Está en la página 1de 3

Uso de teorías económicas contemporáneas en Colombia.

El concepto de desarrollo es un concepto más amplio que el de crecimiento, aunque no es del todo
aceptable un concepto puramente economicista sino involucra el desarrollo humano y social, así
como una adecuada acción política. El desarrollo humano y social son el resultado de variables
determinadas por las instituciones que condicionan las interacciones sociales. Se considera que el
desarrollo es un proceso que enriquece la libertad de los individuos en la búsqueda de sus valores
propios.

Además, el concepto de desarrollo es un concepto ambiguo que se usa en forma descriptiva o


normativa y puede hacer referencia a los medios o fines del cambio social, como visión de mejores
condiciones de vida o como proceso para lograr la modernidad de las sociedades, la cual implica su
desarrollo democrático en consideración que la democracia es verdaderamente el requisito del
desarrollo.

La evolución de una sociedad se encuentra relacionada con su capacidad de desarrollarse


económicamente, por esta razón a través de la historia se han desarrollado diferentes mecanismos
para la administración y el desarrollo eficiente y eficaz en los procesos de creación de productos y
servicios teniendo su mayor auge después de la Revolución Industrial, donde debido a la aparición
de maquinas, que no solo hacían el trabajo en menos tiempo sino que a mediano-largo plazo eran
más económicos, esto llevo a la posibilidad de la generación en masa de oferta de diferentes
productos y naciendo con ellos técnicas y teorías necesarias para la organización y provecho de las
herramientas dispuestas en la época, dentro de estas teorías encontramos el fordismo, taylordismo,
toyotismo y fayolismo. Estas técnicas y teorías han sido usadas a través de los años por las grandes
empresas alrededor del mundo dando como resultado imperios comerciales.

Hasta hace 15 años había una ignorancia total, cuando el sociólogo Alberto Mayor publico su libro
sobre la influencia de la Escuela nacional de minas, sustento una minuciosa búsqueda bibliográfica
entrevistas, referente a la historia Empresarial Colombiana.

Los ingenieros de la Escuela Nacional de Minas de Medellín quienes tuvieron contacto con
asociaciones de ingenieros extranjeros, difundieron enseñanzas del taylorismo y fayolismo, y
expusieron las propuestas de la administración científica.
Esta escuela fue orientada por Alejandro López quien había sido formado como ingeniero civil,
incorporo estudios de cátedra pionera en el mismo año que Taylor (1911), la adopción del
taylorismo se complemento con el punto de vista de la escuela francesa que fue considerada en
Colombia como una propuesta que contemplaba el estudio de aspecto de índole sicológica y
sociología.

Mariano Ospina Pérez tuvo un papel fundamental en la difusión de la ideas Taylor y Fayol, dirigió
la federación de cafeteros y llevo la administración científica al plano de la intervención estatal, fue
profesor de economía Industrial en la década de los 30 de la universidad Javeriaria y la Universidad
Nacional . En 1936 publico libro titulado economía industrial y administración.

El gobierno norteamericano dio becas para adelantar estudios en administración, algunos de los
beneficiarios fueron profesores de las nacientes escuelas en Bogotá.

Las ideas de Fayol y su doctrina administrativa tuvieron, un impacto en las facultades de


administración que comenzaron a crearse hacia los años de 1960. En este mismo año los
empresarios paisas con ayuda del mismo crearon la escuela de administración y finanzas, hoy en día
universidad EAFIT en Medellín entre otras.

Actualmente en Colombia podemos observar la aplicación de estas teorías económicas y sus


principios en empresas como Coltejer, Colmotores, Corona, Bavaria, entre otras. Sin embargo
pareciera que la aplicación de estas teorías es indispensable en el crecimiento de las empresas ya
que nos entregan pautas no solo para los modos de producción sino para los modos de
administración que son muy importantes en el surgimiento económico de una nueva empresa.

Según Confecámaras menos del 30% de las empresas en Colombia fracasan, esto debido a que no
tienen conocimiento de los factores que determinan su desempeño, a la carencia de administración y
por eso fracasan.

El anterior análisis ha tratado de sacar a luz una serie de fenómenos sociales concomitantes
con la adaptación del taylorismo en Colombia: las actitudes y conductas de obreros e
ingenieros frente a la tecnología taylorista, tenida en su momento como una de las palancas
fundamentales para la elevación de la productividad del trabajo. Quizá el rasgo más
sobresaliente sea la emergencia en unos y otros de cierta desconfianza, no poco temor y a
veces franca hostilidad frente a las innovaciones tecnológicas.
Un indicio de que las prácticas tayloristas tradicionales no han desaparecido, sino que se han
ido delegando en tecnólogos y técnicos intermedios -quizá la nueva línea de supervisión es
el número de programas académicos intermedios en ingeniería industrial, el taylorismo sigue
buscando campos de aplicación no sólo en áreas especializadas de empresas antiguas, sino
también en empresas industriales nuevas que empiezan a partir del pequeño o mediano tamaño.
El taylorismo parece ser, pues, ubicuo y renueva su piel periódicamente.

Bibliografía

Carmen Marina López y Gina Lorena Romero, CONDICIONES EMPRESARIALES


Y SU INCIDENCIA EN LA DIFERENCIACIÓN OBRERA,, Tesis de grado,
Departamento de Sociología, Universidad Nacional, Octubre 1990.

Beatriz Bustos, MUJERES, HOGAR E INDUSTRIA,


Tesis Magister de Sociología, Universidad Nacional, Junio 1990, Cap. cuarto.

También podría gustarte