Está en la página 1de 5

la teoría queer la de-construcción de las sexualidades periféricas

Las sexualidades periféricas son aquellas que traspasan la frontera de la sexualidad


aceptada socialmente: heterosexual, monógama, entre personas de la misma edad y clase,
con prácticas sexuales suaves, que rechaza el sadomasoquismo, el intercambio de dinero y
el cambio de sexo

la Teoría Queer intenta


dar voz a estas identidades que han sido acalladas por el androcen
trismo, la homofobia, el racismo y el clasismo de la ciencia

sobre lo queer. “desesta


bilizar”, “perturbar”, “jorobar”; por lo tanto, las prácticas queer se
apoyan en la noción de desestabilizar normas que están aparente
mente fijas

Las prácticas queer reflejan la transgresión a la hetero


sexualidad institucionalizada que constriñe los deseos que intentan
escapar de su norma

La identidad performativa de Judith Butler


Judith Butler (2000a) ha ejercido una gran influencia dentro de la teoría feminista y en los
estudios queer por proponer una concepción del género imitativa y representativa.
El genro es esencialmente identificación, que consiste en una fantasía dentro de otra
fantasía: El género se define, de acuerdo con Butler, en lo que denomina el performance,
esto es, la repetición que imita constantemente la fantasía que constituyen las
significaciones de manera encarnada
Las categorías de identidad tienden a ser instrumentos de regímenes regularizadores… Es
decir, la categoría “lesbiana” es tan reguladora como lo es la categoría “heterosexual”.
Butler afirma que los vocablos “lesbiana” y “gay” no brindan ninguna revelación
transparente. Existen por la necesidad de representar a un sector político oprimido

La heterosexualidad forzosa se presenta como lo auténtico, lo verdadero, lo original. “Ser”


lesbiana es una forma de imitación, un nulo esfuerzo por participar en la fantasmática
plenitud de una heterosexualidad naturalizadora.

el homosexual es el sujeto que se niega a sí mismo, para quien permanece prohibido


describirse a sí mismo. El término “homosexual” tiene que ser atribuido por otras personas.
La autonegación es el requisito indispensable para su ejercicio y la sobrevivencia.

Es más, para Butler, la afirmación “soy homosexual” es, pues, increíblemente


malinterpretada como “te deseo sexualmente”….. Si la frase “soy homosexual” se tomara
como lo que realmente es, se consideraría como la manifestación pública del significado
cultural y político del deseo entre personas del mismo sexo. La práctica de la
homosexualidad no es la experiencia sexual en sí misma, sino el ejercicio discursivo que le
confiere significado.

La represión de la homosexualidad masculina tiene como objetivo la conformación de la


hombría y la estabilidad del sistema de géneros…. En consecuencia, para Butler (2000a)
un “hombre” es un homosexual que se niega a sí mismo.

Butler sostiene que la insatisfacción provocada por el incumplimiento de la norma


heterosexual se transforma en el sentimiento de culpa que generan el terror de perder el
amor del prójimo; el castigo de los padres; y la censura social.

Conclusin
el sujeto homosexual no existe sustancialmente, sino sólo como un significado para los
actos entre personas del mismo sexo. En otras palabras, la condición definitoria de lo
homosexual no existe en sí misma; lo que hay son las distintas significaciones de dichos
actos enmarcados en un contexto cultural.

La identidad como performatividad, o de cómo se llega a ser lo que no se es1


Andrés Felipe Castelar C.
La identidad individual se estructura a partir de la correspondencia entre sexo y género.
La condición de ser varón o mujer está atada a una lógica penetrante y profunda que
domina y que consolida el psiquismo individual, y que le permite a los demás clasifica en
grupos de acuerdo con su consonancia sexual.
Desde la página 214 comenza a desarrllar una corporeidad
Butler propone que la identidad del individuo, al igual que el género y que el sexo, no es
más que una puesta en acto permanente, es un conjunto de normas y de acciones diversas
y ajenas: anteriores a sí mismas, se repiten constantemente.
que eso llamado identidad, es decir, el sentido de permanencia de la respuesta a la pregunta
“¿qué soy?”, “¿a qué me parezco?” o “¿a qué pertenezco?”, resultaría ilusorio, porque el
esfuerzo por adecuarse a un patrón o por hallar elementos de pertenencia con un grupo
nacen de la repetición citacional: la constitución de una identidad pasa por la asunción de
una copia que carece de original.
Butler ha propuesto el concepto de performatividad para analizar la conformación
identitaria de las minorías, especialmente las sexuales y raciales.
Afirma Butler que el individuo actúa de forma performativa en tanto re-presenta (o ejecuta)
aquello que los demás designan que es o lo que fantasean sobre lo que es, tal y como
cuando una persona con un deseo homosexual se comporta ante los otros como un “marica”
y se convierte en lo que los demás señalan de él.
Al destacar la diferencia cuando se estigmatiza a alguien por su condición, no solamente se
lo separa del conjunto sino que se afirma la diferencia “esencial” de esa persona
Tener una identidad que sea acorde con el sexo y con el género significa escuchar una
orden que no proviene de ninguna parte, pero que se escucha en todas partes, y se vive la
presión por cumplir con dicha orden.

La identidad gay: una identidad en tensión


Una forma para comprender
el mundo de los homosexuales
lo gay es algo más que hombres o mujeres que sostienen la identidad gay es de aparición
reciente y ha permeado las sociedades a nivel global. lo gay es algo más que hombres o
mujeres que sostienen relaciones sexuales con individuos de su mismo sexo, es todo un
entramado que abre la puerta para reflexionar sobre el género y las construcciones sociales
que se han armado en torno a las homosexualidades
cómo la identidad gay puede operar en la representación de un espacio simbólico que se
circunscribe en un campo social de “lo sexual”.

cómo la identidad gay puede operar en la representación de un espacio simbólico que se


circunscribe en un campo social de “lo sexual”.

la sexualidad existe como una presencia social e histórica, donde las posibilidades
biológicas y mentales se amalgaman. la sexualidad, por el hecho de tratarse de algo social,
sufre cambios.

por ende, el sexo no determina los atributos sociales, al contrario, es la cultura la que ayuda
a determinarlos. es decir, lo que significa tener “un pene” o “una vagina” lo determinan las
sociedades y, por con siguiente, las culturas.

es decir, que tanto “hombres” como “mujeres” tienen, por su condición biológica, una serie
de atributos culturales que se manejan bajo el supuesto de ser otorgados por la “naturaleza”.
ella explica que los burgueses y los hombres de ciencia prefirieron guardar silencio como
una estrategia para no confrontar la homosexualidad en sus esferas y evitar hacer una
pedagogía para prevenirla; con esto se fomentó que los homosexuales guardaran las
apariencias y vivieran más tranquilos como “hijos de familia”.

desde la problematización del género como una dicotomía cultural, lo que resulta
especialmente interesante, por haberse creado relacionalmente con el género femenino,
es la cualidad otorgada al homosexual varón, quehasta el día de hoy tiene vigencia: la de
afeminado

hasta antes de la segunda mitad del siglo flfl, los procesos de la adjudicación de categorías
para los homosexuales eran dinámicas de construcción social creadas por los otros y no por
el nosotros colectivo-homosexual. en los discursos prevalecientes sobre los homosexuales,
hasta los principios del siglo flfl, se refleja la no-existencia de una identidad homosexual
autoconcebida;
SIGLO XIX