y generar la aprobación de materias que
permitan el alcance de la paz.
Con esto, Colombia estaba sufriendo una transición, ya que, con este nuevo marco
político, también era de interés crear nuevas políticas, que permitieran establecer términos
especiales de paz, para los partidos políticos que surgieran de las futuras desmovilizaciones.
Estas acciones eran importantes para el país, era un cambio al bipartidismo, y se estaba
dando la opción de crecer multiculturalmente, con nuevos ideales, a la vez que era un
camino de esperanza para poner fin a la época de violencia que venía atravesando el país.
Ya en 1990, el director liberal Cesar Gaviria, días antes de su posesión como
presidente, acompañado de Antonio Navarro Wolf, de la alianza democrática del M-19, y
con el representante de conservadurismo Álvaro Villegas y Rodrigo Marín con Álvaro
Gómez, crearon un documento para la convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente.
En aquel documento se habla de la posibilidad para que futuros grupos revolucionarios que
realizaran un proceso de paz, pudieran ingresar. Esto se decretó en el Estado de Sitio 1926
de 1990, en el cuál se convocó a la Asamblea, poniendo fechas y sistemas de elección,
junto con el tema.
La convocatoria a la Asamblea Constituyente, creo una gran cultura de paz, dando
voz a aquellos que no la tenían, y en donde se pone en juego la transformación dialogada de
conflictos, lo cual se vería reflejada constitución del texto de 1991. Ésta constitución fue el
producto de una inclusión, de una búsqueda por la paz, en donde participaron guerrilleros
desmovilizados, y grandes sectores de la sociedad colombiana.
Es así como la Constituyente fue entonces la culminación a una serie de
negociaciones que se venían dando, que en gran medida fue impulsada por movimientos
universitarios que, mediante manifestaciones sanas, apoyaban la necesidad de replantear
reformas políticas, para consolidar un nuevo pacto para la paz y la democracia. Con este
acuerdo político, Cesar Gaviria, culminó lo ya empezado por el presidente Barco.
Mientras el 9 de diciembre de 1990 se realizaba la votación para convocar e integrar
el constituyente para darle comenzó a una nueva constitución, el ejército y guerrilleros se
enfrentaban, dando lugar nuevamente al conflicto armado.
El autor se refiere que, durante la campaña electoral a la Asamblea, se destacan
grandes cosas, entre las cuales está que todos los sectores de país, tanto económicos, como
agrarios o políticos participaron, creando propuestas. Hubo participación de terceros,
dejando de lado el bipartidismo y se vio la participación multicultural, de las negritudes,
indígenas, etc. También está que fueron elegidos 42 delegados por cociente y 24 por
residuo, junto con 4 exguerrilleros, destacando dos con voz y voto, representaban un
inimaginario grupo político incluyente, nunca antes visto durante el siglo XX.
En la Asamblea Constituyente se llevaban a cabo debates con más de 15000
propuestas que llegaban de las mesas de trabajo, donde participaban todos los sectores del
País. La constituyente función con 5 comisiones temáticas y cada una de ellas en
subcomisiones, para discutir los temas que se pusieran sobre la mesa, entre esos: El
Congreso, la Justicia y Ministerio Público, la Administración Pública, Derechos Humanos,
Partidos Políticos y Oposición, Régimen Departamental, Municipal y Distrital, Mecanismos
de participación, Estado de Sitio, igualmente temas económicos, de hacienda pública y
control fiscal. Sin embargo, la toma de decisiones no se llevó a cabo a partir del mutuo
consentimiento de todas las partes, según los análisis hechos.
Uno de los mayores aportes de la Asamblea Constituyente para la paz, es que
facilitó el ingreso de grupos armados, para que decidieran de una buena vez integrase en la
vida civil, así ganar una participación política.
Cuatro nuevos miembros fueron integrados a la Asamblea Constituyente, no por
elección popular, sino por haber pasado por un proceso de paz. Gracias al acuerdo de los
sectores políticos mayoritarios en las elecciones de 1990.
El EPL se vio interesando en iniciar conversaciones también con el gobierno,
después de haber tenido una informal entre el gobierno y uno de sus mayores comandantes,
Bernardo Gutiérrez. Es así como se inició el proceso de diálogo con esta guerrilla, y
también con los grupos Quintin Lame y Prt, creando zonas de distensión. Cesar Gaviria
sostuvo y desarrollo estos acuerdos dentro de la Constituyente, la cual tenía buenas bases
jurídicas y políticas.
Otro de los aportes que la Asamblea Constituyente tuvo en la paz, según el autor,
fue crear una dirección colegiada (organización con miembros con igual poder) a fin de
dirigir las deliberaciones. Logrando así una dinámica de acuerdo de mayorías, pero aparte
de esto, había una gran importancia en esto, y era que, en aquella Asamblea Constituyente,
se encontraba Álvaro Gómez Hurtado quién fue secuestrado por Antonio Navarro, quién
también se encontraba allí, dejando el mensaje de que es posible sentarse con el enemigo
para llegar a acuerdos de reconciliación y apostar así por la paz.
Creo yo que es algo que sucede siempre en los acuerdos de paz, en el actual acuerdo
de paz que se lleva a cabo entre las FARC y el gobierno de Juan Manuel Santos, también se
ve esta disposición, ya que, en la mesa de diálogos, están comandantes que mataron a los
del bando contrario y viceversa.
El tercer aporte de la A.N.C, según el autor es claramente la producción del texto
constitucional, porque es una constitución que revoluciona todo lo que estaba establecido,
abre las puertas a una participación mucho más democrática, poniendo en juego también
mecanismos de defensa. Se les da una mayor importancia a los derechos humanos. Y es
importante esto, porque no fue constituido por las élites que reinaban a Colombia, fue algo
construido por todo un país y todos sus sectores, políticos, económicos y agrarios. Se da
también un reconocimiento multicultural.
Es importante tener en cuenta, que, en esta constitución, ya no solo se puede ver a
Colombia como un Estado social de derecho, ya que, a los derechos humanos no se ven
como meras reglas, se ven como principios. Y la diferencia que se expone en el texto entre
éstas, es que los principios son normas que ordenan que algo sea realizado dentro de lo
jurídicamente posible, es decir, que su cumplimiento no es dado solo por las condiciones
reales, sino también de lo que se permita jurídicamente y que pueden cumplirse en diferente
grado. Mientras que una regla es algo que se cumple o no, independientemente de todo. El
darle el valor de principio, lo eleva a algo mucho más allá de la mera norma.
Entonces el autor, plantea que ya no se consideraría solo como un Estado social de
derecho, iría mucho más lejos, a un Estado constitucional de derecho bajo el marco del
neoconstitucionalismo, entendiendo esto como una nueva cultura jurídica que contribuye
con la paz, aplicando los derechos fundamentales a más personas. De igual manera, para
que seamos un Estado total de derecho, se tendría que hacer respetar estos en cada rincón
del país, pero desafortunadamente, hoy en día vemos como hay lugares en donde ni siquiera
el estado ejerce una soberanía, dando lugar a la vulneración de tales derechos.
Continuando con lo que plantea el autor, dice que entonces en el marco de Estado
constitucional de derecho, la constitución no sólo rige la legislación, sino que también
disciplina el qué y el cómo de lo que se hace, y que, si llega a haber alguna falla en la
protección de dichos derechos, el estado debe de constatar que éstas sean eliminadas. Es así
como los derechos fundamentales rigen todo el sistema judicial, porque éste trabaja a favor
del cuidado de éstos. Las leyes que se forman es en pro de estos principios fundamentales,
es decir, ejemplo, se penaliza el homicidio, porque hay un derecho fundamental que es la
vida. Es así como uno protege al otro. Sin embargo, esto sería en un estado ideal, porque
sabemos que en todo el mundo se violan los derechos, por más intentos que se haga de
protegerlos.
Por otra parte, el multiculturalismo en la constitución de 1991, hizo a ésta una
constitución incluyente, porque pone en juego la diversidad, y propone que personas con
diferentes raíces, pueden coexistir con otros, y aprender sobre otras culturas, pensando
mucho más allá de un color, o una raza. De igual manera se plantea una protección a la
identidad cultural y étnica del país, una igualdad, no pueden ser discriminados por
pertenecer un grupo étnico, merecen lo mismo que todos. Pero también se les da
autonomía, para crear su propias funciones normativas y jurisdiccionales, siempre y cuando
no vayan en contra de lo establecido por la constitución de la República.
El logro que se llevó a cabo en la constitución de 1991 sobre que una minoría étnica
tiene derecho de garantizar su cultura como diferente a la del resto de país, es un paso para
reconocer los derechos colectivos y no los meramente individuales. Sin embargo, esto es
algo que se consiguió con la lucha de aquellos grupos étnicos, por conseguir el respeto que
merecían y por no dejarse someter a una cultura que iba en contra de ellos.
Todos estos logros, como dice el autor, no fueron espontáneos y mucho menos
fáciles de alcanzar. Costó épocas de violencia, costó lucha, y sufrimiento. La Asamblea
Constituyente para la paz, surgió de una crisis de violencia. Había un gran espíritu por
encontrar la tranquilidad, encontrar una paz, quitar esas cadenas de exclusión y
arbitrariedad que impuso la constitución de 1886. Y al final, en la busca porque todos
fueran escuchados, se logró la A.N.C.
Referencias:
MORENO, H. (2011). A. La Constituyente un acuerdo político para la paz. Semanario
Virtual Caja de Herramientas. Bogotá DC Edición, (00255), 15-23.

También podría gustarte