Está en la página 1de 22

N F E R M E D A D ES

E l

elTA
HIPERESTESIA
CTO
La palabra hiperestesia procede de hiper- y un derivado del
griego αἴσθησις, sensibilidad.
La hiperestesia es un síntoma, que se define como una
sensación exagerada de los estímulos táctiles, como la
sensación de cosquilleo o embotamiento. Es como lo dice
arriba, una sensación por lo que no hay daño real a las fibras
nerviosas.
La hiperestesia por tanto es un trastorno de la percepción que
consiste en una distorsión sensorial por un aumento de la
intensidad de las sensaciones, en el que los estímulos, incluso
los de baja intensidad, se perciben de forma anormalmente
intensa. Por ejemplo, el roce de la ropa sobre la piel puede
llegar a ser molesto, o la intensidad de la luz, insoportable
para los ojos. Esta exagerada sensibilidad a todo estímulo
sensorial aparece en delirios tóxicos, en intoxicaciones
agudas producidas por la cocaína o heroína, y en
enfermedades mentales como la manía y
otras psicosis agudas.

ALODINIA
La palabra “alodinia” proviene del griego; se puede traducir
como “otro dolor” o “dolor diferente”. Se utiliza para
denominar a un trastorno que consiste en la percepción de
dolor u otras sensaciones molestas, como quemazón u
hormigueo, a partir de estímulos que no deberían provocarlas.

Así, las personas con alodinia pueden sentir dolor o malestar


al pasarse un cepillo por el pelo, al afeitarse la cara o las
piernas, al tocar objetos moderadamente calientes e incluso al
recibir caricias en la piel.

En la alodinia la respuesta dolorosa puede producirse en


cualquier parte del cuerpo y no remite con el consumo de
medicamentos analgésicos, como sí lo hacen las
sensaciones normales de dolor. Generalmente se atribuye a
lesiones y a alteraciones en las terminaciones nerviosas, es
decir, en los receptores sensoriales del dolor o nociceptores.

Las sensaciones desagradables pueden iniciarse o


mantenerse después de que la estimulación haya cesado.
Asimismo, el dolor y el suceso que lo provoca no pertenecen
necesariamente a la misma modalidad sensorial. También
puede suceder que el malestar aparezca en una zona distinta
a la que ha recibido la estimulación.

Este fenómeno se diferencia de la hiperalgesia en que en el


caso de la alodinia el estímulo no es objetivamente doloroso,
mientras que en la hiperalgesia se da una reacción de
dolor desproporcionada. Por otro lado, los dos trastornos
son similares a nivel funcional y patofisiológico, y con
frecuencia se producen en las mismas personas.

ANALGESIA
La insensibilidad congénita al dolor, también
llamada neuropatía hereditaria sensitivo autonómica, es
un conjunto de enfermedades hereditarias poco frecuentes,
que se caracterizan porque las personas afectadas no
presenta sensación de dolor. Suele asociarse a una disfunción
del sistema nervioso autónomo y a trastornos en el
metabolismo de las catecolaminas. Los individuos con
insensibilidad congénita al dolor no muestran reacción de
huida ante estímulos dolorosos, lo cual puede provocar
numerosos problemas de salud bien conocidos, por
ejemplo quemaduras, lesiones graves de huesos
por fracturas no percibidas, úlceras en la piel por roce o
contacto continuo con superficies abrasivas, etc. Existen
diversas variantes, cada una de ellas muestra unas
características específicas, aunque todas tienen en común la
ausencia de percepción de la sensación dolorosa. El trastorno
está presente desde el nacimiento o adolescencia y debe
distinguirse de otras formas de insensibilidad al dolor
adquiridas que aparecen en la vida adulta como consecuencia
de diversas enfermedades neurológicas.

Agrafoestesia
El término tiene que ver con la ausencia de grafoestesia, que
es la capacidad del individuo para reconocer letras o números
que se escriban en forma imaginaria (o real, pero sin que el
individuo lo vea) sobre la piel de alguna parte del cuerpo .

hiperalgesia 
Aumento de la sensibilidad al dolor y reacción extrema al
dolor. La hiperalgesia se presenta cuando se dañan los
nervios o hay cambios químicos en las vías nerviosas que
participan en la percepción del dolor. Es posible que su causa
sean lesiones en los tejidos o inflamación, o por el consumo
de ciertos medicamentos, como los opiodes, para el dolor
crónico. Las personas con hiperalgesia tienden a sentir dolor
extremo aunque la lesión o la afección médica no haya
empeorado. Con el paso del tiempo, el dolor a veces empeora
y se extiende a otras partes del cuerpo. También es posible
que se transforme en un tipo de dolor nuevo o diferente del
dolor original.

LA PARESTESIA
La parestesia se define como la sensación anormal de los
sentidos o de la sensibilidad general que se traduce por una
sensación de hormigueo, adormecimiento, acorchamiento,
etc., producido por una patología en cualquier sector de las
estructuras del sistema nervioso central o periférico.
El entumecimiento y hormigueo son sensaciones anormales
que se pueden producir en cualquier parte del cuerpo, pero
son más usuales en las manos, pies, brazos y piernas.
Los signos y síntomas característicos de la parestesia pueden
ser permanentes o transitorios. Sin embargo, en la mayor
parte de los casos, se trata de una patología temporal
causada por la presencia de algún tipo de presión sobre los
terminales nerviosos. Además, también puede ser el resultado
de una lesión adquirida o una variedad amplia de condiciones
médicas que cursan con daños en sistema nervioso.
Este fenómeno puede recibir otros nombres, como:
pérdida de sensibilidad, pérdida de las sensaciones,
sensación de hormigueo y entumecimiento,
adormecimiento o ardor, o pérdida de la sensibilidad
superficial y profunda.
Anestesia
Ausencia de la sensibilidad al dolor en un determinado
territorio. || En sentido estricto, como transtorno de la
sensibilidad, desaparición del sentido del tacto a
consecuencia de una enfermedad o debido a la analgesia. ||
Estado de insensibilidad frente a estímulos somatosensoriales
o viscerosensoriales, inducido de forma farmacológica y
reversible. Dentro de las técnicas de anestesia, se distinguen
la anestesia general balanceada (aplicación de diversos
fármacos, con el fin de reducir las necesidades de cada uno,
disminuyendo los efectos secundarios nocivos), y la
anestesia locorregional o de conducción, basada en la
administración de fármacos con efecto anestésico local, que
interrumpen transitoriamente la conducción nerviosa en los
plexos y en las ramas nerviosas periféricas o a nivel medular-
perimedular. Dentro de este último grupo se pueden distinguir
la anestesia de campo (infiltración anestésica en un área
quirúrgica), la anestesia caudal (mediante la administración
de anestésicos locales por el conducto sacro), la anestesia
epidural (mediante administración en el espacio epidural) y
la anestesia intradural (administración en el espacio
subaracnoideo).

LA ASTEREOGNOSIA
La astereognosia, también llamada agnosia táctil, es un
trastorno poco conocido a causa de que no suele afectar de
forma muy negativa la vida de las personas que lo sufren. Se
trata de un tipo de agnosia (es decir, un trastorno en la
identificación de objetos que no se debe a alteraciones
sensoriales) que altera de forma específica el reconocimiento
a través del tacto.

En este artículo describiremos los rasgos clínicos más


significativos y las causas más habituales de la
astereognosia o agnosia táctil. Antes de proceder nos
detendremos brevemente en el concepto de agnosia, puesto
que es importante contextualizar adecuadamente la
astereognosia y compararla con otros trastornos de la misma
clase.

HIPOALGESIA
La hipoalgesia o hipopalgesia denota una disminución de la
sensibilidad a los estímulos dolorosos.

La hipoalgesia ocurre cuando los estímulos nociceptivos


(dolorosos) se interrumpen o disminuyen en algún lugar a lo
largo del camino entre la entrada ( nociceptores ) y los
lugares donde se procesan y se reconocen como dolor en la
mente consciente. Los efectos hipoalgésicos pueden ser leves,
como masajear un dedo del pie para que duela menos o
tomar aspirina para disminuir el dolor de cabeza, o pueden ser
graves, como estar bajo anestesia fuerte. La hipoalgesia
puede ser causada por químicos exógenos como los opioides ,
así como por químicos producidos por el cuerpo en fenómenos
como la hipoalgesia inducida por el miedo y el ejercicio. La
hipoalgesia también se puede asociar con enfermedades,
como CIPA o en casos menos graves con diabetes.u otras
enfermedades asociadas con la hipertensión .
HIPOESTESIA
La hipoestesia es un problema perceptivo en el que se da
una distorsión sensorial. En concreto, aparece una reducción
parcial o total de la sensibilidad de la piel. Un paciente con
hipoestesia puede tener menos sensibilidad al dolor, a los
cambios de temperatura o captar los estímulos táctiles de
manera atenuada. Esta condición puede aparecer por lesiones
que involucran al sistema nervioso, tanto central como
periférico (daños en los nervios). Muchas veces es síntoma de
enfermedades como la esclerosis múltiple, la diabetes,
accidentes cerebrovasculares, o tumores. También se ha
encontrado hipoestesia en pacientes con depresión, en
soldados durante la guerra, o en estados emocionales muy
intensos. La hipoestesia también puede aparecer por la
administración de fármacos o drogas que tengan efectos
anestésicos.

Hipogeusia El gusto
La hipogeusia es la disminución del sentido del gusto,
normalmente durante un tiempo determinado. Es importante
destacar que la hipogeusia no implica la pérdida total del
gusto, solo una disminución de la capacidad para identificar
los distintos sabores.Esta enfermedad puede ser adquirida
como consecuencia de algún medicamento o procedimiento
médico, o también puede haber sido heredada.La disminución
de la percepción de los sabores incluye a todas las
clasificaciones (amargo, ácido, dulce y salado). La hipogeusia
suele encontrarse más en las personas de tercera edad.

Ageusia
La ageusia se refiere a la ausencia total del sentido del gusto.
El diagnóstico de este trastorno del gusto es complejo debido
a que los primeros síntomas no son muy evidentes.En algunos
casos, la ageusia se manifiesta en algunas partes de la
lengua. En dichos casos las personas pueden no darse cuenta
de su incapacidad por sentir los sabores; puede ser que
sientan que los perciben con menor intensidad, pero no lo
consideran un trastorno del gusto.Los pacientes que han sido
diagnosticados con ageusia tienden a perder apetito. Aunque
la enfermedad en sí misma no es mortal, la pérdida de apetito
que se presenta como consecuencia puede generar pérdida
de peso y una desmejora en la calidad de vida.

Disgeusia
LA DISGEUSIA
La disgeusia es un trastorno del gusto asociado a la
percepción sostenida de un sabor metálico y rancio en la
boca.Los pacientes diagnosticados con disgeusia dicen sentir
también un fuerte sabor amargo de forma espontánea al
probar alimentos dulces.Los pacientes con disgeusia tienden a
perder peso y la experiencia de comer resulta muy
desagradable, debido a que siempre sienten un sabor amargo
en su boca.Hay una disminución en la ingesta de nutrientes;
quienes padecen de disgeusia pueden llegar a abstenerse de
comer casi por completo dado lo desagradable de la
experiencia.

Fantogeusia
La fantogeusia está asociada a la percepción repentina de
algún sabor amargo en la boca, sin haber estímulos externos
que puedan haber generado dicha sensación.La fantogeusia
es el trastorno del gusto más común. Se trata de una
percepción de sabor amargo temporal, no es prolongada
como en el caso de la disgeusiaAftas: Son pequeñas
ulceraciones dolorosas que aparecen en la mucosa bucal. Se
desconoce la causa, parece ser que el carácter nervioso tiene
un papel en su desarrollo; por ejemplo, un estudiante la
pueden salir aftas en la boca durante un examen final. Un afta
es una mancha blanquecina redonda con una aureola roja. Es
común que la llaga se forme sobre el tejido blando,
particularmente en el interior del labio o mejilla, sobre la
lengua o en el paladar blando y, algunas veces, en la garganta.

La Glositis
Es una inflamación (enrojecimiento, dolor e hinchazón) de la
lengua. La glosodinia es el ardor o sensación dolorosa de la
lengua. Algunas causas que producen esta sensación son: la
presión ejercida por la lengua contra los dientes, una reacción
alérgica o los irritantes como el alcohol, las especias o el
tabaco.

Leucoplasia
La leucoplasia es otra de las enfermedades de la lengua
más comunes. En este caso, se desarrolla
fundamentalmente en adultos.Dicho trastorno se
manifiesta con manchas blancas en zonas de la
cavidad oral como la lengua y la cara interna de las
mejillas.Por lo general, tiene un origen irritativo. Es
decir, que está causada por la irritación que nos pueden
producir nuestros propios dientes, las prótesis
dentales o, incluso, el tabaco y el alcohol.

Anquiloglosia
La anquiloglosia es una alteración relacionada con
el  frenillo lingual, el cual es demasiado corto y
restringe su movimiento.Aunque se desconoce la causa
exacta que provoca la anquiloglosia, se estima que
los genes desempeñan un papel muy importante.Esta
alteración se detecta en los recién nacidos o bebés,
ya que cuando éstos tienen un frenillo corto
presentan problemas con la lactancia materna.Y es
que, la anquiloglosia produce dificultades para sacar la
lengua, comer, hablar y tragar.

Lengua fisurada
La lengua fisurada -también llamada escrotal-  es una
alteración que se caracteriza por presentar  grietas en
la parte superior de la lengua.Además, dichas fisuras
pueden extenderse hacia los laterales de la
lengua.Aunque la lengua fisurada pueda afectar a la
estética -dependiendo de la severidad de las señales-,
lo cierto es que dicha alteración  no es grave ni
contagiosa.

Lengua negra vellosa


La lengua negra vellosa es una enfermedad que provoca
que dicha parte de nuestra boca adquiera un  aspecto
oscuro y con vello.Dicho trastorno tiene su origen en
una acumulación de células muertas en las papilas
de la superficie de la lengua.A pesar de que su aspecto
pueda parecer desagradable y muy llamativo, no
suele causar problemas de salud ni dolor.Además,
generalmente es temporal y se soluciona con una
higiene exhaustiva de los dientes y la lengua
La
visión
degeneración macular
El nombre completo de la enfermedad es Degeneración
Macular Relacionada con la Edad (DMRE). De acuerdo con
la Academia Americana de Oftalmología, esta afección se
caracteriza por una lesión o colapso de la mácula –área
pequeña en la retina que permite ver detalles finos
claramente–. Entre los síntomas se encuentran: visión
borrosa, zonas oscuras o distorsión en la visión central.

conjuntivitis
¿Se acuerdan de las recomendaciones de la abuela y la
mamá?, bueno, aquí aplica al 100%. La conjuntivitis es una
enfermedad provocada por bacterias o virus en los ojos y sus
síntomas son ojos rojos e inflamados, acompañados de una
gran cantidad de lágrimas y sensación de arena en los ojos.
Es una de las afecciones más comunes que afectan la visión y
se presenta principalmente en los niños, de acuerdo con los
Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

cataratas
La Academia Americana de Oftalmología hace hincapié en que
muchos pacientes con esta enfermedad aseguran que es
como si vieran a través de un vidrio sucio y este efecto se
produce por una opacidad en el ojo: “los rayos de luz viajan a
nuestro ojo a través de la pupila y se enfocan sobre la retina
(capa de células sensibles a la luz), por medio del lente que
debe ser transparente”.

glaucoma
Esta enfermedad hasta tiene su día especial: el 12 de marzo
se conmemora el Día del Glaucoma, esto con el fin de
concientizar a la población sobre las enfermedades oculares
progresivas y la importancia de su detección temprana.Esta
es la enfermedad silenciosa de los males oculares, aquí los
síntomas pueden ser inexistentes hasta que ya está avanzada
la enfermedad y entonces el paciente comienza a tener
problemas en la visión periférica y más tarde en la visión
central (ver a los lados o de frente)

hipermetropía
Es un “error de enfoque visual” que te impide ver bien de
cerca.

miopía
Esta anomalía te permite ver bien los objetos cercanos, pero a
la distancia se tornan borrosos.

astigmatismo
Este es un defecto causado por una curvatura irregular de la
córnea o el cristalino, lo que provoca que los rayos de luz no
sean refractados correctamente, provocando una visión
borrosa o distorsionada a distancias cercanas y lejanas.La
Academia Americana de Oftalmología explica que “es un mito
que el astigmatismo se desarrollare o empeore debido a
actividades como la lectura con poca luz, o sentarse muy
cerca de la televisión”.Si te interesa conocer más al respecto,
te recomendamos que acudas con un especialista para que te
practique un chequeo ocular; para ello puedes realizar una
búsqueda de clínicas y hospitales más cercanos a ti a través
de Sección Amarilla.

Enfermedad de Stargardt
La enfermedad de Stargardt la sufren entre 1 a 5 de cada
10.000 personas. Es una enfermedad hereditaria conocida
como distrofia macular juvenil. La mácula es la parte central
de la retina con la máxima sensibilidad que permite ver los
detalles. Esta enfermedad muestra los primeros síntomas
durante la adolescencia y se caracteriza por una graduada
pérdida de visión

La retinosis pigmentaria

La retinosis pigmentaria es de las enfermedades raras más


conocidas. Afecta a 1 de cada 3.700 personas y es más
frecuente en los hombres (60%), es hereditaria y provoca una
disminución lenta de la agudeza visual, ceguera nocturna,
pérdida del campo visual y, en las fases avanzadas, presenta
dificultad en la percepción de colores y ceguera. Es la
principal causa de ceguera de origen genético en la población
adulta.

Acromatopsia

La acromatopsia también se conoce como monocromatismo y


es una enfermedad en la que solo son percibidos los colores
blanco, negro y gris en todas sus tonalidades. También puede
desarrollarse por causa de enfermedad o accidente. Esta
enfermedad afecta a 1 de cada 40.000 personas y además de
la discapacidad para percibir colores, también existe una
pérdida de agudeza visual, dificultad para ver en condiciones
de mucha luminosidad y movimientos anómalos de los ojos.
El Olfato
Anosmia
Es la pérdida del olfato. En ocasiones es congénita
(presente desde el momento del nacimiento) y puede
deberse a un trastorno de origen genético.

Hiposmia
Es la reducción de la capacidad de detectar los olores.
Puede deberse simplemente a la edad avanzada que
provoca pérdida fisiológica en la capacidad para
detectar sustancias odoríferas, pero gran parte de los
casos se deben a infecciones repetitivas de las vías
aéreas superiores tanto de la nariz como de los senos
paranasales que dañan a la mucosa. En ocasiones está
causada por la existencia de pólipos nasales o es
debida a traumatismos craneales.

Hiperosmia
Aumento en la capacidad de detectar olores.
Parosmia
Percepción distorsionada de un olor presente en el
ambiente.

Fatiga olfativa
Es un proceso normal y no una enfermedad. Consiste
en que en presencia de un fuerte olor, la sensación se
atenua si se prolonga la exposición en el tiempo. En
realidad se trata de un proceso fisiológico de
adaptación sensorial en el que el sistema
nervioso altera el umbral de sensibilidad a
determinados estímulos odoríferos.

Parosmia
Es un cambio en la percepción normal de los olores,
por ejemplo, cuando se distorsiona el olor de algo
familiar, o cuando algo que normalmente te agradaba
de repente se vuelve desagradable.

Fantosmia
Es la sensación de percibir un olor que en realidad no
está presente.Causas: traumatismo craneal, daño
permanente en el neuroepitelio olfatorio, haber
padecido una infecciónn respiratoria o haber heredado
este padecimiento. 
Agnosia olfatoria
Es la imposibilidad de reconocer una sensación, a
pesar de que el cerebro, las
detecta. Causas: esquizofrenia. El olfato ha sido uno de
los sentidos primordiales para el ser humano desde el
principio de los tiempos. Ayudando así a conseguir
alimento, encontrar un buen lugar en donde construir
una cueva y mantenerse alejados del peligro. En la
actualidad tenemos muchos agentes que lo alteran
como la contaminación ambiental el smog, el cigarro y
otros químicos que son muy perjudiciales. Si por
alguna razón presentas alguna alteración en él, no
dudes en ponerte en contacto con un especialista y
atenderte de inmediato.

El Oído
Otitis media
La otitis media es la afección más común del oído, sobre todo
durante la infancia. La trompa de Eustaquio se obstruye por
un exceso de mucosidad, por ejemplo, el líquido del oído
medio no se drena y se acumula hasta que acaba
infectándose y produciendo una inflamación de esa cavidad
que se encuentra justo detrás del tímpano.

Laberintitis
Una infección viral acostumbra a ser el origen de la
Laberintitis, una afección que afecta al laberinto, una parte
del oído interno. Puede ser una gripe, por ejemplo, pero
también otro tipo de virus particulares que tienen incidencia
indirecta en esa parte del oído. El resultado, en todo caso, es
que los nervios que se encuentran en la zona se ven
afectados.

Otosclerosis
Un crecimiento óseo anormal en el oído medio es la causa de
la otosclerosis, llamada también otospongiosis o
estapedectomía. Y, aunque el origen se desconoce, los
estudios actuales apuntan a una causa hereditaria. El
resultado es la hipoacusia, porque el crecimiento del hueso
impide la correcta vibración del oído ante las ondas sonoras.

Colesteatoma
El colesteatoma es un quiste que se produce en el oído medio,
por causas genéticas o por una infección crónica. Esta
afección puede provocar pérdida auditiva y mareos y, en los
casos más graves, puede provocar la ruptura de los
huesecillos del oído medio, provocando secuelas que deriven
en la hipoacusia.

Síndrome Usher o Usher-


Hallgren
se trata de la causa principal de sordoceguera congénita por
la que, desde el nacimiento, el paciente tiene hipoacusia y
deterioro de la visión por la presencia de retinitis pigmentosa.
Estos trastornos, de naturaleza genética heterogénea, pueden
comprender diferentes niveles de hipoacusia, en función de la
tipología. Los que tienen USH1 tienen hipoacusia profunda
neurosensorial y ausencia de función vestibular; los que
tienen USH2 tienen una hipoacusia menos severa con función
vestibular preservada. Es una enfermedad hereditaria
autosómica recesiva en la que los padres pueden ser
portadores de la patología sin padecerla. Y los hermanos,
además de tener más posibilidades de padecerla, si no la
padecen tienen más posibilidades de ser portadores. Su
tratamiento consiste en restaurar la función auditiva con
soluciones protésicas siempre que sea posible.

Síndrome de Susac
se trata de una enfermedad autoinmune muy poco frecuente,
aunque se ven algunos casos en la consulta de
otorrinolaringología en pacientes que consultan por
hipoacusia. Se caracteriza por la presencia de una disfunción
en el sistema nervioso central, oclusión de la arteria central
de la retina e hipoacusia neurosensorial. Es debido a una
microangiopatía de origen desconocido que afecta a las
arterias del encéfalo, la retina y la cóclea. Su diagnóstico
suele ser difícil y tardío ya que no siempre se manifiesta con
las tres sintomatologías, por lo que a menudo se confunde con
otras patologías.

Enfermedad de Cogan
se caracteriza por la presencia de queratitis intersticial que
se acompaña de crisis de vértigo e hipoacusia neurosensorial
progresiva. Además, se puede acompañar de náuseas y
vómitos, sensación de plenitud ótica y acúfenos. El
tratamiento consiste principalmente en corticoterapia,
inmunosupresores en casos graves y cirugía para las
complicaciones cardiovasculares. Si evolucionan a una
sordera profunda puede estar indicado el implante coclear.

Síndrome de dehiscencia
del conducto semicircular
superior o síndrome de
Minor
la presencia de este trastorno se debe a una dehiscencia o
apertura en el hueso que cubre el conducto semicircular
superior del oído interno. Esa apertura puede ser congénita o
puede producirse durante el desarrollo del oído interno. Como
consecuencia de ello el paciente puede sufrir vértigo,
inestabilidad, y alteraciones de la audición, acompañado de
sensación de plenitud ótica. El tratamiento consiste en mitigar
los síntomas para reducir el vértigo y la sensación de
movimiento de los objetos. En los casos más severos se
valorará la opción quirúrgica para cerrar la apertura.

Neurofibromatosis tipo 2
se trata de un trastorno genético por el que se forman
tumores en el sistema nervioso central. El tumor más común
es el schwannoma vestibular o neurinoma del acústico
bilateral que causa pérdida de audición progresiva, acúfenos
y/o trastornos de equilibrio. Son pacientes que requieren de
un seguimiento médico de por vida, con una morbilidad
sustancial y una reducida esperanza de vida. Normalmente
evolucionan a la hipoacusia bilateral profunda sin solución,
por lo que es fundamental que estos pacientes sean
controlados por equipos multidisciplinares en los que exista
un especialista ORL. Los implantes cocleares y los implantes
de tronco cerebral pueden ser una solución en casos
seleccionados de hipoacusia

LA PRESBIACUSIA
La presbiacusia se define como la pérdida progresiva de la
capacidad para oír altas frecuencias (empezando por las
frecuencias del habla; que oscilan entre los 500 y los
4000 hertzios), debido al deterioro producido en el sistema
auditivo generado por la edad, principalmente a nivel del oído
interno y de nervio auditivo