Está en la página 1de 162

Reflexiones Comillas

N DI G IT A L
C IÓ
DI
E

do
iza
or
t
au
o
Pa su ar i
ra u el u
so exclusivo d

¿ DI
C I ÓN
D I G IT A L
E

do
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d
DI G IT A L
ÓN
I CI
ED Ejemplar protegido mediante contraseña para
uso exclusivo del usuario autorizado.
No se permite la copia y difusión de este archivo

o
ad
y su contraseña a otros usuarios.

r iz
to
o au
Pa ari
ra u usu
so exclusivo del

Cómo usar este Ejemplar Digital:

ƒ Visualización: Este libro se puede visualizar correctamente


con Acrobat Reader©, versión 7.0 en adelante. Desde cual-
quier dispositivo electrónico que soporte este software. (Orde-
nador, Pda, Móvil…)

ƒ Navegación: Desde el índice puede acceder de modo direc-


to al contenido pulsando sobre el apartado deseado.

ƒ Permisos: Usted puede imprimir este ejemplar para uso exclu-


VLYRHQODFRSLDLPSUHVDDSDUHFHUiHOVHOORTXHLGHQWLÀFDOD
edición digital de este ejemplar como marca de agua.

ƒ Garantía: 6L XVWHG  WLHQH FXDOTXLHU SUREOHPD FRQ HO ÀFKHUR


para su visualización o impresión, por favor, envíe un email a
la editorial adjuntando una copia escaneada de la factura y
HOÀFKHURGHOHMHPSODUGLJLWDO\VHORUHHPSOD]DUHPRVJUDWXL-
tamente.

D I G IT A L
N
C IÓ
DI
E

do
iza
or

t
au
o
Pa s u ari
ra u
so exclusivo del u
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS
EN EL SIGLO XXI

D I G IT A L
I ÓN
C
DI
E

do
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d
PUBLICACIONES
DE LA UNIVERSIDAD PONTIFICIA COMILLAS
MADRID

REFLEXIONES COMILLAS
PSICOLOGÍA, 1

PEDIDOS

Universidad Pontificia Comillas de Madrid


Servicio de Publicaciones
C/ Universidad Pontificia Comillas, 3
DI G IT A L
28049 Madrid I ÓN
Tel.: 91 540 61 45 • Fax: 91 734 45 7I0C
45D70
E

do
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d
M.ª ANGUSTIAS ROLDÁN FRANCO
(coordinadora)

TRASTORNOS PSICOLÓGICOS
EN EL SIGLO XXI

ERRNVPHGLFRVRUJ

D I G IT A L
I ÓN
C
DI
E

do
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d
© Universidad Pontificia Comillas de Madrid
© Todos los autores

Diseño de cubierta: Belén Recio Godoy

EDICIÓN DIGITAL
ISBN: 978-84-8468-330-8

Reservados todos los derechos. Queda totalmente prohibida la reproducción


ep
produ
p
D
oduccció
od ción
ióón
ión I G IT A L
n total
tota
tota
otal
al o parcial
paarrci
par rci de este
libro por cualquier procedimiento electrónico o mecánico, incluyendo
nclu
ncl
cluyend
I
uyyend
uy
ÓN
d fotocopia,
do ffo grabación magn
magné-
C
DI
tica o cualquier sistema de almacenamiento o recuperación
n de
de información,
innfo
nffformación,n, sin
sin permiso
si perrmisso escritode
escrito la
Universidad Pontificia Comillas.
E

do
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d
D I G IT A L
I ÓN
C
DI
E

do
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d
ÍNDICE

Págs.

PRESENTACIÓN ............................................................................ 11

Capítulo 1: LAS CONVULSIONES PSICOLÓGICAS DEL SI-


GLO XXI, por Xavier Renders ..................................................... 17
1. UNA CULTURA MUNDIAL DE LO DESHUMANO ............................ 17
1.1. ¿Qué es una vida auténticamente humana? ..................... 17
1.2. ¿Es superfluo el hombre actual? ....................................... 19
1.2.1. Convulsión en la relación con el trabajo .......... 19
1.2.2. Convulsión en la relación con el tiempo .......... 20
1.2.3. Convulsión en la relación con el saber ............. 20

2. LAS NUEVAS FORMAS DE SUFRIMIENTO PSÍQUICO ....................... 21


2.1. La salud mental según Winnicott .................................... 21
2.2. Las graves tendencias de la enfermedad humana en el si-
glo XXI ........................................................................... 22
2.2.1. Sufrimiento en el trabajo ................................. 23
2.2.2. Sufrimiento social ............................................ 23
2.2.3. Sufrimiento del cuerpo visto ........................... 25

3. EL PRINCIPIO DE ESPERANZA EN UN TERCERO ........................... 26


4. BIBLIOGRAFÍA .......................................................................... 29

Capítulo 2: PATOLOGIZACIÓN DE LA COTIDANEIDAD, por


Luis López-Yarto Elizalde ............................................................ 31
1. INTRODUCCIÓN ........................................................................ 32

IGITAL 40
2. UNA GENERACIÓN A LA BÚSQUEDA DE UNA MADRE ................... ............
....
....... 334
3. ....
......
N
..... D
UNA GENERACIÓN SIN PADRE ...................................................
...... . .. .....
....
4. LA QUIEBRA DE LA FRATERNIDAD: CAOSS EN ILA LÓ
.. ....IC
LAS
AS RELAC
RELACIONES
.......
.....
....
D
CON LOS HERMANOS ................................................................
.... ....... .. ............
.........
. ...
.... .. 444
4
E

do

7
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

Págs.

5. LA OSADÍA DE REDACTAR UNAS CONCLUSIONES PROVISIONALES ..... 48


6. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS ................................................. 52

Capítulo 3: ESPERANDO CON ANSIA LOS RUMORES DE SU


MUERTE: ANTECEDENTES COGNITIVO-EMOCIONA-
LES DEL ODIO, por Christopher T. Burris y John K. Rempel ... 55
1. INTRODUCCIÓN ........................................................................ 55
2. METODOLOGÍA ....................................................................... 58
2.1. Muestra ......................................................................... 58
2.2. Procedimiento ................................................................ 58

3. RESULTADOS ............................................................................ 60
3.1. Análisis preliminares ....................................................... 60
3.2. Contraste de hipótesis ...................................................... 61

4. DISCUSIÓN .............................................................................. 64
5. BIBLIOGRAFÍA .......................................................................... 68

Capítulo 4: LA SOCIEDAD FARMACÉUTICA: LA AN-ESTE-


SIA SOCIAL O LA PROGRESIVA DISMINUCIÓN DE
DISPOSITIVOS CULTURALES PARA LA ACCIÓN SUBLI-
ME, por Luis Raúl Sánchez-Peraza ............................................. 71
1. INTRODUCCIÓN ........................................................................ 71
2. CONCEPTO DE ADICCIÓN ......................................................... 71
3. EQUIVALENCIA ENTRE EQUILIBRIO Y SALUD .............................. 72
2.1. Características en el patrón de consumo ............................ 74

4. LA AN-ESTESIA SOCIAL ............................................................ 78


5. BIBLIOGRAFÍA .......................................................................... 80

Capítulo 5: CIBERPORNOGRAFIA: LA PSICOLOGÍA


DEL PLACER INMEDIATO, por Elizabeth A. Maynard......... 83
1. INTRODUCCIÓN ........................................................................ 83
2. PORNOGRAFÍA ......................................................................... 84
3. INTERNET ................................................................................
...
......
D
. .....
IT A L
........
E IEXP
.... ....
G
85
4. ACTIVIDAD SEXUAL ONLINE: UN AMPLIO ABANICO
......
...
BAN
.......
....
AN
.....
N
A N ICO
I CO DE
D EXPE
E
EX XP
..IÓ.....................
RIENCIAS SEXUALES ..................................................................
........
P E-
866
. IC
.......
....
D
5. ALCANCE DEL PROBLEMA ........................................................
....
....... ....... ... ............
...
.......
...
..... .. 87
E

do

8
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
ÍNDICE

Págs.

6. C IBERPORNOGRAFÍA , RASGOS DE PERSONALIDAD Y SALUD


MENTAL ................................................................................... 89
7. COMPULSIVIDAD Y ADICCIÓN ................................................... 91
8. COMORBILIDAD ....................................................................... 92
9. CONSUMO DE CIBERPORNOGRAFÍA ENTRE CRISTIANOS DEL CLE-
RO Y CRISTIANOS LAICOS .......................................................... 95
10. TRATAMIENTO ......................................................................... 97
11. CONCLUSIÓN ........................................................................... 98
10. BIBLIOGRAFÍA .......................................................................... 99

Capítulo 6: EL NEURODESARROLLO DE LOS PRINCIPALES


TRASTORNOS MENTALES, por Ricardo A. Manchón .......... 103
1. SUBJETIVIDAD Y OBJETIVIDAD DE LA CIENCIA ............................ 104
2. RESUMEN DE NUESTRO PROGRAMA DE INVESTIGACIÓN ............. 104
3. PRUEBAS DEL IMPACTO TERATÓGENO EN EL DESARROLLO FETAL .... 105
4. LÍNEAS CONVERGENTES EN LA ETIOLOGÍA PRENATAL ................ 106
5. GRIPE PRENATAL Y ESQUIZOFRENIA ADULTA .............................. 106
6. ANALGÉSICOS Y ESQUIZOFRENIA ............................................... 109
7. GRIPE Y TRASTORNO AFECTIVO GRAVE ..................................... 111
8. GRIPE Y PERSONALIDAD ESQUIZOTÍPICA .................................... 112
9. TERREMOTOS Y PERSONALIDAD ESQUIZOTÍPICA ........................ 116
10. PERIODO DE RIESGO CRÍTICO Y TIPO DE DESVIACIÓN ................ 117
11. M ECANISMO DE ACCIÓN EN LA PATOGÉNESIS DEL ESPEC -
TRO DE LA ESQUIZOFRENIA ....................................................... 118
12. LA IMPORTANCIA DEL TIPO DE FACTOR DE RIESGO FRENTE AL
MOMENTO DE APARICIÓN DEL MISMO ....................................... 119
13. MODELO PSICOPATOLÓGICO DE DEÁTESIS-ESTRÉS .................... 119
14. CONCLUSIONES ........................................................................ 120
15. DIRECCIONES FUTURAS ............................................................ 121
15.1. Recomendaciones específicas ........................................... 122

16. BIBLIOGRAFÍA .......................................................................... 123

Capítulo 7: DE LA EDAD ADULTA AL ENVEJECIMIENTO:


RIESGO Y RESILIENCIA, por Antonio M. Fonseca ................ 129
1. INTRODUCCIÓN ............................................................................. .... 1129
.... D
....
..I
..
. G
2. MÉTODO .................................................................................
...... .....
.. ....
.....
.. ......
.
....
.....
....
...
.. I
.. T A L1131
....
.......
....
.....
N
..IÓ............
2.1. Muestra .........................................................................
........
...... 1131
311
.. ....IC
.......
.....
....
D
2.2. Instrumento ...................................................................
.... ....... .. ............
...
.......
...
.... .. 131
1331
E

do

9
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

Págs.

2.3. Procedimiento ................................................................ 132


2.4. Análisis de los resultados .................................................. 132
2.5. Resultados y discusión ..................................................... 132

3. BIBLIOGRAFÍA .......................................................................... 138

Capítulo 8: IDEALES VENDIDOS, NECESIDADES INCORPO-


RADAS: CAMBIAR DE CUERPO, por Elena Gismero .......... 140
1. LA DICTADURA DE LA IMAGEN. DE LA IMPOSICIÓN DE UN IDEAL
ESTÉTICO A LA INSATISFACCIÓN CORPORAL ............................... 141
2. EL MERCADO DE LA INSATISFACCIÓN CORPORAL ....................... 150
3. BIBLIOGRAFÍA .......................................................................... 158

D I G IT A L
I ÓN
C
DI
E

do

10
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
PRESENTACIÓN

El libro que aquí presentamos tiene su origen en el Congreso


«Trastornos Psicológicos en el Siglo XXI», promovido por las Fa-
cultades y Departamentos de Psicología de las Universidades Ca-
tólicas de la FIUC 1 (América y Europa). El objetivo del congreso
era proporcionar un espacio de encuentro e intercambio de ideas
entre profesionales de la psicología de diversos orígenes, escuelas y
culturas, con el fin de reflexionar sobre nuevas realidades que están
apareciendo en el campo de los trastornos psicológicos.
A lo largo de este congreso se analizaron aspectos relacionados
con los límites entre lo sano y lo insano, la violencia como una de
las principales fuentes de sufrimiento del ser humano, las nuevas
formas de adicciones, las diferentes formas de sufrimiento que se
producen en distintos momentos del ciclo vital y los diferentes mo-
delos de intervención y psicoterapia.
En el primer capítulo, el profesor Xavier Renders, realiza un
análisis de lo que denomina «una cultura mundial de lo deshu-
mano». Considera que el mundo está perdiendo humanidad porque
privilegia el producto, el resultado y la forma exterior en detri-
mento del proceso de relación íntima y subjetiva del hombre con
1 La FIUC es una federación que reúne a más de 200 Universidades de todo el
mundo con el objetivo de crear redes de colaboración científica y académica. Posee un
Centro Coordinador de la Investigación consagrado a la promoción de la investigación
inter-universitaria a través de la cooperación internacional. Tiene presencia en las si-
guientes organizaciones:
– Organización de las Naciones Unidas (ONU), en Nueva York.
– Comisión Económica y Social (ECOSOC), en Viena.
– Comisión Derechos del Hombre, en Ginebra.
D I G IT A L
ÓN
– Organización de las Naciones Unidas para la Educación,
cación
ca
ación
ción n, la
iióón, la Ciencia
Cie
Ci
iencia
i y la Cultura
(UNESCO), en París.
C I
– Consejo de Europa, Estrasburgo.
DI
E

do

11
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

respecto a sus acciones y a las de los demás. Nos plantea que tres son
las principales convulsiones del siglo XXI: el trabajo, en el que solo
cuenta el resultado y en el que las riquezas del ser humano carecen
de importancia; el tiempo, en el que todos los instantes cuentan, en
el que se exige la información a tiempo real; y finalmente, el saber
mercantilizado y cosificado, en el que lo importante es lo más útil
desde un punto de vista económico. Estos peligros conllevan nuevas
formas de sufrimiento psíquico: los miedos y sumisiones al trabajo,
llevan a los hombres a tolerar situaciones de injusticia, amenaza y
mentiras, renunciando a su conciencia crítica, lo que favorece que
se fracturen en su interior, llevándoles a estados límite que pueden
provocar la aparición inesperada de violencia; el sufrimiento social,
que hace que los jóvenes afectados por la inseguridad, la pérdida
de empleo, etc., busquen su identidad perdida en las conductas so-
ciales de riesgo; y por último, el que los cuerpos queden reducidos a
imágenes, aumenta la dificultad de construir el verdadero self, esto
hace que el hombre busque una respuesta externa a lo que se le pide,
siendo esa respuesta una incesante preocupación por el cuerpo.
El profesor Luis López-Yarto, sostiene que gran parte de las
conductas patológicas actuales son una forma de defensa ante una
sensación de abandono materno. Considera que los principales pro-
blemas que imperan en el mundo actual son tres: en primer lugar, el
ser humano vive a la búsqueda de una madre acogedora y un poco
asfixiante, de la que en un momento determinado se pueda escapar;
en segundo lugar, carecemos de una figura coherente de padre, fir-
me, motivadora, contra la que nos podamos rebelar; y por último,
presenciamos impasibles la quiebra de una auténtica fraternidad.
Concluye con la necesidad de recuperar el grupo, un grupo humano
en el que sea posible dialogar, encontrar una ubicación satisfactoria,
y mantener una identidad personal sin diluirse.
Los profesores Tomas Burris y John Rempel analizan la violen-
cia como fuente de sufrimiento humano y nos presentan el estudio
«Esperando con ansia los rumores de la muerte». Consideran que
el odio es un móvil relacionado con el objetivo de minar o ddestruir es
el bienestar del otro, siendo el acto de dañarr al al ootro InGm
ot roDuun medio
me AioLqque
ITeddi
dio
conduce a otro fin, como puede ser restaurar ar Ó
uraar el N
el oorden o la jjusticia
or stticiaa
C
ntoo Io lla rreparación)
(como ocurre en el caso del resarcimiento
ien
nto
D para
ración
ración)
aació
ac
ciióón
n
n)) o un n ffin
in
E

do

12
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
PRESENTACIÓN

en sí mismo (como en el nihilismo). Las emociones negativas des-


encadenan el móvil del odio cuando se percibe que son causadas por
el otro, lo cual conduce a la devaluación del otro o, lo que es lo mis-
mo, a considerar que es merecedor de dichas emociones negativas. Se
considera que la devaluación es más probable cuando se percibe que
una conducta reprobable es un producto, no de factores situaciona-
les, sino del carácter del otro.
En relación con las nuevas formas de ser adicto a la sociedad
actual, nos encontramos con tres capítulos. En el primero de ellos,
el profesor Luis Raúl Sanchez-Peraza, se pregunta si la estructura
que subyace a las nuevas conductas adictivas actuales es diferente o
sigue las mismas pautas desde mediados del siglo XX. Desde la expe-
riencia clínica con grupos de personas que completaron un progra-
ma de desintoxicación, identifica tres características en el patrón de
consumo: la supresión de la actividad emocional como un intento
por controlar sus estados de ánimo, la presencia de distorsiones de
la imagen corporal y la identificación con objetos de consumo como
una extensión de la imagen corporal; y la creación de mitos como
apoyo cognoscitivo para justificar el consumo de sustancias. Con-
cluye que la adicción aparece como una conducta que se organiza a
partir de la negación u oposición al dolor que supone estar vivos.
En un segundo capítulo, la profesora Elizabeth A. Maynard
señala que otro de grandes problemas de nuestro siglo es la por-
nografía a través de Internet (ciberpornografía). El consumo de
pornografía a través de Internet, tanto entre individuos religiosos
como no religiosos, es frecuente y puede incidir negativamente en
el funcionamiento individual y familiar. Aunque para muchos in-
dividuos, el consumo de pornografía por Internet y otras vías, no
tiene consecuencias emocionales ni relacionales, para algunos ado-
lescentes y adultos, es una práctica problemática, ya que conlleva
consecuencias muy negativas.
Por último, la profesora Elena Gismero, también en relación con
el tema de las nuevas adicciones, profundiza en la obsesión por la
imagen corporal como una de las principales lacras de la so sociedad
ie
occidental. Señala que aunque la mayoría de las personas
ass pper D
ersona
er on
ona aIsGno
n I
o T A aajLja
encajan
e ncaj
nc
n
nca aja
en los cánones de apariencia física, estos cáno nÓ
cánones
ánonon
oneessN
ones
nes se
s han convertido tido
C
I u la
en uno de los principales criterios porr los
loss qque
D las ppersonas
ersonas
erso
rrsonas
rs
rsona
sson
oon
naas evalúan
as eval lúaan
E

do

13
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

a los demás y a sí mismas, lo que favorece la aparición de trastornos


psicológicos. Existe la creencia de que transformar el cuerpo cam-
biará mágicamente las relaciones y conducirá a un camino de éxito,
bienestar, satisfacción y felicidad, lo que hace que España sea una de
las sociedades que más demandan intervenciones de cirugía estética
en el mundo.
La conexión entre algunas formas de sufrimiento y determi-
nados momentos del ciclo vital es explorada en dos capítulos. El
profesor Ricardo A. Manchón, basándose un una serie de estudios
realizados en los últimos 20 años, examina la existencia de anoma-
lías prenatales en el neurodesarrollo como una de las bases para la
aparición de diferentes trastornos psiquiátricos graves (esquizofre-
nia, trastorno esquizotípico de la personalidad y algunos trastornos
afectivos graves). Los estudios concluyen que el segundo trimestre
de vida del feto es un periodo crítico. También demuestran la exis-
tencia de vínculos entre diferentes teratógenos y la aparición poste-
rior de trastornos en la etapa adulta. Finalmente se postula que el
momento de aparición del teratógeno es más importante que el tipo
de teratógeno.
Finalmente el profesor Antonio M. Fonseca analiza «la transi-
ción a la jubilación» en un grupo de jubilados portugueses y el proceso
de «transición-adaptación» posterior, con el objetivo de determinar
los diferentes factores de riesgo y de protección que intervienen en
la adaptación final a este acontecimiento del ciclo vital. Concluye
que los primeros años tras la jubilación son un momento en el que
los individuos son capaces de enfrentarse a las circunstancias del
día sin que esto suponga un efecto negativo en su adaptación. Sin
embargo, esto no sucede algunos años después de la jubilación, lo
que sugiere que existen una serie de factores que no están necesaria-
mente ligados a la transición de la vida profesional a la de jubilado
sino conectados con el curso normal del envejecimiento. Por tanto,
muchos de los aspectos, que ponen en peligro la adaptación a la ju-
bilación no están específicamente ligados a la transición del mundo
laboral a la jubilación por sí misma o a la condición
ccondi
con ónIG
D
ddición
ión de jTuA
ju bbil
bi lLaadd
de Ijubilado,
iilla
sino que se producen, fundamentalmente, te,
e, por
po Ó
pIoor N
aspectos
a
aspp conectados addos
con el proceso de envejecimiento. I C
D
E

do

14
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
PRESENTACIÓN

A pesar de que la investigación en temas relacionados con los


trastornos psicológicos tiene amplias posibilidades, no resulta fácil
dar respuesta a todos los interrogantes que surgen en torno a los
nuevos trastornos que emergen en un mundo en el que los cambios se
suceden a velocidades vertiginosas y en el que predomina la cultura
del cultivo personal y de la autorrealización. Sin embargo, creo que
las páginas que siguen facilitaran la reflexión y suscitarán interro-
gantes que nos servirán de base para futuros encuentros.
M.ª ANGUSTIAS ROLDÁN FRANCO

D I G IT A L
I ÓN
C
DI
E

do

15
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
D I G IT A L
I ÓN
C
DI
E

do
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
CAPÍTULO 1

LAS CONVULSIONES PSICOLÓGICAS


DEL SIGLO XXI
Xavier Renders
Universidad Católica de Lovaina, Bélgica.

1. UNA CULTURA MUNDIAL DE LO DESHUMANO

Estos primeros años del siglo XXI son testigos del desvanecimiento
del rostro del hombre. La filósofa política Hannah Arendt (1958) ya lo
escribía a finales de los años 50 en su libro La Condición Humana: «en
adelante, la humanidad ya no va».

1.1. ¿Qué es una vida auténticamente humana?

Para abordar las convulsiones psíquicas del siglo XXI, resulta esencial
apoyarse en un conjunto de elementos que configuran la especificidad
de una vida auténticamente humana.
Una dimensión central fundamenta la vida del hombre: la de su
identidad, y añado incluso, la de su identidad pensada, dicha, enunciada,
narrada. De su identidad en el lenguaje. De su identidad ligada al verbo.
De su identidad proferida, llevada hacia delante.
La identidad del hombre se compone de mismidad y alteridad. Todo
ser humano es a la vez semejante y diferente del otro, corriente y excep-
cional. Para decirlo con otras palabras, la identidad humana está forma-
da, por una parte, por todo lo que atañe a las diferencias radicales entre
humanos (cultura, idioma, religión, género, etc.) y, por otra parte, por su
fraternidad innata en el seno de una misma especie (una especie peecie
p que
cie qu
q ue nnoo es
ni animal, ni cosa, ni máquina, ni suma de órganos oss o de Dto I
d actos,
act
actos
tos G T
os, etc.).
eetc A
tc ) L
I
Para vivir como ser humano, el hombree debe deb beIeÓ
ebe pll
p N
plasmar pallabras
con palabras
C
Isstenci
y a través del entramado completo de su ex
xist
xi
xis
D
u existencia
exi t quién
uié
ién
én ees
én
quién es:
s: lloo quue le
que
E

do

17
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

convierte en un ser único, singular y le transforma en un sujeto solida-


rio, indisociable de todos sus hermanos. Indisociables, indivisibles como
pueden serlo un gran sabio de universidad o el mayor de los discapaci-
tados psíquicos, un rico industrial norteamericano o un miserable niño
soldado de África. Ser humano consiste en decir: «Aquí estoy, aquí esta-
mos», ni más, ni menos, humilde(s) y grande(s).
La identidad adquiere entonces una dimensión humana central.
Pero es obvio que se pueden añadir otras dimensiones o concretar esta
dimensión. Voy a mencionar tres dimensiones:
1. La dimensión de integridad: la vida humana no sólo implica
el respeto del ser, sino también de sus bienes, sus recursos y su
entorno natural. La vida humana se extiende hasta la esfera que
la alimenta.
2. La dimensión de crecimiento: la vida humana se inscribe en un
proceso de desarrollo, de despliegue, de formación y de educa-
ción. Es movimiento, paso hacia delante.
3. La dimensión de filiación o de generación: la vida humana pro-
viene de las vidas que la preceden; y otras vidas le seguirán. La
vida humana se enmarca en la temporalidad.

Para retomar y subrayar desde la perspectiva de la ética este conjunto


de elementos que definen lo humano, me gustaría mencionar uno de los
libros más bellos que he leído en toda mi vida: Los diez mandamientos
hoy, de André Chouraqui (2000), único traductor a la vez de la Biblia, el
Nuevo Testamento y el Corán. Chouraqui pone en paralelo esos man-
damientos en los libros de las tres religiones monoteístas. Y es más: para
él estos mandamientos están dirigidos a la humanidad entera porque
contienen el sustrato de la condición humana. Configuran el código ge-
neral de una ética universal, condición suprema de la supervivencia del
hombre. Los diez mandamientos convergen con las seis propuestas de
compromiso, todas de rabiosa actualidad, promulgadas en el 2000 por la
ONU en la Declaración por una Cultura de la Paz:
1. Respeto de la vida sin discriminaciones ni prejuicios.
2. Rechazo de toda forma de violencia física, sexual y psicológica,
en particular, hacia los más débiles como pueden ser los niños.
3. Liberación de la generosidad en el reparto a fin de de reducir
reducir
re
reddu
ucir
u ir la
injusticia. D I G I T A L
4. Escucha para promover la comprensión sión
ión lN
nIyÓla defensa
d de la liber-
liberr
tad de pensamiento y cultura.
DIC
E

do

18
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
LAS CONVULSIONES PSICOLÓGICAS DEL SIGLO XXI

5. Conservación del planeta y de sus recursos para que las genera-


ciones futuras puedan seguir poblándolo.
6. Reinvención de la solidaridad, la participación de todos y la de-
mocracia.

Como añade Chouraqui, los judíos, los cristianos y los musulmanes


deben considerarse particularmente responsables de este llamamiento,
que está contemplado por completo en este decálogo.

1.2. ¿Es superfluo el hombre actual?

Seamos sinceros: hoy en día la propuesta de humanidad está grave-


mente en peligro e incluso desacreditada. ¿Se habrá convertido el hom-
bre en superfluo? Como señala el periodista y ensayista Jean-Claude
Guillebaud, tres hermanas revolucionan la vida, pues desestabilizan a
nivel mundial la identidad del hombre: la economía, la informática y la
genética (Guillebaud, 2001). La búsqueda del rendimiento financiero
máximo e inmediato, la utilización de herramientas tecnológicas que
ambicionan el dominio completo de los procesos y la cosificación pro-
gresiva de lo vivo, vegetal, animal o humano, tienen como consecuencia
que el hombre pierda poco a poco los rasgos de su rostro. Entramos
en un mundo sin límites, en el que todo parece posible, en el que la
humanidad queda reducida al estado de masa o de mercado. Se trata
claramente del totalitarismo, pero de un totalitarismo con una nueva
cara ya que, por una parte, se extiende a todos los continentes y, por otra,
podríamos decir que es anónimo. El dominador no es visible. De hecho,
¿podemos decir que realmente existe? ¿La lógica que describimos no se
engendra a sí misma? ¿No se embala sin control?
Me gustaría ilustrar esta revolución del siglo XXI mediante tres con-
vulsiones que nos afectan en nuestro día a día.

1.2.1. Convulsión en la relación con el trabajo

Cada vez más, el trabajo está desligado del trabajador, los pues-
tos de trabajo se trasladan y recolocan sin parar, el trabajador es
intercambiable, sólo cuenta o se valora el resultado dell tr trabajo.
trab a baajjooo. La
L
conexión del hombre con la obra, la creatividad D
ad singular
dad singul
si
sin gul
gu l I
ar
a G
r que
q I
u
ueT
e A
puede
pu
p L
ued
u e d
ofrecer, la innovación que puede aportarr y Iel eÓ N
l vínculo
ví sociall que que
asIC
el trabajo fomenta, son riquezas humanas
maana
anaas
D
que enn laa actividad
acti
aactiv
act
acctti
tiivviddad es-
da ess-
E

do

19
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

tan desprestigiadas, e incluso son objeto de denegación, de olvido,


como si careciesen de importancia.
Desde ahora en adelante, lo que le da valor al trabajo es su organiza-
ción, gestión y facturación.

1.2.2. Convulsión en la relación con el tiempo

Todos los instantes cuentan: para hacer, para desplazarse, para trans-
mitir y comunicar. Se exige que la información llegue en tiempo real, en
el mismo instante (o casi) en el que ocurre el suceso, para así no perder
el control del suceso. En el fondo, el suceso termina confundiéndose con
su reporting. El suceso ya no puede realmente desarrollarse, desplegarse
en el tiempo. Cada vez se deja menos margen para que sea vivido, sen-
tido, pensado y narrado.
En una de sus novelas, Marguerite Yourcenar tenía una bonita fra-
se sobre la temporalidad y la durabilidad, escribió: «Hay que dejarle al
tiempo su calidad de escultor». ¡Y es tan cierto!, en particular en nues-
tros entornos educativos.

1.2.3. Convulsión en la relación con el saber

Desde ahora, esta convulsión afecta a nuestros entornos científicos


y universitarios y parece dispuesta a poner en crisis su ideal humanista.
Numerosos compañeros de profesión denuncian hoy la reificación del
saber y del conocimiento, y su nueva faceta mercantil. Como en el caso
del trabajo, desligado de la persona del investigador o del docente, el
saber se torna objeto operativo.
Cuanto más útil es desde el punto de vista económico, más se
vende. El saber validado, dispuesto a pasar de mano en mano, bien
gestionado, funcional, no sustituye la verdad buscada, la verdad
enunciada, compartida y debatida ni la obra humana de investiga-
ción y enseñanza. Construir conocimientos y proponerlos a los jó-
venes es una tarea que implica inicialmente un maestro que piensa,
habla y escucha.
La figura del maestro, escribe Jean-Pierre Lebrun (1997), )),, «tiende
«tt e a
I G I T A L
Nb Dse difumina
borrarse para ceder su lugar a agentes anónimos oss de
mos de difusión
difu
f u
usión
uss
sii
ión
ón
n de
d e cono-
c
coo
onn

cimientos». Lo dicho llevado por el rostro dell Ihombre
hom
hooom
mbre
m naa enn
provecho de la cosa dicha. IC D
E

do

20
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
LAS CONVULSIONES PSICOLÓGICAS DEL SIGLO XXI

2. LAS NUEVAS FORMAS DE SUFRIMIENTO PSÍQUICO

Los nuevos peligros del mundo que acabamos de evocar engendran


nuevas formas de sufrimiento en todos los entornos y llegan poco a
poco a todas las partes del mundo. Estos nuevos sufrimientos, con toda
lógica, expresan en su globalidad la pérdida de la identidad humana y
la reducción de la experiencia humana analizada en la primera parte de
esta presentación.
Estos nuevos sufrimientos van entonces a situarse en la esfera de
la construcción de lo humano y de su relación con la realidad. Cons-
tituyen la clínica psicológica de la posmodernidad. Enfermedades de
la relación del hombre con la realidad. Enfermedades del hombre a la
vez alejado de sí mismo y parcialmente privado de intercambio con la
realidad que le rodea.

2.1. La salud mental según Winnicott

Cuando evoco a grandes rasgos estas convulsiones psíquicas actua-


les, las veo enseguida como la cara opuesta de lo que fundamenta la sa-
lud mental del hombre, tal y como la describía el psicoanalista británico
Donald Winnicott 2.
Para Winnicott, la salud mental no es un estado. Está en movimien-
to, se construye durante toda la vida. No es tampoco una ausencia de
síntomas ni de sufrimiento. Es lo que llama la creación jamás acabada
del verdadero self, del verdadero yo.
¿Qué es el verdadero self para Winnicott? El autor responde con tres
argumentos y podrán comprobar que estos tres puntos convergen hacia
las pérdidas y dramas del ser humano actual.
1. Primer punto: el verdadero self es el núcleo de continuidad de
nuestra existencia. El verdadero self garantiza que el hombre, a
través de todas las peripecias internas y externas de su existen-
cia, mantenga un hilo, un vínculo integrador, una línea de vida.
Podríamos expresarlo de la siguiente manera: «Yo cambio, todo
cambia y, sin embargo, me reconozco en esto. Es realmente mi
vida la que continúa».

N DI G IT A L
dIoÓ
Donald Woods Winnicott (1896-1971) nos haa legado
Cado
l ad
legado una
u obra extensa.
sa. Su
Su aná-
an
ná-
2

lisis sobre la salud mental se puede encontrar en nu


D
umer I
numerosos
umeero
umeero
osos textos.
te s.
E

do

21
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

2. Segundo punto: el verdadero self es el núcleo que me permite


sentir que mi vida viene de mí, que mi vida es fuerza y espon-
taneidad, autenticidad del gesto y del pensamiento, y que nadie
puede poner todo esto en tela de juicio. Algo emana de mí, in-
contestablemente, de forma inviolable. Y como a veces decimos:
«Esto nadie me lo quitará nunca».
3. Tercer y último punto: el verdadero self es el núcleo que me dice,
que me añade: «y merece la pena vivir la vida». Algo como la
alegría que podemos sentir a veces (no siempre) por la mañana,
en el amanecer de un nuevo día que nos ofrece propuestas inte-
resantes, que merece la pena vivir. Winnicott oponía este rasgo
a los sentimientos de aburrimiento o futilidad tan presentes en
el consumo repetido de objetos.

Pero el verdadero self, para constituirse, necesita un trabajo de


transformación mutua, de creación mutua del objeto humano y de
la realidad. El self se construye a partir de los intercambios creativos
con el mundo. La realidad externa se interioriza y transforma al ser
humano, mientras que el ser humano restituye al mundo esta realidad,
completada por lo que ha podido conferirle, por lo que viene de él.
Para Winnicott, esta creación mutua del hombre y del mundo se llama
cultura.
Como pueden percibir, para Winnicott la salud mental está subor-
dinada a la identidad, la creatividad, la alegría y, por encima de todo, a
la experiencia de intercambio siempre renovada entre el yo y lo que no
es el yo.

2.2. Las graves tendencias de la enfermedad humana en el siglo XXI

En este principio del siglo XXI, las tendencias están, por desgracia, en
el extremo opuesto casi punto por punto del concepto de salud mental
propuesto por Winnicott: un ser desmembrado, condenado en lo que
emana de él, utilizado y dominado por mecanismos externos sobre los
que no siente ningún control y empobrecido en su experiencia de inter-
cambio con la realidad.
Presentemos tres grupos de figuras concretas y nuevas vas de d
dell ssufri-
uff
u
miento «posmoderno»: 1. los miedos y sumisiones sion
ion
one
on ess alD
nes l tr aG
rIaba
ttrabajo,
traba b
baajIjoT,AlloLqque
ajo
da lugar a lo que se denomina clínicamentee est es aÓ
I
sta
addoosNlímites;
ado
d
estados l 2. lass cocon-
on
ductas sociales de riesgo y su séquito dee viol
vvi IC D
iooolencia
l
violencia, enn par
parti
p
part
pa
partic
aarrtti
tic lar
particular l eentre
nttr
E

do

22
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
LAS CONVULSIONES PSICOLÓGICAS DEL SIGLO XXI

los jóvenes; 3. y, por último, la extrema labilidad o inestabilidad de los


cuerpos, si quedan reducidos a imágenes.

2.2.1. Sufrimiento en el trabajo

Muchos hombres y mujeres son víctimas de precariedad, estrés y


acoso en el trabajo. Ya lo mencioné en la primera parte de mi presenta-
ción: en su entorno laboral, ven cómo se niega o desprecia su afectividad
y la vida en común. El miedo y la sumisión les llevan a tolerar situacio-
nes de injusticia, amenazas y mentiras. Claro está que muchos trabaja-
dores saben bien lo que ocurre pero hoy en día estas situaciones están
tan a la orden del día, parecen tan banales, incluso me atrevería a decir
que la tónica reinante les da un semblante de coherencia y racionalidad,
que los trabajadores dejan de lado toda protesta y se afanan en sus tareas
con más ardor.
Interiorizan la lógica de funcionamiento de la empresa, renuncian
por sí solos a su conciencia crítica, se fracturan en su interior, y es ahí
donde radica el núcleo del mal en el trabajo.
Un psiquiatra del trabajo, Christophe Dejours (1998), estima en su
excelente obra Sufrimiento en Francia (Souffrance en France), que el riesgo
psíquico que pesa sobre los trabajadores estriba más en la racionalidad del
sistema y en su trivialización que en los excesos del neoliberalismo como
tales. Vivir en la precariedad laboral, en una competición estresante y en
la ignorancia de los planes que nos gobiernan se considera algo normal,
común a todos. ¡Como si las cosas no pudiesen ser de otra forma!
Pero los comportamientos de consentimiento silencioso, de miedo
y de vergüenza se pagan en el plano psíquico. Les hablaba antes de
estados límite, esos estados que muestran una aparente normalidad y
adaptación, pero bajo los que se esconden las fracturas internas, las di-
visiones, los pensamientos o estados afectivos no vinculados entre sí que
amenazan la unidad psíquica. Estos estados pueden preparar la apa-
rición inesperada de violencia, de momentos explosivos en escenarios
distintos del entorno laboral como puede ser el hogar, y de suicidios.
¡Cuántos ejemplos nos vienen a la mente!

2.2.2. Sufrimiento social

Cercano al primer tipo de sufrimiento que aca acabamos


acab
ac aba
abam
bam
ba mos
mo dG
ossIde
mD e Iev Aar
Tvvooca
evocar
eevoca
oc aLr se
encuentra el sufrimiento social. Atañe en paparticular
artic
rticcuuIÓ
cula
ular
llar
ar N
a a hombres jóvenes,
jóvvenes,
en los suburbios de las grandes ciudades pero,
ess per
p IChhoy ppor
D
errooo, or ho
hoy
hoy,
oy,
y, se extiende
se extie end de
E

do

23
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

a otros ámbitos como el de los estudios. A nosotros, universitarios, nos


empieza a azotar de frente.
Afectados por la inseguridad, la pérdida de empleo, la segregación
espacial en los barrios discriminados, muchos hombres jóvenes intentan
encontrar algunos fragmentos de identidad perdida. Se crean nuevas
culturas de tipo tribal, con sus códigos, su jerarquía y un territorio por
defender, en las que se reta toda forma de autoridad.
En ellas se desarrollan lo que el sociólogo Lebreton (2002) denomi-
na «conductas de riesgo». Las conductas de riesgo son de lo más dispa-
res. Su rasgo común reside en la exposición del yo a una probabilidad
nada despreciable de herirse o morir, de perjudicar su futuro personal
o de poner en peligro su salud. Abuso de drogas o de alcohol, violen-
cia, duelos por honor, robos, tráfico a pequeña escala, automutilaciones,
conducción en sentido contrario en las autovías, etc.
Las conductas de riesgo pueden considerarse réplicas de las
pruebas impuestas a los jóvenes por lo social. Se elige el riesgo an-
tes de sufrirlo. Así, ante sus ojos y los de los demás, se mantie-
ne una forma de dominio, de identidad ilusoria ( Jamoulle, 2002).
Los riesgos que corren son cada vez más extremos e inhumanos. En el
fondo, lo inhumano se repite, reproducido por él o la que lo sufre.
Como les comentaba con anterioridad, este fenómeno llega ahora a
nuestros entornos (centros educativos y universitarios).
Voy a hablarles de una realidad surgida en mi propia universidad
desde hace poco tiempo y que es más antigua y común en ciertos centros
de otros países europeos: el binge drinking.
El objetivo del binge drinking consiste en emborracharse lo más
rápido posible, hasta perder el conocimiento. A menudo consiste en
consumir mezclas de alcohol y de otros productos, ya sean drogas o me-
dicamentos. Binge quiere decir bomba. El binge drinking busca un efecto
explosivo, de despegue del suelo, un salto fuera de la realidad.
Por desgracia, vivimos recientemente dos accidentes mortales de
estudiantes que se prestaban a este tipo de conductas de riesgo. Esos
accidentes eran literalmente saltos: bajo el efecto de un consumo des-
enfrenado, con pérdida del sentido de la realidad, estos jóvenes saltaron
desde lo alto de un muro y se estrellaron en el suelo.
Este tipo de dramas ilustran, de manera paroxística, esa saa pérdida
péérdi dd
diddaa de
identidad aquí buscada. Esos jóvenes llegaron hasta hasta
has uG
mIuer
ta laaDmuerte, IeT, A
eertte p L
pero
pe r el
ro
binge drinking se instala como una especiee de deIÓ
fr N
fragmento
ffra de cultura:
cuultu
uraa:
C
Itá
conlleva códigos, se presenta como un espectáculo.
esspe
speect
spec
ectá
ec
D
ttáculo
á Consiste
Con
onsiste
nsis
n
ns te en
siistte
sis n jugar
juggarr a
E

do

24
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
LAS CONVULSIONES PSICOLÓGICAS DEL SIGLO XXI

perder ante los demás, en negarse, olvidarse, ofrecerse en transmutación


ante la mirada de los demás.
De forma general, la embriaguez extrema, repetida, incluso aunque
no sea continua, da lugar a un deterioro mental, con trastornos de aten-
ción, memoria, lentitud cognitiva, etc.
¿Cómo podemos entender la aparición de estas expresiones en en-
tornos aparentemente más protegidos como puede serlo el de la educa-
ción?
Sería fácil considerarlos sólo como transgresiones de prohibiciones
propias de la adolescencia, como tantas otras que ya conocemos desde
siempre. Pero con esto nos enfrentamos a auténticos sufrimientos en los
jóvenes, seguramente frágiles en un principio, que intentan despegarse
de un universo social que les oprime, para tratar de existir de otro modo.
Y es cierto, la violenta competencia entre estudiantes invade poco a poco
nuestras universidades, por ejemplo, en los exámenes de selección para
ingresar en ciertas facultades.

2.2.3. Sufrimiento del cuerpo visto

Ya lo he citado durante mi presentación: el mundo está perdiendo


humanidad porque privilegia el producto, el resultado, la forma exterior,
en detrimento del proceso y de la relación íntima y subjetiva del hom-
bre con respecto de sus acciones y de los demás. Podemos decirlo con
otras palabras: la imagen se lleva la palma y, en particular, la imagen en
las pantallas que reduce la realidad a dos dimensiones. Yo diría que la
pantalla aumenta la pérdida de la relación del hombre con la realidad y
le despoja, de nuevo, de la experiencia directa.
Hoy en día, en las consultas de psicopatología, los trastornos del
«envoltorio corporal» son cada vez más frecuentes: somatizaciones, tras-
tornos alimenticios, agitación física o del lenguaje, hiperactividad, mo-
vilidad o saltitos incesantes.
En su obra La Loca Historia del Mundo (La Folle Histoire du monde),
Michel Bounan (2006) escribe que nuestra época se ofrece en imáge-
nes, se da en espectáculo, y se caracteriza por una especie de histeria
colectiva.
Podemos comprenderlo: como ya lo hemos mencionado, ante la di-
ficultad de ser yo, de construir ese núcleo íntimo de existencia ennci
ncia que
ciaa qu
q es el
uee es
verdadero self, el hombre actual busca una respuesta estaa externa
uest
es
est exter
ex ter I
Drna G I
na a lo
rna T A
lo que
que
qu Le se
oÓ N
le pide: cuidar la apariencia que refleja. Trata Ion
ata con
ata cco n todo
t d su empeño peñoo dede
corresponder a la imagen que cree que los d
de ICá esp
oss demás
dem
emá
em
más
m
D esperan
p ran dede él.
él La
él L id iden-
denn-
E

do

25
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

tidad sólo es válida en la mirada de los semejantes. Preocupación ince-


sante del cuerpo visto. Preocupación, podemos decir, a cuerpo perdido.
Y el cuerpo del hombre produce síntomas, reacciona ante la violencia
que se le impone, cada vez más en disonancia con el grito interno que
emana de sus entrañas y trata de dejarse oír.
Los expertos clínicos se encuentran ante cuerpos descontrolados y
doloridos y su misión será entonces la de lograr que aquel o aquella que
sufre una vida a lo largo y a lo ancho, pero que ha perdido su tercera
dimensión, la profundidad, sea capaz de volver a expresar su yo con
palabras.

3. EL PRINCIPIO DE ESPERANZA EN UN TERCERO

Promover convulsiones psicológicas en las aulas e intentar compren-


der los sufrimientos de una cultura mundial de lo deshumano son en
sí pasos muy importantes para dar de nuevo su lugar al hombre y a su
salud mental.
Una asamblea internacional de universidades católicas que propone
analizar estas cuestiones se enmarca en el corazón de una vocación. No-
sotros, universitarios cristianos, tenemos la responsabilidad muy espe-
cial de conseguir que nuestros entornos investigadores y educativos sean
lugares de amor de la vida humana, lugares de promoción de la dignidad
de todo hombre en el cual, como cristiano, puedo reconocer otro rostro,
el de Cristo, hijo de Dios.
André Chouraqui nos recordaba esta responsabilidad que nosotros
los cristianos tenemos muy particularmente al lado de los hijos del De-
cálogo, nuestros hermanos judíos y musulmanes.
Permítanme que les cuente una experiencia muy modesta que aca-
bamos de iniciar para favorecer la democratización del acceso a la en-
señanza superior y de la que he sido el promotor como vicerrector de
asuntos estudiantiles en mi universidad.
Varios estudios muestran que en mi país, en Bélgica, el peso de las
representaciones sociales es un obstáculo más importante que el dinero
para el acceso a la universidad de los jóvenes de entornos sociales des-
favorecidos. Un joven pertenece a una familia, a un entorno rn incluso
noo o in usso a
nccllu
una escuela o una región donde es impensablee q quuee ssee D
que pueda
pu
p I G
ueda
u
ueeda
eda I
d pr T A eLg
proseguir
p
pros
rrose
oseg
los estudios. Se tiene la imagen de que la univ
nivve
nive rÓ
eIrsi
versid
ver sidad
universidad N
d d es otro universo,
nivversoo,
otro planeta. IC D
E

do

26
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
LAS CONVULSIONES PSICOLÓGICAS DEL SIGLO XXI

Decidimos llevar a cabo una experiencia de acercamiento entre nues-


tra universidad y los jóvenes de un instituto de una región belga muy
desfavorecida económica, social y culturalmente. La tasa de desempleo
es tan elevada que los jóvenes de algunas familias nunca han visto tra-
bajar ni a sus padres ni a sus abuelos. Son pocos los jóvenes, inscritos en
institutos de formación profesional, que prosiguen sus estudios después
de la edad obligatoria de escolarización.
Acercamiento, familiarización, encuentro. Aprender a conocerse
mutuamente. Desde hace dos años, unos profesores de la universidad
me ayudan a organizar y poner en marcha una jornada en la que nos
desplazamos a estos institutos e impartimos clases de nivel equivalen-
te al de primer año de universidad para los alumnos de último curso:
derecho, matemáticas, lengua (francés a nivel universitario), filosofía
y psicología. Todos los alumnos están sobrecogidos: «¡Profesores de
universidad aquí! ¡Y comprendemos su idioma! No todo, es un poco
complicado. Estos profesores parecen estar apasionados por lo que sa-
ben. En el fondo, estudiar puede ser interesante…». Algunos meses más
tarde, los alumnos visitan nuestra ciudad universitaria. Descubrimiento
entonces de verdaderas clases, laboratorios y bibliotecas. Contactan con
nuestros estudiantes: «Se visten como nosotros. Hemos visitado sus re-
sidencias. ¡Y los platos no estaban limpios!».
Satisfacción de todos: de los alumnos del instituto y de sus profeso-
res y también de nuestros profesores y de nuestros estudiantes. Final del
primer año de experiencia, el verano pasado: el doble de alumnos que
la media general decide proseguir sus estudios. Este año la universidad
organiza para ellos un seguimiento metodológico y socio-pedagógico
para ofrecerles las mejores oportunidades de éxito. Encuentro humano.
Experiencia a muy pequeña escala.
En el fondo, nos presentamos, jóvenes de allí y «viejos» de nuestro
entorno como humanos que se expresan, que proclaman su identidad
y sus excepciones, en un marco en el que los profesores de universidad
y alumnos socialmente descalificados se reconocen como semejantes.
«Hablan como nosotros.»
Esos momentos atenúan la discriminación, conectan las culturas y
favorecen la formación de espacios de integración. A una escala mi-
núscula, todos actuamos, empezando por los jóvenes, para prevenir las
conductas de riesgo, con su séquito de violencia y de pérdida da de
de co
contac
on
nttaac
n ac
contacto
con la realidad. D I G I T A L
La esperanza de humanidad en un Tercero. o.IÓ
ceroo.
cero Di
D N
Digámoslo
i á de n nuevo:
uevvo:
C
n Issu
pensar y decir, fundamenta al ser humano noo en
Du dife nci
cia
diferenciaia y ssu
ia u semejan-
em
mejan n-
E

do

27
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

za con los demás. No obstante, el lenguaje hace de Tercero. Es incluso


el primer Tercero, permite que el ser humano salga de la masa o del
anonimato para elevarse. En el fondo, el lenguaje trasciende al hombre.
Lo precede, le preexiste. Me he humanizado al entrar en el lenguaje que
viene de antes y de más alto. La convulsión humana actual también po-
dría entenderse como el resultado de una mutación en la relación con el
lenguaje. Como el saber, el lenguaje puede rebajarse al estado de objeto
o de herramienta. Ya no se le reconoce su dimensión de anterioridad, de
dimensión exterior y trascendental. No se reconoce como un Tercero. Ya
no se desea ni espera. Es como un instrumento de uso y de proximidad
al alcance de la mano.
Cuando la dimensión tercera no está instaurada ni restaurada, la es-
pera de lo que viene de fuera está bloqueada. ¿Qué queda por desear?
¿Qué queda que pueda poner al ser humano en movimiento, animarle
en la búsqueda y construcción de su verdadero self? Entonces, el lugar
dado a un Tercero es, en cierta forma, un lugar vacío, un sitio abierto a
lo inédito, a lo inaudito 3. Un lugar que, literalmente, «deja mucho que
desear». Ahí es donde pueden ir y venir las palabras para decirse.
Nosotros cristianos vivimos del don de la fe. En nuestra fe que, como
las palabras y con ellas, está siempre yendo y viniendo, tenemos la nece-
sidad de este espacio vacío abierto a ese Tercero. La religión cristiana es
la de la tumba vacía, porque la tumba vacía deja desear el Verbo resuci-
tado, la Buena Nueva inédita e inaudita.
El lugar vacío, el sitio del Tercero garantiza la supervivencia del ser
humano y de su salud individual y colectiva. Día a día, hora tras hora,
pensemos en nuestra responsabilidad para abrirla a fin de salvar al hom-
bre. Como escribe el psiquiatra Jean-Pierre Lebrun (2005), la esfera del
poder, por ejemplo, es la existencia del lugar vacío, del lugar tercero que
garantiza la democracia. Y es que ningún individuo, grupo, monarca ni
partido único puede pegarse a él, cerrarlo o bloquearlo. El sitio vacío
del poder aparta la tentación totalitaria. Debe seguir siendo un lugar de
paso, habitado a título temporal.
Pero a escala mundial, en ese nivel en el que se inició nuestro diag-
nóstico de deshumanización, ¿cuál podría ser el sitio vacío?, ¿ese lugar
tercero?, ¿ese lugar en el que se puede esperar algo?, ¿ese lugar todavía

DI G IT A L
demasiado afectado por el «todo económico» y su séquito équ
qu
q to de
uit
ito de convul-
c nv
co
connvu
v

dIeÓ
N
Lo inédito es lo que todavía no se ha dicho, que
que
qu
C
ue pide
pi
pid
ide
de ser
se dicho.
dicho Lo inaudito
au
udito es
es loo
3

que no todavía no se ha oído, que pide ser oído.


D I
E

do

28
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
LAS CONVULSIONES PSICOLÓGICAS DEL SIGLO XXI

siones psicológicas? A mi juicio, tiene un nombre: África, cuna de la


humanidad.
Está precisamente ausente en esta reunión 4. Su lugar está vacío. To-
davía queda por escribir lo que podemos esperar de África para trascen-
der las mutaciones actuales.
En la alegría y la esperanza, todos juntos.

4. BIBLIOGRAFÍA

ARENDT, H. (2005). La Condición Humana, Barcelona: Paidós.


BOUNAN, M. (2006). La Folle Histoire du monde, París: Allia.
CHOURAQUI, A. (2000). Les dix commandements aujourd´hui, París: Robert
Laffont.
DEJOURS, C. (1998). Souffrance en France, París: Le Seuil.
GUILLEBAUD, J. (2001). Le principe d´humanité, París: Le Senil.
JAMOULLE, P. (2005). Des hommes sur le fil. La construction de l’identité masculine
en milieux précaires, París: La Découverte.
LEBRETON, D. (2002). Conduites à risques, París: Presses Universitaires de France.
LEBRUN, J. P. (1997). Un monde sans limite, Toulouse: Eres.
LEBRUN, J. P., y VOLCKRICK, E. (2005). Avons-nous encore besoin d’un Tiers, Tou-
louse: Eres.

N DI G IT A L

enIC
4 Nuestros colegas de las universidades católicas
as dee África
as Á
Áfri
Áffrica
f i no están
est presentes
pressenntes enn
este congreso de la FIUC. Personalmente, les espero
ro en
per
ero
D próximos
ppróxi s encuentros.
enc
ncuentro
ccuen
cu
ue
uen
u nttro
tro
ro
E

do

29
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
D I G IT A L
I ÓN
C
DI
E

do
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
CAPÍTULO 2

PATOLOGIZACIÓN
DE LA COTIDANEIDAD
Luis López-Yarto
Universidad Pontificia Comillas, Madrid

Me han encargado unas páginas acerca de «Patologización» de la


«cotidianidad», tema que demandaría en esta mesa, sin duda, la presen-
cia de un profundo conocedor de la sociedad en cuyo seno tiene lugar
la vida cotidiana. De una persona que hubiera vivido muy en contacto
con las exigencias que esa vida cotidiana hace pesar sobre el individuo
que la habita y en ella se desarrolla, trabaja, ama y muere. De alguien
familiarizado con las luchas de la psicología por comprender el dolor
que acompaña a los hombres y las mujeres de nuestros días en el trans-
currir menudo de sus relaciones consigo mismos y con sus compañeros
de viaje, y que fuera sensible a las frustraciones que les aquejan, a los
procesos mentales que les permiten afrontarlas y adaptarse a ellas, y, a
su manea peculiar, convivir con las circunstancias de su entorno.
Nada de eso encuentro en mi bagaje, y la tarea se me representa
inabarcable. Por eso al comenzar la preparación de esta exposición he
recordado con afecto la actitud del viejo profesor Edward G. Tolman,
cuando en el año 1948 emprendía la tarea de iluminar la conexión en-
tre la estrechez mental y algunos tipos de conducta anormales. Pedía
que no se tomaran demasiado en serio sus consideraciones. Haciendo
un juego de palabras con la palabra «ratas», decía «Los míos son sim-
plemente razonamientos (rat-tiocinations) que un psicólogo de ratas
(rat-psychologist) les ofrece gratis» (Tolman, 1948: 189-208). Déjenme
que juegue yo con la palabra «edad». Lo que sigue no son sino algu-
nas consideraciones, desde luego también gratuitas, sobre re las
la pepersonas
p errs
rso
soon
n
que comparten con nosotros esta edad del mundo, ndo
d ,h
do hechas
he cha
ch I G
Dass po
hecha por
p I T A L
aalguien
orr algu
alg
lggui
uie
u i
que la única credencial que puede presentar para
arr pa
par
arrÓ
aIra
ah N
hacerlo es su p propia
roopiaa
edad. IC
D
E

do

31
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

1. INTRODUCCIÓN

Para hablar de patologización es casi necesario adoptar una actitud


de profeta de catástrofes. Se nos figura ya asombrosamente antigua la
primera dis-topía (palabra que pretende parodiar torpemente el término
utopía) que hizo verdadera fortuna. Me refiero a la novela de Orwell
1984, escrita bajo la inercia de la Segunda Mundial y de los grandes
autoritarismos de la primera mitad del siglo XX (era 1948). Hace medio
siglo ya, y sin embargo siguen convocándose congresos para describir el
control patógeno que las circunstancias de nuestro tiempo ejercen sobre
la persona humana. Los profetas de catástrofes no han desaparecido,
sino que se han hecho más frecuentes. Quizá partimos de la vaga sensa-
ción de que «algo le pasa a nuestro mundo». Algo que merece atención
y que podría mejorar con un adecuado tratamiento. A lo largo de toda
la segunda mitad del siglo XX unas voces y otras hacen esfuerzos por
alcanzar un diagnóstico global.
Una característica de nuestro mundo que sorprendió hace tiempo
a la psicología fue la aceleración del cambio. Cuando en 1970 Alvin
y Heidy Toffler escribieron El Shock del Futuro, se sorprendían (y nos
sorprendían a todos) con su visión un tanto apocalíptica, y provoca-
ron en sus lectores una reacción admirada de auto-reconocimiento. La
aceleración de los cambios a que se estaba sometiendo al ser humano
parecía ser tan rápida, decían, que era de temer el momento en el que no
pudiera ya soportar tal presión transformadora. Su afirmación parecía
recordar a las de los que predecían trastornos graves para el cuerpo hu-
mano cuando aparecieron los primeros automóviles capaces de alcanzar
los cincuenta kilómetros a la hora. Pero junto a la aceleración de los
cambios, la pareja de futurólogos subrayaba rasgos emergentes de lo que
parecían ser prácticas alarmantes de nuestra vida cotidiana: no era una
de las menores la provisionalidad, aplicada no sólo a la materialidad de
los omnipresentes cubiertos de plástico, a las servilletas de papel, o a las
máquinas de fotos de un solo uso, sino también a realidades de índole
tan íntima como la amistad. Estamos en un mundo, decían, en que todo
se ha convertido en material de usar y tirar. El afecto también y la pareja,
la lealtad a la propia profesión y la amistad. Las condiciones de vida han
logrado que todas estas realidades de índole profundamente ente humana
ent h
hu
hum
huma
um
u ma
ma
hayan pasado a ser material de usar y tirar. D I G I T A L
N
Ahora han pasado treinta y cinco años,, y aquel IÓ
aaq
q
quel
qu
queell primer libroo de
uel
u de los
loos
ctosss,IC
Toffler parece ingenuo, en algunos aspectos,
ect
ec
ctos
D a más de uno.
uno
un o. Quizá
no.
n Q i tam- tam
m
E

do

32
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
PATOLOGIZACIÓN DE LA COTIDANEIDAD

bién a sus mismos autores, que han seguido escribiendo y evolucionando


en sus perspectivas. El shock del futuro no ha dejado de ser, también él
mismo, algo sumamente provisional. Resulta que los libros que preten-
den predecir el futuro son también material de usar y tirar.
En 1979 Lasch llamaba a nuestra época «la era del narcisismo». El
suyo era de nuevo un diagnóstico alarmante. Nuestros ejecutivos, de-
cía citando a Maccoby, tienen muy poca capacidad para la intimidad
personal y para el compromiso. Es casi seguro que tienen pocos sen-
timientos de lealtad hacia el lugar en que trabajan o hacia los amigos
que frecuentan (Lasch, 1979). Las consecuencias deducibles parecían
corroborar las de Kernberg, que hablando del narcisista lo describía
como «tremendamente corruptible y capaz de justificar con facilidad
la inmoralidad» (Kernberg, 1967: 661). ¿Estamos de veras en la era del
narcisismo? La discusión no ha cesado en los últimos veinticinco años,
y bajo unos prismas u otros, es tema que merece mayor constatación.
Lo que no se puede negar es que el calificativo narcisista supone un
esfuerzo por caracterizar nuestro tiempo como caldo de cultivo para la
patología. Un agudo observador como el periodista Tom Wolfe escribía
en 1976, casi a la vez que Lasch, su ensayo «The Me Decade», La Década
del Yo Mismo, que tanta fortuna hizo, y en el que mostraba su alarma
ante una generación obsesionada con la autorrealización personal, con
deseos desmesurados, cada vez más alejados de sus verdaderos logros, e
indudablemente centrada en sí misma. El apelativo hizo rápida fortuna,
y pronto se comenzó a hablar de la «Me Generation».
Una nueva calificación para nuestro tiempo ha tenido éxito a fines
del siglo XX. La escritora Sarah Dunant edita, junto con Roy Porter,
en 1996 el ensayo La era de la ansiedad (The Age of Anxiety), que ha
ayudado a dar título a estudios empíricos posteriores que citaremos
más adelante. Pero, ¿se puede llamar con justicia a nuestro tiempo la
era de la ansiedad, con más motivo que a épocas anteriores? ¿Se estará
cumpliendo en nuestros días la profecía que hacía Rollo May en 1977,
cuando anunciaba la llegada de una marea imparable de ansiedad que
se infiltraría insidiosamente en nuestras vidas de hombres tecnificados
y previsores?
La verdad es que los hombres y las mujeres que caminan por nues-
tras calles, en general con prisas, llevando en sus manos bolsas de usar
y tirar que contienen envases, a su vez provisionales, con utensilios
uten iliooss que
ensili qu
q
acaban de comprar y que pronto quedarán obsoletos bsol ettoss D
soleeto
so
sol I G I T A L
reemplazados por otros; hombres y mujeress que queeIÓ N y serán
gobiernan
ggob
goobiernan
ob
bi
seráán
será n pronto
su día
pron
pr
pro on
ía a día
díaa
Cí hacer
Irían
por medio de aparatos electrónicos quee deberían
d
debe
deb
eb
berí
b
ber
be
D h cer más
más
máás sencilla
s ncillla su
se su
E

do

33
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

vida y proporcionarles un cierto sentido de omnipotencia, sin embargo


son personas que van por el mundo heridos por males que marcan do-
lorosamente su vida cotidiana.
Este inmediato pasado nos deja a las puertas de hoy mismo. En for-
ma descriptiva vamos a acercarnos a las fuentes de nuestro mal. Podría-
mos dividir los males cotidianos de forma funcional, observando la for-
ma en que se han alterado las tres fuentes tradicionales de normalidad
y de equilibrio emocional en nuestro mundo. Las tres fuentes de donde
mana la sangre de nuestras más habituales heridas. Déjenme sintetizar
así nuestra situación formulando tres hipótesis: Vivimos a la búsqueda
de una madre, nos afanamos por encontrar un padre, y somos incapa-
ces de establecer buenas relaciones con nuestros hermanos. Son los tres
breves puntos que siguen.

2. UNA GENERACIÓN A LA BÚSQUEDA DE UNA MADRE

Con todos sus cuestionamientos metodológicos, no tenemos más


remedio que citar al comenzar este apartado el estudio con pretensiones
de longitudinal que llevó a cabo la joven psicóloga Jean Twenge, en
California, y que constituyó una llamada de alerta sobre la salud mental
de nuestro tiempo (Twenge, 2000). Twenge parte de una pregunta acu-
ciante: «¿Por qué la juventud de mi país, que es la más asertiva, la más
culta y la que confía más en si misma de las que haya habido nunca, es a
la vez la que se siente peor de las que hemos conocido?». Y se dispone a
probar su afirmación. En un ejercicio de meta-análisis interesante, ana-
liza 150 estudios cuyas muestras, sumadas, alcanzan la impresionante
cifra de 40.192 estudiantes universitarios y 12.056 niños en edad esco-
lar. Los estudios se llevaron a cabo entre 1952 y 1993, casi el medio siglo
que acabamos de terminar.
Las conclusiones son dramáticas. El estado de ansiedad (no las me-
ras reacciones de ansiedad dependientes de situaciones específicas), los
niveles de ansiedad en niños, adolescentes y jóvenes universitarios han
venido experimentando un aumento lineal de magnitud nada desde-
ñable entre 1952 y 1999. Y tras la publicación de las conclusiones del
estudio la tendencia no parece haber cambiado de signo. JJe Jean Twenge
an Tw
T ween ge se
ngge
dice asombrada por algunas de las variables que, e,, según
segú
se
eggú nD
ggún su I
su estG I T
estudio,
estu
ud
u A
diio
d L
pue-
io, pu
p
SÓ N
CI depósitos
den ser calificadas de culpables de este hecho.
eccho.
ho.o.. Su u búsqueda
b
bú se d dirigió,
iriggióó,
aIyyores
en un exhaustivo trabajo de archivo, a los
oss mayores
ma
m
may
D epóósitos
ssi
sitooss de
iito
itos de estadís-
estadís
E

do

34
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
PATOLOGIZACIÓN DE LA COTIDANEIDAD

ticas a los que pudo tener acceso: estadísticas de criminalidad, número


de divorcios, de la entrada de la mujer en el mundo laboral, y de otras
realidades sociales. Su conclusión apunta a un concepto de nuevo cuño
que nos puede hacer reflexionar sobre una cuasi patología de nuestra
edad: la desconexión social.
Merece la pena detenerse un poco en este concepto. ¿Estamos ver-
daderamente desconectados? Quizá fue aquel momento en que las gen-
tes del campo se arrancaban de sus raíces para buscar una vida mejor
en el ambiente urbano, cuando algunas de aquellas raíces comenzaron
a quedarse al aire y sin protección. Movimientos masivos de traslado a
la ciudad, donde todos los sueños iban a poder realizarse, terminaban
en una vida de pacotilla. «Little boxes, little boxes» 5, protestaban los can-
tautores de la época. Casas diminutas como pequeñas cajitas de madera,
universidades diminutas en sus horizontes que ahogaban a la vez aspi-
raciones y humanidad. Los procesos de urbanización y especialización
parecen haber acabado en una desconexión social profunda.
Aldous Huxley, y no deja de ser curiosa la constatación histórica, fue
un día invitado a tener una conferencia, arropado por su popularidad,
en un centro psicológico humanístico, entre cuyos objetivos estaba el
muy contracultural de encontrar una manera de vivir que rompiera los
estrechos límites de las exigencias que imponen las instituciones mo-
dernas. Se imponía recuperar la calidez y la espontaneidad, entrando en
contacto con la naturaleza, en contacto directo con otros seres humanos
vividos al desnudo, y también en contacto con la droga des-inhibidora y
capaz de transportar instantáneamente a un mundo alejado del sistema.
El centro se llamaba Esalen, y se inauguraba ese mismo día. Huxley
habló como sabía hacerlo, derramando a orillas de Pacífico cataratas de
crítico humor, narrando una vez más la historia de su «mundo feliz». Su
pensamiento y su palabra denunciaron una vez más a los cuatro vientos
la inminencia del advenimiento de un nuevo útero materno, éste ya de
características mecánicas, que lanzaba a la vida personas sin afecto, y
en perfecta y eficaz soledad. No he podido evitar poner delante de mis
ojos y los de ustedes la contradicción de Aldous Huxley hablando en

5 Little boxes on the hillside, little boxes made of ticky tacky, / little boxes on the hillside,
little boxes all the same. En 1962 se hizo popular la canción protesta de Malvina Reynolds,
que criticaba el modo de vida de los enormes barrios uniformados, de pequeñas viviendas
de madera, que rodeaban las grandes ciudades americanas. And the people
hhe peop
peoeopple
D I G IT A L
tthe
pllee in th houses
he hous
he hhou es all
oouussees
ous

ÓN
went to the university. Where they were put in boxes and they ca came
ame ut aalll th
mee oout the
h same. And there there’ss
doctors and there’s lawyers, and business executives. And they’re
hey
he
eyy’re
ey’re
C
re aal
all
ll m
ll I
made out off tickyy ta tacky
ackky / andd
they all look just the same.
DI
E

do

35
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

Esalen. Huxley señalaba con el dedo la realidad huérfana y mecanizada


que presentía. Esalen ponía sus ojos, ávidamente, en la utopía que no
dejaba de desear.
Que existe una mayor desconexión social en nuestro tiempo es un
hecho. La amistad ya no es sólo algo provisional, como decía Toffler,
sino que ha perdido inmediatez. Debe realizarse a una excesiva distan-
cia en la mayoría de los casos. Una cita con una amigo, que iba a tener
yo hace poco tiempo, fue pospuesta porque mi amigo debía llevar a su
hijo a jugar al fútbol con sus compañeros de juego (era un sábado). No
se trataba de un juego callejero para el que bastara salir a la calle y co-
menzar a dar patadas a un balón. El campo era reglamentario, y estaba
lo suficientemente lejos de su casa como para que fuera necesario usar
el coche para encontrarse con los demás compañeros del equipo. Una
vez acabado el partido no habría comentarios ni bromas sobre lo suce-
dido, me dijo. Cada uno volvería al coche de su padre para marchar de
nuevo a casa. Si los miembros del equipo deseaban verse otra vez, salvo
en el caso de que fueran compañeros de colegio, habrían de esperar
quizá una semana y depender de la buena voluntad de un conductor
de automóvil.
Cuando esos niños lleguen a casa en un día entre semana, es muy
probable que les espere un cierto vacío. La madre no habrá vuelto aún
de trabajar, y ellos deberán prepararse algo para merendar sin ayuda de
nadie. No sería raro que un divorcio reciente haya estructurado su fa-
milia en forma que haga el contacto todavía más difícil. O que el deseo
legítimo de llevar adelante una carrera, por supuesto muy competitiva,
haya ampliado el campo de intereses de la madre mucho más allá de los
límites de su casa.
Podemos conjeturar como habrá vivido en sus primeros, y todavía
cercanos años, este joven futbolista el dilema infantil entre los sanos
sentimientos iniciales de omnipotencia y los de impotencia. Solemos
decir que el niño suele sentirse omnipotente porque se ve envuelto en
un cariño siempre presente y siempre solícito a sus más mínimos deseos.
Y que se siente impotente porque carece aún de recursos para lidiar
con un mundo, que en casi todos los aspectos le es superior, que resul-
ta inabarcable y que le impone una fuerte dependencia. Si no está tan
garantizado el afecto cotidiano, su omnipotencia se puede trasladar a
otros terrenos más asequibles. Uno de ellos es el manejo jo de pep eqqueñ
qu
pequeñoseñ
ingenios electrónicos, que le dan una vaga sensaciónació
ción
ci
ció
ón deeD
nd ccoI G
oontr I T
nt oola
ntr
controlar A
lar
lar
la L
ar eell een-
ment
torno; un entorno que reacciona obedientemente en aanN
nteIeÓ
ante
t la mera pulp
pulsación
sación n
aInC dde oomnipotencia,
de un botón. Es una nueva, aunque fría, ía,
a,, ma
m
man
D
nera
manera mnipot
m
mn nipo
n
ni
nip
ip
poot ncia,
i q u
que
E

do

36
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
PATOLOGIZACIÓN DE LA COTIDANEIDAD

amenaza con encontrar su prolongación en la edad adulta, y que sitúa


a los individuos en un constante peligro de impotencia al menor fallo.
La compañía que proporciona la electrónica es una compañía sustituta y
artificial que apenas puede disimular el sentimiento de abandono.
Richard Sennett, en su lúcido estudio sobre la vida urbana (Sennett,
2001), se extiende en explicar el fenómeno de la aparición de lo que
llama la familia intensa. En lo que toca a la disminución de puntos de
contacto, también él nota que la desconexión existente tiene que ver
con los cambios que se han producido en la familia. El movimiento de
ascenso en riqueza material ha ido de la mano de un movimiento de
retraimiento social. Se da progresivamente una huída a las urbanizacio-
nes, y eso trae consigo una «nueva pauta de relaciones, encarnada por
una vida familiar más concentrada e intensa». Desde hace años se viene
hablando de que la nueva religión es el «familismo». Una peculiar forma
de «vida familiar intensa» aparece como defensa a la amenazante vida
urbana. Noten cuáles son las notas de una familia intensa:
1. Las interacciones que existen en la familia son consideradas
como un microcosmos de todas las clases de interacción que
existen en el mundo social en general (y eso supone un empo-
brecimiento, pues en el mundo social caben muchos más modos
de relación). No se espera encontrar nada fuera de la familia que
no se pueda encontrar dentro de ella.
2. La vida familiar intensa reduce a los integrantes a niveles de
igualdad. Los padres tratan de ser camaradas de los hijos. De
nuevo encontramos que la familia intensa es una familia sin
madre y también una familia sin padre. Es una familia de igua-
les que aspiran a ser amigos.

Estas dos convicciones, para Sennet, limitan la vida familiar y la vida


social. Ambas proporcionan nueva base para justificar y explicar a la vez
la realidad de la desconexión social.
Volviendo al estudio de Twenge, que hemos tomado como pretexto,
leemos que la desconexión hizo crecer el neuroticismo, y que el creci-
miento del neuroticismo aumentó a su vez la dificultad de conexión so-
cial. Hemos construido un mundo demasiado solitario del que es difícil
salir. Twenge se ha atrevido a señalar causas al hecho, y va enumerando
algunas de las constataciones que su estudio señala como moo más
mááss claras:
má claarra
cl r
índ
ndice
nd
tasas de divorcio en aumento, disminución del índicedice D
ce de nIG
nata
ata
t li
llid
natalidad Ad Lque
IiTddad
ad qu
q
priva de hermanos y compañeros de juego. Pero T
Tw
w
N observa,a, sobre
Ówenge
PerooITwenge soobree
C lo advirtamos,
eIn
ue apenas
todo, que se ha ido consolidando, sin que ape
ap
pen
D
nas dvir
irtamo
irtamos
rttam
rtam
rtaammoo , un mo-
m mo-
E

do

37
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

delo individualista de felicidad y de desarrollo personal que es nefasto


para el sentimiento de seguridad personal.
Desde las formulaciones de los primeros humanistas ha cobrado car-
ta de ciudadanía en el lenguaje cotidiano el ideal de la realización perso-
nal. La herida del abandono puede estar en el origen de esa búsqueda de
la propia realización y de la localización de la identidad en la intimidad
del propio yo. Pero perseguir sin más anclajes la realización del propio
yo como ideal de felicidad —con sus diferentes nombres que han pasado
al lenguaje corriente: autorrealización, plenitud personal, liberación in-
terior— es lanzarse a la búsqueda de algo difuso, que no se puede referir
a parámetros visibles, que impone una obligación huidiza, y pocas veces
alcanzable, de ser feliz. La vía real hacia la salvación, proclama más de
una psicología, parece estar en experimentar profundamente la vida, en
vivir experiencias intensas, vitales y totalizantes. Se puede decir que el
ideal de felicidad impuesto a las personas de nuestro tiempo, hecho de
avidez infinita y de cierto repliegue al jardín interior, nos sitúa casi siem-
pre al borde del fracaso. Si sólo es feliz el que ha logrado una vivencia
intima de plenitud, un estado personal de «haber llegado a ser todo lo
que puedo ser», nadie tiene datos fehacientes que le permitan decir con
verdad mínimamente comprobable «soy feliz». Y el que lo diga hoy está
en grave peligro de decir lo contrario mañana.
En este sentido sí podemos decir que nos hemos embarcado en
una cultura del narcisismo, y que no sabemos dar buena cura a nuestro
mal. Porque la forma de educar que imponemos a nuestros educado-
res, la forma que adoptan para dar testimonio los testigos de valores
de nuestro entorno, cultiva como ideal una búsqueda exageradamente
intrapsíquica de la felicidad. En mi opinión a la psicología le intere-
sa examinar con más atención si no estaremos aquejados del mismo
mal que queremos remediar los profesionales de la ayuda psicológica.
Beldoch escribía hace ya algunos años que «quizá las grandes descrip-
ciones de madurez y salud mental que han constituido para muchos un
ideal de funcionamiento personal, al menos desde los años setenta, se
han convertido en una caricatura. Quizá el ideal ha contraído también
él la enfermedad del narcisismo» (Beldoch, 1972: 136). Preguntado
en una ocasión William Schulz acerca de los objetivos de su terapia,
respondió: «es lograr ese sentimiento que nos viene de laa rrealización eeal
aliza
izzzacci
de todo nuestro potencial» (Schulz, 1960: 17). ).. Una
Un Do rI
rmmG
na formulación
ffor
fo
or mul
u
ull I
lac
a
acT
c iAónLque
ión q
todavía puede muy bien abonar la omnipotenciapoten
p oteen
oten
enc cÓ
nIcia
ncia N
ia d
ia de nuestras ssocial- ociall
mente desconectadas generaciones. IC D
E

do

38
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
PATOLOGIZACIÓN DE LA COTIDANEIDAD

Hoy día, en que la visita al psicólogo, la intervención psicológica en


muy diversos contextos, ha pasado a formar parte de nuestra cotidianei-
dad, hay que tener el valor de preguntarse, y hacerlo en los foros adecua-
dos, si no estamos proporcionando a las personas que acuden a buscar
ayuda, unos interlocutores que, desde puntos de arranque teóricamente
lúcidos, acaban imponiendo prácticas que caminan hacia objetivos poco
realistas y poco sanos.
Paradójicamente, nuestra cultura del cultivo personal y la autorrea-
lización, ha provocado con frecuencia un alarmante descompromiso
social con instancias que están más allá de nuestra propia piel. La pro-
clamación gozosa de que cada uno es responsable de su propio bienestar,
libera sospechosamente del compromiso de implicarse en el bienestar de
los demás. Y de nuevo vemos aumentar la desconexión social a un nivel
más universal.
Por otra parte nuestra generación, en su búsqueda de un calor
maternal que atienda a sus necesidades ilimitadas, ha descubierto el
cuerpo como fuente de demandas cada vez más claras. En una cul-
tura en la que se tienden a borrar las diferencias entre lo consciente
y lo inconsciente, entre juego y trabajo, entre fantasía y realidad, se
debilitan también las fronteras entre cuerpo y psique de manera casi
total. Asistimos, a un momento de extraordinario protagonismo de
lo corporal.
No es nuestro propósito ocuparnos aquí del auge de las formas
de atención psicológica llamadas corporales, sino del surgimiento de
una actitud de cultivo de lo corporal que lleva consigo el aroma de
la patologización de lo cotidiano. Es interesante volver la atención
aquí, como fenómenos en conexión con el ideal de felicidad y con la
exaltación de lo corporal, la exageración de la atención al cuerpo de
los que gozan, y probablemente sufren, esa preocupación que se ha
dado en llamar vigorexia. Los que atienden de forma tan desmedida
al perfil muscular, siempre sometidos a la tiranía del aspecto atlético.
O la otra preocupación paralela. La de aquellos que cuidan obsesi-
vamente la ingesta de alimentos sanos, no adulterados. Los fieles de
la orthorexia, que han dado origen a subculturas bien aprovechadas
por el comercio y la industria. Vemos a nuestro alrededor a nuestros
contemporáneos en una actitud de perpetua preparación para algo.
Del que abrillanta el instrumento que un día le será necesario sar
ario
ioo ppara
paaarra su
par
presentación en sociedad, pero que no acaba dee aba ndooI
aabandonar
abban
ba D
ndoon G
nar
n ar I
e
elT
l A gLaz
regazo
regegaz
a
materno, y por tanto no acaba de probar sii el iÓ
inst
ins
n tN
el Iinstrumento
nsstrumento
tru
tr es yay útil
útil
para algo. Situación en la que todo id ideal
deal
deal C
all Ies todavía
e tod posible,
v a posib
posi
p
pooossibl
b , antes
D
E

do

39
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

de entrar por fin en la batalla que supone el momento del estableci-


miento de límites y el choque con la realidad. Cuerpos siempre en
preparación, con acceso muy temprano a un sexo también prepara-
torio, en una situación placentera que no invita al crecimiento. Hijos
que permanecen en el hogar más de la cuenta, sin realizar del todo
una separación que ni parece necesaria, ni produciría al sujeto renta
alguna apreciable (Barraca, 2000).
En un mundo de presencia maternal ansiosamente anhelada
amenaza seriamente una sensación desolada de abandono. Muchas
conductas patológicas no son sino formas de defenderse provisional-
mente de ella. Y basta con estos ejemplos por ahora.

3. UNA GENERACIÓN SIN PADRE

Cuarenta años después podemos tomar prestado el título a


Alexander Mitscherlich (1963) para designar un segundo aspecto
de nuestra realidad que introduce patología en la cotidianeidad de
nuestras vidas. Nuestra sociedad no está sana, parecía decir el autor
alemán, porque carece de ese elemento impulsor de iniciativas, pro-
vocador de independencia y alteridad, que es a la vez alguien que ha
sabido despertar la rabia de nuestra afirmación personal, y la pelea
de nuestros ideales con la realidad. Alguien que desde la lejanía de
su autoridad ha tenido credibilidad suficiente como para provocar en
nosotros la interiorización de un mundo de valores al que nos hemos
podido adherir, y de constelaciones de actitudes de gran calado que
han orientado cognitiva y afectivamente nuestra conducta de adul-
tos.
Es cierto que en la segunda mitad del siglo XX hemos asistido a
la crisis de los viejos autoritarismos. Cuando Adorno y su equipo, en
los últimos años 40, elaboraban el estudio de California que culmi-
nó en la monumental «Personalidad Autoritaria» (Adorno, 1950), la
psicología y todas las ciencias humanas estaban reaccionando contra
una situación dramática de la que deseaban proteger a la civilización.
Habían vivido un exceso intolerable de guía paterna. Habían cono-
cido la asfixia de las dictaduras, y creían su deber poner er la psicología
psico
cooloog
al servicio formas democráticas «no directivas».
as»».
» No I G
Dlvvividem
oolvidemos
N olv videm
vide moosA
I
demo
d T laLiin-
s la
N
tencionalidad política de los que elaboran Escala
n Es
Esc
scIÓ
sccallla F en 1950 (la
cala
aala (la F de de
su título inicial de «fascismo»). IC D
E

do

40
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
PATOLOGIZACIÓN DE LA COTIDANEIDAD

Han pasado cincuenta años, y, con todas las excepciones que se


quiera, en nuestros países occidentales seguimos viviendo la culpa-
bilidad de los autoritarismos. Ya no estamos tan necesitados de las
advertencias de Adorno. El padre que nos guía no es en general un
líder autoritario; se ha convertido más bien en un líder dimisionario.
En su magistral, y muy reciente, estudio sobre las exigencias psi-
cológicas de la vida actual, Robert Kegan sintetiza así las cualida-
des que debe tener un entorno para facilitar el crecimiento de sus
miembros. «Las personas crecerán más, dice, donde experimenten
a diario una mezcla entre apoyo y desafío. Los entornos que con-
ceden demasiado peso al desafío, sin el apoyo social adecuado, son
tóxicos, promueven actitudes defensivas y de constricción. Y los que
conceden demasiado peso al apoyo sin promover desafíos estimulan-
tes, terminan siendo aburridos y poniendo sordina a la motivación».
Poco después concluye: «Nuestra cultura obtiene altas calificaciones
en la asignatura del desafío, pero, ¿cómo vamos en la parte del apoyo
social?» (…), «y los desafíos son dolorosos cuando no cuentan con
suficiente apoyo. Producen rabia, desesperanza, futilidad o disocia-
ción, que algunos adolescentes formulan así ¿pero que es lo qué se
quiere de mí?» (Kegan, 1998: 42).
Una sociedad sin padre es una sociedad sin suficiente soporte
para afrontar los desafíos de un mundo que avanza muy rápido en
complejidad, y que puede hacerse, poco a poco, inabarcable y ame-
nazador.
Por otra parte esa paternidad vacante está sometida a enorme
presión. El mismo Kegan, en una cita tomada del libro citado más
arriba, explica el resultado de sus encuestas a padres, cuando les pre-
gunta qué es lo que más necesitan sus hijos. Las listas, nos narra,
suelen decir, más o menos así:
«Necesitan Amor, Comprensión, Flexibilidad, Apertura, Cali-
dez, Humor, Mente abierta, Capacidad de escucha, Respeto por la
individualidad del niño, Que nos tomemos interés por lo que al
niño le interesa».
«Lo que falta en esas listas —opina Kegan— es la necesidad que
tiene un hijo de que sus padres actúen según sus convicciones, que
ejerzan cierto control, que se demuestren indignados cuando están
en su derecho, e incluso que se muestren moralmente meeen
men
D bG
ofendidos
nte offeend
fe
Ibras Adiinco-
IenTnnddid
diid
L
os si
os
es el caso (…) Poder, Autoridad y Control rol

N
oll sson palabras
on pala
pal
alab
al abras
r que inco nc
modan mucho, especialmente en contextos
on Ios
ntexxto
ntexxtos
xt
to s en los que el am amor
mor es
protagonista» (Kegan, 1998: 79). ). IC D
E

do

41
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

Quizá a ningún personaje de la tragicomedia actual compete tanto el


calificativo de «desbordado» 6 o de «saturado» 7 como al padre de nues-
tros días. Y apuntan síntomas de disfuncionalidad, en una sociedad en la
que nadie parece tener fuerza suficiente para hacer frente a la dura tarea
de encarnar la figura paterna con cierto garbo. Hay una relación proble-
mática con las normas (los límites, las odiosas prohibiciones, que ya no
son objeto de rebelión solamente en la adolescencia), y eso ha hecho que
muchas instancias sociales abdiquen de responsabilidades que parecían
ineludibles, depositando sobre los hombros del individuo normal una
dosis de responsabilidad personal, que apenas es capaz de soportar.
En 1986 Ulrich Beck escribía su dramática —y polémica— des-
cripción de la Sociedad del riesgo. En 1999 Markus Dorman retomaba el
tema con rotundidad: el siglo XX heredó en su día, de su predecesor, el
siglo XIX, la estimulante lucha por la igualdad, y la realista batalla por lo-
grar satisfacer necesidades perentorias en una sociedad de desigualdades
indignantes y de elementales carencias. Con un folleto de ideales en una
mano, y una honesta azada en la otra, los hijos de la primera mitad del
siglo XX se lanzaban cada día a la batalla de transformar el mundo. Pero,
cuando el siglo llegaba a su fin, todo ha experimentado una evolución
drástica. Lo que se puede compartir en nuestros días no son necesidades
elementales, sino miedos universales. Se han globalizado los riesgos, y
eso nos proporciona la tremenda sensación de vivir en un colectivo hu-
mano que tiene en común, más que nada, el temor.
El desarrollo de la investigación y la ciencia, pese a todas las quejas,
ha sido espectacular. El mundo se ha convertido en un lugar profun-
damente conocido por unos pocos, y progresivamente incomprensible
para los más. El ciudadano normal está huérfano. Carece de la forma-
ción científica suficiente, y lo sabe. Le dicen que la carrera del progreso
le puede conducir a la destrucción final, pero ni siquiera es capaz de
medir los riesgos de la modernización imparable que se le va impo-
niendo. No puede tampoco calibrar las terribles profecías sobre lo que
puede acarrear esa modernización, pregonadas a diario por los medios
de comunicación. No es capaz de explicar del todo las complejidades
de la biotecnología, de la astrofísica, o del tan traído y llevado cambio

6 Desborados es la traducción que se ha dado en su versión española al título del


libro de R. KEGAN que vamos a citar más de una vez, y que en iinglés glés
D I G IT A L
l s rrecib
lés recibe
ecib
be eell n
be no
nombre
om
m

ÓN
de In over our heads.
7 El Yo saturado es como se ha traducido al castellano
asstella
tella
C
lano
ano
an I
no eel título del libro
broo de KK.. JJ..
GERGEN, The saturated self, Dilemas of Identity in
nCConte
Conttem
DI
Contemporary
onttem
mporar
p Society.
ociety.
ety
tyy
ty.
E

do

42
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
PATOLOGIZACIÓN DE LA COTIDANEIDAD

climático. Intuimos los peligros, pero estamos mal dotados para aportar
soluciones. Así, al ciudadano normal no le queda sino vivir en común el
terrible miedo que siente aquel que se sabe castrado y no tiene a quién
acudir. Otros, lejanos y desconocidos, tendrán que acudir a los graves
problemas que parecen amenazar a nuestra vida cotidiana.
El hombre de fines del siglo XX y comienzos de XXI, no ha sido mal-
tratado por un padre tiránico, pero tampoco encuentra un guía en su
camino que le apoye y le sirva de modelo. Recurriendo a ella, casi paro-
diando, una terminología psicodinámica, podríamos decir que al debi-
litamiento de la norma superyoica, ha sucedido el imperio de un inal-
canzable ideal del Yo. Y el resultado es insufrible: estamos comenzando
a darnos cuenta de que no damos la talla.
Pero, ¿es que sabemos tan siquiera cuál es la talla que debemos dar?
Ni en el ámbito de la familia, ni en el de la sociedad más amplia, que-
da lleno el tremendo hueco de la figura paterna. Y ahí estás pobrecillo
hombre común, inerme ante la realidad, que diría Kafka. «Hombrecillo
común, no sabes nada». Estás solo ante la turba de los especialistas,
la sociedad de los agoreros, que prueban sus asertos con muy expresi-
vas imágenes de televisión y nos hacen alarmantemente presentes los
problemas, y muy poco presentes sus soluciones. Otros sabrán si los
progresos de la biotecnología conducen a la solución de problemas o a
la destrucción de la raza humana. Otros son, sin duda, los que saben si
el calentamiento del planeta es un fenómeno cíclico y transitorio, o si se
trata ya del principio del fin. Esos otros son los sabios, los bien informa-
dos, los especialistas que dedican su vida al estudio en valles remotos de
países privilegiados. Nosotros somos como niños expuestos a todos los
peligros, pero que todo lo ignoran.
El domingo 18 de febrero pasado, la portada del extraordinario do-
minical del periódico El Mundo estaba ocupada por una gran foto de
la Puerta de Alcalá de Madrid rodeada de dunas. El titular de mayor
tamaño decía: «Año 2050. Madrid es un desierto. Más de la mitad del
suelo fértil español está ya muerto». El alarmante reportaje ocupaba 17
de sus páginas interiores.
Cuando Kegan, desde su punto de vista irreprochablemente evolu-
tivista cognitivo, demanda, en el momento actual, el paso a un cuarto
orden de conciencia que haga frente a los grandes retos del mundo que
afrontamos, halla que este cuarto orden de conciencia apenas eexiste,
p nas exi xissttee,, een
las diversas poblaciones objeto de su estudio. «El El fe
El D
fenómeno
ffenóm
nóm
mIeG
eno
no
n oI deA
T
d Lst
estar
e ees
est
N
mentalmente “desbordado” se difunde máss y m
C IÓ
más»,
más
máás
á s»,
» confi
fi esa (Kegan,
(K g an,
1998: 191). I D
E

do

43
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

«La sociedad sin padre se encuentra desbordada. Nuestro mun-


do exige personas que no se limiten simplemente a ser sujetos que
experimentan el paso de la corriente psicológica por el centro de sus
vidas, sino que sean los verdaderos autores de esas vidas. En el tiem-
po presente, nuestro yo se ha visto reducido a una nueva manera de
soledad: ahora cada uno de nosotros es el autor, el constructor y el
crítico de su propia experiencia. Cada uno de nosotros es el respon-
sable regulador de las partes que lo componen. Ha quedado a pecho
descubierto ante una manera nueva de relacionarse con la realidad,
que le permite ser el que gobierna sus asuntos, en vez de dejar que
sean sus asuntos los que le gobiernan a él» (Kegan, 1998: 133).

El horizonte puede ser magnífico, pero esa es una agobiante tarea.

4. LA QUIEBRA DE LA FRATERNIDAD: CAOS


EN LAS RELACIONES CON LOS HERMANOS

Twenge (2000) subrayaba, en el estudio que nos sirvió de pretexto al


comienzo, el dato de que el ciudadano medio de los países occidentales
de reducida natalidad, no ha gozado, ni tampoco sufrido, a muchos her-
manos en el ámbito familiar. Pero para todos surgieron súbitamente los
iguales con la escolarización, y a todos introdujeron en un mundo en el
que la relación difícilmente puede ser llamada fraternal.
Fenómenos como la home schooling, la escuela en casa, que no es ya
práctica ajena, si bien muy minoritaria todavía en nuestro país, supone
un esfuerzo de algunos padres por paliar la entrada de sus hijos en un
ámbito de relaciones a su juicio excesivamente caótico. Más de un au-
tor ha señalado que, en nuestro mundo, se está haciendo más trabajoso
elaborar una identidad personal. Aquella etapa de exploración (Marcia,
1993), en la que una persona desarrollaba sus intereses a través de la
fantasía, comprobaba luego sus capacidades, y ponía por fin a prueba los
valores que realmente quería hacer suyos, antes de instalarse en un nicho
social que le perteneciese, se ha prologado de manera inusitada. Los
hijos prolongan su estancia en casa, como dijimos más arriba (Barraca,
2000), y no solamente por razones económicas. En realidad a muchos
les atenaza el miedo a entrar en una sociedad para la que nad adie
ad
nadieiee es
es ccapaz
a
ap
de prepararles del todo. Los hermanos no han de
desapare
d esap
sa are I G
Decciido
n desaparecido, I T
do, sino
d A
ssiino L
ino que
q
nos invaden hasta el infinito. Como formula ula K I
Kenn
Ken n N Gergen con

la Kenneth
nneth con un
co n
C
gIeen,
Gergge
Gerg
término que ha llegado a ser popular (Gergen,
Dn 1992),
19 2), elel Yo
Yo sse halla
h en
E

do

44
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
PATOLOGIZACIÓN DE LA COTIDANEIDAD

estado de saturación. Las tecnologías de alto nivel son culpables de una


sobrecarga que está llegando a un punto difícilmente soportable.
La enumeración de Gergen puede parecer a unos ingenua y a otros
alarmante, pero no deja de ser real. La popularización del transporte
aéreo suprimió en su día muchas barreras que la distancia imponía a las
relaciones. Pero son las innovaciones en la comunicación producida por
las nuevas tecnologías las que más preocupan a Gergen unos años des-
pués: ellas han sido la gran causa de la proliferación de las relaciones, y
de que se hayan suprimido las dos grandes barreras que les afectaban en
el pasado: la lentitud y el coste. Desaparecidas éstas la multiplicación de
relaciones origina un aumento notable de roles simultáneos que parece
necesario representar. Roles que se mantienen con inusitada perseve-
rancia, ya que el pasado prolonga su existencia con gran nitidez, por
medio de grabaciones de todo tipo, y los muchos «presentes» se simul-
tanean, aumentando la presión que ejercen sobre el yo. Es una realidad
el hecho de que los medios de comunicación han logrado convertir en
una parte visible del aquí y ahora inmediato a innumerables relaciones
que hasta ahora pertenecían a la lejanía espacial o temporal, y que, por
tanto deberían quedar relegadas sin esfuerzo a un olvido provisional y
relajado (Gergen, 1992: 81). Un espacio que debería ser sólo nuestro, es
invadido por el ruido ensordecedor de un tumulto de palabras no soli-
citadas. «Nuestra esfera privada ha dejado de ser el escenario donde se
desenvuelve el drama del sujeto que se pelea con sus objetos (…); ya no
existimos como dramaturgos ni como actores, sino como terminales de
redes de computadoras múltiples», dice el autor citando a Baudrillard.
Es cierto que el Yo se halla en estado de saturación. Estamos solos,
pero no logramos un espacio de calma para encontrarnos con nosotros
mismos.
Imaginen, si eso les hace sonreír, la confusión de escenarios, tiem-
pos y roles que se da en una visita a unos amigos, que nos obligan a
presenciar, en el salón de su casa, y en forma de video doméstico, la
boda de una hija, que tuvo lugar hace semanas y con el que se empeñan
en traer el pasado al presente. Desearían esclavizar nuestra atención,
pero la proyección es interrumpida varias veces por llamadas al móvil.
Son varios presentes que irrumpen haciendo planes de futuro. Y, por
fin, una sorpresa. Aparece sin avisar la misma hija de la boda, que desea
saludar a sus padres desde la pantalla del ordenador. Laa m misma
ma que
ism
ma qu
q
en el video aparece vestida de novia, se nos acerca
cerc nD
errca een
erc bikini
bi
b I G
iikin
ik
kkini
kin
iniI
i id T A
desde
de
esd L
dee el
sd
d
miel,
mÓiiel,N
Caribe en tiempo real, donde celebra su lunaa dee Imi
mie l para desearnos rn
nos loo
mejor con su propia voz. IC
D
E

do

45
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

Curiosamente el mismo cotidiano y cálido hogar, refugio estructu-


rado de intimidades hasta hace poco, se ha convertido en un lugar que,
desde su interior, da pie para que nos invada la presencia de amigos,
compañeros, clientes, o desconocidos quizá muy lejanos, ante los que
adoptamos actitudes y roles complementarios y apenas sucesivos. Ger-
gen introduce el término de multifrenia para describir un síndrome que
en su opinión está invadiendo nuestra vida diaria. Multifrenia, como
intenta indicar su nombre, consiste en la aparición de tan abundante in-
formación y tan intensa proliferación de vínculos, que logra que se vaya
esfumando un sentido del Yo relativamente coherente. La experiencia
es de contradicción con uno mismo, y de que nuestro yo comienza a
ser colonizado (Gergen, 1992: 100-1001). Buscábamos con ansiedad
compañía afectiva, y nos hemos encontrado inesperadamente víctimas
de un saqueo emocional.
No es de extrañar que suceda algún repliegue estratégico. Se ha
hecho popular entre nosotros el término burnout para designar una
situación cada vez más frecuente en algunas profesiones de ayuda. Más
de un autor, al describir el fenómeno, habla de que las circunstancias
laborales del mundo actual tienden a provocar un agotamiento emo-
cional que acaba en la tendencia a despersonalizar a aquellos con los
que tratamos, una capacidad de reducirlos a la categoría de objetos, de
modo que cualquier alejamiento y menor implicación en su trato que-
den justificados. Y alguna vez se añade a este núcleo duro del burnout
el nacimiento de un clima de cinismo descarnado. Quizá este agota-
miento emocional, esta despersonalización del otro, e incluso esta ac-
titud de cinismo, no sean sino un intento de escapar a la colonización
del Yo que amenaza tantas veces en las turbulencias de algunos puestos
de trabajo (Lazaro, 2005).
Cuando Riesman escribía en 1950 La muchedumbre solitaria, pro-
pugnaba tres tipos de personalidades vigentes en su momento: la perso-
na gobernada por la tradición, la persona gobernada desde dentro de sí
misma y la persona gobernada por otras personas desde afuera. Y si bien
confesaba su convicción de que este último tipo de personas era impres-
cindible para un engrasado funcionamiento de la sociedad, se lamentaba
de su proliferación en los días objeto de su estudio. No era sano llenar
nuestros puestos de trabajo o de ocio con personas que desean más ser
eativ
amadas que estimadas. Que han perdido rotundidad y creatividad. ativvi
vidad
idaad
d.. Que
d Q
I G I T A L
son demasiado impersonales y sumisas.
nues tÓ
nueestItra
Estamos lejos de Riesman, y no porque nuestra N D haya
rraa multitud y salido
ya saalidoo
Ch mbree no
uIcchedu
mu
m
muc
D
de su solitariedad. Sino porque ahora laa muchedumbre
much nos
n ooss oofrece
f eu
frece n
una
E

do

46
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
PATOLOGIZACIÓN DE LA COTIDANEIDAD

enorme e insidiosa saturación de modelos y estilos de vida con los que


compararnos; nos proporciona una sucesión tal de imágenes que prome-
ten compañía en forma de fuegos artificiales, nos lleva a hacer identifi-
caciones tan banales en su trivialidad y tan abundantes, que nuestro yo
se va disolviendo en un mar de posibilidades.
Estamos en una sociedad en la que los hermanos se reflejan vir-
tualmente en espejos que se multiplican hasta el infinito. Precisamente
por lo que tienen de multiplicación de expectativas, se han convertido
en unos competidores de rostro hostil que hacen resurgir el miedo a la
inadecuación y a inferioridad. Quizá podamos dar la talla (después de
todo somos una juventud sobradamente preparada), pero, mirando a
tanto como se nos pide, estamos seguros de no estar a la altura de las
circunstancias.
Les hago partícipes de una anécdota reciente. Un viejo conocido me
cuenta que, por fin, ha descubierto la amistad. Persona de éxito profe-
sional evidente, aunque no poco solitaria, mantiene su soltería todavía
en la cincuentena. Pero ahora, me dice, «he descubierto la fuerza del
chateo y la verdadera utilidad del ordenador». Le dan las tantas de la
noche hablando, según me dice, de cosas que nunca hubiera sido capaz
de decir a nadie. El anonimato le seduce, y más aún la falta de control.
Nunca había puesto en palabras realidades de su intimidad sexual como
en muchas noches de ordenador a altas horas de la madrugada. Ha
servido de apoyo para madres abandonadas en México, confidente de
profesores fracasados en Cerdeña, protegido de una envolvente y ávida
mujer madura de Valencia. Últimamente dice haber descubierto su lado
homosexual: ¡lo dice con tanta naturalidad que parece un proceso ins-
tantáneo y sencillo! Que gran experiencia cambiar de sexo en las conver-
saciones, ser personajes de muy diversa edad y profesión. Recientemente
cree haberse enamorado.
¿Quién es el que se ha enamorado?, le pregunto yo. Y sobre todo, ¿de
quién? No parece importar. Quizá, después de todo, tenga razón Peter
Berger cuando afirma rotundamente que «El hombre moderno sufre
una permanente crisis de identidad» (Berger, Berger y Kellner, 1974).
En el libro que siguió a su exitoso La era del narcisismo, Cristopher
Lasch, lanza su alarmante tesis de la reducción al mínimo del núcleo
personal en el hombre de nuestros días (Lasch, 1984). «En tiempos tur-
bios, dice, la vida cotidiana se convierte en un ejercicio de su uperv
upe
p r vi
vivve
ven
ven
ncci
supervivencia.c
Se vive al día. No se mira atrás al menos que sea eaa ppa a D
par
para su
sucI
ucum
ucumG
cummb
sucumbir I T A L
bir a una
bi un
u
nostalgia debilitante. Y si se mira adelante eess parpararÓ
arIra
pa N cómo
a vver unoo p puede
uede
dIoCel m
asegurarse frente a los desastres que casiasi
sii to
tod
odo
od
todo
D und
mundo doo es
esp
eespe
sp
pee a ah
p
espera horra.
ahora.
E

do

47
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

Bajo estas condiciones tener un núcleo personal (selfhood) se convierte


en un lujo fuera de lugar, en un tiempo en que reina la austeridad. Tener
un núcleo personal (selfhood) implica una historia personal, una familia,
unos amigos, un sentido del lugar. Bajo asedio, el yo se contrae en un
núcleo defensivo, armado contra la adversidad. El equilibrio emocional
pide un yo mínimo, no el yo imperial de tiempo atrás»

5. LA OSADÍA DE REDACTAR UNAS CONCLUSIONES PROVISIONALES

Fue Miguel Hernández el que me ha inspirado el hablar de tres he-


ridas que sangran por todos nuestros poros en el momento actual de la
historia. La herida de andar a la búsqueda de una madre acogedora y un
poco asfixiante, de la que también surja el impulso para un día escapar a
toda prisa. La herida de carecer de una figura coherente de padre, firme,
motivadora, contra la que, a la vez, poder rebelarse sin miedo a destruir-
la. La herida tremenda de tener que presenciar impasibles la quiebra de
una más cercana y auténtica fraternidad, que no reduzca nuestra identi-
dad a mínimos, sino que la potencie.
Quiero hacer atrevidamente mi proclama:
a) Nos resulta urgente recuperar el grupo. Seguramente este Con-
greso no va a considerar entre sus soluciones terapéuticas el
recurso al viejo, confortable, y a veces doloroso clima del grupo.
Y sin embargo es difícil ser exagerado cuando se pondera lo
renovador de los sentimientos que se desarrollan en nosotros
cuando entramos a formar parte de un grupo. Se puede decir
que en las situaciones grupales reviven sutilmente muchas de
las más radicales y decisivas emociones que están en el origen
de nuestras patologías cotidianas. Grupo y Madre no son rea-
lidades ajenas desde el punto de vista emocional. En ambas
situaciones (Grupo y Madre) está presente la lucha entre dos
polos: el polo de fundirse con otro mayor que yo, que ayuda a
evitar la sensación de fragilidad y soledad personales, y el polo
de vivirse aislado, separado y desprotegido o quizá, quizáizá,, también,
taam
mb
m bi
b
de quedar sofocado por un mundo que uee no D
no deja
dej j aI G
es
esp I
pa
p aT
acio
ac
espacioc A
cio
io
i o Lppa
para
la expansión. En las dos situaciones es se sIeÓ N
vviiiv experiencias
viven ciaas dede
C
strIrración
frrus
frus
rust
str
satisfacción y experiencias de frustración
D
a muuyy semejantes.
muy se
sem
seme
semm janj ntees. Y
E

do

48
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
PATOLOGIZACIÓN DE LA COTIDANEIDAD

por eso en el grupo es posible reconducir útilmente procesos


básicos del desarrollo emocional.
En el grupo se viven también, y muy poderosamente, senti-
mientos que tienen que ver con la antigua relación Hijo-Padre.
Entrar en un grupo mínimamente estructurado suscita inme-
diatamente en nosotros el surgir de las viejas tensiones entre la
rebeldía y el sometimiento frente a la autoridad. Tensiones que
dan lugar, de forma muy viva, a situaciones de rivalidad y rede-
finición entre hermanos/iguales.
No deseamos dejarnos invadir por una cotidianeidad patoló-
gica, pues bien, intentemos revivir sanamente los núcleos que
la hacen insana. Ha llegado el momento de repensar nuestras
pertenencias. Necesitamos del roce del grupo: de un grupo hu-
mano en el que es posible dialogar, encontrar una ubicación sa-
tisfactoria, y mantener una identidad personal sin diluirse en un
todo mayor que nosotros mismos. De un grupo en el que emerja
con vigor (y sin pudor) el liderazgo, y en el que se permita que
surjan modelos de identificación abarcables. Un grupo en el que
podamos recibir información y podamos establecer vínculos sin
sentirnos desbordados. Como ven rompo una lanza a favor del
grupo como estructura terapéutica muy apta.
b) Hay que recuperar la búsqueda de la identidad. La psicología
vuelve en estos días la vista con renovado interés a la recupe-
ración del sentido de la vida (Seligman y Csikszentmihalyi,
2000). Hemos caído muchas veces en la cuenta de nuestro vacío
interior. Necesitamos afrontar ya el dolor de haber renunciado
a todo aquello que nos ayudaba a tener un propósito y que nos
permitía dar razón de nuestro existir. Quizá si reconocemos la
razón de nuestra inquietud más profunda, podremos encontrar
razones válidas para esperar que una identidad habite en noso-
tros. Nuestra cotidianeidad siempre urgente ha perdido de vista
que, teniendo tantas necesidades satisfechas, tenemos sin em-
bargo hambre de sentido. La proliferación de anuncios que dan
cuenta de actividades de meditación trascendental, de yoga, o de
contacto con filosofías eclécticas y de sabor experimental, levan-
tan con frecuencia en nosotros la sospecha de una situación de
carencia elemental de sentido. Vivimos en un mundo ndoo d ia
iar
i riioo cco
diario con
mp
mpl
mple
magníficas carreteras y una bastante completap eD
pleta red
ed I G
d de I T A L
de ferrocarril
ferrr
ferr
fe rroc
rroca
ocar
a
sp
port
por
portI
rta
suburbano, que sabe muy bien trasportarse, rrsse,Npero que noo sabe

arse
ars sabe
exactamente a donde va. IC
D
E

do

49
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

La gran terapia de crear un espacio interior logra que se vaya


elaborando, con la pausa que es preciso, una imagen de mi
mismo orientada e inteligible. Imagen que será sana si es rica
en matices, si es flexible, clara, contrastada con la realidad, y,
por qué no decirlo, con un punto de provisionalidad.
c) Hay que volver a adquirir compromisos. Hemos estado tan pre-
ocupados por la propia autorrealización, que no hemos tenido
tiempo para atender a la realización de planes en los que las
necesidades de otras personas que comparten con nosotros el
mundo tengan también su lugar. Hemos defendido con tanto
celo nuestras maltrechas prerrogativas, que hemos olvidado em-
presas de más amplio vuelo.
Sólo es posible fecundar con vida propia algún surco, si hemos
hecho nuestras las grandes causas de los hombres y hacemos el
esfuerzo por alentarlas y ayudar a que vayan adelante. Cuando
se mira más allá de nuestros estrechos límites (¡los límites de la
generación del Yo Mismo!) hacia el ancho mundo, que ya no es
ancho ni ajeno, sino cercano y laborable, es posible aún verse
impelidos al compromiso.
d) Y por fin hay que reinstalar en nuestros ordenadores interiores
el sentido del humor.
El sentido del humor es una actitud fundamental del ser hu-
mano: uno se define como humorista por su postura frente
a las cosas, frente a sí mismo, frente a las personas que se
mueven a su alrededor y frente al mundo en que le ha to-
cado vivir. La relativización en la que nos ha entrenado el
pensamiento posmoderno, el descrédito en que ha sumido a
la misma verdad, deben ser llevados un punto más allá, hasta
el humor.
En un mundo de abundancia y de colonización del yo, siguen
coexistiendo dos posturas básicas ante la vida (Kreimer, 2005):
La postura elementalmente frívola frente a la vida, para la que
casi nada tiene sentido, y la seriedad, para la que todo tiene
sentido. El frívolo no cree tomarse nada en serio, parece reírse
de todo, es descomprometido y no exento de cinismo. El oficial-
mente serio cree que nada ni nadie deben ser objetos de burla,
nunca tiene algo gracioso para decir y se incomoda od
daa si
si see burlan
bu
b urrl
de él. «El humorista es aquel que ha sabido abid
bido
bid doo ddesa
esa I
arr G
Darrol
rroll
roll I T AnaLaac-
llaarr una
desarrollar un
Ó
titud vital que revela la frivolidad dee loo Iser
sserio
seri N
eerrio
i y la seriedad ad
dd dee loo
iC
eIib
frívolo», describe acertadamente tee Kl
K
Kle
leib
le
lei
D
b
ber.
Kleiber.
E

do

50
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
PATOLOGIZACIÓN DE LA COTIDANEIDAD

Frente al vacío de la frivolidad el serio se sobrevalora a sí mismo


en nombre de la dignidad, y sobrevalora a todo lo que le rodea.
Le reconocemos cuando convierte sus compromisos vitales en
empresas fundamentalistas de carácter absoluto. El serio no es
que no sonría, sino que va con la mirada perdida en aquello en
lo que ha depositado su entusiasmo y a lo que reconoce un gran
valor, y no tienen tiempo ni energías para detenerse a establecer
relaciones amigables con los personajes de relieve secundario en
la historia de su vida. Se le puede llamar neo dogmático, sea en
la realidad partidario de la alimentación sin colorantes o acerbo
crítico del arte informalista, de la nueva música o del consumis-
mo galopante.
La frivolidad no necesita ni desea ser descrita. Descomprometi-
da y aparentemente feliz, ríe siempre sin darse cuenta de que no
sabe bien por qué se ríe.
¿Habrá una actitud que expanda a nuestro alrededor una sana
y terapéutica cotidianeidad? Todavía nos queda el humor, como
a Bogart y a Ingrid Bergman, en los duros días de Casablanca,
aún les quedaba París.
El humorista verdadero nunca reduce las cosas a la injusta des-
valorización de los puros medios. No es tan ingenuo como para
creerse que las cosas son fines absolutos. Él está convencido de
que poseen un valor real pero relativo, porque las cree fines su-
bordinados a otros fines, en una cadena hasta el infinito, que va
bien enganchada a una fuente de sentido.
El humorista rompe de manera afectuosa y humilde, de ma-
nera no hostil, con el orden cotidiano de significados, en un
intento espontáneo por restituir a cada cosa su lugar en el cos-
mos, a cada personaje de la vida su lugar en el universo social,
a cada sentimiento su lugar en el universo personal. Gracias al
humor puede enfrentarse con cariño, a la realidad. La realidad
de nuestro tiempo es dura. Tiene, según dicen los organizado-
res de este congreso, múltiples aspectos patógenos, y, como es
natural tendemos a ocultarla. El humor, como si se tratase de
unas gafas de sol en verano, nos permite mirar de frente a esa
misma realidad.

La psicología, y las ciencias sociales en general,eral


ral G
iIcopa
Dssiicicopa
psicopatología
ral,, lla ps
ra psi
p ccop
opat
op aato lA
ItTolog gíL
ía y
ogggía
rÓ N
sus múltiples pretendidos remedios, son sóloo ins
C I
instrumentos.
nstr
stru
st
trum
ru
u
umentos. Valen;; y h hay
ayy
que acercarse a ellos con entusiasmo porque
rqu
que
q
qu Iaabemo
ssabemos
ue sa
sab b
D que
qu
uee vavalen.
vvale
valen
val alle
len Pero
P on noo
E

do

51
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

son sino fines subordinados siempre en revisión. Por eso nos entregamos
a su estudio y al trabajo que imponen con la sonrisa de la relatividad.
Con la humilde apertura del humor.
En 1979 se dio a conocer en España un libro de carácter divulgativo,
publicado poco antes en inglés por Raymond A. Moody, y cuyo título
era Risa después de la risa: el poder curativo del humor. Basta repasar la
bibliografía del libro de Moody, que numera sus referencias desde el
número 1 al 64, para advertir que ha pasado mucho tiempo desde su
publicación. En 2002 el Profesor Carlos Alemany y Ángel Rodríguez
Idígoras editaban El Valor terapéutico del humor. Su listado de bibliogra-
fía contenía ya 228 estudios sobre el humor, muchos de ellos en español,
y añaden aún 40 títulos de Tesis Doctorales que han tomado el humor
como objeto de estudio. En realidad parece haberle llegado la hora al
humor como tema de importancia en la psicología empírica, y, precisa-
mente, como una variable de interés para aquellos que tienen una inten-
ción terapéutica en su acercamiento a la persona humana.
Termino aquí. Lo que prometí es lo único que les he podido ofre-
cer: unas consideraciones, gratuitas desde luego, sobre las personas que
comparten con nosotros esta edad del mundo, hechas por alguien que
la única credencial que puede presentar para hacerlo es su propia y ya
nada juvenil edad.

6. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

ADORNO, TH. W.; ARON, B.; HERTZ, M., y MORROW, W. (1950). The Authori-
tarian Personality, Nueva York: Harper & Brothers.
BARRACA, J. (2000). Hijos que no se van, Bilbao: Desclée de Brouwer.
BECK, U. (1986). Risikogesellschaft. Auf dem Weg in eine andere Moderne.
Frankfurt: a.M. Suhrkamp.
BELDOCH, M. (1972). «The therapeutic as narcisistic», Salgamurdi, 20, 136.
BERGER, P. L.; BERGER, B., y KELLNER, H. (1974). The Homeless Mind: Modern-
ization and Consciousness, Nueva York: Random House.
DORMANN, M. (1999). Das Risikogessellschaft in das Gegenwart, Frankfurt: a.M.
Suhrkamp.
DUNANT, S., y PORTER, R. (Eds.) (1996). The Age of Anxiety, Londres: Virago
Press.
tD iInG
ITt ApL
GERGEN, K. J. (1992). The Saturated self. Dilemmas off Id
Ó N
IIdentity
deen
den
dent
nt ty
y in C
Contemporary
Co
Life, Nueva York: Basic Books. Traducción española
españ
españ
spaañ Iola
añola
año
ño lla (1997):
ñola ( El Yo sa
saturado.
atuuraado.
neeIoC
Dilemas de identidad en el mundo contemporáneo,
mpo
porán
po
orán
án
D
, Barcelona:
Bar on a: Paidós.
na:
a: P
Pai
Paiid
Paidó

E

do

52
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
PATOLOGIZACIÓN DE LA COTIDANEIDAD

KEGAN, R. (1998). In over our heads. The mental demands of modern life, Cam-
bridge, M. A.: Harvard University Press.
KERNBERG, O. F. (1967). «Borderline personality organisation», Journal of
American Psychoanalytic Association, 15, 661-685.
KREIMER, R. (2005). Artes del buen vivir, Buenos Aires: Paidós.
LASCH, C. (1980). The Culture of Narcissism: American Life in an Age of Dimin-
ishing Expectations, Nueva York: Warner Books.
— (1984). The minimal self: Psychic survival in troubled times, Nueva York: Norton.
LÁZARO, S. (2005). Cenizas de un ideal: Estudio sobre el proceso de Burnout en tra-
bajadores sociales, Tesis doctoral, Madrid: Universidad Pontificia Comillas.
MARCIA, J. (1993). «The relational roots of Identity», en J. Kroger (Ed.) (1993):
Discussions on Ego Identity, pp. 101-120, Hillsdale, N. J.: Lawrence Erlbaum
Associates.
SCHAUFELI, W. T.; MAREK, T., y MASLACH, C. (1993). Professional Burnout: Re-
cent Developments in theory and research, Londres: Taylor and Francis.
MAY, R. (1950). The Meaning of Anxiety, Nueva York: The Ronald Press Co.
MITSCHERLICH, A. (1963). Auf dem Wege zur vaterlosen Gesellschaf, München:
Piper. Muchow, Hans-Heinrich.
RIESMAN, D., y GLAZER, N. (1950). The Lonely Crowd, New Haven, C. T.: Yale
University Press.
SCHULZ, W. (1960). Joy, Nueva York.
SELIGMAN, M., y CSIKSZENTMIHALYI, M. (2000). «Positive Psychology: An In-
troduction», American Psychologist, 55, 5-14.
SENNETT, R. (2002). Vida urbana e identidad personal: los usos del orden, Barce-
lona: Ediciones Península. Versión original en ingles The uses of disorders:
personal identity and city life, (1970). Nueva York: Alfred A. Knopf, Inc.
TOLMAN, E. C. (1948). «Cognitive maps in rats and men», The Psychological
Review. 55, 189-208.
TWENGE, J. M. (2000). «Birth Cohort Change in Anxiety and Neuroticism»
1952-1993, Journal of Personality and Social Psychology, 79, pp. 1007-1021.
WOLFE, T. (1976). «The Me Decade, and the Third Great Awakening», en la co-
lección de artículos Mauve Gloves and Madman, Clutter and Vine, Nueva
York.

D I G IT A L
I ÓN
C
DI
E

do

53
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
D I G IT A L
I ÓN
C
DI
E

do
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
CAPÍTULO 3

ESPERANDO CON ANSIA


LOS RUMORES DE SU MUERTE:
ANTECEDENTES COGNITIVO-
EMOCIONALES DEL ODIO
Christopher T. Burris 8
John K. Rempel
St. Jerome’s University, Ontario, Canadá

«Puedes enfadarte con los de-


más, pero no deberías odiarles».

1. INTRODUCCIÓN

Esta máxima puede resultarle familiar a todo aquel que, durante su


infancia, pronunció expresiones del tipo «Odio a _____» ante sus padres
o tutores. Aunque las limitaciones de la sabiduría popular de cara a la
comprensión de fenómenos sociales complejos resultan a menudo más
que evidentes, el análisis de esta máxima parental plantea dos enfoques
interesantes sobre la naturaleza del odio. En primer lugar, el contraste
implícito que existe entre el odio y la ira sugiere claramente que ambos
conceptos no son equivalentes. En segundo lugar, es mucho más proba-
ble que se prohíba el odio y no la ira.

8 Nos gustaría dar las gracias a Katrina Moore y Armand Munteanu por su ayuda en
la preparación de materiales, recopilación de datos y codificación del contenido. Pueden
ponerse en contacto con el primer autor mediante correo tradicional escribiendo al De-
partamento de Psicología, St. Jerome’s University, Waterloo, Ontario,
D I G IT A L
aar o,, N2L
N2L 3G3
N2 33GG3 Canadá,
G3 Can
C
Ca
aan
naad
na

ÓN
o bien enviando un correo electrónico a cburris@uwaterloo.ca. ooo.ca.
o.ca. Este
caa. Est
ca. Es
E estudio
st est
estudio
di ha contado
d
con el apoyo de una Standard Research Grant (Beca Estándar
stá dar de
táánda
nda
C
ándar I
d Investigación)
IInvestigg ) concedida
coonceedida
a los autores por el Social Sciences and Humanities Research
Reesear
R
DI
r h Council
esseaarrch
esea rc Coun de Canadá.
C Cana
C
Caannad
dáá
d
E

do

55
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

A la luz de estas constataciones, hemos sostenido recientemente


(Rempel y Burris, 2005) que el odio se diferencia de la ira y de otros
estados emocionales interpersonales negativos en que el odio no es una
emoción, sino que es, más bien, un móvil cuyo objetivo es minar o des-
truir el bienestar del otro. Hacer daño al otro puede ser un medio que
nos conduzca hacia otro fin, como restaurar el orden o la justicia (un tipo
de odio que denominaremos resarcimiento) o bien un fin en sí mismo (en
cuyo caso estaríamos hablando de nihilismo), siendo el objetivo la ani-
quilación total del ser odiado. Bajo esta óptica, las prohibiciones que se
emiten en torno al odio cobran sentido: como móvil, el odio está orien-
tado hacia el objetivo de dañar al otro y, por tanto, genera consecuencias
conductuales destructivas de un modo que ni la ira ni el resto de emocio-
nes pueden desatar. Dicho de otro modo, no es necesario que hagamos
daño al otro para gestionar nuestra propia ira, también podemos golpear
una almohada o relajarnos visualizando una imagen que nos infunda paz
y sosiego. Sin embargo, cuando odiamos a una persona, el móvil del odio
sólo se «desactiva» cuando satisfacemos el objetivo de hacerle daño.
En línea con estas afirmaciones, sostenemos (Burris y Rempel, 2007b)
que el odio y las emociones relacionadas con el odio permiten predecir de
forma parecida pensamientos relacionados con el odio en los episodios de
odio relatados de forma retrospectiva; ahora bien, el odio puede predecir
las conductas destinadas a minar o destruir el bienestar del otro en mayor
medida de lo que pueden hacerlo las emociones relacionadas con el odio.
Esto sugiere que el odio guarda una relación más estrecha con la conduc-
ta marcada por el odio que con las emociones relacionadas con el odio.
Asimismo, hemos constatado que las emociones relacionadas con el odio
pueden predecir tanto conductas motivadas por el odio como no motiva-
das por este móvil, mientras que el odio sólo permite prever las conductas
motivadas por el odio. Por consiguiente, las emociones relacionadas con
el odio pueden conducir a conductas que no estén marcadas por el odio,
algo que sin embargo no puede decirse del odio.
No obstante, el hecho de que el odio no sea una emoción no significa
que las emociones sean irrelevantes. Al contrario, hemos encontrado
pruebas empíricas que confirman nuestra hipótesis de que las emocio-
nes son poderosos antecedentes del móvil del odio y que las distintas
emociones están asociadas con subtipos específicos del odio. Por ejem-
plo, hemos demostrado (Burris y Rempel, 2007b) que sentirse nttirse
irse enfadado
irse ennffaad
nfa da
da
u ofendido está con frecuencia relacionado con n el re ar I
aDccimG
el resarcimiento
r arc imie
immie I
i ntT
nto
n A rLi
to orien-
to orie
or
tado hacia la justicia, mientras que el odioo y la laIÓ
fur
fu
fu N
uria
i tipifi
furia fican la l expe-
exp pe
oI,C
mba
baarg
argo
argo
go,
go
riencia del nihilismo destructor. Sin embargo,
Dllas em ocio
iones
oone
emocionesones
on
n
nes
neess n
no ssiempre
iemmpr
E

do

56
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
ESPERANDO CON ANSIA LOS RUMORES DE SU MUERTE

conducen a la activación del móvil del odio, como sugiere el ejemplo


anterior sobre la ira. La cuestión, por tanto, es determinar cuáles son las
circunstancias en las que las emociones conducen al odio.
En Rempel y Burris (2005) sostuvimos que las emociones desen-
cadenan el odio cuando percibimos que son causadas por el otro, que-
dando el otro por tanto devaluado o minusvalorado, en otras palabras,
percibido como merecedor de las emociones negativas. En el presente
estudio, afirmamos que la devaluación del otro es más probable cuando
la conducta inductora de las emociones se percibe como un producto
del carácter del otro, es decir, si el perceptor concibe al otro como una
persona «mala en su totalidad». Para crear un contexto en el que las
atribuciones disposicionales de la maldad sean más o menos probables,
modificamos la complejidad de la conducta del otro. Consideramos,
en concreto, que es más probable que se produzca una atribución de
maldad absoluta (lo que denominamos «devaluación global») cuando se
dispone únicamente de un ejemplo de conducta reprobable por parte del
otro. Por otra parte, cuando las personas se exponen a ejemplos tanto
de conducta encomiable como reprochable, es posible que adopten un
enfoque más ecuánime, que tenga en cuenta los factores disposicionales
y situacionales para dar con una explicación plausible de las conductas
dispares del sujeto.
A tal efecto, pedimos a los participantes que leyeran una viñeta sobre
un sujeto que se comporta de forma reprobable (pegando a su perro),
encomiable (impidiendo una pelea entre los niños del vecindario) o am-
bas. Tras expresar por escrito su impresión sobre el sujeto en cuestión,
los participantes debían evaluar hasta qué punto devaluaban globalmen-
te al sujeto, es decir, si le percibían como un ser «totalmente malo», así
como la intensidad de las emociones relacionadas con el odio y del odio
propiamente dicho, más concretamente el resarcimiento y el nihilismo,
que les evocaba el sujeto.
Nuestra hipótesis era que la complejidad conductual afectaría tanto
al resarcimiento como al nihilismo, de tal forma que ambos aumentarían
cuando los participantes fueran expuestos únicamente a la conducta re-
probable del sujeto, frente a la exposición conjunta ante la conducta
positiva y negativa. Como antecedente cognitivo directo del odio, pre-
decimos un efecto semejante de la complejidad conductual sobre la de-
valuación. En cambio, habida cuenta de que las emociones es rel
rela aci
cioon
on
naad
relacionadas d
con el odio anteceden tanto a la devaluación como dio,
dio I G
Do, esp
moo aal oodio, I T A
eesperábamos
peerá
rába
rába

áábam
áb
bam L
ejjida
que el efecto de la modificación de la complejidad jidaad c Nd
adIÓ
conductual
co sobre
bree eellas
llas
te,I,C
staant
fuera mínimo, si no inexistente. No obstante, antte
ante
D
llo qu
que ssí es
eesperá
espe
sper
sp
sp
peerrááb
bam
esperábamos mos eess
E

do

57
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

que las emociones relacionadas con el odio fueran indicativas tanto de


la devaluación como del odio, de ahí que pudieran servir para predecir
ambos fenómenos.
Acto seguido, realizamos dos análisis mediacionales para evaluar de
forma directa el papel de la devaluación como puente cognitivo entre las
emociones relacionadas con el odio y el odio propiamente dicho: uno para
el nihilismo y la emoción nihilista y otro para el resarcimiento y la emoción rela-
cionada con el resarcimiento, considerando la devaluación global como media-
dor en cada uno de los casos. Esperábamos que la devaluación global, con-
templada en el presente estudio como «la maldad centrada en la persona»,
desempeñara un rol de mediador absoluto en la relación entre la emoción
nihilista y el nihilismo, especialmente debido a que en estudios anteriores
(Burris y Rempel, 2007b) hemos podido constatar que ambas variables es-
tán vinculadas al enfoque centrado en el carácter del sujeto odiado (y no en
su conducta). En cambio, el resarcimiento se ha relacionado más estrecha-
mente con el enfoque centrado en la conducta del sujeto odiado (en lugar
del carácter). Por consiguiente, esperábamos que la devaluación global fuera,
en el mejor de los casos, un mediador parcial en la relación entre la emoción
relacionada con el resarcimiento y el resarcimiento en sí mismo.

2. METODOLOGÍA

2.1. Muestra

Un centenar de estudiantes de la University of Waterloo (49 hombres,


51 mujeres) fueron reclutados para participar en un estudio sobre «cómo in-
terpretan y reaccionan (las personas) ante los comportamientos, a menudo
muy diferentes, que puede mostrar un individuo». Cada estudiante recibió
cinco dólares a cambio de su participación. Se excluyó de la muestra final a
19 participantes adicionales que o bien no lograron completar la totalidad
de las preguntas que les planteamos o bien no siguieron las instrucciones.

2.2. Procedimiento

Cada participante recibió un paquete de mate atterial


ater riaales
materiales sG
aIsí
essDas
asíí co TA
oIm
ccomo
om Lap
o pa
p ap
papel

ulIlar
y lápiz. Se les pidió que respondieran el formulario
rmu
mul
ulari N
rrio cuando les viniera
lari
aari vin
niera
dIeCvuelta
bien y, una vez completado, lo remitieran
eraan de
raan
D
vuel a lo llos investigado-
os iin
os inv
nv stiggad
nv do
E

do

58
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
ESPERANDO CON ANSIA LOS RUMORES DE SU MUERTE

res. Tras un breve cuestionario demográfico, los participantes fueron


expuestos a una de las cuatro versiones de la viñeta titulada «Un día en
la vida de Mike B.». Se les pidió que visualizaran la conducta de Mike
con la mayor viveza posible, que pensaran en los sentimientos que les
evocaba la conducta de dicho sujeto y que reflexionaran sobre cómo
reaccionarían ante Mike en caso de que pudieran conocerle.
La versión de la viñeta sólo positiva decía así:
«En torno a las 19.00 h., Mike B., de 28 años de edad, vio a dos
niños increpando y pegando a un tercer niño en la calle, frente a su
casa en Waterloo. Según los testigos del vecindario, Mike intervino
y logró separar a los niños antes de que nadie resultara herido».

La versión sólo negativa decía así:


«En torno a las 7.00 h., los vecinos de Mike B., un joven 28 años
del vecindario de Waterloo, se despertaron al oír unos aullidos de
dolor. Al asomarse a sus ventanas pudieron ver a Mike B., dando
patadas y gritando a su perra Vicky, un pastor alemán de tres años
de edad. Al parecer, Vicky había destrozado un parterre de flores
recién plantado».

En la versión mixta, pedimos a los participantes que leyeran las dos


viñetas sobre la conducta de Mike B., en un orden contrabalanceado,
tras haber editado ligeramente las viñetas para que quedara claro que
ambas conductas se produjeron el mismo día 9.

9
También tratamos de activar un enfoque disposicional o situacional al pedir a los
participantes que realizaran un ejercicio de interpretación de proverbios adaptado de Poon y
Koehler (2006). Antes de leer la descripción de la(s) conducta(s) de Mike B., se pidió de
forma aleatoria a los participantes que proporcionaran una interpretación escrita de tres pro-
verbios culturales que hacían hincapié o bien en la estabilidad de la conducta en distintas si-
tuaciones (por ejemplo, «Las viejas costumbres nunca mueren») o bien en la capacidad de
cambio de la conducta (por ejemplo, «No hay mejor maestro que la experiencia»). Dado que
esta manipulación había resultado ineficaz en un estudio piloto, también pedimos a los parti-
cipantes que tuvieran en cuenta los proverbios que habían comentado y que reflexionaran
mientras completaban los materiales restantes acerca de cómo «el carácter de una persona» o
«los factores situacionales» determinan su forma de comportarse. Incluimos dos ítems de
verificación de la manipulación en las medidas posteriores: «Al interpretar la conducta de
Mike, pensé en cómo el carácter de Mike incidió sobre su conducta (en cómo la situación
afectó a su conducta)». Aunque existía una tendencia marginalmente significativa (p<0,10) (p p a
adoptar un mayor enfoque disposicional en respuesta a la activación n disposicional
d spos
spo
poossi
D I G IT A L
siccion
cionalal frente
al n e a la
ffrrent
ren
eent
en
nt

ÓN
situacional (M=5,00 y 4,43 respectivamente), las medias dell eenfoq enfoque
nfoq
nfo que situacional
ffooq
que itu
itua
ttu
uacional
i apuntaban
en la misma dirección (M=4,70 y 4,42 respectivamente),, si si bien
b
bieen
C I
diferencia
diferenc no era
n llaa d ra ssignifi fica-
iggnifica-
c
tiva. Por tanto, el ejercicio de interpretación de proverbios
verb
erb
er
rbios
bios
DI
resultó
esultó eficaz a efectos
oss rre efec
ef
efe
fect
fe os dee los obje-
cttoos objje-
E

do

59
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

Tras leer la viñeta, se pidió a los participantes que anotaran por escrito sus
impresiones sobre la conducta de Mike, indicando a continuación la medi-
da en la que experimentaban distintas emociones según iban conociendo la
historia de Mike. Se les pidió que puntuaran en base a una escala de 1 (no
he sentido esto en absoluto) a 7 (he sentido esta emoción intensamente). Se
trata de un formato de respuesta en escala tipo Likert. El cuestionario incluía
cuatro emociones (odiar, sentir repugnancia, despreciar, sentir una ira inten-
sa; alfa de Cronbach=0,89) asociadas típicamente al nihilismo y tres emocio-
nes asociadas al resarcimiento (sentirse perturbado, enfadado, ofendido; alfa
de Cronbach=0,86) (Rempel y Burris, 2005; Burris y Rempel, 2007b). Acto
seguido, los participantes realizaron una evaluación de sus «Intenciones hacia
Mike» que incluía las subescalas de cuatro ítems del resarcimiento y del nihilis-
mo (alfa de Cronbach=0,72 y 0,74 respectivamente) de la «Escala del Odio».
Los ítems de la muestra incluían: «Quiero decirle cosas y actuar de tal forma
que se piense las cosas dos veces antes de hacer daño o contrariar a alguien»
(resarcimiento) y «Pienso que si todo recuerdo de su existencia pudiera borrar-
se, el mundo sería un lugar mejor» (nihilismo) (Burris y Rempel, 2007b).
Los participantes respondieron a continuación a una serie de pregun-
tas de seguimiento sobre «Cómo interpretaban la conducta de Mike» que
incluía cuatro ítems que se combinaban para formar la escala de «De-
valuación Global»: «Mike es, en términos generales, una mala persona»;
«Mike es, en términos generales, una buena persona» (codificación in-
versa); «Los vecinos de Mike probablemente se alegrarían si decidiera
mudarse a otro barrio»; y «Mike es probablemente el tipo de persona que
gusta a sus vecinos» (codificación inversa). El alfa de Cronbach de esta
escala era 0,76.

3. RESULTADOS

3.1. Análisis preliminar

Tal y como se esperaba, el esfuerzo de Mike por detener la pelea


entre los niños del vecindario fue percibido positivamente por los

tivos definidos por Poon y Koehler (2006), si bien una versión ampliada pl ada
p da de
da
D I G IT A L
de est
estee ej
eejercicio
jjeerci
erc
rci
ciccio
cio no

ÓN
resultó eficaz de cara a la consecución de nuestros objetivos, quizás
oss,, qu
qui
uiizás
u debido
izáás debi
deb
bido
bi
b d a la naturaleza
provocadora de las conductas evaluadas en nuestro estudio.
ud
C I
di A lla luz de eestos resultados,
dio. sultaados, n noo
estudiaremos en mayor profundidad esta manipulación
ciión fallida.
aci
ació ffa
DI
fallli
llida.
lid
E

do

60
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
ESPERANDO CON ANSIA LOS RUMORES DE SU MUERTE

participantes: todas las medias relativas al odio y las emociones re-


lacionadas con el odio en el supuesto «sólo positivo» (n=28) fueron
de 1,30 o inferiores, muy inferiores, por tanto, a las registradas en el
supuesto «sólo negativo» o en el supuesto mixto (todas las p<0,001).
Dado que decidimos centrarnos en las respuestas ante la conducta
negativa únicamente o ante la combinación de la conducta negativa
y positiva y no en las respuestas ante la conducta exclusivamente
positiva, excluimos a los participantes del supuesto «sólo positivo»
de los análisis ulteriores.

3.2. Contraste de hipótesis

Efectos de la complejidad conductual. Los análisis preliminares de los


dos supuestos mixtos no revelaron ningún efecto significativo en fun-
ción del orden, de ahí que los fusionáramos en un único supuesto mixto
(n=51), que comparamos a continuación con el supuesto «sólo negativo»
(n=21). Esperábamos que los participantes del supuesto «sólo negati-
vo» mostraran una devaluación y un odio mayores hacia Mike que los
participantes de los supuestos mixtos. No obstante, como pensábamos
que toda devaluación derivada de una complejidad conductual baja
se produciría con posterioridad y no con anterioridad a las reacciones
emocionales, no esperábamos necesariamente que se produjeran más
emociones relacionadas con el odio en respuesta al sujeto en el supuesto
«sólo negativo».
Como muestra la tabla I, los resultados confirmaron nuestras hi-
pótesis. A diferencia de los participantes del planteamiento mixto, los
participantes del supuesto «sólo negativo» eran significativamente más
proclives a devaluar a Mike así como a expresar resarcimiento y nihilismo
hacia él. Aunque las medias de la emoción relacionada con el resarcimiento
y la emoción nihilista apuntaban en la misma dirección, no se apreció
ninguna diferencia significativa. Por consiguiente, cuando existe úni-
camente un ejemplo negativo de la conducta del sujeto, las personas
tienden a devaluar y odiar a dicho sujeto en mayor medida, mientras que
el efecto sobre las emociones relacionadas con el odio es, en el mejor de
los casos, débil.

D I G IT A L
I ÓN
C
DI
E

do

61
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

TABLA I
EMOCIÓN RELACIONADA CON EL ODIO.
DEVALUACIÓN Y ODIO COMO UNA FUNCIÓN DE LA COM-
PLEJIDAD CONDUCTUAL
Solo negativo Mixto t
Emoción relacionada con el resarcimiento 4,21 3,58 1,37
Emoción nihilista 3,81 3,05 1,93
Devaluación 4,65 3,70 3,52***
Resarcimiento 5,12 3,81 3,81***
Nihilismo 2,45 1,54 3,49***

*** p<0,001

La devaluación como mediador en la relación emoción-odio. Hemos rea-


lizado dos análisis mediacionales para evaluar si la devaluación del suje-
to funciona como un puente cognitivo entre la emoción relacionada con
el odio y el odio: un análisis centrado en la emoción nihilista y el nihilismo
y otro en la emoción relacionada con el resarcimiento y el resarcimiento,
considerando en ambos casos la devaluación global como mediador. Pese
a las diferencias en las medias que surgieron como una función de la
complejidad conductual, los patrones de correlación entre las medidas
dependientes en el supuesto «sólo negativo» y mixto fueron, por lo ge-
neral, idénticos. Por este motivo, decidimos ignorar la manipulación de
la complejidad conductual (n=72) en estos análisis.
Como muestra la figura I, las correlaciones de orden cero entre
emoción nihilista, devaluación global y nihilismo fueron todas positivas y
significativas. Tal y como habíamos previsto, sin embargo, la devalua-
ción global medió en la relación entre la emoción nihilista y el nihilismo.
Cuando ambas variables eran consideradas de forma simultánea en
un análisis de regresión con el fin de predecir el nihilismo, la relación
emoción nihilista/nihilismo desaparecía por completo, mientras que la
relación devaluación global/nihilismo seguía siendo significativa. En
cambio, aunque las correlaciones de orden cero entre la emoción re-
lacionada con el resarcimiento, la devaluación global y el resarcimiento
fueron todas positivas y significativas, la devaluación global no medió
en la relación entre la emoción relacionada con el resarcimiento y el re-
sarcimiento. En otras palabras, cuando entraban de forma maa simultánea
sim
simultultáán
ul
en una regresión, tanto la emoción relacionada concoonn el sD G
Iiimi
el resarcimiento
r sar
arrci
ccimi
mi Int
mieen tA
nTto cL
o como
om
om
la devaluación siguieron siendo factores predictores
predi
p redi
edi
dic
icto
ic Ó
cItto
ctor N
re signifi
oores ficativos
significativos oss del
del
resarcimiento (figura 1b). IC D
E

do

62
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
ESPERANDO CON ANSIA LOS RUMORES DE SU MUERTE

.33** (-.02)
Emoción Nihilista Nihilismo

.56***
.62*** (.55***)
Devaluación global

Figura 1 a.

.55*** (.49***)
Emoción relacionada con
el resarcimiento Resarcimiento

.48*** (.39***)
.30**

Devaluación global

Figura 1 b.
p<.01**¸ p<.001***

FIGURA 1.—Evaluación de la devaluación global como elemento mediador en


la relación entre la emoción relacionada con el odio y el odio

A primera vista, el hecho de que la devaluación global no mediara


en la relación entre la emoción relacionada con el resarcimiento y el re-
sarcimiento puede llamar la atención dado que las tres variables esta-
ban relacionadas entre sí. No obstante, la relación entre la devaluación
global y la emoción relacionada con el resarcimiento, así como la relación
entre la devaluación global y el resarcimiento propiamente dicho puede
ser más aparente que real: el nihilismo y el resarcimiento se solaparon
en cierta medida, r(70)=0,49, p<0,001, mientras que la emoción nihilista
y la emoción relacionada con el resarcimiento se solaparon con cconsiderable-
onsi
on siid
ide
dera
erraabl
b
mente, r(70)=0,71, p<0,001. Dejando de lado laa di I
Donalid
direccionalidad
dir
direc
reeccio
cion G
alida I
dad T A
ad ddeeLllas
N
relaciones, cuando las cuatro variables fueronon n so IÓ
sometidas
om
om
met
meettidas
id a un análisis
id álisis ddee
ll,, IllaC
regresión para predecir la devaluación global,
lobbal
bal,
bal,
D
emoción
a emo nihilista
ón ni
nihi
nihilist
n iihilis
ih
hil
illiist y ell ni-
E

do

63
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

hilismo siguieron siendo factores predictores significativos (r-parciales=


0,47 y 0,53 respectivamente, siendo ambas p<0,001), algo que no podía
decirse de la emoción relacionada con el resarcimiento y el resarcimiento
(r-parciales= -0,22 y 0,01 respectivamente). Por lo tanto, la devaluación,
concebida en este estudio como la afirmación indiferenciada de la mal-
dad del sujeto, parecía funcionar como puente cognitivo entre el nihilis-
mo y su antecedente emocional, si bien era prácticamente irrelevante de
cara al resarcimiento.

4. DISCUSIÓN

Anteriormente hemos encontrado (Burris y Rempel, 2006; 2007a;


2007b) pruebas empíricas de los tres elementos de nuestro análisis mo-
tivacional del odio: 1) el odio funciona de forma termostática, tal y como
cabría esperarse de un móvil; 2) existen distintos subtipos de móviles del
odio, cada uno de ellos asociado a distintos grupos de emociones; y 3)
de los distintos subtipos de odio identificados, el nihilismo se asocia ex-
clusivamente a un enfoque centrado en la disposición del sujeto, y es el
más resistente a la «desactivación», lo cual resulta obvio si lo concebimos
como una forma de odio en la que la destrucción del otro no es un me-
dio hacia otro fin sino el fin último.
El presente estudio complementa los hallazgos previos al demos-
trar que la baja complejidad conductual, es decir, la exposición a un
único ejemplo de mala conducta por parte del sujeto, permite una eva-
luación disposicional sencilla del sujeto. Esta atribución disposicional
evoca una devaluación y un odio hacia el sujeto mayor que los que evoca
la exposición a ejemplos tanto de buena como de mala conducta por
parte del sujeto. Sin embargo, la complejidad conductual no incidió so-
bre los niveles de emociones relacionadas con el odio comunicados por
los participantes, si bien dichas emociones estuvieron sustancialmente
relacionadas tanto con la devaluación como con el odio. Esto es per-
fectamente coherente con un modelo secuencial en el que la emoción
negativa «establece las condiciones» para que se produzca el odio, pero
deriva únicamente en el desarrollo del móvil del odio si el sujeto es pos-
teriormente devaluado.
coorr
o rob
or
El análisis mediacional sobre el nihilismo corroboró roob
oborró dG
ó Idicha
rD dich
iich
ha A
hIaTsecuen-
ssecu
sec uLe
ecue
cia; pudimos constatar que la devaluación n glob
gglobal
obalaÓ
baIal N
l mediaba
m nammen
plenamente nte
elIC
en la relación entre la emoción nihilistaa y el
Dnihil mo. A primera
nihilismo. pr
p
pri
rimeraa vis-
vis
E

do

64
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
ESPERANDO CON ANSIA LOS RUMORES DE SU MUERTE

ta, la correlación relativamente alta entre el nihilismo y la devaluación


global observada en este estudio podría atribuirse a un solapamiento
en las mediciones; el hecho de que uno considere que «Mike no tiene
nada de bueno» (nihilismo) viene a decir que percibe a Mike como una
«mala persona» (devaluación global). No obstante, los ítems utilizados
para medir cada constructo difieren más de lo que se asemejan. Asimis-
mo, la emoción nihilista se relacionaba con la devaluación global casi tan
estrechamente como el nihilismo, si bien no puede encontrarse ninguna
explicación para el solapamiento de las mediciones en el caso anterior.
Por tanto, parece evidente que la devaluación global medió en la relación
entre la emoción nihilista y el nihilismo, y que esta mediación no era un
artefacto del solapamiento en las mediciones.
Parece igualmente claro que en este estudio la devaluación no medió
en la relación entre la emoción relacionada con el resarcimiento y el resar-
cimiento. De hecho, incluso las relaciones aparentes entre devaluación
y emoción relacionada con el resarcimiento, y devaluación y resarcimiento
podrían explicarse por el solapamiento entre este último par y la emoción
nihilista y el nihilismo. Por lo tanto, no existían pruebas de una relación
entre un odio destinado a restaurar el orden y la devaluación medida en
términos de «maldad centrada en la persona». Dado que estudios an-
teriores (Burris y Rempel, 2007b) han demostrado que el resarcimiento
está vinculado a un enfoque centrado en la conducta en lugar del carác-
ter del sujeto odiado, no sorprende la ausencia de mediación detectada
en el presente estudio. Apunta, más bien, a la necesidad de realizar una
elaboración conceptual del constructo de la devaluación y de su hipoté-
tico rol como mediador entre las emociones antecedentes y el móvil del
odio en sus múltiples formas.
En el sentido más amplio, ¿qué significa devaluar al otro, o, lo que
es lo mismo, considerar que merece ser dañado? ¿Cuándo y por qué se
produce la devaluación? En este caso, sólo podemos emitir algunas con-
sideraciones preliminares de tipo especulativo. En primer lugar, como
ilustran con claridad las conclusiones sobre el resarcimiento extraídas en
este estudio, si consideramos que la devaluación del otro, como el nihi-
lismo, está relacionada con distintas formas de odio, dicha devaluación
no puede reducirse a una valoración global del carácter del sujeto odia-
do. La existencia de una única conducta reprobable no tiene por qué
ser una causa suficiente para percibir al sujeto como ser irredimible.
rredi
edim m ble
mib En
bllee. E
otras palabras, en línea con el viejo proverbio cristiano
stia no que
ti no
tia D I G
ue establece
ue esta
esta I
tableT
ble A L
ece que
lece qu
q
debemos «odiar el pecado, no al pecador», ess posiblepos
os Ó
oIssib
po sibllNpercibir las accio-
iibl
ble accio
Ce
neeIccesida
nes de un ser como «totalmente malas» sin n
D
n necesidad
nec de
de percibir
percib
per
perc
peerci
rccib bir a dicha
cciib
ib dichha
E

do

65
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

persona como un ser «enteramente malo». Por consiguiente, dado que


una única conducta reprobable por parte de una persona puede provocar
en nosotros la intención de dañarle, la devaluación puede ser, en ocasio-
nes, de carácter relativo en lugar de absoluto; en definitiva, una persona
no tiene por qué ser percibida como «el ser más bajo y ruin de la tierra»
para ser objeto del odio. En cambio, su bienestar sólo debe ser percibido,
aunque sea de forma momentánea, como algo secundario al fin último
del daño intencionado.
Por supuesto, como demuestran los efectos de la manipulación de
la complejidad conductual en este estudio, los juicios globales sobre el
carácter surgen en ocasiones de forma directa a raíz de una única obser-
vación. La complejidad de un individuo puede invalidarse mediante un
único acto: matar a alguien puede llevar varios segundos, pero es posible
que le lleve a ser percibido como un «asesino» el resto de su vida, con
todos los juicios relativos al carácter y la devaluación que dicha etiqueta
puede acarrear. Por consiguiente, todo modelo completo del proceso de
devaluación deberá explicar cuándo y por qué se contextualiza y produce
la devaluación o bien se generaliza hasta el punto de implicar un juicio
o valoración del carácter de tipo global.
Independientemente de lo general o global que sea un juicio de valor,
dudamos que la devaluación del otro pueda reducirse a una evaluación
negativa; en otras palabras, consideramos que la devaluación no equi-
vale a una «aversión intensa». Evidentemente, la evaluación negativa
es importante de cara al proceso de devaluación del otro, si bien a las
personas a menudo les mueve más el simple deseo de evitar un estímulo
aversivo que el impulso a combatirlo con una intención malintenciona-
da. A modo de ejemplo, cabe mencionar el caso de una persona que nos
relató la reacción que le provocaban las arañas. Así, cuando ve una araña
al aire libre, su reacción suele ser evitarla o ignorarla. En cambio, cuando
se topa con una en casa, trata de matarla sin pensárselo dos veces. Por
consiguiente, vemos que el mismo objetivo puede evocar el impulso de
evitar al sujeto o de destruirlo dependiendo del contexto en el que nos
encontremos. Simplificando, la araña es devaluada y, por tanto, «mere-
ce» ser matada cuando transgrede nuestro espacio personal.
Este ejemplo nos permite destacar una dimensión adicional de la de-
valuación que puede ser fundamental para hacer una distinción entre la
devaluación y una mera evaluación negativa del otro: la re elev
levvaanc
relevanciancia
ncciiaa p
pe
per-
sonal. Si bien nuestro estudio anterior no fue conc oncebi
oncncebi
ncebido
eb
concebido I G
Dppara
paara evI T A
eevaluar
evalu
valuar
valu L
ua la
iÓ Ni del
importancia de la relevancia personal en la expe xpeerI
eexperiencia
erien
erie
rri
ien
encia
en odio,, al algunos
lggunos
ncr
crreta
datos avalan esta posibilidad. Más concretamente, IC enn Bu
D
retaam
mente
m Burris
B
Burr
u
urris
ur
rrris
is y Rempel
Rem mpe
E

do

66
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
ESPERANDO CON ANSIA LOS RUMORES DE SU MUERTE

(2007b) estudiamos relatos personales de experiencias de odio y, en otro


estudio, medimos el odio de un grupo de personas hacia un agresor
sexual reincidente que según ellos se trasladaría a su ciudad en cuan-
to saliera de la cárcel. Las medias del resarcimiento en ambos estudios
fueron sorprendentemente parejas (M= 4,68 y 4,54 en una escala de 7
puntos, respectivamente), no siendo significativamente diferentes entre
sí, t < 1. En cambio, la media del nihilismo fue sustancialmente más alta
en respuesta al relato personal de las experiencias de odio (M=3,47) que
en respuesta al agresor sexual (M=2.50), t(186)=4.14, p<0,001. Esta úl-
tima diferencia resulta especialmente llamativa puesto que una mayoría
abrumadora de relatos personales incluían delitos que eran, en términos
objetivos, triviales si los comparamos con el daño perpetrado por un
agresor sexual: sólo 1 de los 106 sujetos hizo referencia al hecho de
sobrevivir a una agresión sexual, por ejemplo, mientras que muchos de
ellos escribieron relatos personales del tipo «la chica de mi clase que
tenía la voz desagradable». Por tanto, estos datos parecen sugerir que
las conductas evaluadas negativamente son más propensas a desatar el
odio cuando son percibidas como relevantes para la persona que realiza
dicha evaluación.
Con esto en mente, buscamos pruebas adicionales del papel de la
relevancia personal en el presente estudio codificando las respuestas
escritas de los participantes en el supuesto «sólo negativo» y mixto,
valorando en qué medida hacían referencia a la agresión violenta contra
la perra a la hora de evaluar a Mike B. Claramente, este incidente fue
más relevante para unos que para otros: algunos participantes no hi-
cieron ningún tipo de referencia explícita al hecho, mientras que otros
hicieron observaciones bastante neutras, sosteniendo, por ejemplo, que
Mike parecía valorar la vida humana más que la animal. Sin embargo,
otros expresaron su repugnancia y rechazo hacia la conducta de Mike
valiéndose de términos tales como «abuso» o «crueldad». Hemos visto
que esta variable de relevancia personal correlaciona de forma signifi-
cativa, si bien moderada, con la devaluación global, r(70)=0,35, p<0,01,
lo cual sugiere que los dos constructos están relacionados pero no son
redundantes. Lo que es aún más importante, un análisis de regresión
reveló una única interacción significativa (p<0,002) de la relevancia per-
sonal y la devaluación global sobre el nihilismo, de tal forma que cuan-
do Mike no era percibido como una «mala persona», el nih nihil
hil
ilism
nihilismo moo eera
bajo y no estaba afectado por la medida en la que que lo los D
p
paaarI G
artici
rrttici I
tiicip
participantes T AesLs se
paante
nt
preocupaban por el bienestar animal. Sin emb eembargo,
mb barg
ba Ó
aIrrg
argo N
ggo, cuando Mike ikke fue
fue
C
Iaala
juzgado por los participantes como una naa «m
mal
ma
«mala
D
l pe on
na»,
persona»,a»»,, con
a», ccoon tatamoos
constatamos
E

do

67
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

que cuanto más les importaba el bienestar animal, mayor era el grado
de nihilismo que expresaban hacia Mike. Por consiguiente, la intención
aniquiladora dirigida hacia Mike no era una función sencilla de cómo
era evaluada, sino que dependía de la medida en la que su maldad in-
terfería con un valor importante para dichas personas.
No cabe duda de que el odio es un fenómeno importante que exi-
ge una atención mayor de la que se le ha brindado hasta la fecha en
los estudios realizados. Dado que el odio no es una emoción, sino un
móvil que persigue el objetivo de disminuir o anular el bienestar del
otro, no remitirá ni se aplacará a medida que desaparezcan la agitación
y el malestar que evocan las emociones que lo acompañan. El odio, en
cambio, permanecerá «activado», movido por la «esperanza o el deseo
continuo de que fallezca el otro» hasta el momento de su liberación, con
consecuencias potencialmente peligrosas. Al mismo tiempo, un análisis
motivacional del odio arroja nueva luz sobre el desarrollo de interven-
ciones eficaces. Un análisis exhaustivo del papel de la evaluación en la
experiencia del odio, que incorpore dimensiones como la evaluación, la
globalidad y la relevancia personal, puede resultar especialmente útil.
De hecho, nuestro análisis teórico sugiere que los padres y tutores más
sensatos tienen razón: podemos enfadarnos con los demás sin necesidad
de odiarles. Este tipo de emociones negativas hacia los demás proba-
blemente es inevitable. El odio, sin embargo, no es inevitable, si bien
la prohibición parental no basta para acallarlo. Sólo si somos capaces
de comprender en mayor medida los factores que predisponen al odio,
como es el caso de la devaluación, conseguiremos desarrollar interven-
ciones que ofrezcan una base realista para lograr su desaparición.

5. BIBLIOGRAFÍA

BURRIS, C. T., y REMPEL, J. K. ( January, 2006). «“You’re worthless”: The role of


devaluation in the experience of hate», Póster presentado en la Reunión Anual
de la Society for Personality and Social Psychology, Palm Springs, CA.
— ( January, 2007a). «“Counting to 10” is not an option: Experimental evi-
dence that hate is a motive», dicho póster será presentadoo en la
D IG
la R
A
Reunión
Reu
Re
IpThhi
eu
un
L
ni
n
Anual de la Society for Personality and Social Psych ycholo
yych

N
hoollogy,
Psychology, gy,
yM Mem
em
mp his
Memphis,i , TN
T
TN.
— (2007b). «“I will make you hurt”: Testing a m mot
moti
C I
tivati
tiv
vati
vat
attional
io conceptualization
motivational p alizzattion n
of hate», manuscrito entregado para su p pu
ubli
ubli
ubl Iación.
D
lica
ica
ic
publicación.
E

do

68
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
ESPERANDO CON ANSIA LOS RUMORES DE SU MUERTE

POON, C. S. K., y KOEHLER, D. J. (2006). «Lay personality knowledge and dis-


positionist thinking: A knowledge-activation framework», Journal of experi-
mental social psychology, 42, 177-191.
REMPEL, J. K., y BURRIS, C. T. (2005). «Let me count the ways: An integrative
theory of love and hate», Personal relationships, 12, 297-313.

D I G IT A L
I ÓN
C
DI
E

do

69
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
D I G IT A L
I ÓN
C
DI
E

do
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
CAPÍTULO 4

LA SOCIEDAD FARMACÉUTICA:
LA AN-ESTESIA SOCIAL
O LA PROGRESIVA DISMINUCIÓN
DE DISPOSITIVOS CULTURALES
PARA LA ACCIÓN SUBLIME
Luis Raúl Sánchez-Peraza, Ph.D.
Universidad de Puerto Rico en Ponce

1. INTRODUCCIÓN

Nos proponemos examinar en este congreso los Trastornos Psicoló-


gicos del Siglo XXI. Resulta ineludible, entonces, abordar dentro de esta
temática el fenómeno de las adicciones y, más específicamente, el surgi-
miento de nuevas adicciones. La reflexión que comparto con ustedes no
pretende enumerar nuevas formas de adicción. Ciertamente, el nuevo
milenio ha traído consigo el reconocimiento de nuevas conductas adic-
tivas, algunas de ellas asociadas, a su vez, a nuevas sustancias. Pero cabe
preguntarnos si la estructura subyacente a la nueva conducta adictiva es
diferente o si la misma sigue unas pautas que comenzaron a configurarse
ya desde mediados del siglo XX. Más que una definición extensiva de las
nuevas adicciones perseguimos atender las definiciones intencionales y
los criterios que se utilizan para demarcar una conducta como adictiva.

2. CONCEPTO DE ADICCIÓN

El término adicción se deriva del vocablo grieg griego


rieg
iego
ieg
go aaddicere
dd ereeIT
cG
Icere
Ddiciicer Ae Lsissig-
que
qu
q ue ig
nifica «adorar o rendirse ante un amo» (Holman
Hoolm ma aÓ
mIan N
n Coombs
C y Howatt,
Hoowwattt,
2005). La utilización generalizada de laa noci
noción,
n
noc
oc
oci
ció ICD
n sin embargo,
ióóón, mbar
bargo,
b
bargo
argggoo,
arg o, noo ha
ha es-
E

do

71
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

tado acompañada de una definición general aceptada. Un modelo teó-


rico que abarque todas las posibles expresiones de la conducta adictiva
está aún por ser elaborado (Holman Coombs y Howatt, 2005). Se han
elaborado varios modelos teóricos en torno a la adicción. Entre ellos se
encuentran: Modelo Moral, Modelo de Automedicación, Modelo Mé-
dico, Modelo Espiritual, Modelo del Desorden de Control de Impulsos,
Modelo de Deficiencia en las Recompensas y la Adaptación Neuropsi-
cológica, Modelo Genético, Modelo Biomédico, Modelo de Aprendi-
zaje Social, Modelo de los Patrones Erróneos de Pensamiento, Mode-
lo Biopsicosocial y Modelo de Salud Pública. Algunos de los modelos
enumerados presentan puntos de encuentro y características similares.
No obstante, ninguno ha logrado proveer una definición abarcadora de
las adicciones.
Cualquiera que sea la manifestación de la adicción, sea por depen-
dencia de una sustancia o por un comportamiento, el fenómeno parece
presentar tres importantes características: el carácter compulsivo y repe-
titivo, la pérdida de control y el uso continuo. Al referirnos al carácter
continuo del consumo en las adicciones, se establece que además de
ser un patrón de consumo crónico es también episódico (Hall, Was-
serman y Havassy, 1992). Nuestra experiencia clínica con la prevención
de recaídas nos ha llevado a concluir que la consideración del carácter
episódico de las adicciones es importante. La recaída ilustra, precisa-
mente, esta dimensión de los procesos adictivos. Además, nos parece
necesario ampliar la definición para incluir en ella la estructura mítica
de los procesos adictivos. Es decir, identificar la presencia de mitos que
sirven de apoyo cognoscitivo para justificar la conducta adictiva. Hemos
podido cotejar que muchos de los mitos que elaboran las personas que
viven con problemas de adicción presentan como característica el esta-
blecer un vínculo o equivalencia entre equilibrio y salud. De sus relatos
se extrae que el funcionamiento característico de la salud es aquel que se
aproxima a un estado de equilibrio. La aproximación al mito elaborada
por Barthes (1994) servirá de base conceptual para cuestionar la equiva-
lencia entre equilibrio y salud.

3. EQUIVALENCIA ENTRE EQUILIBRIO Y SALUD

N DI G IT A L

CI el co
Entendemos que tal equivalencia se desprende
esppren
pre
pren
end
ennde
de
edde las implicaciones
p cacion
nes
oImo
de la noción de homeostasis, entendida
ida
Dcomo
daa cco
com conjunto
njunto
nj
jun
junt
juunt
u ntto
to de
d mmeca-
ecca
E

do

72
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
LA SOCIEDAD FARMACÉUTICA: LA AN-ESTESIA SOCIAL

nismos de retrocomunicación/retroacción dentro de un sistema que se


dirige a reestablecer el equilibrio tras una alteración o cambio en el
circuito de relaciones e interacciones (Von Bertalanfy, 1969). Por ejem-
plo, en el modelo médico las implicaciones de la noción de homeostasis
sugieren que:
«Durante las últimas cinco décadas, los médicos han interpre-
tado las fluctuaciones en el ritmo cardiaco en términos del principio
de homeostasis: los sistemas fisiológicos operan normalmente para
reducir la variabilidad y para mantener un funcionamiento interno
constante. De acuerdo a esta teoría, cualquier variable fisiológica,
incluido el ritmo cardiaco, debe regresar a su estado de estabilidad
“normal” luego de ser perturbado. El principio de homeostasis su-
giere que las variaciones en el ritmo cardiaco son meras respuestas
transitorias ante un ambiente fluctuante. Se puede razonablemente
postular que durante la enfermedad y el envejecimiento el cuerpo es
menos capaz de mantener un ritmo cardiaco constante durante el
reposo, de manera que la magnitud de las variaciones en el ritmo
cardiaco es mayor» (traducción del autor, p. 47).

La incorporación de modelos homeostáticos a la psicología ha su-


puesto que la homeostasis sea entendida, por lo general, como ausencia
de cambio o a la pasividad como base para establecer la equivalencia
entre equilibrio y salud.
Desde esta equivalencia, todo evento fluctuante en el funcionamien-
to es entendido como señal de vulnerabilidad o patología. Una revisión
de las ediciones más recientes de los manuales de clasificación de los
desórdenes mentales (APA, 1994) nos permite verificar que la presencia
de eventos fluctuantes ha sido utilizada como criterio inclusivo en la
construcción de nociones psicopatológicas. Lo anterior ilustra el im-
pacto que la equivalencia entre equilibrio y salud ha tenido en el pen-
samiento psiquiátrico incorporado al adiestramiento de psicólogos y
psicólogas, sobre todo los/as psicólogos/as clínicos.
Sin embargo, otros modelos postulan que la fluctuación en el fun-
cionamiento de nuestros sistemas corporales puede ser entendida como
señal de salud. La definición de fluctuación a la que hacemos referencia
se ubica dentro de la conceptualización de este término que se despren-
de de la arquitectura fractal y las dinámicas no lineales, ambas contem-
pladas dentro de la Teoría del Caos. Golberger, Rigneyy y We W st ((1
West (1990),
199990
a partir de tal conceptualización, cuestionan la equivalencia
equ
quiv
qu
qui
q iva
ival D
valenc
va ncci
nc I
cia G I T
eentre
ia ennttr
n A qL
equi-
trree eeq
qu
librio y salud para sugerir un panorama conceptual
nccept
ept
ptuuIÓ
tu N
aall distinto.
ual di
d Desde de estaa
perspectiva, la capacidad para fluctuar, identifi
deent
d IfiCcada enn sistemas
enttifi
enti
D ema como
iistema
sstem
st
tte
tem com mo el
E

do

73
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

sistema nervioso, endocrino e inmunológico, entre otros, está asociada


a una mayor capacidad de respuesta frente a un entorno cambiante, im-
predecible y caótico:
«Los sistemas caóticos operan dentro de un amplio espectro de
condiciones y son, por lo tanto, adaptables y flexibles. Tal plasticidad
permite a los sistemas enfrentar las exigencias de un ambiente im-
predecible y cambiante» (traducción del autor, en Goldberger Rigney
y West, 1990, p. 49).

Desde esta perspectiva, aparece la plasticidad como base funcional.


A partir de este panorama conceptual, repensar la fluctuación como in-
dicador de salud me parece pertinente para abordar las adicciones. Pre-
cisamente, la recaída es entendida como una desviación o fluctuación
del funcionamiento normal que marca el inicio del proceso adictivo. La
recaída es conceptualizada como un error o una distorsión en el proceso
de recuperación y, en un sin número de ocasiones, se utiliza como cri-
terio para evaluar la efectividad de un tratamiento para la adicción. Sin
embargo, Caramazza (1988) ha sugerido que el error no es un fenóme-
no arbitrario sino un evento que responde a la estructura organizativa
de determinado proceso. Postulamos que, en este sentido, la recaída en
tanto error hace transparente la estructura organizativa del consumo de
sustancias.

3.1. Características en el patrón de consumo

A partir de esta aproximación, nuestra experiencia clínica en grupos


de post-ayuda para personas que completaron un programa de desin-
toxicación nos ha permitido identificar tres importantes características
en el patrón de consumo de las personas que participaron de los gru-
pos. Estas tres características se refieren a la supresión de la actividad
emocional como pauta de funcionamiento; la presencia de distorsiones
y la inclusión de objetos de consumo como de prótesis de la imagen
corporal; y la creación de mitos como apoyo cognoscitivo para justificar
el consumo de sustancias.
Primero, el consumo de sustancias de los participantes en los grupos
de post-ayuda parecía responder a un intento por ejercer control con ntro
nt t oll sobre
soob
sus estados de ánimo. A este componente identifi ntifi
tifificado
iific
ifi adoD
cad enIG
en sus
ssu
u rela
re A
rTelat
ussIrelatos
eelato oL lo
llattos
N
hemos denominado la modulación artificial de los IsÓestados
lo
los d anímicos.
e ttados
es aním . Cabe Cabe
destacar que el consumo de múltiples su usta IC
sustancias,
ustaan
an
ncias,
D
ci gen generalizado
eraliza
eralizad
er
rraliz
ra
aali
liz
izaaad
do a p partir
arrti
E

do

74
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
LA SOCIEDAD FARMACÉUTICA: LA AN-ESTESIA SOCIAL

de los años 80, es instrumental para llevar a cabo tal modulación. Ade-
más, sus relatos hacían referencia a experiencias límite. Sissa (1998) ha
descrito este tipo de experiencia como parte de su elaboración en torno
al placer negativo. El placer negativo, según la autora, sugiere que el con-
sumo de sustancias persigue eliminar cualquier experiencia dolorosa y
su desaparición es percibida como placer. Posteriormente, ampliaremos
las implicaciones de esta noción para explorar la adicción en tanto una
forma de anestesia social. Es decir, la identificación de nuevas formas de
adicción debe ser entendida en el contexto de una progresiva disminu-
ción de dispositivos culturales para enfrentar el dolor que supone estar
vivos y así poder trascenderlo. A esa capacidad de trascender el sufri-
miento la denominamos: acción sublime. Finalmente, los relatos de los
participantes de los grupos atribuían significado a la actividad emocio-
nal como indicador de vulnerabilidad o de riesgo de una recaída. Tanto
la modulación artificial de los estados anímicos como las experiencias
límite y la atribución de significado a la actividad emocional como indi-
cador de vulnerabilidad tienen en común la referencia a la emoción; una
representación psicológica de la fluctuación. Damasio (1994), uno de
los más prestigiosos neurocientíficos contemporáneos, propone que la
emoción es la representación que hacemos de los cambios o fluctuacio-
nes en los estados corporales que ocurren como resultado o en respuesta
a un evento en el entorno real o imaginario. Además, elabora una dis-
tinción entre las nociones de emoción y sentimiento. Los sentimientos,
según sugiere, se refieren a los mecanismos para detectar los cambios
que ocurren o incluimos en la representación del cuerpo propio. Resulta
de interés que en los patrones de recaída examinados en los participan-
tes de los grupos de post-ayuda se destaca una tendencia a suprimir o
eliminar la actividad emocional. El esquema propuesto por Damasio,
a su vez, nos permite entender el impacto que tal supresión tiene en
las distorsiones de la imagen corporal. Tales distorsiones representan una
segunda característica que se desprende del patrón de consumo de los
participantes del grupo.
Damasio (1994) distingue tres tipos de sentimiento: los sentimien-
tos asociados a emociones primeras, los sentimientos asociados a cam-
bios sutiles en los estados corporales y los sentimientos de trasfondo
corporal. Estos últimos los vincula a la ausencia de cambios significati-
vos en los estados corporales, postulados como cruciales para paara
p ra laa imagen
im
maaggge
corporal. Para Damasio (2003) los sentimientos, s,, los
lo eD I G
loss mecanismos
meca
ecccaan
anis
niism
nism I T A eL
mooss desa-
mo dees
d
mIb
rrollados evolutivamente para detectar taless cambios,
ccam
mb
mbioÓ
bio N
ios, son cruciales ess p
para
araa
lff Es
la delimitación y la construcción del self. IC D
Es decir,
d e Damasio
Dam masio
maaasio
assio
siio (2003)
(200
(2
2003)
03 nos noos
E

do

75
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

sugiere que es importante evaluar la forma en que las bases biológicas


de las emociones y de los sentimientos inciden en la representación que
la criatura humana hace de sí misma pues son vitales al examinar las
implicaciones que tales operaciones tienen para nuestro entendimiento
de la naturaleza humana. Nos propone:
«Explicar la biología de los sentimientos y las emociones estre-
chamente relacionadas a los mismos es muy probable que contribu-
ya al desarrollo de tratamientos efectivos para algunas de las más
importantes causas del sufrimiento humano, entre ellas la depresión,
el dolor y la drogadicción. Aun más, entender lo que son los senti-
mientos, como operan y lo que significan es indispensable para la
construcción futura de modelos de la naturaleza humana más acer-
tados que los que tenemos hoy a nuestra disposición, modelos que
tomen en consideración adelantos en las ciencias sociales, en las cien-
cias cognitivas y en la biología» (traducción del autor, pp. 7-8).

De su esquema se desprende que al suprimir la actividad emocional


la misma pasa a formar parte de los sentimientos de trasfondo corpo-
ral. Como consecuencia, la inclusión de actividad emocional suprimida
en los sentimientos de trasfondo corporal promueve distorsiones en la
imagen corporal. De hecho, la literatura en torno a los efectos residuales
del uso prolongado de sustancias sugiere que, más que el impacto de la
sustancia, los daños al sistema son resultado de patrones de consumo
repetitivo que inciden en la alteración de los mecanismos homeostáticos
para reestablecer el equilibrio en el funcionamiento del cuerpo (Spencer,
1990). Es decir, la eliminación de la actividad emocional supone restarle
capacidad al sistema para fluctuar y de esta forma poder responder de
forma efectiva a un entorno cambiante y caótico. En los participantes
de los grupos tales distorsiones en la imagen corporal se expresaron a
través de la utilización de la identificación proyectiva como mecanismo
de defensa primario.
La conceptualización en torno a la identificación proyectiva, y en
torno a la disociación primitiva, nos permiten entender la forma como la
identificación con objetos puede ser incluida como prótesis o extensio-
nes de la imagen corporal. Una imagen fragmentada o primitivamente
delimitada puede incluir identificaciones con objetos dentro roo de
de los os lími-
lloos lím
tes de la representación de si mismo. En los relatoslato
atos
ato
tos d lossIG
de D
lo cA
ItiTicicip
participantes
pa
p
par
art
rtic icipa aLn
iipa
pan
de los grupos de post ayuda, el objeto de consumo
cons
ons
nsu
su mooNera por lo general,

sIum
umo
m gen neral,
el automóvil. Nos preguntamos si nuevas evaas formas
vaas IC D
foormas
fo r dee adicción
adicció
ad
dicc
d
di ió como
i ciió
ic coomo al a
E

do

76
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
LA SOCIEDAD FARMACÉUTICA: LA AN-ESTESIA SOCIAL

Internet, los juegos electrónicos y, recientemente, el iPod, constituyen


ilustraciones del fenómeno que intentamos ilustrar.
La tercera característica del consumo de sustancias que se desprende
de los relatos de los participantes se refiere a la creación de mitos como
apoyo cognoscitivo para justificar el consumo de sustancias. Los mitos pre-
sentados a lo largo de la experiencia grupal presentaban como estructura
lo que hemos denominado una falacia retrospectiva; la utilización de
unos esquemas de pensamiento propios de un momento histórico en
la vida de la persona a otro contexto en el que resultan inadecuados. El
cuento Rip Van Winkle constituye una excelente ilustración de lo que
pretendemos describir (Sánchez-Peraza, 2001). A pesar del impacto
que el uso prolongado de sustancias había tenido en los participantes,
muchos de ellos y ellas verbalizaban formas de organizar y enfrentar la
experiencia que correspondía a otro momento histórico de sus vidas. Por
lo general, tales estrategias eran parte de la configuración de una imagen
corporal que, en tanto mediador entre el Sujeto y el mundo, aludían a un
momento histórico antes de que la persona consumiera sustancias por
primera vez en su vida. Ciertamente, habían ocurrido transformaciones
en su imagen corporal como resultado del consumo de sustancias. Sin
embargo, las formas repetitivas y el repertorio limitado de organizar y
enfrentar la experiencia identificada en sus verbalizaciones remitían a
una representación de sí mismos congruente con otro momento de sus
vidas y, por lo tanto, resultaban inadecuadas.
Los participantes del grupo de post-ayuda parecían establecer una
equivalencia resistente al cambio entre un determinado repertorio de
estrategias y su representación de sí mismos. La estructura mítica de
este componente del consumo de sustancias nos permite identificar otra
instancia en que la ausencia de cambio o fluctuación es entendida como
indicador de funcionamiento saludable.
En su elaboración teórica respecto al mito, Barthes (1994) propo-
ne tres posibles lecturas del mismo. De ellas, la tercera lectura sugiere
prestar atención al mito en tanto «un todo inextricable de sentido y
significado» y en tanto del mito se recibe una significación ambigua. Se
desprende de esta lectura que la relación de equivalencia no aparece ni
como ejemplo, ni símbolo, ni coartada. La relación de equivalencia apa-
rece como la presencia misma de la cosa. Es a partir de la equivalencia
entre equilibrio y salud que se constituye un habla mítica ca qu que no
que n oottiifi
notifi fica
cada instancia de fluctuación como un ejemplo de pat pa olo
ologI G
patología, I T
Doggííaa, ddet
patolo A
eteri
et
teri
erior
deterioro,Lo
vulnerabilidad o riesgo de una recaída. A nues uest I
uesstr
sttro
st
nuestro rÓ
ro eN
o entender, es ddee estaa
forma que el mito transforma lo histórico ricco InCorg
co een
D nico y art
orgánico aarticula
arrtticula
rt l un na
una
E

do

77
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

mirada patologizante a todo evento fluctuante para detonar la conducta


adictiva.
Sin embargo, Barthes (1994) presenta dos características del mito:
su alternancia y su inestabilidad. Ampliar el repertorio de alternativas
de respuestas pudiese promover tales características. Proponemos que
fomentar la amplitud y flexibilidad en el repertorio de respuestas supone
posibilitar una evaluación de la pertinencia de la acción (von Foerster,
1992) y con ello la dimensión ética en el ser humano.
Por otra parte, ampliar el repertorio de alternativas de respuesta su-
pone no sólo reconocer como saludable el que ocurran transformaciones
en la imagen corporal o promover una aproximación ética al aprendiza-
je, supone también enfrentar nuestro propio sufrimiento. Las palabras
del personaje del filme Shadowlands (Clegg, Eastman, y Attenborough,
1999), C. S. Lewis, el teólogo y crítico literario inglés: «el sufrimiento
es el cincel con que se esculpe la naturaleza humana» resumen elocuen-
temente esta idea. En un libro autobiográfico publicado originalmente
bajo un pseudónimo, A Grief Observed (Un duelo vivido), Lewis (2001)
propone que es a través de la apropiación del sufrimiento que podemos
trascenderlo. Sin embargo, la característica distintiva de lo que deno-
minamos la sociedad farmacéutica es promover la anestesia social. La
búsqueda incesante del placer o el hedonismo característico de nuestros
tiempos supone la presencia de múltiples dispositivos socialmente arti-
culados para la evasión del dolor, entre ellos las sustancias.

4. LA AN-ESTESIA SOCIAL

De las cinco fases contempladas en el ciclo de la dependencia quisié-


ramos destacar la fase de alivio. En ella, las personas experimentan pla-
cer negativo. Sissa (1998) sugiere que el consumo de sustancias persigue
eliminar cualquier experiencia dolorosa y la supresión o evitación del
dolor es percibida como placer. Es decir, los efectos de muchas sustan-
cias o comportamientos no son placenteros en sí mismos sino que deri-
van su carácter placentero o son percibidas como tal por la eliminación
del dolor. En ese sentido, muchas sustancias operan como un aanestesia
unaa an neeeste
nes te
pues calman, alivian o evitan la expresión del dolor.
olor
lor.
lor
o . Pr
or cD aG
sIame
Precisamente,
P ecis
ci
isa
same nTtteeAllaaLp
Int
meeent
m pa-
labra anestesia reúne bajo múltiples significados
cad
ado
ad osIÓ
doos la N
l idea
id de la existencia
id steenciia
de dispositivos para calmar el dolor. IC D
E

do

78
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
LA SOCIEDAD FARMACÉUTICA: LA AN-ESTESIA SOCIAL

La an-estesia también puede ser entendida como un intento de su-


primir la dimensión estética en el ser humano. Estar vivos supone ser
entes deseantes; con el potencial para la sublimación del sufrimiento. La
an-estesia supone eliminar la posibilidad de sublimar el sufrimiento y
con ello la posibilidad de trascenderlo para producir belleza. A esa capa-
cidad de trascender el sufrimiento la denominamos: acción sublime.
El concepto de sublimación que utilizamos remite a su utilización en
términos psicoanalíticos. Freud incluye la sublimación dentro de lo que
plantea como los posibles destinos de la pulsión, posteriormente articu-
lados por su hija como mecanismos de defensa. Este esquema teórico
nos permite afirmar que las adicciones no constituyen un mecanismo de
defensa. No constituye un mecanismo de defensa pues a diferencia de
ellos no guían el destino de la pulsión sino que producen un cortocircui-
to en relación al Otro y su deseo (Braunstein, 1999) para establecer una
relación directa con el objeto. Es decir, la adicción o adicciones provocan
la ilusión de separarnos del orden social para regresar a la fantasía de un
paraíso donde no existe el sufrimiento pues no existe el deseo.
En el psicoanálisis se nos presenta la imagen de un otro depredador
al acecho, representante del Otro o el orden social y simbólico. Es ese
otro, la figura paterna, quien catapulta a la criatura humana fuera del
paraíso donde todas sus necesidades están satisfechas. Tal expulsión in-
serta al ser humano en el discurso que pone barrera al goce para posibi-
litar la entrada a la Escala Invertida de la Ley del Deseo (Lacan, 1995).
A partir de ese momento fundante, el sujeto desplaza su deseo por los
objetos que aparecen como re-presentaciones o sustituciones del objeto
perdido. Sin embargo, el adicto pretende o elige sustraerse de tal arreglo
de fuerzas. La elección del adicto es:
«Algo que permite una conexión casi experimental con el goce y
que opera un cortocircuito con respecto del Otro y de su deseo. Una
senda que permite al sujeto un cierto balizamiento, la producción
más o menos regulable de una separación con respecto a los efectos
de la operación de alienación significante. Una separación que puede
ser completa, es decir, un rechazo absoluto de la alienación signifi-
cante» (p. 198).

A partir de esta perspectiva teórica, proponemos que la adicción


aparece claramente como una conducta o secuencia de conductas ducttas q
duc quue se
que
organizan a partir de la negación u oposición all dolor
dollor
do oor que
qu I G
De supone
sup
sup I
pon
po T
on A Lstt
nee estar
eest
N
cació
ació
vivos. A su vez, entendemos que la identificación InÓde
ióón
ión d nuevas formas mas de de
dIeCuna p
adicción debe ser entendida en el contexto
ext
xtto
to de
D progresiva
roggresiva
rresiv
re
eesi
esiv
iva disminu-
va d ismi
i inu u-
E

do

79
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

ción de dispositivos culturales que promuevan la sublimación a través de


acciones sociales efectivas.
Para concluir, quisiera parafrasear a mi maestra, Ilsa Echegaray, re-
cientemente fallecida. En una conferencia sobre farmacoterapia, Ilsa
cita a Unamuno para plantear que de lo que se trata es de rescatar y
apropiarnos del sentido trágico de la vida.

5. BIBLIOGRAFÍAS

AMERICAN PSYCHIATRIC ASSOCIATION (1994). Diagnostic and Statistical manual


for Mental Disorders, (4.ª ed.) Washimgton, D. C.: American Psychiatric
Association.
BARTHES, R. (1994). Mitologías (10.ª ed.) México: Siglo XXI.
BERTALANFY, L. VON (1969). General Systems Theory, Nueva York: George Bra-
ziller Publishers.
BRAUNSTEIN, N. (1990). A-Dicción de goce, en goce, México: Siglo XXI.
CARAMAZZA, A. (1988). «Some Aspects of Language Processing Revealed
through the Analysis of Acquired Aphasia: The Lexical System», Annual
Review of Neuroscience, 11, 395-421.
CLEGG, T.; EASTMAN, B. (productores), y ATTENBOROUGH, R. (productor y di-
rector) (1993). Shadowlands, Los Angeles: Warner Home Videos.
DAMASIO, A. (1994). Descartes’ Error: Emotion, Reason and the Human Brain,
Nueva York: A Grosset/Putnam Book, Published by G.P. Putnam’s Sons.
— (2003): Looking for Spinoza: Joy, Sorrow and the Feeling Brain, Nueva York:
Harcourt, Inc.
FOERSTER, H. VON (1992). «Ethics and second-order cybernetics. Cybernetics
and human knowing». Journal of second order cybernetics and cyber-semiotics,
1(1).
GOLDBERGER, A. L.; RIGNEY, D. R., y WEST, B. J. (1990). «Chaos and fractals
in human physiology», Scientific american, 260 (2), 43-49.
HALL, S. M.; WASSERMAN, D. A., y HAVASSY, B. E. (1992). «Relapse preven-
tion» en PICKENS, R. W.; LEUKEFELD, C. G., y CCHUSTER, C. R. (eds.), Na-
tional Institute on Drug Abuse (NIDA), Research Monograph Sertiesd Number
106: Improving Drug Abuse Treatment. Rockville, MD; US Department of
Health and Human Services, pp. 1-9.

I G IT A L
HOLMAN COOMBS, R., y HOWATT, W. A. L. (2005). The Adiction diction
ion
on Counselor’s
Counse
C
Co
ouun
nseel
e
Desk Reference, New Jersey: John Wiley and Sons, s,, Inc.
ns, In
N
Inc.
n
nc D
LACAN, J. (1995). «Subversión del sujeto y dialéctica
cttica I
icaa d Ó
delel d
deseo en el inconscien-
on
nsciien-
oI:C
te freudiano», en Escritos II (18.ª ed.) México:
Méx

éxico
éxico
D
xicco:
o: Siglo
S XI.
XXI
E

do

80
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
LA SOCIEDAD FARMACÉUTICA: LA AN-ESTESIA SOCIAL

LEWIS, C. S. (2001). A Grief Observed, Nueva York: Harper Collins Publishers,


Inc.
SÁNCHEZ-PERAZA, L. R. (2001). «El complejo de Rip Van Winkle o la es-
tructura mítica de los procesos adictivos», en Actas del Taller del Discurso
Psicoanalítico, 8, 50-59.
SISSA, G. (1998). El Placer y el Mal: Filosofía de la droga, Buenos Aires: Editorial
Manantial.
SPENCER, J. W. (1990). «Why Evaluate for Residual Drug Effects?», en J. W.
SPENCER y J. J. BOREN (eds.), National Institute on Drug Abuse (NIDA) Re-
search Monograph Sertiesd Number 101: Residual Drug Effects of Abused Drugs
on Behavior, Rockville, MD; US Department of Health and Human Ser-
vices, pp. 1-9.

D I G IT A L
I ÓN
C
DI
E

do

81
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
D I G IT A L
I ÓN
C
DI
E

do
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
CAPÍTULO 5

CIBERPORNOGRAFÍA:
LA PSICOLOGÍA DEL PLACER
INMEDIATO
Elizabeth A. Maynard
University of St. Thomas, Houston, Texas

1. INTRODUCCIÓN

El presente capítulo trata de ofrecer un resumen del número cre-


ciente de estudios que se están realizando en el ámbito del consumo
de la pornografía a través de Internet y de las implicaciones de dicho
consumo en la salud mental. Se presentarán al lector una serie de datos
sobre la incidencia de la pornografía a través de Internet, el consumo
adictivo y compulsivo de dicha pornografía y las distintas estrategias de
tratamiento. La autora abordará también algunas de las implicaciones
de la ciberpornografía de cara a los miembros del clero y al personal
laico de la Iglesia.
El estudio de la pornografía por Internet o ciberpornografía ha
sido abordado desde cuatro perspectivas fundamentales. El primer
enfoque estudia los aspectos conductuales y psicológicos de la ciber-
pornografía e indaga en el consumo compulsivo, adictivo o anormal
del medio. El segundo ámbito de investigación analiza la incidencia
y el impacto de la exposición infantil a este tipo de pornografía. El
tercer enfoque investiga los aspectos políticos y económicos de esta
modalidad de pornografía, presentándola como una industria con im-
plicaciones tanto sociales como económicas (Heider y Har Harp,rp
rp 22002).
p, 20 0002
El cuarto ámbito de investigación está centrado n ellD
doo een nG
oInsu
consumo
cco ssu
umToAddeLe la
Im
mo
iÓ N
ciberpornografía y demás formas de cibersexualidad
exua
xua I
uali
alid
allida
id
dadd por miembros
Cd ttanto
roos de
de
dIades
distintos colectivos como parte de comunidades
muunid
unid
uni
idad
ida
id
D nto «o«online»
««onli
on li » como
nlin
nl commo
E

do

83
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

«off-line» (Lillie, 2002). El presente estudio se centra en la primera de


estas cuatro áreas de investigación.

2. PORNOGRAFÍA

Lo que se considera pornográfico varía en función de la cultura y


del momento histórico en el que nos encontremos. Tanto los individuos
como los colectivos producen y consumen pornografía por multitud de
motivos diferentes y de muchas formas distintas, y el significado que
confieren a la experiencia también varía de una persona a otra (Lillie,
2002). La pornografía puede cumplir una serie de funciones distintas,
incluida la definición de los cuerpos, deseos y conductas, la revelación de
«verdades» sociales y políticas y la construcción de la identidad (Lillie,
2002). Algunos autores sostienen que los materiales sexualmente explí-
citos (como los que pueden encontrarse en la red) no sólo permiten a
los individuos expresar sus preferencias sexuales, sino que les permiten
además constatar cómo sus preferencias personales se ven influenciadas
por el uso de dichos recursos, ya sea de forma leve o pronunciada (Fisher
y Barak, 2001).
Algunos autores han recurrido a las distinciones entre erotismo,
pornografía degradante y pornografía violenta en sus estudios, rea-
lizando dichas distinciones en función del contenido explícito de los
materiales (Fisher y Barak, 2001). El erotismo suele ser definido como
material que, aun siendo sexualmente explícito, no es explícitamente
degradante ni violento en su retrato de una actividad sexual consen-
suada. La pornografía degradante también es explícita, con la diferen-
cia de que degrada o deshumaniza claramente a los individuos (por
lo general mujeres o niños), de una manera que fomenta o aprueba
este tipo de humillación. Por último, la pornografía violenta es aquella
que es explícita y que además aprueba la violencia sexual (general-
mente ejercida por hombres contra mujeres). Sin embargo, es difícil
para los investigadores evaluar hasta qué punto los consumidores de
pornografía hacen distinciones semejantes entre los distintos tipos de
pornografía y si la excitación sexual o la conducta del consumidor se
ven influenciadas por estas distinciones. Estas definiciones one
on es también
nes ttaam
mb bi
pueden ser problemáticas para quienes argumentan ent
enta
n an
nt
ntaan queuD
que I G
ttodo
e tod
odoI T A L
material
do mat
m atte
ter
er
que retrate la sexualidad más allá de un contexto
onttex
onte IxÓoN
teexto
xt
xto rrelacional mutuo utuoo y
significativo es, en sí mismo, degradantente ICD
deshumanizador.
tee o d
deshum
e aniz
izador.
zzad
zado
za
ad
ador
dor
door
E

do

84
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
CIBERPORNOGRAFÍA: LA PSICOLOGÍA DEL PLACER INMEDIATO

3. INTERNET

Antes incluso de abordar el atractivo del material sexualmente explí-


cito disponible a través del ordenador, es necesario abordar la naturaleza
absorbente del ordenador propiamente dicho y la manera en la que los
usuarios son atraídos por la abundancia de imágenes e ideas disponibles
en dicho espacio. Autores como Heim (1993, citado en Lillie, 2002)
describen el potencial erótico del ordenador.
«El atractivo del ordenador va más allá de lo estético o utilita-
rista; se trata, más bien, de un poder erótico. En lugar de ser un
juego entretenido con superficies o planos, como es el caso de los
juguetes y demás pasatiempos, nuestra relación con las herramientas
de la información se asemeja a una relación simbiótica y, en última
instancia, a un matrimonio mental con la tecnología» (p. 25).

Internet ha revolucionado varios ámbitos de la interacción humana.


Para muchos, el ordenador se ha convertido en la fuente principal de
entretenimiento y en el compañero más fiel, remplazando con frecuen-
cia otros medios familiares (televisión, radio) y la interacción cara a cara
(Lillie, 2002).
Algunos autores sostienen que Internet «se ha convertido en una
nueva forma de expresión del ser (o seres) así como una plataforma
social y sexual no tradicional» (Ross, 2005: 342), mientras que otros
afirman que la red se limita a ofrecer un nuevo foro para las cuestiones
familiares. Otros autores consideran que son más los puntos de unión
que de desunión entre la ciberpornografía y el resto de modalidades
de pornografía (Lillie, 2002). La pregunta que queda en el aire es si
Internet ha creado un nuevo espacio para la sexualidad o si el uso de
la red para fines sexuales se limita a reflejar las conductas sexuales que
se desarrollan más allá del medio cibernético (si bien a una velocidad
muy superior) (Ross, 2005; Lillie, 2002). Autores como Cooper, Boies,
Maheu, y Greenfield (1999) sugieren que el impacto de Internet es tal
que el cibersexo puede estar contribuyendo a desencadenar una nueva
revolución sexual.
Según Ross (2005), la red confiere una nueva dimensión a la inti-
midad del ser humano porque permite a los individuos comunicar in-
formación profundamente personal a través de enormes distancias; dist
dista
istaan
anncias no
iaaas; n
obstante, esta intimidad se desarrolla a expensas ass de rD
de otros I G I T
ooss impulsos,
otros
ro imp
im
imp pul A L
lsos, ya
ulsos y
sean sociales o de otro tipo, que se producen ceen enIÓ
n en llasNinteracciones
la es ccara
araa
C dde co
Iddad
a cara. Si bien Internet nos ofrece la posibilidad
ossibil
osiibi
bilid
lid
li
id
D comunicarnos
munic
munica
mun
m
muni
mu un
uniicc noos co con
on
E

do

85
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

los demás de maneras nuevas y diferentes, también es cierto que a me-


nudo distorsiona los sentidos de los usuarios durante dicho proceso. En
el ciberespacio no podemos ver, oír, tocar, oler o saborear a la persona
con quien tratamos de entablar una «relación» como lo hacemos cuando
conocemos a nuestro interlocutor en la vida real (Delmonico, 2003).
Algunos autores afirman que estos cambios en la interacción humana
inciden sustancialmente en la naturaleza de las relaciones (Delmonico,
2003), al menos las que se desarrollan, principal o exclusivamente, en el
ciberespacio.
Internet tampoco tiene precedentes en lo que respecta a su ca-
pacidad para facilitar ciertas formas de placer físico y emocional con
personas lejanas y, por lo general, desconocidas. Ross (2005) sostiene
que Internet se ha convertido en una especie de mercado en el que los
individuos pueden encontrar compañeros con quienes compartir sus
fantasías sexuales de manera «ilimitada, libre de límites geográficos y
temporales y sin ninguna restricción en lo que se refiere al número de
conquistas». Este medio también ofrece al usuario la posibilidad de
experimentar con conductas sexuales que pueden resultar difíciles de
materializar en el mundo real, ya sea porque la pareja no está disponible
o porque el individuo se ve limitado por su conciencia. Internet, por
tanto, ofrece un espacio en el que podemos experimentar con nues-
tra conducta interactuando con otras personas sin tener que «hacerlo»
realmente (Ross, 2005).

4. ACTIVIDAD SEXUAL ONLINE: UN AMPLIO ABANICO


DE EXPERIENCIAS SEXUALES

Para abrir un debate significativo sobre el consumo y las implicacio-


nes de la ciberpornografía, es necesario comprender primero el rango y
la naturaleza de las actividades con connotaciones sexuales disponibles a
través de la web. El consumo de ciberpornografía es una de las muchas
experiencias sexuales electrónicas a las que puede acceder el usuario.
Otros ejemplos de Actividad Sexual Online (ASO) incluyen actividades
recreativas, lúdicas, educativas, relaciones y comerciales. El cibersexo
puede considerarse como un subconjunto de conductas ASO ASO O (C(Cooper,
Cooop
Co op
Delmonico, Griffin-Shelley y Mathy, 2004) y defi d
de rD
finirse
defin
efin
efi nirse
irrs I G
ssee comoI
como
com T A
elLuso
mo el u
nÓ N
de Internet para satisfacer conductas sexualmente
uaalm
alme
men
me I tte gratifi
ente
nt ficantes.
t . Estas
Estatas
deIC
conductas pueden incluir la visualizaciónón
n de
D
imágenes
iimáge es (p (pornografía),
(porn
((porno
(por
p
por
po nograafía),, eel
orrn
no
E

do

86
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
CIBERPORNOGRAFÍA: LA PSICOLOGÍA DEL PLACER INMEDIATO

chateo con otras personas sobre sexo en chats, el envío o la recepción


de correos electrónicos explícitos, el intercambio de información sobre
fantasías, o la práctica de cibersexo en tiempo real en chats, utilizando
estos foros como punto de partida para posibles relaciones off-line o
para practicar sexo online sin miras a entablar contactos «reales» off-line
con la otra persona10.
Entre las personas que dicen consumir o preferir la pornografía on-
line, los motivos que suelen aducir con mayor frecuencia para explicar
su preferencia por este contexto son la facilidad de uso de Internet, la
facilidad de acceso para las personas tímidas o con facultades sociales
limitadas, su carácter anónimo y la sensación de seguridad que se tiene
para experimentar conductas online, la capacidad para evitar el contacto
interpersonal y la capacidad para controlar el entorno visual y general
(Ross, Rosser, McCurdy y Feldman, 2007).

5. ALCANCE DEL PROBLEMA

Varios estudios sostienen que los temas sexuales son los más busca-
dos en Internet (Cooper, Scherer Boies y Gordan, 1999) y que hasta un
tercio de los usuarios acceden a algún tipo de contenido sexual online
(Cooper, Delmonico y Burg, 2000). Existe cierta preocupación en torno
a la disponibilidad de materiales sexualmente explícitos (tanto a través
de Internet como de canales off-line), una disponibilidad cada vez más
generalizada que crece a un ritmo vertiginoso (Fisher y Barak, 2001).
Algunos estudios confirman esta idea, si bien otros autores argumentan
que los datos actuales sobre el consumo de material sexual online casi
nunca hacen una distinción entre las búsquedas realizadas para recabar
información médica o educativa y las búsquedas realizadas con fines
sexuales (Fisher y Barak, 2001).
Los estudios sobre el consumo de pornografía que incluyen tanto
materiales online como off-line sugieren que el colectivo que más por-
nografía consume es el que agrupa a varones jóvenes, solteros y que
viven en zonas urbanas (Buzzell, 2005). En términos generales, los es-
tudios afirman que aproximadamente una cuarta parte de la población

DI G IT A L
estadounidense dice consumir algo de pornografía cada año,
daa aañ
ño, sie
ño, ssiendo
si
ieend
end
endoo el
d
N
10 Para obtener una lista exhaustiva de las conductas
uct
uc
ctas
ctas IxÓ
Cssesex
tas sexuales
exu
exua
uales
ua por Internet
et see puede
puede
consultar Grifths, 2001.
D I
E

do

87
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

porcentaje de personas que dicen consumir ciberpornografía del orden


del 16% (Buzzell, 2005).
Los estudios sobre la conducta sexual online revelan de forma siste-
mática diferencias de género. Los estudios de población sugieren que
el consumo de ciberpornografía es un fenómeno predominantemen-
te masculino: un 25% de los varones estadounidenses dicen consumir
ciberpornografía frente al 4% de las mujeres (Buzzell, 2005). En un
estudio realizado por Cooper et al (2004), el 84% de quienes decían
practicar actividades sexuales online eran varones, frente a un 16% de
mujeres, lo cual indica que el número de hombres que buscan este tipo
de materiales o experiencias es muy superior al de mujeres. Asimismo,
es mayor el número de hombres que de mujeres que confiesan que la
actividad sexual online se ha convertido en una práctica negativa o pro-
blemática para ellos, si bien las mujeres son sobrerrepresentadas como
usuarias problemáticas (Cooper et al., 2004; Ferree, 2003). Estas dife-
rencias entre hombres y mujeres pueden responder, en parte, a las di-
ferencias en el uso del ordenador y el acceso a Internet, siendo mayor
en términos globales el número de varones que dicen acceder a la web
(Cooper et al., 2004).
Debido a estas diferencias de género en el consumo de material
sexual online, las mujeres han sido a menudo ignoradas en los debates
sobre cibersexo. Algunos autores sugieren que las normas de la conducta
femenina limitan la expresión o exploración de la sexualidad femenina
y que esto puede incidir tanto en el número de mujeres que consumen
materiales sexuales online como en la manera en la que los consumen.
Aunque las mujeres representan una minoría de los consumidores de ci-
bersexo, están sobrerrepresentadas en el colectivo de personas que con-
sideran que su consumo terminará convirtiéndose en una práctica perju-
dicial (Ferree, 2003). Parece que las mujeres tienden a buscar actividades
sexuales online que tienen un componente romántico o relacional y que
prefieren, en la mayoría de los casos, los chats en los que pueden vivir
experiencias relacionales con otras personas a la actividad solitaria que
consiste en visualizar material pornográfico en la red (Ferree, 2003).
Esto también puede explicar el hecho de que las mujeres se muestren
más propensas que los hombres a conocer a las personas que conocen
online en el mundo real (Ferree, 2003; Schneider, 2000a). ). En
). En cambio,
ca
caammb
mb
los hombres parecen estar más interesados en los D
oss contactos
co
ccon
onta
ntacto
nt cto
o
os
s I G I T A
solitarios
s
sol
ol
o i
itt
ta
a rios
rio
io
i sLon-
o
eÓ N
CI sas a consumir
line, generalmente a través de actividades visuales
sual
ual s (Ferree,
alees ((F
F 2003). ). Según
Seegúnn
máássIpropensas
Ferree (2003), las mujeres también son n más
m p
D
prope onsumir ma-
cons
ccon
coon ma
E

do

88
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
CIBERPORNOGRAFÍA: LA PSICOLOGÍA DEL PLACER INMEDIATO

teriales sexuales gratuitos, mientras que los hombres se muestran más


dispuestos a pagar para acceder a imágenes sexuales.
El acceso a materiales sexuales online, aunque es más marcado entre
los adultos jóvenes, no se limita a este colectivo. Según Ybarra y Mitchell
(2005), la mayoría (87%) de los adolescentes que dicen buscar imágenes
sexuales a través de Internet tienen 14 años o más, una edad en la que la
curiosidad sexual es adecuada en términos de desarrollo (aunque quizás
no el consumo de pornografía). Los niños menores de 14 años que se
han expuesto a la pornografía dicen acceder a estas imágenes sobre todo
a través de las revistas o las películas, y no a través de la web (Ybarra
y Mitchell, 2005). Por otra parte, a medida que aumenta el número de
ancianos que aprende a utilizar el ordenador y a navegar por Internet,
aumenta también su consumo de materiales sexuales online (Adams,
Oye y Parker, 2003). De hecho, está creciendo el mercado de la ciber-
pornografía dirigida a este grupo de edad (Adams, Oye, y Parker, 2003).
En términos globales, sin embargo, el porcentaje de individuos que di-
cen consumir pornografía disminuye con la edad (Buzzell, 2005).

6. CIBERPORNOGRAFÍA, RASGOS DE LA PERSONALIDAD Y SALUD MENTAL

Varios estudios han explorado la relación entre pornografía y las


variables de la personalidad. Los adolescentes que dicen realizar un
consumo intencionado de pornografía (a través de Internet o de otros
canales), también muestran una conducta más delictiva y un consumo
más abusivo de sustancias que el resto de los adolescentes. Asimismo,
quienes buscan el placer sexual a través de la red (en lugar de off-line)
manifiestan niveles de depresión más elevados y niveles de vinculación
emocional inferiores con sus cuidadores (Ybarra y Mitchell, 2005). El
que estos síntomas emocionales sean la causa o la consecuencia de la
búsqueda de pornografía sigue siendo incierto.
Yoder, Virden y Amin (2005) encontraron una relación significa-
tiva entre el consumo de ciberpornografía y el grado de soledad de los
usuarios. El desapego de la religión o la ausencia de un matrimonio feliz
también han sido identificados como variables predictoras importantes
im
mpo
porrta
p rttaant
nt
del consumo de ciberpornografía, junto con un n hihis
h sto D
to ial
historiall I
d
deG
e tI
tras
r T
a
assA
stor
to
trastornos L
r
rn
o desviaciones sexuales (por ejemplo, la práctica
ctic
ticcaaIÓ
ctica
tica de N
de pagar
p para obtener
bteener
n,IC
favores sexuales) (Stack, Wasserman, y Kern,
Kern
Ke
ern,
ern
D
2004).
22004)
20
E

do

89
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

Algunos estudios sostienen que los rasgos antisociales pueden prede-


cir la búsqueda de materiales sexualmente explícitos a través de la web,
mientras que otros sugieren que las personas que presentan rasgos de la
personalidad «normales» a menudo eligen materiales sexualmente ex-
plícitos sin contenido antisocial (Fisher y Barak, 2001). Fisher y Barak
(2001) sugieren que el historial de aprendizaje y la idea que tiene cada
uno de lo que es una conducta aceptable y lo que no lo es (especialmente
la conducta sexual) bastan para disuadir a la mayoría de los individuos
de acceder a o consumir contenido sexual más antisocial (degradante,
humillante) a través de Internet. Otros estudios revelan que los indi-
viduos juzgados por delitos sexuales o bien eran menos propensos o
tan propensos como el resto a experimentar con medios sexualmente
explícitos (Fisher y Barak, 2001).
Un estudio conducido por Bogaert (1993) con varones universitarios
analizaba las relación existente entre agresión, altruismo, delincuencia,
dominio, hipermasculinidad, conductas psicóticas, búsqueda de sensa-
ciones y atracción por la agresión sexual, así como variables tales como
la experiencia sexual de los participantes, la exposición pasada a los me-
dios sexuales, el historial de agresiones sexuales y la conducta sexual
actual. Tras estudiar el grado de deseo social, Bogaert concluyó que nin-
guna de estas variables estaba relacionadas con la tendencia masculina
de ver vídeos que representan actos sexuales comunes o actos sexuales
de carácter violento. En un estudio posterior realizado por Barak et al.,
(1999) no se halló ninguna relación entre el deseo social, la búsqueda
de sensaciones, las actitudes hacia las mujeres, la hipermasculinidad y
el tiempo dedicado a visitar páginas web con contenidos sexualmente
explícitos.
Quizás sorprenda el hecho de que existe una correlación positiva
entre las actitudes igualitarias hacia las mujeres y la visualización de
películas o videos sexualmente explícitos (Fisher y Barak, 2001). Barak
et al., (1999) no encontraron ninguna relación entre la exposición auto-
rregulada a páginas web sexualmente explícitas y la aceptación del mito
de la violación o las actitudes negativas hacia las mujeres entre los par-
ticipantes. Ybarra y Mitchell (2005) tampoco encontraron ningún tipo
de relación entre la exposición a la pornografía, incluso a una frecuencia
elevada, y las agresiones sexuales. Por otra parte, un estudio realizado
por Burns (2001) reveló que los hombres que se exponían n con
con frecuen-
ffrrec
reeccu
ue
cia a la ciberpornografía eran más propensos a describir
descr
de sc ibir
bir
b
bi I G I
Diirr a las T A
mujL
as mujeres
las
la m
mu j
je
nÓ N
en parámetros sexuales, a aceptar roles femeninos
emen
menniI
nino
nin
inos
iin
noo estereotipados,
os p doos, y a
percibir a las mujeres de forma positiva.
a. IC
D
E

do

90
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
CIBERPORNOGRAFÍA: LA PSICOLOGÍA DEL PLACER INMEDIATO

Dos estudios (Lo y Wei, 2002; Lee y Tamborini, 2005) sostienen


que la mayoría de los individuos consideran que la ciberpornografía tie-
ne una influencia más negativa en otras personas que en sí mismos; por
ejemplo, las mujeres afirman que la pornografía tiene un efecto negativo
mayor en los hombres que en las mujeres. La literatura apunta de forma
generalizada a que el impacto de materiales sexualmente explícitos (o
pornográficos) a través de Internet parece ser una función tanto de los
rasgos de personalidad del individuo como de la exposición al material
explícito. Los rasgos de la personalidad pueden o bien potenciar o bien
mitigar los efectos de la exposición a la pornografía a través de la red
(Fisher y Barak, 2001).

7. COMPULSIVIDAD Y ADICCIÓN

La compulsividad puede definirse como la «pérdida de la capaci-


dad para decidir parar o seguir con algo libremente» (Schneider, 1991).
Aunque la conducta compulsiva no siempre implica adicción, cuando
este tipo de conducta persiste pese a las consecuencias graves y adversas
que provoca, entonces sí podemos hablar de adicción. Los estudios rea-
lizados en el campo sugieren que entre el tres y seis por ciento de los es-
tadounidenses presentan algún tipo de adición sexual (Schneider, 1991).
Algunos autores consideran que las adicciones sexuales son adicciones
de excitación sexual porque los efectos de las actividades sexuales sobre
el cerebro son semejantes a los efectos producidos por otras sustancias
(Schneider, 1991). Los adictos al sexo a menudo incurren en más de un
tipo de conducta compulsiva (Schneider, 1991).
Cooper et al., (2004) definen la compulsividad sexual online como
una condición que existe cuando la práctica continuada de actividad
sexual online interfiere con el funcionamiento ocupacional, sexual o re-
creativo. Las personas que presentan estos problemas a menudo expe-
rimentan la sensación de que han perdido la capacidad para gestionar o
detener la actividad o bien para reducir el impacto de dichas actividades
en su funcionamiento global.
Algunos autores consideran que la ciberpornografía es una modali-
dad de pornografía más adictiva que otras formas más tradicionales
adici
diccion
onale
allees dde
pornografía (por ejemplo, la pornografía impresa, sa,
a, las
a, la
las pel
pelí I
ículaG
Dlícícula
ula I T A
l ss)) d
películas) de
deb L
bid
bi
bid
debido
al denominado Motor Triple-A (Cooper y Spo Sp I
porrÓ
port
po
orto
rto lN 1997): Accesi-
ttolari,
Sportolari, Acccessi
bilidad, Anonimato y Asequibilidad dell ma m
mat
at
ate IC D
teeerial
ri se
material uaalmente
lment
lmente
lm
men
m
me
sexualmente enntte expplíícitto
explícito
E

do

91
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

a través de Internet. Otros autores plantean otros modelos afines para


explicar el poder del cibersexo, como el modelo de la conveniencia, el
escape y la aceptabilidad social de Griffith (2000) y las descripciones
de la cibersexualidad como una sexualidad embriagadora, enajenante,
integral, económica, dominante e interactiva (el llamado Cibermaleficio
de Internet) de Delmonico, Griffin y Moriarty (2001).
Young (1996) describió la adicción a Internet como un trastorno
incipiente, mientras que Delmonico (1997) llevó esta idea un paso más
allá al proponer la existencia de una adicción al cibersexo basándose
en estudios de caso de todo Estados Unidos. El primer estudio de este
fenómeno realizado a gran escala (Cooper, Scherer, Boies, y Gordon,
1999) estableció que quienes utilizaban Internet para fines sexuales du-
rante once horas o más a la semana experimentaban dificultades en otros
ámbitos de sus vidas. Este colectivo de usuarios representaba el 8,3% de
la muestra. Un grupo mucho más numeroso (46,6%) utilizaba Internet
para realizar actividades sexuales durante una hora o menos cada semana.
Los autores concluyeron que la mayoría de los individuos que utilizaban
la red para fines sexuales no mostraban problemas medibles, si bien el
cibersexo provocaba problemas sustanciales a un porcentaje reducido de
usuarios (Cooper, Delmonico, Griffin-Shelley y Mathy, 2004). Cooper
et al., (1999) propusieron tres categorías de consumidores de cibersexo:
recreativos, sexualmente compulsivos y en situación de riesgo. Entre los
consumidores en situación de riesgo, identificaron dos subgrupos: quie-
nes consumían materiales a través de Internet sobre todo en periodos
de mucho estrés y quienes buscaban un alivio a la depresión y demás
problemas emocionales accediendo a materiales sexuales a través de la
red. Según Cooper et al., (2004), ninguna conducta puede predecir con
precisión, por sí sola, si un individuo terminará convirtiéndose en un
consumidor compulsivo de contenidos sexuales a través de Internet.

8. COMORBILIDAD

En un estudio realizado con una muestra de personas que decían


sufrir las consecuencias adversas de la actividad sexual online (Schnei-
der, 2000), un porcentaje significativo se identificó como adicto dicto al
adict
adi al sexo
se
en el pasado o en el momento actual. Muchos dije dijeron
ije ron D
ijjeron
ro I G I T
eexperimentar
exxperi
perim
erime A
meenta
ment L
a un
ntaar
pul
puls vvaa N

p lsiIiva
empeoramiento de su conducta sexual compulsiva a través de Internet,
ntteern
nett,
Ci
n Ihistorial
mientras que otros no presentaban ningún
nggún
gún
D
histor
h
hi l de
de compulsividad
co
ccomp
com
ommpulsiv
l vid dad
E

do

92
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
CIBERPORNOGRAFÍA: LA PSICOLOGÍA DEL PLACER INMEDIATO

sexual antes de descubrir el sexo online (Schneider, 2000). Por lo tanto,


para algunos individuos el ordenador es un nuevo espacio para la mani-
festación de un trastorno ya existente, mientras que para otros el acceso
a material sexual a través de Internet se traduce rápidamente en nuevos
síntomas anormales.
En un estudio sobre consumidores compulsivos, Schwartz y Southern
(2000) vieron que casi tres cuartas partes de los usuarios reunían los cri-
terios de un trastorno afectivo comórbido, más de dos terceras partes
presentaban un historial de abusos sexuales y un porcentaje considerable
de la muestra reunía también criterios que apuntaban a una dependen-
cia química (hombres) y a trastornos alimenticios (mujeres).
Varios modelos han sido propuestos para explicar el uso adictivo y
compulsivo de la ciberpornografía. Estos modelos incluyen elementos
biológicos, de aprendizaje y afectivos.
Estas conductas compulsivas pueden tener una base fisiológica, que
implica la regulación de estrógeno, andrógenos, dopamina, norepinefri-
na, serotonina, oxitocina y vasopresina. El papel de las hormonas y los
neurotransmisores en las conductas sexuales online puede hacer que el
cese de dichas conductas resulte extremadamente difícil.
Este tipo de conductas anormales pueden considerarse el resultado
tanto del condicionamiento clásico como operante. En otras palabras,
los usuarios responden a estímulos sexuales no condicionados al sentirse
sexual y fisiológicamente excitados (Fisher y Barak, 2001). Esta excita-
ción se suma, con el tiempo, a otros estímulos hasta que dichos estímulos
terminan produciendo también una excitación sexual (por ejemplo, los
pensamientos asociados al uso del ordenador o la conexión a Internet
pueden terminar despertando una excitación sexual explícita). La atrac-
ción a la ciberpornografía también puede producirse a través del con-
dicionamiento operante. Si el individuo experimenta placer (emocional
o fisiológico) al visualizar materiales online, esta experiencia placentera
le resultará estimulante y aumentará las probabilidades de que vuelva
a consumir materiales a través de la web. Como destacan Schwartz y
Southern (2000) «poder tener orgasmos intensos tras realizar el esfuer-
zo mínimo que supone presionar varias teclas es algo poderosamente
estimulante» (p. 128).
Podemos decir que cada persona tiene un patrón o modelo de exci-
tación que es un producto tanto de las predisposiciones biológicas
ológ
ógic
óg
gicca como
ccass cco
omm
mo fiD
del aprendizaje (Carnes, 2001). Este patrón se vee modifi
modific
mod cado
ccaI
aadG
do p
do I
por
po T A L
nues-
oorr nu
n u
ue
ccoN
al y sseIeÓ
tras experiencias sexuales y vitales en general convierte, con ell p paso
asoo
C
Irreocup
del tiempo, en un patrón de acción. Un Una
na p
na
D
preocupación
pr e p cióón n quque
q ue existe
ue i e een
xiste n
E

do

93
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

torno al consumo de ciberpornografía es que la exposición a estos ma-


teriales altera este patrón de tal forma que objetos y situaciones que de
lo contrario nunca hubieran despertado nuestro placer erótico o sexual
pasan a estar erotizados.
Otros autores consideran el consumo compulsivo de cibersexo como
un mecanismo de supervivencia que implica tanto la regulación afec-
tiva como la reconstrucción disociativa (Schwartz y Southern, 2000).
Desde este punto de vista, el mundo imaginario accesible online ofrece
al usuario una experiencia disociativa que le permite escapar tanto de
las demandas del día a día como del dolor que le producen los traumas
pasados. La reconstrucción de estos conflictos o traumas pasados pue-
de hacer que el usuario compulsivo sienta un amor o un poder que no
haya sentido en el pasado al tiempo que se siente deseado por su pareja
virtual.
Quienes tienen problemas relacionados con la actividad sexual online
pueden experimentar dificultades relacionales, ocupacionales, legales, fi-
nancieras y personales. Estos problemas son fruto de un consumo pasado
o constante de materiales sexualmente explícitos, y las consecuencias de
estos problemas pueden incluir desde los sentimientos de culpa hasta el
contagio de enfermedades de transmisión sexual (Cooper, Delmonico,
Griffin-Shelley y Mathy, 2004). Las consecuencias más habituales de
una conducta sexual compulsiva por Internet incluyen casos de depre-
sión, aislamiento social, deterioro de la relación sexual con el cónyuge o
pareja, deterioro del matrimonio o la relación principal, exposición de
los niños a la masturbación o a materiales sexualmente explícitos, ren-
dimiento laboral débil y posible pérdida del puesto de trabajo, pérdidas
financieras y consecuencias legales (Schneider, 2000).
Un estudio del impacto del consumo compulsivo de cibersexo so-
bre los familiares de los usuarios realizado por Schneider (2003) reve-
ló la naturaleza de las aflicciones experimentadas por quienes tienen
una relación directa con los usuarios compulsivos. Los sentimientos de
«dolor, traición, rechazo, abandono, devastación, soledad, vergüenza,
aislamiento, humillación, envidia» (p. 329) así como de ira y de baja au-
toestima eran comunes entre los participantes. Asimismo, la erosión de
la confianza y el deterioro de la relación como consecuencia de las cons-
tantes mentiras de los usuarios también fue una fuente significativa de
sufrimiento para sus parejas. La adicción al cibersexo fuee descrita des
desc
desccr
crrittaa como
coom
uno de los motivos fundamentales por los que see so ssolicitó
olic
liic tó I G
Delel ddi
divI T
ivvor A
rcioLo la
orcio
or
divorcio
eja
separación y, en más de dos tercios de las parejas, aÓ
jIas
parej
parej as, N
ss,, uno
u o ambos miem- miem
enIC
eré
réés
bros de la pareja habían perdido el interés és en
D
el sex rel
elaciona
laci
la
lacio
lac
acio
aacion
ciio
sexo relacionalion
on l (m((más
más de
d
E

do

94
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
CIBERPORNOGRAFÍA: LA PSICOLOGÍA DEL PLACER INMEDIATO

la mitad de los usuarios compulsivos afirmaron tener un interés menor


en el sexo con sus parejas, y más de un tercio de las parejas manifestaron
una disminución del apetito sexual). Un estudio semejante conducido
por Cebulko (2006) indicó que las mujeres de hombres que consumen
pornografía por Internet y realizan otras prácticas sexuales online dicen
sentirse atrapadas en ciclos repetitivos con sus maridos e indefensas e
incapaces de cambiar o abandonar la relación. Las participantes del es-
tudio de Cebulko también parecían saber en una etapa temprana de la
relación que sus maridos presentaban algún tipo de psicopatología, pero
no reconocieron las implicaciones de la patología de cara al futuro de
la relación. A diferencia de los participantes del estudio de Schneider,
los sujetos que participaron en el estudio de Cebulko no manifestaron
trastornos en el apetito sexual.
El estudio de Schneider (2003) también reveló un impacto negativo
en los hijos de las personas que consumen materiales sexuales online de
forma compulsiva. Los efectos adversos incluían la exposición a la ciber-
pornografía, la implicación en el conflicto entre los padres, una atención
reducida por parte tanto de la madre como del padre, y la ruptura del
matrimonio.

9. CONSUMO DE CIBERPORNOGRAFÍA ENTRE CRISTIANOS


DEL CLERO Y CRISTIANOS LAICOS

Una encuesta realizada entre los lectores de la publicación Chris-


tianity Today reveló que aproximadamente un tercio de los cristianos
laicos y del clero habían visitado páginas web sexualmente explícitas,
y que el 18% de los miembros del clero había visitado dichas páginas
en más de una ocasión (Gardner, 2001, citado en Abell, Steenbergh, y
Boivin, 2006).
En general, los estudios realizados en el pasado han demostrado
correlaciones negativas entre la religiosidad y las conductas adictivas
(por ejemplo, el juego y el consumo de sustancias), sugiriendo que las
creencias y prácticas religiosas podían desempeñar una función protec-
tora. Sin embargo, es posible que esta relación no se dé en el caso de la
pornografía por Internet. Los estudios conducidos recientemente enntem
temmen
m ennttee su-
nte ssu
gieren que el consumo de ciberpornografía entre ree vva
varon
arones
varoneseD I G I T A L
Ó
ivaa Iesp
attiva
cristianos es frecuente y que la relación negativa Nnes
eesperada
ssp
perada
s univ
u niv
ive
ver
errssita
itar
ari
universitarios
entre ell grad
rii
grado do
C online
eIxxuales
ale
de religiosidad y el consumo de materialeslees
es sse
sex
D
sexuales nlin
ine
ne no
no se
se produ-
proodu u-
E

do

95
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

cía (Abell, Steenbergh, y Boivin, 2006). Abell et al., (2006) observaron


que el 31% de los participantes del estudio dijeron sentir el impulso de
buscar pornografía mientras utilizaban Internet para otros fines. Asi-
mismo, reflejaron una relación inversa entre la religiosidad y la adicción
sexual, si bien no pudo observarse ninguna relación entre la religiosidad
y el consumo de pornografía por Internet. De hecho, la relación positiva
que habían observado en su estudio entre las puntuaciones otorgadas a
distintas medidas del grado de religiosidad y el consumo de ciberporno-
grafía llevó a los autores a preguntarse si los sujetos que tenían creencias
espirituales más fuertes eran más propensos a participar en actividades
pornográficas solitarias por Internet porque percibían esta actividad
como menos censurable que la actividad sexual prematrimonial con un
compañero en el mundo real.
Levert (2005), por su parte, exploró la relación entre el autoritarismo
de derechas y el consumo compulsivo de ciberpornografía. Los resul-
tados arrojados apuntaban a una relación entre la compulsividad y el
autoritarismo de derechas, si bien se observó que los cristianos que con-
sumían pornografía por Internet de manera compulsiva no mostraban
un autoritarismo de derechas mayor que los compulsivos no cristianos.
Laaser y Gregoire (2003) observaron que un número cada vez mayor
de miembros del clero de todas las tradiciones religiosas está solicitando
tratamiento para combatir su adicción a la ciberpornografía. Muchos de
estos individuos no parecen haber recibido una educación sólida sobre
lo que es una sexualidad sana y la necesidad de respetar los límites cuan-
do se forma parte del clero. Laaser y Gregoire consideran que la perte-
nencia al clero aumenta la vulnerabilidad de sus miembros a la adicción,
al tiempo que dificulta el tratamiento.
Un estudio sobre cibersexo realizado entre miembros del clero distin-
gue entre quienes consumen cibersexo para fines catárticos y quienes lo
consumen porque les proporciona una seguridad emocional mayor que
otras formas de expresión sexual (Baird, 2005). Los resultados sugieren
que los miembros del clero que consumen pornografía hardcore por In-
ternet parecen tener una necesidad de reforzar su seguridad emocional
mayor que quienes consumen imágenes sexuales menos explícitas.
Yoder, Virden y Amin (2005) vieron que existía una correlación po-
sitiva significativa entre la soledad y el consumo de ciberpornografía.
Observaron también que los miembros del clero eran los os ssu
ujet
ujjettooss m
sujetos más
solitarios de su muestra. En opinión de los autores,utor
tore
to
torres,
es, «en
es I G
Dn muchasI T A L
Ó N «e muc
mu uch
chas
chas
has reli-
re
giones, el clero está sexualmente coartado, de d man
mI
mane
aan
n
nera
manera que todo aaquello
quelloo
nsi
sid
si
ider
ider
d ra
de
que tenga una naturaleza sexual es considerado IC
D
rad
aado
d co mo un
como una
una
na iin
inc
n orreccción
incorrección
E

do

96
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
CIBERPORNOGRAFÍA: LA PSICOLOGÍA DEL PLACER INMEDIATO

sexual. Este estatus desmedidamente elevado de “super santidad” puede


conducir al consumo de ciberpornografía, que se convierte en una for-
ma secundaria de satisfacer las necesidades sexuales» (34). Una cuestión
clave para los miembros del clero que presentan este problema es, con
frecuencia, si deben seguir con dicha práctica o volver a un sacerdocio
activo. En opinión de los autores, sería interesante adoptar un plan de
responsabilidad para los miembros del clero que sirviera tanto como
una herramienta para ayudar a los sujetos como un medio para permitir
que las autoridades eclesiásticas y demás miembros de la comunidad
religiosa se sientan seguros sobre el papel activo y continuado que deben
desempeñar los miembros del clero.

10. TRATAMIENTO

Schwartz y Southern (2000) identificaron un total de cuatro tipos de


adictos al cibersexo: adictos varones, adictos mujeres, adictos solitarios y
adictos parafílicos. Pese a recomendar un tratamiento para la depresión
y la reconstrucción de los traumas para todos los adictos, describieron
estrategias de tratamiento ligeramente diferentes para cada grupo. Las
recomendaciones de tratamiento comunes incluyen el tratamiento de la
dependencia química, tratamiento de la adicción al sexo, terapia matri-
monial/de pareja, terapia sexual, tratamiento de los desórdenes alimen-
ticios, tratamiento del trastorno por estrés post-traumático, desarrollo
de las facultades sociales y recondicionamiento de la excitación sexual.
Al abordar el consumo del cibersexo compulsivo como un trastorno del
cortejo, hicieron hincapié en la importancia de las técnicas relacionadas
con el desarrollo de destrezas o facultades, como puede ser simular citas,
aprender a mostrar las emociones ante los demás y cambiar la percep-
ción de uno mismo.
Las modalidades de tratamiento pueden incluir tanto intervencio-
nes hospitalarias como externas. Dado que la mayoría de las personas
que solicitan tratamiento para superar la adicción al sexo online también
padecen de adicciones sexuales y químicas más dominantes, como la
depresión y demás trastornos, el tratamiento hospitalario o en régimen
interno puede ser especialmente eficaz para muchos adictos ctos ((Orzack
Orzzaacckk y
Or
Ross, 2000). El tratamiento externo puede incluir luir
ui ps
uir DteI G
psicoterapia
psicot
p cot
terap
rap I A
piiaaTinddLi
iindivi-
ndiv
dual, de pareja o de grupo, así como la participación
ipac
pac ciIión
aci ióón N
Ón en grupos dee apoyo apoyo
os o ItéC
que sigan el procedimiento de los 12 pasos
aso
soos
D
técnicas
ttécnic
é ssemejantes.
emejant
em
mejan
m
mej
ejjjaan
ntes. InInde-
ndee-
E

do

97
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

pendientemente de que el tratamiento se ofrezca en un entorno hospi-


talario o externo, Orzack y Ross destacan la importancia de imponer lí-
mites al consumo del cibersexo y de conseguir el apoyo de otras personas
para aprender a respetar dichos límites. Es posible que algunos adictos
también requieran periodos de abstinencia total del uso del ordenador.
Ahora bien, algunos clínicos han incluido el uso del ordenador en las
estrategias de tratamiento, utilizando técnicas conductuales de telesalud
para promover la recuperación (Putnam y Maheu, 2000). Estos enfo-
ques suelen ofrecer información sobre la adicción y la recuperación en
Internet, e incluyen intervenciones a través de la web. Estas estrategias
online se benefician de muchos de los factores que hacen que resulte tan
absorbente y atractiva la actividad sexual online: ayuda inmediata online,
anonimato y asequibilidad.
Schneider y Schneider (1996) sostienen que los problemas más co-
munes identificados por las parejas en las que uno de los miembros estaba
recibiendo tratamiento para superar una adicción sexual eran reestable-
cer o recuperar la confianza perdida, construir la intimidad, delimitar los
límites, desarrollar una relación sexual saludable con el otro, y aprender
a gestionar conflictos y a perdonar al otro. Las estrategias más eficaces
a la hora de abordar estos problemas fueron la participación de ambos
miembros en programas de doce pasos, la terapia individual, la terapia
de pareja y los grupos de autoayuda de parejas. Schneider y Schneider
observaron que las parejas suelen necesitar, de media, más de un año de
tratamiento para ser capaces de perdonar al adicto y confiar en él o ella.

11. CONCLUSIÓN

La actividad sexual online, incluido el consumo de pornografía a tra-


vés de Internet, parece ser un fenómeno generalizado entre los estado-
unidenses, sobre todo los varones jóvenes y solteros que viven en núcleos
urbanos. Pese a que muchos individuos no manifiestan fenómenos emo-
cionales o relacionales negativos como resultado del consumo de ciber-
pornografía, lo cierto es que un porcentaje significativo de consumidores
de pornografía por Internet y demás materiales sexuales online lo hacen
de forma compulsiva y experimentan trastornos dolorosos oss en n múltiples
múl últip
últ p
ámbitos del funcionamiento. Aunque se ha observado bserv
serv
ervvadooD
e vad
er va I
que
qu
q G I
ue llaa reT A L
rreligiosi-
relig
elliggi
elig gio
gio
dad desempeña una función protectora ante te otr
te I as N

otras
oot
tras
ras fformas de conductaonnductta
C
tiIiianos
cris
ris
isti
D
compulsiva, los cristianos del clero y loss ccristianos
crist a laicos
l cooss parecen
paaarreec n consu-
parec
pare
p
par coonssu
E

do

98
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
CIBERPORNOGRAFÍA: LA PSICOLOGÍA DEL PLACER INMEDIATO

mir ciberpornografía de una manera semejante a la población general.


Por consiguiente, es importante que tanto los líderes eclesiásticos como
los líderes laicos de las comunidades religiosas reconozcan la incidencia
y el impacto de este tipo de conducta y ofrezcan apoyo a los individuos,
las familias y las comunidades que estén afectadas por esta modalidad de
compulsividad cibernética. La Iglesia goza de una posición privilegiada
para abordar estos temas en el contexto de sus enseñanzas sobre el desa-
rrollo de una sexualidad y un desarrollo espiritual saludables.

12. BIBLIOGRAFÍA

ABELL, J. W.; STEENBERGH, T. A., y BOIVIN, M. J. (2006). «Cyberporn use in the


context of religiosity», Journal of Psychology and Theology, 34 (2), 165-171.
ADAMS, M. S.; OYE, J., y PARKER, T. S. (2003). «Sexuality of older adults and the
Internet: From sex education to cybersex», Sexual and Relationship Therapy,
18 (3), 405-415.
BAIRD, R. J. (2005). «Clergy and cybersex: A motivational study», Dissertation
Abstracts International, 65 (12-B), 6639.
BARAK, A.; FISHER, W. A.; BELFRY, S., y LASHAMBE, D. R. (1999). «Sex, guys,
and cyberspace: Effects of Internet pornography and individual differences
on men’s attitudes toward women», Journal of Psychology and Human Sexual-
ity, 11 (1), 63-91.
BOGAERT, A. F. (1993). «Personality, delinquency, and sexuality: Data from
three Canadian samples», Personality and Individual Differences, 15 (3),
353-356.
BURNS, R. J. (2001). «Male Internet pornography consumers and their attitudes
toward men and women», Dissertation Abstracts International, 62 (5-A), 1622.
BUZZELL, T. (2005). «Demographic characteristics of persons using pornogra-
phy in three technological contexts», Sexuality y Culture, 9 (1), 28-48.
CARNES, P. J. (2001). «Cybersex, courtship, and escalating arousal: Factors in
addictive sexual desire», Sexual Addiction y Compulsivity, 8, 45-78.
CEBULKO, S. S. (2006). «The experiences of women whose husbands use Inter-
net pornography», Dissertation Abstracts International, 66 (7-A), 2721.
COOPER, A.; DELMONICO, D. L., y BURG, R. (2000). «Cybersex users, abusers,
and compulsives: New findings and implications», Sexual Addiction y Com-
pulsivity, 7, 5-29.
HYI, G
D IT A L
COOPER, A.; DELMONICO, D. L.; GRIFFIN-SHELLEY, E., .,, y MA

NATHY
THY
HY R
R. M
M. (2
(20
(2004).
0004
00
«Online sexual activity: An examination of poten p oten Itia
ential
ent
nt
n
ntial
tial
tiially
potentially lll problematic behav-
behav-
iors», Sexual Addiction y Compulsivity, 11, 12
D IC
1,, 129-143.
129
299-
9-14
9-11143.
E

do

99
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

COOPER, A.; SCHERER, C. R., y BOIES, S. C. (1999). «Sexuality and the internet:
From sexual exploration to pathological expression», Professional Psychology:
Research and Practice, 30 (2), 154-164.
COOPER, A., y SPORTOLARI, L. (1997). «Romance in cyberspace: Understanding
online attraction», Journal of Sex Education y Therapy, 22 (1), 7-14.
CORLEY, M. D., y SCHNEIDER, J. P. (in press). «Sex addiction disclosure to chil-
dren: The parents’ perspective», Sexual Addiction y Compulsivity.
DELMONICO, D. L. (2003). «Cybersex: Changing the way we relate», Sexual and
Relationship Therapy, 18 (3), 259-260.
FERREE, M. C. (2003). «Women and the web: Cybersex activity and implica-
tions», Sexual and Relationship Therapy, 18 (3), 385-393.
FISHER, W. A., y BARAK, A. (2001). «Internet pornography: A social psycho-
logical perspective on Internet sexuality», The Journal of Sex Research, 38
(4), 312-323.
GRIFFITHS, M. (2001). «Sex on the Internet: Observations and implications for
Internet sex addiction», The Journal of Sex Research, 38 (4), 333-342.
HEIDER, D., y HARP, D. (2002). «New hope or old power: Democracy, por-
nography and the Internet», The Howard Journal of Communications, 13,
285-299.
LAASER, M. R., y GREGOIRE, L. J. (2003). «Pastors and cybersex addiction»,
Sexual and Relationship Therapy, 18 (3), 395-404.
LEE, B., y TAMBORINI, R. (2005). «Third-person effect and Internet pornog-
raphy: The influence of collectivism and Internet self-efficacy», Journal of
Communication, 292-310.
LEVERT, N. P. (2005). «A comparison of Christian and non-Christian males,
authoritarianism, and their relationship to Internet pornography addic-
tion/compulsion», Dissertation Abstracts International, 66 (6-B), 3415.
LILLIE, J. J. M. (2002). «Sexuality and cyberporn: Towards a new agenda for
research», Sexuality y Culture: An Interdisciplinary Quarterly, 6 (2), 25-47.
LO, V., y WEI, R. (2002). «Third-person effect, gender, and pornography on the
Internet», Journal of Broadcasting y Electronic Media, 46 (1), 13-33.
— (2005). «Exposure to Internet pornography and Taiwanese adolescent’s
sexual attitudes and behavior», Journal of Broadcasting y Electronic Media,
49 (2), 221-237.
ORZACK, M. H., y ROSS, C. L. (2000). «Should virtual sex be treated like other
sex addictions»? Sexual Addiction y Compulsivity, 7, 113-125.
PUTNAM, D. E., y MAHEU, M. M. (2000). «Online sexual addiction and com-
pulsivity: Integrating web resources and behavioral telehealth in treatment»,
Sexual Addiction y Compulsivity, 7, 91-112.

I G IT A L
ROSS, M. W. (2005). «Typing, doing, and being: Sexuality and and the the In
IInt
Internet»,
n errn
nte
nter ne
n
Journal of Sex Research, 42 (4), 342-352.
N D
ROSS, M. W.; MCCURDY, R., y FELDMAN (2007). 7)).
). «The
«TThhÓ
TIhe
Thee advantages
d andd limita-
lim
mitaa-
on ooffIC
tions of seeking sex online: A comparisonsoon
Drreaso
reasons ggiven
vven
een
n fo
ffor
or online
or nline aand
nd
E

do

100
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
CIBERPORNOGRAFÍA: LA PSICOLOGÍA DEL PLACER INMEDIATO

offline sexual liaisons by men who have sex with men». Journal of Sex Re-
search, 44 (1), 59-71.
SCHNEIDER, J. P. (1991). «How to recognize the signs of sexual addiction: Ask-
ing the right questions may uncover serious problems», Postgraduate Medi-
cine-Sexual Addiction, 90 (6).
— (2000). «A qualitative study of cybersex participants: Gender differences,
recovery issues, and implications for therapists», Sexual Addiction and Com-
pulsivity, 7, 249-278.
— (2000). «Effects of cybersex addiction on the family: Results of a survey».
Sexual Addiction and Compulsivity, 7, 31-58.
— (2003). «The impact of compulsive cybersex behaviours on the family», Sex-
ual and Relationship Therapy, 18 (3), 329-354.
SCHNEIDER, J. P., y CORLEY, M. D. (2002). «Disclosure of extramarital sexual
activities by persons with addictive or compulsive sexual disorders: Results
of a study and implications for therapists», en P. Carnes and K. Adams
(eds.) (2003). The Clinical Management of Sex Addiction, Brunner-Rout-
ledge Publishers.
SCHNEIDER, J. P., y SCHNEIDER, B. H. (1996). «Couple recovery from sexual ad-
diction/coaddiction: Results of a survey of 88 marriages», Sexual Addiction
and Compulsivity, 3, 111-126.
SCHWARTZ, M. F., y SOUTHERN, S. (2000). «Compulsive cybersex: The new tea
room». Sexual Addiction and Compulsivity, 7, 127-144.
STACK, S.; WASSERMAN, I., y KERN, R. (2004). «Adult social bonds and use of
Internet pornography». Social Science Quarterly, 85 (1), 75-88.
YBARRA, M. L., y MITCHELL, K. J. (2005). «Exposure to Internet pornography
among children and adolescents: A national survey», Cyberpsychology and
Behavior, 8 (5), 473-486.
YODER, V. C.; VIRDEN, T. B., y AMIN, K. (2005). «Internet pornography and
loneliness: An association», Sexual Addiction and Compulsivity, 12, 19-44.

D I G IT A L
I ÓN
C
DI
E

do

1
101
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
D I G IT A L
I ÓN
C
DI
E

do
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
CAPÍTULO 6

EL NEURODESARROLLO DE LOS
PRINCIPALES TRASTORNOS MENTALES
Ricardo A. Machón, Ph. D. 11
Universidad Loyola Marymount de Los Ángeles
Estados Unidos de América

Los conocimientos acerca de la esquizofrenia han avanzado signi-


ficativamente desde que Emil Kraepelin propusiera por primera vez el
síndrome «dementia praecox» a finales del siglo XIX. Los importantes
avances tecnológicos y científicos actuales parecen demostrar con fir-
meza que la esquizofrenia (junto con otros trastornos mentales) es un
trastorno cerebral similar a la enfermedad de Parkinson o de Alzheimer.
Según apuntan los estudios más recientes, una de las bases etiológicas
subyacentes de la esquizofrenia y de otros trastornos mentales graves
podría ser de origen neurodesarrollista (Walker, 2002; McGlashan y
Hoffman, 2000). La hipótesis del neurodesarrollo con respecto al ori-

11
Se ha publicado una versión de este manuscrito con anterioridad:
MACHÓN, R. A.; MEDNICK, S. A.; HUTTUNEN, M. O., Y TANSKANEN, A. (2006). «Fe-
tal neural development and deviance» en Raine, A. (ed.) (2006): Crime and schizophrenia:
Causes and cures, Nueva York: Nova Science Publishers.
Correspondencia: Ricardo A. Machón, Ph.D., Department of Psychology, Loyola
Marymount University Los Angeles, One LMU Drive, Suite 4700, Los Angeles, Cali-
fornia, 90045-2659, U.S.A.; E-mail rmachon@lmu.edu
El autor desea expresar el reconocimiento a las contribuciones prestadas por sus
colaboradores en la investigación: 1.) SARNOFF A. MEDNICK, Ph.D., Dr. Med., Social
Science Research Institute, University of Southern California, Los Angeles, CA, USA; y
2.) MATTI O. HUTTUNEN, M. D., Department of Psychiatry, University of Helsinki, y el
Department of Mental Health and Alcohol Research, National Public Health Institute
of Finland, Helsinki, Finland.
D I G IT A L
ÓN
Asimismo el Dr. Machón desea extender su reconocimiento
mien
mien
mient
en
ntto
n us estudiantes
to a sus
us studiantes de la
Loyola Marymount University por la valiosa ayuda pr prestada
pre
p
C da en
restad
estad
esta
estadI
ada
ad e la preparación
prep ón del
del pre-
pre-
sente manuscrito: ELAINE NGO y NATALIE SPARROW W.
OW
DI
E

do

1
103
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

gen de la esquizofrenia postula que ésta es producto de una alteración


del desarrollo normal del cerebro durante el periodo prenatal crítico
del segundo trimestre de vida. Las alteraciones de los procesos neurales
interactúan después con las tensiones psicosociales (post-natales) y otras
circunstancias vitales desafortunadas, aumentando así la probabilidad
de esquizofrenia adulta y otros trastornos mentales graves.

1. SUBJETIVIDAD Y OBJETIVIDAD DE LA CIENCIA

Los estudios que vamos a mencionar a continuación se basan en el


paradigma biopsicosocial de la psicopatología. Según Thomas S. Kuhn
(1962), los paradigmas son marcos conceptuales que guían nuestras in-
vestigaciones científicas. Estos marcos de referencia o «lentes» incluyen
ciertas hipótesis que discriminan lo que es importante examinar y lo
que no. Además, estos paradigmas especifican qué problemas investi-
garán los científicos y cómo procederán con la investigación. En este
sentido, Kuhn nos recuerda la naturaleza subjetiva intrínseca a cualquier
búsqueda científica por muchos esfuerzos que se hagan para mantener
la objetividad.
Las investigaciones que siguen, ancladas en el paradigma biopsico-
social, formulan la hipótesis de que la conducta tiene una motivación
dinámica basada en tres sistemas de interacción: procesos biológicos,
psicológicos y socioculturales.

2. RESUMEN DE NUESTRO PROGRAMA DE INVESTIGACIÓN

Este artículo se basa en una serie de estudios colaborativos con co-


legas de Finlandia, China y Estados Unidos (Mednick, Machón, Hut-
tunen, y Bonett, 1988; Machón, Mednick, y Huttunen, 1997; Machón,
Mednick, Huttunen, y Tanskanen, 2006) realizados en el transcurso de
los últimos 20 años. En él se examinará la existencia de perturbaciones
neuroevolutivas prenatales como una de las bases para la aparición pos-
terior de ciertos trastornos de la salud mental, tales comoo llaa eesquizo- sq
squ
qu
q uiz
ui
i
iz
frenia, trastorno esquizotípico de la personalidad dad gD
aalgu
lgu
gu I
ad y algunos
unosG I T A
nos trastornos
ttrra
rasto
rasto L
astoor
orn
rn
afectivos graves. Se abordarán las siguientes I
pre
pr g N ¿está asociada

teess preguntas:
prreg
regu
eg
guntas: asocciaada
C
sIeegund
la exposición a la gripe materna durante
D
tee ell segundo
se g tr imestr
imestre
messttr
mest
mes
me
trimestretre ded gest
gesta-ta
E

do

104
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
EL NEURODESARROLLO DE LOS PRINCIPALES TRASTORNOS MENTALES

ción a un aumento en el riesgo de padecer trastornos del espectro de la


esquizofrenia y trastornos afectivos graves?; ¿está asociada también la
exposición a otros factores de riesgo no virales (por ejemplo, un terre-
moto) durante el segundo trimestre a la posibilidad de padecer este tipo
de desviaciones?; ¿es posible reducir el nivel de vulnerabilidad a estos
trastornos?; ¿cuáles son los mecanismos de acción más probables en la
patogénesis de estos resultados? Y, por último, se tratará la siguiente
cuestión crítica: ¿cuál es el factor más importante a la hora de explicar
las conclusiones mencionadas anteriormente: el tipo de factor de riesgo
prenatal; o bien el momento de aparición del mismo?

3. PRUEBAS DEL IMPACTO TERATÓGENO EN EL DESARROLLO FETAL

En el siglo diecinueve se descubrió que las condiciones químicas y


físicas exógenas podrían afectar negativamente el desarrollo embrionario
de muchas especies. Esta conclusión se basaba en estudios de especies
en las que la fertilización y el desarrollo se llevan a cabo fuera de la ma-
dre (tal es el caso de los cnidarios, equinodermos, anfibios y peces). Se
consideraba que los embriones de mamíferos eran relativamente inmunes
a agentes potencialmente teratógenos, en primer lugar debido a que su
fertilización y desarrollo se producían a una temperatura casi constante.
Aun así, se constataban malformaciones frecuentes en mamíferos recién
nacidos (McClure, 1995). Estas malformaciones se atribuyeron a anoma-
lías genéticas puesto que se consideraba que el feto se encontraba adecua-
damente protegido. Este paradigma prevaleció hasta la década de 1930,
cuando Hale (1933) descubrió que una camada de once lechones había
nacido sin globo ocular. Los progenitores tenían ojos normales y, además,
anteriormente habían tenido descendientes (y también posteriormente a
dicha camada) con ojos normales. Se descubrió que dicha malformación
se debía a una dieta pobre en vitamina A durante el embarazo.
En la actualidad se encuentra bastante asentada la noción de que el
feto de mamífero puede ser altamente vulnerable a varios factores tera-
togénicos. El grado de vulnerabilidad relativo varía claramente en fun-
ción del tipo de teratógeno, la dosis y, más si cabe, el momento de gesta-
ción en que aparece dicho agente. Entre estos teratógenoss see cu ccuentan
uen
u
ue ntan el
nta
nt
alcohol, el tabaco, las drogas (por ejemplo: la talidomida)
alido
lido
idomida)
id
ido om
omi
m da) I G
in
infI
nfecT
fec
fe cA
ecciooL
D) e infecciones
cion
N
tales como la rubéola (McClure 1995), que provocan
uee pr
pro
roIÓ
roovo
ovoc
vvoocan
o frecuentemente
em
mentee
anomalías observables al nacer.
DIC
E

do

1
105
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

Existen otro tipo de teratógenos que provocan efectos más sutiles en el


feto humano. Resulta más difícil, aunque no imposible, detectar esta clase
de agentes teratógenos al nacer, ya que su influencia puede no manifestar-
se antes de la adolescencia o de la edad adulta. La exposición del cerebro
fetal en desarrollo a niveles moderados de radiaciones ionizantes durante
un periodo de gestación vulnerable puede generar anomalías no detec-
tables inmediatamente en el momento de nacimiento. Esta exposición
prenatal a radiaciones hace prever una desviación en el funcionamiento
psicológico y cognitivo durante la edad adulta (Otake y Schull, 1984). La
exposición durante el tercer trimestre al Phenobarbital (mediante trata-
miento médico a la madre) ha sido asociada a padecer con posterioridad
déficits intelectuales importantes en la edad adulta. Estos déficits cogniti-
vos tampoco son detectables al nacer (McClure, 1995).

4. LÍNEAS CONVERGENTES EN LA ETIOLOGÍA PRENATAL

Existen diversas líneas de investigación convergentes que aportan prue-


bas sólidas de que lo más probable es que la etiología de la esquizofrenia,
así como de otros trastornos mentales graves, tenga lugar en el periodo pre-
natal. Entre ellos, la neuropatología (Akbarian, Bunney Jr., Potkins, Wigal,
Hagman, Sandman, et al., 1993a; Akbarian, Vinuela, Kim, Potkin, Bun-
ney Jr., Jones, et al., 1993b) y los estudios de neuroimagen (Olsen, Bogerts,
Coffman, Schwarzkopf y Nasrallah, 1990) apuntan hacia la presencia pro-
bable de una lesión en el nacimiento. Se considera probable que las anoma-
lías en las huellas dactilares de pacientes con esquizofrenia sean indicadoras
de procesos de neurodesarrollo fallidos (Bracha, Torrey, Bigelow, Lohr y
Linington, 1991). Asimismo existen estudios prospectivos que muestran
la presencia de indicadores prematuros (durante la infancia) en el funcio-
namiento social y neuromotor de pacientes con esquizofrenia premórbida
(Schiffman, Walker, Ekstrom, Schulsinger, Sorensen y Mednick, 2004).

5. GRIPE PRENATAL Y ESQUIZOFRENIA ADULTA

Hakosalo y Saxén (1971) fueron los primeros oss en


en identifi
id
den
ent Gcar
tIiifi
Dntitififica laAinfec-
carIrTla nLfe
inf
in f
aÓ N
ción por el virus de la gripe A, subtipo H2N2, du
C I
durante
ura
ura
ur
ran
rant
annte
n t el primer trimestre
rimmestrre
de gestación como probable teratógeno aas soc Iaado
asociado
soci
ciad
ci
cia
D
d au unos
nos íníndices
índ
ííndice
índi
índic
nd elevados
dicce elev
di l vad do
E

do

106
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
EL NEURODESARROLLO DE LOS PRINCIPALES TRASTORNOS MENTALES

de anomalías en el sistema nervioso central en los recién nacidos. La


investigación realizada por Hakosalo y Saxén examinó individuos con
madres expuestas a este virus de gripe durante la pandemia de 1957
en Helsinki, Finlandia. Nuestro grupo de investigación examinó los
resultados psiquiátricos en edad adulta de aquellos niños con madres
que, muy probablemente, habían padecido una infección gripal durante
dicha pandemia de 1957 en Helsinki (Mednick, Machón, Huttunen
y Bonett, 1988; Mednick, Huttunen y Machón, 1994). Constatamos
que la gripe materna durante el segundo trimestre iba asociada a un
aumento significativo del índice de esquizofrenia adulta en sus hijos.
No se observó dicho aumento en el caso de fetos expuestos durante el
primer o tercer trimestre. Estos resultados se encuentran resumidos en
el cuadro I.
Asimismo analizamos la incidencia de la esquizofrenia por cada mil
nacimientos vivos para una submuestra compuesta de sujetos nacidos
únicamente en la ciudad de Helsinki (cuadro II). Al examinar la co-
horte en dos edades distintas (26 y 30) constatamos que los individuos
expuestos durante el segundo trimestre muestran índices poblacionales
de 11,6 por mil y 14,1 por mil, respectivamente.

MUESTRA COMPLETA
40
34,6
35
Índice
Controles
30
PORCENTAJE DE 24,6 24,4
INGRESO DE 25
PACIENTES DE 20 20,8
19,6
PSIQUIATRÍA EN 20
RÉGIMEN INTERNO
C/ ESQUIZOFRENIA 15

10

0
1 2 3
TRIMESTRE DE
EXPOSICIÓN

Cuadro I.—Estudio de la gripe de Helsinki en 195 19


1957.
9557
D
57.
7
InG IT A L
Porcentaje de ingreso de pacientes psiquiátricoss en
N
régimen
en rég
ré m
meeen iin
interno
t
con diagnóstico de esquizofrenia para una mu
muestra
uestr
uest
uestr
traIaÓcompleta
co
c ((Condado
nd
dadoo
). IC
de Uusimaa).
a).
a)
D
E

do

1
107
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

16
14,1 Nacimiento hasta 26 años
14
Nacimiento hasta 30 años

12 11,6

10
8,7
8
7,4
6,2
6
5,8

0
1 2 3
TRIMESTRE DE
EXPOSICIÓN

26 años: trimestre 2 vs. trimestres 1+3: P<.05 Nota: la cohorte tenía 26 años en 1984;
30 años: trimestre 2 vs. trimestres 1+3: P<.005 y 30, en 1988.

Cuadro II.—Estudio de la gripe de Helsinki en 1957.


Incidencia de la esquizofrenia por cada mil nacimientos para sujetos
índice nacidos en la ciudad de Helsinki.

Las conclusiones anteriormente mencionadas han sido replicadas


en el estudio de la pandemia de 1957 y otras, en diversos estudios na-
cionales (O’ Callaghan, Sham, Takei, Glover y Murray, 1991; Kendall
y Kemp, 1989; Kunugi, Nankos y Takei, 1992; McGrath, Pemberton,
Welham y Murray, 1994; Fahy, Jones, Sham, Takei y Murray, 1993;
Barr, Mednick y Munk-Jørgenson, 1990); por otro lado, también se han
constatado fallos en la réplica de las conclusiones anteriores (Crow y
Done, 1992; Bowler y Torrey, 1990; Selten y Slaets, 1994; Susser, Lin,
Brown, Lumey y Erlenmeyer-Kimling, 1994). En su exhaustiva revisión
de la literatura existente sobre el tema, (Bagalkote, Pang y Jones, 2001)
llegan a la conclusión de que, pese a los recientes errores en la réplica
de las conclusiones básicas sobre gripe y esquizofrenia, los datos siguen
siendo convincentes y «sigue quedando algo en la recámara» (p. 16).
La asociación entre la infección del feto por el virus de la gripe y
la esquizofrenia en edad adulta puede deberse a una p perturbación
errtur
rtu
turrb
turbbacció
ba ciióón de
origen gripal del desarrollo neural del feto duranteuran
rante
ra
ran
antete un I
D periG I
periodo
p
per
eriiod
odT
doA
o eneL el
lÓ N
CI ddell ssistema
que se produce un crecimiento rápido de aqu aaquellas
aque uel
uell
ue
ella
ellas
lla
laas regiones cerebrales
reebraalees
relacionadas con la esquizofrenia, especialmente
eci
cia
ci
ialm
ialm
lm
meIeente D
istema
is
sttem
stem
steem mesolím-
maa meso
m olím
m
E

do

108
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
EL NEURODESARROLLO DE LOS PRINCIPALES TRASTORNOS MENTALES

bico, tálamo y región entorrinal. La gripe materna puede perturbar la


generación de neuronas jóvenes, afectar a la migración, posicionamiento
y conexiones de las neuronas jóvenes, alterar la muerte celular progra-
mada, y provocar, con ello, errores en el desarrollo cerebral, con el con-
siguiente aumento de riesgo de desviación en la edad adulta (Mednick
y Hollister, 1995).

6. ANALGÉSICOS Y ESQUIZOFRENIA

Las conclusiones anteriores parecen indicar que la gripe materna en


el segundo trimestre de gestación puede perturbar el desarrollo neural
del feto. ¿Es más importante el momento de aparición del teratógeno que
el tipo de teratógeno? Comprobamos la anterior hipótesis en una cohor-
te de Copenhague nacida entre 1959-1961 que incluía 9.125 nacimien-
tos consecutivos. Dicha cohorte había sido identificada y examinada ex-
haustivamente durante un estudio obstétrico. Un grupo de pediatras y
obstetras daneses realizó una descripción minuciosa del embarazo, parto
y periodo post-natal que incluía anotaciones acerca de la admininistra-
ción de analgésicos.
Los estudios realizados con animales indican que los analgésicos
fuertes (opiáceos) pueden provocar efectos teratogénicos neurocompor-
tamentales. La exposición prenatal de los ratones a la heroína a partir
de la mitad de la gestación provocó claros déficits en comportamientos
relacionados con el hipocampo (Yanai, Vatury y Slotkin, 2002). Según
un estudio observacional realizado con seres humanos, existe una aso-
ciación entre la exposición prenatal a la aspirina, que no al acetaminofe-
no, y un posible impacto negativo a largo plazo sobre el SNC que afecte
el comportamiento y rendimiento intelectual de los niños (Streissguth,
Treder y Barr, 1987).
Tomando estos estudios como base, formulamos la hipótesis de que
una exposición prenatal a ciertos tipos de analgésicos podría perjudicar
el neurodesarrollo temprano y aumentar la propensión a padecer esqui-
zofrenia con posterioridad.
Entre los analgésicos que se estudiaron constan los siguientes: 1. as-
pirina; 2. fenacetina (o aspirina) y codeína; 3. morfina (muyy poco p co
po co fre-
fr
ntip
tipi
iipir
ipi
ip
pirin
cuente); 4. mezcla de aspirina y opiáceos, y 5. antipirina inaD
rin
ri coom
comomo aT
antA
ntiin
iinLfla-
Go Iantiinfl
oIm iin
infl
egu
egun
matorio no esteroideo. Durante el primer, segundogun
gu
und
und
un I
ndoÓN
do y ttercer trimestre el
índice de receta de analgésicos variaba dee 0,,99IC
0,9 a 11%.
D
E

do

1
109
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

Se identificaron los casos de diagnóstico de esquizofrenia en la co-


horte realizando un análisis cruzado de la cohorte de recién nacidos
en el Registro Central Psiquiátrico Danés. La incidencia de la esqui-
zofrenia en los individuos expuestos a analgésicos durante el segundo
trimestre de gestación era significativamente mayor que en el caso de
los no expuestos o de los expuestos durante el primer o tercer trimestre
(P<,001, odds ratio=4,22). Las conclusiones del estudio se encuentran
resumidas en el cuadro III. La investigación también concluyó que los
efectos de la exposición a analgésicos durante el segundo trimestre eran
estadísticamente significativos en ambos sexos: odds ratio de 3,77 en el
caso de los hombres; y 4,94, en el caso de las mujeres (Sørensen, Mor-
tensen, Reinisch y Mednick, 2004).

6
DIAGNÓSTICO DE ESQUIZOFRENIA POR

5
Odds Ratio = 4,2 P<,001

4
PORCENTAJE

0
NO EXPUESTO A EXPUESTO A
ANALGÉSICOS EN EL 2.º ANALGÉSICOS
TRIMESTRE EN EL 2.º TRIMESTRE

Cuadro III.—Estudio de cohorte perinatal sobre analgésicos de Copenhage.


Incidencia acumulada de esquizofrenia en miembros de la cohorte perinatal
de Copenhage.

Incluso al eliminar todos los casos de esquizofrenia parental los re-


sultados fueron idénticos. Al realizar un examen desglosado por sexos
sG
Ismo alA
moo,I, Tal lL
obtuvimos el mismo patrón general de resultados. A imi
N D
oos. Asimismo,
im
miis
ismo
mo elimi-
eel
liim
im
nar los casos de graves complicaciones en ell parto pa Ó
pIaart
arto
rrtto (diabetes
((d materna,,
C
ºº, I55.ºº ó 66.º m
eclampsia grave, manchado) durante ell 4.º
4.º,
4.º, mes
D
es d
es ggestación,
dee gestació ón,
E

do

110
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
EL NEURODESARROLLO DE LOS PRINCIPALES TRASTORNOS MENTALES

se mantuvo el mismo patrón general de resultados. Desafortunada-


mente, dado que el número de casos era relativamente escaso, no fue
posible realizar un análisis adicional en función del tipo de analgésico
o mes de exposición. Consideramos que los resultados obtenidos son
de carácter preliminar y necesitan ser replicados con una muestra de
mayor tamaño.

7. GRIPE Y TRASTORNO AFECTIVO GRAVE

¿Es la esquizofrenia el único trastorno psiquiátrico que pueda tener


una etiología relacionada con el neurodesarrollo? Los estudios de imá-
genes por resonancia magnética muestran la presencia de una hipoplasia
en el lóbulo temporal medial (en el hipocampo o en el complejo amig-
dalino) y una reducción del volumen cerebral total, lo cual apoya una
etiología de neurodesarrollo en el trastorno afectivo bipolar (Nasrallah,
1991; Olsen et al., 1990). Estas conclusiones parecen equipararse a las
alcanzadas en el caso de la esquizofrenia.
En base a las anteriores conclusiones examinamos la hipótesis
que apunta a que la exposición a la pandemia de gripe en 1957 en el
área metropolitana de Helsinki, Finlandia, durante el segundo tri-
mestre de gestación podría suponer un aumento del riesgo de pade-
cer trastornos afectivos graves en la etapa adulta (ICD-8 code: 296)
comparándolo con sujetos control nacidos en los mismos meses del
año pero seis años antes de la pandemia de 1957 (Machón, Med-
nick y Huttunen, 1997). Para cumplir el propósito del análisis eli-
minamos los sujetos con diagnóstico de esquizofrenia en su historial
médico (ICD-8 code: 295). En los casos de exposición a la gripe
durante el primer o tercer trimestre la incidencia de un trastorno
afectivo grave diagnosticado guardaba una proporción similar a la
de los sujetos dentro del grupo índice y el grupo control. Entre los
sujetos expuestos a la gripe en el segundo trimestre de gestación, los
incluidos en el grupo índice contaban con un aumento significativo
en la proporción de diagnósticos de trastornos afectivos ggrav graves (13%)
ravvveees ((1
13%
3
por número total de ingresos psiquiátricos en D
para
araI G
ccomparación
n co om
mpara
m par ació
a
acc
ció
ción

iónnI TcA
con
on
n Lllos
sujetos control (2%) (test de Fisher de dos cola aIsÓP
colas,
col
llas,
las
la
as
as, N
P<,001). Véanse se los
resultados en el cuadro IV. IC D
E

do

1
111
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

MUESTRA COMPLETA
14
P<,001 Índice
12

10
Control
Porcentaje
de ingreso
8
de pacientes
de psiquiatría 6
con Trastorno N.S N.S
Afectivo Grave 4

0
1 2 3

TRIMESTRE DE EXPOSICIÓN

Cuadro IV.—Estudio de la gripe de Helsinki en 1957.


Porcentaje de ingresos con hospitalización de pacientes psiquiátricos
con diagnóstico de trastorno afectivo grave para muestra completa
(Condado de Uusimaa).

Dado que el código de diagnóstico ICD-8: 296 incluye tanto el tras-


torno afectivo unipolar como el de tipo bipolar decidimos examinar si
los resultados anteriores eran extensibles de forma similar a ambos ti-
pos. Los sujetos del grupo índice expuestos a la gripe durante el segundo
trimestre registraban una proporción significativamente mayor de inci-
dencia de trastornos afectivos graves de tipo unipolar (depresivo) (7,1%)
comparado con los sujetos control (0,5%) (test de Fisher, P<,002). Los
sujetos índice expuestos a la gripe en el segundo trimestre no registraron
una proporción significativamente diferente en la incidencia de tras-
tornos afectivos graves de tipo bipolar (5,4%) por comparación con los
sujetos control (1,6%) (test exacto de Fisher, P <,05), si bien se constata
la misma dirección que en el grupo unipolar. Véanse los resultados en
el cuadro V.

8. GRIPE Y PERSONALIDAD ESQUIZOTÍPICA

Nuestro informe de investigación inicial (M ((Mednick


Meed
Medndn ckkIG
iD
nick
ick et l A1988)
aT
et Ial.,
al L98
1198
9
iÓ N
gnós
nóst
mostraba un aumento significativo de diagnósticos
C Iico
sttico
sti
ticos
coss de
d esquizofrenia
esquiz f niaa en n
nItte
du
uran
uran
ura
ant
nt
sujetos expuestos al virus de la gripe durante
D
e el segundo
s gundo
ndo
nd do ttr
tri
rimestrre d
ri
trimestre de
E

do

112
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
EL NEURODESARROLLO DE LOS PRINCIPALES TRASTORNOS MENTALES

SOLO 2.º TRIMESTRE

Índice Control
P<.002
PORCENTAJE 6
INGRESO PACIEN-
TES PSIQUIATRÍA
C/ TRASTORNO N.S
AFECTIVO
UNIPOLAR Y 4
BIPOLAR GRAVE

0
UNIPOLAR BIPOLAR

Cuadro V.—Estudio de la gripe de Helsinki en 1957.


Porcentaje de ingresos psiquiátricos con diagnóstico de trastorno
unipolar y bipolar, sólo para el segundo trimestre.

gestación. Hemos realizado estudios adicionales a fin de responder dos


preguntas relacionadas: ¿está asociada la exposición al virus de la gripe
en el segundo trimestre con el desarrollo en la etapa adulta de algún tras-
torno de personalidad de tipo esquizoide, en particular la personalidad
esquizotípica? Asimismo, con un tamaño de muestra suficientemente
amplio hemos tratado de buscar respuesta a la siguiente pregunta: ¿es
posible disminuir el grado de vulnerabilidad a padecer un trastorno psi-
quiátrico?
Peter Venables (1996) ya había examinado con anterioridad la re-
lación entre la exposición al virus de la gripe durante la gestación y
puntuaciones en una escala de esquizotipia aplicada a sujetos de 17 años
de edad dentro del Estudio de Mauricio. Las conclusiones arrojadas por
el estudio indicaron que los sujetos expuestos a la gripe en la etapa fetal
registran un índice elevado de esquizofrenia (síntomas positivos de per-
sonalidad esquizotípica) en la puntuación de la escala por comparación
con los sujetos control. Cuando Venables examinó dicha relación en
función del mes de gestación, constató un aumento significativo en la
puntuación de grado de esquizofrenia en los casos en que la exposición xpo
p s
al virus de la gripe había tenido lugar en el 5.º m es deDge
mes
es G
Iesta cT
aIció
ggestación.
eest
staacci
ión
ión
ió ALSSin
óón.
N
embargo, no se apreció ningún incremento sig
C
gnIÓ
signifi
gnifi
nificativo
ca
c
cat
ativo
t del factor r de
de
pIiia).
anhedonia (síntomas negativos de esquizotipia).
izo
zootip
otip
ipi
D
a)
E

do

1
113
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

Tomando como base los intrigantes resultados obtenidos por Ve-


nables (1996) realizamos un estudio para intentar replicar los mismos.
En Finlandia, cada año se escoge de entre 30.000 hombres quiénes
van a realizar el servicio militar. Todos han de responder una batería
de tests, entre ellos, diversas escalas completas del Inventario Multifá-
sico de Personalidad de Minnesota (MMPI). Elaboramos una escala
de trastorno esquizotípico de la personalidad agrupando las escalas 7
(psicastenia) y 8 (esquizofrenia). Meyer (1993) indicó que el patrón
de puntuaciones de la escala de 7 y 8 constituye un indicador clínico
de trastorno esquizotípico de la personalidad (SPD o esquizotipia).
En 1969 hubo una pandemia a nivel mundial originada por el subtipo
H3N2 del virus de la gripe que llegó a Helsinki (Finlandia) en la sema-
na del 12 de enero, alcanzó su punto más virulento en la semana del
26 de enero, disminuyó rápidamente a finales de febrero y finalizó en
la semana del 23 de febrero.
Hemos examinado una base de datos que incluye puntuaciones
del inventario MMPI de todos los hombres reclutados de Finlandia
(Machón et al., 2002). Se procedió a identificar a aquellos sujetos que,
como fetos, estuvieron expuestos a la grave epidemia de gripe (la «gri-
pe de Hong Kong») de 1969. Asimismo, se localizó un grupo de con-
trol nacidos en un año de relativamente escasas epidemias infecciosas
(1971); en ambos grupos realizamos una comparación del patrón de
las puntuaciones obtenidas según la escala de MMPI que indicasen
la presencia de «rasgos propios del SPD». Tal cual se aventuró en la
hipótesis, se descubrió que la proporción de sujetos que registraban
puntuaciones «elevadas» (en el cuartil superior) en la escala de rasgos
de personalidad esquizotípica era significativamente superior (39%)
en el grupo de sujetos índice expuestos en el sexto mes a la de los suje-
tos control (26%) (P<,003). Análisis posteriores desvelaron que dichas
diferencias correspondían a los sujetos expuestos a la epidemia de gri-
pe durante la semana 23 (51% frente a 24%) del sexto mes (P<,005).
Véanse los resultados en el cuadro VI. Los análisis exploratorios del
resto de los meses no revelan diferencias significativas. Estos resulta-
dos replicaron los de Venables (1996)12.

Pese a que el estudio de Venables emplea un estándar distintost nto


D
to p
I G IT A L
para
ara d
de
defi
efi
finir
nir
ir el
el pe-
12

ÓN
riodo de embarazo (9 meses frente a 40 semanas ó 10 meses), ese ) ambos
ses),
ses),
s), amboss estudios
amb e t d concluyen

C
que la exposición por parte del feto a la gripe maternaa 5 meses
mes
me es antes
eses
ese Ia s del parto
p see encuentra
encuuenntra
asociada a un aumento del riesgo de padecer un tr trastorno
tra
rasto
DI
toorn esquizotípico.
orno esq ot p
pico.
iico
co
co.
o.
o.
E

do

114
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
EL NEURODESARROLLO DE LOS PRINCIPALES TRASTORNOS MENTALES

Expuestos Índice Control

55

50
P<,005

45
PORCENTAJE

N.S
40
N.S.
35
N.S.
30

25

20

15
21 22 23 24
SEMANA DE EXPOSICIÓN
6.º MES

Cuadro VI.—Estudio del ejército finés.


Porcentaje de sujetos índice con puntuación «elevada» de (cuartil superior)
en la escala de personalidad esquizoide desglosado por semanas del sexto mes.

Las conclusiones anteriores (Machón et al., 2002), así como las


de Venables (1996) señalan la relación entre rasgos positivos de es-
quizotipia y gripe prenatal. Como apuntábamos anteriormente, se
ha constatado que entre los pacientes que sufren de esquizofrenia,
aquellos expuestos a la gripe durante el segundo trimestre tienen ni-
veles significativamente superiores de síntomas positivos (delirios de
celos, de referencia y suspicacia) comparado con los esquizofrénicos
con exposición en el primer o tercer trimestres o con los sujetos con-
trol (Machón et al., 1995). En su exhaustiva revisión de la literatura
existente, Siever, Bernstein y Silverman (1995) descubren pruebas
contundentes de que «la personalidad esquizotípica está relacionada
con la esquizofrenia en cuanto a las características comunes fenome-
nológicas, resultados y respuesta al tratamiento» (p. 71). Lo anterior
podría indicar que la exposición por parte de la madre a la gripe du-
rante el segundo trimestre de gestación aumenta el riesgo de generar
ciertos tipos de organización de la personalidad (rasgos positivos posi
p
po vos de
sitivo
trastorno esquizotípico), que provocan un aumento men ent
en D
too del
nto l I G
riesgo
r i
ies
iesg
es I
go
g T
o A
de
d e Lp
pa-
óÓ N
CI uoo..
decer descompensaciones esquizoides en func función
uncci ción
ció
ióón
nd de factores adicio-
diicio
dell Iindividuo.
nales psicosociales y neuromadurativos oss del
de indivi
iin
D
E

do

1
115
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

9. TERREMOTOS Y PERSONALIDAD ESQUIZOTÍPICA

El 28 de julio de 1976 se registró un terremoto de 7,9 puntos (es-


cala de Richter) en Tangshan, en la República Popular de China. El
epicentro del terremoto se localizó unos ocho kilómetros al noreste de
Tangshan. El terremoto fue de efectos devastadores, destruyendo gran
cantidad de hogares y ocasionando el corte de los servicios básicos. Re-
sultaron heridos gran cantidad de ciudadanos de Tangshan; y se estima
que fallecieron 240.000 personas. Esta catástrofe (impredecible e incon-
trolable) supone, en cierto modo, una suerte de experimento natural, ya
que todas las embarazadas de Tangshan sufrieron el estrés del terremoto
en el mismo instante. En una serie de análisis realizados recientemente
evaluamos los síntomas de trastorno de personalidad esquizoide en un
grupo de estudiantes de secundaria de 18 años de edad cuyas madres
habían sufrido el terremoto de Tangshan en distintas fases del embarazo
(grupo «índice»). Se escogió como grupo de control a sujetos nacidos un
año más tarde y que no habían sufrido el terremoto (grupo «control»).
Uno de los principales objetivos de este estudio consistía en replicar
en una muestra independiente las conclusiones que habíamos extraí-
do en el estudio de Finlandia que relacionaban el sexto mes, la sema-
na 23 de gestación en particular, con el desarrollo posterior de rasgos
de personalidad esquizotípica (Machón et al., 2002). Se empleó para
este estudio el Cuestionario B de Personalidad Esquizotípica de Raine
(SPQ-B) a fin de evaluar el grado de «esquizotipia» (Raine et al., 1994;
Raine y Benishay, 1995). El SPQ-B asigna una puntuación total y tres
puntuaciones en cada subescala (trastorno cognitivo perceptual, déficit
interpersonal y desorganización), ha sido traducido y se ha validado en
la población china (Chen, Hsiao y Lin, 1997).
Se formuló la hipótesis de que los fetos expuestos al terremoto de
1976 de Tangshan en el sexto mes (semanas 21-24) de gestación (el
grupo índice) registrarían puntuaciones medias superiores en el SPQ-
B por comparación con los sujetos control nacidos en el mismo mes
del año sin haber sufrido el terremoto. Más aún, predijimos que de los
sujetos índice expuestos al terremoto en el sexto mes de gestación, los
expuestos en la semana 23 obtendrían las puntuaciones más altas del
SPQ-B comparadas con las de los sujetos control. Véase ell cuadro cua
cu adrroo VII.
uad V
Basándonos en las recientes conclusiones arrojadas
rroja
roja das D
ojad
oj
oja
jada
d I
por G I T A
or ell estudio
por
po eest
sttudi
stud
st ud
udi L
diio
d io de
Finlandia que indicaban que la semana 23 del sÓ
sex
ex N
ell Isexto
se t mes de gestación
exto gestación n
C lida
de Ipersonalidad
era relevante para el desarrollo de rasgos
oss de
D
person
p ad esquizotípica
dad
ad ees
esq
sq izot
i típiic
E

do

116
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
EL NEURODESARROLLO DE LOS PRINCIPALES TRASTORNOS MENTALES

(Machón et al., 2002), decidimos examinar si las diferencias observadas


en el sexto mes eran atribuibles a las diferencias en la semana 23 de
gestación en la muestra china. Tal y como supusimos, los sujetos índice
expuestos durante la semana 23 de gestación mostraron una media de
puntuación de escala total del SPQ-B significativamente superior a las
de los sujetos control de la semana 23 (t [39] =2.1, P<,039). Véanse los
resultados en el cuadro VII. En cuanto a los sujetos índice expuestos en
la semana 21, 22 ó 24 de gestación, no se apreciaron diferencias en la
escala total del SPQ-B con respecto a los sujetos control.

11

P=.039
10

N.S. N.S.
9 Expuesto a
terremoto
PUNTUACIÓN N.S.
DE ESCALA TOTAL Control
8

6
21 22 23 24

SEMANA DE EXPOSICIÓN
6.º MES

Cuadro VII.—Estudio del terremoto de Tangshan, China.


Puntuaciones totales promedio de escala SPQ-B de Raine desglosado
por semanas del sexto mes.

10. PERIODO DE RIESGO CRÍTICO Y TIPO DE DESVIACIÓN

¿Existe diferencia entre el periodo de riesgo y el tipo de desviación?


Con el fin de responder a la anterior pregunta realizamos análisis post-
hoc adicionales para examinar la distribución específica de la aparición
de desviaciones (esquizofrenia, trastorno afectivo grave) por mes de ges-
tación en que se produjo la exposición al virus. Estos resultados dos preli-
p
minares revelaron que la mayor parte de los diagnósticos
iagn
agnó
agn
gnóst
gn D
ósticos
ós co
cos sI G
de
d e I T A oLrn
trastorno
tra
t
trr
rast
a
as
asto
orn
r
afectivo grave se localizaba en el quinto mess deeIÓ N
gestación.
gges
geeestación.
st
t Existía una una
coIC
gran acumulación de sujetos con diagnóstico
ósstic
stic
stico
ico de
D
d esquizofrenia
esquizo
zofren
zofrenia
oofre
of
ffre
fren
ni qu
ni que ha-
ue ha a-
E

do

1
117
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

bían estado expuestos a la gripe en el sexto mes de gestación. En otra pu-


blicación desvelamos que los condenados por delitos violentos tendían a
haber estado expuestos a la gripe en el sexto y séptimo mes de gestación
(Machón, Mednick, Huttunen y Tanskanen, 2006). En resumen, dichas
conclusiones parecen sugerir que existe una asociación entre las alte-
raciones en el neurodesarrollo que se producen en diferentes periodos
críticos y las distintas desviaciones que pueden surgir.

11. MECANISMO DE ACCIÓN EN LA PATOGÉNESIS DEL ESPECTRO


DE LA ESQUIZOFRENIA

¿Qué mecanismo o mecanismos pueden explicar la patogénesis de


los resultados anteriores sobre el espectro de la esquizofrenia? Huttunen
(1971) ya había revelado que las ratas sometidas a estrés prenatal mos-
traban alteraciones en la neuroquímica del cerebro, así como en el com-
portamiento tras su nacimiento. Estudios más recientes señalan el papel
principal que representan las proteínas de estrés calórico a la hora de regu-
lar la apoptosis de células neuronales inducida por genética o por entorno
(Srivastava, 2002). Dichas proteínas forman parte de una reacción central
de las células del cuerpo frente a cualquier tipo de estrés. Durante procesos
febriles, estrés y situaciones similares aumentan los niveles de este tipo
de proteínas. Se sabe que dicho aumento hace que el metabolismo de las
neuronas fetales deje de ocuparse de la formación de sinapsis. Este proceso
puede acabar provocando un fallo en la conexión de neuronas cruciales en
un periodo crítico (semana 23) en la formación de conexiones.
McGlashan y Hoffman (2000) han propuesto un modelo de esquizo-
frenia como trastorno de conectividad sináptica reducida desde el punto de
vista del neurodesarrollo. Los daños neurobiológicos tempranos (déficits en
el neurodesarrollo) son factores determinantes de la densidad sináptica en la
infancia y de la vulnerabilidad ante la psicosis. El paso del deterioro a la plena
manifestación de la esquizofrenia surge cuando el sistema cerebral vulnerable a
la psicosis queda sometido a un proceso de poda («pruning») sináptica normal
o anormal inducido por el desarrollo; éste proceso se acelera durante la ado-
lescencia y la adultez temprana. Friston (2002) ha propuesto un mecanismo
alternativo al postular que la patofisiología de la esquizofreniaa es es u
un trastorno
n tr
traas
ast
stoor
caracterizado por anomalías sinápticas y conectividad dad dis
disf
d uncnD
unci
nc
cioI G
d disfuncional.
ad disfunc I T A oL
onall Entonces
iona
ona
onal Ento
Ento
nton
¿es la esquizofrenia un tipo de trastorno de plasticidad
stici
ticidIÓ
cid
idad
aad N
d anómala estructural
ucctuuraal o
seIC
funcional/sináptica? Si bien suelen considerarse
der
errars
D
rarsse
rarse eestos sistemas
stema
mas
m po separado,
aas por
po sepaarad do,
E

do

118
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
EL NEURODESARROLLO DE LOS PRINCIPALES TRASTORNOS MENTALES

podrían ser dos manifestaciones de un mismo proceso subyacente. Disponer


de un paradigma que integrase ambos procesos «no-independientes» supon-
dría un avance importante en nuestra comprensión sobre la etiología de los
trastornos del espectro de la esquizofrenia.

12. LA IMPORTANCIA DEL TIPO DE FACTOR DE RIESGO FRENTE


AL MOMENTO DE APARICIÓN DEL MISMO

La mayoría de los estudios epistemológicos que respaldan la hipótesis


del neurodesarrollo ha mostrado la importancia que reviste la exposición a
la gripe prenatal con respecto a las posteriores apariciones de trastornos en
la etapa adulta (Mednick et al., 1988; Bagalkote et al., 2001; Machón et al.,
1997). Huttunen y Niskanen (1978) constataron tasas de incidencia de psico-
sis elevadas en los nacidos de madres a las que durante su segundo trimestre
de gestación se les había comunicado que sus maridos habían fallecido en la
guerra. Otake y Schull (1984) observaron que los supervivientes de Hiros-
hima que se encontraban en fase fetal del segundo trimestre de gestación
cuando explotó la bomba atómica evidenciaron altos niveles de trastornos
cognitivos en la edad adulta (fundamentalmente retraso mental). El trabajo
realizado por Selten et al. (1997) mostró que la exposición materna prenatal
a un estrés intenso (la inundación holandesa de 1953) se encontraba asociada
a un aumento del riesgo de que sus descendientes padeciesen psicosis. Las
conclusiones extraídas recientemente por el estudio de Tangshan, en Chi-
na, ya mencionadas han sido las primeras que han trazado un vínculo entre
la exposición a un terremoto y la aparición de trastornos psicológicos en la
adultez temprana. Dichas conclusiones, en su conjunto, tienden a respaldar la
interpretación de que el momento de aparición del «factor de riesgo» durante
una fase vital y crítica de neurodesarrollo cerebral es más importante que el
tipo de «factor de riesgo».

13. MODELO PSICOPATOLÓGICO DE DIÁTESIS-ESTRÉS

Las anteriores conclusiones pueden entenderse más fácilmente áci


ácil
cilm
m nt
me ntee een
el contexto de un modelo psicopatológico de diátesis-estrés
átes
tesiis-e
te
tes is-
s-estr
stréI G I
Drééss (E. T A lLk
(E Walker,
(E Waalk
Wal
W
comunicación personal, 24 de septiembre,, 0007
007; 7;IÓ
7; N
Walker,
W llk 2002). ) Véase
Véasee
C
ntIttegrar
el cuadro VIII. Dicho modelo persigue iintegrar
uee in e
D laa «vulnerabilidad»
«vulne
«vulner
«vvulln
vuln
vu lneer bilid
bi dad d»
E

do

1
119
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

(presente al nacer) con el estrés psicosocial postnatal y ciertos procesos


neuromadurativos que aumentan la probabilidad de desarrollar alguna
psicopatología (o trastorno psicótico).

Factores Procesos
Estres Neuromadurativos
constitucionales
heredados

«Vulnerabilidad» Brote
constitucional Psicótico

Factores
constitucionales
adquiridos
Adolescencia

Factores de
Acontecimientos
prenatales
riesgo
posnatales

Cuadro VIII.—Modelo teórico y longitudinal psicopatológico


de diátesis-estrés.

Dicha vulnerabilidad constitucional es el resultado de factores he-


reditarios (Gottesman, 1991) o adquiridos (McNeil y Cantor-Graae,
2001). Cuando se combina esta vulnerabilidad constitucional con (a)
estrés psicosocial postnatal y otras circunstancias vitales desafortuna-
das y con (b) procesos neuromadurativos en la adolescencia aumenta la
probabilidad de desarrollo de la esquizofrenia en la edad adulta u otros
trastornos mentales graves (Walker, 2002; Nowakowski y Hayes, 1999;
McGlashan y Hoffman, 2000; Friston, 2002).

14. CONCLUSIÓN

N DI G IT A L

CIpre
El presente trabajo ha examinado las pruebas
prueb
rueeb
eba
bas
bas
s que
q respaldan laa hi- hi
pótesis de que la existencia de alguna ano
D
noom
om
oma
ma I
anomalía
malí
aalía
lí prenatal
ataall en
en eell neur
neurode-
rod
de
E

do

120
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
EL NEURODESARROLLO DE LOS PRINCIPALES TRASTORNOS MENTALES

sarrollo constituye una de las bases de ulterior incidencia de trastornos


psiquiátricos graves. Han surgido estudios que sugieren que tanto la
esquizofrenia como otros trastornos pueden tener una base etiológica
subyacente relacionada con el neurodesarrollo. Esta hipótesis de neu-
rodesarrollo atribuye la aparición de trastornos a una anomalía en el
desarrollo cerebral normal (especialmente en el sistema mesolímbico,
el tálamo y las regiones entorrinales) durante un periodo prenatal de
riesgo crítico en el segundo trimestre de vida del feto. La alteración
de dichos procesos neurales, a su vez, incrementa la probabilidad de
padecer esquizofrenia en la etapa adulta, así como otros trastornos
mentales graves. Los estudios revisados demuestran la existencia de
vínculos entre una variedad de teratógenos (que incluyen la exposición
a la gripe, el estrés materno, las inundaciones, los terremotos y las ra-
diaciones) y la aparición posterior de trastornos en la etapa adulta. Ba-
sándose en las pruebas, se postula que el momento de aparición del te-
ratógeno resulta más importante que el tipo de teratógeno en cuanto a
la generación de alteraciones en los procesos cerebrales que aumentan
el riesgo de incidencia de trastornos. Las anteriores conclusiones han
de ser interpretadas a la luz del modelo psicopatológico de diátesis-
estrés. Existe una base de vulnerabilidad constitucional (generada por
factores genéticos o adquiridos) que puede verse activada por factores
de estrés psicosocial postnatal, así como otras circunstancias vitales
desafortunadas, que, a su vez, interactúan con los procesos neuroma-
durativos que se producen en la segunda década de vida, aumentando
así la probabilidad de padecer un brote psicótico.

15. DIRECCIONES FUTURAS

En el decurso del siglo XXI nuestro conocimiento sobre los trastornos


psicológicos va a registrar un avance importante gracias a la integración
de metodologías interdisplinares. El reto al que se enfrenta la psicología
consiste en aliarse con otras disciplinas, entre ellas: la genética molecu-
lar, la neurociencia del comportamiento, epidemiología psiquiátrica y
genética del comportamiento. Ya no se trata tanto de desvelar el origen
de los procesos mentales y la conducta basándonos en la dicotomía m a eentre
icotoomí nt
n
naturaleza o entorno. El verdadero reto ante nosotros ossot
ssotr
so
ottros
ros
ro DsideI
rreside
os res sid G
ide I
de eenT A nL
conse-
n con
co ns
rÓ N
guir ahondar nuestro conocimiento sobre laa inte Irac
interacción
int
ter
eracc
eracacción
iió dinámicaa eentre ntree
biología y neurociencia, por un lado, y ell ent IC
eentorno,
ento
D
nttooorno,
r p porr otro.
otro
otro
troo..
tr
E

do

1
121
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

15.1. Recomendaciones específicas

• Los estudios futuros de psicología deberían tener una naturaleza


cooperativa y contar con equipos inter e intradisciplinares a fin
de lograr una comprensión integral del comportamiento huma-
no, contando, por ejemplo, con la presencia de geneticistas del
comportamiento, geneticistas moleculares, epidemiólogos psi-
quiátricos (entre otros) junto a médicos (por ejemplo, terapeutas
cognitivos de comportamiento y psicoterapeutas de las relacciones
objetales).
• Sería de vital importancia para investigaciones futuras incluir
en los equipos de investigación colegas provenientes de distintas
culturas y paradigmas. Además, dichos equipos internacionales
deberían integrar una variedad de metodologías de investigación
que incluyesen métodos longitudinales y prospectivos junto a en-
foques más vanguardistas.
• La ciencia de la psicología ha avanzado hasta el punto de que ya
no investigamos en busca de una causa para la depresión y otra
para la esquizofrenia, por ejemplo. Esta disciplina ha llegado al
punto de reconocer que existe una multiplicidad de causas (Zubin
y Spring, 1977; Caspi, McClay, Moffitt, Mill, Martin, Craig, Ta-
ylor y Poulton, 2002; Caspi, Sugden, Moffitt, Taylor, Craig, Ha-
rrington, et al., 2003).
• Durante mucho tiempo, la noción de causalidad (si «A» causa «B»)
ha sido objeto de riguroso debate. La literatura de investigación
ahora apoya la noción de determinismo recíproco «dinámico» e
interacción recíproca genético-ambiental (Plomin, DeFries, Craig
y McGuffin, 2003; Plomin y McGuffin, 2003; Rutter y Silberg,
2002). La línea de causalidad puede fluir en ambas direcciones,
«A» puede causar «B», que, a su vez, afecta a «A», creando así una
espiral interactiva de causalidad (Kendler y Karkowski-Shuman,
1997; Silberg, Pickles, Rutter, Hewitt, Simonoff, et al., 1999).
• Nuestra comprensión actual de la cuestión ya histórica de «na-
turaleza o entorno» es que no existe dicotomía. Existen estudios
prometedores que han comenzado a examinar cómo interactúan
entre sí naturaleza y entorno, y en qué condicioness (Caspi, (Ca
(CCaasasppii, Ha-
p
pi, H
rrington, Milne, Amell, Theodore y Moffi offi
fffitt
ffi
fitt, 03IG
0D
t,, 2003;
2200
00 ; Jang,
JJaannTgADick,
Ing DL
Di
Wolf, Livesley y Paris, 2005; Moffitt, 0Ó
I
t,, 2005;
200
20
0005
00
005;
05;
05 55; NK
Krueger, Markonrkkon
ny
Bouchard, 2003). IC D
E

do

122
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
EL NEURODESARROLLO DE LOS PRINCIPALES TRASTORNOS MENTALES

• El trabajo de investigación de Martin Seligman et al. (2005) so-


bre psicología positiva representa un cambio de paradigma en la
psicología. Este trabajo supone una crítica al enfoque dentro de
la psicología que se ha centrado durante muchas décadas en los
aspectos primariamente negativos del comportamiento humano,
especialmente la «anormalidad», «psicopatología», los «déficits» y
la «disfunción». En cambio, la psicología positiva redirige el en-
foque de la psicología al estudio de los elementos adaptativos del
comportamiento humano, tales como: creatividad, fortaleza, espe-
ranza, liderazgo, sabiduría, espiritualidad, etc.

16. BIBLIOGRAFÍA

AKBARIAN, S.; BUNNEY JR., W. E.; POTKINS, S. G.; WIGAL, S. B.; HAGMAN, J. O.;
SANDMAN, C. A., y JONES, E. G. (1993a). «Altered distribution of nicotin-
amide-adenine dinucleotide phosphate-diaphorase cells in frontal lobe of
schizophrenics implies disturbances of cortical development», Archives of
General Psychiatry, 50, 169-177.
AKBARIAN. S.; VINUELA, A.; KIM, J. J.; POTKIN, S. G.; BUNNEY JR., W. E., y JONES,
E. G. (1993b). «Distorted distribution of nicotinamide-adenine dinucleotide
phosphate-diaphorase neurons in temporal lobe of schizophrenics implies
anomalous critical development», Arch Gen Psychiatry, 50, 178-187.
BAGALKOTE, H.; PANG, D., y JONES, P. B. (2001). «Maternal influenza and
schizophrenia in the offspring», en BARK, N. (ed.), International Journal of
Mental Health, Armonk: M. E. Sharpe Inc.
BARR, C.E.; MEDNICK, S.A., y MUNK-JøRGENSON, P. (1990). «Exposure to
influenza epidemics during gestation and adult schizophrenia: A 40-year
study», Archives of General Psychiatry, 47, 869-874.
BENES, F. M. (1989). «Myelination of cortical-hippocampal relays during late
adolescence», Schizophrenia Bulletin, 15, 585-593.
BRACHA, H. S.; TORREY, E. F.; BIGELOW, L. B.; LOHR, J. B. y LININGTON, B. B.
(1991). «Subtle signs of prenatal maldevelopment of the hand ectoderm in
schizophrenia: A preliminary monozygotic twin study», Biological Psychia-
try, 30, 719-725.
BOWLER, A. E., y TORREY, E. F. (1990). «Influenza and schizophrenia: Helsinki
vs. Edinburgh.» Archives of General Psychiatry, 47, 876-877. 7.
GRRA
JJ.;IC
RTIIN, D
ITAI.. LW
CASPI, A.; MCCLAY, J.; MOFFITT, T. E.; MILL, J.; MA
TAYLOR, A., y POULTON, R. (2002). «Role off genotypegen
nooÓ
nIoty
otyp
typ
N
ARTIN
AR
RTIN J.; AIG, I
RAIG
A
ype in the cycle
y of
W.;
of vio-
511IC
lence in maltreated children», Science, 297,
97,
D
77,, 85
851-854.
-854.
8
E

do

1
123
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

CASPI, A.; HARRINGTON, H.; MILNE, B.; AMELL, J. W.; THEODORE, R. F. y


MOFFITT, T. E. (2003). «Children’s behavioral styles at age 3 are linked to
their adult personality traits at age 26», Journal of Personality, 71, 495-513.
CASPI, A.; SUGDEN, K.; MOFFITT, T. E.; TAYLOR, A.; CRAIG, I. W.; HARRING-
TON, H., et al. (2003). «Influence of life stress on depression: Moderation by
a polymorphism in the 5-HTT gene», Science, 301, 386-389.
CHEN, W. J.; HSIAO, C. K., y LIN, C. C. H. (1997). «Schizotypy in community
samples: The three-factor structure and correlation with sustained atten-
tion», Journal of Abnormal Psychology, 106, 649-654.
CROW, T. J., y DONE, D. J. (1992). «Prenatal exposure to influenza does not
cause schizophrenia», British Journal of Psychiatry, 161, 390-392.
FAHY, T. A.; JONES, P. B.; SHAM, P. C.; TAKEI, N., y MURRAY, R. M. (1993).
«Schizophrenia in Afro-caribbeans in the UK following prenatal exposure
to the 1957 A2 influenza pandemic», Schizophrenia Research, 9, 132.
FEINBERG, I. (1982). «Schizophrenia caused by a fault in programmed synaptic
elimination during adolescence?», Journal of Psychiatric Research, 17, 319-
334.
FRISTON, K. J. (2002). «Dysfunctional connectivity in schizophrenia», World
Psychiatry, 1, 66-71.
GOTTESMAN, I. I. (1991). Schizophrenia Genesis: The origins of madness, Nueva
York: Freeman.
HAKOSALO, J. K., y SAXÉN, L. (1971). «Influenza epidemic and congenital de-
fects.» Lancet, 2, 1346-1347.
HALE, F. (1933). «Pigs born without eye balls», Journal of Heredity, 24, 104-106.
HUTTUNEN, M. O. (1971). «Persistent alteration of turnover of brain noradren-
alin in the offspring of rats subjected to stress during pregnancy», Nature,
35, 53-55.
HUTTUNEN, M. O., y NISKANEN, P. (1978). «Prenatal loss of father and psychi-
atric disorders», Archives of General Psychiatry, 35, 429-431.
HUTTENLOCHER, P. R. (1990): «Morphometric study of human cerebral cortex
development», Neuropsychologica, 28, 517-527.
JANG, K. L.; DICK, D. M.; WOLF, H.; LIVESLEY, W. J., y PARIS, J. (2005). «Psy-
chosocial adversity and emotional instability: An application of gene-envi-
ronment interaction models», European Journal of Personality, 19, 359-372.
KENDELL, R., y KEMP, I. W. (1989). «Maternal influenza in the etiology of
schizophrenia», Archives of General Psychiatry, 46, 878-882.
KENDLER, K. S., y KARKOWSKI-SHUMAN, L. (1997). «Stressful life events and
genetic liability to major depression: Genetic control of exposure to the
environment?», Psychological Medicine, 27, 539-547.
KRUEGER, R. F.; MARKON, K. E., y BOUCHARD JR., T. J. (2003). 033)). «Th
03)
ttheeD
«The
G
Th
Iritab IilTlilitA
he eextended
he xte
xtt n
te
Lndre-
genotype: The heritability of personality account ntt fo

ffor
N
or th
or heritability
h
heeerita
er
rritability
rit
iit b
bili off re
called family environments in twins reared ap apart»,
partt»
part I
t»», JJournal off Personality,
Jo allitty, 71,
5, 809-834. IC D
E

do

124
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
EL NEURODESARROLLO DE LOS PRINCIPALES TRASTORNOS MENTALES

KUHN, T. S. (1962). The structure of scientific revolutions. Chicago: University of


Chicago Press.
KUNUGI, H.; NANKOS, S. y TAKEI, N. (1992). «Influenza and schizophrenia in
Japan», British Journal of Psychiatry, 160, 274-275.
MACHÓN, R. A.; MEDNICK, S. A., y HUTTUNEN, M. O. (1997). «Adult major af-
fective disorder after prenatal exposure to an influenza epidemic», Archives of
General Psychiatry, 54, 322-328.
MACHÓN, R. A.; HUTTUNEN, M. O.; MEDNICK, S. A.; SINIVUO, J.; TANSKA-
NEN, A., y WATSON, J. (2002). «Adult schizotypal personality characteristics
and prenatal influenza in a finnish birth cohort», Schizophrenia Research,
54, 7-16.
MACHÓN, R. A.; MEDNICK, S. A.; HUTTUNEN, M. O., y TANSKANEN, A. (2006).
«Fetal neural development and deviance», en RAINE, A. (ed.),Crime and
Schizophrenia: Causes and cures, Nueva York: Nova Science Publishers.
MCCLURE, W. O. (1995). «Fetal development and schizophrenia: Historical ob-
servations from teratology», en MEDNICK, S. A., y HOLLISTER, J. M. (eds.),
Neural Development and Schizophrenia: Theory and research. NATO ASI Se-
ries. Series A: Life sciences, vol. 275, Nueva York: Plenum Press.
MCGLASHAN, T. H., y HOFFMAN, R. E. (2000). «Schizophrenia as a disorder
of developmentally reduced synaptic connectivity», Archives of General Psy-
chiatry, 57, 637-648.
MCGRATH, J. J.; PEMBERTON, M. R., y WELHAM, J. L. (1993). «Schizophrenia
and the influenza epidemics of 1954, 1957 and 1959: A southern hemi-
sphere study», Schizophrenia Research, 14, 1-8.
MCNEIL, T. F., y CANTOR-GRAAE, E. (2001). «Obstetric complications as risk
factors for schizophrenia», International Journal of Mental Health, 29, 73-83.
MEDNICK, S. A., y HOLLISTER, J. M. (eds) (1995). Neural development and schizo-
phrenia: theory and research. NATO ASI Series. Series A: Life sciences, vol. 275,
Nueva York: Plenum Press.
MEDNICK, S. A.; HUTTUNEN, M. O., y MACHóN, R. A. (1994). «Prenatal in-
fluenza infections and adult schizophrenia», Schizophrenia Bulletin, 20(2),
263-267.
MEDNICK, S. A.; MACHóN, R. A.; HUTTUNEN, M. O., y BONETT, D. (1988).
«Adult schizophrenia following prenatal exposure to an influenza epidemic»,
Archives of General Psychiatry, 45, 189-192.
MEYER, R. G. (1993). The Clinician’s Handbook: Integrated diagnostics, assessment
and intervention in adult and adolescent psychopathology, Needham Heights,
Massachusetts: Allyn and Bacon.
MOFFIT, T. E. (2005). «The new look of behavioral genetics in developmental

I G IT A L
psychopathology: Gene-environment interplay in antisocial ial
al behaviors»,
beehav
b ehavvi
vior
ors»
rs»,, Psy-
Ps
P
chological Bulletin, 131, 533-554.
N D
NASRALLAH, H. A. (1991). «Neurodevelopmental ntaal
nt al asp
aasIpÓ
aspec
aspects
sppec
eects
t of bipolar affective
afffecctivee
disorder», Biological Psychiatry, 29, 1-2. IC
D
E

do

1
125
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

NOWAKOWSKI, R. S., y HAYES, N. L. (1999). «CNS development: An overview»,


Development and Psychopathology, 11, 395-417.
O’CALLAGHAN, E.; SHAM, P.; TAKEI, N.; GLOVER, G., y MURRAY, R. M. (1991).
«Schizophrenia after prenatal exposure to 1957 A2 influenza epidemic»,
Lancet, 337, 1248-1250.
OLSEN, S. C.; BOGERTS, B.; COFFMAN, J. A.; SCHWARZKOPF, S. B., y NASRALLAH,
H. A. (1990). «Medial-temporal and ventricular abnormalities by MRI:
Comparing major psychoses», Biological Psychiatry, 27, 59A-60A.
OTAKE, M., y SCHULL, M. J. (1984). «In utero exposure to A-bomb radiation and
mental retardation: A reassessment», British Journal of Radiology, 57, 409-
414.
PLOMIN, R.; DEFRIES, J. C.; CRAIG, I. W., y MCGUFFIN, P. (2003). Behavioral
genetics in the postgenomic era, Washinton, DC: APA Books.
PLOMIN, R., y MCGUFFIN, P. (2003). «Psychopathology in the postgenomic
era», Annual Review of Psychology, 54, 205-228.
RAINE, A., y BENISHAY, D. (1995). «The SPQ-B: A brief screening instrument
for schizotypal personality disorder.» Journal of Personality Disorders, 9, 346-
355.
RAINE, A.; REYNOLDS, C.; LENCZ, T.; SCERBO, A.; TRIPHON, N., y KIM, D.
(1994). «Cognitive-perceptual, interpersonal and disorganized features of
individual differences in schizotypal personality in the general population»,
Schizophrenia Bulletin, 21, 191-201.
RUTTER, M., y SILBERG, J. (2002). «Gene-environment interplay in relation to
emotional and behavioral disturbance», Annual Review of Psychology, 54,
205-228.
SCHIFFMAN, J.; WALKER, E.; EKSTROM, M.; SCHULSINGER, F.; SøRENSEN, H.,
y MEDNICK, S. A. (2004). «Childhood videotaped social and neuromotor
precursors of schizophrenia: A prospective investigation», American Journal
of Psychiatry, 161(11), 2021-27.
SELIGMAN, M. E. P.; STEEN, T. A.; PARK, N., y PETERSON, C. (2005). «Positive
psychology progress: Empirical validation of interventions», American Psy-
chologist, 60, 410-421.
SELTON, J. P., y SLAETS, J. P. J. (1994). «Evidence against maternal influenza as a
risk factor for schizophrenia», British Journal of Psychiatry, 164, 674-676.
SELTON, J. P.; VAN DUURSEN, R.; VAN DER GRAFF, C.; GISPEN, W., Y KAHN, R. S.
(1997). «Second-trimester exposure to maternal stress is a possible risk fac-
tor for psychotic illness in the child», Schizophrenia Research, 24, 258.
SIEVER, L. J.; BERNSTEIN, D. P., y SILVERMAN, J. M. (1995). «Schizotypal per-
sonality disorder», en W. J. LIVESLEY (ed.), The DSM-IV personality disor-
ders, Nueva York: Guilford Press.
IG
D, EE., A«Th
IT99) LT
SILBERG, J.; PICKLES, A.; RUTTER, M.; HEWITT, J., y SIMO
N
IMONOFF
MO
M
Ó
ONOFF
ONO F , (1999).
(19999)
(1 9 «The
influence of genetic factors and life stress on depression
n dep
de
dep
C Ires
epres
epre
pr
p
pres
ession
i amongg adolescent
doleesccen
nt
girls», Archives of General Psychiatry, 56,, 225-
25-
DI32
2225-32.
225
2555-32
-3332.
2
E

do

126
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
EL NEURODESARROLLO DE LOS PRINCIPALES TRASTORNOS MENTALES

SøRENSEN, H. J.; MORTENSEN, E. L.; REINISCH, J. M., y MEDNICK, S. A. (2004).


«Association between prenatal exposure to analgesics and risk of schizo-
phrenia», British Journal of Psychiatry, 185, 366-371.
SRIVASTAVA, P. (2002). «Roles of heat-shock proteins in innate and adaptive im-
munity», Nature Reviews Immunology, 2, 185-194.
STREISSGUTH, A. P., TREDER, R. P., y BARR, H. M. (1987). «Aspirin and acet-
aminophen use by pregnant women and subsequent child IQ and attention
decrements», Teratology, 35, 211-219.
SUSSER, E.; LIN, S. P.; BROWN, A. S.; LUMEY, L. H., y ERLENMEYER-KIMLING, L.
(1994). «No relation between risk of schizophrenia and prenatal exposure to
influenza in Holland», American Journal of Psychiatry, 151, 922-924.
VENABLES, P. H. (1996). «Schizotypy and maternal exposure to influenza and
to cold temperature: The Mauritius study», Journal of Abnormal Psychology,
105(1), 53-60.
WALKER, E. (2002). «Adolescent neurodevelopment and psychopathology»,
Current Directions in Psychological Science, 11, 24-28.
WEINBERGER, D. R. (1987). «Implications of normal brain development for the
pathogenesis of Schizophrenia», Archives of General Psychiatry, 44, 660-669.
YANAI, J.; VATURY, O., y SLOTKIN, T. A. (2002). «Cell signaling as a target and
underlying mechanism for neurobehavioral teratogenesis», Annals of the
New York Academies of Sciences, 965, 473-478.
ZUBIN, J., y SPRING, B. (1997). «Vulnerability: A new view of schizophrenia»,
Journal of Abnormal Psychology, 86, 103-126.

D I G IT A L
I ÓN
C
DI
E

do

1
127
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
D I G IT A L
I ÓN
C
DI
E

do
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
CAPÍTULO 7

DE LA EDAD ADULTA
AL ENVEJECIMIENTO:
RIESGO Y RESILIENCIA
Antonio M. Fonseca.
Universidad Católica de Portugal

1. INTRODUCCIÓN

Durante la transición de la edad adulta al envejecimiento, los indi-


viduos han de enfrentarse a la resolución de tareas evolutivas de índole
personal y social (por ejemplo: problemas de salud, elección de activi-
dades que sustituyan el trabajo, asegurarse una independencia financie-
ra, mantenimiento o creación de redes sociales, establecimiento de una
escala de valores que rija la vida cotidiana), lo cual trae aparejado una
serie de demandas adaptativas que están sujetas a cambios en el tiempo
entre distintas sociedades o distintos segmentos de la misma sociedad
(Bradtstadter y Lerner, 1999; Fonseca, 2005).
Según avanza el individuo a lo largo de su proceso evolutivo sur-
gen ciertas tareas evolutivas que acarrean situaciones transitorias y con-
frontacionales con nuevos problemas y que requieren de una respuesta
adecuada desde una perspectiva adaptativa. Esta aparición de respues-
tas no puede disociarse de la influencia que tienen sobre el sujeto toda
una serie de variables psicosociales tales como: el contexto histórico y
económico, influencias socio-culturales, la configuración personal de las
habilidades, deseos y aspiraciones individuales, o incluso aspectos como
el género o el estado civil (Lerner y Walls, 1999).
Según lo dicho anteriormente, la jubilación puede verse ersee coccomo
om
omoo u una
un
tarea evolutiva que podemos analizar desde el punto unto
ntoto d I
Dtaa de
dee vis G I T A L

vista
N vist d la llas vvaria-
aass vaaari
rii
bles que pueden afectar la transición a la jubilación
illació
ació I
ióón
ión (por
((p ejemplo: género, gén
gé nerro,
salud, antigua profesión), o de las estrategias
egi
ggias
gi
ias
as dIeCafro
de
D
afrontamiento
tam
miento
m
mi
mient
mieiient
een
nttoo uutilizadas
tiliza
ili adas
E

do

1
129
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

por los individuos para encarar su nueva condición de jubilados. Inde-


pendientemente del enfoque que adoptemos, la jubilación implica una
adaptación a una nueva condición vital definida en su mayor parte por el
individuo (no existe un modelo a seguir por los jubilados). La transición
de la «vida activa» a la «jubilación» y el proceso de ajuste inherente puede
generar ocasiones particularmente sensibles a la aparición de cambios
psicológicos en la vida del individuo. Para la mayoría de los individuos
la jubilación no sólo significa la finalización de una actividad profesional
sino que, además, pone punto final a un largo periodo vital que ha influi-
do en los hábitos, definido prioridades y condicionado sus deseos. Asi-
mismo, la jubilación puede ser un periodo de renovación (para establecer
nuevos objetivos, invertir en ocio, relacionarse con los demás, etc.) o bien
de sufrimiento y pérdida (trabajo, prestigio, amigos, poder adquisitivo…)
(Gee y Baillie, 1999; Taylor-Carter y Cook, 1995; Theriault, 1994).
El mayor o menor grado de éxito en la adaptación a la jubilación se
mide por el impacto que generan ciertas variables en la vida del jubilado;
esto es algo que ha sido confirmado tanto por estudios comparativos
entre muestras de jubilados y no jubilados (Fonseca y Paúl, 2003; Young,
1989) como por estudios longitudinales realizados con jubilados (Bossé,
Aldwin, Levenson y Workman-Daniels, 1991; Joukamaa, Saarijarvi y
Salokangas, 1993; Midanik, Soghikian, Ransom y Tekawa, 1995). He
aquí algunos ejemplos:
• los individuos se encuentran en la tesitura de tener que adoptar
decisiones rápidas o incluso repentinas con claras repercusiones
en su futuro;
• con frecuencia aparecen estados de confusión susceptibles de ge-
nerar crisis y ocasionar sufrimiento como consecuencia de: no es-
tar familiarizados con la nueva realidad, los conflictos asociados a
la multiplicidad de objetivos que cumplir, la falta de satisfacción y
frustración derivados de la sensación de separación entre los obje-
tivos deseados y los logros personales;
• en ocasiones el sujeto no tiene claros o incluso no entiende los
pasos positivos y negativos implicados en las distintas áreas de
desarrollo psicológico;
• los individuos sólo pueden intervenir sobre o controlar una parte
pequeña de los factores influyentes que pueden generar cambios
en la vida del sujeto. IT A L
DI G
lu
ucio
cioon
Aun así, el hecho de que afrontar y solucionar nIÓ
onar
N
aarr tareas
t evolutivasivvas sea
sea
ntIttaC
D
nffren
fren
una perspectiva válida sobre cómo se enfrenta a el sujeto
sujeto a llos
loooss prob
p bleemas
problemas a
E

do

130
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
DE LA EDAD ADULTA AL ENVEJECIMIENTO: RIESGO Y RESILIENCIA

intrínsecos a cada ciclo vital, pone de manifiesto el papel activo que


representan los individuos en su propio proceso evolutivo, del que son
simultáneamente producto y productores (Lerner y Walls, 1999). Por lo
que respecta a la jubilación en sí, nos enfrentamos a una tarea que lleva
aparejadas otras tareas y que, por consiguiente, se encuentra sujeta a un
plan de acción más amplio que el mero retiro profesional.
El presente estudio tiene como objetivo aportar información des-
criptiva acerca del ajuste al proceso de jubilación en un grupo heterogé-
neo compuesto por 502 portugueses jubilados, autónomos y que viven
en comunidad en el norte y centro de Portugal. La relevancia de este
tipo de estudios resulta obvia dado que permite: i.) evaluar los factores
de riesgo y resiliencia en el proceso de ajuste a la jubilación; ii.) señalar
distintos modelos de ajuste a la jubilación.

2. MÉTODO

2.1. Muestra

Este estudio se realizó con un total de 502 portugueses jubilados.


Todos los participantes estaban jubilados y percibían una pensión de
jubilación. Había una distribución más o menos equitativa entre hom-
bres (47%) y mujeres (53%). La gran mayoría de los participantes estaba
casada (66%). La media de edad era de 66,8 años: el 38%, con una edad
comprendida entre 50 y 64 años; el 45%, entre 65 y 74; y el 17% restan-
te, superior o igual a 75 años. Más de la mitad (54%) de los participantes
tenía bajo nivel de escolarización (cuatro años en el colegio o menos),
y el 46% había ido al instituto o la universidad. Aproximadamente el
12% habían sido agricultores; el 45% eran trabajadores con escasa o
nula cualificación; mientras que el 43% eran trabajadores cualificados o
altamente cualificados. Y, por último, el 24% de los participantes llevaba
menos de un año jubilado; el 27%, de uno a cuatro años; el 21%, de
cinco a nueve años; y el 28%, más de diez años.

2.2. Instrumento
N DI G IT A L

CS I [Inventario
El instrumento utilizado fue una versión port
p rtu
ug
ugu
ggu
guesa (Fonseca y Paúl,
portuguesa Paúl,
2002) del Retirement Satisfaction Inventory
ry (RSI)
tory
tor
ory
D I
(RS
(R
RSI)
R riio de
[ nventario
ntar
n
nt
ttario
ta
tar de Satis-
E

do

1
131
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

facción con la Jubilación], desarrollado originariamente por un grupo


de investigadores norteamericanos (Floyd, Haynes, Doll et al., 1992) y
adaptado posteriormente para su uso con muestras europeas (Fouque-
reau, Fernandez, Fonseca, Paúl y Uotinen, 2005). El RSI contiene tres
tipos de ítems relacionados con: i.) el motivo de la jubilación; ii.) el grado
de satisfacción con la vida como jubilado, iii.) y las fuentes de gratifica-
ción. El objetivo de este cuestionario es evaluar «tanto la satisfacción en
el momento actual con la jubilación como la forma de percibir las expe-
riencias relacionadas con la jubilación, que son predictivas del ajuste y del
bienestar futuros» (Floyd, Haynes, Doll et al., 1992, p. 609).

2.3. Procedimiento

Los datos fueron recabados por el autor del estudio y algunos entre-
vistadores colaboradores, todos ellos con formación previa a fin de ho-
mogeneizar al máximo la recogida de datos en las «Universidades para
la tercera edad», asociaciones de jubilados y hogares de pensionistas.
Asimismo, se establecieron contactos personales empleando un proce-
dimiento tipo «efecto bola de nieve». No se estableció ningún límite de
tiempo para rellenar los formularios y cuestionarios, que se cumplimen-
taron en los distintos centros. Cerca del 60% de los cuestionarios fue
rellenado por los sujetos mencionados anteriormente; y los restantes,
por los entrevistadores, debido a que muchos de los sujetos tenían difi-
cultades de lectura e interpretación, con escaso o nulo nivel de estudios
en algunos casos.

2.4. Análisis de los resultados

La herramienta estadística utilizada para contrastar las medias de los


participantes obtenidas para cada uno de los factores del RSI consistió
en la realización de análisis de varianza de un factor (ANOVAs) inde-
pendiente, seguido de pruebas post hoc de Scheffé.

2.5. Resultados y discusión

Los resultados arrojados por el presente estudio


dioo confi
udio co D
cconfir
nfir
nfi IG
firman
rman
m an lTa A
nIla eLa de
idea
ideea
id
nÓnN
CI ppsicológica
que, en términos generales, el paso a la jubilación
laci
lació
aciió
ació
ión
ón no es en sí mismo smo un n
nIdi
suceso susceptible de generar daño en laa con d
D
condición
c nddición sico
cológic
cológica
olló
ológ
oló
lóg
óggic
giic
ic dedel
d suje-
el sujje
E

do

132
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
DE LA EDAD ADULTA AL ENVEJECIMIENTO: RIESGO Y RESILIENCIA

to, por lo menos en la fase inicial de esta nueva etapa vital. Durante los
primeros años de jubilación existe un grado razonable de satisfacción vi-
tal y los sujetos consideran que hay diversas fuentes de gratificación que
hacen de la jubilación una experiencia agradable, tales como «libertad y
control sobre tu vida», «ausencia de estrés» y «actividades sociales».
El campo que parece contribuir en mayor medida al nivel de satisfac-
ción vital para los jubilados portugueses es «la residencia y la vida familiar»,
lo cual abunda en las conclusiones de un estudio nacional sobre actitudes
sociales de los portugueses (Ramos, 2000). Este autor sostiene que la fami-
lia es el área más importante de la vida del individuo y, asimismo, el campo
en el que la interacción personal adquiere mayor sentido, lo cual viene a ser
confirmado plenamente por nuestro estudio, ya que muestra que los sujetos
casados declaran una mayor satisfacción vital que los no casados.
No obstante, «la seguridad y la salud física» es un área que guarda
escasa relación con el grado de satisfacción vital, lo cual respalda la opi-
nión de ciertos autores (Quick y Moen, 1998) que defienden la existen-
cia de una fuerte correlación entre salud y satisfacción vital en personas
de mediana edad y jubilados de ambos sexos.
Dos de los aspectos que merecen especial atención están relaciona-
dos con las diferencias entre los individuos en función del género y esta-
do civil. De hecho, los hombres declaran un mayor grado de satisfacción
con la vida que las mujeres, atribuyendo gran parte de esta satisfacción
precisamente a la vida de casado. Calasanti (1996) también resalta la
importancia que tiene el matrimonio para los hombres en cuanto al gra-
do de satisfacción vital tras la jubilación afirmando que el matrimonio
es un estado que protege a los hombres de la soledad, un tipo de depen-
dencia adquirida con el cual el sujeto es capaz de evitar la soledad y tener
un control pasivo sobre el entorno. Es un proceso que va normalmente
acompañado del apoyo de la conexión al cónyuge, que en los hombres
suele adoptar la forma de dependencia respecto de la mujer.
Además, los efectos del pasado continúan activos: los que cuentan
con mayor nivel de estudios, una profesión reconocida y una mejor posi-
ción social encaran esta nueva condición vital con más optimismo y sen-
timientos positivos que quienes provienen de clases sociales más bajas,
con bajo nivel de estudios y menos dinero disponible. Esto demuestra
que, en el caso de los portugueses, además de las variables que normal-
mente se consideran como influyentes en la adaptación a la jjubilación u
ubbila
illaacciió
(edad, tiempo de jubilación, género, matrimonio), o)), sur
o), ssurgen
surg
su gen
gen G
n Iotra
eD otras
ootr
tra
t as ALva-
IsTdos
do
d v
riables importantes para el éxito en dicho proceso
prooces
oceeso oÓ
I
esso d Nadaptación:: «nivel
de «n nivvel
iC
sIig
de estudios» y «antigua profesión». Ambos mb
D
bos siguen
bos ell mismo
moo patrón:
miism
mism
missm
m patróón: a
E

do

1
133
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

mayor nivel de estudios/reconocimiento de la antigua profesión ejerci-


da, mayor grado actual de satisfacción vital. Lo anterior queda también
confirmado en los estudios realizados por Paúl (1996) sobre la influencia
de los factores educativos y socio-económicos en la satisfacción vital de
los portugueses de edad más avanzada al sugerir que las clases sociales
más bajas presentan un mayor nivel de soledad en la jubilación. Quizás
lo anterior se deba a que tienen menos intereses específicos y menor
habilidad para desarrollar actividades de ocio gratificantes, lo cual puede
estar relacionado con un bajo (o nulo) nivel de formación, o una falta de
experiencia previa en actividades de ocio.
Un factor muy importante para comprender los mecanismos de
adaptación a la jubilación es el hecho demostrado de que existe una
reducción en la satisfacción vital conforme avanza la edad del individuo,
con una clara distinción entre dos grupos de jubilados: el más joven, de
edades comprendidas entre los 50 y 64 años, en el límite entre la media-
na edad y la tercera edad (más satisfechos con su vida actual); y el mayor,
de más de 75 años, en plena tercera edad (menos satisfechos con su vida
actual). Por consiguiente, los jubilados declaran que experimentan una
mayor vulnerabilidad e incluso una actitud de retraimiento conforme
envejecen. Según avanza el tiempo de jubilación (con el consiguiente
aumento de edad cronológica), prevalecen las pérdidas por encima de
las ganancias: i.) la satisfacción vital en la jubilación va disminuyendo
progresivamente, ii.) los individuos que llevan más de nueve años jubi-
lados se vuelven menos receptivos a las fuentes de gratificación.
Pueden exponerse múltiples razones para explicar por qué son los
ancianos jubilados quienes experimentan un menor grado de satisfac-
ción vital, tales como: problemas de salud, menor autonomía, viudedad,
pérdida de contactos sociales como consecuencia del fallecimiento de
iguales, etc., sin olvidar el efecto acumulado que ejercen sobre las con-
diciones vitales psicológicas del individuo los diversos acontecimientos
vitales que suceden tras la jubilación. Así, si cruzamos los resultados «en
función de la edad» y «en función del tiempo de jubilación» constatamos
que la disminución en el grado de satisfacción vital es más clara en los
individuos de 75 años en adelante y que llevan más de cinco años jubi-
lados. Lo anterior parece indicar que los primeros años de vida tras la
jubilación son un momento en el que el individuo es capaz pazz d aafrontar
dee affro
fr
roon
n
las circunstancias cotidianas sin que éstas le afect
afecten
fecte
fect
ecten
ect D
en en
en I G
su
s u pI
pro
pr T
ro
o A
proceso
ce
ces L
o de
rÓ N
adaptación. Sin embargo, no sucede lo mismo Iras
tras
moo tra
ttras varios años dee jubi-
as ju
ubi
lación. Este estudio sugiere que el ajustetee pu IC
D
puede
ued
ue
eede
d veversee condicio
condicionado
oondic
ondi
on
n
nd
dici
di icci nadoo p por
o
E

do

134
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
DE LA EDAD ADULTA AL ENVEJECIMIENTO: RIESGO Y RESILIENCIA

una serie de factores vinculados, no tanto a la transición de la vida activa


a la jubilación, como al curso normal del proceso de envejecimiento.
Por consiguiente, se confirma que muchos de los aspectos que ponen
en peligro el ajuste a la jubilación no están relacionados específicamente
con la «transición a la jubilación» en sí o con la condición de «jubila-
do» sino que son aspectos conectados fundamentalmente al proceso de
envejecimiento. Incluso cuando hablamos del «envejecimiento normal»
siempre hay una preponderancia de las pérdidas sobre las ganancias y
un aumento del riesgo de disminución del bienestar psicológico. En re-
sumen, defendemos que el efecto que genera la vejez en el bienestar del
sujeto es claramente mayor que el que genera la transición de la «vida
activa» a la «jubilación».
El ajuste a la jubilación está forzosamente ligado a las condiciones de
envejecimiento del individuo, y tampoco es menos cierto que está conec-
tado con las condiciones de vida durante la edad adulta. Por consiguiente,
a fin de entender las diferentes formas que tienen los sujetos para adap-
tarse a la jubilación es vital tener en cuenta ciertos aspectos, tales como:
actividades e intereses a parte de la vida profesional, nivel de formación,
tipo de profesión ejercida o grado de inversión profesional previa.
A la luz de dichos resultados proponemos un modelo de tres patro-
nes de ajuste a la jubilación en la población portuguesa (tabla I).

TABLA I
PATRONES DE AJUSTE A LA JUBILACIÓN EN PORTUGAL

Patrón AG Patrón VP Patrón PR


APERTURA-GANANCIA VULNERABILIDAD-PELIGRO PÉRDIDA-RETRAIMIENTO
Se caracteriza por una actitud posi- Se caracteriza por un aumento pro- Se caracteriza por una situación
tiva ante la vida y por la apertura gresivo en la vulnerabilidad tanto a generalizada de pérdidas evoluti-
al espacio exterior, a los demás y a nivel personal como de relaciones, lo vas que acarrean un bajo grado de
él mismo, combinando así elementos cual genera una disminución en el satisfacción vital, insatisfacción con
básicos para que pueda existir la posi- grado de satisfacción vital y bienes- diversos aspectos de uno mismo, ex-
bilidad de ganancia evolutiva. tar. periencia de la soledad, dificultad en
disfrutar de las actividades cotidia-
La satisfacción vital se basa en los Las posibilidades de desarrollo psico-
«intereses personales y residencia», así nas y mayor retraimiento de las acti-
lógico se encuentran en peligro.
vidades sociales.
como en la «vida familiar».
Tendencia a una disminución progre-
Las fuentes de gratificación se fun- siva del nivel de satisfacción vital. La seguridad personal y la salud fí-
sica pasan a ser preocupaciones per-
damentan en la libertad y el control Elevada satisfacción vital variable manentes.
I G IT A L
sobre la propia vida, la disminución entre individuos debido a cambios en
del estrés y las actividades sociales. Escasas
Es
E
Esc
Escaasa
asas
D
ass ffuentes
sas enntess de
fuentes ggratifi
de gra
grat ificación
atifi
ifi cac
ca ó y pre-
ación
ción
ión p
pr
ÓN
ámbitos como la salud, el estado civil,
sencciaa de
senci
sencia
senc de ssensación
sación de soledad.
Ausencia de sensación de soledad. la residencia y la familia.
C I
DI
E

do

1
135
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

A continuación mostramos algunas observaciones acerca de la defi-


nición de dichos patrones.
En primer lugar, en este caso el paso del tiempo es un aspecto clave
y, si bien es cierto que la edad cronológica no constituye por sí misma el
índice informativo más fiable sobre una persona y su desarrollo, tampo-
co podemos ignorar que todos los resultados obtenidos parecen apuntar
a una disminución global en los ítems de «satisfacción vital» y «fuen-
tes de gratificación» conforme avanza la edad del sujeto. Sin embargo,
nos gustaría enfatizar que no concebimos dichos patrones como esta-
dos universales y mutuamente excluyentes sino como «imágenes» que
se pueden captar en distintos momentos del ciclo vital, desde mediana
edad hasta la tercera edad, entendiéndolo como un proceso continuo,
capaz de generar múltiples configuraciones y caminos evolutivos cada
vez más diversificados según avanza la edad.
En segundo lugar, en virtud del coeficiente obtenido en un estu-
dio transversal, no está claro que los individuos que se encuentran ac-
tualmente clasificados dentro del patrón AG vayan a terminar con un
patrón VR o PR en años subsiguientes, incluso si no se producen cam-
bios en algunas de las características de estos individuos (por ejemplo,
la formación). Así, no nos encontramos ante patrones de tipo evolutivo
sino, más bien, ante patrones de tipo biográfico que pueden encontrarse
frecuentemente entre los jubilados portugueses actuales y que, en prin-
cipio, no definen un camino evolutivo más o menos probable. De este
modo, puede ocurrir que una persona con un patrón AG permanezca
con este patrón a lo largo de los años que marcan su envejecimiento (lo
cual, por otra parte, sería más deseable desde el punto de vista evolutivo),
o que alguien se sienta identificado con el patrón PR inmediatamente
después de la «transición a la jubilación», lo cual refleja la gran variedad
psicológica y adaptativa que presentan los individuos de mayor edad.
En tercer lugar, esta definición de patrones se basa en la idea de
que los efectos que genera la «transición a la jubilación» sobre la vida
psicológica del sujeto van siendo sustituidos paulatinamente por los que
genera el proceso de envejecimiento. Por lo tanto, el grado de «satisfac-
ción vital» o «fuentes de gratificación» que alcanza el recién jubilado o
quien lleva quince años de jubilación puede deberse a distintas razones;
en el primer caso, está más ligado a la «transición a la jubilación» que en
el segundo. La razón es que diez o quince años tras la «transición
tran
ransi
ansicici n a la
cióóón
jubilación» ese momento ya ha pasado a ser un mero D
m ro recuerdo
me rrecu
ecu
cueeG
uerd
uerdodoIyTA
uIerdo
rdo Ln
ell indi-
iin
N
viduo se encuentra «adaptado» a la jubilación IÓssea
cióón —sea

—se
—s se cual sea la calidad
c dad
calid d
pooIC
de esta adaptación—. Con el paso del tiempo
ieemp
iem
D
acaban
acab n siendo
siendo
en
endo
endo los
ndo
nd
do llos factores
factor
f rees
E

do

136
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
DE LA EDAD ADULTA AL ENVEJECIMIENTO: RIESGO Y RESILIENCIA

relacionados con la vejez los que definen el ser y el ajuste a la fase vital
en que se encuentra el individuo, y no los factores relacionados con la
«transición a la jubilación».
Es razonable admitir que la probabilidad de que se registren cambios
en el ser se encuentra más acentuada en aquellos momentos del ciclo
vital que coinciden con cambios significativos en la estructura vital de
los individuos o, incluso se podría decir que coinciden con situaciones
de transición. Partiendo de esta base teórica y la hipótesis de que existe
un enorme potencial de diversidad adaptativa, Hooker (1991) estudió
un grupo de individuos norteamericanos que se encontraban en la fase
de «transición a la jubilación» y demostró que cambio y estabilidad ca-
minan de la mano en la «transición a la jubilación». No sólo descubrió
signos de variación del ser entre los individuos durante el periodo objeto
de estudio, sino también de estabilidad, atribuible al cambio y a la esta-
bilidad subyacente en el esfuerzo adaptativo que desarrolla el sujeto en
el curso de un suceso vital significativo.
En el caso específico de la «transición a la jubilación» y analizando los
datos obtenidos en el estudio de Hooker y en el realizado por nosotros
estamos convencidos de que cierto margen de flexibilidad en la forma de
percibirse a uno mismo y al mundo (contemplado en el componente de
apertura en el patrón de AG) constituiría una estrategia adecuada para
afrontar la discrepancia que surge inevitablemente de comparar la vida
antes de la jubilación con la de después (con énfasis en el cambio), pero
también es cierto que este tipo de apertura y ganancias evolutivas que se
pueden extraer pueden darse con mayor probabilidad en individuos que
hayan mostrado previamente una buena disposición ante la novedad y la
exploración del entorno circundante (con énfasis en la estabilidad).
Lo anterior confirma de forma genérica la tendencia a un alto nivel
de correlación entre las características psicológicas definidas en el patrón
AG y el éxito en el ajuste a la jubilación. Así, la presencia de dichas carac-
terísticas en los jubilados puede considerarse un «escudo protector» para
el momento de entrada en la jubilación. Estas diferencias entre sujetos en
cuanto a patrones de ajuste muestran que dejar de trabajar puede conside-
rarse un paso que puede convertirse en una trampa por desarrollo pobre o
inadecuado de estrategias para afrontar la nueva fase vital.
Finalmente, la (re)construcción de un sentido de identidad personal
es más fuerte entre los individuos de AG; más frágil entre nttre
re lollos
oss V VP;
VP P; y
P
más difícil en los individuos PR. Lo anterior demuestra
emu
mu e raD
muestra
m uest aq uG
Iue
que
qu A
IfrfTro
aafrontar
e af ront Lar y
ntta
tar
N
solucionar con éxito las tareas evolutivas (en en este
n est
es IeÓcca
ste
te
Cvist
caso, la jubilación) cióón) es
ntoo Id
un proceso donde se observa, desde el pun punto
un
nto de
D
vista ppsicológico,
sicológi
icológ
ic
colló
coló
co lóg
óggii o, qu que
ue el
E

do

1
137
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

rol activo atribuido a los individuos con respecto a su propio desarrollo


necesariamente está sujeto a varios factores influyentes.

3. BIBLIOGRAFÍAS

BOSSÉ, R.; ALDWIN, C.; LEVENSON, M., y WORKMAN-DANIELS, K. (1991).


«How stressful is retirement? Findings from the Normative Aging Study»,
Journal of Gerontology: Psychological Sciences, 46: p. 9-14.
BRANDTSTADTER, J., y LERNER, R. (eds.). Action and self-development. Theory and
research through the life span, Thousand Oaks: Sage.
CALASANTI, T. (1996). «Gender and life satisfaction in retirement: an assessment
of the male model», Journal of Gerontology: Social Sciences, 51: s. 18-29.
FLOYD, F.; HAYNES, S.; DOLL, E.; WINEMILLER, D.; LEMSKY, C.; BURGY, T.;
WERLE, M., y Heilman, N. (1992). «Assessing retirement satisfaction and
perceptions of retirement experiences», Psychology and Aging, 7: 609-21.
FONSECA, A. M. (2005). Desenvolvimento humano e envelhecimento, Lisboa: Cli-
mepsi.
FONSECA, A.M., y PAÚL, C. (2002). Adaptação e validação do «Inventário de
Satisfação com a Reforma» para a população portuguesa Psychologica, 29:
169-80.
— (2003). «Health and aging: does retirement transition make any difference?»,
Reviews in Clinical Gerontology, 13: 257-60.
FOUQUEREAU, E.; FERNANDEZ, A.; FONSECA, A. M.; PAÚL, C., y UOTINEN, V.
(2005). «Perceptions of and satisfaction with retirement: a comparison of
six European Union countries», Psychology and Aging, 20: 524-28.
GEE, S., y BAILLIE, J. (1999). «Happily ever after? An exploration of retirement
expectations», Educational Gerontology, 25: 109-28.
HOOKER, K. (1991). «Change and stability in self during the transition to re-
tirement: an intraindividual study using P-technique factor analysis», Inter-
national Journal of Behavioral Development, 14: 209-33.
JOUKAMAA, M.; SAARIJARVI, S., y Salokangas, R. (1993). «The TURVA Pro-
ject: Retirement and adaptation in old age», Zeitschrift fur Gerontologie,
26: 170-5.
LERNER, R., y WALLS, T. (1999). «Revisiting individuals as producers of their
development. From dynamic interactionism to developmental systems», en
J. BRANDTSTADTER y R. LERNER (eds.). Action and self-development. Theory
and research through the life span, Thousand Oaks: Sage.
9D 55))IG
ITAffffect
Lt of
MIDANIK, L.; SOGHIKIAN, K.; RANSOM, L., y TEKAWA
retirement on mental health and health behaviors:
ehavi
havi
hav
WAA, I
viors
vio Ó
oIrs:
ioors:
N
I.. ((1995)
(1995).
(1 95
s: the
«The
««Th
«T
The
Th
T h effect
h Kaiser Permanent
rmmanen
o
nt
C
ocIccial
Retirement Study», Journal of Gerontology:
ogy
gyy:
y: Soc
So
S
Social
D
i Sc Sciences,
ces, 50B:
550B
500B:
0BB: s.
s 59-61.
5 61.
59
E

do

138
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
DE LA EDAD ADULTA AL ENVEJECIMIENTO: RIESGO Y RESILIENCIA

PAÚL, C. (1996). Psicologia dos idosos. O envelhecimento em meios urbanos, Braga:


Sho.
QUICK, H., y MOEN, P. (1998). «Gender, employment, and retirement quality:
a life course approach to the differential experiences of men and women»,
Journal of Occupational Health Psychology, 3: 44-64.
RAMOS, A. (2000). «Centralidade do trabalho», en M. V. CABRAL, J. VALA y J.
FREIRE (eds.), Atitudes sociais dos portugueses (Social attitudes of Portuguese)
Lisboa: Instituto de Ciências Sociais.
TAYLOR-CARTER, M. A., y COOK, K. (1995). «Adaptation to retirement: role
changes and psychological resources», Career Development Quarterly, 44:
67-82.
THERIAULT, J. (1994). «Retirement as a psycho-social transition: process of ad-
aptation to change, International Journal of Aging and Human Development,
38: 153-70.
YOUNG, J. (1989). «Effects of retirement on aspects of self-perception», Archives
of Gerontology and Geriatrics, 9: 67-76.

D I G IT A L
I ÓN
C
DI
E

do

1
139
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
D I G IT A L
I ÓN
C
DI
E

do
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
CAPÍTULO 8

IDEALES VENDIDOS, NECESIDADES


INCORPORADAS: CAMBIAR DE CUERPO
Elena Gismero.
Universidad Pontificia Comillas. Madrid.

Los atávicos deseos humanos de erradicar los fantasmas del enve-


jecimiento y la muerte (la búsqueda del «elixir de la eterna juventud»)
parecen hoy encontrarse con la promesa de su posible realización: el
mercado de la belleza y de la eterna juventud se alía con esos deseos, los
alimenta y los convierte en casi una obligación. Los cuerpos a la carta
se ofertan como un bien de consumo al alcance de cualquiera (si no, se
ofrecen financiaciones a «la medida del consumidor»), y la casi prescrip-
ción de conseguir un cuerpo «perfecto» (joven y bello) se vincula desca-
radamente al logro del éxito y la felicidad. El impacto de los mensajes
cotidianos de los medios contribuye a que la sociedad internalice tales
asociaciones (felicidad=belleza, juventud, delgadez/gordura=infelicidad,
rechazo, etc.) y, por tanto, a que sus miembros incorporen unos ideales
estéticos uniformes y estandarizados con los que compararse ellos mis-
mos y juzgar a los demás.

1. LA DICTADURA DE LA IMAGEN. DE LA IMPOSICIÓN


DE UN IDEAL ESTÉTICO A LA INSATISFACCIÓN CORPORAL

Bien es sabido que los medios contribuyen a configurar nuestra for-


ma de ver el mundo: al facilitar el acceso a ciertos temas, conceptos e
imágenes, influyen directamente en lo que la gente considera deraa iim
importan-
mpo
mpporrttaana
te, marcándonos así en qué y cómo pensar. Porr eje ejemp
ejem
mplo,
ejemplo,lD I
oo, laG I T A
la publicidad
pub
ubblici L
lliiciid
lici ida
d
nos educa en nuevos hábitos de consumo, en n nunuevas
nue
n ÓvasNformas de pensar,
uIev
ueva
uev pen nsarr,
C
Ióón)
min
nacció
naci
nac
sentir y actuar; la presentación (o eliminación)
D
n de ciertos
cieertos
rttos
rt
rtos
rtoos
os ttip
tiipos
p imá-
tipos, imáá-
E

do

1
141
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

genes, roles asociados al sexo, etc., facilitan la creación de estereotipos;


con la distribución de imágenes en publicidad, revistas, TV, internet, o
cine 13 se contribuye mucho más a la cristalización de estereotipos sobre
el aspecto físico, imponiéndose modelos unitarios y estandarizados de
belleza en la mente del espectador.
Aunque en todas las culturas las características físicas y el atractivo
de la mujer reciben mucha más atención que los del hombre, los criterios
estéticos de valoración de tales características han ido transformándose
con el tiempo y con las distintas sociedades y subculturas. Sin embargo,
hoy en día sucede lo contrario: los medios de comunicación de masas
(MCM) y el acceso a internet, con contenidos compartidos por miles de
millones de personas en todo el mundo, tienden a homogeneizar global-
mente los criterios estéticos, los gustos, modas y actitudes como proba-
blemente nunca antes en la historia había sucedido (Gismero, 2002a).
Y a partir de los años 60 —recuérdese el impacto del fenómeno
«Twiggy»— se fue imponiendo un ideal estético absoluto de delgadez,
en las sociedades «occidentalizadas». Este es un buen ejemplo del poder
e impacto de los medios para transformar las actitudes y los gustos, ya
que desde entonces se sustituye el cuerpo normal como modelo estético
por algo que, en el mejor de los casos, sólo representa las medidas cor-
porales de un pequeñísimo porcentaje de la población. Aumentó social-
mente la preferencia por una silueta muy delgada y joven, algo insano e
imposible de conseguir por la mayoría de las mujeres, y paralelamente,
disminuyó la satisfacción de las mujeres con sus cuerpos, crecieron las
preocupaciones por perder peso, y se produjo un incremento especta-
cular de los trastornos de la conducta alimenticia y de otros problemas.
Y la moda ya no se limita a dictar la ropa, el peinado, los colores o los
complementos de actualidad: ahora también trata de abarcar «el cuerpo
que se lleva»; manteniendo la delgadez como ideal, más recientemente
se han sustituido las características andróginas de los 60 por un busto
abundante, rasgos que conjuntamente son imposibles para la gran ma-
yoría de las mujeres, salvo paso por el quirófano.
A través de los mensajes transmitidos por los MCM se ha ido ges-
tando una transformación del ideal estético al que hay que aspirar, que
resulta objetivamente imposible de conseguir. No se presenta una va-
riedad de cuerpos normales de mujer con los que identificarse, sino

D I G IT A L
ÓN
13 Las novelas, o los clásicos cuentos infantiles transmitidos
sm
mitid
iiti
tid
idos
dos
o de
de modo
m d oral o escrito
permitían que el oyente/lector se hiciera su propia idea ea de
dea
de
C I
de llas característicass corporales
laas caracte corrporales
de los protagonistas del relato.
DI
E

do

142
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
IDEALES VENDIDOS, NECESIDADES INCORPORADAS: CAMBIAR DE CUERPO

unos determinados tipos que la inmensa mayoría nunca va a alcanzar.


Eso produce una insatisfacción corporal constante. Por tanto, una de
las perversiones de estos mensajes radica en la imposición de un único
aspecto físico como el atractivo y deseable, con la exclusión implícita de
todos los demás tipos corporales; desde ese momento, la mayor parte
de la población se ve abocada a rechazar su cuerpo, a sentirse a disgusto
consigo misma y a dedicar gran parte de sus preocupaciones, energías,
tiempo y dinero a tratar de transformar ese cuerpo que no responde al
«ideal». Es cierto que el atractivo físico tiene su importancia, sobre todo
en las primeras impresiones, tal como han mostrado diversos estudios
de psicología social, pero hay muchas maneras distintas de ser atractivo;
en la belleza interviene nuestra individualidad, nuestras peculiaridades,
nuestros gestos y expresiones; aquello que nos hace únicos y nos dife-
rencia de los demás; sin embargo, a través de los medios se promociona
la imitación, anulando la individualidad. Con los patrones normativos
impuestos llega la confusión y la paradoja: individualidad vs. estandari-
zación. Las mujeres desean diferenciarse individualmente, ser especia-
les, pero asumen las normas; se someten a operaciones y tratamientos
que las uniformizan; a menudo buscan imitar a mujeres cuya belleza
es un artefacto cosmético, retoques fotográficos y bisturís. Convendría
recordar que un original es siempre más valioso que cualquier copia.
Además, dar una importancia excesiva a la imagen suele llevar a «cosi-
ficar» el cuerpo, viéndolo como partes fragmentadas (estómago, nalgas,
cartucheras, muslos, arrugas…), partes a perfeccionar no integradas en-
tre sí ni expresión global de un ser individual.
La otra perversión consiste en haber vinculado sistemáticamente la
belleza con la felicidad, el logro, el reconocimiento: se transmiten men-
sajes tales como que el éxito personal depende fundamentalmente de la
apariencia física, o que el cuerpo se puede moldear a gusto de uno sin
problemas. Mensajes que ofrecen falsas ilusiones: adelgazar y aproxi-
marte a ese ideal estético te va a cambiar la vida, vas a ser feliz, van a
terminarse tus problemas… Se vende la unión belleza=salud=bienestar:
«tener buen aspecto es sentirse bien». El impacto de los mensajes co-
tidianos de los medios contribuye a que la sociedad internalice tales
asociaciones, y por tanto, a que sus miembros incorporen unos ideales
estéticos uniformes y estandarizados con los que compararse ellos mis-
mos y juzgar a los demás. El lenguaje metafórico también n promueve
prroom
p
pro om
mu uev
uev
ueevee la
idea de que una buena imagen es un valor, unaa ve vven
ent
enta D
ntaja,
a, una
a,
ventaja, I G
una cu I T A dL
ccualidad;
u
ualid
alida
alid
que los defectos son responsabilidad propia, qÓ
a, y Ique
a, quu N
ue las
l mujeres deben deben
mejorar su aspecto. IC
D
E

do

1
143
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

Así, los medios no sólo imponen unos determinados modelos de


belleza uniformes como ideales normativos estéticos, sino que además,
con la insistencia publicitaria en las transformaciones corporales trans-
miten criterios de valor con más trasfondo: acaban convenciendo a la
gente de que la apariencia física tiene una importancia radical, de que
para tener éxito (incluso ser aceptado/aceptable) uno debe parecerse a
los modelos que se le presentan; si no se parece, tiene un problema, pero
ese problema tiene solución, una solución a su alcance… Al poner en
primer plano un aspecto ineludible —como es el físico— centran la
atención de la mayoría de las personas en su aspecto, convirtiéndola en
preocupación, una preocupación altamente rentable para los intereses de
tantas empresas que negocian con los elevados niveles de insatisfacción
corporal de la población, encontrando un especial filón en las mujeres,
que se han convertido en el blanco de las campañas publicitarias.
Los medios de comunicación establecen los ideales de salud y belle-
za que circulan en la ideología dominante y las problemáticas de moda
(lo que «se lleva», lo que vende). Y ponen en circulación remedios que
se rigen más por criterios de novedad y rentabilidad, que por su eficacia.
Cuando se promocionan productos para las mujeres (por ejemplo, me-
dicamentos para adelgazar, cremas o vitaminas), la publicidad resalta la
imagen de belleza, juventud y vitalidad. En los anuncios de prensa de
las revistas para mujeres, en los anuncios de TV, en las páginas web, etc.,
a las mujeres se les inunda con «conocimiento experto» que las anima a
reconocer algunos «síntomas» e identificarlos con un determinado tras-
torno, y a «beneficiarse» de un «nuevo» tratamiento que se ha desarro-
llado… Este esquema sería aplicable a los «trastornos premenstruales»
(fluoxetina), la celulitis, las arrugas, la flacidez, los trastornos asociados
a la menopausia, el sobrepeso, la incontinencia urinaria, el estreñimien-
to (fibra), el cansancio (vitaminas), etc. La estrategia típica consiste en
«establecer una necesidad» de un nuevo tratamiento y «crear el deseo»
entre los afectados.
Presentar un modelo exclusivo como patrón de belleza, no represen-
tativo de la mayoría de la población, fomenta no sólo el rechazo social
por las características físicas, sino incluso que sean los propios indivi-
duos quienes se rechacen a sí mismos y deseen cambiar, convencidos de
que se trata de una decisión libre y personal. Se ha conseguido el ideal
que busca todo anunciante: que uno asuma la «necesidad» que q e lel vevvenden
en
nd
nd
sfor
como propia, y se convenza de que desea transformarse foorma
formmarse I
llibG
libre
li I
Dlibremente.
breme
bre T
ment AnteL Al
eente
esIÓ
ujjere
internalizar los mensajes culturales las mujeresjerees ac N
a b por atribuir
acaban rib buir el
el
deseo de transformar su cuerpo a «sentirsetir
irs IC
D
rse más
m
má á femeninas
femeninas
nas
n
naa y atractivas»,
as atracctiivaas»,
E

do

144
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
IDEALES VENDIDOS, NECESIDADES INCORPORADAS: CAMBIAR DE CUERPO

y mejor consigo mismas. Ese es exactamente el tipo de racionalización


que necesitan los anunciantes y que mantiene a las mujeres inseguras
con respecto a sus cuerpos.
El atractivo físico ha llegado a ser una característica en extremo im-
portante, y probablemente uno de los principales criterios por los que las
personas evalúan a los demás y a sí mismas. Pero los ideales de atractivo
actuales son exageradamente estrechos y exigentes, requieren «perfec-
ción» en el tamaño y la forma del cuerpo, y belleza en el rostro. Esos
criterios que se nos muestran repetidamente se incorporan, aunque la
inmensa mayoría de las personas (por no decir todas) no encajan en esos
estándares de apariencia nada realistas, sino que se desvían de ellos. Y
el problema surge cuando en lugar de cuestionar los criterios estéticos,
bastantes personas evalúan negativamente sus características físicas, y
como resultado, acaban sintiendo que sus cuerpos son inadecuados.
«Somos heridas cuando una característica física o un conjunto
de rasgos es cargado con expectativas negativas. Si tenemos piel
negra y rasgos africanos, o piel aceitunada y rasgos asiáticos, o ca-
bello negro rizado y una nariz prominente como muchas árabes y
judías, o si tenemos una discapacidad visible, o si se nos percibe con
“sobrepeso”, nuestras experiencias desde una temprana edad pueden
resultar marcadas por la reacción negativa de otras personas a nues-
tros yo físicos. Hemos podido llegar a rechazar, a desconfiar, o in-
cluso a odiar nuestros cuerpos como resultado, sintiendo que ellos,
más que la sociedad en la que vivimos, nos han traicionado» (Iazetto,
King y Yanco, 1998, p. 34) 14.

En el caso de las mujeres, esa exigencia cultural estética se hace,


como apuntábamos más arriba, aún más dramática. La brecha entre el
tamaño promedio de los cuerpos femeninos (que tienden a aumentar) y
el tamaño de los cuerpos «ideales» presentados en los medios es cada vez
más grande. Esta discrepancia tiene serias consecuencias para las muje-
res, que son bombardeadas a diario con imágenes de cuerpos femeninos
delgados, y con mensajes explícitos de que si no están delgadas, deberían
estarlo. La delgadez ha sido normalizada e idealizada de tal forma que
las mujeres con un tamaño corporal medio se sienten insatisfechas con
sus cuerpos (Green y cols., 1997; Kilbourne, 1994). Junto a esta exi-
gencia, el ideal femenino de belleza de la sociedad occidental al eenfatiza
nf
n
la juventud: un cuerpo esbelto, pechos tersos y alt
aal os yD
tos,
altos, u
unnIG
una
na IieleTlA
a pi
piel
p suLav
ua
uav
u av
suave,
Ó N
CI
Traducido por la autora de este capítulo.
DI
14
E

do

1
145
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

sin arrugas y sin vello. En consonancia con tales exigencias… ¿cuántas


mujeres pueden sentirse a gusto con sus cuerpos —y por tanto, consigo
mismas—, y aún esas pocas, por cuánto tiempo?
«La prescripción imposible de tener un cuerpo “joven” y delgado
es una fuente de intensa insatisfacción, que conduce a infinidad de
mujeres a tratar de modificar sus cuerpos para aproximarse al “ideal”,
y que, entre otras cosas, sustenta un inmenso mercado multimillo-
nario de dietas, cosméticos, “anticelulíticos”, alimentos “light”, ci-
rugía estética, gimnasios, etc» (Gismero, 2002b, p. 189).

Los intereses de este mercado están bien asegurados: se ha creado


la necesidad (de adelgazar y tener un cuerpo joven) y se mantiene ex-
ternamente gracias al impacto de la publicidad en todos los MCM, con
su bombardeo recordatorio permanente. La publicidad no sólo refuerza
el mensaje, sino que lo hace generando en muchas ocasiones actitudes
negativas basadas en falacias sin ninguna base. Algunas de las creen-
cias erróneas transmitidas por los medios serían: adelgazar es fácil, es
una cuestión únicamente de fuerza de voluntad; adelgazar es un placer;
no importa cuánto se adelgace, cuanto más, mejor; el cuerpo se puede
moldear para adecuarse al modelo estético ideal; la redondez no es sa-
ludable; la grasa de la celulitis está causada por toxinas; cualquier grasa
en la comida es mala…
Basten algunos datos recientes 15 para mostrar los efectos de la inter-
nalización de los mensajes por parte de las mujeres: casi la mitad de las
mujeres piensan que su peso es excesivo; aunque sólo 19% de las ado-
lescentes británicas tiene sobrepeso, el 67% piensa que necesita perder
peso, y 6 de cada 10 jóvenes piensan que «serían más felices si fueran
más delgadas» 16; menos del 1% de las españolas se describen a sí mismas
como «guapas»; entre los aspectos más insatisfactorios de la vida de las
mujeres aparecen los relativos a la apariencia física (peso y forma del
cuerpo, belleza y atractivo físico); 42% de las españolas encuestadas están
completamente de acuerdo en que «cuando me siento menos guapa, me
siento peor sobre mí misma en general»; como las mujeres de otros países

15 Fuente: «La verdad sobre la belleza», Conclusiones del estudio de Dove sobre
mujer, belleza y bienestar (Informe Dove España), julio de 2004, http://www.porlabelle-
zareal.com/assets/Desafiando_a_la_belleza.pdf (20 septiembre 2006).
Pueden consultarse más resultados en las webs porlabellezareal.com
aareal.co
D
al.co
l.co
I G IT A L
.coom campaignfo-
om y cca
am
ampai
mpa
mppaign
gn

ÓN
rrealbeauty.com.
16 «UK Teen Body Image Survey», (2004): Bliss lisss
C
ss ma
m I
magazine,
magaz
aggaz
gaazine
z cita
citado en ell IInforme
nforrme
Dove.
DI
E

do

146
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
IDEALES VENDIDOS, NECESIDADES INCORPORADAS: CAMBIAR DE CUERPO

estudiados, las españolas creen que el atractivo y la belleza son cada vez
más demandados y valorados socialmente, coincidiendo plenamente en
que «las mujeres de hoy se ven obligadas a estándares de atractivo físico
más altos que los de la generación de sus madres» (71%) y que «la socie-
dad espera que las mujeres realcen y mejoren su atractivo físico» (61%);
el 45% de las españolas están completamente de acuerdo en que «las
mujeres que son guapas tienen más oportunidades en la vida»; el 56%
de las españolas están completamente de acuerdo en que «las mujeres
físicamente atractivas son más valoradas por los hombres»; 70% de las
españolas están completamente de acuerdo en que «los atributos de la
belleza femenina se han definido de forma muy estricta en el mundo
de hoy», y un 80% en que «los medios de comunicación y la publicidad
presentan un estándar irreal de la belleza que la mayoría de las mujeres
no puede alcanzar nunca». El nivel creciente de insatisfacción corporal es
alarmante. Como último dato; ya en 1997, en una encuesta sobre imagen
corporal realizada a 30.000 personas en EE.UU., y publicada en Psycho-
logy Today, un 15% de mujeres expresaban que sacrificaría más de cinco
años de su vida con tal de tener el peso deseado (Garner, 1997).
Resulta paradójico que al mismo tiempo que los cambios sociales
posibilitan más oportunidades para las mujeres, las expectativas sociales
sobre los tipos corporales femeninos sean cada vez más y más rígidas
y poco realistas, la desviación de estas expectativas produzca crecien-
tes autoevaluaciones y reacciones sociales negativas, y que un inmenso
número de mujeres valoren sus cuerpos con referencia a unos criterios
no realistas, insanos e imposibles de conseguir, y se sientan mal consigo
mismas por no encajar en un patrón corporal dictado probablemente
por hombres que no aceptan el cuerpo de la mujer como es.
Un sencillo ejemplo de hasta dónde llega la internalización de los
ideales estéticos, y por consiguiente la disconformidad con el propio
cuerpo, es el de la depilación. Aunque se trata de un tema mucho me-
nos estudiado que el peso o la forma corporal, es estadísticamente una
de las formas más frecuentes en las que todo tipo de mujeres intentan
transformar su cuerpo para mejorar su atractivo. Indudablemente no
conlleva las consecuencias de las dietas o de la cirugía plástica, pero
puede resultar incómodo o incluso doloroso, y por supuesto, también
contribuye a la industria cosmética. Se trata de una prácticaa tan norma-
tan no
n oorrm
m
lizada socialmente que ni se cuestiona; pero aunque unqu
nq
nqu D I
depilarse
quee d epi
ep
p i G
ilarse
il
lars
ars
a
arse
rs I
e T A
sea
se
ea a Llg
algo
a
al
alg
ueeÓ N
CIcor
aparentemente trivial, implica la asunción dee qu que el
e ccuerpo de unaa m mu-u
eIll
jer no es aceptable tal y como es. Aunquee el vvello
el veell
D
llo corporal
porral
al es
al es uun signo
n sig
igno d dee
E

do

1
147
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

madurez sexual, la feminidad está asociada con falta de vello (Gismero,


2002b, p.189).
Los factores socioculturales interactúan entre sí, creando el caldo
de cultivo en el que crecen las niñas y mujeres occidentales (que están
mucho más insatisfechas con sus cuerpos que los hombres). Aunque
los estudios muestran que el impacto afecta a todos los miembros de
la sociedad, es aún mayor en aquellos individuos más vulnerables por
determinados factores personales: algunas personas parecen más resis-
tentes a la presión social, a la crítica o a tener algún rasgo físico menos
atractivo: una sólida autoestima lleva consigo mayor aceptación del pro-
pio cuerpo. Tener cierta seguridad en uno mismo, valorarse no sólo en
base al aspecto físico, considerarse digno de ser amado, sentirse capaz
y con recursos para andar por la vida, es un «seguro» que facilita poder
ser más asertivo, crítico y no preocuparse por ajustarse a ideales lejanos
a la propia realidad. En algunas personas con una autoestima precaria
y mucho miedo al rechazo, surge en ocasiones el deseo de llegar a tener
un «cuerpo perfecto», ajustado al «ideal».
La relación entre baja autoestima e insatisfacción corporal ha sido re-
petidamente encontrada en la investigación (por ejemplo, Forbes, 2001;
Gismero, 2001, 1996; Lerner y otros, 1973; Rosen y Ross, 1968; Secord
y Jourard, 1953). La mayoría de quienes evalúan positivamente sus ca-
racterísticas físicas (apariencia, «forma física» o salud) muestran un au-
toconcepto positivo, satisfacción general por sus vidas, ausencia de sole-
dad y depresión, etc., en definitiva, un buen ajuste psicológico. A quienes
valoran negativamente sus características físicas les ocurre exactamente
lo contrario. Una autoestima frágil puede ir unida a su vez a más confor-
mismo con las normas sociales, dependencia y necesidad de gustar a los
demás para afianzar la falta de estima propia, necesidad de aprobación,
perfeccionismo… rasgos que pueden potenciar el deseo de transformar
el cuerpo en busca de «la perfección». Las mujeres con baja autoestima
sienten mayor insatisfacción con su cuerpo, y tratan de modificarlo de
más formas.
La imagen corporal (la representación interna de nuestra apariencia
externa) no se basa en una evaluación objetiva de la apariencia física,
sino que tiene más que ver con una experiencia subjetiva de satisfac-
ción o insatisfacción; un trastorno de la imagen corporal describe una
evaluación negativa de la propia apariencia, que, en un amp aamplio
am mp ioo conti-
pllio
pl ccoon
n
nuo, abarca desde insatisfacción menor a extrema ema ma re
ma D
respecto
rrespe
spe
pe tG
peeccIto uA
o aITuna
naLim-
iim
perfección física real o percibida, pudiendoo afec
aafectar
ectartaÓ
ctItar
N
r lla propia experiencia
perrieenciia
emocional, cognitiva y conductual. Los tr IC
trastornos
D
rasttooornos
rast r de
d laa imimage
iimagen
imag
magge
ma ge cocorporal
orpporaa
E

do

148
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
IDEALES VENDIDOS, NECESIDADES INCORPORADAS: CAMBIAR DE CUERPO

se han vinculado a multitud de problemas, tales como trastornos de la


conducta alimenticia, sentimientos de baja autoestima, vergüenza y cul-
pa, ansiedad, depresión, dificultades sexuales e interpersonales, y bús-
queda insana de cirugía estética, así como práctica abusiva de dietas y
uso sin supervisión médica de medicamentos para controlar el peso y el
tamaño (por ejemplo, anfetaminas, esteroides). La intensa preocupación
por su cuerpo puede llevar a quienes padecen este trastorno a intentar
ocultarlo… o modificarlo. Serán los consumidores ideales de los centros
de estética, donde suelen prometer esculpir nuestros cuerpos a nuestro
gusto (es decir, según los modelos estéticos dominantes). Pero las per-
sonas con trastorno dismórfico corporal rara vez quedan satisfechas por
solucionar un problema específico. Este cuadro clínico deberían tenerlo
muy presente los profesionales de la cirugía estética, para evitar mayores
complicaciones (Gismero, 2002b).
Aunque sólo podemos pensar en un trastorno dismórfico cuando tras
la queja hay una exageración, junto a una preocupación que trastorna e
incapacita a la persona, el hecho es que estar preocupado por el peso y la
forma del cuerpo es muy frecuente actualmente en nuestra sociedad oc-
cidental. Hay pocos temas relacionados con la salud que afecten a por-
centajes tan elevados de la población como las preocupaciones sociales
sobre la imagen corporal y el impacto de tales preocupaciones. Y resulta
evidente que cuando tanta gente vive con insatisfacción y malestar por
un supuesto exceso de peso o por tener determinados rasgos corporales,
estamos alejándonos claramente de lo que sería una preocupación salu-
dable por el cuerpo.
La preocupación por la figura, el peso, las dietas, el ejercicio, la an-
gustia por todo lo que sobra o falta, se han convertido en una forma de
vivir la relación con el cuerpo, en una cultura que idolatra el fitness y
tiraniza a las personas a través de la exigencia de uniformidad a un mo-
delo impuesto. La tecnología médica estética y el mercado de la belleza
ofrecen la promesa de un cuerpo perfecto y prácticamente el «elixir de la
eterna juventud» al alcance de la mano. No sólo se incentivan los deseos
de transformar el cuerpo, sino que se convierten casi en un imperativo
para ser feliz. Los «cuerpos a la carta» se ofertan como otro bien de con-
sumo al alcance de cualquiera (si no, se ofrecen financiaciones «a medida
del consumidor»), y la prescripción de conseguir un cuerpo «perfecto»
(joven y bello) se vincula descaradamente al logro del éxitoo y la fel ffelicidad.
elici
iccciid
da
da
En un contexto social con muy poca tolerancia all male malestar,
malesta
m
mal
ma D
sta rI,G
taar,
ar, l ccir
la AgííaLa se
iTrugí
Iirirug
cirugía

N
presenta como un remedio fácil y rápido: cambiar
ammb
mbi I
biar
bia
arr eexternamente ccuesta
Cb hay
uestaa
menos trabajo y parece más sencillo, pero ero Im D
también
roo ta
amb
am mbién muchas
ayy mucha
much
m
mu ucch
ch s angangus-gus-
E

do

1
149
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

tias, vacíos y problemáticas enmascaradas tras el deseo de transformar


el cuerpo. Se puede ser muy bella y profundamente infeliz. Si los pro-
blemas tienen su origen en otros ámbitos (como es frecuente) vale más
enfrentarse a ellos resolviéndolos en su origen que estirarse la cara o
aumentarse el pecho. Detrás de todos los intentos de transformación
corporal parece encontrarse el deseo o la creencia de que transformar el
cuerpo cambiará mágicamente las relaciones y conducirá a un camino
de éxito, bienestar, satisfacción y felicidad.

2. EL MERCADO DE LA INSATISFACCIÓN CORPORAL

Los altos índices de insatisfacción corporal generados en la pobla-


ción, y aún más en las mujeres, así como la actitud social cada vez más
proclive a aceptar las «soluciones» a los problemas creados, ha dado paso
al negocio, y a la medicina para no envejecer. Poco a poco conceptos
como belleza, juventud, éxito, salud (cada vez peor entendida), riqueza,
placer, felicidad…, se han entrelazado para conformar conciencias. Y
surgen múltiples soluciones para no envejecer, adelgazar, estar firmes,
triunfar, destacar… Dermoestética, dermocosmética, medicina estética,
cirugía estética, medicina antienvejecimiento…, son el arsenal contra
la agresión de la edad, la celulitis, los radicales libres, el estrés, la grave-
dad… Las inyecciones de toxina botulínica y de colágeno y los implantes
mamarios son de los aliados preferidos. Hay que dar salida a multitud
de productos. Y si hay que inventar enemigos, se inventan. Para ello se
cuenta con los medios. Basta con enseñar el antes y el después para que
el enemigo tiemble. Ante las amenazas, la población ha sido dañada y ya
no está satisfecha con su cuerpo. Las mujeres, las que menos. A partir de
ahí, el gasto es de millones de dólares y euros. (I. Jáuregui, 2006).
Que la insatisfacción corporal es un negocio lo demuestra por ejemplo
la reciente inclusión en el cálculo del IPC de la cirugía estética, la cotiza-
ción en bolsa desde 2005 de Corporación Dermoestética, el que hoy estén
pendientes de aprobación 1800 medicamentos para adelgazar (cuando no
se investiga en enfermedades esenciales, que afectan a millones de perso-
nas), la proliferación exponencial de gimnasios privados, etc..
El negocio es redondo: el culto al cuerpo no tie ttiene
ien nG
neeDfiIn: sIiemApprre
eTmp
: siempre
siem m rLe se
puede estar mejor, se podría parecer más joven, joven nIÓ
en,
en
n, N
probar
prrob otro producto,
p p ductoo,
C
ffíIssico
operarse de algo más… La obsesión porr el fís
D
el físicoi es una naa carrera
ccarr
carre
ca
ar er contra
arreer conttraa el
e
E

do

150
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
IDEALES VENDIDOS, NECESIDADES INCORPORADAS: CAMBIAR DE CUERPO

tiempo y contra nosotros mismos en la que se fracasa siempre, porque


jamás se está «suficientemente en forma».
Infinidad de empresas se lucran gracias al descontento de las mu-
jeres con sus cuerpos. Entre las usuarias, además del gasto, hay ciertas
actividades que pueden conllevar graves riesgos para la salud, como la
práctica de dietas insanas o la ingesta de determinados productos. Pero
si hay un ámbito que destaca como paradigma del mayor conflicto es el
de la cirugía estética, en el cual se alían la búsqueda de la belleza con los
MCM y la medicina, un trío que genera sustanciosos beneficios. Como
la belleza a la carta se promueve vía MCM a un extenso mercado, pierde
su estatus elitista y llega a convertirse en un producto al alcance de todos
(entre las mujeres españolas, el 17% de las satisfechas con su belleza, y
el 58% de las insatisfechas han considerado someterse a algún tipo de
cirugía estética, otro dato del mencionado informe Dove).
España es uno de los países con más demanda de intervenciones
de cirugía estética en el mundo, y de los que más implantes mamarios
hacen 17. El uso cosmético de la toxina botulínica se aprueba en España
en 2004 (Agencia Española del Medicamento), y ya es el tercer país que
más lo usa en la Unión Europea 18. Según la Asociación Española de
Cirugía Estética, en 2001 los españoles gastamos 900 millones de euros
en intervenciones de estética (en primer lugar liposucciones, en segun-
do, implantes mamarios). En 2004 unos 350.000 españoles gastaron
en cirugía estética más de 1000 millones de euros, situando a España a
la cabeza de la Unión Europea, mientras siguen creciendo a un ritmo
anual del 15%. Un dato incuestionable que pone de relieve el aumento
de consumo de productos dietéticos y de operaciones de estética es la
reciente inclusión de estos productos en el cálculo del IPC 19.
Los implantes mamarios han resultado ser el mejor negocio de «2x1»
de la historia. Los medios extienden la relevancia del tamaño del pecho,
la medicina ofrece los medios para transformarlo, la publicidad se en-
carga de transmitirlo, y la tecnología se desarrolla gracias a una indus-

17 Por ejemplo, ver las declaraciones del Presidente de Corporación Dermoestética,


José M.ª Suescun, al afirmar refiriéndose a España que «somos el mayor consumidor de
prótesis mamarias de Europa» (suplemento negocios, El País, 3 de julio de 2005), o los
datos aportados por Lola Galán en «Bisturí para todos» (El País, 13 de marzo de 2005),
que puede consultarse en El País.com, http://www.elpais.com/articulo/portada/Bisturi/
todos/elpepusocdmg/20050313elpdmgpor_1/Tes (29 mayo 2007). 07)
7))
D I G IT A L
ÓN
18 Sociedad Española de Medicina Estética, http://www.seme.org/actualidad/ver-
ww
w
www.
ww
ww
ww.s
ww.
w.ssem
sem
m or
oorg/actualidad/ver-
r /
rg
noticia.html?id=1057 (2 octubre 2006).
C I
Qué diario, 13 de febrero 2007, p. 14.
DI
19
E

do

1
151
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

tria que ya facturaba 500 millones de dólares en EE.UU. hace más de


una década. La paciente con implantes es una creyente en los múltiples
mensajes transmitidos por una cultura que exalta la belleza y la medi-
cina, la libertad individual y la conformidad, combinaciones de valores
con inconsistencias inherentes que pueden poner en riesgo el bienestar
en la búsqueda del fitness ideal.
Con la llegada de la «moda de los grandes pechos», infinidad de mu-
jeres son capaces de someterse a una operación quirúrgica, con todos sus
riesgos, para conseguir el contorno de pecho deseado, con la esperanza
de que conformándose a los estándares impuestos ganarán aceptación,
acabarán con sus complejos, se sentirán satisfechas consigo mismas y
con los demás… Esperanzas que quedan incumplidas, complicaciones
con las que no se cuenta…, pero no se las detiene, sino que médicos y
publicistas las animan. Los centros de estética cada vez lo ponen más
fácil («cerca de ti», «con financiación»). Cualquier intervención conlleva
riesgos; la cirugía siempre implica sufrimiento, y una cirugía innecesaria
provoca un sufrimiento innecesario y con frecuencia efectos secundarios
muy negativos.
El Parlamento Europeo ha recibido más de 2000 denuncias de mu-
jeres con problemas de salud que atribuyen a los implantes que se hicie-
ron en su día 20. José M.ª Martín Moreno, que ha coordinado un estudio
realizado por expertos españoles de la Escuela Nacional de Sanidad,
señala que una de las primeras cosas que debe saber quien solicita una
prótesis es que no duran toda la vida: es posible que tenga que pasar de
nuevo por el quirófano. Con el paso de los años, el riesgo de rotura de
las prótesis de silicona aumenta (62% a los 10 años del implante, 71% a
los 14 años y 95% a los 20 años), y también las posibilidades de volver
al quirófano. Los fabricantes no aclaran la «fecha de caducidad» de las
prótesis. Diversas investigaciones llevadas a cabo en EE.UU., confirman
que los implantes no duran para siempre. Una vez comenzada la cirugía,
no se deja de pasar por el quirófano: más del 20% de mujeres se operan
después de 3 años; cuanto más joven es quien se opera, más interven-
ciones va a necesitar, y más posibilidades existen de que surjan nuevos
problemas 21.

DI G IT A L
20 POZZI, S., y ARGOS, L., http://www.sgcpre.org/document/silicon.doc
en /sil
silic
sili
i co
ilic
con.do
n.dooc
oc (22
(22
22 mayo
m
2007). N
21Datos ofrecidos en Documentos TV: Implantes
tes
te IÓ
Cmmama:
ess de mam
aam
ama: opera
operaciones bajo
bajjo sospecha
soospechha
(documental emitido el 23 de enero de 2007).
D I
E

do

152
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
IDEALES VENDIDOS, NECESIDADES INCORPORADAS: CAMBIAR DE CUERPO

De acuerdo con el informe elaborado por el equipo coordinado por


Martín Moreno 22, a las posibles complicaciones de la propia interven-
ción quirúrgica (debidas a la anestesia, infección, hematomas, hemo-
rragias, trombosis, necrosis del tejido cutáneo…), habría que añadir los
efectos derivados de la propia prótesis implantada: además de la rotura
de los implantes 23, otras complicaciones frecuentes son la contractura
capsular (la silicona, como todo material extraño al organismo, provoca
que éste reaccione formando una capa de tejido —cápsula fibrosa—, que
puede ser molesta, y aparecer tras la operación o al cabo de años, en una
o ambas mamas, lo que puede requerir volver a pasar por el quirófano),
las fugas de gel (los geles pueden salir de las prótesis; diversos estudios
estiman que entre el 5% y el 51% de los implantes presentan roturas),
interferencias con las mamografías, aumento o pérdida de la sensibi-
lidad del pezón y de la piel, temporal o permanente, y formación de
depósitos de calcio en el tejido circundante, que pueden causar dolor y
endurecimiento, dolor si el implante se rompe, se desplaza o comprime
nervios, desplazamiento del lugar original, deformaciones permanentes
cuando las operaciones no tienen éxito (uno de los implantes puede
aumentar hasta 3 veces su tamaño: una de cada 10 mujeres acaba con
un pecho más grande que el otro), etc. Estos problemas se consideran
frecuentes, y constituyen la principal fuente de preocupación sanitaria.
Un estudio de la Clínica Mayo de Nueva York (1997), publicado en The
New England Journal of Medicine, concluía que aproximadamente una
de cada cuatro mujeres con prótesis mamarias sufriría una complicación
que requeriría una intervención quirúrgica adicional en los cinco años
posteriores al implante.

22
Estos datos pueden consultarse en El Mundo, suplemento de salud, 443, en
http://www.elmundo.es/salud/2001/443/995638413.html (29 marzo 2007).
23 Rotura del implante «Difícilmente ocurre de forma espontánea, pero puede ser se-
cundario a traumas, instrumentos quirúrgicos, contractura capsular severa, manipulación
vigorosa de la mama o capsulotomías cerradas. Si la prótesis es de gel de silicona, puede
aparecer inflamación, sensibilidad, formación de granulomas de silicona y migración del
gel. Es preciso retirar cuanto antes del implante roto. Si la prótesis es de suero salino,
el contenido es reabsorbido por el organismo. Para evitar que la prótesis se rompa por
desgaste, recomendamos cambiarlas antes de los 10 años» (fuente: Clínica del Dr. Ar-
quero, http://clinicaarquero.com/08_implan_complicaciones.htm) (29 septiembre 2006).
La misma fuente advierte: «La insatisfacción estética puede ser debida a varias razones,
como contractura capsular excesiva que desplace la prótesis y produzca
D
uzca
I G IT A L
uzzccaa asimetría,
proo uzc a me
asim
metr a, caída
etría,
ría
ía,
ía, caí
ca
a

ÓN
del pecho por exceso de piel, alteraciones de la cicatriz o tamaño
aam
mañ
maño
mañ ñoo inadecuado
ñ iin
nad
dec
ecuado d por pérdida
del contenido o falta de entendimiento entre cirujanoo y pa
C I
paciente
accienente en ccuanto al vo
ciieen volumen
oluumenn
deseado».
DI
E

do

1
153
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

Investigaciones de distintos países 24 aportan el dato de tasas de sui-


cidio más elevadas entre pacientes con implantes de pecho (mayores aún
entre las mujeres que se operan con 40 años o más), riesgo que no se
eleva hasta pasados 10 años de la operación (Brinton y cols., 2006); sin
que la causa esté clara, lo que sí resulta evidente es que un pecho mayor
no ha hecho más felices a esas mujeres.
En Estados Unidos las prótesis de silicona están prohibidas desde
1992, cuando la FDA (Food and Drug Administration) los autorizó
sólo para el reemplazo de implantes anteriores o por otros problemas
de salud, al comenzar a registrarse los primeros efectos adversos, como
la ruptura y derrame de silicona, trastornos en los tejidos conectivos y
riesgo de desarrollar cáncer de mama. La FDA solicitó a las compañías
productoras sus estudios, pero éstas no pudieron aportar ningún dato.
Estos problemas llevaron a la prohibición del uso de la silicona en los
implantes mamarios, decisión que no han logrado cambiar los adelantos
realizados en la producción de implantes 25. En 2004, el director del área
de salud radiológica, David Feigal, afirmaba que «todavía es necesario
recabar más información sobre los efectos de estos implantes en la salud
y debemos descubrir cuáles son los factores que permiten predecir la
ruptura de la prótesis, que suele ser el principal motivo por el cual se
retira del paciente» 26. Añadió que se debe prestar especial atención a las
«rupturas silenciosas» de los implantes, que provocan el derrame de la
silicona y sólo pueden ser detectadas mediante resonancia magnética.
Las compañías fabricantes nunca reconocieron las acusaciones, pero pa-
garon muchas indemnizaciones.
La propia SEME (Sociedad Española de Medicina Estética) co-
menta en su página web 27 que en EE.UU., hace más de una década que
no cesa la polémica en torno a los implantes mamarios de silicona, y que
«varios comités de la agencia del medicamento (FDA) han rechazado
repetidamente su vuelta al mercado con fines cosméticos por temor a
los efectos secundarios». Aún así, añade que en «España y otros países

24 Por ejemplo, S. Jeffreys (2005); Brinton y cols., 2001; 2006; Koot y cols., 2003;
Jacobsen y cols., 2004; McLaughlin y cols., 2004; Pukkala y cols., 2003.
25 Aún así, en EE.UU., se calcula que el 70% de las intervenciones (con prótesis de
gel salino, ya que la silicona sigue prohibida) se hacen para aumentar el pecho, y sólo el
30% por reconstrucción tras una enfermedad.
26 Fuente: Redacción ondasalud, 9-1-2004, puede consultarse su
D
rse en: http://www.
u tar
I G IT A L
arse
ars htt
htt
t p:/
p://
p://
:/
///w
ww
ww

ÓN
dmedicina.com/edicion/diario_medico/dmedicina/mujer/es/desarrollo/988093.html
jer/es/
je
er/es
r/es/
r/es
//ees/d
/de
desarro
arrrollo/988093.html
ll /
(24 mayo 2007).
C I
27 www.seme.org/actualidad/vernoticia.html?id=989
tm
ml?id
ml?id
id
DI9989 (2 octubre
d=98
d=9
d= re 2006).
ctubr
bre
re 22006
200006)
6
E

do

154
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
IDEALES VENDIDOS, NECESIDADES INCORPORADAS: CAMBIAR DE CUERPO

de la Unión Europea las prótesis mamarias siguen utilizándose aunque


con la obligación de informar a las pacientes de sus posibles riesgos y
acompañadas de una serie de etiquetas informativas sobre su volumen,
paciente, código, etc.».
Así, España es el primer país europeo en operaciones de estética (8%
de las operaciones de estética se hacen aquí) y cuarto del mundo, tras
EE.UU., (13%), México (9%) y Argentina (8,5%), según José Manuel
Pérez-Macías, presidente de la Sociedad Española de Cirugía Plástica,
Reparadora y Estética (SECPRE). Él lo atribuye a factores como la
existencia de unos 900 especialistas en el país y el carácter latino de los
españoles 28. Destaca que las cirugías estéticas más demandadas actual-
mente son las que actúan contra el envejecimiento facial, la liposucción,
los implantes mamarios, la faloplastia y la rinoplastia. A partir de datos
proporcionados por los distribuidores comerciales de los implantes, in-
formó que entre 2004 y 2005 se realizaron unos 50.000 implantes, de los
cuales, la gran mayoría respondía a demandas meramente estéticas 29.
Se inventan nuevos modelos, pero se implantan sin estudios a largo
plazo que aseguren que no plantearán nuevos problemas… Por ejemplo,
en el Reino Unido se retiraron los implantes de soja 5 años después
de comercializarlos como una alternativa «natural». Este dispositivo se
retiró del mercado británico y español el pasado verano, tras hacerse
público su potencial genotóxico. El propio fabricante había suspendido
la fabricación poco antes. En España, el presidente de la Sociedad Es-
pañola de Cirugía Estética tranquiliza afirmando que aquí «las mujeres
que los han usado son poquísimas y ya existía una recomendación de
los fabricantes de que se los extrajeran las embarazadas. Además ellos
corrían con los gastos…» Gracias a un sistema de registro de prótesis,
el Ministerio de Sanidad y Consumo pudo localizar a las 900 propie-
tarias de implantes de soja en España e informarles de la necesidad de
que se los extirparan. Carmen Abad, subdirectora general de Productos
Sanitarios del citado Ministerio, asegura que hasta ahora se han retira-
do «bastantes» prótesis 30. Los implantes de hidrogel, también vendidos
como la alternativa natural y segura a la silicona, dieron problemas a las

28 En 2004, unos 400.000 españoles pasaron por el quirófano por motivos estéticos.
Entonces el negocio rondaba ya los 600 millones de euros.
/0 /15
D I G IT A L
Fuente: http://www.consumer.es/web/es/salud/2006/05/09/151808.php
5/0 1511808.
15 8 .php
808 php (5
(5 oc-
o
29

ÓN
tubre 2006).
30 Fuente: El Mundo, suplemento de salud,, 443
C
4443,I
3, h
http:/ww
ht
http:/www.elmundo.es/sa-
und
do.ees//sa-
lud/2001/443/995638413.html (29 marzo 2007)
DI
E

do

1
155
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

miles de mujeres que optaron por ellos a los 6 meses de salir al merca-
do, y también tuvieron que ser retirados. En este caso, el coste corrió a
cargo de las usuarias. Como estos ejemplos muestran, productos cuya
implantación requiere cirugía mayor obtienen permiso para ser utiliza-
dos sin disponerse de datos suficientes que avalen su seguridad. Queda
en manos de las mujeres demostrar si son seguros.
Las consecuencias, en muchos casos, se han demostrado catastróficas.
Las mujeres que deciden operarse priorizan el tamaño de su pecho antes
que su propia seguridad física. Sus cirujanos las animan. Cabría pregun-
tarse cómo una sociedad que aparenta preocuparse tanto por la salud
permite, incluso fomenta, directa e indirectamente, transformaciones
estéticas que pueden resultar tan lesivas para la salud de sus mujeres.
Por otra parte, aunque cada vez se pone más énfasis en subsanar las
graves deficiencias detectadas en la información que reciben las pacientes
sobre los riesgos de este tipo de operaciones, los supuestos «beneficios»
de una intervención estética no se pueden asegurar: ahí están las quejas
—además de las motivadas por causas graves— por insatisfacción con
los resultados. En 2006 el Defensor del Paciente recibió 900 denuncias
vinculadas a la cirugía estética, el 90% de las mismas por resultados in-
satisfactorios 31; la OCU señala que la mayoría de las reclamaciones reci-
bidas por ellos se deben a que los resultados obtenidos por los pacientes
no son los que se les prometía en la publicidad 32. En cuanto a las «mul-
tioperaciones», en las que los pacientes se transforman físicamente de
una manera radical, irreversible, y sólo motivada por criterios estéticos,
M.ª Teresa Muñoz, vicepresidenta segunda de la Federación Española
de Asociaciones de Psicoterapeutas (FEAP), alerta sobre las serias re-
percusiones psicológicas que pueden provocar, tales como trastornos de
identidad que generen desde problemas de ansiedad y depresión, hasta
trastornos psicóticos, en casos extremos 33.
Riesgos físicos y psicológicos; beneficios no siempre obtenidos; más
que libertad de elección, necesidades incorporadas por asumir unos
ideales culturales vinculados ilusoriamente a la felicidad; en muchos
casos, deseos de transformación corporal que enmascaran otro tipo de
malestares y conflictos psicológicos que nunca van a resolverse por pasar

31 NAVARRO, I. (2007): «Medicina estética ¿Por qué a unas les sienta tan bien… y a
otras tan mal?», XL Semanal, 1013, pp. 28-30.
MATEY, P. (1995): «En busca del cuerpo perfecto»,, Ell Mundo,
Mund
Mund
u do
un
D I G IT A L
do, suplemento
su
sup
uppleem
men
me ntto
n to de
32

ÓN
salud, 152, 27 abril.
33 p
ps
C
siquia
iquia
iqui
iquia I
Fuente: EUROPA PRESS, en http://www.psiquiatria.com/noticias/31131/
psi iatria
iat
atria
trria.com/no
i /3111311/ (17
(117
abril 2007).
DI
E

do

156
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
IDEALES VENDIDOS, NECESIDADES INCORPORADAS: CAMBIAR DE CUERPO

por un quirófano… A todo esto cabe añadir que la creciente demanda


de productos vinculados a la estética desplaza el interés de la investiga-
ción y el desarrollo de otros asuntos relacionados con la salud: muchas
enfermedades mortales, y otras que afectan severamente a la calidad de
vida de millones de personas, no reciben ninguna atención porque no
reportan los beneficios que genera la insatisfacción corporal.
Resulta claro que «el mercado de la belleza» aporta sustanciosos be-
neficios a todos los que fomentan o se benefician de la insatisfacción
corporal: médicos, empresas productoras, comercios, MCM, publicis-
tas… Las más claramente dañadas son las mujeres occidentales. Ante
tantos intereses, o comenzamos a ser más críticas y nos protegemos no-
sotras mismas, o seguiremos engrosando el número de mujeres víctimas
de prácticas sociales perjudiciales pero toleradas en las distintas culturas.
La obsesión por la estética es una de las lacras de nuestro contexto oc-
cidental.
El poder de hacer del cuerpo un objeto de la tecnología, de medicali-
zar la belleza, tal como se ha medicalizado la vejez, el apetito, la calvicie,
el embarazo o la menopausia, implica la auto-imagen, la biotecnología
y el consumismo. En el futuro de la salud humana parece que van a ju-
gar varios factores: los sentimientos o necesidades que orientan nuestras
actitudes hacia la salud; las políticas económicas sobre salud junto a los
intereses de las grandes corporaciones; y la cambiante relación entre el
cuerpo y las posibilidades biomédicas.
Es fundamental ampliar la idea de prevención más allá del indivi-
duo, enfocando los numerosos aspectos estructurales que contribuyen al
desarrollo de actitudes insanas hacia la imagen corporal y todo lo rela-
cionado con su modificación. Las mujeres deben ser conscientes no sólo
de los riesgos, sino de la insatisfacción impuesta respecto a sus cuerpos;
pareciera que el principal reducto de poder a su alcance fuese transfor-
mar su cuerpo, como medio privilegiado de conseguir aceptación, re-
conocimiento, poder y valoración. Pero la prevención no debe dirigirse
únicamente a modificar las actitudes y comportamientos individuales,
sino también a crear un entorno social saludable donde no haya lugar
para las actividades cuestionables de muchas empresas. Los niños absor-
ben las actitudes de los adultos a muy temprana edad; las actitudes ne-
gativas u obsesivas de los adultos hacia el tamaño o la forma del cuerpo,
la dieta, la alimentación, el aspecto, etc., se comunican rápidamente.piidam
p dam
damen
m
me nte. E
nte
nt Es
i-go
necesario actuar para contrarrestar la fobia anti-gordura-go
gor
ggoordu
rdu
rd
dura I
DqueG I T A
que mantiene
mant
ma aantiL
ntie
iien
e
nuestra sociedad y conseguir que se valore un un es tÓ
I
eest iilooN
til
tilo
estilo de
d vida saludable
dabblee y
equilibrado sobre cualquier apariencia físiísiica
física IC
icaa p
D
particu
a
particular. ar.
E

do

1
157
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
TRASTORNOS PSICOLÓGICOS EN EL SIGLO XXI

3. BIBLIOGRAFÍA

BRITON, L. A.; LUBIN, J. H.; MURRAY, M. C.; COLTON, T., y HOOVER, R. N.


(2006). «Mortality rates among augmentation mammoplasty patients: an
update», Epidemiology, 17(2), 162-169.
BRITON, L. A.; LUBIN, J. H.; BURICH, M. C.; COLTON, T., y HOOVER, R. N.
(2001). «Mortality among augmentation mammoplasty patients», Epide-
miology, 12, 321-326.
FORBES, G. B. (2001). «Body dissatisfaction in women and men: the role of
gender-typing and self-esteem», Sex Roles, 44 (7), 461-484.
GARNER, D. M. (1997). «The 1997 body image survey results», Psychology Today,
pp. 30-44, 74-75, 78, 80, 84, http://findarticles.com/p/articles/mi_m1175/
is_n1_v30/ai_19013601/pg_12 (29 mayo 2007).
GISMERO, E. (1996). Habilidades sociales y anorexia nerviosa, Madrid: Universi-
dad Pontificia Comillas.
— (2001). «Evaluación del autoconcepto, la satisfacción con el propio cuerpo y
las habilidades sociales en la anorexia y bulimia nerviosas». Clínica y Salud,
12 (3), 289-304.
— (2002a): «Cuerpo y sociedad: actitudes socioculturales en torno a la imagen
corporal», en M. I. SERRANO (ed.): Salud, Investigación y equipos de traba-
jo, Segovia, ALEZEIA.
— (2002b). «Cuerpo y salud: determinantes e implicaciones de la insatisfacción
corporal» en SERRANO, M.I. (ed.) La educación para la salud del siglo XXI:
Comunicación y salud, Madrid: Díaz de Santos.
GREEN, K. L.; CAMERON, R.; POLIVY, J.; COOPER, K.; LIU, L.; LEITER, L., y
HEATHERTON, T. (1997). «Weight dissatisfaction and weight loss attempts
among Canadian adults», Canadian Medical Association Journal, 157, 517-
525.
HARDING, S. (1996). Ciencia y feminismo, Madrid: Morata.
IAZETTO, D.; KING, L., y YANCO, J. (1998). «Chapter one: Body Image», Our
bodies, ourselves for the new century: A book by and for women, Nueva York:
Simon & Schuster.
JACOBSEN, P. H.; HOLMICH, L. R.; MCLAUGHING, J. K. et al., (2004): «Mortality
and suicide among Danish women with cosmetic breast implants». Archives
of Internal Medicine, 164, 2450-2455.
JÁUREGUI, I. (2006): Los factores socioculturales en los trastornos de la conducta ali-
mentaria, Interpsiquis, Psiquiatria.com:
http://www.psiquiatria.com/imprimir.ats?24573 (21 mayo 2007).
JEFFREYS, S. (2005). Beauty and Misogyny: Harmful cultural practices in the West,
Londres: Routledge.
aD dIG
ITbAL
KILBOURNE, J. (1994). «Still killing us softly: Advertising
with thinness», en P. FALLON, M. A. KATZMAN
ertis
MANIÓ
rtis
y S.
N
rtising
rti sin
si ng and
n an nd
n the
th obsession
th
S C. WOOLEYY, ((eds.):
eds.):
)
uevvaaIC
ZMAN
ZM
Feminist perspectives on eating disorders, Nuev
N
Nueva
D York: Gu
Y Guilford.
lford.
lfo
lf
fford
fo
ord
ordd
d.
E

do

158
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
IDEALES VENDIDOS, NECESIDADES INCORPORADAS: CAMBIAR DE CUERPO

KOOT, V. C.; PEETERS, P. H.; GRANATH, F.; GROBBEE, D. E., y NYREN, O. (2003).
«Total and cause specific mortality among Swedish women with cosmetic
breast implants: prospective study», British Medical Journal, 326, 527-528.
LERNER, R. M.; KARABENICK, S. A., y STUART, J. L. (1973). «Relations among
physical attractiveness, body attitudes, and self-concept in male and female
college students», Journal of Psychology, 85, 119-129.
MATEY, P. (1995). «En busca del cuerpo perfecto», El Mundo, suplemento de
salud, 152, 27 abril.
MCLAUGHLIN, J. K.; WISE, T. N., y LIPWORTH, L. (2004). «Increased risk of
suicide among patients with breast implants: do the epidemiologic data su-
pport psychiatric consultation?». Psychosomatics, 45, 277-280.
NAVARRO, I. (2007). «Medicina estética ¿Por qué a unas les sienta tan bien… y
a otras tan mal?», XL Semanal, 1013, 25 marzo.
PUKKALA, E.; KUMALA, I.; HOVI, S. L., et al., (2003). «Causes of death among
Finnish women with cosmetic breast implants 1971-2001», Annals of Plas-
tic Surgery, 51, 339-342.
ROSEN, G. M. y ROSS, A. O. (1968). «Relationship of body image to self-con-
cept», Journal of Consulting and Clinical Psychology, 32, 100.
SECORD, P. F., y JOURARD, S. M. (1953). «The appraisal of body-cathexis: Body
cathexis and the self». Journal of Consulting Psychology, 17, 343-347.
SILVERMAN W. A., y SACKETT D. L. (1999). Where’s the evidence? Debates in
modern medicine, Oxford: Oxford University Press.
VV.AA. (2004). «La verdad sobre la belleza», Conclusiones del estudio de Dove
sobre mujer, belleza y bienestar (informe Dove España), julio de 2004,
http://www.porlabellezareal.com/assets/Desafiando_a_la_belleza.pdf, (20
septiembre 2006).

ERRNVPHGLFRVRUJ
D I G IT A L
I ÓN
C
DI
E

do

1
159
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
D I G IT A L
I ÓN
C
DI
E

do
iza
or

t
au
rio
Pa
ra u l usua
e
so exclusivo d

ERRNVPHGLFRVRUJ
Reflexiones Comillas

¿ DI
C I ÓN
D I G IT A L
E

do
iza
or

t
au
rio
Pa us ua
ra u l
so exclusivo de