Está en la página 1de 1

Un platón de diálogos

Hugo Hiriart

a lgunos tesoros de la filosofía ática (y tam- presencia de varias voces debatiendo unas
bién auxilió a Alfonso Reyes en su traduc- con otras. El cultivo de la dialéctica o arte
ción en verso de la Ilíada). De Platón tra- de discutir, fue característica de los griegos,
dujo el Eutifrón (adecuado para iniciarse tanto así que hasta a la reflexión solitaria
en el estudio del filósofo), Critón y Apología llamaban los griegos dianoya o diálogo del
de Sócrates, que no es propiamente un diá- alma con ella misma.
logo. En otros volúmenes van el delicadí- Para el estudiante que empieza, lo mis-
simo Fedro y Fe d ó n, y por último, una obra mo para el ya avezado en avanzar por los
maestra de mucha repercusión histórica, laberintos del pensamiento filosófico, es-
Platón, 427-347 a.C.
El Banquete, donde Platón discurre sobre tos trabajos son bebida siempre re f rescante
el amor. Conviene añadir a esta lista las tra- y vitalizadora. Son algo como pensamiento
ducciones de Xenofonte, más sencillas, en en acción, no sólo expuesto, en su dificul-
Juan David García Bacca vivió pocos años las que éste retrata a Sócrates. Ga rcía Bacca tad, con nitidez, sino dramatizado con tersa
en México, pero de fecundidad y conse- tradujo además a los presocráticos (con genialidad. Es sabido que Platón fue un al-
cuencias. Había sido sacerdote, pasó lar- un denso volumen sobre el poema de Par- tísimo maestro de la prosa. Las observa c i o-
gos años en el seminario y en el doctorado ménides), Euclides, Aristóteles (la Poética). nes que al paso de la discusión va dejando
de filosofía y teología, razón por la cual su Platón a su vez ha sido ve rtido al castellano caer sobre esto y aquello son tanto opor-
dominio del griego y del latín era impeca- por otros traductores para la misma colec- t unas, sin forzar nada, como valiosas, y los
ble (y del hebreo, pero sin el calificativo). ción. Es justo mencionar siquiera la tra- personajes están admirablemente caracte-
En cierto momento de su vida las ciencias ducción de La República del maestro Gó- rizados. Platón se sirve de ese medio para
formales, matemáticas y lógica simbólica, mez Robledo. pensar, cabe mencionar aquí que él mismo
dejaron sentir sobre el joven seminarista García Bacca dotó a sus obras de intro- no es personaje en ninguno de sus diálogos.
mayor atractivo que la teología, y aun que ducciones muy singulares, son útiles e ins- “Nadie peca voluntariamente... esas
la religión y la filosofía. Y estas ciencias tructivas, sin duda, y siempre estimulantes, t res palabras encierran el meollo del so-
formales estudió en Alemania. Ya por ese pero muy idiosincrásicas, como todo lo que cratismo”, escribió Theodor Gomperz en
camino, cierto día García Bacca, al cabo escribió su autor, filósofo que no se parece su monumental historia del pensamiento
de enconada lucha con él mismo, sin du- a ninguno otro, y prosista fino y sumamen- griego. Tesis audaz, dan ganas de entrar de
da, resolvió dejar la orden y el estado reli- te original. inmediato a su discusión. Preguntar, por
gioso y tratar de hacer su vida en el extra- De Platón se ha dicho, con razón, que ejemplo, ¿el mal siempre es resultado del
ño, desprotegido y conflictivo mundo de es el inventor de la Filosofía tal como la error o de la ignorancia? Piensa en un nar-
los laicos. La circunstancia en que salía al entiende la tradición de Occidente, es de- co o un asesino en serie, ¿no hace lo que
mundo no era fácil: los fascistas acababan cir, como discusiones abiertas donde los hace voluntariamente?, ¿qué quiere decir
de derribar la joven República Española, problemas tratan de resolverse mediante ar- aquí “voluntario”? No sólo nosotros, la
así que García Bacca, contrario a Franco, gumentos racionales. Tratan, digo, aunque tradición entera de Occidente, se ha em-
no podía regresar a España, salió directa- a menudo no se alcancen acuerdos. Los diá- peñado en tratar de resolver este tipo de
mente al exilio. logos platónicos, por ejemplo, no encierran enigmas platónicos. Es una discusión sin fin
Llegó a México, y aquí, esto es lo que propiamente una doctrina y sería un error “la tradición filosófica europea, escrib i ó
nos interesa, dio uso a la posesión del griego tratar de encontrarla, sino una serie de ex- Whitehead, consiste en una serie de notas
originada en el seminario y tradujo para la ploraciones, con frecuencia no conclusivas, al pie a Platón”.
colección Bibliotheca Scriptorum Gr a e c o- donde, a veces, unos diálogos contradicen Platón es el único escritor de la Anti-
rum et Romanorum Mexicana de la Uni- o refutan lo que otros establecen. La idea güedad de quien se conservaron todas sus
versidad Nacional Autónoma de México misma de diálogo es polifónica e implica la obras. Por algo sería ese celo pre s e rva d o r.

REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DE MÉXICO | 99