Está en la página 1de 3

Los pronombres personales son pronombres asociados primariamente a una persona

gramatical; son por tanto morfemas sin contenido léxico, cuya referencia esta condicionada


por el contexto lingüístico o por inferencias pragmáticas. A pesar de su nombre, no solo hacen
referencia a personas. Sintácticamente un pronombre es siempre un sintagma
nominal o sintagma adjetival (en el caso de los pronombres personales posesivos). Si se
acepta el análisis del sintagma determinante los pronombres personales pueden considerarse
como el núcleo de dicho sintagma.

Pronombres personales en las lenguas del mundo[editar]


Los pronombres personales expresan diferentes categorías gramaticales o rasgos
gramaticales. La más universal de las categorías expresadas por los pronombres personales
es la de persona gramatical. Todas las lenguas distinguen al menos tres personas
gramaticales:

 Las formas de primera persona tienen un referente que tiene el rasgo de [+emisor].
 Las formas de segunda persona tienen un referente que tiene el rasgo de [+receptor].
 Las formas de tercera generalmente tienen un referente [- emisor] y [- receptor]
(aunque muchas lenguas europeas usan formas de tercera como formas reverenciales de
segunda persona).
Algunas lenguas, como las lenguas kartvelianas, el quechua o el náhuatl distinguen entre
[+emisor][+receptor] o "nosotros inclusivo" y [+emisor][-receptor] "nosotros exclusivo". Otras
lenguas distinguen además entre varias "terceras" personas, es decir, tienen más formas
específicas para [- emisor][- receptor], que generalmente se nombran como "cuarta persona".
Es el caso de la cuarta persona o "tercera persona obviativa" del Ojibwe y otras lenguas
algonquinas. También el mixe de México presenta aspectos de obviatividad. Cuando existe
una persona obviativa puede distinguirse explícitamente entre las dos oraciones siguientes:
Juan vio a María cuando (ella) salía de casa
Juan vio a María cuando (él) salía de casa
En español la distinción anterior sólo es posible explícitamente cuando los referentes
tienen distinto género, con dos palabras del mismo género la oración es
intrínsecamente ambigua (Juan vio a Pedro cuando salía de casa).
También es común que los pronombres distingan número gramatical: singular, plural,
y a veces otros números como dual, trial, etc. Menos frecuente aunque
todavía tipológicamente frecuente son las distinciones de género o caso morfológico.
En muchas lenguas el pronombre personal distingue como mínimo las mismas
categorías que los nombres, e incluso alguna más. Por ejemplo en español, los
nombres no varían de forma según el caso gramatical, en cambio los pronombres
personales si varían de forma según su función sintáctica en la oración.

Pronombres personales en español[editar]


Artículo principal: Pronombres en español

En español los pronombres personales son palabras que señalan las tres personas


gramaticales. No tienen significado por sí mismo, ya que al nombre al que hace
referencia varía dependiendo de la situación y el contexto.1 Por ejemplo, en una
conversación, como se cambia el papel de emisor y receptor, el pronombre cambia:
Si Ramón se dirige a Lola, acto después se intercambiarán los papeles y Lola se
dirigirá a Ramón.
Dependiendo de la persona gramatical, el género y el número, los pronombres
personales tienen distintas formas

Tipos de pronombres personales[editar]


En esta sección se clasifican los pronombres que incluyen diferencias de persona.
Usualmente estos son los pronombres personales independientes (frecuentemente hacen la
función de sujeto o sujeto enfático), los pronombres posesivos que son clíticos que hacen de
determinante con los sustantivos, y formas clíticas al verbo que pueden marcar la persona
sujeto o el objeto (en muchas lenguas puede faltar una de las dos categorías anteriores).

Pronombres independientes o tónicos[editar]


Los pronombres independientes son formas tónicas que pueden aparecer tanto como
respuestas independientes a una pregunta como elementos dislocados. En muchas las
llamadas lenguas "pro drop" [= pronoun dropping languages] estos pronombres no son
obligatorios y aparecen sólo como formas enfáticas o en respuestas a preguntas sobre
identificación (e. g. ¿quién ha llegado primero? tú). En las lenguas que no son "pro drop" los
pronombres independientes son obligatorios, pero en general entre ellos y la forma verbal
pueden aparecer otros elementos.

Pronombres posesivos (clíticos nominales)[editar]


Los pronombres posesivos son un tipo de pronombre personal (ya que varían de forma
acuerdo a la categoría de persona gramatical) que aparece junto con sustantivos
(técnicamente cualquier palabra capaz de ser núcleo de un sintagma nominal no
determinado). Su estatus gramatical varía de unas lenguas a otras, pudiendo variar
desde afijos genuinos (como en muchas lenguas semíticas) a clíticos (como en las lenguas
romances).
En las lenguas indoeuropeas los posesivos son clíticos adjuntos a un sintagma nominal que
determinan el poseedor. En algunas lenguas pueden ser proclíticos y en otras enclíticos, su
carácter clítico se aprecia porque entre el posesivo y el nombre puedan aparecer
eventualmente algunas palabras:
(1a) mi oportunidad
(1b) mi última oportunidad
El hecho de que en (1b) la palabra última pueda ser insertada entre el nombre y el
posesivo prueba que se trata de un clítico. En otras lenguas los pronombres
posesivos son auténticos afijos (prefijos o sufijos) y que en ese caso se suelen llamar
marcas posesivas. El carácter de afijo se determina entre la marca posesiva y el
nombre del cual indica el poseedor puede aparecer otra palabra. En las lenguas
semíticas, por ejemplo, los posesivos son sufijos:
(2a) kitābun ŷadid 'un libro nuevo'
(2b) kitābī ŷadid 'mi libro nuevo'
(2c) kitābka ŷadid 'tu libro nuevo'
Obsérvese que aquí entre la raíz del nombre y el afijo posesivo no puede
aparecer ninguna palabra o morfema.

Pronombres de objeto (clíticos verbales)[editar]


En español algunos objetos verbales (objeto directo y objeto indirecto)
pueden ser realizados mediante pronombres clíticos (lo, la; me; te; nos;
os ...). El carácter clítico se manifiesta en que estas formas pronominales
necesitan ir acompañadas de un verbo pero admiten la interposición entre
el verbo y ellas algún otro clítico o pueden aparecer en diferentes
posiciones:
me dijo que vendría
me lo dijo
no quiso decirme qué pasaba
Este tipo de pronombres de marcas de objeto y sujeto
también son frecuentes en otras lenguas, por ejemplo
el náhuatl posee tanto pronombres clíticos de sujeto como de
objeto común

También podría gustarte