Está en la página 1de 3

¿CÓMO CELEBRAR UNA VERDADERA NAVIDAD?

La celebració n de un cumpleañ os siempre es ocasió n de alegría, de dar


gracias a Dios por las bendiciones recibidas, y celebrar con los seres
queridos. En pocos días celebraremos el nacimiento del Niñ o Jesú s,
ocasió n para tener estas mismas disposiciones y reunirnos en familia a
festejar a quien es nuestro Reconciliador.

Al contemplar en el pesebre a Jesú s, María y José, encontramos un


modelo para toda familia: un pequeñ o santuario donde se recibe y
cobija a quien por amor se ha hecho Niñ o pequeñ o, parar salvarnos.

Muchas veces, sin embargo, se pierde el verdadero sentido entre los


mil pendientes que tenemos, y el nacimiento del Niñ o pasa a ser una
envoltura de regalo.

Es importante que nosotros como cristianos, celebremos bien la


Navidad, pues es un acontecimiento central de nuestra fe. Y qué mejor
que hacerlo en familia. É se será el mejor regalo que le podamos hacer
al Niñ o Jesú s. Aquí algunas recomendaciones:

 Viva el Adviento como el dulce tiempo de espera de Jesú s,


encendiendo semanalmente las velas, que indican que ya se acerca.
 Recuerde que Navidad es Jesú s. Por ello, pongamos el pesebre en
casa; y ojalá lo hagamos en familia, animando a cada miembro a
poner a San José, la Virgen, los angelitos, los animalitos, dejando el
lugar para que el 24 en la noche pongamos al Niñ o Jesú s.
 Arme el á rbol de Navidad con adornos y luces, para recordar que
Jesú s es la ‘Luz del Mundo’ que vino para salvarnos, y cuya
presencia llena de luz nuestra vida.
 En Nochebuena trate de asistir con su familia a la Misa de Gallo.
De esa manera no só lo celebrará a Jesú s sino que podrá recibirlo en
la Eucaristía.
 Esa misma Nochebuena, rece ante el pesebre con su familia y
contemple lo que allí se nos muestra: amor, humildad, sencillez,
unidad.
 También puede aprovechar para vivir la Navidad con tradiciones
como las posadas o pastorelas. A los niñ os- y por qué no también a
los grandes- les encanta disfrazarse y ésta puede ser una buena
ocasió n para ello.
 Los regalos son expresió n de la alegría de la Navidad. Si los
tenemos disfrutémoslos, pero recordemos que no son lo central,
pues lo má s importante es que Jesú s viene a nuestros corazones.
 En esta fiesta del amor de Dios, nadie debería quedar excluido.
Por ello, vivamos la solidaridad. Podemos adoptar una familia que
pasa necesidad, preparando una canasta con alimentos bá sicos y
obsequios para que puedan celebrar una Navidad digna.
 Otra alternativa es participar en instituciones benéficas. Por
ejemplo, Centro San Juan Diego está recolectando juguetes para
entregá rselos a niñ os de escasos recursos.
 Que los saludos de Navidad reflejen su verdadero sentido. Por lo
tanto incluyamos siempre la imagen del nacimiento del Niñ o Jesú s.
 Sería bonito que tanto padres como hijos, escribamos una carta
de Navidad, que muestre el inmenso amor que hay en la familia.
 Algo que les encanta a los niñ os son las fiestas de cumpleañ os y
qué mejor que celebrar el cumpleañ os del Nino Jesú s. Prepare un
bizcocho dedicado a Jesú s y canten las Mañanitas o el Cumpleaños
Feliz.
 También pueden cantar villancicos reunidos alrededor del
pesebre y que cada miembro “arrulle” en sus brazos al Niñ o Jesú s.
 Después de la cena y antes de abrir los regalos poner una
bandeja junto al Niñ o Jesú s, con el nú mero de tarjetitas segú n el
nú mero de invitados. Cada tarjetita contiene citas del Evangelio y
una a una las personas tomará n una tarjetita. A la persona que le
toque la tarjetita que dice: “Me quedo contigo”, se lleva el Niñ ito
Jesú s a su casa y se queda con É l por un añ o. Así se creará una
hermosa tradició n, pues cada añ o, se volverá a repetir la diná mica.

Son muchos los medios que podemos poner para celebrar bien la
Navidad. Pero lo má s importante es tener el corazó n bien dispuesto,
abierto y agradecido, para encontrarnos con el Niñ ito Jesú s que nace
por amor, y que quiere poner su morada en cada uno de nosotros.

¡Feliz Navidad!