Está en la página 1de 5

¿Cómo se organiza el trabajo pedagógico en la educación

inicial?

YENNY ALEXANDRA ECHEVERRY GARCIA

Presentado a: LIBIA ZULAY ARIZA PEREZ


Magíster en Educación

CORPORACIÓN UNIVERSITARIA IBEROAMERICANA


Licenciatura en Pedagogía Infantil
Seminario de Profundización I
Ibagué -Tolima
2019
IMPORTANCIA DE LA EDUCACIÓN INICIAL

La niñez constituye la materia central de la educación inicial, esta materia es una


realidad compleja, tanto por los conocimientos disciplinarios que convergen para su
comprensión como por su aparición tardía en el plano educativo. (Programa de
Educación Inicial, SEP. 1992)

Los niños desde pequeños construyen patrones de comportamiento, sistemas de


explicaciones y principios morales que guían sus juicios respecto al mundo. Crecen y
maduran en un mundo de interacciones, a través de ellas se configuran, se reconocen y
se estructuran sus capacidades.

Los niños han existido siempre, pero no el reconocimiento de sus capacidades, de sus
potencialidades y su grado de incidencia en el entorno social donde viven.
Anteriormente se pensaba que los niños pequeños no sabían nada ni tenían capacidad
de aprender hasta la edad escolar, pero estudios han demostrado lo contrario. Porque
la explotación no ocurre en los 6-8 años sino en el nacimiento. El niño nace competente
desde el principio, capaz y competente desde el principio. Cambia todo. No es que lo
importante va a venir, lo importante ya ocurrió. El papel de la educación es perder y
permitir a lo importante que ha ocurrido desarrollarse. (Francesco Tonucci, Los
primeros años: los cimientos, conferencia 2007).

La Educación Inicial parte de una premisa básica: los primeros años de vida de los
niños son esenciales para su desarrollo futuro como ser humano, por lo tanto la calidad
de la atención y la formación que se brinde desde el nacimiento serán determinantes en
las capacidades de los niños.

A través de la Educación Inicial se crea la posibilidad de mejorar sustancialmente las


generaciones siguientes, ya que los primeros años de vida son esenciales para el
desarrollo futuro del ser humano .La calidad y tipo de atención y formación que se
brinde al niño desde su nacimiento serán determinantes para el desarrollo de sus
capacidades.
Tan relevante es esta etapa en el desarrollo del ser humano, que si tuviera que
seleccionarse una etapa singular, prioritaria, significativa, determinante de una buena
parte de lo que llegamos ser, esta tiene que ver con la primera infancia y con los
procesos educativos que se dan en ella (Jaume Funes Artiaga, El lugar de la infancia.
2008).

La educación en los primeros años de vida es justamente aquella en la que es


imposible renunciar a considerar la calidad. Es en los primeros años cuando se forma
buena parte del capital cognitivo, emocional y social de las personas.

La Educación Inicial es una experiencia valiosa porque, además, prepara a los


individuos para su transición hacia la Educación Básica. En las escuelas resulta posible
observar cómo los niños que no han asistido a un centro infantil, o quienes no han
recibido una estimulación adecuada, se encuentran en desventaja respecto de los
demás en ciertas áreas: motricidad fina, aspecto social, relaciones lógico-matemáticas,
etc. (Raquel Bonilla Serrano, La importancia de la Educación Inicial, 2009).

Una parte significativa de las dificultades posteriores de los jóvenes, tiene que ver con
las experiencias de esos años especialmente plásticos para la generación de
seguridades vínculos y aprendizajes de base.

Y estas consideraciones no deben interesar solamente a los docentes, son los padres
de familia quienes deben ser los primeros interesados en mejorar sus prácticas
cotidianas en casa, independientemente que sus niños reciban este servicio en alguna
institución.

La labor de los padres no es complementar lo que el niño recibe en la escuela sino al


contrario, la educación orientada a la primera infancia complementa la labor que los
padres de familia realizan desde el hogar, proporcionándoles la asistencia necesaria,
por cuanto la gran mayoría de padres y madres trabajan fuera de casa; pero el personal
de un centro de desarrollo infantil aun que sea el mejor capacitado no suple los lazos
afectivos y la calidez y calidad de la relaciones de los padres con los niños. En muchos
de los casos los padres buscan solo la parte asistencial en una institución, pero les es
difícil adquirir el compromiso de asistir a talleres y reuniones de orientación para que
ellos también formen parte de este proceso tan importante en el desarrollo integral de
sus hijos. Conviene reconocer que un Centro de Educación Inicial se convierte en un
punto de formación no sólo para el niño, sino para la familia en su totalidad, ya que el
proceso de crecimientode los hijos involucra un aprendizaje de todos los miembros de
la familia; por ejemplo, aprendemos a ser padres y madres de hijos únicos, especiales e
irrepetibles (no nacemos sabiendo cómo serlo).

Este es un compromiso que tenemos que asumir de manera conjunta padres de familia,
agentes educativos (educadoras, puericultistas, asistentes educativas, psicólogo,
medico, trabajador social, etc.) y las autoridades educativas que necesitan dirigir la
mirada a este nivel educativo que se contempla tan solo como un servicio asistencial
para las madres trabajadoras y se olvida la parte medular que sin lugar a dudas es esta
parte del proceso la que va constituir los cimientos y va a impulsar el desarrollo del niño
en la educación básica. Sin embargo Educación Inicial no es considerado como parte
de la educación básica, y los programas, las capacitaciones, el material bibliográfico,
los estímulos para docentes y ni siquiera los programas de apoyo como escuelas de
calidad, escuela segura, etc. que promueve la secretaria de educación, permite la
integración de este nivel.

Si queremos que nuestros jóvenes y adolescentes sean creativos, críticos, analíticos,


emprendedores, no podemos quedarnos en la idea de que es en la primaria o en la
secundaria que empezaran a adquirir estas capacidades, es a través de la educación
inicial que se mejoran las capacidades de aprendizaje del niño; sus hábitos de higiene,
salud y alimentación; el desarrollo de sus habilidades para la convivencia social y la
participación; así como la formación de valores y actitudes de respeto y responsabilidad
en los distintos ámbitos de su vida.

No hay una segunda oportunidad para la infancia. Como se ha señalado, ésta es una
etapa de oro para desarrollar y estimular a los niños; por lo tanto, resulta fundamental
centrar esfuerzos orientados al bien de cada niño

¿No crees que vale mucho la pena echar una mirada a la infancia y unir esfuerzos por
nuestros pequeños?
BIBLIOGRAFIA

PROGRAMA DE EDUCACION INICIAL, Sep, México 1992.

FRANCESCO TONUCCI, Los primeros años: los cimientos. Conferencia

Educación Mercosur, Montevideo 2007.

JAUME FUNES ARTIAGA, El lugar de la infancia. Barcelona Ed. Graó 2008.

RAQUEL BONILLA SERRANO, La importancia de la Educación Inicial. Ecuador

Plan amanecer documentos pedagógicos, 2009.

Hernandez, M. (2017) Documento orientador Seminario de Profundización I.


Recuperado de https://docs.google.com/document/d/1jYRZ6DoeyUASq6EOR-c-
h1_xvn8-ryCinwu6cT3H_ww/edit?ts=5a281ae1

SDIS, ALCALDÍA MAYOR DE BOGOTÁ. (2010). Lineamiento pedagógico y


curricular para la educación inicial en el Distrito. pág 51 a 69.
Recuperado de
http://www.educacionbogota.edu.co/archivos/Educacion_inicial/Primer_ciclo/
Lineamiento_Pedagogico.pdf
Colombia aprende. Sentido de la educación inicial. Pág. 77 a la 83.
Recuperado de http://www.colombiaaprende.edu.co/html/familia/1597/articles-
341487_doc20.pdf
SED ArteyPrimeraInfancia (2014, 18 de enero)Arte y primera infancia.
Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=6y7fgIHOwsM

También podría gustarte