Está en la página 1de 16

Revista de Retórica y Teoría de la Comunicación

Año I, nº 1 • Enero 2001 • pp. 109-124


logo www.asociacion-logo.org/revista-logo.htm

Retórica y oralidad
Antonio López Eire
Universidad de Salamanca

La Retórica antigua1, que nació en la Grecia del siglo V a. J. C., era simplemente, en sus
orígenes, la «artesana de la persuasión»2, una Retórica fundamentalmente política, para ser
usada en la recoleta comunidad de la ciudad-estado, de la pólis, y oral, una Retórica de
Ágora3, una Retórica al aire libre.
En esa incipiente Retórica nacida en el terreno abonado de la oralidad4, se entiende bien
que la etapa de la realización de un discurso llamada «pronunciación» o «representación»,
en griego hypókrisis, fuese especialmente interesante y que la memoria de los alevines de
oradores se ejercitase muy afanosamente en el aprendizaje de fórmulas bien pergeñadas y de
comprobada eficacia5.
Es evidente que la dicción o estilo de un discurso varía considerablemente según se trate
de un discurso pronunciado oralmente o de un discurso escrito. Los medios de comunicación
determinan inexorable y decisivamente el mensaje o el discurso en forma y contenido. Toda-
vía más: influyen, incluso, en la lengua, el modo de pensar y la vida social de los comuni-
cantes6.
Los discursos de los oradores griegos que han llegado hasta nosotros no coinciden con
los discursos realmente pronunciados por ellos, pues sufrieron una redacción previa a su
publicación, aunque algunos tienen más aire o aroma de oralidad que otros. Por ejemplo, las
Filípicas de Demóstenes parecen más próximas a los discursos realmente pronunciados y
por tanto más orales que los ampulosos y tediosos discursos de Isócrates que su autor enco-
mendó directamente a la escritura sin pensar ni por un momento en la posibilidad de pro-
nunciarlos oralmente.
Lo cierto es, de todos modos, que los discursos de la Retórica de los antiguos estaban
muy teñidos de oralidad, eran fuertemente orales, lo que tiene implicaciones importantes a
la hora de juzgar la Retórica de la Antigüedad y confrontarla con la del presente.

1 Queremos dejar constancia de nuestro agradecimiento a la DGICYT(PB 96/1268).


2 Platón, Gorgias 453 a.
3 A. López Eire, 1998 (a).
4 E. Havelock, 1967. 1982. 1983. W. Ong, 1971. 1982. R. J. Connors, 1986.
5 F. Cortés Gabaudan, 1986.
6 M. Baldini, 1998, 13.
110 Antonio López Eire

Se piensa hoy día por parte de algunos estudiosos que el «gran salto», «the Great Leap»
o «gran divisoria», «Great Divide», que supuso pasar de la cultura oral –en la que nació la
Retórica– a la cultura escrita –caldo de cultivo de la filosofía y de las ciencias– fue un pro-
ceso decisivo para el desarrollo del pensamiento abstracto y lógico7. La escritura fue el
invento que en mayor medida transformó la mente humana, y la invención del alfabeto supu-
so realmente el comienzo de nuevas e insospechadas aplicaciones de la inteligencia racional.
La primera cultura del hombre es la cultura oral. La invención de la escritura remonta a
los sumerios asentados en Mesopotamia a mediados del cuarto milenio a. J. C. En esta
segunda fase se registran dos grandes revoluciones culturales, la quirográfica o manuscrita,
la primera gran revolución de la escritura o palabra silenciosa, y la gutemberguiana o tipo-
gráfica que, a partir del siglo XV, hizo circular profusamente los discursos estampados en
letra de molde y convertidos en objeto de muy apetecido y solicitado consumo.
En una tercera fase de la historia de la comunicación se reencuentran la oralidad y la
escritura. Esto es lo que ocurre en la moderna cultura de los contemporáneos medios eléc-
tricos y electrónicos, medios de comunicación de masas que hacen volar mensajes escritos
y orales a la velocidad de la luz dirigidos a un número cada vez mayor de receptores.
Estas novísimas tecnologías se prestan por igual a la oralidad y la escritura, y además
aceptan “lenguajes” de diferentes códigos, de manera que los mensajes escritos y orales,
indiferentemente, adjuntados muchas veces a signos de distinta codificación y de comunica-
ción no verbal (imágenes, pictogramas, ideogramas, melodías identificadoras, etc.), se tras-
ladan en forma de mensajes sincréticos de un punto a otro del globo con mayor velocidad
que antaño las epístolas o los mensajes verbales del mensajero.
En la cultura de la oralidad manda el oído, en la de la escritura la preeminencia es del
ojo y en la moderna cultura de la electrónica tienen la misma importancia el espacio visual
y el acústico.
Pues bien, la Retórica es anterior al proceso de la cultura quirográfica denominado por
McLuhan «la fractura entre el ojo y el oído», mientras que la filosofía y por ende la ciencia
dependen ancilarmente de la escritura, pues fue ésta la que proporcionó al hombre la posi-
bilidad de formular pensamientos abstractos imposibles de expresar en la inmediatez del
contexto propio de la comunicación oral. La escritura separó, además, diametralmente el
sujeto y el objeto del conocimiento8, una separación que, en cambio, no era viable en la
inmediata comunicación oral, necesitada de contextos cercanos al orador y al oyente.
La recién nacida Retórica era, sin duda, una actividad centrada en discursos muy loca-
les, muy contemporáneos, simultáneos con la acción que intentaban, muy apegados al aspec-
to inmediato y concreto de la causa en ellos solicitada o defendida, muy íntimos, muy prag-
máticos y directamente enderezados a la consecución de los objetivos particulares que en
cada momento interesaban al orador y aderezados de la forma en que mejor obtuvieran una
respuesta emotiva.
Me estoy imaginando, en la Grecia del siglo V a. J. C., a un siracusano noble y rico plei-
teando para recuperar sus tierras, confiscadas y expoliadas por el tirano recién depuesto, ante
un jurado popular en el nuevo régimen democrático; y a un ateniense haciendo subir a la tri-

7 J. Goody-I. Watt 1963. E. Havelock, 1967. 1982. 1983. W. Ong, 1971. 1982.
8 M. Baldini, 1998, 21.
Retórica y oralidad 111

buna de oradores a su mujer y a sus aún pequeños hijos para mover a compasión a los jura-
dos a punto de decidir con su voto la sentencia absolutoria o de pena capital.
Y este dato es importante: mientras que en la mayoría de los géneros de la literatura ática
uno se encuentra con extranjerismos o rasgos de otros dialectos literarios en mayor o menor
proporción, en la oratoria griega todo es puramente ático, como si los oradores fuesen cons-
cientes de la acuciante necesidad de emplear en sus discursos palabras y giros castizos y lo
más genuinamente áticos posible.
Aquella sociedad de las ciudades griegas de la Siracusa y la Atenas del siglo V a. J. C.,
en las que nació y se afianzó la Retórica, aunque ya conocía la escritura, la empleaba en con-
tadas ocasiones porque era fundamentalmente oral, es decir, en ella la política se desenvol-
vía por cauces de oralidad a base de discursos directos en las asambleas de ciudadanos, el
sistema judicial se ponía en práctica por procedimientos asimismo de naturaleza oral, pues
las acusaciones y defensas se hacían verbalmente primero ante los magistrados y luego ante
los conciudadanos que ejercían de jurados-jueces (dikastaí), los contratos comerciales se
fijaban mediante discusiones y tratos de palabra, cara a cara, entre las partes, las noticias no
se leían impresas en los periódicos sino que se difundían a modo de rumores en la plaza
pública, en el Ágora, que venía a ser como el «living-room» o sala de estar de la comunidad
de cultura oral.
Esta cultura oral, de Ágora, es bien distinta de la cultura escrita o letrada, la cultura basa-
da fundamentalmente en la escritura, y, en consecuencia –esto es bien fácil de entender–,
también son diferentes entre sí un sinfín de rasgos socio-políticos y lingüístico-retóricos que
acompañan a cada una de las dos culturas, la oral y la escrita.
En las sociedades orales, en efecto, se da más la conciencia política por la que el indi-
viduo se considera a sí mismo un elemento del grupo que es la comunidad en la que está inte-
grado. En cambio, en las sociedades letradas florece con profusión la personalidad indivi-
dual. Con la cultura quirográfica se inicia un proceso de «destribalización» o desapego de
las tradiciones, usos y normas tribales 9 que sólo se frenará en la cultura tipográfica o gutem-
berguiana que, como es bien sabido, contribuyó extraordinariamente al prestigio y acrecen-
tamiento del uso de las lenguas nacionales.
Se ve que el alcance de la difusión de la comunicación tiene que ver con la representa-
ción de la integración social y política que de sí mismos se hacen los comunicantes. Cuan-
do se comunica a viva voz en las asambleas, los comunicantes se sienten no más que ciuda-
danos de la pólis o ciudad-estado; pero si la comunicación se hace preferentemente por carta
entre localidades alejadas entre sí –como ocurrirá en la Época Helenística y Romana y en el
período de difusión del Cristianismo– los comunicantes se sienten ecuménicos, cosmopoli-
tas o ciudadanos del mundo.
Los discursos de la cultura gutemberguiana se hicieron regulares, homogéneos, com-
puestos en una lengua cristalizada, una lengua común nacional muy gramaticalizada10 , poco
cambiante pero muy rica en léxico, muy creativa y reacia a las expresiones formulares (salvo
en el caso de las llamadas «lenguas especiales») y muy afecta a la expresión sintética, así
como al análisis y a la objetividad del pensamiento. Estos discursos, aunque recuerdan los

9 M. McLuhan, 1962.
10 A. López Eire, 1998 (b).
112 Antonio López Eire

de la fase quirográfica, se escriben en una lengua ya muy alejada de la lengua conversacio-


nal, lo que no sucedía en la etapa anterior ni, por supuesto, en la cultura de la oralidad.
Con el telégrafo, que, inventado por Samuel Morse, inauguró la cultura de la comuni-
cación eléctrica y electrónica, los mensajes superaron en velocidad al mensajero, se rompió
la relación estrecha que existía entre las vías de comunicación y la comunicación misma,
entre el papiro portador del mensaje y el mensaje mismo. Con el telégrafo entramos en el
mundo nuevo de la subitaneidad, un mundo en el que los conceptos de espacio y tiempo se
desvanecen, y que se ha convertido en la «aldea global» en que vivimos11.
Con la cultura electrónica la Tierra se ha convertido en una «aldea planetaria», por decir-
lo con McLuhan, y el ojo ya es demasiado lento para la moderna información en la que se
entremezclan el espacio visual y el acústico. En esta cultura, el ojo y el oído actúan al uní-
sono, la oralidad y la escritura están al mismo nivel, la comunicación se confunde con la
información.
Con la televisión, efectivamente, se entremezclan el mundo de la palabra y el de la
visión de imágenes adjuntas al mensaje, y así, frente a los rasgos de la palabra escrita, que
apuntan a la lógica, a las inferencias, a la objetividad, a las relaciones de sucesión histórica,
aparecen en la comunicación televisiva rasgos propios de la oralidad intensificados ahora ya
por las imágenes visuales que acompañan al texto y, en suma, por la naturaleza misma del
medio, como la desbordante fantasía, la minuciosa y atractiva narración, la contemporanei-
dad, la simultaneidad, la intimidad, la gratificación inmediata y la rápida respuesta emotiva.
Como decía McLuhan, el mensaje es el medio, «the medium is the message».
Pero además estos medios que sirven tanto a la oralidad como a la escritura alteran hasta
la noción de texto y la mentalidad de los comunicantes y a la vez usuarios.
Con la moderna Retórica electrónica12 del momento, que me permite expresarme con
textos gráficamente ricos, provistos de representaciones icónicas, diseño de pantalla, varia-
ción de fuentes o tipos de letras y todo un arsenal de recursos que procuran una rápida y agra-
dable comunicación e información, y además incitan a la interacción, unos textos fluidos,
cambiantes y dinámicos que no necesitan pasar por la imprenta ni el taller de encuaderna-
ción, yo me siento dueño, editor y publicista de un texto dispuesto no en estructura lineal,
sino modular y jerárquica, que yo envío por el espacio cibernéticamente navegable con
rumbo a diferentes lectores y con muy diferentes propósitos, pero sobre todo para que lo lean
de una forma más interactiva que un texto editado sobre papel, para que se enganchen del
todo a él, para que lo usen.
Con la informática ha cambiado el modo de leer, escribir y concebir el texto sencilla-
mente porque se han alterado las formas de los textos. El texto ya no es físico, estable, pagi-
nado y provisto de un principio y un final bien definidos, como lo era el libro salido de la
imprenta, sino virtual, un hipertexto sin centro ni márgenes, ya no estable ni fijo, sino tan
dinámico y fluido que confunde sus confines con los de otros textos, pues, al presentarse
como una red de textos que permite al lector buen número de descentramientos según sus
momentáneos intereses, está sin duda más centrado en el lector que en el autor13.

11 M. McLuhan, 1962. 1965.


12 J. D. Bolter, 1991. G. Hawisher-C. L. Selfe, 1991. W. Horton, 1990. N. Postman, 1992.
13 M. Baldini, 1998, 22.
Retórica y oralidad 113

De esta manera, el incremento de interactividad en mi discurso electrónico es tan nota-


ble, que no sólo me siento solidario con la Humanidad o ciudadano de las galaxias habita-
bles por el hombre, sino que hasta, a fuerza de identificarme con mis lectores a través de esos
mensajes abiertos a la interacción, pierdo del todo la noción de autor.
Ni la tribu ni la nación son ya conceptos lo suficientemente amplios para encajar en este
nuevo tipo de comunicación, ni la distinción entre mensaje oral, mensaje escrito, ni entre
mensajes verbales y no verbales sirven ya para la nueva Retórica del discurso sobre soporte
electrónico, un discurso que admite lo verbal y lo no verbal, lo oral y lo escrito y se difunde
a través de varios y diferentes medios de comunicación, o sea, es multimediático.
Estamos ante un nuevo tipo de discurso que aparece como mensaje comunicativo trans-
mitido por poderosas máquinas de comunicación impensables hace un siglo. Esas potentes
máquinas que desafían el espacio y el tiempo y transmiten con idéntica facilidad signos lin-
güísticos orales y escritos y signos no-lingüísticos de diferentes códigos pero asimilables a
los verbales han modificado, como era de esperar, adaptándolo a su naturaleza, el propio
mensaje que transmiten, es decir, el nuevo discurso multimediático de nuestros tiempos.
Pero, al mismo tiempo, ese mensaje me hace consciente de mi inmersión en un mundo
tecnológicamente sofisticado en el que la voz, la imagen y la escritura se entrelazan for-
mando una inextricable maraña, de modo que yo ya no puedo argumentar con largas secuen-
cias lineales, muy racionales y objetivas al menos aparentemente, tal y como lo hiciera Des-
cartes en su Discurso del método, sino que he de hacer uso de comunicaciones más breves,
cargadas de elementos emocionales, combinando signos de distintos códigos, recurriendo a
imágenes visuales e incluso melodías, para generar de este modo textos que no tienen que
ser necesariamente de inferior valor cognoscitivo al de los salidos de la imprenta.
Queda, pues, claro una vez más que la comunicación retórica es al mismo tiempo polí-
tica, o sea, es interactiva y socio-política, por lo que supone de adaptación total a los medios
y las circunstancias socio-políticas del momento histórico en el que se lleva a cabo. De ello
resulta la gran diferencia entre los textos o mensajes que de los diferentes tipos de comuni-
cación resultan.
En las sociedades orales se cultiva con gran esfuerzo la memoria, la enseñanza es en
gran medida mimética (los aedos o bardos o cantores de poesía épica aprenden de memoria
fórmulas con las que luego versifican) y los textos que en ella se generan abundan en recur-
sos de estilo de naturaleza poética colmados de recurrencias, mientras que la cultura de las
sociedades letradas es proclive a la enseñanza analítica que exhorta al análisis y la crítica de
las opiniones y saberes tradicionalmente recibidos14 y el estilo de los textos que la acompa-
ñan está alejado de la formularidad y la recurrencia poética15.
Estas dos series de rasgos, los unos propios y dependientes de la memoria (recordemos
que las nueve Musas son hijas de Zeus y Mnemósyne, o sea, «Memoria»)16 y los otros más
bien liberados de ella y opuestos a ella, son los que distinguen la «oralidad» de la «escritu-
ra», que aparecen enfrentadas en el inolvidable mito de Teut y Tamus que cuenta Platón
admirablemente en el Fedro17.

14 E. Havelock, 1967, 176 y 208-9.


15 W. J. Ong, 1982, 136.
16 Hesíodo, Teogonía 53 ss.
17 Platón, Fedro 274 c 3.
114 Antonio López Eire

El dios de los egipcios Teut, cuyo símbolo era el ibis, inventó en Náucratis el número,
el cálculo, la geometría, la astronomía, el juego de las tabas y los dados, y, por último, el sin-
gular instrumento de las letras. Y cuando le enseñó a Tamus, el rey de la Tebas egipicia, todos
estos inventos, a éste no le pareció nada oportuno el último de ellos porque, en su opinión,
no iba a servir para acrecentar o intensificar la memoria de los hombres venideros, al menos
la memoria verdadera, es decir, la recordación desde dentro, sino que incrementaría tan sólo
la que logra los recuerdos desde fuera y sin enseñanza, una bastarda memoria que hará
–dice– de los hombres sabios aparenciales e insoportables pedantes.
El rey Tamus, además de relacionar acertadamente la forma de comunicación con el tipo
de cultura de una sociedad o comunidad política, dio toda una lección de Hermenéutica al
dios Teut. Se convirtió así en el predecesor de una serie de filósofos hermeneutas modernos
que va desde el fundador de la nueva ciencia, Schleiermacher, hasta Gadamer, pasando por
Dilthey y Heidegger18. Con la invención de la escritura ya no se recordarán los discursos
desde dentro, sino desde fuera, lo que hará surgir una legión de falsos e indocumentados intér-
pretes que recordarán la hojarasca y no el meollo o sustancia de la sabiduría transmitida.
El rey Tamus tenía razón: cuando uno se enfrenta a la escritura, al discurso escrito, ya
se ha volatilizado el autor del texto y nosotros tenemos que interpretar ese texto que ya no
es sino una especie de partitura «desautorizada», fría, carente de la pasión y el nervio con
que la ejecutaba su compositor.
Y entonces, ¿cómo interviene o influye el presente del intérprete-lector en sus intentos
de comprender el pasado o las coordenadas históricas del texto que lee? Habrá que admitir
que sus prejuicios, sus presuposiciones, sus preconocimientos son legítimos y constituyen
las condiciones necesarias de la interpretación histórica. Así piensa Gadamer. Pero el rey
Tamus tenía y sigue teniendo sus buenas razones para defender la oralidad.
Platón, o el Sócrates platónico del Fedro, aparentemente está a favor del rey de la egip-
cia Tebas, pero, según Havelock19, sin embargo, la dialéctica platónica es precisamente un
método, propio de la cultura letrada, de la cultura de la escritura, para romper el hechizo
mimético del ensalmo en que venían tradicionalmente envueltos los conocimientos en la
antigua Grecia, para así acostumbrar a los discípulos y oyentes a plantearse críticamente las
pertinentes cuestiones en torno a la información o enseñanza en cada ocasión recibida.
Esto es así, porque en la Historia de la comunicación –como hemos de ver– cada nueva
etapa contiene rasgos de la etapa anterior, de manera que Platón, para oponerse al discurso
tradicional de corte poético, lleno de recurrencias, oral, comunitario y fácil de recordar en su
literalidad, propio de los sofistas20, decidió «escribir diálogos», lo que en principio suena a
contradictio in adiecto o contradicción por el concepto añadido, pues si algo reclama orali-
dad y no escritura es el diálogo, y además no se resiste a contar en ellos poéticos mitos. Pero
con esos diálogos escritos y esos mitos contados como mecanismo de subrayado del descu-
brimiento dialéctico de la verdad pretendía mostrar un nuevo camino o método, el de la dia-
léctica, por el que la adquisición de conocimientos se lograba al final de una larga cadena
temporal de preguntas y respuestas que se formulaban una serie de personajes no previa-

18 R. E. Palmer, 1969.
19 E. Havelock, 1967, 208-9.
20 E. Havelock, 1967, 146-57.
Retórica y oralidad 115

mente coordinados sobre determinado tema. Pretendía mostrar así que el verdadero conoci-
miento no depende del prestigio de la tradición o la elaborada forma del discurso, de su
carácter más o menos poético, sino del análisis crítico, dialéctico, de las cuestiones. De esta
manera derrotaba a la filosofía poética de la oralidad con sus propias armas, con diálogos y
con mitos, dos procedimientos comunicativos por naturaleza orales.
Pero lo que a nosotros nos interesa ahora es captar con la mayor precisión y claridad
posible los rasgos de la cultura oral en el discurso retórico, para así contrastarlos con los de
los discursos propios de la moderna Retórica, que es hoy día una Teoría de la Comunicación
persuasiva que, sin olvidar el discurso escrito, se tiene que ocupar también de la oralidad,
porque el discurso oral a través de los medios de comunicación de masas es hoy día un hecho
habitual.
Ya adelantamos, al referirnos a la adaptación del mensaje a los medios y circunstancias
de la comunicación, que la lengua hablada en público no es, lógicamente, idéntica a la len-
gua escrita, que la oralidad posee sus preferencias lingüísticas frente a la escritura.
La diferencia entre ambas modalidades de comunicación es tan sumamente clara, que
ya en la Atenas del siglo IV a. J. C. un discípulo del orador y rétor Isócrates llamado Alci-
damante de Elea21 compuso contra su maestro (aunque sin nombrarlo) un panfleto titulado
Sobre los que componen discursos escritos o sea sobre los sofistas22.
El autor, que al final de su discurso no olvida justificarse de la contradicción evidente
en la que ha incurrido al haber escrito un discurso para atacar precisamente los discursos
escritos o, lo que es lo mismo, la composición literaria de la oratoria23, nos deja antes fun-
dadas y claramente explicadas las causas que, en su opinión, aconsejan la oralidad frente a
la escritura en los discursos.
Éstas son, según Alcidamante de Elea, las ventajas de la oralidad frente a la escritura en
Retórica:
Pronunciar un discurso es más difícil que escribirlo, pues el discurso oral exige rapidez
de pensamientos y buena disponibilidad del léxico, y por consiguiente se admira más al ora-
dor que habla que al que escribe24. Y, en segundo lugar, al orador que habla en público se le
supone inmediatamente por parte de la audiencia la misma capacidad para escribir, mientras
que al escritor no se le considera necesariamnete buen orador25.
Por otro lado –sigue argumentando nuestro autor– a lo largo de la vida son muchas más
las ocasiones en las que resulta útil saber hablar bien en público que aquellas en que resulta
conveniente hacer uso de la escritura. En la dimensión socio-política de las «ciudades-esta-
dos» o póleis de la época en que vivió Alcidamante eran, efectivamente, muchas más las uti-
lidades del discurso oral que las del discurso escrito26.

21 Compuso además un libro de texto de Retórica titulado Museo, del que sólo han sobrevivido fragmentos,

en el que se encuentran los gérmenes que dieron lugar a la fingida narración posterior del Certamen de Homero y
de Hesíodo. Parece ser que un Discurso mesenio que pronunció condenaba la esclavitud. Sobre los precedentes y
las implicaciones retóricas, poéticas y estilísticas de la doctrina defendida por Alcidamante, cf. N. O’Sullivan,
1992.
22 B XXII, 15 Radermacher.
23 B XXII, 15, 29 Radermacher.
24 B XXII, 15, 3 Radermacher.
25 B XXII, 15, 6 Radermacher.
116 Antonio López Eire

Por tanto, sería una pena –sigue exponiendo nuestro autor– quedarse a la zaga de las
oportunidades, de las ocasiones oportunas de actuación (kairoí), por no saber sino componer
discursos escritos, que exigen –como es fácil de colegir– una mayor dilación o demora en su
elaboración que el discurso oral pronunciado al borde mismo de los acontecimientos con el
fin de reprender a los que yerran, consolar a los afligidos, amansar a los desesperados que
pierden la razón, o autodefenderse de las acusaciones que a uno se le imputan27.
¿Cómo no va a ser ridículo que cuando el heraldo público en una asamblea pregunte
«¿quién quiere tomar la palabra?» o cuando ya esté fluyendo el agua en la clepsidra de los
tribunales un presunto orador se marche a su casa para allí componer con tiempo indefinido
y sin límite, ante su escritorio, un discurso escrito? Si fuéramos tiranos –continúa argumen-
tando nuestro simpático autor–, estaría en nuestras manos convocar las asambleas o celebrar
los juicios cuando ya tuviéramos nuestros discursos dispuestos y aprendidos de memoria,
pero en una democracia en la que, precisamente por serlo, otros ciudadanos y nunca los mis-
mos son los encargados de las funciones judiciales y deliberativas de la ciudad-estado, no
hay más remedio que actuar con la palabra al momento, para lo cual es menester saber
improvisar hablando en público 28.
Además, el acostumbrado a los discursos escritos e incapaz por ello de improvisar con
un discurso oral, si alguna vez pronuncia un discurso escrito previamente aprendido de
memoria, parecerá un actor recitando su papel o un rapsodo ejecutando su canto, por lo que
toda esa convincente sensación de espontaneidad y naturalidad propia del discurso oral y
siempre retóricamente tan útil estará ausente de él en su detrimento. Sus discursos, bien tra-
bajados en la elección de las palabras en ellos empleadas, y parecidos más a composiciones
poéticas que a discursos verdaderos, darán la impresión de haber sido modelados y com-
puestos con artificiosa preparación, con lo que colmarán de desconfianza y antipatía las opi-
niones que sobre ellos se formen los oyentes29.
Y hay una prueba decisiva –dice nuestro autor– a favor del anterior aserto: los logógra-
fos, es decir, los escritores de discursos judiciales para otros, cuando componen sus discur-
sos, evitan a todo precio la exactitud de las palabras y más bien imitan el estilo del discurso
improvisado y les parece que lo logran cuando sus productos se parecen lo menos posible a
discursos escritos. Pues así parecerán más espontáneos a los jueces y por tanto más dignos
de confianza. Y entonces –se pregunta retóricamente nuestro rétor–, cuando hasta los logó-
grafos consideran que esa manera de proceder, a saber: la imitación de la improvisación, es la
que alcanza la meta de la corrección, ¿cómo no estimar precisamente ese tipo de instrucción
o educación retórica , o sea, la que nos facilite llegar a pronunciar discursos de esa especie?30.
Por otro lado, el habituarse a pronunciar discursos escritos lleva consigo este gravísimo
inconveniente: Como es imposible contar con un amplísimo repertorio de discursos escritos
previamente y aprendidos de memoria para emplearlos en todas y cada una de las ocasiones
y cuestiones de la vida, se dará la circunstancia de que quien pronuncia unas veces discur-
sos escritos y otras por necesidad improvisa sus discursos dará la impresión a sus oyentes de
llevar una doble e incoherente vida, ya que asimismo su discurso será desigual, unas veces

26 B XXII, 15, 9 Radermacher.


27 B XXII, 15, 10 Radermacher.
28 B XXII, 15, 11 Radermacher.
29 B XXII, 15, 12 Radermacher.
Retórica y oralidad 117

parecido a una actuación teatral o a una recitación de poesía y otras, en cambio, mediocre y
flojo en comparación con la exactitud en las palabras de la que su discurso escrito y apren-
dido de memoria hacía gala31.
¿Y qué impresión darán un educador, un filósofo o un rétor si son incapaces de trans-
mitir conocimientos a no ser con el libro o los apuntes por delante?32
Por otra parte, el que se acostumbra a los discursos escritos, confeccionados con toda la
demora que exigen y comportan la búsqueda y el escudriñamiento de las palabras exactas, el
ritmo y la composición verbal, y amoldados al fluir pausado y lento propio de la escritura en
sus transiciones argumentales, cuando no tenga más remedio que dedicarse a la improvisa-
ción del discurso oral, se encontrará con la mente embotada, confundida y carente de recur-
sos, y le pasará lo mismo que a quien ha estado largo tiempo en cadenas y al salir del presi-
dio se encuentra torpe en su caminar e incapaz de acomodar su marcha a la ligereza de la de
los demás33.
Luego, asimismo, resulta que para el aprendizaje de los discursos pronunciados no es
necesario disponer de tanto léxico ni forzar la capacidad de la memoria como es menester
hacerlo para dominar la dicción de los discursos previamente escritos y memorizados, pues
en los primeros no se exige al orador más que exponer un argumento con las palabras que
primero le vengan a la mente en medio de su improvisación, mientras que en los discursos
escritos y memorizados el nivel de exigencia respecto de la exactitud de las palabras es
mucho más alto 34.
Es muy ardua y penosa, en efecto –continúa argumentando nuestro autor–, la labor de
memorización de los discursos escritos y resulta sumamente vergonzoso el olvido de parte
del texto del discurso aprendido, cuando se produce en plena competición, es decir, en medio
del litigio o de la acción política en la asamblea. Ambas penalidades forman parte del aspec-
to negativo de la oratoria basada en discursos escritos memorizados. En cambio, cuando se
improvisa, sólo hay que memorizar los argumentos, pues las palabras se improvisan en el
acto. Por el contrario, cuando se pronuncian discursos escritos previamente memorizados,
hay que conservarlo todo grabado en la memoria, los argumentos, las palabras y hasta las
sílabas35.
Ahora bien, los argumentos esgrimidos en un discurso son pocos y capitales o mayús-
culos, mientras que las palabras son muchas e insignificantes de tamaño y poco diferencia-
das las unas de las otras, y cada uno de los argumentos los expone el orador claramente de
una sola vez, mientras que se ve obligado a hacer uso de las mismas palabras muchas veces.
Por eso es fácil memorizar los argumentos de un discurso, que son pocos y contables, mien-
tras que la memorización de las palabras, que son infinitas e innumerables, es dificilísima de
conseguir y de vigilar para mantenerla y hacerla duradera36.
Y aún hay más: Un olvido de algún argumento en el discurso improvisado y oral no
tiene importancia, pues siendo fluida y fácil la exposición, como lo es normalmente la del

30 B XXII, 15, 13 Radermacher.


31 B XXII, 15, 14 Radermacher.
32 B XXII, 15, 15 Radermacher.
33 B XXII, 15, 17 Radermacher.
34 B XXII, 15, 18 Radermacher.
35 B XXII, 15, 18 Radermacher.
118 Antonio López Eire

discurso oral, ya que no hay necesidad de emplear en él palabras bien pulidas y exactas,
siempre podrá el orador subsanarlo fácilmente en el momento en que se aperciba de él. Pero,
en cambio, en los discursos previamente escritos que se aprenden y se reproducen de memo-
ria, en cuanto el orador cometa la más leve omisión, trueque, alteración o cambio por efec-
to de los nervios que le atenazan durante la competición o lid de discursos en la que se halla
inmerso, se sentirá impotente, perdido, desorientado, y, en su angustiosa y desesperada bús-
queda, estará detenido durante largos lapsos de tiempo y cortado en medio del silencio, mos-
trando de esa guisa una incapacidad indecorosa, ridícula y difícil de socorrer37.
Como a los discursos improvisados no se les exige la misma exactitud, perfección y aca-
bamiento estilísticos que a los discursos escritos, al orador que improvisa se le perdona que
tome de segundas un argumento que se le haya olvidado exponer previamente, mientras que
al que pronuncia de memoria sus discursos escritos cualquier leve alteración que le haga nau-
fragar en la exposición o zozobrar a lo largo de ella con ridículas interrupciones e indesea-
bles silencios, le hunde en el desprestigio y la vergüenza38.
Asimismo, los oradores que improvisan hacen mejor uso para su provecho de las pasio-
nes de los oyentes, pues sin empacho alguno pueden modificar a cada momento su exposi-
ción para acomodarse a las apetencias de su auditorio; no así los que pronuncian discursos
escritos y muy laboriosamente trabajados y aprendidos de memoria con mucha anterioridad
a su encuentro con sus oyentes39, pues resulta que, a pesar del inmenso esfuerzo que éstos
han aplicado a la composición y aprendizaje de sus discursos escritos, a la hora de la verdad,
al pronunciarlos, con frecuencia no alcanzan la oportunidad, el kairós, ese momento propi-
cio y de madurez y buena disposición del auditorio que todo orador desea para sí en el
momento decisivo de la pronunciación de su discurso40.
Los que pronuncian discursos escritos que previamente han memorizado no calculan
acertadamente su largura y así se hacen odiosos a los oyentes por el exceso de sus dimen-
siones, que con frecuencia sobrepasan con mucho las por éstos apetecidas en ese momento,
o bien, por el contrario, frustran sus esperanzas con un discurso que a la hora de ser pro-
nunciado resulte más breve de lo esperado y deseado por ellos41.
Y como nunca se puede prever la muy oscilante opinión de los oyentes, por lo menos el
orador que improvisa podrá acompasar su discurso a las cambiantes expectativas de éstos,
podrá administrarse bien poniendo su mirada en las posibilidades que, a juzgar por la reacción
del auditorio, en el momento decisivo y preciso de la pronunciación del discurso se le ofrecen,
acortando o alargando su texto, mientras que quien pronuncia un discurso ya antes escrito y
memorizado no dispondrá de esa importante y hasta decisiva capacidad de maniobra42.
En general, el orador improvisador, es capaz en todo momento de alterar su discurso
ajustándolo a las nuevas e inesperadas coyunturas que en todo proceso suelen producirse43,
mientras que el orador que lleva aprendido de memoria su discurso previamente escrito está

36 B XXII, 15, 19 Radermacher.


37 B XXII, 15, 21 Radermacher.
38 B XXII, 15, 21 Radermacher.
39 B XXII, 15, 22 Radermacher.
40 B XXII, 15, 22 Radermacher.
41 B XXII, 15, 22 Radermacher.
42 B XXII, 15, 23 Radermacher.
Retórica y oralidad 119

tan atado de pies y manos a la estructura de contenido y forma de éste, que le resultará muy
difícil ya modificarla 44.
El orador improvisador que practica la oratoria oral podrá utilizar argumentos de la parte
contraria, argumentos nuevos e insospechados con los que él no había contado en un princi-
pio pero que pueden surgir y de hecho surgen a causa del acuerdo o sintonía de los suyos con
los de la parte contraria45; en cambio, los oradores de discursos escritos y memorizados no
se atreven a introducir nuevos argumentos inesperados que les haya podido proporcionar el
azar, pues pesa mucho en ellos el miedo a romper el efecto estilístico o hacer el discurso
disonante por presentar retazos mal cosidos de diferentes estilos, o sea, trazos de exactitud
léxica mezclados con rasgos del descuido y desaliño estilísticos propios de la momentánea
improvisación. Hasta tal punto están maniatados por el vano y frustrante pensamiento de que
la exquisita y laboriosa exactitud en la elección de las palabras no admite en modo alguno
los automatismos o improvisaciones 46.
De manera que –deduce Alcidamante– habrá que seguir llamando discursos a los dis-
cursos escritos, pero sin olvidar que éstos vienen a ser respecto de los discursos pronuncia-
dos oral e improvisadamente como las efigies de bronce o las estatuas de mármol respecto
de sus modelos vivos en carne y hueso.
El discurso escrito en el libro produce al ser leído algunas conmociones en el lector, pero
en las ocasiones decisivas, en las que hay que actuar social y políticamente, en los momen-
tos propicios y oportunos, en los kairoí –por usar la palabra griega–, es un discurso inmóvil,
y le ocurre a él en comparación con el discurso oral e improvisado lo mismo que a las esta-
tuas o pinturas en comparación con sus modelos, a saber: que, representando ellas muchas
veces cuerpos que por el deleite de su contemplación son tan hermosos o más que los de ver-
dad, en los que se han inspirado los escultores o pintores, no prestan similar ayuda a la que
proporcionan los cuerpos de carne y hueso, aun no siendo tan hermosos y perfectos, a la hora
de los trabajos y de las acciones, ya que su utilidad práctica es nula.
Pues bien, de la misma manera –nos ilustra nuestro autor– el discurso que se pronuncia
improvisadamente en el instante mismo en que se concibe la idea con él expuesta está ani-
mado, tiene alma y vive y acompaña a los acontecimientos y los asuntos y se parece por ello
a los cuerpos de verdad, de carne y hueso, mientras que el discurso escrito es de una natura-
leza similar a la de la imagen desprovista de toda fuerza y operatividad47.
Y, por último –concluye Alcidamante–, quien quiera ser un orador de verdad y no un
escritor o autor literario, y prefiera saber valerse oportunamente de las ocasiones propicias a
destacar por la exactitud de las palabras que emplea, y ganarse la benevolencia de sus oyen-
tes más que la envida de sus rivales, dejar buena impresión de inteligencia y memoria entre
su audiencia, y poseer una notable capacidad en el manejo de los discursos adaptada a las
necesidades de la vida (entiéndase: de la vida social y política), deberá dedicarse a adquirir
el dominio de la técnica del discurso oral improvisado más que de la práctica del discurso
previamente escrito y aprendido acto seguido de memoria48.

43 B XXII, 15, 24 Radermacher.


44 B XXII, 15, 25 Radermacher.
45 B XXII, 15, 24 Radermacher.
46 B XXII, 15, 25 Radermacher.
47 B XXII, 15, 28 Radermacher.
120 Antonio López Eire

Así pues, el discurso típico de la Retórica originaria, de la primera Retórica que cono-
cemos, la Retórica griega, en una época, los siglos V y IV a. J. C., en la que ya se conocía la
escritura alfabética, si bien su uso no se había generalizado, era el discurso oral, porque esta
modalidad de discurso era la que mejor se adaptaba a las exigencias impuestas por las cir-
cunstancias de la comunidad política del momento, de la pólis o ciudad-estado inmersa en
una cultura fundamentalmente oral. El discurso escrito, en cambio, además de prestarse
menos a la acción política de cada día, era considerado un discurso carente de «energía», de
operatividad o capacidad de acción49. Lo que está diciendo Alcidamante es, simplemente,
que el discurso oral es el verdaderamente retórico y político.
La Retórica es en sus orígenes oral. Hasta los profesionales «escritores de discursos» imi-
taban el estilo del discurso oral. Tenemos que llegar hasta el siglo IV a. J. C. para encontrar-
nos con debates como el precedente sobre el discurso oral o escrito, o con los «diálogos escri-
tos» de Platón en los que se entremezclan rasgos propios de la cultura oral y de la escrita.
Pues bien, volviendo ahora a los expertos en la oposición cultural de «oralidad» y
«escritura» y, en particular a W. Ong50, el lenguaje del verdadero y originario discurso retó-
rico, que es el discurso oral, el de la cultura oral en la que la Retórica nació, es patético o
emocional, redundante, participativo, situacional51 y basado fundamentalmente en la yuxta-
posición y la coordinación (es decir, en la mera parataxis), mientras que el discurso de la cul-
tura letrada favorece más bien la hipotaxis o subordinación52.
El discurso oral es un tipo de discurso que trata de llegar muy rápidamente a los senti-
mientos de los oyentes más que a su razón, a base no de palabras previamente escogidas o
rebuscadas (lo que daría impresión de artificiosidad) ni de complicadas estructuras sintácti-
cas que exigirían para su procesamiento la vuelta atrás que con frecuencia practica el recep-
tor de la comunicación escrita, sino valiéndose más bien de una estrategia tan sencilla, li-
neal e inmediata como la de repetir elementos y estructuras lingüísticas que lo autolimitan y
lo presentan como un todo cerrado cuyas partes se implican mutuamente sin necesidad de
alambicamientos sintácticos; es un discurso que, interactivo en sumo grado, busca sobre todo
y por encima de todo atraerse a los oyentes como copartícipes de la opinión sostenida o la
acción propuesta, implicándoles en ellas, y que por eso mismo se apega con ahínco a la rea-
lidad concreta del momento, y, en consecuencia, como discurso realmente improvisado y
directo que busca por encima de todo la eficacia momentánea, no puede permitirse el lujo de
la complicación sintáctica y estilística propia del reposado y meditado trabajo de la compo-
sición escrita a base de múltiples intentos, pruebas, contrastes, alteraciones y correcciones,
que, por otra parte, no daría ningún fruto en la comunicación oral, apegada a la realidad y la
operatividad inmediatas.
Desde el punto de vista estilístico, en el discurso de la cultura oral, en el discurso de la
oralidad, abundan las funciones y estrategias mnemotécnicas, propias también de la poesía,
como el ritmo, la aliteración, la asonancia, la repetición, así como el equilibrio logrado a base
de contrabalancear los miembros de frase, el paralelelismo y la antítesis. Y, de una manera

48 B XXII, 15, 33 Radermacher.


49 B XXII, 15, 28 Radermacher.
50 W. Ong, 1971, 1977, 1982.
51 W. Ong, 1982, 37-50.
Retórica y oralidad 121

general, el discurso oral es sumamente redundante y abundante en toda suerte de recurren-


cias53, en lo que coincide también con la poesía y las producciones literarias orales. En el dis-
curso oral los embellecimientos se logran con gruesos trazos realizados con brocha gorda,
frente a la mayor sutileza y precisión del ornato en el discurso escrito.
Estas características definen el discurso de la oralidad primaria («primary orality»), que
corresponde a culturas orales primarias («primary oral cultures»), las cuales no conocen en
absoluto el arte de la escritura 54. En aquellas que la conocen, empero, suele surgir un tipo de
oralidad que recibe el nombre de oralidad secundaria («secondary orality»).
Los discursos de la oratoria griega, tal como han llegado hasta nosotros (recordemos que
pasaban por la escritura para su edición), ya no son ejemplos de la cultura de oralidad pri-
maria, sino de una oralidad practicada en la etapa de la cultura quirográfica. Habrá, pues, en
ellos rasgos de la etapa de oralidad en la que nació la Retórica y de la cultura de la escritu-
ra en la que ya se había entrado.
Y asimismo existe en nuestros días, y justamente en las naciones cultural y tecnológi-
camente más avanzadas, un discurso de oralidad secundaria («secondary orality») rebrotado
en la etapa de la cultura electrónica, contaminado con rasgos de las etapas de cultura de la
escritura precedentes, que es el que se pronuncia y propaga a través de los poderosos medios
de comunicación social que imperan en las comunidades más avanzadas, las cuales partici-
pan de la cultura postmoderna de la tecnología y la comunicación de masas vigente en la
actualidad.
Este tipo de discurso de oralidad secundaria, aunque comparte ciertos rasgos con el de
la oralidad primaria (por ejemplo, es también comunitario, participativo y altamente formu-
lar), sin embargo, se diferencia de él en que exhibe una especie de oralidad basada ya a todas
luces en textos escritos55. Además es un discurso oral con una oralidad especial, no una ora-
lidad «cara a cara», «face to face», sino a través de los medios de comunicación de masas,
que, como es fácil de imaginar, imponen sus condicionamientos a todo discurso, hasta el
punto de que no es exagerado decir con McLuhan56, que concebía los medios de comunica-
ción como auténticos generadores de la percepción sensorial y la percepción de los valores
de las organizaciones sociales, que «el discurso es el medio», «the medium is the message».
Según Ong, hay que contemplar esta cultura de la oralidad secundaria, al igual que la de
la oralidad primaria y la cultura de la escritura en sus diversas y sucesivas fases, no en abs-
tracto ni aisladamente, sino encadenadas históricamente a lo largo de la evolución histórica
de la comunicación, que, al parecer, se nos muestra sometida a una serie de reglas que él
explicita.
Son éstas, fundamentalmente, tres:
1. Existe un paralelismo entre la evolución de los medios de comunicación y la de la
estructura socio-política de una comunidad. De modo que la humanidad ha pasado por la cul-
tura de la oralidad, luego por la de la escritura quirográfica (a mano), más tarde, en el Rena-
cimiento, por la de la escritura de la imprenta y finalmente en nuestros días está pasando por
la de escritura sobre soporte electrónico, y cada una de estas culturas corresponde a un grado
de evolución de las estructuras socio-políticas de las comunidades.

52 W. Ong, 1982, 37-8.


53 W. Ong, 1982, 24 y 38.
54 W. Ong, 1982, 1.
55 W. Ong, 1982, 136-7.
122 Antonio López Eire

McLuhan afirmaba, en esta misma línea, que la evolución del sensorio común indivi-
dual de los seres humanos es estrictamente paralela a la de las estructuras culturales de las
comunidades en las que los hombres se engloban, de manera que el lenguaje oral dominaba
en las culturas tribales, el alfabeto hizo emerger las culturas burocráticas y la comunicación
electrónica de la actualidad ha hecho renacer las culturas tribales, pero de una tribu nueva y
amplísima, la «aldea global», «the global village»57.
2. Cada modalidad cultural deja huellas en la siguiente, de tal forma que, por ejemplo,
en la cultura de la primera escritura (la quirográfica) encontramos huellas de la precedente
fase de oralidad y en la modernísima cultura actual de la oralidad secundaria hallamos hue-
llas de la fase más evolucionada de la cultura escrita (la de la escritura difundida por la
imprenta).
3. La cultura contemporánea, por lo que se refiere a la comunicación, es una cultura que
vuelve a la oralidad, pero a una modalidad de oralidad influida por la escritura y no de comu-
nicación cara a cara, sino a través de los poderosísimos y ubicuos medios electrónicos de la
actual sociedad de comunicación de masas.
En resumidas cuentas, el discurso retórico ideal de nuestra época posee ingredientes que
proceden de la oralidad secundaria (es comunitario, participativo, orientado a lo psicológi-
co-social, sencillo en su sintaxis) y rasgos que dependen de la naturaleza misma de los
medios electrónicos de difusión (es breve, sincrético y multimediático). Veamos un par de
ejemplos, el discurso televisivo y el publicitario:
Dirigiéndose el emisor a un público disperso acogido a la intimidad de sus respectivos
hogares, y teniendo en cuenta que la televisión tiende a disminuir la distancia psíquica entre
hablante y oyente, queda inmediatamente excluido del discurso retórico televisivo actual el
tono elevado, enfático y ampuloso que podría ser apropiado en otras circunstancias, y en su
lugar se impone el pausado estilo de la conversación de modo que el orador proyecte una
imagen de naturalidad y espontaneidad y al mismo tiempo incite al auditorio a participar en
el contenido del mensaje 58.
Otro ejemplo: el discurso retórico de la publicidad y la propaganda59.
El discurso publicitario es breve, conciso y emitido con una finalidad muy bien deli-
mitada, por lo que las dimensiones psicológica y política o político-social destacan enorme-
mente sobre todas las demás dimensiones.
El moderno discurso retórico publicitario es, en primer lugar, breve y conciso como la
misma «marca» publicitada, impresa sobre el propio producto ofertado («Parker. La escritu-
ra»); y, en segundo término, multimediático y sincrético, es decir, compuesto a base de sig-
nos de diferentes códigos (palabras, música, dibujos, fotogramas); y, además, en razón de su
propia modernidad, sometido al inevitable psicologismo de nuestro tiempo, es decir, tanto al
principio, enunciado por Pavlov, del enorme poder de las asociaciones instintivas (recorde-
mos al perrito segregando saliva cuando incluso inoportunamente sonaba la campana y se
encendía la luz que señalaban sus horas de comida), como a la inolvidable lección freudia-
na de lo agradable que resulta la relajación del subconsciente, especialmente del fondo sub-
consciente de la sexualidad.

56 M. McLuhan, 1962. 1965.


57 M. McLuhan, 1962. 1965.
58 K. H. Jamieson, 1988.
Retórica y oralidad 123

Así se explica un discurso publicitario como éste: aparecen en imágenes de cine y tele-
visión unas jovencitas de buen ver a las que les revolotea la falda dejando apreciar hermo-
sas siluetas y soñar beatíficas sensaciones; y estas mismas atractivas jovencitas pronuncian
el discurso retórico publicitario propiamente dicho en forma de cancioncilla ligada a una
melodía o jingle, que dice así: «Marie-Claire, Marie-Claire, un panty para cada mujer».
Este conciso, multimediático y sincrético discurso publicitario transmite en forma subli-
minal todo el importante mensaje consustancial con los intereses de la sociedad capitalista
de producción y consumo y de comunicación de masas en el que el mensaje publicitario nace
y se desarrolla: las innumerables consumidoras sin rostro de los pantys «Marie-Claire» tie-
nen a su alcance, gracias a esta opulenta y paradisíaca sociedad de producción y consumo,
la talla y modelo que deseen del ofertado producto con el que podrán parecerse a las mode-
los que lo publicitan y por tanto resultar muy sexys y hacer estragos con tan erótica apa-
riencia.
El valor del prestigio social, la sexualidad complaciente, la belleza evidente y el gla-
mour replandeciente se conjugan en ese anuncio de la fotografía de Marilyn Monroe con la
faldita al vuelo ante la sky line de Nueva York en cuyo pie de foto leemos: «Winston, el
genuino sabor americano».
El atractivo sexual de la virilidad del cow-boy que anuncia los cigarrillos Marlboro y
que aparece montado a caballo en la fotografía estática de la valla publicitaria o en los foto-
gramas móviles y acompañados de jingle (melodía que interviene en el acto de habla retóri-
co publicitario) en el correspondiente spot publicitario ratifica el mensaje que, escrito o
hablado, se adjunta a la imagen: «Marlboro. El cigarrillo más vendido del mundo».
Estamos en un mundo, pues, en el que la Retórica estudia nuevos discursos, nuevos
mensajes pertrechados de signos verbales y no verbales que aparecen amancebados en fruc-
tífero concubinato, discursos retóricos orales propagados a la vez que la imagen del orador
y discursos retóricos escritos en textos virtuales, en hipertextos descentralizados que se olvi-
dan cada vez más del autor para atender al receptor.

59 A. López Eire, 1998 (c)


124 Antonio López Eire

Bibliografía

BALDINI, M. “La storia della communicazione”, en L. Rossetti-O. Bellini (comps.), Retorica e verità,
Pubblicazioni dell’Università degli Studi di Perugia, Edizioni Scientifiche Italiane, Nápoles 1998.
BOLTER, J. D. Writing Space: The Computer, Hypertext, and the History of Writing, Erlbaum, Hills-
dale, New Jersey, 1991.
CONNORS, R. J. “Greek Rhetoric and the Transition from Orality”, Philosophy and Rheoric 19
(1986), 38-65.
CORTÉS GABAUDAN, F. Fórmulas retóricas de la oratoria judicial ática, Universidad de Sala-
manca, Salamanca 1986.
GOODY, J.-WATT, I. “The Consequences of Literacy”, Comparative Studies in Society and History 5
(1963) 304-45.
HAVELOCK, E. A Preface to Plato, Grosset and Dunlap, Nueva York 1967 (1ª ed., Oxford 1963).
HAVELOCK, E. The Literate Revolution in Greece and Its Cultural Consequences, Princeton Univer-
sity Press, Princeton, N. J. 1982.
HAVELOCK, E. The Muse Learns to Write, New Haven, Conn 1983.
HAWISHER, G.-SELFE, C. L. Evolving Perspectives on Computers and Composition Studies: Ques -
tions for the 1990s, National Council of Teachers of English, Urbana 1991.
HORTON, W. Designing and Writing Online Documentation: Help Files to Hypertext, Wiley, Nueva
York 1990.
JAMIESON, K. H. Eloquence in an Electronic Age: The Transformation of Political Speechmaking,
Oxford University Press, Nueva York 1988.
LÓPEZ EIRE, A. “Entre el Ágora y la Escuela”, TEORÍA/CRÍTICA 5 (1998), 17-41. (a).
LÓPEZ EIRE, A. “La koiné comme paradigme de langues non grecques”, en C. Brixhe (comp.), La
koiné grecque antique, III Les contacts, Association pour la Diffusion de la Recherche sur l’An-
tiquité, Nancy 1998, 7-65. (b).
LÓPEZ EIRE, A. La Retórica en la publicidad, Arco/Libros, Madrid 1998. (c).
McLUHAN, M. The Gutenberg Galaxy: The Making of Typographic Man, University of Toronto Press,
Toronto 1962.
McLUHAN, M. Understanding Media, McGraw, Nueva York 1965.
ONG, W. Jr. S. J. Rhetoric, Romance and Technology: Studies in the Interaction of Expression and Cul -
ture, Cornell University Press, Ithaca 1971.
ONG, W. Jr. S. J. Orality and Literacy: The Technologizing of the World, Methuen, Londres 1982.
O’SULLIVAN, N. Alcidamas, Aristophanes and the Beginnings of Greek Stylistic Theory, 1992.
PALMER, R. E. Hermeneutics: Interpretation Theory in Schleyermacher, Dilthey, Heidegger, and
Gadamer, Northwestern University Press, Evanston, Ill. 1969.
POSTMAN, N. Tecnopoly: The Surrender of Culture to Technology, Knopf, Nueva York 1992.
RADERMACHER. L. Artium Scriptores (Reste der voraristotelischen Rhetorik), Rudolf M. Rohrer,
Viena 1951.