Está en la página 1de 2

UNIVERSIDAD DISTRITAL FRANCISCO JOSÉ DE CALDAS

FACULTAD DE CIENCIAS Y EDUCACIÓN

SEMINARIO DE CONVERGENCIA 2

RELATORÍA SESIÓN 4 – ABRIL 24 DE 2019

1. ¿Cómo se transforman y funcionan los Estados en medio de los


procesos de guerra que siguieron a las revueltas árabes de
comienzos del siglo XXI?

2. ¿Qué tipo de movimientos sociales produjeron las revueltas


árabes?

3. ¿Qué aprendizajes para los movimientos sociales se derivan de


las revueltas árabes?

OCTAVIO ALBERTO RODRÍGUEZ ORTIZ

REFERENCIA AL LIBRO EL LEVIATÁN DERROTADO:


Reflexiones sobre teoría del Estado y el caso colombiano
Víctor Manuel Moncayo (2004)

Respecto al libro El Leviatán Derrotado, escrito por el profesor Víctor Moncayo, se


pueden hacer varias acotaciones que son pertinentes para quienes están insertos en los
estudios sociales: En primer lugar, es un llamado a los investigadores de los problemas
sociales y las militancias políticas en general, que han abandonado la reflexión
sistemática sobre la naturaleza y transformaciones del Estado en Colombia; en segundo
lugar, esas ausencias históricas, sociales, políticas y hasta antropológicas han devenido en
incomprensiones y especulaciones en torno a los elementos esenciales del orden social y,
por supuesto, han incidido en el curso mismo de las dinámicas políticas nacionales e
internacionales. En suma, el autor, a lo largo de su escrito, enfatiza, de diversas formas
académicas e intelectuales, en los escasos de recursos conceptuales indispensables para
comprender y entender el momento actual de las violencias y los “procesos” de paz que se
pretenden consolidar en Colombia.
Obviamente, la tesis central del libro, cabe reiterarlo, se refiere a que bajo el nuevo
orden imperial, el monstruoso Leviatán bíblico de la teoría hobbesiano no sólo ha salido
transformado, como ha ocurrido en otras fases históricas del capitalismo, sino en verdad
disminuido y derrotado pues, ha perdido su atributo principal: la Soberanía. Los Estados-
nación, redefinidos como formas sociales o abstracciones reales de la sociedad capitalista,
continúan existiendo y siendo necesarios para los intereses colectivos del capital, pero han
abandonado los rasgos que los caracterizaron durante casi todo el siglo xx, y han
reorientado de manera fundamental su quehacer. Se trata, en efecto, de identificar la
declinación progresiva de las soberanías nacionales, y de reconocer la incapacidad de los
Estados nacionales para regular los factores de la producción, no a causa de las figuras
coloniales o imperialistas de otrora, sino debido a novedosos procesos que no están
edificados sobre un único centro nacional hegemónico.
Como lo han reconocido algunos analistas, estas reflexiones llamaban a una
comprensión diferente sobre la naturaleza y las transformaciones del Estado, cuya
ausencia ha retrasado el entendimiento de la realidad de nuestro tiempo, con las decisivas
implicaciones que ello tiene sobre las prácticas políticas. Suponen una ruptura con otras
visiones, muy cercanas a la perspectiva althusseriana, que no lograron superar la
aproximación del topos jerárquico base-superestructura, para dar paso a una perspectiva
de totalidad a partir de la cual el Estado no es un elemento externo ni instrumental, sino
uno de los múltiples componentes del sistema de organización social, constitutivo con
otras dimensiones de las relaciones de dominación propias del capitalismo.
Al final del extenso documento, el profesor Moncayo advierte que esos vacíos
conceptuales en torno al Estado y de sociedad, cubiertos por numerosos discursos de
forma y propuestas metodológicas ajenas a la realidad, planteadas tanto desde el lado del
gobierno como desde los diversos grupos calificados con diversos epítetos (insurgentes,
terroristas, delincuentes, etc.) hace imposible adelantar un proceso substancial en torno a
las negociaciones de paz.