Está en la página 1de 4

Papel de los medios de comunicación en la era de las redes sociales: el caso de “La silla

vacía” y la gestión de comunidad en Instagram


Por Cristian David Montoya Giraldo

Introducción
Instagram se ha constituido como una de las redes sociales más importantes del mundo. Según
datos del informe Digital 2019 Global Digital Overview, Instagram registra más de mil millones
de usuarios activos (We Are Social, 2019). Este éxito se debe en parte a las innovaciones que se
han venido realizado a lo largo del tiempo en la aplicación, tales como la inserción de las instagram
stories (publicaciones con un día de duración), stickers, vídeos en vivo y recientemente, instagram
music, una nueva función que permite introducir canciones y visualizar las letras de estas en la
aplicación. En la lista actual de usuarios de Instagram encontramos diversidad de perfiles:
millennials, youtubers, artistas, deportistas, políticos y medios de comunicación. Estos últimos han
tenido que adaptarse a dinámicas propias de sociedades globalizadas, como el consumo de noticias
ya no solo por medios físicos, sino también, por medios virtuales, los cuales acortan distancias y
facilitan el acceso a la información (Giraldo, 2013). En el presente ensayo se realizará una breve
reseña del medio de comunicación “La Silla Vacía” y se expondrán las estrategias que éste ha
tomado para construir comunidad en la red social Instagram. Al final, se ofrecerán algunas
conclusiones y preguntas abiertas para ser puestas en discusión por el lector.

I. La Silla Vacía: historia y potencialidades


Bajo la premisa “[…] más que pertenecer al poder buscamos develar cómo opera”,
Juanita León, una joven abogada de la Universidad de Los Andes y periodista para
importantes medios de comunicación nacional como Revista Semana y El Tiempo,
empezó a trabajar en la creación de un medio de comunicación que fuera capaz de
mostrar a los colombianos las noticias no sólo como hechos aislados, sino como un gran
rompecabezas en el cual, las relaciones de poder juegan un papel protagónico.

Tras haber realizado su maestría en periodismo en la Universidad de Columbia y haber


trabajado para prestigiosos medios como The Wall Street Journal, y gracias a un capital
semilla ofrecido por Open Society Institute, Juanita decide regresar a Colombia y fundar
en 2009 “La Silla Vacía”. No trabaja en solitario. A su proyecto deciden unirse Cristina
Vélez y Olga Lucía Lozano -amigas cercanas de Juanita- y un grupo de estudiantes de
diversas disciplinas y profesiones. (El Espectador, 2015). De hecho, la decisión de
reclutar profesionales en diferentes áreas va a marcar el estilo y la potencialidad de la
Silla Vacía, dado que ya no se analiza la noticia desde un único lente (el periodístico)
sino desde la multiplicidad del conocimiento. A su vez, la elección del nombre del
medio hace alusión a dos hechos importantes en la historia del país: el primero, el
incumplimiento del dirigente máximo de las FARC, Manuel Marulanda Vélez (alias
Tirofijo) a la ceremonia programada en San Vicente del Caguán con el expresidente
Andrés Pastrana y en el marco de los diálogos de paz de la época. El segundo tiene
relación con la propuesta de castigar a legisladores y partidos implicados en el
escándalo de la parapolítica, dejando sus asientos vacíos en vez de remplazarlos con
nuevos miembros.

En la actualidad, la Silla Vacía cuenta con un equipo de más de veinte personas dentro
de las cuales se encuentran periodistas, diseñadores gráficos, editores y practicantes.
Además, cuenta con las secciones: La Cachaca, La Caribe, La Pacífico, la Paisa, La
Santandereana y la Sur, desde las cuales se crea contenido en función del área
geográfica. Pero, además, cuenta con La Académica y con La Llena, dos importantes
fuentes de financiación del medio de comunicación. La Académica es un espacio
patrocinado por seis universidades colombianas (Andes, Javeriana, Rosario, Externado,
Norte y UPB) para poner a disposición de los lectores, interesantes artículos, tesis y
trabajos que, en muchas ocasiones, terminan relegados en un repositorio institucional.
Por su parte, La Llena es una red compuesta por más de 300 analistas, patrocinados por
diversas organizaciones y compañías para la creación de contenido. A la fecha, La Silla
Vacía percibe ingresos anuales por el orden de los 1000 millones de pesos, de los cuales
un 50% son aportados por las suscripciones a La Silla Académica y los patrocinios de
la Silla Llena y un 36% son aportados por cooperación (Cabrales, s.f.). Además, La
Silla ha sido ganadora de dos Premios Gabriel García Márquez y un Premio Simón
Bolívar por mejor cubrimiento en el año 2014

II. La construcción de comunidad de La Silla Vacía en Instagram


Con más de 83 000 seguidores, La Silla Vacía es de lejos el medio de comunicación
independiente a nivel nacional con mayor número de seguidores en Instagram (le siguen
Vice Colombia con 54 000 seguidores y Pacifista con 53 000). Las estrategias para
reforzar su presencia en la red social y construir una comunidad virtual cada vez más
grande pueden disgregarse según el tipo de publicaciones en la red social, que pueden
ser permanentes (feed) o temporales (historias).

A nivel de publicaciones permanentes o del feed, La Silla Vacía ha optado por


representar su trabajo periodístico en Instagram mediante infografías, diagramas, foto
historias y videos. Sin embargo, uno de los trabajos más importantes según Juanita, es
la inteligencia de datos a los comentarios de las publicaciones, dado que esto permite al
equipo evidenciar si existe algún sesgo o saturación del público frente a un determinado
tema (Cabrales, s.f.).

Frente a las publicaciones temporales o historias, es importante señalar que La Silla


Vacía ha aprovechado las innovaciones que Instagram ha venido introduciendo en la
aplicación. Con la herramienta de encuestas, se realizan trivias sobre los artículos de
opinión más importantes de la semana. A su vez, la herramienta de preguntas es usada
para conocer la percepción de la comunidad frente a diversos acontecimientos de orden
político, social, cultural, económico entre otros. Asimismo, teniendo en cuenta que nos
aproximamos a elecciones, en este momento existen unas historias temporales fijadas
en el feed de la Silla Vacía que narran la carrera y las disputas por el poder en diferentes
municipios del país. Además, tanto en historias temporales como en historias
permanentes se promociona lo que ha sido uno de los productos más destacados de La
Silla: El detector de mentiras, así como los diferentes eventos académicos realizados
por el medio y en alianza con otras instituciones.

Respecto al equipo humano en redes sociales, Juanita le apuesta más a un modelo


descentralizado, en el cual todo el equipo retroalimenta las redes sociales, que a un
modelo centralizado, donde el Community Manager es quien marca la directriz. Esto,
con base en una filosofía de la fundadora, según la cual no es posible que en una
empresa existan “unas vedetes que solo hacen cosas buenísimas y no hacen nada
aburrido, pero hay otros pobres, esclavos, que les toca lo harto” (Cabrales, s.f.).

Conclusiones
En la actualidad, la red social Instagram experimenta un importante crecimiento en su número de
usuarios activos; hecho ante el cual, los medios de comunicación no pueden ser indiferentes. La
Silla Vacía ha adoptado diversas estrategias para posicionarse en Instagram y construir comunidad,
tales como la inserción de contenido multimedia, trivias, encuestas e inteligencia de datos. Estas
estrategias, conjugadas con un modelo de negocio en donde la cooperación pasó de representar el
100% de la financiación a tan sólo el 36%, junto a un equipo de trabajo interdisciplinar, orientado
bajo una filosofía de trabajo de carácter más horizontal y menos jerarquizado, le han permitido a
la Silla Vacía constituirse como el medio de comunicación independiente con mayor presencia en
Instagram.

Sin embargo, y a pesar de las potencialidades que plantean las redes sociales, surgen varios
interrogantes ¿Cómo llevar estas noticias y herramientas digitales a los grupos etarios más
tradicionalistas, herederos del papel y la tinta? ¿Cómo lograr acercar esa ciudadanía digital a las
urnas para reducir el abstencionismo electoral que históricamente a alcanzado niveles de hasta el
50%? ¿De qué forma pueden contribuir las redes sociales y los medios de comunicación
independientes o alternativos para lograr pasar de un periodismo representativo a un periodismo
participativo? ¿Redundaría esto en una democracia más participativa? ¿Cuál es el papel del
periodismo en la globalización? ¿Qué relación existe entre periodismo, comunicación y
globalización?
Referencias bibliográficas
Cabrales, R. (s.f.). ENTREVISTA: JUANITA LEÓN | LA SILLA VACÍA – La Babel Digital.
[Online] Consejoderedaccion.org. Disponible en:
https://consejoderedaccion.org/webs/lababeldigital/contenidos/entrevista-juanita-leon-la-silla-
vacia/ [Recuperado 27 Jun. 2019].
ELESPECTADOR.COM. (2019). Juanita León: "Queríamos ser un laboratorio de innovación
periodística" | ELESPECTADOR.COM. [Online] Disponible en:
https://www.elespectador.com/cromos/cultura/juanita-leon-queriamos-ser-un-laboratorio-de-
innovacion-periodistica-18012 [Recuperado 27 Jun. 2019].

Giraldo, D. (2013). La globalización y su influencia en las redes sociales virtuales. [Online]


Bibliotecadigital.usb.edu.co. Disponible en:
http://bibliotecadigital.usb.edu.co/bitstream/10819/1454/1/Globalizacion_Redes_Sociales_Franc
o_2013.pdf [Recuperado 27 Jun. 2019].

We Are Social. (2019). Digital 2019: Global Internet Use Accelerates - We Are Social. [Online]
Disponible en: https://wearesocial.com/blog/2019/01/digital-2019-global-internet-use-accelerates
[Recuperado 27 Jun. 2019].