Está en la página 1de 2

Reparación turbo gases

Para hablar de las distintas reparaciones en turbo gases primero debemos conocer las averías que
se presentan en estos equipos y posteriormente las reparaciones para solucionar dichas averías.

Los fallos averías presentados en estos equipos pueden clasificarse en dos grupos: unas de menor
importancia y frecuentes denominadas averías menores y otras de carácter catastrófico que
destruyen completamente el equipo, estas últimas normalmente cubiertas por seguro y tienen un
gran impacto económico.

Averías Mayores:
Fisura del rotor: se considera la más grave de todas,  Esta avería no tiene solución permanente, y
solo en algunos casos puede aplicarse una solución temporal. La reparación definitiva supondrá
sustituir el rotor. La fisura en el rotor aparece cuando una grieta superficial progresa, producida a
su vez por un defecto de fabricación del rotor, un defecto en el tratamiento superficial de éste o
un conjunto de fuerzas cíclicas que afectan al rotor en mayor medida que lo calculado
originalmente por el fabricante. 
Es un fallo sintomático, que produce un aumento de los niveles de vibración tanto en
funcionamiento normal como (especialmente) durante los arranques al atravesar las velocidades
críticas. El análisis del espectro de vibración suele dejar claro que se trata de una fisura, y no de
otros problemas más habituales y fáciles de corregir como la desalineación, el desequilibrio o el
mal estado de cojinetes.
Se trata de una avería de gran alcance (de hecho la más grave que puede sufrir una turbina de gas)
pues en general no es posible encontrar ejes en stock en los almacenes del fabricante. En el caso
de turbinas aeroderivadas de uso muy extendido sí es posible encontrar este elemento en stock,
pero en turbinas industriales o heavy duty es muy raro encontrar tal disponibilidad inmediata de
esta pieza. Se requiere pues fabricarla, lo que puede llevar entre 3 y 6 meses desde el momento en
que la fábrica tiene disponibilidad para comenzar la fabricación. 
Los factores que influyen en la aparición de este tipo de problemas son, en general, los siguientes:

 Defectos de fabricación (materiales, forjado, etc.)


 Procedimientos de arranque y/o parada incorrectos, que someten al equipo a un alto nivel
de estrés térmico.
 Fallos del sistema virador
 Alto nivel de vibraciones persistentes provocadas por otros problemas (cojinetes,
desalineación, lubricación, desequilibrio, etc.

Ensalada de paletas: Consiste en una reacción en cadena como consecuencia de la rotura de un


álabe o por la introducción de un objeto que provoque la rotura de los álabes. Esto ocurre cuando
se desprende un álabe bien desde el compresor o bien desde la turbina de expansión y se lleva los
demás álabes. A diferencia de la avería en el rotor, este problema es más fácil de solucionar pues
siempre hay juegos de álabes para su sustitución. Lo único que supondrá es tiempo de parada que
en general nunca será mayor de tres meses, dependiendo de la disponibilidad de álabes.  
Las revisiones internas periódicas mediante inspecciones boroscópicas, para identificar posibles
grietas, daños, fracturas o cualquier señal posible de desprendimiento, la verificación periódica de
la instrumentación de protección de la turbina así como el análisis periódico del aceite de
lubricación, son las mejores estrategias de prevención para este tipo de avería.

Estado de los cojinetes: este es otro de los problemas a los que se debe prestar atención en
nuestra turbina de gas. Los cojinetes son elementos esenciales para la turbina, ya que es ahí donde
va apoyado el rotor y, por tanto, todo el sistema. El mal estado del cojinete terminará dañando la
zona de contacto del eje con el cojinete arañando y marcando éste, lo que producirá que el
coeficiente de fricción entre eje y cojinete aumente.
Para comprobar el estado de estos cojinetes, además de la medida de la temperatura y de las
vibraciones del eje, se mide de forma constante el desplazamiento axial. Si se excede el límite
permitido, para evitar daños, el sistema de control provoca la parada de la turbina o impide que
esta complete su puesta en marcha.

El sistema de lubricación proporciona el aceite lubricante de los cojinetes. El sistema suele estar
equipado con tres bombas para asegurar la circulación del aceite en todo momento, pues un fallo
en este sistema provocaría gravísimos daños, sobre todo en el eje y en los cojinetes.

Averías menores:
Son pequeñas averías que, en general, no están cubiertas por un seguro. El mantenimiento
rutinario de la turbina, bien el realizado por el personal propio o bien el realizado por contratas
especializadas o por el servicio técnico del fabricante, es el encargado de solucionar estos
problemas.

Las averías menores están relacionadas con los siguientes puntos:

 La instrumentación en general. Cualquiera de los instrumentos de medida online con los


que cuenta la turbina es susceptible de fallar, al tratarse de componentes electrónicos de
vida impredecible.
 Fallos en válvulas.
 Fallos en quemadores.
 Fallos en cualquiera de los elementos auxiliares con los que cuenta la turbina, como la
casa de filtros, el sistema de refrigeración de aceite de lubricación, el sistema de
lubricación, el sistema de limpieza de compresor, el sistema de arranque, etc.