Está en la página 1de 2

Resumen Jorge Luis Borges – el enigma de la poesía.

Enigma, pensar que el enigma es lo más importante. O incluso pensar que se ha


engañado a sí mismo al creer que, en alguna medida ha descubierto el verdadero sentido del
enigma. Ninguna revelación que ofrecer. Lo más importante es disfrutar de la lectura. Solo
puede ofrecer dudas sobre la literatura. Perplejidades clásicas. La poesía es una pasión y un
placer. Benedetto -> la poesía y el lenguaje son una expresión. Expresión de algo ->
contenido y forma. Si no pensamos en la expresión de nada en particular -> no llegamos a
nada en absoluto. Aceptamos esa definición y buscamos algo más. Buscamos la poesía,
buscamos la vida -> hecha de poesía. (poesía como la búsqueda de algo). Los libros
(materia) son solo ocasiones para la poesía, no la poesía en sí. Emerson -> libros ->
difuntos que podemos revivir cuando queramos. La poesía requiere de otro, relación
dialéctica. Libro -> objeto físico en un mundo de objetos físicos, conjunto de símbolos
muertos. Libro + lector adecuado y la poesía dentro del libro surge a la vida. La perfección
en la poesía no parece extraña, parece inevitable. Quizás la verdadera emoción que yo
extraía de los versos de Keats radicaba en aquel lejano instante de mi niñez en buenos aires
cuando por primera vez oí a mi padre leerlos en voz alta. Y cuando la poesía, el lenguaje no
era solo un medio para la comunicación, sino que también podía ser una pasión y un placer.
Cree que la primera lectura es la verdadera. También puede ser esto un engaño de la
memoria. La poesía es cada vez una experiencia nueva. Cada vez que leo un poema, la
experiencia sucede. Y eso es la poesía. Whistler -> el arte sucede, hay algo misterioso en el
arte. Borges -> el arte sucede cada vez que leemos un poema.
Historia de los libros: Los griegos no hicieron demasiado uso de los libros, grande
maestros -> oradores. Bernard Shaw -> platón fue el dramaturgo que invento a Sócrates, así
como los cuatro evangelistas fueron los dramaturgos que inventaron a Jesús. Platón ->
libros -> parece como una pintura, un ser vivo; pero, si le hacemos una pregunta no
responde, entonces vemos que está muerto. Para convertir al libro en algo vivo platón
invento lo diálogos socráticos que se anticipan a las preguntas del lector. Los libros para los
antiguos eran meros artilugios. De oriente llego una nueva concepción del libro: las
sagradas escrituras libros escritos por el espíritu santo. El Corán, los teólogos musulmanes
lo consideran anterior a la creación del mundo, está escrito en árabe, pero los musulmanes
lo creen anterior al lenguaje, atributo de dios. Shaw -> creo que el espíritu santo no solo ha
escrito la biblia, sino todos los libros -> todos los libros merecen ser leídos. Musas espíritu
santo, cuyo templo es el recto y puro corazón de los hombres. Nuestra mitología: yo
subliminal, subconsciente. Noción de los clásicos. No cree que un libro sea un
verdaderamente objeto inmortal -> ocasión para la belleza. Hay casos en las que la poesía
se crea a sí misma. El contexto crea poesía con esas palabras: palabras que nadie se
atrevería a usar hoy, porque solo sería citas. (Quijote, Hidalgo).
La belleza siempre está esperándonos, hay demasiada belleza en el mundo. Verso ->
una vez que se ha escrito ese verso no hace que el escritor sea bueno, ese verso lo ha
recibido del espíritu santo, del yo subliminal, o puede que de algún otro escritor. A me
nuevo se descubre que solo están citando algo que se leyó hace tiempo, y entonces la
lectura se convierte en un redescubrimiento. Quizás es mejor que el poeta no tenga nombre.
Cometemos un error muy común cuando creemos ignorar algo porque somos incapaces de
definirlo, si estuviéramos de un humor chestoriano diríamos que solo podemos definir algo
cuando no sabemos nada de ellos. Poesía: expresión de la belleza por medio de las palabras
artísticamente tejidas -> podría valer para un diccionario o un libro, pero a nosotros nos
parece poco convincente. Sabemos que es la poesía, lo sabemos tan bien que no podemos
definirla con otras palabras, como somos incapaces de definir el sabor del café. Todo el
mundo sabe donde encontrar la poesía. Y, cuando aparece, uno siente el roce de la poesía,
ese especial estremecimiento. San Agustín: que es el tiempo, si no me preguntan lo sé, si
me preguntan que es no lo sé. Pienso lo mismo de la poesía.