Está en la página 1de 8

¡Soy de la

CUIDEMOS NUESTRO ANDAR


ADORAR

familia!
Congregarme con mis hermanos, participar activamente en el canto
congregacional, la lectura de la Biblia, la oración ferviente, la ofrenda
gozosa, la atención a la predicación; consagrar mi mente y mi vida a
Cristo. Ser más que un asistente; un participante de la adoración junto a
mis hermanos y un agente de bendición para mi iglesia.
Salmo 95:1-3, Hebreos 10:25, Efesios 5:19-20

NUTRIRME
Administrar mi tiempo durante la semana para participar del estudio
diligente de la Biblia, la meditación en la voluntad de Dios y la oración.
Apartarme de distracciones mundanas y el entretenimiento carnal; hacer
morir las obras de la carne por el poder del Espíritu Santo.
Romanos 8:5-8, Efesios 5:15-17, 2 Pedro 3:18

DIEZMAR
Reconocer la fidelidad de Dios y su generosidad apartando una décima
parte de mis ingresos y ofrendándolos con gratitud y gozo a mi iglesia;
no para recibir más sino por lo que ya he recibido por gracia, no para
pagar las bendiciones sino para agradecerlas y vivir en contentamiento
sabiendo que todo viene de Dios.

2
2 Corintios 9:6-8, Malaquías 3:10, Deuteronomio 16:17

AYUDAR
Usar mis habilidades, talentos, dones, palabras, oraciones, consejos y
opiniones para ser una influencia positiva y edificante en mi iglesia. Abs-
tenerme de la murmuración, del chisme, de la calumnia, de la rebeldía,
de la burla y de toda actitud que en vez de edificar y contribuir al bien de
mis hermanos destruya y entorpezca la armonía y crecimiento de mi
iglesia.
Efesios 4:11-12, Filipenses 2:2-4, Efesios 4:29-32

RECONCILIAR
Apropiarme de la responsabilidad de testificar con mi ejemplo y mis pa-
labras a la gente cercana a mí, aprovechando intencionalmente cada
conversación y momento de convivencia con los no creyentes para ha-

DOCTRINA
blarles de Cristo, invitarlos a mi iglesia, ofrecerles ayuda y oración y todo
lo que pueda llevarles al arrepentimiento y la fe en Jesucristo.
Mateo 5:15-16, 1 Pedro 3:15, 2 Corintios 5:20

SOY DE LA FAMILIA Aspectos importantes


www.unavidareformada.blogspot.com
de la Membrecía de la Iglesia
EL DIOS VERDADERO 8. Yo creo que Jesucristo mi redentor, quien murió por mis ofensas fue resucitado para
mi justificación, y ascendió a los cielos, donde está sentado a la diestra del Padre Todopo-
deroso, continuamente intercediendo por su pueblo, y gobernando todo el mundo como
la cabeza sobre todas las cosas para su Iglesia; de tal manera que no necesito temer de
ningún mal y puedo con seguridad saber que nada me puede arrebatar de sus manos y
Creemos y enseñamos que Dios es único en esencia y naturaleza; que nada me puede separar de su amor.
existe por sí mismo y en todo se basta a sí mismo; que él es el eterno
Creador invisible, incorpóreo, infinito, de todas las cosas visibles e invi- 9. Yo creo que la redención obtenida por el Señor Jesucristo se aplica eficazmente a todo
sibles; que él es el Bien Supremo, el viviente, que todo lo crea para vivir su pueblo por el Espíritu Santo, quien obra la fe en mí y de ese modo me une a Cristo, me
renueva a la entera imagen de Dios, y me capacita más y más para morir al pecado y vivir
y lo mantiene; que él es todopoderoso, benévolo y misericordioso, justo a la justicia; hasta que, esta obra de gracia habiendo sido completada en mí, yo seré recibi-
y veraz. do en gloria; en cuya gran esperanza permaneciendo, tengo siempre que luchar para la
[Segunda Confesión Helvética / Art.3] santidad perfecta en el temor de Dios.
10. Yo creo que Dios requiere de mí, bajo el evangelio, primero que todo, que, por un
PADRE, HIJO Y verdadero sentir de mi pecado y miseria y una aprehensión de su misericordia en Cristo,
deba alejarme con dolor y odio del pecado y recibir y descansar en Jesucristo solamente
para salvación; de tal manera, que estando así unido a él, yo pueda recibir perdón por

ESPÍRITU SANTO todos mis pecados y ser aceptado como justo ante los ojos de Dios solamente por la justi-
cia de Cristo imputada a mí y recibida por fe solamente; y únicamente de esta manera y
nada más yo creo en verdad poder ser recibido dentro del número y tener derecho a
…creemos y enseñamos que ese Dios todos los privilegios de los hijos de Dios.
infinito e indivisible e in-mezclable
es diferenciable en tres personas: 11. Yo creo que, habiendo sido perdonado y aceptado en nombre de Cristo, se requiere
Padre, Hijo y Espíritu Santo. de mí también que camine en el Espíritu que él ha adquirido para mí, y por quien el amor
Y esto de la siguiente manera: es derramado ampliamente en mi corazón; cumpliendo la obediencia que debo a Cristo
El Padre ha engendrado al Hijo mi Rey; fielmente llevando a cabo todos los deberes puestos sobre mí por la santa ley de
desde la Eternidad; el Hijo ha Dios mi Padre celestial; y siempre reflejando en mi vida y conducta, el ejemplo perfecto
nacido en forma inenarrable; que ha sido establecido para mí por Jesucristo mi Líder, quien ha muerto por mí y me ha
el Espíritu Santo proviene de ambos concedido su Santo Espíritu para que yo pueda hacer las buenas obras que Dios ha pre-
desde toda eternidad y ha de ser adorado con ambos. parado de antemano para que anduviese en ellas.
Esto significa que no se trata de tres dioses, sino de tres personas esen-
cialmente iguales, igualmente eternas, igualmente en todo y no obstante 12. Yo creo que Dios ha establecido su Iglesia en el mundo y le ha dotado con el ministe-
diferentes entre sí, siguiendo una a la otra ordenadamente y siendo siem- rio de la Palabra y las santas ordenanzas del Bautismo, la Cena y la Oración del Señor; a
pre iguales. [Segunda Confesión Helvética / Art.5] fin de que a través de éstos como medios, las riquezas de su gracia en el evangelio puedan
darse a conocer al mundo, y, por la bendición de Cristo y la obra de su Espíritu en ellos
que por la fe las reciben, los beneficios de la redención puedan ser comunicados a su
Este Dios bueno y todopoderoso, pueblo; por lo cual también se requiere de mí que atienda a estos medios de gracia con
mediante su palabra que en El y con El diligencia, preparación y oración, de tal manera que a través de ellos yo pueda ser instrui-
do y fortalecido en la fe, y en la santidad de vida y en el amor; y que yo use de mis mejores
es eterna, ha creado todo lo visible esfuerzos para llevar este evangelio y comunicar estos medios de gracia a todo el mundo.
e invisible y lo mantiene y conserva
13. Yo creo que así como Jesucristo ha venido una vez en gracia, así también él vendrá
mediante su espíritu que juntamente por segunda vez en gloria, para juzgar al mundo en justicia y asignarle a cada uno su re-
con El es eterno. compensa eterna; y creo que si muero en Cristo, mi alma será en la muerte hecha perfec-
ta en santidad e irá a casa con el Señor; y cuando él regrese con su majestad, yo seré le-

OM POTENTE
vantado en gloria y hecho perfectamente bendito en el pleno goce de Dios por toda la
eternidad: alentado por tal esperanza bendita se requiere de mí voluntariamente participar
en sufrir privaciones aquí como buen soldado de Cristo Jesús, siendo asegurado de que si
muero con él también viviré con él, si persevero, también reinaré con él.

NI
Salmo 115:3, Isaías 40:21-26
Y A ÉL, MI REDENTOR, JUNTO CON EL PADRE, Y EL ESPÍRITU SANTO,
PRESENTE Sal.139:7-12, Jer.23:23-24 TRES PERSONAS, UN SOLO DIOS, SEA LA GLORIA PARA SIEMPRE,
HASTA EL FIN DEL MUNDO, AMÉN.
SCIENTE Sal.139:1-4, Sal.147:5, Heb.4:13
UNA DECLARACIÓN BREVE EL CREDO DE LOS APÓSTOLES
Creo en Dios Padre, Todopoderoso Creador del Cielo y de la Tierra.
Y SENCILLA DE LA FE REFORMADA Y en Jesucristo, Su único Hijo, y Señor nuestro, que fue concebido por el Espíritu
Benjamin B. Warfield (1851-1921) Santo, nació de la virgen María; padeció bajo el poder de Poncio Pilato; fue crucifica-
do, muerto y sepultado; descendió a los infiernos; al tercer día resucitó de entre los
1. Yo creo que mi único fin tanto en la vida como en la muerte debe muertos; subió al cielo, y está sentado a la diestra de Dios Padre Todopoderoso.
ser glorificar a Dios y disfrutar de él para siempre; y que Dios me ense- Desde allí vendrá al fin del mundo a juzgar a los vivos y a los muertos.
ña cómo glorificarle en su santa Palabra, es decir, la Biblia, la cual él Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia Universal, la comunión de los santos, el
había dado por inspiración infalible de su Espíritu Santo a fin de que perdón de los pecados, la resurrección de la carne, y la vida eterna. AMEN
yo ciertamente pueda conocer lo que debo creer concerniente a él y
los deberes que él requiere de mí.
EL CREDO NICENO
2. Yo creo que Dios es un Espíritu, infinito, eterno e incomparable en Creemos en un solo Dios, Padre Todopoderoso, creador del Cielo y de la Tierra, de
todo lo que él es; un solo Dios pero en tres personas, el Padre, el Hijo todo lo visible y lo invisible.
y el Espíritu Santo, mi Creador, mi Redentor y mi Santificador; en Creemos en un solo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes
cuyo poder y sabiduría, justicia, bondad y verdad yo puedo poner con de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero,
seguridad mi confianza. engendrado, no creado, de la misma naturaleza que el Padre, por quien todas las
cosas fueron hechas.
3. Yo creo que los cielos y la tierra, y todo lo que en ellos hay, son la Que por nosotros los hombres y por nuestra salvación descendió del cielo: y por
obra de las manos de Dios; y que todo lo que él ha hecho lo dirige y obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre; Y por
gobierna en todas sus acciones; de tal manera que ellas cumplan el
fin para el cual fueron creadas, y yo que confío en él no seré avergon- nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato: Padeció y fue sepultado, y
zado sino podré con seguridad descansar en la protección de su Resucitó al tercer día, según las Escrituras. Y subió al cielo y está sentado a la dere-
amor todopoderoso. cha del Padre. Y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su
Reino no tendrá fin.
4. Yo creo que Dios creó al hombre a su imagen, en conocimiento, Creemos en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del
justicia y santidad, y entró en un pacto de vida con él sobre la única Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló
condición de la obediencia como deber del hombre; de tal manera por los profetas.
que por pecar deliberadamente en contra de Dios ese hombre cayó Creemos en la Iglesia, que es una, santa, universal y apostólica. Reconocemos que
en pecado y miseria en la cual yo he nacido. hay un solo bautismo para el perdón de los pecados. Esperamos la resurrección de
5. Yo creo, que, estando caído en Adán, mi primer padre, soy por los muertos y la vida del mundo futuro. AMEN
naturaleza un hijo de ira, bajo la condenación de Dios y estoy co-
rrompido en cuerpo y alma, inclinado al mal y merecedor de la muer-
te eterna; del cual espantoso estado no puedo ser liberado salvo a Enseñamos que únicamente ha de ser adorado y
través de la gracia inmerecida de Dios mi Salvador. venerado el Dios verdadero. Conforme al mandato
6. Yo creo que Dios no ha dejado al mundo perecer en su pecado, del Señor no damos honra y gloria a ningún otro:
sino por un gran amor con el que lo amó, desde toda la eternidad de «Adorarás al Señor, tu Dios, y sólo a él le servirás.»
pura gracia ha escogido para sí mismo una multitud que ningún …A ese Dios invocamos en todas las decisiones
hombre puede contar, para liberarlos de su pecado y miseria, y de y variaciones de nuestra vida, y, ciertamente,
ellos edificar nuevamente en el mundo su reino de justicia; en cuyo
reino yo puedo estar asegurado de tener parte si me afianzo en Cris- lo hacemos por mediación de nuestro único
to el Señor. Mediador e intercesor Jesucristo.
[Segunda Confesión Helvética / Art.6]
7. Yo creo que Dios ha redimido a su pueblo para sí mismo a través
de Jesucristo nuestro Señor; quien, aunque era y por siempre conti-

IN
núa siendo el Hijo eterno de Dios, sin embargo nació de mujer, bajo
la ley, para que pudiera redimir a los que están bajo la ley: creo que él
cargó la pena debida a mis pecados en su propio cuerpo sobre el
madero, y cumplió en su propia persona la obediencia que le debo a
la justicia de Dios, y ahora me presenta ante su Padre como su pose-
DEPENDIENTE Hech.17:24-25, Dn.4:35
sión adquirida, para la alabanza de la gloria de su gracia para siem-
pre; por lo cual renunciando a todo mérito mío, pongo toda mi con-
fianza solamente en la sangre y justicia de Cristo Jesús mi redentor.
FINITO Job11:7-10, Sal.90:2/139:1-4, Jer.23:23-24
MUTABLE Santiago 1:17, Números 23:19
LA HUMANIDAD Somos una Iglesia Confesional (1 Pedro 3:15)
Esto quiere decir que hacemos declaraciones oficiales de lo que creemos y tratamos
de apegarnos a ellas; no que sean inerrantes, sino que las emitimos en base a la
¿CÓMO CREÓ DIOS AL HOMBRE? Biblia. Lo hacemos para definir nuestras creencias y distinguirlas de entre otras ideo-
Dios creó al hombre, varón y hembra, según su propia imagen, en ciencia, justicia y logías.
santidad, con dominio sobre todas las criaturas. Gn.1:27; Col. 3:10; Efe.4:24; Gn.1:28. Nuestras Principales Confesiones son:
¿CREÓ, PUES, DIOS AL HOMBRE TAN MALO Y PERVERSO?  El Credo de los Apóstoles y El Credo Niceno.
Al contrario, Dios creó al hombre bueno, haciéndolo a su imagen y semejanza, es  La Confesión de Fe de Westminster (Y sus Catecismos)
decir, en verdadera justicia y santidad, para que rectamente conociera a Dios su Crea-
dor, le amase de todo corazón y bienaventurado viviese con El eternamente, para Somos una Iglesia Comunitaria (Efesios 2:19)
alabarle y glorificarle. Gén.1:31, Gén.1:26-27, Efes.4:24; Col.3:10; 2Cor.3:18. Es decir, que aunque el ministerio se enfoca de manera particular a diferentes perso-
nas (niños, mujeres, varones, adolescentes, etc.) nos vemos como una sola comuni-
¿DE DÓNDE PROCEDE ESTA CORRUPCIÓN DE LA NATURALEZA HUMANA?
dad de creyentes en Cristo.
De la caída y desobediencia de nuestros primeros padres Adán y Eva en el paraíso,
por ello, nuestra naturaleza ha quedado de tal manera corrompida, que todos somos
concebidos y nacidos en pecado. Gén.3; Rom.5:12,18-19; Sal.51:5; Gén.5:3. Somos una Iglesia Peregrina (1 Pedro 2:11-12)
Catecismo menor de Westminster pregunta 10 / Catecismo de Heidelberg preguntas 6-7 Nos consideramos una congregación de extranjeros que vamos de paso. Éste mundo
no es nuestro destino final, nosotros somos ciudadanos del cielo y peregrinos en éste
mundo. Eso no quiere decir que seamos ermitaños, sino que mientras peregrinamos
IMAGEN Y SEMEJANZA DE DIOS aquí, invitamos a otros a unirse a la compañía, huyendo de la condenación en direc-
El hombre es imagen de Dios. Es decir, el ción a Jesús.
hombre tiene su identidad basada en Dios.
No puede ser entendido ni explicado en Somos una Iglesia Militante (2 Pedro 1:5-8)
separación de Dios. No somos espectadores sino Participantes de la Iglesia, no queremos ser sólo oidores
¿Qué pasa cuando te paras en frente del espe- sino también hacedores de la Palabra. Militamos en las filas de Jesús, no es momento
jo? ¿Qué pasa cuando te alejas del espejo? de sentarnos a esperar el regreso de Jesús, vivimos para él, anhelamos hacerlo todo
¿La imagen en el espejo es independiente de para su gloria.
ti? ¿Quién es el importante, tú o la imagen
reflejada en el espejo? De la misma manera, el Somos una Iglesia Santa (Efesios 5:26-27)
hombre no tiene importancia en sí mismo, sino Somos santos, eso no quiere decir perfectos o sin pecado, sino rescatados del peca-
sólo en cuanto es un reflejo de Dios. do para vivir en conocimiento, obediencia e imitación de Jesús. Santo quiere decir
“apartado”, nosotros nos consideramos así, apartados del pecado para reflejar la glo-
En la antigüedad cuando un rey con-
quistaba un territorio nuevo, llenaba con imágenes suyas todo el terri- ria de Jesús. No somos productos terminados, sino proyectos en manos de Jesús, él
torio conquistado para que los nuevos súbditos supieran quién era el nos moldea día a día, y anhelamos que nuestros frutos den muestra del cambio obra-
que estaba en el trono. Algo semejante hizo Dios al crear su mundo: do por Jesús.
ordenó que su imagen estuviese por toda la tierra.
Según Génesis 1:28 ¿Qué dos tareas le asignó Dios al hombre?
Dios quería que sus imágenes llenasen la tierra para que todo el mun-
do supiera quién es el Rey. Dios quería que su imagen sojuzgara so-
bre la tierra en nombre de Dios. El hombre sería como el representan-
te o vice-regente de Dios. Como podemos ver, la vida del hombre, su
significado y propósito están ligados a Dios. El problema básico de la
humanidad, es que la imagen del espejo ha querido ser independiente
de la fuente original de la imagen. Somos imagen de Dios. Esta es la
esencia de ser un ser humano.
¿QUÉ ES LA IGLESIA? EL PECADO
Muchos adjetivos definen nuestro rumbo y aspiración como iglesia: ¿Qué es el pecado?
El pecado es la falta de conformidad con la ley de Dios o la transgre-
Somos una Iglesia CRISTIANA. (Hechos 4:12) sión de ella. Rom. 4:15, Sant.2:10 y 4:17, 1Juan 3:4.
El centro de nuestra enseñanza, predicación, culto y servicio es Cristo, el hijo de Dios. ¿Cuál fue el pecado por cuya causa nues-tros primeros padres
Otra manera de decirlo es que somos una Iglesia Cristocéntrica. cayeron del estado en que fueron creados?
El pecado por cuya causa nuestros primeros padres cayeron del es-
Somos una Iglesia BÍBLICA (Deuteronomio 29:29) tado en que fueron creados fue el comer del fruto prohibido.
La base de nuestra enseñanza, predicación, culto y estilo de vida es la Biblia. No las Gn. 3:12,13.
palabras de tal o cual predicador, no un libro alterno a la Biblia, sino sólo la Biblia. ¿Cayó todo el género humano en la pri-mera transgresión?
(Aunque otros libros y maestros proveen de mucha ayuda, éstos son subordinados a Habiéndose hecho la alianza con Adán, no para él solo, sino tam-
la Biblia). Nuestro apego a la biblia, nos lleva hasta los originales en Griego y Hebreo, bién para su posteridad, todo el género humano descendiendo de él
que son la autoridad última y fuera de ella no revelación nueva o extraviada. según la ge-neración ordinaria, pecó en él y cayó con él en su prime-
ra transgresión. Gén.1:28, Hechos 17:26, 1Cor. 15:21,22.
Somos una Iglesia TRINITARIA. (1 Juan 5:7) ¿A qué estado redujo la caída al hombre?
Adoramos al Dios Trino revelado en la Biblia, “Un Dios en Tres Personas, Padre, Hijo La caída redujo al hombre a un estado de pecado y de miseria.
y Espíritu Santo; mismos en sustancia, iguales en poder y gloria” Rom.5:12,13.
Somos una Iglesia EVANGÉLICA (Gálatas 1:6-8) ¿En qué consiste lo pecaminoso del estado en que cayó el hombre?
El centro de nuestra enseñanza, predicación, culto y servicio es el Evangelio de Je- Lo pecaminoso del estado en que cayó el hombre consiste en la cul-
sús, que muestra nuestro gran problema (el pecado) y la única solución provista por pabilidad del primer pe-cado de Adán, la falta de justicia original y la
Dios (arrepentirse y creer en Jesús)
de-pravación de toda su naturaleza, llamada comúnmente pecado
original, con todas las transgresiones actuales que de ella dimanan.
Rom.5:18-19, Efe.2:1, Rom.8:7-8.
Somos una Iglesia REFORMADA (2 Corintios 13:5)
Nuestra teología se remonta al siglo 16, en que hermanos defensores de la correcta ¿En qué consiste la miseria del estado en que
interpretación y enseñanza de la Biblia, levantaron la voz en contra de la institución cayó el hombre?
romana. Son 5 los principios reformados de la Iglesia. Todo el género humano perdió por su caída, la
comunión con Dios, está bajo su ira, y mal-
 Sólo la Biblia (Salmo 119:105, 2Pedro 1:21) dición, y expuesto a todas las miserias de esta
 Sólo Jesús (1Timoteo 2:5, Juan 14:6) vida actual, a la muerte misma, y a las penas
 Sólo a Dios la Gloria (Salmo 115:1, Romanos 11:36) de! infierno para siempre. Gén.3:8,24,
Efe.2:3, Rom.6:23, Mar.9:47-48
 Sólo por gracia (Efesios 2:8-9, 1 Corintios 15:10)
 Sólo en fe (Hechos 26:18, Romanos 10:17) Catecismo menor de Westminster / Preguntas 14-19

¿POR QUÉ ES TAN GRAVE EL PECADO?


 El pecado Esclaviza Prov. 5:22, Jn.8:34,
Rom.6:16, Rom.7:23
 El Pecado Agobia Salmo 32:3, Salmo 38:4
 El pecado Engaña y Endurece Ef.4:22,
2Tm.3:13, Heb.3:13, Ef.4:19
 El Pecado Destruye Prov. 11:19, Mateo 7:13,
1Tm.6:9, Rom.6:23
Lo primero que te debes preguntar es: ¿Cómo voy a vivir?
EL EVANGELIO Si tu respuesta a esta pregunta es „como yo quiero‟, entonces lo más probable es que
“Evangelio” es una palabra de origen no aceptes el mensaje que se te ha presentado. A lo mejor no crees que Dios va a juz-
griego que quiere decir “Buena noti- gar a los rebeldes, o no te consideras un rebelde. Si este es tu caso, entonces piensa con
cuidado. Sería aconsejable que estudiaras más detenidamente las afirmaciones de este
cia” y con ése término nos referimos folleto, ya que si son ciertas, sus consecuencias son vida o muerte. Lo que podrías hacer
al mensaje que compartimos acerca es conseguir una versión moderna de la Biblia y leer tú mismo lo que allí se dice (un
de lo que Dios hizo por medio de Je- buen inicio es el evangelio de Marcos). O podrías conversar con un amigo tuyo que sea
sucristo para rescatarnos del pecado, cristiano o con algún pastor. Sin embargo, si reconoces tu rebelión contra Dios y
de la muerte y de la condenación. deseas vivir bajo su autoridad, la pregunta es: ¿Qué tienes que hacer?
Para algunos, la salvación significa solamente el he-
cho de ir al cielo después de morir. Sin embargo, la 1. CONVERSAR CON DIOS
escritura enseña que la salvación es una bendición Lo primero que tienes que hacer es conversar con Dios. Debes admitir delante de él
que comprende muchos otros aspectos. que te rebelaste contra él, que mereces el castigo, y que le estás pidiendo que tenga
misericordia de ti porque Cristo murió en tu lugar. También necesitas pedirle que te
Un mediador es alguien capaz de lograr que dos partes que ayude a cambiar de rebelde a alguien que vive bajo la autoridad de Jesús. Puedes orar
están en conflicto, o alejadas entre sí, logren la paz. Este es el así:
papel que desempeñó Jesús como nuestro Mediador perfecto.
Dios, Sé muy bien que no merezco que me aceptes. No merezco el regalo de la vida
¿Por qué te llaman Cristiano? eterna. Soy culpable de haberme rebelado contra ti y de haberte ignorado. Necesito tu
Porque por la fe soy miembro de Jesucristo y participante perdón. Gracias por enviar a tu hijo a morir para que yo pueda ser perdonado. Gracias
de su unción, para que confiese su nombre y me ofrezca a Él, en por haberle resucitado de la muerte para darme vida nueva. Perdóname y cámbiame,
sacrificio vivo y agradable y que en esta vida luche contra el pecado para que pueda vivir bajo la autoridad de Cristo. Amén.
y Satanás con una conciencia limpia y buena y que, después de es-
ta vida reine con Cristo eternamente sobre todas las criaturas.
[Catecismo de Heidelberg / 32]
2. SOMETERSE A JESÚS
El segundo paso es bastante obvio. Habiendo orado una oración como la anterior,
querrás empezar a ponerla en práctica—o sea, realmente someterte a Jesús. Sin duda
Al arrepentirse, un pecador se aflige por sus pecados y los odia, movido alguna, vas a necesitar hacer cambios en muchas áreas de tu vida. Tendrás que aban-
no sólo por la vista y el sentimiento del peligro, sino también por lo in- donar tus conductas rebeldes (como avaricia, ira, egoísmo, etc.) y comenzar cosas nue-
mundo y odioso de ellos que son contrarios a la santa naturaleza y a la vas que agradan a Dios (como generosidad, bondad, amor y paciencia). Este segundo
justa ley de Dios. Y al comprender la misericordia de Dios en Cristo pa- paso te va a acompañar el resto de tu vida, pero Dios estará contigo todo el tiempo. Te
ra los que están arrepentidos, se aflige y odia sus pecados, de manera hablará constantemente (por medio de tu lectura de la Biblia), continuará escuchándote
que se vuelve de todos ellos hacia Dios, proponiéndose y esforzándose y ayudándote (cuando ores), te dará la fuerza para cambiar y para vivir según su volun-
tad (por medio de su Espíritu que vive en ti), y te proveerá de hermanos y hermanas
para andar con él en todos los caminos de sus mandamientos. para animarte en el camino (al reunirte con otros cristianos).
Confesión de fe de Westminster Cap.15/II

3. CONFIAR EN JESÚS
Lo tercero que tienes que hacer también es algo que debes hacer
el resto de tu vida. Necesitas confiar en la persona adecuada.
Es gracias a Jesús (y a su muerte y resurrección) que hoy gozas de
perdón y de una nueva relación con Dios. Esto es algo que debes
recordar constantemente, ya que al iniciar tu nueva vida, vas a fallar
muchas veces y harás cosas que no debes. A todos nos pasa. Todos
necesitamos recordar que nuestro perdón es exclusivamente gracias
a la muerte de Jesús en la cruz. Nunca debemos dejar de confiar en él
como el único medio por el cual recibimos el perdón y la vida eterna.
Si estás consciente de que necesitas dar este paso porque todavía eres
un rebelde que no ha sido perdonado, entonces tienes
que hacer algo. Delante de ti hay sólo dos
caminos. Es la decisión que todos enfrentamos.
Hay sólo dos formas de vivir.
5. Las dos formas de vivir
A. La nuestra: B. La nueva vida de Dios: ¿Qué oficios ejecuta Cristo como
• Rechazar la autoridad de Dios •Someterse a la autoridad de Jesús Reden-tor nuestro?
• Tratar de controlar nuestras vidas •Confiar en la muerte
Cristo, como Redentor nuestro,
ejecuta los oficios de Profeta, de
y resurrección de Cristo Sacerdote y de Rey, tanto en su
Consecuencias: estado de humillación como en el
• Condenados por Dios Consecuencias: de exaltación. Hech.3:22; Heb.
• Enfrentar un juicio y una muerte segura •Perdonados por Dios
5:5,6; Sal. 2:6; Juan 1:49.
•Recibir la vida eterna
Podemos continuar con nuestra rebelión en contra de ¿Cómo ejecuta Cristo el oficio
Dios, y seguir intentando controlar nuestras vidas sin él. de Profeta?
Desgraciadamente, esta es la opción que muchos han Cristo ejecuta el oficio de Profeta,
escogido. El resultado de esto es que Dios nos da lo que revelándonos por su Palabra y Es-
buscamos y merecemos. Nos condena por haber recha- píritu, la voluntad de Dios para ¿En qué consistió la humillación de
zado su legítima autoridad sobre nosotros. No sólo tene- nuestra salvación. Cristo?
mos que hacer frente a las enredadas consecuencias La humillación de Cristo consistió
inmediatas de haber rechazado a Dios, sino que también Juan 1:18; Heb. 1:1-2; Juan 14:26; en haber nacido, y esto, en una
enfrentamos la horrible perspectiva de toda una eterni- 16:13. baja condición; sujeto a la ley, su-
dad sin él, sin vida, sin amor, sin compañerismo. Hay friendo las miserias de esta vida.
esperanza para aquellos de nosotros que nos hemos ¿Cómo ejecuta Cristo el oficio de La ira de Dios y la muerte maldita
dado cuenta de lo desesperado de nuestra situación. Sacerdote?
Todo cambia si nos volvemos a Dios y buscamos su de la Cruz: en haber sido sepultado
misericordia, confiando sólo en la muerte y resurrección Cristo ejecuta el oficio de Sacerdo- y en haber permanecido bajo el
de Jesús. te en haberse ofrecido a sí mismo, dominio de la muerte por algún
Para empezar, Dios borra todos nuestros pecados. Él acepta la muerte de Jesús como una sola vez en sacrificio para satis- tiempo.
pago por nuestros pecados, y nos otorga un perdón total. Derrama su Espíritu en nuestros facer las demandas de la justicia Luc. 2:7; Fil. 2:7; Gálatas 4:4; Isaías
corazones y nos regala una vida nueva que no tiene fin. Ya no somos rebeldes, sino que Divina, reconciliarnos con Dios. y 53:3: Mateo 27:46: Gá 3:13; Fil. 2:8;
miembros de la familia de Dios como hijos e hijas adoptivos. Ahora nos sometemos a la en interceder continuamente por
autoridad de Jesús. Estas dos formas de vivir no pueden ser más diferentes entre sí, y te nosotros. He. 9:28: Ro. 3:26; 1.0:4; I Cor. 15:3.4.
desafían a tomar algunas decisiones. ¿Cuál de estos dibujos representa la manera en la
cual quieres vivir? LEE: Juan 3:26 He. 2:17; 7:25. ¿En qué consiste la exaltación de
Cristo?
¿Cómo ejecuta Cristo el oficio de La exaltación de Cristo consiste en
Rey? haber resucitado de entre los muer-
¿QUÉ ES LA VERDADERA FE? Cristo ejercita el oficio de Rey. Su- tos al tercer día. en haber ascendi-
No es sólo un seguro conocimiento por el cual considero cierto todo jetándonos a sí mismo, rigiendo y do al cielo, en estar sentado a la
lo que el Señor nos ha revelado en su palabra, sino también una defendiéndonos. Y restringiendo y diestra de Dios Padre y en venir, el
verdadera confianza que el Espíritu Santo infunde en mi corazón por venciendo a todos sus enemigos y último día para juzgar al mundo.
el Evangelio, dándome la seguridad de que no sólo a otros sino los nuestros. Salmo 110:3; I Cor. 15:4; Ef. 1:20; Hch. 17:31.
también a mí mismo Dios otorga la remisión de pecados, la justicia Hch. 2.36: 18:9.10.
y la vida eterna, y eso de pura gracia y solamente por los Catecismo Menor de Westminster
méritos de Jesucristo. preguntas 23-28

¿CUÁNTAS COSAS DEBES SABER PARA QUE, GOZANDO DE ESTA


CONSOLACIÓN, PUEDAS VIVIR Y MORIR DICHOSAMENTE? En la Encarnación, el Hijo tomó sobre sí mismo la naturaleza humana
Tres: La primera, cuán grande son mis pecados y miserias para obtener la redención de la humanidad caída en Adán. Por su
La segunda, de qué manera puedo ser librado de ellos. perfecta obediencia, Cristo satisfizo las demandas de la ley de Dios y
Y la tercera, la gratitud que debo a Dios por su redención. logró la vida eterna para nosotros. Por su sumisión a la muerte expia-
Mateo 11:28-30. Efe.5:8, Juan 9:41; Mateo 9:12; Rom.3:10; Juan 1:9-10. Juan 17:3; toria en la cruz, satisfizo las demandas de la ira de Dios contra noso-
Hch.10:43, Hch.4:12, Efe.5:10; Sal.50:14; Mat.5:16; 1Pd.2:12; Rom.6:13; 2Tim. 2:15. tros. Nos hizo un nuevo pacto con Dios por su sangre y continúa dia-
riamente intercediendo por nosotros como nuestro Sumo Sacerdote.
Catecismo de Heidelberg [PREGUNTAS 21 y 2]
DOS FORMAS DE VIVIR* 3. Dios no permitirá que nuestra rebelión continúe para siempre.
El castigo de Dios por la rebelión es juicio y muerte eterna. Dios se
preocupa tanto por nosotros que toma muy en serio esta rebelión.
El mensaje central del cristianismo es bastante sencillo, tan sencillo que puede bosquejarse Él nos llama a responder por nuestras acciones, porque le preocu-
en éstas páginas. Es el mensaje de la Biblia que habla de Dios y de su hijo Jesús. Tiene que pa lo mal que lo estamos tratando, y lo mal que tratamos a los
ver con la vida y con la muerte, y la decisión que todos debemos tomar. demás. En otras palabras, no va a permitir que la rebelión conti-
núe para siempre. La sentencia que Dios pronuncia en contra de
nosotros es totalmente justa, ya que nos da lo que hemos pedido.
1. Todo empieza con un Dios amoroso y creador ... Al rebelarnos contra Dios, le estamos diciendo: “¡Vete! No quiero
Dios es quien gobierna al mundo. Él hizo el mundo. Él nos puso a cargo que me digas lo que tengo que hacer, déjame solo.” Y esto es
del mundo bajo su autoridad. precisamente lo que Dios hace. Su sentencia a los rebeldes es
Dios está a cargo del mundo. Él es quien gobierna, el presidente, el rey. retirarse de sus vidas, cortar los lazos que los unen con él —en
Sin embargo, y a diferencia de los líderes humanos, Dios siempre hace lo forma permanente. Pero como Dios es la fuente de la vida y todo
que es bueno para su pueblo. Es el tipo de persona que te gustaría tener lo bueno, cortar los lazos con él significa muerte e infierno para los
sobre ti. Dios gobierna al mundo porque él hizo al mundo. Como un rebeldes. La sentencia de Dios contra los rebeldes es una muerte eterna y sin Dios. Esta es
alfarero con su greda, Dios construyó un mundo tal como él quiso, hasta una cosa terrible, estar bajo la sentencia del juicio de Dios. Es un porvenir que todos nosotros
en los detalles más pequeños. Él lo hizo, y él es el dueño. Él también nos enfrentamos puesto que somos culpables de rebelarnos contra Dios. ¿Y esto es todo? ¿Lo
creó a nosotros. Dios creó a las personas parecidas a él, y las puso a cargo que nos espera es muerte y ruina eterna? Lo sería, si no fuera por la milagrosa intervención
de su creación—para gobernarla, cuidarla, para ser responsables por ella, de Dios. LEE: Hebreos capítulo 9:27 La justicia de Dios suena muy dura. Pero ...
y para gozar de toda su belleza y bondad. Él designó a la humanidad para
que supervisara y cuidara esta creación, pero siempre bajo la autoridad de
Dios, honrándolo y obedeciendo sus instrucciones. 4. Porque nos ama, Dios envió a su hijo Jesucristo a este mundo
Puedes ver una representación de esto en el dibujo de arriba: Dios es quien gobierna Jesús vivió siempre en obediencia a Dios. Pero al morir en lugar nuestro,
(corona) y la humanidad es creada para vivir y gobernar la creación de Dios bajo la amoro- él tomó sobre sí nuestro castigo y nos trajo el perdón.
sa dirección de Dios. Esto suena ideal—Dios en el cielo, las personas a cargo de la crea- Debido a su gran amor y generosidad, Dios no nos dejó sufrir las conse-
ción según sus instrucciones, y todo marchando a las mil maravillas. Pero es evidente que cuencias de nuestra tonta rebelión. Él hizo algo para salvarnos. Envió a su
no todo anda bien—ni con nosotros ni con el mundo. LEE: Apocalipsis 4:11 propio y divino hijo a nuestro mundo para que llegara a ser un hombre—
Pero ¿es así ahora? Jesús de Nazaret. A diferencia de nosotros, Jesús no se rebeló contra
Dios. Siempre vivió en obediencia a Dios. Él siempre hizo lo que Dios le
pidió, por lo que no merecía el castigo o la muerte. Pero Jesús sí murió. Si
2. Todos rechazamos la autoridad de Dios al tratar de gobernar bien tenía el poder de Dios para sanar a los enfermos, para caminar sobre
el agua, e incluso resucitar a los muertos, Jesús permitió que lo ejecutaran
nuestras vidas a nuestro modo y sin él. en una cruz. ¿Por qué? La Biblia vibra con la increíble noticia que Jesús
Pero no podemos gobernarnos a nosotros mismos, ni a murió en el lugar de nosotros, los rebeldes. Al morir en lugar nuestro,
nuestra sociedad, ni al mundo. La triste realidad Jesús pagó la deuda que manteníamos con Dios. Él recibió todo el impac-
es que, desde el comienzo hombres y mujeres en todas to de la sentencia de Dios, de tal forma que el perdón pudiera estar a nues-
partes han rechazado a Dios al hacer lo que ellos quieren. tra disposición. Nosotros no merecemos todo esto. Por donde se le mire, es un regalo tre-
Todos hacemos esto. No queremos que alguien nos diga mendamente generoso. LEE: 1Pedro 3:18 Pero esto no es todo ...
lo que debemos hacer o cómo debemos vivir—
especialmente Dios —así que nos rebelamos contra él de
muchas formas. Lo ignoramos y seguimos haciendo lo 5. Dios resucitó a Cristo de la muerte para que gobierne al mundo.
que nosotros queremos, o no obedecemos sus instruccio- Jesús ha vencido a la muerte, ahora él regala una vida nueva, y volverá
nes para vivir en este mundo, o “enojados” lo apuntamos para juzgar al mundo. Dios aceptó la muerte de Jesús como pago total
con el dedo y le ordenamos que se pierda de vista. por nuestros pecados y lo resucitó de entre los muertos. El Jesús resucita-
Todos somos rebeldes, no importa cómo manifestemos do es ahora lo que la humanidad siempre debió haber sido: el que gobier-
esa rebelión, ya que tenemos algo en común: nadie vive como Dios nos pide. Preferimos na al mundo en nombre de Dios. Al gobernar al mundo, Jesús también es
hacer caso a nuestros propios deseos y hacer las cosas como nosotros queremos, sin Dios. juez del mundo. La Biblia promete que un día él va a volver y nos llamará
Esta actitud rebelde y auto suficiente es la que en la Biblia se llama „pecado‟. El problema es para que rindamos cuenta de nuestras acciones.
que al rechazar a Dios no sólo arruinamos nuestra vida, sino que también arruinamos Por ahora Jesús nos ofrece una vida nueva que comienza aquí y que con-
nuestra sociedad y el mundo entero. El mundo está lleno de gente haciendo lo que les tinúa en la eternidad. Aquí nuestros pecados pueden ser perdonados por
conviene a ellos, en vez de obedecer a Dios. Todos estamos actuando como si fuéramos medio de la muerte de Jesús y podemos partir de nuevo con Dios, pero ya
pequeños dioses, con nuestras propias coronas y compitiendo entre nosotros. El resultado no como rebeldes, sino que como amigos. En esta vida nueva, Dios mis-
de esto es miseria total. El sufrimiento y la injusticia que vemos a nuestro alrededor tienen mo vive en nosotros por medio de su Espíritu. Podemos experimentar el
su origen en nuestra rebelión contra Dios. Al rebelarnos contra Dios, hemos echado todo a gozo de una nueva relación con Dios Aun más, como somos perdonados
perder. La pregunta es: ¿qué hará Dios? LEE: Romanos 3:10 por medio de la muerte de Jesús, podemos tener la seguridad que nos
¿Qué hará Dios con esta rebelión? aceptará cuando él vuelva a juzgar al mundo. El Jesús resucitado nos dará vida eterna, no
porque la merezcamos, sino porque él murió en nuestro lugar. LEE 1 Pedro 1:3
* http://www.matthiasmedia.com.au/2wtl/ ¿Y a dónde nos lleva todo esto? Nos lleva a decidir entre dos formas de vivir.