Está en la página 1de 6

LA ADORACIÓN

Quiero contarte que tú y yo fuimos creados para vivir en La


Presencia de Dios.

«Les he dado a ellos la misma gloria que tú me has dado


para que sean uno, así como tú y yo somos uno.»
Juan 17:22 PDT

La Gloria es la Presencia manifiesta de Dios, y no es solo un


concepto teológico, es una realidad que puede ser
experimentada.

«El SEÑOR Dios formó al hombre tomando polvo de la


tierra, sopló en su nariz aliento de vida y el hombre se
convirtió en un ser viviente.»
Génesis 2:7 PDT

Hay una clase de vida que viene solo cuando estamos


conectados a la Presencia De Dios, el inhalar su aliento de
vida, su Presencia. En su Presencia manifiesta toda necesidad
humana puede ser suplida, encontrar sentido en la vida,
propósito, amor, sanidad, liberación, Milagros, transformación.

Dios está en todas parte, es omnipresente, pero no se


manifiesta, no se muestra en todos lados. Él se manifiesta
donde es bienvenido y donde es adorado en espíritu y en
verdad. La adoración hace que Dios se revele o muestre su
presencia.

Viene de la palabra hebrea “shajah” que significa


postrarse. Transmite la idea de caer de rodillas para
rendir homenaje a Dios, es un acto de reverencia y
humillación. 


Página 1 de 6

En el NT aparece la palabra “proskuneo” que viene de
pros- que significa hacia adelante y -kuneo que significa
besar. Significa besar la mano de un rey con una
inclinación hacia adelante; es postrarse con respeto y
reverencia; es un beso que expresa un alto grado de
sumisión y profunda reverencia, para humildemente
suplicar a alguien hacer algo; solo se compara al perro
que lame la mano de su amo en muestra de afecto. 


La adoración es una actitud sincera del corazón de
humildad, reverencia, respeto y temor del Señor. No se
trata tanto de lo que decimos sino de la actitud con que
lo hacemos. Va más allá porque no implica sólo una
postura física, es una actitud del espíritu, el alma y el
cuerpo. Tiene que ver con el derramar interno de
nuestros corazones delante de Dios, pidiéndole que Su
Presencia soberana se manifieste. Una vez que hemos
dado gracias, que hemos alabado y adorado, la Gloria
De Dios desciende. 


Alabar es como construir una casa para Dios. Adoración
es Dios mudándose a vivir a esa casa. En la adoración
somos conscientes de Su santidad. En nuestra
adoración Jesús debe ser coronado. Él debe ocupar el
trono de nuestras vidas. Adoramos a Dios por quien el
es. Adoramos la naturaleza de Su santidad.

1. La verdadera adoración provoca que Dios se revele, que


Dios se muestre.

Página 2 de 6
«Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo,
santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la
tierra está llena de su gloria. Y los quiciales de
las puertas se estremecieron con la voz del que
clamaba, y la casa se llenó de humo.»
Isaías 6:3-4 RVR1960

Si adoramos con todo el corazón podemos hacer que Dios se


revele. En este pasaje vemos que cuando adoramos Su
santidad Él revela Su Gloria.

«Tocaban las trompetas y cantaban al unísono alabando


y dando gracias al SEÑOR. Hacían sonar las trompetas,
los platillos y los otros instrumentos musicales mientras
cantaban y alababan al SEÑOR diciendo: «Porque él
es bueno y su fiel amor es para siempre».HABLA DE
QUIEN Dios ES En ese momento se llenó el templo del
SEÑOR con una nube. Debido a la nube, los sacerdotes
no pudieron seguir celebrando el culto porque el templo
de Dios estaba lleno de la gloria del SEÑOR.»
2 Crónicas 5.13-14PDT

Quiero hablarte de lo que sucede cuando adoras.


Adorar a Dios provoca que su Gloria se muestre como en este
pasaje. Dios en respuesta de la adoración estaba mostrando su
Gloria. El clamor llenó la casa y Dios comenzó a llenar esa
casa con Su Gloria.

¿Y qué es este humo del que habla el pasaje?


Hablar de realidades espirituales no es fácil entonces voy a
usar este ejemplo para que puedas entender.

Página 3 de 6
ESPÍRITU, HÁLITO
rûaj (7307 ,ַ‫)רוח‬, «aliento; hálito, aire; viento; brisa; espíritu; coraje;
temperamento; Espíritu».
Primero, el vocablo significa «hálito» o «aliento», el «aire» que se
respira.
Rûaj también puede referirse a hablar o al «hálito» de la boca: «Por
la palabra del Señor fueron hechos los cielos, y todo el ejército de
ellos por el aliento de su boca» (Sal 33.6; «soplo» RVA; «espíritu»
RV; cf. Éx 15.8; Job 4.9; 19.17).

La Biblia habla a menudo acerca del «Espíritu» de Dios. Este es el


significado de rûaj la primera vez que aparece el término: «Y la
tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la
faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las
aguas» (Gn 1.2 RVR). Isaías 63.10–11 y Sal 51.12 hablan
específicamente del «Espíritu Santo o libre».

Una atmósfera es la capa de aire que rodea la tierra, o la capa


gaseosa que rodea un cuerpo. Una atmósfera espiritual es la nube
de la presencia De Dios que nos rodea (Exodo 16.10-11, Mt17.1-5).
Por ejemplo en invierno cuando hace mucho frío respiras y puedes
ver el aliento de tu boca cómo sale, puedes ver la atmósfera que
produce tu aliento. La alabanza y la adoración producen el aliento
de Dios en medio nuestro, el aliento de Dios es vida. Eso provoca
que el cielo invada la tierra. Por ejemplo cuando Jesús sanó al
ciego lo sacó del pueblo en el que vivía porque ahí había
incredulidad y pudo sanarlo. En ciertas áreas no podremos ver la
Gloria de Dios a no ser que haya un cambio en la atmósfera y
traigamos el Cielo con Adoración.

2. La adoración en espíritu y en verdad sólo sucede cuando


ya no estamos conscientes de nosotros mismos. No vas a
poder adorar si estás cantando y estás pensando en la
comida. No podrás adorar si no lo sueltas todo. 


3. La verdadera adoración trae la Presencia de Dios. 



El propósito principal es tener experiencias continuas con su
Página 4 de 6
presencia para ser transformados a la imagen de Jesús y
mostrar el poder de Dios al mundo. En la presencia de Dios hay
sanidad, liberación, transformación, sueños, visiones…
Podemos oír su voz. Es donde nos convertimos en Portadores
de Su Poder y su Amor al mundo. En Su presencia recibimos
denuedo para hablar de Jesús, sanar al enfermo, liberar al
cautivo y hacer milagros.

4. La verdadera adoración transforma al adorador


Ejemplo de María que se humilló ante Jesús y Él la perdonó y
cambió su identidad.

«Había en el pueblo una mujer de mala vida. Cuando se enteró


de que Jesús estaba comiendo en la casa del fariseo, le llevó
un frasco de alabastro con perfume en aceite. Se colocó detrás
de Jesús, llorando a sus pies y empezó a mojarle los pies con
sus lágrimas. Los secó con su cabello, los besó y los ungió con
el perfume en aceite.
Entonces Jesús le dijo a la mujer: —Tus pecados son
perdonados. Los que estaban comiendo con ellos se dijeron a
sí mismos: —¿Quién es este hombre que se atreve a perdonar
pecados? Pero Jesús le dijo a la mujer: —Tu fe te has salvado,
vete en paz.»
Lucas 7:37-38, 48-50 PDT

Nos convertimos en lo que adoramos. Cuando adoramos al


Dios vivo recibimos nueva vida en Jesús. Nadie puede
permanecer en la Presencia de Dios sin cambiar o ser
transformado. Su luz expone nuestra verdadera condición y su
fuego nos purifica. 

Esta mujer se humillo, se rindió, se arrepintió. En respuesta de
su actitud Jesús cambió su identidad. La hizo libre de su mala
reputación, la hizo libre de su pecado y le dio paz y plenitud.

Página 5 de 6
5. La verdadera adoración es intimidad con Dios. 

Nos volvemos uno con su corazón, con sus planes, su
visión, su lucha y su victoria, nos alineamos con su agenda.


Cuando tú adoras a Dios estás respondiendo al llamado


principal del cielo a tu vida. Cuando adoras estás
atrayendo la Presencia de Dios a tu vida, y ahí nada es
imposible porque él toma el control. En su Presencia
eres perdonado, eres amado, eres cambiado, eres
sanado. Pero es importante que te acerques a su
Presencia con una actitud de tu corazón de humildad.
Si necesitas ser perdonado humíllate arrepiéntete,
quedarte callado ante Dios solo hará que te endurezcas
aún más. El esta aquí en esta noche y quiere
encontrarse contigo.

Deja tu lugar en esta noche y ven aquí adelante. Si


necesitas ser perdonado Dios está aquí para escucharte.
Si necesitas ser sanado el está aquí esta noche y quiere
mostrarse en tu imposible. Nada es imposible en su
Presencia.

Hay tres condiciones especialmente que Dios quiere cambiar


en esta noche y mostrarse que Él es Dios MIENTRAS TU LE
ADORAS:
1. Personas que han sufrido accidentes jugando
deportes. SANIDAD
2. Personas que su relación con Dios se ha enfriado y
su corazón se ha endurecido RECONCILIACIÓN
3. Personas que se han cansado y han dicho no voy a
seguir más esta batalla me supera. RENUEVO

Página 6 de 6

También podría gustarte