Está en la página 1de 13

Antecedentes del derecho internacional privado

Naturaleza de las Normas de Derecho Internacional Privado.


Para determinar la naturaleza de las normas de Derecho Internacional Privado es
necesario responder los siguientes cuestionamientos y de su respuesta determinar la
naturaleza de las normas:

1. ¿Las normas de Derecho Internacional Privado son de Derecho Público


o de Derecho Privado? Son de derecho público.

Como punto de partida es necesario recordar la teoría de las relaciones, o de la división


inicial del derecho en público y privado; son normas de Derecho Público, el conjunto
de normas que regulan las relaciones jurídicas en las que uno de los sujetos de dicha
relación actúa como entidad soberana y son normas de Derecho Privado, aquellas en
las que ninguno de los sujetos actúa como entidad soberana.

Una persona jurídica, es una entidad soberana cuando puede imponer su voluntad a
otro sujeto e internacionalmente cuando puede darle relevancia a su voluntad para
crear una norma jurídica internacional.

El Derecho Internacional Privado contiene normas jurídicas que remiten a la norma


jurídica que prevalecerá ante una doble o múltiple vinculación de una situación
jurídica con los preceptos normativos de más de un país, la norma jurídica a la que
remite puede ser de derecho público o privado.,

En el Derecho Internacional Privado, estamos frente a una relación jurídica compleja:


• Una entidad no soberana, (persona física o colectiva de derecho privado), al
lado de otra no soberana se hallan interesados en adecuar su situación jurídica
concreta a una norma competente.
• Una entidad no soberana y una soberana, (Estado, órgano del Estado,
funcionario público), están interesados en adecuar una situación jurídica concreta a
una norma aplicable.
• Un órgano del Estado, (juez, legislador, funcionario público), sin recabar la
aceptación de los interesados impone su voluntad, obligando a las partes a estar a lo
ordenado por una de las normas en conflicto.

La relación jurídica en el Derecho Internacional Privada, es el nexo en que un sujeto


determina obligatoriamente la norma que les ha de regir.

Es una relación de supra a subordinación en la que el Juez o Legislador impone una


norma al particular, una norma que le indica cuál es la norma aplicable, es decir, una
norma orientadora que siempre se considera de Derecho Público.
2. ¿Las normas de Derecho Internacional Privado son de Derecho
Nacional o Internacional?

Serán de carácter nacional, cuando el Estado resuelve por sí sólo, sin seguir
ordenamientos o lineamientos derivados de un compromiso internacional (Tratados).

Serán de carácter internacional, cuando un derecho supraestatal contenga una norma


jurídica que regule la situación de un problema de vigencia simultánea de normas, es
decir, cuando la norma orientadora se contenga en un Tratado Internacional.
3. ¿Las normas de Derecho Internacional Privado son normas facultativas
u obligatorias?

Para los particulares u órganos del Estado (no soberanos) la norma jurídica del Derecho
Internacional Privado, es siempre obligatoria.

Para el Estado, comprometido por una norma jurídica internacional que lo obligue a
aplicar el derecho extranjero, es obligatorio el cumplimiento mientras no lo liberen los
otros Estados con los cuales se comprometió.

Para el Estado obligado por sus propias normas de Derecho Internacional Privado será
facultativo, ya que el Estado puede modificar o conservar o derogar sus normas.

4. ¿Las normas de Derecho Internacional Privado son normas formales o


materiales?

Contiene normas formales y las normas materiales pertenecen al sistema nacional o al


derecho uniforme.

El carácter formal de las normas jurídicas de Derecho Internacional Privado, significa que
no rige la conducta humana en la relación jurídica concreta que ha de regirse, sólo
determina cuál es la norma jurídica que ha de regirla.

El Derecho Internacional Privado no contiene normas de carácter material, porque de


contenerlas eliminaría el presupuesto necesario que da cabida a las normas ius
privatistas y que es la presencia de la vigencia simultánea de normas jurídicas
provenientes de más de un Estado.

Fines del Derecho Internacional Privado.


• Procurar la armonía entre normas jurídicas de diversos Estados que
concurren en una sola relación de derecho.
• Obtener seguridad de los derechos en el ámbito internacional.
• Lograr la justicia a base de la aplicación del Derecho extranjero.
• Permitir el comercio jurídico.

Antecedentes Históricos.
La concepción moderna de Derecho Internacional Privado se inicia en la edad media,
con la escuela italiana de los posglosadores. Antes de esta época hay un amplio
número de antecedentes, de los que sólo referiremos tres:

La pluralidad de leyes. Significa que en un momento determinado existe la posibilidad


de aplicar una ley de entre varias que son susceptibles de ser aplicadas. En la Grecia
clásica existieron ciudades-Estado con legislación, instituciones y autoridades propias.
Con un considerable tráfico de personas y bienes entre esas ciudades-Estado se
produjeron múltiples problemas acerca de qué ley aplicar.

Personalidad de las leyes. Consiste en aplicar la ley en razón de la calidad de la


persona. Esta tradición nace en Roma donde, durante el Imperio, a los ciudadanos
romanos se les aplicaban las leyes del ius civile y a los extranjeros el ius gentium que
preveía, la aplicación de las leyes de su origen. Las relaciones entre ciudadanos romanos
y peregrinos o entre peregrinos originarios de ciudades diferentes eran reguladas de
acuerdo con el ius gentium.

La aplicación de varias leyes alcanzó su mayor auge el último periodo del Principado,
particularmente a raíz de la dominación romana sobre Egipto (que conservo su
autonomía jurídica). De esa manera, se produjo la aplicación del derecho egipcio, del
derecho romano y del derecho griego, que había sido aceptado en gran medida por los
egipcios.

A la caída del Imperio romano, las tribus que lo habían conquistado, convivieron en el
mismo territorio y cada tribu elaboró sus propias leyes a partir del derecho romano.
Deben de haberse presentado problemas interesantes en la medida que la ley se
aplicaba de acuerdo con el origen tribal, o la raza de cada individuo.

El sistema de la personalidad del derecho surge en esta época porque los reyes
bárbaros, ocupados en la guerra, trataban de conservar las cosas como estaban, y la
forma era no mezclarse, vivir cada grupo por su lado. Después de cuatro siglos de
vigencia del sistema, en el siglo X la fusión de razas hizo impracticable el sistema.

Poco a poco la ley personal fue sustituida por la ley real, basada en las costumbres
del lugar. El juez aplicaba la ley de la mayoría de los habitantes. En cada señorío
aparecieron costumbres diferentes. Las costumbres territoriales surgieron con los señores
feudales.

Territorialismo de las leyes. Consiste en aplicar la misma ley. Ley del foro, a todas las
personas que se encuentren dentro de un territorio determinado, sin tomar en cuenta su
origen.

Dentro de los territorios del Imperio romano surgió el sistema feudal. El vasallo era
titular de los exiguos derechos que el señor feudal le concedía. Dentro de cada feudo
sólo regía una ley: la que dictaba el señor feudal. El mandato del soberano se aplicaba
por igual sobre personas, bienes o litigios. El territorialismo o las tendencias
territorialistas, aunque matizadas, volvieron a surgir y desaparecer, sucesivamente, a lo
largo de la historia del Derecho Internacional Privado.

Escuelas de la Edad Media.


En el siglo XI el monje Irnerio descubrió en una biblioteca de Pisa, semiabandonado o
polvoso , el Codex secundus, que era la codificación más acabada del derecho
romano. Lo llevó a Boloña, donde un nutrido grupo de juristas lo estudiaron e
hicieron sus comentarios (glosas) sobre diversas partes de la obra. A este movimiento se
le llamó escuela de los glosadores.

Escuela de los glosadores. Dentro de esta escuela, dos autores establecieron las
bases de los estatutos: en el siglo XII Azon, con su obra Summa codicis, y Carolus de
Tocco con su glosa Statum non ligat nisi súbditos.

Por su parte Acursio, con su glosa Ordinaria, variante de la anterior, establece el


principio lex fori conforme al cual la ley debe tener un ámbito de aplicación en el
espacio. De manera más precisa, sicho principio indica que el juez debe aplicar
invariablemente su propia ley en cuanto al procedimiento. A su vez Jacobus Balduini
establece una distinción importante: en materia de procedimientos, el juez debe aplicar
su propia ley (ad litem ordinaria) y en cuanto al fondo del asunto, en materia
contractual (ad litem decidendam), la ley del lugar en donde el contrato se hubiese
celebrado. Estos dos autores contribuyeron de manera importante en la corriente
estatutaria o escuela de los posglosadores.

Escuela de los posglosadores. Floreció a finales del siglo XIII y durante el siglo XIV.
Bartolo de Sassoferrato es su autor más destacado y se le considera el fundador del
Derecho Internacional Privado moderno, ya que en sus glosas hace una síntesis de todos
los estatutos que hasta la fecha existían en la materia y los tradujo en los principios
que irían a regir hacia el futuro. Sus discípulos más destacados fueron: Guillaume
de Cun, Baldus Ubaldis, Albericus de Rosata, Bartholomeus de Saliceto, Raphael
Folgosius y Johannes Baptista Cacciolupus.
En Italia el feudalismo no tuvo las raíces profundas que alcanzó en el resto de Europa.
La existencia de ciudades-Estado, con sus propias leyes dentro de un territorio
relativamente reducido, y el gran desarrollo del comercio provocaron la necesidad de
contar con un sistema de solución al tráfico jurídico internacional que ahí se dio. De esa
época provienen gran parte de los principios que aún siguen vigentes.

Guillaume de Cun distinguió entre estatutos (leyes) reales, que rigen los bienes, y
estatutos personales, que rigen a las personas. Los primeros, con efecto territorial: lex rei
sitae, es decir, la ley de su ubicación rige a los bienes. Los segundos, con efecto
extraterritorial: lex personae, rigen a las personas de acuerdo con su origen, lo que
hoy en día llamamos nacionalidad.

Bartolo de Sassoferrato consideró que debía existir un estatuto intermedio aplicable a


los actos jurídicos y así propuso el principio locus regit actum, que equivale a que la
ley de la celebración del acto sea la que rija. En cuanto a los efectos de los actos,
Bartolo propuso dos principios: los actos ilícitos serían regidos por la lex loci commissi
delicti (ley del lugar en donde se comete el ilícito), y los efectos de los actos por la lex
loci solutionis o lex loci executionis (ley del lugar de ejecución).

Escuela francesa del siglo XVI


También conocida como la de los jurisconsultos consuetudinarios, tiene importancia en
el Derecho Internacional Privado en la medida que sus dos autores más destacados, con
ideas distintas y contradictorias, formularon dos de los métodos que aún persisten en la
materia.
Charles Dumolin (1500-1566), bajo la influencia de los posglosadores, redactó Un
comentario al título de los feudos de la costumbre de París. Sus glosas las desarrolló
conforme a un método analítico y universal. Estableció las bases para el surgimiento
de las ideas supranacionalistas.
Bertrand D’Argentré (1519-1590), elaboró su glosa con el título La costumbre de
Bretaña, y en ella delineó el método dogmático y la idea sistemática del territorialismo.
Su principio básico fue finitas potestas, finitas jurisdictio et cognitio. De ahí derivan
otros dos principios: los bienes inmuebles se rigen por la ley del lugar de su ubicación
(lex rei sitae), las personas se rigen por la ley de su domicilio y los bienes muebles por
la ley del domicilio de su propietario que, en el siglo XIX, fue traducido como mobilia
sequntur personam. D’Argentré justifica de manera excepcional la aplicación de leyes
extranjeras con base en los principios de justicia y equidad.

Épocas Moderna y contemporánea.


Con el objeto de sistematizar las principales ideas de autores del siglo XIX y mediados
del siglo XX, nos referiremos a la clasificación elaborada por José de Yanguas Messía,
quien distingue tres grandes tendencias:
a) La que considera que el Derecho Internacional Privado debe integrarse por una
actividad supranacional;
b) La que ubica al Derecho Internacional Privado en un orden jurídico interno, y
c) La que le atribuye en una posición autónoma en el marco general del
derecho.

Dichas tendencias se denominarán respectivamente, teorías supranacionalistas,


internistas y territorialistas y teorías autónomas.
Teorías supranacionalistas. Consideran que el Derecho Internacional Privado debe
tener un contenido normativo de naturaleza supranacional. Su origen está en Dumolin y
pasa a través de juristas de principios del presente siglo, quienes en esa época de
manera ideal creían que debía existir una comunidad de estados vinculados por una
normatividad internacional (internacionalistas), y otros que propusieron una comunidad
jurídica universal de personas (universalistas). La tendencia actual ha recibido una
influencia muy amplia de estos pensadores en la medida que un número cada día
mayor de normas de Derecho Internacional Privado provienen de tratados y
convenciones internacionales.
Teorías territorialistas o internistas. Postulan que las normas del Derecho
Internacional Privado deben tener un carácter nacional pues el derecho nace y se agota
en el ámbito interno. Su origen está en las ideas de D’Argentré, ideas que han
florecido en épocas de sentimientos nacionalistas o independentistas. Actualmente se
observa una clara tendencia a su desaparición.

Teorías autónomas. Afirman que el Derecho Internacional Privado debe elaborarse


tanto con un contenido normativo interno como internacional sobre la base del derecho
comparado. Los autores que se adhirieron a estas teorías expusieron sus ideas entre los
años 1930-1960, y se considera que son quienes sentaron las bases del Derecho
Internacional Privado contemporáneo.

Fuentes del Derecho Internacional Privado.


La expresión “fuente”, proviene del latín font, fontis, fons, significa que, es el manantial
de agua que brota de la tierra y se aplica metafóricamente a la ciencia del derecho
aludiendo al origen de las normas jurídicas.

Respecto del origen de la norma jurídica, las fuentes se clasifican en:

Fuentes formales. Son las maneras en cómo se engendra la norma jurídica, que puede
nacer bajo la forma de una ley, de una regla consuetudinaria o de un precedente
jurisprudencial, según el sistema jurídico de que se trate.

Fuentes reales. Constituidas por aquellos elementos meta jurídicos que propician el
contenido de las normas. Las situaciones sociológicas, políticas, económicas, religiosas,
etnográficas, etc., son motivo de estudio para analizar el origen de las normas jurídicas,
es decir, las fuentes reales, nos permiten conocer las razones que motivan a una hipótesis
legal se le atribuyen determinadas consecuencias de derecho.

Fuentes históricas. Son aquellos textos jurídicos normativos que perdieron su vigencia
pero que contribuyeron a la creación de normas jurídicas vigentes.

Son las fuentes formales, las que más importancia revisten, de las cuales la más
importante por considerarse fuente directa, es decir, que es capaz de crear normas
jurídicas sin la autorización de otra fuente formal es la Legislación, cuyo producto es
la Ley.

Aunque, la mayoría de los casos de conflicto de leyes se solucionan con base en las
legislaciones internas, en la actualidad, hay una tendencia creciente aunque todavía
muy lenta a querer solucionar los problemas derivados del tráfico internacional por
medio de tratados y convenios, por lo que las fuentes formales del Derecho
Internacional Privado se han clasificado en Nacionales e Internacionales.

Fuentes Nacionales del Derecho Internacional Privado.

Fuentes Nacionales, son aquellas que podemos localizar en el orden jurídico vigente de
un solo país. (La Legislación, La Jurisprudencia, La Costumbre).

La ley. Cada estado cuenta con un sistema específico de creación normativa. La gran
mayoría de normas creadas mediante el proceso legislativo o jurisprudencial constituye
a las normas materiales o sustantivas. En un número menor hay normas adjetivas, que
posibilitan la aplicación de las primeras, como es el caso de las normas procesales, o las
normas de conflicto, que tienen por objeto designar a la norma que debe ser aplicable.

La ley como fuente del Derecho Internacional Privado, varía según el sistema jurídico de
que se trate. En la mayoría de sistemas jurídicos, las normas de Derecho Internacional
Privado son escasas y se hallan diseminadas en todo su sistema.

Las normas de Derecho Internacional Privado son solamente las normas conflictuales.
El proceso de creación de normas es eminentemente nacional.

En la ciencia del Derecho Internacional Privado, la labor legislativa en lo que se


refiere al objeto principal de estudio ha sido opaca y mínima, con excepción de las
normas que se refieren a la nacionalidad y a la condición jurídica de los extranjeros y
que no constituyen los temas centrales del Derecho Internacional Privado.

La mayoría de las legislaciones suelen incluir las normas de solución de conflictos en


los textos de sus códigos civiles; en pocos países hay leyes especiales como Alemania,
Japón, Brasil y Suiza.

La jurisprudencia. Los tribunales del Estado son los órganos encargados de interpretar
y aplicar las normas jurídicas. El criterio uniforme de interpretación en la aplicación de
dichas normas constituye la jurisprudencia.

En el Derecho Internacional Privado, la jurisprudencia es importante en la medida que


permite a los jueces, a través de la interpretación, ampliar los supuestos de las normas
jurídicas y con ello enriquecer criterios , puntos de vista y lo que es más importante:
darle certeza a las personas en cuanto al sentido y alcance de las normas jurídicas.

En algunos países el desarrollo del Derecho Internacional Privado obedece casi


totalmente a la jurisprudencia: Estados Unidos de América, Inglaterra, Francia,
Alemania, Argentina, etcétera.

La costumbre. Es la actividad reiterada y constante de un grupo social en cierta área


específica de su vida. Cuando la costumbre es reconocida por el derecho se
convierte en normatividad jurídica. En el Derecho Internacional Privado la costumbre es
importante, sobre todo en el área del comercio.

La doctrina. Las opiniones emitidas por los autores acerca de determinado aspecto del
derecho constituyen la doctrina. Se puede hablar de la doctrina predominantemente
cuando la mayoría de autores se pronuncia en el mismo sentido sobre un
determinado aspecto.

En el Derecho Internacional Privado como en otras materias del derecho, la doctrina


cumple una función doble: primero, interpreta normas jurídicas o las decisiones de
los tribunales y, con frecuencia, de esa interpretación se originan teorías; segundo, las
teorías sirven al legislador o las jueces para desarrollar su trabajo, para darle contenido.
La doctrina extranjera no puede tomarse en cuenta.

Fuentes Internacionales del Derecho Internacional Privado.


Las Fuentes Internacionales, son aquellas formas de crear normas jurídicas que obligan a
más de un Estado, y se denominan Tratados internacionales.

Los tratados. Contienen el consenso expreso de los sujetos de la comunidad


internacional. (Acuerdo de voluntades de entidades estatales soberanas y organismos
internacionales).
Existen varios convenios y tratados internacionales donde se tocan materias que
conciernen al Derecho Internacional Privado, como Tratados de Extradición,
Tratados de Nacionalidad y Condición Jurídica de Extranjeros, Tratados de Comercio y
Navegación, y, Tratados respecto a los derechos de autor y propiedad industrial.

Aunque los Tratados Internacionales revisten gran importancia, su desarrollo en esta


materia se reduce más bien al nivel regional, ya que no existe un tratado en esta materia
que hay sido ratificado por todos los países.

En Latinoamérica los más importantes son las Convenciones Interamericanas


celebradas bajo los auspicios de la OEA.

La costumbre internacional. El uso reiterado de ciertos principios en materia de


Derecho Internacional Privado provocó que se hayan incorporado en diversas
legislaciones nacionales, o bien, que los jueces de diversos países los tomen en cuenta
en sus decisiones. Entre los principios más importantes destacan los siguientes:

a) Locus regit actum (la ley del lugar rige al acto). Implica que todos los
actos solemnes se realicen conforme a la ley del lugar en donde se celebraron, ley qué
regirá en su forma.

b) Lex rei sitae (la ley del lugar donde los bienes se encuentren ubicados es la
ley que los rige). Determina quién es el propietario de los bienes a qué modalidades
debe sujetarse su transmisión, etcétera.

c) Mobilia sequntur personam (los bienes muebles siguen a las personas). El


derecho que regula a los bienes inmuebles tiene relación con el territorio y, por tanto,
se vincula con la soberanía de los Estados, de ahí que se pretenda que la ley
aplicable sea la del lugar donde los inmuebles están ubicados, y los muebles por la
ley del domicilio de sus propietarios.

d) Lex fori (la ley aplicable al procedimiento en un juicio debe ser la ley del
tribunal en que dicho juicio se sigue). Su traducción literal es la “ley del foro”, no
sólo la ley del tribunal sino la ley local en general.

La jurisprudencia internacional. Los tribunales internacionales también emiten


jurisprudencia. Entre dichos tribunales está la Corte Internacional de Justicia y su
antecedente inmediato, la Corte Permanente de Justicia Internacional y la Corte
Permanente de Arbitraje Internacional. Estos tribunales tienen por objeto juzgar casos
vinculados a las relaciones internacionales entre países con la aplicación del derecho
internacional público, de ahí que sólo en contadas ocasiones se hayan pronunciado
sobre casos o cuestiones de Derecho Internacional Privado.
Fuentes Nacionales en el Derecho Mexicano.
La Legislación. (La Ley). Habrá que determinar primero si se trata de leyes ordinarias
federales o estatales (locales).

a) El Fundamento de validez de las leyes ordinarias federales o estatales


se establece en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

El Artículo 124 Constitucional. Distribución de competencias en el Sistema


Federal, la federación tiene facultades expresas y las entidades federativas facultades
implícitas. (Las facultades que no estén expresamente concedidas por la Constitución
a las autoridades Federales se entienden reservadas a las autoridades estatales).

Esta forma, el primer problema que se suscita acerca de la ley interna como fuente
de Derecho Internacional Privado en México, es saber si es facultad federal o local
resolver conflictos de normas jurídicas de distintos países que pretenden regir una
misma situación concreta.

En estricta lógica serían competencia federal ya que si México es un Estado Federal, en


éstos los estados federados (entidades federativas) sólo poseen soberanía interna; pero el
legislador de 1917 cometió una omisión en la redacción del artículo 73 fracción XVI
Constitucional, en el cual estimó competencia del Congreso de la Unión:

“XVI. Para dictar leyes sobre nacionalidad, condición jurídica de los extranjeros,
ciudadanía, naturalización, colonización, emigración e inmigración y salubridad
general de la República.”
Pero omitió la facultad de legislar en materia conflictual internacional.

En consecuencia en México, el problema de la solución de conflictos de normas


jurídicas de varios países y el nuestro se abordará atendiendo a las disposiciones de
cada entidad federativa, lo que provoca confusión entre el aspecto internacional e
interestatal, así como la necesidad de conocer las legislaciones de todas las entidades.

b) El artículo 121 Constitucional, establece las bases para la solución de


conflictos entre diversas entidades federativas, estableciendo las bases de respeto
de los actos públicos, registros y procedimientos judiciales de un Estado Federado a
otro.

“Artículo 121 Constitucional. En cada Estado de la Federación se dará


entera fe y crédito de los actos públicos, registros y procedimientos judiciales de
todos los otros. El Congreso de la Unión, por medio de leyes generales,
prescribirá la manera de probar dichos actos, registros y procedimientos, y el
efecto de ellos, sujetándose a las bases siguientes:
I. Las leyes de un Estado sólo tendrán efecto en su propio territorio, y, por
consiguiente, no podrán ser obligatorias fuera de él.
II. Los bienes muebles e inmuebles se regirán por la ley del lugar de su ubicación.
III. Las sentencias pronunciadas por los tribunales de un Estado sobre derechos
reales o bienes inmuebles ubicados en otro Estado, sólo tendrán fuerza ejecutoria en
éste, cuando así lo dispongan sus propias leyes.
Las sentencias sobre derechos personales sólo serán ejecutadas en otro Estado,
cuando la persona condenada se haya sometido expresamente o por razón de
domicilio, a la justicia que las pronunció, y siempre que haya sido citada
personalmente para ocurrir al juicio.
IV. Los actos del estado civil ajustados a las leyes de un Estado, tendrán validez en
los otros.
V. Los títulos profesionales expedidos por las autoridades de un Estado, con
sujeción a sus leyes, serán respetados en los otros.”

c) Existe una gran carencia de un ordenamiento que resuma o compile


todos los principios que permiten o impiden la aplicación extraterritorial de la
norma jurídica extranjera y de todas las disposiciones que permitan o impidan la
aplicación extraterritorial de la norma jurídica nacional en el extranjero, existe una
gran dispersión de normas sobre aplicación extraterritorial de las normas por
ejemplo en el artículo 30 Constitucional, en el Código Civil para el Distrito Federal,
etc.

Se han considerado a los artículos 12, 13, 14 y 15 del Código Civil para el
Distrito Federal los que señalan en forma general el sistema mexicano de solución de
conflictos:

“Artículo 12. Las leyes mexicanas rigen a todas las personas que se
encuentren en la República, así como los actos y hechos ocurridos en su territorio o
jurisdicción y aquéllos que se sometan a dichas leyes, salvo cuando éstas
prevean la aplicación de un derecho extranjero y salvo, además, lo previsto en los
tratados y convenciones de que México sea parte.”

“Artículo 13. La determinación del derecho aplicable se hará conforme a las


siguientes reglas:
I. Las situaciones jurídicas válidamente creadas en las entidades de la
República o en un Estado extranjero conforme a su derecho, deberán ser
reconocidas;
II. El estado y capacidad de las personas físicas se rige por el derecho del
lugar de su domicilio;

III. La constitución, régimen y extinción de los derechos reales sobre


inmuebles, así como los contratos de arrendamiento y de uso temporal de tales
bienes, y los bienes muebles, se regirán por el derecho del lugar de su ubicación,
aunque sus titulares sean extranjeros.
IV. La forma de los actos jurídicos se regirá por el derecho del lugar en que se
celebren. Sin embargo, podrán sujetarse a las formas prescritas en este Código
cuando el acto haya de tener efectos en el Distrito Federal o en la República
tratándose de materia federal; y
V. Salvo lo previsto en las fracciones anteriores, los efectos jurídicos de los
actos y contratos se regirán por el derecho del lugar en donde deban ejecutarse, a
menos de que las partes hubieran designado válidamente la aplicabilidad de otro
derecho.”

“Artículo 14. En la aplicación del derecho extranjero se observará lo


siguiente:
I. Se aplicará como lo haría el juez extranjero correspondiente, para lo cual el
juez podrá allegarse la información necesaria acerca del texto, vigencia, sentido y
alcance legal de dicho derecho;
II. Se aplicará el derecho sustantivo extranjero, salvo cuando dadas las
especiales circunstancias del caso, deban tomarse en cuenta, con carácter
excepcional, las normas conflictuales de ese derecho, que hagan aplicables las
normas sustantivas mexicanas o de un tercer estado;
III. No será impedimento para la aplicación del derecho extranjero, que el
derecho mexicano no prevea instituciones o procedimientos esenciales a la
institución extranjera aplicable, si existen instituciones o procedimientos análogos;
IV. Las cuestiones previas, preliminares o incidentales que puedan surgir con
motivo de una cuestión principal, no deberán resolverse necesariamente de acuerdo
con el derecho que regule a esta última; y
V. Cuando diversos aspectos de una misma relación jurídica estén regulados
por diversos derechos, éstos serán aplicados armónicamente, procurando realizar las
finalidades perseguidas por cada uno de tales derechos. Las dificultades causadas
por la aplicación simultánea de tales derechos se resolverán tomando en cuenta las
exigencias de la equidad en el caso concreto.”

“Artículo 15. No se aplicará el derecho extranjero:


I. Cuando artificiosamente se hayan evadido principios fundamentales del derecho
mexicano, debiendo el juez determinar la intención fraudulenta de tal evasión; y
II. Cuando las disposiciones del derecho extranjero o el resultado de su aplicación
sean contrarios a principios o instituciones fundamentales del orden público
mexicano.”

También podría gustarte