Está en la página 1de 8

ACTIVIDAD EVALUATIVA

MEMORIAS DE ADRIANO
(FRAGMENTO)

Querido Marco
He ido esta mañana a ver mi médico Hermógenes que acaba de regresar a la Villa después
de un largo viaje por Asia.
El examen debía hacerse en ayunas; habíamos convenido encontrarnos en las primeras
horas del día. Me tendí sobre un lecho luego de despojarme del manto y de túnica. Te evito
detalles que te resultarían desagradables como a mí mismo descripción de un hombre que
envejece y se prepara a morir de una hidropesía del corazón... Es difícil seguir siendo
emperador ante un médico, y también es difícil guardar la calidad de hombre. El ojo de
Hermógenes sólo veía un saco de humores, una triste amalgama de linfa y de sangre. En
siendo. Esta mañana pensé genes por primera vez que mi cuerpo, ese compañero fiel, ese
amigo más seguro y mejor conocido que mí no es más que un monstruo solapado que
acabara por devorar a su amo. Haya paz… Amo mi cuerpo, me ha servido bien, y de todos
modos no le escatimo los cuidados necesarios. Pero ya no cuento, como Hermógenes
finge contar, con las virtudes maravillosas de las plantas y el dosaje exacto de las sales
minerales que ha ido a buscar a Oriente... Hermógenes es sabio, y tiene también la
sabiduría de la prudencia; su probidad excede con mucho a la de un vulgar médico de
palacio.
Tendré la suerte de ser el mejor atendido de los enfermos. Pero nada puede exceder de los
límites prescritos; mis piernas hinchadas ya no me sostienen durante las largas ceremonias
romanas; me sofoco; y tengo sesenta años.
… Comer demasiado es un vicio romano, pero yo fui sobrio con voluptuosidad.
Hermógenes no se ha visto a alterar mi régimen, salvo quizá esa impaciencia que me
llevaba a devorar lo primero que me ofrecían, en cualquier parte y a cualquier hora, como
satisfacer de golpe las exigencias del hambre... En Roma, durante las interminables
comidas oficiales, se me ocurrió pensar en los orígenes relativamente recientes de nuestro
lujo, en este pueblo de granjeros parsimoniosos y soldados frugales, alimentados a ajo y a
cebada, repentinamente precipitados por la conquista en las cocinas asiáticas y hartándose
de alimentos complicados con torpeza de campesinos hambrientos. Nuestros romanos se
atiborran de hortelanos, se inundan de salsas y se envenenan con especias… Durante
algún tiempo me abstuve de comer carne en las escuelas de filosofía, donde es de uso
ensayar de una vez por todas cada método de conducta; más tarde, en Asia, vi a los
gimnosofista indios apartar la mirada de los corderos humeantes y de los cuartos de gacela
servidos en la tienda Osroes…
Comenzaba por informarte de los progresos de mi mal; esta carta se ha convertido poco a
poco en el esparcimiento de un hombre que ya no tiene la energía necesaria para ocuparse
en detalle de los negocios del estado, meditación escrita de un enfermo que da audiencia a
sus recuerdos.
Marguerite Yourcenar, Memorias de Adriano
Bogotá, Seix Barral, 1985
1. La posición que asume Adriano le escatimo los cuidados necesarios”,
frente a su muerte inminente es pronunciada por Adriano, se percibe
A. De regocijo que el personaje
B. De serenidad A. Es narcisista, pues valora
C. De abatimiento mucho su cuerpo
D. De indignación B. No le ha brindado el mejor
cuidado a su salud
2. Adriano escribe la carta con el fin de C. Ha vivido preocupado por su
salud
A. Quejarse
D. Echa la culpa de sus males a
B. Humillarse
su cuerpo
C. Compadecerse
D. Distraerse
7. El género literario en el cual
podemos enmarcar este fragmento
3. Según Adriano, el mal que aqueja a del libro “Memorias de Adriano” es
los romanos se debe A. Novela histórica
A. A la parsimonia y la fragilidad B. Literatura forense
en sus modales
C. Novela costumbrista
B. A las conquistas obtenidas
D. Novela romántica
C. Al cambio repentino de sus
costumbres gastronómicas
8. La cata de va dirigida a Marco es
D. A la torpeza en el modo de
escrita por
comer
A. Adriano, papa de 772 a 795 y
aliado de Carlomagno
4. Del texto se infiere que el sentimiento
B. Adriano, emperador romano
que profesaba Adriano hacia su
(117-138) sucesor de Trajano
médico es
C. Adriano, mártir de Nicomedia
A. De gratitud
nacido en el año 303
B. De aprecio
D. Adriano, arquitecto italiano
C. de incredulidad nacido en el año 506
D. de admiración
9. Cuando Adriano afirma: “es difícil
5. la virtud de la escritura en esta obra seguir siendo emperador ante un
consiste en que médico”, lo dice porque
A. recrear al lector con una obra A. Se sentía profundamente
totalmente ficticia angustiado por su enfermedad
B. reconstruye con mucha B. No confiaba en la sabiduría de
verosimilitud facetas de la vida Hermógenes
de un emperador C. Ante la proximidad de la
C. reivindica la imagen de un muerte los hombres son
gran hombre ante el mundo iguales
D. utiliza gran cantidad de figuras D. Los emperadores no
literarias apreciaban a los médicos

6. En la expresión “amo mi cuerpo; me 10. La enfermedad diagnosticada a


ha servido bien y de todos modos no Adriano consistía en
A. Una insuficiencia cardíaca A. Soldados que viven en el
B. Una inflamación cardíaca campo
C. Una obstrucción de una B. Soldados al servicio del
válvula del corazón emperador
D. Una acumulación de agua en C. Soldados que comen poco
el corazón D. Soldados que cultiva frutas

15. La palabra “gimnosofistas”


11. En la expresión “… El ojo de subrayada en el texto hace
Hermógenes sólo veía en mí saco de alusión a
humores…” se percibe una figura A. Individuos pertenecientes
literaria llamada al hinduismo
A. Sinécdoque, porque toma la B. Individuos pertenecientes
parte por el todo al judaísmo
B. Metonimia, porque exagera la C. Individuos pertenecientes
enfermedad al islamismo
C. Etopeya, porque se compara D. Individuos pertenecientes
con un saco al budismo
D. Sinestesia, porque traslada las
sensaciones de los sentidos 16. Son obras de Yourcenar, excepto
A. Cuentos orientales
12. Cuando Adriano dice, al inicio del B. Penélope en la guerra
segundo párrafo “… pero yo fui C. Alexis o el tratado del inútil
sobrio con voluptuosidad” se refiere a combate
A. Que él disfruto de los placeres D. Los sueños y las suertes
sin excederse
B. Que él prevaleció la 17. En la misma expresión, la
voluptuosidad sobre la palabra “humores” significa
sobriedad
A. Disposición del ánimo
C. Que él era enemigo de los
B. Forúnculos inflamatorios
placeres mundanos
C. Engrosamiento de los
D. Que él no era amigo de
ganglios celulares
embriagarse en las fiestas
D. Cualesquiera de los
líquidos del cuerpo
13. En la época de los Césares, las
fiestas romanas se caracterizaban
por el desenfreno en todo tipo de 18. Para Adriano, su cuerpo
placeres y recibían el nombre de representa
A. Carnestolendas A. Un compañero fiel
B. Jaranas B. Una dualidad
C. Juergas C. Un monstruo conocido
D. Bacanales D. Una amalgama de linfa y
sangre
14. La expresión “soldados frugales” se
refiere a
19. La edad de Adriano lo convierte 20. El término “probidad”, que
en un Adriano utiliza para referirse a
A. Nonagenario Hermógenes, no significa
B. Octogenario A. Honesto
C. Sexagenario B. Lacónico
D. Proxeneta C. Recto
D. honrado

“EL RETRATO OVAL”, DE EDGAR ALLAN POE

El castillo al cual mi criado se había atrevido a entrar por la fuerza antes de permitir que,
gravemente herido como estaba, pasara yo al aire libre, era una de esas construcciones en
las que se mezclan la lobreguez y la grandeza, y que durante largo tiempo se han alzado
cejijuntas den los Apeninos, tan ciertas en la realidad como en la imaginación de Mrs.
Radcliffe. Según toda apariencia, el castillo había sido recién abandonado, aunque
temporalmente. Nos instalamos en uno de los aposentos más pequeños y menos
suntuosos. Hallábase en una apartada torre del edificio; sus decoraciones eran ricas, pero
ajadas y viejas. Colgaban tapices de las paredes, que engalanaban cantidad y variedad de
trofeos heráldicos, así como un número insólitamente grande de pinturas modernas en
marcos con arabescos de oro. Aquellas pinturas, no solamente emplazadas a lo largo de
las paredes sino en diversos nichos que la extraña arquitectura del castillo exigía,
despertaron profundamente mi interés, quizá a causa de mi incipiente delirio; ordené, por
tanto, a Pedro que cerrara las pesadas persianas del aposento – pues era ya de noche -,
que encendieran las bujías de un alto candelabro situado a la cabecera de mi lecho y
descorriera de par en par las orladas cortinas de terciopelo negro que envolvían la cama. Al
hacerlo así deseaba entregarme, si no al sueño, por lo menos a la alternada contemplación
de las pinturas y al examen de un pequeño volumen que habíamos encontrado sobre la
almohada y que contenía la descripción y la crítica de aquellas.

Mucho, mucho leí… e intensa, intensamente miré. Rápidas y brillantes volaron las horas,
hasta llegar la profunda medianoche. La posición del candelabro me molestaba, pero, para
no incomodar a mi amodorrado sirviente, alargué con dificultad la mano y lo coloqué de
manera que su luz cayera directamente sobre el libro.

El cambio, empero, produjo un efecto por completo inesperado. Los rayos de las
numerosas bujías (pues eran muchas) cayeron en un nicho del aposento que una de las
columnas del lecho había mantenido hasta ese momento en la más profunda sombra. Pude
ver así, vívidamente, una pintura que me había pasado inadvertida. Era el retrato de una
joven que empezaba ya a ser mujer. Miré presurosamente su retrato, y cerré los ojos. Al
principio no alcancé a comprender por qué lo había hecho. Pero mientras mis párpados
continuaban cerrados, cruzó por mi mente la razón de mi conducta. Era un movimiento
impulsivo a fin de ganar tiempo para pensar, para asegurarme de que mi visión no me
había engañado, para calmar y someter mi fantasía antes de otra contemplación más
serena y más segura. Instantes después volví a mirar fijamente la pintura.

Ya no podía ni quería dudar de que estaba viendo bien, puesto que el primer destello de
las bujías sobre aquella tela había disipado la soñolienta modorra que pesaba sobre mis
sentidos, devolviéndome al punto a la vigilia. Como ya he dicho, el retrato representaba a
una mujer joven. Sólo abarcaba la cabeza y los hombros, pintados de la manera que
técnicamente se denomina vignette, y que se parece mucho al estilo de las cabezas
favoritas de Sully. Los brazos, el seno y hasta los extremos del radiante cabello se
mezclaban imperceptiblemente en la vaga pero profunda sombra que formaba el fondo del
retrato. El marco era oval, ricamente dorado y afiligranado en estilo morisco. Como objeto
de arte, nada podía ser más admirable que aquella pintura. Pero lo que me había
emocionado de manera tan súbita y vehemente no era la ejecución de la obra, ni la inmortal
belleza del retrato. Menos aún cabía pensar que mi fantasía, arrancada de su semisueño,
hubiera confundido aquella cabeza con la de una persona viviente. Inmediatamente vi que
las peculiaridades del diseño, de la vignette y del marco tenían que haber repelido
semejante idea, impidiendo incluso que persistiera un solo instante. Pensando
intensamente en todo eso, quédeme tal vez una hora, a medias sentado, a medias
reclinado, con los ojos fijos en el retrato. Por fin, satisfecho del verdadero secreto de su
efecto, me dejé caer hacia atrás en el lecho. Había descubierto que el hechizo del cuadro
residía en una absoluta posibilidad de vida en su expresión que, sobresaltándome al
comienzo, terminó por confundirme, someterme y aterrarme. Con profundo y reverendo
respeto, volví a colocar el candelabro en su posición anterior. Alejada así de mi vista la
causa de mi honda agitación, busqué vivamente el volumen que se ocupaba de las pinturas
y su historia. Abriéndolo en el número que designaba al retrato oval, leí en él las vagas y
extrañas palabras que siguen.

 «Era una virgen de singular hermosura, y tan encantadora como alegre. Aciaga la hora en
que vio y amó y desposó al pintor. Él, apasionado, estudioso, austero, tenía ya una
prometida en el Arte; ella, una virgen de sin igual hermosura y tan encantadora como
alegre, toda luz y sonrisas, y traviesa como un cervatillo; amándolo y mimándolo, y odiando
tan sólo al Arte, que era su rival; temiendo tan sólo la paleta, los pinceles y los restantes
enojosos instrumentos que la privaban de la contemplación de su amante. Así, para la
dama, cosa terrible fue oír hablar al pintor de su deseo de retratarla. Pero era humilde y
obediente, y durante muchas semanas posó dócilmente en el oscuro y elevado aposento
de la torre, donde sólo desde lo alto caía la luz sobre la pálida tela.

Mas él, el pintor, gloriábase de su trabajo, que avanzaba hora a hora y día a día. Y era un
hombre apasionado, violento y taciturno, que se perdía en sus ensueños; tanto, que no
quería ver cómo esa luz que entraba lívida, en la torre solitaria, marchitaba la salud y la
vivacidad de su esposa, que se consumía a la vista de todos, salvo de la suya. Mas ella
seguía sonriendo, sin exhalar queja alguna, pues veía que el pintor, cuya nombradía era
alta, trabajaba con un placer fervoroso y ardiente, bregando noche y día para pintar a
aquella que tanto le amaba y que, sin embargo, seguía cada vez más desanimada y débil.
Y, en verdad, algunos que contemplaban el retrato hablaban en voz baja de su parecido
como de una asombrosa maravilla, y una prueba tanto de la excelencia del artista como de
su profundo amor por aquella a quien representaba de manera tan insuperable. Pero, a la
larga, a medida que el trabajo se acercaba a su conclusión, nadie fue admitido ya en la
torre, pues el pintor habíase exaltado en el ardor de su trabajo y apenas si apartaba los
ojos de la tela, incluso para mirar el rostro de su esposa. Y no quería ver que los tintes que
esparcía en la tela eran extraídos de las mejillas de aquella mujer sentada a su lado. Y
cuando pasaron muchas semanas y poco quedaba por hacer, salvo una pincelada en la
boca y un matiz en los ojos, el espíritu de la dama osciló, vacilante como la llama en el tubo
de la lámpara. Y entonces la pincelada fue puesta y aplicado el matiz, y durante un
momento el pintor quedó en trance frente a la obra cumplida. Pero, cuando estaba
mirándola, púsose pálido y tembló mientras gritaba: ¡Ciertamente, ésta es la vida misma!, y
volvióse de improviso para mirar a su amada… ¡Estaba muerta!

21. El cuento de Poe gira en torno a 24. La expresión “profunda” es


A. Un castillo utilizada por el autor para referirse
B. Una herida A. El respeto y al sueño
C. Una pintura B. A la lobreguez y a la
D. Una muerte grandeza
C. Al nicho y a las pinturas
22. La herida del narrador en el D. A la media noche y a las
comienzo del relato sirve para sombra del retrato
A. Darle más relevancia a la
historia 25. Las expresiones “pesadas
B. Realizar la valentía del persianas, orladas cortinas y
criado terciopelo negro” son utilizadas por
C. Justificar la entrada al el autor para
castillo A. Exaltar la belleza del castillo
D. Describir la personalidad del B. Introducir al lector en una
mismo época determinada
C. Resaltar las riquezas de los
23. Según el texto, en el castillo se propietarios del castillo
mezclaban D. Crear una atmósfera de
A. El terror y la nobleza misterio
B. El licor y la buena vida
C. El silencio y la aristocracia 26. El libro que aparece sobre la cama
da un indicio de que
D. La oscuridad y el lujo
A. Los dueños del castillo eran
muy organizados
B. El personaje es un lector B. El marco ricamente dorado y
empedernido afiligranado en estilo
C. Se va a descifrar un misterio morisco
D. Se acerca el final del cuento C. La singular hermosura y
encanto de la mujer del
27. En la expresión “mucho, mucho cuadro
leí… e intensa, intensamente miré. D. Los rayos de las numerosas
Rápidas y brillantes volaron las bujías que caían sobre el
horas” la reiteración de los nicho
adverbios mucho e intensamente
A. Señalan un elemento 31. En la expresión “… Aciaga la hora
cacofónico de la narración en que vio…” la palabra subrayada
B. Señalan al lector la tiene como antónimo
importancia del texto leído A. Desdichada
C. Funcionan como elementos B. Afortunada
metafóricos del texto C. Desvalida
D. Dan idea del tiempo utilizado D. Inolvidable
en la lectura
32. En la expresión “caía la luz sobre la
28. “El retrato oval” de Poe posee pálida tela” aparece una figura
características similares a una de literalmente llamada
las siguientes obras A. Prosopopeya
A. El retrato de un artista B. Metonimia
adolecente, de James Joyce C. Epíteto
B. El hermafrodita dormido, de D. Deprecación
Fernando González
C. El retrato de Dorian Grey, 33. La mujer retratada en el cuadro
de Oscar Wilde odiaba la pintura porque
D. Metgen, la mujer del pintor, A. Presentía que ésta le
de Antonio Moro arrebataría la vida
B. Su temperamento alegre no
29. Por los detalles dados en el relato, le permitía admirarla
se puede inferir que los dueños del C. Tuvo que posar muchas
castillo eran aficionados a noches para ser pintada
A. La caza y la literatura D. Ésta la alejaba de la
B. Las pinturas y los arabescos contemplación del amante
C. La heráldica y la pintura
D. Las obras de vignette 34. La palabra “nombradía” subrayada
en el texto, significa
30. Lo que más emocionó al personaje A. Reputación
del cuento fue B. Estirpe
A. La posibilidad de vida que C. Tenacidad
parecía tener la mujer del D. Vanidad
cuadro
35. El elemento inanimado que posee
vital importancia en el cuento es
A. El castillo 38. El sujeto de la última expresión
B. El marco “¡estaba muerta!” es
C. El candelabro A. Tácito
D. El libro B. Expreso
C. Complejo
36. Cuando en el cuento se dice que la D. Verbal
mujer del cuadro era “traviesa
como cervatillo”, se está utilizando 39. El narrador utilizado por Poe en la
una figura literaria llamada primera parte del cuento es
A. Personificación A. Extradiegético omnisciente
B. Símil B. Intradiegético omnisciente
C. Metáfora C. Intradiegético limitado
D. Onomatopeya D. Extradiegético limitado

37. La última expresión del cuento es 40. En la misma expresión “¡estaba


una oración muerta!”, la palabra muerta cumple
A. Desiderativa la función de
B. Exhortativa A. Sustantivo común
C. Imperativa B. Pronombre personal
D. Exclamativa C. Adjetivo demostrativo
D. Adverbio de modo