Está en la página 1de 18

Actitud y sentimiento de soledad en un grupo

de adolescentes universitarios de Lima

José Antonio Cuny


Universidad de Lima
Lima, Perú

La presente investigación tiene como finalidad explorar el sentimiento de soledad


y la actitud ante la soledad, en un grupo de estudiantes de los dos primeros ciclos
de estudio de una universidad privada de Lima. La muestra está constituida por
343 estudiantes, cuyas edades oscilan entre 16 y 21 años. El instrumento utilizado
es el Louvain Loneliness Scale for Children and Adolescents (LLCA). El resultado
más destacable es que los adolescentes muestran aversión a la soledad, en
especial las mujeres. Se confirman parcialmente los resultados obtenidos en otros
países. La investigación también muestra que los jóvenes, en la medida en que
avanzan en sus estudios, sienten mayor soledad en relación con amigos.
Sentimiento de soledad / aversión / adolescencia / afinidad con la soledad

Attitude and feeling of loneliness in a group of adolescent university


students in Lima
In this research we explore the subject of loneliness in human beings in general,
and the attitudes toward solitude in adolescents in particular, in an attempt to
clarify the concept of loneliness. The Louvaine Loneliness Scale for Children and
Adolescents (LLCA) was applied to a group of adolescents attending a private
university in Lima. It was found that the students examined show a preferential
aversion to loneliness, particularly female students. The results partially confirm
prior studies in other societies. The research also showed that young people, as
they advance in their university career, perceive that loneliness with respect to
friends is the most significant deficiency.
Loneliness / aversion /adolescence / affinity to solitude

Dirección del autor: Jcuny@correo.ulima.edu.pe

Persona 4, 2001, 111-128


Cuny

Conceptuar el sustantivo soledad es de la persona es deficiente de una mane-


complejo. Asimismo, intentar una me- ra u otra, ya sea cualitativa o cuantitati-
dición de lo que este término pueda vamente”. Esta deficiencia se produce
significar es un reto. cuando la persona se encuentra insatis-
Después de revisar la literatura tanto fecha en su necesidad de relacionarse
psicológica como no psicológica, em- socialmente con su entorno, experimen-
pieza a ser claro que el sentimiento de tando entonces una variedad de estados
soledad (loneliness), es un elemento in- afectivos adversos, de los cuales el sen-
herente a la condición humana. Es muy timiento de abandono y deserción son
probable que todas las personas experi- probablemente los que predominan. Es
menten este sentimiento durante el cur- a este complejo global de sentimientos
so de su vida, en forma transitoria o du- negativos al que se refieren los profanos
radera (Rotenberg et al., 1999). El sen- y científicos sociales, cuando hablan de
timiento de soledad parece un fenóme- “un sentimiento de soledad” o “sentir-
no que se presenta en todas las cultu- nos solos” (loneliness).
ras, que ha sido examinado e identifi- De estas definiciones podemos hacer
cado en publicaciones recientes en di- cuatro diferenciaciones que nos permi-
versos países como Australia (e.g., tirán tener una mejor comprensión del
Renshaw & Brown, 1992), Canadá tema, así como hacer un intento de de-
(e.g., Boivin, Hymel, & Bukowski, finir operacionalmente la soledad:
1995), Bélgica (e.g., Marcoen & Bru- • Carencia voluntaria de compañía,
magne, 1985), Estados Unidos (e.g., que también puede ser expresada co-
Cassidy & Asher, 1992), Israel (e.g., mo una actitud de afinidad con la so-
Margalit & Ben-Dov, 2000), Perú (e.g., ledad, es decir cuando una persona
Zambrano, 1977). prefiere ser independiente de otros,
La universalidad del sentimiento de ya sea viviendo o trabajando sola.
soledad podría surgir, tal como lo su- • Carencia involuntaria de compañía,
gieren Baumeister & Leary (1995), de que también puede interpretarse co-
la necesidad de pertenencia, de estable- mo un aislamiento social originado
cer lazos sociales estables con personas por las otras personas.
significativas. En este contexto, el sen- • Un sentimiento subjetivo aversivo
timiento de soledad es una reacción de soledad, que se puede entender
cognitiva y afectiva ante el temor de como un sentimiento de soledad, sin
perder esos lazos. considerar que la persona esté o no
Perlman & Peplau (1981), conceptua- acompañada.
lizan el sentimiento de soledad como • Temor anticipado a estar solo, es
“una experiencia desagradable que ocu- decir una actitud de aversión a la
rre cuando el sistema de interrelaciones soledad.

112
Actitud y sentimiento de soledad en un grupo de adolescentes universitarios de Lima

La investigación psicológica va de- de la persona por estar sola, de mo-


mostrando que la presencia crónica del do que pueda comprometerse en al-
sentimiento de soledad en una persona, guna actividad que tenga valor in-
origina una seria amenaza para su salud trínseco para ella.
mental y su respectivo funcionamiento Muchos teóricos, americanos y euro-
psicosocial (McWhirter, 1990). peos, ven la habilidad de una persona
Para Marcoen (1993), tres son los para pasar el tiempo a solas y hacerlo
constructos más importantes en el estu- cómodamente, como un signo de ma-
dio de la soledad: durez emocional y social.
• El sentimiento de soledad descrito En la literatura especializada se plan-
como una experiencia subjetiva y tean diferentes formas de explicar el
no como un sinónimo de aislamien- origen del sentimiento de soledad; por
to social, haciendo una clara distin- ejemplo, la teoría de las necesidades
ción entre sentirse solo y estar solo. sociales, la de los procesos cognitivos
• La actitud hacia estar o quedarse so- y la humanista-existencial. Para fines
lo, que se refiere a una reacción ge- concretos, preferimos conducirnos a
neralizada más que a una experien- través de las conceptuaciones de auto-
cia particular de aislamiento social. res y sus respectivos trabajos empíri-
Aquí pueden distinguirse dos gru- cos. Sentimos que este tema es aún lo
pos de reacciones diferentes frente suficientemente asistemático como pa-
al hecho de estar solo. Algunos pue- ra ser enfocado con tal o cual teoría.
den sentir miedo y/o incomodidad Rogers (1981) se pregunta si la sole-
de estar solos, y en un lapso corto dad es una característica de estos tiem-
buscan entablar contacto con otras pos. Piensa que en épocas anteriores el
personas, tratando de poner fin a es- individuo también desconfiaba de sus
ta situación desagradable. Otros, sin vivencias o las ignoraba, a fin de man-
embargo, pueden sentirse atraídos a tener la estima de otras personas im-
estar solos, sintiéndose cómodos, y portantes. Pero la máscara que adopta-
tratan de prolongar esta situación. ba, e incluso el significado que encon-
Estas dos reacciones radicalmente traba en sus experiencias, constituía un
opuestas las podemos denominar conjunto unificado y un sólido soporte
aversión por la soledad y afinidad de creencias y significados. Todo su
con la soledad. grupo social tendía a considerar la vida
• El uso activo o constructivo que se y la experiencia de una manera seme-
haga con el tiempo que se pasa a so- jante y, a pesar de haber abdicado de su
las, que vendría a ser soledad pro- yo más profundo sin darse cuenta de
piamente dicha o soledad construc- ello, podía al menos revestirse de un yo
tiva. Este concepto implica el deseo consistente, respetado y aprobado, que

113
Cuny

proporcionaba un fundamento a su vi- mite interacciones sociales íntimas.


da. Comparando esta actitud con la del • El aislamiento intrapersonal.- Que
hombre moderno, resulta que es casi la ocurre cuando partes de uno se se-
misma pero que la diferencia radica en paran y se dividen, como sucede
que la apariencia que adopta proviene cuando uno separa la emoción del
sólo de sus padres o de algunas otras recuerdo de un hecho.
personas, exponiéndose al hecho de • La soledad existencial.- Que se con-
que algunos lo aprobarán y otros no. ceptúa como una brecha infran-
Ésta sería la razón por la cual el hom- queable entre el sujeto y los demás,
bre, actualmente, vivencia el senti- brecha que se da incluso en presen-
miento de soledad tanto en lo que se re- cia de relaciones interpersonales
fiere a su ser más profundo como en re- profundamente gratificantes.
lación con los demás, en un grado pro- Esta experiencia intranquilizadora de
bablemente antes desconocido. vacío y soledad no sucede, obviamen-
Del mismo modo como Rogers refle- te, “allí afuera”: sucede dentro de noso-
xiona sobre la soledad, May (1998), tros, y no es necesario ningún estímulo
hace un planteamiento similar, ya que externo para producirla. No hay solu-
esa soledad que todos experimentamos ción para este tipo de soledad existen-
a ratos es un modo de ser inseparable cial, muchas personas buscan relacio-
de nuestra condición humana. Mori- narse con otras para cubrir este vacío y
mos solos; éste es el destino en su más de esta manera sabotean sus relaciones
profundo sentido. Señala May que re- con otras personas (Yalom, 1998).
conociendo esto podemos, hasta cierto Rogers (1981) señala que existen mu-
grado, vencer la soledad. chas maneras de considerar la soledad
Como vemos, la posición existencial pero él se centra en dos elementos:
hace hincapié en un tipo diferente de • El distanciamiento del hombre res-
conflicto básico, que es el que emana pecto de sí mismo, de su organismo
del enfrentamiento del individuo con en vivencia.
las preocupaciones esenciales que for- • La ausencia de algún tipo de rela-
man parte de la existencia humana. ción en la que comuniquemos nues-
Una de esas preocupaciones para Ya- tra experiencia real –y por lo tanto
lom (1984), es el aislamiento o senti- nuestro yo real– a otra persona.
miento de soledad, estableciendo tres Cuando no existe una relación en la
tipos de aislamiento: que podamos comunicar ambos as-
• El aislamiento interpersonal.- En el pectos de nuestro yo dividido
cual existen sentimientos de sole- –nuestra apariencia consciente y
dad por carecer de dones sociales o nuestro más profundo nivel de ex-
del estilo de personalidad que per- periencia– sentimos la soledad de

114
Actitud y sentimiento de soledad en un grupo de adolescentes universitarios de Lima

estar en contacto real con algún otro SOLEDAD Y ADOLESCENCIA


ser humano.
Aproximadamente hace 15 años sur-
También se han señalado los benefi- ge una corriente de pensamiento en el
cios de la soledad en relación con la campo de la psicología, que aceptaba
creatividad. Stenberg (2001) afirma que tanto los niños como los adoles-
que la creatividad depende de factores centes experimentan la soledad, permi-
como la melancolía, el placer y la sole- tiendo esto profundizar en el tema a
dad. De allí se produce el fenómeno de través de la realización de una serie de
la creación. La soledad es una de las investigaciones que han utilizado di-
tres patas del trípode de la creación, en- versos métodos y medidas, guiadas por
tendida ésta como el resultado artístico diferentes teorías.
de la conjunción de tres fuerzas, requi- Durante el período de la adolescen-
sito que, por otra parte, es esencial en cia, un primer centro de atención está
cualquier proceso creativo. La creativi- sobre el vínculo entre soledad y varios
dad no brota de una soledad de aisla- aspectos del desarrollo del sí mismo,
miento, de separación. Es una soledad como también la diferencia de género y
que se alimenta de todas las presencias el mal ajuste con relación a la soledad.
y ausencias. Soledad que es, al mismo La adolescencia es un período del de-
tiempo, la síntesis de lo que es la hu- sarrollo humano caracterizado por una
manidad a través del ser solitario. La secuencia de cambios físicos, psicoló-
creatividad necesita también de la sabi- gicos, sociales y espirituales. Son tan-
duría y la inteligencia en relaciones tos los cambios y tan rápidos, que ha-
dialécticas entre sí. Asimismo, Nietzs- cen que los procesos adaptativos no
che (1973) describe la soledad como un sean suficientes, por lo que se produce
proceso liberador: “Soledad, oh patria necesariamente un estado de estrés tan-
mía. He vivido extraño entre los extra- to en el joven como en su entorno, tan-
ños, y salvaje entre los salvajes, para to familiar como social.
no volver a ti con lágrimas”. Según Parkhurst & Hopmeyer
La obra de arte es una soledad multi- (1999), los cambios en el desarrollo
tudinaria donde están todos los seres, la son una fuente de sentimiento de sole-
naturaleza, el cosmos, la Vía Láctea; dad, así como los procesos del desarro-
donde están todos y no está nadie. llo contribuyen al aumento de vulnera-
También el mexicano Octavio Paz ha bilidad a este tipo de sentimiento.
dejado un importante legado sobre este Sugieren que con el desarrollo es más
tema, en su magistral obra El laberinto importante la presencia de contacto
de la soledad (Paz, 1985). No es la so- físico y proximidad humana.
ledad del que está preso en una celda, Con el desarrollo se expanden las po-
sino del que está libre en esa celda. sibilidades de tener otras emociones que

115
Cuny

proveen de rutas hacia el sentimiento de cia de citas y una participación escasa


soledad, ya que se incrementa la necesi- en actividades religiosas y extracurri-
dad de la presencia de otros, así como la culares. Es así entonces que el senti-
mayor complejidad en las relaciones in- miento de soledad es importante por sí
terpersonales que llevan a sentir un ais- mismo, pero también se le encuentra
lamiento psicológico y social. asociado con problemas de ajuste. La
Los adolescentes se ven enfrentados a meta de estos investigadores ha sido
diversas, complejas y atemorizantes si- desarrollar un modelo teórico que rela-
tuaciones como la elección de la activi- cione la cognición social acerca de sí
dad futura, de pareja, de amigos. Sub- mismo a la soledad en niños y adoles-
jetivamente, los jóvenes enfrentan la centes.
necesidad de integrar una identidad: Señalan que existen dos modelos teó-
¿quién soy? ricos, de donde emerge la etiología de
Cuando el joven comienza, en su ado- la soledad en los jóvenes: el modelo de
lescencia, a tomar conciencia de que él necesidades sociales y el modelo de la
es un ser único y original, lo acomete discrepancia cognitiva.
ese sentimiento típico de esa edad, de Existen otras perspectivas teóricas
honda melancolía, de implacable sole- para identificar los predictores de sole-
dad, que lo induce a distanciarse de to- dad. Marcoen & Goossens (1993), se-
dos, aun de los miembros de su propia ñalan la importancia de distinguir entre
familia, sintiendo que nadie lo podrá lo relacionado con los padres y lo rela-
comprender (Canal, 1993). tivo a los pares, cuando se estudia la
Kupersmidt et al. (1999) sugieren soledad en niños y adolescentes. Weiss
que los niños y adolescentes que expe- (1999) distingue entre soledad emocio-
rimentan sentimientos de soledad tie- nal y soledad social (p. 264).
nen problemas en sus relaciones socia- Un segundo punto de acercamiento
les. Asimismo, este sentimiento está para determinar los predictores de sole-
asociado con una amplia gama de pro- dad en niños y adolescentes son las ca-
blemas emocionales, sociales y con- racterísticas de personalidad, tales co-
ductuales. Entre los problemas emocio- mo timidez, ansiedad, reserva social y
nales se incluye baja autoestima, de- sumisión.
presión y ansiedad social. En lo refe- Un tercer punto de acercamiento es el
rente a problemas sociales, se remarca que concierne a atributos de éxito y fra-
la victimización, rechazo de los pares y caso. La tendencia de atribuir el éxito a
la ausencia de amistades leales. El as- factores externos e inestables, y el fra-
pecto conductual comprende timidez, caso a factores internos y estables es
aislamiento social, pasar más tiempo asociada con sentimientos de soledad
solo que acompañado, la poca frecuen- entre los diferentes grupos de edad.

116
Actitud y sentimiento de soledad en un grupo de adolescentes universitarios de Lima

Los autores mencionados proponen y De acuerdo con recientes investiga-


desarrollan un modelo teórico, relacio- ciones, el sentimiento de soledad cons-
nando la cognición social de sí mismo y tituye un aspecto importante de la ex-
los sentimientos de soledad en niños y periencia adolescente (Brennan, 1982).
adolescentes. Los factores sociocogniti- Sin embargo, se plantea que no existen
vos representan las variables que mar- adecuadas medidas de ésta, producién-
can diferencias individuales, que pue- dose una brecha considerable entre las
den ayudar a informar sobre el impacto concepciones teóricas, las definiciones
de los problemas en la relación con pa- operaciones y la respectiva forma de
res en la soledad. El modelo teórico que medición.
desarrollan conceptúa la cognición so-
cial acerca de sí mismo como modera- INVESTIGACIONES SOBRE LA SOLEDAD
dor de la asociación entre los problemas
Las investigaciones empíricas han
en la relación con los pares y la soledad.
La experiencia de tensión interna de- concentrado sus esfuerzos sobre el sen-
sagradable puede expresarse en con- timiento de soledad en niños y adoles-
ductas agresivas y rebeldes, consumo centes, después de que Asher et al.
de alcohol y drogas, depresión, timidez (1984) publicó un artículo sobre el te-
y en sentimientos de soledad (Erikson, ma con su respectiva escala de medi-
1980); eventualmente en comporta- ción. Al parecer, una dificultad típica
mientos extremos de tipo psicótico. encontrada es cómo conceptuar y me-
Pero también existe la posibilidad de dir este fenómeno, el que es básica-
conductas positivas como estudiar, ha- mente subjetivo. La investigación se
cer deportes, saber estar solos o intere- hace a través de autoevaluaciones, con
sarse por los otros y por aspectos ideo- las consiguientes distorsiones tanto lin-
lógicos, religiosos o culturales. güísticas como interpretativas.
Koenig & Abrams (1999) hacen una Un grupo importante de investigacio-
rápida revisión de la literatura en psico- nes han sido conducidas por Alfons
patología del adolescente, y afirman que Marcoen y colaboradores, publicadas
los desórdenes y los síntomas, caracteri- tanto en Bélgica como en Estados Uni-
zados por un estado de desagrado emo- dos. La línea de investigación se ha
cional y angustia, se elevan marcada- centrado, como ya hemos mencionado,
mente durante esta época. No sor- en el sentimiento de soledad adoles-
prende, entonces, que la experiencia de cente. Asimismo, ha hecho investiga-
soledad sea también dolorosa. Otra ciones en autocrítica e identidad ado-
posibilidad, que también puede darse, lescente. Todas estas investigaciones
es la mezcla de estas conductas positi- son vistas a la luz de procesos de desa-
vas y negativas en forma intermitente. rrollo (Goossens & Marcoen, 1999).

117
Cuny

Larson (1999) considera que el senti- de soledad en adultos: la multidimen-


miento de soledad en los adolescentes sional Loneliness Rating Scale (LRS) y
es un elemento importante en su desa- la UCLA Loneliness Scale (versión 3).
rrollo. Los hallazgos de sus investiga- Así como tres medidas del sentimiento
ciones indican que el sentirse solo es- de soledad en niños y adolescentes: la
tando solo no es negativo, pero que sin Illinois Loneliness Questionnare
embargo el sentirse solo en relación (ILQ), la Louvain Loneliness Scale for
con los amigos y la familia sí es nega- Children and Adolescents (LLCA) y la
tivo, y que el sentimiento de soledad en Relational Provision Loneliness Ques-
estos contextos podrían ser parcial- tionnaire (RPLQ).
mente atribuibles al individualismo oc- Es sobre la base de estas considera-
cidental. ciones que nos proponemos estudiar la
Koenig (1999) plantea ciertas dudas actitud y el sentimiento de soledad en
sobre la existencia de diferencias de un grupo de adolescentes universitarios
género en relación con el sentimiento de Lima.
de soledad en los adolescentes, al no
encontrar diferencias significativas en MÉTODO
diferentes investigaciones que llevó a
cabo. Diseño de la investigación
En el Perú, Zambrano (1997) realizó
El estudio es de tipo descriptivo-com-
un estudio de validez y confiabilidad
parativo.
de una prueba psicométrica que evalua-
ba el fenómeno psicológico de la sole-
Participantes
dad. Utilizando una muestra de 307
personas, hombres y mujeres, cuyas Los participantes de la investigación
edades iban de los 17 a los 32 años. En son 343 estudiantes, pertenecientes al
este estudio se evidencia, según lo se- primer y segundo niveles de estudios,
ñala el autor, que el sentimiento de so- cuyas edades se encuentran entre los 16
ledad es muy frecuente y que puede al- y 21 años.
canzar intensidad elevada entre los Para el análisis de los datos se agrupa
adolescentes y los adultos jóvenes. a los participantes por edades, entre los
D. Russell (1996) ha hecho importan- 16 a 19 y 20 a 21 años, teniendo en
tes investigaciones sobre el sentimien- cuenta el respectivo nivel de estudios.
to de soledad en Estados Unidos, su-
mando a los modelos teóricos valida- Composición de la muestra
ciones empíricas de tipo psicométrico. Se trabajó con el 54,80% de alumnos
La bibliografía reporta que existen del primer nivel y el 45,20% de alum-
dos pruebas que miden el sentimiento nos del segundo nivel.

118
Actitud y sentimiento de soledad en un grupo de adolescentes universitarios de Lima

Con relación a la edad se aprecia que da subescala consta de 12 ítems, con


fluctuaba entre los 16 y 21 años, con un cuatro alternativas de respuesta: “Fre-
mayor predominio de aquéllos que te- cuentemente”, “a veces”, “raras veces”
nían 17 años. El 53% de la muestra y “nunca”, con una puntuación de 4, 3,
pertenece al sexo masculino y el 47% 2 y 1, respectivamente; son 9 de los 12
al sexo femenino (véase tabla Nº 1). ítems relacionados con padres y senti-
miento de soledad que son puntuados a
Tabla Nº 1
la inversa. El puntaje total de la escala
Variable F % Variable F % se encuentra entre 12 y 48.
Nivel de estudio Sexo La administración puede ser grupal y
Primero 188 54,80 Masculino 182 53 el tiempo de aplicación normal no ex-
Segundo 155 45,20 Femenino 161 47 cede los 50 minutos.
Edad Esta escala de autorreporte cubre los
16 18 5,20 dos conceptos centrales en las investi-
17 165 48,10 gaciones sobre el tema, que son el sen-
18 78 22,10
19 42 12,20
timiento de soledad y la actitud ante la
20 19 5,50 soledad.
21 21 6,10 Así mismo, esta escala exhibe un ade-
cuado nivel de consistencia interna. En
Variables de estudio cuanto a su confiabilidad evidencia un
grado substancial de validez factorial.
Las variables que se han considerado
Debido a que la escala no había sido
en esta investigación son: nivel de estu-
trabajada en nuestro medio y había sido
dios, sexo y edad.
tomada de una información solicitada
al profesor Marcoen, se optó por reali-
Instrumento
zar la adaptación y validación lingüísti-
La escala utilizada, la Louvain Lone- ca. Esta etapa se inicia con dos traduc-
liness Scale for Children and Adoles- ciones independientes del inglés-espa-
cents (LLCA), fue desarrollada para la ñol, ambas traducciones fueron envia-
investigación con preadolescentes y das al autor de la prueba para una pri-
adolescentes por Marcoen (1993), en la mera corrección. Luego de ésta la esca-
Universidad de Lovaina, Bélgica. la se organizó ordinalmente (1-48), eli-
Es una medida multidimensional que giendo los ítems aprobados de cada tra-
contiene cuatro subescalas: soledad en ducción. Resultando un primer ejem-
relación con los padres (L-PART); sole- plar, el cual llevó a la elaboración de
dad en relación con los amigos (L- sucesivos cuadernillos, con la finalidad
PEER); aversión a la soledad (A-NEG); de ofrecer una presentación adecuada.
y afinidad con la soledad (A-POS). Ca- El mismo procedimiento se siguió con

119
Cuny

las hojas de instrucción y las hojas de lizó un análisis factorial exploratorio


respuestas. de las dimensiones evaluadas en toda la
Se realizaron correcciones idiomáti- muestra (véanse tablas Nº 2 y Nº 3),
cas adicionales en los ítems, tratando éste nos permite observar que los datos
de adaptarlo al español de nuestro país. alcanzan una aceptable medida de ade-
cuación del muestreo de Kaiser-Meyer-
Validez Olkin, y un test de esfericidad de
Bartlett, que es significativo, lo cual in-
Validación de contenido. Para com- dica que los resultados del análisis per-
probar la diferenciación multidimen- miten encontrar hallazgos válidos. Se
sional de la escala, se diseñó un forma- observa que las dimensiones confor-
to especial que fue respondido por 10 man dos factores que permiten explicar
profesores de la Facultad de Psicolo- el 56,80% de la varianza total. El pri-
gía, realizando de esta manera una vali- mer factor incluye las dimensiones: so-
dación por jueces. Encontramos que las ledad en relación con los padres, sole-
respuestas de los jueces diferenciaron dad en relación con los amigos, aver-
nítidamente las cuatro dimensiones de sión a la soledad y sentimiento acerca
la escala. de la vida, en tanto que el segundo fac-
Validez factorial. Con la finalidad de tor lo compone únicamente la afinidad
establecer la validez de la escala se rea- con la soledad.

Tabla Nº 2
Análisis factorial exploratorio a través del método de los componentes principales,
solución varimax de toda la muestra

Variables Factor 1 Factor 2


Soledad en relación con los padres 0,69
Soledad en relación con los amigos 0,66
Aversión a la soledad 0,53
Afinidad con la soledad 0,91
Varianza explicada 32,60% 24,20%
* Significativo a p < 0.05
N = 343

Tabla Nº 3

Medición de la adecuación del muestreo de Kaiser-Meyer-Olkin = 0,52 *


Test de esfericidad de Bartlett = 125,28*
Proporción de varianza explicada = 56.80%

* Significativo a p < 0.05


N = 343

120
Actitud y sentimiento de soledad en un grupo de adolescentes universitarios de Lima

Con relación al análisis factorial ex- Cada participante recibió una hoja de
ploratorio de las dimensiones evalua- instrucciones, un cuadernillo conte-
das, sólo en la muestra de varones nos niendo los ítems y una hoja de respues-
permite observar que los datos alcan- tas previamente diseñados. No se esta-
zan una aceptable medida de adecua- bleció un tiempo límite para responder
ción del muestreo de Kaiser-Meyer- a la escala, siendo el tiempo promedio
Olkin (0,55; p > .05), y un test de esfe- empleado de 30 minutos.
ricidad de Bartlett que es significativo
(71,64; p < .05), lo cual indica que los RESULTADOS
hallazgos obtenidos son válidos. Se ob-
Los resultados del análisis de la prue-
serva, además, que las dimensiones
ba de Bondad de Ajuste de Kolmogo-
constituyen dos factores, los cuales
rov-Smirnov, permiten apreciar que
permiten explicar el 57,10% de la va-
todas las variables estudiadas alcanzan
rianza total. Encontrándose que el pri-
valores estadísticos significativos, es
mer factor incluye las dimensiones: so-
decir que presentan distribuciones de
ledad en relación con los padres, sole-
puntajes que se alejan de la curva nor-
dad en relación con los amigos, aver-
mal, por lo que se concluye que es per-
sión a la soledad y sentimiento acerca
tinente trabajar los datos con estadísti-
de la vida, mientras que el segundo fac-
cos no paramétricos.
tor lo constituye únicamente la afini-
El análisis comparativo según el nivel
dad con la soledad.
que estudian los alumnos permite
observar (véase tabla 4), que existen
Procedimiento
diferencias significativas en el caso de
La aplicación fue colectiva, y se rea- la dimensión de soledad en relación
lizó en las aulas de una universidad. con los amigos (Z=-5,43; p < .05),

Tabla Nº 4
Comparación de las variables estudiadas por ciclo de estudio a través de la prueba U
de Mann-Whitney

Primer ciclo Segundo ciclo


Variables N=188 N=155 U Z
Media de rangos Media de rangos

Soledad en relación con los padres 175,59 171,29 14459,5 -0,12


Soledad en relación con los amigos 142,64 203,98 9613,5 -5,43 ***
Aversión a la soledad 174,11 169,45 14174,0 -0,43
Afinidad con la soledad 168,91 199,28 9440,0 -5,62 ***
** p < ,01
N = 343

121
Cuny

Tabla Nº 5
Comparación de las variables estudiadas por sexo a través de la prueba U
de Mann-Whitney

Varones Mujeres
Variables N=182 N=161 U Z
Media de rangos Media de rangos
Soledad en relación con los padres 176,46 166,96 13839,0 -0,89
Soledad en relación con los amigos 168,79 175,63 14066,0 -0,64
Aversión a la soledad 157,68 188,19 2044,0 -2,84 **
Afinidad con la soledad 175,58 171,34 14545,5 -0,12

** p < ,01
N = 343

notándose que los alumnos del segun- so de la soledad en relación con los
do ciclo alcanzan una media de rangos amigos (r=0,18), encontrando que la
(Mr=203,98), superior a la obtenida por asociación es positiva pero baja, en
los alumnos del primer ciclo tanto que en la afinidad con la soledad
(Mr=142,64). Un resultado similar se (r=0,21), la relación es negativa pero
presenta en el caso de la dimensión afi- baja.
nidad con la soledad (Z=-5,62; p < .05),
Tabla Nº 6
donde el grupo de alumnos del segundo Correlaciones entre edad y variables
ciclo (Mr=199,28), alcanzan valores estudiadas
más elevados que los del primer ciclo
Variables Edad
(Mr=168,91). No se encontraron dife- R
rencias significativas en las otras dimen- Soledad en relación con los padres -0,05
siones. Soledad en relación con los amigos 0,18 **
El análisis comparativo de acuerdo al Aversión a la soledad -0,09
Afinidad con la soledad -0,21 **
sexo, presentado en la tabla 5, permite
** p < ,01
observar que sólo existen diferencias
N = 343
estadísticas significativas en la dimen-
sión de aversión a la soledad (Z = -
A partir de los datos alcanzados en la
2,84; p <, 05), encontrándose que son
muestra total, se trató de explorar la
las mujeres las que obtienen puntuacio-
existencia de grupos homogéneos de
nes más elevadas (Mr = 188,19) que
participantes, aplicándose para ello el
los varones (Mr = 157,68).
análisis de conglomerados, el cual de-
El análisis de las correlaciones de la
terminó que existían dos grupos clara-
edad con las dimensiones evaluadas,
mente diferenciados, el primer grupo
tabla 6, indica que existen correlacio-
estuvo constituido por 148 casos del
nes estadísticas significativas en el ca-
primer nivel, que se caracterizaba por

122
Actitud y sentimiento de soledad en un grupo de adolescentes universitarios de Lima

presentar valores menores en soledad ción canónica discriminante, la cual es


en relación con los padres, soledad en significativa (X2 = 465,31, p < .001) y
relación con los amigos y afinidad con que a su vez alcanza un coeficiente
la soledad, en tanto que en aversión a la Wilk´s Lambda de 0.2467, que permite
soledad su valoración fue menor. El explicar el 100,00 % de la varianza to-
segundo grupo incluyó 89 casos del tal, lo que nos indica que los resultados
segundo nivel y se caracterizaba por alcanzados son relevantes.
alcanzar valores mayores en soledad en También se aprecia que los coeficien-
relación con los padres, soledad en tes más elevados corresponden a sole-
relación con los amigos y en aversión a dad en relación con los amigos
la soledad, en tanto que en su va- (0,94588), seguido por afinidad con la
loración de afinidad con la soledad fue soledad (-0.81983) y soledad en rela-
menor y en el sentimiento acerca de la ción con los padres (0.23230).
vida también obtuvieron puntuaciones El gráfico Nº 1, que presenta la distri-
similares (véase tabla Nº 7). bución de los puntajes discriminantes
Con la finalidad de corroborar la de los grupos, permite apreciar que los
efectividad de la clasificación de los centroides de ambos grupos se encuen-
grupos generados en el análisis de con- tran distanciados entre sí, aunque exis-
glomerados, se procedió a efectuar el ten algunos casos extremos que se
análisis discriminante, incluyendo co- superponen.
mo variables independientes las di- Al evaluar la efectividad de la función
mensiones evaluadas. Los resultados canónica discriminante a través de la
presentados en la tabla Nº 8 permiten tabulación cruzada entre el grupo predi-
apreciar que se obtiene una sola fun- cho, por medio de los puntajes en las di-

Tabla Nº 7
Análisis de conglomerados de las variables estudiadas

Variables Grupos identificados


Grupo 1 Grupo 2
N=148 N=89
Media aritmética Media aritmética
Soledad en relación con los padres 19,42 23,56
Soledad en relación con los amigos 19,35 33,16
Aversión a la soledad 29,58 31,86
Afinidad con la soledad 32,38 21,34

N = 337

123
Cuny

Tabla Nº 8
Análisis discriminante de las variables estudiadas

Dimensiones Coeficiente de la función canónica


discriminante estandarizada
Soledad en relación con los padres 0,23230
Soledad en relación con los amigos 0,94588
Aversión a la soledad 0,05683
Afinidad con la soledad -0,81983
Wilk´s Lambda 0,2467
X2 465,31 *
Varianza explicada 100.00 %
Correlación canónica 0,8679

* Significativo a p < .05;


Significativo a p < ,01;
Significativo a p < ,001
N = 337

Gráfico Nº 1
Distribución de los grupos en la función discriminante

Función canónica discriminante 1


32 + +
| |
| |
F | |
r 24 + 1 +
e | 1 1 |
q | 1 111 |
u | 1 1 111 |
e 16 + 11 1 11111 1 +
n | 1111111111 1 |
c | 111111111111 2 |
i | 111111111111 1 2 |
a 8 + 1111111111111 11 2 2 +
| 111111111111111112 2222 222222 2 2 |
| 1111111111111111111 222222222222 2 2 2 |
| 11 11111111111111111111122222222222222222 2 22|
X---------+---------+---------+---------+---------+---------X
out -4.0 -2.0 .0 2.0 4.0 out
Clase 1111111111111111111111111111111111112222222222222222222222222
centroide 1 2

1 = Grupo 1
2 = Grupo 2

124
Actitud y sentimiento de soledad en un grupo de adolescentes universitarios de Lima

mensiones, y el grupo al que los sujetos sugiere que la permanencia en la uni-


pertenecían actualmente, en la tabla Nº versidad y el potencial proceso de so-
9 se aprecia que existe una efectividad cialización podrían influir en la confor-
del 99,60% en el caso del grupo 1 y del mación de los diferentes tipos formas
97,80% en el grupo 2, lo cual permite de responder que han presentado los
alcanzar un nivel de efectividad total alumnos evaluados.
del orden del 99,11%. Resultado que
permite concluir que la clasificación Discusión
desarrollada en los participantes a partir Hemos encontrado que la definición
de sus respuestas en las dimensiones y medición de la soledad es un empeño
evaluadas es pertinente. muy complejo, ya que ésta se encuen-
Tabla Nº 9 tra asociada a otras importantes varia-
Análisis de tabulación cruzada entre la bles psicológicas, demográficas y pro-
ubicación en el grupo actual y el grupo bablemente culturales.
predicho
Existen estados emocionales y socia-
Grupo predicho les muy diversos que obligan a usar va-
Grupo actual
Grupo 1 Grupo 2 rios términos y clasificaciones diversas
para tener una mejor aproximación al
Grupo 1 247 1
99,60% 0,40% fenómeno humano de la soledad.
Grupo 2 2 87 Es muy probable que todas las perso-
2,20% 97,80% nas experimenten el sentimiento de so-
Proporción de casos correctamente ledad durante el curso de su vida, en
clasificados = 99,11%
forma transitoria o duradera, senti-
miento que podría surgir de la necesi-
El estudio de las características que dad de pertenencia y de establecer la-
presentan los grupos identificados de zos sociales estables con personas sig-
acuerdo con el nivel que estudian los nificativas, convirtiéndose en una reac-
alumnos, permite apreciar que existen ción cognitiva y emocional ante el te-
diferencias estadísticas significativas mor de perder lazos afectivos.
entre los que cursan el primer y el se- Es importante hacer una diferencia-
gundo nivel, se observa un X2=50,36 ción entre el sentimiento de soledad, la
con g.l. = 1 y p > .05. Encontrándose actitud frente a éste y el uso constructi-
que en el primer nivel predominan los vo que se haga del tiempo que se pasa
alumnos que pertenecen al grupo 1 a solas.
(89,10%), en tanto que en el segundo Sobre la etiología del sentimiento de
nivel se aprecia un mayor equilibrio soledad existen las teorías de las nece-
entre los del grupo 1 (54,90%), y los sidades sociales, la de los procesos
del grupo 2 (45,10%). Este resultado cognitivos y la humanista-existencial.

125
Cuny

Durante la adolescencia los cambios Esta investigación ha dado relevantes


en el desarrollo son un fuerte senti- y significativos resultados de tipo con-
miento de soledad y contribuyen a una ceptual y de medición. La prueba
mayor vulnerabilidad en el joven con demuestra en todos sus estadísticos una
relación a este sentimiento. alta consistencia interna. El resultado
La muestra estudiada tiene un predo- confirma la información sobre ésta que
minio de edad de 17 años y pertenece obtuvimos de Marcoen & Goossens
al primer nivel de estudios. (1993).
Gracias al análisis de conglomerados En cuanto a la edad, los estudiantes
se pudo determinar dos grupos clara- de mayor nivel, y por ende de mayor
mente diferenciados: el grupo de ma- edad, sienten soledad frente a los ami-
yor número de alumnos (79%), que se gos. En la medida en que los alumnos
ubican en el primer nivel, expresa tener avanzan en sus estudios, tienden a ex-
sentimientos de soledad con relación a presar este sentimiento y a sentir una
los padres, a los amigos y aversión a la mayor tendencia hacia la afinidad con
soledad. El otro grupo, de menor la soledad. Una posible explicación es
número de estudiantes (57%) que se que el esfuerzo académico conlleva
ubican en el segundo nivel, evidencia dejar la sociabilidad amical, que podría
afinidad por la soledad. Este resultado llevar ulteriormente a estos jóvenes a
nos indicaría la tendencia a evadir el considerar la soledad como una aliada
estar solo de parte de los jóvenes y no como una enemiga, según lo plan-
menores. tea, con gran claridad, Marcoen y
Koenig (1999) plantea que no existen Goossens (1999).
diferencias de género en el sentimiento Con estudios más detallados que se
realizarán en el futuro, se podría lograr
de soledad en los adolescentes. Young
mejores interpretaciones y explicacio-
(1982) y otros afirman lo contrario, es
nes sobre la soledad en adolescentes.
decir que sí existen diferencias de gé-
Finalmente, consideramos de gran
nero. Nosotros, al igual que Young,
importancia y necesidad el que se rea-
hemos obtenido iguales resultados en
licen estudios sobre la soledad en niños
la presente investigación, donde las
mayores, de ambos sexos y diferente
mujeres exhiben puntuaciones mayores
nivel socioeconómico.
en la dimensión aversión a la soledad,
vista aisladamente de las otras dimen-
siones de nuestra prueba y de otras
variables psicológicas como la depre-
sión y la ansiedad, que no han sido
objeto del presente estudio.

126
Actitud y sentimiento de soledad en un grupo de adolescentes universitarios de Lima

REFERENCIAS hood and adolescence, New York:


Cambridge University Press.
Baumeister, R.F., & Leary, M.R. (1995).
The need to belong: Desire for interper- Marcoen, A., & Brumagne, M. (1985).
sonal attachments as a fundamental Loneliness among children and young
human motivation. Psychological adolescents. Developmental Psycho-
Bulletin, 3, 497-529. logy, 21(6), 1025-1031.
Boivin, M., Hymel, S., & Bukowski, W.M. Marcoen, A., & Goossens, L. (1993).
(1995). The roles of social withdrawal, Loneliness, attitude towards aloneness,
peer rejection and victimization by and solitude: age difference and deve-
peers in predicting loneliness and lopmental significance during adoles-
depressed mood in childhood. Develop- cence. En S. Jackson & H. Rodriguez-
ment and Psychopathology, 7, 765-785. Tome (Eds.). Adolescence and its
social worlds. Hillsdale: Lawrence
Brennan, T. (1982). Loneliness at adoles-
Erlbaum, 197-227.
cence. En L.A. Peplau & D. Perlman
(Eds.). Loneliness: A sourcebook of Margalit, M., & Ben-Dov, I. (2000).
current theory, research, and therapy. Kibbutz versus city comparisons of
New York: Wiley-Interscience. social competence among students with
and without lerning disabilities. Inter-
Canal, J. (1993). Soledad y comunidad.
national Journal of Behavioral Deve-
México DF: Trillas.
lopment.
Cassidy, J., & Asher, S.R. (1992). Loneli-
May, R. (1998). Libertad y destino. Bilbao:
ness and peer relations in young chil-
Desclée de Brouwer.
dren. Child Development, 63, 350-365.
McWhirter, B.T. (1990). Loneliness: a
Goossens, L., & Marcoen, A., (1999). Ado-
review of current literature, with impli-
lescent loneliness, self-reflection, and
cations for counseling and research.
identity: From individual differences to
Journal of Counseling and Develop-
developmental processes. En K.J.
ment, 68, 417-422.
Rotenberg & S. Hymel (Eds.). Lone-
liness in childhood and adolescence. Nietzsche, F. (1973). Así hablaba Zaratus-
New York: Cambridge University tra. Buenos Aires: Paidós.
Press. Paz, O. (1985). El laberinto de la soledad.
Koenig, L., & Abrams, R.F. (1999). Ado- México DF: Trillas.
lescent loneliness and adjustment: A fo- Perlman, D., & Peplau, L.A. (1981).
cus on gender differences. En K.J. Toward a social psychology of loneli-
Rotenberg & S. Hymel (Eds.). Lone- ness. En R. Gilmour & S. Duck (Eds.).
liness in childhood and adolescence. Personal relationships, Vol. 3: Per-
New York: Cambridge University sonal relatioships in disorder. London:
Press. Academic Press, 31-44.
Larson, R.W. (1999). The uses of loneli- Peterson, L. (2000). Optimism in positive
ness in adolescence. En K.J. Rotenberg psychology. American Psychology.
& S. Hymel (Eds.). Loneliness in child- 55(1).

127
Cuny

Renshaw, P.D., & Brown, P.J. (1992).


Loneliness in middle childhood.
Journal of Social Psychology, 132,
545-547.
Rogers, C., & Rosenberg, R. (1981). La
persona como centro. Barcelona:
Herder, 105-116.
Rotenberg, K.J., & Hymel, S. (Eds.)
(1999). Loneliness in childhood and
adolescence. New York: Cambridge
University Press.
Russell, D. (1996). UCLA Loneliness scale
(version 3): reliability, validity, and fac-
tor structure. Journal of Personality
Assessment, 66(1), 20-40.
Stenberg, R. (2001). What is the common
thread of creativity? American
Psychologist, 56, 360-362.
Weiss, S.R. (1987). Reflexions on the pre-
sent state of loneliness research.
Journal of Social Behavior and
Personality 2, 1-16.
Yalom, I. (1984). Psicoterapia existencial.
Barcelona: Herder.
Yalom, I. (1998). Verdugo de amores.
Buenos Aires: Emecé.
Young, J.E. (1982). Loneliness, depression
and cognitive therapy: Theory and
application. En L.A. Peplau & D.
Perlman (Eds.). Loneliness: A source-
book of current. Theory, research, and
therapy. New York: Wiley-Interscience.
Zambrano, A. (1997). Uno entre los demás.
Un aporte psicométrico al estudio de la
soledad. Lima: La Parola.

128

También podría gustarte