Está en la página 1de 3

21 de abril del año 2020

+ Año Mariano

A Monseñor
Arzobispo de

Estimado Padre Obispo, con gran respeto y profundo dolor por


la situación actual que la Iglesia y el mundo viven a causa de la pandemia conocida es
que me siento obligada a dirigirme a Ud. como oveja del rebaño que Dios le ha
encomendado.

Jamás imaginé experimentar que los templos tengan sus puertas


cerradas, que lleguemos al punto en que nuestros pastores deban cerrar los templos
porque así el mundo lo exige. Hoy siento que la Iglesia se ha escondido como los
Apóstoles, con las puertas bien cerradas, por miedo (Jn. 20, 19). Nos hemos dispersado
por miedo al enemigo, en lugar de unirnos para ser más fuertes y clamar misericordia a
Dios. En lugar de incrementar las Misas para evitar aglomeraciones, las hemos
suspendido para todos los fieles. Hemos dejado de adorar al Señor cerrando todas las
capillas de Adoración Perpetua, y todos los fieles hemos sido privados del perdón de
nuestros pecados. Nos han sido arrebatados todos los sacramentos por miedo al
enemigo que puede matar el cuerpo, y hemos quedado a merced de aquél que puede
matar el alma.

Como nos dice el Santo Padre: “esto no es la Iglesia, es la Iglesia


de una situación difícil, que el Señor permite, pero el ideal de la Iglesia siempre es con
el pueblo y con los sacramentos. Siempre” (Casa de Santa Marta, 17 de abril, 2020).

Durante este tiempo de Cuaresma y de Pascua, hemos quedado


solos, viendo las Misas pero no participando, hemos “viralizado la Iglesia”, hemos sido
expulsados de nuestra Casa, el refugio de todos los cristianos. La Santa Madre Iglesia
ha sido apartada de sus hijos. Y, ¿por qué? Por obediencia a un poder que es de este
mundo, que no viene de Dios. Pues, como lo ha expresado Su Santidad, Dios lo
permite, pero no es lo que quiere (Casa de Santa Marta, 17 de abril, 2020).

Nos dicen que hemos expandido la Iglesia, creando una en cada


hogar, sin embargo, por muy romántico y alentador que suene, éstas no son Iglesias
domésticas, pues no llevan como centro la Eucaristía (Papa Francisco, Exhort. ap.
Amoris Laetitia 318). No, esto no es Iglesia. En la mayoría de las casas hemos
convertido la Iglesia en una religión “a la carta”, adaptada a muestros deseos y
comodidades. ¿Y cómo no? Se nos han facilitado todos los medios para ello. Con
autorización eclesiástica Nuestro Señor es abandonado, humillado y ofendido. Cada
día vuelve a elevarse sólo en esa Cruz, porque sus discípulos tienen miedo y se
esconden.

Por favor, Monseñor, termine con este padecer. Nuestras almas


tienen sed de Dios, y Él tiene sed de almas. Éstas almas dependen de Ud. para volver a
encontrarse con Su Señor. Éstas almas no tienen miedo de un virus invisible, sino al
abandono, sino al abandono de sus pastores. La soledad y desesperanza a las que
hemos sido sometidos nos ahogan, y con el poco aliento que nos queda le suplicamos,
le rogamos y lo alentamos.

No tenga miedo, Pastor nuestro. No ceda ante la tentación del


enemigo, que se goza con una Iglesia asustada y escondida. No olvide que el Señor nos
ha dado Su Espíritu para ya nunca tener miedo. Él está con nosotros. Si el enemigo
tiene que cazarnos uno por uno, estamos dispuestos a morir por Amor. Somos muchos
los que le suplicamos que ya no tema, Nuestro Señor nos acompaña hasta el fin.
Nosotros rezamos por Ud. y vamos a hacer todo lo posible para que esto pueda darse.
Estamos a su disposición, y vamos a poner todo lo que esté de nuestra parte para que
podamos volver a nuestra Casa, para volver a celebrar unidos los sacramentos.
Cumpliendo las medidas sanitarias dispuestas, colaborando con elementos de
desinfección y realizando la limpieza de los templos luego de cada Misa, respetando la
distancia social, y demás medidas. Si debemos limpiar todos los bancos de las Iglesias
ahí estaremos, si debemos armar listas para asistir a las Misas en grupos reducidos lo
respetaremos, haremos todo lo que esté en nuestras manos para ayudarle, todo lo
necesario lo haremos.

Le pedimos, Monseñor, no nos abandone, ya no deje sólo al


Señor en esa Cruz, pues somos muchos los dispuestos a acompañarlo, pero las puertas
se nos han cerrado.

Le suplicamos que ya no tenga miedo. Nosotros no tenemos


miedo. El Señor está con nosotros, y “si Dios con nosotros, ¿quién contra nosotros?”
(Rom. 8,31). Crea, tenga fe, Cristo está vivo en la Eucaristía. Nada pasará que Él no
quiera así, si hemos de morir, será por Su Voluntad. Prefiero morir recibiendo al Señor
que sentada en mi casa viendo televisión, esto es demoníaco.

Sustento esta carta además en el derecho canónico: “los ministros


sagrados no pueden negar los sacramentos a quienes los pidan de modo oportuno,
estén bien dispuestos y no les sea prohibido por el derecho recibirlos” (CIC, c. 843 § 1);
el 3er mandamiento: “santificar las fiestas”, y pasajes evangélicos: “al César lo que es
del César, y a Dios lo que es de Dios” (Mt. 22,21), “me devora el celo por tu templo”
(Sal. 69, 10), “adorarás al Señor tu Dios y sólo a él darás culto” (Lc. 4,8).

Tengo en conocimiento que Monseñor Víctor Fernández,


Arzobispo de La Plata, en una carta dirigida a la Comisión Ejecutiva de la Conferencia
Episcopal Argentina pide a los obispos la consideración de retomar la Celebración
Eucarística con fieles presentes y manifiesta lo siguiente; cito: “el Concilio Vaticano II
enseña que ‘no se edifica ninguna comunidad cristiana si esta no tiene su raíz y centro en la
celebración de la Sagrada Eucaristía’ (PO 6). San Juan Pablo II remarcaba que la Misa
‘antes que un precepto debe sentirse como una exigencia inscrita profundamente en la
existencia cristiana’ (DD 81). ). Es comprensible entonces que muchos fieles nos
reclamen que busquemos alguna manera de volverla accesible. Nosotros les decimos
que pueden experimentar otras formas de oración, y lo hacen, pero ya decía San Juan
Crisóstomo: ‘También puedes orar en tu casa; sin embargo no puedes orar igual que en la
Iglesia, donde se reúnen los hermanos’ (Contra Anomeos 3, 6).”

En su carta también reflexiona que los fieles reconocen el


valor de la comunión espiritual y que habiendo asumido el principio de la Encarnación
no puede bastarnos la comunión espiritual. Y cito: “Precisamente, el Papa Francisco
enseña que Dios ‘en el colmo del misterio de la Encarnación, quiso llegar a nuestra intimidad
a través de un pedazo de materia’ (LS 236)”.

Quiero agregar además que el gobierno civil por su parte


autoriza la realización de actividades “esenciales” que hacen al cuidado del cuerpo,
como alimentos y medicamentos, que es lo que le compete. A Ud. como Pastor de la
Iglesia de esta diócesis le corresponde asegurar la salud y el cuidado del alma, que es
lo más importante, ya que esta vida material es pasajera y el cuerpo morirá, el alma es
eterna y le corresponde velar por su cuidado, aún más en tiempo de enfermedad, crisis,
miedo, dificultades económicas que aquejan a muchos afectados en su dimensión
espiritual, asegurando el servicio más esencial: la Eucaristía.

Por otra parte, ni el Romano Pontífice ha ordenado el cierre de


Iglesias, ni la Conferencia Episcopal Argentina, ya que solo dio una “sugerencia”.

Considero también que si se puede hacer cola de 4 o 5 horas en


cajeros, supermercados, y demás servicios, no veo riesgo en celebrar Misa en distintos
horarios, en grupos reducidos, adorar a Cristo en los templos más grandes, etc.

Esperando una respuesta positiva y confiada en Dios, rogando al


Espíritu Santo que le ilumine y le dé el don de la Fe, y ofreciéndole mi colaboración
para lo que crea necesario, me despido de Ud. fraternalmente acompañándole en mis
oraciones.

También podría gustarte