Está en la página 1de 425

3ª EDICIÓN

Introducción a la
Psicología Social
ELENA GAVIRIA STEWART
MERCEDES LÓPEZ SÁEZ
ISABEL CUADRADO GUIRADO
(COORDINADORAS)

INCLUYE ACCESO A
CONTENIDOS ON LINE

e
sanz y torres
Primera edic ión: septi embre 2009
Segunda edición: septi embre 2013
Tercera edición: julio 201 9

INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL


El editor no se hace responsabl e de las opiniones recogidas, comentarios y manifestaciones vertidas por los
autores. La presente obra recoge exc lusiva mente la opini ón de su autor como manifestación de su derecho de
libertad de expresión.
La Edi torial se opone expresa mente a que cualquiera de las páginas de esta obra o partes de ella sea n utili zadas
para la rea li zac ión de resúmenes de prensa.
Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicac ión públi ca o transformación de esta obra solo pu ede
ser rea li zada co n la autori zación de sus titul ares, sa lvo excepció n prev ista por la ley. Diríjase a CEDRO (Centro
Español de Derechos Reprográfi cos) si necesita fotocop iar o escanea r algún fragmento de esta obra.
Por tanto, este libro no podrá ser reprodu cido total o parcialmente, ni transmitirse por procedimientos electrónicos,
mecáni cos, magnéti cos o por sistemas de almacenamiento y recuperación informáti cos o cualquier otro medio,
quedando prohibidos su préstamo, alquiler o cualquier otra forma de ces ión de uso del ej emplar, sin el permiso
previo, por escrito, del titul ar o titu lares del copyri ght.

© Elena Gavira Stewart, M ercedes López Sáez, Isabel Cuadrado Gu irado, ltziar Fernánd ez Sedano,
Al ejandro M aga ll ares Sanjuán, J. Fran cisco Morales Domínguez, Mª del Prado Si lván Ferrrero,
Al exa ndra Vázquez Botana

© EDITORIAL SANZ Y TORRES, S. L.


Vereda de los Barros, 1 7
Poi. lnd. Ventorro del Cano - 28925 A lcorcón (M adrid)
'f!B 902 400 416 -9 1 323 71 10
www.sanzytorres.com
libreria @sa nzytorres.com
www.editorialsanzytorres.com
editorial @sa nzytorres.com

ISBN: 978-84-17765-02-6
Depósito legal : M-22583-2019

Portada :
Javier Rojo Abuín
Compos ición :
lván Pérez López
Impresión y encuadernac ión:
Edipack Gráfico
Índice

ÍNDICE DE AUTORES XV

PRESENTACIÓN XVII

Capítulo l. ¿Qué es la Psicología Social? 1


OBJETIVOS ....... .... .. ....... ... .. ... ... ............. .. ........... ..... .... ..... ... .. .... ......... ...................... ............... ........ ............ 2
INTRODUCCIÓN ... ......... .... ...... ....... ...... .. .. .......... ... .. ........ .. .... ... ... .... .. .......................... ......... ........... ... .. .... . 3
QUÉ ES Y QUÉ NO ES LA PSICOLOGÍA SOCIAL........ .......... ... ...... .............................................................. 3
PRINCIPIOS BÁSICOS. ... .... .. .... .. ... ...... ...... ..... ... ........ .... ... ... ... ... ...... ... ... .... ... ........ .. ..... .... ... ... .. ... ........ ... ... .... 4
Múltipl es determinantes de los procesos psico lógicos.................. ...... ........... ......... .... ............................. 4
La influencia de los demás.. .... ............. .. ................. ..... .. ..... ... .. .. ........ ..... .. ..... ... .. .................................... 5
Rea lidad objetiva frente a rea li dad co nstruida......................................... .. ........ .. .. .. .... .... ........................ 5
La importancia del pensamiento no racional ...... .. ...................... ... .... ...... ................ ..... .. ....... ..... ... .......... 6
LOS PROCESOS PSI COSOCIA LES Y SU INTERCO NEXIÓ N.... .. .... .. ...... .. .... ...... ................ .... ............ .... ..... ... 6
Procesos individuales. ..... ... ........ ... .. .... ... .... .. ..................... ......................... ............. ..... .. ..... ........... ....... .. 6
Procesos interpersonales ............ .. .. ......................................................... ... .. ..... .... .... ..... ..... ... .. ..... .. ........ 6
Procesos grupales............ .. .... ... .... ... .. .... ...... .. .. ... ..... .. .... .. ..... ......... .... .... ...... ... ... ...... ... .... .... ..... ..... ........... 7
Procesos societa les ......................... ....... ........ ..... ... ..... ... ... .. .. .... ... .. ... ...... ...... ...... .. ......... ..... .... ................. 8
Interco nex ión entre procesos.. ........................... ........... ... .... .... ...... ........ .. ..... .... ....... .. ... .... ....... ... ........ ..... 8
SITUACIÓN SOCIAL Y SOCIAB ILIDAD..................................... ....................... ...... ... ..... ... .......... ..... .... ........ 9
Sociabilidad a través del grupo .............. ... .. .... .......... ...... .... .... ............... ........................... ....................... 1O
LOS MOTIVOS SOCIALES ................... .. ............ .. ...... .. ..... ... .. .... ..... .... ..... .. ........... .. .... ... .... .. ..... .......... ..... .. .. . 1O
El modelo de Fiske ... ... .... .. .. ........ ...... .......... ... ...... .. ......... ......... ... ..... .. .. ........ .... ..... ... ...... .. .. ...... ... ... .... ..... 1O
El modelo de Kip Willi ams ........................... .. ...... .. ...... .. ...... ..... .. ............................................................ 1O
El modelo de Levine y Kerr .......... ............ ........................................ .... ............ .. .. .................................... 11
LOS MOTIVOS SOCIALES SEGÚN EL MODELO DE RI CHMAN Y LEARY .................. .. ...... .. ............ .. .......... 12
La reacción al rechazo ......... ....... .... .. ...................... ....... ......... ..... ......... .............. .......... .......................... 13
Percepción de inequidad o injusti cia........ ... ... .. ............... ........... .. ............... .. .. ... ................................ 13
Expectativas de reparación de la relación.......... .. ...... .................. ............................................ ........... 13
Valor de la relación. ...... ......... .. ................. .. ...................... .. ....... .. ... .... .... ........... .. ... .... ............. ..... ... .. 13
Posibilidad de alternativas.............................. .. .................................................................... .... ....... ... 13
Cronicidad y genera lidad .. ... .. .. .. ............ ............ .... ................... .. ....... .. .. ..... ...... ... ............. .. .... .. .. ....... 13
Costes perci bidos del rechazo.. ....... .. ....................................... .... ........ .. .. .... ..... .... .... .. ........ ..... .. .. ...... 13
Conductas reparadoras... ... ... .... .. ... ..... .. .............. ... ... ... ..... ..... .. ...... ........ .. .... ... ......... ... ... ... .. .... ... ....... ....... 14
LAS METAS GRUPALES..................... ...... ...... .. ........... ...... ...... ... ..... ..... ... .......... ... ......... .......... ....... .. .. ... .. .. .... 15
LA INVESTIGACIÓN EN PSICOLOGÍA SOCIAL............. .... .. .................. .... .... .... ......... .... ............................. 16
Los métodos más utili zados en la investigac ión psi cosocial .. ........ .. ........................ .. ..... .............. ............ 17
RESUM EN ......... ............ .... ..... .............. .. ... .............. .............. ..... ..... ... .. ...... ............. .. .... .... .......... .. ...... .. .... ... 22
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

LECTURAS RECOMENDADAS Y REFERENCIAS EN INTERNET.. .. ... ... ... .... .... ....... ........ .... .... ........ ... ....... .. ..... 23
REFERENCIAS BIBLI OGRÁFICAS ... ..... ... ......... ...... ........ ........ .... ...... ......... .. ..... .... .. ..... ....... ....... ........... ..... ..... 24

Capítulo 2. Influencia de la Evolución y la Cultura en los


Procesos Psicosociales 25
OBJETIVOS ............ ................ .... ....... .... ..... ..... ....... ... ...... .......... ........ ... .... ..... ... ..... ... ......... ... ...... ......... ... ...... 26
INTRODUCCIÓN ....... .. ......... .... .. ...... ......... ....... .... ...... .. ............ ..... .. .. ....... ..... ... ... ....... .. ... .... ... ....... ... .......... 27
LA INFLUENCIA DE LA EVO LUCIÓN.. .. ........ .... ... ....... ... ... ..... .. .. .... .... ..... ... ...... .... .......... .. ...... ... ... ...... .. .. ... .. 27
¿Por qué ha evo lucion ado el cerebro hu mano de la forma en que lo ha hecho? .............. ............. .. ..... ... . 28
¿Qui én es más «apto »? ¿El que mejor comp ite o el que mej or se coordin a con otros?.. ... ... ......... .. .... ...... 30
La naturaleza dual de las tendencias sociales humanas............ .. .............. .. ... .......... ..... ... ... .. ........ ... .... .... 31
La influencia de la evo lución en los procesos psicosoci ales .. .... ... .... .. ... ....... .. .... .. .... ....... ...... ....... ... ....... . 31
¿Anim al social o animal cultural?. .. ....... ....... ....... ........ .................. ........... .. ............... .. ............... .. .. .. .... ... 32
LA INFLUENCIA DE LA CULTURA ......................................... .... .......... ........ ..... ..... ..... .. ... .... .... ..... ...... ......... 34
La cultura como estrategia de adaptación al medio ........ ....... ...... ....... ... .. .. ...... .. .... ...... .... ... .... .... .... ....... .. 34
Especificidad de la cultura humana..... .... ... .... ..... ............ ........ ..... ....... .. ...... .. ......... .... .............. ............... 35
Dim ensiones de va ri abi li dad cultural .... .. .. ....... ..... .... ... ..... ............ ......... .. ............... ...... ........ .. ...... ... ..... .. 36
Indi vidualismo-colectivismo .. ......... .... ..... ..... ..... ........ ... ... ..... ........... ...... ... .. ... ...... ..... .... ....... .... ... ...... .. 38
LA INFLUENCIA DE LA EVOLUCIÓN Y LA CULTURA EN LA INTERPRETACIÓN DEL CONTEXTO ... .. ....... . 40
Las interacciones ........ ...... ......... ... ..... .... ..... ............ ......... ..... .. ... ..... .... .... .. .... .. ..... .... .... ....... .. .. .... .. ........ .. . 41
La situación ..... ............ ....... .................. ... .... .. ...... .. ... .. ... .... .. ..... ............ ..... .. ..... ...... .. ..... .... ... ... ...... ...... .. .. 43
RELACIONES ENTRE EVOLUCIÓN Y CU LTURA: UN IVERSA LI DAD Y DIVERSIDAD ................. .................. . 44
RESUMEN .... ... ..... .... ..... .. .... ...... ........... ... .... .. ..... ... .... ................................... ... ......... ............. ......... ..... ... ... ... 46
LECTURAS RECOMEN DADAS Y REFERENCIAS EN INTERNET..... ... .... ........ .... .... ......... ..... ........................... 47
REFEREN CIAS BIBLI OGRÁF ICAS .. ...... ... ...... ... .. .. ... .... .... ..... ........ .... ...... ..... ... ........ ... .. ............ ...... ......... ..... ... 49

. Capítulo 3. Cognición Social 51


OBJETIVOS ..... ....... ...... ... ......... ................ ...... ......... ....................................... ... .......... .. ... ....... ... ... .... .... ....... 52
INTRODU CCIÓN. ..... .. ........ ....... ................ .... ..... .. .. .. ..... ... .... ..... ......... .. ... ......... ............ .... ....... .. ......... .... .... 53
COGN ICIÓN SOCIAL Y COGN ICIÓN «NO SOCIAL ».. ......... ..... ..... .... ..... .......... .. ... .. ........ .... ... ................... 53
EL ESTUDIO DE LA COG NI CIÓN EN PS ICOLOGÍA SOCIAL.. ..... ............. ............ ... .. .... ...... ... ...... .. .. ....... .. .. 55
ESTRATEG IAS PARA MANEJAR LA INFORMACIÓN SOCIAL Y ELABORAR JUICIOS ..... .... ........ .................. 55
Atención selectiva. ... ............. .. ....... .. ..... ...... ..... ... ... ... .... .. ........ ........ ..... ..... ... ... .......................... .............. 56
Categorías, esqu emas y ejemp lares ......... .. ................ ... .. .... ... .. .. ..... .. .. ...... .... ... ..... ... ...... ......... ......... ... ..... 56
Las categorías...... ..... .. .... ......... ... ......... ...... .... ... ..... ..................... .... ...... ....... .................... ... .... ..... .... ... 56
Los esquemas sociales.. .............. ......... ......... ........ ... ....... .. .... .... ..... ...... ....... .. ... ...... ... .... ..... ... ........ ...... 57
Los ejemplares .............. .. ... ..................... .. .......... .. ..... .. ............ ............... .. .... .. ......... .. .... .. ......... .. . .. .. .. 60
El proceso de inferencia y el emp leo de heurísticos ..... ... .. ....... ....... .. ...... .. ... ..... .. ... .. ..... .. ... ..... .............. .. . 60
Los heurísticos ..... .. ..................... ......... .. ... ...... ........ ....... .. .......... ............... ... .... ,..... .... .... .......... ...... .... . 62
PROCESOS COGN ITIVOS AUTOMÁTI COS Y CONTROLADOS.. .... ... ... ... .... .... ...... ... .... .............. ....... ......... 67
Procesos preconscientes......... ...... .. .. .............................................. .. ................... .. ......... ................. .. ... .. . 70
Procesos postconsc ientes ... .............. .... .. ..... ..... ... .. ....... .. . .. ... ..... .. .. ..... .. .. ... ....... ... .. .... ....... ................ ... ... . 70
Procesamiento dependiente de metas..... .... ........ .. .... ........... ...... ... ...................... ... ............... .. ................. 71
Procesos contro lados. .... ........... .. ...... .. .... ....... ... ............... ..... ....... ...... ........... ..... .... .... ... ............ .... ..... ... ... 72
LA RELACIÓN ENTRE EL ESTADO DE ÁN IM O Y LA CO GNICIÓN ......................... .................. ............... .... 72
La infl uencia del estado de ánimo sobre la cognic ión .......... .. .... ......... ........ .. .. .. ... ............. ....... .......... ..... 72
La influencia de la cogni ción sobre el estado afectivo .......... .. .. .. .... ......... .. ....... ............ .......... .. ...... ..... .... 73
EL PAPEL DE LA MOTI VACIÓN EN LA COGN ICIÓN SOCIAL ... ........ ...... ... ....... ... .... .. .. ............ .. ... .. ... ..... .... 74
RESUMEN. ........ ......................................... .. ...... ..... .... ......... ..... ...... ........ ........ .. .... ... ..... ...... ......... ........ ..... ... 77
LECTURAS RECOME N DADAS Y RE FEREN CIAS EN INTERNET. .... .... ..... ....... .. .. .. .. .... ......... .. ... .. ....... .... ... .. .... 78

VIII
ÍNDICE

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS..................................... .... .. .... .... .... ................ ......... ...... .. .. .. .... ..... .......... ... 79

Capítulo 4. Percepción Social y Atribución 83


OBJETIVOS. ....... .. ... .................... .......... ....... .. ................ .... .. .... ... ... ... ........... ..... .... .. .. ..... .. ....... .. ................... 84
INTRODUCCIÓN. ...... ... ... .. .............. ... .... .. .......... .. ..... ..... ....... ....... ... ......... ................. ... .................. ............ 85
PROCESOS DE PERCEPCIÓN SOCIAL ....... ................... ... .... .. ..... ..... ... .................. .. .......... .... ...... ... ..... ......... 85
Conducta no verbal .... ......... ........ ........ .. .......... ..... .. ... ......... ..... ... ....... .................. ......... .... ... ............... ..... 87
Formación de impresiones .. ....... ........ .. ...... ...... ............. .. .................................. ......... ..... .. .. .... ... .... ..... ..... 88
El enfoq ue de «configuración gestá ltica »....... ....... ..... ... ...... .................... ... ... .. .. ......... .... .... ... .... ..... .... . 88
El enfoque de «combinación linea l».. .. ....... .. ........... ... ...... .. .... ........ ........ ..... ...... .. ..... ... ... .... ..... .. .... ... .. 89
¿Qué factores influyen en la percepción social? .... ....... ... ... .... .... ..... ... ... .... ... ...... ... ........... .. ..... .............. .. 91
Factores asociados al perceptor... ........... ... ........ .... ...... ....... .... .. ................ ........ ... ...... .... ...... ..... .. ..... ... 91
Factores asociados a la persona percibida ........ ..... .. ... .... .... ..... .. .. .... ..... ....... .. .. ... .. .. ... ..... .... .... ...... ... ... 93
Factores relativos al conten ido de la percepción............. ..... ..... .. .. ..... .......... ..... .. ....... ...... .. .... ... .... ...... 93
PROCESOS DE ATR IBUCIÓN .. ....... .... .... ....... ..... .. ...... .... ..... ...... .... ...... ...... .. ... ....... ....... ...... ..... ....... .... ... .... ... 94
M odelos exp licativos sobre cómo se hacen las atribuciones ... .... .............. ....... .. .... ......... ... ...... ................ 95
El análisis ingenuo de la conducta. Fritz Heider (1958) ..... ............... ... .. ....... ...... ... .... ........ .... .... ...... ... 95
Teoría de la inferencias correspondientes. Edward Jones y Keith Davis (1965) ... .. .. .. .. ... .... .. ... ... ........ .. 96
El modelo de cova ri ación y los esquemas ca usales. Harold Ke lley (1967, 1972) ....... ... ..... ................. 99
Sesgos en el proceso de atribu ción.. ... ....... .... ........ ........ ........ ..... ...... ... .. ....... ..... ...... .... .. .... .... ... ....... .. .. .... 102
Sesgo de correspondencia y error fundamental de atribu ció n .... .... ... ...... ..... ............ .. ... ...... .......... .. .... 103
Asimetría en las atribu ciones del actor y del observador......... ........ ................... .... ... ....... .... .... ...... .... 104
Sesgos favorables al yo .. ...... .... ..... ...... ..... ....... ...... .... .... .. .. ..... .... ... ..... .... .... .. .... ... .... ..... ...... ... .. ......... ... 107
Efecto de fa lso consenso... ..... ..... .. .... ... ..... ... .. ... ............. ........ ....... ........... ....... ........................... ......... 107
Consecuencias de las atribuciones.. ........ .... .. ... ... ......... ..... .. .................. ....... ... .. ...... ...... .... ... ...... ... .......... 108
Atribuciones, emoción y motivación. La teoría atributiva de Weiner .................................. .... .. .. ..... ... 108
Atribuciones y relaciones socia les.... ... ........ .......... .... ..... .... .... .. ............ ... .. .. ... ... ........ ... ...... ... ... ....... ... 11 O
RESUMEN ......... ... .... .. .. .... ...... ... .... ..... ... ....... .... .. .. ... .............. .... ............. ... ................ ..... ........ ................ ...... 112
LECTURAS RECOMENDADAS Y REFERENCIAS EN INTERNET ........... .... ..... ... .. ...... .... ....... .. ............. ... .... ... .. 113
REFERENCIAS BIBLIOGRÁF ICAS... .... .... ....... ........ .. ... ..... ... .... ........ ... .. .. .. ...... ............... .......... .......... .. .. ... .. .... 114

Capítulo 5. Autoconcepto e Identidad 119


OBJETIVOS ...... .. ...... .. ....... ....... .. ..... ........................... .... .... ..... ... ....... ... ...... .. ... ..... .. ..... .. .. .. .. ..... ...... ....... .... ... 120
INTRODUCCIÓN ... ........... .. .... ....... .. ... ... ................. .......................... .... ... ........ ... .............. ......... ........ .. .... ... 121
CONOCIMIENTO DEL YO........ .... ........ ........ .. ... ..... ... ... ..... ... .... ................. ............ ...... ... .... .... ....... ....... ... .... 122
REPRESENTACIONES MENTALES DEL YO.... ...... .. ... ... ..... ...... .. ... ... ....... ... ....... ......... .... .. ..... ... ................. ... ... 124
Autoconocimiento activo versus almacenado ... ..... ........ ... .. .. ...... ....... ............ .... .... .. ....... ........ ... .... .. ..... ... 124
Autoconocimiento abstracto versus ep isódico .. ... ...... .. ................. ........................... ..... ..... ..... .. ........ ....... 124
Autoconocimiento implícito versus exp lícito. ............. .. ........ ........ .... .... .. .... ...... ....... ... .... ........... .... ....... ... 125
Autoconocimiento global versus específico. .. ... ............. .................... .... ........ ... .. ... .. .... ..... ..... ... .... ... ..... ... 126
El yo real versus otros posibles. .... .... ......... .. .......... ..................... ....... ........... .. ....... ..... .... ... ..... ..... .... ...... .. 126
Autoconocimiento personal versus social ... ............. ....... ......... ......... ...... ..... .. ..... .. .... ................. ............ .. 128
COMPLEJIDAD Y COHERENC IA DEL AUTOCONCEPTO ....... ......................................... ............. ....... ... .... .. 131
CO NSTRUCCIÓN DEL AUTOCONCEPTO .. ....... ..... ..... .... ... .... .. ..... ............ ............... .. ..... ...... .... .. .......... ..... 131
Introspección y autopercepc ión ... .... ... ... ... ..... .... .. ..... ... ..... ... ................... ... ..... ...... .. ... .... ...... ..... ....... ....... 131
Comparac ión socia l ...... .... ... .... .... .... ....... .......... ........ ..... ........ .. .. .... ........... ... ...... .. .................... ............. .. 132
El «yo espejo » ..... .. ..... .. ... .... ... ....... .... ... ............... .. ..... ... .. ..... ....... ...... .. .. ........... ................ ....... .... .. .... ...... 133
VALORACIÓN DEL YO: LA AUTOESTIMA ... ....... ..... .. .. ....... ......... ....... .. ..... ...... .... ......................... .... .......... . 133
MOTIVACIONES RELACIONADAS CON LA EVALUACIÓN DEL YO .... ... .. .................... ..... ....... ... ... ........ ... .. 137
Autoensalzamiento ...... ........ ........ ..... .. ... .. ........... ........................................ ... ........ ...... ........ .... .... .. .. ...... .. 137
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

Autoverificación ... ............. ....... ..... .... .. ... .... ....... .... ... .. .. ....... ... ............. ............ ... ..... ... ..... ..... ....... ... ..... .. .. 138
Autoexpansión ....... .......... .. ... .... ........ ...... .... ... .. .... .......... ......... ....................... .......... ... ..... ..... ........ ... ....... 139
AUTOPRESENTACIÓN .. .. ....... ........... ...... ...... ... ....... ... .. ......... ..... ......... ... ........ .. .. .......... ..... ....... ........ ....... ... .. 139
RESUMEN. ... ... ..... .. ...... ..... .... ... ............. ........ ...... .... ... ........... .... ..... .... ................. ... ... .. .... .. ... ....... ..... .. .... ...... 142
LECTURAS RECOMENDADAS Y REFERENCIAS EN INTERNET ... ..... ........ .... ... ... .. ... .. ... .... ... ... ......... .. ..... .... ... 143
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS .......... ... ... ... ..... .... ..... ...... ... .... .......... .... .. ..................... ........ ............. ..... ..... 144

Capítulo 6. Actitudes 147


OBJETIVOS .. .... ...... ......... ... ... .... ........... ...... ... ....... ... ....... ...... ... .. .... ............... .. ...... ..... ...... .......... ......... ...... .... 148
INTRODUCCIÓN ... .. .. .... .... .......... .... .. .. .... .... ......... ..... .. .......... ...... ...... ... ... .......... .... .. .............. .. .. ..... .. .. ....... . 149
QUÉ SON LAS ACTITUDES ... ........... ....... ..... ... ... ... ... .... ..... ..... ...... .......... .... ...... ... ... ... .. .... ..... ..... .... ............... 149
Definición de actitud .. ... ... ..... .......... ...... .. ... ...... .... .......... .......... ....... .. ....................... .... ... ... .... .. .... ... ... ..... 149
Las bases de las actitudes.. ....... .... .. ..... ... ............. ........ ..... ... ...... ........... .......... ... ... ..... ................ ...... ...... .. 150
Medida de la intens idad de las actitudes .. .... ....... ....... ...... .... ........ ....... ................. ........ .... ..... ........ .......... 151
Medidas explíc itas ... ............. .. ........... .. ... ..... ............. ........ ......... .... ......... ........ ......... ... ... .. ..... ........ ..... . 152
Medidas implícitas.. ............ ... ...... ....... ............ ........ ............ ...... ......... ... ......... ........... ........ ........ .. ... ... . 152
FUNCIONES DE LAS ACTITUDES.. .... .......... .. ... ........ ......... ..... .... ............ ........ .......... ............. ..... .. .. ..... .... .... 154
Función de conocimiento...... ..... ..... ... ..... ...... ..... ... .. .. .... ...... ...... ....... ..... ..... .. ... ........... .. ....... ...... .............. 155
Función instrumenta l... .... ..... .... ... .. ............ ........ ... .. .... ..... .... ..... ...... ....... .. ... .... .. ..... .... ... ... ..... ....... .. .. ....... . 155
Función defensiva del yo... .. ... .......... ... ...... ......... ... .. ....... ........ ..... .... .... ..... .. ... .... .... ............. ... .... ........ ...... 155
Función expresiva de va lores.... ........ ...... ........ ............. ......... .. ...... ... ................ ... ................ ...... .. .... .... ..... 155
ORIGEN DE LAS ACTITUDES.. ....... ........ .. ... .... .. .. ..... ......... ... ....... .... .................... ...... ........... .. .... .... ..... .. ..... .. 156
Influencias biológicas ...... ..... ....... ..... ................. .... ....... ..... ........ .. ... .... ... ........... ..... .............. .. .... ...... ........ 156
El efecto de mera exposición.. ........ ......... ........... ... ....... .... ............. ..... .... ... .. ............. ........... ... ..... ..... ... .... 15 7
Cond icionam iento de las eva luaciones, aprendi zaje e imitación..... .... ........ ... .... ........ ...... .... .. .......... .... ... 157
Influencia del contexto en la formación y cambio de actitudes ........ .. ... ........ ....... ......... ... .... ................... 159
INFLUENCIA ENTRE ACTITUDES Y CONDUCTA ...... ... .............. .......... ...... ........... .. ........ .... ..... ... ........ ....... . 160
Influenc ia de las actitudes en la co nducta ..... ... .... ... ... ............ ......... ...... ....... ... ..... ... .. ... ..... ................ ..... . 160
El modelo «MODE » .. ........ ... .. .. .... ....................... .. .. ........ ......... ........... ................... ... .... .... ... ......... .... . 160
La teoría de la acción ra zo nada................ ....... ... ............ ... ... ................... ... ............ .... ... ....... ... .... .. .... . 161
La teoría de la acción planificada ....... ... .... ... .... ........ ....... ..... .... ... ........ .... ... ... ........... ... .. ... ............. ... .. 163
Influencia de la co nducta en las actitudes: la teoría de la disonancia cogn itiva............................ ... .. ... ... 164
Postulados básicos de la teoría ... ...... .. ... ....... .... ... ...... .. .. ... .... ... .... .. ... ... ... .. .. .. ... ......... .................. ..... ... 165
Grado.de disonancia ... ......... ......... ...... .. ....... ... ... ........ .......... ... .. .... ........ ....... ..... ...... ... .. .... .. ..... ........... 166
El paradigma de la libre elección: disonancia después de tomar una decisión .. ..... ....... ....... ......... ...... 166
El paradigma de la comp lacencia inducida .. .... .. ........ .... .... ..... ...................... ...... .... ... ..... .... ....... .. .... .. 167
El paradigma de la desconfirmación de creenc ias ..... .. ....... .... ................... ... ........... ... ......... ... ............ 168
El paradigma de la justificación del esfuerzo ... ........... ....... ..... .. .. ............. ...... ... ..... .... ......... .. .... .... ...... 168
Reformulaciones de la teoría.. ..... .... ... ..... ... ..... ... ....... ....... ......... ...... ....... .. ......... ... ..... ... ... ...... .... ..... .... 170
APLICANDO LAS TEORÍAS SOBRE ACTITUDES Y CONDUCTA ....... ... ...... ............... ...... ..... ......... .......... ... .. 174
RESUMEN ............ .. .. .. .. .. ............. ....... ............. .. ... ..... ..... .. ... .......... ........ ...... .... ...... ......... ........ ...... ... ....... ..... . 176
LECTURAS RECOMENDADAS Y REFERENCIAS EN INTERNET .. ...... ... ... ....... ... ... .... ........... ... ..... .. .. ...... ... ..... . 177
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS ... .. ...... ...... ... ... ... .. ..... ... ...... .......... .. ... ..... ............... ... ... ..................... .......... 178

Capítulo 7. Influencia, Persuasión y Cambio de Actitudes 181


OBJETIVOS ...... ....... ................ .......... ............ ... ..... .............. .... ........ ........................... .... .... ... .. ... ... .... ... ..... .. . 182
INTRODU CCIÓN ......................... ... .. ... ..... ... ... .. .... ... ......... ... ..... .... .. .. ..... .... ......... ......... .. ... ........... .. ........ ... .. 183
PRINCIPIOS PSICOLÓGICOS BÁSICOS QUE SUBYACEN A LOS PROCESOS DE IN FLUENCIA .. .... .... ... ... .. 184
Comprom iso y cohere ncia .... .... ....... .. ..... .......... .. ...... ..... . .. .. .. ......... ... ........... .. ... . .. ... .. ...... .. ...... .... .... ... ..... 185
Tácticas de influencia basadas en el principio de coherenc ia ..... ........ ... ........ ... .. .. .. ........... .... ...... ...... . 186
ÍNDICE

Tácti ca del «pie en la pu erta » (« fo ot-in-the-door» technique) .................... .......... .......... .. .. ..... .. .. ... 186
Tácti ca de la «bola baj a» (« /ow ba /1» technique) .... ..... .... ... .. .. ..... .. ..... .... ............... ....... ..... ..... ....... 187
Táctica de «incluso un penique es suficiente» («even a p enn y help s>> technique) ........... .... ... ..... ... 188
Reciproc idad ..... .. .... ...... .. ..... ... ....... ...... .......... ... .. ...... ... ... ..... .... ... .... .. .. ... .... ...... ........ .. .... ....... ..... ....... ... ... 188
Tácticas de influencia basadas en el principio de reciprocidad ....... .......... ...... ...... ... .... ... ... .. .. .. ..... ..... 188
Tácti ca de «esto no es todo» («that 's-not-all» technique) .... ..... ... ............ ... .. .. .... .... ...... .... ... ......... .. 188
Tácti ca del «portazo en la cara» (« door-in-the-face» technique) ..... .. .. .. .. ... ... ........... .. .... ..... .. ... ... .. . 189
Validac ión social ........ ...... ............... ..... .... ... .... .. ... ........ ...... ....................... .................. ... .... .......... ..... .... .. 190
Tácticas de influencia basadas en el principio de validación social ... .. .................. .......... .. ... ....... ... .. .. 190
Lo que hace la mayoría...... ................................... .. .. ...... .. .... .. .... ...... ......... ......... .... .. ... ... ..... ..... .... 190
Li sta de personas semejantes ............ ......... ............ .. ..... ....... ..... ... ... ..... ... .... ........ .... ... .. ... .. .... .. ....... 191
Escasez... ... .. ... ... ... .. ......... ......... ...... ... ........ ..... ..... ... ..... .... ............ .................. ........ ..... ....... ..... ... ..... .. ....... 191
Tácticas de influencia basadas en el prin cipio de escasez... .... .. .......... ..... ... ......... .. ..... ... ... ..... .... .. ...... 191
Lanza r series li mitadas de un producto .. .... ..... .. ... ...... ....... .. ... ..... .... .. ... ............ .. ...... .... ...... ... .. ... ... 191
Plazos de ti empo lim itados .. .... ......... .... ... .. ... ..... .. ... ... ... ... ... .... ........ ... ...... .. ................................... 192
Convencer de que el produ cto escasea y que puede llevá rse lo otra persona ... ... .......... .......... ..... .. 192
Simpatía. ....... ... .... .................... .. ...... ......... ......... .. ... .. .. ........... .... ..... ......... ...... ..... .... ..... ......................... .. 192
Tácticas de influ encia basadas en el principi o de simpatía .... ...... ... .. .... .. ...... .... ......... ....... .. ................ 192
Atracti vo físico ... ... ...... . .. .. ........ .. . ..... ... ... .. . .... .... .. ..... .. ... . ... .... .. . .. ..... . .. ... .... .. ........ . ...... .... ........ .... ... 192
Semejanza ..... ..... ....... ...... .... .......... ....... ... ... ... ...... .. ..... ........ .... .. ..... .. ... ..... ....... .... .. .. ... ...... ........... .. 192
Cooperar .. ...... ........ ..... .......... ..... ... ...... ..... .......... ... ...... ... ... ................ ..... .. ........ .. .. .......... ... ... ... ...... 193
Halagos ........ ....... .. .. .... ..... ... .. .......... ..... ....... ... .... ... ...... ........ .. ... .............. .......... .. ....... .. ... ... ... ... ... ... 193
Autorid ad .......... .. .. ....... ......... .......... ..... ......... ........ ....... .... ..... ... ... .. ........ ....... .. .... ..... .. ....... ... .. ...... .. .... ...... 193
Tácti cas de influencia basadas en el principio de autoridad ...... .. ... .. ..... ...... .. .. ... ..... .. .. ..... ............... ... 193
EFICACIA DE LAS TÁCTICAS DE INFLUENCIA ............. .... ............ ........... .. ..... ......... .. .. .. .... ... .. .. ..... .... .. .. ....... 194
CAMB IO DE ACTITUDES M EDIANTE MENSAJES PERSU ASIVOS ...... ..... ... ..................... ....... .... ....... .... ........ 194
M odelo del aprendi zaje del mensaje.... ......... .......... ....... .... .... ...... ........ ..... .. ...... ............ ... .... ....... .... ..... ... 196
Teoría de la respuesta cognitiva............................ ...... .. .......... .... ......... .... ... .... ......... .............. .... ...... .. ...... 197
Modelo heurístico ... .. ...... ....... .. ...... .. ... ...... . .... .. ... ..... ..... . .. .... ....... ......... .... ..... ............ ... ....... ..... . .. .... ... ..... 197
M odelo de probabi I idad de elaborac ión. ....... ... ... .... .. .. ...... .. ..... .... .. ...... .... ....... .... ......... ....... ... ... ..... ......... 198
Factores que afectan a la elaboración del mensaje. ..... ...... ....... ....... ..... ............... .. .... ..... ... ....... ..... ..... 199
ELEMENTOS DE LA COMUNI CACI Ó N QUE AFECTAN A LA PERSUASIÓ N ... ......... .. ... .. .. ..... .. .... ...... ..... ..... 201
La fu ente persuasiva o comun icador........... ........ ... ... ..... ...... .. .... .... .. .... ... ..... ..... ...... ...... ....... ... ... ........ ...... 201
Credibi lidad de la fuente ....... ...... .. ........... ... ....... ... ... ....... .............. ..... .......... ........ ..... ........ ..... ....... ..... 201
Atractivo de la fu ente... ......... .... ....... .... .... ..... ... ...... .. .. ... .... ..... ... ........... .. .... .... ........ .. ....... ...... ..... .. ...... 202
El mensaje ... ......... ..... .... ........ .. ........ .. ...... .... .... ... .. ...... .... ..... .. ....... ........... .................. ..... ....... ...... .... ... ..... 202
El receptor ... ...................... ...... ....... ..... ........ .... .. ... ........ ... ....... .... ... .... .... ... ........ .. ........ ....... ....... ... .. .. .... .... 203
El ca nal de comuni cac ión ...... .... ... ........ ............. .. ....... ....... ............... ........... ......... ...... .. ...... ................. ... 204
El co ntexto o situac ión ........ ....... ... ..... .............. .......... ... .. ... ......... ... ... ...... .. ....... .. .......... ... .................... .... 204
CARA Y CRUZ DE LA INFLUENCIA Y LA PERSUAS IÓ N .... .... .. .... ........ ... .... .... .... ..... .. ...... .... ..... ... ....... ......... . 205
RESUMEN. .... .... ....... .. ....... .... ........... .... ... ....... ...... ... .. .. ....... .... .. ........ ......... ..... ....... ..... ... ... ..... ... ... ..... ..... .. .. ... 206
LECTURAS RECOMENDADAS Y REFEREN CIAS EN INTERNET.. ...... .. ...... ..... ...... ............... .. ... .... ... ... ...... ...... 207
REFEREN CIAS BIBLI OGRÁFICAS .... ..... .... ........... ..... ...... ..... .... ............. ..... .... .... ...... .......... .. ............. .. ...... ..... 209

Capítulo 8. Afiliación, Atracción y Rechazo Interpersonal:


Aspectos Centrales áe las Relaciones
Interpersonales 213
OBJETI VOS ............ ............ .... .. .. .. .. .. ........................... .. .. .. ............ .. ..... ... ..................... ......... ....... .... ..... .... ... 214
INTRODU CCIÓN ......... .... ......... ... .... ....... ...... ......... ... ..... .... ............. ... .... ... ... ....... ........... ........................ .... . 215
FACTORES QUE MOTI VAN A LAS PERSONAS A AF ILI ARSE CO N OTRAS .... ..... ...... ......... ... .... ........... ...... ... 215
MÁS ALLÁ DE LA AF ILI ACIÓN : LA EXPER IENCIA DE ACEPTACI Ó N Y RECHAZO DE LO S DEMÁS .... ......... 21 7
Midiendo nuestro valor relacional .......... ...... ... ... .... ......... ........................ .. .... ..... ...... ........ ...... ... ......... ... .. 218
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

ATRACCIÓN INTERPERSONAL ............................................... .. ............. .... .... ....... ...... .... ...... ... ..... ............... 218
FACTORES QUE INFLUYEN EN QUE NOS SINTAMOS ATRAÍDOS POR OTRAS PERSONAS .... .. ......... .. ... .. 220
Me gustas si te pareces a mí: el efecto de la semejanza en la atracción .. ... .... ... ......... ....... ... .. .. ................ 220
Me gustas si te gusto: el efecto de la reciprocidad en la atracción ..... .. ...... ... ... .... .............. ..... .... . ............ 222
El efecto de la fami li aridad en la atracción ... ...... .... ......... .. ...... .... ...... .... ... ........ ... .. ....... ..... ...... .. .............. 223
El atractivo físico ................ ...... ..... .. ...... ..... ............. ......... ... .... ......... ..... ... .......... .. .. ....... ............. .. ....... .... 225
LA EXPERIENCIA DE SENTIRSE RECHAZADO .... ...... ........... .. ........ ... .... ....................... .. .......... ... .. ..... .... ...... 226
RESUMEN ............................................ .... .... ........ .... ...... .. .... ..... .... ........ ...... ........... ... .... ... ....... .... ........... ... .. . 229
LECTURAS RECOMENDADAS Y REFERENCIAS EN INTERNET .............. ............... .......... ........ ...................... 230
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS ...... .. .. ..... ... ... ..... ... ....... ......... .. ............ ........... ............................. ............... 231

Capítulo 9. Conducta de Ayuda 235


OBJETIVOS ... ... .................. ... .............................. .... ... .. .... .................... .. ....... .. ......... ... ........ ... ...... .......... ..... . 236
INTRODU CC IÓN ......... ...... .... ...................... .... ........... .... .. ... ...... ..... ... .. .. ........... .... ..... ... ..... ... ...... ... .... ........ . 237
¿QUÉ SE ENTIENDE POR CONDUCTA DE AYUDA EN PSICOLOGÍA SOCIAL? ........ ......... ......... ......... ....... 237
¿CUÁNDO AYUDA LA GENTE? ......... .... .... ...... ... ... ....... ...... ......... ...... ... .. .. ...... .. ... .... ......... ... .. .... ...... .... ... .... . 239
Características de la situación .. ........... ...... ...... ..... ... ...... ... ........ ........ .. ...................... ....... ... ... ............. .. ... . 239
¿Cómo influyen las características de la situación en la decisión de ayudar o no? ... ......... ...... ...... .... .. 24 1
Características de la persona que necesita ay uda ............................................................ .. ....... ...... ...... .. .. 243
¿CÓMO AYUDA LA GENTE? .... .... ..... ... .... .. .......... ..... .... .... .... .................. .......... ........... ................. ....... .. ...... 247
¿POR QUÉ AYUDA LA GENTE? .. ..... ....... .. ..... ...... ... .... .......................................................... ........ .......... .. .... 248
La conducta de ayuda y el refuerzo ... .. .. .. ............. .................. .... .. ............. .. ............... ..... ............ .... .... .... 248
Factores emociona les........................................ .... ...... .. ... .. .... .... ......... ..... ..... ..... .............. ....... .... ........... . 249
Las normas socia les y personales ...... ... ..... ... ....... ...... ................... ................................................ ... .... .... . 253
EL ORIGEN EVOLUTIVO DE LA CONDUCTA DE AYUDA ....... .. ... .. ...... ........ .. .... .. ... .. .... ... ... ...... ....... .... ...... . 255
LA CONDUCTA DE AYUDA DESDE EL PUNTO DE VISTA DEL QUE LA RECIBE .. ...... .. ..... ... .. .... ..... ... ... ...... 258
Petición de ayuda.. .... .. ............. .... ....... .. .. ...... .. ... ....... ....... ..... .. .... .. ........ ....... .. ... ......... ... .. ..... ......... ... ... .... 258
Reacción ante la ayuda recibida sin haberla so licitado ..... ... .... ... ... ... ..... .............. ......... ......... ...... ... ..... .. .. 259
LA CONDUCTA DE AYUDA GRUPAL. ....... .. ........ ... ...... ... ......... ... .................... .. ......... .. ... ... .......... ............... 262
RESUMEN ..... .. ... ..... ........... .. .. .. ....... .... ...... ..... ............... .... .. ........ .. ......... .. ........ ........... .. ... ................ ............ 263
LECTURAS RECOMENDADAS Y REFERENCIAS EN INTERNET. .... ......... ............................. ........ ........ .......... 264
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS ... ... .. ... .... ................ ............. .. .............. ........... ........... .................... .. .......... 265

Capítulo 10. Agresión 269


OBJETIVOS ........ ..... .. .. .. ........ .............................. ........ ...... ........ .... .. .... .. ... ... ... .. ...... .. ...... .... ... ........... .. .... ..... . 270
INTRODU CCIÓN .............. .................. ............... ...... .. .. .. ... ....... .............. .... .......... ..... ........... ..... ......... .... ..... 271
¿QUÉ SE ENTIENDE EN PSICOLOGÍA SOCIAL POR AGRESIÓN? ...... ............. ... .. ....... .. ............... ................ 27 1
LAS RAÍCES BIOLÓGICAS DE LA AGRESIVIDAD HUMANA .... ..... ... .... .. ....................... ................. .... .. ........ 273
LA INFLUENCIA AMBIVALENTE DE LA CULTURA .. .. ...... ..... ... ... ...... ... ............. .. .... ... ..... ...... ............ .... .... ... 274
¿CÓMO SE EXPLICA LA CONDUCTA AGRESIVA EN PSICOLOGÍA SOCIAL? .... ........... ............ .. ... .. .... ...... .. 275
La agresión como impulso innato ... : ....... ... ...... ... ....... ... .... ..... ....... ..... ................ .... .. .. ...... .. ..... .. ... ............ 276
La agresión como comportamiento aprendido ....... ... ... ..... .. ... .... ........ .... ..... ..... ........ ... ... .......................... 276
Teorías psicosociales de la agresión ........ ................. ... .. .............................. ..... ....... .. ... .. ..... ........ ... ...... .. .. 277
Modelo neoasociacionista cognitivo ...... .... .. ... ........ ..... ........................................... ... .. ...................... 277
Teoría del aprendizaje socia l ................... .......................................... .............. .. ...... .. ..... .................... 278
Modelo General de Agresión .... .......... .. ... .... .. .... ......... ............... ... ... .... ... ....... ....... ... ..... ... .. ....... ..... ..... 280
¿POR QUÉ AGREDIMOS A OTROS? ......................................................... ..... .... ..... ...... ...... ... ................ ... ... 281
Factores de la situación .... ........ .... ..... ........ ...... .. ..... ... .. ...... ................... .. ......... ........ ........... ...... ....... ........ 281
Factores que precipitan la agresión ..... ... ..... .. ... ......... .... ...... ...... ....... .. ......... .... .... ... .. .. ...... ...... .... ......... 281
Factores que interfieren en la inhibi c ión de la agresión ....... .... ....... ........... ... .. ......... ...................... ... .. 285
ÍNDICE

Factores internos del individuo .. .. .. ........ .. ... ....... .... ... ... .. ....... .... ... ... .... .. .................... ... ........ .......... ... ....... 286
Factores emocionales ..... .... ..... ........ ...... ... .. .... ...... .... ... .... ... .... ... ........ ......... ......... ... ... ... .... .......... .. ..... . 286
Factores cogni tivos .... ... ... ...... .......... .... ..... ... ... ..... ... ....... ........................................ ...... ........ .. .. ... .. ...... 287
Factores de ri esgo ...... .. ........................... .. .. ... ...... ... .......... .. ............................ ............. .. ... .. ...... .. ..... .. .... .. 2 89
El an1biente famili ar .. .... .... ... ...... ... ... ..... ......... .... ..... ......... ............... ... .. ............... ................. .... .......... 289
Las ami stades ... ......... .... ... .... .. ..... .. ... ... .... .. ... ..... .. .......... .. ... .... .... ... ..... ... ... .. ...... ...... ... ... ........ ... ... ..... ... 290
La cultura .. ... ... .. .... .. .. .. ... .. ..... ........ ....... .... ... ........ .. .. .. .... .. ........ .. .. .... ... .... .. ... ..... .... ....... .. ........ .. .......... . 290
Los med ios de co muni cac ión. ....... ... ........... ... .... .. ... .... ........ .... ... .. ....... .... ... ..... .... .... .... .. ... .. .... ..... ...... . 291
Factores persona les ...... ......... .. .. ... ... .... ... .... ... ..... ... ... .. .... ... .. ... .. ...... .... .. ... .. ... ...... ... .... ... ........... .......... . 291
LA AGRES IÓN GRUPAL ....... ... .. .... ... .. .... ... ..... .. ...... .. ... ... .... .. .. .... .. .... ..... .... .. .. .. .... ..... ..... ... ..... .. .. ...... .. ..... ... ... 294
PREVENCIÓN Y REDU CCIÓN DEL COMPORTAM IENTO AGRES IVO .... ... ..... ... ... .. ..... .. ... ... .... ...... ...... ... ..... 295
RESUMEN .. .. .... ... ... .... ........ ... .... ....... ..... ... .. ..... ...... ......... ... .. ... ...... ..... ... ....... ... ..... ...... ....... ....... ... ..... ...... ....... 297
LECTURAS RECOMENDADAS Y REFERENC IAS EN INTERNET.. .. .... .. .... .. ... ..... ... .... ... .... ...... .. ......... .... ..... .... . 298
REFEREN CIAS BIBLIOGRÁFICAS .... .. .... ... ..... ............... ..... .... ... .... ... ..... ..... ......... ... .......... .... ...... .. ... .. ... ......... . 300

Capítulo 11. Estereotipos 305


OBJETIVOS ..... ..... .. .. .... ... ... ... .... .... ...... ..... .... .... ... .. .. ....... .... ..... .. .... ........... .. ..... .... ... ... ... ... .... ... ... .. ... .... ... .... ... 306
INTRODUCC IÓN ...... ... ... ...... ................................................ ..... .... .... ......... ...... .... .......... .... ........... .... .... .... . 307
NOCIONES BÁSICAS EN EL ESTUD IO DE LOS ESTEREOTIPOS .. ... ... .... .... ..... .. .. ... .. .. .... .... ... ...... ..... ... .... .... . 30 7
PROCESOS IMPLICADOS EN LA FORMACIÓN Y EL MANTENIMIENTO DE LOS ESTEREOTIPOS.......... .. .... .. ... 308
M ED IDA DE LOS ESTEREOTIPOS.. .... .... ... ............ .................. ........... .... .... .. ............................ ........... ...... ... . 312
Lista de adjetivos....................... ... .. .. .. .... ........ .. ...... ... .... ... ...... ..... ............ ............. .... .... ... ... ...... ........ ....... 312
Estimación de porcentajes. .. ..... ... .. .... ...... ... ........ ..... .... .. ..... ........... .. ... ... .. ... .... .... .. .... .. ... ............ ... ...... ... .. 3 13
Razón diagnósti ca ... ..... ..... .. ... .. .. ... ............. ... .... ... .. ... ........... .... ..... .. ........... .. ........ ... ... ... ....... .. .. ..... ... .... .. . 3 14
Otras medidas de estereotipi a... .... ..... ...... .. ...... .... ...... ...... ...... ...... ... ..... .. .... .. ... ... ....... ..... .... ... ... ... ... ...... ... . 3 14
FUNCIONES DE LOS ESTEREOTIPOS .................. ................ ........... .... .... ............. ............... .... ......... .... ........ 3 15
EL MODELO DEL CONTEN IDO DE LOS ESTEREOTIPOS .... ........ ..... .. ... ..... .. ..... ....... ... ... .... .... ... ... .. ... ...... .. .. 3 19
LOS ESTEREOTIPOS DE GÉNERO .... ......... ..... ..... .... .. .... .. .... .... .... ................ ......... ... ..... ... ....... ... ....... .. .... ..... . 32 1
Defini ción y co mponentes ......... ......... ..... ... .. .. .. ...... .. .... .. .. ...... ... ... ..... ... ... .. ....... .... .... ....... .... .......... .... ..... 32 1
La dimensión descri ptiva y prescriptiva de los estereotipos de género y sus fun ciones ... .......... .. ..... .. .... ... 323
RESUMEN .... ..... .. . ...... .. ..... .. .. ......... .. ... ...... ... ........... ... . .... .... ... .. ...... ..... ..... .. .. .... ..... .. ... ....... ........ . ... . .... . .... ... .. 325
LECTURAS RECOMENDADAS Y REFERENCIAS EN INTERNET.. .............. ... ................... .. .............. ....... ..... ... 326
REFERENCIAS BIBLIOGRÁF ICAS .... .. .... ......... ... ....... .. ... .. ... .. ..... .... .... .. .... ...... .... ... ..... .... .... .... ... .. ...... .... ... .... .. 327

Capítulo 12. Análisis Psicosocial el Prejuicio 331


OBJETIVOS ........ .. .. ..... .. .... ............ .. ........ ............. .. .. .... ........ .......... .... ....... ............................ .. .. .. .... .......... ... 332
INTRODUCCIÓN ..... .... .... .. ... ... .... ..... ....... .... ......... ........ .. ... .. .... ......... .... ... ....... ..... .... .. .............. ................... 333
LA CO NCEPTUALIZACIÓN DEL PREJU ICIO EN PSICOLOGÍA SOCIAL ..... .. ...... ... ....... .... .... ............... ......... 333
ENFOQUES PREDOM INANTES EN EL ESTUDI O PS ICOSOCIAL DEL PREJUICIO ...... ........ ... .. ...... ....... ... ... .. 336
EVOLUCIÓN Y TENDENCIAS EN EL ESTUDI O PSICOSOCIAL DEL PREJU ICIO RACIAL:
TRES CORRIENTES ............. .... .. ..... ..... .... ..... ............ .... ..... .... ..... .. .. ... ..... .. ..... .. .. ..... .... ...... ..... .. ............... ..... .. 338
M ODELOS CONTEMPORÁN EOS EN EL ESTUD IO DEL PREJUICIO .. ....... .... ... ...... ... ........ ..... ... .. .... .. ...... ... .. 339
El prejuicio rac ial ......... ... ... ... .... ..... ............. .... .... ....... .... ...... .. .. ... .... ....... ......... .... ... .... .. ....... .. ... .. ............ . 340
Rac ismo aversivo. .. .. ..... .. .... ..... ...... .... . ........ ... ........ ............... ... .. ........ . ..... ...... ... ..... .. .... ... .. ... .. .. .. ......... 340
Racismo moderno ... ... ... ...... .... ....... ... ...... ... ... ........ ... .................. ....... ......... .... .. .... ... ....... .. ... .... ...... ..... 342
Racismo ambiva lente... ... .... ........... .... ... ....... .. ...... ... .... ........ .... ... ...... ... ..... ...... .. ....... .... ... ...... .... .. ... ... .. 344
Modelo de disociación .... ...... .. ..... ... ...... ....... .. ... .... ...... ....... .. ...... ...... ..................... .. .... .. ...... ....... ... ..... 345
M odelo de prej uicio suti l y manifiesto ..... .... .... ......................... .... .......................... ...... .. .. .. ... ............. 346
El prejuicio sexista .. ... ... ....... ... ..... .. .... .. .. ...... ........ ... .. ... .. .... ... ..... ..... ...... ... ..... ... .. ..... ... .... ........ ....... ...... ... .. 347
Teoría del sexismo ambivalente....... ..... .... ... ... ...... ............... ...... ........ .... ..... ....... ....... ... ........... .... ...... .. 349

XIII
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

RESUMEN .... ..... ..... .. ... ... ...... .... .... ...... ........ ...... ... ..... ...... .. ............. ...... ... .... ... ..... .. ...... .. .... ....... .... .. ..... ... .... ... 353
LECTURAS RECOMENDADAS Y REFERENCIAS EN INTERNET.. .... .... ... ..... ..... .. ............ ... ..... ..... ........... ........ 35 4
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS.... .. .. .... .. ...... ... .......... ... .. ... .. .. .. .... ..... .. .... .. ... ...... .... .... ... ... ..... .... .... ... .. ..... .... 355

Capítulo 13. Psicología de los Grupos 359


OBJETIVOS ........ ..... ...... ...... .. ... ......... .. ......... ......... ..... ... .. ........ ..... ...... ....... .. .. .... .... ........ ..... .... .... ... .. .. ... .. .. .... 360
INTRODUCCIÓN .. .. .. ...... .... ... .... ........ .... ..... .......... ....... .. ......... ... ........... ... ... ..... ..... ....... ... .. ...... .... .... .... ... ... .. 36 1
UNA APROXIMACIÓN AL CONCEPTO DE GRUPO ....... ... ..... ....... ...... ....... ........ ..... ...... ... ...... .. ...... ... .... .... .. 361
PROCESOS DE INFLUENCIA EN GRUPO .. ..... .. .... .... .... .. .. ... .. ..... .. .. ... .. .... ... .. .... .. ..... ..... .... ............. ... ..... .... .. 362
LA TOMA DE DECISIONES EN GRUPO .... ..... .. .. ... ... .. ... ....... .... ... ... ...... ... ... .... .... ........ ... ..... ..... ... .................. 364
La polarización grupal ... ... .......... ... ........ .... .. .. ...... .. ...... ... ... ...... .. ..... ..... .................. ... ..... ....... .. .......... ....... 364
El pensam iento de grupo .... .......... .. ........... .. ..... ..... ............... ........ .. .. ... ... .... ..................... ............ .. .. ... ..... 364
LOS EFECTOS DEL LIDERAZG O SOBRE LA CONDUCTA GRUPAL. ...... .... ......... .. ... .. ... .... ... ... ... ....... ..... ...... 368
RELACIONES INTERGRUPALES .. .. ..... .. ................. ..... ........ ... ..... .... ... .. .. ... .. .. ...... ....... .... .... ........ .. ... .. .. ..... ..... 369
La teoría del conflicto rea li sta ......... .... ......... .... .... ... ... ... ...... .... .. .... ........ .. .... ... ........ .. ........ ... .. ...... ........... .. 369
La teoría de la identidad socia l .... .. ........ ....... ....... ... ... .... .... ........ ... ....... ... ........ .. ....... ... .. .... .......... ............. 37 1
LA MEJORA DE LAS RELACIONES INTERGRUPALES ......... .... ....... ..... .. ... .... ....... ... ....... ........ ............. ....... .... 374
La teoría del contacto intergrupal .. ... .... ..... .. .... ....... . ... ..... .. ............... .. ......... ... ....... ... ..... ..... ... ..... .. ......... .. 3 74
l Por qué el contacto tiene efectos positivos?... ........... .................. .... ..... ... ................. ...... ............ .. ...... 3 75
La mejora de las relaciones intergrupales mediante el co ntacto indirecto ... .. .. .. ... ..... .... .. ........... .......... .... 375
Estrategias de mejora de las relaciones entre grupos basadas en la categorización social ........................ 3 76
Descategori zac ión .................. .... ....... ........ .. ... .... ..... ............ .... .... .. .... ........ ..... ..... ..... ......... ....... ....... .. . 376
Diferenciación intergrupal mutua ....... ......... ................................................ ... .. ... ..... ... ... ... ..... ...... .. ... . 377
Recategorización: una propuesta desde el modelo de la identidad endogrupal común .. .. .. .... ...... .. .. .. 3 77
Una propuesta integradora ........ ........ ....... ... ... ... ..... ...... .. ....... .... ...... .... ..... ... ....... ...... ... ... .. .. .. .. ............ 3 78
RESUMEN ............. .................. ...... .... .. .... ..... ...... .... .... ...... ....... ... ... .. ..... .. .. .... .. ........ ... ..... ..... ....... ....... .. ...... ... 380
LECTURAS RECOMENDADAS Y REFERENCIAS EN INTERNET.. ............. ...... ...... .. ......... ... ...... .. ... ..... ..... ... .... 381
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS .... ... .... ....... ...... ..... ... ... ...... ..... .. ....... .. ... .... .... ... .. ........ .. ...... .... .... ... .... ...... ... . 382

Capítulo 14. Psicología Social Aplicada 385


OBJETIVOS .. ....... .. .... .......... .... ... .... ...... ........ ... .... .... ... .................. .... .... .... ..... ... ...... .... .... ... ... ....... ..... .......... .. 386
INTRODU CCIÓN .... .. ...... .... .. ...... ... .. .. .. ........ .................... ......... ..... .... .. .. ..... ...... .. .. .. .............. ............. ... ... .. . 387
EL PERÍODO CLÁSI CO DE LA DISCIPLINA Y EL DEBATE DE LAS APLICACIONES PSICOSOCIALES .. ... ... ... 387
EL SURGIMIENTO DE LA PSICOLOGÍA SOCIAL APLICADA .. ... .......... .... ... ....... .... .. ... .. .. ....... .. .... ... ... .. .... .. ... 388
Un nuevo enfoq ue.... ... ... .. .. .......... ... ... ..... ..... .. ...... .. .... ... .... .... .... ... ....... .......... .. .... ... .... .... .............. ........ ... 388
LOS MODELOS DE RELACIÓN ENTRE APLICACIÓN, TEORÍA E INVESTIGACI ÓN PSICOSOCIALES .... ..... . 389
Modelo de «investigación-acción » .. ..... ..... ...... .. ..... .. ...... .. ..... .... .. ..... ... ... ... .... ...... ..... .. ... .......... .............. .. 389
Modelo de «cicl o co mpl eto » ........ ..... .. .... .. ... .. .. .. .. .... .......... ........ .. .... ... ..... .. ... ... .. ... .... .. ......... .... ..... .. ..... ... 390
Modelo de «psicología social apli cable » ... .. .... ... ..... ....... ....... ....... .. ...... ....... ... .. .... .... ... ........... .......... ....... 39 1
DEFINICIÓN Y CARACTERÍSTICAS DE LA PSICOLOGÍA SOCIAL APLICADA ... ..... ... ..... .. ....... ...... ... .... .... .. .. 393
UN MODELO RECIENTE DE RELACIÓN ENTRE APLICACIÓN , TEORÍA E INVESTIGACIÓN
PSICOSOCIALES ...... .. ... ..... .... ... ........ .... .. .... ... ...... .... ... ... .. ... .... ..... ...... ... .... .... .... ..... .... ... ..... ... .. .... .. .. ... .... ...... 393
DOS EJEMPLOS DE APLICACIONES PSICOSOCIALES ..... ... .... ... ...... .. ........ .. ..... .. .. ..... ... .. ...... .... ...... .... .... ... .. 394
Afrontamiento del prejuicio en la universidad .. ......... .. .... ...... .. .... .. .. ...... ....... ... ... ... .... .......... .............. ...... 395
Lu cha contra el prejuicio hacia las personas obesas .......... ..... ..... ..... ...... ........ .............. ............. .... .... .. .. .. 397
RESUMEN .. ... ... ... ... .... ... ..... ..... ... ...... ..... ... .... ... ... ... .. ..... ..... ...... ...... ....... .. .............. ............ ..... .... ..... ...... ....... . 400
LECTURAS RECOMENDADAS Y REFERENCIAS EN INTERNET ...... .... .. ........ .... .... ... ..... .. .... ...... ... .... .. ...... ...... 401
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS .... ... ..... .. ....... ..... ... .. ....... ............. .... ... ................ ..... ........ .... .... ...... ... ......... . 403

GLOSARIO 405
Índice de Autores

Elena Gaviria Stewart. Li cenciada en libros, cap ítul os ele libro y artículos en revistas cientí-
Psico logía por la Universidad Au- fi cas nacionales e internacionales.
tónoma de M ad rid y Doctora en
Psicología por la UNED, donde ac- ltziar Fernández Sedano. Doctora en
tualmente es profesora titular de Psi- Psico logía por la Universidad del País
co logía Social. Es coautora de diver- Vasco (200 1). Actualmente es profe-
sos manuales de Psicología Social. Una sora titular de Psicología Social en
de sus principales áreas de interés se centra en los oríge- la UNED, tras haber sido profesora
nes evolutivos del comportami ento soc ial humano, y en ayudante en la Universidad de Jaén.
la interacción entre las bases bio lógicas y la influ encia Ha sido Research Visitar en el Departa-
del medio soc ial y cultural. mento de Psicología de la Universidad de Austin, Texas
(2004 y 2007) . Sus temas de interés son el estudio trans-
Mercedes López Sáez. Li cenciada cultural sobre actitudes, autoconceptos y emoción y la
y Doctora por la UNED, donde ha intervención psicosoc ial en catástrofes y situ aciones de
ejerc ido co mo profesora titul ar de ri esgo. Es autora y coa utora de diversas publi cac iones
Psicología Social. Co mo investiga- vincu ladas con estas líneas de investi gación (en la si-
dora, sus intereses se han centrado gui ente página web http://www. uned .es/dpto-psico lo-
en anali za r por qué se mantienen gia-soc i a I-y-o rga ni zac io nes/pagi nas/profesores/ltz i ar.
las diferencias de género, así como en htm se pueden consultar algunos de sus trabajos).
procesos relacion ados co n el ca mbio de actitudes y
co n influencia social, habiendo dirigido proyectos de Alejandro Magallares Sanjuán. Li cen-
investigación y tesis doctorales sob re estos temas. Es ciado en Psico logía por la Universi-
autora de capítul os en manuales y de artículos en re- dad Autónoma de M adrid (UAM) y
vistas científicas sobre actitudes, procesos de influen- docto rado en Psico logía por la Uni-
cia y diferencias de género. versidad Nacional de Edu cac ión a
Distancia (UNED). H a disfrutado de
Isabel Cuadrado Guirado. Li cenciada becas pre-doctorales en la UAM (beca
en Psicología (1997) y Docto ra en de co laboració n) y en la UNED (Formación del Profe-
Psicología (2002) por la Universi- so r Universitari o, FPU ). H a trabajado como profesor
dad de Almería. Ha sido profesora ayudante en la Universidad Intern acional de la Rioja
en el Opto. de Psi co logía Social y (UNIR) y como investi gador post-doctoral en la Uni-
de las Organizaciones de la UNED versidad Jaume 1 (UJI ). Tambi én ha rea li zado estan-
durante cin co años (2004-2009) . En la cias ele investigació n en las universidades de Oporto
actualidad es profesora titular de Psicología Social en (Portuga l) y Greifswald (A lemani a). En la actualidad
la Universidad de A lm ería. Sus intereses de investiga- es Profesor Titul ar en el departamento de Psicología
ción se ce ntran en diferencias de género, liderazgo, Social y de las Organizaciones de la UNED y tutor
relaciones intergrupales, prejuicio y aculturación . H a en el Centro Asociado de M adrid . Después de ejercer
participado y dirigido proyectos relacion ados con es- como secretario adjun to de la Facultad de Psicología,
tas cuestiones, sobre las que ha publicado diversos en estos mom entos es Vicecleca no de Estudi antes y de
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

Extensión Universitaria. Su interés de investigación se tran en los factores que promueven la discriminación
centra en la aplicac ión de la perspectiva psicosocial y y el preju icio hacia c iertos co lectivos estigmatizados.
de la psicología positiva en el estudio de la obesidad y
los trastornos de la conducta alimentaria. Alexandra Vázquez Botana. Licencia-
da en Psicología por la Universidad
J. Francisco Morales Domínguez. Ca- Autónoma de Madrid y doctora en
tedrático de Psicología Social desde Psicología por la UN ED. Actua l-
Julio de 1983 . Además de la UNED, mente es profesora en el Departa-
, donde actua lmente desarrolla su mento de Psico logía Socia l y de las
' labor docente e investigadora, ha Organizaciones de la UNED. Su línea
impartido docencia en la Facultad de investigación prioritaria es la fusión de la identi-
de Ciencias Políticas de la Universidad dad, un sentimi ento viscera l de unión con un grupo
Complu tense y en la Facultad de Filosofía y Letras de que predice la rea li zac ión de acciones extremas por
la Universidad de Granada . Ha realizado esta ncias en ese grupo. Además investiga otros procesos relevantes
el extranjero como Visitar Scholar en la Universidad para entender las relaciones y los co nfl ictos intergru-
de Ca lifo rni a en Los Ángeles, y como profesor visitante pales, como los valores sagrados, la recategorizac ión
en la Universidad Macquarie de North Ryde, Sydney, y el prejui cio.
en la Universidad de Miami, O hio, en la Universidad
de Tel-Aviv y en la Universidad British Co lumbi a en
Vancouver. Fundador y Director Colegiado de la Re-
vista de Psicología Social. Autor de numerosos libros y
artícu los sobre Psicología Socia l.

M ª del Prado Silván Ferrero. Doctora


en Psicología por la UNED y Licen-
ciada en Cienc ias de la Información
por la Universidad Comp lutense de
Madrid. Actualmente es profesora
en el Departamento de Psicología
Social y de las Organ izaciones de la
UNED. Sus líneas prioritarias de investigación se cen-
Presentación

El presente manual anali za la influencia del con- damos sobre las ca usas de la conducta de los demás y
texto social sobre el pensamiento, las emociones y la de la nuestra. Se exponen las fu nc iones que cumplen
co nducta de las personas, objeto de estudio de la Psi- las atribuciones, y se seña lan las situaciones en las
co logía Social. A través de los diferentes capítulos de que éstas son más probables. También se presentan las
este vo lu men se exponen, de forma necesa ri amente principales teorías de la atribu ción, los sesgos atributi-
resumida, las concepcio nes y bases teóricas y empíri- vos, y las co nsecuencias de los procesos atributivos en
cas de la disciplina más relacionadas, a nuestro jui cio, los pensamientos, las emoc iones y el comportam iento
con la labor de un profesional de la Psicología. futuro. El quinto capítu lo aborda dos conceptos cen-
El libro consta de catorce capítu los. Los dos pri- trales para la Psicología Socia l: el autoconcepto y la
meros son de ca rácter introductorio, y su objetivo es identidad social. En él se exa mina cómo las personas
crear un marco de referencia desde el que sea más podemos llegar al co noc imiento de nosotros mismos,
fácil comprender los procesos que se describen a lo así como los procesos que afecta n a dicho co noci-
largo del texto. El Capítul o 1 está destinado a preci- miento, haciendo especial hincap ié en la importancia
sar qué se entiende por Psicología Social. Para ello, se que tienen otras personas en la formación del yo. Asi-
anali za su definición, las premisas de las que parte y mismo, se ana li za n las imp li cac iones derivadas de la
la naturaleza de los procesos que estudi a. El Capítu lo pertenencia a determinados grupos y su influencia en
2 exam ina la influencia de la evolución y de la cultura el autoconcepto y en la autoestima.
como fenómenos fundamentales para lograr entender El Capítul o 6 se ocupa del análisis de uno de los
los procesos psicológicos y la co nducta socia l. Asimis- tópicos más relevantes de la disciplina: las actitudes,
mo, se abordan las conex iones ex istentes entre ambos es decir, la valoración que las personas hacen de cual-
fenómenos, con objeto de mejorar la comprensión de quier objeto social en general, y que co nlleva una
los procesos psicosociales que se estudi an en este vo- predisposición a responder de determ inada manera
lumen. hacia él. En el desarrollo del tema se presta especial
Los tres cap ítulos sigu ientes abordan procesos de atención a las funciones y al origen de las actitudes,
natura leza «intrapersonal», es decir, procesos que tie- así como a la influencia entre éstas y la co nducta. El
nen luga r en la mente del individuo. El Capítu lo 3 se Capítu lo 7, estrechamente re lacionado con el anterior,
dedica al estudio de la cogn ición socia l, basada en se centra en el estud io del camb io de actitudes deb ido
el supuesto de que la conducta socia l está mediada a la influencia intencionada por parte de un agente, y
cognitivamente. En él se ana li zan, entre otros aspec- en él se desarrollan los dos principales enfoques que
tos, los procesos cognitivos que influyen en nuestros han abordado este tema desde la Psicología Socia l:
juicios sociales, las estrategias utili zadas para manejar el referido a la conform idad o aceptación de una pe-
la ingente ca ntidad de información que nos llega del tición, y los estud ios de persuasión, que abarca n los
med io social, los errores cognitivos que se producen procesos de influencia que ocurren a través de una
al empl ea r esas estrategias, y la influencia de la cog- comun icación.
nición social en nuestras emociones y co nductas. En Los tres capítu los sigu ientes estudi an procesos de
el Capítulo 4 se estudi a cómo nos formamos una im- natura leza interpersona l. Así, en el Capítu lo 8 se abor-
presión de otra persona y qué facto res intervi enen en dan las relaciones interpersona les y los procesos im-
la percepción social. A continuación se abordan los plicados en la atracción y el rechazo. En co ncreto, se
procesos de atribució n, es decir, las explicaciones que exam ina cuá les son los factores que motivan a las per-

XVII
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

sonas a afi liarse con otras, los principios que influyen las relaciones entre grupos. El manual fin ali za con un
en la atracción interpersonal y las consecuencias que capítulo en el que se aborda el ca rácter aplicable de la
experimentan los individuos al sentirse rechazados. El Psicología Social, comparándola co n la vertiente bá-
siguiente capítulo está dedicado al estudio de la con- sica de la disciplina . A lo largo de todo el capítul o se
ducta de ayuda. En él se anali za n con detalle los orí- destaca la responsabilidad científica y ética que entra-
genes de las conductas prosociales en las personas, así ña la intervención psicosocial, así como la necesidad
como los factores que favorecen o inhiben la conducta de considerar la perspectiva psicosocial en la preven-
de ayuda, ta nto en el plano individual, como en el in- ción de los probl emas sociales de cua lquier naturaleza
terpersonal y en el grupal. En el Capítulo 1O se rea li za y en la mejora de la ca lidad de vida del ser humano.
un análisis psi cosoc ial de la agresión, haciendo espe- Cada capítu lo presenta la siguiente estructura: tér-
cial hincap ié en los supuestos básicos de los que parte minos clave, objetivos, desarrollo de los co ntenidos
la Psicología Social al abordar este tema, así como en del capítulo y resumen . Hemos sustituido la amp li a
las teorías psicosociales sobre el origen del compor- li sta de referencias bibliográficas que ca racteri za los
tamiento agresivo, y en los factores implicados en los manuales por su inclusión al final de cada tema, co n
procesos de agresión. el propósito de fac ili ta r su búsqueda al lector interesa-
En los dos capítul os sigui entes se enl aza n los pro- do. Asimismo, antes de las referencias bibliográficas,
cesos de naturaleza intrapersonal con los de carácter se reseña n direcciones Web y lecturas recomendadas
grupal e intergrupal. En el Capítulo 11 se abordan los que fac ilitarán la profundización y/o comprensión de
aspectos más destacados del estudi o psicosocial de los los conte nidos expuestos a lo largo de los capítulos.
estereotipos, como su contenido, medida, y funciones, Finalmente, el manual cuenta co n un glosario en el
entre otros. El capítul o fin ali za co n el análi sis de un que se definen todos los términos clave referidos en
tipo concreto de estereotipos: los estereotipos de géne- cada uno de los capítulos.
ro. El Capítulo 12 se dedica al estudio de las actitudes Queremos agradecer expresamente la co labora-
prejuiciosas, tanto raciales co mo sexistas. Se abordan ción de los profesores Saulo Fernández y Antonio
extensamente los modelos contemporáneos en el estu- Bustillos en la revisión de algunos de los capítu los de
dio del prejuicio racial, así co mo una influye nte teoría este vo lumen. Sus comentarios y sugerencias, basados
sobre las actitudes sexistas. tanto en sus conocimientos como en su admirab le ca-
Los dos últimos capítulos se refieren a dos áreas pacidad para ponerse en el lugar de los alumnos, han
de tanta entidad dentro de la Psi co logía Social que co ntribuido a afin ar algunos co nceptos y a hacer más
merecen que se les dedique una asignatura específi- amigable el contenido, necesariamente denso y com-
ca a cada una de ellas. Por esa razón, no es posible primido, de este manual.
tratarlas aquí co n la atención pormenorizada que re- Esperamos que, a través del materi al que se pre-
quieren, pero sí hemos querido dar unas noc iones bá- senta en estas páginas, nuestro alumn ado s adentre
sicas a modo de presentación . El Capítulo 13 expone co n entusiasmo en el estudio de una di s iplina ta n
la notab le influencia que ej ercen el grupo y los pro- apasionante como la Psicología Social. st no es sólo
cesos grupales sobre el individuo, poniendo de mani- nuestro deseo, sino también el propósit on el que
fiesto cómo la pertenencia grupal determina muchos decidimos llevar a cabo el manual qu h ra ti ene en
de nuestros comportam ientos. Asimismo, se anali za la sus manos.
naturaleza de las relaciones intergrupales, haciendo
especia l hincapié en el aná li sis del co mportamiento Las rdinadoras
intergrupal y en las estrategias destinadas a mejorar

XVIII
¿Qué es la Psicología Social?

Elena Gaviria Stewart


J. Francisco Morales Domínguez

OBJETIVOS

QUE f:S

Múltiples determinantes de los procesos psicológicos


La influencia de los demás
Realidad objetiva frente a realidad construida
La importancia del pensamiento no racional
E ID
Procesos individuales
Procesos interpersonales
Procesos grupales
Procesos societales
Interconexión entre procesos

Sociabilidad a través del grupo

El modelo de Fiske
El modelo de Kip Williams
El modelo de Levine y Kerr
INE MO O RICH N Y LEA~Y
La reacción al rechazo
Conductas reparadoras

C-. -
Los métodos más utilizados en la investigación psicosocial

RESUMEN
LECTURAS RECOMENDADAS Y REFERENCIAS EN INTERNET
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Motivos sociales Procesos psicosociales • Psicología Social Realidad construida Sociabilidad


INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

OBJETIVOS

Ap render qué se entiende por Psico logía Social Entender el concepto de soc iabi lidad y los mo-
y distinguirla de otros tipos de co nocimiento tivos sociales que la promueven como base del
co n los que suele co nfundirse. co mportamiento social.
Comprender en qué co nsiste el enfoq ue o pers- Asimil ar las metas que las personas busca n con-
pectiva psicosoc ial. seguir media nte su pertenencia a grupos, así
Conocer los principios básicos en los que se como los costes que esa pertenencia ex ige al
basa la disc iplina al abordar su obj eto de estu- individuo.
di o. Descubri r cómo logra la Psico logía Soc ial anali-
Identificar los tipos de procesos que estudia la za r los procesos psicosoc iales, es decir, las rela-
Psico logía Social, asimil ar su distinta naturaleza cio nes entre persona y contexto social.
y comprender su necesa ri a interconexión.

1
1 1

■--
¿QU - ES LA PSICOLOGÍA SOCIAL?

a las metas grupales. Para cerrar el capítulo, se hace


INTRODUCCIÓN una breve presentación de las ca racterísti cas de la in-
vestigación que los psicó logos soc iales rea li za n para
Teoría, investi gación y apli cac ión a las realidades estudi ar los procesos que les interesan. Se trata de otro
de la vida cotidi ana son los tres pil ares que susten- aspecto fundamental del enfoque psicosoc ial, que no
tan la Psico logía Soc ial. En los di stintos capítul os que podía omitirse en este tema introductori o.
componen este vo lumen se presenta n modelos teóri-
cos y resultados empíri cos relevantes de áreas o ca m-
pos concretos de la disciplina (por ejempl o, cognición
social, relaciones interpersonales, influencia o actitu - QUE ES V QUE NO ES LA PSICOLOGIA
des, entre otros). Es importante señalar que, aunque SOCIAL
en cada ca pítulo se trata un tema cl aramente diferen-
te de los demás, todas las cuesti ones abordadas son La Psico logía Social es la disciplina científica que
ps icosoc iales, porqu e se estudi an y anali za n desde un estudia las relaciones entre procesos psicológicos y
mi smo enfoque. contexto social. Di cho co n otras palabras, es el estu-
En este ca pítulo introductori o se expli ca en qué co n- dio científico de cómo las personas pensamos y senti -
siste ese enfoque peculiar denominado «psicosoc ial». mos acerca de los demás, de cómo nos comportamos
En primer lugar se ofrece una defini ción de la discipli- al relacionarnos unas co n otras, y de cómo en esos
na, que servirá co mo referencia para ori entarse acerca pensa mientos, emociones y co nductas influye el con -
de qué es la Psico logía Social, y también se establece texto social, es decir, otras personas.
la diferencia entre ésta y otras form as de conocimiento, Por ejempl o, cómo nos las arreglamos para enten-
tanto científicas com o no científicas, co n las que suele der lo que hacen los demás y por qué, qué actitudes
confundirse. A co ntinuación se exponen una seri e de mantenemos hacia otras personas y hacia el mundo
prin cipios en los que los psicólogos sociales se basan social en general, de qué dependen los juicios que nos
a la hora de abordar su obj eto de estudi o, algunos de formamos sobre el comportamiento de los demás; por
los cuales son distintivos de esta área de co noc imien- qué sentimos atracción hacia determin adas personas
to. Estos prin cipi os irán apa rec iendo, ya sea explícita o y rechazo hacia otras, por qué unas veces ayudamos
implícita mente, en los diversos temas tratados en este a qui en lo necesita y otras veces ignoramos esa nece-
texto, por lo que es importante tener una idea previ a sidad e, inclu so, llega mos a mostrarn os agresivos; por
acerca de ellos. Con la mi sma fin alidad, se exponen qué tenemos prejui cios hacia personas que pertenecen
los di stintos tipos de procesos que estudi a la Psico logía a determinados gru pos y por qué tratamos de que no
Social, haciendo especial hincapi é en la intercon ex ión se nos note; cómo nos influyen las personas que nos
entre ellos, ya que en la rea lidad cotidi ana no suelen rodean y los grupos a los que pertenecemos; qué papel
enco ntrarse en estado puro. La segunda parte del capí- desempeñan en todos estos procesos nuestra naturale-
tul o se dedica a tres cuestiones de gran ca lado, porque za humana y nuestra cultura. De todas estas cuestio-
se refieren a fenómenos que están en la raíz de todos nes, y de muchas más, se ocupa la Psicología Social.
nuestros pensamientos, emociones y comportamientos Se trata, como pu ede verse, de fenómenos cotidi a-
sociales: la sociabilidad, los motivos sociales y las me- nos, que nos resulta n mu y fa miliares. Por eso, muchos
tas grupales. Los tres están íntim amente ligados. Por de los resultados obtenidos en los estudios psicosoc ia-
una parte, la sociabilid ad es una cualidad innata y ca- les parecen obvi os, de sentido común. En cierto modo,
racterísti ca del ser humano que nos fac ilita la co nvi- todos somos psicó logos sociales afi cionados, pu esto
vencia con los demás, sin la cual no habríamos podido que en nuestra vid a diari a estamos continuamente ob-
hacer frente a las demandas del medio. Por otra, los servando a las personas relacionarse entre sí e influirse
motivos sociales, más co ncretamente, la necesidad de unas a otras, y nuestra propi a adaptac ión a la vida en
pertenencia, como motivo básico que nos impul sa a grupo y en sociedad requiere que seamos hábil es en
busca r la compañía de otros, es tan fund amental que esa observación. Ahora bi en, ex isten tres diferencias
en él se basa nuestra sociabilidad y, en definitiva, nues- fund amentales entre la Psico logía Social y el sentido
tra supervivencia como especie. Esa supervivencia ha común, que el futuro psicó logo no debe ignorar (véase
sido posibl e gracias a que los ind ividu os se asociaban el Cuadro 1.1).
form ando grupos, y en esos grupos co nseguían una Por último, queremos resa lta r la diferencia entre
seri e de ventajas que la vida en solitari o no les brin- nuestra disciplina y la Sociología, otra ciencia afín con
daba. A repasa r algunas de esas ventajas, sin dejar de la que frecuentemente se la confunde. La Psi co logía
mencionar los inco nvenientes, tanto para el individuo Social es una rama de la Psicol ogía que se encuentra
como para el grupo, dedica mos el apartado referente en la fro ntera con la Socio logía, por lo que ca mpar-

• 31. ·
,;J!
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

La Psicología Social y el sentido común


No es infrecuente que a los ps icólogos socia les se les Se ha demostrado en diversos experimentos que las perso-
acuse de intentar demostrar lo obvio, y de que las con- nas suelen considerar obvios los resultados de los estudios
clusiones de sus estudios son de Perogrullo, algo que, por cuando se los describen, incluso aunque sean fa lsos, pero
cierto, no les ocurre a colegas de otras disciplinas menos no son capaces de predecirlos correcta mente cuando no
cercanas a lo cotidi ano. Por eso, creemos importante sa lir los conocen (S lovi c y Fischhoff, 1977) .
al paso de estas críti cas en este primer capítulo, estab le- La tercera diferencia se refiere al método segu ido para
ciendo claramente las diferencias entre ambas formas de ll egar a las correspondientes conclusiones sobre la con-
conocim iento. ducta soc ial. Cua ndo nos guiamos por el sentido comú n,
Por una parte, el sentido común muchas veces se limi- so lemos basarnos en nuestra prop ia experi encia, o en
ta a describir cómo son las cosas, mientras la Psicología la de nuestros conocidos. De ahí que muchas veces las
Soc ial intenta explicarlas. Pero incluso cuando se trata de conclusiones de personas distintas sean contrad ictorias.
exp li car y no de describir, los dos siguen rutas distintas. La Precisamente, una de las labores de la Psicología Soc ial
Psicología Social busca las causas de los fenómenos para consiste en distinguir cuá l de las muchas y a menudo con-
poder predecirlos antes de que ocurra n; en cambio, el sen- tradictorias opciones que admite el sentido común es la
tido común opera al revés, explica ndo y, por paradójico que más se acerca a la rea lidad. Para ell o, dispone de un
que parezca, «previendo » los resu ltados cua ndo ya se han variado conj unto de métodos que le permiten emprender
producido, es decir, considerándolos lógicos y esperables, un estudio científico y sistemáti co de esa realidad, no só lo
sean cua les sea n. Es lo que los psicólogos socia les ll aman pa ra describirla sino, sob re todo, para exp li carla y poder
«sesgo retrospectivo », o tambi én fenómeno «ya lo sabía ». predecirla.

te intereses con ésta, si bien el foco de investigación chas) no es, sin embargo, un fenómeno simple y que
es diferente. Los sociólogos se centran en el contex- se pueda dar por sentado, sino algo que se elabora y
to social, y estud ian el funcionamiento de los grupos, se construye en la interacc ión cotidiana, como tendre-
las sociedades y las instituciones en sí mi smos, como mos ocasión de mostrar en este manual.
algo externo al individuo. Los psicólogos sociales, en
111
ca mbio, se ocupan de las relaciones entre el contexto
1 socia l y los procesos psicológicos. Les interesan tam-
,1,
bién los grupos, las sociedades y las institucion es, pero PRINCIPIOS BASI OS
'
como producto de la interacción entre los individuos,
como algo interi orizado en la mente de las personas y Existen una serie de principios básicos en esta dis-
que influye en lo que pi ensan, sienten y hacen. Con un ciplina que es necesario entender, porque son los que
ejemplo se entenderá mejor la diferencia entre ambos guían a los psicólogos socia les cua ndo investigan y
enfoques. Para estudi ar un fenómeno como la delin- elabora n modelos exp licativos de los procesos que es-
cuenc ia, un sociólogo anali za ría factores macrosocia- tudian . En todos los capítul os que siguen se hará men-
les como las diferencias sociales en cuanto al nivel ción, de una u otra forma, a estos principios.
soc ioeconómico y educativo, la tasa de inmigración
o la tasa de desempleo existentes en una sociedad,
por citar algu nos. Un psicólogo social, sin embargo, ultiples determinantes de los
se centraría en cómo el hecho de vivir en un ambien- procesos psicológicos
te propicio a la delincuencia desde que nacen, como
consecuencia de cua lqu iera de los factores macroso- Los procesos psico lógi cos (la forma en que pensa-
ciales mencionados o de otros, afecta a las personas mos y sentimos, las metas que nos fijamos y la con-
desde el punto de vista cognitivo (cómo ven la rea- ducta soc ial) son el producto conjunto de tres factores:
lidad, qué esperan de la vida), afectivo (qué sienten
hacia los demás y hacia sí mismos) y conductu al (qué la influencia de los demás,
comportamientos aprenden y manifiestan). nuestras ca racterísticas personales (rasgos de
Como conclusión de todo este apartado sobre lo personalidad, género, edad, entre otras), y
que es y lo que no es la Psicología Social podemos nuestra naturaleza biológica heredada a lo largo
decir que esta disciplina gira en torno al ej e de lo que de nuestra historia evolutiva .
se ha dado en llamar la «sociabilidad » del ser huma-
no, es decir, su capac idad y necesidad de relacionar- Los psicólogos sociales se ocupa n fundamental-
se con sus congéneres. Este aspecto tan característi co mente del primero de estos factores, pero a la hora de
de nuestra especie (y que compartimos con otras mu- interpretar los resultados de sus estudios suelen tener
¿QUÉ ES LA PSICOLOGÍA SOCIAL?

en cuenta los otros dos. Por otra parte, dado que so- ell o. Y lo mismo puede decirse de las normas sociales,
mos, y siempre hemos sido, seres socia les desde que las costumbres, las modas, las corri entes de opinión
nacemos, es bastante probab le que tanto nuestros ras- y otros fenómenos que no pueden atribuirse a perso-
gos de personalidad como las tendencias y capacida- nas concretas pero que son producto del pensami ento
des que hemos heredado de nuestros ancestros se ha- humano y nos indi ca n si nuestras ideas o nuestra co n-
ya n desarroll ado bajo la influenc ia de otras person as . ducta en una situ ación concreta son apropiad as o no
y lo que se espera de nosotros y, po r tanto, constituyen
tamb ién formas de influenc ia de los demás.
La influencia de los demás Ll egados a este punto, es importante entender que
las personas no somos meros blancos de la influ enc ia
La Psico logía Social parte del supuesto de que de los demás. Nosotros so mos también parte del co n-
nuestros pensam ientos, emoc iones y co nductas son, texto soc ial para otros y, por tanto, les influim os, es
en gran med ida, producto de la influenc ia de los de- decir, la influenc ia social es b idireccio nal.
más. Esa influ enc ia es a veces consc iente, co mo cuan-
do adopta la forma de pres ión soc ial y nos dejamos
persuad ir por los argumentos de un vendedor, de un Realidad objeti a frente a realidad
po lítico, o de un ami go, o nos sometemos a las órde- construida
nes de una autoridad. Pero en la mayoría de las oca-
siones no nos percatamos de hasta qué punto somos Otra premisa mu y importante de la que parten los
objeto de la influencia de otros. Esto se debe a que no ps icó logos socia les a la hora de abordar su objeto de
siempre es tan exp líc ita (véase el Cuadro 1.2). estudio es que la rea lidad soc ial afecta a nu estra for-
Por citar otro ejempl o, nu estras creenc ias, va lores ma de pensar, de sentir y de comportarn os, pero no lo
y puntos de vista, que nos ll eva n a «constru ir» la rea- hace directamente, sin o ta l como nosotros la vemos
lidad de una determinada manera (véase el siguiente y la interpretamos. Y esa percepción e interpretación
apa rtado), son, en una parte muy importante, prod uc- de la rea li dad depende, a su vez, de procesos ps ico-
to de la influencia de los demás, pero no porque nos lóg icos bás icos y universa les, como la cognic ión, la
hayan sido impuestos o algui en nos haya convenc ido motivac ión o la emoc ión, y de la influencia de los de-
de que so n adecuados, sino porque nos han sido trans- más. En este se ntido, los ps icó logos socia les hab lan de
mitidos como consec uencia de vivir en una soc iedad «construcc ión de la rea lid ad».
y una cultura concretas, o porque son las creencias, Nos pasamos la vida perc ibiendo e interpretando
va lores y pu ntos de vista de los grupos a los que perte- lo que ocurre a nuestro alrededor. No somos máq ui -
necemos y con los cua les nos identifica mos. nas fabri cadas en seri e que respo nden con pautas fij as
Por tanto, no es necesari o que los demás estén in te- ante los estímul os del medio. Nuestros pensamientos,
ractuando co n nosotros, ni siqu iera que tengan inten- emoc iones y co ndu ctas, por rápidos y automáticos
c ión de influirnos, para que esa infl uencia tenga lugar. que pueda n ser la mayo ría de las veces, siempre son
Nos afecta in cluso c uando esta mos so los. Por ejemplo, el resultado de un proceso de «elabo ración » de los
si, antes de lleva r a ca bo una acc ión determinada, te- estímul os objetivos.
nemos en cuenta lo que va a pensar de nosotros un a Vea mos un ejempl o extra ído de una de las áreas de
persona a la que ap reciamos o respetamos, y después investigación de los psicó logos soc iales, el comporta-
ob ramos en consecuencia, esa persona nos está influ - miento de ayuda, que será abordado en el Capítul o 9.
ye ndo au n sin estar co n nosotros ni ser co nsc iente de La forma en la que reaccionemos cua ndo un descono-

El efecto de la mera presencia


En uno de los experimentos más citados en Psicología Muchos años más ta rd e, Zajonc (1965) matizó y com-
Social por su ca rácter pionero (Tripl ett, 1897), se compro- pletó la exp licación de este efecto. Según este autor, efecti-
bó que los cicl istas que peda lea ban juntos (cada uno de vamente, la presencia fís ica de otros incrementa la motiva-
ell os sobre su bicicleta estática) mostraba n una mayor in- ción de la persona, es dec ir, la in tensidad con que rea li za
tensidad de peda leo que los que lo hacían solos. Y esto el esfuerzo. Ahora bien, si la tarea es fácil, o la persona
sucedía si n que mediara interacción algu na entre ell os. Por es muy diestra en ell a, la motivación incrementa el rendi-
eso, a este fenómeno se le ha ll amado «efecto de mera mi ento; pero si la tarea es difíci l, o la persona es inexperta o
presencia »: la simple presencia de otras personas influye poco diestra, la motivación, en la medida en que potencia
aumentando la motivación de cada una de el las para rea- la intensidad del esfu erzo, tiende a multipli car los errores
l izar la tarea. que comete y, de esta manera, perjudica su rendimiento.
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

cido nos pide ayuda dependerá, entre otras cosas, de bastante negativas. En el Capítul o 3, dedicado a la cog-
procesos cognitivos: qué inferencias hagamos a partir ni ción social, se aborda esta cuesti ón con más deta lle.
de su aspecto físico, su forma de habl ar, etc. , a qué
ca usa atribu yamos su necesidad, en qué categoría de
personas lo cl asifiquemos y qué creenc ias mantenga-
mos sobre ese tipo de personas; y ta mbién de procesos LOS PROCESOS PSICOSOCIALES V SU
emocionales, como nuestro estado de ánimo, y motiva- INTERCONEXIÓN
cionales, por ejempl o, si en ese momento tenemos pri sa
porque algún objetivo concreto ocupa nuestra mente. La re lac ión entre procesos psico lógicos (pensa-
Es deci r, no es sólo la presencia de la otra persona y miento, emoc ión y co nducta) y co ntexto social da lu-
su co nducta lo que determina nuestro comportamiento, gar a procesos psicosoc iales de distinta naturaleza. Los
sino ta mbién todos esos procesos psico lógicos interme- psicó logos sociales suelen distin guir entre cuatro tipos
dios que ti enen luga r cuando interactuamos con ella. de procesos psicosoc iales: individuales, interpersona-
Precisa mente debido a la existencia de esos proce- les, grupales y societales.
sos psico lógicos, no es infrecuente que, ante una mi s-
ma situación, dos personas diferentes reaccionen de
form a di stinta. Eso se debe a que no han «con struido» Procesos individuales
esa situación en su mente de la mi sma manera y/o a
que sus motivac iones y emoc iones ante dicha situa- Decimos que son individuales, no porqu e no sean
ción difieren. No obstante, gracias a la influencia mu - sociales, sino porqu e tienen lugar dentro del individuo,
tu a ent re los miembros de un gru po o sociedad, que, pero siempre co n un refe rente social. Cuando pensa-
co mo decía mos antes, afecta directa e indirectamente mos en lo que hacen otras personas, o sus acc iones
a nuestros procesos ps ico lógicos, es posible llegar a nos provocan determin adas emoc iones, o intentamos
una vi sión básica mente compa rtida de la realidad que buscar una expli cac ión a su conducta, o ca mbi amos
permite la vida en co munidad. Esta idea se entenderá de actitud porque otro nos ha persuadido, todo eso
mejor tras la lectura del Ca pítu lo 2. ocurre en nuestro interi or, y por tanto son procesos
I" ' individuales, pero en todos ellos intervi enen otras per-
1,
,,
sonas, bi en sea co mo obj etos de nuestro pensamiento
La importancia de pensamiento no (de nuestros procesos cogniti vos) o bien como agentes
raci nal de influencia sobre ese pensa miento o sobre nuestras
emociones o co mporta mientos. Y co mo decíamos en
Los psicó logos sociales han tenido muy cl aro, des- un apartado anteri or, incl uso cuando c reemos estar so-
de hace cas i medio siglo, que nuestra mente no siem- los y actuar de forma autónoma e independiente de los
pre fun ciona de forma racional y lógica, como defen- demás, probab lemente nos estamos ajustando a cier-
dían los modelos cl ási cos de toma de decisiones. En tas norm as de lo que es apropiado en esa situación, o
rea lidad, el pensami ento, la memori a, las actitudes, a lo que c reemos que otra persona o personas esperan
todos ellos operan a lo largo de un co ntinuo entre dos dé nosotros, y eso también es social, puesto que nos
formas diferentes de procesamiento: una consciente o estamos dejando influir por la presencia imaginada o
deliberada y otra inco nsciente y automática. No se tra- implícita de los demás. Esa influencia afecta incl uso a
ta del subco nsciente que postulaba Freud al habl ar de la forma en que nos vemos a nosotros mismos. En ese
los impul sos que subyacen tras nuestros actos, sino de sentido, los procesos individuales son también soc ia-
un procesa miento mental intu itivo al que recurr imos les, porque el referente son otras person as.
si n darnos cuenta en la gran mayoría de las situaciones A lo largo de este texto tendremos ocasión de abor-
cotidi anas en las que nos movemos. Y, por sorprenden- dar más extensamente este ti po de procesos, especial-
te que parezca, suele fun cionar mu y bien. Como si de mente en los ca pítu los dedicados a cognición social
un pil oto automáti co se tratara, rea li za la mayor pa rte (Capítul o 3), percepción y atribución (Capítu lo 4), au-
de nuestras tareas mentales rutinari as, ahorrándonos toconcepto (Capítul o 5) y actitudes (Capítu lo 6).
ti empo y esfu erzo cognitivo. Desde luego, tiene tam-
bién sus inconvenientes, que se ponen de manifiesto
en los numerosos sesgos y errores que co m etemos Procesos interpersonales
cuando co nfiamos demasiado en la in tui ión. Por eso,
a la hora de tomar alguna decisión importante, suele Son los que se prod ucen por la influencia mutua
ser el procesamiento deliberado el qu toma las ri en- ent re dos o más personas. Es importante acl arar aquí
das. En caso contrario, las canse u n ias pueden ser que, para que un proceso se co nsidere interpersonal,

1.------=-·-
¿QUÉ ES LA PSICOLOGÍA SOCIAL?

A lo largo de este vo lumen se abordarán los pro-


cesos in terperso nales especialmente en los capítu los
sobre influencia y persuasión (Capítulo 7), relaciones
interpersonales (Capítulo 8), co nducta de ayuda (Capí-
tulo 9) y agresión (Capítulo 1O). As imi smo, en un apar-
tado posteri or de este ca pítulo trataremos un aspec-
to muy importante de las relaciones interpersona les:
la motivación que nos impul sa a vin cularnos a otras
personas y las reacciones que nos provoca sentirnos
rechazados por ell as (cuestión que será retom ada más
extensamente en el Capítulo 8).

Proce os grupales
Cuando una pa reja discute, norma lmente están actu ando como
ind ividuos y tratando al otro de la misma fo rma. En este tipo de
relación, lo relevante son las ca racterísti cas personales ele los impl i- Son procesos que ti enen lugar dentro de los gru-
caclos, no su pertenencia gru pa l. Por tanto, dicha relación se enmar- pos, co mo el liderazgo, la cohesión, la holgaza nería
ca ría en los denom inados procesos interpersonales. social o el pensamiento de grupo, y también cuando
unos grupos se relacionan co n otros, relaciones que
muchas veces provoca n co nfli cto.
los individuos impli cados deben estar relacionándose A lo largo de la evolución humana, la in serción de
entre sí como personas individuales, no como miem- las personas en grupos ha sido una co nsta nte. De he-
bros de un grupo. Por ejempl o, una discusión aca lora- cho, la adaptac ión fundamenta l que ha permitido la
da entre mari do y muj er sería un fenómeno interper- supervivencia de la especie ha sido social: nuestra es-
sonal, pero una discusión igualmente virulenta entre pecie ha sobrevivido porque las personas se han orga-
un representante sindi ca l y uno ele la patronal sería ni zado en grupos, y ha sido este tipo concreto de orga-
un fenómeno grupal (más co ncretamente intergrupal), ni zac ión el que explica el éxito en la adaptación a un
puesto que esos indiv iduos no están actu ando a títu- medio físico generalmente hostil (véase el Capítu lo 2).
lo personal sino en representación de sus respectivos Con todo, las relaciones entre la perso na y el grupo
grupos. son muchas veces ambivalentes (véase el Cuad ro 1.3).
Este tipo de procesos, junto co n los grupales, ocu- Este volumen no ded ica mucho espacio a los pro-
paron du rante muchos años buena parte del co ntenido cesos grupales, no porque nos pa rezcan menos impor-
de los manuales de Psicología Social, co nsiderándose ta ntes, sino porque son obj eto de una asignatura com-
el objeto de estudio primordi al de la disciplina. Hoy la pleta en otro curso del Grado: «Psico logía de grupos».
situación ha ca mbi ado notabl emente, y en los manua- No obstante, hemos incluido un capítulo (el 13), que
les actuales se dedi ca tambié n un ampli o espac io a los servirá como presentación de los procesos que se abor-
procesos de naturaleza individual y soc ietal. darán en dicha asignatura, procesos pl enamente psi co-

La relación entre el individuo y el grupo


Además de las ventajas qu e supone para los individuos de Gaviri a, 201 9, citado en la bib li ografía recomendada al
pertenecer a grupos, a menudo en la interacc ión surgen fina l de este tema) .
desacuerd os y confli ctos. A veces el grupo ex igi rá a las La investigac ión sobre decisiones en dil emas socia les
personas que lo integran, o a alguna de ellas, más de lo ha servido tamb ién para poner de manifi esto que la con-
que les da a ca mbio: sería una especie de exp lotac ión de ducta de las personas se modifi ca cuando pasan a formar
las personas por parte del grupo. Tambi én puede ocurrir lo parte de un grupo, actúan en nombre de él o lo representan
contrari o: algún mi embro del grupo puede aprovecharse ante otras persona s. Por ejemplo, se ha encontrado que
de los esfuerzos de los demás integrantes y rentabilizarlos cuando los parti cipantes toman su dec isión a título perso-
en beneficio prop io (dando luga r, por ejemplo, a lo qu e nal tienden a cooperar mu cho más que cuando deciden
se conoce como «ho lgaza nería social») . Esta dinámica de como representantes de un grupo. En este último caso sue-
relac iones entre in divid uo y grupo ha sido estudi ada en len optar por buscar a toda costa el beneficio para su pro-
Psico logía Socia l medi ante experim entos que plantean di- pio grupo (ln sko, Schop ler, Hoy le, Dardis y Graetz, 1990).
lemas soc iales, es decir, situac iones en las que los intereses A este fe nómeno se lo conoce en Psico logía Soc ial como
ind ividua les y grupales entran en confli cto (puede verse «efecto de discontinuidad ind ividuo-grupo ».
una descripción de va ri os de estos estudi os en el capítul o
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

socia les. Además, en este mismo capítu lo dedicamos el Capítu lo 2 a abordarla de forma específica, centrá n-
un espacio significativo a abordar de forma expresa la donos en el efecto de la cu ltura en los procesos psico-
importancia que la pertenencia grupa l tiene para las socia les.
personas (véase más adelante).

Interconexión entre procesos


Procesos so ietales
Esta distinción entre procesos según su naturaleza
Son procesos socia les que trascienden a los indivi- tiene só lo un fin analítico, porque en la realidad se
duos y a los grupos pero que influyen en ell os, como combinan entre sí y rara vez aparecen aislados (Figura
los que se originan como consecuencia de las estruc- 1.1).
turas de estatus y poder, de las normas, costumbres Para entender cómo afectan estos procesos de dis-
y va lores culturales compartidos o de los medios de tinta naturaleza a la influencia que los demás ejercen
comunicación, entre otros. en nosotros, retomaremos el ejemplo que utilizamos
Por ejemplo, las normas cu ltura les marcan nues- en un apartado anterior: una situación en la que al-
tro comportamiento y nuestra forma de pensar tanto guien nos pide ayuda. Esa petición es un estímu lo
cuando actuamos como individuos in depend ientes, socia l (puesto que proviene de otra persona) que va
como cuando interactuamos con otra persona o cuan- a influir de alguna manera en nuestro pensamiento,
do lo hacemos como miembros de un grupo. En mu- que nos provocará una determinada reacción emocio-
chos países musulmanes existen normas que estable- nal y que nos ll evará a dar una respuesta concreta.
cen unas condiciones de vida y comportamiento para Pues bien, cómo pensemos, sintamos y actuemos en
las mujeres que a nosotros, que pertenecemos a una esa situación concreta va a depender de factores tales
cu ltura occ identa l, nos parecen denigrantes. Esas nor- como nuestro estado de ánimo en ese momento (pro-
mas, de naturaleza societa l, lo impregnan todo: las re- ceso individual : si estamos contentos es más probable
laciones entre el grupo o categoría de hombres y el de que ayudemos que si estamos enfadados), el tipo de
mujeres, la interacción entre cónyuges y, tamb ién, los relación que nos una a esa persona (proceso interper-
pensamientos, emociones y conducta de cada miem- sona l: so lemos ser más generosos con los fam ili ares y
/"
,:
1
bro de esas sociedades. los amigos que co n los desconocidos), si el otro es de
\· La influencia de los procesos societa les en la for- nuestro mismo grupo o no (proceso grupal o intergru-
ma de pensar, sentir y actuar de las personas quedará pal: ayudamos preferentemente a los de nuestro pro-
patente a lo largo de todo el texto, pero dedicaremos pio grupo más que a los que pertenecen a otros gru-

Construcción de la realidad

PROCESOS PSICOSOCIALES
El
individuo
Individua les + Interpersona les + Grupa les + Societales

• a
Procesos Influencia de los demás
psicológicos

Pensamiento
Emoción
Conducta

Representación de los procesos que es tudi a la Psico logía Socia l.


¿QUÉ ES LA PSICOl.OGÍA SOCIAL?

pos), o las normas que rij an en nuestra cultura ese tipo tintivo de la Psico logía Social consiste, precisam ente,
de situaciones (proceso societa l: hay culturas donde lo en poner el foco en la situación y en su impacto sobre
normativo es ayudar a los demás, aunque sean extra- la co nducta (véase Fi ske, 20 1O). Y, en una espec ie tan
ños, y otras en las que lo que se valora socia lmente es sociab le como la nuestra, la situación suele impli ca r a
que ca da uno se va lga por sí mismo). otras personas.
En los ca pítulos que componen este texto se po- Para «sobrevivir y prosperar» las personas necesi-
drán encontrar otros muchos ejemplos. Aunqu e el tan a los demás, tienen que co nseguir su aceptac ión
orden de los temas se ha establecido siguiendo esta y es esto lo que hace de las situacio nes sociales algo
cl asificac ión (primero aparecen los procesos indivi- determinante. La sociab ilidad (esa tendencia innata a
duales, después los interpersona les y finalmente los relacionarnos co n los demás, tan característica del ser
grupales e intergrupales, mi entras que los procesos humano) se ría impensable al margen de la situac ión
societales se abordan transversa lmente en todos los social, ya que es en esta donde se produce el encuen-
cap ítul os), en cada uno de ellos se entrelaza n proce- tro co n los «otros » (Fiske, 20 1O), algo en lo que hace
sos de distinta naturaleza. Esto resulta espec ialmente hincap ié también Leyens (20 12). Este autor defiende
evidente en los ca pítul os dedicados al autoconcepto que la sociab ilidad del ser humano se constituye gra-
y la identidad (Capítu lo 5), los estereotipos (Cap ítulo dualmente por medio de la interacc ión con person as
11 ) y el preju icio (Capítulo 12 ). En cierto modo se trata clave en situac iones que cab ría ca lificar de «primor-
de procesos híbridos. Los dos últimos se relacionan diales ». En este sentido, la investi gación muestra que
directamente co n las actitudes - los estereotipos como el recién nacido, sin un co ntacto perma nente con los
creencias co mpartidas sobre las características de los demás, no pasaría de ser un mero orga ni smo biológi-
miembros de un grupo, y el prej ui cio como evalua- co, como han puesto de reli eve los estudios de casos
ción de una persona por su pertenencia a un determi- ex tremos, co mo el de los ll amados «niños lobo» o el
nado grupo- y en este sentido podrían considerarse de los que se han encontrado encerrados en graneros
procesos de naturaleza individual, puesto que tienen o establos. Ninguno de estos niños, a pesar de haber
lugar en la mente de cada individuo. Pero su ca rácter co nseguido sobrevivir aislados de todo contacto hu-
socialmente co mpartido y el hecho de que su objeto mano hasta su descubrimiento y posterior integrac ión
sea otros grupos y sus miembros les dan un marchamo a la sociedad, llegó a alca nza r el nivel afectivo, inte-
claramente grupal. lectual y lingüísti co necesa ri o para una inclusión so-
Por su parte, la identidad social, íntimamente liga- cial plena y fluida. Despojados de un ambi ente socia l
da al autoco ncepto co mo parte de él, se construye a durante los años iniciales de su vida, su supervivencia
partir de la pertenenc ia de la persona a uno o varios no abri ó el ca mino hacia la plenitud a la que aspira
grupos. La defin ición de HenryTajfel (1981, p. 255) no todo ser humano.
deja lugar a dudas: la identidad social es «la parte del La trasce ndencia del co ntacto soc ial no se restrin-
autoconcepto individual que deriva del co noc imiento ge só lo a esas etapas inicia les de la vida. Los esca-
de la pertenencia a un grupo social (o grupos sociales) sos cuidados afectivos que se presta habitualmente a
junto co n el significado emocional y valorativo que los niños criados en orfelinatos parecen explicar sus
conlleva di cha pertenencia». elevadas tasas de mortali dad y de enfermedades, mu y
superi ores a la med ia, así como su retraso intelectual
y psico motor y sus problemas afectivos. Dado que va-
rios estudios han eliminado la posibilidad de que estos
SITUAC Ó SOCIAL Y SOCIABILIDAD resultados se deban a una fa lta de alimentación ade-
cuada o de cuidados materi ales, esta es una prueba
La importancia atribuida por la Psico logía Socia l a más de la necesidad que tiene la persona individual de
las situaciones sociales se manifiesta en la conoc ida co ntacto con el grupo. Parece, por tanto, que la clave
ecuación de Lewin (1952), uno de los fundadores de la de la sociab ilidad es la capac idad de las personas para
discip lina, según la cual la conducta es función de la sobrevivir como miembros de grupo.
persona y del ambi ente. Di cho con otras pa labras, lo Los seres humanos se adaptan a su ambi ente por
que hacemos, y también lo que pensa mos y sentimos, medio de la integración en grupos de interacción di-
depende de nuestras ca racterísticas individuales y de recta. El grupo significa apoyo social y vínculos so-
la situac ión en la que nos enco ntramos. Frente a la ten - cia les. La investigación ha demostrado que las per-
dencia de la persona med ia a explica r la co nducta de sonas socialmente integradas sobreviven mejor. Fiske
otras personas a partir de su personalidad y a pasar por (2 01 O) aporta los sigu ientes datos: las personas viven
alto la situación en la que se produce esa conducta (de más años cuando tienen más víncu los sociales, es de-
esta tendencia se hab lará en el Capítulo 4), el se ll o dis- ci r, está n casadas, mantienen contactos co n la fami-
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

li a extensa y con am igos, pertenecen a una iglesia y grupales. Paral elamente, le atribuyen mayor va lor y
tienen otras afili aciones formales o informales. Añade moralidad que a los otros grupos de no pertenencia, o
que esta relación (entre longevidad y vínculos soc ia- «exogrupos », es decir, co nsidera n que su grupo es su-
les) es más fuerte que la que ex iste entre longevidad y perior y moralmente mejor que los grupos a los que no
otras var iabl es potencia lmente expli cativas, como la pertenecen. No obstante, como se ha expuesto en el
influencia de la sa lud física, el co nsumo de tabaco y Cuadro 1.3, las relacion es entre la persona y el grupo
bebidas alcohóli cas, la actividad, la obesidad, la clase no siempre son positivas.
soc ial, la raza, la edad, la satisfacción co n la vida y el
uso de servi cios preventivos de sa lud. Concluye esta
autora que del aisl ami ento social surgen emocion es
negativas que dañan el sistema inmunitario y afecta n LOS MOTIVOS SOCIALES
a la supervivencia.
Por tanto, los vínculos sociales no pierden su im- De la expos ic ión del apartado anteri or se deduce
porta ncia en la edad ad ulta. En su resumen de una se- que las personas, cuando se relac ion an co n otras, bus-
ri e de investigaciones, Leyens (2 01 2) se ñala que la ar- ca n la aceptación soc ial. Lo consiguen gracias a los
monía co nyuga l (extensibl e tanto a matrimonios como motivos sociales, definidos co mo aquell os procesos
a parejas de hecho) tiene un a estrecha relac ión positi- psico lóg icos que mu even a las perso nas, o las impul-
va con la salud mental y físi ca, y negativa co n críme- san, a pensar, sentir y actuar en una dirección deter-
nes y sui cidios. Sin necesidad de negar que el divorcio min ada en situaciones que impli can a otras personas.
es, en mu chas ocasio nes, un a solución al confli cto de Se puede decir que los motivos soc iales so n el recurso
la pareja, la investigación demuestra que se relaciona fund amental del que di sponen las personas para ma-
con el malestar psicológico, como se deduce del he- nejar las situaciones sociales a las que se enfrentan
cho de que el ingreso de personas divorciadas (y no a lo largo de sus vidas. Dentro de la disciplina de la
vueltas a casar) en institucion es psiqui átri cas supera, Psicología Social se han formul ado di stintas tipo logías
en los Estados Unidos de Norteamérica, en proporción o modelos. A co ntinuación se presentan las más im-
de 22 a 3, a las perso nas que manifiestan ser fe li ces en portantes.
(' su matrimonio.
De lo anterior se deduce la importancia de la in-
1::·
\_1¡1
',·
terdependencia en los vínculos socia les, no sólo entre El modelo de F1ske
individuos sino tambi én entre mi embros de un grupo .
Introd uce cin co motivos soc iales centrales que in-
crementa n la integración de las personas en los grupos
Socia. ilidad a través del grupo y, de esta forma, favorecen su supervivencia física y
psico lógica. Co nsidera fundamental el de pertenencia,
La interdependencia es, según Brewer (1997), la ca- porque en torno a él se organizan los otros cuatro, que
racterísti ca central del grupo psico lógico y responde al son la comprensión, el co ntrol, la potenc iación perso-
hecho, ya ap untado, de que la persona individual no nal y la confianza (véase Fi ske, 201 O).
puede sobrevivir contando só lo con sus propias «capa- Defin e el motivo de pertenencia como la neces i-
cidades, habilidades y esfuerzos», sino que necesita «los dad de relaciones fuertes y establ es con otros. Seña la
esfuerzos y conductas» de las otras personas del grupo y que, además de in crementar la supervivencia in divi-
depende de ellas. La interdependencia, que impli ca or- dua l, el motivo de pertenencia tambi én beneficia al
gani zación y coordinación intern a de las personas den- grupo al aumentar la probabilidad de que los mi em-
tro del grupo, descansa sobre complejos mecani smos bros cooperen y se involucren en una acción coo rdi-
cognitivos que facilitan la sintonización de la propia nada. En el próx imo capítul o, ded icado a la influ encia
conducta con la de los otros miembros del grupo. de la evo lución, nos referiremos a este modelo y ex-
Su compl emento es la identificac ión social, proce- p li ca remos en qué co nsisten los otros cuatro motivos
so por el que la persona incluye en su autoco ncepto a que co ntempl a.
los mi embros de su grupo cuando percibe, y acepta,
su pertenencia a un a categoría común, que se conoce
como «endogrupo » (de esto habl aremos con más de- El modelo de l<ip W1lhams
tal le en el Capítulo 5). Este representa una comu ni dad
de cooperación y confianza recíproca . D entro del en- La aportación más co nocida de este autor es el es-
dogrupo, las person as esperan respeto, consideración tudio del ostracismo, también denomin ado tratami en-
positiva y una certeza acerca de las norm as y reg las to sil encioso, y defi nido co mo la «excl usión co nsen-
¿QUÉ PSICOLOGIA SOCIAL?

suada (de una persona) de los privil egios comun es o en las relac iones interperson ales, 2) su satisfacción
de la aceptación social». En su modelo de motivos so- o fru stración van acompañadas de fu ertes respuestas
ciales, Willi ams (200 7), para expli ca r el modo en que emocionales y cognitivas, y 3) proporcion a en ergía y
las person as se enfrentan a la amenaza de la exclusi ón dirección a la condu cta, lo que se traduce en que la
social, del rechazo y, por supuesto, tambi én del ostra- persona pl anifica su actu ación para sati sfacerlo (Levi -
cismo, postula, en la línea ini ciada por Leary, Tambor, ne y Kerr, 200 7) . La fuerza del motivo de pertenencia
Terdal y Downs (1995), que la persona intensifica su ha llevado al desa rroll o de un sistema interno, deno-
atención a pistas e indicios de la situación soc ial para minado «sociómetro », de gran sensibili dad, que re-
ca librar su «va lor relacional», es decir, el grado en que acciona más ante la pérdida de aceptación que ante
los demás valoran relacionarse co n ella. En el Capítulo su co nsec uc ión, y que opera de manera automática
8 se retomará esta cues ti ón. e inco nsciente afecta ndo a la autoestima (véase Lea ry
El modelo de Willi ams gira en torn o a la fo rma y Baumeister, 2000; en los Ca pítulos 5 y 8 se exp lica
en que las person as se enfrentan a una valoración co n algo más de detalle cómo fun cion a este si stema).
negativa. Las amenazas que provi enen de conductas Desde una perspectiva estri ctamente psicosocial,
interpersonales aversivas de otras personas produ cen Levine y Kerr (2 00 7) relacionan el motivo de perte-
una especie de «batall a intrapsíqui ca» entre las nece- nencia con la bú squeda racional de metas individua-
sidades fundamentales. Cuando las necesid ades ame- les, en co ncreto, la autoestim a positiva y la evitación
nazadas son la pertenencia y la autoestim a (las dos de la incertidumbre. Con respecto a la autoestima, la
primeras), la respu esta más probabl e es «prosoc ial» (es investi gación ha puesto de relieve que la inclusi ón
decir, afi Iiativa, tendente a reforza r los vín culos co n en grup os y en relaciones interpersonales sirve como
los demás) y la persona intentará reori entar su co nduc- indica dor de que la persona disfruta de la estim a de
ta para co nseguir aceptac ión; intentará, en términ os otras personas. Y, como señalan Lea ry y Baumeister
de William s, «incrementar su estatus inclu sionari o», (2 000), el ni ve l de autoestima de una person a es una
es decir, mejorar su relación co n los otros. Las otras medida subjetiva de cuánto se la va lora socialmente.
dos necesidades fundamentales, según Willi ams, son Desde esta perspectiva, cuanto más útiles sea n las per-
el co ntrol sobre el propi o ambi ente social y la «ex is- tenencias grupales para obtener evaluaciones sociales
tencia significativa», que se refi ere al hecho de que las pos iti vas, tanto desde dentro del grupo co mo desde
personas necesitan que los demás reconozcan su ex is- fu era, más importante será la incl usió n/excl usión para
tencia y las tengan en cuenta. La amenaza a estas dos la autoestima.
últimas neces idades, al suponer para el individuo una Otra fo rma de co nseguir o mantener una autoesti-
pérdida de co ntro l sobre las interacciones con otros ma positi va es el autoensa lza mi ento, que consiste en
y una sensac ión de «invi sibilidad» o in signi fica ncia, promover la evaluación positiva de uno mismo y que,
tenderá a generar más reacciones anti soc iales, dado en el pl ano individual, depende de la comparación
que este tipo de actos co nsi gue el co ntro l y la atenció n co n otras personas (como se verá en el Capítulo 5).
de los demás. En el pl ano estri ctamente grupal, esas co mparaciones
se establ ecen entre el propi o grupo y los otros grupos .
Este tipo de ensa lza mi ento grupal depende de que las
El modelo de Levme y Kerr personas pertenezcan a grupos cl aramente superi ores
a o tros o, si esto no es posibl e, de que recurran a bu s-
Estos autores, que siguen el análi sis de Baumeister y ca r comparac ión en las dimensiones favorabl es para el
Leary (1995), hacen hincapi é en que la sati sfacción del propi o grupo o a tratar de superar a los otros grupos en
motivo de pertenencia no ex ige só lo un vín culo positivo los ámbitos en los que hasta entonces eran inferi ores
con otras personas sino, además, que dicho vínculo sea a ell os. En el Capítul o 13 se expli ca n estas estrategias.
de «elevada ca ntidad y ca lidad ». Señalan igualmente La co mparac ión social cumpl e tambi én una impor-
que son muchos los co ntextos en los que se pueden tante función de reducc ión de la incertidumb re. En au-
dar esos vínculos; en la fa mili a y las relaciones íntimas, se ncia de estándares obj etivos, las personas necesitan
por supuesto, pero a la gente tambi én le preocupa su una evaluación de sus capacidades y opinion es, y una
inclu sión en grupos y relaciones interpersonales ocas io- validación de su vi sión de la rea lidad, y esto só lo se
nales, y aquí entrarían otros motivos aparte del de per- puede obtener por medio de la comparación social.
tenencia, que estarían más relacionados con «esfuerzos El obj etivo de reducir la incertidumbre, equivalente al
racion ales para obtener metas individuales». moti vo de comprensión de Fi ske (2 01 O; véase el Capí-
En relación con el motivo de pertenencia, hay que tul o 2), es por ta nto un moti vo social poderoso que, en
tener en cuenta tres aspectos: 1) el motivo se ori enta la mayoría de los casos, se puede sati sfacer sólo por
tanto a evitar la exclusi ón co mo a busca r la inclu sión medio de la pertenencia grupal.
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

LOS MOTIVOS SOCIALES SEGÚN EL


MODELO DE RICHMAN Y LEARY

Este modelo coincide con el de Kip Williams por


la atención prestada a la s co nsecuencias aversivas que
tienen para el pensamiento, la emoción, la motivación
y la co nducta las reacc iones negativas de otras perso-
nas, entre las que cita las sigui entes: «desinterés, crí-
tica, prejuicio, evitación, rechazo, traición, estigmati-
zación, ostracismo, desdén, abandono, abuso, acoso
y una ampli a gama de burlas y desaires de menor
Los sentimientos heridos constitu yen una emoción característi ca de
importancia ». Al igual que Willi ams, Ri chman y Leary las situac iones en que percibimos una amenaza a la pertenencia,
(2 009) postulan que estos denominados «eventos in- cuando nos sentimos rechazados y pensamos que los demás cons i-
terpersonales negativos » poseen la ca pacidad para deran poco va lioso relac iona rse con nosotros.
deva luar el valor rel acional percibido de las personas.
Se separan, sin embargo, de Williams al centrar-
se de manera excl usiva en el motivo de pertenencia del rechazo como con otras personas en las que se espe-
y al considerar que los otros motivos y, muy especí- ra encontrar aceptación y apoyo. Se trata de las conduc-
ficamente, los aducidos por Willi ams, es decir, la au- tas denominadas «reparadoras» o restauradoras.
toestima, el control y la existencia significativa, son El segundo tipo, por el co ntrario, está gui ado por
subsidiarios de aquél en este tipo de situaciones que impul sos de có lera, y suele mani festa rse medi ante co n-
implican una amenaza al valor relacional. Se alinea n, ductas que los demás pueden vivir como antisociales,
por tanto, co n Baumeister y Leary (1995), que hacen y que surgen bi en como defensa, bien como ataque a
hincapié en la importancia que tienen la aceptación y la fu ente del rechazo. En principio, puede resultar sor-
la pertenencia para el bienestar psi co lógico y físico de prendente que una perso na rechazada dé ri enda suelta

e la persona. Pero quizá la aportación más importante


de Ri chman y Leary es su análisis de los «sentimientos
a sus impulsos agresivos cuando lo que en realidad
está echando de menos es la aceptación de los demás.
heridos » como la co nsecuencia nuclea r de las amena- Sin embargo, según Leary, Twenge y Quinlivan (2006),
zas al motivo de pertenencia . hay una serie de factores que lo pueden expli car: a)
Se trata, en efecto, de algo innovador. Porque, el dolor ca usado por el rechazo, que pu ede generar
como señalan estos autores, en la literatura sobre agresión espontánea; b) el hecho de que obstaculice la
el motivo de pertenencia se presupone que las re- consecución de metas, con la frustración co nsiguiente
acciones al rechazo o a las amenazas al motivo de (la frustración es un facto r in stigador de agresión); c) la
pertenencia cubren un espectro amplio de diferentes creencia bastante genera li zada de que agred ir mejora
emociones negativas que oscilan entre la tristeza y los el estado de ánimo; d) agredir a otros es una forma
ce los, pasando por la soledad y la có lera, entre otras. de obligarlos a que tenga n en cuenta al agresor; e) la
Ri chman y Leary no creen que sea así y defienden que agresión es una forma de ejercer control en interaccio-
hay una sola emoción predominante: los «sentimien- nes co nflictivas; f) es, también, una forma de castiga r
tos heridos ». Y sostienen, además, que esta emoción a otros que han ca usado daño; y g) la ruptura de vín-
no es una mezcla de otras emociones, porque sus in- cul os sociales trae co nsigo el debilitamiento del co n-
vestigaciones han demostrado que tiene una «va ri anza trol de los impulsos anti sociales. Como puede verse,
unitari a», es decir, que tiene unidad interna y no se las exp licaciones d y e co inciden con las que propo-
mezcla co n otras emociones. En co nsecuencia, los au- nía Kipp Willi ams para dar cuenta de las reacc iones
tores concluyen que se puede hablar de una emoción agresivas a la excl usión; la primera, relacionada co n
negativa distintiva, asociada a «sentirse devaluado, no la amenaza a la neces idad de una ex istencia signifi-
querido y rechazado » (2009, p. 367). cativa, y la segunda, relacionada co n la amenaza a la
Los sentimientos heridos, que suelen ir acompañados necesidad de control sobre las interacciones.
por un descenso en la autoestima, ocurren inmediata- El tercer tipo de reacción propuesto por Ri chman
mente tras el rechazo pero pueden desencadenar a con- y Leary consiste en la huida del contacto social, y,
tinuación tres tipos de reacción muy diferentes entre sí de forma parecida a lo que sucedía en el primer tipo,
(Ri chman y Leary, 2009). El primer tipo guarda relación no sólo se evita a la fuente del rechazo, sino que esa
con los motivos «sociópetos », que responden a un deseo evitac ión se extiende a otras person as, en este caso a
acrecentado de contactos sociales, tanto con el causante aquéllas de las que se sospecha un rechazo probab le.
¿QUÉ ES LA PSICOLOGÍA SOCIAL?

Se trataría de evitar ulteriores rechazos a base de eri gir esperar lo contrario cuando la relación se considera
barreras a más se ntimientos heridos . poco va li osa. En estos casos, sentirse rechazado puede
El predominio de un tipo de reacc ión sobre los provocar tanto una respuesta antisocial co mo una de
otros dos depende de có mo «construya» la persona el evitación.
episodio de rechazo y su reacc ión a él, como veremos
a continuación (la Figura 1.2. representa un esquema
del modelo). Posibilidad de alterncJt1vas

La percepción de que existen relaciones alternativas


La reacción al rechazo va liosas suaviza en gran med ida la dureza del rechazo.
Estas altern ativas co nstitu yen una especie de tentación
Ri chman y Lea ry (2009) ana li za n una serie de as- a retirarse de la relación original en la que surgió el
pectos de la forma en que se produce el rechazo, as- rechazo y, a la vez, proporcionan fundamentadas razo-
pectos que la persona tiene en cuenta en su eva luación nes para no ceder a reacciones de có lera. Aquí encaja
y que va n a co ndicionar su tipo de reacción. Son los la idea de sustitución ava nzada por Baumeister y Leary
sigui entes: a) la percepción de inequ idad o injusticia, (1995). Según estos autores, es posibl e que nuevas re-
b) las expecta tiva s de reparac ión de la relación, c) el laciones y pertenencias sustituyan a las ya finalizadas,
va lor de la relación, d) la posibi li dad de alternativas, e) de manera que, a partir de este momento, estas pierden
la cro ni cidad o generalidad, y f) los costes percibidos importancia y capac idad para herir sentimientos.
del rechazo. Sin embargo, la retirada de la relación original será
poco probab le cuando no haya disponibilidad de al-
ternativas va loradas, y lo que sucederá en una situa-
Percepc,on de mequidad o m1usticia ción así será más bien que la persona se impli ca rá en
cond uctas prosocia les con mayor intensidad.
El rechazo que la persona considera merecido y
justo no ll evará probablemente a una reacción de có-
lera contra el ca usante de l rechazo, pero sí el que se Cromc,dad y generalidad
co nsidera injustificado. Son varios los autores que han
sugerido que la có lera es una compañera habitual de El rechazo co ntinuado y pro longado en el ti empo
la percepción de injusti cia. En este sentido, los recha- tiende a traduci rse en reacciones de retirada y evita-
zos que se perciben ca usados por la etnia, la nacio- ción, lo que pod ría exp li ca r el que las personas que lo
nali dad, la religión o el sexo pueden aparecer como sufren incurran en consumo excesivo de bebidas alco-
particu larm ente injustos. hó li cas o de drogas. En Estados Unidos, por ejemplo,
se ha sugerid o que las tasas más elevadas de conduc-
tas perjudicia les para la sa lud de los afroamericanos
Expectativas de reparaC1on de la relac,on podrían deberse a su co ntinua exposic ión a la discri-
minac ión racial, que co ntribuye a una creencia en su
Las respu estas «prosociales», es decir, aquell as des- (supuesta) inferioridad .
tin adas a recuperar la relac ión, serán más probab les Con todo, ex iste un debate en relación con la co-
cuando la persona rechazada co nsidera que es eleva- rrecta interpretación de este y otros resultados simi la-
da su probabilidad de recuperar el «valor relacional », res, ya que cabría atribuirl os a un intento de co nseguir
es decir, el va lor que las demás personas asignan a aceptación en grupos co nsumidores de alcohol y dro-
relacionarse co n ell a. Lo co ntrario sucederá cuando gas, pero también a la incapac idad de autorregulación,
esté co nvencida de que el rechazo conduce inexora- es decir, de co ntrol de uno mi smo y de los propios sen-
blemente a una ruptura del víncu lo que la une a la timientos e impulsos, producida por un rechazo co n-
fuente del rechazo. En este caso lo más probable es ti nuado o, incluso, a med idas de automedicación des-
una reacción antisoci al o evitadora. tin adas a pali ar el malestar que se experimenta como
consecuencia de la pérdida de interacc ión socia l.

Valor de la relación
Costes perc1b1dos del rechazo
El rechazo que se produce en el contexto de una
relac ión muy valo rada tenderá a llevar a una reacción Cuando las personas perciben que el rechazo trae
orientada a la reparación de dicha re lación . Hay que consi go muchos costes, cabe esperar de ellas una ele-
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

Construcción Respuestas
Episodio del rechazo motivadas Resultados
positivos para la
de salud mental
rechazo

-----
y física
Altos costes

~
diercibidos
el rechazo Respuestas
prosociales

~
(conductas
reparadoras)
va lor relacional
(amenaza a la
Posibi I idad
de relaciones ~
altern ativas Sentido de
pertenencia) aceptación
restaurado

A .....
Sent imientos
heridos
Respuesta
inmediata
Afecto
negativo
.....
Expectati vas
ele reparación
de la relación
Huid~ y
ev1tac1on

Descenso de
Alto va lor de
la relación ~
la autoestima Senti do de
aceptación
.!:!2 restaurado
Cron icidad/
~eneralidad
el rechazo
--~-~ Respu estas
antisociales
(có lera y

~
agresión)
Injusticia Resultados
perci bid a negativos para la
(. salud mental
y física
\,
' - - + Respuesta probab le
- - - - -• Respuesta poco probable

Modelo multimotivacio nal sobre las reacc iones ante experiencias de rechazo in terpersonal (basa do en Richman y Leary, 2009).

vada motivación para comportarse prosocialmente e ción de conductas reparadoras o restauradoras de la


implicarse en conductas reparadoras. Así, cuanto más relación y del sentimiento de pertenencia e incl usión.
hayan invertido en una relación, bien sea en tiempo, es- Están, en primer lugar, los procesos que ti enen que ver
fu erzo, dinero o experiencias compartidas, más costoso co n co nocer y pensa r (procesamiento cognitivo). Se
será el rechazo y mayor la motivación para intentar res- ha comprobado que la persona, tras una experi encia
taurar esa relación. Otros costes asociados con un episo- de rechazo, es más sensible a todo lo que pueda dar
dio de rechazo ti enen que ver con la pérdida de contac- información sobre su valor relacional. Por ello, las per-
tos, ami stades y conocidos, es decir, con la perspectiva sonas que han sufrido un rechazo prestan más aten-
de tener que renunciar a todo un círculo social. En estos ció n al tono emocional de las voces de otras personas,
casos, las personas deberían estar motivadas para impli- son más certeras a la hora de interpretar sus expres io-
carse en estrategias prosociales para reducir las oportu- nes fa ciales y recuerd an mej or la informac ión social,
nidades de que ocurran estos resultados negativos. todo lo cual es proba bl emente mu y útil para encontrar
pi stas que les ayuden a reparar la relación y a evitar
más rechazo en el futuro .
Conductas reparadoras Se ha vi sto igualmente que la necesid ad de per-
tenencia varía de un as personas a otras. Como era
Ri chman y Lea ry (2 009) resumen la evidencia em- de esperar, las personas en las que esta necesidad
píri ca relativa a los procesos que favo re en la apari- es más fu erte se mu estran más di spuestas a cooperar
¿QUÉ ES PSICOLOGÍA SOCIAL?

co n otras personas y grupos tras sufrir rechazo, co n objetivos a los que aspiran. Este deseo de perten en-
el fin de au mentar su valor re lac ional. Otra estrate- cia o inclu sión grupa l es el motivo fundamental para
gia a la que pu eden rec urrir las personas rechazadas, la formación ini c ial del grupo . Las metas u objetivos
sob re todo cuando fracasan sus intentos de reparar son de diverso tipo: utilitari as, ele conocimiento, de
una relación co ncreta, es buscar apoyo social en identidad. Según la definición de Macki e y Goethals
otros, dado que este sirve para co nfirmar a la person a (1987), se hab la de metas grupales cuando se han
que todavía dispo ne de relac ion es que la ay udarán a co nse nsuado dentro de l grupo o las han impuesto
co mpensa r el daño que ha sufrido su se ntimi ento de algunos mi embros para el grupo en su co njunto. Y,
pe rtenenc ia. co mo ya se ha señalado en el párrafo anterior, estas
Fina lm ente, se ha enco ntrado que identifica rse metas só lo se pueden co nseguir cuando se forma par-
con el propio grupo co ntribu ye a mejorar el bi enestar te de un grup o.
en las personas que pertenecen a grupos minoritario s Las metas utilitarias se refi eren a la neces idad de re-
estigmatizados. Así, Sellers y Shelton (2003) encon- su ltados tangibles. En la literatu ra psicosocial se usa la
tra ron, en el caso ele los afroamerica nos en los Esta- exp res ión «dependencia de efecto» para aludir al gran
dos Unidos, que los que se identificaban más con su número de neces idades que só lo se pueden satisfacer
grupo étni co mostraban menor males tar psicológico a través de la interacció n soc ial entre individuos inter-
en situ ac iones de disc rimin ac ión racial perc ibid a. Re- dependientes. Como ya se ha se ñalado en un apartado
su ltados similares obtuvieron Schmitt y Branscombe anteri or, las personas se unen a grupos y permanecen
(2002) co n otros grupos desfavorecidos. La exp li ca- en ell os porque perciben que pertenecer al grupo va a
c ión que proponen es que, cuando una persona se satisfacer sus neces idades de resultados tangibles.
identifica mu cho co n un grupo, su sentimi ento de per- En ca mbio, hab lar de metas de conocimiento es
te nenc ia se fortalece y, además, tiene un mayo r acce- reconocer que las personas dependen de otras para
so a personas co n las que se siente vinculada y que le obtener informac ión o co noc imi ento sob re el mun -
proporcionan apoyo social, todo lo c ual co ntribu ye a do: es la dependencia de info rm ac ión. H ay dos vías
miti gar las co nsec uenc ias del rechazo qu e estos gru - fundamentales para co nocer la rea lidad a través del
pos padecen. grupo. La prim era co nsiste en que los mi embros in-
Todos los resultados anteriores tienen un elemento dividuales de l grupo satis facen esta neces idad de
en común : ponen de manifiesto que mantener relacio- co noce r por medio del acceso al co nocimi ento dis-
nes co n otras personas y formar parte de grupos es fun- pon ible en el grupo . La segunda es que el grupo en
damental para el ser humano, en gran parte debido a su co njunto estab lece una definición de la realidad
su fuerte neces idad ele pertenencia, pero también por- soc ial. Estas metas de co noc imi ento co rresponden a
que dentro ele un grup o se pueden co nseguir objet ivos lo que Levine y Kerr denominaban «red ucción de la
que en so li tario serían in alca nzab les. En este sentido, in certidumbre».
co nstitu yen un a especie de pórtico al estudio de las Otro esca lón en las metas de grupo lo representan
metas grupales. las metas de identidad, que se refi eren al conocimien-
to del propio yo, o autoconocim iento, de la persona .
Este es necesa rio para poder actuar de manera efi caz
y se basa en la eva luación de las propias opin iones y
L S METAS GR PALES capac id ades, para lo cual es imprescindibl e compa-
rarse con los demás, como decíamos en un apartado
Co mo decíamos antes, al referirnos al mode lo ele anteri or y se verá co n más detal le en el Cap ítulo 5.
Levine y Kerr, adem ás de la neces idad de pertenen- Existe, además, el deseo de alca nzar una visión positi-
cia, que sería el motivo básico, ex isten otros imperati- va del yo (la meta de autoestim a positiva señal ada por
vos que ll eva n a las personas a unirse a determinados Lev ine y Kerr). Las personas, y el grupo en su conjunto,
grupos en co ncreto. Aunque estos autores habl an de desean compararse favorablemente co n grupos rele-
metas u objetivos individuales, aquí vamos a llamarlos vantes en rasgos socialmente deseab les para obtener
grupales para referirnos a todo aquello que buscan las una ident idad social positiva. De esto habl aremos en
personas dentro de un grupo, pero tambi én a lo que el Cap ítulo 13.
intentan co nseguir los grupos cuando compiten en- Según M ackie y Goethals (1987), aunque la interde-
tre sí. El ca lificativo «grupales » hace referencia a que pendencia entre el grupo y los co mpon entes individua-
estas metas u objetivos sólo se pueden co nseguir por les es fundamental, ll eva aparejados costes importan-
medio de la interacción en el grupo o entre grupos. tes. Estos son evidentes en el caso de los mi embros del
Las personas buscan pertenecer a grupos en los grupo y tienen que ver con las limitac iones impu estas
que perciben la posibilidad de alca nza r las metas u por el grupo a la libertad in dividual y co n la dificul-
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

IGACIÓN E PSICOLOGÍA

A lo largo de este capítul o, y de todo el volumen,


se hace a menudo referencia a estudios rea li zados por
psicólogos sociales. Esto es inevitab le, porque cual-
quier discip li na científica, como la nuestra, se compo-
ne ele teorías que permiten exp li ca r y predecir hechos,
y para ello neces itan datos rea les co mo materi a prima
que las refuerce, las modifique o las rebata; esos datos
só lo pu eden consegu irse med iante la investigación.
Como afirmábamos al com ienzo del ca pítulo, este es
La Ola, de Dennis Gansel. En esta conocida película se pon e de uno de los rasgos que diferencia la Psico logía Social
manifiesto cómo el gru po permite a sus miembros alcanza r metas del sentido común .
de identidad y, al mismo tiempo, lim ita la li bertad individua l. Se Ahora bien, los métodos de investigación no son
trata de un caso extremo de isomorfismo de metas, en un princ ipio
impuesto por la autori dad del líder y paulatinamente mantenido por
más que instrumentos al servi cio del desa rro llo teóri-
la influencia mutua entre los propios miembros del grupo. co y, como tales, deben adaptarse a las ca racterísti cas
y al objeto de estudio de cada disciplina . En el caso de
la Psico logía Soci al, ya hemos visto que su objeto es
tad, en muchos casos, de conseguir de forma rápida los en rea lidad una in teracción: la que se produ ce entre
objetivos estrictamente individuales. Para el grupo los facto res psico lógicos y co ntexto soc ial. Esto implica
costes se refieren a la inversión en tiempo y esfuerzo que el análisis de los procesos es especialmente co m-
para coord inar las actividades de sus componentes. plejo, ya que debe tener en cuenta una serie de premi-
Otros costes se refieren a los conflictos entre metas. sas que hemos ido presentando a lo largo del capítulo:
Si el co nflicto se da entre los integrantes del grupo,
( se denomina «intragrupo ». Es lo que ocurre cuando La co nducta ele las personas, y sus pensamien-
unos miembros intentan obtener metas que entran en tos y emociones, son producto de la interacción
co nflicto co n las de otros miembros. Por ejemplo, si se entre múltipl es determ inantes psico lógicos y si-
co mpite para hacerse co n recursos limitados, el co n- tuacionales.
fli cto afecta a las metas utilitarias . Si se compite por Las personas son seres activos, y no sólo reacti-
establ ecer qué visión de la realidad debe adoptar el vos. Esto quiere decir, por una parte, que su co-
grupo, el conflicto afecta a las metas de conocimiento. nocimi ento del mundo no es un mero reflejo de
Si se compite por el estatus, el conflicto se circunscri- la rea lidad objetiva, sino una versión subjetiva
biría a las metas identitari as, ya que lo que estaría en de ella, construida a partir de la combinación
juego sería el reconocimiento dentro del grupo . Dada de factores psicológicos y co ntextu ales. Por otra
la existencia de tres tipos de metas, y la co mplejidad parte, las personas no só lo reciben la influencia
interna de cada una de el las, es fácil imaginar las múl- de los demás, si no que son, a su vez, agentes de
tip les posibi lidades de co nfli cto intragrupo. Por esta ra- influenc ia para otros.
zó n, M ackie y Goethals (1987) introd ucen el concepto De la interacción entre personas, es decir, de
de «isomorfismo de meta». Este se refi ere a aquell a su influencia mutua, surgen fenómenos nuevos,
situación en la que las metas de las personas dentro que no estaba n presentes en la situación ni for-
del grupo y las metas del grupo en su conjunto son maban parte de la psicología individual de los
compatibles. El isomorfismo se co nsi gue por medio participantes. Esto lo demostró Muzafer Sherif
de la utili zac ión de procesos de infl uencia social que (1936) en uno de los primeros experimentos de
generan consenso dentro del grupo, por medio ele la la Psi co logía Social, que es todo un clásico en
expulsión de los miembros co nflictivos y, tamb ién, por la disciplina. Sometiendo a sus parti cipantes a
los intentos de mantener dentro del grupo a aquellas una situación tota lmente desestructurada (una
personas que hacen especiales aporta iones gracias a habita ción oscura co n un úni co punto de lu z
su talento, su esfuerzo o sus recursos. 1 onfli to tam- cuyo desp lazamiento debían estimar) observó
bién puede darse entre diferent s grupo s, y n ese ca so que, a partir de la interacción entre las perso-
se denomina co nflicto intergrupal. • ta u stiones se nas que componían el grupo, poco a poco se
abordan co n cierto detal le en I pítu l 1 . iba crea ndo un marco de referencia compartido,
una norma referente al despl azamiento de la lu z


¿QUÉ ES LA PSICOLOGÍA SOCIAL?

(que en realidad estaba fij a), y que esa norma s métodos más ut, izados en la
se conservaba en la mente de los miembros del mves i a ión · asocial
grupo y seguía gui ando sus respuestas cuando
tenían que rea li za r la estimac ión en solitario. La elección del método depende del probl ema que
Los estímulos sociales que influ yen en los pen- se quiere estudiar y de su vi abilidad en función del
sa mi entos, emociones y acc iones de las perso- co ntexto del estudi o y de los parti cipantes. Una vez
nas pu eden estar física mente presentes o no. el investi gador ti ene cl aro el probl ema, sa lvo que su
Por ej empl o, las respu estas que alguien da a obj etivo sea tan só lo descri bir un fenómeno, deberá
un cuesti onari o o a una situación experimental fo rmul ar una o va ri as hipótesis sobre lo que espera
pueden estar co ndi cionadas por las instru ccio- encontrar, para poder co ntrastarl as después con los
nes del investi gador, por lo que esa persona cree resultados que obtenga. Las hipótesis establ ecen rela-
que haría n otros que son importa ntes para ell a cio nes entre fenómenos. Estas relac iones pueden ser
(su pareja, un amigo, algui en a quien admira), de ca usa-efecto (l a apari ción de determin ado efecto se
o por lo que considera que es la respuesta más debe a determinada ca usa), co mo en los estudios ex-
deseab le socialmente. En todos estos casos sus perimentales, o de simple ca-ocurrencia (cuando uno
respu estas están influidas por otros, aunque el de los fenómenos ocurre, ti ene lugar también el otro,
individuo muchas veces no sea co nsciente de pero no es pos ible especi fi ca r cuál es la causa y cu ál
esa influencia. el efecto), como en los estudios correlaciona/es. Para
La influencia que ejercen los demás se prod uce poder medir las relaciones entre fenómenos teóri cos
a través de procesos de distin ta naturaleza (indi- es necesari o traducirl os a variables observabl es o ma-
vidual, interpersonal, gru pa l, societa l) que sue- nipulab les mediante defini ciones operativas.
len combinarse entre sí, lo que impli ca tener en Los experimentos son el método que más presti -
cuenta diferentes domini os de análisis al mi smo gio ti ene entre los psicó logos sociales, debido a que
ti empo. permite un mayor co ntrol sobre los múltipl es factores
Son esos procesos, y no só lo la co nducta mani- que influ yen en la conducta y es el úni co que ofrece la
fi esta, lo que estudi an los psicó logos soc iales. El posibilidad de demostrar la ex istencia de ca usa lidad.
análisis de los procesos psicosoc iales subyacen- Para ell o, el investi gador recurre a dos estrategias: 1)
tes permi te alca nza r un mayor poder de expli- m anipular una o vari as vari abl es mientras mantiene
cac ión, pred icc ión y generali zación a contextos co ntroladas las demás, y 2) as ignar a los parti cipan-
di fe rentes. Ahora bi en, dado que esos procesos tes alea toriam ente a co ndiciones distintas. Como estos
no son directamente observab les, deben ser in- co nceptos aparecerán repetid as veces en los capítulos
feridos a partir de la co nducta. que siguen, merece la pena que nos detengamos a ex-
pli ca rl os.
Con este panorama, pu ede pa recer cas i impos ible La vari able (o vari abl es) que el experimentador ma-
hacer investi gación psicosoc ial. Sin embargo, la lite- ni pul a es la que hace que la persona que participa en
ratura nos demuestra que no lo es en abso luto (en un el experimento pi ense, sienta o actúe de una deter-
artículo publi cado en 2003, donde describían el desa- minada manera. Por ejempl o, en el estudi o de Tripl ett
rroll o de la di sciplina desde sus comienzos, Ri chard, ya citado sobre el pedaleo en la bi cicl eta estáti ca, lo
Bond y Stokes-Zoota co ntabili za ron 25 000 estudios y que se manipulaba era la presencia (o ausencia) de
8 mill ones de parti cipantes). Los psicó logos sociales otras personas haciendo lo mi smo. Se ll ama variable
se las han in geni ado para estu diar los procesos que independiente, precisa mente porque no depende de
les interesa n recurri endo a métodos tomados de otras nada de lo que pase en el experimento, sino que es
disciplinas y adaptándo los a sus prop ias necesidades. el investi gador el que establ ece sus valores. Estos va-
Como a lo largo del texto se hará a menudo referencia lores, también llamados niveles, pu eden ser vari os,
a estudi os que ilu stran los diversos procesos que se pero como mínimo deben ser dos para poder com-
expli ca n, daremos aqu í unas breves nociones de las parar entre ell os. En el caso del ejemplo, los niveles
estrategias metodol ógicas empl eadas más habitu al- eran «pedalea r sol o» y «pedalea r co n otros». Todos los
mente por los psicól ogos sociales, co n obj eto de fa cili- parti cipantes son tratados de la mi sma fo rma excepto
tar al lector la co mprensión de algunos co nceptos que por el ni ve l de la vari abl e independi ente al que son
encontrará en ca pítul os posteri ores de este vo lumen. someti dos. Esto qui ere decir que el investi gador debe
Para una exposició n más deta llada de estas cuestion es asegurarse de co ntro lar cualquier otra vari abl e extraña
remitimos al lector a la bi bliografía que se recomienda que pudiera estar influ yendo (por ejempl o, la músi ca
al fin al de este capítulo. ambi enta l, las ca racterísti cas de la bi cicleta, la expe-
ri encia co n su uso, etc.), para poder estar seguro de
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

que las diferencias observadas en la variable depen- sona les, grupales o societales que se quieren estudi ar.
diente (es decir, en la co nducta de los participantes; Para ello es necesario lograr que los participantes se
en el ejemplo, la intensidad del pedaleo) son ca usadas crean la hi stori a que encubre la manipulación expe-
por la variable independi ente y no por otros factores. rim ental, es decir, que su interpretación subjetiva de
El término «va ri abl e dependi ente» hace referencia la situación sea la que el investigador pretende, y que
precisa mente al supuesto de que sus valores dependen se impliquen en la situación. Cra no y Brewer (2002)
de los va lores de la va ri abl e independiente. distinguen tres categorías de tratam ientos:
Cada va lor o nive l de la va ri ab le independi ente
se corresponde co n una condición experimental a la Las manipulaciones sociales, en las que se com -
que se asigna a un grupo de parti cipantes. La asigna- para el efecto que ca usa en el parti cipante la
ción alea toria sign ifica que todos los parti cipantes en presencia o ausencia de otras person as en la si-
un experimento tienen las mi smas probabilidades de tuación, así como la co nducta que esas personas
estar en cualquiera de los grupos o condi ciones ex- rea li za n. Lo más frecuente es que el experimen-
perimentales. M ediante esta estrategia, el investi gador tador recurra a la co laboración de un aliado,
trata de asegurarse de que no ex isten, de partida, dis- normalmente llamado «cómplice », que des-
crepancias entre los grupos que pudi eran expli ca r las empeña el papel de un participante más, pero
diferencias enco ntradas en los va lores de la va ri ab le cuyas acc iones están preparadas de antemano.
dependiente (p. e., di stinta capac idad física o nivel de El cl ásico experimento de Asch (195 1) sobre
entrenamiento co n la bicicleta entre los participantes). co nformidad a la presión del grupo, descrito en
Los diseños experimentales pueden ser de varios el Capítul o 13, es un ejempl o paradigmático de
tipos. El más sencill o es aquél en que hay una úni ca este tipo de manipulación, pero en los ca pítulos
variable independi ente con sólo dos valores y, por tan- que siguen apa recerán otros.
to, dos co ndiciones experimentales, como en el ejem- Las manipulaciones ambientales, en las que se
plo que venimos siguiendo. En un experimento de este controla o se manipula algún aspecto físico de la
tipo, después de tomar una medida «pre-test» de la va- situación experimental. Entre los ejemplos que se
ri abl e dependiente a todos los parti cipantes (la in ten - encontrarán a lo largo del texto podemos citar los
sidad del pedaleo), el grupo aleatoriamente as ignado experimentos de Latané y Darley sobre el «efec-
(
a una de las condiciones, denominado «grupo experi- to espectador» (Capítulo 9), en los que recreaban
~ ,,,, mental» recibe un tratamiento (es decir, se le somete una situación de emergencia haciendo que la
' a una situación en que la variab le que se hipoteti za habitación se empezara a llenar de humo para
como «ca usa » está activa; en el ejemplo, el tratamien- comprobar cómo influye el número de personas
to consistiría en peda lea r con otros), mientras que el presentes en una situación anómala en la reac-
otro grupo, denominado «grupo co ntrol », no lo reci- ción de éstas. En rea lidad, este es un ejempl o en
be (pedalea n solos). Por último, se tom a una segunda el que se combinan la manipulación ambiental
med ida (« post-test») de la var iab le dependi ente a los y la manipulación social. También se consideran
parti cipantes de ambas condiciones. Las diferencias manipulaciones ambientales aquellas en las que
enco ntradas entre los dos grupos en la medida post- se muestra a los participantes determinados es-
test con referencia a la medida pre-test son atribuidas tímulos y se les pide que emitan algún juicio o
al único factor que los distingue, es decir, la va ri ab le tomen alguna decisión a partir de ellos, vari an-
independiente, manipul ada medi ante el tratami ento o do el contenido del estímul o según la condición
la ausencia de él. Lo habitual en Psi co logía Socia l es experimental. Sería el caso de los estudios sobre
que los experimentos tengan diseños más co mpl ejos, formación de impresiones que se describen en el
con más de una vari ab le independi ente e incluso con Capítulo 4, en los que se presenta a los partici-
más de dos valores cada una. En este tipo de diseños, pantes una lista de rasgos de una persona y se les
llamados «factoria les», cada nivel de cada variab le se pi de que la eva lúen en relación con otras ca rac-
emparej a con cada nivel de todas las demás. terísti cas diferentes. También pueden englobarse
Los tratamientos experimentales se pueden ap li ca r en esta ca tegoría las investi gaciones que empl ean
de vari as formas, y los psi có logos sociales han hecho técnicas como el priming o el IAT para med ir ac-
ga la de una gran creatividad en este sentido. Ell o es titudes implícitas (Capítu lo 6).
deb ido a la tremenda importa ncia que co nceden a la Las manipulaciones mediante instrucciones, son
influencia de la situación. En rea li dad, podríamos de- las más usuales y más fáciles de apli car. En este
cir que en esto reside la peculi aridad de la xperimen- caso, el experim entador da unas in stru cc iones
tación en Psicología Social, en dis ñar situa ion es que a los parti cipantes que son d istintas para cada
pongan en marcha los procesos indiv idua les, interper- grupo experim ental. Las diferencias de respuesta

..
¿QUÉ ES LA PSICOLOGIA SOCIAL?

entre los grupos so n as í atribuidas a las diferen- Los métodos correlacionales son tambi én muy utili-
c ias de contenido en las instru cc iones. Los ex- zados en la investigación psicosocial, sobre todo cuan-
perimentos sobre di sonanc ia cognitiva y ca mbio do no es pos ibl e llevar a cabo experimentos. Por ejem-
de actitudes (Ca pítul o 6) son un ejemplo de los p lo, a veces hay razones de tipo prácti co o éti co que
mu chos que podríamos citar para este tipo de no permiten co ntrolar ni manipul ar algun as vari abl es,
manipul ac ión. co mo el género, la edad, el grupo étni co o el estado ci-
vil de los participantes, ni as ignar alea tori amente a estos
Además de los ex perimentos de laboratorio ex isten a di stintas condi ciones experimentales. En estos casos,
otras va ri antes, como los experimentos de ca mpo, que el investi gador sustituye la manipul ac ión y el co ntrol
se rea li za n en situ aciones naturales, poseen un mayor por la observac ión de cómo se asocian las vari abl es, es
rea lismo mun da no (es dec ir, se pa recen más a situa- decir, có mo correlacionan. Una correlación es pos iti va
c iones de la vida rea l) y en los que los pa rti cipantes cuando a medida que aumenta el valor de una de las
desconocen que están formando parte de un experi - vari abl es aumenta tambi én el de la otra; negativa cuan-
mento . Dos ejempl os muy co noc idos de este tipo de do el aumento de una va asociado al descenso de la
técn ica so n el experimento de la «Cueva de los La- otra; y nul a cuando el aumento o disminución del valor
drones» de Sh erif y sus col aboradores (Sherif, Harvey, de una vari abl e no van asoc iados en ningún modo con
W hite, Hood y Sh erif, 196 1) sobre confli cto y coopera- el aumento o di sminuc ión del valor de la otra.
ció n in tergrupal, desc rito en el Ca pítul o 13, para cuyo Las co rrelac iones se expresan matemáticamente en
estudio orga ni za ron un ca mpa mento de verano para coefi cientes de co rrelación. Existen vario s coefi c ientes
niños, y el experim ento sobre el efecto «Pi gmali ón » de de este tipo, pero el más co noc ido es el de Pea rson
Rosenthal y Jacobso n (1968) acerca de la influencia de (representados por «r ») . El coefic iente de correlación
las expectativas del profesor en el rendimiento de los pu ede osc il ar entre+ 1 (co rrelac ión pos itiva perfecta) y
alum nos (q ue se desc ri be en el Cap ítul o 3). -1 (correlac ión nega ti va perfecta). Una correlac ión ele
Otra pos ib ilidad son los cuas i-experimentos, fre- valor O indi ca que no hay relación entre las vari abl es.
c uentemente utili zados en contextos apli cados. En esta Cuanto más cerca se encuentre el va lor ele + 1 ó de -1
técni ca el investi gador puede manipul ar una va ri abl e más fu erte es la correlac ión en un sentido o en o tro.
independi ente pero no pu ede as ignar alea tori amente a Existen diversos métodos y técni cas correlac iona-
los parti cipantes a las di stintas condi ciones. Por ejem- les, por ejemplo, la obse rvac ión, los cuestionari os,
plo, cuando se introduce (por parte de algún agen- las entrevi stas. Los más utili zados po r los psicó logos
te políti co o algún empresa ri o, pongamos por caso) soc iales so n los c uesti onari os, por su fac ilidad de apli-
un a innovación en cualquier ámbito di señada por un cac ión a un mayor número de perso nas. Todos estos
investiga dor, éste pu ede estudiar el efecto que ti ene métodos, así como las pru ebas estadísti cas empl eadas
comparando a personas que experimenta n esa nu eva para anali za r los datos obtenidos co n ell os, serán des-
situación con otras qu e no lo hacen, o a las mi smas cr itos co n detall e en otras as ignaturas de la titul ac ión.
personas antes y despu és del ca mbi o, aunque no pueda El prin c ipal probl ema de los métodos correlac io-
se leccionar a los parti c ipantes. Estas dos vari antes, el nales es que sólo permiten anali za r có mo cavarían las
experimento de ca mpo y el cuas i-ex perimento, al per- vari abl es, pero no co ncluir cuál es ca usa de la otra.
mitir un menor grado de co ntro l por parte del investi - Cuando dos vari ab les (X e Y) correlac ionan entre sí,
ga dor, no aportan ta nta seguri dad como el experimento caben tres interpretaciones: X pu ede ser la ca usa de Y;
de labo ratori o a la hora de hacer afirmac iones ca usa les. Y puede ser la ca usa de X; alguna otra va ri abl e (Z) pue-
Aunque se ha criti ca do el experimento de labora- de ser ca usa de las dos. Como ejempl o de este últ imo
tori o por su artific ialid ad y su fa lta de pa recido con la caso imaginemos que nos indi ca n qu e existe una co-
vi da rea l, en definitiva, lo importante pa ra que los re- rrelac ión pos iti va entre el número de igles ias que hay
sultados de un experimento puedan apli ca rse a la vid a en una ciudad y el número de delitos que se cometen
cotidi ana no es su rea li smo mun dano, sin o su rea lismo en esa ciudad. La relac ión entre estas dos vari abl es se
experimental, es decir, que los participantes se crea n expli ca recurriendo a una tercera relacio nada co n las
lo que el experim entador les di ce y se metan tanto en anteri ores: el número de habitantes . Así, cuanto mayor
la situac ión qu e se les olvide que están parti cipando sea el número de habitantes de una c iudad, más deli -
en un experimento. Para co mprobar si esto ha sido así, tos se cometen y más igles ias hay. Lo que sí permi ten
tras el estudi o se suele entrevista r a los parti c ipantes, los métodos co rrelacionales es predecir los ca mbi os
preguntándo les por sus impres iones (cómo han in - en una va ri abl e a partir de otra co n la qu e sabemos
terpretado la situación, qué creían que estaba pasa n- que corre lac iona. Una de sus ventajas sobre el mé-
do ... ), y expli cá ndoles despu és el verdadero obj etivo todo experimenta l es qu e ofrece la pos ibilid ad de es-
del estudi o. tudiar la co nducta en situaciones naturales y anali za r
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

factores muy importantes en Psi co logía Social, como de que los mecanismos cognitivos resultantes de esa
el género, el grupo étni co o el estatus soci al, que no evolución tienen una base biológica. Su objetivo con-
es posible manipular en el laboratorio. Adem ás, puede siste en identifica r la actividad cerebral que se produ-
incluir muchas vari abl es diferentes a la vez y estudi ar ce cuando ti enen lugar los distintos procesos mentales
procesos más comp lejos de lo que permite la metodo- (cognitivos y afectivos). La técnica más frecuentemen-
logía experimental, proporcionando gran ca ntidad de te empl eada es la imagen por resonancia magnética
datos en poco t iempo. func ional (fMRI son las siglas en inglés), mediante la
Tanto si se utili za el método experimental co mo si cual puede visualizarse qué áreas del cerebro se acti-
se opta por los métodos correlaciónales, existen una van cuando una persona está interactuando co n otra,
seri e de probl emas añad idos que tienen que ver co n cuando nos enco ntramos por primera vez co n alguien
el hecho de que el estudio en sí es ya un episod io de o cuando nos sentimos socialmente excl uidos, por
interacción entre el investigador y sus participantes. ejemplo. Se trata de una metodo logía aún poco ge-
Como consecuencia, se ponen en marcha diversos neral izada, debido a su reciente apari ción y también,
procesos psi cosoc iales que no ti enen nada que ver en parte, a su elevado coste, y cuenta con numerosos
co n el objetivo de la investi gac ión y que pu eden ame- detractores, que la tachan de reducc ion ista (por tratar
naza r la validez de los resultados. En el Cuadro 1.4 se de expli car procesos complejos a partir de respuestas
recogen algunos de esos problemas. simples). No obstante, ofrece una prometedora vía para
Desde el punto de vista metodológico, es impor- profundizar en el conocimiento de los procesos que
tante el reciente desarro llo de la Neurociencia Social, estudia la Ps ico logía Socia l, y cada vez son más los in-
que se basa en la idea de que el cerebro humano ha vestigadores que se ven atraídos por sus posibilidades.
evolucionado para resolver problemas de tipo social y Hay que seña lar que lo ideal es empl ear vari os

Amenazas a la validez de los resultados de la investigación

., , ' Efecto de las expectativas El investigador provoca sin darse Procurar que la persona encargada de
(: cuenta los resu ltados esperados al recoger los datos de los participantes
'
influir en los participantes para que desconozca a qué condi ción
\ se comporten de una determinada experimental ha sido asignado cada
manera. uno.

Construcción de la situac ión Cada participante se crea su propia Crear un marco de interpretación
interpretac ión de la situac ión (una hi storia) común para tod os los
experimental, que puede no co incid ir partic ipantes, que sea comprensibl e y
con la de otros participantes ni con la creíbl e.
que el experimentador pretende. Esa Comprobar que la manipulación
constru cc ión particular de la situación experim ental ha funcionado, es decir,
influirá en sus respuestas. que los participantes han interp retado
correcta mente la hi storia y se la han
creído (mediante un cuestionari o post-
experimental, por ejemplo).

Característi cas de la demanda Los participantes se comportan como Ocu ltar a los parti cipantes cua lqui er
creen que se espera de ell os, no como posible indicio de cuá les son las
lo harían espontáneamente. hipótesis y el objetivo de l estudio hasta
que éste haya fina li zado.
Deseabilidad soc ial Los participa ntes trata n de crea r una Asegurar a los participantes que
buena imagen de sí mismos ante el sus respuestas serán anónimas y
investigador, y evitan responder de confidenciales.
forma que ponga en ev idencia su lado Form ul ar las preguntas de forma lo
menos favorable, que es el que suele más neutra posib le.
interesar más a los psicólogos sociales.
Emplear medidas implícitas, de
manera que los parti cipantes no
tengan control consc iente sobre sus
respuestas.

'-----'-----=---•......,
¿QUÉ ES LA PSICOLOGÍA SOCIAL?

métodos en un mi smo estu dio, lo que da mucha más se da n en la vi da rea l, que luego se pueden aislar y
fuerza a los resultados y mucha más co nfianza en que exp lorar de fo rm a más co ntro lada en el laboratori o.
no son producto de la técn ica utili zada. Por ej emplo, De este modo, se empezaría bu scando el cómo para
los métodos correlac ionales pu eden ser muy apropi a- poder después averi guar el porqué. Esta es la idea que
dos en las primeras fases de la investi gación, para re- defiende Robert Cialdini (1989) en su modelo de «c i-
coger info rm ación sobre múlti ples aspectos tal como cl o completo», que se expone en el Capítul o 14.
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

RESUMEN

La Psicología Socia l se ocupa de estudiar los bre el pensam iento, las emoc iones y la co nducta
procesos que vincu lan a la persona con el con- de los individuos. Y la situación, ta l como la en-
texto social. Estos procesos son de distinta natu- tienden los psicó logos socia les, la co nstitu ye n otras
raleza (individuales, interpersonales, grupa les y personas. Debido a que somos una especie socia-
societa les) y suelen interactua r entre ellos. La Psi- ble por necesidad, conta mos co n una serie de mo-
co logía Social desarrol la teorías, investigac iones y tivos básicos, especialmente el de pertenencia, que
ap licac iones que co ntribu yen a la comprensión de nos impulsan a vincu larnos a otros seres humanos
dichos procesos. Para ell o, utili za un enfoque par- y a tratar de evitar el rechazo socia l. Además, me-
ticular, caracterizado por una serie de principios diante la pertenencia a grupos, y sólo de esa forma,
de los que parte y que determinan la manera de logramos una serie de metas fundamentales para
hacer investigación: la causación múltiple de los nuestra vida como personas.
procesos psico lógicos, el papel fundamental de la Con estas breves noc iones sobre lo que es y lo
influencia de los demás en todo lo que pensamos, que estudia la Psico logía Socia l pretendemos ofre-
sentimos y hacemos, el interés por la rea lidad tal cer un marco de referencia para la comprensió n
como la persona la construye, y la importancia del de los capítul os que co mponen este texto, en los
pensamiento no rac ional. cuales se irán ampliando muchos de los conceptos
Pero quizá lo más distintivo de esta disciplina in troducidos aq uí.
sea el centrarse en la situación y en su impacto so-

(. '"

f'
,\

'-----=-=--i
·QUE LA PS CO OCílA OCIAL?

LECTURAS RECOMENDADAS Y REFERENCIAS EN INTERNET

Aronson, E. (2 005). El animal socia l (8ª ed.). Madrid: Socia l y en su interco nexión, aportando ejemp los
A lianza. toma dos de importantes lín eas de investi gación en
Un texto cl ás ico introdu ctorio y de divu lgación de la la di sc ip li na.
teoría y la investigación en Psico logía Social.
Moya, M. C. (1998). «Esto ya lo sa bía yo ». La Psicología
Ba umeister, R. y Lea ry, M . (1995). The need to belong: Social y el sentido común. En M . C. Moya (Coord .),
Des ire fo r interpersonal attachments as a fundam en- Prácticas de Psicología Social (pp . 1 7-25) . Madrid:
ta l human motivation. Psychologica l Bulletin, 7 71, UNED.
497-529. Este ca pítu lo permite comprender, ele forma prácti ca,
Se trata de un artículo cl ave para entender los mode- las diferencias entre la Psicología Soc ial y el sentido
los motivacionales expuestos en este ca pítulo, dado común. A l mismo ti empo, sirve para introd ucir diver-
que todos ellos se basa n en la neces idad humana bá- sos temas estudi ados por esta disciplina.
sica de perten encia. Esta neces idad es el pi lar en el
que se fundamenta nuestra sociab ili dad y, por tanto, Myers, D. G. (2 008). Exploraciones de la Psicología So-
la supervivencia de nuestra espec ie. cial. M adrid: M cG raw-Hill.
Expos ición amena y sencill a de los principales con-
Gavi ri a, E. (2 019). El individuo fre nte al grupo: estrate- cep tos y hall azgos de la Ps ico logía Social por uno
gias de decisión en di lemas soc iales. En M. López- de los prin cipa les divulgadores ele esta área de co-
Sáez, E. Gav iri a, A. Bustill os y S. Ferná ndez Arregui, nocimiento.
Cuaderno de In vestigación en Psicología Social (3°
ed. pp. 197-218). M adrid: Sa nz y Torres . López-Sáez, M . (2 008). Los estudios de ca mpo y corre-
En este capítu lo se presentan ej empl os de investi- lacionales en Psicología Soc ial. En J. F. Mora les, C.
gación empíri ca que ha tratado de desentraña r los Hui ci, E. Gaviri a y A. Gómez (Coord s.), Método, teo-
factores que intervienen en nuestras decisiones sob re ría e in vestigación en Psicología Socia l (pp. 47- 56).
cooperar o competir con otros. En él se presta espe- M adrid: Pea rson-Prentice Hall.
cial atención al confl icto de intereses que puede sur-
gir entre el individuo y el grupo en situaciones que Rodríguez-Ba ilón, R. (2 008). La investigación experi-
p lantean un dil ema social. mental en Psicología Soc ial. En J. F. Morales, C. Hui-
ci, E. Gaviria y A. Gómez (Coords.), M étodo, teoría
Gil bert, D. T. (2 006). Tropezar con la felicidad. Barcelo- e in vestigación en Psicología Social (pp. 33 - 45). Ma-
na: Destino. drid: Pearson-Prenti ce Hall.
Un libro muy ameno, donde Dani el Gi lbert, psi có- En estos dos trabajos se expone de forma asequible
logo social y profesor de la Un iversidad de Harva rd, las ca racterísticas, ventajas e inconvenientes de los
anali za la ineptitud de la mente humana en su bús- principales métodos de investigación en Psicología
queda de la feli cidad. En esta obra se tratan diversos Social, por lo que son un buen compl emento a las
conceptos abordados en este ca pítu lo y en el resto breves nociones apu ntadas en este capítu lo.
del vo lumen, todo ell o ilustrado con abundantes
ejemp los de la vicia cotidi ana. http:/ / www.socialpsychology.org/
Página web de la Socia l Psychology Network, la base
Morales, J. F. (2 007). Defi nición de Psi co logía Socia l. En ele datos más amplia sob re Psi cología Social en in -
J. F. Morales, M . C. Moya, E. Gaviri a e l. Cuadrado tern et. Contiene gra n ca ntidad de informac ión sobre
(Coords.), Psicología Socia l (3° ed., pp . 3-3 1). M a- investi gaciones en todas las áreas de la disciplina,
drid: M cG raw- Hill. perf il es de psi có logos soc iales, programas de estudio
Este trabajo profundi za en algu nos de los aspectos en diferentes univers idades, y más de 4000 en laces a
abordados en este ca pítulo, espec ialmente en la na- recursos relac ion ados con la Psicología Social.
turaleza de los procesos qu e estud ia la Psico logía
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

r Asch, S. E. (1 951 ). Effects of group pressure upon the Readings in Socia l Psychology (pp. 459-4 73). Nueva
modification and distortion of judgement. En H . York: Holt.
Guetzkow (Ed.), Groups, leadership, and men (pp. Leyens, J. P. (2 01 2). Sommes-nous taus racistes? Psycho-
177-190). Pittsburgh: Carnegie Press. logie des racismes ordinaires. Bruselas: Mardaga.
Baumeister, R. y Leary, M. (1995). The need to belong: M ack ie, D. y Goethals, G. R. (1987). In dividua l and
Desire for interpersonal attachments as a fundamen - group goa ls. En C. Hendri ck (Ed.), Group processes
tal human motivation . Psychological Bulletin, 7 77, (pp. 144-1 66). Newbury Park: Sage.
497-529 . Ri chard, F. D., Bond, C. F., Jr. y Stokes-Zoota, J. J. (2003).
Brewer, M. (1997). On th e soc ial origi n of human nature. One hundred yea rs of Social Psychology quantita-
En C. McGarty y S. A. Haslam (Eds.), Th e message tively described. Review of Genera l Psychology, 7,
of Socia l Psychology (pp. 54-62). Oxford: Blackwell. 33 1-363.
Cia ldini, R. B. (1989). Psico logía Socia l de Ciclo Com- Richman, L. S. y Lea ry, M . R. (2009). Reactions to discri-
pleto. En J. F. Morales y C. Hui ci (Eds.), Lecturas mination, sti gmatization, ostracism, and other forms
de Psicología Socia l (pp. 299-331 ). Madrid: UNED of interpersonal rejection: A multimotive model. Psy-
(versión original: Full cycle Social Psychology. En L. chologica l Review, 7 76, 365-383 .
Bickman (Ed .), Applied Social Psychology A nnual, Rosenthal, R. y Jacobson, L. (1968). Pygma lion in the
Vol. 7, pp. 2 1-47. Beverl y Hills: Sage, 1989). classroom: Teacher expectation and pupils ' inte-
Crano, W. D. y Brewer, M . B. (2002). Principies and me- 1/ectual development. Nueva York: Holt, Rinehart &
thods of social research (2ª ed.). Nueva York: Psycho- Win ston.
logy Press. Schmitt, M. T. y Branscombe, N. L. (2 002 ). The mean ing
Fiske, A. P. (1992). The four elementary forms of socia- and co nsequences of perceived di scrimin ation in di-
li-ty: Framework for a unified theory of social rela- sadva ntaged and privil eged soc ial groups. Europea n
tions. Psychological Review, 99, 689-723. Review of Socia l Psychology, 72, 167-199.
Fiske, S. T. (2 01 O). Socia l beings: Core motives in Social Sellers, R. M . y Shelton, J. N. (2003). The ro le of rac ial
Psychology (2 ª ed.). Hoboken: Wil ey. identity in perceived ra cial discrimin ation. Journal of
lnsko, C. A., Schop ler, J., Hoyle, R. H., Dardis, G. J. y Personality and Social Psychology, 84, 1079-1092.
Graetz, K. A. (1990). lndividual-group discontinuity Sherif, M . (1936). Th e psychology of social norms. Nue-
as a function of fear and greed. Journal of Personality va York: Harper & Row.
and Social Psychology, 58, 68-79. Sherif, M ., Harvey, O. J., Wh ite, B. J., Hood, W. R. y Sherif,
Lea ry, M. R. y Baumeister, R. F. (2 000) . The nature and C. W. (1961 ). ln tergroup conflict and cooperation .
function of self-esteem: Soc iometer th eory. En M. P. Th e Robers Cave Experiment. Norman: University of
Zanna (Ed.), Advances in experim ental social psycho- Oklahoma Book Exchange.
logy (Vol. 32, pp. 1- 62). San Diego: Aca demic Press . Slovic, P. y Fischhoff, B. (1977) . On th e psychology of
Leary, M. R., Tambor, E. S., Terdal, S. K. y Downs, D. L. experimental surprises. j ournal of Experimental Psy-
(1995). Self-esteem asan interpersonal monitor: The chology: Human Perception and Performance, 3,
sociometer hypothes is. Journal of Personality and So- 455-551.
cial Psychology, 68, 518-530. Tajfel, H. (1981). Human groups and social ca tegories:
Leary, M . R., Twenge, J. M. y Quinlivan, E. (2 006). Inter- Studies in social p sychology. Londres: Cambridge
personal rej ection as a determinant of anger and ag- Univers ity Press (versión castell ana: Grupos huma-
gression . Person ality and Socia l Psychology Review, nos y categorías sociales. Barcelona: Herder, 1984).
70, 111 -132. Triplett, N . (1897). The dynamogenic factors in pacema-
Levine, J. M. y Kerr, N. L. (2 007). ln clusion and exclu- kin g and competition. America n Journal of Psycholo-
sion: lmplications for group processes. En A. W. gy, 9, 507-533.
Kruglanski y E. T. Higgins (Eds.), Socia l Psychology: Willi ams, K. D. (2 007) . Ostracism. Annual Review of Psy-
Handbook of Basic Principies (2ª ed., pp. 759-784). chology, 58, 42 5-452.
Nueva York: Guilford Press. Zajonc, R. B. (1965). Socia l facilitation. Science, 749,
Lewin, K. (1952). Group dec ision and social change. En 269-274.
G. E. Swanson, T. M. Newcomb y E. l. Hartl ey (Eds. ),
lnfiuencia de la Evolución y
la Cultura en los Procesos
Psicosociales
Elena Gaviria Stewart
ltziar Fernández Sedano

OBJETIVOS

INTRODUCCIÓN
LA INFLUENCIA DE LA EVOLUCIÓN
¿Por qué ha evolucionado el cerebro humano de la forma en que lo ha hecho?
¿Quién es más « apto» ? ¿El que mejor compite o el que mejor se coordina con otros?
La naturaleza dual de las tendencias sociales humanas
La influencia de la evolución en los procesos psicosociales
¿Animal social o animal cultural?
LA INFLUENCIA DE LA CULTURA
La cultura como estrategia de adaptación al medio
Especificidad de la cultura humana
Dimensiones de variabilidad cultural
LA INFLUENCIA DE LA EVOLUCIÓN Y LA CULTURA EN LA INTERPRETACIÓN DEL
CONTEXTO
Las interacciones
La situación
RELACIONES ENTRE EVOLUCIÓN Y CULTURA: UNIVERSALIDAD Y DIVERSIDAD

RESUMEN
LECTURAS RECOMENDADAS Y REFERENCIAS EN INTERNET
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

TÉRMINOS CLAVE
Contexto ecológico • Contexto situacional • Continuidad evolutiva • Espacio personal • Hipótesis de la inteligencia
social • Individualismo-colectivismo • Motivos sociales universales • Selección natural • Territorialidad
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

OBJETIVOS

■ Asimilar la idea de que nuestra especie ha evo- ■ Contemplar la cultu ra como una forma en que la
lucionado en un ambiente socia l, y que só lo gra- presencia implícita de otros influye en nuestros
cias a la acción coordinada del grupo ha podido procesos sociocognitivos y conductua les.
afrontar las exigencias del medio físico . ■ Entender cómo el contexto (características de la
■ Conocer las consecuenc ias que la evo lución en situ ación, presencia de otros e interacción con
un ambiente soc ial ha ten ido para el desarrollo el los) afecta a nuestras cognic iones, emociones
de nuestras capac idades cogn itivas y de los pro- y conductas según la interpretación que haga-
cesos psicosociales en general. mos de él, y que esa interpretación depende de
■ Comprender que la cultura humana tiene su ori- procesos psicosocia les evolucionados y de va-
gen en la evo lución de nuestra especie, al tiem- riables cu lturales.
po que ha acabado modificando esa evolución. ■ Analizar la rel ación existente entre evolución y
■ Examinar las diferencias cu ltura les como estra- cultura.
tegias distintas que el ser humano ha utilizado a
lo largo de su hi storia para adaptarse mejor a las
ex igencias de entornos diferentes.

(.
;
~:,,:;
·1
\
~ 1
i ·.,_. ·
INFLUENCIA DE LA EVOLUCIÓN V LA CULTURA EN LOS PROCESOS PSICOSOCIALES

c rea ndo cultura, que se transmitirá a las sigui entes


INTRODUCCIÓN generacion es co mo se transmite la información gené-
tica.
Recordemos la defini ción de Psicología Social que En los diversos capítul os del presente libro repetire-
presentábamos en el cap ítulo anterior: estudio cien- mos insistentemente que el co ntexto soc ial (los otros)
tífico de có mo pensamos y sentimos acerca de otras influye en nuestro pensamiento, nuestras emoc iones
perso nas, de cómo nos comportamos al relacionarnos y nu estra co nducta, y reca lca remos también que no
unas co n otras, y de cómo nuestros pensamientos, se trata de un co ntexto objetivo, sin o que su influ en-
emoc iones y co ndu ctas so n influidos por los demás. cia depende de cómo lo interpretemos (record emos
La presenc ia de otros ha sido una co nstante a lo el co ncepto de «rea lid ad construida» que veíamos en
largo de la historia de nu estra especie, y su influ encia el capítulo anterior). Pu es bien, en esa interpretac ión
ha marcado claramente la evoluc ión del ser humano. es determin ante el pape l de la cultura y de nu estros
Nuestras ca racterísti cas fís icas no nos hab rían permi - meca nismos psicológicos evolucion ados en un med io
tido sobrev ivir en los duros ambi entes ancestrales sin soc ial.
la ayuda y la cooperación de otros. Por eso, siempre El mensaje qu e queremos transmitir de manera es-
hemos vivido en grupos. Los grupos protegen a las pecial en este ca pítulo es que las expli cac iones últi-
pe rson as de los peligros ambi entales, los predadores y mas de los procesos que estudia la Psi co logía Soc ial
los intrusos hostil es. El largo periodo de vulnerabilidad res iden en la naturaleza hum ana y en la cultura. Esos
de los niños también req ui ere protección . La gente en procesos pu eden manifesta rse ele formas diferentes en
grupos comparte tareas e información (exp lorando el distintas cu lturas; es lo que se enti ende por «diversi-
am bi ente y volvi endo al grupo para transmitir esa in - dad». Pero ex iste una base co mún, propi a de la es-
formación y coo rdin ar las accion es). Y esto es tan apli- pecie humana, que se refl eja en la universa lidad que
cab le a la época de nu estros ancestro s, hace dos mill o- subyace en esas diferencias, y que interactú a in ev ita-
nes de años, co mo a la nuestra. Tambi én ahora nu estra blemente co n las variab les culturales, ciando lugar a
supervivenc ia y nuestro éx ito dependen más de cómo una influenc ia co njunta sob re nu estra mente y nuestra
nos relac ion amos co n los demás qu e de cómo nos re- co ndu cta soc ial.
lac ionamos co n el med io natural que nos rodea. Hace mu chos ari os dos in signes psicó logos so-
El grup o ha sido un amorti guador de las demandas ciales ll amaba n la ate nc ió n sobre la importancia
del med io físico, y entre sus mi embros ha ex istido una de tener en c uenta ambos aspectos: « . . . en el futuro
interdependenc ia no optativa sino necesa ri a. Pero esa habrá que conseguir un a síntesis de los estudios
interdependenc ia pl anteaba una seri e de co ndi cion es (psicosociales) sobre la conducta social con estudios
a las perso nas, que debían enco ntrar un equilibrio en- sobre sus raíces evolutivas y su diversidad cultura l. El
tre su tendencia a satisfacer sus motivac iones y aspira- logro de esa futura síntesis es vita l, tanto por ra zones
ciones individuales y la neces idad de coo rdinarse co n teóricas com o por motivos prácticos. » (Tajfel y Fraser,
otros para sob rev ivir. Debían, en res umen, adaptarse 1978, p. 19) .
a la vida en grupo, es dec ir, al med io soc ial. Esto no
debió de se r tarea fácil , puesto que req uiere un a serie
de hab ilidades y meca ni smos que permitan esa adap-
tación. LA INFLUENCIA DE LA EVOLUCIÓN
La co nclu sión es que la presencia de otros y la vida
en grupo han hecho que nuestro cerebro y, por tan- Partimos de la premisa de que los seres humanos
to, nu estra mente y nuestra co ndu cta, evo luc ionen en so mos un a especie animal que procede de un tron co
una direcc ión determinada. Y, como co ntrapa rtida, a co mún co n todas las demás y ha evo lucionado a partir
medida que el cerebro iba evo lu cionando, la vida so- de formas anteriores debido a un proceso de selección
c ial se hacía más compl eja y fue desarrollándose la natural, tal co mo defendía Darwin (1859) . Pu esto que
ca pac idad para la cultura, producto de esa evo lución uno de los objetivos de este ca pítulo es específi ca men-
y modifi cadora de ell a. te ana li za r la influ enc ia ele la evolu ción en la mente
La cultura puede entenderse co mo un co njunto de y la conducta soc ial humanas, no nos detendremos
formas específicas de adaptación a ambi entes físi cos a explicar el planteami ento teórico ele Darwin ni los
y sociales co ncretos . Di stintos ambi entes p lantean de- desarrollos posteriores de su teoría, que serán objeto
mandas diferentes que requi eren estrategias de coor- de otra as ignatura del Grado. Para un a exposición más
dinac ión también diferentes para hacerl es frente. A detallada de los prin c ipios evo lucioni stas que rigen los
medid a que esas estrategias se van co nsensuando e procesos psicosociales, remitimos al lector a la biblio-
in stitucional iza ndo dentro de un a comunidad, se va grafía recomendada al fin al del capítul o.
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

tir de formas anteriores. Por eso no tiene sentido hablar


de un progresivo perfeccio nam iento. La perfecc ión en
té rm inos evolutivos no es un fin, sino una consecuen-
cia; sólo puede entenderse como adaptac ión al med io
y a sus ca mbi os, y no como una meta que persiguen
las especies ni co mo el obj etivo de la evolución. En el
caso humano gran parte de esos ca mbi os son desde
hace mil es de años provocados por nosotros mi smos,
cada vez a un ritmo más frenético.
La implicac ión más provocativa del argumento de
Darw in (187 1) es que la especie humana no es el pi-
náculo de la evolución, la más evolucionada de todas.
Todas las especies evolucionan, desarro ll ando cada
una sus propi as capac idades y ca racterísti cas gracias a
I '11..._ ~ _ / / _ . ; ~- ~
un complicado proceso de se lección natural, cuyo re-
¿ h-J... -f ~ - e ,J,..11.~ sultado es la supervivencia de las versiones que mej or
¡.,;..,...1- f t ~ , ~ -- "l) se adaptan a las condiciones en las que cada una vive .
• i.,.,l,C... p-v..,,A:- ~t.;;~-
</1._, . F-'-- 1.,-.....D . L ¡,Por qué ha evolucionado el cerebro
~ . - k.-:,,'1 ~ humano de la forma en que lo ha
hecho?
Hay partes de nuestro cerebro que apa recen más
En jul io de 1837, mientras trabajaba en su casa de Londres en la
teoría de la evolución, Darwin tuvo una inspirac ión. Pasó la página
desarro lladas que en otras especies (del mi smo modo
de su li bro de notas y escri bió: «Pienso que». Y ento nces d ibujó el que otras zonas lo están menos), en concreto, el neo-
«árbol de la vida ». Con esa idea pretendía representa r la aparición córtex, la zo na del cerebro enca rgada de las funciones
de las disti ntas especies de seres vivos a partir de un tronco comú n a cogni tivas complejas. Se han propu esto dos hipótesis
lo largo de la histori a biológi ca. Juzgó tan importante esta idea que
fue el ún ico dibujo que, una vez reconstruido, incorporó a su obra El
pa ra exp lica r la evolución del cerebro humano: 1) la
origen de las especies. El lector interesado puede comprobar hasta necesidad de hacer frente a las exigencias del med io
qué punto este concepto sigue siendo actual en el siguiente en lace: físico, y 2) la neces idad de manejar relaciones sociales
http://www.onezoom.org/ cada vez más complej as y de coordin arse con otros.
La prim era hipótesis, basada en la in teligencia eco-
lógica, defi ende que fue la necesidad de resolver pro-
Sí queremos, sin embargo, hacer hinca pi é en el sig- blemas técni cos, como buscar alimentos de ca lidad
nificado que Darw in daba al prin cipio de continuidad (difíciles de encontrar y muchas veces efím eros), anti-
evolutiva, una idea que es ta n importante co mo malin- ciparse a la conducta de las especies a las que querían
terp retada cuando se hab la de evolución. El término caza r y a la de aquellas de las que querían defenderse,
«continuidad evolutiva» signi fica que todas las espe- y expl orar grandes terri to ri os, lo que provocó el au-
cies actuales proceden de un tronco co mún, es decir, mento del ce rebro para poder mante ner mapas men-
no han surgido cada una de forma independiente, y ta les compl ejos y desarro llar técni cas de obtención
que han evolucionado a pa rtir de especies ancestra- de comida y de fabr icac ión de utensilios (véase Ca ll,
les por un proceso de se lecc ión natural. Con esta pro- 2005). Una vez que la inte ligencia había evo luciona-
puesta, el biólogo inglés tiraba por ti erra la creencia, do para explotar los recursos del med io, las capacida-
defendida por Lamarck (y habi tual inclu so hoy día), de des así ori ginadas se ap licaría n después a problemas
que evoluci ón es lo mi smo que progreso linea l, y que sociales.
entre las especies actuales, unas son más evoluciona- La segunda hipótesis, basada en la in teligencia so-
das que otras y, por ta nto, más perfectas. cial, sostiene que la prin cipa l función de la inte ligen-
Darw in tenía muy cla ro que el med io puede ex- cia en nuestros ancestros era la so lución de prob lemas
perimentar ca mbios imprevisibles (no linea les) que sociales, en co ncreto, ma ntener al gru po unido. La
exigen procesos y capac idades nuevas para hacerl es razó n es que dentro del grupo los individuos podían
frente, y que pueden provoca r la extinción de especies adquirir las técni cas necesarias para su subsistencia
enteras y el ori gen de otras nuevas, pero no por gene- por aprendizaje social, es decir, por observación e
ración espontá nea, como suponía Lamarck, sino a par- imitac ión de los demás. El psicó logo-etólogo britá-
INFLUENCIA DE LA EVOLUCIÓN Y LA CULTURA EN LOS PROCESOS PSICOSOCIALES

tienen más que ver co n los mecanismos por los que


se mantienen las relaciones a lo largo del tiempo que
con la simp le cuestión numéri ca de cuá ntas relaciones
hay que recordar (Dunbar, 2001 ). Esos mecanismos in-
cluiría n, por ej emp lo, la fo rm ación de ali anzas y coa li-
cio nes, la coo rdin ación para ll evar a cabo activid ades
conjuntas, como la caza o la protección del grupo, o
la división del trabajo.
Otro resultado de Dunbar fu e que el tamaño re-
lativo del neocórtex co rrelacionaba tambi én con un a
madurez más tardía, pero no con un periodo más largo
de crecimi ento cerebral antes del nacimiento. Es decir,
las espec ies con periodos de inmadurez más largos
(como la human a) tenían un neocórtex mayor. Pues-
Dentro del grupo los indi viduos podían adquirir las técn icas necesa-
to que en esas especies ese periodo se emp lea sobre
rias pa ra su subsistencia por aprendi za j e social.
todo para aprender y dom inar las comp lejidades de las
re laciones sociales, tanto a nivel interperso nal como
a nivel grupal, así como para aprender a afrontar las
nico Ni cholas Humphrey, que fue qui en más siste- demandas del med io físico a través de la experienc ia
máti ca mente desa rrolló esta hipótes is, lo expli ca así: de los otros (que es mucho menos arri esgado y costoso
« En una socieda d compleja com o las que existen en que aprender por experi encia propia), el argumento
los primates, hay beneficios para los individuos tanto sería que cuanto más hay que aprender, más largo es
por preservar la estructura general del grupo com o el periodo de inm adurez y mayor es el tamaño relativo
por explotar y manipular a los demás miembros. Por del neocórtex.
eso, los primates sociales tienen que ser animales
ca lculadores por exigencia de la propia naturaleza del
sistem a que ellos crean y mantienen: tienen que ser
capaces de ca lcular las consecuencias de sus propias
acciones, la probable conducta de los otros, el balance
de ventajas y pérdidas, y todo eso en un contexto
donde la evidencia en la que se basan esos cálculos
es e fím era, ambigua y susceptible de cambios, entre
otras ra zones por la propia conducta del individuo
(. . .). Todo esto requiere unas habilidades intelectuales
de nivel superior.» (Humphrey, 1976, p. 309).
Para dilucidar si fueron las demandas ecológicas o
las demandas socia les las que provocaron el aumento
del cerebro en nuestra especie, el antropólogo britá-
nico Robin Dunbar comparó el tamaño cerebra l de
va ri as especies para ver con cuál de los dos aspec-
tos correlacionaba. Lo que encontró f ue que ninguna
de las vari ables relevantes para la hipótes is eco lógica
co rrelac ionaba con el tamaño relativo del neocórte x
(en rel ación con el volumen del resto del cerebro). En
ca mbio, sí había corre lación entre el tamaño relativo
del neocórtex y el tamaño del grupo en que viven los
individuos y la co mpl ejidad de las relaciones sociales.
A partir de estos hall azgos, Dunbar (1992, 1998) ha Robin Dunbar (U niversidad de Oxford). Su in vesti gación se hacen-
trado sob re todo en la evolución ele la mente humana y en los siste-
formu lado la hipótesis del cerebro social, que propone
mas soc iales de los p rimates humanos y no humanos. Apa rte ele su
que dicha corre lación se debe a que el volumen del hipótes is del cerebro social , es tambi én conocido por su hipótesis
neocórtex marca el límite de la ca pacidad de procesa- sobre el ori gen del lenguaje hum ano en el «coti lleo », que habría
miento de información, lo que a su vez limita el núm e- sustitu ido al espulgam iento típico de otros primates co mo forma de
mantener e identifica r las relaciones entre los mi embros de grupos
ro de relaciones soci ales que un individuo puede ma-
cada vez más numerosos (Dunbar, 1996).
nejar simultáneamente. Parece que esas limitaciones
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

¿Quién es más «apto»? ¿El que mejor sivamente en el nivel genéti co, cada individuo tenderá
compite o el que mejor se coordina a hacer lo posibl e (no conscientemente, sino movido
con otros? por impul sos innatos) para lograr reprodu cirse con más
éxito que otros y que sus genes le sobrevivan. De ahí
La correlación entre el tama110 relativo del neocór- que, en el co ntexto grupal en el que nuestra especie ha
tex y la co mplejidad de las relaciones sociales apoya, evolucionado, cada miembro del grupo intente superar
por ta nto, la hipótes is de la inteligencia social. Existen a los demás, manipularlos para lograr sus propi os ob-
dos versiones de esta hipótesis: la «inteligencia ma- jetivos y competir con ellos por los recursos, tal co mo
quiavélica », que pone el énfas is en la necesidad de pl antea el enfoque de la inteligencia maquiavélica,
manipular a otros para obtener benefi c ios indi vidua- porqu e el que lo haga mejor que otros será el que so-
les, y la basa da en la se lección multinivel, que con- brevivirá y transmitirá sus genes (véase el Cuadro 2.1 ).
cede ta nta importancia a la manipulación para el be- Ah ora bi en, en esta perspectiva también ti enen ca -
nefi cio propi o co mo a la cooperación para mantener bida las co nductas prosociales, como expondremos
unido al grupo y coo rdinarse para el logro de metas co n más detall e en el Capítul o 9. Ex isten dos vías por
comunes (defensa, alimento, cri anza de los hijos ... ). las que esa bú squeda del benefi c io individual se ex-
Puede verse una recopil ación de artículos a favor y en ti ende hacia el benefi cio de otros, en con creto, la ayu-
co ntra de ambas versiones en los dos vo lúmenes edita- da a los pari entes (lo que se co noce como selección
dos por Byrne y Whiten (1988; Whiten y Byrne, 1997). por p arentesco) y el altruismo recíproco, pero ambas
Estas dos versiones corresponden a dos fo rmas de siguen siendo med ios indirectos para propi ciar el éx ito
entender cómo actúa la selección natural, el meca ni s- reproducti vo del individuo. En el primer caso porqu e
mo que Darwin propuso para expli ca r cóm o evo lucio- los pari entes comparten genes con él y en el segundo
nan las especies. Básica mente, la se lección natural se porqu e la ayuda a otro individuo se rea li za a cambio
basa en dos cri teri os: la supervivencia de los indivi- de la devolución del favo r. En definitiva, lo fund amen-
duos hasta que pu edan reprod ucirse y la reproducc ión ta l desde esta perspectiva es aumentar al máx imo la
en sí mi sma. A lgunos científicos, en especial los psi- eficacia biológica in clusiva, es decir, la ca pacidad de
có logos evolu cioni stas y los sociobi ólogos (p. e., Bu ss, los individuos para con seguir que sus genes estén re-
1999, 2005), ponen el énfas is en este último aspecto, y presentados en la siguiente generación, aunque sea
sitúan la acción de la selecc ión natural específi ca men- a través de la reprodu cc ión de otros indi vidu os que
te en el nive l de los genes. comparten su dotación genéti ca.
Para que la se lección natural actúe debe haber va- Frente a esta postura, cada vez son más los que
ri abilidad, es decir, diferencias en el grado en que dis- defi enden que la se lección natural actúa en varios ni-
tintos organismos de una pobl ación cumplen los crite- ve les a la vez (Caporael, 200 7), de forma que no sólo
ri os antes mencionados. De ese modo, aquellos rasgos se verían beneficiados los rasgos y conductas que fa -
o co nductas que favorezcan la propagación genéti ca vorecen la reproducc ión de los indi v iduos. Para que
de una generación a la siguiente se mantendrán (y por esa reproducc ión sea posibl e, los individuos deben so-
tanto sus portadores), mi entras que los que impidan esa brevivir el ti empo sufi ciente y eso impli ca, en el ca so
propagación serán eliminados. Si nos situamos excl u- humano, la coo rdin ac ión co n otros. Por tanto, la se lec-

La supervivencia del «más apto»


La idea de que la selección natural actúa fund amen- tono de perpl ejidad: «¿Por qué no has echado a correr?» El
talmente en el nivel de los genes y ele qu e los individuos ingeni ero le co ntesta: «Hi ce un cá lculo rápido y determiné
deben competir unos contra otros por la supervi vencia y qu e correr era inú til. No hay fo rm a de qu e un ser huma-
el éx ito reprodu cti vo queda ilustrada en el siguiente chiste no supere en ve loc idad a un tigre» . Entonces, el ps icólogo
(Ri cl ley, 1993). evo lucionista rep li ca: «¡Yo no estaba intentando superar en
Un psicó logo evolucionista y un ingeni ero sa li eron a veloc idad al tigre, si no a ti! ».
ci ar un paseo. Al doblar una esquina vieron correr hacia Gracias a su fo rm ac ión, el ps icó logo evo lucioni sta con-
ell os a un ti gre enorm e que acababa de escapa rse del zoo- sideró que el ti gre habría parado (para comer) en cua nto
lógico. El psicó logo evo lucionista di o medi a vuelta y sa li ó hubi era atrapado a uno de los dos. omo consecuencia, el
co rri endo presa de l páni co, mi entras que el ingeni ero se otro habría sobrevivido, no por s r más rápido qu e el tigre,
quedó inmóv il en el sitio. Justo cuando el ti gre iba a aba- sino por ser más rápido que su omp ñ r . Vemos aquí un
lanzarse sobre él, ll egó un empleado del zoo, di sparó un claro ejemplo ele cómo lo el isiv n últim, instancia no
dard o tranquili za nte al animal y se lo llevó metido en un a es la lucha contra los peli gros el I m di , sino la competi-
red. El psicó logo evo lu cionista, casi sin respiración y todo ción co n otros individuos.
despeinado, se reún e con el ingeniero y le pregunta con
INFLUENCIA DE LA EVOLUCIÓN Y LA CULTURA EN LOS PROCESOS PSICOSOCIALES

c1on natural favorecería aquellos rasgos y co ndu ctas Todos estos ejemp los muestran tendencias opues-
que permitan y faciliten la adaptación del individuo a tas pero norma les y habituales en las personas, ten-
la vida en grupo. Aquellos que no cons igan adaptar- dencias que seguimos manifestando porque han sido
se, será n exclu idos del grupo y no podrán sobrevivir útiles para nuestra adaptación al medio social durante
ni, por tanto, reprod uc irse. Además, los grupos mejor la evo lución de nuestra especie y, por tanto, han sido
coord in ados aventaj arán en la lu cha por los recursos a respetadas por la criba de la se lección natu ral. Preci-
aquell os cuyos mi embros só lo persigan su propio be- sa mente esa dualidad es la que nos ha proporcionado
neficio individu al, de forma que los primeros sobrevi- la flexibilidad suficiente como para permitirnos una
virá n y los segundos no. Desde esta perspectiva de la mejor adaptación a diferentes situac iones.
se lección multinivel, tan importa nte es la competición
como la cooperac ión, la búsqueda del propio benefi-
cio co mo la co laboración en el éx ito del grupo, siem- La influencia de la evolución en los
pre que favorezca n la adaptación de los individuos y procesos psicosociales
de los grupos al medio en el que viven.
Para poder adaptarse a la vida en grupo, los seres
hum anos neces itaban desarrollar una motivación que
La naturaleza dual de las tendencias les impul sa ra a formar parte de un grupo y permane-
sociales humanas cer en él inclu so cuando sus intereses individual es se
vieran momentáneamente perjudi cados. La psicóloga
Hay innumerables ejemp los de cómo ambas ten- soc ial estadounidense Susan Fiske (2002, 201 O) pro-
dencias, competición y cooperac ión, egoísmo y al- pone c inco motivos sociales universales, es decir, mo-
truismo, heredadas a lo largo de la evo lución, se com- tivos que impulsan a las personas a vivir con otros y a
bi nan en nosotros y se manifiestan según lo requiere fu nc iona r de forma adecuada en las relaciones, y que
ca da situación. Ilustraremos esta idea refiriéndonos a serían producto de la evoluc ión de nuestra especie:
algu nos de los temas que estudian los psicólogos so-
c iales y que se abordará n en este libro. 1) Pertenencia. A este motivo ya nos hemos referi-
do en el capítu lo anterior. Las personas necesi-
■ Somos por naturaleza capaces de rea li zar costo- tan esta r impli cadas en alguna relación y perte-
sas acciones en favor de los demás movidos por necer a algú n grupo para poder sob revivir. Este
el altruismo, y de ayudar a otros por un impe- puede co nsiderarse el motivo soc ial más básico
rativo inn ato de reciprocidad (Capítulo 9), pero de todos, ya que, como seña lábamos al prin-
también reaccionamos con agresividad cuando cipio, la necesidad de adaptarse a la vida con
algu ien nos provoca o nos amenaza de alguna otros se deriva de la impos ibilidad de sobrevivir
forma, e incluso recurrimos a la agres ión para en ais lam iento en ti empos de nuestros ances-
obtener determinados fines (Capítu lo 1O). tros. En el Capítul o 8 se aborda la importanci a
■ Neces itamos sentirnos aceptados por los demás de las relac ion es interpersonales y en el Capí-
y formar relac iones con ell os (Capítulo 8), pero tulo 13 la influencia que ejerce el grupo sobre
también rechazamos a veces a otros, hasta el sus miembros. Asimismo, en varios capítu los se
punto de coord in arn os con otros miembros del pone de manifiesto el esfuerzo que las personas
grupo para excl uirlos y co ndenarlos al ostracis- hacen para crear una buena impres ión en los
mo (Capítu lo 1O). demás y ser aceptadas por ell os.
■ Tendemos a favorecer a los miembros de nu es- 2) Comprensión compartida. Las personas necesi-
tro grupo y a veces discriminamos a los de otros tan saber, conocerse a sí mismas, entender a los
grupos (Capítu los 12 y 13). demás y la realidad que les rodea, y poder prede-
■ Intentamos persuadir a los demás para que ha- ci rl a para funcionar en la vicia cotid iana, es decir,
ga n lo que nosotros queremos y, por otra parte, construir esa rea lidad, y necesitan hacer todo eso
nos dejamos influir por otros (Capítulo 7), y nos de forma que no choque con la construcció n de
co nformamos a lo que decide la mayoría (Cap í- la rea lidad por parte de los que están a su alrede-
tulo 13). dor. Este motivo les ayuda a adapta rse a la vida
■ Incluso un mismo mecanismo, como la empatía en grupo. Sin esa visión común, el grupo sería
(capacidad de ponerse en el lugar de otro y de incapaz de hacer frente a los retos que el medio
sentir como él), puede fomentar la cond ucta de le planteara y, por tanto, no podría sobrev ivir. En
ayuda e inhibir la agresión (Capítu los 9 y 1O), pero el sigu iente capítu lo se demostrará la importan-
también facilitar la manipulación de los demás. cia de este motivo en la cognición soc ial.
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

3) Control. Este motivo impul sa a las perso nas a co n la búsq ueda de una autoestima positiva, y
sentirse co mpetentes y eficaces al tratar con el en el Capítu lo 4 en relación con los sesgos que
amb iente soc ial y co nsigo mismas. Se refiere a cometemos en co ntextos de logro.
la relac ión entre lo que hacemos y lo que con- 5) Confianza. Implica sentirse a gusto con el mun-
seguimos, es decir, entre nu estra cond ucta y los do y tener predisposición a esperar cosas buenas
resultados. Cua ndo nos emba rca mos en una de la mayoría de la gente. Este motivo hace a las
empresa, del tipo que sea, necesitamos creer personas más adaptab les, abiertas y cooperati-
que lo que hagamos servi rá para algo, que lo- vas en la interacc ión, aun que también hi persen-
graremos alca nza r los objetivos que nos haya- sib les a la información negativa procedente de
mos propu esto y que co ntrolamos el proceso y otros, como se pone de manifiesto en los sesgos
la situación. Si no creyéramos eso, si ca reciéra- de positividad y negatividad que se abordan en
mos del motivo de contro l, no moveríamos un el siguiente capítulo.
dedo. Y por la mi sma razón, también creemos
que los demás tienen control sobre los resulta- Pero la adaptación al med io social implicaba, ade-
dos de sus acciones. Por eso tendemos a exp li- más de la motivación necesa ri a para mantenerse en un
ca r su cond ucta pasando por alto la influencia grupo y fu nciona r adecuadamente dentro de él, desa-
de las circunstancias. Este motivo puede con- rrollar un a serie de capac idades y meca ni smos cogni -
ducirnos a incu rrir en ciertos sesgos, como se t ivos que permitieran a los seres humanos coord in arse
pone de manifiesto en los Capítul os 3 y 4. entre ell os para sobrev ivir. Por ejemp lo, la capacidad
4) Potenciación personal. Este motivo se refiere a para comu nicar lo que uno piensa, siente o va a ha-
la necesidad que tenemos de sentirn os espe- cer, para interpretar la informac ión procedente de los
ciales, como indiv iduos y como mi embros de demás, para formarse una impres ión del otro (s i es de
un grupo. En c ierto modo pod ría co nsiderarse fiar o no, si es háb il o inútil .. .) e imagin ar cómo él o
como el contrapu nto al motivo de pertenencia, ell a nos ve a nosotros, para hacer inferenc ias sobre
ya que, mientras éste se refiere a la necesidad sus intenciones, para b usca r una exp licac ión a su co n-
de ser aceptado por los demás, el de potencia- ducta, para eva lu ar los estím ul os sociales del medio
,. ción personal alude a la necesidad de aceptarse y determin ar si son beneficiosos o perjudiciales para
:·'i
~ ,,
uno mismo. Abarca la autoestima, el esfuerzo nosotros. Todas estas capacidades y procesos psicoló-
hacia la mejora personal y la simpatía hac ia gicos habrán sido favo recidos por la se lección natural
uno mi smo. Por ta nto, no impli ca una búsqueda por su papel para fac ilitar las relaciones soc iales y la
exclusiva o prioritaria del propio ensalza mi en- coord in ación entre los miembros del grupo .
to, sino también el interés por desarrollar las En este texto tendremos ocas ión de anali za r el gra-
propias capacidades y por ll egar a ser un miem- do de compl ejidad y sofisticación que estos procesos
bro respetado dentro del grupo. En el Capítu lo han alcanzado en nu estra especie, as í como su carác-
5 se hace hincapié en este motivo en relación ter fundamentalm ente práctico, que se refleja en el
emp leo habitual de estrategias y recu rsos para resolver
problemas y funcio nar adec uada mente en el med io
socia l con el mínimo esfuerzo. Estas cuestiones han
sido objeto de intenso estudi o por parte de los psicó-
logos soc iales, como veremos en los Capítul os 3, 4 y
6, donde se aborda la cogni ció n social, la atribución
ca usa l y las actitudes, respectivamente. Sin embargo,
dado que la Psicología Social estudi a los procesos des-
de un punto de vista si ncró nico (ta l como se dan aquí
y ahora), es conveniente tener en cuenta que su origen
se remonta a etapas muy anteriores en nuestra hi storia
evolutiva.

Susan Fiske (Universidad de Princeton). Es uno de los referentes en


¿Animal social o animal cultural?
la Psicología Social actu al, especialmente (aunque no sólo) en el
área de la cognición soci al, y una de las personas que más han in- La evolución de todo este conjunto de procesos
fluido en el resurgimiento del interés por la motivación social dentro cognitivos, motivaciones y tendencias de cond ucta ha
de la disciplina.
ido favorec iendo en nuestra es pecie un a vida soc ial
INFLUENCIA DE LA EVOLUCIÓN V LA CULTURA EN LOS PROCESOS PSICOSOCIALES

defiende esta postura (véase, por ejemplo, la revisión


de Jani ck i y Krebs, 1998), sí es un o de los que la han
p lanteado más sistemáticamente desde la Psi co logía
Social y, por tanto, puede ser útil co nocer sus argu-
mentos para entender mejor las implicac iones de la
evo lu ció n en los procesos psicosociales.
El razonamiento de Baumeister com ienza con la
constatac ión de un hecho empírico: el cerebro huma-
no co nstituye só lo el 2% de la masa corpora l, pero
co nsume un 20% de las ca lorías que ingiere una per-
sona media, es decir, se trata de un órgano tremen-
damente costoso de mantener. Esa es probablemente
la razón por la que otras especies no tienen un desa-
rrollo cereb ral mayor. Puesto que la se lección natural
eliminaría cualqui er rasgo que perjudicara la supervi-
vencia y la reproducc ión, só lo si el cerebro permite al
orga ni smo co nseguir una in gesta de ca lorías suficiente
como para compensar lo que consume será favorec i-
do por la se lección natural. Si la ingesta es menor y
todo el aporte ca lórico es cons umido por el cerebro,
el orga ni smo morirá de in anición. La co nclusión de
Roy Baumeister (Universidad el e Queenslancl). Su investigación
aborda cuestiones muy diversas, como el autocontro l y la toma el e Baumeister es qu e, si el cerebro hum ano se ha desa-
decisiones, la necesidad ele pertenencia, la influenc ia ele la natura- rrollado tanto como para permitir capac idades cogni-
leza y la cultura en la sex ualidad humana, el papel de los procesos tivas sofisticadas y cultura (recordemos que la parte
consc ientes en las decisiones que las personas toman a la hora de
más desarrollada es el neocórtex, donde residen las
actu ar, o los lím ites de la ra cion alidad humana, es decir, por qué la
gente comete estup ideces. func iones cog nitivas complejas) ha sido porque esas
capac idades y esa cultura resultaban biológicamente
rentables, es decir, favorecía n la supervivencia y la re-
cada vez más comp leja, que excedía los límites del pe- producción de los indi viduos .
queño grupo e impli caba intercamb ios a mayor esca la La pregunta inevi tab le entonces es ¿q ué ventajas
con otros grupos, lo que redu ndaba, a su vez, en una ofrece la cu ltura? Una es la posibilidad de un progreso
mejor adaptación a las demandas del medio. Una de acumulativo, gracias al almacenam iento del co noci-
las consecuencias de esa evolución ha sido el desarro- miento adquirido por individuos o grupos concretos
llo de nu estra capac idad para la cul tu ra, es decir, para en la mente co lectiva, no só lo en las mentes indivi-
crea r y participar en un sistema cultural. De hecho, duales, y gracias a su tra nsm isión de generación en
el psicólogo soc ial estadouni dense Roy Baumeister generación. Los datos de los arqueó logos indica n que
ha propuesto sustituir el clásico apelativo de «a nimal la gente ha estado intercamb iando y comparti endo
soc ial», referido al se r humano, por el de «animal cul- sus conocim ientos desde tiempos mu y remotos. Otra
tural», argumentando que hay muchas otras especies ventaj a de la cultura es la comb in ación de división
sociales (incluso más soc iales que la nuestra, puesto del trabajo, diferenciación de roles y especialización,
que ca recen de motivaciones in dividua les, como las co n la co nsiguiente mejora del rendimiento y de la
hormigas, por ejemplo), pero la cu ltura, aunqu e no es ca lidad. A medida que las personas se especiali zan y
excl usiva de nu estra especie, sí ha alca nzado un nivel se co nvierten en expertas, en parte gracias al co no-
de compl ej idad mucho mayor que en otras y, lo que cimi ento acumul ado, desempeñan mejor el ro l que
es más importante, hemos ll egado a depender de ell a les corresponde . El hecho de que en todas las cu lturas
para sobrevivir (Ba umeister, 2005). conoc id as exista esa comb in ación de los tres elemen-
El planteamiento de Bau meister supone un a solu- tos es un indicio de que se trata de un a característi-
ción razonable al manido debate «naturaleza/ cultu- ca de la cu ltura en sí, no una cuestión de diferencias
ra», que enfrenta ambos fenómenos como si f ueran cul tu rales. Esa diferenciación de roles produce, a su
alternativos en cuanto a su influ encia en la mente y vez, otra gran ventaja de la cu ltura: la posibilidad de
la co nducta humana. Al cons iderar la capac idad para cooperar con muchas más personas, incluso distantes
la cultura como parte de la naturaleza hum ana, la in- o desconocidas, y beneficiarse recíprocamente de la
compatibili dad desaparece, y es sustituida por un a in- interacción con ellas, como ocu rre co n el intercambio
fluencia co njunta. Aunque no es el único autor que comercia l entre culturas lejanas.
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

La prop uesta de Baumeister pretende un ca mbio abri eron el ca mino para descubrir uno de los elemen-
de perspectiva a la hora de abordar la cuestión «natu- tos determinantes en la interpretación de la rea lid ad:
raleza / cultura». La parte co rrespondi ente a la natu- la cultura.
raleza está dominada últimamente por los psicó logos H asta ahora hemos pl antea do que la capacidad
evo lucioni stas, cuyas investi gaciones po nen el énfas is para crea r y tomar parte en un a cultura es prod ucto de
en las semej anzas entre nuestra especie y las demás, nu estra evolución y que ha adquiri do tal importancia
al expli ca r los procesos recurri endo al co ncepto neo- para nosotros, los seres humanos, que hemos ll egado
darwin ista de «efi cac ia bi o lóg ica inclusiva», que ri ge a a depender de ell a para sobreviv ir. En los siguientes
todas por igual. En el lado de la cultura, los psicó logos apartados nos referiremos a la infl uencia de la cul tura
cultura les se han cent rado en ca mbi o en las diferen- en nuestros procesos ps ico lógicos y en nuestro com-
cias que ex isten entre las diversas culturas. Baumeister, porta mi ento . Pero antes es necesari o acl arar qué en-
por su parte, prefi ere centrarse en las diferencias que tendemos por cultura.
nos di stinguen de otras es pecies y en lo que todas las
culturas ti enen en co mún : las capac idades y procesos
soc iocogniti vos, muchos de los cuales existen también La cultura como estrategia de
en otras espec ies, pero cuyo enorme desarroll o a lo adaptación al medio
largo de nuestra hi sto ri a evolutiva ha hecho pos ib le la
cultura hum ana. Se han formul ado cientos de defini ciones de cul-
tura, aunque pueden identifica rse algun os elementos
comunes a la mayoría de ell as. En su revisión de las
relaciones entre psico logía y cul tura, Harry Triandis
LA INFLUENCIA DE LA CULTURA (2 00 7) señala tres aspectos en los que co in ciden casi
todos los investigadores:
La importancia conced ida a los fac tores situ acio-
nales es uno de los di stintivos de la Psico logía Soc ial, 1. La cultura surge de la interacción adaptativa en-
pero la influencia de la sit uación no impli ca un a sim- tre los seres hum anos y los amb ientes físicos y
pl e reacción a los estímul os extern os sin o que se pro- soc iales en los que viven.
duce a través de la percepción que tienen las perso nas 2. La cul tura co nsiste en elementos (p. e., prácti -
de las situ ac iones y de la interpretación que hacen de cas, signifi ca dos) compartidos.
ell as, un a eva lu ación subjetiva en la qu e intervienen 3. La cultura es transmitida de unos a otros, ya sea
los procesos cogni tivos, los rasgos de personalidad, la de padres a hij os, entre iguales (por ejempl o,
hi stori a perso nal y, tambi én, la adscripción cultura l de hermanos, ami gos o compañeros) o por pa rte
los in dividuos. de instituciones sociales (co legio, o med ios de
En el capítulo anteri or mencionábamos a Kurt Lewin comuni cac ión, en tre otras).
y su postul ado, de gran trascendencia en la di sc ip lina,
según el cual la co nducta está determ inada ta nto por A partir de estos tres aspectos, y en términ os ge-
factores personales co mo por la representación psico- nerales, la cul tura pod ría defini rse como el patrón de
lógica del ambiente en el que se encuentra el individuo prácticas y significados compartidos y transmitidos que
(Lewin, 195 1/ 1988). Las circun sta ncias que rodea n a interactúan entre sí, influ yendo en las respuestas de un
la persona influyen en sus pensami entos, emoc iones grupo humano a su am biente durante generaciones.
y comporta mi entos, pero siempre a través de los signi- Esta defini ción pa rte del supuesto de que existen una
fi cados que ésta atri buye. La cl ave, por ta nto, no está seri e de mecani smos y procesos psico lógicos bás icos
só lo fu era de las perso nas sino tambi én en ell as mi smas que comparten todos los seres humanos por su hi sto-
y, para comp li ca r aún más las cosas, lo que so mos y ri a evolutiva como especie, gracias a los cuales pueden
no so mos es el resultado de nuestras interacciones con dar si gnificado a lo que les rodea y a sí mi smos y de-
el ambiente físico y social en el que nos encontramos. sa rroll ar un a visión del mundo. As imi smo, asume que
Ahora b ien, ¿qué herrami entas maneja mos para las diferencias culturales proceden de adaptaciones de
dar senti do al mundo que nos rodea? Aunqu e ese será esos mecanismos bás icos a las demandas del co ntexto
el obj eto del próx imo ca pítul o, dedi cado a los pro- físico y soc ial que perm iten a las personas funcionar
cesos soc iocogni tivos, aquí abordamos las bases de de forma eficaz en ambientes concretos . Desde luego,
dichos procesos . Cuando Th omas y Znaniecki (19 18) esta no es la única forma de entender la relación entre
se remiti eron a las diferentes form as de vida que los procesos psico lógicos y contexto soc ioc ul tural. En la re-
ca mpesin os tenían en Estados Unidos y en Poloni a visión llevada a ca bo por M arku s y Hamedani (2007) en
para expli ca r sus diferentes actitudes y co nductas, nos el Handbook de Psico logía Cultural puede encontra rse
INFLUENCIA DE LA EVOLUCIÓN Y LA CULTURA EN LOS PROCESOS PSICOSOCIALES

Clima, disponibilidad de recursos, densidad de población y cultura


Existen múltiples investigaciones que corroboran la re- iniciativa persona l y del dominio de técnicas de supervi-
lac ión entre contexto ecológico y cu ltura. Por ejemplo, el vencia, lo que refo rzó el ca rácter individualista de esas cu l-
estudio clásico de Hofstede (1980, 2001), al que nos refe- turas. En cambio, en climas tropicales, la supervivencia no
riremos más adelante, revela que la riqu eza de un país está dependía tanto de la tecnología como de la defensa contra
fuertemente asoc iada al individualismo, como también lo la agres ión de otros grupos, lo que hacía más necesa ri a
están la alta latitud geográfica y el clima: países con cli- la cooperación grupal. Por otra parte, las personas perte-
mas fríos y moderados ti enden a poseer va lores cu lturales necientes a poblaciones con alta densidad demográfica, y
individuali stas, mientras que los países con climas cá lidos que además se ca ra cteri zaba n por poseer escasos recursos,
(tropica les) tienden a ser co lectivistas. También la densidad tuvieron igualmente la necesidad de cooperar entre ell as,
de población influye en la cultura, sobre todo asoc iada a fomentándose la conformid ad a las normas, la armonía y
la disponibilidad de recursos. En el pasado, en los climas la homogeneidad dentro de los grupos para favorecer la
fríos y moderados y con una menor densidad de pobla- coordi nación (Hofstede, 199 1, 2001).
ción, la superv ivencia del ser humano dependía más de la

una descripción de los diversos enfoques que coex isten tes en una mi sma espec ie que hab ita zonas distintas,
en torno a esa relación. Pero, dado que el objeto de este como es el caso del chimpancé (véase el Cuadro 2.3).
capítulo es anali zar la influencia conjunta de naturaleza Puede consu ltarse una exposición detallada de las dis-
y cultura en nuestra forma de pensar, senti r y actuar, nos tintas fo rm as cu lturales registradas en estos primates
ha parecido apropiado adoptar esta perspectiva. en el capítu lo de Serrallonga (2005).
Por tanto, las personas neces itan adapta rse a las Por tanto, no somos la única especie co n capac idad
co ndi ciones específicas de su med io ambiente (cl im a, para la cultura, ni para conformarse a las norm as cultu-
disponibilidad de recursos, o densidad de población, rales (Whiten, Horner y De Waal, 2005). Sin embargo,
entre otras). Cada ambiente introduce problemas dife- las cu lturas del ser humano son diferentes a las de los
rentes que el ser humano debe solucionar co n el fin demás animales, y estas diferencias se deben princi-
de poder sobrevivir y permanecer en él. Afortunada- palmente a una serie de hab ilidades cogn itivas que en
mente, los seres humanos no necesitan «reinventar la nuestra especie han evolucionado en una dirección
rueda», ni crea r soluciones comp letamente nuevas a distinta. Por ejemplo, el lenguaje verba l es un producto
los problemas de supervivencia planteados por sus singu larmente humano que nos permite expresar nues-
ambi entes específicos, ya que, como animales socia- tras intenciones, trad ucir el mundo a símbolos (Pre-
les que son, sobreviven gracias a la cooperación del mack, 2004), y comuni ca rnos co n personas de otros
grupo . Los grupos crea n soluciones a los problemas luga res e inclu so de otras épocas mediante la escritura.
surgidos en los diferentes ambientes y estas so luciones Otra hab ilidad humana cons iste en innovar continua-
fo rm an la base de la cultura. mente a partir de los descubrimientos. Es decir, cuando
En el Cuad ro 2.2 se muestra cómo tres indicado- se crea algo la invención normalmente no se detiene
res del co ntexto ecológico -e l clima, la disponibilidad ahí, sino que se mejora (piénsese en los primeros or-
de recursos y la densidad de población- se relacionan denadores o en los automóviles de principios del siglo
co n la cu ltura. pasado, por mencionar dos inventos relativamente re-
cientes). Este efecto de mejora continua sin retrocesos,
que se ha denominado «efecto de trinqu ete» (Tomase-
Especificidad de la cultura humana llo, Kruger y Ratner, 1993), no se produce en la mi sma
med ida en el mundo animal; los chimpancés, por ejem-
Todos los animales neces itan adapta rse al med io plo, llevan 4300 años empleando piedras para cascar
ambiente para sobrevivir. Por tanto, según lo que ve- nueces, pero su técnica no parece haber evolucionado
nimos exponiendo hasta ahora, todas las especies, al a la mi sma velocidad que el uso de herramientas en la
menos las sociales, podrían desarrollar una cultura especie humana. Por otra parte, los seres humanos no
como estrategia para afrontar las demandas del am- sólo crean herramientas y hacen descubrimientos, sino
biente. De hecho, en varias especies, sobre todo de que acumulan los conocimientos y los distribuyen por
primates, se ha documentado la ex istencia de formas todo el mundo, de forma que diferentes grupos se be-
culturales rudimentarias (el libro de Frans de W aa l «El nefician de los ava nces de sus antepasados.
simio y el aprendi z de sushi », citado en la bibliografía Además de la tecnología, la vida soc ial humana
recomendada al final del capítulo, ofrece una revisión también se ha ido haciendo mucho más compleja.
ampli a y amena de las muestras de cultura en otras Ahora no pertenecemos a un solo grupo, como les
especies). Incluso se han encontrado culturas diferen- ocurría a nuestros ancestros, sino a varios, cada uno
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

Las áreas culturales del chimpancé


Hace años, el primatólogo espa ñol Jordi Sabater Pi quieren un peri odo de aprendizaje, a veces de va ri os años,
(1992) y el japonés Yukimaru Sugiyama (1993) propusi eron como en el caso de la apertura de nueces con piedras,
una diferenciación de tres áreas culturales para el chim- observa ndo lo que hacen los ad ultos. Y ese comportamien-
pancé, a partir de los distintos materi ales y conducta ins- to se transmite de generación en generación . En Costa de
trumental encontrados en esas zonas. En una de esas áreas, M arfil , un grupo de investigadores, entre los que se en-
situada en África centro-occ identa l, los chimpancés utili- cuentra el arqueólogo españo l Julio Mercader, ha hall ado
za n bastones de madera para perforar la entrada de los ter- pruebas de que la cond ucta de cascar nueces co n piedras
miteros y sondea r en busca de ese preciado alimento. Esa ya era practicada por los antepasados de l chimpancé ac-
misma función es rea li zada por los chimpancés de África tual hace unos 4300 años.
oriental media nte hojas y finas ramitas que introducen en
los con ductos de ventilación de los termiteros (lo que Jane
Goodall ll amaba «pesca de termitas »). Estos chimpancés
utili za n las hojas como instrumentos para multitud de fi-
nes: como esponjas para recoger agua, para frotarse y lim-
piarse el cuerpo, y otros muchos usos (véase Serrallonga,
2005). Por último, en África occi dental se ha documentado
el uso de yunques y percutores de piedra para romper fru-
tos de cásca ra muy resistente, como la nu ez del árbo l del
aceite de palma, una de las más duras del mundo.
Tanto los instrumentos como la forma de utili za rl os so n
muy parecidos en los grupos de ch impancés que hab itan
una misma zona, y muy diferentes de los observados en
Una cría de chimpancé observa a su madre
grupos que viven en otras áreas del continente. Además, no
cascando nueces en Costa de M arfil.
se trata de acciones improvisadas, si no de destrezas que re-

con sus objetivos y su dinámica. Esto hace que nuestra cos y, más co ncretamente, las dimensiones de variabi-
,.' red de re lac iones se diversifique y se complique. Pre- lidad cultural.
cisamente, una de las funcion es de la cultura humana
es ayudarnos a manej ar esa complejidad, institucio-
nali za ndo muchos tipos de relaciones y de comporta- Dimensiones de variabilidad cultural
mientos, organizándolos med iante normas co nsensua-
das y reparto de rol es, y dando sign ificado al co ntexto Tenemos una tendencia a ver nuestra cultura co mo
en el que nos movemos. algo «natural». Por eso no es de extrañ ar que cuando
Puesto que en este apartado nos hemos referido a viajamos a otros países estemos desorientados, como
la cultura humana comparándola con la de otras es- perdidos al vernos envueltos en otras costumbres, en
pecies, hemos hecho más hincapi é en sus aspectos otros estilos de vida, en un co ntexto diferente que
generales y universa les. Sin embargo, si retomamos la cuestiona nuestros propios parámetros culturales. Para
co ncepc ión de cultura que apuntábamos en el apa r- el viajero, la diversidad en la co nducta humana co n-
tado anterior, como co njunto de soluciones ideadas trasta co n la uniformidad del co mportami ento animal.
por un grupo al problema de cómo sobrevivir en un Por ejemplo, los gatos se comportan igual aq uí que
medio ambiente concreto, ante contextos ecológicos y en el otro extremo del mundo. Ahora bien, ¿por qué
sociales distintos que plantean demandas y problemas los seres humanos actúan de manera diferente ante,
diferentes, las soluciones también deberán diferir de por ejemplo, la cri anza de un bebé? Es decir, ¿por qué
unos grupos a otros. Por ejemplo, co mo se expuso en ciertas co nductas que en principio parecen universa-
el Cuadro 2.2, en función de los recursos disponibles, les presentan una serie de matices distintos que nos
de la densidad de población o de las características hacen cuestion ar si nuestro co mportamiento es ade-
climatológicas, en cada co ntexto será necesario apli- cuado o no? Para intentar dar respuesta a este interro-
ca r soluciones diferentes. Estas diferencias pueden ser gante trataremos de anali za r algunos de los factores
observadas en dos aspectos: los elementos objetivos o que determinan esta diversidad.
exp lícitos de la cultura, como la ropa, los utensilios, El enfoque que más influencia tiene entre los psi-
las costumbres o los ritual es, y los elementos subje- có logos sociales interesados en la va ri abi lidad cu ltural
tivos o implícitos, como la forma en que nos expre- es el que trata de identifica r y describir las culturas si-
samos, percibimos a los demás e interactuamos con tuándolas en una serie de dimensiones que permi ta n
ell os. Aquí entrarían en juego los aspectos psico lógi- medirlas y compararl as entre sí. Estas dimensiones son
INFLUENCIA DE LA EVOLUCIÓN Y LA CULTURA EN LOS PROCESOS PSICOSOCIALES

agrupaciones de diversos elementos subjetivos (va lores,


creencias, actitudes, normas o roles, entre otros) com-
partidos por los miembros de cada contexto cultural.
Las culturas pueden compararse en función del valor
que obtengan en cada dimensión, es decir, de la posi-
c ión en que se sitúen en el continuo entre sus dos polos.
El holandés Geert Hofstede (1980) fu e pionero
en la identificac ión de dimensiones culturales. En un
principio, distinguió cuatro constru ctos y, posterior-
mente, añadi ó un quinto:

■ Individualism o-colectivism o. Esta dimensión se


refi ere al significado que el grupo tiene para el
individuo, para su forma de verse a sí mismo, de
comportarse y de entender el mundo.
■ Distancia jerárquica. Refl ej a el grado en que las
personas con menos poder dentro de la socie-
dad esperan y acepta n que el poder se distribuya
de forma des igual.
■ Masculinidad-feminidad. Las sociedades y cultu- Geert Hofstede (profesor emérito de la U ni versidad de Maastricht,
ras masculinas son aq uell as en las que los rol es Holanda). Ha trabaj ado sobre tocio en temas relacionados con las
organi zaciones desde un punto de vista tran scultural. Además de
de género está n claramente diferenciados: los ser uno de los 100 autores más citados en Ci encias Soc iales, ha sido
hombres deben ser asertivos, duros y centrados asesor en diversas organi zaciones e institu ciones intern acionales,
en el éx ito materi al, mi entras que las muj eres como el Banco Mundial, la O CDE y la Un ión Europea.
deben ser modestas, cariñ osas y centrarse en la
ca lidad de vida. Las soc iedades y culturas feme-
nin as so n aquell as en las que los rol es de género res humanos: la relación del individuo con el grupo, la
se so lapan, y tanto los hombres co mo las muj e- relación con la autoridad, la relación entre muj eres y
res deben ser modestos, ca riñ osos y centrados hombres, el contro l sobre lo desconocido y la relación
en la ca lidad de vida. con el tiempo. Las culturas se diferenciarían en cuanto
■ Evitación de la incertidumbre . Se refiere al grado a la forma de responder a dichos problemas universales.
en que la gente en una cultura o soc iedad se Desde esta perspectiva, la cultura define la identidad de
siente amenazada por las situaciones ambiguas un grupo del mismo modo que la personalidad delimi-
o por el miedo a lo desconocido, e intentan evi- ta la identidad del individuo (Hofstede, 2001 ). Por lo
tarlo med iante cód igos, creencias escritas, nor- tanto, la cultura sería como una programación mental
mas y reg las formales que regulen la conducta co lectiva (incluyendo formas de pensar, sentir y com-
en cada mom ento. portarse) que distingue a los mi embros de un grupo o
■ Orientación temporal. Esta dimensión se refiere ca tegoría de personas de aq uell os que no lo son .
a la forma de plantea rse la vida en relación co n De todas las dimensiones propuestas por Hofstede,
el tiempo, según se tenga una ori entación a cor- la que más repercusi ón ha tenido entre los psicólogos
to o a largo plazo. Las personas soc iali zadas en soc iales es la de individuali smo-co lectivi smo, y es la
culturas con una orientac ión a corto p lazo esta- que más se ha relacionado co n otros procesos psico-
rán centradas en el consum o inmed iato, tanto lógicos. Esto puede deberse a que esta dimensi ón es la
de rec ursos como de tiempo, ya que viven para que capta la tensión, básica en todo ser humano, entre
el presente; algunos de sus valores so n cumplir ser un individu o úni co y diferente de los demás y, al
con las ob li gaciones soc iales (sin pasa r de ahí) y mi smo ti empo, ser mi embro de un a especie «ultraso-
salvar la ca ra. En ca mbio, las person as socializa- c ial ». La forma de reso lver ese co nfli cto entre metas
das en una cultura co n orientación a largo pl azo individu ales y metas grupales sería, por tanto, uno
miran más hac ia el futuro, valoran más el ahorro de los aspectos fund amentales en los que las culturas
y la perseverancia. diferirían unas de otras (Hein e, 20 1O). Dada su rele-
va nc ia, dedicaremos el siguiente apartado a desc ribir
Estas dimensiones se corresponden con los probl e- co n más detalle esta dimensión y su influencia en la
mas p lanteados por el medio soc ial y físi co que, según form a que tienen las personas de pensar y comportarse
lnkeless y Levinson (1969), deben afrontar todos los se- en relac ión co n los demás y co nsigo mismas.
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

Individualismo-colectivismo ca da nación en un co ntinuo entre el po lo individualis-


ta y su opu esto, el po lo col ectivi sta. Di chas puntu acio-
Hofstede, al hacer uso de la expresión «indiv idua- nes pu eden con sultarse en Fern ández (2 01 2).
li smo-co lectivi smo», propone una dimensión que trata Según los datos de Hofstede (199 1, 2001 ), por
de refl ej ar la relación entre el individuo y el grupo en lo general, las culturas industri ali zadas de occidente
las distintas culturas. Específi camente, señal a que es valoran el individualismo, mientras que las culturas
una dimensión de va ri ación cultural definid a en térmi - asiáti cas y los países latinoameri ca nos otorgan mayor
nos de «independencia em ocional de grupos, orga ni- valor al co lectivi smo (véase la Fi gura 2 .1).
zaciones y otros colectivos» (Hofstede, 1980, p. 157) . Aunque el estudi o de Hofstede se ce ntraba funda-
En una publi cac ión posterior, «Culturas y conse- mentalmente en valores referentes al ámbito laboral,
cuencias: el software de la mente», amplía y actuali za otros autores han abordado las diferencias entre cultu-
la defini ción: «el individualism o representa a culturas ras individualistas y co lectivi stas en relac ión con otros
en las que los vín culos entre los individuos son laxos, y aspectos. En el Cuadro 2.4 se recogen algunas de esas
se espera que ca da cual cuide sólo de sí mism o y de su diferencias respecto a la ideo logía, los valores y las
familia». De form a opu esta, «el colectivism o represen- ca racterísti cas de la conducta social. En los ca pítul os
ta a culturas en las que las personas desde que nacen que siguen tendremos ocasión de ilustrar cómo los di-
se integran en endogrupos fuertes y cohesivos, que a versos procesos psicosoc iales se manifiesta n de form a
lo largo de su vida les dan protección a ca mbio de una di ferente según la cul tura.
lealtad in condicional» (Hofstede, 199 1, p. 51). Una de las diferenc ias fundamenta les entre ambos
Hofstede elaboró sus dimensiones a partir de un tipos de culturas reside en la representac ión soc ial del
ambicioso estudi o ll evado a cabo en las delegacio- yo (véase el Capítu lo 5) : las culturas individuali stas
nes de la multinac ional IBM en 72 países. Su análisis -como se muestra en el Cuadro 2 .5- enfa ti za n un a
se centró en las respu estas de los empl eados de cada co ncepción del individuo como autónomo e indepen-
país a preguntas sobre las metas que más valoraban diente, mientras que las culturas co lecti vistas mantie-
en el trabajo. Tras anali za r las contestac iones de los nen una representación de las personas centrada en
integrantes de la muestra ele cada país a cuesti ones del las relacio nes co n los otros, conectadas al co ntex-
••'
tipo «¿ Hasta qué punto es importa nte para usted ... ?», to soc ial y dependientes de él (M arku s y Kitaya ma,
~;
se llega a una puntu ación medi a que permite situar a 1991).

21-40

C~lectivistas

Representac ión mundial de las puntuaciones de Hofstede para la d imensió n ele ind ividualismo-co lectivismo.
Nota: Los pa íses en gri s no pa rt ici paron en el estud io.
INFLUENCIA DE LA EVOLUCIÓN V LA CULTURA EN LOS PROCESOS PSICOSOCIALES

Diferencias entre culturas individualistas y colectivistas en ideología, valores y conducta


social
INDIVIDUALISMO COLECTIVISMO
Extremo oriente, África, Am éri ca Latina,
PAÍSES EXTREMOS EE .UU., Australi a, Canadá, Inglaterra, Holanda .
Portuga l, Grecia.
Los intereses individu ales priman sobre los Los intereses colectivos priman sobre los
IDEO LOGÍA
colectivos . ind ividua les.
Placer, éx ito, competi ción, li bertad, autonomía, Seguridad, obed iencia, sentido del deber,
VALORES sinceridad, equidad . jerarquía, rela ciones personali zadas, armonía
in tragru pal.
Co nducta concebida y guiada en fun ción de Conducta concebida y gui ada en función de
actitudes personales. normas sociales .

Comuni cac ión y contacto extenso (con muchas Comuni cación y contacto intenso y más
personas y grupos), superfi cial y débil. profundo .

CARACTERÍSTICAS Conducta social menos diferenciada entre Más diferencia de condu cta hacia mi embros del
DELA enclogrupo y exogrupo. enclogrupo y del exogrupo.
CO NDU CTA
SOCIAL Comuni cación directa y explícita. Comuni cación indirecta y contextu ali zada, más
uso ele claves paralingüísti cas.

Poco contacto físico. Co ntacto físico más cerca no (en Europa


mediterránea, países árabes y Am éri ca Latin a).

Énfasis en la independencia y en el logro Én fas is en la pertenencia al grupo y en la


individual. coopera ción.

Diferencias entre culturas individualistas y colectivistas en la representación social del yo


INDIVIDUALISMO COLECTIVISMO
Categoria l o social. Definido en térm inos de
Autónomo. Definido como un a entidad
AUTOCONCEPTO relaciones sociales y grupos o categorías de
independi ente.
perten encia.
La autoestima está vinculada moderadamente a La autoestim a está vincul ada fu ertemente a la
EVALUACI Ó N DE
la percepción que las personas ti enen de cómo percepción qu e las perso nas ti enen de cómo se
UNO M ISMO
se eva lúa a sus grupos. evalúa a sus grupos.
PERCEPCIÓN DE Centrada en atributos internos, estables, Centrada en situaciones específicas, en factores
UNO MISMO abstractos. contextu ales.
EX PLI CACI Ó N Las condu ctas se expl ica n a partir de ro les
Los comportami entos se expli ca n como
DE LA PROPIA y deberes; las personas son más sensibles al
consecuencia de rasgos person ales intern os.
CO NDUCTA contexto social.

Ante la pregunta «¿Qu ién soy yo ?», la referencia grupo al que pertenecen o del rol que ocupan en ese
a ca racterísti cas sociales (como ro les o grupos de grupo (por ej emplo, «soy hij o de X»).
pertenencia) aparece só lo en un 15-19% de las res- Esa diferencia en la form a de entender la rela ción
puestas en países individualistas, y en un 20-52 % de entre el individuo y el grupo se reflej a, incluso, en los
las respuestas en países col ectivi stas (Triandis, 1995). sesgos que las personas cometen a la hora de explicar o
Mi entras que los individua listas suelen concebirse y justificar su propia condu cta (véase el Capítu lo 4). Entre
percibirse a sí mismos en términos de rasgos perso- los individualistas es frecuente el sesgo de egocentri s-
nales (por ejemplo, «soy una person a amistosa »), los mo: los éxitos se expli ca n por causas internas estables
col ectivi stas se perciben y se definen en términos del (como la capacidad) y los malos resu ltados por causas
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

externas inestabl es (l a situación, la mala suerte). Sin ra, tendemos a atribuir significados a estos contextos.
embargo, los col ectivi stas suelen incurrir en el sesgo Esta atribu ción de significados, cuando es compartida
contrari o, el sesgo de modesti a, es decir, atribuyen sus por los miembros de una mi sma cul tura, es la base de
buenos resultados a ca usas externas (por ejempl o, la si- la co nducta normativa, que vendría a ser el co mporta-
tu ación propi cia) y los fracasos a ca usas internas. Esta es miento que en cada cultura se espera que las personas
la razón por la que en las culturas individualistas se sue- rea licen cu ando se enfrentan a un determin ado pro-
le recurrir a elogiar los éx itos como forma de incentivo, bl ema o situación.
mientras que en las co lectivistas se hace más hincapi é Para anali za r có mo el co ntexto modela los proce-
en animar a la superación personal ante el fracaso. sos ps ico lógicos y la co nducta de las personas a través
Otra co nsecu enc ia de las diferencias en cuanto a la de la interpretac ión que hacemos de él nos serviremos
concepción de la re lación entre el individuo y el grupo del modelo propuesto por David M atsumoto (Fi gura
se produce en los jui cios que las personas hacen sobre 2.2). En él se refl eja la influencia que tienen las va-
los demás. En las culturas co lectivistas, debido a que ri abl es prop ias de la natu ra leza humana (prod ucto de
la eva luación de uno mi smo está más vin culada a las nuestra evo lución) y las va ri abl es relativas a la cultura
relaciones sociales, se mu estran algo más rápidos en en el significado que damos al co ntexto situacional.
preju zga r a las personas por sus grupos de pertenen- Este modelo postul a que los procesos mentales y
cia. En estas culturas un dicho popul ar es «dime a qué las co nductas sociales de las personas no ocurren en
fa milia pertenece una persona, en qué escu ela ha estu- un vacío, sino en un contexto situac ional particul ar,
diado y en qué empresa trabaj a, y sa bré mucho sobre con una hi stori a evolutiva y cultural. Es decir, esos
esa persona». Por su parte, los indi vidualistas prefi eren procesos (lo que pensa mos, las in ferencias que hace-
no ju zga r a las personas por sus antecedentes y afili a- mos, lo que sentimos o creemos en relación con los
ciones; aunque tambi én preju zga n, suelen hacerl o por demás, y nuestro co mportamiento al interactuar con
atribu tos personales, como, por ejempl o, el atractivo ell os) dependen del co ntexto en que nos enco ntremos
fís ico, o por sus logros personales. en cada momento co ncreto. Por ejempl o, no reaccio-
naremos igual cuando alguien se nos acerca mucho
en un contexto de aglomeración, como un concierto
.. de rock, que si lo hace en una pl aza so li ta ri a, o si el
~
LA INFLUENCIA DE LA EVOLUCIÓN Y LA que lo hace es alguien con aspecto desa liñado o ves-
CULTURA EN LA INTERPRETACIÓN DEL tido co n traje y co rbata. Pero no es el contexto por sí
CONTEXTO mi smo el que influye, sino la interpretación que ha-
cemos de él. Esa interpretación, a su vez, depende de
Vivimos en una suces ión de co ntextos diferentes y, factores culturales (por ejemplo, un árabe no percibe
co nsistentemente co n una de las funciones de la cul tu- la prox imidad fís ica de la mi sma fo rma que un inglés)

Contexto ecológi€o

Cli ma
Densidad de pob lación
Disponibilidad de recursos
Cultura Contexto situacional

Sistemas de signi ficados Situación Procesos mentales


Adaptacio nes amb ientales
y prácticas co mpartidos _.. Participantes y
y tra nsmitidos de Ro les sociales Conductas sociales
generación en Norm as
Naturaleza humana generación

Necesidades bio lógicas


Motivos sociales
Meca nismos psicológicos

El contexto situacio nal com o interm ediari o entre las co ntribuciones re lativas de la naturaleza humana y de la cul tu ra, y los p rocesos
menta les y co nd uctua les (a daptado de Matsumoto, 2007).
INFLUENCIA DE LA EVOLUCIÓN V LA CULTURA EN LOS PROCESOS PSICOSOCIALES

co ntextos la co ndu cta puede estar determinada co n-


juntamente por la evo lución y la cultura.
Por tanto, el contexto influye sobre nuestra mente y
nuestra conducta, y esa influencia se produ ce a través
de la interpretación que hacemos de él. Pero el con-
texto está compuesto por multitud de factores, tanto
socia les (la presenci a de otros con los que interactua-
mos), como culturales (por ejemplo, las normas o los
valores) y situacionales (s i estamos en público o en
privado, si la situación es clara o ambi gua). Todos estos
facto res, y otros, se co mbinan para producir co ntextos
úni cos. A continuación va mos a anali zar las interac-
ciones (interpersonales, grupales e intergrupales), a las
que dedicaremos más atención por ser el elemento del
co ntexto que más interesa a la Psicología Soc ial.

Las interacciones
Porque somos animales sociales que necesitamos a
los demás para sobrevivir, y la vida social es compl eja,
tenemos que interactuar con muchas personas diferen-
tes. Y porque somos an imales culturales y la supervi-
David Matsumoto (Universidad Estata l de San Francisco). Hawaiano vencia requiere coordin ación social, la cultura atribu ye
de origen japonés, es probablemente su ascendenc ia multicultural
significado a la interacción y la regula para conseguir
la que le llevó a interesa rse por invest iga r sobre cultura, emoción,
interacc ión socia l y comunicac ión. Es, además, un afamado en tre- esta coordinación . Sin coordinación se produciría el
nador de judo en Estados Unidos. caos social, que sería perjudi cial tanto para los indivi-
duos co mo para los grupos. Pero, además de animales
sociales y culturales, somos tamb ién seres individuales
y de meca nismos psi co lógicos resultantes de nuestra con tendencias egoístas que coex isten con tendencias
evolución como especie. Uno de estos meca nismos sociales, como comentábamos en un apartado anterior.
es la capacidad para la cultura, pero también existen Esto implica que debe haber un equilibrio entre las dos
otros de tipo motivacional y cognitivo (por ejemplo, esferas, la social o pública y la individual o privada.
nuestra capac idad para hacer inferencias a partir de lo Necesitamos a los demás, sí, pero también necesitamos
que percibimos en otros). Es importante entender toda mantener un cierto grado de privacidad para sentirnos
esta cadena de influencias, porque en los capítulos bi en. Existen dos mecanismos principales para regular
que siguen nos centraremos cas i excl usivamente en la la interacción entre personas y entre grupos y conseguir
influencia del co ntexto social, que es el objeto de esta ese equilibrio: la territoria li dad y el mantenimiento del
disciplina, pero no hay que olvidar todo lo que está espacio personal. Ambos están profundamente enrai-
detrás de esa influencia directa. zados en la naturaleza humana por su utilidad para la
Según M atsumoto (2007), es probable que algu- supervivencia, pero la cultura regula su expresión.
nos contextos evoquen respuestas simil ares en todos La territorialidad se ha definido co mo «un patrón
los individuos, independi entemente de la cultura a la de co nductas y actitudes sostenido por una persona o
que pertenecen (por ej emplo, los meda llistas olímpi - grupo, basado en la idea de control percibido, inten-
cos tras recibir un premio e in teractuar co n el públi co cionado o real, de un espac io físico definible, un ob-
muestran la expresión universal de alegría), pero tam- jeto o una idea, y que puede co nlleva r su ocupación
bién es probab le que se evoquen acciones que reflej en habitual, su defensa, su person ali zac ión y su seña li za-
diferencias culturales (por ejempl o, ciertas expresio- ción» (G ifford, 1987, p. 137). Existen varios tipos de
nes verbales de tristeza en los funerales son diferentes territorios, en función del significado que tengan para
en función de la cu ltura). Esto significa que en algunos sus ocupantes, del grado de co ntrolabilidad que per-
contextos situac ionales la co nducta puede estar de- mitan y del tiempo que puedan ser ocupados (véase
termin ada principa lmente por los mecanismos psico- Java loy y Vida 1, 2007) .
lógicos universa les, mientras que en otros la cultura Aunque la territoria lidad es un fenómeno muy ex-
juega un papel prioritario. Y, por supuesto, en muchos tend ido entre las especies animales, en el caso huma-
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOG ÍA SOCIAL

son un refl ej o de cómo la naturaleza y la cul tura actúan


conjuntamente en la determin ació n del fenó meno.
Además de la territori alidad, otra tendenc ia qu e
los seres hum anos poseemos para proteger nuestra
privac idad es la de mantener un espac io perso nal. El
espacio personal es la zo na que rodea a la perso na y
q ue, po r ta nto, se mueve co n ell a, cuya invas ió n pro-
voca malestar. No t iene límites vi sib les ni fij os como
el territo ri o físico, sino qu e ca mbi a en funció n de la
persona, la situac ión y la cultura. El espac io personal
regul a la interacc ión al esta bl ecer una di sta nc ia deter-
minada entre las perso nas que interactú an. El antro-
pó logo Edwa rd H all (1959, 1966) defini ó c uatro tipos
de di stanc ia interpersonal (íntima, personal, soc ial y
Los graffiti son una muestra del ca rácter simbó li co que adquiere la
públi ca), cada uno de los cuales correspo nde a un a
terri tor iali dad en los seres hu manos.
esfera de interacc ió n soc ial (puede enco ntrarse un a
ex pli cac ió n detall ada de estos tipos y del co ncepto
no adqui ere una naturaleza simbó li ca que excede sus de espac io personal en el ca pítul o de Javaloy y Vid a1,
propi edades físicas. Po r ejemp lo, la form a de señali za r 200 7). En el Cuad ro 2 .6 se muestra cómo la cultura
los lími tes del territori o (con banderas, graffitis, una cha- influ ye en las di sta nc ias que las perso nas mantienen
queta para indi ca r que el sit io está ocupado .. ., todo ello en sus interacciones.
como muestra cl ara de la presencia implíc ita del pro- Además de asegurar el equilibri o entre lo soc ial y
pi etari o), el hecho de que no só lo se consideren territo- lo privado, la cul tura fac ili ta la coo rdin ac ió n entre las
ri os los espac ios físicos sino tambi én los intelectuales e personas atri buyendo significado a las interacciones
ideo lógicos (es frecuente entre los académi cos defender en otros sentidos. Un aspecto de la in teracc ió n co n
su propi o ca mpo frente al «intru sismo» de co legas de otros al que los psicó logos soc iales han dado mu cha
otras di sc iplinas), o la di stinta percepció n e interpre- impo rta nc ia es la d iferenc iac ió n entre endogrupo y
tación de comportamientos territori ales pa recidos (la exogru po, es dec ir, entre el gru po al que pertenece-
oc upac ión militar de un país por otro se puede interpre- mos y los grupos a los qu e no (Brewer y Kramer, 1985;
tar como una invasión o como una med ida pa ra la de- Tajfel, 1982). A lo largo de la evo lu c ió n de nu estra es-
fensa de la paz y la seguridad mundi al). Los elementos pec ie, el endogru po ha benefi ciado a sus mi embros,
simbóli cos que ca racteri za n la territoriali dad humana ya que medi ante la coordin ac ió n y cooperac ió n entre

Distancia interpersonal y cultura


Aunque el mantenimiento de un espac io personal es cios, es decir, a ser gregari os (Fernández, Ca rrera, Sánchez
una estra tegia universa l pa ra proteger la pri vacidad, en y Páez, 2003).
cada cultura ri ge una di sta ncia normativa específi ca. Hall Además, el desarro llo económi co se asoc ia a una ma-
(1966) estableció una diferencia entre culturas de alto y yor ordenación escrita, que regul a explícita mente las in-
bajo co ntacto. En las primeras, las personas interactúan a teracciones y el espacio personal. Dos soc iólogas latinoa-
poca di stancia y se toca n co n frecuencia, ocurri endo lo merica nas lo expresa n de esta manera: «La regulación del
co ntrari o en las de bajo contacto. Las culturas mediterrá- espacio y de la in teracción es m ucho más rígida en Europa
neas, inclu yendo las de Ori ente próxi mo, las latinoame- que en América Latina, existiendo en aquella m uchas más
ri canas y las de Eu ropa del este, se ca racteri za n por un reglas de control verbal, de limpieza, de distancia fís ica y
mayor contacto. En ca mbio, las cul turas anglosajonas y de de ordenamiento explícito del espacio a ocupar y de cómo
Europa del norte defi nen como normativa un a mayor dis- interactuar. Si las norm as del "espacio hábita t" orienta n y
ta ncia interpersonal. Por ejempl o, los árabes ti enden a sen- regulan de fo rma estricta, las del "espacio calle " son aun
tarse más cerca que los nortea meri ca nos, manteni endo un más fo rmales. Las ciudades europeas se han transformado
espacio íntimo más próx imo. _ Los árabes, por lo menos en en "ciuda des escritas ''. Toda in fo rmación figura en afiches o
el pasado, aprendieron a interactuar cerca los unos de los está simbolizada en un plano: uno no pregunta el camino
otros, a distancias bastante cortas. Una pos ible causa de sino que estudia el plano del barrio . En América Latina la
la alta frecuencia de contactos entre los árabes, y ta mbién ciudad es más "verbal'; se conversa más: se pregunta por
entre los latinoa meri canos, pod ría ser que hi stóri camente una calle, se pide consejo para un recorrido, se interroga
han tenido escasos recursos soc ioeconómicos, por lo que sobre el horario de los trenes» (Vásq uez y Arauj a, 1990,
se han acostumbrado a la prox imidad y a compartir espa- p. 52) .
INFLUENCIA DE LA EVOLUCIÓN V LA CULTURA EN LOS PROCESOS PSICOSOCIALES

ell os se podían lograr metas que favorecía n su super- según su estatus, y utili za n rasgos individu ales fijos
vivenc ia. En ca mbio, los exogrupos y sus mi embros, (edad relativa, anti güeda d, sexo) co mo c riterios para
en ocas iones, podían suponer una amenaza para el determin ar la posi c ión de ca da un o en la jerarquía.
propio grupo en la obtención de recursos y en la co n- En ca mbi o, las culturas co n baja distan c ia jerárqui ca
sec ución de metas y, por ende, poner en pe li gro su son bastante más igualitarias y se basan en cr iterios
supervi ve ncia. D e ahí qu e la interacc ión de los indivi - más relac ionados co n la función qu e ca da mi embro
duos con el endogrupo sea diferente a la que manti e- ti ene que desempeña r (nivel educativo, rendimi ento
nen co n el exogrup o (véase el Capítul o 13). o capac id ad).
Ahora bien, aun que la di stin ción entre endogru po
y exogrupo es universal, las culturas difieren en cuanto
al significado que adscriben a la relac ión del indivi- La situación
duo con el endogrupo y co n los exogrupos. A esto se
refi ere prec isa mente la dimensión individua lism o-co- Diferentes situaciones se asoc ian co n significados
lectivismo que hemos descrito antes. Las culturas in- distintos, y estas diferencias influyen sobre la mente y
dividuali stas favorecen la pertenenc ia del individuo a la condu cta social. Por ejemplo, estar en público no es
más endogrup os, y un menor apego a ca da uno, lo lo mi smo que estar en privado, y las personas contro-
que se trad uce en una menor co nfo rmid ad, menos lan su comportami ento mucho más cuando están en
confian za en la identificac ión co n el grupo y menos púb li co que cuando están so las. El efecto contro lador
diferenc iación entre la relación co n endogrupos y co n de las situ ac iones públi cas puede deberse a la repre-
exogrupos. En ca mbi o, las culturas co lectivi stas favo- sentación cognitiva (creencia) de que los otros ti enen
recen la pertenenc ia a pocos endogrupo s y un mayor co noc imi ento de lo que hacemos y pu eden hacer atri -
co mpromi so del individuo co n el grupo al que perte- buc iones ca usa les y juicios sobre nosotros y nu estro
nece, penali zá ndose la fa lta de co nformidad y fomen- grupo (Baumeister, 2005; Tomase ll o, 1999) . La gente
tándose la armonía y la cohes ión. La fuerte identifi- vigil a lo que hace porque le preocupa có mo va a ser
cac ión y vinculac ió n del individuo con el endogrupo juzgada por los demás, ya que estos juic ios pueden
co ntrasta con la actitu d op uesta que mantiene hacia tener consecuenc ias pos itivas o negativas para sí mis-
los exogru pos. mos y su grupo, as í como efectos sobre sus relac iones
Por último, desp ués de abordar las interacciones en el futuro (M atsumoto, 2007).
interperso nales e intergrupales, nos referiremos a un Además, las situaciones difieren en cuanto al gra-
aspecto de la estru ctura grupal que influye en las in te- do de in certidumbre que produ cen respecto a cómo
racc iones entre los mi embros del grupo y que tambi én puedan pensar, sentir o actu ar los demás. Cuando una
tiene mu cho que ver co n la cultura: el establ ec imi ento situac ión nos res ul ta ambi gua, podemos experimentar
y mantenimiento de un a jerarquía . Todos los grupos incertidumbre a nivel cognitivo, lo qu e nos provoca
soc iales (tanto en nuestra especie co mo en otras) re- ansiedad a nivel afectivo y hace qu e co ntro lemos más
qu ieren algún grado de jerarquía para fun c ion ar efi - nu estro comporta mi ento y aumente nu estra conformi-
caz mente (no necesa ri amente una jerarquía de poder, dad a las normas culturales.
sino basa da en el liderazgo). Un grupo sin líderes es
disfunciona l, co mo lo es un grupo só lo con líderes.
Los ro les socia les dentro de las jerarquías tienen que
estar claramente defini dos para que los grupo s funcio-
nen con efi cac ia. Por eso, los grupos y los individuos
in vierten mucho ti empo y energía en cl arifi ca r estos
rol es socia les, defin iendo los co mportami entos qu e se
espera qu e rea lice n las perso nas que ocupan posicio-
nes específicas dentro del grupo .
Aunqu e la ex istenc ia de li derazgo y j erarquías es
un fenómeno universa l en la especie humana (Bass,
199 0), las culturas difieren en c uanto a la natural e-
za de las diferenc ias j erárqui cas dentro del gru po.
Otra de las d im ension es propuestas por Hofstede,
la de «di sta ncia j erárqu ica», se refiere a este aspec-
to de las diferenc ias c ulturales (H ofstede, 2001 ). Las Si en un co ntexto púb lico creemos que nadie nos está ju zga ndo, o
cultura s co n alta distancia jerárqu ica favo recen una que lo que piensen los demás no tendrá co nsecuencias para noso-
tros, nos preocupamos menos ele controlar nuestros actos.
mayor diferenciac ión entre los mi embros del grupo
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

Por tanto, no es la situación obj etiva la que influ- dad y transmitirl os de generac ión en generac ión. Estos
ye en nuestra forma de pensa r, sentir y actu ar, sino la mecani smos ti enen que ver con la cogni ción social, la
interpretación que hacemos de ella. Si en un co ntexto motivación soc ial y la in teracc ión socia l, entre otras,
públi co creyéramos que nadi e nos está observando y cuyos procesos estudi a la Psi co logía Social.
juzga ndo, o que lo que pi ensen los demás no tendrá Segú n los psicó logos soc iales que adoptan un en-
ninguna co nsecuencia para nosotros, o si no percibi- foque evo lucioni sta, estas ca pacidades y meca ni smos
mos ambi güedad en la situación, nos comportaremos que hacen posible la cul tura han evolucionado debi-
de otra manera, probabl emente preocupándonos me- do a los benefi cios que reportaba n a los individuos de
nos de controlar nuestros actos. Esas creencias y esa ca ra a su supervivencia y reproducc ión a través de la
form a de interpretar las situaciones proceden de la acti vidad grupal coordinada. En este sentido, se ría de
cul tura, y ex isten diferencias culturales en cuanto a la esperar que ex istieran elementos universa les, comun es
importancia que se co ncede a la imagen públi ca de a todas las culturas.
uno mi smo y del propio gru po (mayor para los indi vi- Por ejempl o, diversos autores defienden que un
dualistas en el prim er caso y pa ra los co lectivistas en ampli o abanico de norm as morales, como las que
el segundo) y en cuanto al ni ve l de incertidumbre y regulan la reciprocidad, el cui dado de los demás, la
ambi güedad que las personas son capaces de tolerar. obediencia, la solidaridad gru pa l o la responsabili dad
A este último aspecto se refi ere otra de las dimensio- social, pueden ser co nsecuencia de meca ni smos que
nes de comparación cultural propuestas por Hofstede evolucionaron para resolver problemas adaptativos
(2001 ): la evitación de la incertidumbre, que, recor- concretos, generados por la vida en gru po (Krebs y Ja-
demos, hace referencia al grado en que los miembros ni ck i, 2004) .
de una cultu ra sienten ansiedad ante situaciones am- Ahora bien, en re lación co n esto, y antes de ter-
biguas o ante lo desconocido. En sociedades co n alta min ar, queremos llamar la atención sobre dos errores
evitación de la incertidumbre, como es el caso de Gre- frec uentes en Psico logía que son co ntrapuestos, pero
cia y Portuga l en los datos de Hofstede, se busca la igualmente aparta dos de la rea li dad . El más usual es
seguridad mediante la apli cac ión de un gran número co nsiderar que los resultados obtenidos en una mues-
de normas que regulen el co mportami ento de form a tra concreta (normalmente estudi antes universitari os)
estri cta. Por el contra ri o, cul turas con baja evi tac ión de un país determin ado permiten hacer inferencias so-
de la incerti dumbre, como D inamarca o Suec ia, son bre la mente y la conducta humana en general, lo que
mucho más permi sivas en este sentido. implica un supuesto de uni versa lidad (Norenzaya n y
En otros ca pítul os de este vo lumen tendremos oca- Heine, 2005). El error contrario se produce cuando la
sión de ver más ejemplos de có mo nuestra percepción diversidad cultural ecl ipsa la presencia de universa les
y la interpretación que hacemos de las claves situacio- y ll eva a pensa r en la existencia de fe nómenos inde-
nales son las que influ yen en nuestra conducta . pendientes, cuando en rea li dad se trata de uno so lo
bajo diferentes fo rm as.
Un caso en el que esto se ve muy cla ro es el de la
búsqueda de autoestima positiva. Se trata de un ejem-
RELACIONES ENTRE EVOLUCIÓN plo prototípico de lo que ha aportado la investigación
Y CULTURA: UNIVERSALIDAD Y transcultural en la denuncia del «cul turocentrismo» de
DIVERSIDAD Estados Unidos, do nde se rea li zaba n la mayoría de los
estu dios sobre procesos psico lógicos y psicosoc iales.
La ca pacidad para la cu ltura, com o todas las ca- Segú n estos estudios, las personas estamos motivadas
pac idades menta les, tiene su ori gen en la evo lución para busca r una visión positiva de nosotros mi smos,
bi o lógica. Por otra parte, la cultura mo ldea esas capa- para lo cua l recurrimos a diversas estrategias, como,
cidades para que adopten expresiones concretas. Es por ejempl o, el autoensa lza miento, aireando nuestros
decir, no es lo mi smo la capacidad para la cul tura que logros y ocultando nuestros fa llos (véase el Capítul o 5) .
las diferencias culturales. Este es un resul tado ampli amente contrastado en Esta-
La cultura no sería posibl e sin una seri e de capa- dos Unidos y en otros países occ identales, por lo que
cidades psico lógicas que los seres humanos, y algu- se co nsideró que era generali zabl e a todos los seres
nas ·otras especies, poseemos, co mo la imi tac ión (o humanos. Sin embargo, los estudios de ese mi smo fe-
la capac idad para el aprendizaje socia l en general) y nómeno en otras regiones del planeta no obtuvieron
la co muni cac ión. Pero hacen fa lta tambi én mecan is- los mi smos resul tados, lo que llevó a pensar que la
mos que elaboren y seleccionen los contenidos (por búsqueda de autoestima positiva es una motivación
ejemplo, las creencias, las normas o los valores), y que ca racterística de las culturas ind ividualistas, mientras
permi ta n difundirl os entre los mi embros de una socie- que en las co lectivistas, como Japón o los demás pa íses
INFLUENCIA DE LA EVOLUCIÓN Y LA CULTURA EN LOS PROCESOS PSICOSOCIALES

del este asiático, lo que predomina es la búsqueda del Por tanto, la cuestión es elegir el nivel de análisis
perfeccionamiento personal. De ahí que para un esta- adecuado para el objetivo de la investigación y aj us-
dounidense sea más estimulante que le elogien por sus tar las concl usiones y las inferencias a ese nivel. Ni
éxitos y para un japonés lo sea más que le critiquen los la existencia de mecanismos y procesos psico lógicos
fa llos (Hei ne, Lehman, M arkus y Kitayama, 1999). universales excl uye la posibi lidad de que se expresen
Ahora bien, si nos movemos en un nive l de abstrac- de diferente forma en distintas poblaciones, ni a la
ción algo mayor, es posibl e encontrar una motivación inversa. Al fin y al cabo, el cereb ro ha evolucionado
universa l que engloba la búsqueda de autoestima y la para adaptarse al amb iente, y para funcionar en gru-
de autoperfeccionam iento. Sería una tendencia bási- pos soc iales respondiendo a otras mentes y cond uctas
ca, presente en el ser humano como especie, a «ser presentes en ese medio concreto, y esa interdependen-
un buen miembro dentro de su cultura», ya sea como cia puede dar luga r a soluciones y puntos de equilibrio
individuo (en el caso de los individua listas) o co mo muy d iversos. Por otra parte, la cultura es la respon-
integrante de un grupo (si se es co lectivista) (Heine et sab le de que la evoluc ión de nuestro cereb ro se haya
al., 1999). Es lo que Susan Fiske denom ina «motivo de disparado desde la apari ción de nuestra espec ie, al
potenciación personal ». Esta propuesta tien e bastante permitir que los camb ios se difundan y se estabili cen a
sentido dada la importancia que la aceptación por par- una ve locidad mucho mayor de lo que sería posible a
te del grupo tuvo, sin duda, para la supervivencia de través de la transmisión genéti ca .
nu es tros ancestros.
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

RESUMEN

A lo largo de estas paginas hemos intentado expli ca que diferentes exigencias ambientales den
poner de relieve el papel que desempeñan la evo- lugar a di stintas fo rmas culturales. En relac ión con
lución y la cultura co mo fenómenos imprescindi - la vari abilidad cul tural, hemos expuesto el modelo
bl es para comprender los procesos psico lógicos de Hofstede, centrándonos en el co nstru cto indi-
y la co nducta social. Hemos pasado revi sta a las vidualismo-co lecti vismo, por ser el más utili zado
hipótes is propuestas pa ra exp li ca r la evo lución del en la comparación transcultu ra l, como se verá en
cerebro humano y de nuestras capacidades cogni- repetidas ocasiones a lo largo de los cap ítulos que
tivas co mplej as, hac iendo hincap ié en el hecho de siguen.
que nuestra especie ha evo lucionado en un med io Dada la importa ncia que el contexto tiene para
social, co nstitui do por la presencia de otros indivi- la Psico logía Social, de acuerdo co n el principio de
duos con los que había que coordinarse para so- que los procesos menta les y las conductas sociales
brevivir. Producto de esa evolución social fu e desa- no suceden en un vacío, hemos queri do dedica r
rrollándose la capac idad para la cultura, que acabó un apartado a destaca r la idea de que la influencia
mod ifica ndo el propi o proceso evolutivo. del co ntexto está medi atizada por la interpretación
Hemos defini do la cultura co mo una se ri e de que hacemos de él, y que, en esa in terpretación,
estrategias desarrolladas para hacer frente al pro- los mecanismos psico lógicos evo lucionados y las
blema de cómo sobrevivir, que surge cuando los va ri ables cul tura les ejercen un papel determin ante.
miembros de un gru po utili za n los mecanismos Por úl timo, hemos intentado estab lecer las co-
ps ico lógicos que poseen, gracias a la evo lución, nexiones entre evolución y cul tura, entre uni versa-
co n el propós ito de afronta r las exigencias espe- lidad y diversidad, como base en la que apoyarnos
cíficas de cada contexto eco lógico y social, com- pa ra entender mejor los procesos que estu dian los
partiendo las so luciones encontradas y transmi- psicó logos sociales y que se abord arán en los suce-
ti éndolas a las generaciones siguientes. Todo ello sivos capítul os de este vo lumen.
INFLUENCIA DE LA EVOLUCIÓN Y LA CULTURA EN LOS PROCESOS PSICOSOCIALES

LECTURAS RECOMENDADAS Y REFERENCIAS EN INTERNET

Arsuaga, J. L. (2001 ). El enigma de la esfinge. Las causas, new history of m ankind's evolution. Londres: Faber &
el curso y el propósito de la evolución. Barcelona: Faber, 2004).
Areté. En este libro Dunbar describe la evo luc ió n de nues-
Juan Lui s Arsuaga es cod irector del eq uipo de investi- tra mente y nuestra conducta socia l y cultural, cen-
gac ión de Atapuerca. En este libro da un repaso a las trándose en los aspectos que nos sepa ran ele otros
teorías evo lucion istas y describe en forma de relato primates y tratando de dar respuesta a las preguntas
la evo lución de nuestra especie según lo que se sabe de cuándo, cómo y por qué nos hemos hecho tan
por la Paleoantropología. Se plantean también algu- diferentes.
nos de los debates más candentes en relación con
estos temas. Ferná ndez, l. y Basabe, N. (2007). Psicología Social y
Cultura. En J. F. Morales, M. C. Moya, E. Gaviria e l.
Cava lli-Sforza, L. L. (2007). La evolución de la cultura. Cuadrado (Coords. ), Psicología Social (3ª ed ., pp. 63-
Barcelona: Anagrama (original: L'evoluzione della 95). M ad rid : McGraw-Hill.
cultura. Turín: Codice, 2004). En este capítulo se presentan, de manera pormenori-
En este libro, el eminente genetista itali ano y pro- zada, una seri e de modelos sobre valores que ayudan
fesor de la Universidad de Stanford, Caval li-Sforza, a entender las diferencias cultural es. En concreto, se
plantea las analogías entre la evo luc ió n biológica y revisan los de Hofstede, Triandis, Schwartz, Fi ske,
la cu ltural, tema, entre otros, al que ha dedicado mu- Trompenaars e lnglehart. Además, el lector puede
chos años de investigación. Se anali za n en él varias exa minar algu nos de los factores ecológicos, so-
de las cuestiones abordadas en este capítul o, con un c ioeconóm icos y macrosociales que se vinculan a la
lenguaje claro y aseq uible. variabilidad cultural en las investigaciones transcul-
turales.
De Waal, F. B. M. (2002) . El simio y el aprendiz de sushi:
re flexiones de un primatólogo sobre la cultura. Barce- Gaviria, E. (2004). El grupo como contexto evo lutivo
lona: Paidós (version original: The ape and the sushi de la cond ucta humana. En C. Hui ci y J. F. Morales
master. Cultural reflections by a primatologist. Nueva (D irs.), Psicología de Grupos l. Estructura y procesos
York: Basis Books, 2001 ). (pp. 81-104). Madrid: UNED.
En este libro, escrito por un etólogo especiali zado
en la cond ucta de los primates, se ponen en tela de Gav iri a, E. (2007). Los procesos psicosociales desde la
juicio muchas creencias infundadas sobre la exclus i- perspectiva evolucion ista. En J. F. Morales, M. C.
vidad humana en cua nto a capacidad para la cu ltura. Moya, E. Gaviria e l. Cuad rado (Coords.), Psicología
La profusión de ejemp los sorprendentes y el estil o Socia l (3ª ed., pp. 33-62) . Madrid: McGraw-Hill.
ameno ca racterístico del autor hacen la lectura ele En estos dos capítu los se exp li ca con más detalle
este libro muy recomendab le para quien tenga curio- aque llos aspectos de la teoría evo luc ioni sta que más
sidad por estas cuestiones. repercusión tienen para los procesos que estudia la
Psicología Social, y se expone más extensa mente
Dunbar, R. l. M. (1998). The social brain hypothes is. Evo- cómo ha influido la evol ución en la mente y la con-
lutionary Anthropology, 6, 1 78-190. ducta social humanas.
En este artículo, Robin Dunbar expone su hipótesis
del cerebro soc ial, en la que asocia el tamaño re- Gaviria, E. (2019). Cultura, evo lución y diferencias entre
lativo del neocórtex con el tamaño del grupo en el hombres y mujeres. En M . López-Sáez, E. Gaviria,
que viven los individuos y la comp lej idad de sus re- A. Bustillos y S. Fernández-Arregui, Cuaderno de In-
laciones sociales, como prueba ele que fueron las de- vestigación en Psicología Socia l (3" ed. pp-1-1 8). M a-
mandas de la vida social, y no las del mundo físico, drid: Sanz y Torres.
las que promovieron el desarrollo de la inteligencia En este capítu lo se abord a cómo se han investigado
humana. en la Psicología Social las diferencias entre hombres
y mujeres referentes a un importante aspecto de la
Dunbar, R. (2007). La odisea de la humanidad: una nue- relación entre sexos : la elección de pareja. Para ell o
va historia de la evolución de la raza humana. Bar- se tienen en cuenta dos perspectivas, la evolucionista
celona: Críti ca (versión original : The human story. A y la sociocultural, en principio enfrentadas pero no
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

necesari amente opuestas, puesto que es posible ha- http://www.isciii.es/ lSCI 11/es/ contenidos/ fd-
llar puntos de encuentro entre ambas. investigacion/ fd-ejecucion/fd-centros-participados/
fd-unidades-mixtas/ centro-mixto-evol ucion-
Heine, S. J., Lehman, A. R., M arkus, H . R. y Kitayama, S. comportam iento-h umano.shtml
(1999). Is there a universa l need for positive self-re- Página del Centro M ixto (entre la UCM y el In stituto
ga rd? Psychologica l Review, 106, 766-794. de Salud Ca rl os 111) de Evo lución y Comportamiento
En este artículo se aborda la relac ión entre universa- Humanos, que dirige Juan Lui s Arsuaga .. Su interés
lidad y diversidad cultural. Los autores demuestran se centra en la evolución humana en su sentido más
cómo un fenómeno aparentemente característico de ampl io, que abarca, entre otras cosas, las transforma-
las culturas individualistas, como es la búsqueda de ciones fís icas, mentales y sociales que hemos experi-
una autoestima positiva, es en rea lidad característico mentado a lo largo del tiempo y que nos han hecho
del ser humano. Si se adopta una concepción más como somos.
amplia de di cho concepto que no se ciña tan to a la
visi ón tradi cional estadounidense, se comprueba que http://www.wwu.edu/ culture/ contents_ complete.htm
los miembros de cul turas co lectivi stas también tie- En esta página, de la Universidad O ccidental de
nen la necesidad de verse de forma positiva. Washington, se puede acceder a diferentes publi-
cac iones, en inglés, sobre Psicol ogía y Cultura. La
M oral es, J. F. (2 004). Aspectos transculturales del estu- página está estructurada en dieciséis secciones, que
di o de los grupos. En C. Hui ci y J. F. M orales (Dirs.), van desde el estudi o de los conceptos y defini ciones,
Psicología de los Grupos l. Estructura y Procesos (pp . pasando por el análi sis del desarrollo humano (infa n-
51-79). M adrid: UNED. cia, adolescencia y vejez), hasta la investigación de
Una detallada y amena expos ición de los aspectos la enfermedad mental a través de las culturas.
transculturales relativos a los grupos humanos, con
especial énfas is en la interacc ión de personas que https:/ / geerthofstede.com/
proceden de diferentes grupos culturales. Página de Geert Hofstede. En ella, además de encon-
trar información sobre publicac iones, trabajos y re-
Páez, D., Fern ández, l., Ubillos, S. y Zubi eta, E. (2003). flex iones del autor, se puede consultar el cuesti ona-
Psicología Social, Cultura y Educación . M adrid: Pear- ri o de valores que diseñó para estudiar las di ferencias
son / Prenti ce-H all. entre culturas.
En este manual se incluyen, con detalle, parte de los
modelos que sirven para estru cturar las dife rencias http:/ / www.ehu .es/ pswparod/
culturales. Específica mente, se anali zan los antece- Esta página corresponde al grupo de investi gación
dentes y consecuencias de las dimensiones postu- conso lidado, de la Universidad del País Vasco, dirigi-
ladas por Hofstede. A lo largo de los 26 capítulos do por el Profesor Darío Páez. Esta web incl uye más
que constitu yen la obra, se pueden ir anali za ndo los de 100 publi cac iones sobre diferentes áreas de la Psi-
diferentes procesos psicosociales y su relación con la cología Social, con especial interés en el estudi o de
cultura. Además, se muestran investi gac iones tran s- la cultura, el conocimiento social de las emoc iones
cultu rales que permiten analizar las diferencias entre y los factores psi cosocial es en relación con la salud.
culturas y las experi encias interculturales. Los capí-
tulos de esta obra se pueden consultar en la sigui ente
página web: http://www. ehu.es/pswparod/
INFLUENCIA DE LA EVOLUCIÓN Y LA CULTURA EN LOS PROCESOS PSICOSOCIALES

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Bass, B. M . (1990). Bass and Stogdill's handbook of lead- Fern ández, l., Ca rrera, P., Sá nchez, F. y Páez, D. (2 003).
er-ship: Theory, research, and managerial applica- Interacc ión y comuni cac ión emoc io nal. En D . Páez,
tions (3ª ed .). Nueva York: Free Press . l. Fernández, S. Ubill os y E. Zub ieta (Coord s.), Psi-
Baumeister, R. F. (2 005) . The cultural animal: Human cología Social, Cultura y Educación (pp. 469-508).
nature, meaning, and socia l life. Nueva Yo rk: O xford M adrid: Pea rso n/ Prentice H all.
University Press. Fi ske, S. T. (2 002). Five core social moti ves, plus or mi -
Brewer, M . B. y Kramer, R. M . (1985). Th e psycho logy of nus five. En S. J. Spencer, S. Fein, M . P. Za nna y J.
intergroup attitudes and behavi or. Annual Review of Olson (Eds.), Motivated social perception: The O n-
Psychology, 36, 2 19-243. tario Symposium (Vo l. 9, pp . 233-24 6). M ahwah:
Buss, D. M . (1999) . Evolutionary Psychology: Th e new Lawrence Erl ba um .
science of mind. Boston: A llyn & Bacon. Fi ske, S. T. (2 01 O). Socia l beings. Acore motives approach
Buss, D. M . (2 005) . Evolu tionary Psychology: The new to Social Psychology (2ª ed.). H obo ken: Wil ey.
science of mind (2ª ed .). Boston: All yn & Bacon. Gifford, R. (1987). En vironmenta l psychology. Principies
Byrne, R. W. y Whi ten, A . (Eds.) (1988). Machiavellian and practice. Bosto n: A llyn & Bacon.
intelligence. Socia l expertise and the evolution of in - Hall , E. T. (1959). The silent language. Nueva York: Dou-
tellect in monkeys, apes, and humans. Oxford: Cla- bl eday.
rendon Press. H all, E. T. (1966). The hidden dimension. Nueva York:
Ca ll, J. (2 005). La evo luc ión de la inteligencia ecológica Do ubleday (versió n en caste llano : La dimensión
en los primates: el prob lema de enco ntrar y procesar oculta. M éx ico: Siglo XX I, 1988).
el alimento. En F. Gu ill én-Salaza r (Ed.), Existo, luego H eine, S. J. (2 010). Cul tural Psycho logy. En S. T. Fi ske,
pienso. Los primates y la evolución de la in teligencia D. T. Gilbert y G . Lin dzey (Eds .), Handbook of Social
humana (pp. 47-73). M adri d: Ateles . Psychology (5ª ed ., Vol. 2, pp. 1423- 1464) . Hobo-
Caporael, L. R. (2 00 7). Evo luti onary th eory fo r Social and ken: Wil ey.
Cultura l Psycho logy. En E. T. Higgin s y A. W. Kru g- H eine, S. J., Lehman, A. R., M arku s, H. R. y Kitayama, S.
lanski (Eds.), Social Psychology. Ha ndbook of basic (1999) . Is th ere a universa l need for positive self-re-
prin cip ies (2ª ed., pp. 3 -1 8) . Nueva York: Guilfo rd gard? Psychologica l Review, 706, 766-794.
Press. H ofstede, G. H . (1980). Culture 's consequences: lnter-
Darw in, C. (1859) . O n the origin of species by means of national differences in work related values. Beverl y
natural selection. Londres: Murray (versión españo la: Hill s: Sage.
El origen de las especies. M adri d : EDA F, 198 1). Hofstede, G. H . (199 1). Cultures and Orga nizations.
Darwin, C. (187 1). Th e descent of man, and selection in Softwa re of the mind. Lo ndres: M cGraw-Hill.
relation to sex. Lo ndres: Murray (versión españo la: El Hofstede, G. H. (2001 ). Culture's consequences: Com-
origen del hombre y la selección en relación al sexo. paring va lues, behaviors, institutions, and orga niza-
M adrid : EDAF, 1989) . tions across nations (2 ª ed.). Th ousa nd O aks: Sage.
Dunbar, R. l. M . (1992) . Neocortex size as a constra int of Humphrey, N . K. (1976). Th e social functi o n of intellect.
group size in primates. Journal of Human Evolution, En P. P. G. Bateson y R. A. Hinde (Eds.), Crowing
20, 469-493. poin ts in Ethology (pp . 303-3 17) . Cambridge: Ca m-
Dunbar, R. l. M . (1996). Crooming, gossip and the evolu- bridge University Press.
tion of language. Londres: Faber & Faber. lnkeless, A. y Levin son, D . J. (1969). Nati onal Character:
Dun bar, R. l. M. (1998). Th e soc ial brai n hypothesis. Evo- Th e study of modal personality and soc iocultu ra l sys-
lutionary Anthropology, 6, 178-190. tems. En G. Lindzey y E. Aronson (Eds.), Handbook
Dun ba r, R. l. M . (2001). Brains on two legs: Group size of Socia l Psychology (2 ª ed., Vo l. 4, pp. 41 8-5 06).
and th e evo lutio n of intelli gence. En F. B. M . de W aa l Nueva York: M cGraw-Hill.
(Ed .), Tree of origin . What primate behavior can tell Jani cki, M. y Krebs, D. L. (1998) . Evolutio nary approach-
us about human social evolution (pp. 1 73- 19 1). Cam- es to cul ture. En C. Crawford y D . L. Krebs (Eds.),
bridge: Harvard University Press. Handbook of Evolutionary Psychology. Ideas, issues
Fern ández, l. (2 01 2). El estudi o de la cultura en Psico lo- and applications (pp. 163-207) . M ahwa h: Lawrence
gía Soc ial. En l. Fern ández e l. Cuadrado (Coords .), Erl baum .
Psicología Socia l (2 ª ed., pp. 33-70). M adrid: Sanz y Java loy, F. y Vid al, T. (2 007) . Bases ambi entales del com-
Torres. portamiento soc ial. En J. F. M orales, M . C. Moya, E.
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

Gaviria e l. Cuadrado (Coord s.), Psicología Social (3ª Sugiyama, Y. (1993). Local variation of tools and tool use
ed ., pp. 97-1 22) . Madrid: McGraw-Hill. among w ild chimpanzee populations. En A. Berthelet
Krebs, D. L. y Jani ck i, M . (2004). Biological fo undations y J. Chavai ll on (Eds .), The use of tools by human and
of moral norms. En M . Schaller y C. S. Cranda ll (Eds.), non-human primates (pp. 175-190). Oxford: Oxford
The psychological foundations of culture (pp. 125- University Press.
148). Mahwah: Lawrence Erlbaum. Tajfel, H. (1982). Social Psychology of intergroup rela-
Lewin, K. (195 1). Field theory in socia l science. Oxford : tions. Annual Review of Psychology, 33, 1-39.
Harpers (versión en castel lano: La teoría de campo Tajfel, H . y Fraser, C. (1978) . lntroducing Social Psy-
en la ciencia social. Buenos Aires: Pa idós, 1988). cho-logy. Harmondsworth: Penguin.
Markus, H. R. y H amedan i, M . G. (2007). Sociocultural Thomas, W. l. y Znani ecki, F. (19 18) . The Polish peasant
psychology. The dynamic interdependence among in Europe and America . Boston: Badger.
self systems and soc ial systems. En S. Kitayama y D. Tomasello, M. (1999) . The cultural origins of human cog-
Cohen (Eds.), Handbook of Cultural Psychology (pp. nition. Cambridge: H arva rd University Press.
3-39). Nueva York: Guilford Press. Tomasello, M., Kruger, A. C. y Ratner, H . H . (1993) . Cu l-
Markus, H . R. y Kitayama, S. (199 1). Culture and the self: tural learn ing. Behavioural and Brain Sciences, 76,
lmpli cations for cogniti on, emotion and motivation . 495-552.
Psychological Review, 98, 224-253. Triand is, H . C. (1995). New directions in Socia l Psychol-
Matsumoto, D. (2007). Cu ltu re, context, and behavior. ogy: lndividualism and collectivism . Boulder: West-
Journal of Personality, 75, 1285-1319. view Press.
Norenzayan, A. y Heine, S. J. (2005). Psychological uni- Triandis, H. C. (2007) . Cultu re and psychology: A hi story
versa ls: What are they and how can we know? Psy- of the study of their relationship. En S. Kitayama y D.
chologica l Bulletin, 73 7, 763-784 . Cohen (Eds.), Handbook of Cultura l Psychology (pp
Premack, D. (2004) . Is language the key to human intel- 59-76). Nueva York: Guilford Press.
ligence? Science, 303, 318-320. Vásquez, A. y Araujo, A. M . (1990). La maldición de Uli-
Ridley, M. (1993). The red queen: Sex and evolution in ses. Repercusiones psicológicas del exilio. Santiago
human nature. Nueva York: Penguin. de Chile: Sudameri cana .
Sabater Pi, J. (1992). El chimpancé y los orígenes de la Whiten, A. y Byrne, R. W. (Eds.) (1997) . Machiavel/ian in-
cultura . Barcelona: Anthropos. telligence 11. Extensions and evaluations. Cambridge:
Serra ll onga, J. (2005) . No esta mos so los: australop itecos Cambridge Univers ity Press.
y chimpancés hab ilidosos . En F. Guillén-Salazar (Ed.), Whiten, A., Horner, V. y De Waal, F. B. M . (2005) . Con-
Existo, luego pienso. Los primates y la evolución de la formity to cu ltu ra l norms of tool use in chimpanzees.
inteligencia humana (pp. 171-251 ). Madrid: Ateles. Nature, 437, 737-740.
Cognición Social

Elena Gaviria Stewart


Mª del Prado Silván Ferrero

OBJETIVOS

11 1 KúOU CION
COGNICION SOCIAL Y COGNICIÓN «NO SOCIAL»
EL ESTUDIO DE LA COGNICION EN PSICOLOGIA SOCIAL
-
' R
.... ' N[JAR LA INFORMACIÓN SOCIAL Y ELABORARJUIC IO<i
Atención selectiva
Categorías, esquemas y ejemplares
El proceso de inferencia y el empleo de heurísticos
J .., r , u os
Procesos preconscientes
Procesos postconscientes
Procesamiento dependiente de metas
Procesos controlados
L J - L ~

La influencia del estado de ánimo sobre la cognición


La influencia de la cognición sobre el estado afectivo
1 - r 1J 1

RESUMEN
LECTURAS RECOMENDADAS Y REFERENCIAS EN INTERNET
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Cognición Social Efecto de congruencia con el estado de ánimo Ejemplares Esquemas • Heurísticos
Inferencia Procesamiento automático • Procesamiento controlado Razonamiento motivado
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

OBJETIVOS

■ Descubrir la naturaleza social de la cognición. ■ Detectar el tipo de errores cognitivos que se pro-
■ Comprender el carácter práctico (más que lógi- ducen en el procesamiento de la información y
co) de los mecanismos y procesos sociocogniti- en los juicios sociales.
vos. ■ Asimilar la importancia de los procesos automá-
■ Comprobar cómo la interpretación que las per- ticos en la cognición social.
sonas hacen del contexto determina sus reaccio- ■ Conocer la influencia mutua entre la cognición
nes a él. social y los procesos mentales no cognitivos:
■ Analizar las estrategias utilizadas para reducir la emoción y motivación.
sobrecarga de información.
■ Identificar los procesos cognitivos que influyen
en nuestros juicios sociales.
COGNICIÓN SOCIAL

za mos, recordamos y empl eamos la información so-


INTRODUCCIÓN bre el mundo social. Es decir, aquellos procesos que
nos permiten pensar acerca de nosotros mismos, de
¿Cómo nos las arreglamos para entender el mundo los demás y su comportamiento y de las relaciones
socia l en el que nos movemos? ¿Cómo podemos socia les, y dar sentido a toda esa información (Fiske y
predecir la co nducta de los demás? ¿Cómo influyen los Tay lor, 20 13).
estereotipos y los prejuicios en nuestros juicios sobre En los diferentes capítu los que componen este tex-
otros? ¿Cómo adoptamos decisiones y co nclusiones to se hará repetidamente alusión al papel de diversos
ta n rápidamente muchas veces y aun así creemos que procesos cognitivos en cada uno de los fenómenos
no nos hemos equ ivocado? psicosociales que se tratan en ell os. De hecho, resulta
Para poder desenvolvernos en un med io soc ial tan difícil anali za r muchas cuestio nes básicas en Psicolo-
comp lejo como el que caracteriza a los grupos huma- gía Social, como las referentes a las relaciones inter-
nos, las personas necesitamos poner en marcha diver- personales o intergrupales, sin considerar la influencia
sos mecanismos mentales que nos permitan reso lver de las estructu ras y procesos cogni tivos. Lo que se pre-
los problemas que ese med io nos plantea continua- tende en este capítu lo es mostrar el func ionamiento
mente. Como veíamos en el cap ítul o anterior, esa ne- básico de esas estructuras y procesos, de manera que
ces idad ha sido la que ha determinado que nuestro resulte más fácil entender có mo intervi enen en los
cereb ro haya evolucionado en una dirección concreta fenómenos que estudia la Psicología Social y que se
y que se hayan desarrollado unas capac idades cogn i- abordarán en capítulos posteriores.
tivas que hicieran posible nuestra coord inac ión con Antes de entrar de ll eno en la exposición del co nte-
otros y nuestra actuació n eficaz dentro de un grupo, nido centra l del capítu lo, comenzaremos compa rando
así como unas tendencias motivacionales básicas que la cogn ición social co n la cognic ión «no social» (q ue
nos impulsaran a hacerlo. será abordada por otras asignaturas de la titulación) y
Esa coord inación y esa eficacia requieren que de- enmarcando la corriente de la Cognición Social dentro
mos sign ificado a nuestro mundo socia l, y que dicho de la Psicología Social. A conti nuació n, explicaremos
signifi cado sea co mpartido co n otros. Eso impli ca la forma en la que almacenamos, orga ni za mos y recu-
comprender, recordar y predecir la conducta de otras peramos el co nocimi ento social, presentando algu nas
personas, elaborar juicios e inferencias a partir de lo de las herramientas más poderosas que tenemos para
que percibimos en los demás, y adopta r decisiones hacer frente a la gran cantidad de información que re-
en función de toda esa informac ión. Cómo hacemos c ibimos de nuestro entorno social, y para sacarle par-
todo esto es precisamente lo que estud ia la Cogn ición tido yendo más all á de esa información, sin dejar de
Socia l, y también cómo influyen en esos procesos la mencionar los errores y sesgos que cometemos co n
presencia de los demás, la motivación (nuestras me- más frecuencia. Esa parte del capítulo describe tam-
tas) y nuestro estado emociona l en cada situación bién cómo el conocimiento que ya tenemos en la me-
co ncreta . moria influye en la interpretación de la información
La Cogni ció n Social puede entenderse en dos sen- nueva. Por último, queremos además dejar constancia
tidos: como una corri ente o perspectiva dentro de la de algunas cuestiones que han despertado el interés
Psicología Soc ial y también como un conjunto de pro- de los psicólogos socia les y que han generado gran
cesos psicológicos que tienen lugar en la mente de las cantidad de investigación: la influencia mutua entre
personas. En este capítu lo se manejarán ambos sign i- procesos cogn itivos y emociona les, el papel de la mo-
ficados. La perspectiva de la Cogn ición Social se basa tivación y el procesamiento no consc iente de la infor-
en el supuesto de que la conducta social está mediada mación.
cognitivamente. Es decir, sostiene que nuestra interac-
ción con los demás está determinada por lo que pen-
samos de nosotros mismos, de las demás personas, de
los contextos en los que nos encontramos co n esas COGNICIÓN SOCIAL V COGNICIÓN «NO
personas y de las co nductas que tienen luga r en esas SOCIAL»
situaciones. Ya nos hemos referido a ello en los dos
capítu los anteriores, cuando expli cábamos que no es A la hora de aborda r su objeto de estudio, la Cog-
el contexto socia l el que influ ye directamente en no- nición Social aplica los métodos y teorías de la Psico-
sotros, sino la interpretación que hacemos de él. Por logía Cogn itiva a la Psicología Social. Esto es lógico,
otra parte, los psicólogos sociales empl ean también puesto que la investigación en Cogn ic ión Social ana-
el término cognición socia l para referirse al conjunto li za estructuras y procesos cognitivos (atención, per-
de procesos mediante los cuales interpretamos, ana li- cepc ión, memoria, inferencia ... ), pero ap li cándo los a
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

personas en luga r de a objetos o co nceptos abstractos. los soc iales, para cuyo análi sis hay que eliminar
Esta es la razón por la que algunos autores han soste- gran parte de la riqu eza de información que pro-
nido que, siendo las estru cturas y los procesos impli- porcionan.
cados en ambos casos semejantes, no cabe una dis-
tinción entre cognición social y cogn ición no social. Por tanto, parece cl aro que el objeto de la cogni-
Sin embargo, las personas y las cosas son diferentes en c ión social (l as personas y las relac iones sociales) es
muchos aspectos. Fiske y Tay lor (2 013) seña lan algu- diferente del objeto de la cognición «no social », y es-
nas de estas diferencias: tas diferencias tienen importantes impli cac iones para
nuestro funcionamiento en un entorno humano. Pero
• Las personas influ yen en su entorno (en los de- algunos psicólogos sociales, fundamentalmente euro-
más) de forma in tencionada, e intentan co ntro- peos (véase Leyens y Dardenne, 1996), van más all á
larlo de acuerdo co n sus propios propósitos. Los de esta distinción y seña lan que, en rea lidad, toda la
objetos, no. cogni ción tiene un origen social, puesto que el co no-
• Las personas son al mismo tiempo percibidas cimi ento de la rea lidad, y la forma en que la proce-
y perceptoras (cuando estamos ju zga ndo a al- samos, surge y se desa rroll a a través de la interacc ión
guien, ese alguien tamb ién puede ju zga rnos a social, sobre todo durante el periodo de soc iali zación
nosotros; la cogni ción social es cognición mu- del niño. Las estru cturas y procesos cognitivos que re-
tu a). Los objetos, no. vi sa remos en este capítul o se adquieren interactuan-
• Las personas se parecen más entre sí que a cual- do co n otras personas. Incluso, desde una perspectiva
quier objeto. Esto impli ca que los demás pueden evolu cion ista, los meca ni smos cogni tivos que poseen
proporcionarnos más informac ión sobre noso- los seres humanos se desarro llaron en un entorno gru-
tros mismos que los objetos. pal, como v imos en el ca pítu lo anteri or.
Las personas pueden ca mbi ar cuando son obje- Además, y en relación co n su ori gen socia l, la cog-
to de cognición (por ejempl o, pueden ajustar su ni ción es socialmente compartida entre los miembros
co nducta o su aspecto para crea r una impres ión de un grupo, soc iedad o cultura. Precisamente por eso
determinada en el otro). Los objetos, no. ha evo lucionado, porque, al ser co mpartida, resultaba
Es más difícil comproba r la precisión de la cog- útil para la coordin ación entre las personas . En el ca-
ni ción sobre otras personas (si son como cree- pítul o anterior nos hemos referido a la influencia de la
mos que son o no) que sobre objetos, puesto cultura en la interpretación que hacemos del co ntexto.
que muchas de sus ca racterísticas importantes Todos o la mayoría de los miembros de un grupo o
(por ejemplo, sus actitudes, sus intenciones, su cultura interpretan ciertos aspectos de la rea lidad (tan-
person alidad) no son directamente observables, to soc ial co mo no social) de una forma simil ar. A lo
sino que deben se r inferidas. Además, a diferen- largo de este manual tendremos ocasión de ilu strarl o
cia de lo que suele ocurrir co n los objetos, la en relación con diversos ámbitos de estudio de la Psi-
mayoría de estas ca racterísti cas son dinámi cas, co logía Social.
no estables. Por otra parte, desde la investi gación en Neuro-
■ Para estudi ar la cognición social es necesa ri o ciencia Socia l se ha encontrado evidencia que sugiere
si mplifica r la rea lidad, debido a la gran compl e- la posibilidad de que la cognición social sea la acti-
jidad que ca racteriza al ser humano. Esto tam- vidad por defecto de nuestro cereb ro cua ndo está en
bién ocu rre en la investi gación sobre cognición reposo (véase el Cuadro 3 .1).
no social, pero en este caso no impli ca tanta
distorsión como en la cognición sobre estímu-

Nuestro cerebro es social por defecto


En diversos estudios de Neurociencia Soc ia l se ha en- 2002). Estos resultados suponen que la gente espontánea-
co ntrado que la activac ión cereb ral que se produce ante mente ded ica su actividad mental a pensamientos que ti e-
estímulos sociales apenas difiere de la línea base (es dec ir, nen que ver con otras personas y, por eso, c uando en un
de la activación que ti ene lugar cuando se pide al partic i- experimento se les pide que piensen en estímul os soc iales,
pante que mire a un punto fijo entre ensayos, por ejempl o). las áreas cerebrales impli ca das en el procesamiento de ese
En camb io, cuando la tarea consiste en rea li za r juicios so- tipo de estímulos no neces itan activarse mucho más de lo
bre obj etos o tareas no soc iales (p.e., cá lculos aritm éti cos), que ya estaban . Si n emba rgo, cuando lo que tienen que
se produce una «desactivación» con respecto a esa línea procesar ti ene que ver co n objetos, esas áreas cerebra les
base (l acobon i et al., 2004; Mitchell, Heatherton y Macrae, deben «desconectarse».
COGNICIÓN SOCIAL

La abrumadora evidencia de que las personas en su


EL ESTUDIO DE LA COGNICIÓN EN vida diari a no siguen un os métodos tan sistemáticos y
PSICOLOGÍA SOCIAL racionales para buscar explicac iones sobre el mundo
socia l que les rodea acabó dando lu gar a un nu evo
Aunque el ori gen de la corri ente denominada Cog- modelo de ser hum ano, que Shelley Taylor (198 1) de-
nició n Social se suele situar en los años 70 del siglo nomi nó «indi gente cognitivo ». Segú n esta nu eva co n-
pasado, a raíz del auge de la investigación sob re per- cepción, las personas no estamos tan preocupadas por
cepción soc ial y atribu ción, en rea lid ad los psicólogos la búsqueda científica de la verdad, sino que, dado
soc iales se han interesado por los procesos mentales qu e nuestra mente tiene un a capac idad limitada para
desde los ini cios de la disciplina . Ya hemos mencio- procesa r la in formac ión, escatimamos esfuerzos y bus-
nado en los capítulos anteriores que el propio Kurt camos atajos para simplifica r todo lo posible las co-
Lewin, uno de los padres fundadores de la Psicología sas y encontrar so luciones rápidas para sa lir del paso.
Social científi ca, ll amó la atención sobre el hecho de Esto tamb ién pu ede ll evar a cometer errores, pero no
que el co ntexto soc ial influye en el indi vidu o a través debido a factores irrac iona les, que en este modelo ni
de la percepción e interpretación que este hace de él siqui era se consideran, sino a las limitaciones de nues-
(Lewin, 1951). La definición de Psicología Social que tro sistema cognitivo.
proporcionamos en el primer capítu lo también hace Tras un periodo de ve in te años, esta «cognición
referencia al papel de la cogn ición y a sus efectos en la fría », ajena a todo lo que no fuera puro razonamien-
fo rma en que percibimos y nos relac ionamos con los to, dio pa so, en la década de los 90, a la «cogni ción
demás. La influencia que las personas ejercen en los ca li ente», en la que se ti ene en cuenta la influ encia
pensa mi entos, emocio nes y conductas de otras perso- (que no interferencia) de factores emocionales y moti -
nas es siempre a través de la cognición. vac iona les en los procesos cognitivos. Esta relación se
En este se ntido, la Psicología Social ha sido dife- exp li ca por las co nexiones neuronales entre el sistema
rente de la Psicología general, que estuvo durante dé- límbi co y la co rteza cerebra l. A partir de ese momen-
cadas dominada por la doctrina conductista y centra- to surge un tercer modelo de ser humano, al que se
da excl usivamente en el análi sis del co mportami ento empi eza a considerar como un «estratega motivado »
observab le, rechaza nd o, por considera rl o poco cientí- (Fiske y Tay lor, 201 3; Smi th y Sem in, 2007). Desde
fico, el estudio de lo que ocu rre «dentro de la cabeza» esta perspectiva, las personas necesitamos dar sentido
de los indivi duos. al mundo social que nos rodea y manejar una ingen-
Lo que ocurrió en los años 70 fu e que el tradicio- te ca ntidad de in fo rmac ión, para lo cua l recurrim os
nal interés de los psicólogos soc iales por los procesos a diferentes estrategias, cuya elecc ión depende mu-
mental es cr ista li zó en una nu eva perspectiva que pro- chas veces de factores no cognitivos, como las metas
movió el desarrollo de numerosas teo rías y métodos qu e persigamos o nu estro estado afectivo en ese mo-
que permitían la observación directa e in directa de mento co ncreto. En ocas iones, sob re todo si estamos
esos procesos mentales de un a man era científica. Fis- co ntentos (Pa rk y Banaji, 2000; Forgas, 2002), lo que
ke y Taylor (2 013) lo asoc ian co n la aparición, dentro qu eremos es ser menta lmente efic ientes, y formarnos
de la Ps ico logía Social, de dos mode los de se r hum a- impresiones o hacer inferenc ias que nos sirvan pero
no «pensante ». Según el primero de ell os, las perso- qu e nos supo ngan poco esfuerzo. Otras veces, en
nas somos como «c ientíficos in genu os», seres esen- camb io, necesitamos elaborar juicios mu cho más pre-
c ialm ente rac iona les, que buscamos las causas de la cisos y tomar decision es evitando posibl es errores que
conducta co n un enfoque cuasi-c ientífico, reuni endo nos puedan costa r ca ro . Nuestro sistema cognitivo es
la máxima ca ntidad de informac ión relevante dispo- flexible, y segú n camb ian nuestros objetivos, o nuestro
nible y saca ndo co nclusiones lo más lógicas posible. estado de ánimo, adoptamos estil os de pensam iento
En el próximo ca pítulo tendremos ocas ión de abordar diferentes.
co n más detall e esta idea al exponer la «psico logía
ingenua» de Heider co mo base de la que parten las
teorías de la atribu ción. Este mode lo tenía un carácter
normativo o prescriptivo, es decir, seña laba cómo de- ESTRATEGl~S PARA MANEJAR LA
berían pensar lógicamente las personas para encon- INFORMACION SOCIAL Y ELABORAR
trar las causas del compo rtamiento de los demás, y JUICIOS
todo lo que se apa rta ra de la norma se co nsideraba
un error, que se atribuía a la interferencia de procesos ¿Cómo se enfrentan las personas a la gran
mentales «no racion ales», como la motivación o la ca ntidad de información que reciben del medio? El
emoc ión. cerebro hum ano había sido compa rado inicialmente
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

por la Psi co logía Cognitiva con un ordenador, pero dado). La f un c ió n adaptativa de la atenc ió n selectiva
la Cognición Social ha ll amado la aten c ió n sobre es obv ia, puesto que los estímul os sa li entes suelen ser
el hecho de que nuestros rec ursos cognitivos son los que más informac ió n nos proporcionan en un a si-
limitados (rec uérdese la visión del ser humano co mo tuación y los qu e más útiles nos resultan. En el sigui en-
un «indi gente cognitivo» que co mentábamos en te ca pítu lo vo lveremos a referirnos a esta selectividad
el apa rtado anterior), lo qu e obliga a las perso nas a al abordar los procesos de percepción socia l.
hacer uso de estrategias que les permitan manej ar A continu ac ió n vamos a exponer co n algo más de
toda esa inform ac ió n de la forma más eficiente detalle el segundo tipo de estrategias, aq uell as que nos
posible. El término «efic iente» aquí no es sinónimo de permiten rec urrir al conoc imi ento q ue ya poseemos
lóg ica, sino de adaptativa, es deci r, se trata de sacar para reducir la ca ntidad de trabaj o cogniti vo necesa ri o
el máx imo partido a la informac ió n optimizando los para procesar la inform ació n.
recursos cognitivos que tenemos. Aunque esta forma
de fun c ion ar a veces da lu gar a errores, en general es
bastante práctica y el balance final suele ser pos iti vo. Categorías, esquemas y ejemplares
Los seres humanos utili za mos diferentes estrategias
para lograr esa efi ciencia, y lo hacemos sin ser co ns- Cuando nos acercamos a la rea lidad soc ial que
c ientes de ell o. Rodríguez y Betancor (2007), en su nos rodea, nuestra mente no es como una tabula rasa ,
exce lente revisión del tema, las agrup an en tres cate- sino que co ntamos ya con c ierta informac ió n que nos
gorías: ayuda a interpretar lo que vemos y a saber lo que po-
demos espera r de las personas y las situac io nes que
■ estrategias medi ante las cuales reduc imos la in- nos encontramos. Ese co noc imi ento previo está alma-
form ac ión que tenemos que procesa r, cenado y organi zado en un a espec ie de estru cturas
■ estrategias medi ante las cuales reducimos la cogni tivas, que son representaciones mentales sobre
ca nti dad de procesamiento necesa ri a, o rgani- co nceptos o categorías de estímul os y que nos sirven
za ndo la informac ió n y rec urri endo a conoc i- para interpretarl os y para tener expectativas sobre
... mientos que ya tenemos almacenados, y ell os. En concreto, va mos a referirnos a dos de esas
. ■ estrategias medi ante las cuales red uc imos o sim-
plificamos los proced imi entos cognitivos nece-
estru cturas: los esq uemas y los ej empl ares. Pero antes
nos detendremos brevemente a exp li ca r el proceso de
sa ri os para procesar la inform ac ió n y elaborar catego ri zació n, co mo paso previo al fun c io nami ento
jui cios. de di chas estru cturas cognitivas.

A co ntinu ac ió n rev isa remos estos tres tipos de es-


trategias, centrándo nos en primer lu gar en la atención Las categorías
selectiva, después en las estru cturas cognitivas de al-
macenami ento de la informació n (esq uemas y ej em- El término ca tegoría se refiere a un conjunto de es-
pl ares) y, por último, en los heurísticos . tímulos que co nsideramos que tienen algo en común.
Las categorías que estudi a la Psicología Social inclu-
yen personas (intelectua les, extravertidas, deportistas),
Atención selectiva grupos (seguido res de un eq uipo deportivo, eco logis-
tas, personas mayores), roles u ocupac io nes (ejecuti-
Una de las formas de red ucir la info rm ac ió n que vos, amas de casa), co ndu ctas (actos de maltrato, vo-
hay que procesar es la atención selectiva, estrateg ia lun ta ri ado), interacc io nes (cooperac ió n, competi c ió n),
que co nsi ste en fijarnos só lo en aquellos estímul os que situ ac io nes (celebrac io nes, exá menes) y, en definitiva,
nos res ul ten «sa li entes» o distintivos por algu na razó n. c ualqui er tipo de estímul os qu e sea n releva ntes para la
Un estímulo puede captar la atenc ió n deb ido a alguna forma en que pensamos, sent im os y nos co mpo rta mos
ca racterística qu e posee. Por ej empl o, porque destaca en relac ió n con los demás.
de form a espec ial dentro del contexto en el que se en- El proceso de categori zación (la as ignac ió n de un
cuentra, o porque resulta incongru ente con nu estros determinado estímul o a un a categoría) es auto máti co,
conoc imi entos previos y nuestras expectativas. Pero se produce nada más percibir el estímul o, y fac ilita el
tambi én puede ll amar nuestra atenc ió n debido a facto- procesa mi ento de la informac ió n al agruparl a en fun-
res subj etivos, co mo nu estras actitudes, nu estro estado c ió n de su semej anza . En d icho proceso se produce
afectivo o nuestra motivación en esa situació n concre- el ll amado «prin c ipi o de acentu ac ión » (Tajfel, 1957),
ta (p restamos más atenció n a los estímu los que t ienen que consiste en resa ltar las semej anzas percibidas en-
relac ió n con la meta que perseguimos en un momento tre los mi embros de un a misma catego ría (a umento

.
COGNICIÓN SOCIAL

El efecto de homogeneidad relativa del exogrupo


En ocasiones, cuando la dimensión de categorización Park, 1988). Inclu so, en algu nos casos el efecto se invertía,
se refiere a la pertenencia grupal y nuestro propio grupo se produciéndose un a homogeneidad relativa del endogrupo
ve incluido en la categorizac ión, el principio de acentua- (Oakes, Haslam, M orrison y Grace, 1995; Stephan, 1977).
ción se combina con el ll amado «efecto de homogeneidad La concl usión de estos estudi os es que la familiaridad con
relativa del exogru po», por el cual tendemos a percibir a los mi embros del endogrupo no puede ser la úni ca exp li-
los miembros del exogrupo (el grupo al que no pertenece- cación de este efecto.
mos) como más semej antes entre sí de lo qu e percibimos Otro facto r que parece provocar la percepción de ho-
a los miembros del endogrupo (el grupo al que pertenece- mogeneidad relativa es el tamaño del endogrupo respecto
mos) . Es decir, al estab lecer la distinción «nosotros-ellos» , al del exogrupo (S imon y Brown, 1987) . M ientras que los
«ell os» nos parecen todos iguales, mientras que «nosotros » gru pos mayoritari os tienden a percibir a los minoritari os
tenemos cada uno nuestros rasgos diferenciadores - hete- como homogéneos, los grupos minoritarios se perciben a
roge neidad endogrupal- (Q uattrone, 1986). Aun así, segui- sí mi smos como más homogéneos qu e al exogrupo mayo-
mos percibiendo que tenemos más cosas en común entre ritari o, al tiempo que se identifica n más con su grupo, es
nosotros q ue co n ell os, es decir, el efecto de homogenei- decir, su categori zac ión como grupo es más fu erte. Se trata
dad relativa no anula el princ ipio de acentuación. de una estrategia de las minorías para proteger su identidad
El efecto de la homogeneidad relativa del exogrupo se soc ial (este co ncepto se exp li ca en los Ca pítulos 5 y 13): al
produce sobre todo (a unque no excl usiva mente) en situa- verse como más simil ares entre sí y más cohesionados, en
ciones de competic ión entre grupos (Ostrom y Sedikides, una palabra, más gru po, que a los mi embros de la mayoría,
1992), y se ha exp li cado como resultado del mayor cono- se consideran superi ores a ell os en cuanto al apoyo y la so-
cimi ento que tenemos de nuestro propio grupo, que nos li da rid ad que el grupo ofrece. Por otra parte, si además del
permi te diferenciar mej or entre sus miembros (Linvill e, tamaño del grupo ex iste una diferencia de poder y acceso
Fischer y Salovey, 1989). No obstante, el efecto se ha en- a los recursos favorable a la mayoría, los mi embros de la
contrado tambi én en experimentos donde los participantes minoría necesitan formarse una impres ión más precisa de
no tenían más in fo rm ac ión sob re su propio grupo que so- los indi vidu os que contro lan esos recursos para comportar-
bre el exogrupo, porque los grupos se creaba n ex profeso se de forma adecuada con ellos, lo que supone verlos de
para el estudi o Uones, Wood y Q uattrone, 198 1; Judd y fo rm a más diferenciada (Fi ske, 1993).

de las semejanzas intracategori ales) y las diferencias Por ejemplo, es probable que un alumno que co-
entre categorías distintas (a umento de las diferencias mi ence a estud iar Psico logía en la UNED tenga un
intercategori ales) . Por ej emplo, un ejecutivo se percibe esquema sob re dicha uni versidad, aunque sea muy
como más parec ido a otro ejecutivo que a un ama de simple, que inclu ya información sob re cómo funcio-
casa. Este efecto aumenta cuando la dimensión de ca- na la enseña nza a distancia, así como de las materi as
tegorización tiene importancia para la persona, com- que se imparten en el grado de Psico logía. Gracias a
b in ándose en determin adas circunsta ncias co n otros este mapa mental que ha co nstruido, el alumno sabe
procesos psicosociales (véase el Cuad ro 3.2). que debe ser autónomo en la planificación de su ti em-
Cuando un a catego ría se activa, por ejempl o por- po y en su método de estudio, y que cuenta con la
que nos enco ntramos ante un estímul o que pertenece ayuda de los centros asociados. Aunque la rea lidad de
a ell a, se hace más accesibl e, o más fácilmente recu- la enseña nza a distancia es mu cho más compl eja que
perable, el co nocimi ento asociado a di cha catego ría. todo esto, este esquema le guiará hasta que obtenga
Esa información se encuentra almacenada en nuestra información adiciona l. Asimismo, le va a ayudar a dar
memori a en forma de esquemas y ejempl ares. A co nti- sentido a la información soc ial nueva con la que se irá
nu ación describimos en qué co nsi ste cada uno. enco ntrando. A medi da que transcurra el curso, y el es-
tudiante descubra nuevas herrami entas, como las pla-
taformas educativas virtuales, irá inco rporando nuevos
Los esquemas sociales conoc imi entos que co mpl etará n el esquema ini cial.
Los esq uemas sociales son abstraccion es mentales
Un esquema es un a estructura cognitiva indepen- almacenadas en la memori a que representan un cono-
diente que representa el conocimi ento abstracto que cimiento global, no de ejempl os particulares. Gracias
tenemos acerca de un objeto, una persona, una situa- a la inform ación almacenada que contienen sobre dis-
ción o una categoría, y que incluye las creencias sobre tintos estímulos soc iales o catego rías de estímul os, nos
las ca racterísti cas de esos estímulos y las rel aciones ayudan a interpretar la informac ión social que recibi-
que se establecen entre dichas ca racterísti cas (Fiske y mos y guían nuestro procesamiento de esa inform a-
Tay lor, 2013). Los esquemas so n una especie de «teo- ció n. De ese modo, contribuyen a que resulte mu cho
rías de andar por casa» sobre cómo funciona el mundo. más fácil entender el co mpl ejo mundo en el que nos
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

movemos, ahorrándonos mu cho esfuerzo de procesa- trucciones). Gracias a este tipo de esquemas podemos
mi ento, sobre todo c uando las cosas ocurren tal como or ientarnos en d iferentes situ ac iones y comportarnos
esperam os, es decir, cuando no neces itamos dedicar de forma aprop iada en ell as. En el Ca pítulo 1O vere-
mucha atenc ión a anali za r lo que está pasa ndo. mos que el aprendi zaj e de guiones ti ene un pape l muy
Aunque el núm ero de esquemas puede ser ilimi- importante en el co mportami ento agres ivo.
tado, en Psico logía Soc ial se han estudi ado algunos Esquemas del yo: Este tipo de esquemas inclu ye las
tipos de esq uema de forma espec ial: ideas más d istintivas y centrales que tenemos de noso-
Esquemas de personas: Es el conoc imi ento globa l tros mi smos. Cada persona posee múltipl es autoesque-
y abstracto que tenemos almacenado acerca de indi- mas, uno por cada faceta de su autoco ncepto (véase
viduos co ncretos (un ami go, un po lítico o nuestro mé- el Capítulo 5). Los esquemas del yo (o autoesq uemas)
di co), de tipos de individuos (i ntelectual, ju erguista, son, por tanto, mu cho más compl ej os que los esq ue-
«trepa») o de grupos (los alemanes, los gitanos o las mas de personas (a unque fun c ionan de manera muy
perso nas mayores), de cómo son esas perso nas y de simil ar). Esto es lógico, ya que la mayoría de la gente
cómo se co mportan. Aquí se incluirían las ll amadas dispone de un co noc imi ento muy arti c ul ado sobre sus
teorías implícitas de la personalidad, que son creenc ias ca racterísticas personales, sus destrezas y habilidades,
a menudo inco nsc ientes de que c iertos rasgos o c iertos sus logros y sus fracasos, sus preferencias o su aspecto
comportamientos van juntos (por ej emplo, si vemos fís ico. Por ej emplo, el alumno que se matri cul a en la
un a persona que es ordenada, supo ndremos o inferi- UNED, además de tener un esq uema de cómo funcio-
remos que será tambi én d isc iplin ada y metódica en na esa universidad, deberá poseer tambi én un esqu e-
el trabajo). Los ind iv iduos que muestra n ese co njunto ma de sus propias capac idades y de su motivació n,
de rasgos o esa serie de compo rtami entos rep rese ntan para tener expectativas de poder afrontar su proyecto
un cierto tipo o categoría de persona que ll eva asoc ia- con éx ito.
do el esquema co rrespo ndi ente. Los esqu emas sobre Los esq uemas se pueden adquirir a través de los
person as pertenec ientes a ciertos grupos, co mo los in - demás (por ejempl o, durante el proceso de soc iali za-
migrantes, las femin istas o los eco log istas, por poner c ió n o, en general, c uando otros nos cuentan cómo
algunos ejemplos, aluden al concepto de estereotipo. funciona n las cosas) o por la prop ia experienc ia con
En el Cap ítul o 11 , dedicado al estudi o de los estereo- estímu los pertenec ientes a las distintas categorías . Bas-
tipos, tendremos ocasión de ver cómo funcionan estos ta con uno o dos casos para que las perso nas se for-
esq uemas específicos. men un esq uema y lo ap li quen en lo suces ivo cuando
Esquemas de roles : Estos esq uemas co nti enen in- se topan co n estímulos si mil ares. A medida que se van
formación sobre có mo son y cómo se comportan las enco ntrando más casos de un a categor ía, el esq uema
personas qu e ocupan un determin ado rol en el grup o co rrespondiente se va hac iendo más abstracto (menos
o en la sociedad (líder, profeso r, ama de casa). Esto vin cul ado a casos co ncretos), más compl ejo (con más
nos perm ite comprender y tener expectativas sob re co nex iones entre sus distintos elementos), y más ab ier-
las metas y acc io nes de esos in d ividuos y saber cómo to a inco rpo rar excepc iones. Los esquemas adq uiridos
debemos interactuar co n ell os. En las culturas co lec- a través de los demás suelen ser menos fl ex ibl es en
tivistas, la información sob re los rol es que desempe- este se ntido.
ñan las person as es mu cho más importante para de- Los esquemas se activan de forma espo ntánea cuan-
finirl as que en las cu lturas individu ali stas, que basa n do nos enco ntramos co n un estímulo pertenec iente a
esa defini c ión sobre todo en rasgos o características la catego ría a la que se refieren. Una vez activado un
person ales (véase el Cap ítulo 2). De ahí qu e en las esq uema, éste d iri ge nuestra atenc ión hac ia la infor-
prim eras los esq uemas de ro les se activen más fác il- mac ió n releva nte, nos ayuda a interp reta rl a y guía la
mente y se usen co n más frecuenci a, mi entras que en recuperac ió n de d icha informac ión cuando queremos
las segundas so n más co munes las teorías imp líc itas recorda rl a. Además, permite elimin ar la información
de la persona lidad. red und ante, compl etar informac ió n que fa lta en lo
Esquemas de situaciones (scripts o guiones de ac- que percib imos co n el conoc imi ento que ya tenemos
ción): En este caso, se trata de inform ac ió n sobre se- y reso lver pequeñas co nfu siones o ambigüedades que
cuencias típ icas de acc iones en situac iones concretas. apa rezca n. Por ej emplo, si tenemos bi en co nform a-
Indi ca n lo que se espera que oc urra en un determi- do el esquema de examen, no resultará difícil encajar
nado lugar o situación. Por ejempl o, el esq uema exa- nu eva inform ación si el día del exa men nos co muni-
men de la UNEO engloba la sec uenc ia de actos co- can que hay alguna variación en el procedimiento.
rrespo ndi ente a cómo se desarroll an los exá menes en Los esquemas funcionan como un fi ltro, de form a
esta universidad (mostrar el ca rn é, re oger el examen, que se percibe y se recuerd a fundamenta lmente la in-
buscar el sitio as ignado y leer detenid amente las in s- formación que es co nsistente co n nuestros esq uemas,
COGNICIÓN SOCIAL

mientras que se ignora aque ll a que no es relevante. Y rándola una excepción (esto se conoce como creación
todo ell o puede suceder de forma automática y a nivel de subtipos dentro de la categoría).
preconsciente, por lo que no nos damos cuenta de su Antes de continuar, es necesario aclarar una cues-
influencia y creemos que lo qu e percibimos o lo que tión importante. Aunque estamos describiendo los es-
recordamos es lo que ocurr ió realmente (en un apar- quemas como si fu eran privados para cada individuo,
tado posterior de este capítu lo volveremos sobre esta en muchos casos, especialmente en el de los estereo-
cuestión). Tienen, por tanto, además de su lado prác- tipos, los esquemas de roles y los scripts, se trata de
tico, un «lado oscuro», como se verá en los Capítu los estru cturas cognitivas compartidas, gracias a las cua les
11 y 12 al abordar los estereotipos y el prejuicio. nos resulta posible comu ni carnos con los demás, so-
Debido a las ventajas que aportan al ahorrarnos bre todo si pertenece n al mismo grupo o cu ltura que
el esfuerzo de tener que eva lu ar cada nueva situa- nosotros. No res ulta difícil imaginar lo arduo y agota-
c ión desde cero, los esquemas muestran un efecto de dor que sería tener que exp li car detalladamente todo
perseverancia, que los hace difícilmente modificables lo que decimos cuando hab lamos con algui en. Eso es
incluso frente a información contradictoria (Kunda y lo que ocurriría si no compartiéramos los esquemas, y
O leson, 1995). Por eso, cuando nos encontramos co n es la causa de mu chos malentendidos entre personas
información claramente in co nsistente con nuestros es- de diferentes culturas.
quemas, el proceso deja de ser tan automático, ya que Los esquemas tambi én guían nuestra interacción
tenemos que dedicarle más atención y tardamos más soc ial con los demás. Un cl aro ejemp lo de ello lo en-
tiempo en procesarla. En estos casos la person a tiene co ntramos en las ll amadas profecías autocumplidas .
tres posibles alternativas: 1) resolver la discrepancia Los esquemas que tenemos sobre otras personas nos
confirmando el esquema que ya tenía bi en desarro- hacen generar un as expectativas concretas sobre cómo
ll ado y recha za ndo la información in consistente, 2) son o có mo se comportan esas personas. A su vez,
abandonar el esqu ema previo ju zgá ndolo inadecuado, esas ex pectativas nos ha cen comportarnos con ell as
o 3) incluir la incons istenc ia en el esquema co nside- de una manera determin ada, co n lo que las influimos

Pigmalión en el aula: influencia de las expectativas del profesor en el rendimiento de los


alumnos
El ej emplo más c laro y justifi ca do en la li teratura sobre Lo que ocurrió, ta l y como se mostró en investigacio-
la profecía autocumplida proviene de un estudio reali za do nes posteriores (Rosenthal , 1994), fu e que los profesores,
en el ámbito escolar. En 1968, Rosenthal y Jacobson rea- induc idos por la manipulación experimental de los inves-
li za ron un famoso experimento en un colegio del sur de tigadores, generaron unas expectativas falsas acerca de la
San Franc isco que puso de manifiesto hasta qué punto las ca pac idad de aprend izaj e y progreso de los alumnos su-
expecta tivas ele los profesores con respecto a sus alumnos puestamente prometedores y los trataban de forma distin-
tienden a cumplirse. Estos investi gadores administraron un ta de acuerdo con di chas expectativas, dedicándoles más
test de inteligencia no verbal a los alumnos de educación atención y estimul ándolos más que al resto. Estos alumnos,
infantil y de primaria, aunque dijeron a los profesores que al ser tratados de un modo di stinto, respondían a su vez de
la fina li dad del test era identifica r a aquellos niños que manera diferente, mejorando su rendimi ento académ ico. Al
pudieran tener un progreso intelectu al repentino y brus- prolongarse esta dinámi ca a lo largo de varios meses, los
co durante el curso que empezaba . Después informaron alumnos conseguían mejores resultados esco lares y mejo-
a los profesores sobre qu é niños habían obtenido mayores res puntuaciones en el test de inteligencia, confirmando así
puntuaciones en el test, aunque en realidad esos niños (un las expectativas de los profesores.
20% ele los alumnos del colegio) habían sido seleccionados Aunque los estudios de Rosenthal y Jacobson han sido
de manera aleatoria (es decir, independientemente de sus duramente criti cados, sobre todo desde el ámbito educa ti-
puntuaciones rea les en el test). El objetivo era que los pro- vo, por sus impl icac iones sobre la influenc ia de los profe-
fesores se construyeran unas expectativas sobre este 20% sores en la creación y el mantenimiento de des igualdades
de alumnos a partir de una informac ió n que no era rea l, y entre sus alumnos (puede verse una revisión en Jussim y
comprobar si esta nueva forma de ver a los niños influía en Harber, 2005), lo cierto es que han dado lugar a una gran
su comportamiento hacia ellos. Cuando un año más tarde cantidad de investigación que ha puesto de manifiesto que
se repitieron las pruebas a todos los alumnos, se compro- las profecías autocumpliclas rea lmente ex isten, y que, aun-
bó que el grupo ca lificado como más «prometedor» había que lo usual es que la rea li dad soc ial (o nuestra interpre-
mejorado rea lmente su puntuación más que los demás, y tación de ella) influya en nuestras creencias, en ocas iones
la mejoría se mantenía dos años después. Es decir, aunque nuestras creencias tambi én influyen en la realidad socia l y
la diferenci a entre los niños prometedores y el resto en un la modifica n.
princ ipio sólo ex istía en la mente de los profesores, con el
tiempo esas d iferenc ias se hic ieron reales.


INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

para que se ajusten a lo que esperamos de ell as o les nos pregunta si los profesores universitari os son accesi-
impedimos que actúen de otra forma, provocando así bles, nos vendrán a la mente diversos casos de personas
que la expectativa se cumpl a y el esquema se manten- de esa categoría que co nocemos y, a partir de la combi-
ga. Este fenómeno, también conocido co mo «efecto nación de todos ell os, podremos responder).
Pigmalión» (por el escultor de la leyenda griega que Una ventaja que ofrece el uso de ejempl ares es que
se enamoró de una de sus estatuas y co nsiguió que aporta mucha fl exibi Iidad a las representaciones men-
se hiciera rea l), puede tener implicac iones en diversos tales, en el sentido de que se pueden activar diversos
ámbitos (ed ucativo, laboral, clínico), pero es en el te- ejempl ares e in cl uir otros nuevos a medida que encon-
rreno educativo donde se mostró de forma más clara tramos información que no encaja con la que tenemos
(véase el Cuadro 3.3). almacenada. Los esquemas, en ca mbi o, se activan
El «efecto Pigmalión » refl eja las co nsecuencias que completos, no por partes. Además, los ejempl ares re-
puede tener el uso de esquemas. Resultan de gran uti- presentan información sobre la variabilidad dentro de
lid ad para procesar e interpretar la informac ión, y para un a categoría, algo que el conoci mi ento general de los
saber lo que podemos esperar de otras personas y de esq uemas no permite (por ejemplo, cuando en una con-
las situaciones en las que nos encontramos, pero tam- versac ión, alguien hace una afirmación genera l, basada
bién pueden producir distorsiones en la comp rensión en un esq uema, sobre un amigo nuestro con la que no
del mundo social, co n el inconveni ente añad ido de ser estamos de acuerd o, podemos recuperar ejemplos con-
muy resistentes al cambio, entre otras razones porque cretos de características o comportami entos de nuestro
las personas suelen reinterpretar la información am- ami go que co ntrad igan su aseveración). Asimismo, se
bi gua o mi xta que pueda contradecir sus esq uemas. pueden activar diferentes subconj untos de ejempl ares
Ahora bien, como apuntábamos antes, cuando la in- en diferentes co ntextos, de forma que la representa-
formac ión desconfirma claramente un esquema, este ción mental que contienen puede ser más específica y
sí ca mbi a; de lo contrario, dejaría de se r útil. adaptarse mejor al contexto que una info rmación más
general. Por ejempl o, no recuperaríamos los mismos
ejemplares de la categoría «gita nos» en un contexto re-
Los ejemplares lacionado con el fl amenco que en uno que tenga que
ver con el negocio de compraventa de objetos usados.
Los esquemas no son el único modelo de represen- Rosario Flores y Joaquín Cortés son gitanos, pero a na-
tación mental que se ha propuesto desde la Psicología. die se le ocu rriría asociarlos con los chamaril eros.
El conoc imi ento previo sobre el mundo tambi én pue- Aunque aquí hemos destacado las diferencias entre
'
, •v
de estar almacenado como ejemplares, es decir, co mo el uso de esquemas genera les y el de ejemp lares co n-
estímulos o experiencias concretas, no sólo como ge- cretos, en rea lidad las personas utilizan una mezcla
nerali zaciones abstractas (Smith, 1998). Esos ejempl a- de ambos tipos de representaciones mentales. Al fin
res pueden ser personas (no co nfundir con el esquema y al cabo, los casos específi cos sirven para hacer ge-
de una persona, que sería un conoc imi ento abstracto, nera li zac iones que permitan interpreta r la rea li dad.
como si dijésemos, la imagen que tenemos de ell a), o El co noci mi ento esencial que proporcionan los esque-
aspectos de una persona, como rasgos de personalidad mas se comb in a co n la riqueza de inform ación sob re
o conductas concretas, o también elementos co ncretos la va ri ab ilidad que aportan los ejempl ares, y en co n-
de una situación, por ejemplo. Lo que hacemos en este junto so n un a mu estra de las vías que tiene el ser hu-
caso es almacenar los ejempl ares más representativos mano para procesar de forma fl exible y económi ca la
de una determinada categoría. Esto ocurre sob re todo compl ej idad del co ntexto social. Como señalan Fiske
cuando no tenemos un esq uema formado sobre dicha y Tay lor (20 13), los seres humanos estamos equipados
categoría. Cuando utili zamos la información almacena- con un a capacidad de procesamiento on-line limita-
da en ejempl ares, no pensamos en un grupo específico da, pero, también, con una gran ca ntidad de co no-
(p. e., profesores de universidad) a partir de esquemas ci mi ento almacenado que compensa esa limitación.
abstractos, sino que recurrimos a ejemplos concretos Esto t iene sus ventajas, pero también plantea algunos
de este grupo, que hemos obtenido a partir de nu estra inco nveni entes, como veremos a continuación.
experi encia previa directa o indirecta con profesores
universitarios. Si necesitamos recuperar una informa-
ción sobre personas incluidas en esa categoría, activa- El proceso de inferencia y el empleo
remos y recuperaremos el conoc imi ento que tenemos de heurísticos
de los ejemplares relevantes en ese momento. También
podemos combinar la información de varios ejempl ares Hasta ahora hemos visto cómo las limitaciones de
para rea li za r un jui cio global (por ejemplo, si algui en nuestro sistema cognitivo nos ll evan a seleccionar la
COGNICIÓN SOCIAL

inform ac ió n que nos ll ega del medi o soc ial antes de da sea la informac ión de la que partimos, más
procesa rl a (atenc ió n se lectiva), y a simplifica r el traba- correcta será la inferenc ia. Si seguimos con el
j o de procesa mi ento de esa info rm ac ió n rec urri endo a ejempl o ini c ial, supo nga mos que tenemos que
conoc imi entos previ os (esqu emas y ej empl ares) . Pero elegir a va ri as personas para form ar un grupo
la Cogni c ió n Soc ial no só lo co nsiste en rec ibir, proce- de trabaj o co n el fin de preparar esta asi gna-
sa r y recuperar info rm ac ió n soc ial. Además de com- tura. Nuestra ta rea consistirá en recopil ar toda
prender la rea li dad q ue nos rodea y poder predec irl a, la info rmació n qu e podamos sobre los com-
en nuestra vida di aria co nstantemente tenemos qu e pa ñeros de cl ase, y q ue además sea releva nte:
hacer jui c ios y to mar dec isio nes, para lo cual la in- qui én ac ude a cl ase, muestra interés, prepara
fo rm ac ió n que podemos co nseguir del medi o mu chas los temas con ante lac ió n, ofrece ay ud a a los de-
veces no es sufic iente. Eso nos obli ga a ir más all á de más ...
esa escasa inform ac ió n, es decir, a hacer in ferencias. b ) Selecc io nar, entre todos los datos que hemos re-
Po r ej empl o, si tenemos qu e eleg ir a un compañero uni do, los qu e más se adecuen al obj etivo . Los
para trabajar con él entre va ri os de la cl ase a los qu e datos se lecc io nados no deben ser casos atípi-
apenas conocemos, lo qu e haremos será rea li za r infe- cos, sino representativos, es dec ir, extraídos de
renc ias a part ir de la info rm ac ió n di spo nibl e: hay uno una muestra lo sufic ientemente grande y no ses-
que siempre vi ene a cl ase y tiene los temas leídos co n gada, y no ser ej emp los extremos dentro de esa
antelac ió n. Co n estos datos, inferiremos que puede muestra. Al reunir la inform ac ió n no deberíamos
ser un bu en co mpañero pa ra hacer trabaj o en equi po, basa rn os só lo en la opini ó n de otro compañe-
aunque desco nozca mos otro ti po de inform ac ión. ro, que podría estar sesga da hac ia una person a
El proceso de inferencia es fundamental en cogni - co ncreta po rqu e esta le haya prestado apuntes
c ió n soc ial, y está en la base de mu chos de los fenó- de fo rma ocas io nal, po r ejempl o. Tampoco sirve
menos que estudi an los ps icó logos soc iales. Cuan do de mucho, si lo que nos interesa es enco ntrar a
tratamos de busca r la ca usa del compo rtami ento de algui en co n q ui en trabajar en equipo, sa ber q ue
otra persona, rea li za mos infe renc ias a partir de lo que un a perso na ha acudi do a clase un par de ve-
vemos, o nos di cen, qu e esa perso na hace (a este tipo ces, o qu e ha ll evado bi en preparados los temas
de inferencias, ll amadas ca usa les, nos referiremos co n en un a ocas ió n, o que en un a clase co nc reta
más deta ll e en el cap ít ul o sigui ente).Ta mbién, cuan- fue el que más pregun tas y co menta ri os pl an-
do vemos po r primera vez a algui en, inferim os sus teó, pero otras veces no pa rti c ipa.
intencio nes só lo con capta r su co nducta no verb al, c) Integrar los datos se lecc io nados y co mbin arl os
y si queremos formarn os un a impres ió n de él o ell a para hacer un jui c io . Para que la inferenc ia sea
po rqu e nos interesa por algún motivo, in ferim os có mo correcta es necesa ri o apli ca r una regla de de-
es a partir de su aspecto o de su co ndu cta, como ve- cisió n adec uada, teni endo en cuenta tod os los
remos ta mb ién en el próx imo capítul o al abo rdar la elementos de informac ió n selecc ionados en el
form ac ió n de impres io nes . Incluso para co nocern os paso anteri or, dando a cada uno el peso qu e
y juzga rn os a nosotros mi smos neces itamos recurrir a le corresponde y combinando toda esa infor-
procesos de in fe renc ia (véase el Capítul o 5). mac ió n para extraer un jui c io. Si fin almente
Los psicó logos soc iales han planteado el estu di o hemos reca bado suficientes datos re levantes y
del proceso de inferenc ia desde dos perspectivas di s- representativos, a partir de nu estra propi a ob-
tintas (Fi ske y Tay lor, 201 3): una centrada en los pa- servac ió n, y preguntado a vari as perso nas, so-
sos qu e deben seguirse para rea li za r una inferenc ia pesa remos todos ell os en fun c ió n de nu estro
co rrecta (se ría la perspectiva no rm ativa del científico obj etivo y acabaremos eligiendo al compa ñero
ingenuo), y la otra interesada en cómo las perso nas más idó neo para trabaj ar co n él.
hacen rea lmente las inferenc ias (l a perspectiva estra-
tég ica e intuitiva del in digente cognitivo y, más tard e, Esto es lo qu e lógica mente debe ría mos hacer, y
del estratega moti vado). Vea mos cómo ent iende este· es lo qu e haría un ord enado r, pero las perso nas no
proceso cada una. somos no rmalmente tan sistemáti cas . Desde luego
De ac uerdo con el modelo no rm ativo, o del científi- hay ocas io nes en las que los jui c ios qu e tenemos que
co ingenuo, las inferenc ias deben rea li za rse sigui endo emitir o las dec isio nes qu e debemos to mar ex igen un
un a secuencia lógica a través de tres fases suces ivas : tratami ento ex haustivo y co ncienzudo de la inform a-
ció n (en una investi gació n c ientífica o po li c ial, po r
a) Reunir info rm ac ió n, lo que impli ca dec idi r cuál ej empl o), pero so n excepc io nes. Las demandas de la
es relevante para el jui c io qu e tenemos que ha- vid a cot idi ana nos obli gan a fun c io nar mentalmente
ce r y cuál no . Cuanto más abundante y detall a- de otra manera, a menudo in curri endo en sesgos (es
INTRODUCCION A LA P I O OGÍA SOCIAL

Basarse en teorías y expectativas previas


Recogida Reunir la informac ión rel eva nte (esquemas, ej empl ares)
Centrarse en la informac ión confirmatori a

Elegi r los datos importantes pa ra elaborar el Seleccionar casos no representativos y/o


Selección jui c io mediante un muestreo adecuado de la extremos (error de muestreo)
informac ión di sponible Recurrir a teorías y expecta ti vas previas

Encontrar lo que queremos encontrar (inferenc ia


motivada)
Interpretar errónea mente los casos ambiguos
Combinar toda la informac ión reuni da y
Integrac ión Recordar só lo los casos confirmatorios o
selecc ionada para elaborar el jui cio
extremos
D ar más peso a los casos confirmatorios
Util izar reglas de decisión inadecuadas

decir, desvi ándonos de lo que sería normativo) . En el cabo todas las operac iones que ex ige el modelo nor-
Cuadro 3.4 se mu estran las principales ca usas de los mativo. En lugar de eso, lo que rea lmente hacemos
sesgos que cometemos hab itu almente en cada una de es sacrifica r la exactitud a ca mbio de la eficiencia en
las fases al hacer inferen cias. función de nuestras metas en cada situación (ta l co mo
¿Porqu é hay tanta diferencia entre lo que deberíamos propone la perspectiva del estratega m otivado). Cuan-
hacer y lo que rea lmente hacemos? La respu esta la do se trata de extraer conclusion es a partir de informa-
propon e la perspectiva intuitiva del indigente cogniti- ción prev ia o emitir opini ones sobre un objeto-estímu -
vo. Ya hemos mencionado que nuestro sistema cogni- lo, sobre todo si no disponemos de mu cho ti empo o no
tivo ti ene sus limitaciones, que afectan a la memoria a tenemos un interés especial en la prec isión de nuestros
corto pl azo que se necesita para procesa r la informa- jui cios, recurrimos a reglas simpl es que nos perm iten
ción en el momento; en ca mbio, nu estra capac idad de hacer inferencias adecuadas sin sobrecargar nuestro
memori a a largo p lazo es mu cho mayor. Parti endo de sistema cognitivo ni dejarl o co lapsado para otro tipo
esa premisa, la compl ejidad y el vo lumen de la infor- de tareas. Estas reglas simp les se ll ama n «heurísticos ».
mación que hay qu e co nsiderar, así como la in certi-
dumbre que mu chas veces ca racteriza esa información
(no siempre disponemos de evidencia suficientemente Los heurísticos
fiabl e; co n frecuencia tenemos que basarnos en juicios
y op ini ones de otras person as), hacen que resu lte poco Los heurísticos son atajos mentales que utili za mos
rea li sta pretender utili za r estrategias tan exhaustivas para si mplifi car la so lución de problemas cogniti-
para la rea li zación de jui cios. Por eso, echamos mano vos compl ejos, transformá ndolos en operac iones m ás
de los recursos que tenemos, y uno de los más potentes sencill as (Tversky y Kahneman, 1974). Las personas
es el conocimi ento almacenado en nuestra memori a utili za mos innumerabl es reglas de este tipo cas i cons-
a largo pl azo (esquemas y/o ejempl ares). De ahí que tantemente, pero aquí vamos a presentar las que más
nuestras inferencias estén mu chas veces influidas por atención han recibido por parte de los psi có logos so-
las creencias y teorías previ as, lo cual no es malo en cia les en relación con el proceso de inferencia (en otra
prin cip io (a l fi n y al cabo so n tambi én un a fuente de as ignatura de la titu lación, Psico logía del Pensa mi en-
información), pero sí lo es cuando esas creencias y teo- to, se tratan los heurísticos desde la perspectiva de la
rías sesga n el proceso (por ejemp lo, busca ndo y teni en- Psicología Cogni tiva). En el Cap ítul o 7 se abordarán
do en cuenta sólo los datos que las confirmen en lugar los heurísticos asociados a las diferentes tácti cas de in-
de considerar toda la evidenc ia disponibl e y relevante) flu encia socia l.
e impiden detectar posibl es errores .
Aparte de las limitaciones de nuestro sistema cog- Heurístico de representatividad
nitivo, la mayoría de las ocasiones en las que tenemos
que hacer un jui cio en nu estra vida diari a no tenemos Emp lea mos este heurístico para hacer inferenc ias
ni el ti empo ni la motivación suficientes para ll evar a sobre la probabilidad de que un estímul o (person a,

~
' l f
> >
\: (~ ~ ' '
1 1~
62
COGNICIÓN SOCIAL

Dani el Kahn eman, profesor emérito en la Universidad de Princeton. Amos Tversky. Fu e profesor en la Universidad Hebrea de Jerusalén
En 2002 se le concedió el premio Nobel de Economía «por haber y posteriormente en la Universidad de Stanford, hasta su muerte en
integrado las ideas de la investigación psicológica en la ciencia eco- 1996. Su prolongada co laboración con Kahneman demostró que las
nómica, especia lmente en relación con la elabora ción de juicios y personas, cuando toman decisiones, no son esos seres racional es
la toma de deci siones en situaciones de incertidumbre». que suponía la teoría económi ca clásica. Según el propio Kahne-
man, el Nobel era en reali dad un premio compartido con Tversky.

acc 1on, suceso, etc.) pertenezca a una determinada


categoría, es decir, que sus ca racterísticas sean rele- se relaciona con el estil o de comportamie nto y, a ve-
vantes (represe ntativas) o encajen en esa catego ría, ces, incluso con la apariencia extern a de las personas,
basándonos en su semejanza co n otros elementos típ i- que es la informa ción que percibimos y a partir de la
cos de dicha categoría y pasando po r alto otro tipo de cua l hacemos las inferencias. Sin embargo, cuando
información. ¿Con qué probabilidad una persona X es hacemos uso de este heurístico estamos ignorando la
miembro de la categoría Y? La regla que seguimos para probabilidad estadística de que esa persona pertenezca
responder es muy simp le: cuanto más similar sea X a realmente a dicho grupo (error en la fase de recogida
los miembros típicos de la categoría Y, más probable de la información relevante; por ejemplo, puede ser
será que pertenezca a dicha categoría. Veámoslo con que María viva en un pueblo muy pequeño donde no
un ejemplo semeja nte al que proponen los propios hay guarderías), y tambi én la ca lidad y fiab ilidad de
Tversky y Kahneman (1974): la informac ión (error en la fase de se lección: los datos
Sabemos, o nos han co ntado, que María es un a que tenemos pueden ser escasos y engañosos, tanto
persona cariñosa, tierna y amable. Además, le gustan por nuestra propia percepción sesgada como por la de
los niños, y se comporta con ell os con mucha natura li - qu ien nos ha descrito a esa persona). Además, este heu-
dad. Si queremos ad ivinar la profesión de María, y du- rístico puede dar lugar al error denominado fa lacia de
damos entre unas cuantas (admin istrativa, televende- la conjunción (error en la fase de integra ción; Tversky y
dora o educadora en una guardería), lo que haremos Kahneman, 1983), que describimos en el Cuadro 3.5 .
para encontrar la so lución en poco tiempo y con los El heurístico de representatividad es el más bás ico
escasos datos que tenemos es estimar el grado en que de todos los que emp leamos. Así, como afirman Fis-
María es representativa, o simil ar, a la persona pro- ke y Tay lor (20 13, p. 181), «identificar a las personas
medio de cada una de las profesiones, y según esto, como mi embros de categorías, o as ignar significados a
emiti remos nuestro juicio, es decir, inferiremos a qué las acciones, es fund amental para toda inferencia so-
se dedica . En este ejemp lo en concreto, es probable cia l. La pregunta «¿qué es? » debe contestarse antes de
que infiramos que María es educadora infa nt il porque emprender cua lqu ier otra tarea cogn iti va ».
su descripción es representativa de los atributos este-
reotípicamente asociados a esa profesión (es decir, de Heurístico de accesibilidad o disponibilidad
los atributos almacenados en el esquema que tenemos
de los educadores infantiles). Este heurístico se uti Iiza para estimar la probabi -
Los juicios e inferenc ias realizados emp leando el lidad de un suceso, la frecuencia de una categoría
heurístico de representatividad suelen ser correctos, o la asociación entre dos fenómenos . La esti mación
puesto que pertenecer a ciertos grupos efectivamente se basa en la faci lidad o rapidez co n la que vienen a
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

La «falacia de la conjunción»
La fa lacia de la conjunción consi ste en estimar que la este sesgo indica que la gente suele escoger la tercera op-
probabilidad de que dos o más eventos o ca racterísticas se ción, aunque, según las leyes de la probabilidad, no puede
den conjuntamente es mayor que la probabilidad de que ser más probabl e que las otras dos (el número de personas
ocurra cada uno de ell os por separado. Imagine que acaba que dirigen una escuela de fútbol y el de sindicalistas son
de conocer a una persona. Observa que tiene unos 45 años mayores que el de directores de escuela de fútbol que a la
y es de compl ex ión atléti ca. Por lo que él mismo cuenta, vez sean sindicalistas) . Sea porque la concurrencia de dos
tanto en el instituto como luego en la universidad fue re- o más característi cas da una impresión más completa de la
presentante de alumnos y le gustaba impli ca rse activamen- persona, o porque el mayor número de detalles hace que
te. También le gusta el deporte, sobre todo el fútbo l, que la descripción se ajuste mejor a nuestros esquemas y, por
practicó como profesional. Si alguien le pregunta si este tanto, veamos a esa persona como más representativa, el
desconocido es: a) director de una escuela de fútbol; b) si n- caso es que preferimos las descripciones y las exp li cacio-
dica li sta; oc) director de una escuela de fútbol y sindi ca lis- nes conjuntas a las si mples .
ta, ¿por qué alternativa se decidiría? La investigación sobre

nuestra mente ejemplos específicos de ese suceso, ca- Como sucedía en el caso del heurísti co de repre-
tegoría o asociación, es decir, en su acces ibilidad : si se sentatividad, el uso de este heurístico también puede
nos ocurren muchos casos de ese suceso o categoría, lleva r a cometer otros errores. En el Cuadro 3.6 se re-
será porque es muy frecuente o muy probable (Tversky cogen algunos.
y Kahneman, 1973). Por ej empl o, para estimar si na-
cen más niños o niñas, va mos a recurrir a los casos de Heurístico de anclaje y ajuste
personas que co nocemos, de forma que elaboraremos
nuestra propia estadística en función de esos datos. Cua ndo tenemos que hacer juicios en situaciones
Por poner otro ejempl o, tendemos a sobreestimar la de incertidumbre, podemos utili za r este heurístico
frecuencia de enfermedades muy dramáticas, como para reducir la ambigüedad, tomando como referencia
". una epidemia, y a subestimar otras que parecen tener un punto de partida -«a ncla»- que después ajustamos
co nsecuencias menos nefastas, como la hipertensión para llegar a la conclusión final. Si queremos estimar
o la diabetes. cuántos estudi antes se presentarán a los exámenes de
En muchas ocasiones, este heurístico funciona y, esta as ignatura, nos basaremos en el número de alum-
efectivamente, cuando es fácil enco ntrar casos de un nos que se presentaron el año pasado y haremos el
determinado fenómeno es porque rea lmente hay mu- ajuste correspondi ente teniendo en cuenta el número
chos. Sin embargo, hay otras razones que expli ca n la de matriculados de ambos cursos.
mayor accesibilidad de cierto tipo de información, El problema que suele surgir al empl ear este heu-
como el hecho de que la haya mos procesado más re- rístico es que las personas utili za n el «ancla » (q ue a
cientemente, que se trate de sucesos que conocemos veces es inadecuada), pero luego no hacen los ajus-
por propia experi encia, más que porque nos los han tes suficientes o apropiados. Hay numerosos sesgos
descrito otros, o que nos hayan impres ionado de forma que pueden explicarse por este error de corrección.
especial (Rodríguez y Betancor, 2007). Además, mu- Por ejemplo, cuando se trata de atribuir actitudes a al-
chos de los co ntenidos y estructuras cognitivas utili za- guien, aunque sepamos que hace lo que hace o dice
dos con mayor facilidad a la hora de hacer inferencias lo que dice por exigencias de la situación (porque al-
son aquellos relacionados con nuestro yo o identidad . guien le paga o le obli ga, pongamos por caso), co n
Por ejemplo, el denominado efecto del falso consen- frecuencia nos quedamos anclados en su acción o en
so, que consiste en creer que la propia co nducta es sus palabras (un detalle irreleva nte para hacer una in-
la normal en una determinada situación, y que los ferencia correcta en este caso) y no tenemos en cuen-
demás actuarían igual que uno mismo (abordaremos ta el peso de las ci rcunstancias para corregir nuestro
este efecto en el Capítulo 4 como uno de los sesgos juicio, infiriendo que sus actitudes son rea lmente las
atributivos), se ha exp licado por el heurístico de dis- que está expresando. Es lo que se co noce como error
ponibilidad . En concreto, dado que solemos interac- fundamental de la atribución, y lo trataremos co n más
tuar y relacionarnos más co n personas que comparten detalle en el próximo capítu lo.
nuestras creencias y valores, y que suelen comportarse Probab lemente, el «ancla » más cl ara de la que
como nosotros, esta exposición selectiva hará que ta- partimos para estimar o j uzga r la onducta soc ial de
les ejemplos estén más accesibles y su frecuencia ten- los demás somos nosotros mi smos y nuestro ambiente
derá a ser sobreestimada (Fiske y Tay lor, 20 13). social. Así se expli ca, por j mp lo, 1 efecto del fa lso

.,
COGNICIÓN SOCIAL

Algunos errores que cometemos al aplicar el heurístico de disponibilidad (basado en Huici,


1994)
El error de muestreo, que también se produce al em- que los individuos pueden sobreestimar la correlación que
p lea r otros heurísticos, consiste en basar las inferencias y existe entre dos facto res que son distin tivos y diferentes de
los juicios en muestras reducidas y sesgadas, o en los casos los demás (el hecho de cometer delitos y pertenecer a un
extremos de la muestra. Por ejemp lo, a veces nos dejamos grupo de bajo estatus, por ejemplo), lo que lleva a desarro-
llevar por la opi ni ón o estimación de otra persona sobre la ll ar estereotipos negativos sobre algunos grupos (Mullen y
probabi lidad o frecuencia de un determin ado suceso, dán- Johnson, 1990).
dole más peso del que rea lmente tiene. Además, no siem- Como último ejempl o nos referiremos al sesgo de po-
pre tenemos en cuenta de dónde procede la info rm ac ión, sitividad, que es la tendencia a prestar más atención a la
si la estimación la hace algún profano en la materi a o pro- información positiva que a la negativa, tanto en relación
fesio nales que realmente conocen el tema de que se trata. co n uno mismo como en lo que se refiere a los demás. Esta
El fenómeno de la correlación ilusoria, o sobreestima- tendencia está relacionada con el motivo social básico de
ción del grado en que está n relacionados dos sucesos o dos confianza (véase el Capítul o 2), que nos ll eva a esperar que
características, también se ha exp licado por el heurístico de los demás sea n buenos, competentes, honestos y fiables.
disponibilidad (Tversky y Kahneman, 1973). En este caso Al cometer este sesgo, percibiríamos y procesaríamos más
lo que está disponible y se recuerda de forma más fácil es ejempl os que confirman nuestras expectativas y creenci as
una fuerte asociac ión entre sucesos o atributos, lo que ll eva previas, estos casos esta rían más disponibles y los recor-
a sobreestimar la frec uenc ia con la que ocurre dicha aso- da ríamos más fácilmente, con lo que nos parecerían más
ciación. La correlación ilusoria es uno de los meca ni smos frecuentes y probables. De hecho, la gente estima los rasgos
que, según la investigación, exp li can el origen de los este- deseab les de los demás como más frecuentes que los inde-
reotipos (véase el Capítul o 11 ). Algunos estudi os muestran seab les (Rothbart y Park, 1986).

consenso, al que nos referíamos al hablar del heurísti- podemos imaginar o reproducir mentalmente un suce-
co de disponibi lidad (no se trata de una contradi cc ión; so que no necesari amente ha tenido lugar. Este heurís-
el mi smo efecto puede exp licarse por más de un me- tico se utili za para predec ir hechos futuros y también
ca nismo cognitivo). En este caso, el error res ide en que para inferir la ca usa de un suceso que ya ha ocurrido.
la persona no ajusta su estimación teniendo en cuen- Kahneman y Tversky (1982, p. 203) nos ofrecen
ta otra información relevante que no esté relacionada un ejempl o que nos ayudará a entender el funciona-
co n ell a mi sma. miento de este heurístico: «Mr. Crane y Mr. Tees ti enen
El heurístico de ancl aje y ajuste se utili za con mu- que sa lir de viaje en vuelos diferentes pero a la misma
cha frecuencia en situaciones sociales, funcionando hora. Cuando acuden juntos al aeropuerto encuentran
a modo de hipótes is de trabajo para co mprender la un atasco y llega n treinta minutos después de la hora
rea lidad, probab lemente porque la cond ucta soc ial es de sa lida de sus vuelos. A Mr. Crane se le informa que
a menudo ambi gua y genera incertidumbre. Cua ndo su vuelo sa lió a la hora prevista. A Mr. Tees se le dice
podemos, nos usamos a nosotros mi smos co mo ancl a que su vuelo se retrasó y que acababa de sa lir hacía
pero, si esto no nos sirve, nos basamos en la co nduc- cinco minutos. ¿Qui én se enfa dará más, Mr. Crane o
ta o las ca racterísti cas de otras personas o, inclu so, Mr. Tees? La mayoría de las personas creen que Mr.
en detalles irreleva ntes de la situac ión (como ocurre Tees esta rá más enfadado porque ha perdido su vuelo
cuando incurrimos en el error fundamental de la atri- por un margen muy estrecho, y esa información les ll e-
bución). va a elaborar con más fac ilidad un modelo simulado
del suceso, es decir, a ponerse en el lugar de Mr. Tees
Heurístico de simulación e imaginar la seri e de pequeñas circun sta ncias que se
han co mbin ado para provocar ese resultado (e l semá-
Es la tendencia de las personas a estimar la proba- foro que tardaba demasiado en ca mbi ar, el coche que
bilidad de que un suceso ocurra en el futuro o haya estaba mal aparcado y bloqueaba el paso, el error de
ocurrido en el pasado basándose en la fac ilidad co n la pantalla al indi ca r la puerta de embarqu e ... )» .
que pueden imaginarlo (es decir, «si mul arl o » mental- Este ejemp lo muestra claramente un tipo de co ns-
mente) . Aunque está muy relacionado con el heurísti- trucción mental ca racterística del heurístico de simu-
co de accesibilidad, la diferencia es que en este último lación que se co noce como pensamiento contrafácti-
la estimación de la frecuencia o probabilidad de un co, y que se expli ca en el Cuadro 3 .7.
suceso se basa en la facilidad co n que nos vi enen a la El heurístico de simulación no sólo se refiere a he-
mente ejempl os de di cho suceso, mientras que el heu- chos pasados, sino que también se empl ea para ima-
rístico de simulación se basa en la fac ilidad co n la que ginar el futuro. De hecho, imaginar sucesos futuros
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

El «pensamiento contrafáctico»
Este tipo de pensamiento consiste en buscar alternativas mentarán senti mi entos positivos de satisfacc ión (Medvec,
a hechos o circunstancias pasadas o presentes. Es decir, nos Madey y Gilov ich, 1995).
planteamos lo que podría haber ocurrido si ... (hubiéramos El pensamiento contrafáctico ta mbi én puede tener
hecho o dicho algo, o las cosas hubieran sido de otra ma- efectos de cara al futuro. Cuando imaginamos lo fácil que
nera). Este tipo de simul ación expli ca la frustración, la in- habría sido evitar un determinado suceso adverso, nos sen-
dignación o el dolor que produce la pérd ida «por poco» de timos mal y eso puede aumenta r nuestra motivación para
algo importante, o la experiencia de algún suceso especial- hacerlo mejor la próxima vez -a prender de nuestros erro-
mente dramático . Cuanto más sign ificativa sea la pérdida o res- (McMullen y Markman, 2000).
el suceso, mayor intensidad cobra este mecanismo.
¿Qué efecto tiene imaginar que las cosas podrían haber
ocurrido de otra manera? La respuesta es, como cas i siem-
pre, «depende». Unas veces se logra mitiga r la frustrac ión
·o el dolor, y otras lo que se consigue es el efecto contra-
rio. El pensamiento contrafáctico puede adoptar dos fo r-
mas: imaginar alternativas que son mejores que las actu ales
(pensami ento contrafáctico al alza), o simul ar menta lmente
al ternativas peores que las presentes (pensam iento contra-
fáctico a la baja). Así pues, esta respuesta puede proporcio-
nar costes o beneficios en fu nción del tipo de pensamiento
que generemos.
Estas dos va ri antes se ven muy claramente en las investi-
gaciones que han estudiado la reacción de los atletas olím-
picos tras obtener su meda ll a de plata o de bronce en la
competición. Aunque parezca ilógico, a menudo los depor-
tistas que obtienen la segunda posición se sienten peor que
los que consiguen la tercera plaza. Esto se exp li ca median-
te el pensam iento contrafáctico: los atletas que consiguen
~.n ..
la plata, por un mecanismo de pensamiento contrafáctico
al alza, se imagi nan que podrían haber obtenido el oro,
y sienten mayor frustrac ión por haber estado «ta n cerca».
Por el contrario, los que consiguen el bronce compara n
sus resu ltados con otros menos favorab les, imaginando lo Pensamiento contrafáctico: ¿por qué se
sienten peor los at letas que cons iguen la
que habría sido queda r en puestos infer iores y no obtener
plata que los que obtienen el bronce?
ninguna medalla. De esta forma, estos deportistas experi-
--------------------------------
hipotéticos hace que nos parezcan más probables. cotidi ana. Es cierto que el uso de estos atajos mentales
Cuanto más fácil nos resulta imaginarn os a nosotros puede lleva r a errores en las estimaciones que hace-
mi smos, por ejempl o, ll eva ndo a cabo o negándonos mos de la rea lid ad soc ial que nos rodea. Sin embargo,
a hacer alguna conducta, más expectativas tendremos cuanto más usa mos estas estrategias, más confianza
de comportarnos así. Esto ocurre, por ejemp lo, cua n- tenemos en nuestros juicios. Esto se debe a que nos
do nos representamos mentalmente una conversac ión fi jamos en los casos co nfi rmatorios y pasamos por alto
con nu estro jefe en la que le pedimos que nos suba el los errores, por lo que res ulta difícil la rectificació n.
sueldo y, al verl o tan claramente, nos convencemos de De cualqui er modo, el hecho de que estas estrategias
que seremos capaces de hacerl o. hayan evo lucionado como parte de nuestro funciona-
Recapitulando, a través de la exposición de los di- miento mental y el ser humano siga rec urriendo a ell as
ferentes heurísti cos revisados en este apa rtado se ha es una mu estra de que son cogn iti va mente rentab les .
puesto de manifiesto que so n estrategias realmente Incluso, desde cierto punto de vista, hasta los sesgos
útiles para evitar la sob reca rga de nuestro sistema cog- lo son, como puede comprobarse en el Cuadro 3.8.
nitivo en las innumerab les ocasio nes en las que tene- Por otra parte, au nque co meter sesgos al procesar
mos que hacer inferencias para em itir juicios o tomar y utilizar la informac ión es una ca racterística común
decisiones. Una razón de su utilidad es que se adaptan a todos los seres humanos, no todos caemos con la
al contenido de la informac ión y al co ntexto en el que misma faci lidad en los mismos errores. El Cuad ro 3.9
hay que real iza r el juicio, por lo que son más flexibles muestra las diferencias culturales en uno de esos ses-
y más aptas que el rígido modelo normativo para la gos, a modo de ejemplo.
diversidad de prob lemas qu e encontramos en la vida
COGNICIÓN SOCIAL

¿Pueden los sesgos ser adaptativos?


Si nuestra mente es tan imperfecta como para hacern os Buss (2000, 2003; Haselton y Nettle, 2006): siempre que
cometer tantos errores, ¿cómo hemos pod ido ll egar hasta los costes de diferentes errores en un determinado ámbito
aquí sin morir en el intento? La respuesta quizá esté en la haya n sido as imétri cos de forma constante a lo largo de la
distinción entre perfecc ión y eficac ia. hi storia evo lutiva de nuestra especie, habrán evolu cionado
La perspectiva evolucionista parte de la premisa de que, adaptacio nes para formar jui cios o tomar decisiones que
dado que somos una especie eminentemente soc ial, necesi- sesguen las inferenc ias hacia el error menos costoso. Por
tamos que nuestros juicios interpersona les sea n lo sufic ien- ej emp lo, imaginemos que tenemos que estimar el ti empo
temente válidos como para habern os permitido sobreviv ir y que tardará un obj eto que se aprox ima a nosotros en hacer
reproducirnos desde los tiempos de nuestros ancestros. Esta impacto. Podemos cometer dos tipos de errores: sobreesti-
forma de entender la cognición social co incide p lenamente mac ión o subestimac ión. Es fácil entender cuá l de los dos
con la que se adopta en este ca pítulo, y se diferencia de la errores sería más costoso en caso de que el objeto fuera
perspectiva mantenida hasta hace poco por la Psi co logía real y, además, pesado. Pues bien, este sesgo hacia la sub-
Social, más interesada en detecta r y anali zar los sesgos y estimación ha sido confirmado en las investigaciones sobre
errores que plaga n nuestra «defectuosa» mente. Los evo lu- percepción aud itiva y, por otra parte, só lo se produce cuan-
cionistas consideran que la ex istenc ia de esos errores y ses- do el soni do se aprox ima, no cuando se aleja (Neuhoff,
gos no se debe a defectos de di seño: no es de esperar que 2001).
miles ele años de evolución social sólo produ zca n un apa- Para ilustrar su teoría, Haselton y Buss (2000) recu rren
rato psi co lógico propenso a una ma la percepc ió n social, a dos ej emplos rela c ionados con la com uni cac ió n en si-
a errores de juicio y a una conducta interpersona l inadap- tua ciones de cortej o . El primero es el sesgo que presentan
tada. Pero tampoco es necesario que nuestra mente haya los hombres en interacc iones breves con miembros del otro
sido diseñada por la evolu ción para perseguir ciega mente sexo . Este sesgo, descubierto por Abbey (1982), hace que
la lógica y alca nza r la verdad, sino para ayudarnos a actua r los hombres sobreestimen el interés sexua l de las mujeres
de forma coord inada con los demás y asegurar así nuestra en esos encuentros. Segú n Haselto n y Buss, el subestimar
supervivencia y la propagac ió n de nuestros genes. ese interés podría ll evar a los hombres a perder oportu-
Por tanto, puede haber otras ca usas para expli car la nidades, y ese error sería más costoso en términ os repro-
ex istenci a de los sesgos cogn itivos investi gados por los psi- ductivos (a l menos, lo habría sido para nuestros ancestros)
có logos socia les. En algunos casos, pueden deberse a las que el de hacerse fa lsas ilusiones y perder algo de tiempo
características de los estudios experim entales, que exponen y esfuerzo en un cortejo inútil. En cambio, las mujeres no
a los partic ipantes a situaciones muy poco naturales y a muestran ese sesgo (ell as no ga nan nada con exagerar el
tareas muy poco rel evantes para ellos, además de emplear interés sexual de l9s hombres), sino otro compl ementario:
lo que se conoce como el «pa radigma del error », que hace infrava loran el interés mostrado por los hombres en formar
muy fác il detectar los errores pero cas i imposible detectar rela ciones duraderas. Este esceptic ismo supone un posible
los jui c ios acertados. error que habría sido mucho menos costoso para nuestras
Otra ca usa, ampli amente desarrol lada en este cap ítu - antepasadas que fiarse ciegamente de cualqui er promesa y
lo, es el emp leo de heurísticos, es decir, atajos mental es o arriesga rse a ser abandonadas y a perder su descendencia.
so luc iones rápidas a prob lemas que se nos plantean cuan- Esta forma de ana li za r los sesgos aporta una exp li ca-
do tenemos limitaciones de tiempo, de informac ión o de ción sobre su ubi cuidad y su orientación sistemática en
capac idad para procesa rl a. Aunque a veces dan lugar a una dirección determin ada, y, como ocurre con todas las
decisiones o jui c ios errón eos, lo c ierto es que la mayoría de propuestas planteadas desde un enfoq ue evolu cioni sta, se
las veces fun cionan. Si no fuera así, no sería n adaptativos fij a más en la uti li dad que en la corrección lógica . El mis-
y no habrían persistido como característica de la cogn ición mo término «error » imp li ca una desviación de un jui cio
humana. que debería ser correcto, como si lo esperab le fue ra que no
Pero también a veces los sesgos son útil es porque nos cometiéramos ninguna eq uivocación. Según los psi cólogos
im piden incurrir en errores más graves. Es decir, la selec- soc iales evo lucion istas, este planteamiento no contribu-
c ió n natural habría favo recido un sesgo hac ia los erro res ye mucho a entender por qué la mente humana func iona
menos costosos en cada situació n. Esto es lo que propone como lo hace. En el fo ndo, el ser humano ha ll egado hasta
la «teoría del manejo del error», fo rmul ada por H ase lton y aquí por ser «efica z», no por ser «perfecto ».

de las principales razones de su uti li dad es que se pue-


PROCESOS COGNITIVOS den emp lear de forma automática cua ndo las c ircu ns-
AUTOMÁTICOS V CONTROLADOS ta ncias o nuestras metas en cada situ ación lo ex igen.
En nu estra vida cotidi ana rea li zamos numerosas
Hasta ahora nos hemos referi do a estrategias que actividades y reaccionamos ante diversas situ ac io nes
ayuda n a nuestro sistema cognitivo a se lecc ionar y ma- de forma automática y sin ser conscientes de ell o, lo
nejar la gra n cantidad de inform ac ión procedente del cua l es enormemente adaptativo para desenvo lverse
medio socia l y a utili zar la para hacer inferenc ias. Una en contextos hab ituales. Para que esto ocurra, es de-
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

Diferencias culturales en los sesgos optimistas. ltziar Fernández Sedano


En cualquier lugar del mundo nos podemos encontrar ta n prepa rados como ell os o más para afronta r este tipo de
con personas que pi ensa n que a ellas les va a ocurrir todo fenómenos.
lo bueno (optimi smo ilusorio) y que, además, no les van a Estas dife rencias c ulturales se pueden expli car a parti r de
suceder acontec imientos negati vos (ilusión de invulnerabi- los mi smos procesos que refu erzan estos sesgos optimistas.
lidad). Estos sesgos cognitivos se denominan ilusiones por- Así, la menor va loración del individuo autónomo en las cul-
que se desvían de la rea lidad, enfatizando lo pos itivo y, en turas colectivistas (como la j aponesa) tiene vari as impli ca-
cierta manera, nos permiten ser más fe li ces y optimi stas. De ciones, entre ellas, la menor diferenciación entre la imagen
hecho, según el informe del INJUVE coordin ado por Java- de uno mi smo y la de los otros. Los colectivistas as iáti cos
loy (2 00 7), las personas li geramente deprimidas no presen- tienden a percibirse como más simil ares entre ellos, y un
tan estas ilusiones. Ellas ti enden a mostrar una visión más individuo no cree ser mej or que la med ia en capacidades, ni
rea lista o más equilibrada de sus fo rta lezas y deb ilidades, en oportunidades. Estas cogniciones pueden esta r influyen-
mi entras que las personas con una depres ión más severa se do en la ausencia de sesgos optimi stas entre los miembros
ca racteri zan por poseer sesgos hacia lo negativo. de estas culturas. Por otra parte, los co lectivistas, en compa-
Ah ora bi en, ¡ los sesgos optimi stas se producen con la ración con los individualistas, ti enden a percibi r los hechos
misma intensidad en todas las culturas? Para dar respuesta a como menos contro lables, por lo que probablemente viven-
este interroga nte rev isaremos las investi gac iones recogidas cien los sucesos negativos como algo a lo que hay que adap-
por Fiske, Ki tayama, M arku s y Ni sbett (1998) y las de H eine tarse y to lerar, ya que no depende de ell os (Páez, Fernández
y Lehman (1995) . Estos autores so li citaron a los participan- y M artín Beristain, 2001). La catástrofe sísmi ca ocurri da en
tes (ca nad ienses y j aponeses) que estim aran la probabilidad Japón en el año 2011 nos proporcionó un cru do ejemplo.
de que les ocurriera un mi smo suceso a ell os y a otra per- Finalmente, la gravedad de los hechos negativos puede
sona si mil ar a ell os. Los hechos eran de carácter pos itivo estar influyendo ta mbién sobre estas dife rencias cu ltu ra les.
(por ejempl o, desa rro ll ar una buena carrera profes ional, po- Confirmando esta idea se ha constatado que los ca nad ien-
seer una casa propi a) y negativo (alcoho li smo, desa rro ll ar ses poseen una asociación significati va entre la amenaza
un cáncer, divorciarse, etc.) . Los resul tados mostraron que, percibida en los hechos negativos y el grado de ilusión de
ante la perspecti va de vivir un hecho positivo o de sufrir invulnerabilidad. Esto es, cuanto más amenazante ju zgaba
un suceso negativo, los ca nadienses percibían que tenían el hecho un canad iense, menos pensaba que le podría a
más probabili dades de vivenciar hechos pos itivos (es decir, ocurrir a él. En ca mbio, esto no sucedía con los japoneses,
mostraba n optimi smo ilusori o) y menos de su fri r aconte- re lativa mente más co lectivistas que los anteri ores (Marku s,
cimientos negativos (ilusión de invulnerab ili dad) que una Kitayama y Heiman, 1997). Por su parte, los pacientes asiáti-
persona media simil ar a ell os. En cambio, los japoneses no cos y latinoameri ca nos (tambi én colectivistas) afrontaban la
mostraron estos sesgos optimistas. enfermedad con mayor aceptación en comparación con los
En esta mi sma lín ea, M arku s, Ki tayama y Heiman pacientes nortea mericanos, que la vivían como un desafío
(1997) han confirmado q ue los ca nadienses que viven en (León, Páez y Díaz, 2003). En genera l, estos datos confirman
ciudades vulnerabl es a los terremotos estiman que su ve- que las culturas co lectivistas, incluidas las latinoameri canas,
cindari o está mej or preparado que la med ia. En ca mbio, muestran un estilo más estoico de adaptac ión a los hechos
los j aponeses que se hallan en lugares afectados por te- negati vos, y esto probab lemente se asocia a una menor utili-
rremotos pi ensa n q ue los veci nda ri os de alrededor están zación de los sesgos optimistas en estos contextos cultura les.

ci r, para que una respuesta ll egue a ser auto máti ca, es autores mostraro n que el co lor de la pi el activaba el
necesari o que la información se haya procesado de estereotipo negativo de los afroa meri ca nos.
form a repetida. El psicó logo que rea li za una se lección No só lo las creencias que se ti enen sobre un grupo
de ca ndidatos por primera vez, lo hará de fo rma me- se pu eden ver afectadas por esa activación automática
ti cul osa anali za ndo toda la información di sponibl e. de los esquemas, sino tambi én el compo rta miento. Esto
Con el ti empo y la prácti ca, lo hará de form a algo más se ha demostrado con el estereotipo de las personas
automáti ca, eva lu ando la idoneidad de los ca ndi datos mayores. En estos estudi os se activaba esta categoría a
de un a form a rápida y centrándose só lo en lo más im- través de frases desordenadas que co ntenían pa labras
portante. Por tanto, los procesos automáti cos imp li ca n relacionadas con el esquema de la vejez (« retirado»,
un a gran economía para el que procesa la info rmación. «arru ga», «tradi cional», «dependi ente», «testarudo» ,
Si lo apli ca mos al terreno social, el procesa mi ento etc.) y que los parti cipantes debía n ordenar (Bargh,
automáti co de la info rm ación que recib imos sobre di s- Chen y Burrows, 1996), o bien medi ante la presen-
tintas perso nas o grupos pu ede tener efectos ta nto en tación repetida de fotografías de personas mayores
las creencias como en el co mportami ento. Por ejem- (Kawakami, Young y Dovidio, 2002). En una tarea pos-
pl o, se ha enco ntrado que algun os rasgos físicos pue- terior, se observó que los participa ntes a los que se les
den activar el estereotipo negativo que se tiene sobre había activado la categoría ca minaban de forma más
un grupo (Pratto y Bargh, 199 1). Concreta mente, estos lenta. Aunque, obviamente estos estudios se han rea-
COGNICIÓN SOCIAL

!izado en condi c iones artifi ciales de laboratorio, no es En primer lugar, los procesos automáticos se pro-
difícil pensar en las co nsecuenc ias negativas que pue- ducen sin que las personas sea n conscientes de ell o.
de tener la activación automática del estereotipo de un En segundo luga r, y por la mism a razón, no son in -
grupo en la vida rea l. Un ej emplo muy claro lo tene- tencionados. En tercer luga r, no están sujetos a un
mos en el obstáculo que supo ne la activació n de los co ntrol deliberado, por lo que puede resultar difíc il
estereotipos de género (véase el Capítulo 11 ) para el o imposibl e ev itar o interrumpir ciertos procesos una
desarrollo laboral de las muj eres (y a veces también de vez activados. Finalmente, son muy eficaces en térmi-
los hombres), si de manera automática e inconsciente nos de coste-be neficio, en tanto que requieren pocos
se co nsidera que sólo pueden rea li zar ciertas activida- recursos cognitivos (los heurísticos so n un ejemplo),
des debido a las ca racterísticas «propias de su sexo ». no implican ningún esfuerzo, puesto que se basan en
Aunque actua lmente es un área que está generan- estructuras de co noci mi ento que ya están almacena-
do gran ca ntidad de investigac ión, no es hasta los años das en la memoria (como los esq uemas), y pueden
70 cuando se empi eza a co nsidera r la idea de que los ocurrir simultánea mente co n otros procesos. Frente a
pensamientos y comportamientos rac ion ales del ser los procesos auto máticos, los procesos controlados se
hum ano no siempre so n consc ientes y controlados, producen co n co nsc iencia y requi eren mayor esfuerzo
sino que mu chas veces (para algun os investigadores, cognitivo. Por tanto, se trata de un procesamiento bas-
la mayoría de las ocasiones) se producen de un a ma- tante más lento que el automáti co .
nera automática e in co nsc iente. El func io namiento de ambos tipos de procesamien-
En un principio se co nsideró que los procesos auto- to ha sido anali zado por los psicólogos sociales en re-
máticos y los co ntrol ados era n opuestos e incompati- lac ió n con diversos fenómenos, co mo se verá en este
b les entre sí, y que se diferenciaban en cuatro aspectos manu al, espec ialmente al expo ner los modelos sobre
fu ndamentales, que Bargh (1994) ll ama «los c uatro ji- la influencia de las actitudes en la condu cta (Ca pítulo
netes de la auto matic id ad »: 6) y sob re el efecto de los mensajes persuasivos (Ca-
pítulo 7).
la consc ienc ia, Sin embargo, con el ava nce de la investigación, se
■ la intenc ion alidad, puso de manifi esto que la distinción entre ambos tipos
■ el contro l y de procesos no se puede estab lecer de una manera ta-
la eficac ia. jante, y que es más adecuado hab lar de distintos grados

Procesos automáticos Procesos controlados


• No conscientes • Conscientes
• No intencionados • Intencionados
• Fuera del control voluntario • Controlables de principio a fin
• No impl ican ningún esfuerzo • Implica n mayor esfuerzo y
y consu men pocos recursos consumen más recu rsos
cognitivos cognitivos

Continuo de automaticidad-contro l a lo largo del cual se sitúan los procesos cognitivos.


INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

de automaticidad (y, por tanto, también de distintos gra- sanas (debido a la activación automáti ca del esquema
dos de consciencia, intencionalidad, control y eficacia) que tenemos para esa categoría de personas). O en el
a lo largo de un continuo (Bargh, 1996) (Figura 3 .1 ). efecto que ti enen a veces en nosotros los ráp idos e im-
perceptibl es ca mbios en la expresión facial de la per-
son a con la que estamos hablando cuando hacemos
Procesos preconscientes un determinado co mentario. De repente nos sentimos
incómodos y no sabemos por qué. O en el hecho de
En el punto más extremo de automaticidad se si- que, a base de ver varias veces a alguien (u oír una
túan los procesos preconscientes, que tienen lugar to- ca nción) que al principio nos resultaba indiferente,
talmente fuera de la consciencia pero afectan no obs- nos acabe agradando . Aunque en muchos casos es un
tante a la elaboración de juicios y a la conducta. Un ejemplo de proceso postconsciente (pu esto que nos
ejemplo de proceso preconsciente es la percepción damos cuenta de que vemos a esa persona u oímos esa
subliminal, es decir, la que ocurre cuando la informa- ca nción), este curioso fenómeno, denominado e fecto
ción nos llega por debajo del umbral de la co nscien- de mera exposición (que se abordará en el Capítulo 6
cia y, aunque la procesa rnos, ni siquiera recordamos al hab lar de la formación de actitudes), se produ ce co n
haberl a visto. más fuerza y la valoración es más positiva cuando las
Imagine que le exponen a estímulos que parecen personas no son conscientes siquiera de haber percibi-
destellos de luz durante un periodo muy corto de ti em- do co n anteri oridad esos estímul os.
po (p. e., 4 milisegundos) e inmedi atamente después
aparecen una serie de ca racteres, por ejemplo, ideo-
gramas chinos. A co ntinuación le piden que eva lúe Procesos postconscientes
esos símbolos. Si responde igual que los parti cipantes
del estudio de Murphy, Monahan y Zajonc (1995), se El siguiente grado de automati cidacl lo proporcio-
dará cuenta co n sorpresa de que valora algunos más nan los pensamientos postconscientes. En este caso,
positivamente que otros, sin un motivo aparente. Sin se tiene conciencia de que se ha percibido y proce-
embargo, la ra zó n es que esos símbolos iban precedi- sa do la información, pero no se es co nsc iente de su
dos de estímulos que contenían información positiva influencia en jui cios y respu estas posteriores. La vida
o negativa, por ejemplo, ca ras sonrientes o enfadadas diaria nos proporciona multitud ele ejempl os del fun-
(en el Capítulo 6 se expone de forma más deta llada cionam iento de procesos postconscientes. Uno de
este procedimiento experimental, denominado «pre- ell os es la influencia que ti ene el estado de ánimo en
activación » -priming-, que es muy utili zado para me- nuestros jui cios y nuestra conducta hacia los demás.
dir actitudes implíc itas). Estos estímulos se mostraron Para anali za r esa influencia, Forgas (1998) ll evó a cabo
tan rápidamente que sólo se percibían como un deste- un estudio en el que se inducía a los participantes un
llo (para que el estímulo no sea detectado se debe pre- estado de ánimo positivo o negativo a través de foto-
sentar durante un tiempo inferior a 100 milisegundos). grafías (tiras de cómics o accidentes de coches, res-
La influencia de la percepción subliminal es espe- pectivamente) que encontraban en un sobre. Cuando,
cialmente probable cuando los estímul os subliminales momentos después, alguien les pedía un favor ele for-
son social o personalmente releva ntes, cuando no hay ma poco amab le, se producía una mayor resistencia a
otros estímulos supraliminales que se oponga n a ellos ayudar por parte de aquell os a los que se les había in-
y cuando se presentan inmedi atamente antes del es- ducido el estado de ánimo negativo. En esta situac ión,
tímulo que hay que ju zga r (Fiske y Taylor, 199 1). Las las personas eran perfectamente co nscientes de haber
investi gaciones de los psi có logos sociales han revela- vi sto las fotografías, pero no de que eso les hubiera
do el funcionamiento de la percepción subliminal co n provocado un determinado estado de ánimo que ha-
diversos tipos de estímulos sociales. bía repercutido en su co nducta hacia el otro. Algo se-
La influencia de la percepción subliminal de in- mejante ocurre cuando vemos la vida de «color rosa»
formación en nuestros jui cios y en nuestra co nducta o lo vemos «todo negro » según có mo nos sintamos.
no sólo ocurre en el laboratorio, sino tambi én en la En otro apartado de este capítul o nos referiremos más
vida rea l y en nuestra interacción co n los demás. Las detenidamente a la relación entre afecto y cogni ción.
personas pensamos y nos co mportamos de forma pre- Los estudi os sobre activación de la categoría de
co nsciente hacia otros co ntinuamente, ju zgá ndolos en personas mayores que hemos citado antes (Bargh et
términos de rasgos, o de estereotipos, o simplemen- al., 1996; Kawakami et al., 2002) también refl ejan la
te reaccionando de forma instintiva nada más verlos. acción de procesos postconscientes, ya que los parti-
Pensemos, por ejemplo, en la reacción afectiva instan- cipantes eran co nscientes de los estímulos que veían,
tán ea que nos produce la percepció n de algunas per- pero no de su relac ión co n el posterior en lenteci mien-
COGNICIÓN SOCIAL

to de su movilidad. Asimismo, el hecho de que las hemos revisado en este capítulo (esquemas y heurísti-
personas que más destacan visualmente en un grupo cos) . Esta inferencia automática de rasgos puede tener
y que más atraen la atención reciban juicios más ex- otras implicac iones sociales, como el mantenimiento
tremos, es decir, se las cu lpe o se las elogie más que a del prejuicio hacia ciertos grupos. Por ejemplo, cuando
los demás (Tay lor y Fiske, 1978), también se debe a un sabemos que alguien pertenece a un grupo socia l es-
proceso postconsciente. El lector interesado puede en- pecífico, vamos a inferir una serie de rasgos de manera
contrar otros ejemplos en Rodríguez y Betancor (2 007). automática y no intencionada a partir de su comporta-
miento, y en esa inferencia automática tendrá mucha
influencia el esquema que tengamos sobre ese grupo
Procesamiento dependiente de metas concreto, es decir, el estereotipo. Otro proceso cogniti -
vo relacion ado con las inferencias de rasgos de perso-
Si nos segu imos moviendo a lo largo del conti- nalidad, que también veremos en el próximo capítulo,
nuo en dirección a los procesos más controlados, nos es la formación de impresiones. En este caso, también
encontramos con el procesa miento dependiente de el proceso depende de las metas del perceptor, pero se
metas. Este tipo de automaticidad no es pl enamente desarro lla de forma bastante automática.
automático en la medida en que requiere un contro l Los dos procesos que vamos a ver a continuación
intencionado inicial en función de las metas y moti- tambi én están ligados a las metas, pero son contra-
vac iones. Sin embargo, una vez ini ciado, las person as dictorios o inconsistentes con ellas, es decir, nos ha-
pierden el control sobre el proceso. Hay innumerabl es cen pensar en lo que no queremos. La supresión de
fo rm as en las que la ex istencia de este automatismo se pensa mientos se refiere a los esfuerzos por mantener
hace ev idente en el pensami ento humano, pero aquí ciertos pensamientos lejos de nuestra co nscienci a. Por
nos centraremos en tres de ellas a modo de ilustración : ej empl o, ¿cuántas veces pensa mos en comida cuan-
las inferencias que hacemos espontánea mente sobre do estamos a dieta? Cuando las personas tratamos de
los rasgos de los demás, la dificultad para suprimir los no pensar en algo, curiosa mente se produce el efecto
pensamientos no deseados, y las rumi aciones. contrario: pensamos mu cho más (Wegner, 1994; W en-
El primer ejemplo de este tipo de automatismo (pro- zlaff y Wegner, 2000) . Esto se expli ca por un proceso
cesa mi ento dependiente de metas), son las inferencias automáti co de vi gil ancia, que busca mu estras de los
espontáneas sobre rasgos de personalidad . Como vere- pensamientos no deseados (imágenes mentales rela-
mos en el próximo capítulo, las personas tendemos a cionadas co n la comid a). Cuando se están buscando
inferir rasgos de person alidad en los demás a partir de esas mu estras de pensa mi entos no deseados, estas se
la observación de su comportamiento. Este tipo de infe- activan y se hacen más acces ibl es en el sistema cog-
rencias se rea li za n co ntinuamente ele forma automáti- nitivo, de forma que aparecen con más fuerza. Aparte
ca, aunque son mu cho más probabl es cuando tenemos de la búsqueda automáti ca, también se pone en fun-
algún interés en formarnos una impres ión de la otra cion ami ento un proceso operativo más consciente y
persona, es decir, cuando nuestra meta en ese momen- co ntrol ado, que trata de suprim ir esos pensamientos
to es esa. Recordemos el ejemplo de la búsqueda de un no deseados, a veces sustituyéndolos por imágenes
compañero con el que preparar la asignatura . Nuestra mentales alternativas (en lugar de pensar en com ida
meta en esa situación es enco ntrar a alguien idóneo, imaginar un paisaje, por ejemplo). Si el sistema cogni-
así que co nscientemente observamos cómo se compor- tivo no está sobrecargado de información, el esfuerzo
tan las personas que nos rodean en el aula. Si vemos de sustitución puede culminar con éx ito. En cambio,
a una que asiste habitualmente a clase, lleva leídos los en situaciones de sobrecarga, o cuando nos relajamos,
temas y ti ene unos apuntes claros, in feriremos que es mi entras el proceso automático de vigi lancia continúa
alguien discip linado, trabaj ador y ordenado. Y si, ade- activo identifi ca ndo los pensam ientos no deseados, el
más, está dispuesto a prestarnos sus apuntes un día que sistema operativo carece de los recu rsos necesarios (o
no hemos podido asistir, inferiremos que es generoso deja de utili za r los que ti ene) para alejar esos pensa-
y llegaremos a la conclus ión de que es el compañe- mi entos de la conciencia por medio de la distracc ión .
ro perfecto para trabajar con él la asignatura. En todo De esta forma, se produce un e fecto rebote, en el que
este proceso hay aspectos controlados, motivados por los pensamientos que pretendemos evitar aparecen
nuestras metas (la observación del comportamiento de incluso con más fu erza que cuando comenza ron los
los demás en busca del co mpañero idóneo), y aspectos intentos por suprimirlos.
automáticos, que escapan a nuestro control (las infe- Las rumiaciones son pensami entos conscientes que
rencias espontáneas que hacemos sobre los rasgos de las personas dirigimos a un objeto dado (un suceso,
personalidad del compañero a partir de su conducta), una idea, otra persona) durante un periodo prolonga-
y en los que intervi enen estructuras y procesos que ya do co mo resultado de alguna meta frustrada (Martin
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

y Tesser, 1989). Cuando no se puede conseguir algo percibimos a las personas de modo más favorable e
que se desea, esa frustración puede llevar a un nuevo interpretamos lo que ocurre de manera positiva . Por
intento de lograr la meta (un as ignatura que se nos re- el co ntrario, si salimos enfadados de un examen, este
siste, una cita frustrada), a pensar constantemente en estado de ánimo negativo nos lleva a ver el entorno
formas alternativas de conseguir el objetivo y a pasar social de manera menos favorable. De alguna forma,
todo el día dándole vueltas al asunto sin poder evitarlo. la manera en que nos sentimos moldea y contribuye a
Las rumiaciones suelen ser contraproducentes porque co nformar cómo pensamos, aunque la influencia se da
no facilitan la solución del problema y pueden acabar también en sentido contrario. El estudio de todos estos
provocando depresión por la incapac idad para obte- aspectos, iniciado en los años 90 del siglo pasado, es
ner la meta deseada y para co ntrolar los pensamientos lo que se conoce como «cognición ca liente». En este
recurrentes. En el Capítulo 1O veremos cómo este tipo apa rtado va mos a referi rnos a la relac ión que se esta-
de pensamientos pueden provocar respuestas agres ivas blece entre el estado afectivo - lo que sentimos o el es-
hacia personas que no tien en nada que ver con nuestro tado de ánimo que tenemos- y la cognición - la forma
problema. La frustración de una meta también pu ede en la que procesa mos la información social-. A co nti-
dar lugar al pensami ento contrafácti co, ya explicado nuación vamos a comentar los mecanismos por los que
anteriormente. En ambos casos los pensamientos son se produce esa relación en cada uno de los sentidos.
conscientes, pero el proceso es inco ntrolabl e.

La influencia del estado de ánimo


Procesos controlados sobre la cognición
En el extremo opuesto a los procesos puramente Las emociones pueden influir de diversas formas en
automáticos se encuentran los procesos controlados, el procesamiento de la información. La investigación y
ca racter izados por ser plenamente co nscientes e inten- la teoría en esta área se han centrado sobre todo en el
cionados, por ser susceptibles de control de principio efecto del estado de án imo en los procesos cognitivos.
a fin por parte de la persona y por requerir más tiempo Imagine el primer día que acude a ese puesto de traba-
,.J y más esfuerzo cognitivo. Son los procesos que po- jo que le ha costado tanto co nseguir. Su estado de áni-
nemos en marcha cuando tenemos que tomar alguna mo es especialmente positivo. Seguramente se crea rá
decisión importante o hacer una elección difícil entre una grata impresión de los compañeros de trabajo que
dos o más opciones, pero también cuando estudiamos le presenten. Tal y como han mostrado algu nos estu-
(para aprender, no para aproba r) y cuando buscamos dios, esa impresión positiva está determinada porque
la so lución a algún problema comp lejo. se siente rea lmente bien (Mayer y Hanson, 1995). El
Antes de poner en práctica una decisión, por ejem- estado de ánimo influ ye en los juicios sociales que se
plo, son necesarios dos procesos: uno deliberativo, en hagan sobre uno mismo y sobre los demás, de forma
el que la persona co nsidera las opciones que tiene y que se van a elaborar jui cios más positivos cuando se
sopesa toda la información a favo r y en contra de cada tiene un estado de ánimo positivo y jui cios negativos
una; y otro centrado en la implementación de la deci- cuando ese estado de ánimo es negativo. ¿Por qué
sió n tomada (Gollwitzer, Heckhausen y Seller, 1990) . ocurre esto? Recordemos que los juicios (inferen cias,
No siempre se dan los dos procesos, sin embargo. A impresiones) se elabora n a partir de la información
veces nos quedamos en la primera fase y no pasamos que percibimos en el momento y recurriendo a cono-
de ahí, como cuando nos hacemos propósitos que ci mientos ya almacenados. Pues bien, nuestro estado
luego no cumplimos. Es más probable que llevemos a de ánimo influ ye tanto en la forma en la que percibi-
cabo nuestros propósitos e intenciones cuando elabo- mos e interpretamos los distintos estímulos (personas,
ramos un plan de implementación específico y no abs- situaciones o circu nstancias) como en la forma en la
tracto, por ejemplo, poniéndonos objetivos concretos que recordamos hechos pasados y, por supuesto, en
(como los que se fijan en el Plan de Trabajo del curso). los sesgos que cometemos en cada uno de esos proce-
sos. Es lo que se denomina efecto de congruencia con
el estado de ánimo.
Según el modelo de infusión del afecto propuesto
LA RELACIÓN ENTRE EL ESTADO DE por Forgas (1995), el estado emociona l influye en los
ÁNIMO Y LA COGNICIÓN procesos cognitivos a través de dos mecanismos:

Todos hemos observado que cuando estamos de ■ afecta ndo a la atención y a la cod ificació n de la
buen humor y tenemos un estado de ánimo optimista información procedente del medio (se atiende y
COGNICIÓN SOCIAL

se codi fica mej or la informac ión co ngruente con Además de estos fenómenos, se puede habl ar de otros
el estado de ánimo), y también a la activación de efectos de las emociones en la cognición. Por ejempl o,
catego rías y esquemas (evocando asociaciones y se ha encontrado que la información que provoca re-
conoci mientos co ngruentes con ese estado). acciones afectivas se puede procesar de forma diferente
■ sirviendo de pista informati va para inferir nues- y ser por lo tanto más difícil de ignorar (Edwards y Br-
tro juicio sobre un determinado estímul o (si esta- ya n, 1997). Esto ocurre porque las personas tienen poco
mos de buen humor inferiremos que el estímul o control sobre la experi encia emocional, de forma que,
nos agrada, y si estamos de mal humor inferire- aunque intentemos ignorar la información relacionada
mos lo contrari o, aunque nuestro estado de áni- con ella, no podemos. En este sentido, la información se
mo en ese momento no tenga nada que ver co n puede convertir en una fu ente importante de contami-
ese estímul o). nación mental, puesto que los juicios que emitamos es-
ta rán influidos («contaminados») por dicha información
Estos dos mecani smos actúan en situaciones di- ca rgada emocionalmente. Si pensamos, por ejemplo, en
ferentes. El primero se pone en marcha cuando per- las pruebas que se presentan en los tribunales, es posi-
cibimos información del medio y necesitamos inter- ble que muchas de ellas, como algunas fotografías, sean
preta rl a recurri endo al conocimiento que tenemos rea lmente impactantes, de forma que generen emocio-
almacenado, mientras que el segundo lo hace cuando nes fu ertes que hagan difícil ignorar dichas pruebas.
emp lea mos heurísticos para hacer inferencias.
El estado de ánimo no só lo influye en la fo rm a en la
que procesa mos la info rmac ión y elaboramos juicios, La influencia de la cognición sobre el
sino ta mbién en el co nteni do de la información que se estado afectivo
procesa y se recuerd a. Ya hemos mencionado que se
atiende, se procesa y se recupera mej or la información Para finali za r, va mos a referirn os al proceso co ntra-
co ngruente con el estado de ánimo. En concreto, la rio, es decir, al impacto de la cognición sobre el afec-
co ngruencia se da entre el estado emoc ional que se to. Se han señalado algunos meca ni smos por los que
tiene en el momento de recuperar la info rmación y la las cogni ciones influ yen en la forma en que sentimos.
valencia (positi va o negativa) de la información que Ya en 1964, Schachter sugería, en su teoría de los dos
se recuerda (p. ej ., Teasdale y Russell, 1983). Es decir, facto res de la em oción, que en ocasiones nos resulta
la tendencia es recordar info rm ación positiva cuando difíc il identifica r nuestras emociones, por lo que va-
tenemos un estado de ánimo pos itivo, y recordar in- mos a infer ir su naturaleza a pa rtir de las situac iones
fo rm ación negati va cuando nos hall amos en un estado en las que experimenta mos la activac ión. Si sentimos
de ánimo negati vo (véase la Figura 3.2). Los efectos del cierta activac ión antes de un examen inferimos que es
estado de ánimo positivo son más fuertes que los del ansiedad, y no miedo, ya que no ex iste ningún peligro
estado de ánimo negativo, excepto en el caso de las presente que justifique esta última emoción, pero sí
personas co n depresión cróni ca, que recuerdan más incertidumbre respecto a la dificultad del examen y
los sucesos negativos (Bl aney, 1986) . nuestro rendimiento en él.

Recuerdo de
Estado de ánimo pos itivo información pos itiva

Estado de ánimo negativo . Recuerdo de


información negativa

Representación del efecto del recuerdo congruente con el estado de ánimo (adaptada de Baron y Byrne, 2005).
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

Las estructuras cognitivas también tienen impacto


en las emociones. Los esquemas basados en experi en-
cias anteriores pueden incluir una etiqueta emocional
(Fiske, 1982). Cuando se activa un esquema (de per-
sonas o de situaciones), no sólo se aplica el co noci-
miento almacenado en él, sino también ese compo-
nente afectivo, que puede influir en la forma en que
nos sentimos hacia el estímul o que ha activado el es-
quema. Por ejemplo, si se activa un estereotipo sobre
un determinado grupo, la carga afectiva co ntenida en
ese esquema probablemente determinará cómo nos
sentimos hacia los miembros de ese grupo. Hay gru-
pos que nos pueden hacer sentir desprecio, porque su
estereotipo esté ligado a la delincuencia, y otros que
nos despierten admiración porque su estereotipo esté
relacionado con el éx ito (en el Capítul o 11 trataremos
esta cuestión con más detalle al exponer el modelo so-
bre el co ntenido de los estereotipos) . Ocurre lo mi smo
Arie Krug lanski (Universidad ele Ma rylancl). Uno ele los psicó logos
co n los esquemas de situac iones: si hemos tenido una sociales que más se ha preocupado por estudiar las relaciones entre
mala experiencia en una situac ión concreta, el esque- moti vación y cognición, propon iendo la idea ele un sistema úni co.
ma que tendremos sobre ese tipo de situaciones tendrá
una carga emocional negativa, y cada vez que nos en -
contremos en una situación simi lar, experimenta remos de manifiesto la investi gac ión sobre razonamiento mo-
esa emoción negativa. tivado (p. e., Kunda, 1990), está presente en todas las
Otro ejempl o lo co nstitu ye el pensamiento re- fases del procesamiento cogniti vo (codificación, alma-
trospectivo, con el que la gen te trata de disminuir el cenam iento y recuperación de informació n en la me-
....... !
impacto de sucesos negativos o frustrantes a través moria, e integrac ión de esa información y formac ión
de cogniciones. La estrategia co nsiste en reducir las de juicios), y en este capítulo hemos tenido ocasión de
probabilidades de éx ito convenciéndonos de que, en ver unos cua ntos ejemplos.
realidad, dadas las circu nstancias, era imposible que Una vez co mprobado empíri ca mente que la mo-
aquello saliera bien (Tykoc insci, 2001 ). Este tipo de tivación influ ye en la cogni ción, las preguntas que
pensam ientos puede hacer que los resultados negati- se plantean ahora los investigadores se refieren al
vos parezcan inevitables y menos estresantes. «cómo » de esa influencia. En relació n co n esta cues-
tión, la evidencia empíri ca permite hacer dos afirma-
ciones: la primera, que la motivación puede ejercer
sus efectos tanto en la dirección como en la intensidad
EL PAPEL DE LA MOTIVACIÓ EN LA del procesamiento; la segunda, que esos efectos está n,
COGNICIÓN SOCIAL sin embargo, limitados por nuestra capac idad para ju s-
tificarlos de acuerdo con nuestra co mprensión de la
En Cognició n Social, la pregunta que se hacían los rea lidad . Veamos qué quiere decir esto.
investigadores hace años era si la motivación ejerce Un concepto fundamental para entender la influen-
algún efecto en la cognición. Según autores como Kru- cia de la motivación en los procesos cogn itivos es el
glanski (1989), es difícil co nceb ir una actividad cog- de metas. Las metas influyen en qué creencias y reglas
nitiva que esté libre de base motivacional, de ahí que aplicamos al hacer juicios y también en cuá nto tiem-
desde el enfoq ue de la «cogni ción ca liente» se co n- po y esfuerzo dedicamos a hacerl os. Como resultado,
sidere al ser humano como un «estratega motivado». personas con diferentes metas pueden llegar a hacer
Para empezar, puesto que nuestros recursos atenciona- juicios muy distintos, y una misma persona puede sa-
les son limitados, debemos elegir a qué atendemos, y ca r co nclusiones diferentes de la misma info rm ación
esa elección es ca racterística mente motivacional (de- según ca mbi an sus metas. Kruglanski (1980) propo-
pende de los intereses o las metas que tenga mos en ne una clasificación de las metas según su efecto en
cada momento). Además, centrar la atención en algo la cognición, distinguiendo entre metas de precisión
requiere esfuerzo mental, y esto también es una activi - y metas de dirección. Las primeras nos motivan para
dad típicamente motivacional. Pero la motivación no llegar a la co nclusión más acertada posible, sea la que
sólo afecta a los procesos de atención; como ha puesto sea, para lo cual inve rtim os mayor esfuerzo al hacer
COGNICIÓN SOCIAL

los juicios, nuestro ra zo nami ento se vuelve más com- evitación cuando la evidencia les impide mantener
plejo y elaborado, y nos preocupamos más por buscar una autoestima positiva (es el caso de las atribucion es
las mejores estrategias. Este tipo de razonamiento está favorecedoras del yo, que se abord an en el Capítulo
motivado por el deseo o la necesidad de evitar come- 4). Por mucho que nos empeñemos en creer que so-
ter errores, y es el que seguimos, por ejemplo, cuando mos competentes en algún ámbito, esa creencia choca
tenemos que tomar alguna decisión importante (lo que co n la rea li dad representada por los malos resultados
en un apartado anterio r denominábamos proceso deli- de nuestro rend imiento, por lo que sustituiremos esa
berativo). Por supuesto, una persona puede co nsidera r conclusión injustificab le por estrategias de evitación,
co mo mejor una estrategia que no lo es, de forma que co mo eludir ese tipo de actividades.
las metas de precis ión no siempre lleva n a un razona- Por último, hay ocas iones en las que nuestra meta
miento de más ca lidad. es evitar la indecisión, y llegar a una co nclusión lo
Pero muchas veces lo que queremos, más que evi- más ráp ido posible, como ocurre cuando el tiempo
tar errores, es ll egar a la conclusión que más nos co n- apremi a, cuando algui en nos exige una respuesta in-
vie ne y aquí entran las metas de dirección, que sesgan med iata, cuando estamos ca nsados o cuando las co n-
la se lección de creencias y reglas a las que accedemos diciones ambientales son aversivas, por ejemplo. En
cua ndo razonamos (favoreciendo aquellas que apo- estos casos, adoptamos también la vía automática de
ya n lo que queremos), e influ yen en la ca ntidad de es- procesamiento de la información, echando mano in-
fuerzo que invertimos al hacer los jui cios (emplea mos med iatamente de la que está más accesible y aferrán-
mucho más cuando enco ntramos información que no donos rápidamente al primer juicio que elaboramos a
nos co nviene, para refuta rl a). Pero eso no sign ifica que partir de ella, sin co nsidera r otras opc iones.
nos vuelvan ciegos a la rea li dad. De hecho, por mu- Moviéndonos en un plano más genera l, la cogni-
cho que nos co nvenga una determ inada co nclusión, c ión social está profundamente influida por los moti-
só lo la obtendremos si podemos justifi ca rl a, y para eso vos sociales básicos que exponíamos en el Cap ítulo 2,
debe ser plaus ib le y no chocar co n la rea lidad, o co n en especial por tres de ellos: comprensión, control y
nuestra percepción de la rea li dad (Kunda, 1990). Por confianza (véase el Cuadro 3. 1O).
ejemplo, las personas utili za n diversas estrategias de

Los motivos sociales básicos relacionados con la cognición social


Viviendo en un entorno socia l, comprender a los de- nes opti mi stas pueden ser especialmente beneficiosas cuan-
más, lo que hacen, lo que piensan, lo que sienten y lo que do se refieren a juicios globales que no si rven de base para
pretenden puede determi nar nuestra interacción con ell os. la acción inmed iata, pero pueden ser pel igrosas cuando se
Por eso, hemos desarrol lado a lo largo de la evo lución una emplea n como guía de conductas y decis iones importantes,
motivac ión básica para dar sentido a la información que nos sobre todo en situaciones en las que un razonamiento más
llega de los otros y poder así interactuar con ellos de forma objetivo daría lugar a una conducta más apropiada (pense-
apropiada. No es necesario que esa comprensión sea per- mos en la il usión de invulnerabi lidad, a la que se aludía en
fecta o muy precisa; basta con que sea lo sufi cientemente el Cuad ro 3.9).
buena y coherente como para que podamos desenvolvernos Esta sobreestimación del control sobre la situación
adecuadamente en el med io social que nos rodea. Eso im- también la ap licamos a los demás, hac iendo atribuciones
plica que gran parte del conocim iento debe ser compartido abierta mente disposicionales, es decir, juzgando que hacen
con los demás, para que sea pos ib le la comuni cación y la lo que hacen porque «son » de una determ inada manera, y
coordin ación con ell os. subestimando la im portancia de la situ ac ión. En el Capítu lo
El motivo de control se refiere a la necesidad que tene- 4 veremos que este fe nómeno general se ha estudiado bajo
mos de sentirnos competentes, y de que exista una relación las etiquetas de «error fundamental de atribución » y «sesgo
entre nuestros pensamientos y nuestra cond ucta dirigida a de correspondencia».
una meta y los resu ltados obteni dos. Este motivo es tan fuer- El motivo de confianza nos lleva a esperar cosas buenas
te en nosotros que con frecuencia sobreesti mamos el con- de la mayoría de la gente. Sin esta tendencia motivacional,
trol que tenemos sobre los resultados de nuestras acciones. la cooperación necesaria para la vida en grupo no habría
Según Tay lor y Brown (1988; Taylor, Kemeny, Reed, Bower y podido desarroll arse, y el ser humano no habría podido so-
Gru enewa ld, 2000), el razonamiento motivado, por el que brevivir. Cuando vemos al otro de la mejor forma posib le,
ll egamos a las concl usiones que nos convienen, y las ilusio- nos sentimos más fe lices y más segu ros en la relac ión con
nes optimistas a que da luga r, pueden ser muy adaptativos, él, y si esa vis ión positiva es mutua servirá para superar los
porq ue contribu yen a nuestra fel icidad y bienesta r genera l. inevitab les confli ctos, ll ega ndo así a autocump li rse.
Además, nos hacen senti r capaces y persistir en tareas difí- La gente tiende a pensar que los demás son por lo general
ciles, incluso ante un fracaso ini cial. De esta fo rma, estas buenos y dignos de confianza, au nque también está atenta a
expectativas pos itivas pueden llega r a cu mplirse. Las ilu sio- cua lqu ier signo que sugiera lo contrario (Fiske, 1980). Como
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

no es muy adaptativo mantener un estado de máxima alerta algu ien, esa primera impresión será muy difíci l de cambiar,
contin uamente, utilizamos estrategias como los sesgos de porque entrarán en juego los sesgos de negatividad a la hora
positividad, tratando de ver el lado pos itivo de las personas de interpretar cualqu ier info rmación, por positiva que sea,
o justificar algunos resu ltados negativos, para minimizar su referente a esa persona (lto, Larsen, Smith y Cacioppo, 1998;
impacto a largo plazo. Eso sí, como percibamos seña les de Skowronski y Carl ston, 1989).
peligro que nos hagan formarnos una impres ión negativa de
COGNICIÓN SOCIAL

RESUMEN

¿Cómo nos enfrentamos a la ingente ca ntidad ción; lo habitual es que esos errores no sean graves
de informac ión que proviene del medio social? A y que se corrij an solos, de forma que el enfoque
lo largo del capítulo hemos tratado de dar respues- estratégico e intuitivo suele ser rentab le en térmi-
ta a esta pregunta desde las teorías y co nocimien- nos de costes y beneficios cognitivos.
tos aportados por una vertiente de la Psicología La mayor parte del tiempo, realizamos todo este
Socia l de gran peso en la disciplina como es la trabajo cognitivo de forma automática, no del todo
Cognición Social. Tenemos que remontarnos a los co nsciente y a veces sin tener contro l sobre los pro-
años 70 del siglo pasado, e incluso, a los inicios cesos, au nque también, cuando contamos co n la
de la Psicología Social, para situar el origen de la motivación, el tiempo y la capac idad suficientes,
Cogni ción Social, es decir, el interés por estudiar nos embarcamos en un procesamiento más con-
la fo rm a en que las personas nos enfrentamos a la trolado.
información social. Aunque la Cogni ción Social Al principio del capítulo señalábamos que, en
ap lica los métodos y teorías de la Psicología Cog- la década de los 90, la llamada «cognición fría»,
nitiva a la Psicología Socia l, en la medida en que in teresada sólo por los procesos de razonamiento,
estudi a procesos similares, su interés no se centra daba paso a la «cognición ca liente», que co nside-
en los objetos o co nceptos abstractos, sino en las raba la influencia de factores emociona les y moti-
personas y en las relaciones entre ell as. vacionales en los procesos cognitivos. Respecto al
Un eje central en el capítu lo, y que fu ndamenta primer punto, nos hemos referido a la influencia
gra n parte de los co nceptos expuestos, es la idea mutua del afecto y la cogn ición. Los procesos cog-
de que el ser humano tiene una capacidad limi tada nitivos no son inmunes a las influencias que puede
de procesamiento, que le ob li ga a recurrir a estra- ejercer el estado de án imo sobre ellos, y, a su vez,
tegias que le permitan manejar de la fo rma más efi- la cognic ión nos ayuda a entender la forma en que
ciente posible toda la info rm ación que recibe. En nos sentimos y a interpretar nuestras emociones. En
ese esfuerzo por optimizar recursos, y evitar la so- cuanto a la influencia de la motivación en la cog-
brecarga de nuestro sistema cognitivo, las personas nición, como ha puesto de man ifiesto la investiga-
vamos a categor izar y a hacer uso de esquemas y ción sobre razonamiento motivado, está presente
ejemp lares, que nos faci litan el trabajo de procesar en todas las fases del procesamiento cognitivo.
la información nueva, recurriendo a la que ya te- En definitiva, este capítu lo pretende que el lec-
nemos en la memoria. Los heurísticos resultan ser tor conozca los diversos mecanismos de la cogni-
una estrategia adecuada cuando la situación nos ció n socia l, y que sea co nsciente de que la cog-
exige que realicemos inferencias y juicios rápidos. nición tiene un ori gen socia l y en muchos casos
Con frecuencia, el uso de estas estrategias lleva a es socialmente co mpartida co n otros . Comprender
cometer sesgos y errores cognitivos. No obstan- có mo pensamos las personas sobre el medio social
te, no debemos quedarnos con la idea de que las es fundamental, porque es a través de la interpreta-
personas procesamos de forma errónea la informa- ción que hacemos de él como nos influ ye.
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

LECTURAS RECOMENDADAS V REFERENCIAS EN INTERNET

Baron, R.A. y Byrne, D. (2 005 ). Cogn ición Social. En Páez, D. y Zubieta, E. (2 003). Cogn ición social: sesgos,
R.A. Baron y D. Byrne (Eds. ), Psicología Socia l (1 Oª heurísti cos y atribu ción de ca usa lidad. En D. Páez,
ed., pp . 81-119). M adrid: Pea rson/ Prentice Hall. l. Fern ández, S. Ubillos y E. Zubieta (Coords.), Psi-
Aconsejamos la lectura de este texto por varios moti- cología Social, cultura y educación (pp. 263-299).
vos: está ilustrado con abundantes imágenes y ejem- M adrid : Pearson/ Prenti ce Hall .
plos que hacen más amena su lectura, además de Este texto puede comp lementar los aspectos expues-
describir diversas investigaciones sobre ca da uno de tos en este ca pítul o sob re los sesgos cognitivos que
los aspectos tratados. cometemos y los heurísticos. Está enfocado de for-
ma apli ca da al ca mpo ed ucativo y tamb ién trata las
Gigerenzer, G. (2 008). Decisiones instintivas. La inteli- diferencias culturales que existen en estos procesos
gencia del inconsciente. Barcelona: Ari el (versión cognitivos. Los capítul os de esta obra se pueden con-
origina l: Cut feelings. Nueva York: Penguin, 2007). sultar en la siguiente página web: http://www. ehu.
Gerd Gigerenzer es uno de los máximos exponentes es/pswparod/
en el estudio de los heurísti cos . Defiende que el pro-
ceso para tomar dec isiones correctas no consiste en Rodríguez, A. y Betancor, V. (2007). La cogni ción socia l.
acumular una gra n ca ntidad de información, sino en En J. F. Mora les, M. C. M oya, E. Gaviria e l. Cuadra-
descartar intuitivamente aquell a que no neces itamos . do (Coords.), Psicología Socia l (3 ª ed., pp. 125-167).
Por tanto, el empl eo de heurísticos no es un indicio M ad rid : M cG raw-Hill.
del mal fun cionamiento de nuestro sistema cogniti - Una revisión exce lente del ca mpo de la cogni ción
vo, sino todo lo contrari o. En este libro se anali za n social, rea li zada por dos autores con gran experien-
de forma muy aseq uibl e los múltipl es factores e in- cia investi gadora en este ámbito, y en la que se tratan
flu encias, tanto innatas como aprendidas, qu e condi- con más profundidad muchos de los procesos abor-
cionan nuestros procesos de dec isión. dados en este capítul o.

Jussim, L. y Harber, K. D. (2 005). Teacher expectations Tay lor, S. E., Kemeny, M. E., Reed, G. M ., Bower, J. E.
and self-fulfilling prophecies: Knowns and un- y Gruenewa ld, T. L. (2000). Psychological resources,
knowns, reso lved and unresolved controversies. Per- pos itive illusions, and hea lth . Am erican Psychologist,
sonality and Social Psychology Review, 9, 131-155. 55, 99-109.
En este artículo se revisan 35 años de investigac ión Este artículo se encuad ra en lo que actu almente se
sobre el efecto de las expectati vas de los profesores conoce como Psicología pos iti va, una corri ente
en el rendimi ento de los alumnos (efecto Pigmali ón). de gran auge en la discip lina psico lógica. En él se
Se anali za en qué casos se produce más probable- pl antea cómo las creencias e ilusiones positivas y la
mente dicho efecto y qué papel ti enen las profec ías sensac ión de control funcionan como recursos psi-
autocumplidas en los problemas soc iales. cológicos que pueden afecta r favora blemente a la
sa lud no sólo mental, sino también física, y se ilustra
Motterlini, M. (201O). Trampas m entales. Barcelona: Pai- medi ante un programa de investigación con hombres
dós (versión ori ginal: Trappole m enta/i. Bib lioteca afectados por el VIH.
Univ. Ri zzo li, 2008).
En este libro se expl ica n, de fo rm a muy amena y con http:// psicologiasocial.uab.es/ juan/index. php/el-aula/
gran ca ntidad de ejemplos, los distintos sesgos en los laboratorio-mainmenu-14/86-correlacion-ilusoria
que incurrimos los seres humanos, algunos de los En este enlace, que corresponde a la página del pro-
cuales se han abordado en este capítul o y otros se feso r Juan Muñoz, profesor Titul ar de Psicología So-
verán en el próximo. El enfoque que adopta el autor cial de la Universidad Autónoma de Barcelona, se
considera esos sesgos como algo natural y producto ilustra el concepto de correlac ión ilusoria medi ante
de nuestro funcionam iento cerebral. la participación en un estudio.
COGNICIÓN SOCIAL

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Abbey, A. (1982). Sex differences in attributions far Forgas, J. P. (1998). Asking nicely? The effects of mood on
friendly behavior: Do males misperceive females' respond ing to more or less polite req uests. Personali-
friendliness? Journal of Personality and Socia l Psy- ty and Socia l Psychology Bulletin, 24, 173-185.
chology, 42, 830-838. Forgas, J. P. (2002). Feeling and doing: Affective
Bargh, J. A. (1994).The fou r horsemen of automaticity: influences on interpersonal behavior. Psychological
Awareness, intention, effic iency and contro l in social lnquir y, 13, 1-28.
cogn iti on. En R. S. Wyer, Jr. y T. K. Krull (Eds.), Hand- Gollwitzer, P. M., Heckhausen, H. y Seller, B. (1990) .
book of Social Cognition (2ª ed., Vol. 1, pp. 1-40). Deliberative vs. implementa ! mind-sets: Cogn itive
Hillsdale: Lawrence Erlbaum. tuning toward congru ous thoughts and information.
Bargh, J. A. (1996). Automaticity in Social Psychology. En Journal of Personality and Social Psychology, 59,
E. T. Higgi ns y A. W. Kruglanski (Eds.), Social Psychol- 111 9-11 2 7.
ogy: H andbook of Basic Principies (pp. 169-183). Haselton, M. G. y Buss, D. M. (2 000). Error management
Nueva York: Guilford Press. theory: A new perspective on biases in cross-sex
Bargh, J. A., Chen, M. y Bu rrows, L. (1996). Automaticity mind reading. Journa l of Personality and Social Psy-
of soc ial behavior: Direct effects of trait construct and chology, 78, 81-91.
stereotype activation on action. Journa l of Personality Haselton, M. G. y Buss, D. M. (2003). Biases in social
and Socia l Psychology, 71, 230-244. judgment: Design flaws or design features? En J. For-
Baron, R. A. y Byrne, D. (2005) . Cogn ición Social. En R. gas, K. Williams y B. van Hippel (Eds.), Social judg-
A. Baron y D. Byrne, Psicología Social (1Oª ed ., pp. m ents: lmplicit and explicit processes (pp. 23-43).
81-11 9). M ad rid : Pearson/Prentice Hall. Nueva York: Ca mbridge University Press.
Blaney, P. H. (1986). Affect and memory: A review. Psy- Haselton, M. G. y Nettle, D. (2006) . The para noid opti-
chologica l Bulletin, 99, 229-246. mist: An in tegrative evol uti onary model of cognitive
Edwa rd s, K. y Bryan, T. S. (1997). Judgmental biases pro- biases. Personality and Social Psychology Review, 70,
duced by instructions to disrega rd : The (paradox ica l) 47-66.
case of emotional in formation. Person ality and Socia l Heider, F. (1958) . Th e psychology of interpersonal rela-
Psychology Bulletin, 23, 849-864. tions. Nueva York: Wiley.
Fiske, A. P., Kitayama, S., Marku s, H. R. y Ni sbett, R. E. Heine, S. J. y Lehman, D. R. (1995) . Cu ltural variation
(1998). The cul tural matrix of Social Psychology. En in unrea li stic optimism: Does the West feel more in-
D. Gilbert, S. Fi ske y G. Lindzey (Eds.), Handbook of vulnerab le than the East? Journa l of Personality and
Socia l Psychology W ed., Vol. 2, pp. 915-981). Sa n Social Psychology, 68, 595-607 .
Francisco: McGraw-Hill. Huici, C. (1994). La inferencia soc ial. En J. F. Morales, M.
Fiske, S. T. (1980). Attention and weight in person per- Moya, E. Rebolloso, J. M. Fernández-Dols, C. Huici,
ception : The impact of negative and extreme be- J. Marques, et al. (Eds.), Psicología Socia l (pp. 271-
havior. Journal of Personality and Social Psychology, 283). M adrid: M cG raw-Hill .
38, 889-906. lacoboni, M ., Li eberma n, M. D., Knowlton, B. J., Mol-
Fiske, S. T. (1982). Schema-triggered affect: Applica- nar-Szakacs, l. , Moritz, M., Throop, C. J. y Fiske, A.
tions to soc ial perception. En M. S. Clark y S. T. Fiske P. (2004). Watching soc ial interactions produces dor-
(Eds.), Affect and cognition: The 17 th Annual Carne- somed ial prefrontal and medial parietal BOLO fMRI
gie Symposium on Cognition (pp. 55-78). Hill sdale: signa! increases compared to a resting baseline. Neu-
Lawrence Erlbaum. rolmage, 21, 11 67-1 173.
Fiske, S. T. (1993). Controlling other people: The impact Ita, T. A., Larsen, J. T., Smith, N. K. y Cac ioppo, J. T.
of power on stereotypi ng. America n Psychologist, 48, (1998). Negative information w eighs more heavily on
62 1-628. the brain: The negativity bias in eva luative ca tegori-
Fiske, S. T. y Taylor, S. E. (199 1). Social cognition (2ª ed.). zations. Journa l of Personality an Social Psy- chology,
Nueva York: McGraw-Hill. 75, 887-900 .
Fiske, S. T. y Taylor, S. E. (20 13). Socia l cognition from Java loy, F., Páez, D., Cornejo, J. M., Basabe, N., Rodrí-
brains to culture (3ª ed.). Los Angeles: Sage. guez, A., Valera, S. y Espelt, E. (2007). Bienestar y
Forgas, J. P. (1995). Mood and judgement: The affect felicidad de la juventud española. Madrid: INJUVE.
infusion model (AIM). Psychological Bulletin, 7 77, Janes, E. E., Wood, G. C. y Quattrone, G. A. (198 1).
39-66. Perceived va ri ab ility of personal cha racteri stics in


INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

ingroups and outgroups: The rol e of knowledge and M artin, L. L. y Tesser, A. (1989). Toward a motivational
evaluation . Personality and Social Psychology Bulle- and structural theory of rumin ative thought. En J. S.
tin, 7, 523 -528. Uleman y J. A. Bargh (Eds.), Unin tended thought (pp.
Judd, C. M . y Park, B. (1988). Out-group homogeneity: 306-3 26). Nueva York: Guilfo rd Press.
Judgments of vari ability at the individual and group M ayer, J. D. y Hanson, E. (1995). M ood-congruent judge-
leve ls. Journal of Personality and Socia l Psychology, ment over time. Personality and Social Psychology
54, 778-788. Bulletin, 4, 2 17-228 .
Jussim, L. y Harber, K. D. (2005) . Teacher expectati ons M cMull en, M . N. y M arkm an, K. D. (2000). Downward
and self-fulfilling prophec ies: Kn own s and un- counterfactuals and motivation: The «wake-up ca ll »
kn owns, reso lved and unresolved controversies. Per- and the «Pangloss » effect. Personality and Socia l Psy-
sonality and Social Psychology Review, 9, 13 1-155. chology Bulletin, 26, 575-584.
Kahneman, D. y Tversky, A. (1982). The simulati on heu- Medvec, V. H., M adey, S. y Gilovich, T. (1995). When
ri stic. En D. Kahneman, P. Sl ovic y A. Tversky (Eds.), less is more: Counterfactual thinking and sati sfaction
Judgment under un certainty: H euristics and biases among Ol ympi c medal w inners. Journal of Personali-
(pp . 201-208) . Nueva York: Cambridge University ty and Social Psychology, 69, 603-6 1O.
Press. Mi tchell, J. P., Heatherton, T. F. y M acrae, C. N. (2 002).
Kawakami, K., Young, H. y Dovidi o, J. F. (2 002) . Auto- Di stinct neural systems subserve person and object
matic stereotyping: Category, trait, and behavioural knowledge. Proceedings of the National Academy of
activations . Personality and Social Psychology Bulle- Sciences, 99, 15238-1 5243) .
tin, 28, 3-1 5. Mullen, B. y Johnson, C. (1990). Distinctiveness-based il-
Kruglanski, A. W. (1980). Lay epistemology process and lusory correlati ons and stereotyping: A meta-analytic
contents. Psychological Review, 87, 70-87 . integration. British Journal of Socia l Psychology, 29,
Kru glanski , A. W. (1989). The psychology of being 11 -28 .
«ri ght»: On the problem of accuracy in social per- Murphy, S. T., M onahan, J. L. y Zajonc, R. B. (1995). Ad-
ception and cognition . Psychologica l Bulletin, 106, ditivity of nonconsc ious affect: Combined effects of
395 -409. priming and exposure. Journal of Personality and So-
Kunda, Z. (1990). The case for moti vated reasoning. Psy- cial Psychology, 69, 589-602.
chologica l Bulletin, 108, 480-498. Neuhoff, J. G. (2001 ). An adaptive bias in the perception
( Kund a, Z. y Oleson, K. C. (1995). M aintaining stereo-
types in the face of di sconfirmation : Constructin g
of looming auditory moti on. Ecologica l Psychology,
13, 87-110 .
groups for subtyping deviants. Journal of Personality Oakes, P. J., Has lam, S. A., Morri son, B. y Grace, D.
and Social Psychology, 68, 565-579. (1995). Becoming an in-group: Reexa mining the im-
León, M ., Páez, D. y Díaz, B. (2 003). Representaciones pact of fa mili arity on perceptions of group homoge-
de la enfermedad. Estudi os psi cosociales y antro- neity. Social Psychology Q uarterly, 58, 52-60.
po- lógicos. Boletín de Psicología, 77, 39-70. Ostrom, T. M. y Sed ikides, C. (1992). O utgroup homoge-
Lewin, K. (195 1). Field theory in social science. Nueva nei ty effects in natural and minimal groups. Psycho-
York: Harper & Row. logical Bulletin, 11 2, 536-552 .
Leyens, J. P. y Dard enne, B. (1996) . Bas ic concepts and Páez, D., Fern ández, l. y M artín Beri stain, C. (2001 ). Ca-
approaches in social cognition. En M . Hewstone, W. tástrofes, traumas y conductas colectivas: procesos y
Stroebe y G. M . Stephenson (Eds.), lntroduction to efectos culturales . En C. San Juan (Ed.), Catástrofes y
Social Psychology (pp. 109-1 34). O xford : Bl ackwell. ayuda en emergencia: Estrategias de evaluación, pre-
Linville, P. W., Fi scher, G. W. y Salovey, P. (1989) . Per- vención y tratamiento (pp. 85-148). Barcelona: Icaria.
ceived di stribu tions of the characteri stics of ingroup Park, J. y Banaji, M . R. (2 000). M ood and heuristi cs: The
and outgroup members: Empi rica l evidence and a influence of happy and sad states on sensitivi ty and
computer simul ati on. Journal of Personality and So- bias in stereotyping. Journal of Personality and Social
cial Psychology, 57, 165-1 88. Psychology, 78, 1005-1023.
M arku s, H. R. , Kitayama, S. y Heiman, R. J. (1997). Cul- Pratto, F. y Bargh, J. A. (199 1). Stereotyping base on ap-
ture and «bas ic» psychologica l principies. En E.T. pa rently individuating info rmation: Trait and globa l
Higgins y A. W. Kru glanski (Eds.), Social Psychology: components of sex stereotypes under attentional
Handbook of Basic Principies (pp . 857-913) . Nueva overload. Journal of Experimental Socia l Psychology,
York: Guilfo rd Press. 27, 26-47.
COGNICIÓN SOCIAL

Quattrone, G. A. (1986). On the perception of a group's Taylor, S. E. (1981 ). The interface of Cognitive and Social
variability. En S. Worchel y W. Austin (Eds.), The psy- Psychology. En J. Harvey (Ed .), Cognition, social be-
chology of intergroup relations (Vol. 2, pp. 25-48). havior, and the environment (pp. 189-2 11 ). Hillsdale:
Nueva York: Nelson-H all. Lawrence Erlbaum.
Rodríguez, A. y Betancor, V. (2007) . La Cognición Soc ial. Taylor, S. E. y Brown, J. D. (1988). lllusion and well-
En J. F. Morales, M . C. M oya, E. Gaviria e l. Cuadra- being: A social psychological perspective on mental
do (Coords.), Psicología Social (3" ed ., pp. 125-167). hea lth . Psychologica l Bulletin, 103, 193-210.
Madrid: M cG raw-Hill. Taylor, S. E. y Fiske, S. T. (1978). Sal ience, attention and
Rosenthal, R. (1994) . Interpersonal expectancy effects: A attribution : Top of the head phenomena. En L. Ber-
thirty yea r perspective. Current Directions in Psycho- kowitz (Ed.), Advances in experimental Socia l Psy-
logica l Science, 3, 1 76-1 79. chology (Vo l. 11 , pp. 249-288). Nu eva York: Aca-
Rosenthal, R. y Jacobson, L. (1968). Pygmalion in the demic Press.
classroom: Teacher expectations and pupils' in tel- Taylor, S. E., Kemeny, M. E., Reed, G. M., Bower, J. E.
lectual development. Nueva York: Holt, Reinhart & y Gruenewald, T. L. (2000). Psychological resources,
Winston . positive illusions, and hea lth . America n Psychologist,
Schachter, S. (1964). The interaction of cognitive and 55, 99-109.
phys iologica l determinants of emotional states. En Teasda le, J. D. y Russell, M. L. (1983) . Differenti al effects
L. Berkowitz (Ed.), Advances in experimental Socia l of induced mood on the recall of positive, negative
Psychology (Vol. 1, pp. 48-51 ). Nueva York: Academ- and neutra l words. British j ournal of Clinical Psy-
ic Press. cho-logy, 22, 163-171.
Simon, B. y Brown, R. J. (1987). Perceived intragroup ho- Tversky, A. y Kahneman, D. (1973). Ava ilab ili ty: A heu-
mogeneity in minority-majority contexts . Journal of ri stic for judgi ng frequency and probability. Cognitive
Personality and Social Psychology, 53, 703-7 11 . Psychology, 5, 207-232.
Skowronski , J. J. y Carlston, D. E. (1989). Negativity and Tversky, A. y Kahneman, D. (1974). Judgement under un-
extremity biases in impression formation: A review of certa inty: Heuristics and biases. Science, 785, 11 24-
exp lanations. Psychological Bulletin, 705, 13 1-1 42. 11 31.
Smith, E. R. (1998). M enta l representation and memo- Tversky, A. y Kahneman, D. (1983). Extensio nal versus
ry. En D. T. Gilbert, S. T. Fiske y G. Lindzey (Eds.), intuitive reasoning: The conjunction fa llacy in proba-
Handbook of Socia l Psychology (43 ed., Vol. 1, pp. bility judgement. Psychological Review, 90, 293-3 15 .
391-445) . San Francisco: McGraw-Hill. Tykocinsci, O. E. (200 1). 1 never had a chance. Using
Smith, E. R. y Semin, G. R. (2007) . Situated socia l cog- hinds ight tactics to miti gate disappointments. Person-
nition. Current Directions in Psychological Science, ality and Social Psychology Bulletin, 37, 376-382.
76, 132-135. Wegner, D. M. (1994) . lroni c processes of mental con-
Stephan, W. G. (1977). Cogn itive differentiation in inter- trol. Psychological Review, 7O7, 34-5 2.
group perception. Sociometry, 40, 50-58. Wenzlaff, R. M . y Wegner, D. M. (2000). Thought sup-
Tajfel, H. (1957). Value and the perceptual judgement of pression. Annual Review of Psychology, 57, 59-91.
magnitude. Psychological Review, 64, 192-204.
{
'\, ,
;..
"'.'.
Percepción Social
y Atribución
Mercedes López Sáez
Elena Gaviria Stewart
José Francisco Morales Domínguez

OBJETIVOS

INTRODUCCIÓN
PROCESOS DE PERCEPCIÓN SOCIAL
Conducta no verbal
Formación de impresiones
¿Qué factores influyen en la percepción social?
PROCESOS DE ATRIBUCIÓN
Modelos explicativos sobre cómo se hacen las atribuciones
Sesgos en el proceso de atribución
Consecuencias de las atribuciones

RESUMEN
LECTURAS RECOMENDADAS Y REFERENCIAS EN INTERNET
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Atribución • Atribución defensiva • Atribución disposicional o interna • Atribución situacional o externa •


Efecto actor-observador • Error fundamental de atribución • Esencialismo • Falso consenso •
Inferencia correspondiente • Percepción social • Relevancia hedónica
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

OBJETIVOS

■ Aprender los conceptos de percepción social y ■ Conocer los modelos que explican cómo se in-
de atribución causal. tegra la información para la percepción de per-
■ Comprender los procesos mediante los que infe- sonas y distinguir las diferencias entre ellos.
rimos cómo son las personas y por qué se com- ■ Conocer las teorías sobre los procesos de atribución.
portan de determinada manera . ■ Comprender cómo influyen las autoatribuciones
■ Entender cómo influyen en esos procesos las ca- en el propio individuo, así como las heteroatri-
racterísticas del perceptor: sus estructuras men- buciones en la relación que las personas mantie-
tales, emociones y motivaciones. nen con su entorno social.

1,
PERCEPCIÓN SOCIAL Y ATRIBUCIÓN

cepc ión social constituye el paso previo a los procesos


INTRODUCCIÓN de atribución que se abordan en la segunda parte del
cap ítulo. Los procesos de atribución también son una
Constantemente estamos intentando indagar cómo parte de la Cognición Social y se refieren a las infe-
son otras personas o por qué se comportan de determi- rencias que hacemos a partir de lo que percibimos en
nada manera. No sabemos cómo funciona su mente y, nuestro entorno social y a los jui cios que elaboramos
sin embargo, hablamos sobre sus emociones, deseos o sobre el porqué de esos sucesos. Más concretamente,
in tenciones, y también de sus ca racterísti cas de perso- el término atribución se emplea en Psicología Social
na lidad, sin que dudemos de nuestros juicios. ¿Somos para describir las expli cac iones que se dan sobre las
capaces de responder correctamente a estas cuestio- ca usas de las acc ion es de las personas.
nes? A lo largo de este cap ítulo veremos que unas ve-
ces acertamos y otras no porque, ciertamente, se trata
de una tarea difícil, dada la compl ejidad del ser huma-
no. No sabemos realmente cómo son los demás, cuá- PROCESOS DE PERCEPCIÓN SOCIAL
les son sus cualidades y defectos, qué piensan o que
intenciones les mueven a actuar. Todo esto lo tenemos Todas las estru cturas y procesos expuestos en el
que inferir a partir de la información que manejamos, ca pítulo anterior se refi eren a herramientas cognitivas
pero habitualmente los datos de los que disponemos que empl ea mos para procesar e interpretar la informa-
no nos permiten averi guar de manera fidedigna estas ció n que nos llega del medio. En este apartado vamos
cuestiones, y nos tenemos que dejar lleva r por nues- a referirnos al modo en que seleccionamos, entre todo
tras impresiones. Se trata de un proceso compli cado el enorme ca udal de información social que llega a
en el que, en primer luga r, hay que se lecc ionar la in- nu estros se ntidos, aquélla que será despu és procesada
formac ión que se considera relevante e interpreta rl a, e interpretada. En concreto, trataremos de responder
para, a co ntinuació n, rea li zar un determin ado jui cio a la pregunta «¿En qué se fij an las personas cuando
social sobre la persona observada. Sin embargo, todo interactúan con otras?» .
esto lo hacemos habitualmente en fracciones de se- Los dos elementos esenciales de la percepción son
gundo y de manera automática. Si procesáramos los su selectividad y su carácter activo. Percibir de forma
datos disponibles co n la lógica de los científicos, no se lectiva significa que las personas no procesa mos
cometeríamos errores, pero, como contrapartida, rara toda la información que llega a nuestros sentidos, sino
vez llegaríamos a tener la info rmac ión suficiente para que, gracias al proceso previo de atención, nos cen-
ll ega r a una conclusión, y no podríamos saber cómo tramos en algunos aspectos y pasamos por alto otros
tenemos que comportarnos cua ndo interactuamos (recordemos que la atención selectiva era una de las
con alguien, porque no tendríamos una idea (a l me- formas en que ponemos en práctica la estrategia de
nos apro ximada) de cómo es. A lo largo del desarrollo reducir la ca ntidad de estímulos que procesamos).
evolutivo de nuestra especie ha sido imprescindible Ello es debido a dos razones fundamentales, una de
aprender a conocer las emocion es de los demás y a tipo cognitivo y la otra de carácter motivacional. La
interpreta r su conducta, para as í poder relacionarnos. primera es la imposibilidad que tenemos de procesar
A ello nos ayuda el que los seres humanos tenemos se mejante ca udal de información, dado que nuestros
mu chas cosas en común y nos comportam os de for- recursos cognitivos son limitados. La segunda es que
ma similar en situacio nes semej antes. Hay que hacer no toda la información estimul ar tiene el mismo gra-
hinca pi é en que este proceso de inferencia social es do de importancia o valor para las personas . Depen-
activo y que, por lo tanto, en él influyen de manera diendo del interés del perceptor, de sus actitudes o del
determinante las estructuras mentales del perceptor, contexto en el que ti ene lugar la percepción, pueden
sus experi encias, emociones, motivaciones y valores. adquirir releva ncia aspectos muy distintos de la o las
Este ca pítulo se estructura en dos grandes apa rta- personas percibidas.
dos. En el primero se exponen los modelos y la in- El ca rácter activo de la percepc ión social se re-
vestigación referentes a la percepción social, es decir, fi ere a que las personas cl asificamos la información
al proceso por el cual recibimos, se leccionamos e in- obtenida en categorías y la elabora mos para generar
tegramos la información nueva que nos llega de los y desarrollar estructuras cognitivas (esquemas, ejem-
demás para formarnos una impresión de algui en cuan- plares), de forma que, cuando llega nueva información
do lo vemos por primera vez. Cronol ógica mente esta relacionada co n una categoría, ya tenemos una idea
área surgió antes que la Cogni ción Social (de hecho, aproxim ada acerca de esa información, lo que facilita
la Cognición Social se desarrolló a partir de la investi- su asimilación y manejo. En este sentido, no somos
gación sobre percepción social y atribución). La per- meramente reactivos ante los estímulos del medio.
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

Una idea fundamental en relación con este tema


es que la percepción no tiene lugar en un vacío social, EL PERCEPTOR
sino que ocurre en el contexto dinámico de la interac-
ción social, hasta tal punto que ambas son insepara-
bl es. Esto quiere decir que, cuando interactuamos con Lo que sabe y conoce
alguien, es importante co nocer lo que la otra persona
o personas con las que se interactúa están sintiendo,
t
es decir, cuáles son sus emociones, y qué intenciones Lo que espera percibir
tienen. Ninguna interacc ión med ianamente positiva
sería posibl e sin este conocimiento básico de lo que
t
sienten y pretenden los otros participantes en la inte- Lo que percibe
racción. Además, sobre todo si la interacción co n la
otra persona o personas se va a extender en el tiempo, t
también resultará necesario tener una idea de cómo Características del estímulo
son esas personas, o, para decirlo de otra forma, habrá
que formarse una impresión de ellas. Pero eso no es
todo, ya que seguirá hab iendo ocasiones en las que la EL MEDIO
conducta de las otras personas nos sorprenda y des-
confirme las expectativas que nos habíamos formado
sobre ell as. En ese caso, tendremos que aventurar una
expli cac ión rea li za ndo atribuciones a ca racterísticas Representación del procesamiento de la información abajo-arri-
de esas personas, a ca racterísticas del contexto o a las ba y arriba-abajo (reproducida de Rodríguez y Betancor, 2007).
circunsta ncias que enmarca n la interacción, como ve-
remos en la segunda parte del capítul o.
En las tres actividades anteri ores (percepc ión de las que sea, las dos clases de procesamiento se co mbi-
emociones e intenciones de otros, formación de una nan (sa lvo en el caso de estímulos totalmente nuevos
impresión sobre ellos y atribu ción de las ca usas de su para los que no tengamos ningú n esquema previo; en
comporta mi ento) nos ayudarán, sin tener plena cons- esta situación se produciría un procesamiento de aba-
ciencia de ello, los esquemas mentales que poseemos. jo hacia arriba que daría lugar a la formación de un
Estos esquemas entran en acción prácticamente en to- nuevo esquema o al almacenamiento de un ejempl ar
1 , ',
das nuestras percepc iones, puesto que, cuando perci- de una nueva categoría). Normalmente sólo somos
bimos un estímulo, lo primero que hacemos automáti- conscientes del procesamiento de abajo hacia arriba,
ca mente es incluirlo en una categoría a la que ya suele es decir, creemos que nuestra percepción se ajusta a
haber asociado un esquema. Además, cuando el per- las ca racterísti cas del estímul o, y no nos damos cuen-
ceptor tiene motivaciones co ncretas (por ejemplo, un ta de cómo el co nocimi ento previo, y las expectati-
interés especial en la otra persona), recurrirá a estrate- vas que ese co nocimien to genera, influyen en lo que
gias para ir más all á de los datos perceptivos, es decir, percibimos. A esto nos referíamos en el Capítul o 1 al
para realizar inferencias, en un esfuerzo por conocer hab lar de construcción de la realidad. Por supuesto,
mejor a las personas co n las que hay que relacionarse en la percepción de esa rea lidad también influ yen
y el co ntexto en el que se va a actuar, y adelantarse a nuestras emocio nes y nuestras metas concretas en el
los acontec imientos. En la Fi gura 4.1 se muestra un momento de percibir, como veremos a co ntinuac ión,
esquema de cómo en el proceso de percepción se re- pero los conceptos «abajo-arriba» y «arriba-abajo» se
laciona la información que llega del med io con la que refieren específicamente al origen de la informac ión y
ya está almacenada . a la dirección del procesamiento cognitivo, no a otros
Las expres iones «abajo-arriba» y «arriba-abajo» se factores.
refi eren al origen de la información y a la dirección A co ntinuac ión anali zaremos có mo funciona la
que sigue el procesamiento para interpretarl a. En el percepción en la interacción socia l, centrándonos en
primer caso, «abajo-arriba», la información procede dos aspectos: la forma en la que las personas perci-
del medio, es decir, se refiere a las características de ben lo que el otro está sintiendo y lo que pretende en
los estímulos que percibimos (de las personas, de su el momento de la interacc ión, y có mo se forman una
comportamiento, de la situación), mientras que el se- impresión de él.
gundo, «arriba-abaj o», corresponde al co nocimiento
que ya tenemos almacenado en la memoria (esquemas
y ejemplares). Cuando percibimos un estímulo del tipo
PERCEPCIÓN SOCIAL V ATRIBUCIÓN

Conducta no verbal
Cuando nos encontramos co n alguien que no co-
nocemos, lo primero que percibimos, aparte de su
aspecto físico, es su expresión facia l, su mirada, su
postura, la forma en la que se mu eve, la distancia que
mantiene co n nosotros ... , en resumen, su conducta
no verbal. La co nducta no verba l es «el intercambio
dinámico, y cas i siempre cara a cara, de informa-
ción medi ante cl aves que no son pa labras» (DePau lo
y Friedman, 1998, p. 3). Y esa información es fund a-
menta l, porqu e nos sirve, entre otras cosas, para inferir
qué emociones está sintiendo la otra persona en ese
momento y cuáles son sus intenciones hac ia nosotros.
Esa inferencia debe ser mu y rápid a, porque de ell a de-
penderá nuestra forma de interactuar co n el otro. No
reacc ionaremos igua l ante un a persona si, al vernos,
nos so nríe que si mira hacia otro lado, o si su expre-
sión es de ira o de desprecio. Tan importante es hacer
un juicio rápido, que a lo largo de la evolu ción hemos
desa rroll ado la capac idad de ca ptar seña les ami stosas
o amenazantes en la expres ión del otro en fracciones
de segundo.
La expresión no verba l de emoc iones es un a in-
formación básica en la percepción de otras person as, Si sólo nos fij ára mos en la expresión facial, y si no conociéramos al
po rque es anterior al lenguaje verba l en el desa rrollo personaje, pensaría mos que está enojado y con intenc ión de agre-
d ir a algu ien. Pero dentro del contex to de un torn eo de teni s, no
del indi viduo (y de la especie) y porque es relativa-
tenemos ningú n problema en interpretar la conducta no verbal de
mente automática. De hecho, la gente en general sue- Rafa Nada l como expresión de sa ti sfacción por haber conseguido
le pensar que la co nducta no verba l es espontánea (no anotarse un punto difícil.
intencion ada) e in control abl e, y se fían de ell a co mo
expres ión fid edign a de los sentimientos e intenciones
de los demás más que de sus pal abras. No obstante, interacción con los demás, seña les socia les que refl e-
como veremos después, los psicó logos soc iales han jan nuestras intenciones, y que han sido adquiridas
demostrado que las personas regul an su co nducta no por nuestra especie a lo largo de su hi storia evolutiva
verbal cuando les interesa disimul ar lo que sienten y (Fridlund, 1991 a y b).
aparentar lo qu e no sienten (ca paci dad que también se Ese carácter interactivo de las expresiones hace
ha documentado en otros primates; véase, p.e., Byrne qu e sean muy se nsibl es a factores situac ionales y
y Whiten, 1988; de W aa l, 1982). Tambi én son mejores culturales. Aunqu e parece haber cierto acuerdo en
minti endo que detectando el engaño en otros (Bond y qu e determinadas emociones son universales, su ex-
DePaulo, 2006) . Esto se debe, en parte, a que la gente presión o inhibi ción, y tambi én su interpretación por
mantiene un esquema del «mentiroso » como persona parte del perceptor, dependen mu cho del co ntexto y
cuyo sentimiento de culpabilidad se refl ej a en su co n- de las normas culturales (Ru sse ll, 1994; Russell y Fer-
ducta no verbal, lo qu e dificulta el reconocimi ento del nández-Dol s, 1997). Por ejemplo, hay culturas en las
enga ño si el mentiroso es lo suficientemente háb il y no que está mal visto manifesta r verba lmente emocion es
se ajusta a ese esquema. negativas (tristeza, enojo) en público; es el caso de las
Pero, incluso en el caso de expres iones espontá- cultura s co lectivistas, que inhiben este tipo de expre-
neas de lo que el individuo está sintiendo rea lmente, siones, probabl emente para mantener la armonía den-
su ca rácter interactivo es obvio. En su obra La expre- tro del grupo (Fern ández, Carrera y Sánchez, 2002).
sión de las emociones en el hombre y en los animales, La importancia del co ntexto en la interpretación
Darwin (1872) seña la que un niño sonríe ante la per- del comportamiento no verba l se debe tambi én a su
sona que le ofrece un ca ramelo, pero no cuando está ambigüedad. Para in terpretar qué emoción y qué in-
so lo mi entras lo saborea. Las expresiones no son úni- tención está expresa ndo un a mirada, por ejemplo, ne-
ca mente la manifestac ión de un estado interno, sino ces itamos saber qui én está mirando a qu ién y en qué
acciones que ti enen una finalidad comunicativa en la circu nstancias. Sólo hay que pensar en el retrato de la
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

C ioconda para darse cuenta de lo ambi gua que pu ede


ser una simple sonrisa.
En resumen, la conducta no verbal es fund amental
en la percepción de otras personas en cada encuentro
co n ell as porque nos transmite información sobre sus
emociones y sus intenciones hacia nosotros. Aunque
su expresión y su interpretación dependen mucho del
contexto, el ser humano es ca paz de captar esa infor-
mación de una manera tan natural que ni siqui era es
co nsciente de ello.

Formación de impresiones
Solomon Asch (1907-1996). Psicó logo de origen polaco emigrado
Muchas veces, cuando interactu amos con alguien, a EEUU, perteneciente a la escuela de la Gesta lt. Sus pioneros e in-
necesitamos tener una idea no sólo de cuáles son sus flu yentes experi mentos sobre formac ión de impresiones y conformi-
intenciones, sino de có mo es esa persona, es decir, dad a la mayoría ayudaron a establecer el punto de vista dominante
en Psico logía Social: la conducta no es una respuesta al mundo ta l
tendremos que form arnos una impresión de ella.
como es, sino ta l como lo percibimos.
Desde la Psico logía Social se han propuesto di-
ferentes modelos para expli ca r la manera en la que
nos form amos impresi ones sobre otras personas, que rá mucho saber si esa persona es competente, capaz,
pu eden agruparse en dos enfoques prin cipales: uno altrui sta y lea l.
centrado en la coherencia de la impres ión (e l de «con- Pues bi en, esto es exactamente lo que hacía Asch.
fi guración gestá ltica») y el otro centrado en su carácter Facil itaba a los parti cipantes en sus estudios la descrip-
eva luati vo (e l de «combinación linea l »). Am bos enfo- ción de una persona mediante una lista de los rasgos que
ques se refieren a la fo rma en la que integramos la la ca racteri zaba n (rasgos estímulo). Les pedía que leye-
info rm ación que tenemos sobre una persona en una sen esos rasgos con atención y que tratasen de imagi nar
impresión globa l de ella. Veamos en qué co nsiste cada cómo era esa persona. Acto seguido, les fac ilitaba una
uno. segunda lista de rasgos diferentes (rasgos respuesta) y les
pedía que indicasen en qué medida esos nuevos rasgos
se podrían aplicar, a su juicio, a la persona descri ta.
El enfoque de «configuración gestáltica» Asch estaba convencido de que entre la presenta-
ción de la primera y de la segunda lista algo ocurría
La investigació n de Asch (1946) sobre form ación en la mente de los participa ntes. En concreto, creía
de impresiones es punto obli gado de referencia. Este que, basá ndose en la primera li sta de rasgos, éstos se
autor parte de una situación que se da co n mucha formaban una impresión global de la persona descri ta.
frecuencia en la vi da cotidiana. A modo de ejempl o, Por tanto, cuando se enfrentaba n a la segunda li sta,
pi énsese en los miembros de un equipo de tra bajo ll evaban ya prepa rada, por así decir, una idea general
cuando se acaban de enterar de que se ha co ntratado de cómo era esa persona, idea que quedaba refl ejada
a una persona y que ésta va a pasar a formar parte del en la elección de los rasgos de la segunda lista.
equipo. Como es lógico, todos está n interesados en Asch sostenía, y demostró en sus estudios, que al-
saber cómo es esa persona. Alguien del equipo tiene gunos rasgos adqui ría n ta l preponderanc ia sobre el
un amigo que la conoce bi en y, a la vi sta del interés resto que eran determin antes en la impresión que se
existente, solicita de él la información deseada. fo rmaba en la mente de los pa rticipantes. Los denomi-
Normalmente, esta informac ión, al menos en las nó rasgos centrales, porque influ yen en el significado
cu lturas occidentales, va a venir expresada en rasgos. de los demás rasgos y son, por ta nto, responsabl es de
Se les di rá, por ejempl o, que la persona en cuesti ón es la co nfiguració n de la impresión final que nos fo rm a-
extravertida, sociabl e, amigabl e, afi cionada al depor- mos de la otra persona. Al resto de rasgos los deno-
te, desp istada, inte ligente, poco trabaj adora y vi aj era. minó rasgos perifé ricos. El que un rasgo sea central
A partir de esa info rmación, los miembros del equipo o peri féri co, no depende, según Asch, del signif icado
intentarán pronostica r si, y hasta qué punto, el futuro del rasgo en sí, sino del contexto, es decir, del resto de
miembro será ca paz de integrarse en el equipo o, por rasgos estímul o con los que aparece asociado.
el co ntrari o, va a acabar creando probl emas a todo el Una cuestión clave que plantea el proced imiento
grupo. Es decir, a los miembros del equipo les interesa- desarro ll ado por Asch es cómo se integra la informa-
PERCEPCIÓN SOCIAL Y ATRIBUCIÓN

cIon inconsistente. En una lista de rasgos (o cuando formarnos una impresión de esa persona. Sigui endo
percibimos esos rasgos en una persona) siempre cabe co n el ejempl o anteri or, la co mbin ación de los rasgos
la posibilidad de que existan dos o más rasgos inco m- «inteligente» y «frío » daría lugar a una impresión ne-
patibles. La pregunta es, por tanto, cómo se resuelve gativa de una persona no porque el rasgo «inteligente»
este probl ema. camb iara de significado, sino porque va acompañado
El planteamiento de Asch, que se conoce con el de otro bastante negativo («frío»), de manera que la
nombre de «configuración gestáltica», parte de la base suma de ambos daría un resultado también negativo.
de que, en una li sta de rasgos, cada uno de ellos de- Todos los rasgos, sin excepción, tienen un determi-
pende del conj unto, puesto que lo que hace la persona nado va lor, ya que todos se pueden ubica r sobre una
es formarse una idea general del otro (de ahí el nomb re dimensión evaluativa (de más positivo a más negati-
del modelo, que alude a que el todo es diferente de vo). Este enfoq ue se ce ntra, por lo tanto, en el carácter
la mera suma de sus elementos, como defendía la es- eva luativo de la impresión que nos formamos de una
cuela de la Gestalt). Por eso, para los participantes en persona, no en la co herencia interna de esa impres ión,
los estudios es fácil reso lver este tipo de co ntrad icc io- co mo ocurría co n el planteamiento de la «configura-
nes. Lo hacen ca mbi ando mentalmente el significado ción gestá ltica».
de algun o de los rasgos inco nsistentes. Por ejemplo, Dentro del enfoq ue de «combinación lineal », a
al rasgo «inteligente» no se le va a asignar el mi smo su vez, ex isten tres modelos (véase el Cuadro 4.1 ). El
significado cuando vaya, en una li sta dada, junto al primero (modelo suma) es el más sencillo, ya que se
rasgo «afectuoso» o «a migable», que cuando acom- limita a postular una simpl e suma del valor de todos
pañe, en otra I ista, al rasgo «frío » o «desagradable». los rasgos de la lista. Segú n esto, si se quiere causar
En el primer caso tendrá una co nnotación de sensato una impres ión favo rable, conviene mencionar cuantos
y en el segu ndo de ca lcu lador. Esto se debe a que los más rasgos positivos mejor, aunque sean de poco valor.
rasgos «afectuoso » y «frío» en este co ntexto so n rasgos El segundo, o modelo promedio, propone que lo real-
centra les, segú n los resultados obtenidos por Asch, e mente operativo es la media del va lor de todos los ras-
infl uyen de forma determinante en el significado del gos. Niega la va lidez del modelo suma, argumentando
rasgo «inteligente», que es periférico. El ca mbi o de que no es lógico que una li sta larga de rasgos, cuando
significado se produce, primero, en el plano descripti- todos son del mismo signo, sea más extrema que una
vo, pero acaba pasando al eva luativo, es decir, no só lo co rta por el mero hecho de su longitud. Según este mo-
interpretamos de distinta forma el rasgo en cuestión, delo, lo que de verdad produce una impresión favora-
sino que también lo valoramos más positiva o negati- ble es mencionar pocos rasgos pero muy positivos.
vamente. El tercer mode lo, ll amado modelo de la media pon-
Como puede verse, lo que se está planteando aq uí derada, introduce la idea de que no todos los rasgos
al hab lar de creación de una impresión globa l no es tienen la misma importancia en todos los contextos.
otra cosa que la formación y posterior aplicac ión de un Por ejempl o, el rasgo «d ivertido » tendrá más impor-
esquema de persona. Aunque en tiempos de Asch aún tancia (y una ponderación mayor) en co ntextos infor-
no se manejaba este término, la investigación sobre el males y el rasgo «trabajador » en contextos formales.
fu ncionami ento de los esquemas socia les tiene como Esta as ignación diferencial de importancia a cada
precedente precisamente sus estudi os sobre fo rmación rasgo es también la forma de resolver las posibles in-
de impresiones. consistencias entre los rasgos de una mi sma persona:
se co ncede menos peso a los rasgos que contrad icen
(en sentido eva luativo) a los que ya se co nocían. Es
El enfoque de «combinación lineal» decir, si los rasgos que describen a alguien son posi-
tivos y de pronto aparece uno nuevo que es negativo,
Frente al planteamiento de la «configuración ges- tenderemos a desestimar la importancia de esta nueva
táltica », se alza otro, muy diferente, denominado información. Este mecanismo funciona en la estrategia
«combinación linea l» (Anderson, 198 1). La oposición denominada «defensa perceptiva », a la que nos referi-
entre los dos planteamientos co nsi ste, en esencia, en remos más adelante.
que el segundo (combin ación linea l) no adm ite la idea En el ejemp lo del Cuadro 4. 1 se observa cómo va-
del ca mbio de significado. En su lugar, defiende que ría la impresió n res ultante según se siga un modelo u
el valor de los rasgos que describen a una persona se otro, y también cómo es diferente el efecto que pro-
suma o se promedia para formar una eva luación glo- duce ir añad iendo rasgos a la impresión inicial. En el
bal. Ese valor (más o menos positivo o negativo) se caso de la media ponderada, se plantean dos co ntex-
lo da el perceptor. Es como si, cuando co nocemos a tos diferentes: uno personal (en el que la persona a la
alguien, ca lculáramos todos los pros y los contras para que se percibe es un ami go potencial) y otro político
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

Ejemplo de cómo nos formamos una impresión de una persona, según los modelos suma,
promedio y media ponderada (modificado de Hogg y Vaughan, 2011)
Rasgos*
,
', ".:,, , Promedio
,, , . · Media ponderada** , ' ' ,' '
' ' - .
,1 l"
.:"
!
i1i"
'11, Contexto: amistad Contexto: política
Inteligente (+2) Peso = 2 Peso= 3
Sincero (+3) Peso = 3 Peso= 2
Aburrido (-1 ) Peso= 3 Peso= O

Impresión (+2+3-1 )/3 = (+2 x 2)+ (+3 x 3)+ (+2 x 3)+ (+3 x 2)+
+2 +3-1 = +4
ini cial + 1,33 (-1 x3)/8 = +1 ,25 (-1 x 0)/5 = +2,4
Impres ión Peso = 1 Peso= O
revisada tras +2+3-1+ 1 = (+2 +3-1+1 )/4
Chi stoso(+ 1)
conocer un +5 = + 1,25 (+2x2)+(+3 x 3)+(-1 x3)+ (+2 x 3)+(+3x2)+(-1 x O)+
nuevo rasgo (+1 x l )/9 = + 1,22 (+1 x 0)/5 = +2,4

Peso= 2 Peso= 1
Impresión fi nal
+2+3-1+1+ 1 (+2 +3-1 + 1
tras conocer un Generoso (+ 1) (+2 x 2)+(+3 x 3)+ (+2 x 3)+(+3 x 2)+
nuevo rasgo
= +6 + 1)/5 = + 1,2 0
(-1 x 3)+(+1 x l )+ (-1 x O)+(+ 1 x O)+
(+ 1 X 2)/11 = + 1, 18 (+ l x l )/6=+ 1,17
* Escala de va loración: de -3 (muy negativo) a +3 (muy positivo)
**Esca la de ponderación: de O (nada importa nte) a 3 (muy importan te)

(en el que esa persona es un ca rgo públi co) . Los pesos cosechado un éx ito parcial. Incluso hay autores que
que aparecen en el Cuadro se refi eren a la importancia defi enden que, en un análisi s detenido, no ex iste entre
que el perceptor da a ca da rasgo en el co ntexto corres- ell os una oposic ión tan radica l co mo se ha defendido.
pondi ente. Como pu ede verse, el peso es determin an- Fi ske y Neuberg (1990), en una revi sión del tema,
te en la impresi ón, y pu ede miti gar el efecto de rasgos defi enden que los dos pl anteami entos pu eden resul ta r
,, 'l negati vos (c uando no so n importa ntes, co mo ocurre operativos, si bi en no simultánea mente. Las impresio-
co n el rasgo «aburrido» al percibir a un po lítico) . nes holísti cas o globales (postul adas desde el enfoque

.. Aunque puede parecer que la as ignación diferen-


cial de peso a los rasgos es algo mu y similar a la idea
de la configuración gestáltica) predominarán en aque-
ll as situaciones en las que se ex ige rapidez y no hay
de rasgos ce ntrales que proponía el enfoque de Asch, apenas ti empo pa ra el procesa mi ento, o la persona ca-
ex iste una diferencia mu y importante entre ambos. rece de la motivación suficiente. Los elementos info r-
Los rasgos centrales influyen en el significado de los mativos se anali za rán con detalle (como sosti ene el en-
demás rasgos y organi za n la imagen compl eta que te- foqu e de combin ación linea l) só lo cuando la persona
nemos del otro . En ca mbi o, los rasgos con más peso tenga una motivación elevada (porque el otro tenga un
en el modelo de la medi a ponderada son simplemente interés especial para ella), cuando pu eda dedica r tiem-
elementos de info rm ación aislados que resultan más po a la integración de di chos elementos, que a veces
sa lientes o ti enen más importancia que el resto, pero resulta labori osa, y cuando el otro no encaje en nin-
no afectan al significado de los demás rasgos. La inde- guna categoría de la que la perso na tenga inform ac ión
pendencia de los rasgos entre sí, ca racterísti ca del en- (en forma de esquemas o ejempl ares). En la Fi gura 4.2
foque de combin ació n linea l, puede ll evar a co nceb ir se representa esquemáti ca mente el modelo que propo-
que es más favorabl e la impres ión de una persona que nen estos autores para el proceso de percepción soc ial.
presente los rasgos «inteli gente»(+) y «deshonesto»(-) Como puede verse, en este modelo se ti enen en
que la de alguien que sea «tonto » (- ) y «des honesto» cuenta fac tores cognitivos y tambi én motivacionales
(-), conclu sión a la que nunca se llega ría desde el en- en la fo rm ación de la impres ión sobre una persona.
foqu e de la co nfiguración gestáltica (Fi ske, 201 O). Los primeros se traduce n en un procesa mi ento de la
La investi gac ión rea li zada desde la formul ación info rm ación recurriendo a categorías y esquemas ya
de estos dos pl anteami entos, es decir, el de la «con- ex istentes en la mente (procesa mi ento arriba-abajo), y
fi gurac ión gestáltica» y el de la «combin ación linea l» tambi én, aunque menos frecuentemente, en la integra-
(éste último con sus tres vari aciones) no ha co nsegui- ción de elementos por separado tal como se reciben
do inclinar definitivamente la balanza a favo r de uno del medio (procesa mi ento abajo-arriba). En cuanto al
de ell os . Di cho de otra manera, los dos enfoq ues han componente motivacional, es determin ante en este
PERCEPCIÓN SOCIAL Y ATRIBUCIÓN

El perceptor observa
a un individuo

Categorización in icial
(a utomáti ca)

Atención a nueva
inform ación sobre la persona

¿Se confirma la
ca tegori zación ini cial?

+ No
Búsqueda de subti pos, No
. . - - - - - ejemplares o nuevas categorías.
Sí ¿E ncaja en alguna?

+ No
Integración de la inform ación
del otro dato a dato

,.
Impresión basada Impres ión basada en las
en la categoría características personales
(la persona es un ejemplar (l a persona es un in dividuo
de la categona) ún ico y singul ar)

Representación simpli fi ca da del modelo secuencia l sobre percepc ión socia l de Fiske y Neuberg (1990).

mode lo, pu esto que la fo rm a en que procesemos la mu chas investigacio nes en este ca mpo haya n optado
inform ac ió n recibi da dependerá del interés q ue tenga- po r co nsiderar los tres elementos de la in teracció n, en
mos en fo rm arn os un a impres ió n detall ada de la per- co ncreto, el perceptor, la perso na percib ida y el co nte-
sona obj eto de nu estra percepc ió n. ni do de la percepc ió n.

¿Qué factores influyen en la Factores asociados al perceptor


percepción social?
Los prim eros estudios, crono lóg ica mente hab lan-
Como ya hemos señalado, la percepc,o n oc urre do, sobre percepc ió n se centraba n, sob re todo, en la
en el contexto dinámi co de la interacc ió n, no en un exactitu d del percepto r, es dec ir, en su capac idad a la
vacío soc ial. Percepc ió n soc ial e inte racc ió n so n in - ho ra de conseguir q ue sus percepcio nes se aju stasen
sepa rabl es. Po r ell o, no es de extrañar qu e, a la ho ra a la rea li dad (recordemos los mode los del «científico
de indagar los facto res que influyen en este proceso, ingenuo » y el «ind igente cogni tivo»} .
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

Con el paso del tiempo, este énfasis en la exactitud El va lor del estímulo para el perceptor genera acen-
desaparec ió. En su lugar fue adquiriendo fu erza la idea tuación percep tiva y efecto halo . La primera tiene que
de que las metas, objetivos y motivaciones del per- ver co n la exageración perceptiva de las ca racterísticas
ceptor, así como las situaciones en las que se encuen- del estímul o con respecto a otros estímul os (por ejem-
tra, influyen de una manera decisiva en el resultado pl o, para unos padres que asisten a la función de fin
de la percepción (modelo del «estratega moti vado») . de curso en el co legio, sus hijos son los que mejor lo
Por ejemplo, como señalábamos más arri ba, Fi ske y hacen y los que más destaca n entre todos los ni ños) . El
Neuberg (1990) han afirm ado que sólo ca be esperar segundo se refiere a la genera li zació n de una caracte-
un procesamiento por separado de los elementos de rística positiva del estímul o al estímul o en su co njun to
percepción di sponibles si la persona persigue form arse (como cuando percibimos a una persona atractiva e
una impresi ón segura del otro, es decir, cuando tenga inferimos que es además interesante, agradable y dig-
la motivac ión suficiente y, además, cuente co n el tiem- na de co nfianza) .
po necesario para ell o. Por su parte, Hilton y Darl ey El significado emocional del estímul o alude al grado
(199 1) atribuyen un papel simil ar a las situaciones de en que la persona percibida puede satisfacer nuestras
diagnóstico, es decir, aquellas en las que el objetivo de necesidades o deseos, o suponer una amenaza pa ra es-
la persona es, precisamente, fo rm arse una impres ión tos. Si esperamos un benefi cio o consecuencia positiva
lo más exacta posible del otro (como oc urre, por ejem- de ella, estaremos más atentos a la información que nos
pl o, cuando hay que se lecc ionar entre va ri os ca ndida- proporcione acorde con dichas expectativas (perspica-
tos para un puesto). No ocurrirá lo mi smo en las situa - cia perceptiva), y si no tenemos esas expectativas positi-
ciones de acción, donde con ocer a la persona con la vas o esperamos un perju icio o consecuencia negativa,
que se va a interactu ar no es un obj eti vo priori ta ri o (no tenderemos a ignorar la informac ión que nos tra nsmi te
necesita mos formarnos una impresión muy precisa del (defensa perceptiva). Por eso se dice que «vemos lo que
empleado de la compañía aérea que está factura ndo queremos ver» y que «no hay peor sordo que el que no
nuestro equipaje; lo importante en ese contexto es sa- quiere oír». Esto se ve bastante claro en el contexto de
ber lo que tenemos que hacer nosotros y qué podemos cortejo. Cuando una persona se siente atraída por otra,
esperar que haga el otro). En estos casos, nos resultará estará más atenta a cualquier clave que le indique que
más útil el conocimiento que tenemos almacenado en ésta le corresponde (y pasará por alto cualquier indicio
--\
esquemas (de roles, de situaciones, etc.). de lo contrari o). En ca mbio, si no tiene ningún in terés
,r Las expectativas del perceptor, basadas en los es- en ella, probab lemente no capta rá señales de su deseo
quemas que posee, ta mbién influyen en la percepción. de acercamiento, salvo que sean muy evidentes. Ta m-
Ja nes (1990) establ ece una distinción entre dos tipos bi én es una experi encia bastante frecuente el pasar por
de expectativas. A veces, un perceptor mantiene ex- alto los rasgos positivos de las personas que nos desa-
p ectativas relativas a la categoría a la que pertenece gradan («no vemos las virtudes de nuestros enemigos»),
la persona perc ib ida, por ejempl o, hombre o muj er, así como los rasgos negativos de aquellas que nos gus-
mu sulmán o bud ista, milita r o civil. Estas expectativas ta n, porque dicha información supone una amenaza
están muy re lacionadas co n los estereotipos. Otras ve- para el esquema que tenemos de esas personas.
ces, por el co ntrario, pone en juego expectativas sobre Finalmente, las personas co n más experiencia en
la persona concreta percibida, basá ndose en el esque- cierto tipo de rasgos rea li zan percepc iones más pre-
ma que posee del otro co mo persona indiv idual única cisas sobre la persona estímul o, en la medi da en que
y singul ar. El resultado perceptivo es diferente en cada pueden estimar la importa ncia que tienen ta nto los
caso. En esta diferencia se basa la estrategia de mejora rasgos de la persona estímul o como la situación a la
de las relaciones intergru pa les denomin ada «descate- hora de interpreta r una conducta. Por ejemplo, el psi-
gorizac ión», que se aborda en el Capítul o 13. có logo que ha visto muchos casos de personas co n
Otros factores del percepto r que se han ten ido en depresión puede d iferenciar cla ramente una patología
cuenta en las investi gac io nes han sido la fa mili ari dad de un ep isod io aislado.
co n el estímulo, el va lor que éste ti ene para él, su Todos estos resultados, conjunta mente considera-
significado emocio nal y el grado de experi encia co n dos, dan una idea de la compl eji dad que introd uce en
el estímul o. Se ha encontrado, por ejemplo, que la la percepc ión la actividad del perceptor. De hecho, los
fa miliarida d co nduce a percepc io nes más co mplejas j uicios que un mi smo percepto r hace de dos personas
(nos fij amos en más deta lles del otro a med ida que dife rentes pueden a veces tener más en común que
le co nocemos más), aun que también pu ede ll evar a el que hacen dos perceptores disti ntos de una mi sma
percepc io nes más pos itivas (un ej emplo es el «efecto persona (Dorn busch, Hastorf, Ri chardson, Muzzy y
de mera expos ición », que se descri birá en el Capítul o Vree land, 1965) . Vale la pena seña lar en este sentido
6) . que, en muchas ocasiones, el propi o perceptor puede
PERCEPCIÓN SOCIAL Y ATRIBUCIÓN

llegar a alterar las condiciones en las que va a tener «self-h andicapping», es la que utilizamos cuando cree-
lugar la percepción, influ yendo co n su comportamien- mos que vamos a fracasar en alguna tarea y, antes de
to, producto de sus expectativas, en las personas a las emprenderl a, procuramos que todo el mundo se entere
que percibe. El ejemplo más claro es el de la profecía de que no hemos tenido tiempo de prepararla, o no nos
autocumplida, al que nos hemos referido en el ca pítu - interesa, o no hemos dormido nada la noche anterior.
lo anterior. Los intentos de manejo de la impresión no impli-
ca n de manera inevitable el engaño. Es preferible ver-
los como formas de acentuar aspectos diferentes de la
Factores asociados a la persona percibida propi a identidad, con el fin de ajustarla a los requi sitos
de cada situación.
La persona percibida, en su ca lidad de parti cipante
en la interacción, desempeña un papel activo en el
proceso perceptivo. Con la expresión «manejo de la Factores relativos al contenido de la
impresión » se alude, precisamente, a los intentos de percepción
las personas que se saben observadas para alterar a su
favor el resultado del proceso perceptivo (Schlenker, Una de las ca racterísti cas del co ntenido de la per-
1980). cepción que han estudi ado los psicólogos sociales es
Las estrategias de 'manejo de la impresión' son el efecto del orden en que se presentan los distintos
muy numerosas. Entre las más importantes se pueden elementos que describen a una person a. Este efecto
cita r el congraciamiento y la intimidación, dirigidas a ti ene un ca rácter mu y intui tivo. De hecho, en las ca m-
influir de manera directa en la persona que percibe. El pañas políticas, el orden de apari ción de los ca ndi-
primero lo hace a través de intentos de ensa lza miento datos en televisión para exp li car su programa suele
del otro y la segunda por medio de amenazas y coac- ser objeto de negoc iación entre ellos. En el caso de la
ciones. En una catego ría parecida a la intimidac ión percepción, la pregunta relevante es en qué med ida
habría que ubicar los intentos por mov ili za r los senti- influye el que un rasgo aparezca al principio o al final
mientos de culpa o de obligación moral del perceptor, de la seri e de rasgos que describen a una persona. O,
con vistas a consegu ir que su percepción acabe siendo dicho de otra forma, hasta qué punto lo primero que
más favorable. sabemos de alguien, o la última información que nos
Otra fo rm a en que la persona percibida puede ma- ha llegado de él, determinan la impresión que nos va-
nejar la impresión que el perceptor se fo rme de ella mos a formar de esa persona. Si la influencia de los
es presentarse bajo una lu z más favorable, a través de rasgos que aparecen al principio es mayor, se habla
intentos de ensa lzamiento de sus buenas cualidades de un efecto de primacía, mientras que el efecto es de
(el autoensalzamiento es una motivación muy fuerte, recencia si la mayor influenc ia la ejercen los que se
sobre todo en las personas pertenecientes a culturas conocen al fin al.
individuali stas, como se exp lica en el Capítulo 5). A Tanto el modelo de la «configuración gestáltica»,
veces, ello se consigue por medio de la autoatribu ción propuesto por Asch, como el de la «media pondera-
de los logros de algui en con quien la persona se siente da», formulado por Anderson, pueden explica r el efec-
identificada, por ejempl o, un equipo deportivo o una to de primacía. Para Asch, el primer rasgo «sesga» o
ce lebridad del mundo del espectácu lo. Este fenóme- marca de alguna fo rma todos los que vienen a co nti -
no, muy frecuente en las sociedades co ntemporáneas nuación, que se van a interpreta r a su luz. Anderson,
donde los med ios de comunicac ión de masas han lo- por su parte, alega que el primer rasgo puede tener un
grado una hegemonía cultural, se denomina «brillar peso mayo r que los que le siguen en la seri e.
con la gloria aj ena» y ha sido estudiado fundamental- La investigación empírica ha puesto de manifiesto
mente por Cialdini y sus co legas (Cia ldini et al., 1976). la fuerza del efecto de primacía Uones, 1990). Pero
Curiosamente, a veces, lo contrari o al autoensalza- también en ocasiones se encuentran efectos de recen-
miento produce el efecto deseado de mejorar la ima- cia, y ello depende de las ca racterísti cas de los ele-
gen que se presenta a los demás. Alegar incapac idad mentos en cuestión: mayor viveza que los que le pre-
por alguna ca usa externa, por ejemplo, puede servir ceden o mayor relevancia percibida (lo que ocurrirá
para paliar los efectos negativos de algunos co mporta- cuando se diga al perceptor que la última informació n
mientos prop ios, especia lmente cuando éstos resultan es mu y importante). Ahora bien, hay que co nsiderar,
difícilmente justificab les. Incluso, cuando prevemos asimismo, el despliegue de la informac ión en el tiem-
que vamos a crear una mala impresión en los demás, po. Como es lógi co, si pasa mucho tiempo entre la
adelantamos atribuciones externas de nuestra conduc- presentación de la información inicial y la final, ésta
ta futura para evitarl o. Esta estrategia, co nocida como última ejercerá mayor impacto. Como se verá en el
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

Capítul o 7, estos efectos tambi én influyen en la efica- co nsidere más eficaz en cada momento. La apariencia
cia de los mensajes persuasivos . fís ica es muy útil para determ inar la ca tegoría social
No obstante, a veces los rasgos poseen algunas ca- de la persona (un hombre anciano, por ejempl o), pero
racterísti cas especiales que anulan el efecto del orden. tal vez no lo es en la mi sma medida para adivinar su
Por ejemplo, mayor cl aridad que el resto de los rasgos, estado emoc ional o sus inte nciones, que podremos
mayor concreción, mayor relevancia para la interacción detectar mejor a través de su cond ucta no verbal.
en la que se insertan, o para el juicio o juicios que ti ene En cuanto a los rasgos de personalidad, en la cul-
que reali zar el perceptor, o mayor capacidad para conse- tura occidental desempeñan un papel mu y importante
gui r que el perceptor se implique en el proceso. En esos en la percepción social y en la impresión que la gente
casos, los rasgos ejercen mayor influencia independien- se form a de los demás, ya que en dicha cultura está
temente del orden en que aparezcan, de manera que los muy extendida la creencia de que de las ca racterís-
efectos de primacía y recencia quedarían anulados. ti cas de una persona depende su conducta fu tura (y,
O tro aspecto del co ntenido de la percepción que a la inversa, que de su co nducta pueden inferirse sus
se ha estudi ado es el tono evaluativo de los elementos ca racterísti cas personales, como veremos a co ntinua-
informativos, es decir, su ca rácter positivo o nega tivo. ción). Los rasgos, por ta nto, adquieren una importan-
Para seguir con el ejempl o anteri or, ¿qué es mej or para cia cru cial cuando se pretende entabl ar una relac ión
alguien que quiere ca usa rnos una buena impres ión, duradera co n alguien. De ahí que haya n sido el ele-
admi tir algún defecto o ca racterísti ca negativa o des- mento clave en la investigación psicosoc ial sobre for-
tacar só lo sus rasgos positivos? La investigación ha en- mación de impresiones.
contrado que, cuando en una descri pción se combinan
rasgos positivos co n negativos, éstos últimos ejercen un
impacto mayor. A ello contri buyen va ri os factores: los
rasgos negati vos son más difíc il es de desconfirmar y PROCESOS DE ATRIBUCIÓN
son más amenazantes para el perceptor; además, son
menos habitu ales y, por ta nto, más informativos (Ha- Las atribu ciones son exp li cac iones sobre el porqué
milton y Zanna, 1972; Hodges, 1974). Por otra parte, de una acc ión o de un suceso, y son básicas para la
debido al motivo social universa l de confianza, tende- predi cc ión y el co ntro l de nuestro entorno. Tratamos
mos a esperar cosas buenas de los demás, lo que hace de exp li ca r el mun do que nos rodea porqu e ello nos
que la información negativa resulte más sa liente porque posibilita tener la sensación de que comprendemos lo
choca co n nuestras expectativas. Por tanto, en general, que ocurre y de que los sucesos son predecibles. De
para ca usa r una buena impresión es mejor mostrar só lo ese modo, podemos mantener la creencia de que lo
nuestro lado positivo, y lo negativo atribuirl o a ca usas que acontece está bajo contro l. Aunqu e a menudo no
externas, como decía mos en un apartado anteri or. sa bemos co n certeza cuál es la ca usa, la inferimos a
As imi smo, diversas investi gaciones han enco ntrado pa rtir de la info rmac ión disponibl e en ese momento.
que la info rm ac ión que no es redundante ti ene mayor Esas inferencias se apli ca n ta nto a los fenómenos fís i-
impacto, ya que se destaca perceptivamente del resto cos como a las co nductas de las personas, inclu ye ndo
de la información y se impone, por así decir, a ella. Por ta mbi én nuestra propi a manera de actuar.
otra parte, los rasgos ambi guos ejercen menor impacto La necesidad de encontra r una ca usa es más acu-
que los cla ros. Éstos úl timos se caracteri za n por ser ciante cuando se trata de un fenómeno negativo o ines-
más vi sibles, más fáciles de co nfirmar y más co ncretos perado. La razón es que, en ese tipo de sucesos (que se
(Rothbart y Park, 1986) . haya producido una riada que ha inundado un pueb lo
Recapi tul ando lo expuesto en este apartado dedi - o que un co mpañero nos insul te públi ca mente), co no-
ca do a la percepción social, podemos vo lver a plantear cer qué los ha provocado nos permitiría predecir qué
la pregunta que nos hacía mos al prin cipio: ¿En qué co ndi ciones podrían vo lve r a desencadenar ese mi smo
se fij an las person as cuando interactúan co n otras? En probl ema y pensar si es posible evita rl o o contro larl o.
nuestra cultura, fundamentalmente, en tres aspectos: Cuando nos vemos invo lucrados en un hecho confli c-
la apari encia física (a partir de la cual categori za mos tivo, inesperado y poco predecible, inmed iatamente se
a los demás en tres dimensiones: edad, sexo y gru po pon e en marcha el proceso de atribu ción ca usal, en un
étni co), la co nducta (verbal y no verba l) y los rasgos intento de bu sca r el porqué de lo que ha pasado.
de personalidad. También, aunque en menor med ida, Aunque se dan explicaciones ca usa les sobre suce-
en qué tipo de relaciones mantienen, en qué co ntex- sos muy diversos, en Psico logía Soc ial el término atri -
tos se mueven y qué obj etivos persiguen. Ahora bi en, bució n se emplea específicamente pa ra referirse a las
como siempre se va a in tentar co nseguir una interac- expli cac iones sobre las ca usas de las acciones de las
ción fluid a, el perceptor se fi jará en aquel aspecto que personas. Una vez que nos hemos fo rmado una prime-
PERCEPCIÓN SOCIAL Y ATRIBUCIÓN

ra impresión sobre alguien, el paso siguiente es saber


có mo se co mporta y por qué. Las expli cac iones ca usa-
les sobre la conducta son esenciales para co nseguir un
co nocimiento más profundo que el que se puede ob-
tener a partir de una prim era impres ión superficial. Por
otra parte, las conclusiones que saquemos respecto a
por qué las personas se comportan de una forma u otra
va n a determinar nuestros juicios sobre ellas y, como
co nsecuencia, nuestra conducta hacia ellas. Por qué
no me sa luda un vecino, a qué se debe el accidente
que he provocado o por qué ha mencionado ese tema
en su discurso determinado políti co son ejemplos de
preguntas que nos podríamos hacer y para las que bus-
ca ríamos una respuesta.
A pesar de que el perceptor difícilmente puede es-
ta r seguro de que ha encontrado la causa rea l de un
comportami ento, las expli cac iones que damos sobre
nuestra conducta y la ajena suelen ser razonabl emente Fritz Heider (1896-1 988), con su psicología ingenua, ha sido uno de
acertadas en la mayoría de ocasiones. De otro modo, los psicólogos soc iales que más influencia han ten ido en el campo
los procesos de atribución, co nsta ntes en nuestro pen- ele la Cognición Soc ial, y concretamente en el área de la percepc ión
soc ial, sobre todo por su teoría de la atribución.
samiento, no cumplirían una función adaptativa. Sin
embargo, frecuentemente co metemos sesgos y erro-
res en nuestros juicios, debido a que el proceso de teoría se centra en el proceso que seguimos cuando tra-
atrib ución ca usal es comp lejo y, además, a que en él tamos de buscar las ca usas de lo que sucede en nues-
entran en juego tanto el funcionam iento de las estru c- tro co ntexto social. De acuerdo con su pl anteamiento,
turas mentales del observador co mo sus actitudes, ne- las personas actúan como «psi có logos ingenuos» que
cesidades o expectativas previ as. No obstante, como construyen teorías de sentido co mún sobre las ca usas
se verá más adelante, incluso en estos casos de infe- del comportamiento humano. Por ese motivo, Heider
rencias sesgadas, las expli cac iones ca usales refl ejan co nsidera que, para comprender cómo se llega a la
procesos psi co lógicos que pu eden ser funcionales, ya conclusión de por qué se ha reali zado una conducta,
que permiten satisfacer motivaciones sociales básicas es importante tener en cuenta cómo se expresa en el
como las de control y autoestima. Igual que ocurre lenguaje cotidi ano el co nocimiento y la experiencia
con otros procesos cognitivos, las inferencias ca usales que las personas ti enen sobre otras personas, y tomar
están co ndicionadas por nuestro co nocimiento y, tam- esta fu ente de información co mo un reflejo de la psi-
bién, por nuestras emociones y motivaciones. co logía ingenua que ca racteri za el sentido común .
En los sigu ientes apartados nos referiremos, en La cuestión es 2cómo se llega a determinar cuál es
primer lugar, a las prin cipales teorías sobre cómo se la ca usa de una co nducta? Según Heider, para poder
desarroll a el proceso atributivo. A continuación, se hacer ese tipo de inferencias ca usales, las personas
ana li za rán los sesgos de atribución y las razones que siguen unas normas o reglas que les permiten deci-
los provoca n. Por último, se co nsiderarán algunas de dir cuál es la ca usa, entre todas las posibles. Una de
las co nsecuencias que pu eden tener las expli cac iones las principales aportaciones de este autor a las teorías
que damos sobre nuestra propi a co nducta y sobre la de la atribución es la sistematización de las posibles
de los demás. expli cac iones ca usales, distingui endo entre dos tipos
de atribuciones: person ales o intern as y situacionales
o extern as a la person a (Heider, 1958). La tarea del
Modelos explicativos sobre cómo se perceptor consiste, fund amentalmente, en averiguar si
hacen las atribuciones una acción se debe a una disposición del actor, es de-
cir, del agente que la rea li za (rasgos de persona lidad,
El análisis ingenuo de la conducta. Frítz motivación, intención, esfuerzo, actitudes), o a algo
Heider (195B) externo a esa person a (por ejemplo, verse forzada por
el ambiente o que haya intervenido la suerte).
Fritz Heider fue el primer autor que desde la Psico- Puesto que un objetivo fu ndamental de la expl ica-
logía Social estudió el proceso atributivo, sentando las ción causa l es predeci r sucesos simil ares en el futuro,
bases de los desarrollos posteriores. Esencialmente, su es importante para el perceptor averiguar si existe una

)
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

ca usa que no varíe, es decir, que sea estable y durade- rrera de esa envergadura, pero tampoco todos los que
ra. En este sentido, las ca usas que se puedan atribuir a está n en forma para ell o desean hacerl o. Aquí entra
ca racterísti cas de la persona (como los rasgos de perso- en juego la motivac ión, que se inferirá al observar no
nalidad), en vez de a la situación, ofrecen más garantías so lo la intención, sino también el esfuerzo rea li zado.
de que esa persona pueda volver a repetir la conducta y, Siguiendo con el ejempl o, la ca ntidad de horas que
por ese motivo, tienen mu cha importa ncia en el proce- dedique a entrenarse es lo que permitirá inferir si real-
so atributivo. A lo largo de ese proceso de búsqueda de mente alguien está motivado y hasta qué punto va a
disposiciones inherentes a la persona, lo primero que intentar correr el maratón.
tiene que descartar el perceptor es que ex ista una exp li- Además de determinar cuándo se hacen atribu c io-
cac ión extern a, lo que no es muy compli cado de deter- nes internas, la teoría abo rda el grado de responsab ili-
minar, ya que las ca racterísticas de la situac ión son más dad del actor en la acción (que difiere no so lo en fun-
fáciles de observar que las del actor. Unido a esto, hay c ión de su capac idad y motivac ión, sin o también de la
que tener en cuenta que cuanto mayor sea la percep- influenc ia de la situación en el suceso), distinguiendo
ción de que la causa de la conducta se debe a la situa- entre los sigui entes niveles:
ción, menor será la responsabilidad que se le atribuya al
actor y menos atribuciones a su persona se rea li zarán. ■ Asociación: cua nd o la persona no ti ene capa-
Imaginemos que en una pareja uno de los mi em- cidad ni motivación para rea li za r la acción. Es
bros percibe que el otro le presta poca atención cuando el nivel de meno r responsabilidad. Si un niño
hab la y le dice que no tiene tiempo cuando le plantea pequeño originara un acc idente juga ndo con el
sa lir juntos. Si la persona afectada infiere que ese com- freno de mano de un coche no se le respo nsab i-
portamiento se debe a que se han enfri ado los senti- 1izaría de los daños que pudiera infli gir, puesto
mi entos del otro hac ia él o ell a, y que quiere romper que no tiene co noc imi ento de lo que hace ya
co n la relación (una causa inherente a la persona), su re- que no sabe para qué sirve el freno.
acción será muy distinta a la que tendría si creyera que ■ Ca usa lidad simple: se produciría en una situa-
ese comportami ento está condi cionado por una ca usa ción en la que el actor tiene la capac idad pero
externa a los deseos e intenc iones de su pareja, co mo, no la motivac ión para rea li za r la acc ión. Un
por ejemplo, el estrés y la pres ión que está sufriendo por ejemplo sería el de un co nductor que atrope ll a a
exceso de trabajo. Esta diferencia en las exp licac iones una persona que invade la vía in esperada mente.
I '
tendrá como consecuencia comportamientos muy dife- ■ Previsión: sería simil ar al caso anterior (existe ca-
;
rentes en el perceptor a la hora de plantearse la relac ión. pacidad pero no motivación) pero al actor se le
En el análisis de la co nducta, para poder hacer atri- puede achacar que no ha previsto lo que podía
buciones internas, además de descartar la existencia de suceder. Por ejemp lo, ocasionar un acc idente
un a exp licac ión externa, un paso importante es ave- por ll evar los neumáticos en mal estado o por no
riguar hasta qué punto la persona tiene intenc ión de revisar los frenos.
rea li za r dicha acción, puede (tiene capac idad) y quiere ■ lntencionalidad: serían aq uell as acciones en las
(existe motivación) llevarl a a cabo. Tal como propone que ex iste capac id ad y motivac ión. Es el nivel en
Heider, hay tres aspectos que se tienen en cuenta para el que más se respo nsab ili za ría al actor. Provo-
ll egar a una atribución personal sobre la condu cta : ca r un accidente al intentar arro ll ar a otro vehí-
cul o, o ca usar un a les ión a algui en para roba rl e,
a) la intención del actor de llevar la a cabo, sería n ejempl os de este nivel de responsabilidad.
b ) su capac idad para rea li za r la acción, que de- ■ Justificabilidad: el actor tiene capac idad y mo-
pende tanto del co noc imi ento y hab ilidades del tivación para ll eva r a cabo la conducta, pero se
actor como de la dificultad de la tarea, y le ex ime de responsab ilid ad ya que se ha visto
e) el esfuerzo empl eado para ejec utar la acción (lo obligado a rea li za r esa acción debido a la situ a-
que es un indi cador del nivel de su motivación). c ión. Por ejempl o, ca usar un acc idente leve co n
el coche para evitar otro mayor o agred ir a una
Para realizar una acción no basta la intención, sino person a en defensa propia.
que es necesario que la persona sea capaz de alca nzar
su objetivo. En primer lugar, para poder determinar si
es posible para la persona rea li za r la acción, es preciso Teoría de las inferencias correspondientes.
evalu ar la relación entre sus cualidades y la tarea a la EdwardJones y Keith Davis (1965)
que se enfrenta. Cualqui er persona no está capac itada
para correr un maratón, ya que es necesario tener un as La teoría de las inferencias correspondientes Uo-
ca racterísti cas físi cas adecuadas para afrontar una ca- nes, 1979; Janes y Davis, 1965) se denomina de este
PERCEPCIÓN SOCIAL V ATRIBUCIÓN

■ Qué efectos exclusivos o in esperados tiene el


comportami ento observado, en co mparación
co n otros comportamientos alternativos . Es lo
que Jones y Davis denomin an efectos no-comu-
nes de la acción. Supongamos que sabemos de
un a person a que se pl antea si estudi ar el Grado
en Psico logía en un a universidad presencial o en
la UNED. Cualquiera de las dos eleccion es pro-
duce muchos efectos com unes, como el número
de asignaturas que tendrá que estudi ar, el título
académi co que obtendrá o el tiempo y ded ica-
ción que le ll evará finalizar la carrera. Pero, ade-
más, ex isten una serie de efectos no-comunes a
estas dos decisiones: en la UNED el aprendizaje
es a distancia, lo que impli ca no tener que des-
plazarse a la universidad y poder organizarse el
Edwa rd Ellsworth )ones (1926- 1993). Fue profesor de Psico logía So- ti empo de forma autónoma . Si finalmente se de-
cial en las universidades de Duke y Princeton. Su carrera académica cide por estudi ar en la UNED, podemos inferir
la focal izó en los procesos de atribución. Desarro lló la teoría de las que ha sido su actitud (una disposición interna)
inferencias correspondientes, junto con Keith Davi s, y contribuyó
favorab le al aprendizaje a distancia lo que le ha
al estudio de los sesgos de atribu ción en co laboración con Víctor
Harris y Richard E. N isbett. ll evado a elegir esa universidad. Ahora bi en, si
además de los efectos mencionados, ex isti eran
otros mu chos efectos no-comunes, co mo, por
modo porque trata de exp li ca r, excl usivamente, có mo ejemplo, que a la UNED va su mejor amigo y
se ll ega a la co nclusión de que una conducta se co- que la universidad presencial está muy lejos de
rresponde co n algun a di sposición intern a del actor. Es su luga r de residenc ia, no podríamos ll egar a de-
decir, deja de lado cómo es el proceso que ll eva a la terminar cuál es la ca usa de su elección, ya que
atribu ción de ca usas extern as y se centra en lo relativo cualqui era de las mencionadas podría haberla
a las inferencias sobre las características o disposicio- co ndicionado. Por lo tanto, cuanto menor sea el
nes de la persona que puedan haber ori gin ado la ac- número de efectos no-comunes, más probable
c ión (inferencias correspondientes). será que se haga un a inferencia correspondien-
Un paso previo a la búsqueda de las disposiciones te, ya que si el número de efectos no-comun es
personales que han podido determinar un a co nducta es elevado la información que maneja el obser-
es enjuiciar si el comportami ento ha sido elegido libre vador es ambi gua y no pueden extraerse conclu-
e intencion ada mente. Si la conducta se ha ll evado a siones cl aras sobre cuál es la ca usa.
ca bo bajo coacc ión extern a o la perso na no tenía in- ■ La frecuencia y deseabilidad socia l de los efectos
tención de comportarse así, no tendría sentido recabar de la conducta. Las inferencias co rrespondien-
más información para descubrir qué disposiciones ex- tes son más probables si el actor desconfirma
plicarían su co nducta, ya que se puede afirmar que la las expectativas del observador, rea li za ndo una
ca usa depende del ambi ente o co ntexto. co nducta cuyas consec uencias so n infrecuentes
Una vez que se ha constatado que la acción es li- o poco deseables soc ialmente. Cuando el co m-
bre e intencionada, el perceptor se centra en los efec- portamiento es socialmente deseable o norma-
tos que provoca la conducta para poder ll egar a la tivo no se puede saber si hay una ca usa interna
conclusión de si ex isten o no ca racterísticas persona- que lo promueve o si el actor está co mportándo-
les subyacentes que pueda n exp li ca rl a. En ese proceso se según las prescripciones sociales. Sin embar-
dirigido a conocer si ex iste una disposición interna de go, una conducta rara o co ntrari a a las normas
la person a que se corresponda co n su co nducta en- sociales sí permite descartar las causas externas
tran en ju ego algunos elementos lógicos y racional es y y, por lo tanto, hacer inferencias correspondien-
otros de índole motivacional. tes . Por ejemp lo, si al fin ali za r la ca rrera, una
Co ncretamente, al enjuiciar las co nsecuencias de persona renunci a a un empl eo fijo bien remu-
la acción para llegar a rea li za r inferencias correspon- nerado y se enrol a en un a ONG para trabajar
dientes el observador sigue cierta lógica, teniendo en fuera de su país, sin recibir ningú n salario, se
cuenta la siguiente informac ión: puede inferi r co n bastante seguridad que se trata
de una persona altrui sta, ya que es una conducta
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

infrecuente. D el mi smo modo, si algui en le se- en co ntra de ese gobi ern o (condu cta esperada y desea-
ñala a su jefe un error que ha cometido, y que el bl e en ese co ntexto) . La libertad del actor se manipul ó
resto de sus compañeros co nsc ientemente ca ll a diciendo a la mitad de los parti cipantes de cada una
para evitar resentimi entos y posibl es represa li as de las condi c iones anteri ores que el escrito se había
en el futuro, se puede inferir que se trata de un a rea li zado libremente (libre elecc ión y, por lo tanto, la
persona sin cera, aunque actú e de una manera conducta se podía atribuir a una disposi c ión del actor)
poco deseabl e soc ialmente. y a la otra mitad, que se había redactado expresando
la opini ón qu e el profesor le había pedido que refl e-
Además de estos procesos que tienen que ver co n j ara (una ca usa forzada y externa al actor). La vari abl e
la información disponibl e, cuando los efectos de la dependi ente se midi ó preguntando a los parti cipantes
conducta afectan al obse rvador, tambi én entran en hasta qué punto las actitudes de la perso na que había
juego otros factores de índole motivacional qu e influ - redactado el esc rito (una dispos ición intern a) estaban
yen en la rea li zac ión de inferenc ias correspond ientes: a favor del gobi erno de Castro. Estos autores compro-
baron que se hacían más inferencias correspo ndi entes
• Relevancia hedónica de la acción para el per- cuando la condu cta era libremente elegid a y expresa-
ceptor. Si la condu cta ti ene co nsecuencias posi- ba una opini ón rara o soc ialmente impopul ar, es dec ir,
tivas o negativa s para el observador, aumenta la en la co ndi ción en la que el escrito era a favor de Fid el
tendencia de éste a hacer inferencias correspon- Castro y se pensa ba que el actor lo había rea li za do
dientes. Es m ás fác il qu e se atribu ya un in sulto libremente (Fi gura 4 .3).
a una di spos ición subyacente y que se perc iba a En relación con la teoría de las in ferencias co-
esa persona co mo agres iva y maledu cada cuan- rrespondi entes, se han se ñalado una seri e de aspec-
do se es la víctima que cuando se observa la tos críti cos y de limitaciones, lo que ha ori gin ado su
mi sma acc ió n, pero diri gida a otra perso na que pérdida de relevanc ia dentro de las teo rías de la atri-
no ti ene nada que ver co n nosotros. Lo mi smo bu c ión (Hew ston e, 1989; Hew stone y Antaki , 1988) .
sucedería si se trata de un elogio, un favor o Se ha criti cado que la teoría pon e el énfas is en que
cualquier conducta que benefi cie al observador. las di sposi ciones se infi eren si se perc ibe la condu cta
■ Personalismo. Cuando el observador con sidera como intencionada y, sin embargo, no ti ene en cuen-
que la conducta del actor va diri gida intenc iona- ta que de co ndu ctas que no so n intencionadas (corn o
,; damente a benefi c iarl e o a perju d ica rl e, rea li za- provoca r un accidente) ta mbi én se hacen inferenc ias
rá más infe rencias correspondientes. Por ejem- di spos ic ionales (por ejempl o, que se trata de alguien
plo, si pensa mos qu e un compa ñero ha hecho despi stado o poco hábil co nduciendo) . Otro probl ema
un comentari o sutil sobre el trabajo que hemos ele la teo ría es que no ex iste evidencia empíri ca de que
reali zado co n la intención de dej arn os en mal
lugar, es más fác il que crea mos que ti ene rasgos
de personalid ad negativos, como el de envidi o-
so.
No elección
44,10
Para co mprobar la teoría de las inferencias corres-
pondientes, Jones y Harri s (1967) anali za ron, en un a
muestra de estudi antes estadounidenses, hasta qué
punto se hacen atribu c iones dispos ic ionales en fun-
c ión de la intenc ion ali dad del actor y de la deseabi- Elección
lid ad soc ial de la conducta. Con este obj etivo, en un 59,62
experim ento manipul aron dos tipos de vari abl es inde-
pendi entes. Por un lado, lo normativa qu e era la co n-
ducta (rara y poco desea bl e soc ialm ente, o esperada y o 20 40 60
desea bl e) . Por otro, la libertad del actor para rea li za r
la acción (libre o forzada) . Si guiendo este esqu ema, el ■ A nt i Castro

procedimiento co nsistía en mostrar a los parti cipantes □ Pro Cas tro


un escrito en el que el autor (actor) expresaba una se-
ri e de opini ones sobre el gobierno de Fidel Castro. En
una de las condi ciones experimenta les esas opini ones
Actitud a favor de Fidel Castro atri bu ida a la persona que rea li zó
eran favorabl es (co nducta rara y poco deseabl e en Es-
el esc rito. Adaptado de Jo nes y Harris (196 7).
tados Unidos) y en la otra condición se mani festaban
PERCEPCIÓN SOCIAL Y ATRIBUCIÓN

los percepto res presten rea lmente atenc ión a las con-
du ctas no elegidas po r el actor, lo que sería necesari o
pa ra averi guar si el efecto ocas io nado po r la co ndu cta
rea li zada es común o no a otros com po rtami entos al-
tern ativos . De hec ho, ex iste evidenc ia de que los per-
ceptores no prestan atención a ese tipo de conductas,
sin o qu e ti enden a busca r ej emplos de co ndu ctas simi -
lares a la observada qu e haya rea li zado prev iamente el
actor (Ni sbett y Ross, 1980).

El modelo de covaríacíón y los esquemas


causales. Harold Kelley (1967, 1972)

La teoría de la atribu c ió n de H aro ld Kell ey (1967,


1972) po ne el énfa sis en anali za r qué tipo de infor-
mac ió n se utili za para ll ega r a una atribu ció n ca usa l.
Según el modelo pl anteado por este autor, a la ho ra
Harold Ke lley (192 1-2003). Fue profesor en las Universidades de
de rea li za r atribu c iones ca usa les el percepto r actúa de
Va le, M innesota y Los Ángeles. Au nque su obra de mayor impacto
manera simil ar a como lo haría un c ientífico . Cuando la desa rroll ó en el área de la atri bución ca usa l, es necesari o tener
di spone de la informac ió n necesa ri a, examina qué fac- en cuenta ta mbién sus aportaciones en el estud io ele los grupos,
to res cavarían con la co nd ucta para, de ese modo, de- las comunicac iones persuasivas, las relaciones interpersona les y la
Psico logía Social Ap licada .
termin ar si esta se debe a ca usas perso nales o situac io-
nales. No rm almente, ex isten tres ca usas a las que se
puede atri buir el efecto de un a co nducta observada: la dó a prepara r esa as ignatura (/as circunstancias). Uti -
persona que actú a, el estímul o qu e provoca la acc ió n li za ndo el modelo de covari ac ió n, para ll ega r a hacer
y las c ircu nstanc ias en las qu e se rea li za esa acc ión. una atribu ció n, el percepto r reca baría la info rmac ió n
Para ll ega r a in ferir cuál de estas ca usas exp li ca la co n- qu e le permi tiera tener en cuenta el co nse nso (¿ han
du cta, Kell ey propo ne que el percepto r suele manejar sacado la mayoría de los alumnos sobresa li ente o solo
co njun ta mente tres tipos de inform ac ió n: M arta?li la di stintivi dad (¿ M arta saca sobresa liente en
otras as ignaturas o so lo en Biología?) y la consistenc ia
■ Información de consenso: ¿hasta qué punto otras (¿ M arta so lo ha sacado sobresa li ente en Biología
personas actú an ante ese estímul o igual qu e la esta vez o hab itu alm ente saca sob resa li ente en esa
perso na obse rvada? El co nse nso es alto cuando materi a?). Según Kell ey, el observado r tendría en cuen-
todas o la mayor parte de las perso nas actúan de ta co njuntamente toda esta informac ió n (co variación)
la mi sma manera ante ese estímul o o situ ac ió n, para determin ar c uál es la ca usa del sobresa li ente que
y baj o si son pocas personas las que actúan así. ha obtenido M arta.
■ In fo rmación de distintividad : ¿la perso na respo n- La investi gac ió n ha demostrado que algun as de las
de de form a di ferente ante otros estímul os? La combin ac io nes de la info rmac ió n sobre la ex istenc ia
di stint ividad es alta si la reacc ió n de la perso na o no de co nsenso, di stinti vidad y co nsistencia permi -
ocurre so lo con ese estímul o o en esa situac ió n, ten hacer atribuc iones co n bastante fi abilidad (Cuadro
pero si es común a otros mu chos estímulos o si- 4 .2). Por ej empl o, si la mayoría de la cl ase ha saca-
tu aciones la di stintividad sería baj a. do sobresa li ente en Bi o logía (consenso alto), M arta
■ Información de consistencia: ¿la persona respo n- sol o saca sobresa li ente en Bi o logía (di stintividad alta)
de siempre igual ante ese estímul o? La con sisten- y M arta siempre saca sobresa li ente en esa as ignatura
cia es alta cuando la person a si empre responde (consi stenc ia altali la lóg ica ll evaría a pensa r qu e la
de la mi sma form a ante ese estímul o o cuando causa se debe a las ca racterísti cas de la as ignatura de
está en esa situac ió n, y es baj a si esa respu esta Biología. En este caso, se atribuirá la ca usa que ha de-
no se da cas i nun ca ante ese estímul o o esa si- termin ado el efecto al estímul o. A ho ra bi en, si nadi e
tuac ió n. ha sacado sobresa li ente en Bi o logía (consenso bajoli
Marta saca sobresali ente en la mayoría de las as igna-
Suponga mos qu e el efecto observado es el sobresa- turas (di stintividad baj a) y M arta saca habitualmente
1iente qu e ha sacado M arta (/a p ersona) en la asi gnatura sobresa li ente en Bi o logía (consistenc ia altali el efecto
de Bi o logía (e/ estímulo), y se sabe qu e su padre la ay u- se atribuiría a las ca racterísti cas de M arta, es dec ir, a
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

Patrones de covariación de la información asociados a atribuciones específicas


. · Combinación de los elementos de información _, .-~. ,- ,1 ,;.· Atribución lógica
Consenso alto
«La mayoría ha sacado sobresa li ente en Bi ología»
+ Al estímulo
Distintividad alta
«M arta no saca sobresa liente en otras asignaturas » «La ca usa es que la as ignatura de
+ Bio logía es fác il »
Consistencia alta
«M arta siempre saca sobresa liente en Bio logía»
Consenso bajo
«N ad ie ha sacado sobresa liente en Bio logía »
+ A la persona
Distintividad baja
«M arta saca sobresa li ente en la mayoría de las asignaturas» «La causa son las ca racterísticas
+ de M arta»
Consistencia alta
«M arta siempre saca sobresa li ente en Bio logía »
Consenso bajo
«Nadie ha sacado sobresa li ente en Bio logía»
+ A las circunstancias
Distintividad alta
«M arta no saca sobresa li ente en otras asignaturas» «La ca usa es la ayuda de su pad re en esta
+ ocas ió n»
Consistencia baja
«M arta no había sacado anteri o rm ente sobresa li ente en Bio logía»

la persona. Por último, si nadie ha saca do sobresa li en- en Bi o logía y en otras as ignaturas, pero desconocer los
te en Bi ología (consenso baj o), M arta so lo ha sacado resul tados de sus compañeros o en qué circun stancias
sobresaliente en Bi o logía (distintividad alta) y anteri or- ha estudiado la Bio logía.
mente M arta nunca había sacado sobresa li ente en Bio- El propi o Kell ey (1972) reconoc ió que la mayoría
logía (consistencia baj a), se pu ede inferir que ha sido de las atri buciones se hacen sin que se posea toda esa
la ayuda del padre la que ha determin ado el efecto, es info rm ación. Si el perceptor cuenta co n informac ión
dec ir, se haría una atribu ción a las circunstan cias. proveniente de diversas fuentes que le permita infe-
Aunque existe evidencia experimental que ha rir la ca usa a partir de la covari ación de esa info rma-
confirmado este modelo (M cArthur, 1972), también c ión con el efecto, podría utili za r esa forma de proce-
se ha pu esto de manifiesto que hay una tendencia a sa miento para llegar a una atribución ca usa l. Ahora
no considerar la info rm ación de conse nso y que, fun- bi en, cuando el percepto r so lamente cuenta co n una
damentalmente, se presta atención a la inform ac ión observac ión, o no ti ene suficiente tiempo o moti va-
más ll amativa (Nisbett y Borgida, 1975). Que se use la ción pa ra lleva r a ca bo el análi sis de diversas info r-
cova ri ación de estos tres tipos de in formación en los maciones, busca una estru ctura o configuración que
experim entos no quiere decir que en la v ida cotidi ana conjugue aquell os facto res que so n ca usas verosímil es
el procesami ento de la información que lleva a la atri - del efecto observado. Esa co nfiguración está orga ni -
bu ción sea igual al propuesto por Ke ll ey (All oy yTaba- zada en forma de esq uemas ca usa les, cuyo co ntenido
chnik, 1984; Hewstone y Jaspars, 1987). Las personas sería n las creenc ias que tiene el obse rvador, deri vadas
atribuye n generalmente las ca usas de la conducta a lo de la propia experi encia y de su sociali zac ión en una
que en ese momento es más sa liente, y lo más frecuen- determin ada cu ltura, de qué ca usas suelen asociarse
te es que se apele a característi cas de la persona. Otro a determin ados efectos. Kelley co nsidera que hay dos
probl ema que se pl antea es que el modelo de cova- tipos de esquemas ca usa les bás icos, que el percepto r
riación ex ige que se di sponga de va ri as observac iones utili za rá dependiendo de la situac ión:
sobre consenso, di stintividad y co nsistencia. Esa infor-
mación a veces no se tiene o es incomp leta, ya que ■ Cuando el perceptor es consc iente de que deter-
podemos conocer los resultados obteni dos por M arta minado efecto so lo se puede prod ucir si hay dos
PERCEPCIÓN SOCIAL V ATRIBUCIÓN

o más ca usas presentes, se aplica el esquema puede operar un procesamiento cognitivo que
de ca usas múltiples necesa rias. Si se observa un fu nc ionaría según el «principio de descuento»:
efecto de cierta magnitud, como, por ejemplo, la importa ncia de una ca usa disminuye cuando
enco ntrarnos co n una persona que ha obtenido hay otra u otras factibles. En el ejemplo anterior,
premio extraordin ario en la ca rrera, pensaremos no se co nsideraría tan importante nin gu na de las
que se han tenido que dar diversas ca usas para dos causas como en el caso de que solamente se
que haya logrado tan buen resultado (capaci- conoc iera que tiene buen currículo (se atribuiría
dad, esfuerzo y tiempo para dedicar al estudio, a esa ca usa), o bien su parentesco con el director
entre otras), ya que cualqui era de ell as por sí (q ue también podría exp li car su contrato). Si las
so la no podría explica rlo. En este tipo de atri- dos ca usas están presentes, las dos explican la
buciones y, en general, cuando se percibe más co ntratac ión, pero no co n tanta fuerza .
de una ca usa posible, puede ponerse en mar-
cha un procesamiento de la información que La teoría de las inferencias correspo ndi entes y la
funcionaría segú n el «principio de aumento». de la covar iación son modelos idea les sobre cómo
La importancia de una ca usa para exp li car una deberían real izarse los procesos de atribución, si las
acción aumenta si se co noce que ex isten otras personas pensaran de un modo correcto. No obstante,
ca usas que dificultarían que se ll eve a cabo esa las atribuciones que co rrientemente hacemos sobre el
co nducta. Por ejemplo, la matrícula de honor de comportam iento ¿coi nciden realmente con los postu-
un estud iante del que se sabe que ha estado en- lados de las teorías clásicas? Los estudios en los que se
fermo la mayor parte del cuso se atribuirá más a ha anali zado el lenguaje espontáneo y popular que se
su capacidad y esfuerzo que en otros casos que utili za cuando se dan explicac iones sobre la conducta
no haya n tenido ese problema. ponen en cuestión que exista esa co in cidencia. Algu-
■ Cuando el efecto observado se puede explicar nas investigaciones han puesto de manifiesto que las
por más de una ca usa, pero cua lqui era de ell as personas dan pocas explicaciones basadas en rasgos o
bastaría para que se hubi era producido, el per- en la situación y que, sin embargo, se refieren a esta-
ceptor aplicaría el esquema de causas múltiples dos mentales del actor (por ejemplo, deseos o creen-
suficientes. Si nos consta que un a persona que cias) en una proporción muy elevada (M all e, Knobe
ha obtenido un puesto en una empresa tiene y Nelson, 2007; Malle, Knobe, O' Laughlin, Pearce y
un excelente currículo y, además, co nocemos N elso n, 2000). En el Cuadro 4.3 se resume un nu evo
que es el sobrin o del director, no sabremos con enfoque teórico surgido, fundamentalmente, del aná-
exactitud cuá l es la causa de que haya consegui- li sis de las explicac iones ca usa les que se utili za n en el
do su co ntrato. Cuando se ap lica este esquema, lenguaje cotidi ano.

Un enfoque de las explicaciones causales centrado en la concepción popular del


comportamiento
La teoría de los conceptos populares en atribución se los conceptos populares en atribu ción pone el énfasis en
basa en la estru ctura de los elementos que utilizan tanto las razones como el elemento clave de la estructura de las
niños como ad ultos en sus expresiones cua ndo tratan de exp licaciones sobre la cond ucta.
dar sentido a la conducta observada. Según esta nueva ¿Qué se requiere para que un comportam iento se consi-
perspectiva, desarrollada por Bertram Malle y sus co labo- dere intencionado? Segú n el modelo desarrollado por Malle
radores, en la teoría original de Heider (1958) -a la que su y Knobe (1997a y b), para que un comportamiento se consi-
propio autor denominó «Psicología del sentido com ún »-, dere intencionado debe basarse en el deseo del actor de ob-
la dicotomía esencial no es la de persona versus situación. tener un resultado, en las creencias sobre cuál es la acción
Lo central es la distinción que las personas hacen entre cau- que causa rá ese resultado, en la intención de rea liza r esa
sa lidad impersonal, la que se ap li ca al comportamiento no acción, así como en la capacidad y la consciencia necesa-
intencionado (por ejemp lo, toser o enfermar) y también a ri as para llevar a cabo la acción. Por ejemp lo, se puede creer
los sucesos físicos (como un terremoto o una nevada), y la que montar un determinado negocio es rentable y desear
causa lidad personal, que solo se aplica a acciones inten- emprenderlo. No obsta nte, no bastaría la intención para que
cionadas, como puede ser estudiar o ir al cine. Es dec ir, en el proyecto viera la lu z. Para que se lleve a cabo la conducta
aquellas ocasiones en las que el actor realiza una conducta de poner en marcha el negocio (conducta intencionada) la
con un propósito determinado. Para Malle, ni Heider ni las persona tiene que tener la capacidad (med ios económ icos,
teorías posteriores se han ocupado en detalle de cómo ex- permisos lega les y conocim ientos sobre el tema) y esa ac-
pi ica la gente por qué el actor decide actuar o no, es decir, ción requeri rá una actividad mental consciente centrada en
las razones que están detrás de la intención. La teoría de el proceso hasta que viera su fin.
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

Es importante tener en cuenta que este modelo anali za, o para actuar intencionadamente. Los deseos y las
úni ca mente, las atribuciones causa les del comportami en- creencias son las razones prototípi cas en la con-
to intencionado, exc luyendo de su pl anteami ento aquell as cepción popul ar de intencionalidad, debido a que
expli caciones di sposi cionales que se refi eran, específi ca- se pi ensa que son estos componentes mentales los
mente, a inferencias sobre rasgos de personalidad. El mo- que están detrás de la lógica que mueve a alguien
tivo es que los rasgos de personalidad se pueden inferir de a comportarse de determin ada manera. Las razones
cualqu ier efecto de un comportami ento, tanto intenciona- basadas en deseos aluden a las metas, los fines, los
do («Ca rl os aprueba porqu e es muy inteli gente») como no propós itos o las preferencias del actor (p.e.: «Eva
(«Ca rl os suspende porque es muy vago») . estudia Psico logía porque qui ere trabajar como te-
La teoría postul a que las explicaciones que norm almen- rapeuta»). Las razones basadas en creencias repre-
te damos se fundamentan en el concepto de intenciona- sentan la rea lidad tal como el actor la percibe: co-
lidad y en los componentes mentales que son necesa ri os nocimientos, ideas, corazonadas y fundamentos de
para que se rea li ce una conducta intencionada: la inten- la acción (p.e.: «Eva estudi a Psicología porqu e sabe
ción y los deseos y creencias que anteceden a una inten- que neces ita el título para poder ejercer de terapeu-
ción. Este pl antea miento co incide con el de otros autores ta»).
que han hecho hincap ié en la importancia que tienen, en 3. Las expli cac iones que aluden a la hi stori a de las ra-
la percepción de personas y de su conducta, las inferencias zones citan qué base del pasado sustenta las razo-
que rea li zamos sobre los estados mentales de los otros: de- nes del agente, pero no son en sí mi smas razones
seos, intenciones, creencias o emociones (Epley y Waytz, (p. e.: «Eva quiere estudi ar Psicología porqu e estuvo
201 O; Gil bert, 1998). en terapia durante va ri os años y esa experi encia fu e
La teoría de los conceptos popul ares subraya cuatro muy positiva para ella»).
postulados sobre las exp licaciones ca usa les (M alle, 2004): 4. Las expli caciones basadas en factores fac ilitadores
o inhibi dores no aclaran por qué el agente intenta
1. Las personas ut ili za n tres modos de explicac iones actu ar, sino si es pos ible o no que sus intenciones
para los comportami entos intencionados: razones, tenga n éx ito debido a la influencia de aspectos aje-
hi stori a de esas razones y factores extern os fac ilita- nos a la persona (p.e.: «No se ha presentado a los
dores (o inhi b idores) de la conducta (Figura 4.4) . exá menes porqu e se puso enfe rm a»).
2. Las explicac iones basadas en razones cita n las ra-
zones del agente de la acción para intentar actu ar

Historia de _____. Razones _____. Intención Comportamiento


las razones (deseos y creencias) intencionado

,,
Factores faci Iita dores
o inhibidores

Los tres modos utilizados para explicar el comportamiento intencionado. Adaptado de Malle (2 011 ).

Este enfoq ue, como puede deducirse de lo expues- creencias). En segundo luga r, considera que las inferencias
to hasta aquí, retoma muchas de las aportaciones de las sobre las di spos iciones del actor se comp lementan tenien-
teorías precedentes. En primer lugar, postul a que la gente do en cuenta las expli caciones basadas en el contexto (fac-
normalmente infiere que el comportamiento intencionado tores fac ilitadores o inhibidores).
se debe a di sposiciones personales (en este caso, deseos o

Sesgos en el proceso de atribución za ran la información como científicos) para hacer las
atribuciones correctas. No obstante, en la rea lidad no
Tanto la teoría de las inferencias co rrespondi entes siempre procedemos racionalmente al bu sca r las ca u-
Uo nes, 1979) como la teoría de la cova ri ac ión (Kelley, sas de un a co nducta, sino que llegamos rápidamente a
1972) desa rroll an modelos normativos sobre cómo co nclu siones emplea ndo poca info rmación. De acuer-
funciona el proceso de atribu ción, imagin ando el do co n Fi ske (2 01 O), la racionalid ad en el proceso de
modo co mo deberían di sc urrir los perceptores (s i utili- atribu ción estaría gui ada, fund amentalmente, por la
PERCEPCIÓN SOCIAL Y ATRIBUCIÓN

motivación social básica de co mprensión (y en menor sido forza do a redactar ese argumento, que no tenía
medida por la de co ntro l). Pero, además, ex isten unas por qué co incidir co n su propi a opinión. Un resultado
tendencias sistemáti cas o sesgos hac ia determin ados espec ialmente llamativo es la media tan alta de la va-
tipos de expli cac iones ca usa les que se pu eden agru- ri abl e dependiente en la condición en la que el com-
par de acuerdo co n dos motivaciones sociales básicas portamiento era sin elección y poco deseabl e - cuando
(descritas en el Capítul o 2), que influ yen en qué tipo el escrito era a favor de Fidel Castro-.
de atribu ciones se rea li za n: la de control y la de poten- Una de las razones que expli ca n este sesgo de co-
ciac ión personal. Pensar que la acción de una persona rrespondencia la proporciona el propio Heider (1958),
se debe a ca usas establ es y duraderas (como sus rasgos y se fundamenta en un proceso perceptivo: la persona
de personalidad), u opinar que los logros que se co nsi- y su comportamiento foca l iza n la atención del percep-
guen en la vid a siempre dependen de la persona (y no tor y «engull en» el co ntexto en el que se lleva a cabo
de sus circunsta ncias) es útil para mantener la creencia la acción, por lo que se ti ende a hacer atribu ciones
de que se ti ene suficiente control sobre lo que su cede. internas, ignorando el papel que juega la situación .
La tendencia exagerada a sobrestimar el papel de las En defensa de esta expli cac ión, algunas investi gacio-
d isposiciones personales co mo ca usa de la co nduc- nes han puesto de manifiesto que, cuando se pide a
ta, en detrimento de las ca usas situacionales, serviría los parti cipantes que fo ca li cen su atención en la si-
a esa motivación de co ntrol. Por otra parte, hay una tu ación, se observan menos expli cac iones internas y
seri e de sesgos de atribu ción que cl aramente co ntri- más expli cac iones externas de la condu cta. Se ha ar-
buyen a que la persona mantenga una imagen positiva gumentado que poner el foco de atención en el com-
de sí mi sma o para manej ar la impresió n que ca usa en portamiento del actor provoca automáti ca mente infe-
otros; es decir, le sirven para su potenciación personal. rencias disposicionales que sea n propi as de esa cl ase
de comportamientos (por ejempl o, si alguien golpea a
una persona se le atribuiría el rasgo de agresivo) . A esa
Sesgo de correspondencia y error primera fase automáti ca, le seguiría un proceso cogni -
fundamental de atribución tivo contro lado en el que se co rregiría la primera atri -
bución, y se tendría en cuenta la información sobre la
Ini cialmente se utili zó el término «error funda- situación del actor (no se pensaría que esa persona es
mental de atrib ución » para referirse a la tendencia a agres iva si se sabe que está defendiendo a una mujer
enfa ti za r las expli cac iones basa das en ca racterísti cas a la que intentan robar). Estos procesos control ados
dispos icionales del actor, en co mparación co n las ba- se verían modul ados tanto por diferencias individuales
sadas en el entorno (Ross, 1977). El adjetivo de «fun- como culturales, que pu eden enfati za r más o menos el
da mental» se empl eó porque se pensaba que se tra- papel del individuo o de sus circunstancias a la hora
taba de un sesgo universa l. Sin embargo, aunque sea de expli ca r el porqué de su comportamiento (Gilbert,
un sesgo mu y común, dista mucho de ser tan general Pelham y Krull , 2003; Krull , 1993; Liberman, Jercho y
como para adjudica rl e ese epíteto. Por ese motivo, O bayashi, 2005).
pa rece más co nveni ente emplear el términ o de sesgo Existen diferencias culturales, y también entre per-
de correspondencia, al mencionar esa tendencia a ex- sonas dentro de una mi sma cultura, que refl ejan dis-
pli ca r la co nducta basá ndose en las dispos iciones del crepancias ideol ógicas y de valores a la hora de atri-
actor (Gilbert, 1998; Gilbert y M alone, 1995; Janes, buir una condu cta a las ca racterísti cas de la persona
199 0). o a su ambi ente. Las creencias y valores propi os de
Como ejempl o de es te sesgo se cita el experimento las culturas individualistas propi cian que se enfa ti ce
de Janes y Harri s (1967) sobre los escritos en favor o en el papel del individuo como artífi ce de su conducta,
co ntra de Fidel Castro - descrito al expli ca r la teoría de mientras que las culturas co lectivi stas prestan, propor-
la inferencia s co rrespo ndientes- , en el que una de las cionalmente, más atención a la situ ación en la que se
va ri abl es que se manipul aba era la libertad del actor da la co nducta (véase Cuadro 4.4). Del mi smo modo,
a la hora de expresar sus actitudes. Los resultados, re- en todas las culturas hay personas que, ante un suce-
presentados en la Fi gura 4 .3, ilustran hasta qué punto so, ti enden más a responsa bili za r al actor y otras al
esta tendencia a hacer atribu ciones intern as anul a la co ntexto en el que se ha producido la co nducta (Fi ske,
racionalidad en el proceso de atribu ción. Sorprenden- 201 O).
temente, inclu so en la condición de no elección, los En relación con esta tendencia a rea li zar atribu cio-
parti cipantes hacía n atribuciones de las actitudes del nes di sposi cionales, las creencias sobre «un mundo
redactor que se correspondían co n el contenido del justo» (en el que cada uno ti ene lo que se merece),
escrito (procastri sta o anticastri sta) . Es decir, ignoraban mu y extendidas en las cultu ras indi viduali stas, pu eden
el factor situac ional de que el autor del escrito había favorecer un patrón de expli cac iones que culpabili ce
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

a la víctima de un suceso de lo que le ha acaecido. En el actor y el observador. Posteriormente, cuan-


este sentido, es bastante frecuente que se culpe a la do el actor veía la escena desde la orientación
víctima de un a violación por su forma de vestir o por que anteriormente tenía el observador rea li zaba
esta r en un bar a altas hora s de la mad rugada, o que se menos atribu cion es situ ac ionales y lo contrari o
responsabilice a una persona sin empl eo de su situa- sucedía con el observador, que au mentaba las
c ión por no ser suficientemente emprendedora para atribuciones situ acionales al tomar la perspec-
montar su propio negocio (Furnham, 1982, 2003). tiva del actor (Storm s, 1973). En apoyo de esta
Otro problema que presenta esta tendencia es que interpretación, también se ha comprobado que
da pie a otro sesgo vinculado a los estereotipos: el el mero hecho de pedir a las personas que tra-
esencialismo . El ese nciali smo se puede definir como ten de empatiza r co n el actor tiene como conse-
la tendencia a co nsiderar que el comportami ento re- cuenc ia que los observadores realicen las atri-
fleja característi cas innatas de las personas y que, por buciones que son características del actor. En
lo tanto, nunca se pueden camb iar. Si estas ca racterís- un experimento, en el que se trataba de ana li zar
ticas se ap lica n a las personas que pertenecen a grupos cómo la perspectiva del observador era capaz de
a los que se discrimina, se pensará que son inmutab les modificar el patrón de atribuc iones, se pidió a la
y que está n unidas a esa pertenencia grupal. Como se mitad de los participantes que empaliza ran con
verá en el Capítulo 11 , al tratar el tema de los estereo- un actor al que veían en un vídeo, «poniéndose
tipos, a mu chos grupos étnicos se les achaca n rasgos en su lugar». A la otra mitad simpl emente se les
de personalidad que se co nsideran inherentes a todos pidió que observaran lo que sucedía . La esce-
los que pertenecen a esos grupos, como vagos, poco na mostraba a un hombre que trataba de ca usa r
ho nrados o suc ios. Esto supone que a todos los miem- b uena impresión a una mujer. A co ntinuación, a
bros del grupo se les perciba igual y que sus caracterís- unos participantes se les decía que el actor había
ticas se cons ideren inmutab les, ya que no camb iarán tenido éxito en su in tento y a otros que había
aunque ca mbi e su situ ación . fracasado, y se les so lic itaba que hi cieran atribu-
c iones ca usa les sobre ese resultado. De acuerd o
co n las hipótes is de los investigadores, se confir-
Asimetría en las atribuciones del actor y del mó que las personas a las que se les dio in stru c-
observador ciones de que empatizaran co n el actor realiza-
ban más atribuciones disposiciona les del éxito y
Se ha co nstatado que ex isten diferencias en las ex- más atribu c iones situac ionales del fracaso (pa-
plicaciones que se dan sobre la ca usa de la co nducta trón de exp li cac iones típico del actor), mientras
de los demás y de la propia. Mientras que el observa- que el grupo en el que se pidió simp lemente que
dor tiene la tendencia a atribuir la cond ucta del actor observaran lo que sucedía hi zo más atribu ciones
más a disposiciones personales que a las caracterís- disposicionales tanto del éx ito como del fracaso
ticas de la situ ación (lo que puede co nsiderarse un (Gould y Sigall, 1977).
ejemp lo del error fundamental de atribución), el actor ■ Diferencias en el nivel de información. El actor
es más co mún que exp lique su propia co ndu cta alu- tiene más información que el observador sobre
diendo al co ntexto que a una ca racterística personal, los sentimientos e intencio nes que han gu iado
espec ialm ente cuando el resultado es negativo Uones su conducta en esa situac ión concreta y, ade-
y Nisbett, 1972; Watson, 1982). más, co noce cómo se comporta en diferentes si-
Esta asimetría entre las heteroatribuciones y las au- tuaciones. Por el contrario, el observador desco-
toatribu ciones se ha exp licado por la influencia de fac- noce si esa co ndu cta es excepciona l o hab itual.
tores perceptivos, informativos y motivacionales: A partir de esta exp li cac ión, hab ría que pensar
que cuando el observador co nozca más profun-
• Diferencias en el foco de atención . El observador damente al actor la as imetría actor-observador
presta atención fundamentalmente a la co ndu c- desaparecería. Sin embargo, en contra de este
ta del actor, mi entras que para el actor el foco argumento, existe evidenc ia emp íri ca de que
de atenció n está en la situación (Nisbett y Ross, la familiaridad co n el actor no fomenta el que
1980). Esta exp li cac ión, basada en procesos se hagan atribu c iones extern as de su co ndu cta
perceptivos, se ha visto confirmada en algunos (E isen, 1979; Jones y Nisbett, 1972); es más, un
estudios en los que se han camb iado las pers- meta-aná li sis ha confirm ado que el efecto ac-
pectivas visuales de actor y observador, a través tor-observador se puede dar, incluso, cuando las
de la proyección de un vídeo en el que se había personas mantienen relaciones estrechas (Ma ll e,
grabado un a escena rea l en la que participaban 2006) .
PERCEPCIÓN SOCIAL V ATRIBUCIÓN

■ Diferencias en motivación. En algun as ocasio- ejempl o, que es una persona creyente, explicará su
nes, el actor evitaría las exp li cac iones ca usales co nducta de asistir a los oficios reli giosos por ese mo-
intern as y estab les para explicar su co nducta, tivo y no por ca usas situacionales.
debido a que aceptar ese tipo de exp licac iones Un meta-análisis ll evado a cabo por M alle (2 006)
supondría reconocer que su conducta se ha vi sto sobre las diferencias actor-observador ha permitido
muy determin ada por sus ca racterísti cas intrín- comprobar que la discrepancia en atribu ciones entre
secas y perdería la sensación ele actuar libre y unos y otros no está tan extendida como se defien-
razonadamente (Ni sbett, Caputo, Legant y M are- de en la teoría clásica, y que so lamente se da en un
cek, 1973). Por otra parte, en muchas ocas iones número reducido de los 173 estudios revisados. De
el actor puede tener interés en dar exp licac iones acuerdo con esta revisi ón, este sesgo está moderado
externas de su conducta para, de ese modo, de- por un a se ri e de variables que matiza n cuándo se
clinar su responsabilidad cuando desee justificar produce, observá ndose únicamente en las siguientes
determinadas co nductas. ocas iones: cuando en la investigación se presenta al
actor co n ca racterísticas muy idi os in cráticas, cuando
En relación con esta tendencia a dar exp licaciones se explica n hechos hipotéticos, cuando el actor y el
as imétri cas de la conducta propia y de la ajena, se ha observador mantienen un a relac ión estrecha o cuando
comprobado la influencia de una seri e de factores. Por se trata de resultados negativos. Sin embargo, cuando
una parte, si tenemos en cuenta los efectos de la ac- los resultados son pos itivos, el efecto se invierte. Es
ción, independ ientemente ele que se sea actor u obser- decir, cuando se comparan las atribu ciones actor-ob-
vador, es más frecuente que se hagan más atribu ciones servado r, ante resultados positivos de una acción, los
personales de los comportam ientos positivos que de actores dan más exp li cac iones personales y menos
los negativos. Por otra, si el actor sabe que existe un situ ac ionales que los observadores, pero cuando los
rasgo de su personalidad que le ca racteriza co mo, por resultados so n negativos los actores aluden menos a

Sesgos atributivos: universalidad y diversidad cultural. ltziar Fernández Sedano y Elena Gaviria
Stewart
¿Los errores atributivos se producen por igual en cual- ellos, un universitario chino, considerando que su tutor no
quier parte del mundo? Los estud ios transculturales han le trataba bien, le disparó y le mató (a él y a vari as personas
encontrado reiterada mente diferencias en algunos de estos que se encontraban presentes). En el otro, un trabajador de
sesgos, en concreto, en el erro r fundamental, en la infrauti- correos hi zo lo mismo con su supervisor y varios especta-
lización de la información sobre el consenso y en el efecto dores por razones similares. Morris y Peng anali zaron las
actor-observador. exp licaciones de los dos incidentes en un periódico de ha-
Diversas investigaciones han puesto de manifiesto que bla inglesa y en otro escrito en chino, y encontraron que
los co lectivi stas (fundamentalmente muestras de asiáticos y el primero especul aba mucho más sobre la inestab ilidad
lati noamericanos) recurren menos a aspectos disposiciona- mental y otros rasgos negativos del perpetrador del asesina-
les y más a factores situacionales a la hora de explicar la to como posibles causas, mientras que el periódi co chino
conducta que los individualistas (muestras de estadouniden- ponía el énfasis en factores contextuales, situacionales y so-
ses), qu ienes tienden a sobred imensionar el papel de los ras- cieta les (por ejemplo: «el asesino segu ía el ejemplo de una
gos, las actitudes y los motivos personales cuando explican reciente matanza en Texas», o «la tragedia refleja la ausen-
la conducta de los demás, dando poco peso a los aspectos cia de la reli gión en la cul tura china»). La misma tendencia
situacionales (a mbiente o factores soc iales) que rodean a la atri butiva encontraron cuando pidieron a estudi antes chi-
persona (Fiske, Kitayama, Markus y Nisbett, 1998). Por ejem- nos y estadoun idenses que expl ica ran los hechos.
plo, Joan Miller contrastó las exp li caciones de los hindúes Estas diferencias entre co lectivi stas e individualistas en
con las de los estadounidenses. Los participantes de ambas atribu ción ca usa l se han encontrado en multitud de ám-
culturas debían explicar una conducta de un conocido cuyo bitos, y no só lo en relación con la conducta humana sino
resultado era positivo y otra cuyo resultado era negativo. En incluso acerca del comportami ento animal y el movimi ento
genera l, y con independencia del resultado, los estadouni- de objetos inanimados (véase Choi, Nisbett y Norenzaya n,
denses exp licaban los comportamientos en términos de ras- 1999). En general, a nivel perceptivo, los individuali stas
gos de personalidad mucho más que los hindúes, y éstos in- parecen centrarse mu cho más en el objeto, mi entras que
terpretaban comportamientos similares en términos de rol es los colectivistas son más conscientes del contexto y ven el
sociales, obligaciones y otros factores específicos del con- comportamiento como una interacc ión entre objeto y am-
texto situacional mucho más que los primeros (M iller, 1984). biente (Ni sbett y Masuda, 2006). En un conoc ido estudio,
Por su parte, Morris y Peng (1994) ana li zaron las exp li- Masuda y Nisbett (2001) mostraron a japoneses y estadou-
cac iones de dos hechos muy semej antes acaecidos en la nidenses unos videos con escenas subacuáticas como la
mi sma fecha en dos lugares de Estados Unidos. En uno de que aparece en la figura adj unta.
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

partic ipantes coreanos contestaro n amb~s preguntas de_ la


mi sma form a, mi entras que los estadounidenses respond ie-
ron que el acto r probablemente había expresado su ver-
dadera actitud más que ell os. Es dec ir, no reconocía n que
las limitacio nes de la situación (verse obligados a defender
una postura con la que pueden no estar de acuerd o) podían
esta r afectando al actor igual que a ell os .
El hecho de que los co lecti vistas también son capaces
de hacer atri buc iones di sposicionales se ha comprobado
en diversas investigaciones, entre ellas la de Cha y Nam
(1985) en Corea. Estos autores encontraron que los corea-
nos utili zaban la info rmación referente a la consistenc ia y
a la distintivid ad (a mbas relati vas al actor) ta nto como los
Escena de l expe rime nto de Masuda y Nisbett. estadounidenses, pero respond ían a la info rmac ión sobre
el consenso (referente a la situación) mucho más que éstos .
Por ta nto, la importa nc ia ci ada por los co lecti vistas al
Cuando se les pidió que describieran lo que veían, los
contexto situacional es lo que está en la base de las dife-
japoneses rea li za ron un 65% más de descripc iones basán-
rencias entre indi viduali stas y colectivistas en la mani fes-
dose en aspectos del ambiente (por ejempl o, «el agua era
tac ión de sesgos como el error fundamenta l de atribu ció n,
verde», «el fo ndo era rocoso») que los estadounidenses, y
el efecto actor-observador y la infrautili zación de la infor-
el dob le de alusiones a relac iones entre los obj etos y el me-
mación sobre el consenso. Aunque la tendenc ia a rea li zar
dio. Los no rtea meri ca nos, en ca mbi o, se centraron más en
inferenc ias correspondi entes se produce en ambas cul turas,
las características y el comportamiento de los obj etos (cuál
los colecti vistas ti enen más pos ibi lidad de evitar caer en
era el pez más grande, cuál se movía más rápido, cuál tenía
sesgos atributi vos, mientras que los indivicl uali st~s n? son
un co lor más vivo, etc.).
tan consc ientes de la influencia que puede estar eJerc1endo
Las dife rencias, por ta nto, están ahí. Pero, ¿qué conse-
la situación en la conducta de los demás, y po r eso son
cuencias tienen? ¿E l que los co lectivistas sea n más propen-
más vulnerab les a este tipo de erro res. Como proponían
sos a hacer atribu c iones situacionales les hace inmunes al
Aronson, W ilson y Akert (1994), «las personas de culturas
error funda menta l y al efecto acto r-observa dor? ¿Se tra ta
occidenta les se parecen a los psicólogos de la personali-
de sesgos ca racterísticos sólo de los individuali stas, por ser
dad ... mientras q ue las de cul turas ori enta les (podríamos
menos conscientes de los facto res co ntextuales?
añadi r aquí a los latinoameri ca nos) son más parecidas a los
A lgunas investigac io nes tra nsculturales que han _pro~un-
psicólogos soc iales» (p. 185). .
di za do un poco más en la apa ri c ión de sesgos atri butivos
¿Por qué ex iste esa tendencia universa l a hacer atribu-
parecen indi car que las personas procedentes de cul turas
c iones di spos ic io nales? Una posible exp li cac ió n es que
co lectivi stas son ta n procli ves al error fundamenta l y al
'1- formaría pa rte de una teoría de la mente propi a de la es-
efecto acto r-observador como los in divid uali stas. Es decir,
pecie (Lill ard, 1998). Sin duda, habría resultado adaptati vo
ex iste una tendenc ia uni versa l a atri buir las cond uctas a ras-
para nuestros ancestros, que vivía n en gru pos en los que
gos establ es intern os, di sposicionales (es decir'. a r~a li zar in-
eran necesa ri amente in terdepend ientes unos de otros, ser
ferencias correspondi entes), y c uando esas atribu c io nes so n
capaces de predecir las intenc iones, los estados mentales y
infu ndadas, y se da menos peso al contexto situac io nal del
el comportamiento probab le de sus compañeros. Observa r
que en rea lidad ti ene, se incurre en el sesgo de correspon-
las accio nes u om isiones de otros en cada situac ión es la
denc ia o erro r fundamental. A hora bien, cuando se hacen
fo rma más d irecta de saber cómo son en aspectos cru ciales
sa li entes las cl aves situacionales, los colecti vistas son más
para la supervivencia del gru po y sus miembros, como _su
sensibl es a ell as y ti enden a corregir los sesgos, mientras
tendencia a cooperar, su competitividad, si son o no de f iar,
que a los ind ividuali stas no les afecta la sa liencia de dich_os
etc. Sin embargo, esto habría resultado muy poco re ntabl e.
ind icios situacionales (Cho i y Nisbett, 1998; Krull , Loy, L1n,
Sería necesario poder predecir lo que el otro haría antes de
W ang, Chen y Zhao, 1999; No renzayan, Cho i y Nisbett,
tomar una decisión sobre cómo interactu ar con él o ell a.
2002; Páez y Zubieta, 2003).
Para ell o, los seres humanos han desa rro ll ado la capacidad
Por ej emplo, en el estudio de Choi y Nisbett (1998) se
de hacer inferencias sob re las características personales es-
utili zó el paradigma de atri buc ión de actitu des de Jones y
tables de otros a partir de sus accio nes o de sus omisiones.
Harri s (1967), comenta do en el texto, para poner a prueba
A su vez, esas disposiciones establ es inferidas proporc io-
la hipótesis de las dife rencias actor-observador en corea nos
nan marcos de referenc ia que las personas utili za n cuan-
y estadounidenses. Para ello se hacía pasar a los partici-
do necesita n predec ir las intenciones, estados mentales y
pantes por la misma situación por la que supuestamente
comporta mi entos de los demás. Esas inferencias nos sirven
había pasado el actor, teniendo que defender por escrito
para generali zar a otras situaciones y, aunque a veces son
una determin ada postura independi entemente de cuál fu era
erró neas y sesgadas, en general func io nan y nos permiten
rea lmente su actitud. Cuando se les preguntaba hasta qué
desenvo lvern os sa ti sfacto ri amente en el medio soc ial en el
punto creían que habían expresado su verdadera actitud
que vivimos .
y hasta qué punto creían que el acto r lo había hecho, los
PERCEPCIÓN SOCIAL Y ATRIBUCIÓN

ca usas personales que los observadores. Parece, por laborales graves se ha constatado que hay diferenci as
tanto, que en la asimetría de las explicaciones del en las exp li cac iones que dan las víctimas, que suelen
actor y del observador influ ye, también, el deseo de atribuir lo sucedido a factores situacionales, y las de
mantener una buena imagen. sus compañeros, que señalan a la víctima como res-
ponsable de lo que le ha ocurrido (Sa lminen, 1992) .
No obstante, las atribuciones defensivas están mode-
Sesgos favorables al yo radas por lo similar que co nsidere el observador a la
víctima. Si se trata de una persona mu y parecida, esa
Hacer atribu cion es sobre la conducta que favorez- tendencia a culparl a se diluye, de nuevo en un intento
ca n la visión que la persona pueda tener de sí mi sma por reducir la amenaza que supone percibir que pue-
es un meca nismo que ayuda a mantener la autoesti- de co rrer la mi sma suerte.
ma. Por ese motivo, no es extraño que ex ista una ten-
dencia a dar exp licac ion es ca usales de nuestros éxitos
basá ndonos en ca racterísticas personales (atribuciones Efecto de falso consenso
autoensalzadoras) y, sin emba rgo, que atribuyamos
nuestros fracasos a causas externas, co mo la interven- Se co nsidera que se produce este efecto cuando las
ción de otras personas o la mala suerte (atribuciones personas creen que sus opiniones son las que asume
autoprotectoras). Este tipo de expli cac ion es ca usa les la mayoría y que, en igualdad de condiciones, los de-
se puede obse rvar co n mu cha frecuencia y en co ntex- más se comporta rían del mismo modo (Ross, 1977).
tos muy diferentes como, por ejemplo, en educac ión, Esta tendencia puede deberse a que la gente acostum-
deporte o trabajo. Es muy común que un estudi ante bra a rodea rse de otros que son similares más que de
atribuya su fracaso en un examen a ca usas extern as, personas diferentes, lo que hace que tenga una visión
como la dificultad del examen o las explicac iones sesgada de las actitudes y co nductas de los demás. Por
poco comprensibles del profesor, y mu y poco frecuen- ejemplo, una persona fumadora que esté en contra
te que lo exp lique culpándose de ese resultado. de la ley que prohíbe fumar en lu ga res públicos, co n
Estas tendencias autofavorecedoras en las atri- frecuencia se verá rodeada de gente que, co mo ell a,
buciones se han exp licado por factores cognitivos y ti ene que sa lir a fumar a la ca lle y co n la que com-
motivacionales (Miller y Ross, 1975). El procesamien- partiría su opini ón en contra de la prohibición. Otra
to de la informac ión (un factor cogn itivo) es diferente exp li cac ión factible de este efecto alude a procesos
cuando el resultado de una co nducta ll eva al éx ito o al motivac ion ales de mantenimiento de la autoestima,
fracaso. Atribuirse la responsabilidad del éx ito puede ya que exagerar el consenso nos sirve para creer que
deberse a que la person a espera e intenta tener éx ito nuestras opiniones y comportami entos son los adecua-
cua ndo rea li za una tarea, mientras que el fracaso se dos, puesto que la mayoría los comparte. Una tercera
produce a pesar de sus deseos. Por ese motivo, ante el posibilidad es que fijamos más la atención en las opi-
éx ito puede estab lecer una línea de ca usa lidad entre niones y acc iones que co inciden co n las nuestras y las
sus objetivos, su esfuerzo y los logros obtenidos, no recordamos mejor, lo que provoca que se tenga una
así ante el fracaso, que siempre es ajeno a su voluntad. visión exagerada del co nsenso (Fiske y Taylor, 1991 ;
En cuanto al factor motivacional, ex isten tres tipos M arks y Miller, 1987).
de motivaciones que pueden originar esta tendencia: Para comprobar hasta qué punto el efecto de fa l-
a) proteger o aumentar la autoestima; b) mantener so consenso se manifestaba en diferentes situaciones,
la impres ión de que se co ntrola la situación (puesto Ross, Greene y House (1977) diseñaron una serie de
que de mí dependen mis éx itos, mi entras que de experimentos cuyos resultados mostraron que se pro-
los fracasos no soy culpab le), y c) ca usar una buena ducía este fenómeno, no so lo en varias situacion es
impres ión ante los demás, cuando públicamente se hipotéticas a las que se expuso a los participantes,
co menta el porqué de los logros y fracasos. sino también después de que las personas rea li za ran
Otro sesgo de atribu ción relacion ado co n el yo se rea lmente un comportam iento un tanto extra ño. Con-
aprecia en la predisposición a hacer responsables a cretamente, en este experimento, se pidió a los uni-
las víctimas de un suceso de lo que les ha ocurrido, versitarios que participaban en él que pasearan por el
sobre todo si las co nsecuencias son graves. Se ha de- ca mpus ll eva ndo un cartel en el que se recomendaba
nominado este sesgo atribución defensiva ya que per- co mer en un restaurante cerca no («Coma en foe's»).
mite al observador reducir la amenaza que supondría Los que aceptaron realizar esta co nducta pensaron
creer que las cosas pueden ocurrir sin el control de la que la mayoría también lo haría, mi entras que los
persona afectada y que, por lo tanto, podría sucederle que rehusaron ll evar el carte l creyeron que la mayor
la misma desgracia (S haver, 1975). En los accidentes parte de los estudiantes se negaría. Asimismo, en esta
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

co ntro lar y predecir lo que sucede en nuestro mundo.


También, se hacen atribuciones para proteger la auto-
estima o para presentar una determinada imagen ante
los demás. Del mi smo modo que ex isten motivaciones
que influyen en las exp li cac iones que se dan sobre la
propia cond ucta ante los éx itos o los fracasos, tam-
bién esas atribu ciones pueden influir en la motivación
para lleva r a cabo o no accio nes futuras o en la auto-
estima, co mo se sugiere desde la teoría atributiva de
Weiner. Por otra parte, en las relac iones sociales, las
atribu ciones sobre por qué algu ien se ha comportado
de determinada manera pueden servir para culpar a
esa persona o para excusa rl a, lo que sin duda afecta
a la relac ión que mantengamos co n ella. Asimismo,
muchos co nflictos grupales y macrosociales se ven
Lee D. Ross es profesor en la Uni versidad de Stanford desde 1969 . afectados por las expli cac iones que se rea li za n sobre
Su contribución a la Psicología Social es muy ampli a, destacando,
qué los provoca.
prin cipalmente, en el estudio sobre procesos de atribución, toma de
decisiones o polarización de actitudes. En 2008 recibió el premio
de científico distinguido, otorgado por la Sociedad de Psi cología
Social Experimental. Atribuciones, emoción y motivación.
La teoría atributiva de Weiner

investigac ión se comprobó que cuando la co nducta Este enfoque ap lica las teorías de la atribución a un
de los otros se percibe como rara o minoritari a (en proceso muy co ncreto: las consecuencias que tienen
este caso se percibía raros a los que eligieron una en la co nducta futura las atribuciones que las personas
alternativa diferente a la propia), se atribuye más a ca- rea li za n sobre sus éxitos o fracasos. Es dec ir, se centra
racterísticas de personalidad que a factores externos específica mente en autoatribu ciones sobre los logros
o situacionales. Estos resultados son coherentes co n que se han co nseguido y los que no.
las teorías de Jones y Davis (1965) y de Kel ley (1967) Supongamos que una persona ha sacado un sus-
de que las conductas atípicas o inesperadas provocan penso en M atemáticas. Si lo atribu ye a una fa lta de
más inferencias, y más fuertes, sobre las característi cas capac idad innata para esa materia, sus expectativas de
personales del actor. que las cosas ca mbien en el futuro serán muy bajas,
¿Siempre sobreestimamos el número de personas ya que está exp li ca ndo su fracaso por una ca usa que
que actúan como nosotros? Parece que el sesgo de es esencial en ella y, por lo tanto, estab le en el tiem-
fa lso co nsenso se limita a comportamientos negativos po, puesto que no se puede mod ifi ca r. Sin emba rgo,
o neutros (como pasearse co n un ca rtel anuncio por si cree que ese resultado se debe a que no había estu-
el ca mpus). Cuando se trata de atributos positivos o diado apenas o a que ca rece de la base suficiente para
de conductas deseables, lo más común es co nsiderar comp render la materi a, sus expectativas para futuros
que esas ca racterísti cas tienen un tinte de excl usividad exámenes serán radicalmente distintas, ya que puede
y que no son mu y frecuentes. Tendemos a vernos estudiar más o tomar unas clases especiales para ad-
mejores que la med ia en genera l, aunque cuando nos quirir los conocimientos previos que necesita. En el
comparamos co n personas co ncretas la eva luación primer caso, no solo se sentirá triste por el resultado,
que hacemos de nuestras cualidades se vuelve más sino que no verá una posible so lución a su problema,
rea lista y menos sesgada (Alicke, Klotz, Breitenbacher, por lo que su motivación para con tinu ar estudi ando
Yurak y Vredenburg, 1995). M atemáticas será baja; en el segundo caso no se senti-
rá tan mal y pensará que tiene posibilidad de aprobar
si dedica más tiempo y esfuerzo a la preparación de
Consecuencias de las atribuciones esa asignatura.
La teoría de W einer (1979, 1985, 1986) gira en tor-
Las expli cac iones que damos sobre nuestra con- no a esta idea sobre el papel que juegan las autoatri-
ducta (a utoatribuciones) y sobre la co nducta de los de- buciones en la motivación . Las exp li cac iones que se
más (heteroatribu cio nes) tienen consecuencias. Como dan sobre los resultados de acciones previas generan
se ha comentado anteri ormente, las atribu ciones una anticipación de los resultados que se pu eden con-
pueden esta r motivadas por la necesidad de co nocer, seguir y crea n unas determinadas expectativas de éx ito
PERCEPCIÓN SOCIAL Y ATRIBUCIÓN

o fracaso en el fu turo, lo que va a influir en la moti- tabl e, se creerá qu e el res ultado dependerá de fa cto-
vac ión para rea li za r o no un a seri e de co nductas. Este res que pueden modifi ca rse y, por lo tanto, no exi stirá
autor propone qu e las atribu ciones sobre las ca usas de certeza de que vu elva a suceder lo mi smo. Por último,
un éx ito o un fracaso se ciñen a tres dimensiones: la contro labilidad está relacionada co n emociones li -
gadas a la responsabilidad, como el orgullo o la culpa,
■ Locus de ca usalidad. ¿El res ultado se debe a la si el resultado está baj o el contro l de uno mismo, o
persona (ca usa intern a) o a la situación (ca usa bi en la ira o el agradec imi ento si está baj o el contro l
extern a)? de otra perso na. W ein er apli có este mi smo modelo a
■ Estabilidad. ¿Esa ca usa (intern a o externa) es es- la co nducta de ayuda, anali za ndo cómo afecta la res-
tabl e y duradera o in estable y temporal? ponsab ilidad que se atribuye a la persona que necesita
■ Controlabilidad . ¿Conseguir ese logro en el futu- ayuda, es dec ir, si se la hace o no responsabl e de su
ro está baj o el co ntrol del actor, o de alguna otra situación, y las emocion es que esas atribucion es su sc i-
perso na, o no? tan en los observadores (véase Ca pítul o 9).
De acuerdo co n el modelo de W ein er, si fu éramos
La co mbin ación de estas tres dimensiones produ ce imparciales deberíamos hacer atribuciones simil ares
ocho expli cac iones ca usales pos ibl es, qu e se ejempli- ante el éx ito y el fracaso. Pero no actu amos así, sino
fi ca n en el Cuadro 4.5. qu e tendemos a adjudi ca rnos el éx ito y a disculpar
Cualqu ier res ultado de éx ito o fracaso en un de- nu estros fracasos. Atribuir el éxito a nuestras ca racte-
terminado ámb ito provoca una reacción afectiva ge- rísti cas intern as y establ es nos proporcion a una gran
neral pos itiva o negati va a la que le sigue el proceso sa ti sfacc ión y co ntribuye a aumentar la autoestim a. Y
de atri bución, sob re todo si el res ultado es negativo o a la inversa sucede con el fracaso, pu esto que, en ese
in esperado. Dependiend o de có mo sea esa atribu ción, caso, el medi o para proteger la autoestim a sería hacer
se experimentarán sentimientos y emoc iones más es- atribuciones extern as e inestabl es. Este estil o de atribu -
pecífica s (por ejempl o, orgullo, vergüenza o culpa) y ció n se ha relacio nado con un a buena sa lud mental.
se generarán expectativas sobre futuros resultados, lo El «esti lo de atribu ción depresivo», por el co ntrari o, se
qu e influirá en la motivación para rea li za r posteri or- ca racteri za por expli ca r habitualmente los fracasos por
mente comportami entos relac ionados con ese ámbito. ca usas intern as, establ es y globales. La dimensión de
La dimensión de locus de ca usa lidad se relaciona globalidad (versus especifi cida d) se refi ere a que ese
con emoc iones relativas a la autoes tim a, ya que si la efecto no se limita a un suceso específico, sino que se
atribu ción es in tern a se experimentaría orgull o ante el exti ende a práctica mente todo tipo de acontecimi en-
éx ito o vergüenza ante el fracaso (lo que influ iría en la tos simil ares (Peterson y Seli gman, 1984). Una persona
autoestima) que no se sentirían si se hi ciese un a atribu- deprimida, o co n baja autoestima, cuando experimen-
ción externa. La dimensión de estabilidad afecta fun- te un fracaso o un suceso negativo, será más proclive
damentalmente a las expectativas y genera sentimien- a pensa r que ha sido por su culpa y que la causa que
tos de esperanza, confi anza o desa li ento, puesto que lo ha desencadenado será duradera y afectará a mu-
si la atribu ción es establ e, ya se trate de un éxito o de chas más situ aciones. H ay que señalar, no obstante,
un fracaso, se tendrá la seguridad de que ese resultado que, frente a los benefi cios que pu ede proporcion ar
fác ilmente se repetirá; mi entras que si la ca usa es in es- el tener «ilu siones positivas» sobre las ca usas de nu es-

Ejemplos de atribuciones de logro según el modelo de Weiner


· '
', ·., \. .
¡' 1
Interna Externa
Estable Inestable Estable Inestable
Siempre se En esa ocasió n se ha Habitualmente le En esa ocasión le
esfuerza esforzado ayud an ayudaron
Controlable
Nunca se En esa ocasió n no se Habitualmente le En esa ocas ión le
esfuerza ha esforzado ponen obstáculos pusieron obstáculos

Estado de ánimo en
esa ocasión
Tiene capac idad La tarea es fác il Tuvo buena suerte
Incontrolable Pos itivo
Carece de capacidad La tarea es d ifíc il Tu vo mala suerte
o
Negati vo
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

tro comportami ento, el estilo de atribución co n tintes covich, 2008). Según esta perspectiva, si una ingeniera
negativos suele ser más rea lista, ya que propicia que de ca minos con un excelente currículo es rechazada
se refl exione más objetivamente sobre las causas de por una empresa dedicada a la co nstrucción de au-
nuestros fa llos y defi ciencias, lo que posibilita que se topistas (un sector eminentemente masculini zado), es
hagan los ca mbios de co nducta que sean adaptativos mu y probable que lo atribu ya a los p rejuic ios de los
para funcionar adecuadamente. directivos sobre la capac idad de las muj eres para en-
El modelo atribu t ivo sobre motivación y emoción frentarse co n los problemas que pueden surgir en este
de W einer ha insp irado /a teoría de la ambigüedad tipo de obras, y no sentirá vergüenza o cu lpa, sino ira.
atributiva, un enfoque espec ialm ente interesante para
co mprender el papel de las atribu cion es en las emo-
cion es que experimentan las perso nas que pertenecen Atribuciones y relaciones sociales
a grupos que hab itualmente son di sc riminados y estig-
matizados (po r ej emplo, deb ido a su etni a, reli gión o Los sesgos autoprotectores no so lo afecta n a la for-
sexo). Si algui en que pertenece a un grupo que sabe ma en que nos vemos a nosotros mi smos, sin o que
que es objeto de prejuicios es rechazado para un em- influ yen significativamente en las relaciones que man-
pleo o es mal valorado, pu ede dudar si ese resultado tenemos con otras personas, tanto en co ntextos fami -
negativo se debe a los prejuicios que quien le rechaza I iares y de am igos co mo en situ aciones gru pa les e,
tiene hac ia su grupo, lo que supon e hacer una atribu - inclu so, en la visión que tenemos de la soc ieda d en
ción extern a (y, por tanto, no afectaría a su autoestima), su conjunto.
o si ha sido por su fa lta de habilidad o capac idad, lo Así, cuando trabajamos en co laborac ión con otras
que implica que la atribu ció n es intern a y, como co n- personas somos procl ives a creer que la responsa-
secuencia, sentiría vergüenza o culpa, disminuyendo, bilidad de un éx ito es atribuibl e, en gran med ida, a
así, su autoestim a. Por consiguiente, ante un resultado nuestra participación, mientras que, tras un fracaso,
negativo, la posibilidad de atribuirlo al prejuicio de posiblemente achaquemos la culpa a otros mi em-
otra persona puede servi r para proteger la autoestima bros del eq uipo. Co n frecuencia, el desacuerdo sobre
de la persona que se cons idera mal tratada, mucho la responsabilidad de los logros en un grupo ori gi na
mejor que si lo atribu ye a ca usas intern as y estables conflictos e in satisfacción entre sus componentes. Mi-
(Cracker y Majar, 1989; M ajar y Cracker, 1993). chae l Ross y Fiare Sicoly (1979) anali za ron en distin-
¿Cómo resuelven esas personas la ambi güedad de tos co ntextos (eq uipos deportivos, grupos de discusión
si ese resul tado negativo se debe a factores intern os o al o matrimoni os) este sesgo egocéntrico, comproba ndo
prejuicio? Los mi embros de grupos que habitualm ente que las personas se atribuían más responsabilidad y
son discriminados en determinados contextos (como recordaba n mejor su participación cuando los res ul-
los negros en Estados Unidos, los inmi grantes o tados del grupo eran bien eva luados, diluyéndose el
las muj eres en algun as profesiones o para ciertos efecto cuando eran negativamente valorados. Estos
rol es) son especialm ente sensibl es a los indi cios de autores, en uno de sus estudi os, para anali za r la per-
discriminación, y es muy probable que achaquen sus cepc ión que tenían las parejas sobre su participación
resultados negativos a esa di scriminació n, cuando son
eva luados por personas que no pertenecen a su grupo.
Desde la teoría de la ambi güedad atributiva, en
suces ivas investigaciones se ha ido puntualizando en
qué cond iciones es más fácil que personas que perte-
necen a grupos estigmatizados realicen atribu cion es a
la di sc riminación, có mo influyen las atribuciones en
las respuestas emoc ion ales y qué co nsecuencias ti e-
nen las emociones suscitadas en la autoestima. De ese
modo, se ha comprobado que el res ultado negativo
se atribuye más a la discriminación que a la propia
falta de capac idad si el contexto proporciona indi cios
de prejuicio o si la persona se identifi ca mu cho co n
su grupo estigmatizado (M ajar, Quintan y Schmader,
2003). Por otra parte, se ha encontrado que, si la per-
sona piensa que ha sido discriminada, su respu esta
emocion al ante el fracaso es de enfado e ira, en lu ga r Tendemos a atri buirnos m ayor responsabi li dad y participación en un
equ ipo de trabajo cuando se tiene éx ito, pero no si el grupo fracasa.
de vergüenza o culpa (M endes, McCoy, M ajar y Bias-

,: ,,,··,, 110 '


' ' ' " ~ '
PERCEPCIÓN SOCIAL Y ATRIBUCIÓN

de atribución», co nsistente en reproducir las pautas de


atribución favorecedoras del yo en las exp li cac ion es
de los logros del propio grupo, mientras que se
desprestigia al grupo rival a partir de las explicaciones
de sus éxitos o fracasos . En esencia, esta tendencia
cons iste en atribuir los éx itos del propio grupo a causas
internas, como su competencia o habilidad, mientras
que los fracasos se expl ica n por causas externas, como
la mala suerte o los obstácu los que les han puesto
otras personas. En claro contraste, las atribuciones de
los éx itos de los grupos con los que se comp ite aluden
a circunstanc ias externas (suerte o ayuda de otras
personas) y sus fracasos se achacan a causas internas,
como su incompetencia (Pettigrew, 1979).
Cuando nuestro equipo pi erd e, frecuentemente se le echa la culpa También hacemos inferencias ca usales sobre lo
al árbitro o a la suerte del equipo ri va l. Este tipo de atribu cio nes
ex ternas no se mencionan ante la victoria de los nuestros.
que sucede en el marco social más amp lio. La moti-
vación social básica de conocimiento nos impulsa a
buscar una explicación causa l de fenómenos social es
en las tareas del hogar (compras, cuidado de los ni- negativos que se dan a gran escala, como el desem-
ños, limpieza), pedían a cada uno de los cónyuges pleo o la pobreza, o sobre eventos que tienen un im-
que estimara qué porcentaje dedicaba él o ell a a su pacto social importante, como los disturbios sociales.
rea li zac ión . Puesto que ambos respondían a esa pre- Este tipo de atribuciones están fuertem ente cond icio-
gunta, la suma de sus respu estas tendría que ser 1OO. nadas por creencias, va lores e ideologías co lectivas y
Los investigadores comprobaron que la suma siempre justifican acciones políticas co ncretas (Hogg y Vau-
era mayor de 100, lo que indi caba que no eran objeti- ghan, 2011 ). Por ejemp lo, estudios llevados a cabo
vos y que sobreestimaba n su participación en la tarea en el Reino Unido han puesto de manifiesto que las
(por ejemplo, el marido decía que reali zaba el 50% de explicaciones que se dan de la riqueza están relacio-
las tareas de limpieza y la esposa respondía que ell a nadas con la ideología políti ca, y que son diferentes
hacía el 70%, lo que suma un 120%) . En las relaciones para los simpatizantes del Partido Conservador y para
de pareja se ha constatado que tanto las atribuciones los del Laborista. Mientras que entre los primeros se
sobre la responsab ilidad, co mo el tipo de atribución sugiere como causas aspectos positivos de la persona
ca usal que se rea li za sobre el comportamiento del otro rica (a horro y trabajo duro), entre los segundos se atri-
miembro de la pareja (interno/externo, estable/inesta- buye a ca racterísticas negativas, como ser crue l o im-
ble, globa l/específico) co rrelac ionan con la satisfac- placable. Algo parecido ocurre con las exp licaciones
ción marital (Fincham y Bradbury, 1987, 1993). No sobre disturbios soc iales: las personas con ideología
obstante, por tratarse de estud ios corre lac iona les no conservadora ti enden a dar explicaciones basadas en
se puede establecer una relación de causa efecto que rasgos patológicos de los manifestantes, mientras que
determine si los procesos de atribución influyen en la las personas co n actitudes más progresistas se centran
sa tisfacción o, por el contrario, la satisfacción marital en las circu nstancias sociales que han ca usado la re-
origina determinados patrones de atribución. vuelta (Furnham, 1982, 1983; Reicher, 2001 ).
Por su parte, en las relaciones intergrupales se ob-
serva un sesgo que se ha denominado «error último
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

RESUMEN

Después de abordar, en el capítu lo anterior, las conducta, y determinar si esas causas se deben a al-
estrategias que utilizamos para procesar la informa- guna disposición de la persona (atribución interna),
ción y para ir más allá de ella en la elaboración de o a factores ajenos a ella (atribución externa). Estos
juicios (lo que se entiende como «procesamiento procesos se han enmarcado en las teorías de la atri-
de arriba hacia abajo»), nos hemos referido aquí bución, que han desarrollado formalmente cómo
a la forma en que seleccionamos esa información llegamos a una expl icación satisfactoria sobre las
que llega y que se va a procesar (es decir, el «pro- causas de nuestras acciones y las de otras personas.
cesam iento de abajo hacia arriba»). En primer lu- Posteriormente, se han revisado los principales
gar, hemos expuesto los procesos de percepción sesgos de atribución, en los que se hace evidente
social, mencionando los modelos y teorías desarro- la influencia de los factores relativos al perceptor,
1lados por la Psicología Social para explicar cómo y que tienen que ver tanto con procesos cognitivos
integramos la información que tenemos sobre una como motivacionales.
persona, para así llegar a una impresión general de Por último, nos hemos referido a algunas de las
ell a. A continuac ión, se han descrito los procesos consecuencias que se pueden derivar tanto de las
de atribuci ón, mediante los cuales la gente intui- autoatribuciones como de las heteroatribuciones
tivamente exp lica el comportamiento de otras per- en lo que se refiere a las expectativas futuras de
sonas (o el propio) para, de ese modo, obtener una éxito o fracaso, así como a las relaciones que man-
impresión sobre las causas que han motivado una tenemos con nuestro entorno social.

•11

.,
PERCEPCIÓN SOCIAL Y ATRIBUCIÓN

LECTURAS RECOMENDADAS Y REFERENCIAS EN INTERNET

Fin cham, F. D. y Bradbury, T. N . (1993). M arital sati s- A lo largo del capítul o se describen los procesos de
faction, depression, and attributions: A longitudinal percepción de personas y de atribución, apli cando
analysis. Journal of Personality and Social Psycholo- estos procesos psicológicos bás icos al ámbito jurídi-
gy, 64, 442-452 . co, mostrando cómo pueden afectar a las atribucio-
Se trata de un estudio longitudinal en el que se exa- nes de culpabilidad y a la toma de decisiones en el
min a la relación entre los estil os de atribu ción de la veredi cto.
pareja y la sati sfacción matrim oni al, descartándose
la influencia que puedan tener en esta relac ión otras Nouvilas, E. (2 003). Atribución del cumplimi ento tera-
vari ab les, como la depresión o la autoes tim a. péutico. Diferencias entre pacientes y profesionales
de la sa lud . En J. F. M orales y C. Hui ci (Dirs.), Es-
López-Sáez, M . (2 01 9) . Percepc ión soc ial. En M . López- tudios de Psicología Social (pp. 253 -2 89). Madrid:
Sáez, E. Gaviria, A . Bustillos y S. Fern ández-Arregui, UNED.
Cuaderno de Investigación en Psicología Socia l (3ª Presentación de un estudio empíri co en el que se
ed., pp . 53 -71). M adrid: Sa nz y Torres. revisa n muchos de los conceptos expuestos en este
En este capítul o se tratan co n más detall e los procesos capítulo, apli cá ndolos al campo de la sa lud.
de percepción social, presta ndo especial atención a
la fo rmación de impresiones, así como a los sesgos http:/ /psicologiasocial.uab.es/juan/index.
que cometemos al percibirnos a nosotros mismos, a php?option=com_content&view=article&id=13 % 3
otras personas o las cl aves de la situac ión. Apercepcion-social&catid=3 % 3Alaboratorio&ltem
id=14&Iang=es
López-Sáez, M. (2 01 9). Consecuencias de las expli ca - Enl ace incluido en la página de Juan Muñoz Justi cia,
ciones ca usa les. En M . López-Sáez, E. Gaviria, A. profesor ti tular de Psico logía Social de la Universi-
Bustill os y S. Fern ández-Arregui, Cuaderno de In - dad Autónoma de Barcelona, en el que se ilustran
vestigación en Psicología Socia l (3ª ed., pp. 35 -51). algunas de las investi gac iones cl ás icas relacionadas
Madrid: Sa nz y Torres . con la percepción social.
En este capítul o se exponen una seri e de investi ga-
ciones que ilustran los efectos de las atri buciones https:// scholar.google.es/scholar ?hl=es&as_sdt=O %-
ea usa les en el yo, en las relac iones interpersonales y 2C5 &q=Malle % 2C +B.+ F.+ % 282011 % 29.+-
en contextos grupa les. Time+to+give+up+the+dogmas+of+attribu-
tion % 3A +An+al ternative+ theory+of+behavior+ex-
Morales, J. F. (1999) . Procesos de atribución. En J. F. Mo- planation. +Advances+i n+Experimental+Social+ Psy-
rales, C. Hui ci, M. M oya, E. Gaviri a, M . López Sáez chology% 2C+44 % 2C+297-352&btnG=
y E. Nouvil as (Coo rd s.), Psicología Socia l (pp . 65- 72). En esta direcc ión se puede obtener el siguiente capí-
Madrid: UNED. tul o: M all e, B. F. (2 011 ). Time to give up the dogmas
En este capítul o se describen las teorías tradi ciona- of attributi on: An altern ative th eory of behavior ex-
les y los aspectos fundamentales de los procesos de planati on. Advances in Experimental Social Psycho-
atribución. logy, 44, 297-352 . En él, Bertram M all e expone su
teo ría sobre cómo son las expli cac iones que corri en-
M oya, M . C. y Expósito, F. (2 007) . Percepción de perso- temente se dan sobre la condu cta, y las investi gacio-
nas y de sus acc iones . En J. F. Morales, M . Moya, E. nes empíri cas que la sustentan.
Gaviri a e l. Cuadrado (Coords.), Psicología Social (3ª
ed., pp. 267-294). M adrid : M cG raw-Hill .
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Alicke, M. D., Klotz, M. L., Breitenbacher, D. L. , Yurak, DePaulo, B. M. y Friedman, H. S. (1998) . Nonverbal
T. J. y Vredenburg, D. S. (1995). Personal contact, comm uni cation. En D. T. Gilbert, S. T. Fi ske y G.
individu ation, and the better-than-average-effect. Lindzay (Eds.), H andbook of Social Psychology W
Journa l of Personality and Social Psychology, 68, ed., Vol. 2, pp. 3-41 ). Nueva York: McGraw-Hill.
804-825. Dornbusch, S. M., Hastorf, A. H., Richardson, S. A.,
Alloy, L. B. y Tabach nik, N. (1984) . Assessment of co- Muzzy, R. E. y Vreeland, R. S. (1965) . The perceiver
variation by humans and anima ls: The joint influence and the perceived: Their relative influences on cate-
of prior expectations and current situational informa- gories of interpersonal perception. Journa l of Person -
tion. Psychological Review, 97, 112-149. ality and Social Psychology, 1, 434-440.
Anderson, N . H. (1981 ). Foundations of information inte- Eisen, S. V. (1979). Actor-observer differences in info rm a-
gration theory. Nueva York: Academic Press. tion infere nce and causa l attributi on. Journal of Per-
Aronson, E., Wilson, T. D. y Akert, R. M. (1994). Socia l sona lity and Social Psychology, 3 7, 26 1-2 72.
psychology: The hea rt and the mind. Nueva York: Epley, N . y Waytz, A. (20 1O). Mind Perception. En S. T.
Harper Collins. Fiske, D. T. Gilbert y G. Lindsay (Eds.), Handbook of
Asch, S. (1946). Forming impressions of personality. Jour- Socia l Psychology (5ª ed., pp. 498-541 ). Nueva York:
nal of Abnormal and Social Psychology, 4 7, 1231- Wil ey.
1240. Fernández, l., Ca rrera, P. y Sá nchez, F. (2 002). Cultu ra,
Bond, C. F. Jr., y DePaulo, B. M. (2006). Accuracy of de- conocimiento socia l y com un icación de emociones.
ception judgments. Personality and Socia l Psycho- En J. F. Morales, D. Páez, A. L. Kornblit y D. Asún
lo-gy Review, 70, 214-234. (Eds.), Psicología Socia l (pp. 265-285). Buenos Aires:
Byrne, R. W. y Whiten, A. (1988) . Machiave/lian intelli- Prentice Hall.
gence: Socia l expertise and the evolution of inte/lect Fincham, F. D. y Bradbury, T. N. (1987). The impact of
in monkeys, apes, and humans. Nueva York: Oxford attribu tions in marriage: A longitudinal ana lysis. Jour-
University Press. nal of Personality and Social Psychology, 53, 481-489.
Cha, J. H. y Nam, K. D. (1985). A test of Kelley's cube Fincham, F. D. y Bradbury, T. N. (1993). Marital satis-
theory of attribution: A cross-cu ltural replication of faction, depression, and attributions: A longitudina l
McArthur's study. Korean Socia l Science Journal, 72, ana lysis . }ournal of Persona lity and Socia l Psycholo-
151-180. gy, 64, 442-452 .
Choi, l. y Nisbett, R. E. (1998) . Situational sa li ence and Fiske, A. P., Kitayama, S., M arkus, H . R., y Nisbett, R. E.
cu ltura l differences in the correspondence bias and (1998). The cultu ral matri x of Social Psychology. En
in the actor-observer bias. Personality and Socia l Psy- D. T. Gilbert, S. T. Fiske y G. Lindzey (Eds.), Hand-
chology Bulletin, 24, 949-960. book of socia l psychology W ed., Vol. 2, pp. 915-
Choi, l., Nisbett, R. E. y Norenzayan, A. (1999). Causa l 981 ). Nueva York: McGraw-Hill.
attribution across cultu res: Variation and universa lity. Fiske, S. T. (201O). Socia l beings. Core motives in Social
Psychological Bufletin, 725, 47-63. Psycho logy (2ª ed .). Hoboken: Wiley.
Cialdini, R. B., Borden, R. J., Thorne, A ., Walker, M. R., Fiske, S. T. y Neuberg, S. L. (1990). A continuum of
Freeman, S. y Sloa n, L. R. (1976). Basking in reflected impression formation, from category-based to indi-
glory: Three (footba ll ) field studies. Journa l of Person- viduating processes: lnfluences of information and
ality and Social Psychology, 34, 366-375 . motivation on attention and interpretation. En M. P.
Cracker, J. y Majar, B. (1989). Social stigma and self-es- Za nna (Ed .), Advances in experimenta l Social Psy-
teem: The se lf protective properties of stigma. Psycho- chology (Vo l. 23, pp. 1-74). San Diego: Academi c
logica l Review, 96, 608-630. Press.
Darwin, C. (1872). On the expression of emotions in man Fiske, S. T. y Tay lor, S. E. (199 1). Socia l cognition (2ª ed).
and animals. Londres: Murray (versión en castellano: Nueva York: M cGraw-H ill .
La expresió n de las emociones en el hombre y en los Fridlund, A. J. (1991a). Sociali ty of so litary smiling: Po-
an imales. Madrid: Alianza, 1984). tentiation by an implicit audience. Journal of Person-
De Waal, F. B. M. (1982). Ch impanzee politics: Power ality and Social Psychology, 60, 229-240.
and sex among apes. Nueva York: Harper & Row Fridlund, A. J. (199 1 b). Evo lution and facial action in re-
(vers ión en castell ano: La política de los Ch impancés . flex, socia l motive and para language. Biologica l Psy-
Madrid: Alianza, 1993). chology, 32, 3-1 OO .
PERCEPCIÓN SOCIAL Y ATRIBUCIÓN

Furnham, A . (1982). Expl anati ons for unemployment in Jones, E. E. (1990). In terpersonal perception. Nueva York:
Britain. European Journal of Socia l Psychology, 72, Freeman.
335 -352. Jones, E. E. y D av is, K. E. (1965). From acts to di sposi-
Furnham, A. (1983). Attributi ons fo r affluence. Personali- tions : The attributi on process in person percepti on.
ty and Individual Differences, 4, 3 1-40. En L. Berkowitz (Ed .), Adva nces in Experimental So-
Furnham, A. (2 003). Belief in a just world : Resea rch cia l Psychology (Vol. 2, pp . 21 9-266) . Nueva Yo rk:
progress over th e past decade. Personality and Indi- A ca demic Press .
vidual Differences, 34, 795-8 17. Jones, E. E. y H arri s, V. A . (196 7). Th e attribution of atti-
G ilbert, D. T. (1998). Ordinary persono logy. En D . T. Gil- tudes . j ournal of Experimental Social Psychology, 3,
bert, S. T. Fiske y G . Lind zey (Eds.), Handbook of So- 1-1 4 .
cial Psychology W ed., Vo l. 2, pp . 89- 150). Nueva Jones, E. E. y Ni sbett, R. E. (1972). Th e actor and the
York: M cG raw - Hill. obser ver: Oivergent perceptions of th e ca uses of be-
Gilbert, D. T. y M alone, P. S. (1995). Th e correspondence haviour. Nueva York: General Learnin g Press .
bias. Psychologica l Bulletin, 7 77, 2 1-38. Kell ey, H . H . (196 7). Attribution theory in Soc ial Psycho-
Gilbert, D. T., Pelham, B. W. y Krull , D. S. (2 003) . Th e logy. En D. Lev ine (Ed .), Nebraska Symposium on
psycho logy of good ideas. Psychologica l lnquiry, 74, Motiva tion (Vo l. 15, pp. 192-23 8) . Linco ln: Univer-
258-260 . sity of N ebraska Press.
Gould, R. y Siga ll, H . (1977). Th e effects of empathy and Kell ey, H . H . (1972). Ca usa l schemata and th e attribution
outcome o n attributi o n: An examinati o n of the diver- process. En E. E. Jones, D. E. Kanouse, H. H . Kell ey,
gent-perspecti ves hypoth esis. Journal of Experimental R. E. Ni sbett, S. Valins y B. W einer (Eds.), Attribution:
Psychology, 73, 480-49 1. Perceiving th e ca uses of behavior (pp. 151- 174) .
H amilton, D . L. y Za nna, M. P. (1972) . Context effects in M orri stown: General Lea rnin g Press.
impress ion fo rm atio n: Changes in connotati ve mea n- Krull, D . S. (1993). D oes th e gri st change th e mili ?Th e ef-
ing. journal of Personality and Socia l Psychology, 29, fect of the perceiver's inferenti al goa l o n th e process
649-65 4 . of soc ial inference. Personality and Social Psychology
H eider, F. (1958). The psychology of in terpersonal rela- Bulletin, 79, 340-3 48.
tions. Nueva York: Wil ey. Krull, D. S., Loy, M ., Lin, J., W ang, Ch. F., Chen, S. y
Hews to ne, M . (1989). Ca usal attribution. From cognitive Zhao, X. (1999) . Th e fundamental attributi on error:
processes to collective belief. Ca mbridge: Bl ackwell Co rrespondence bias in individualist and coll ectivist
(vers ión en castell ano: La atribución ca usa l. Del pro- cultures. Personality and Social Psychology Bu/letin,
ceso cognitivo a las creencias colectivas. Buenos A i- 25, 1208- 12 19.
res: Paidós, 1992). Liberm an, M . D ., Jercho, J. M . y Obayashi , J. (2005 ). Attri-
H ewsto ne, M . y A ntak i, C. (1988) . A ttributi on th eory and buti onal inference across cultures: Simil ar automati c
soc ial expl anati ons. En M . H ewstone, W . Stroebe, J. attributi ons and different contro lled correction s. Per-
P. Codo ! y G . M . Stephenson (Eds.), ln troduction to sonality and Social Psychology Bulletin, 3 1, 889-901 .
social psychology: A European perspective (pp. 111 - Lill ard, A. S. (1998) . Ethnopsycho logies: Cultural varia-
14 1). Oxford: Bl ackwell. ti ons in th eories of mind . Psychologica l Bulletin, /,
H ewstone, M . y Jaspars, J. M . F. (198 7). Social dimen- 3-32 .
sions of attributi on. En H . Tajfel (Ed .), The social di- M ajor, B. y Crocker, J. (1993). Social sti gm a: Th e conse-
mension (pp. 379-404). Ca mbridge: Cambridge Uni- quences of attributi onal ambi guity. En D. M . M acki e,
vers ity Press . y D. L. H amilton (Eds.), Affect, cognition, and stereo-
Hilto n, J. L. y D arl ey, J. M . (199 1). Th e effects of interac- typing: lnteractive p rocesses in group perception (pp .
ti on goa ls on person percepti on. Ad va nces in Experi- 345-3 70). Sa n Di ego: Academi c Press.
menta l Social Psychology, 24, 235-267. M aj o r, B. , Quinto n, W. J. y Schmader, T. (2003). Attri -
H odges, B. H . (197 4) . Effect of valence on relative bution s to di scrimin ati o n and se lf-esteem : lmpact
weighting in impression fo rmation . Journal of Person- of group identifi ca ti o n and situatio nal ambiguity.
ality and Socia l Psychology, 30, 3 78-38 1. Journ al of Exp erimental Social Psychology, 3 9, 22 0-
H ogg, M. A. y Vaughan, G. M. (2 011 ). Social Psychology 23 1.
(6ª ed .). Lo ndres: Pearson Educa tion . M alle, B. F. (2 004). How the mind explains behavior:
Jones, E. E. (1979). Th e rocky road from acts to disposi- Folk explanations, meaning, and social in teraction.
ti o ns. America n Psychologist, 34, 107-11 7. Ca mbridge: MIT Press.
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

M alle, B. F. (2 006) . The actor-observer asymmetry in at- Nisbett, R. E, Caputo, C., Legant, P. y M arecek, J. (1973).
tribu tion: A (surprising) meta-analys is. Psychologica l Behavior as seen by th e actor and as seen by th e ob-
Bulletin, 732, 895-9 19. server. /ournal of Personality and Social Psychology,
M all e, B. F. (2011 ). Time to give up the dogma s of at- 2 7, 154-164.
tributi on: An altern ati ve theory of behavior expl ana- Ni sbett R. E. y M asuda, T. (2 006). Culture and point of
ti on. Ad va nces in Exp erim ental Social Psychology, 44, view. En R. Vi ale, D. Andl er y L. Hirschfe ld (Eds.),
297-352. Biologica l and cultural bases of human inference (pp.
M all e, B. F. y Kn obe, J. (199 7a). The fo lk concept of in- 49-70). M ahwa h: Lawrence Erlbaum.
tentionality. }ournal of Experimental Social Psycholo- Ni sbett, R. y Ross, L. (1980). Human lnference : Strategies
gy, 33, 101-1 2 1. and shortcomings of social judgment. Englewood
M alle, B. F. y Knobe, J. (1997b). Which behaviors do peo- Cliffs : Prentice Hall.
pl e explain? A basic actor-observer asymmetry. }our- Norenzaya n, A., Choi, l. y Ni sbett, R. E. (2 002). Cultural
nal of Personality and Social Psychology, 72, 288-3 04. simil ari ties and diffe rences in social inference: Evi-
M all e, B. F., Knobe, J. M . y Nelson, S. E. (2 007). Actor-ob- dence from behavi oural predi ction s and lay theories
server asymmetri es in expl anati ons of behavior: New of behaviour. Personality and Social Psychology Bu-
answers to an old question. }ournal of Personality and 1/etin, 28, 109-1 20.
Socia l Psychology, 93, 491-5 14. Páez, D. y Zubieta. E (2 003). Cogni ción social: sesgos,
M all e, B. F., Kn obe, J., O ' Laughlin, M. J., Pea rce, G. E. heurísticos y atribu ción de ca usa lidad. En D. Páez,
y Nelson, S. E. (2 000). Conceptual structure and so- l. Fern ández, S. Ubillos y E. Zubi eta (Coords.), Psi-
cial fun ctions of behavior expl anation s: Beyond per- cología Social, Cultura y Educación (pp . 263 -299).
son-situati on attribu tions. Journal of Personality and M adri d: Pea rson/ Prentice Hall.
Social Psychology, 79, 309- 326. Peterson, C. y Seligman, M . E. P. (1984). Ca usa l expl ana-
Ma rks, G. y Mill er, N. (1987). Ten years of resea rch on ti ons as a ri sk factor fo r depression: Theory and evi-
the fa lse-consensus effect. An empirica l and theo reti - dence. Psychological Review, 9 1, 347-3 74.
ca l review. Psychologica l Bulletin, 702, 72-90. Pettigrew, T. F. (1979). Th e ultimate attribution error:
Masuda, T. y N isbett, R. E. (2001 ). Attending holi sti ca ll y Extending Allport's cogni tive analys is of prejudi ce.
vs. analyti ca ll y: Compa rin g the context sensitivity of Personality and Socia l Psychology Bulletin, 5, 46 1-
Japanese and America ns. Journal of Personality and 4 76.
Socia l Psychology, 8 7, 922 -934. Reicher, S. D. (2001 ). The psychology of crowd dynam-
M cArthur, L. A. (1972). The how and w hat of why: Sorn e ics. En M . A. Hogg y R. S. Tindale (Eds.), Blackwe/1
determin ants and co nsequences of ca usa l attribu- handbook of socia l psychology: Croup p rocesses
tions. }ournal of Personality and Social Psychology, (pp. 182 -207) . Oxford : Blackwell.
22, 171-193. Rodríguez, A. y Betancor, V. (2 00 7). La Cogni ción Social.
M endes, W. B., M cCoy, S., Major, B. y Bl ascovi ch, J. En J. F. Morales, M . C. Moya, E. Gaviri a e l. Cuad ra-
(2008). How attributi onal ambi guity shapes psycho- do (Coord s.), Psicología Social (3ª ed., pp. 12 5- 167).
logica l and emoti onal responses to social rejection M ad ri d: McGraw- Hill .
and acceptance. Journal of Personality and Social Ross, L. (1977). The in tuitive psychologist and hi s short-
Psychology, 94, 278-29 1. comings: Di stortions in th e attributi on process. En
Mill er, D. T. y Ross, M. (1975). Se lf-serving bi ases in at- L. Berkowitz (Ed. ), Advances in exp erimental Social
tribution of causa lity: Facts or fi ction? Psychologica l Psychology (Vol. 1O, pp. 173- 22 0). Nueva York : Ac-
Bulletin, 82, 213-225 . ademi c Press.
M ill er, J. G. (1984). Culture and the development of ev- Ross, L., Green, D. y House, P. (1977). The fa lse con-
eryday social expl anati on. Journal of Personality and sensus phenomenon: An attributi onal bi as in self-per-
Social Psychology, 46, 961-978. ception and soc ial perception processes . /ournal of
Morris, M. W. y Peng, K. (1994). Culture and ca use: Experimental Social Psychology, 73, 279-301.
Am eri can and Chinese attri butions for social and Ross, M . y Si co ly, F. (1979). Egocentri c bi ases in ava il -
phys ica l events. }ournal of Personality and Social Psy- abili ty and attribution . /ournal of Personality and So-
chology, 67, 949-971 . cial Psychology, 37, 322 -336.
Ni sbett, R. E. y Borgida, E. (1975) . Attribution and the Rothbart, M . y Park, B. (1986). On the conf irmab ility and
psychology of predi ction . /ournal of Personality and di sconfirmability of trait concepts. }ournal of Person-
Socia l Psychology, 32, 93 2-943. ality and Social Psychology, 50, 131-142.
PERCEPCIÓN SOCIAL Y ATRIBUCIÓN

Russell, J. A. (1994) . Is there universa l recognition of Storms, M. D. (1973). Videotape and the attribu tion pro-
emotion from fac ial express io ns? A review of the cess: Reversing actors' and observers' point of view.
cross-cu ltural studi es. Personality and Social Psychol- Journal of Personality and Social Psychology, 27, 165-
ogy Bulletin, 11 5, 102-141 . 175.
Russell , J. A. y Fernández-Dols, J. M. (1997) . The psy- Watson, D. (1982). The actor and the observer: How are
chology of facia l expression . Ca mbridge: Ca mbridge the perceptions of causa lity divergent? Psychological
University Press. Bulletin, 92, 682-700 .
Salminen, S. (1992). Defensive attri bution hypothesis Weiner, B. (1979). A theory of motivation for sorne class-
and seri o us occupationa l accident. Psychological Re- room experiences. }ourna l of Educational Psychology,
ports, 70, 11 95-11 99 . 77,1-29 .
Schlenker, B. R. (1980) . lmpression management: The Weiner, B. (1985). Motivational theory of achievement
se/f concept, socia l identity, and interpersonal rela- motivation and emotion. Psychological Review, 92,
tions. Monterey: Brooks/Cole. 548-573.
Shaver, K. G. (1975). An introduction to attribution pro- Weiner, B. (1986) . A n attributional theory of motivation
cesses. Cambridge: Winthrop . and emotion. Nueva York: Springer-Verlag.
.,
~ !

'"
Autoconcepto e Identidad

Mercedes López Sáez

OBJETIVOS

INTRODUCCIÓN
CONOCIMIENTO DEL YO
REPRESENTACIONES MENTALES DEL YO
Autoconocimiento activo versus almacenado
Autoconocimiento abstracto versus episódico
Autoconocimiento implícito versus explícito
Autoconocimiento global versus específico
El yo real versus otros posibles
Autoconocimiento personal versus social
COMPLEJIDAD Y COHERENCIA DEL AUTOCONCEPTO
CONSTRUCCIÓN DEL AUTOCONCEPTO
Introspección y autopercepción
Comparación social
El «yo espejo »
VALORACIÓN DEL YO: LA AUTOESTIMA
MOTIVACIONES RELACIONADAS CON LA EVALUACIÓN DEL YO
Autoensalzamiento
Autoverificación
Autoe xpansión
AUTOPRESENTACIÓN

RESUMEN
LECTURAS RECOMENDADAS Y REFERENCIAS EN INTERNET
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

TÉRMINOS CLAVE
Autocategorización o categorización del yo • Autoconcepto • Autoensalzamiento • Autoestima • Autoexpansión •
Autopresentación • Autoverificación • Identidad personal • Identidad social
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

OBJETIVOS

■ Comprender las características de la perspectiva ■ Revisa r las moti vac iones asociadas a la va lora-
psicosoc ial sobre el autoconcepto. ción del yo .
■ Identifica r los d iferentes modos de representa- ■ Anali za r los meca ni smos utili zados pa ra co ntro-
ción menta l del yo . lar la imagen que presenta mos ante los demás.
■ As imil ar cómo se consigue la integridad y co he- ■ Estab lecer la relación existente entre autoco n-
rencia entre las múltipl es facetas del yo. cepto, autoestima, autop resentac ión y las moti-
■ Conocer cómo se fo rma el autoco ncepto. vacio nes sociales básicas.
■ Comprender el vín cul o entre autoco ncepto y
autoestim a.
AUTOCONCEPTO E IDENTIDAD

es la representación que tenemos de nuestro «yo », así


INTRODUCCIÓN co mo de la importancia que ti ene para cada uno de
nosotros la imagen que damos a otras personas .
Vamos a ini ciar este capítul o contando una breve El co nocimi ento sobre cómo somos, cómo nos
histori a que nos ayude a ahondar en el intrincado con- sentimos hac ia nosotros mi smos y cómo tratamos de
te nido del yo y a conocer cómo se aborda este tema mos tra r a los demás la cl ase de persona que somos es
desde la Psico logía Social. cl ave para expli ca r có mo acontece nuestra vida, por
Pedro ha asistido a la boda de uno de sus mejores la influencia que estos aspectos ej ercen sobre nuestra
ami gos y durante la ce lebración conoce a una chi ca co nducta y nuestro bi enestar social.
co n la que entabl a una animada y larga co nversac ión. Toda la riqu eza y la complejidad del yo, que co n-
Además de autopresentarse diciéndo le su nombre, a lo form a la imagen que tenemos sobre nosotros, se po-
largo de la charl a Pedro hace comentari os sobre dife- dría enmarca r en dos grandes bl oques de procesos
rentes facetas de su vida. Por ejempl o, le expli ca que psico lógicos: cognitivos (relati vos al autoconcepto) y
es ATS y que se siente mu y sa ti sfecho porque ha co- afectivos (relacionados con la autoestim a) . Desde una
menzado a estudi ar Psicología a di stancia, una carre- perspectiva cognitiva, se denomina autoconcepto a la
ra que desde hacía ti empo había deseado hacer, pero percepción que una person a ti ene de sí misma (Shavel-
que hasta hace dos años no se dec idió a emprender. son, Hubner y Stanton, 1976). Este con cepto abarca,
También le cuenta que juega en un equipo de fútbol por lo ta nto, todas las creencias y pensami entos de un
sa la en el que comenzó cuando era un adolescente, individuo sobre su persona, sobre sus ca racterísti cas
que le gusta la novela de ciencia ficc ión y, tambi én, y cualidades, tanto físicas como de personalidad, así
la poesía. Aparte de sus aficiones, en el transcurso de co mo todas las representaciones de uno mismo vin cu-
su co nversación surgen otros aspectos más profundos ladas a sus relaciones sociales.
como, por ejemplo, cu ando comenta que para él la El conjunto de cogni ciones sobre el yo provoca que
ami stad ti ene mucho valor, así como la justi cia, o que nos eva luemos de una form a más o menos positiva y,
nació y pasó parte de su infa ncia en Sui za (a donde ha- co mo co nsecuencia, que nos sintamos más o menos
bían emi grado sus padres), aunque no se siente sui zo conform es con nuestro autoco ncepto. Esa evaluac ión
sino españo l. Mi entras están habl ando, hay una serie positiva o negativa del yo, es decir, la actitud que te-
de co nsideraciones relacionadas co n él mi smo que le nemos hacia nosotros mi smos, es lo que se denomina
vienen a la cabeza pero que se ca lla. No le comenta, autoestima. En general, las personas desea n mantener
por ejempl o, que durante años estuvo enamorado de sentimientos positivos hacia sí mi smas, y esa motiva-
la novia de su ami go (a lgo que solo co nfesó a una de ción influye en una ampli a va ri edad de condu ctas.
sus compañeras de trabajo a la que a menudo co nfía Por otra parte, el conocimiento que tenemos sobre
sus probl emas y sentimi entos). Tampoco le habl a de nosotros y nuestros estados de ánimo lo manifesta-
su pertenencia a un sindi cato en el que trabaja mu y mos ante los demás a través del co mportamiento. Al-
activamente, una cuesti ó n que por supuesto conoce n gunas veces nos comportamos de modo que mostra-
todos sus co mpañeros pero que prefi ere no mencio- mos nuestro verd adero yo, pero en muchas ocasi ones
nar, ya que no sabe cu ál es la ideología política de la adoptamos estrategias para trasmitir a otras person as
persona con la que está habl ando, y sacar ese tema la imagen que queremos que tenga n de nosotros. La
puede llevar la conversación a derroteros que prefi ere autopresentación es el proceso medi ante el que trata-
no abordar en ese momento. mos de co ntrol ar la imagen que los demás se forman
Sin teti za ndo, vemos que Pedro ha habl ado de su de nosotros. La autopresentac ión co nstitu ye una pa rte
pasado, de su presente y de sus aspiracio nes para el fu- esencial de las relaciones interpersonales y en ell a se
turo. Asimismo, ha mencionado algunas de sus afi cio- esgrimen una seri e de estrategias co n el fin de mostrar
nes, sentimientos y valores. También ha aludido en la determin adas facetas del yo (generalmente aquell as
conversac ión a su pertenencia a varios grupos con los que nos pu eden resultar más favorabl es en cada con-
que se identi fica (ATS, estudi antes de Psico logía, equi- texto social) y ocultar otras. Aunqu e, co mo veremos
po de fútbol sala o españo les) . Por otra parte, ha calla- más adelante, no si empre queremos dar una imagen
do algunas cosas sobre él, no porqu e quisiera engañar positiva, por encima de todo, a los demás, sino que
a la person a con la que co nversaba, sino porque cier- en ocas iones deseamos que los otros nos vea n ta l y
tos aspectos eran muy íntimos y otros pod ía n provo- como nos vemos nosotros mi smos, co n nuestras luces
ca r que ca usara una mala impres ión. Este breve rel ato y también co n nuestras sombras.
no agota, ni mucho menos, todo lo que Pedro podría Estas ca racterísti cas del yo están relacionadas con
haber sugerido sobre sí mi smo, pero puede servirnos tres motivos sociales uni versa les (expu estos en el Ca-
para ser co nsc ientes de lo amplia y multifacéti ca que pítul o 2) que permiten al ser humano adaptarse a la
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

vida socia l: conocimiento y comprensión, potencia- impresiones sobre los demás. Por tanto, muchos de
ción persona l, y pertenencia (Fiske, 20 1O). Las perso- los procesos descritos en los Capítulos 3 y 4 sobre el
nas neces itan co nocerse a sí mi smas para funcionar co nocimi ento y la percepció n de otras perso nas son
socialmente, ya que ese co noc imiento les permitirá apli ca bl es al autoconocimiento . No obstante, ex isten
comportarse adecuadamente en sus relaciones socia- diferencias importantes, ya que el co nocimiento sobre
les, consiguiendo, de ese modo, ser aceptadas por los uno mismo es mucho más ri co, detallado y sofisticado
demás. El motivo de poten ciación persona l está rel a- que el que poseemos sobre cualqu ier otra persona .
cionado con la necesidad de va lorarnos positivamen- Como se ha exp licado en el Capítulo 3, una de las
te a nosotros mismos, así co mo co n el desarro ll o de formas de almacenar la información sobre otras perso-
nuestras propias ca pac idades y con la necesidad ele nas es med iante esquemas. El conocimiento sobre no-
sentirn os únicos y especiales, incluso cuando esta mos sotros mismos lo almacenamos de fo rm a simi lar, pero
en un grupo co n el que nos identifica mos. La necesi- co n mayor comp lejidad y variedad que cuando se
dad de pertenencia impli ca comportarse ele modo que trata de los otros. Tenemos muchos más esquemas, y
posibilite buen as relaciones sociales, y llevaría a pre- más precisos, sobre nosotros que sobre cua lquier otra
sentarse ante los demás del modo más adecuado para person a, ya que poseemos informac ión sobre cómo
ser aceptado. somos y actuamos en múltiples ocasiones y, además,
A lo largo de este capítulo ahondaremos en estos podemos acceder a nuestros pensam ientos y senti-
conceptos y en las teorías que se han desarrollado en mi en tos privados.
Psi co logía Social en torno a ellos. En primer lugar, Somos capaces de identifica r diversas perspectivas
expondremos có mo se organ iza y representa mental- sobre nosotros mi smos, que van desde facetas que
mente todo el co nocimiento que tenemos del yo para, cualquier otra person a podría capta r hasta los aspectos
a continuación, profundi za r sobre cómo se form a y más íntimos de nuestro yo . El yo se com pone de infini-
adq uiere el autoconcepto. Segu idamente, abordare- dad de ideas sobre todos los atributos y ca racterísticas
mos cómo el autoconcepto puede afecta r a la autoes- del ser humano. Se trata ele un sistema mu y comp lejo
tima, así como las motivac iones orientadas a mante- que se podría describir co mo un co njunto ele autoes-
ner una evaluación positiva del yo que posibilite que quemas, que abarca creencias sobre uno mismo rela-
nos aceptemos a nosotros y sea mos aceptados por los tivas a distintas dimensiones y facetas que, a su vez,
demás. La última parte del ca pítulo se ha dedicado inc luyen rasgos de persona li dad y ca racterísticas que
a explica r las estrategias de autopresentación que se son aplicabl es a unos co ntextos específicos, pero no a
emplean para expresar ante los demás có mo somos. otros. Es dec ir, el co nteni do del esquema de uno ele los
aspectos del yo puede ser muy diferente del ele otros
autoesquemas. Por ejemplo, un individuo pu ede con-
siderarse extravertido y divertido en la fami lia mientras
CONOCIMIENTO DEL YO que en el trabajo se co nsidera reservado y serio.
El autoconcepto se orga ni za alrecl eclor de mCdtip les
El autoconcepto suscitó gran interés en muchos de esquemas basa dos en ro les (soy estudi ante), activida-
los fu ndadores de la Psi co logía y de la Sociología (p. e.,
James, Cooley o Mead) debido a que consideraron que
este constructo representaba el víncu lo entre el indivi-
duo (sus pensamientos, co nductas y emociones) y lo
socia l, tanto en lo que se refi ere a las interacc iones per-
sona les como a aspectos más genera les de la sociedad.
Aunque durante el auge del co nductismo el interés por
este tipo de fenómenos introspectivos decayó, a par-
tir de los años 70 y 80 del siglo pasado los estud ios
sobre el yo fu eron ganando importa ncia en Psico logía
Social. En buena med ida, este auge se debe a que, co n
diferentes matices, las nuevas teorías e investigaciones
desarro lladas por los psi có logos sociales han prestado
especial interés a la relación entre el autoconcepto y
las motivaciones socia les básicas: co nocimiento, po-
te nciación persona l y pertenencia (Lea ry, 2007). Tocios formamos nuestro autoconcepto a partir ele diferentes face-
tas como, en el caso ele Leo Messi, profesiona l, estrella deportiva
Las personas constru yen el conocimi ento sobre sí
y padre.
mi smas de un modo simil ar a co mo desa rro ll an sus
AUTOCONCEPTO E IDENTIDAD

des e intereses (juego al fútbol , me gusta la novela de quier otro tipo de información. Dos procesos cogniti-
cienc ia fi cc ión), relac iones interperso nales (soy pa- vos pueden contribuir a que se produzca este efecto.
dre), pertenencia a grupos (soy español ), o creencias En primer lugar, los aspectos importantes para el yo
y valores (lucho por un mundo justo), además de en están bi en estructurados y organizados en la memori a.
experi encias del pasado, así como en las expectativas En segundo lugar, la información que afecta sens ibl e-
sobre el futuro. Pero tambi én hay aspectos del yo que mente al yo se elabora más que otro tipo de inform a-
no siguen una estructura de esq uemas, como c uando ción y, puesto que está bi en estru cturada prev iamente,
tomamos consc ienc ia de nu estros se ntimi entos (p.e., se codifica mejor (Kl ein y Loftus, 1988). Este efecto de
he estado enamorado de esa persona) o cuando p lani- la información releva nte para el yo sobre la memoria
fica mos qué y có mo va mos a hacer algo. El autocon- ha sido comprobado en un meta-a náli sis rea li zado por
cepto es, por lo tanto, multi facético, lo que no impli ca Symons y John son (1997) . La rev isión de estos autores
que no tengamos una visión de nosotros establ e y uni - les ll eva a la co nclusi ón de que, en general, se rec uer-
taria. D esde una perspectiva teóri ca, el autoco ncepto da mejor la informac ión sob re una person a a la que
se podría definir a partir de un modelo jerárquico y se conoce bi en (no só lo la información relacionada
multidim ensiona l, de modo que poseemos un co noc i- co n el yo), debido a que esa informac ión está bien
mi ento globa l de nosotros mi smos y, al mi smo ti empo, organizada y ha sido cuidadosamente elaborada. Esta
tenemos co noc imiento específi co de distintas áreas de tendencia general expli ca ría que se recuerde espec ial-
nu estra ex istenc ia. En este modelo jerá rqui co y multi- mente bien la información sobre la persona que mejor
dimensiona l se basa el cuesti onari o de «Autoconcep- se conoce: uno mismo.
to Forma 5 (AFS)» de García y Mu situ (1999), un o de La importancia que se co ncede a un determinado
los más utili zados en lengua castell ana, que permite aspecto del autoco ncepto predice otros fenómenos
med ir este co nstru cto en c in co áreas específi cas qu e, relac ionados co n el yo, además de los procesos cog-
aunque estén relac ionadas entre sí, son diferenciables : nitivos mencionados. Por ejempl o, si se concede mu -
aca démi ca- laboral, soc ial, emoc ional, fa mili ar y físi ca cho valor a determin ada face ta del yo es más habitu al
(véase Cuad ro 5 .1). que la persona trate de comportarse co herentemente
No todas las facetas del yo so n igualmente relevan- co n esa visión de sí mi sma, y que muestre alta estab i-
tes . Cuando una dimensi ón del autoco ncepto es muy lidad en su condu cta a través de di stintas situ ac iones
importante para una perso na es más fáci l que el conte- (Engli sh y Chen, 200 7) . Además, ser poco competen-
nido de ese esq uema sea más ampli o y co mpl ejo, que te en un a dimens ión que es mu y importante afecta
se preste más atenc ión a la información relacionada más a la autoestim a que si la inco mpetencia se da en
co n ese co ntenido, que se memori ce mej or y que se una faceta a la que se co ncede poca importancia. Por
rec uerde co n más faci li dad . Se denomina efecto de ejempl o, si para alguien es mu y importante ser muy
autorreferencia a la tendencia a recordar mejor la in - co mpetente en matemáti cas, fa ll ar en esa materia le
formación re levante para el autoco ncepto que cual- afectaría mucho más a su autoestim a que rendir mal

Una medida multidimensional del autoconcepto


El cuestionario de Autoconcepto Form a 5 (AFS), desarro- ■ Autoconcepto físico (p.e., «M e cuido fís ica mente» o
llado por Fernando García y Gonza lo Musitu, se basa en un «M e gusta cómo soy física mente»).
modelo jerárqui co y multidimensional. Está compuesto por
30 ítems que eva lúan, mediante una esca la de 1 (totalmente Para obtener la puntu ación total de la esca la o de las
en desacuerdo) a 99 (totalmente de acuerdo) las sigui entes 5 subesca las, antes de efectuar la suma, se invierten las pun-
dimensiones, medi das cada una de ellas con 6 ítems: tu aciones de los ítems señalados con *. De ese modo, una
puntuación alta refl eja un elevado autoconcepto.
■ Autoconcepto académi co- laboral [p .e., «Hago bien Este cuesti onari o se ha va lidado con muestras ampli as
los trabajos escolares (profes ionales)» o «Los profe- y en diferentes países de habla hispa na (Ga rcía, Musitu y
sores (superiores) me consideran inteli gente y traba- Veiga, 2006; Tomás y Oliver, 2004). Estudios que han uti-
jador/a» ] . lizado esta medida han permitido establecer, por ejemplo,
■ Autoconcepto soc ial (p.e., «Hago fác ilmente amigos/ la relación existente entre el autoconcepto en adol escentes
as» o «M e cu esta hablar con desconocidos »*). y: los estilos de sociali zación parental (M artínez y García,
■ Autoconcepto emocional (p.e., «Tengo miedo de algu- 2007), el ajuste psicosoc ial (Fuentes, García, Gracia y Lila,
nas cosas»* o «Muchas cosas me ponen nervioso/a »*). 20 11 a) o el consumo de sustancias adictivas (Fuentes, Gar-
■ Autoconcepto famil iar (p.e., «Soy muy criticado en cía, Gracia y Lila, 2011 b).
casa»* o «Mi fa mili a me ayudaría en cualquier tipo
de problemas»).
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

en cu alquier otra que no co nsidere un aspecto des- conseguir en una interacción los resultados deseados
tacado de su autoconcepto. Este patrón de respuesta (Leary, 2007) . Swa nn y Bosson identifica n y defin en
emoc ional se ha observado, sobre todo, en aquell as diferentes modos de almacenar y representar el co no-
personas que ti enen una autoestima baja en genera l, cimi ento sobre el yo, que se exponen a continuac ión.
pero que ti enen una visión pos itiva de sí mismas en un
determin ado aspecto que co nsideran relevante para su
autoconcepto (Pelham, 1995; Pelham y Swann, 1989). Autoconocimiento activo versus
Si esa faceta tambi én les fa ll a, la visión del yo queda almacenado
enormemente deteri orada.
No todo el co noc imiento que tenemos de nosotros El conocimiento que tenemos sobre nosotros es ili-
se arti cul a en fo rma de esquemas, ni todos los psicó- mitado, ya que abarca todos los pensa mientos, creen-
logos sociales han estudi ado la orga ni zac ión del au- cias, deseos, sentimientos y recuerdos que seamos
toconcepto desde esa perspectiva, sino que existen ca paces de evoca r, remontándonos hasta la infa ncia.
múltipl es aproximaciones sobre cómo es y có mo se No obstante, tod a esa ca ntidad de experi encias nunca
representa mentalmente el yo (Fi ske, 201 O). En el si- están presentes simultáneamente. El conocimiento del
gui ente apartado se exponen algunas de las posibl es yo activo se refi ere a aquella información sobre uno
representaciones mentales del yo o, di cho con otras mi smo de la que se ti ene co nsc iencia en un momento
palabras, los diferentes modos en que puede resultar determinado. Es lo que algunos autores han denomi -
accesible en nuestra mente el conocimiento que tene- nado el autoconcepto espontá neo o el autoconcepto
mos sobre nosotros mi smos, ya sea orga ni za do como en fun cionamiento (M arkus y Kun da, 1986) . Este tipo
esquemas, hechos autobi ográficos o en fo rm a de co- de autoconocimiento es muy sensible a las ca racte-
nocimiento implícito. rísti cas del contexto, ya que dependi endo de las de-
mandas de una determin ada situación nos vendrán a
la mente unas u otras ca racterísti cas personales. Por
ej empl o, un ju gado r profesional de te ni s no se per-
REPRESENTACIONES MENTALES DEL cibirá a sí mismo igual en el momento en que va a
YO co mpetir co n un ca mpeón profesional, que cuando lo
haga con un ami go que apenas sabe juga r. Como co n-
El primer psi có logo que teo ri zó sobre las di fe rentes traste, el conocimiento del yo almacenado sería toda la
representaciones del yo fue Willi am James (1890), es- info rm ación sobre uno mi smo que está en la memori a,
tabl ec iendo una diferenciación entre el «yo» y el «mí» pero a la que no se le presta atención en ese momento
para, de ese modo, enfa ti za r dos perspectivas del auto- concreto.
co ncepto. El «yo», según este autor, aba rca lo intraper-
sonal y privado, y está implicado en aquellos procesos
relacionados con la introspección y co n las acciones Autoconocimiento abstracto versus
que la person a rea li za de fo rma refl ex iva. El «mí», sin episódico
embargo, lo co ncibe co mo la percepción que ti ene el
individuo a partir de cómo lo ven los demás (como un Los co nocimientos que almacenamos en la me-
obj eto que puede ser percibido) y estaría form ado por mori a sobre el mundo que nos rodea unas veces con-
el conjunto de creencias, evaluaciones, percepciones ti enen in fo rmación genéri ca y abstracta (p.e., los al-
y pensa mientos que la persona tiene sobre sí mi sma mendros florecen en primavera) y otras informac ión
(citado en Swa nn y Bosson, 201 O, p. 59 1). relativa a sucesos con cretos (e l almendro del jardín de
En su revisi ón sobre las diferentes form as de repre- mi herman a este año se ha ll enado de flores en ene-
sentación mental del yo, Swa nn y Bosson (2 01 O) en- ro) . En este mi smo sentido, el co nocimiento sobre uno
fati za n que el uso más común que se ha hecho desde mismo se puede representar tanto en form a general y
la Psico logía Social, al referirse al concepto del yo, abstracta (soy una persona tímid a) como episódi ca (e l
coin cidiría con la noción de «mí» de James (e l yo día que tuve que recitar un poema en el col egio creí
como obj eto), ya que desde esta disciplina se co ncibe que me moría de vergüenza). El autoconocimiento
que el co njunto de representac iones sobre uno mi smo episódico implica la evocac ión de su cesos con cretos
transcurre paralelamente a las representaciones que la en los que se vio implicado el autoconcepto y, por
gente ti ene de otros indi viduos y, por lo tanto, está es- lo tanto, está basado en experi encias espec ífi cas de la
trechamente ligado a procesos psi cosoc iales. Ser cons- bi ografía del individuo. Mientras que el autoconoci-
ciente de uno mi smo permite pensar có mo te perciben miento abstracto se deri va ría, fu ndamentalmente, de
y valoran los demás y regul ar el comportamiento para la información redundante sobre el yo adquirida en di-
AUTOCONCEPTO E IDENTIDAD

ferentes co ntextos, lo que permite abstraer un rasgo o


ca racterísti ca co mo algo propi o e invari abl e. Según se
deduce de las investigaciones de Kl ein y Loftus (1993),
la representación abstracta del yo y la episódica no
parece que se almacenen en la mism a región cerebral,
ya que cuando se hace sa li ente un rasgo abstracto (a l-
macenado en la memori a semánti ca) no se recuerdan
episodios específi cos relacionados co n ese rasgo. Esta
deducción se ha visto co nfirmada mediante técnicas
de neuroimagen (Kl ein, 2004), lo que parece ratifi car
que se trata de procesos independientes.

Autoconocimiento implícito versus


explícito
Al igual que sucede co n otros procesos cogniti -
vos, el co nocimiento que tenemos de nosotros mi s-
mos puede ser más o menos explícito. En ocas iones,
pensa mos sobre facetas de nuestro yo de form a de-
1iberada, es decir, consc ientes de que lo hacemos y,
también, contro lando ese proceso de pensamiento o,
dicho co n otras palabras, pensamos sobre lo que que-
remos pensar. Esta forma de abordar el yo es explícita.
Sin embargo, hay aspectos del yo sobre los que no re-
fl exionamos de forma contro lada y deliberada, y que
no somos ca paces de identifica r co rrectamente porque
no los reconocemos, ya que no somos conscientes de
El autoconoc imiento ep isód ico está basado en experiencias especí-
que sean parte de nuestro yo. Se trata de ca rac terísti cas fi cas de la biografía de una persona.
del yo que neces itarían de una introspección especial
para poder conocerlas, por eso se llaman implícitas.
Es muy probabl e que algunas facetas del yo no Este es el marco en el que se han ll evado a ca bo
sea n conscientes y que, sin embargo, afecten profun- las investigaciones en torno a un proceso psicológi-
damente a nuestra vida. Los psicó logos socia les que co que se conoce como «egotismo implícito ». Se ha
han investigado sobre este tema han señalado que pro- comprobado que existe una tendencia muy acusada
bab lemente los siguientes procesos está n en el ori gen en las personas a preferir aquell as cosas que recuerdan
del conoc imiento implícito del yo: a) creencias rela- aspectos del yo (p.e., la fecha de su nac imiento o las
cionadas con el autoco ncepto que en su día fu eron letras que figuran en su nombre) o que ti endan a va-
co nscientes y co n el ti empo han pasado a ser automá- lorar de forma más favo rable aquellos obj etos que son
ti cas (p.e., estar obsesionado durante la adolescencia iguales a otros que les han pertenecido en algún mo-
co n que se es mu y poco atractivo y posteriormente mento de su vida (p. e., el primer coche que se tuvo).
interiori za r esa creencia); b) creencias que ti enen su La investigación sobre el egotismo implícito ha explo-
base en experi encias muy tempranas, anteriores a la rado varios temas, co mproba ndo que esas asociacio-
adquisi ción del lenguaje (p.e., debido al trato afecti- nes inconscientes sobre el yo pu eden gui ar decisiones
vo recibido de los padres); c) procesos defensivos que importantes, como la elección de la profes ión, de la
bl oquean el acceso co nsciente a creencias negati- pareja o del lu ga r de residencia (Pelham, Mirenberg y
vas sobre uno mismo (procurando desecharlos de la Jones, 2002).
mente), y d) asoc iación (condicionamiento clásico) ¿Qué relación ex iste entre el autoconocimien-
de autoevaluaciones positivas y negativas del yo, que to explícito y el implícito ? Para algunos autores (p. e.,
se produ ce sin que la persona sea co nsciente de el lo Epstein, 1994), se trata de dos sistemas separados que
(p .e., alguien nos ha rechaza do en un co ntexto deter- actú an independientemente a la hora de procesa r la
min ado y eso influye en nuestra autoestima; pasado el información sobre uno mismo: uno co nsciente y de-
ti empo, al estar en situaciones similares, automáti ca- li berado (explícito), pero lento porque requiere utili-
mente nuestra autoestim a se verá disminuida). za r gra n ca ntidad de recursos cognitivos, y otro que
IN RODUCCIÓN A LA PSICOLOG(A SOCIAL

ocurre al marg n I la consc ienc ia (implícito ), guiado ser, cómo deberíamos ser o có mo pod ríamos ll egar a
por las emoc iones y por experiencias pasadas, que es ser en el futuro.
automático y, por lo tanto, que no requiere esfuerzo La teoría de la autodiscrepancia (Higgin s, 1987)
cognitivo. No se trata, so lamente, de que las personas sugiere que las personas tenemos tres tipos de autoes-
no sean consc ientes de los efectos del yo implícito so- quemas en los que acumul amos co nocimi ento sob re
bre su conducta, sino que no son conscientes siquiera nosotros mismos:
del contenido y de las características de determinadas
facetas del yo. Por ese motivo, ambos sistemas pueden ■ El yo real: es cómo creemos que somos realmen-
influir de forma diferente en nuestros sentimi entos y te. Este autoesq uema está formado por la rep re-
co nductas. De hecho, no se ha encontrado co rrela- sentación de aq uell as ca racterísticas que cree-
ció n entre la visión de uno mismo medida mediante mos poseer o que pensamos que otras personas
métodos explíc itos y la que se obtiene co n medidas nos as ignan como parte de nuestra persona li dad .
implícitas (Bosson, Swann y Pennebaker, 2000). No Se trata de una percepción subjetiva que, por lo
obsta nte, en algu nas ocasio nes, ambos sistemas pue- tanto, pu ede no ser co rrecta .
den actuar simu ltánea o suces ivamente. Así, el siste- ■ El yo idea l: se refiere a có mo nos gusta ría ser
ma exp lícito, puesto que es deliberado, puede servir y, también, a cómo creemos que les gustaría a
para entender y corregir las respuestas automáticas las person as que nos sirven de referente (p.e.,
que han surgido como consecuenc ia del sistema im- padres, ami gos, pareja o profesores) que fuéra-
plícito. Supongamos, por ejemplo, que una person a mos. Este autoesq uema lo co nstituye la repre-
rechaza ini cialmente una oportun idad de trabajo que sentación de las ca racterísticas que desearíamos
se le presenta inesperad amente, porque en su fuero tener, es decir, ele las expectativas y asp irac ion es
interno teme fracasa r, a pesa r ele que ti ene una for- sobre nu estro desarrol lo perso nal.
mac ión adecuada para ese puesto. Esa reacc ión auto- ■ El yo responsable: aba rca aquell as creencias so-
máti ca pu ede posteriorm ente corregirl a refl ex ionando bre cómo deberíamos ser, o sob re cómo nues-
sobre sí misma y sobre los co nocim ientos que tiene tros referentes piensa n que deberíamos ser. En
en relación con esa tarea y, de ese modo, replantea rse este autoesquema se representan los atributos
aceptar el trabajo.

Autoconocimiento global versus


específico
La percepción de uno mismo varía drástica mente
en el grado de espec ificidad al que alude, en fun ción
de si vi enen a la mente ca racterísti cas globa les como,
por ejemplo, «soy una persona responsab le» o aspec-
tos muy específi cos como «se me da bi en dibuj ar». La
alu sión al yo global implica la apreciación de atribu -
tos que son extensibl es a un amp lio co njunto de co n-
ductas y situaciones, mi entras que los aspectos muy
esp ecíficos se limi tan a contextos y co mportamientos
muy co ncretos . Las perspectivas muy globales del yo
y las muy específi cas co nstituyen los extremos de un
rango de co nocimi ento de ca racterísticas personales,
entre los que se encuentran otras qu e podemos consi -
derar en un nivel intermedio, en cuanto a la amp litud
de co mportamientos a los que hacen referenc ia, como
sería, por ejemplo, co nsiderarse buen profesional.

E. Tory Higgins. Profesor de la Universidad de Columbia. Sus prin-


El yo real versus otros posibles cipales líneas de investigación son la cogn ición social, la motiva-
ción, el self y la emoción. Entre los muchos premios recibidos por
Además del conocimiento qu e tenemos sobre su carrera cabe destacar el de Científico D istingu ido otorgado por la
Sociedad Experimental de Psico logía Social.
cómo so mos, tambi én imaginamos có mo nos gustaría
AUTOCONCEPTO E IDENTIDAD

relacionados co n nuestras ob li gacion es y res- Puesto que una de las motivaciones básicas del ser
ponsabilidades. humano es la búsqueda del bienestar, cua ndo el yo
rea l no concuerda co n los estándares que le sirven de
Como puede verse, esta teoría co ncede especia l guía puede originarse un proceso de ca mbio, de modo
importancia al factor soc ial en los esquemas del yo, ya que aq uell as ca racterísti cas del yo que actualmente no
que incorpora la presencia im agin ada de los otros en encajan co n los deseos y ob li gaciones se modifiqu en.
la representación mental que la persona ti ene de ell a En esas situaciones, el individuo se invo lucra ría en un
misma. El yo idea l y el responsab le son autoestá nda- proceso autorregul ador or ientado a acabar co n las dis-
res interiorizados que sirven de guías, puesto que fijan crepa nc ias, co n el objetivo de buscar el p lacer y ev itar
objetivos y metas que las perso nas intenta rán alca nzar el dolor. Esta perspectiva ha ll evado a Higgins (1998) a
a lo largo de su vida. El yo idea l rep resenta aq uell as formu lar una nu eva teoría: la teoría de las metas regu-
creenc ias que nos guían para lograr nuestros deseos lato ri as (regulatory focus theory).
y ambiciones, mi entras que el yo responsable nos im- La teoría de las metas regulatorias postu la que
pul saría a cumplir con nuestros deberes morales. De ex isten dos sistemas de autorregul ac ión del compor-
ac uerdo con esta teoría, las discrepancias entre el yo tamiento, denominados promoción y prevención, que
rea l y los que nos sirven co mo está ndares o guías pro- so n in dependientes y que utili za n diferentes estrateg ias
vocan malestar ps ico lóg ico. La autod iscrepanc ia es la para alca nza r determinados objetivos. La fo ca lización
diferencia existente entre el yo rea l y nuestros están- en la promoción impli ca, fundamenta lmente, una ten-
dares del yo. Cuanto mayor sea la diferencia, mayo r dencia a obtener ava nces y progreso. Las metas se ven
será el malestar y mayo r la motivación para red ucir la co mo un id ea l y ex iste un afá n de obtener ganancias
discrepancia. y de mejorar. Por otra parte, la foca lización en la pre-
La teoría de la autod isc repancia puede enm arca rse vención se centra, más que en ganar, en no perder, y
dentro de un grupo de teorías trad ic ionales anteri ores enfatiza la seguridad frente al riesgo. Suponga mos que
que hacen hincap ié en el desequi li brio y el malestar dos estud iantes tienen el mi smo objetivo: sacar matrí-
psico lógico que se origin a en los in dividuos cuando cula de honor en un a as ignatura. Uno de ell os utili za
las creencias que manti enen no so n co herentes entre un a estrategia foca li za da en la promoc ió n, puesto que
sí, como, por ejempl o, la teoría del eq uilibri o de Hei- su meta es ap render más de lo que se le ex ige en el
der (1958) o la teoría de la d iso nancia cognitiva de temario, y prepara la as ignatura no so lo co n el manu al
Festinger (1957), que se rá objeto de estudi o en el Ca- ofic ial, sin o aumentando sus conoc imi entos co n otras
pítulo 6. En todas estas teorías se destaca que la in co n- lecturas, au nque memori ce menos el texto oficial. El
gru encia cognitiva provoca sentimi entos negativos, y otro utili za una estrategia focalizada en la prevención,
el deseo de evitar ese tipo de malestar ps ico lóg ico es ya que su meta es no fa ll ar en el exa men, y se centra
lo que mot iva a la persona a ca mbi ar. No obsta nte, la en estudi ar ex haustivamente el manu al sin ampli ar co-
teoría de Higgin s quiere ir más all á, especifica ndo qué noc imientos, para garanti zarse que no va a cometer
se ntimi entos y emociones co ncretos experimentará la errores en el exa men. El sistema de regulación qu e se
persona, dependi endo del tipo de di screpa ncia que empl ee varía entre individuos (hay personas que habi-
perc iba entre sus diferentes rep resentac iones del yo . tua lmente tienden más a una estrategia que a otra) y,
H ay que tener en cuenta que los desajustes entre el tamb ién, en func ión de la situación (dependi endo de
yo rea l y los que le si rven de guía pueden produ cirse las circunsta ncias, una persona opta rá por una u otra
tanto porque el individuo perciba que no alca nza esos estrategia).
estándares, como porque crea que aque ll as personas Markus y Nurius (1986) sugieren otros yos posib les,
que le sirven de referentes op in an que no está cu m- que tendría n que ver con lo que un individuo cree que
p li endo co n ell os. podría, le gustaría o teme ll ega r a ser en el futuro. Estas
Esta teoría pronostica que el desacuerdo entre el autoras co nsidera n que esas representaciones del yo
yo rea l y el idea l ocas iona sentimi entos de desánimo, so n diferentes de la rep resentación actual que puedan
tristeza y frustración por no haber conseguido aquello tener las personas, ya que se imagin an en el futu ro,
que se anh elaba y, si se mantiene constante, a largo pero que, no obsta nte, está n estrechamente li gadas al
p lazo puede provoca r depresión. Por otro lado, la fa lta yo de ahora, puesto que se basa n en las espera nzas,
de co rrespo ndencia entre el yo rea l y el respo nsable mi edos, metas y amenazas específicas que tiene esa
susc ita sentimientos de vergüenza, culpa y ansiedad. persona. Por ejemp lo, «ahora soy ATS pero puedo ll e-
Como co ntrapa rtida, la ausencia de d isc repancia entre ga r a ser psicó logo », «no te ngo hij os pero el día de
el yo rea l y el idea l o el responsab le se asocia a los mañana me gustaría tener mu chos » o «si me dedi ca ra
sentimi entos de fe li cidad, satisfacción y seguridad en al fútbol profesiona l podría fracasa r», sería n expresio-
uno mi smo. nes de posibles yos . Esta perspectiva hace hinca pi é en
INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA SOCIAL

Autoconocimiento personal versus


social
Co n mu cha frecuencia nos definim os a nosotros
mi smos co mo mi embros de determinados grupos a los
que pertenecemos: «soy alumn o de la UNED » o «soy
mi embro de la asociac ión ecologista X». Este co no-
cimi ento de un o mi smo es mu y d iferente de aquel al
que nos referim os cuando nos describimos a part ir de
nu estros rasgos y ca racterísticas indi vidu ales : soy inte-
li gente o soy amabl e.
La teoría de la identidad social (Tajfel, 198 1) y su
ampli ación en la teoría de la categorización del yo
(Turn er, Hogg, Oakes, Re icher y W etherell , 1987) so n
las prin cipales aprox im aciones teóri cas que se han
ocupado de desa rro ll ar la diferencia entre estas dos
facetas del autoconcepto, y sus imp licac iones para la
percepción que la perso na ti ene de sí mi sma.
Hazel M arkus es profesora de Ps ico logía Socia l en la Univers idad de Del mismo modo que categori za mos a otras perso-
Stanford (Ca lifo rni a). Su interés como in vestigadora es muy amplio nas en gru pos o categorías socia les, ta mb ién nos ca-
y abarca temas como cul tura, autoconcepto y formación de la iden- tegori za mos a nosotros co mo mi embros de los grup os
tidad, género o emoción y moti vación. Es miembro de la Academia
de las Artes y las Ciencias de los EEUU y ha sido distin guida, entre
a los que pertenecemos. La categori zac ión, tanto en
otros, co n el premi o Donald Ca mpbell, uno de los más prestigiosos los sistemas de categorías naturales (obj etos, anima-
en Psico logía. les, etc.) como soc iales (personas y grupos de perso-
nas), admite di stintos ni ve les de abstracción, que va n
desde niveles superi ores y más inclu sivos, co mo, por
que, aunque todas estas vi siones de f uturo sea n algo ejempl o, mam ífero o europeo, a ni ve les más especí-
muy person al e individu ali zado, su raíz es cl aramente ficos, como ca ball o o aragonés, pasa ndo por ni ve les
social, ya qu e ti enen su ori gen en co mparacio nes so-
ciales (s i otros han co nseguido eso yo ta mbi én puedo,
o si a otros les ha pasado esa desgrac ia, me podría
suceder a mí), así co mo en modelos y símbolos que
son importantes en el seno de un a cultura (p. e., tener
un alto estatu s, ser padre) que la persona interiori za a
través de su experi encia soc ial o de las imágenes que
trasmiten los medi os de co muni cac ión.
Los yos posibl es, tanto para Higgins como para
M arku s y Nurius, so n muy importantes por dos razo-
nes: porque afectan a la motivación y sirven de incen-
tivo para actu ar (a lgunos porque suponen un aliciente
y otros porque se desea n evitar) y, ta mbi én, porqu e
permiten eva luar e interpretar la vi sión del yo en el
presente. Por otra parte, aunque estas representacio-
nes se proyecten en el futuro, la im agen que la perso-
na ti ene de ell a mism a en el pasa do puede ju gar un
papel determin ante en los pos ibl es yos que imagina.
Por ej emplo, record ar que se era un buen estudi ante
durante la infa ncia pu ede animar a un adulto a reto-
mar sus estudi os, mi entras que el recuerdo de aspec- John Turner (1947-2011 ). Fue profesor en la U niversidad Nacional
de Australia. Di scípulo y co laborador de Henri Tajfel en la Uni versi-
tos negativos del autoco ncepto (p.e., nunca fui de los dad de Bri stol, contribuyó al desarrollo de la teoría de la identidad
mejores en deporte) puede estar en la raíz de que se social y la amplió para poder expli car, además del co mportam iento
rechacen posibl es alternativas de futuro . in terpersonal y el intergrupal, abordados por aquella, los procesos
in tragrupales. Su trabajo dio como resul tado la teoría de la catego-
ri zac ión del yo.
AUTOCONCEPTO E IDENTIDAD

intermedios en los que, siguiendo con el ejemplo, se


encontrarían las categorías rumi ante o español.
La teoría de la categori zac ión del yo distingue entre
tres niveles jerárqui cos de abstracción en la categori za-
ción del yo . En cada uno de estos niveles, la concepción
de uno mi smo se forma a partir de la similitud con unos
individuos y la diferenciación co n otros. En el nivel más
abstracto y general del yo se situaría la categori zac ión
como ser humano, un a categoría que comprende atri-
butos compartidos con todos los de nuestra especie y
que nos di stingue de todas las demás (nos definim os
como humanos en comparac ión con otras especies) . En
un segundo nivel del yo, intermedio, estarían aquell as
categorías derivadas de la pertenencia grupal y en él
se podrían incluir tantas y ta n va ri adas identidades so-
ciales como grupos a los que pertenezca la perso na.
Cada una de esas identidades soc iales se con stituye a Cua ndo la identi dad socia l se hace sa li e nte, las pe rsonas pasa n a
partir de ca racterísti cas di stintivas del grupo y compar- verse como mi e mbros de su gru po más que como pe rso nas úni cas.
tidas co n las personas que tambi én pertenecen a él (nos Las bande ras, la vestime nta, las insignias y otros símbo los son seña-
les de esa ide nti dad.
definim os como mi embros de determin ados grupos en
comparación co n los mi embros de otros grupos). De
ese modo, un individuo se defin e como español por- ya que pon e de manifiesto la importancia que ambas
que reún e una seri e de ca racterísti cas compartidas con cuesti ones ti enen en la teoría de la identidad social
el resto de las perso nas de esa nacionalidad y que no y en la posterior teoría de la autocategori zac ión. No
poseen otros como, por ej empl o, los sui zos. Por último, todos los grupos son valorados por igual en la soc ie-
ex istiría un nive l de generalidad parti cular del yo, pro- dad. Pensemos, por ejempl o, en la diferente valora-
pi o y privativo, que co nstitu ye la identidad personal, y ción social que reciben grupos co mo los negros y los
en el que cada persona encuadra aquell as ca racterísti- bl anco