Está en la página 1de 124

Mujeres

suFridas
Durante toda la historia, anónimo fue una mujer.
Virginia Woolf

D ice Camille Paglia que «todo ser humano


debe luchar con la naturaleza, pero
la carga de la naturaleza recae más en un
sexo: el femenino». Desde la menarca hasta
la menopausia, pasando por el síndrome
premenstrual, los embarazos y los demasiados
hijos, las mujeres siempre han estado en una
lucha constante contra las demás y contra
su propia naturaleza.
Y este número 186 de Algarabía justo quiere incidir en ello:
empezando con un artículo, nada alentador, de la misma
Camille sobre la Venus de Willendorf y Nefertiti, al que se le
van sumando otras mujeres sufridas, sufridoras y también
otras que hacían sufrir: la mítica Antígona, el «Ruiseñor

3
mexicano» Ángela Peralta, la periodista «La china» Mendoza, la
«Dama de hierro», Margaret Thatcher, así como la arquitectura
de Zaha Hadid.
Hablamos también de «la mujerada», como la llama Mendoza,
y todo lo que le ha aportado a la sociedad, del lenguaje
incluyente o inclusivo y por qué es un desatino; de la obra
Little Women —Mujercitas— (1868) de Louise May Alcott,
¡tantas veces llevada al cine!, y de la radiactividad —por
aquello de lo femenino.
Por otro lado, nos encontramos con las otras Curies, ésas
que nadie nombra pero que también recibieron premios por
sus descubrimientos, su ciencia, su sapiencia y otras que han
recibido desde Premios Nobeles, a Pulitzers, además de Maria
Curie; de las mujeres «sufridas», empezando por Kahlo y
terminando con una cronología del feminismo en México.
La figura de la secretaria, «la que escucha, escribe y calla»,
se mezcla con la vida y milagros de las estenógrafas, con la
idea —más filosófica que real— del patriarcado, y con un Top
10 de mujeres millonarias por mérito propio, no por herencia,
ni por matrimonio.
Pero además incluimos una disertación sobre los malditos
tacones, tacones que duelen, tacones que matan, y otra sobre
los epítetos de: doncella, señora, señorita, dama, etcétera. Para
terminar con la literatura de pasquín del siglo xix y principios
del xx, y lo que le «recomendaba» a las mujeres para ser bien
vistas y con una anécdota de la tía Cristina en Gayosso.
Un número interesante y entretenido, más que sufrido, este 186.
Que lo disfrute, querido lector. &
María del Pilar Montes de Oca Sicilia

laralalá
Concha Piquer, «Y sin embargo, te quiero».

Me lo dijeron mil veces,


pero nunca quise poner atención.
Cuando llegaron los llantos
ya estabas muy dentro de mi corazón.
Te esperaba hasta muy tarde,
ningún reproche te hacía;
lo más que te preguntaba
era que si me querías.
Editorial Algarabía
Dirección general: Érika Juárez Jiménez
Dirección editorial: María del Pilar Montes de Oca Sicilia
Dirección de arte: Victoria García Jolly
Dirección de contenidos: Fernando Antonio Montes de Oca Sicilia
Dirección comercial: Guillermo Trillo Ríos
Dirección de distribución: Luis Enrique González Castro

Revista Algarabía
Editor en jefe:
Rodrigo Coronel
Coordinación editorial:
Alejandra Santoy Sánchez
Editor Jr:
Arturo Gallegos García
Asesor de contenidos:
Gabriel García Jolly
Redacción:
Bricia Martínez, Mónica Rodríguez
Coordinación de diseño:
Sergio A. Ruiz Carrera
Diseño:
Perla Carrizales Torrejón,
Lisset Chavarría Jurado
Coordinación de equipo digital: María Luisa García
Equipo digital: Jimena Etchegaray, Monserrat Aguilar,
Tania Banda Saulés, Ulises Morales

Coordinación de distribución: Ana Laura Ríos Ávila


Coordinación de ferias y eventos: José Mariano Basaguren
Coordinación de supervisión: Luis Hernández Silva
Producción: Mariana Sánchez Ponce
Relaciones públicas: Paula Salazar Caramuta
Suscripciones: Guadalupe León Aguilar
Gerente de sistemas: Gustavo Flores
Publicidad: Elsa Ruiz Hernández,
María Elena Tena Romero,
Tania Granados Gallegos

Colaboradores
Isaac Asimov, Rodrigo Coronel, Arturo Gallegos García, Carlos García Gual,
Victoria García Jolly, Ana García Levi, Marina «La empoderada» García, Bricia Martínez,
Marijose McCallister, María Luisa Mendoza, Fernando Montes de Oca Sicilia,
María del Pilar Montes de Oca Sicilia, Camille Paglia, Arati Rao, Alejandra Santoy.

Consejo editorial
Juan Becerra Acosta, Eugenia Blandón Jolly, José Ángel Blandón Jolly, Teresina Bueno López,
Dante Escalante Mendiola, Renato Escalante Ochoa, Arturo Gallegos García, Malusa Gómez,
Ignacio Gómez Gallegos, David Gutiérrez Fuentes, Josenrique Martínez Alba, Francisco Medina
Montaño, Fernando Montes de Oca Monroy, Francisco Javier Nuño Morales, Ernesto Sánchez de
la Osa, Pilar Sicilia y Sicilia, José Vicente Sicilia Rosado, José Manuel Valiñas Bouchot, Alejandro
Velázquez, Mario Zaragoza Ramírez

Ventas y publicidad
publicidad@algarabia.com
5448 0430 ext. 122 y 226

Suscripciones
laquiero@algarabia.com
01 800 700 5242 o 5448 0430 ext. 105

Esta revista se forma con la familia tipográfica Algarabía: Algarabía texto diseñada por Leonardo Vázquez Conde
y Algarabía sección diseñada por Leonardo Vázquez Conde y Luna Kindler

Marzo, 2020, año XIX. Algarabía, léeme y sabrás, editada por Editorial Algarabía S. A. de C. V. Editor responsable: María del
Pilar Montes de Oca Sicilia. Número de certificado de reserva: 04-2010-041314213600-102. Certificado de licitud de título
núm. 13853 y certificado de licitud de contenido núm. 11426. ISSN núm. 2007-1019 otorgado por la Dirección de Reservas
de Derechos Agencia Nacional ISSN. Impreso por Reproducciones Fotomecánicas, S.A. de C.V., Calle Durazno 1, Col. Las
Peritas, Delegación Xochimilco, C.P. 16010, México, D.F. Tel. 5334-1750. Tiraje certificado por Lloyd International, S. C., folio
10726, referencia 180208, Lloyd International. Circulación y ventas certificadas por Lloyd International, S. C., folio 10728,
referencia 180322 Lloyd International. Perfil del lector certificado por Lloyd International, S. C., folio 10727, referencia
180228 Lloyd International.
Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida total o parcialmente sin citar la fuente.
El contenido de los anuncios es responsabilidad de los anunciantes y no del editor.
Editorial Algarabía S. A de C. V. Pitágoras 736-I, col. Del Valle, C.P. 03100, México, D.F.
Nuestra
portada

Collage digital
de Perla Carrizales.

10 el objeto de mi afecto
La máquina de estenotipia

12 mitología
Antígona
por Carlos García Gual

ideas
Marie & The Curies
por Arturo Gallegos García

20 está en chino
Disertaciones sobre el lenguaje inclusivo
por María del Pilar Montes de Oca Sicilia

24 top 10
Mujeres millonarias
por Marina «La empoderada» García

30 ideas
SuFridas, la que esté libre de penas
que tire la primera piedra
por Victoria García Jolly

38 íconos y grafías
Tacones que matan
por María del Pilar Montes de Oca Sicilia
44 desde el palco
Mujercitas
por Victoria García Jolly

49 ¡eureka!
Los Curie y la radioactividad
por Isaac Asimov

56 la cronología
El feminismo en México

60 literatura
La mujerada
por María Luisa Mendoza

68 de dónde viene
secretaria
por Rodrigo Coronel

70 chicas malas
Margaret Thatcher, la «Dama de Hierro»
por Ana García Levi

80 palabrafilia
dama, damisela, señora, señorita
doncella
por Bricia Martínez

84 arte
La Venus, Nefertiti y la mirada occidental
por Camille Paglia

94 la lista
Consejo para las damas

98 puros números
Mujeres vs hombres: ganadores de premios
por Arturo Gallegos García

104 en algún lugar


El Centro de Arte Contemporáneo de Zaha Hadid

108 genio y figura


Ángela Peralta
por Marijose McCallister

110 ¿qué onda con...


el patriarcado?
por Arati Rao

112 de boca en boca


La tía Cristina
por Fernando Montes de Oca Sicilia

116 taquitos de lengua

118 del tingo al tango


en Algarabía 187

En abril, no se pierda el dossier


de la ciudad de Chicago
Y además:

 Truman Capote

 Barberías de la Ciudad de
México

 Especies extintas de México

Para consultar las fuentes y referencias


completas de los artículos de este número y
tener acceso a contenidos extra, escanee con su
celular este código, o visite www.algarabia.com

Nota: Como principal referente de la lengua, usamos el Diccionario del


Español de México —dem—, elaborado por el Centro de Estudios Lingüísticos
y Literarios de El Colegio de México. Sólo citamos el Diccionario en línea de la
Real Academia Española —dle— cuando no existe otro referente académico.
La redacción de esta revista no responde por textos no solicitados.

Algarabía, léeme y sabrás es una obra impresa basada en un trabajo formal de investigación,
divulgación cultural y lingüística, crítica, comunicación periodística y de sucesos de actualidad,
la cual se encuentra debidamente protegida por las leyes vigentes de Propiedad Intelectual y
los tratados internacionales sobre Derechos de Autor suscritos y aprobados por los Estados
Unidos Mexicanos. Dicha obra ha sido realizada de conformidad con lo que de manera específica
estipulan los artículos 148 fracciones II y III y 151 de la Ley Federal del Derecho de Autor, así como
con las prácticas internacionales de Fair Use y con apego a las disposiciones de la Ley del Secreto
Profesional del Periodista en el Distrito Federal.

léeme y sabrás

EN FORMATO DIGITAL

Newsstand
IPad & IPhone
La máquina de
estenotipia
 La máquina de estenotipia es un dispositivo mecánico
utilizado en reuniones, asambleas, juicios orales, congresos
e, incluso, juntas de oficina para registrar de forma escrita un
discurso oral. A diferencia de la máquina de escribir
común, este tipo de transcripción no se concentra en
el sistema ortográfico sino en el fonético.

 La idea original surgió en 1909, cuando el francés


Marc Grandjean decidió crear un sistema que
simplificara la digitación y abreviara la oralidad para
Máquina
que las palabras se registraran a la velocidad en Grandjean.
la que se pronunciaban. Todo ello surgió al ver a su esposa
Charlotte tener dificultades para escribir al ritmo del dictado
—pese a ser muy diestra en taquimecanografía.

 En poco tiempo, el uso de este nuevo artefacto —a manos


de Charlotte— se volvió célebre y su servicio comenzó a ser
requerido por conferencistas y escritores. Marc Grandjean
empezó entonces a manufacturar y divulgar la rentabilidad
de su invención; asimismo, fundó la Grandjean Shorthand,
una escuela de estenógrafos. Al término de la
ii Guerra Mundial más de 150 escuelas enseñaban
este método.

 La máquina está conformada por 23 teclas, que al


ser pulsadas de manera independiente o paulatina,
anotan una serie de códigos preestablecidos por el Máquina
método Grandjean, mismos que representan el discurso. Se Vitegraph.
pueden llegar a registrar hasta 230 palabras por minuto, según
sea la destreza dactilar del estenografista.

 Actualmente, el uso de esta máquina es más común en Europa


y aún es fabricado por la empresa Grandjean, en Francia.
El costo de un artefacto usado oscila entre los 2 250
y los 5 mil pesos mexicanos.

12
mitología

Mitología:
Antígona
por Carlos García Gual

Antígona, la hija de Edipo,


la que acompañó a su
padre ciego al destierro
y la que se negó a acatar
la orden de Creonte de dejar
insepulto el cadáver de Polinices,
el hermano que murió al frente de
un ejército enemigo atacando
su ciudad de Tebas, es para
nosotros, la protagonista de
la tragedia de Sófocles.
La vemos enfrentada a
Creonte, el tirano, que vela
por el orden de la ciudad
y está presto a castigar a
cualquiera que transgreda
esas leyes cívicas y escritas.
A Antígona su rebeldía, su
obediencia a las normas no escritas
que exigen enterrar a un hermano —no
escritas y anteriores a las leyes de la polis y a cualquier
obligación ciudadana—, su respeto a lo que ella considera
un deber religioso, ese gesto de rebeldía que la opone a su tío
y rey, le cuesta la vida. Pero Antígona va a la muerte con ese
carácter inflexible de una heroína, heredado tal vez de
su padre Edipo.
Creonte, defensor de la legalidad política, tampoco puede
ceder. Pero, como es más humano, luego vacila y se
arrepiente de su dura sentencia de muerte e intenta volverse
atrás, pero lo hace cuando ya es tarde, demasiado tarde
para salvar a la joven y a su propio hijo, Hemón, que se ha
suicidado a los pies de su amada. &

El presente texto fue tomado del Diccionario de mitos (1997), de Carlos


García Gual, bajo el editorial Turner.

14
ideas

Marie&
the Curies
por Arturo Gallegos García

Cuando uno entra al mundo de la ciencia, sea por


propia cuenta o por la fuerza, no pasa mucho para
empezar a conocer personajes de renombre: Newton,
Einstein, Darwin, Aristóteles, Mendel y muchos otros.
Afortunadamente, a la par de cuando nos hablan de
los más grandes científicos de la historia, hay una
mujer que siempre aparece: Marie Skłodowska-Curie.

M adame Curie podría decirse que es


la personificación de la ciencia en
mujer: tuvo que ingresar furtivamente a la
«Universidad Volante de Polonia» —una
institución clandestina que aceptaba mujeres
como alumnas— para poder estudiar la
preparatoria; emigró a París para tener una
carrera universitaria y ahí conoció a su Pierre;
descubrió dos elementos químicos; participó en
la i Guerra Mundial; fue ganadora de premios
y madre de otra ganadora del Nobel; y su
nombre fue dado a un elemento, tres minerales,
escuelas, instituciones y hasta un bendito
asteroide..1 En fin, un ícono femenino en toda
la extensión de la palabra.

La banda
Los logros de Marie Curie son, por lo menos, sorprendentes
y únicos —ninguna otra persona ha ganado dos Premios
Nobel de ciencias en diferentes categorías—. Sin embargo,
no es, ni de lejos, la única científica cuyos aportes son
valiosos. Así que en vista del escaso reconocimiento de las
mujeres en diversos premios científicos,2 a continuación
pasaremos los reflectores a aquellas científicas cuyas
carreras deben ser reconocidas.

Ada Lovelace (10 de diciembre


de 1815 - 27 de noviembre de 1852)
Ciencia en la que destacó: Matemáticas
Evidentemente, Ada Lovelace antecede
incluso al nacimiento de Alfred Nobel,
pero bien podría ser meritoria. El primer algoritmo destinado
a ser procesado por la máquina analítica de Charles Babbage
fue desarrollado por ella. En otras palabras, Lovelace es
considerada como la primera programadora de ordenadores,
al describir un lenguaje de programación de carácter general
a partir de los números de Bernoulli.

Matilde Montoya (3 de febrero


de 1859 - 31 de mayo de 1939)
Ciencia en la que destacó: Medicina
La primera mexicana en alcanzar dicho
grado académico por la Facultad de
Medicina en 1887 —la primera médica oficial del mundo fue
Elizabeth Blackwell en 1849—. Inesperadamente, Matilde
logró titularse en tiempos cuando estaba incluso prohibido
que una mujer fuera más que una enfermera o curandera.
Montoya pasó a ser médica de cirugía y obstetricia.

Lise Meitner (7 de noviembre


de 1878 - 27 de octubre de 1968)
Ciencia en la que destacó: Física
Sin lugar a dudas, el caso de omisión más
flagrante del comité del Nobel por el mero
hecho de ser mujer. Mientras se encontraba estudiando los

1 El curio; la curita, sklodowskita y cuprosklodowskita; y el asteroide


7000 Curie.
2 Véase en esta misma revista la sección PUROS NÚMEROS, pp. 98-103.
efectos de la radioactividad junto al físico Otto Hahn —por
más de 30 años—, codescubrió el elemento 91, protactinio,
así como la fisión nuclear del uranio. ¡La fisión nuclear! No
obstante, es mejor que tu nombre perdure como nombre de
un elemento químico, el meitnerio o en cráteres en la Luna
y Marte o en el asteroide 6999.

Alice Ball (24 de julio de 1892 - 31 de


diciembre de 1916)
Ciencia en la que destacó: Química
Antes de que existieran los antibióticos,
la lepra continuaba siendo una de las
enfermedades más comunes cuyo tratamiento oral no era
muy efectivo. Pues mientras Alice Ball hacía su tesis de la
maestría —la primera afroamericana en recibirse en ese
grado académico—, logró aislar los ésteres de etilo del
aceite de chaulmoogra para que pudieran ser inyectados
en lugar de ser ingeridos —el aceite tiene mal sabor—.
Lamentablemente, Alice murió a los 24 años y sin poder
ver los grandes resultados de su investigación.

Grace Hopper (9 de diciembre


de 1906 - 1º de enero de 1992)
Ciencia en la que destacó: Ciencias de la
computación
Después de doctorarse en la Universidad
de Yale, Grace se enlistó en las fuerzas armadas para la ii
Guerra Mundial con un permiso especial —ya que tenía
34 años y se había pasado de la edad para enrolarse—. Ya
como teniente, fue enviada a Harvard para participar en el
proyecto de computación para la construcción de la Mark
i, la primera computadora electromecánica de la historia,
desarrollada por ibm. En 1952, después de varios años de
rechazos, Hopper sugirió la creación de un lenguaje universal
de programación que estuviera en inglés y no en símbolos: el
cobol. Más aún, esta veterana acuñó el término bug para el
malfuncionamiento de las computadoras, ya que al desarmar
una de las primeras encontró una palomilla muerta.

Chien-Shiung Wu (31 de mayo


de 1912 - 16 de febrero de 1997)
Ciencia en la que destacó: Física
Una de las partícipes del Proyecto
Manhattan, ya que Wu contribuyó al
desarrollo de la fisión del uranio metálico en sus dos isótopos
radiactivos. Gracias a su Experimento Wu, comprobó la
teoría de otros dos científicos —luego ganadores del Nobel—,
la cual establecía la no conservación de la paridad. En otras

18
palabras, para las interacciones electromagnéticas, nucleares
fuertes y débiles, si se vieran reflejadas en un «mundo
espejo», estas interacciones no serían iguales. Claramente la
señora sabía lo que hacía.

Rosalind Franklin (25 de julio


de 1920 - 16 de abril de 1958)
Ciencia en la que destacó: Química
y cristalografía
De carácter fuerte y cerebro aún más
poderoso, Rosalind Franklin se especializó en la difracción de
rayos X como método cristalográfico; es decir, para obtener
imágenes tridimensionales de diversas moléculas. Una de
esas moléculas fue nada más ni nada menos que el ácido
desoxirribonucleico, el adn, la base química de nuestro código
genético. La imagen del adn, conocida como la Fotografía 51,
fue tomada por el estudiante de Rosalind, Raymond Gosling;
juntos descubrieron dos formas: la a, larga, delgada y húmeda; y
la b, corta, gorda y seca. Mientras Rosalind y Gosling estudiaron
la primera, James Watson y Francis Crick se enfocaron en
la segunda; ambos equipos confirmaron la forma de hélice
doble del adn. Lamentablemente, Rosalind murió antes de que
pudiera ser nominada al Nobel; Watson y Crick sí lo ganaron.

Jane Goodall (3 de abril de 1934)


Ciencia en la que destacó: Antropología
Es considerada como la mayor experta
del mundo en chimpancés, ya que ha
estudiado su biología y comportamiento
durante 55 años. Ingresó a la Universidad de Cambridge
sin haberse recibido de la preparatoria en 1962 —siendo la
octava persona en ingresar así—, donde obtuvo su Doctorado
en etología. Sus estudios de las sociedades de chimpancés
han repercutido profundamente acerca de la noción
evolutiva del ser humano, así como de las civilizaciones
modernas. Actualmente es una activista y defensora de los
derechos de los animales; entre sus reconocimientos está el
Premio Kyoto en 1990 y la Medalla Hubbard en 1995.

Valentina Tereshkova
(6 de marzo de 1937)
Ciencia en la que destacó: Espacial
Con tan sólo 26 años de edad, Tereshkova
se convirtió en la primera mujer y en la
primera persona civil —ya que no pertenecía al estamento
militar— en salir al espacio exterior. La entonces aficionada
al paracaidismo superó a más de 400 aspirantes y cinco
finalistas para pilotar la misión Vostok 6, lanzada el 16 de
junio de 1963. Valentina orbitó 48 veces la Tierra durante
casi tres días. Reconocida como un heroína nacional, fue
incorporada honorariamente a la Fuerza Aérea Soviética,
tuvo diversos cargos políticos —incluso después de la
disolución de la urss— y en 2013 se autopostuló para una
misión a Marte aunque no hubiera regreso. Pasaron 19 años
para que otra mujer saliera al espacio, Svetlana Savítskaya.

Jocelyn Bell Burnell (15 de julio


de 1943)
Ciencia en la que destacó: Astrofísica
Esta astrofísica descubrió los púlsares,
un tipo de estrellas que hizo que se
cuestionara el modelo de evolución estelar debido a
su naturaleza, que emite energía irregularmente, entre
otras cosas. Algunos círculos académicos consideraron
su aportación como «uno de los logros científicos más
significativos del siglo xx». A pesar de haber realizado
este descubrimiento, Jocelyn no recibió el Nobel de Física,
mientras que sus superiores sí. Sorpresivamente, para
apaciguar la crítica, ella misma dijo que estuvo bien la
decisión de no otorgárselo, no por ser mujer sino por
ser una estudiante aún, a menos de que hubiera sido un
«descubiertazo», lo cual tampoco creyó.

Flossie Wong-Staal (27 de agosto


de 1947)
Ciencia en la que destacó: Biología
molecular y virología
Especializada en el estudio de los retrovirus
desde 1974 en el National Institute of Cancer, Wong-Staal
descubrió —a la par que Luc Montagnier— que el virus de
la inmunodeficiencia humana —vih— era el causante del
síndrome de la inmunodeficiencia humana adquirida —
sida—. Más aún, ella logró clonar el virus para determinar la
función de sus genes y poder iniciar las pruebas antivirales.

Maryam Mirzajani (3 de mayo


de 1977 - 14 de julio de 2017)
Ciencia en la que destacó: Matemáticas
Egresada del doctorado en Harvard, en
2004, Mirzajani desarrolló su carrera en
los campos del espacio de Teichmüller, la teoría ergódica,
y las geometrías hiperbólica y simpléctica. Todo esto la
hizo acreedora de la Medalla Fields, el equivalente del
Nobel en matemáticas, siendo la primera mujer en ganarla.
Tristemente, Maryam fue también una víctima más del
cáncer de mama. &

20
Disertaciones
sobre el
lenguaje
inclusivo por María del Pilar Montes de Oca Sicilia

E l lenguaje nos incluye a todos porque es de


todos y todos los seres humanos lo usamos
por igual.

 El Homo sapiens es la única especie que habla en el


planeta y todos los seres humanos hablamos, tanto
hombres como mujeres, de cualquier cultura, clase,
procedencia o religión.

22
 El sexismo existe en la lengua, y es muy palpable pero
no recae en el género.1 Es decir, ni la silla ni la mesa
son mujeres, ni el vaso ni el saco son hombres.

 La lengua española tiene tres géneros: masculino,


femenino y —en algunos casos— neutro, pero hay
lenguas con más de ocho géneros, como las lenguas
bantúes y otras sin género, como el turco.

 El español solamente marca el género en el sustantivo


y el adjetivo, pero también hay lenguas con el género
marcado hasta en el verbo:

‘tú’ en amhárico: ‘te amo’ en hebreo:


anchi —femenino ani oev otaj —de hombre a mujer
anti —masculino ani oevet otjá —de mujer a hombre
ani oev otjá —de hombre a hombre
ani oevet otaj —de mujer a mujer

 El género masculino es el género incluyente o inclusivo


en el español; o sea, cuando decimos: «todos somos»,
«algunos», «los niños», «el hombre llegó a la luna», «los
muchachos», se incluye a personas del sexo masculino
y femenino.

 Pero también «las personas», «la gente», «las tribus»,


«las bandas», «la cultura» —que son adjetivos
femeninos— nos incluyen a todos.

 La lengua es reflejo de la cultura; si la cultura es


machista, la lengua lo será: zorra no es lo mismo que
zorro, ni cortesano es lo mismo que cortesana, suripanta
y mojigata sólo se aplican a mujeres.

 Sin embargo hay adjetivos que sólo se aplican a los


hombres: zángano, leonino, pelmazo, trolo, mariposón.

 Hay insultos, en cambio, que son para ambos: pusilánime,


imbécil, idiota, pueril, senil, bazofia, bodrio, taradete,
etcétera.

 Hay sustantivos y adjetivos —epícenos— que son


femeninos y se aplican a ambos géneros: jirafa,
dentista, lingüista, políglota, atleta, hormiga, etcétera.

1 v. Algarabía 129, junio 2015, ESTÁ EN CHINO: «Los vericuetos del género
y el sexismo en el lenguaje», pp. 20-25.
 Hay palabras neutras que se aplican a ambos géneros:
portavoz, estudiante, amante, residente, canciller,
contendiente, etcétera.

 A veces vale la pena mencionar a ambos géneros,


cuando se trata de hacer un énfasis o incluir a
ambos: «Tanto los niños como las niñas, tienen que
venir al entrenamiento de fut». «Todos en la fiesta
tomaron como cosacos, tanto las mujeres como los
hombres».

 Ya en el Poema de Mio Cid, del siglo xii, encontramos


ese lenguaje inclusivo, pero como forma retórica y con
el mismo objetivo de énfasis:

Mio Cid Roy Díaz por Burgos entrove,


en sue conpaña sessaenta pendones;
exien lo veer mugieres e varones
burgeses e burgesas, por la finiestra sone,
plorando de los ojos, tanto avien el dolore.
De las sus bocas todos dizían una razone:
«Dios, qué buen vassallo, si oviesse buen señore!»

 A veces, se usan ciertos adjetivos o sustantivos como:


presidenta, jueza, alcaldesa, jefa, ministra, para hacer
énfasis en el logro de la mujer en ocupar lugares que
antes sólo estaban reservados a los hombres.

 También se han acuñado neologismos como feminicidio


o femicidio, frente a homicidio, para hablar de un tipo
específico de crimen hacia la mujer. Por ejemplo, si una
mujer es atropellada se puede decir que es «homicidio
imprudencial», pero no que es un feminicidio, ya que
éste tiene sus características propias.

 Pero algunas feministas llegan al punto de pedir


cambios como girlcot por boicot, Womanchester por
Manchester, y Feme sapiens por Homo sapiens, cuando
las raíces de estas palabras son muy distintas y nada
tienen que ver con el género.

 La e no tiene la culpa, ni resuelve nada: «Amigue eres


une pendeje». Tampoco la arroba: amigu@s; ni la x:
amiguxs. Además resultan agramaticales.2

 La inteligencia y la pendejez no distingue sexo.

 Es une pene que el lenguaje inclusive no haye dade


les resultades esperades.

2 Agramatical es un término que utilizamos los lingüistas para describir


construcciones que son contrarias a la lógica y a la estructura del lenguaje.
Mujeres
empoderadas por Marina «La empoderada» García

Uno de los mayores cambios en estos años ha sido


el papel que juega la mujer en el mundo. Después de
mucho tiempo viviendo opacadas por los hombres,
las mujeres han tomado cartas en el asunto para
reivindicarse en los puestos de liderazgo de diversas
áreas. Cada vez son más las líderes en política,
deportes, espectáculos o negocios y, que más allá de
mostrar el éxito que han obtenido, inspiran a otras
mujeres, jóvenes y niñas a seguir su camino y superar
cualquier obstáculo. Las siguientes mujeres, quienes
no heredaron su fortuna, pues la consiguieron con su
esfuerzo, son prueba de ello.
27
Kylie Jenner
Fortuna: 1 000 millones de dólares
Edad: 22 años
Es una modelo, diseñadora y empresaria
estadounidense conocida por aparecer
en el reality show de su familia, Keeping
Up with the Kardashians (2007). En el
2019 se convirtió en la multimillonaria
más joven de la historia, pues con tan
sólo 22 años de edad es propietaria
de la compañía de maquillaje Kylie
Cosmetics.

Cher Wang
Fortuna: 1 600 millones de dólares
Edad: 61 años
Es una empresaria y filántropa,
considerada una de las mujeres más
poderosas y exitosas en el campo de
la tecnología. Es cofundadora de htc
Corporation, en 2013 fue nombrada
ceo de esta empresa.

Oprah Winfrey
Fortuna: 2 600 millones de dólares
Edad: 65 años
Periodista, presentadora de televisión,
productora y empresaria, Oprah
Winfrey saltó a la fama con The Oprah
Winfrey Show (1986), el programa de
entrevistas más visto en la historia
de la televisión. Según la revista Forbes,
fue la persona afroamericana más rica
del siglo xx.

la frase de película

Virginia Woolf (Nicole Kidman):


Someone has to die in order that the rest of us should value life
more. It's contrast.

Virginia Woolf:
Alguien tiene que morir para que el resto de nosotros podamos
valorar mejor esta vida. Es contraste.

Tomada de la película Las horas —The Hours— (2002), escrita


por David Hare, basada en la novela de Michael Cunningham
y dirigida por Stephen Daldry.
Kiran Mazumdar-Shaw
Fortuna: 3 500 millones de dólares
Edad: 66 años
Fundadora y presidenta de Biocon,
una empresa pionera en el campo
de la biotecnología. Su amor por
la ciencia se manifestó a muy
temprana edad, lo que la llevó a abrir
su propia empresa de biotecnología
en la década de los setenta, cuando
apenas tenía 25 años. Su trabajo
se centra principalmente en el
desarrollo de insulina y terapias que
sean accesibles para diabéticos de
todo el mundo.

Judith Faulkner
Fortuna: 3 800 millones de dólares
Edad: 76 años
Directora ejecutiva y fundadora
de Epic Systems, una compañía
de software de atención médica.
Fundó dicha empresa en 1979
en un sótano en Winsconsin,
y actualmente está valuada en
2.7 mil millones de dólares; provee
software a hospitales que deben
registrar la información de sus
pacientes.

Meg Whitman
Fortuna: 3 800 millones de dólares
Edad: 64 años
Su nombre ha estado vinculado
a algunas de las empresas
más importantes en cuanto a
innovaciones tecnológicas, como
e-Bay —compañía de la que fue
ceo— o Hewlett-Packard, que
actualmente dirige y de la que
es consejera delegada.
Su presencia es recurrente en la lista
de multimillonarios de Forbes, en la
que aparece desde el 2004. Además de
los negocios, también ha incurisonado
en política, como en el 2010, cuando
intentó hacerse con la gubernatura
de California, sin embargo, perdió.

Marian Ilitch
Fortuna: 4 100 millones de dólares
Edad: 87 años
Es cofundadora de Little Ceasar’s
Pizza, la tercera cadena de pizzerías
más grande de los ee. uu. Se involucró
en el negocio de la comida desde
muy temprana edad, ayudando en el
restaurante de su padre; más adelante
decidió abrir un restaurante en
Detroit, Michigan, junto con su esposo,
más tarde ese restaurante se convirtió
en la actual famosa pizzería.

Diane Hendricks
Fortuna: 7 mil millones de dólares
Edad: 73 años
Es cofundadora de la empresa abc
Supply, una de las más grandes
empresas mayoristas de material para
techos, revestimientos y ventanas
en los ee. uu. Comenzó el negocio
junto con su esposo, pero tras su
fallecimiento decidió comprar al
mayor competidor en el mercado,
Bradco. Con esa compra duplicó los
ingresos de su empresa y actualmente
es la mujer más rica de los ee. uu. &
ideas

SuFridas la que esté libre de penas


que tire la primera piedra
Por Victoria García Jolly

Quizá la idea más poderosa de Schopenhauer sea


la que nos explica la paradoja entre la voluntad
de vivir —ese impulso que nos lleva a disfrutar,
enamorarnos, desear, emprender hazañas— y que
nosotros mismos nos encargamos de contener,
al ponerle límites e incluso ignorando, como si
prefiriéramos sufrir en vez de gozar. Es que para
azotados no se estudia, nomás hay que sentir algo
que no nos gusta y estamos más que dispuestos al
tango, al más puro estilo Libertad Lamarque.
on
ah
eR
Alic

lo
ah
K
da
Fri

a
Frid
So

Ju
r

an
a
o
ed

c
a Ma
Rit
as
lin
Sa

n
arme
C
E s de todos conocido que las abnegadas
madrecitas no hacen más que sufrir y
padecer por sus vástagos aunque les
hayan salido rebuenos, pues como dijo el mismo
filósofo: «Toda vida es sufrimiento», y añade:
«Pocas veces pensamos en lo que tenemos,
pero siempre en lo que nos falta». Pero ellas
no tienen la exclusiva, cuando esas cosas
ineludibles de la vida nos toman por asalto
sentimos que nadie más sufre tanto como
nosotros. Cuando algunos nos quedamos en ese
trance más de lo debido y hacemos de nuestros
padecimientos el centro de nuestra existencia,
los amigos nos eluden o nos dicen: «Si vas estar
en plan de Marga López, mejor nos vamos».

La felicidad es solamente la ausencia del dolor.1

Aunque todo mundo tiene sus cuitas, ya sea de amor, de


trabajo o más profundas, existen personajes famosos que
son conocidos porque sufren como cualquier ser humano.
Me refiero a los artistas cuyas trágicas historias nos
resuenan tanto que ignoramos si son célebres por sus vidas
marcadas por la desgracia o si lo son por sus creaciones.

1 Todas las epígrafes de este artículo pertenecen a Schopenhauer.

ro
ar
G
na

llanos
Ele

Caste
io
sar
o
R

lo
ah
aK

slava
Miro
Iné

sA
rre
do
ndo

Anto o
nieta Rivas Mercad
Alice Rahon. Frida Kahlo.

Se supone que los creadores van un paso por delante de la


situación social y política del momento y que son capaces
de retratar el alma. Bien fuera a través del inconformismo,
la rebeldía o la expresión de una idea, pero muchas de estas
figuras han utilizado sus pesares, empezando por nuestra
Frida Kahlo, como discurso.
En nuestra querida patria contamos —por fortuna— con una
larga lista de «sufridas», quienes tuvieron como motor eso
que Freud llama la «angustia creadora»; es decir, un impulso
profundo que compele a la creación. Mientras una simple
angustia deja mudos a los que la padecen, estas mujeres
le dieron voz, las emancipó del sufrimiento al convertirlo
en arte, rompieron su silencio y, con ello, hicieron hablar a
quienes callan. Claro, a veces sucede que nos cansamos de
esa persona a la que todo le pasa, y es tal su penar que no
sabemos ni qué decirle y nos brotan las frases hechas: «Todo
va a estar bien», «pues esperemos lo mejor», «por lo menos
no te pasó nada» y otras que no alivian en nada al sufriente.
Desde que surgió el concepto del expresionismo y la idea del
artista bohemio, parece que es una condición sine qua non
que éste sufra de una vida atribulada sin más escapatoria
que las artes plásticas, la literatura, la música, las artes
escénicas, etcétera. Nuestras creadoras nacionales no se
quedan atrás en pesares, a veces bien conocidos y otros
vividos discretamente. Aunque no crea, lector, que me
congratulo de que una persona sufra, famosa o no, más bien
me pregunto qué sería de nuestro mundo artístico si estas
mujeres no hubieran padecido tanto en sus vidas célebres,
¿Qué hubieran creado?
Desde luego, la abanderada del desfile es Frida Kahlo
(1907-1954) cuyo accidente juvenil la hizo padecer dolores
físicos terribles; fue intervenida 32 veces y tuvo poliomielitis.
Su precaria salud le dio temas para pintar, un carácter para
protagonizar y vivir una serie de circunstancias «extrañas»
a su tiempo y que, en nuestros días, son naturalmente
admitidas. André Bretón fue quien calificó su obra como
surrealista y, hoy, más famosa en el mundo que Diego Rivera.
Frida fue muy amiga de otra surrealista que está muy
olvidada de nuestras conciencias y que compartía con ella el
dolor físico: Alice Rahon (1904-1987). Nacida en Francia, tuvo
una salud desastrosa a partir de un accidente sufrido a los
3 años de edad que le lesionó la cadera y, a los 12, un nuevo
accidente le rompió una pierna y agravó el padecimiento
de la cadera. Al pasar tanto tiempo acostada se dedicó a la
pintura y a la poesía. Se casó primero con el pintor Wolfgang
Paalen y con él llegó a vivir a México en 1939. Su precaria
salud se vio agravada con una terrible caída en 1967, esto la
mantuvo apartada y prácticamente sin pintar. Murió en un
asilo de ancianos a sólo cuatro meses de haber ingresado,
pues se negó a recibir alimento alguno. Paradójicamente,
su pintura es rica en colores y formas, con tendencias
abstractas, una de las primeras en México.

La vida es sólo la muerte aplazada.

Por otro lado están las que lucharon contra sus «nervios»,
como Miroslava, la hermosa actriz de origen checo,
protagonista de Escuela de Vagabundos (1954). Huérfana de
padre y madre, fue adoptada por Oskar Štern y Miroslava
Beková, quedando nuevamente huérfana de madre a muy
corta edad. Tuvo un primer matrimonio que se disolvió
bajo la causal de homosexualidad del maridito, que nomás
quería guardar las apariencias. Dicen y cuentan que para
nada era buena actriz, y que sus papeles siempre resultaban
subordinados a los de sus parejas masculinas, lo que la
hacía parecer un mero adorno fílmico. Entre sus parejas
se cuentan Cantinflas y Luis Miguel Dominguín, por quien
se dice que se suicidó con barbitúricos. Su amigo Ernesto
Alonso señala que siempre se le hizo muy raro que no
recibiera ayuda psiquiátrica.
Esas tribulaciones y muerte voluntaria las comparte
con Antonieta Rivas Mercado (1900-1931), quien se casó
demasiado joven con Albert Edward Blair, un sujeto de ideas
contrarias a las de su esposa y que veía con muy malos ojos
la amistad que compartía con el «comunista» Diego Rivera,
en consecuencia se da la separación y una cruenta batalla
por la custodia de su único hijo. Para acabarla se hizo amante
de José Vasconcelos, quien persiguiendo la presidencia de la
república perdió en medio de un escandaloso y humillante
fraude electoral. Se exiliaron en París y ahí, en la catedral de
Notre Dame, Antonieta se pegó un tiro con la pistola de su
José.

El destino es el que baraja las cartas, pero nosotros


los que las jugamos.

Tres de las escritoras más intensas del siglo pasado


sufrieron de igual manera. Inés Arredondo (1928-1989), cuya
cuentística es notable por sus historias de fuertes temáticas,
que para su época eran desconcertantes, pues escribió
del incesto o la homosexualidad, a partir de insinuaciones,
metáforas, algunas descripciones y diálogos velados. Inés,
luego de haber hecho sus estudios en colegios de monjas,
casi se suicida cuando estudiaba filosofía, pues descubrió
que «Dios había muerto», como dijo Friedrich Nietzsche, lo
que la orilló a pensar que «la vida sin Dios no tenía sentido».
La cosa se puso peor cuando, casada con Tomás Segovia,
dio a luz a un niño muerto: su segundo hijo, José. Y más
tarde sufriría cinco operaciones en la columna vertebral
y múltiples depresiones, para terminar su vida postrada y
con poco reconocimiento a pesar de haber sido miembro
destacada de la Generación de la Casa del Lago.
Elena Garro (1916-1998) pagó con el exilio la osadía de
meterse contra el poder. Cargó toda su vida el resentimiento
y rencor de un exesposo que la había hecho totalmente
infeliz durante su matrimonio. Si bien se atrevió a desafiar
la vanidad de Paz, al enredarse en un romance estruendoso

SuFridas
(1 888-1962)
Iris
a
nz
a
er
Esp

Na

hu
i Ol
in
(18
93-1978)
que no progresó con el escritor argentino Bioy Casares,
Elena terminó padeciendo como los amorosos de Sabines,
los que «buscan, / los amorosos son los que abandonan, /
son los que cambian, los que olvidan». Regresó a México
en compañía de su hija Helena: inseguras, empobrecidas y
rodeadas de gatos. Se cuenta que para sobrevivir recibía
ayuda de sus amistades y, de vez en cuando, para publicar
sacaba de un gran baúl uno de sus finísimos cuentos, en los
que abundan frases e imágenes magistrales.
Rosario Castellanos (1926-1974) igualmente padeció
depresiones y un marido infiel —¿quién no?—, pero encontró
en la emancipación de su divorcio fuerzas para levantar
una carrera en la literatura, en la diplomacia y una voz que
se considera precursora del feminismo en México. Su vida
terminó trágicamente, pues murió electrocutada.

Se dice que la maldad se expía en aquel mundo;


pero la estupidez se expía en éste.

Otras que padecieron, quizá no tan trágicamente como las


anteriores, son las actrices Rita Macedo (1942-1993), quien ya
nomás por haber estado casada con Carlos Fuentes, haberle
cuidado a los hijos, y que éste le fuera infiel, ya es para
conmiserarse.
Y la señora Carmelita Salinas (1939), a quien nomás le
mencionan a Pedrito —el compositor Pedro Plascencia
Salinas— le brotan las lagrimitas como toda una mamá
Campanita, y es que nada hay más antinatural que perder
un hijo, por eso ni siquiera existe una palabra para nombrar
)
2)

75
194

- 19
dotti (1896-

abrera (1901
a Mo

rio C
in

a
T

s
Ro

00 0)
918-2
(1
or
m
Aa
Pit

ta
Ti

Va
len
cia (1938)
Nahui Olin.

a una madre sin hijo. Pero inconforme con esta carga, o para
acrecentarla, a la reina de los escenarios populares ahora le
dio por la política, eso sí que es sufrimiento de verdad.
Para quejarse de los hombres necios y reprimir su verdadero
amor está nuestra Sor Juana (1648-1695) de cada día, de
quien se dice era lesbiana y no le quedó otra que el convento
para ocultar sus afanes por la virreina Leonor de Carreto,
a quien dedica estos versos:
De la beldad de Laura enamorados
los cielos, la robaron a su altura,
porque no era decente a su luz pura
ilustrar estos valles desdichados.

Como el sufrimiento es infinito y todos cargamos nuestra


cruz, seguramente todos los lectores recordarán sus propi0s
sufrimientos, los de sus amigos y familiares, los de sus ídolos,
los de desconocidos y los de otros famosos como Lady Di,
que pasan la vida en un Valle de Lágrimas. Nos condolemos,
somos empáticos, pero de vez en cuando también somos
mala onda y le sacamos a las «Margas López» que nomás
nos llaman para contarnos sus penas: «¿Y yo qué, acaso estoy
sentada entre pétalos de rosa?» &
íconos y grafías

Una mujer en tacones no puede


correr, es un blanco centelleante
para ser atacado
Camille Paglia

Tacones
que matan por María del Pilar Montes de Oca Sicilia

E ntre todas las grandes chingaderas que la


historia le ha hecho padecer a las mujeres,
por el simple hecho de ser el sexo que carga a la
cría, incapaz de jalar el arado e ir a la guerra,
una de las más grandes, que permanece invisible
y que aun y con todos los males que acarrea
sigue presente en sus vidas, es el tacón alto
o el zapato alto, o los tacones o como quiera
llamárseles.

40
Un historia intrincada
Los zapatos de tacón nacieron con un uso más utilitario que
estético: no pisar el fango, la basura, el pantano, y a la vez
también poder cabalgar diestramente; sin embargo, esto dio
conceptualmente la idea de pisar «más arriba del suelo»,
por lo que las plataformas se empezaron a considerar de
privilegiados. Vemos que desde el siglo x, la caballería persa
usaba una especie de bota con tacones para asegurarse de que
sus pies permanecieran en los estribos, más tarde, en el siglo
xii en India, los tacones vuelven a ser visibles entre las castas
pudientes: la imagen de una estatua del Templo Ramappá
muestra el pie de una mujer india vestida con un zapato muy
alto. Luego, durante el periodo medieval, tanto hombres como
mujeres nobles usaban zapatos de plataforma para levantarse
de la basura y de las calles llenas de excrementos.
Más tarde los hombres, como el rey Luis xiv, los usaban para
representar su estatus de clase alta —sólo alguien que no
tenía que trabajar podía permitirse, tanto financiera como
prácticamente, usar zapatos tan extravagantes— y así, muchas
mujeres quisieron apropiarse de este estilo para «estar a la
altura de los hombres», pero en ellas el ancho de los tacones
cambió de otra manera fundamental, pues mientras los
hombres usaban tacones gruesos, las mujeres los usaban
finos. Luego, cuando los ideales de la Ilustración —la ciencia, la
naturaleza y la lógica—, se apoderaron de muchas sociedades
europeas, los hombres gradualmente dejaron de usar tacones.
Podríamos decir que fue después de la Revolución Francesa
—a finales de la década de 1780— cuando los tacones, la
feminidad y la superficialidad se entrelazaron.
Los tacones pasaron de moda a partir de 1810, luego, en 1860
regresaron y, para no hacer el cuento largo, ya en el siglo xx
los vemos en las bailairinas de Fox Trot y durante la ii Guerra
Mundial, en los carteles de las pin-up girls,1 lo que condujo a un
aumento en la relación entre los zapatos altos y la sexualidad
femenina. El tacón de aguja alto y delgado fue inventado en
1950, fortaleciendo la relación entre mujeres, sexualidad
y sensualidad.

Intricados y complejos
La intrincada y compleja historia de los tacones altos ha
llevado a una variedad de pensamientos y lentes culturales
a través de los cuales los podemos ver hoy.

1 v. Algarabía 126, marzo 2015, ÍCONOS Y GRAFÍAS: «Pin Up Girls», pp.


60-67. pp.
En primer lugar son sólo para nosotras las mujeres; en
segundo lugar, la pornografía —PornHub tiene una categoría
de High Heels, ‘tacones altos’—, las revistas masculinas,
así como otros medios, siempre retratan a las mujeres de
manera sexual con tacones altísimos y, en tercer lugar, son
incomodísimos y hasta perjudiciales para la salud.
Paul Morris, investigador de psicología en la Universidad de
Portsmouth, argumenta que los tacones altos «aumentan
de forma artificial la feminidad de una mujer, pero a la
vez se han convertido en un arma que ellas mismas usan
para usar el sexo a su favor». Y es que es obvio, los tacones
hacen que el cuerpo tome una pose de arqueamiento de
la espalda, levantamiento de las nalgas, lo que resulta en la
protuberancia de los senos que indica la voluntad
de ser, no sólo cortejada o cachondeada, sino
penetrada: «Los tacones altos enfatizan la espalda
arqueada y glúteos extendidos y esa pose de
cortejo natural sexualiza a la usuaria y la convierte
en objeto sexual», afirma.

Te subes a tus tacones, te bajas de


tus tacones
Para mí y para muchas mujeres de mi generación,
la norma cultural fue y ha sido la que dicta que
los tacones altos son un must en los entornos
profesionales, formales y elegantes. Fue también la
norma de generaciones anteriores como la boomer o
la silente, el caso de mi madre y mis tías que usaron
zapatos puntiagudos por años, al punto de deshacerse
los pies, pero ni siquiera tan altos como los que
llegamos a usar nosotras las de la Generación x en los
noventa y que impactaban por su incomodidad y su
tacón de más de quince centímetros.
Se ve claramente que ni Jimmy Choo, ni Christian
Louboutin, ni Manolo Blahnik, ni Badgley Mischka, ni
los de Prada, ni los Dolce & Gabanna, ni Alexander McQueen,
ni todos los diseñadores top de zapatos altísimos, han
tenido que usarlos y sufrirlos en su pinche vida. Asimismo,

el doctor Carrington dice

Amelia Earhart y Eleanor Roosevelt


una vez se escabulleron de un evento en la Casa
Blanca, se subieron a un avión y se fueron de
parranda a Baltimore.
En gustos se rompen géneros,
en empedrados, tacones, y en
camas, virginidades
Decir popular

la mercadotecnia ha logrado convencer a las mujeres que


mientras más altos y caros sean tus zapatos más empoderada
estás. La televisión, el cine, la música y la cultura popular
se han encargado de reafirmarlo; películas como Chicas de
Nueva York —Working Girl— (1988), Mujer Bonita —Pretty
Woman— (1990), Tacones lejanos (1991) o El diablo viste a la
moda —The Devil wears Prada— (2006) y hasta canciones
como las de Chico Ché o Bronco, lo confirman.
Las mujeres estaban —y digo «estaban» porque veo
esperanza en las millennial y las iGen— convencidas que
había que tener muchos zapatos y bolsas como símbolo de
estatus, y de que para «verte bien» tenías que ir incómoda.
Vivíamos con el miedo a caernos, torcernos el tobillo, a tener
que caminar mucho o a pasar por un empedrado. Ya lo decía
la Tía Queenie en las fiestas: «Yo ya me voy, porque con eso
de que traigo la faja de estar parada y los zapatos de estar
sentada… ya no puedo más».
Hoy en día los zapatos altos constituyen toda una industria:
tacones de aguja, pumps, de pulsera, peep toe, mules, etcétera,
aunque, ¡gracias a Dios!, ya está bien visto usar botas bajas,
tenis o flats. Por otro lado, no hay que dejar de lado el hecho
de que los queer, trans, o travestis siempre usan tacones, por
ser un símbolo de esto que hablamos, aún y cuando les sea
muy difícil caminar con ellos o incluso mantenerse en pie.

Los contras —porque no hay pros—


El uso de zapatos de tacón alto está fuertemente asociado
con lesiones, incluidas las que requieren atención
hospitalaria. Existe evidencia de que las usuarias de tacones
altos se caen con más frecuencia, debido al control del
equilibrio, ya que la pendiente reduce la base de apoyo
—yo soy el ejemplo claro de eso—, y además las mujeres que
los usan sufren más dolores de músculos y huesos de las
piernas, de los pies y de la espalda baja. También los tacones
están relacionados con los
callos plantares y los famosos
juanetes que, aunque son
genéticos, empeoran con el
uso del zapatito incómodo.

43
Vendiste tu alma al diablo cuando
te pusiste tu primer par
de Jimmy Choos, se sabe
The Devil Wears Prada

También está el dolor de las rodillas, ése nunca hay que


olvidarlo, porque una vez que te chingas la rodilla, te la
chingas para siempre. A medida que aumenta la altura del
talón, la articulación rotular se ve afectada, lo que a la larga
aumenta las lesiones de la rótula. Por otro lado, como el
peso del cuerpo se mueve hacia adelante, las caderas se
desalinean y las articulaciones de las rodillas se mueven
hacia fuera. Y lo mismo pasa con las vértebras cervicales. Por
último, pero no por ello menos importante, hay una relación
entre el uso de tacones y las várices, pues aumentan la
presión venosa en la pierna.

Rebelión a la orden
Es increíble que en pleno siglo xxi todavía hay empresas que
incluyen en sus códigos de vestimenta que las mujeres usen
tacones altos, obviamente esto ha sido motivo de repetidas
protestas de las trabajadoras contra tales políticas.
En el Reino Unido, en 2016, la recepcionista Nicola Thorp
fue enviada a casa sin sueldo después de que se negó a
seguir el código de vestimenta de la empresa, así que lanzó
una petición al gobierno de su país para que hiciera ilegal
que una compañía exija que las mujeres usen tacones altos
en el trabajo, pero fue rechazada; Filipinas, en cambio, sí
prohibió a las empresas exigir que las empleadas usaran
tacones altos en el trabajo en 2017. Mientras que la campaña
#KuToo en Japón recolectó más de 150 mil firmas en una
petición para prohibir los tacones altos obligatorios, pues el
gobierno dijo que no tenían planes de cambiar y el ministro
de trabajo de Japón —típico— comentó que «los tacones altos
son “necesarios y apropiados”» para las mujeres. ¡Ojalá los
tuviera que usar él un día completo!
Todavía me acuerdo cuando la actriz británica Emma
Thompson subió al escenario de los Golden Globes en 2014,
a dar un premio descalza, con una copa en la mano y unos
pumps altísimos de suela roja en la otra, argumentando que
«ésa suela roja era su sangre». Yo y todas queríamos ser ella
en ese momento.
Una ley del siglo xvii en Massachusetts
anunció que las mujeres serían sometidas
al mismo trato que las brujas, si atraían
a los hombres al matrimonio mediante
el uso de zapatos de tacón alto

También existe una carrera llamada A Mile in Her Shoes en


la que algunos hombres usan tacones rojos y caminan poco
más de un kilómetro en protesta por la violencia doméstica.
Y por otro lado se ha penalizado el uso de los tacones altos
en niñas, ya que sufren muchas lesiones al correr y además
las «sexualiza», sobre todo en el caso de los concursos de
belleza infantiles, que son lo más abominable que hay.

Epílogo
En fin, que de los zapatos altos se pueden decir muchas
cosas, pero la mayoría son más malas que buenas. Camille
Paglia lo dice bien en su ensayo «The Stiletto Heel»:
Mientras que los zapatos de plataforma aumentaban
la estatura tanto para hombres como para mujeres,
empezando con los actores grecorromanos y llegando a
los sofisticados venecianos del Renacimiento, que tenían
que recorrer aceras inundadas, la estructura inclinada de
los tacones actuales desciende de las botas de los primeros
jinetes medievales que buscaban tracción en el estribo.
Por lo tanto, los tacones altos tienen un linaje masculino,
latente en su uso por mujeres emancipadas ansiosas por
alcanzar el nivel de los hombres. Pero esta búsqueda de
igualdad, dominio o presencia meramente asertiva en el
trabajo y el juego se contradice en un esquema paralizante:
ningún artículo de vestimenta femenina desde el corsé
victoriano de cordones es tan mutilador. El dolor y la
deformación son el precio de la belleza del tacón alto. El
tacón alto crea la ilusión de una pierna alargada al acortar
el músculo de la pantorrilla, arquear el pie y aplastar los
dedos de los pies, forzando los senos y las nalgas en una
postura homínida clásica de invitación sexual.
Si las mujeres fuésemos igual que los hombres no
tendríamos que padecer los zapatos altos, o bien, los
usaríamos los dos, en el mismo contexto y bajo las mismas
circunstancias y condiciones. &

María del Pilar Montes de Oca Sicilia se cae con frecuencia y se arrepiente de
haber usado tantos tacones, tanto tiempo, durante toda su vida adulta.
1933. 1949.

The story stay with us and keeps wanting to be repeated.1


Merryl Streep

¿Q ué tendrá de particular una novela escrita por una mujer


sobre la vida de cuatro hermanas en 1868 que ha sido
llevada a escena en innumerables cintas, series televisivas y hasta al
teatro? Como toda gran literatura, las novelas de Louise May Alcott
resisten traducciones y adaptaciones, como lo han hecho las obras
de Shakespeare y —¿por qué no?— las de Jane Austen. ¿Cuál es ese
discurso que, a pesar de haber transcurrido 150 años desde su primera
publicación, ha tenido algo que ofrecer a cada generación posterior?
Desde luego, un error común —producto lo mismo de prejuicios que
de un mal tratamiento de la historia— es creer que Mujercitas es
una historia sobre mujeres… para mujeres. O, peor aún, una historia
mujeril y cursi. Nada más lejos de la verdad. Tal vez la respuesta
sea más sencilla, pero para empezar la historia contiene los tópicos
por los que la humanidad nunca ha perdido interés: la guerra y la
pobreza, la enfermedad y el romance, las relaciones entre los sexos
e intrafamiliares, la generosidad y el egoísmo, más un largo etcétera,
verdaderamente universal.

Never liked girls nor knew many, except my sisters.2


lma
En la casa de las March no queda ni un signo de opulencia que
—muchas veces insinuado— se gozó en el pasado. Recordemos que
la primera parte de la novela transcurre durante la Guerra
de Secesión (1861-1869), el padre de las March está en el frente

1 «La historia se queda con nosotros y sigue deseando ser repetida.»


2 «Nunca me gustaron las chicas ni conocí a muchas, excepto a mis
hermanas.»
Autora: Louise May Alcott —lma—
Nombre de la novela: Little
Women o Little Women or Meg, Jo,
Beth and Amy.
por Victoria García Jolly Fecha de publicación: 30 de
septiembre de 1868.

1994. 2017.

y en su casa hay seis mujeres que intentan sobrevivir limitadamente.


Sin embargo, conservan los servicios de Hanna, quien es sabia, cariñosa
y parte de la familia que encabeza Marmee, una Madre —así con
mayúscula— que es bondadosa y virtuosa. Predica con el ejemplo el
dominio de su carácter y la generosidad con los desprotegidos, además
ha educado a sus hijas en las artes, la literatura, la pintura y la música,
tal como fue educada la propia Alcott, quien creció en Massachusetts,
en una familia de abolicionistas y fue discípula de Henry David Thoreau.
Las hermanas March son retratadas con gracia y autenticidad; son
perfiladas como arquetipos de mujeres que muestran cuatro formas
distintas, válidas y dignas de afrontar la vida y su destino, todavía
vigentes en la actualidad: Meg, la hermana mayor, centrada, algo
vanidosa y al mismo tiempo inconforme. Tal vez más limitada en
opciones pues es lo suficientemente grande como para recordar
y echar de menos la abundancia que tuvo su familia años atrás.
Jo, —el personaje autobiográfico de Louise— la rebelde, la apasionada,
creativa y talentosa, indiferente ante el status quo de una mujer, con sus
propias ideas, que proclama una y otra vez no desear casarse, al final de
la historia lo hace; Alcott cedió ante la imposición del editor; de hecho
ella nunca se casó y deseaba que su personaje siguiera ese mismo
destino de autonomía.
Beth, la dulce, la generosa, la que se pone por detrás de las necesidades
personales, la que con cariño mantiene unidas a las hermanas y aun con
su timidez a cuestas tiene un carácter bien definido.
Amy, la menor, parecida a Jo, pero pragmática, consciente de lo que la
sociedad impone y dispuesta a insertarse en ella de la mejor manera,
casándose por dinero, y sobresalir por sus cualidades.
2018. 2019.

Mujercitas permite pensar una sociedad matriarcal sin varones,


aunque éstos tienen un protagonismo disminuido: el ministro
mediocre que es el padre, el señor Lawrence, el abuelo bonachón; el
tutor pobre que se casa con Meg, el señor Brook; Laurie, el heredero
frívolo que se casa con Amy y el señor Bhear, el profesor erudito que
se casa con Jo.

Mujercitas a escena
Las detalladas descripciones de Alcott generan imágenes que ningún
productor, director o adaptador ha podido eludir, por ejemplo, casi al inicio
de la historia, llega una carta del señor March para su familia, Marmee
convoca a sus hijas y ellas se acomodan al pie de la letra: «They all drew to
the fire, Mother in the big chair with Beth at her feet, Meg and Amy perched
on either arm of the chair, and Jo leaning on the back».3 El resultado es una
escena que vemos repetirse desde la Mujercitas de 1917 hasta la de 2019.
Si acaso con un sutil cambio en el ángulo de la cámara.
El furor por esta historia básicamente nunca ha decaído desde la
publicación de la primera parte. Cada generación ha indagado en las
vicisitudes de la familia March y ha reflexionado sobre los perennes
dilemas de la condición humana —y, sobre todo, femenina—. La primera

3 «Todas se acercaron al fuego, Madre en el sillón grande con Beth a sus


pies, Meg y Amy se posaron en cada brazo del sillón y Jo apoyada en el
respaldo.»

filosofía de
Ibargüengoitia
jorge tiene razón

Los cantineros en México, con una terquedad heroica, prefirieron


morir en su puesto que dejar entrar mujeres en sus negocios.
1933. 1994.

vez que la historia abandonó las páginas y pisó un escenario fue en


una adaptación de Marian De Forest para un teatro de Broadway, en
1912, que logró un éxito tremendo al agotar permanentemente las
localidades. Al cine llegó con dos versiones mudas, la primera fue
lanzada en Gran Bretaña, protagonizada por Ruby Miller y dirigida por
Alexander Butler; la segunda se rodó en Hollywood y fue realizada
por Harley Knoles.
En 1933 se estrena la primera versión sonora, dirigida por George
Cukor, en la que una atlética Katharine Hepburn es capaz de levantar
en vilo a su hermana Beth. La versión de 1949, en glorioso Technicolor,
es tan perfecta que la pobreza de las March es casi inexistente; en esta
cinta Jo es interpretada por June Allyson, bajo la dirección de Mervyn
LeRoy. Gillian Armstrong dirige la versión de 1994, protagonizada por
Winona Ryder, tal vez la más apegada a los textos originales. Aquí
destacan la Marmee —interpretada por Susan Sarand— incisiva y
ocurrente, que salva a Beth de escarlatina, y la Amy niña de Kirsten
Dunst, a la que le quedan bien las niñerías que en las actrices adultas
que la interpretan, son pedanterías.
La versión de 2018 —trasladada a pleno siglo xxi— de Clare
Niederpruem nos da a una Jo, estelarizada por Sarah Davenport, que
se pasa de apasionada y termina siendo insoportable. Sin embargo, el
guion, muy bien adaptado, posee detalles innovadores como que el papá,
en lugar de enviar una carta, llama a sus mujercitas por Skype.
Probablemente, hoy por hoy la mejor adaptación, por la profundidad
de los personajes, es la de Greta Gerwig. En este filme destacan dos
parlamentos que para esta época hacen muchísimo sentido y que
algunos tildarán de feministas, pero sin duda son el mismo clamor de
las heroínas de Jane Austen y Charlotte Brontë4 que se quejan, a pesar
de sus virtudes, de no poder ganarse el pan y de la falta de
consideración a sus sentimientos. Jo, interpretada por Saoirse Ronan

4 v. Algarabía 134, noviembre 2015, LITERATURA: «Las Brontë», pp. 94-101.


2017. 2018.

dice: «Women, they have minds, and they have souls, as well as just
hearts. And they’ve got ambition, and they’ve got talent, as well as just
beauty. I’m so sick of people saying that love is just all a woman is fit
for».5 Mientras Amy ve su realidad más crudamente:
I’m just a woman. And as a woman I have no way to make money,
not enough to earn a living and support my family. Even if I had my
own money, which I don’t, it would belong to my husband the minute
we were married. If we had children they would belong to him not
me. They would be his property. So don’t sit there and tell me that
marriage isn’t an economic proposition, because it is.6
Por si no bastara con siete filmes, existen tres versiones en anime:
1981, 1987 y 1993 —que en realidad es la adaptación de la tercera
y cuarta entrega de Alcott, es decir, de Hombrecitos y Qué fue de
nuestros hombrecitos (1871 y 1886). En 1958 se hizo musical, y en 1998
se estrenó en Houston ¡como ópera!, compuesta por Mark Adamo.
Como miniserie hay dos opciones: la de 1978, dirigida por David
Lowell Rich, y la producida conjuntamente por la bbc y la pbs, bajo la
dirección de Vanessa Caswill. En México se produjo en 1962; en Perú
se ha realizado tres veces: 1963, 1985 y 2017; en Argentina en 1995,
y en Venezuela, en 1999.
Resulta imposible mencionar a todas las actrices que han
interpretado a las hermanas, a las Marmees, a las tías March y el
resto de los elencos. Cada una de las adaptaciones refleja su época,
en ellas es posible apreciar el gran tema de esta novela: la conversión
de niñas en mujeres —en grandes señoras incluso—, haciéndose su
lugar en el mundo, y resignándose —con la mirada en alto— ante la
adversidad y el dolor. &

5 «Las mujeres tienen mentes y tienen almas, además de corazones. Y tienen


ambición, y tienen talento, además de belleza. Estoy harta de que la gente diga que el
amor es para lo único que una mujer es apta.»
6 «Sólo soy una mujer. Y como mujer no tengo forma de hacer dinero ni lo
suficiente para ganarme la vida y mantener a mi familia. Incluso si tuviera mi
propio dinero, que no tengo, le pertenecería a mi esposo en el momento en que nos
casáramos. Si tuviéramos hijos, le pertenecerían a él, no a mí. Serían de su propiedad.
Así que no te sientes ahí a decirme que el matrimonio no es una propuesta económica,
porque lo es.»
¡eureka!

Los
Curie
y la
radioactividad por Isaac Asimov

La joven pareja, Pierre y Maria Curie, comenzó


por hacerse con una tonelada de ganga de las
minas de St. Joachimsthal, en Bohemia. Los
dueños de la mina no opusieron ningún reparo,
pero les advirtieron que ellos tendrían que
costear el transporte hasta París. La pareja pagó
religiosamente y se quedó sin dinero.

51
Un polvo que resplandece
Los trozos de roca negra eran muestras de un mineral
llamado pechblenda, que contenía pequeñas cantidades
de uranio. Hacía sólo dos años que Henri Antoine
Becquerel había descubierto que el uranio emite
radiaciones penetrantes. Los Curie andaban, sin embargo,
detrás de algo más que uranio. Disolvieron trozos de
pechblenda en ácidos, los trataron con diversos productos
químicos y separaron algunos de sus elementos; de este
modo dividieron la pechblenda en fracciones, conservando
aquéllas que contenían el material que buscaban. Y lo que
buscaban eran radiaciones más fuertes que las del uranio,
mucho más fuertes.

Combinaron las fracciones deseadas de diferentes lotes


de pechblenda y dividieron otra vez el material en fracciones
más pequeñas. Así pasaron semanas, meses, años… Un
trabajo agotador. Pero las fracciones eran cada vez más
pequeñas y las radiaciones que emitían, aún más fuertes.

En 1902, al cabo de cuatro años, la tonelada de


pechblenda había quedado reducida a un gramo de polvillo
blanco: un compuesto de un nuevo elemento que jamás
había visto nadie hasta entonces. Sus radiaciones eran
tan intensas, que el recipiente de vidrio que lo contenía
resplandecía en la oscuridad. Ese resplandor retribuía
con creces los cuatro años de trabajo de los Curie: habían
escrito el fenómeno de la radioactividad en el mapa de la
ciencia y con letras grandes.

Nace una científica


Maria Salomea Skłodowska nació en Varsovia el 7 de
noviembre de 1867. Polonia no era por entonces un buen
sitio para vivir, sobre todo para una joven devorada por
la curiosidad de aprender cosas sobre el mundo. Aquella
parte de Polonia estaba bajo el dominio de la Rusia

Aunque fue finalmente galardonada,


en un principio el Comité del Premio
Nobel se negó a que le otorgaran dicho
reconocimiento. Sin embargo, Pierre
Curie y un miembro del Comité hicieron
las diligencias necesarias para que le
otorgaran el reconocimiento

52
Pierre y Maria Curie, un amor entre probetas.

zarista, que no fomentaba la educación entre los polacos


y ni siquiera permitía que las mujeres asistieran a la
universidad.

Pero Maria no conocía obstáculos. Al terminar la escuela


secundaria, consiguió libros prestados y empezó a estudiar
química por su cuenta. Trabajando de tutora e institutriz
logró ahorrar dinero bastante para enviar a una hermana
suya a París, y en 1891 hizo ella lo propio. La tradicional
simpatía de los franceses hacia los polacos oprimidos era
una historia que se remontaba a los tiempos de Napoleón.
Muchos polacos hallaron refugio en París. Maria podía
estar segura de encontrar amigos.

Pero, más que amigos, lo que necesitaba era una formación


universitaria, así que se matriculó en la universidad más
famosa de Francia, la Sorbona, y comenzó a estudiar todo lo
que se le ponía por delante. Dormía en áticos sin calefacción,
y comía tan poco, que más de una vez se desmayó en la
escuela. Pero acabó siendo la número uno de su clase.

Pierre a escena
En 1894 le sonrió por segunda vez la suerte: conoció a
un joven llamado Pierre Curie y se enamoraron. Pierre
tenía ya un nombre en la Física: él y su hermano Jacques
habían descubierto que ciertos cristales, al someterlos
a presión, adquirían una carga eléctrica positiva en
un lado y otra negativa en el otro. Cuanto mayor era
la presión más grande era la carga. El fenómeno se
denomina «piezoelectricidad» —del griego piezein,
‘presionar’—. Hoy día encuentra aplicación en lo
micrófonos, radiorreceptores y fonógrafos. Cualquier
radiotransmisor se mantiene en frecuencia gracias a un
cristal piezoeléctrico.

Maria y Pierre se casaron en 1895. Maria, que estaba


haciendo el doctorado, obtuvo permiso para trabajar con
su marido, de manera que ambos combinaron trabajo y vida
doméstica. Su primera hija, Irene, nació en 1897.

La ciencia: un mundo inquieto


El mundo de la ciencia se hallaba por entonces al borde
de una revolución. El aire estaba cargado de ideas
nuevas. Röntgen había descubierto los rayos x, Becquerel
había descubierto que la radiación de los compuestos de
uranio era capaz de descargar un electroscopio y logró
demostrar cualitativamente que eran varios los compuestos
de ese elemento que poseían tal propiedad, aunque el
instrumental de que disponía era demasiado tosco para
realizar mediciones cuantitativas precisas. El electrómetro
diseñado por Pierre Curie y su hermano Jacques, basado en
la piezoelectricidad, podía medir cantidades muy pequeñas
de corriente. Maria Curie decidió utilizar el aparato para
estudiar cuantitativamente la radiación del uranio.

El principio era el siguiente: los rayos de uranio golpeaban


contra electrones de los átomos de aire y los expelían,
dejando atrás iones que eran capaces de transmitir una
corriente eléctrica. Así pues, la intensidad de los rayos del
uranio cabía determinarla midiendo la cantidad de corriente
eléctrica que permitían al aire transportar. La corriente podía
medirse equilibrándola en uno de los cristales de Pierre, con
diferentes presiones. A una determinada presión, el cristal
adquiría una carga suficiente para frenar la corriente.

Maria Curie halló que la cantidad de radiación es


siempre proporcional al número de átomos de uranio,
independientemente de cómo estén combinados
químicamente con otros elementos. Y descubrió que otro
metal pesado, el torio, también emitía rayos parecidos.
Maria Curie en su laboratorio.

Apenas había cumplido los 30 y hacía sólo seis años que


había llegado a París, pero su nombre ya empezaba a
sonar. Pierre, viendo claramente que su joven y brillante
esposa iba camino de convertirse en algo grande,
abandonó su línea de investigación y se unió a la de ella.

El metal de uranio se obtenía principalmente del mineral


pechblenda. Cuando los Curie necesitaban más uranio,
tenían que extraerlo de un trozo de mineral. Pero no sin
antes comprobar que ese trozo tenía suficiente uranio
para que mereciera la pena, lo cual requería medir la
radioactividad del mineral.

¡Bingo!
Un buen día, en el año 1898, dieron con un trozo de
pechblenda tan radiactivo, que tendría que haber albergado
más átomos de uranio en su seno que los que realmente
cabían. Los Curie, asombrados, llegaron a la única
conclusión posible: en la pechblenda había elementos
aún más radiactivos que el uranio. Y como semejantes
elementos no se conocían, tenía que tratarse de alguno
que aún no se hubiese descubierto. Por otro lado, jamás se
habían observado elementos extraños en la pechblenda,
por lo cual debían de hallarse presentes en cantidades muy
pequeñas. Y para que cantidades tan pequeñas mostraran
tanta radiación, los nuevos elementos tenían que ser muy,
muy radiactivos. La lógica era aplastante.

Los Curie comenzaron por fraccionar la pechblenda, sin


perder la pista de la radioactividad. Eliminaron el uranio
y, tal y como esperaban, la mayor parte de ésta persistió.
Hacia el mes de julio de ese año habían aislado una traza
de polvo negro que era 400 veces más radioactiva que el
uranio; ese polvillo contenía un nuevo elemento que
Pierre Curie, un científico
brillante, se casó con una
aún más brillante, Marie, la
famosa Madame Curie, y es
el único gran científico de
la historia que se identifica
constantemente como el
marido de otra persona
Isaac Asimov

se comportaba como el telurio —un elemento que no es


radioactivo—. Decidieron bautizar el nuevo elemento con
el nombre de «polonio», en honor de la patria de Maria.

Pero con ello sólo quedaba explicada parte de la


radioactividad, así que siguieron fraccionando y trabajando
sin tregua. En diciembre de ese año tenían una preparación
que era aún más radioactiva que el polonio: contenía un
nuevo elemento que poseía propiedades parecidas a las del
bario, un elemento no radioactivo que ya se conocía. Los
Curie lo denominaron «radio».

Con todo, incluso sus mejores preparaciones sólo


contenían ligeras trazas del nuevo elemento, cuando lo
que necesitaban era un cantidad suficiente para verlo,
pesarlo y estudiarlo. En la pechblenda había tan poco de
ese elemento, que había que empezar con una cantidad
muy grande de mineral. Así que los Curie se procuraron otra
tonelada y trabajaron durante otros cuatro años.

La fama y una partida


Maria Curie presentó en 1903 su trabajo sobre la
radioactividad como tesis doctoral y recibió su título de
doctora. Probablemente haya sido la tesis doctoral más
grande de la historia: ganó, no uno, sino dos premios
Nobel. En 1903 se le concedió a ella y a Pierre, junto con
Henri Becquerel, el Nobel de Física por sus estudios de las
radiaciones del uranio. Maria Curie recibió en 1911 el de
Química por el descubrimiento del polonio y del radio.

El segundo premio lo recibió en solitario; Pierre Curie había


muerto trágicamente en 1906 en un accidente, arrollado por
un coche de caballos.

Maria siguió trabajando. Tomó posesión de la cátedra de


la Sorbona que había dejado vacante Pierre y se convirtió
en la primera mujer que enseñó en esta institución.
Trabajaba sin interrupción, estudiando las propiedades y
peligros de sus maravillosos elementos y exponiéndose ella
misma a las radiaciones para estudiar las quemaduras que
producían en la piel.

En julio de 1934, venerada por el mundo entero como una


de las mujeres más grandes de la historia, Maria Curie
murió de leucemia, causada probablemente por la continua
exposición a las radiaciones radiactivas.

No hay duda de que su trabajo tuvo importancia científica


—y también médica, porque el radio y otros elementos
parecidos sirvieron para combatir el cáncer—. Pero por
encima de eso hay que decir que su labor fue inmensamente
espectacular: en parte porque en ella intervino una mujer, en
parte por las grandes dificultades que hubo que superar, y
por los resultados mismos.

No fueron los Curie, por sí solos, los que lanzaron a la


humanidad a la era del átomo; los trabajos de Röntgen,
Becquerel, Einstein y otros científicos fueron en este sentido
aún de mayor importancia. Pero la heroica inmigrante de
Polonia y su marido crearon la expectativa de nuevos y más
grandes acontecimientos. &

El presente texto fue tomado del libro Momentos estelares de la ciencia


(1980), de Isaac Asimov, bajo el sello de Alianza Editorial.

para escribir mejor

Signos en peligro de extinción


Oficialmente la Academia Mexicana de la Lengua ha catalogado como
extintos en estado silvestre a los signos de apertura para preguntas
y exclamaciones: «¿» y «¡», respectivamente. El seguimiento de los
programas de conservación concluyó que la población nunca se pudo
recuperar desde el año 2005 y solamente las especies sobreviven en
diversos grupos en cautiverio, como en el Colegio de México, en la
Facultad de Filosofía y Letras de la unam, y algunas publicaciones
indican que dentro del Congreso de la Unión se armó una trifulca
durante la propuesta para la concientización del uso de estos signos
para el idioma español. Algunos argumentaban: «¿Dónde está la
estadística que lo sustenta?» mientras que otros reprimían: «¡Signo
por signo, pregunta por pregunta!». Mientras tanto, se prevé una
manifestación en las 32 entidades del país. ¿Será éste el fin de los
signos? ¡Hagan algo, por favor! &
El
Feminismo
en México
E l proceso de liberación femenina en
México fue muy similar al experimentado
en Europa y los ee. uu. Tenemos a Sor Juana
Inés de la Cruz, nuestra precursora; a las
que fundaron revistas demandando educación
para las mujeres, y a las luchadoras que se
organizaron para buscar el voto, el derecho
a la interrupción legal del embarazo y otras
prerrogativas. Si bien con algunos años de
retraso respecto a las feministas de otras
naciones, las mexicanas también han ganado
mucho terreno en la lucha por sus derechos.

1691
Sor Juana Inés de la Cruz
escribe su «Respuesta a
sor Filotea de la Cruz»,
en la que
1887
se manifiesta Se publica la revista
a favor de la literaria Violetas del
educación de Anáhuac, publicación
las mujeres. partidaria de la
emancipación femenina.

1904
Sale a la luz en la
Ciudad de México La
mujer mexicana. Revista
mensual científico-literaria
consagrada a la evolución
y al perfeccionamiento de
la mujer, que se pronuncia
a favor de la educación
intelectual de las mujeres.
1905
Se establece la
Sociedad Protectora
de la Mujer, para
favorecer la vida
intelectual y los lazos
de amistad entre sus
afiliadas; actividades
descritas con el término
feminismo, de reciente
incorporación al
1907
La obreras María del
vocabulario mexicano. Carmen y Catalina Frías
forman la agrupación
gremial llamada
1910 Hijas de Anáhuac,
a fin de mejorar
Las mujeres participan
activamente en la las condiciones
Revolución Mexicana de trabajo en las
como soldaderas, espías, fábricas textiles.
mensajeras, enfermeras
y periodistas.
1916
Se realiza el Primer
Congreso Feminista
Mexicano en Mérida,
Yucatán. Asisten 620
mujeres para discutir temas
como la moral sexual única,
la educación femenina y el
equilibrio entre sexos.

1923
El Congreso Feminista
Panamericano se
efectúa en la Ciudad de
México con más de 100
participantes mexicanas
y algunas representantes
de organizaciones
estadounidenses.

1935 1928-1929
El Código Civil del
Durante la presidencia del Distrito Federal
general Lázaro Cárdenas establece el divorcio por
se crea el Frente Único consentimiento mutuo
Pro Derechos de la Mujer y otorga a la esposa
—fupdm—, que logrará la patria
agrupar a más de 50 mil potestad
mujeres, quienes centran sobre los
sus actividades en torno a hijos; también
las demandas de votar y ser tipifica varios
electas en cargos populares. delitos, entre
los que se
encuentran
el aborto
y la violación.
1953
El Diario Oficial de la
Federación publica
la reforma a los
artículos 34 y 115
constitucionales, que
establece la igualdad de
derechos políticos para
las mujeres.
1955
Las mujeres votan
por primera vez en 1972
los comicios de julio Esperanza Brito y otras
para elegir diputados 23 feministas constituyen
federales. legalmente el Movimiento
Nacional de Mujeres.

1975
Año internacional
de la Mujer
—aim—. México
es la sede de
la Primera
Conferencia
Mundial sobre
la Mujer,
convocada por
la Organización de las
Naciones Unidas —onu. 1976
Se organiza la Primera
1978 Jornada Nacional sobre el
aborto, en la que se redacta
Surge el Frente Nacional el primer documento
por los Derechos y la mexicano a favor de
Liberación de las Mujeres. legalizar el aborto.
Nace la revista fem,
publicación feminista
pionera en América Latina,
concebida por
Alaide Foppa
y Margarita
1993 García Flores.

En Ciudad Juárez,
Chihuahua, se denuncia
el asesinato y la
2001
Se crea el Instituto
mutilación de cuerpos Nacional de las Mujeres
de obreras jóvenes, —inmujeres.
empleadas de las
fábricas maquiladoras
trasnacionales de esa
zona fronteriza.
2007
Se despenaliza el aborto
en el Distrito Federal.
Programa «Acoso cero» en
el transporte público, para
destinar vagones exclusivos
para las mujeres en el
Metro y Metrobús.
2009
Creación de la Comisión
Nacional para Prevenir
y Erradicar la violencia
contra las mujeres
—conavim.

2014
2018 Queda establecido en la
Constitución la paridad de
Por primera vez en la
historia, se instala el género entre hombres y
Congreso mexicano mujeres en las candidaturas
con mayor paridad de de senadores y diputados
género. federales y locales.

Se aprueba la Ley
General de acceso de las
mujeres a una vida libre
de violencia.

2020 2019
Tiene lugar una ola de
Se aprueba la Ley protestas feministas en
«Olimpia» en varios todo el país para detener
estados del país y en la la violencia en contra de
Ciudad de México; tiene las mujeres.
por objeto combatir la
difusión no consensuada
de material gráfico
íntimo. &

¿Qué palabra significa «raza, casta o


familia de la que desciende un individuo»?
Las tres primeras personas que respondan correctamente,
a partir del 9 de marzo,* a cartas@algarabia.com recibirán
el libro Los condenaditos y otras historias de impiedad, de José Luis
Enciso, publicado por Rayuela.**
Ganador de la edición 184: Mariano
Montes de Oca Delgado, María Lourdes
Durán Genis y Josafath Cárdenas Rosique.
Respuesta: Ojimiel.

*Para obtener el premio y no ser descalificado se debe enviar el nombre completo,


edad, teléfono, e-mail y dirección completa. Limitado a un premio por participante
por cada dos números.
**El nombre del ganador y la respuesta se publicarán en Algarabía 188.
El plazo para recoger el premio vence el 2 de junio de 2020.
El premio sólo se entregará en nuestras oficinas de la Ciudad de México.
Todos celebraron su estilo, la plasticidad y libertad de
su lenguaje. El escritor español Edmundo Domínguez
Aragonés afirmaba que, tras a leer a María Luisa
«La china» Mendoza, los ojos de sus lectores
terminaban «saturados, enchilados por el ardor
que el lenguaje de ella te comunica».

La
mujerada por María Luisa «La china» Mendoza
S us columnas periodísticas eran ya un ritual
matutino para la Ciudad de México; no en
balde formó parte del espacio de opinión de
numerosos diarios y revistas nacionales: El
Día, El gallo ilustrado, El Sol de México, El
Universal, Excélsior, Novedades, entre otros.
En la televisión, en tanto, tuvo una sección
de algunos minutos sobre temas de cultura
en el noticiario de Jacobo Zabludovsky, lo que
arrecentó aún más su fama.

Breve introducción a «La china»


Nació en Guanajuato, en 1930, y falleció en la Ciudad
de México, en el 2018. Su cariño por ambas ciudades
es manifiesto en numerosas columnas y crónicas; de
Guanajuato destacaba su estatus provincial, cuasi virginal,
y de la capital, su bullicio y anarquía.
Además de su paso por los medios de comunicación, y
de los reconocimientos que recibió —como el Nacional
de Periodismo o el Magda Donato—, «La china» también
incursionó en la política bajo las siglas del pri, partido que
la hizo diputada por su estado natal.
Su última columna fue publicada el 30 de junio del 2018, en
Excélsior; en ella se lee: «Oigan, muchachos, yo no me quiero
morir, échenle, por el amor de Dios, una oracioncita
al Creador. Déjenlo ser Dios, él sabe».

Mujerada
Con el sambenito del Día de la Mujer se efectúan fiestas en
el cerco distrito federalense y uno que otro evento en «la
lejana y recogida provincia». En realidad no hay día de Dios
que no sea día de la mujer, por lo que celebrarlo 24 horas
es comer pan con pan, como quien dice. Había una vieja
abuela en Jalisco que gritaba con una voz ríspida de tan
descarapelada: «¿mujeres…?, ¡bah!, ¡mujeres debían de ser
pa’mantener a los hombres!». Y hoy se exclama, ¡mujeres, sí,
Foto de pero pa’ser respetadas por los hombres!, que es lo menos
«La china»
Mendoza
que puede una enagua pedir, respeto en el trabajo, en la calle,
tomada en el hogar. Respeto que se ha ganado a pulso en el campo
por Rogelio
Cuéllar en
como en la ciudad. Porque, ¿de qué nos sirve votar si todavía
1980. somos botadas? Y sin demagogias, nada más enseñando los
Maruxa Vilalta.

Derechos de la Mujer en último caso. Para que se nos deje


el campo libre, expedito, desbrozado. Y no se hagan a un lado
a las «viejas» porque su lugar está en la cocina.

Mujeres que trabajan


Maruxa Vilalta inventó el Día de la Mujer Mexicana y se
dedica a consagrarlo cada febrero.1 Afortunadamente
Maruxa no es feminista, se conforma con ser femenina que
con eso le basta. Desde hace años entrevista a las féminas
laborantes en un periódico grandotote y capitalino. Y para
ella van estas muchachonas a quienes se les ha pasado
entrevistar.
Eva, sin apellidos y con domicilio en el Paraíso s. a. Vendedora
estrella del departamento de frutería, con experiencia
en operaciones de injertos óseos y conocimientos en el
campo de los reptiles. Fue expulsada del paraíso porque los
ángeles dijeron que no estaba en su sindicato de alas ni en
su cooperativa de halos. La Malinche, llamada a veces doña
Marina, traductora y agente de viajes. La Llorona, directora
de una gran compañía de alarmas y futura anticomunista.
Marquesa Calderón de la Barca: primera corresponsal
inglesa que llegó a México y candidata a anunciar el jabón
en polvo —no se bañó desde que partió de Europa hasta que
llegó a Puebla en unos dos o tres meses, antes sólo se pasaba
una esponjita— o el mum que «evita las molestias del baño».
Doña Josefa Ortiz de Domínguez, la mejor inspiradora de
series de suspenso, etcétera.

1 El Día de la Mujer Mexicana se celebra el 15 de febrero; no debe


confundirse con el Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo.
Luisa Josefina Hernández.

Mujeres que escriben


Pues nada más para empezar y con su venia: Simone de
Beauvoir que en 1954 recibió el premio Gon court; Santa Teresa
de Jesús y Katherine Mansfield. Marguerite Duras y Catherine
Anne Porter. Christianne de Rochefort y Virginia Woolf.
Françoise Sagan —para no hablar de Madame de Lafayette
o de la Monja Portuguesa— y Carson MacCullers. Rosario
Castellanos en México y Luisa Josefina Hernández, esta última
importantísima dramaturga, respetabilísima novelista y una
de las más cultas maestras de arte dramático, pues no sólo
es catedrática de la carrera, sino innovadora osada de nuevas
estructuras en teatro. Elvira Vargas y el periodismo, la audacia,
el profesionalismo. Ella está enterada, es una antena que capta
lo que ocurre a su alrededor. Su columna es un breve informe
del año, del mes, del día y de la hora en que su autora la escribió.
Y Ana Cecilia Gironella —«Bambi»—, que inventó e impuso
un estilo de entrevistas y causó un impacto no repetido en
ningunas ocho columnas. «Bambi», temporalmente en silencio,
es una de las más logradas periodistas que hemos tenido.

Retrato
Lo primero que se descubre en ella como las hojas de las
violetas, es el sentido del humor. Pero un humor inteligente
que pincha y no duele, como las inyecciones bien puestas.
Luego viene la temperatura que se le desparrama por los
ojotes negros abiertos con sorpresa desde la niñez, cuando
Rosario Castellanos descubrió eso que se llama injusticia
apoltronada en Chiapas, soberbiamente, a lo ladino. Después
de la repartición de conocimientos, de caracteres, de
bondades, de consejos, de amistades.
Rosario Castellanos es la gran donadora de virtud. Se le
admira porque de pie ha resistido el ventarrón de la envidia
y hasta de la calumnia, tan fresca ella, tan cerca de Dios.
Poeta, novelista, periodista, ensayista, maestra y para
terminar el cuadro de la mujer: esposa y madre. Cuando
uno conoce a Rosario se repite la palabra rosario por lo bajo
como si se orara, aunque esté uno quiérela y quiérela por su
madurez y su gran categoría de ser humano.

La varia invención
La mujer es una inventona, inventadora, inventista de
primera. Así como inventan tonos de maquillaje o peinados
siguiendo la técnica de Eva, que inventó la primera enagua
y el primer afrodisíaco. Hace 300 años un tal Thomas
Master recibió la patente para una desgranadora y
limpiadora de maíz inventada por su mujer Sibila. En 1787, en
Massachusetts, Betsy Metcalfe logró blanquear y ablandar
la paja para hacer sus sombreros. Las mujeres empezaron
a descubrir cosas prácticas, útiles al hogar desde entonces:
extintores de incendio, cortineros, clavijas, zapateros,
rasuradoras, etcétera.
La guerra del 14 al 18 despertó en la mujer un intenso deseo
de superación. Muchas salieron a trabajar a la calle, a la
fábrica sustituyendo al marido que peleaba en el frente.
Entonces fue cuando Martha Coston, viuda de un oficial
de la Marina, inventó las señales luminosas empleadas por
cualquier marinero del mundo hasta la fecha. Ya en el 38,
Elsie Adams inventó una bomba hogareña para apagar
fuegos no deseados. El Departamento de Guerra adquiría
cinco años después la patente de un nuevo aparato de
señales aéreas inventado por Mary Agnew. Ruth Brown

Pues sepa Vuestra Merced, ante todas cosas, que a


mí llaman Lázaro de Tormes, hijo de Tomé González y de
Antona Pérez, naturales de Tejares, aldea de Salamanca. Mi
nacimiento fue dentro del río Tormes, por la cual causa tomé
el sobrenombre; y fue desta manera: mi padre, que Dios
perdone, tenía cargo de proveer una molienda de una aceña
que está ribera de aquel río, en la cual fue molinero más
de quince años; y estando mi madre una noche en la aceña
preñada de mí, tomóle el parto y parióme allí; de manera que
con verdad me puedo decir nacido en el río.
Anónimo, El Lazarillo de Tormes (1554).
Carson McCullers.

inventó un avión —nada más— y Jean Roberts un aparato


para facilitar el aterrizaje, mientras Catalina Biadgett daba
al progreso su «vidrio invisible» a prueba de reflejos.

Boga boga mi barquito


En el mar también las damas han conseguido un montón
de cosas aparte de lucir sus cuerpos como venus en bikinis
de a milímetro. Han abatido récords de nado, de clavado, de
buceo y de navegación. Como Miriam, la esposa de Donald
MacMillan —compañero de Robert Peary en su famosa
expedición al Polo Norte—. Tuvo el honor de formar parte del
grupo que en velero recorrió las regiones árticas. La primera
mujer que vio ese paisaje de blancura y foquerío.

Viento en hélice
Volando entre las nubes las señoras son unos verdaderos
genios. De Londres a El Cabo, en Brasil —Mrs. Mollison—.
De París a Tokio y de nuevo París —Maryse Hilz—. De Dakar
a Natal —Joan Batten.
Y desde Nueva York a París la fantástica Amelia Earhart, «la
muchacha Lindbergh», que subió a su avión Electra a las diez
de la mañana de julio de 1937 en Nueva Guinea, rumbo a
California y nunca, nunca se la volvió a ver.
Amelia, con cabello estilo príncipe Valiente, de ojos azules, dejó
un huecote en la historia de la aviación y de ella se contaron
durante años leyendas inverosímiles, como que había sido
aprisionada por los japoneses, encargada de un asunto secreto
de Estado, que fundó una colonia de puras mujeres en plena
selva, que perdió la vista y prefirió vivir entre salvajes a volver
a los brazos de su desconsolado marido, etcétera.
También en España las aviadoras han sido un hecho: Juana
Contreras —1895—, Mercedes Corominas que subió a su
Amelia Earhart.

cielo barcelonés —1904—, María Minondo —1912—, María


Julia Berenguer —1817—, etcétera. Todo esto en homenaje
a Valentina y su odisea espacial...

La importancia de apellidarse indio


Las rubias choznas del emperador Moctezuma, ese gran
personaje trágico de nuestra historia, que cargó todo el
horror de una invasión mágica, toman el té alrededor
de la mesita vestida con terciopelo y hablan en francés.
Alguna abuela mentirosa les contó durante las vacaciones
de verano que en la familia había habido un abuelo indio,
noble, creo que de apellido Moctezuma. Las chicas rieron
de la chocha anciana y devoraron con fruición sus cuernos
de azúcar untados con mermelada de frambuesa.
¿Son de veras esas niñas piernilargas y europeas
bizbiznietas de nuestro primer héroe vencido? Alguna
vez habrían de venir a México, en excursión económica, a
conocer ese país indio del que la chiflada abuela les habló
cuando ya deliraba. Nunca, ninguna de ellas, viejecitas las
otras, en fin, en edades se rompen árboles genealógicos,
intuyó la tragedia de su origen… Aquella niña Tecuichpo,
hija menor de Moctezuma, recogida en la orfandad por
el tío Cuitláhuac, después por el primo Cuauhtémoc, y
raptada de un convento por el conquistador Cortés, el cual
la violó haciéndole un hijo, y pasándola como esposa a tres
gachupinazos… Aquel hijo mayor de Moctezuma llamado
luego don Pedro, que fue llevado a Madrid a firmar su
renuncia al trono mexicano. El hijo de Pedro también fue
llevado a España a los mismos menesteres, nada más que
a éste no lo dejaron regresar a su amado Tenochtitlán, ya
en plena colonización. De tal nieto descienden las jóvenes
rubias que por México pasaron, sin vislumbrar siquiera la
tragedia de sus raíces. &

Fragmentos tomados del libro La O por lo redondo (1971), escrito por María
Luisa Mendoza y editado por Grijalbo.
datos elementales

9 18.998

F
FLÚOR

Estado de agregación: Gas


¿Qué lo contiene?: El agua y los minerales como fluorita,
criolita y fluorapatita
Grupo: No metales —halógenos—
Presencia en el cuerpo humano: Sí (0.0037%)

E l de peor humor porque reacciona con prácticamente


todos los elementos de la tabla —excepto helio, neón
y argón— y de los más asesinos, ya que cobró la vida de
muchos científicos. Fue hasta 1886 que el químico francés
Henri Moissan logró aislar el flúor, nombrado así por Sir
Humphry Davy, del latín fluorés, ‘fluir’, retomado de los
estudios de Georgius Agricola sobre la fluorita en 1529.
En forma pura, se trata de un gas diatómico de color
amarillo pálido, sumamente corrosivo, tanto que disuelve
el vidrio. Entre los usos más comunes de compuestos de
flúor, tenemos al conocido teflón —politetrafluoroetileno—
aprovechando la resistencia térmica del enlace carbono-
flúor, así como el fluoruro de sodio —NaF— para las pastas
dentales como prevención de caries, y el hexafluoruro
de uranio —UF6— para enriquecer
la producción de uranio-235 en los
reactores nucleares. Eso sí, el gas
invernadero más nocivo de todos es
el hexafluoruro de azufre —SF6—
y la reacción de flúor con hidrógeno
es explosiva, además de que el
ácido fluorhídrico —HF—, es
igual o más corrosivo que el flúor
solito. &
por Rodrigo Coronel
secretaria.

Cuando iba en la universidad, antes de hablar con el


coordinador de mi licenciatura me dirigía con «Mary»,
ama y señora de los horarios de los profesores,
dadora de grupos y poseedora de los arcanos de
la titulación, sin duda el proceso burocrático más
complejo del México moderno. Si se contaba con su
favor, «Mary» tenía las llaves correctas para abrir las
puertas más inaccesibles del mundo universitario
—lo mismo podía disponer de un grupo para uno
solo o «traspapelar» algún documento de manera
extemporánea—; si, por el contrario, le eras
indiferente —o peor aún, le parecías insufrible—,
te enfrentabas al sistema solo. Su gracia era tan
importante como una buena calificación. Puedo afirmar
que sin su solidario y robusto hombro, mi salida de la
universidad se hubiera demorado algún tiempo más.

«Mary» comparte su omnipotencia con otras secretarias.


El poder les es natural y, ¡qué duda cabe!, saben
utilizarlo. Sigilosas, a veces hasta invisibles,
las secretarias detentan un poder discreto. Su
distancia respecto a la toma de decisiones
es sólo aparente, pues en la mayor parte de
los casos se hallan en el centro mismo de este
proceso. Se dice, y no
sin razón, que
cualquier acto
de «alta
política»
debería estar
precedido
por el
cortejo
Fui también la celestina,
de tus citas clandestinas.
Y aprendí a estar bien callada,
luego un guiño de malicia,
una caricia de cumplido,
y un gentil hasta mañana
Mocedades, «Secretaria»

constante de su gracia, siempre caprichosa y mudable.


De su arbitrio dependen destinos, carreras y reputaciones;
una infidencia suya podría hundir los enjuagues del jefe
en turno, un documento traspapelado o mal referenciado,
por alguna «distracción», podría detener por varios meses
algún asunto urgente.

Si la «información es poder», las secretarias lo tienen todo.


Según el Diccionario de la Real Academia Española, la primera
acepción de secretaria, del latín medieval secretarius, es
‘persona que se encarga de las labores administrativas
de un organismo, institución o corporación y desempeña
las funciones de extender actas, dar fe de los acuerdos y
custodiar los documentos de esa entidad’. Hasta aquí nada
nuevo; sin embargo, la séptima acepción dice: ‘persona
depositaria de algún secreto de otra’.

De hecho, secretaria deriva de secreto, del latín secretus:


‘separado, aislado, remoto’, y a su vez, participio de secernêre,
‘separar, aislar’, derivado de cernere, ‘distinguir, cerner’, de
acuerdo con el Breve diccionario etimológico de la lengua
castellana, de Joan Corominas. No muy lejos se hallan otras
palabras, como secta o sectario.

Para el Diccionario del español usual en México, la definición


de secretaria es un poco más exhaustiva: ‘Persona
encargada de cumplir las órdenes, tomar dictado, escribir
correspondencia o llevar los archivos de un empleado
superior en una oficina; o ‘persona que se encarga de los
asuntos particulares de su jefe y no de los que pertenecen
a su cargo o autoridad’.

Hasta hace algunos años, en el imaginario popular la


secretaria sólo podía ser mujer; pero las cosas han cambiado
lo suficiente como para no reducir esta posición a un género.
En cuanto al poder, éste sigue incólume, como el de «Mary»,
a quien muchos debemos el diploma que cuelga en la sala
de la casa familiar, junto a la fotografía de un bebé a veces
llorón, otras sonriendo o con cara de circunstancia. &
chicas
malas

Junto con Golda Meir e Indira Gandhi, Margaret


Thatcher es la mujer más exitosa en el ámbito
político y democrático del siglo xx, un ejemplo
de empoderamiento femenino. Sin embargo, no
suele ser presentada como modelo a seguir por
cierto feminismo.

72
Durante toda su vida pública, Thatcher fue una mujer en un
mundo abrumadoramente masculino, cuya cumbre alcanzó
suprimiendo la ternura, cariño y afecto que suele asociarse
con esposas y madres, y demostrando la firmeza, la autoridad
y agresividad achacadas a los machos alfa.
David Cannadine

Margaret
Thatcher,
la «Dama de Hierro» por Ana García Levi

No obstante, Lady Thatcher quebró un techo de cristal


tras otro, durante toda su vida, abriéndose paso en los
ambientes de Oxford, Westminster, el Partido Conservador,
Downing Street y el ruedo político internacional —con sus
guerras y terrorismo, vencidas geopolíticas y negociaciones
entre potencias.
Cuando llegó al poder, la percepción generalizada de Gran
Bretaña era de decadencia política —ingobernable, sin
Imperio, a la sombra de los ee. uu. y dependiente de los
préstamos del Fondo Monetario Internacional— y la realidad
constatable era de debacle económica —cuando el nivel de
vida británico se rezagaba comparado con el francés, alemán
e incluso italiano—. En palabras del historiador Ian Kershaw:
Para principios de los años setenta, Gran Bretaña, alguna
vez el centro del poder industrial mundial, se hallaba
en un estado deplorable. Largos años de inversión
insuficiente, estructuras sindicales arcaicas, pobre
administración, mala planificación y erradas políticas
de sucesivos gobiernos acabaron por debilitar al país,
política y económicamente. El intento de los laboristas
de reformar los sindicatos había sido un colosal fracaso.
Peor le fue a los conservadores en su gestión económica
y lidiando con las disputas industriales. Los precios y los
salarios continuaron en una espiral ascendente, atizando
la inflación. El gasto gubernamental se salió de control.1

1 Ian Kershaw, The Global Age: Europe 1950-2017, Londres, Viking,


2018, p. 270.
En efecto, aquel «invierno del descontento», hacia finales
de la década, estuvo repleto de incesantes huelgas —desde
sepultureros, recolectores de basura, enfermeras, maestros,
hasta choferes y mineros—, apagones, racionamiento,
desempleo, escasez, recesión e inflación. Los dos partidos
dominantes del Reino Unido habían fracasado y la única
alternativa posible parecía resignarse a administrar el
declive.

De Grantham al «invierno del descontento»


Napoleón se había burlado alguna vez de Gran Bretaña
diciendo que era una «nación de tenderos». Margaret Hilda
Roberts, nacida el 13 de octubre de 1925, siempre presumió
de ser hija precisamente de un tendero, Alfred Roberts —
estricto y laborioso metodista, autodidacta, muy involucrado
en la política local—; su madre fue Beatrice Ethel Stephenson,
y su hermana mayor llevó por nombre Muriel. Grantham, en
el condado de Lincolnshire, fue su pueblo natal.
Estudiante asidua e inquieta, mas no brillante, obtuvo
una beca para ir a Oxford, donde estudió química en el
Sommerville College y alcanzó a ser la presidenta de la
Unión Conservadora universitaria. Rechazada de un empleo
en un emporio industrial por «testaruda, obstinada y
peligrosamente terca», fue mejor recibida en los círculos
políticos conservadores. Se postuló como candidata al
Parlamento por Dartford, en 1950 y 1951, sin éxito, pero
robándole votos y reflectores a los laboristas. Ya casada
con el acaudalado empresario Denis Thatcher, con una
especialidad en Derecho fiscal bajo el brazo y madre de los
gemelos Sarah y Mark, ganó —como una de las doce mujeres
conservadoras en ingresar al Parlamento ese año— la curul
por Finchley en 1959, misma que ocuparía hasta 1992.

El salto al poder
Combativa y concienzuda, destacó entre los miembros
del Parlamento y llegó a ser secretaria de educación en el
gabinete del conciliador Edward Heath (1970-1974). Pese a
que Winston Churchill había dicho que «la mejor inversión
que podía hacer una comunidad era dar leche a los bebés»,
Thatcher se ganó el mote de «Maggie Robaleches» al abolir,
por causa del equilibrio presupuestario, la provisión gratuita
de leche a los estudiantes y cerrar grammar schools como la
de Kesteven, misma a la que ella había asistido.
Por diligente, capaz y eficaz, por respirar política 24/7
y regodearse ante obstáculos y problemas, sin jamás
arredrarse ante la impopularidad ni rehusar la confrontación
abierta —mal vista por el viejo establishment—, fue ganando
popularidad entre los jóvenes conservadores, gracias a lo
cual pudo destronar a Heath y convertirse en la primera
mujer en liderar un partido político en Gran Bretaña, en
febrero de 1975.
De cara a las elecciones generales de 1979,² pese a su
inexperiencia y la condescendencia que le prodigaron
aliados y enemigos, se abrió paso debido a su claro mensaje,
ambicioso y optimista, de devolverle lo «gran» a Gran
Bretaña. Blandiendo el sentido común de ama de casa
trabajadora, prudente, ahorradora, que evita deudas y lleva
en orden las cuentas del hogar, en contra del elitismo de los
líderes conservadores y el sectarismo de los laboristas, logró
posicionarse como la defensora de la clase media frente a las
élites feudales y las corporaciones proletarias, a la vez que
erguirse como la libertadora del individuo, aplastado por el
Estado y lastrado por impuestos, burócratas y gorrones.

2 Para estas elecciones el partido de Margaret Thatcher se hizo con el


Una joven 43.9% de votos, obteniendo 339 escaños en el Parlamento; los laboristas
candidata, alcanzaron el 36.9%, es decir 269 escaños.
1951.
También, gracias al cambio de imagen —reemplazando
los sombreros y vestidos de señora de los suburbios por
coloridos trajes sastre y un llamativo peinado de crepé—
y al entrenamiento vocal —para hacer más grave su voz
y proyectar «mayor autoridad»— a los que se sometió, a
instancias de su amigo y mentor Airey Neave, fue convocada
en mayo de 1979 al Palacio de Buckingham para formar un
gobierno en nombre de la reina Isabel ii, convirtiéndose así en
la primera mujer electa como jefa de gobierno en Occidente.³

La señora no cambia de rumbo


Su primer gabinete estaba conformado por varones de
familias nobles, con tierras y millones en el banco, educados
en los mejores internados, las fuerzas armadas o los
Gentleman's clubs. Es decir, para nada acostumbrados a
tomar en serio el punto de vista de la clase media, a escoger
soluciones radicales ni a confrontarse con las mujeres.
Estaban todo menos preparados para una primera ministra
cuya estrategia era, invariablemente, golpear primero, golpear
más fuerte y seguir golpeando, bien consciente de que nunca
sería del todo aceptada y que la suya siempre sería una voz
marginal. Sin ser feminista, no dudaba en espetarlos: «El
gallo puede quiquiriquear, pero es la gallina la que pone los
huevos» y «si quieres que algo se diga, pídeselo a un varón
pero, si quieres que se haga, pídeselo a una mujer».
Obstinada por naturaleza y poco receptiva a nuevas ideas
—y quizá un poco a sabiendas de que a las mujeres
poderosas no se les conceden segundas oportunidades—,
demostraba una convicción feroz y ejercía un liderazgo
implacable que generaba temor, no amor. De ahí su astucia
a la hora de reapropiarse de burlas e insultos, para tornarlos
en halagos: ya sea el mote de «Dama de Hierro» que le
otorgó la prensa soviética o el que su bolso fuese una arma.

3 Fue precedida en el Oriente por Sirimavo Bandaranaike (1960), Indira


Gandhi (1966) y Golda Meir (1969), primeras ministros de Sri Lanka, India
e Israel, respectivamente.
La señora Thatcher trajo
una notable simplicidad en
sus juicios que resonó con
una parte del público, pero
repelente para muchos
otros. Fue admirada y
odiada en casi las mismas
proporciones
Ian Kershaw

Con Denis
Thatcher
entrando a
10 Downing Logró, incluso, hacer de la testarudez su mayor virtud,
Street, 1979. lo que tal vez hacía falta para romper el impasse político,
el letargo económico y la autocomplacencia moral de la
década precedente.
Al principio, Thatcher eligió con cuidado sus batallas y se
dispuso a recortar el gasto gubernamental y controlar la
inflación a toda costa. A corto plazo, el desempleo aumentó,
la economía se paró en seco y estallaron disturbios en todo el
país. Si los destrozos y ataques contra la policía eran síntoma
de desesperación y pobreza para los viejos tories, para ella
no eran sino crímenes que habían de ser tratados como tales.
Ante la impopularidad de sus políticas entre el público y
su partido, temeroso de perder las siguientes elecciones4 y
ansioso por dar marcha atrás, ella respondió tajante: «Ustedes
cambien de rumbo si quieren. La señora, no».

El imperio contraataca
A la par de la inflación, se desplomaban sus números en las
encuestas. Entonces, a la lerda y sanguinaria Junta militar
que gobernaba Argentina, instigada por los recortes de
defensa británicos, se le ocurrió invadir, el 2 de abril de 1982,
las islas Falkland/Malvinas en el Atlántico Sur, sin tomar en
cuenta que Thatcher había dejado morir sin miramientos a
presos del Ejército Republicano Irlandés —ira, por sus siglas
en inglés— que hacían huelga de hambre, y que se había
deshecho de sus críticos en el gabinete.
Thatcher desoyó el consejo de sus ministros y algunos
militares e hizo caso omiso de las presiones de los

4 En estos comicios, el Partido Conservador obtuvo 42.8% de los votos


—397 escaños en el Parlamento—; el laborismo se hizo con el 27.6%
—209 escaños.
ee. uu. —siempre celoso de la intervención europea en
América y tolerante de los regímenes anticomunistas
de Latinoamérica—. Entonces, aisló diplomáticamente
a Argentina —entre otras maniobras, pactando con la
dictadura militar chilena— y despachó desde Portsmouth a
la flota británica más numerosa desde la ii Guerra Mundial,
sin importarle las inclemencias del clima ni la superioridad
estratégica y armamentística de Argentina, para recuperar
por la fuerza las islas, a trece mil kilómetros de distancia.
La rendición de la guarnición de Puerto Stanley, el 15 de
junio, luego de fieros combates y 907 muertos de ambos
bandos, precipitó la caída de la dictadura argentina y la
holgada reelección de Thatcher, ahora envuelta en un aura
de patriotismo renovado y prestigio «churchilliano». Su
reacción ante el atentado del 12 de octubre de 1984, cuando
el ira detonó una bomba en el Gran Hotel de Brighton,
El gabinete
conservador,
1979. donde se hospedaba el gabinete, cobrándose cinco vidas e
hiriendo a treinta y cuatro personas, sólo confirmó su fama:
la conferencia del Partido Conservador se llevó a cabo como
si nada y la «Dama de Hierro» dio, en su cumpleaños, un
desafiante discurso.

La política exterior de la «Dama»


En política exterior hubo de adoptar un tono más
pragmático, moderando sus filias y fobias: su hostilidad
sin ambages al comunismo y la Unión Soviética, su
escepticismo con respecto a Europa y las Naciones Unidas,
su frialdad para con la Commonwealth y su simpatía
descarada por los ee. uu. Ya fuera en Rhodesia o Sudáfrica,
Hong Kong o Irlanda del Norte, la reunificación de
Alemania o la guerra contra Irak, tuvo que dar su brazo a
torcer, no obstante su considerable prestigio internacional.
Forjó estrechas relaciones con, entre otros líderes, Mijaíl
Gorbachov y Ronald Reagan, a quienes «descubrió» antes
de que accedieran al poder.
Una vez restablecido el honor internacional de Gran
Bretaña —y el suyo—, ahora Thatcher podría concentrarse
en pelear batallas más cerca de casa y lanzar su cruzada de
modernización económica.

La avaricia es buena
Cuando el más grande de los sindicatos británicos, la
Unión Nacional de Mineros, quiso medir sus fuerzas con
el gobierno y derrocar a Thatcher, su líder, el izquierdista
radical Arthur Scargill, convocó a una huelga en abril de
1984 con el fin de prevenir el cierre de varias minas. Sólo
que no consultaron a los mineros e insistieron en hacerlo en
pleno verano y cuando el gobierno tenía grandes reservas de
carbón. Thatcher, como de costumbre, no cedió ni un ápice
y la amarga huelga se prolongó un año, entre disturbios
violentos y polarización generalizada.
En la cumbre G7, 1989.

Eliminados los subsidios, recortada la autonomía sindical,


cerradas las minas improductivas y literalmente apaleados
los trabajadores —como retrata tristemente la película Billy
Elliot (2000)—, Thatcher lanzó sin piedad su tercera gran
ofensiva. Ignorando al viejo exprimer ministro conservador
Harold Macmillan, quien defendía a los mineros por sus
sacrificios en la i Guerra Mundial y que se quejó de que se
estaba «vendiendo la platería de la familia», su sucesora
puso a la venta astilleros, acereras, telecomunicaciones,
ferrocarriles, el sector energético, puertos, aerolíneas,
viviendas, bancos y armadoras automotrices,
desmantelando así casi toda la participación estatal en la
economía. A la vez, recortó gastos e introdujo mecanismos
de mercado en los servicios de salubridad, pensiones,
vivienda, transporte, seguridad social y educación. Por
último, eliminó numerosas regulaciones en el sector
financiero y bancario, lo que revitalizó la City de Londres
y le devolvió su preeminencia en el mundo de las finanzas.
Fiel a sus convicciones favorables al libre comercio y la no
intervención estatal, Thatcher mostró un apoyo entusiasta
por el Mercado Común Europeo, mas no por la integración
monetaria ni, mucho menos, política del continente. Así inició
el «euroescepticismo» en las filas del Partido Conservador, que
desembocaría en el referéndum de 2016 y la accidentada salida
de la Gran Bretaña de la Unión Europea, conocida como Brexit.

Un impuesto demasiado lejos


Luego de su tercera victoria electoral5 y una década
continua en el poder —ambas cosas sin precedentes para
ningún primer ministro moderno—, Thatcher apretó el paso.
Primero, se enfocó en una ambiciosa reforma fiscal que,
por un lado, bajaba sustancialmente el impuesto sobre la
renta, intercambiándolo por gravámenes al consumo; y, por
otro, montaba un ataque contra los gobiernos locales, cuyo
impuesto a la propiedad —relativo— fue reemplazado con

5 Para esta elección los conservadores obtuvieron 42.3% de los votos


—376 escaños—; los laboristas, 30.8% —229 escaños.
un impuesto directo para cada individuo —idéntico—. El
llamado poll tax, que no distinguía entre ricos y pobres, fue
demasiado lejos. Las manifestaciones y los disturbios no se
hicieron esperar, como tampoco la furia del gabinete, que lo
consideraba una medida innecesaria y contraproducente.
Pero el daño ya estaba hecho y las renuncias de ministros
no se hicieron esperar. Encima, la vociferante oposición de
Thatcher a la expansión de las estructuras de gobierno de
la Comunidad Económica Europea, para convertirse en la
Unión Europea actual, sólo exacerbó el descontento. Así, el
hartazgo de un gabinete cansado de una década de maltratos
a manos de la primera ministra se extendió al Partido
Conservador, aterrado de perder las siguientes elecciones
con Thatcher a la cabeza. Frente a una revuelta abierta y
antes que ser echada, dimitió a finales de noviembre de 1990.
La resentida exprimera ministra se retiró a las filas traseras
de la Cámara de los Comunes, antes de pasar a la de los Lores
como Baronesa Thatcher de Kesteven, en 1992. Continuó
siendo la veterana estadista que no dejaba de llamar la
atención, ya fuera por sus beligerantes memorias, sus giras
internacionales, su polémico apoyo al anciano Pinochet o
los escándalos de corrupción de su hijo, hasta que aquejada
por la viudez y la demencia, se fue apagando. Lady Thatcher
murió de una apoplejía el 8 de abril de 2013 y recibió un
funeral de Estado en la catedral de San Pablo de Londres.
En varios pueblos mineros hubo celebraciones, donde la gente
cantó «¡Ding, dong, la bruja ha muerto!» del Mago de Oz. &

Ana García Levi es historiadora y confiesa tener una fascinación mórbida por
la Thatcher.

perdido en la traducción

Ay! Kabayong buntis


| /ay! Kabaiong bunts/
Expresión de origen filipino que traducida literalmente
al español significa ‘Oh, ¡un caballo preñado!’. Se usa en
contextos en los que sucedió algo inesperado o fuera
de lo común, o en donde se es partícipe de alguna sorpresa.

—Gómez, lo cité en mi oficina para decirle lo siguiente: desde


mañana será ceo de esta compañía.

—Ay! Kabayong buntis, es la mejor noticia que he recibido


en la década. Muchas gracias, señor. &
 PALABROTAS
por Bricia Martínez

Llega un momento en la vida de cualquier mujer en que hay


cierta palabra que nos causa roña y que nos repatea en el
hígado cada vez que alguien osa decírnosla; probablemente
quien la pronuncia lo hace con toda la intención de mostrarse
respetuoso, pero la verdad es que no hay fémina a quien no
le resulte altamente ofensiva, porque un día se es una
jovencita en plenitud y al otro eres «señora». Por supuesto que
para llegar a tal nivel se debe escalar por otros «estados de
la materia» y, mientras eso sucede, nuestro mote también va
cambiando, aquí algunos de ellos.
dama

Proviene del francés dame, ‘señora’. Durante la Edad Media esta


palabra se usaba para referirse a una noble; en el siglo xvii, ya
se empleaba como una manera cortés de llamar a las mujeres
casadas de alta sociedad. Actualmente se emplea para referirse
a una mujer distinguida, de buenos modales y también como una
muestra de respeto.

—¡Qué diferencia con tu


nueva novia, Jaimito! Muy
bien educada, hija de familia,
que se dice una dama.
No como la anterior, toda
arrabalera.
—Ya, mamá. Dime esas
cosas en privado.
damisela

Tiene su origen en la palabra francesa damiesele, diminutivo


de dame. Según el Diccionario de la Real Academia Española,
este término refiere a una ‘mujer particularmente
guapa y alegre que pretende tener
características de dama’.

—Me encanta Lucrecia,


es tan buena, tan
jacarandosa, una damisela.
—Ay, cálmate, Ramón. No
seas cursi, ya nadie usa esa
palabra, ni que fueras don
Quijote.
señora Es el femenino de la palabra latina senior.
De acuerdo con el Diccionario del Español
de México, una señora es una ‘mujer
casada que ya perdió su juventud’.
También se emplea este término
para referirse a la esposa de alguien.

—Pásele por aquí, señora.


—A ver, más respeto, escuincle
baboso. Yo todavía ni me caso.
señorita

Esta palabra deriva del latín senior, ‘el de mayor edad’ más
el sufijo -ita. De acuerdo con el Diccionario del Español Usual
de México, este término se refiere a una mujer joven o soltera;
en términos coloquiales, es una fémina virgen, aunque
también se emplea para referirse a aquéllas que laboran como
secretarias o en oficinas de comercio.

—Estoy muy enojada, en el


pesero había lugar en los
asientos junto al chofer y no
me dejaron subir.
—¡Ay, Matilde! Si ya sabes
bien que esos lugares
son exclusivos para
señoritas, y pues tú
ya te pasaste de tueste.

 ARCAÍSMO
por Bricia Martínez

doncella. Probablemente éste es uno de los


términos que nadie usa, pero que nos resulta muy familiar,
sobre todo porque lo vimos o escuchamos durante nuestra
infancia o ya en la adultez, si somos medio frikis quizá
supimos de él en cuentos e historias medievales que
hablan de princesas, príncipes, mozos y caballeros; se trata
de la palabra doncella, que de hecho casi en cualquier tipo
de literatura con tintes románticos podemos encontrarla.

A poco no vienen a nuestra memoria frases como:


«una hermosa doncella de largos cabellos», «fulanita era
una hermosa doncella que tenía un admirador», «el rey
quedó cautivado cuando vio a la hermosa doncella», que
además de hacernos notar que las doncellas son muy
abundantes, siempre son hermosas; al parecer el uso
de dicho adjetivo no viene de «a grapa».
El término doncella proviene del diminutivo domncilla,
que significa ‘señorita’; durante la época medieval se
empleaba para definir a las ‘hijas no casadas’, y por
lo tanto vírgenes, además de hermosas, provenientes
de una familia de «abolengo»; posteriormente, se
usó para referirse a las mujeres encargadas de las
labores domésticas, lo que hoy vendría siendo la
«muchacha».

Doncella fue una palabra muy usual hasta el siglo xii,


tal como podemos apreciarlo en este fragmento del
poema «El juego de amor», de Carmina Burana, en el que
un joven habla sobre estar enamorado de una doncella,
virgen y, por supuesto hermosa, cuyo encuentro sexual
no se concreta:

Virgen entre vírgenes


aborrezco a las resabiadas
y lo mismo que a las meretrices
odio a las casadas,
pues en mujeres como éstas el placer es una infamia.

En amoroso bienestar,
virgen soy y ella, doncella;
aro sin sembrar,
falto sin pecar.

Alguna vez llegué a escuchar fuera


del contexto literario esta palabra,
recuerdo que mi abuelita la usó en
una frase que iba más o menos
así: «Ojalá tu primo se case
con Fulanita porque
ella sí es doncella, no
como Juana la loca»;
entiéndase que la tal Juana
no era precisamente la
reina de Castilla, sino una
muchachilla de moral,
aparentemente,
torcida.
Afortunadamente
hoy en día ya
no hay que
preocuparse
por usar
estos términos
pomposos, porque las
vírgenes no abundan; no,
perdón, es porque ya son otros
tiempos. &
tones pa’ los preguntones

La primera persona que responda correctamente a partir del 9 de marzo


a cartas@algarabia.com* recibirá un regalo, cortesía de Maratón.**

1. Simone Biles es una deportista afroamericana que cautivó


en Río 2016 por sus cuatro medallas de oro ganadas en...
A) Gimnasia B) Natación C) Atletismo

2. Famosa odalisca que bailaba la danza del vientre para seducir


a los generales franceses en beneficio de los generales
alemanes, en la i Guerra Mundial.
A) Lili Marlen B) Mata Hari C) Rosa
Luxemburgo

3. Enfermera británica conocida como «El ángel de los heridos»


por su labor en pro de los caídos en la guerra de Crimea, en
1854.
A) Helen B) Florence C) Susan B.
Keller Nightingale Anthony

4. Yalitza Aparicio acaparó la atención del mundo del cine cuando


fue nominada al Oscar como Mejor Actriz del 2018. ¿De qué
ciudad oaxaqueña es originaria?
A) Juchitán B) Tlaxiaco C) Tuxtepec

5. Hernán Cortés se casó en Cuba con Catalina Suárez, quien


murió en México en misteriosas circunstancias. ¿Cómo la
apodaban?
A) La Marcaida B) La Pasionaria C) La Contrahecha

6. Ana Bolena, la segunda esposa de Enrique viii, tampoco le dio


un hijo para sucederlo, sino una hija, que también fue reina, con
el nombre de...
A) María i B) Victoria i C) Isabel i
arte
La primera muestra de arte occidental es la llamada
Venus de Willendorf, una pequeña estatuilla de once
centímetros de la Edad de Piedra hallada en Austria.
En ella vemos todas las extrañas leyes del culto
telúrico primitivo. La mujer es ídolo y objeto, diosa y
prisionera. Se halla enterrada en la masa abultada
de su propio y fecundo cuerpo.

Página
opuesta:
Venus de
Willendorf,
piedra caliza.
Periodo
gravetiense;
Austria.

L a Venus de Willendorf tiene un nombre


cómico, pues no es bella bajo ningún
estándar. Mas su belleza no había emergido aún
como criterio para el arte. En la Edad de Piedra,
el arte es magia, una recreación ritual
de aquello que es deseado. Las pinturas
rupestres no debían ser vistas. Su belleza,
para nosotros, es incidental. Bisontes y renos
atiborran los muros, siguiendo rocosas crestas
y ranuras. El arte era invocación y llamado:
¡oh, Madre Naturaleza, haz que retornen las
manadas para que el hombre pueda comer!
Las cuevas eran las entrañas de la diosa y el arte, un garabato
sexual, una impregnación. Tenía ritmo y vitalidad, pero no
estatus visual. La Venus de Willendorf, una imagen para el
culto moldeada a medias de una burda piedra, no es bella
porque el arte aún no había hallado su relación con el ojo.
Su grasa es símbolo de abundancia en una era de hambruna.
Ella es la demasía de la naturaleza a quien el hombre ansía
dirigir su salvación.
La Venus de Willendorf trae su cueva a cuestas. Está ciega
y enmascarada. Sus trenzas de pelo amaizado prevén la
invención de la agricultura. Tiene el ceño fruncido. Su falta
de rostro remite a lo impersonal de la religión y el sexo
primitivos. No hay todavía psicología ni identidad, porque
no hay sociedad ni cohesión. Los hombres se acobardan y
se desperdigan ante el azote de los elementos. La Venus
de Willendorf carece de ojos en tanto que la naturaleza
puede ser vista, pero no conocida: es remota incluso
mientras mata y crea. La estatuilla, tan rebosante y
protuberante, es ritualmente invisible. Reprime al ojo.
Es la sombra de la noche arcaica.
Abultada, bulbosa, burbujeante, la Venus de Willendorf
se inclina sobre su propio vientre, atendiendo la olla
hirviente de la naturaleza. Se halla eternamente preñada.
Incuba en todos los sentidos; es gallina, nido y huevo. Los
términos latinos mater y materia, ‘madre’ y ‘materia’, están
interconectados etimológicamente. La Venus de Willendorf
es la madre naturaleza como fango primigenio rezumando
formas en sus comienzos. Es fémina, no femenina. Turgente
como fuerza primigenia, hinchada de grandes expectativas.
Sin pies, puesta de cabeza, se vendría abajo. Mujer inmóvil,
lastrada por los montículos inflados de su pecho, vientre y
trasero. Como la Venus de Milo, la Venus de Willendorf no
tiene brazos: son aletas rayadas en la piedra, sin evolucionar,
sin uso. Sin pulgares, no lleva herramientas. A diferencia del
varón, no puede deambular ni construir. Es una montaña que
se puede escalar, pero nunca moverse.

Mujer meteorito
Venus es una solipsista que se mira el ombligo. Su ser
hembra es autorreferencial y autorreplicante. Delfos era
llamada la ónfalos u ‘ombligo del mundo’, destacada por
una roca sagrada e informe. Un meteorito negro, imagen
primitiva de Cibeles, fue llevada de Frigia a Roma para salvar
la ciudad durante la última guerra púnica. El Paladio, una
imagen de Atenea enviada por Zeus y de la que dependía el
destino de Troya, era probablemente uno de esos meteoritos.
Hoy, la Kaaba, el santuario interior de la Gran Mezquita de La
Meca, consagra un meteorito, la Roca Negra, como la reliquia
más sagrada del Islam. La Venus de Willendorf es un tipo de
meteorito, un objeto estrafalario y místico, con chichones
y de fortuito hallazgo. El ónfalos délfico era un cono, matriz y
colmena. La capucha tejida de la Venus es como una colmena,
la cual prefigura las pelucas de la corte francesa o los altos
peinados de laca de los promiscuos años sesenta. La Venus
zumba para sí misma, reina todos los días, mujer de todas las
estaciones. Duerme. Hiberna y cosecha, como la rueda del
año que gira. La Venus de forma de huevo piensa en círculos
y subsume la mente en la materia.
El sexo, he dicho, es un descenso al inframundo, un diario
hundirse del culto al cielo en el culto a la tierra. Es abdominal,
abominable y demoníaco. La Venus de Willendorf se hunde,
desapareciendo en su propio laberinto. Es un tubérculo
enraizado en un puñado de tierra. Kenneth Clark1 divide
los desnudos femeninos en la Afrodita vegetal y la Afrodita
cristalina. Inerte y comunicativa consigo misma, la Venus

1 Historiador del arte, británico, muy conocido por sus aportaciones


a la historia del arte renacentista.

88
de Willendorf representa el obstáculo de la naturaleza
sexual y vegetal. Es en su santuario donde, con sexo oral,
rendimos culto. En las entrañas de la madre tierra, sentimos
pero no pensamos ni vemos. La Venus se reduce a un delta
púbico, con las rodillas abrazadas y apretadas en el agudo
ángulo pélvico de la matrona de anchas caderas que no
la deja correr a gusto. El meneo femenino es el andar de
pato de nuestra Willendorf regodeante, que nada en el río
subterráneo de una naturaleza líquida. El sexo es tanteos,
plomería, secreciones, efusiones. La Venus dormita y hace
radiestesia, rememorando estímulos en su bolsa de aguas.

La belleza femenina
¿Es justa la Venus de Willendorf con la experiencia femenina?
Sí. La mujer está atrapada en su cuerpo ondulado y acuoso.
Ha de escuchar y aprender de algo que está más allá y, a
la vez, dentro de sí misma. La Venus de Willendorf, cegada,
deslenguada, descerebrada, desbrazada y patizamba, se
antoja un deprimente modelo de género. Y aun así, la mujer
es deprimida, presionada, por la gravitación de la tierra, que
nos llama de nuevo a su seno. Ese magnetismo maligno ya se
verá, como uno de sus grandes temas y obsesiones en Miguel
Ángel. En Occidente, el arte no es sino despedazar el exceso
de naturaleza. La mente occidental crea definiciones, es decir,
traza líneas. No hay líneas en la Venus de Willendorf, sólo
curvas y círculos. Es lo informe de la naturaleza. Está sumida
en el miasma cenagoso que yo identifico con Dionisio.
La vida siempre comienza y termina con mugre. A la Venus
de Willendorf, despatarrada, desaliñada, dejada, estancada

El origen y función de la Venus


de Willendorf continúan
siendo un misterio, lo que la
ha llevado a ser representada
en diversas sagas de literatura
de ficción, como en Los hijos
de la tierra, de Jean Marie
Auel, o en Devoradores de
cadáveres, de Michael Crichton.
Actualmente se exhibe en el
Museo de Historia Natural de
Viena, Austria

89
en el útero-túmulo de la madre naturaleza, no la dejan salir a
ver «por quién doblan las campanas. Ella tañe por ti.»

Nefertiti
El segundo ejemplo de arte occidental es el busto de
Nefertiti. Cuán familiar es y cuán extraño nos resulta.
Es lo opuesto a la Venus de Willendorf. Es el triunfo de la
imagen apolínea sobre el horror y la joroba de la madre
tierra. Todo lo graso, flojo y somnoliento se ha esfumado.
El ojo occidental está abierto y alerta. Ha forzado a los
objetos dentro de un marco inmovilizado. Pero la liberación
del ojo tiene un precio. Tensa, quieta y trunca, Nefertiti es
el ego occidental en vitrina. El glamour radiante de esta
persona sexual suprema nos llega de un palacio-prisión,
de un cerebro hiperdesarollado. La cultura occidental, al
remontarse hacia el sol apolíneo, se deshace de una carga
sólo para echarse otro fardo encima.
El busto, encontrado por una expedición alemana en Amarna,
en 1912, data del reinado de Akenatón —1353-36 a. C.—. La
reina Nefertiti, esposa del faraón, viste una corona-peluca
peculiar de la xviii dinastía y que se observa sólo en la
reina Tiy, la formidable madre de Akenatón.

el poema

Han venido.
Invaden la sangre.
Huelen a plumas,
a carencias,
a llanto.
Pero tú alimentas al miedo
y a la soledad
como a dos animales pequeños
perdidos en el desierto.
Han venido
a incendiar la edad del sueño.
Un adiós es tu vida.
Pero tú te abrazas
como la serpiente loca de movimiento
que sólo se halla a sí misma
porque no hay nadie.
Tú lloras debajo del llanto,
tú abres el cofre de tus deseos
y eres más rica que la noche.
Pero hace tanta soledad
que las palabras se suicidan.
Alejandra Pizarnik, «Hija del viento».

90
Busto de
Nefertiti,
1345 aC.
El busto es de piedra caliza y estuco pintados; el ojo es
un injerto de cuarzo. Las orejas y el ureo —la serpiente
regia en la frente— están rotos. Los investigadores se han
debatido sobre si la pieza es un modelo de estudio para
artistas de la corte.

La mujer de Occidente
Tal como ha llegado a nosotros, el busto de Nefertiti está
artística y ritualmente completo. Es exaltado, severo y
ajeno. Funde el naturalismo del periodo amarnense con
el formalismo hierático de la tradición egipcia. Mas su
expresividad termina siendo grotesca. Ésta es la menos
consoladora de las grandes obras de arte. Su popularidad
está basada en malentender y suprimir sus características
únicas. La respuesta adecuada al busto de Nefertiti es el
miedo. La reina es un androide, un ser manufacturado. Es una
nueva Gorgona, una cabeza sin cuerpo, de miedo. Paralizada
y paralizante. Como el faraón entronizado Kefrén, Nefertiti
es agradable y sofisticada. Mira a la distancia, contemplando
el bien de su pueblo, pero sus ojos, con el borde de kohl,2
son fríos. Ella es una autoridad que se ha divinizado a sí
misma. El arte muestra un Akenatón medio femenino, de
miembros contrahechos y panza hinchada, posiblemente por
enfermedad o defecto de nacimiento. Este retrato, en cambio,
deja ver a su reina medio masculina, una vampiresa de
voluntad política. Su fuerza seductora tienta y ahuyenta.
Es la personalidad occidental, parapetada detrás de su
dolorida y gélida identidad apolínea.

2 Cosmético muy común en el Medio Oriente, cuya base está hecha


de galena molida.
La cabeza de Nefertiti es tan enorme que amenaza con
quebrar su cuello cual caña. Es como flor de papiro
meneándose en su junco de río. La cabeza está tumefacta
al punto de la deformidad. Luce futurista, con el cerebro
agrandado que parece será el destino de nuestra especie.
La corona se llena como chimenea con una lluvia de
energía hierática que inunda la frágil calavera y empuja
violentamente el rostro hacia adelante como la proa de un
barco. Nefertiti es como la Victoria Alada de Samotracia,
con sus ropajes al vuelo por el viento de la historia.
Nefertiti carga su propio exceso de pensamiento y se ve
lastrada por la vigilia de Apolo, sol que jamás se pone. Egipto
inventó la columna que Grecia perfeccionaría. De cuello
esbelto y aristocrático, Nefertiti es pilar y cariátide, que
sostiene la carga del Estado sobre su cabeza, así como las
vigas de un templo al sol. La diadema dorada hace de brida
ritual, que aprieta, constriñe y limita. Nefertiti preside desde
el témenos3 del poder, un recinto sagrado que no puede
abandonar nunca.
Mientras que la Venus de Willendorf es toda cuerpo,
Nefertiti es toda cabeza. Sus hombros han sido amputados
por una cirugía radical. En su temprana historia, Egipto
inventó el busto, un estilo de retrato que aún se usa. Puede
haber sido un doble robusto, el ka —la ‘fuerza vital’— que
entra y sale a través de puertas falsas. Los hombros del
busto de Nefertiti se marchitaron para volverse su propio
pedestal. No queda ya fuerza física. El cuerpo de la reina
queda envuelto e invisible como momia. Su rostro reluce con
la novedad del renacimiento. Tensa por recrearse a sí misma,
es una diosa que es padre y madre.

3 En la Antigua Grecia, así se le conocía a un terreno consagrado a alguna


deidad, cuya dedicación le excluía de usos seculares.

Poco después de su descubrimiento,


el busto de Nefertiti fue objeto de
duros cuestionamientos que ponían
en duda su autenticidad; sin embargo,
un estudio del 2006, publicado en la
revista Science news despejó cualquier
duda sobre su origen. El busto es
exhibido en el Museo Neues de Berlín,
Alemania
El embarazo de la Venus de Willendorf se desplaza hacia
arriba y se redefine: si ésta es un vientre mágico ctónico,4
Nefertiti es una cabeza mágica apolínea. El pensar hace que
las cosas sean. Nefertiti es Su Alteza Real, propulsándose
cual jet hacia el culto celestial. Con ímpetu avante,
Nefertiti lidera con su mentón. Tiene «grandes huesos».
Es arquitectura pétrea egipcia, tal como la Venus es óvalos
terrestres, un vibrante huevo pochado. Nefertiti es el ser
hembra matemáticamente, la feminidad sublimada al hacerse
más dura y concreta.
He dicho que Egipto inventó la elegancia, que no es sino
reducción, simplificación, condensación. La madre naturaleza
es adición y multiplicación, mientras que Nefertiti es
sustracción. Visualmente ha sido reducida a su esencia.
El liso contorno de su rostro está a un paso de lo disecado.
Ella es abreviatura, un símbolo o pictograma, una idea pura
de pictorialismo pagano. Uno nunca puede ser demasiado
rico o delgado, decretó la duquesa de Windsor alguna vez.
Dije también que la idea de belleza se basa en exclusiones
gigantescas. Tanto queda excluido del rostro de Nefertiti
que podemos sentir su silueta presionándose contra la
cargada atmósfera, en un combate de temple apolíneo.
El nombre Nefertiti significa «La bella que viene». Su altivo
rostro ha sido tallado del caos de la naturaleza, pues la belleza
supone un estado de guerra: una frígida zona vacía bajo sitio.
Nefertiti es la personalidad occidental ritualizada, una cosa
simplificada. Prohibitivamente limpia. Sus cejas recortadas
y redibujadas de un ancho y ceño masculinos. Tan depilada
como un sacerdote, tiene la cara de un maniquí, estático,
impostado, que se ofrece a sí mismo. Tal conciencia está
a la moda y es, al mismo tiempo, hierática.
El moderno maniquí de un escaparate o pasarela es
andrógino, en tanto feminidad despersonalizada por la
abstracción masculina. Si se trata, en efecto, de un modelo
de estudio, el busto de Nefertiti es un maniquí idéntico a un
muñeco de la familia real en una sastrería de Londres. Reina
y maniquí a la vez, Nefertiti queda expuesta y encerrada,
también rostro y máscara, desnuda y en armadura,
experimentada aunque ritualmente pura. Es sexualmente
inalcanzable porque carece de cuerpo: su torso ha
desaparecido; sus labios llenos provocan pero permanecen
estrechamente apretados. Su perfección está para ser
exhibida, no usada.
Akenatón y su reina darían la bienvenida a su corte desde
un balcón, «el escaparate de las apariencias». Todo arte

4 Este término denomina a las deidades y seres del inframundo en la


cultura griega.
es un escaparate de apariencias. El rostro de Nefertiti es el
sol de la conciencia que sale sobre un horizonte nuevo, el
marco o cuadrícula matemática de la victoria del hombre
sobre la naturaleza. La idolatría propia del arte occidental es
el robo de la autoridad perteneciente a la madre naturaleza.
La disparidad de los ojos de Nefertiti, deliberada o accidental,
simbolizan la dualidad egipcia. Cual gato, ella ve hacia dentro
y hacia afuera. Es la petulancia congelada de Apolo y la
demoníaca profecía de la Gorgona. Las Grayas griegas, tres
viejas hermanas divinas, tenían un solo ojo que se pasaban
de mano en mano. Joseph Fontenrose5 conectaba esto con la
pupila doble de una reina lidia: «Me parece que lo que ella
tenía era un ojo postizo de poderes maravillosos que podía
penetrar lo invisible». Nefertiti, ese maniquí medio ciego, ve
más viendo menos. La mutilación sirve de expansión mística.
Los copistas modernos suprimen el ojo faltante porque es
una herejía para los cánones populares de belleza. Los ojos
mutilados se antojan una locura o dignos de un espectro,
como el ojo nublado de buitre en «El corazón delator» de
Edgar Alan Poe. Nefertiti es una mutante y una visionaria
materialista: una cosa que ve. En Egipto, la materia se
torna numinosa por la primigenia chispa de la mente. En el
culto egipcio a la vista, Nefertiti se piensa huyendo de sus
orígenes.

Origen y destino
Desde la Venus de Willendorf a Nefertiti: del cuerpo al rostro,
del tacto a la vista, del amor al juicio y de la naturaleza a la
sociedad. Nefertiti es como Atenea, nacida de la ceja de Zeus:
una diosa en pesada armadura de pies a cabeza. Hermosa
pero sin sexo. Es el decoro y la prudencia hieráticas; su
cabeza, literalmente, un embalse de contención y restricción,
al igual que su torso atrofiado. Su pesada y ostentosa corona

5 Académico estadounidense, especializado en la Antigüedad clásica.


es un frío terreno fértil para el pensamiento categórico
griego. Su ceñida diadema es severidad, rigor, ideas
encauzadas. La bruma pantanosa de la madre naturaleza
se ha disipado.
El rostro imperioso y sobresaliente de Nefertiti es el
producto más acabado de la conceptualización y la
proyección occidentales. En su perfil, todos los caminos
llevan al ojo. Desde un lado, las diagonales convergen en
vectores de fuerza. Desde el frente, se alza como cabeza
de cobra: la mujer como real intimidadora. Es el Occidente
intenso de ojos, la engrandecida y grandiosa cultura de la
cabeza. El busto de Nefertiti place al ojo, pero es opresiva.
Precede al andrógino Dux Leonardo Loredan de Bellini, a
los bustos-relicarios en plata de Nápoles, a los fantasiosos
dibujos de mujeres desbrazadas y sonrientes en trajes de
noche sumamente chic de los años cincuenta. Autoridad,
buena voluntad, indiferencia, ascetismo. La epifanía como
un tótem de vibrante pasividad. Con su cordial pero insólita
sonrisa, Nefertiti es la personalidad occidental en sus lazos
rituales: exquisita y artificial, ella es la imagen creada por la
imaginación, por siempre atrapada en un radiante y apolíneo
marco estático. &

Camille Paglia (1947-) es una académica y crítica cultural estadounidense.


Profesora en la Universidad de las Artes de Filadelfia, Pensilvania desde
1984, es autora de Sexual Personae: Art and Decadence from Nefertiti to Emily
Dickinson (Nueva York, Vintage Books, 1990, pp. 54-57; 66-71), de donde
este texto fue tomado, editado y traducido por G.G. Jolly.
Consejos para las damas
E l mundo cambia, aunque a veces lo haga
lentamente, quizá muy lentamente. Hace
casi 200 años, las pocas publicaciones
destinadas a las mujeres tenían por objeto
brindar recomendaciones a éstas para
«comportarse» correctamente en sociedad.
Aquí un ejemplo de 1824, hallado en la revista
The Ladies Pocket Magazine, que se tituló
«Consejo para las damas»:

 Si tienes los ojos azules,


no has de lanzar miradas
lánguidas.

 Si tienes los ojos negros,


no has de lanzar miradas
lascivas.

 Si tienes los pies bonitos,


no hay ocasión para llevar
faldas cortas.

 Si tienes dudas respecto a este punto, no hace ningún daño


llevarlas largas.

 Si tienes unos buenos dientes, no rías con objeto de


mostrarlos.

 Si tienes las manos y los brazos bonitos, no puede haber


objeción a que toques el arpa, si tocas bien.

 Si están predispuestos a la torpeza, haz tapices.

 Si tienes la voz fea, mejor habla en tono bajo.

 Si bailas bien, hazlo, pero pocas veces.

 Si bailas mal, no bailes nunca.

 Si cantas bien, no te excuses antes de hacerlo.

 Si cantas más o menos bien, no dudes ni un momento


cuando te lo pidan, porque pocas personas saben juzgar
el canto, pero todas son
conscientes del deseo
de complacer.

 Si quieres conservar
la belleza, levántate
temprano.

 Si quieres conservar la
estima de los demás, sé
amable.

 Si quieres vivir feliz, empéñate en fomentar la felicidad


de los demás.

Más tarde, las cosas no fueron tan diferentes. En 1936, la


revista mexicana Social publicó la siguiente lista de consejos
para las recién casadas. Como leerá, estaban pensados
para reforzar el rol de las mujeres en aquella época. Aquí le
dejamos la lista, ya usted juzgará.

 Vístase para su marido


como se vestiría si fuera
a recibir visitas.

 Su esposo no debe verla


nunca con la cara untada
de cremas y la nariz
lustrosa.

 No se lave los dientes


delante de su marido.

 Sea amable con su


esposo en todo momento.

 Nunca le hable hasta que él termine de vestirse.

 No olvide colocar el cenicero junto a su plato.

 Déjelo leer el periódico. No lo interrumpa.

 Alguna vez confiésele que, en algo, usted no tenía razón.

 No hable mucho de sus amigos, pero tampoco los olvide.

 Sea siempre un poco más


alegre de lo que debiera.

 Aun en los disgustos sea


decente y moderada.

 Déjelo solo una vez por


semana.

 Jamás le haga ver que está


celosa de una mujer, de
un amigo o de un niño.
 Sea imparcial al juzgar a
otras mujeres. Elévese.

 Procure estar siempre de


acuerdo con él.

 Cuando hable usted con


su mamá o sus amigas,
hágalo cuando él no esté
en casa.

 Cuando le cuente de su
juventud o niñez, escúchelo
con la mayor atención.

 Cuando lea algo, escúchelo sin parpadear.

 Si usted le guarda sus trajes, hágalo como vea usted que


él lo hace.

 No le escoja usted las corbatas ni las telas.

 No elogie mucho a otros hombres ni a sus amigos.

 Tenga sus manos pulidas y cuidadas bellamente.

 Trate de hacer ahorros y tener algo


siempre.

 No haga ruido cuando él escribe, lee


o duerme.

 Si tiene usted profesión, no la deje


del todo.

 No se consagre completamente a su
marido.

 Sea siempre un poco novia y un


poco amiga.

 No olvide que para él, lo primero es su trabajo.

 En casa de sus suegros sea muy modesta.

 No ejerza ninguna tutela sobre su marido.

 No le dé consejos sino cuando sea necesario.

 Sea muy económica si es


necesario.

 No le pida cuentas de su
sueldo. Él se lo dirá.

 tener opiniones distintas


a la suyas.

 Muéstrese orgullosa de
haberse casado con él.

 Considérese siempre la
mujer más feliz de todas. &
puros números

Mujeres
vs
hombres:
ganadores de
premios
por Arturo Gallegos García
S i algo hace falta es que se reconozca
nuestro talento en cualquiera de
sus infinitas variantes. Por eso existen
reconocimientos, y ni se diga de los premios
oficiales a la excelencia en las artes, las
ciencias, las humanidades, los deportes
y en todo lo que se pueda o no imaginar.
Lamentablemente, el común denominador en este tipo de
premiaciones, en las que compiten mujeres y hombres, es
el poco o nulo reconocimiento para las primeras —situación
en la que algunas instituciones trabajan—. Aquí los números
en el mundo y en México.

Premio Nobel
 Se entrega desde: 1901, y
desde 1969 el de Economía

 Lo otorga: la Real Academia


Sueca de Ciencias para el de
Física, Química y Economía;
el Instituto Karolinska para
el de Medicina; la Academia
Sueca para el de Literatura; y
el Comité Noruego del Nobel
para el de Paz.

 Premiación: anual

Física
Total entregados: 208
A mujeres: 3 —1.44%—
 Maria Skłodowska-Curie*
(1903)
 Maria Goeppert-Mayer*
(1963)
 Donna Strickland*
(2018)

*Premio compartido con uno o más hombres o instituciones.


Química
Total entregados: 176
A mujeres: 5 —2.84%—
Maria Skłodowska-Curie (1903)

Irène Joliot-Curie* (1935)

Dorothy Crowfoot Hodgkin (1964)

Ada Yonath* (2009)

Frances Arnold* (2018)

Fisiología o Medicina
Total entregados: 215
A mujeres: 12 —5.58%—

Gerty Cori* (1947) Linda B. Buck* (2004)

Rosalyn Yalow* (1977) Françoise Barré-


Sinoussi* (2008)
Barbara McClintock
(1983) Elizabeth H. Blackburn;
Carol W. Greider* (2009)
Rita Levi-Montalcini*
(1986) May-Britt Moser* (2014)

Gertrude B. Elion* (1988) Tu Youyou* (2015)

Christiane Nüsslein-
Volhard* (1995)

Literatura
Total entregados: 122
A mujeres: 15 —12.29%—
Selma Lagerlöf (1909) Wisława Szymborska
(1996)
Grazia Deledda (1926)
Elfriede Jelinek (2004)
Sigrid Undset (1928)
Doris Lessing (2007)
Pearl S. Buck (1938)
Herta Müller (2009)
Nelly Sachs* (1966)
Alice Munro (2013)
Nadine Gordimer
(1991) Svetlana Aleksiévich
(2015)
Toni Morrison
(1993) Olga Tokarczuk (2018)

En México, el Premio Nacional de Ciencias


y Artes ha reconocido a 13 mujeres desde
1946, en el rubro de Bellas Artes; es decir
85.56% han sido para hombres
Paz
Total entregados: 134
A mujeres: 20 —14.92%—
 Bertha von Suttner (1905)  Jody Williams* (1997)
 Jane Addams* (1931)  Shirin Ebadi (2003)
 Emily Greene Balch*  Wangari Muta Maathai
(1946) (2004)
 Betty Williams;  Ellen Johnson-Sirleaf;
Mairead Corrigan (1976) Leymah Gbowee;
 Tawakkul Karman
Teresa de Calcuta (1979)
(2011)
 Alva Myrdal* (1982)
 Malala Yousafzai*
 Aung San Suu Kyi (1991) (2014)
 Rigoberta Menchú (1992)  Nadia Murad* (2018)

Conmemorativo de Economía
Total entregados: 82
A mujeres: 2 —2.43%—
 Elinor Ostrom* (2009)
 Esther Duflo* (2019)

Premio Oscar
 Se entrega desde: 1929
—ciertas categorías—

 Lo otorga: la Academia
de las Artes y las Ciencias
Cinematográficas

 Premiación: anual

Mejor director
Total entregados: 93
A mujeres: 1 —1.07%—
 Kathryn Bigelow,
The Hurt Locker
—Zona de miedo— (2009)

Mejor fotografía
Total entregados: 134
A mujeres: 0 —0%—
Mejor guion adaptado
Total entregados: 130
A mujeres: 9 —6.92%—
 Frances Marion, The Big House (1930)
 Sarah Y. Mason,* Little Women
—Mujercitas— (1933)
 Claudine West,* Ms. Miniver
—Rosa de abolengo— (1942)
 Ruth Prawer Jhabvala, A Room with a View
—Un romance indiscreto— (1986)
 Ruth Prawer Jhabvala, Howards End
—El final del verano— (1992)
 Emma Thompson, Sense and Sensibility
—Sensatez y sentimientos— (1995)
 Philippa Boyens; Fran Walsh,* The Lord
of the Rings: The Return of the King
—El señor de los anillos - El retorno del rey— (2003)
 Diana Ossana,* Brokeback Mountain
—Secreto en la montaña— (2005)

Mejor guion original


Total entregados: 123
A mujeres: 8 —6.5%—
 Muriel Box,* The Seventh Veil —El séptimo velo— (1946)
 Sonya Levien,* Interrupted Melody (1955)
 Nancy Dowd,* Coming Home —Regreso sin gloria— (1978)
 Pamela Wallace,* Witness —Testigo en peligro— (1985)
 Callie Khouri, Thlema & Louise (1991)
 Jane Campion, The Piano —El piano— (1992)
 Sofia Coppola, Lost in Translation —Perdidos en Tokio—
(2003)
 Diablo Cody, Juno —Juno: Crecer, correr y tropezar— (2007)

El Nacional de Ciencias y Artes,


correspondiente al rubro de Historia,
Ciencias Sociales y Filosofía, ha reconocido
a 9 mujeres desde 1960; 51 hombres han
sido premiados desde entonces
Los premios Princesa de Asturias
—hasta el 2014 se llamaron Príncipe
de Asturias— han reconocido a 37
mujeres desde su primera edición
en 1981, y en todos los rubros que
se reconocen

Persona del año Time


 Se entrega desde: 1927 como «Hombre del año» y desde
1999 como «Persona del año»

 Lo otorga: la revista Time

 Premiación: anual

Total entregados: 97
A mujeres: 12 —12.37%—
 Wallis Simpson (1936)
 Soong Mei-ling* (1937)
 Isabel ii (1952)
 Mujeres  Melinda Gates* (2005)
norteamericanas (1975)  Angela Merkel (2015)
 Corazón Aquino (1986)  Las quebranta silencio
 Las «soplonas» —Cynthia (2017)
Cooper, Coleen Rowley y  Greta Thunberg (2019)
Sherron Watkins— (2002)

Premio Pritzker
de Arquitectura
 Se entrega desde: 1979

 Lo otorga: la Fundación Hyatt

 Premiación: anual

Total entregados: 45
A mujeres: 3 —6.66%—
 Zaha Hadid (2004)
 Kazuyo Sejima* (2010)
 Carme Pigem* (2017) &
en algún lugar

El Centro de Arte
Contemporáneo de

Zaha
Hadid

Cincinnati, ciudad ubicada al norte de los ee. uu., tenía


un apodo incómodo: «Porcópolis». Así se le llamaba, a
mediados del siglo xix, por ser un lugar estratégico para
la transportación de puercos al resto del país. No se trata
del mejor sobrenombre —eso es obvio—, pero tampoco
hace honor a sus bellas avenidas y camellones, los mismos
que hicieron a Winston Churchill exclamar que «Cincy» —su
mote de cariño— era «la ciudad interior más hermosa de
los ee. uu.».

La necesidad de las ciudades por hacerse de una identidad


propia, al margen de consideraciones accidentales —
como ser un centro estratégico en la distribución de
puerco para una región— ha llevado a sus habitantes a
vestir su comunidad con las mejores ropas de la cultura.
Por ello, en 1880 la gente de Cincinnati inauguró el Art
Museum, uno de los museos de arte más viejos de los
ee. uu. Pero no sería suficiente para la pujante población
de la ciudad.

Casi 100 años después fue inaugurado el Centro de Arte


Contemporáneo —cac—, en el centro de esta ciudad
estadounidense. El proyecto fue encargado a la arquitecta
iraquí Zaha Hadid (1950-2016) en 2003, luego de un
concurso en el que participaron 97 estudios de arquitectura
de todo el mundo.
Interior
iluminado
de una de
El diseño de Hadid fue elegido por su contrastante las galerías.
presencia, una pesada masa al exterior y amplios espacios
al interior, además de su «continuidad» urbana; es decir,
la manera en que la ciudad se ve reflejada en su fachada,
y en cómo ésta interactúa con su alrededor. No obstante,
su presencia no deja de ser disruptiva, mientras los
edificios colindantes se esfuerzan por la maximización y
aprovechamiento vertical de su reducido espacio, el cac
juega con el volumen en cada uno de sus segmentos.

Por su icónica manufactura —gruesos trozos de hormigón


y dinámicas secciones de cristal y acero—, este Centro es
un lugar de reunión obligado para la comunidad artística
de la ciudad; en sus galerías —iluminadas naturalmente—
se presentan exposiciones temporales, conferencias
y perfomance.

Más allá de su importancia como centro de reunión para


la ciudad, el cac es todo un referente para la arquitectura
misma y para la dilatada carrera de Hadid, la primera mujer
ganadora del premio Pritzker —el máximo galardón en la
materia— en el 2004.

Ya pocos, casi nadie, recuerda a Cincinatti como la «Capital


del puerco», ya hay otras y mejores cualidades para
recordarla. &
Ángela
Peralta por Marijose McCallister

Q uienes la escucharon quedaron maravillados. Nadie


escapaba al encanto de su voz educada ni a las
maneras de mujer culta y con carácter. Un periódico de
la época describió así uno de sus actos:
[…] cantó como raras veces se oye en el día cantar, y alcanzó de
nuestro público el verdadero bautismo de la celebridad. A cada nota
que pura y melodiosa se desprendía de sus labios, transportando
al público por el poder del arte, experimentó las más tiernas
emociones y se entusiasmó hasta el último grado.
Se llamaba María de los Ángeles Manuela Tranquilina Cirila Efrena
Peralta Castera, pero era un nombre demasiado largo para las
marquesinas, así que lo redujo lo necesario para quedarse en Ángela
Peralta, el «Ruiseñor mexicano». Nació en la Ciudad de México el
6 de julio de 1845. La crispación y la anarquía caracterizaron al país
que recibió a Peralta; el conflicto entre México y los ee. uu. definió
aquellos años. No obstante, su familia encontró los recursos y espacios
necesarios para educar la voz de Peralta desde pequeña.
Desde los seis años, la pequeña recibió clases de solfeo; de 1852 a
1856, el músico Agustín Balderas —muy respetado en su época— le
dio clases de piano y disciplinó su voz. Además de música, Peralta
también aprendió de otras ciencias y disciplinas, como historia,
geografía, aritmética, y obtuvo un buen domino de inglés y francés.
A diferencia de las mujeres de su época, sobre todo las de clase alta,
para quienes la educación musical era apenas una «chulería» para
lucir en fiestas y reuniones, la intención de Peralta y su familia era la
de obtener algún beneficio económico.

110
El «Ruiseñor» en el mundo
Con sólo quince años de edad la cantante debutó en el Gran
Teatro Nacional, con la ópera El Trovador, de Giuseppe Verdi.
Esta aparición marcó el despegue de su carrera, pues
luego viajó a Europa, en donde se presentó en los mejores
escenarios, como el Teatro Real de Madrid o La Scala de
Milán, además cantó en las ciudades de Génova, Nápoles,
Roma Turín, Florencia, Bolonia, Lisboa, París, Barcelona y San
Petersburgo. De hecho, fue durante su paso en España cuando
se le apodó como el «Ruiseñor mexicano».
El mismísimo papa Pío ix dio fe —en este caso divina— de
la calidad artística de la Peralta: «Así se canta en el paraíso,
ya puedo morir tranquilo porque ya conocí cómo cantan los
ángeles en los dinteles de la gloria».

De vuelta al nido
Hacia 1877, Ángela regresó a México para consagrarse como
la máxima exponente de las cantantes mexicanas. Con su
interpretación en Aida, de Verdi, el «Ruiseñor mexicano»
traspasó los umbrales de las mejores cantantes, para ubicarse
en las leyendas de la música en el país.
Poco después fundó una compañía de ópera, muy exitosa
gracias a la fama de la Peralta, con la que visitaría numerosas
ciudades del país. En 1883, en medio de una gira por los
estados del norte, al llegar a Mazatlán, Sinaloa, la artista dio
la que sería su última presentación pues la fiebre amarilla,
enfermedad que por entonces asolaba el puerto, la atacó hasta
su muerte el 30 de agosto de 1883.
Su cuerpo fue sepultado en esa ciudad; sin embargo, no
sería sino hasta 1942, cuando sus restos fueron exhumados
y depositados en la Rotonda de las Personas Ilustres, en el
Panteón de San Fernando de la Ciudad de México. Su lápida
dice: «El “Ruiseñor mexicano” cantó como nadie ha cantado
en el mundo y fue nuestra conspicua embajadora en los más
altos emporios del arte musical». &

111
el patriarcado? por Arati Rao
ilustración de Yasser Abu Hamed

D urante toda su larga historia, el término


patriarcado ha denotado autoridad
masculina en varios contextos, notablemente
en lo que concierne a la religión, la política y
la familia. En el pensamiento político moderno
de Occidente, el concepto se ha prestado al
debate sobre el poder y la legitimidad; por
ejemplo, cuando Sir Robert Filmer equiparaba,
en el siglo xvii, autoridad paterna, privilegio
monárquico y poder divino —lo cual refutó
John Locke en Dos tratados sobre el gobierno
civil (1689).
No obstante, el rechazo de Locke de la dominación
patriarcal en lo público no se extendía al ámbito privado
de la familia: una distinción que se ha interpretado como
influencia decisiva en la articulación de las relaciones
entre el capitalismo y la ciudadanía masculina-burguesa
emergentes y la subyugación de las mujeres.

Después, el sociólogo Max Weber utilizó patriarcado para


describir una forma de organización social en la que el
padre no sólo se alzaba como cabeza de la red familiar,
sino que controlaba su economía. Sin embargo, el uso más
recurrente y extendido actualmente del término data de la
teoría feminista occidental. Si bien ya protofeministas como
Virginia Woolf habían echado mano de él, fue Kate Millet
quien dio al concepto su relevancia actual, en su análisis
teórico del patriarcado, Política sexual (1970).

Millet definió al patriarcado como un sistema de control


basado en el género que permea todos los aspectos
de la existencia y la civilización humanas, incluyendo el
político, industrial, militar, educativo, filosófico, artístico,
literario... Este análisis permitió la expansión de nociones
tradicionales de la política para incluir esferas hasta
entonces consideradas como «privadas»: amor, sexualidad,
matrimonio y niños. Millet politizó a la familia en tanto base
del poder patriarcal y arguyó que las diferencias percibidas
entre los sexos —las mujeres como pasivas y cuidadoras;
los varones como activos y ambiciosos— han mantenido
una estructura normativa de familia que está encabezada
por un varón heterosexual y en las que las tareas
primarias de la mujer —parir y criar niños— constriñen
«naturalmente» su participación, libre e igual, en la sociedad.

En el seno familiar, los varones y las mujeres son


socializados para ejercer roles de género. La longevidad
de este sistema de dominación masculina se vale de sus
métodos de vigilancia y recompensa, que premian o seducen
a las mujeres para que acepten su estatus secundario.
Mientras que la teoría de Millet reconoció la violencia
ejercida por la clase y la raza, insistió en que el patriarcado
es más duradero, más amplio, más uniforme y, por lo tanto,
que precede y resulta más fundamental para entender otras
formas de injusticia. &

Arati Rao es doctora en Ciencia Política por la Universidad de Columbia y


profesora adjunta de la misma materia en Wellesley College, Massachusetts.
Este artículo fue tomado y traducido de su entrada en: Joel Krieger [ed.],
The Oxford Companion to Politics of the World, Nueva York-Oxford, Oxford
University Press, 1993, pp. 686-687.
La tía
Cristina por Fernando Montes de Oca Sicilia

L as cosas cambian, señoras y señores. En el


mundo de las relaciones maritales, créanme,
no es lo mismo «los Tres Mosqueteros que 40
años después». Lo digo por esto:
El tío Pepe era, podríamos decir, un poquito
borracho, parrandero y jugador, lo cual no
tenía muy contenta que digamos a la tía
Cristina, su esposa. En una de
esas tantas noches —entiéndase,
madrugadas— en las que el tío
Pepe llegó a la casa después de
algún convite de esos un poco
largos y espirituosos, con unas
«cucharadas de más», la tía
Cristina, un tanto enfurruñada,
que agarra y que le pone varios
«hastaaquíes» a su tambaleante cónyuge.
El primero y más rotundo fue:
—Mira, cabrón, la próxima vez
que te vayas de fiesta y no llegues
temprano, yo voy a hacer lo mismo
y me voy de juerga toda la noche.
¿Entendiste, baboso?
No pasaron muchos días
para que en alguno de esos
viernes, siendo ya las doce de
la noche, el tío Pepe brillara por
su ausencia en el hogar conyugal. La tía
Cristina, conocida también por ser muy
cumplidora de su palabra y dispuesta a
darle un escarmiento a su querido maridito,
que agarra y que se va. ¿Pero adónde?
Entendamos que eran los años
setenta del siglo pasado, y no era
para nada común que una señora
saliera de su casa de reventón
con sus amigas y mucho menos
a esas horas. ¿Quién podría
acompañarla? Nadie. Pero a la
tía Cristina no se le cerraban las
puertas fácilmente, así que tuvo
una de esas fantásticas ideas.
Compró un pomo de tequila, lo
metió a su bolsa y partió rumbo
a Gayosso de Félix Cuevas; ahí, entre capilla y capilla, café,
rezos, plegarias, rosarios y pésames al por mayor, le dieron
las seis de la mañana, hora en que comenzó su regreso a
casa, no sin darle primero unos tragos al tequila y empaparse
con él parte de su vestuario.
Como imaginarán, al entrar por la puerta de su casa, el
tío Pepe se encontraba con una cara de desesperación y
angustia, preocupado por no saber en dónde y con quién
había estado su santa mujercita.
—¿En dónde andabas y con quién andabas, Cristina?
Mira qué horas son y cómo hueles.
—¡Qué te importa, pendejo!—, y se subió a dormir.
Donde las dan las toman. &
El Mexiconario es mucho más que una simple recopilación
de palabras de cada uno de los estados de nuestro país; es,
probablemente, la guía definitiva del viajero que busca ser
entendido dentro de su propio país donde todos más que
hablar español, hablamos «mexicano». Es tan indispensable
como traer el boleto del camión o los calcetines en pares;
es decir: la llave para salir del terruño y atreverse a
conocer al «otro» o mejor a la «otra» porque las palabras
aquí contenidas guardan un mensaje de seducción que es
otro de los riesgos del viajero: encontrar alguien a quien
ligar. Así que disfrute estos mexicanismos y atrévase a
jugar «bebeleche» en Aguascalientes, a tomarse un caldo
de «bobox» en Campeche, a «chacalear» a una mujer
hermosa en Colima, pero que nunca lo hagan «bochi»
en Chiapas.

De venta en librerías y
«No cuquees a ese perro.»
No provoques a ese perro.

Querétaro
achicalar. Empapar, cubrir o llenar de miel.
X Ayúdame a achicalar las manzanas.

charape. Bebida hecha con pulque y cacahuates.


X Nada como un buen charape en las fiestas.

encampanado, -a. Cuando una persona está inmersa


en un mal negocio.
X Sus amigos lo dejaron encampanado y ahora tiene
muchas deudas.

guajolota. Tranvía.
X Me gusta ir en la guajolota.

machetear. Estudiar con ahínco.


X Le macheteó toda la noche para pasar su examen.

matada. Fatiga con que se realiza un trabajo.


X Sacúdete la matada y ayúdame.

migas. Sobrante de las carnitas.


X Con estas migas hay que hacer unas gorditas.

ñesgado, -a. Torcido, jorobado.


X Ese árbol está ñesgado, ojalá que no se caiga.

sí di. 1. Sorpresa. / 2. Afirmación.


X 1. ¡Sí di, que gusto verte!
2. Sí di, te acompaño a la boda de tu amigo.

puntada. Ocurrencia, idea inesperada.


X Es muy divertido estar contigo, de repente te sacas cada
puntada.

palero, -a. Persona que ayuda a otra a hacer trampas.


X No andes de palero o te vas a buscar problemas.

tragazón. Hartazgo ocasionado por excesiva comida.


X Nos dimos un buen tragazón en Navidad.

@algarabia
Algarabía
www.algarabia.com
www.selector.com.mx
la lengua de nunca acabar

Portugués de Portugal y de Brasil


El portugués es el idioma oficial en diez países del mundo entero. Brasil
es el país con más hablantes de dicho idioma. En Europa, Portugal es el
único país cuyo idioma oficial es el portugués.
El portugués es un idioma muy variado. Aunque la reforma de la lengua
portuguesa de 2009 redujo las diferencias entre el portugués de Brasil y
el de Portugal, siguen existiendo diferencias fonéticas, léxicas
y sintácticas. Esas disparidades a veces pueden hacer difícil la
comunicación entre los dos países.
Y no es sorprendente, ya que las dos variantes siempre han evolucionado
independientemente… y lo siguen haciendo. El portugués de Brasil, debido
a la influencia de diversas culturas a lo largo de los siglos, ha cambiado y
se ha adaptado, a veces
adoptando palabras
de origen extranjero.
Por eso existen
diferencias ortográficas
y de vocabulario;
algunas palabras no se
escriben de la misma
manera, otras son
completamente distintas
de un país al otro.
En cuanto a los hábitos
de lenguaje, los brasileños siempre usan el «você» para dirigirse a
alguien en una situación formal o informal, mientras que los portugueses
distinguen el tuteo de las formas de cortesía, tal como pasa con el
español de España.
mpmos.

diccionario urbano

sharenting. Término que deriva de los términos en inglés


share, ‘compartir’, y parenting, ‘paternidad’; refiere a la acción
de documentar en redes sociales —principalmente Facebook e
Instagram— las primeras vivencias de un hijo con pocos meses
de nacido; por ejemplo, carcajadas, balbuceos, berrinches o pasos.
Categoría gramatical: sustantivo
Tipo de neologismo: anglicismo
Uso: —Mi Instagram siempre está atiborrado del sharenting de
Ariana. O sea, está muy bello su bebé y todo pero sus babas llegan
a la pantalla de mi celular a primera hora de la mañana.
de las lenguas indígenas
El Diccionario de la lengua española recoge hoy unas 70 voces de origen
taíno —pueblo originario de la isla de Cuba—. Algunas de ellas son:

 ají
 barbacoa
 bohío
 cacique
 caimán
 canoa
 ceiba
 guayaba
 hamaca
 huracán
 maíz
 papaya
 piragua
 tabaco
 tubirón
 yuca

de estos lares

chela
En México se usa este término como hipocorístico del nombre propio
Graciela. Como sustantivo, refiere a la bebida alcohólica resultado de la
fermentación de la cebada; es decir, la cerveza.
—¡Qué, mi Mike! ¿’Amos por esas chelas
o te vas a apretar el calzón?

de otros lares

mujerazo
En Chile, así se le conoce a la reunión de un grupo de mujeres con fines
reivindicativos.
—El mujerazo de ayer quedó de lujo. Todas llevamos paliacate verde
y muchas ganas de cantar y marchar.

gases del oficio


del tingo al tango

Martes El Economista
Secc. Arte, Ideas y Gente.
18:00 hrs tvudlap, Algarabiando Contenido de Algarabía.
www.udlap.mx/tvudlap-
conectando-ideas/ Sábado
21:00 hrs Algarabía Radio Independiente de
y Código cdmx Hidalgo
www.codigoradio.cultura. www. elindependientedehidalgo.
df.gob.mx y busca nuestro com.mx
podcast en iTunes como
Algarabía Radio.
Domingo
Miércoles 12:00 hrs Radio Red, Biblioteca
Pública 1110 am, último
19:00 hrs mvs, Charros vs domingo de cada mes.
Gángsters 102.5 fm,
cada quince días. El Sol de México,
Suplemento dominical
19:30 hrs Canal 22, Algarabía tv coleccionable.
tv abierta 22.1/22.2 Cada quince días.
sky/ megacable 1122
hd/112sd izzi 722hd/22sd El Asegurador
y dish 622hd/122sd Los días 15 de cada mes.
canal22.org.mx. www.elasegurador.com.mx

23:00 hrs Ricardo Rocha en


Fórmula 121 de izzi y 157
de Sky, cada quince días.

Jueves
12:00 hrs Canal 22, Algarabía tv
(repetición) tv abierta
22.1/22.2 sky/ megacable TODOS LOS DÍAS
1122 hd/112sd izzi 24 HRS.
722hd/22sd y dish
622hd/122sd
canal22.org.mx.

15:15 hrs Radio buap, Estamos


al aire 96.9 fm de Puebla
www.estamosalaire.com

18:00 hrs. Algarabía en 5 minutos Tu contenido favorito


youtube.com/Algarabiatv
para entender la
Viernes lengua, el arte y todo
13:00 hrs mvs, Mesa para todos lo que te gusta de
102.5 fm, www.noticiasmvs.
com Algarabía
21:00 hrs Algarabía Radio en
iTunes con nuestro podcast Escanéalo desde tu app
Algarabía Radio www.
algarabía.com.mx/radio

22:00 hrs Radio Imagen, ¿Qué


hacer? Con Mariana H. O BÚSCANOS COMO
90.5 fm. El primer viernes
de cada mes.
ALGARABÍA RADIO

@algarabia
Los contenidos que ya conoces, Escanea
con tu Algarabía
AHORA EN TU PANTALLA teléfono
Visítanos también en:
Comedy Central
www.comedycentral.la

Comedy Paramount
www.paramountchannel.la

Algarabía tv
youtube.com/Algarabiatv

Algarabía Radio mx Todos los jueves a las


www.claromusica.com 18:00 hrs. en nuestro canal
Android y iOS de Youtube
Algarabía Radio eu
Android y iOS

Escucha las voces de


María del Pilar Montes de Oca Sicilia TODOS LOS
Victoria García Jolly MARTES Y
Fernando Montes de Oca Sicilia VIERNES A
Rodrigo Coronel LAS 9 PM
Arturo Gallegos e invitados especiales

www.algarabia.com/radio

in i al ma n aque
Compra tu m " >5æ
de 1940
a 2005

o
10 de marzde cine
z
Fallece la ac tri slava Stern
mexicano Miro
EN EL TIEMPO

algarabiapararecordar.com
DE VENTA EN: • Algarabía shoppe • Sanborns • Gandhi • El Sótano • Cielito
Querido Café • Walmart • Comercial Mexicana • HEB • Librería Porrúa
Suscríbase ahora
12 Algarabías por
el precio de 10
No deje pasar esta formidable oportunidad,
y tenga acceso al selecto contenido que mes
tras mes Algarabía pone en sus manos.

 Disfrute de cada una de las secciones


que hacen única nuestra publicación.

 Deléitese con el bien conocido estilo


de Algarabía, y amplíe su conocimiento
sobre los más diversos temas.

$550*
Más $95.00 de gastos de envío al interior de la República.

Complete este cupón y envíelo por correo electrónico a


suscripciones@algarabia.com o marque al (55) 5448 0430 ext. 105
o al 01 800 70 052 42.
suscripción renovación

Nombre completo

Dirección

Colonia c. p.

Entre calles

Acaldía o Mpio.

Ciudad Estado

Teléfono particular Oficina

e-mail

Número de tarjeta

Fecha de vencimiento Código de seguridad

Renovación automática sí no

Puede realizar también un depósito o transferencia electrónica a nombre de Editorial Algarabía, Ǯǜ de ǞDZ
ŢHQ%DQFRPHUFXHQWDŢVXF9DOOH%HLVWHJXLŢǞǧǜǝǠ 012180001114508677 o Inbursa cuenta
ŢVXF&R\RDF QŢǞǧǜǝǠEnvíenos el comprobante de pago junto con todos
los datos del suscriptor —nombre, calle, número, colonia, municipio, ciudad, referencias del domicilio, teléfono y
BNQQDNDKDBSQ®MHBNŕ $MB@RNCDRNKHBHS@QE@BSTQ@ DMU¨DRTRC@SNRƥRB@KDRDKLHRLNC¨@CDG@ADQDEDBST@CNDKO@FN

De acuerdo con la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares
(Art. 8, 15, 16 y 36), los datos proporcionados, serán tratados de manera confidencial y NO serán
transferidos a terceros ni se usarán para propósitos distintos a los mencionados.

Escanee el código con su celular y empiece


a gozar de su membresía.
Descargue la app gratuita i-nigma reader
solapa

¿Cómo tener confianza en


una mujer que le dice a uno
su verdadera edad? Una
mujer capaz de decir esto
es capaz de decirlo todo
Oscar Wilde

184  precio al público: $55.00  ejemplar coleccionable y consultable printed in mexico  issn 2007-1019  1118
 arte
La Venus de Willendorf

 curiosidades
La máquina de estenotipia
Antígona

 lenguaje
El lenguaje inclusivo
dama, damisela, señora, señorita
doncella

 ciencia
Marie & The Curies
La radiactividad y los Curie

 ideas
El patriarcado
Tacones que matan
El feminismo en México
número 186

Pídala a su voceador

Escanee el código con su celular


y conéctese con Algarabía
Descargue la app gratuita
i-nigma reader

Argentina 32 PESOS / Chile 2 295 PESOS / Perú 11.50 SOLES / Costa Rica 1 980
COLONES / Rep. Dominicana 166 PESOS / Venezuela 23.50 BOLÍVARES / Ecuador
92 000 SUCRES / Panamá 3.70 BALBOAS / Colombia 8 887 PESOS / EE. UU. 3.70 USD

www.algarabia.com
124