Está en la página 1de 4

1.

Acciones para controlar el estrés, mejorar la salud física y mental, para el


logro de la armonía interior.

Algunas de las acciones que debemos hacer para mejorar nuestra salud física, mental y
controlar el estrés son:

Reconozca las cosas que no puede cambiar. Aceptar que no puede cambiar ciertas cosas
le permite dejarlas ir y no alterarse. Por ejemplo, no puede cambiar el hecho de que debe
conducir durante la hora pico. Pero puede buscar maneras de relajarse en el trayecto, como
escuchar un podcast o un audiolibro.

Evite las situaciones estresantes. Siempre que le sea posible, aléjese de la fuente del
estrés. Por ejemplo, si su familia discute en los días festivos, dese un descanso y salga a
caminar o a dar una vuelta en el auto.

Haga ejercicio. Realizar actividades físicas todos los días es la mejor y más fácil manera
de lidiar con el estrés. Al hacer ejercicio, su cerebro libera químicos que lo hacen sentir
bien. También puede ayudarle con su energía reprimida o su frustración. Busque algo que
disfrute, ya sea caminar, montar en bicicleta, jugar softball, nadar o bailar, y hágalo por al
menos 30 minutos la mayoría de los días.

Cambie su perspectiva. Intente desarrollar una actitud más positiva ante los desafíos.
Puede hacerlo reemplazando los pensamientos negativos con pensamientos más positivos.
Por ejemplo, en lugar de pensar, "¿por qué siempre todo sale mal?", cambie esa idea por,
"puedo encontrar una manera de superar esto". Puede parecer difícil o tonto en un principio,
pero podría descubrir que esto le ayuda a dar un giro a su perspectiva.

Haga algo que disfrute. Cuando el estrés lo tenga decaído, haga algo que disfrute para
ayudar a ponerlo de pie de nuevo. Puede ser algo tan simple como leer un buen libro,
escuchar música, ver su película favorita o salir a cenar con un amigo. O comience un
nuevo pasatiempo o clase. Sin importar lo que elija, intente hacer al menos una cosa al día
que sea solo para usted.

Aprenda nuevas maneras para relajarse. Las técnicas de relajación le ayudan a


disminuir el ritmo cardíaco y reducir la presión sanguínea. Existen muchos tipos, desde
respiraciones profundas y meditación hasta yoga y taichí. Tome una clase o intente
aprender de libros, videos o recursos en línea.

Conéctese con sus seres queridos. Pasar tiempo con familiares y amigos puede ayudarle a
sentirse mejor y olvidarse del estrés. Confiar sus problemas a un amigo también puede
ayudarle a resolverlos.

Duerma lo suficiente. Descansar suficientemente durante la noche puede ayudarle a pensar


con más claridad y a tener más energía. Esto hará que sea más fácil manejar cualquier
problema que pueda surgir. Intente dormir entre 7 y 9 horas todas las noches.
Mantenga una dieta saludable. Comer alimentos saludables ayuda a darle energía a su
cuerpo y su mente. Evite los refrigerios con altos contenidos de azúcar y consuma muchas
verduras, frutas, granos integrales, lácteos reducidos o libres de grasas y proteínas magras.
Aprenda a decir que no. Si su estrés viene de realizar demasiadas tareas en casa o en el
trabajo, aprenda a establecer límites. Pida ayuda a los demás cuando la necesite.

2. Bioetica, valores y principios que la orientan.

De modo clásico, la Bioética puede definirse como "el estudio sistemático de la conducta


humana en el ámbito de las ciencias de la vida y del cuidado de la salud, examinada a la luz
de los valores y de los principios morales" (Enciclopedia of Bioethics). la Bioética se ha
convertido en uno de los temas de obligada referencia en la medicina y la investigación
actual, una nueva disciplina que ha ido adquiriendo a lo largo de los últimos treinta años un
importante cuerpo doctrinal, convirtiéndose en una de las ramas de estudio más
desarrolladas de la ética.

 Valores de la Bioética:

 Principios de la Bioética
Los principios de la bioética resultan un buen instrumento para analizar la calidad ética de
las decisiones sanitarias. Tales principios son: beneficencia, no-maleficencia, autonomía y
justicia.
El esfuerzo por respetar los principios de bioética en las actuaciones profesionales y su
utilización como referente en la reflexión necesaria para resolver problemas éticos, permite
orientar la práctica profesional hacia el cumplimiento de los fines de la medicina.
El más moderno de los principios de la bioética es el de autonomía, ya que surge como
consecuencia de un concepto de ser humano que implica la idea de libertad personal.
El principio de autonomía exige el respeto a la capacidad de decisión de las personas, y el
derecho a que se respete su voluntad, en aquellas cuestiones que se refieren a ellas mismas.

3. Derechos humanos.

Los derechos humanos son derechos inherentes a todos los seres humanos, sin distinción
alguna de raza, sexo, nacionalidad, origen étnico, lengua, religión o cualquier otra
condición. Entre los derechos humanos se incluyen el derecho a la vida y a la libertad; a no
estar sometido ni a esclavitud ni a torturas; a la libertad de opinión y de expresión; a la
educación y al trabajo, entre otros muchos. Estos derechos corresponden a todas las
personas, sin discriminación alguna.

Algunos de los derechos humanos que universalmente debemos conocer:

1. Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados
como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con
los otros.
2. Todas las personas somos iguales sea cual sea nuestro origen, etnia, color, sexo,
idioma, religión, opinión política o cualquier otra condición.
3. Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a su seguridad personal.
4. Nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre […].
5. Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.
6. Todo ser humano tiene derecho, en todas partes, al reconocimiento de su
personalidad jurídica: es decir, ser tenido en cuenta por las leyes nacionales e
internacionales
7. Todos somos iguales ante la ley y tenemos, sin distinción, derecho a igual
protección de la ley.
8. Todos tenemos igual derecho a protección contra toda discriminación que infrinja
esta Declaración y contra toda provocación a tal discriminación.

Los siguientes artículos acogen otros derechos personales y sociales que, desde Ayuda en
Acción, seguimos tratando de que se cumplan:

9. Toda persona tiene derecho a un recurso efectivo ante los tribunales nacionales
competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales
reconocidos por la constitución o por la ley.
10. Nadie podrá ser arbitrariamente detenido, preso ni desterrado.
11. Toda persona tiene derecho, en condiciones de plena igualdad, a ser oída
públicamente y con justicia por un tribunal independiente e imparcial, para la
determinación de sus derechos y obligaciones o para el examen de cualquier
acusación contra ella en materia penal.

Posteriormente, la lista de derechos humanos universales se centra en aquellas libertades


todavía más concretas y relacionadas con nuestro día a día como personas que conviven
y trabajan en sociedad:

12. Toda persona acusada de delito tiene derecho a la presunción de su inocencia.


13. Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su
domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación. […]
14. Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el
territorio de un Estado.
15. En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de
él, en cualquier país.
16. Toda persona tiene derecho a una nacionalidad.
17. Los hombres y las mujeres, a partir de la edad núbil, tienen derecho, sin restricción
alguna por motivos de etnicidad, nacionalidad o religión, a casarse y fundar una
familia, y disfrutarán de iguales derechos en cuanto al matrimonio, durante el
matrimonio y en caso de disolución del matrimonio.

Del mismo modo, la lista de derechos humanos se extiende a lo largo de los derechos de
pensamiento, conciencia, religión o libertad política, tales como:

18. Toda persona tiene derecho a la propiedad, individual y colectivamente.


19. Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de
religión.
20. Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión.
21. Toda persona tiene derecho a la libertad de reunión y de asociación pacíficas.

Y también al derecho a participar en política directamente o mediante representantes (22), a


seguridad social, y a la satisfacción de sus derechos económicos, sociales y culturales
indispensables (23), al trabajo y a la libre elección de este (24), así como al descanso y al
tiempo libre (25).

Lo mismo ocurre con los cinco últimos derechos humanos de la lista:

26. Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado […].


27. Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la
comunidad […].
28. Toda persona tiene derecho a que se establezca un orden social e internacional en el
que los derechos y libertades proclamados en esta Declaración se hagan plenamente
efectivos.
29. Toda persona tiene deberes respecto a la comunidad, puesto que sólo en ella puede
desarrollar libre y plenamente su personalidad.
30.  nada en esta Declaración podrá interpretarse en el sentido de que confiere derecho
alguno al Estado, a un grupo o a una persona, para emprender y desarrollar
actividades o realizar actos tendientes a la supresión de cualquiera de los derechos y
libertades proclamados.

4. Código de Ética del Ingeniero.