Está en la página 1de 18

1

ÍNDICE.

-INTRODUCCIÓN.

-CAPÍTULO I. ORÍGENES DEL BUDISMO.

1.1 Primeros años de Buda.


1.2 Adolescencia y juventud.
1.3 Cumplimiento de la profecía.
1.4 Los cimientos de una nueva doctrina: el budismo.

-CAPÍTULO II. COSMOLOGÍA DEL BUDISMO.

2.1 Mitología budista.


2.2 El tiempo cósmico.
2.3 El budismo como religión agnóstica.

-CAPÍTULO III. EL BUDISMO EN LA ACTUALIDAD.

3.1 El budismo y la cultura occidental.


3.2 El budismo y el catolicismo.

-CONCLUSIÓN.

-BIBLIOGRAFÍA.
2

INTRODUCCIÓN.

El budismo es una de las religiones más antiguas del mundo y que además es
reconocida como tal por el gran número de adeptos que tiene, esto también la convierte en
una de las más importantes.

Precisamente es su importancia y su gran influencia en el mundo la que ha llamado


mi atención, y además me ha llevado a realizar este trabajo basándome en esta cultura. Lo
que pretendo principalmente en este trabajo es presentar una noción general de la doctrina
central de esta cultura para poder conocerla más y comprender muchos conceptos que en
ella se manejan.

Este trabajo lo dividiré en tres partes: primeramente hablaré de los orígenes de esta
cultura, pues creo que para poder conocerla y entenderla debemos saber cómo ha surgido.
Después continuaré hablando de la doctrina principal de esta cultura y que de manera
general permanece desde sus inicios hasta la actualidad, incluso en las distintas variantes
que han surgido del budismo a lo largo de la historia. Por último, terminaré este trabajo
hablando de la situación actual del budismo; de la influencia que mantiene en el mundo,
sobre todo en occidente y su relación con el catolicismo.

Espero pues que este trabajo cumpla con todo lo mencionado anteriormente para
que así quien lo lea tenga una noción general del budismo, despertando además el interés
del lector, llevándolo a profundizar y conocer más esta cultura.
3

CAPÌTULO I.

ORÍGENES DEL BUDISMO.

Para entender un poco lo que es el Budismo veo necesario dar un breve resumen
sobre la vida de Buda su fundador, para después explicar la cosmología propia de su
religión.

1.1 PRIMEROS AÑOS DE BUDA.

Su nombre propio era Sidaharth pero se le atribuyó el nombre de Buda porque esto
significa sabio o iluminado1. Buda2 nace en el 620 a.C., su padre era Suddhodana, de la
familia de los Sakyas y además era el vasallo del poderoso Monarca de Magadha, el cual lo
nombró gobernador de un pequeño territorio.

La tradición dice que su madre la bella Maya Dêbî antes de que naciera su hijo,
soñó que una estrella de seis rayos de color perla rosada sobre la que se veía un elefante
blanco de seis colmillos, se desprendía del cielo y penetraba en su seno por el costado
derecho. Tuvo un nacimiento inmaculado y un asceta llamado Asita adoró al recién nacido
y profetizó que predicaría la ley para salvar a cuantos la aprendieran, de esta profecía ahí
surgió su nombre original Sidaharth, que significa el perfecto en todo o el que tiene buen

1
Tomado del sánscrito buddha, que era la antigua lengua de los brahmanes.
2
Cabe aclarar que para no hacer confusiones me referiré siempre a él como Buda a pesar de que hablaré de
momentos en donde aún no se le atribuía ese nombre.
4

éxito. Su nacimiento le costó la vida a su madre, por lo que su infancia fue confiada a su tía
materna Pradjapati.

Desde muy pequeño mostró su gran inteligencia, además de una fuerte inclinación a
la búsqueda del bien moral, además de mostrarse como un amante de la soledad y de un ser
compasivo sobre todo con los desgraciados.

1.2 ADOLECENCIA Y JUVENTUD.

Dado que estaba considerado como el príncipe heredero de su familia fue educado
como tal, por lo tanto era hábil en el manejode las armas y conocedor de las artes y las
ciencias. Desde los ocho años su padre quiso que aprendiera todo lo posible, tomando en
cuenta su condición de heredero al reino. Pero a pesar de que eran grandes sabios sus
maestros no tenían nada que enseñarle, dado que, Buda ya lo sabía todo de manera
intuitiva, era un gran erudito. A pesar de esto respetaba mucho a sus maestros y escuchaba
atentamente todo lo que le querían transmitir.

Cuando cumplió 18 años su padre le regaló tres palacetes o pequeños palacios, uno
para invierno, otro para verano y el tercero para primavera y otoño; su padre lo rodeo de
comodidades para que fuera imposible que se cumpliera la profecía del asceta y estuviera
siempre a su lado. Y en ese mismo afán le consiguió a las mujeres más bellas, de las cuales,
Buda escogió a una a la cual la ganaría justamente en un combate, según las costumbres de
los Sakyas. Posteriormente se casaría con otras dos mujeres, teniendo así tres mujeres
legítimas.

Pero a pesar de todos los placeres y comodidades que la corte le ofrecía, Buda no
estaba satisfecho, dejándose llevar así por el pensamiento de lo miserable, de la difícil
situación humana y la incesante serie de sus transmigraciones que no le dejaban 3. Con todo
esto, concibió la firme decisión de estudiar el medio de llegar a comprender la ley
3
Cfr. Enciclopedia Universal Ilustrada, tomo IX, “Buda”, Ed. Espasa-Calpe, Madrid, 1968, p. 1216.
5

inmutable y superior a todos los seres, la cual, lo llevara a la vía que conduce a la salvación
universal para llegar a cerrar el curso de las reencarnaciones4.

1.3 CUMPLIMIENTO DE LA PROFECÍA.

Una vez, después de que Buda ya estaba casado y además había tomado la decisión
del rumbo de su vida, tuvo una visión donde se le aparecieron unos ángeles que le dijeron:
“Trueca tu amor por el amor de todos los seres amantes. Apiádate del dolor y renuncia a
tu jerarquía para mitigar las angustias y llevar a término la liberación 5”. Después de esto
salió a pasear y en su camino vio a un leproso al cual consoló, después a un cortejo fúnebre
donde se dio cuenta del sufrimiento de las personas. Al regresar a su palacio llegó con la
firme convicción de renunciar a sus derechos de la corona y abandonar la corte, incluso
renunciar a un hogar y a sus mujeres para abrazar la absoluta pobreza y vestir el sayal de
mendicante, movido solo por el amor a todos los seres vivientes para encontrar así alivio a
todos los males del mundo.

Por espacio de seis años, se dedicó en estas soledades a extremadas penitencias


quebrantándose las fuerzas, pero no conseguía descubrir lo que buscaba. Después al ver su
intento fallido, disminuyó las penitencias y mejoró su alimentación.

Después de estos seis años, al estar meditando debajo de una higuera sufrió terribles
tentaciones a las que venció por completo, alcanzando así un estado de iluminación
espiritual que le permitió ver en la concupiscencia el origen de todos los males. Desde ese
entonces empezó a convertir a millares de personas incluso a príncipes, logrando entre otras
cosas la abolición de los sacrificios cruentos de la religión induísta. Durante medio siglo
viajó de comarca en comarca, estableciendo monasterios donde sus adeptos adquirían

4
Más adelante, en la doctrina del budismo, explicaré en qué consiste la reencarnación y porqué Buda trataba
de llegar a la superación de esta.
5
Diccionario Enciclopédico Salvat, tomo III, “el budismo”, Ed. Salvat, 2a ed., Barcelona, 1936, p. 498.
6

votos de pobreza, obediencia y castidad; una vez que empezó a predicar, no descansó hasta
su muerte en el 543 a.C.

1.4 LOS CIMIENTOS DE UNA NUEVA DOCTRINA: EL BUDÍSMO.

Una vez que Buda murió, sus discípulos celebraron tres concilios para fijar las
reglas de sus libros sagrados y la disciplina de la nueva iglesia. Dado que Buda no dejó
nada escrito, sus discípulos también se reunieron para establecer las reglas de las órdenes
monásticas por él fundadas.

Al pasar un siglo, se celebró otro concilio con el fin de condenar a algunos


innovadores budistas que intentaban alterar la pureza de su fe. En el año 244 a.C., se
celebró un tercer concilio para dar mayor fuerza y estabilidad a los cánones y, 150 años
más tarde se escribieron los libros canónicos llamados “Tripitaca” los cuáles, rigen la
doctrina budista. Estos se dividen en tres partes:

1.- Los Sutras, o sermones públicos de Buda.

2.-El Vinaya, o disciplina de la orden monástica.

3.-El Abhidharma o teología moral.6

6
Ibíd., pp. 502-504.
7

CAPÍTULO II.

COSMOLOGÍA DEL BUDÍSMO.

El último fin del budismo es lo que ellos llaman como nirvana, lo que hace
referencia a la eliminación de todos los deseos y a la absorción del yo en el infinito. Los
budistas adoran un sistema de pensamientos, meditación y ejercicios del espíritu basados
en la enseñanza de Buda. Su doctrina ha sido transmitida por él mismo cuando estaba vivo
de manera oral, pero sus seguidores recopilaron sus escritos, mucho tiempo después de su
muerte.

Según el budismo todos los pensamientos tienen consecuencias, tanto para el que
los piensa como para los demás, a esto se le llama Karma, y se refiere también a todo un
proceso de causa efecto, en el que se va estableciendo la futura reencarnación de la persona,
atendiendo a lo bueno o malo de sus obras hasta alcanzar su perfección o liberación
espiritual basándose en la moralidad, la meditación y la sabiduría. El Budismo, por lo tanto,
se extiende al campo de lo moral, haciendo una serie de prohibiciones como: no matar, no
robar, no mentir y abstenerse de conductas sexuales inadecuadas y de sustancias tóxicas.
Además de esto deben regir toda su vida por dos vectores principales: la compasión y la
amabilidad.

 Su doctrina se resume en cuatro verdades:

1 .Todo lo que existe está sujeto al dolor.


8

2. El origen del dolor está en el deseo, la concupiscencia, en el ansia de vivir.

3. Eliminando esta concupiscencia es posible eliminar el dolor (nirvana).

4. El nirvana se alcanza a través de ocho pasos que mencionaré a continuación:

-Conocimiento correcto.

-Actitud correcta.

-Discurso correcto.

-Acción correcta.

-Vida correcta.

-Esfuerzo correcto.

-Estado mental correcto.

-Concentración correcta.7

2.1 MITOLOGÍA BUDISTA.

Para los budistas, el universo no es ni permanente ni creado. Ellos aseguran que el


universo está lleno de mundos infinitos como el nuestro y lo dividen en reinos o niveles.
Gran parte de las explicaciones que los budistas dan a cerca del universo son mitológicas,
por ejemplo estos niveles lo explicaban diciendo que, la vida no está limitada a la tierra,
que existen seres vivos habitando las estrellas y que son los Budas 8 los que se encargan de
liberar a los seres que sufren en sistemas distintos al nuestro.

Y afirmaban además que, todo lo creado solo puede entrar en una de las siguientes
categorías: o se es dios, o asura, hombre, fantasma, animal o infierno.
7
Cfr. - GISPERT Carlos et allí, Enciclopedia Religiones del mundo, Ed. Océano, 2 a ed., Barcelona, 1984,
p.160.
8
Aquellos que han alcanzado la iluminación, los nirvanas.
9

Los dioses están por encima de nosotros en cuanto que su constitución material es
más refinada que la nuestra, sus emociones son menos burdas, su vida es mucho más larga
y también alcanzan el sufrimiento aunque en menos cantidad que nosotros, dado que algún
día serán destituidos de su condición exaltada, no son inmortales, pues aun no alcanzan el
estado de iluminación.

Los asuras son seres celestiales que pelean continuamente con los dioses, estos son
espíritus furiosos.

Los otros reinos son considerados de infortunio pues, los hombres sufren y tienen
poca alegría e incluso renacen en estados peores; los fantasmas son atormentados por el
hambre y la sed; y, los dolores que tienen los seres de los infiernos son casi inconcebibles.
Son como un castigo que atendiendo al Karma, merecen las almas al no cumplir con los
pasos para alcanzar el estado nirvana.

Y se basaban en otro mito para explicar la forma del cosmos y ubicar un lugar a
estas seis clases de seres. Decían: “en el mundo se extiende a lo largo del Monte Meru,
más allá de la cima se encuentra el reino de los campos lo que sería para nosotros el cielo,
y es precisamente ahí donde creen que Buda se encuentra. Después en la vertiente más alta
viven los dioses, después los titanes en las más bajas. En seguida, es decir, en las planicies
que rodean la montaña se encuentran los seres humanos y los animales. Y, por último, en lo
más profundo de la tierra, se encuentran el infierno. Y todo este paisaje que he narrado se
encuentra rodeado por el océano9.

Por otra parte también decían que, para poder alcanzar su estado de perfección, o
mejor dicho de iluminación, es necesario formar parte de las órdenes religiosas, si no nunca
alcanzaran la verdadera iluminación aquellos que solo son laicos.

2.2 EL TIEMPO CÓSMICO.


9
Cfr. - GISPERT Carlos et alii, Enciclopedia Religiones del mundo, pp. 166-170.
10

Para los budistas, dado que para ellos no existía la muerte, sino más bien la
reencarnación; tenían un tipo de historia cíclica, donde medían el tiempo cósmico en
Kalpas o Eones. Aproximadamente un Kalpa media para ellos 4, 320, 000 años, o en todo
caso, hacían referencia a una cantidad de tiempo muy grande o incluso incalculable.

También explicaban este fenómeno con un mito o metáfora, donde decían que, un
Kalpa era correspondiente a una inmensa montaña de roca muy dura, e incluso mucho más
alta que el Himalaya, y un hombre con un pedazo de finísima seda en la mano, empezaba a
tocar esta montaña con su pedazo de seda una vez cada siglo, y al tocarla con toda suavidad
la iba desgastando poco a poco hasta desgastarla totalmente, el tiempo que transcurriría
para esto es lo correspondiente a un Kalpa o Eón.10

Ellos además, explicaban que el cosmos estaba conformado por sistemas cósmicos,
los cuales, estaban conformados por muchos soles, lunas, estrellas, etcétera, y estos
sistemas cósmicos se extendían por todo el universo en forma de piedra de molino pues
giraban en torno a un centro común. Así pues, durante un Kalpa, un sistema cósmico
completa su evolución desde su inicio donde se van condensando hasta su conflagración
final, o en otras palabras, el universo adquiere su ser, luego existe y, finalmente es
destruido, y después de esto nuevamente se vuelve a repetir el mismo proceso un número
indeterminado de veces.

Por último, ellos aseguraban que en el mundo aún había muchos nirvanas que
ayudaban a los seres a alcanzar la iluminación, y todo este proceso cíclico de reencarnación
se acabaría hasta que todos los seres alcanzaran el estado nirvana cumpliendo los ocho
pasos para llegar a este, de tal modo que siendo perfectos ya no necesitaran de la
reencarnación para de alguna manera purificarse, o en términos budistas, ya no fuera
necesario pagar por los actos cometidos en vidas pasadas; y así alcanzar un día la
destrucción del sufrimiento y vivir la plenitud con su deidad Buda.

10
Cfr. Ibíd. p. 175.
11

2.3 EL BUDISMO COMO RELIGIÓN AGNÓSTICA.

Muchas de las veces se considera al Budismo como una religión atea, pero en
realidad no lo es, más bien, debemos atribuirle el término de agnóstica. Todo esto porque
Buda al estar tan obsesionado por la contingencia humana y el querer superarla, marginó a
Dios, simplemente lo hizo a un lado pero nunca llegó a negar su existencia. El mismo Buda
cuando le preguntaron una vez a cerca de la existencia de Dios y su relación con el hombre
dijo: “Es como si un hombre hubiera sido herido por una flecha envenenada. Sus
familiares y amigos quisieran llamar a un cirujano, pero el herido dijera: -No me la
sacaran hasta que no sepa quién me ha herido, si es alto, bajo o de estatura media, con
qué arco y cuál cuerda me ha lanzado la flecha, de qué forma tenía la punta la flecha-,
etc., Buda concluye que el herido murió sin saber nada de esto. Por ello, Buda se habría
arrancado la flecha sin tiempo de pensar en un Ser Supremo y, así por sí solo en virtud del
esfuerzo personal habría quedado sano.”11

Ahora mencionaré otros aspectos en que se muestra el agnosticismo en el budismo:

a) Sin “Dios” como causa final:

Ellos no admiten la existencia de Dios en cuanto causa suprema o final, la única causa
final en la que creen es el Nirvana, que ya he mencionado anteriormente, ellos pues
identifican el Nirvana con la divinidad, pero no se parece ni, menos aún, se identifican con
un Dios, ni con dioses, ni el panteísmo, etc. El Nirvana es para los budistas como un poder
u orden impersonal que rige todo lo existente.

b) Sin oración:
11
Májjhima-nikaya, 1, 426, visto en GUERRA Gómez Manuel, Historia de las Religiones, Ed. Océano, 2a
ed., España, 2002, p. 234.
12

Los budistas en general no oran, practican la meditación, que es una concentración


intrapsicológica, pero jamás la oración de súplica o de petición, que es la manifestación
primera del sentido religioso, de la creencia en la divinidad. “Como la inteligencia piensa,
el sentido religioso ora.”12 Con el tiempo algunas ramas del budismo empezaron a practicar
la oración de petición a lo que ellos llaman alabanza al Buda Amidá, frase que sus adeptos
convirtieron en oración de repetición.

c) No admiten la existencia del alma:

Los budistas no admiten la existencia del alma o como ellos la llaman “el yo
consciente” o como se quiera llamar al principio vital, espiritual e inmortal del hombre.
Ellos reducen al hombre a un conglomerado de cinco agregados, a saber, “forma material”,
o corporeidad que es el único elemento físico ya que a los otros cuatro los consideran
mentales; “la sensación”; “la cognición” o representaciones que corresponde al
reconocimiento e interpretación de los objetos; “la actividad constructora” o voluntad, que
corresponde la dirección de las acciones forjadora del carácter y “la conciencia”. Estos son
los cinco factores de la personalidad. El “yo mismo” o “yo consciente” para el budismo
carece de realidad objetiva, no existe, es simplemente una idea. No hay pensador sino
pensamientos, ni actor/agente sino actos, no doliente sino dolor, etcétera, o como lo diría
Manuel Guerra: “La continuidad perceptible en la vida de cada individuo proviene de que
cada instante está condicionado por el precedente y por su influjo en el siguiente como por
la presión del –Karma-“.13

d) El pecado sin dimensión teologal:

El pecado no es ni puede ser la ofensa consciente del hombre hacia Dios. Como ya lo
había mencionado el budismo carece del concepto de “persona” y de “Dios” más aún de un
“Dios legislador supremo”, comparándola un poco con las otras religiones en general. El
budismo reduce pues lo religioso a lo ético y la causa del sufrimiento no es ningún pecado

12
Novalis, visto en Ibíd. p. 235.
13
Ibíd. p. 237
13

individual o colectivo, original ni originado, castigo de Alguien superior al hombre etc. Su


raíz se queda en el campo de lo antropológico y psicológico: el deseo o sed de lo sensorial.
En consecuencia su remedio tampoco viene de un Redentor, sino del hombre mismo, de su
esfuerzo de concentración y vacío mental.

CAPÍTULO III.

EL BUDISMO EN LA ACTUALIDAD.

El budismo antiguo también llamado Hinayana, fue desapareciendo poco a poco de


la India, la antigua escuela del budismo, tuvo monasterios en Asia central y en Sumatra
pero, fue remplazada hacia el año 800 por una de las tantas ramas que han surgido del
budismo la cual se llama Mahayana. El budismo original aún sigue existiendo en Ceilán,
Birmania y Siam, donde tiene aún una gran influencia religiosa.
14

Por otro lado el budismo Mahayana tuvo un gran éxito en el Extremo Oriente, en
China y en Japón. En Japón se establecieron la mayoría de las escuelas budistas de India y
China, y algunas de ellas siguen aún en vigor. Japón es ahora el centro de estudios budistas
más importantes del mundo.

En el Tíbet también floreció una rama muy importante del budismo la cual se llama
lamaísmo, esta surgió por monjes que llevaron el budismo al Tíbet en el siglo VIII, pero
dado que en este lugar tenían como religión el Bön, que era una especie de chamanismo y
magia, el budismo no pudo establecerse por completo, más bien recibió gran influencia de
la religión antes establecida y haciendo una combinación de ambas surgió el lamaísmo.

De tal manera el budismo se fue expandiendo poco a poco empezando por el oriente
hasta alcanzar una expansión por todo el mundo. Sobre todo el budismo tibetano se empezó
a hacer famoso por todo el mundo por el testimonio de muchos viajeros que conocían el
Tíbet. Más aún cuando el Dalai Lama recibió el premio Nobel de la Paz, el budismo
tibetano se empezó a conocer por todo el mundo, incluso se volvió un ideal para muchos,
incluso se convirtió en tema de interés para la literatura y el cine.

3.1 EL BUDISMO Y LA CULTURA OCCIDENTAL.

El budismo en la actualidad dado que es una cultura totalmente alejada de lo


dogmático y que además cuenta con una cosmovisión totalmente abierta y moldeable a
otras formas de pensar, estilos de vida e incluso culturas, ha facilitado la aproximación
sobre todo en los últimos dos siglos (XX-XXI) de muchos occidentales, los cuales, han
hecho múltiples variaciones y derivaciones del budismo e incluso nuevos movimientos
religiosos en base a esta religión. Más aún sobre todo en América, se ha convertido en una
moda, incluso algunos aprovechando esta tendencia, han convertido al budismo en una
tendencia de consumismo.
15

Contantemente escuchamos hablar de costumbres del budismo en nuestra cultura


como formas comunes de relajación o entretenimiento como lo es el Yoga, o incluso mirar
constantemente en tiendas la venta de artículos, accesorios y hasta ropa que tienen
totalmente impregnadas la cultura del budismo, pero claro, viéndolo con un tinte totalmente
distinto: la moda y la mercadotecnia. Y es que de esto se han encargado sobre todo los
medios de comunicación que ponen de manifiesto a actores, actrices, famosos, altos
ejecutivos, íconos o modelos a seguir sobre todo por la juventud, como practicantes del
budismo. Ciertamente en muchos de los casos solo se practican detalles incluso anecdóticos
de esta religión que suelen interesar al occidental fascinado por lo oriental.

Esto solo es en la vida de las personas una simple curiosidad por el mito del Lama
tibetano, y aunque adquieren muchos modos de vida del budismo no renuncian a la vida
occidental, ni a las propias ambiciones con lo que convierten estas prácticas budistas en
meros actos superficiales.

Al mismo tiempo de que el occidental admite y toma muchos aspectos del budismo,
estas dos culturas se contradicen en muchos aspectos, es por eso que lo oriental se convierte
para el occidental en meros actos superficiales sin darle el sentido religioso o sagrado que
el oriental le da. Sobre todo la negación de la individualidad y del yo, contradice el afán de
vivir y el concepto occidental de la lucha por la vida.

3.2 EL BUDISMO Y EL CATOLICISMO.

La doctrina de la extinción del concepto de Dios, del alma, del pecado y de un


Salvador contradice profundamente la formación cristiana enraizada en la visión positiva y
esencialmente integradora que proporciona el conocimiento de la Encarnación14.

La actitud negativa de los budistas en relación con el mundo, el destino del hombre,
la existencia misma, el dolor en el mundo, etcétera, se oponen al gozo de vivir y de vencer
14
Cfr. Gran Enciclopedia Rialp, tomo IV, Ed. Rialp, 2a ed, Barcelona, 1993, p. 575.
16

al concepto activista de la vida moderna y al sentido positivo y esperanzado ascética y


moral cristiana. El budismo busca la felicidad fuera de este mundo porque cree que aquí
jamás la encontrará, mientras que el católico busca siempre un mundo mejor, además de
buscar la felicidad desde esta vida terrena; ciertamente el católico cree en otra vida
posterior a la muerte donde llegará a la plenitud su felicidad pero no es en nada parecido al
concepto de vida futura que tienen los budistas.

El budismo acepta y reconoce la angustia y el dolor como algo esencial al hombre,


en este sentido ellos son existencialistas pero, estas posturas no son nada aceptables por la
forma de pensar del occidental, menos aún del católico. En fin, es sobre todo la doctrina de
la metempsícosis y del Karma, que son en general la base doctrinal del budismo, está
rechazada casi completamente por el cristianismo15.

CONCLUSIÓN.

El budismo, como ya nos hemos dado cuenta es una de las culturas-religiones más
antiguas del mundo. Ésta ha sido fundada por Buda y él mismo ha sido quien estableció la
doctrina fundamental de esta religión.

Al final de este trabajo puedo concluir que he cumplido con el objetivo principal de
este trabajo, ya que aquí he presentado la doctrina que rige a esta cultura, además de que a

15
Cfr. Ibíd. p. 575.
17

través de este medio conocimos la historia de su fundador y cómo es que la vida lo fue
llevando a realizarla.

También aquí hemos conocido un poco la cosmología de esta cultura, es decir, la


gran influencia que tiene esta doctrina en el estilo y forma de ver la vida de cada uno de sus
adeptos, incluso la mitología con la que intentan explicar y dar sentido a todo lo existente.

Espero pues que este pequeño trabajo haya sido del agrado el lector y sobre todo
haya despertado en él su interés para que de esta manera, pueda conocer más y más dicha
doctrina.

BIBLIOGRAFÍA.

-Diccionario Enciclopédico Salvat, tomo III, Ed. Salva, 2a ed., Barcelona, 1936.

-Enciclopedia Salvat, tomo II, Ed. Salvat, 3a ed., Barcelona, 1976.


18

-Enciclopedia Universal Ilustrada, tomo IX, Ed. Espasa-Calpe, 4a ed, Madrid 1968.

-GISPERT Carlos et alii, “Enciclopedia Religiones del mundo”, Ed. Océano, 2a ed.,

Barcelona, 1984.

-Gran Enciclopedia Rialp, tomo IV, Ed. Rialp, 2a ed, Barcelona, 1993.

-GUERRA Gómez Manuel, “Historia de las Religiones”, Ed. Océano, 2a ed., España,

2002.