Está en la página 1de 169

LA CARTA

A LOS
GALAEAS
Heinrich
Sclilier

y
LA CARTA A LOS GALATAS

BIBLIOTECA DE ESTUDIOS BÍBLICOS


4
HEINRICH SCHLIER

EDICIONES SÍGUEME
SALAMANCA
1975
CONTENIDO
A Rudolf Bultmann

Indice bibliográfico y de abreviaturas 11

Introducción 19

I. EL PRóLOGO: 1, 1 5 - 31

II. EL CUERPO DE LA CARTA : -


1, 6 6, 10 45
Primera parte : 1, 6-2, 21 Prueba de que el evan-
gelio paulino es una revelaci ón y de la misi ón directa
del apóstol por Dios y por Cristo 47
1) 1, 6-10 Desarrollo de la situaci ón : La amenaza
de la verdad del evangalio en Galacia 47
2) i , 11-2, 21 Carácter de revelación del evangelio
predicado por el apóstol Pablo 55
a) 1, 11-12 La afirmaci ón de su origen divino. 55
-
b) 1, 13 2, 21 La prueba de su origen divino . . 61

Título original: Dcr Brief an die Galater (si97 i )


-
a) 1, 13 24 Por la conducta del apóstol an
tes y después de su llamada por Dios . .
-
61
Tradujo: Severiano Talayero Tovar -
P) 2, 1 10 Por razó n del reconocimiento
Cubierta y maquetación : Luis de Horna
. -
Depósito legal : S 158 1975
de su evangelio por parte de las autori -
dades de Jerusalén 78
- -
ISBN: 84 501 0632 4 -
© Vandenhoeck & Ruprecht, Gottingen 1949 -
7) 2, 11 21 Por la validez normativa de su
© Ediciones Sígueme, 1974 evangelio frente a la conducta de Pedro
-
Apartado 332 Salamanca (España) en Antioquía 98
Printed in Spain
Gráficas Ortega, Asadería, 17 - Salamanca, 1975 -
Excurso : Gál 1 2 y Hechos 124
8 Contenido Contenido 9

Segunda parte: 3, 1-5, 12 La ley y la fe 139 Excurso: Indicativo e imperativo en Pablo 306

1) 3, 1- 5 Origen del Espíritu en las iglesias de Ga- 3) 5, 25-6, 10 El desarrollo del principio funda-
lacia 139 mental en particular 310

2) 3, 6-14 La bendición de Abrahán desciende so- III. EL EPí LOGO : -


6, 11 18 323
bre los creyentes 149
Indice de palabras griegas 335
a) 3, 6-9 Los creyentes son hijos de Abrahán
y son bendecidos 149 Indice de temas 339
-
b) 3, 10 12 Bajo la maldici ón están los que
#

viven de las obras de la ley 154


-
c) 3, 13 14 En Cristo ha venido a los creyentes
la bendición de Abrahán 159
3) 3, 15-29 La herencia de Abrahá n está vinculada
a Cristo 166
a) 3, 15-18 La ley no puede invalidar la pro-
mesa implicada en la herencia 166
b) 3, 19-29 La ley ha sido nuestro pedagogo
hasta Cristo 175
Excurso: La problemática de la ley en Pablo 204
4) 4, 1-11 Situación de los herederos antes y des-
pués del envío de Cristo 218
-
a) 4, 1 7 Los menores y los mayores de edad . 218
-
b) 4, 8 11 Es imposible una recaída 233
-
5) 4, 12 20 Recuerdo de la relaci ón anterior entre
el apóstol y los gálatas 241

-
6) 4, 21 31 La enseñanza de la ley misma 249
7) 5, 1-12 Sólo hay una disyuntiva 264

de la ley
-
Tercera parte: 5, 13 6, 10 El recto uso de la libertad
279
1) 5, 13-15 El principio fundamental 279
2) 5, 16-24 Aclaración general del principio fun-
damental 286
INDICE BIBLIOGRAFICO Y DE ABREVIATURAS

I. COMENTARIOS A GALATAS 1

a) Iglesia antigua, oriente


S. EPHRAEM SYRI comment , in ep. Pauli nunc primum ex armenio latinum ser
monem a patribus Mekitharistis translati, Venetiis 1893.
-
CHRYSOSTOMI interpret , omnium ep. Paulin , per homilías facta, ed. Field, Oxonii
1849-1855 ; tom. IV, Gal (Chrysost .).
THEODORI MOPSUESTENI in ep. Pauli comment., ed. Swete, 1880; vol. I, Gal.
THEODORETI opp., ed. Schulze, tom. Ill, Gal, ed . Noesselt, 1771, o MG 82.
Catenae graecorum patrum in NT . In st. Pauli epístolas VI, ed. Cramer, 1844
.
( Catenae )
K. STAAB, Pauluskommentare aus der griechischen Kirche ( NTA 15) 1933.
-
W.B. WEST, Ante Nicene Exegesis of Romans and Galatians, 1943.

b) Iglesia antigua, occidente


VICTORINI PHILOSOPHI in ep. Pauli ad Galatas comment , libri duo, ed. A. Mai.
Scriptorum veterum nova collectio III/ 2, 1828, o ML 8.
.
Ps. AMBROSIUS, el llamado AMBROSIASTER , Ambrosii opp II, ed. Bened , 1690,
append., o ML 17 (Ambrstr).
HIERONYMI comment , in ep. ad Galatas, opp. ed . Vallarsi 2 VII, 1769, o ML 26
(Hieron .).
.
AUGUSTINI ep ad Galatas expositionis liber unus IV, opp. ed. Bened. 21797,
o ML 35.
PELAGIUS, Pelagius expositions of thirteen Epistles of St . Paul II , 1926, ed.
A. Souter (Texts and Studies 9).

c) Edad media
TOMáS DE AQUINO, In omnes S . Pauli apostoli epístolas comment. II, Taurinen
sis 21917.
-
1. Los comentarios se citan con el nombre del autor, si no se indica otra
cosa (entre paréntesis).
12 Bibliograf ía Bibliograf ía 13

d) Reforma .
CH. R. ERDMANN, The epistle of Paul to the Galatians An exposition, 1930.
H. LIETZMANN, An die Galater , en Handbuch zum NT , ed. H. Lietzmann
X, 31932.
-
LUTERO, Luthers Vorlesung über den Galaterbrief 1516 1517, ed. H. v. Schubert ,
1918 , SAH (Luther I) ; In ep. Pauli ad Galatas, 1519, WA II (Luther II) ; G. S. DUNCAN, The epistle of Paul to the Galatians. The Moffat NT Commen-
tary, 1934, 61948.
In ep. Pauli ad Galatas, 1535 ( Rorersche Nachschrift der Vorlesung von S. GREIJDANUS, De Brief van den Apostel Paulus aan de gemeenten in Galatie
1531 , WA XL, 1.2. (Luther III) ; Nachschriften der Vorlesungen über
^
Romerbrief Galaterbrief und Hebráerbrief , WA LVII 1, 1939.
.
CALVINO, Opp . exeget et homil. XXVIII (Corp. Reform. LXXVIII), o In om-
uitgelegd , en Kommentaar op het nieuwe testament IX/1, 1936.
G. TJALMA, De Brief van den Apostel Paulus aan de Galatan, 1936.
nes NT ep. comment. I, ed. A . Tholuck 21834. A . OEPKE, Der Brief des Paulus an die Galater , en Theol. Handkommentar zum
J. CALVINO, Commentary on the Epistle of Galatians and Ephesians, Grand
Rapids 1948. etc. IX, 1937, 21957.
- -
NT mit Text und Paraphrase , por P. Althaus H. Appelt O. Bauemfeind ,
P. BONNARD, V épitre de saint Paul aux Galates (CNT 9) 1953.
H. N. RIDDERBOOS, The epistle of Paul to the Churches of Galatia, 1953, 21954.
R. BRING, Galaterbrevet , 1958.
e) Edad moderna 2
J. COCCEIUS, Commentarius in ep . ad Gal, 1665. f ) Católicos
J. A. BENGEL, Gnomon NTi, 1742, 31855.
J. J. WETTSTEIN, Novum Testamentum Graecum II, 1752.
H. GROTIUS, Annotations in NT II, ed. Windheim, 1756.
.
G . ESTIUS, In ep beati Pauli apostoli ad Gal. Commentarius, en In omnes D . Pau
-
li Epístolas , item in Catholicas Commentarii, 1614, cur. J. Holzammer II,
G . B. WINER, Pauli ad Gal epístola. Latine ver íit et perpetua annotatione 21859.
illustravit, 1821, 41859. C. A LAPIDE (C. van den Steenen), Commentarius in omnes D. Pauli Epístolas ,
M. L. DE WETTE, Kurzgefasstes exegetisches Handbuch zum NT, 1836-1848, 1614, ed. A. Padovani II, 21928-1930.
Kurze Erklárung des Briefes an die Galater , 1841. A. BISPING, Erklárung des zweiten Briefes an die Korinther und des Briefes an
L. J. R üCKERT, Commentar über den Brief Pauli an die Galater , 1833. die Galater , en Exegetisches Handbuch zu den Briefen des Apostéis Pauli ,
A. HILGENFELD, Der Galaterbrief übersetzt, in seinen geschichtlichen Bezie - 31883.
hungen untersucht und erklárt , 1852. A. SCHAFER, Die Briefe Pauli an die Thessalonicher und an die Galater , en Die
K. WIESELER , Commentar über den Brief Pauli an die Galater , 1959. Bücher des NT erklárt , 1890.
-
K. HOLSTEN, Inhalt und Gedankengang des Pauli Briefes an die Galater, 1859.
J. CHR. K. v. HOFMANN, Die heilige Schrift neuen Testamentes II / l , Der Brief
R. CORNELY, Commentarius in S. Pauli apostoli epístolas III: Epistolae ad
Corinthios et ad Galatas, 1892.
- -
Pauli an die Galater , 21872, Gal 1, 11 2, 14 , en I , 60 116, 21869.
E. WóRNER, Auslegung des Briefes an die Galater , 1882.
FR. S. GUTJAHR, Die zwei Briefe an die Thessalonicher und der Brief an die
Galater , 21912.
J. B. LIGHTFOOT, St. Pauls Epistle to the Galatians, 101890. M. J. LAGRANGE, Saint Paul épitre aux Galates (Études bibliques), 31926.
R. A. LIPSIUS, Der Brief an die Galater , en Handkommentar zum NT, por G. NIGLUTSCH, Brevis Commentarius in S. Pauli epistolam ad Galatas, ed.
II, 21892.
- -
H. J. Boltzmann R . A . Lipsius P. W. Schmiedel - H. v. Soden II, serie F. Prosch, 31929.
A. STEINMANN, Die Briefe an die Thessalonicher und Galater , en Die hi. Schrift
O. ZOCKLER , Die Briefe an die Thessalonicher und der Galaterbrief , en Kurz - des NT übersetzt und erklárt in Verbindung mit Fachgelehrten, ed. Fr.
gefasster Kommentar zu den heiligen Schriften Alten und Neuen Testa
mentes sowie zu den Apokryphen, ed. H. Strack y O. Zockler III, 21894.
- Tillmann V, 41935.
O. Kuss, Die Briefe an die Romer , Korinther und Galater, s.a. (1940), en Das
FR. SIEFFERT, Der Brief an die Galater. Kritisch exegetischer Kommentar
-
ü ber das NT, begründet von H. A. W. Meyer, serie VII, 91899.
NT übersetzt und kurz erklárt , ed. A. Wikenhauser - O. Kuss VI, Pau
lusbriefe I.
-
W. M. RAMSAY, A historical Commentary on St. PauTs Epistle to the Gala - F. AMIOT, S . Paul: épitre aux Galates , é pitres aux Thessaloniciens , 1946.
tians , 1899. D. BUZY, Épitre aux Galates, en La sainte Bible XI/2, 1951.
A. LOISY, Vepitre aux Galates, 1916. S. LYONNET, Les é pitres de saint Paul, aux Galates, aux Romains, 1953.
E. DE Wm BURTON, A critical and exegetical Commentary on the epistle to
the Galatians, en The International Critical Commentary , 1921, 51956.
TH. ZAHN, Der Brief des Paulus an die Galater , en Kommentar zum NT , ed. g) Comentarios para un amplio círculo de lectores
Th. Zahn IX, 31922.
A. W. F. BLUNT, The epistle of Paul to the Galatians, 1925. A. FR. CHR. VILMAR, Collegium biblicum, en Praktische Erklárung der hl .
H. M. VAN NES, Paulus brieven aan Galaten Filemon , 21927.
- Schrift Alten und Neuen Testamentes, ed . Chr. Müller, 1880, 2.a parte II,
7 Der Brief an die Galater .
M. KáHLER , Der Brief des Paulus an die Galater, en Nuetestamentliche Schrif -
2. Cf. la reseña bibliográfica sobre la historia de la interpretación de ten in genauer Wiedergabe ihres Gedankenganges dargestellt und durch
Gá l en : RGG 3II, 1189 s. sich selbst ausgelegt. 2. Lieferung, 1884.
14 Bibliograf ía Bibliografía 15

J. WALTHER, Der religiose Gehalt des Galaíerbriefes, 1904.


W. BOUSSET, Der Brief an die Galater , en Die Schriften des NT übersetzt und III. OTRAS OBRAS CITADAS FRECUENTEMENTE 4
für die Gegenwart erklárt II: Die paulinischen Briefe und die Pastoral-
-
briefe, ed. J. Weiss, 31917, ed. por W. Bousset W. Heitmüller.
A. SCHLATTER , Erláuterungen zum NT\. parte 7 : Die Briefe an die Galater,
.
P. BATIFFOL, Urkirche und Katholizismus Übersetzt und eingeleitet von Fr.
Seppelt, 1910.
Epheser, Kolosser und Philemon, 51928.
FR. ENGELKE, Der Brief des Paulus an die Galater und an uns, 1928.
The Beginnings of Christianity , part I: The Actes of Apostles, ed. by F. J. Foa
- -
kes Jackson and Kirsopp Lake I V, 1920 (21942) 1933.
-
ter, 1930.
.
H. BARTH, AUS dem Gesetz zum Glauben Reden über den Brief an die Gala - P. M. S. C. BLáSER, Das Gesetz bei Paulus, s. a. (1941) (NT1. Abh., ed. M.
-
Meinertz XIX, H. 1 2).
J. LOHMANN, Der Galaterbrief : Geist oder Fleisch?, 1931 . FR. BLASS, Grammatik des neutestamentlichen Griechisch, bearbeitet von A.
G. DEHN, Gesetz oder Evangelium ? Eine Einfiihrung in den Galaterbrief (Die Debrunner, 121965 (Blass-D. §).
urchristliche Botschaft, 9), 21934. W. BOUSSET, Die Religion des Judentums im spáthellenistischen Zeitalter (Hand -
H. W. BEYER, Der Brief an die Galater (NTD 8). Teilbándchen: Die kleineren buch zum NT, ed. H. Lietzmann 21), ed. H. Gressmann, 31926 (Bousset -
Briefe des Apostéis Paulus, 21935 ; neu bearbeitet von P. Althaus, 1949, Gressmann).
- -
H. ASMUSSEN ,Theologisch kirchliche Erwágungen zum Galaterbrief 1935, 31937.
C. VONK J. VAN DIJK, Paraphrase van de brieven aan de Galatiérs en Thessa - A. DEISSMANN, Licht vom Osten, 41923 (Deissmann, L.v.O.) ; Bibelstudien,
lonicensen, 1939.
1895 (Deissmann , Bibelst.) ; Neue Bibelstudien, 1897 (Deissmann, N. Bi
belst.) . -
CH. MAURER, Der Galaterbrief 1943.
K. L. SCHMIDT, Ein Gang durch den Galaterbrief 21947.
W. GUTBROD, Die paulinische Anthropologie, 1934 (Beitráge zur Wissens
chaft vom Alten und Neuen Testament, ed. A. Alt y G. Kittel IV. Folge,
-
E. LOTZ, Der Brief an die Galater . Meditationem, 1957. H. 15).
E. HAENCHEN, Die Apostelgeschichte, 121959.
A. v. HARNACK, Die Mission und Ausbreitung des Christentums in den ersten
drei Jahrhunderten II 41923 (Harnack, Mission ).
II. OBRAS 3 GáLATAS
K. HOLL, Gesammelte Aufsátze zur Kirchengeschichte II: Der Osten, 1928.
SOBRE LA CARTA A LOS
E. KASEMANN, Leib und Leib Christi, 1933 (Beitrage zur historischen Theolo -
gie IX).
-
J. BELSER, Die Selbstverteidigimg des hi. Paulus im Galaterbrief ( 1 , 11 2, 21 ) , E. MEYER, Ursprung und Anfánge des Christentums III, 1921, 1923.
1896. .
E. MOLLAND, Das paulinische Euangelion Das Wort und die Sache, 1934
. -
A DARMS, Victorious Living: A Study in Romans Law and Grace: Studies -
(Avhandlinger utgitt av det Norske Videnskaps Akademi i Oslo II. Hist.
Filos. Klasse, 1934, número 3).
-
in Galatians, 1946.
L. DAVIS, Origin of the Galatian and other Epistles, 1936. G. F. MOORE, Judaism in the first Centuries of the Christian Era. Ill, 1927 -
PH. HáUSER, Anlass und Zweck des Galaí erbriefes. Seine logische Gedanke- 1930.
nentwicklung, 1925 (NT1. Abh ., ed. M. Meinertz, M ünster i. W. XI, W. MUNDLE, Der Glaubensbegriff des Paulus, 1932.
H. 3). H. ODEBERG, 3 Enoch or The Hebrew Book of Enoch, 1928.
V. LARIDON, Abhandlungen in Collationes Brugenses 43 (1947) ; 44 (1948). L. RADERMACHER, Neutestamentliche Grammatik , 21925 (Handbuch zum NT 1).
W. LüTGERT, Gesetz und Geist . Eine Untersuchung zur Vorgeschichte des J. RANFT, Der Ursprung des katholischen Traditionsprinzips, 1931.
Galaterbriefes, 1919 (Beitrage zur Forderung christlicher Theologie, ed . R . REITZENSTEIN, Die hellenistischen Mysterienreligionen, 31927 (HMR).
A. Schlatter XXII, 6). I. SCHNIEWIND, Die Begriffe Wort und Evangelium bei Paulus, 1910.
J . H. ROPES, The singular Problem of the Epistle to the Galatians , 1929 (Har - E. SCHüRER, Geschichte des jüdischen Volkes im Zeitalter Jesu Christi I III,
-
1901 1909.
-
vard Theological Studies XIV).
L. G. RYLANDS, A critical analysis of the four chief Pauline epistles , 1929. A. SCHWEITZER, Die Mystik des Apostéis Paulus, 1930.
R. STECK, Der Galaterbrief nach seiner Echtheit untersucht nebst kritischen
Bemerkungen zu den paulinischen Hauptbriefen, 1888.
-
P. BILLERBECK, Kommentar zum NT aus Talmud und Midrasch I IV, 1922 1928.
R. CH. TRENCH, Synonyma des NT. Ausgewáhlt und übersetzt von H. Wer
-
-
C. H. WATKINS, Der Kampf des Paulus um Galatien, 1913. ner, 1907.
P. VOLZ, Die Eschatologie der jüdischen Gemeinde im neutestamentlichen
Zeitalter, 21934.
.
FR WEBER, System der altsynagogalen Palastinischen Theologie aus Targum,
Midrasch und Talmud, 1880.
C. WEIZSáCKER, Das apostolische Zeitalter der christlichen Kirche, 21892.
G. B. WINER, Grammatik des neutestamentlichen Sprachidioms, 61855 (Winer §).
3. Sobre los numerosos escritos referentes a las llamadas cuestiones
introductorias de Gál, cf., además de los profundos artículos en RE, RGG ,
LThK, las introducciones de A. Jülicher, 71931 ; A. Wikenhauser, 31959; 4. También aqu í se citan las obras mencionadas sólo con el nombre del
Burton, Introduction, LXXXVI s; Oepke, 14 s. Cf. también aquí p. 21 n. 9. autor. Si nos apartamos de este principio, se indica entre paréntesis.
16 Abreviaturas Abreviaturas 17

StTh Studia Theologica.


IV. ABREVIATURAS DE REVISTAS,
ThBl Theologische Blatter .
ThRs Theologische Rundschau.
OBRAS EN COLABORACIÓ N Y ESCRITOS QUE APARECEN PERIÓDICAMENTE ThStKr Theologische Studien und Kritiken.
ThWNT Theologisches Wórterbuch zum NT , ed. por G. Kittel,
ARW Archiv f ü r Religions wissenschaft . 1933 ss.
Bauer -
W. Bauer, Griechisch deutsches Wórterbuch zum NT , ThZ Theologische Zeitschrift.
31958.
Biblica.
TU Texte und Untersuchungen zur Geschichte der altchrist
lichen Literatur.
-
Bibl
BiblZ Biblische Zeitschrift. VD Verbum Domini.
BKV Bibliothek der Kirchenvater. ZAW Zeitschrift f ür die alttestamentliche Wissenschaft.
-
Cr. Ko H. Cremers Biblisch theologisches Wórterbuch des ntl.
- ZdZ Zwischen den Zeiten.
Griechisch, bearbeitet von J. Kógel , 111923. ZKTh Zeitschrift f ü r katholische Theologie.
CSEL Corpus scriptorum ecclesiasticorum latinorum . ZNW Zeitschrift f ü r die neutestamentliche Wissenschaft.
Ditt.Syll. Sylloge Inscriptionum Graecarum, ed. G. Dittenberger, Zorell Lexikon Graecum Novi Testamenti, auctore Fr. Zorell,
1960. 31961.
EvTh Evangelische Theologie. ZsystTh Zeitschrift f ü r systematische Theologie.
ExpT Expository Times. ZThK Zeitschrift f ü r Theologie und Kirche.
GCS Die griechischen christlichen Schrifí steller der ersten drei
Jahrhunderte.
GGA Góttingische gelehrte Anzeigen.
Hennecke E Hennecke, Neutest.Apokryphen, 21924 ; I 31959, II
. V. OTRAS ABREVIATURAS
31964.
HThR Harvard Theological Review. Para la bibliograf ía del AT y NT, de los escritores jud íos, griegos, helenis-
JBL Journal of Biblical Literature . tas y latinos se utilizan las abreviaturas corrientes en una cierta acomodación
JPrTh Jahrbücher f ür Protestantische Theologie. a las siglas del ThWNT.
JThSt Journal of Theological Studies. Las dem ás abreviaturas se entienden fácilmente sin necesidad de hacer
KIT Kleine Texte für Vorlesungen und Ü bungen. una lista para ellas.
Liddell-Scott A Greek English Lexicon, compiled by H. G . Liddell
-
and R. Scott. A New Edition by H. St. Jones , 1925 ss.
LThK Lexikon für Theologie und Kirche , 2 * y 3.a ed.
'

MG Migne Patrología Graeca.


ML Migne Patrología Latina.
-
Moulton Milligan
Testament , 1930.
-.
J. H.Moulton G Milligan, The Vocabulary of the Greek
NGGW Nachrichten von der Kgl. Gesellschaft der Wissens
chaften zu Gottingen (Philos. histor. Klasse).
-
-
NKZ Neue kirchliche Zeitschrift.
NovTest Novum Testamentum.
NTS New Testament Studies.
-
Pauly Wissowa Realenzyklopadie der klassischen Altertumswissenschaft.
RAC Reallexikon f ür Antike und Christentum.
RE Realenzyklopadie für protestantische Theologie und Kirche,
3.a ed.
RevBibl Revue Biblique.
RevHiPhRel Revue d’Histoire et de Philosophic religieuses . a
Die Religion in Geschichte und Gegenwart , 2. y 3. ed.
a
RGG
RScR Recherches de Science Religieuse.
SAB Sitzungsberichte der Preuss. Akademie der Wissenschaften
-
zu Berlin ( philos. histor. Klasse).
Sitzungsberichte der Heidelb. Akad. der Wissenschaften
SAH
-
(philos. histor. Klasse).
Sitzungsberichte d. Akademie d. Wissenschaften zu Wien
SAW
-
(philos. histor. Klasse).
INTRODUCCION

Segú n Gál 1, 2 nuestra carta se escribió xat <; exxX a íatc TTJC; Ta -
^
Xaiía <;. Está dirigida, por tanto, a varias ¿ xxXiqatai o iglesias
locales, que han debido tener una relació n mutua tal, que pu-
dieron ser abordadas en conjunto por el apóstol Pablo. En cierto
sentido representa , pues, una circular.
Sus destinatarios viven en Galacia. rH TaXatta, originaria
mente nombre de ambas Galias { Gallia cisalpina, Polib. 2, 24,
-
8 y Gallia transalpina, Polib. 2, 22, 6), llegó a designar la región
frigia situada en el centro de Asia Menor, poblada por tribus
galias (celtas) desde 278-227 a.C., helenizada paulatinamente (bajo
dominación pergaménica, territorio autónomo, bajo administra-
ci ón romana), cuyas ciudades principales son: Pessino, Ancira
y Tavio.
Pero una provincia romana se llamaba también Galatia.
A ella pertenecían además de la mencionada región : Pisidia,
Frigia, partes de Licaonia y Panfilia , Isauria , Paflagonia y la
«abrupta Cilicia». Esta provincia provenía de la herencia del
último rey gálata, Aminta , muerto el 25 a.C. Todavía bajo Tra-
jano carecía de demarcación determinada.
Una terminología oficial, según la cual el nombre de Galacia
hubiera abarcado también las regiones de Pisidia y Licaonia,

N . del T. El códice Sinaítico no se cita con la letra hebrea usual, sino


con S siguiendo a A. Merk y otros, no se confundirá con (S).
Se emplea K‘ en vez de la K gótica que el autor, con Nestle, utiliza para
designar varios códices conjuntamente.
La traducción de la carta es de J. M. Yalverde (ed. Cristiandad), corregida
cuando lo pide el comentario. A petición de la editorial he transcrito los tex-
tos y términos hebreos del original.
20 Introducción Introducción 21

no ha existido naturalmente 1. Sólo algunos escritores oficiales para la colecta en favor de Jerusalén en las éxxXTjoíat x q Falax í aq .
utilizan 7¡ Falca ¿a como designación de la provincia romana .
Cuán raro es esto , se deduce de que adem á s para designar la pro
2

-
Hay que suponer de antemano que r¡ Falax í a tiene aqu í el mis
mo significado que en Gál 1, 1. ¿Pero cuál es ese significado ? A
^ -
vincia romana de Galacia o se enumeran sus distintas regiones, mi juicio Pablo, al escribir r¡ Falax í a , piensa en la regi ón de Ga -
como, por ejemplo, CIL 3, 291 (cf. Suppl. 6818) ; CIL 3, 312. lacia , pues, incluso prescindiendo del uso contemporá neo mencio-
318, o se elige una circunlocución. Así: CIG 3, 3991: éxí xpoxoc nado, del que Pablo no tenía razón alguna para separarse, lo
raXaxtx c ¿itap e íac; ; Athen. Mitt . 12, 1887, p. 182 : éTc íxpo ^oc avala el hecho de que tambié n en Siria y Cilicia Gál 1, 21 — —
^^ ^
éxapxe a £i Falax í ac, xai x <í) v ¿frvcbv . El nombre i¡ Falaxia está n a la vista las regiones y Pablo tampoco utiliza claramente
se enraiza fuertemente con la regi ó n. En este sentido se en- las designaciones romanas de provincias. Con r¡ ’ A ata indica
cuentra no sólo en escritores populares como Luciano y Mem- Rom 15, 26 ; 2 Cor 1, Ib ; 9, 2 en realidad el Peloponeso, no Grecia. ^
non 3, sino también en inscripciones y monedas . La designaci ón
4
Y téngase en cuenta que tanto para r¡ ' Ayata como para r¡ ’Aa ía
ot FaX á xat (cf . G á l 3, 1 ) ha sido sin duda corriente
habitantes de la regi ón de Galacia, y no para los de Licaonia,
sólo para los — —
1 Cor 16, 19a estaba en uso el nombre de la provincia unos
cien a ñ os antes que para Galacia. fH Tocata — Rom 15, 31 ;
Pisidia, Isauria , etc. 5. —
2 Cor 1, 16 ; Gál 1, 22 ; 1 Tes 2, 14 es una provincia independien -
En el nuevo testamento significa í¡ Falax í a , que en 2 Tim te de Siria sólo desde Yespasiano. Por lo que hace a r¡ Maxe& ovia

——
4, 10 aparece junto a AuXftcma, en primer lugar Galia . 1 Pe 1,
6
— 2 Cor 1 , 16 ; 8, 1 ; Rom 15, 26 coincide la provincia con la
región. El saludo : <5>... Fal á jai
1, al nombrar la di áspora Hovtou , Falacias , Kaxxadox íac, ’Aa í ac —
Gál 3, 1 indica incluso que
xat BtO' ü vtac, entiende por Falax í a probablemente la provincia aunque para Pablo r¡ Falax í a fuera nombre de provincia , él pien -
romana de Galacia. Hechos menciona dos veces : 16, 6 y 18, 23 sa, sin embargo, en la regi ón de Galacia. El té rmino designa
raXcmxTjv tó pav. La mención simultánea de r¡ «Dp ü f ía 16, 6 — — con frecuencia a los celtas por contraposición a la població n
^
y la descripción del restante itinerario de Pablo a través de Misia, no celta, por ejemplo: Ditt . Or. 2, 540; 5, 41, 4. Designar con ello
Bitinia y Troas, indican que aquí se piensa en la regi ón de Gala- a habitantes de otra regi ón perteneciente a la provincia de Gala -
cia 7. No hay razón alguna para entender de otra manera 18, 23: cia , no era posible.
& iepxó p.ev0$ xade rjs xv¡v Fakaxixr¡ v x i) Pav xat 8.
Seg ú n esto, nuestra carta está escrita, con toda probabilidad ,
^ (

El mismo Pablo nombra r¡ Falax í a , además de en nuestra


carta, otra vez en 1 Cor 16, 1, donde habla de sus disposiciones
a distintas comunidades cristianas en la región 9 de Galacia, que
estaban en mutua comunicaci ón y expuestas a los mismos in -
flujos.
Sobre la relaci ón del apóstol con estas comunidades hasta la
1 . Cf. E. Schürer : JPrTh 18 (1892) 460-474.471 . redacción de la carta a los Gálatas nos dice muy poco Pablo.
2. Tolomeo , Geogr . 5, 14 ; Tácito, Hist . 2, 9; Ann . 13, 15 ; inseguro es Pero él es en todo caso quien ha fundado estas comunidades.
Plinio, Hist . nat . 5, 95.146 s ; 6, 8 .
3. Luciano, Alex . de Ab . 18 , 30 ; Memnon (s. n d . C.) , Fragm . Hist . Gr .,
ed . Didot III , 556 (C. M üller, HFG III , 525). 9. Cf . sobre toda la cuesti ón, que exegéticamente no tiene ni con mucho
4. Cf . además el concepto xotvóv Fakaxí a Melanges numismatiques la importancia que frecuentemente se le da, y que aqu í se ha tratado sólo su-
^
III, Muret , lo que corresponde a un xotv ó v xou Il ó vxou o xotvó v xrjc; Aoxcuov íac, mariamente, además de los comentarios e introducciones, especialmente
y es igual al Fakaxtov xo xotvdv Ditt . Or . 533, 1 , etc. , y que sin duda significa J . Weiss , RE2 10, 554-559 en el artículo , « Kleinasien zur aposto / ischen Zeit »,
la organizaci ón comunal de la región. 9 . La provincia de Galacia ; Diet . Arch . Lit . 6, 46-79 ; Pauly-Wissowa 7, 1
5 . Cf. Pauly-Wissowa 13, col . 556. = 13, col . 519-559 ; W. Weber, Die Adressaten des Galaterbriefes ( 1900); F.
6. raXXíav leen (S) C pc vg Eusebio. Cf . Monum. Ancyr . ( Res gestae Stáhlin, Geschichte der Kleinasiatischen Galater , 21907 ; A . Steinmann, Der
D. Augusti, ed. Mommsen2, 85.124) : I£ Taicav í at; mí Falaxí a*; xat izapd Leserkreis des Galaterbriefes ( 1908) ; id . , Nord-Galatien5 BiblZ 8 ( 1910) 274-277 ;
.
AaXjiaxa» v Zahn, Einleitung II , 25 s ; Passio s Pauli apud Lipsius I, 23, 4 : V. Schultze, Altchristliche Stádte und Landschaften II : Kleinasien 2 (1926 )
392-406 ; K . Lake, excurso : Pauls route in Asia Minor, en Beg . V ( 1933) 231 .
Galatia = fragm. I , 105 , 3 arcó FaXXuov = 106, 2a Galilaea ( !).
7. Beg . V (1923) 231 ; E. Haenchen, Die Apg . 423 s . 236 ; A . Greene, The North- South Galatia theory controversy : Bibl . Sacra 92
( 1933) 478-485 ; F. R . Hoare, A Plea for the traditional view of the North and
8 . El xaDsJfjc pretende resaltar especialmente la peculiaridad del iti-
nerario que lleva primero por Galacia y luego por Frigia y no es tan extraño South Galatian Theory: IrEcclRev 42 ( 1934) 113- 120 ; R . Syme, Galatia and
como piensa Ed . Meyer, Ursprung und Anfánge des Christentums III (1923) Pamphylia under Augustus : Klio 27 ( 1934) 122-148 ; F. M . Crownfield , The
singular problem of the dual Galatians : JBL 64 ( 1945 ) 491 -500.
79 s . 198 ss . Sobre xads c; cf . Beg . II , 504 s.
^
22 Introducción Introducción 23

— —
Les ha anunciado el evangelio Gál 1, 8 y lo han recibido de
él 1, 9. IlapaXajiftavstv incluye la recepción por anuncio misio-

que la misi ón en Galacia se debió a una circunstancia impre-
vista. Hech 18, 23 nos indica que tuvo lugar. Esta vez, en el lla -
nal y por aceptación de tradiciones y ense ñ anza, como demuestra mado tercer viaje misional, se supone una estancia en la que el
en relaci ón con las comunidades : 1 Cor 15, 1; Flp 4, 9 ; 1 Tes 2, apóstol «animó a todos los discípulos», aunque no se nombran
13 ; 4, 1 ; 2 Tes 3, 6. El los ha dado a luz : Gál 4, 19. Ocurri ó esto, ciudades ni comunidades concretas. Hecho, que coincide por
como Pablo mismo indica, con ocasi ón de una enfermedad que tanto, m ás o menos con Gál, nos señala Efeso, meta de aquel
lo obligó a quedarse por más tiempo en estos territorios : Gál tercer viaje misional, como el lugar en que Pablo, durante una
4, 13 s. Entonces hall ó acogida llena de amor por parte de los larga estancia , recibi ó noticias de Galacia. Pablo mismo no dice
Gálatas: 4, 14. nada de esto a diferencia de 1 Cor 1, 11 ; 5, 1.9 ; 6, 1 ; 7, 1. Du-
A la primera predicación siguió probablemente una segunda. rante esta estancia tiene que haber cambiado de modo alarmante
Lo indica el *t ó Tcpoxspov en 4, 13, que naturalmente significa ade- la situaci ó n en las comunidades galáticas.
más de «la primera vez» también , e incluso con más frecuencia, Estas comunidades se componían, como nos lo descubre Gál ,
«en otro tiempo», «antes», «anta ñ o» 10. Pero sería superfluo de gentiles en otro tiempo. Lo indican claramente los datos de
añadirlo y recalcarlo en Gál 4, 13, si no debiera distinguirse con 4, 8 ; 5, 3 s ; 6, 12 s. Los gálatas se habían abierto gustosamente al
él una primera de una segunda estancia n. Se ha dicho también evangelio del apóstol : 1, 6.8 s (11) ; 3, 1 s ; 4, 6.9.13s. l 9. Se ha-

que el ordenar la colecta para Jerusalé n 1 Cor 16, 1 se enten- — bían hecho bautizar: 3, 26 s y se habían hecho, por tanto, cris-
dería mejor en el caso de una segunda estancia en las comuni - tianos «paulinos». Así siguieron un tiempo. Pero ahora está n
dades gal áticas 12. Puede ser. Si coincide lo de la colecta con esta en trance de separarse otra vez del evangelio que se les llevó :
segunda estancia , la relaci ó n entre el apóstol y las comunidades 1, 6 ; 5, 7 s. Y esto ocurre, por supuesto, en un proceso rápido y
galáticas tiene que haber sido todavía buena. con tal violencia, que el apó stol tiene que empezar, segú n él pien-
Estos escasos datos de Pablo se completan y confirman con sa, con su predicación otra vez de nuevas a primeras: 4, 19 s. De
los dos lugares ya mencionados de Hech 16, 6 y 18, 25. Hech todas formas todavía hay esperanza de ganarlos de nuevo : 5, 10a.
16, 6 s menciona un viaje de Pablo (con Silvano y Timoteo) «por La deserción del evangelio paulino se ha debido a que «algunos»
Frigia y el país de Galacia», una vez que el camino a Asia les ha- (T í VSC; : 1 , 7) han aparecido en las comunidades galáticas y , vi-
bía sido prohibido «por el Espíritu santo». Se cambi ó todo el niendo de fuera , misionaron all í igualmente. Han tenido é xito
plan y marcharon a Misia para, desde allí, llegar a Bitinia. Tam- — —
y gozan ya de gran prestigio 5, 10 , mostrando desde el prin-

bién esto lo impidi ó «el Espíritu de Jes ús» 16, 7. Así que se en- cipio autoridad y celo : 4, 17 b. Han «hechizado » a los cristianos
caminaron hacia Troas, atravesando Misia —
16, 813. gálatas con su predicaci ó n: 3, 1 (4, 20). Pero indudablemente
que reforzaban su celo con ciertas amenazas : 4, 17. Así que han
Importante para nuestra cuestión en esta perícopa es que en
ella cuenta el autor de Hech un largo viaje sin bajar a detalles , «trastornado» a los insensatos gálatas: 1, 7 ; 5, 10 y los han
en conexión con su intento de exponer el maravilloso encamina- «sublevado» : 5, 12, apareciendo Pablo de pronto como su ene -
miento del apóstol hacia Europa 14. No se habla de misi ón en Fri-
gia y Galacia. Pero tampoco se dice que se intentara. Tal misión —
— —
migo : 4, 16. Esta xetajiovyj no es de Dios 5, 8 , sino que con-
tradice a la verdad 5, 7. Los misioneros extra ñ os, movidos por
se planeaba, por el contrario, para Asia , Bitinia y la costa egea
con sus ciudades. De este modo se nos confirma indirectamente
motivos sucios y egoístas
apóstol una peligrosa levadura
— — —
5, 17 ; 6, 12 s , son a los ojos del
5, 9. Destruyen el evangelio
— — —
1, 7. Por eso los alcanza la maldición 1,8 s y se acarrean

la condena de Dios 5, 10.
to. Cf. Bauer, o. c. ¿Quié nes son estos extra ños misioneros que se han metido en
11. Cf. Oepke, a.l . las comunidades paulinas de Galacia ? No ayuda mucho natural-
12. Cf. A. J ülicher-E. Fascher , Einleitung in das NT (1931) 76 ; K. Th .
Scháfer, Grundriss der Einleitung in das NT (21952) 117. mente llamarlos con este o aquel nombre comú n, como con el
13. Sobre ’Kap é pyo ai en este sentido cf. Bauer, o. c. ; E. Haenchen, Apg. largo tiempo corriente apelativo de «judaizantes», es decir, de
424, 4. ^ cristianos-judíos de proveniencia farisea. Tampoco ayuda desig-
14. Cf. M. Dibelius, Aufsátze zur Apostelgeschicte (1953) 170; E. Haen- narlos como extremistas cristiano-judíos en general , como cris-
.
chen, Apg 424 ss.
24 Introducción Introducción 25

-
tiano judíos de tendencia zelótica 15, o también de tendencia gn ós- tos fue entonces un caso candente de tooSaí eiv. En Galacia
^
tica 16. Una etiqueta así simplifica demasiado la realidad histó - no jugaba papel alguno, en cuanto se puede deducir de nuestra
rica. carta. No se puede, pues, desde este punto de vista colocar al

Se trata más bien para la comprensión histórica de Gál
de determinar y recopilar ciertos caracteres esenciales de estos
— mismo nivel, sin más ni más, a la «gente de Santiago» y a los pro-
pagandistas galáticos.
adversarios del apóstol en Galacia , para formarse de ellos una Pero otra cosa les interesaba sin duda : lo que en general se
idea de conjunto, que a su vez ilumine más claramente aspectos puede designar con la f órmula paulina de r¡\Lé paq, xapaxYjpsiafrat ,
concretos. Por supuesto que esto tiene sus grandes dificultades. y de lo que se habla en Gál 4, 1-7 y 4, 8-10. Allí se explica lo si -
No sabemos, por ejemplo, cuánto ha sabido el apóstol sobre sus guiente a los cristiano-gentiles de Galacia :
adversarios y qué garantías tenían esas noticias. El no los tiene 1) cuando eran gentiles no conocían a Dios, sino que servían
cara a cara y no conocemos a los intermediarios. Tampoco sa - a dioses que no eran verdaderos «dioses» ;
bemos todo lo que no le ha interesado de la agitación gal ática, 2) este servicio estaba bajo las axotxeta xou xoajAou , en el
lo que, sin embargo, serí a importante saber para la reconstrucción que participaban gentiles y jud íos ;
histórica. 3) Ahora se vuelven otra vez a las á afrsvr} xtu Ttxo d oxotysta ,
Problemá tico queda igualmente hasta qué punto relacionó el puesto que los gálatas siguen a los adversarios ; ^
apóstol a los intrusos de Galacia — quizá basándose en noticias 4) Ahora «observan » días, meses, etc. y se ponen así bajo
incompletas — con anteriores adversarios nomísticos, y si quizá la ley. Con otras palabras, aquello a lo que los adversarios han
los juzgó a la luz de los rcapE Í aaxxot á sAcpo í de Gál 2, 4. No po- llevado a los cristianos gálatas es la observacia legal de un calen-
^
demos decir, por último, con qué dureza atribuyó a sus adversa - dario, tras la que Pablo ve una caída tanto en el legalismo judaico
rios, para contestar sistemáticamente, una posición sistem á tica como en la doració n gentil de los dioses. Sus exigencias se re-
igualmente, él que se inclina por los cristianos gálatas. Quizá ferían, segú n las noticias de Pablo, a la observancia del calen-
no podían sus adversarios pensar en absoluto del modo que dario que se puede interpretar como veneraci ón gentil de las es-
Pablo les atribuye. Las raras acusaciones que segú n Gál dirigen trellas y servidumbre jud í a a la ley. Sus principales fines eran ,
personalmente contra Pablo, nos fuerzan a plantear tales pregun - por tanto, circuncisión y calendario. Ninguna otra cosa descu-

——
tas. Todo esto hay que tenerlo en cuenta prescindiendo incluso brimos como exigencia de esos adversarios. Pero su peculiaridad
de la escasa extensi ón de nuestra fuente , si se quiere aclarar no se agota con lo dicho.
la pretensión de los misioneros que Pablo ataca. Se puede preguntar sin duda a la vista de nuestro texto, si
Esta pretensi ón es desde luego clara en un punto : exigen que no pertenece a lo característico de los adversarios gálatas del
los cristianos-gentiles de Galacia se hagan circuncidar para sal- apóstol el que defendían claramente tanto un nomismo como un
varse. Lo atestiguan claramente Gál 5, 2s.6.12 ; 6, 12 s. Un dato antinomismo 17. Ciertos detalles lo indican. En Gál 6, 13 los
indirecto es también 5, 11 y, por otro lado, la menci ón de la exi - acusa el apóstol de que la misma «gente de la circuncisión» no
gencia de la circuncisi ón y su rechazo en Jerusalén 2, 3 5(7).—
¿Pero exigen sus adversarios además de la circuncisión alguna
- cumple la ley. 5, 3 resalta que quien se hace circuncidar tiene que
cumplir la ley. ¿Es que se han desentendido de la ley quienes exi-
otra cosa en cumplimiento de la ley ? Esto es de antemano proba- gen la circuncisi ón y el cumplimiento del calendario por parte
ble, pero no aparece tan evidente. Es curioso que no se hable de los cristiano-gentiles gálatas ? ¿Y no hay que leer entonces la
de que se insiste en los preceptos judíos sobre la comida. 2, 11-14 parte parenética de Gál , que ocupa nada menos que un tercio
se desarrolló anteriormente en Antioquía y es relacionado por de la carta, como dirigida contra una tal emancipaci ón de la ley
Pablo con la situaci ón galática sólo porque quiere probar su en teoría y práctica ? ¿No cobra relieve entonces la acentuación
independencia apostólica, indicando el rechazo de aquella conce - ciertamente convencional y al mismo tiempo relativamente fuerte
sión de Pedro. La observancia de los preceptos sobre los alimen -
. -
17 Lo ha defendido con mucho interés, variando la tesis de Wette, Lü t
15. Cf. B. Reicke, Diakonie, Festfreude und Zelos (1951). gert y Roper, Schmithals, o. c., mezclando en su importante trabajo, a mi
-
16. W. Schmithals, Die Haeretiker in Galatien: ZNW 47 (1956) 25 67. .
entender, lo exacto con lo falso (53 s 59 s).
26 Introducción Introducción 27

de los vicios sexuales en 5, 19 s, y también la iYxpá xe ' ra puesta


.
Enorme en el terreno teol ógico es la acusaci ón de que anula
al final de «catálogo de virtudes» ? ¿ No hay que atender también la gracia : 2, 21. De mayores consecuencias es la afirmaci ó n de que
a la acentuada contraposici ón entre y xveufiu en la perícopa no puede atribuirse en ningú n caso una autoridad como la de
5, 13-6, 10 ? ¿Y no va en el mismo sentido la denominaci ón xveu- los apóstoles de Jerusalé n . Para su evangelio y su misión no se

[ laxixoí —
6, 1 para los cristianos gálatas, es decir, que ellos, y
naturalmente sus maestros, deben ser considerados en la línea de
puede apoyar en revelaci ón, como pueden hacerlo, por el con -
trario, Pedro y los otros apóstoles. Tal ha sido indudablemente
los entusiastas corintios y, por tanto, en la de cierta gnosis judai- el fondo de su campa ña contra Pablo, segú n podemos deducir
ca ? Se encuentran tambi én indudablemente indicios de ciertos de- de su apologí a en Gá l 1 y 2.
talles propios de tales pneumáticos en 5, 15.26 ; 6, 3 s.7 : ambici ón La insistencia en decir que no ha recibido su evangelio de
de valía espiritual , el «gloriarse» y la «presuntuosa seguridad » . — —
un hombre ni por ense ñ anza 1, 11 s y que no ha sido enviado
Es dif ícil, a mi entender, dar respuesta a estas preguntas, pues
se pueden interpretar todos los lugares mencionados en general
— —
por un hombre o por hombres 1 , 1 hay que entenderla tan
en general como lo pide su formulaci ón y no incluye la negaci ó n
y en el terreno de los principios. Y faltan tendencias que uno de dependencia especialmente de las autoridades de Jerusalé n .
desear ía ver mencionadas, si es que se admite que los adversarios Si sus adversarios le echaran en cara especialmente esta dependen-
son «gnósticos jud íos». Por ejemplo, gnosis no juega papel alguno cia , tendrían que acusarlo de hecho 18 al mismo tiempo de que se
aquí , a diferencia de 1 Cor. La frase en la que Pablo acusa de ha apartado del evangelio de sus maestros. Pero tal acusación
icv £ ü|xaxixo í a los cristianos gálatas —6, 1 — indica m ás bien
una postura rigorista respecto de fallos morales, lo cual natural-
no aparece en Gál. Probablemente sólo lo han acusado de
que no ha recibido revelaci ó n del mesías Jes ús y de que, por ello,
mente no tiene por qu é excluir un laxismo en otros casos. Por no se puede comparar con las autoridades de Jerusal én. Pablo
otra parte es digno de notarse el otro frente totalmente distinto rechaza esto diciendo que ha recibido una revelació n inmediata
contra el que Pablo habla a partir de 5, 13 y que no representa un que excluye un evangelio humano, una misión humana e incluso
grupo «libertino» dentro de las comunidades gálatas. garantiza su independencia respecto de los apóstoles que lo eran
Quizá se nos hace dif ícil el conocer este aspecto de sus adver- —
antes que él como tambi én en general de «carne y sangre» ; 1 , 17.
Apenas puede decirse en qu é veían fundada sus adversarios
sarios, porque ellos mismos eran sólo relativamente indiferentes
respecto de las dem ás exigencias de la ley, fuera del aspecto ri - la autoridad de los apóstoles de Jerusalén. Posiblemente, pero
tual y cultual mencionado. Así que ese frente no aparecí a en pri- es poco probable, en que tuvieron contacto con el Jes ús terrestre.
mer plano, y las noticias que de ello recibi ó Pablo no le permitían Mejor quizá en que vieron al Resucitado. La idea de que el Resu -
reconocer la importancia de tal postura. El interpretó, por tanto, citado ense ñó a sus discípulos todos los misterios, para que los
estos brotes fundamentalmente como una falta contra el amor transmitieran a los demás elegidos 19, se inicia en Hech 1, 3; Le
en general. Tendríamos, pues, que considerar a sus adversarios
como representantes de una corriente pre-gnóstica, por así de- .
18. Cf Schmithals, o. c. , 35 ss.
cirlo. Pero lo mejor es renunciar tambi én aquí a ponerles nombre, 19. Cf. Bauer, Das Leben Jesu im Zeitalter der neutestamentlichen Apo -
mucho m ás teniendo en cuenta que eran posibles muchas varia- kryphen (1909) 266 ss. En Ps. Clemente 17, 13-19 se refleja en fórmulas tard ías ,
segú n H. J. Schoeps, Urgemeinde, Judenchristentum, Gnosis (1956) 17 ss, una
ciones en la propaganda judeo-cristiana , tratá ndose de un caso interpretación judeo-cristiana de auténticos apóstoles, que trataron perso-
histórico concreto. nalmente con Jesús, y de falsos apóstoles, que saben de Jesús por visiones y
Más clara es una cuarta característica de los misioneros gá- - -
sueños. A. Salles, La diatribe anti paulinienne dans « Le Roman Ps Clémentim>
et Vorigine des « Kérigmes de Pierre»: RevBibl 64 (1957) 516-551, pretente atri -
latas. Polemizaban violentamente, y ahora de nuevo casi por
buir esta distinció n de apóstol auténtico y falso a un estadio m ás antiguo ,
sistema , contra el apóstol Pablo. Si podemos decirlo esquem ática- es decir, a un panfletista que act úa contra Pablo, que está próximo a los acon -
mente, su polé mica se refiere a su persona , su obra y al origen de tecimientos y que hay que distinguir de KII. Este opone a la falsa gnosis pau -
su apostolado y de su evangelio. Le echan en cara ante todo adula- lina una verdadera, la petrina. Algunos elementos esenciales del KII ha asi -
ci ón para ganarse el amor de los hombres — Gál 1, 10 , pero — milado luego Elchasai, cuya enseñ anza halló su desarrollo en los ebionitas.
El KII hay que situarlo alrededor del a ño 100 d.C. ; el panfleto, pues, antes.

también inconsecuencia u oportunismo 2, 3 ; 5, 11 : ¡que predica -
Bousset Gressmann (31926) 461 s, ha señalado ya relaciones entre KII y
la circuncisi ón ! Elchasai ; las existentes entre Ps. Clem . y Elchasai las ha resaltado G. Born -
28 Introducción Introducción 29

24, 27.45.46 ; aparece en EpApost 1.2 ; OrSib 1, 381 ; Clem. Ale - Todos estos aspectos reúnen los partidarios de Cerinto, como
se nos presentan como relativo detalle en Epifanio, Pan. haer .
jandrino, Hypotyp. 6, en Eusebio, Hist . eccl. 2, 1 , 4 y más tarde
jugará un papel siempre creciente en cí rculos gnósticos, por ejem - 28, 1 s 20. De Cerinto dice Epifanio 28, 1, 4 ; 2, 6 que empezó su
plo : ActJoh 88 ; Iren . 1 , 30, 14 ; Pistis Sophia, etc. Quizá compar- predicaci ón en Asia 21 y que su escuela floreció allí, akXd xcd év
tieron los adversarios de Pablo esta idea , pero no lo sabemos. xi¡¡ Faka-z í a xá vu yjxpictasv : Epifanio 28, 6, 4. Defendía una cristolo-
Sólo conocemos que Pablo defendía contra ellos su convicci ó n gía doceta que ya no nos es fácil determinar en detalle. Era , pues,
de haber recibido igualmente revelación directa de Jesucristo, cristiano gnóstico : Epifanio, Haer. 28, 1, 2.4 s; 5, 1 s ; Ireneo I
y que ponía esa revelación, que ciertamente era la revelació n 26, 1 ; Ps. Tert., Adv.omn.haer. 3 ; Eusebio, Hist.eccl. 3, 28, 1 s.
del Señor exaltado, al mismo nivel que la del Resucitado 1 Cor
15, 8 ; 9, 1.
— Predicaba ante todo la circuncisión 22 ; Epifanio, Haer. 28, 2, 6 ;
5, 1 s y, en general, un TooSouajióc arc ó jispooq : Epifanio, Haer.
En el aspecto hist órico- religioso sólo hasta cierto punto se
puede identificar a los adversarios del apóstol. La exigencia de
28, 1, 3, que es relacionado por Filóstr., Haer . 36, 3 con el cir
cuncidere y el sabbatizare 23. Según él son los ángeles los creado-
-
-
la circuncisi ón los sit ú a en una tendencia judeo cristiana. El res del mundo y los que se dan la ley: Epifanio, Haer. 28, 1, 2 s ;

presionar sobre la observancia del calendario que Pablo cali- 2, 1 ; Ps. Tert., Adv.omn.haer.3 24. Eusebio, Hist. eccl. 3, 28, 2.5

^ —
fica de veneración de las axoi eta xou xó ajxo ü , hace suponer su
relaci ó n con un judaismo de cí rculos apocalípticos, a los que per- Gayo y Dionisio de Alejandr

cf. también 7, 24, 1.5 ; 25, 3 , basá ndose en sus informadores
ía, apunta la relaci ón de las tenden-

— —
tenece también Qumrán. Surge otra vez naturalmente en un
estadio más desarrollado en las comunidades del valle del Lí-
cias libertinas con un quiliasmo 25. Testigo del antipaulinismo de
Cerinto es igualmente Epifanio, Haer. 28, 5, 3. Allí se dice x ó v Se
eos. Atestigua esto Col que conoce una veneraci ón de las «stoi - Yla ükov dO’STOuat $ ta T ó ¡XT] rcsí ftsa&at r j Tuepixopi fl, all á xat é xpáXXoo-
^
'

cheia » en conexi ón con una cosmología , cristología, una doctrina ocv aux ó v $t á x ó etpTjx é vai... (Siguen Gál 5, 4 y 5, 2).
de divinización y ascesis, de lo que en Gál no se habla. Se puede No vamos a pretender establecer una directa conexión de
unir un limitado nomismo con tendencias libertinas, como lo Cerinto y su secta con los adversarios judeo-cristianos de Pablo
indican, por ejemplo, las noticias sobre los partidarios de «El- en Gaíacia. Pero no se puede negar a la vista de las fuentes que
chasai» en Hipólito, Elench. 9 , 13, 4 ; 14, 1; 15, 1 s, quien lo acusa en él se juntaron tendencias semejantes y que aparecieron en un
de lanzar la ley como cebo. Epifanio, Pan. haer. 19, 1, 5 dice, por estadio más desarrollado de la gnosis. Un poco se confirma con
el contrario, de un supuesto hermano de «Elxai », Te aloc, que ellos, de modo indirecto, la idea que nos hemos formado de los
^
era á x ó ’Io üóa íov opficofievoc; xat xa To üó atojv <ppovo)v , xaxa vojxov Ós
jxTj 7to )axe üó|Ji £ voq. Se puede probar fácilmente que tales grupos son
adversarios del apóstol, fundándonos en Gál.
Para la exégesis de Gál no es decisiva la imagen histórica ,
-
antipaulinos. Citemos como ejemplos la fuente KII de las Pseudo- pues como quiera que hayan sido sus adversarios y sean cuales
clementinas ; los llamados ebionitas en Ireneo, Haer. 1, 26, 2 ;
Eusebio, Hist. eccl. 3, 27, 4 ; Filóstr., Haer . 36, 3 ; otra clase re- 20. Cf. también Ireneo, Adv. haer. 1, 26, 1 ( = Hipólito, Elench. 7, 33 ;
presentan : Ireneo, Haer. 3, 15, 1 ; Orígenes, C. Cels. 5, 65; Homil. 10, 21); Eusebio, Hist. eccl. 3, 28, 1 ss.
in Ier. 19, 20, 1 7 ; Epifanio, Haer. 30, 16, 18 ; 25, 1.
- 21. Cf. Ireneo, Adv . haer. 1, 26, 1.
22. Curiosamente se fundamenta la circuncisión con que también Cristo
fue circuncidado, y no con que es cosa de la ley. Cf. Epifanio, Haer. 28, 5, 1 ss ;
kamm, Das Ende des Gesetzes (1952) 149 s ; para las relaciones entre KII 30, 26, 1 s.
y las concepciones jud ías tard ías (Henoc, esenios, etc.) : O. Cullmann, Le 23. Se apartan de esto claramente los elchasaítas: Hipólito, Elench. 9,
. .
probléme littéraire et historique du roman ps clémentin (1930) 50 s 176 ss ; 14, 1 ss, y los 'Oaarjvot relacionados con ellos de alguna manera : Epifanio,
entre el cristianismo jud ío de matiz ebionita y la secta de Qumrá n : id., Die .
Haer. 19, 5, 1 y los llamados ebionitas: Ireneo, Adv. haer 1, 26, 2 ; Hipólito,
neuentdeckten Qumrantexte und das Judenchristentum der Pseudoklementi
-
nem, en Neutestamentliche Studien für R. Bultmann (21957) 35 51. Cf. también
- .
Elench 7, 34, 1; Epifanio, Haer. 30, 2, 2 ; 26, 1; 30, 28.31.33 ; Eusebio, Hist ,
eccl. 3, 27, 27 ; Ps. Tertuliano, Adv . haer . 3.
J. Thomas, Le mouvement baptiste en Palestine et Syrie (1935) y J. Danié- 24. Segú n Hipólito, Elench. 9, 16, 2 s, se relacionó, entre los elchasaítas,
-
lou, Théologie du Judéo Christianisme (1958), passim. Sobre el antipaulinismo el sabbatizare con la adoración de las estrellas y de los á ngeles; lo mismo
ocurre en el Kerygma Petri, fragm. 3 y 4 (E. Preuschen, Antilegomena, 21905,
cf. Hennecke, 127 s ; W. Bauer, Rechtgláubigkeit und Ketzerei im áltesten
Christentum (1934) 215 ss; G. Streeker, Das Judenchristentum in den Pseu
doklementinen (1958) 187 ss.
- 89 s).
25. Cf . B. Reicke, o. c., 249 s.281.401 s ; J. Daniélou, o. c., 81.
30 Introducción

sean las ideas concretas que defendían, Pablo los tiene — de acuer-

do con las noticias recibidas por representantes de un nomis-
mo judeo-cristiano que no es consecuente consigo mismo, sino
que da de lado a la exigencia fundamental de la ley : el amor. Si
hubiera aparecido en Galacia entre las comunidades cristianas
otra especie de judeo-cristianismo legalista , dif ícilmente hubiera
contestado el apóstol de otra manera.
Su «respuesta » se mantiene en el terreno de los «principios».
Es decir, tiende a aclarar la situación teol ógica y enjuicia la pre-
dicació n de sus adversarios globalmente a la luz de la revelación.
Esto vale para la* exigencia de la circuncisi ón y para la observan-
cia del calendario, que Pablo aprovecha para discutir la cuestió n
de la ley como camino de salvaci ón. Vale asimismo en relación
con los ataques de sus adversarios contra su autoridad. Al acla-

rar tales ataques que habrá sufrido con toda seguridad no sólo
en Galacia — se ha desarrollado probablemente su propio con-
cepto de á%Ó QXo\o<: ITJOO ü Xpiaxou. En la medida en que Pablo des-
cubri ó una postura antinomística en sus adversarios y en quienes
los seguían, la combati ó también partiendo de la interpretación
global de la exigencia de Jesucristo. A la vista de esa respuesta

fundamental del apóstol frente a la situaci ón gálata que natu-
ralmente no excluye ni recuerdos histó ricos ni una llamada per-
sonal — , no será equivocada una exégesis que se preocupe de la
situaci ón de que habla Pablo, aunque determinados detalles his-
tóricos queden oscuros.

i
El prólogo 1, 1-5
1 Pablo, apóstol, no por parte de hombres, JII mediante hombre,
j/rto mediante Jesucristo y Dios Padre, /o resucit ó de entre los
muertos; 2 .y todos to hermanos que est án conmigo, a to iglesias
de Galacia: 3 gracia y paz a vosotros de parte de Dios Padre
nuestro y del Señor Jesucristo, 4 que se entregó a sí mismo por
nuestros pecados, para sacarnos de este mal tiempo presente, ¿e
gw/z /a voluntad de Dios Padre ; 5 a / cwa / ¿e dé gloria en los siglos
-
de los siglos. Amén.

No se exagera diciendo que Gál demuestra incluso por su


forma , cuá n afectado est á su autor por la amenaza contra su au-
toridad apost ólica y su evangelio. Por una parte Gá l está escrita
con los elementos de cartas en que no se dan sino órdenes, mien-

tras que el apóstol excepto Flm naturalmente oscila entre—
la forma de carta privada y la de carta oficial. Por otra parte ra-
ramente se rompe el carácter oficial unitario del escrito, y cuando
esto ocurre es por dar un matiz sumamente personal a determi-
nados elementos de la carta 1.
La superscriptio, donde se menciona al remitente, contiene en
la llamada intitulado una detallada autocalificación del apóstol.
Ello y la alusi ó n de los dem ás remitentes dan la impresión de que
se trata de algo oficial. Por otra parte la titulaci ó n está redactada
en estilo individual para oídos helenistas. La superscripts, como
acostumbra Pablo, vela también aquí la primera persona : xai o!
aiv Ijxot irá vxec; d&sXcpoí. Esto es algo que en el campo profano se
encuentra a lo m ás en escritos confidenciales.
En la adscriptio, nombrando a los destinatarios, se da la di
rección muy brevemente. Faltan, como se ha notado con fre-
-
.
1 Cf. para lo que sigue O. Roller, Das Formular der paulinischen Briefe
.
(1933) 55 ss 78 ss. 92 ss.
34 Gál 1, 1 G ál 1, 1 35

cuencia y a diferencia de todos los demás encabezamientos epis- el doble sentido de mensajero enviado con una tarea por el co-
tolares paulinos, todos los predicados en honra de las iglesias a mitente y autorizado para representarlo. En el concepto se in-
quienes se dirige. Naturalmente esa falta tiene su fundamento en cluye a partir de su raíz griega y judía la idea de que se trata de
la especial situaci ón del apóstol respecto de esas iglesias. Al algo de derecho pú blico.
mismo tiempo tiene que reforzar el carácter oficial del escrito.
La salutatio comienza en una segunda frase 2, como es cos-
— —
’AxoaxoXoc es refiriéndose a una persona un delegado co-
misionado : Herodoto 1, 21 ; 5, 38, como se ve también por 3 Bao.
tumbre en Pablo y en conformidad con el estilo epistolar de oriente 14, 6 Aq . ; Is 18, 2 ; Justino, Diálogo 75, 3 ; Josefo, Antiquitates
y de Asia occidental. Se deriva este estilo en último término de 17, 300. Aquí parece en primer té rmino el aspecto del ser-enviado.
formularios oficiales y da al carácter oficial de la forma epistolar De modo esencialmente más estrecho se relaciona el concepto
un matiz especial, en cuanto que brinda al apóstol la oportunidad
de reconocer en qu é consiste el consuelo de la vida de los cris-
axóoioXoc con el sáliah, una realidad jurídica tardía entre los ju
díos 5, cuyos comienzos se pueden probar ya para el tiempo pose-
-
tianos gálatas y del apóstol que ahora atacan. Se sobrepasa así
con mucho el marco de la salutatio corriente. El interés del apóstol
— —
xílico 2 Crón 17, 7-9 , pero que probablemente son más an
tiguos. Lo característico de los sH ühím no es el hecho de su misión,
-
no puede encerrarse en el esquema de una carta oficial. ni el contenido de su tarea, sino el hecho de su comisión y de la
El carácter oficial de su escrito vuelve a aparecer cuando se autorización implicada , tan decisiva que el comisionado es re-

entra en tema 1, 6. Se distingue este comienzo por su gran du-
reza, más si se lo compara con otras cartas paulinas que se aco-
presentante de su comitente 6. No importa si el sáliah representa
a un individuo o a un grupo. Los rabinos que son enviados por

modan a la costumbre antigua aunque modificada en sentido la autoridad central a toda la di áspora y con los que se relaciona

cristiano de hacer mención de los destinatarios, dando gracias
o pidiendo por ellos 3. También el final del tema 6, 17 se — —
en su sentido propio la designación selühim, son representantes de
los escribas y de todo Israel.
formula sucinta y fríamente. Se ha dicho con razón que incluso Con el título áxdaxo\OQ se llama la atención a los gálatas no
en cartas meramente oficiales de autoridades gentiles se habla de sólo sobre el carácter «oficial» del remitente, de forma que su
modo más personal. autoridad se distingue de antemano de una potestad personal o
Por supuesto que la explicaci ón del contenido del prólogo es también carismática. Para los lectores el tí tulo de apóstol incluye
más importante que observar la peculiaridad formal de Gál. Es igualmente la idea concreta de que éste es un enviado plenipo-
verdad que la observació n de esa formalidad de las expresiones tenciario del evangelio, y que escribe como mandatario enviado
indica cómo la situación obliga al apóstol a acentuar con más por Jesucristo.
— —
fuerza y no por capricho el carácter autoritario y oficial de
su carta.
El primer aspecto no se expresa aquí, pero es claro en: 1, 16
y 2, 7. Cf. Rom 1, 1.5 ; 1 Cor 1, 17 ; 9, 16 ; 1 Tes 2, 4. El segundo
. .
V 1 IlaoXoc ax óaxoXoc : el nombre del remitente tiene a su
— —
lado un título que con cierta distancia objetiva 4 se concreta
a su vez con más detalle : oox dx ' ávd- pcóxtov oud é Bt ' á vDpcoxou á XXá 5. Con razón da mucha importancia a esto el interesante art ículo de
§iá TrjaoQ XptaxoO xai Dsou xaxp ó c; xou ¿“fetpavTOi; aux ó v ex vsxprnv. Rengstorfs : ThWNT 1, 406 ss. Sobre el concepto dxóatoAo*; cf. igualmente
Lightfoot : 92 ss ; Burton : 363 ss ; H. Bruders, Die Verfassung der Kirche
Pablo «plenipotenciario», tendríamos que traducir conforme al
sentido, pues en el concepto OLKOGTOIOS está implicado en general nack, Die Mission und Ausbreitung des Christentums in den ersten drei Jahr
--
(1904) 344 ss ; Batiffol, 39 ss ; P. Batiffol : RevBibl 3 (1906) 520 ss; A. v. Har

hunderten I (41924) 332ss.340ss ; A. Oepke: ThStKr 105 (1933) 398 ss ; G .


Sass, Apostelamt und Kirche. Eine theologisch exegetische Untersuchung des
-
2. Cf. E. Lohmeyer: ZNW 28 (1927) 158 ss. Además G. Friedrich, Loh - .
paulinischen Apostelbegriffes (1939) ; A Wikenhauser, Apostel, en RAC I
(1942) 553 ss ; E. Kásemann, Die Legitimitát des Apostéis: ZNW 41 (1942)
meyers These über « Das paulinische Briefpraesckript » kritisch beleuchtet :
ZNW 46 (1955) 272-274. - .
33 71 ; H. v Campenhausen, Der urchristliche Apostelbegriff : StTh 1 (1947)
3. Sobre frau|idC ü> oxt ... cf. después. -
96 130 ; A. Fridrichsen, The Apostel and his Message, 1947 ; E Lohse, Urs
. -
4. La coma del texto de Nestle, que a Zahn le resulta incomprensible y -
prung und Prágung des christlichen Apostolats; ThZ 9 (1953) 259 275 ; E. Kredel,
que de hecho no es aceptable, da la impresión de que el oux ax’ avftp ú xcuv es
una aclaración. Suprimiendo la coma, aparece con más claridad el sentido . . -
Der Apostelbegriff in der neueren Exegese ; ZKTh 78 (1965) 169 193.257 305
6 Cf. el principio formulado en Berach 5, 5: iilühid sel ’ ádám kcmót ó
- .
participial comprendido en el sustantivo á x óaxoXoc;. el enviado de un hombre es como él mismo.
36 Gál i , 1 Gál / , 2 37

aspecto es el que se acent ú a fuertemente. Es tema de indudable caces respalda en este plenipotenciario y representante suyo,

— , si se mira a la comisión— de la
discusi ón 7 y el negar la misión inmediata de Pablo por Jesucristo cf. Rom 15, 15 s ; 2 Cor 5, 20, precisamente en ese orden pleni-
es el fondo del ataque de sus adversarios en Galacia. potenciario y representante
El Bia ’fojooO XptatoO, que falta completamente en 1 y 2 Cor, tarea.
por ejemplo, se explica de distintos modos. No son hombres
quienes delegaron y autorizaron al apóstol, sino Jesucristo y Dios
Pablo se ha hecho «apóstol» por la revelaci ón de Cristo re
sucitado que le ha sido dada. Tal revelaci ón se debe naturalmente
-
Padre. No se puede hacer mucho hincapié en la distinci ón de las a quien como Padre de Jesucristo lo ha resucitado de entre los
preposiciones cbc 'av &pamuv y St ' avOptÓTcoo. Contra esta distinción muertos. Por eso experimentó el apóstol en la revelaci ón de Jesu-
est á sobre todo el hecho de que a ambas se les contrapone una cristo al Dios que resucita a los muertosn. Su apostolado se
sola, 8 t á, en relaci ón con Jesucristo y Dios Padre 8. Pero tampoco funda , pues, en la OiXyjixa ftsoO , como expresamente lo dice al
hay que ver en el » cambio de preposiciones sólo una expresió n
plerof órica, puesto que coincide con el cambio de n ú mero de la
-
comenzar 1 2 Cor, cf. Ef, Col , 2 Tes. Pero el Dios que aquí
hace eficaz su voluntad es el Dios victorioso sobre la muerte en
misma palabra. Partiendo de esto es desde donde habrá que ex- Jesucristo. Worner dice: «Hay una relación esencial entre la re-
plicar el sentido de toda la expresi ón . Pablo es apóstol que no ha surrecci ón de Jesucristo y el acontecimiento por el que Pablo se
sido enviado por hombres, ni el o óSé contiene una cierta in-
— hizo apóstol , relación que se hace clara en parte por 1 Cor 9, 1 ;

tensificación recibi ó la tarea por un hombre, sino que es en 15, 8 y en parte por Ef 1 , 19 s».
Jesucristo y en Dios Padre en quienes radican el origen y la me- y. 2. Pablo acentúa en la intitulatio de Gál no sólo la gran
diaci ón del mandato 9. autoridad de su ministerio, sino tambi é n su acuerdo con los «her-
No se dice de qué hombres se trata. Pablo no se para a refle- manos». Remitente de la carta es él mismo «y todos los hermanos
xionar sobre posibilidades concretas, ni tampoco sus adversarios que están conmigo». El acento recae sobre las dos palabras:
en Galacia las concretizaron en sus ataques. En terminología pau- mxvTsc; á híKfoí . Tambi én en otros escritos interesa al apóstol nom-
lina Pablo ser ía algo así como los OKOOZOKOL é x.xkr¡oi<bv, que apa-
brar entre los remitentes a algú n «hermano» que o procede de la
recen en Rom 16, 17 ; 2 Cor 8, 23; Flp 2, 25. Pablo lo rechaza
enérgicamente 10. El deriva su mandato inmediatamente de Je-
sucristo y de Dios, cuya voluntad de enví o y cuya autoridad efi-

comunidad de los destinatarios 1 Cor 1, 1 o le es conocido


por su actividad 2 Cor 1, 1 ; cf. Flp 1 , 1 ; Col 1, 1 ; 2 Tes 1, 1 ;
Flm 1. Esto indica tácitamente que el apóstol tiene junto a sí y
en su favor precisamente a tales hombres, que no han sido lla-
mados y comisionados directamente por Dios, pero que pueden
7. Cf . Crisóstomo, a. L : «Con buenas razones escogió, pues (el apóstol ) ser mediadores entre él y la comunidad, elegidos de en medio de
este comienzo. Puesto que ellos hacían mala su doctrina y decían que provenía ella por el apóstol.
de los hombres, mientras que la de Pedro venía de Cristo, toma postura con-
tra ello ya al principio y acent úa que es apóstol “no por parte de hombres, Puede ser que, ante algunos miembros de la comunidad, la
ni mediante hombre”. Es verdad que lo ha bautizado Ananias, pero no es él autoridad personal de un « hermano » haya reforzado de manera
quien lo arrancó del frenes í y lo condujo a la fe, sino el mismo Cristo, que lo
llamó tan maravillosamente desde la altura y con ello lo cogi ó en su red ».
decisiva la autoridad ministerial del apóstol , aunque el hermano
8 . También Ignacio Filadelfios 1 usa indistintamente arco y’ Bid en su apenas haya contribuido al escrito apostólico más que con su
frase parecida a la expresión paulina : oux dep’ sautoO o6Bs Bt avfrpióiroov nombre. En Gál Pablo no nombra a ning ú n hermano en particu-
xexT7¡aftai trjv Biaxovtav. Cf. también , aunque sea distinto, el cambio de
iv y lar, pero tampoco escribe « hermanos», como algo que no tuviera
Bid : 1 Cor 12, 8 s ; 2 Cor 3, 11 . En Rom 3, 30 el cambio de ix y Bid se debe importancia, sino que intencionadamente lo que dice es: o í civ
quizá al contenido.
9 . Cf . la formulación de Káhler 28 : Pablo acentúa «que su posición de
mensajero no le ha sido concedida por hombres, ni comunicada
por algún
hombre, sino por Jesucristo ». Lagrange resalta : «Chaqué préposition a sa
valeur prope, Pune marquant l ’origine du pouvoir, l’autre la designation».
10. No es exacto que con axóaxoXo!; oux ax’ avDp ámuv se quiera decir que 11 . El predicado : ó lysí piov « utov ix vsxp íov, referido a Dios Padre, es
el apóstol «desde su milagrosa llamada... (se haya) separado de los hombres una fórmula hecha , pero no por eso superflua. Cf . Rom 10, 9 ; 1 Cor 6, 14 ;
(es decir, del pueblo judío)» (Hauser, o. c. , 1 s). En el contexto se trata única- 15 , 12; 2 Cor 4, 14 ; 1 Tes 1 , 10 ; Ef 1 , 20 ; Col 2, 12b (Hech 3, 15 ; 4, 10 ; 5 ,
mente de la missio. 30 ; 10, 40; 13, 30.37).
38 Gál 1, 2 Gál i, 3 39

é jxoi xá vxec áSekcpo í. Lo que le interesa es poder remitir al consen- escribe ala éxxXyp ía ... iv frsuj itaipi (fyjubv ) xai xup ío) ’ bjaoo Xpiaxqí
sus de todos los hermanos que lo rodean 12. como dice en 1 Tes 1, 1 ; 2 Tes 1, 1. No los llama á poi... é v Xpta-
Es dif ícil decir quiénes son estos hermanos. La expresi ó n o[ tq) ’Ejaou, como ocurre en Flp 1, 1, y tampoco ccjcoi... xai
OL> V é jiot xdvxeq aSeXcpoí se ha de interpretar con tanta extensió n
xtoxo í, como E f l , 1. Ni se encuentra la designaci ó n d-pot xai maTo í
como la f órmula misma lo permite, y no limitarla — con Hilgen- áhskyo í de Col 1, 1. Mucho menos se encuentran las abundantes y
feld, Lightfoot , Lipsius, Sieffert, Burton, Oepke, etc.
miembros de la comunidad en la que Pablo trabaja en cada oca-

a los honrosas predicaciones de 1 Cor 1, 2: Yjpaapivoi Iv Xpiat ü) ’I aou ,
xXTjiot a-pot , o la de Rom 1, 7: d axeToi dso ó, xlr¡ zo\ dytou
Es claro que el apóstol quiere^ guardar la distancia 14. Esto no
^
sión. El oi> v é jjLo í no puede decidir nada y cualquier otra explica -
ción tiene tanto en su favor como en contra. Y Pablo tampoco está significa naturalmente que Pablo no bendiga en la salutatio a
interesado en aclarar de quiénes se trata , sino sólo en resaltar el la comunidad, como es su costumbre. V. 3. Es así como hay que
hecho del uná nime asentimiento. Escribe la carta, por tanto, entender todo este saludo : yá pn; ó ptiv xai sip vy]... La bendici ón
también en nombre de los representantes de la concorde frater-
nidad cristiana. Esto debe dar que pensar especialmente a todo
^
no es un «desearles gracia y paz de parte de Dios y de Cristo»
(Sieffert), sino una donación de gracia y paz, que proceden de
aquel con quien vaya el asunto. Dios y de Cristo, por medio del apóstol. Que se trate de un don,
Pablo escribe t a t c éxxVy¡oíate Takax í ac . Se trata, pues, de se ve por Gál 6, 16: elpr¡vr¡ l-jr ' auiooc xai IXsoc, xai ir á Tó V ’Iapa -
circular a diversas iglesias de Galacia. Estas tienen que estar en Y¡X too ftsou. También se pueden comparar: Rom 1, 18 ; 2 Cor 12, 9 ;
una relaci ón mutua determinada y hallarse en parecida situaci ón Me 1, 10; Hech 19, 6 ; Le 2, 25.40 ; 4, 18. Muy claramente se aprecia
interna y externa. A todas puede el apóstol abordarlas conjunta- esto en Mt 10, 13 = Le 10, 5. El proferir el etpVjvrj xcp oí xtp xo ó xtp
mente. No se puede decir con toda seguridad qué territorio de produce el paso de la bendici ón sobre la casa. Con vistas a Gál
Asia Menor es esta V¡ Talaz í a. Probablemente no es la provincia 1, 3 se puede, pues, decir : el enviado de Cristo y de Dios trae en
romana, sino la regi ón de Galacia en el centro de Asia Menor. la salutatio a las iglesias de Galacia «gracia y salvación» de Dios
Con la mayoría de los comentaristas 13 buscamos las kxxkr¡ cs í ai y de Cristo. Como bendecidos de esa manera es como oyen su
TT¡C TaXaiíae en la mencionada regió n de Galacia , y por ellas enten- mensaje, el del apóstol.
demos aquellas comunidades que el apóstol ha fundado en su se- En lo referente a la f órmula de bendici ón en sí hay que decir
— —
gundo viaje misional Hech 16, 6 y a las que ha visitado por que no es original, ni hecha para la carta, sino que surgi ó en el

primera vez durante su tercer viaje Hech 18, 23. La exégesis
ulterior mostrará que esta suposición se puede conciliar con otros
culto y se tomó de ahí. De todos modos la frase trimembre y sin
artículo en las predicaciones de frsoq TOTTí P y *ú pio ;< muestra en esos
datos apuntados en la carta. dos detalles un cierto estilo lit ú rgico. En cuanto a su contenido
La dirección se pone muy concisamente. Sólo se menciona el los distintos giros hacen pensar en una tradición judía y de la
nombre de los destinatarios. «¡Advierte también aquí la profunda comunidad cristiana 15. No aparece en la bendición lo específica-
indignación !» (Crisóstomo). No los llama el apóstol ixxkTjoía TOt) mente paulino, aunque Pablo le ha dado naturalmente un sentido
0- eoo, como hace con la comunidad de Corinto en 2 Cor 1, 1. Ni propio al pronunciarla.
No parece que pueda dudarse razonablemente de que la f ó r -
12. Con razón dice el Ambrosiaster : «Postquam auctoritatem suam com -
mula y á pic; ó jilv xai sipyjvyj es una variación del saludo de bendi -
mendavit, adhuc auget ad causam, ut caeteros, qui secum erant, omnes com-
motos adversus eos ostenderet. Quamvis sufficeret auctoritas eius, ne posset
refutari, tamen ut gravet factum il íorum, quo a prima fide destiterant, multos 14. Se aprecia también en la carta. El tratamiento a los miembros de la
secum accensos ad errorem iltorum arguendum designat . Facile enim poterit
quis intelligere errare se, si a multis se videat reprehend í». Cf. también Crisós- 5, 11.13 ; 6, 1.18.
— —
comunidad no pasa de excepto 4, 19 d &e\<poc : 1, 11 ; 3, 15: 4, 12.28.31:

tomo a. L : «Lo han calumniado como si estuviera aislado con su predicación 15. Cf. J. Weiss sobre 1 Cor 1, 3; Billerbeck III, 25; E. Lohmeyer : ZNW
e introdujera una nueva doctrina. Para disipar su sospecha y para mostrar que 26 (1927) 162 s ; L. Brun, Segeti und Fluch im Urchristentum (1932) 65. El
argumento de G. Friedrich, o. c., 273 contra la opinión de Lohmeyer, es de-
tiene muchos que piensan como él, agregó a los hermanos y dio con ello a
entender que el contenido de su escrito está conforme con el sentir de ellos». cir, que el saludo dpr¡vr¡ sin artículo tiene que hacer que tampoco lo lleven
13. Representan la llamada «teoría gálata-meridional» : W. Ramsay, freó;t , iraxTjp, xó ptos ’ hpobz Xptaxó c;, convence tan poco como el otro, o sea,
que Pablo no hubiera podido variar una fórmula tomada del culto.
Th. Zahn, J. Weiss, V. Hehn, Ed. Meyer, E. Burton, G. Duncan etc.
40 Gal 1, i Gd/ I, 4 41

ción judío por parte de la comunidad cristiana. En lugar del La ampliación de la intitulatio, que representa el desarrollo de la
á Xsoc, que en la teología paulina se refiere a la misericordia divina exigencia implicada en el concepto á z óaxoXoc, remite a lo que se
respecto de la deficiencia en obras, apareció el concepto radical dice en los capítulos primero y segundo. El suplemento de la sa -
de yá pi <;, que expresa el actuar gratuito de Dios, necesario con lutatio, que aclara el don dado en «Jesucristo», tiene ante los
vistas a cualquier acci ón por muy perfecta que sea. ojos el tema de los capítulos 3-6.
La eiprjvy] es más el efecto y el resultado del actuar gratuito de . .
V 4 ¿Cómo se describe la acci ón de Jesucristo ? Formal -
Dios y, como tal, es salvación en la que se hallan los bendecidos mente habla en primer lugar del acontecimiento en sí y luego se
— Rom 5, 11. En la incomprensible paz de esa salvaci ón puede

ahora mantenerse su corazón Flp 4, 7. E!pYjV7j no es «la paz de
fija en el efecto del hecho. Al acontecimiento se le llama 8o 5vat
éautó v rksp Tcov á piapTUov 18. La acción de Jesucristo consisti
ó
la conciencia reconciliada» (Oepke), por mucho que pueda ser
eso donde se la reciba, en la «conciencia». Se trata de la paz ob-
en su entrega por nosotros. En vez de Bouva » éaoxo'v con para
lelos terminológicos y objetivos en 1 Tim 2, 6 y Tit 2, 14 , es
— — -
-
jetiva que Dios ha hecho y que él concede. cribe Pablo en 2, 20 (cf. Ef 5, 2.25) : xo ü á fax
*
, 7¡aavxd ;< jte xai aiapa-
Gracia y salvación proceden también airó dsou xaxpó <; ó|tu> v xaí Sdvxoc eaux ó v óitsp Ijioü.
x ü ptoo TT¡OOO Xpioiou ... Ambos la han causado, pero en el % CLXT¡ P También en otras partes se expresa la entrega de Cristo casi
YjjjL& v se expresa más el creador , mientras que xó pioc Tijoouc
Xpiat Ó Q se fija más en el fundamento, al que se refiere la frase de

siempre con el verbo xap«8 t §dvat Rom 4, 25 ; 8, 32 ; 1 Cor 11, 23 ;
cf. también los numerosos lugares de los sinópticos 19. Influye en
participio que sigue. Gracia y paz vienen a través del apóstol
sobre las iglesias de Galacia, y vienen de parte del Dios que como
esa formulación el uso de xapctStSdvat en Is 53, 6.12 que se inter
preta cristol ógicamente. En Is se dice : xai x ó ptoc xapsSauxev a ó x óv
-
«nuestro Padre» ha realizado la filiación de los bendecidos, por
.
- xaic á fiapxtaic yjpuMV o xai a ó x ó c qiapxiac izokkibv á vqveifxev xai 8td
xac á pLocpxtac a¿tari irapsSófiy]. La última cita resuena claramente
que Jesucristo se ha hecho su Señor El xó ptoc; es el dominador
escatológico y juez del mundo. Cf. 1 Cor 8, 6 ; Flp 1, 11 ; 1 Cor en Rom 4, 25, donde también en pasiva se dice : oc xape &dlb]
12, 3. .
St á ftapaxxcó fJtaxa r¡ jxcbv
En eso consiste la bendici ón que se expresa en la salutario. Es fácil relacionar la suerte del xatc fleou con el recuerdo de
Pero el decir que el x ó ptoc Trjaoó c; Xptax ó c es aquel de quien parte Jesús. Rom 8, 32 indica que en el xapaSo vott está actuando Dios ;
la bendición, da a Pablo ocasi ón para detallar más sobre su con-
dición de mediador de la salvación. La bendición emana del acon -
^
cf. Jn 3, 16. Tales textos contribuyen a explicar el contenido de
Gál 1, 4. Se ve además por ellos que el acontecimiento salvífico
tecimiento salvífico que ahora se describe. Con esta exposición se de Jesucristo consiste en la absoluta autoentrega de Jesús, que
da al mismo tiempo a la comunidad una primera idea sobre la completa de ese modo la obra de Dios.

——
acción de Dios que salva a todos los cristianos en su totalidad, A continuación se indica la realidad que mirada desde la
y que es la única que salva. Ello fuerza al apóstol a subrayar con perspectiva de la voluntad salvífica de Dios hizo necesaria y
toda energía desde ahora el poder de la gracia. Por esto es por lo provocó tal entrega de la vida de Jesús : ónep xwv aptapxuov 7¡|uov .
— —
que el prólogo desacostumbradamente largo 16 recibe un cierto
matiz de preparación con vistas a la segunda parte de la carta 17.
La fórmula con óxé p, muy af ín al xep í 20, contiene ú nicamente una
indicación general de la relaci ón existente entre la muerte de
Jesús y «nuestros pecados». El sentido de tal relaci ón se resalta

16. Cf. Bengel, a. L : «Gratiae et apprecationi nusquam alibi Paulus


talem periphrasin addit», 18. Le corresponde exactamente el hebr. nátán ' asoman (b. Schab. 130a) ,
17. Cf. Hofmaim 9, a. L : «Lo mismo que la oposición al título de após- donde casi siempre, por cierto, está nátán napped ‘ al 6 masar = %apaM óvai
tol, que acaba en una enunciación sobre Dios Padre, remite ya en la parte (xifr évat ) TTjv bité p. Cf. Billerbeck II, 537.740.
de la carta referente a su vocación apostólica, así también sirve la ampliación 19. IIoí paBtBó vat significa además del general «dar, entregar», sobre
del deseo del saludo, que acaba en un aserto sobre Jesucristo, para anunciar todo «poner en manos de alguien» y especialmente «entregar al tribunal».
la otra parte que se ocupa del contenido de su enseñanza apostólica. Llamado ..
Liddell-Scott, o c
por el resucitado, es él apóstol, y toda predicación apostólica lo es sobre el 20. Leen uxlp Sc B H 33, 1611 pm ; %spí tienenP4^ S* A K D G a l. Para
crucificado: eso viene a decir el encabezamiento de la carta, y éste es el con- el cambio entre uicé p y rapt en tal contexto cf. 1 Cor 1, 13 y, por ejemplo,
tenido de la carta». 1 Cor 15, 3 con Rom 8, 3 o Heb 10, 12 con 10, 18. Cf. Blass-D. § 229, 1.
42 Gál 1, 4 Gál 1, 4 43

en lugares como Rom 4, 25: xa TcapaxT(í){Jtaxa yjfjuuv ; Gái 2, 20: mismo sentido que en Ef 5, 16: los días son malos. Lo son por
uxep é uou ; Rom 8, 32: orcip Vjii& v itá vitov ; Ef 5, 2 : 6xsp yjpubv y 5, estar regidos y dominados por el malo, de modo que hacen vivir
25: 6xep aoTy¡;< (es decir, TY¡C sxxXyja íac ). en el malo. El eó n presente es malo, porque se revela como poder
El entregarse Jesucristo «por nuestros pecados» ocurri ó en el del malo dominado por el malo 24. El es el «tiempo que sigue, en
sentido de que él entregó su vida en favor nuestro a causa de el que domina el malo» (Káhler 28) 26.
nuestros pecados, llevando nuestros pecados. El indeterminado El que Pablo hable de «arrebatar» 26 del eón presente mani -
óftsp TTíOV á|xapxttov y||Jid> v incluye, por tanto, el sentido de presentar fiesta claramente el poderío del mundo respecto de la existencia,
los pecados como razón, y su desaparición como la meta de la Gál 1, 4. Esto supone que el mundo nos aprisiona desde siempre

muerte de Jesucristo. Eso revela ya ello obedece el paralelismo

de las expresiones óxé p xd> v «¡xapxuov yjjjicov y urcip Vjfjubv en sentido
y nos mantiene sometidos a su poder ; que desde siempre hemos
estado atados por el perverso mundo en que estamos. El medio
amplio la muerte de Jesucristo como el acto obediente de su amor de que el mundo se vale para amarrarnos a sí es, según Pablo, la
hacia nosotros 21. Desde esta perspectiva se explica una doble ley. Ella hace cometer los pecados por la interpretación y uso que
diferencia de la entrega de Jesucristo respecto de la entrega he - hace del pecado, esto es, de la «carne». Por esto es por lo que la
roica de un hombre en favor de otro: la obediencia para con acción de Jesús tiende en último término a liberarnos tanto de
Dios, obediencia que se demuestra en el amor. La acci ón heroica esta atadura de la ley como de nuestros pecados.
es consumación del ideal y, por tanto, de la ley. Tal acción equi- Existe una íntima relación entre lo que se dice en v. 4a y 4b.
vale a un atarse a sí mismo el que actúa por la entrega a una idea . Jesucristo se entregó por nuestros pecados, es decir, para acabar
Es también aseguramiento de su existencia gracias a su disponi - con ellos. Jesucristo se entregó para arrancarnos del mundo pre-
bilidad por el otro. La obra de Cristo, por el contrario, es cum- sente y perverso. ¿Pero qué relaci ón existe entre « nuestros pecados»
plimiento de la obra de Dios que «entrega». Pero al mismo tiempo y el mundo que nos ata a sí o que nos mantiene atados ? El mundo
es vinculación al prójimo, renunciando a la existencia asegurada malo, metido en nuestro ser, nos ata a sí valiéndose de «nuestros
por Dios en el amor al prójimo. La acción de Cristo es la consu - pecados». Es que «nuestros pecados» no son otra cosa que las
-
mación del amoroso ser para el-otro. - distintas formas de nuestra entrega y de nuestra vinculación li -
La meta de la acción de Jesucristo es liberarnos de «este bre y forzada a esa presencia del mundo que poderosamente nos
mundo malo presente». 0 otuov ó á veaxtbc es igual que el auiv o5xo;< amenaza y nos atrae. Aplaudiendo nuestros pecados actualiza
P

( hcf ólám házeh ). La expresión contrapone el mundo presente continuamente el mundo su perverso poder 27. Si se acaba con
.
al futuro, al aí tuv |JLS Á.X(OV 22 ( hcF ólám habbct ) ' O aia> v es sinónimo
de ó xda|ioc, como demuestran entre otros : 1 Cor 1, 20; 2, 6.8 ;
3, 18 s. Tanto en aubv como en su concepto subyacente ólám se
6
24. Cf. 1 Jn 5, 19: iv x¡ < > luovyjp ú) xeíxat, además 1 Cor 2, 6.8 ; 2 Cor 4,
resalta el aspecto de la temporalidad de este mundo. El eveaxdx; sub- 4; Ef 2, 1 s. También Le 4, 6 y Me 16, 14 el logion W. Freer : 6 atu > v ouxo;
T7¡; avo| < xa i x 7¡;
u'a; < dictar ía; uxb xbv aaxavav icrav, ó jxyy ituv xa oiuo XUJV icvsuji.á xa> v
raya lo mismo y puede además implicar la idea de que este mundo axafrdp[x«>v] x v d íajfrfvyjv] xou fteoü xaxaXafléaflai Bóvajitv.
es algo amenazador 23. Decir que este mundo es «malo» tiene el ^
25. Es objetivamente exacta la exegésis del Ambrosiaster : «Praesentis
enim saeculi haec est malignitas, quia non reddit congruam reverentiam
creatori Deo et restauratori Christo, dum multos sibi déos confingit error
21. Se expresa esto en Gál 2, 20; Ef 5, 2.25.
humanus, aut dum Christo a credentibus debita honorificentia non reser
vatur».
-
22. Sobre attí> v cf. H. Sasse: ThWNT 1, 197 ss y la bibliograf ía allí citada. 26. Así i£atp£ taftai Ix xtvo; o también EX etpó c; (X ü> V yeip&v ) xivoc Cf.
Ahora además : R. Lowe, Aion und Kosmos, 1935 ; ECE Owen, Attbv y atom;:
JThSt 37 (1936) 265-283.390-404; RAC I, 194 ss. Sobre la contraposición de
^
Esquilo, Supply 924 ; Aristófanes, Pax , 316; Demóstenes, 18, 90: ix XIOV
xtvBóvmv xiva; P. Petr. III, 36 (a) recto 21 : i eXou jxs ix xrje dvdfx7}<;; frecuente
*

-
at ¿) v O ü XO; y aubv JJíXXíUV cf. Bousset Gressmann, 242 ss ; G. F. Moore I,
270 s ; II, 378 s ; P. Volz, 64 ss ; Billerbeck IV, 799 ss; Burton, 426 ss.
^
en LXX ; Hech 7, 10.34 (LXX); 12, 11 ; 23, 27; 26, 17.
27. La realidad que está en el fondo de esto, la expresa Ef 2, 1 ss. En los
-
23. Sobre iveaxú; cf. Rom 8, 38 ; xa lvEaxa> xa xa piXXovxa como po- pecados, cuya fuerza es el ansia de la came egoísta y rebelde, realizaron los
der del presente y poder del futuro. En 1 Cor 7, 26 ota xyjv iveax&aav dvdp v gentiles su vida a la medida de la eternidad de este mundo ( iv ai; TTOXS :cepte-
resuena todavía algo del aspecto de amenaza posiblemente unido con el in- ^ xaxrjaaxs xaxá xov at tova xou xóajxou XO ó XO ü. Cuando ellos, a impulsos de la
transitivo ivtaxdvat. Sobre la terminología cf . Ditt . Syll 3, 797, 9 (37 d. C.): came, se plegaron a su voluntad, se sometieron al «dios eterno» de este mundo
auuvoc vOv ivsaxtü xo;, Bauer, o.c., 2a . de modo que él se hizo la medida de sus obras.
44 Gál 1 , 5

nuestros pecados, se acaba igualmente con el perverso poderío del


mundo sobre nosotros. Al entregarse Jesucristo para quitar nues-

tros pecados, posibilitó adelantando el e ón futuro el ser
arrebatados al presente eón. La acción de Jesucristo, entrega por

nuestros pecados, ha hecho aparacer para nosotros el eón fu-
turo.
En esa acci ón se cumplió la «voluntad de nuestro Dios y Pa-
dre». Es acció n de nuestro Dios y Padre. A él se debe, pues,
V. 5, la alabanza , es decir, como en tantas otras ocasiones, la men-
ci ón de las grandes acciones salvíficas divinas, cf. Rom 11, 36a ;
Ef 3, 20 s ; Flp 4, 20 ; 1 Tim 1, 17 ; 6, 16. Cf. 1 Pe 5, 11 ; Ap 1, 6 28.
Es la misma doxología que se aplica al x ú pto ¡; Xptoxó <; en 2 Tim
4, 18 ; Heb 13, 21. Es dif ícil decidirse por suplir efy o éoitv , pues
para ambos hay posibilidades. En el primer caso se expresaría en
la doxología m ás un atribuir la gloria de Dios, en el segundo se
resaltaría el que se reconoce algo que ya se posee.
Etc TO üC at&vac TMV atcóvcov se fija en el carácter incesante e incal-
culable de la eternidad, cf. LXX sólo 4 Mac 18, 24; Flp 4, 20 ;
1 Tim 1, 17 ; 2 Tim 4, 18 ; Heb 13, 21 ; 1 Pe 4, 11 ; 5, 11 ; 1 Clem
32, 4 etc. La doxología se cierra con el ’ A\i-r¡v 29 que hay que enten-
der como una aclamación .
En las demás cartas del apóstol no se encuentra tal alabanza
de Dios, cerrando el prologo. En esas cartas sigue normalmente,
segú n antigua costumbre 30, la acci ón de gracias a Dios por lo
acaecido a las comunidades y en ellas. En nuestra carta tiene que
suprimirse tal agradecimiento. No como si Dios no hubiera
obrado tambi én en Galacia a través del apóstol , pero a su obra
no respondió el afianzamiento de la fe. Comienza inmediatamente
el tema de la carta con un estilo reservado y casi oficial enseguida
que la mirada se vuelve de Dios a las iglesias gálatas.

28. Se distinguen de esto las doxologías ocasionales, debidas al objeto


tratado, así Rom 1, 25 ; 9, 5 ; 2 Cor 11, 31. ii
29. Cf. ThWNT 1, 340, 33 ss. Crisóstomo piensa que Pablo con el «amén»
quiere indicar «que lo dicho basta para la acusación contra los gálatas y que
la discusión llega propiamente a su fin». Naturalmente que el cortar aqu í
tiene otra razón . El apóstol fue al mismo tiempo «arrebatado por la admira -
El cuerpo de la carta: 1, 6-6, ÍO
ción de la grandeza del don y la superabundancia de la gracia... Como si no
pudiera expresarlo con palabras, corta la doxología y envía hacia arriba ,
hacia el cielo, por todo el mundo, no lo que conviene de alabanza, sino lo que
él puede dar».
30. Cf. por ejemplo, Deissmann, Licht v .O., 147, l í nea 6 ; 150, l ínea 3 ss.
Primera parte : 1, 6-2, 21
PRUEBA DE QUE EL EVANGELIO PAULINO
ES UNA REVELACIÓN Y DE LA MISIÓN DIRECTA
DEL APÓSTOL POR DlOS Y POR CRISTO

1) 1, 6-10: Desarrollo de la situación:


La amenaza de la verdad del evangelio en Galacia
6
Me extraña que abandonéis tan de prisa al que os llamó con la
gracia de Cristo, para ir a otra buena noticia: 7 no que haya otra,
sino algunos que os agitan y quieren derribar la buena noticia de
Cristo. 8 Pero si nosotros mismos , o un ángel bajado del cielo, os
predica otra buena noticia contra la que os hemos predicado , mal
dito sea. Como dije antes , lo repito también ahora : Si alguien os
-
da otra buena noticia distinta de la que recibisteis , maldito sea
10 ¿Pues persuado
.
ahora a hombres o a Dios? ¿O trato de agradar
a hombres? Si agradara a hombres todavía , no sería ya servidor de
Cristo.

.
V 6. El apóstol no puede menos de manifestar su extra ñeza
a la vista de la situaci ó n en la iglesia gálata. Los cristianos gála-
tas están en peligro de renegar 1. Esta defección ocurre en un pro-

1. xMexaxt'íkotim, pasarse o renegaren la esfera privada y pú blica. Cf.


Sir ó, 8 (9): <pt'Xoc itetaxifr é jisvo!; etc ex Pav 5 Já mblico, Protr. 17 : jiexaO-éaBoti
^
arco xoO á ftXríaxax; xat axoXaaxu>; e ovxoc píou lid xóv xoa|itw;< ; Dionisio de

^ ^
Heracl. se llamó 6 exafrejievoc por su paso de los estoicos a los epicú reos,
Diógenes Laert. 7, 37.166 ; Polibio 26, 2, 6: xa é tüQ xat xouc xoXtxeuojxevouc;
yiexafré aOrn irpóc ^
fPojjiattü v atpeatv; 2 Mac 7, 24: piexafreyievov arco xuiv
ttaxpt'cov vó a) v; Justino, Apol. 2, 12, 8 : iiexafreofre, aujcppovtaíh xe; 15, 2 en
^
buen sentido tratando de la conversión. ^
48 Gál 1, 6 Gál 7 , 7 49

ceso rápido 2. Pero lo que aumenta a ú n más la auténtica admira - uso xaXeív é v es posible. El sustantivo con que va é v designa al

ción del apóstol aunque la f ó rmula es algo convencional
es el hecho de que se trata de apartarse de Dios y de volverse a
3 ,
— mismo tiempo lo que ha aparecido con la llamada de Dios y la
realidad en que ahora se encuentra el llamado. Aquellos a quienes
un evangelio imaginario. Lo que ocurre en las comunidades gá- Dios ha llamado a la gracia est á n bajo la gracia recibida por ese
latas es un lamentable huir del Dios que los ha llamado, del Dios llamamiento y también en esa gracia , cf. Gál 5, 4 6. Los cristianos
en cuyo llamamiento se ha inaugurado la nueva vida. se hallan rodeados e inmersos en este llamamiento. Apartarse de
El sujeto de xaXéoat es Dios y no Cristo. Esto responde al es- él significa renunciar a la llamada a la gracia.
tilo paulino que siempre relaciona xaA.sí v con fredc y no con Xptaió c, Se ve claro lo dicho por el hecho de que el alejarse de esta lla -
cf. Gál 1, 15 ; 5, 8 ; Rom 4, 17 ; 8 , 30 ; 9, 12.24 ; 1 Cor 1, 9 ; 7, 15.17 ;
4. Si los cristianos
mada de Dios significa el acercarse a «otro» evangelio, que sólo
1 Tes 2, 12 ; 4, 7 ; 5, 24 ; 2 Tes 2, 14 ( 2 Tim 1 , 9) es aparente y, en realidad , inexistente. La llamada de Dios ha lle -
gálatas se alejan del Dios que los llama , abandonan tambié n la gado a los cristianos gálatas por el eya-pf é Xiov de Pablo. Lo presu -
gracia a la que Dios los ha llamado. ’Ev Xá piti hay que entenderla ponen los versos 8 y 9. Lo mismo se dice en 2 Tes 2, 14 : eí q o (i. e.
sobre todo por el contexto 5. El interés de la frase no radica tanto atoxep ía év aytaaptp xveó paxoQ xa! TC í OXSI álrjfrstac ) xai é xáXeaev ó jiat; §t á
en la acentuación del carácter gratuito de la acción de Dios, ni xou eoa- ftekioo rjptpv, cf. 1 Cor 4, 15; Ef 3, 6. La llamada de Dios y
tampoco en resaltar la gracia como el mismo eficaz del llama - el kerygma apostólico de Pablo son id énticos para los oidores gá -
— —
miento como es el caso en Gál 1, 15 , sino en constatar a lo latas. No pueden ser llamados por Dios prescindiendo del evan-
que habían sido llamados por Dios los cristianos gálatas y en la gelio de Pablo, pues Dios no contradice su llamada. Por mucho
realidad en que se encontraban en cuanto llamados : han sido lla- que lo pretendan quienes traen a los gálatas otra predicaci ón, y
mados a la gracia y está n bajo la gracia. 1 Cor 7, 15 é v S é ETPTQVTQ aunque los cristianos gálatas reconozcan en su predicaci ón otro
xé xXrjaev ¿ pac ó heos ; Ef 4, 4 xaftfix; xa! exXV]&Y]TS é v píqt éXxíSi evangelio, Pablo declara que no existe. EóaYf éXtov no es un con -
— —
xXVjoeio; 5bv cf. 1 Tes 4, 7 , ambos lugares demuestran que el cepto general que haya que interpretar formalmente, sino que
más bien significa el evangelio con el contenido concreto que Pa -
2. Taf é eos pertenece a jjtexaxtfrsaftai y no se refiere a un tiempo preciso, blo ha anunciado. Y aunque Pablo se expresó hace un momento
sino que hay que entenderlo absolutamente como Flp 2, 19.24 ; 2 Tes 2, 2; como si hubiera éxepov soaprekiov, lo corrige inmediatamente,
1 Tim 5, 22. Cf. Oepke, a. /.
.
3. Polibio 23, 5, 12: Ixt aou fraapaCa), TCON; 8 óvfl...; cf. Platón, Polit 489a.
.
V 7: «que no lo hay» 7. Dios no presenta su evangelio a elecci ón.
la carta GBU III, 850 = 01sson 47 frao\LáCw ITí I x j áaovzafyq
En lo que él predica se hace palabra inequ ívoca la decisi ón defi-
Al empezar
oou xa íxoi iuo ü as izoXk á Iptorrjaavtcx; (Roller, o. c. nota 301).
9
^ nitiva de Dios sobre los hombres.
4. Cf. XXTJG15 Rom 11, 29 ; 1 Cor 1, 26; Ef 1, 18 ; Flp 3, 14; 2 Tim 1, 9. ¿Y qu é presenta el «otro evangelio » ? Pablo contesta : Adulte -
El único lugar en el que se podría pensar que Xptaxck’ se relaciona con xaXeív ración del evangelio de Cristo. El lo dice de modo que ridiculiza a
es Rom 1, 6 iv oíc; (=I8-vsatv) laxe xat bjJLstq xXrjxoi bjaoo Xptaxo ü. Pero se» los mensajeros de aquel «otro» evangelio 8. Es dudoso que el par -
puede entender el genitivo ’IrjaoD Xptaxoü como genitivo poss.: los «llamados ¿
pertenecientes a Jesucristo. Esto vale especialmente, si por los XXTJCO! 7101 se ticipio con artículo ot xapdoaovxec ó jidc; xa » frsXovxec [isxaaxp á| c ) at se
entiende a quienes forman la xXrjxrj cqta y xXrjxot sería un término técnico,
como piensa R. Asting, Die Heiligkeit im Urchristentum (1930) 141 ss.
refiera a los mensajeros en cuesti ón 9, que consideran como su ta -
5. Se presupone que Xptaxo ü no se une con xaXsaavxog, contra lo que pien -
paulino. Se
san Lutero, Calvino, Bengel etc., pero se opone a ello el estilo 6. Cf. G. P. Wetter, Charis (1913) 76; J. Wobbe, Der Charisgedanke bei
presupone también que hay que leer sólo Iv yipizi como se desprende de la Paulus (1932) 36.
crítica textual : 1 a) 4 Xptaxoü BSAKLP sy9in bo vg; 4 Tqaoü Xptaxoü D 326 7. "0 se refiere a sxepov e ü o'yyáXtov y no sólo a euofjéXiov y mucho me-
syh ; 4- Xptaxo ü Trjao ü sa Crisóstomo ; 1 b) 4 freo ü min Or ígenes, Teodoreto. nos a toda la frase oxt. P Monásticamente hay que interpretar akko , cf. Blass -
2) Sin añadido : P46 G Marción Tertuliano, Victorino, Ambrosio, Latt. Cf. D. § 306, 4. No hay que distinguir aquí lxspoQ ( = alter) y áXkoq ( = alius). Cf. 1
sobre el problema textual Lietzmann , a. L Pero aunque el original hubiera Cor 12, 8 s ; 15, 39 ss ; 2 Cor 11, 4.
sido Iv ydptxt XptaxoO, como piensa Lagrange, no supondría cambio alguno,
para la exegesis objetiva , pues para Pablo gracia es el ser posibilitado en Cristo
8. Et JUJ Ttveq — TcXrjv oxt xtvsg, Blass-D. § 376. Además del sentido de
excepción que aqu í se tiene ( «ademá s de que hay algunos que os...»), sí
y a esa gracia se ha llamado por el evangelio. Oepke, a. /., cree que con esa fór - es también adversativo ( «sino que hay algunos...»), Radermacher, 112 ; Light-
mula se deben «expresar ambas cosas: que la llamada se funda en la gracia foot, a. cf. Zorell, o. c.
divina y que la gracia fue lo decisivo para la relación comunitaria creada por 9. Cf. Winer § 18, 3; Blass- D. § 412, 4. Ká hler 29 parafrasea así : «Quienes
la llamada» y luego traduce: «el cual os llamó a la gracia». hacen un negocio de él agitan a los lectores».
50 Gál 1 , 7 Gál 1, 8 51

rea específica el perturbar las iglesias gálatas. En tal caso sería 1, 19 ; 4, 5 ; 11, 4 ; Ef 4, 20 s ; Flp 1, 15.17 ; Col 1, 28 (1 Tim 3, 16) 13.
muy claro el furor del apóstol. Pero aun sin este encono se ob - Es que el apóstol predica a Cristo en cuanto que Cristo se predica
serva claramente el desprecio del apóstol, lo mismo que el re - a través de él, cf. 2 Cor 5, 20 ; 1 Tes 4, 2. Si los adversarios del
chazo de que los hace objeto. apóstol en Galacia pervierten el evangelio, atacan por lo mismo
Los adversarios «agitan» a la iglesia. Tapá csoetv es «desordenar, a Cristo que se revela en el evangelio.
liar», cf. Hech 15, 24 10. Esta agitació n es la consecuencia de su Desde este punto de vista hay que interpretar el que el apóstol,
predicaci ó n del «evangelio», pues lo que ellos pretenden es al - preocupá ndose de las iglesias gálatas, no sólo descubra el sentido

terar el evangelio de Cristo. MexaaxpscpEiv cf. Dt 23, 5 ; Sal 65, 6, y la importancia de su defecci ón, sino que resalte igualmente la
etcétera, Sir ( = Eclo) 11, 31 ; Hech 2, 20; Sant 4, 19 ; S A K pl — exclusividad de su evangelio ; que maldiga a los mensajeros de
.
significa aquí no sólo «cambiar», sino «hacer lo contrario», per - otro evangelio, V 8. Puesto que en este caso es el mensaje el so-
vertir. Sin duda que los adversarios del apóstol está n a ún ac - porte del mensajero, no puede éste salvar de la maldici ón ni al
tuando, cuando se redacta la carta y aún no han alcanzado su mensaje falseado, ni a sí mismo. Ni probable, ni tampoco posible
objetivo. Pero Pablo no espera hasta que el proceso de defecci ón
á sloQ

es que el apóstol 14 o un mensajero celeste así hay que entender
se consume, sino que descubre el doble peligro que acecha : por oupavou 15 — «predique un evangelio» 16 en lugar del 17
una parte la agitaci ón de la comunidad, cosa que siempre con - ^
que Pablo ha predicado a los cristianos gá latas. Pero si se diera
lleva un embrollo ideológico y práctico, y hasta puede llevar a la el caso, el tal predicador tiene que ser maldecido 18.
’Av á d- epa , que repite Pablo en el mismo sentido en 1 Cor 16,
destrucci ón de la unidad y el orden comunitarios, y por otra, la
falsificaci ón del evangelio que es lo que crea a la comunidad — —
22 cf. Rom 9, 3; 1 Cor 12, 3 es originariamente una variante
— cf. 3, 1 s. Es Cristo mismo en el mundo el que está en juego. helenista de avá0 rj¡xa — —
Blass- D. § 109, 3 y designa en general
x ó dvafretijivov y especialmente el objeto destinado a salvación o
Pablo utiliza muy frecuentemente la expresión x ó ecor s /aov xou
Xptaxou u. No se trata únicamente del evangelio que tiene por ^ condena, expuesto en el templo y consagrado a la divinidad.
autor a Cristo, ni tampoco se habla só lo del evangelio que trata Cf. CIG, 2693d, 12 ; 2 Mac 2, 13 ; Josefo, Ant . 17, 156. En LXX

de Cristo a lo que Pablo da , por supuesto, gran importancia,

así Rom 1 , 3 : x ó Eucrf aov Tiepi xou Oí O ü auxo ó... , sino del evan-
designa , además del acto de devoci ón, lo separado para Dios y
destinado a la destrucción , traduciendo a hérem. Cf. Lev 27, 28 ;
^
gelio en que Cristo se predica a sí mismo 12. Se ve esto con espe
cial claridad a la luz de Rom 15, 18 s, donde Pablo entiende su
- N ú m 21, 23 ; Dt 7, 26 ; 13, 18 ; Jos 6, 17 ; 7, 1.11, etc. ; Jue 1, 17b,

SLxrffeA Í eafrai como un xXepouv x ó eocq-f á Xtov Xpcaiou, que se con -


^
suma en cuanto que Cristo actú a a través de toda su predicación
apostólica. Cf. 2 Cor 4, 4 ; Ef 3, 8 s. Esta es la idea que se contiene
— —
en Gál 1, 16 cf. lo que se dice después y en los lugares que ha -
blan, por ejemplo, de que el apóstol predica a Cristo, es decir,
13. Cf. E. Molland, 100 s y la bibliograf ía que cita.
14. El f ziq, es plural literario. Cf. Oepke, a. /.; lo contrario piensa Roller,
169 ss. ^
donde el objeto de la predicación, el complemento de los verbos 15. Pablo no piensa en un determinado ángel . Cf. M. Dibelius, Die Geis -
xaxcrff é /.Xeiv , xyjp óooeiv etc., es Cristo : 1 Cor 1, 23; 15 12
, ; 2 Cor terwelt im Glauben des Paulus (1909) 34 s. Es interesante naturalmente que
aparezcan coordenados un á ngel del cielo y el evangelio no sólo aqu í, sino
también en 4, 14. En contra de A. Schweitzer, 74, no se debe relacionar G á l
10. Hablando de partidos Aristófanes, Equ. 867, xapdxxetv x v TCóXIV, 1, 8 con 3, 19, segú n el cual son ángeles quienes transmiten la ley.
cf . Sir 28, 9: xai avrjp á papxuoXó; xapá et cpíXouc;
^ .
xai ava jiiaov etprjveu óvxtwv IjiftaXel BiapoXijv
^ 16. E ü^ apjeXtCea&at es terminus technicus y hay que ponerlo entre comillas.
17. II apa no significa expresamente «contra», de modo que haya que pen -
Cf. también el alejandrino Isidoro que acusa a los jud íos en un juicio ante sar en un contra-evangelio predicado expresamente en oposición al paulino,
Claudio, 41 d.C.: [...oxi x]at óTojv x v otxoupivrjv [Ixr/eipouai xapáajaeiv: M. sino que es más bien : « prescindiendo de», «en lugar de» con la implicación
^
Dibelius, Rom und die Christen im ersten Jahrhundert, en Botschaft und Ges
chichte, Gesammelte Aufsátze (1956) 204, 64.
- — —
de un «fuera de» 1 Cor 3, 11 , de modo que se piensa sólo en otro evan
gelio, en un sustitutivo, que no está en conformidad con el evangelio paulino.
-
11. Cf. Rom 15, 19 ; 1 Cor 9, 12 ; 2 Cor 2, 12 ; 9, 13 ; 10, 14 ; Flp 1, 27 ; Cf. Burton, 27 s. "0 es neutro y hay que suplir e6a pf éXiov.
*

1 Tes 3, 2 ( Rom 1, 9 ; 2 Tes 1, 8). 18. ’Eav con subjuntivo introduce un eventualis. Cf. Lightfoot a. /. Por eso
12. Cf. Schniewind , 108 : «El eua- éXiov XpiaxoG es eficacia y presencia
de Cristo». ^ — —
falta con toda razón el ó uiv que tienen en parte antes del verbo : Sc ABDC
HK lat.
52 Gál 7 , 9 Gál / , 10 53

etcétera. Desde este punto de vista se hace f ó rmula concreta para «anathema sit» de la iglesia. Indica adem ás la realidad del jui-
excluir de la sinagoga, como se ve en Hech 23, 1419. cio, que se fija ú nicamente en el evangelio y no en la persona del
El evangelio no tolera falsificaci ón alguna. Al que lo cambie predicador. Muestra también la uni ó n del predicador con el evan -
lo alcanzará la maldició n del apó stol. Y Pablo est á dispuesto a gelio que anuncia y por el cual puede perecer. Hace ver, por úl -
cargar eventualmente con esa maldición y a echarla sobre un timo, que hay una norma de predicaci ó n para el apóstol consis-
ángel. Cualquiera que mutile el evangelio, tiene que serlo él tam- tente en su evangelio. Esto hace posible en principio la distinci ó n
bi én . La frase siguiente — V. 9 — , el con indicativo, indica que el entre verdadera y falsa predicaci ó n.
apóstol tiene ante los ojos un hecho real ; que la maldición no sólo Suena casi a sarcasmo que tras este anatema pregunte en
tendría lugar en un caso posible, sino que el apóstol la lanza de .
V 10 : ¿Persuado, pues 22, ahora 23 a hombres o a Dios ? ¿O in -
hecho. El xpoetpV] xa|iev equivale precisamente en relación con el tento agradar a hombres ?». Pablo está ya en medio de la polé -
á pTi xáXtv X é co probablemente a lo que se acaba de decir en v. 8. mica con sus contrarios an ó nimos. Pero el sarcasmo acaba rá-
^
También es posible que Pablo se refiera a algo que hubiera dicho pidamente y Pablo, apenado y serio, contesta él mismo indicando
en una visita anterior en Galacia , en la segunda visita habría que que entonces él no ser ía ya esclavo de Cristo.
pensar, cf. Hech 18, 23 ; además cf. 2 Cor 7, 3 ; Heb 4, 7. El pensa- —
ü sí ftstv significa aquí convencer cf. Mt 27, 20 ; 28, 14 ; 2
miento vendría a ser éste: acaba de decirlo 20 a los cristianos gá -
latas, y lo ha dicho no sólo de pasada , sino con toda conciencia

Cor 5, 11 ; Hech 12, 20 ; 14, 19 ; 19, 26 , tanto en buen como en
mal sentido 24, referido sea a hombres sea a dioses 25. Como
como que se trata de algo definitivo : xpo £ tp 7] xa|Jiev es perfecto, y Pablo lo refiere también a Dios, la pregunta es m ás hiriente.

ahora vuelve a repetirlo — xat á pxi xáXiv Xsyo) : el predicador de
un para-evangelio o de un sustitutivo de evangelio, sea maldito.
Aquellos cuya acusaci ó n aborda ahora, habrán dicho que él
convence a hombres, lo que debí a implicar más que el simple
Eua-pfeXt eaftai aparece aquí con acusativo de persona opidc — — agitar o seducir hombres. Su acusaci ó n 26 quizá se refiriera a que
^
y tiene casi el sentido de «evangelizar», cf. Le 3, 18 ; Hech 16, 10 ; Pablo predicara la libertad frente a la ley, o sea, respecto de la
1 Pe 1, 12, tambié n Le 20, 1 ; Hech 8, 25.40 ; 14, 21. Sin embargo, circuncisi ó n y del calendario 27.
no pasa tampoco aquí a segundo plano el sentido real de euayys- Pablo se sirve y parte de su formulaci ón y conforme a ella
XíSUafrai, puesto que el xap’o TtapeXá psxe se refiere objetivamente a enuncia la segunda cuesti ó n dentro de la doble pregunta, sa -
T ó euayy éXiov. Los gálatas han «recibido» este evangelio. Se trata biendo bien que usa una expresión fuerte: no, no persuade a
de una realidad esencial y constante, hasta casi se le pudiera lla- hombres, lo que se podr ía decir es que persuade a Dios, pues al
mar una realidad compacta . Lo expresa bien la fórmula elegida . lanzar la maldici ó n contra los falseadores del evangelio intenta
Quien pone otro evangelio en su lugar, se atrae la maldición di- ganarse a Dios. Es lo que quiere, pero en otro sentido. Convence
vina a través del apóstol y al mismo tiempo el rechazo y la pé rdi- a Dios, habla en favor de Dios pero para su propio bien. El con -
da de la salvación 21. Es significativo por diversos motivos que el
apóstol exprese así esta maldición. Demuestra la autoridad del
apóstol y también su voluntad no sólo de anunciar el juicio de 22. Zahn , a . /.: Tap es «aqu í no conjunci ón causal , sino adverbio con -

Dios, sino igualmente de aplicarlo sá xeo y no écrctv , cf. 1 Cor
5, 3 s ; 16, 22. Prueba también la raíz apostólica del posterior
— firmativo que llama la atención, especialmente en preguntas, sobre lo que es
claro sea en sí o por razón de lo antes dicho, para hacer la pregunta acuciante
y la respuesta deseada más ineludible» . Cf. Bauer, o . c .
23 . ' ApTt está aqu í resaltado .
24. Cf. Liddell-Scott , o. c .
19. Cf. E. Schürer II, 507 s; Billerbeck IV, 293 ss; sobre todo la cuesti ón 25. Cf. Hesiquio, Fragm . 27 ! : fteupa freobt; 7ue í fret; P índaro, Olymp . 2, 144 ;
ThWNT 1 , 356 s. Sobre el uso en fórmulas helenísticas de maldición cf . Moul - Platón, Polit . 364c. 390e ; Eurípides, Med . 964 : xstftet otbpet xat BXOUQ Xó yoc;; Jo-
ton- Milligan , o . c . sefa, Ant . 4, 123 ; 8, 256 : iretaat TOV 8-Só V. Sobre mfretv cf. ThWNT 6, 1 ss
20. También zpoeip7 jxap.ev, cf . nota 14, es plural estil ístico y no — contra (Bultmann) .
Steinmann y Lagrange , a . /. — un plural que comprenda a Pablo y a los misio - 26. Esta acusaci ón rechaza Pablo también en 1 Tes 2, 4.6. Cf . 2 Cor
neros que lo acompañan. No se aprecia in contraste con el Xé yoj. 3, 1 ; 4, 2; 5, 11 ; 10, 1.10. No se puede probar que, como piensa Schmithals,
21 . Cf. Crisóstomo, Homilía de anath . 2 : T í OOV icmv 6 Xeysti; avafrejia, o . c., 59 s, rechace aquí la misma imputaci ón hecha por los gnósticos, como
aXX’ á vaO-éatho OUTOQ Btap ó Xtu xat ¡irjxsTi yobpav aurnjptac syé iü), yev éafru> aXXó- se ve en 2 Cor 5, 11 .
Tptos arcó xou Xptaxou. 27. Cf . Zahn, a . /. En contra : Háuser, 8 s.
Gál 1, 10 Gál 1, 11 55
54

tenido del Tteifreiv T ó V freóv sobrepasa el significado de irs í Osiv


simplemente. Por eso no repite Pablo tampoco en la segunda 2) 1, 11-2, 21 : Carácter de revelación del evangelio
cuesti ó n la doble pregunta , aunque á psaxsiv xm puede tener distin - predicado por el apóstol Pablo
to sentido según convenga y seg ú n se refiera a los hombres o a
Dios. Pablo no quiere vivir para agradar a hombres, sino a Dios a) 1, 11-12 : La afirmación de su origen divino
o al Kyrios. Cf. 1 Tes 2, 4 y 2, 15 ; 4, 1, también 1 Cor 7, 32. Es
lo que entrevé al llamarse en la respuesta esclavo de Cristo 28. 11
El Ixt de v. 10b tiene significado temporal y hay que referirlo al Pues os hago saber, hermanos, que la buena noticia que os he
tiempo siguiente a su llamada por Cristo 29, la cual le posibilitó, dado no es cosa de hombre: 12 porque no la recibí de hombre, ni
como a todo cristiano, el ser de cristiano, libre de la preocupaci ón me la enseñaron, sino por revelación de Jesucristo.
por el aplauso de hombres, puesto que esa llamada lo someti ó
a la preocupaci ón por el Se ñor y a su mandato. Ni sus adversa-
30
rios discutirá n ahora a Pablo que es «esclavo de Cristo» , ellos ¿Qué es lo que da al apóstol el derecho a combatir a sus ad-
que dudan de la legitimidad de su apostolado y atacan apasiona - versarios tan radicalmente como acaba de hacerlo ? ¿Y qu é tí -
damente su evangelio. Aoutai Xptaxo ü son igualmente gente como tulo jurídico le permite defender tan absolutamente la verdad de
— — — —
Timoteo Flp 1, 1 o Epafras Col 4, 12 y, finalmente, todos su evangelio, como acaba de acontecer ? Porque parece claro que
aquí no basta apelar a la psicología, a una posible ofensa a la
los miembros de la iglesia que se mantienen en la libertad de la
llamada recibida de Dios, y que no atan ya su vida a cosas y es- persona de Pablo, a una explosi ó n de celo judaico. Pablo ha dado
peranzas que los hombres pudieran darles, cf. 1 Cor 7, 22 s ; ya indirectamente una respuesta a estas cuestiones : obra así
Ef 6, 6 ; 2 Tim 2, 24. —
porque su evangelio es el evangelio de Cristo 1, 7. A la vista de
la situaci ón en las iglesias galáticas le parece necesario resaltar
Pablo ha dejado ver ya algo de la lucha que se levanta en las
iglesias galáticas. Se refiere a su persona en cuanto que sus adver- esta idea 31 de manera expresa y demostrarlo con más detalles.
sarios le niegan la misi ón de parte de Cristo, o sea, al entender de .
La exposici ó n comienza con solemnidad en V 1132 : yvtop í to ydp
^
Pablo : le niegan que sea apóstol. Pero en primer plano está la ó fxtv , dBeXcpot , xxX. Ivtop í siv se encuentra también en una decla
^ -
amenaza contra el evangelio. Es a éste al que quieren alcanzar sus raci ó n enfá tica en 1 Cor 15, 1 ; 2 Cor 8 , 1 ; 1 Cor 12, 3 y no hay
adversarios haciendo sospechoso su apostolado. La situación es que entenderlo irónicamente, como quiere Zahn. El yá p se refiere
peligrosa. En un rápido proceso de defecci ó n se sustraen los en general a que Pablo es por ello XpiotoO SooXoi;. Cristo se le ha
gálatas a la llamada recibida de Dios y, por lo mismo, a la gra-
cia de Cristo, encandilados por un inexistente pseudo-evangelio
revelado y le ha dado directamente su evangelio el mismo con—
el que, segú n dicen, persuade a hombres. Tá p se refiere igualmente
que trastorna las iglesias y falsea el evangelio de Cristo. El mismo al contenido de v. 6-9. El saludo á fteXcpo í , que Pablo utiliza aquí
evangelio predicado por él, por el apóstol , y recibido por los gá- por primera vez, es no sólo señ al de que ahora el tono de la ex -
latas. El apóstol tiene la obligaci ón de lanzar la maldición sobre posici ón será m ás amigable e insinuante, sino que implica adem á s
cualquiera que traiga otro «evangelio». Esto debe demostrar, el tener en cuenta la «hermandad » a la que habla. Oo xaxd dvfipto-
sin duda , que él, como esclavo de Cristo, vive para agradar a
Dios y no a los hombres.
31. Leen Sé P46 S*AK pl sy sa bo Or ígenes, Crisóstomo, Teodoro, Teo-
doreto. Cf. con todo, 1 Cor 15, 1 ; 2 Cor 8, 1. Se rechaza, pues, la distinción
de A. Fridrichsen, The Apostle and his Message, 1947, 8 ss, entre una basic
28. Estrechamente unidos están apé axeiv XLVI y Bo ü /U ó eiv xivt. Cf. W. —
substance del evangelio paulino el kerygma común a todos los enviados ,
y el mensaje especial del apóstol. Igualmente se rechazan las consecuencias

Brandt, Dienst und Dienen im NT (1931 ) 100, 4. que saca J. Jerem ías : ZNW 49 (1958) 152 s.
29. No es posible otra explicación : «Incluso ahora tras tantas luchas 32. Wómer, a. «El apóstol introduce su aserto como un sencillo
por la verdad de mi evangelio» (Lipsius, a. /.). Concedería entonces Pablo
indirectamente que antes había predicado como apóstol para agradar a hom - anuncio, sin tener en cuenta cuántos de sus lectores habrán oído ya y se ha -
.
bres. Cf. Lagrange, a /.
brán enterado de su contenido: quiere poner en ellos un nuevo fundamento
para que sepan la verdad en contra de todas las deformaciones».
30. AouXo; T aou Xpiaxo ü igualmente en Rom 1, 1 ; Flp 1, 1.
^
56 Gal / , 12 Gal / , 12 57

xov 33 expresa en general la cualidad del evangelio por él predicado, así se puede probar su verdad , puesto que el hecho de esa comu-
sin decir por qué y en qu é sentido tiene esa cualidad 34. No es un nicaci ón es en cualquier caso equí voco. Es cierto que el compor-
. .
evangelio humano, sino divino En V 12 se da la razón y cómo tamiento del apóstol antes y despu és de su llamada y su misi ón ,
hay que entenderlo. junto con otros acontecimientos, hacen manifiesto que el origen
El que el evangelio predicado por Pablo 35 no sea humano , de su evangelio está en la revelación directa por Jesucristo. Esta
depende de que el apóstol lo ha recibido por revelació n de Jesu-
cristo. Se ha de tener en cuenta , pues, que esto no se prueba con
prueba vale para quien con argumentos históricos y este es el
caso de sus adversarios para no reconocer su apostolado — dis-

remitir al contenido del evangelio. El contenido no podría pro- cuta que su evangelio es revelado.
barlo, pues el evangelio trata del kerygma de un hecho histórico De dos maneras se puede entender el ou s ydp éyo> : se puede

y no de una soph í a dial éctica 1 Cor 1, 18 ss. El carácter divino ^
interpretar como «pues tampoco... yo». Entonces el éy <ó tiende a
de su contenido £ Ó lo es perceptible a quien lo reciba obediente la equiparaci ón con los otros apó stoles que recibieron el evan -

a su autoridad 1 Tes 2, 13. Para fundamentar su idea de que el
evangelio no es humano Pablo no se refiere a su eficacia , pues
gelio del Kyrios sin intermediarios. El o ú 8s... éy<¡> xapsXajiov co-
rresponde al xo eóayysXtaft é v ú x ' é jj.oO , como el xapd avd- pmxou al
ésta no es clara y frecuentemente es parad ójica , cf. 1 Cor 1, 26 ss. xaxa ávO po jcov. Cf. Lightfoot, a. /. No se nombra a los demás após-
' '

Pablo habla, por el contrario, de la divinidad de su evangelio toles, pero Pablo está en continua polémica con ellos o más exac-
apelando a su origen y al modo como le fue dado, cosa ésta re - tamente con sus partidarios, que son quienes ponen a Pablo en
lacionada con la primera. contra de ellos 37.
Pablo argumenta históricamente 36. La insistencia en que el El ou§s y á p puede interpretarse como ñeque enim. Entonces se
evangelio paulino viene de revelaci ón se refiere a que Jesucristo referiría objetivamente a xapskajJov : «Pues tampoco yo lo he re-
lo comunicó directamente al apóstol. Naturalmente que tampoco cibido de un hombre». En este caso el áytó ser ía totalmente irre-
levante, lo cual es inaceptable. Pero resaltarlo y reconocerle al
mismo tiempo una cierta oposici ón a Pablo contra aquellos a
33. Cf. el distinto significado en 3, 15 ; Rom 3, 5 y 1 Cor 9, 8. Sobre el
uso en el griego profano cf. Bauer, a. c. quienes se predicó el evangelio (Sieffert ; cf. Zahn , Oepke) no es
34. La consecuencia de Lutero I, a. I .: «tune enim non esset evangelium, acertado, pues tal oposici ón no tiene aqu í razón de ser y a ú n no
sed mendacium, quia omnis homo mendax», no entra en la perspectiva de se ha mencionado a los destinatarios. Relacionando el o ó 8 é yá p
Pablo. En nuestro contexto plantea Calvino la pregunta : «an propterea vilior con el xapslaflov se tendr ía en v. 12 una nueva razón en apoyo de
erit auctoritas, siquis edoctus hominis ministerio doctor ex inde evadat». que el evangelio paulino es revelado. Tal razón sobrepasaría el
La niega diciendo que Pablo ú nicamente tenía que resaltar el origen divino,
para rebatir la acusación de los falsos apóstoles, que decían que él había re - xaxa á vO- p íoxov, pero sin aclararla. Pero tal aclaraci ón es necesaria ,
cibido un evangelio mutilado y falseado, de un maestro que no era el mejor pues el xarct avfrpoxov no dice en sí objetivamente mucho. La tra-
e incluso de un desconocido y que ahora lo transmitía irresponsablemente ducci ón más aceptable parece ser ésta : «Pues también yo lo he...»
después de haberlo malentendido. Esta exégesis no es exacta. Por una parte,
la opinión de los adversarios de Pablo no es que su evangelio sea de origen
y Pablo se estaría refiriendo a los demás apóstoles.
desconocido, sino que es humano, es decir, transmitido por hombres. Y en ílapaXapipá veiv es como correlativo de xap «8 i 8 ó vai ( masar ) termi-
segundo lugar, ve Pablo asegurada la autoridad de su evangelio apostólico y nus technicus para la recepción de una tradici ón ( = quibbél) 38.
de su oficio de hecho (¡1, 1!) únicamente excluyendo la mediación humana.
Existe, pues, para Pablo una diferencia fundamental entre la autoridad de un
apóstol y de un doctor en teología . Pues 1) la autoridad se funda no en ei 37. Es descaminada la exégesis que propone Wórner como alternativa
evangelio, sino en la tarea, 2) no existe jam ás el evangelio y de forma general «Pues ni siquiera yo, por más que sea el más insignificante entre los após-
y abstracta, sino unido a la tarea, 3) tarea y autoridad (evangelio) del após- toles..., 1 Cor 15, 9».
tol son originales, mientras que las de un doctor en teología son derivadas. 38. Ranft, 146 : «En la literatura rabínica se designa con ellos la actividad
De esta autoridad por razón del oficio hay que distinguir la carismática . docente de los "padres" C &bót ) desde Moisés hasta Hillel y Schammai». Cf .
35. Cf. 1 Cor 15, 1 ; 2 Cor 11, 7; 1 Pe 1, 25 ; LXX ; Is 40, 8 s. Sobre toda la P. Fiebig, Pirque aboth 2, 1 ss ; W. Bacher, Tradition und Tradenten in den
cuestión cf. W. Baird, What is the Kerygma ? A study of 1 Cor 15, 3-8 and Schulen Palástinas und Babyloniens (1914) 2; id., Die exegetische Terminologie
Gal 1, 11-17: JBL 76 (1957) 181-191. der judischen Traditionsliteratur II (1905) 115 ; ThWNT 1, 173, 31 ss (Büchsel) ;
36. G. P. Wetter , Die Damaskusvision und das paulinische Evangelium. 4, 11, 30 ss. (Delling). A la terminología jud ía responde un empleo técnico
Festgabe f ü r J ü licher (1927) 80 : «Quiere probar la clase de su doctrina por de xapaBio ó vat (xapdSoaic) y xapaXajxpavstv en el helenismo ; ocurre esto rela-
su origen ». cionado con la trasmisió n de un Lpó c Xóyoc o de una ordenación en los cultos
58 Gál 1, 12 Gál 1, 12 59

Otras expresiones de Pablo prueban que utiliza 7capaXa|xpdvsiv en El objeto de Sidá axetv es el mismo de TtapaM óvai o de xapaXajxpá -
este sentido. IIapaXa|Jipá veLv se refiere : 1 ) al «Señ or Jesucristo», vsiv: la tradici ón del Señor en su más amplio sentido, tradici ón vi -
al que se puede recibir en una «doctrina», Col 2, 6 s : fQ <; o 5 v rcaps- viente que se puede aprender, cf . Rom 16 , 17 : xapd XY¡V Mayr¡ y v
Xápexe xó v Xptaxó v ’ Irjaouv T ó V xó piov , sv auxcp xeprJtaxsí xE , 7 é ppt £ü> -
jjtsvot xa? é'JcoLxoSojJLO ü|xevot é v aux <p xat pspa í O ü p.svo í TTQ 7ttoxst xafraK
^
ó jJistc é jiáO- exe ; Flp 4, 9 d xat é piá DaxE xat ftapaXá paxs xat 7|xoóaax £. . .
y Ef 4, 20 s : 6 p.£ t ;< S é ouy ooxtoq épiá O- ers xó v Xptaxdv , 21 et ye aóx ó v
£§ < My&Y]Ts , cf. Ef 4, 20 s . 2) El verbo se puede referir al Xoyoc á /Lof¡ <; Tjxoóaaxe xat ev auxq> éStSáyOTjXs xafráx; éaxtv dXVjfrsta é v x <ñ TTJOOO ,
— 1 Tes 2, 13 — que aparece como eóayyéXtov a veces en una fór- axoftsafrat 6 {iac . . . Cf. Col 2, 6.
mula constante, como demuestra claramente 1 Cor 15, 1 s : rveapí co
^
8é 6 p. iv , dSeXcpo í , xo soayyá Xtov ó £ üYjyysXtaá{ir¡ v 6 p.í v , ó xat xapsXá psxs
En relación con xapadtd ó vat indica t áoxetv con toda claridad el
^^
modo de la paulatina transmisi ón de la tradici ón, y el dtdáaxeafrat
év <¡> xat é axrjxaxe , 2 8 t ' o 5 xat acp eads , xtvt Xó yoj suTiyysXtaá fxyjv upttv
^
el xaxéysxs , é xxó c e í p.7] six.r¡ e'xtats óaaxe . 3 xaicapéS íoxa yap 6 p.iv év
indica el modo de su asimilaci ón. Se ha aprendido a Cristo cuan-
do se le ha oído y se ha sido instruido en él. Pero Pablo no ha re-
xpá xoic , 6 xat acapsXapov , oxt Xptax Ó Q árcs&avev. .. Cf. Rom 6, 17 : cibido así su evangelio. Desde la perspectiva del origen de su evan -
X ó TTOC; Si í ayyjc. 3) Se puede tratar de tradiciones dogmáticas (litúr- gelio, é l no es uno de los miembros de la iglesia receptores de la
gicas) y éticas que se transmiten en parte oralmente, en parte por tradici ón. Esto es absolutamente claro por la contraposici ón ex -
escrito (o mediante el ejemplo). Se pueden citar : 1 Cor 11 , 23 : presada por el apóstol respecto a las dos posibilidades de trans-
éyd> yap rcapéXajBov and xou xoptou , 6 xat xapéStoxa ü fitv oxt ó x ú ptoc; misión del evangelio, inseparables ambas y situadas al mismo
MYJOOU;... ; 1 Cor 11, 2; 1 Tes 4, 1 ; 2 Tes 3, 6. recibido de un nivel : 8t 'áxoxaXó < j>sü) <; Tr¡aou Xptoxou 40.
En Gál 1 , 12 niega Pablo, por tanto , haber El genitivo ' Irjao ü Xpiaxou se explica según v. 16, por una parte ,
hombre el evangelio por el predicado al modo de una tradición y presenta a Jesucristo como contenido de la revelaci ón. Por otro
que se transmite . Refuerza lo dicho el añadir pleonásticamente, lado , Jesucristo aparece como el que entregó el evangelio a Pablo,
pero con un cierto sentido ascendente : ooxs 39 é8 t8á 8,T¡v. AtBáaxeiv
^
o tSáaxso &ai se limita normalmente a algo concreto, según lo utili -
^
en contraposici ón al maestro humano o al transmitente . El evan-
gelio que él predica le ha llegado, pues , por la autorrevelaci ón de
za Pablo. AiSáoxetv designa una funci ón intraeclesial que presupone, Jesucristo . Se ha hecho propiedad del apóstol por el autodescu-
naturalmente, constituida la é xxXr oí a. En este sentido enseña el brimiento de Jesucristo.
^
apóstol a cada miembro de la iglesia en Col 1 , 28 , cf. 1 Cor 4, 17 : ’ Axoxá Xoc[n ; < (áxoxaX ú xxetv ) — que gana importancia teol ógica no
xafrcoc; Tiavxayoo é v icdoifl é xxXYjata St &á oxo , 2 Tes 2, 15 : xpaxstxs xá <; antes de los LXX 41, cf. 1 Bao. 2, 27 ; 3, 21 ; Is 52, 10 ; 56, 1 , y especial -
xapaSdaen; ac é& tMyíhr¡xs etxe §t á Xdyoo etxs t ' éxtaxoXrjc vjfuuv. Pero
^ mente en Daniel 0 — es, ya en el lenguaje helenístico, término que
la iglesia se autoenseña también, sea sin maestros, sea por maes- sustituye a fjtoaxyjptov 42. Para Pablo designa la revelaci ón de algo
tros con el encargo y la capacidad necesarios, cf. Col 3, 16 ; radicalmente oculto al mundo y a su natural experiencia y que ,
1 Cor 14, 6.26 ; Rom 12, 7 ( 1 Tim 2, 12 ; 4, 11 ; 6, 2 b ; 2 Tim 2, por lo mismo , le es inaccesible, como se ve por 1 Cor 2, 7 ss. El
2 ; Tit 1 , 11 ). «descubrimiento de Jesucristo» ocurre de tres maneras : 1 ) es-
catológicamente, en relación con acontecimientos escatológicos y
como consecuencia de ellos, cf. 1 Cor 1 , 7 ; 2 Tes 1 , 7 ( 1 Pe 1 , 7 .
de los misterios. Muchas citas en Chr. A. Lobeck, Aglaophamus (1829) 39, nota ; 13 ; 4, 13) ; también : Rom 2, 5 ; 8 , 18 ss ; 1 Cor 3, 13 ( 1 Pe 1 , 5 ;
G. Anrich, Das antike Mysterienwesen in seinem Einfluss auf das Christentum 5, 1 ) ; 2 Tes 2, 3.6. 8. 2) Acontece esa revelaci ón apostólicamente
-
(1894) 54, n. 4.5 ; H. Koch, Pseudo Dionysius Areopagita in seinem Beziehungen
zum Neuplatonismus und Mysterienwesen ( = Forschungen zur christlichen
ahora. Así , además de Gál 1 , 12, en 1 , 16 ; Ef 3, 3.5 ; Rom 16, 25

Literatur und Dogmengeschichte I, 2, 1900, 104 s ; F. Pfister, Philologus
69 (1915) 415; A. Dieterich, Eine Mitrasliturgie (31923) 53 ; E. Norden, Agnos -
(Gál 3, 23). Hay que interpretar este modo como anticipación del

tos Theos (1923) 288 ss ; J. Ranft, o. c., 181-185. Esos conceptos pasaron de los
cultos de los misterios a la terminología de una filosof ía que se tenía como 40. «Por revelación de Jesucristo» representa toda una frase (Oepke).
camino místico, y se utilizaban aqu í como términos para la trasmisión del Intencionadamente queda tácito el verbo, puesto que tanto TcapaXajipavstv
xepi freujv Xóyoc; (Ranft , 182, n. 4). como BtSáaxsadm implican lo contrario a la recepción por revelación .
39. OUTS se relaciona con el oux incluido en ou s. Leen ou5é SAD*GP 69
al Crisóstomo, contra ouxe p11 BK. pm. ^ 42. Oepke, o. c., 572 s.
-
41. Oepke: ThWNT 3, 565 597.579.
60 Gál / , 12 Gál 1, 13 61

acontecimiento escatológico. 3) Hay que mencionar también el


modo carismá tico o m í stico que acontece en las revelaciones di- -
b) 1, 13 2, 21: La prueba de su origen divino
vinas a los carism áticos y se refiere, si no al Señ or mismo, a la
vida en el Se ñ or, cf. 1 Cor 14, 6.26.30 ; Ef 1, 17 ; G ál 2, 2 ; Flp 3, - Por la conducta del apóstol antes y después
o ) 1, 13 24:
15; 2 Cor 12, 1.7 (1 Pe 1, 12). Estas revelaciones acontecen , como de su llamada por Dios
todos los actos carismá ticos, en el terreno y dentro de los l í mites
de la omoY.ak' jtyiz apostólica 43. 13
El evangelio predicado por Pablo no es « humano», porque Pues ya oí steis hablar de mi conducta anterior en el judaismo,
tiene su origen en el acontecimiento del descubrimiento directo que perseguí todo lo posible a la iglesia de Dios, queriendo des -
y total del mismo Cristo al apóstol, acontecimiento que anticipa truirla, 14 y avancé en el judaismo sobrepasando a muchos com -
la revelaci ó n estatol ó gica y que no le fue dado en forma de tra- patriotas de mi edad, por tener mayor celo en mis tradiciones pa-
dición que se asimila por aprendizaje. Con otras palabras: el mis- ternas.
mo Jesucristo ha formado, segú n piensa Pablo, el mensaje del
apóstol gracias a su revelación, un mensaje que no enraiza en .
V 13. En cuanto al tiempo anterior a su llamada son garan-
otra tradici ón apostó lica. El evangelio de Pablo es un producto de
la presencia inmediata y clara del Se ñ or exaltado y no de su me-
tía , seg ú n convencimiento del apóstol, su enemistad contra la
iglesia y su ansia de ser judío con todas las consecuencias, su in-
diato ser-hecho-presente en el logos de la predicación. Esto no dependencia de la tradición cristiana. Su tiempo precristiano les
excluye que el apóstol pueda ser también transmitente de una tra-
dici ón evangélica , como se ve claramente por 1 Cor 11 , 23 y —
es conocido ya a los gá latas, sea por rumores cf. 1, 23 , sea —
15, 1 ss 44. Pero esto se refiere ya a un Xo (o;< determinado 1 Cor — — —
y esto es más probable porque Pablo mismo les ha hablado

de ello cf. 1 Cor 15, 9 s ; Flp 3, 5 s. Pero ahora quiere que se

15, 2 del evangelio que le había sido dado original y sustancial -
mente con la aparició n del Glorificado, pero un evangelio que ya
fijen nuevamente en los hechos decisivos de su vida con la pers-
pectiva de que el origen de su evangelio no depende de hombres.
actuaba en la iglesia como tradici ón de los dem ás apóstoles. Adrede está 'Hxoó aaTs antepuesto. Tap se refiere a la afirmación
Por lo que hace a su origen y a su «sustancia » el evangelio pau- de los vv. 12 y 11 y presenta , por tanto, v. 13 ss como razón de lo
lino ha venido tambié n , como noticia (á xorj, semua‘) que causa dicho en v. 12 (ll) 46. Dada la pequeñ a diferencia en el griego del
la fe, 8 id p7¡ }jLaTo ;< Xpioxou , «por medio de la palabra -acción de Cris- nuevo testamento entre las fórmulas TY¡V ¿|XT¡V á vaaxpocpyjv, que se
to» 45, Rom 10, 17. usa aqu í , y TYJV á vacrupo <pr] v JAOU, no es probable que se resalte la per-
sona de Pablo frente a la de los demás apóstoles, como, sin em-
43. Digamos que la exégesis patrística entiende las revelaciones de 2 Cor
12 como prueba de la dignidad apostólica de Pablo, cf. A. Stolz, Theologie der
Mystik (1936) 92. Pero no se debe ignorar, a mi entender, la diferencia entre lación de Cristo ante los apóstoles de distintas maneras, ha causado la « po-
la revelación fundamental camino de Damasco, que establece la misión apos - derosa palabra de la fe» ( Rom 10, 8), el kerygma apostólico. Cf. H. Schlier,
tólica , y las posteriores revelaciones carismá ticas, como hace a cada paso Wort Gottes ( = Rothenfelser Reihe 4) (1958) 13 ss.
G. P. Wetter, o. c., No es una casualidad que Pablo mismo no funde su auto- 46. Cf. en contra Háuser, 13 s. 16 ss, que piensa que 1, 13 3, 1 ( sic ) van
-
ridad apostólica en éstas sino en aqu élla. contra la sospecha de que el apóstol no es consecuente con su evangelio des -
44. Cf . O. Cullmann, Le problémc de la tradition dans le Paulinisme: ligado de la ley. Há user se apoya esencialmente en v. 10, que no sólo lo rela-
RevHiPhRel 30 (1950) 12 ss ; L. Cerfaux, Die Tradition bei Paulas: Cath 9 ciona sin razón con tal acusación, sino que lo coloca erróneamente en el centro
(1953). de atención. Su exposici ó n llama la atención acertadamente sobre una difi-
45. Con esta traducción , aceptando la exposición de Schniewind , 54 63, - cultad , o sea, que v. 13 ss no contienen prueba alguna ni positiva ni negativa
cf . 15 s, se intenta decir : a ) que pfjjia significa, a diferencia de Xo -p; fteoO de de que el evangelio paulino haya surgido de una revelación de Jesucristo.
alg ú n modo «acció n », es decir, «la autocomunicación de Dios» ; b) en Hay que conceder, con todo, que el impugnar su dependencia tiene toda la
palabra
pfjpa XpiaxoO se piensa en Cristo mismo que se hace presente en la fuerza de un argumento de peso en favor de la originalidad de su evangelio
que acontece, y se enseña la «identidad » de pfjy.cc y Xpistó;. El pensamiento y de su apostolado, si los adversarios del apóstol discuten el carácter de re
-
se expresa también en Rom 10 así: la «noticia» de los apóstoles, su mensaje velació n de su evangelio y la legitimidad de su apostolado no por razones
apostólico está presente gracias al acontecimiento de la palabra dicha en Je - generales, sino apoyándose en su dependencia respecto de la tradición jeroso-
sucristo. La poderosa autocomunicación de Dios, que ha ocurrido en la reve- limitana.
62 Gál 1, 13 Gál 7, 14 63

bargo, es el caso en el éycó v. 12s (cf. Blass-D. § 285, 1). La avaaxpotpV] un contacto de cualquier í ndole que fuera a un judío que tanto
év xcb ’Io ü8aiafJi<p es w/t concepto : la forma de vida judía
47
7i:oxe odiaba al pueblo mesiánico de Dios, a la iglesia, con un odio
.
anterior 48 Tou &aíajxdi; 49 es objetivamente considerado la religión tan constante y activo ? La pregunta hay que leerla con la intenció n
judía y subjetivamente la conducta judía que tiene su centro de - con que Pablo la plantea. Ergo non potui ab eis discere evan-
terminante en la religi ón judía. Su vida pasada como jud ío in- gelium , quod ignorans persequebar (Lutero I).
cluía 50 ante todo su enorme enemistad contra la iglesia de Dios. .
Cuanto en V 14 se dice sobre su celo de judío, demuestra que
' H é xxXrjata TOO Oeo ú es, considerada a partir de la qhl Ihwh esta activa enemistad del apóstol no se debía a una malentendida
—bloDtmesi23,á2nicos, etcde.—Diosdelenantiguo testamento, la iglesia como pue-
su conjunto, el Israel de Dios — 6, 16,
inclinaci ón hacia la iglesia de Dios, sino que respond ía total-
mente a su íntima postura de entonces. Lo que aquí se dice está
cf. 1 Cor 15, 9 — que se encuentra en cada iglesia local — cf. 1 lleno de sentido. Pablo no se apartó de su judaismo, sino que se
Cor 1, 2 ; 10 32 ; 11 22 ; 2 Cor 1 , 1 ; 1 Tim 3, 5.15 — , de modo que
, * metió cada vez más en él. npoxo7uxetv expresa ya de por sí el contí-
entron-
existen ¿xxXiqo íai TOO freoo, pero que est á n por adelantado 51 nuo progreso en su convicci ón judaica y en su postura corres-
cadas en la unidad por representar a su vez a la é xxkr¡oia ; cf . 1 pondiente 56. ' T^ep 'TCOM.O ü C auvTjXixuÓ Tac; év TO> yé vei [roo es un com-
Cor 11, 16; 1 Tes 2, 14 ; 2 Tes 1, 4. La enemistad contra la iglesia plemento de lo dicho sobre su adelantar en el modo de vivir judío
de Dios, que es enemistad contra la voluntad de Dios, se mani- continuo y cada vez m ás profundo, pues la comparaci ó n con sus
festaba en una persecuci ón 52 violenta 55 y tenaz y en la destruc- coetáneos hace más claro su celo.
53

ción 54 correspondiente. Este constante atacar a la iglesia , men- Pablo superaba a muchos en su pueblo. ’Ev T ú JIOU no sig-
cionado por Pablo también en Flp 3, 6, nos lo ilustra Hech 8, 1 ss ; nifica , como piensa Mommsen 57, «en mi patria», ni tampoco,
9, 1 s. 13 s; 22, 4 s ; 26, 9 ss. ¿Cómo iba a conmover positivamente como intenta probar Barnikol 58, «en mi hermandad (farisaica)»,
sino, como es normal en Pablo, en mi pueblo, cf . 2 Cor 11, 26 ;
Flp 3, 5 ( Hechos 7, 19), también ol aoffsveí; |j.oo Rom 9, 3 ; 16,
7.21 ; Josefo, C.Ap. 1, 1. La expresi ón está íntimamente unida
47. ’AvaaxpocoTj: comportamiento, conducta, cf. Polibio 4, 82, 1 ; Dió , ;
genes
Laert . 9, 64 ; IG 2 , 477 , b 12 ; SIG 491 , 5 ; Tob 4 , 14 ; 2 Mac 6 , 23 ; Ff 4 22 con TO ü Q auvTjXtxicoTGo;. Esta continua profundización en el judais-
1 Tim 4, 12; Heb 13, 7 ; Sant 3, 13; 1 Pe 1, 15.18 ; 2, 12; 3, 1 s. 16 s; 2 2
Pe , mo, profundización que dejaba atrás a otros jud í os de su edad,
7; 3, 11. Cf. Moulton-Milligan, o. c . , 1.
se demuestra y tiene su fundamento 59 en que Pablo estaba lleno
48. lió te atributivamente sin repetir el artículo, cf. Blass-D. § 269la de su fuerte celo por las tradiciones de los padres. riepiaaox é ptü;
49. Cf. 2 Mac 2, 21 ; 8, 1 ; 14, 38 ; 4 Mac 4, 26, donde se piensa en . con - tiene un sentido relativo y significa «en gran medida», como se
traposición a la conducta gentil. En Ignacio Magn. 8, 1; 10, 3; Filad 6, 1
se confronta con el comportamiento cristiano. Es un concepto, 22 helenístico. Su ve en 2 Cor 11, 23 ; 1 Tes 2, 17.
traducción se encuentra seg ún K . G . Kuhn : ThWNT 3 , 364 ss, sólo en
ZyjXoxrjc no indica que Pablo fuera un zelote, como, por ejem-
Est r. § 7, 11 (ed. Wilna (1921) fol., p. 12b arriba). Los jud íosque en Babilonia
plo, Sim ón en Le 6, 15; Hech 1, 13 ; cf. Josefo, Bell. 4, 160. Lo ex-
«no cambiaron su Dios y sus prescripciones religiosas, sino se mantu-
vieron en su judaismo, byhdwtn.
50. "Oxi epexegético con relaci ó n a «veeaxpoep?], cf. Burton, a I ..
51. Cf. ThWNT 3, 502-539 (K. L. Schmidt); A. Oepke, Das neue Gottes
) 201-206.
- 56. Cf. Lagrange, a. I.
57. ZNW (1901) 85; cf. H. Bóhlig, Geisíeskultur von Tarsos (1913) 43 s.
volk in Schrifttum, Schauspiel, bildender Kunst un Weltgestaltung (1950
52. Para BI ú XEIV cf. Jer 17, 18 ; Mt 5, 10 ss. 44 ; 10, 23 ; 23, 34; Le 21 58. E. Barnikol, Die vorchrisí liche Zeit des Paulus. Forschungen zur
,
12, etc . Entstehung des Christentums, des NTs und der Kirche I (1929) 31-46. Se
53. KcdKuirepftoXrjv sobre la medida, en un sentido superlativo, cf. Rom apoya en Josefo, Ant . 13, 172.297. Pero estos lugares no tienen fuerza, porque
7, 12; 1 Cor 12, 31 ; 2 Cor 1, 8; 4, 17, únicamente paulino en el NT. allí sólo el contexto exige el sentido específico mencionado de 7 É vo;< . r é vo;
54. IíopO- Eiv: devastar, destruir, arrasar, cf. a propósito de ciudades etc.;
y re - no es, como piensa Barnikol, o. c. 42, el concepto paralelo de Tout óaiió;t , sino
giones: Homero, lliada 4 , 308 ; Herodoto 1, 84 ; 3, 58 ; Isócrates 9, 62 que aparece junto a louBata ó ;i porque, según Barnikol 40, Toot ócj|i.ó; signifi-
1

dicho de personas: Esquilo, Theb., 582 s , TCóXLV- JZANPCPAV xa - : í>eob;< XOO; I e-


^ ^
ca el judaismo, es decir, la relación histórica de la moral y la religión judía con
VEí; ttopfretv ; ibid , 194, auxoi S ucp aox üuv ...icopO
. o ú s a ; Eurípides, Phoen., 564 s
’ ’
^^
§s rcoXXá; afyuaXtoxíSac; xó pa; pía Tupo; avBpcuv ^oXsjiícuv rcopO-oujiiva:;
,
,
.
la vida de ellas derivada ; ?£vo;, por el contrario, es el pueblo jud ío respecto
a su contexto natural y étnico. Pablo añade Iv xu> -f é vst jioo porque habla a
4 Mac 4, 23 11 4 ; , ; Fil ón , In Flacc. , 54 ; BGU , 588 , 3 ; Hech 9 ,21 ; G á l 1 23
,
lectores cristianos de la gentilidad, de los que él necesariamente se siente se
.
parado en relación con lo que ahora se trata. Cf También Burton, a. /.
-
55. El imperfecto de Suoxeiv y nopfrelv no indica el intento de la acción
ino su duración y continuidad. 59. Cf. Burton, a. I.
64 Gál 1, 14 Gál 7 , 14 65

cluye el genitivo que sigue : xcbv Tcaxpooov jiou xapaSooecov. Se pre - son el fundamento de su vida y el aliciente de su celo. Es lo que
senta a Pablo m ás bien como discípulo diligente y celoso de las tra - se quiere decir en v. 14b.
diciones de los padres. Cf. Josefo, Ant . 12, 271 st xic CY¡A.ü> X7¡;< á ATIV ¿Cómo iba a haber recibido enseñanza alguna , y ni tan si-
'

xo) V Ttaxpí cov éd aiv xat xy}$ xou í>sot5 frpyjaxs íat;, érsatko cpyja í v ; Filó n,
- quiera influencias, por parte de la tradición cristiana un jud ío más
.
Spec leg. 2, 253 ; IQS 4, 4 ( ?) ; 1 Mac 2, 27: ó YjXóbv x <ñ vojxcp ^
Hech 21 , 20 60. Pa
xat
-
jud ío que todos los de su edad ? ¿Cómo iba a recibirla, si estaba
lleno de un celo ardiente por la ley tan desarrollada en la tradi-
íaxtbv Stad’TjxY]v 2, 26 ; 2 54 , ; 14 , 14 ; 2 Mac 4 , 2 ;
blo era más bien fariseo, cf. Flp 3, 5 s ; Hech 22, 3 ; 23, 6 ; 26, 5. ción ? ¿Cómo iba a ser eso posible para él, que defendió en teo-
Ai Ttaxptxat jxou icapaSóaei no son como tal las tradiciones que le ría y práctica y hasta las últimas consecuencias en las actuacio-
fueron transmitidas por su padre, sino en general las recibidas nes de la vida diaria el principio moral sobre obrar y merecer,
de los padres. Aunque Tcaxpixoq indica frecuentemente lo que viene un principio tan enraizado en la ley ? ¿Era tal cosa ni siquiera

7, 69 ai Tí. á psxa í ; Demóstenes 25, 32 X ófo;



de modo especial del propio padre cf. Tucídides 1, 13 jkatXsiat
Lisias 14, 40
pensable en el tiempo de su actividad farisaica ? 64. El pasado
precristiano del apóstol es una garantía de que no se puede ha-
0 pó q Tí. etc ——
. tiene tambi é n el
o « heredado» , cf. Gratino fragm , 116 CAF
sentido m ás propio
I , 50
de « recibido»
icaxpixoi v ó jiot, — —
blar de recepci ón alguna del evangelio ¡con su principio de
la gracia! por parte de mensajeros cristianos 65, por muy in -
las reglas recibidas ; P. Cair de . Zen ó n 421 , 2 (s . HI a . C.) eveo djie - consciente que tal recepción hubiera sido. Su postura interna y su
v ó c aot xouc; 'jraiprxotx; frsouc ; P. Teb. I 59, 7 (sobre 100 a. C.) YJV
^ actuació n eran irreconciliables con los principios cristianos.
7rp ó c yjjjuxQ á vojhsv xaxptxyjv cptX í av , sentido que por lo
61
de lo
demás
recibido 62.
También los acontecimientos de su vida posteriores a su lla
mamiento para apóstol de los gentiles, o sea , tambi én la historia
-
incluye más o menos al padre como mediador
El ¡XO ü contrapone, como en v 14a , el judí o a los gentiles. Obje- de sus relaciones con la iglesia de Jerusalén en los primeros a ños
tivamente en lo que se piensa es en la xaoticSoaic; x<ñ v icpeapi/cé ptov , que siguieron al suceso de Damasco demuestra claramente que
cf. Mt 15, 2.3.6 ; Me 7, 3.5. 8.9.13, que contiene xa é x xapaSoasoc es insostenible todo lo que sea afirmar que el apóstol hubiera
xfov Ttaxspmv Josefo, Ant. 13, 297 (cf. 13, 408). Se trata de las «pres- recibido el evangelio por hombres y que hubiera sido adoctrinado
cripciones de los padres» tan frecuentemente mencionadas, así : en él así. Pablo parti ó inmediatamente para Arabia , y no para
2 Mac 6, 1 ; 7, 2.30; 3 Mac 1 , 23; 4 Mac 4, 23; 5, 33 ; 16, 16 ; Jo- Jerusalén , tras la revelación que de sí mismo le hizo el Hijo de
sefo, Ant . 10, 6 ; 17, 149 ; Josefo, Vita 191. De ellas vale la reco- Dios.
mendación de Sir 8, 9 : 7 trr í s bsmw‘ t sybym ’sr sm‘ w m’bwtm,
«no desprecies las tradiciones de los ancianos, que ellos recibie -
.
ron de sus padres» Esta tradició n es la continuaci ón de la tora y
la observan los fariseos en toda su amplitud , como testimonio
viviente de la tora del Sinaí 63. Pablo no es saduceo, pues éstos no
reconocían a las tradiciones derecho divino, sino que es fariseo,
para quien la tora en sentido estricto y las tradiciones (orales)
.
64 Cf. Wórner, a. /., 25 : «Al describir el apóstol su activa enemistad de
3, . entonces contra el cristianismo, y el celo farisaico a que se debía, quiere mos-
60. Sobre el genitiv. obj. cf. Hech 22, 3; 1 Cor 14, 12 ; Tit 2, 14 ; 1 Pe 13
61. Moulton Milligan o. c. ; Liddell-Scott, o. c
- . trar qué inabordable había sido entonces a toda comunicación y enseñanza
sobre el cristianismo; cuán lejos tenía que estarle cualquier conocimiento aun
62. Lagrange, a. /.: «llaxptx&v n’est point une allusion á l’origine de Paul,
pendant de superficial del mismo».
issu d’une famille de Pharisiens (Act 23, 6); c’est simplement le 65. Fridrichsen, Die Apologie des Paulus und Galater 1, en L. Brun y
iv T <I> 76VGt JXOü, il s’agit des traditions des ancétres de la nation».
63. Cf. Lightfoot, a. /.; Schürer II, 391ss. 545; Bousset Gressmann
153 ss ; Billerbeck I , 691 ss ; Ranft , 137 ss .143 ss. Con raz ó n
-
llama la atenci ó
,
n
A. Fridrichsen , Paulus und die Urgemeinde (1921) 69, escribe: «Sólo Dios podía
enseñar a un faná tico sanguinario de esa índole». Quien suponga, con todo,
: ZNW 33 (1934) una íntima y secreta preparación de Pablo para el evangelio, no sólo se figura
W. G. K ümmel, Jesus und der jüdische Traditionsgedanke puede escribir, Flp 3, 6: entender al apóstol mejor que él mismo, sino que intenta además meter a la
-
105 130, 117, sobre el hecho de que Pablo una vez
xatd fcixaioaóvrjv tyjv iv vó <p svó evoc; cfyie|iXTo¡; y otra, Gál 1, 14: rcepia- fuerza sus experiencias, en contra del testimonio del apóstol, en un esquema
^ ^ ^
aoxé pux; Cr( XioT7j;< u'jrá pxuiv TUJV 7T«Tpix <Í> v y.ou Tcapa íSóaetov .
psicológico de conversión.
66 Gál 7, 75 Gál 7, 15 67

15Pero cuando a aquel que me puso aparte desde el vientre de mi


’Acpopííetv significa separar, poner aparte e incluye, especial
mente si es Dios el sujeto, la idea de santificació n 67 y prededi-
-
madre y me llamó por su gracia, 16 le pareció bien revelar en mí
a su Hijo, para que yo lo anunciara entre los paganos, enseguida,
cación 68. También aquí como en Rom 1, 1 cf. Hech 13, 2
se considera la predicación del evangelio como la meta que se
— —
no consult é a la carne ni a la sangre, 17 ni subí a Jerusalén a ver persigue con la segregación. Junto a dcpopííetv 69 aparece el xaXetv
a los apóstoles anteriores a mí, sino que me fui a Arabia, y de de Dios tendente a realzar la acción divina. Así como el apóstol
nuevo regresé a Damasco. al pensar en su segregaci ón se fija en el destino preciso de su vida
pensado por Dios desde la eternidad, del mismo modo piensa en
V. 15. La importancia de la frase que comienza ahora está la concreci ón y revelaci ón de esta especial providencia al men-
en la relaci ón de su contenido con lo que sigue en v. 16b-17 y que cionar su llamada. Segregado haec Dei consilium fuit, quo Paulus
comienza coft eudé on; oó - poaavefr é yrjv. Pablo sigue con su exposi- destinabatur ad munus apostolicum , ante quam se hominem na-
ción desapasionada , aunque aquí trata del suceso fundamental tum esse sciret, secuta est postea vocatio suo tempore, cum Do
minus voluntatem de illo suam manifestavit, et iussit, eum ad
-
de su vida. Sin hacer de ello una «confesión», menciona en una
frase secundaria su «conversión» que, para ser más fieles al texto, opus accingi (Calvino).
habría que llamar su «llamamiento». Esta frase secundaria de KaXetv es en la terminología paulina , siendo Dios el sujeto,
vv. 15-16a está subordinada al pensamiento fundamental, es de- siempre el llamamiento de Dios por el que uno es atraído a la
cir, a probar la imposibilidad de la cooperación humana en la fe en la iglesia 70. Aquí ese significado está incluido solamente.
recepción del evangelio. También en vv. 15-16a hay indicios in- Ante todo se piensa en la llamada a ser apóstol, como se des-
directos que prueban la falsedad de la suposici ón de los adver- prende de la correlación entre ácpopcCetv y xaXeiv. Su llamada a la
sarios. fe coincidi ó para Pablo con el llamamiento al apostolado 71, lo
Segú n la convicción del apóstol es a la intervención de Dios mismo que éste concuerda con la conciencia de su envío a los gen-
a la que se debe su evangelio y su apostolado. Dios ha tomado tiles. Aid TY¡; xá ptToc auioo va con xaXeiv y no 72 con ¿bcoxaLó tjíai.
(

una determinación . Se ha suprimido el sujeto como ocurre en Quiere decir que la gracia de Dios actuaba en la llamada de Dios
1, 6 ; 2, 8 ; 5, 8 ; Rom 8 , 11 ; Flp 1, 6 ; 1 Tes 5, 24. EMoxeív se emplea a Pablo. Su apostolado es, pues, una consecuencia de la gracia
como en: Le 12, 32 ; 1 Cor 1, 21 ; Col 1, 19 ; Sal 39, 14; 67, 17 ;
LXX ; cf. Rom 15, 26 s ; 1 Tes 2, 8 ; 3, 1, para designar la libre
determinaci ón divina, sin que se exprese al mismo tiempo en el 67. Cf. por ejemplo, Lev 20, 25 s: Kai acpopteíie ctuxous... iv xaatv xoí;<
concepto la gratuidad de esa determinaci ón. Dios se ha decidido é p 7ü £Trot ;< xyjq -¡f íje;, a l d> captó pta« uyív Iv axafrapata:, xat easad- é yoi arpen, oxt
por libre e incomprensible decisión suya por revelar su Hijo a cqiog x ú pto; ^
< ó ftecx; uy <I> v 6 acpoptaoa; opeó; arc ó rcdvxeov x <hv Id-vuW etvat

Pablo. La determinación de Dios se relaciona con su voluntad


eyoí. Cf. la unión de GqtdCetv y dpopt'Cetv también en Ex 19, 23; 29, 27. Igual
mente Jer I , 5 en la nota anterior.
-
de escoger y llamar al apóstol. Tal voluntad se remonta hasta los 68. Quizá hay aquí una alusión al (hebr.) parüs o (aram.) pcrisa es
comienzos de su existencia y excluye su actividad con él sólo decir, los fariseos, alusión que naturalmente apenas entenderían los lectores.
En tal caso Pablo ver ía en su pertenencia a los fariseos un tipo de su elección
para su tiempo precristiano. Dios lo ha escogido desde el seno como apóstol. Pero esto no es probable.
materno, de modo que su vida, como la del profeta e incluso como 69. Sobre el Ix xo íkí ac, yrjxp ó ; c you cf. Mt 19, 12; Hech 3, 2 ; 14, 8. Es in-
la del siervo de Dios 66, estuvo siempre bajo una especial provi- justificado preguntarse si se incluye o no el estado embrionario. Cf. el cambio
dencia divina. en Jue 13, 5 A: xo TCatdctpiov Ix TTJ ;í pctoxpó c; y B: x. TC. dizo x. y. Para Le 1, 15
ext Ix xoiXtco; p]xpo; < etoxou es importante el hecho de que Juan se llena del
Espíritu santo ya en el seno materno. El yoo, quizá añadido, no implica una
66. De Jeremías se dice en 1, 5 : IIpo xo ü ys Tzkáoai ae Iv xotXía ITCía -- alusión intencionada a la propia madre, como piensa Zahn, a. 1. Cf. Is 49, 1
con 49, 5 ; 44, 2.24 con Sal 21, 11 ; 70, 6 ; Job: ctuxd <; yuyvoc; iihjXbov ex xoiXtac
xayat as xai upo xou e eXfretv Ix y xpac; r¡ yam ae, TCpocprjxTjv etq elbjv xéfrei
^ ^
x á ae. También coincide con esto Is 41, 9: ou avxstacpó yTjv DNAXPUJV XT¡; < '¡rjq,
xal Ix XOJV oxoxid) v aux g IxaXeaa ae xal soca aoi Jlaí;< you et, !£eXe£ayr}v ae
ji7]xp ó <; you con Job 10, 18 : ha xt ouv Ix xoikiac, ye IfyfteqeG.
70. Cf. por ejemplo, Rom 8, 30 ; 9, 24 ; 1 Cor 1, 9 ; 7, 15.17 s. 20 ss ; Gál
^
xal oux IpcaxIXiTOW ae e Is 49, 1 ; Ix xotXtac; yqxp ó; you IxaXeaev xd ovoya you
En Hech 26, 16 ss se describe la actividad del apóstol en consonancia con
. 1, 6 ; 5, 8.13 y antes p. 48 s.
71. Lagrange: «II fut apótre en meme temps que convert í».

la del siervo de Dios Is 42, 7.16 ; 61, 1; LXX. .
72. Así Hofmann, a /., en contra de la construcción simétrica.
68 Gál 7 , 16 Gál 7 , 16 69

de Dios y ésta muestra su poder en él 73. El apóstol pasó desde La revelaci ón de Dios a Pablo tiene un complemento perso -
una vida prevista y preparada por Dios para él a la llamada por nal : Dios le descubre a su Hijo. Aquí se piensa en el Señor glori -
la gracia de Dios. ficado, mientras que en Gál 4, 4 ; Rom 5, 10 ; 8, 32 se llama así
.
V. 16 El llamamiento de Dios le llegó a Pablo como auto - al Jesucristo terreno. ’ Ev ejxoí no significa «por mí» cf. 1 Cor —
rrevelaci ón de Cristo. De la construcción de la frase nada puede —
7, 14 , contra lo que está el mismo contexto ; tampoco quiere
deducirse sobre el orden de las distintas formas de intervención
de Dios. Unicamente se indica qué acontecimiento es para Pablo
— —
decir «a mí» cf. 1, 24 ; 1 Tim 1, 16 de modo que el llamamiento
del apóstol sería se ñal de la acci ón revelante de Dios que él ha -
el verdaderamente fundamental : el áizoxak ó ai. De la situaci ón se bía recibido. Probablemente tampoco representa un simple da -
^
deduce que la revelaci ón de Cristo al apóstol describe precisa
mente el modo cómo Pablo recibió la llamada 74. A:coxa >.Ú 7rc£ iv
5
- tivo 77, puesto que no aparece é v con aTtoxaMxretv en otros luga
res, cf. 1 Cor 2, 10 ; Ef 3, 5 ; 1 Pe 1, 12. Parece más bien que év
-
— —
aparece en Pablo y lo mismo el sustantivo en relación con la
definitiva manifestación de las cosas en la acción escatológica
é jxoí expresa la intensidad de la manifestaci ón del Hijo, que lle
gó hasta el centro de la vida del apóstol 78. De este é v nada puede
-

de Dios Rom 8, 18 ; 1 Cor 3, 14 ; 2 Tes 2, 3.8. También se en
cuentra en relación con el descubrimiento que ocurre en el pre
-
-
deducirse del carácter psicológico de la revelaci ón. 1 Cor 9, 1 :
ooyl x ó v ‘Tqoouv xóv xó ptov rjjxobv sopaxa y 1 Cor 15, 8 : axpíbj xá|io{,
sente en diversas formas y respecto de diversos objetos Rom 1,
17.8 ; 1 Cor 2, 10 ; Gál 3, 23 ; Ef 3, 5 ; Flp 3, 15. El sentido de
— muestran en general que se trata de una visi ón. Es lo que des
cribe en un estilo antiguo la exposición de Hech 9.22.26.
-
aTtoxaX Ú TCTsiv es a veces distinto del de cpotvepoov. Este acentúa que lo La finalidad de la divina manifestaci ón del Hijo al apóstol
revelado es lo que está palpable, lo que está a la vista. ’ Arcoxaló x- es su predicación a los gentiles. La revelaci ón del Hijo tiene
xsiv significa más bien que la revelación es un descubrir algo oculto,
de modo que revelado aparece como algo desvelado. En este sen -

su efecto, pues, en el actual presente de subjuntivo anuncio
apostólico del evangelio. No se puede deducir de Gá l 1, 16, si la

tido hay que distinguir, por ejemplo, entre Rom 1, 17 : «Pues la manifestación del Hijo tuvo como consecuencia la inmediata predi -
justicia de Dios se revela en él (el evangelio)...» y Rom 3, 31 : caci ón del apóstol entre los gentiles. Nada dice sobre esto la for -
« Mas ahora la justicia de Dios está a la vista aparte de la ley...». mulaci ón de la frase. Ni Pablo se para a reflexionar sobre esto.
En Col 3, 3 s, tras hablar de la vida de los creyentes oculta con Lo que le interesa es resaltar que la revelació n que Dios le hizo,
Cristo en Dios, se dice : oxav ó Xptax ó q cpavepoo& iQ, r¡ C«>7¡ yjjubv , X ó XE incluye la tarea de la p ú blica predicación de Cristo entre los gen -
xai -
auv auxa) cpavepcoO- rjaead s év porque ahora sólo se tiles 79.
atiende a la aparici ón de su vida con Cristo y en él, cf. 1 Pe 5, 4 ;
1 Jn 2, 28 ; 3, 2 y tambié n 1 Cor 3, 13 : é xá axou xo ippv <pavspov
C£ v O£xai r¡ fdp y¡pipa $Y¡X<ó asi, oxi é v pi á xoxaXóttxst , xaí é xá axou x ó

^
* *

ípfov órcotov écjxcv x ó m> p a óxó Soxtjxáaet , donde se tiene un expresi - -


77. Cf. Blass D. § 220, 1 y Oepke, a. i En contra Winer § 31, 8. Otra cosa
vo cambio entre cpavsp ó v ‘frfvsofrat y axoxaX ó xxeadai 75. Lo que en 5, 11.

es cuando con cpavepoüv cambian el !v y el dativo sin más Rom 1, 19 ; 2 Cor
Gál 1, 16 describe Pablo es un acto revelador de algo radical - 78. Cf. 2 Cor 4, 6 ; Flp 3, 12. Según Crisóstomo, Pablo dice «en mí» y no
«a mí» para «expresar que ha recibido la doctrina de la fe no sólo en palabras,
mente oculto. En la revelaci ón hecha ai apóstol se adelanta
— —
para él la manifestación escatológica de Cristo 76. sino que está repleto de abundantes dones del Espíritu: la luz de la revelación
ha iluminado su alma y así ha hablado Cristo en él». A. Wikenhauser, Die
Christusmystik der hl. Paulus (21956) 89 s, queriendo distinguir en Pablo entre
la cristofanía y la revelación del Hijo, dice : «Cristo se le ha aparecido no sólo
en su gloria, se le ha dado a conocer no sólo como viviente y existiendo de ma-
nera pneumática, sino que se ha revelado en él como poder personal que actúa
73. Cf. después sobre 2, 9. .
profundamente en su vida» Cf. también H. J. Schoeps, Paulus (1959) 46 s.
— —
74. Pablo 1 Cor 9, 1; 15, 8 como Hech conocen sólo un aconteci
miento por el que llegó a ser apóstol y no distinguieron entre su vocación y
una revelación de Cristo, por la que hubiera recibido el evangelio.
- 79. Cf. Calvino, a. /.: «Sensus igitur erit , revelatum fuisse Paulo Christum,
non ut solus frueretur eius cognitione, ipsumque tacitus in sinu suo conti
neret, sed ut abs se cognitum praedicaret inter gentes». Cf. L. Cerfaux, La
-
75. Sobre cpavepo ü v cf. 1 Cor 4, 5 ; 2 Cor 2, 14; 4, 10 s. 5, 11. théologie de V église suivant saint Paul (1948) 134: «La vocation personelle,
-
76. Cf . A. M. Denis, Vinvestiture de la fonction apostolique par «Apo - avec la révélation du Fils en Paul, ...et la conscience de sa vocation d’apó tre
kalypse». Étude thématique de Gál 1, 16: RevBibl 64 (1957) 335 362. - des Gentils se confondent dans une méme et unique révélation divine».
70 Gál 7, 16 Gál i, 17 71

Digno de atenci ón es lo típico de la expresi ón suoqpfeXcCeoftat queda demasiado distante, y tampoco tiene demasiada fuerza,
auxov.
U 80. El Hijo de Dios en su manifestaci ón al apó stol se ha he- porque no se puede extender tal relaci ón al siguiente xa! xakw
éiré axpe a... Además el acento recae por todo el contexto en la
cho contenido del evangelio, en cuanto que es él quien habla en
éste 81. Donde el evangelio apostólico se deja oí r, allí está el Hijo ^
locuci ón negativa . La explicaci ón en el sentido de «ya entonces »
o «entonces enseguida» es demasiado general y no muy ciara ,
presente en la palabra .
La misi ón que implicaba la revelaci ón se ha circunscrito a un pues después , lo sabemos por datos del mismo Pablo , se ve que
sector. Td Ifrvyj son — como en Gál 2, 2.8 . 9.12. 15 ; 3 ( 8b) . 14 — en cierto sentido pidi ó consejo a algunos, cf . 2, 2 ss. Más bien el
los gentiles. Al nombrarlos se piensa, como indica la fórmula pensamiento de Pablo es : «E inmediatamente (tomé la decisión) 83
é v xoí¡; é& vsatv, el territorio que se asigna a Pablo como misi ón. — no me acerqué ni a carne ni a sangre para aconsejarme. .. » . La
No se dice, con todo, que únicamente gentiles tengan que ser locuci ón deja entrever algo del avasallamiento dé la revelaci ón
guiados a la fe por él . Esto contradirí a no sólo a los esquemáticos que él tuvo del Hijo , la cual lo arrastró hacia el camino solitario
relatos de Hechos limitados a lo fundamental de los aconteci- de apóstol extraordinario.
mientos, sino igualmente a datos de sus propias cartas. ílpoaavaTLfrsafrai significa «acercarse a uno (para aconsejarse)»,
Resumamos : la imposibilidad de que Pablo haya recibido el por ejemplo : Diodoro Sículo 17, 116 : XOCQ ¡lá vxeai Trpoaavafré jxevoQ
evangelio por parte de hombres se manifiesta ya en las expre- irepi xou ayjfxs í ou ; Luciano , Iup . Trag . 1 (2, 642) : T í a ú vvou; xaxapió vac;
siones de la frase temporal que precede a la principal de v. 16b. aa 6 xq> Xa\ sí;< é jxoi rposavá O- oo , Xa¡3s jxs a ó fxj3ouXov r.ó vcov 84. Sobre la
17, y que es la más importante. Podemos verlo ahora más clara- designaci ón del hombre natural como adp£ xat aljxa, para dis-
mente. En todo lo referente al origen de su evangelio se trata de tinguirlo de Dios y de las potestades, cf . 1 Cor 15 , 50 ; Heb 2, 14 ;
acciones de Dios, con las que dispone soberanamente de la vida Ef 6, 12 ; tambi én Sir 14, 18 ; 17 , 31 . En Mt 16 , 17 ( basar wádám ) 85
del apóstol desde siempre y continuamente. Los acontecimientos significa especialmente el hombre que es inaccesible para la reve-
determinantes de su llamamiento para apóstol están fuera de la laci ón. Pablo no piensa concretamente en determinados após-
esfera humana e histórica . El hecho central a que se encaminaba toles, sino en ciertos cristianos que por lo referente a la revelaci ón
su existencia y del que depende es la inmediata manifestaci ón del están también en la categorí a de hombres 86 . Pablo no ha puesto
misterio del Hijo de Dios, que supone una intervención en su la revelación a la discusi ón humana . Pero tampoco la someti ó al
total existencia humano-terrena. comienzo al dictamen de los apóstoles de Jerusalén .
Y todo esto se habí a dicho únicamente en una frase subor- V. 17. El ou 3s dvyjXfrov representa un ascenso en la expresión.
dinada . Lo esencial del pensamiento del apóstol está en v. 16b. Consiste ese reforzamiento en que ahora se nombran los dxdaxoXot
17. Tras la revelación Pablo no ha expuesto el misterio recibido Tipo 6(iü 87, o sea , las autoridades con el mismo rango que Pablo
a nadie, tampoco a las autoridades jerosolimitanas. Por tanto , pide para sí , a quienes más tarde — 2, 1 ss — por indicación divina
tampoco el ulterior desarrollo de la revelació n fue al principio de- habí a presentado su evangelio. Este no subir 88 a Jerusalén no
terminado por ninguna clase de tradiciones apostólicas. El EU&SQK significa que no reconociera a los demás apóstoles como tales ,
indica que se trata de una decisión tomada por Pablo repentina-
mente 82 . Así es como parece que hay que interpretarlo por razón 83. Cf. ThWNT 1 , 439, nota 180.
de la independencia que el término recibe al ser antepuesto a la 84. Cf. TcposavcKpspsiv Polibio 81, 19, 4 ; Zahn, 64, nota 78. Cf. avaxt-
frase negativa . La relación con la expresión positiva á Xká á izr¡ k $ov teci&at Gál 2, 2 ; Hech 25, 14 ; 2 Mac 3, 9.
85. Cf. Billerbeck I, 730 s.
86. Cf. W. Gutbrod, 97: «Hombres... con aá p£ xat al\LCC, con toda su gama
de posibilidades, incluyendo el pensar religioso».
80. E. Molland , 40 : «Para el gusto lingüístico griego, que exige un com - 87. Sobre esta expresión cf. Rom 16, 7 : otxtvé; < e íaiv lxícjrj|tot iv xot ;
<
plemento, de cosa, el término es paradójico ; tiene su presupuesto en el estilo cncoaxóXots, oí xa í 1rpó Ijiou •ys'fovav iv Xpiax <¡> .
-
paulino, en el que son posibles expresiones como xo’ zaff ék keiv Xpiaxó v, xyjp óa 88. ’Avé p saQm, avapa ívsiv, xaxspyeaftai y xaxajtatveiv se utilizan en el NT
^
'

especialmente hablando de la visita a Jerusalén. Mt 20, 18 ; Me 10, 32 s ;


SEIV Xptaxóv, pero tambié n en que eoccpfeKlCeadm significa en la terminología
misional paulina ’’predicar el evangelio”». Le 10, 30; 18, 31 ; Hech 11, 27 ; 15, 1.2 ; 21, 15 ; 25, 1.6.7. Cf. especialmente
81. Cf. Rom 15, 18 s ; 1 Cor 1, 23 ; 2 Cor 1 , 19 ; Flp 1, 15. Hech 18, 22 ; 24, 1, donde los verbos dvaffatveiv - xaxafWveiv se emplean sin
complemento alguno.
82. Cf. Zahn, a. i En contra Fridrichsen, o. c., 69.
72 Gál 1, 17 Gál 1, 18 73

ni que negara su autoridad apostólica y eclesial en orden al evan - Ningú n influjo humano ni , en concreto, por parte de los após-
gelio. Manifiesta sencillamente la conciencia de su propia igual - toles jerosolimitanos se puede admitir respecto al origen del
dad apostólica y eclesial 89. Dios le corta el paso hacia Jerusalén , evangelio paulino para el tiempo inmediato posterior a la reve-
la ciudad madre de la iglesia 90. No a Jerusalén, sino a Arabia va
Pablo, es decir, a la región del sureste de Damasco que abarca
lación de Cristo. Lo mismo vale para el decenio y los años que si
guieron al acontecimiento de Damasco. De esto tratan los vv. 18-24.
-

las partes septentrionales del reino nabateo 2 Cor 11, 32. Nada
se puede decir del lugar de Arabia en que Pablo estuvo, ni tampoco
para qué fue allí 91. Esta última cuestión la deja Pablo abierta
como en v. 21. Se puede aceptar como probable por el contexto 18 Después, a los tres años subí a Jerusalén a visitar a Cefas y me
— -
v. 15 17 ( Haenchen, Apg. 281) y por 1, 23 (Dibelius K ü mmel,
Paulus, 1951, 44 s) que Pablo ha misionado allí. La provincia
- quedé con él quince días: 19 pero no vi a ningún otro de los após --
de Arabia no era un desierto (J. Wellhausen, Kritische Analyse toles, sino a Santiago , el hermano del Señor . 20 Y esto que os es
der Apg., 1914, 18). cribo , mirad, delante del Señor , que no miento. 21 Después fui a
Desde Arabia Pablo volvi ó a Damasco. El xáXtv indica con las tierras de Siria y Cilicia, 22 pero no me conocían de cara las
verbos de ir, enviar, llamar, la vuelta y se une al verbo en un solo iglesias de Judea en Cristo. 23 Sólo habían oído decir: El que
concepto, así : 2 Cor 1, 16 xat xéXiv ax ó Maxs ovtac éXO- etv xpóc u|j.dc antes nos persiguió , ahora da la buena noticia de la fe que antes
y Flp 1, 26 y¡ á fri] xapoua ía xáXtv xp ó g ^
El xá Xtv es pleonástico en quiso destruir; 24 y daban gloria a Dios por mí.
Hech 18, 21 xáXtv á vaxá|ixxetv y, en Gál 1, 17 92 donde ú nicamente
cabe traducir : «y volví a Damasco». Esto supone que el hecho de
la revelación de Cristo se ha de poner en direcci ón a Damasco,
. .
V 18 En estos a ñ os hay que colocar la primera visita del
apóstol a Jerusalén. vExstxa es una partícula que sirve para con-
cosa que concuerda con Hech 9 y paralelos. Su itinerario abarca, tinuar la narraci ón histórica, cf. v. 21 ; 2, 1. El primer dato tem-
pues, la ruta de Jerusalén hacia Damasco. Fue interrumpido ante poral propiamente dicho es la mención de los tres a ñ os : p.sxd
Damasco por la revelación de Cristo. De Damasco marchó hacia ip ía STT¡. Se incluye completamente el a ñ o del comienzo, sobre
el sureste, al septentrión del reino nabateo, y de allí otra vez a Da - cuya duración nada sabemos 95. Se trata de un dato redondeado.
masco. La explicación de Barnikol o. c., 84 en el sentido de que Es bastante claro desde cuándo cuenta Pablo : desde el aconteci-
el xat xáXtv ó xéaxpetya e í ;< Aap.aaxdv significara : seguí hacia Arabia, miento ante Damasco, el hecho que determina el nuevo comienzo
es decir, volví otra vez a Damasco, es dif ícilmente aceptable para
quien comprenda que a Pablo le interesa presentar su peregrina - de la vida. Es intencionada la contraposición existente en la f ór
mula de : v. 17 ouSé á vyjXdov eí c ’IspoooXujxa y v. 18 avyjX&ov etc ’Ie-
-
ción como un círculo cerrado sin tocar Jerusalén. Hay que tener poao'Xufia.
en cuenta además que Damasco, a pesar de Justino, Diálogo El dato temporal no resalta en primera línea por su interés
78,19, jamás estuvo en la Arabia nabatea 93. La vigilancia de la cronológico, sino por acentuar la independencia del apóstol y
ciudad por un etnarca del rey Aretas, como se supone en 2 Cor de su evangelio. Medían por lo menos dos a ños completos entre
11, 32, no justifica la suposici ón de que perteneciera a Arabia 94. la revelaci ón de Cristo al apóstol y el momento en que fue por
primera vez a Jerusalén. E incluso entonces se trató de una corta
89. Crisóstomo, a. /.; «...el apóstol no utiliza este lenguaje por capricho, visita y no de un viaje, que llevara al apóstol a recibir la ense-
sino para exponer el significado de su propio ministerio de predicador». ñanza o hasta lo hiciera dependiente de los dem ás apóstoles y
90. Calvino: «Sola ergo Dei auctoritate fretus, eaque contentus, se ad
munus praedicationis accinxit». de la iglesia de Jerusalén. Adrede se escribe taxopvjaai Krjcpá v 96,
91. Cf. el Ambrosiaster, al que han seguido muchos: «Ad praedicandum, pues í axopyjaat indica en griego helenístico la visita tendente a
ubi nullus erat apostolorum, ut ipse hic fundaret ecclesias, ne subrepentibus
pseudoapostolis Judaismus seminaretur».
conocer sea ciudades y países, sea, como aquí, personas: Plutar -
-
92. Zorel, o. c. ; Blass D. § 484.
93. Cf. Lietzmann, Burton, a. I . 95. E. Schwartz, NGG (1907) 274.

col. 2046 ; Haenchen, sobre Hech 9, 24, p. 279.


-
94. Cf. por contraposición a Sch ü rer II, 153.108, Pauly Wissowa IV , 2, .
96. Cf. G. D. Kilpatrik, Galatians 1, 18 íotopr|aai Kr\ yav , en NT Essays
-
Studies in Memory of Th. W. Manson, 1893 1958, ed. J. B. Higgins, 1959.
74 Gál 7, 19 Gál 1, 20 75

co 1, 14c Thes. 30, 4 ; 1, 640a Pomp. 40, 1 ; Polibio 3, 48, 12 ; Jo- nen a mi entender más peso que las que nuevamente, partiendo de
.
sefa, Ant . 1, 203 ; 8, 46 ; Bell 6, 81 ; Epicteto, Diss 2, 14, 28 ; 3, 7, 1 Cor 15, 7, se alegan para poner a Santiago entre los apóstoles
1 ; P. Lond. 854, 5 ; Clemente, Horn. 1, 9 ; 8, 24 ; etc. 97. Nombrar (en sentido amplio) 104.
sólo a Pedro, o como Pablo dice aquí : Kephas 98, presenta a éste Más sencillo es contestar a la pregunta sobre quién es San-

——
indirectamente como cabeza de los apóstoles ". tiago. No se trata naturalmente de Santiago el Menor Me 15,
La visita de que aqu í se trata duró, además de ser sólo para — —
40 , ni de Santiago el hermano de Judas Le 6, 16 , tampoco

—— —
conocerse 10°, no m ás que catorce dí as, como nosotros decimos del hijo del Zebedeo Me 1, 19 par etc. ; Hech 1, 13 ; 12, 2 ,
Ssxouré vxs para decir dos semanas en n ú meros redondos 101. Tam-
bién por la brevedad se excluye una ense ñ anza importante para la —
aparece como «hermano» de Jesús ; Me 6, 3 par , que adqui-
——
ni del hijo de Alfeo Me 3, 18 par y Hech 1, 13 , sino del que
predicaci ón del evangelio paulino. Frente a frente está n tres ri ó un puesto preponderante en la primitiva comunidad, como
a ñ os de soledad lejos de Jerusalén y catorce días de visita a Pe- se ve por Hech 12, 17 ; 15, 13 ; 21, 18 ; Gál 2, 9.12 e indirectamente
dro en Jerusalé n 102. por 1 Cor 15, 7. Segú n Josefa , Ant . 20, 200 fue apedreado junto
Para este primer viaje de Pablo a Jerusalén es importante con otros hombres por inobservancia de la ley ; ocurrió esto entre
destacar, por último, que no vio fuera de Pedro a otro apóstol la muerte de Festo y la toma de posesi ón de Albino (62 d. C).
que a Santiago, el hermano del Se ñor, V. 19. Se discute si se pre- Dif ícilmente se puede probar la identidad de este Santiago con
senta a Santiago como apóstol o si Pablo escribe abreviadamente el hijo de Alfeo y la exactitud de tenerlo por paciente, quizá
y quiere decir más bien que no ha visto a otro apóstol fuera de «primo» de Jesús, como hace con harta frecuencia la exégesis
Pedro, y de las autoridades jerosolimitanas sólo a Santiago. Se-
guridad no podemos tener incluso vali éndonos de 1 Cor 15, 7.

católica por ejemplo, Steinmann, a. /. , Zorell, o. c. 105.
Ni Pablo lo dice ni se puede suponer, por qué en su primera
Con todo, las razones que Zahn, a. L aduce para negarlo 103 tie- estancia en Jerusalén no vio a ningú n otro apóstol. No le intere-
san los hechos históricos como tales, sino el probar la indepen-
. .
97 Cf. Crisóstomo, a i : «Precisamente como suelen expresarse quienes
dencia de la revelación recibida respecto de la influencia del
quieren explorar ciudades grandes y famosas». (colegio) apost ólico jerosolimitano. Puede parecer extrañ o de-
98. Cf. 2, 9.11.14 y siempre en 1 Cor 1, 12; 3, 22 ; 9, 5 ; 15, 5, por el con- cir que no vio entonces sino a Pedro y a Santiago de entre las
trario : Gál 2, 7.8 ; cf. Jn 1, 42. autoridades cristianas de Jerusalé n, pero es verdad . Puede ju-
99. Cf. Ambrosiaster : «Dignum fuit, ut cuperet videre Petrum, quia
primus erat inter apost ólos, cui delegaverat Salvator curam ecclesiarum».
rarlo, V 20. .
Cf. Batiffol, 96, n. 1.2 y Sieffert, a. I.
100. Por lo menos así lo considera Pablo. E. Haenchen, Petrusprobleme:
NTSt 7 (1961) 187-197, desearía saber qué trataron Pedro y Pablo en estos días.
Pero no saca nada en claro. del Señor» supone que Pablo quiere distinguirlo de los dos apóstoles llamados
101. Sobre zpk atkóv con verbo que no indica movimiento, cf. 1 Cor Santiago. En este sentido ya antes Victorino, a. L: cum autem fratrem dixit ,
16, 7 ; Gál 2, 5; 4, 18.20; 1 Tes 3, 4, etc. .
negavit apostolum Cf. en contra Holl II, 48 ss. Sobre el jiyj = «sino» H.
102. O. Bauernfeind , Die Begegnung zwischen Paulus und Kephas Gal 1, -
Koch: ZNW 33 (1934) 206 209. Sobre la cuesti ón de Santiago en conjunto :
- -
18 20 : ZNW 47 (1956) 268-276, considera lo tratado en 1, 18 20 como parte -
Lightfoot, 252 291 ; Hennecke, 103 ss ; H. Frh . v. Campenhausen, Die Nachfol -
de una contestación a la acusación de sus adversarios, en cuanto que de lo gedes Jakobus. Zur Frage eines urchristlichen Kalifates : ZKG 63 (1950 1951 )
-
que se ha preocupado es de dar gusto a los hombres: 1, 10. La respuesta ven- - -
133 144 ; E. Stauffer, Zum Kalifat des Jakobus: ZRGG 4 (1952) 193 214 ; P.
dr ía a decir : «Quien no corre tras el favor de los apóstoles de Jerusalén, mucho
menos se va a desvivir por el de otros hombres», 275 s. De acuerdo con esto
Gaechter, Jakobus von Jerusalem: ZKTh 76 (1954) 129 169 - .
104. Sobre toda la controversia cf. Lagrange, a. /., que se decide por la
no quiere reconocer el sentido restrictivo de 1, 18. Pero Bauemfeind no sólo apostolicidad de Santiago con la mayoría de los críticos católicos y Loisy .
no atiende a la relación de 1, 18-20 con 1, 21-24 y 1, 12-17, sino tampoco al .
105 Hay que aducir aquí también la principal dificultad de Zahn : «Puesto
hecho de que a Pablo le importa no únicamente su evangelio, sino por igual que había un Santiago (Mt 13, 55 ; Me 6, 3) entre los hermanos del Señor que
su apostolado inmediato, y que sus adversarios combaten ambas realidades , -
no eran sus discípulos unos seis meses antes de su muerte (Jn 7, 2 8) ; puesto
una por la otra. Además 1, 10 recibe en Bauernfeind demasiada importancia. que esos mismos hermanos ocupaban una posición importante en la comuni -
103. Las razones que Zahn aduce son éstas: 1) exspov tiene su opuesto dad a partir de la resurrección de Jesús, pero se encontraban fuera del círculo
en lo anterior, no se puede considerar, pues, el término contrario otra vez de los apóstoles (Hech 1, 14; 1 Cor 9, 5), es impensable que se diera a un após-
en lo que sigue (st Taxwfiov) ; 2) No puede Pablo negar haber visto a otro
^
apóstol, si inmediatamente nombra a un segundo ; 3) el apelativo «hermano
tol Santiago el título honorífico de «hermano del Señor» para distinguirlo
de un segundo apóstol».
76 -
Gál 1, 21 22 Gál 1, 23 24- 77

— —
El a S é fpáfrn ü fttv que es un paréntesis no se refiere ex
presamente a todo lo dicho en vv. 13 24, sino sólo a lo de su
- ai iv Xptaxo) son las distintas iglesias locales, aunque naturalmente
- el ¿v Xpiax <£ no tiene el sentido preciso de nuestro adjetivo «cris -
primera visita en Jerusalén y sobre todo a su última de v. 19 106. tiano» 113. ’ IouSaía indica, por analogía con Siria y Cilicia ante -
No es necesario completar íSoi> évomov xou frsou con é ax í v , fpácpco o riormente nombradas, probablemente la región de Judea, que se
p.apxó po ü|iat, etc., pues la frase es más bien una f ó rmula de jura - extiende desde el sur de Samaria hasta el Jord án 114. No parece,
mento como: 1 Tes 2, 5 freos |j.á pxo ;< ; 2 Cor 11, 31 ó freos... oiSev, pues, que se haya de pensar en la procuraduría romana. No se
¿xi oo (J)eúSo|iai ; 2 Cor 1, 23 é á) S é |i(xpxopa x ó v freó v áxixaXo5 jj.ai éxl puede decidir con seguridad si incluir a la comunidad de Jerusalén
xyjv é{ji7]v ¡ ^
( ) ü Y V, ¿TI... 107. Dios es testigo de lo dicho. «Con ello lla-
entre las de Judea. En el lenguaje corriente pertenece Jerusalén
^ ]
ma la atenci ón sobre algunas particularidades que no se podr ían a Judea naturalmente. Y por el contexto Pablo no tenía razón
controlar, y al mismo tiempo resalta su importancia para probar alguna para separar Judea de Jerusalén 116. Al contrario, su ar -
su independencia» (K áhler a. /.). gumentaci ón cobra más fuerza 116 contando la iglesia de Jerusa -
Tampoco tras la primera visita a Jerusalén se dio posibili
dad alguna de recibir de allí el evangelio y el apostolado. La
- lén entre las de Judea. En cualquier caso el acento recae sobre
xalc á xxXrja í atg. Pablo llegó a ser conocido para determinados
razón es que Pablo se había marchado a regiones cristianas en - miembros de las iglesias al menos en Jerusalén, pero no para las
tre gentiles, de modo que siguió personalmente desconocido en IxxXrjc íat como tales puesto que no intervino en sus reuniones.
Judea, el terriorio misional más próximo a Jerusalén, VV. 21-22. No lo conocían más que de oídas, V 23 . .
Las xX í jxaxa 108 se refieren cada vez a uno de los territorios Este es el sentido de las palabras referidas 117: el que antes nos
mencionados. Se ve por la rara repetición del artículo con Ki\i - persiguió, ahora da la buena noticia de la fe que antes quiso des -
xía 109. Es, pues, probable que ambas regiones 110 no indiquen la truir 118. n í axiQ no es «el creer» en el sentido vivencial de la comu -
ruta del apóstol, sino los lugares de su actividad misional con los nidad como en 1 Tes 3, 6, ni el contenido de la fe, sino o «la fe
centros en Antioquía y Tarso. Siria, que geográficamente está en el Mesías como camino de salvación» (Lipsius), o el mensaje
más cercana a Jerusalén, se nombra en primer lugar por ser donde de fe como poder objetivo, como lo que en 3, 23 se presenta
principalmente predicaba entonces el evangelio. Luego se nombra —
como TT Íaxt í, cf. 6, 10 119. Los %eu; son incluidos los que lo di -
Cilicia, de menos importancia y tambi én más alejada de Jerusa
lén m. Se ve que Siria y Cilicia son los territorios de misi ón
- —
cen y los que lo oyen los miembros de otras comunidades cris
tianas, que comunicaron a las comunidades de Judea el mara
-
-
donde ahora actúa Pablo, por el hecho de resaltar en v. 22 que villoso cambio de Pablo.
no había sido conocido en las iglesias de Judea. Pero también Consecuencia de esas noticias fue que las iglesias de Judea
para ellas es Pablo uno que vov eua sXíísxat xr¡v x íaxtv, v. 23.
^ .
alababan a Dios por él, V 24. El iv de la expresión év é jioí indica
El imperfecto perifrástico fyxTjv áyvoóftevoc 112 indica la duraci ón la razón de la alabanza 12°. No es propter me, sino que presenta
de este áfvoeíafrat : seguí siendo desconocido para las iglesias de al apóstol como aquel que daba pie a la alabanza 121.
Judea a pesar de la estancia en Jerusalén. También las indicaciones generales de 23 24 pueden apoyar -
T ü) xpoaomii) significa literalmente «de vista » y quiere decir «en la tesis general de la independencia del evangelio y del aposto -
persona», cf. Hech 20, 25 ; Col 2, 1; 1 Tes 2, 17. Las ixxXYja íai...
113. Cf. la fórmula parecida de 1 Tes 2, 14, aunque es aun más enérgica:
106. Cf . entre otros: Bisping, Zahn, Sieffert, a. /. En contra Háuser, x ü) v IxxXyjatdiv xoD freou xa>v oúa&v Iv x$ ’IoüSaía Iv Xpiax| < j Tijoou
a. I. 114. Cf. también la ’Apapía v. 17.
107. Sobre ivomov xou freo ü cf. 1 Tim 5, 21 ; 6, 13; 2 Tim 2, 14 ; 4, 1. 115. Cf. en contra Mt 3, 5; Jn 3, 22; Hech 1, 8 ; 8, 1; 10, 39 ; 26, 20. Aná -
108. Cf. Ps. Aristóteles, De mundo 10 ; Polibio 7, 6, 1, etc. ; Rom 15, 23; logamente se distingue a Roma de Italia, Heb 13, 24.
2 Cor 11, 10. Cf. Ramsay, 278 ss. 116. Cf. Háuser, 22 ; Oepke, a I ..
109. — xfjc S*33, 1611 pc, cf. Burton, a. I.
110. Este es el sentido que da Pablo aquí a r¡ 2upta, puesto que excluye
117. "Oxi es recitativo.
118. Lutero I : «Et “expugnabat” dicitur, quantum erat in conatu eius, quia
a Palestina. Cf. Hech 15, 23. 41 contra Mt 4, 24; Le 2, 2; Hech 18, 18 ; 20, 3 ; in effectu tides non potest expugnan, sed tantum oppugnari vel impugnan».
21, 3, donde se piensa en la provincia de Siria. 119. Cf. Hech 6, 7 y Rom 10, 16, también Hech 14, 22 ; Col 1, 23.
111. Cf. Lightfoot, Oepke, a. /. 120. Cf. Rom 2, 17.23 (5, 9; Gál 3, 11.14) ; y 1 Cor 4, 6 ; 2 Cor 7, 16.
112. Cf. «XO ó OVXE ;í 9¡aav Winer § 45, 5. .
121. Cf. Is 49, 3: xat eírcév y.ot Ao ü Xóc JJLO ü el oú, TapcojX xat Iv aol So aodTjaoytat
^
78 Gál 2, 1 Gá l 2 , 1 79

lado paulino. La primera actividad misional de Pablo no se des- salén. Esto vale sólo naturalmente para el punto de vista del
arrolló en el área de influencia de Jerusalén, ni como continua - apóstol. Para él valía un hecho que «objetivamente» es decir, —
ción de misi ón jerosolimitana . El apóstol comenzó una misió n
-
independiente. La última noticia de los w. 15 24 indica con toda
• r


mirado desde todos los puntos de vista un observador impar
cial juzgaría de muy distinta manera. Ese hecho es el que su evan
-
-
fuerza cómo se aceptaba entonces al apóstol como don de la gelio se haya impuesto.
gracia de Dios, incluso en ambientes cristianos provenientes del .
V, 1 La perícopa comienza como antes con ¿ rmia. Enlaza
judaismo 122. con 1 , 21 y se ha de suplir el dato temporal : hiá Sexareaaá pcov ¿xtov
De lo dicho se deduce claramente esto : la conducta de Pablo interiectis quattuordecim annis. El indica los a ñ os mencio -
respecto de Dios antes y después de la manifestación que se le nados que ya han pasado 123. No se concreta desde cu á ndo se
hizo del Hijo excluye que el apóstol recibiera su evangelio de la empiezan a contar los catorce a ñ os, pero para Pablo dif ícilmente
tradición *de la iglesia de Jerusalén. También excluye que el pri- será otra la fecha que desde su primera visita a Jerusalén. Es
mer desarrollo del evangelio fuera determinado desde allí. Lo posible contarlos partiendo de la vocaci ó n del apóstol, puesto
ha recibido inmediatamente de Cristo por su autorrevelación a que los tres a ñ os de 1 , 18 se cuentan desde esa fecha, y porque la
él. Inmediatamente de Cristo tiene también su quehacer apos- vocación está en primer plano en toda la exposición. Esto último
tólico en relaci ón con esta revelaci ón. Pablo es, por tanto, legí- no es, con todo, como nota Lagrange con razón, un argumento
timo apóstol de Jesucristo. como para relacionar todas las fechas con la de la conversi ón
inmediatamente. Tanto la uni ón por medio de í zecza y más aú n
^
el TcáXiv á ve Tj etc Tepoa óXoiia hacen pensar en que Pablo sigue con-
tando a partir de su primer viaje a Jerusalén. Hay que tener en
cuenta, por último, que el n úmero dsxaxsoaá ptDv va antepuesto
P) 2, 1-10 : Por razón del reconocimiento de su evangelio y que con ello se pretende resaltar claramente el largo espacio de
por parte de las autoridades de Jerusalén tiempo, en el que no volvi ó a tener contacto con los otros após -
toles 124.
Durante el actual viaje iba Pablo acompañ ado por Berna-
1 Después, al cabo de catorce años, volví a subir a Jerusalén con bé 125. Pablo mismo era la persona principal a sus propios ojos.
Bernabé, llevando conmigo a Tito: 2 subí por una revelación: y les Nombra a Bernabé, que entonces era el enviado de Antioqu ía,
expuse la buena noticia que predico a los paganos, pero por separado no más que como testigo principal de lo acaecido en Jerusalén
a los principales, no fuera a ser que corriera o hubiera corrido en respecto al apostolado entre los gentiles 126. Bernabé es el levita
vano. José de Chipre que muy pronto se había encontrado con la igle-

sia de Jerusalén Hech 4, 36 s. Segú n Hech es él quien intro-
En la continuación de la narraci ó n paulina hay un manifiesto
progreso. La independencia de su evangelio y de su apostolado
duce a Pablo ante los apóstoles de Jerusalén Hech 9, 27 y es—
algo así como el hombre de confianza de los jerosolimitanos en —
se manifiesta no sólo por razón del origen del evangelio paulino —
Antioquía Hech 11, 22 ; 13, 1 s ; 15, 35 127. El sirve, si podemos
y fijá ndose en la actividad del apóstol lejos de la Jerusalé n cns-
tiana. También se puede aducir como «prueba» positiva de que 123. Cf. Herodoto 3,27 ; 6, 118 ; Sófocles, Ph,, 758 ; Jenofonte, Cyrop .
el evangelio paulino es revelado y de la legitimidad de su apos- 1, 4, 28 ; Ditt. Syll. Ill, 10; Josefo, Ant . 4, 209; Dt 9, 11 ; 15, 1 ; Me 2, 1 ; Hech
tolado, el contenido y su aprobació n por los apóstoles de Jeru- -
24, 17 : (k’ ixd) v TuXet ó va> v = después de varios a ñ os. Blass-D. § 223, 1. En con
tra Há user, 27 s.
124. Con Sieffert, Zahn, Oepke, Lagrange y la mayor ía de los exegetas
recientes contra : Ramsay, Loisy, Schafer, Steinmann, Belser, etc.
122. Cal vino, a. i : «Hoc luculentum signum erat, approbari ab omnibus 125. Sobre Bapvaga cf. Mt 16, 27; 1 Tes 3, 13 ; 2 Tes 1, 7.
Iudaeae ecclesiis eius ministerium , et ita approbari, ut cum admiratione et 126. Cf. Lagrange, a. /.
laude agnoscerent eximiam Dei virtutem». Lagrange, a. /.: « Paul’oeuvre
était un 127. Cf . cómo antecede a Pablo en Hech 13, 1 ; 14, 12.14; 15, 2.25, a
miroir oü se reflétait Paction de la grace divine; son oeuvre était l
Dieu seul ».
de diferencia de Hech 15, 2.22.35 (13, 9.16.43). L. Brun, Apostelkonzil und Apos
teldekret (1921) 6.
-
80 Gál 2, 2 Gál 2, 2 81

hablar así, de nuncio en Siria a la iglesia de Jerusalén Hech 11, — ce años. Existía una misi ón paulina independiente que ni estaba
sometida a la comunidad antioquena, ni dependía de la central
25.30 ; 12, 25. Trabajó con Pablo hasta el comienzo del llamado
segundo viaje misional, cuando se produjo la separación Hech
15, 36 ss, cf. 1 Cor 9, 6 ; Gál 2, 9.13 ; Col 4, 10. Además de Ber-
— de Jerusalén.
Pero no hay más que una iglesia y un evangelio. Totalmente
nabé iba Tito, del que Pablo dice que lo tomó consigo (aup^ apaXa convencido estaba Pablo al combatir a sus adversarios de que no
¡3a>v ). Esto prueba que Tito era su ayudante. Es
ya el choque futuro
dif ícil decir si
128. No es aquí,

había otro evangelio además del suyo 1 , 6 s , pero tambi én
estaba persuadido de que los apóstoles de Jerusalén poseían

Pablo lo hizo previendo
sino en 2, 3 donde se dice que Tito era "EXXY¡V. En otras ocasiones igualmente el evangelio y eran apóstoles de Jesucristo, cf. 1, 17.
aparece Tito como acompañante de Pablo y también como su 19. Esto ped ía un cambio de impresiones del apóstol nuevo y

mensajero a Corinto y Macedonia 2 Cor 2, 13; 7, 6 s. 13-15 ;
8, 6.16-19.23 ; 12,*18 ; cf. 2 Tim 4, 10 ; Tit 1, 4 s ; 3, 12.
extraordinario 131 con los apóstoles antiguos y ordinarios. A ese
intercambio lo empujó Dios en una revelación especial.
. .
V 2 Alrededor de media generació n después del primer Expresamente se dice que el fin del segundo viaje es procu-
rar un acuerdo sobre el evangelio paulino. ’Avaxifrsafrou xtvi xt (en
viaje a Jerusalén, tuvo lugar el segundo. No lo realizó por propia
decisión, sino por una orden divina. Ex profeso se repite dvsjfyv que voz media) significa exponer algo a alguien o, más exactamente :
lleva un 8é preparando la continuación 129. El xaxá de xaxá á xoxá - presentar algo a alguien para su aprobación o para que decida 132.

X ü <(nv puede significar «de acuerdo con» Hech 23, 31; Rom 16, ’ Aoioíc se dice, de acuerdo con un conocido uso del pronombre,
— —
26 ; 2 Tes 3, 6 y «por causa de», «en fuerza de» Rom 16, 25 ; de los habitantes de una ciudad precedentemente nombrada.
Aquí se refiere naturalmente a los miembros — que no se deter-
Ef 3, 3. No es muy importante esa distinción de significados,
puesto que el acuerdo con la revelación presupone también una —
minan de la iglesia cristiana de Jerusalén. El presente xyjp óoaco
insoslayable exigencia. No se puede decir en qué forma ocurrió indica que Pablo expone para ulterior decisi ón precisamente el
la á7coxdtXüc¡n <;. No es necesario entederla como manifestación en evangelio que ahora anuncia. Quienes tienen que decidir no es
sueño, como Hech 16, 9 ; cf. 18, 9 ; 23, 11 ; 27, 23. Es posible que toda la iglesia, sino los 8oxoü vts;< , a los que presenta su evangelio
ocurriera como éxtasis, Hech 22, 17 ; 2 Cor 12, 1 ss, o como indi- xax ' í 8 í av , a ellos aparte 133.
cación del Espíritu en plena conciencia, así Hech 16, 6 s (19, Los Soxoovxsc, son los mismos ot Soxouvxe; stvat TI V. 6 — , que —
21 ?) ; 20, 22.23. No hay que excluir que se debiera a la interven- en v. 6b se designan sencillamente como o í Soxouvteg. Son en ge-
ció n de un profeta, como en Hech 11, 28 ; 21, 4.10 s, especialmente neral los «principales» 134, aquí concretamente los apóstoles 135.
si Pablo hubiera ido a Jerusalén lo mismo que Bernabé, como Se distingue a los 8OXQ6 VT £;< ax ó Xot etvai de 2, 9: Santiago, Cefas
representante de la iglesia antioquena 13°. y Juan, de los 8 oxo ú vxe <;, pero sólo en cuanto forman un círculo
A Pablo no le interesa el aspecto psicológico del asunto y
se fija ú nicamente en la realidad de un mandato divino, pues con 131 . 1 Cor 15, 8 s.
ello está claro que su segundo viaje no se debió ni a su propia 132. Cf . Plutarco 2, 722d , Amat . Narr . 2, 1 ; Alcifrón, Ep . 18, 23, 2 ;
iniciativa, ni a una exigencia de las autoridades jerosolimitanas Artemidoro, Oneirocr . II , 59a R , en p . 155, 5 ed. Hercher ; P. Par. 69 D, 23 ;
Miq 7, 5 ; 2 Mac 3, 9 ; Hech 25 , 14 ; ActBemabé 4 (p . 293, 10 Bonnet ).
y tampoco a ser enviado por la comunidad antioquena. Tam- 133. Cf . Josefo, Vita , 110; Mt 14, 13.23 ; 17, 19 ; 20, 17 ; Me 4, 34 ; 6, 31 s ;
,

poco en esta ocasión se había él apresurado a hacer el viaje, ni 7, 33 ; 9, 2.28 ; 13, 3 ; Le 10, 23 ; Hech 23, 19 ; Ign . Esmim. 7, 2. Se le parece
los apóstoles de Jerusalén esperaban de él una rendición de á ia. al que xoiv j o Sr iWa son contrapuestos . Pero Pablo no ha expresado
f
cuentas. En este sentido la situación era la misma de hacía quin- ^ ^
tal contraposición. Por tanto, dif ícilmente ha pensado en una reunión comu-
nitaria distinta de la de los apóstoles y que tuviera poderes determinantes,
al escribir : ave0-é|iT]v .. . ttUToí<;
134. Cf . Eurípides, Hec . , 294 s ; Troiad. , 613 ; Herodiano 6, 1 , 3 : -oje;
auYxXyjxou xou<; Soxoovtac; xat ffkixí a as voxaTouc;; Platón, Gorg 472a ;
128 . Cf. Lutero I, a . /.; «Tune enim assumpsit , ut probaret gratiam equa- Euthyd., 303d ; Josefo, Ant . 19, 307, etc. ^
liter gentibus et Iudaeis tarn in circumcisione quam sine circumcisione su- 135. Según M . Kaiser, Die Einheit der Kirchengewalt nach dem Zeugnis
fficere». des NT und der Apostolischen Váter (1956) 97.99. 110, se trata de «los após-
129 . Cf. Rom 3, 22; 1 Cor 2, 6 ; Flp 2, 8 . toles y los ancianos» y, en cualquier caso, de quienes tienen una misión ecle-
130. Cf . E. Haenchen : NTSt 7 (1961) 194 s. sial .
82 Gúl 2, 2 Gál 2, 2 83

más pequeñ o dentro de éstos 136. Pablo presenta , pues, su evan- el conjunto de su actividad apostólica en orden a la edificación
gelio a una asamblea de los dirigentes de la iglesia 137. Estos son de la iglesia 141.
la instancia decisiva, mientras que los Soxo ü vxsc; axoXoi elvat apa
recen como los dirigentes que la representan.
- Lo dicho en Gál 2, 2 significa que Pablo ha presentado su evan-
gelio predicado entre los gentiles, lo ha presentado en Jerusalén,
M xcoc; es de significado no muy claro. Est á excluido interpre- temiendo que estuviera trabajando o hubiera trabajado en vano
^ — —
tar finalmente vulgata, Lightfoot la oraci ón subordinada que
introduce, puesto que el pret é rito de indicativo se utiliza en fra-
en relación con la edificación de la iglesia. Está convencido, por
tanto, de que no basta con haber recibido el evangelio y el apos-
ses finales sólo tras una hipótesis y para expresar una intención tolado por revelación de Cristo. Precisamente por ser éste con
no recta. De ninguna de esas cosas cabe hablar aquí. Tampoco se toda certeza el caso, tiene que manifestarse la unidad del evan -
puede probar que el jxVjTccoc introduzca una pregunta indirecta
(Wórner, Belser, Sch áfer, Oepke). Tal construcción no se halla
gelio y del ministerio apostólico entre él y quienes eran após
toles antes que él. El verdadero evangelio y la legitima misión
-
en Pablo, tampoco en 1 Tes 3, 5, que se ha de entender más bien apostólica llevan en sí la tendencia a ser comunes, puesto que la
como Gál 138. Parece acertado, como se ha dicho frecuente- iglesia se edifica sólo por el evangelio uno mediante el aposto-
mente 139, que jxT ooc; expresa «el sentimiento de preocupación exis- lado que es unou 2. Mas esta unidad tiene que hacerse visible.
^
tente y que es el que mueve a actuar». Se emplean entonces mo
dos y tiempos como si siguieran a cpopo ó ptat, es decir, se emplea rps-
- No sólo hay que suponerlo.
Un segundo aspecto hay que resaltar en la situación descri-
en subjuntivo, mientras que á & pajiov va en indicativo, porque ta : la autoridad definitiva está representada por el evangelio
el haber corrido en cuanto hecho del pasado no depende ya de la más antiguo y el apostolado más antiguo. Es Pablo quien va a
voluntad de quien está preocupado 14°. Lo que Pablo quiere decir Jerusalén y no los apóstoles jerosolimitanos quienes vienen a
es, pues, que ha expuesto su evangelio de los gentiles a la iglesia él 143. No llegó Pablo a este convencimiento por propia refle-
de Jerusalén, es decir, a los apóstoles con el temor de «correr» xión y por propia voluntad 144, como prueba el principio de en-
o de «haber corrido» en vano.
Tpé siv expresa en Pablo la realizaci ón esforzada y costosa

tronque con la tradición en el amplio sentido de la palabra ,
como principio concorde con la revelación.

^
de la vida de fe, la actividad de una vida en la fe. Es la imagen
del certamen : 1 Cor 9, 24.26 ; Gál 5, 7 (Rom 9, 16 ; Heb 12, 1).
141. Efe xé vov tiene de por sí sentido formal y preciso. Cf . Lev 26, 20;
En Flp 2, 16 aparece aplicado de manera, especialmente cruda a Job 39, 16 ; Miq 1, 14, etc.; Josefo, Ant. 19, 27, etc.; Diodoro Síc. 19, 9, 5;
.
la vida y actividad del apóstol : . .etc; xaó yr¡\xa é jio't síq y] fj.¿ pav Xpia- 2 Cor 6, 1; 1 Tes 3, 5 (Hech 4, 25: Sal 2, 1; 1 Cor 15, 10).
xou , oTi oux. etc xev ó v Bpajjiov O üSS s íc xev á v éxox íaoa, cf. 2 Tim 4, 7. 142. Lagrange, a. /.; «Déjá l’église formait un corps qui conservait
En Flp 2, 16 se ve también clara la interpretación de Sí Q xev ó v... Tunité de doctrine en suivant á la fois les instructions des chefs et les inspi
- -
é§poqj.ov : hubiera sido un «correr» baldío, si el apóstol no hubiera rations de l’Esprit Saint». Cf. también L. Cerfaux, o. c., 194: «L’indepen
dance de Paul est sauvegardée dans Limité de l’oeuvre apostolique».
-
conseguido nada para gloriarse ante Cristo, es decir, si no exis- 143. L. Brun, o. c., 23 resalta con razón cuá n profundamente reconoce
tiera gracias a él una comunidad sin tacha y que se rigiera por la Pablo, según él mismo dice, la autoridad de la iglesia madre y de sus dirigen-
palabra. Lo «baldío» hay que entenderlo, pues, en relación con tes : «Tiene que haberse percatado de que su posición tendría que hacerse
insostenible, si los jerosolimitanos se pusieran contra él y su misión». Pero
L. Brun considera la insostenibilidad de la posición de Pablo sólo por motivos
136. Batiffol 49, n. 1; A. Jülicher, Einleitung in das NT (71931) 462. de la pol ítica eclesiá stica, a diferencia de Pablo que lo mira teológicamente.
- -
137. Los acontecimientos de v. 3 5 y de v. 6 10 no se pueden referir,
como quiere L. Brun, o. c., 24, a la reunión pública y general y a la especial
Más claramente reconoce Batiffol, o. c., 49 la dificultad interna, aunque la
reduce al ministerio apostólico, mientras que Pablo considera el evangelio
de los principales respectivamente. La diferencia entre lo narrado en v. 3 5 - y el ministerio conjuntamente. Batiffol escribe: «Si ellos (los apóstoles de los
y 6-10 consiste más bien en que Pablo habla primero con vistas a sus adver - circuncisos) no hubieran reconocido a Pablo, se hubiera dado al traste con su
ministerio apostólico, y el apóstol hubiera corrido en vano los últimos catorce
sarios y luego, distinguiendo intencionadamente a los Soxouvxeq se fija en
ellos y en su postura. El raciocinio de Pablo no se aferra tampoco aquí a lo años (2, 2). Con esto se ve claro que el apostolado no es un carisma que se
histórico, sino que se debe su distribución al contenido. justifique por sí mismo».
138. Cf . en contra 2 Tim 2, 25 y sobre todo Le 3, 15; 11, 35. 144.. No nos podemos imaginar los caminos del apóstol sin dificultades
-
139. Lightfoot, Burton, Lietzmann, Blass D. § 370, 2. ni siquiera en orden a su autocomprensión, lo mismo que los de la iglesia
respecto de la suya.
-
140. Blass D. § 370, 1; Radermacher, 159.178.
84 Gál 2, 3 Gál 2, 4 85

Hay un tercer aspecto realmente importante, y que sólo se Hay que entender yivaYxá a &yj como dvaptáSeiv en 2, 14 ; 6, 12
menciona en las frases siguientes pero del que ya se ha hablado (cf. Hech 26, 11 ; otra cosa es 28, 19 ; 2 Cor 12, 11) de la presi ón
aquí. Se trata de que la unidad del evangelio y del apostolado y, como tal y no del intento. La presión puede ejercerse de diversas
consecuentemente, la de la iglesia no se consigue a base de hacer maneras ; por ejemplo : 2, 14, por una orden: 2, 3. No se dice de
un compromiso teórico y práctico en lo fundamental, sino gra - qué lado hubiera sido de esperar la presión. Lo normal es pensar
cias a una decisión que manifiesta el reconocimiento del evangelio en aquellos a los que Pablo debería presentar su evangelio. Lo
paulino y su apostolado por parte de los de Jerusalén. La unidad que al apóstol le interesa es su juicio y su postura. Pero si ni si -
de la iglesia se guarda en virtud de la verdad del evangelio y del
ú nico apostolado, descubierta y reconocida en com ú n por el jui -
quiera se obligó a Tito a circuncidarse, es claro esta conse

cuencia está en el fondo de lo que se dice que con mucha más
— -
cio de las autoridades de la iglesia 146. razón ni se ha impuesto ni se pudo imponer mandato alguno
El temor da Pablo no se ha verificado. Su evangelio y su apos - para los cristianos de la gentilidad en general 148.
tolado han sido reconocidos por Jerusalén. Su propio juicio so - . .
V 4 Pero puesto que Pablo segú n Hech 16, 3 circuncid ó a
bre esas dos realidades ha sido sancionado. De esto habla Pablo Timoteo por consideración a los judíos, ¿por qué no hizo circun -

en lo que sigue que aun dejando en la penumbra los detalles cidar a Tito por iniciativa propia ? ¿por qué no actuó aquí con -

de los acontecimientos de entonces revela la intención y la so
lución de los debates.
- forme al principio de la libertad cristiana que él representaba
y recomendaba : hacerse jud ío para los judí os y griego para los
— —
griegos 1 Cor 9, 20, cf. Hech 21, 20 ss ? El mismo Pablo da la
respuesta : obró así por causa de esta misma libertad que estaba
en peligro, al ser exigida tal circuncisi ón por un determinado sec -
tor. La exigían como algo necesario para los gentiles al conver-
3
Pero ni siquiera a Tito, que iba conmigo, lo mandaron circunci - tirse a la fe cristiana. En ese supuesto se hubiera impuesto el man -
darse, aun siendo griego; 4 sino por los intrusos, los falsos herma- dato de la circuncisi ó n y la ley misma en un sentido más amplio ,
nos que se habían introducido a espiar la libertad nuestra, que te - como medio y camino de salvación junto al evangelio y la fe 149.
nemos por Jesucristo, para esclavizarnos, 5 a los que no cedimos Aid Sé xoó;< Tuapstoá xxou ;
í c[> s ü8a§é \cpo ü ;
< no es una aclaraci ó n de
un momento por deferencia, a fin de que permanezca en nosotros lo anterior por analogía con 1 Cor 3, 15 o Gál 2, 2; Rom 3,
la verdad de la buena noticia . 22, etc., como si dijera : «y naturalmente por consideraci ó n con
los falsos hermanos» 15°. Más bien se da con ello comienzo a una
.
V, 3 El estilo de estas frases es realmente pesado. No se nueva frase que acaba en anacoluto y responde al que hay en
puede explicar esto por razones formales y de contenido. Este es
claro. Pablo resalta para empezar un hecho no muy importante en
general, pero que en el contexto actual y en la situación de en - 148. Cf. Zahn, a . Weizsácker, 154 s. Cf. igualmente Ambrosiaster :
tonces es de gran importancia : que no se obligó a la circuncisi ón «Et subintelligitur : quid est, ut vos circumcidamini, cum Titus ab apostolis,
qui videbantur aliquid esse, non est compulsus circumcidi, sed susceptus est
ni siquiera a Tito, su acompa ñante, el «incircunciso no judío de incircumcisus ?».
nacionalidad helenística» 146. «La aposición ó aiv ¿|xo í referente 149. Así es como, seg ún el apóstol, pueden convertirse cosas que «no
a Tito se debe a que no se trataba de por sí de Tito, sino en es- significan nada» (1 Cor 7, 19) en asuntos en que todo se decide, es decir, la
pecial y sobre todo de cómo se comportó la comunidad jeroso- salvación. Lo insignificante de la fe puede a veces hacerse algo que divide en
la fe. La Form. Cone. Sol. Decl. 10, 10 ss ha citado con razón Gál 2, 4 para
limitana con Pablo mismo» 147. apoyar el que las ceremoniae ecclesiasticae pueden ser decisivas para la pro-
fesión pública. Cf. también Calvino sobre v. 5: «Ita videmus et quatenus
145. Cf. la conciencia de Pablo sobre esta unidad en 1 Cor 15, 11: ette vitanda sint scandala, et quid semper in rebus mediis sit spectandum, nempe
ouv I OJ eixe Ixeívoi, OUXUK x7] p óaao|iev xat OUXUK; Ixtaxeucaxs. aedificatio. Summa est, nos fratrum esse servos, sed in hunc finem, ut simul
^
146. ThWNT 2, 512, 47 s. El O ü S¿ no indica que Tito ocupó un puesto
preeminente entre los gentiles que se hicieron cristianos, como piensa M.
omnes serviamus Domino, et conscientiis salva maneat sua libertas. Nam
quia volebant falsi fratres in servitutem adigere pios, non fuit filis mos ge-
Kaiser, o. c., 98. La palabra se relaciona más bien con "EXXTJV <í> v. rendus».
147. Háuser, 32. 150. Así Crisóstomo, Jerónimo, Agustín, Comely, etc.
86 Gál 2, 4 Gál 2, 5 87

v. 6 s. De no ser así se habría repetido la palabra que se explica , tal en cuanto falsos hermanos y tambi én en el lugar donde apare-

como ocurre en tales casos cf. 2, 2; Rom 3, 22 ; 9, 30 ; 1 Cor 2, cen. Es claro que el icapetoeX&eív ocurría entonces no sólo en Jeru-
6 ; Flp 1, 8 ; otra cosa es 1 Cor 3, 15. As no implica contraposi- salén. Pablo pensará igualmente en Antioquía. Concuerda con
ción, sino que introduce una aclaraci ón 151. Es en la frase siguien - ello Hech 15, 1.24. Es dif ícil decir si no ocurría tambi én en Jeru-
salé n. El ole; ou$é... e ajisv de v. 5 da la impresi ón de una oposi-
te, v. 5, donde se halla el pensamiento que se pretende expresar ,
como ocurre en el anacoluto de Rom 5, 12 ss ; 15, 23 ss ; 1 Cor 9,
15 ; 2 Cor 5, 6 ss. Lo que se intenta decir es : Resistimos por causa
^
ci ón personal. Lo que los adversarios pretendían era mtaaxorcrpai
XY] V éXeoftepíav rjfiajv , y\v I Ojiev á v Xpioxcb Trjaoo. KaTaaxoxyjaai es
de los falsos hermanos que se habían introducido 162. ^
«espiar», «observar con miras enemigas», «acechar» y tambié n
No se dice nada más en detalle de los adversarios en que «inspeccionar» y «examinar» 155. Este último significado mani-
piensa Pablo. No son idénticos con los actuales adversarios del festar ía que los adversarios se tenían por autoridad .
apóstol en Galacia , aunque coinciden con ellos en cuanto a exi- ’ E /ceu Ó- cp ítt es concretamente la libertad respecto de la circun-
gir la circuncisi ón. La calificaci ó n que les da Pablo enseña a los cisi ón. Aún más : la libertad frente a la ley en su conjunto como
cristianos gálatas cómo juzga a sus actuales adversarios. — —
medio de salvación cf . 4, 1 ss. 8 s. 21 ss ; 5, 1-3.13 y, por último,
— —
El < j> eu8áSsX <pot cf. 2 Cor 11, 26 los presenta como miem- la libertad respecto a rendir conforme a la ley como camino de la
vida 166. En orden a esta libertad es como ha liberado Cristo a los
bros de la comunidad, pero sólo falsamente son hermanos, llapsí-
.
oaxToe, vg. subintroductus, Tertuliano, Adv Marc. 5, 3 superin - —
gálatas 5, 1.13. Tienen la libertad en él, por cuanto se ha hecho
libertad , lo mismo que es «nuestra sabiduría... justicia, santidad ,
ductitius, el que se ha juntado e introducido secretamente, pre-
senta a los tyeoMbelvoi como que se han infiltrado de manera os- salvaci ón», cf. 1 Cor 1, 30. La intención de los adversarios es no
cura en la iglesia en conjunto y tambié n en las distintas iglesias sólo un espiar teórico de la comunidad, sino que sirve práctica-
locales, en las que ahora aparecen 153. La infiltración irregular y mente a su intento de «esclavización» y, por tanto, de nuevo
por vías tortuosas en las comunidades se expresa con el otxivsc sometimiento a la ley como supuesto fundamento de su existen -
ftapeioyjXfrov 164. cia eterna : iva yjiiaq xaTaSouX á> aouatv 157.
La repetición implicada en xapstayjLfrov respecto de Trapsia á xxouc; Naturalmente que los adversarios no han expuesto así su
expresa el profundo desprecio que Pablo siente hacia sus adver- meta. Pero para el apóstol todo control de la comunidad cristiana
sarios de entonces. Son doblemente intrusos: en la iglesia como en orden al cumplimiento de la ley, si éste ocurre apartado de
la fe, es un intento de acabar con su libre existencia en Jesu -
cristo.
151. Lipsius, Lietzmann, Lagrange, Oepke. .
V 5. La frase se ha interrumpido y se continúa desmañada-
.
152. Aiá. .xo í> <;..4ec>8cc?) é>.<foo;< tiene el sentido que se deduce del contexto mente con el OIQ ou óé 158. Pablo no ha cedido ni un momento a
con v. 5, paralelo en cuanto al contenido: iva r¡ áXrfteia... Siay-sív : por consi -

deración con los falsos hermanos no nos han podido mover a ceder ni un ^
momento. Tal sentido concuerda con el uso normal de Siá con acusativo 155. Cf. Eurípides, Hel., 1607; Jenofonte, Cyrop. 7, 1, 39 ; Plutarco,
de persona, donde no equivale a propter : cf . ( xa;) : Rom 4, 24 ; 11,
^
28; 1 Cor 4, 6 ; 9, 10 ; 2 Cor 2, 10; 4, 15 ; 8, 9 ; Flp 1, 24 ; 1 Tes 1, 5 ; St’ov:
1 Cor 8, 11 ; OI ÍXEíVOV: 1 Cor 10, 28 ; Siá zr¡v -fuvaíxa (xóv afvSpa): 1 Cor 11, 9 ;
Sol., 9 ; 2 Re 10, 3 ; 1 Crón 19, 3. Sobre el sentido mencionado ú ltimamente
Cf . Polibio 10, 20, 2 ; P. Oxy., 1414, 4.
Si’aóxó v: Rom 4, 23; Sta xoóe á í Xooq,: 1 Cor 11, 10; Sia Xpiaxóv: 2 Cor 4, 156. Cf. más adelante sobre 2, 16 ; 5, 1.
. ^
5. Cf. L. Brun, o c., 31, n. 1. Naturalmente que recarga de manera antinatural 157. KaxaSouXo ü v es «someter a esclavitud», cf. Herodoto 6, 109 ; 8, 144 ;
Isócrates 9, 20: vyjaov ¡taaiXeí; Plat ón, Polit. 1, 315 B; Symp., 219E ; Tucídides
la expresión paulina, el querer ver en esta dicción una declaración tácita de
que Pablo ha cedido en otras cosas relacionadas con los falsos hermanos, es 3, 70, 2, etc. De la opresión espiritual : Isócrates 12, 178 ; Menandro, 338 ;
decir, ver en ella una «alusión a la postura de Pablo en relación con el decre - Jenofonte, Cyrop. 3, 1, 23 ; cf. 2 Cor 11, 20. Curiosamente también en el en
cantamiento se encuentra el término : P. Lond. 123, 4: xaO- uTCÓxaPov ep í maov
-
to apostólico».
153. Los lexicógrafos griegos lo explican con aM xpioe, vófro<; y lo rela
^ - ^ ^^ ^
xaxaSo úXwaov n:av (¿voc avfrpayrcojv; 123, 9 : xaxaSoóXcuaov cpijjLioaov xy v o v,
*

cionan con £ávoe. Cf. Zorell, o. c. ^ -


xóv 0- ü IóV, Moulton Milligan, o.c. Pablo ha elegido la palabra, sin duda, por
encontrarla más radical que SOUXOüV en este contexto.
154. Cf., hablando del lobo, Luciano, Asin. 15 ; cf. Plutarco, Publ. 17:
ÍTUiPo üXe ó (i)v Se xó v Tlopaivav aveXsTv TtapeiarjXftev etc xó axpaxóxeSov; Cor . 23 ; , 158. Ote ouSá falta en: D* d e Ireneo!at, Tertuliano, Victorino ( pi- cod.
Polibio 1, 7, 3 ; 2, 55, 3; Ps. Clemente, Hom. 2, 23. Cf. Rom 5, 20 ; Jud 4,
atetgr) Ambrosiaster, Pelagio, Jer ónimo ( P1 codIat) ; falta obU en : it pe ; no
j

xapeiaéSixjav (los herejes). O'ixivec, quippe qui, introduce una aclaración .


.
aparece ote en : Marción (Tertuliano, Adv Marc. 5, 3), Efrén, Ambrosiaster
88 Gál 2, 5 Gál 2, 6 89

la pretensión de los adversarios. Para él, exigir la circuncisi ón conseguida en Cristo. Por el ataque de sus adversarios está en
significa un ataque al evangelio. Y con el evangelio no se pueden juego , pues, el ser de cada miembro de la comunidad , su libertad
hacer compromisos ni definitivos ni provisionales. en Cristo. A la vista de esta triple amenaza, íntimamente relacio -
IIp ó; (ü pav significa «un breve tiempo», « un momento», así : 2 Cor nadas unas con otras: la del evangelio, la de la comunidad y la

7, 8 ; 1 Tes 2, 17 ; Flm 15 ; Jn 5, 35. T-$ 6zoxaf ?¡ dativus modi
es pleonasmo aclarativo de e í£ap.ev. Es inseguro si el art ículo se
— del cristiano, no es extra ñ o que el apóstol mantenga su evangelio
y su apostolado en Jerusalé n intransigente y consecuentemente.
debe a que se relaciona con la obediencia que se exigía , o a la Y la decisi ón se tom ó a favor suyo. Ahora se le apoya mucho.
propiedad misma de los artículos que en griego a veces no pre-
tenden otra cosa que «evitar la desnudez de la expresión consi -
derada como algo contrario al estilo» 159. La firmeza del apó stol
está motivada gor el asunto mismo : con la aceptaci ón de la ley
se habrí a renunciado a «la verdad del evangelio». 6 Y por parte de los que se consideraba que eran algo quienes —
fH áXrfietct TOO iocrffeXioo es una expresi ón característica que
aparece otra vez en 2, 14. No es una circunlocuci ón sustituyendo
eran entonces, no me importa: Dios no mira la cara de nadie , —
a evangelio, ni tampoco viene a equivaler a verdadero evange -
esos principales a mí no me añadieron nada ; 1 sino que, al contra
rio , viendo que se me había confiado dar la buena noticia a los no
-
lio 160 para diferenciarlo de uno falso. Pablo no conoce un falso

evangelio 1, 6 s. La locuci ó n dice que el evangelio está amena -
circuncidados, así como a Pedro a los circuncidados 8 pues
aquel que actuó en Pedro para el apostolado de los circuncisos,

zado por una falsa doctrina en lo que es la verdadera consecuen -
cia del evangelio. Lo que Pablo quería a toda costa conservar 161

actuó también en mí para los paganos , 9 y conociendo la gracia
que se me había dado , Santiago, Cejas y Juan, los que se consideraba
para la iglesia de Galacia es precisamente la verdadera conse - que eran las columnas, me dieron la mano, a mí y a Bernabé, en
cuencia del evangelio, desarrollada en oposició n a los falseamien - comunidad, para que nosotros fuéramos a los paganos, y ellos a los
tos de sus adversarios. Gál 5, 7 muestra que Pablo puede tam - circuncisos: 10 solamente, que nos acordásemos de los pobres, que
bién emplear simplemente v¡ á\r¡$ eia para decir lo de aqu í. En es lo mismo que me he empeñado en hacer.
5, 7 está, pues, nuevamente claro que la predicación de los ad -
versarios no sólo amenaza la existencia de la comunidad, en
cuanto que la induce a error e incluso a la defección, sino que ..
V 6 Negativamente la decisión consistía en que a Pablo no
afecta igualmente a la existencia del evangelio por falsear su ver- se le impuso nada respecto de su evangelio. Positivamente impli-
dad . Tal predicación quiere colocar junto a Cristo la ley como có por una parte el sellar la comunión de los apóstoles de Je-
medio de redenci ón y destruye la salvaci ón de los cristianos ya rusalén con él en una iglesia y , en segundo lugar, que se repar-
tieron los territorios a misionar ; se aseguró, en tercer lugar, la
(e°d gr)> Victorino (qoUMam syr vg ( i hs); oí<; oub ¿ leen todos los manuscri -
vinculación de la misió n con la iglesia madre de Jerusalén por
>^
tos griegos (fuera de D* , P46 Dc f g vg syr (Pe tr) sa bo go arm aeth , cod
gr apud Hieron . , Basil . , Epiph . , EuthaL , Theodoretus, Dam. , August . , Am-
la instituci ón de una colecta en pro de los miembros de la iglesia
jerosolimitana.
brosiaster, Hieronimos . Pero aunque los manuscritos no estucieran tan cla- También v. 6 es un anacoluto. El á x ó $ e m> v Baxo ó vxcov eívaí zt
ramente por ote; ouBé y no se explicara la falta de oí; por razones estil ísticas no tiene continuaci ón alguna por efecto del paréntesis ó xotoi hasta
y la de oí; ou & é o ouoé por motivos exegéticos, habría que mantener el oí; ouos
por importantes razones de interpretación. L. Brun , o . c. , 26 tiene razón al ou Xajijíá vet , pero se le vuelve a repetir en el á jioi fdp o í fioxouvxe;
. 162,
preguntarse que cómo iba Pablo a motivar una cesi ón provisional por con-
sideración con gente, a los que inmediatamente llama falsos hermanos infil-
trados como espías etc . , y que Pablo ha dicho además que su ceder fue un me- 162. No es posible construir de otra manera, puesto que el o í ooxoDvxs;
dio para mantener la verdad del evangelio. Eso sería, como escribe Steinmann, eíva í xi es una frase hecha — cf. Platón, Ap . 41 E : iav ftox&oí TI etvai pjSsv
a. /. , «un atentado contra los principios fundamentales de la lógica». Sobre .
dvxe;; Euthyd 303 C: x üuv TíOXXíOV ¿vBpdjTCíov xai xtov aqivmv ÍíTJ xai (Soxouvxwv
todo esto cf . Zahn, o. c . , excurso I , 289 ss ; en contra Lagrange, a. /. TL eíva í ouSsv ojiív Gorg . 472A ; Wettstein sobre G á 16 , 3 — , mientras que
.
159 . L. Brun , o. c , 30, n . 1 citado por Fridrichsen. para eíva í xt á%ó TLVO; no tenemos ejemplo alguno. Con el oé, que sirve para
160. Cf . R . Bultmann : ZNW 27 ( 1928) 129 «el auténtico evangelio» . continuar el discurso e indica un cierto contraste con los xapstootxtot ál ékyoi
161 . Atajuveiv Ttpo; uya; = existir en los gálatas y para ellos . quiso Pablo decir, sin duda : arcó os xa>v Soxo ú vxcó v eíva í xi o üíSsv jiot xpoaexé O-
^
90 Gál 2, 6 Gál 2, 6 91

que introduce una frase. Esta se interrumpe por un nuevo parén- toles sino como autoridades actuales, como apóstoles de Jesu-
— —
tesis v. 8 que llega hasta v. 10 inclusive. Todo el relato de la
decisi ó n jerosolimitana se contiene, pues, en una frase monstruosa
cristo.
" OTCOIOI XOTS puede ser un giro tal como : «cualquiera que ellos
por lo larga. Teniendo en cuenta los paréntesis de v. 6 y v. 8, de sean » ; cf. el indefinido ^ oxé 2 Mac 10, 4 ; Hermas sí mil. 9, 6, 7 ;
tenor polémico o apologético, cabe preguntar : ¿Delataría esta 28, 3 ; Blass- D. § 303. El Tcoxé puede ser independiente y utilizarlo
frase una cierta inseguridad del apóstol al juzgar la decisi ón ? aquí Pablo, como suele, en sentido temporal : «entonces», «una
Por parte de las autoridades de Jerusalé n no se impuso al vez» -1, 13.23 ; Rom 7, 9 ; Ef 2, 2 s . 11.13; Col 1, 21 ; Tit 3, 3 ;
apóstol añadido alguno para su evangelio. El sentido de * pooa - cf. 1 Pe 3, 20. Para el pensamiento expuesto no tiene importancia
vetTtfteaO-a í xivi es aquí claro , a mi entender. No significa 163, co- tal alternativa.
mo en 1 , 16, «consultar con alguien», sino «imponer algo a El r¡ oav tiene importancia aun sin el refuerzo de TCOTS, puesto
alguien », aunqqp sólo se tienen ejemplos para la significaci ó n que el verbo no se relaciona con el tiempo de los acontecimientos
reflexiva «dejarse imponer algo» 164. No es dif ícil aceptar para de Jerusalén que Pablo tiene en la mente, sino con 3a vida de los
7tpoaavaTtfteaiW el significado activo , puesto que se usa cierta-
apóstoles antes de Pentecostés 166.
mente el de «imponer» para á vcmfreaDat 165. Y el contexto exige la Onoioi indica la «cualidad » relacionada con la persona en
f

significación mencionada.
Sea cual sea la «imposici ón» en que Pablo piensa, se trata sin cuestión, pero una cualidad que hay que tomar en su más amplio
duda de una exigencia de la ley, sin que sea necesario que se sentido. Pablo no se interesa por ella por muy importante que
fuera alguna vez 167. En relación con la frase que sigue hay un
trate precisamente de la circuncisión. Pablo argumenta con que pequeñ o indicio sobre la índole de la cualidad mencionada. Tiene
no se le hizo ninguna y no con que ésta no se le hizo.
que ver algo con el Ttpoomxov Xafxjt á vetv 168, es decir, que pertenece
El pasado de los apóstoles jerosolimitanos no juega para él
papel alguno, una vez que es indudable que las autoridades de al xpdacuTCov del hombre por así decirlo. Pero Dios no se fija en una
Jerusalén le dejaron su evangelio con su tendencia antinomís- cualidad humana. Por lo mismo no interesa a Pablo una cualidad
tica , segú n lo juzgaban los adversarios judeocristianos. Sus ad - de los apóstoles de Jerusalén que no se deriva de su misión, sino
versarios se habrá n apoyado en ellos en general para favorecer de la situaci ón en que vivieron. Ellos pueden haber tenido trato
la tendencia de su «evangelio». A Pablo no le interesan los após- con el Jesús-Mesías terreno y sobre todo con el resucitado. Es
posible que ellos u otros funden en ello su prestigio. Santiago

—. —
cf Lietzmann, a. L ; Blass-D. § 467 . Luego añade un paréntesis polé -
hasta puede ser pariente del Xptox ó c; y.axá aá pxa cf. 2 Cor 5,—
16 169. Dios no se ha fijado en estas cualidades históricas al 11a-
mico enlazando con el concepto ot BoxoDvxec; y sigue con un -pzp, que debe
— —
contra Oepke decir por qué pudo oponerse sin miramientos a los falsos
hermanos: «Pues a mí me han...», etc. Cf. también L. Brun, o. c., 39 s. Sobre
las diversas explicaciones dadas, en especial el rebuscado intento de V. Weber, 166. Cf. it y vg : «quales aliquando fuerint, nihil mea interest». Sobre la
Der Katholik (1900) 481-499 ; id., Abfassung des Galaterbriefes vor dem Apos- -
interpretación del aotv y del xoxé cf. G . Klein, Galater 2 , 6 9 un die Geschi -
telkonzil ( 1900) 199 ss ; cf. Steinmann, a. /.; M. Brunec, ’Arco bl xiú v Boxouvxwv
(Gál 2, 16), VD 25 (1947) 280-288.
^
chte der Jerusalemer Urgemeinde: ZThK 57 (1960) 275-295.276 s.
167. Cf. Bengel: «Dei iudicium sequebatur Paulus».
.
163 Oepke, a. /., subraya con razón contra Zahn que no es en absoluto 168. IIpóa í uTtov Xau priveiv ( nasa pánim ) levantar el rostro a alguien (para
- 9

necesario explicar xpoaavcra ñ ecjftm en el mismo sentido de 1, 16. Lo muestra ya


'
verlo), mirar a uno, en el AT con buen sentido y buena voluntad : Gén 19,
el «que all í es intransitivo sin complemento, mientras que aquí lleva comple- 21 ; 32, 21, etc., o con miras partidistas : Lev 19, 15; Dt 10, 17 ; Sir 4, 22.27 ;
mento». No sólo es posible, sino hasta necesario interpretar ouSev xpoaav éftevxo 35, 13; 3 Esd 4, 39. En el NT aparece ú nicamente este último significado :
en el sentido de «ellos no impusieron nada». Lo prueba el que Pablo utiliza Mt 22, 16 ; Me 12, 14 ( {ftéxeiv etc xpoaioxov) ; Le 20, 21 ; Jud 16 (0-aop.aCetv
con bastante frecuencia el mismo término con distintos significados, y que xpóawxa). Cf. Hech 10, 34 ; Rom 2, 11; Ef 6, 9 ; Col 3, 25 ; Sant 2, 1.9 ;
además el ouSev xpoaavá&svxo tiene que ser el aspecto negativo de lo que 1 Pe 1, 17; Didaché 4, 3 ; Bernabé 19, 4 ; Policarpo 6, 1. Cf. ThWNT 6, 780 s
positivamente dicen v. 7-10. Contra Lightfoot, Zahn, Burton, Háuser, etc., y (Lohse).
con Sieffert, Lietzmann, Oepke, etc. Con Bauer, o .c. se puede conceder como 169. Cf. K. Aland, Warn starb Petrus? Eine Bemerkung zu Gal 2, 6 :
tonces tiene el mismo sentido de una (pretendida) imposición.

posible un simple «proponer» — Vita Aesopi W c. 37.83-85 , pero que en - NTSt 2 (1956) 267-275, sobre el extraño parecer de K. Heussi, Die romische
Petrustradition in kritischer Sicht (1955) 3 s, seg ún el cual el indica que
164. Jenofonte, Mem. 2, 1, 8 ( Pollux 1, 9, 99). ya habían muerto las «columnas». Sobre toda la problemá tica de Gá l 2, 6
165. Jenofonte, Cyrop. 8, 5, 4; Anab. 2, 2, 4. cf. G. Klein, o. c., 277 ss. La diferencia de las prerrogativas, si se redujeran
92 Gál 2, 7 Gál 2, 7 93

mar a Pablo , ni le interesan naturalmente a Pablo ahora en lo vina y también su donaci ón al apóstol, cf. Rom 3, 2 ; 1 Cor 9 ,
referente a su decisión como apóstol 17°. 17 ; 1 Tes 2, 4 ; 1 Tim 1 , 1 1 ; Tit 1 , 3. Referente al evangelio de los
Con este paréntesis no quiere Pablo atacar ni poco ni mucho gentiles Pablo ha recibido la misma 173 muestra de confianza que
la autoridad de los apóstoles jerosolimitanos como tales o en Pedro 174. Este tiene «el evangelio de la circuncisión». IIepiT0|x
cuanto 8OXO0 VT £ C de la comunidad , pero sí rechazar una falsa
fundamentaci ón de su autoridad 171. Es equivocado querer dedu -
son los judíos, cf. Hech 10, 45 ; 11 , 2 ; Rom 3, 30 ; 4, 9 ; 15, 8 ;
Ef 2, 11 ; Col 3 , 11 ; 4, 11 ; Tit 1 , 10. El «evangelio de la circunci -
^
cir de ello una negaci ón de la posibilidad de autoridad en la igle- si ón» es, pues , el evangelio predicado entre los judí os.
sia en lo referente a asuntos doctrinales o de cualquier índole .
Tal negaci ón daría al traste con toda la argumentaci ón de este 173. Kafr úx; está resaltado, cf. Scháfer, a. /.
lugar, puesto que presupone que por ambas partes se apoyan en 174. El nombre IUxpoi; se atestigua unánimemente en Pablo sólo aquí.
la autoridad dejos apóstoles jerosolimitanos. En 1 Cor 1, 12; 3, 22; 9, 5; 15, 5 tenemos K cpas sin inseguridad textual. En
V. 7. La decisión positiva en Jerusal én significó un fortale - ^
Gál 1, 18; 2, 9.11.14 existe la variante Il é xpoc;, en los manuscritos occidentales
biling ües. Es dif ícil suponer que se haya impuesto totalmente una redacción
cimiento expreso de la posición común en la iglesia. Esta se «helenista» del texto precisamente en Gál 2, 7.8, sin que lo consiguiera en
funda en dos convicciones : que Pablo tiene el evangelio y que se
reconoce la gracia apostólica que le fue concedida .

los demás lugares de Gál contra Holl II, 45, 3 ; A . Merx, Das Evangelium
des Mt (1902) 161 ss. Más bien se dirá que por influencia de Gál 2, 7.9 se
’ l í dvrec se refiere naturalmente a relatos de Pablo y de los hicieron inseguros los demás textos de G ál, Iléxpoc; es, por tanto, la lectura
original de Gál 2, 7.8. Contra la hipótesis de Bamikol , Der nichtpaulinische
suyos. Presupone la actividad misional del apóstol . T ó soa éXtov
^
TYjc; dxpoP üaT Í wc; = xo sua á Xiov TU > V axpopuarcbv , puesto que T¡ á xpo -
Ursprung des Parallelismus der Apostel Petrus und Paulus ( Gal 2, 7 8 )
( = Forsch. V ) , que no se puede apoyar en Tertuliano, Praescr. haer. 23 -
^
puaxta son los incircuncisos como en : Rom 2, 26 s ; 3 , 30 ; 4, 9 ; Ef 2, (cf . Lietzmann : ZNW 33 [1934] 93), ni en el texto inseguro de Marci ón, para
decir que Gá l 2, 7.8 sería una glosa tard ía tendente a subrayar el paralelismo
1 1 ; Col 3 , 1 1 . Se piensa en el «evangelio de los gentiles», no espe- Pablo-Pedro ; contra esa hipó tesis hay dos razones: la glosa no tiene razón
cial por su contenido, sino en el que fue predicado entre ellos 172.
Este evangelio de los gentiles se le ha confiado por Dios a Pablo .
— —
de ser en v. 9 b se dice lo mismo y, segundo, su redacción estilística es
-
precaria. Con E. Dinkier, Verk ündigung und Forschung ( 1953 1955) 182 s, se
Ilex í aTfcUfiai es perfecto con efecto permanente. Sobre el concepto dir ía mejor que Pablo cita la versión griega del decreto jerosolimitano de en-
que indica que es irrenunciable el evangelio como posesi ón di - tonces y que por eso conserva el nombre de Iléxpoc;. Así se explicaría lo pesado
del estilo de vv . 7 b. 8 que interrumpen la sencilla frase: ’i Bóvxsc;, oxu.xai 7vovxec;.
Por supuesto que dif ícilmente se podrá pensar en una cita literal, pues en el
protocolo jerosolimitano que podemos suponer no estarían probablemente
sólo los nombres de Pedro y Pablo, sino, como el mismo Pablo deja entrever
a las dos mencionadas en el texto (así G. Schulze-Kadelbach, Die Stellung des en v. 9, también los de los otros SoxoSvxec; (ax ü Xot eivat ) junto con los de
Petrus in der Urchristenheit : ThLZ 81 [1956] 8) no es tan grande como para Pablo y Bernabé. Como acuerdo entre Pedro y Pablo le parece a éste ahora
que Pablo no hubiera podido resumirla en el óTCOíO í. Para todos los Boxo ü vxes en la avanzada situación de su misión independiente. Quizá tenga razón
se trata de un apelar al Xptaxog xaxá aápxa. G. Schille: ZDPV 73 (1957) 165 s, al suponer que a los ojos de los jerosoli-
170. Lutero I : «Excludit pseudoapostolorum iactantiam, que extolle
bant apostólos, ut minuerent Pauli auctoritatem, scil. quod cum Christo
- mitanos se deber ían separar, seg ú n tal acuerdo, la misión estricta de Israel (Pe -
dro-Juan) y la de los gentiles propiamente dicha (Pablo y Bernabé). Esto
fuerint, semper personaliter omnia videntes et audientes est. inclu ía de hecho el reconocimiento y la libertad para la misión paulina de los
171. W. Fórster resalta con razón en ZNW 36 (1937) 287 s, que Pablo gentiles. De este modo se explicar ía la indeterminación del rfyr íc; etc; xa Iftvfy
no utiliza el BoxoDvTes irónicamente. Pero no tiene base en Gál su deducción: aaxoc Be etc; XTJV xepLxopjv. Habr ía que entender esta fórmula no en sentido
Pablo rechaza en el paréntesis Gá l 2, 6 una cr ítica de los judaizantes contra los
apóstoles anteriores a él, como si éstos fueran avfrpojrcot. a pa jiaxot , Hech 4,
—- —
geográfico o político religioso lo que es dificultoso como muestra E. Haen
chen, Apg. 408 s , sino como orientación general, sin exclusivismos, que
-
^ ^
13 (p. 288). Pues por mucha razón que Forster tenga con sus tesis : no existe deberían aceptar unos y otros, se tratar ía , pues, de determinar el sentido de su
entre Pablo y los apóstoles una oposició n de principios ( p. 289) y que a los misión. Cf. también D. Warner, Galatians 2, 3 8 as an Interpretation: ExpT
ojos de los xapaaaovxe; Pablo está «en la l ínea de los apóstoles anteriores a él» -
62 (1950 s) 380. G. Klein, o. c., 282 ss que acepta la tesis de Dinkier, porque
(p. 290), no puede, sin embargo, deducirse de Gál que los xapáaaovxe; < los ha-
en el hecho de que se mencione a los axuXot en 2, 9, mientras que en 2,7 s sólo
yan atacado. Al contrario. La insistencia de Pablo en su independencia res- aparece Il é xpoc;, quiere ver un síntoma de que allí no se refleja ya la situación
pecto de los apóstoles primitivos indica más bien que sus adversarios se apo- del «concilio apostólico», como es el caso en el «protocolo» de 2, 7 s, sino la
yaban en su autoridad, aunque falsamente. del tiempo de la composición de G ál. Es posible, pero no implica en modo
172. Cf. Tertuliano, Praescr. haer. 23: «Inter se distributionem officii
ordinaverunt, non ut separationem evangelii, nec ut aliud alter sed ut aliis
alguno la suposición de que la dirección en Jerusalén habr ía sufrido un des
plazamiento, es decir, que el «apóstol» Pedro había sido suplantado por el
-
alter praedicarent». colegio de los axukoi.
94 Gál 2, 8-9 Gál 2, 9 95

.
El paréntesis de V 8 aclara v. 7, mencionando la real conse- tigio entre los adversarios de Pablo en las comunidades galáti -
cuencia del llamamiento y del envío de Pablo. Así como es Dios cas 178, pero especialmente porque, como se ve en 2, 12 y 1 Cor
quien le dio el evangelio y lo hizo apóstol, así también es Dios 15, 7, ocupaba un puesto excepcional en la iglesia jerosolimi-
quien actu ó en su favor. Tal actuaci ón, lo mismo que la referen- tana. Junto a él se nombra a Pedro, que es llamado nuevamente
te a Pedro, es naturalmente sólo una parte de la actuación más Kephas, y Juan el Zebedeo que vivía todavía, por tanto, y esta-
amplia de su revelación, cf. 1 Cor 12, 6 ; Flp 2, 13 ; Col 1, 29 ; ba en Jerusalén y que se encontraba destinado para el evangelio
también 1 Cor 12, 11 ; Gál 3, 5 ; Ef 1, 11.20. No se dice en qué
consiste la actuación de Dios. Se puede, con todo, pensar en 1 Tes

entre los judíos cf. J. A. T. Robinson: NTS 6 (1960) 126-127.
Los tres son llamados axoXoi 179. La imagen indica a aque-
2, 13, donde se habla de la eficacia del Xd yo;< xo 0 D-eoü év 6{uv xolq
*
llos sobre quienes descansa la comunidad de que se trata, y apa-
moxeóooaiv , que la comunidad ha recibido de Pablo. Dios hizo ac- rece en el helenismo y en el judaismo: Esquilo, Agam. 898 6 c])r¡ kr¡<z
tuar su palabreen favor de 175 Pedro y de Pablo. Se trata de: xo axeyTji; axuXov zohr$ y¡ , jiovoysv é c xé xvov Ttaxp í ; Eurípides, Iph. Taur. 57
suayyé Xtov G U X éyevrjfry] e í c upi ót - é v Xó yo) jrdvov , aXXd xat év Sová- axuXot yap otxtuv rcaldéí; eioiv á poévec. En la literatura rabínica
jisi xat év xvsó fjum áytcp xat xX pocpopiqt 7coXXy¡
'

15, 19; 1 Cor 2, 4 ; 2 Cor ^


12 , 12 . Dios
—act úa

1 Tes 1, 5 , cf. Rom
en pro de Pedro y
«columna» es título honorífico de Abrahá n y también de los ra
binos, de los poderosos y de los piadosos 18°. Es claro que en el
-
Pablo dando eficacia a su evangelio anunciado con palabra176y lenguaje cristiano la é xxXYja ía se interpreta como olxodojuj o vade,
fuerza. Así se consumó su apostolado entre jud íos y gentiles . si se piensa en el significado de la éxxXrjaía como casa celeste o
.
V 9. Junto al convencimiento de que a Pablo se le ha con- templo en el primitivo cristianismo, cf. 1 Cor 3, 10 ss. 16 s ; Ef 2,
fiado el evangelio, está el reconocer que se le ha dado la gracia. 21; Ap 3, 12 181. En el fondo la designación axuXot dice lo mismo
Tiene aquí el sentido específico de gracia de apóstol. Se trata de que si se les llama el fundamento de la edificación celeste de la

la gracia recibida con la dxoaxoXrj Rom 1 , 5 — , que funda a la
iglesia — 1 Cor 3, 10 — al manifestarse de modos distintos en el
iglesia, cf. Ef 2, 21 ; Ap 21, 14. Ellos son los soportes de la iglesia.


kerygma apostólico Rom 12, 3; 15, 15 ; Ef 3, 2.7 . 8 y hace al
apóstol lo que es — 1 Cor 15, 10. Evangelio y gracia están aquí en
— ^ ^
Ae icfe Si ovai no es aqu í naturalmente se ñal de sometimiento,
como en 1 Crón 29, 24; 2 Crón 30, 8 ; Lam 5, 6 ( nátan yád), sino

de un convenio pacífico Jenofonte, Anáb. 1, 6, 6 ; 2, 5, 3 ; 4 Baa
paralelismo, en cuanto que el evangelio es la palabra de la gra - 10, 15 ; 1 Mac 6, 58 ; 11, 50.62.66 ; 13, 50 ; 2 Mac 11, 26; Esd 10,
cia. Apostóle y gracia está n unidas en cuanto que aquella es el
ministerio de la gracia y contiene a la gracia en su enví o.

19 ; Josefo, Vita 30 y Ant . 18, 326, etc. 182, sin que se piense, por
supuesto, en la supremacía del que da la mano 183 Esto se deduce
A base del examen del evangelio y de la gracia apostólica de del genitivo cualitativo del xoivcov ía utilizado absolutamente. No
Pablo se pudo tomar la resoluci ón positiva de los de Jerusalén : indica ese genitivo que Pablo fue recibido en una xoivcuv ía ya exis-
los principales apóstoles en cuanto órganos representativos de la tente, sino que se le dio la mano como a quien ya estaba en esta
iglesia jerosolimitana refuerzan la unidad del apostolado. xoivcov ía, por cuyo acuerdo con los otros aparecía ahora la XOtVCÜ
-
A la cabeza se nombra a ’ Idxcopoc, por supuesto el de 1 , 19,
el hermano del Señor 177. Quizá se le antepone aqu í por su pres-
.
178. Lagrange, a /.; Jacques méme! les judaísants devaient se le dire.
.
Cf . así mismo Lyonnet, a. /., 24; E Haenchen, NTSt 7 (1961) 193.
179. Sobre el acento : ot ü kot o OTüXOI cf. K. A. H. Lipsius, Grammatische
.
175 üéipio - spot son dativos comm. Zahn, Lietzmann, Lagrange, cf. Untersuchungen über die biblische Grázitát (1863) 43.
180. Cf. 1 Clem 5, 2 ; Clemente, Horn. 18, 14 (Schwegler, 464): Ixetvoug
Prov 31, 12.
176. Cf. Act. P. et. Thecl. 40 (Bonnet, 266, 8 ss): ó yetp aoi aoveppjaaQ lyvujxsvat , sirca azó Xooc, üicap avxac; xoap.ii), xat BtxatoTaxu 8-etü Buapecrr
.
efe xo s üayy éXXtov xá pot aovrjpyvjaev etc; zo Xoóaaaftat Sobre la comparado
compendiar ía efe td I8vq en vez de efe aicoaxoX7jv xa> v ifrvaiv cf. Winer §
Buvapivouc;. ^ )

181. Cf . mis Religionsgeschichtlichen Untersuchungen zu den Ignatius


ípat

-
66, 2 s. briefen (1929) 120 s y Christus und die Kirche im Epheserbrief (1930) 49 ss.
.
177 Ilétpog antepuesto a Tdxa> po<;: D F G d f g vg syr Pe hr, Tertuliano,
.
Cf . W . Staerk, Die sieben Saulen der Welt und des Houses der Weisheit : ZNW
Jerónimo al. Cf. Lightfoot, a /.: When St. Paul is speaking of the missio- 35 (1936) 240 ss. 346 ; Ph. Vielhauer, Oikodome (1939).
nary office of the Church at large, St. Peter holds the fore most place (ver. 182. Cf. ThWNT 2, 37 s.
7. 8); when he refers to a special act of the Church of Jerusalem, St James . 183. Cf. O. Eger, Rechtsgeschichtliches zum NT (1919) 40 ; Th. Nágeli,
is mentioned first (ver. 9). See Acts 12, 17; 15, 13; 21, 18. Wortschatz des Apostéis Paulas (1905) 24.
96 Gál 2, 10 Gál 2, 10 97

v ía. Se trata de un «choque de manos comunitario», o mejor, «de Los TCTCü O í no son los pobres de la ekklesía universal, sino
socios», por el que dos participantes en una misma cosa se ponen ^
los miembros de la iglesia local jerosolimitana. En Rom 15, 26
de acuerdo y lo ratifican. se les llama o í xxrnpí x <bv cq í cov lo que hay que entender de acuerdo
El contenido del acuerdo que se tomó al chocarse las manos, con Rom 15, 25.31 y 1 Cor 16, 1 ; 2 Cor 8 , 4 ; 9, 1.12, donde siem -
se indica en la frase iva 184 sin predicado alguno : nosotros (et;)
^ -
pre se habla de la Xo eí a o diaxov ía e ís TOO ;< á jtoos. Los xxto o í
^
los paganos y ellos a (los de) la circuncisió n. No se pone dati- son los fiyioi de Jerusalén. Así hay que entender el que la colecta
vo, de modo que no se quiere decir que Pablo ú nicamente deba
predicar a los gentiles y ellos a la circuncisión, sino que se indican

en las comunidades cristianas de la gentilidad Rom 15, 26 s ;
2 Cor 9, 12 ss — no se justifique tampoco con la pobreza de Jeru -
las direcciones a que se deben encaminar 185. Pero esto es sólo salén, sino con que ellos, los á ytoi , habían dado a los cristianos de
lo externo de la decisión. La repartición de los territorios de mi- la gentilidad dones espirituales, Uxtuyot xcbv cqw' es, por tanto,
sión presupone* el reconocimiento del apostolado paulino y la sólo una expresi ón un poco cifrada. La puede utilizar Pablo por
constatación de la unidad del apostolado com ún. Lejos, pues, haber sido tomado por la comunidad de Jerusalén como el tí -
de que Pablo haya «acordado una solución tendente a la exis- tulo mesiá nico de honor que son los ’ebeyónim.
tencia de dos iglesias yuxtapuestas» 186, se ha echado de ver la El acuerdo de enviar a Jerusalén colectas de las comunidades
unidad de la iglesia de judíos y gentiles en la comunión del evan - cristianas de la gentilidad no tiene el carácter de derecho ecle -
gelio y del apostolado. siástico. La primitiva comunidad no ha deducido de su «santidad»
.
V 10, Otro acuerdo existe además del de la repartici ón de exigencia legal alguna. Es distintivo de esta exigencia de los je -
los territorios de misión. Este no limita en modo alguno al pri- rosolimitanos más bien su carácter de obligaci ón religiosa y mo -
mero, sino que tiende a conservar o despertar entre los gentiles ral. Al menos así es como la entiende Pablo, donde recomienda
la conciencia de la iglesia una que partió de Jerusalén. Depende de las colectas a las comunidades cristianas de la gentilidad, como
&e£ id <; IScoxav también la segunda frase con tva, sin que sea necesa- se ve especialmente claro en 2 Cor 8 y 9 190. Jerusalén es el lugar
-
rio suplir verbo alguno : xat ¿O é Xyjaav o aiToovxs:; o algo parecido. primigenio de la iglesia histórica y moralmente, pero no en lo
Mdvov, que pertenece a toda la frase , está para resaltar lo que si- legal . De no haber sido así no se hubieran podido desligar de él
gue 187 y precisamente para eso se ha adelantado también el xmv ni los apóstoles ni la iglesia universal, tampoco cuando su papel
XXCü Oí V188. El preocuparse 189 de los pobres de Jerusalén es el ú nico histórico de iglesia madre palestinense desapareci ó a consecuencia
^
lazo existente entre la misión paulina y Jerusalé n, lo ú nico que se de acontecimientos concretos.
pidió expresamente entonces. Al final resalta Pablo expresamente, cuán interesado estaba
en el cumplimiento de la resoluci ón tomada 191. Habla sólo de lo
que a él le atañe, pues se fija en la situaci ón posterior a la sepa -
184. En cuanto al contenido hay que suplir quizá eXfruDjJiev o xrjpóaaaj ev
y parecidos. Cf. Rom 4, 16 ; 1 Cor 1, 31 ; 2 Cor 8, 13 (11). Sobre la elipsis^
Blass-D. § 481.
185. Cf. 1, 16. Ejemplos claros de esto ofrecen los relatos tipificados de 190. Naturalmente es también posible que Pablo no quisiera reconocer
Hech. Seg ú n ellos Pablo predicaba en terreno gentil primero a los judíos y la preponderancia eclesial que Santiago y otros pretend ían para Jerusalén
prosélitos en las sinagogas y ú nicamente luego, cuando lo rechazaban, se con el impuesto «para los pobres» — existiría una cierta analogía entre la co
lecta cristiana de los gentiles con el impuesto de las dracmas en favor del
-
dirigía a los gentiles. Pero él mismo reafirma que no desatend ía a la zepixo yj:
1 Cor 9, 20 ; Rom 11, 13 s. Th . Zahn, Petrus in Antiochien: NKZ (1894) 459 ;^ templo. Posible es igualmente que más tarde interpretara en su sentido lo
A. Steinmann, Jerusalem und Antiochien: BiblZ (1908) 39 ; E. Haupt, Zum convenido, que quizá no era claro en este punto, al necesitar de distinciones
Verstándnis des Apostolates (1896) 67. más precisas. J. Munck, Paulus und die Heilsgeschichte (1954) 298, piensa
186. A. Schweitzer, Die Mystik des Apostéis Paulas (1930) 199. Lo mismo
Dif ícilmente acierta en esto. H. D. Wendland , Geist, Recht und Amt in der
-
que Pablo ha interpretado la colecta como cumplimiento de Is 2, 2 s ; 60, 5 6.
Loisy, a. /. Cf. en contra y con razón Lagrange sobre v. 7: Sa pensée n’est
pas de constituer deux églises, non plus que deux évangiles ni de faire deux Urkirche: ArchEvKirchenrechtNF 2 (1938) 299, llama a la colecta «una
parts dans le gouvemement de l’église. acción pneumá tica que atestigua en la práctica la unidad de la iglesia y reco
noce la preeminencia espiritual de la iglesia madre».
-
187. Cf . 2 Tes 2, 7 ; Ign. Rom 5, 3.
188. Cf. 1 Cor 7, 29 ; 2 Cor 2, 4. .
191 AUTO TOUTO es una repetición que resalta el 6, Cf. Me 7, 25 ; Hech
.
189. Cf . Bauer, o c . 15, 17 ; 1 Pe 2, 24; Winer § 22, 4 ; Blass-D. § 297.
98 Gál 2 , 11 Gál 2, 11 99


ración de Bernabé Hech 15, 39. De sí mismo puede insistente-
mente decir que tuvo celo y cuidado 192 en este asunto 193.
sino también porque en ese choque, que suponía una dif ícil prueba,
se impusieron la independencia de su evangelio, su propio enrai-
Resumiendo lo dicho en esta perícopa, puede constatarse que, zamiento en la iglesia, así como la independiente autoridad de
a juicio del apóstol y tal y como lo presenta a los cristianos gá- su apostolado eclesial. Se trata nada menos que de Cefas, cuyas
latas, es total su victoria en la decisiva discusión con las autori- indecisiones fueron descubiertas por Pablo a la luz «de la verdad
dades de Jerusalén. Su evangelio se ha impuesto. Ha vencido del evangelio».
«la verdad del evangelio». Su apostolado está reconocido y con V. 11. Sin más transición que la indicada por el 8é, pasa
ello se ha manifestado la comunión de los apóstoles. Las direc- Pablo a tratar de un nuevo acontecimiento. Cefas 194 había veni-
ciones de la misi ón paulina y petrina están fundamentalmente do a Antioquía. No se dice el para qu é de esta venida, ni tampoco
determinadas y se ha tenido en cuenta la situación moral e his- cuá ndo tuvo lugar, pero tiene que haber sido antes de Hech
tó rica, prometiendo una colecta de los cristianos paganos para 15, 37 ss (18, 23), pues Bernabé estaba presente. En Antioquía se
la iglesia madre de Jerusalén reconocida por todos.
Pero Pablo puede dar un paso más en su relato. El origen
le opone Pablo. ’Avxsciyjv implica una resistencia activa Hech

13, 8 ; 2 Tim 3, 8 o pasiva y presupone que ha tenido lugar un

divino de su evangelio se puede mostrar por una tercera razón, ataque. En v. 12 se ve claramente en qu é ve Pablo tal ataque.
es decir: Kara 7cpóo(i)7rov significa «cara a cara» y no tiene de por sí sen-
tido de enemistad, cf. Hech 25, 16 ; 2 Cor 10, 1. La oposición de
-
7) 2, 11 21: Por la validez normativa de su evangelio Pablo a Pedro se razona con una breve indicaci ón: x-axe-fvcoaptivo!;
frente a la conducta de Pedro en Antioquía yjv 195, «porque era culpable». Rax vcnaiié voc no significa reprehen-
^
sibilis o reprehendendus, tampoco reprehensus o accusatus, sino
condenado en el sentido de que su propia conducta lo había con-

11 Pero cuando Cefas fue a Antioquía, me opuse a él cara a cara ,


porque era culpable. 12 Pues antes que llegaran algunos de los de 194. Naturalmente se trata de Sim ón Pedro y no de otro de los setenta,
Santiago, comía con los paganos; pero cuando llegaron se echó
— —
como piensan Clemente Al. en: Eusebio, Hist. eccl. 1, 12 al que refuta ya
Jerónimo y algunos exegetas posteriores. Esto tiene tan poca consistencia
atrás y se separó, temiendo a los circuncisos. 13 Y también disimu- como el que la escena de Antioquía fuera un altercado aparente entre Pedro
laron con él los demás judíos , hasta arrastrar consigo al mismo y Pablo, cosa repetida frecuentemente desde Or ígenes, pero rechazado por
Bernabé. 14 Y cuando vi que no iban derechos por la verdad de la .
Agustín, Epist. 28 , 40.67.71.73.82 (180, 5) contra Jerónimo, Epist 68,. 72
75.81. Cf . J. A. Móhler, Hieronymus und Augustinus im Streit über Gal 2, 14.
buena noticia, dije a Pedro delante de todos: « Si tú, que eres judío , Ges. Schriften und Aufsátze, ed. por I. Dollinger (1839) 1-18 ; Fr. Overbeck ,
vives a lo pagano y no alo judío, ¿cómo puedes obligar a los paganos Die Auffassung des Streites des Paulus mit dem Petrus bei den Kirchenvátern,
a vivir a lo judío?». -
Basler Programm (1877) ; H. Grosch, Der in Galater 2, 11 14 berichtete Vor
gang in Antiochien (1916) ; K. Holl, Der Streit zwischen Petrus und Paulus in
-
Antiochien in seiner Bedeutung für Luthers Entwicklung: ZKG 38 (1920) 23-40
( =Ges. Aufsá tze zurKG 3 [21932] 134-146) ; E. Malfatti, Una controversia tra
Es claro que el tercer ejemplo que pone Pablo puede probar S . Agostino e S. Girolamo: il conflitto di Antiochia: Scuola Cattol. 49 (1921)
aun menos que el segundo que el evangelio paulino se debe a 321-338.402-426 ; A. M. Vollmecke, Ein neuer Beit rag zur alten Kephasfrage,
revelación. No menos manifiesto es, con todo, que el apóstol puso Jahrb. von St. Gabriel (1925) 69-104; P. Auvrey, S. Jér óme et S. Augustin .
el choque de Antioquía al final de sus consideraciones en esta La controverse au sujet de l’incident d’Antioche: RScR 29 (1939) 594-610 ;
G. Simard, La querelle de deux saints, Saint Jéróme et saint Augustin:
primera parte de su carta, no sólo por motivos cronológicos ,
-
RevUnivOtt 12 (1942) 15 38 ; P. Gaechter, Petrus in Antiochien ( Gal 2, 11
14 ) : ZKTh 72 (1950) 177-212 ; B. Reicke, Der geschichtliche Hintergrund
-
192. Eirou &a'Ceiv es «actuar con interés», «esforzarse» como 1 Tes 2, 17; - -
des Apostelkonzils und der Antiochia Episode , Gal 2, 1 14. Studia Paulina in
honorem I. de Zwaan (1953) 172-187 ; H. M. Féret, Pierre et Paul a Antioche et
2 Tim 4, 9, pero no es necesario que signifique «obrar rápida, prontamente» á Jerusalem. Le «conflit» des deux Apotres (1955) ; J. Dupont, Pierre et Paul
como en 2 Tim 4, 21 ; Tit 3, 12. -
a Antioche et á Jérusalem: RScR 45 (1957) 42 60.225-239.
193. Cf. los viajes para recoger limosnas: Rom 15, 26 s ; 1 Cor 16, 3 ; 195. Sobre el participio con valor de adjetivo, cf. 1, 22; 1 Cor 4, 8; 5, 2;
2 Cor 9, 1 ss (Hech 24, 17). 2 Cor 4, 3, etc.
100 Gál 2, 12 Gál 2 , 12 101

denado 196. Pero ¿por qué se había condenado Pedro a sí mismo nazar la iglesia unida por él, amenazar el ú nico cuerpo de Cristo
y cómo se le opuso Pablo ? Ambas cosas se dicen a continuaci ón. que se muestra en esa comida ; era igualmente negar que los hom-
. .
V 12 La culpa concreta de Pedro consistía a los ojos de bres viven , no por el cumplimiento exigido por la ley que jus- —
Pablo en que dejó de comer con los cristianos de la gentilidad al
llegar algunos jerosolimitanos a Antioquía. Pedro de por sí no
tificar —
ía , sino por la entrega que de sí hizo el Señ or Jesucristo .
Se trataba de un ataque fundamental al orden de la gracia en
era, pues, como Pablo confirma aqu í, «judaísta». A Santiago se el que la iglesia vivía, volviendo al orden basado en el rendi-
considera como al enviante de estos mensajeros. El xtva ;< no se miento cuyo principio de acció n es la ley 198. En Pedro tenía Pa-
relaciona inmediatamente con dito Taxo'poo, de tal modo que se ha - blo un adversario parecido al que encuentra en las comunidades
blara de «partidarios de Santiago». Santiago es má s bien aquí el gálatas y en Jerusalé n. Sólo así se comprende la acentuada acri -

punto de partida - cf. Hech 15, 1.24 — , es decir, el enviante.
Para enviar gente hubiera bastado la intención de informarse,
tud y energía de su resistencia.
Por supuesto que Pedro no era un adversario en cuanto a los
despu és de hafier llegado quizá rumores a Jerusalén (Oepke). principios, ni un adversario convencido pero equivocado. Era
Los £& V 7| son , como en Rom 15, 16 ; 16, 4, cristianos de la gen- m ás bien un adversario que en la práctica negaba sus ideas. Pedro
tilidad. En imperfecto aov cd-iev implica comidas regulares. Enton-
^
ces habrá que pensar en el xupiax ó v Ssnrvov tomado en com ú n,
que coincidía seg ú n 1 Cor 11, 20 ss con la comida propiamente
está inseguro de la postura que ha de tomar. «Se echó atrás».
El imperfecto OXSOXSXXEV 199 no significará el intento, ni tampoco
como auvyjo íHev la duraci ó n , sino má s bien el retraerse indeciso
dicha 197. No era necesario para Pedro tomar en com ún las co- y progresivo. ’ Acpcop í siv 200 indica la intenció n y el resultado del
midas privadas. La separaci ón de ellas apenas le hubiera pare-
cido tan grave a Pablo. Mas el aislarse del xuptax ó v BsExvov resal-
^
ó xoaxsXXeiv. Tal aislacionismo se debi ó , como expresamente nota
Pablo, a miedo 201 ante los cristianos judí os 202, que son cierta-
taba fuertemente la separación de judíos y gentiles que aún per-
duraba y la validez de las prescripciones jud ías sobre los ali- 198. Batiffol, 67 : «La fe ocupa el lugar de la ley y la fe crea una vivida
mentos. Aislarse de la comunidad en el xuptaxov SsTzvov era ame- unidad entre todos aquellos en quienes Cristo vive por la fe . La conducta
vacilante de Pedro en Antioqu ía pone en peligro la unidad de la iglesia : la
decisi ón de Pablo asegura la resolución en pro de la unidad no por conce-
sión y pol ítica, sino por la fuerza de la fe en Cristo y de su vida sobrena-
tural en nosotros».
-
196 . Kaxa pvtoaxeiv = pronunciar una condena (personal o judicialmen
te). Tucídides 6, 60 ; Lisias 14, 16 ; 21, 21, etc.; P Oxy. 7, 1062, 14 : a ü - 199. Sobre bToozí Xkav eaoxó v, retraerse, cf. Polibio 1, 16, 10; 7, 17 , 1
.
aot rijv eTnaxoX v 7ts|í.( jKu o í a E ú pou iva au vqv ava voí; XTJV . .
etc., sin éauxóv 6, 40, 14, etc Cf Sieffert, a. /.

^ ^ ^
xaTa voíq ; Josefo, Bell. 2, 135 ; Dt 25, 1 ; Sir 14, 2; 1 Jn 3, 20
c vrjcpojv xa i aaoxoo
s. Kaxa-pvaxjxeiv
en el sentido de «tener en poco, despreciar», como en Polibio 5, 27, 6; P.
200. Cf. Jubil 22, 16: «Apártate de los pueblos y no comas con ellos ; no
obres seg ún su conducta, ni seas su compañero». Cf. Sanh 63 b.
201. A. Steinmann : BiblZ 6 (1908) 43 acentúa acertadamente que este
Magd. 42, 4, no tiene cabida alguna en el contexto. ¿Cómo iba a ser para miedo no carecía de fundamento. «Conocía bastante a los de Santiago para
Pablo no sólo ocasión, sino razón de oponerse a Pedro el que éste era tenido saber que en todas partes lo desprestigiarían como despreciador de la ley, y
en poco por los creyentes ? Los vv. 12 ss aclaran la culpa de Pedro pero no el que acabarían con su ascendiente sobre los demás jud íos, si siguiera comiendo
que fuera despreciado. Además se nombraría a aquellos que lo despreciaron, con los gentiles en su presencia». Me parece dudoso que jugara también algún
los cristianos de Ja gentilidad, por contraposición con los cristianos jud íos papel el temor de una nueva escisión en la iglesia, como piensa Steinmann ,
que se dejaron arrastrar .
.
197 Por eso las comidas de Pedro, que Pablo menciona, no son sólo
puesto que toda la exposici ó n de Pablo no concede excusa alguna a la conduc
ta de Pedro. En vista de la aceptación de la reprensión, lo más que se podría
-
comidad con pan y vino, en las que el peligro de la contaminación no era tan
grande como en las otras. Pedro ha debido de violar las prescripciones jud ías —
decir con Agustín Epist. 82, CSEL 34, 375 — es : laus itaque iustae libertatis
in Paulo et sanctae humilitatis in Petro. Como razón de la preocupación de
sobre los alimentos al participar en tales comidas corrientes, de las que el
xuptaxó v osnrvov se empezó a separar como comida sacramental : 1 Cor 11.
Debió de convertirse, pues, Pedro en un «apóstata» en el sentido de Tosefta

Pedro menciona Steinmann ( Tillmann ) en su comentario sólo el «bien»
de la iglesia. Es rara la apolog ía que hace de Pedro H. Grosch, Der im Ga -
.
Horayot 1, 5 Cf. sobre la prohibición de comer con los gentiles : Le 15, 2 ; -
later 2, 11 14 berichtete Vorgang in Antiochien (1916). Sin apoyo en el texto,
piensa que la acusación de Pablo es injustificada para lo que echa mano de
Jn 4, 9 ; 18, 28 ; Tob 1, 10.11 ; Dan 1, 8 ; Est (LXX) 28 ; Jdt 12, 1 ss; Jubil 22,
-
16, etc. Cf. Bousset Grcssmann, 93; Billerbeck IV, 374 ss Sobre Gá l 2, 12
. .
consideraciones generales e inexactas sobre el carácter de Pedro En p. 16
dice : «Hay que suponer por adelantado que jamás se dejó guiar por algún
.
cf. así mismo G Kittel , Die Stellung des Jakobus zu Judentum und Heiden
- motivo bajo aquel sobre cuya fe inquebrantable y confiada confesión, Jesús
E. Haenchen, Apg 315 . . - .
christentum: ZNW 30 (1931) 145 157, especialmente 149 ; A Schweitzer, 193 s ; quiso fundar su iglesia , y a cuya dirección quiso confiar su reba ño (Jn 21,
15-17)».
102 Gál 2, 13- 14 G ál 2 , 14 103

mente idénticos con los jerosolimitanos enviados por Santiago. que él. Mas Pedro quería ahora en la práctica una iglesia para
No se debi ó, por tanto, a obediencia a los de Jerusalén que hu - los cristianos del judaismo que debía estar separada de la de los
bieran exigido tal cosa, ni tampoco al convencimiento que de gentiles. Esta separación se ve en lo referente a la comida. En la
pronto hubiera hecho pensar a Pedro que el cumplimiento de la práctica negaba, pues, o que Cristo Jesús ha roto la ley que di -
ley era necesario para la salvación . vid ía al cosmos y que judíos y gentiles viven absoluta y total -
.
V, 13 Por ello no califica Pablo su conducta y la de los
otros de defección, sino de doblez. El ve en el aislarse de Pedro

mente de su sacrificio, o lo que aqu í es más probable negaba
que esté presente la realidad de la cruz y de la resurrecció n de

ante todo el enga ño que reciben los jerosolimitanos y acentúa la Cristo Jesús en la visible unidad de aquellos que participan de
inconsecuencia de su postura. La gran importancia de Pedro para su cuerpo y son, por tanto, su cuerpo.
los «demás jud íos» se manifiesta en que también ellos optaron Pablo se opone a tal negaci ón práctica y objetiva de la verdad
por la «doblez>£, y que incluso Bernabé se dejó arrastrar 203 por del evangelio. Se llega a un altercado pú blico 208, o sea, a una
esa hipocresía 204, v 14 . . acusació n pú blica de Pablo contra Pedro. El escándalo público
Pablo interviene en tal situación. Aunque no sea más que «si - tiene que ser criticado y removido en la iglesia públicamente 209.
mulación», al estar Pedro metido en ella, cobra tal conducta para La acusaci ón de Pablo no se fija primariamente en el tras -
la iglesia la categoría de una decisi ón que puede apartar de la
verdad del evangelio. Es manifiesta nuevamente la semejanza con
fondo real. Tampoco descubre, como cabría esperar, la contra
dicci ó n entre la teoría y la práctica de Pedro, es decir, la «hipo
--
la situaci ón jerosolimitana antes mencionada. En la iglesia no cresía» . Lo que se critica es la oposición entre su conducta an-
hay acci ón alguna intrascendente y, en rigor, tampoco una que terior y lo que ahora exige a los cristianos de la gentilidad. Lo
sea un adiaphoron (carezca de significado). Se trata, como se dicho en v. 14b es ciertamente sólo una especie de introducció n
expresa Pablo, de un cü Xeó etv, de un «entorpecer», de un «pro- al ataque fundamental que comienza con v. 15. Quizá haya que
^
ceder que entorpece» 205. Y esto también tiene su relación con la entender v. 14b también como una constatación algo velada de
«verdad del evangelio» y en ella 206 radica al mismo tiempo la la postura de Pedro «delante de todos». Se trataría de dirigir la
norma del proceder. Tambi én por su conducta estaba amenazado atención hacia una inconsecuencia de Pedro relativamente se -
el desarrollo del evangelio. Pablo no era un espiritualista. Pedro cundaria para el conjunto de la cuestión. Así se suavizaría la
tenía, al menos en cuanto a los principios 207, la misma doctrina acritud implicada al descubrir el hecho del tou & aíí stv. Concesiva -
mente hay que tomar el Tou &atoc 210 resaltado en el con
-
texto. El é&vix óx; 211 xcd QOK iouSatxáx; 212 se relaciona por su -
202. Ot lx xeptxojrijt; — los jud íos : Rom 4, 12 ; Col 4, 11 ; Tit 1, 10; Hech
10, 45 ; 11, 2. Cf. 6 ix xtoxetu;: 3, 7.9 ; Rom 3, 26; 4, 16 ; ot Ix vo' jioo: Rom 4, 14.
puesto con el comer con los cristianos de la gentilidad. El pre -
203. Cf . 2 Pe 3, 17 ; Zósimo, Hist. 5, 6, 9 : xal ctuzr¡ Se r¡ Exá pxy auvaxrj-
exo xfl xotvfl XT¡ 'EWá ftoz áX úaei . 208. ’' E xpoadev xávxtov = ante los miembros reunidos de la iglesia, cf.
^ 204. Tfl uxoxptasi hay que tomarlo como instrumental o modal (Sief - ^
1 Cor 11, 18 ; 14, 23 ; 1 Tim 5, 20.
fert, Lietzmann, distinto : Zahn, Lagrange). 209. También esto dice que se trata de separarse de la comida en que
205. Cf. J. G. Winter, Another Instance of ó pfroxoSeív: HThR 34 (1941) se celebraba la «cena del Señor». Cf. Agustín, a. I.: Non enim utile erat, erro-
161 s. Según G. D. Kilpatrik, Gal 2, 14 opfroxoSooatv, Neutestamentliche Stu - rem, qui palam noceret, in secreto emendare. Calvino, a. L: «Hoc exemplo
-
dien f ü r R . Bultmann (21957) 269 274 es opfroxo & eiv la más frecuente contra
posición de oXsúeiv. Puesto que este sentido es el que mejor encaja en el con-
- admonemur, palam castigandos esse, qui publico malo peccaverunt : quatenus
interest Ecclesiae. Finis enim est, ne si impunitum relinquatur eiusmodi de-
^
texto, hay que preferirlo a los otros dos posibles : «to be on the right road »
y «to go straight toward» a goal. Kilpatrik prefiere el primero de éstos.
lictum, exemplo noceat, atque id Paulus nominatim servandum in presby
teris alibi (1 Tim 5, 20) docet, quatenus scilicet ob personam quam sustinent,
-
206. Sobre xpcfc cf. Winer § 49 h. esemplo suo gravius nocent».
207. G. Kittel, o. c., 151, 1 nota con razón : «El incidente antioqueno 210. Sobre cf. Rom 4, 19 ; 1 Cor 11, 7 ; 2 Cor 8, 17; 12, 16 ; Gál
se hace... injustamente punto de partida de una oposición permanente entre !, 14; Flp 2, 6.
Pablo y Pedro». Cf. así mismo Batiffol, 66: «En teoría Pedro está de acuerdo
con Pablo, pero en la práctica obra inconsecuentemente, puesto que titubea
- .
211. Cf . ifl vixó<;: Mt 5, 47 ; 6, 7 ; 18, 17 ; 3 Jn 7
212. Cf. Josefo, Bell. 6, 17; se dice Toü5aíxo < no del modo de actuar,
al tener que renunciar a la observancia de la ley». Es profunda la fórmula . .
sino de la procedencia: Tit 1, 14; Plutarco, Is et Os 31 (II, 363 d ) ; Ditt.
de Tertuliano, Praescr. haer. 23: Conversationis fuit vitium, non praedicatio
nis. Cf. igualmente Crisóstomo, a. I.
- IOG II, 543.586; Aristeas, 22.24 etc. ; Josefo, Ant. 20, 258 ; Filón, Leg. Cal.,
170, 245 ; 2 Mac 13, 21.
104 Gál 2, 14 Gál 2, / 5 /05

sente no se emplea porque se intente decir que Pedro ha cam- en mí: y lo que ahora vivo en la carne , lo vivo con la fe en el Hijo
biado su conducta sólo en lo referente a participar en las comidas, de Dios que me amó y se entregó por mí. 21 No anulo la gracia de
permaneciendo para lo demás en el éfrvtxcoQ tfqv . Ni se debe tradu- Dios: pues si la justificación viene mediante ley, entonces Cristo
cir tampoco por «poder vivir», de modo que se tuviera que suplir ha muerto en vano.
junto a á voqxá CUtv 213 un «a veces, segú n las circunstancias». Se
fija más bien en la continua conducta de Pedro, a la que se opone Los vv. 15-21 son sin duda para Pablo también discurso
sorprendentemente la actitud actual 214. ifixpoafrev Trá vTtov, por tanto, continuaci ón del que comenzó con
’ IouSaí eiv no significa aqu í solamente simpatizar con el
^
modo de vivir jud í o, sino tomar parte en él. Pablo pensaba, de
v. 14. V. 14 no tendría sentido alguno tomado aisladamente.
Además yjjxsu en v. 15 abarca a Pedro y a los cristianos judíos en
acuerdo con su discurso de entonces, naturalmente en el caso cuanto tales lo mismo que a Pablo. El pronombre enlaza, pues,
concreto de sometimiento a los preceptos jud íos sobre la ali- con la situaci ón . Otra razón es que sólo con 3, 1 empieza una nueva
mentaci ón 216. Con vistas a su disputa actual con sus adversarios perícopa, donde se habla directamente a los gálatas. Cuesti ón
gálatas pertenece al iou8at£eiv ante todo la circuncisión . distinta es si los w. 15-21 nos transmiten el discurso que Pablo
Probar tal inconsecuencia de Pedro ciertamente que no basta . pronunci ó entonces en Antioqu ía. Hay que negarlo 216. Las fra-
Pablo se opone especialmente demostrando que su íoo8ai£eiv ses tienen demasiado a la vista la característica de un resumen. Se
choca radicalmente con la verdad del evangelio. Nosotros somos apartan además en v. 17 de la discusió n concreta de Antioquía y
justificados, también como judíos, por la fe en Cristo Jesús. toman por adelantado los pensamientos desarrollados en los ca-
pítulos 3 y 4. Los versos está n, pues, formulados con vistas a la
situación galática que pasa para el apóstol cada vez más a primer
plano 217. Los versos son aun, en relaci ón con esta situaci ó n , un
testimonio de cómo Pablo la ve y la entiende hasta sus últimas
15 Nosotros somos judíos por naturaleza, y no paganos pecadores, consecuencias.
16 pero, sabiendo que no se justifica el hombre por obras de ley sino V. 15. Hay que tener en cuenta qué pretende Pablo con la
por fe en Cristo Jesús, hemos creído en Cristo Jesús, para ser justi- frase de v. 15-16 y que no es otra cosa que lo dicho en v. 16 b:
ficados por fe de Cristo y no por obras de ley, porque por obras de xai yj|i.eiq etc Xptaió v ’ Iyjaoov extaTs ó aajisv , ha drxvuu&ojxsv é x X í OTECDC
ley no se justificará ninguna carne. 17 Y si tratando de ser justi - Xpcaio ó xai O ü X Ip ouv v ó jxoo. Esto se refuerza con v. 15 : yjjietc
^
ficados en Cristo resultamos también nosotros pecadores, ¿acaso cp ó aet ’louSatot xxX, que aclara además al xai rjfi éis. El xai que pre-
Cristo será ministro del pecado? De ningún modo. 18 Pues si le - cede al segundo Vj fíete no hace sino enlazar con el primer fiéis. La
vanto otra vez lo mismo que él derribó , me muestro transgresor .
19 Porque yo , por la ley he muerto a la ley , para vivir en Dios. Con
frase intercalada en v. 16a, introducida con — que falta en

Cristo he sido crucificado. 20 Y no vivo yo, sino que vive Cristo 216. Esto aclara algo sobre la cuestión de la intención histórica de todo
-
el relato 1, 11 2, 21 y de su veracidad. Es cierto que no todas las per ícopas se
pueden colocar sin más ni más a la misma altura en esta cuestión . La gran im-
.
213 ’Ava fxá £eis expresa más bien la consecuencia de su comportamiento,
* portancia de lo no-histórico en la per ícopa comentada permite concluir que
puesto que, si es que ha de haber una comida común en la iglesia , los gentiles también las demás partes de 1, 11-2, 14 fueron escritas desde una perspectiva
.
tienen que hacerse jud íos en este punto. Cf. Lagrange, a L : «II semble done apologética. Esto no significa que contengan algo históricamente falso, pero
que ava-fxá Cet <; n’est point seulement dit en droit, mais en fait. C’était un fait sí que los hechos históricos se describen parcialmente y con el cambio nece-
que Pierre obligeait les gentils á judaiser puisque ceux-ci étaient en train de se sario para probar lo que Pablo intenta. Ésta constatación es de importancia
soumettre aux observances pour ne pas se séparer de Pierre, le prince des a la hora de comparar Gál 1 y 2 con las partes correspondientes de Hech.
Apotres, Pami de Jésus, qui depuis la resurrection avait tout dirigé dans No es lícito comparar ambos textos como si se tratara de documentos his-
l’église». tóricos, para constatar su acuerdo o su contradicción y luego deducir el curso
214 IIUK significa casi «por qué» y mejor «cómo es que», «cómo es po-
. hist órico de los acontecimientos. Eso sería desconocer la oscuridad existente
sible que». Cf . Jn 4, 9 ; 7, 15 ; Hech 2,8. para el historiador por razón de la intención ahistórica de ambas fuentes.
. . .
215 Cf . Plutarco, Cic 1 (I 864 c) evo os z('b toü & aíCeiv; Josefo, Bell 2,463; Es una oscuridad que no se aclara si se deja guiar por su pasión histórica
.
Ign. Magnesios 10, 3; Ev . Nic. 2 Este tout ^ óCetv incluye a veces pasarse al entendida al modo moderno.
judaismo: Est 8, 17 ; Josefo, Bell. 2, 454. Cf. ThWNT 3, 385, 17 ss . 217. Cf. Schafer, a. /.
106 Gál 2 , 16 Gál 2, 16 107

'

P46A K sy da la razón de la llegada del yjpíete a la fe. A la idea Pablo toma el 8txaiouofrai 225 del vocabulario de los LXX. Lo
fundamental pertenece muy estrechamente la frase final de v. indica en nuestro contexto la cita de Sal 143, 2 que aparece igual -
16 bP , que descubre, partiendo de la convicci ón cristiana, la meta mente en Rom 3, 20. Pablo toma así un concepto que incluye el
de entonces en lo referente a la decisi ón de fe. La frase final jus- sentido de declarar justo 226, como se desprende también de la
tifica otra vez tal decisión. La frase con o TI de V. 16C que no es

totalmente concluyente da la razón de escritura, es decir, la
— cita en v. 16c.
Analizando algunos aspectos del concepto paulino se ve que
causa objetiva existente para aquella decisi ón de fe. La expresió n el ftixaiouv no significa un declarar justo por contraposición con el
yjpieií cpoosi ’Iooftaloi s íc Xptoxóv ’ Irjaoov iTuais ú aocjiev recibe ense- hacer justo. 1) El 8txatoov se basa en «el acontecimiento salví-
guida la importancia que le corresponde a causa de lo recargado
de la construcción de la frase.
fico en Cristo Jesús», o sea, en su «sangre» Rom 3, 24 s , no
en cuanto que ú nicamente se nos impute el valor de esta sangre
— —
Pablo comiepza en v. 15 con una constataci ó n que es como o su fruto. M ás bien implica que en tal prueba de la justicia, de
una captatio benevolentiae en la situación del discurso :
— Pedro, los cristianos judíos que participaban en la discusió n
— — —
Dios se realiza el Stxououv del cosmos 8 txato6 jj.svoi 8copsá v Rom
3, 24 y que en él actúa el 0-so <; Stxaulbv de Rom 3, 26. En la obra
y Pablo — .
cp óaei ’IooSatoi Somos judíos por nacimiento 218. El
concepto Tou &a íoc tiene un sentido honorífico , como indica la

de la gracia rfl auxou /á ptit Rom 3, 24 , que actúa en la reden
ci ón en Cristo Jes ús, tiene lugar el Sixaiouv del cosmos pecador 227.
-
continuaci ón. Recibe tal prestancia por las ventajas mencionadas, Ataxotuv es, segú n esto, la definitiva realizaci ó n de la justicia di -
por ejemplo, en Rom 9, 4 s con todo detalle cf. Rom 2, 17 ss ; — vina por la acción de Dios.

Flp 3, 5 s y resumidamente en Rom 3, 2 en el don de losXopa
TOO frsoo. El jud ío debe la ventaja no a su naturaleza o a su deci-
Que declarar no se contrapone a hacer justo, lo demuestra
2) que este í ixaioov se realiza fundamentalmente para cada uno en
sió n, sino a la misericordia de Dios que elige Rom 9, 6 ss. Pre-
cisamente por eso puede Pablo hablar de los Ifrvy] como de los
— el bautismo, como dice 1 Cor 6, 11 228. En el bautismo es recibido
también el hombre en la prueba de la justicia de Dios que es la
á|iapTG Xot 219, como lo hacía el judío frecuentemente en otro sen-
)
muerte y resurrecci ón de Cristo, y se le hace un nuevo comienzo
tido 22°. Los gentiles son á jxapxcoAo í no sólo por no cumplir la tora, con la destrucci ón del hombre que él ha sido hasta ahora, cf.
sino también porque no la poseían y, por tanto, ni siquiera te- Rom 6, 3 ss. Es justificado sacramentalmente 229 en el bautismo
nían la posibilidad del celo por la ley y de la Sixatoa ó vy] por ella 221.
Junto con Pedro y los otros se sabe Pablo distinto de ellos. Pero
esto no tiene en realidad importancia alguna , pues hay que dedu- razones quiere aducir Háuser, 48 para hacer de avfrpourcx; e£ £ pT ÜJV Vó JJLO ü un
cir también algo a modo de paréntesis 222, deducción que rela- único concepto a la vista de los ejemplos que apoyan avd- p corroe —
tic; y de la
tiviza la primera constatació n. Se parte para ello del conocimiento fórmula oixaioüafrat... i£ epywv voaou que sale inmediatamente en v . 16 be,
que ahora se tiene 223: sabemos que nadie 224 se justifica por las Rom 3, 20 .
Ipya VOJXO ü , v. 16. 225. Cf. sobre el concepto Btxaio ü v lo que dice Schrenk , ThWNT 2,
215 ss, que necesita , por supuesto, ser completado y corregido con Mundle
passim , especialmente 82 ss y 134 ss.
226 . Sobre & txaio5v como equivalente del hebr. fiddéq , hifddiq y zikkáh
218 . Sobre tpóaei en este o parecido sentido cf . Rom 2, 27, 75 ex tp óaeux; cf . Billerbeck III, 134.
axpopuatta ; Ef 2, 3, té xva ipúaei op-pfc: además Isócrates 4, 105 , epuaet TcoAttrjc;; 227. Cf . 1 Cor 1, 30: aotou oe ojíete; ecste ev Xptercel) Trpo ü, o; < efevrjíhr )
Isaeus 6, 28, cpóaei uíoq; Ditt . Syll ., 599, 17 ; 720, 3 ; 821 , 4, etc. Cf . xatá ©é oiv, aoepía ijjuv ® £ 0 otxaioaó vT] te xai cqiaajioc; xai aTcoXÓTpu)ai;< y 2 Cor 5 ,
Rom 11 , 21.24.
*

^
21 : tov jiTj jvó vta á jiaptíav 5icep á jiaptíav iicotTjaev. iva 7 u.eí;< J'EV üí JXEÜ GC
219 . Cf. Mt 26, 45 ; Me 14, 41 ; Le 6, 32 ss ; 18, 32; 24, 7 ; Hech 2, 23
= avojiot , cf. Ef 2, 12; Rom 2, 14 ; 1 Cor 9, 21 ; a ixot 1 Cor 6, 1 .
^
<í ixatoaóv7] freou Iv aut íp.
228 . Cf . Rom 8, 30. Es fácil pensar también en el bautismo al leer Rom
^ ' '

220. ThWNT 1 , 329, 11 ss (Rengstorf ). 5, 17 : o^í xí jv Tceptoaetav t7 jc aptto? xai Bmpeófe ZYJQ Sixaioa ú vYjs Xajipavovtet;.
221 . Cf. Rom 4, 1 ; 9, 31 ; 10, 2 s ; 11 , 7 ; Flp 3 , 6 ; Tit 3, 5 . Cf . igualmente Tit 3, 7 . ^
^
222. El T jistg en v. 15 no necesita ser completado por eapiv u ovte<;, ni
que se agregue JJLSV al que corresponde el U en v . 16a . Con éste aparece más
bien lo dicho sin prepararlo previamente (Sieffert) .
229. Esto no sifnifica otra cosa que : por un signo, válido por voluntad
divina y escatológicamente oculto. Estas tres ideas son fáciles de deducir
de la interpretaci ón de los textos sobre el bautismo. Cf . H . Schlier, Die Taufe
223 . Sobre ei 8óxe <; ott como expresión de certeza, cf . W. Mundle , 18 s. nach dem 6. Kapitel des Romerbriefes: EvTh (1938) 335-347 ; id. , Zur kirchli-
224. ’' AvfypmTCo; = tic , cf . Rom 3, 28 ; 1 Cor 4, 1 ; 11 , 28 . No se ve qué chen Lehre von der Taufe, en Zeit der Kirche (41966) 107-129 ; R . Schnacken -
108 Gal 2, 16 Gál 2 , 16 109

— no se puede ignorar esto seg ún Rom 6 en conexi ó n con 1


Cor 6, 11.
lante de Dios. Este declarar justo es un hacer justo 232 por la po-
derosa palabra de Dios, en la que el justificado dispone ante
3) El 8ixato 6 v de Dios como prueba de su justicia para con Dios de su justicia, naturalmente no de otro modo que en la fe.
nosotros se realiza luego ininterrumpidamente en el xiareóetv o Y precisamente así es un justificado por el origen y existencial-
é x 7 íax 8toQ, motet , hi á. IUOTE íOC; cf. después. Esta afirmaci ón se
t mente.
opone a la de los jud íos que piensan que la justificaci ón ocurre Lo que Pablo dice en v. 16 es sobre todo que la justificaci ó n
epfiov v ó tiou o év vojup — cf. después. La oposici ó n no consiste
en que la justificació n por Dios ocurra segú n Pablo en un decla-
no se deriva de las Ip a VQJJ.OU , sino que tiene como cauce la TC í OTK;
^
Xpiaxou TyjaoO. Esto es lo decisivo del mensaje paulino 233. Pero
el contexto muestra que se orienta polémicamente contra la con-
rar justo, mientras que segú n la explicación judía se trataría de
un hacer justo. Por una parte el Sixatouv judí o puede ser tambié n vicci ó n de los Toudatot. Desde esta perspectiva es como hay que
una declaraci ón» de justicia. Además las expresiones en presente entender el concepto vdjj.ou . De la expresi ó n Ipya vojj.ou no
que aparecen en tales contextos indican que el justificarse por la se deduce sin más el sentido del concepto. ¿Se trata de obras
fe ocurre en el presente y no sólo en el futuro, y lo mismo vale que cumplen la ley ? ¿Son obras que la ley exige ? ¿O son más bien
el justificarse por las obras de la ley o en la ley 23°. La diferencia obras que la ley realiza ? Lo más que se puede hacer es llamar la
entre la concepci ón paulina y la judía sobre el Sixatoua&ai estriba atención sobre el hecho de que Pablo a veces escribe no
sencillamente en la contraposici ón recalcada de Pablo entre la vdp.ou sino simplemente vd|xo ;< , en cuanto realidad por la que uno
ictone y las é p a v ó jioo.
^
4) Por último hay que decir que el StxatoGv se consuma en el

no se justifica o en la que uno no se justifica Gál 3, 11 ; cf. Rom
10, 5 ; Gál 2, 21 ; Flp 3, 6.9. Esto indica que el vd|io ;< es lo deci -
futuro como consecuencia de la justicia de Dios para con nos - sivo respecto de las 6 p f <x y que caracteriza a las á p a.
*

otros -Rom 2, 13 ; 3, 30 ; 5, 18 s ; 1 Cor 4, 4 ; Gál 5, 5 s ; es discu- ^


M ás se saca de mirar a la tradición jud ía 234. Al concepto pau-
tible Rom 3, 20 ; Gál 2, 16. De Rom 5, 18 s, se deduce que tampoco lino cpfcc vdp.oo corresponde el arameo ‘übedé misw áwt á\ el he-
aquí se trata solamente de un juicio de Dios, aunque éste est á breo ma‘ ásé misót, obras de los mandamientos 235. En la tradici ó n
incluido , como se ve en 1 Cor 4, 4. La Stxa úoats el fiixatoó aBai - rabínica a veces se las llama simplemente ma' ásim , obras. La de-
escatol ógico consiste en que los hombres hechos pecadores por nominaci ó n propia y corriente para las obras de la ley es, sin
Adán se hacen Sí xcuoi por Cristo 231. Aqu í se ve claro que Sixatodv, embargo, misót, en el sentido concreto de «cumplimientos del
incluso donde se impusiera su sentido forense, implica una pala- mandamiento». De ello se deduce que las Ip a VO' JJIQU en su aspecto
bra de Dios con «poder realizador». Tambi én se entrevé el sen - ^
formal son obras concretas que exige la tora y que en cuanto
tido primario del SixcuoDv paulino que incluye el realizar en el hom- hechas la cumplen . De todas formas esas obras las hace posible
bre la justicia de Dios por Cristo Jes ús. A esta realizació n de la la tora y ella las determina en su esencia. Esto resulta a ú n m ás
justicia se la llama, sin embargo, á txaioov, un término que más o claro al fijarnos en que a las obras de los mandamientos, que son
menos tiene el sentido formal de una declaración de justicia. Se las exigidas por Dios, se oponen las que uno mismo elige 236.
debe tal uso al aspecto que tiene para Pablo la actuaci ó n reve -
232. Tampoco se opone a lo dicho el A.opCetca y¡ xtaxu; CCUTO ü ei? (kxaio-
óvrjv de Rom 4, 3 ss.9.10.22.24; Gál 3, 6 (Sant 2, 23). Pues el «imputar» in-
cj

burg, Das Heilsgeschehen bei der Taufe nach detn Apostel Paulus (1950), ín- cluye el perdón de los pecados y la dádiva de la BixaLoaúv?}, como se ve por
dice a la palabra « Rechtfertigung». Rom 4, 7 s y 4, 11 acppapck zf¡c, Bixaioa óvyjc; T7j;< TUOTEUK. Abrahá n tiene, pues,
.
230 Cf . Billerbeck III, 163 s . SixaioaóvY] T7¡s maxeoíc;.
231. Sobre xafhaxá vat TIVC. tt cf. Bauer, o .c . Cf . Rom 2, 13. Algo seme
jante dice ya la tradición rabí nica . Cf. P'siq . R . 40 (169a) : R. Yiqjad (h. 300)
- 233. Cf. Rom 3, 20.28; Gál 3, 11.
234. Cf. para lo que sigue Billerbeck III, 160 ss, y ThWNT 2, 642 ss
ha dicho : ...Dios dijo a los israelitas : Haced penitencia en los diez d ías entre (Bertram ).
9

a ño nuevo y el d ía de la reconciliaci ón y os declaro justos w^ áni mezzakkeh
étekem — el día de la reconciliación y os hago una nueva creatura (al declarar
235. Cf. Syr.Bar. 57, 2 : En aquel tiempo (en los d ías de Abrahán, Isaac y
Jacob) les era generalmente conocida la ley no escrita, y las obras de los man-
justos Dios a los israelitas, se perdonan todos los pecados ; esta situación de damientos, opera praeceptorum, se realizaban entonces y apareció entonces
limpieza de los pecados equivale a ber íyáh haddásáh, a una nueva creación la creencia en el juicio futuro...
nueva creatura, porque el israelita está ante Dios tan limpio como un ni ño 236. Cf. Syr.Bar. 48, 38 : En aquel tiempo (el final) se manifestará para
recién nacido). Billerbeck III, 134. cada uno con claridad el cambio de los tiempos, pues se mancharon en todos
110 Gál 2, 16 Gál 2, 16 111

Estas son obras de la «ley de Beliar», opuesta a la «ley del Señ or». Rom 3, 28, lo mismo que los lugares donde se dice que el xiaxeócov
No se pueden llamar naturalmente obras «buenas», ma ‘ á sim es justificado, Rom 4, 3.24. El genitivo Xpiaxoo ’Iyjaoo es genitivo
t óbim, en el sentido de rectas, bellas, como lo son las que 'cumplen
objetivo, lo que se apoya por la relación con el éxtaxeó
aafiev ele
la ley 237. Por último hay que notar que si bien las §p fa vo fioo pue-
‘ Xptaxó v ’hjaouv de v. 16b y además por Me 11, 22; Col 2, 12 ;
2 Tes 2, 13. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que se corres
den ser hechas, según convicción judía, pero prácticamente aven-
ponden £ p‘(a vdfjio ü y rr í axtc Xpiaxou TTJOOU, así como vop.oc y Xptotdq
-
tajan sólo en los «justos» la obra de la ley mifwáh, el mérito
zák üt al pecado ‘ábéráh y a la culpa hóbáh.
Lo que Pablo y los otros cristianos del judaismo saben ahora
— 2, 21 ; 5, 4. La relación entre xíoxtq y Xptax ó v Tr/ aouc habrá que
determinarla, por tanto, según la que haya entre Ipya y V Ó(JLOQ. Es-
es, pues, que el hombre no sólo no se justifica por las obras que to quiere decir que Cristo Jes ús pone la fe por la que se cree en
él elige, sino que tampoco lo consigue por las obras rectas que él. Pero puesto que la x ¿axt ;< no es una obra y puesto que Cristo
exige la ley, es*decir, Dios. Tampoco el justo, que tiene un tesoro Jesús no es el vdfxoc, hay que decir que Cristo pone la fe no en

de mi$ót cumplimientos de la ley —
238, se justifica por eso. Lo

que Pablo y los demás cristianos provenientes del judaismo saben


cuanto que la provoca, por así decirlo, sino en cuanto que la
da 243 La fe en Cristo Jesús vive en cuanto fe en él y por él. La
ahora es, pues, que la justicia de Dios no se alcanza por el ren- realizaci ón de la fe, la x í axu; en el sentido de xtoxsóeiv, es la reali-
dimiento, tampoco por el rendimiento que Dios exige. Esto pre- — —
zación de la fe del poder de la fe que ha venido con Cristo,
cf. Gál 3, 23 ss ; Rom 3, 22. Esto se aclara algo fijá ndonos en v. 17,
supone la total ruptura con el judaismo 239.
¿Qué sustituye a las § pya vojiou ? ¿De d ónde viene el ser justo , donde aparece el ñixaiobzftcu év Xptaxqj junto al ixatoooOai <5 ux xyjc;
de lo que en último té rmino depende la vida para el hombre ? 24 .
° ^
x íoxsmc y éx x íaxecoc de que se habl ó hasta ahora. Si la justificación
Pablo contesta hi á xtaxstot; Xpiaxo ü TTJCJOU . En v. 16b escribe
241 ocurre «por medio de la fe» y «en Cristo», es claro, por lo refe -
ex xtoxeojs, que es lo normal con SixaioOofrat : Rom 3, 26.30 ; 5, 1 ; rente a la fe, que ésta presenta a Cristo como el «lugar» de la jus
-
Gál 3, 8.11.24 5 ; , 4 ; x í axei en Rom 3 , 28 ; con xtaxe ó siv en Rom tificaci ón, y que Cristo por su parte sólo se abre en la fe. Pero
4, 3.24. No parece que con el cambio de preposiciones se intenten también es claro en relación con el justificarse que, si éste acon-
establecer diferencias de fondo 242. El Bid expresa que la fe es el tece por medio de la fe, a partir de la fe y en la realización de la
medio de la justificación, mientras que é x formulació n anti-
— —
tética mirando al é £ á p-(<av vópou se fija en el de-dónde de la

al que sólo se llega en tal fe.

fe x íaxei , Rom 3, 28 ese justificarse acontece en Cristo Jesús

justificaci ón. El justificarse no se debe, pues, al cumplimiento de los manda-


IKOTK; es la fe en cuanto realización consumada de la misma mientos, sino que se realiza en Cristo por medio de la fe en él.
fe, como lo demuestra el siguiente éxiaxeóaajjLEv y el x íaxei de Con ello se ha formulado positivamente la más profunda oposi-
ción a la convicción judía : el Mesías Jesús es el en-donde y el por
medio-de-qu é de la justificación del hombre ante Dios, el Mesías
-
aquellos tiempos, engañ aron, cada uno se dedicó a sus (propias) obras, in que se abre a la fe en él. El fundamento de la justificación no es
operibus suis, y no pensaron en la ley del todopoderoso.
237. Cf. Test. 12, Patr., Neftal í 2.
238. Cf. Syr. Bar. 2, 2 ; 14, 12 ss, etc. ; 4 Esd 7, 77 ; 8, 33.36, etc.; Abot. 6,

cretar en el rendimiento en orden a los mandamientos. —
la tora y la ley de los dioses gentiles 4, 8 ss que se puede con-

9 ; Ps. Salomón 9, 5. tiene un


La oposici ón aparece m ás claramente al darse cuenta de que
239. Por supuesto que no sólo con él, pues también el gentilpor Pablo ha cambiado radicalmente con tales expresiones el concepto
VóJJLOS que exige cosas, como las que contiene la tora
, Rom 2,14 s. Es, tanto,
falso no ver en el distanciamiento del apóstol respecto de la tora un distan - jud ío de fe 244 Este jamás excluye la obra, sino que es su fuerza
ciarse de la idea del rendimiento como principio de salvación. Naturalmentea fundamental o está junto a ella como su suplemento, o es una
que no se prescinde de las Ip a ni del vó po;< como tales al rechazar las lo .
^ ^
vó jjLou. Cierto es, con todo, que se abrogan en cuanto 1$ u>v y fcfoo del ftixaiouaftoi
gentiles.
En este sentido da lo mismo que se trate de la tora o del vó|to;« de los 243. Cf. la rara pero importante f ó rmula de Hech 3, 16: ..xoti
240. Cf. G ál 3, 11.21 ; Rom 5, 17.21. ... im ictotst
241. Edv
5
depende de oixaiouaOm e introduce lo único que se puede -
TOD ovó|Taxoí; auxou xouxov, ov O-etupeT ce xat otéate, iaxspé ojcjev xó'i 5 « «ü XO ü,
VOJJL
-
contraponer ; cf. Sé \ir¡ en 1, 7 (Sieffert, Lagrange, Oepke) ; Blass D. § 376.
f
xat [ xtaxtt; r¡ St ’auxoD IStoxsv auxtp x v oXoxXrjpiav xa ú ...
242. Admitir una diferencia es, según Burton, un injustifiable refinement,
not legitimate exegesis. Cf. Sieffert. Otra cosa es quizá Rom 3, 30.
'
. ^ tyjv
244. Cf A. Schlatter , Der Glaube (41927) 12 ss ; Bousset Gressmann,
193 ss ; Billerbeck III, 187 ss ; P. Volz, 80 s ; Moore, G. F. II, 237 -s.
112 Gál 2, 16 Gál 2 , 17 113

obra m ás, como ocurre especialmente en la literatura rabínica .


245 no tiene significaci ón. La justificaci ón por la fe, que es la meta
Pero por su contenido se relaciona esa fe esencialmente con el perseguida al hacerse cristiano un judío, se prueba nada menos
ú nico Dios de Israel, que se opone a los dioses gentiles. También que por la aut ó ridad de la Escritura. Esta niega la justificaci ón
se relaciona con la retribuci ón y la salvaci ón mesiánica del fu - por el cumplimiento de los mandamientos. Pablo cita libre -
turo y, finalmente y sobre todo, con la ley 246. Pablo niega la jus- mente 260 Sal 143, 2 ki lo’ yifddaq lepánék á kol hay — no se
justifica ante ti lo que vive. LXX traduce : oxi o ó x txauoO’rjaexat

tificaci ó n por cumplir los mandamientos, al derivarla de la fe en
-
el Mesías Jesús. Es así como Pablo entierra al mismo tiempo la é vomdv aou Tt á ;t £(bvv. ^
fe judía en la ley, enlaza la esperanza escatológica con el Mesías Pablo introduce tres cambios en esta cita : 1) Suprime el
venido en Jesús y hace reconocer al Dios de Israel como el Mesías - é vcóxtdv ooo 251 lo que oscurece la situación judicial. 2) Pablo es -
Jesús. La nueva tesis del apóstol sobre el justificarse por medio cribe xá aa aá p £ en vez de xá <; lo que para él representa qui -
de la fe en Cristp Jesús rompe, por tanto, todas las convicciones zás una expresi ón más tajante para designar toda la humanidad
fundamentales judías, y representa para el jud ío una defección que recalca aquí con gran interés 262. 3) El apóstol a ñade
incomprensible y un escá ndalo. é pifwv vdjxoo que son las palabras decisivas. Ha interpretado, pues,
El ser judío no ha impedido a Pablo, Pedro y a los otros cris- Pablo el dicho del salmo : ante Dios nadie es justo, en el sentido
tianos judíos el hacerse cristianos. Kal Tjjiet; Sí Q Xptaxó v
247 Tyjaoov

éTciateóoqiev. El xiaxeuoai 248 señ ala la fe en orden al acontecimiento


de : ante Dios el hombre como tal


jxdca a á p£ !
Pero el hombre como tal vive y Pablo piensa en el judío de

no es justo.

único y determinado de hacerse creyente, que coincide con el las obras de la ley. Se deduce, pues, que la humanidad no se jus-
-- -
bautismo. El verbo se fija en el venir a la fe en el sentido de ha- tifica por tales obras. Si Pablo defiende, por tanto, la justifica -
cerse cristiano. Se hace uno cristiano en el bautismo, incluido ci ón por la fe, y ataca por lo mismo el reincidente io ü & aí Csiv de
tambié n aquí, como muestra 2, 19 s, en el concepto ztaxeooai .
249 Pedro y de los demás cristianos jud íos en Antioquía, habrá que
é
Este laoxsuaai tenía como meta el dixauofryjvat rctaxetoc
x Xptaxo ó xai decir que Pablo no sólo se mantiene en la decisi ón tomada al
o6 x -
§ pf ü> v vó p.oo, de modo que este haber-venido a-la-fe posibilita hacerse cristiano, sino que tambi én se rige por la Escritura, que
el ser justificado por la fe. Tal idea sólo tiene sentido, si elictaxeóaat funda tal determinación rechazando la autojustificación .
incluye el bautismo, pues el haber creído una vez no puede ser un Así termina la argumentación que Pablo ha comenzado en
presupuesto para la justificaci ó n por la fe. v. 15 o quizá ya en v. 14b. Pero la perícopa no acaba a ú n , sino
Hay que tener en cuenta que la justificaci ón se realiza a tra - que Pablo responde — V. 17 a una dificultad que da a conocer

vés de la fe actual, es decir, de la que se tiene en cada circuns- parte de la discusi ón teológica del apóstol con sus adversarios
tancia, precisamente porque la justificaci ón está unida con la cristianos del judaismo. La objeció n se hace en forma de pregun -
fe, para la cual en sí misma considerada el hecho de la fe pasada ta, lo mismo que en Rom 6, 1.15, y se presenta como recibida por
Pablo. Lo que la objeción pretende decir es que la justificaci ón
245. Cf. Mekh. Ex 14, 15 (35b) : «Rabbi ( + 217 ?) ha dicho : (Dios dijo:)
por la fe o, como ahora se formula : «en Cristo», lo pone al ser -
La fe *ámánáh, con la que han cre ído en mí, es digna (merece) de que yo les vicio del pecado. Esto ocurre porque con tal justificaci ó n son
abra el mar, como se dice: Para que puedan volver y acampar (Ex 14, 2)». justificados los pecadores. La objeci ó n se expone de un modo muy
La fe es obedecer la orden de Dios. Mekh. Ex 15, 1 (40b) : «Entonces cantaron singularmente personal, como le gusta a Pablo 263.
Moisés y los hijos de Israel (Ex 15, 1)». R. Nejemya (h . 150) dijo : «Todo el El si... supsb psv no es una irreal suposición 254, sino que el
que acepta con fe ’ ámánáh un mandamiento, es digno de que sobre él repose
el Espíritu santo». Cf . Billerbeck III, 198 s.
^
246. Cf. Sir 32, 24: 6 xtaxe ó wv xpoaé-)ret evtoXai;, xai ó rceicotfrax;
xupí u) oux sXaxxuv&Tjaexat. Oráculos Sibilinos 3, 283 ss : «Pero t ú (Israel) espera 250. "0 xi = 2ii(m de Rom 3, 20, donde sirve igualmente de introducción
creyendo en las santas leyes ( Tuaxeó tov... ¿qvoíat voy-otatv) del gran Dios, hasta a una cita. Por lo demás v. 16 c sería superfluo, si no se tratara de una cita
que levante lo oculto a aquellos que están sin mancha, que se han sometido (contra Sieffert).
con fe a ti y a tu ley». Ex R. 21 (83 c) : «(Los israelitas) obedecieron a Dios en 251. Diferente es Rom 3, 20.
todo lo que les ordenó, pues se dice: Y el pueblo creyó (Ex 4, 31)». 252. Cf. Henoc 81, 5: «Anuncia todo a tu hijo Matusalén y enseña a
247. Sobre rctaxeustv etc; cf. Winer § 31, 5. todos tus hijos que ninguna carne es justa ante el Señor, pues él es su creadop>.
248. Cf. Rom 13, 11 ; 1 Cor 3, 5 ; 15, 2.11; Ef 1, 13; 2 Tes 1, 10. 253. Cf. Rom 7, 7 ss.
249. Cf. también Mundle, 89 s. 254. Así Crisóstomo, Lutero, Lietzmann ; en contra Oepke.
114 Gál 2, 17 Gál 2, 18 115

apóstol contempla la auténtica situaci ón : « nosotros», él y los v. 18. Luego aduce la prueba positiva de que Cristo no presta sus
jud íos, hemos sido también «hallados» 265 «pecadores» 256 como

los gentiles al hacernos cristianos 267. Esto hay que admitirlo,
— —
servicios al pecado v. 19- 20. La primera respuesta tiene el ca
rácter de un paréntesis. El [ú p en v. 19 se relaciona primariamente,
*
-
pues es la consecuencia del £Y¡TSí V &ixato> fry¡vat . Esta concesión es por la hilación del pensamiento, con v. 18 y despu és con v. 17.
tambi én la que hace posible proponer la objeción. Pero si nos he- Pero en cuanto al contenido es al contrario : primariamente se
mos manifestado pecadores, ¿no ha provocado Cristo el pe- trata de una relación con v. 17 y secundariamente con v. 18.
cado ? 258. Porque él nos ha justificado. ¿ No es, pues, Cristo ¿Cu ál es la primera de las razones dadas ?
«servidor del pecado» en vez de la justicia ? La objeci ó n contiene
sustancialmente la acusaci ón hecha a Jesú s por los fariseos en los
. .
Y 18 Cristo no sirve al pecado, cuando justifica a los pe-
cadores, pues pecador me hago si nuevamente revalorizo la ley.
sinópticos : que acepta a los pecadores 269 y así debilita la ley. La Pablo pasa de la primera persona plural a la primera de singular.
acusación se debe £ la preocupaci ón que la gracia causa a la vida No se debe ese paso a una razón especial, sino que se trata de un
no justificada y que, por lo mismo, tiende a la propia justifica- medio estilístico. Pero el «yo» no es precisamente el de Pablo

cion 260
/

hablando personalmente de sí, sino el yo general y típico 262, al


Pablo niega la pregunta 261 y razona la negaci ón de dos ma- que se aproximaba el «nosotros» de v. 17. Lo mismo vale natu-
neras. En primer lugar presentando lo contrario de la justifi- ralmente para la continuación de la primera persona singular
cació n en Cristo como transgresión al menos en su resultado, en v. 19-20. Es en estos versos donde positivamente se da la ra-
zón general del no.
Lo que el cristiano ha disuelto e invalidado 263 es la ley o sus
255. Eupiaxeafrat en el sentido de manifestarse , presentarse — Rom 7, 10 ; exigencias y sus obras, que se realizaban atendiendo a la ley como
1 Cor 4, 2; 15, 15 ; 2 Cor 5, 3 ; 11 , 12; 12, 20 ; Flp 2, 7 ; 3 , 9. medio y camino de llegar a la justificación. El OIXO O[í ELV 264 consis-
256. 'Ajiap-coÁot remite sin duda a 2, 15, pero no interpreta el «ser peca-
dor» en el sentido relativo que allí tiene, donde Pablo incorporó un criterio
^
tiría en que la ley se declaraba nuevamente válida en este sentido.
judío.
257. El CTJTSíV & LxauufH¡vai no se diferencia en el fondo del iciaxeóeiv
(Sieffert ).
258 . Se piensa aquí en apa y no en apa. El yoj f é voixo exige una propo- 262. Cf. Rom 3, 7 ; 7, 7ss. 14ss ; 1 Cor 6, 12.15 ; 10, 29 s ; 13, 1 ss ; 14,
sición interrogativa. 11.14.15, lugares en que más o menos se utiliza la primera persona sing, con
259. Cf. Me 2, 15 ss y paralelos ; Le 15, 1 s . valor impersonal y supraindividual. Es curioso que tambi én G . K ümmel,
260. R. Bultmann, Zur Auslegung von Gal 2 , 15- 18 , en Ecclesia semper Romer 7 und die Bekehrung des Paulus (1929) 123, 1 , junto con Wórner, Sie-
reformando : EvTh, Sonderheft E. Wolf zum 50 Geburtstag (1952) 41-45, ffert , Burton, Oepke etc. , dude en reconocer la primera pers . sing de Gál
,

entiende v. 17 como una afirmaci ón que se rechaza con un pj f évotTo. V . 17a 2, 19 s como forma estil ística de expresarse en general , mientras que prueba
-
es irrealis . El apa Xptaxó; á\mpxí ac, Siáxovoc; sería en el fondo una fórmula que
corresponde al apa Xpiaxóc Stopeav á iuéfravev de v. 21 — lo mismo que et ...
tal uso para 2, 18 . Tiene razón, por el contrario, Mundle, 90, 1 . Cf. Burton
sobre v. 19 : «The use of the first person. . . was unemphatic because Paul
eupéfr7}|i.sv.. . á jiapxoXo í equivale a et Yá p Sia vó jiou Sixatoauvr} — y habría que was speaking of what would be equally true of any Christian . .. and applied
interpretarla desde esa perspectiva . Vendría a decir esto : « . . .entonces está al to himself only hypothetically » . El ift» de v . 19 indica que Pablo ahora , al
servicio de quienes (como hasta ahora) están metidos en sus pecados ; no los ha hablar of his own personal experience, becomes . . . emphatic. En contra de esto
liberado de los pecados» (p. 42) . Todo el v. 17 quiere decir : «si esta alternati- hay que decir que el 1 0) únicamente resalta la contraposici ón al yo del otxoBo|id>
va» (obras de la ley o fe en Cristo , v . 15 s) «no sigue siendo válida, se hace
absurda la fe en Cristo, porque entonces Cristo mismo no tiene sentido»
^
y auviaxavo), pero tiene el mismo sentido impersonal que éste . Depende de la
exégesis de las frases siguientes el decidir de qué . . . se trata, como lo demues-
( ibid . ) . Esta interpretación está de acuerdo con la concepci ón unitaria del tra Blass-D. § 281 . Este reconoce para Gál 2, 18 el yo supraindividual , puesto
pasaje. Pero falla , a mi entender, porque Pablo no podría decir : entonces es que el caso determinado que se presenta «no cuadra en definitiva a Pablo» ;
Cristo servidor del pecado, si lo que quiere decir es que entonces Cristo no ha acepta para v. 19 la «verdadera primera persona» , puesto que «lo dicho en ge-
liberado del pecado . Pues el servir al pecado no puede significar sino: enton- neral tiene que valer para todos los auténticos cristianos». En el «auténticos
ces favorece al pecado. cristianos» consiste la interpretación, que es problemática, pero que lleva a
261 . Sobre p.r¡ é VOITO , que es una protesta, cf. Rom 3 , 4.6 . 31 ; 6, admitir la « verdadera primera persona».
^
2.15 ; 7, 7.13 ; 9, 14 ; 11 , 1 ; 1 Cor 6, 15 ; G ál 3, 21. Acerca de esto : R . Bult- 263. Sobre xaxak óveiv en relación con el vó|toc; cf . Mt 5, 17, además Bi-
mann, Der Stil der paulinischen Predigt and die kynisch-stoische Diatribe . llerbeck I , 241 .
Forsch . zur Reí . und Lit . des ATs und NTs 13 ( 1910) 33.68 . Sobre el optativo
de deseo, Blass-D. § 384. cf. Billerbeck III, 537 s. ^^
264. Para el uso figurado de otxo o slv en contraposici ón a xaxaXústv
116 Gál 2, 18 Gál 2, 19 117

Si esto ocurre, el cristiano se hace 265 transgresor, pues vuelve a El razonamiento es, por tanto, el siguiente : Cristo no sirve
hacer surgir el poder que lo convierte en transgresor a causa de al pecado por justificar a los pecadores. Quebranto más bien la
las exigencias que tienen que cumplirse en orden a la salvació n.

Si Pedro y los cristianos del judaismo la situaci ón de Antio-
— —
ley, si vuelvo a revalorizarla. Pues yo v. 19 s , justificado en
Cristo, no soy ya pecador, sino que vivo en Cristo. V. 19 s es,

quía sigue presente aquí vuelven a proponer como medio de
justificarse ante Dios la tora con sus prescripciones sobre los ali-
pues, de hecho la razón de v. 18 y 17. Es una prueba de v. 18 en
cuanto que se trata de hacerme un transgresor, si la ley se vuelve
mentos, entonces se vuelven a someter al poder bajo el que existe a implantar como poder salvador. En cuanto Sixaunfreic; év Xpiattp
7tapct|3a;5!;
<— Rom 4, 15. Y se hacen de aquellos que tienen que
cumplir la ley y la quebrantan 266. Es posible interpretar el xapa-
no soy ya Ttapafkxryjq . V. 19s refuerza al v. 17 dando ahora la ra
zón positiva de por qué la justificación del pecador no significa
-
¡3drcy¡v ágauTÓ v auviaxavcu en otro sentido. En este caso v. 18 se- apoyar al pecado: porque la justificaci ón en Cristo incluye un
ría sólo una prueba indirecta del ¡ir] é voiTo y cuya finalidad sería morir con él y un vivir de Cristo en nosotros, así como la vida
^
llevar ad absurdum la postura de los cristianos del judaismo. de la fe en su amor.
La justificaci ón por la fe, que nos muestra estar entre los pe- Y. 19. ¿Por qué no sirve Cristo al pecado en la justificació n
cadores, no hace a Cristo servidor del pecado. Al contrario : si del pecador ? ¿Y por qué me hago transgresor de la ley, si la vuel -
vuelvo a rehacer lo que antes deshice, es decir, la ley, y busco en
ella otra vez mi justificación, entonces me menifiesto como vio-
vo a implantar ? Se contesta a estas preguntas 1) con la men -
ción de un acontecimiento relativo al á jd> ; 2) exponiendo la ac -
lador de la ley por haberla anulado entonces. «Una posterior tual existencia del spó.
revalorizaci ón de la ley significa, pues, nada menos que Pedro El acontecimiento se describe como ipo ...Std vojxou V ó JJL ü) cbtsfiavov
se contradice con su fe en Cristo ; que considera esta fe como una y su meta o resultado se llama frcqj Crjv. El Ndfup áité ftavov es aná -
gran iniquidad» (Oepke a. /.) 267. Ciertamente que así xapajSáiYjc
recibe necesariamente un sentido tan preciso como no puede te - — —
logo a á xsO’á vojxev rfl á jjiapTtqc Rom 6, 2.10 y se repite en pasiva
en Rom 7, 4: xal ófistc éfravorcdilbjTs xa> vdjx < p . Su consecuencia no es
nerlo 268 el sentido que le da Oepke : «Se presenta a sí mismo otra que elvai vexpdc x <p vo'fitp , análogo al elvai vsxpoí r¡¡¡ á|xapttqt
como transgresor del orden divino, como violador de la voluntad
divina». Además, con tal interpretación se deshace la unión de
— Rom 6, 11. Es el haber muerto y ahora estar muerto a la ley ,
de modo que la ley tiene en mí únicamente a un muerto. Para la
v. 19 con v. 18. Habrá que dar, pues, la prioridad a la primera ley no soy más que un muerto que ya no cuenta para su actividad.
interpretación. Lo contrario es frecp £y¡v. Es para Dios para quien vivo, para
quien estoy en la vida. La ley, que se arroga por sus mandamien
tos el poder sobre mi vida , tiene en mí a uno que está muerto
-
para ella. Esta liberaci ón de la ley me la ha causado, o también,
265. Süvtoxdvsiv es tanto como «exponer, probar», Rom 3, 5 ; 5, 8 ; 2 me ha sido proporcionada por la ley, ct VOJXOD La ley misma
Cor 7, 11, pero aquí se parece a «colocar», que se usa en N úm 27, 23 ; P. Tebt. tiene su parte en que yo haya sido destruido para ella. No hay que
317, 10 (2 d.C.) : a. avx’ xov exepov 4|J.OU á <kX<póv; P. Oxy. II, 261, 13
(55 a.C.) etc., Cf. Liddell-Scott, Moulton-Milligan, o. c. entender esto como si la ley me hubiera matado, de modo que al
266. Algo semejante en W. Mundle: ZNW 23 (1924) 152 s. Cf. Ambro-
siaster, a. /.: Si iustificari volentes per fidem Christi legi servimus, sub peccato
nos esse profitemur ; quia fides hominem extrahit a lege, ut iustus sit. Ergo
experimentar el pecado hubiera experimentado la muerte Rom
7, 9 ss. Pues este aitofravsív es para Pablo no un estar muerto a la

ley, sino un estar vivo muy plenamente para la ley. Tampoco se
si damus nos legi, peccatores invenimur, quia qui sub lege sunt, sub male-
.
dicto sunt ; Bultmann, o. c , 44 s. puede mantener la interpretación de que la ley me ha convencido
267. Cf. igualmente Bisping, a. L : «Si nosotros, judíos creyentes, volve- de que ella no me justifica 269. Según Pablo la ley no tiene fuerza
mos ahora nuevamente a la ley, la volvemos a implantar como antes, nos de-
claramos transgresores de la ley por haberla precedentemente abolido. Había-
mos hecho esto reconociendo prácticamente como ineficaz la ley al aceptar
la justificación por la fe en Cristo, y al prescindir de su observancia en la prác - .
269. Hofmann, a L ; cf. Lietzmann : «Me encaminó hacia la gracia» ;
. .
parecido: Lightfoot etc ; Cf. Sieffert, a. /., sobre otras interpretaciones Cf.
tica».
268. IIapctpá xTK se dice de quien quebranta un mandamiento concreto,
cf. Sym. Sal 16, 4; 138, 19 ; Jer 6, 28 ; Ez 18, 10; Le 6, 5 D; Rom 2, 25.27;
..
asimismo Beyer, a / ; «Para Pablo la ley está muerta, una vez que ha exa
minado sus posibilidades hasta el final y ha reconocido que el hombre puede
-
Sant 2, 9.11. en ella ciertamente vivir para sí, pero no para Dios». Asmussen, a. ...
« Si
118 Gál 2, 19 Gál 2, 19 119

para esto 270. Para designar ese hecho aitofiavsiv sería, además, tente y de su base vital dominada por el pecado. Es, al mismo
un extra ñ o término que no coincide con el concepto paulino. tiempo, la creación de un nuevo fundamento de vida, en el que el
Por último, la desesperación , en que se piensa muy frecuentemente hombre se abre a Dios en Cristo.
en este lugar, es la posibilidad de un dominio radical de la ley Es cierto que en relaci ón con Rom 6, 1 ss la atenci ón se centra
sobre mí. en el desligarse del hombre ocurrido en el bautismo, desligarse
Hay otra explicaci ón que está fundamentalmente en el mismo que se refiere a su sometimiento al pecado 274. En Gál 2, 19 se ha
plano. Dice que estoy muerto a la ley en cuanto que me ha guiado hablado de un desatarse del poder de la ley. Pero la ley, tal y como
a Cristo. Que yo sepa, hoy ya nadie defiende esto 271. Tampoco en se la experimenta en la esfera del pecado, es la cooperadora del
este supuesto se podría hablar de «morir», ni de «morir a la ley». — —
pecado Rom 7, 7 ss , de modo que si éste es desposeído de po -
Es muy poco probable que el hid Vó JJLOO sea la «ley de la fe» así

Jerónimo, Ambro&iaster y una serie de seguidores , ni ó v ó fioc TOO
— der, tampoco la ley tiene ya fuerza.
Ese acontecimiento de la inclusi ón de mi vida en Cristo, ocu -
TCVE ü jxaxoQ— —
así lo supone Lutero I , ni que se trate de la gra-
cia , que aquí recibiría un nuevo nombre, inaudito y desacostum-
rrido en el bautismo, me ha sustraído fundamentalmente a mi
existencia de pecado y a la ley que le sirve. ¿Se hace con ello

brado, para desprestigio de la ley Lutero III 272. El cambio de Cristo servidor del pecado, justificando a los pecadores ? No.
significado tenía que ser de algún modo reconocible al pasar de
unas palabras a otras.
El que quiere la ley es quien se hace pecador. Pues yo el justi

ficado en Cristo he muerto en el bautismo, que me hizo morir
— -
El contenido se hace más claro al fijarnos que Pablo completa con Cristo, he muerto al poder que nos posibilita el pecado. La
el 8 tel vojiou vofiu> á xs&avov con una segunda f órmula. Esta describe ley y el pecado tienen en mí no más que a un muerto. Cristo, al
la duraci ón del acontecimiento mediante Xpioxqí auvs3Ta ó pa> iiat. justificarme, ha reducido a la impotencia en mí al pecado y a la
La aclaraci ón a esto la tenemos en Rom 6, 6. El morir con ley que arrastra hacia él.
el que yo he sido arrancado a la ley tuvo lugar en el bautis- Pero volvamos otra vez a la expresión vojxo ü . ¿En qué sen-
mo 27S. Es un crecer junto con la muerte de Cristo y, con ello, tido es la ley no sólo el poder al que he muerto, sino también el
una destrucci ón real aunque oculta del hombre hasta ahora exis- poder por el que morí a la ley ? Las explicaciones que hasta ahora
hemos mencionado se hacen aún más imposibles tras saber que
el áxo&avstv es un morir en el bautismo. Ahora nos tenemos que
preguntar por la parte que la ley tiene en el morir que acontece
eres cristiano, has experimentado la íntima impotencia de la ley al tomarla en el bautismo. Por muy oscura que la respuesta parezca , nos
en serio».
270. Cf. lo que se dice luego sobre Gál 3, 24. puede dar un poco de luz una expresión paralela del apóstol. Al
271. Cf. de Wette, a. /.: «Por haber experimentado en mí completamente é'fd) ~yá p V ó JJLOU v ó¡xo) cnusDavov tva Dea) £ yjato corresponde Rom 7, 4 :
la ley y haberla vivido, he sido consciente y he sentido la necesidad de una vida xai ó|iei;< á O'avaxmd Yjxs X ü> vdfju» hi á TOO atú fiaxoc TOO Xptaxou etc; T ó “fs-

moral más alta, de una vida en el Espíritu. Y por un nuevo nacimiento de mi véafrat ofxa; < éxsptp . . . El cuerpo de Cristo es aquí el medio eficaz por
hombre interior he llegado de aquella vida a ésta».
272. Lagrange se siente «inclinado» a preferir esta «explicación tan sen- el que los cristianos han sido matados respecto a la ley. Se trata
cilla», pero no descarta la que aquí se da a continuación. Cf. asimismo Sief
fert, Oepke, Bonnard.
- del cuerpo crucificado de Cristo 276, como es el caso en Ef 2,
14 ss ; Col 1, 20 ss; 2, 14. ¿Cómo hay que entender entonces la otra
-
273. Cf. Crisóstomo sobre v. 20: TUJ jiev yá p síirsív « Xptaxqj auveaxauptu - expresión : la ley es el medio eficaz por el que en el bautismo he-
p.at » ...TO pOTTtajia rjvtPaxo. El «estar crucificado con Cristo» es, sin duda, se-
gún la expresión de Gá l 2, 19 y su comentario a Rom 6, un acontecimiento
objetivo realizado por la acción sacramental en el bautizado. Por eso toda in
terpretación que hable de una experiencia subjetiva, lo primero que hace es
- 274. Cf. mi artículo: Die Taufe nach dem ó. Kapitel des Rómerbriefes:
intentar meterla en el texto. Sólo así pudo ocurrir que esta experiencia se en - EvTh (1938) 335-347.
275. Contra W. Mundle, 129, 2 que quiere relacionar el foá zoo awp octoc
tendiera sucesivamente como una experiencia de fe moral, mística, pneumá-
tica. Cf. la crítica que hace de tales interpretaciones, cuyos ejemplos se siguen zoo Xptaxou con í XXXTJCWA como
-
Xptaxou. Es cierto que el lü-avaxtóíbjTe se
multiplicando, W. Mundle, 144 ss. Cf. J. Leal, Christus confixus sum cruci refiere al bautismo, pero no por razón de la fórmula met atojiaxot; zoo Xptaxou.
- -
( Gal 2, 19 ) : VD 19 (1939) 76 80.98 105. Cf. sobre este verso asimismo R .
Schnackenburg, o. c., 57 ss ; A. Wikenhauser. Die Christusmystik des Apostéis
Precisamente porque se llama al bautismo un penrctapict etc sv atojia, 1 Cor 12,
13, por eso el cuerpo de Cristo como iglesia es lo que surge o aparece por
Paulus (21956) 24 s. medio del bautismo, pero no lo que está actuando ya en el bautismo.
120 Gál 2, 20 Gál 2, 20 121

mos muerto a la ley misma ? Habrá que responder que la ley es to 277, cf. Rom 8, 10 y 8 , 1. La justificaci ón en Cristo no sólo ha
precisamente la que hizo el cuerpo de Cristo tal cuerpo, por el matado al hombre viejo y lo ha arrancado a la ley, sino que ha
que hemos sido matados respecto de la ley. En Gál 3, 13 se dice : creado también en nosotros al hombre nuevo escondido 278 en

^
Xptaxó *; y]|Aá; é Yfíópaosv éx xyjQ xaxá pac TOO vdjioo ( SVOJíSVOC urcé p
f¡[ta>v xaxá pa. Así llegó a ser la ley medio por el que, contra su vo
luntad, hemos muerto para ella misma. La ley ha matado a Cristo
-
Cristo, que se fortalece y se configura por el Espíritu y la fe Gál
4, 19. ¿Cómo va, pues, Cristo a favorecer al pecado con la justi-
ficación de los pecadores ? Pues también para los cristianos ju -
pero así nos ha liberado de sus propias manos a él y a nosotros, d íos es indudable que él no tiene pecado y está fuera de su ó r-
incorporados a Cristo en el bautismo, y nos ha vivificado. Casi bita.
resuena en el dtd vófiou vdjj.ü) algo de la ironía con que el creyente Contra la dificultad propuesta está por fin la realizaci ón del
afronta el ciego actuar de Satanás. Es una ironía cuya razón y nuevo ser justificado. El nuevo ser se conserva en el presente por
cuya causa radican en la muerte y la resurrecci ón de Cristo 276. la fe en Cristo. Tampoco para el bautizado se ha perdido la exis-
V. 20. Fijá ndose en que el morir con Cristo tiene como con- tencia terrestre, el —
év aapx í cf. Flp 1, 22 — o el itepwcaxetv év

secuencia la vida de Cristo en el muerto v. 20a , y en que es —
en la fe en él como conservo este nuevo ser, el ser de Cristo en
aapxt — 2 Cor 10, 3 279, por más que en el bautizado vive Cristo
y realmente ha sido asumido en el ser escatológico del Mesías
— —
mí v. 20b , es como se ve claramente la inconsistencia de la
objeció n de que la justificación por la fe en Cristo favorece al
Jesú s.
Pero la existencia 280 se realiza de una forma nueva: é v 7c í ax £ t.
pecado y hace a Cristo su servidor. La fe representa el modo de vivir que corresponde al bautismo,
La vida del justificado en Cristo por el bautismo no hay que puesto que la fe revela personalmente a Cristo en cuanto justifi-
designarla sólo como &£<p £Y¡V. En el justificado se ha cumplido no cador, cf. p. 109. La nueva vida basada en Cristo gracias al bau-
sólo lo que para «todos» ocurrió en la muerte de Cristo, es de- tismo se recibe y se desarrolla como tal en la fe. Por supuesto que
cir, que objetivamente [ryjx éxi kaoxoiq, ícboiv ak\á tai urc é p a óxaw se trata de la fe concreta en Cristo, descrita aquí con rfi xou u í oo TOó
0- SO ü 281 TO ó á' jaTtVjaavTÓq p-s xai xapaBdvxoc éaux ó v ox é p é jioo. La fe

áxofrav ó vxt xai ¿Yspfrsvxt 2 Cor 5, 15, cf. Rom 7, 4 ; 14, 7 ss ; que
ya no se pertenecen, sino que pertenecen al Se ñ or y al prójimo.

Pero la vida del bautizado no se ha de designar tampoco sólo 277. Se trata de fórmulas orientadas primariamente al bautismo, cuan -
do Pablo escribe sea Iv Xpiaxw ( ’Irjaou ) etvai, sea Xptaxó c; iv !p.ot ( í> p.ív Rom 8,
como un estar «en Cristo», como Rom 6, 11 Cmvxac;... xo> 0-eu) év 10; 2 Cor 13, 5 ; Col 1, 27). No como si el «estar en Cristo» y «Cristo en nos-
Xpiaxd) Trjao ü , cf.Rom 8, 1 xot; é v Xptaxqj ’hjaou; Gá l 3, 26.28 ; 1 Cor otros» se limitara al ser sacramental del cristiano, pero siempre se está pen-
1, 30 (1, 2) ; 2 Cor 5, 17 ; cf. Rom 12, 5 ; Ef 2, 10.13 ; 3,21-, se- sando en éste. Al no querer reconocer esto, no tienen más remedio que hablar
gún lo cual lo que más resalta es el nuevo ser del cristiano. La aquí también de «mística» o que buscar la «fe», aunque todav ía no se habla
de ella.
vida del justificado en Cristo se puede entender también como una 278. Partiendo del bautismo es como hay que entender el éao> avfrpmxo»; en
«vida de Cristo en mí». Lo que se quiere decir con eso se aclara 2 Cor 4, 16 y Ef 3, 16. Su «proximidad» a Cristo, incluso su identidad con el
algo con la contraposición radical Se ouxé xi é to, relacioná ndola «Cristo en nosotros» es clara en Ef 3, 16 s. Cf. también Col 3, 9 s, donde se
con la explicación 6 de vuv Z& é v aapx í. ^ dice lo mismo en relación con la doctrina del e íxoV « Al "revestimos” de él
(es decir, de Cristo como "eón"), se hace el eón al mismo tiempo "hombre
La existencia del bautizado ya no se apoya en su é-pó , es decir, interior". El "revestirse" ocurre en el bautismo». Cf. K ásemann, 147 ss. 148.
en el hombre « natural » que dominaba hasta ahora, sino en Cristo, 279. El Sé es en v. 20b «y», pues no hay contraposición, sino prosecu -
la nueva vida creada en el bautizado. La £CDY] Yjfubv de Col 3, 4 es ción del pensamiento. Sin embargo, el vuv se acentú a, a mi entender, no sólo
Cristo, con el que vivimos escondidamente en Dios, en cuanto con vistas al pasado, sino también en relación con el futuro que lleva a su
plenitud a la fe. El apóstol desearía morir, porque para él la vida es «Cristo».

muertos Col 3, 3. El vive en nosotros por el Espíritu Rom 8, — Es que en la muerte se cambia el Xptaxot; Iv Ijxot y el etvat Iv Xptaxq) en el

9 s , en su presencia que nos da el bautismo. Cristo se ha inte-
grado en nuestro ser, al ser nosotros trasladados al ser de Cris-
auv Xpiaxm elvat, y llega a su plenitud la oculta identidad entre «vivir» y «Cris-

to» Flp 1, 21 ss. Cf. Agustín, Teodoreto y, entre los modernos, Lagrange.
280. "0 Sé ... no es exactamente: >jv vuv Ccoyjv , sino el concepto de la
«vida» limitada y cualificada, cf. Rom 6, 10 ; Plutarco, Mor. 100 s : o xafre óS-
ouat , xou acó axoc urcvoc laxt xai aváirauaiQ (Lightfoot, a. /.).
^
281. Leen xou 8-eou xai Xpiaxoü: P46 B D* GitPc , lo que representa una
276. Se aprecia, por ejemplo, también en 1 Cor 2, 8 s. añadidura un tanto pedante.
122 Gál 2, 20 Gál 2 y 21 123

se relaciona, pues, 1) con el Hijo de Dios y 2) con él en cuanto Con lo dicho bastaría para la dificultad de que se trata. Pero
que se vincula a la acción de su autoentrega amorosa que me le ha impresionado tanto al apóstol, que no acaba la primera parte
ata ñe a «mí» 282. La fe de que aquí se trata cree, por tanto, al de su carta sin decir algo, que tiene al mismo tiempo el carácter
creer en el Hijo de Dios, en el amor demostrado al creyente en la . .
de una advertencia , V 21 La insistencia del apóstol se explica
acción concreta del amor al Mes ías Jesús que se ha entregado. El porque la dificultad no es sólo teórica, sino de consecuencias
creyente cree, pues, en que su vida es amada en el amor de Cristo. prácticas en la vida de la iglesia. «Yo no anulo la gracia de Dios».
La vida arrancada a la ley y al pecado por el bautismo en El acento va sobre toda la frase, con la que Pablo rechaza la acu-
Cristo Jes ús, la vida justificada se alcanza en la existencia terrena . sación de que suprime 284 la gracia. Esta acusación debe de haber
Partiendo de la fe se sabe que esta existencia es amada por Je- sido lanzada por los adversarios gálatas del apóstol en el sentido
s ús, el Hijo de Dios, que ha ofrecido su vida 283. La vida justi- de que para ellos la es wp-oc o su Stxcuoaó vy}, o sea, la
ficada es la que se* sabe cimentada de nuevo en aquel que la es- circuncisión . Pero para Pablo las cosas son distintas. Para él
285
conde en sí ; la que se sabe amparada en la fe por el amor de Cristo la x ptc es Ia gracia que ha sobreabundado con la obediencia
Jes ús. Desde esta perspectiva se comprende la oposición radical ^ — —
de Cristo Rom 5, 20 , la que hemos recibido — Rom 5, 17 , —
existente entre la vida de la fe y de la justificaci ón en Cristo y la
vida resultante del cumplimiento de los mandamientos y de la
— —
en la que ahora estamos Rom 5, 2 , la que perdemos, si es

que llegamos a la justificación gracias a la ley Rom 5, 17. Pero
justificaci ón por la ley. Pues quien se justifica por la ley quiere —
si la anulamos y esto ocurre si se busca justificarse por las
ganarse la vida justificada a base de las obras exigidas por la ley ,
mientras que quien se justifica por la fe en Cristo reconoce la

obras , entonces Cristo ha muerto in útilmente. Razonando su
voluntad , Pablo formula breve y objetivamente: pues si la justi-
vida que le ha llegado por el amor de Cristo, como algo que se le ficación viene por la ley, entonces Cristo ha muerto en vano 286.
regala. Por eso desaparece la vida al hombre que se justifica por Y así corta Pablo. El asunto de que se trata lo ha ocupado de
sus obras, mientras que se mantiene la vida de aquel a quien ha tal modo, que perdi ó de vista la situaci ón de la que empezó a
justificado el amor de Cristo en la fe. hablar y ya no vuelve a ella. Tambi én esto puede ser se ñal de cuán
Verdaderamente que Cristo no favorece al pecado, cuando decisiva es la perspectiva doctrinal para cuanto hasta ahora se
justifica a los pecadores. La razón es que el hombre se encuentra dijo, también para lo que se ha recordado de la historia. Por lo
en esta justificaci ón sólo si conserva, una vez liberado de la ley mismo es también equivocado sacar consecuencias negativas o
y del pecado en el bautismo, su nuevo origen en Cristo gracias positivas sobre el final de las discusiones en Antioquía , basándose
a una fe que viene de la justicia del amor de Cristo. en el silencio del apóstol 287.
Resumamos brevemente lo expuesto por Pablo en 1, 11 ; 2,
282. Mirando a Rom 8, 32 : uxep -
xavxujv xctps& cuxev aoxó v, por ejem
21. El evangelio que él predica es el evangelio de Jesucristo, puesto
plo —cf. Rom 4, 25 ; Gál 1, 4 — , se ve aquí claro otra vez, que en el contexto
no se trata del if ú) individual. Por eso no se acent úa tampoco especialmente que lo ha recibido por revelaci ón directa de Cristo Jes ús en cuanto
el uxEp ijioD, como piensa Crisóstomo. apóstol suyo. Refuerzan la verdad de su evangelio y la autenti -
283. Al hablar de Gál 2, 20b, cita Calvino 1 Jn 4, 10 y dice que la nueva cidad de su apostolado tambi én su pasado de jud ío fariseo, que
vida ya no vive del amor que se exige, sino del amor que se recibe. «Haec
(scil. Qui dilexit me) addita sunt ad vim fidei exprimendam : nam protinus
cuivis in mentem veniret haec cogitado : Unde tanta fidei virtus, ut Christi 284. Sobre afrexstv en el sentido de «abolir, invalidar» o «derogar»,
vitam in nos transfundat ? Ergo hypostasin qua nititur tides, declarat Christi cf. Sal 88, 35 ; 1 Mac 11, 36 ; 2 Mac 13, 25 etc; Me 7, 9; Le 7, 30; Gal 3, 15;
dilectionem et mortem ; nam inde aestimandus est fidei effectus. Qui fit ergo Heb 10, 28 ; cf. 1 Cor 1, 19 = «destruir».
ut vivamus Christi fide ? quia nos dilexit, et se ipsum tradidit pro nobis. Amor, 285. Cf. Syr. Bar. 44, 14: «...los que han hecho suyos depósitos de la sa -
inquam, quo nos complexus est Christus, fecit, ut se nobis coadunaret . Id
implevit morte sua : nam se ipsum tradendo pro nobis, non secus atque in
biduría, y en quienes se encuentran tesoros de saber ; quienes no se han apar
tado de la gracia y han observado la verdad de la ley» , Cf. Bousset-Gressmann,
-
persona nostra passus est. Proinde quicquid in Christo tides reperit, eius nos 119; D. Rossler, Gesetz und Geschichte (1960) 51.53.
facit compotes. Quum autem dilectionis meminit, hoc ipsum significat quod 286. Sobre §<upsáv en este sentido cf. 1 Baa 19, 5; Sal 34, 19 ; 68, 5 ;
docet Iohannes: Non quia priores dilexerimus eum, sed ipse dilectione sua -Jn 15, 25- Sir 20, 23 ; 29, 6 ; Ign. Trail. 10.
nos praevenit (1 Jn 4, 10). Nam si quibus mefitis provocatus nos redemisset : --
287. Cf. Lagrange, a. /.: «Et peut -étre Paul n’a t il pas terminé son re-
causa haec diceretur. Nunc autem totum adscribit Paulus dilectioni : est igitur
gratuita».
cit simplement parce qu’il n’écrivait pas pour raconter, et que sa demons
tration á Antioche était déjá dans sa pensée toumée vers les Galates».
-
124 G ál 1 -2 y Hechos Gál 1- 2 y Hechos 125

impidió toda influencia por parte de la iglesia, su alejamiento de de mi edad, por tener desde antiguo, si quieren dar testimonio de que
Jerusalé n durante catorce a ñ os, el total y absoluto reconocimiento
mayor celo en mis tra
diciones paternas.
- he vivido seg ún el partido más estricto de nuestra
religión, el fariseo. 22,3 Educado estrictamente
de su evangelio y de su apostolado por parte de las autoridades a los pies de Galiel, en la Ley de los padres,
jerosolimitanas. Avala su evangelio, por último, la reprensi ón a siendo celoso de Dios, como lo sois todos vosotros
Pedro en Antioquía a base del evangelio, que enseña toda justi - .
hoy 23,6 Yo soy fariseo, hijo de fariseos: por
la esperanza en la resurrección de los muertos
ficaci ón en Cristo y que estamos en él por la fe gracias al bau - soy juzgado .
tismo. 1,13b que persegu í 7,58 Y los testigos dejaron sus ropas a los
todo lo posible a la pies de un joven llamado Saulo. 8,3 Saulo,
iglesia de Dios, querien- mientras, maltrataba a la iglesia, yendo de casa
EXCURSO do destruirla. Cf. 1, 23 2. en casa a sacar hombres y mujeres, y los metía
en la cárcel. 22,20 Y cuando se derramó la
<}á l 1-2 y Hechos (Sinopsis) * sangre de Esteban, tu testigo, yo mismo estaba
también de acuerdo y guardando las ropas de
G álatas Hechos los que lo mataban. 9,1 Mientras, Saulo, respi
rando siempre amenazas y crimen contra los dis
-
-
1,13a Pues ya oísteis
hablar de mi conduc-
21,39 Dijo Pablo: —Yo soy un judío de
Tarso, de Cilicia, ciudadano de una ciudad nada
cípulos del Señor, fue a ver al sumo sacerdote
2 y le pidió cartas para las sinagogas de Damas -
ta anterior en el ju- desconocida. 9,11 ...y pregunta en casa de Judas co, para, si encontraba algunos que fueran del
daismo... xa, b, c. por uno que se llama Saulo de Tarso. 23,34 El Camino, hombres o mujeres, llevárselos encade -
gobernador preguntó de qué provincia era, y al nados a Jerusalén. 3 Pero cuando marchaba...
saber que de Cilicia, dijo... 22,3 Yo soy un de repente... 4 y... oyó una voz que le decía:
hombre jud ío, nacido en Tarso de Cilicia , pero
criado en esta ciudad (es decir, Jerusalén) (cf.
— Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues ? 5 ...Yo
soy Jes ús, al que t ú persigues (cf. 22, 7 s ; 26, 14 s).
23, 16). 21,40 ...y se puso a hablar en he- 9,13 Contestó Ananias: — Señor, he oído hablar
breo... 22,25 Pablo dijo... ¿A un ciudadano ro- a muchos de este hombre, y de cu á nto mal ha
mano, y sin juzgarlo, os está permitido azotarlo ? hecho a tus santos en Jerusalén. 14 Y aquí
V. 26 Al oí rlo, el capitán fue a avisar al general : tiene poderes de los grandes sacerdotes para
— ¿Qué vas a hacer ? Este hombre es romano. encadenar a todos los que invocan tu nombre.
27 Acudió el general a preguntar : — Dime, 9,21 Se asombraban todos los que lo escucha-

¿t ú eres romano ? El dijo : Sí. 28 Contest ó
el general : — Yo he adquirido esa ciudadanía por

ban diciendo : ¿No es éste el que en Jerusalén
perseguía a los que invocaban este nombre, y

un gran capital . Pablo dijo : Yo, en cambio, lo
soy de nacimiento. 29 En seguida, entonces,
no ha venido aquí para esto, para entregarlos
encadenados a los grandes sacerdotes ? 22,4 Co-
los que iban a interrogarlo se apartaron de él , y el mo tal (celoso de Dios) perseguí a muerte este
general tuvo miedo al darse cuenta de que era mismo camino, encadenando y metiendo en la
ciudadano romano y é l lo había encadenado. cá rcel a hombres y mujeres, 5 segú n me es
1,14 Y avancé en el 26,4 Todos los judíos saben cómo ha sido testigo el sumo sacerdote y todo el consejo de
judaismo sobrepasando mi vida desde la juventud, desde el principio, ancianos : de los cuales, incluso, recibí cartas
a muchos compatriotas entre mi pueblo en Jerusalén, 5 conociéndome para los hermanos de Damasco, y fui a traer
a los que hubiera allí, encadenados, a Jerusalén,
a que los castigaran. 22,19 Y yo dije : «Señor,
ellos mismos saben que yo estaba encarcelando


bar ésta es también de J. M. Val verde.

* La traducción del texto de la sinopsis y la de las notas hasta aca- y azotando, por las sinagogas, a todos los que
creían en ti. 26,9 Yo, entonces, había pensado
la. Rom 11, 1 : «Pues yo también soy israelita, de la estirpe de Abrahá n, para m í que tenía que hacer muchas cosas contra
de la tribu de Benjamín». el nombre de Jesús el Nazareno. 10 Así lo
LB. 2 Cor 11, 22: «¿Son hebreos ? Yo tambi én. ¿Son israelitas ? Yo tam- hice en Jerusalén, y a muchos de los santos yo
bién. ¿Son estirpe de Abrah án ? Yo también».
le. Flp 3, 5 s : «Circuncidado a los ocho d ías, de la raza de Israel, de la
tribu de Benjamín, hebreo hijo de hebreos, fariseo en cuanto a la ley, perse- 2. 1 Cor 15, 9: «También se me apareció a mí, por último de todo, como
guidor de la iglesia por mi celo, irreprochable en cuanto a la justicia que hay aborto que soy». 1 Tim 1, 13 : «...a mí, que antes era blasfemo y perseguidor
en la ley». y ultrajador». Cf. Flp 3, 6,
126 Gál 1-2 y Hechos Gál 1-2 y Hechos 127

los metí en la cárcel, habiendo recibido poderes este hombre un instrumento elegido para llevar
de los grandes sacerdotes ; y cuando los mataban, mi nombre ante los paganos y los reyes y los hijos
yo daba mi aprobación ; 11 y por todas las de Israel. 22,14 El (Ananias) dijo: El Dios de
sinagogas, muchas veces, los obligaba con casti
gos a blasfemar, y, enfurecido sin medida, los
- nuestros padres te ha predestinado para conocer
su voluntad y ver al Justo y oir la voz de su boca,
persegu ía hasta en las ciudades de fuera. 52 En 15 para que le seas testigo, ante todos los hombres,
esto, yendo a Damasco, con poderes y en comi - de lo que has visto y oído. 26,21 Y me dijo:
sión de los grandes sacerdotes... Vete, porque yo te voy a mandar lejos a los pa-
1,15 Pero cuando a 9,3 Pero cuando marchaba, acercándose a .
ganos. 13,2 Una vez.. dijo el Espíritu santo:
Aquel que me puso apar
te desde el vientre de mi
- Damasco, de repente lo envolvi ó una luz del
cielo, 4 y, cayendo por tierra, oyó una voz
— Poned aparte a Bernabé y Saulo para la obra
a que los he llamado. Cf. 23, 11. 9,8b Lleván -
madre y me llamó por
su gracia, 16a le pareci ó
— —
que le decía : Saulo, Saulo, ¿por qué me persi
gues ? 5 El dijo: ¿Quién eres ? Y El: Yo — - dolo (a Pablo) de la mano, lo condujeron a Da
masco. 10 Había entonces en Damasco cierto
-
bien revelar en mí a §u soy Jes ús, al que t ú persigues... Los hombres que
hacían el camino con él, se detuvieron, mudos,
discí pulo llamado Ananias... Sobre v. 10 19a,
Ananias y Pablo cf. 22, 11-16.
-
Hijo 3.
pues oían la voz. pero no veían a nadie. 8 Sau - 1,16c Enseguida, no 9,19b Estuvo unos d ías con los discípulos en
lo se levantó del suelo, pero al abrir los ojos no consulté a la carne ni a Damasco, 20 y enseguida predicaba en las
veía nada. Llevándolo de la mano, lo condujeron
a Damasco. 9 Y estuvo tres d ías sin ver, y
la sangre,

sinagogas a Jes ús : Que éste es el Hijo de Dios.
21 Se asombraban todos los que lo escuchaban...
no comía ni bebía. 19 Saulo, hermano, me 22 Pero Saulo tomaba más fuerza y confundía
ha enviado el Señor Jesús, el que se te ha apare
.. - a los judíos que vivían en Damasco, demostran
do que él es el Cristo. Cf. 9, 27 ; 26, 19.
-
cido en el camino por donde venías. Cf. 9, 27 ;
22, 6-8.14 ; 26, 13-15. 1,17a ni subí a Jeru-
1,16b para que yo lo 26,16 Pero levá ntate y ponte de pie: pues me salén a ver a los após-
anunciara entre los pa- he aparecido a ti para ponerte como servidor y toles anteriores a m í,
ganos 4. testigo de lo que has visto de mí y lo que verás, sino
17 librá ndote del pueblo y de los paganos a 1,17 b que me fui a
los que te envío para abrirles los ojos, 18 para Arabia, y
que vuelvan de la tiniebla a la luz, y del poder 1,17c de nuevo re-
de Satan ás a Dios, para que reciban, por la fe gresé a Damasco. 9,23 Cuando pasaron bastantes d ías, se pu-
en mí, remisión de los pecados y parte de la he- sieron de acuerdo los judíos para suprimirlo.
rencia con los santificados. 9,15 Pero le (a
Ananias) dijo el Señor : — Ve, porque tengo en
24 Pero Saulo se enteró de su decisión. Vigila
ban hasta las puertas de la ciudad, d ía y noche,
-
para suprimirlo, 25 pero sus discípulos lo to-

3. 1 Cor 9, 1: «¿No soy libre ? ¿No soy apóstol ? ¿No he visto a Jesú s
maron de noche y lo hicieron bajar por tas mu
rallas, descolgándolo en un cesto 5.
-
nuestro señ or ?». 1 Cor 15, 7 s : «Despu és se apareció a Santiago, y despu és 1,18 Después, a los 9,26 Llegado a Jerusalén, trató de unirse a
a todos los apóstoles ; también se me apareció a mí, por último de todo, como tres años, subí a Jerusa- los discípulos : y todos lo tem ían, no creyendo
lén a visitar a Cefas y que fuera discípulo. 27 Bernabé, entonces, lo
aborto que soy». Cf. 2 Cor 4, 6.
4. G á l 2, 7 s: «Viendo (los principales de Jerusalén) que se me había me quedé con él quince recibió y lo llevó a los apóstoles ; y él les contó
d ías: 19 pero no vi cómo por el camino había visto al Señ or, que le
confiado dar la buena noticia a los no circuncidados, así como a Pedro darla
a los circuncidados, pues aquel que actuó en Pedro para el apostolado de los a ning ú n otro de los
apóstoles, sino a San -
había hablado, y cómo en Damasco había pre
dicado abiertamente en el nombre de Jesús,
-
circuncisos, actuó para los paganos». Cf . 2, 9c. Rom 1, 5 : «Por el cual recibi-
mos gracia y misión para la obediencia a la fe por su nombre, entre todos los
paganos» ; 1, 13 s: «...ir con vosotros... para obtener alg ú n fruto, tanto con
tiago, el hermano del
Señor. 20 Y esto que
28 Y después de esto, entraba y sal ía en Jeru
salén, predicando abiertamente en el nombre
-
vosotros como con los demás paganos. Estoy en deuda con griegos y bár- os escribo, mirad, de- del Señ or, 29 y hablaba también y discut ía con
baros, con sabios e ignorantes»; 11, 13 : «Ahora os digo a vosotros, los pa- lante del Señ or, que no los helenistas: pero éstos traían entre manos
ganos. En cuanto yo soy apóstol de los paganos, haré honor a mi ministerio, miento. suprimirlo. 30 Enterados, los hermanos lo lle -
14: a ver si...»; 15, 15: «...por la gracia..., de ser ministro de Jesucristo ante varon a Cesárea, de donde lo enviaron a Tarso.
los paganos..., a fin de que la ofrenda de los paganos...» ; v. 18: «Porque no me
atreveré a hablar nada de lo que no ha realizado Jesucristo por medio de mí, 5. 2 Cor 11, 32 s: «En Damasco, el ministerio del rey Aretas hizo vigilar
para que lo atiendan los paganos...» Cf. 1 Cor 9, 19 ss. Ef 3, 8 : «A mí, el
la ciudad de los damascenos para detenerme, y por una ventana, en un cesto,
menor de todos los santos, se me dio su gracia de dar la buena noticia de la me bajaron por las murallas, y escapé de sus manos».
inescrutable riqueza del Cristo». Cf. Col 1, 25 s.
128 Gál 1-2 y Hechos -
Gál 1 2 y Hechos 129

1,21 Después fui a 26,19 Desde entonces, rey Agripa, no me cipales, no fuera a ser
las tierras de Siria y he hecho desobediente a la visión divina, 20 sino que corriera o hubiera
Cilicia, 22 pero no me que, primero a los de Damasco y de toda Jeru - corrido en vano.
conocían de cara las salén, y a toda la tierra de Judea y a los paganos, 2.3 Pero, ni siquiera
iglesias de Judea en Cris- les he predicado que se arrepientan y se convier - a Tito, que iba conmigo,
to. 23 Sólo habían tan a Dios, haciendo obras dignas del arrepen- le mandaron circuncidar -
oído decir: El que antes timiento... se, aun siendo griego;
nos persiguió, ahora da 22,17 Luego me ha ocurrido, después de 2.4 sino por los in - 15,5 Pero intervinieron algunos del partido
la buena noticia de la regresar a Jerusalén (de Damasco) y rezando en trusos, los falsos her - de los fariseos, que hab ían creído, diciendo que se
el templo, que entré en éxtasis 18 y lo vi
---
fe que antes quiso des- manos que se habían in debía circundidar a los paganos y exhortarlos a
diciéndome: Corre y sal de prisa de Jerusal én , troducido a espiar la li que guardaran la ley de Moisés. Cf. v. 24. Al
truir...
porque no recibirán tu testimonio sobre m í.
21 Y me dijo: Vete, porque yo te voy a mandar
bertad nuestra, que tene
mos en Jesucristo, para
haber sabido que algunos de nosotros os han in
quietado, agitando vuestras almas (unos a quie
--
lejos a los paganos. esclavizarnos, nes no habíamos enviado), 25 hemos decidido,
11.25 Luego salió (Bernabé) de Tarso a bus-
car a Saulo, 26 y al encontrarlo, lo llevó
2.5 a los que no ce
dimos un momento por
- puestos de acuerdo...

a Antioquía. Y les ocurrió que estuvieron todo deferencia, a fin de que


un añ o actuando juntos en la iglesia, y ense - permanezca en vosotros
ñaron a mucha gente: en Antioqu ía, por primera la verdad de la buena
vez llamaron «cristianos» a los discípulos. noticia.
11,27 Por aquellos días, bajaron a Jerusalén 2.6 Y por parte de 15,6 Se reunieron entonces los apóstoles y los
unos profetas desde Antioqu ía... 29 (Por in- los que se consideraba presb í teros a examinar este asunto. 7 Después
dicación de Agabo) : Entonces se decidió por los
discípulos que cada cual de ellos enviara, según
que eran algo
— quiénes
eran entonces, no me
de formarse una gran discusión, Pedro se levantó
y les dijo... 10 Entonces ¿por qu é tentá is ahora
sus medios, a los hermanos que vivían en Judea: importa : Dios no mira a Dios poniendo en el cuello de los discípulos un
30 así lo hicieron, enviándolo a los ancianos —
la cara a nadie , esos yugo que ni nuestros padres ni nosotros fuimos
capaces de llevar ? 11 En cambio, por la gra-
por mano de Bernabé y Saulo. principales a m í no me
12.25 Bernabé y Saulo volvieron de Jerusalén, a ñadieron nada ; cia del Señor Jes ús creemos que nos salvaremos
cumplida su misión, llevando consigo a Juan el 2.7 sino que, al con- del mismo modo que ellos. 12 Toda la reunión
llamado Marcos. trario, viendo que se me calló entonces, y escucharon a Bernabé y Pablo
13,1-14/28 El primer viaje misional de Ber- había confiado dar la exponer cu á ntos signos y prodigios había hecho
nabé y Pablo desde Antioqu ía a Chipre, Pan- buena noticia a los cir- Dios por ellos entre los paganos. 13 Cuando
filia, Pisidia, Licaonia y la vuelta. 14,28 Y cundidados, así como a ellos callaron, tomó la palabra Santiago... 19 Por
pasaron no poco tiempo con los discípulos (en Pedro darla a los cir
cuncisos...
- eso, yo entiendo que no hay que turbar a aquellos
Antioqu ía). Cf. 15, 23. Los apóstoles, ancianos de los paganos que se conviertan a Dios, 20 sino
y hermanos envían sus saludos a los hermanos 2,9a y conociendo la mandarles una carta para que se abstengan de
de entre los gentiles en Antioquía, Siria y Cilicia. gracia que se me había comer ofrendas a los ídolos, de la deshonestidad,
Cf. 15, 41. dado, y de comer carne asfixiada y sangre... 23 ...es -
2,1 Después, al cabo 15,1 Algunos que bajaron de Judea, enseña- cribiendo por su mano... 28 Ha parecido, pues,
de catorce años, volví a ban —
a los hermanos: Si no os circuncidáis se
pod is salvar.
subir a Jerusalén con gú n la costumbre de Moisés, no os ónéde Pablo
- al Espíritu santo y a nosotros, no echaros en
cima más peso que estas cosas necesarias: 29 abs
-
-
Bernabé, llevando con- 2 Hubo agitación y no poca discusi teneros de lo sacrificado a los ídolos, y de la
migo a Tito. y Bernabé con ellos ; y se decidi ó que Pablo, sangre, y de lo asfixiado, y de la deshonestidad.
2,2a Subí por una re Bernabé y algunos más de ellos subieran a
- Guardándoos de esto, haréis bien. Cf. 16,4 ;
velación. Jerusalén a consultar a los apóstoles y presbí - 21, 25.
teros, sobre esta cuestión. 3 Ellos, entonces- 9 b Santiago, Cefas y 15,25 ...elegir a algunos y enviároslos junto
acompañados un trecho por la iglesia, atravesa-
ron Fenicia y Samaría , contando la conversió n no, a mí y a Bernabé, en
-
Juan... , me dieron la ma con nuestros queridos Bernabé y Pablo, 26 hom
bres que han entregado sus vidas al nombre de
-
de los paganos, y dando mucha alegr ía a los her- comunidad : nuestro Señor Jesucristo .
manos. 9c nosotros a los pa-
15,4 Llegados a Jerusalén, fueron recibidos ganos, ellos a los circun-
2,2b Y les expuse la
buena noticia que pre- por la iglesia, y los apóstoles y presbí teros, ma- cisos.
dico a los paganos, pero nifestando cuánto había hecho Dios mediante 10 Solamente que nos
por separado a los prin - ellos. acordásemos de los po -
9
130 -
Gál 1 2 y Hechos
-
Gál 1 2 y Hechos 131
bres 6,que es lo mismo
que me he empeñado en
hacer.

2, 9 cf. E. Haenchen, Apg. 408. Tenemos, pues, en los relatos de
Gál, no obstante su peculiaridad , una fuente segura no sólo para
2,11 Pero cuando Ce
fas fue a Antioquía, me
- 15,35 Pablo y Bernabé se quedaron en An-
tioquía , enseñando y dando la buena noticia,
ver cómo el apóstol veía los acontecimientos, sino en orden a la
participación de Pablo en esos mismos acontecimientos.
opuse a él cara a cara, con otros muchos, de la palabra del Señor.
porque era culpable. 36 Después de algunos días dijo Pablo a Ber- De todo ello al autor de Hech ha llegado poco, y aun lo poco
12 Pues antes que lle- nabé: Volvamos a observar cómo les va a los es impreciso. El autor ha insertado las noticias en el marco ge-
garan algunos de los de hermanos en todas las ciudades en que hemos neral de su composición. Esta se rige no sólo por motivos de edi-
Santiago... ( Discusi ó n anunciado la palabra del Señ or (altercado entre ficaci ón y misionales, sino también por una concepci ón teológica
con Pedro a causa de Pablo y Bernabé a causa de Marcos).
comer con los gentiles...) de la historia de la salvación. Naturalmente que se apoya en fuen-
13 ...hasta arrastrar con
sigo al fingimiento al
- tes orales y escritas 7 y que contiene numerosas y fidedignas noti
cias sobre la primitiva comunidad y los comienzos de la misión
-
mismo Bernabé. cristiana original. Pero precisamente su exposición de los aconte
cimientos ya conocidos por Gál muestra cu á n profundas son las
-
Esta sinopsis de Gál 1-2 y el correspondiente relato de Hech tendencias de Hech en forma y fondo, y qué esquemática se ha
no puede tener para Gál otro significado que mostrar qué poco hecho la imagen de Pablo. No se puede argüir contra la exposi-
conocidos eran en la primitiva iglesia cristiana los acontecimientos ci ón de Pablo basándose en Hech, pero sí al revés, al menos en
que en él se narran sobre la vida y obra del apóstol Pablo. Tam - lo referente a sucesos concretos.
bién muestra que su persona e historia habían penetrado en la
conciencia de la iglesia de entonces sólo de manera general e im -
La exposición de la etapa jud ía de su vida Gál 1, 13 s
está claramente determinada en fondo y forma por la finalidad
— —
precisa. En Hech no tenemos, pues, algo así como una especie de que persigue el apóstol, que no es sino reforzar la independencia
control para nuestra carta. Ni representa el relato del apóstol de su apostolado y la originalidad de su evangelio a base de cir
cunstancias concretas de su vida . La exposici ón es sumamente
-
una fuente en la que Pablo nos hubiera querido hablar histó rica-
mente de sí mismo. La exposición obedece, segú n vimos, a una breve y se limita a acentuar su celo por la ley y el mostrado en la
necesidad apologética del momento. Sirve a una apologética en —
persecuci ón de la iglesia. En otro contexto al tratar de la múl-
la que se juega mucho más que lo meramente personal. A los —
tiple prueba de su pertenencia a Israel se expresa , en parte,
con más detalle y resalta otros aspectos de su vida. Cf. Rom 11, 1 ;
ojos del escritor representa más bien una defensa del evangelio.
A ellos se debe la selección de lo narrado en general y en par- Flp 3, 5 s.
ticular. Ello determina igualmente la manera de la narración, que Los datos de Hech, tan variados, se contienen la mayoría de
reduce los relatos a lo que apologéticamente era necesario a la las veces en narraciones históricas. Tales narraciones contienen y
luz de perspectivas dogm áticas de relieve. reproducen lo histórico en estilo tipificado y esquemá tico. Están
Como ejemplos se pueden citar la incidental mención del además determinadas por la concepci ón y finalidad generales
acontecimiento de revelación y llamamiento junto a Damasco. de la obra : anunciar el acontecimiento salvífico de la iglesia apos-
Citemos igualmente el discurso verdaderamente fundamental en tólica una , fundada entre jud í os y gentiles por el Espíritu santo.
Antioquía , del que no se sabe si , según lo entiende Pablo, perte- En parte aparecen las narraciones dentro de los discursos com-
nece al incidente antioqueno. Pero el carácter apologético del puestos de Hech, discursos que tienen en gran manera el carác-
momento en la exposición paulina no permite dudar de la exac- ter de una historiograf ía «dogmática ». Por eso es tanto más sig -
titud de las fechas y datos que se dan, puesto que Pablo escribe
muy due ñ o de sí a pesar de toda la pasi ón del relato y de la in- 7. Los trabajos de: E. Haenchen, Apg. 72 ss y passim, E. Trocmé, Le
tencionada exageración en algún detalle. La seriedad con que
Pablo escribe se ve directamente en 1, 20 e indirectamente en
-
’ Livre des Actes’ et Vhistoire (1957) ; G. Schille, Die Fragwürdigkeit eines lti
nerars der Paulusreisen : ThLZ 84 (1959) 165-174; R. Bultmann, Zur Frage
nach den Queden der Apg, en New Testament Essays, ed. A. J. B. Higgins
(1959) 68-80, muestran la inseguridad actual en lo referente a la cuestión de
6. Cf . Rom 15, 27 ; 1 Cor 16 ; 2 Cor 8 s ; Hech 24, 17. las fuentes. Cf. asimismo E. Grásser, Die Apg in der Forschung der Gegenwart :
-
ThRs 26 (1960) 93 167.
132 Gál 1-2 y Hechos Gál 1-2 y Hechos 133

nificativo que, en general , se corresponden los datos de Gál y firman con 2 Cor 11 , 32 s, pero que dif ícilmente se han tomado
Hech , y que Hech refuerce en lo fundamental el relato de Gál de allí 10.
y lo complete en algunos detalles. Contradice igualmente a las manifestaciones de Pablo el re-
También lo dicho en Gál 1 , 15.16a encuentra una cierta con- lato sobre el tiempo que sigue a la estancia en Damasco. El con-
firmació n en la tradici ó n conservada en Hech. Y tambié n aquí tenido de Hech 9, 26-30 habla , como Gál 1, 18 ss, de la primera
se ve cómo Pablo resalta en Gál muy resumidamente sólo lo que estancia de Pablo en Jerusalén, y es posible mirando a Gál. Las
los acontecimientos tienen de decisivo para su finalidad. Hech , razones son varias:
por el contrario, relata ampliamente el hecho decisivo también 1) La primera visita del apóstol a Jerusalén , como él asegura
para su concepció n, exponiendo el suceso en una triple narraci ón con todo interés, tiene lugar despu és de «tres a ños», es decir,
variada, al mismo tiempo que refiere detalles sobre la revelación pasados al menos dos a ñ os completos tras el llamamiento, o
del exaltado a Pablo y sobre su llamada para apóstol de los gen- incluso m ás tarde. Pero la convicción de Hech es indudablemente
tiles 8 unida a esa revelaci ón. Dudar de que la revelaci ó n de que para Pablo no media sino un tiempo relativamente corto de
Cristo a Pablo tuviera lugar ante Damasco, no tiene fundamento permanencia en Damasco, a lo más unos meses n.
alguno en la tradición. 2) Pablo presenta su primera visita en Jerusal én con la fina-
En relaci ón con la exposici ón de la historia del apóstol tras lidad concreta de conocer a Pedro. Hech , por el contrario, lo pre-
la revelaci ón de Damasco se separan mutuamente Gál y Hech. senta como una huida del apóstol a Jerusalén 9, 23 ss, pero cf.—
22, 17 ; 26, 20. Piénsese en lo bien que Pablo podría explotar esto
Ya el tiempo inmediatamente siguiente a Damasco se lo figura
el autor de Hech de modo distinto a Pablo mismo. Aunque se para su narraci ón diciendo, por ejemplo, que se había visto for-
pudieran conjugar estas dos cosas : la noticia de Hech sobre la zado a visitar Jerusalén.
predicación de Pablo en Damasco con su propio testimonio de 3) Es Pablo mismo quien dice que de los apóstoles ha visto
que no se dirigió a carne ni a sangre en busca de consejo , no ha- solamente a Pedro y tambié n a Santiago. Describe su estancia,
bría lugar alguno para la estancia del apóstol en Arabia , segú n pues, como muy recatada. Hech , por el contrario, habla de que
los datos de Hech, pues conforme a éstos Pablo va de Damasco intenta juntarse «a los discípulos», es decir, a la comunidad, en
a Jerusalén. Durante la estancia de Pablo en Damasco no hay la que los apóstoles juegan indudablemente un papel determi-
ninguna interrupci ón. Además esta estancia fue relativamente nado. Dice, en segundo lugar, que Bernabé llevó a Pablo «a los
corta segú n Hech 9. Para Pablo, por el contrario, habría que cal- apóstoles» y aclaró lo ocurrido con él. Tambié n se habla de su
cularle por lo menos a ñ o y medio. libertad de movimiento dentro de la comunidad, de su actuaci ón
Tal contradicci ón de las fuentes no se puede explicar ya na- pú blica como predicador 12 y de su discusi ón igualmente pú blica
turalmente por la diversidad de puntos de vista de la narración sin duda con los helenistas. ¿Cómo iba Pablo, por muy unilateral
respectiva. Históricamente hay que corregir la tradici ón de Hech que su exposició n sea, a transmitir los sucesos de entonces de ma-
acomod á ndose a Gál, puesto que no se puede atribuir a Pablo nera tan arbitraria que convierta los hechos en todo lo contrario ?
falseamiento de los hechos en orden a lo que quiere probar, ni — cf. ¡1 , 22 ! Por lo menos él lo niega y asegura , precisamente
tampoco falta de memoria en lo referente a estos sucesos decisi- respecto de estos hechos, que narra conforme a la verdad 1 , 20. —
vos. Hech 9, 24 s demuestran que Hech dispone de noticias pro- Es verdad que 1, 20 deja traslucir que corrían tradiciones en la
pias sobre la estancia de Pablo en Damasco, noticias que se con- comunidad sobre un conocimiento relativamente estrecho de
Pablo con los apóstoles jerosolimitanos y la comunidad de Jeru-
salén con ocasi ón de su primera estancia. La frase suena como

8. Hech 26, 16 no piensa ciertamente contradecir a 22, 14 s y 22, 21. 10. Cf. Windisch, a. /.
Ananias refuerza más bien, de acuerdo con Hech, lo que Pablo ha experi- 11 . Cf. Wendt sobre Hech 9, 19b.23 ; Haenchen, 282.
-
mentado, interpretándoselo. Y 22, 21 es indudablemente repetición de la or .
12. No se puede entender de otro modo el To.pprpiaC o'p.zvoc, iv xtu óvó y.cm
den recibida en relación con un nuevo éxtasis. Contiene el esquema que va
riadamente se repite en Hech: jud íos y gentiles.
- XOL» xüpt'ou, una vez que se llamó — —
9, 27 c a la actividad de Pablo (en 9, 20
se la califica de x-npuaastv xov ’Inaouv ). iv Aaaaax ó) IxappTiatdaaxo iv xá> óv ó uccxt
9. Cf. Hech 9, 19b 23.
,
’ Iypoü . Contra Zahn, a. I .
134 Gál 1- 2 y Hechos Gál 1 - 2 y Hechos 135

respuesta a otros rumores. En este supuesto tenemos en Hech puede tener, a mi entender, mayor confianza que en la cuesti ón
quizá un testimonio inconsciente de tal tradici ón. anterior. Un análisis detallado muestra una clara concordancia
4) Pablo limita su visita a Pedro a catorce días. No así el en cosas decisivas, sin que por otra parte se vean apenas desa -
relato de Hech que no da la impresión de que haya que limitar cuerdos inconciliables. Ambas narraciones tienen en comú n :
temporalmente tanto la estancia. 1) que se trata de disputas habidas en Jerusalén , ante aque-
5) Según su propio testimonio Pablo se dirige tras su visita llas autoridades, entre Pablo y los adversarios cristianos pro -
a Jerusalén a las regiones de Siria y Cilicia. Siendo así las cosas, venientes del judaismo,
la vuelta a Tarso por mar mencionada en Hech 9, 30 es apenas
presumible 13.
2) que estos adversarios se habían infiltrado en comunida -
des cristianas de gentiles, pero que aparecieron igualmente en
Lo com ún entre Gál 1, 18-23 y Hech 9, 26-30 es, pues, nada Jerusalén ,
más que la noticia de una primera visita en Jerusalén. 3) que Pablo y Bernabé 16 vinieron a Jerusalén y trajeron «a
En Hech 11, 27-30 ; 12, 25, se nos habla de una segunda es-
tancia de Pablo en Jerusalén para el llamado Concilio Apostó-
lico. Si Gál 1, 18-24 y Hech 9, 26-30 se corresponden, Pablo no

algunos de los suyos» en Gál 2, Ib se nombra a Tito,
4) que los debates tuvieron lugar ante la comunidad, los
menciona esa estancia, pues la otra correspondencia 2, 1-10 = —
apóstoles y los ancianos éstos son los que juzgan y deciden
( 15, 22). Gál 2, 2 b ; 2, 6 s 17,
11, 27-30 está excluida por mucho que se intente razonarla con
diversos argumentos 14. ¿ Habrá callado Pablo intencionadamente 5) que las discusiones eran por la circuncisi ón de los cris -
esta segunda estancia ? Sería ciertamente muy extra ñ o, cuando tianos gentiles,
esencialmente se trata de exponer sus contactos con Jerusalén . 6) que Pablo impuso su idea en los debates y que se llegó a
Si es que a Pablo esta visita le pareció insignificante por algún un acuerdo,

motivo pero téngase en cuenta que Pablo es enviado de una
comunidad (1 , 1) y portador de una colecta (2, 10) , la hu- —
7) que Pablo (y Bernabé) hablaron de la misi ón entre ios

gentiles Gál 2, 7.9.
biera podido resaltar precisamente por eso. ¿O es que esta se- Junto a estas concordancias hay naturalmente también dife-
gunda visita de Hech 11, 27 ss jamás tuvo lugar ? ¿Se trataría de rencias. Ya se ha mencionado a Tito en este sentido. Es explica -
que para Lucas se han «fundido en el decurso de la tradici ón ble que no se le mencione en Hech, puesto que allí no juega papel
oral el viaje de Pablo con motivo de la colecta con otro viaje alguno. El que Pablo fuera a Jerusalén a causa de una revelaci ón,
suyo a Jerusalén, realizado en compañía de Bernabé» ? (Haen- segú n él mismo dice, no tiene por qué estar en contradicción con
chen, Apg . 322). Esto es lo más posible. De todas formas Hech el hecho de que la comunidad antioquena decidi ó enviarlo. Puede
11, 27 ss no tiene paralelo en Gál. muy bien mencionar lo que para él fue la razón decisiva , preci -
-
Al comparar Gál 2, 1 10 y Hech 15 se ha dicho con mucha fre-
cuencia que ambos relatos son incompatibles 15. Pero aquí se
samente si tal acuerdo lo expuso quizás a ser atacado. Pero no
podemos llegar a considerar esto m ás que como posible.
Mencionemos también que Pablo propone como fin de su
13. Hech 22, 21 tiene ante los ojos sin duda la misión de los gentiles viaje presentar su evangelio en Jerusalén, mientras que Hech men-
que iba a comenzar y que tuvo lugar, según 15, 23.41, en Antioquía, Siria y
Cilicia.
ciona el apaciguamiento de la disputa a prop ósito de la circun -
14. De otro modo piensa V. Weber en sus distintos escritos. Cf. la biblio - -
cisi ón de los cristianos gentiles. Tal diferencia se explica bien con
graf ía que se da al final del excurso. Cf. E. Haenchen, Apg. 321 s, a propó- siderándola como una consideraci ón subjetiva del hecho, por
sito de: W. M. Ramsay, St . Paul the Traveller and Roman Citizen (71903) cuanto que el evangelio paulino de la libertad se encontraba en
46 s ; D. Plooij, De chronologie van het leven van Paulus (1918) y J. Jeremias: juego en la disputa sobre el precepto de la circuncisión, y con estas
ZNW 27 (1928) 98 ss ; 36 (1937) 215 ss. Sobre la discusión de los distintos pro- miras se presentó el evangelio. Se puede atribuir a la tendencia
blemas, W. K ü mmel : ThRs 17 (1948) 28 ss ; 18 (1950) 26 ss.
15. También se ha querido considerar con frecuencia Hech 11, 27 ss y
15, 1 ss como duplicados y relacionarlos con Gál 2, 1 ss (Wellhausen, NGGW
(1907) 7 s; E. Schwartz, ibid., 269 ; E. Meyer, Ursprung und Anfánge des Chris
tentums III (1923) 169 ; Lietzmann, Oepke, a. /., etc.). Cf. H. J. Schoeps,
- 16. Hech 15, 2.22 en este orden, pero distinto en 15, 12.25.
17. En ambos lugares se nombra a Pedro y Santiago. En Hech no se
Paulus (1959) 59. nombra, por el contrario, a Juan.
136 -
Gál 1 2 y Hechos -
Gál 1 2 y Hechos 137

iró nica de la obra como tal , el que no sea apreciable en Hech la cuentra allí. La supresi ó n de esta escena pertenece también a lo
disputa habida en Jerusalé n , mencionada por Pablo. debido a la imagen totalmente distinta que Hech tiene de Pablo.
También nos encontramos con que las decisiones tomadas en
Jerusalén se cuentan de diversos modos. En Hech no se menciona Como bibliograf ía de tiempo reciente que trata o toca la relaci ón de Gá l
el apretón de manos por parte de la comunidad , ni la diferencia- 1 y 2 y Hech , véanse entre otros E. Bamikol, Forschungen zur Entstehung des
ció n de la misi ó n , ni el acuerdo sobre la colecta de los cristianos
Urchristentums des NT unci der Kirche 1. Die vorchristliche und friihchris
tliche Zeit des Paulus (1929) ; II Die drei Jerusalemreisen des Paulus (1929) ;
-
gentiles para Jerusalé n. Por otra parte, Pablo no menciona ni en V Der nichtpaulinische Ursprung des Parallelismus der Apostel Petrus und
Gá l ni en ning ú n otro lugar, el resultado a que se llegó seg ú n Paulus (1931) ; IX Die Christwerdung des Paulus in Galilá a und die Apostelbe-
Hech 15, es decir, el llamado decreto de los apóstoles. Y no se rufung vor Damaskus und im Tempel ( 1935) ; K. Bornhá user, Paulus und das
Aposteldekret : NKZ 34 (1923) 391-438 ; L. Brun-A. Fridrichsen , Paulus und
puede negar que contradice a Gál 2, 6c: ¿fiVi... oí OXO ü VTSC; ou & á v
^ die Urgemeinde ; L. Brun, Apostelkonzil und Aposteldekret‘, 1-52 ; D. J. Du-
xpooav é O- cvxo con su aire solemne y de validez para todos los cris- pont, Notes sur les Actes des Apotres : RevBibI 62 (1955) 45-59 ; id., La mission
tianos de la gentilidad. El decreto puede haber tenido en la mente de Paul «á J érusalem» ( Act 12 , 25 ) : NovT I (1956) 275-303 ; id., Pierre et
de los autores el carácter de una regulaci ón práctica de las rela - Paul dans les Actes: RevBibI 64 (1957) 35-47, con mucha literatura en 36, 1 ;
A. Fridrichsen, Die Apologie des Paulus und Galater 1, 1921, 53-76 = Norsk
ciones entre cristianos jud íos y gentiles. Puede ser que no le hayan Teologisk Tidsskrift, cuaderno 1 ; W. Forster, Die Soxo üvxec; in Gal 2: ZNW 36
dado valor de principios , y que no haya conseguido quizá de he- (1937) 286-292 ; R. W . Funk , The Enigma of the Famine Visit : JBL 75 (1956)

cho sino una importancia local Hech dice que se da , además de
12, 24 25 : RScR 39 (1951) 265-269 ; id., Vassembf ée apostolique et le de
-
-
130-136 ; St . Giet , Le seconde voyage de saint Paul á J érusalem, Act 11 , 27 30 ;
-
para Jerusal én ( 21 , 15) y Antioqu ía ( 15, 23), tambi én para Siria eret de Jérusalem: RScR 40 (1952 ) 203-220; id . , Les trois premiers voyages
y Cilicia (15, 23 ; 16, 4). de saint Paul ( Jérusalem: RScR 41 (1953) 321 -347 ; M. Goguel , Vapótre
Concedido todo eso, si el decreto se promulgó verdadera- --
Pierre a t il joué un role personnel dans les crises de Grece et de Galatie ?:
mente en la situaci ó n que presupone Gá l 2, 1 s, habr ía supuesto RevHiPhRel 14 (1934) 461 -500 ; S. Greijdanus , Is Handelingen 9 ( met 22 en
una «imposición» igualmente para Pablo, cosa que él conscien - 26 ) en 15 in tegenspraek met Galaten l en 2 ? (1935) ; El Hirsch , Petrus und
-
Paulus: ZNW 29 (1930 ) 63-76 ; R . G. Hoerber, Galatians 2 , 1 10 and the Acts
temente habr ía negado en Gá l 2, 6 s. Puesto que esto no hay por of the Apostles: Concordia Theological Monthly 31 (1960) 482-491 ; J. Jere-
qué suponerlo, se llega , comparando ambos textos, a la conclu - m ías, Sabbatjahr und neutestamentliche Chronologie : ZNW 27 (1928) 98 103 ; -
sió n de que concuerdan no sólo en lo referente al viaje de Pablo id ., Untersuchungen zum Quellenproblem der Apostelgeschichte : ZNW 36 (1937)
(y Bernabé) a Jerusalé n , sino tambi én por lo que ata ñ e a la situa - 205-221 ; G. Kittel, Die Stellung des Jakobus zu Judentum und Heidenchristen
tum: ZNW 30 (1931) 145-157 ; E. Klostermann, Zur Apologie des Paulus Gal
-
ción existente, al objeto de la disputa y al resultado general . Pero -
I , 10 2, 21, en Gottes ist der Orient , Festschrift O. Eissfeldt, (1959) 84-87 ;
se contradicen al mismo tiempo las noticias relativas a los resul- J. Knox, Chapters in a Life of Paul (1959) 69 ss ; W. G . Kiimmel , Die diteste
tados especiales. Form des Aposteldekrets , en Spiritus et Veritas, Festschrift K . Kundsin (1953)
Dif ícilmente se podrá dar otra explicaci ó n que ésta : Gá l 83-98 ; R. Lichtenhan, Die beiden ersten Besuche des Paulus in Jerusalem,
en Harnack -Ehrung (1921 ) 51 ss ; H. Lietzmann, Zwei Notizen zu Paulus : SAB
2, 1 s y Hech 15, 1 s tratan del mismo viaje y de la misma nego- (1930) 153 ss ; J. Meinertz, Apostelgeschichte 15 und die Moglichkeit des antio -
ciaci ó n . El autor de Hech las ha compaginado, sin embargo, chenischen Streitfalies ( Gal 2 , 11 .vs) nach dem Apostelkonzil: BiblZ 5 (1907 )
con la solución que él conocí a sobre la misión cristiana de los 392-402; A. Oepke, Próbleme der vorchristlichen Zeit des Paulus: ThStKr 105
gentiles. Esto ser ía aú n m ás probable, si R. Bultmann tuviera ( 1934 ) 387-424 ; B. Orchard , The Problem of Acts and Galatians: CathBibl
Quart 7 ( 1945) 377- 397 ; H. Preisker, Zur Damaskusreise des Paulus: ThBl 8
-
razó n al suponer 18 que el autor ha a ñ adido a su fuente de Hech (1929) 49 ss ; J . N. Sanders, Peter and Paul in the Acts: NTS 2 (1955) 133-144 ;
15, 1 s los nombres de Pablo y Bernabé. M. H. Sheperd , A Venture in the Source Analysis of Acts, Mu ñera studiosa ed .
La escena de Antioquía , Gál 2, 11 s, no la cuenta Hech. Ha- por M. H. Sheperd y S. E. Johnson (1946) 91-105 ; A. Steinmann, Zum Wer -
bría que situarla en el tiempo en que Pablo y Bernabé a ú n no ha- degang des Paulus . Die Jugendzeit in Tarsos ( 1928 ) ; id., Jerusalem und Antio
chien: BiblZ 6 (1908) 30-48 ; V. Weber, Die Abfassung des Galaterbriefes vor dem
-
— —
bían roto cf. Hech 15, 39 , o sea , poco después de su vuelta Apostelkonzil (1900) ; id., Der hi. Paulus vom Aposteliibereinkommen ( Gal 2 ,
a Antioquía , cu á nto m ás teniendo en cuenta que Pedro Hech — -
1 10 ) bis zum Apostelkonzil , separata de BSt 6, 1 y 2 (1901 ) ; id., Die Frage

15, 7 a ú n está en Jerusalén , mientras que en 21, 18 ya no se der Identitat von Galater 2 und Apostelgeschichte 15: BiblZ 10 (1912) 160 ; id .,
Zwei Apostelverhandlungen über die Stellung der Heidencristen zum Mosesge -
18. Cf . R. Bultmann, Zur Frage nach den Quellen der Apg., en NT Essays

setz: ThQu (1913) 81 ss ; id . , Die antiochenische Kollekte ein Grundpfeiler
der Paulusforschung (1916) ; id., Galater 2 und Apostelgeschichte 15 in neuer
(1959) 73.79 notas 6.7 e igualmente en Theologie des NT (31958) 60, 2. Beleuchtung (1923) ; Th . Zahn , Petrus in Antiochien: NKZ 5 (1894) 435-448.
-
Segunda Parte : 3, 1 5, 12
LA LEY Y LA FE

Pablo no se conforma con la prueba histórica de la condici ón


de originalidad de su evangelio y de su apostolado, pues el hecho
de que los cristianos gálatas dudaran de éstos, era más bien como
medio para un fin , esta duda era la consecuencia de que habían
chocado con el contenido de la predicaci ón del apóstol. Por eso
vuelve a hablar de ese contenido y lo hace ahora con más detalle
y m ás profundidad doctrinal. Intenta exponerlo con vistas a la
cuesti ón fundamental: importancia de la ley para la salvaci ón.
Para ello tiene que confrontar necesariamente la ley con el prin-
cipio fundamental de la vida cristiana : la fe. El modo de exposi -
ción paulina no es la de un desarrollo sistem ático de la materia,
sino el del desenvolvimiento meditativo de un tema de manera
variada , volviendo continuamente al comienzo. El apóstol con-
templa en cierto sentido su tema desde diversas perspectivas,
para hacérselo candente a los gálatas a base de consideraciones
siempre nuevas.

1 ) 3, 1-5: Origen del Espíritu en las iglesias de Galacia


1 Oh gálatas insensatos ¿quién os ha hechizado, después que os pu-
sieron ante los ojos a Jesucristo crucificado? 2 Sólo quiero saber
de vosotros: ¿ por obras de la ley habéis recibido al Espíritu, o por
escuchar a la fe ? 3 ¿Tan insensatos sois? Empezando por el Es-
píritu, ¿acabáis ahora en la carne ? 4 ¿Habéis sufrido tales cosas
en vano ? Pues sí, en vano. 5 El que os concede el Espíritu y hace
milagros en vosotros, ¿lo hace por obras de ley o por atención a
la fe ?
140 Gal 3 , 1 G ál 3, 1 141

Es significativo cómo empieza Pablo sus explicaciones nue- indudablemente en el encantamiento por la mirada , pues Pablo
vas y centrales. Pregunta por la fuente del don que es para los presupone que la mirada de los gálatas debería estar cautivada
cristianos gálatas la señ al característica, que lo abarca todo por Cristo crucificado. Tiene lugar un extrañ o cambio entre el
y que es la fuerza fundamental de la vida cristiana. Pablo pre-
gunta por la fuente del Espí ritu. No es la ley la que da el Espí ritu ,

sí mbolo de imagen — ver y el de kerygma oí r . Este cambio — —
muestra con cuá nto interés recibían los oyentes la predicación
sino que es el anuncio de la fe el que lo transmite. apost ólica y tambié n la de sus adversarios.
La forma de su exposici ón es la pregunta . Apela con ella a la Los gálatas han caído en manos de un encantador extra ño.
capacidad cognoscitiva de los cristianos gálatas, basándose en Detrás de la predicación de la ley por medio de aquellos destruc-
. .
sus propias experiencias. V 1 Esta capacidad es peque ñ a ahora tores del evangelio y de las comunidades está una coacción de-
naturalmente. En vez de llamarlos d ax Toi o algo así, se dirige a moníaca. Los gálatas no han sido convencidos humanamente,
- ^ ^
ellos con o) dvór oi TaX á ai . Con Bengel se puede decir : quia sino que han caído en una trampa. No han cambiado simplemente
^
non erant amabiles, sed reprehendendi , quamquam revera eos sus ideas, sino que están fascinados por un poder al que están a
amabat . Cierto que un saludo nominal de los lectores es raro : punto de doblegarse.
2 Cor 6, 11 ; Flp 4, 15. El saludo deja entrever la emoción y el Tic... expresa la admiración indeterminada, como en Mt 3,7 ;
celo del apóstol, que quisiera hacerse firmemente con aquellos a
quienes se dirige.
Le 3, 7. No se puede decir de quién se trata. A este T í C se le opo
ne Jesucristo predicado por el apóstol , mientras que ese «quién »
-
El uso de co le da un carácter insinuante y también frecuente- no es necesario que sea para Pablo una persona individual. Caer
mente de reprensi ón : Rom 2, 1.3 ; 9, 20 ; Le 24, 25 ; Hech 13, 10. del poder de Jesucristo en el dominio del nomos es explicable
1
Av ó YjtoQ es «torpe», «incapaz» y designa una carencia de capacidad sólo a partir del espíritu del hechizo y de la mentira. Con el ole;
intelectiva propia de necios \ una limitaci ón no natural 2. Aqu í xax ' oepfraXjjioó c... xpos p ácpr] se expresa con gran fuerza que Jesucristo
se piensa especialmente en la torpeza de los gálatas en las cosas ^
ha sido anunciado entre ellos.
de la fe, torpeza que no es capaz de distinguir entre la ley y la fe 3. ÍIpoYp ácpeiv no significa escribir «antes» u «otra vez», como en
Tal torpeza se explica por una especie de encantamiento. Baaxouvo) Rom 15, 4 ; Ef 3, 3. Tampoco quiere decir, como se entiende fre-
es té rmino de encantamiento, que ocurre sin necesidad de accio- cuentemente , «describir ante los ojos», sino indudablemente :
nes, sólo con la palabra o con la mirada 4. En el contexto se piensa «escribir p ú blicamente» — o mejor : «fijar p ú blicamente» , re-
ferido a propaganda , citaciones, notificaciones y , sobre todo,

.
1. Cf. Herodoto 1, 87 ; 8, 24 ; Jenofonte, Anab. 2, 1, 13 ; Mem 1, 3, 9 ; relativo a ordenaciones oficiales, disposiciones, edictos 5. Esta
Platón, Prot. 323 d ; Phileb . 12 d, etc. ; Prov 15, 21 ; 17, 28 ; Sir 42, 8 ; 4 Mac proclamaci ón de Jesucristo visible a cualquiera aconteci ó por
5, 9 ; 8, 17 ; Le 24, 25 ; Rom 1 , 14 ; 1 Tim 6, 9 ; Tit 3, 3 ; Lagrange, a. L : un supuesto en el kerygma del apóstol. En el contexto Pablo no se
défaut de perspicacité. para a reflexionar sobre cómo es visible y palpable la imagen del
2. Sorprendentemente dicen Jerónimo y otros que ésta les era como un
defecto nacional. Pero Temistio, Or . 23 piensa lo contrario. De ello se de- crucificado, que los gálatas tienen insoslayablemente ante los
duce, para Hofmann, a. /., 46, que «les tenía que ser doblemente penoso ser ojos (Wórner, Lipsius, Sieffert, Zahn), porque les «fue puesta
llamados insensatos, si eran conscientes de la capacidad alabada en otras ante los ojos» histórica o típicamente 6. Pablo se fija más bien en
partes». el carácter pú blico y oficial, por así decirlo, de su predicaci ón
3. Cf . Lagrange, a. L : «Les Galates n’ont pas pénétré le mystére du
christianisme». G . Rudberg, Germanenspuren im NT ? ( = Arbeiten und Mi-
-
tteilungen aus dem NT Seminar zu Uppsala, ed., A. Fridrichsen ) (1936) 16,
5. Cf. Aristófanes, Av ., 450 ; Luciano, Tim., 51 (164) ; Plutarco, Demetr .,
remite, en relación con Le 24, 25 y Gál 3, 1 a Ps. Aristóteles, flspi xdajiov
1, 193a, lOBr, donde se llama ot «vorjxot ’ AXcuá Bat a los gigantes, agresores 46 ; 1 Mac 10, 36 ; Josefo , Ant . 10, 254; Vita , 370; Justino, Apología 2, 15,
2: iav Ss ujietq TO ü TO Tipo'fpá Tjts, 7] .eí<; xoí;< Tidatv cpavep óv •rcoi aatjJLev. Cf.
y enemigos de los dioses Otos y Efialtes. En los dos lugares citados del NT
se quiere decir «más que inconstancia». «Es resistencia contra lo divino,
contra el milagro». Como curiosidad se puede aú n añadir que Rudberg, 14 ss,
^ ^ . ^
Moulton-Milligan , o. c. ; Liddell-Scott o c.; ThWNT 1, 771s. Calvino, a. /.,
aunque prefiere la significación «depictus», piensa que también cuadra «pros-
pregunta si la ira y la amargura de Pablo contra los gálatas se debe acaso a cribí, si proscribí accipias pro palam publican». ‘H Tipojpacpyj es la fijación
la actitud antigua, especialmente romana, contra los germanos, galios, gá
latas, a los que no se distingu ía bien unos de otros.
- pú blica : Jenofonte, Eq. Mag . 4, 9; Polibio 25, 32 ; SIG 976, 37, etc.
6. Cf. asimismo Crisóstomo, a. /.: «Al que vieron desnudo por ellos,
4. Cf . ThWNT 1 , 595 s ; Lightfoot, a. /. maltratado con azotes, enclavado, escupido, escarnecido, abrevado con vi -
Gál 3, 1 Gál 3, 2 143
142

apostólica. Y en comparación con ella, ¿van a someterse ahora a = cognoscere es aquí: «conocer, enterarse, saber», no «aprender»
(como un alumno). Cf. por ejemplo Hech 23, 27; Col 1, 710. El
un encantador gesticulante que actú a de modo privado y personal ?
La explicación dada se apoya también en el éaxaopo)}jisvoc; co - á cp’ ufxíbv está acentuado en cuanto que Pablo quiere saberlo pre-
cisamente de ellos que son los interesados por haber hecho tales
locado intencionadamente al final 7. El participio presenta a
Jesús no como al que está colgado en la cruz y que haya que con- experiencias. Son ellos mismos, por tanto, quienes tienen que
siderarlo así ahora, sino como aquel que ha sido crucificado y decirlo.
entregado a la muerte (y que ha resucitado) : 1 Cor 1, 23 ; 2, 2 ; Es indiscutible que poseen el Espíritu. Lo han «recibido» co-
Mt 28, 5 ; Me 16, 6. TYJOOOC; Xpiax ó* laxauptojié voc; es la fórmula re- mo otras iglesias y lo llevan como prenda y anuncio de la salva-
sumen del suceso salvífico fundamental y resumen del contenido ción escatol ógica. Cf. 6, 1 ; Rom 8 , 23 ; 2 Cor 1, 22 ; 5, 5 ; Ef 1, 13 s ;
fundamental del kerygma paulino 8. Hech 11, 17 ; 15, 8. La cuesti ón se reduce a saber de d ónde lo tie
nen, es decir, la razón por la que él lo derramó sobre ellos. Para
-
Ahora comprendemos mejor la admiraci ón, la consternaci ón
del apóstol por el encantamiento de que han sido víctimas los gá- Pablo y los gálatas no hay más que dos razones : las Ipya V ó JJ.OO
latas espiritualmente inmaduros. La fuerza de la predicación o la axoT] x í axeax;. Ambas se oponen de modo que se excluyen
apócrifa y anónima de la ley , el apelar caprichoso y mentiroso a mutuamente. El r¡ hay que entenderlo en sentido exclusivo.
las obras de la ley se ha mostrado más fascinante que la procla- D ú o directa opposita (Bengel). Hay que tener en cuenta que la
mación hecha por Dios referente a Jesús el Mesías entregado por cuestión planteada por Pablo no intenta todavía aclarar, por qué
nosotros a la muerte en la cruz. Y ante esta proclamaci ón nadie camino y por qu é medios fue dado el Pneuma a la iglesia. En la
pudo pasar de largo en Galacia y nadie pudo cerrar los ojos. mente se tiene más bien el primer principio activo causa de la
Tal confianza en la ley , despertada por los adversarios, no recepción del Espí ritu por los medios y el camino que sean.
concuerda con la experiencia de los cristianos gálatas 9. Se ve en La iglesia gálata recibió el Pneuma no a causa del cumpli-
un punto de capital importancia para la vida cristiana. Los gá- miento de los mandamientos, sino é jj á xoyjq x íaxsíoc;. ’ Axoyj signi-
latas no tienen que agradecer el Espíritu a la ley, sino a la pre- fica fundamentalmente el sentido del oído o el órgano del oído :
.
dicaci ón de la fe. Y. 2 El apóstol no quiere aducir una serie de .
Plat ón, Phaed. 65 B; Theaet 185 C : o'óxs o óxe dxoVj, etc., Me 7,
argumentos basados en la experiencia cristiana , sino que se fija 35; 1 Cor 12, 7, etc. ; significa también lo oído, el rumor, la noti-
en lo fundamental que basta para sacar consecuencias: xooxo jtó- cia : Platón , Phaed. 247 C ; Dem óstenes 1.097, 3 ; Sir 27, 15 ; Me 1,
vov fréXo) jtaft-etv á cp ’ó jicbv . Grave argumentum ( Bengel ). Mavfr ávetv
28, etc. ; se puede referir a lo oído en cuanto que se transmite, el
anuncio, la predicación : 1 Tes 2, 13; Heb 4, 2 y especialmente
Rom 10, 16 (Jn 12, 38) citando a Is 53, 1: x í c; ¿xíoxsuae xí¡¡ á xoifi
nagre, traspasado con una lanza todo esto lo pone ante los ojos con las Tjjjuov. El axorj traduce al hebreo semúCdh, mensaje de Yahvé, re-
palabras : fue pintado a vuestros ojos (como si hubiera sido) crucificado entre velaci ón, cf. Abd 1, 1 ; Tep 30, 8 (49, 14); Is 52, 7.
vosotros». Steinmann, a. /.: «Ten ía que estar ante sus ojos incomparablemen- Al llamar axorj a la predicación se la caracteriza doblemente :
te claro como en un cuadro, puesto que en su predicación Ies había presen - es transmisi ón de lo que se ha oído, es lo oído que se puede oí r y
tado la imagen del crucificado con los m ás vivos colores. Esta imagen resplan-
...». es, además, lo que por revelación se anuncia como la palabra
decía en la luminosidad de las propias experiencias personales de Pablo
.
7. Escriben Iv b \itv para precisar más : D G K pm it vgcl syr*1 go Am - recibida de la revelación, ’Axorj es objetivamente idé ntica con el
brosiaster, Jerónimo, Victorino, Crisóstomo, Teodoreto. Puede haber sido evangelio y con la palabra de Dios. Pero el concepto como tal
a ñadido para resaltar que la predicación de Cristo no se hizo por carta, sino se fija más en el origen de la predicación que en el hecho y en el
oralmente entre ellos (Sieffert). modo de su transmisi ón. El genitivo x í axeto;< se ha de entender a
8. Totalmente inexacta es aquí la exégesis de Lutero III que, remitiendo
a Heb 6, 6, dice que Pablo les pintó a los cristianos gálatas en su predicación partir de Rom 10, 14 s y por analogía con el prjpia xrje TR íaxeto; de
a Cristo como crucificado ahora entre ellos y por ellos, pues por su vuelta a Rom 10, 8. La relación entre á xor¡ y XIOXIQ es entonces clara: la
la ley no sólo habrían despreciado la gracia de Dios y Cristo no sólo habr ía
muerto in ú tilmente por ellos, sino que se le crucifica entre ellos del modo
xió n; surge con la axorj o de ella y la axorj es caracterizada pos
-
más vergonzoso y humillante. Tampoco es paulina la exégesis de Bengel :
Forma crucis eius in corde vestro per fidem expressa, ut iam vos etiam cum
illo crucifigeremini. . .
10. Sobre esto: Esquilo, Ag., 615 ; Sófocles, Ed Co/., 504 ; Jenofonte,
9. Lutero I: «Vide, quam efficaciter tractat locum ab experientia» . Cyrop 6, 1, 31 ; Hell. 2, 1; Ex 2, 4; 2 Mac 7, 2; 3 Mac 1,1, etc.
144 Gál 3, 3 Gál i, 3 145

teriormente por la rcíaxic. La dxoV¡ Tciaxsox; es la predicación con la La primera pregunta, tendente a precisar m ás v. 2, llama la
que aparece la fe y por este fruto suyo es consecuentemente cua- atención de los gálatas sobre el comienzo de su existencia como
lificada aquella. Gramaticalmente considerado el genitivo des- creyentes. Han «comenzado por el Espíritu» o también «en el
cribe simplemente la pertenencia de la ictoxtc a la dxorj n . El ge- Espíritu». El dativo 'xve ó uaxi corresponde objetivamente, por ejem-
nitivo «cualifica » siempre al nombre del que depende . Responde — —
plo, al icveó p/m cqsaftou 5, 18 ; Rom 8, 14 , al 7tveop.axi xd;< xpá-
en este sentido la expresió n « XOY] Tuaxetoc al opuesto de
cará de las é , aunque
vojxou.
en
— —
£su; xou ao)¿jxaxo;< ftavaxouv Rom 8, 13 o, sobre todo, al Zrp y
oxot eív 7rv 8 }iaxi en 5, 25.
También v ó jxoc deja entrever el cter pfa
este caso no son las eo a las que causan la ley , sino al revé s : es ^El Pneuma fue la fuerza en la que y por la que se realizó su
^
el V ó JJLOQ el que promueve las á pya. «comienzo» ; fundados nuevamente y fortalecidos por ella es como
Falla la correspondencia objetiva entre ambas expresiones : «comenzaron». El apxeofrat se refiere al comienzo del ser de cris-
spya vdjio ü y á xcrj utaxeoDc; en lo referente a la relació n de los res- tianos, como se desprende del asunto que se trata y es fácilmente
pectivos conceptos, porque la á xoy¡ causa su fruto no promo- reconocible sin necesidad de pruebas. Este comienzo tiene lugar
vié ndolo, como es el caso para el v ó jioc, sino poni éndolo ella misma. de hecho «en el Espíritu », en cuanto que el bautismo da el Espí-
Por eso la pregunta de Pablo a los gálatas es : si han recibido el
don del Espí ritu por las obras exigidas por la ley y hechas por
— —
ritu 1 Cor 12, 13 , de modo que vive ahora en ellos y ellos
en él -Rom 8, 9 ss ; Gál 5, 25 12.
razón de esas exigencias o por la revelaci ón que despierta la fe. La «ley» del Espí ritu vinculado a Cristo, del Espíritu que lo
¿Surge el Espí ritu que vive en la iglesia del esfuerzo de una vida hace presente, del Espíritu viviente y vivificante, los ha liberado
que se acomoda a las exigencias de la ley ? ¿tiene su origen en el de la «ley» del pecado y de la muerte y, por tanto, los ha arran -
cumplimiento de los mandamientos ? ¿o vino sobre la comunidad
junto con el mensaje con el que surgi ó la fe ?¿ tiene su origen, por
cado de la vida de la «carne» esclavizada a sí misma Rom 8,
1 ss. Pero el Espí ritu ha colocado también la existencia desde este

tanto, en la misma acci ó n divina que en cuanto á xoyj Std pí aroc; comienzo bajo una exigencia que mantiene actual la palabra de
— —
Xpioio ü Rom 10, 17 ha incorporado esa «palabra-acci ón de ^ la fe. Esta exigencia es: no volver a conceder a la carne despo -
Cristo», ese «suceso-palabra» de Cristo para transmitirlo a los —
seída de su poder su aparente se ñ orío Rom 8, 13 , ni some
terse m ás a su ley 13. Y si a pesar de todo los cristianos hacen
— -
hombres ? A una pregunta así se tiene que contestar naturalmente
en la lí nea del apóstol que el Espíritu, fundamento de la vida esto, destruyen nuevamente el comienzo en el Espí ritu y fortale -
celeste de la iglesia , ha venido como don de la revelaci ó n que cen otra vez el ser carnal con su fuerza de muerte. Y con su vuelta
traía consigo la fe. No es, pues, el resultado de esfuerzos humanos. — —
a la ley piensa Pablo tomarían de hecho una decisió n, por la
El cristiano vive su vida específica , su vida en el Espíritu o tam- que otra vez renunciarían al origen de su nueva vida. La cuesti ón
bié n su vida «sobrenatural » no gracias al principio (vdjioc) y la del de d ónde vive el hombre, si de la ley y sus obras o de la fe
fuerza (Sp- ja) de la existencia que se basta a sí misma, sino por el en Cristo, afecta al fundamento de la existencia humana. Su res
puesta decide sobre ser o no ser.
-
fundamento (dxoVj) y el poder (Tú OXIC) de una acción divina.
Pablo no contesta expresamente la pregunta dirigida a los Un cierto relieve adquiere tambi én el é*ixeX.eía&at. No sig
nifica sólo un llegar hasta el fin, en cuyo caso habría que enten-
-
gálatas. La hace por el contrario más candente con lo que sigue.
..
V 3 Por razón de toda la expresi ón y atendiendo al OOX üK ( = tan) derlo como contraposición temporal a ev á p eofrai, sino que en
^ -
es mejor considerar como pregunta el O&XON; á vcfrjToí éaxe. Ahora
se concreta el T ó xveujia éXá fJsxs de v. 2 y esto de dos maneras:

tra ña la idea de llegar a la consumación 14. Quizá como piensa

por la pregunta de v. 3 con la que enlaza inmediatamente v. 4 y


con la de v. 5. Esta cierra el razonamiento con una eficiente re-
.
12. Cf Steinmann, a. /.: «Espíritu es... el Espí ritu santo mencionado en
v. 2, que recibieron los creyentes en el bautismo y es el principio de su nueva
petici ón final de la contraposición : é£ spycov vdjiou rj §£ á xo7¡s it ía- vida cristiana».
xecoQ , que es lo definitivo. 13. Al recordar la aá p£ se refiere Pablo al mismo tiempo a la exigencia
de la circuncisión por parte de sus adversarios cristianos del judaismo.

--.
14. Cf. Estius, a. L : «Vos... postquam incepissetis a spiritu, cuius cha
rismata in vos effusa sunt , nunc consummationem sive perfectionem quae
11. Cf . igualmente W. Mundle, 15, 2. ratis a camalibus legis ceremonies, quasi illae vobis ad perfectionem desint...»
146 Gál 3, 4 Gál 3, 5 147


Oepke toma Pablo aquí una expresión de los adversarios, que
ven en las Ipja v ó p.ou la consumación del camino de la pistis 16,
Espí ritu que vino con el evangelio no se apodera del creyente
en el bautismo para marcarlo con su sello y luego abandonarlo,
e ironiza el término. Se utiliza el presente de ¿xixeXetofrat , porque de modo que pudiera volverse al nomos. El Espíritu lo mantiene
el llegar a la meta se realiza a ú n. La contraposición é vá pyeafrat- cogido por la obediencia bautismal, que es el fruto de la palabra
Ixtxeksícd’at aparece con la activa de ixixeXsiv en 2 Cor 8, 6 ; oída.
Flp 1, 6. No se puede excluir absolutamente la opinión de Light- Pero la frase citada se puede entender igualmente como una
foot, Lagrange, etc., de que aquí tenemos la resonancia de un amenaza tácita. La experiencia del Espíritu no deja en ningún
terminus technicus del lenguaje sagrado, que con é vdpysoO-ou-ext - caso de tener efecto, pues el Pneuma es ahora indudablemente
xeXgta &at designa el comienzo y el final
—o sea , el término de
una acción oferente o, en general, de una acción cultual 16. En
— el nuevo principio de vida , con el que el cristiano tiene que con
tar. Una vuelta a la ley es un desprecio de este don y también de
-
el fondo tendríamos aqu í la idea de la vida sacerdotal del cris- la propia vida en Cristo ganada nuevamente. Pero como quiera
tiano, que se realiza como acción oferente. que se entienda el d je xai e í xvj, la expresi ón intenta reforzar
.V 4. Esa vuelta a la «carne» bajo la ley tiene que contra- la pregunta sobre una experiencia posiblemente baldía, cosa in-
decir naturalmente a todo lo que los gálatas han experimentado. aceptable sin duda. Sirve además para reforzar indirectamente la
Ilá ayeiv tiene aquí un sentido «neutral» o quizás hasta signifique negativa a la pregunta , de si los cristianos gálatas quieren acabar
eu xdaysiv que tenemos en Josefo, Ant. 3, 312 : x ó v 0- eó v 6 xop.v7¡aai en la «carne».
jt é v , oaa xadovrsQ auxoo xa í xrjXí xcov e ó spjeaubv j.LexaX á f}ovxs<; .
V 5 presenta la tercera pregunta del apóstol que no deja dar
á yá ptoxoi xpó c aui ó v jsvotvxo . una respuesta a la anterior. Esta pregunta resalta un nuevo as-
El xooauxa se refiere a aquel gran don del Espíritu con el que pecto en relaci ón con el don del Espíritu en la comunidad. Este
ellos han empezado. No puede haber sido recibido en vano 17. Al aspecto es para los gálatas de una fuerza probativa especial.
menos Pablo no puede aceptarlo. Contra tal suposición, que Ahora ya no pregunta en general por la causa del Espíritu que ha
quizá se desprende de la pregunta , hay razones objetivas que de
penden de la esencia de la experiencia del Pneuma. El js 18 xcci stxyj
- venido sobre las comunidades. Ahora tampoco se fija en el ori-
gen y comienzo de la nueva vida en el Espíritu 20. Lo que ahora
puede significar dos cosas : se puede tomar como estímulo con- hace Pablo es poner ante los ojos de los gálatas la consecuencia
fiado 19 o como amenaza . El primer supuesto se debe a que el y actuaci ón presente del Espíritu en sus manifestaciones carismá-
ticas 21. También éstas y precisamente ellas tienen que hacer con-
15. Algo parecido dice Sieffert, a. I . Cf . igualmente Crisóstomo, que fesar a los cristianos gálatas que la ley, que no causa carisma al-
echa de ver la burla de Pablo y la descubre en que el apóstol echa en cara a guno, nada tiene que ver con la era mesiánica. Dios no se ha atado
los gálatas su retroceso, cuando lo que había que esperar era progreso. Su ma- a la ley para causar los signos del tiempo mesi ánico. Es verdad que
-
tiz especial recibe la burla, seg ún Crisóstomo, al utilizar Pablo la palabra «aca tampoco para Pablo pueden probar las manifestaciones extraor-
bar en» «para significar que aquellos (los adversarios) los cazaban y abatían dinarias del Espíritu que sea Cristo y no el anticristo quien actú a ,
como a animales sin razón, mientras que ellos se dejaban hacer todo tranqui - puesto que la llegada de éste xax ' ¿ vspjetav xou oaxava se realiza
lamente». Bengel, a. /.: «Sine dubio putarant Galatae, se profundius in Spi-
ritual ire. Facile potest caro pro Spiritu, etiam a proficientibus, haberi, nisi también ev x á aifl §ü v á p ci xa í ayust ó te xat xé paaiv ¡< )S óSOOí (2 Tes 2, 9).
,

.
maneant in fide pura». Cf. asimismo Lagrange, a L: «Au début, les Galates
se sont initiés á l’Esprit par la foi ; maintenant ils sont consacrés dans la chair
par ceux, qui les traitent en enfants et en esclaves».
Pero suponiendo que se trata de signos de Cristo los gálatas

esto ni lo discuten , su existencia habla de la superioridad del

16. Para ivdpysafrac. como acto de iniciación, cf . Pollux 8, 83 ; Eurípides, fructífero evangelio frente a la ley que es estéril.
Iph. Aul. 1470; 955 ; Men. Sam. 7 etc.; Bauer, o.c. Cf. para el contenido del tér-
.
mino : Ramsay, o. c , 324 s: «In the Mysteries they were familiar from their
pagan days with this idea of progress through an intermediate to a higher
state of religions life, reaching the perfect knowledge through an imperfect cepta ad resipiscentiam aspirent. Hie enim omnium castigationum est finis,
knowledge». non praecipitare in desperationem homines, sed in melius animare» .
17. Endj como en 4, 11 : en vano. 20. Cf . Calvino, a . «Iam non de gratia regenerationis, sed de aliis
18. El' je = siquidem , cf. Rom 5, 6 ; 2 Cor 5, 3; Ef 3, 2 ; 4, 21; Col 1, 23 ; donis Spiritus loquitur».
Blass-D. § 439, 2. .
21. Esta frase sirve también para aclarar el IXd exe de v 2, por más que
.
19 Cf. Calvino, a. «Qua ipsorum ánimos erigit, ut meliori spe con - hable del dar en presente. El ouv lo enlaza con v 2 . . ^
148 Gál 3, 5 Gál 3, 6 149

No se nombra a Dios, pero lo está indicando el ó ouv... Cf. 4, aparten de ella. El Espí ritu viene del mensaje de la fe que se pre-
6 ; 1 Tes 4, 8 ; 2 Cor 1, 22 ; Rom 5, 5. El éxr/ oprjeí v significa «dar, dica y no de las acciones exigidas por la ley. El Espíritu es un don
conceder» 22. Posiblemente el e%í indique la idea casi desapare- gratuito y no fruto de la acci ón.
cida del dar intensivo. El don del Espíritu por Dios tiene lugar Pablo no se entretiene mucho con este argumento, apelando a
en cuanto que Dios es el ¿ vep cov 23 Suv á jieic ¿ v ú jav. Las & uvá|j.st <; las experiencias que tienen del Espíritu los cristianos gálatas.
^
está n en 2 Cor 12, 12 junto a los Tá para xai ayusta 24 y designan Tiene que hablar m ás a fondo, pues las exigencias de sus adversa -
allí las actuaciones extraordinarias del apóstol , con las que probó rios son , aunque ellos quizá no les den tanta importancia, de una
su poder sobre el mundo de los demonios y del diablo, sobre un trascendencia fundamental para él . Su cumplimiento se presenta
mundo enemigo de Dios 26. Se piensa sobre todo en curaciones como necesario para la salvaci ó n. Pablo pasa a un segundo ar -
y expulsiones de demonios como en : Me 6, 2.5 ; Hech 9, 11 s gumento de mayor peso para los gálatas y para los adversarios
— cf. Mt 11, 20« ; Le 19, 37. En 1 Cor 12, 10 se distinguen además
las evepY jiara § ová|Jie<ov de los ap í ojiara iajiá rtov, como se distin-
del apóstol : también la Escritura apoya la predicaci ón de Pablo
en Galacia. La Escritura prueba la verdad del kerygma paulino
^ ^
guen de éstos en 1 Cor 12, 28 s las Sov á pteic , con las que especial-
mente se piensa en los dones del exorcismo, cf. Me 9, 39. Pero las
referente a la libertad frente a la ley con el ejemplo del «padre de
Israel », Abrahá n.
curaciones y el arrojar los demonios est án tan poco separadas que
aquellas pueden considerarse como una especie de expulsi ó n de los
demonios. Tambi é n aquí en Gál se piensa probablemente en esas
fuerzas de curaci ó n y de exorcismo sobre todo. Dios es quien las 2) 3, 6-14: La bendición de Abrahán
causa ¿ v ü JJLIV , lo que significa «entre vosotros», quizá tambié n
«a través de vosotros», pero no «en vosotros». Si se pensara es- desciende sobre los creyentes
pecialmente en exorcismos, existiría una tácita relación con el
¡koxa ívsiv de v. 1. Ellos, los gálatas, a quienes Dios concedió po- a ) 3, 6-9 : Los creyentes son hijos de Abrahá n y son bendecidos
der sobre los malos espí ritus de modo que pod ían arrojarlos,
enseguida que esos espíritus han aparecido en la forma de pre- 6
Así Abrahán creyó en Dios y se le contó como justificaci ón .
dicadores de la ley, han sido fascinados por ellos y se les han 7
Pues daos cuenta de que los que vienen por la fe , esos también
sometido. Y es manifiesto que no es la ley quien da tales dones. son hijos de Abrahán Y la Escritura, previendo que Dios justi
ficaria por fe a los paganos , anunció a Abrahán la buena noticia de
-
La ley lo que hace es manifestar la pobreza del hombre, al echarlo
nuevamente a su carne, que no tiene otra cosa que a sí misma , que en ti serán benditas todas las naciones. 9 De modo que los
su muerte y su inclinaci ón perversa. Los dones es Dios quien que van por fe son benditos, junto con el creyente Abrahán.
los concede por la fuerza del Espí ritu que está actuando en el
evangelio para aquel que cree. E1 dicho de la Escritura 26 deja conocer claramente, a quien
V. 5 es una elipsis que hay que completar con é x'.%oprjeí xal sepa leerla e interpretarla, el principio de salvaci ón de la fe y la
évepy éi , con rcoteí TOOTO O con algo parecido. Tampoco en esta úl- perdici ón de la ley. Lo muestra de modo irrebatible en la per-
tima pregunta aguarda Pablo una respuesta , pero es claro cómo sona de Abrahá n el justo, el padre de Israel corporalmente 27.
hay que contestarla : rebatiendo a los adversarios que creen en
la ley , rebatirlos a base de las experiencias propias y cotidianas
26. Cf. W. Windfuhr, Paulus ais Haggadist : ZAW ( 1926), NF 3, 327 ss ;
de los cristianos gálatas, de modo que reconozcan su necedad y se O. Michel, Paulus und seine Bibel (1929) 91 ss ; A. Oepke: ThStKr 55 (1933)
- -
421 ; W. Koepp. Die Abraham Midraschim Kette des Galaterbriefes ais das
vorpaulinische heidenchristliche Urteologumenon : WissZeit der Univ. Rostock
22. Cf . Dionisio Halic. 1, 42 ; Diógenes Laert. 5, 67 ; BGU 183, 6 ; 2 Cor 2 (1953) 181-187.
9, 10 (Flp 1, 19) ; 2 Pe 1, 5.11 ; 1 Clem 38, 2 ; Hermas símil. 2, 5.
23. Sobre Ivep eív cf. 1 Cor 12, 6.11 y Mt 14, 2.
-
27. Cf . F. Weber 255 257 ; Billerbeck 1, 116 ss ; III, 186 ss. 204 ss ; O. Sch-
mitz, Abraham im Spátjudentum und im Urchristentum, en Festschrift A .
^
24. Heb 2, 4 ; Hech 2, 22; 2 Tes 2, 9. Schlatter (1922) 99-123; W. Vólker, Das Abrahamsbild bei Philo, Orígenes und
25. Cf. Windisch, a I .. Ambrosius : ThStKr (1931) 199-210.
150 Gal 3, 6 Gal 3, 7 151

Por eso aparece su nombre continuamente en las reflexiones que terminados actos de fe no se puede identificar con la justicia por
siguen a modo de midrash hasta 4, 31, que tienen así una cierta razó n de una igualdad medible, sino por la acci ón gratuita de
unidad. No se puede decir si los adversarios de Pablo lo han ci- Dios que posibilita la fe por su palabra. Pero la formulación de
tado para confirmar su opini ón. Un indicio en este sentido no se la Escritura en el contexto no permite sino una conclusión que
encuentra en las consideraciones del apóstol. Pero ellos se consi - .
Pablo en V 7 anima a sacar 38: hijos de Abrahán son quienes
deran precisamente como hijos de Abrahán. comparten con él la fe.
. .
V 6 El paso de la consideració n anterior a las reflexiones OI ¿x x íoxscoc tiene un sentido amplio: son los hombres que
actuales sobre la Escritura se consigue «por medio de xodhó c, pa - tienen en la x í axtc el fundamento de su vida , cuyo principio es la
labra de enlace muy socorrida» (Lietzmann). Objetivamente el pistis. Son los hombres de fe (Zahn, Lietzmann) a los que se con-
enlace se ha conseguido ya al insistir tanto Pablo en que los cris - —
trapone la gente de la ley, o í ex vo'fto ü Rom 4, 16 — o «la de las
tianos gálatas han recibido el Espíritu por la predicación de la
fe. «Como también Abrahá n creyó». En cuanto oidores de la

obras» 3, 10 34. n íaxtg sin artículo no tiene aquí todavía una de-
terminaci ón especial por lo que hace al contenido, aunque para
predicaci ó n de la fe están ellos en la misma lí nea que él, el padre Pablo se sobreentiende que se trata de la fe «cristiana», es decir,
creyente de Israel. El xadmc introduce una palabra de la Escri- de la fe en el Dios que se revela en Cristo, sin que esta fe y la pa-
tura, que hay que tomar como cita , aunque carezca de fórmula labra que la motiva tengan que ser siempre explícitas.
introductoria 28. Pablo cita Gén 15, 6 según LXX : xai éx í axeuasv Sólo la gente de fe son hijos de Abrahán o, como se puede
’APpactyi x$ - -
xai eXo f í aD s a ó xeiQ Bixaioa 6 vr¿ v (TM : we' émín decir segú n 3, 29 (3, 16.19) ; Rom 4, 13.16.18 ; 9, 7 s, cf. 11 , 1,
bayhó wáh wayal?sebehá lo* sedáqah). Cf. Jubil 14, 6 ; Rom 4, 3 ; Sant axspga ’ APpadpi o sea, verdaderos descendientes que ocupan el
2, 23 ; 1 Clem 10, 6. Piensa en la fe de Abrahán que se conforma a lugar de los hijos naturales y de los nietos, y que está n con él en
la promesa concreta de Dios : GOTOIZXAI x6 oxé pjta oou — Gén 15, una relación generacional sobrenatural, que sustituye y suprime
5b. Lo interpreta así a diferencia de la sinagoga 29 que veía en la natural. Se resalta el oó xot y reduce los hijos de Abrahán a aque-
htfemünáh un ú nico acto de fe y un mé rito, mientras que para llos que fundan su existencia en la fe. Lo dicho va contra la pre-
Pablo el xtaxs ü eiv es un acto inserto en la vida de fe, vida que tensi ó n de aquellos que viven Ipytov v ó p.00 y quieren tener a
vive de la promesa de Dios 30. Y mientras que los rabinos con- Abrahá n por padre, porque como él, que cumplió toda la ley
sideran su acto de fe como un cierto mérito comparable a otro,
es decir, aqu í al de la fdáqah o al de zaku, determ. zák üt á’

sujetan a ella 35.

así Qid 4, 14 ; Jubil 23, 10 ; Syr. Bar. 57, 12 también ellos se

del Targum («justicia» o como el hebreo zák üt «mérito, ac - Tal pretensi ón por parte judía se puede probar f ácilmente.
-
ción meritoria») 31, Pablo entiende el Xo-píead ai ( hasab), tanto Así Bega 32b : Quien se compadece de los hombres, es cierto que
-
aquí como en Rom 4, 4, como un Xo ft eaiW xaxá á ptv y no
^ pertenece a la descendencia de nuestro padre Abrahá n ; quien no
^
como xax ócpe í Xyjjxa 32. La existencia de la fe que se realiza en de- se compadece de los hombres, es cierto que no pertenece a la des-

28. Escriben .
par xai tras xafrcíx;: G. Ambrosiaster vgcIem. Esto es una favorecer al hombre en cuanto justicia, sólo si esa fe tiene también de verdad
^
exégesis exacta y recuerda que Pablo no argumenta «partiendo de la historia
de su pueblo» — Beyer, a. L — , sino de la sagrada escritura, que hace que esta
un valor de justicia. Eso ocurrirá en cuanto que la fe es justicia considerada
como el comportamiento por el que el hombre se justifica ante la benevolencia
historia, interpretada con autoridad, se convierta para Pablo en palabra . de Dios, por más que esa fe no es justicia en el sentido del hombre que se
Cf. Lagrange, a. I. apoya únicamente en el propio hacer y poder».

—— -
29. Cf . Billerbeck III, 186 ss. 193 ss ; ThWNT 4, 287 ss el artículo : 33. I\ vcóaxETe apa se puede entender como indicativo Cipriano, Ara
y del mismo autor : H. W. Helidand, Die Anrechnung des Glaubens brosiaster, Jerónimo, Lipsius, Holtzmann, Schlatter etc. o como impera -
tivo — Ambrosiaster, Vg. , Lutero, Calvino, Estius, Lightfoot, Sieffert, Scháfer,
zur Gerechtigkeit (1936) = BWANT 4, 18.
30. Cf . Lagrange, a. L : «Cette foi d’Abraham était évidemment le prin-
cipe de ses actes, étant á la base de son obéissance». razones decisivas para lo uno o para lo otro.

Zahn, Háuser, Lagrange, Burton, Oepke etc. , sin que se puedan aducir

31. Por eso aparece en tales contextos sólo raramente hasab, que implica 34. Cf. oí ex xeptTojujc, 2, 12; Rom 4, 12 ; oí!£ Iptfreiag, Rom 2, 8.
sin duda el sentido de una sentencia libre. Cf. Billerbeck III, 121 ss ; ThWNT 35. Es diferente la contraposición en Jn 8, 33.39, donde la pretensión
4, 293, 1 ss. de ser hijos de Abrahán se funda en el hecho de la descendencia corporal.
32. Es extraño lo que dice Wórner, a . «En la cuenta divina la fe puede Cf . Mt 3, 9.
152 Gál 3, 8 Gál 3, 8 153

cendencia de nuestro padre Abrahán (Billerbeck II, 523 sobre Jn gelio para los pueblos comenzó con la promesa de Abrahán de
8, 33). Cf. Abot 5, 19 : «El discípulo de Abrahán tiene tres cosas ; que él será la bendición de los paganos.
el discípulo de Balaam (Jesús) tiene (otras) tres cosas : Un ojo be - La cita es del contexto de Gén 12. Aquí se encuentra por pri-
névolo, una mentalidad sencilla y un espí ritu humilde (este es) un mera vez la bendición de Dios a Abrahán, al enviarlo desde Ja -
discípulo de Abrahá n. Un ojo malicioso, una mentalidad codiciosa rá n : Gén 12, 3 (LXX) dice : xai suXofTjeo ) xo íx; e óko'foovxá c; ae xat xotx;
y un espí ritu soberbio (este es) un discípulo de Balaam. ¿Y qué
^
xaxaptopté vo ü c; ae xaxapá aojj.at xa i eveükoYY aovxai lv aot ( weniberek ü
*

diferencia hay entre los discípulos de Abrahá n y los de Balaam ? bek á ) xaaai at cpoXai XY¡Q yrjQ. La variante paulina xávxa xa se
Estos descienden a la gehenna... Mientras que los discípulos de halla en Gén 18 , 18 ; cf. 22, 18 ; 26, 4 37. La bendici ón prometida
nuestro padre Abrahán poseen el jardín de Edén...» Billerbeck I, a Abrahán consiste para él, según Gén 12, 1 s. 7 ; 13, 14 s ; 15, 5 s .
529 sobre Mt 10, 1). Es cierto que en el último lugar citado sólo 18 ; 17, 4 s. 16 s ; 18, 18 ; 22, 17, cf. Rom 4, 13 s, en la concesión
se habla del discipulado. Es, con todo, importante en cuanto que de una numerosa descendencia y de un país para él y para la des-
en él se vincula al discipulado, fundado en las obras, una esperan - cendencia. Estas cosas eran naturalmente sólo prenda y signo de
za análoga a la que Pablo tiene para la descendencia creyente de lo incluido en tal bendici ón, de lo que la constituía en una ben -
Abrahán. dici ón extraordinaria, de la alianza hecha por Yahvé con Abrahán
La Escritura dice que Abrahán se justificó por la fe. La conse
cuencia es que los hijos de Abrahán son la gente de la fe. Pero
- y su descendencia, pacto que tenían que cumplir él y su prole
(Gén 17, 7 s [17, 2.9.19] 18, 19 ; 22, 1.16 s). Por esta bendición que
la Escritura dice todavía más, algo que reafirma o aclara la idea recibió en la fe se convirti ó él mismo a su vez, por vivir de la pro-
algo atrevida del apóstol. La Escritura dice, Y. 8, que Dios justi - mesa de Dios en la fe, en bendición para los pueblos que con él
ficará a los paganos por la fe y que predijo a Abrahán, que todos viven en la fe 38. Pablo no entiende, sin duda , el ev aot como : en
— —-
los gentiles recibirán la bendici ón por él. De ello se deduce v. 9
que los que viven de la fe recibirán la bendici ón junto con el cre
tu descendencia , o a ejemplo de tu bendici ón, o en tu persona na
tural, sino : en ti, el creyente y bendecido, que hizo posible por su
-
yente Abrahán. La pacpVj se considera aquí como algo vivo, como fe y su bendici ón aquel pacto de Dios en la tierra.
^ -
personal palabra de Dios. La expresión xpoí ouaa Vj ( p a c c o r r e s
^ - Formalmente hablando está Pablo muy próximo a la inter -
ponde a la fórmula rabínica : mt r' f twr\ ¿qué ha visto la tora ?» 36. pretaci ón de la teologí a rabínica, que entend í a el ev ao í como
Cf. también Filó n, Leg.alleg. 3, 118 (40) : e í DCOQ foov ó tep ó c kdfoc;. «por ti » y se fija en la obediencia y en la justicia de Abrahán .
Expresiones parecidas sobre la actividad personal de la Escritura Targ. Onk. : «Por tu causa bdylk será n bendecidas todas las fa-
se encuentran frecuentemente en Pablo : 3, 22 aové xketasv r\ ‘fpacpy] milias de la tierra ». En relaci ón con la obediencia de Abrahá n
xa xávxa ; Rom 9, 17 ü YSI... r¡ fpacpYj xu> <hapao> , cf. Rom 4, 3. " H
*
en el sacrificio de su hijo se dice en Jubil 18, 15 s: (Dios) «dijo :
•ypacpV indica un lugar determinado de la Escritura , cf. Le 4, 21 ; Por m í mismo he jurado, dice Dios, abundantemente te bende-
}
2 Tim 3, 16. A la previdencia de la Escritura corresponde su pre - ciré, porque has hecho esto y no me has negado a tu primogénito,
anuncio : se dice xpo-ecnrjpifsX.iaaxo en el mismo sentido de xpo- c§o5aa , al que amas... Y será n bendecidos en tu nombre todos los pueblos
o sea , refiriéndose al tiempo de la promesa que precede a la rea - del orbe, porque has oído mi voz. Y a todos se lo he dado a co -
-
lización presente. Ilpoeua eX'XeaOat no vuelve a aparecer en nocer, porque me eres fiel (leal) en todo lo que te he dicho» 39.
^
NT, LXX ni apócrifos, pero sí en la literatura de influencia bí - Por supuesto que Pablo no considera la fe de Abrahán como su
blica : Filón , De opif . mundi 34: oSxot 8 * sioiv á oxé pa xe xal xpo>ía, mérito y obra propios, sino como la obediencia causada por la
(ov r¡ ptev xpoeuapfek í£exai pikkovxa vjXtov á v ía eiv... ; De muí . nom.

^ promesa de Dios 40 y como la acción del Dios que justifica de acuer -


158 junto con xpofiTjv ú etv. El sentido especializado del término en
los dos lugares citados hace problemático el basarse en el con- 37. Cf. Gén 28, 14 ; Sir 44, 21 ; Hech 3, 25.
cepto xpoeoapfeXt eadat para decir : «Aquella promesa era un
^
evangelio antes del evangelio» (Sieffert, y también Bisping). Con -
38. Cf. Káhler, a. /.: «Previendo lo que ahora se realiza, para lo cual
vale el «por la fe», cuando Dios declara justos a los gentiles, la revelación
cuerda, por el contrario, con el sentir de Pablo decir que el evan - contenida en la Escritura ha anticipado para Abrahán el evangelio al anunciar
le que en su bendición todos los gentiles ser ían benditos».
-
39. Billerbeck III, 197.539.
36. Billerbeck III, 538. 40. Cf. Lyonnet, a. «Par une supreme habilité, Paul s’annexe le per -
154 Gál 5, 9- 10 G ál 3, 10 155

do con la bendición. Esa acci ón se manifestó en lo referente a su La decisión que la comunidad gál ata tiene que tomar entre la
finalidad y su sentido para todos los pueblos en Jesucristo. Pablo ley y la fe tendrá para ella toda su importancia, si tiene en cuenta
entiende el dtxato &v no como un presupuesto, sino como el acto que a la bendici ón de Dios sólo puede contraponerse la maldi-
del eó Aofeív. Esto se desprende no sólo del cambio natural de los ción. Los creyentes son los bendecidos de Dios junto con Abrahá n
conceptos en 3, 8 , sino tambi é n del hecho de que para Pablo la y la gente de la ley son los malditos de Dios y al revés. Pablo for-
— —
bendición consiste en recibir el Espí ritu 3, 14 , que es la fuerza mula primeramente muy en general : los hombres que tienen en

del justificarse Rom 14, 17 ; 1 Cor 6, 11.
La Escritura prevé que Dios justifica a los gentiles por la fe
el cumplimiento de la ley el principio de su existencia 41 están bajo
la maldici ón 42. "Ooot refuerza el hecho de que no hay excepción
y por eso anuncia que son bendecidos en Abrahán. De esto se alguna : todos los que, cuantos, cf. Rom 2, 12. Están también bajo
.
deduce, V. 9 , que los que viven de la fe reciben la bendición —
la maldición aquellos es muy natural que el apóstol piense
junto con Abrahá n el creyente . Se confirma con ello lo que ya se aquí en ello — que se confiesan como de Cristo además de some-
podía ver en Gén 15, 6 y se dice en v. 7 : hijos de Abrahá n son los terse a la ley (Sieffert), Su fe es ilusoria, porque las obras exigi -
que viven de la fe. Sólo que ahora se ve, partiendo de otro lugar das por la ley son la verdadera fundamentaci ón de su existencia ,
de la Escritura, que se trata exactamente de Abrahá n el creyente cf. 5, 3 ss. También se puede probar esto por la Escritura. Se trata
y no del que puede presentar méritos. Al mismo tiempo se aclara
algo del carácter del ser hijo de Abrahán. Se funda tanto en la fe
— —
de Dt 27, 26 cf. 28, 58 ; 30, 10 segú n los LXX con algunas
variantes : sxtxaTcepaxoc; rcaq av & po ) xoc , OQ oux é pLfieve! sv zaaiv 43
como en la participación de la bendición de Dios. Esta bendici ón TO í C Lóyoic TO ó v ó fiou 44 TO ú TOO TO ó xotyjacu auxo ó c 45.
crea la auténtica descendencia de Abrahán y causa el parentesco El ¿jjLjJi é vecv é v o con dativo 46 tiene el sentido de mantenerse
con él, parentesco que da la fe. dentro de un determinado á mbito 47 que aqu í es el á mbito de lo
En la densa exposici ón de vv. 8 s hay otra palabra y otro ob- «escrito». Lo designa aquí Pablo como ~fpá p.f¿a por contraposi-
jeto que resaltar. La Escritura habla, con una cierta intenciona- ción con xvs5 i± a en el sentido de Rom 2, 27.29 ; 7, 6; 2 Cor 3, 6 s ,
lidad, del ser bendecidos de los creyentes. Frente a ellos est á la como «ú nicamente escrito» ( ^ prescripciones de la ley 48). De-
gente de la ley que son los malditos. V. 10 enlaza en este sentido pende íntimamente del xou xoujaat aóxá en cuanto que esto expresa
con v. 6-9 ó v. 8-9, mediante un f á p no muy preciso y contin ú a la intenci ó n implicada en el «permanecer». ’Eupivsiv itaatv TOí;C
enseguida con un nuevo pensamiento. Vuelve al v. 7 y resalta la Ye pajipié voiQ . . . TOU xoajaou cuká es casi un ú nico concepto, cuyo
contraposici ón con v. 9. ^
centro de gravedad es Tzoir¡ oai . Esto indica que para Pablo la cita
de Escritura no tiene que se ñ alar la causa de la maldici ón que
pende sobre los que viven de las obras de la ley, en cuyo supuesto

-
b) 3, 10 12 : Bajo la maldici ón 41 . Son los sp ctCó p-evot en el sentido de Rom 4, 4.
está n los que viven de las obras de la ley ^
42. TTb xaxá pav corresponde al 6xo vó p.ov : Gál 4, 4 ; 5 , 18 ; Rom 6, 14.
43. Ilaatv contra TM , con Pablo y Targ. samaritano, Lev R. 25 y pSota
7 , 21 d , 6 ; Billerbeck III , 541 .
10
Y cuantos van por obras de ley, están bajo maldición: porque está 44. Así A B ; ptfft í ou P.
escrito# Maldito todo el que no permanece en todas las pres- 45 . Aux« , Luciano.
cripciones del libro de la ley para cumplirlas. 11 Está claro que 46. ’Ep- pivetv sv leen también en G ál A C K’ D G pm Orí genes .
en la ley nadie se justifica ante Dios, porque: El justo vivirá por 47. Sin duda tenemos aquí una imitaci ón de fórmulas jurídicas antiguas,
que Deissmann, BSt, 248 s ; NBSt , 76 s, ve igualmente en la continuación
la fe ; 12 y la ley no viene de la fe , sino el que cumpla esto, vi - participial del iv xáaiv TOíC. Cf . P. Rainer XI , 23 s (Faijum, 108 d . C.) : ipiev é-
virá por ello. Tü> cav... é v TOí C; EXOOO ííúQ ó iioXopjpivoic xcti § i si prj pivote ; P. Rainer CCXXIV ,
5 s (Faijum, 56 d.C.): sp. pivec.v iv xaaiv TOU; fe fsvyjpivoie XGCTG xrjv Ypacpyjv x í je
' '

dp-otarf í cK; rjv aufT pap- P-ai aot ; P. Tor . II, 8, 31 (s. II a.C.) : é pipivetv Se á p.cpo-
sonnage d ’Abraham, dont la tradition juive avait fait le type de la justifica-
tion par les oeuvres, retenant surtout du récit de la Genése la constance du
^
xé pouc iv TOÍ;< xpóg sauxout; <5 uup.oXo -p7 pivoic ; P. Oxyr. I, 38 , 16 (49-5od.C. ) :
TO ü Se Só poo p. y¡ pouXopisvou evpieivcu TOíC xsxptpivoie . Cf . asimismo Moulton-
patriarche dans ses épreuves : Sap 10, 5 ; Eccli 44, 20-23 ; 1 Mac 2, 52 et bien Milligan, o . c.
davantage Jubilés 11- 12; 16 , 19 et ss, etc.». 48 . Cf. ThWNT 1 , 765 ss (Schrenk ).
156 Gal 3, 11 G ál 5, 12 157

habría que suplir lo central 49: nadie cumple la ley o nadie puede esa vida en la fidelidad a la palabra de Dios y no en el rendimiento
cumplirla. La Escritura no tiene m ás que reforzar que la gente cara a la ley. Pablo resalta el principio fundamental de la ley,
de la ley está bajo la maldició n. La cita misma presupone que la V. 12, para evitar malentendidos del x íaxetoc de la cita, malentendi-
ley puede ser cumplida y que se cumple. dos fundados en el concepto jud ío, como si la fe fuera armoni-
Hay que decir adem ás que en lo que sigue no se toma de la zable con el vopioc; como camino de salvaci ó n.
cita otro pensamiento que el mencionado, o sea , que los cumpli - Pablo subraya primero negativamente la exclusividad de ley
.
dores de lo «escrito » son malditos. Pues, V 11 , contiene un pen- y fe: vofioq oux saxtv é x xí axetoc; 53, no hay ley «por fe», la ley no
samiento paralelo con v . 10a y 10 b : en la ley nadie se justifica ante tiene a la fe como principio fundamental de su vida. A conti-
Dios. El presupuesto para solucionar la maldici ó n sería el Stxatooa
fiai. Pero esto no se realiza por la ley, como lo prueba la Escri-
- nuació n muestra Pablo su estructura fundamental visible ya en
Dt 27, 26, el xoteí v. Un nuevo argumento para Pablo es Lev 18, 5
tura 50, tan conocida que no necesita de introducci ón 51, Hab 2, 4. ( LXX), importante también en Rom 10, 5 : xat xávxaxá
El texto hebreo dice : « El justo permanecerá en la vida por su xpooxáffJiaxá JJLOü xat xávxa xc¿ xpiptaxa |JLOU xai xonfjaexs a ó x á, á izoir¡ oaz
fidelidad » ( we $addiq be' münát ó yihyeh). LXX cambia y traduce : avO-pcoxoc 54 i év «ó xote ’
xuptoq ó d- eó c ujubv . La ley está

^
ó §s S í xatoc; ex x íaxeaK JLOU S aetca, el justo vivirá por mí (de Dios)
fidelidad. Pablo suprime el |iou, cf. Rom 1, 1752, pero no entiende

la ’é münáh como la fe en el Dios uno como lo hace la sinagoga —
asociada al xotetv. Si la vida se funda en la ley, sólo será alcanza-
ble por su principio fundamental, la acci ón. La ley está junto a la
«fe» como un factor fundamental de la existencia humana, y
por la que se ganaba siempre un mérito, aunque no se tuviera por tiene su modo propio, insoslayable en su campo, de dar la vida :
otra parte ninguno. Pablo lo entiende en el sentido original del hacer lo que exige. Donde domina la ley no se puede hablar de
texto como el conformarse a la palabra de Dios y a su acci ó n . fe, sino que lo definitivo es la acción 55.
La ley no justifica , pues, a nadie delante de Dios, porque, como El sencillo enunciado de v. 10-12 es, pues : quienes derivan
dice la Escritura en Hab 2, 4, el justo tiene la posibilidad de la su vida de las obras de la ley están bajo la maldici ón de Dios. No
vida con la justificaci ón, si no se le ha dado ya , y el principio de se justifican ante Dios, pues la ley no tiene que ver nada con la fe,
sino con la acción 56. La maldici ón depende, por tanto, sin duda
del xoteív en cuanto que se relaciona con las sp-fa vdjio ü. La mal-
49. Otra cosa piensa Lietzmann , a. L : «Esta idea necesaria no se ex- dici ó n no se da sólo cuando la ley no se cumple cuantitativamente
presa aquí por sobreentendida». Cf . igualmente O. Holtzmann, Steinmann,
Oepke etc. No es paulino lo que extrañamente dice Beyer , a. L : «Y nadie está en su totalidad , sino por el mero hecho de que tiene que ser «cum-
seguro de no transgredir en esto o aquello, a pesar de su buena voluntad, plida », porque se trata de una acción realizada por exigencia de
determinadas prescripciones (es decir, las de la ley jud ía referentes a las cos- la ley, es decir, de Ifrfa V ó JJLO ü.
tumbres y el culto)» . Pero cf . ya Justino, Diálogo 95 , 1 : xai ot ás í c; ¿xpi ¡3u> t La razó n í ntima de esta realidad no se ve clara aquí pero sí
xávxa éxotrjaev, ooo’6 u.e í ;< xoXji7¡ae Cc avxecmv akV etoiv oí JJUXXXOV xai TTOV
^
*

en Rom 7, 7 s. La existencia edificada a base de las obras de la


'

aXX Xoov xa évxExaXpiva £ <póXa£av . EL SE o í UX ó Xó V V ó JIOV xouxov oxó xaxá pav


^
cpat'vovxai etvai, Stá TO \LY¡ 7c á vxa <p ü Xa £ at, otfyi xoXi> (táXXov xá vxa xa IDVY}
cpav oovxat. orco xaxápav ovxa , xai etS üAoXaxpo ü vxa xai Tcaioocpfropo ü vxa xai xa
ley es maldita, porque en tales «obras» se realiza por la fuerza
del pecado la pasi ón de la carne entregada a sí misma. La exis-
^
á Xka xaxá Ip aC eva . Contra tales interpretaciones está v . Walther, o . c. , 16
^ ^
al decir que la maldici ón de la ley no depende de que «nadie cumple la ley ,
tencia ganada a base del cumplimiento de la ley vive de la maldi-
sino de que se trata de un actuar en la ley». Cf . G . Kuhlmann, Theologia
naturalis bei Philon und bei Paulus ( 1930) 9 1 , 1 ; Há user, 66 ss, aunque con una
argumentaci ón un poco extraña ; Lagrange, a . / . 53. ’Exx í axecoi; se toma de la cita .
50. La construcci ón oxt . . . Sfjkov, oxi (pues) es helenística . Cf . ZNW 33 54. Aquí leen avfrpa> xo <; sólo K * pm . Pablo cita, por el contrario, literal-
( 1934) 299 ss. mente ( LXX) en Rom 10, 5 .
51 . Cf . 1 Cor 15 , 27 ; Rom 9, 7. Cf. Zahn, a . /.; «La referencia de la pala- 55. Es totalmente claro, según Rom 2, 12 ss ; 5, 13 ; 8 , 4 ; 9, 31 , etc. , para
bra de Hab 2, 4 en Rom 1 , 17, y especialmente en Heb 10, 37 s, donde se uti- Pablo que hay que rechazar la explicación de aquellos qui solum intelligunt
liza ampliamente aunque también sin fórmula introductoria de cita, indica legem cercmonialia seu figuraba, quasi scil . moralia et decalogus sint ex fide.
que se acostumbraba a utilizarla en la enseñanza cristiana elemental» . Cf . 56. Cf . Tomás de Aquino, a . L : « Praecepta legis non sunt de credendis,
ahora A . Strobel , Untersuchungen zurrí eschatologischen Verzogerungsproblem sed de faciendis ; et ideo virtus eius non est ex fide, sed ex operibus : et hoc
(1961) 191 s . probat , quia Dominus quando voluit earn confirmare non dixit , qui crediderit ,
52. Diferente es Heb 10, 38 . sed qui fecerit ea . Sed nova lex ex fide est . ..».
158 Gál 3, 12 Gál 3 , 13 159

ción de las acciones en las que el pecado lleva a cabo por medio mente lo primero, al indicar el presupuesto objetivo que hace
de la ley el anhelo del hombre por sí mismo, el egoísmo. Lo dicho posible la bendición de la fe.
no se ve tan claro como en las transgresiones de los mandamientos,
pero no es menos real, pues el modo de realizaci ón de este fenó-
meno es el que se da en la violación de la ley : la pasión del hom-
bre por sí mismo, el deseo de tomarse a sí mismo en la mano y de c) 3, 13-14 : En Cristo ha venido a los creyentes
disponer de sí se exacerban en la existencia atada a sí misma por la bendición de Abrahán

el pecado mediante la ley. Tal pasi ón se satisface donde nada

existe sino el hombre y la ley en las acciones sometidas a la ley
y que aparecen como su cumplimiento, cuando en realidad son
Cristo nos ha rescatado de la maldición de la ley , haciéndose él
mismo maldición por nosotros, porque está escrito: Maldito todo
autorrealizaciones. Así se verifica concretamente la maldición de
,
esta existencia, pues en las cp-'a VOJJ.OO no acontece otra cosa que
el que cuelga del palo, 14 para que por Jesucristo vaya a los pa-
ganos la bendición de Abrahán, de modo que recibamos por la fe
la realizaci ón de la vida esclavizada a sí misma , de lo que resulta el Espíritu prometido.
no otra cosa que vida corrompida , muerte.
No se debe relativizar el radicalismo de lo que Pablo dice sobre
la maldici ón de la vida por las obras, por el hecho de que las obras Están muy cargadas las frases en que Pablo expone el tercer
en sí no son condenables, como se verá por las obras obligatorias pensamiento central de la perícopa 3, 6 14. Muy brevemente re-
-
del amor, Gál 5, 13 ss. Pero Pablo considera como vida sometida sumen pensamientos decisivos del kerygma paulino. En V 13 se .
a la muerte la fundada en el rendimiento referente al nomos. El anuncia primeramente con aplomo y solemnidad el hecho salvífi-
hombre tal y como existe en la realidad, continuamente solici- co : Xp ^ax Ó Q 7||xac é rjopaasv ¿y TY¡Q xaxá pas xou vop.oo. ’E Gqop á stv,
tado por la exigencia de la ley de modo expreso o tácito, en trance
siempre de responder a esta exigencia con decisiones, acciones
^
que aparece de nuevo en el mismo sentido en 4, 5, es término he ^ ^-
lenístico 57 que utilizan con el significado de «adquirir, comprar» :
y obras de conformidad o de rechazo, tal hombre existe reali- .
Polibio 3, 42 ; Plutarco, Crass 2 ; Dicaearco 1, 22 y Diodoro Sículo
zando la maldici ón que gravita sobre él con su vida apartada de 36, 2, 2. Sólo en Diodoro Síc. 15, 7, 1 significa : «rescatar, liber-
Dios o ú nicamente vuelta hacia sí mismo. Pues todas sus obras .
tar» Sustituye al simple cqopá stv de uso más frecuente y que
^
y acciones que le exige la ley oculta o manifiesta, realizan en de- tiene su importancia junto a otros conceptos en el rescate de es -
finitiva la existencia que busca su propia utilidad y su propio clavos tanto profano como sacro 58, y que se relaciona con la
capricho ; realiza la muerte. obra de Cristo en 1 Cor 6, 20 ; 7, 23 ; 2 Pe 2, 1 ; Ap 5, 9. Llegue
Donde sólo existen la ley y el hombre, únicamente madura la hasta donde llegue la expresividad de estas citas para explicar el

muerte en una vida sin ley o como Pablo piensa aquí y en Rom —
contenido, la liberaci ón por Cristo en este lugar que hay que

7, 7 ss conforme a ella ; sólo domina la maldici ón y se realiza
ú nicamente la vida maldecida. Si los gálatas esperan otra vez la
- —
leer en conexi ón con 4, 1 7 ; 5, 1.13 se compara con el rescate
de esclavos sobre todo en dos puntos :
vida por razón de su cumplimiento de la ley y abandonan la fe Se dice de qué pasado se ha liberado al esclavo y cómo ocu -
como verdadero y ú nico principium vitae, entonces se vuelven a rrió el rescate. Precisamente la insistencia en ambos puntos in -
la muerte y se sit ú an bajo el poder de la maldici ón que pesa sobre dica que Pablo amplía y acomoda la imagen que le parece a pro-
la vida adamítica. Quizá parezca una pequeñ ez y alguno piense que pósito para explicitar el objeto. Así procede con frecuencia en
el poner junto a la fe en Cristo, por ejemplo, la circuncisión o sus comparaciones y también aquí, partiendo de la idea que quiere
cualquier otra observancia de la ley es no sólo algo indiferente, presentar. Pues precisamente estos dos aspectos no juegan papel
sino hasta una acción piadosa. Pero en realidad se pasa con ello
de la vida a la muerte, de una bendición real a una maldición real.
Quienes viven de la fe son bendecidos con Abrahán el cre - 57. Cf. ThWNT 1, 126, 24; Sieffert, Burton, a. /.; Deissmann, Licht
v.O. 275, 9 ; St. Lyonnet, Vemploi paulinien de e a fopá Cetv au sens de «redi
—- -
yente v. 6 9. Quienes viven de las obras están bajo la maldición - ^ '

mere» est il attesté dans la litérature grecque ?: Bibl 42 (1961) 85-89.


-
— v. 10 12. Falta un tercer aspecto que hace comprender entera - .
58. Cf Deissmann, Licht v.O 214 ss ; Moulton-Milligan, o c. .
160 G ál 5, 13 Gál 3 , 13 161

alguno ni en el rescate de esclavos profano ni en el sacro, ni en la rescatados de esta maldici ón para poder recibir la bendición.
literatura que trata de ello. No es oportuno pensar en Ef 2, 11 ss, porque allí se considera
El pasado de que nos liberó Cristo es r¡ xaxá pa xoü vofiou. la incorporación de los gentiles en el ú nico cuerpo de Cristo como
Se manifiesta que el «estar bajo la maldici ó n», que antes se men- consecuencia del hecho de que la ley como tal ha sido destruida
cionó, afecta en realidad a la existencia . Indica también que no por Cristo, y no de que sólo los jud íos fueron redimidos de la
est á sólo amenazada , sino que está alcanzada por ella , de modo maldici ón de la ley . El alejamiento de la ley existente entre jud í os
que en la existencia se patentiza la maldici ón. La maldición de y gentiles y entre ambos y Dios ha traído paz a los cercanos y a
la ley es la que trae la ley y es tambi é n la ley en este sentido. De los lejanos, pero no la destrucción sin m á s del nomos existente
tal pasado, actualizado continuamente por la ley , nos ha rescatado entre los judíos y Dios.
y nos ha sacado Cristo. El r¡\idQ incluye a todos los que estaban La ley hizo maldita la existencia de todos los hombres. Así

bajo la maldici ón 69 y son precisamente en Gá l t éngase en cuenta que Cristo nos ha rescatado a todos de esta existencia maldita.
G ál 4, 3-5.8 s no sólo los jud íos, sino tambié n los paganos.
— Esto ocurri ó haci éndose él mismo uTc é p y¡\uov xaxá pa. Tal expresi ón
Ciertamente que los jud í os son tambié n aquí para Pablo el tipo no da pie a pensar que éste fue el precio, aunque esa es la Calidad

de quienes está n bajo la ley cf. Gál 2, 15. Pero esto no significa naturalmente si se considera el modo y manera de rescáfarnop
como el precio del rescate. La muerte de Cristo se puede coñsidé-
para él en absoluto y mucho menos aquí , donde se habla del
suceso fundamental de la salvaci ó n , que solamente ellos estén rar como el costo y el procedimiento del rescate del mundo es-
bajo la ley o incluso bajo la maldici ón de la ley. El r¡\x á$ no clavizado. Pero en el contexto Pablo habla ú nicamente del có mo
tiene, pues, a la luz de tales consideraciones, un cará cter de del rescate. Hay que considerar el -fevojievoc; Ó Tc é p yjjjuov xaxá pa en
contraposici ón y exclusividad , sino un carácter de inclusión . muy estrecha relación con 2 Cor 5, 21: xóv pój -fvc> VTCt «M- apxíav úxé p
60

Lo mismo se desprende del contexto próximo del lugar ahora yjjjuov á jiapx íav ¿Tro í yjaev , iva yjp.£ t;
< sv íó pteO-a $ txatoa ó vrj fteou év auxm
comentado. ^
Con ello se aclara sobre todo el uso del «abstractum » xaxá pa 61.
Por una parte se repite el yjjiáQ en v. 13 en el ú x é p Vjfubv que con En 2 Cor 5, 21 dice Pablo que Dios hizo pecador al que no
toda seguridad no se puede limitar a los jud íos, sino que hay que ten ía experiencia de pecado pero no personalmente, sino que lo
entenderlo como el uiu é r> yjjx<ov a ñadido al Tó xá o /a TQJJLOJV de 1 Cor hizo de tal modo portador del pecado, que no era sino expositor
5, 7 segú n K. pl syr, tomá ndolo de Rom 8, 32 urcé p Vjpubv závicov %a- del pecado de los otros. Dios lo hizo tan objeto del pecado que en
pé&cnxev aú xov. En segundo lugar no se puede contraponer el y}|tá<; él no se veía sino el pecado y sólo el pecado era en él eficaz.
de v. 13 al etc ~ á íüVY¡ de v. 14, puesto que en la segunda frase Algo así dice Pablo en Gál 3, 13 al escribir que Cristo nos
paralela con iva aparece de nuevo el «nosotros» con el verbo Aá¡3co- rescató de la maldici ón de la ley tomando sobre sí la maldici ó n
IAEV y allí abarca a jud íos y gentiles. Para Pablola no es posible
maldici ón de
de tal manera que representaba la maldici ó n que sobre é l pesaba .
decir : Cristo nos (a los jud í os ) ha rescatado de Como prueba de que Cristo se hizo realmente maldici ón cita
la ley , para que recibamos (los jud íos ) el Esp í ritu prometido , Pablo libremente Dt 21, 23 que en LXX dice : 22 ’ Eá v Sé f é vyjxat '

supuesto que antes dijo que fue para que los gentiles sean bende- £ v xtvt áaapx ía xp í pia frav á xou xaí áizobáv xa» xpepiáo xs auxov é rri £ ú -
cidos y que además las dos frases iva hablan de la misma conse- ^ ^
Xoo, 23 oux ¿iuxot|XYjhr¡aexai x ó acopia aoxoo éx í xoO £ ó >.ou , akk á xacp ¡
cuencia del único acontecimiento (cf. después). El «nosotros» de frá¡ ^
c >sxe aoxóv sv xífi rjuipa é xeí VY], oxt xexaxTjpajiá voi; óTCó fteot> -xá<; xps-
,
há ficoiiev abarca ciertamente a judí os y gentiles. Entonces es pro- [iá gevoc ¿xi £óXou (qil' lat elóhím t álüy ) * xat oó puavstxe xy]v -pjv ,
bable que lo mismo ocurra con el Y| ] iá c; del v. 13. f( v xó pto <; ó íte ó c; aot> SiScoatv aot év xXrjaco . El que Cristo también
— —
¿Có mo iba a traer este es un tercer aspecto la redenci ón
de los judíos de la maldició n de la ley la bendici ón de Abrahá n
en Jesucristo a los gentiles ? Los gentiles tienen que ser también
61 . Se puede remitir en un sentido amplio a 1 Cor 1 , 30 : o<; é ev rj
ao<pta %tv arc ó d-eoó,
Sixaioa úv 7] xe xal aYtaafioc xat axoXóxpcoate;. Una ana-
logía formal en el más amplio sentido ofrece la denominación reptxop.7¡,
^^
59. Diferentemente piensan : Bisping , Wórner, Kühl , Sieffert , Zahn,
Lagrange, Burton, Lietzmann, Lyonnet, etc . axpopuaxta para los circuncisos e incircuncisos respectivamente, 2, 7.9; Rom
60. Así también Oepke , a . 1 . 3 , 30.
162 Gál 3, 13 Gál 3 , 14 163

colgó del madero prueba realmente que fue un maldito que man- Pablo no dice en qué consistió concretamente el fevojxsvog xa -
cha la tierra que el Señor da. Mirado desde la perspectiva del xápa, pero es claro que piensa en el juicio y la acción de aquellos
cumplimiento, todos los malhechores que en Israel penden del que lo llevaron a la cruz por seguir la ley. El Mesí as ha muerto
madero y que hay que enterrar en el mismo día anuncian al ú nico a causa de la eficacia de la ley que enga ña y mata a los hombres
malhechor, Cristo. .
en el pecado. Esta ha salido a la luz en su muerte Una alusi ón
Pero la cita la hace Pablo sólo entre paréntesis. Lo decisivo a lo que con jsvd|j.£ voc; xaxdpa se quiere decir la hace el apóstol al
depende de lo que el apóstol mismo dice. Y para su f órmula es añadir el urcé p y¡pia>v 65, que hay que entender aquí como en la ma -
ahora claro que el xaxá pa , que Pablo toma de Dt 27, 26 con el
sxtxttiá paToq 62, mientras que LXX tiene xsxaryjpafjié vcx;, es traduc -
— —
yoría de los casos 2, 20 ; Rom 5, 6 s ; 8, 32 etc. primordial-
mente en el sentido de «para nuestro bien », «por amor nuestro» .
ci ón de qilelüh. Así se explica la elecci ón del «abstractum » xaxá pa. Objetivamente incluye también en un sentido amplio la idea de
Naturalmente que tal elección se debe a que en el concepto xaxá pa , «en lugar nuestro», puesto que la maldici ón de Cristo para bien
relacionado con una persona , se expresan los dos aspectos mencio- nuestro ha quitado de nosotros la maldició n de una muerte así.
nados : «la validez no personal de lo dicho» (Sieffert) 63 y el he- Por tanto, la maldici ón que Cristo tomó sobre sí y en la que él
cho de que el crucificado está totalmente cubierto de maldición 64 fue sumergido, se hizo real en él por su «entrega amorosa» a nos -
y que se ha convertido en «objeto maldito» (K á hler ). otros — —
2, 20 y por cargar con «nuestros pecados» 1, 4.
Esa maldici ón se realizó en el cumplimiento de la justicia exigida

62. Se indica la relació n entre aquella maldición y ésta (Sieffert). Es
dudoso que se suprima el xoO Oeou par un sentiment de révérence pour le Christ ,
— —

por la ley Rom 8 , 4 , en la acci ón de la justicia , en la obe-
diencia de Cristo Rom 5, 18 s.
como quiere Lagrange, cf . Lightfoot, Sieffert. La liberaci ón de la vida maldita, de la que dominada por la
63. Cf. Ambrosiaster, que hace la misma distinción, aunque la relaciona ley vive de las propias acciones, ocurrió al cargar Cristo con el
con una idea que no est á contenida inmediatamente en G ál 3, 13 : «Pro male- poder de maldición de la ley en la amorosa entrega de su vida a
dictis oblatus, factus est maledictum ; nam et ludaeis factus est maledictum, los hombres, para dejar que ese poder se manifestara como mal -
dum quasi peccator occiditur. Ideo non dixit : Factus por nobis maledictus,
sed maledictum ; is enim qui propter peccatum proprium morti offerebatur, dici ó n en su muerte. La liberaci ón de la maldici ón de la ley se
maledictus fiebat , in sua enim causa moriebatur. Ét si propius aspicias, videbis debió a que Cristo agot ó tal maldici ón , cumpliendo él la justicia
Christum maledictum eorum factum, a quibus occisus est ; crux Salvatoris
peccatum et maledictum est Iudaeorum ». Cf. a propósito de la distinción
de la ley . Con ello estaba cumplida la condici ón para que la ben -
entre el ser «una maldició n por su propia persona» y el «ser una maldición»
dici ó n vinculada a Abrahá n venga sobre los pueblos, pues ya era
por nosotros, lo que dice Lutero III, 433 s en la extensa y profunda explica- posible que actuara el Espí ritu y la fe.
ción de 3, 13: «Paulus bene munivit sua verba, et diserte locutus est. Est autem Es lo que Pablo menciona con dos frases tva en V 14, ambas .
hic iterum facienda distinctio, hocque verba Pauli satis indicant. Non enim «dependientes de la principal Xptox ó c;
dicit Christum factum Maledictum pro se, sed “pro nobis”. Est ergo emphasis
in partí cula “ pro nobis ”. Nam Christus, quod ad suam personam attinet,
^^
é r opaasv » (Lietzmann)
o relacionadas con ella y con el fevo|tevo <; ú jtep yjfxcú v xaxá pa.

Se complementan mutuamente en cuanto que la segunda final


est innocens. Ergo non debebat suspend í in ligno. Quia vero omnis latro se-
cundum legem suspend í debuit , ergo Christus ipse etiam secundum legem explica la primera que se fija en la meta de todo el contexto. En
Mosi suspend í debuit, quia gessit personam peccatoris et latronis, non unius,
sed omnium peccatorum et latronum. Nos enim sumus peccatores et Iatrones, —
la primera frase final — v. 14a el acento está en lo último : év
ideo rei sumus mortis et aeternae damnationis. Sed Christus in sese recepit
omnia peccata nostra et pro illis in cruce motuus est. Ideo oportuit ilium fieri
latronem et, ut Esaias ait cap. 53 “ reputan inter Iatrones”. Et hoc viderunt ipso fuisse inclusam». Comely, a. /.; « Vir maledictissimus, in quo praeter
omnes Prophetae, quod Christus futurus esset omnium maximus latro, ho-
micida, adulter, fur, sacrilegus, blasphemus, etc., quo nullus maior unquam
maledictionem nihil inveniretur». Lagrange, a. I.: «II est devenu une malé
diction personnifié ; e’est plus, en apparence, et cela lui donne qualité pour
-
in mundo fuerit, quia iam non gerit personam suam, iam non est natus de vir- remplacer tous les maudits ; en réalité, e’est moins que si la malédiction tom-
gine Dei filius, sed peccator, qui habet et portat peccatum Pauli , qui fuit blas- bait sur sa personne».
phemus... In summa, qui habet et portat omnia omnium peccata in corpore 65. Este uiiep es un indicio de que no se puede separar aqu í para
suo. Non quod ipse commiserit ea, sed quod ea a nobis commisa susceperit Pablo la «muerte de cruz que destruye la ley» de la «muerte expiatoria»,
in corpus suum, pro illis sanguine proprio satisfacturus». como quiere H. J. Schoeps, o. c., 188. No tiene importancia alguna para Pablo
64. Cf . Calvino: «Non dicit autem Christum fuisse maledictum, sed
maledictionem, quod plus est. Nam significat omnium maledictionem in
— —
de otro modo piensa Schoeps, 187 s que el tlwy de Dt 21, 23 pueda signi
ficar «colgado» y «exaltado».
-
164 Gál 3, 14 Gál i, 14 165

’Iyjaou Xptaxtb. Al arrancar Jesucristo la existencia humana a la aoo yjXsofrspcoasv as ¿hcó TOO vo'fiou xrj; áptcepitac; xat TOO Oavá xoo, cf
maldición de la ley, ha aparecido en Jescuristo la bendici ón de 2 Cor 3, 17.
la alianza de Dios con Abrahá n , bendició n que con él había Pero con Cristo tambi én ha venido la fe, como dice 3, 25 y se
venido. En Jesucristo se ha cumplido aquella bendici ó n de puede deducir de 3, 14, puesto que aqu í se resalta que recibimos

Abrahá n , se ha realizado en él en el sentido concreto del ¿ v : el Espí ritu prometido «por medio de la fe» y se apunta un tercer
en su persona. La bendici ón en su sentido amplio se ha cumplido aspecto, sobre el que hay que llamar la atención, al preguntar
también en Jesucristo, pues ha sobrepasado de hecho la vincula- por el modo como vino la bendición de Abrahá n en Jesucristo
ció n a un pueblo propia de una bendici ón terrena y se ha hecho a los gentiles. A la bendici ó n traída a los gentiles en Jesucristo
en Jesucristo una bendición eU xa Id VYj. Ha manifestado la am-
' pertenece el que la fe se ha revelado como medio y camino de par-
big ü edad de la bendici ó n vinculada a Abrahá n y ha revelado su ticipar de esta bendici ón en el Espí ritu prometido. Ciertamente
sentido escatológico. Considera la extensi ón de su validez, se que también Abrahá n creyó y recibi ó así la bendició n por la pro-
ha convertido en una bendici ón «en los cielos», como dice Ef 1, 3, mesa de Dios. Pero su fe se distingue de la fe actual de los cris-
en absoluta bendición de la existencia. tianos (gentiles) como se distingue su bendición de la que reciben
Los £ frv 7] son naturalmente los mencionados en v. 8. Son los ahora los pueblos. Su fe es la fe en la promesa incluida en el ofre-
pueblos gentiles sin sentido exclusivo alguno. Cuando Pablo pasa cimiento de Dios, como lo es la bendició n de la promesa . Mien-
su mirada sobre el cosmos y busca un concepto para designar a tras que la fe venida ahora es la fe en el ofrecimiento cumplido
los hombres que viven sobre él , se le ofrece la designación id en Jesucristo, así como la bendici ón ahora recibida es la del cum-
gftvTj en el sentido de «pueblos paganos», aunque lo que a Pablo plimiento acaecido en Jesucristo.
inmediatamente le interesa no es la contraposición respecto de Como la fe de Abrahá n es la fe en la promesa, así la fe que se
Israel 66. nos posibilita con la obediencia de Jesucristo es fe en el cum-
¿En qu é sentido se ha cumplido la bendici ó n de Abrahán en plimiento o fe realizada, cumplida 68. Pero esta fe es el acceso a
Jesucristo para todos los pueblos ? Dos cosas ense ña la contes- la promesa o a la bendici ó n cumplidas. Es el modo en que se ex-
tación de v. 14b. La bendición de Abrahá n manifestada en Jesu- perimenta el Espí ritu. Por medio de esta fe se acoge a Jesucristo
cristo se recibe en el don de Espí ritu prometido. rH exauda TOO en el poder de su Espí ritu y así se recibe la bendició n. Es notable
xvsú|j.atoQ 67 no es la promesa del Espí ritu , sino la promesa consis- que Pablo vuelva a hablar del Espí ritu y que esta perícopa re-
tente en el Espí ritu. Tenemos un comentario a esto en Hech 2, cuerde el don que de él se nos hace. La bendici ón de Abrah á n
xrjv TE ¿xorpfeXtav xou xveó jxaxoQ TO ó
^
33: Se ta xot> freou
áf íou Xa(3u)v xapá TOO xaxpó;t e é eev xouxo o ujxeic xal f$/.éxsxs xal
^^
á xo óexe. Cf. Le 24, 49 ; Hech 1, 4 ; 2, 38 ; 26, 6 ; Ef 1, 13; Heb 9, 15.
se interpreta como Espí ritu. Y precisamente éste no es otro que
el que se les recuerda a los gálatas en 3, 1-5. La herencia prome-
tida corresponde al Espí ritu que se ha regalado en Cristo. Con
TY] V éx<rffeXíav Xafxpá vetv significa «participar de la realización de la esto se apunta el tema siguiente.
promesa» (Sieffert). Después de haber venido Jesucristo, tambi én Resumamos otra vez el pensamiento de toda la perícopa 3,
se nos ha dado el Espíritu prometido. Este no es, pues, otro que 6-14. Son hijos de Abrahán los hombres que viven de la fe. Son
— —
«el Espí ritu de su Hijo » 4, 6 , el Espí ritu de Jesucristo mismo, bendecidos con él . Pero aquellos que viven en el cumplimiento

el xvsujjta Xptaxoo Rom 8, 9 — , o Jesucristo en la fuerza de su de la ley está n bajo la maldici ón. Cristo nos ha arrancado de

presencia Rom 8, 10. Se viene a decir en G ál lo mismo que Rom
8, 2 describe así : ó -fetp vó(io? TOO xvsó p. axoc; xfjc Ctovjc!v Xpiaxa> ’ b]-
esta maldici ón de la ley al sucumbir él mismo bajo su maldici ón.
Y cuando la maldici ó n de la ley estaba agotada , apareci ó en él ,
en Jesucristo, la bendici ón de Abrahán sobre los pueblos, bendi-
ció n consistente en el Espíritu prometido y que se recibe por la
66. Cf . ThWNT 2, 367, 3 ss.
67. TTJV euXoYtav xoü xveóp.axo; < leen : P4<> D * G d g Ambrosiaster, Ps. Orí- fe en Cristo presente.

genes , Efrén ( Marción probablemente: X7jv Tcveop.axix v e úXopav). Pero no es
^
la lectura original , que fue desplazada por el recuerdo de Le 24, 49 ; Hech 68 . La diferencia entre la fe de Abrahán y la de los cristianos se expresa
1, 4 ; 2, 33.38 s ; Ef 1, 13 y por tener ya en la mente 3, 16.29, como piensa Zahn. en los dichos de Rom 4, 17 y 4, 24: xaxévavxi ou ixtoxeuaev ft-sou xoo Ciuozoioo-
La expresión se formó más bien por involuntaria igualación con r¡ Bukova, xoo vxo;< xooe vexpoo; xat xaXoóvxoc xa ovxa y XOLQ itiaxs ú ouaiv hd x óv é'yeí pavxa
.
’Appatfii ITJOODV xov
^ xó ptov TJJJLUJV ex vexpaiv.
166 Gál 3, 15 Gál 3, 15 167

y no despectiva que, por lo mismo, se distingue en su contenido


-
3) 3, 15 29: La herencia de Abrahán
del uso que tenemos en 1, 11 ; 1 Cor 9, 8 ; 15, 32 70. En la frase
está vinculada a Cristo
mencionada no hay f órmula alguna que se tome del judaismo o
a) 3, 15-18: La ley no puede invalidar la promesa del helenismo 71. El ejemplo dice: incluso 72 el testamento válido
implicada en la herencia de un hombre ni lo anula nadie ni se le añ ade nada 73. Es evi -
dente que aquí (kalHjxyj 74 significa testamento, pues aparece en la
Hermanos , hablo como hombre: es igual que un testamento , misma frase como ávfrpdyjcou Seafrrjxr], punto de partida de toda la
que, aun otorgado sólo por un hombre, nadie lo anula ni le añade comparaci ón y en relaci ó n con otros conceptos 75 jurídicos 76.
nada. 16 Pues las promesas se le dieron a Abrahán , y también a
su descendencia, No dice: « y a las descendencias» , como a muchas , 70. Por el contrario Zahn : «Hablo como si de un hombre fuera».
sino como a una sola: «Ya tu descendencia», que es Cristo, 17 Es- 71. Cf . Billerbeck III, 136 ss. Diferente Zahn sobre Rom 3, 5.
72. 0{ia) Q significa en el contexto : «sin embargo», «con todo». Se ha tras-
w

to digo: un testamento dado por Dios , no lo invalida la ley hecha


ladado de lugar: xcurcsp c? vfrpoj7:ou opicoi; ouosU .. Cf . 1 Cor 14, 7; Plat ó n, Phaed.
al cabo de cuatrocientos treinta años , anulando la promesa. 18 Pues
.

si la herencia es por ley, ya no es por promesa: sin embargo, Dios En el contexto se puede traducir por «incluso». El cambio puede haber sido
-
91 c ; Jenofonte, Cyrop. 5, 1, 26 ; Tucídides 7, 77, 3. Cf . K ü hner Gerth II, 2, 83.

concedió su gracia a Abrahán por promesa. —


facilitado — lo que duda Zahn, a. /. , porque el ó p.d> c; = «de igual manera»
está jugando su papel sin pensar en él. Cf . Winer § 61, 4; Blass-D. § 450, 2 ;
Burton, a. /. Cf . J. Jerem ías : ZNW 52 (1961) 127 s.
Pablo inicia una nueva idea que tiene como palabra clave el 73. No se trata de añ adidos que contradigan al testamento, sino a ñ adidos
concepto xXyjpovojiia y aparece en 3, 18 y ( xX povojxoc) 3, 19. Obje- sin m ás. Cf . Sieffert que cita también a Crisóstomo, a. /.; \LT¡ xoX[ra TK; dvax-
^
tivamente la palabra domina a partir de 4, 1, donde se desarro- pétyai p.8 Td xa ü xa IXfttov r¡ xpoo&etvaí ~i . toOTO Y« P eaxtv r¡ liuSiataaostai.
-
74. Sobre el concepto cf . Behm, ThWNT 2, 106 137. Para la literatura,
lla dentro de una comparaci ón especial. Hasta entonces se conti- ibid., 106, nota. Además Burton, 496-505. Sobre Ramsay, 349-370 cf. la cr íti-
núa y amplía el pensamiento preparado en 3, 10-13 y expresado ca de Zahn, 166, 20.
en 3, 14, es decir, que la promesa o la bendici ón y la herencia es- 75. Kopoov aparece especialmente en distintas acciones jurídicas privadas
tá n vinculados a Cristo y que se conceden a los que está n en y p ú blicas y significa : «resolver, convalidar, ratificar». Cf. Tucídides 8, 69, 1 ;
Demóstenes, Or. 20, 93 ; Plató n, Resp., 620e; Polibio 1, 11, 3; 5, 49, 6 ; 56, 1 ;
Cristo (en el Espíritu). Se plantea de nuevo la cuestión de la
herencia con vistas a la ley y se hace como rechazo tácito con-
Plutarco, Sol., 30, 5 etc. ; Gén 23, 20 ; Lev 25, 30 ; Dan 6, 10 ; 4 Mac 7, 9 ; Jose
fo, Ant . 2 , 18. En relació n con los testamentos, cf . la f ó rmula que aparece
-
tra los que creen en la ley. Pero Pablo ya no se detiene a hablar en ellos : 77 xopta, P. Oxy. 111, 491 , 12; 493, 12; 494, 30 etc ; ThWNT
sobre la vida correspondiente a la fe en la ley que contradice a la .
3, 1098, 14 ss; Liddell-Scott, o c.; Burton, a. /., ’Afrexeív que significa en ge -
neral «apartar», quitar, y en relación con leyes, juramentos etc. «abolir» o
vida que procede de la fe en Cristo, sino que habla del papel de «invalidar», tiene aqu í el significado especial de «anular», como en BGU,
la ley como intermediario de la xAY] povop. ía. Considera ahora la 1013, 20: i£stvai jtrjBevi « Oex aat. Cf. también sobre áfr éx| < : P. Lond.
7 cjt;
ley como poder objetivo de la historia y le contrapone la prome-
sa y la fe como potencias.
^
2, 142, 24. BGU 1, 44, 16 etc., aparece á déxrjatc junto a á x ú ptóate , Deissmann,
N. Bibelst., 55 s ; Bibelstudien, 228 s. Para exi 8 taxáooetv como expresión ju-
r ídica especializada no tenemos ejemplo alguno, pero es indudable que sig-
Su primer argumento es que la ley es impotente de cara a la
promesa. En la c úspide del nuevo pensamiento está , V 15, el. nifica tanto como xpoaoiaxctaaeiv, que se encuentra en contextos de derecho
hereditario en el sentido de : «a ñadir una clausula testamentaria». Cf. la cau -
saludo ¿8eX.cpot para despertar algo la atenci ón de los lectores. tela de un 8ia9¿p.evoc en su testamento (156 d.C.), diciendo que tenía que ser
Cf. 1, 11 ; 4, 12 ; 5, 13 ; Rom 10, 1, distinto en : 4, 28.31 ; inválido también lo que escribiera sobre el documento « cpcupo ó jjtev ó;c TI
TCpoo taxaaawv. Y en una inscripción (92 d . C.), referente a un acuerdo sobre
5, 11 ; 6, 1.18. Luego se pone una comparaci ón tomada de la ^
un legado en un testamento, se dice: p.rj8evo<; ¿£ouoíav e ovxoc; akX á ca xt xó jv
vida jurídica. Con ella debe aclararse la relaci ón entre prome-
sa y ley. Kara ¿vfrpavrcov Aiya) —
que tambié n aparece en Rom
&e5o |
* ^
í jL£ V( uv r¡ ¡izraxoifjaai — xá|ioi pdvu) I& SLVGU xa> v kv xqí | ^
< > 7]<ptap.cm ysypa\L-
ULIV íOV áW á at xt r¡ £ topfra> aai r¡ xoTc feYpajinivou; ftpoaBiaxc aafrac.. Sobre todo
3, 5 y como pregunta en 1 Cor 9, 8 — se parece objetiva- ^
este asunto: Eger, o . c., 34, 79 ; ZNW 16 (1917) 93 ss. Cf. la formación aná-
loga de ixi& atx íd' Tjp.t , Dión Cas. 62, 15 y de
^
Josefo, Bell. 2 , 20:
mente mucho a lo dicho en Rom 6, 19 á vfl'pamvov ké fo) : «Tomo un
*

a £ i ü) v xyjt; xupuoxé pav slvai xyjv otaQ- yJxTjv, ev § fJaOLXetx; aaxó ;<
ejemplo de la vida humana » 69. Se trata de una fórmula neutral eYÉ YPa7IT° í cf Ant. 17, 224.
*

76. Sobre la cuestión de si a este ejemplo responde un derecho especial


69. Burton: «I draw an illustration from common human practice». y cu á l sería : romano, jud ío o helenístico, cf. la literatura que da Zahn a. /. ;
168 Gál 3, 16 Gál 3, 16 169

0£ Ó C 9 xat eiTcev ó Oeo;< xpo A¡3 paa¡i Eu §é TY]V Ó ta& xvjv ¡JCO ü 5ta -
Pablo resalta la inimpugnabilidad de un testamento humano
válido jurídicamente por parte del mismo tentador 77. Ou óeíq es
^
TYjp ast !;, ai) xai Tó aTu épgá aou^ jisLa a é sí c Tac fsveá c a ú xíbv 10 xat
'

á ux7¿ V) Staft xv], í jv $taT7] piaste, á v á (isoov áfiou xat UJJUOV xat á v á
^
aquí probablemente el legante mismo. Pero Pablo no saca inme-
diatamente la consecuencia a minore ad maius por ejemplo: si ^
ji é aov xou axé pptaTOC croo jjtexá as sí q xac ~f £ veá; a ú xcbv iceptx ; nr¡8, ae-
xat 6 }i(bv 7tá v aposvtxdv. 11 xat nepixpir osoO'S TY]V aá pxa xf¡<; á xpo
*

^ -
ni un testamento humano se puede cambiar, mucho menos el
testamento de Dios. Más bien hace constar primeramente que se
trata , al hablar del testamento divino, de promesas hechas a
^^
pü oxíac UJJUóV, xai éaxat év a 7¡|xe í u) í iafhí jXTjc «va jiéaov éfiou xai ú umv.
Por esta cita se ve claro cómo entendía Pablo las ¿Tta eXíat
Abrahán y a su descendencia, y que esa «descendencia» es Cristo, que se llaman aquí también StadrjxTj de Dios 80. En el texto del ^
V, 16. Téngase en cuenta que para Pablo es tan natural la iden- AT implican tres cosas : la fecundidad de Abrahán y su des -
tidad de hiabr¡ y.r¡ con las é xa- ekíat que sustituye sin más éstas por cendencia , la posesió n eterna del país y el «ser tu Dios y de tu des -
^
aquéllas. La esencia de la frase 16a, que casi parece una cita 78, cendencia». Evidentemente que Pablo consideraba las dos pri
meras promesas sólo como garantía de la última , de modo que a
-
es que las promesas se hicieron precisamente a Abrahá n y a su
descendencia. Las promesas son las que se mencionan en Gén él sólo le interesaba el hecho de una xto¡povo|ua prometida y no su
12, 2 s. 7 ; 13, 15 s ; 15, 4 s ; 17, 1 s ; 22, 16 s ; 27, 4 s y constituyen contenido. Importante es para el apóstol que las promesas se hi -
la bendici ón que Abrahá n ha recibido. Cf. también Rom 15, 8 ; cieron a Abrahá n y a su descendencia 81. El dativo no indica na -
Hech 7, 5 ; Heb 6, 13. Sobre todo interesa Gén 17, 1 ss 79 que por turalmente en favor de quié n o en relaci ón con quién se hicieron ,
eso vamos a citar : ’Ef évexo óé ’ Aflpa[L éxcbv é vevVjxovxa évvéa, xai «sino sencillamente para qui én, a quién se hicieron las promesas»
(íxpífrj x ú piot; xqj ’AppatA xai ebtev aux <p ’ Ey ó) equ ó dsoc aou euapsa- (Sieffert). Con el xq> 07cé p|i.axt auxo ü da la Escritura 82 al lector una
xst évavx í ov é|Jioo xai -pvou ajisfizxot;, 2 xai é aofiat TYJV Sta & YjX7¿ v indicación velada conforme con la exégesis hal á khika 83. Este in -
^ ^-
fiou á v á fiiaov é jioo xat ává jisaov aou xai irk O uva) ae ocpo & pa. 3 xai
dicio apunta hacia el ele, hacia Cristo 84, al heredero universal de
Ixeasv ’Á ppapi érci 7tpó ao>7tov auxoü, xai \ í ákr¡oev auxíp ó frsóq Xé cov .
^
4 Kai e co tSoo f ¡ 8 ta8,7]X7¿ [íQU ptexa aou , xai lo-q 7iaxVjp Tzkri&ooz éfrvcó v.
^
5 xai... é axai tó óvopiá aou Appaapi, oxt rcax é pa TCOXXíü V édv <bv xéd-stxd 80. Cf . Sal 104, 8 ss.
ac, 6 xat ao £avco OE acpdSpa acpoí pa xai O- Vjoco ae etc xai ¡3aatXs íc; 81. Cf., sin embargo, Rom 9, 4 ; 15, 8; Heb 4, 1 ss ; 11, 9.11 ; Hech 13, 32 ;
ex aou ¿ eXsóoovxat . 7 xai ax7] oo> XY]V Ó tafrVjXYjv piou á v á fiéaov é jioü 26, 6 s, donde la promesa se refiere a Abrah án y la descendencia que abarca
^
xat dv á fr éaov aou xai á vá jisaov xo ü a 7C 6 p[iaxdc aou jiexá a é etc; sveás
auxa> v etc Stadrjxyjv auímov slva í aou ds óc xai TOO a ^ é pjxaxdc oou [isxá^
a los herederos naturales y a los gentiles creyentes. Con la idea mencionada
en primer lugar sigue Pablo la tradición judaica, cf. SapSalom . 12, 21 : Tote
Taxpá otv dpxouQ xai aovibpcac e$ a> xac á fafraW oxoa é aeoov ; Test. 12 Patr., José
^
'

.
a é 8 xai Scnaco aot xai xtp ax é pjxax í aou [t £ x á aé r/ jv 7] v Tiapoi - 20 : ó fre óc... ixá fyi ó p-áe etc xa; iTa eUaQ T (i> v xaxé pojv 6 p.<35 v. Ejemplos rabíni-
^
'

cos se tienen en Billerbeck III, 207 ss. Con la afirmación de que las promesas
xetc , xaaav TY¡V yyjv Xavaav , etc xaxá a eatv auoviov xat éaoaai aü xoí; t
^ valen también para los creyentes de la gentilidad, se pone Pablo en oposición
estricta con su tradición jud ía, que conoce ciertas promesas a lo más para los
prosélitos, cf . Ex. R . 19 (81 b) en Billerbeck III, 207 s y Gén R. 70 (44 d );
ibid ., 488 s. Cf . Xav. a Valliseto, Et semini tuo qui est Christus ( Gál 3, 16 ):

-
-
E. Bammel , Gottes 5tafr 7 jx7¡ ( Gal 3, 15 17 ) und das jüdische Rechtsdenken:
NTS 6 (1960) 313 319, defiende con poderosas razones que Pablo piensa en la
-
VD 12 (1932) 327 332 ; L. di Fonzo, De semine Abrahae , promissionem herede,
-
iuxta S. Paulum in Gal 3: VD 21 (1941) 49 58 ; D. Daube, The Interpretation
disposición jur ídica mtnt bry’ segú n la cual la resolución tomada no puede of a generic singular in Galatians 3, 16 : JewQuartRev 35 (1944-1945) 227-330;
ser revocada o cambiada . Se puede cumplir en cualquier momento y tiene efec- id., The New Testament and Rabbinic Judaism (1956) 438 ss.
to inmediato. Cf. asimismo Billerbeck III, 549 ss. Digno de atención es el
uso de conceptos jurídicos del helenismo.
82. Para -
hay que suplir como sujeto d eo'c, así como para eppyjfirjoav
habrá que añadir : óTC ó freoñ y quizá también n 7 pacpy¡. Cf. Rom 15, 10; Bi-
77. Cf . también las claúsulas de castigo de la helenística en Eger, llerbeck III, 314.553.
o. c., 34. 83. Cf . Sanh 4, 5: «...así lo vemos referente a Caín: "La múltiple sangre
78. ’mr es en el derecho rabínico, lo mismo que ktb, término que designa demé de tu hermano grita hacia mí desde la tierra” (Gén 4, 10). No se dice:
la fijación de un testamento. Cf. E. Bammel, o. c., 316, 2. "la sangre” (singular) de tu
hermano, sino la "múltiple sangre" de tu hermano,
79. Así Zahn. Sieffert piensa en Gén 13, 15. Pero también 17, 1 ss con- su sangre y la sangre de sus (posibles) descendientes». Billerbeck I, 1001 ; cf .
tiene una indicación de la xXTjpovoji ía y además aparece repetidamente la pala - III, 553.
bra tiiafcp»). Billerbeck III, 533 piensa en Gén 13, 15 ó 17, 8 ; cf. asimismo
22, 18.
84. Leen o y no 6;: D* 81 r Ireneo t, Tertuliano, Ambrosiaster, Agus
tín . "0; es corrección estilística. ^ -
170 Gál 3, 17 Gál 3, 17 171

toda promesa. Al apóstol no se le podrá entender de otra ma- nos teniendo en cuenta que ésta se a ñadió tardíamente a la pro -
nera. mesa. The major premise of the argument is in xexupwpiavTrjv 8 ta -
Las consideraciones exegéticas en 16b tienen sólo sentido si &7¡XY]V o 68sis... IxtStaxaaasxai of v. 15, the minor premise is in the
prueban que es a Cristo precisamente a quien, junto con Abrahán, 6 jj.exd xsxpaxoaia xai xpt áxovxa sxr< yeyovux; VOJLOC of this verse (Bur -
se hicieron las ixcqfeX í at . No se deberá, pues, traducir oTcé pjta por ton). Así se pone Pablo otra vez contra la tradici ón judía, pues
«prole» y decir que Pablo piensa en la «que desciende de Abrah án ésta atestigua por testimonio escrito y revelación divina que tam -
por medio de Isaac», «por contraposición con Ismael y su es-
tirpe» (Zahn). De esto aquí no se habla en absoluto 85. La contra-
bié n Abrahán conoci ó la tora —y la cumpli ó 89 —por propia
iniciativa . Para la tradición judía tiene, por tanto, la revela
90
-
posición la expresa el mismo Pablo, es la de <»> ;< á-rct xoXXcbv, «como ción de la tora en el Sinaí sólo una importancia relativa, de modo
si se tratara de muchos» y la de ’ ¿V ó Q «como de un (hom- que poca mella le hubiera podido hacer el argumento aquí aducido
bre)» 86. Es la,misma contraposici ón de Rom 5, 15 s, la que hay por Pablo.
entre los « muchos» hombres y el «un hombre, Jesucristo» o el
« uno ».
El x ü pouv que empezó con la palabra de la promesa pues
Dios declara «válido» — se reasume ahora con icpoxupouv . El

Otra cuesti ón es naturalmente, si Pablo no tuvo mayor faci-
- -
7ipo xopo 5v correlativo con el uexd posterior (Sieffert ), resalta la
lidad en relacionar o é pjia con una sola persona 87 por el hecho de supremacía temporal de la promulgaci ón válida de la 8ia{W¡x7¡ de
pensar por adelantado en un descendiente, con el que se rela- Dios 91. Ahora ya se habla de la relación de la promesa con la ley
ciona la descendencia. Habrá que decir que sí. Este único des - y en oposición con la convicci ón jud í a 92. No se menciona más el
cendiente (ox¿ p|ia ) incluye para Pablo simultáneamente en su per- ejemplo en el que es claro que tiene que ser válido un testamento
— —
sona la descendencia de Abrahá n v. 29 , puesto que es el se-
gundo Adá n y , aunque uno de los hombres, es al mismo tiempo
que precede a un segundo que lo debe ampliar o rescindir. No se
toma de la comparación la insistencia en el mucho espacio exis -
el prototipo de los creyentes. Cf. 1 Cor 15, 22.44 ss ; Rom 5, 14. tente entre promesa y ley, sino que parte de la misma cosa compa -
En V. 17 se retoma el pensamiento interrumpido en 16b y se rada. Magnitudo intervalli auget promissionis auctoritatem
introduce la aplicaci ón del ejemplo de v. 15 con un xouxo 8s Aí C». (Bengel).
Al advertir que un testamento humano es inviolable, no se quiso ^
decir sino que el testamento otorgado en las promesas a Abrahá n
y su descendencia 88 no puede ser anulado por la ley, mucho me-
133, 40 ss. Tampoco O. Michel, Der Hebr. (1936) 117 ss, sobre todo 119,
desconoce el hecho, aunque quiere conservar también como «solución de emer
.
gencia» la antigua traducción de «alianza». Cf. ibid , 87 s. 97.
-
85. Distinto en Rom 9, 7 s. Cf . Rom 4, 13.16. 89. Cf. Apoc. Bar 57, 2: «En aquel tiempo (el de Abrahán) les era cono-
86. Sieffert : El «t»c se dice aquí de la idea y finalidad del que habla». cida en general la ley no escrita y fueron cumplidos entonces ( por Abrahán)
87. Era posible tal relación, porque también el axé pga de LXX, como tra- las obras de los mandamientos. Y entonces surgió la fe en el juicio futuro,
ducción de zera \ se empleaba a veces respecto de un descendiente personal. Cf. y la esperanza de que el mundo será renovado fue fundamentada entonces,
Gén 4, 25 ; 21, 13 ; Dt 25, 5 ; 1 Bao 1 , 11 ; 2 Baa 7, 12 ; 1 Crón 17, 11. En el griego y la promesa de la vida futura se cimentó entonces». Jubil 24, 11 : «En tu des -
profano el cxspjJLa, en singular o plural, puede indicar tanto el descendiente cendencia (la de Isaac) serán benditos todos los pueblos de la tierra, porque
como los descendientes : Píndaro, Olym. 9, 61 ; Esquilo, Eum. 909 ; Prom. tu padre ha escuchado mi voz y ha observado mi indicación, mis mandatos,
. .
705; Sófocles, Oed. Col. 1275 ; Oed. R. 1246; Platón, Leg 841 d ., 853 c. Cf. mis leyes, mi ordenació n, mi pacto». Qid 4, 14, al final : «...Vemos que nuestro
también Dan (0) 11, 31 ; 4 Mac 18, 1 ; Josefo, Ant. 8, 200; Ps Phokyl. 5, 18. padre Abrahán ha observado toda la tora antes de ser promulgada, pues se
Se encuentra en la literatura rabínica además la designación zr‘ ’hr «otro des- dice: como premio a que Abrahán ha escuchado mi voz y a que ha guardado
cendiente» o zr' mmlwm ’hr «descendiente de otro lugar», refiriéndose al Me- lo que debía observar referente a mí, mis mandatos, mis estatutos y mis toras,
sías. Cf. Billerbeck I, 26 c; III, 553. Gén 26, 5». Tanch B. Id Id § 14 (36 a) : «Antes de hacer el mundo, guardaba
88. Ata íbjxr) no se debe traducir aqu í tampoco de otra manera, aunque Dios la tora para Abrahán, pues se dice: como premio a que ... Esto indica
Pablo ahora piensa en los 8ta{B¡xca de LXX, de los que habla en otros lugares: que Abrahán ha observado todos los mandatos y todas las toras».
4, 24 ss, Rom 11, 27 ; 1 Cor 11, 25 ; 2 Cor 3, 6 ss (Rom 9, 4; E f 2, 12). 90. Cf . Billerbeck III, 205 s.
Esto indica claramente que el concepto poseía una gran riqueza para 91. El etc Xptaxóv (in Christo) que tienen tras heoD : D G K* pl d g sy ,
el apóstol. Por eso es bueno traducirlo como convenga en cada circunstancia, es una glosa exegética recordando 3, 14 y a imitación de 3, 24.
resaltando así un determinado aspecto. Cf. Heb 9, 16 s, donde se pasa del 92. npoxopouv no se encuentra, en cuanto yo veo, en la literatura no cris-
concepto de «disposición» de LXX al helenístico de «testamento», ThWNT 2, tiana. El término se relaciona con el tiempo de aparición de la ley.
172 Gál 5, / 7 Gál i, 18 173

El vojioc es la ley mosaica aparecida histó ricamente en el Pero si la ley no destruye la promesa , ¿no la completa al me -
Sina í 93, cf. Rom 4, 15 ; 5, 13, 20, que act ú a a ú n ahora (perfecto). nos, de modo que la bendici ón y la herencia fluyan de la promesa,
Vino 430 a ñ os después de la £% a~qeX í a a Abrahá n y su descenden- cumplida en Cristo, y de la ley ? Sólo hay un no también para
cia. La cifra 94 se apoya en Ex 12, 40 s A F B * ( ?) : r¡ Se xaxotx au; esta cuesti ón. Ley y promesa se excluyen absolutamente. Tampoco
Tü> V ü tcóv TapafjX , 7¡v xaTajxrjaav é v fig Aty Ó TCTO) xat é v Xavaav , STTJ ^ está la promesa incluida en la ley ni act úa con la ley, como quiere
xetpaxo'ata xpt á xovxa , 41 xai á yevexo ;tsxá xa xsxpaxoaia xpt á xovxa exvj la tradici ón judía 97, que reconocían también en parte los adver -
é £r¡X0-ev xaaa r( Sdvajuq xupto ü éx Atytjrcxou. Ex 12, 40 s B y otros sarios de Pablo, sino que promesa y ley se contradicen.
calculan el tiempo de permanencia de Israel en Egipto y Cana á n Esto se había echado de ver ya en w. 10 12 al mostrar allí -
en 435 a ñ os. Gé n 15, 13 y Hech 7, 6 dan alrededor de los 400 a ñ os. el distinto principio y el distinto fruto de la ley y la fe, que está
E TM , por el contrario, calcula en 435 a ñ os só lo el tiempo de per- supeditada a la persona. Ahora , V, 18, hace constar otra vez Pa -
manencia en «Egipto. Se ve que Pablo sigue una cronolog ía de- blo lo mismo expresamente, diciendo que ambas, ley y promesa,
terminada , pero no hace cálculos por su cuenta . Esta ley tan tar - no pueden comunicar el mismo bien. O 98 es la ley 99 la que trae
d í a no anula 95, pues, el testamento de Dios ni , por tanto, des- la herencia o es la promesa. Se excluyen mutuamente como fuente
truye 96 tampoco las promesas de Dios. La promesa misma es de la esperanza mesi ánica. Pero Dios se ha decidido ya por la
el testamento. promesa . « Por promesa se ha mostrado Dios propicio a Abra -
há n » 10°.

93. Sobre ye -fovox; cf . Me 1, 4 ; Jn 1, 6.17 ; 1 Jn 2, 18.


94. Acerca de esto Billerbeck II, 688 ss. 97. Cf . 2 Mac 2, 17: o Zk freoQ ó acóaa;< x ó v x á vxa Xa'ov auxoO xat aixoSoui;
95. ’AxopoDv es «abrogar, abolir, revocar» en m últiples asuntos. Cf . 4 Mac XTJV xtajpovopuav itaatv xat xo paatXsiov xat xo UpctTsu|jLa xat xóv áytaa|ióv, 18
2, 1 ; 5, 18 ; 7, 14 ; 17, 2 ; 3 Esd 6, 32 ; Mt 15, 6 ; Me 7, 13; Josefo, Ant . 18, 304: xafhos é xYjYyetXaxo 8 i.á xoO v ópoo. Si en Apoc. Bar 57, 2 (cf. nota 89) está la pro-
á xupoOv a úxoxpá xopoq á vó p ó c; IvxoXác ; Ditt .Syll., 742, 30 s : r¡xupd> a&at xac mesa junto a la tora, seg ú n 59, 2 ésta contiene en sí la promesa : «Pues en aquel
xax’aóxtuv txypacpac; xat ocpeiXijjiaxa ; Diodoro Síc. 16, 24; Dionisio Halic. 2, tiempo iluminaba la luz de la eterna ley a todos los sentados en tinieblas, para
72, 5 ; Plutarco, Lyc. 9, 2 : v ó juap.a ypuoouv ; Dió n 48, 6. Cf . dxupoov ÓTtofbjxriv , anunciar a los creyentes la promesa de su vida y a los incrédulos el tormento
Preisigke, Sammelbuch, 5676, 9. de fuego que está preparado». Existe, pues, una relaci ón entre promesa y cum-
96. Kaxap etv es raro en la literatura griega. Eur í pides, Phoen. 753: OTCOX; plir los mandamientos. En Apoc. Bar 46, 5 s se dice: «Preparad vuestros cora
^
av y.r¡ xaxapY<I)p.ev yé pa = estar inactivo, dejar descansar. Polibio, Fr. 176: zones única y exclusivamente de modo que obedezcáis la ley y que os some--
xaTTjpYyxévai xo ó xaipo úc, dejar pasar las oportunidades. En LXX sólo aparece tá is a aquellos que son sabios y entendidos en el temor (de Dios), y procurad
en 2 Esd 4, 21.23;^ 5, 5; 6, 8 ; en el sentido de impedir {btl aram.). Cf . P. Oxy . 38, no apartaros de ellos. 6 Pues si obrá is as í alcanzaréis las promesas que os he
17: xaxapyo ü vxóc p.e yetpó xeyvov ó vxa. Por el contrario se encuentra xaxdpYYjoLi; anunciado, y no caeréis en el tormento de que os he testificado antes». Para
con el significado de destrucción en Sym. Sal 45, 9 ; Lament 1 , 7. En el NT lo Pablo todo depende, por el contrario, de que la promesa de Dios, independien-
tenemos en Le 13, 7: XTJV yrjv xaxapYe?v > «dejar descansar la tierra , dejarla de te de todo rendimiento de los hombres y, por tanto, del que exige la ley, es
barbecho» (Zahn ). En Pablo, que usa la palabra 24 veces, domina el signifi - pura benevolencia de Dios, al que exclusivamente se doblega la fe. Sólo así
cado «destruir». Se encuentra especialmente, en activa o pasiva, en contextos son esa benevolencia y su don inconmovibles. Cf. Rom 4, 1 3 ss. Cf. asimismo
escatológicos: 1 Cor 2, 6 ; 6, 13; 13, 8 ( = rct*x£ tv, rca ústv) ; 13, 11 ; 15, 24. 26 ThWNT 2, 578 s.
(cf. 2 Tim 1 , 10 ; Heb 2, 14) ; 2 Tes 2, 8. Desde esta perspectiva es como hay 98. OuxéxL es lógico y no histórico, lo mismo que en Rom 7, 17.20; 11, 6.
que entender también Rom 6, 6 ; 7, 2.6. La destrucci ón en que all í se piensa 99. La carencia del art ículo expresa el carácter cualitativo de v ó y.o; y
_
es_ un acto sacramental escatológico. KaxapYYjfrfjvat es con toda seguridad = ixafyeXia.
óLTOFTAVETV. Hay que traducir por destruir también en G ál 5, 4 (cf. « xofravetv á x ó, 100. XaplCojiat significa sobre todo : 1) «hacer a uno algo agradable,
Col 2, 20) y 2 Cor 3, 7.11 (opuesto a pivetv). 13.14. Es probable asimismo ese un favor, un servicio, tener una atenci ón con uno». Jenofonte, Mem. 3, 11, 10:
significado en Rom 3, 31 ; 1 Cor 1, 28 (intensificación respecto de xaxatoyóvsiv) ; é ji Xé-xoDoa yap í £oto
Ef 2, 15, aunque cuadra igualmente en los dos últimos lugares citados el sig-
nificado de «quitar poder ío», lo mismo que se puede traducir xax. en G á l
^ xai 6 xi áv Xsyouoa, e ü^ppa í vote ; Plató n, Euthyd., 275 a:
yapicTaftov é jiot xat xoúxotc xaotv. 2) En pasiva
nifica : «ser agradable, grato, ser amable y digno, deseable». Homero, Odisea-
y sobre todo en perfecto sig
5, 11 por «anular» y en 1 Cor 13, 11 por «quitar». El sentido de xax. en G á l 6, 23 : xeyaptoxo fruyup ; Plat ón, Soph.> 218 a: rcaatv xeyapiapivoe east ; Gorgias
3, 17 está asegurado por el hecho de que tiene que corresponder objetiva - 502 b: la'v xt a óxote |iiv 9 xat
~ xeyaptopivov ; Polibio¡ 22, Xcyapiatisvov ; Demóstenes, Or. 14, 1 : X070V
mente al dfrexetv de v. 15 y al á xopo ü v y porque, además, en la formulaci ón enrsiv 2, 6, etc. 3) Tiene el significado también
paralela de Rom 4, 14 son inseparables el xaxr¡ p ~¡r¡zca ft ira Xia y el xsxévojxai de «dar, regalar algo con gusto». Homero, Odisea 24, 383; Arist ófanes, Equ .
^
riaxu;. Habrá que traducirlo por «anular» o por «destruin>, pero no por 54; Thesm. 756, etc.; Jenofonte, Cyrop. 8, 6, 23; Polibio 16, 24, 9, etc. Ent
y

«hacer ineficaz» (ThWNT 1, 453, 32 s; Burton). LXX sólo se encuentra este último significado: Est 8, 7 : et xávxa xa órcápyov-
174 Gál 3, 18 Gál 3, 19 175

En su gran brevedad v. 18b resalta tres cosas : que Dios ha to- quiere ú nicamente una posesi ón aparente. Quien quiera vivir de
mado ya lar decisión que sigue en vigor (perfecto) y no ha sido in- la promesa y de la ley dilapida su herencia por la participaci ón
validada. 0 heoc va intencionadamente al final. Segundo : Dios maldita de la ley, por la cólera que ella causa. Sólo quien está
se ha decidido por la y no por el V óJJLO;. Tercero: esta de- ú nicamente de la promesa de Dios será bendecido con la herencia
cisión fue gratuita, prueba de su amistad y de su bondad, que pre- de Dios, pues se halla en la Stxatoaó vr¡ TC í GTCíOQ, en la justicia que da
cede y excluye todo mérito que se deba a acciones propias. la fe, segú n f órmula Rom 4, 13.
Atendiendo a la relaci ón histórica entre promesa y ley es
claro que la promesa y con ella la herencia no pueden derogarse
con la ley. Incluso el testamento humano puede ilustrar esto. -
b) 3, 19 29 : La ley ha sido nuestro pedagogo hasta Cristo
Pero atendiendo a la relación objetiva de ambas realidades, es
igualmente*claro que la promesa no puede ser completada por la Entonces ¿por qué la ley ? Por causa de las transgresiones se
ley y que, por tanto, la herencia no puede fluir de ambas fuentes.
La Escritura enseñ a estos dos aspectos en su relato sobre
añadió, hasta que viniera la descendencia para la cual era la pro
mesa, y fue promulgada por ángeles, a través de un mediador.
-
Abrahán.
La éiza ek í a TOO Deob es inconmovible e irrescindible realidad
20
Pero no hay mediador de uno solo, y Dios es uno solo. 21 En -
^
que contiene en sí la salvación mesiánica de la herencia y que está
tonces ¿la ley va contra las promesas de Dios? De ningún modo.
vinculada a Abrahán y a Cristo. El mundo vive sobre todo de la
Pues si se hubiera dado una ley capaz de dar vida, entonces real
mente la justificación vendría de la ley : 22 pero la Escritura lo
-
palabra dada por Dios a Abrahán y a Cristo. La ley vino demasiado encerró todo bajo el pecado para que la promesa se diera por fe
tarde y no pudo derogar nada de la promesa. No otorga posesi ón en Jesucristo a los que creyesen. 23 Antes de que viniera la fe, está-
real alguna. No proporciona herencia alguna escatológica, di- bamos encarcelados bajo la ley, encerrados para la fe que se iba a
vina 101, ni enriquece a nadie. Quien vive de la ley o bajo ella ad -
revelar. 24 Así , la ley se hizo nuestro pedagogo para Cristo, de
modo que nos justificásemos por fe . 25 Pero al llegar la fe, ya no
estamos más bajo el pedagogo , 26 Pues todos sois hijos de Dios
.
xa . . e aptoaJX 7JV ooi ; Sir 12, 3 ; 2 Mac 3 , 31 : xo yapíoaaíhu; 3, 33 : 5ta yáp
^
aoxóv oot xsyá piaxai x ó ó x ú pioz ; 4, 32 etc. , mientras que Aristeas, 38.228 por fe en Jesucristo: 27 porque cuantos habéis sido bautizados en
Cristo, os habéis revestido de Cristo. 28 No hay judío ni griego,
quiere decir «mostrarse bondadoso» y Josefo, Ant. 6, 144 en la locución á jiap-
x axa apiCeafrat deja entrever el significado de «perdonar» . En el NT utiliza no hay esclavo ni libre, no hay hombre ni mujer : pues todos vosotros
^ ^
Pablo esta última significación en : 2 Cor 2, 7.10 ; 12, 13 ; Ef 4, 32 ; Col 2, 132;,
3 , 13 y lo hace, como se ve en determinados lugares , por ejemplo , 2 Cor
sois uno solo en Cristo Jesús. 29 Y si sois de Cristo, entonces sois
descendientes de Abrahán, herederos seg ún la promesa.
7, apoyándose en el significado de «ser amable, hacer un favor, un beneficio» .
Además se halla como «regalar» : Le 7, 21.42.43 (condonar); Hech
27 , 24 ; Rom 8, 32; 1 Cor 2, 12 ; Flp 1 , 29 ; 2, 9 ; Flm 22. En todos estos lugares Si la ley nada tiene que ver con la herencia e incluso impide
se expresa simultáneamente lo amistoso y gratuito de los dones de Dios. Cf,. entrar en posesión de esa herencia que la promesa incluye y co-
Moulton-Milligan, o.c. : «The two meanings usually assigned to this verb
"show kindness to" and "graciously bestow", can handly be separated as the munica, entonces se plantea la cuesti ón del significado de la ley
following miscellaneous exx . show» , P. Lond. , 42, 32 ; P. Tebt . I, 56, 16 ; P. como tal. Se trata de una cuesti ón que se ha hecho candente por
Oxy . II, 292, 9, etc. Hech 3, 14; 25 , 11.16 habrá que traducirlo, por el con- todo lo dicho hasta ahora. Pablo plantea la pregunta , V. 19, al
trario, por «conceder» ,' «entregar» , «poner en las manos» o parecidos. G ál 3-, escribir: T í o &v vojxoc. La pregunta contin ú a retóricamente io2 el
18 puede traducirse yapt Ceafrai lo mejor por «mostrarse benévolo» , y natural
mente habría que pensar — sin necesidad de tener que suplir un complemen- raciocinio y es en sí misma una elipsis 103 y significa: «Entonces
to en el don de ese mostrarse. Quizá tengamos aquí una resonancia termir-
— ¿por qué la ley ?» 104, o también : «¿Qu é ocurre, pues, con la ley ?»
nológica del derecho hereditario. El testador se reserva ;el derecho de ¡
xpoaStax á aoiuv rj áxé po.' ;t yaoiCó p-evot; 7j xa! aXXo TI [ü ouXó pisvoc en el documento
del legado. Sobre todo este asunto cf . Passow , Moulton-Milligan , o.c., Win- cluye el presente de tal herencia escatológica . La xXr¡povop. í a se recibe en el Es-
disch sobre 2 Cor 2, 7 . pí ritu ya ahora — Siá T7j;
< x í oxeiuq : 3 , 14.
101 . Acerca de xLjpovopúa cf . ThWNT 3 , 766 -786 , especialmente lo que .
102. Cf . Bultmann, o. c , 53, 101 .
dice Forster, 783, 34 ss hasta 785, insistiendo con razón en el carácter esca- 103. Blass-D. § 480, 5.
tológico de este concepto, que, por supuesto, y precisamente en Gál no ex- 104. Sobre Tí con masculino , cf . 1 Cor 3, 5 : Tí OOV ioxtv ’AxoXXdx;; Jn 6, 9.
Gál J, 19 177
176 Gál 3, 19

(Sieffert) 105. Pregunta no sólo por la finalidad de la ley, sino en


bres, que los llama hacia sus obras — de esta ley se est á hablan

do , esta ley empí rica que tiene su cronología precisa , no perte
--
general por su puesto y su significado en todo el acontecimiento nece a la esencia del cosmos, sino a su historia. No se ha hecho
salvífico. Se da la contestación en varias etapas. Primeramente en con la creación. Por último, pertenece, dentro de la historia del
los vv. 19-20, pero se aclara más en v. 21 s con un planteamiento
nuevo y m ás concreto, y recibe una mayor aclaraci ón al desarro-
cosmos, no a sus fuerzas primarias consideradas histórica y obje
tivamente. La promesa de Dios la precede.
-
llarse estos versos en v. 23-29. Es claro que los versos 19-29, a Tales ideas sobre la ley reciben su clarificaci ó n con el TO> V
la vista de la interrelaci ón de las ideas, pueden y deben ser inter-
pretados en mutua interdependencia.
7capa|3áo£ tov y á piv. Formalmente considerado, yá piv no indica sola -
Ya la expresi ó n 7cpoaetsdr¡ de la primera respuesta es elocuente.
La ley fue «a ñadida». Lo que se quiere decir es que vino 430 a ñ os
. —
mente la causa originante cf. Le 7, 47 ; 1 Jn 3, 12 ; Ps. Clemente,
-
Hom 11, 16: xtbv x;apaxT(op.<mov yá piv r¡ Tifiopta exe ou — , sino tam -
bién la finalidad , aquello en cuyo favor se hace algo, cf. Prov
después de la éicafYeX ía 106. La ley es una añadidura. También en 17, 17 ; 1 Tim 5, 14 ; Tit 1 , 11 ; Jud 16. Siendo esto así es f ácil
Rom 5, 20 se habla de ella como de algo agregado. All í en lo que suponer que xo> v xapa¡3daeo> v y á ptv no significa « para dar a conocer
Pablo piensa es, remitiendo a 5, 12107, en el TcapsiasXO- sí v para las transgresiones» (Calvino, Burton), sino más bien: «para pro-
pecado y muerte. Pero es útil, con todo, para medir rectamente vocar las transgresiones» 109. No basta seg ú n el contexto, dice
la importancia de la ley en G á l 3, 19. El recuerdo del carácter Sieffert con razó n , «designar el conocimiento del pecado como
de mediación que la ley posee puede impedir el colocarla a un finalidad de la ley, sino que Pablo tuvo que hacer notar que la
mismo nivel con el poder del pecado y de la muerte
, aunque sólo
. rev és, la menci ó n de los poderes ley ha debido realizar conforme al plan divino precisamente lo
fuera en un sentido formal Y al
objetivamente contrario de la dixaioa ó vY] en el plano de los hechos
a los que pertenece la ley puede indicar en qu é contexto se la puede (no sólo en el de la subjetividad )» no. Tampoco es exacto decir
encontrar dentro del cosmos.
En Gál 3, 19 se presenta la ley mediante el ' jrpooeté rj como un ^ con Lipsius: «Para dar a los pecados (ya anteriormente existen -
factor secundario en relación con la promesa que fundamenta la
tes) la impronta de transgresiones positivas de la ley », pues se
gún Pablo, como indican Rom 4, 15 ; 5, 13.20 ; 7, 13, antes de la
-
salvació n y la historia de ésta. Tal ley es una interpolaci ón con ley existía en rigor el pecado y no los pecados. Hay que formular,
vistas a la voluntad salvífica de Dios. No pertenece, como pien- pues, de esta forma : la ley ha sacado a luz las transgresiones
san los jud íos, a las «siete cosas, que fueron hechas antes de la
creaci ón del mundo» 108. La ley que causa las soya de los hom-
como tales, en cuanto que el pecado se concretó en las transgre
siones.
-
lugar
105. Cf. las numerosas y en parte antiguas correcciones de este
variados intentos de aminorar
que, como nota con raz ó n Oepke , indican los
lo escandaloso de las expresiones paulinas. ÍIpooet é 7¡ que «sabíapor
^ a la doctrina obras, mucho antes de...». Cf . además Gén R. 1 (2 b, 14) : «Seis cosas prece -
de Marción o al menos a la de Valent í n» (Zahn ), se sustituyó
( po
, Jerónimo,
- dieron a la creación; algunas de ellas fueron (verdaderamente) creadas y otras
subieron en los pensamientos (de Dios), para (alguna vez) ser creadas. La tora
sita est) en: D * G d g Clemente, Or ígenes, Ireneo, Ambrosiaster zaoapá- y el trono de la gloria fueron (verdaderamente) creadas...».
Agust ín , vg. ripá eojv a veces con y a veces sin yá piv se lee en lugar de
^—
jernv en : P46 G g d Ireneo, Ambrosiaster, Victorino.

106. « El itpo;<
Ilapa ó oecov yecpLv lee D *.
^
del verbo retoma de nuevo la idea de ó p.ex á xexpaxóaia
109. Cf . Lutero I : Ut abundet peccatum, quod sine lege mortuum erat.
Pero Lutero III (WA XL, I, 487) dice: « Apposita i .e., ut augescerent, i .e.
congnoscerentur et magis viderentur nostrae transgressiones, et re vera».
no
:::i xpiáxovxcc IXTJ Y Y ( V ó JJLOC; de v. 17» (Zahn). En el contexto Pablo
; £ 0 V
^
piensa verdaderamente en un apéndice de la ley positiva a la natural como
quiere Scháfer. Para Pablo la tora es además, como indica Rom , 14 s
2
,
, el
Sus consideraciones siguientes resaltan fuertemente esta idea. Pero no está
incluida en Gál 3, 19, donde se trata de la ley antes de Cristo y hasta Cristo.
110. Scháfer, siguiendo a : Ireneo, Agust ín, Tomás, Estius, Reithmayr,
punto de partida. Desde ella se atiende a la «ley natural». Bisping, quiere encontrar ambas posibilidades en la fórmula paulina, es decir,
107. Cf. O. Michel, Der Brief an die Romer (1955) 127, 1 ; O.
Kuss,
«ampliación de la conciencia de culpabilidad y aumento de las transgresiones,
Der Romerbrief (1957) 240. lo que lleva nuevamente a un afianzamiento de la conciencia de culpabilidad ».
108. Oepke remite con razón a Bar Pes 54 a ; Billerbeck IVla , 435: «Siete
de la creación del mundo : la tora, penitencia, Para encontrar lo que quiere, complica de modo artificial la expresión que en
antes
cosas han sido creadas
, el infiemo (gehinnom ), el trono de la gloria, el santuario -
sí es sencilla. Su exégesis y, en parte, la de aquellos en quienes se apoya depen
el paraíso (gan‘eden )
(celestial) y el mesías. La tora, pues está escrito, Prov 8, 22: Yahvé me
(sabi- de de la interpretación que dan a 3, 24, donde quieren ver la idea de una «ac
tividad educativa, preparatoria con vistas al mesías» . -
sus
duría = tora) ha creado como principio de su camino, como primera de
12
178 Gál 5, 19 Gál 3t 19 179
Con esto está dicho que la ley no se agregó a las promesas
para impedir las infracciones. Contra tal interpretación, antes —
y ley van siempre unidas la barrera del mundo que guarda a
éste del caos 113. Ignora ese modo de pensar que esta barrera, la
muy extendida m, habla , prescindiendo del significado de x Ptv >
la relación existente entre 3, 19 y 3, 33 s. Tampoco cuadrar ^ ley, no sólo no mantiene alejados los pecados, sino que a lo más
concepto Tcapá paatc;, pues a las Ttapaft
ía el
ócetc se llega sólo donde la
oprime el pecado en su concreción, y que al mismo tiempo lo des
arrolla ocultamente en obras aparentemente buenas. El síntoma
-

ley ha hecho su aparici ón Rom 4, 15. Además que G ál 3, 19 de tal actividad destructora oculta de la ley, y naturalmente tam -
ía en contradicció n con todo lo que Pablo escribe en otras
estar bién su efecto, es el endurecimiento que aparece donde domina
partes sobre la relación entre ley y pecado : Gál 2, 16 ; 3, 10-13. sólo la ley que da órdenes.
21.22 s ; Rom 3, 20 ; 4, 15 ; 5, 20 ; 7, 4-13; 8, 3 ; 1 Cor 15, 56; 2 Pablo rechaza tal interpretación de la ley. Segú n él lo que
Cor 3, 6-9. En ninguna parte aparece en Pablo el pensamiento de ésta hace es sacar a luz el pecado y su poder, la muerte, mediante
que la ley te$ga una función contraria al pecado. Hay que mante- las transgresiones ocasionadas por la ley. Tiene que cumplir el
nerse en la explicaci ón mencionada. La ley se ha agregado a las
promesas para realizar o «llevar a cabo» (Hofmann) las transgre-

siones «que realmente se han dado por eso se pone artículo»

servicio de muerte servicio de misericordia en último término ,
hacer que el pecado y la muerte se desarrollen y se manifiesten
en obras de muerte.

(Zahn ; cf. Hofmann), y así dejar que el pecado se desarrollara y se Una tercera idea que junto con la primera acaba de revelar
manifestara en ellas 112. totalmente que la ley es un factor provisional, es ésta : su acti-
Se ve por lo dicho que tfov xapa áaecov á ptv es sólo un breve
^
resumen de otras sentencias paulinas. Se ha dado la ley para ^ vidad se desarrolla solamente hasta un tiempo determinado :
.
dv £ X0T¡ 114 Tó ax á ppia, tu éTr¡ tkzai El axéppux es natural-
— —— —
colmar la caída Rom 5, 20 , para hacer que el pecado se actua-

lice y se intensifique Rom 7, 7 s , para hacerlo «fenómeno»
^
mente Cristo, a quien junto con Abrahán se hizo la promesa ,
cf. 3, 16. «La promesa es una cosa con Cristo y no viene sino con

empírico Rom 7, 13 y para agotarlo en su pecabilidad. En
este sentido la ley, de la que Pablo dice expresamente que por la
él» (Schlatter). Por él viene también a quienes están en Cristo
y son, por tanto, descendencia de Abrahá n, cf. 3, 29. El perfecto
carne es demasiado d ébil para acabar con el pecado Rom 8, — -

3 , es la 8ó va|it ;< Tí¡<; á pLapr — —
íac; 1 Cor 15, 56 , es decir, lo que hace
fuerte y poderoso al pecado, lo que lo pone en disposición de ser
éxTjYYsXxat , que se ha de interpretar como pasivo (Zahn, Lagran
ge), no medio (Hofmann), indica otra vez la actividad permanente
de aquella promesa que se hizo una vez.
pecado eficiente.
Con tal opinión se pone Pablo nuevamente en contra del pen-
samiento judío y hasta contra toda especulaci ón jurídico-moral.
De hecho esta concepción judía ve en la ley ante todo la barrera 113. Cf. Lev R. 1 (106 a) : «R . Eleazer (alrededor del 270) ha dicho :
gádér, s' yág contra los pecados. Segú n ese modo de pensar, la Aunque la tora se dio desde el Sinaí como valla para Israel syg lysr' l, fueron
ley tiene en primera línea la tarea de alejar de Israel los pecados castigados primeramente por su causa, después de que había sido repetida
en la tienda de reunión». Lev R . 26 (124 a) : «R . Shemuel b. Najman (aired ,
y de defenderlo contra ellos. Tal concepción reconoce en la ley del 260) ha dicho : se dijo a la serpiente : ¿por qué se te encuentra entre las
y en la acción del hombre provocada y ordenada por la ley obra — vallas (muros) gdró t ? Contestó : Porque he roto la valla del mundo gdró
si * wlm. R . Shimeon v. Yojai (aired del 150) ha enseñado : la serpiente ha roto
,

primeramente la valla del mundo gdró si* wlm, por eso fue el verdugo para to-
111 . Cf . Jerónimo, Tomás en parte, Ecumenio , Teofilacto, Erasmo, dos los que rompen las vallas». La «valla del mundo» en los dos últimos ejem-
Grotius, de Wette etc. Interesante es tambi én Crisóstomo, a . L : xu> v xapapd- plos es la ley oculta en cuanto fuerza ordenadora del cosmos, en la que se basa
oecov ápiv, TO ü TSCJTLV tva p.77
^ TouSatotc; ct &etuc; Ojv xal etc so axov ü;oXtofrat
^ -
vstv xaxiaCi áXX’avrl x« XivoG ó V Ó JJLOC autote iiuxetp.evo<; ft xat & eótov , puftpiCcuv,
la tora. Las «vallas» en el último ejemplo son las enseñanzas de los doctores
de la ley. También las tradiciones de los padres que, por ejemplo, en Aboth
xtoXótov xapaPatvetv. Así hablan, según Calvino, a. /. , los philosophi , lo que 3, 17 son una valla para la tora mássóret seyág lattóráhy son también vallas
no tiene que significar que no competa también a la ley esta funci ón de defen- para defensa del orden del mundo. Cf. Mechilta , 106 a ; Weber, 133. Cf.
sa, sino sólo que no pertenece a la función salvadora de la ley, ni realiza su además Ps . Aristeas, 139.142; Syr. Bar . 32, 1 . Sobre todo el problema cf.
sentido primario. Billerbeck III, 588.
112. Cf . Lyonnet : «C’est-á-dire pour les multiplier», que llama justamen- 114. "A / ptc dv es más raro que áypic ou, que es paulino y lo tienen D G K “
te la atención sobre lo escandaloso de esta sentencia ya a los ojos de los copis - pl Ireneo. Por eso no parece ser corrección de los copistas. En contra Lagran -
tas (¡D * P46! G d m etc.). ge, Sieffert.
Gál 3, 19 Gál 3, 19 181
180

La ley está, pues, emplazada. Lo mismo que tuvo comienzo ciones 118. El 8iá con dyyéXcov es aquí instrumental, aunque en sí
en la historia , también tiene fin. Como no existi ó desde la eter-
se podría tomar tanto instrumental como causalmente, es decir,
refiriéndose al mediador o al autor 119. La actividad mediadora se
nidad, tampoco existe eternamente. Por supuesto que el judí o
— Pablo lo contradice aquí por tercera vez habla de ella como
del eterno vop.o ;< 116. También sabe que en los días del Mesías ha
— -
indica allí claramente con el é v ( beyad ) . Siempre existiría
entre un fo á causal y un óTZ ó «una cierta distinción». «..Md servi -
ría para indicar una causa segunda actuando con una relativa
brá un nuevo concepto de la tora , pues Dios mismo la enseñará independencia » 12°. Es dudoso que se pueda decir : «Pablo se abs-
en el jardín de Ed én y revelará sus secretos a las multitudes reu-
nidas 116. Para Pablo son la ley, la tora y naturalmente aun sin — tiene intencionadamente de decir que Dios mismo en persona ha
dado la ley» 121.

decir nada de ello expresamente la ley positiva de los gentiles
Es convicción muy extendida en el antiguo testamento, el
un episodio que acaba con Cristo.

La razóií es que esta ley es aqu í tenemos la cuarta prueba de
3, 19 el v ó ji.oc, Statayetc Si * áyyéktov , é v eipl p.eatxou. Su esencia

judaismo y el nuevo testamento que intervinieron ángeles en el
acto de promulgaci ón de la ley. En Ex 19, 9.16 s (24, 15 s) ; Dt 4,
^
es inseparable de su origen. Así como el evangelio recibe su esen-
11 s (5, 22 s) no se habla de ángeles, pero se nombran distintos
fenómenos naturales que acompa ñan el acto de donació n de la
cia del modo de su origen se le ha dado al apóstol por autorre-


velación de Cristo Jesús a él, cf. 1, 12 s , así también la ley :
promulgada por ángeles por medio de un «mediador». No viene,
ley : fuego, nubes, oscuridad , truenos, trompetas, sonido, et-
cétera 122. Le era connatural a la exégesis judía interpretar estos
fenó menos de la naturaleza como efectos de á ngeles, cf. Sal 102,
pues, ni de Dios ni de Cristo. 20 s ; 103, 4, y constatar, por tanto, así la presencia de á ngeles en
Ataxáaaeiv es aquí «ordenar, promulgar» en sentido general .
117
el Sinaí al darse la ley, cf. Jubil 2, 2 s; Henoc etiópico 60, l i s.
Quizá juega también un papel aquí el pensamiento de una dis-
Junto a la menci ón de fenómenos naturales como representantes
posición testamentaria en relació n con las anteriores disquisi-
de la aparici ón de Dios se halla el recuerdo de que á ngeles juga-
ron un papel de ayuda en la donación de la ley, en cuanto que vi-
nieron como ejé rcitos y séquito de Dios.
115. Cf. (1.) Bar 4, 1 : «Este es el libro de los mandamientos de Dios y Dt 33, 2 (LXX) dice: K ó pioq éx £ iva íjxei xat éxécpavev éx Tjfiív
la ley, que permanece eternamente ( ó vó p.o;< ó ü7tá p)r (uv et <; TOV a í uiva) ; todos los xcd xaTsoxeuasv é x 6 pou ;< Oapav auv fiuptáatv K á forjs, é x
que la cumplen llegan a la vida ; los que la abandonan , caen en la muerte».
auxo ü
Apoc. Bar 48, 47 : «Tu ley, que han transgredido, los castiga en tu d ía» ; 77, 15 : áyyeXot fist ’ auTou . . . xai é8s£aTo á x ó TOJV Xóy ínv a ó xoo v <í[xov , ov é vs-
«Aunque nosotros (los gu ías y maestros de Israel) también nos marchamos xs í Xaxo rjjuv Mcü uarjc;. O Sal 67, 18: TO ap|ia xou 0-eou iioptoirtaxatov ,
(morimos), permanece, sin embargo, la ley». 4 Esd 9, 37 : « La ley no sucumbe, tXtá8e;< e ü 07jvoó vTo:> v ó x ó ptoc év a óxoí;< ev £ tva é v xtñ áyup. Cf. 4 Baa
*

sino que permanece en su esplendor». Henoc etióp. 99, 2 : «¡Ay! de aquellos


que falsean las palabras de la verdad, violan la ley y se hacen lo que antes no
^
6, 16 s ; Mt 26, 53. Dios está presente en medio de sus ángeles.
eran, es decir, pecadores : serán pisoteados en tierra»; Sir 24, 9 : xpó TO ü aiwvo:; Citemos también Pesiq. R. 21 (104a): « R . Yudan (II), el patriarca
^
...TOüí; ü to üQ oou, óc’íov TjjxeXXev Tó acpfrapTov vyó jiou como
Sanh 2, 20 c: «...Y Dios contestó : Salomón mil

á x' á p Q exxtaev \LB xat ecos ai &voc ou \LT¡ ÍXXíXíü (aotpta vó jtoc); Sab 18, 4:
<pd> Q T <p atom 8í&oo& ai ; p.
él pasarán, pero una
(h. 250) ha dicho : Cuando Dios bajó al monte Sinaí para dar a
Israel la tora , bajaron con él Miguel y su bandera, Gabriel y su
palabra tuya (del libro Dt) no pasará». Otros ejemplos rabínicos en Bilierbeck
I, 244 s. Es notable que se encuentre en Ps. Clemente la misma mentalidad 118. Sobre ó iaTaooetv en este sentido cf. Plutarco II, 1129 a ; BGU 1151 »
sobre la ley. Cf. EpSant . II: T ó y á p TOLOUTO á vTixpáaaeiv iorlv xcp xop fteoo vó p.tu 6; P. Faj. 97, 13 ; P. Oxy. I, 75, 30.
T <p Ü iá M üJ ü a é oK prjfr é vTi xat ü TCO TOó xoptou Tjjiajv p.apT ü p 7 jd vtt xspt TíJ < at
é ; Ó to ü
. 119. Cf. ThWNT 2, 65 ss.
atraje; 5 tap.ov7j<;. Cf. Hom. 2, 16 ; 3, 21 ; Recogn. 1, 35 ; 3, 61 120. ThWNT 2, 67, 8 ss.
116. Cf . Tanch. B. wygs § 12 (106 a) : «Dios dijo a Abrahán : T ú has en- 121. O. Everling, Die paulinische Angelologie und Dámonologie (1888) 63
señado a tus hijos tora en este mundo, pero en el mundo futuro ( días del — refiriéndose a Ritschl, Rechtfertigung und Versóhnung1 II, 246 s.
mesías) les enseñaré la tora en mi gloria, como se dice: Y todos tus hijos serán 122. Cf . 4 Esd 3, 17 ss : «Y cuando t ú sacaste su descendencia de Egipto,
discípulos de Yahvé», Is 54, 13. Cf. Bilierbeck IV, 919.1146.1152 s ; Weber, y los llevaste al monte Sinaí, entonces inclinaste los cielos, moviste la tierra,
360 s ; Bousset Gressmann, 120 ; ZNW, 35 (1936) 198, 9.10.
- hiciste temblar el orbe, de modo que las profundidades de estremecieron y se
117. Cf. Hesiodo, Th. 74: avfrp íú xotat vó p.ov ótaTa'aosiv ; Op. 276 ; Herodoto asustaron los eones. Entonces salió tu gloria por las cuatro puertas del : fuego,
1, 114 : ó t é Ta e TOUC; pié v oixtac oixo&opietv, TOUQ óe ó opucp ó po ü c; elvat ; Platón , -
IV, 718, 25 etc.
^
Resp. 5, 7, 458 b ; Leg 932 a ; BGU 1022, 17: rcapá xa ÓtaT£Tayp.é va ; P. Oxy.
. terremoto, tormenta y granizo, para dar ley a la descendencia de Jacob y man
dato a la prole de Israel».
182 Gal 3, 19 Gal 5, 10 183

bandera : Vendrá Yahvé Elohim y todos sus santos con él» 123. se puede comparar Pastor Hermas, similitudo 8 , 3 , 3 : ó 8é ápysXoc
í Mtya7¡X ó
De cooperaci ón de los ángeles en la entrega de la ley se habla
también. Aquí no se trata naturalmente de la tradici ón que habla
de la cooperación de los ángeles en cuanto que tenían que parti -
ó fié yac xat £V 8O £O;
^
XTJV é O üa í av XOUXQü xou Xaou xai
SiaxujJepvfov [aóxoós] * aóxóq yáp é aruv ó 8t 8 t6 v aóxotg xóv V ó¡JLOV ele xác
xapS í ag xcov xteaxsoóvxcüv éxtaxéxxexat - ouv aóxoós, ole eótoxs, xó v v ó jxov
*

sí á pa xsxYjp xaaiv aóxdv . Es curioso que otra vez a este respecto


cipar en la venganza de Israel , en caso de que éste no aceptara la
ley. Se ha de excluir también el sentido de otra tradición según
la cual los ángeles tenían que ayudar a Israel para que pudiera so-
^
vuelve a aparecer Ps. Clemente, Homil . 18 , 12, 1 : r ele, o> Eí|itov,
“ ^
¿x xrje iJieydcXiqc Süvcqiscoc ... ou Xé fo¡iev 86 o áxsaxáXO-ai dyyéXouc, xóv
brellevar los esfuerzos corporales que comportaba la donación ptsv éxi X(p xx í aat xó apiov, xov 8 s éxi x <h¡ O- éaO- ai xó v vdfxov. Según Jubil
de la ley. Tampoco sirve una tercera que habla de que los ángeles 1 , 27 s el ángel de la presencia ha escrito o dictado a Moisés la
tenían que adornar a Israel como premio por la aceptaci ón de —
ley y otras tradiciones 2, 1 s. Y en el llamado Apocalipsis de
la tora 124. Per© son importantes las tradiciones que hacen parti- Moisés 1 se dice : «Esta es la historia y la vida de los creados
cipar de algún modo a los ángeles en la misma donación de la primeramente, Adán y Eva. Fue revelada por Dios a su siervo
ley. Moisés, cuando recibió las tablas de la ley de la mano del Se -
Josefo, Ant . 15, 136 dice que «hemos recibido lo mejor de ñor. Por el arcángel Miguel le fue transmitida» .
nuestras doctrinas y lo más santo de las leyes §ráyyéXü)v xapá freoo . Quizá haya que dar un paso más. Probablemente la tradición
También viene al caso Hech 7, 53 : otxivec éXá{Jexe xóv vdfiov etc 81a- de la promulgación de la ley por ángeles contenía para Pablo
xaydc dyysXíov , xai oux écpü Xd axe ; Heb 2, 2: el yáp ó 8t ' dyyeXtov ka- —
un indicio de que esta ley limitada temporal y objetivamente —
^
Xrjdeic Íóyo <; éyévexo jiépatoc . .. ; Hech 7, 38 : oéxóq (Moisés) éaxiv ó
yev ó jievoc; é v x ¡ éxxXy¡at <¡L év xyj é py¡pup |iexá xoo ayyeXoo xou XaXouvxos
es una ley divina sólo de modo mediato y por eso corrompida.
En este caso Pablo estaría en camino de una comprensión gnós-
^
a óxqj év x<¡> opee Etvá xai x«)V xaxépcov rj[i.á> v , oc éÓé axo Xoyia £d) vxa tica de la ley, como se ve , por ejemplo , en Cerinto, el gnóstico
^
Souvat ó jñv Como ilustración sirva Pesiq. R . 21 (103b) : «En una
tradición que ha llegado del exilio en su mano (con los que
judeocristiano más antiguo para nosotros 126. De él se leía en el
Syntagma de Hipólito : cpáaxei 8é oáxoq xó v v ó jiov xai xo ó¡; xpocp7¡xa<;
volvieron) se encontró escrito : Dos mir íadas de los ' alepe* singan 6xó ayyektuv Seóóaftat , xóv S é ó sScoxóxa xó v v ó jiov eva elvai x<bv á fysX.íov
'

de entre los ángeles bajaron con Dios al monte Sinaí para dar a xmv xóv xoajiov xsxot7]xóxa>v , en Epifanio , Adv . haer . 28 , 1 , 3. Este
Israel la tora» 125. 6-pfeXo<z es según 28, 2, 1 oó x dyafróc 127 . El mismo pensamiento fun-
Se describe más detalladamente la intervención de los án- damental se encuentra en relación con los profetas en Simón, cf.
geles diciendo que «un ángel ha sacado la voz de Dios en cada Ireneo 1 , 23, 3 ; en Saturado, cf. Ireneo 1 , 24, 2 ; y referente a los
mandamiento y la ha hecho circular» y la presentó a cada is- profetas y a la ley véase lo que dice Basílides, discípulo de Me -
raelita para ver si la aceptaba, así Midr. HL 1 , 2 (82a). Con esto nandro, cf. Ireneo 1 , 24, 5. La misma idea aparece bajo diversos
ropajes y en múltiples variaciones de los sistemas gnósticos algo
más desarrollados. Cf. los ofitas en Ireneo 1 , 30, 10 s ; valentinia-
123. Paralelos son : Midr. Sal 18, § 17 (73 b); S. Núm 12, 5, § 102 (27 b) ; nos en Hipólito, Elench . 6, 31 , 1 ; Tolomeo , Ad Flor. 5 , 2 s; Apeles
Ex R. 29 (88 d); Núm R. 11 (164 b). Cf. Billerbeck II, 554. También Shab en Hipólito, Elench. 7, 38 , 1 y también : Taciano en Clemente Al. ,
88 b: «R. Yehoshua b. Levi (¿red. del 250) ha dicho: Cuando Moisés subió Strom. 3, 12, 82; los mándeos, por ejemplo, Libro de Juan 198
a la altura (para recibir la ley), dijeron los ángeles del servicio ante Dios:
Señor del mundo, ¿qué hace en medio de nosotros el nacido de mujer ?», (ed. Lidzbarski, 192 s) y los maniqueos, cf. Agustín, Contra Faust .
Billerbeck II, 354. Manich. 19, 13.
124. Cf. Billerbeck III, 555. Pablo estaba, si se quiere , en esa tendencia gnóstica, pues por
125. Es cierto que faltan precisamente las palabras decisivas: «para una parte no veía ya una manifestación de la preeminencia de la
dar la tora a Israel», en los paralelos Pesiq. 107 b y Midr. Sal 68, § 10 (160 a),
que muestran además otras grandes diferencias. Everling, o . c ., 63 remite a
ejemplos del Talmud y Midrash (en Eisenmenger, Entdecktes Judentum I,
309 ss) y cita Yalkut Rubeni f. 107, 3: Deus autem statim Jofifam, angelum .
126. Cf. W Bousset, Hauptprobleme der Gnosis (1907) 327 s.
.
legis, vocavit. Cf. asimismo Dibelius, Geisterwelt, 23 ss; G Kurze, Der Engels
und Teufelsglaube des Apostéis Paulas (1915) 15 s ; M. Lehninger, Exegetische
— .
127. Cf Bernabé 9, 4: á XK á xai
^^ i<p'$ xe7coi9-asiv, xax ppjTai.
- ^-
IIeptxo|iT]V y«p etpyjxsv ou oapxóc yevTid- vai'aXXá xapép qaav, óti ¿fyeXoc rcoviqpóq
Studie uber Gal 5, 19: TübThQuart 113 (1933) 41 56. - .
lcró<pt£ev GC6TO ú;<
184 Gál 5, 19 Gál 3, 19 185

ley, sino de su inferioridad, cuando la tradición habla de que fue han enseñado (o sea , B. B . 5, 8) : Si el barril se rompió, está roto
promulgada por los ángeles. Pero tampoco veía en ello un indicio para el negociador (saresó r ). Dios dijo a Moisés : Tú has sido el
del origen antidivino o de la esencia antidivina de la ley. Refe- negociador (el mediador = saresó r = {lea í xTjc ) entre mí y mis
rente a la esencia , porque para él la ley según su origen es ahora hijos ; tú has roto (las tablas), tú tienes que reponer».
y siempre ley de Dios. Pero tal y como ella se encontró con Is- Meg 4, 74d , 9 : « R . Jaggai (h . 330) ha dicho : R . Shemuel b .
rael y éste la recibió , fue considerada como exigencia de los Yiqjaq (h. 300) vino a la sinagoga . Vio cómo Huna estaba en pie
áf íeXoi , que la «promulgaron» . Para los gnósticos , por el contra- e interpretaba sin haber puesto a otro (como intérprete) para él .
rio, la ley era una ley de las potestades tanto en su efecto histó- Le dijo : Eso te está prohibido ; como ella (la tora) nos ha sido dada
rico como en su esencia . Es caracterí stico de los gnósticos que por la mano de un mediador al yedó sar' só r , también tenemos
4

— al contrario de Pablo — no distinguen entre ambas cosas. que utilizarla por la mano de un mediador (es decir, de un intér-
Esta interpretaci ón del ói ’cq sXcov se reafirma con una nueva prete)» 129. Ass . Mos . 1 , 14 dice : Itaque excogitavit et invenit me,
^
característica del vopioq. Sigue la expresión : év ysipi 128 pea í xou y qui ab initio orbis terrarum praeparatus sum , ut sim arbiter testa-
en v. 20 la consecuencia precisamente implicada en esta expresi ón mentí illius, cf. en griego Gelasio , Comment , actor , concilii Nicaeni
ya hecha y que ciertamente Pablo no hace sino incorporar. (Schürer 4III , 294) : sivai \x.e xyjq diad7¡x7]c adxou jiEa í xYjv . Por su
Sobre la historia del concepto jisatTYjs no necesitamos hablar puesto que la tradici ón jud í a helenística ampl í a , apoyándose en la
aquí tras la exhaustiva exposición de Oepke , ThWNT 4, 602-629. tradici ón del antiguo testamento , la actividad mediadora de
Es cierto, a mi entender, por lo referente a 3, 19 lo siguiente : Moisés y su condición de mediador también hasta su intercesi ón
1 ) que el [i£ a í xy}<; es Moisés , 2) que Pablo lo califica así para por el pueblo. Cf. Filón, Vita. Mos . 2 (3), 166. 4) En relaci ón con
describir con un sustantivo la actividad de Moisé s en el Sinaí , Gá l 3 , 19 se pueden citar ciertas tradiciones que colocan la per-
actividad diversamente definida en LXX . Cf. Ex 19 , 7 : zapédyjxev sona de Moisés cerca de apariciones casi divinas. Citemos como
auxoiq Tuavtás TOUS X ó OüC XQ ó XOUC, ouq auv éxa ev a óxci) ó freó ... 9 avr¡-
fjeiXev § £ Mcouafjs xa j ^
^ pV¡|.axa xou Xaou zpóc xóptov, cf. v.^21 s ; 20,
19 : xai skav irp ó;t Mtouar¡v A áXr}aov au Yjfiiv, xai |iy] XaXsí xo TOOQ r¡\xdQ
*
muestra Filón, Somn . 1 , 141 ss : xa ó xag oaí fiovac jiév ot #XXoi ipiXó-
aocpoi , ó 8é Upóq Xcrfoc ócfté Xkooz eicod- E xaXelv TtpoacpOEaxspcp ypcó fievoq
óv ó fiaxrxai “f á p xá c; xou xaxp óg é ixekEÚ aeic; XQIQ éyóvou; xai xá <; xcbv
< , {lYjTü oxs d7cod ávco|x £ v... 24 , 3 : eiarjXfrev 8s McDuayjc; xat 8iy|77 jaax
^ .
ó & E ó;
X(p Xato xdvxa xa pyjpiaxa xou fteou xai xa 8 ixat ü) [xaxa 4 xai £ ¡( pat¡j£v *
° é ó vcov ypE Í ac; xqj xaxpi otayYsXLooat
^ 142 xap ó xai á vspyopivooc au
xouc xai xaxi ó vxaq £iay] fa-f £v, oux éxsiSyj xfov ¡írjvua óvxcü v ó Tt ávrfl é cp-
*
-
Ma) uor¡s xávxa xa prjjxaxa xopiou, cf. 24, 12 ; 31 , 18 ; 23, 16.19 . 30; Oaxcoc fr£Ó <; Sstxat, ak\ 'óxi xole, éxixrjpoic y] fJ.Í v aovecpsps jxEa í xaig xai
34, 1 s ; Lev 26, 46 : xauxa xa xptjxaxa xai xa 7Cpoax<rfp.axa xai ó v ó p.oq óiaixyjxalc X óyot ;< y pradal Ó i á xó XEthrjTr évai xat TCEcppixevai xó v xajiTrp ó-
Sv iScoxev xó pioc ává fiiaov aó xou xai ává jiéaov xtbv úLOJV TaparjLév xó xavtv xai xó iiiyiaxov á py7jg auxou xp áxo<;. 143 ou Xapó vxec evvoiav E8 E-
opei £iva év yetpi Maioarj. Dt 4 , 14 : xai é jxoi évexe í Xaxo xó piog... 8t
8á£ai u|xd ;< 8txai (ó p.axa xai xp í oetq . .. Dt 5, 4 : xpoacoxov xaxá xp ó acoxov
- ^ -
Vjí)-rj}i.év Tü oxé xivoq xo > v »x £ aixó> v Xs ovxEg XakTjaov au rj|nv... ( Ex 20, 19) .
ou ap óxi xoXáasiQ, áXX’ouS’ ú sppaXXoóaac xai dxpáxoug eusp eaíag
éXáXrjaev xó ptoc xpoc; up.dc; év xtp ó psi é x piaoo xou xup ó c; 5 xá-po sí ox- ^
yeop aai Ó uvd|X£ 0-a, ¿tg av auxóc ^xpoxeí v ^
’éauxou \¡.r¡ ypcó piEvog óxYjp-
Vjxeiv ávd jxeaov xup í ou xai ujicov év xcp xaipa> é xetvtp áyay lXcii ojú v xa
^
pyj[iaxa xuptou, óxt é cpopV¡&Y]X8 áx ó xpoacóxou xou ftupóc xai oux av é xe
^ ^
éxaic áWoi ~ . Cf. también Vita Mos . 2, 166 . Piénsese igualmente

s [ Q Xó opo ;< . 3) También se desprende de 3, 19 que Pablo sigue una


tradición conocida en el judaismo rabínico y helení stico que, co -
^ en la cita anterior de Ass . Mos . 1 , 14, escrito de poco después
de la muerte de Herodes el Grande 130. Aquí Moisés ocupa un
lugar parecido al del arcángel Miguel , del que Test. 12 Patr. Dan
mo el antiguo testamento presenta a Moisés como mediador entre 6 , 2, dice 131: ’EypaaxE xcp ík (I> xai xa) d-pf élcp xa> xapaixoujiévtp uixac ’
Dios e Israel y , a veces, como intérprete de la ley . Cf . por ejemplo 0X1 OUX ó Q éaxi |i £a í xY]g DEOU xai dvO- po Tucov, xai éxi xyjg eiprjvyjc; xou Ta
^ -
Dt R . 3 (201 a) : « R . Yiqjaq (h. 300) ha dicho : Nuestros maestros payjl xaxévavxi xyjc aat Etac xou ¿EOU axr Exai. Cf. Test . 12 Patr.
128. 'Ev yzipi se toma normalmente como traducción del heb. b^ yad y
^ ^ ^
Levi 5. Filón aproxima a Moisés incluso al Logos 332, al poner
como circumloquio preposicional. Cf. LXX Gén 38, 20 ; Lev 26, 46 ; N úm 129. Otros ejemplos en Billerbeck III, 512.515 s. 556.
9, 23 (16, 40); 17, 5; 1 Mac 1, 44; 4, 30; Test. 12 Patr. Simeón 9. Pero Pablo 130. ThWNT 4, 621, 73.
y el NT no vuelven a utilizar este hebraísmo, cf . Zahn. Se puede, pues, enten- 131. Cf. Charles, a. I.
der Iv yeipi aquí con más realce aún. 132. Como & totxY}TijQ y jieorcrjc es el supremo de todos los ángeles o el
186 Gál 3, 20 Gál 3 , 20 187

en su boca, Rer. div. 206: « xcqtb eiaxrjxetv ává jiéaov xup í ou xai ü JA üJV » Acuitad para explicarla no radica en el mero contenido de la fra -
(Dt 5, 5), ouxe « (évrjTot; toe óc freoq <ov ouxe yevYjxoc a> e ojí ete, áXk á piaos

secita, sino en la relación de éste con el contexto. Me parece que
TíOV axpmv , á jicpoTepoie ojirjpe ó tov . Como tal esencia intermedia, cuyo la exégesis más sencilla es la que Oepke ahora representa de nuevo.
ser de mediador se deduce de su actividad mediadora , tiene al El parafrasea así v. 20: «El concepto de mediador implica que no
mismo tiempo un papel soteriológico y cosmológico. De modo representa a uno sólo, sino siempre a muchos. Pero Dios es uno.
semejante participa también el sumo sacerdote de aquella « natu
raleza» casi divina. Cf. Filón, Spec. leg. 1, 116: ¡3oúXexai -fdp auxov
- Luego la ley no viene al menos directamente de Dios, sino de la
multitud de los ángeles» 136. Esta exégesis presupone ú nicamente
ó vó pos p.e í £ ovoc jiejAOipdafrai cpó aecoc rj xax ’ á vfrpayxov , éffoxé pto Ttpo- esto: el concepto del fi.eo í ty¡<; significa para el apóstol un interme -
at óvxa TY¡Q fre ías, jxefró ptov , et deí xáXrjfres Xeyetv , á jxcpotv , tva bid jiéaoo diario representante de un grupo. Luego parte de la idea de la
xivoc ávfrptoTCot piv tXáaxtovxai freó v , freos Se xas yá ptxaq ávfrpa)7üots tradición del antiguo testamento y de la judía seg ú n la cual el
^
*

También en otros lugares leemos


-
ux:o & taxó v <» xivi * p(ó p.evos ó pé p(¡ xat X PYIT8
° de esa pertenencia de Moisés jiea í tTjc es el mediador entre Dios e Israel , pero lo interpreta en
seguida como representante de los ángeles, a cuya promulgación
-
al mundo angélico. Prescindiendo de noticias tardías de apócri - se debe la ley. Y en v. 20 saca esta consecuencia : puesto que Moi -
fos rabínicos 133, son especialmente interesantes las ideas que cir - sés es el intermediario (de muchos á ngeles), y puesto que Dios
culaban entre los gn ósticos simonianos, que identificaban, como es uno, la ley no puede venir inmediatamente de Dios, sino que se
Filón, a Moisés con el Logos. Pi énsese en Hipólito, Philos. 6, 15, 1
donde se habla de Moisés dador de la ley. De él se dice luego

revela como algo mediato y en esto se distingue totalmente ,
hay que sacar del contexto, de la c7ca pfeXía de Dios a Abrahán y a
*

en 15, 4 que es el Xó yos: axpacp év S é óTTó Mawoetoq, xouxéaxt xou Xóyoo, su descendencia.
xó Tü txp ó v ¿xetvo (el agua de detrás del mar Rojo) yí vexat yXoxó. La base de tal exégesis se aclarará quizá un poco atendiendo
También hace al caso el dicho de los «gnósticos» de que Moisés a 1QH 6, 13 s. Es verdad que el texto es muy inseguro. Se habla
con Mar ía, Yotor, Séfora pertenecen al mundo «superior», ot> del « resto» que Dios se ha escogido en los convertidos a la secta
“(éveaic; oux iaxtv év Ai ü7tx , en Hipólito, Philos. 5, 8, 2. ¿ No se «en orden a un ministerio com ú n con los á ngeles de la presencia »,
*
f <j>
esconderá también tras el jxeatxrjc paulino de Gál 3, 19 la idea de para proclamar, por ese resto, sus maravillas entre los pueblos
un á ekoQ Moisés precisamente relacionado con aquellos frpfeXot y
^ —
y engrandecer su ley. Luego se dice citamos la reciente y cuida-
representación de ellos ? Así es desde luego como mejor se ex - dosa traducción de Menahem Mansoor, The Thankgivings Hym-
plicaría el que se nombren juntos a los poderes angélicos como —
nes, 1961, 143 : «And there is no intercessor [to Thy holy ones]...
promulgadores de la ley a Moisés como « mediador». Fijémonos an (á ngel ) announ[cer]... And they shall return according to
en que p.ea í xY) c está en 3, 19 sin artículo y que, por tanto, Pablo
presenta a Moisés no como al mediador determinado, sino ge -
Thy glorious word». Intercesor responde al mly$ bnym ( «inter
preting angel» ; «intérprete intermediario», J. Maier, Die Texte
-
néricamente como a un pea í xYjc . vom Toten Meer I, 1960, 88). mly§ aparece también en Gén 42,
.
De ese mediador se habla también en V 20 que es una «pro- 23 que LXX traduce por ép|i.rjve ü XY¡;; además en Is 43, 27; 2 Crón
posición general» 134, exegéticamente muy maltratada 136. La di - 32, 31 ( LXX xpeafleuxr ) ; Job 33, 23 en sentido concreto de « inter -
^
mediario, portavoz, mediador». Por an (angel ) announcer tra -
ángel xaT’t £ox v. Cf. Filón, Quaest . in Ex § 13, citado por Reitzenstein, Die duce Mansoor mSyb krwz, cf. Dan 4, 3. krwz es probablemente un
^
Vorgeschichte der christlichen Taufe (1929) 119.
133. Cf. Yoma 4 b, donde se dice que Moisés tuvo que digerir todo ali - en unas 400. Oepke, Jowett escriben que 430. Tales datos se apoyan, sin em
mento, antes de recibir la ley, para ser como los ángeles del servicio, Weber,
162. Cf. los artículos de B. Murmelstein, Adam , ein Beitrag zur Messiaslehre: bargo, más en rumores que en comprobaciones. Cf. Sieffert, a. 201, nota ; -
WZKM 35 (1928) 242 ss; 36 (1929) 51 ss ; Abr. Meyer, Légendes juives apo
cryphes sur la vie de Molse (Par ís 1925) ; M. A. Halévy, Mofse dans Vhis
-
- - -
W. Siebert, Exegetisch theologische Studie über Gal 3, 20 und 4, 4: NKZ 15
.
(1904) 699 733 ; K. Bornhá user: NKZ 39 (1928) 21 ss 552 s; J. Gr ündler,
torie et dans la légende (Paris 1927). .
ibid , 549 ss ; A. Stegmann, 0 bl jieotTijc ivóc oux Scmv Gal 3, 20: BiblZ 22
f

134. Oepke, ThWNT 4, 622, 44; Bisping, a. /., «un dicho general». -
(1934) 30 42; R. Bring, Nagra reflexioner till tolkningen av Gal 3, 19 s: Svensk
Exeg. Arsbok 12 (1947) 51 66.
. -
135. Winer contó en 1821 más de 250 interpretaciones. Vilmar habla de
«más de 400». Lightfoot y Ramsay se ponen de acuerdo en calcular entre 136. Oepke, a. 1 Cf. Hofmann, Loisy, Lietzmann etc., también Zahn,
-
250 300. Schafer, Fricke, Duncan dicen que son 300 o más. Há user las estima Káhler, que por la muchedumbre entienden al pueblo.
188 Gál 3, 20 Gál 3, 21 189

extranjerismo (xfjpu0 usado para determinados á ngeles. En gene- y al mismo tiempo contenido de vv. 21.22 es: La ley no puede,
ral lo que se quiere decir es que los miembros de la comunidad
de Qumrá n perciben la voz de Dios sin intermediario y responden
pues, concurrir con las promesas de Dios, al no traer la justifica
ci ón, puesto que el mundo, tal y como nos lo da a conocer la
-
directamente. Ellos viven nada menos que un « ministerio com ú n Escritura conforme a la verdad, está sometido al pecado. El bien
con los ángeles de la presencia», «con la comunidad celeste», prometido tiene que ser regalado en Jesucristo basándose en la
«con los espíritus del saber», 1QH 3, 22 s. Quizás se deba esta fe.
convicción a Is 63, 8 s, es decir, a lo dicho allí sobre la inmediata Esta idea se expone un tanto revuelta. La pregunta y la res-
salvación de Israel por Dios : «Ni un mensajero ni un á ngel , é l .
puesta, V 21, se basan como consecuencia en vv. 19b y 20, y no
mismo fue su salvador». en v. 19b sólo ni en v. 20 sólo, ni tampoco en las consideraciones
Si esta interpretación de 1QH 6, 13 s es acertada , entonces lo hechas a partir de v. 10 o v. 15, como piensa Burton 138. El carácter
que all í se piensa es formalmente lo mismo que lo que Pablo dice de la ley que provoca el pecado, su í ndole temporal y cósmica
en 3, 20: el verdadero y auténtico mensaje salvador es el revelado hacen patente que no puede interceptar las promesas de Dios 139,
por Dios inmediatamente sin mediaci ó n (angélica), es el oído por que no es un camino de salvación paralelo al de la promesa. No
los hombres en esas condiciones 137. La diferencia radica en que hay posibilidad alguna de oposición (XCCTCC) entre ley y prome-

para Qumrá n este mensaje es la ley como la secta interpreta ,
mientras que para Pablo consiste en la insuperable e indestructi-
— sa, ni tampoco de concurrencia. Pues esta ley dada en el Sinaí 140

no es ley que pudiera dar vida y esta sentencia descubre ade-
ble bar ekia de Dios a Abrahán y su descendencia. La ley, por el más de la razón objetiva e histórica mencionada en v. 19b.20
^
contrario, tiene una característica esencial que la secta rechaza : el una segunda realidad. La ley no puede dar, en la garantía del
ser una revelación de Dios que ha llegado sólo mediatamente, Espí ritu , la herencia futura, el bien escatol ógico de la promesa ,
y cuya verdadera esencia está corrompida, insalvablemente co - lo que hace precisamente la palabra dada por Dios a Abrahá n
rrompida. y cumplida en Cristo. La ley no puede vivificar 141. Al contrario,
-
En los vv. 19 20 se ha dicho bastante por ahora a lo que ya la ley que se dio para vida se ha hecho muerte en la experiencia
hacía tiempo estaba en el fondo de cuanto se escribía , y que luego —
de la carne Rom 7, 10, cf. 8 , 2 ss.
en v. 19a se planteó expresamente: qué significado tiene la ley . ¿Y en qué se conoce la impotencia de la ley para vivificar ?
La tora es una a ñadidura a la promesa originaria, a ñ adidura li - En que si no, hubiera proporcionado la justicia 142, pues la vida
mitada temporalmente y cuya finalidad es llevar el pecado a su
desarrollo y a la experiencia de los pecados. La tora es, tal y como 138. Cf. Lipsius: «Por tanto, si la ley es específicamente distinta de la
se nos muestra, un testamento de los á ngeles mediadores y de promesa, tanto por su finalidad como por la forma de su origen, en cuanto
Moisés su representante. No es la directa revelaci ón del ú nico que la ley, en vez de proporcionar la xLrjpovopucc, sólo ocasiona las xapaBdoeii;
Dios. De ello se deduce lo que se puede considerar como una se- y que, en lugar de venir ú nicamente de Dios, ha sido dada por mediadores,
gunda respuesta a la cuesti ón planteada en v. 19a , y mejor quizá
¿se deduce de ello quizá que la ley está incluso en contradicción con las pro
mesas ?». Lagrange, que relaciona el ouv ú nicamente con v. 20, descubre con
-
como un complemento a la primera respuesta. La consecuencia razó n un matiz de iron ía.
139. Leen xou dsou H K’ D (G) pl lat syr. Lo omiten : P46 B d e Victorino,
Ambrosiaster, Efren ( ?). Si realmente fuera una añadidura siguiendo a Rom
137. El hecho de que en Qumrán se pudiera formar esa tesis polémica , 4, 20; 2 Cor 1, 20, no cabe duda de que interpreta rectamente la contrapo -

demuestra lo mismo que los ejemplos jud íos que hablan directamente de la
cooperación de los ángeles en la promulgación de la ley, que no son ciertamen-
sición en que se piensa. Cf. Hofmann, a. /.
140. N ó JAOQ es naturalmente, como antes, la ley mosaica, aunque no lleve

te abundantes, citados aquí p. 182 que la idea de la cooperación angélica
en el Sinaí no le es tan extrañ a al pensamiento jud ío como piensa Schoeps,
artículo, como en 2, 21 ; 3, 11.18 ; 4, 5. Cf. Winer § 19, 1. Zahn dice : «El ift ó fh¡9
realzado por su posición, nos mantiene en el momento histórico de la pro -
o. c., 190 s. Al intérprete del apóstol no debería pasarle desapercibido, que lo mulgació n de la ley». Cf. Scháfer.
que Pablo dice en Gál 3, 19 s no se debe a la circunstancia de que se ha «deja - 141. Sobre CcuoxotGv cf. 2 Cor 3, 6: T ó SS xveOjia Oooxoieí y Jn 6, 63. En con -
do llevar aqu í, por el ardor de la discusión , a afirmaciones que, de haberlo textos escatológicos : Rom 8, 11 ; 1 Cor 15, 22.36.
pensado bien, apenas hubiera sostenido, aunque sólo fuera para no provocar 142. El dv es original , como muestra la distinta posición dentro de la
la risa» (!). Lo que Pablo dice tiene más bien su fundamento objetivo en el frase. Aparece antes de fy: A B C ; tras vSaeth ; antes de Ix vo ou : K L P;
peculiar carácter incoherente de la ley, que fue dado por Dios y, sin embargo,
no hace que el hombre dominado por el pecado se encuentre con él . Zahn.
^ ^
lo omiten D (G). La omisión acent úa el sentido hipotético de la frase. Cf.
190 Gál 3, 22 Gál 3, 22 191

consiste en la justicia. La justicia es la manifestación de la vida, bargo, a pesar de la ley no se podía levantar del pecado ; significa
como la vida es la realidad de la justicia. Pero la ley no ha causado que el pecado ejercía su dominio sobre el mundo, cf. Rom 3, 9.
justicia alguna en la que la vida sea eficiente 143 y, por fin, también Esto lo comparte parcialmente la tradición judía, pero también
visible. La situación es totalmente distinta. Cómo es en concreto, lo rechaza en su tanto sin solucionar la contradicción 147.
lo dice V, 22 . La meta que la Escritura, y por tanto Dios, tenía ante los ojos
Según la Escritura «todo» está sometido al pecado. El interés era el don de la promesa a la fe. Esta meta se ha realizado ahora
de la frase v. 22a está en rj 7 p « <pV]. Ella es, sin duda , también para y se ha dado a conocer también como tal. Pero nada se dice allí
los adversarios del apóstol una autoridad de mayor peso que sus de que la Escritura haya sometido todo al pecado, para que su
propias tradiciones y opiniones. La frase acentúa en segundo lu - juicio lleve a los hombres al conocimiento de su pecado y de la
gar el uxo qiapTtav . Esto contradice a la justicia de que hablan los necesidad que tienen de salvación , y para que todo ello los lle-
adversarios. vara a la fe 148. Nada se dice tampoco de que el juicio uná nime de
«La Escritura» es toda la Escritura que se concreta en deter- la Escritura sobre la condición de pecadores de todos los hom-
minados lugares como los citados en Gál 3, 10 cf. 3, 8 ; 4, 30
o Rom 3, 10-18. Su juicio tiene validez porque es el juicio de
— — bres y de todas las acciones humanas pretenda mover a judíos
y judeocristianos a que «admitan lo que ocurre en el presente
Dios, que no sólo manifiesta una cosa , sino que la hace. Dios lo
ha encerrado todo «bajo el pecado», cf. Rom 11, 32. La Escri-
conforme a la promesa , es decir, que los que creen en Cristo lle
gan, como consecuencia de esta fe, a poseer los bienes prometidos
-
tura ha visto esto, por así decirlo, y lo ha fijado de acuerdo con a Abrahán y a su descendencia», como piensa Zahn, Lo que se
él. Su sentencia fue el acto revelativo de ese encerramiento 144. hace es más bien llamar la atenci ón sobre el hecho de que la Es-
«La Escritura» de v. 22a hay, pues, que entenderla análogamente critura sometió a todos al señ orío del pecado y que, por tanto,
a la de v. 8a. También aquí es aquel ser peculiarmente personal todo está dominado por él ; se trata de una meta que para Dios
que conoce la voluntad de Dios y actúa por él como él quiere, ya era segura y cuya realización confirma ahora la precedente
dá ndola a conocer 145. Si la Escritura, en cuanto realizadora de intención de Dios. La é xa ekia es el bien prometido, la xXrjpovojJita
la voluntad de Dios, ha encerrado todo bajo el pecado, eso sig- ^
si consideramos su contenido, cf. 3, 16.18. Lo recibimos, segú n
nifica que todo 146 estaba de hecho bajo el pecado y que, sin em- se dijo ya en 3, 14, como ¿xerffs ía xo ú xvs6fi.axo¡; por medio de la
^
fe. En vez de §ux xíjc x í axscog se dice aqu í é x x í oxetos ’ tyaoo Xptaxou.
Así se designa la fe no sólo como el modo de recibir la salvación,
.
143. Cf Worner : «De acuerdo con lo dicho anteriormente se deduce sino también como principio del bien salvífico. ’Ex xcaxecoc se con-
-
algo importante: que, según el apóstol, el Z í xaiov eívat se basa en un C<i>oxonrj&
trapone a lx v ó fjiov. IL’axtc es, pues, unida a Ix y sin artículo el bien
fjvai, que la justicia se da al hombre mediante una nueva vida».
144. Por eso se puede utilizar tranquilamente la palabra oiqxXeíu),
.
como en Rom 11, 32, cf Gál 3, 23. Significa, claramente, encerrar, como
.
Heredoto 4, 157 ; 7, 41.129; Tucídides 8, 67 : o xqv Ixxtojatav etc xov KoXu> vó v ; diferencia de que el neutro se fija en el mundo que pertenece al hombre y es
. .
Polibio 1, 17, 8: a XLVAC ivx ó;i xetx& v ; 1, 8, 2, etc ; Diodoro Sic. 1, 32, 8: determinado por él : «no sólo todos..., sino también todo lo suyo», dice Hof -
xóxoc xpmvoic auYxXet ó iisvoc de axevtjv lvxo|i v ; 1 Re 24, 19 ; Is 45, 1; Jer 13,
-
au pcX.etoavxé<; ..
^ .
. .
19; Sal 30, 9 ; 70, 50 ; 1 Mac 5, 5, cf. 4, 31 ; Josefo, Vita 74 ; P Faij 12, 17:
-
de X 7¡v . otxi'av ; 135, 7 ; Preisigke 5280, 11 No existe una es
mann. Cf . Bisping : « No sólo los hombres, sino toda creatura gime bajo el
yugo del pecado...». Pero es más probable pensar con Sieffert en que el neutro
designa a personas «que así se colocan bajo el punto de vista de la categor ía
^
pecial relación con meter en una cá rcel.
145. Con ello se excluye que aquí Ypa<p 7j = o vá pe, como quieren la mayo -. general, la totalidad». Cf. 1 Cor 1, 27. Parecido Burton que remite también

^
ría de los Padres y de entre los nuevos exegetas, por ejemplo, Walther, Oepke
-
a Col 1, 20; Ef 1, 10 ; Jn 17, 10. Cf. Blass D. § 138, 1 apéndice.
147. Cf. 4 Esd 3, 21; 7, 46.68 ; 8, 35; Lev R. 14 (115 b) ; M ídr. Sal 143,
Objetivamente no hay, por supuesto, una gran diferencia entre esta interpre - § 1 (266 b). En contra : Qid 4, 14 ; Lev R. 27 (125 b) ; Mí dr. Ecl 1, 8 (9 b);
tación y la nuestra. Y si se pregunta que cómo mantiene Dios al mundo bajo p. Taan 3, 66 d , 35. Lo titubeante de esc convencimiento se ve aun en Sanh
el dominio del pecado, se obtiene esta respuesta de Pablo: por la ley . Cf . 101 a : «(R. Eliezer, aired del 90) le dijo : Aqiba ( ? aired , del 135), ¿he dejado
,

Rom 7, 7 ss y Gál 3, 19 a. Es falsa la explicación de Worner - piénsese ya en yo acaso algo de toda la tora (dejando, lo que no hubiera cumplido) ? Ellos

Crisóstomo que relaciona el aufxXsteLv con el efecto psicológico de la ley
en la Escritura: «Con desgarrante fuerza ha quitado a toda carne la esperanza
(sus discípulos) le dijeron : Maestro nuestro, pero si tú nos has enseñado:
¡No hay justo alguno sobre la tierra que hiciera el bien y no pecara!». Ecl 7,
de poder por sí misma salir airosa ante Dios, y de ganar por sí otro ser que no 20. Cf . Billerbeck I, 166 s ; III, 156 s.
sea el sometido al pecado». 148. Cf. por ejemplo, Scháfer: «Su finalidad es convencer a la creatura
.
146 Tá rcavxa = xok xá vxac, Rom 11, 32, judíos y gentiles, con la única de que ella no puede ayudar y de que necesita uno que la salve del pecado».
192 Gál 3, 23 Gál 3, 23 193
objetivo salvador de la fe. Por eso a ñade Pablo incluso un TOíC TCL -- que incluso antes de Cristo había creyentes y fe en la promesa
.
axsó ouaiv La fe en cuanto nuevo principio de salvaci ó n se actua
liza en cada acto de fe del individuo.
— —
3, 6 s ; Rom 4 , pero todavía no existía la fe concretamente
como fe en Cristo Jesús. Es algo así como decir que antes de Moi-
A la pregunta T í OUV ó V ó|AOC , se ha contestado hasta ahora
sólo negativamente. La ley no es la ley de Dios que regala vida
sés ya había ley, pero la tora llegó sólo con Moisés 3, 15 s ;
Rom 5, 13s. Se puede decir igualmente que antes de llegar la fe —
eterna, sino que es la ley temporal de las fuerzas cósmicas, la ley el mundo estaba gobernado por la ley, aunque no se había ex-
provocadora de pecados , la que no puede hacer tambalearse a tinguido la promesa que había en Israel. El dominio de la ley sig-
la promesa ni a la fe unida a ella. Los hechos ense ñan que la ley nificaba para los hombres ser prisioneros de ella. No se dice quién
no trae justicia alguna. Naturalmente que la pregunta propuesta ha impuesto esta prisión , sino sólo en qué consiste : un ser-mante-
se hace a ú n más apremiante al ser contestada sólo negativamente . nido-en-custodia bajo la ley 151. La descripción no es muy clara.
Pablo a ña$e una segunda respuesta 149 que formula positiva- Se entremezcla con una formulación conceptual. Se quieren decir
mente la relaci ón de ley y fe. Se contiene en los vv. 23-29. En la dos cosas : Está bamos bajo la ley ; está bamos prisioneros. El
respuesta sobrepasa la pregunta en cuanto que a partir de v. 26 sentido objetivo es que la prisi ón consiste en el estar bajo la ley
se detiene exponiendo el nuevo modo de ser en Cristo más de lo y que fue la ley misma la que nos hizo prisioneros.
que la cuestión requiere. En VT 29 vuelve finalmente al punto de Resulta claro de qué manera se realizó tal prisión, teniendo
partida. presentes v. 22 y lo dicho en v. 19a. La ley nos mantuvo en pri-
.
V 23. Para los hombres — conforme al xa 7udvxa de v. 22 ya si ón haciéndonos experimentar continuamente el pecado y la

no habla Pablo sólo de los judí os hay en el tiempo objetiva -
mente una determinada cesura, que divide la historia en dos
muerte. La prisi ón del eó n dominado por la ley es el inevitable
cí rculo de caída en el pecado, cí rculo al que nos arroja continua-
partes 160. Representa esa cesura la llegada de la fe. Por supuesto mente la ley en cuanto poder y fuerza del pecado 1 Cor 15,

56 , manteni éndonos así encerrados en él.

149. El U en tercer lugar de una construcción preposicional, no se re - Esta prisi ón 152 duró objetivamente hasta un plazo determi-
laciona ya con áXXá (Hofmann), sino que inicia un nuevo pensamiento (Sief-
fert). nado 153: hasta la revelaci ón de la fe que era , mirada desde el
150. No se puede ignorar, segú n el pensar de Pablo, el carácter histórico tiempo de la ley, algo futuro ; duró, pues, hasta que la fe se hizo
de la revelación. Para él , Ad án , Abrahán , Moisés, Cristo Jesús y el anticristo, futuro 154 acontecimiento revelado. Esta fe estaba prevista por
son personas concretas de la historia, entre las que naturalmente sobresalen Dios, pero todavía oculta en él. Ahora aparece como misterio 155,
-
Ad án y Cristo como cabezas de las dos humanidades, y de las que Cristo re
presenta lo definitivo, en cuanto comienzo de una nueva humanidad, la es-
catológica, esto es, la humanidad que vive en el final. Cf. también R. Schna -
prenuncio de la futura revelaci ó n de la gloria

Rom 8, 18 166.
ckenburg, Das Heilsgeschehen bei der Taufe nach Paulus, (1950) 107. Para
Pablo no es indiferente en qué edad vive el hombre. Pues, seg ú n la que sea, 151. <I)poupeiv significa aquí : mantener en prisión o custodia, así en Plu -
su vida está bajo presupuestos distintos, precedentes a él, generales, de los tarco, Def . or. 29, 426 B: ou £ é cppoupetv ou rxXeíaavT«c t ñ UXYJ ; cf. Ant. 84, 4
*

que no puede prescindir. Seg ú n la que sea , vive bajo el pecado y la muerte (954 c) ; Moral. 205 F; Sab. 17, 15 ; Diogneto 6, 4.
(de Ad án), bajo la promesa de Abrah án, bajo la ley de Moisés, bajo la fe veni- 152. Sieffert : «El participio au -pcXeiojjLevot (con su complemento etc T7jv
da con Cristo, bajo los signos del anticristo, y tiene que probar su fe en esta
^ -
piXXoyaav etc.) es un determinativo modal de icppo ü po ú ed a. Este com-
situación. Para el gentil son , por supuesto, importantes los presupuestos de plemento indica que continuaba haciéndose imposible la liberación y que ello
Abrahán y Moisés sólo en pequeña medida, pero sí lo son los de Ad á n, Cristo se debía a actos nuevos realizados en cada ocasión. Cf. Zahn.
y del anticristo. Por eso vive todo el tiempo que es gentil , es decir, hasta la 153. Sobre etc con valor temporal, cf. Hech 4, 3; Flp 1, 10; 2, 16 ; 1 Pe
llegada de Cristo , relativamente sin historia, lo que se puede probar f ácilmente 1,5. Cf. acerca de todo el problema R. Sundahl, Das Gesetz ais Wáchter bis
con una mirada a la «historia». No existe para Pablo, pues, la imagen abstrac-
ta «del hombre», sino sólo el judio, gentil y cristiano, sólo el que vive en el
- -
auf Christus: Svensk Exeg. Arsbok 18-19 (1953 1954) 161 173 en sueco.
.
154 Acerca de la anteposición del ué XXouaav, cf . Rom 8, 18 ; 1 Pe 5, 1 ;
tiempo de Adá n, Abrahá n, Moisés, Cristo y anticristo. Quien vive en el tiem-
po de Cristo, vive en el centro de los tiempos, en cuanto que por el evangelio
-
Blass D. § 474, 5.
155. Sobre aTtoxaX ú 'rteiv, cf. 1, 12.16.
se le presentan e incluso se le ofrecen las posibilidades concretas del tiempo 156. Cf . Lagrange: Le passif aitoxaXucpfrijvai suggere la causalité divine.
— — — —
de Adán pecado y muerte , de Abrahán promesa , de Moisés ley
respecto del pasado, y respecto del futuro las del anticristo — — —
defecci ón .
Paul emploie ici la méme toumure que pour la manifestation de la gloire du
monde futur (Rom 8, 18), car le régime de la foi comporte déjá une grande
Y, sin embargo, ese que vive en el tiempo de Cristo está al mismo tiempo lumiére, inconnue des siécles précédents. Une prison dans l’antiquíté était
sustra ído a las posibilidades mencionadas gracias a la fe. toujours ténébreuse .
13
194 Gál 3, 24 Gál 3, 24 195

Por v . 24, donde se nombra a Cristo como término — cf. 4, 4 , — asimismo de su comportamiento exterior y de que les vaya bien 162.
mientras que en v. 25 habla nuevamente de la venida de la fe, Era elegido de entre los esclavos que no servían para otra cosa 163.
por v. 24, decimos, se ve claro que la revelación del misterio A sus métodos de educación pertenecían abundantes represiones
coincide con la aparición de Jesucristo. y castigos. Así que generalmente no era estimado 164 ni respe-
V. 26 permite conocer en determinado aspecto, cuál es la re- tado 165. Pablo mismo presenta a los xatBoqfaypt év Xptaxü) como
lación de la fe con Cristo Jesús : la fe es el medio — y en cuanto contrapuestos al padre, que exhorta a sus hijos, pero no los re-
tal igualmente principio — de la salvación, pero Cristo es el fun- gaña — 1 Cor 4, 15. Al llamar a la ley nuestro pedagogo en 3,
damento. Al revelarse el fundamento de la salvación, está pre- 24 166, con poder hasta Cristo, quizá se fije Pablo en su función
sente igualmente el medio. Cristo Jesús pone con su venida ob- vigilante y de fuerte control limitada temporalmente. En la pri-
jetivamente la fe comoja nueva vía hacia Dios 157. mera de esas funciones pensó ya con la imagen de la prisión en
Y de la constatación de que los hombres estaban prisioneros la que nos encontrábamos en el tiempo de la ley y se toca la
bajo la ley hasta que llegó la fe, ¿qué se deduce para la cuestión misma idea en la comparación aclaratoria de 4, 1 s. Tampoco
del significado de la ley ? En V. 24 se contesta a esto y a la pregun- aquí presenta, por tanto, el apóstol la ley como «pedagogo que
ta fundamental de la perícopa propuesta en v. 19 y que sigue pre- encamina a Cristo» 167. No lo es en sentido positivo en cuanto
sente en cuanto se está diciendo : ó vdfio; Ttai &eqarf óc fjia> v éfovev 158
sí; Xptax óv. El wats ( = así , itaque) 159 al comienzo de v. 24'intro- ^
duce la consecuencia final , que consiste en caracterizar al V ó JAO; con áx ó TCaiBcrfuífaí V, xaóooai Be xa í áx ó 8tBaaxáXü> v, ap oooi BE ooBévs; Ixt auxcúv,
una comparaci ón. Esta imagen, que enlaza con las ideas anterio- áXVat>Tov ó|j.ou;< acpiáatv. ^
res, en el contexto tiene que retomar el aspecto fundamental de
. .
162. Cf. Plutarco, Virt doc. 2, II, 439 s ; Clemente Al . , Paid 1 , 7, 54. 55 ;
Platón, Symp. 183 c.
la funci ón de la ley mencionada anteriormente y reafirmar su com- 163. Esto es criticado fuertemente por Plutarco, Lib. ed. 7, II, 4 a b. El
itai &a -jüuYóc se distingue netamente del maestro. Cf . P. Oxy . VI, 930, 18 ss (si-

prensi ó' n.
El xaiBcrfurp; 160 es un esclavo en las familias griegas y romanas, glo II-III d .C.) .
164. Plutarco, Fab. 5, 5 (1, 177 a) : o í xov JASV <J>á (3 tov axoorcxovTe; xaí xaxa-
que ha recibido la tarea de la vigilancia global de los muchachos <ppovo 3vxe; 'Avv í poo xai8aY <»7dv axexáXouv, xov BE MIVO ú XIOV jié av avBpa xat
de seis a dieciséis años y de cuidar de ellos 161. El se preocupa ^
xí j; 'Pá> [u}c a£iov T YO ú VXO oxpaxrft ó v. Cf . Suetonio, Ñero 37. Cf . igualmente
^
las inscripciones sepulcrales que menciona Oepke, indicios de una relaci ón
afectuosa para con el 1:018070 0';.
157. Es claro que en los vv. 23 y 25 se habla de la fe como principio ob - ^
165 . Una ojeada característica nos ofrece Platón , Lys. 4, 208 c : Kat p. ot
jetivo de salvaci ón. Lo mismo vale para los vv. 26 y 24. Sobre el último cf. Ixt xó Bs Etré.ae auxóv iá>oiv áp)r £ tv aeauxoü, T¡ oóB é xouxo ixixpéxooaí ooi; lid); Yap,
v. 22. Por otra parte hay que darse cuenta de que la fe, que potencialmente ecpT), iTttTpexoooiv; ’ AXX’ápxet xt'c aoo; "OBe, xai8aYu) YÓ£* M ü> v BoOXo; U> V;
existe en Cristo , se hace actual en cada acto de fe, lo mismo que el nomos \AXXá Tt p.éxspó; YG TH & etvó v, B IYCó, iXe óOepov Bvxa tuco BoóXou
actúa en el cumplimiento de ese nomos, es decir, en el xoteiv. Hofmann :
«No se la considere aquí sólo como conducta humana, sino como don de Dios,
^ ^
áp- ea&at. xt BE xota> v at> o5xo; ó TOtt8aYu>7o; aou ® PXst > VAYU> V B xou, e<pT¡, etc
^
BtBaoxá Xoo. Cf. 223a: x 5xa , a> oxep Ba í p-ové; xtve;, xpooeXfró vxe; oí xatBaYOYo í, o
que la revela. Por lo mismo no es asunto del que cree, sino en su ordenación xe xou Meve£é voo xaí o xoo AuatBoq , e ovxec aox & v xoíx; ¿BeXcpotS;, Tcctpexá Xoov
al mundo al que le es revelada esa fe. Con otras palabras, se trata de qué xat Ixé Xeoov auxou; o íxaBe áxtévat * ^ Y® P ó <j)é‘ Xo juv oov TCp úóxov xa í í jjietc
ha sido lo que formó a la comunidad desde el aspecto de la historia de la sal- xaí o í xeptEoxtüXEC aoxoi>; aX7}Xa úvop.evixst87j BE oBBév ecppó vxtCov pubv, á XX’ óxo-
vaci ón. Hasta Cristo fue la ley y sólo desde su aparición es la fe». Cf . asimismo
Lagrange, Káhler ; de distinta manera piensan Sieffert , Lipsius. ^ ^^
PapPaptCovxe; Yavá xxoov Te xaí ° t>Bev $xxov IxáXouv, áXX’IBó xoov jitv 'JTCOTCEXUJ -
xóxe; Iv xoí; 'Epp.aí ot; díxopot stvat Ttpoocpépeafrat , xxrjdivxe; o5v aux£>v BteXó-
158. TÉYova = he sido. Es supérflua la correcci ón évexo en : B Clemente
.
Al. , Strom 1 , 167. Zahn. ^ aajiev x7jv auvoooiav. ^.
166. Cf . el paralelo formal en Plutarco, Quaest com. 3, proem. II , 645 b c,
159. Btass-D. § 391 , 2. donde se llama al v ópioc igualmente iratBaYtuYÓc . De todas formas Pablo no hu-
..
160. Cf. sobre la palabra y su significado : Liddell-Scott , o c ; Burton y biera podido decir, partiendo de su visi ón de la ley, como piensa Bertram,
Oepke, a. I. Estos dos últimos dan también literatura . IIat8a7ü>Yd; es un térmi- ThWNT 5, 618 ss, en vez de TCatBcqtoYÓ;: itaiBeuxr}; o BtBdaxaXoc o
no demasiado frecuente, como para que hubiera que considerarlo como tra- .
x c... Y también en Jenofonte, De resp. ; Lac 3, 2; Platón, Lys 208 C; Dió- .
ducción paulina del ’ómer — niñero — en Núm 11 , 12, como piensa W. Vis-
cher, Das Christuszeugnis des AT I2, 281 s. LXX traduce por xidrjv ó;. En el
^
xaXo;. Cf .Bauer, o.c .
. .
genes Laerc. 3, 92; Filón, Leg ad Gai 53 se distinguen icaiBaYcuY Ó; y StBaa-
rabinismo es xat8aYO)Yo; estranjerismo. Cf . Billerbeck III, 557. .
167. Cf. Duncan , a /.: «The Christian life is not an advanced education,
.
161. Sobre la limitación temporal cf . Jenofonte, Laced 3, 1 : oxav 75 PLTJV but a deliverance from death in life. The real meaning of the passage is well
lx icatBcov s í; xo jieipaxioGafrat ixppaí vtuai , xrjvtxaOxa oí piv aXXot xaóouoi piv brought out the translation: the Law thus held us as wards time as Christ
196 Gál 3, 24 Gál 3, 25 197

que gradualmente eduque al hombre para el bien hasta que en El contexto indica con claridad que Cristo con etc Xpiaxó v 171
un final esplendoroso recibamos a Cristo en nosotros y lo deje- es también aquí el terminus ad quem, y se hace evidente en la for-
mos actuar 168. Tampoco lo es en sentido negativo dándonos a mulación de 4, 2. Por supuesto que tal actividad de la ley no está
conocer nuestros pecados, haciendo tambalearse nuestra con- falta de sentido y finalidad en la providencia de Dios. Pero lo que
fianza en el propio rendimiento y despertando así , finalmente, Dios pretende no es promovido por la ley. La justificación por la
el deseo de la gracia 189. En ningún sentido es la ley «la callada fe, sentido y fin de la actuaci ón de la ley conforme a la frase con
preparación para la revelaci ón de la fe» (Schlatter) 17°. iva , ni es causada , ni preparada en sentido alguno por la ley. La

La ley se interpreta, pues, también en 3, 24 como el instru- justificación es el sentido oculto del régimen de la ley, sentido que
mento de la voluntad de Dios aprisionada, mediatizada, ya inter- se revela sólo con la venda de Cristo y de la fe ; también, y pre-
pretada por los «ángeles» ; instrumento limitado temporalmente, cisamente entonces, se ve que la ley no tiene tarea alguna «peda-
que nos sigila amenazante y que ejerce con nosotros y consigo gógica» en la justificación del hombre. Su «pedagogí a» es el de-
misma su «educación» para la muerte : retenemos en los pecados. sarrollo del pecado. El éx xtoxeox; de v. 24b corresponde al de 22b,
lo mismo que el Iva SixaicalKopisv se corresponde con el iva f¡ émq
jeX ía SoxiaTsó ouatv. La fe venida con Cristo y que se actualiza
-
.
came Paul adds that the function of this discipline was that we might be jus
tified by faith. By this he apparently means, that the Law, just because it was
- en la fe en Cristo Jesús, es el principio de la justificación en la que
repressive in its discipline, robbed us of all faith in human advancement and cada creyente recibe el bien prometido.
left us with no alternative but to cast ourselves in faith on Him who came to El sentido secreto de la justificación por la fe se realiza ahora,
emancipate us». aunque ya existía en el tiempo de la ley. Desde la llegada de la
168. Cf . Crisóstomo, a. /. Como muestra de la exégesis reciente citemos fe estamos libres del dominio del vigilante esclavizados la ley 172.
a Womer : «La tarea de un iuai8cq <*>if <> <; no es ciertamente provocar a cometer
pecados, sino más bien el rechazarlos, y especialmente defender de peligros Pablo elige por motivos objetivos una formulación restringida
morales mediante la vigilancia continua y la corrección, y mantener continua
mente en el camino hacia una determinada meta». Cf. asimismo Ramsay,
- en V. 25. No dice que después de haber venido la fe no haya
7uat $aY <ir( oc alguno, sino que no estamos ya sometidos al TtaiSayoypc .
381 ss. Para «nosotros» ya no hay icaiia jforf <> <;.
169. Cf . Sieffert : «Bajo esta disciplina del pedagogo acaba por gritar el
hombre : xaXatTCiopos etc., Rom 7, 24». Al decir eso se olvida de que en Rom —
U 7có '/á piv
*

^ ^
Y P aT£ v ó|xov ahXd
Rom 6, 14. Pero el que «nosotros» ya no estemos so-
7, 24 se habla de la fe y que tiene presentes las experiencias precristianas del metidos a la ley , prueba también que el dominio de la ley en el
hombre a la luz de la gracia que ha llegado. Y Rom 3, 20, al que se suele re - — —
fondo y bien entendido en «principio» se ha roto , que Cristo
mitir frecuentemente, no significa otra cosa que Rom 7, 4 (4, 15), o sea, que de hecho ha venido a ser su fin también para el cosmos en su
la ley lleva a experimentar prácticamente el pecado, en cuanto que lo desarro - —
totalidad Rom 10, 4 . Y aunque la ley a pesar de la venida de
lla en xapapdasig.
170. asimismo Calvino: «Quemadmodum enim grammaticus puerum la fe se manifiesta en el mundo como un poder muy real , eso no
sua cura formatum tradit in eius manum, qui altioribus disciplinis ipsum prueba que posea aún un poder completo. Lo que eso prueba es
perpoliat, ita lex fuit quasi grammatica, quae discipulos ab se inchoatos, que el mundo no ha conocido ni comprendido la realidad de las
fidei perficiendos, tanquam theologiae, resignaret. Algo parecido dice Estius
que, siguiendo a Jerónimo, describe así la actividad del paedagogus: Metuque cosas, la falta de poder de la ley en Cristo y la posibilidad de la
ac flagris a vitiis coerceat, et primis elementis erudiat, doñee... ad maiores fe como triunfo sobre la ley. Miradas las cosas objetivamente hay
philosophiae ac gubernandae rei publicae disciplinas a magistro instituendus que decir que la ley sólo aparenta ser un poder fuerte y finge un
..
transmittatur. Y luego le asigna a la ley este cometido: Itaque lex . nos tan - poder real.
quam párvulos et ad vitia proclives, timore coercuit et praeparavit, duxitque
ad Christum , verum iustitiae doctorem et magistrum , ut ex fide eius iustitiam El que «nosotros» no estemos ya sujetos a aquel pedagogo ,
consequeremur». Tal actividad no contradice, segú n Estius, a lo dicho en 3, se deduce de que «todos vosotros» — el estilo directo intenta
19, o sea, que el pecado se multiplica con la ley. Aun así encamina la ley a aplicar a los gáí atas el argumento lo más posible — sois «hijos
Cristo : «Dum videntes homines, se per legem sanari non posse, sed eius oc -
casione gravius vulnerari, ad Christum medicum confugiunt». Estius ve uni -
dos, pues, en la actividad de la ley el método positivo y el negativo de enca - 171. = usque ad Christum, cf. 1 Pe 1, 11: xa sfc Xpiaxó v ira axa. Cf.
minar a Cristo. Pero parte, como los otros exegetas, de un concepto general
y amplio de la ley, sin atender al carácter específico de ésta muy claramente Lagrange. De otra manera: Sieffert, Bousset, etc. ^^
descrita, como estando a disposición del mundo, segú n se dice en 3, 19 y en 172. V. 25 no depende ya del oíate de v. 24. Sieffert: «Ahora quiere Pablo
los cap ítulos 3 y 4. desarrollar la bella imagen de la salvación que ha llegado».
198 Gál 3 , 26 Gál J, 27 199

de Dios», V. 26, mientras que antes erais esclavos. Se ve cómo la con Cristo , posibilidad que es realidad . Es un hecho, independiente
imagen se aparta del asunto, pues en realidad precisamente los de cualquier altibajo en la situación personal de la fe de cada
hijos están sometidos al pedagogo, al que el padre los ha con- uno, que la fe venida con Cristo ha hecho a todos , en Cristo Je-
fiado. En 4, 1 s intenta Pablo aclarar el mismo asunto con un nuevo sús, hijos de Dios. Este hecho está ahí .
ejemplo relacionado con el anterior, el de la distinción entre el Como la fe ha sido el medio que posibilitó a los gálatas la
hijo menor de edad y el mayor de edad. Pero tampoco se sujeta filiaci ón divina, así , es su nueva relación con Cristo Jesús la razón
Pablo a este ejemplo en su exposición, sino que vuelve a hablar de su ser de hijos de Dios ; su ser-en-Cristo-Jesús es lo que les hace
de la contraposición de aquellos que no son hijos y los que han ser hijos de Dios 174 A este nuevo ser los llevó el bautismo. El
ocupado el puesto de hijo —- 4, 5. ser-hijo-de- Dios exige no sólo la fe como medio objetivo que
Todos los cristianos gálatas son hijos de Dios Siá xíjc x í axeox; puede abrir el paso a su ser nuevo, sino que exige también el
.
év Xptaxq> Trjaou El é v Xpiaxcp Tr aou no pertenece al §t á xfjc xt
^
axeoK 173. Jamás habla Pablo en lugar alguno de una xíaxu; év
- reafirmarse en el nuevo fundamento del ser, en Cristo Jesús.
Objetivamente exige esta consolidación en Cristo Jesús incluso
Xpiaxtp TyjaoO, en el sentido de una fe en Cristo Jesús, sino de de un modo primordial , aunque en el proceso del hacerse cris -

x í axis Xptaxoa TY]CJO ü Gál 2, 16.20 ; 3, 22 ; Rom 3, 22.26 ; Ef 3, tiano precede la fe como encaminamiento. Este ser recibido ,
12 ; Flp 1 , 27 ; 3, 9 ; Col 2, 12; 2 Tes 2, 13 — , xíaxtc; xpoc xó v x ó ptov encerrado, llevado y requerido por el nuevo fundamento del ser,
’Irjaouv — Flm 5 — , de x íaxic zu; Xpiaxóv — Col 2, 5. Tampoco en este estar-en-Cristo-Jesús se efectúa según Pablo por el acto del
Ef 1 , 15 y Col 1 , 4 es Xpiaxós objeto de la fe, sino su fundamento. bautismo 175.
Cf. 1 Tim 1 , 14; 3, 13 ; 2 Tim 1 , 13 ; 3, 15. iíiaxeóstv se halla en el Esto es manifiesto si se aclara la relación de V. 27 con el pre-
nuevo testamento sólo en Me 1 , 15, y no, por el contrario, en cedente. Desde este punto de vista el razonamiento es el siguiente :
Jn 3, 15 ; Ef 1 , 13. Es la rcíonc, pues, el medio por el que los gá- Ya no estamos bajo la ley , pues todos sois hijos de Dios en
latas son hijos de Dios. La fe no tiene en el contexto un tono es- fuerza de la fe en Cristo Jesús que ha venido con Cristo. Y porque
pecial , como quiere Hofmann, sino que el hi á xrje; x ícxeoK re- además vosotros en cuanto bautizados para Cristo os habéis
toma simplemente el éXfroó avjc Tfj; x í axsot; de 3, 25 (Sieffert). Por revestido de él , de modo que sois uno en Cristo Jesús. V. 27 fun-
eso no se piensa aquí en la realizaci ón de la fe, sino en la fe que se damenta ( ]fá p) no toda la frase de v. 26, sino el év Xptaxw TyjaoO 176 .
*

acaba de mencionar como llegada . Sólo esta interpretación es la "


Oaot pretende «no delimitar un círculo reducido de entre los lec-
que responde al contexto , que se puede resumir así : «Una vez tores , sino abarcarlos como conjunto» 177.
que la fe ha llegado , no estamos ya bajo el pedagogo, pues voso- Baxxt£etv ele, Xptoxóv — cf. Rom 6, 3 ; 1 Cor 10, 2 — es tanto
tros sois hijos de Dios. Esto es lo que ha proporcionado la fe —
como etc x ó ovopia Xptoxoü cf. Hech 19 , 5 ; 1 Cor 1 , 13.15. Se
que se acaba de mencionar. Vosotros sois hijos en Cristo Jesús».
Sólo esta interpretaci ón de la fe impide entender el que todos 174. Cf. Káhler: «Son hijos de Dios sin distinción y lo son de tal modo
los cristianos gálatas son hijos de Dios como si se tratara de un que para ellos sin distinción es la fe la mediación, su relación con Cristo
«casi ilimitado optimismo» (Oepke) del apóstol , sino que hay que Jesús el fundamento de esta dignidad»,
entenderlo como descripción de una verdadera situación . 175. Lipsius : «Este no es, pues, para el apóstol simplemente una acción
Es la fe y no la ley la que los ha llevado al ser, la que les ha simbólica, sino el acto misterioso en que los creyentes entran en una comunión
.
mística con Cristo (el crucificado y resucitado)» Cf. Bousset: «El bautismo...
proporcionado el ser en el que son hijos de Dios : el estar en
Cristo. IKaxtg se aproxima aquí al concepto de la predicaci ón de
es para Pablo un sacramento cuyo don místico de la gracia consiste en la ma
ravillosa unión con Cristo». El concepto de la «comunión mística» o «don
-
la fe — Rom 10, 8 — , pero sólo coincide con él en la medida en místico de la gracia» es aquí, por supuesto, muy general. Se trata más bien
que la predicaci ón de la fe se ajusta a la fe que en ella se mani- de una comunión óntica y un don sacramental de la gracia. Se tiene el concep-
fiesta. ñí axte es la nueva posibilidad del hombre que ha llegado
to amplio de «místico», que usa también A. Wikenhauser, Die Christusmys -
-
tik des hl. Paulus (21956) 70 85, passim, cuando dice que «el bautismo pone
al hombre en la unión mística con Cristo», que «causa el estar en Cristo».
176. Por eso es dif ícil la unión de xíaxtc; con Iv Xpiaxqj TrjaoD.
173. Así Lipsius, Loisy, Comely, Zahn ; A. Deissmann, Die neuiesta
mentliche Formel Iv Xptax <£ , 193 s. En contra: Sieffert, Lagrange y Mundle,
- . .
177. Oepke, a. I Cf . 3, 10 También F. M. Rendtorff , Die Taufe im
Urchristentum (1905) 6, 1, dice que oaot aquí no es omnes vestrum qui, sino
o. c., 124, 1. vos qui omnes ( baptizati estis).
200 Gál 3, 27 Gál 3, 28 201

auv tale; zp á eatv auxoo, 10 xai évSua á fJisvoi xó v veov xov ávaxatvoojiEvov
piensa en la donaci ón 178 sacramental a Cristo que acontece por
el bautismo y que, segú n Rom 6, 3 ss, fundamenta precisamente
la nueva vida en Cristo y con él. Como síntesis del adentrarse
^
e í q ¿mpcoaiv xax ' stxó voc xo ü xx í aavxoc aux óv... 12 ’Ev óó aaafrs O ü V , cbg
¿xXextot xo ü deoü ¿qtot xai axXáyyva oixxtppto ü , ypY]ax óxy|xa
intensivo en el nuevo ser realizado por medio del bautismo usa xaxstvocppoa 6 vr|v xxX .
aquí Pablo el concepto évS ó eafrat . No puede explicarse sólo par-
tiendo de la imagen com ún del vestirse como tal 179, sino que está
Nos hemos despojado del hombre viejo en el bautismo —
juntamente con sus ?rpᣠsi <;. El bautismo ha destruido todo el

cargado de un determinado contenido, sobre todo atendiendo a pasado del hombre. Nos hemos revestido del hombre nuevo
la historia del término. Xptaxóv ev & óeodat presupone la idea de — participio aoristo. Nos hemos revestido de él en cuanto que con-
que Cristo es como un vestido celeste preparado para todos, y — —
tinuamente pretende participio presente su renovaci ón con
«ponérselo» significa entrar en un nuevo «eón » y en el ser com- la meta puesta en el «conocimiento», conforme a la imagen de
prendido por el nuevo «eón». La expresión no se fija en el co- su creador. El haberse revestido del hombre nuevo en el bautismo
mienzo de una relación ética 18°, sino de un nuevo vínculo onto- se contin úa en el constante revestirse de sus miembros. El reves
tirse de sus miembros exige el revestirse de los dones y de las vir-
-
lógico. Describe el comienzo de la (com ún) participación en el
ser mismo de Cristo 181, que se realiza, según 2, 20, al nacer el tudes 183, lo mismo que el continuo despojarse de los miembros
nuevo yo, el «Cristo en m í», el «hombre interior» 182. del hombre viejo, miembros que a pesar de haber sido eliminados
Pablo puede utilizar é v óóeafrat también en relación con impe- en el bautismo, rebrotan continuamente por así decirlo, cf. 3,
rativos : Rom 13, 14 con vistas al xó ptoq ITQOOOC Xptaxóq ; Ef 4, 24 en 5 s. Estos son los vicios.

conexión con xatv óc á vfrpancoc; ; Rom 13, 12 cf. Ef 6, 11.14 res-
pecto de las OTKOL xyjc cpmxóí, en cuyo trasfondo está también la
— El haberse revestido del hombre nuevo es lo que hace posi-
ble el revestirse de sus miembros. Sólo partiendo del nuevo ser
idea del vestido que es idéntico con el hombre celeste. Pero es sig- puede conseguirse una nueva conducta, cf. Ef. 2, 9 s 184. Pablo se
nificativo que el xaivóc; avfrpwroc del que hay que revestirse es pre- fija realmente en el cambio de ser mencionado, el ontológico, y
cisamente el que ha sido creado por Dios, lo mismo que el rcaXat óg no en la incorporaci ón dialéctico- religiosa o moral de cada bau-
ávfrpaMCoc del que hay que despojarse ha sido ya crucificado en el tizado en Cristo. Lo prueba la conclusi ón que saca del hecho de

bautismo Rom 6, 6. El quitarse y el ponerse en el contexto que los gálatas se han revestido de Cristo en el bautismo, y el
imperativo se refiere a la ávaaxpocpVj, mientras ¿ ue el ponerse o — panorama que se le presenta a partir del bautismo, V 28. .

el quitarse en contexto indicativo se fija en ío sacramental que
llega al ser. La unión de ambos aspectos es apireciable en Col 3 ,
En los bautizados se han suprimido sacramentalmente, es
decir, de modo velado y real, las diferencias metaf ísicas, histó -
9 s: [ir] cJísóBeafre etq ak\r¡ kouc , <kexóoaá|Jtevoi xóv rcaXatov ¿cvftpwxov ricas y naturales procedentes del viejo eón 185. La expresión : «ya
no hay judío ni griego» 186 acent ú a fuertemente la realidad de la
178. Cf . ThWNT 1, 537, 24 ss.
179. Cf. sobre el variado uso de la imagen : W. Straub, Die Bildersprache .
183. Ese revestirse es lo que el mártir consuma, Martyr Lugd . 1, 42:
des Apostéis Paulus (1937) 24 s. (84 s); ThWNT 2, 319 ss; Oepke, a. Bur - (fH Bkavó tva ) r¡ {itxpa xat aaftsvyjc xat sóxaxacppóvyjxoc pifav xat axaxa -fdmaxov
ton, a. /.; H. Leipoldt, Die urchristliche Taufe im Lichte der Religionsges- afrXrjx v Xptaxóv
chichte (1928) 60 s. ^
184. Sobre el tranfondo en la historia de las religiones, que aclara bien
.
— —
180 Cf . Zahn que porque también aparece en sentido de imitación
teatral quiere traducir el evüóeafrat por «ponerse en lugar de otro (!) y obrar
en consecuencia, adoptar y representar la actitud de otro». Se ve lo absurdo
histórica y objetivamente la rara terminología del apóstol, cf. G . P. von We
tter, Phos. (1915) 168 ss; Kásemann, o. c., 81 ss ; 87 ss ; 126 s ; 139 ss; 147 ss.
185. Oepke piensa que la ampliación de los pares de contrarios que sigue
-
de tal interpretación , al designar a los bautizados, como aquellos que se han a TooÓ atoc y "EkXijv, y que en sí responde a una costumbre paulina — 1 Cor
puesto en lugar de Cristo y ahora act úan en consecuencia; aquellos que adop- 3, 22 s ; Rom 14, 6 ss, etc. — , está en clara contraposición con una «alabanza
tan la actitud de Cristo y lo representan.
181. Cf . Cirilo de Jer., Katech. Myst . 3, 1 : Etc Xptaxó v pepaictiojxsvoi xat
del hombre muy en uso entre persas, griegos y jud íos — en forma algo va
riada — , fundada en que él no es : incrédulo o ignorante, ni mujer ni esclavo
-
Xptax óv Iv& uadjxevoi a ú|Ap.opcpot fefovaxe xo ü uíoü xo ü frsoü... pixoyoi oüv xo ü Xptaxoü (T. Ber 7, 18 ; j. Ber 13 b. 57 ss; b. Men 43 b ; todavía se usa hoy en el libro
-¡•Evojj-svot Xptaxot etxdtojc xaXeíaDe (en Schafer). Cf. Hofmann, a . L : «Donde, de oraciones jud ío : Diógenes Laerc. 1, 33 ; Lact., Inst . 3, 19, 17 ; cf. Plutarco,
como aquí, se habla de ivóó eafrat Xptaxó v como de un acto ú nico, entonces Mar. 46, 1, 433 a)». Cf . ThWNT 1, 776 s, también Zahn, Bousset.
designa «la entrada en un ser de inclusión en Cristo». 186. "Ekkrjv designa la otra categoría de la humanidad, así en Rom 1,
.
182 Cf . 121, 278. 16 ; 2, 9 s; 3, 9 ; 10, 12 ; 1 Cor 1, 24 ; 10, 32, 12, 13; Col 3, 11. Se distingue del
202 Gál i, 29 Gál 3, 29 203

igualdad de todos en Cristo Jesús 187. Dicho positivamente, es un Jesús. Todos vosotros estáis incorporados esencialmente a Cristo

hecho que todos el Tiávxe; lleva el tono conforme a v. 28b — por medio del bautismo, de modo que todos en conjunto y cada
son uno 188 en Cristo Jesús, es decir, son Cristo mismo. Estas dos uno de por s sois uno, sois Cristo. Entonces, por razón de lo que
cosas se intenta expresar : todos juntos son en Cristo uno, el
cuerpo de Cristo ; lo son de modo que cada uno es Cristo en rela-
— —
la Escritura ha dicho según Gál 3, 16 , es insoslayable la con-
secuencia : si le pertenecéis, entonces sois también «la descen -
ci ón con el otro. Más claro: ahora ellos son sólo miembros de dencia de Abrahán», a la que se han hecho las promesas y, con-
Cristo. Cf. 1 Cor 12, 12 s. 27 ; Rom 12, 5. Lo son sólo en cuanto secuentemente, sois sus herederos en fuerza de la promesa o tam-
bautizados, en cuanto que están «en Cristo Jesús». Son miembros bién «conforme a la promesa », herederos en sentido absoluto,
en cuanto tales bautizados 189 y lo determinante de su individua
lidad natural ha desaparecido en la esencialidad sacramental del
- cf. Rom 8, 17 190.
Con v. 29 vuelve, pues, Pablo a la tesis de que partió y prueba
cuerpo de Cristo y de sus miembros tanto en relación con la to- así que la cuesti ón sobre la significación de la ley, planteada en
talidad como para cada individuo, puesto que ellos pertenecen v. 19, es una pregunta provisional como la misma ley es un fac-
a Cristo, V 29. . tor pasajero. El pensamiento central era la doble tesis presentada
Xpiaxoí) elvat no tiene para Pablo un sentido moral, sino que en 3, 6: 1) la bendición de Abrahán pertenece a la fe y 2) la he-
presupone, segú n Rom 8, 8 s, la posesió n del ftvs ü fia Xpiaioo sa - rencia de Abrahán pertenece a Cristo. Ambas tesis pueden redu-

cramental cf. 1 Cor 3, 16 ; 12, 16 ; Gál 5, 24 s o tambié n el
ser de Cristo en « nosotros». Pertenecer a Cristo significa que
— cirse a una, puesto que la bendici ón de Abrahán incluye en sí la
herencia, que se experimenta ya por el Espí ritu en la fe y ésta ha
— —
uno ¡como miembro de su cuerpo! está esencialmente su
bordinado u ordenado a Cristo.
- venido con Cristo en cuanto nuevo camino hacia Dios. Con todo,
no sólo es casualidad que ambas tesis se expongan separadamente,
Fundamentalmente la argumentación del apóstol ha sido ésta : sino que hasta el desarrollo es distinto. La primera tesis se expone
desde la llegada de la fe ya no estamos bajo la ley, pues todos prevalentemente teniendo en cuenta la contraposici ón de x í ait;
— —
vosotros guiados allí por la fe sois hijos de Dios en Cristo y Ipfa , mientras que la segunda se fija en la de watte y v ó|xo;. Por
eso en la exposición de la primera tesis está en primer plano la
realizaci ón de la fe, que recibe la bendició n, contrariamente a lo
IOü &CCíOS en el aspecto salvífico por voluntad divina : Rom 3, 1 ss.9, cf. 9, 3 ss que ocurre con el cumplimiento de la ley.
Pero esto no afecta a que ambos tengan en com ú n el ser pecadores: Rom 1 s ;
3, 9 ss. 19. Esa condición común sale a luz en el juicio de Dios: Rom 2, 9 s.
En la segunda tesis aparece, por el contrario , la fe en el sen
tido objetivo como el bien de la fe dado con Cristo. No es, pues,
-
La nueva condición común en Cristo surge ante el evangelio : Rom 1, 9;
1 Cor 1, 24; Rom 10, 33, por el bautismo: 1 Cor 12, 13; Col 3, 11, en la fe: casual que sea en esta parte de sus explicaciones donde se des-
Rom 10, 11 ss. cubre la base sacramental de la vida de la fe, y donde se señ ala la
— .
187. vEvt ( lv) está en realidad por Ivecmv, lo mismo que rá pa susti
-
tuye a Tcapeaxiv, Blass D. § 98.
- esencial unión de la descendencia con Cristo.
188. Corrigen y tienen ev laxe: F G 33 d e f g vg Orígenes, Atanasio, Ba
silio al.
-
189. Si se reconoce la restricción de lo dicho en v. 28, entonces se guarda
uno bien de sacar conclusiones directas para la ordenación del ministerio ecle -
siástico o de la sociedad pol ítica. El ministerio eclesiástico no se apoya direc
tamente en el bautismo, sino en el envío, y la sociedad pol ítica, no es jamás
-
idéntica con el cuerpo de Cristo. De la frase del apóstol hay que sacar , por
el contrario, consecuencias directas para la cuestión de las fronteras de la
iglesia. A ella pertenecen de igual modo todos los bautizados, de modo que .
190. Cf. Bisping., a /.; «La incorporación a Cristo por la fe es al mismo
una iglesia nacional , entendida hasta las últimas consecuencias, no es ya la tiempo una incorporación al único c~é p\La zoo ’Appaaji., por tanto, equivale a un
.
apóstólica Hay que tener presente en toda su trascendencia la consecuencia ser recibido en la filiación de Abrahán, que, por supuesto, para los gentiles
creyentes no es necesario que se efect úe por la circuncisión (cf. Rom 9, 8)».
que Crisóstomo saca acertadamente de este lugar : «Todos vosotros tenéis
una figura, una forma, la forma de Jesucristo. ¿Hay algo que infunda más
respeto que esta palabra ? Un hombre que antes era griego, jud ío, esclavo,
Con 3, 29 concluye el midrash de Abrahán. No se puede decir, consecuen
temente, que «la verdadera filiación respecto de Abrahán» sea «el tema de -
se cambia ahora en la figura no de un ángel, ni de un arcángel, no, en la figura Gál», como pretende N. A. Dahl, Das Volk Gottes (1941) 212, apoyándose
-
del mismo y único Señor y re presenta a Cristo en su persona». en W. Forster: ZNW 38 (1937) 292, 1.
204 Problemática de la ley en Pablo Problemática de la ley en Pablo 205

2) El Pentateuco : Rom 3, 21 ; 1 Cor 9, 8 s ; 14, 34 ; Gá l 3,


10 s ; 4, 21 , como parte fundamental del antiguo testamento junto
EXCURSO con los profetas. Pablo utiliza también los términos : Mwuafjc , Rom
10, 5 . 19 ; 2 Cor 3, 15 o ó Morfoscoc v ó }xo ;< , 1 Cor 9, 9. Estev ó|xoc se
LA PROBLEMá TICA DE LA LEY EN PABLO * dice que es la ley del Sinaí : Rom 5, 13 s (20); cf. 9, 4 y Gál 3, 17 ;
4, 24 ; 2 Cor 3, 7 s. A ella pertenece sobre todo el Decálogo : Rom
La problemática paulina de la ley se basa en un determinado 2, 20 s ; 7, 7 ; 13, 8 s ; Gál 5, 14. En vez de V ó JJLOC se puede decir
concepto de «ley ». Es sabido que Pablo entiende por v ó jxoc , en
conformidad con el concepto que su tradici ón judí a tiene sobre
7pá|X[ia — siempre en expresa contraposición con itvsojxa , acep-
tuando así su carácter preceptivo de ley : Rom 2, 27.29 ; 2 Cor 3,

la ley, lo siguiente : 6 . Resaltando su carácter ordenante, el V ó JJLOC se llama también
SVTOXV], sea que el v ó|xo;< conste de muchas évxoÁa í , y entonces r¡
1 ) El AT en conjunto , la «Escritura» : Rom 3, 19 — cf . 3, évto\r¡ significa un precepto concreto : Rom 13, 9 ; 1 Cor 7 , 19 ;
10- 18 — y 1 Cor 14, 21 . N ó jxo<; es aquí lo que en otras partes se lla - Ef 2, 15 ; 6, 2, sea que el v ó|xo;< en su conjunto se designe como
ma 7pacp : Gál 3, 8.22 ; 4, 30 ; Rom 4, 3 ; 9, 17 ; 10, 11 ; 11 , 2. é vioXVj : Rom 7, 7 ss .
^ 3) Bajo el concepto del v ó jxot; caen también para Pablo xa xo5
* Bibliograf ía: R. A. Bartels, Law an Sin in Fourth Esdras and Saint Paul: v ó|xoo o xa 8ixata>|xaxa xoO v ó jiou : Rom 2, 14.26 s, que conocen o ha-
-
QuartRevLuthChurch 1 (1949) 319 329 ; P. Benoit , La loi et la croix d' aprés cen los gentiles. Por supuesto que éstos no tienen el Pentateuco
-
saint Paul: RevBibl 47 (1938) 481 509 ; P. Bláser, Das Gesetz bei Paulus (1941) ;
id., Gesetz und Evangelium: Cath 14 (1960) 1-23 ; J. Bonsirven, Judaisme au
como la pLÓ pcpo>atc yvcóasox; xa i xf¡<; áXrjfraac;, Rom 2, 20. A ellos
no se les ha dado la vojxofrsa í a sobre el Sinaí , Rom 9, 4, ni se les han
- -
temps de J ésus Christ I (1934) 247 ss ; id ., Le Judaisme Palestinien au temps
de Jésus Christ (1950) 77 ss; G. Bomkamm, Siinde, Gesetz und Tod ( Rom 7 ) , confiado los Áópa xou d- eou , Rom 3, 2. Son, en relación con los

- -
en Das Ende des Gesetzes (Paulusstudien) (1952) 51-68 ; Bousset Gressmann,
119 141 ; R. Bultmann , Romer 7 und die Anthropologie des Paulus, en Imago
judíos, «los que no tienen la ley », Rom 2, 14, que pecan ávó jxox;
y que se pierden áv ó jxojc;, Rom 2, 12. Con todo, «ellos mismos se
-
(Festzchrift G. Kr ü ger, 1932) 53 62 ; id., Christus des Gesetzes Ende , en Glaube son v ó fxo <;», Rom 2, 14, pues tienen «escrita en su corazón la obra
- -
und Verstehen II (1952) 32 58 ; id., Theologie des Neuen Testaments (31958)
260 270; G. Bushell, Law and Christian Spirituality According to Saint Paul : exigida por la ley », Rom 2, 15 , de modo que su exigencia les es
-
AustralBiblRev 5 (1956) 99 117; W. D. Davies, Torah in the Messianic Age
and or the Age to come (1952); C. H. Dodd, Gospel and Law (1951); id., En -
accesible a través del testimonio de la conciencia. Los gentiles
nomos Christou, en Studia Paulina in honorem J. de Zwaan (1953) 96-110 ;
G. Ebeling, Erwágungen zur Lehre vom Gesetz: ZThK 55 (1958) 270-306;
F. Fl ückiger, Die Werke des Gesetzes bei den Heiden ( Rom 2, 14 ss ) : ThZ 8 -
This World According to Paul: JBL 70 (1951) 259 276; D. Rossler, Gesetz und
Geschichte. Untersuchungen zur Theologie der Jüdischen Apokalyptik und
-
(1952) 17 42 ; E. Grafe, Die paulinische Lehre vom Gesetz (21898) ; W. Grund - der Pharisáischen Orthodoxie (1960) ; A. Schlatter, Der Glaube im iVT (41927)
mann, Gesetz , Rechtfertigung und Mystik bei Paulus: ZNW 32 (1933) 52 65 ;
V. E. Hasler, Gesetz und Evangelium in der alten Kirche bis Orígenes (1953) ;
- 323-399 ; R . Schnackenburg, Die sittliche Botschaft des NT (1954) 135 142 ;-
H. J. Schoeps, Paulus (1959) 174-230; E. Sch ürer II, 545-579 ; O. Schulz, Tiouv 6
-
H. A. A. Kennedy, Saint Paul and the Law, Expt 8 s, 13 (1917) 338 366; W. G. vó o;. Das Verháltnis von Gesetz, Siinde und Evangelium nach Gal 3: ThStKr
^
Kiimmel, Romer 7 und die Bekehrung des Paulus (1929) ; O. Kuss, Die Heiden
-
und die Werke des Gesetzes ( nach Rom 2, 14 16 ): MunchThZ 5 (1954) 77 98 ; - -
75 (1902) 1 56 ; Sieffert, Die Entwicklungslinie der paulinischen Gesetzeslehre,
en Theol. Studien B. Weiss dargebracht (1897) 332-357; A. W. Slaten, The
M. Loewy, Die paulinische Lehre vom Gesetz: MGWJ 47 (1903) 322 ss. 417 ss. qualitative Use of «nomos» in the Pauline Epistles: AmerJournTh 23 (1919)
534 ss ; 48 (1904) 268 ss. 321 ss. 400 ss ; E. Lohmeyer, Probleme paulinischer -
213 219 ; G. Sohngen, Gesetz und Evangelium (1957) ; Kleinknecht, Gutbrod ,
-
Theologie II , Gesetzeswerke : ZNW 28 (1929) 52 65 ; St. Lyonnet, Liberté
chrétienne et loi nouvelle (1953) ; R. Marcus, Law in the Apocrypha (1927) ;
-
V ó í O <;, ThWNT 6, 1016 1084, especialmente 1061-1070 (Gutbrod) ; R. Tiling,
J
Die paulinische Lehre vom Nomos nach den vier Hauptbriefen (1878) ; P. G.
Chr. Maurer, Die Gesetzeslehre des Paulus nach ihrem Ursprung und ihrer Verweijs, Evangelium und neues Gesetz in der áltesten Christenheit bis auf
Entfaltung dargelegt (1941) ; K. Mittring, Gesetz und Evangelium im NT : Marcion (Diss. Utrecht 1960), especialmente 49-76; J. F. Walvoord, Law in
-
EvTh 5 (1938) 428 442 ;G. F. Moore, Judaism in the First Centuries of the Chris
tian Era.The Age of Tannaim I (71954) 235-280; H. Mosbech, Paulus Laere
- -
the Epistle to the Romans : Biblia Sacra 94 (1937) 15-30.281 295; F. Weber,
JUdische Theologie auf Grand des Talmud und verwandter Schriften (21897) ;
-
om Loven: TeolTidsskr 4 (1922) 108-137.177 221 ; M. Noth, Die Gesetze im

H. D. Wendland, Gesetz und Geist ( Schriften des Theologenkonvents Augs -
Pentateuch, en Ges. Studien zum AT (1957) 9-141 ; id., « Die mit des Geset
-
zeswerken umgehen, die sind unter dem Fluch», ibid, 155 171; G. v. Rad, Teo
-- burg, Bekenntnisses 6) (1952); A. Zahn, Das Gesetz Gottes nach der Lehre
und Erfahrung des Apostéis Paulus (1876); R. Zehnpfund, Das Gesetz in den
- -
logí a del ATI (21972) 243 351; II (1972) 501 528 ; B. Reicke, The Law and paulinischen Briefen: NKZ 8 (1897) 384-419.
206 Problemática de la ley en Pablo Problemática de la ley en Pablo 207

reconocen, por ejemplo, que su conducta viciosa, merece la muerte Partiendo de este concepto de vojxo<; para el antiguo testamento,
según la justicia de Dios, Rom 1, 32 ; observan prescripciones pasa Pablo en ocasiones sin esfuerzo a la idea de «ley», que es
como las pide la ley mosaica, Rom 2, 14.26. Tales prescripciones
se concretan, por ejemplo, en el deber de conciencia respecto del
por su procedencia, esencia e intención al mismo tiempo «ins
trucción». Rom 3, 19 dice : «Y sabemos que lo que la instrucción
-
-— ó v ó|ioc — dice, lo dice a aquellos que viven «en la ley»
poder político, cf. Rom 13, 1 s, o también en la moral en todo lo — ¿v
——
que puede llamarse á)or¡frífi , aspa, S í xata, á v á, TcpoocptXVj, eixpiq a, v ó|i(p y Gál 4, 21: «Decidme, vosotros que queréis estar bajo la
^
apeTT], Flp 4, 8. Las exigencias de las axot eía xoO xoajxoo, su ser ^- ley uir ó v ófxov — ¿no habéis oído la instrucción ?». Estas dos ci -
^
vicio de otros tiempos respecto de sus falsos dioses, hizo que los tas hacen perceptible ese paso de un sentido a otro. Este sentido
originario de v ó fio; como «instrucción» aparece de nuevo al ha-
gálatas anteriormente gentiles estuvieran 6TCO V óJJLOV, Gál 4, 1 s.
Para Pablo pertenece tambié n el servicio gentil a los dioses al blar el apóstol de la «ley» de la fe y del Espíritu y de la «ley de
modo como los gentiles escuchaban la ley. Cristo». Allí se piensa en una ley que fundamentalmente no lleva
los rasgos de la ley judaica , se trata , pues, de un v ó|xo; en el sentido
4) Tampoco hay que olvidar una idea general de v ó|xo;< que a de una instrucci ón divina originaria. La problemática de la ley
veces se encuentra en Pablo, tanto más cuanto que en esos lugares desarrollada por Pablo se basa en último término en la diferencia-
se utiliza en toda su amplitud el concepto v ó jxo ;< . En Rom 7, 21 v ó fxoc ción objetiva de dos conceptos distintos de v ófio;, diferenciación
significa tanto como «regla», «ordenació n». Lo mismo vale quizá oscurecida por la falta de una distinci ón terminológica.
para Rom 3, 27 y 8, 2, sólo que aquí se piensa al mismo tiempo en De esta panorámica sobre el uso variado de vófioc en Pablo
que V ó JAOC; puede tener el sentido de una «instrucci ón» original sin se deduce otro dato para nuestro tema. Si v ó|io;< es la designaci ón
que tenga un carácter legalístico. «La ley de la fe» y «la ley del
Espí ritu » son la tora de la fe y la del Espíritu que plantean la exi
gencia de la fe y la del Espíritu. El concepto de v ó p.oc se aproxima
- del Pentateuco en cuanto libro de la ley, implica para Pablo y

sus adversarios que se trata en concreto de exigencias legales: —
Rom 7, 1 s, rituales: Gál 2, 3 s. 11 s ; 5, 2 s. (6) ; 6 , 12 s. 15 ; 4,
en estos casos al de V ó JJLO;< TO5 Xpiaxou , Gál 6, 2. 8 s, y morales: Rom 1 , 32 s ; 2, 1 s ; 7, 7 s ; 8, 4 ; 13, 8 s ; Gál 5,
De este resumen del distinto uso del concepto v ó jxcx; en Pablo 14, sin que se distingan unas de otras en cuanto a su condición
se deducen algunas consideraciones para nuestro tema. Primera - de legales. Entonces el problema no será de contenido de la ley,
mente que la problem ática de la ley para Pablo se plantea en el sino de la legalidad como tal. Pero puesto que se trata no sólo del
horizonte de un concepto de v ó fio;< que sobrepasa el sentido de ley vó|io; ¡ judío,
sino también del gentil, por más que la ley judía sea
y exigencia legal en el judaismo y, en parte igualmente, el sentido el paradigma, lo que a Pablo le importará será no especialmente
judeocristiano. Cuando Pabl