Está en la página 1de 2

RELATIVISMO DE LA ÉTICA

RELATIVISMO (DUPRE, BEN)

¿Está la belleza en el ojo del que mira?

Sin duda la pregunta más familiar en el campo de la estética es los valores


estéticos como la belleza son propiedades “reales” (inherentes, objetivos) de las
cosas a las que se adscriben.

O si bien, tales valores, están inextricablemente ligados, o dependen de los juicios


y actitudes de los humanos que hacen la valoración.

La hipótesis del relativismo moral es que la segunda respuesta es la correcta y lo


que funciona para la estética lo hace también para la ética.

Hasta cierto punto, la propuesta relativista consiste en que tratemos los juicios
morales como si fueran estéticos. Si uno dice que le gustan las ostras y a mí no,
estamos de acuerdo en discrepar.

En tal caso no tiene sentido decir que uno de nosotros está equivocado o bien que
tiene razón, y me resultaría absurdo intentar convencer a la otra persona de que
no debería gustarle las ostras, o bien al revés.

Si un grupo social o comunidad particular aprueba, por ejemplo, el infanticidio, no


se puede decir que se equivoquen, porque para ello esta moralmente bien, y no
sería adecuado que los demás los criticaran o intentaran convencerles de cambiar
de opinión.

Según esta perspectiva, no hay verdad moral o principio o creencia moral que sea
realmente correcta o errónea. Solo se puede considerar así desde la perspectiva
de una cultura particular, sociedad o periodo histórico.

El historiador griego Heredoto, que escribió en el siglo V antes de Cristo., cuenta


la historia de un grupo de griegos en la corte de Darío, rey de Persia, que se
horrorizaron por la sugerencia de que deberían comerse los cuerpos muertos de
sus padres; entonces, se encuentran con los miembros de la tribu de los
calatanios, que seguían esa práctica y a quienes les disgustaba de igual modo las
costumbres de los griegos de incinerar a sus muertos.

Consciente de que la moral es básicamente una cuestión de convención, el


historiador, entonces cita con aprobación las palabras del poeta Píndaro “la
costumbre reina sobre todo!”.

No obstante, en realidad, nuestras vidas rebasan de ese tipo de discusiones y


debates.

La dictadura del relativismo.


Jjj La ideología opuesta al relativismo es el absolutismo

Que defiende que hay ciertos principios morales que nunca deberían violarse, y
que ciertas acciones siempre están mal.

Los absolutistas abundan entre las moralidades religiosas, que a su vez se sienten
amenazadas por las ideas relativistas.

En 2005, poco antes de convertirse en el papa Benedicto XVl, el cardenal Joseph


Ratzinger dio un sermón en el que expresaba su miedo a que la certeza de la fe.

Él creía que todo esto daba como resultado un trauma que alentaba un falso y
amplia sensación de libertad y precipitaba una caída en el libertinaje moral y
especialmente sexual.