Está en la página 1de 5

PARTICIPACIÓN DE ENFERMERÍA EN EL CONSENTIMIENTO

INFORMADO

ASIGNATURA: ÉTICA PROFESIONAL

CATEDRÁTICO(A): Q.F.B. INDIRA BETANZOS SAN JUAN

ACTIVIDAD: INVESTIGACIÓN

ALUMNA: DARCY CRUZ GUTIÉRREZ

CARRERA: LICENCIATURA EN ENFERMERÍA GENERAL

MODALIDAD: ESCOLARIZADO

SEGUNDO SEMESTRE

SEGUNDO PARCIAL

FECHA: 16/ABRIL/2020

ARRIAGA, CHIAPAS, MÉXICO


PARTICIPACION DE ENFERMERIA EN EL CONSENTIMIENTO INFORMADO

El consentimiento informado es una muestra del respeto que se tiene a la autonomía


de las personas en el ámbito de la atención médica y de las investigaciones en salud.
El consentimiento informado no es un documento, es un proceso continuo y gradual
que se da entre el personal de salud y el paciente y que se consolida en un
documento. Mediante el consentimiento informado el personal de salud le informa al
paciente, sobre la naturaleza de la enfermedad y del procedimiento diagnóstico o
terapéutico que se propone utilizar, los riesgos y beneficios que éste conlleva y las
posibles alternativas.

El documento escrito sólo es el resguardo de que el personal médico ha informado y


de que el paciente ha comprendido la información. Por lo tanto, el consentimiento
informado es la manifestación de la actitud responsable y ética del personal médico
que eleva la calidad de los servicios y garantiza el respeto a la dignidad y a la
autonomía de las personas.

El consentimiento informado consta de dos partes:

A. Derecho a la información: la información brindada al paciente debe ser clara,


verdadera, suficiente, oportuna y objetiva acerca de todo lo relacionado al proceso de
atención, principalmente el diagnóstico, tratamiento y pronóstico del padecimiento.
De la misma manera es importante dar a conocer los riesgos, los beneficios físicos,
emocionales, la duración y las alternativas, si las hubiera.

Este proceso incluye comprobar si el paciente ha entendido la información, solicitar


que realice preguntas, dar respuesta a éstas y asesorar en caso de que sea
solicitado.

Los datos deben darse a personas competentes en términos legales, edad y


capacidad mental. En el caso de personas incompetentes por limitaciones en la
conciencia, razonamiento o inteligencia; es necesario conseguir la autorización de un
representante legal. Sin embargo, siempre que sea posible, es necesario tener el
consentimiento del paciente.

B. Libertad de elección: después de haber sido informado adecuadamente, el


paciente tiene la posibilidad de otorgar o no el consentimiento, para que se lleven a
cabo los procedimientos. Es importante privilegiar la autonomía y establecer las
condiciones necesarias para que se ejerza el derecho a decidir.

Cuando se trata de un procedimiento de riesgo mayor al mínimo, el consentimiento


debe ser expresado y comprobado por escrito, mediante un formulario firmado,
además deberá ser parte del expediente clínico.

Las situaciones en que se requiere el consentimiento informado escrito, de acuerdo a


la Norma Oficial Mexicana del Expediente Clínico son las siguientes:

o Hospitalización en pacientes psiquiátricos, por mandato judicial, urgencia,


peligro de quienes viven con él y riesgo de suicidio, entre otros.
o Intervención quirúrgica.
o Procedimientos para el control de la fertilidad.
o Participación en protocolos de investigación.
o Procedimientos diagnósticos o terapéuticos que impliquen riesgos físicos,
emocionales o morales.
o Procedimientos invasivos.
o Procedimientos que produzcan dolor físico o emocional.
o Procedimientos socialmente invasivos y que provoquen exclusión o
estigmatización.

En los casos de urgencias en los que no existe la oportunidad de hablar con los
familiares, y tampoco es posible obtener la autorización del paciente, el médico
puede actuar por medio del privilegio terapéutico hasta estabilizarlo y entonces poder
informarle al paciente o a sus familiares. Esto debe quedar bien fundamentado en el
expediente clínico. No debe llevarse a cabo un procedimiento en contra de la
voluntad de un paciente, aun cuando la familia lo autorice.

excepciones del uso del consentimiento informado

Tanto el derecho como la bioética se han planteado clásicamente situaciones en las


que se considera legítimo actuar sin obtener el consentimiento informado de los
pacientes. En concreto las únicas registradas por la Ley 41/2002 son las siguientes:

 La renuncia del paciente a recibir información.


 Cuando existe riesgo para la salud pública.
 Cuando existe riesgo inmediato grave para la integridad física o psíquica del
enfermo y no es posible conseguir su autorización, consultando, cuando las
circunstancias lo permitan, a sus familiares o a las personas vinculadas a él.
 Urgencia vital: ante un problema que esté poniendo en peligro la vida del
paciente, es legítimo actuar sin la obtención del consentimiento informado.
 Imperativo legal: es legal no obtener el consentimiento informado y actuar en
contra de la voluntad del paciente, cuando a criterio judicial deban prevalecer
otros bienes jurídicos superiores al del respeto a la autonomía. En nuestro
ordenamiento, según la Ley General de Autonomía estaría incluido dentro del
consentimiento informado por representación.
 Incapacidad del paciente: considera como no necesaria la realización del
consentimiento informado cuando el paciente es incapaz. La incapacidad del
paciente no es considerada una excepción de aplicación del mismo, no exime a
los profesionales sanitarios de la aplicación del mismo, lo único que variaría
sería el receptor de la información.
 Privilegio terapéutico: Esta excepción podría ser justificada por el principio de
no maleficencia, por un lado, es obligatoria la aplicación del consentimiento
informado y por otro lado es obligatorio proteger al paciente y no causarle
daño.

La participación de Enfermería en el Consentimiento Informado, se hace necesaria por


tres presupuestos fundamentales de carácter técnico, ya que la Enfermería, participa
en todas las fases de preparaciones de procedimientos médico-quirúrgicos,
empleando a su vez, algunas técnicas invasivas (colocación de catéteres,
administración de medicación que puede alterar el estado general, etc.) También
colabora en todas la Técnicas invasivas, tanto en Diagnosis, como en Terapias
Correctoras, Intervenciones Quirúrgicas, Anestesia. Por último, la Enfermería, asume
un papel importante en el control del Paciente en las pos-tactaciones de normal y alta
Tecnología, en el bienestar y en el confort del enfermo.

En la práctica asistencial enfermera, no se realiza habitualmente el consentimiento


informado de forma correcta, debido al desconocimiento o falta de formación por parte
de los profesionales sanitarios, tanto médicos, enfermeros o auxiliares.
El documento escrito no debe ser sustituto de la información verbal. Una buena
práctica enfermera es aquella en la que se aplica el consentimiento informado ya sea
de manera verbal o escrita, sin considerarse este documento escrito, con la firma del
paciente, una herramienta simplemente de defensa judicial que, al concluir la sanidad
o muerte del paciente, va directamente a los registros en la historia clínica por parte de
los profesionales de enfermería.

Los profesionales de enfermería deben prestar una información accesible a la


capacidad de entendimiento del paciente, la información debe ser clara, fidedigna y
progresiva. Las cuestiones referentes al consentimiento informado siguen siendo
grandes desconocidas, tanto para usuarios como para profesionales.

Una actuación sin consentimiento o donde la información esté incompleta o no sea


verdadera puede ser la base de reclamaciones por el incumplimiento de la ley.

BIBLIOGRAFÍAS:

.- Conbioética, consentimiento informado, CDMX, 2010, último revisión: 21/04/2015,


fecha de acceso; 15/04/2020, dirección electrónica:http://www.conbioetica-
mexico.salud.gob.mx/interior/temasgeneral/consentimiento_informado.html

.- Ana Moratil/a Vázquez; Lourdes Cantero González; Raquel Hernández Moratilla;


José L. Molino Contrera, Cuadernos de Bioética, 1981, última revisión: 17/09/2017,
fecha de acceso: 15/04/2020, dirección electrónica:
http://aebioetica.org/revistas/1998/1/33/64.pdf

.- Ester González Fernández, Consentimiento informado y práctica profesional, fecha


de acceso: 15/04/2020, dirección electrónica:
http://www.enfermeriacantabria.com/enfermeriacantabria/web/articulos/7/44