Está en la página 1de 11

PROCEDIMIENTO : ORDINARIO

MATERIA : INDEMNIZACION DE PERJUICIOS

DEMANDATE : CRISTINA MARINA OLMEDO ALBERTI

RUT : XXXXXXXXX-0

ABOGADO : GIOVANNI HUENCHUPIL COÑOMÁN

RUT : 17.904.603-2

DEMANDADO : SERVICIO DE SALUD METROPOLITANA SUR

REPRESENTANTE : JUAN ALEJANDRO MIRA CRISPI

__________________________________________________________________

EN LO PRINCIPAL: DEMANDA CIVIL DE INDEMNIZACION DE PERJUICIOS EN


JUICIO ORDINARIO; PRIMER OTROSI: ACOMPAÑA DOCUMENTOS QUE
INDCA; SEGUNDO OTROSI: SE TENGA PRESENTE; TERCER OTROSI:
PATROCINIO Y PODER.

S.J.L. EN LO CIVIL

GIOVANNI HUENCHUPIL COÑOMÁN, abogado, en representación de


doña, CRISTINA MARINA OLMEDO ALBERTI, comerciante, soltera, por si y en
representación de su hija menor de edad CLAUDIA CAMILA RIQUELME
ALBERTI; domiciliada para estos efectos en calle xxxxxxxxxxxxxxxxxxx a US. Con
respecto decimos:
Que, de conformidad a lo previsto en el artículo 19 y 38 de la Constitución
Política de la Republica en relación con los artículos 1, 4 y 44 de la ley 18.575;
artículo 3 de la ley 18.469; articulo 2 del D.S. 369 de 1986, artículos 2314 y
siguientes del Código Civil y demás normas que en derecho correspondan, venimos
en interponer demanda en juicio ordinario de indemnización de perjuicios por
responsabilidad por falta de servicio en contra del órgano de la administración del
Estado SERVICIO DE SALUD METROPOLITANA SUR, persona jurídica de
derecho público, representado por don JUAN ALEJANDRO MIRA CRISPI, ignoro
profesión u oficio, de su mismo domicilio o por quien lo reemplace o subrogue
legalmente en caso de ausencia; domiciliado en calle Arturo Prat número 800 de la
comuna y ciudad de Santiago, solicitando desde ya a SS. Se acoja la presente
demanda en todas sus partes y en consecuencia se condene a la demandada a
pagarnos las sumas que más adelante se indicaran a título de indemnización de
perjuicios, según se indicara a continuación.

I.- LOS HECHOS:

Con fecha 28 de Septiembre del año 2015, mi representada doña


CRISTINA MARINA OLMEDO ALBERTI, ya individualizada, se dirige junto a su
hija CLAUDIA CAMILA RIQUELME ALBERTI, también individualizada en esa
fecha de cinco meses y seis días de edad, a dependencias del Consultorio
xxxxxxxxxxxxx ubicado en xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx, de la Comuna y ciudad de
San Bernardo

Lo anterior debido a que su hija se encontraba con tos con secreción y


además con secreción ocular derecha.

Es por ello que mi representada actuando como madre responsable se dirige


al centro de salud indicada, con la finalidad de que un facultativo pertinente pudiese
diagnosticar el cuadro médico que en ese momento sufría la menor.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx
xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Durante el periodo de atención de la menor, arriba a las dependencias del


centro de salud el padre, mi representado, quien una vez que la madre de su hija y
ésta proceden a hacer retiro de la sala de urgencia, es este el encargado de
concurrir a la farmacia del centro asistencial y retirar los medicamentos indicados
por el facultativo, hace entrega de la receta médica a funcionario encargado de la
farmacia quien finalmente hace entrega de los medicamentos en bolsa plástica con
las indicaciones pertinentes, esto es periodo de tiempo entre cada dosis y cantidad
a suministrar.

Aproximadamente a las 17:00 horas, luego de sesión con kinesiólogo,


indicado por facultativo pertinente, estando en su hogar la madre le suministra 21
gotas supuestamente de paracetamol, medicamento que en su principio le induce
al sueño entendiendo la madre que es en relación al cansancio más el medicamento
lo que conlleva a que la bebe se encuentre exhausta y deja que duerma,
monitoreando el tema de su tos y secreción nasal, a las 02:00 am le suministra la
segunda dosis de 21 gotas supuestamente paracetamol, en ese momento la bebe
se comporta extraña, comienza a decaer de manera anormal, con signos vitales
débiles, morada y con convulsiones, terminando en estado de debilidad absoluta,
desconociendo si en ese estado convulsionó.

La madre al ver a su hija en aquel estado concurre en forma inmediata al


centro de Salud XXXXXXX, tratan de estabilizarla, suministrándole oxígeno,
manifestando el médico tratante que saturaba 47 y poca respuesta a estímulos
procediendo a nebulizarla con adrenalina, ante tan gravedad la derivan en carácter
de urgente al Hospital XXXXXXXXXXXXXXXXX, donde la facultativo pertinente se
percató que la dosis suministrada se trataba de tramadol y no paracetamol, en el
acto proceden a administrarle Naloxona, 9:15 de la mañana del día 28 de
Septiembre del año en curso, fue hospitalizada en pediatría ya que se encontraba
somnolienta, hipo activa y con pupilas mioticas, luego se solicita cupo en UTI
pediátrica, finalmente le dieron el alta el día 01 de octubre de 2015.

Al ver nefasto error mi representada efectúa reclamo ante el Servicio de


Salud Metropolitana sur el cual en lo medular señala que el funcionario que
cometió semejante negligencia solo fue removido de su puesto y que tomaran las
medidas pertinentes para que aquello no vuelva a ocurrir.

Al parecer quien recibió el reclamo, instruyo el sumario o procedió a contestar


este, no entiende lo que significa la magnitud de la gravedad de los hechos, ya que
en forma oportuna la madre concurre con su hija de tan solo cinco meses de edad
caso contrario la menor fallece por una sobredosis de un medicamento que debe
ser suministrado a adultos y adolescentes a partir de los 16 años, medicamento que
es un analgésico pertinente a la clase de opioides, tiene efectos similares a la
morfina se usa en tratamiento del dolor y actúa a nivel del sistema nervioso central,
cerebro y medula espinal, liberando un neurotransmisor llamado serotonina e
inhibiendo otro que se llama norepinefrina. El tramadol inhibe la recaptación de
norepinefrina, esto es cuando se libera un neurotransmisor no puede quedar
eternamente dando vueltas…. Así que se recicla, por lo que volvemos a almacenar
el tramadol evita que volvamos a guardarlo, las neurotransmisoras siempre se
liberan, sin ellos no podríamos funcionar, por lo que el exceso de tramadol provoca
que se acumule y todo exceso produce problemas sobre todo problemas
neuronales. Misma situación ocurrió en Puerto Montt, el funcionario fue despedido
y se dispuso sumario, quedando en evidencia el error, tras ello él bebe fue derivado
a la UCI pediátrica, se le efectuaron una serie de exámenes para descartar daños
neurológicos en el lactante y monitoreo permanente, por la negligencia de tan
magnitud. Lo que evidentemente aquí no ocurrió ni se ofreció y que el consultorio y
hospital no consideraron importantes de efectuar y que mantiene en la angustia a
estos padres a cuya hija no han efectuado examen alguno, por falta de recursos y
por falta de la prestación medica debida.

Entendemos que la negligencia no fue por parte del médico tratante que dio
la receta médica, sino por funcionario que quizás ni siquiera cuenta con la
especialidad de farmacéuticos y que ni siquiera fue destituido de su cargo sino solo
removido de aquel, permitiendo la planta mayor del consultorio Miraflores mantener
personal de su dotación que actúen en forma negligente y pongan en sus manos a
personas que van a un centro de salud a solicitar prestación medica de calidad y
finalmente sean perjudicados con dicha atención por mantener a funcionarios que
no cumplen con los requisitos mínimos de estudios a fin de ostentar un puesto que
conlleva a cometer errores que puedan causar la muerte de una persona.

EL DERECHO

a) Existencia de una lesión antijurídica en los derechos de la víctima.

Conforme a las reglas y principios que imperan en materia de responsabilidad


medica del Estado y sus órganos por falta de servicio, se dan aquí, tal cual quedara
demostrado en autos, todos los requisitos de procedencia de este tipo de
responsabilidad.

En efecto, sin perjuicio de que la responsabilidad del Estado y sus organismos


por falta de servicios es de carácter objetivo, es preciso hacer presente al tribunal
de US, las distintas actuaciones anómalas de los funcionarios del Estado y que
permitieron la desviación del nexo causal normal llevando las cosas hacia la
lamentable situación vivida por la menor y los padres de esta. En circunstancias que
tal episodio se pudo evitar si los funcionarios del estado hubiesen seguido, como
les correspondía, los procedimientos básicos que su profesión y la ley les exige.

Los funcionarios del Consultorio XXXXXXXXXXX de San Bernardo, que


participan en esta cadena, a nuestro juicio, han violado el deber de cuidado que
deben observar en
sus actos, estos profesionales, siendo negligentes en la adopción de las medidas
conducentes a objeto de evitar la materialización del daño producido.

- Primeramente la funcionaria no tuvo la debida diligencia al momento de


entregar los medicamentos para su administración.

Pues bien, en este caso, existe la responsabilidad de la demandada por lo que


se ha denominado por la doctrina y jurisprudencia de nuestro Tribunal Superior
¨responsabilidad por falta de servicio¨, la que existe si al cumplirse la función por el
órgano correspondiente se ha causado daño, ósea, el funcionario ha cumplido con
su obligación, no se ha extralimitado no ha salido de sus facultades y sin embargo,
se ha producido un perjuicio, producto de negligencia, omisiones, errores, que si
bien son reprensibles, están íntimamente ligados al servicio (Servicio de salud
Araucanía Sur en este caso), resultando el estado directamente responsable. En
resumen S.S, hay responsabilidad estatal, tanto si se causa daño por acción, por
omisión o por un servicio deficiente o defectuoso.

Por ultimo SS, y en el improbable caso que se estimara que el régimen jurídico
aplicable no es el régimen especial de la acción establecida en la Constitución
Política de la Republica en su artículo 38 en relación con los artículos 4 y 44 de la
Ley de Bases Generales del Estado, el demandado debe ser condenado de todas
maneras por las disposiciones de los artículos 2314 y siguientes del Código Civil,
ya que todo aquel que ha cometido un delito o cuasidelito civil que ha inferido daño
a otro está obligado a la indemnización, principio general que informa toda nuestra
legislación, y al efecto debe aplicarse también el articulo 2320 y siguientes del
Código Civil en lo que dice relación con la responsabilidad civil por hecho ajeno, ya
que quienes han causado el daño son funcionarios públicos dependientes del
Estado y que han actuado en su carácter de tal.

b) Relación de causalidad entre el daño y la actividad o inactividad del


servicio de salud.

Tal como se acreditara en el curso del proceso, el daño tiene por causa directa
la falta de servicio o la inactividad de la que fue víctima la pequeña Claudia, en lo
que
dice relación con la adopción de las medidas apropiadas para darle una correcta
atención así como la entrega del medicamento correspondiente.

c) Los funcionarios causantes del daño estaban en el ejercicio de sus


funciones en el momento de los hechos.

Tal cual quedara acreditado en el curso de este proceso, lo cierto es que los
hechos se produjeron en dependencias del Consultorio XXXXXXX y en
circunstancias que la pequeña Claudia fue atendida en esta entidad, donde recibió
atención de parte de los facultativos del mencionado recinto, quienes se
encontraban a esa hora actuando en nombre y representación del servicio
demandado. Así, quienes estuvieron atendiendo a la pequeña Claudia, actuaron
como agentes del Servicio, y por tanto tenían la obligación de prestar al paciente un
servicio oportuno, eficiente y eficaz, el cual no fueron capaz de entregar, provocando
el sufrimiento de la pequeña Claudia, así como la angustia y sufrimiento de los
padres al ver que su pequeña hija se encontraba en grave riesgo.

d) Responsabilidad del servicio

Es inconcuso que la responsabilidad civil que de ordinario ha de recaer en


hospitales y clínicas por hechos de sus agentes, aquí deba recaer sobre el Servicio
de Salud Metropolitana Sur, como ente sostenedor del centro asistencial, cuyos
agentes causaron el daño.

A este respecto nos parece, en un primer término, que la clase de


responsabilidad por la que responde el Servicio es la responsabilidad del Estado y
sus órganos por falta de servicio contemplada en el artículo 38 de la Constitución
Política, en relación con los artículos 1, 4 y 44 de la ley 18.575; artículo 3 de la ley
18.469, artículo 2 del D.S 369 de 1989 y artículo 19 N° 9 de la Constitución
Política de la Republica.

Al respecto sabido es que esta clase de responsabilidad del Servicio, como


responsabilidad del órgano, exige una relación de dependencia entre el autor del
daño y la persona responsable, en el sentido de que, más que la conducta del
agente, lo que se requiere es que la actuación de este, este relacionada con el
servicio y que exista un vínculo directo de causalidad entre la acción u omisión y el
daño producido, elementos todos que se dan en el caso que nos ocupa.

e) Existencia de un daño causado a la víctima y la obligación de


indemnizar,

Desde siempre el rol jurídico del daño ha sido el ser uno de los presupuestos de
toda responsabilidad, definiéndose entonces, como toda lesión, menoscabo o
detrimento a un simple interés de la víctima.

En la especie se cumplen todos los presupuestos de un daño reparable pues,


este ha sido producido por un agente distinto a la víctima, lesiona un interés legítimo
y constituye una turbación o molestia anormal, que amerita la reparación del daño
moral producido.

Del daño moral sufrido ocasionado por el servicio de salud

No obstante de ser incalculable, la indemnización por daño moral de los


familiares directos de Claudia por repercusión es indiscutible. En esta materia de
daño moral, se tiende a la reparación del ¨pretium o pecunia doloris¨, definido
(clásicamente) por el tribunal Supremo Español como: ¨el pesar o desconsuelo
producido por la situación vivida por la pequeña Claudia, más aun al ser un ser tan
querido como lo es un hijo.

Sin perjuicio de lo precedentemente expuesto, es un deber hacer presente a VS,


que en la actualidad ha surgido una concepción doctrinal y jurisprudencial más
amplia respecto al daño moral, considerando a este ¨del modo más amplio posible,
incluyendo allí todo daño a la persona en si misma – física y psíquica-, como todo
atentado contra sus intereses extra patrimoniales. Comprende pues el daño moral
todo menoscabo del ser humano, considerado como un valor en si y con
independencia de sus alcances patrimoniales. Esta tutela (daño moral resarcible)
ha de traducirse en la recepción de la idea de que el deber de no dañar comprende
también el de no afectar a la persona, considerada cabalmente, tanto en su aspecto
físico, cuanto en sus sentimientos y atributos, atributos en el sentido más amplio, es
decir como derechos de la personalidad. La persona no es una suma de cuerpo y
mente, sino un todo, compuesto de cuerpo, animo, intimidad, honor y afectos.
(Carmen Domínguez Hidalgo, en su obra ¨el daño moral¨, tomo I páginas 58 y
siguientes).

En la especie estamos frente a un hecho culposo, negligente e inexcusable, por


lo demás la responsabilidad objetiva de agentes del Estado que hizo pasar a nuestra
familia por tan incómoda y dolorosa situación, teniendo presente que la pequeña
Emilia es el fruto del amor de pareja y el pilar de nuestra familia, lo cual se vio
amenazado por la negligencia cometida por funcionarios del Estado.

Es evidente el dolor y afición que causo en mi familia de un momento a otro el


actuar negligente de estos actores del Servicio de Salud, sometiéndonos a tan
inmenso dolor y preocupación.

Respecto al daño moral que invade a mis representados he hija, por el dolor
traumático de ver expuesta a su pequeña de solo 4 meses, en circunstancias de
que la enfermedad por la cual asistió al centro de salud no revestía mayor gravedad,
todo esto ha producido en esta familia un daño moral incalculable.

Por lo anterior expuesto, y no obstante expresar que la pequeña Claudia pudo


haber muerto en cualquier momento, es que solicitamos se condene al SERVICIO
DE SALUD ARAUCANIA SUR a pagar a mis representados una suma de
$90.000.000 por cada uno, hija, madre y padre, lo que suma $270.000.000, o lo
que S.S estime conforme a derecho.

POR TANTO, en mérito de lo expresado y de los dispuesto en los artículos 254


y siguientes del Código de Procedimiento Civil, artículos 19 y 38 de la Constitución
Política de la Republica, artículos 1°, 4° y 44 de la ley 18.575; artículo 3 de la ley
18.469, artículo 2° del D.S 369 de 1986, artículos 2314 y siguientes del Código Civil,
y demás normas que en derecho correspondan.

RUEGO A US.. se sirva tener interpuesta demanda por responsabilidad por falta
de servicio en contra del órgano de la administración del estado SERVICIO DE
SALUD METROPOLITANA SUR, ya individualizado, representado por JUAN
ALEJANDRO MIRA CRISPI, ignoro profesión u oficio, de su mismo domicilio o por
quien lo reemplace
o subrogue legalmente en caso de ausencia, en su calidad de responsable en la
situación vivida por CLAUDIA CAMILA RIQUELME ALBERTI ocurrido en las
dependencias del consultorio Miraflores con fecha 02 de octubre del año 2015,
acoger la demanda y declarar en definitiva:

a- Que la demandada es culpable de falta de servicio que causo el doloroso


incidente en el cual se vio amenazada la vida de CLAUDIA CAMILA
RIQUELME ALBERTI, en subsidio de ella que la demandada es culpable por
responsabilidad extracontractual del articulo 2314 y siguientes del Código
Civil y por el hecho de sus agentes.
b- Que en uno u otro caso, se condene a la demandada como responsable de
tan doloroso suceso, debiendo pagar a los actores la suma de $80.000.000
a cada uno de los demandantes, a consecuencia del daño moral que la
situación vivida les ha causado, o la suma que S.S se sirva a fijar conforme
a derecho y equidad y conforme al mérito del proceso, todo ello dentro de
tercer día de ejecutoriada la presente sentencia.
c- Que el capital antes indicado, deberá pagarse reajustado conforme a la
variación que experimente el índice de precios al consumidor y con intereses
corrientes desde el momento en que se produjo el hecho dañoso hasta el
entero y cumplido pago de la indemnización fijada, en subsidio de ello
ordenarlos a pagar desde la notificación de la demanda.
d- Que se condene a la demandada al pago de las costas del proceso.

PRIMER OTROSI: sírvase US. Tener por acompañado los siguientes documentos
con citación o bajo apercibimiento según corresponda:

- Certificado de termino de mediación CDE de fecha 15 de enero del año 2017.


- Reclamo recibido en unidad de mediación con fecha 01 de octubre del 2016.
- Mandato judicial repertorio N° 6222-2016 Notaria Carlos Alarcón Temuco.

SEGUNDO OTROSI: Sírvase tener presente que la representación legal de la hija


en común (Claudia) es conferida a los padres por el solo ministerio de la ley, por la
que la representan para todos los efectos legales.
TERCER OTROSI: Sírvase SS tener presente que en mi calidad de abogado habilitado
para el ejercicio de la profesión, domiciliado en calle Huérfanos N° 1160, piso 12, oficina
1208, Comuna de Santiago, asumo personalmente el patrocinio y poder en esta causa,
con todas las facultades del artículo 7 del Código de Procedimiento Civil, incluido el inciso
segundo que doy íntegramente por reproducido.