Está en la página 1de 283

EL COLEGIO DE MICHOACAN, A. C.

CENTRO DE ESTUDIOS RURALES

Mil veces contratado que de mojado.


La intermediación laboral en la migración con visas H2A.
Los contratados purhépechas en Elba, Nueva York, 2008-2015.

TESIS

Que para optar por el grado de


Doctor en Ciencias Sociales con especialidad en Estudios Rurales

Presenta:
Mtro. José Roberto González Morales

Director:
Dr. Gustavo López Castro

Sinodales:
Dr. Gustavo Verduzco e Igartúa
Dr. Casimiro Leco Tomás
Dr. Oscar Ariel Mojica

Zamora, Michoacán, marzo de 2018.


Resumen

Esta investigación tiene como propósito analizar la manera en que se establecen las relaciones
sociales en la intermediación laboral que se da por medio de la construcción de confianza y
lealtad, mutua, entre los trabajadores agrícolas temporales y el intermediario, en la modalidad
de migración con visas H2A. El caso particular trata de los trabajadores agrícolas temporales
purhépechas de la comunidad indígena de Comachuén, municipio de Nahuatzen (Michoacán),
que año tras año migran de manera estacional al estado de Nueva York (NY), Estados Unidos
(EE. U U ).
En la migración bajo contrato, las condiciones del acuerdo implican lazos de lealtad,
solidaridad, respeto y remuneración con los intermediarios purhépechas, lo que coadyuva a
asegurar que un trabajador pueda ser contratado nuevamente en la siguiente temporada. Pero
por su parte, los propios contratados purhépechas tienen que mostrar buena conducta y buen
desempeño, y tener la capacidad de soportar arduas jornadas y la flexibilidad para asumir una
explotación hasta el límite de sus capacidades físicas, no solo para ganar un poco más por horas
extras en el trabajo, sino también para demostrarle al mayordomo y al patrón su valía como
trabajador empeñoso y productivo.

Palabras claves: migración, intermediación laboral, contratados purhépechas, intermediarios

2
Abstract

The objective of this research is to analyze how social relations become established in a context
of labor intermediation that develops through the construction of mutual trust and loyalty
between seasonal agricultural workers and middlemen in the specific modality of legal
migration based on H2A visas. The study examines the particular case of temporary Purhépecha
agricultural workers from the indigenous community of Comachuén, municipality of
Nahuatzen, state of Michoacán, in western Mexico, who, year-after-year migrate seasonally to
work in fields in the state of New York.
In the case of formally-hired seasonal migration, the conditions of the contracts signed
entail bonds of loyalty, solidarity, respect and, o f course, remuneration, with the intermediaries
-also indigenous Purhépechas- that in ways which my research seeks to elucidate, ensure at
least the possibility that these workers can be re-hired for the following season. But these
workers also have the obligation to show the intermediaries -and their employers- good
behavior, excellent work performance, the ability to endure long workdays and the adaptability
to work under exploitative conditions up to the limits of their physical capacity, not only to earn
a little more by working overtime, but also to demonstrate to the employers field supervisors
their value as diligent, productive workers.

Keywords: migration, labor intermediation, Purhépechas hired by contract, intermediaries

3
Creo que no nos quedamos ciegos, creo que estamos
ciegos. Ciegos que ven. Ciegos que, viendo, no ven.

José Saramago, Ensayo sobre la Ceguera.

Fotografía 1. Los contratados purhépechas en Elba, Nueva York

Foto de José Roberto González Morales (JRGM), Elba, NY, agosto de 2015.

4
Dedicatoria

A mi esposa Erika.
A mis hijas: Ireri Janikua y Erandi de Afrodita.

Con toda mi humildad para todos


aquellos contratados purhépechas
que día tras día luchan
por salir adelante; doy gracias a ellos,
por haberme brindado su
apoyo y confianza.

5
Índice

R esum en..................................................................................................................................................2
Abstract.................................................................................................................................................... 3
Dedicatoria...............................................................................................................................................5
Abreviaturas usadas............................................................................................................................. 10
Agradecimientos ...................................................................................................................................11
Introducción .......................................................................................................................................... 13

Capítulo I
Aspectos teórico-metodológicos en torno a la migración con visas H2A

1.1 Aspectos teóricos de la investigación.................................................................................... 26


1.1.1 El capitalismo flexible según Richard Sennett.............................................................. 28
1.1.2 El discurso oculto de James Scott.................................................................................. 34
1.1.3 El concepto de poder de Michel Foucault..................................................................... 40
1.1.4 El capital simbólico de Pierre Bourdieu......................................................................... 44
1.1.5 Categorías de análisis........................................................................................................50
1.2 Estrategias metodológicas........................................................................................................ 53
1.2.1 La búsqueda de información documental........................................................................55
1.2.2 La revisión de fuentes docum entales.............................................................................. 55
1.3 El trabajo de cam p o .................................................................................................................. 57
1.3.1 Trabajo de campo en Com achuén...................................................................................57
1.3.1.1 La importancia de la entrevista en la investigación.................................................. 61
1.3.1.2 La entrevista semiestructurada a tumpicha, acheti sapicha y acheticha ................ 62
1.3.1.3 La contratación como trabajador agrícola tem poral.................................................. 66
1.3.2 Trabajo de campo en Elba y la experiencia como trabajador en el field ....................68
1.3.3 El uso de herramientas de investigación........................................................................73
1.3.4 Los desafíos prácticos....................................................................................................... 75

Capítulo II
La migración autorizada de trabajadores temporales mexicanos:
los programas de visas H2A y H2B

2.1 Antecedentes históricos de la migración México-Estados U nidos....................................81


2.2 El surgimiento de las visas H 2 ................................................................................................85
2.3 Estudios sobre las visas H2A y H 2 B .....................................................................................89

6
2.4 La migración internacional con visas de trabajo en la región Purhépecha . . 100

Capítulo III
La migración internacional en la región Purhépecha:
la comunidad indígena de Comachuén

3.1 Contexto migratorio en la Sierra Purhépecha.....................................................................108


3.2 Lugar de k ’umanda o sombra: Com achuén......................................................................... 111
3.3 Contexto sociodemográfico................................................................................................... 116
3.4 Actividades laborales.............................................................................................................. 120
3.4.1 Trabajo agrícola................................................................................................................ 120
3.4.2 Trabajo forestal y artesanal.............................................................................................125
3.5 Balance histórico sobre la migración nacional e internacional en Comachuén.............130

Capítulo IV
Venimos por necesidad no por gusto.
Los trabajadores agrícolas temporales purhépechas en Elba, Nueva York

4.1 La emergencia de intermediarios y trabajadores agrícolas purhépechas........................136


4.1.1 Criterios, requisitos y etapas para migrar con una visa de trabajo......................... 143
4.2 La capital mundial de la cebolla: E lb a.................................................................................147
4.3 Los contratados purhépechas en Torrey Farms Inc ........................................................... 149
4.4 La distribución de cuadrillas: plantación, deshierbe, pizca y em paque.......................... 156
4.5 Explotación y competencia laboral...................................................................................... 166
4.6 Relaciones sociales en la intermediación laboral............................................................... 181

Capítulo V
El intermediario purhépecha: reclutador, enganchador,
contratista y mayordomo general

5.1 El perfil y la función del intermediario internacional purhépecha.................................... 189


5.2 Trayectoria laboral de un intermediario purhépecha: El T ío ...........................................196
5.3 El Tío y su función como reclutador, enganchador y contratista................................... 203
5.3.1 Niraxatisimentaru northi anchikurini .........................................................................209
5.4 El Tío como mayordomo general: la confianza, el respeto y la lealtad.......................... 213

Conclusiones.......................................................................................................................................227
Fuentes Consultadas..........................................................................................................................241

7
Bibliografía.....................................................................................................................................241
H em erografía................................................................................................................................. 249
Internet............................................................................................................................................ 254
Archivos particulares de migrantes contratados........................................................................255
Documentales................................................................................................................................. 255
Testimonios O rales....................................................................................................................... 256
Anexos ................................................................................................................................................ 258
Anexo 1. Relación de las entrevistas y las pláticas inform ales..............................................258
Anexo 2. Una parte de la entrevista realizada en el idiom a p ’urhe a un acheti contratado. 260
Anexo 3. Cruzando la frontera de Matamoros, Tamaulipas a Brownsville, T ex as.............264
Anexo 4. Las casas de hospedaje en E lba..................................................................................265
Anexo 5. Todas las cuadrillas en la plantación de cebolla..................................................... 266
Anexo 6. El corte de zacate en los fields de cebolla................................................................ 267
Anexo 7. El corte de cebolla........................................................................................................ 268
Anexo 8. La plantación de repollo.............................................................................................. 269
Anexo 9. Finalizó la pizca de calabacita.....................................................................................270
Anexo 10. La pizca de pepino un trabajo ard u o .......................................................................271
Anexo 11. La hora del lonche...................................................................................................... 272
Anexo 12. La toma de Monster como revulsivo........................................................................273
Anexo 13. Recibo de pago........................................................................................................... 274
Anexo 14. Pizcando la calabaza m inipumpki............................................................................275
Anexo 15. Pizcando y alineando la calabaza esquash............................................................ 276
Anexo 16. Pizcando y alineando la calabaza kabocha............................................................ 277
Anexo 17. Pizcando la calabaza bellota......................................................................................278
Anexo 18. La primera etapa: pizca y empaque de repollo......................................................279
Anexo 19. La segunda etapa: pizca de repollo en guayín........................................................280
Anexo 20. La tercera etapa: pizca de repollo freezer ............................................................... 281
Anexo 21. Retorno a M éxico....................................................................................................... 282
Anexo 22. La visa H2A y la tarjeta de trabajo.......................................................................... 283

Índice de tablas

Tabla 1. Categorías de análisis...........................................................................................................50


Tabla 2. Solicitud de visas H2A y H 2B............................................................................................ 87
Tabla 3. La migración con visas H2A y H2B enComachuén.......................................................192
Tabla 4. Modelos de reclutamiento en la migración con visas H 2A ............................................194
Tabla 5. Guía de entrevista...............................................................................................................207
Tabla 6. Carta com prom iso..............................................................................................................208

8
Índice de mapas

Mapa 1. Distribución regional de los grupos indígenas de Michoacán y subregiones............101


Mapa 2. La comunidad de estudio.................................................................................................. 113
Mapa 3. Circuitos migratorios de los trabajadores agrícolas temporales de Com achuén...... 140
Mapa 4. Circuito Comachuén-Elba, N Y ........................................................................................ 153

Índice de fotografías

Fotografía 1. Los contratados purhépechas en Elba, Nueva Y o rk ..................................................4


Fotografía 2. Pizcando pepino bajo la lluvia....................................................................................69
Fotografía 3. La compra de víveres en la tienda Los Lorenzos..................................................... 72
Fotografía 4. En la cosecha de m aíz................................................................................................ 104
Fotografía 5. Vista panorámica de Comachuén............................................................................. 114
Fotografía 6. Pizcando p a p a ............................................................................................................. 122
Fotografía 7. Traslado del trozo a la comunidad........................................................................... 127
Fotografía 8. Torneando barrotes.................................................................................................... 128
Fotografía 9. Fuerza de trabajo productiva: tumpicha y acheti sapicha ....................................141
Fotografía 10. Base de la compañía Torrey Farms Inc ................................................................. 151
Fotografía 11. La firma del contrato de trabajo............................................................................. 158
Fotografía 12. Trabajando en la plantación de repollo................................................................. 164
Fotografía 13. Pizcando calabacita.................................................................................................. 170
Fotografía 14. Pizcando pepino de sol a sol................................................................................... 179
Fotografía 15. La pizca de minipumpki.......................................................................................... 184
Fotografía 16. Niraxatisinortr. despedida de los trabajadores agrícolas purhépechas........... 211
Fotografía 17. Supervisión del mayordomo general en la plantación de cebolla..................... 217
Fotografía 18. El trabajador de confianza, tractorista y chofer de bus .......................................218

9
Abreviaturas usadas

CNC Confederación Nacional Campesina


CTM Confederación de Trabajadores de México
CER Centro de Estudios Rurales
COFOM Comisión Forestal del Estado de Michoacán
COLMICH El Colegio de Michoacán A. C.
COLMEX El Colegio de México A. C.
COLEF El Colegio de la Frontera Norte
CONACYT Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología
CONAPO Consejo Nacional de Población
EE. UU. Estados Unidos
INEGI Instituto Nacional de Estadística y Geografía
IRCA Ley de Reforma y Control de la Inmigración
JRGM José Roberto González Morales
UMSNH Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo
UNAM Universidad Nacional Autónoma de México
NY Nueva York
PTAT Programa de Trabajadores de Agrícolas Temporales
PROSPERA Programa de Inclusión Social
PROCAMPO Programa de Apoyos Directos al Campo
SEDESOL Secretaría de Desarrollo Social
TLCAN Tratado de Libre Comercio de América del Norte

10
Agradecimientos

Antes que nada, quiero agradecer a todas aquellas personas que han contribuido de manera
directa e indirecta en la realización de esta tesis doctoral. Cuando comencé a realizar la
investigación, nunca imaginé que yo también formaría parte del objeto de estudio. Por esa razón,
debo de dar un gran crédito a la experiencia que tuve en trabajo de campo, no solo por las
actividades realizadas, sino también por las enseñanzas y obstáculos que tuve que enfrentar
como investigador y como trabajador agrícola temporal.
Cuando finalizo mi estancia en EE. UU., sinceramente, no podía creer que había logrado
cumplir con el trabajo agrícola que realizan año tras año los contratados purhépechas. El último
día en Elba, NY, me puse reflexionar sobre lo que había hecho, francamente, me pregunté a mí
mismo, ¿lo has logrado Roberto? Recuerdo que los primeros días sentía que desertaba de la
pizca de pepino. Sin embargo, lo tuve que superar y poco a poco me fui adaptando, tanto así
que, posteriormente me emplearon en otras actividades laborales.
En Elba, conocí y conviví con muchos trabajadores agrícolas que anteriormente no había
podido contactarlos no solo de Comachuén sino también de Pichátaro, Arantepacua y
Guadalajara. Sin duda, aprendí mucho de estas personas, por las cosas que vivimos juntos, en el
trabajo, en la casa de hospedaje y en los diferentes espacios de socialización. Sinceramente,
siempre voy a estar muy agradecido de estas personas a quienes estimo, respeto y admiro mucho.
Agradezco de manera especial al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT);
por la beca otorgada para realizar mis estudios de maestría y doctorado. Doy gracias al Centro
de Estudios Rurales (CER) de El Colegio de Michoacán, A. C., (COLMICH); por su apoyo y por
haber confiado en mí. De igual manera, mi más sincero reconocimiento a la planta docente del
CER, de quienes recibí enseñanzas y aprendizajes que han contribuido de manera significativa
en mi formación académica.
Quiero agradecer de manera especial al Dr. Gustavo López Castro asesor y director de
esta tesis doctoral, por su paciencia y apoyo que me brindó en todo momento. De igual manera,
a los lectores que tuve en los diferentes seminarios de investigación: al Dr. Gustavo Verduzco
e Igartúa, al Dr. Fernando F. Herrera Lima, al Dr. Casimiro Leco Tomás, al Dr. Oscar Ariel
Mojica, al Dr. Miguel J. Hernández Madrid, al Dr. Philippe Schaffhauser Mizzi, al Dr. J. Luis

11
Seefoó Luján, al Dr. Esteban Barragan, al Dr. Sergio Zendejas Romero, al Dr. Víctor Ortiz
Aguirre, al Dr. Salvador Álvarez, a la Dra. Nicola María Keilbach, al Dr. Carlos Tapia, a la Dra.
Ofelia Becerril Quintana, a la Dra. Norma Baca Tavira, a la Dra. Elizabeth Juárez Cerdi, a la
Dra. Elizabeth Araiza Hernández, a la Dra. Carmen Ventura Patiño, al Mtro. Paul Kersey
Johnson, y al coordinador del CER, el Dr. Yanga Villagómez Velázquez. Doy gracias a todos
ellos por su apoyo incondicional, por sus críticas, sugerencias, observaciones y acertados
comentarios a la investigación.
Un mérito especial a todos aquellos informantes que confiaron en mí durante el trabajo
de campo. Pido unas disculpas a todas aquellas personas que no alcanzo a mencionar.
Finalmente, pongo en sus manos el resultado de una investigación que nos presenta desde un
punto de vista muy particular, la manera que se lleva a cabo la migración autorizada a EE. UU.
por medio de visas de trabajo, en una comunidad purhépecha.

12
Introducción

Esta investigación tiene como propósito explicar cómo los trabajadores agrícolas temporales
construyen relaciones sociales en la intermediación laboral que se da por medio de la
construcción de confianza y lealtad, en la modalidad de migración con visas H 2A 1 a partir del
caso de los migrantes purhépechas de Comachuén que año con año migran a Elba, NY, EE. UU.
En la migración bajo contrato2, dichos migrantes han tenido que adaptarse a las
condiciones de trabajo, así como a las relaciones sociales que establecen con el intermediario y
con el empleador. Resulta relevante este estudio de caso porque nos permitirá entender cómo en
el capitalismo3 actual, la fuerza de trabajo de los purhépechas ha sido “requerida” por compañías
transnacionales debido a que cumple con ciertas características para la plantación, pizca y
empaque de productos agrícolas.
En esta investigación “por ‘relación’ social debe entenderse una conducta plural -de
varios- que, por el sentido que encierra, se presenta como recíprocamente referida, orientándose
por esa reciprocidad. La relación social consiste, pues, plena y exclusivamente, en la
probabilidad de que se actuará socialmente en una forma (con sentido) indicable; siendo
indiferente, por ahora, aquello en que la probabilidad descansa” (Weber, 2002: 21). En este
sentido, la construcción de relaciones sociales entre los trabajadores agrícolas temporales y el
intermediario se presentan de manera mutua a pesar de las diferencias que se llegan a suscitar
en diferentes momentos y escenarios de la migración autorizada.
Respecto a la intermediación laboral, se refiere a la relación que hay entre la oferta y la
demanda en el mercado laboral a partir de la función que realiza un reclutador, enganchador,
contratista o intermediario para suministrar de mano de obra a empresarios o compañías
agrícolas al interior del país o en el extranjero (Quaranta, 2011).

1 Según lo estipulado en la Embajada y consulados de Estados Unidos en México, las visas H2, corresponden al trabajo agrícola o no
especializado. “Las Visas H2 se crearon para trabajadores con o sin experiencia (no profesionales y sin un título académico) para trabajar en
los Estados Unidos temporalmente” (Véase: https://mx.usembassy.gov/es/visas-es/visa-h2/). Más adelante explicaré los requisitos y filtros que
se tienen que pasar para obtener dicha visa de trabajo. Actualmente, la expedición H2Ano tiene límites y aplica para aquellas personas que
desean emplearse en el trabajo agrícola temporal (siembra, cosecha y empaque), una duración que puede oscilar de dos hasta nueve meses al
año.
2Alolargo de la investigacióntambién se le denominaramigración autorizada. Debido a que los contratados purhépechas que se contratan con
una visa detrabajo cruzan la frontera demanera autorizada. Durante suestanciatemporal en EE. UU. no corren el riesgo a ser deportados como
otros migrantes, por el permiso de suvisa.
3Se debe entender como un “sistema económico que se basa en intercambios de mercado. El ‘capital’ es la riqueza o dinero que se utiliza para
invertir enun mercado con la esperanza de lograr un beneficio” (Giddens, 2000: 743). En suma, es un sistema económicoy social basado en la
propiedad privada de los medios de producción.

13
Por lo que se refiere al concepto de confianza, se debe entender como una relación social
mutua que mantienen los migrantes purhépechas (con algunas diferencias) durante su estancia
temporal en EE. UU., tanto en el trabajo como en los diferentes espacios de socialización. Para
ello, retomo la idea de Niklas Luhmann quien afirma que, “ [ ^ ] la confianza es una relación
social con su propio sistema especial de reglas. La confianza se da dentro de un marco de
interacción que está influenciado tanto por la personalidad como por el sistema social, y no
puede estar asociado exclusivamente con uno y otro” (Luhmann, 1996: 9).
En cuanto al concepto de lealtad, se refiere a una relación social o acuerdo mutuo que
mantiene el trabajador agrícola y el intermediario, de manera formal desde el convenio hasta la
recontratación. Otros autores definen la lealtad como una relación de participación (Sennett,
2006). Mejor dicho, como el “el sentido de una relación social pactada por una declaración
recíproca. Esto significa que los que en ella participan hacen una promesa respecto a su conducta
futura [ ^ ] . Cada uno de los partícipes -en la medida en que procede racionalmente- cuenta
normalmente [ ^ ] que el otro orientará su acción por el sentido de la promesa tal como él lo
entiende” (Weber, 2002: 23).
En el Programa de visas H2A, cuando se formaliza el convenio con el intermediario, se
firma una carta compromiso en la que el trabajador se compromete a cumplir con las exigencias
que la compañía empleadora le solicite hacer durante su permanencia en EE. UU. Sin embargo,
la reciprocidad es desigual debido a que hay migrantes que reciben más beneficios que otros
durante su estancia temporal, por razones que más adelante se explicarán.
En esta investigación se define a los trabajadores agrícolas purhépechas4 como grupos
diversos y jerarquizados en su interior (Paleta, 2012) porque a pesar de que todos sean
considerados como contratados, no todos tienen la misma función en el trabajo ni tampoco
obtienen el mismo sueldo, respecto a esta situación, en el desarrollo de la investigación se
expondrá a detalle.
En el contexto de la globalización, la migración autorizada se debe entender a partir de
la integración laboral -entre México y EE. UU.- que existe entre países subdesarrollados y
desarrollados. Porque no es fortuito el surgimiento de intermediarios purhépechas. En cierta

4Actualmente, en la comunidad de estudio, se les llama y conoce también por contratados a aquellas personas que migran de manera temporal
a EE. UU. con la visa detrabajo. Así, esta palabra viene a sustituir a otras que se empleaban anteriormente, no sehace referencia aun migrante
“ilegal”, “mojado” o indocumentado. Por consiguiente, debemos considerar como significativo el hecho de que se introdujera en la lengua y
por tanto en la concepción Purhépecha lanoción de “contrato” y “contratados”. Indica tal vez que algonuevo se produjo. En el desarrollo de la
investigación los llamare: trabajadores agrícolas temporales, trabajadores estacionales, migrantes y contratados purhépechas.

14
medida tiene que ver porque estas personas cumplen al menos tres funciones básicas en el
proceso productivo laboral: son agentes de mercado que conectan la oferta y la demanda, son
los gestores de las relaciones laborales y son los organizadores del proceso de trabajo; además
de ser traductores lingüísticos y culturales. Precisamente, lo anterior obedece a una integración
laboral y económica.
Dicho de otra manera, la integración laboral es por la conveniencia de la cercanía
geográfica, porque si los empleadores norteamericanos encontrarán trabajadores de un lugar
más cercano -con el apoyo de intermediarios- a México, la traerían y se olvidarían de los
mexicanos. Así que habrá que entender la integración laboral como parte de una integración
mayor, que es económica. Porque como bien señala Alejandro Canales, “en la globalización, la
pobreza y precariedad de los trabajadores, en este caso de los migrantes, no es resultado de su
exclusión del mercado de trabajo (desempleo, ejército industrial de reserva, etcétera), sino que,
al contrario, es consecuencia de la forma en la que ellos son incluidos e integrados en el mundo
laboral, precisamente, como trabajadores migrantes” (Canales, 2015: 138).
En este contexto, la modalidad de migración con visas H2A en México ha tenido una
gran relevancia durante los últimos años por su demanda e incremento, tal como lo documentan
algunas investigaciones (Trigueros, 2008; Proyecto Jornaleros Safe, 2012; Stephen, 2002;
Becerril, 2013). En Comachuén,5 con base en la información recabada en trabajo de campo,
estimo que al año están migrando más de 400 personas con la visa H2A y H2B6 a distintos
lugares de EE. UU. Considero que al menos cinco personas dependen de los ingresos para el
sostén familiar. Por lo que aproximadamente 2,000 personas necesitan de las remesas, lo que
vendría siendo el 41.9 % de la población de Comachuén. Sin duda, son un componente central
-de ingresos- para la reproducción familiar, social y material, además, “ [ ^ ] no solo
[contribuyen] para mejorar el nivel de renta sino como un factor determinante para la
supervivencia de muchos hogares” (Canales, 2003: 238).
Menciono lo anterior, para mostrar la trascendencia del fenómeno social en la
comunidad7 de estudio. En esta investigación, por comunidad se concibe a un espacio social o

5Según datos del Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática, Comachuén, cuenta con 4, 762 habitantes, de los cuales 2,321 son
hombres y 2, 441 sonmujeres (INEGI, 2010).
6Al igual que lavisas H2A, las visas H2B son destinada paratrabajadores con o sin experiencia para trabajar en EE. UU. temporalmente, en el
trabajo dejardinería, de construcción o de servicios. A diferencia de la visa H2A, las visas “están sujetas a un límite [de expedición] anual
determinado por el Congreso. Este límite es actualmente de 66,000 trabajadores por año” (Véase: https://mx.usembassy.gov/es/visas-es/visa-
h2/).
7Entérminos de Robert Nisbet, “La comunidad es una fusión de sentimientoy pensamiento, de tradición compromiso, pertenencia yvolición.
Puede encontrársela en la localidad, la religión, la nación, la raza, la ocupación o cualquier fervorosa causa colectiva, o bien tener expresión

15
lugar geográfico donde prevalecen igualdades y desigualdades, inclusión y exclusión.
Asimismo, un lugar donde cierto grupo de individuos comparten un conjunto de normas y
valores tradicionales que los unen, pero también otras que no los unen. Se trata de la
construcción de algo común entre ciertos individuos, aunque no sea homogéneo, la comunidad
está en proceso de construcción, no es algo que ya esté dado.
En Comachuén, están migrando a Elba alrededor de trescientos8 trabajadores agrícolas
temporales al año; siguiendo lo anterior, podría decirse que el 31.4 % de la población se
beneficia de sus remesas. De hecho, esos ingresos han contribuido de manera importante para
la generación de empleos locales en transportistas, albañiles, carpinteros, agricultores,
comerciantes, etc. Por citar un ejemplo, los comerciantes que cuentan con tiendas de ropa,
zapaterías, farmacias, abarroteras, carnicerías, ferreterías y papelerías, se han visto favorecidos
por el consumo que realizan las familiares que reciben las remesas. “ [ ^ ] Una fracción del
salario del migrante se transfiere a sus familias y comunidades de origen para la reproducción
social de la familia y la comunidad [ ^ ] ” (Canales, 2015: 130).
Por otra parte, habrá que tomar en cuenta que algunos familiares no dependen al 100 %
de las remesas porque también se apoyan de otros recursos que reciben del Programa de
inclusión social (PROSPERA), el Programa Setenta y más, el Programa de apoyos directo al
campo (PROCAMPO), el Programa Cruzada Nacional (SIN HAMBRE), así como de los ingresos
que obtienen otros integrantes de la familia que se dedican a la agricultura, a la carpintería, al
comercio, a la construcción, al trabajo artesanal -costureras-, entre otros. Como vemos, en
Comachuén, los ingresos de las familias no solo se han diversificado, sino que cada vez
dependen menos de los ingresos parcelarios o del campo porque predominan los envíos de
remesas que realizan los migrantes y algunos apoyos gubernamentales (Kay, 2007; Boltvinik,
2009; Carton de Grammont, 2009).
En los estudios sobre la migración a EE. UU. mucho se ha hablado de la modalidad
indocumentada y no autorizada, así como de su trascendencia tanto en el país receptor como en
el expulsor, porque fue y aún continúa siendo una “estrategia adoptada por las familias rurales

simbólica en ellas [^]” (Nisbet, 1990: 72). Por lo tanto, debe entenderse a la comunidad no como una totalidad homogénea o ente actuante
sino pensarla como un grupo de individuos que comparten algunos elementos, ¿qué es lo que comparten? ¿por qué y para qué lo comparten?
¿cómo lo comparten? ¿dónde y cuándo? No todos los grupos compartirán lomismo, ni loharán solo entre ellos. Un ejemplo es el parentesco,
pues compartirán este aspecto con algunos miembros de la comunidad y con algunos de otros lugares. Otro ejemplo puede ser la religión.
Incluso la propia migración contratada con visas H2A. Así, la comunidad no aparece como algo dado, sino que habrá diferentes tipos de
comunidades.

16
[e indígenas] para enfrentar ‘crisis o presiones económicas’” (Smith-Nonini, 2002: 63). Sin
embargo, hay que tener en cuenta que, para entenderla -actualmente- es necesario adoptar una
visión global. Porque “ [...] no podemos concebir la migración como un problema que nos viene
de fuera, sino como un fenómeno social que es generado por los mismos factores que estructuran
la sociedad global” (Canales, 2015: 18).
Como se adujo párrafos arriba, en los últimos años, las visas H2 en México han tenido
un impacto significativo en el ámbito económico, político y cultural en el sector rural mexicano.
Precisamente, Comachuén, es un claro ejemplo de cómo se han venido utilizando las visas H2A
y H2B como estrategia de empleo temporal. En esta comunidad, para mediados de la primera
década el siglo XXI, la migración tuvo un viraje importante, la indocumentada pasó a ser
autorizada por medio de las visas aludidas.
El cambio obedeció a los siguientes factores: desde mediados de la década del 2000 se
dio un clima generalizado antiinmigrante en varios estados -Arizona, Indiana, Georgia,
Alabama y Carolina del Sur- de Norteamérica, y que se expresó en legislaciones locales, lo cual
dio lugar a que disminuyeran los flujos migratorios. También, la crisis económica del 2008
afectó severamente; por consiguiente, un número considerable de migrantes retornaron
voluntariamente, otros fueron deportados. De esta manera, migrar como indocumentado se
dificultó aún más por las fuertes medidas de seguridad en la frontera, así como por el incremento
en el costo para cruzar la frontera de manera clandestina.
Aunado a ello, factores importantes, como la violencia y la infiltración del crimen
organizado en la migración tomaron partes de la línea fronteriza porque cobran cuotas,
extorsionan, roban, maltratan y matan a los migrantes que no cooperan. Asistimos a nuevas
formas de control, sumamente violentas, ya no son polleros o coyotes, sino narcos, que se
apoderaron de este “negocio” de pasar. Razones más que suficientes para que los comachuenses
estén eligiendo migrar de manera autorizada por medio de las visas H2A y H2B.
Por supuesto, la función que han desempeñado los intermediarios -enganchadores,
contratistas y mayordomos- en Comachuén en la última década del siglo XX también ha influido
de manera importante para que un número significativo de personas estén migrando a EE. UU.
En efecto, lo aludido, se ha convertido en “ [ ^ ] un componente, un factor que contribuye a la
estructuración de la sociedad y, por lo tanto, a su dinámica y movimiento, en un proceso que da
sustento a su reproducción y a su transformación” (Canales, 2015: 18).

17
Ciertamente, por toda esta serie de sucesos que se han presentado durante los últimos
años, planteo como espacio temporal 2008-2015 para este estudio, ya que estos cambios nos
permiten entender y explicar la “nueva” tendencia de la migración en Comachuén. En esta
localidad tanto los que ya habían tenido una experiencia migratoria como los que nunca habían
ido hacia el “otro lado”9 han optado por migrar de manera contratada.
Aunque debo señalar también que, el hecho de que se haya tomado en cuenta dicho
espacio temporal no solo obedece al auge del Programa de visas H2A en el país, sino por los
diferentes conflictos que ha tenido Comachuén con pueblos aledaños;10 disputas por tierras,
agua y por la tala clandestina de árboles. Desde luego, otra cuestión tiene que ver con la
infiltración del crimen organizado en la región Purhépecha; un problema que ha afectado a todo
el país: por medio de la violencia, el secuestro, la extorsión, el cobro de cuotas y el homicidio.
Por otro lado, es pertinente señalar que la instrumentación de políticas neoliberales en el
sector rural incidió de manera importante, afectando en gran medida a los pequeños
comerciantes, artesanos y campesinos. Específicamente, por la importación de productos -de
diferentes tipos- provenientes del extranjero. De ahí que afirme Raúl Delgado, “la política
neoliberal en México se ha distinguido por cancelar las posibilidades de crecimiento económico.
Mientras que en el periodo previo al neoliberalismo (1941-1982), el producto interno bruto
(PIB) creció a una tasa media anual de 6.3 %; durante la vigencia de la política neoliberal lo ha
hecho en 2.4 % (1983-2005). Este bajo crecimiento en México es producto y resultado, [ ^ ] de
la incapacidad estructural de la economía para generar suficientes empleos [ ^ ] ” (Delgado,
2007: 18).
En efecto, en las últimas décadas, las políticas neoliberales solo han beneficiado a un
grupo de empresarios agrícolas. En cambio, otro gran sector de la población al no contar con
subsidios de parte del gobierno y de su entorno, no les resulta rentable la producción agrícola y

9Es la expresión que coloquialmente hacen uso los migrantes purhépechas para referirse a EE. UU. así que a lo largo de esta investigación se
haráuso de dicho término.
10Uno de los conflictos que llamó la atención a nivel regional, estatal, nacional e internacional fue lo acaecido en la comunidad indígena de
Cherán, en el año 2011; unmovimiento social que surgió por la defensa de sus recursos naturales y de la propia seguridad en la comunidad. En
ese periodo, hubo otros casos, cómo el conflicto que tuvo Comachuén con Sevina respecto a la tala clandestina en el año 2012 (que hasta la
fecha sigue sinresolverse). De igual manera, en la comunidad indígena de Turicuaro, en el año de 2012, más de 500 comuneros después de un
acuerdo tomado en Asamblea Comunal decidieron recuperas más de 140 hectáreas de tierra, que habitantes de la misma población se habían
apropiado de ellas, causando así la deforestación del bosque para la creación de huertas de aguacate. Otro conflicto fue el que tuvo Nahuatzen
con Sevina por la disputa de tierras y agua, en el año 2015 (Ventura, 2011; Mendoza, 2011; Martínez, 2011; Ferrer, 2011; Castellanos, 2011;
Ramos, 2012; Hernández, 2012). Tan solo hago mención de estos casos, pero con el transcurso de los años se han ido suscitando más
acontecimientos (políticos y sociales), que cada vez más preocupa a las comunidades serranas; por la inseguridad, por la falta de resolución a
los conflictos comunales y por la falta de oportunidades laborales. Todo lo anterior, es lo que he podido presenciar y documentar durante mis
periodos detrabajo de campo, desde mi etapa en la maestríahasta el doctorado.

18
artesanal. Por ende, han tenido que buscar ingresos económicos por medio del empleo estacional
para complementar sus ingresos familiares y extraparcelarios.
Para entender de mejor manera lo anterior, vamos a comparar al trabajador que labora
en la industria con el que se emplea en el campo. El primero, por lo regular, obtiene un salario
que le permite su manutención y el de su familia durante todo el año, incluyendo los días de
asueto. En otras palabras, su trabajo es discontinuo pero la paga es continua. En cambio, el
segundo obtiene un ingreso de su parcela -aproximadamente- igual al valor de su fuerza de
trabajo por los días efectivamente trabajados. Porque su trabajo es discontinuo y su paga
también. Así que para cubrir el ingreso de los días que no trabaja, se ve obligado a complementar
sus ingresos a través del trabajo estacional (Boltvinik, 2009; 2012).
Un ejemplo claro de las políticas neoliberales implementadas en México, -en la década
de los noventa- fue la implementación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte
(TLCAN) que no beneficio a las personas que dependían de la producción agrícola tradicional.
Por lo tanto, la inseguridad, la incertidumbre, la inestabilidad laboral y los bajos salarios se
convirtieron en una constante con la cual tuvieron que lidiar muchas personas en el país (Beck,
2000; Baca, 2010; Lara, 2011; Reygadas, 2011; García, 2011). “ [ ^ ] La crisis del campo en
México y el agotamiento de la economía campesina para solventar las necesidades y el
crecimiento constante de la población rural fueron los determinantes del éxodo rural” (Peña,
2012: 157).
Como se mencionó párrafos arriba, la instrumentación de políticas neoliberales en varios
países ha incidido en la falta de mejores oportunidades laborales, específicamente, para el sector
rural. En efecto, los contratados purhépechas que migran cada temporada son el claro ejemplo
de una mano obra que se ajusta a las características y exigencias del capitalismo financiero,
porque están expuestos a la inestabilidad e incertidumbre laboral. No es casualidad que Luis
Reygadas afirme que, “en los últimos 25 años en muchos países se han incrementado diversos
indicadores de inseguridad laboral: desempleo, subempleo, trabajo precario, riesgo de despido,
ausencia de contrato, contratos temporales, [ ^ ] ausencia o fragilidad de pensiones y
jubilaciones, etc.” (Reygadas, 2011: 269).
El argumento de esta investigación es demostrar cómo y para qué se construyen las
relaciones sociales en la intermediación laboral entre el trabajador agrícola y el intermediario
en la migración con visas H2A, específicamente, en los purhépechas de Comachuén que migran

19
hacia Elba, NY. En el capitalismo flexible, la construcción de relaciones sociales de confianza,
respeto y lealtad entre el contratado y el intermediario forman parte de un mecanismo de
mediación y de reducción de la complejidad social, en las relaciones de dominio, de
subordinación y de resistencia.
La situación sociolaboral de los migrantes purhépechas que se contratan con la visa H2A
para el trabajo agrícola, evidencia que: a) en México una de las consecuencias del sistema
económico capitalista financiero11 ha sido el desempleo12 y la falta de apoyo por parte del Estado
mexicano al medio rural e indígena, lo cual ha obligado al campesino, artesano y comunero13
vender su fuerza de trabajo a cambio de un mejor salario en EE. UU. como trabajador agrícola
temporal; b) la función que realiza el intermediario purhépecha ha dado lugar a que un número
importante de personas se estén incorporando a la migración contratada con visas H2A año tras
año. Esta persona a diferencia de otros enganchadores, contratistas, polleros o coyotes, en EE.
UU. se convierte en un mayordomo general cuya función es orientar y supervisar el desempeño
laboral de los contratados; es el principal intermediario del empleador, aunado a ello, realiza la
función de traductor cultural; c) en Comachuén, la migración autorizada ha tenido una
trascendencia significativa debido a algunos cambios que se han manifestado en el ámbito
económico, social, político y cultural.
Por otra parte, para llevar un orden en esta investigación estructuré las ideas con relación
a las siguientes interrogantes; a) ¿En el contexto de la migración México-EE. UU. cómo se da
la integración laboral de los purhépechas a través de la visa H2A y cuáles son las características
de la fuerza de trabajo que busca el mercado laboral en el capitalismo flexible? b) ¿La

11 Según Lenin, «Lo que caracterizaba al viejo capitalismo, en el que reinaba la competencia, era la exportación de mercancías. Lo que
caracteriza al capitalismo actual, en el que reinan los monopolios, es la exportación de capitales» (Citado por Lazzarato, 2015: 222). En otras
palabras, el libre mercadoha permitido a las empresas transnacionales invertir sus capitales en países donde consideran propicios para producir
cierto tipo de productos. Por regular, recurren a esos países donde se les brindan facilidades -concesiones- para el aprovechamiento de recursos
naturales, así como la disponibilidad de mano de obra barata. Para algunos autores esta “nueva” fase del capitalismo avanzado ha reinventado
los mecanismos de acumulación originaria. Debido a que, “[...] la mayoría de los mercados son controlados por grandes empresas corporativas.
Las empresas manufactureras, las plantaciones y las minas de propiedad capitalistas tradicionales con raíces en un solo país son cada vez
destruidas o adquiridas por las poderosas empresas globales” (Sassen, 2015: 242). Por otra parte, el autor Maurizio Lazzarato afirma que
actualmente “el capital financiero se caracteriza [^] por laventa, la compray el aseguramiento de los créditos/deudas” (Lazzarato, 2015: 222).
12Se debe entender como la “situación en la queun individuo desea conseguir un trabajoremunerado, perono puede lograrlo” (Giddens, 2000:
734). Hago esta aclaración porque muchas veces se piensa queuna persona desempleada no tiene trabajo, porque algunos si lotienen, pero sin
remuneración. Esto sucede habitualmente con los campesinos o amas de casa, por loregular, no reciben ningún salario -en ciertos periodos del
año- pero suelentrabajar a diario.
13Segúnel padróndel Tribunal Agrario (Distrito 17), enlacomunidad indígena deComachuén, sonreconocidas -actualmente- comocomuneros
596 personas que cumplen con lodispuesto en los artículos 200 y 267 de la Ley Federal de Reforma Agraria. Sinembargo, en la comunidad no
únicamente se es comunero con lo anterior. Por lo siguiente, en Comachuén, con base en sus usos y costumbres, es comunero aquella persona
que cuenta con tierras de cultivo, pero también aquellas personas que hayan nacido en el espacio territorial de la comunidad, que cooperan
económicamente -o en especie- en la organización de fiestas tradicionales y en asuntos comunales -de índole, político, social y cultural-, así
como la realización en faenas comunitarias. Por lotanto, en esta investigación, debe entender por comunero lo que reconoce la Ley Federal de
Reforma Agraria y por los usos y costumbres de la comunidad.

20
construcción de relaciones sociales en la intermediación laboral forma parte de los mecanismos
de mediación en las relaciones de dominio, de subordinación y de resistencia entre el trabajador
agrícola y el intermediario o es una estrategia que contribuye a la recontratación y al beneficio
mutuo? c) ¿Quién es un intermediario purhépecha? ¿cuál es su función en el reclutamiento, en
el enganche y en la contratación? ¿cómo se distingue su carrera de otros en México y en el
extranjero?
Para responder las interrogantes, se plantearon los siguientes objetivos: a) describir y
explicar cómo se ha integrado a los contratados purhépechas en el capitalismo flexible, puesto
que éste ha llegado hasta las zonas rurales e indígenas del país en busca de mano de obra -por
medio de intermediarios- que cumple con las características que requiere el mercado laboral de
agronegocios. Para ello, tomamos como ejemplo, a los contratados purhépechas que migran a
Elba: b) estudiar y explicar la construcción de relaciones sociales en la intermediación laboral,
su influencia en las relaciones de dominio, de subordinación y de resistencia.
Asimismo, resaltar la importancia que tienen esas relaciones interpersonales y colectivas
tanto para “merecer” seguir siendo recontratados como para sobrellevar los ambientes tanto
hostiles como solidarios que se dan en el trabajo, en los sitios de hospedaje y en los espacios de
socialización: c) describir y explicar el perfil que tiene un intermediario purhépecha y cómo se
distingue su carrera de otros en México y en EE. UU., es decir, qué métodos o estrategias utiliza
para ejercer su función de enganchador, contratista y mayordomo.
Dentro de este orden de ideas, se formularon hipótesis y herramientas metodológicas que
contribuyeron a guiar la investigación. En una primera hipótesis, se consideró que la
precarización o flexibilidad laboral es un fenómeno social que también se presenta en el medio
rural e indígena, ejemplo de ello, son los trabajadores agrícolas temporales de Comachuén que
se contratan con la visa H2A.
Uno de los supuestos fue que para formar parte de la migración bajo contrato no basta
con tener el perfil, los requisitos, el apoyo de redes sociales y los recursos económicos
necesarios, porque para ser contratado y recontratado también cobran importancia la
construcción de relaciones sociales que establecen el trabajador agrícola y el intermediario.
Debido a que se corre el riesgo de no encontrar empleo, de perder el que se tiene o de conseguir
solo un empleo precario; esto es algo que siempre está presente en la vida de los migrantes
purhépechas, de ahí que para ellos sea importante cuidar y mantener las relaciones de confianza,

21
respeto y lealtad hacia el intermediario. Esto a su vez, los ha llevado a una “competencia” laboral
durante su estancia en EE. UU. con el propósito de demostrar su valía como trabajador
empeñoso y productivo frente al mayordomo y al patrón, y así poder ser considerados
nuevamente en la siguiente temporada.
Como una segunda hipótesis, se conjeturó que la función del intermediario purhépecha
es de suma importancia no solo por los métodos y estrategias que utiliza para ejercer su función
sino porque a la hora de enganchar y contratar toma en cuenta aspectos como el parentesco, el
compadrazgo, la amistad, no contar con “record” 14 o tener deudas pendientes con la ley
norteamericana y mexicana. Al evaluar estos elementos, elige quién va y quién se queda,
dependiendo de la temporada y el tipo de actividad laboral que se vaya a realizar durante su
estancia. Asimismo, el intermediario espera que los contratados le guarden confianza, respeto y
lealtad; es decir, que vuelvan a recontratarse con él, lo cual implica no cambiar de contratista.
En esta investigación veremos cómo los trabajadores estacionales que se contratan con
la visa H2A viven una situación vulnerable porque no cuentan con sindicatos que protejan sus
derechos laborales, tienen que depender en ellos mismos y de las relaciones sociales que
establecen con el intermediario y con el empleador, puesto que de eso depende su futuro laboral.
La indagación resulta relevante porque nos muestra a Comachuén como un claro ejemplo de
cómo el campesino, artesano y comunero se ha visto obligado a emplearse como jornalero
agrícola para complementar sus ingresos económicos de subsistencia (Araghi, 1995; Sánchez,
2001). Aunque, lo anterior, según Julio Boltvinik, obedece a que en “ [ ^ ] el capitalismo no
puede existir en forma pura en la agricultura: sin la oferta campesina de mano de obra estacional.
[ ^ ] No habría (casi) nadie dispuesto a trabajar [ _ ] durante las cosechas. Por tanto, la
permanencia de la agricultura campesina hace posible el agrocapitalismo” (Boltvinik, 2009: 39).
El campesino o comunero “a tiempo parcial” -o en algunos casos de manera definitiva-
ha pasado a ser un jornalero agrícola; un tránsito de su condición social de productor libre a la
de “mercancía” . No obstante, habrá que enfatizar que algunos campesinos lo hacen para
complementar sus ingresos extraparcelarios. Mientras que otros, al no contar con los medios de
producción y de cierto capital económico, tienen que migrar por necesidad al interior del país o
en el extranjero.

14Es la manera como le llaman los migrantes purhépechas en su lenguaje coloquial cuando una persona en EE. UU. no paga la multa de una o
varias infracciones quehaya cometido, que pueden ser por: no contar con sulicenciade conducir, haber estadomanejando unvehículo enestado
de ebriedad, nohaber renovado las placas de su automóvil, entre otras.

22
Tal como se presenta Comachuén en términos de casuística es interesante por su tardía
incorporación a los flujos migratorios por causa de la también tardía desagrarización15 (Carton
de Grammont, 2009). En este proceso de desagrarización el jornalero vende su trabajo a cambio
de un salario, con el fin de obtener ingresos económicos que contribuyan a su subsistencia. Si
bien, lo anterior no se puede generalizar, porque como se mencionó párrafos arriba, en la
comunidad de estudio, algunos campesinos y comuneros migran y se emplean en diferentes
labores de manera estacional para complementar sus ingresos extraparcelarios. Lo anterior,
constata que, “el capitalismo agrícola solo puede existir en simbiosis con campesinos pobres,
dispuestos a (y urgidos de) vender su fuerza de trabajo algunos días al año ” (Boltvinik, 2009:
24).
En Comachuén, un número importante de personas que migran a diferentes lugares,
cuentan con tierras de cultivo, pero las han dejado de producir debido a su poca rentabilidad. Al
no contar con subsidios para la producción agrícola, tienen que asumir el costo total de la
estacionalidad agrícola, porque la sociedad en su conjunto no paga el precio justo por los
alimentos. Al mismo tiempo, por desventajas tecnológicas y financieras les resulta difícil
competir con los productos importados y con productores nacionales (Boltvinik, 2009). Estas
razones y otras más han contribuido a “ [ ^ ] la ruptura de estructuras tradicionales de trabajo” 16
(Sassen, 1998: 40) en el medio rural. En Comachuén, tanto los que cuenta con tierras de cultivo
como los que no, se están empleando en los campos agrícolas de Nueva York, Carolina del
Norte, Kentucky, Oklahoma, Missouri, Texas, Arkansas, Colorado, Florida y Virginia.
Como vemos, el capitalismo en la agricultura no se puede comprender si no tomamos en
cuenta la función indispensable que está cumpliendo la mano de obra estacional campesina. Esto
explica de cierta manera el aumento de jornalero(a)s agrícolas17 en la comunidad de estudio.

15Cuando se refiere al proceso de desagrarización que plantea Carton de Grammont no se hace alusión a la desaparición del campesinado, ni
del trabajo o actividades agrícolas, sino a la disminución progresiva de la contribución de las actividades agrícolas a la generación de ingresos
económicos en los hogares. Particularmente, en el caso de Comachuén y de miles de pueblos y localidades rurales del país, esto es relevante
por la dependencia de las remesas que envían los migrantes de EE. UU. a México. Por ende, “[^] las estrategias de sobrevivencia se toman a
partir de las condiciones del mercado de trabajo más que de las condiciones del mercado de productos agropecuarios” (Carton de Grammont,
2009: 15). Insisto, cuandohablo de la desagrarización no me refiero a la comunidad en general sino al grupo de personas que anteriormente se
dedicaban al cultivo demaíz, avena, a latala de árboles lamadera, a la construcción, entre otros. Porque cabe enfatizar que el trabajo del campo
aún se continúa practicando, pero no con la misma intensidad que en décadas pasadas.
16Entendidocomo“el desarrollo delaagricultura comercial, que estádestinadacasi en sutotalidad a laexportación, ha desplazadodirectamente
alos pequeños granjeros que sehan quedado sinmedios de subsistencia. Elloles obligaa convertirse entrabajadores asalariados enlaagricultura
comercial o emigrar a las ciudades” (Sassen, 1998: 40). En el caso de Comachuén, al no poder competir en el mercado y subsistir más de la
agricultura y de las artesanías en los últimos años, un sector de la población seha visto obligado a emplearse comojornaleros en el país y como
trabajadores agrícolas temporales en EE. UU.; algunos de manera definitiva y otros para complementar sus ingresos extraparcerlarios.
17Esto lo sostengo conbase en los datos obtenidos entrabajo de campo, así como de la propia información que me han vertido mis informantes
clave. Cuando me refiero a jornaleros agrícolas hago alusión a los trabajadores que se están empleando en el trabajo agrícola en el país,
regularmente, son contratados a través de contratos informales. Ycuando me refiero a trabajadores agrícolas temporales hago referencia a los
migrantes que van a laborar a EE. UU. de manera temporal, por lo general, sus contratos de trabajo se realizan de manera formal. Como he

23
Actualmente estimo que más de 450 comachuenses venden su fuerza de trabajo a nivel regional,
nacional e internacional. La investigación que se presenta cobra relevancia por tratar una
problemática actual sobre la que todavía hay mucho que explorar y conocer; en esta tesis se
presentará una parte de este vasto y complejo fenómeno social.
La información de esta investigación está organizada en temáticas que se desglosan en
cinco capítulos. En el primer capítulo, se presentan los aspectos teóricos-metodológicos de la
investigación. Para hacer la conexión entre lo teórico y los datos empíricos encontrados en
trabajo de campo, se retomó la discusión sobre el capitalismo flexible de Richard Sennett, el
discurso oculto de James Scott, el concepto de poder de Michel Foucault y el capital simbólico
de Pierre Bourdieu. Posteriormente, en varios apartados, se describe la metodología que se
utilizó, las herramientas y técnicas metodológicas, entrelazando algunas de las experiencias
vividas y los desafíos prácticos.
En el segundo capítulo, se presenta una síntesis acerca de las diferentes etapas de la
historia de la migración México-EE. UU. Luego, se abordan los antecedentes de las visas H2,
así como los motivos de su implementación en México hasta 1986. En otro apartado, se
mencionan las diferentes investigaciones que se han realizado sobre las visas H2A y H2B, lo
que vendría siendo el estado de la cuestión. Posteriormente, se exponen los antecedentes y el
desarrollo de la migración autorizada con visas de trabajo en la región Purhépecha de
Michoacán.
En el tercer capítulo, se realiza una descripción etnográfica y sociodemográfica de la
comunidad de estudio haciendo énfasis en el ámbito agrícola, forestal y artesanal. Asimismo, se
describen las diferentes actividades laborales que llevan a cabo los comachuenses para
complementar sus ingresos extraparcerlarios y para su subsistencia. Después, se presentan los
antecedentes históricos de la migración nacional e internacional en Comachuén, caracterizado
por cinco etapas o fases.
En el cuarto capítulo, se describe y explica las funciones -reclutamiento, contratación y
recontratación- que desempeñan los intermediarios en Comachuén. En otro apartado, se hace
una descripción acerca del perfil, los requisitos, los criterios y etapas que tienen que pasar los
trabajadores agrícolas temporales para poder obtener la visa H2. Posteriormente, se aborda el

mencionado en el texto, la migración con visa H2Aes para los trabajadores que se emplean en trabajo agrícola y la migración con visas H2B
es para los trabajadores que se emplean en el sector de servicios.

24
caso específico de los contratados purhépechas que se dirigen al estado de Nueva York. En
diferentes apartados se desarrollan cuestiones que tienen que ver con la compañía empleadora,
la estancia temporal, la distribución de cuadrillas, las condiciones laborales, la explotación, la
manifestación de la masculinidad y la manera en que se construyen las relaciones sociales en la
intermediación laboral.
En el quinto y último capítulo, se presenta la función que están desempeñando los
enganchadores y contratista purhépechas en la migración con visa H2A. Luego, se aborda el
caso particular y representativo de un intermediario purhépecha que se ha distinguido de los
demás contratistas locales. Porque su función no se limita a ser interlocutor y negociador, sino
también se caracteriza por ser un traductor cultural. Una persona que cuenta con una amplia
trayectoria migratoria, forjada a lo largo de múltiples idas y venidas de Comachuén a EE. UU.
En varios apartados, se describirán y explicarán los métodos y estrategias que utiliza para
reclutar, enganchar, contratar y recontratar a los trabajadores agrícolas temporales, así como la
función de mayordomo general que desempeña en Elba.
Finalmente, se exponen las conclusiones a las que se llegaron de la propia investigación,
y, por último, se hace un registro puntual de las fuentes documentales que fundamentan y
sustentan el presente estudio.

25
Capítulo I
Aspectos teórico-metodológicos en torno
a la migración con visas H2A

Antes de iniciar con mi recuento, quisiera mencionar que salgo tan


cansado del trabajo que cuando regreso del mismo, me echo un baño,
ceno, -aunque debería de ser la comida-, así que me hubiese gustado
escribir a detalle lo que sucede a diario en el trabajo, pero no me es
posible, porque mi cuerpo y mi mente están tan cansados que apenas si
puede escribir. Sin embargo, hago el esfuerzo por hacer mi diario,
porque sontantas cosas las que estoyviviendo comotrabajador agrícola
temporal en EE. UU. (Diario de campo de JRGM, Elba, Nueva York
(NY)julio 21 de 2015).

En este capítulo se presenta la parte teórica de la investigación. El propósito es hacer la conexión


entre lo teórico y los datos empíricos encontrados en trabajo de campo. Por consiguiente, se
retoma el capitalismo flexible de Richard Sennett, el discurso oculto de James Scott, el concepto
de poder de Michel Foucault y el capital simbólico de Pierre Bourdieu. Autores que nos
ayudarán a comprender y explicar cómo se construyen las relaciones sociales de confianza,
respeto y lealtad en la migración con visa H2A. Asimismo, en varios apartados, se describe el
uso de la metodología, las herramientas y técnicas metodológicas, entrelazando algunas de las
experiencias vividas y los desafíos prácticos que se tuvieron que afrontar en Comachuén y en
Elba.

1.1 Aspectos teóricos de la investigación

En esta investigación nos apoyamos de los autores aludidos porque sus aportes, ideas y
conceptos son explicativos, se relacionan y responden a las necesidades de nuestro objeto de
estudio. Se trata pues, de una justificación basada en las necesidades teórico-metodológicas.
Dado que, el ejercicio teórico, aparte de ser una construcción mental simbólica, creativa e
imaginativa, “ [ ^ ] es un modo de mirar los hechos, un modo de organizarlos y representarlos

26
conceptualmente a través de una nueva red de relaciones entre sus partes constituyentes”
(Martínez, 2006: 282).
Retomar las ideas de Richard Sennett nos permite ver las consecuencias globales,
sociales y económicas del capitalismo flexible, y cómo en este contexto, los trabajadores han
tenido que recurrir a diferentes mecanismos -contar con redes sociales, con cierto capital
económico y con un perfil- para obtener un trabajo temporal. A pesar de que el autor señale que,
con la reorganización del mercado laboral flexible, las relaciones sociales -confianza, el respeto
y la lealtad- se corroen, para el caso particular del medio urbano.
Por otro lado, James Scott, con sus aportes nos ayuda ver a los migrantes no sólo como
subordinados sino como personas que utilizan diferentes mecanismos de defensa y de resistencia
para hacer frente a la relación de dominio y de poder que ejerce el intermediario y el empleador
sobre ellos. Como veremos en el curso de la investigación, la creación de un discurso oculto se
manifiesta por medio del rumor, el chisme, el eufemismo y el refunfuño, formas de expresión
que nunca se atreven a hablar por sí mismas, pero que se resisten a la dominación del poder. Un
discurso que está constituido por las manifestaciones lingüísticas y gestuales. Sin duda, los
aportes de Scott contribuyen a ver a los contratados no solo como fuerza de trabajo sumisa que
labora sin cuestionar la explotación sino como seres humanos que buscan resistirse de manera
subjetiva18 a la explotación del dominador a través del discurso oculto.
Por su parte, Michael Foucault nos permite conocer quién ejerce el poder, cuándo y cómo
lo hace. En la migración con visas H2A, el ejercicio de poder y la relación de dominio es una
cuestión que se presenta desde el momento que se da la relación mutua entre el trabajador
agrícola y el intermediario. Un ejercicio de poder que se manifiesta a partir de la prohibición de
ciertas normas de conducta y de acción que permiten al dominador establecer un control -casi-
absoluto sobre el subordinado (Foucault, 2000). En efecto, el ejercicio de poder y de dominio
se hace evidente desde el enganche, la contratación, en el field, en espacios de socialización y
en la recontratación. Otro mecanismo de control importante es la disciplina, un tipo de poder,
con el cual se busca crear, formar y transformar trabajadores dóciles y obedientes, que no
cuestionen las condiciones laborales, ni asuntos que pudieran afectar al intermediario y a la
compañía empleadora.

18Me refiero a esa parte de no dejarse humillar por el empleador ni por los demás. Por lotanto, a través de su esfuerzo y desempeño laboral el
contratado purhépecha busca demostrar suhombría como trabajador productivo.

27
En lo que respecta a la elección de Pierre Bourdieu, es un autor clave para esta
investigación. Sus aportes respecto a las diferentes formas de capital -económico, social y
cultural- nos permiten explicar y comprender las estructuras de poder, de prestigio y de
reconocimiento social que se está construyendo en una comunidad Purhépecha influida por la
migración internacional. Cabe enfatizar que, se parte del capital simbólico -una forma de poder
que no es percibido como tal, pero que exige un reconocimiento legítimo-, para explicar cómo
los contratados y el mismo intermediario han realizado la donación de bienes y la prestación de
favores sin importar el costo económico, esto, con el objeto de obtener un reconocimiento social
en Comachuén que los legitime y los diferencie de los demás.
En la cultura Purhépecha, adquirir y poseer capital simbólico es una cuestión que se
legítima no solo por prestar favores, ni por la donación de bienes sino también por los patrones
de conducta del individuo. En el desarrollo de la investigación veremos cómo se traduce el
concepto de capital simbólico con otros conceptos similares de la cultura purhépecha, y cómo
eso ayuda a entender el comportamiento de los migrantes purhépechas. Finalmente, el uso de
conceptos y categorías analíticas que continuamente aparecen a lo largo de la investigación son
parte de una elaboración que se realizó con base en los datos recabados en trabajo de campo.

1.1.1 El capitalismo flexible según Richard Sennett

Para comenzar, tanto en México como en América Latina y otros países ha habido cambios
importantes en las últimas décadas, a causa de la implementación de políticas neoliberales y del
fenómeno denominado como globalización. Tanto así que, “vivimos en un mundo de
transformaciones que afectan casi a cualquier aspecto de lo que hacemos. Para bien o para mal
nos vemos propulsados a un orden global que nadie comprende del todo, pero que hace que
todos sintamos sus efectos” (Giddens, 2007: 6).
En esta investigación, cuando se comenzó a estudiar la migración de los trabajadores
purhépechas se tomó como punto de partida la obra de Richard Sennett (2000) titulada La
corrosión del carácter: las consecuencias personales del trabajo en el nuevo capitalismo. En
efecto, se retomaron varios de sus aportes e ideas, principalmente, el concepto de capitalismo

28
flexible,19 porque en su investigación nos muestra como ahora la situación laboral que viven las
personas en la sociedad -particularmente, en el medio urbano- es muy precaria, debido a que se
ven obligados a emplearse en periodos de corto plazo, con una alta rotación, de un trabajo a
otro. Según el autor, hoy en día, una consecuencia en la vida de las personas es una falta de
identificación como parte de un gremio o de una empresa (Sennett, 2000). Posiblemente, este
fenómeno social no sea “nuevo” para los jornaleros agrícolas que se emplean en México. Pero
como veremos más adelante, en la migración autorizada de los contratados purhépechas, las
relaciones interpersonales se fortalecen a través de una relación mutua que mantienen o
establecen con el intermediario.
Respecto al concepto de flexibilidad, algunos autores han debatido como su
instrumentación obedece a cambios que ha habido en la ejecución de políticas neoliberales que
buscan mayor competitividad en el mercado (Sotelo, 1998; Cortés, 2003; García, 2011) y,
asimismo, regule la cuestión laboral. Mientras que otros afirman que, “ ‘flexibilidad’ significa
también que el Estado y la economía traspasan los riesgos a los individuos. Los contratos
actuales son en su mayoría de corta duración y más fácilmente rescindibles (o ‘renovables’,
como dicen)” (Beck, 2000: 11). Aunque habrá que enfatizar que lo que se ha presentado en los
últimos lustros es una masificación muy significativa del recurso del capital en los migrantes
vulnerables que vienen de condiciones precarias y que llegan a insertarse en los países receptores
en sectores solo un poco menos precarios y mejor pagados que en su país de origen.
Por ejemplo, los trabajadores estacionales mexicanos que se contratan con una visa de
trabajo. En EE. UU. por hora de trabajo obtienen un pago que en su país no podrían obtener en
un día. Tal es la diferencia en el salario, de ahí que, elijan trabajar allá, a pesar de la falta de un
sindicato que defienda sus derechos laborales y de la misma explotación a la que están sometidos
durante su estancia temporal, sobre esta cuestión profundizaré más adelante.
En el contexto actual del neoliberalismo y de la globalización, el trabajador queda aún
más desprotegido y vulnerable. Ya que en el Estado de Bienestar hubo sectores -sobre todo los
obreros que pertenecían a la Confederación de Trabajadores de México (CTM)- que se
beneficiaron del apoyo que tuvieron de sindicatos que defendían sus derechos laborales. Aunque
hubo sectores -excepto, los campesinos que no pertenecían a las organizaciones corporativas

19Según Richard Sennett, “[^] el término flexibilidad se usa para suavizar la opresión que ejerce el capitalismo. Más que abolir las reglas del
pasado, el nuevo orden implanta nuevos controles, pero estos tampoco son fáciles de comprender. El nuevo capitalismo es, con frecuencia, un
régimen de poder ilegible” (Sennett, 2000: 9). Más adelante definiré como entiendo el término flexibilidad en esta investigación.

29
como la Confederación Nacional Campesina (CNC)- que quedaron desprotegidos, en su mayoría
del medio rural e indígena. A pesar de la existencia de un contrato social que debía beneficiar a
todos los ciudadanos del país.
Sin embargo, en los últimos años, con la reorganización del mercado laboral, la
integración laboral de los migrantes provenientes de países subdesarrollados se ha dado a través
de la migración no autorizada y por medio del Programa de visas H2, para el caso de México y
de otros países. Desde luego, un fenómeno social que es generado por los mismos factores que
estructuran la sociedad global. Debido a que se produce y reproduce una estructura de
desigualdad social tanto en el país de origen como de destino (Canales, 2015).
Visto de esta forma, se debe tenerse en cuenta que, en el capitalismo flexible, lo que
puede ser visto como una amplia flexibilidad -positiva- para los patrones. Para los trabajadores
esa flexibilidad resulta ser negativa por la desestructuración del contrato social: la antigüedad,
la pérdida de derechos contractuales y constitucionales (Sotelo, 1998). Por su parte, las
relaciones laborales y la organización del proceso de trabajo -en estas condiciones- es vivido
como lo contrario, como un marco extremadamente rígido, en el que los márgenes de acción
resultan sumamente estrechos.
En el caso particular de los contratados purhépechas, la inestabilidad laboral es una
cuestión que tienen que sobrellevar debido a que su futuro laboral depende del desempeño que
hayan tenido en EE. UU., así como de las relaciones sociales que mantienen con el intermediario
y el empleador. Nada está seguro en su futuro laboral porque no se cuenta con un empleo estable
y duradero. Aunado a ello, al no contar con sindicato que defienda sus derechos laborales, es
difícil que haya una identificación con la compañía empleadora, porque simplemente, son
trabajadores pasajeros que cumplen con breves contratos de trabajo y, que, a su vez, carecen de
relaciones sociales sólidas para su organización. Ante esta situación, en el mercado laboral
actual, “la cuestión del compromiso y la lealtad. ‘Nada a largo plazo’ es el principio que corroe
la confianza, la lealtad y el compromiso mutuo” (Sennett, 2000: 23).
Por otra parte, el capitalismo flexible impone una aparente mayor facilidad al trabajador
cuando en realidad aumenta la explotación (“la oficina virtual nunca cierra”), acrecienta la
presión por parte de los supervisores y, peor aún, incrementa la presión para aumentar el ritmo,
la productividad y las ganancias. En síntesis, ya no es posible perseguir objetivos a largo plazo
porque ahora prevalece una sociedad centrada en lo inmediato, en donde “la incertidumbre y el

30
riesgo son [los] desafíos en el trabajo” (Sennett, 2000: 27). No asumir el riesgo de aceptar un
trabajo temporal es quedarse fuera del mercado laboral, con pocas posibilidades de obtener
ingresos económicos que permitan la subsistencia.
En décadas pasadas, la mayoría de los comachuenses se dedicaban al trabajo agrícola y
forestal. De esos trabajos, lograban obtener un ingreso económico que permitía la reproducción
de familiar. Aunado a ello, forjaban un oficio que se heredaba de generación en generación. Sin
embargo, ante los efectos de las políticas neoliberales, muchos purhépechas se vieron afectados
en la venta de artesanías y productos agrícolas en el mercado. Por lo tanto, migrar por medio de
la visa H2A y H2B se convirtió en una alternativa laboral importante para algunos comuneros,
porque complementan sus ingresos extraparcelarios, mientras que otros dependen casi en su
totalidad de las remesas.
En dicha modalidad de migración esa falta de identificación para los trabajadores como
parte de un gremio, una empresa o compañía, quizás no la haya de manera directa, pero si hay
una identificación con el intermediario. Aunque debo señalar que, en el caso de los purhépechas,
nunca han podido formar parte de un sindicato que defienda sus derechos laborales, el Estado
únicamente los ha apoyado con escasos insumos para la producción agrícola y forestal.
Como vemos, todavía en la actualidad, una gran parte de campesinos y jornaleros
agrícola no están sujetos a un sindicato. A pesar de esa “supuesta” libertad que ofrece el
capitalismo flexible. El poder moverse de un lugar a otro no significa que se logré obtener un
trabajo estable y duradero. Sino más bien, es todo lo contrario, con la “nueva” organización
laboral, el trabajador se vuelve más vulnerable. Ante este contexto, los migrantes purhépechas
se han apoyado de un mediador -efectúa parte de la tarea que realizaba el sindicato-, que se
encarga de solicitar empleo, colabora en la contratación, en el trámite de la visa, protege, negocia
el pago y representa al contratado.
En el caso particular de Comachuén, la función que realiza un intermediario Purhépecha
es algo nuevo, y la importancia de su trabajo estriba no solo por vincular la oferta y la demanda,
sino por ser directamente el traductor lingüístico y cultural, tanto de la cultura purhépecha, como
de la cultura mestiza y anglosajona.

31
Las relaciones sociales que sostiene el intermediario con los contratados purhépechas
cobran importancia y se refuerzan a través de la solidaridad, la cooperación,20 el respeto,21 la
confianza y la lealtad. Porque el intermediario es la persona que realiza una función similar a la
de un sindicato, puesto que se encarga de solicitar empleos, apoyar en el trámite, negociar el
pago, solicitar apoyo en caso de accidente o enfermedad, de igual forma, ejerce su función como
traductor y enlace ante los empleadores norteamericanos. Por estas razones y varias otras, el
contratado debe brindarle: buena conducta, buen desempeño, la capacidad para soportar arduas
jornadas y la habilidad para realizar diferentes actividades laborales, esto con el objeto de
asegurar su recontratación para la siguiente temporada.
La sumisión y el sometimiento del trabajador al empleador se hacen evidente durante la
estancia en Elba. De esto último, Richard Sennett, no nos habla en su obra, sin embargo, es lo
que se ha encontrado y demás cosas que se irán desarrollando a lo largo de la investigación.
Cabe aclarar, que no se está refutando el aporte del autor porque su estudio se centra en otro
contexto. Además, sus ideas han contribuido de manera sustancial para guiar la presente
indagación.
En la actualidad, la inestabilidad y la incertidumbre laboral se han convertido en una
constante para muchos migrantes purhépechas debido a que, al obtener un empleo temporal, no
deben cuestionar las condiciones laborales ni mucho menos recurrir a instancias que pudieran
afectar a sus empleadores porque corren el riesgo a ser despedidos. La falta de protección del
contratado en el capitalismo flexible lo ha obligado a buscar estrategias que le permita encontrar
y mantener un empleo temporal que coadyuve a complementar sus ingresos económicos. Por
esta razón, ha buscado sus propios mecanismos y estrategias (redes sociales) que permitan su
recontratación, más adelante profundizaré a detalle sobre este punto.
Por otro lado, en esta investigación se entiende por capitalismo flexible a un sistema
económico que incluye e integra en el mercado laboral a los migrantes provenientes de países
subdesarrollados. Desde luego, trabajadores socialmente vulnerables -por no contar con Estado
o sindicato que defienda sus derechos laborales- que, regularmente están expuestos a la
explotación y a los abusos por su condición de migrantes. Pero que a pesar de ello están insertos

20Se entiende como el apoyo mutuo que se da entre el trabajador agrícola y el intermediario en el desarrollo de la migración autorizada con
visas de trabajo.
21Es una relación que marca diferencia entre el trabajador y el intermediario. Esa relación se manifiesta en el comportamiento que se brindan
tanto en el área detrabajo como en espacios de socialización. En palabras de Richard Sennett, “transmitir respeto es encontrar las palabras y los
gestos que permitan al otro no sólo sentirlo, sino sentirlo con convicción” (Sennett, 2003: 213).

32
en sectores económicos dinámicos, en donde prevalece la incertidumbre y la inestabilidad
laboral (Canales, 2015).
Por lo tanto, independientemente de que haya un sistema económico capitalista
(financiero, flexible, salvaje, atípico, moderno o avanzado). El significado del trabajo cambia,
por ende, habrá que distinguir “trabajo” de “fuerza de trabajo” . Por el primero debe entenderse,
“ [ ^ ] como proceso y como acto, es tan globalizado como el mismo capital. La fuerza de trabajo,
en cambio, no. La globalización de la fuerza de trabajo sería la globalización del trabajador,
proceso que, sin embargo, no parece asumir las formas y contenidos de la globalización del
trabajo y del capital” (Canales, 2015:132).
Por consiguiente, para los trabajadores estacionales que participan en la migración
autorizada se ha bloqueado el camino recto de su carrera laboral tal como afirma Sennett (2000).
Porque ellos no han podido -en su mayoría- incursionar a un trabajo estable, con el cual puedan
contar con un sindicato, tal como se adujo párrafos arriba, además, tampoco han acumulado
derecho de antigüedad. Aunque, por otro lado, si han efectuado distintos trabajos, de hecho, en
la actualidad es lo que están realizando en el “otro lado” . Coincido con el autor acerca de cómo
ahora “ [ ^ ] la gente hace fragmentos de trabajo” (Sennett, 2000: 9). Es más, el conseguir y
mantenerse en un empleo temporal no solo depende del perfil y de los requerimientos básicos,
sino del vínculo de relaciones sociales, tal como sucede con los contratados purhépechas.
En este sentido, insisto, en la migración bajo contrato, cobra importancia la función que
realiza un intermediario a quien se le confiere lealtad y compromiso mutuo de parte del
trabajador agrícola. Quizás no sea posible lograr un objetivo a largo plazo, pero sí temporal,
además, se obtiene una gratificación por el acuerdo mutuo. “ [ ^ ] Toda relación con el otro es
estratégica y trae consigo una componente de poder, por más reprimida o sublime que ésta sea.
[ ^ ] Es una relación conflictiva que pone en movimiento mecanismos afectivos sumamente
profundos y poderosos puesto que el envite es, en última instancia, la identidad de uno y de otro
[ _ ] ” (Erhard, 1990: 174).
Por último, es oportuno señalar que, la construcción de relaciones sociales entre el
migrante purhépecha y el mediador se presenta en diferentes momentos en la intermediación
laboral. De igual forma, la integración laboral de los contratados cumple con ciertas
características que el sector agroindustrial exige. En suma, para los trabajadores agrícolas
purhépechas, la experiencia forjada en el trabajo agrícola y en la tala de árboles les ha permitido

33
desarrollar destrezas para la resistencia a intensas jornadas, así como la adaptación al trabajo
arduo en EE. UU.

1.1.2 El discurso oculto de James Scott

Retomar los conceptos de James Scott no es una tarea sencilla, porque analizarlos
minuciosamente nos permite entender las diferentes maneras en que grupos subordinados y
grupos de poder producen un discurso oculto. Por ejemplo, los trabajadores estacionales que
migran a EE. UU., producen un discurso oculto a partir de su sufrimiento -de manera discreta-
ante el mayordomo y el empleador. Por su parte, “el poderoso, por su lado, también elabora un
discurso oculto donde se articulan las prácticas y las exigencias de su poder que no se pueden
expresar abiertamente” (Scott, 2000: 21). El conocimiento de ambos discursos contribuirá a que
entendamos las diferentes maneras de resistencia y de subordinación en la migración bajo
contrato.
En la obra de James Scott (2000) intitulada Los dominados y el arte de la resistencia.
Discursos ocultos, el autor nos explica a partir de las conductas del subordinado y del dominador
dos tipos de discursos. Por un lado, el discurso público, el cual se efectúa en presencia del
dominador. Por otro lado, el discurso oculto, que se crea y se expresa a espaldas de los que
detentan el poder. Es oportuno señalar que cuando se refiere a ambos discursos no significa que
todo se exprese a través del lenguaje, porque el discurso oculto, “ [ ^ ] está constituido por las
manifestaciones lingüísticas, gestuales y prácticas que confirman, contradicen o tergiversan lo
que aparece en el discurso público” (Scott, 2000: 28).
En la migración con visas H2A, el discurso oculto se hace evidente de diferentes
maneras. Habitualmente, se manifiesta en el field y en ciertos espacios de socialización. En esos
lugares, se crea en presencia de los trabajadores de confianza que mantendrán en secreto las
opiniones vertidas sobre el mayordomo o el empleador. Por esta razón, el discurso oculto se
crea para “un ‘público’ restringido que excluye -que se oculta de- otros ‘públicos’ específicos
[ ^ ] que de hecho elabora cada uno de los discursos ocultos” (Scott, 2000: 38). En efecto, los
contratados son los que producen ese discurso oculto, generalmente, en cuadrillas; aunque no
todos comparten ese discurso a pesar de que todos pertenezcan al mismo grupo de subordinados.

34
Como se ha venido señalando, el discurso oculto está formado por un lenguaje y por
gestos que modifican o contradicen lo que aparece en el discurso público. Para el migrante
purhépecha, una manera de resistirse a la dominación22 y a la sumisión del mayordomo y del
empleador es precisamente a través del manejo de apariencias en las relaciones de poder.
Cuando se refiere a resistencia23 en este texto, se hace alusión a la acción o capacidad de
aguantar y tolerar; un mecanismo o estrategia de protección. Los trabajadores estacionales a
través de su aparente sumisión y obediencia24 a largas y arduas jornadas laborales muestran
resistencia a la explotación laboral porque saben de antemano que negarse o no continuar
laborando corren el riesgo a no ser recontratados para la próxima temporada.
Los contratados purhépechas al igual que los tomateros del valle Autlán-El Grullo, del
estado de Jalisco (México), hacen uso de “las prácticas de ironía25 [ ^ ] mediante acciones y
palabras, pero también con gestos y actitudes cambiantes que pueden ser interpretadas de
diferente manera por distintas personas” (Torres, 1997: 45). Gabriel Torres, aduce que, “la ironía
sirve a los trabajadores para recobrar su dignidad en contra de los estereotipos y prejuicios del
personal de la compañía, los de otros trabajadores y hasta los del investigador” (Torres, 1997:
225).
La ironía como expresión de poder puede manifestarse a través de la risa, la burla y el
juego. De tal forma que, “el poder de los subordinados es un fenómeno enigmático pero que
sucede de vez en vez, aunque no sea obvio para todos” (Torres, 1997: 225). En EE. UU., los
contratados, habitualmente, utilizan el lenguaje p ’urhé no solo para comunicarse entre ellos sino
también para burlarse -imitarlos e insultarlos- desde el comportamiento, la forma de hablar y de
vestir de los mayordomos y del patrón. Algunas prácticas de ironía pueden ser en presencia o
en ausencia de los dominadores.
Por su parte, el discurso oculto, “ [ ^ ] constituye una forma de representar en la fantasía,
la cólera y la agresión recíproca que la presencia de la dominación reprime” (Scott, 2000: 64).

22Con relación a las ideas de MaxWeber, se entiende “[^] por ‘dominación’, [^] la probabilidad de encontrar obediencia dentro deun grupo
determinado para mandatos específicos (o para toda clase de mandatos). No es, por tanto, toda especie de probabilidad de ejercer ‘poder’ o
‘influjo’ sobre otros hombres (Weber, 2002: 170). Seretomadicha definición porque se ajusta a ladominación queejerce el intermediario sobre
los trabajadores agrícolas en lamigración bajo contrato. Más adelante veremos cómo se da esa dominación.
23“El término proviene del latín resistentia. La resistencia es entendida como la acción o capacidad de aguantar, tolerar u oponerse”. Véase:
http://concepto.de/resistencia/ Por su parte, el Diccionario de la Real Academia Española define resistencia como “la acción y efecto deresistir
oresistirse”. Véase: http://dle.rae.es/?id=WAPyoek
24“Significa que la acción del que obedece transcurre como si el contenido del mandato se hubiera convertido, por sí mismo, en máxima de su
conducta; y eso únicamente en méritos de la relación formal de obediencia, sin tener en cuenta la propia opinión sobre el valor o desvalor del
mandato comotal” (Weber, 2002: 172).
25En esta investigación, se entiende como un modo de expresión disimulada que se utiliza para dar a entender algo distinto de lo que se dice y
hace. Por lotanto, la práctica de la ironíanecesita inteligencia, ingenio y artificio que la oculte de ciertamanera.

35
En Elba, los trabajadores estacionales suelen decir e imaginar aquello que no pueden hacer
frente al intermediario. En los breves periodos de descanso o en la hora del lonche, expresan -
en sus conversaciones- sus inconformidades, molestias, incluso, ilusiones de desquite y
venganza hacia el mayordomo y el empleador.
Otro de los conceptos clave que el propio Scott utiliza para presentar los actos de
resistencia en el discurso oculto, es el eufemismo, el chisme, el rumor y el refunfuño. Cada uno
de estos conceptos se desarrollarán y explicarán con mayor detenimiento a continuación. Por
ejemplo, “el eufemismo, se usa para borrar algo que se considera negativo o que puede
convertirse en un problema si se declara explícitamente” (Scott, 2000: 79). Por lo general, es
utilizado por aquellos que detentan el poder para ocultar el abuso, actos desagradables y la
coerción que ejercen sobre los subordinados.
Dicha cuestión es común verlo en la recontratación que el intermediario realiza con los
trabajadores estacionales, aparentemente, recontrata con relación a la lista de nombres -
elegidos- que le envió el empleador. Otro ejemplo, es cuando una persona acude con el
intermediario para contratarse y cuando le dice “ya no hay espacio, ya están completos los que
van a ir está temporada”, con una breve frase se las arregla para ocultar su decisión y la del
patrón. Evidentemente, los que no fueron aceptados o considerados, tienden a usar expresiones:
“no me seleccionaron”, “ya no hubo chance”, “tendré que esperar para la próxima temporada”,
en ocasiones, insultan y maldicen de diferentes maneras al intermediario, como muestra de su
desagrado.
Según Scott, “el discurso oculto es un producto social y, por lo tanto, resultado de las
relaciones de poder entre subordinados” (Scott, 2000: 149). Es decir, el discurso no se crea por
sí mismo entre los mismos subordinados, ni tampoco en cualquier lugar y momento. Eso implica
articular las ideas y pensamientos en el que los dominados comparten una misma concepción
respecto al que detenta el poder. Expresan aquello que no pueden hacerlo en público o en
presencia del dominador. Por tanto, “los espacios sociales en que crece el discurso oculto son
por sí mismos una conquista de la resistencia, que se gana y se defiende en las fauces del poder”
(Scott, 2000: 149). Como mencioné anteriormente, en Elba, los contratados suelen expresar sus
inconformidades a través de gestos, pláticas, silencios, etc., dentro de la cuadrilla, en la casa de
hospedaje, en horas no laborales y en espacios de socialización con compañeros de confianza,
hasta con integrantes de la familia - a través de llamadas telefónicas- entre otros.

36
Por otra parte, para elaborar un discurso entre los mismos subordinados no basta con
“ [ ^ ] la conquista de espacios físicos y de un tiempo libre relativamente independiente, sino
también de los agentes humanos que los crean y diseminan” (Scott, 2000: 153). Esto es muy
importante, porque dentro del grupo de subordinados hay jerarquías y relaciones de poder. Un
ejemplo, los allegados al intermediario, regularmente, son personas de su confianza, que
mantienen lazos de parentesco, de amistad y de paisanaje. Hasta cierto punto, no son nombrados
oficialmente como personas que cuenten con un cargo y una autoridad, sin embargo, asumen la
función de estar al pendiente -discretamente- de algún acto o comentario que pueda afectar el
puesto del intermediario. El objetivo de estas personas es mantener un grado de confianza y de
lealtad al intermediario con el propósito de ocupar un mejor cargo. Por ejemplo, pasar de
pizcador a tractorista, de un trabajo arduo a otro -no tan pesado-, o simplemente, para formar
parte de las mejores cuadrillas, con finalidad de obtener un mejor sueldo.
Una de las funciones que realizan los allegados, ayudantes o trabajadores de confianza
al intermediario es vigilar discretamente la conducta y el desempeño laboral de los contratados.
Cabe aclarar que, en presencia de estas personas, no es posible elaborar y expresar el discurso
oculto debido a que ellos precisamente buscan identificar quiénes no están obedeciendo las
órdenes del intermediario. Éste, posteriormente, valorará las acciones que tomará sobre ellos;
posiblemente, no los vuelva a recontratar o quizás los empleé en trabajos más arduos.
Por su parte, el chisme, es un elemento importante que se utiliza dentro del discurso
oculto para expresar aquello que tampoco se puede hacer en presencia del dominador. El chisme,
al no contar con un autor intelectual que se haga responsable de lo que dijo, se presta como una
agresión que es utilizado para destruir la reputación de los que detentan el poder (Scott, 2000).
La reproducción del chisme es común entre cuadrillas en Elba. Habitualmente, se generan en
torno al carácter, comportamiento y personalidad del intermediario, del mayordomo, del
empleador y de los propios trabajadores agrícolas. En estos últimos, los chismes pueden ser
creados en EE. UU. o desde su terruño, -se comentan en el field, en la casa de hospedaje y en
diferentes espacios de socialización-. También son utilizados para distraer la mente del
cansancio físico, la fatiga y la soledad.
Al igual que el chisme, el rumor al ser anónimo y carecer de un autor, cumple con una
función importante en la elaboración del discurso oculto. Pero a diferencia del chisme con el
rumor se busca presagiar sobre cuestiones de gran trascendencia, estos pueden ser “los

37
acontecimientos en que hay peligro de perder la vida, como las guerras, las epidemias, las
hambrunas y los motines, son en general los marcos sociales más fértiles para la producción de
rumores” (Scott, 2000: 175).
Los contratados purhépechas hacen uso del rumor para presagiar su futuro laboral, este
puede ser bueno o malo, dependiendo el contexto en el que se esté viviendo, porque no todas
las temporadas laborales son uniformes. Insisto, el rumor se puede utilizar para pronosticar el
futuro laboral, por ende, cobra importancia el desempeño laboral que tuvieron, así como la
buena conducta, la sumisión y la obediencia. Vale la pena decir que, el rumor, puede surgir de
quienes sí y de quienes no volverán a ser considerados para la próxima temporada. También
puede ser cuando un trabajador llega a tener un accidente, una enfermedad -por la picadura de
algún insecto- el contacto de una mala hierba, si no logra tener una recuperación pronta, se
vaticina inmediatamente su retorno a México.
Otro de los conceptos que forman parte del discurso oculto según James Scott, es el
refunfuño, al cual define como una forma de queja o descontento que se expresa en un momento
específico, pero en el que no se corre el riesgo a ser responsabilizado por su queja. En otras
palabras, “ [ ^ ] el quejoso puede evitarse un problema y puede, si lo confrontan, negar cualquier
intención de estarse quejando” (Scott, 2000: 186). Por lo general, el refunfuño se hace evidente
por medio de gestos, risas, silencios, miradas fijas, entre otros. Según Gabriel Torres, para los
trabajadores agrícolas, el uso de “ [ ^ ] las diversas máscaras de subordinación, [ _ ] pueden
resultar muy eficaces para recuperar su dignidad y sus derechos. [Porque] el uso de diversas
máscaras es un recurso irónico cotidiano que persigue lograr un balance en la correlación de
fuerzas desfavorables (Torres, 1997: 252).
En Elba, al realizar observación participante era común ver los actos de refunfuño
cuando la jornada de trabajo se prolongaba en el día o cuando se tenía que seguir pizcando en
condiciones adversas: con intensas lluvias, fuertes vientos y con altas temperaturas de calor. Las
actitudes que mostraban en sus rostros eran miradas fijas, pensativas, silencios prolongados,
gestos de cansancio, suspiros de molestia y descontento. Sobre todo, el silencio después de
muchas horas de trabajo era muy común porque reflejaba cansancio e inconformidad, era una
manera de pasarle el mensaje al mayordomo y al empleador, un alto a la jornada laboral. Pero a
la vez, “ [...] conceder una cierta ventaja al poderoso; [porque] el uso de diversas expresiones
anónimas permite remontarla” (Torres, 1997: 252). El refunfuño y las prácticas de ironía son

38
utilizados como mecanismos de protección, de resistencia y para desafiar a los poderosos de
manera indirecta.
Al igual que el chisme, el rumor, el refunfuño y el eufemismo. “Las bromas y [las
travesuras] per se pueden convertirse en eficaces formas de resistencia no planeada” (Torres,
1997: 244). Porque representan constantes interrupciones de la hegemonía de los que tienen y
hacen uso del ejercicio de poder y de dominio. Por ejemplo, en Elba, dentro de las cuadrillas,
destacaban personas que se caracterizaban por ser carismáticas por su sentido del humor. En el
field realizaban una serie de chistes, bromas y travesuras, esto de cierta manera ayudaba a que
las horas de la jornada laboral transcurrieran con mayor rapidez, puesto que el cansancio no se
sentía con la misma intensidad, a diferencia de otros días cuando se pizcaba en silencio y con
mucha presión.
El uso de las bromas y las travesuras no se limitaba a distraer la mente del cansancio,
sino que también formaban parte de acciones que podían perjudicar o desquitarse del
mayordomo y del empleador. Un ejemplo, era no pizcar bien el pepino, la calabaza minipumpki
o maltratar la calabaza esquash. Sobre esta última, la insistencia era constante debido a que dicha
calabaza no se comercializaba inmediatamente en el mercado. Por lo tanto, si tenía golpes o era
muy estropeada durante el periodo de su almacenamiento se echaba a perder, lo que
posteriormente, repercutía en pérdidas económicas para la compañía. Con ese tipo de acciones
se hacía resistencia al ejercicio de poder y de dominio frente a los dominadores.
Aunque, las travesuras, también se realizaban entre los mismos contratados, con el
propósito de afectar o perjudicar a un compañero o a una cuadrilla en particular (Torres, 1997).
La intención era para que el mayordomo les llamara la atención, los descansara o para que los
incorporara en la “lista negra” . Por supuesto, esta cuestión también incidía en su reputación,
porque eran vistos como los flojos, los que trabajan muy lento y los que posiblemente no
volverían a ser considerados para la próxima temporada.
Respecto a las travesuras, hubo ocasiones en que se salían de control, en una ocasión, en
una cuadrilla de “pepineros”, se les ocurrió echar en el guayín una pequeña víbora junto con el
pepino pizcado. Desde luego, la acción había sido sin intenciones de afectar a todos los
compañeros. Sin embargo, cuando el mayordomo se enteró de la acción, les llamó la atención a
todas las cuadrillas, incluso, nos dijo que ese tipo de travesuras no era correcto hacerlas porque
si el patrón se hubiera percatado de que una víbora se iba a empacar junto con el pepino, no solo

39
les llamaría la atención sino tal vez hasta los iría a despedir. La cuadrilla que realizo dicha acción
nunca responsabilizo a la persona que se atrevió a aventar la víbora al guayín. En dicha cuadrilla,
sus integrantes eran muy inquietos, tanto así que en ocasiones se lanzaban pepinos entre ellos o
le lanzaban pepinos al tractorista cuando ejercía presión sobre ellos. Por cierto, varias veces se
llegaron a suscitar riñas y discusiones verbales en dicha cuadrilla.
En suma, conviene destacar que el discurso oculto, aparece sin disfraz en el ámbito de
las relaciones públicas de poder. Un ejemplo, si alguien se rehúsa a trabajar o no obedece las
órdenes del mayordomo corre el riesgo de ser descansado. De ahí que, el discurso oculto se
convierta en mecanismo de resistencia porque “la realidad del poder exige que ese discurso
oculto se manifieste a través de subordinados anónimos o se proteja con el disfraz del rumor,
el chisme, el eufemismo o el refunfuño, formas de expresión que nunca se atreven a hablar por
sí mismas’”(Scott, 2000: 188). Pero siempre y cuando ese descontento se manifieste en ciertos
espacios sociales en los que el subordinado anónimo se sienta seguro y no tema a represalias de
los que detentan el poder.
Por último, el discurso oculto y las prácticas de ironía que se manifiestan a través de
diversas máscaras de subordinación frente al dominador, permiten recuperar la dignidad del
trabajador agrícola. Porque son mecanismos de resistencia que utilizan para su protección en
una correlación de fuerzas desfavorables que hay entre el contratado, el mayordomo y el
empleador. La explicación, descriptiva y narrativa que se dio en torno al uso del eufemismo, del
chisme, del rumor, de los actos de refunfuño, de las bromas y las travesuras, permitieron
reconstruir los patrones de comportamiento colectivo. Es decir, cómo los purhépechas asocian
y recrean los espacios sociales donde viven y trabajan.

1.1.3 El concepto de poder de Michel Foucault

Otro de los aspectos teóricos que se retoman en esta investigación es el concepto de poder de
Michel Foucault, el cual nos permite explicar teóricamente como se presenta el ejercicio de
poder en la sociedad. Es pertinente tomar dicho concepto como punto de partida para explicar
cómo se manifiesta la relación de dominio en la migración bajo contrato. Es decir, en qué
condiciones se subordina, disciplina y condiciona al migrante purhépecha. Según Howard

40
Becker, “todos los grupos sociales establecen reglas y, en determinado momento y bajo ciertas
circunstancias, también intentan aplicarlas. Esas reglas sociales definen las situaciones y
comportamientos considerados apropiados, diferenciando las acciones ‘correctas’ de las
‘equivocadas’ y prohibidas” (Becker, 2009: 21).
La cuestión del poder ha sido definida y debatida de diferentes maneras a través de la
historia. En esta investigación se entiende por poder, “la facultad o potencia de hacer algo”,26 o,
mejor dicho, la “capacidad que tienen los individuos o miembros de un grupo de lograr sus
objetivos o de impulsar sus intereses” (Giddens, 2000: 738). En la migración con visas H2A, el
intermediario, el mayordomo y el empleador cuentan con un conocimiento o saber que los
trabajadores agrícolas no tienen acceso. Según Foucault, “no es posible que el poder se ejerza
sin el saber, es imposible que el saber no engendre poder” (Foucault, 1979: 100).
Para el autor Michel Crozier, “el poder está conceptuado como un atributo, como una
propiedad que opone a los que tienen con los que no tienen, como un mecanismo impersonal,
una cosa que se impone a actores sociales del exterior sin que por otro lado jamás se precise de
dónde viene” (Erhard, 1990: 24). En términos generales coincido con esta postura, porque no
todos pueden poseer ese atributo de detentar y ejercer el poder. Por ejemplo, la función del
intermediario nos muestra como para ejercer el poder se tiene que tener un conocimiento
trilingüe -purhépecha, español e inglés-, haber obtenido un capital social con la experiencia
migratoria, así como la confianza de los empleadores. Esos elementos, le han permitido al
intermediario purhépecha ejercer un poder sobre los contratados a través de diferentes
mecanismos de control: obediencia, sumisión, respeto y lealtad.
Por supuesto, lo anterior no se compara al poder que se ejerce en una cárcel, en donde el
ejercicio de poder no se oculta ni se enmascara. Tal como afirma Foucault, “la prisión es el
único lugar en el que el poder puede manifestarse de forma desnuda, en sus dimensiones más
excesivas, y justificarse como poder moral” (Foucault, 1979: 81). Aunque es oportuno añadir
que el ejercicio de poder también se ejerce en otras instituciones sociales como en la escuela y
en la familia, en donde “los niños sufren una infantilización que no es la suya. En este sentido
es cierto que las escuelas son un poco prisiones, las fábricas son mucho más prisiones”
(Foucault, 1979: 81). El poder es una cosa tan misteriosa que en ocasiones no se llega ni
identificar quién lo posee, dónde y cómo lo ejerce; dependiendo el espacio y el contexto social

26Definición que da el diccionario de la Real Academia Española. Véase: http://dle.rae.es/?id=TU1KCfY|TU2nLT0

41
en el cual se desarrolle. En la intermediación laboral, el trabajador no se somete únicamente a
las exigencias laborales ni a los dispositivos de control porque “el ejercicio de poder de los
mediadores permea las relaciones de grupo, involucrando el conflicto y el acomodo,
construyendo cotidianamente la dominación y la resistencia a la misma” (Sánchez, 2012: 85).
Una de las restricciones que utilizan aquellos que detentan el poder es la acción de lo
que no debes hacer -a través del cual-, se busca controlar y limitar. Porque la prohibición de
ciertas normas de conducta y de acción permiten al dominador establecer un control -casi-
absoluto sobre el subordinado (Foucault, 2000). En efecto, la manifestación y el ejercicio del
poder se da a través de la prohibición y la subordinación. Una cuestión que se hace evidente en
diferentes momentos de la intermediación laboral.
Por ejemplo, los migrantes purhépechas que van a trabajar a Elba, NY, tienen que firmar
un documento en el que se comprometen tener una buena conducta -n o beber bebidas
alcohólicas, obedecer, no realizar actos indebidos- mientras permanezcan en la compañía.
Asimismo, deben poner de su parte, toda su dedicación y desempeño en el trabajo durante su
estancia, de no ser así, la compañía y las personas autorizadas tomaran las sanciones
correspondientes. De hecho, en ese documento, aparece una nota al final con lo siguiente, “en
caso de no hacer lo que se le sugiere durante el tiempo de su contrato aténgase a las
consecuencias que sus actos provoquen en la compañía” .27 Según Michel Crozier, “el poder, no
existe por sí mismo; solo se puede ejercer en una relación en la que están de acuerdo dos actores,
o en la que ya están involucrados, por medio del cumplimiento de una tarea determinada,
mediante el cual, en otros términos, se integran, por lo menos provisionalmente, en un conjunto
organizado” (Erhard, 1990: 65).
Como aduje anteriormente, al ser el poder una cosa tan enigmática que en ocasiones
suele ser visible e invisible. En la migración contratada su ejercicio es visible y quienes lo
ejercen son el intermediario, el mayordomo y el patrón directamente. Al final del documento
citado -anteriormente- aparecen las personas que autorizan el acuerdo y que harán uso del poder
en todo momento sobre cada contratado. Éste a su vez, debe obedecer y subordinarse a las
órdenes que reciba de parte de los que tienen el poder, lo cual implica también guardar respeto
y lealtad.

27Carta de compromiso que proporciona el intermediario al trabajador antes de contratarlo oficialmente.

42
Por otra parte, el intermediario purhépecha tiene una función muy especial. Por lo
siguiente, él es una persona que se encarga de enganchar, contratar y realizar la función de
mayordomo general, es más, es el mediador directo del empleador. Cuando se refiere al
mayordomo general en esta investigación se hace alusión a la función de una persona que no
sólo se limita supervisar el desempeño de los trabajadores agrícolas, sino que su función también
implica estar al pendiente de lo que les pueda suceder en el área de hospedaje y en los diferentes
espacios de socialización. Es decir, no solo se encarga de dar indicaciones en el ámbito laboral
sino también fuera del mismo, organiza y supervisa las diferentes cuadrillas.
La manera en que ejerce el poder sobre los contratados es realizando una especie de
panoptismo28, que es la combinación de tres elementos: vigilancia, control y corrección. En este
sentido, el intermediario crea sus propias estrategias de vigilancia y control. Por ejemplo, se
apoya de cierto grupo de personas -pueden ser familiares o amigos-, el objetivo de éstos es
vigilar, observar la conducta y el desempeño laboral sobre cierta cuadrilla. El propósito de esta
vigilancia integral tiene como objeto controlar y evitar algún acto no permitido o prohibido;
negarse a trabajar, exigir alguna demanda, conspirar, entre otros. Justamente un objetivo
primordial es, corregir si las cosas no se están dando como se esperaban en la conducta y en el
desempeño laboral, tal como se estipulo en la carta de compromiso.
Una manera de ejercer el panoptismo el intermediario, es disciplinando a los
trabajadores, porque “la disciplina [ ^ ] fabrica cuerpos sometidos y ejercitados, cuerpos
‘dóciles’” (Foucault, 1976: 142). De hecho, es un tipo de poder. En el capitalismo flexible, lo
que se busca precisamente a través de los mecanismos de control como la disciplina y la
subordinación, es crear, formar y transformar trabajadores dóciles y obedientes que no
cuestionen las condiciones laborales, ni asuntos que pudieran afectar al intermediario y a la
compañía. Por lo tanto, “ [ ^ ] la capacidad de establecer reglas y de imponerlas a otros responde
esencialmente a diferencias de poder [ ^ ] ” (Becker, 2009: 36) que los dominadores ejercen
sobre los subordinados.
Sin embargo, como se adujo en el apartado anterior, los subordinados buscan diferentes
formas de resistencia y de protección a través de la elaboración de un discurso oculto y de
prácticas de ironía. Por medio del rumor, el chisme, la risa, la broma, la travesura, el eufemismo

28“[^] Una invención tecnológica en el orden del poder. Ha sido utilizada en un principio en niveles locales: escuelas, cuarteles, hospitales.
En ellos se ha hecho la experimentación de la vigilancia integral” (Foucault, 1979: 118). Retomar dicho concepto permite explicar la manera
en que se ejerce el poder a través de la disciplina sobre los trabajadores agrícolas de parte del intermediario.

43
y el refunfuño, formas de expresión que nunca se atreven a hablar por sí mismas, pero que se
resisten a la dominación del poder (Scott, 2000). En este sentido, con el ejercicio de poder se
puede decir que hay límites en su ejecución. Porque “el rasgo distintivo del poder es que algunos
hombres pueden, más o menos, determinar por completo la conducta de otros hombres, pero
jamás de manera exhaustiva o coercitiva” (Foucault 2008: 118).
En resumen, como el poder es un tipo de relación social que establecen los individuos
de manera mutua. El contratado evalúa y determina hasta cuándo y hasta qué punto puede
aceptar la coerción del ejercicio de poder. Desde luego que, lo anterior es posible determinarlo
hasta cuando termina la temporada laboral y en la recontratación debido a que durante su
estancia tiene que cumplir lo estipulado en el acuerdo, así como esas “reglas no escritas” que se
establecen en los procesos de negociación cotidiana; no hacerlo, incidirá en el despido y en la
recontratación. Al no contar el migrante con un sindicato que defienda sus derechos laborales
se vuelve más vulnerable ante el ejercicio de poder y de dominio por parte el intermediario, el
mayordomo y el empleador.

1.1.4 El capital simbólico de Pierre Bourdieu

En esta investigación retomar el concepto de capital simbólico de Pierre Bourdieu nos permitirá
explicar teóricamente cómo el prestigio, el honor y el carisma29, inciden en la posición de un
individuo en la sociedad. No obstante, el capital30 se puede manifestar o intercambiar a través
de los diversos capitales: económico, social y cultural. “La forma concreta en que se manifiesta
dependerá de cuál sea el campo31 de aplicación correspondiente, así como de la mayor o menor
cuantía de los costes de transformación, que constituyen una condición previa para su aparición
efectiva” (Bourdieu, 2000: 135).

29“La palabra griega ‘carisma’ significa un don, un poder extraordinario [^]” (Boucek, 1957: 92). Pero, según MaxWeber, “debe entenderse
por ‘carisma’lacualidadquepasapor extraordinaria(condicionadamágicamente en suorigen, lomismo si setratadeprofetas quedehechiceros,
árbitros, jefes de cacería o caudillos militares); de una personalidad, por cuya virtud se la considera en posesión de fuerzas sobrenaturales o
sobrehumanas -o por lo menos específicamente extracotidianas y no asequibles a cualquier otro-, o como enviados del dios, o como ejemplar
y, en consecuencia, comojefe, caudillo, guía o líder” (Weber, 2002: 193). Por lo tanto, el carisma podemos entenderlo como un atributo en la
personalidad olacapacidad quetienenciertas personas paramotivar y suscitar admiraciónpor sus actos; dentro deun contexto social específico,
tal como veremos en la función del intermediario purhépecha.
30Se retoma la definición que realiza Pierre Bourdieu sobre el concepto de capital porque en lamigraciónbajo contrato se presenta de distintas
formas: capital económico, cultural, social y simbólico, siendo la combinación entre ellas su estructura o composición. Por lotanto, por capital
se debe entender como “[^] trabajo acumulado, bien en forma demateria, bien en forma interiorizada o ‘incorporada’” (Bourdieu, 2000: 131).
31Se entiende como un espacio social de acción y de influencia en el que confluyen relaciones sociales determinadas.

44
El uso del término prestigio ha sido definido de diferentes maneras a través de la historia,
debido a que los portadores del mismo están limitados a situaciones o contextos específicos.
Incluso, sus definiciones han sido de carácter amplio y general y, se le ha vinculado con el
respeto, el estatus32, el poder, la autoridad, la riqueza, la influencia, entre otros; así como al
reconocimiento que le brindan las instituciones sociales (Giddens, 2000).
Para el propósito de esta investigación, se concibe como prestigio “ [ ^ ] el resultado de
las valoraciones humanas acerca de aquellas situaciones en las que nos encontramos en todo
momento; es una valoración más elevada de un individuo o de un fenómeno colectivo, en
comparación con otros individuos o con valores colectivos; de esta valoración procede la
tendencia a apreciar ciertos factores como prestigiosos y poseedores de autoridad” (Boucek,
1957: 83-84). El prestigio no es una cuestión que se presente de manera homogénea en la
sociedad. Según el autor Joshep Boucek:

Los modos de expresión del valor del prestigio son: orgánicos, psíquicos y sociales. Los factores orgánicos
son: la edad, el sexo, temperamento, capacidad física y fuerza; los factores psíquicos son: conocimiento,
sabiduría, facultades y educación; los factores sociales están ejemplificados por el status social derivado
de familias profundamente enraizadas o de la reputación familiar, del status racial y del status cualificado
por grados académicos, títulos, etc. (Boucek, 1957: 84).

Tomando en cuenta, la definición y clasificación aludida, en la cultura Purhépecha, el


prestigio ha tenido diversas connotaciones y es compleja su definición, pero la valoración y la
legitimidad que le brinda la comunidad a la persona con prestigio es sustancial. En el caso
específico de Comachuén, una manera de obtener prestigio es asumir cargos de autoridad, de
compadrazgo o realizar donaciones, lo cual conlleva a obtener un reconocimiento social y de
estatus que lo diferencia de los demás. En esta investigación por cargo se debe entender,

[^] al conjunto de responsabilidades que el carguero debe cumplir para con el santo y la comunidad, sin
recibir por ello retribución monetaria alguna; el desempeño del cargo constituye al individuo como sujeto
ceremonial. A cambio de sus servicios y desempeño, el carguero obtiene honor social (respeto, deferencia)
que, en tanto valor ceremonial, se incrementa con el ascenso en el servicio religioso allí donde existe un
sistema de escalafonario; el carguero también adquiere prestigio (reconocimiento) y cierto poder religioso-
ceremonial; a la vez, mediante el cumplimiento de la pintekua33es posible saldar deudas con los santos a

32El lugar o la posición social que ocupa una persona en la sociedad. El estatus puede clasificarse también como estatus social, estatus racial y
estatus cualificado, tal como los define Joshep Boucek (1957).
33Traducción: costumbre.

45
cuya celebración dedica sus esfuerzos, o puede anticipar favores y protección de los mismos (Topete,
2005: 103).

En el caso particular de los contratados purhépechas, los factores orgánicos están


contribuyendo a la adquisición de prestigio, porque a través de su trabajo en EE. UU. han
logrado realizar donaciones -económicas o en especie- significativas en Comachuén. Incluso,
han asumido compromisos importantes en diferentes fiestas tradicionales, en los que han tenido
que invertir cantidades exorbitantes con el objeto de obtener prestigio. En palabras de Pierre
Bourdieu, la adquisición de un capital simbólico. Un concepto que se adecua para explicar la
función que realizan los actores sociales que participan en la migración autorizada con visas de
trabajo.
El concepto de capital simbólico fue construido para “ [ ^ ] interpretar las conductas de
los hombres de honor [ ^ ] ” (Fernández, 2013: 43) en Argelia respecto a la organización
tradicional. Dicho concepto es definido por Bourdieu como “ [ ^ ] una forma de poder que no es
percibida como tal, sino como exigencia legítima de reconocimiento, deferencia, obediencia o
servicios de otros” (Bourdieu, 1972: 227-243, 1991, 1994a citado en Fernández, 2013: 40). En
la cultura Purhépecha, las fiestas son escenario clave en donde los individuos buscan adquirir
un reconocimiento social por parte de los demás. El objetivo es quedar bien y satisfacer a la
comunidad en el desempeño de un cargo de autoridad, religioso y de compadrazgo.
Lo anterior, se logra mediante la donación de bienes y la prestación de favores sin
importar el costo económico que se llegue a aportar. Incluso, en ocasiones para solventar los
aportes económicos se tiene que recurrir al apoyo de redes familiares, de amistad y paisanaje,
con el objeto de acumular honor y prestigio en la comunidad. Precisamente, aquí se manifiesta
ese “[ ^ ] capital social que está constituido por la totalidad de los recursos potenciales o actuales
asociados a la posesión de una red duradera de relaciones más o menos institucionalizadas de
conocimiento y reconocimiento mutuos” (Bourdieu, 2000: 148). La totalidad de recursos basado
en la pertenencia de grupo. Por ende, “ [...] la acumulación de riquezas materiales solo es un
medio entre otros de acumular capital simbólico para hacer reconocer el poder” (Bourdieu,
1991: 221 citado en Fernández, 2013: 41).
Por lo que se refiere a los contratados que acuden al estado de Nueva York. El capital
simbólico que han adquirido y acumulado algunos de ellos se debe en parte a sus aportes
económicos y donativos en la celebración de fiestas religiosas y tradicionales que se celebran

46
en su terruño, como en la compra de vitrales, flores, velas, entre otros. Los subsidios han
rebasado la cantidad de $ 500,000.00 pesos al año. Un capital económico que se expresa a través
del equivalente dinero, símbolo establecido para su representación (Bourdieu, 2000). De este
modo, en Comachuén, han conseguido obtener un prestigio y una posición social34 importante,
a pesar de que sus donaciones se realicen por agradecimiento - por el “éxito”- a la Virgen de la
Asunción y a la Virgen de la Candelaria (Topete, 2005; Araiza, 2016).
Cabe enfatizar que, adquirir y poseer capital simbólico en la cultura Purhépecha es una
cuestión que se legítima no sólo por prestar favores, ni por la donación de bienes sino también
por los patrones de conducta que rigen al individuo. En palabras de Joshep Boucek (1957), son
los factores psíquicos; conocimiento, sabiduría facultades y educación. Por ejemplo, en los
purhépechas, la kaxumbikua, es uno de los máximos objetivos que busca alcanzar una persona.
Es complejo definir el concepto de la kaxumbikua porque no sólo se limita al prestigio, al
carisma, a la humildad y al respeto {janhanharikua35). Las personas reconocidas socialmente en
la cultura purhépecha con ese estatus; lo obtienen por sus acciones, por el desempeño en
diferentes cargos comunales y religiosos; por el aprendizaje, la sabiduría acumulada y adquirida
en la cultura Purhépecha; son los guías y los que impulsan la práctica de los usos y costumbres.
Es pertinente precisar que, una persona kaxumbiti (prestigiosa y carismática) se distingue
de los demás, en la forma de hablar, de andar, de actuar y de comportarse en la sociedad; en los
diferentes espacios y escenarios como puede ser: en la familia, en la comunidad y fuera de la
misma. Por lo tanto, lo anterior, en palabras de Bourdieu, se manifiesta en un capital cultural
porque “la mayoría de las características de este capital cultural pueden ser inferidas del hecho
de que éste se encuentra fundamentalmente ligado al cuerpo y presupone la interiorización
(incorporación). La acumulación de cultura en estado incorporado [ ^ ] , presupone un proceso
de interiorización, el cual, en tanto que implica un periodo de enseñanza y de aprendizaje, cuesta
tiempó” (Bourdieu, 2000: 139).
En Comachuén, en los últimos años, ser o formar parte de los migrantes contratados es
visto o calificado socialmente como los indicados para asumir un cargo de autoridad, religioso
o de otra índole. Desde luego, al asumir cierto cargo, obtienen un reconocimiento y un prestigio
social. Por citar un ejemplo, ser padrino de boda, de bautizo o de confirmación, implica contar

34Se debe entender como la “identidad social que posee un individuo en un determinado grupo o sociedad” (Giddens, 2000: 739).

47
con suficientes recursos económico para costear los gastos del compromiso, ser visto y
reconocido como una persona de respeto y contar con cierto estatus. Anteriormente, las personas
que usualmente podían asumir esos compromisos eran las que contaban con vastas cantidades
de tierras de cultivo, ganado, bosque o descendientes de las familias de abolengo.36
Actualmente, los contratados, cumplen con la mayoría de los requisitos que se requieren
para cumplir con cierto compromiso. Tanto así que, en algunas temporadas, parte de los ingresos
que obtuvieron en EE. UU. los invierten en los cargos asumidos sin importar la inversión
económica que vayan a efectuar. El subsidio económico puede variar dependiendo el cargo, de
cualquier modo, insisto, lo económico no suele ser la parte prioritaria porque lo que se busca es
obtener el reconocimiento y la valoración social que la misma comunidad brinda. Un capital
simbólico que se puede traducir en la kaxumbikua porque la experiencia adquirida en la
ocupación de diferentes cargos de autoridad, de comisionado o de carguero comunal, los coloca
en otra posición social que los diferencia de los demás (Topete, 2005).
Un ejemplo de ello es la función que realiza el intermediario purhépecha, con el
transcurso de los años se ha convertido en uno de los principales impulsores en lo que respecta
a las donaciones y aportaciones económicas en el terruño. Los donativos pueden ser a la iglesia,
para apoyar a algún trabajador accidentado, enfermo, etc. A través de sus acciones el
intermediario ha adquirido un reconocimiento social significativo en Comachuén. Justamente,
porque ha coadyuvado a que un número importante de personas logren obtener un trabajo
estacional en el extranjero.
Sin duda, una figura que en su campo social ha ido acumulado un capital simbólico
importante. También concebido como capital cultural ya que “ [ ^ ] se desconoce su verdadera
naturaleza como capital y, en su lugar, se reconoce como competencia o autoridad legítima que
debe esgrimirse en todos los mercados en los que el capital económico no goza de
reconocimiento pleno” (Bourdieu, 2000: 141-142). En Comachuén, el intermediario, es
considerado como un “padre bueno o un buen samaritano”, -por los familiares de los migrantes-
por brindar la oportunidad de migrar con él y de obtener un empleo. Como se mencionó párrafos
arriba, esta persona ha contribuido con donaciones -económicas y en especie- no solamente para
obtener prestigio, sino también obtener kaxumbikua un reconocimiento social que solo se puede
adquirir a través de las acciones y por medio de una conducta aceptada por los demás moradores.

36En la actualidad, asumen dichos compromisos, perono de lamisma manera que en décadas pasadas.

48
El intermediario también ha obtenido un carisma que él mismo ha construido por su
desempeño, porque como “líder trata de ser reconocido por quienes lo perciben como más
visible, más solicitado, más apreciado que cualquiera de ellos. El líder carismático no va a buscar
su legitimidad en la opinión favorable que otros tengan de él, sino en la misión de que el mismo
se ha investido. El poder carismático es, pues, un poder personal” (Boudon, 1993:78).
No obstante, el carisma suele ser relativo, por lo siguiente, “lo que es carismático para
un grupo, no es pertinente para otro; lo que funciona en una cultura, en otra simplemente es
inoperante” (Scott, 2000: 260). Por lo tanto, la función que ejerce el intermediario es visto de
buena manera para unos y para otros no. Éstos últimos, suelen mostrar su descontento y
desacuerdo a través de diferentes mecanismos de expresión que ofrece el discurso oculto, tal
como se abordó en el apartado anterior.
Por otro lado, obtener un capital simbólico es una cuestión que no todos pueden tener
acceso, porque, así como brinda prestigio, carisma y honor, también excluye y limita a los que
aspiran conseguirlo. Anteriormente, en Comachuén, las personas que podían aspirar u obtener
ese capital simbólico eran los que tenían tierras de cultivo, potreros y ganado. Con los bienes
que contaban podían hacer donaciones en especie o prestar favores. Sin embargo, en los últimos
años, los migrantes han podido obtener ese capital simbólico que anteriormente se limitaba a un
sector de la población.
Con base en lo anterior, Pierre Bourdieu señala “ [ ^ ] que una de las distribuciones más
desiguales y, sin duda, la más cruel, es ‘la del capital simbólico, es decir, de la importancia
social y las razones para vivir’” (Fernández, 2013: 52), porque en la sociedad siempre existirán
los excluidos, así como la desigualdad entre unos y otros. En suma, en la comunidad de estudio,
cada vez más se puede notar que las estructuras de poder se están construyendo a partir de fiestas
y cargos -se r padrino de boda o de bautizo, carguero de fiestas comunales, carguero religioso o
comisionado comunal-, no cualquier persona puede asumir un cargo de esa naturaleza.
Finalmente, en este apartado, se pudo constatar que las diferentes formas de capital -económico,
social y cultural- se pueden manifestar o intercambiar dependiendo el campo de su aplicación.
Lo anterior fue sustancial para comprender las estructuras de poder, de prestigio y de
reconocimiento social que se está construyendo en una comunidad Purhépecha influida por la
migración internacional.

49
1.1.5 Categorías de análisis

En esta investigación para realizar el análisis de los datos recabados en trabajo de campo fue
necesario hacer una descripción, una traducción -corporal y de lenguaje-, una explicación e
interpretación de las entrevistas (Yuni, 2005). Posteriormente, se hizo el ejercicio de
clasificación, de conceptualización y de codificación, lo cual implicó revisar de manera
minuciosa las entrevistas transcritas. Luego, fijar mediante un término o expresión breve, el
contenido o idea central de cada temática clasificada (Martínez, 2006; Yuni, 2014a).
La identificación de ejes de análisis e indicadores permitieron crear las siguientes
categorías: 1. Condiciones de trabajo 2. Relaciones sociales 3. Migrar contratado 4.
Automedicación 5. Migrante intermediario. Estas categorías nos permitirán entender el
fenómeno de la migración contratada con visas H2A.

Tabla 1. Categorías de análisis


Ejes de análisis Categorías Indicadores
Explotación laboral
Trabajar sin cuestionar
Condiciones laborales de Condiciones de trabajo Trabajar obligadamente
explotación Condiciones laborales
Rotación de trabajadores
Trabajos temporales
Lealtad
Obediencia
Sumisión
Subordinación
Relaciones sociolaborales Relaciones sociales Confianza
Solidaridad
Respeto
Diferencias
Relación social
Red social
Falta de empleo
Migrar por necesidad
Nueva modalidad de Migrar contratado Beneficios personales
migración Continuidad migratoria
Cambios en la comunidad
Fe en Dios
Problemas de salud
Consumo de pastillas
Condiciones de salud y Automedicación Consumo de bebidas energéticas
medicación Mala alimentación
Responder así mismo
Traductor cultural

50
Intermediación laboral Migrante intermediario Enganchador
Contratista
Mayordomo general
Trayectoria migratoria
Fuente: elaboración propia conbase en datos obtenidos en trabajo de campo

Con relación a los datos que se obtuvieron en las entrevistas se ha definido a cada una
de las categorías de la siguiente manera: la categoría 1. Condiciones de trabajo, se refiere a las
arduas condiciones laborales que los contratados tienen que afrontar durante su estancia
temporal en EE. UU. Su trabajo gira en torno a la demanda del mercado, no cuentan con horarios
fijos, en ocasiones suelen laborar en condiciones climáticas desfavorables. Aunado a ello, tienen
que adaptarse a las distintas actividades laborales, así como a las exigencias del empleador, no
desempeñar bien el trabajo, se corre el riesgo a ser descansado o simplemente a no ser
recontratado para la siguiente temporada.
Con el uso de dicha categoría, también se hace alusión a una “competencia laboral” a
través de la cual se busca mostrar la hombría. En el field nadie quiere ser superado a pesar de la
dureza del trabajo, incluso buscan mostrar al patrón y al mayordomo su valía como trabajador
empeñoso y productivo. Durante su estancia temporal, no cuestionan el rendimiento exigido por
la compañía porque negarse a laborar en ciertas condiciones de trabajo, se corre el riesgo a ser
castigado. No obstante, como se ha dicho, para hacer frente al dominio de los que detentan el
poder han creados diferentes mecanismos de resistencia -por medio del discurso oculto- frente
al intermediario y al empleador.
Con respecto a la categoría 2. Relaciones sociales, se refiere a las relaciones
interpersonales que sostiene el contratado con el intermediario. Los migrantes purhépechas
están obligados a obedecer las órdenes del intermediario y del mayordomo. Por su parte, éstos
dos últimos están subordinados por el empleador. Mantener una buena relación y desempeñar
un buen trabajo, garantiza de cierta manera la recontratación.
Como vemos, pareciera que con disponer del perfil y con los requerimientos básicos es
suficiente para forma parte de la comunidad de trabajadores agrícolas. Pero no es así, porque su
continuidad y permanencia depende en gran medida de su lealtad, obediencia, sumisión y
subordinación. Cabe mencionar que, lo anterior se manifiesta desde el momento en que el
migrante se contrata, hasta su retorno a México.

51
La categoría referida no solo permite entender la relación de dominio, las diferencias
sociales, sino también contribuye a explicar esa relación de solidaridad, de confianza y el apoyo
mutuo que sostiene el contratado con el intermediario. Las relaciones sociales y las diferencias
se presentan en los diferentes espacios de socialización.
En cuanto a la categoría 3. Migrar contratado, se define al estilo de vida que se ha
convertido para muchos purhépechas que migran con la visa H2A. Una migración autorizada,
conformada en mayor medida por fuerza de trabajo productiva y masculina. Aunque, son varios
los factores que la incentivan: la falta de empleo, un mejor sueldo, un mejor futuro personal y
familiar, así como los beneficios -ingresos económicos- que se logran obtener cada temporada
laboral.
La categoría también nos permite entender por qué actualmente un número importante
de purhépechas han encontrado en las visas H2A y H2B una alternativa laboral significativa.
Una cuestión que en década pasadas no sucedía en Comachuén. Desde luego, el cambio obedece
en parte a factores estructurales en el país, pero también a las redes sociales que se han
entretejido de manera muy particular entre los contratados y los intermediarios; por las
relaciones de amistad, de parentesco y de paisanaje que permiten el sostenimiento y la
reproducción de la migración bajo contrato (Arango, 2003; Canales, 2015).
Por otra parte, pareciera que cualquier persona puede migrar de manera contratada, pero
no es así, porque, así como influyen las relaciones sociales -aludidas párrafos arriba- el perfil es
un factor clave. Para el contratado purhépecha, la experiencia forjada en el trabajo agrícola y en
la tala de árboles, le ha permitido desarrollar habilidades y destrezas para la resistencia y la
adaptación al trabajo arduo. Por consiguiente, cumplen con ciertas características de
“especialización” que el mercado de trabajo agroindustrial necesita (Izcara, 2011).
Con respecto a la categoría 4. Automedicación, se hace alusión a los problemas de salud
que llega a padecer el trabajador agrícola, así como a la escasa o nula atención médica que
reciben por parte de los empleadores. Ante esta situación, han tenido que recurrir a la
automedicación - a través del consumo de analgésicos y la aplicación de pomadas- para lidiar
con el desgaste físico, problemas musculares, resfriados, dolores de espalda, etc. De igual forma,
para aguantar las intensas jornadas en el field han recurrido al consumo de analgésicos,
refrescos, sueros y bebidas energéticas.

52
La categoría aludida no solo engloba la cuestión de la salud sino también a la mala
alimentación de los contratados. Una de las consecuencias es la desnutrición, la pérdida de peso,
el dolor muscular, de huesos, entre otros. Incluso, llegan a tener diferentes tipos de
enfermedades. Algunas de ellas están relacionadas a la exposición a los agroquímicos, a los
cambios de clima, a la picadura de un animal, a la explotación, etc. Aunque, en ocasiones se
desconoce el origen del padecimiento porque hay enfermedades que no se pueden curar con la
automedicación. En esos casos, los empleadores -regularmente- regresan a la persona enferma
de gravedad a su país, y de esa manera no se responsabilizan de lo que llegué a pasar a corto,
mediano o largo plazo.
La categoría 5. Migrante intermediario, se refiere a una persona que cuenta con una
amplia trayectoria migratoria. Su función se caracteriza por reclutar y contratar trabajadores
estacionales directamente con la compañía empleadora. Sobre todo, se convierte en un agente
del mercado de trabajo porque gestiona las relaciones laborales y organiza el proceso de trabajo.
En EE. UU. su función pasa a ser un mayordomo general, cuya función es orientar y
supervisar el trabajo que realizan los contratados. Al mismo tiempo, está al pendiente de lo que
les pueda pasar tanto en el field como en las casas que se hospedan; un cargo que los mismos
empleadores le delegan. La categoría aludida también nos permite explicar la función de un
traductor cultural. El intermediario purhépecha se ha distinguido por traducir la cultura del
trabajo anglosajón y en general las costumbres locales a la cultura de los migrantes purhépechas
en su propio idioma.
En suma, estas son las categorías de análisis que ayudarán a explicar la migración de los
comachuenses, las relaciones sociales y de trabajo que establece el contratado con el mediador,
las condiciones laborales, el asunto de la salud y la automedicación, la función del intermediario,
y otras cuestiones que se irán desarrollando a lo largo de la investigación.

1.2 Estrategias metodológicas

Esta investigación está basada mayormente en una metodología de carácter cualitativo por la
construcción de datos respecto a las relaciones sociales de confianza, respeto y lealtad que
establecen el migrante purhépecha y el contratista en la intermediación laboral. La pertinencia

53
de usar una metodología cualitativa estriba también porque es comprensiva, generativa y
constructiva. Porque “las realidades humanas y sociales no son una ‘cosa dada’ o ‘natural’ son
realidades construidas por los mismos sujetos sociales y re-construidas por los investigadores”
(Yuni, 2005: 88). En esta medida, resulta pertinente describir el modo en que los sujetos sociales
entienden sus conductas, acciones, significados y discursos, así como la interpretación que
hacen de su realidad (Yuni, 2005). En el desarrollo de la investigación, se tuvo que apoyar de
herramientas, instrumentos, técnicas y estrategias de investigación que fueron utilizados para
recabar y construir datos, haciendo sobre el mismo, una descripción, un análisis y una reflexión.
El uso del método etnográfico como enfoque metodológico resulto apropiado y eficaz
para describir e interpretar, la situación laboral que viven los trabajadores estacionales, la
importancia de las relaciones interpersonales en la intermediación laboral y la función que
realiza el intermediario. En trabajo de campo, para recabar información se tuvo que apoyar de
la observación etnográfica, la observación participante, de las entrevistas semiestructuradas, de
las pláticas informales, de los testimonios orales, del análisis de fotografías y de mapas.
El proceso metodológico de la investigación etnográfica consistió en realizar las
siguientes fases: a) preparación o de diseño: lo cual implicó definir el objeto de estudio, plantear
interrogantes, formular objetivos, hipótesis o suposiciones. Así como la organización, selección
de técnicas y herramientas, en síntesis, el trabajo de escritorio; b) el trabajo de campo: se realizó
en Comachuén y en Elba, en ambos lugares se recabo información con el apoyo de la
observación etnográfica y participante, notas de campo, pláticas informales, entrevistas
semiestructuradas, diario de campo, entre otros. De la información recogida, se hizo una
descripción, una explicación y una interpretación de lo observado; c) la fase informativa:
consistió en el análisis minucioso, en la explicación, en la traducción, en la interpretación y en
la elaboración de resultados obtenidos (Yuni, 2005).
Por otra parte, el acercamiento cuantitativo fue utilizado en menor medida, porque si
bien tiene la ventaja de cubrir poblaciones amplias a través de encuestas y cuestionarios lo que
permite hacer generalizaciones, no es una metodología factible para profundizar sobre las
relaciones sociales e interpersonales que se construyen en la migración con visas H2A. Aunque,
si se retomó información cuantitativa pertinente en el desarrollo de la investigación con el objeto
de realizar una comparación y un análisis sobre los datos generados por el Instituto Nacional de

54
Estadística y Geografía (INEGI) y el Consejo Nacional de Población (CONAPO), en lo que
concierne al índice de población, empleo, ingresos y población migrante.
La información que se presenta en esta tesis doctoral está sustentada por información
documental y de trabajo etnográfico. No obstante, de acuerdo con el tipo de estudio y a las
necesidades mismas de la investigación, ésta resguarda -mayormente- una valiosa información
que se obtuvo en trabajo de campo.

1.2.1 La búsqueda de información documental

La investigación documental constituye una estrategia metodológica importante en las ciencias


sociales porque nos permite ampliar el conocimiento sobre lo que se ha escrito. En efecto, la
revisión de textos y su análisis coadyuva a contextualizar, comprender e interpretar ciertas
situaciones, acontecimientos y procesos de una realidad determinada (Yuni, 2014b). Para
realizar este trabajo, fue necesario la búsqueda de información en diferentes acervos
documentales respecto a los estudios que se han realizado sobre el Programa de visas H2 y la
intermediación laboral.
La información que se recogió para efectuar esta investigación está conformada por
fuentes documentales tales como: bibliográficas, hemerográficas, cartográficas, audiovisuales -
fotografías, videos, documentales y películas- e internet. La consulta y revisión de libros,
capítulos de libros, artículos, reseñas, etc., en diferentes acervos documentales, sitios web, entre
otros, nos brindó “ [ ^ ] una mirada retrospectiva (hacia atrás), una mirada actual, y otra
prospectiva (hacia delante) de la realidad que es objeto de indagación” (Yuni, 2014b: 100). A
continuación, explicaré a detalle cómo se dio la revisión de las diversas fuentes.

1.2.2 La revisión de fuentes documentales

Respecto a las fuentes bibliográficas se dio un seguimiento puntual sobre las investigaciones
que se han realizado en torno a la temática de estudio. El propósito de la revisión fue con la
finalidad de hacer un estado de la cuestión sobre el objeto de estudio. Dichas fuentes, fueron

55
localizadas en la biblioteca Luis González del COLMICH, en la Universidad Michoacana de San
Nicolás de Hidalgo (UMSNH); vía internet revisé las páginas de El Colegio de México A. C.
(COLMEX) y El Colegio de la Frontera Norte (COLEF).
En cuanto a las fuentes hemerográficas, fue importante el rastreo de artículos en revistas
y periódicos especializados, en la biblioteca del COLMICH y en internet. La revisión de las
diferentes investigaciones nos permitió conocer acerca de lo que se ha indagado sobre la
modalidad de migración con visas de trabajo, a nivel internacional, nacional, estatal y regional.
La revisión de fuentes documentales especializadas en el tema nos permitió conocer
cómo opera el programa, las formas de contratación, el papel del Estado en la política migratoria,
las condiciones laborales, sus redes familiares, sus organizaciones sociales, los sindicatos, las
relaciones de género, la cuestión étnica, la situación socio-laboral que viven los trabajadores
agrícolas temporales en México, EE. UU. Canadá, Alaska y España (Verduzco, 1999;
Rothenberg, 2000; Stephen, 2002; Griffith, 2002, 2006, 2016; Durand, 2006; Barrón, 2006;
Izcara, 2004, 2005, 2012; Sánchez, 2000, 2001, 2014; Becerril, 2013; Trigueros, 2003, 2008;
Leco, 2003, 2011, 2014, 2015; González, 2012; Peña, 2011, 2012; Proyecto Jornaleros Safe,
2012; Paleta, 2012; Flores, 2014; Castellanos, 2014).
En suma, a través del análisis y de la reflexión de las investigaciones consultadas, se
logró “ [ ^ ] ampliar el campo de observación y enmarcar la realidad objeto de investigación
dentro del acontecer histórico; lo cual amplia la captación de los significados que nos permiten
mirar esa realidad desde una perspectiva más global y holística” (Yuni, 2014b: 100).
Por otro lado, respecto a las fuentes cartográficas, se realizaron cuatro mapas -con el
apoyo del programa de edición Corel Draw-, como una estrategia de orden explicativo y a la
vez comprensivo, para lograr proporcionar información precisa al lector. En el primer mapa, se
presenta la distribución regional de los grupos indígenas en Michoacán y sus subregiones. En el
segundo, se muestra la ubicación de la comunidad de estudio. En el tercero, se presentan los
circuitos migratorios de los comachuenses que migran con la visa H2A y H2B. En el cuarto y
último mapa, se presenta el circuito migratorio de los contratados que se dirigen año tras año al
estado de Nueva York.

56
1.3 El trabajo de campo

Ante todo, como parte de una estrategia metodológica, la investigación está sustentada por
información que se recabo en Comachuén y en Elba. En donde se logró hacer una descripción
densa de las acciones de los sujetos, de las situaciones y de los contextos (Yuni, 2005). La
primera etapa correspondió a los meses de octubre-diciembre de 2014 y la segunda a los meses
de abril-octubre de 2015.
Las herramientas y técnicas metodológicas que se utilizaron fueron: la historia oral,
pláticas informales, entrevistas semiestructuradas, la observación etnográfica, la observación
participante y el uso del diario de campo. Aunque debo señalar que, más que describir y observar
a los trabajadores estacionales en el área de trabajo y en los diferentes espacios de socialización,
también, pude sentir y escuchar el diario vivir de los contratados cuando realicé observación
participante.
Lo anterior, implico tomar mucha precaución a la hora de efectuar una entrevista o al
sostener una plática informal, es decir, saber escuchar y comprender, sobre lo que se dice y lo
no se dice; una cuestión que contribuye a comprender de mejor manera a un grupo social. El
trabajo etnográfico y de campo permite “ [ ^ ] la descripción [ _ ] del estilo de vida de un grupo
de personas habituadas a vivir juntas (ethnos)” (Martínez, 2004: 29). En los siguientes
subapartados, se describirá y explicará a detalle cómo se desarrollaron las actividades.

1.3.1 Trabajo de campo en Comachuén

Como parte de una estrategia metodológica a desarrollar en la investigación, en la primera fase


de trabajo de campo, estuve residiendo de manera permanente en Comachuén en donde pude
realizar una serie de actividades: recorridos exploratorios, observación etnográfica, sostuve
pláticas informales, realicé entrevistas semiestructuradas, así como la traducción y la
transcripción de entrevistas, del idioma p ’urhé al castellano.
Al centrar mi objeto de estudio en Comachuén, tuve una estancia de aproximadamente
120 días, entre los meses de julio-diciembre de 2014 y de marzo-junio de 2015. Dentro de este
periodo de tiempo, estuve residiendo de manera permanente en la comunidad de estudio. Realicé

57
cincuenta recorridos, en diferentes lugares como: la plaza, la cancha de basquetbol, el campo de
futbol, en las calles, en las residencias habituales y en las diferentes áreas de trabajo que se
emplean los contratados. Estos lugares fueron clave para lograr identificar a doce contratistas y
a más de cincuenta trabajadores agrícolas temporales que han tenido experiencia laboral en el
Programa de visas H2A y H2B. Con frecuencia las visitas y la observación etnográfica se realizó
por la mañana, mediodía, en la tarde y en la noche por un lapso de dos a cuatro horas. La estancia
me permitió conocer la dinámica social, económica, política y cultural que se vive en
Comachuén.
Otras de las actividades que realicé fueron las pláticas informales que sostuve con
personas que tuvieron experiencias migratorias, a nivel regional, nacional e internacional en
décadas anteriores, de igual manera, se tuvieron varias conversaciones con los padres de los
migrantes. El trabajo de observación fue esencial en esta investigación, porque logré conocer
las estrategias que los enganchadores y contratistas locales emplean para reclutar, contratar y
recontratar.
A partir de estos hechos observados, se plantearon las siguientes preguntas: ¿cuáles son
los factores que han motivado que en Comachuén se esté optando por migrar con la visa H2A y
H2B?, ¿cuáles son los requerimiento?, ¿quiénes son los contratados?, ¿cuál es el proceso de
contratación que llevan cabo los migrantes purhépechas?, ¿a qué estados de EE. UU. se dirigen
y en qué tipo de actividades laborales se emplean?, ¿cuál es el perfil de un contratista
purhépecha?, ¿cuál es su función y cómo opera durante el proceso migratorio?
En trabajo de campo, primero, realicé una descripción puntual acerca de la comunidad
de estudio, lo cual me permitió conocer el contexto social que prevalece en Comachuén. No
obstante, lo relevante fue observar la situación de desempleo, el trabajo de jornalero agrícola y
la actividad de la tala clandestina de árboles. Segundo, hice un breve recuento histórico acerca
del éxodo que han tenido los comachuenses, con el apoyo de testimonios orales de los moradores
del lugar. El objetivo de esta actividad fue conocer y entender los factores que han estado
originando la salida de los comachuenses, los lugares de destino y los tipos de trabajos que han
desempeñado.
Tercero, tuve que localizar e identificar a los contratados con quienes sostuve pláticas
informales, con el propósito de conocer la manera en que comenzaron a enrolarse en la
migración bajo contrato. Es decir, quiénes son las personas que pueden y tienen la posibilidad

58
económica de migrar, la elección del contratista, el periodo de tiempo, el trámite del pasaporte,
la obtención de la visa, el lugar de destino, el tipo de actividad laboral, el pago por hora, el
hospedaje y el pago que le otorgan al contratista.
Cuarto, identifiqué a las personas que realizan la función de enganchadores y contratistas
en la comunidad de estudio, gracias a la información que mis interlocutores me brindaron. El
objetivo era conocer, quiénes son estas personas y cómo llegaron a convertirse en contratistas.
Asimismo, cual es el número de personas que llevan a trabajar, el lugar de destino, tipo de
actividad laboral, bajo qué periodo de tiempo, así como el cobró económico que hacen por llevar
a una persona de manera contratada, entre otros aspectos. Estos pasos me llevaron a conocer la
manera en que operan los intermediarios durante el proceso migratorio. Por ejemplo, la
estrategia y función que realizan para reclutar y elegir a sus trabajadores, es decir, el criterio de
selección, los requisitos que solicitan, la orientación que realizan para la obtención de la visa en
el consulado y su labor en EE. UU. durante su estancia temporal.
A través del trabajo de observación, logré conocer cómo los contratados y aspirantes,
acudían comúnmente durante la mañana, tarde y noche a la casa de una persona que ejerce la
función de intermediario. La visita se realizaba para anotarse nuevamente o para solicitar un
espacio para ir a trabajar de manera contratada. En Comachuén, dicho intermediario se distingue
de los demás contratistas porque lleva cada año alrededor de doscientas cincuenta personas,
específicamente, al estado de Nueva York, Florida y Texas, según la información vertida por
los lugareños.
El lugar que elegí para observar con detenimiento la manera que procede dicho
contratista en la intermediación laboral fue una esquina que se encuentra ubicada entre la calle
Matamoros y Miguel Hidalgo perteneciente al barrio de arriba. Lugar donde también se
encuentra la estación del transporte público colectivo de taxis y combis.37
La razón por la cual escogí esta esquina fue porque también cerca de ella se encuentra la
casa del contratista antes referido. Esta persona, regularmente, se encarga de atender afuera o
dentro de su casa a las personas que deciden contratarse con él temporada tras temporada.
Durante mis observaciones, pude ver que cuando atendía personalmente a un aspirante, y cuando
este último iba a hacer la entrega de algunos documentos, lo invitaba pasar a su casa. Pero

37Vehículos del transporte público que se encargan de trasladar cotidianamente a los habitantes de Comachuén a Sevina, Nahuatzen, Cherán y
Paracho.

59
cuando se iba a consultar sobre algún aspecto en particular o cuando convocaba el intermediario
una reunión para todos los migrantes. La junta se llevaba a cabo afuera de su casa.
Durante las visitas y observaciones que hice en esa esquina de la estación del transporte
público. Entablé breves pláticas informales con cerca de treinta contratados que acudían a la
casa del contratista a anotarse. Cabe señalar que, en las reuniones que convocaba el
intermediario, aprovechaba el momento para entablar conversaciones con los trabajadores
agrícolas temporales. De quienes obtenía información relevante, en torno a su situación
migratoria.
Por otro lado, cuando dicho contratista se encargaba de citar en su casa a las personas
interesadas en ir a laborar de manera contratada. Era interesante ver en esos momentos, cómo
en un breve tiempo congregaba a un número significativo de trabajadores estacionales. Por lo
general, las reuniones las convocaba entre las 8:00 p.m., a 9:00 p.m., de la noche. Los
contratados acudían al lugar de la cita, de manera individual, en pequeños grupos de dos, tres o
más. El propósito de la reunión era para informarles a los aspirantes acerca de los requisitos que
tenían que cubrir -con cierto tiempo de anticipación- para la gestión de la visa o para la
programación de una salida.
En otras reuniones, se encargaba de informarles -específicamente- sobre la fecha y hora
de salida, el lugar donde se les haría la entrega de visa, el tipo de actividad laboral que
realizarían, la duración de la temporada laboral, el número de personas que irían a trabajar, entre
otros. Es oportuno mencionar que, en dichas reuniones, la información que daba a conocer lo
hacía en su lengua autóctona el p ’urhe. Vale destacar que, también pude observar en varias
ocasiones, la organización y la logística que utilizaba el intermediario el día de la partida hacia
el “otro lado” .
Finalmente, a través de la información recabada en trabajo de campo, logré percatarme
que para los comachuenses migrar de manera autorizada tiene que ver en parte a la falta de
empleos bien remunerados, el conflicto con comunidades vecinas, por la tala clandestina, por la
disputa de tierras, la falta de parcelas de cultivo para las “nuevas generaciones”, la violencia e
infiltración del crimen organizado, así como por la deportación de los indocumentados, las
fuertes medidas de seguridad en la frontera, y los costos elevados para migrar de manera
clandestina.

60
1.3.1.1 La importancia de la entrevista en la investigación

En trabajo de campo una manera de emprender una investigación de carácter cualitativo fue a
través de la historia oral e historias de vida, que no son más que los testimonios de la gente, la
forma en que las personas recuerdan los hechos y los han sentido e interpretado, fue entonces
que me di a la tarea de recoger los testimonios orales de exmigrantes -personas clave- que me
permitieron reconstruir una parte de la historia de la migración regional, nacional e internacional
en Comachuén, específicamente de mediados y finales del siglo XX.
Una manera de recoger datos e información de carácter cualitativo -e n las actuales
investigaciones en ciencias sociales y otras disciplinas- es a través de la entrevista, definida por
Bigham y Moore, como “una conversación seria, que se propone un fin determinado, distinto
del simple placer de la conversación” (citado en Nahoum, 1961: 6). La entrevista tiene un papel
central en la investigación porque produce discursos emergentes y espontáneos, información
relevante y significativa sobre temas muy específicos. Además, como herramienta permite “ [ ^ ]
acceder a información [ _ ] sobre el pasado, sobre el presente y también sobre las anticipaciones
acerca del futuro” (Yuni, 2014b: 82).
Por lo tanto, la función del investigador es estar atento al momento de recoger la
información, tanto del testimonio oral como del movimiento corporal del interlocutor. “El
entrevistador no oye un informe defectuoso, sino que, más bien, escucha una investigación
subjetiva de la complejidad social” (Sennett, 2006: 17). En la entrevista no se realizan preguntas
sin sentido, sino que se tiene un objetivo; es decir, se produce conocimiento a partir de
testimonios, sucesos y acciones que los individuos realizan en la sociedad.
La importancia de la entrevista estriba en la trasmisión de conocimiento e información
de carácter cualitativo que muchas veces el investigador desconoce o duda por sus supuestos.
Por ende, “con frecuencia las personas a las que se estudia saben más de lo que pasa que el
investigador mismo; este último tiene [ ^ ] algo que añadir, porque cada persona tiene un campo
de percepción limitado, y es ahí donde el reto para la investigación social empieza [ ^ ] ” (Lerner,
1995: 48). En este sentido, la función del investigador es conocer y comprender la manera en
que percibe y representa su realidad el entrevistado.

61
Por otra parte, la información que se obtiene de las entrevistas no solo se recoge a partir
de lenguaje oral. También el lenguaje corporal juega un papel transcendental para interpretar la
manera en que el entrevistado opina sobre cierto asunto. Por esta razón, según Barbara Okun,
“debemos interpretar patrones de gestos y posturas, expresiones faciales, relaciones espaciales,
así como el aspecto personal y las características culturales” (Okun, 2001: 84). Como vemos, lo
relevante de la entrevista no solo estriba en el tipo de información que se obtiene sino también
en la manera que se dicen los discursos emergentes y espontáneos por parte del entrevistado.

1.3.1.2 La entrevista semiestructurada a tum picha, ach eti sapich a y ach etich a

Sobre la base de las ideas expuestas en el apartado anterior diseñé una guía de entrevista que me
permitió conocer, estudiar y analizar cómo se construyen las relaciones sociales en la
intermediación laboral, particularmente, en la migración bajo contrato, así como la situación
sociolaboral que viven los trabajadores estacionales en EE. UU.
El motivo por el cual elegí este tipo de entrevista se debe a la flexibilidad de la misma,
puesto que permite profundizar en diferentes temáticas de estudio. Sobre todo, porque también
se ajusta al tipo de población de estudio, dado que, la gente de la sierra -tiende a hablar muy
poco- generalmente se cohíbe a contestar cuando se les realiza preguntas directas, en cambio,
cuando se abordan temas, tienden a contestar y a expresarse con mayor libertad. Desde luego,
en el desarrollo de las entrevistas realizadas se trató de establecer un grado de confianza con los
entrevistados, así como las condiciones necesarias, para que se manifestará “ [ ^ ] el deseo de
comunicar en su relato, no solo aquello que aparece como anecdótico sino también aquello que
‘evalúa’ como significativo; en donde se encuentra comprometido su sentir” (Yuni, 2014b: 90).
La entrevista semiestructurada se caracteriza por el uso de un guion de preguntas que el
entrevistador diseña con relación a la información que busca obtener del entrevistado. En el
desarrollo de la entrevista, se van planteando las interrogantes -pertinentes- de acuerdo con los
objetivos planteados (Yuni, 2014b). En trabajo de campo, los temas que se abordaron en las
entrevistas giraron en torno a la ocupación, la experiencia migratoria, la relación social, la
función del contratista, la salud, la alimentación, las condiciones de trabajo, los beneficios, entre
otros.

62
Vale la pena decir que, como parte de una experiencia previa que tuve durante la maestría
en la aplicación de entrevistas, consideré pertinente hacer uso de la lengua vernácula de los
purhépechas de Comachuén. Esto, con el objeto de emprender conversaciones que le permitiera
a los informantes clave, tener libertad y seguridad sobre sus comentarios. La elección del uso
del lenguaje p ’urhé se debe al manejo que tengo del mismo. En efecto, aplicar esta táctica resultó
ser más efectiva, por la razón que las pláticas en su lengua materna les brindó a los informantes
mayor desenvolvimiento en su expresión, aparte de ser el lenguaje cotidiano que se utiliza
usualmente en la comunidad de estudio.
La aplicación de entrevistas semiestructuradas individuales se dirigió principalmente al
sector social conformado por trabajadores agrícolas que migran al estado de Nueva York. Dentro
de este vasto grupo de migrantes se encuentran una diversidad de personas en edad, prestigio y
estatus social. Es difícil y complejo diferenciarlos debido a que no hay un corte de edad
específico que se les pueda asignar a cada una de estas personas. Por lo tanto, fue importante
hacer uso de los términos que se utilizan generalmente en Comachuén para distinguirlos, dado
que todo gira en torno a su situación social y reconocimiento como tal, y no tanto a la edad
biológica o fisiológica.
Durante el proceso migratorio los contratistas purhépechas eligen a ciertos grupos en
específico. Por esta razón, en trabajo de campo se realizaron dieciocho entrevistas
semiestructuradas: tres a los tumpicha (jóvenes), ninguno a los tumpi tsiriricha38 (jóvenes
maduros), ocho a los acheticha sapicha (señores jóvenes) y siete a los acheticha (señores). La
elección de los contratados depende de la temporada y el tipo de actividad laboral que vayan a
realizar durante su estancia en EE. UU., en esta medida resulta pertinente guiar el análisis a
partir de dichas categorías. De ahí, que sea necesario centrar la atención en cada uno de estos
grupos, para poder conocer y entender el proceso migratorio que llevan a cabo los intermediarios
en Comachuén.
Los tumpicha son personas que no necesariamente son identificados por su edad
biológica, porque no hay un grupo de edad preestablecido para identificarlos o definirlos. No
obstante, una edad aproximada en la cual se le puede considerar tumpi por parte de los lugareños,
es a partir de los catorce años. Edad en la cual comienza a incursionar de manera directa al38

38Por algunau otrarazónno fueposiblelocalizar enComachuén aningún tumpi tsiriri para sosteneruna entrevista semi-estructuradademanera
formal, aunque, debo señalar que en EE. UU. sí logré entablar algunas pláticas informales con estás personas, ya fuera en elfieldo en las casas
de hospedaje.

63
ámbito laboral que realizan los tumpi ts'iriricha, acheti sapicha y acheticha. También, “ [ ^ ] la
condición de tumbí, es asociada a cambios corporales externos, así como el desarrollo de su
sexualidad y capacidades de procreación” (Bello, 2008: 167). Entran a la etapa de adultez a
partir del matrimonio, por lo tanto, una persona deja de ser tumpi en el momento que contrae
matrimonio o una relación de concubinato. No importando la edad que se tenga en ese momento,
puede variar entre catorce a quince años en adelante (no hay límites) (Peréz, 2008). A partir de
ese lapso de edad, son considerados como acheti sapicha por los comuneros, no necesariamente
tienen que estar matrimoniados por el registro civil o la iglesia.
Los tumpi tsiriricha realizan las mismas actividades laborales que los tumpicha y tienen
las mismas obligaciones ante la familia y la comunidad. Lo que les caracteriza es su edad y
estado civil. Se le considera tumpi tsiriri a una persona a partir de los treinta años o más, y si
aún no tiene una relación marital. Esta persona, no deja de ser tumpi tsiriri hasta que contrae
matrimonio, puede tener más de cincuenta años o más y todavía continúa considerándosele
como tal, por los lugareños.
Las limitantes del rango de estatus para los tumpi ts'iriricha (una minoría) se hacen
evidentes en la elección de autoridades comunales, incluso para ser comisionado o carguero en
las fiestas comunales. Por el simple hecho de no estar casados, ya sea por el registro civil, la
iglesia, o simplemente por no estar viviendo en amasiato, no tienen derecho a ocupar dichos
cargos. Asimismo, tampoco tienen el derecho de asumir los diferentes cargos de autoridad
comunal como: Jueces Menores de Tenencia39, Jefe de Tenencia40 o Representante de Bienes
Comunales.41 Aunque si tienen el compromiso de participar en faenas comunitarias, asistir a
asambleas, pero cabe insistir que, no tienen derecho a elegir las autoridades comunales.

39Son cuatro autoridades comunales que están por debajo del mando del Jefe de Tenencia y Representante de Bienes Comunales; son elegidos
por los propios comuneros. Generalmente “atienden conflictos relativos a herencias, límites y despojos de solares que se encuentran en la
comunidad. “[^] Suprincipal forma de solucionar los conflictos es la conciliación entre las partes, mediante la cual se levantaun convenioque
denominan minuta”(Ventura, 2006: 99). Suestatus les permite presidir enceremonias religiosas en las cuales efectúan los cambios decargueros
anualmente. En Comachuén, son elegidos con base a los usos y costumbres. Uno de los principales requisitos es su personalidad -debe ser de
preferenciaunapersonarespetuosaokaxumbiti-y suexperiencia; tienenque ser personas deedadavanzadaque sehan ganadoel reconocimiento
social de los comuneros.
40Es un cargo de autoridad comunal en los Purhépechas (dura un año), cuya función y responsabilidad es cuidar el bienestar de los habitantes
de la comunidad, resolviendo las problemáticas entre los mismos habitantes, además de gestionar con el municipio apoyos económicos y obras
para beneficio de la comunidad. Constituye como principal enlace entre el ayuntamiento y la localidad. “En la práctica comunal conoce de
asuntos civiles, como el robo, conflictos familiares, despojo de casas o solares y promueve la conciliación o determina, según sea el caso, las
sanciones correspondientes, ya sean multas o encarcelamientos que son cumplidos en la misma comunidad; sin embargo, los asuntos graves
sonturnados a la autoridad competente [municipal, estatal ofederal]” (Ventura, 2006: 97). EnComachuén, las personas que pueden ocupar ese
cargo deben ser del géneromasculinoyreconocidos como comuneros. La edadno influye, siemprey cuando este casado por el civil ola iglesia,
aunque de preferencia tiene que ser alguien con experiencia.
41Es un cargo de autoridad comunal en los Purhépechas (dura tres años) que se encarga de resolver específicamente conflictos de tierras de la
comunidad y las que estén relacionadas fuera de la misma, además de gestionar proyectos para el progreso y desarrollo comunitario con las
autoridades municipales y estatales. Esta autoridad comunal tiene como gran responsabilidad tratar deresolver los conflictos agrarios, defender
las tierras comunales, por ejemplo, “[^] frente a los supuestos “pequeños propietarios”, quienes mediante el uso de documentos falsos intentan

64
En lo que se refiere a la definición de estas dos categorías: acheti sapicha y acheticha.
La diferencia de la primera con la segunda no es tan significativa. Porque en Comachuén, “el
matrimonio, [ ^ ] forma parte de un ritual de paso hacia la adultez, ya que permite el acceso a
los bienes comunales y a los órganos de gobierno comunitarios [ ^ ] ” (Pérez, 2008: 29). Su
diferencia estriba específicamente en las características físicas de la persona y en su edad. Los
acheti sapicha son aquellas personas que se caracterizan por contraer matrimonio a temprana
edad; es decir, los recién casados o juntados, sus edades pueden variar entre catorce a treinta
años. A partir de ese lapso de edad, es considerado acheti sapichu por los comuneros, no
necesariamente tiene que estar matrimoniado por el registro civil o la iglesia. De hecho, como
se adujo, a estas personas reconocidas socialmente como acheticha, la comunidad le otorga
derechos plenos sin importar la edad (Pérez, 2008), siempre y cuando contribuyan con las
cooperaciones económicas correspondientes, para la organización de fiestas tradicionales y
religiosas.
El acheti sapichu después haber cumplido la edad de treinta años, pasa a ser considerado
como acheti, puede ser un poco antes o después, dependiendo sus características físicas. Es una
etapa transitoria en la cual tienen que pasar la mayoría de los habitantes de Comachuén. La
excepción se presenta de manera esporádica para que una persona no sea considerada como
acheti sapichu, sucede en ocasiones con los tumpi tsiriricha, quienes generalmente al contraer
matrimonio o vivir en amasiato pasan directamente a ser acheticha . Al menos que su cuerpo no
represente a una persona madura físicamente, se le puede considerar momentáneamente como
acheti sapichu , o por el simple hecho de estar recién casado, pero por lo regular, se les denomina
e identifica como acheticha. La diferencia que existe entre el acheti sapichu y el acheti, se hace
evidente en las actividades que cada uno ejerce. Por ejemplo, en Comachuén, es más probable
que un acheti ocupe un cargo de autoridad comunal, un cargo religioso o de compadrazgo que
un acheti sapichu por su experiencia, a pesar de que tengan los mismos derechos y obligaciones.
Con el uso de estos términos es como se hará referencia a lo largo de la investigación
para referirme a los contratados. Ya que esto implica para la presente investigación una
estrategia metodológica que va a ofrecer al lector una mejor explicación y distinción de cada

adueñarse de tierras de la comunidad; asistir en representación de está a las instanciasjudiciales o dependencias agrarias [^]” (Ventura, 2006:
101-102). Asimismo, tiene como responsabilidad resolver los conflictos entre comuneros respecto atala clandestina oventa detierras. De igual
manera, es el encargado de convocar asambleas en la que setomaran en cuenta las decisiones opropuestas respecto a asunto que atañen a todos
enlacomunidad, por ende, tiene que acatar yrespetar los acuerdos que selleguen atomar enasambleacomunal (Ventura, 2006). EnComachuén,
el Representante deBienes Comunales tiene que ser una persona que este reconocida -necesariamente- en el padrón de comuneros del Tribunal
Agrario (Distrito 16), por supuesto, de preferencia una persona con experiencia que conozca los límites territoriales de la comunidad.

65
una de estas categorías de la lengua p ’urhé. A través de esta distinción, se puede ubicar e
identificar a las personas que migran en cierta temporada laboral, lugar de destino y el tipo
actividad laboral que vayan a realizar durante su estancia temporal. En esta medida resulta
oportuno guiar el análisis a partir de dichas categorías.

1.3.1.3 La contratación como trabajador agrícola temporal

Como parte de una estrategia metodológica y para corroborar parte de la información que me
habían brindado mis interlocutores durante las entrevistas. Tuve que contratarme y migrar a EE.
UU., a partir del mes de julio hasta octubre de 2015. El reto era ambicioso, pero en vista de que
en algunas entrevistas no se había logrado profundizar en ciertos temas, era necesario observar
y constatar la situación laboral que vivían los trabajadores estacionales en Elba, NY.
Durante esta etapa, realicé mayormente observación participante. Una técnica de
investigación que se adecúo al contexto de estudio. Porque “ [ ^ ] permite describir las acciones
y las formas de vida que caracterizan a un grupo, es decir, que permite prestar mayor atención
a las ‘prácticas’ y al ‘significado’ que le otorgan a las mismas los propios actores” (Yuni, 2014b:
42). Desde luego, la observación participante no únicamente consistió en convivir y sostener
pláticas informales con los migrantes, sino también vivir y sentir la dureza del trabajo agrícola.
La experiencia como migrante implico obtener un grado de confianza con los
contratados para poder ser aceptado. “Para lograr esto, el investigador debe ser aceptado por
esas personas, y solo lo será en la medida que sea percibido como ‘una buena persona’, franca,
honesta, inofensiva y digna de confianza” (Martínez, 2004: 65). Por supuesto, lo anterior
significa pasar por una serie de obstáculos que el investigador tiene que afrontar desde el
momento que desea formar parte del grupo que busca indagar.
Por ejemplo, en mi caso personal, en el mes de junio acudí al domicilio del intermediario
en Comachuén con la intención de que me contratará. El propósito era ir junto con ellos, para
conocer más de cerca la situación que viven los contratados purhépechas. Desde luego, no fue
nada sencillo o al menos por algún momento pensé que no sería contratado. En todo caso, tuve
que pedir el apoyo de algunos -informantes clave- allegados al contratista para que le dijeran
acerca de mis “ganas” e interés por migrar, lo cual influyo de cierta forma. Porque cuando acudí

66
al domicilio del intermediario, dijo haber conocido sobre mis intenciones de ir a trabajar con
ellos por comentarios que ya le habían vertido algunos trabajadores.
Recuerdo que el día de la contratación me sentía muy nervioso por temor a que me
cuestionará acerca de mis intenciones, es decir, el por qué quería ir a trabajar con ellos, puesto
que él sabía que yo era un estudiante, por ende, mi caso no era como el de los demás migrantes.
Por alguna u otra razón, el día de la entrevista y la contratación sólo me pidió los documentos
que se necesitaban para la solicitud de visa, y me pidió que estuviera al pendiente de la fecha de
salida que él mismo me confirmaría de manera personal. En efecto, a principios del mes de julio
me ratifico el día y la hora de salida.
El día siete de julio emprendí el viaje junto con los contratados: tumpicha, tumpi
ts'iriricha, acheti sapicha y acheticha de Comachuén hacia la ciudad de Matamoros. En este
lugar tuvimos que hospedarnos durante tres días en un hotel donde realizamos los trámites para
obtener la visa H2A. El primer día, en Matamoros, acudimos a un Despacho Jurídico Integral
en donde se nos hizo la solicitud de visa por vía internet. El segundo día, fuimos al Centro de
Atención a Solicitantes (CSC), -institución norteamericana con autorización del Departamento
de Estado de los Estados Unidos- ahí, pasamos a la revisión de huellas de dedos, de las dos
manos, y a la toma de una fotografía de rostro. En ese lugar estaba prohibido llevar mochilas,
celulares, cámaras de fotografía o de video, cintos, etc., por lo tanto, llevé mi pasaporte y la hoja
que me habían entregado en el despacho jurídico. El tercer día, acudimos al consulado
norteamericano donde se nos realizó una breve entrevista, luego, nos tomaron las huellas de los
dedos, de la mano izquierda, en ese mismo momento, nos dijeron que pasáramos a recoger la
visa por la tarde.
En cuanto se nos hizo la entrega de la visa, desalojamos el hotel por la tarde y nos
dirigimos directamente a la línea fronteriza entre Matamoros y Texas. Llegamos a una oficina
donde se nos haría la entrega de la tarjeta blanca, en la cual se especificaba la duración del
permiso, o, mejor dicho, la estancia legal. En ese lugar, esperamos el trámite de la tarjeta blanca,
ahí mismo, se nos pidió entregar nuestros pasaportes y visas. Luego, se nos tomó una fotografía
y la toma de huellas, se podría decir, que fue el último filtro para pasar de manera autorizada al
“otro lado” .
Posteriormente, al pasar la línea fronteriza, tuvimos que mostrar nuestras tarjetas y la
visa, se nos hizo la revisión de maletas y, finalmente, pasamos caminando -com o diez metros-

67
para llegar a Brownsville, Texas. Después, caminamos como 100 metros para llegar a la central
de autobuses. Ahí, esperamos hasta la noche el camión que nos trasladaría hasta el estado de
Nueva York, así comenzó un largo y cansado viaje que duró tres días. A partir del mes de julio
y hasta mediados del mes de octubre estuve residiendo de manera eventual en el extranjero.

1.3.2 Trabajo de campo en Elba y la experiencia como trabajador en el f ie l d

Durante mi estancia en Elba, realicé mayormente observación etnográfica y participante.


Sostuve pláticas informales con los migrantes purhépechas, tanto en el field como en las casas
de hospedaje. “En trabajo de campo el ejercicio de observación y de entrevista, permite captar
los productos de la acción humana y los modelos mentales, los comportamientos y dos
pensamientos, las acciones y las normas, los hechos y las palabras, la realidad y el deseo” (Yuni,
2005: 124). En EE. UU. no sólo logré observar el desempeño laboral de los tumpicha, tumpi
tsiriricha, acheti sapicha y acheticha, sino que también tuve que ganarme la confianza de
muchos de ellos -conviviendo y sosteniendo pláticas informales-, tanto en la casa de hospedaje,
en el field y en diferentes espacios de socialización.
A través de la observación participante que realicé durante mi estancia, pude aprender y
conocer muchas cosas de las que no había previsto en mis entrevistas, por ejemplo, el tipo el
tipo de ropa que se debe usar, la manera en que se debe trabajar en las diferentes pizcas, la
alimentación, la automedicación, entre otros. Así que, tuve que vivir esa experiencia; caminar
con botas del plástico entre los surcos del field , aprender a hacer uso del paliacate en la frente
de la cabeza y en el cuello, de una faja en la cintura -para evitar el dolor de espalda-, de rodilleras
y de diferentes guantes de hule. En ocasiones, tenía que improvisar con bolsas de basura o algún
impermeable para soportar fuertes vientos y lluvias durante la pizca. En suma, los consejos que
recibí de parte de los trabajadores eran con el objeto de adaptarme de la mejor manera y lo más
rápido posible al ritmo de trabajo, a la flexibilidad, al cansancio físico y mental, a la precaria
alimentación, entre otros.

68
Fotografía 2. Pizcando bajo la lluvia

Foto de JRGMElba, NY, agosto de 2015

Insisto, debo reconocer que tuve que aprender de las técnicas, habilidades o “mañas” del
oficio, con el objeto de evitar un mayor cansancio. Lo cual implicaba saber caminar entre los
surcos de cultivos del field , aprender a agacharse para pizcar, saber sostener y levantar el bote
de pepino -kabocha, minipumpki, bellota- arriba de la cabeza- y, por supuesto, depositar de
manera correcta lo pizcado en el guayín. Las destrezas que desarrolla un trabajador agrícola se
asemejan al trabajo del artesano. En el sentido de que la mano y el ojo aprenden a concentrarse
conjuntamente; es decir, “las relaciones entre estos dos órganos pueden organizar de manera
sostenible el proceso de la práctica” (Sennett, 2009: 213).
La mentalidad del contratado juega un papel importante debido a que su pensamiento
tiene que girar en torno a cumplir con su jornada laboral y no pensar en el cansancio y en el
dolor muscular, a pesar de que se tenga que laborar más de ocho horas al día. Por supuesto, la
práctica y las diferentes técnicas que se aprenden y desarrollan durante la plantación y la pizca
contribuyen a tener un mejor desempeño. Aunque debo agregar que, la adaptación al clima, la
automedicación y la alimentación -precaria- son elementos clave que permiten al trabajador
agrícola cumplir con su estancia temporal.
En Elba, los trabajadores agrícolas purhépechas son empleados y distribuidos en
diferentes grupos o cuadrillas, con base en ello, se les asigna la actividad que van a realizar

69
durante su estancia. No únicamente son empleados en la pizca, sino que se llegan a cambiarlos
en otros trabajos. Como vemos, el contratado debe estar preparado para emplearse y adaptarse
al tipo de labor que se le pida realizar en EE. UU. (Stephen, 2002).
Por ejemplo, en mi caso y el de varios otros compañeros, nos tocó plantar repollo, cortar
zacate, limpiar calabaza -con la mano-, pizcar pepino, calabaza minipumpki, calabaza esquash,
calabaza kabocha y calabaza bellota. Quiero enfatizar que, en todos estos trabajos que nos
emplearon siempre resultaron ser arduos porque teníamos que trabajar en condiciones adversas
-con mucho calor, lluvia, vientos y frío-, con sólo una comida en todo el día -la del lonche-.
Por supuesto, no era fácil aguantar y soportar las ocho, nueve, diez u once horas de trabajo al
día, pero no había de otra más que continuar a como diera lugar. En varias ocasiones me
preguntaba a mí mismo, ¿cómo es posible que aguanten tanto estas personas en estos trabajos
tan arduos?, la verdad, yo sentía que no aguantaría ni quince días. Pero tuve que “armarme” de
valor, alimentarme e hidratarme lo mejor que pudiera para soportar el clima y la dureza del
trabajo.
Desde luego, buscábamos diferentes maneras para evitar el agotamiento, el dolor de
espalda, de rodillas, de manos, de pies y de cabeza. Una manera de distraer la mente del
cansancio y de los dolores musculares, fue escuchar música por medio de auriculares del celular
durante la pizca. Otra manera, fue sostener pláticas y conversaciones -sobre cualquier asunto-
con el compañero que iba al lado del surco, o simplemente, contar chistes, chismes, anécdotas,
en sí, cosas que nos distrajeran y que nos ayudarán a hacernos de la idea que el tiempo avanzaba
más rápido, y así librar de mejor manera la jornada del día.
La estancia en Elba, también me permitió conocer y comprender la función del
intermediario purhépecha, incluso, tuve la oportunidad de entablar varias pláticas informales
con él durante la pizca porque formé parte de la cuadrilla que él dirigía, así que pude observar
la relación social e interpersonal que mantiene con los contratados. La relación social entendida
como “ [ ^ ] una realidad compleja vivida y percibida por los actores sociales” (Grossetti, 2009:
45) que se da a partir de “ [ ^ ] un conjunto de interacciones entre las mismas personas en el
curso del tiempo” (Degenne, 2009: 66). Para el mediador, tener un conocimiento sobre el
comportamiento del trabajador es un medio general de control que le permite organizar,
disciplinar y distribuir las cuadrillas.

70
En este estudio fue clave poner atención en el papel del intermediario42debido a que su
cargo no se limita a la función de un enganchador, contratista, mayordomo o manager. En esta
investigación, por intermediario se debe entender a aquella persona que se encarga de reclutar,
contratar y supervisar a los trabajadores agrícolas. El perfil que presenta esta persona es el de
una persona que cuenta con una amplia experiencia migratoria, forjada a lo largo de múltiples
idas y venidas de Comachuén a EE. UU. Así, ha logrado obtener una cierta posición social en
la comunidad que le ha permitido año tras año reclutar: tumpicha, tumpi tsiriricha, acheti
sapicha y acheticha. Sobre la función que realiza dicho intermediario profundizaré a detalle en
uno de los siguientes capítulos.
El término de enganchador se ha utilizado a través de la historia para referirse a las
personas que se encargan de reclutar trabajadores para emplear en cierta actividad laboral. Según
Kim Sánchez, “el origen histórico de los enganchadores se remonta al periodo colonial, cuando
se implantó el uso de capataces para vigilar el trabajo de los esclavos en las plantaciones de
caña” (Sánchez, 2001: 67). Sin embargo, la función que realiza un enganchador purhépecha es
muy particular, debido al uso de sus propios métodos y estrategias para reclutar y enganchar,
sobre esta cuestión abordaré con detalle en el desarrollo de la investigación.
Por su parte, la locución contratista, es el que habitualmente usan los comachuenses para
referirse a la persona que se encarga de gestionar espacios de trabajo en EE. UU. Por lo tanto,
su función implica realizar trámites y orientar al trabajador agrícola para conseguir la visa; su
trabajo termina cuando logra enviar a los contratados -de manera legal- al lugar de destino. Para
otros investigadores, como Sánchez (2000) y Vaneckere (1988) el término de contratista o
intermediario tradicional se refiere también a aquellos individuos que no exclusivamente se
encargan de proveer mano de obra a los empleadores agrícolas, sino que también cumplen la
función de capataces o mayordomos en las labores agrícolas en que se emplea dicha mano de
obra.
Respecto al vocablo mayordomo, es el que generalmente utilizan los contratados en su
lenguaje coloquial, para referirse a las personas (pueden ser purhépechas, mestizos, mexicanos,
hispanos o norteamericanos) que supervisan en el área de trabajo el desempeño laboral de los

42En Comachuén, asistimos al surgimiento de un nuevo oficio o una nueva función social, misma que ejercen los llamados enganchadores,
contratistas omayordomos. Sinembargo, de las personas que ejercental función en esta comunidadhayuna en particular que seha distinguido
de las demás, y este es precisamente el motivo por el cual elegí conocer y estudiar la función que realiza en la migración con visas de trabajo.
Este casoresulta significativo, por el número de contratados que logra llevar a laborar a EE. UU. Con base a datos de trabajo de campo estimo
que al añovan a trabajar con él más de 300 trabajadores agrícolas al estado de Nueva York, Florida, Texas y Oklahoma, entre ellos: tumpicha,
tumpi ts'iriricha, acheti sapichay acheticha.

71
trabajadores agrícolas durante su estancia laboral en EE. UU. Pero como veremos más adelante,
en Comachuén, hay personas que realizan la función de enganchador, contratista y mayordomo.

Fotografía 3. La compra de víveres en la tienda Los Lorenzos

Foto de JRGMElba, NY, agosto de 2015.

Por otra parte, durante mi estancia también me tocó acompañar y observar el tipo de
alimentos que consumen los trabajadores agrícolas temporales. Regularmente, los domingos
acudíamos a las a distintas tiendas que se encuentran en Albion y Batavia para surtirnos de
víveres para toda la semana. Por ejemplo, en las tiendas americanas como Save a lot, Waltmar
y The Home Deport, realizábamos la compra de frutas, verduras, bebidas -energéticas, agua
embotellada, refrescos, sueros, diferentes tipos de carnes, pollo, camarón, atún, tostadas, pan,
leche, galletas, chocolates, entre otros. La compra de botas de plástico, impermeables, bolsa de
basura, utensilios de cocina, camisas, pantalones, paliacates, guantes de plástico, gorras,
celulares, etc.
En lo que respecta a las tiendas mexicanas como Los Lorenzos y Monte Alban;
realizábamos la compra de especias, tortillas y una variedad de productos mexicanos. Es
oportuno mencionar que, en ambas tiendas, también realizaban la venta de tacos -de bistec, de
chorizo y al pastor- mexicanos y de quesadillas. Por supuesto, también aprovechábamos para
disfrutar de la comida y convivir. En dichas tiendas, cada quince o veintidós días, enviábamos -
la mayoría- dinero a México, por medio de los bancos: Bancomer, Western Unión y Banamex;

72
desde $ 400 dólares hasta $ 1,000 dólares.
Por último, ese mismo día, acudíamos a lavar nuestra ropa a las lavanderías de Batavia
y de Albion. En ese momento, varios contratados aprovechaban el instante para llamar por
teléfono a su familia, otros acudían a las diferentes tiendas -referidas- para realizar sus compras,
otros se ponían a charlar y a convivir. Por la tarde, cuando regresábamos a las casas de
hospedaje, algunos acostumbraban a ir jugar basquetbol en las canchas del parque, otros iban al
campo de futbol que se encuentra al lado de la escuela central de Elba. En el campo de futbol
era donde se reunía la mayoría de los contratados, de hecho, los partidos se disputaban entre
cuadrillas. En suma, esas eran las actividades que realizábamos en ese día. A continuación,
mencionaré algunas de las herramientas y técnicas metodológicas que utilice en trabajo de
campo.

1.3.3 El uso de herramientas de investigación

Una manera de llevar a cabo investigación de índole cualitativo es a través del análisis de
imágenes. En la actualidad, tanto la antropología visual como la sociología visual nos ofrecen
diferentes formas de comprensión sobre la realidad. Precisamente, la fotografía como
herramienta de investigación no sólo nos permite capturar y constatar la “verdad” en ese
instante, sino más bien, contribuye -de manera importante- al estudio de los procesos,
explorando cómo es visualizado un hecho social (Aguilar, 2011).
En Comachuén, al realizar trabajo de campo me apoyé de una cámara fotográfica para
retratar y captar evidencias del fenómeno migratorio. Por ejemplo, las fotografías que tomé
muestran visualmente la etnografía del lugar: paisajes, viviendas, infraestructura local, la tala
de árboles, siembra de avena, siembra de maíz, cosecha de maíz, traslado de rastrojo, trozos de
madera. Así como la manera de vestir -el uso de ropa y calzado de marca: lives, hollister, malibu,
aérospotale, nike, under, adidas y yordan- de los migrantes en su retorno.
Durante mi estancia en Elba, también me apoyé de una cámara43 fotográfica con la cual
realicé aproximadamente 1000 tomas, desde diferentes ángulos. En esas fotografías se pueden

43Por cierto, esa cámara fotográfica -de marca Nikon- ya no pudo retornar a México conmigo porque se descompuso; por el uso y maltrato en
el trabajo; la cargaba en un bolsillo del pantalón que usaba en la pizca, y en ocasiones, sufría golpes de mis caídas o resbalones en el field,
además, de varias mojadas que tuvo.

73
apreciar las diferentes actividades laborales -y a mencionadas anteriormente- que desempeñan
los contratados purhépechas, así como las actividades que realizan en los días no laborales, los
lugares en que se hospedan y las diferentes áreas de socialización. Es oportuno señalar que,
también algunos tumpicha, acheti sapicha y acheticha me facilitaron un número importante de
fotografías que resguardaban en sus celulares. En ellas se pueden apreciar los trabajos que han
realizado en las diferentes temporadas.
La riqueza de mostrar y utilizar fotografías en este estudio, forman parte de un testimonio
y de un soporte etnográfico que fortalece aún más esta investigación. Ya que, a través de la
muestra visual, el lector podrá tener un mejor conocimiento de Comachuén, así como de las
actividades laborales que realizan sus moradores. En efecto, “la imagen puede contribuir muy
significativamente a revelar y refinar el conocimiento de la cultura y la sociedad, además de
incrementar la teoría en las ciencias sociales” (Aguilar, 2011: 202). En el periodo de trabajo de
campo, el uso del video se realizó en menor medida debido a que no hubo condiciones
favorables de clima y por la no autorización del mayordomo.
Otra herramienta importante que se utilizó fue la elaboración de seis tablas o mapas
conceptuales que se plantearon como una estrategia de orden explicativo y a la vez comprensivo,
para lograr proporcionar información precisa al lector respecto al contenido de dichas tablas. En
la primera tabla, se presenta de manera sistemática las categorías de análisis de la investigación,
los ejes de análisis y sus indicadores. En la segunda, se muestra de manera esquemática el
procedimiento que implica la solicitud de una visa H2. En la tercera, se realiza una clasificación
sobre el número de intermediarios que hay en Comachuén, los lugares de destino, el tipo de visa,
el tiempo de la estancia laboral, el tipo de actividad laboral que realizan en EE. UU., así como
la cuota económica que solicita cada intermediario.
En la cuarta, se explica de manera sucinta y comparativa, cuatro modelos de
reclutamiento que hay en la migración con visa H2A. En la quinta, se presenta una guía de
entrevista que utilizan los contratados para la solicitud de la visa de trabajo. En la sexta y última
tabla, se muestra la carta compromiso que tiene que firmar cada trabajador agrícola al
contratarse con el intermediario y la compañía empleadora.
El diario de campo como instrumento de investigación fue fundamental en el registro, la
organización y la sistematización de información. Durante mi estancia en Elba, una manera de
resguardar la información que iba recabando tanto en la casa de hospedaje como en los

74
diferentes espacios de socialización fue precisamente a través del registro que hacía en el diario.
Aunque debo señalar que, no era una tarea sencilla hacerlo, porque regularmente regresábamos
del trabajo entre la siete de la noche en adelante. Luego, teníamos que comer -porque no era la
cena, en realidad- por lo que, en el field , sólo comíamos el lonche del mediodía.
Después, teníamos que echarnos una ducha y, posteriormente, preparar nuevamente el
lonche y los diferentes víveres -sueros, sodas, galletas, fruta, gelatina, etc.- para el siguiente día.
Entonces, por lo general, comenzaba a realizar mi diario entre las diez y once de la noche;
cuando no llegaba demasiado cansado alcanzaba a capturar a detalle todo lo vivido en el día,
pero cuando regresaba muy agotado, capturaba lo más significativo que había ocurrido en el
día,44 porque tenía que descansar obligadamente para estar listo a las cinco de la mañana del
siguiente día, porque tenía que ir a trabajar.
El diario de campo consta de más de 300 cuartillas capturadas en el programa de Word,
en el mismo podemos encontrar datos etnográficos, notas o resúmenes de lecturas
especializadas, recuentos sobre la aplicación de entrevistas, de pláticas informales,
descripciones, acontecimientos, conversaciones, impresiones personales y comentarios de
diferente índole. Por último, el registro de notas de campo fue de gran utilidad en la
investigación porque se describió y se capturó la secuencia y duración de los acontecimientos y
conversaciones. También, se registraron datos, noticias, códigos, conductas y el movimiento
corporal de los entrevistados (Yuni, 2014b).

1.3.4 Los desafíos prácticos

Los desafíos que afronté en trabajo de campo los divido en dos partes: los que tuve en
Comachuén y en Elba. Mencionaré primero los que enfrenté en la primera comunidad. Uno de
ellos fue establecer un grado de confianza que me permitiera realizar las entrevistas a las
personas que había seleccionado y contemplado -incluido el intermediario-, porque el hecho de
que yo fuera de Comachuén no garantizaba que hubiese familiaridad con los trabajadores
agrícolas temporales. De ahí que fuera necesario ganarme la amistad de los entrevistados, eso

44Hubo ocasiones que me quedé dormido frente a mi laptop -al realizar mi diario-, porque el agotamiento era tan extremo que no aguantaba
más el cansancio.

75
lo fui logrando a través de las convivencias y las pláticas informales. Una manera de brindarles
seguridad fue comprometiéndome a guardar total discreción sobre la información que pudiera
afectarles.
Es oportuno mencionar que yo, -autor de esta investigación-, soy oriundo de Comachuén,
lugar donde nací y donde he vivido gran parte de mi vida. En primera instancia, el lector pensará
que eso contribuyó de manera importante para que se logrará realizar una investigación de esta
naturaleza. Quizás haya una ventaja, pero también hubo desventajas, porque siempre estuvo
presente el temor en varios de mis interlocutores sobre la información que me brindaban. Quiero
enfatizar que, en México, y específicamente, en varios lugares de la región Purhépecha
prevalece un grado de desconfianza en los lugareños cuando se está indagando algún asunto sin
su consentimiento, incluso, en ocasiones se niegan a dar información tanto a oriundos como a
fuereños. Así que en lo personal no resultó nada sencillo ganarme la amistad de los tumpicha,
tumpi ts'iriricha, acheti sapicha y acheticha, -en algún momento me llegaron a ver como un
extraño-, ni mucho menos del intermediario, esa confianza la fui consiguiendo poco a poco en
Comachuén y en Elba.
Otro de mis desafíos personales fue plantear preguntas -sobre aspectos específicos- que
no disgustarán al entrevistado, cuestiones que generalmente no se comentan; lo que se oculta,
de lo que no se quiere hablar, aquello que únicamente se queda entre ellos. Por consiguiente,
tuve que buscar la manera de entablar con un mismo lenguaje -oral y corporal- que nos
permitiera interactuar y entendernos mutuamente durante la entrevista. Por cierto, antes de
entrevistarlos, una manera de brindarles seguridad era crear todas las condiciones para la
entrevista, les daba la libertad de contestar en el idioma que quisieran -para su comodidad- ya
fuera en español o en p ’urhé. Es más, en varias entrevistas llegaron a contestarme en ambos
idiomas. El lugar y la hora fue otra de las condiciones que pedía que ellos eligieran y decidieran.
Vale la pena decir que, durante la aplicación de entrevistas siempre invité a mi
interlocutor a que se expresará con libertad y seguridad, con la intención de no presionarlo ni
obligarlo. De hecho, siempre busque “ [ ^ ] transmitir interés, motivación, confianza y
credibilidad” (Yuni, 2014b: 91). A propósito, mi contacto visual, corporal y trato hacia el
entrevistado fue clave porque la intención no era aburrirlo ni mucho menos desgastarlo, sino
más bien, incitarlo a que se explayara con toda confianza sobre las temáticas que se estuvieron
abordando. De igual modo, a la hora de aplicar las entrevistas siempre tuve presente que no

76
debía tomar una postura sobre el tema o afirmación de mi interlocutor, tampoco cuestionarlo ni
recomendarle sugerencias si se diera el caso. Porque mi trabajo no era como el de un activista
social, político o psicólogo, sino el de un investigador. De todos modos, estuve preparado para
tolerar los gestos, risas, silencios, burlas, insultos, etc., en los casos que se llegaron a presentar
durante el desarrollo de las entrevistas, así como al realizar observación participante en trabajo
de campo.
Por otro lado, antes de centrarme a los desafíos que tuve que afrontar en EE. UU., quiero
señalar que, al comenzar esta investigación, en un primer momento no estaba contemplado
migrar. Sin embargo, fueron varios los factores que me motivaron ir a Elba. Recuerdo que, en
una de mis primeras presentaciones de avances de investigación fue en la ciudad de Pachuca,
Hidalgo, en el marco del Encuentro Internacional sobre Estudios en Migración Indígena en
México, celebrado en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, en el mes de agosto de
2014, una de las sugerencias de parte de los y las especialistas era que fuera -si tenía la
posibilidad y la oportunidad de ir- juntos con los migrantes contratados para observar de cerca
el fenómeno de estudio.
Otro de los eventos que fui invitado para presentar mis avances de investigación fue en
el COLMICH, en el marco del Seminario Braceros de hoy y ayer, jornaleros de aquí y allá: El
trabajo agrícola en perspectiva migratoria, celebrado en la ciudad de Zamora, en el mes de
junio de 2015, en ese evento también se me sugirió ir a EE. UU., con el propósito de que
profundizará más en ciertos aspectos -relaciones sociales e interpersonales, la vida de los
migrantes, su alimentación, la cuestión de la salud, las condiciones laborales, entre otros-. Por
supuesto, en diferentes seminarios de presentación de avances de investigación que realizamos
en el doctorado, varios de mis lectores especialistas en migración -internacional y nacional-
también me hacían la invitación de atreverme a migrar como trabajador agrícola. Incluso, varios
profesores y compañeros del CER también me motivaron hacerlo por lo pertinente que
consideraban para una investigación de esta naturaleza.
Sin duda, el reto era enorme, pero no todo dependía de mi sino de varios factores, desde
familiares, escolares y de la misma aceptación de parte del intermediario. En lo que respecta al
ámbito familiar, tuve que comentarle a mi esposa sobre el reto que tenía para continuar con la
investigación, recuerdo que su primera reacción no fue muy buena -u n año antes -, y me dijo,
¿es necesario qué vayas para allá?, ¿por qué tú quieres hacerlo? o ¿por qué te están obligando?,

77
le dije, es la investigación la que me está obligando, con el paso del tiempo traté de convencerla
hasta que finalmente apoyo mi decisión. Por supuesto, que entendí su preocupación, porque en
el “otro lado” tendría que adaptarme a un nuevo país, al trabajo, al clima y a la alimentación.
En cuanto a la parte escolar, tuve que consultar a mi director de tesis, con él no hubo
ningún impedimento, al contrario, siempre me dio su respaldo -consejos- y me brindó todo su
apoyo en cada momento. También, tenía que ver los gastos económicos, en efecto, tuve que
invertir aproximadamente $ 10,000 pesos para realizar el pago del transporte, viáticos y para el
trámite de la visa. Así que tuve que ahorrar parte de la beca que me otorgaba CONACYT para
cubrir todos los gastos.
Con relación a la aceptación del intermediario sobre mi contratación era una de mis
principales preocupaciones aparte de las que mencioné anteriormente, porque de cierta manera,
de él dependía, si iba o no. Pero como expliqué párrafos arriba, tuve que buscar el apoyo de
algunos acheti sapicha y acheticha para que me pudieran contratar, hacerlo sin el apoyo de esas
redes no hubiera sido posible.
Por otra parte, tuve varios desafíos prácticos que afrontar en Elba, pero voy a mencionar
los que desafíe antes de llegar a ese lugar. El primer día que viví mi experiencia como migrante
traté de hacer mi papel como los demás, pero no fue nada sencillo porque desconocía hasta de
lo tenía que llevarme para el “otro lado” . Por ejemplo, el tipo de ropa, zapatos, documentos o
quizás algún tipo de medicamento; es decir, aquello que estuviera permitido pasar en la frontera.
Así que tuve que asesorarme de algunos trabajadores de confianza.
En el mes de julio fue la salida de Comachuén a la ciudad de Matamoros, debo decir que
me sentí muy raro por la experiencia que estaba viviendo porque para mí era algo nuevo y
desconocía de todo lo que me iba a tocar vivir. Después de despedirme de mis familiares, acudí
junto con mi esposa y dos maletas que contenían ropa, pastillas (analgésicos), una libreta, mi
laptop y una cámara fotográfica, al lugar donde estaba el autobús que nos llevaría hasta la
frontera. Cuando llegué a ese lugar, había más de 80 personas esperando -familiares, padres,
hijos y hermanos- la partida del autobús, por cierto, éramos el último grupo. Insisto, me sentía
tan diferente porque tenía que aceptar que era un migrante. Las demás personas que me observan
-se me quedaban viendo con cierta incertidumbre- también se preguntaban el por qué iba yo
también para EE. UU. porque en Comachuén me conocen como estudiante y algunos otros como

78
profesionista. Por cierto, ese día, me dijo mi esposa, ¿cómo te sientes?, le dije, chistoso,
nervioso, un poco raro.
En fin, después de despedirme de mi esposa, subí al autobús con mis maletas y tome
asiento, de la misma manera lo iban haciendo los demás. Para ellos era algo normal ese
momento, no hacían notar su tristeza, al menos eso era lo que yo percibía. De hecho, el
reencuentro entre compañeros se hacía familiar, e inmediatamente se saludaban de palabra (en
el idioma p ’urhé) o con la mano, la mayoría, excepto los nuevos. Otros se hacían burlas, se reían
sobre algún chiste o “carrilla”, pude percibir también que, la mayoría se dirigía más por su apodo
que por su nombre, algunos iban callados. Por supuesto, los nuevos se notaban nerviosos -com o
yo-. De hecho, se les veía diferente y, en particular a mí, me veían como un extraño45 -excepto
los que había podido entrevistar anteriormente-, tal vez, porque aún no me aceptaban como parte
de su grupo. A todo esto, tuve que entender y comprender que tenía que ganarme la confianza
de ellos y tratar de comportarme como cualquier otro migrante y no como un estudiante ni
mucho menos como un investigador.
Otro de los retos que tuve que enfrentar fue la solicitud y la adquisición de la visa. Cabe
mencionar que durante el proceso de la gestión estuve nervioso al igual que los demás
contratados. El trámite de la visa implicó desde su solicitud por vía internet, la toma de huellas
de manos, la toma de fotografía de rostro, así como la aplicación de una breve entrevista en el
consulado norteamericano. Insisto, había mucha incertidumbre en todos porque nada estaba
seguro para nadie a pesar de que muchos ya habían migrado anteriormente.
En la migración bajo contrato obtener la visa H2A es primordial. Es clave la aprobación
y la entrega de la visa en el consulado porque no únicamente está en juego el pase al “otro lado”,
sino también la inversión económica y el mismo futuro laboral del migrante. En mi caso no
hubo problemas porque tenía todos los documentos en forma, además, no contaba con algún
problema o antecedente migratorio. En el grupo que formaba parte me tocó ver y conocer a dos
personas que no se les hizo la entrega de la visa, así que tuvieron que retornar -tristes, desolados
y desilusionados- a su terruño.

45Con extraño, me refiero a que nome veían onome aceptaban como parte de su grupo en un primer momento. Ser extraño también loviví en
los hoteles donde nos hospedamos en la ciudad de Matamoros, allá nos reencontramos con otros grupos de trabajadores que ya habían salido
en días anteriores de Comachuén, y no sólo ahí, ya estando en Nueva York, pude conocer y saludar a casi la mayoría de los contratados:
tumpicha, tumpi ts'iriricha, acheti sapichay acheticha. Pero a pesar de ello, los primeros días y semanas seguían viéndome como extraño, fue
con el paso del tiempo y con mi desempeño en el trabajo que se dieron cuenta que yo era uno más que ellos. Además, en el trabajo mantuve
constantemente pláticas informales con ellos con el propósito de ganarme la confianza, de hecho, tuve muchas amistades, finalmente me
consideraronyme aceptaron como parte de su grupo porque también estabaviviendo en “carne propia” loque implica trabajar comotrabajador
agrícola en EE. UU.

79
Respecto a mi estancia en Elba se presentaron desafíos que no había contemplado así
que tuve buscar la manera de afrontarlos. En particular, la adaptación a un país que desconocía,
a los drásticos cambios de clima -cálido, frío, vientos, lluvias y caída de aguanieve-, a la ardua
labor, al comportamiento de los compañeros, a la precaria alimentación, a la cuestión de salud,
al trato del mayordomo y al encargado de cuadrilla. De todos modos, trate de adaptarme los más
rápido posible, pero no fue tan sencillo como me lo imaginaba, tanto así que en las dos primeras
semanas sentía que renunciaba a la estancia. Luego me puse a reflexionar y valorar todo que lo
que había implicado migrar así que (como se dijera coloquialmente) me “armé” de valor para
continuar con el reto que me había propuesto en mi estrategia de investigación.
Por lo que se refiere a la socialización, a diario vivíamos y sentíamos juntos todos los
contratados: el cansancio, el hambre, la sed, el dolor muscular y la soledad. Así que era necesario
y casi obligatorio convivir, platicar, reír, contar chistes, chismes, anécdotas, etc., para aguantar
las intensas jornadas. Dicho de otra manera, el objetivo era no desanimarse y no rendirse. En
suma, para mí fue sustancial ganarme la confianza de los trabajadores agrícolas por medio de la
convivencia y las pláticas informales, a través de las cuales pude conocer su trayectoria
migratoria. Según Niklas, “la confianza es creada de una u otra forma” (Luhmann, 1996: 147)
con el objeto de reducir la complejidad social. La información que obtuve de las pláticas fue
sobre cuestiones que desconocía y que a la vez que me permitieron concebir y comprender el
esfuerzo que hacían por entregarse al trabajo. En resumen, esos fueron los retos metodológicos
que tuve que afrontar en trabajo de campo.
Recapitulando, se pusieron de relieve los aspectos teóricos que contribuyeron a explicar
la manera en que se construyen las relaciones sociales en la intermediación laboral. Los
conceptos teóricos desarrollados nos permitieron explicar las relaciones de dominio,
subordinación y resistencia que mantienen los trabajadores estacionales frente al mayordomo y
al empleador. Así como la importancia de obtener prestigio o kaxumbikua en la cultura
Purhépecha. La estrategia metodológica que se empleó en esta investigación fue clave para
conocer la situación laboral que viven los trabajadores agrícolas temporales en EE. UU. En el
siguiente capítulo, se presentará una breve historia de la migración internacional, los
antecedentes históricos de las visas H2, así como los estudios que se han realizado desde su
instrumentación en México.

80
Capítulo II
La migración autorizada de trabajadores temporales mexicanos:
los programas de visas H2A y H2B

En la comunidad la gente era muy pobre [en 1950, 1960 y 1970], yo no


tuve la oportunidad de ir a la escuela, desde muy pequeño me dediqué a
cuidar borregas en el campo. Cuando tenía como la edad de diez ocho
años me fui a trabajar a los Estados Unidos, porque [^] muchas
personas pobres trabajábamos de peones para las [pocas] familias
“ricas”ynos pagaban unamiseria, pues en esetiempouno apenas podía
sobrevivir porque no había alimentos que comer (Leobardo González
Ramos, Comachuén, junio 24 de 2014).

El objetivo de este capítulo es presentar una síntesis acerca de las diferentes etapas que los
mexicanos han acudido a laborar a EE. UU., lo cual, nos permitirá tener un panorama general
sobre los antecedentes del programa de visas H2, es decir, por qué, para qué o con qué propósito
surgieron, cuáles fueron las causas y por qué se implementaron en México hasta 1986.
Posteriormente, se presentan las diferentes investigaciones que se han realizado en torno a las
visas H2A y H2B, con la finalidad de mostrar una perspectiva general, un análisis crítico sobre
los aportes, hallazgos, las limitantes y lo que queda aún pendiente por indagar. Finalmente, se
presenta un balance acerca de cómo y cuándo comenzó a practicarse la migración autorizada
con visas de trabajo, en la región Purhépecha de Michoacán, así como el desarrollo que ha tenido
en las diferentes subregiones con el transcurso de los años.

2.1 Antecedentes históricos de la migración México-Estados Unidos

La migración México-EE. UU. se remontan a finales del siglo XIX y su desarrollo se ha


caracterizado por exportar fuerza de trabajo en diferentes periodos, específicamente, de tipo
indocumentada y legal. La mano de obra mexicana se ha insertado en el mercado laboral
agrícola, en la construcción y en el sector de servicios. En este apartado, veremos cómo las
distintas fases han tenido una particularidad en su contexto migratorio, siendo la demanda de
migrantes mexicanos una de las principales causas. Hasta el momento, estudiosos como Jorge

81
Durand y Douglas Massey han señalado la existencia de “ [ ^ ] cinco etapas o fases con una
duración aproximada de 20 a 22 años cada una” (Durand, 2003: 47).
La primera fase que corresponde a la época denominada como el enganche (1900-1920),
uno de los sistemas de contratación más antiguo en México que se empleó comúnmente en las
haciendas durante el periodo del Porfiriato. También, se utilizó para emplearlos en “ [ ^ ] la
construcción de vías férreas y al auge de las plantaciones del sureste de México y
Centroamérica” (Durand, 1999: 128). La manera que operaba el sistema de enganche en ese
entonces era que las personas que realizaban la función de enganchadores acudían a las
comunidades rurales en busca de trabajadores, y una manera de engancharlos o contratarlos, era
por medio de un pago adelantado lo cual obligaba al trabajador desplazarse al lugar de trabajo.
Más adelante veremos como la función del enganchador purhépecha se asemeja a la función que
se efectuaba en el periodo del enganche.
Al ser el enganche un sistema privado, los empresarios estadounidenses recurrieron a
enganchadores y contratistas mexicanos para que reclutaran trabajadores provenientes del
medio rural y los enviaran al país del norte. En efecto, una las contribuciones que realizaron los
enganchadores a finales del siglo XIX y principios del XX, fue abastecer de trabajadores a “ [ ^ ]
empresas agrícolas, mineras, ferrocarrileras e industriales [que] pudieron desplazar y disponer
de mano de obra barata en puntos alejados, despoblados e inhóspitos donde era francamente
difícil atraer y conseguir trabajadores por otras vías” (Durand, 1999: 130).
Posteriormente, dos sucesos dieron lugar a que incrementará la migración hacia el país
vecino. La Revolución Mexicana de 1910 y la participación de EE. UU. a la Primera Guerra
Mundial (1914-1918), limitó la llegada de inmigrantes europeos, pero a su vez demandó a
mexicanos que cubriera el sector agrícola (Durand, 2003). Cabe enfatizar que “el gobierno
estadounidense solo se involucró en el reclutamiento de mano de obra durante la Primera Guerra
Mundial y creó sus propios programas, aunque luego dejó esta labor en manos de las empresas
privadas” (Proyecto Jornaleros Safe, 2012: 19).
Al haber finalizado la Primera Guerra Mundial se mantuvo la demanda de trabajadores
mexicanos. En efecto, la segunda etapa correspondió de 1921 hasta 1939, en este periodo se
efectuaron deportaciones masivas y cotidianas justificadas por “supuestas” crisis económicas.
La primera se efectúo en 1921 por los motivos señalados, aunque la que tuvo un mayor eco a
nivel mundial fue la crisis económica que tuvo EE. UU. en 1929, la cual propició un retorno

82
masivo de migrantes. La última deportación masiva se presentó en 1939 (Durand, 2003). Como
vemos, las deportaciones se dieron en el periodo del reparto agrario en México, algunos
migrantes deportados fueron beneficiados por dicho reparto.
La tercera fase, corresponde a la época del Programa Bracero (1942-1964), uno de los
periodos más conocidos por el número importante de braceros que envió México. Dicho
Programa a diferencia del sistema de enganche se caracterizó por haber tenido un acuerdo
bilateral entre los dos países. Por cierto, el convenio se dio dentro de una coyuntura política y
económica, en la que nuevamente el país vecino del norte requería urgentemente resolver la
escasez de trabajadores estadounidenses en la agricultura, los ferrocarriles y las operaciones de
ensamblaje, sectores afectados por la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) en la que EE. UU.
termino siendo beneficiado (Durand, 2006).
Durante la época del Programa Bracero la participación de los mexicanos se identificó
por ser exclusivamente fuerza de trabajo masculina que provenía del medio rural. En este
periodo, por primera vez los mexicanos participaron en una migración legal y temporal, de ida
y vuelta (Durand, 2003). Algo semejante irá a suceder con los contratados que participan
actualmente en la migración con visas H2A, sobre este tema abordaré más adelante con mayor
detenimiento.
Al haber un acuerdo bilateral entre los dos gobiernos, había una garantía en la protección
de los mexicanos sobre los abusos, las anomalías y las violaciones a sus derechos laborales
(Trigueros, 2008). En este sentido, por su legalidad y supervisión, el programa logro controlar
y acabar con los abusos del sistema de enganche. Según Jorge Durand, “en la práctica, [ ^ ]
rompió con el monopolio de los enganchadores y las agencias de contratación y organizó la
movilización de mano de obra por medio de centros de contratación ubicados en el interior de
México y controlados por la burocracia de ambos países” (Durand, 1999: 131). El Programa
Bracero tuvo una duración de 22 años, por más de dos décadas miles de mexicanos se vieron
beneficiados por contar con un empleo temporal. Posteriormente, se dio paso nuevamente a un
tipo de migración controlado por enganchadores y contratistas debido a que los norteamericanos
preferían seguir contratando mexicanos.
Con base en lo anterior es cómo surge la cuarta fase, conocida como la era de los
indocumentados (1965-1986). Este periodo se caracterizó por la implementación de un riguroso
control migratorio, se buscó regular el tránsito de los migrantes a través de “ [ ^ ] la legalización

83
de un sector de la población trabajadora; [ ^ ] la institucionalización de la frontera para dificultar
el paso y limitar el libre tránsito, y la deportación sistemática de los trabajadores migrantes que
no tuvieran sus documentos en regla” (Durand, 2003: 47-48). La ejecución de las medidas de
control no consiguió controlar el flujo migratorio debido a que los migrantes buscaron de
diferentes maneras cruzar la frontera porque en México se carecía de empleos bien remunerados;
EE. UU. era el lugar indicado para encontrar una mejor oportunidad laboral.
La década de los 80s en México fue un periodo coyuntural y clave en la historia del país
porque se opta por implementar un modelo económico neoliberal que permitiría competir con
los países desarrollados, y de esa forma los mexicanos obtendrían un mejor nivel de vida. Lo
cierto es que eso no sucedió, un sector fue el único que quedo beneficiado en el país,
específicamente, aquellos que contaban con tierras y capital económico para competir en el
mercado. Por su parte, una gran parte de la población del sector rural al no contar con lo anterior.
Tuvo que buscar otra alternativa laboral ya fuera en las grandes ciudades del país o en el
extranjero. Según los autores Jaimes Cypher y Raúl Delgado, en ese entonces, en el país vecino
la coyuntura del mercado laboral demandaba “ [ ^ ] una creciente [ ^ ] fuerza de trabajo-
migrante” (Cypher, 2012: 190) que cubriera ciertos sectores de la población.
La última y quinta fase se dio en 1986 durante la presidencia de Ronald Reagan, periodo
en el cual se emitió la Ley de Reforma y Control de la Inmigración (IRCA) también conocida
como Ley Simpson Rodino, Jorge Durand y Douglas Massey la han denominado como “ [ ^ ] la
etapa de la legalización y la migración clandestina” (Durand, 2003: 48). Con IRCA el gobierno
norteamericano busco controlar de manera más eficaz la migración no autorizada. El objetivo
era legalizar por medio de la amnistía a un número importante migrantes que cubrieran la
demanda laboral en el país. En efecto, el proceso de amnistía “ [ ^ ] permitió la legalización y el
establecimiento de más de 2.3 millones de mexicanos indocumentados” (Durand, 2003: 48).
Cabe señalar que uno de los argumentos sustanciales que justifico la implementación de
IRCA fue que, “ [ ^ ] se había perdido el control de la frontera por la ‘invasión’ de inmigrantes
indocumentados, de ahí que fuera necesario controlar (cerrar) la frontera, pero al mismo tiempo
había que asegurar fuerza de trabajo necesaria” (Durand, 2006: 27). En gran medida la amnistía
beneficio a muchos indocumentados, pero no se detuvo el flujo migratorio, los objetivos
previstos por dicha ley no se cumplieron como tal.

84
Por otra parte, otras de las virtudes que tuvo la implementación de la política migratoria
de IRCA fue crear un Programa Agrícola de Trabajadores Especiales (Durand, 2003). Dicho
Programa no sería supervisado ni regulado al no haber un convenio bilateral. El acuerdo se daría
directamente entre el trabajador agrícola y el empleador norteamericano. Éste último solicitaría
las visas dependiendo su demanda, pero, siempre y cuando justificara que no tenía a su alcance
trabajadores locales disponibles.
Como vemos, con IRCA se realizaron diferentes cambios y uno de esos cambios
significativos aparte de la legalización de miles de mexicanos fue la implementación de las visas
H2A y H2B (Trigueros, 2003; Durand, 2006; Tapia, 2006; Izcara, 2012; Proyecto Jornaleros
Safe, 2012; Becerril, 2013). Ante todo, la clasificación de las diferentes fases nos muestra sus
características y la manera que los mexicanos -en diferentes contextos- han incursionado en una
migración documentada y no autorizada.

2.2 El surgimiento de las visas H2

En el contexto México-EE. UU., la migración legal, regulada y supervisada se ha llevado a cabo


en diferentes periodos históricos -regularmente- con el propósito de cubrir la demanda de ciertos
sectores laborales. En este sentido, “los programas de empleo estacional puestos en marcha en
ciertas coyunturas resultaron adecuados instrumentos de regulación de la emigración mexicana
a Estados Unidos, como fue el caso de los programas braceros [1917-1918 y 1942-1964]”
(Tapia, 2006: 249). Posteriormente, se suma la instrumentación de visas H2A y H2B que se ha
caracterizado por resolver la demanda de mano obra local, además de ser requerida en las
últimas cuatro décadas por los productores norteamericanos -por lo rentable que resulta ser-
(González, 2012).
El surgimiento del programa H-2 se remonta hasta 1943, un año después de haberse
creado el Programa Bracero. Sin embargo, en el Programa H-2 únicamente participo un grupo
selecto de trabajadores, y eso porque “ [ ^ ] la Corporación Azucarera Americana (U.S. Sugar
Corporation) recibió permiso de importar trabajadores caribeños para la zafra de la caña de
azúcar [ ^ ] ” (Stephen, 2002: 105).

85
Posteriormente, en 1952 con la implementación de la Ley McCarran-Walter Act el
Programa de visa H-2 es reformado con el propósito de cubrir la escasez de trabajadores locales
disponibles. Para ello, se crearon “ [ ^ ] las visas H-1 para la importación de fuerza de trabajo
especializada y las H-2 para la no calificada” (Trigueros, 2008: 122). La primera se dirigió para
el sector de servicios y la segunda para el sector agrícola. La participación en dicho programa
aún seguía siendo exclusivamente para los países caribeños.
Después de haber terminado el Programa Bracero, el Programa H2 continúo vigente. A
pesar de ello, los mexicanos no podían formar parte. No fue sino hasta en 1986 con IRCA cuando
se dio su incorporación porque los trabajadores caribeños “ [ ^ ] dejaron de ser atractivos ya que
comenzaron a organizarse y a defender sus derechos” (Trigueros, 2003: 4). Aunque otros
investigadores aducen que “ [ ^ ] al tiempo que el programa H-2 se extendía en otras zonas del
país, las compañías empezaron a reemplazar a sus trabajadores caribeños con máquinas”
(Griffith, 2002: 29).
Otro de los factores que incidieron en la ampliación del Programa H2, fue la presión que
ejercieron algunos productores norteamericanos con el argumento o “supuesto” de que había
escasez de mano de obra disponible que se empleara en el campo (Stephen, 2002). Ante esta
coyuntura, los mexicanos comenzaron a participar por medio de la visa H2A y H2B. La primera
visa se les asigno a los trabajos no calificados y la segunda al sector de servicios en labores
mejor calificadas (Verduzco, 1999; Trigueros, 2003, 2008; Tapia, 2006; Durand, 2006; Proyecto
Jornaleros Safe, 2012; Izcara, 2012; González, 2012; Becerril, 2013; Leco, 2014; Griffith,
2016). “Así, desde 1993 los jornaleros mexicanos han constituido el grupo más grande de
trabajadores H-2A” (Stephen, 2002: 106). Por ejemplo, “Carolina del Norte, ha sido el más
grande importador de ‘trabajadores huéspedes’ mexicanos en el país” (Smith-Nonini, 2002: 58),
el resto se encuentra distribuido en los estados de California, Oregón, Kentucky, Washington,
Florida, Texas, Nueva York, Colorado, Arkansas, entre otros.
Cabe enfatizar que las visas H2 son exclusivamente para trabajadores estacionales, y se
caracteriza por ser un programa privatizado en el que no intervienen el gobierno de México y
de EE. UU. Además, es controlado, financiado y manejado por las agroindustrias
estadounidenses y por intermediarios; pueden ser reclutadores, enganchadores, contratistas o
agencias privadas. (Proyecto Jornaleros Safe, 2012: Durand, 2006; Tapia, 2006). El gobierno
norteamericano únicamente interviene para conceder las visas solicitadas por los empleadores.

86
La diferencia entre la visa H2A y H2B estriba en el número que se asigna para ambas. Por
ejemplo, la primera visa que corresponde al trabajo no calificado; no tiene un límite en la
expedición anual. Por su parte, la segunda visa que corresponde al trabajo calificado tiene un
límite anual determinado para 66,000 trabajadores al año46. Respecto a la solicitud de dichas
visas, actualmente, se llevan a cabo los siguientes pasos:

Tabla 2. Solicitud de visas H2A y H2B


El Departamento del Trabajo (DOL) certifica que el
trabajo cumpla con la descripción o definición de H2A
1. Certificación de Trabajo o H2B y que se hayan cumplido todos los pasos
necesarios para determinar que no hay ciudadanos
estadounidenses disponibles o dispuestos para realizar
dicho trabajo.
Esta petición se envía al Departamento de Seguridad
Nacional (DHS), el cual determina el número de
trabajadores autorizados y el tiempo de validez de la
petición. El Consulado General Americano no
proporciona información sobre el estado de una forma
2. Petición I-129 I-129. La DHS ofrece la opción de enviar solicitudes
electrónicas para trámites de inmigración a través de la
página de la Oficina de Servicios y Ciudadanía e
Inmigración (USCIS, por sus siglas en inglés) la cual
da el permiso para que se asignen y el Departamento
de Estado las entrega a través de algún consulado.
El Departamento de Estado verifica que los
3. Visa trabajadores solicitados en una petición I-129 sean
elegibles para visas H2 bajo la Ley de Inmigración de
los Estados Unidos.
Fuente: elaboración propia con base a datos
Véase: https://mx.usembassy.gov/es/visas-es/visa-h2/

El empleador norteamericano realiza la solicitud de visas, siempre y cuando justifique


la ausencia de mano de obra local disponible. De igual manera, tiene que tener contacto o
relación con los trabajadores mexicanos que vaya a requerir para poder realizar el trámite
administrativo. Precisamente, aquí es donde desempeñan un papel importante los intermediarios
o las agencias privadas quienes se encargan de ser el vínculo directo del contratado y el
empleador, más adelante explicaré a detalle este punto porque es una cuestión que no está
estipulado en la solicitud de visas H2.
En este sentido, al no haber un convenio bilateral entre México y EE. UU. respecto al
Programa H2, la relación entre el trabajador y el empleador es asimétrica y muy vulnerable.
Porque el primero no cuenta con un sindicato o gobierno que defienda de sus derechos laborales.

46Véase: https://mx.usembassy.gov/es/visas-es/visa-h2/

87
Por su parte, el segundo, al contratar de manera autorizada busca sacar el mayor beneficio a
través de largas jornadas laborales.
Por otro lado, aquellas personas que se contratan por medio de la visa H2A, no tienen
que pagar un “coyote o pollero” ni arriesgar sus vidas al cruzar la frontera como los
indocumentados, pero si tienen que pagar a un intermediario y a un abogado norteamericano en
el trámite de la visa de trabajo (Durand, 2006; Becerril, 2013).
Como vemos, podríamos decir que el Programa Bracero fue el antecedente inmediato
del Programa H2, teniendo en cuenta que reúne ciertas características: es autorizada, temporal
y masculina. No obstante, “la vulnerabilidad que sienten los trabajadores del actual programa
H2A -donde su estatus legal es controlado por el patrón- no es muy distinto a la que sentían los
braceros” (Smith-Nonini, 2002: 62). Porque están sujetos únicamente a la compañía que los
contrato, no está permitido cambiar de una compañía a otra sin un permiso escrito por parte del
Departamento de Seguridad Interna. Aunado a ello, no cumplir con las exigencias en el trabajo,
se corre el riesgo a no ser considerado en la próxima temporada laboral.
Sin duda, el Programa de visas H2 ha resultado rentable para los empleadores
norteamericanos porque cada vez más recurren a contratar trabajadores agrícolas temporales
mexicanos. La demanda y el incremento obedecen a un elevado rendimiento laboral que han
tenido en las actividades agrarias intensivas principalmente en los sectores hortícolas y
frutícolas.
Al igual que los exbraceros, las personas que participan en la migración con visas H2A,
generalmente, provienen de las áreas rurales e indígenas de México. Su experiencia forjada en
el trabajo agrícola les ha permitido adaptarse y desempeñarse en la plantación y en la pizca de
diferentes productos agrícolas (Verduzco, 1999; Durand, 2003; Izcara, 2012; Leco, 2014).
Desde luego, la función que están desempeñando los trabajadores estacionales en EE. UU. es
de suma importancia porque proporcionan una seguridad alimentaria -al país vecino- al no
depender de la importación de productos agrícolas. Por esta razón, “ [ ^ ] la seguridad alimentaria
estadounidense se asienta sobre la sobrexplotación de trabajadores foráneos cuyos bajos salarios
muchas veces se condicionan a niveles mínimos de rendimiento laboral” (Proyecto Jornaleros
Safe, 2012: 14).
En suma, el Programa H2 tiene operando por más de tres décadas y no se ha considerado
como una fase migratoria. Quizás sea porque fue instrumentado en México en una época en la

88
cual la migración indocumentada tuvo su gran boom, pero lo cierto es que, en la práctica las
contrataciones han continuado a través de los años en el país, a tal grado, que los mexicanos
encabezan en las cifras (Trigueros, 2008; Jornaleros Safe, 2012; Candia, 2012).
El programa de visas H2 es, sin duda, una solución para aquellos que quieren ir a trabajar
como contratados en alguna compañía norteamericana, sin poner en riesgo sus vidas para cruzar
la frontera. Aunque involucrarse no es tan sencillo como pareciera serlo, porque se tiene que
contar con recursos económicos y redes sociales que permitan el vínculo directo con un
intermediario y con un empleador norteamericano que solicite la visa de trabajo. Más adelante
explicaré a detalle, el perfil y los requisitos que necesita una persona que desea migrar con una
visa de trabajo.
Por último, para conocer más sobre estos migrantes también conocidos como
trabajadores huéspedes, estacionales, invisibles y olvidados, será necesario hacer
investigaciones que den cuenta sobre cuestiones poco conocidas. Porque como bien señala
Durand y Massey, “los trabajadores agrícolas son los menos visibles de todos los migrantes.
Para verlos hay que salir a los campos y pasear los fines de semana en los pueblos enclavados
en áreas agrícolas” (Durand, 2003: 163) y, yo agregaría, que si es posible sería necesario ir a
trabajar, vivir y convivir junto con ellos para conocer más de cerca esa parte “oscura” o poco
conocida que sólo viven y comparten ellos cada temporada laboral.

2.3 Estudios sobre las visas H2A y H2B

Con relación al Programa de visas H2, su incremento ha sido notable en los últimos años,
específicamente, en los trabajadores agrícolas que se contratan con la visa H2A (Stephen, 2002;
Trigueros 2008; Lowell, 2011; Papademetriou, 2009). Ante está “emergencia” de contratados,
varios estudiosos (Stephen, 2002; Griffith, 2002, 2016; Izcara, 2012; Smith-Nonini, 2002;
Rothenberg, 2000; Durand, 2006; González, 2012; Becerril, 2013; Leco, 2003, 2011, 2014,
2015) han realizado investigaciones sobre aspectos específicos: la manera en que opera el
programa, las formas de contratación, los intermediarios que enganchan y contratan, el papel
del Estado en la política migratoria temporal, las condiciones de trabajo y de vida de los
migrantes, la cuestión de la salud, sus redes familiares, los productores que manejan la industria

89
agrícola, sus organizaciones sociales, las relaciones de género, la cuestión étnica, la situación
sociolaboral que viven los trabajadores agrícolas en España y en EE. UU. En este apartado, se
mencionarán los más relevantes, sus hallazgos y lo que falta por indagar.
La autora Paz Trigueros, una de las pioneras en México sobre el estudio de las visas
H2A, se ha centrado en abordar el surgimiento de las visas H-2, su parte jurídica y la situación
de los también conocidos como trabajadores huéspedes. En su texto Los programas de los
trabajadores huéspedes: las visas H-2 en Estados Unidos. La autora, realiza “un análisis sobre
las visas [ ^ ] con baja calificación en Estados Unidos: las visas H-2A y H-2B; sus diferencias
con aquéllas enfocadas a los trabajadores calificados, y la forma como se han implementado a
través del tiempo [ ^ ] ” (Trigueros, 2008 118). La autora enfatiza que, la intervención de varias
dependencias gubernamentales -norteamericanas- incide de manera importante en la
autorización del número de visas solicitadas por la compañía empleadora.
Los aportes que ha realizado Paz Trigueros nos permiten conocer cómo las visas fueron
creadas con el “supuesto” propósito de cubrir un mercado laboral específico que demandaban
los empleadores norteamericanos. Sin embargo, dichas visas también han contribuido de manera
importante al enriquecimiento de las agroindustrias, por la mano de obra barata mexicana que
logran contar en diferentes periodos del ciclo agrícola. Una de las críticas que se puede hacer al
estudio, es que no menciona el perfil del contratado, ni tampoco se describe quiénes son, de
dónde provienen, en qué tipo de actividades laborales se emplean, la duración de su estancia,
sus rutas de destino y los circuitos migratorios.
Otro texto importante es la investigación de Jorge Durand (2006) de cuyo título
Programas de trabajadores temporales. Evaluación y análisis del caso mexicano, en su estudio,
hace una evaluación, un análisis y una comparación sobre las políticas migratorias que ha tenido
México y EE. UU. Así como de los programas de trabajadores estacionales. La indagación parte
desde el análisis de un supuesto “primer programa bracero” (1917-1918), el programa bracero
(1942-1962), luego, describe, explica y analiza de manera sucinta, la fase de la emigración
indocumentada (1965-1986), los resultados de IRCA, así como el surgimiento de las visas H2A
y H2B. La síntesis que realiza el autor es interesante porque nos presenta un panorama general
sobre las diferentes fases que ha tenido la migración internacional y laboral.
Sin embargo, una de las observaciones que se puede hacer a la indagación,
específicamente, al apartado: visas privadas-vicios públicos. Trabajadores temporales visas

90
H2A y H2B, es la limitada explicación que realiza el autor sobre el perfil y la función de los
enganchadores y contratistas. Además, cómo han podido convertirse en agentes de mercado al
conectar la oferta y la demanda cuando se nadie supervisa el sistema de visas.
Según Jorge Durand, en el sistema capitalista, hay una dependencia de una constante y
creciente mano de obra barata, la cual no la generan propiamente los migrantes. Más bien, “el
problema radica en que la única manera de conseguir personas que se dediquen a realizar
trabajos físicamente demandantes, peligrosos, agotadores y mal pagados, es recurrir a la
importación de fuerza de trabajo migrante” (Durand, 2006: 98). Desde esta perspectiva, el
programa de H2A se ajusta a los requerimientos de los empleadores norteamericanos.
Sin duda, el Programa H2 por su autorización (a pesar de ser un programa privado),
parecer “ser justo” y una solución en el que se supone que todos ganan: los migrantes, sus
familias, los empleadores, los gobiernos de México y EE. UU. Sin embargo, al no estar
supervisado estrictamente, se cometen abusos desde el enganche, la contratación, la entrega de
la visa en el consulado, en el trabajo, incluso hasta el retorno. Por lo general, quienes obtienen
los beneficios significativos son los empleadores y los intermediarios.
Por otra parte, Simón Pedro Izcara es un investigador que se ha centrado en estudiar a
los tamaulipecos que se contratan con la visa H2A. Específicamente, las condiciones laborales
que viven los trabajadores agrícolas, procedentes de áreas caracterizadas por escasas
oportunidades económicas, bajos salarios y altos niveles de subempleo y desempleo. En su
artículo Abusos y condiciones de servidumbre relacionados con la implementación de los
programas de trabajadores huéspedes (el caso tamaulipeco), da cuenta de los abusos que sufren
los migrantes en su jornada laboral, la realización de horas extraordinarias no remuneradas, la
obligación a trabajar más allá de sus posibilidades físicas (Izcara, 2012).
El autor analiza el déficit en el cumplimiento de los contratos laborales de los
tamaulipecos, los abusos y la explotación a intensas jornadas de trabajo. Afirma que, “el
programa constituye una forma moderna de servidumbre que contribuye a deprimir el mercado
laboral agrario a través de una deflación de los salarios” (Izcara, 2012: 261). Una de las
limitantes del estudio, estriba en que no se hace alusión sobre la manera en que se contrata a los
trabajadores tamaulipecos, sobre todo, la función que ejercen los reclutadores, enganchadores,
contratistas y mayordomos, así como las relaciones sociales que se forjan durante el proceso
migratorio.

91
Otra crítica sería cómo se explica que los tamaulipecos continúen contratándose por
medio de la visa H2A si están expuestos a una explotación y a una reducida negociación con el
empleador. En otras palabras, pareciera que son trabajadores dóciles, porque no tienen
conocimiento de sus derechos laborales y porque están sujetos al dominio del empleador. No
será más bien que, si un trabajador cuestiona las condiciones laborales y opta por quejarse en
alguna dependencia gubernamental -si es que le hacen caso a su queja- automáticamente queda
descartado para la próxima contratación. Por lo tanto, mientras no haya un convenio bilateral
entre México y EE. UU. respecto al programa H2, a través del cual se supervise de manera
estricta los derechos laborales, el migrante seguirá siendo vulnerable y sumiso ante el patrón.
En otro texto titulado Inmigración y trabajo irregular en la agricultura: trabajadores
tamaulipecos en Estados Unidos y jornaleros magrebíes en Andalucía, Simón Pedro Izcara
realiza un estudio comparativo sobre los jornaleros agrícolas que migran a España y EE. UU.
en este caso, de marroquíes y tamaulipecos. Señala que dicha migración obedece a que en los
países referidos existe una escasez de fuerza de trabajo local dispuesta a aceptar los salarios y
las condiciones laborales que prevalecen en el sector agrario. Ante esta situación, hay una
demanda de mano de obra barata que realice trabajos arduos y peligrosos que los trabajadores
locales no están dispuestos a realizar (Izcara, 2004).
Recogiendo lo más transcendental del estudio, el autor hace un análisis comparativo
sobre los dos casos de estudio, considera que el marroquí y el tamaulipeco a pesar de emplearse
en diferentes países padecen condiciones sociolaborales muy parecidas. Aunque buscan
objetivos distintos. Por ejemplo, para el marroquí emplearse en la agricultura es momentáneo
porque su propósito es insertarse en otro -mejor- ámbito laboral además de buscar una estancia
definitiva en España. Por su parte, el tamaulipeco utiliza la migración temporal como una
manera de subsistencia, porque no busca quedarse definitivamente en EE. UU. De ahí que cada
que finaliza su contrato retorne nuevamente a México (Izcara, 2008). Sin duda, este estudio
comparativo nos permite tener un conocimiento más amplio sobre las similitudes y diferencias
que comparten los jornaleros agrícolas.
El texto de Sandy Smith-Nonini (2002) Nadie sabe, nadie supo: el programa federal
H2A y la explotación de mano de obra mediada por el Estado, la autora señala que la demanda
de trabajadores estacionales en EE. UU. no es una cuestión que dependa del mercado laboral
sino más bien de un acuerdo o “ [ ^ ] arreglos entre el gobierno norteamericano y las

92
corporaciones de agronegocios (programas H2A, transmigración, Tratado de Libre Comercio)”
(Smith-Nonini, 2002: 57). Por lo tanto, señala que “por casi un siglo, las autoridades federales
y estatales han subsidiado a los agronegocios particulares al proveerles de mano de obra
migrante segura y ‘superexplotable’” (Smith-Nonini, 2002: 79). En efecto, lo anterior ha
impulsado el ingreso agrícola neto en varios estados del país, como es el caso específico de
Carolina de Norte.
Sandy Smith-Nonini al igual que Simón Pedro Izcara coincide que los trabajadores
agrícolas que participan en el programa H2A viven una situación vulnerable durante su estancia
temporal en EE. UU. porque son obligados a laborar a intensas y largas jornadas de trabajo. Con
base en las entrevistas que realizo afirma que, “ [ ^ ] los jornaleros reportaron jornadas de 10 a
12 horas durante [ ^ ] las cosechas de tabaco y pepino” (Smith-Nonini, 2002: 68). Pero como la
misma autora aduce, la necesidad ha obligado a los contratados seguir migrando a pesar de la
explotación a la cual se ven sometidos. Porque muchas familias migrantes dependen en gran
medida de las remesas que envían los trabajadores huéspedes para su subsistencia (Smith-
Nonini, 2002). En síntesis, este estudio nos muestra cómo las complicidades de parte del
gobierno norteamericano y los empleadores han logrado aprovechar al máximo la fuerza de
trabajo mexicana.
Una observación a la investigación sería respecto a la manera en que se recluta a los
trabajadores agrícolas temporales. Es decir, quiénes son o cuál es su perfil si la demanda no es
una cuestión que dependa del mercado laboral. Porque su demanda también obedece a una
integración; por la conveniencia y la cercanía geográfica, porque si los empleadores
norteamericanos encontrarán mano de obra más barata de un lugar más cercano a México, los
traerían y se olvidarían de los mexicanos. En este contexto, no se puede dejar de lado, la función
que realizan los intermediarios, debido a que son un enlace importante en la conexión de la
oferta y la demanda de fuerza de trabajo para las agroindustrias.
La investigación de Daniel Rothenberg (2000) intitulada With these the hands. The
hidden world o f migrant farmworkers today,47 da cuenta acerca de aquellas personas que se
encargan de realizar la pizca o cosecha de distintos productos agrícolas. Pero también nos
presenta cómo los productores de la agroindustria norteamericana se han beneficiado de los
trabajadores estacionales. Estos, por lo general, son conseguidos por enganchadores y

Traducción al español: Con estas manos. El mundo oculto mundo de los trabajadores agrícolas migrantes de hoy.

93
contratistas. También, señala el autor que, “el sistema de contratación es fundamentalmente un
mecanismo de control laboral” (Rothenberg, 2000: 99). Porque los empleadores no tienen una
relación directa con el trabajador, por lo tanto, no les preocupa responsabilizarse de la condición
física y de salud. De igual forma, el contratista, protege a los productores de tener que hacer
frente a los migrantes y los obliga a depender de un mundo informal vulnerable.
Con relación a los diferentes testimonios que recopila el autor en su investigación nos
muestra una diversidad de historias que se presentan en el mundo “oculto” de los trabajadores
agrícolas; dentro de un sistema económico y complejo (Rothenberg, 2000). Una realidad que
nos invita a la reflexión debido a que las frutas y verduras que llegan “justo a tiempo” al
mercado. Tiene como consecuencia, la explotación de muchos migrantes vulnerables.
Precisamente, esto es lo que explica en cierta parte por qué los norteamericanos cada vez más
prefieren contratar de manera informal a los trabajadores estacionales.
Sin duda, la investigación tiene aportes significativos, sin embargo, una de las limitantes
estriba al no hacer alusión a las complicidades y conveniencias que existen de parte del gobierno
norteamericano y los empleadores. Porque, ante la ausencia de sindicatos que defiendan los
derechos laborales de los trabajadores estacionales; la intermediación laboral que ejercen los
contratistas se ha convertido en el principal enlace para abastecer -sin supervisión y control
legal- de mano de obra barata a los empleadores.
Otra observación, tiene que ver con la falta de resistencia del trabajador agrícola respecto
a su explotación, así como la relación de dominio que ejerce el contratista sobre él. Porque
pareciera que el migrante trabaja -por necesidad- sin cuestionar las condiciones laborales y
acepta el sometimiento del intermediario y del patrón. Mas adelante, veremos cómo los
migrantes purhépechas utilizan ciertos mecanismos de defensa y resistencia frente al dominador.
La investigación de Martha Esther González (2012) de cuyo título, La migración legal
de trabajadores temporales, una vía para disfrazar lo irregularizable, la autora aduce que la
organización actual de mercado laboral obedece: al deterioro de los logros del Estado de
Bienestar, al impulso de privatizaciones de empresas públicas y la flexibilización de los
mercados laborales (González, 2012). En este sentido, la libre movilidad de capitales, de
mercancías y de la fuerza de trabajo en el neoliberalismo incide en la falta de protección del
trabajador; por no contar con un sindicato y un gobierno que los defienda de sus derechos
laborales.

94
La modalidad de migración con visas H2A y H2B se ha convertido en las últimas
décadas en una opción importante para las compañías norteamericanas que requieren de
trabajadores disponibles en ciertos momentos del proceso de producción agrícola (González,
2012). Una mano de obra mexicana que se dirige al país vecino, pero también a Canadá a través
del Programa de Trabajadores Agrícolas Temporales (PTAT) para cubrir los requerimientos del
sector agrícola. Al igual que otros autores, María Esther considera que el buen desempeño, así
como la disposición de los connacionales para emplearse como trabajadores agrícolas ha sido
determinante para que los empresarios norteamericanos los contraten (González, 2012).
Actualmente, se pueden localizar en los estados de California, Texas, Carolina del Norte,
Kentucky, Florida, Arkansas, Nueva York, entre otros.
Según la autora, tanto el PTAT como las visas H2A y H2B forman parte de una alternativa
laboral importante para los mexicanos a pesar de la explotación a la que son sometidos
(González, 2012; Smith-Nonini, 2002; Leco, 2014). Esta investigación nos permite conocer
cómo este tipo de migración a EE. UU. y a Canadá impulsa el desarrollo de la actividad
económica agrícola de ambos países, y como a su vez, dinamiza sus economías por el flujo de
remesas.
Ahora bien, en México, cada vez más se abandona el sector agrario por las condiciones
de precariedad en el campo, en donde ya no resulta redituable el cultivo de maíz y demás
productos hortícolas y frutícolas. La seguridad alimentaria se ha convertido en un grave
problema en el país porque cada vez se importan más productos provenientes del extranjero.
Paradójicamente, los migrantes pizcan alimentos en otro país, mientras que México se torna
cada vez más dependiente de la importación de productos agrícolas provenientes del extranjero
(González, 2012).
Una crítica que se puede hacer a la investigación es cómo entender o cómo se explica la
incorporación de miles de trabajadores estacionales en los últimos años. Más allá de los
elementos que M aría Esther aduce respecto al perfil de la fuerza de trabajo requerida, así como
de los ingresos económicos que pueden obtener como jornalero agrícola en México a diferencia
de lo que obtienen en el extranjero.
La migración bajo contrato no excluye a los migrantes del mercado laboral, sino que más
bien los integra, en sectores económicos dinámicos socialmente vulnerables. (Calanes, 2015).
Aunque, por otra parte, coincido con la autora respecto a que mientras en México no se generen

95
condiciones de viabilidad laboral interna, los mexicanos seguirán contribuyendo a que EE. UU.
y Canadá mantengan una seguridad alimentaria estable.
Por otro lado, la investigación de la autora Ofelia Becerril titulado Trabajo transnacional
y dinámicas familiares de las mujeres migrantes mexicanas de las visas H-2 para trabajadores
temporales en Estados Unidos, es un estudio que se centra a explicar la demanda de mano de
obra temporal, pero también “ [ ^ ] [el] impacto de dichos procesos migratorios en las dinámicas
familiares de las migrantes que participan en los programas temporales” (Becerril, 2013: 236).
Por lo tanto, su análisis parte desde la perspectiva transnacional y de género, del vínculo entre
migración femenina, mercados de trabajo y empleo estacional. Su investigación se centra en las
trabajadoras mexicanas que emigran de localidades de Tabasco y Sinaloa para emplearse por
medio de las visas H2B en las empresas procesadoras de cangrejo azul en Carolina del Norte.
El aporte de la autora estriba en señalar cómo el trabajo de las jaiberas no sólo obedece
a una demanda sino también a factores de “especialización” y de adaptación. Tal como sucede
con “ [ ^ ] las mujeres que se han especializado en el procesamiento de despulpado de la jaiba
en territorio mexicano para desempeñar el mismo tipo de trabajo en las empresas procesadoras
del cangrejo en territorio estadounidense” (Becerril, 2013: 261). En otras palabras, no cualquiera
se contrata para desempeñar dicha labor. Las jaiberas son requeridas en ciertas temporadas del
año por el conocimiento y manejo de habilidades que poseen, del cual se benefician los
empleadores norteamericanos.
Para Becerril Quintana el impacto de las mujeres que se contratan con la visa H2B ha
generado cambios significativos en el hogar. En este contexto la mujer se convierte en la
principal proveedora de recursos económicos para el sostén familiar lo cual implica a su vez
renegociar al interior de la familia las relaciones de género “ [ ^ ] en términos de toma de
decisiones sobre los hijos, los recursos y su propia decisión de migrar [ ^ ] ” (Becerril, 2013:
262). Sin duda, el aporte de la autora nos permite conocer la situación que viven las mujeres que
migran con la visa H2B, los cambios que se generan en el grupo doméstico, la organización de
las tareas tanto domésticas como extradomésticas, los arreglos y los compromisos conyugales.
Una limitante de la investigación es cómo entender el estatus del conyugue y cómo se
identifica en el hogar, al no ser la persona que aporta los mayores ingresos económicos en el
hogar. Porque la autora, afirma que ese cambio, “ [ ^ ] trastoca la concepción de género
prevaleciente en la región sobre el hombre como único proveedor” (Becerril, 2013: 262). Lo

96
cual incide también en los arreglos y en los compromisos conyugales. Dicho de otra manera, el
esposo sigue siendo el jefe de familia o la jefatura pasa a ser de la migrante jaibera. Además,
cómo es concebido este cambio por los hijos y los familiares.
Otra observación sería en torno al proceso que implica el reclutamiento, enganche y
contratación de las jaiberas que se contratan con la visa H2B. Porque más allá del apoyo de
redes familiares y de parentesco, no todos pueden formar parte de la comunidad de trabajadores
H2. De hecho, no basta con contar con el perfil solicitado porque también se requiere del apoyo
de intermediarios para realizar la gestión de la visa.
Por su parte, la investigación de Casimiro Leco Migración temporal con visas H2-A en
un pueblo de la Sierra Purhépecha, es uno de los estudios pioneros respecto a los trabajadores
agrícolas purhépechas de Cherán. El centro de su análisis se centra en el proceso de contratación
que llevan a cabo los cheranenses en la migración bajo contrato. Señala que quienes
generalmente se incorporan son aquellas personas que anteriormente habían migrado como
indocumentados y los que nunca habían tenido la oportunidad de hacerlo. “Estos pueden ser
hijos o parientes de migrantes que ya han tenido antecedentes migratorios, para quienes el Norte
sigue siendo el principal polo de atracción” (Leco, 2003: 308).
A lo largo de su investigación el autor hace énfasis en el papel que desarrollan los
contratistas, los arreglos y negociaciones que realizan a la hora del enganche y de la
contratación, a lo que Leco denomina el mutuo acuerdo. Por ende, las relaciones interpersonales
cobran gran importancia, porque tanto el buen desempeño y la buena conducta contribuyen a
que el contratado logre obtener un espacio para algún familiar o amigo que desee formar parte
de la migración con visa H2A (Leco, 2003).
Este estudio de caso nos permite entender cómo las contrataciones a través de la visa
H2A se presentan como una posibilidad para aquellas personas que no han viajado con
anterioridad a EE. UU. El caso particular de Cherán es una muestra de cómo migrar con una
visa de trabajo está formando parte de un estilo de vida ante la falta de oportunidades laborales
en el país.
Una crítica a la investigación sería en torno a por qué y cómo se puede explicar el que
continúen migrando los purhépechas de manera temporal, a pesar los maltratos, vejaciones e
incumplimiento de los acuerdos por parte de los intermediarios y los empleadores. Más allá de
que se presente como una oportunidad ante la falta de oportunidades laborales en el país.

97
Considero que hoy en día, no exclusivamente en Cherán se ha presentado como una opción
importante de empleo temporal; por el contexto político, económico y social que se vive en EE.
UU., sino también para evadir el pago de cuotas y el hostigamiento de los “chicos malos” en
México.48
Señalo lo anterior, porque después de haberse realizado esta investigación hace
aproximadamente dos décadas. La violencia y la infiltración del crimen organizado no era tan
evidente en la región Purhépecha como lo es en la actualidad. Tanto así que, algunos
intermediarios y migrantes de la región han recibido documentos anónimos con amenazas de
secuestro. Por supuesto, este tipo de temas no se abordan tanto en el ámbito académico por
temor a represalias, pero considero pertinente mencionarlo porque desafortunadamente es una
realidad que se vive en el país.
Otra de las recientes investigaciones que se ha realizado lleva como título Jornaleros
mexicanos en E U con visa: los modernos olvidados, que derivo del Proyecto Jornaleros Safe.
En dicho proyecto -realizado por un grupo de académicos con el apoyo de organizaciones no
gubernamentales- se indagaron y analizaron los problemas que se presentan en la contratación
de trabajadores estacionales. La investigación se centró en 41 municipios de siete estados de la
República Mexicana: Baja California, Guanajuato, Guerrero, Oaxaca, San Luis Potosí, Sonora
y Veracruz (Proyecto Jornaleros Safe, 2012).
Los resultados del proyecto dan cuenta sobre el desconocimiento que tienen la mayor
parte de los trabajadores acerca de sus derechos, de la empresa o patrón que los contrató. Como
se ha mencionado anteriormente, el intermediario es el vínculo directo del empleador. En este
sentido, su futuro laboral no depende únicamente de su rendimiento laboral sino de la relación
social que sostiene con el intermediario. Porque existe un sistema de exclusión y control como
lo es a través de la creación de “listas negras” (Proyecto Jornaleros Safe, 2012). Las personas
que son incluidas en dichas listas son regularmente aquellos que no tienen un buen desempeño
laboral, los que se quejan de las condiciones de trabajo.
Hasta el momento, el Proyecto Jornaleros Safe, es una de las investigaciones que ha
estudiado un vasto grupo de trabajadores agrícolas temporales provenientes de diferentes
estados del país, lo cual evidencia y visibiliza la trascendencia del fenómeno social. En el
estudio, se encontraron cuatro modelos de reclutamiento: contratista o reclutador, autogestión

48Es el nombre que coloquialmente utilizan los habitantes de la región para referirse a las personas involucradas en el crimen organizado.

98
individual, modelo autogestión comunitaria, modelo de autoprotección comunitario. Los
resultados obtenidos por Safe demuestran que “ [ ^ ] el programa H2A ha penetrado en las zonas
rural[es] pobres de México, lo que supone un ‘perfil vulnerable’ los solicitantes y trabajadores
huéspedes” (Proyecto Jornaleros Safe, 2012: 25). No obstante, esto no significa que los más
pobres sean los que estén migrando de manera contratado, debido a que se necesita contar con
suficientes recursos económicos y el apoyo de redes sociales, tal como veremos más adelante.
Una observación que se puede realizar a la investigación sería que no basta con
documentar las violaciones a los derechos humanos y laborales de los migrantes. Porque algunos
trabajadores tienen conocimiento sobre sus derechos, pero no se atreven a quejarse -si es que les
hacen caso- en instituciones gubernamentales, porque temen a que sean despedidos. Por lo tanto,
mientras no exista un sindicato que garantice su futuro laboral, así como un convenio bilateral
entre México y EE. UU. que regule el programa H2A, el contratado seguirá siendo vulnerable
ante el empleador y los intermediarios.
Como se ha dicho, se han realizado investigaciones importantes sobre los trabajadores
estacionales que se contratan con las visas H2. Las diferentes pesquisas refuerzan y muestran
las inconsistencias del programa privatizado. “En ese contexto, la omisión de los gobiernos de
México y de Estados Unidos fomenta y refuerza la estructura de explotación, abusos y
extorsiones a los trabajadores huéspedes supuestamente amparados por la ley debido a su estatus
de invitado” (Proyecto Jornaleros Safe, 2012: 55).
Por otro lado, aún quedan pendientes varias cuestiones que atender y profundizar. Por
ejemplo, estudios que den cuenta sobre las relaciones sociales, cuestiones de salud, emocionales,
políticas públicas, etc. También, investigaciones que expliquen el incremento del número de
contratados en los últimos años, teniendo en cuenta que, es una modalidad migración que tiene
operando en México por más de cuatro décadas, así como la función que están desempeñando
las agencias privadas que contratan a un número importante de trabajadores estacionales año
tras año.
Vale la pena decir que, la contratación por medio de las visas H2A es un fenómeno social
que comienza a tener una trascendencia significativa en varias comunidades rurales e indígenas
del país. En la medida que se van conociendo más cosas sobre esta modalidad, nos deja más
preguntas que respuestas debido a la complejidad del fenómeno migratorio. Por ende, nos obliga
a plantear las siguientes interrogantes, ¿la migración bajo contrato obedece a la demanda de la

99
agroindustria o forma parte de una estrategia de control migratorio?, ¿forma parte de un “nuevo”
programa bracero por sus características?, ¿quiénes son los agentes que se benefician?, ¿cómo
se insertan y negocian las relaciones sociales entre empleadores, mayordomos, contratistas,
enganchadores y trabajadores agrícolas?, ¿está formando parte de un mecanismo de control y
explotación disfrazada por una migración autorizada?, ¿será una “nueva” fase o qué explica el
incremento de las contrataciones?
Las interrogantes planteadas nos llevan a deducir que, la migración autorizada y
temporal no busca integrar a los migrantes al país receptor, ni mucho menos otórgales una
ciudadanía. Porque no tienen derecho a crear sindicatos, aunado a ello, al exigir sus derechos
corren el riesgo de ser despedidos, o simplemente, no se les vuelve a recontratar para la próxima
temporada.

2.4 La migración internacional con visas de trabajo en la región Purhépecha

En el estado de Michoacán al igual que en el resto del país prevalece una diversidad de grupos
étnicos. Entre ellos se encuentran los mazahuas, otomíes, nahuas y los purhépechas. Éste último
es el grupo étnico más vasto en el estado y se caracteriza por contar con un número importante
de hablantes del idioma autóctono denominado como p ’urhe. La región se subdivide en cuatro
subregiones: la Cuenca del Lago de Pátzcuaro, la Ciénega de Zacapu, la Cañada de los Once
Pueblos y la Sierra Purhépecha o Meseta Tarasca49 (ver mapa 1).
La migración internacional en la región Purhépecha tiene una larga tradición que se
remonta desde la época del Programa Bracero en el cual se contrataron trabajadores purhépechas
para ir a trabajar a los EE. UU. Se podría decir que fueron las primeras contrataciones realizadas
de manera formal, la coyuntura obedeció a la difícil situación que estaban pasando los oriundos
de la región por la erupción del volcán Paricutín en Michoacán. Según Jorge Durand, “los
campesinos de la zona perdieron sus cultivos, pero serian favorecidos con un mayor número de
contrataciones para la gente de los municipios afectados” (Durand, 1994: 131). Cabe señalar,

49Nombres que se utilizan regularmente para hacer referencia a esta subregión Purhépecha, por los fuereños y lugareños. No me interesa
profundizar ni entrar a debate si es MesetaTarasca o Sierra Purhépecha. Tampoco si sonTarascos oPurhépechas, estoha sidodebatido durante
años por intelectuales. Pero a lo largo del texto se hará el uso de los términos Purhépecha y p ’urhé, debido a que es como se identifican y
reconocen -actualmente- a sus habitantes en la región Purhépecha.

100
que hubo pueblos que no pudieron formar parte del Programa Bracero, algunos tuvieron una
participación esporádica y otros de manera significativa. Los contratos eran temporales y la
participación era exclusivamente masculina. Una vez terminadas las contrataciones durante el
Programa Bracero, la práctica migratoria continuo, pero de manera clandestina.

Mapa 1. Distribución regional de los grupos indígenas de Michoacán y subregiones

Fuente: Elaboración propia conbase a datos


Véase: http://pacificosur.ciesas.edu.mx/diagnosticoestatal/michoacán/conte02.htm

En la región Purhépecha, la migración indocumentada se llevó a cabo durante varias


décadas -60s, 70s, 80s y 90s- por diversas razones. Uno de los principales motivos fue la falta
de oportunidades laborales lo cual dio lugar a un boom significativo, específicamente, durante
la década de los 80s y 90s. Un movimiento migratorio que se presentó en las cuatro subregiones
de la región Purhépecha con características muy peculiares. Por su parte, la migración autorizada
por medio de visas de trabajo comenzó a figurar en la década de los 90s (Leco, 2001). Al igual
que la indocumentada no tuvo un desarrollo homogéneo. Las primeras subregiones que
incursionaron fueron la Cañada de los Once Pueblos y la Ciénega de Zacapu, posteriormente, la
Sierra Purhépecha y finalmente la Cuenca del Lago de Pátzcuaro. La incorporación tiene que

101
ver con el contexto migratorio, las redes sociales y la función de los intermediarios;
enganchadores y contratistas locales.
Menciono lo anterior, porque según la información vertida por mis informantes, en esos
tiempos se prefería ir de manera indocumentada por las redes -familiares y de paisanaje- que se
fueron creando. Sobre todo, porque se buscaba radicar en el país vecino durante varios años,
además, migrar de “mojado”50 se demostraba la hombría en la comunidad, debo enfatizar
también que, al principio, la población masculina era exclusivamente la que iba al norte,
posteriormente, se incorporaron las esposas, los hijos y demás familiares.
Con respecto a las medidas de seguridad, según la información vertida por mis
interlocutores, no eran tan rígidas como lo fue posteriormente al 11 de septiembre de 2001, por
la serie de atentados terroristas que sufrió EE. UU. La reacción inmediata del gobierno
norteamericano fue tomar estrictas medidas de seguridad en sus fronteras, eso repercutió de
manera directa en los migrantes porque incrementaron los costos de parte de los “coyotes” y
“polleros” para cruzar la frontera, así que muchas personas ya no pudieron ir al mentado “norte”
de manera clandestina.
Otro factor que incidió en la disminución de los flujos migratorio en la región fue la
crisis económica del 2008 que afectó severamente al mercado laboral. Ante escenario, algunos
migrantes retornaron voluntariamente, otros fueron deportados por las autoridades de
inmigración. Precisamente, ante este escenario, el Programa de visas H2A comenzó a tener
mayor relevancia en la región Purhépecha, no solamente porque permite ingresar a EE. UU. de
manera autorizada, sino por el empleo estacional que brinda y los ingresos que se obtienen cada
temporada laboral.
Como se mencionó párrafos arriba, a pesar de que esta modalidad se comenzó a practicar
en la década de los 90s no tuvo una trascendencia significativa como se hubiera esperado. A
pesar de que ofrecía migrar de manera legal, un empleo estable y un pago seguro. Algunas
razones ya las mencioné anteriormente. Sin embargo, cabe mencionar que, en ese entonces,
según la información vertida por los exmigrantes, no se tenían los mismos beneficios que cuando
se iba como indocumentado. Primero, porque era por unos meses y se tenía que emplear
obligadamente en el trabajo agrícola, aunado a ello, el sueldo no era muy alentador, -en

50Eray es la manera como se le denomina coloquialmente en la comunidad de estudio a la persona que migra demanera clandestina a EE. UU.

102
comparación a la construcción- no podías moverte de un empleo a otro, ni a otro lugar, no tenías
mucha “libertad”,51 así que no era visto como una buena y primera opción.
Al mismo tiempo, migrar como contratado en ese tiempo no era fácil o sencillo, porque
se tenía que acudir a las comunidades indígenas de Huáncito, Ichán, Santiago Azajo y Cherán
(Leco, 2001, 2003, 2014) para enrolarse. Pero muchas veces el enganchador o contratista recibía
sus documentos para la contratación, pero no les llegaba a notificar la salida, o simplemente,
seleccionaba los que le hicieran falta, en otras palabras, sólo ciertas personas eran las que podían
hacerlo. Sin embargo, hubo a quienes si les pareció oportuno migrar de esa manera y hubo otros
que solamente lo hicieron para cruzar y quedarse en el “otro lado” .
De cualquier modo, pasó desapercibida durante una década -90s- en la región. El primer
trabajo que da cuenta de este fenómeno social es la investigación de Casimiro Leco (2001)
titulada Los contratados de Cherán: la migración temporal con visas H2-A, en un pueblo de la
Sierra Purhépecha , ha pasado más de una década de haberse realizado este estudio, y dicho
fenómeno social apenas comienza a tener una trascendencia importante en otras localidades
purhépechas.
Vale destacar que cuando Casimiro Leco realizó su estudio a principios de la primera
década del siglo XXI, ya planteaba a la migración contratada como un “preámbulo” o posible
sustituto de la indocumentada (Leco, 2001). En su investigación, analiza el caso específico de
los contratados de Cherán que migran a los estados de Arkansas, Texas, Luisiana, Virginia y
Carolina del Norte para emplearse en la plantación de pino y caña, así como en la pizca de
tomate y tabaco (Leco, 2001, 2003).
Por otro lado, la incorporación de la mano de obra indígena que se emplea directamente
en el trabajo agrícola no es un asunto fortuito. Porque su demanda en los últimos años tiene que
ver con el perfil que reúne. Por consiguiente, cumple con los requisitos necesarios que requieren
los productores norteamericanos no sólo para resolver la escasez de trabajadores sino porque es
una fuerza de trabajo productiva y dócil que se adapta a las exigencias del empleador en los
diferentes procesos de producción, ya sea en la plantación, pizca o empaque de distintos
productos agrícolas.

51Con libertad se refieren a no poder hacer las cosas que puedenhacer comomigrante indocumentado: trabajar unas cuantas horas, no trabajar
los días que no deseen, cambiar de trabajo, visitar diferentes lugares, ir a fiestas, embriagarse, ir de compras a diferentes tiendas, entre otros.

103
En la migración con visa H2A, “el trabajo agrícola es físicamente muy demandante y,
por tanto, desgastante. Sólo pueden realizarlo personas jóvenes e ‘impuestas’ a este tipo de
trabajo” (Durand, 2003: 155). De hecho, el perfil está conformado por personas que cuentan con
edades de 18 hasta 45 años, desde luego, impuestas al trabajo duro, cuentan con la experiencia
y la resistencia para aguantar largas jornadas. En efecto, “el origen campesino [e indígena] del
trabajador mexicano es una cualidad buscada y solicitada por los empleadores y los contratistas
norteamericanos, pero no es recompensada” (Durand, 2003: 155).

Fotografía 4. En la cosecha de maíz

Foto de JRGMComachuén, Mich., diciembre de 2015.

Por otra parte, en los últimos años del presente siglo, el escenario de la migración
México-EE. UU. ha tenido un viraje importante en la región Purhépecha. “ [ ^ ] La falta de
empleos en la región, constantes disputas entre las comunidades por defender sus tierras y
bosques, diferencias políticas y por la inseguridad, la migración contratada se ha convertido no
solo en una alternativa para las familias sino en un estilo de vida” (Leco, 2015: 74). También
porque un número importante de familias dependen de las remesas que envían los migrantes a
sus familiares, las cuales “ [ ^ ] representan un sistema de transferencias salariales que
conforman la base de la reproducción social de los inmigrantes, sus familias y comunidades de
origen” (Canales, 2008: 115).

104
Para poder migrar con la visa H2A, el migrante purhépechas tiene que cumplir con
ciertos requisitos -no todos pueden formar parte-, muchos de los que hoy en día están yendo a
trabajar de manera contratada son personas que ya habían tenido un antecedente migratorio -de
manera indocumentada-, en cambio, otros nunca habían tenido la oportunidad.
El perfil del contratado se caracteriza por ser fuerza de trabajo masculina y productiva,
su experiencia forjada en la siembra de maíz, avena, cosecha de maíz y el corte de avena, así
como en la tala de árboles le ha permitido desarrollar habilidades y destrezas para la resistencia,
la adaptación al trabajo arduo y a climas adversos (Leco, 2014). “El hecho de que este tipo de
programas llegue hasta la región purépecha es justo porque en estos lugares han encontrado el
tipo de trabajadores que el mercado busca, con ciertos ‘grados de especialización’” (Leco, 2015:
76). A pesar de la explotación laboral a la cual están sometidos durante su estancia temporal en
“el otro lado” .
No obstante, habrá que enfatizar que la adaptación al trabajo agrícola en EE. UU. varía
de acuerdo con el tipo de actividad laboral que se vaya a efectuar durante la temporada. Debido
a que no es lo mismo, emplearse en la yarda que plantar cebolla y repollo, pizcar pepino, repollo,
calabacita o corta tabaco. Por citar un ejemplo, el acheti Jesús Bautista Santiago, ha migrado
por medio de la visa H2B y H2A a los estados de Michigan, Nueva York y Kentucky. Con base
en su experiencia migratoria señaló lo siguiente:

[^] el trabajo agrícola es difícil en todas partes, pero todo es cuestión que te acoples, de que le eches
ganas. Yo ahorita lo vi difícil en el tabaco porque yo nunca he trabajado en eso, nunca había trabajado en
el tabaco, ahí si te intoxicas muy feo, luego, te deshidratas, hay un pinche solazo, andas en chinga; ahí sí,
hay [^] compañeros que, si se desmayan, pero pues todo es cuestión de que te acoples, el cuerpo también
se va acoplando al trabajo, al principio pues si está muy difícil y muy cruel, pero te acostumbras.52

El programa de contrataciones H2A evidencia que, “ [ ^ ] la presencia mayoritaria de


mexicanos en la agricultura no es un fenómeno nuevo ni espontáneo; es un proceso largo y
cuidadoso de conformación de un tipo especial de fuerza de trabajo que se ajusta a los
requerimientos específicos de este mercado” (Durand, 2003: 157). Una mano de obra que realiza
la labor que los propios trabajadores norteamericanos no quieren realizar más debido a los bajos
salarios y a la dureza del trabajo agrícola. Lo anterior explica el incremento de las personas que

52Entrevista al acheti Jesús Bautista Santiago, realizada ytraducida del idioma Purhépecha al español por JRGM, en la comunidad indígena de
Comachuén, Mich., municipio de Nahuatzen, diciembre 3de 2014.

105
se contratan con la visa H2A en los últimos años, tan solo “en 2010 se contrató a más de 55 mil
jornaleros agrícolas dentro del programa H2A, de los cuales 93.5 % son mexicanos” (Proyecto
Jornaleros Safe, 2012: 26). Para el caso de Michoacán, según Casimiro Leco:

De acuerdo [con] la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, Secretaría del Migrante y el Departamento
de Agricultura, se estima que tan solo en el año 2013 se contrataron más de 20 mil purépechas originarios
de comunidades como Carapan, Ichán, Tacuro, Huancito, Zopoco, Acachuen, Tanaquillo, Santo Tomás,
Uren, Sevina, Comachuén, Arantepacua, Turicuaro, Quinceo, Cherán, San Felipe de los Herreros,
Cocucho, Ahuiran, Charapan, San Lorenzo y Angahuan (Leco, 2015: 76).

Los purhépechas que se contratan con la visa H2A acuden en diferentes meses del año,
con estancias, de dos, tres cuatro, cinco, seis hasta nueve meses al año. Asimismo, se emplean
en diferentes actividades laborales como: en la pizca del tabaco, camote, papa, betabel, tomate,
pepino, chile, espárragos, repollo, coliflor, -diferentes variedades de- calabaza, pepino, sandia,
manzana, naranja y durazno. En la plantación de pino, de cebolla y en el empaque de ejote,
repollo y pepino. Las rutas de destino son los estados de Oklahoma, Alabama, Kentucky,
Nebraska, Florida, Illinois, Missouri, Georgia, Carolina del Norte, Virginia, Pennsylvania,
Nueva York, New Jersey y Washington (Leco, 2001, 2003, 2011, 2014, 2015; González, 2013).
En resumen, en la región Purhépecha, existe una gran demanda por contratarse con las
visas de trabajo, no sólo para obtener un empleo temporal sino “ [ ^ ] porque en la región los
jóvenes contraen matrimonio a una edad temprana y, al no tener opciones laborales, las
contrataciones se vuelven una [opción o] solución [ ^ ] ” (Leco, 2014, 2015: 81). Las
contrataciones también están vinculadas con aspectos económicos, políticos y culturales. En el
ámbito económico, ha incentivado de manera importante la economía local y regional por medio
de las remesas, tanto para el sostén familiar como para la construcción de viviendas y la
realización de fiestas (De la Rosa, 2006; Canales, 2003, 2008; Alvarado, 2014). Tal como lo
manifestó un acheti en la entrevista:

[^] mira, las fiestas tradicionales están saliendo por los que obviamente estamos trabajando allá [en EE.
UU.], porque en una fiesta como en estas comunidades [indígenas] se compra a todos [a los integrantes de
la familia], una ropita. Aparte la cooperación que se da para la banda de músicos, el castillo, todo eso que
se genera de una fiesta, sale de ahí, de los dólares de allá. Obviamente, eso también refleja que mucha
gente, algunos familiares que tienen enfermedades también se están apoyando de eso, se está viendo que
se están enjarrando algunas casitas, y la gente [los migrantes], traemos ropita de allá [^]. Y obviamente,

106
se ve que los niños se visten un poquito mejor, yo veo que hay mucho beneficio que se logra cuando vamos
por allá.53

En la cuestión cultural, en la región purhépecha, las estructuras de poder se están


construyendo a partir de fiestas y cargos, ser padrino de boda o de bautizo, carguero de fiestas
comunales o religiosas, no cualquier persona puede asumir un cargo de esta naturaleza, se
requiere de estatus, prestigio y contar con suficientes recursos económicos para asumir un cargo
de esa naturaleza. La importancia de cumplir con los cargos asumidos, es porque “ [ ^ ] se
producen, se crean, se activan o se refuerzan redes sociales que se expresan mediante múltiples
ayudas en especie, en efectivo o en trabajo cuyos recipiendarios son los cargueros y cuyos
destinatarios son los santos y la comunidad; las ayudas, que por lo general se dirigen a un centro
(concentración de dinero, especies, trabajo), tienen como contraparte la redistribución
(alimento, música, bebida, la fiesta)” (Topete, 2005: 103).
En lo que respecta al ámbito político, para algunos contratados hay desinterés y apatía
por participar en cuestiones políticas -elecciones locales, municipales, estatales y federales-, en
sí, no les preocupa quien los vaya a gobernar, porque no tienen las esperanzas de un cambio o
al menos de algún beneficio en particular, así que sus prioridades giran en torno a la
recontratación de parte del intermediario y el empleador, porque de ello depende su futuro
laboral.
Recapitulando, se expuso de manera sucinta los antecedentes históricos de la migración
México-EE. UU., la instrumentación del Programa de visas H2, así como la participación que
han tenido los mexicanos durante más de tres décadas en dicho programa. Posteriormente, se
mencionaron las diferentes investigaciones que se han realizado en torno a las visas de trabajo.
Sus aportes y hallazgos nos permitieron conocer las formas de contratación, la función que
desempeñan los enganchadores, contratistas y mayordomos, las condiciones de trabajo y de vida
de los migrantes, sus redes familiares, las relaciones de género, la cuestión étnica, entre otros.
Por último, se abordó la participación que están teniendo los purhépechas en la migración
autorizada, sus lugares de destino y las diferentes actividades laborales que están desempeñando
año tras año. En el siguiente capítulo se hará una descripción minuciosa acerca de la comunidad
de estudio.

53Entrevista al acheti José González Nicolás, realizada y traducida del idioma Purhépecha al español por JRGM, en la comunidad indígena de
Comachuén, Mich., municipio de Nahuatzen, noviembre 12de 2014.

107
Capítulo III
La migración internacional en la región Purhépecha:
la comunidad indígena de Comachuén

Tengo cuatro hijos que han ido a Estados Unidos, porque con el trabajo
que realizaban conmigo en el campo, en la siembra y cosecha de maíz
no era suficiente para cubrir los gastos de la familia. Por eso mis hijos
se fueron para allá, además de que somos una familia de bajos recursos.
Cuando se fue el primero [el mayor], comenzó a mandar dinero a la
familia y, ese mismo dinero sirvió para que se fuera otro hermano y, así
le hicieron con los demás (Herlindo Vargas Nicolás, Comachuén, mayo
25 de 2014).

En este capítulo se presenta un breve contexto migratorio de la subregión de la Sierra


Purhépecha. Luego, se realiza una detallada descripción etnográfica y sociodemográfica de la
comunidad de estudio, haciendo énfasis en el ámbito agrícola, forestal y artesanal. El objetivo
es dar cuenta de cómo los comachuenses se han empleado en diferentes actividades laborales
para complementar sus ingresos extraparcelarios. Posteriormente, se hace un balance acerca de
los antecedentes históricos de la migración nacional e internacional en Comachuén con el
propósito de describir y explicar las diferentes fases, los lugares de destino, así como las razones
o motivos que contribuyeron a la transición de una migración no autorizada a una legal y
temporal.

3.1 Contexto migratorio en la Sierra Purhépecha

Para comenzar, la región Purhépecha, es la entidad más vasta en comparación a los demás
grupos étnicos que hay en Michoacán, tanto en población como en espacio geográfico. Los
Purhépechas se encuentran distribuidos en 22 municipios del área centro-norte, comprende los
municipios de Charapan, Cherán, Chilchota, Coeneo, Erongarícuaro, Quiroga, Nahuatzen, San
Juan Nuevo Parangaricutiro, Paracho, Pátzcuaro, Tingambato, Peribán, Los Reyes, Salvador

108
Escalante, Tancítaro, Tangamandapio, Tingüindín, Tzintzuntzan, Zacapu y Ziracuaretiro en
donde se insertan 110 comunidades (ver mapa 1).
En la región, el fenómeno de la migración internacional se presenta con características
distintas según cada subregión: la Cuenca del Lago de Pátzcuaro, la Ciénega de Zacapu, la
Cañada de los Once Pueblos y la Sierra Purhépecha. En algunas se ha caracterizado por ser
temprana, intermedia y por ser tardía la incorporación a los flujos migratorios. Esta
heterogeneidad hace que sea interesante el estudio sobre dicha temática, pero que a la vez nos
introduce a una gran complejidad (Leco, 2003). Porque en la región hay pueblos que se
caracterizan por tener una migración más nacional que internacional.
Como de adujo anteriormente, la Sierra Purhépecha, es la subregión más extensa de la
región, cuenta con un área natural compuesta por zonas montañosas, un clima templado, con
lluvias en verano que se prolongan por los meses de junio a noviembre y el resto del año es
totalmente seco. La superficie forestal maderable es ocupada por pinos, pinabetes, encinos y
oyamel [en menor proporción]. Las características y uso del suelo son predominantemente
forestales y en menor proporción agrícola, aguacatera y ganadera.
Las principales actividades productivas de la población serrana son la agricultura de
temporal, la siembra de maíz para el autoconsumo, la ganadería en pequeña escala, la
construcción, el comercio, hilados, costuras y los trabajos derivados de la explotación forestal
de madera. La elaboración de muebles [rústicos], la manufactura de artesanías y los torneados
de madera. Desde luego, la migración internacional contratada e indocumentada a EE. UU.
forman parte de las actividades productivas que llevan cabo sus moradores.
Por otro lado, en las diferentes comunidades serranas, el acento y la vestimenta
identifican a la persona y por estos se conoce a la comunidad a la que pertenece. Por ejemplo,
una persona de Comachuén, otra de Turicuaro o alguien de Nurio, aunque sean de la misma
subregión serrana, se distinguen fácilmente por el acento o la velocidad del habla. Una
comparación que se puede hacer respecto a la velocidad del habla p ’urhé -una lengua aislada
que no tiene parentesco con otras-, puede ser entre los habitantes de Angahuan y Arantepacua,
los primeros expresan el idioma como mayor agilidad y los otros de forma más fluida.
Aunque, el vocabulario, es el mismo que se emplea en las cuatro subregiones, lo que las
hace diferentes son algunas de sus variantes en su expresión oral. Por lo tanto, el idioma p ’urhé

109
es una lengua muy peculiar que se puede diferenciar de otras (castellano o inglés), debido al tipo
de comunicación que se tiene y de una forma distinta de ver el mundo exterior.
En lo que concierne al desarrollo de la migración internacional en Sierra Purhépecha es
fenómeno social que no se ha presentado de manera homogénea. Lo anterior obedece en parte
a una variedad de factores. Por ejemplo, durante varias décadas, los purhépechas estuvieron
dedicándose al trabajo agrícola54 -para autoconsumo y comercialización-, así como a la
elaboración y venta de artesanías en el mercado regional y nacional. Sin embargo, con la
instrumentación de políticas neoliberales, un sector importante de la población se vio afectada,
por lo tanto, tuvieron que buscar otras alternativas laborales. En efecto, a través de la migración
“ [ ^ ] han encontrado mejores alternativas de trabajo e ingreso, práctica que los no indígenas y
sociedades rancheras habían venido haciendo desde hace mucho tiempo atrás” (Leco, 2009:
123).
En la subregión, la incorporación a los flujos migratorio se ha dado en diferentes
periodos. Por ejemplo, hay pueblos que se han distinguido por practicar una migración más
nacional: Pamatácuaro, Capacuaro, San Felipe de los Herreros, Arantepacua, Sevina,
Nahuatzen, Aranza y Paracho.55 En cambios otros pueblos como Comachuén, Turicuaro,
Pichátaro, Cherán, Quinceo, San Lorenzo, Cheranástico, Urapicho, Ahuiran y Nurio (Leco,
2003, 2009) se dirige específicamente a EE. UU. No obstante, habrá que enfatizar que, de los
pueblos aludidos, hay unos que han incursionado desde la época del Programa Bracero y otras
recientemente.56 De igual forma, otros se han caracterizado por haber migrado de manera no
autorizada y otras de manera documentada; a través de las visas H2A y H2B.
Dichas visas han permitido migrar de manera autorizada al “otro lado” desde de la
década de los 90s en la región Purhépecha. Precisamente, en los últimos años, Comachuén,
Pichátaro y Cherán han tenido una participación significativa. Lo interesante de esta cuestión
tiene que ver el por qué algunas comunidades han podido participar y otras no. Vale la pena
destacar que, lo anterior, obedece a la presencia de enganchadores o contratistas locales, así
como el apoyo de redes familiares, de parentesco y de amistad, entre otros factores.
Con relación a la información obtenida en trabajo de campo y para ilustrar esta cuestión
tomaré como ejemplo a las comunidades indígenas de Turicuaro y Comachuén. Lo que los

54En la actualidad se continúa realizando dichos trabajos, pero no con la misma intensidad que en décadas pasadas.
55Lo anterior no significa que no estén migrando al país vecino, aunque no con la misma intensidad que en otras comunidades serranas.
56Se refiere a un lapso de dos décadas.

110
separa son cinco kilómetros de distancia. La primera comunidad se ha caracterizado por
practicar una migración indocumentada y hasta la actualidad han optado por dicha modalidad.
En parte tiene que ver por la redes sociales -sólidas- que han tejido, lo cual, les ha permitido
mantenerse durante varios años allá, y por supuesto, seguir migrando como indocumentados.
En la segunda comunidad, la migración no autorizada se ejerció durante
aproximadamente dos décadas, actualmente se lleva a cabo de manera esporádica. A diferencia
de Turicuaro, en Comachuén las redes sociales en EE. UU. no se consolidaron, tal vez haya sido
por su tardía incorporación. En parte, esto explica porque desde hace una década migrar
contratado se ha consolidado en dicha comunidad, así como la función que actualmente realizan
los intermediarios locales. En suma, lo presentado en este apartado fue con el propósito de
contextualizar el proceso migratorio que se está llevando a cabo en la Sierra Purhépecha.

3.2 Lugar de k ’u m an da o sombra: Comachuén

La comunidad indígena de Comachuén se encuentra enclavada en la parte más alta de la Sierra


Purhépecha con una altura de aproximadamente 2, 603 metros bajo el nivel del mar. Además,
es la tenencia más grande del municipio de Nahuatzen, (Michoacán), éste a su vez lo conforman
cuatro tenencias indígenas y cuatro poblaciones rancheras. Las primeras son: Arantepacua,
Turicuaro, Comachuén y Sevina. Las segundas son: San Isidro, la Mojonera, Rancho El Padre
y Rancho El Pino.
Según el Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (2010), Comachuén,
cuenta con 4, 762 habitantes; 2, 321 son hombres y 2, 441 son mujeres. Sin embargo,
considerando que este tipo de censos o conteos poblacionales suelen ser parciales o inexactos,
como parte de las actividades programadas a realizar en trabajo de campo, me tome la tarea de
realizar un conteo poblacional de la comunidad. En el año 2013, contando con el apoyo de un
grupo de jóvenes estudiantes del nivel medio superior y superior de la misma localidad57
realizamos dicho conteo. El propósito era conocer el número de habitantes del lugar, la cantidad
de personas que han migrado de forma indocumentada, así como el número de personas que

57El grupo de personas que colaboraron conmigo para realizar el conteo poblacional estaba conformado por seis estudiantes de la Universidad
Michoacana de San Nicolás de Hidalgo; dos de la Universidad Intercultural Indígena de Michoacán; dos de la Escuela Normal Indígena de
Michoacán y uno de la Escuela Normal Superior de Michoacán.

111
están yendo a trabajar de manera contratada a EE. UU. De este modo pudimos constatar que el
número de habitantes que documentamos (con los jóvenes estudiantes), no coincide con los
datos de INEGI (2010). En efecto, nuestros datos indican que actualmente Comachuén cuenta
con una población total de 5, 834 habitantes, entre ellos; 2, 897 hombres y 2, 937 mujeres. Para
nosotros fue de gran utilidad tomar en cuenta la organización de los dos barrios: el barrio de
arriba y el barrio de abajo.
El primero, está conformado por 3, 021 habitantes, de los cuales 1,496 son hombres y 1,
525 son mujeres. En el segundo, se cuenta con un total de 2, 813 habitantes, de ellos, 1, 401 son
hombres y 1, 412 son mujeres. Es pertinente aclarar que en esta comunidad hay personas
radicando en diferentes estados de la república mexicana -Distrito Federal, Guadalajara,
Tijuana, Morelia, Querétaro, entre otros- y diferentes estados - Carolina Norte, Pennsylvania,
Michigan, Arizona, etc.- de EE. UU., a quienes no se logró contabilizar e incluir en el conteo
poblacional debido al desconocimiento del número de personas. Según la clasificación que hace
la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL) por localidad, la comunidad de estudio tiene un
grado de marginación muy alto y un grado de rezago social medio.58
Por otro lado, Comachuén, cuenta con un área natural compuesta por zonas montañosas,
boscosas, aguacateras y un clima templado. La superficie forestal maderable es ocupada por
pinos, pinabetes, encinos y -en menor proporción- oyamel. Las características y uso del suelo
son predominantemente forestales y en menor proporción agrícola y de pastoreo. Aunque debo
señalar que durante los últimos años la producción de aguacate se ha expandido de manera
significativa en áreas geográficas donde “las condiciones del suelo son óptimas para el bosque”
(Espín, 1986: 40). Sin embargo, el cambio de uso de suelo ha generado secuelas como la
deforestación, el aprovechamiento de recursos naturales, el deterioro del medio ambiente y la
destrucción de ecosistemas.
En lo que se refiere a la fundación de la comunidad, no tengo datos precisos, pero se
asevera que su asentamiento data del período precortesiano y se le llamó “Cumanchen, [ _ ]
vocablo Purhépecha que significa K ’umandu o K ’umanda [ _ ] ‘lugar de sombra’, ‘lugar
sombrío’ [o] ‘lugar donde hace sombra’” (Sebastián, 2010: 26). Los mismos habitantes del lugar
dicen, fundamentándose en la historia oral de sus antepasados que el significado corresponde en

58Ver: www.microrregiones.gob.mx/catloc/contenido.aspx?refnac=160560003

112
parte a la abundancia de bosques que había alrededor de la comunidad, tanta era que, en pleno
día la sombra cubría gran parte de la población.

Mapa 2. La comunidad de estudio

Fuente: elaboración propia conbase a datos


Véase: http://pacificosur.ciesas.edu.mx/diagnosticoestatal/michoacán/conte02.htm

Según, el historiador Pablo Sebastián, durante la Colonia Comachuén fue evangelizado


por fray Juan de San Miguel -perteneciente a la orden religiosa franciscana- y congregado entre
los años de 1528 a 1539. Estuvo sujeto a la cabecera civil y religiosa de Sevina y tributario al
encomendero Juan de Infante. De acuerdo con la pictografía del lienzo de Comachuén, fueron
trazados sus calles y divididos en dos barrios: karhakua (arriba) y kétsikua (abajo). Entre la calle
tercera y la calle cuarta se divide los dos barrios de la localidad (Sebastián, 2010, 2016).
Hasta la fecha, continúa vigente la organización de los dos barrios, específicamente,
sobre asuntos de índole comunal, social, cultural, político y religioso. De hecho, actualmente
prevalece una rivalidad entre el barrio de arriba y de abajo. Lo cual se manifiesta en “la

113
competencia para ver quién trae más y mejores bandas [en las fiestas] no solo enfrenta a los dos
barrios, sino a gremios, cuadrillas, familias y partidos políticos [ ^ ] ” (Araiza, 2016: 138).

Fotografía 5. Vista panorámica de Comachuén

Foto de JRGMComachuén, Mich., mayo de 2015.

En Comachuén, anualmente se realiza la organización y celebración de fiestas


tradicionales que involucran a todos los comuneros, especialmente, dos fiestas; el día 2 de
febrero en honor a la Virgen de la Candelaria y el día 15 de agosto en honor a la Virgen de
Asunción59 (Araiza, 2016). De igual manera, cada año son elegidos por los Jueces Menores de
Tenencia entre diez a quince personas para ocupar el cargo de comisionados60 en alguna de las
dos fiestas. Los Jueces Menores de Tenencia también tienen la facultad de comisionar a cinco
personas para la contratación de castillos o juegos pirotécnicos. Para poder ocupar el cargo de

59Esas son las dos fiestas más grandes que se celebran en Comachuén. Pero, las fiestas del ciclo anual se conforman por las siguientes: “el
Carnaval (febrero), San José (19 de marzo), Semana Santa y Resurrección (marzo-abril), [San Martín (13 de abril), Santa Cruz (3 de mayo)],
San Isidro(15 demayo), el Corpus Christi (junio), San Judas Tadeo (28 de octubre), Todos Santos yFieles difuntos (1 y2de noviembre), Santa
Cecilia (22 de noviembre), la Virgen de Guadalupe (12 de diciembre), Santa Niño (24, 25, 26, 27 de diciembre, 6 de enero levantamientos),
Fiestas del ciclo agrícolay/o estacionales, Fiestas del ciclo de vida, Fiestas patrias y/o cívicas” (Araiza, 2016: 131).
60El cargo de comisionado es una función que tiene que asumir un comunero en Comachuén siempre y cuando cumpla con lo estipulado en la
organización comunitaria. Es decir, haber aportado económicamente en las cooperaciones de las fiestas. Para ser comisionado, no influye la
edad, sino simplemente el estar juntado con una pareja, puede estar casado o no por el civil o la iglesia. Lo importante es que tenga el
reconocimiento como tal en la comunidad, por ende, puede ser una persona que vive con una pareja, en amasiato, casado por la ley o la iglesia
católica.

114
comisionado, los moradores deben estar casados -n o necesariamente por la iglesia-, haber
aportado económicamente en cooperaciones de fiestas y haber participado en faenas
comunitarias.
Para llevar a cabo dicha responsabilidad, los comisionados de la fiesta como los del
castillo -de ambos barrios- pasan durante tres meses -una vez por semana- a las casas de los
comuneros a pedir una cooperación que ellos consideran pertinente para cubrir los gastos de la
fiesta. Para el caso de la música fluctúa entre $ 750 a $ 800 pesos por jefe de familia. En lo que
respecta al castillo oscila entre $ 200 a $ 250 pesos.61 En cuanto termina la fiesta también finaliza
el compromiso de los comisionados. Así que son turnados por otros nuevos que serán
nombrados por los Jueces Menores de Tenencia. Esta es la manera como anualmente se
organizan los barrios para la organización de sus fiestas tradicionales.
Por otro lado, existen varias maneras para llegar a esta comunidad Purhépecha, se pueden
elegir rutas distintas, dependiendo del lugar que se vaya a partir. Un ejemplo, si una persona se
encuentra en la ciudad Morelia, tiene que pasar por la ciudad de Pátzcuaro que pertenece a la
zona lacustre, desde donde se puede observar su lago y la isla de Janitzio. Luego, tiene que
continuar el recorrido hasta llegar al pueblo de San Juan Tumbio, desde donde se puede apreciar
la zona boscosa de la región. Para continuar con el recorrido, hay que pasar por las siguientes
localidades: Huiramangaro, Pichátaro, Sevina y Comachuén. El tiempo de duración que se hace
para realizar este camino en automóvil es de aproximadamente dos horas.
En cambio, si se parte de la ciudad de Zamora, hay que pasar por las siguientes
localidades: Tangancícuaro, Nogales, Chilchota, la Cañada de los Once Pueblos62, Rancho
Morelos, Rancho Seco, Cherán, Nahuatzen, Sevina y Comachuén, se realiza en automóvil un
tiempo de aproximadamente dos horas y quince minutos. A través del viaje, es posible sentir el
cambio de clima, de cálido a templado, al pasar la Cañada de los Once Pueblos. Antes de llegar
a Cherán, se puede apreciar la riqueza de bosques que hay en la región, así como de áreas
deforestadas e incendiadas.
Pero, si se parte de la ciudad de Uruapan, se puede acceder de tres maneras, la primera
es pasar por las comunidades indígenas de Capacuaro, Paracho, Cherán, Nahuatzen y Sevina.
El recorrido por esta ruta en automóvil es de aproximadamente dos horas. La segunda opción,

61Información vertida por los habitantes del lugar.


62Es una subregión Purhépecha que está conformada por once comunidades indígenas.

115
es pasar por las comunidades indígenas de Capacuaro, Quinceo, Arantepacua, Turicuaro y
Comachuén. Lo que hace particular a esta ruta, es porque se va pasando por pueblos que aún
conservan su lengua autóctona y vestimenta tradicional. La tercera opción es pasar por las
localidades de Tingambato, San Juan Tumbio, Huiramangaro, Pichátaro, Sevina y Comachuén,
el tiempo de duración para viajar por esta ruta es de aproximadamente una hora y treinta minutos
en automóvil. A lo largo del viaje, se pueden observar las zonas boscosas y deforestadas, así
como el crecimiento de las huertas de aguacate.

3.3 Contexto sociodemográfico

Para comenzar, Comachuén, al igual que otras comunidades del país que se encuentran en el
medio rural e indígena, durante muchas décadas careció de infraestructura indispensable para
cubrir sus necesidades básicas, tanto de uso personal como comunal. En la década de los setenta
del siglo XX todavía era una población que carecía de servicios básicos como: carreteras,
drenaje, agua potable, calles pavimentadas, escuelas, servicio de teléfono, viviendas de material
de concreto, entre otros. Fue hasta la década de los ochenta cuando se logra instalar el primer
teléfono público. Hoy en día es común ver el uso de teléfonos de casa y celulares. Actualmente
se han llegado a instalar dos antenas de teléfono por empresas de Teléfonos de México (TELMEX)
y Telefonía celular (TECEL).
Anteriormente, para acceder a Comachuén se tenía que transitar por caminos de
terracería, pedregosos y con baches. Fue hasta finales de la década de los noventa cuando se
logra construir la primera carretera de asfalto -de Sevina a Comachuén- que permitiría el
tránsito, tanto de los lugareños como de los fuereños. En esos tiempos señalaba el entonces
Representante de Bienes Comunales Nicanor González Nicolás: “ahora sí creemos que se nos
va a dar respuesta a una petición que desde hace años hemos venido planteando a las
autoridades, sabemos que nosotros también tenemos que cooperar por eso nomás esperamos que
se nos informe oficialmente para sacar el dinerito que tenemos en el banco, que logramos reunir
entre todas las comunidades” (Gutiérrez, 1997: 7).
Con la creación de dicha carretera se incentivó el comercio y se ampliaron las
oportunidades para comercializar productos artesanales y muebles hacia diferentes lugares del

116
estado y del país. Por su parte, otros comachuenses migraban en busca de mejores oportunidades
laborales; empleándose en la construcción o como jornaleros agrícolas, otros lo hacían con fines
educativos.
Para finales de la primera década del siglo XXI se termina de construir la segunda
carretera de asfalto, de Turicuaro a Comachuén. La construcción de esta carretera permitió tener
dos accesos. Lo cual ha facilitado el transporte público de los habitantes, permitiendo un
desplazamiento más rápido hacia ciudades como: Pátzcuaro, Morelia, Uruapan y Zamora.
Sin embargo, en los últimos años Comachuén ha tenido un conflicto con Sevina debido
a la tala clandestina de árboles, un problema añejo. “El problema por la defensa de su territorio
y de sus recursos tiene que ver también con la fuerte presión demográfica de los pueblos de la
meseta: en el fondo lo que se defiende es un patrimonio para sus hijos [ ^ ] ” (Espín, 1986: 62).
Durante varios años, Sevina realizaba un bloqueo carretero para exigir una solución a la tala de
árboles, así que no permitía el tránsito a los comachuenses, esa era la medida de acción que
tomaban como protesta. Cuando se daba una solución temporal permitían el tránsito.
Aunque, la tala clandestina de árboles no ceso por parte de un grupo de comachuenses -
alrededor de cincuenta personas-, así que los comuneros de Sevina en el mes de enero de 2015,
no solo bloquearon el tránsito, sino que también abrieron un tramo carretero -u n metro de altura
y de ancho- que corresponde a sus límites territoriales. Esta fuerte medida de presión afecto
severamente a todos los comachuenses, y su reacción inmediata fue realizar manifestaciones y
protestas en la presidencia municipal de Nahuatzen. También acudieron a la ciudad de Morelia,
a la Comisión Forestal del Estado de Michoacán (COFOM), con el propósito de exigir una
solución al problema.
En ese entonces, se buscó negociar con Sevina para llegar a un acuerdo, pero hubo poca
disposición de negociar de parte de los comuneros. Al no lograrse un convenio, el Jefe de
Tenencia y el Representante de Bienes Comunales de Comachuén convocaron una Asamblea
General Ordinaria63 para consultar y buscar otra salida al problema, así que se acordó64 abrir
una brecha -que a futuro se convertiría en una carretera de asfalto- que condujera de Comachuén
hacia la carretera que llega a la desviación que conduce al Rancho del Padre, y a la mitad del

63La Asamblea Comunal; es el máximo órgano de gobiernotradicional en los Purhépechas


64Debo enfatizar que hubo quienes no estuvieron de acuerdo con que se abriera dicha brecha, debido a que muchos tenían que sacrificar parte
de sus tierras de cultivo para que se pudieratrazar la brecha. Incluso, hubo quienes dijeron que esano era la solución del conflicto, sin embargo,
según especulaciones de algunos comuneros había intereses de fondo por parte de un grupo de personas, de ahí la insistencia por construir la
brecha.

117
tramo carretero que conduce a Arantepacua y Nahuatzen, esto con el fin de evitar el tránsito por
Sevina.
Según los testimonios de orales de los comachuenses, en el mismo año, se construyó la
brecha con recursos económicos del Fondo 3 y del Ramo 33,65 no hubo apoyo por parte del
gobierno municipal, del gobierno estatal y federal. Cabe señalar que, en la construcción de dicha
brecha, se tuvieron que destruir tierras parcelarías y de siembra de varios comuneros.
Supuestamente, el argumento y la justificación de su construcción era que facilitaría el tránsito
de manera más rápida porque se ahorraría distancia y tiempo. De hecho, para algunos comuneros
era la solución final del conflicto. Hasta el momento han pasado más de dos años y no ha habido
una resolución, la construcción de la brecha no ha traído los beneficios que se esperaban -muy
pocos vehículos la transitan debido a su mal diseño y construcción-, la mayoría de los vehículos
particulares y del transporte público prefieren transitar por la carretera asfalto que conduce a
Turicuaro, a pesar del tiempo y la distancia.
Sin duda, la pugna entre ambas comunidades ha distanciado a sus moradores por la tala
clandestina y el bloqueo carretero. Una disputa que se ha agudizado en los últimos años por
enfrentamientos con armas de fuego entre comuneros. Uno de esos enfrentamientos acaeció en
el mes de abril de 2016, hubo al menos dos personas asesinadas -de Comachuén- y varios
heridos por arma de fuego.66 Según Jaime Espín, “la agudización del conflicto coincide con la
importancia que en toda la región [Purhépecha] ha adquirido la explotación del bosque y la
utilización de la madera a gran escala: se agudiza (el conflicto) cuando los dirigentes de las
comunidades es gente tonta que promueve (el hecho) hacerse justicia por su propia mano”
(Espín, 1986: 64). A pesar de la magnitud del conflicto social y comunal que mantienen ambas
comunidades, ni el gobierno municipal, estatal y federal han buscado alguna solución final para
evitar la pérdida de más vidas.
Por otra parte, en lo que concierne a la cuestión del agua potable ha sido un problema
con el cual durante muchas décadas se careció en Comachuén, los habitantes se abastecían del
agua que provenía de los manantiales -d e hecho, todavía hacen uso de esa agua-, para beber y
para el uso doméstico. Fue hasta finales de la primera década del siglo XXI cuando se hizo la

65Un monto aproximado de $4, 000.000.00 de pesos, según la información vertida por los comuneros.
66Lainformación deeste suceso seobtuvopor mediodeinterlocutores -por respetonomencionaré susnombres ni seudónimos- que participaron
en ese enfrentamiento que acaeció el día 6 de abril de 2016. Incluso, uno de los caídos era un acheti sapichu (joven adulto) de la edad 20 de
años que formaba parte del grupo detrabajadores agrícolas que acuden a laborar de manera temporal al estado de Nueva York. Tuve la fortuna
de conocer a fondo el caso de este exmigrante contratado, a quien acompañé en su sepultura.

118
perforación de un pozo profundo, el cual abastece de agua a la mayoría de la población, tanto
para beber como para otros usos.
En lo que respecta al sistema de drenaje es una cuestión de la cual se carece en la
comunidad en pleno siglo XXI, gran parte de sus habitantes hace uso de letrinas y fosas sépticas,
existe la infraestructura del drenaje en algunas calles, pero esta inconclusa. Al parecer no se
piensa culminar esta obra, según la opinión vertida por los comuneros, esto se debe a la
negligencia y el poco interés de las autoridades gubernamentales. Respecto a las calles, la
mayoría se encuentran adoquinadas y pavimentadas con material de concreto, esto se logró
realizar hace aproximadamente una década, anteriormente, las calles estaban empedradas y con
pisos de tierra firme.
En cuanto a la infraestructura, Comachuén, ha tenido cambios significativos en los
últimos años, en parte se debe a la inversión que han hecho los migrantes. Actualmente, se
pueden apreciar construcciones de viviendas de material de concreto -en su mayoría- y en menor
proporción de madera. Las primeras, se caracterizan por estar en obra negra, muchas de ellas
pertenecen a los migrantes. Las segundas, se distinguen por ser trojes, cocinas o tejabanes, éstas
por lo general corresponden a personas que no han ido a laborar al “otro lado” . Es importante
aclarar que gran parte de sus habitantes tienen y hacen uso de los dos tipos de vivienda (material
y madera), sin importar, si es o no migrante (Zamorano, 2016).
En resumen, en la comunidad también se cuenta con un centro de salud, dos jefaturas de
tenencia, una biblioteca comunal, una iglesia católica y una iglesia bautista, una plaza
comunitaria y una plaza de toros. También, podemos encontrar instituciones escolares de nivel
básico y medio superior: dos preescolares; Francisco J. Mújica y Tanganxoan, dos primarias;
Miguel Alemán y Niños Héroes, dos Secundarias; una Telesecundaria y una Escuela Secundaria
Federal; y una extensión del Colegio de Bachilleres. De igual manera, hay varias áreas
deportivas: seis canchas de basquetbol -incluyendo las que se encuentran en las escuelas- y tres
campos de futbol. Finalmente, en la parte del comercio se cuenta con tiendas de abarrotes,
carnicerías, tortillerías, papelerías, ferreterías, zapaterías y tiendas de ropa.

119
3.4 Actividades laborales

En Comachuén, existe una diversidad en las actividades laborales que llevan a cabo sus
habitantes. Los hombres comúnmente se dedican a la siembra de maíz, avena, al comercio, a la
construcción, a la plantación de huertas de aguacate, a la tala de árboles, a la elaboración de
muebles rústicos y torneados de madera -barrotes-. También se emplean como jornaleros y
“coladores”67 de lozas de concreto. Las mujeres se caracterizan por realizar labores domésticas
y artesanales.
Otro pequeño sector de la población masculina y femenina ejerce la profesión de
maestros rurales, médicos, enfermeras, licenciados, abogados, arquitectos y músicos. Desde
luego, un número importante de personas migran a distintas ciudades del país y del extranjero.
A continuación, describiré con mayor detenimiento en el orden de importancia sobre las
actividades laborales que se efectúan en la comunidad de estudio.

3.4.1 Trabajo agrícola

Ante todo, Comachuén es una de las que pocas comunidades serranas donde todavía es muy
común ver a los hombres hacer uso de yuntas de bueyes, burros, caballos y mulas, para realizar
diferentes actividades en el campo y, sobre todo, como medios de transporte. Esto último tiene
que ver con la inaccesibilidad que hay en caminos y veredas para las camionetas y tractores. Por
esta razón, los lugareños prefieren apoyarse de los animales antes señalados. Aunque, esto no
significa que no se usen los vehículos y tractores en los lugares donde se puede tener acceso.
Las principales actividades agrícolas que se practican en la localidad es la siembra de
maíz y avena. En los dos cultivos se trabaja todo el proceso hasta obtener la cosecha y el corte.
Es importante señalar que una parte de la población continúa apostando por el cultivo del maíz,
especialmente, para el autoconsumo -en menor proporción-, para el forraje de ganado y para su
comercialización. Los campesinos que se dedican a esta actividad son aquellas que cuentan con
tierras propias para la siembra, no cuento con datos precisos acerca del número de personas que

67Serefiere a un grupo de aproximadamente veinte atreinta personas de la misma localidad que se dedican a echar colados de loza de concreto
a casas de material y pisos firmes, tanto en Comachuén como en otras comunidades vecinas. Este grupo de personas cuenta con un vehículo,
escalera, botes, palas yuna revolvedora, todo esto como parte de sus herramientas de trabajo.

120
tienen dichas tierras. Según la información vertida por el Representante de Bienes Comunales,
en el padrón de comuneros se encuentran registradas 596 personas68 reconocidas por el Tribunal
Agrario (Distrito 17). De ahí que, con el crecimiento poblacional, muchos de sus habitantes no
cuenten con tierras de labranza, particularmente, las nuevas generaciones de jóvenes y adultos.
En efecto, esta situación ha llevado a los lugareños a tomar la decisión de salir de la
comunidad en busca de mejores oportunidades laborales. Por general, se están empleando como
jornaleros agrícolas y albañiles. Cabe señalar, que los moradores que poseen tierras de cultivo
también se están empleando en las labores señaladas debido a lo poco redituable que resultar
ser la producción agrícola. Desde luego, esta situación no es exclusivo de Comachuén sino del
medio rural mexicano, según Hubert Carton de Grammont, “los arquetipos de la vida rural que
eran la parcela y la milpa se ven sustituidos por la migración y el trabajo asalariado precario. El
tránsito de un mundo campesino agrario dominado por la producción agropecuaria y la familia
campesina a un mundo rural en donde predomina el trabajo asalariado, la migración y la familia
no campesina” (Carton de Grammont, 2009: 16).
Para ilustrar, en Comachuén, durante los últimos años un grupo de aproximadamente
cien personas está empleándose como jornalero agrícola en los campos de cultivo del municipio
de Tangancícuaro, Yurécuaro y Charapan (Cocucho). Trabajan de lunes a sábado, a partir de la
7:00 a.m., hasta las 4:00 p.m., según la información vertida por mis informantes, por una jornada
laboral, reciben un pago de económico que fluctúa entre $ 100.00 a $ 120.00 pesos. (Carton de
Grammont, 2009; Lara, 2011; Paleta, 2012). La mayoría de estas personas no cuenta con tierras
propias de labranza y no tienen un empleo fijo. En cierta parte, lo hacen para no dedicarse a la
tala clandestina de árboles. Aunque, emplearse como jornalero agrícola no se compara a lo que
obtiene -en ingresos económicos- una persona que se dedica a tala clandestina69.

68 Cabe mencionar que con base en la revisión que realicé del expediente 145/1997 del poblado Comachuén, municipio de Nahuatzen,
Michoacán. Pude constatar que en la comunidad de estudio el padrón de comuneros no se ha actualizado desde 1980. En ese año sólo 596
personas cumplían con lo dispuesto en los artículos 200 y 267 de la LeyFederal de Reforma Agraria. Comovemos esto explica porque hoy día
un importante de comuneros no cuentan con tierras de cultivo, además, por qué no reciben apoyos para el trabajo del campo otro sector de la
población que no está registrada en el padrón de comuneros.
69Cabe señalar que muchos de estos jornaleros agrícolas no cuentan con caballos, yuntas de bueyes o motosierras, para dedicarse como
talamontes.

121
Fotografía 6. Pizcando

Foto de JRGMCocucho, Michoacán abril de 2014.

Por lo general, los jornaleros son contratados verbalmente para realizar tareas puntuales:
pizcar papa, arándano, zarzamora, así como la instalación de plásticos -en los invernaderos- y
estacones (Marañón, 2000; Lara, 2011; Paleta, 2012). Los jornaleros agrícolas suelen ser
jóvenes y adultos que también migran con las visas H2A y H2B. Según la información vertida
por mis interlocutores, la persona que se encarga de reclutar a los jornaleros y que ejerce la
función de intermediario, es conocido por los lugareños como “el patrón de barrio”, recibe el
pago de $ 170.00 pesos por día. Esta persona también acude cotidianamente con los trabajadores
a los campos agrícolas. Su función es similar a la que realizan los capitanes en el estado de
Morelos (Sánchez, 2000, 2001, 2012).
Otra de las funciones que realiza el “patrón del barrio”, es estar a cargo del número de
personas que solicite el empleador, supervisar el desempeño, estar al pendiente en caso de que
se llegué a presentar un accidente o solucionar un problema de riña que se llegue a suscitar entre
los mismos jornaleros indisciplinados (Marañón, 2000; Paleta, 2012). La función del “patrón
del barrio” se asemeja a los “intermediarios tradicionales,70 conocidos con el nombre genérico
de enganchadores, puede operar de manera independiente, o bien, vincularse con otra clase de

70Laautorarefiere a “[^] sujetos conocidos como enganchadores, mayordomos, capitanes, cabos o simplemente contratistas”(Sánchez, 2012:
75). Personas que realizan lafunción de vínculo o enlace entre el trabajador y el empleador, en diferentes contextos detrabajo, particularmente,
en el ámbito agrícola.

122
agentes intermediarios” (Sánchez, 2001: 62). Lo que caracteriza al intermediario tradicional es
que proviene regularmente de comunidades rurales, se encarga de reclutar y de facilitar mano
de obra a los productores agrícolas (Quaranta, 2011).
La función que ejerce el “patrón del barrio” respecto al sistema de reclutamiento y
enganchamiento se desarrolla a nivel de región. Al igual que otros intermediarios tradicionales
recluta y cubre la demanda que solicita el empleador, pero también los organiza y los disciplina.
El dominio de dos idiomas, el p ’urhe y el español, le ha permitido mantener una comunicación
directa con los jornaleros purhépechas y con el empleador, tanto para gestionar un aumento de
sueldo como para exigir un mayor rendimiento de los trabajadores (Sánchez, 2000, 2001, 2012;
Marañón, 2000). Más adelante, veremos la función que ejerce un mediador indígena a nivel
internacional, es en cierto modo similar pero más compleja.
Con respecto a los comachuenses que no tienen tierras propias pero que a su vez tienen
la posibilidad de producir maíz de autoconsumo, trabajan “a medias”71. Regularmente, este
acuerdo no escrito, suele ser entre campesinos, maestros rurales, albañiles, comerciantes,
transportistas y migrantes. Por su parte, aquellos comuneros que se dedican a la siembra de
avena suele ser un grupo minoritario, específicamente, los que cuentan con ganado. Aunque,
también hay un pequeño grupo de personas que no necesariamente tienen ganado, pero que
siembran la avena con el propósito de comercializarlo por medio de “pacas” .72
En lo que concierne al cultivo y producción de aguacate, hasta hace unas décadas en
Comachuén era una cuestión impensable para sus habitantes debido a la falta de condiciones
para su cultivo -agua, suelo y recursos económicos-. No obstante, para mediados de la década
de los noventa, algunos comuneros se vieron a la necesidad de experimentar su producción. El
interés por apostar a la producción del aguacate tuvo que ver también por los ingresos que genera
su venta, es decir, resulta ser más rentable en comparación a la venta de madera, maíz y avena.
De ahí que se haya optado por la tala de árboles para sustituirlos con huertos de dicha fruta
(Sandoval, 2011). Otro factor que incentivó la expansión de este monocultivo fue la abundancia
de agua que se dio a finales de la primera década del siglo XXI por la perforación del pozo

71Se refiere cuando una persona que cuenta tierras parcelarias le ofrece o propone sembrar maíz a otra persona que no las tiene. La primera,
dispone de sus tierras y el trabajo que conlleva cultivar el maíz hasta la cosecha. El segundo, aporta los insumos que se requieran o necesiten
durante el proceso del cultivo del maíz, como el aporte de fertilizantes, viáticos, etc.
72Son montones de forraje de avena para ganado, elaborados por una empacadora, el peso de cada “paca” equivale entre 30 a 35 kg. Dicha
“paca”tienen un costo aproximado de $ 80.00 a $90.00 pesos.

123
profundo, como señale párrafos arriba, solucionó la escasez de agua potable, así como la
dependencia que se tenía del agua de manantial.
Según la información vertida por mis interlocutores, se estima que en la actualidad hay
alrededor de cincuenta personas que cuentan con huertas de aguacate, por lo general, cada
productor cuenta con una o más de dos hectáreas. En síntesis, sumando todas estas huertas se
está ocupando una extensión territorial de aproximadamente 120 hectáreas, y se pronostica que
vaya incrementando con el transcurso de los años. No es casualidad que el aguacate sea
considerado hoy en día como el “oro verde” . Aunque, debo señalar que algunos comuneros se
han asociado con fuereños -empresarios agrícolas- para la producción de dicha fruta.
En todo caso, la producción de aguacate es una actividad redituable pero también sus
efectos son costosos. El ecosistema resulta afectado por el uso de fertilizantes, plaguicidas y
agroquímicos. En consecuencia, también incide en el deterioro del suelo, la extinción de flora y
fauna, así como en el desecamiento de mantos acuíferos (Sandoval, 2011). La plantación de la
fruta en zonas naturales donde la producción del bosque es la óptima y adecuada, es un
fenómeno que se está expandiendo paulatinamente en Comachuén. Una comunidad que durante
muchos años se mantuvo al margen de la producción de dicho monocultivo; en menos de dos
décadas ha entrado en un proceso de transformación pasando de su modo agrario a un modo
agroindustrial.
Insisto, la producción y comercialización de este monocultivo puede generar mejores
ingresos económicos, pero sus beneficios no se comparan en la parte ecológica a lo que provee
el ecosistema que se destruye. En síntesis, el cambio de uso de suelos implica la destrucción de
ecosistemas. Sin embargo, para los productores no es visto como un problema si no como una
necesidad humana por medio del cual buscan beneficiarse. Lo que no tienen contemplado o
posiblemente desconozcan, es el impacto ambiental que propicia el cambio de uso de suelos y
la deforestación de las áreas boscosas.
Finalmente, podemos resumir que “el empleo precario en el sector rural ha sido
invariablemente una característica en la agricultura mexicana” (Lara, 2011: 382). Lo cual nos
lleva a deducir que las políticas económicas implementadas en los últimos años no han llegado
a prosperar como se esperaba. Por la razón de que la producción agrícola tradicional no ha
podido competir con los agroindustrias nacionales e internacionales. Lo anterior ha obligado a

124
muchos comachuenses buscar otras oportunidades laborales, al interior del país como en el
extranjero.

3.4.2 Trabajo forestal y artesanal

En Comachuén, la explotación forestal se ha caracterizado a través de los años por ser una de
las principales fuentes de empleo para muchos comuneros. Aunque, en los últimos años, el
aprovechamiento no ha sido el mismo como en décadas pasadas a causa de una tala inmoderada
de árboles. Las personas que se dedican a esta actividad son aproximadamente 200 personas. Se
les denomina como “cañoteros” y en otros lugares como “troceros” . Por lo general, se encargan
de vender la madera en bruto. Además, “son abastecedores de materia prima para los aserraderos
y en ocasiones para los artesanos. Pueden tener o no parcela, por lo que extraen árboles de su
parcela y del área del uso común” (Sandoval, 2011: 228). La madera que se extrae de los bosques
también es utilizada para realizar muebles, barrotes, duela, tablas, vigas y tablones para la
construcción de cocinas de madera y trojes (Zamorano, 2016).
La manera en que operan los comuneros para realizar esta actividad depende sobre el
tipo de tala que se vaya a efectuar, una se podría llamar “legal” y la otra clandestina. La primera,
correspondería a la tala de árbol que se realiza en un potrero o monte particular. “En la
comunidad no ‘son mal vistos’ en el sentido de que se acepta que extraigan madera y la vendan
al interior de la misma comunidad, porque tienen una familia que mantener y cuidar, no
habiendo más fuentes de empleo, es permitido que realicen su labor” (Sandoval, 2011: 228).
La segunda, correspondería a potreros o montes ajenos -que no les pertenecen-, éstos
pueden ser propiedades del mismo lugar o de pueblos aledaños. Desde luego, “no son bien
vistos” porque han generado conflictos y enfrentamientos que han cobrado factura en la pérdida
de vidas. Con base en esta distinción es como operan los talamontes.
Por otro lado, las personas que acuden a talar en sus propios montes pueden hacerlo a
cualquier hora del día. Por lo regular, parten de la comunidad desde la seis de la mañana para
regresar a casa como eso de las cinco a siete de la tarde. En cambio, los que se dedican a la tala
clandestina-son aproximadamente 150 personas- no existe un horario fijo, por obvias razones.
Otros, efectúan la tala clandestina en el transcurso del día o por la noche, dependiendo a que

125
lugares se vaya a acudir. Las personas que se dedican a dicha actividad ilícita, suelen ser jóvenes
y adultos, cuyas edades pueden oscilar entre quince a cincuenta años.
Generalmente, no cuentan con un empleo estable, se encuentran desempleados, no
poseen tierras de cultivo, no tienen la posibilidad de migrar de manera contratada o
indocumentada. Otros son exmigrantes que a su regreso no encontraron un empleo y que por
alguna u otra razón ya no pudieron regresar al “otro lado” .
Insisto, algunas personas que se dedican a esta actividad ilícita lo hacen por necesidad
para cubrir gastos familiares. Otros porque no quieren emplearse como jornaleros agrícolas o
“chalanes” de albañil ya que prefieren obtener ingresos económicos de una manera más rápida.
La manera que operan estas personas es juntándose en grupos o cuadrillas de, dos, tres, cuatro
o más de veinte personas, por la tarde o por la noche, en algunas esquinas de las calles de la
comunidad. El propósito de la previa reunión es para organizarse y ponerse de acuerdo sobre a
qué lugar se va a ir a pillar los árboles. Estos lugares pueden ser montes de Sevina, Turicuaro,
Pichátaro y Tingambato, o en el mismo terruño.
Para realizar la tala de árboles, los talamontes se apoyan de diferentes herramientas de
trabajo como: caballos, yuntas de bueyes, motosierras, gasolina, sogas, palas, hachas, linternas
y víveres (Sandoval, 2011). El objetivo es traer una carga de dos o cuatro trozos de madera en
caballo. El pago por la carga depende del tamaño y el número de trozos. Por ejemplo, si la carga
es dos trozos, el costo oscila entre $ 80 a $ 90 pesos, pero si la carga es de cuatro trozos su costo
fluctúa entre $ 160 a $ 180 pesos. En cambio, si la carga es de una yunta de bueyes, el precio es
más alto, este puede variar de $ 700 hasta $ 1,000 pesos73, todo depende del grosor y tamaño
del trozo. Sin duda, para las personas que dedican a talar árboles de manera clandestina es
importante traer la madera antes de las siete o seis de la mañana al pueblo para que no sea
descubierta.
Posteriormente, es entregada a mediadores del mismo lugar, quienes se encargan de
juntar una cierta cantidad que trozos, estos pueden ser entre veinte a cien de trozos de diferentes
tamaños de longitud y de anchura. Para luego vendérselos a personas que provienen de San
Lorenzo, Capacuaro, Quinceo, Arantepacua y Nahuatzen. Éstos, a su vez, van con sus
camionetas de doble rodado a comprar esa madera de encino y pinabete, por lo general, cada

73Informaciónvertida por las personas que se dedican a latala clandestinade árboles. Por respeto a estas personas nomencionaré sus nombres.

126
tercer día a Comachuén. Ocasionalmente, acuden a comprarla con personas que talaron los
árboles, principalmente, van con los acaparadores locales.

Fotografía 7. Traslado del trozo a la comunidad

Foto de JRGMComachuén, Mich., mayo de 2015.

Por otro lado, con relación al trabajo artesanal, los moradores que se dedican al oficio de
la carpintería realizan un mejor aprovechamiento de la madera. Algunos carpinteros compran
los trozos, otros acuden directamente a talar de manera legal a sus potreros o al lugar donde
haya comprado uno o varios árboles. Luego, llevan sus trozos a un aserradero para cuartear su
madera dependiendo el tamaño o las medidas que necesite. Posteriormente, secan la madera con
energía solar hasta que esté en condiciones de ser trabajada. Después, realizan la elaboración de
muebles como: sillas, mesas, comedores, roperos, artesanías, etc., o tornean su madera en forma
de barrotes para luego comercializarlos o para hacer la entrega directa a mueblerías.
Es oportuno enfatizar que, en Comachuén, durante varias décadas se realizaban
artesanías madera, específicamente, de barrotes, trompos y baleros, que coadyuvaron a que
muchos comachuenses dependieran de los ingresos económicos que se obtenían de sus ventas.
La elaboración de barrotes fue el principal oficio que se practicó durante más de cuarenta años.74
El proceso de trabajo que implicaba realizar un barrote consistía en los siguientes pasos.
Primero, talar un árbol, cortar los trozos de madera en medidas de sesenta, ochenta centímetros

Todavía se ejerce ese trabajo, pero no con lamisma intensidad que en décadas pasadas.

127
y de un metro de longitud. Segundo, los trozos eran llevados a los aserraderos locales para
cuartear la madera y convertirlos en palos de cuatro pulgadas al cuadrado. Tercero, se apilaban
al aire libre en varias kantsakatas,75 para secarlos con energía solar. Cuarto, se trasladaban al
taller, para seleccionar las partes que se pudieran tornear, y luego, cortarlos en una sierra de
mesa en diferentes medidas: quince, veinte, cuarenta, sesenta y ochenta centímetros. “La técnica
más común consistía en hacer dos cortes para producir dos “barrotes” de 40 cm y una “pata” de
20; así se aprovechaba todo el metro de palo” (Kersey, 2016: 121-122). Quinto, eran torneados
en los talleres “especializados” para convertirlos en barrotes. Sexto y último paso, se hacía la
entrega directamente a intermediarios o mueblerías de las ciudades de Quiroga, Maravatío de
Ocampo, Guanajuato y Guadalajara.

Fotografía 8. Torneando barrotes

Foto de JRGMComachuén, Mich., mayo de 2015.

El torno de barrotes durante varias décadas generó empleos para los oriundos porque era
rentable. Este oficio tuvo una gran trascendencia porque se legaba de generación en generación.
El antropólogo Paul Kersey al realizar su trabajo de campo en Comachuén, en la década de los
80s, describe que dicha actividad laboral “se trataba de un proceso semiindustrializado, [ ^ ] la
producción fue dispersada entre muchísimos talleres domésticos. Esta actividad económica duró
suficiente tiempo [ ^ ] para convertirse en una verdadera cultura de trabajo que muchos padres

75Son enormes torres apiladas por palos de madera dehasta cuatro o cincometros de altura.

128
heredaron a sus hijos, una verdadera ‘tradición’ en que participaban chavos desde los 12 años
[ _ ] ” (Kersey, 2016: 111).
En efecto, el torno se convirtió en una fuente de empleo importante, pero tuvo una
decaída significativa a mediados de la década de los 90s por la devaluación del peso en 1994.
Las consecuencias afectaron directamente a los “torneros” porque no hubo mercado para su
venta durante un tiempo, más tarde, fue poco redituable por el pago raquítico que recibían por
cada barrote. Para finales de la primera década del siglo XXI muy pocas personas eran las que
se dedicaban al torno porque muchos optaron por irse al “otro lado” de manera clandestina.
Otra de las razones que contribuyó a que los comuneros dejaran dicho oficio fue la
escasez de madera. Actualmente, se ejerce esta actividad, pero en menor medida. Es probable
que esto haya influido para que la gente de este poblado migrara de manera indocumentada y
contratada, pero es algo que solamente a través de una investigación a profundidad se puede
saber, más adelante volveré para tratar este punto.
Como mencioné párrafos arriba, el trabajo artesanal también es realizado por las
mujeres, ellas por lo general se dedican a la manufactura de diferentes bordados: servilletas,
manteles -puede variar el tamaño de un metro a tres-, almohadones, camisas, fajas en punto de
cruz, nahuas, delantales y vestidos de diablos.76 Este tipo de actividades, usualmente, las
efectúan después de terminar sus quehaceres domésticos en el hogar.
Cuando las mujeres terminan de realizar sus bordados, los utilizan para uso personal o
para su comercialización local, regional o nacional. La mayoría de las artesanas, después de
terminar sus servilletas, manteles, almohadones, camisas, fajas en punto de cruz, nahuas y
delantales. Se los venden a personas del mismo lugar que posteriormente los comercializan en
las ciudades de Pátzcuaro, Uruapan, Zamora, Morelia, Guadalajara, Querétaro, Guanajuato,
Distrito Federal, Tijuana, a propósito, dichos bordados son también enviados al extranjero.
En resumen, a lo largo de los diferentes apartados y subapartados, mostré un breve
contexto sociodemográfico de la comunidad de estudio. En efecto, Comachuén, al igual que
otros pueblos del medio rural e indígena, en los últimos años, “ [ ^ ] ha transitado de una sociedad
agraria, en la cual predominaba el sector agropecuario, a una sociedad rural en donde este sector
no solo coexiste con otras actividades económicas, sino que es la actividad menos importante

76Prendas tradicionales de vestir y de uso doméstico que las mismas mujeres de la comunidad bordan a mano para uso personal o para su
comercialización.

129
tanto en términos de la población económicamente activa involucrada, como del número de los
hogares y del ingreso obtenido” (Carton de Grammont, 2009: 13).
Por supuesto, lo anterior no significa que se haya abandonado definitivamente el trabajo
agrícola y forestal, tampoco que todos los comachuenses se hayan convertido en jornaleros
agrícolas. La realidad es que difícilmente se puede subsistir del campo, por lo tanto, ha sido
necesario complementar los ingresos económicos a través de otras actividades extraparcelarias,
y los ingresos que más destacan son las remesas que envían los migrantes a sus familiares
(Smith-Nonini, 2002; Canales, 2003, 2008; Kay, 2007; Boltvinik, 2009; Carton de Grammont,
2009; Leco, 2014, 2015).

3.5 Balance histórico sobre la migración nacional e internacional en Comachuén

Respecto a la migración de los comachuenses según la opinión vertida por mis informantes se
ha caracterizado a lo largo de la historia por emplearse como jornaleros agrícolas y en el trabajo
de la construcción. No sólo a distintos estados de la república mexicana sino también de EE.
UU. En este apartado, caracterizo cinco fases.
Por falta de datos fehacientes y precisos, tengo que dar un salto hasta la segunda década
del siglo XX, basándome en testimonios orales de los oriundos mismos. En efecto, el fenómeno
de la migración regional comienza a figurar desde la época posrevolucionaria, lo que vendría
siendo, la primera etapa. En esos tiempos, la gente del pueblo se dedicaba a elaborar jalumus
(palillos de escoba) que los llevaban a vender a Pátzcuaro y Cherán. Señala mi informante, “esta
actividad la hacíamos con nuestros padres para poder sobrevivir de la pobreza que existía en el
pueblo”,77 cabe insistir que, la realización de jalumus se continuó haciendo después de la época
posrevolucionaria.
La realización de ichárutas (canoas) fue otro oficio que realizaban los oriundos en esos
tiempos. Este trabajo se realizaba prácticamente en el cerro por la cuestión del uso de la madera,
un número reducido de comuneros se dedicaba a esta labor artesanal, por lo arduo y complejo
que resultaba hacer una icháruta. Una vez elaboradas eran comercializadas sobre todo en los

77Entrevista realizada al Sr. Celso Valdez Cruz realizada y traducida del idioma Purhépecha al español por JRGM, en la comunidad indígena
de Comachuén, Mich., municipio de Nahuatzen, marzo 18de 2013.

130
poblados que se encuentran alrededor del lago de Pátzcuaro, y eran utilizadas para pescar,
transportar mercancías, objetos y personas. Durante tiempos inmemorables, Comachuén
abasteció de ichárutas a los diferentes poblados que se ubican alrededor de los lagos de
Pátzcuaro, Jaracuaro, Janitzio, Pacanda, Yunúen, Zirahuén y Cuitzeo.78
La segunda etapa, corresponde a la década de los 40s y 50s del siglo XX, se migraba por
el desempleo y la carencia de servicios básicos en la comunidad. Además, muchos de los
moradores que no contaban con tierras propias carecían de yuntas de bueyes y caballos para
trabajar en el campo. Durante esta época un grupo de comuneros formó parte del Programa
Bracero. No cuento con datos fidedignos que den cuenta -exactamente- acerca del número de
personas que participaron en dicho programa. Pero se especula entre los mismos informantes
que fueron aproximadamente entre veinte a treinta personas.
En ese entonces, involucrarse al Programa Bracero no era una tarea fácil puesto que se
tenía que pasar por varios filtros, por cierto, la demanda por formar parte del programa era muy
alta. Evidencia de ello, fue la experiencia que vivió el Sr. J. Jesús Avilés79 mejor conocido como
Chu avile por los lugareños, quien intento incorporarse al Programa Bracero en la década de los
cincuenta. Señaló que, en esos tiempos, la gente de varios lugares de la región acudía
frecuentemente al municipio de Uruapan a solicitar una ficha para ir a trabajar a los EE. UU. El
Sr. Chu avile trató de conseguirla en una ocasión, así que por su propia cuenta fue solicitarla,
pero no tuvo la fortuna de obtenerla.
La tercera etapa, atañe a la década de los 50s y 60s, la migración fue más de corte
nacional, los comachuenses regularmente iban a trabajar a diferentes lugares de la república
mexicana -por temporadas-, específicamente, a Matamoros, Reynosa, Nuevo Laredo y Sonora.
Aunque, también de manera esporádica se continuaba yendo al “otro lado” . La razón por cual
se iba a laborar a esos lugares era por la demanda que había en la pizca de algodón. Según la
información vertida por mis interlocutores iban alrededor de cuarenta a sesenta personas. Cabe
mencionar que migrar en dichos lugares nunca sirvió como trampolín para ir al “otro lado”
porque los jornaleros regresaban nuevamente a Michoacán para trabajar en la pizca de algodón
en la región de la Tierra Caliente (Kersey, 2016).

78Información vertida por el artesano Fidencio Vargas Zavala, originario de la comunidad Purhépecha de Comachuén, marzo de 2013.
79La información que semuestra sobre el caso del Sr. J. Jesús Avilés) fue proporcionada por él mismo cuando se tuvo una plática informal en
el mes de enero de 2013.

131
A partir de la década de los sesenta, los lugareños acudieron a diferentes lugares del
estado de Michoacán, específicamente, a los municipios de Nueva Italia y Apatzingán. Las
personas que iban a esa región de la Tierra Caliente se dedicaban a la pizca de algodón, sandía
y melón. La estancia laboral oscilaba entre dos a tres semanas, el número de personas que iba a
trabajar a esa región, eran entre cincuenta a sesenta personas aproximadamente.80
La cuarta etapa, concierne a la década de los 70s y 80s, la migración se dirigió
específicamente a la ciudad de México y Guadalajara. A diferencia de las anteriores, está se
caracterizó por ser de corte masculina en un principio, luego, se dio la incorporación de esposas
e hijos. De hecho, posteriormente, llegaron a ir familias completas como lo fueron los de
apellido Ramos, Calvillo, Baltazar, Alonso, Rueda, Nicolás, Chávez y otras.
El contexto social, económico y político que prevalecía en entonces en el país incidió de
manera directa en el medio rural mexicano. A tal grado que “los campesinos empobrecidos o
‘sin tierra’ que no podían vivir más en el campo migraban a la ciudad, en donde lograban
encontrar trabajo, alimentando los barrios marginales de las periferias de las metrópolis, o hacia
Estados Unido” (Carton de Grammont, 2009: 13). Para el caso peculiar de los purhépechas de
Comachuén, supuestamente, la atracción de ir a la capital o “ capirucha”81 era en busca de
mejores oportunidades laborales dado que en el terruño no había empleos bien remunerados.
Porque se carecía de servicios básicos como de carreteras, transporte, agua potable, teléfono,
drenaje y escuelas.
Posiblemente, fueron factores más que suficientes que propiciaron la salida de los
habitantes de la comunidad. Según mis informantes, para ese entonces en la ciudad de México
había “trabajo a morir”, principalmente, en la construcción como albañil -esos migrantes
construyeron la ciudad de México y otras más- y en el mercado de La Merced (actualmente, la
central de abastos), para laborar en las bodegas como “cargador o diablero” (Kersey, 2016). Se
estima que para esos tiempos el número de personas que estaban migrando a la ciudad México
oscilaba entre cien a ciento cincuenta personas. Según Hubert Carton de Grammont, en ese
entonces, “ [ ^ ] la población urbana creció mucho más rápido que la población rural, pero en
buena medida por el efecto de las migraciones definitivas del campo hacia la ciudad, que

80Según la información vertida por el Sr. Leobardo González Ramos, quien también formó parte de este grupo demigrantes durante esa época,
marzo de 2013.
81Término que comúnmente utilizaban en Comachuén para referirse a la ciudad de México.

132
tuvieron su auge durante las décadas de 1950 a 1970, [ _ ] hacia las grandes ciudades de México,
Guadalajara y Monterrey” (Carton de Grammont, 2009: 18).
En efecto, los comachuenses formaron parte de esas migraciones durante varias décadas,
de hecho, sus lugares de destino se dieron al interior del país como del extranjero. Durante la
década de los 80s y 90s los comuneros iban a la ciudad de Guadalajara, Jalisco. Al igual que la
etapa anterior se caracterizó por ser de corte masculina. Después se incorporaron familias
completas. La causa era nuevamente la falta de empleos y de servicios básicos (agua potable,
carreteras) en la comunidad. Se estima que llegaron a migrar más de cien personas. Las
actividades laborales que desempeñaban y que todavía siguen ejerciendo los comachuenses que
radican en la ciudad de Guadalajara (“huanatos”)82 ha sido el trabajo de la construcción, como
albañiles. Por su parte, las mujeres se dedican al trabajo doméstico y como empleadas en tiendas
de ropa y de abarrotes.
Las familias que se han distinguido por ir a “huanatos” han sido los de apellido Ramos,
Baltazar, Alonso, Fabián, entre otras. La diferencia entre ir a Guadalajara y a la ciudad de
México son distintas, actualmente, se continúa yendo a la primera, aunque, no como sucedía en
décadas pasadas. Mientras que, en la segunda, se acude de manera esporádica, de hecho, la
mayoría de las personas que migraron durante la década de los 60s y 70s han regresado al
terruño.
La quinta y última fase, atañe a finales de la década los 80s, un tipo de migración que se
va a distinguir por ser nacional e internacional. La primera, se caracterizó por ser esporádica y
por dirigirse a las siguientes ciudades del país: Distrito Federal, Guadalajara y Tijuana, aunque
disminuyó de manera considerable en décadas pasadas. Uno de los principales factores fue el
impacto que tuvieron las políticas neoliberales en la organización y regulación de un mercado
laboral flexible. La vasta mano de obra que llegaba del medio rural se vio a la necesidad de
buscar otros lugares de destino porque en las grandes ciudades no había empleos duraderos,
únicamente temporales. “ [ ^ ] El tránsito de un mercado que ofrecía, hasta cierto punto, empleos
seguros y permanentes paso a otro insuficiente, precario y flexible [ ^ ] ” (Carton de Grammont,
2009: 39). Un fenómeno social que hasta la actualidad a obligado a muchos mexicanos migrar
fuera del país.

82Término quehabitualmente utilizan las personas que van a trabajar a Guadalajara para referirse a dicho lugar.

133
En esta época, en Comachuén, los comuneros no únicamente acudieron a las ciudades
aludidas, también fueron a los siguientes lugares: Tamaulipas, Tijuana, Querétaro, Morelia,
Uruapan, Acuitzio del Canje, Zamora, Tangancícuaro, Yurécuaro, San Lorenzo, Capacuaro y
Paracho. La razón principal por la cual se continuó saliendo de la comunidad fue por el
desempleo según la información vertida por mis interlocutores. La mayoría estuvo empleándose
en diferentes actividades laborales como jornaleros agrícolas, albañiles, comerciantes,
profesionistas (profesores de nivel básico), empleadas domésticas y como estudiantes.
En lo que se refiere a la migración internacional, se caracterizó por ser indocumentada y
autorizada. Durante la década de los noventa 80s y 90s, hombres adultos cuyas edades
fluctuaban entre veinte cinco a cuarenta años fueron los primeros que comenzaron a migrar de
manera “ilegal” . En esta fase, por lo regular, se optaba por cruzar por el desierto de Sonoyta y
Arizona, bajo el apoyo de “coyotes”83 que ayudaban a pasarlos con un costo de
aproximadamente $ 1,500 a $ 2,000 dólares84. Aunque, dicha modalidad cobró factura a través
de la pérdida de vidas en aquellas personas que se quedaron en el intento por conocer el sueño
americano. Tal como sucedió con un joven de la misma localidad, que al intentar cruzar la
frontera por el desierto de Arizona perdió la vida.85
Precisamente, en esta última fase, -a finales de los años noventa y principios del siglo
XXI-, se presenta la salida de jóvenes al “norte”, sus edades oscilaban entre quince a veinticinco
años. Después, se incorporaron, esposas e hijos de los migrantes, aunque fue de manera
esporádica. Los estados en los que se estuvo radicando -todavía continúan un número
considerable de personas viviendo allá- fueron: California, Oregón, Arizona, Texas, Kentucky,
Arkansas, Illinois, Luisiana, Georgia, Virginia, Norte Carolina, Florida, Tennessee,
Pennsylvania, Nueva York y Michigan.
La mayoría se estuvo empleando en la construcción, (ver documental: northi
parhikuní)86 en fábricas, en la yarda y como jornaleros agrícolas. Según Casimiro Leco, “en
Comachuén, los cheranenses se convirtieron en los padrinos de la migración [internacional] y

83Personas que por un pago económico ayudan a otras a cruzar la frontera norte de forma indocumentada. Gustavo López les llama, “[^]
pequeños empresarios, por así decirlo que, por su cuenta y riesgo, y con la ayuda de una o dos personas más (frecuentemente familiares entre
sí), organizan pequeños grupos de migrantes (cinco o seis personas cada vez) y los conducen hasta la frontera, los pasan subrepticiamente y los
llevan hasta el lugar de destino, el cual generalmente es también el de ellos mismos” (López, 1984: 89).
84Información vertida por exmigrantes purhépechas que cruzaron la frontera de manera indocumentada o “ilegal”.
85Este caso lo pude conocer a través de las pláticas informales que tuve con algunos habitantes de Comachuén en el mes de febrero de 2013,
para quienes quedo grabado en la memoria del pueblo, la muerte de unjoven que aspiraba llegar al “otro lado” en busca del sueño americano,
enel añode2004. Cabe señalar que, también sehanpresentado casosdemigrantes quehanretornadofallecidos, ya seapor asesinatos, accidentes
o por alguna enfermedad.
86Un documental que se encuentra en el Centro de Estudios Rurales de El Colegio de Michoacán, A. C.

134
es la manera cómo podemos percatarnos de que actualmente existan decenas de familias de
Cherán y Comachuén compartiendo el mismo espacio geográfico en Reading, Pensilvania,
Estados Unidos; dándose varias alianzas matrimoniales entre los miembros de estos dos pueblos
purépechas [ ^ ] ” (Leco, 2016: 148-200).
Para mediados de la primera década el siglo XXI, la migración indocumentada pasa a ser
de tipo contratada. Este cambio obedeció a varios factores: la crisis económica en el año 2008,
la implementación de la Ley SB1070 en Arizona y legislaciones similares en los estados de
Indiana, Georgia, Alabama y Carolina del Sur, la deportación de migrantes indocumentados, el
establecimiento de altas medidas de seguridad en la frontera y el retorno voluntario.
Factores importantes como la violencia en la frontera, al parecer los diferentes carteles
del crimen organizado tomaron partes de la línea fronteriza. Porque comenzaron a cobrar cuotas,
extorsionar, robar, abusar y matar a los migrantes que no cooperaban. En síntesis, en la
migración clandestina aparecieron nuevas formas de control, sumamente violentas, porque ya
no son solamente los “polleros o coyotes” que se dedican a dicho trabajo, sino narcos, que se
apoderaron de ese “negocio” de pasar.
En resumen, no es casualidad que en Comachuén se esté migrando a diferentes lugares
del país y del extranjero para emplearse en diferentes actividades laborales. Quizás, esto también
tenga que ver con una tradición migratoria que se ha ido forjando a través de la historia. Lo cual,
nos ayuda a entender y comprender, cómo de generación en generación se ha recurrido a una
migración regional, nacional e internacional.
Recapitulando, en varios apartados se realizó una descripción etnográfica y
sociodemográfica de Comachuén, lo cual, nos permitió conocer más de cerca la situación
sociolaboral que se viven sus moradores, así como los distintos empleos estacionales que han
encontrado en el país y en el extranjero, a través de los cuales han logrado complementar sus
ingresos extraparcelarios. También, se presentó un balance histórico acerca de las cinco fases
migratorias que han tenido los comachuenses, y cómo han tenido que adaptarse a las condiciones
económicas y sociales del país, en épocas distintas. Tal como sucedió en la década de los 80s,
90s y principios del siglo XXI, periodo en el cual la migración indocumentada tuvo un gran auge.
Mientras que, para mediados de la primera década del presente siglo, la migración autorizada
ha tenido un impacto revelador por medio de visas de trabajo, tal como se presentará en el
siguiente capítulo.

135
Capítulo IV
Venimos por necesidad no por gusto.
Los trabajadores agrícolas temporales purhépechas en Elba, Nueva York

La verdad iba más por obligación que por gusto a trabajar, el cansancio
en la pizca de pepino ha sido la más ardua durante mi estancia aquí en
EE. UU. De antemano sabía a qué le tiraba hoy en el trabajo, de hecho,
dudé demi capacidad para aguantar otrajornada de trabajo como la que
tuve ayer. En cambio, mis compañeros se veían -algunos- como si
tuviesen el mismo cansancio que yo; otros se quejaban del dolor
muscular. Pero, no hay opción más que entrarle al “jale”, pues a eso
venimos como dicen los contratados (Diario de campo de JRGM, Elba,
NY, julio 23 de 2015).

El propósito de este capítulo es dar cuenta acerca de la participación que están teniendo los
contratados purhépechas en la modalidad de migración con visas H2A. Para ello, se realiza una
descripción sobre quiénes son los intermediarios y los trabajadores agrícolas temporales, cuál
es su perfil, los requisitos que se deben cumplir para el trámite de la visa y los criterios que
toman en cuenta para elegir el lugar de destino. Posteriormente, se aborda el caso específico de
los contratados de Comachuén que se dirigen al estado de Nueva York. En varios apartados, se
describe la compañía a la que van a laborar, la distribución de cuadrillas, las condiciones
laborales y de salud, la explotación y la expresión de la masculinidad, así como la construcción
de relaciones sociales e interpersonales en la intermediación laboral.

4.1 La emergencia de intermediarios y trabajadores agrícolas purhépechas

En este apartado, se presenta una clara, detallada y precisa descripción analítica de las funciones
de los intermediarios en sus tres dimensiones: agentes del mercado de trabajo, gestores de las
relaciones laborales y organizadores de los procesos de trabajo en la migración bajo contrato.
Así como el perfil que deben contar los trabajadores agrícolas para poder formar parte de la
comunidad de los contratados con visa H2A.
En el contexto mundial, “ [ ^ ] la migración internacional constituye un componente
[importante] en la reproducción del sistema mundo. [ ^ ] A través de la migración se produce y

136
reproduce una estructura de desigualdad social, en este caso, adopta además una forma
transnacional” (Canales, 2015: 38). Una cuestión que incide en todo el sistema global. Lo
anterior ayuda a explicar porque el movimiento de personas de un país a otro no solo obedece a
la falta de un empleo duradero y estable, sino también a la reproducción de estructuras de
desigualdad social en la que los migrantes son integrados en sectores precarios y vulnerables.
En otros casos, el movimiento de personas no se ha dado por la cuestión laboral ni de
manera temporal sino por procesos de desterritorialización que sufren algunos pueblos
originarios por la expansión del capital mundial. Por consiguiente, las empresas transnacionales
los obligan a “[ ^ ] abandonar su sitio de origen y buscar la vida en lugares ajenos, contratándose
como jornaleros agrícolas en los cultivos de exportación, en las agroempresas o en empleos del
sector servicios. No solo en el noroeste y en la región norte de México, sino en lugares lejanos
como en Estados Unidos e incluso hasta Canadá” (Castellanos, 2014: 149).
La migración autorizada con visas de trabajo no es única en la región Purhépecha ni en
el país. Estados como Tamaulipas (Izcara, 2012), Guerrero, Chiapas, Oaxaca, Morelos,
Guanajuato, Zacatecas y Sonora, están participando año tras año (Proyecto Jornaleros Safe,
2012). Aún no se han hecho muchos estudios de caso sobre los lugares mencionados, pero ya
contamos con videos documentales que dan cuenta del fenómeno social aludido. Ver
documental: H2A: Entre el sueño y el fraude; Jornaleros: en la frontera de la subsistencia y
Vivir en estaciones.
La razón de porque se continúan expidiendo visas H2 a los mexicanos se debe también
“ [ ^ ] a una mayor necesidad de trabajo estacional en algunos productos [ ^ ] ya que si no se
cuenta con la mano de obra necesaria en el periodo se malogra la actividad” (Verduzco, 1999:
176). Por ende, para los empleadores norteamericanos es indispensable contar con trabajadores
estacionales disponibles en determinados momentos -plantación, pizca o cosecha- del ciclo
agrícola.
En la migración bajo contrato conseguir y mantener un empleo es una cuestión que no
solamente depende de los trabajadores disponibles sino del vínculo y las relaciones sociales que
mantienen los contratistas con los empleadores (Rothenberg, 2000). En Comachuén, está
estrechamente ligada a las personas que realizan la función de enganchadores y contratistas. Es
decir, no se trata de personas externas a las que hay que ir a buscar fuera de la comunidad, como
sucede en otros contextos, sino que son oriundas de la misma comunidad. “La razón de por qué

137
los contratos llegan hasta esta localidad es que los trabajadores de Comachuén se convierten en
garantía para las empresas, [ ^ ] debido a que los purépechas no reniegan del trabajo y están
familiarizados con el tipo de actividades, y han aprendido a lidiar con los maltratos y
chanchullos de sus patrones” (Leco, 2016: 202).
Por otro lado, el surgimiento de personas que realizan la función de reclutadores,
mayordomos e intermediarios es una cuestión que se remonta en México hasta la época colonial,
“ [ ^ ] cuando se implantó el uso de capataces para vigilar el trabajo de los esclavos en las
plantaciones de caña” (Sánchez, 2001: 67). Posteriormente, ese modelo se iría a reproducir con
la explotación de indígenas y campesinos a través del sistema de enganche en las haciendas;
durante la Colonia y en el Porfiriato. De hecho, como se indicó en el capítulo II, el sistema de
enganche tuvo un papel importante en las primeras migraciones hacia EE. UU.
En la región Purhépecha, la aparición de enganchadores, contratistas e intermediarios
data desde de la década de los 90s. Actualmente, las personas que realizan dicha función se
pueden localizar en las siguientes comunidades indígenas: Huáncito, Ichán, Cherán,
Cheranástico, San Pedro Zipiajo, Cherán, Arantepacua, etc. A nivel de región quizá no resulte
algo nuevo. No obstante, para el caso de Comachuén si es algo nuevo, además de que la novedad,
insisto, estriba en que estas personas son miembros de la comunidad misma y son purhépechas.
En menos de una década esta práctica, que consiste en devenir enganchador, contratista
y devenir migrante contratado manifiesta en la comunidad de estudio un crecimiento
exponencial. Es por lo que resulta necesaria y pertinente una investigación que dé cuenta de
cómo sucedió tal fenómeno. El caso particular de Comachuén puede conducir a un conocimiento
del fenómeno a un nivel más general. Con base en la información de mis interlocutores, afirmo
que, el papel de estas nuevas figuras ha incidido de manera directa en la disminución de la
migración indocumentada porque en la actualidad se está optando por las visas H2A y H2B.
Las personas que ejercen la función de mediadores no cuentan con documentos legales
de residencia en EE. UU. pero si con una amplia experiencia migratoria. De hecho, tienen el
manejo de tres idiomas, purhépecha, español e inglés, lo cual, les permite tener una mejor
comunicación con el trabajador y el empleador. Cada año están llevando a laborar alrededor de
400 personas, específicamente, a los estados de Nueva York, Kentucky, Carolina del Norte,
Virginia, Oklahoma,87 Texas, Arkansas, Colorado, Missouri y Florida.

Quiero aclarar que los trabajadores temporales que migran con la visa H2B, en ocasiones, no migran al mismo estado. En ocasiones migran

138
Lo relevante del papel que realizan los intermediarios purhépechas es la manera en que
operan durante el proceso migratorio. Ya que su función no se limita a enganchar y ser
portavoces del empleador norteamericano, sino también el compromiso y propósito de estas
personas, es orientar y ayudar a gestionar las visas. Lo anterior implica apoyarse de redes
sociales y utilizar los “gajes” del oficio porque su labor no es tan sencilla como pudiera
imaginarse, puesto que él es una figura anónima para el gobierno norteamericano.
El intermediario no se hará pasar como tal, porque según lo estipulado en el convenio
para la obtención de visas no debe existir un mediador. El acuerdo debe ser directamente entre
el patrón y el trabajador. En la práctica no se cumple dicho reglamento. Muchas veces el
empleador no conoce ni mucho menos tiene conocimiento sobre el desempeño que tendrán los
contratados, de ahí que se recurra al apoyo de contratistas. Estas personas, por lo general,
conocen la capacidad laboral que pueden tener los trabajadores que van a reclutar, seleccionar
y contratar, para luego llevárselos a los campos agrícolas norteamericanos. Hay que mencionar
que para realizar lo anterior, el mediador debe tener el respaldo y la facultad que el patrón le
confiere. Como vemos, “la intermediación laboral se constituye a partir de la presencia de
agentes que desempeñan una gama variada de funciones” (Quaranta, 2011: 198).
La función de los contratistas en Comachuén ha cobrado mayor importancia en los
últimos años, quizá esto se deba a que su cargo no es igual a la que realiza un “coyote” o
“pollero” . Ya que éstos trafican con las personas para cruzarlas al “otro lado”, de manera
indocumentada o “ilegal”, ya sea por el desierto, el río bravo o por las puertas fronterizas
autorizadas. Cobrándoles a cambio una cantidad económica que puede fluctuar entre $ 2,000
hasta $ 7,000 dólares por persona*88 -por el cruce- y allí termina su trabajo.
Por el contrario, los intermediarios purhépechas tienen sus propios métodos y estrategias
de contratación. Es decir, cumplen al menos con tres funciones básicas en el proceso productivo:
son agentes de mercado que conectan a la oferta y la demanda, son los gestores de las relaciones
laborales y son los organizadores del proceso de trabajo; además de ser traductores lingüísticos
y culturales. En síntesis, son la interfase clave para la comprensión de este complejo de
relaciones sociales. Un caso ejemplar y relevante de ello, desarrollaré con mayor detenimiento
en el siguiente capítulo.

al estado de Oklahoma oal estado de Texas.


88Información vertida por informantes -exmigrantes- clave en trabajo de campo.

139
Mapa 3. Circuitos migratorios de los trabajadores agrícolas temporales de Comachuén

Fuente: elaboración propia conbase a datos


Véase: http://pacificosur.ciesas.edu.mx/diagnosticoestatal/michoacán/conte02.htm

En los últimos años, el surgimiento de sistemas de reclutamiento para el trabajo agrícola


temporal en EE. UU. es un asunto que no únicamente se origina por la escasez mano de obra,
sino también de la producción de diferentes productos agrícolas. Sobre todo, en temporadas de
plantación y cosecha (Verduzco, 1999; Rothenberg, 2000; Sánchez, 2000, 2001; Quaranta,
2011). Por esta razón, los trabajadores estacionales representan para los agricultores
norteamericanos una fuerza laboral flexible porque son móviles y pueden trabajar en intensas
jornadas laborales con el objeto de cumplir “justo a tiempo” con la demanda del mercado
(Stephen, 2002). En este sentido, la intermediación laboral ha permitido flexibilizar la
contratación de los trabajadores consolidando procesos de acumulación que benefician en gran
medida a los agronegocios (Quaranta, 2011; Neiman, 2013).
En el caso específico de Comachuén, las personas que no han vuelto a ir a EE. UU. se
dedican a la tala clandestina de árboles; como jornaleros agrícolas en campos agrícolas de
Cocucho, Yurécuaro y Tangancícuaro; como pizcadores en las huertas de aguacate de Uruapan;

140
en la siembra y cosecha de maíz; en el comercio y otros se emplean en la construcción como
albañiles en la localidad y fuera de la misma, tal como se expuso en el capítulo III.

Fotografía 9. Fuerza de trabajo productiva: tumpicha y acheti sapicha

Foto de JRGMElba, NY, agosto de 2015

Por otro lado, un número importante de personas que anteriormente no habían migrado
de manera indocumentada por alguna u otra razón ya sea porque no tenían interés, necesidad o
posibilidad de hacerlo, ahora están formando parte de esta “nueva” modalidad de migración.
Además, cuentan con una experiencia laboral -desde una edad muy temprana- en el trabajo del
campo, en la tala de bosques, en la elaboración de artesanías y muebles, así como en la
construcción. En pocas palabras, están acostumbradas al trabajo arduo y a prolongadas jornadas
laborales (Stephen, 2002; Smith-Nonini, 2002; Durand, 2003). Conocen y saben cómo seguir
trabajando en condiciones adversas.
En Elba, en una ocasión, me toco trabajar en el corte de zacate, al lado de dos tumpicha
-de 18 y 19 años- con quienes aproveche para ir entablando pláticas respecto a su experiencia
en el trabajo agrícola. La habilidad que demostraban en el corte reflejaba su práctica. En efecto,
me dijeron que anteriormente habían trabajado en Yurécuaro, Tangancícuaro y Jalisco, como
jornaleros agrícolas en la pizca de jitomate, chile, zarzamora, papa, etc. Al observarlos trabajar,
pude percibir su pericia, de hecho, hacían ver su trabajo muy sencillo, pero, al intentarlos imitar,
implicaba mucha dedicación y destreza para hacerlo como ellos.

141
Otro caso que pude constatar respecto a la trayectoria laboral que han ido forjando los
purhépechas fue cuando me tocó ir trabajar y conversar durante la pizca con el acheti sapichu
Josué Felipe. Durante la plática dijo haber trabajado en los estados de San Luis Missouri y
Florida. En dichos lugares, se empleó en la yarda, en la pizca de jitomate y de pepino. En el
trayecto de la jornada laboral, me dijo lo siguiente:

[^] Robe, aquí así es el trabajo, mira por no estudiar, así anda uno por aquí, pero no nos queda de otra,
más que echarle ganas, pues así nos vamos a acabar por aquí. [Me decía], no creas que venimos por gusto,
venimos por necesidad, porque no nos queda de otra. Además, aquí en una hora ganamos lo que uno gana
en México al día, y en un día, ganamos lo que pudiéramos ganar en México a la semana. [Le preguntaba,
y ¿cuánto es lo que ganas en México?] a lo mucho que se puede ganar es $ 1,200.00 pesos, así que conviene
más trabajar por aquí, a pesar de que el trabajo sea pesado [^].89

Insisto, para los purhépechas, la experiencia forjada y aprendida de sus padres


campesinos, así como su trayectoria laboral, les ha permitido desarrollar habilidades y destrezas
para la resistencia y la adaptación a las diferentes labores que tienen que realizar en EE. UU.
En resumen, con la reorganización del mercado trabajo en el capitalismo flexible, los
agronegocios han requerido de un sistema de intermediarios para abastecer de trabajadores
estacionales en diferentes periodos de producción. Como se ha venido señalando en esta
investigación, al no contar los migrantes purhépechas con empleos duraderos, y al no tener un
sindicato que proteja sus derechos laborales tienen que emplearse bajo las condiciones que
impone el patrón. Ante esta situación, el trabajador tiene que vivir con un futuro laboral incierto.
La conservación del empleo temporal no depende exclusivamente de la disponibilidad
de mano de obra sino también de la función del intermediario. Éste por su parte, tiene que
seleccionar a las personas que considere más aptas. Lo anterior, implica para el trabajador haber
tenido un buen comportamiento, no haber renegado en el trabajo y tampoco haber formado parte
de la “lista negra” . En caso de no cumplir con lo solicitado, es posible que no se le recontrate
para la próxima temporada laboral. Para finalizar, la emergencia de contratados en Comachuén
es una cuestión que cada vez está teniendo mayor trascendencia. La importancia de las redes
sociales ha contribuido de manera importante en el incremento significativo que se ha dado en
los últimos años, tal como se desarrollará más adelante.

89Plática informal que sostuve con el acheti sapichu Josué Felipe Santiago, en Elba, NY, agosto 28 de 2015.

142
4.1.1 Criterios, requisitos y etapas para migrar con una visa de trabajo

Ante todo, en los últimos años, migrar a EE. UU. no sólo ha implicado tener la disposición de
hacerlo ni tampoco contar con los recursos económicos suficientes. Las redes sociales, el perfil
del trabajador y la función de un intermediario son elementos fundamentales en la migración
con visas H2A y H2B. Aunque también, su demanda obedece a un fenómeno global debido a
que los países de primer mundo buscan exportar mano de obra barata y dócil que contribuya a
la plantación, pizca, cosecha y empaque de ciertos productos agrícolas.
En este sentido, los criterios que toman en cuenta los tumpicha, tumpi tsiriricha y acheti
sapicha y acheticha para elegir a un contratista o intermediario en Comachuén varía de acuerdo
con el lugar de destino y al tipo de actividad laboral que vayan a realizar durante su estancia en
el “otro lado”, al pago que vayan a recibir por hora, la duración de la estancia laboral, la
adaptación a las condiciones climáticas del lugar y al pago o cuota que le vayan a otorgar al
intermediario.
Las personas que pueden involucrarse son aquellos que tienen la posibilidad o cuentan
con la cantidad económica de $ 7,000 a $ 10,000 pesos para solventar los pagos de pasaporte,
visa, transporte, viáticos y hospedaje (González, 2013). Estar “limpio”, o sea, no tener deudas
con la ley norteamericana, particularmente, aquellos que tuvieron una experiencia migratoria
como indocumentados. Por ej emplo, el hecho de haber obtenido un “record” es un motivo más
que suficiente para no poder obtener la visa autorizada (Leco, 2001; González, 2013).
Otro de los requisitos básicos y clave es la aceptación del intermediario. Éste último,
toma en cuenta varios criterios a la hora de enganchar y contratar. En trabajo de campo, mis
informantes frecuentemente hacían alusión sobre los diferentes aspectos que influyen en la
contratación: el parentesco, el compadrazgo (si se tiene o no lazos de parentesco consanguíneo
con el intermediario), la amistad, las redes sociales, las relaciones sociales, las características
físicas y la edad (Sánchez, 2001; Durand, 2003; Izcara, 2010; Paleta, 2012). Dicho de otra
manera, no todo depende de la elección que haga el trabajador agrícola para migrar sino también
del enganchador o contratista.

143
Por ejemplo, tiene que ser muy cauteloso a la hora de elegir quién va y quién se queda;
es decir, en quién depositar la confianza. Porque el intermediario no se limita a conseguir
trabajadores, sino que espera del contratado un buen desempeño y una buena conducta porque
de lo anterior depende que el empleador vuelva a recontratarlos para la próxima temporada. En
este sentido, “la decisión de confiar es una decisión racional basada en tres consideraciones: la
probabilidad subjetiva que se le asigna al otro individuo de que es digno de confianza, las
pérdidas potenciales en el caso de que no sea digno de confianza, y las ganancias potenciales en
el caso de que haga honor a la confianza que en él se ha depositado” (Herreros, 2004: 617).
Precisamente, en esa relación de confianza no nace un peligro intrínseco, sino un riesgo
de lo puede o no suceder, ya sea en la toma de una decisión o de una acción (Lozano, 2003). La
relación interpersonal que mantiene el trabajador agrícola temporal con el intermediario es de
suma importancia, tal como se desarrollará más adelante.
En la migración con visa H2A, el intermediario hace uso de sus propias herramientas y
estrategias para enganchar y contratar. Por ejemplo, al principio le hará una breve entrevista al
aspirante trabajador preguntándole si tuvo algún “record” o problema con la ley anteriormente
en el “otro lado” . Porque si fuera el caso, no podrá obtener su visa H2A. Además, gastaría su
dinero en el pago del viaje y viáticos sin obtener ningún beneficio. Ante esta situación, el
intermediario no se hará responsable porque no depende de él directamente la entrega de visas
sino de la evaluación y valoración que hagan las autoridades norteamericanas en el consulado.
Después de la entrevista, el intermediario le solicitará su pasaporte y algunos
documentos personales -copias de acta de nacimiento y credencial de elector-, documentos
clave, con los cuales se hará el vínculo con la compañía que se vaya a laborar. Posteriormente,
le proporcionará algunas indicaciones acerca de las preguntas que se le harán en el consulado,
así como las respuestas que tiene que dar como el nombre de la compañía a la que se está
acudiendo a trabajar, el tipo de pizca y el pago por hora. En esa primera etapa del acuerdo se
hace una pequeña aportación de $ 300 pesos para el trámite.
En la segunda etapa, se le notifica al contratado la duración de la estancia90, el pago que
recibirá, el tipo de trabajo que irá a realizar y el día de la salida al consulado norteamericano,
puede ser a la ciudad de Matamoros, Monterrey, Nuevo Laredo, Ciudad de México o

90La duración del contrato de trabajo puede variar de tres, cuatro, seis onueves meses, en ocasiones, se les renueva la visa un mes o dos más
estando allá. Aunque cabe aclarar que no se presenta en el caso de todos los trabajadores agrícolas, todo depende de la elección que realice el
intermediario y empleador norteamericano.

144
Guadalajara, dependiendo el lugar donde se les vaya a aplicar la entrevista y la entrega de su
visa H2A o H2B. Cuando se le confirma esta información, se le pide otro aporte económico -$
1,200 pesos- para solventar el pago del viaje hasta la frontera. Después, tiene que firmar una
carta de compromiso en la que manifiesta tener buena conducta mientras permanezca en la
compañía empleadora. De igual manera, se debe comprometer a poner toda su dedicación y
desempeño durante su estancia temporal para alcanzar los resultados satisfactorios porque de no
ser así la compañía y las personas autorizadas tomaran las sanciones correspondientes.
La tercera fase, corresponde al trámite de la visa que se realiza en alguna ciudad de la
frontera, dependiendo del consulado norteamericano que le haya tocado acudir. Un ejemplo, los
que acuden a la ciudad de Matamoros, el primer día, tienen que ir a un Despacho Jurídico
Integral en donde se les hace la solicitud de visa por vía internet. El segundo día, acuden al
Centro de Atención a Solicitantes (CSC), -institución norteamericana con autorización del
Departamento de Estado de los EE. UU.-, en ese lugar, se les hace la revisión de huellas, de
dedos, de las dos manos y la toma de una fotografía de rostro.
El tercer día, asisten al consulado norteamericano en donde se les realiza una breve
entrevista. Posteriormente, se les hace la toma de huellas, de los dedos de la mano izquierda, en
ese mismo momento, se notifica quién si obtuvo la visa y quién no. Ese mismo día, cuando
reciben la visa físicamente, desalojan el hotel en el que se hospedaron, realizan un pago de $
1,800 pesos por el hospedaje y las tres comidas del día, así como un pago de $ 50 dólares a las
personas que contribuyeron en el trámite de la visa.
La cuarta y última fase del contrato, corresponde al trámite de la tarjeta blanca, con la
cual se establece el permiso legal de la estancia en EE. UU. Dicha tarjeta, se tramita y se elabora
en una de las oficinas del paso fronterizo. En ese lugar, el trabajador tiene que presentar, entregar
su pasaporte y su visa H2A. También, se les toma una fotografía de rostro y una toma de huellas
de la mano. Finalmente, para pasar la línea fronteriza tienen que mostrar su tarjeta blanca y la
visa, además, se les hace una revisión de maletas, luego, pasan caminando -com o diez metros-
hasta llegar a Brownsville, Texas. En ese lugar, acuden a la central de autobuses para abordar el
camión que los llevara hasta su destino final.
Como se ha dicho, en la migración bajo contrato es indispensable cubrir los requisitos
en tiempo y forma que el intermediario solicita. Así como disponer de cierta cantidad económica
para cubrir los gastos -trámite, transporte, hospedaje, viáticos, etc.- que se generen hasta EE.

145
UU. No obstante, hay que tener en cuenta que las personas que deciden incorporarse, por lo
general, no tienen un empleo fijo, estable o bien remunerado. Incluso, muchos de los que
participan en el programa H2A lo hacen debido a una necesidad económica apremiante (Smith-
Nonini, 2002).
Cabe aclarar también que algunos migrantes purhépechas no cuentan con los recursos
económicos suficientes que se requieren para migrar con una visa de trabajo. Sin embargo, bajo
el apoyo de redes familiares y de personas del mismo lugar realizan préstamos económicos que
se comprometen a pagar en cuanto logren estar en EE. UU. Esta forma de solidaridad que
reciben los aspirantes es parte de una estrategia que utilizan para lograr ir hacia el “otro lado” y
así poder formar parte de la comunidad de los contratados (González, 2013).
Por otra parte, se han presentado algunos casos de personas que intentan engañar al
intermediario, mejor dicho, que solo buscan cruzar la frontera y quedarse allá de manera
indocumentada en cuanto finalice el acuerdo. Aquellos que no respetan el permiso de la estancia
corren el riesgo de no volver a migrar de manera contratada, al menos, en los próximos diez
años. De ahí que en Comachuén los tumpicha, tumpi ts'iriricha, acheti sapicha y acheticha estén
cumpliendo con los tiempos de retorno que establece el permiso de la visa H2A. Según Jorge
Durand, “es evidente que algunos trabajadores que ingresan con visas H2 luego se quedan como
indocumentados. Sin embargo, se puede constatar que para muchos es una buena opción de
trabajo temporal y que retornan una vez terminado el contrato” (Durand, 2006: 67). En efecto,
en Comachuén, la oportunidad de mantener un empleo temporal se ha convertido en un estilo
de vida, evidencia de ello, es el retorno de los trabajadores agrícolas temporales al finalizar la
estancia laboral en EE. UU.
En resumen, a través de este apartado pudimos ver como la exportación de mano de obra
al extranjero es un fenómeno social que implica el apoyo de redes sociales, así como la función
que ejercen los intermediarios. Asimismo, pudimos apreciar que para formar parte del programa
de visas H2A es restringido; es decir, no todos pueden participar porque se tienen que cubrir
una serie de requisitos y pasar por diferentes filtros en la gestión de la visa. De igual manera, el
contratado no tiene garantizado su futuro laboral porque su empleo es temporal, su continuidad
puede depender de la relación con el intermediario, de su desempeño laboral, de su conducta y
de la solicitud del empleador.

146
4.2 La capital mundial de la cebolla: Elba

Para comenzar, Elba es un pueblo91 ubicado en el condado de Genesee, Nueva York. El pueblo
colinda con las ciudades de Rochester, Batavia y Búfalo. Además, se caracteriza por ser una
comunidad agrícola tradicional también conocida como la “capital mundial de la cebolla” .92
Otra cuestión que la identifica, es la cría de ganado y la producción de leche.
En lo que respecta al clima, suele ser variable, dependiendo la temporada del año. Por
ejemplo, desde el mes de noviembre hasta el mes de marzo el clima es totalmente frío por la
caída de nieve. Por su parte, entre el mes de abril hasta el mes de junio es una temporada de
lluvias. En lo que concierne al mes de julio hasta el mes de octubre suele ser la temporada de
calor. Aunque también, se presentan lluvias esporádicas. Como vemos, este ciclo del clima
explica la producción agrícola. Por supuesto, no dejando de lado, las tierras fértiles que hay en
esa área agrícola del país. Lo anterior, nos permite entender porque los trabajadores estacionales
son requeridos en ciertos periodos del año.
Por otra parte, Elba, cuenta con una escuela pública -C asa de los Lanceros-, restaurantes,
un gimnasio, una estación de servicio de combustible o gasolinera, un Departamento de
Bomberos Voluntarios y un gran parque -cuenta un área de juegos para niños, canchas de
voleibol, tres campos de béisbol, cuatro canchas de tenis y dos canchas de básquetbol- para
diferentes actividades recreativas.
En lo que respecta la cuestión religiosa, existen varias iglesias: la iglesia Católica de San
Padre Pío, la primera iglesia Presbiteriana, la iglesia Metodista Unida, la primera Iglesia
Bautista, la iglesia del amor fraternal, la Nueva Capilla del Pacto y la Comunidad de la Cruz.
Respecto a su población, en el año 2014 contaba con 664 habitantes, entre ellos: 328 hombres
(45.9 %) y las mujeres 336 (50.5 %). Según el censo de 2010, el 87. 4 % está conformado por
personas de color, el 10.1 % por hispanos, el 1.2 % por dos o más etnias, el 1.0 % por
afroamericanos y el 0.3 % por los indios americanos.93

91En el año 2014 contaba con una población de 664 habitantes


92Cada año serealiza el festival de la cebolla en el mes de agosto, durantemi estancia entrabajode campoen 2015no lapude presenciar porque
estaba pizcando pepino en elfieldcon los demás tumpicha, tumpi ts'iriricha, acheti sapichay acheticha.
93Véase: http://www.city-data.com/city/Elba-New-York.html

147
La mayoría de las viviendas están construidas de madera y con techos de rufin, además,
la mayoría de las casas cuentan con un jardín y una cochera. En el pueblo, es poco común ver a
la gente caminar por las calles, por lo general, se transita en vehículos particulares, tanto para ir
al parque, a un restaurant, a la escuela, etc. A pesar de que la seguridad pública del lugar cumple
bien con su función porque están al pendiente de cualquier denuncia o incidente que se llegué a
suscitar.
Durante mi estancia en Elba, tuve una experiencia muy particular que considero
pertinente mencionar. Un día domingo por la noche, como eso de las 9:40 p.m., estuve a unos
20 metros de la casa donde me hospedaba llamando por teléfono, cuando de pronto -de sorpresa-
llegaron dos vehículos de la policía, me detuvieron y me preguntaron que andaba haciendo, -me
puse algo nervioso porque no traía ninguna identificación-, trate de explicarles que era un
trabajador del campo, en ese momento un sheriff no tardo en mencionarme que si era de Torrey
Farms, yo le dije que sí, me dijo -en inglés- que no había problema y se retiraron. Pero de todos
modos aprovecharon ese instante para supervisar el área con sus linternas, me imagino que
también andaban haciendo una revisión, total, no paso a mayores, pero sí me lleve un susto.
Después de lo ocurrido, me llamó la atención de cómo Torrey Farms tiene una posición política
y económica importante; por lo que significa y representa la compañía a nivel local, nacional e
internacional.94
Por otro lado, en Elba, muchos de los negocios están relacionados con la agricultura. De
hecho, la producción agrícola es una de las principales fuentes de subsistencia para los
lugareños. Los productos agrícolas que se producen son: cebolla, zanahoria, repollo, diferentes
variedades de calabaza, pepino, papa, ejote, maíz, trigo, alfalfa, col, así como otros cultivos
hortícolas, distribuidos dentro del país y en el extranjero.
En el pueblo también se cuenta con varias granjas, empresas o compañías agrícolas,
algunas con renombre nacional e internacional. Entre las que destacan se encuentran: Torrey
Farms, CY Farms, Porter Farms CSA, Provitello Farms, Triple G Farms y Lee Shuknecht &
Sons, Inc.95
Como vemos, la compañía Torrey Farms es una de las principales compañías
productoras. Sin embargo, habrá que enfatizar que dicha compañía no sólo produce en las tierras

94Por cierto, en algunas pláticas informales que llegué tener con migrantes indocumentados -mexicanos y latinos- que viven en pueblos
aledaños, llegaron a señalar que los dueños de la compañía eran -casi- los dueños de todo Elba.
95Información obtenida con base a datos. Véase: web http://elbanewyork.com/home/4590290459

148
de cultivo que se encuentran en el pueblo sino también en otros pueblos aledaños como: Barker,
Stafford, Lyndonville, Clarendon, Canandaigua, entre otros. En los siguientes apartados, se
abordará a detalle la compañía a la que acude un número significativo de purhépechas, año tras
año para emplearse en la plantación, pizca, cosecha y empaque de ciertos productos agrícolas.

4.3 Los contratados purhépechas en Torrey F arm s Inc.

Con respecto al trabajo agrícola en EE. UU., la mayoría de su población estuvo involucrada
cuando el país se fundó. Con el transcurso de los años la producción en general aumento
constantemente, pero no únicamente requería de mano de obra para su producción sino también
la implementación de agroquímicos y de máquinas que realizarán el trabajo agrícola más rápido,
por ende, se redujo de manera importante el número trabajadores estadounidenses (Rothenberg,
2000). “En 1920, había 27 millones; para 1940, el número descendió a 17.4 millones; en 1960
eran solo 6.1 millones; para 1980 se habían reducido a 2.7 millones; en 1994 se calculaba en 2.5
millones el monto de los trabajadores agrícolas” (World Almanac, 2000 citado en Peña, 2012:
154). La disminución de mano obra en el sector agrícola en EE. UU. no obedece a un proceso
de tecnificación y mecanización sino también a la producción de ciertos productos agrícolas.
Ahora bien, en las últimas décadas, los migrantes han sustituido en gran parte a los
norteamericanos en el trabajo agrícola; una tendencia básica en el desarrollo de las economías
industriales (Sassen, 1998). La preferencia por los migrantes mexicanos es porque “ [ ^ ] son
necesarios en buena parte de la economía agrícola y de servicios del país” (Sennett, 2006: 142).
Esto nos explica porque la demanda de trabajadores agrícolas en el capitalismo flexible es
indispensable. En este contexto, el programa de visas H2 no únicamente provee de mano de
obra legal y temporal a las compañías norteamericanas, sino que también les brinda fuerza de
trabajo productiva y barata; conformada por campesinos e indígenas.
Por ejemplo, “el principal grupo étnico que ha emigrado a trabajar en la agricultura de
California y del Pacífico noroeste son los mixtecos, seguido por los triquis, los zapotecos y
otros” (Stephen, 2002: 92). Aunque, habrá que enfatizar que no todos se emplean en el trabajo
agrícola. Como los indocumentados siguen diferentes rutas o circuitos para emplearse en la
construcción o en las fábricas.

149
Por otra parte, los migrantes no autorizados, no únicamente se han establecido en ciertos
lugares para laborar sino también para crear comunidades de asentamiento. En efecto, “ [ ^ ]
diversos sitios en EE. UU. (California, Washington, Nueva York) se han convertido en nuevos
asentamientos indígenas que permiten a las familias reconstruir sus lazos de solidaridad y de
pertenencia, y aun construir un ‘nuevo’ territorio” (Castellanos, 2014: 149). En cambio, los que
migran con la visa H2A y H2B llegan únicamente cuando se les necesita y permanecen el tiempo
requerido; retornan cuando finaliza su temporada laboral (Verduzco, 1999). Por lo tanto, no
construyen ni se apropian de un territorio para su asentamiento, pero sí construyen lazos de
solidaridad y de confianza a través de las relaciones sociales que mantienen en el área de trabajo
y en los diferentes espacios de socialización.
Al igual que otros grupos étnicos de México, los migrantes purhépechas han creado un
circuito migratorio de Comachuén a Elba. Año tras a año están acudiendo a laborar un número
importante de contratados a la compañía Torrey Farms Inc., una de las más grandes del estado
de Nueva York. Con base en la información que proporciona la compañía,96 los antecedentes
históricos refieren que la familia Torrey dejó Inglaterra en 1626 por desacuerdos o discrepancias
con la iglesia.
Dicha familia se ha dedicado a la producción agrícola en EE. UU. por más de 300 años.
Primero, se establecieron en Connecticut y lentamente se movieron al oeste en busca de mejores
tierras. En 1803, John llegó a Betania, Condado de Genesee, Nueva York. En el año 1948, Elbert
compró la granja Higley. En 1954, Charles, el hijo mayor de Elbert trasladó a Elba la granja.
Más tarde, a mediados de la década de los 70s, la compañía adquirió una empacadora y 146
acres97 de tierra, lo que coadyuvo a la producción. Actualmente, diez miembros de la familia
participan activamente en las operaciones de cultivo. Cabe destacar que en la compañía han
participado varias generaciones de la familia Torrey.

96Véase: http://www.torreyfarms.com/history.html
97Un acre equivale a 4,046.94 metros cuadrados.

150
Fotografía 10. Base de la compañía Torrey Farms Inc.

Foto de JRGMElba, NY, agosto de 2015

Los integrantes de la compañía tienen el control en todos los aspectos del cultivo y la
venta de sus productos, desde la semilla hasta la estantería. Manejan todas las operaciones de
siembra y de campo, cosecha, empaque, comercialización y transporte para todos los productos
agrícolas que envían al interior de país y del extranjero. Durante los últimos años, han estado
cultivando más de 12,000 acres en cinco condados en el oeste de Nueva York. El compromiso
y manejo de buenas prácticas agrícolas y ambientales les ha permitido mantener una seguridad
alimentaria. Con sus prácticas agrícolas buscan controlar los problemas de plagas con el menor
impacto medioambiental posible.
Respecto a su producción agrícola, regularmente, practican la rotación de cultivos y
controlan la calidad del suelo a través de un muestreo regular del mismo, con el objeto de aplicar
algún agroquímico que exactamente lo que necesita. El uso de la tecnología del Sistema de
Posicionamiento Global (GPS)98 les ha proporcionado servicios fiables de posicionamiento,
navegación y de cronometría en cualquier condición atmosférica, de día o de noche. Sin duda,

98“El GPS se compone de tres elementos: los satélites en órbita alrededor de la Tierra, las estaciones terrestres de seguimiento y control, y los
receptores propiedad de los usuarios. Desde el espacio, los satélites del GPS transmiten señales que reciben e identifican los receptores; ellos,
a su vez, proporcionan por separado sus coordenadas tridimensionales de latitud, longitud y altitud, así como la hora local precisa”. Véase:
http://www.gps.gov/spanish.php

151
el cuidado de sus tierras y de los recursos les ha permitido producir una alta calidad de verduras
cultivadas en las tierras que pertenecen a la compañía.
Como se adujo al principio del apartado, no es fortuito que la producción agrícola en EE.
UU. haya incrementado a través del tiempo, Torrey Farms Inc., es un claro ejemplo de cómo a
través del uso de tecnología sofisticada se puede producir en mayor cantidad y calidad.
Asimismo, el proceso de mecanización también ha contribuido para que cada vez se emplee un
número menor de trabajadores agrícolas (Rothenberg, 2000). Como vemos, Torrey Farms al
igual que otros agronegocios en EE. UU. ha logrado integrarse al mercado mundial, tanto por el
uso de tecnología como por el proceso de mecanización. Dicho de otra manera, a través de “ [ ^ ]
nuevas formas de gestión y de organización del trabajo, al control de sus circuitos de
comercialización y de abastecimiento de fuerza de trabajo, a través de complejos flujos
migratorios para disponer de fuerza de trabajo barata y abundante. Estos procesos han permitido
incrementar no solo el valor de la producción sino la productividad del trabajo y, por ende, su
rentabilidad” (Lara, 2011: 377).
La compañía Torrey Farms mantiene una organización familiar que se encarga de las
diferentes etapas de producción hasta la venta del producto agrícola al mercado. Por ejemplo,
hay un grupo de colaboradores que se encargan de supervisar exclusivamente las operaciones
de campo: siembra, plantación, fumigación, escarda, cosecha y las operaciones de empaque de
todos los productos. Lo anterior implica estar diariamente con los tumpicha, tumpi tsiriricha y
acheticha en los diferentes fields, tanto para supervisar la plantación, la pizca y el empaque, así
como para vigilar el cuidado de los productos que serán enviados al mercado.99 Otro grupo de
colaboradores se encarga de todas las ventas y de marketing, financiero, los aspectos de recursos
humanos de la empresa, mantenimiento, contratación y pago.
Durante mi estancia en Elba, teníamos -la cuadrilla- una constante rotación en las
diferentes pizcas que realizábamos cotidianamente. Lo cual me permitió observar y conocer
algunas de las vastas tierras que tiene la compañía. En esas tierras se producen productos
hortícolas, pero también la producción apícola; es decir, la crianza de abejas para la producción
de miel. Otra de las actividades que realiza es la producción de ganado vacuno lechero; en sus
establos cuentan con un número importante de vacas para la producción de leche. En una de las

99Véase: http://www.torreyfarms.com/;http://torreyfarms.geneseeny.com/AboutUs.aspx

152
pláticas informales que sostuve con el intermediario, dijo que la compañía era una las más
grandes productoras de leche en el estado.
Como se señaló anteriormente, la compañía Torrey Farms Inc., aparte de producir
hortalizas también se encarga de empacar y enviar al mercado todo lo que produce en las
diferentes temporadas. Durante mi estancia, observé que frecuentemente pasaban camiones de
carga a las bodegas de la compañía por los productos agrícolas que pizcábamos: calabacita,
pepino, repollo, ejote, calabaza minipumpki, bellota, esquash y kabocha.

Mapa 4. Circuito Comachuén-Elba, NY.

Fuente: elaboración propia conbase a datos


Véase: http://pacificosur.ciesas.edu.mx/diagnosticoestatal/michoacán/conte02.htm

Por otro lado, cabe mencionar que la compañía también cuenta con una significativa
maquinaria agrícola pesada, aunado a ello, tienen su propio combustible en las bodegas. Ahí,
todos los choferes, mayordomos y empleadores, suministran de combustible, los vehículos, los
buses, los camiones de carga, los montacargas, los tractores, entre otros. De hecho, para no tener

153
contratiempos en la pizca, los empleadores, en sus camionetas picak up llevan el combustible
directamente hasta los fields.
A la compañía Torrey Farms Inc., año tras año llegan alrededor de 250 trabajadores
agrícolas purhépechas provenientes de Comachuén, y en menor número de Pichátaro,
Arantepacua y Janitzio, específicamente, para emplearse en la plantación de cebolla y repollo;
corte de zacate; pizca de pepino y repollo; cosecha de calabacita y diferentes variedades de
calabaza: minipumpki, esquash, kabocha, bellota; también se emplean en el empaque de ciertos
productos agrícolas.
La migración de Comachuén a Elba, data de finales de la primera década del siglo XXI,
según la información vertida por mis informantes clave, el primer grupo de migrantes que llegó
a dicho lugar anteriormente iba a laborar a Cincinnati, Kentucky. Sin embargo, por falta de
empleo ya no los volvieron a recontratar. Ante esta situación, el intermediario tuvo que buscar
otro lugar a donde ir a trabajar. Para el año 2008, un grupo de veinte personas acudieron por
primera vez a la compañía Torrey Farms Inc., para emplearse en la pizca de pepino, de calabaza
y de repollo. La estancia fue de cinco meses (julio-diciembre), percibían un pago de $ 10.91
dólares por hora, un sueldo elevado en comparación a lo que ganaban -$ 7.80 dólares- en
Kentucky.
Con el transcurso del tiempo, el número trabajadores fue aumentando de manera
significativa. De igual manera, algunos comenzaron a ir hasta dos veces en el mismo año, a otros
se les amplió el permiso de la estancia. En la medida que sea han ido consolidando, los
comachuenses acuden a la compañía en diferentes temporadas del año.
En la primera temporada del año acude un grupo de aproximadamente 150 personas
durante los meses de abril-junio a la plantación de cebolla. Al finalizar esta primera temporada,
retornan cerca de 80 personas al terruño. El resto se queda en la compañía, se les extiende el
permiso de la estancia cuatro meses más y son empleados durante ese tiempo en el corte de
zacate, en las plantaciones de cebolla que realizaron en los meses pasados y, posteriormente, al
corte de cebolla con tijeras.
La segunda temporada, corresponde a los meses de julio-octubre, acuden cerca de 200
purhépechas a la pizca de pepino, calabacita y diferentes variedades de calabaza: minipumpki,
esquash, kabocha y bellota, así como en la pizca de repollo; también se emplean en el empaque
de calabacita, pepino y ejote. Al terminar esta temporada, regresan la mayoría a Comachuén,

154
excepto, 40 personas, a quienes se les amplía la visa durante dos meses más, por lo tanto,
retornan hasta el mes de diciembre. Estos se dedican habitualmente a la pizca de repollo llamado
freezer, en una temporada en la cual se tiene que laborar con la caída de agua nieve.
La tercera y última temporada del año, corresponde a los meses de diciembre a julio,
acuden alrededor de 25 personas al empaque de repollo durante tres meses, luego, se emplean
temporalmente en la plantación de cebolla, en el corte de zacate y, finalmente, en la plantación
de repollo.
Como vemos, los contratados han creado un circuito migratorio que se ha ido
acrecentando con el paso de los años. Sin embargo, no es casualidad su incremento, según la
opinión vertida por ellos mismos, la compañía despidió a migrantes indocumentados que
anteriormente empleaba. Tal como adujo un acheti en la entrevista:

[^] la gente de aquí [Comachuén] es muy guerrera, la neta sí, sí trabajan mucho y no se dejan, por decir,
entre nosotros mismos nos retamos, ni modo que él me va a ganar, y así ¡no!, somos muy trabajadores,
eso sí la verdad. Había gente ahí, la compañía tenía trabajadores de San Luis [Potosí] y pues ellos no
trabajaron muy bien y a ellos los despidieron, los descansaron, y empezó a llevar más gente este señor [el
contratista local], ya que pidieron más gente de nosotros [^ ] 100

La compañía Torrey Farms Inc., al obtener la autorización de los trabajadores


solicitados, los utiliza como mano de obra “cautiva” y dócil porque realizan servicios
exclusivamente para la compañía empleadora (Izcara, 2010, 2012). Además, exigen al máximo
su rendimiento laboral, no obedecer o renegar en el field son motivos más que suficientes para
no volverlos a recontratar en la próxima temporada. En la era del mercado laboral flexible el
trabajador agrícola temporal se vuelve más vulnerable porque solo se le exige y no recibe
recompensa -jubilación- alguna por su derecho de antigüedad en la compañía. Al no existir un
convenio bilateral entre México y EE. UU., los principales beneficiarios del Programa de visa
H2A son los empleadores norteamericanos.
Visto de esta forma, la emergencia de contratados no es una cuestión fortuita, sino que
obedece a una lógica del mercado laboral. En el capitalismo actual, “un rasgo característico de
la flexibilidad es el uso creciente de trabajadores temporales, que permite a las empresas
adaptarse rápidamente a los cambios de situación en el mercado y alterar su división del trabajo.

100Entrevista al acheti Jesús Bautista Santiago, realizada y traducida del idioma Purhépecha al español por JRGM, en la comunidad indígena
de Comachuén, Mich., municipio de Nahuatzen, diciembre 3 de 2014.

155
El trabajo temporal tiene ventajas de coste: los salarios son más bajos, se evita el pago por la
experiencia, [ ^ ] etc.” (Standing, 2011: 62).
Resumiendo, en Comachuén, la mayoría de los que se están empleándose como
trabajadores agrícolas prefieren ir a laborar a Elba. Debido a los siguientes factores: al pago que
reciben, algunos suelen ir dos veces el mismo año, el empleo suele ser estable, casi nunca están
sin trabajar, además, se han adaptado a las condiciones climáticas. No obstante, tienen que
mostrar buena conducta, buen desempeño, tener la capacidad para soportar arduas jornadas de
labor y la flexibilidad para desempeñar diferentes actividades laborales. Con esto se busca
asegurar la recontratación en la próxima temporada.
En cambio, los tumpicha, tumpi tsiriricha y acheticha que van hacia los estados de
Kentucky, Virginia, Carolina Norte, Colorado, Oklahoma, Dallas y Florida, acuden
regularmente a los mismos lugares, por una serie de razones: la adaptación al clima, a la
actividad laboral, al pago, al hospedaje, a la temporada laboral, etc., son grupos minoritarios -
restringidos- conformados por relaciones de parentesco, de compadrazgo y de amistad.

4.4 La distribución de cuadrillas: plantación, deshierbe, pizca y empaque

En EE. UU. la presencia de trabajadores agrícolas en los fields depende del proceso de
producción y de la demanda del mercado. Cuando no se requiere de mano de obra, los
productores se apoyan de máquinas para la aplicación de agroquímicos, incluso, para sembrar,
plantar y cosechar. De hecho, en algunos lugares, se requiere de pequeños grupos de
trabajadores para deshierbar o empacar. En efecto, es en ciertas temporadas del año cuando se
ve a un número importante de migrantes en los fields pizcando y cosechando; estos pueden ser
migrantes indocumentados o autorizados.
Según Daniel Rothenberg, “lo que uno encuentra en el Valle de San Joaquín, California,
se repite en diferentes escalas, en todo el país, en todas las regiones donde las frutas y las
verduras se cultivan” (Rothenberg, 2000: 58). Desde luego, esto también sucede de manera
similar en Argentina, México, Canadá y España (Verduzco, 1999; Velasco, 2000; Stephen,
2002; Barrón, 2006; Quaranta, 2011; Lara, 2011; González, 2012; Paleta, 2012; Sánchez, 2000
2001, 2012, 2014, 2016; Izcara, 2004, 2005, 2012; Neiman, 2013; Becerril, 2013; Flores, 2014).

156
La presencia de fuerza de trabajo migrante es inherente al trabajo agrícola porque cada
cultivo representa una inversión que puede carecer de valor si no se cosecha en el momento
oportuno. Además, el capitalismo no puede existir sin la oferta campesina de mano de obra
estacional (Boltvinik, 2009, 2012), de ahí que los jornaleros agrícolas sean indispensables para
cubrir el ciclo agrícola estacional. Porque, “el éxito o el fracaso de la mayoría de las operaciones
de frutas y verduras descansan sobre la disponibilidad de los trabajadores de la cosecha”
(Rothenberg, 2000: 72). En Elba, a los purhépechas se les solicita durante varias temporadas al
año, dependiendo el tipo de actividad que vayan a efectuar. Por ejemplo, en la temporada de la
plantación de cebolla, repollo, deshierbe y en el empaque de productos agrícolas no se solicita
la misma cantidad que durante la temporada de cosecha; pizca de pepino, calabacita, repollo,
minipumpki, bellota y kabocha.
El trabajador agrícola, al no contar con un empleo duradero y estable se convierte en
mano de obra “cautiva” y vulnerable, porque está sujeto a los servicios de la compañía que lo
contrato, sin derecho a reclamar su situación laboral (Quaranta, 2011). “Para el capital la fuerza
de trabajo es un costo variable:, solo paga los días contratados [ ^ ] ” (Boltvinik, 2012: 22). Esta
cuestión hace más vulnerable al trabajador agrícola porque su trabajo y su pago es discontinuo.
A diferencia del trabajador sindicalizado que realiza un trabajo discontinuo pero que obtiene un
pago continuo durante todo el año (Boltvinik, 2009). En la actualidad, según Richard Sennett:

Los empleados pueden tener contratos de entre tres y seis meses de duración, a menudo renovados a lo
largo de años; el empleador puede, por tanto, eludir las cargas sociales de orden jubilatorio [^] de esos
empleados. Además, los trabajadores con contratos breves son fácilmente trasladables de una tarea a otra,
con alteración de los contratos para adaptarlos a las cambiantes actividades de la empresa. Y ésta puede
contraerse o expandirse con gran rapidez, despidiendo o añadiendo personal (Sennett, 2006: 46).

En la compañía Torrey Farms cuando los contratados purhépechas llegan al inicio de la


temporada son presentados con los empleadores y los mayordomos. De quienes recibirán
instrucciones sobre el tipo de actividad laboral que realizarán durante su estancia, así como el
lugar donde se irán a hospedar. Posteriormente, realizan la firma del contrato de trabajo de
manera formal y, también, se les hace la entrega de una tarjeta con la cual acudirán todos los
días al trabajo, en dicha tarjeta, se realiza el registro de las horas trabajadas. Luego, son
distribuidos en cuadrillas o grupos de 15, 18, 20, 25, 30 o 40 personas, con relación al tipo de
pizca que vayan a efectuar durante la temporada (Paleta, 2012).

157
Fotografía 11. La firma del contrato de trabaj

Foto de JRGM, Elba, NY, julio de 2015.

Regularmente, los integrantes de las diferentes cuadrillas quedan fijos al inicio de la


temporada. En ocasiones, suele rotarse a algunos contratados para que realicen otro tipo de
pizca. La rotación se efectúa con ciertos propósitos: para observar el desempeño, por la demanda
del mercado o por los cambios climáticos que puedan afectar la siembra o la cosecha de cierta
hortaliza.
Por otro lado, la distribución de las cuadrillas es una cuestión muy importante dado que
hay una especie de estratificación social jerarquizado. Si bien, el trabajo agrícola es arduo y
cansado (Rothenberg, 2000; Durand, 2003). En Elba, hay trabajos más arduos que otros, por
consiguiente, los más pesados implican un mayor desgaste físico y mental. Asimismo, no todas
las cuadrillas laboran las mismas horas al día y a la semana, por lo tanto, tampoco obtienen el
mismo pago, de ahí la importancia de resaltar esta cuestión.
Un ejemplo, en la temporada de julio-octubre del año 2015, las personas que formaron
parte de los dos grupos que pizcaban calabacita verde y amarilla. Prácticamente, trabajaban entre
once a doce horas al día, incluso, en ocasiones laboraban el domingo hasta el mediodía. Esto se
debía en parte a la demanda que había en el mercado, así como al cambio de clima de la
temporada.

158
Para realizar la pizca de calabacita se apoyan de un cuchillo y lo hacen con mucha
delicadeza. Por lo general, los trabajadores van detrás del tractor que lleva en un guayín con
varias cajas de plástico, así que cuando pizcan la calabacita -seleccionada-, la depositan en
dichas cajas. Durante la temporada, primero, pizcan la calabacita del color verde y luego la de
color amarillo. El pago semanal que reciben oscila entre $ 800 hasta $ 1,100 dólares. Vale
destacar que, en el año de 2015, eran los mejores pagados.
Cabe mencionar también que los que conformaban las dos cuadrillas fueron elegidos por
haber demostrado, pericia, buen rendimiento laboral y buena conducta durante su estancia.
Aunque también, según la información vertida por mis interlocutores, hay varios otros factores
que influyen como el parentesco, el compadrazgo (si se tiene o no lazos de parentesco
consanguíneo con el intermediario) y la amistad. Lo anterior genera un campo de intereses
comunes que el intermediario utiliza para su beneficio personal (Sánchez, 2001). El haberlo
acompañado en temporadas anteriores y no haber acudido con otros contratistas es considerado
como prioridad en la recontratación.
La mayoría de los integrantes de estos dos grupos se les extiende el permiso de la visa
dos meses más (noviembre-diciembre) y son empleados en la pizca de repollo freezer . Cabe
enfatizar que, cuando se realiza la extensión de la visa, el contratado no necesita volverla
tramitar mientras no salga de los EE. U U .101 En resumen, se podría decir que por la experiencia
que han acumulado durante varias temporadas, conocen y realizan a la perfección casi todos los
tipos de pizcas y de esa manera han logrado tener una posición importante dentro del grupo de
los contratados.
En lo que respecta a las cuadrillas que se emplean en la plantación de cebolla, corte de
zacate y corte de cebolla, resulta ser un trabajo arduo que implica un fuerte desgaste físico. De
los más de 250 trabajadores disponibles, para la temporada que atañe a los meses de abril-junio
son seleccionados alrededor de 150 tumpicha, acheti sapicha y acheticha por el intermediario.
Al desempeñarse en las labores aludidas, reciben un pago semanal que fluctúa entre $
500 hasta $ 600 dólares. Aunque debo señalar que no sucede lo mismo en todas las temporadas
debido a cambios climáticos que impide la plantación de cebolla. La ventaja que obtienen
aproximadamente 70 trabajadores de los 150 que acudieron en la primera de temporada de abril

101“Existen extensiones detrabajoautorizadas por el Departamentode SeguridadInterna(DHS). Los empleadores deberán solicitar laextensión
antes de que venza la petición. Los trabajadores podrán permanecer en los EUA mientras el proceso de [la] extensión termina”. Véase:
https://mx.usembassy.gov/es/visas-es/visa-h2

159
a junio, es la extensión del permiso de su visa por cuatro meses (julio-octubre) más. En ese
periodo de tiempo se dedican al corte de zacate y de cebolla. Para forma parte de ese grupo son
seleccionados por su desempeño laboral, por su buena conducta, así como por la relación social
e interpersonal que mantienen con el intermediario.
Los migrantes purhépechas que no retornan cuando termina la primera temporada que
corresponde a los meses de abril-junio se ahorran de cierta manera la inversión económica que
volverán a realizar los que regresan a la segunda temporada que corresponde a los meses de
julio-octubre del mismo año. En otras palabras, tienen que volver a invertir económicamente en
el trámite de la visa, en el transporte y en los víveres. Sin embargo, cabe destacar que los que
acuden a la plantación de cebolla, normalmente, migran dos temporadas al año -como se
mencionó anteriormente-, a diferencia de los demás que sólo pueden hacerlo una vez.
Por su parte, las cuadrillas que se dedican a la pizca de pepino y repollo, a las diferentes
variedades de calabaza: minipumpki, kabocha, bellota y esquash reciben un sueldo que fluctúa
entre $ 400 y $ 700 dólares. Cabe señalar que dichos trabajos son los más arduos, no sólo por la
exposición a climas adversos, sino también porque implican un mayor desgaste físico para los
tumpicha, tumpi tsiriricha y acheti sapicha que se emplean de dichas labores. Por ejemplo, en
la pizca de pepino se necesita tener mucha resistencia para soportar el calor, los fuertes vientos,
la lluvia, el dolor de espalda y de rodillas. Se tiene que tener mucha pericia para pizcar lo más
rápido que se pueda porque el tractor lleva un guayín que va en medio de nueve trabajadores
por cada lado. Por lo tanto, se debe ir al ritmo del movimiento del tractor para no atrasarse.
A diferencia del pepino que se pizca y se echa directamente al guayín. El minipumpki es
una calabaza pequeña, durante su pizca se selecciona la de color anaranjado. Después de haberse
pizcado, se deposita en cajas grandes de manera que van arriba de un camión de carga. Por
cierto, en más tardado llenar las cajas de madera que lleva el camión de carga que al guayín de
pepino. Por dos razones, porque el minipumpki es una calabaza chica, además, se tiene que tener
cuidado a la hora de pizcar porque hay abejas en esos fields. En la cuadrilla de los 18
trabajadores, dos personas tienen que estar arriba del camión para recibir los botes de calabaza
pizcada y depositarlo con cuidado a las cajas de madera, hasta llenar las ocho, diez o doce cajas.
Respecto a la pizca de calabaza bellota su procedimiento es similar.
En cambio, la pizca de calabaza kabocha requiere del uso de un cuchillo para poder
cortarla. Luego, se van acomodando en varias filas, posteriormente, se rejunta por medio de

160
botes. Al igual que el minipumpki y la bellota, dos trabajadores reciben la kabocha pizcada para
depositarlo en las cajas de madera que lleva el camión de carga.
En lo que respecta a la calabaza esquash, primero se corta con la mano y luego se alinean
en los surcos. Posteriormente, un tractor que lleva cuatro cajas en un guayín pasa en medio de
las filas para que se eche el esquash en dichas cajas. Por cada tractor, van cuatro personas, dos
juntan dicha calabaza y se los pasan a los que van arriba de las cajas de madera para que los
vayan acomodando con cuidado. Después, un montacargas echa todas las cajas pizcadas a un
camión de carga, y este a su vez, se los lleva a la bodega de la compañía. Los tumpicha y los
acheti sapicha que se emplean en estas labores suelen ser la fuerza de trabajo más productiva.
En Elba, la plantación de cebolla y la pizca de pepino son los más arduos (Smith-Nonini,
2002). Para algunos contratados, el más difícil es el primero y para otros el segundo, tal como
adujo un acheti sapichu durante la entrevista:

En la cebolla [es más difícil] porque todo el día te la pasas siempre agachado de 7 [de la mañana] a 7 [de
la noche], te dan un manojo [de plantitas de cebollas] amarradas en una liga como una paja, son pequeñas
plantitas que hay que plantar uno por uno de manera agachada en pequeños surcos en forma de zigzag, un
manojo cuenta con unas 300 plantitas, en cuanto terminas un manojo, hay que ir por otro. [Los manojitos]
los aventamos cada cinco a ocho pasos porque están largos los fields, ese es el trabajo que veo más
complicado. Luego, sigue el pepino, más que nada por el sol, creo, porque es en la temporada de calor,
como las plantas son altas y creo que el vapor que se acumula [hace que sudemos más], cuando mueves
las plantas hay un olor a líquidos [agroquímicos] creo que eso es lo que más nos afecta [^ ].102

En el field durante las pláticas informales que emprendía con los tumpicha y acheti
sapicha frecuentemente hacían alusión a la plantación de cebolla como un trabajo “criminal”,103
por su dureza y exigencia. Es preciso aclara que no era entendido como un crimen, sino más
bien como un trabajo reprobable debido a su explotación. De hecho, decían que en la temporada
de la plantación hubo compañeros que no aguantaron la jornada, algunos se lastimaron la
espalda y otros no podían caminar bien. Señalaron que era tan cansado que ni bañarse podían
hacerlo parados porque el dolor de espalda era insoportable. Según ellos, no cualquiera le entra
en la plantación porque siempre se tiene que andar agachado y plantar plantitas en surcos muy

102Entrevista al acheti sapichu Abel Gabriel Vargas, realizada y traducida del idioma Purhépecha al español por JRGM, en la comunidad
indígena de Comachuén, Mich., municipio de Nahuatzen, noviembre 25 de 2014.
103También se hace alusión a los días más pesados de trabajo.

161
largos. Aunado a ello, el ritmo de trabajo es muy exigido por la misma competencia que se
origina en el field.
Con lo anterior se busca demostrar la hombría, a pesar de la explotación a la que están
sometidos, tal como lo como manifestaron unos acheti sapicha que se emplearon en dicha
temporada: “ [ ^ ] eran como a las 3:00 de la tarde y ya sentíamos que se parara de trabajar, pero
la salida era hasta las 7:00 p.m., así que teníamos que seguirle. Además, era tan cansado [y
competido] porque todos los que andábamos entrabamos al mismo tiempo y unos se adelantaban
muy rápido [por la práctica], en cambio, otros tampoco se querían dejar, porque se veía
claramente quien se atrasaba [ ^ ] ” .104
Por general, los que se dedican a las pizcas aludidas suelen recibir un pago semanal que
oscila entre $ 400 hasta $ 700 dólares. A propósito, el hecho de haberse empleado en la
plantación de cebolla y en la pizca de pepino se demostraba la hombría. Incluso, me tocó ver
como algunos solicitaban al intermediario emplearse en la pizca de pepino. Generalmente,
aquellos tumpicha, tumpi tsiriricha y acheti sapicha que nunca se habían desempeñado en dicha
labor.
Por otro lado, hablar sobre masculinidades implica analizar las diversas identidades a
través de las cuales se articula una manera de ser hombre y de ser persona (Téllez, 2011;
Salguero, 2013). Con relación a la masculinidad de los migrantes purhépechas se debe entender
como una construcción social que está relacionada con la decisión de asumir riesgos y enfrentar
peligros, donde el coraje, la valentía y el orgullo son claves para comprender la hombría que se
demuestra en el trabajo agrícola. Por su parte, la hombría, se debe entender como un proceso,
como una meta social a alcanzar no como algo que ya esté dado ni necesariamente logrado
(Andrade, 2001). A través de la hombría, el contratado purhépecha, no sólo se diferencia de los
demás trabajadores, sino que, obtienen un prestigio y una posición jerárquica importante en la
comunidad de los trabajadores agrícolas temporales.
En Elba, durante el periodo de trabajo de campo logré percibir cómo la expresión de la
masculinidad entre los contratados se manifestaba continuamente en las conversaciones que
realizaban en los diferentes espacios de socialización, por la dosis de valor y osadía que
representaba emplearse en los trabajos más arduos (Pérez, 2008). Por ejemplo, los que se habían
empleado en la plantación de cebolla y en la pizca de pepino mostraban un orgullo por ser

104 Plática informal que sostuve con dos trabajadores agrícolas, en Elba, Nueva York, en el mes de julio de 2015.

162
considerados como los trabajadores más fuertes, resistentes y habilidosos. Según algunos acheti
sapicha, “no cualquiera le aguanta [en esos trabajos] y cualquiera baja de talla fácilmente [por
la quema de calorías]” .105
Desde mi experiencia, en la pizca de pepino pude comprobar que para aguantar la dureza
del trabajo uno debe de conocer las mañas o tips básicos del trabajo, desde como pizcar, echar
el pepino en el bote, subírselo con las manos arriba de la cabeza, cargarlo y echarlo al guayín.
De igual manera, es muy importante mantener un ritmo porque se tienen que llenar entre ocho
hasta doce guayines de pepino al día. Durante los primeros tres guayines, se lleva un buen ritmo,
pero en la medida que avanza el día, el calor y la deshidratación hacen que el cuerpo tenga un
fuerte desgaste físico.
Para aguantar la jornada laboral, se necesita tener mucha resistencia, una gran condición
física, así como la habilidad para pizcar. En el field, nadie quiere ser superado, o como algunos
tumpicha, acheti sapicha y achteticha señalaron: “hay mucho capricho y envidia”, porque se
busca quedar bien con el mayordomo y con el empleador. Por lo que, asumen una explotación
hasta el límite de sus capacidades físicas para demostrar su hombría frente a los demás tumpicha,
tumpi ts 'iriricha, acheticha sapicha y acheticha.
Aquellos que son empleados en la empacadora de ejote suelen ser trabajadores que en la
plantación de cebolla se lastimaron la espalda, las rodillas o los pies. También, son los que por
primera vez han acudido a la compañía Torrey Farms Inc., personas con edad avanzada o los
que no pudieron aguantar el ritmo en las otras pizcas. Lo anterior, no significa que laborar en la
empacadora de ejote sea sencillo y fácil.
La ventaja que tienen en esa área es la no exposición a climas adversos, por lo general,
trabajan a partir del mediodía hasta la noche porque es la hora que llevan el ejote a la
empacadora. Para muchos contratados, emplearse en el empaque de ejote no es la prioridad
porque es un trabajo muy irregular debido a la poca demanda en el mercado. Aunado a ello,
perciben un sueldo semanal que fluctúa entre $ 300 hasta $ 400 dólares.
Por otro lado, en el empaque de calabacita y de pepino, normalmente, son empleados
aquellos que cuentan con una edad avanzada, que se lastimaron la espalda en la plantación de
cebolla, que no pudieron aguantar el ritmo en otras pizcas, o simplemente, los que tuvieron una
buena conducta, un buen desempeño laboral y una buena relación social con el intermediario.

105 Plática informal que sostuve con un grupo de contratados en Elba, Nueva York, julio 25 de 2015.

163
La ventaja que tienen los contratados que laboran en la empacadora es la no exposición a climas
adversos, se podría decir que es un trabajo menos arduo en comparación a los que se dedican a
la pizca. Aunque, sus horas de trabajo dependen de la pizca que realicen sus demás compañeros
en la calabacita y en el pepino, así como de la demanda en el mercado. Por lo general, obtienen
un pago que puede variar de $ 400 hasta $ 700 dólares semanalmente.
En lo que respecta a las cuadrillas que se dedican a la pizca de repollo, el pago semanal
depende de la temporada y la manera en que se vaya a realizar la pizca. En la compañía, la
primera pizca de repollo se realiza a mediados del mes de julio y termina a mediados del mes
de noviembre. En esta temporada, no únicamente se pizca el repollo, sino que a la vez se va
empacando en el mismo field. Lo anterior, implica tener mucho cuidado con el cuchillo que
utilizan en la pizca para evitar cualquier tipo de cortadas en la mano. Generalmente, son los
tumpicha y los acheti sapicha a los que se emplea. Suelen obtener un pago semanal que oscila
entre $ 600 hasta $ 750 dólares.

Fotografía 12. Trabajando en la plantación de repollo

Foto de JRGMElba, NY, julio de 2015.

En cuanto a la segunda temporada, la pizca de repollo comienza en el mes de septiembre


y concluye a principios del mes de diciembre. En dicho trabajo, se pizca el repollo y se echa
directamente al guayín, asimismo, gran parte de la temporada se tiene que pizcar con la caída
de agua nieve y -e n ocasiones- con lluvia. Los contratados que se quedan a trabajar en esta

164
segunda etapa son seleccionados con cierto tiempo de anticipación. El intermediario acude
personalmente a invitar a los integrantes de cada cuadrilla que tuvieron un buen desempeño en
la pizca de pepino y de calabacita. En caso de que no haya voluntarios, extiende la invitación
para aquellos que se sientan competentes. Así lo dijo literalmente en el field: “ [ ^ ] hace mucho
frío en el mes de noviembre, además, hiela, por lo tanto, se trabaja en esas condiciones, y no
hay vuelta pa atrás, llueve, truene, o hiele, se sigue trabajando [ ^ ] . Así que para que lo piensen,
y quién se anime a quedarse me lo diga cuando salgamos del trabajo hoy, piénsenlo bien” .106
En efecto, cuando salimos del trabajo, en el bus, nos preguntó quién se había animado,
de la cuadrilla solamente tres compañeros se anotaron. La mayoría no quiso, porque ya se
sentían cansados con la pizca de pepino, -aunque quisieran quedarse-, puesto que sabían que su
cuerpo ya no resistirá más, por el cansancio. Además, decían que no sería fácil adaptarse al
clima, porque pasar de un clima caluroso a uno frío podría traer consecuencias, particularmente,
en el dolor de espalda.
Después de terminar la temporada laboral de julio-octubre, a los que se quedan en la
pizca del repollo freezer se les amplía el permiso de la visa dos meses más. De hecho, como se
indicó en el párrafo anterior, el mismo intermediario selecciona a los que considera más aptos.
Por cierto, la mayoría de los que se emplearon en la pizca de calabacita durante los meses de
julio-septiembre se quedaron en dicha temporada. Regularmente, son tumpicha y acheti
sapicha, y obtienen un pago semanal que fluctúa entre $ 600 hasta $ 750 dólares. Cabe señalar
que parte del repollo que no se empaca en esa misma temporada, los que acuden en el mes de
diciembre se encargan de empacarlo.
Por otro lado, la cuadrilla que va en la tercera temporada laboral que corresponde a los
meses de diciembre-julio, realiza diferentes labores: empacan repollo -tam bién plantan cebolla
y cortan zacate ocasionalmente- y plantan repollo. Como vemos, es un grupo que tiene una larga
estancia. Por consiguiente, resultan beneficiados por su larga estancia a diferencia de los que
únicamente migran una o dos veces al año.
Sin embargo, eso no significa que tengan un sueldo semanal uniforme durante los tres
meses que se emplean en el empaque de repollo. Por lo regular, ahí perciben un pago semanal
que oscila entre $ 400 a $ 500 dólares. Después, a partir del mes de marzo a junio se dedican a
la plantación de repollo, en ese periodo, suelen obtener pagos semanales que van desde $ 600

106 Plática informal que sostuvo El Tío con un grupo de contratados en Elba, NY, agosto 24 de 2015.

165
hasta $ 750 dólares. Ciertamente, es una cuadrilla que se encuentran en una buena posición.
Conviene destacar que para formar parte de ese grupo se necesita cumplir con los siguientes
requisitos: buen desempeño laboral, buena conducta, una buena relación social con el
intermediario o mantener algún lazo de parentesco (consanguíneo o no).
Finalmente, en Elba, la distribución de cuadrillas es importante porque con base en ello
dependen las horas de labor, el pago semanal y la dureza del trabajo. La elección sobre el tipo
de pizca que se vaya a realizar durante la temporada no depende del migrante purhépecha sino
de la selección que hagan los mayordomos y el intermediario. Esta situación ha generado una
competencia entre los mismos trabajadores hasta el límite de sus capacidades físicas no solo
para ganar un poco más por horas extras en el trabajo a destajo sino para demostrarles al
mayordomo y al intermediario su valía como trabajador empeñoso y productivo. Esta cuestión
de la competencia laboral ha generado entre ellos mismos, discusiones verbales -ofensivas- por
la disputa de demostrar su hombría a través del uso de sus habilidades y de su rendimiento
laboral.

4.5 Explotación y competencia laboral

Ante todo, el hecho de que los mexicanos predominen en el trabajo agrícola en EE. UU. no
obedece únicamente a su perfil ni tampoco porque se adapte a las exigencias de los empleadores.
Sino más bien, al “ [ ^ ] modelo económico de la globalización [que] genera una polarización en
la estructura de ocupaciones en los países desarrollados (Canales, 2015: 60). Por ejemplo, en
los países de primer mundo como EE. UU. existe una garantía laboral para sus moradores. Por
lo tanto, prevalecen empleos de alto nivel y también proliferan empleos de bajo nivel en
situaciones de precariedad laboral (Benencia, 2012). Precisamente, en este último sector laboral
se han insertado los trabajadores estacionales.
Con la reorganización del mercado laboral flexible, las empresas prefieren contratar
gente joven no sólo porque sea productiva sino porque ante la necesidad de obtener un empleo
-aunque sea temporal- no reniegan de las condiciones laborales ni de la explotación a la que son
sometidos. En efecto, son “ [ ^ ] características centrales para las empresas agrícolas dado al

166
extremo grado de desgaste [ ^ ] al que son expuestos en los distintos cultivos que laboran” (Peña,
2012: 159).
En Elba, los purhépechas que se emplean en la compañía Torrey Farms Inc., no sólo
tienen que soportar las duras condiciones laborales, sino que, entre ellos, la explotación y la
competencia laboral se hace presente en el día a día. Cuando Adam Smith publicó en 1776 La
riqueza de las naciones, “ [ ^ ] creía que la libre circulación de dinero, bienes y trabajo exigiría
que la gente hiciera trabajos cada vez más especializados (Sennett, 2000: 35). Lo cual implico
una división del trabajo tradicional; es decir, con la separación de la casa y el trabajo. El
trabajador únicamente podría subsistir y encontrar un tipo de trabajo “especializado” en una
empresa, un ritmo rutinario y monótono que traería como secuela una pérdida de oficio (Varela,
2007).
La situación que viven los contratados es similar a la que vive el obrero en la fábrica. No
obstante, la explotación a la cual están expuestos en el capitalismo flexible es sumamente
extrema, porque se le exige al máximo su rendimiento, que tenga la capacidad y la flexibilidad
de laborar de un trabajo a otro, así como de un horario a otro. A tal grado que el trabajo ya no
les resulta legible, en el sentido de que ya no comprenden lo que están haciendo; hay una pérdida
de oficio porque se convierten en “[ ^ ] personas con una identidad laboral débil” (Sennett, 2000:
73). Desconocen el proceso que implica la producción de lo que pizcan -calabacita, pepino,
repollo, etc.-, esto hace que su comprensión del trabajo sea superficial.
Según Richard Sennett, “el capitalismo ha bloqueado el camino recto de la carrera
desviando a los empleados, repentinamente, de un tipo de trabajo a otro. A lo largo de su vida
la gente hace fragmentos de trabajo” (Sennett, 2000: 9). Por supuesto, está afirmación es válida
para los obreros que se han empleado durante varias décadas en una empresa o fábrica del medio
urbano. No obstante, habrá que considerar que los campesinos mexicanos han combinado
permanentemente su trabajo durante décadas como campesinos tradicionales en sus parcelas y
como trabajadores estacionales en las ciudades de distintos tamaños del país y en el extranjero
para complementar sus ingresos económicos extraparcelarios. Mientras que otros dependen hoy
en día -casi en totalidad- de las remesas para su subsistencia, en específico, aquellos que no
cuentan con tierras parcelarias. Aunque también, “las remesas contribuyen a mantener las
condiciones de reproducción de mano de obra barata y disponible para el capital globalizado”
(Canales, 2015: 116).

167
En la actualidad, la situación laboral de las nuevas generaciones107 ha cambiado por
diversas razones. Por ejemplo, en Comachuén, los tumpicha y los acheti sapicha regularmente
no cuentan con tierras de cultivo, y los que poseen algunas tierras parcelarías, no les resulta
redituable trabajarlas debido a lo poco rentable que resulta ser la producción de maíz y avena.
Por consiguiente, tampoco conocen el proceso que implica la producción agrícola de principio
a fin. Como vemos, hay una pérdida de oficio,108 de igual forma, siguen combinando su trabajo,
pero, no con la parcela -si es que cuentan con tierras- sino con diferentes actividades laborales.
Señalo lo anterior, porque en trabajo de campo pude observar -tam bién escuchar de la
propia voz de mis informantes- cómo los comachuenses han entrado a lógica laboral de que
deben trabajar en lo que se puedan emplear; puede ser en la construcción o como jornaleros
agrícolas en México o en EE. UU.
En Elba, a los purhépechas se les pide realizar cierta actividad laboral: plantar cebolla,
cortar zacate, pizcar calabaza, pepino, repollo o empacar cierto producto agrícola. Por lo general,
tanto los empleadores como los mayordomos y el intermediario observan el desempeño laboral
-rendimiento, pericia, dedicación, empeño, etc.- de cada trabajador. Posteriormente, seleccionan
a los mejores para emplearlos en las próximas temporadas, en la plantación de cebolla, en la
pizca de calabacita y repollo, o en el empaque de pepino y repollo.
Insisto, para los tumpicha, tumpi ts'iriricha, acheti sapicha y acheticha, emplearse en
cualquiera de las actividades laborales aludidas suele ser un objetivo primordial porque se
alcanzan a sacar mayores beneficios -e n el pago- en comparación a sus demás compañeros que
se emplean en otras actividades; por la cantidad de horas que logran laborar al día, tal como
señalé en el apartado anterior. Desde luego que esto incide de manera directa en el pago que
obtienen durante su estancia, además, a este grupo regularmente se les prolonga su contrato, de
dos hasta cuatro meses, de ahí la codicia y disputa por formar parte de las mejores cuadrillas.
Por otro lado, la competencia laboral ha desatado riñas entre los migrantes purhépechas,
incluso, se genera la “envidia y el capricho” entre ellos, nadie quiere ser superado en el field,
todos buscan demostrarle al empleador, al mayordomo y al intermediario un buen desempeño
laboral. La competencia se da mucho entre los tumpicha, tumpi tsiriricha y acheti sapicha. 10910789

107En este caso serefiere a los hijos de los campesinos tradicionales purhépechas. Noúnicamente a los que se dedican al trabajo del campo sino
también al trabajo forestal. Por ejemplo, en lo que respecta al trabajo de la madera, anteriormente, los padres se dedicaban a realizar muebles,
así como la artesanía del barrote. Por cierto, este fue uno de los trabajos que se heredaba de generación en generación, tal como se explicó en
el capítulo III (ver fotografía 7).
108Esono significa que sean todos los que conforman las nuevas generaciones, pero si para un sector significativo de la población.
109Según los datos obtenidos entrabajo de campo, los tumpichay acheti sapichaque migran a Elba, NY, año tras año son aproximadamente el

168
Tal como señaló un achetr. “ [ ^ ] va puro chavo [a Nueva York], somos pocos los que tenemos
edad avanzada [40 a 50], son puros chavos de 20 [años] en adelante, entonces hay chavos que
no miden las consecuencias, ellos lo hacen a manera de competencia, y la gente se acostumbra,
mentalmente uno se adapta, y no nos queda más que echarle” .110
Es pertinente mencionar que cuando estuve trabajando en el corte de zacate en las
plantaciones de cebolla, me tocó trabajar en varias ocasiones al lado de un acheti que tenía la
edad de 55 años, de nombre, Javier Cruz. Durante la plática, decía que él ya tenía tres años
migrando a Nueva York, pero que anteriormente había estado en otros lugares tanto de “ilegal”
como de contratado. Después de observar su desempeño laboral, percibí que la edad es un factor
importante, se notaba en su rostro, en sus gestos, miradas, silencios, de hecho, me decía -en su
desesperación- cuando no podía avanzar al igual que los tumpicha y los acheti sapicha; “aunque
uno quiera avanzar más rápido, el cuerpo nomás no da más a esta edad”,111 pero a pesar de ello,
le echaba ganas como los demás. En Elba, Javier, no únicamente se desempeña en las pizcas -
en breves periodos-, sino que su función es ser chofer de bus y tractorista. El buen desempeño
y la responsabilidad que ha tenido en los dos últimos trabajos han sido elementos clave para su
recontratación.
Respecto a la competencia laboral y la manifestación de la masculinidad se da para
agradar a los empleadores, pero también para formar parte de las mejores cuadrillas y para
demostrar la hombría, de ahí que los ritmos elevados en la pizca sean manejados por los
tumpicha, tumpi tsiriricha y acheti sapicha . Aquellos que no se adaptan al ritmo de la cuadrilla
son señalados como xepes (flojos) o “mañosos” .
En la pizca de pepino, pude percatarme de cómo entre cuadrillas hay una competencia
por llenar los guayines de pepino, así, la cuadrilla ganadora demuestra su hombría y su gran
capacidad laboral, pero a la vez, se busca quedar bien con el empleador. El hecho de ser los
mejores trabajadores tiene como propósito obtener un prestigio a través de factores orgánicos
como la edad, capacidad física y fuerza (Boucek, 1957). Además, buscan el reconocimiento de
los demás compañeros, de los mayordomos y de los empleadores, sin importar el desgate físico
al cual se tengan que exponer cotidianamente.

70%.
110Entrevista al acheti José González Nicolás, realizada ytraducida del idioma Purhépecha al español por JRGM, en la comunidad indígenade
Comachuén, Mich., municipio de Nahuatzen, noviembre 12de 2014.
Plática informal que sostuve con el acheti Javier Cruz, en Elba, NY, julio 17de 2015.

169
Fotografía 13. Pizcando calabacita

Foto de JRGMElba, NY, agosto de 2015.

En una ocasión, en la pizca de pepino, en la cuadrilla que formaba parte nos tocó ir al
lado de otra de las mejores cuadrillas, y no tardo en hacerse escuchar el grito de “guerra”, en un
primer momento, no entendí que significaba, solo observé que todos aceleraban el ritmo en la
pizca. Sin duda, el grito de “guerra” era un reto para ver qué cuadrilla llenaba más rápido el
guayín de pepino, lo cual implicaba un desgaste extra. Total, en ese tiempo las dos cuadrillas
llenaron muy rápido los guayines de pepino. La verdad yo y otros -los “nuevos”- apenas si la
“libramos”, incluso, varios de mis compañeros me apoyaban cuando me atrasaba en el surco.
Después de haberse realizado el esfuerzo extra por el grito de “guerra”, en la cuadrilla,
escuchaba comentarios de otros compañeros -d e Pichátaro-, no estar de acuerdo con la
competencia, porque según ellos no tenía caso esforzarse tanto si de todos modos iban a pagarles
el mismo precio por hora, es decir, no por el hecho de que se llenaran más rápido los guayines
les pagarían más. En efecto, los notaba conscientes de que se estaban esforzando de más. Sin
embargo, cuando uno está en una cuadrilla tiene que tratar de seguir el ritmo de los demás,
porque no queda de otra, más que “entrarle con ganas” . Lo aludido, ha provocado diferencias

170
entre ellos porque no todos comparten la idea de competir y de demostrar la masculinidad, tal
como declaró un acheti:

Pues de que hay diferencias, siempre hay diferencias, porque ahí están las personas que siempre tratan de
humillar al que no puede trabajar, o por lo mismo que ya tienen años trabajando, ya conocen el trabajo, ya
saben [cómo] trabajar bien. Y lo que tienen que, a los nuevos, siempre les andan diciendo, no que, no
puedes trabajar, no puedes hacer esto, no puedes hacer aquello. Pero siempre es, los trabajadores viejos a
los nuevos, siempre es eso, siempre tienen que maltratar un poco a los nuevos [^ ].112

Sin duda, lo anterior confirma que, en el mercado laboral actual, los contratados son
explotados, pero también por necesidad tienen que competir por la permanencia en el empleo
temporal. Casimiro Leco aduce que, generalmente están expuestos a condiciones infrahumanas,
recibiendo por su trabajo salarios muy bajos (Leco, 2014); esta afirmación, que comparto en
términos generales, señala la dureza del trabajo agrícola, las dificultades de la vida cotidiana en
el lugar de destino, los problemas de adaptación al clima y a las relaciones interpersonales, así
como a la precariedad misma del contratado.
A continuación, se tomará un caso particular para describir la situación laboral que viven
los contratados. Por ejemplo, Abel, es un caso representativo porque ha ido a trabajar de manera
contratada desde la edad de 18 años, a los estados de Kentucky y Nueva York. Con base en su
experiencia migratoria, comentó lo siguiente:

la diferencia entre el trabajo que hacíamos en Kentucky y ahora donde vamos a trabajar [Nueva York], es
que son más exigentes los mayordomos y el patrón. Les interesa mucho que avancemos en el trabajo
[buenos resultados], no les gusta que los trabajadores pierdan el tiempo en distracciones [hablando por
teléfono o platicando, incluso, no los dejan comer alimentos en horarios que no sean del lonche], ni mucho
menos ver que trabajemos menos [^ ].113

Como se indicó anteriormente, la inversión que realizan los productores es exorbitante


no solo en insumos y maquinaría, sino en la misma mano de obra contratada. De ahí la exigencia
y presión que ejercen los empleadores hacia los mayordomos y hacia los trabajadores agrícolas.

112Entrevista al acheti Isidro Ramos Bacilio realizada en español por JRGM, en la comunidad indígena de Comachuén, Mich., municipio de
Nahuatzen, octubre 31 de 2014.
113 Entrevista realizada al acheti sapichu Abel Gabriel Vargas, realizada y traducida del idioma Purhépecha al español por JRGM, en la
comunidad indígena de Comachuén, Mich., municipio de Nahuatzen, noviembre 25 de 2014.

171
En suma, les preocupa no poder pizcar a tiempo sus productos; lo cual implicaría tener grandes
pérdidas económicas.
Durante la entrevista Abel hacía alusión sobre el incumplimiento de las horas
establecidas en el contrato -40 horas por semana- debido a que en ocasiones llegaban a laborar
entre 60 a 70 horas a la semana; por día entre 10 hasta más de 12 horas, o sea, horas extra que
no son pagadas como lo establece el over time114 (Leco, 2011; Smith-Nonini, 2002). “Ese trabajo
de más de 12 horas tiende a minar la salud del obrero [trabajador agrícola] y provoca así una
vejez y muerte prematuras” (Marx, 1990: 303 citado en Peña, 2011). Lo anterior nos lleva a
deducir que la explotación a largas jornadas de trabajo reduce el costo de los empleadores
norteamericanos en la organización del proceso de producción agrícola.
A pesar de esta irregularidad, a los contratados purhépechas les beneficia trabajar más
horas al día. Con “beneficio” me refiero en el sentido que obtienen un pago mayor a los ochenta
dólares -puede variar entre 90 a 120 dólares- que ganarían al día si sólo trabajarán las ocho horas
laborales que establece la ley. Tal como señalo un acheti, “ [ ^ ] a nosotros, por necesidad, nos
interesa trabajar más, obviamente, sabemos la carga, el peso y el cansancio, y las cuestiones
climáticas. Nosotros tenemos que trabajar, porque el patrón así requiere para sacar sus productos
rápido [al mercado]” .115
Como vemos, para el migrante purhépecha hay una preferencia por trabajar en EE. UU.
tanto por el empleo temporal como por el sueldo que obtiene durante su estancia allá, lo que, a
su vez, le permite maximizar sus ingresos en México (Izcara, 2012). Regularmente, por su
jornada laboral, obtiene un pago de alrededor de $ 100 dólares. En una semana obtiene un sueldo
que puede oscilar entre $ 400 hasta $ 1,000 dólares, todo depende de las horas que labore. Por
consiguiente, los tumpicha, tumpi tsiriricha y acheti sapicha para sobrellevar la explotación en
los campos agrícolas han tenido que recurrir al consumo de bebidas energéticas, sueros, sodas
y analgésicos para aguantar las intensas jornadas.
Sin embargo, su fuerza de trabajo no es retribuida por su valor ya que su físico refleja un
cansancio que no logra reponerse diariamente. En cambio, el empleador obtiene una mayor
ganancia por las horas extras, lo que se convierte en un mecanismo de superexplotación116

114Es un pago extra que establece la ley en EE. UU. y que está por encima del pago normal por hora de trabajo.
115Entrevista al acheti José González Nicolás, realizada ytraducida del idioma Purhépecha al español por JRGM, en la comunidad indígenade
Comachuén, Mich., municipio de Nahuatzen, noviembre 12de 2014.
116La superexplotación loentendemos comounmecanismoque permite sacarmayor beneficiodelajornadadel díaatravés de suintensificación
por el mismo pago. El concepto también ha sido definido como “[^] la mayor explotación de la fuerza física del trabajador en contraposición
a la explotación del aumento de su productividad y tiende normalmente a expresarse en el hecho de que la fuerza de trabajo se remunere por

172
porque los trabajadores reciben el mismo pago por una larga jornada laboral (Sotelo, 1998). En
este sentido, la reposición de su deshidratación, de su desnutrición y de los dolores musculares
lleva mucho más tiempo; ahí radica el robo (Peña, 2011).
Desde su experiencia migratoria Abel ha visto maltratos y llamadas de atención en
Nueva York. Mientras que en Kentucky tenía más libertad para desempeñar su labor, no tenía
la misma presión. Señaló lo siguiente:

[^] en la pizca de pepino y en la plantación de cebolla, hay mucho cansancio de espalda. [Además],
llueve, truene, haga calor o haya heladas, uno tiene que seguir trabajando, aunque a veces estés enfermo
de [un resfriado] gripe, nos les importa a los patrones nuestra salud. Por eso muchos trabajadores llegan
hasta desmayarse por el trabajo pesado [desgaste físico], pero no queda de otra más que seguir trabajando,
pues a eso vamos.117

Este testimonio constata el deterioro que sufre el trabajador agrícola por la explotación
a la que se ven sometidos en Elba. Lo aludido también nos muestra que, “la superexplotación
del trabajo, el pago de la fuerza de trabajo por debajo de su valor implica la degradación y
pauperización de la reproducción de los trabajadores” (Peña, 2011: 71).
En cuanto a la salud, las molestias físicas que comúnmente padecen es el resfriado,
fiebre, dolor muscular, de cabeza, de espalda, de rodillas, de dientes, padecen de alergias, y de
otras enfermedades que desconocen porque no saben si se produjeron por la picadura de algún
animal, la inhalación a cierto agroquímico, la exposición a climas adversos o si ya las padecían
antes (Izcara, 2011). Aunque, “quizás muchos de estos padecimientos se pudieran evitar si se
les dotara de equipo de trabajo necesario” (Leco, 2011: 98).
En EE. UU., el migrante purhépecha no sólo tiene que saber pizcar sino también debe
conocer qué tipo de plantas no debe tocar para evitar una alergia en su cuerpo. Para ilustrar lo
aludido, una vez en un field de pepino, se me acerco el intermediario y me dijo, “ [ ^ ] ven, mira
te voy a enseñar esa planta que no debes acércatele para nada, porque es la que hace que te
salgan ronchas o granitos por todo el cuerpo, se llama mala hierba, en purhépecha le decimos
huembelikua” 118. En ese momento, aprovecho para comentarme sobre cómo les había ido a los

debajo de suvalor real” (Marini, 1986: 92 citado en Flores, 2014).


117Entrevista al acheti sapichu Abel Gabriel Vargas, realizada y traducida del idioma Purhépecha al español por JRGM, en la comunidad
indígena de Comachuén, Mich., municipio de Nahuatzen, noviembre 25 de 2014.
118Plática informal que sostuve con El Tío en Elba, Nueva York, septiembre 10de 2015.

173
que habían tenido contacto con dicha planta. De hecho, señaló que un integrante de otra cuadrilla
tuvo que ser hospitalizado por unos días, porque se le estuvo agravando el problema de salud
por todo el cuerpo. De tal manera que, insistió y generalizo el comentario a los demás, “ [ ^ ]
deben tener mucho cuidado y no sentarse a descasar donde este esa planta [la señalaba con un
dedo], porque aquí está en casi todos los campos” .119120
Es oportuno señalar que, en el mes de agosto de 2015, cuando estuve pizcando pepino,
antes de terminar la jornada laboral sentía una comezón en varias partes del cuerpo. Después,
cuando regresamos a la casa donde nos hospedábamos, al momento de bañarme, noté que en mi
cuerpo tenía una alergia -como una especie de urticaria o sarpullido-, no sé si fue por el calor o
por las ramas del pepino, porque en donde estábamos pizcando había muchas ramas -fumigadas
con un líquido blanco-, apenas si se podía pizcar. Además, sentía a los mosquitos que me
picaban, pero ni tiempo había para hacerles caso a la hora de pizcar, por el ritmo que llevaba la
cuadrilla. Así que tuve que tomarme leche para que no continuará la alergia, luego, me apliqué
una pomada en las partes que tenía la urticaria.
En Elba, por lo regular, la compañía no responde en caso de enfermedades -la excepción
se da cuando es de gravedad- o en caso de accidentes. Por cierto, los gastos económicos de una
atención médica los tiene que cubrir el trabajador de su sueldo, tal como señaló un acheti, [ _ ]
mira, pues, no estamos exentos de muchas cosas, a mí, gracias a Dios no me ha tocado algún
tipo de malestar. Si ha habido casos donde algunos les ha picado algún animal en el trabajo y
donde se infectan. Y obviamente, el patrón, no, simplemente lo que hace él, un intermediario
que él trae, que es el que habla español, los traslada al hospital, pero eso va a costo de uno
I" j” 120

La importancia de la participación de los mexicanos en el programa H2A estriba en el


tipo de fuerza de trabajo que exporta hacia EE. UU. Tal es el caso de los tumpicha, tumpi
tsiriricha, acheti sapicha y los acheticha de Comachuén; cumplen con esas características que
las compañías norteamericanas necesitan para cubrir las diferentes etapas del ciclo agrícola.

Primero, porque los trabajadores están dispuestos a ser explotados, van de México y regresan a México.
En segundo término, porque entran jóvenes y salen maduros, entran fuertes y sanos y salen cansados y

119Plática informal que sostuvo El Tío con un grupo de contratados en Elba, Nueva York, septiembre 10 de 2015.
120Entrevista al acheti José González Nicolás realizada y traducida del idioma Purhépecha al español por JRGM, en la comunidad indígena de
Comachuén, Mich., municipio de Nahuatzen, noviembre 11 de 2014.

174
enfermos, principalmente con padecimientos esqueleto-musculares, y alergias e intoxicación causadas por
pesticidas y herbicidas. Finalmente, la selectividad por edades tiene que ver con una política patronal de
contratar únicamente personal joven (Durand, 2003: 155).

En trabajo de campo, la mayoría de mis informantes coincidieron que respecto a la


cuestión de enfermedades nadie responde en EE. UU., por ende, cada uno tiene lidiar con su
integridad física y automedicarse. Por supuesto, en ocasiones los malestares o accidentes suelen
ser de gravedad; es decir, atenderlas no está al alcance de cada trabajador. La falta de atención
médica es una cuestión que tienen que vivir, tal como adujo un acheti:

[^] ahí [en Elba] te tienes que cuidar porque la verdad, los patrones casi no te ayudan mucho, ellos te
ayudan si sufres algún malestar, pero leve, pero si te llega a pasar algo malo [grave]. Pues yo he visto
casos que no, ellos te dicen para México y te mandan para México, ellos no quieren responsabilizarse de
eso. Supuestamente en el contrato dice que ellos tienen que pagar todo, por decir, si te llegas a enfermar,
ellos te tienen que llevar al hospital o [te tienen que dar] algo, pero no lo hacen, eso es lo que a mí no me
gusto ahí. Porque a ellos lo que les importa es que les trabajes, a ellos no les importa si estas mal, si te
enfermas, si te llega a pasar algo mal, ellos no les interesa. Yo he visto muchos compañeros que ya no ha
ido, ya no los han llevado por lo mismo que se llegaron a enfermar, en varias ocasiones. Compañeros míos
que trabajaron muy bien [_] al siguiente año nomás ya no los pidieron. Eso es, pero te digo a los patrones
lo que les importa es que les trabajes, a ellos no les importa si estas mal o bien, ¡no!, a ellos lo que les
importa es el trabajo nomás.121

En efecto, lo anterior constata como “el capital no pregunta por la duración de la vida
de la fuerza de trabajo. Lo que le interesa es únicamente que máximo de fuerza de trabajo se
puede movilizar en una jornada laboral. Alcanza este objetivo reduciendo la duración de la
fuerza de trabajo, así como un agricultor codicioso obtiene del suelo un rendimiento acrecentado
aniquilando su fertilidad” (Marx, 1990: 319-320 citado en Peña, 2011). Para lidiar con los
problemas de salud, los migrantes purhépechas se solidarizan por medio de aportaciones
económicas voluntarias para cubrir los gastos médicos.
Por esta razón, al capitalismo -denominado como salvaje, flexible o avanzado-, le
conviene más, en ciertas condiciones “ideales”, el trabajo asalariado. Por lo tanto, como se ha
dicho, la vulnerabilidad de los contratados con relación a su condición de salud los ha obligado

121Entrevista al acheti Jesús Bautista Santiago, realizada y traducida del idioma Purhépecha al español por JRGM, en la comunidad indígena
de Comachuén, Mich., municipio de Nahuatzen, diciembre 3 de 2014.

175
a tomar medidas de automedicación a través del consumo de analgésicos, la aplicación de la
crema o gel IcyHot, así como de pomadas tradicionales o naturistas. Algunas pastillas como:
piralginas, sedalmerck y flanax se consumen en horarios laborales con el objeto de rendir y
evitar el cansancio. La toma de ciertos analgésicos -en algunos- se ha hecho adictivo por el
consumo cotidiano. De manera similar ocurre con las bebidas energéticas como el Monster,
porque no sólo se toman una bebida al día, hay personas que se llegan a tomar dos, tres y hasta
cuatro al día, tanto en horarios laborales como en los distintos espacios de socialización. Tal
como lo manifestó un acheti en la entrevista:

Mira, yo ya empezaba a observar que el Monster, este, allá, se aventaban [tomaban] uno al medio día, otro
como a las cuatro, otro como a las seis de cansancio, dicen, para salirle al día. Yo ya empezaba a observar
que cuando íbamos a lavar, o sea, los domingos, el mismo día que vamos todos y nos encontrábamos por
ahí. Algunos pues sí, se echaban su Monster, ahí lavando, en lo que esperaban que secara su ropa, se
echaban su Monster. Como que ya es adicción [_] que lo consuman.122

Hasta el momento, no se han presentado secuelas por el consumo excesivo de


analgésicos y bebidas energéticas, quizás, eso pueda repercutir a futuro. Aunque los tumpicha y
acheti sapicha insistan que su consumo es la única manera de tener fuerzas y seguir aguantando
la jornada laboral.
Ante lo aludido, la mayoría de los comachuenses asumen el compromiso de ir a trabajar
al estado de Nueva York, como ellos mismos lo decían, venimos por necesidad no por gusto.123
Dicha expresión iba más allá que referirse a una necesidad, porque si lo viéramos como tal, todo
aquel que trabaja en la sociedad lo hace por la misma razón. Sin embargo, ellos hacían alusión
que al no contar con un empleo bien remunerado en México tenían que salir de su terruño en
busca de mejores oportunidades laborales.
En las entrevistas y pláticas informales continuamente señalaban mis interlocutores que
“llueva o truene” en EE. UU., el patrón y los mayordomos, les exigen que sigan trabajando, o si
no, al que no desee hacerlo o no este ejerciendo bien su labor se le “poncha” 124. Se le envía al

122Entrevista al acheti José González Nicolás, realizada ytraducida del idioma Purhépecha al español por JRGM, en la comunidad indígenade
Comachuén, Mich., municipio de Nahuatzen, noviembre 12de 2014.
123En Elba, era una expresión que constantemente manifestaban los tumpicha, tumpi tsiriricha, acheti sapichay acheticha en elfield.
124Es cuando el patrón o el mayordomo acuden a sacar a un trabajador del área de trabajo para descansarlo por su mal desempeño. Se le
“poncha” omarca en latarjeta que todos traen consigo, la hora a la cual dejo de trabajar y se le lleva al bus a descansar para que espere hasta
que termine lajornada de trabajo. El ser ponchado significa también queno se le pagará el resto del tiempo que dejo de laborar.

176
bus para que deje de trabajar, éste a su vez, debe esperar hasta que termine la jornada laboral
del día. Según el testimonio de un contratado:

Ponchar, le dicen allá, cuando te checan, desde a qué hora entras y a qué hora sales, y a qué hora uno sale
al lonche de la comida. Ellos tienen como un tipo, como una tarjeta, y en esa tarjeta viene como un tipo
batería de las redondas, y el mayordomo tiene como un tipo lapicero, y ese tipo lapicero tiene que pegarlo
a la pila, y suena pues. Y ya de ahí se va contando, se cuenta desde a qué hora entras hasta a qué hora vas
a salir de trabajar.125

En efecto, la persona “ponchada” tiene la desventaja de no recibir el mismo pago que


sus demás compañeros. Sobre esta cuestión, me tocó presenciarlo durante la pizca de pepino en
el mes de septiembre de 2015. En esa ocasión, se encontraban cuatro cuadrillas laborando en un
enorme field. Uno de los empleadores y dos mayordomos supervisaban la pizca, pero ese día, el
empleador estuvo muy exigente debido a que no se estaban pizcando los wagens de pepino que
se esperaban . De hecho, paso a supervisar a cada cuadrilla de manera minuciosa, iba recogiendo
el pepino que consideraba que estaba en buen estado y algunos que no recogían los contratados
para luego depositarlos en el wagen. De la misma manera, lo iban haciendo los mayordomos.
Tal era su disgusto y desesperación que trataba de explicar en inglés o con señas sobre qué tipo
de pepino se debía seguir pizcando. Debo decir, que desde que llegó al field se veía molesto por
su semblante en el rostro a diferencia de otros días. Varios que lo conocían decían: “Trevis anda
bien molesto, no paren de trabajar porque nos va a descansar” .
Anteriormente ya me habían hablado sobre su personalidad, pero tenía mis dudas, él es
una persona que aparentemente muestra ser muy sensata. Además, se viste de manera muy
decente, parece o tiene el perfil de un académico, a diferencia de Lucas -otro empleador- que se
viste de manera más informal. Como eso de las 10:30 a.m., observé como se dirigió directamente
a nuestra cuadrilla. En ese momento, señalaron, los que estaban más cerca de él que llegó
hablando en inglés muy molesto, y le dijo a un compañero que le apodábamos “el gato” -su
nombre, es Edgar- “ bus, no más trabajo” . Al ver y escuchar todos eso nos apresuramos a trabajar
porque si no se descansaría a toda la cuadrilla. En ese momento, no supimos porque descanso a
“el gato”, porque no tuvo tiempo de explicarnos, solo tomo su bote y se fue -triste y apenado-
directo al bus .

125Entrevista al acheti Isidro Ramos Bacilio realizada en español por JRGM, en la comunidad indígena de Comachuén, Mich., municipio de
Nahuatzen, octubre 31 de 2014.

177
En la hora del lonche, le preguntamos por qué lo había sacado Trevis del field, dijo, “no
sé, tal vez porque me fui a orinar a fuera de los surcos, pero todavía no comenzábamos a echar
pepino otra vez al “guayín”, [ _ ] yo pienso que fue por eso [ ^ ] ” 126. Así que, como castigo, no
continúo trabajando y estuvo esperando hasta que terminamos nuestra jornada del día. Sin duda,
el mensaje de Trevis era que quería que trabajáramos mucho mejor porque si no se nos
descansaba, así que tuvimos que esforzarnos aún más. “El gato”, el día que recibió su pago
semanal, no le pagaron las dos horas que había trabajado ese día antes de que fuera descansado.
Posiblemente, fue contemplado en la “lista negra” .
La elaboración de dicha lista es un mecanismo de control que los mayordomos utilizan
para clasificar los diferentes tipos de trabajadores. Los flojos o xepes, los que no tienen una
buena conducta, los que se enferman constantemente, los que sufren algún accidente, los
quejosos, los que reniegan a trabajar en condiciones adversas, a prolongadas jornadas, los que
reclaman alguna anomalía o violación de un derecho, los que hablan mal del mayordomo o
intermediario, son incluidos en esas “listas negras” y, a lo mejor, en la recontratación queden
descartados automáticamente (Proyecto jornaleros Safe, 2012; Izcara, 2012).
En Comachuén, un informante clave llegó a decirme sobre lo que se le dijo una ocasión
en “el otro lado” antes de regresar a su terruño, “si vas y no te gustó, no grites, no hables y no
vuelvas nomás, lo que aquí [EE. UU.] se habla y sucede, aquí se queda” 127. Así es que tuve que
comprender y entender que hay cosas que no se pueden hablar [por precaución]. Por lo tanto,
“lo que no se dice”, el “silencio” y el “secreto” son elementos importantes que los contratados
resguardan por su bien, esto con el objeto a no ser perjudicados para su próxima contratación o
recontratación. La cuestión del compromiso y lealtad del trabajador agrícola hacia el contratista
y al empleador es fundamental para asegurar su futuro laboral, sobre esta cuestión, profundizaré
más adelante.
Por otro lado, según Alejandro Canales, “la migración laboral no solo ha contribuido a
paliar el déficit de mano de obra en las sociedades avanzadas [ ^ ] [sino que también] en
términos económicos y productivos [ ^ ] tiene un significativo impacto para mantener y
potenciar la dinámica económica, y de ese modo favorecer la reproducción y acumulación de
capital (Canales, 2015: 126). En este sentido, la explotación de los tumpicha y acheti sapicha

126Plática informal que sostuvo Edgar Morales con un grupo de contratados en Elba, NY, septiembre 10 de 2015.
127Opinión vertida por un informante clave que ha migrado por medio deunavisa de trabajo al estado de Carolina del Norte y de Nueva York.

178
es “ [ ^ ] un mecanismo de explotación que es necesario y está ligado a la estructura misma de
funcionamiento de la acumulación de capital” (Peña, 2011: 81).
El migrante purhépecha tiene que demostrar que vale como fuerza de trabajo, a veces
teniendo que laborar en condiciones desfavorables, sin derecho a reclamar su situación laboral,
en síntesis, se le priva de sus derechos, porque reclamar alguna anomalía corre el riesgo a no ser
recontratado, por lo tanto, es controlado y dominado. A tal grado que, “ [ ^ ] es reducido a su
mínima expresión: como fuerza de trabajo barata a la cual hay que explotar al máximo con el
mínimo gasto social y la mínima retribución laboral. Y, llegado el caso, desecharla” (Cypher,
2012: 212).

Fotografía 14. Pizcando pepino de sol a sol.

Foto de JRGMElba, NY, septiembre de 2015.

En cualquier ámbito laboral, los trabajadores siempre sufren, pero los trabajadores del
campo sufren más. El pago que reciben por su labor está por debajo de otros salarios. Sin
embargo, el valor del producto agrícola en el mercado es redituable para los empleadores,
porque el valor de los productos cosechados incrementa de manera notable en el mercado. “Los
patrones [ ^ ] conciben el trabajo [agrícola] [ ^ ] como su negocio y esto los obliga a ver al
mundo natural como algo manejable y lucrativo que forma parte de su hacienda personal”
(Torres, 1997: 124).
A pesar de lo expuesto, los comachuenses que van a la compañía Torrey Farms Inc.,
deciden ir allá por el pago que reciben -11.23 dólares por hora-. A propósito, como mencioné

179
en el apartado anterior, hay algunos tumpicha y acheti sapicha que tienen la oportunidad de ir
dos veces el mismo año.
En la actualidad, cada vez es mayor el número de personas que buscan ir a EE. UU. de
manera contratada. El programa H2A se ha convertido en una opción y alternativa laboral
importante para muchos mexicanos tal como hemos visto a lo largo de la investigación. De
hecho, el empleo temporal ha formado parte de un estilo de vida para muchos comachuenses no
sólo porque obtienen un empleo sino porque también les resulta redituable, evidencia de ello, es
el estatus social que han ido adquiriendo en la comunidad de estudio. Tal como lo manifestó un
acheti: “es mejor [contratado], porque cuando uno va de ilegal, no siempre andas trabajando a
gusto, porque siempre andas huyendo de la ley más que nada [ ^ ] . En cambio, contratado, tú
vez a la policía y andas como sin nada, como si fueras ciudadano de allá [de EE. UU.]”.128
Los trabajadores agrícolas purhépechas por necesidad tienen que exponerse a las arduas
condiciones laborales (Rothenberg, 2000; Stephen, 2002; Durand, 2003; Izcara, 2010; Leco,
2014; Sánchez, 2014). Su empleo gira en torno a la demanda del mercado, no cuentan con
horarios fijos de labor, su alimentación es precaria, en ocasiones tienen que trabajar en
condiciones desfavorables. Para ellos, es una obligación adaptarse a las diferentes actividades
laborales, a un ritmo exigido por el mayordomo, así como a los requerimientos del empleador,
no desempeñar bien el trabajo y no haber tenido una buena conducta se corre el riesgo a ser
descansado. “Las condiciones de la nueva economía se alimentan de una experiencia que va a
la deriva en el tiempo, de un lugar a otro lugar, de un empleo a otro” (Sennett, 2000: 32).
Insisto, el temor a no ser considerados para la próxima temporada genera una
competencia entre ellos, lo que conlleva a una explotación hasta el límite de sus capacidades
físicas. Durante la jornada laboral nadie quiere ser superado, siempre tratan de demostrar que
son buenos trabajadores en el field.
En la migración bajo contrato, el trabajador agrícola es una fuerza de trabajo explotable,
dócil y flexible. Sus características de vulnerabilidad se asemejan a lo que Kim Sánchez
Saldaña129 ha denominado como “ejército (agro) industrial de reserva” (Sánchez, 2014). En este
mismo tenor coincide Alicia Peña al afirmar que, “ [ ^ ] ser parte del Ejército [agro] industrial

128Entrevista al acheti Pablo González Ramos, realizada y traducida del idioma Purhépecha al español por JRGM, en la comunidad indígena
de Comachuén, Mich., municipio de Nahuatzen, noviembre 3 de 2014.
129La autora retoma el conceptomarxista de “ejercitoindustrial dereserva” para explicar la situación laboral de los trabajadores que se emplean
en el trabajo agrícola en México.

180
de reserva no implica solo encontrarse en una situación de desempleo en el mercado laboral sino
también de subempleo y trabajo precario” (Peña, 2012: 192). Comparto en términos generales
con lo anterior, porque precisamente la mayor parte de las personas que participan en el
Programa con visa H2A, lo hacen también por no contar un empleo duradero y estable. Así que
al tiempo que esos migrantes son indispensables, también lo es el hecho de que se sepan
prescindibles porque hay quienes los pueden sustituir en cualquier momento, que se sepan
desechables en tanto existe una sobreoferta relativa de trabajadores desprotegidos laboralmente,
aunque sean migrantes autorizados.
En resumen, en este apartado pudimos ver cómo la explotación y la competencia laboral
entre los tumpicha, tumpi ts'iriricha, acheti sapicha y acheticha, se realiza con varios objetivos:
para no forma parte de las “listas negras”, para escalar a las mejores cuadrillas y para volver a
ser recontratados. En otras palabras, tienen la capacidad de comprender las reglas “no escritas”
y de hacerlas jugar a su favor, dentro de su condición de extrema precariedad.

4.6 Relaciones sociales en la intermediación laboral

El capitalismo flexible no sólo se ha caracterizado por ofrecer empleos temporales a corto plazo.
La misma flexibilidad del mercado laboral invita a todos los trabajadores a participar y competir
por un empleo. Pero no basta con tener un buen desempeño laboral y una buena conducta. En la
migración con visas H2A, las relaciones sociales junto con las redes sociales brindan al
contratado una “seguridad” en la contratación y recontratación. Aunque según Mark
Granovetter, “cuando un hombre cambia de trabajo, no solo está moviéndose de un sistema de
vínculos a otro, sino que también está estableciendo una unión entre ellos” (Granovetter, 2000:
49). Por ende, la cohesión de vínculos y redes de paisanaje, de amistad y de parentesco -en una
relación mutua- que mantiene el contratado con el intermediario, es una cuestión clave.
Según Germán Quaranta y Francisco Fabio, “por tradición, la intermediación laboral en
la agricultura ha facilitado el reclutamiento, la movilización y el control de la fuerza de trabajo”
(Quaranta, 2011: 193). En la migración autorizada, la intermediación laboral se construye a
partir de relaciones interpersonales entre el trabajador y el contratista. Una relación de dominio
que involucra a los dos actores para alcanzar objetivos mutuos (Erhard, 1990). Para el primero,

181
no mantener una relación de confianza, de respeto y de lealtad hacia el segundo, corre el riesgo
de no encontrar un empleo, de perder el que tiene o de conseguir un empleo precario. Una
cuestión que está presente en la vida de muchos migrantes purhépechas de ahí que para ellos sea
importante depositar la confianza en el intermediario. Porque “la confianza reduce la
complejidad social, es decir, simplifica la vida por medio de la aceptación del riesgo” (Luhmann,
1996: 123).
Insisto, a través de las relaciones interpersonales, se van forjando lazos de solidaridad,
de cooperación y de lealtad, pero que también se traducen en un mecanismo de control, de
dominio y de subordinación hacia los contratados. “Los lazos de parentesco, amistad o paisanaje
entre jornaleros e intermediario, generan un campo de intereses comunes que este último puede
utilizar en beneficio propio [ ^ ] ” (Sánchez, 2001: 94). No únicamente para suministrar de mano
de obra a los empleadores sino para adquirir prestigio y un reconocimiento social en el terruño.
En efecto, con la acumulación de capital simbólico, capital económico y más el fortalecimiento
del capital social: hay un incremento en la calidad de su composición de capital, diría Pierre
Bourdieu. Porque precisamente, el capital, se manifiesta de acuerdo con el campo de aplicación
correspondiente (Bourdieu, 2000).
La función que ejerce un intermediario es compleja porque su trabajo se basa en la
solicitud de contratados de parte del empleador. El lugar de destino, la temporada laboral, el
tipo de trabajo que se vaya a realizar, el pago, entre otros. Desde luego, también cobra relevancia
el proceso de reclutamiento, contratación y recontratación. Porque el mediador toma en cuenta
factores como: el compadrazgo, los lazos familiares de parentesco, la amistad, el desempeño
laboral, haber tenido una conducta aceptable (o buena) durante su estancia temporal y haberse
contratado con él anteriormente; elementos clave que serán tomados en cuenta en la
intermediación laboral (González, 2013).
En Elba, las relaciones interpersonales cobran importancia desde la distribución de
cuadrillas hasta en la misma relación interpersonal que se tiene con el intermediario. Dado que
no todos los trabajadores agrícolas llegan a ganar el mismo sueldo durante la temporada laboral.
En la compañía Torrey Farms Inc., con el transcurso de los años se han ido creando jerarquías
por medio de la experiencia laboral, el buen desempeño, la buena conducta, la sumisión, la
obediencia y la lealtad hacia el intermediario y al empleador (Paleta, 2012). Al obtener cierta

182
posición un contratado, significa que realizará labores menos arduas, aunado a ello, obtendrá un
mejor un pago.
Un ejemplo, algunos acheti sapicha y acheticha son colocados en cuadrillas para
emplearse como tractoristas y no como pizcadores. Pero su función no se limita a manejar el
tractor en el field, sino que a su vez ocupan el cargo de chofer de bus, 130 así que cotidianamente
trasladan a las cuadrillas en los diferentes fields. El tractorista aparte de percibir el pago de la
jornada, también, recibe una retribución extra por su función de chofer. Desde luego, estas
personas cuentan con una amplia experiencia migratoria, conocen las carreteras y los campos
de cultivo de la compañía, además, suelen ser de la confianza del intermediario, a quién le
guardan respeto y lealtad.
El ser tractorista y chofer de bus también implica tener una mayor responsabilidad tanto
en el área de trabajo como en la conducción en carretera. Las personas que asumen dichos cargos
tienen que tener mucha precaución para evitar accidentes que puedan traer consigo serias
consecuencias o que puedan afectar directamente a la compañía.
En caso de que llegaran a cometer una infracción ya sea por conducir de manera
acelerada o por no respetar los señalamientos establecidos en las carreteras. La compañía
responde por el pago de la multa en ese momento, pero posteriormente, se le descuenta al chofer
de su sueldo. Es por ello por lo que las personas que no se sienten capaces de asumir una
responsabilidad de esa naturaleza, prefieren no asumir el cargo -aunque tenga su licencia
mexicana vigente-, porque, en vez de salir beneficiados por el pago extra, terminan en ocasiones
perjudicados por la multa de las infracciones.
Cabe hacer mención que, por lo general, la mayoría de estas personas que realizan el
trabajo de chofer son colocados estratégicamente por el intermediario, para vigilar y observar el
desempeño laboral de cada trabajador y su conducta, mejor dicho, a quienes no obedecen las
órdenes, a quienes se rebelan y se rehúsan a trabajar bien. Para ello, el chofer de bus mantiene
una comunicación constante con el intermediario, ya sea físicamente o por vía celular para
informarle sobre el desempeño y el comportamiento de los contratados, quejas o sobre algún
incidente que les llegara a suceder. También, se encargan de notificarles a los integrantes de la
cuadrilla sobre a qué campos se irá a trabajar, así como el tipo de pizca que se realizará en el

130Es la manera como le llaman los trabajadores agrícolas temporales purhépechas a los camiones que les proporciona el patrón para que sean
trasladados de la casa de hospedaje al área de trabajo. En los fines de semana dichos buses son utilizados para llevar a los trabajadores a surtir
su lonche a diferentes tiendas, así como para el envío de dinero a México.

183
día. Es pertinente señalar que no siempre laboran en los mismos campos agrícolas, los van
rotando, dependiendo el tipo de pizca y la demanda del mercado, en ocasiones, tienen que ser
trasladados desde la casa de hospedaje a los fields que se encuentran a media hora, una hora o
hasta dos horas de distancia.
En Elba, a parte de los contratados que se emplean como tractoristas y como chofer de
bus, también, hay quienes se emplean como choferes de camiones de carga, estos generalmente
se encargan de trasladar de los campos de cultivo, los productos agrícolas -calabacita, pepino,
minipumpki, esquash, bellota, kabocha y repollo- pizcados a las bodegas de la compañía. Al
igual que los choferes de bus, estas personas tienen que haber tenido una amplia experiencia
migratoria, conocer las carreteras, los campos de cultivo de la compañía y, si manejan el idioma
inglés, tienen una mayor comunicación con los empleadores.

Fotografía 15. La pizca de minipumpki

Foto de JRGMElba, NY, septiembre de 2015.

Por ejemplo, Emilio, es originario de Tlajomulco, Jalisco, él es un contratado que se ha


consolidado en la compañía Torrey Farms Inc., como tractorista. A través del dominio que tiene
del idioma inglés, le ha permitido desempeñarse como portavoz y traductor para los
mayordomos y empleadores. En una ocasión, cuando le tocó pizcar minipumpki en nuestra
cuadrilla. Le pregunté hasta que año había estudiado. Señaló que únicamente había cumplido

184
sus estudios de nivel básico -la primaria-. El idioma inglés, lo aprendió cuando -desde muy
pequeño- había migrado con su papá a EE. UU. En México, Emilio se desempeña como
electricista. Con base en su experiencia migratoria, expresó estar satisfecho con lo que obtiene
trabajando en la temporada, así que piensa continuar migrando.131
Por otro lado, en la estratificación de los tumpicha, tumpi tsiriricha y acheti sapicha que
acuden a la compañía Torrey Farms Inc., también podemos encontrar a las personas que auxilian
la función del intermediario y mayordomo, a quienes llamaremos trabajadores confianza.132 En
otros contextos se les denomina apuntadores o envasadores (Sánchez, 2000). Éstos pueden ser
trabajadores de confianza que mantienen un lazo de parentesco (consanguíneo o no) con el
intermediario y cuentan con cierta experiencia migratoria. La función de los trabajadores de
confianza es clave, porque los integrantes de las cuadrillas los identifican como mediadores
entre ellos y el intermediario. Por esta razón, cobra importancia “la confianza interpersonal [ ^ ]
[porque] sirve para superar el elemento de incertidumbre en el comportamiento de otras
personas, que se experimenta como la imposibilidad de predecir el cambio de un objeto”
(Luhmann, 1996: 36).
En Elba, la función de los trabajadores de confianza se centra específicamente en el área
de trabajo, en el área de hospedaje y en los espacios de socialización. Para mantener la
comunicación con el intermediario están en constante comunicación ya sea de manera directa o
discreta, para informarle sobre el comportamiento de los trabajadores, quejas o sobre algún
incidente que les llegara a suceder. Aunque debo señalar que la mayoría de ellos son los que
realizan la función de tractoristas y choferes de bus. Los que no son choferes están colocados
en diferentes cuadrillas. Un número importante de ellos están en las cuadrillas que laboran más
horas al día, en trabajos menos arduos y, por lo regular, obtienen buenos pagos semanales. Otros
están en las cuadrillas que mantienen una estancia de seis hasta nueve meses. Me refiero a los
que acuden a la plantación de cebolla, y que no retornan en los dos primeros meses (abril-junio),
sino cuatro meses después (julio-octubre). Así como los que migran en el mes de julio y no
retornan en el mes de octubre sino hasta el mes de diciembre. De igual manera, los que van en
el mes de diciembre y que retornan hasta el mes de julio.

131Plática informal que sostuve con Emilio Nepomuceno, en Elba, NY, septiembre 21 de 2015.
132Estas personas de preferencia deben tener experiencia migratoria, ser de la confianza del intermediario, asumen la responsabilidad de tratar
de mantener el orden, supervisar y detransmitir las indicaciones que sean ordenadas por el intermediario, a los trabajadores durante la estancia
temporal en EE. UU.

185
En resumen, se podría decir que los tractoristas, choferes de bus, choferes de camiones
de carga y los trabajadores de confianza, son un grupo selecto que, a través de su trayectoria
laboral, el buen desempeño en el trabajo, su buena conducta, así como la buena relación social
con los mayordomos y los empleadores han logrado alcanzar una posición jerárquica importante
en la compañía Torrey Farms Inc.
La confianza formal e informal que le brindan los tumpicha, tumpi tsiriricha, acheti
sapicha y acheticha al intermediario ha legitimado su función. Según Richard Sennett,
“confianza formal, significa que una parte entra en un contrato con la creencia de que la otra
parte hará honor a los términos del mismo. La confianza informal, es una cuestión de saber con
quién se puede contar, en especial cuando un grupo está bajo presión, esto es, quién se hundirá
y quién estará a la altura de las circunstancias” (Sennett, 2006: 61). Los trabajadores de
confianza que se han mencionado forman parte de esta confianza informal -ésta implica mayor
tiempo para su desarrollo- porque a través de su experiencia han demostrado ser trabajadores
leales.
Por otro lado, los tumpicha, tumpi tsiriricha y acheti sapicha tienen que enfrentar
diversas situaciones en el “otro lado” . El sacrificio, la tolerancia a actos discriminativos, tener
la capacidad para soportar intensas jornadas y la flexibilidad para desempeñar distintas
actividades laborales; son mecanismos y estrategias de control, dominio y subordinación que
establece el capitalismo flexible. Los trabajadores están indefensos antes los abusos y la
explotación a la cual se ven sometidos. Esta situación vulnerable también lo viven los
tamaulipecos, según Simón Pedro Izcara, “ [ ^ ] ni las autoridades estadounidenses ni las
mexicanas supervisan el correcto cumplimiento de los contratos” (Izcara, 2012: 255). En suma,
los “beneficios” o “ganancias” que se han obtenido en EE. UU. no ha sido de manera fácil o
sencilla.
Respecto a las relaciones interpersonales que mantienen los migrantes purhépechas, vale
destacar, la importancia que ha tenido la solidaridad -a pesar de las diferencias que llegan a tener
entre cuadrillas-. El apoyo mutuo entre tumpicha, tumpi tsiriricha, acheticha y acheti sapicha
es una cuestión que no únicamente se presenta en el trabajo sino también en casos de salud. Para
ilustrar, lo anterior, pude constatarlo cuando el intermediario pidió a la cuadrilla que
realizáramos una cooperación económica voluntaria para ayudar a un acheti que se había
enfermado y que se empleaba en el empaque de ejote. No específico sobre qué tipo de

186
enfermedad, simplemente dijo que no podía seguir trabajando más y tenía regresar en avión a
México para atenderse lo más rápido posible.
En esa ocasión, la compañía pago una parte del pasaje - aproximadamente 700 dólares-
y la otra parte la pagaron los contratados. Nadie se negó a cooperar, al contrario, dijeron algunos,
“si sobra, que se lo den a su familia” . La cooperación que realizamos oscilo entre cinco a diez
dólares por persona. Por supuesto, el apoyo no era exclusivamente para solventar el pasaje sino
también para los gastos del tratamiento médico. Sin duda, lo aludido, demuestra la negligencia
que hay de parte de los empleadores norteamericanos para responsabilizarse de la salud de los
migrantes. Al respecto, el mayordomo general, lo dijo de la siguiente manera: “ [ ^ ] está
compañía no regala nada, por ese lado, son bien agarrados, no dan un peso de gratis, así que
pido que de buena voluntad cooperen con lo que puedan, está cooperación la van a dar todos los
trabajadores para ayudar a pagar el gasto, y lo que sobre se le enviará a su familia” .133
La segunda vez que realizamos otra cooperación fue en el mes de octubre, esa vez, el
motivo fue porque un acheti sapichu que se empleaba en el corte de cebolla, se lastimó la espalda
y ya pudo trabajar más, así que tuvo que retornar a México. La cooperación económica solicitada
fue voluntaria. La mayoría aporto entre cinco a diez dólares. Es oportuno mencionar que los
trabajadores son conscientes de que nadie está exento de accidentarse y de enfermarse durante
la estancia en Elba, por lo tanto, así como ellos se solidarizan con los demás esperan que también
se les apoyé de la misma manera.
En resumen, algunos autores aducen que el Programa de visas H2 ha contribuido de
manera importante para que un número importante de mexicanos tengan un trabajo temporal y
no estén desempleados. Aunque hay quienes desaprueban el programa por las irregularidades
del mismo, reclaman derechos legítimos y un trato justo para los trabajadores, incluso, señalan
que es necesario establecer un convenio bilateral tal como sucedió con el Programa Bracero
(Verduzco, 1999; Rothenberg, 2000, Smith-Nonini, 2002; Stephen, 2002; Tapia, 2006; Durand,
2006; Trigueros, 2008; Leco, 2011; González, 2012; Izcara, 2012; Proyecto Jornaleros Safe,
2012; Becerril, 2013). Además, una clara limitación de estos programas de visas temporales es
que “el piso es el techo” para los migrantes contratados. Fuera de las pequeñas -aunque
significativas- posibilidades de ascenso relacionadas con la confianza y el buen desempeño que

133Plática informal que sostuvo El Tío con un grupo de contratados en Elba, NY, septiembre 5de 2015.

187
el texto ha señalado, las posibilidades de romper con los “techos de cristal” 134 son prácticamente
nulas.
Recapitulando, se abordó de manera clara, detallada y precisa -que refleja una notable
capacidad de observación y registro-, la función que realizan los intermediarios en Comachuén.
De igual manera, se trató de describir quién es un trabajador agrícola purhépecha. Al hacerlo se
fue construyendo un bosquejo del perfil que presenta una persona que aspira participar en el
Programa H2A. Algunos de los rasgos de dicho perfil se conforman a su vez del cumplimiento
de una serie de requisitos. Como el tener dinero para pagar los trámites, trasporte, víveres, entre
otros. No contar un “record” (principalmente) y no haber tenido problemas legales con la ley
norteamericana para poder obtener la visa en el consulado y así lograr cruzar la frontera de forma
legal. Otro aspecto importante que se puso de relieve son los criterios de selección que se toman
en cuenta los migrantes para la elección del mediador, el lugar de destino, la duración de la
estancia temporal, el pago por hora, entre otros.
Asimismo, con relación a los testimonios orales y de la propia experiencia vivida por el
autor, se describieron y explicaron las condiciones de trabajo y de salud que tienen que enfrentar
los trabajadores estacionales. Aunque, vale la pena decir que la competencia laboral y la
manifestación de la masculinidad que se presenta entre los tumpicha, tumpi tsiriricha y acheti
sapicha, no solamente es para agradar a los empleadores sino para formar parte de las mejores
cuadrillas, de ahí que los ritmos elevados en la pizca sean manejados por ellos. Por último, es
pertinente señalar que las relaciones interpersonales cobran mucha importancia por la posición
jerárquica que han logrado alcanzar un grupo selecto de contratados purhépechas en la compañía
Torrey Farms Inc. A través de su trayectoria laboral, el buen desempeño en el trabajo, su buena
conducta y la apropiada relación social que mantienen con los mayordomos y los empleadores
en Elba. En el siguiente capítulo se hará una descripción y un análisis puntual sobre la función
que realiza un intermediario purhépecha en Comachuén y en EE. UU.

134Se entiende como la barrera invisible que es difícil de traspasar oascender en una estructura laboral concreta.

188
Capítulo V
El intermediario purhépecha: reclutador, enganchador,
contratista y mayordomo general

Como eso de las 2:30 p.m., iba al último en la pizca o limpia de


calabacita. En ese momento, se me acerco el mayordomo en el surco y
me diouna lección de cómo avanzar más rápido, luego, me dijo: “mira,
tú aquí eres un trabajador no eres un profesionista, así que piensa así,
aquí el trabajo es pesado, pero hay que echarle ganas porque no queda
de otra. Así que lo que debes hacer es entregarte al trabajo, hacerlo con
ganas y poner toda tu voluntad, si lohaces así, no vas a sentir cansancio
y te vas a acostumbrar, porque tu mente va a estar en eso. Pero, si te
sientes obligadoynotienes esas ganas, tevas a cansar rápidoytu cuerpo
no se va a adaptar a este ritmo de trabajo” (Diario de campo de JRGM,
Elba, NY, septiembre 3 de 2015).

El objetivo de este capítulo consiste en presentar el perfil y el tipo de prácticas o lógicas de


acción que realizan los intermediarios purhépechas durante proceso de la migración con visas
H2A. Posteriormente, se expone el caso particular de un intermediario local a través del cual se
buscará explicar hasta qué punto resulta ejemplar y significativo su función no sólo como
organizador del proceso de trabajo, como interlocutor y como negociador, sino también como
traductor lingüístico y cultural. Desde luego, una persona que cuenta con una amplia trayectoria
migratoria, forjada a lo largo de múltiples idas y venidas de Comachuén a EE. UU. como
migrante indocumentado y como contratado. En varios apartados, se describirán y explicarán
los métodos y estrategias que utiliza para reclutar, enganchar y contratar a los trabajadores
agrícolas temporales, así como la función que desempeña el mayordomo general en Elba.

5.1 El perfil y la función del intermediario internacional purhépecha

Para comenzar, la función de reclutadores, enganchadores, contratistas, capataces y


mayordomos ha estado ligado a la producción de la agricultura en México desde la época
Colonial hasta la actualidad. No obstante, “ [en] la sociedad global, la migración constituye un
componente, un factor que contribuye a la estructuración de la sociedad y, por lo tanto, a su

189
dinámica y movimiento, en un doble proceso, de sustento de su reproducción, por un lado, y de
su transformación, por el otro” (Canales, 2015: 58).
En este contexto, la intermediación laboral se distingue del sistema de enganche y se
relaciona con la reorganización del mercado laboral flexible que limita la contratación directa
de trabajadores, y que se desliga de responsabilidades y conflictos laborales (Neiman, 2013). En
esta lógica, la función del intermediario contribuye a “ [ ^ ] favorecer el desdibujamiento de la
confrontación de clase entre capital y trabajo” (Quaranta, 2011: 198). Pero también, habrá que
considerar que los sistemas de intermediación laboral se ubican más por la cantidad -la
masificación- que por la forma y el contenido de la función del intermediario.
Para el caso de EE. UU. Lloyd Fisher (1953) es uno de los pioneros sobre “el estudio de
los sistemas de intermediación y su relación con la evolución de una agricultura intensiva y
especializada [ ^ ] ” (Sánchez, 2001: 74-75). Su investigación se centra en el medio rural
californiano, realiza un “ [ ^ ] análisis histórico sobre el papel de los contratistas en la actividad
agrícola y su vinculación con las diferentes olas de inmigración que cubrieron las crecientes
necesidades de mano de obra en los cultivos comerciales” (Sánchez, 2001: 75).
Específicamente, en los periodos que dicho país tuvo su participación en la primera y segunda
guerra mundial.
Según Fisher, durante las diferentes etapas de la historia se ha suministrado de fuerza de
trabajo migrante a las agroindustrias norteamericanas a través de contratistas (Citado en
Sánchez, 2001). Al mismo tiempo, los contratistas contrataban trabajadores, pero también
ejercían la función de traductores. Más adelante, veremos cómo se asemeja con la función que
realiza un intermediario purhépecha. Para el autor, el papel esencial del sistema de contratación
fue “ [ ^ ] dar estabilidad y regularidad a un mercado que es, por sí mismo, ‘inestructurado’ y
‘desorganizado’” (Sánchez, 2001: 76). Con lo anterior se refiere a “ [ ^ ] la ausencia de sindicatos
u otras formas de protección de los derechos laborales; relaciones impersonales entre empleador
y empleado [ ^ ] ” (Fisher, 1953: 8 citado por Sánchez, 2001). Como vemos, una manera de
obtener mayores ganancias la agroindustria ha sido contratando trabajadores estacionales, esto
con el objeto de no establecer empleos duraderos que los obligue asumir costos; el pago de
prestaciones y de jubilaciones.
En la actualidad, con la reorganización del mercado laboral flexible, predomina el
empleo temporal que aparentemente le brinda mayor libertar al trabajador para elegir el tipo

190
actividad laboral que desee realizar. La tendencia del empleo temporal es una cuestión que se
ha introducido hasta los lugares más apartados donde aún se conservaban las estructuras
tradicionales de trabajo, en este caso me refiero al medio rural e indígena. En estos sectores,
anteriormente se combinaba el trabajo de la parcela con otras actividades. Actualmente, una
parte significativa de la población se emplean transitoriamente como jornaleros agrícolas y
como albañiles, incluso, las nuevas generaciones carecen de la formación de un oficio; por falta
de tierras de cultivo o porque desde temprana edad135 se convirtieron en jornaleros.
Para el caso específico de Comachuén, asistimos al surgimiento de una nueva función
social, misma que ejercen los llamados enganchadores y contratistas. En efecto, en menos de
una década esta práctica, que consiste en devenir enganchador, contratista y devenir migrante
contratado manifiesta en la comunidad de estudio un crecimiento exponencial. Por lo que resulta
necesaria y pertinente una investigación que dé cuenta de cómo sucedió tal fenómeno. En esta
investigación se les denominará también como intermediarios internacionales. Porque a
diferencia de los intermediarios tradicionales, se encargan de reunir mano de obra en México
para luego transportarla a los campos agrícolas estadounidenses de manera autorizada a través
de la visa H2A o H2B; junto con ellos, retornan cuando termina la estancia temporal.
La función de los intermediarios internacionales en EE. UU. es la de un mayordomo
porque se encarga de supervisar, organizar y disciplinar a todos los trabajadores agrícolas
temporales. Regularmente, suele ser los principales enlaces del empleador para atender
cuestiones de salud, para negociar más espacios de trabajo o para exigir un aumento en el sueldo.
Al finalizar la temporada laboral realizan el cobro de una cuota económica -en dólares-
dependiendo la actividad laboral que se haya efectuado, así como el tiempo de la estancia de
cada trabajador.
Según la información vertida por mis interlocutores, hubo por lo menos doce
intermediarios originarios de Comachuén. Aunque, actualmente, solo nueve continúan
ejerciendo dicha función (ver tabla 2). Estas personas se caracterizan por ser acheticha, cuyas
edades pueden fluctuar entre 40 hasta 50 años. No cuentan con documentos legales de residencia
en EE. UU. pero si con una amplia experiencia migratoria (indocumentada y contratada).

135Cuando se refiere a temprana edad sehace alusión a los 15y 18 años. En México, al no haber una supervisión estricta en el trabajo agrícola,
muchosjóvenes de 15 años o incluso de no menor edad se emplean comojornaleros agrícolas. Por ejemplo, losjóvenes de Comachuén que se
emplean como jornaleros agrícolas en Tangancícuaro, Michoacán. Por su parte, las personas que cumplen o rebasan la edad de 18 años,
regularmente, -si tienen la posibilidad de hacerlo- eligen migrar por medio de una visa H2A y H2B. Para migrar en dicha modalidad de
migración, la edad es un requisito importante que cumplir, por los trámites en la solicitud de la credencial de elector, el pasaporte y lavisa.

191
Además, algunos tienen el manejo de tres idiomas: purhépecha, español e inglés, lo cual les
permite tener una mejor comunicación con el empleador y con los tumpicha, tumpi tsiriricha,
acheti sapicha y acheticha. Cada año están llevando a más de 400 personas con la visa H2A y
H2B a diferentes estados de Norteamérica.
Por lo general, estas personas son conocidas e identificadas por los lugareños como
contratistas (Rothenberg, 2000; Sánchez, 2001; Leco, 2001, 2003; Proyecto Jornaleros Safe,
2012; González, 2013), aunque algunos únicamente realicen la función de enganchadores. Pero,
como se mencionó párrafos arriba, no se convirtieron de la noche a la mañana en intermediarios,
tuvieron que pasar por diferentes experiencias y trayectorias migratorias, hasta la fecha, sus
puntos de destino varían de acuerdo con el tipo de actividad que vayan a desempeñar en el “otro
lado” . Para los trabajadores agrícolas que forman parte del programa H2A, “ [ ^ ] el acceso al
trabajo depende de una cadena de contratistas que conectan una amplia oferta de mano de obra,
generada en comunidades rurales en las que prevalecen altos índices de marginación y pobreza
extrema [ ^ ] ” (Lara, 2011: 396).1367

Tabla 3. La migración con visas H2A y H2B en Comachuén


Lugares de Intermediarios Temporada No. de Tipo Actividades laborales
destino trabajadores de
visas
Nueva York Intermediario Abril-Junio 150 H2A Plantación de cebolla
I136
Nueva York Intermediario Julio- 250 H2A Pizca de calabacita, distintas
I137 Diciembre variedades de calabaza;
minipumpki, esquash, bellota, y
kabocha, pepino, repollo y
cebolla.
Empaque de ejote y repollo.
Nueva York Intermediario I Diciembre- 25 H2A Empaque de repollo y
Marzo plantación de repollo
Florida Intermediario I Octubre- 40 H2A Pizca de pepino, jitomate, fresa
Junio y naranja
Kentucky Intermediario II Marzo- 30 H2A Plantación y pizca de tabaco
Diciembre
Kentucky Intermediario Julio- 10 H2A Pizca de jitomate y tabaco
III Diciembre
Kentucky Intermediario Julio - 10 H2A Pizca de tabaco
IV Diciembre

136Los nombres que utilizó en este cuadro de texto son seudónimos que asigno por respeto, para referirme a las personas que realizan el papel
de enganchadores, contratista, mayordomos e intermediarios, para identificarlos y diferenciarlos a cada uno.
137El intermediario I aparece en diferentes espacios del cuadro debido a que envía a los trabajadores agrícolas purhépechas a diferentes lugares
de EE. UU. y en distintas temporadas del año.

192
Kentucky Intermediario V Agosto- 15 H2A Pizca de tabaco
Diciembre
Virginia Intermediario Agosto- 12 H2A Pizca y empaque de Manzana
VI Abril
Carolina Intermediario Mayo- 12 H2B La yarda
del Norte VII138 Diciembre
Oklahoma Intermediario I Diciembre- 10 H2B La yarda
Septiembre
Dallas, Texas Intermediario I Mayo- 6 H2B La yarda
Octubre
Fuente: elaboración propia con base en los datos obtenidos en trabajo de campo.

Por otra parte, como se ha señalado a lo largo de esta investigación, una cuestión que
caracteriza a la participación de los intermediarios internacionales es su contribución al
reemplazar fuerza de trabajo -local- estable y duradera en EE. UU. Dicho mediador al igual que
el intermediario tradicional se distingue de otras instituciones que pueden desempeñar una o
más de esas actividades, tales como sindicatos y agencias de contratación. A diferencia de dichas
instituciones, tienen sus propias maneras o estrategias de reclutamiento y contratación en la
migración con visa H2 (Sánchez, 2000).
Por lo general, los intermediarios internacionales contratan a migrantes que no
pertenecen a ningún sindicato y que tampoco tiene el apoyo y respaldo de su gobierno para
defender sus derechos laborales. En este contexto, “la intermediación laboral se consolida como
una institución que resuelve en lo cotidiano de manera flexible la demanda de trabajo temporal,
cuyo perfil se ha tornado mucho más complejo” (Quaranta, 2011: 203).
En el país se han realizado varios estudios sobre la migración con visa H2A, pero uno
de los que destaca es el realizado por el Proyecto Jornaleros Safe en 41 municipios de siete
estados de la República Mexicana: Baja California, Guanajuato, Guerrero, Oaxaca, San Luis
Potosí, Sonora y Veracruz. Los resultados que se obtuvieron del proyecto nos presentan los
diferentes modelos de reclutamiento y contratación que se utilizan en algunos lugares
determinados del país. (Proyecto Jornaleros Safe, 2012; ver tabla 4).
Ahora bien, por lo que se refiere a Comachuén, el modelo de contratista o reclutador es
el que predomina. Aunque no se descarta el modelo de autogestión individual porque también
se está llevando a cabo de manera esporádica. Por el contrario, el modelo de autogestión
comunitaria y el modelo comunitario de autoprotección no son utilizados según la información
vertida por mis interlocutores.

193
Tabla 4. Modelos de reclutamiento en la migración con visas H2A
- El patrón solicita a una persona que busque y consiga
trabajadores disponibles en otro país.
- Un subcontratista recluta y acompaña durante todo el
proceso de trámite hasta su llegada a los campos de
cultivo.
I. El modelo de contratista o reclutador
- El contratista que realiza las negociaciones con el
patrón o ranchero en los EE. UU. no es la persona que
recluto a los trabajadores.
- El contratado no tiene contacto directo con el
contratista y con el empleador solo con el
subcontratista.
- El trabajador individualmente se contrata con el
empleador.
- El patrón le manda el contrato de trabajo al
II. El modelo autogestión individual trabajador, así como las indicaciones para el trámite de
su visa en el consulado.
- Ante la cercanía del patrón con el contratado es poco
probable que haya abusos o violaciones a sus derechos
laborales.
-La comunidad selecciona el grupo de personas que
deben acudir a trabajar en determinada temporada.
- Pero si algún miembro de la comunidad requiere
mayores recursos (sobre todo por casos graves o
urgentes, de salud, por ejemplo) se le otorga prioridad
III. El modelo autogestión comunitaria en la selección del personal.
- Una vez elegido el grupo de trabajo, las autoridades
de dicha comunidad se ponen en contacto con el
patrón, el cual manda los contratos y realiza las
gestiones para el trámite de la visa.
- Lo que caracteriza a este modelo es una repartición
más justa de las oportunidades laborales en EE. UU.
- Un contratista o subcontratista acude ante las
autoridades municipales, presenta las condiciones
básicas de trabajo y salario, y firman un convenio por
el cual se comprometen a respetar.
IV. El modelo de autoprotección comunitario - Sí el contratista o subcontratista se niegan a firmar
dicho convenio, las autoridades municipales
rápidamente trasmiten la información a sus
comunidades para que nadie de ellos vaya a trabajar
con esa persona.
Fuente: elaboración propia con base en datos de los resultados obtenidos por el Proyecto Jornaleros SAFE (2012).

Para ilustrar, en el modelo contratista o reclutador, por lo general, el intermediario


purhépecha inicia con la solicitud de pasaportes, documentos de identificación personal y una
cuota económica que puede oscilar entre $ 200 hasta $ 300 pesos. En efecto, es una estrategia
que utilizan para enganchar, reclutar y contratar. Vale la pena decir, que el enganche no es como
sucedía en la época del Porfiriato que “ [ ^ ] por medio de un pago por adelantado, [ ^ ] [se]
endeudaba al trabajador y lo dejaba ‘enganchado’, con el compromiso de desplazarse para

194
realizar el trabajo” (Durand, 1999: 129). Siendo el enganche un mecanismo de control y
subordinación.
Actualmente, el tipo de enganche que realizan los contratistas purhépechas es
quitándoles su pasaporte a los aspirantes, no permitiéndoles elegir otro contratista con quien
migrar, al menos por una temporada. Luego, tratan aspectos relacionados al contrato y al trámite
de la visa (Torres, 1997). De igual manera, los llevan al lugar donde van a laborar y regresan
junto con ellos cuando termina la temporada. Como vemos, “ [ ^ ] permite al migrante acceder
a un empleo en forma rápida y segura, pero en un contexto de alta flexibilidad, y en donde la
propia red social puede servir como mecanismo de control laboral” (Canales, 2015: 145).
En realidad, lo que hace interesante la función que realizan los intermediarios es la
manera que operan durante el proceso migratorio según sus criterios y las condiciones que
establecen. Ya que su cargo no se limita a enganchar y ser mediadores del empleador
norteamericano, sino que el compromiso y propósito es orientar y ayudar a gestionar las visas
de los contratados, con la finalidad de obtener el transito legal al país vecino.
Como bien señala Fisher, “el contratista es un middleman (mediador) en un sentido
especial, pues no solamente desempeña la función de satisfacer la demanda laboral, sino que
cumple funciones que normalmente serían responsabilidad de los propios agentes económicos
[ ^ ] ” (Fisher, 1953 citado en Sánchez, 2001: 77). En otras palabras, el intermediario realiza una
tarea que el empleador sería incapaz de efectuar en el reclutamiento, en la supervisión y en su
función de traductor. En este sentido, los contratistas purhépechas participan en una migración
legal, tiene sus propios métodos y estrategias para realizar su función en la gestión de relaciones
laborales y en la organización del propio proceso de trabajo.
En suma, “en este contexto de globalización, la migración internacional constituye un
mecanismo que permite la vinculación de los momentos productivos (de valorización del
capital) con los momentos reproductivos de la fuerza de trabajo y, por ese medio, cómo
contribuye a vincular la reproducción del capital con la reproducción de la fuerza de trabajo”
(Canales, 2015: 120). Dentro de esta estructura, la intermediación laboral se convierte en un
mecanismo clave para conectar la demanda de trabajadores en el mercado laboral. Por último,
la figura del intermediario purhépecha en el terruño ha estado obteniendo y acumulando un
capital simbólico por medio del prestigio, el honor y el carisma. Asimismo, ha coadyuvado a
que un número importante de personas logren obtener un empleo estacional en el “otro lado” .

195
5.2 Trayectoria laboral de un intermediario purhépecha: El Tío

Como se presentó en el apartado anterior, en Comachuén, hay varias personas que realizan la
función de intermediarios. Sin embargo, hay una en particular que se ha distinguido de los
demás. Justamente de él se hace alusión en los siguientes apartados que conforman este capítulo.
Ahora bien, para referirme a esta persona, a lo largo del texto lo llamaré El Tío.139 En la
comunidad de estudio y a nivel región, resulta significativo la función que realiza esta persona,
más que nada, por el número de personas que logra enviar cada año a EE. UU.
Con base en la información vertida por mis informantes, por lo regular, envía al año más
de 300 personas al estado de Nueva York y Florida con la visa H2A; al estado de Oklahoma y
al estado de Texas con la visa H2B. Es uno de los casos más representativos que hay actualmente
en la región Purhépecha. “ [ ^ ] El desarrollo y resurgimiento del sistema de contratistas laborales
resulta de la búsqueda, por parte de los empleadores, de alternativas de uso de la fuerza de
trabajo más flexibles y de menor costo” (Sánchez, 2001: 78).
En los estudios sobre migración internacional esporádicamente se hace referencia a la
historia de vida de los intermediarios, quizás, una obra clave sobre la historia de un
transmigrante es la que documenta el autor Federico Besserer acerca de la vida de Moisés Cruz,
para explicarnos “ [ ^ ] la compleja transformación de las comunidades campesinas mixtecas en
obreros agrícolas transmigrantes” (Besserer, 1999: 19). Así como la investigación que ha
realizado Daniel Rothenberg en uno de los capítulos de su obra titulada, Contractors between
Workers and Growers,140 el autor aduce que, el sistema de contratación es fundamentalmente
un mecanismo para controlar la fuerza de trabajo. Mediante el convenio que establece el
contratista con el trabajador agrícola, los productores no sólo evitan la responsabilidad de la
gestión de los trabajadores, sino que también se aíslan de tratar directamente con ellos
(Rothenberg, 2000).

139Como una medida de respeto a esta persona que realiza la función de intermediario no rebelaré su nombre en esta investigación. La
información que obtuve del intermediario I fue através de pláticas informales que tuve con él, entrabajo de campo. Así como de la observación
participante y de la información que obtuve de los trabajadores agrícolas temporales tanto en Comachuén como en EE. UU.
140Traducción: contratistas entre trabajadores y empleadores.

196
Con relación a la presente investigación, esbozare brevemente cómo El Tío llegó a ser
un mediador y cómo ha podido organizar a una vasta cantidad de contratados purhépechas
temporada tras temporada. Cuando me refiero a organizar, no únicamente me remito al orden y
a la disciplina, sino a la manera en que esta persona tiene que enfrentar y resolver las diferentes
problemáticas que se presentan en el enganche, en el acuerdo, en el viaje, en el trámite de visa,
en el field, en la casa de hospedaje y durante el retorno al terruño. En este sentido, “la
organización crea poder simplemente por la forma en que organiza la comunicación y los flujos
de información entre sus unidades y entre sus miembros” (Erhard, 1990: 72). La organización
aparte de ser un mecanismo de control y de disciplina también se convierte en un mecanismo
de subordinación para los trabajadores agrícolas.
Respecto a la biografía de El Tío, es una persona que nació en Comachuén y que
proviene de una familia campesina, es el hijo menor de cinco hermanas y cinco hermanos. Su
vida desde la niñez hasta la adolescencia giró en torno al trabajo en el campo, al lado de su padre
y hermanos. Su trabajo consistía en sembrar, escardar y cosechar maíz. La siembra y roza de
avena. La cría, cuidado y venta de ganado y de ovejas. Otra de las actividades laborales en que
se empleo fue la plantación de pinos en sus potreros y el cuidado sobre los mismos. Como
vemos, desde muy pequeño estuvo forjando sus habilidades y destrezas. Pero no solamente se
dedicó a lo aludido, también incursionó a la escuela, estudió parte de la primaria en su terruño,
la secundaria en el municipio de Nahuatzen, después, acudió a un seminario a la ciudad de
México, donde consiguió estudiar dos años de filosofía, aunque, por falta de recursos
económicos tuvo dejar sus estudios y retornar a su terruño.
Posteriormente, contrajo matrimonio con una mujer de la misma comunidad, con quien
tuvo cinco hijos. Con el paso de los años, la necesidad económica aumento para mantener la
familia, los gastos incrementaron por los estudios de sus hijos. Lo que obtenía del trabajo
agrícola no era suficiente para la manutención familiar. Por lo tanto, tuvo que crear un pequeño
negocio -u n a tienda de abarrotes-, dedicarse al comercio para solventar los gastos familiares.
Sin embargo, los ingresos que obtenía de ambos trabajos fueron insuficientes para saldar los
gastos de la familia. Por lo tanto, dichos factores motivaron a El Tío buscar una oportunidad
laboral en el “otro lado” durante la década de los 90s.
La primera vez que migro a EE. UU. tuvo cruzar la frontera por el desierto. Un lugar en
donde tuvo que estar una semana sin consumir alimentos, de hecho, en una plática informal

197
señaló que, por poco una víbora le mordió en el desierto. Para El Tío, cruzar la frontera como
“ilegal” no fue nada agradable ni mucho algo que quisiera repetir en alguna ocasión, desde
luego, por los riesgos que implica migrar bajo esa modalidad. Tal como afirmo en una de las
pláticas informales: “ [ ^ ] mil veces contratado que, de mojado, yo de mojado no me vendría
por nada, ni porque me dijeran que me cargarían todo el camino; es mejor contratado. Además,
ahorita es muy caro para que te pasen de ilegal a mí me han dicho que cobran hasta $ 7,000 mil
dólares” .141
Ante la experiencia que tuvo como migrante indocumentado, retorno a su terruño, y
estuvo residiendo por un tiempo, pero, la necesidad lo obligo nuevamente a ir hacia el “otro
lado” . Pero esta vez sería de manera autorizada. Para ello tuvo que engancharse con un
contratista de la comunidad de Azajo, municipio de Coeneo, Michoacán. Por cierto, fue uno de
los pioneros en Comachuén. En ese entonces, él y otros comachuenses acudían a contratarse
también a Huáncito y Cherán. Precisamente, fue la época en que comenzó a figurar la migración
con visas H2A en la región Purhépecha, tal como se adujo en el capítulo II.
Supuestamente, El Tío opto migrar de manera contratada en la década de los 90s por
seguridad y porque era lo más pertinente para él. Aunque, tampoco resulto ser grato en un primer
momento debido a la experiencia que tuvo que vivir en el estado de Arkansas donde se empleó
en la plantación y corte de pino. Más que nada, por los riesgos y peligros que se llegan a
presentar en el trabajo forestal. Tal como lo manifestó: “en el corte de pino, por poco me mordió
una víbora grande [jamás le había tocado ver una víbora tan grande], de milagro me salvé, pero
quedé muy espantado porque hasta llegaba a soñar esa víbora”,142 a través de su experiencia
migratoria ha visto y vivido muchas cosas agradables y desagradables.
En cuanto al desempeño laboral, tuvo que superar varios obstáculos, por ejemplo, la
discriminación de parte de los migrantes en Arkansas. De hecho, dijo haber laborado con
personas corpulentas y de alta estatura -entre 1.80 hasta 1.90 metros-, varios de ellos
provenientes de los estados del norte del país. Quienes creían que con su físico superarían y
desarrollarían de mejor manera el trabajo.
Por su parte, El Tío es una persona de baja estatura -aproximadamente 1.65 metros-, no
es muy corpulento físicamente, pero, posee una pericia envidiable con las manos. A pesar de su

141Plática informal que sostuve con El Tío en la ciudad de Matamoros, Tamaulipas, julio 9 de 2015.
142Plática informal que sostuve con El Tío en Elba, NY, agosto 29 de 2015.

198
corta estatura siempre busco ser uno de los mejores en el corte y plantación de pino. De hecho,
mencionó que en los trabajos que se ha empleado, siempre se ponía una meta a pesar de sus
limitantes; la burla y la discriminación de sus compañeros. Le dije en una plática, de seguro le
tocó competir con gente fuerte y hábil, dijo lo siguiente: “ [ ^ ] claro, como soy de pequeña
estatura, me decían hombres grandes, tú a que vienes por aquí ni fuerza vas a tener para trabajar,
yo los escuchaba, y les decía déjenme nomás hacer mi trabajo, yo estudiaba como hacer bien y
rápido el trabajo, luego, ni me podían alcanzar. Varias veces me dijeron los mayordomos y
patrones, necesitamos más trabajadores como tú [ ^ ] ” .143
Sin duda, la experiencia forjada en el trabajo del campo desde temprana edad le permitió
sobresalir. Al igual que el capitán en México, El Tío en EE. UU. “ [ ^ ] ha vivido en carne propia
las necesidades de los peones” (Sánchez, 2012: 83). Por lo tanto, esa experiencia acumulada en
su trayectoria migratoria y laboral ha contribuido en el conocimiento de las exigencias de los
empleadores norteamericanos.
Otro de los lugares que estuvo trabajando El Tío fue en el estado de Kentucky, ahí
también, se destacó en la pizca de tabaco (Verduzco, 1999). Después de haber laborado durante
varios años en dicho estado, a mediados de la primera década del siglo XXI comenzó a ejercer
su cargo como mediador. Como bien señala Rothenberg, “la mayoría de los contratistas son casi
siempre ex trabajadores del campo que saben hacer frente a sus cuadrillas” (Rothenberg, 2000:
105).
En esos tiempos, acudían aproximadamente veinte personas con El Tío a Cincinnati,
Kentucky. Por falta de trabajo en la compañía dejaron de ir en el año 2008. Ante esta situación,
él, les comentó a los contratados que buscarán a otra persona con quien pudieran ir al “otro lado”
porque ya no volverían a regresar el siguiente año en ese mismo lugar, lo cual genero una gran
incertidumbre laboral en sus trabajadores estacionales. Como vemos, en el capitalismo flexible,
el empleo temporal es un fenómeno global que deja sin alternativas al trabajador cuando no se
le es requerido. Por lo tanto, como bien señala el autor Luis Reygadas, “la incertidumbre laboral
es una consecuencia inevitable de fuerzas estructurales, llámense éstas modernización,
globalización, flexibilidad laboral, desempleo o reformas estructurales” (Reygadas, 2011: 304).
El Tío tuvo que buscar otras alternativas de empleo a través de sus contactos y redes
sociales con la finalidad de solicitar empleo para un grupo de comachuenses. Según Gabriel

143 Plática informal que sostuve con El Tío en Elba, NY, septiembre 3 de 2015.

199
Torres, los “ [ ^ ] intermediarios [ ^ ] son muy vulnerables a las fluctuaciones en el mercado
laboral y se tienen que apoyar por ello en las redes de confianza y solidaridad de los
trabajadores” (Torres, 1997: 123). Según la opinión vertida por un acheti sapichu, “no pasó ni
el año, cuando él mismo nos volvió a invitar para que fuéramos a trabajar otra vez al “norte” .
Pero ahora sería en el estado de Nueva York, en la pizca de pepino y repollo” .144 Eso sí, durante
un periodo no mayor a nueve meses, la estancia temporal iba a ser de cinco meses (julio-
diciembre) con un pago de $ 10.70 dólares por hora de trabajo, un sueldo más elevado del que
ganaban anteriormente en Kentucky, que era de $ 7.80 dólares.
La primera vez que El Tío comenzó a llevar a los contratados a Elba, fueron 17 personas.
Luego, la patrona le pidió que llevara 50 más, y así sucesivamente fueron incrementando.
Actualmente, son más de 250 contratados que van cada temporada laboral a dicho lugar. Desde
luego, para El Tío no fue fácil ni mucho menos sencillo asumir una responsabilidad de esa
magnitud. Tal como lo manifestó a una de sus cuadrillas: “ [ ^ ] primero dije, como le voy a
hacer, pero dije si pude con 17, 50, 100 personas ni modo que no pueda con más. Pues no es
fácil [mi trabajo], porque tengo que estar al tanto de todo lo que pasa con todos, no crean que
cuando estoy hablando por teléfono, es porque no tengo nada que hacer, no, al contrario, estoy
tratando de resolver los problemas que de pronto se están presentando [ ^ ] ” .145
El testimonio confirma su desempeño en el trabajo y la seguridad para asumir una
responsabilidad de esa naturaleza. A través de su responsabilidad y desempeño en su trabajo ha
cumplido con los empleadores a tal grado que éstos depositan su confianza en él, no sólo por su
función sino porque creen que El Tío no los defraudara. En este sentido, “la confianza se
acumula como una especie de capital que ofrece más oportunidades para una acción más
extensa, pero que debe usarse y dirigirse continuamente y que obliga al que la utiliza a una
autopresentación confiable de la que solamente puede escapar con gran dificultad” (Luhmann,
1996: 111).
Como se adujo párrafos arriba, el mecanismo de contratación que utilizan los
empleadores norteamericanos es solicitando al intermediario gente que él conoce y sabe que
podrán rendir a las exigencias del trabajo agrícola en EE. UU. (Izcara, 2010; Rothenberg, 2000).
Podemos decir entonces que la continuidad laboral en la migración con visas H2A no

144Información vertida por un contratado purhépecha, en la comunidad indígena de Comachuén, noviembre 12de 2014.
145Plática informal que sostuvo El Tío con un grupo de contratados en Elba, NY, octubre 16 de 2015.

200
únicamente depende del desempeño y rendimiento laboral de los tumpicha, tumpi ts'iriricha,
acheti sapicha y acheticha sino también de la función que ejerce el intermediario, quien a su
vez “ [ ^ ] monopoliza los canales acceso a la mano de obra y su presencia se ha vuelto parte
estructural de la propia dinámica de este mercado de trabajo” (Sánchez, 2012: 85).
En la compañía Torrey Farms Inc., anteriormente se empleaban migrantes
indocumentados. Pero cuando se comenzó a emplear a los contratados causo un disgusto en los
indocumentados porque los vieron como su competencia. En efecto, constantemente había
discusiones en el field entre ambos grupos. Hasta que una ocasión se retaron para comprobar
quienes pizcaban mejor y más rápido en el field pepino. En una plática informal que tuve con
El Tío en Elba, señaló lo siguiente: “ [ ^ ] habíamos escogido un gran field y el reto era ver quien
llenaba más guayines de pepino. Yo les dije [a los tumpicha, tumpi tsiriricha y acheti sapicha]
metan segunda y cuarta vamos a demostrarles que somos mejores. [Dijo] No pus les ganamos
con mucha ventaja, nuestra gente es muy trabajadora y resistente para estos trabajos [ ^ ] ” .146
Desde esa ocasión, la rivalidad fue cesando tanto así que fueron sustituidos los
indocumentados casi en su totalidad. En efecto, lo anterior constata lo que señala la autora María
Antonieta, “la presencia de migrantes obedece no solo a la existencia de demanda de mano de
obra, sino que la población local no está dispuesta a ocuparse en esas actividades, y la demanda
se vuelve exclusiva de migrantes permanentes o temporales los cuales no compiten con la
población local, pero si entre ellos” (Barrón, 2006: 97). La rentabilidad de los contratados
purhépechas no únicamente obedece a su capacidad para soportar arduas jornadas laborales sino
porque también son “cosechadores limpios” (Neiman, 2013). Es decir, pizcan la calabacita, el
repollo y el pepino con base a las exigencias del empleador, no dejan tirados los productos,
aunado a ello, pizcan a un buen ritmo pero que no necesariamente debe ser rápido, el testimonio
citado en el párrafo anterior lo confirma.
En la medida que se fue consolidando el circuito migratorio de Comachuén a Nueva
York, también fue aumentando el número de veces que acuden al año, tal como se indicó en el
capítulo anterior. En EE. UU., los purhépechas no exclusivamente se han empleado en Torrey
Farms Inc., sino también en Big-o Farms Inc y Sandy Knoll Farms Inc. Parte del “éxito” y de
la permanencia en dichas corporaciones se debe al desempeño laboral y al comportamiento que
han tenido durante sus estancias.

146 Plática informal que sostuve con El Tío en Elba, NY, agosto 3 de 2015.

201
Pero también si lo vemos desde otra óptica, en el capitalismo actual, la flexibilidad
laboral se da en cuanto al número, pero su utilización en el proceso de trabajo y en las
condiciones de las relaciones laborales es sumamente rígida. Como vemos, “ [ ^ ] el aporte de la
migración [internacional] laboral no es solo proveer fuerza de trabajo pura y simplemente, sino
de mano de obra barata, esto es, a bajo costo salarial, así como en condiciones de vulnerabilidad
y diferenciación social, que la hagan susceptible de insertarse en puestos de trabajo
caracterizados por su alta flexibilidad e inestabilidad laboral, de baja calificación, precarios y
mal pagados” (Canales, 2015: 127).
Respecto al cargo que asume El Tío, inicia desde el enganche hasta el retorno. De hecho,
por su función, se ha visto obligado por necesidad, conocer y memorizarse el nombre de todos
los migrantes purhépechas, tanto para la organización como para mantener el orden y el control.
Porque su papel va más allá al de un enganchador, contratista y mayordomo. Se ha convertido
en un gran estratega -com o un jugador de ajedrez- que mueve sus piezas de manera táctica para
mantener el orden y el control de los tumpicha, tumpi tsiriricha, acheti sapicha y acheticha . En
suma, con el transcurso de los años se ha consolidado como en un gran líder que dirige y guía
(Rothenberg, 2000).
Para concluir, El Tío tiene más de 22 años migrando al “otro lado”, primero como
indocumentado, luego, como contratado y actualmente como intermediario. En su experiencia
migratoria le ha tocado estar en diferentes lugares, con distintas personas -buenas y malas-. La
clave del éxito en su trabajo ha estado en la mentalidad, tal como lo manifestó, “ [ ^ ] sólo es
cuestión de mentalizarse, proponerse que uno puede, no tratar de copiar al otro, sino ser uno
mismo, si vas a copiar a alguien, que sea lo bueno no lo malo, con eso se puede [ ^ ] ” .147
La experiencia en la migración internacional le ha permitido consolidarse como
intermediario internacional. De hecho, en la comunidad de estudio, El Tío ha adquirido un
prestigio importante, tanto así que la mayoría de los comachuenses que optan migrar con él de
manera contratada. En EE. UU. su función se caracteriza por organizar, manejar y disciplinar a
las diferentes cuadrillas. Por cierto, al ser el principal vínculo del empleador, ejerce su tarea
como representante, negociador y traductor cultural, lo cual, lo distingue de otros intermediarios
no indígenas. Por último, a pesar del buen desempeño laboral que ha tenido con los contratados
purhépechas en Elba, es consciente de que nada está seguro respecto a su futuro laboral porque

147 Plática informal que sostuve con El Tío en Elba, NY, agosto 5 de 2015.

202
sabe que en cualquier momento la compañía puede decir no más trabajo. En el siguiente
apartado, se describirán y explicarán los diferentes mecanismos y estrategias que utiliza durante
el proceso de enganche y de contratación.

5.3 El Tío y su función como reclutador, enganchador y contratista

El objetivo principal de este apartado consiste en presentar la función que realiza El Tío durante
el proceso de reclutamiento, enganche y contratación. En otras palabras, cómo se diferencia de
otros intermediarios locales y cómo ha podido enviar un número importante de contratados a
diferentes lugares de EE. UU. “El reclutamiento depende mucho de los intereses y la confianza
establecida entre el trabajador y los representantes de la empresa” (Torres, 1997: 122). Para los
empleadores norteamericanos se ha convertido en una prioridad solicitar a los contratistas
mexicanos mano de obra “especializada” para el trabajo agrícola. En efecto, “esta práctica ha
resultado en general benéfica porque ahorra tiempo de capacitación o simplemente de
adaptación y en este sentido hace posible que el trabajo sea más eficaz” (Verduzco,1999: 181).
En este contexto, la gran mayoría de los migrantes contratados proviene de las
comunidades marginadas del medio rural e indígena porque cumplen con el perfil solicitado
(Flores, 2014), tal es el caso de algunas comunidades purhépechas del estado de Michoacán. En
donde “ [ ^ ] los procesos de reclutamiento se dan de la siguiente manera, normalmente es el
patrón americano quien, a través de algún enganchador, originario de una región específica, es
el encargado de reclutar a los trabajadores quienes serán llevados hasta los campos agrícolas de
los EU” (Leco, 2011: 93).
En el caso peculiar de Comachuén, cada uno de los intermediarios purhépechas tiene sus
propias maneras de reclutar, enganchar y contratar. Por lo regular, dependen en mayor medida
de la solicitud del número de trabajadores, el tipo de visa, el lugar de destino, el pago, entre
otros. Por citar un ejemplo, aquellos que llevan menos de veinte personas no hacen extensiva la
invitación, en este caso me refiero a los que van a los estados de Kentucky, Colorado, Virginia,
Carolina del Norte y Missouri, tal como señaló un acheti sapichm. “lo que pasa que los otros son
grupos pequeños, y ellos ya tienen a los que llevan cada año, y pues no hay chance. En cambio,

203
esta persona [El Tío] tiene un grupo grande, y cada año va incorporando más gente, por eso
hubo más oportunidad de ir con él”.148
Por su parte, El Tío, por el vasto número de personas que le solicita la compañía hace
extensiva la invitación a todas aquellas personas que quieran ir a trabajar de manera contratada
al “otro lado” . La manera en que opera durante el proceso de reclutamiento y contratación es
muy particular. Por lo siguiente, primero, realiza un anunció en uno de los “tocadiscos”
(altoparlante),149 de la comunidad: “se les invita a jóvenes y señores que tengan su pasaporte
vigente y tengan el interés de ir a trabajar a los EE. UU. o aquellos que tienen la posibilidad de
tramitar su pasaporte pasar a la casa del Sr. [x] para que se les dé más información” .150 Con lo
anterior, “el individuo tiene que ser capaz de depender y confiar en el proceso de información
de otras personas” (Luhmann, 1996: 89). En este caso, el aspirante trabajador deposita su
confianza en el contratista porque sabe que su desempeño laboral lo respalda.
Cabe aclarar, que este tipo de anuncio lo realiza cuando no logra completar el número
de personas que necesita para cierta temporada laboral, es decir, no siempre realiza dicho
anuncio para reclutar. Cuando realiza la invitación por el “tocadisco”, lo hace por lo general con
dos o tres meses de anticipación, antes de la partida al “otro lado” . Desde luego, aquellas
personas que están interesados por el anuncio acuden a su casa para recibir más información,
para apalabrarse o para anotarse. Algo semejante ocurre con los contratistas oaxaqueños que
reclutan jornaleros agrícolas que migran al estado de Sinaloa. Por lo general, están conformados
por “ [ ^ ] indígenas, jefes de familia solos o con sus familias, jóvenes solos, acuden a la casa del
contratista para anotarse o si viven en otras comunidades se acercan a la casa de un apuntador
designado como tal por el intermediario” (Marañón, 2000: 219).
El Tío a diferencia de otros contratistas de la localidad tiene la posibilidad de enviar a
los contratados purhépechas a diferentes lugares de EE. UU., específicamente, al estado de
Nueva York, Florida, Oklahoma y Texas. Los trabajadores que se anotan con él suelen ser
sobrinos, primos, tíos, amigos y conocidos. Aunque, durante el proceso de reclutamiento,
enganche, contratación y recontratación, realiza una selección, tomando en cuenta elementos
como: la edad, el haber participado con anterioridad en una actividad laboral con él, haber

148Entrevista realizada al acheti sapichu Everardo Hernández González, realizada y traducida del idioma Purhépecha al español por JRGM, en
la comunidad indígena de Comachuén, Mich., municipio de Nahuatzen, noviembre 5 de 2014.
149Nombre por el cual se le conoce a este aparato de sonido en la comunidad de estudio, dicho aparato comúnmente es utilizado para anunciar
un aviso, como puede ser: una reunión comunal, la venta de un producto, la felicitación de una persona ya sea por sus cumpleaños o por el día
de su santo, etc., es un medio de comunicación que mantiene informados a los moradores sobre alguna cuestión de su interés.
150Anunció realizado en un altoparlante de Comachuén el día 7 de marzo de 2013 a la 7:40 p.m., por el mismo intermediario.

204
cumplido de manera adecuada con su trabajo, haber tenido una conducta aceptable (o buena)
durante su estancia laboral, tener en tiempo y forma los requisitos solicitados (Quaranta, 2011).
Asimismo, el compadrazgo, los lazos familiares de parentesco y las relaciones interpersonales,
son otros aspectos que considera a la hora de elegir o seleccionar, dependiendo la temporada
laboral y el tipo de actividad que se vaya a realizar en el “otro lado” .
Otro aspecto importante que se toma en cuenta en la recontratación es la revisión de la
“lista negra”, los que forman parte de dicha lista, aunque sean buenos trabajadores quedan casi
automáticamente descartados por su mala conducta, por padecer alguna enfermedad o por
cuestionar las condiciones laborales. En cambio, los que tuvieron un buen comportamiento
tienen muchas probabilidades de ser escogidos porque han entendido la lógica de la
organización laboral; no reniegan de la explotación, son obedientes y disciplinados. Aunque no
todo depende de lo anterior porque en el capitalismo flexible, “ningún trabajador tiene la certeza
de que su empleador le seguirá ofreciendo trabajo en el futuro” (Izcara, 2012: 256). Por lo
anterior, podemos deducir que, el capitalismo actual, es flexible para los empleadores y
sumamente rígido para los trabajadores estacionales.
En el año 2014 pude presenciar la selección de contratados que realizo El Tío para una
temporada. En ese entonces, pude notar que al seleccionar suele ser muy estratégico a la hora
de informar quién va, quién se queda y quién se espera para la próxima temporada. Para ello,
cita en su domicilio particular a cada uno de los contratados para informarles personalmente si
es elegido o no para ir a trabajar a EE. UU en cierta temporada laboral. Una manera de no influir
en la selección es diciéndoles que quién los eligió fue el empleador. Puesto que él simplemente
cumple con la obligación de llevarlos, no depende de él la elección. Aunque en la práctica se
hace evidente, según la información vertida por mis interlocutores.
Vale destacar que, por lo general, las personas seleccionadas son trabajadores de
confianza, o sea, aquellos que siempre han ido con él y que tienen más experiencia. Otra cuestión
que se toma en cuenta es el desempeño laboral, el comportamiento, los lazos de parentesco y la
amistad. En esa ocasión, eligió a 80 trabajadores para enviarlos a la plantación de cebolla, en la
temporada de abril-junio. Los que conformaban ese grupo eran tumpicha, tumpi ts'iriricha,
acheti sapicha y en menor número acheticha.
A pesar de contar con un vasto número de trabajadores disponibles, El Tío, no todos
pueden ir al mismo lugar ni en la misma temporada. Por lo tanto, algunos tienen que esperar su

205
llamado ya sea para migrar durante la temporada de julio-noviembre en la pizca de pepino,
calabaza, repollo y empaque de ejote, o a la temporada que corresponde a los meses de
diciembre-junio en el empaque y plantación repollo. Cabe señalar que, a dicho estado llegan
durante las tres temporadas aproximadamente 250 contratados. En cambio, los que son enviados
al estado de Florida son aproximadamente 40 personas y se emplean en la pizca de jitomate,
pepino, fresa y naranja. Por su parte, los que manda al estado de Oklahoma y Texas que son
entre diez a doce personas se emplean en la yarda. “Los patrones no buscan solamente conseguir
mano de obra, sino también conseguir una mano de obra que se pueda emplear bajo unas
condiciones específicas de organización del proceso laboral” (Sassen, 1998: 68).
En Comachuén, los contratados que tienen constante actividad migratoria son los que
acuden a Nueva York, lo cual a su vez conlleva a obtener mayores beneficios. Ya que muchos
de ellos logran ir hasta dos veces el mismo año haciendo uso de la visa y el pasaporte dos veces,
tal como se mencionó en el capítulo IV. Entre ellos se encuentran los tumpicha, los tumpi
tsiriricha, los acheti sapicha y en menor número los acheticha. La primera temporada, puede
ser entre los meses de abril-junio, la segunda, entre los meses de julio-diciembre y la tercera,
entre los meses de diciembre-junio, dependiendo de la solicitud que haga el empleador.
Lo anterior, es una cuestión que caracteriza a El Tío de los demás intermediarios de la
localidad. Porque como se adujó, hace extensiva la invitación a toda persona que quiera ir a
laborar de manera contratada, no se limita a reclutar, enganchar y contratar a familiares y
amigos. Claro, siempre y cuando cumplan en tiempo y forma con los requisitos que él solicita
como son: una copia del pasaporte, del acta de nacimiento, de la credencial de elector y una
cuota económica que cubra los gastos del trámite.
En la primera etapa del contrato, realiza la solicitud de ciertos requisitos con el propósito
de ir registrándolos. Posteriormente, hace el trámite administrativo de manera formal y directa
con el empleador; se podría decir que es el enganche. Precisamente, desde este primer momento,
se hace evidente una relación de intercambio y de dominio que se expresa a partir del ejercicio
de poder del intermediario sobre el trabajador agrícola. Porque como bien señala Michel
Crozier:

El poder. No se puede desarrollar más que a partir del intercambio de los actores comprometidos en una
determinada relación, pues en la medida en que toda relación entre dos partes suponen intercambio y
adaptación entre ambas, el poder está inseparablemente ligado a la negociación: es una relación de

206
intercambio, por lo tanto, de negociación, en la que están comprometidas por lo menos dos personas
(Erhard, 1990: 56).

En la segunda etapa, proporciona una guía de preguntas en una hoja de texto a las
personas registradas en su lista. El objeto de la guía es para que los tumpicha, tumpi tsiriricha,
acheti sapicha y acheticha puedan contestar correctamente las preguntas (ver tabla 3) cuando
se esté realizando la solicitud de visa en un Despacho Jurídico Integral. De igual forma, al
contratado se le dan indicaciones sobre las respuestas que debe contestar en el consulado
norteamericano -e n la entrevista- con el propósito de que sea aprobada su visa. Por lo tanto, no
debe ponerse nervioso, ni mucho menos mentir cuando se le pregunte; a) ¿anteriormente habías
migrado de manera indocumentada?, b) ¿en qué compañía va a trabajar?, c) ¿en qué se va a
emplear y cuánto va a ganar por hora? Si el encargado(a) de la entrevista se percata de alguna
anomalía, duda de las respuestas del entrevistado o detecta algún registro en su base de datos
sobre algún antecedente migratorio, son motivos más que suficientes para que no se dé la
aprobación de la visa. De ahí, la importancia de la guía de entrevista e indicaciones del mediador.

Tabla 5. Guía de entrevista

1. ¿Lugar dónde sacó el pasaporte?


Cherán, Michoacán
2. ¿Nombre y lugar de la escuela dónde estudio?
Escuela Primaria Miguel Alemán, Comachuén, municipio de Nahuatzen, Michoacán
3. ¿Nombre de los padres, lugar y fecha de nacimiento?
Juan Pérez García 25/12/1965
María Ramos Ruíz 12/08/1968
Calle Independencia # 105 Comachuén, municipio de Nahuatzen, Michoacán
4. ¿Nombre de la esposa, lugar y fecha de nacimiento?
Juana Felipe Rueda 07/05/1983
Calle Vasco de Quiroga # 90
5. ¿Lugar dónde presto el servicio militar?
No servicio militar
6. ¿Nombre y dirección dónde está laborando?
Campesino de la misma localidad de Comachuén
7. ¿Tiene familiares en los Estados Unidos?
No
Fuente: elaboración propia con base a datos proporcionados por informantes clave en trabajo de campo. Los datos que aquí presento no son de
un trabajador en particular, tan sólo es un ejemplo del formato de preguntas que tienen que aprendérselos de memoria para contestar
correctamente enun Despacho Jurídico Integral donde se realiza el trámite por vía internet.

207
En la tercera etapa, después de haberse realizado el trámite entre el intermediario y el
empleador, se fija una fecha de partida hacia la frontera en donde se hará de manera oficial el
trámite y la entrega de la visa H2A o H2B. Por lo que sigue, El Tío reúne al grupo que acudirá
a laborar en cierta temporada, les notifica el día y la hora de salida. Pero antes de ello, solicita
un pago de $ 1,300 pesos que cubrirá el viaje de Comachuén a la ciudad de Matamoros.

_____________________________Tabla 6. Carta compromiso_______________________________

Por medio de la presento yo:

Manifiesto tener buena conducta mientras permanezca en esta compañía: TORREY FARMS INC. Así como
toda mi dedicación y desempeño durante el tiempo de mi contrato, para alcanzar resultados satisfactorios y de
no ser así la compañía y las personas autorizadas tomaran las sanciones correspondientes.

Recomendaciones:

Queda estrictamente prohibido beber bebidas alcohólicas del transcurso del contrato.

Nota: en caso de no hacer lo que se le sugiere durante el tiempo de su contrato aténgase a las consecuencias que
sus actos provoquen en la compañía.

Atentamente: Los empleadores

Firma del trabajador


Fuente: carta de compromiso que proporciona El Tío al trabajador agrícola temporal antes de contratarlo oficialmente.

Posteriormente, les pide a los contratados que lean detenidamente un documento en el


que se comprometan tener una buena conducta mientras permanezcan en la compañía
empleadora. Asimismo, deben poner de su parte, toda su dedicación y empeño durante su
estancia. (ver tabla 4). En suma, al firmar esa carta compromiso se cierra de manera formal la
etapa del acuerdo. Lo que sigue, depende de la evaluación que se haga del trabajador en el
consulado, por su parte, el contratista estará -si se puede- al pendiente para orientarlo en cada
etapa del trámite de la visa.
Para finalizar, el ser contratado por el intermediario no significa ni garantiza que su paso
hacia EE. UU. este asegurado. Dado que tiene que pasar varios filtros en el trámite de la visa
(ver capítulo IV). Si por alguna razón, se le es negada la visa a un trabajador, El Tío, no se hace
responsable porque es una cuestión que no le corresponde solucionar a él porque no está a su
alcance.

208
La obtención de la visa H2A es un elemento clave para todos los contratados
purhépechas porque el futuro de sus familias depende casi en su totalidad de las remesas que
envíen durante la temporada laboral. De ahí que sea necesario y obligatorio pasar los diferentes
filtros en el trámite de dicha visa. En este apartado, se realizó una descripción y explicación
acerca de la función que realiza El Tío como reclutador, enganchador y contratista. Para darle
continuidad y coherencia a esta investigación, en el siguiente apartado, se expondrá la logística
que utiliza antes de partir a EE. UU.

5.3.1 N ira x a tisi m entaru n o rth i anchikurini^51

Con relación a la manera en que migran los contratados se diferencia notablemente de como lo
hacen los indocumentados. Si bien, el enganche y la contratación son elementos importantes en
la migración autorizada. Lo anterior, no garantiza que todo esté ya listo y claramente definido,
ni mucho menos certifica que los migrantes pasen solo por estas etapas para asegurar su trabajo
en el “otro lado” . En realidad, nada está seguro. El Tío al igual que los tumpicha, tumpi
tsiriricha, acheti sapicha y acheticha estará a la espera de la solicitud inmediata del empleador,
dependiendo de las necesidades de la compañía norteamericana solicitante. La selección
trabajadores se realiza con base al perfil, la edad, en sus características físicas, entre otros.
Después de haberse realizado la elección, sigue la organización de la salida, primero al
consulado norteamericano y luego hacia EE. UU. Por ejemplo, en una de las salidas que me tocó
presenciar en Comachuén. El Tío, desde el viernes veintinueve de marzo de 2013 como eso de
las 6:30 de la tarde hizo tres avisos por medio de un “tocadisco”, para citar afuera de su casa a
todas aquellas personas que migran con él. El objetivo de la reunión era de suma importancia
por la cuestión que se iba a tratar. No pasaron ni más de veinte minutos cuando se acercaron los
contratados (individualmente, en grupos de dos, tres o más) a la casa del intermediario para oír
el aviso que se les daría a conocer. En efecto, la reunión duró aproximadamente quince minutos,
entre lo acordado fue específicamente la hora y el lugar de salida, así como aspectos
relacionados al lugar donde se les haría la entrega de la visa.15

151Traducción del idioma Purhépechaal español: se están yendo otra vez al “norte” a trabajar.

209
La finalidad del aviso tuvo también como propósito anticipar a los trabajadores agrícolas
temporales para que estuvieran al pendiente de la llegada de los autobuses el día de la partida al
consulado norteamericano. Asimismo, para que preparan sus maletas, trataran de llevar lo básico
-ropa, zapatos y algunos medicamentos o pomadas- y suficiente cantidad de dinero para cubrir
los gastos -de comidas, víveres y el pago de hospedaje en el hotel- que se generaran a lo largo
del viaje.
Al día siguiente (sábado), como eso de las 8:30 de la mañana llegaron a la entrada de la
comunidad dos autobuses que El Tío contrato, a su llegada fue a darles indicaciones a los
choferes sobre la hora de la partida. En cuanto tuvieron conocimiento los tumpicha, acheti
sapicha y acheticha de la llegada de los camiones, sus familiares llevaban las maletas al lugar
donde se encontraban estacionados los autobuses.
Posteriormente, acudían los trabajadores acompañados de sus familiares al lugar de la
cita. En el trayecto del camino los familiares compraban en las tiendas de abarrotes: jugos,
galletas, sabritas, fruta, pan, agua embotellada, refrescos, etc. El motivo por el cual los enviaban
con esos víveres era con el propósito de que a lo largo del viaje fueran consumiéndolos y
sintieran a su vez el respaldo y apoyo de la familia. Ya que el futuro de la misma dependería en
gran parte del envío de sus remesas.
Sin duda, en Comachuén, la noticia del día giraba en torno a la partida de los contratados
a EE. UU. Tanto así que, en las calles y tiendas se oía decir, niraxatisi mentaru northi
anchikuarini (se están yendo otra vez al norte a trabajar). Otros desde sus casas, observaban
como pasaban por la calle Matamoros.
En esa ocasión, iban aproximadamente ochenta tumpicha, acheti sapicha y acheticha a
la plantación de cebolla. Parte de esa selección correspondió al tipo de trabajo -arduo y
desgastante- que se iba a efectuar. Así que se necesitaban en su mayoría tumpicha y acheti
sapicha. Según la información vertida por los contratados que han ido a la plantación de cebolla,
es uno de los trabajos más difíciles porque todo el tiempo se tiene que laborar agachado y con
un clima caluroso. Como se señaló en el capítulo IV, el criterio de selección que realiza el
intermediario para emplearlos en dicha actividad laboral toma en cuenta la edad, la conducta, el
rendimiento, la pericia y la capacidad física que tenga el contratado para soportar la dureza del
trabajo.

210
El sábado, el tiempo de espera y despedida de los migrantes purhépechas duró
aproximadamente cuarenta minutos. En el lugar donde se encontraban los autobuses había más
de cien personas despidiéndolos, entre ellos: padres, esposas, hijos, primos y amigos. En esos
momentos, aprovechaban la ocasión para decirles que se cuidaran mucho cuando estuvieran
trabajando allá en el “norte”, además, que no anduvieran embriagándose o haciendo cosas
prohibidas. Mientras que otros contratados aprovechaban el momento para darles indicaciones
a sus esposas y padres sobre las cosas que tendrían que realizar durante su ausencia.

Fotografía 16. N i r a x a t i s i n o r t í : despedida de los trabajadores agrícolas purhépechas

Foto de JRGMComachuén, Mich., marzo de 2013.

Por su parte, el contratista acompañado de su esposa e hijos verificaba la presencia de


todos los que irían a laborar. En el primer autobús hacia el pase de lista el contratista, mientras
que, en el otro, de igual manera lo hacia su hijo mayor. En cambio, su esposa verificaba que los
contratados subieran al autobús que se les había asignado para viajar. Otro hijo menor estaba al
pendiente de cualquier solicitud que le hiciera su padre. Luego de haberse hecho el pase de lista,
el contratista se aseguró de que todos los tumpicha, acheti sapicha y acheticha estuvieran en los
camiones.
Vale la pena destacar, que la colaboración que realizan los integrantes de la familia del
intermediario es muy importante. El apoyo y respaldo de la familia es otro aspecto que puede

211
diferenciarlo de otros contratistas no indígenas. Dicho de otra manera, es tan compleja la función
que le compete realizar, que sólo difícilmente podría hacerlo, no únicamente en el enganche y
en la contratación sino también cuando efectúa su papel como mayordomo general.
El día de la salida, antes de partir los camiones hacia el consulado, El Tío pasó
personalmente a cada lugar donde se encontraban los familiares y les dijo lo siguiente en su
lengua materna: “n ip ’axa, komarip’ichekats'ini”.152 La hora de la partida fue a las 9:40 a.m., de
la mañana, con destino a la ciudad de Matamoros. Lugar donde se les haría el trámite de la visa
H2A, ahí mismo, esperarían una semana hasta que se les hiciera la entrega de las visas. Durante
su estancia en Matamoros (de aproximadamente cinco días) generalmente recurren a uno o
varios hoteles para hospedarse.
El intermediario es el que se encarga de hacer el convenio con el encargado del hotel.
Los contratados pagan personalmente, un pago que puede fluctuar entre, $ 1,700.00 a $ 1,800.00
pesos por persona, el pago incluye el hospedaje y las tres comidas al día, durante tres o cuatro
días. Cuando se les hace la entrega de la visa de trabajo H2A, se cruza la línea fronteriza
caminando hasta llegar a la central de autobuses de Brownsville, Texas. En ese lugar, se aborda
un autobús con destino a Batavia, Nueva York. Luego, la compañía empleadora aparte de cubrir
el costo del viaje se encarga de trasladar a los contratados por medio de sus buses hasta Elba.
En resumen, está es la mecánica que llevan a cabo los migrantes purhépechas que van a trabajar
a la plantación de cebolla y repollo; a la pizca de repollo, pepino, calabaza; al empaque de ejote
y repollo.
Para finalizar, cabe señalar que no todos los tumpicha, tumpi tsiriricha acheti sapicha y
acheticha que participan en el Programa H2 tienen asegurado la entrega de su visa en el
consulado, puesto que en ocasiones suelen presentarse irregularidades administrativas o,
simplemente, no logran pasar el filtro de la entrevista. Por lo tanto, nada está seguro hasta
obtener la visa, nadie está exento de que le sea negada, le puede pasar a cualquiera. En este
apartado, se expuso la logística de organización que efectúa El Tío antes de la partida al “otro
lado” . La función que realiza es tan solo un caso peculiar y representativo que lo distingue de
los demás contratistas indígenas locales. Otra cuestión que lo caracteriza es su cargo durante la
estancia en el “otro lado” . Esta persona deja de ser enganchador y contratista para pasar a ser un
mayordomo, sobre este asunto se tratará en el siguiente apartado.152

152Traducción: ya nos vamos, pidan [aDios] o supliquen por nosotros.

212
5.4 El Tío como mayordomo general: la confianza, el respeto y la lealtad

El propósito de este apartado consiste en describir y explicar cómo El Tío se diferencia de los
otros enganchadores y contratistas locales por su función de mayordomo general en EE. UU.
Aunque su función se asemeja a la que realizan otros intermediarios mexicanos en otros
procesos similares, como “ [ ^ ] los capitanes, quienes se encargan de reclutar jornaleros
temporales [nahuas, mixtecas y tlapanecas] y organizar cuadrillas para la cosecha de hortalizas
en el valle de Cuautla, en el estado de Morelos en México” (Sánchez, 2012: 73).
Por otro lado, hay que tener en cuenta que tuvieron que pasar varios años para que El
Tío se convirtiera en enganchador y contratista. También sucedió algo semejante para que
llegara a ser mayordomo. Tuvo que demostrarlo con su desempeño laboral, disciplina, confianza
y el aprendizaje del idioma anglosajón para la comunicación con los empleadores. Por supuesto,
el tránsito de contratista a mayordomo no es exclusivo en la migración bajo contrato, esto
también sucede con el contratista oaxaqueño que pasa a ser mayordomo en los campos agrícolas
de Sinaloa; “ [ ^ ] supervisa el trabajo de los jornaleros organizados en cuadrillas para el corte
de jitomate o también él lo realiza, cargo por el que puede recibir un pago mayor [ ^ ] ”
(Marañón, 2000: 220). Según la información vertida por un achetr.

La función del mayordomo es que los trabajadores traten de hacer el trabajo bien. El mayordomo lo que
se encarga es de ver a la persona que no esté pudiendo hacer el trabajo, el mismo va y tiene que orientarlo
y decirle sabes que, tienes que cortarle así, o tienes que hacer esto, o no maltrates la planta o no la pises
tanto, [^] es de lo que se encargan, y de que cuenten lo que se esté cortando, lo que se esté pizcando
durante el día. Ellos tienen que dar su información, saben que pus este día, se cortaron tantos wagens [_].
Durante este día fueron tantas pizcas, se cortaron tanto, ellos son los que tienen que hacer todo ese conteo
y, de que le ponchan a uno, de a qué horas entra y a qué horas sales [del trabajo], él es el encargado.153

Sin embargo, lo que hace particular al mayordomo purhépecha no únicamente es su


función en el field sino también fuera del mismo. De hecho, asume una gran responsabilidad
porque no se limita a ser el vínculo del contratado y del empleador. Por ejemplo, en Elba, la

153Entrevista al acheti Isidro Ramos Bacilio realizada en español por JRGM, en la comunidad indígena de Comachuén, Mich., municipio de
Nahuatzen, octubre 31 de 2014.

213
personalidad de El Tío le ha permitido ejercer su cargo como mayordomo, pero también como
un encargado general fuera del área de trabajo. La facultad y autoridad154 que le han delegado
los empleadores de la compañía Torrey Farms le ha facilitado en la organización de los
tumpicha, tumpi tsiriricha acheti sapicha y acheticha, pero también en el control, en la
disciplina y en la subordinación. Según Max Weber, “la persona con autoridad incita a la
obediencia voluntaria; quienes se someten, creen en ella. Puede que crean que es dura, cruel,
injusta, pero, a pesar de todo, hay algo más. La gente de niveles inferiores confía en la que está
por encima de ella” (citado por Sennett, 2000: 54).
En la migración con visa H2A, el intermediario no brinda confianza por su autoridad
sino por la conducta y experiencia que muestra: en el enganche, en la contratación, en el field y
en los diferentes espacios de socialización. “La confianza se funda en la motivación atribuida a
la conducta. La conducta en la experiencia de la cual depende de la confianza debe parecer como
una expresión y reafirmación de la personalidad” (Luhmann, 1996: 69). El mayordomo
purhépecha también se encarga de ser tractorista en diferentes momentos de la cosecha, pero su
labor se destaca por la orientación en la pizca y por entregar los mejores resultados a los
empleadores.
Cabe hacer mención que en dicha compañía hay varios mayordomos americanos y
mexicanos. Los primeros se caracterizan por ser muy estrictos en la supervisión del trabajo;
exigen eficacia y rapidez. En cambio, los segundos son más flexibles en la supervisión. Dentro
de este segundo grupo se encuentra El Tío y se diferencia de los demás mayordomos por su
puntualidad, disciplina y exigencia. Aunado a ello, tiene la facultad de supervisar a todas las
cuadrillas, por ende, su función es como la de un mayordomo general, porque los empleadores
le confieren un ejercicio de autoridad que no debe cuestionar ningún trabajador. En este sentido,
“ [ ^ ] toda dominación sobre una pluralidad de hombres requiere de un modo normal (no
absolutamente siempre) un cuadro administrativo; es decir, la probabilidad, en la que se puede
confiar, de que se dará una actividad, dirigida a la ejecución de sus ordenaciones generales y
mandatos concretos, por parte de un grupo de hombres cuya obediencia se espera” (Weber,
2002: 170).

154Se debe entender como “el poder legítimo que una persona o grupo ejerce sobre los demás. [^] La autoridad depende de la aceptación por
parte de los subordinados del derecho de los que están por encima de ellos a darles órdenes o instrucciones” (Giddens, 2000: 734). En la
migración bajo contrato, el intermediario aprovecha la autoridad concedida -por el empleador- para ordenar y dirigir, pero también para
disciplinar a los trabajadores agrícolas.

214
Con base en su personalidad y en su función, El Tío, aparte de supervisar el desempeño
laboral también suele ser el primero en poner la muestra de cómo se debe plantar, pizcar y
empacar de mejor manera cierto producto agrícola. Mejor dicho, su función implica orientar,
capacitar, disciplinar y reportar lo que se pizco durante el día. Por su parte, los contratados por
temor a ser despedidos y a no ser considerados para la próxima temporada, evitan tener
problemas, obedecen y acatan las indicaciones y las órdenes del mayordomo general. En una
ocasión, me tocó estar en una llamada de atención que el empleador le hizo a El Tío, por su
parte, éste se la dio a conocer a las cuatro cuadrillas que pizcaban pepino, lo siguiente:

[^] acérquense rápido le voy a decir algo [yo ya presentía que sería sobre el trabajo]. Miren, dijo Lucas
[empleador] que están cortando bien el pepino, pero que van un poco lentos, así que me pidió que les
dijera que después del lonche agarraran un mejor ritmo para avanzar más rápido. [Enfatizo], no quiero que
se vayan “echo a la chingada” [se refería a muy rápido], es decir, ni tan rápido ni tan lento, agarren un
ritmo, en pocas palabras échenle ganas [^ ].155

Al escuchar los compañeros la llamada de atención y las sugerencias del mayordomo


general -los noté preocupados-, porque no era que no quisieran ir rápido, sino que el cuerpo ya
no daba para más, por el agotamiento y el cansancio que habían tenido en otros días -pasados-
de intenso trabajo. Sin embargo, obligadamente tenían que obedecer a las órdenes del empleador
y del mayordomo, no hacerlo, implicaba ser descansados o “ponchados” . Así que no les quedó
más remedio que “echarle más ganas” .
Por otro lado, al ejercer su cargo El Tío, no se deja llevar “aparentemente” por
preferencias porque es muy exigente con todos. De hecho, cuando no se están dando los
resultados esperados. Personalmente se encarga de orientar para avanzar más rápido en la
plantación, en la pizca o en el empaque de cierto producto agrícola. Desde luego, por medio de
“mañas” y habilidades que un contratado debe desarrollar tanto para mejorar su rendimiento
como para soportar la dureza del trabajo.
El mercado laboral flexible exige a los trabajadores aprender y adaptarse a realizar
diferentes actividades laborales, en el caso de los contratados, solo realizan una parte del proceso
que implica la producción agrícola, no tienen un oficio como el campesino que sabe cómo,
cuándo y dónde se debe cultivar y cosechar (Varela, 2007). En una ocasión, el mayordomo

155Plática informal que sostuvo El Tío con varias cuadrillas en Elba, NY, agosto 01 de 2015.

215
general señalaba lo siguiente en el field: “ [ ^ ] aquí lo que deben de hacer es entregarse al trabajo,
hacerlo con ganas y poner toda su voluntad, si lo haces así, no van a sentir cansancio y se van a
acostumbrar porque su mente va a estar en eso. Pero, si se sienten obligados y no tienen esas
ganas, se van a cansar rápido y su cuerpo no se va a adaptar a este ritmo de trabajo” .156 En
síntesis, el migrante purhépecha debe asumir que tiene que laborar sin cuestionar y cumplir con
su jornada laboral -cotidianamente-, renegar o quejarse no tiene sentido debido a que están
sujetos a un acuerdo laboral que es obligatorio cumplirlo.
Respecto a la supervisión en el trabajo por parte de las instituciones gubernamentales en
EE. UU., un día del mes de octubre, acudieron dos supervisoras que pertenecían al
Departamento de Trabajo del estado de Nueva York, acompañadas de una empleadora, al field
donde nos encontrábamos pizcando y alineado esquash. En esa ocasión, nos reunieron a todos
los integrantes de la cuadrilla, luego, se presentaron y explicaron el motivo de su visita. Después,
nos realizaron varias preguntas: respecto al trato que teníamos de la compañía, las horas que
trabajábamos al día, así como las cosas que teníamos en la casa de hospedaje -aparatos
electrónicos-, entre otras cuestiones. Al concluir con sus preguntas, nos dejaron unas tarjetas
para que nos comunicáramos en caso de que tuviéramos algún problema. Posteriormente, se
retiraron y nosotros continuamos laborando.
En ese momento, pude constatar que los trabajadores agrícolas respondieron a las
preguntas para quedar bien con la compañía, porque en varias de sus respuestas no dijeron lo
que en realidad vivían. De hecho, con frecuencia escuchaba en las diferentes pláticas que tenían
entre ellos, lo siguiente, “ [ ^ ] no tiene caso quejarse [ ^ ] porque nomás no nos traen la próxima
temporada” .157 En otras palabras, son vulnerables ante el ejercicio de poder y de dominio del
empleador, específicamente, por el temor a las represalias. Incluso, para los quejosos es muy
probable que formen parte de la “lista negra” y, posiblemente, no vuelvan a retornar en la
próxima temporada.
Por otro lado, en Elba, El Tío no sólo supervisa a los tumpicha, tumpi tsiriricha acheti
sapicha y acheticha de Comachuén -que son la mayoría- sino también a otros provenientes de
Arantepacua, Pichátaro, Janitzio, Queréndaro y del estado de Jalisco. En una ocasión le pregunte
¿cómo le haces para controlar y organizar a tantas personas? Contestó lo siguiente; “a todos, los

156Plática informal que sostuvo El Tío con una cuadrilla en Elba, NY, septiembre 3 de 2015.
157Información vertida por los trabajadores agrícolas temporales, en Elba, NY, octubre 6 de2015.

216
trató de la misma manera, no tengo preferencias, pero hasta el momento no he tenido problemas
por ese lado. Si de pronto hay algunos, como los que vienen de Janitzio, ellos son muy
reservados [poco sociables] y no quieren convivir con los demás” .158

Fotografía 17. Supervisión del mayordomo general en la plantación de cebolla

Foto de Jesús Ramos Felipe, Elba, NY, mayo de 2015.

En realidad, el mayordomo general es una persona muy astuta e inteligente, en el sentido


de que sabe cómo ganarse la amistad y el respeto de los trabajadores. Un ejemplo, cuando
supervisa en el field, en los espacios de socialización, en la hora del lonche o en los breves
tiempos de descanso, aprovecha el momento para charlar o bromear. Tal como señaló en una
plática informal:

[...] conozco el nombre de todos, y busco ser amigo de todos, además, la compañía me ha dado la confianza
y autorización de organizar a todos sin que nadie más intervenga, por eso es que todos me obedecen, tengo
que platicar con todos, convencerlos, organizarlos, y para ello, tengo que hacerme amigo de todos, y tengo
que ser el primero en poner el ejemplo, así como me vez; trabajando, mostrándoles cómo se debe hacer
bien el trabajo, no me gusta ser esa persona que ordena nada más. No, me gusta convivir con todos,
hacerlos reír un poco, me gusta lo que hago porque es parte de mi trabajo.159

158Plática informal que sostuve con El Tío en Elba, NY, agosto 29 de 2015.
159Plática informal que sostuve con El Tío en Elba, NY, agosto 27 de 2015.

217
En su discurso asevera ser parejo con todos, no obstante, durante mi estancia en Elba,
noté que a cada contratado le da un trato diferente, dependiendo su carácter, personalidad, edad
y confianza. Insisto, a pesar de que él haya afirmado que no tiene preferencias en el trato, la
elección que hace sobre los trabajadores de confianza -tal como desarrollé en el capítulo IV- es
la prueba de ello. Precisamente, la función que realizan los trabajadores de confianza le ha
permitido desempeñar de mejor manera su puesto de mayordomo general, porque sólo
difícilmente podría controlar y organizar a más de 250 contratados. De hecho, asumir un
compromiso de esa magnitud implica tener una gran responsabilidad. Por esta razón, El Tío ha
creado sus propias estrategias de control y de vigilancia.

Fotografía 18. El trabajador de confianza, tractorista y chofer de bus

Foto de JRGMElba, NY, agosto de 2015.

La comunicación de parte del trabajador de confianza con el mayordomo es clave, éste


último acude personalmente a visitar a la cuadrilla para corregir las cosas que no se están
realizando bien-la conducta o el desempeño laboral-, para advertir o condicionar el retorno en
la próxima temporada si no se están cumpliendo las órdenes. Aquí es donde se manifiesta el
ejercicio de poder de lo que “no debes” hacer (Foucault, 2000). Ciertamente, en este tipo de
escenario es donde se van creando esas “listas negras” (Izcara, 2012; Proyecto Jornaleros Safe,

218
2012) que a la hora de la recontratación son descartados -automáticamente- por indisciplinados,
irresponsables, flojos o por quejosos.
Durante la estancia en EE. UU., la jornada de trabajo del mayordomo general es muy
prolongada, desde las cinco de la mañana se encarga de comunicar a los trabajadores de
confianza, choferes, encargados de cuadrilla sobre las actividades laborales que van a realizar y
en qué lugar. Después de haber terminado la jornada de trabajo del día, continúa con la
supervisión de cuadrillas en sus casas de hospedaje ya sea para tratar algún asunto en particular;
para felicitarlos por su desempeño laboral o para llamarles la atención. “El mayordomo es, [ ^ ]
el intermediario tradicional que continúa manteniendo una relación directa con el jornalero
dentro y fuera de los campos de cultivo, sea como su enganchador, capataz y/o proveedor
obligado de una serie de servicios básicos sin los cuales no podría acceder al mercado laboral
(ni sobrevivir en un medio extraño)” (Sánchez, 2001: 79-80).
El capital social del que dispone El Tío por el dominio trilingüe -purhépecha, español e
inglés-, lo diferencia de los demás enganchadores y contratistas locales y no indígenas. En su
investigación sobre la función que realizan los capitanes de Tenextepango, Morelos, Kim
Sánchez retoma la categoría de broker utilizada por Eric W olf (1976), “ [ ^ ] para resaltar el
carácter ambiguo y crucial de aquellos actores que hacen las veces de puentes y amortiguadores
entre grupos social y culturalmente diferenciados” (Sánchez, 2016: 18). La pertinencia de
retomar dicha categoría según la autora obedece a la presencia de dos grupos diferenciados en
la parte cultural y lingüística; mestizos e indígenas. En este sentido, la función de los capitanes
cobra relevancia en su función de mediadores y traductores (Sánchez, 2000).
Tomando como referencia la propuesta de Kim Sánchez y Eric W olf respecto al broker.
Debe entenderse como aquel individuo que sirve como vínculo entre el trabador agrícola y el
empleador. Porque cumple con múltiples roles. Sin embargo, al desempeñar su rol como enlace,
traductor, negociador, representante, etcétera, en ciertos espacios fronterizos, no elimina los
conflictos que llegan a sostener los dominadores con los subordinados, aunque si logra mediar
la situación de conflicto y de negociación en diferentes momentos (Sánchez, 2000).
Sobre las ideas expuestas, es oportuno utilizar dicha categoría para mostrar la función
que ejerce el intermediario purhépecha. Por ejemplo, en Elba, El Tío es un traductor cultural, al
ser el principal vínculo del empleador, traduce la cultura del trabajo anglosajón y en general las
costumbres locales a la cultura de los trabajadores purhépechas en su propio idioma. “Esa

219
condición de intérprete no se limita al aspecto lingüístico, ya que su desempeño como
representante y negociador supone un amplio dominio de los valores y costumbres [ ^ ] ”
(Sánchez, 2000: 72). En Elba, tanto en el field como en las distintas áreas de socialización El
Tío plática con los migrantes en su lengua vernácula. Pocas veces hace uso del idioma español,
-a pesar de que la mayoría de los contratados sean bilingües-, solamente lo utiliza para
comunicarse con los que no hablan el idioma p ’urhe.
Habitualmente, en inglés mantiene una comunicación directa con los empleadores
norteamericanos. En ese lenguaje recibe las instrucciones acerca de las diferentes labores que
se irán a efectuar en los diferentes fields de la compañía y las quejas sobre el desempeño de los
trabajadores. Aunque habrá que agregar que su función como traductor y como autoridad que le
delegan los empleadores norteamericanos, lo hacen con el objeto de no lidiar directamente con
los migrantes purhépechas, principalmente, por la barrera lingüística, del inglés, del español y
del purhépecha.
En este sentido, el intermediario a través del idioma anglosajón se convierte en un
intérprete y busca negociar con los empleadores más espacios de trabajo (Fisher, 1953;
Rothenberg, 2000; Griffith, 2002). El capital social y cultural que ha acumulado en su
trayectoria migratoria le ha servido como recurso para mediar en tres culturas diferentes.
Aunque, es difícil saber hasta dónde puede incidir su influencia como mediador. Antes de
retornar de EE. UU. en el año 2015, llegó a comentarle a una cuadrilla lo siguiente:

[^] hace unos días me decía el patrón cómo te sientes, le dije, la verdad no muy bien me dijo, ¿por qué?
si la compañía no debería llamarse Torrey Farms sino con tu nombre [en broma], pues tienes más de 200
trabajadores que son tu gente. [Dijo el mayordomo], pues yo le dije, no ando a gusto porque nosotros
hacemos el trabajo pesado de la plantación de la cebolla y otra gente se encarga sólo de empacarla, [es
decir] el trabajo más sencillo, y a mí me gustaría que nuestra misma gente hiciera ese trabajo, tal como lo
hacen con el repollo. En ese momento me dijo el patrón, tienes razón, pero ya veremos después [^ ].160

En esa misma ocasión, insistió que haría todo lo posible para ver la manera de incorporar
más personas en el empaque de cebolla. De hecho, dijo que él sería el primero en efectuar esa
labor, para demostrarle al patrón su efectividad, esto con el objeto de que fueran colocados muy
pronto más contratados. El testimonio confirma también cómo su función no se limita a la

160Plática informal que sostuvo El Tío con un grupo de contratados en Elba, NY, octubre 16 de 2015.

220
contratación y supervisión, sino que también tiene que negociar más empleos con el empleador
a falta de sindicatos y de un convenio bilateral entre México y EE. UU.
Si bien, hasta el momento, se ha desarrollado la función que realiza El Tío como
mayordomo general, así como su vínculo con los trabajadores de confianza y la manera en que
busca o trata de relacionarse con la mayoría de los tumpicha, tumpi ts'iriricha, acheti sapicha y
acheticha. Para algunos de ellos, es visto como una “buena” persona que contribuye a la
obtención de un empleo, pero, para otros simplemente es un mediador que ha sido el vínculo
directo de los empleadores. Por cierto, algunos creen que con base en su trabajo es como han
mantenido su empleo en la compañía. Mientras que otros piensan que su continuidad laboral
depende del papel que realiza el mayordomo en la contratación, así como su relación con el
empleador.
Por supuesto, las opiniones en torno a la personalidad de El Tío divergen entre los
trabajadores agrícolas por varias razones. En ocasiones, mantiene diferencias y desacuerdos con
ellos. Precisamente es el escenario en el que “la intermediación laboral desdibuja la relación de
trabajo desplazando la tensión entre los empleados y los capitalistas hacia los intermediarios”
(Quaranta, 2011: 209). Ya sea por el desempeño o exigencia en plantación, en la pizca o en el
empaque. De hecho, los peores abusos suelen ocurrir en los fields donde los mayordomos -con
la autoridad otorgada- presionan a los contratados a trabajar más de diez horas al día, esto con
el objeto de dar buenos resultados en las cosechas y así quedar bien con su patrón (Sotelo, 1998;
Rothenberg, 2000).
En esa relación de dominio, el mayordomo ejerce un control y tiene la facultad de obligar
a los trabajadores estacionales a obedecer las órdenes. Por su parte, éstos últimos, a través
diferentes máscaras de subordinación -como recurso irónico cotidiano- pueden expresar una
sensación de descontento, miradas bajas, gestos, suspiros, gemidos y silencios, pero también
risas, sarcasmo, bromas y travesuras, con el objeto de resistirse y obtener un balance en la
correlación de fuerzas desfavorables, entre el subordinado y el dominador (Torres, 1977; Scott,
2000).
En la intermediación laboral, esa relación jerárquica que mantiene el mayordomo general
sobre los contratados no únicamente se manifiesta en el dominio que ejerce uno sobre el otro,
sino a través de la confianza que se le confiere. Entendida como un mecanismo de mediación
que el trabajador otorga al intermediario sobre cuestiones relacionada a la contratación, a la

221
salud, al trabajo y a la recontratación. Dicho de otra manera, se traduce a lo que Niklas Luhmann
denomina como “la confianza amplía, [ ^ ] las posibilidades de acción en el presente,
orientándose hacia un futuro que -aunque permanece incierto- se hace confiable. Es un
mecanismo de reducción de la complejidad que aumenta la capacidad del sistema de actuar
coherentemente en un entorno aún más complejo” (Luhmann, 1996: 23). Lo anterior no significa
que no haya incertidumbre en la función del intermediario, sin embargo, al contratado no le
queda otra opción más que depositar su confianza en él, no hacerlo implica quedar a la deriva
con un futuro laboral incierto.
Por otro lado, el respeto hacia El Tío se manifiesta por parte del trabajador agrícola
temporal a través del buen comportamiento, la dedicación, el buen desempeño, la buena
conducta -n o embriagándose, cumpliendo con el aseo en casa-, la subordinación y la
solidaridad. Para Richard Sennett, el respeto en la sociedad se gana a través del propio
desarrollo; en el uso de capacidades y de habilidades. En el cuidado de uno mismo; la persona
autosuficiente es respetada. Retribuyendo a los otros a través del intercambio (Sennett, 2000).
El respeto que se ha ganado dicho intermediario ha sido a través del reconocimiento y atención
de los contratados y de sus familiares en Comachuén.
Por su parte, la lealtad hacia El Tío es una cuestión importante porque no basta con el
buen rendimiento que le brindan los tumpicha, tumpi tsiriricha, acheti sapicha y acheticha en
Elba. Éstos últimos tienen presente que su futuro laboral depende de su desempeño laboral, pero
también de su conducta, obediencia y sumisión. Aunado a ello, no deben negarse a trabajar, ni
cuestionar las condiciones laborales, esto con el objeto de conservar su empleo temporal. En
efecto, la lealtad hacia el intermediario cobra gran relevancia a la hora de la recontratación. En
efecto, una manera de guardarle lealtad es recontratándose con él mismo. Con bien señala Kim
Sánchez Saldaña: “ [ ^ ] el intermediario manipula los recursos organizativos y el tejido de
relaciones sociales con que éstas cuentan, permitiéndole ampliar su clientela, multiplicar los
mecanismos de comunicación y coordinación con los trabajadores, contrarrestar el carácter
inestable de la relación laboral y evitar que otros competidores afecten su actividad, entre otras
ventajas” (Sánchez, 2001: 94).
Lo anterior, es una cuestión que se reproduce de manera semejante en la migración con
visa H2A, particularmente, en la intermediación laboral. Porque el ejercicio de poder y la
relación de dominio es una cuestión que se presenta, de empleador a mayordomo y de

222
intermediario a contratado. Tal como lo manifestó El Tío: “ [ ^ ] ahorita venir aquí [a Nueva
York] es pasajero, no es definitivo, en cualquier momento nos pueden decir; no más trabajo. Por
eso yo espero que todos aprovechen esta oportunidad que nos dan de venir a trabajar, si es
pesado el trabajo y se sufre, pero también se gana más que en México, además, allá no contamos
con empleo [ ^ ] ”.161
Al referirse como desempleados, no hace alusión a que no tengan nada que hacer sino
en el sentido de que no hay empleos bien remunerados de ahí la necesidad de migrar (Giddens,
2000). En eso coincidían algunos tumpicha y acheti sapicha, al señalar lo siguiente, “si trabajas
aquí [en Comachuén], casi no queda, y cuando vas para allá [EE. UU.], siempre si queda para
los gastos y para estar invirtiéndolo en otras cosas” .162
Por otra parte, otros de los aspectos que atañen al intermediario es la cuestión de la cuota
económica que solicita al final de cada temporada. Como se ha venido señalando, en
Comachuén, cada contratista opera de manera muy peculiar. De igual manera, el pago que
solicitan por su función es variable y es por el supuesto “favor” de la contratación. Por ejemplo,
El Tío, cuando finaliza la temporada en Elba acude personalmente a solicitar una cuota
económica163 a cada integrante de una cuadrilla. “Como nadie supervisa el sistema de visas H2
[ ^ ] . Hay contratistas honestos que reciben su paga de la empresa y solo cobran por los gastos
de trámite de visado y pasajes. Pero muchos otros cobran fuertes sumas de dinero por ‘el favor’
que les hacen a los migrantes” (Durand, 2006: 61).
Antes quiero aclarar que, está cuestión del pago tiene distintas connotaciones tanto para
el intermediario como para los contratados. Para el primero es una ayuda económica -recíproca-
no un cobro porque es voluntario y no obligatorio. Tal como lo manifestó un acheti en la
entrevista: “ [ ^ ] como uno necesita mucho papeleo [para el trámite de la visa], y él tiene que
estar viajando, casi lo que se le da es lo que te hubieras gastado, supongamos que yo fuera sólo,
yo tendría que estar hablando con licenciados y abogados, un chingo de trámites, y ya él hace
todo eso. Es casi como devolverle el dinero que él gasto”.164
El argumento por el cual solicita el intermediario internacional cierta cantidad
económica se debe al apoyo mutuo y reciproco que debe prevalecer con el contratado. Lo que

161Plática informal que sostuve con El Tío en Elba, NY, agosto 29 de 2015.
162Información vertida por varios contratados enComachuén.
163Por motivos de seguridad yrespeto no daré a conocer la cantidad económica que se le concede al intermediario.
164Entrevista al acheti sapichu Mario Armando Vargas Felipe, realizada y traducida del idioma Purhépecha al español por JRGM, en la
comunidad indígena de Comachuén, Mich., municipio de Nahuatzen, noviembre 21 de 2014.

223
contribuye a que continúe el desplazamiento de los tumpicha, tumpi tsiriricha, acheti sapicha y
acheticha de Comachuén a EE. UU. Aunque, el pago que solicita cada temporada laboral es
visto como una cuota obligatoria. Incluso, para algunos no tiene nada de “voluntario” porque se
fija una cantidad en específico, por lo que también le denominan el pago de la “renta” . Dicho
de otra forma, el cobro es una manera de condicionar el acceso al empleo y de mantener
disciplinada a la fuerza de trabajo eventual (Sánchez, 2000). Para el contratado purhépecha, no
realizar el pago corre el riesgo a no ser recontratado en la siguiente temporada.
Visto de otra manera, el pago no sólo representa una comisión por el acceso al empleo
estacional porque a través del mismo también se le brinda confianza y lealtad al intermediario.
Puesto que, “la confianza es una apuesta, hecha en el presente, hacia el futuro y que se
fundamenta en el pasado. En otras palabras, una persona, por ejemplo, puede confiar en que otra
cumplirá en el futuro una promesa hecha en el presente, basándose en las experiencias que ha
tenido en el pasado con esta misma persona [ ^ ] ” (Luhmann, 1996: 23).
En fin, el pago es obligatorio, aunque no se le denomine de esa manera porque de ello
depende en gran medida la recontratación, lo que hace evidente esa relación de dominio y de
poder que mantiene uno sobre el otro. De ahí que Michel Crozier afirme: “El poder es una
relación recíproca pero desequilibrada. Es recíproca porque quien dice negociación, dice
intercambio. Si una de las dos partes presentes ya no tiene recursos que comprometer en una
relación, no tiene nada que intercambiar y por lo tanto no puede entrar en una relación de poder
propiamente dicha [ ^ ] ” (Erhard, 1990: 57).
Algunos autores coinciden que el reclutamiento de trabajadores en México mediante el
programa H-2 ha sido privatizado casi en su totalidad por los servicios que realizan los
enganchadores, contratistas y abogados, respecto al trámite de la visa y el vínculo directo con la
compañía empleadora (Smith-Nonini, 2002; Durand, 2006; Tapia, 2006; Proyecto Jornaleros
Safe, 2012; Becerril, 2013). El pago del contratado por el “favor” es una manera de asegurar un
lugar en la recontratación. Porque como bien señala Kim Sánchez, “ [ ^ ] el cobro de cuotas [es]
para condicionar el acceso al empleo y otros medios de presión sobre los trabajadores, son
algunas de las formas directas en que los actuales intermediarios mantienen disciplinada a esa
fuerza de trabajo eventual” (Sánchez, 2012: 76).
Respecto a la cantidad que fija El Tío a cada contratado lo hace con relación a la
actividad laboral que desempeño y la duración de su estancia. Como se señaló en el capítulo

224
anterior, no todos son empleados en la compañía Torrey Farms Inc en la misma labor, no
obtienen el mismo pago semanal y tampoco su estancia temporal es uniforme. Por ende, el
intermediario, a la hora de pedir la cuota lo hace tomando en cuenta lo anterior. Así que ese
pago “voluntario” tiene ciertos parámetros que él mismo establece a diferencia de otros
contratistas de la comunidad debido a que no pide una cantidad mayor a la que solicitan otros.
Tal como lo manifestó en Elba: “ [ ^ ] a todos los que vinieron a trabajar, así como yo les ayude,
también quiero que me ayuden, no pido mucho porque el de arriba está viendo todo [hace
referencia a su Dios], así que esto es voluntario, no obligo, pero yo sé que ustedes no van a estar
conformes si no me dan nada, la intensión es apoyarnos, yo los apoyo y ustedes me apoyan
[ ]” 165

El aporte de la cuota es una manera de no faltarle al respeto a su labor. Mejor dicho, “con
la falta de respeto no se insulta a otra persona, pero tampoco se le concede reconocimiento;
simplemente no se la ve como un ser humano integral cuya presencia importa” (Sennett, 2003:
15). El respeto al intermediario es una manera de demostrarle un reconocimiento que él mismo
ha obtenido a través de su personalidad y de su trabajo.
Con relación a la cuota económica,165166 las relaciones interpersonales y la influencia del
parentesco cobran importancia en el pago. Por ejemplo, aquellas personas que desempeñaron la
función de chofer de bus, es posible que otorguen un pago menor al que realizan los que se
dedicaron exclusivamente a la pizca. Insisto, el apoyo económico no tiene un precio fijo, y
tampoco es igual para todos. Al contrario, existe una diversidad en el mismo, cuestión que
solamente el intermediario asigna, tomando en cuenta criterios personales. “El poder del
superior es a fin de cuentas el poder de crear reglas con las cuales pueda jugar para obtener de
sus subordinados los comportamientos que él juzga convenientes” (Erhard, 1990: 75). Algo
similar ocurre con la migración nacional, “ [ ^ ] [los] contratistas abusan de su capacidad de
controlar grandes cantidades de trabajadores para obtener dinero indebidamente” (Lara, 2011:
392).
En suma, la función que ejerce El Tío va más allá de lo que realiza cualquier otro
contratista mestizo porque no solamente se encarga de ser el enlace con el patrón. También, está

165Plática informal que sostuve con El Tío en Elba, NY, octubre 16 de 2015.
166Cuando externa este asunto del apoyo económico, El Tío, da las gracias a todos los contratados, pide absoluta discreción, por lo que esa
cuota económica que solicita no está permitida -legalmente- en la modalidad de migración visa H2A. Así que, pide a todos los trabajadores
agrícolas temporales que no divulguen dicha cuestión por respeto y precaución; es decir, es un asunto confidencial que tiene que quedar entre
ellos.

225
a cargo de la responsabilidad del contratado purhépecha, desde el momento en que éste confirma
y decide apuntarse con él para ir a trabajar de manera contratada. Se podría decir que esta
persona se encarga de casi todo el proceso: desde la mediación con el patrón, en el trámite para
la obtención de la visa H2A, en el transporte, en el hospedaje, en el compromiso de mantener el
orden y el control de los contratados y en su función como interprete (Quaranta, 2011). Puede
ser visto también como aquel individuo que cumple varios roles: interlocutor, negociador,
mediador y traductor cultural, “ [ ^ ] colocado [ ^ ] en el espacio fronterizo entre culturas o
ámbitos social y económicamente diferenciados” (Sánchez, 2001: 97).
Recapitulando, se presentó la función que están ejerciendo los intermediarios
purhépechas en la migración bajo contrato, específicamente, en una intermediación laboral que
se ha caracterizado por vincular la oferta de mano de obra, así como la organización del proceso
de trabajo. Como se expuso en varios apartados, la clave de ser un contratista consiste, en tener
el conocimiento, la capacidad y la responsabilidad para asumir un cargo de esa naturaleza, tener
los contactos, la iniciativa personal, el dominio de por los menos tres idiomas, la fuerza de
carácter para disciplinar y organizar a sus trabajadores.
Por último, no se puede ser intermediario por decreto, por tener un papel, una
designación oficial, una persona deviene tal a través de numerosos recorridos, idas y vueltas,
redes de relaciones sociales y ciertas mañas adquiridas en la práctica misma. El Tío, es un claro
ejemplo, de cómo su función ha implicado tener contactos, iniciativa personal y la fuerza de
carácter para disciplinar y organizar a sus trabajadores. Por supuesto, cualidades y habilidades
de personalidad que se han ido forjando a través de su experiencia migratoria y, lo que es muy
importante, conocimiento fino y de primera mano de las reglas “no escritas” que rigen en el
medio.

226
Conclusiones

Es claro que nuestro país forma parte del actual sistema económico mundial que domina en casi
todo el planeta, un sistema en el que los Estado-nación cada vez dejan que el mercado imponga
sus reglas; un mercado dominado por estructuras oligopólicas o monopólicas con fuerte apoyo
estatal. En este contexto, las compañías y las empresas transnacionales han logrado beneficiarse
de las políticas neoliberales y del mercado laboral flexible. Un ejemplo de ello es el TLCAN.
Los países socios en dicho tratado reciben apoyo tecnológico, financiero y subsidios de sus
respectivos gobiernos y del entorno, con lo que logran obtener cuantiosas ganancias al exportar
sus productos a México sin el cobro de aranceles, lo cual les permite incrementar de manera
significativa sus exportaciones, sin que a los agricultores les importe el precio al que vendan
(Boltvinik, 2009).
Con base en lo anterior, podemos decir que México se encuentra en gran desventaja
frente a los países desarrollados. Tanto así que una gran parte de la población rural se ha visto
afectada por no poder competir en el mercado ni nacional ni extranjero. Por ende, para algunos
campesinos, la producción agrícola ya no les resulta redituable para su comercialización
únicamente para el autoconsumo. Por esta razón y otras más, han tenido que emigrar al interior
del país como del extranjero en busca de mejores oportunidades laborales para poder
complementar sus ingresos extraparcelarios.
La desaparición o permanencia del campesinado en México es una cuestión que ha sido
muy debatida por los intelectuales y estudiosos del medio rural en los últimos años. Algunos
sostienen que el campesino ha pasado a convertirse en jornalero agrícola (Sánchez, 2001; Carton
de Grammont, 2009) mientras que otros autores argumentan que las sociedades campesinas no
están respetando las leyes del capitalismo, porque han desarrollado lógicas y estrategias propias
de producción que contribuyen a la supervivencia del campesinado (Araghi, 1995).
Por su parte, Julio Boltvinik y Armando Bartra han tenido un intenso debate para explicar
la pobreza, la sobrevivencia y la permanencia del campesinado. El primero, afirma que “ [ ^ ] la
sobrevivencia de la economía campesina se explica más por la función de proveedor de mano
de obra temporal [ _ ] y barata, sin la cual el capitalismo en la agricultura es inconcebible, que
por suavizar la renta diferencial de la tierra [ _ ] . El segundo, aduce que [ ^ ] el ingreso que el

227
campesino busca en el trabajo asalariado es solo un complemento del ingreso de la parcela, [por
ende] está dispuesto a trabajar por un salario menor al valor de su fuerza de trabajo” (Boltvinik,
2009: 38).
En otras palabras, el capitalismo en la agricultura tiene que existir en simbiosis con el
campesinado si ha de funcionar, porque los campesinos son indispensables como mano de obra
estacional -específicamente, en la cosechas- debido a que la agricultura capitalista sería
imposible sin la permanencia de la agricultura campesina (Boltvinik, 2009, 2012). De tal forma
que, un número importante de personas que migran al interior del país y del extranjero, lo hacen
para complementar sus ingresos extraparcelarios. Al no contar con subsidios para la producción
agrícola tienen que asumir el costo total de la estacionalidad agrícola, porque la sociedad en su
conjunto no paga el precio justo por los alimentos. Mientras que otros campesinos, han dejado
de producir parcelas debido a su poca rentabilidad. Lo anterior explica la permanencia del
campesinado y la presencia de jornaleros agrícolas en el sector rural.
Para el caso particular de Comachuén, se puede percibir la permanencia del
campesinado, precisamente, por el trabajo estacional que realizan los comachuenses en el país
y en el extranjero. Sin embargo, habrá que enfatizar que algunos comuneros lo hacen para
complementar sus ingresos extraparcelarios. Mientras que otros, dependen mayormente del
empleo temporal para su subsistencia. Por lo tanto, el campesino que ha pasado a ser
“definitivamente” un jornalero agrícola, concebido como una mercancía que se puede vender y
desechar en cuanto deja de producir; únicamente se busca aprovechar su productividad.
Comachuén es un claro ejemplo del fenómeno de desagrarización en el medio rural, los
comuneros que no pueden vivir más en el campo y del bosque han tenido que migrar a diferentes
lugares del país y del extranjero (Carton de Grammont, 2009). De hecho, también aquellos que
aún dependen del campo han encontrado en la migración internacional una alternativa laboral
importante para complementar sus ingresos extraparcelarios. Según Julio Boltvinik, una manera
de combatir la pobreza rural en México es “ [ ^ ] subsidiar a sus campesinos [ ^ ] y protegerlos
de los precios bajos del exterior” (Boltvinik, 2009. 36). Si lo anterior se instrumentará,
posiblemente, los campesinos y comuneros del medio rural no estarían migrando con la misma
intensidad al extranjero.
Por otro lado, la migración bajo contrato entre México y EE. UU. debe entenderse a
partir de la integración laboral que existe entre ambos países. La cercanía geográfica es factor

228
clave porque si los empleadores norteamericanos encontrarán trabajadores más baratos de un
lugar más cercano -con el apoyo de contratistas- a México, los traerían y se olvidarían de los
mexicanos. Asimismo, no es fortuito el surgimiento de intermediarios purhépechas. En cierta
medida tiene que ver porque estas personas cumplen con funciones básicas en el proceso
productivo laboral: son agentes de mercado que conectan a la oferta y la demanda, son los
gestores de las relaciones laborales y son los organizadores del proceso de trabajo; además de
ser traductores lingüísticos y culturales.
Respecto a los contratados purhépechas, el análisis que se realizó sobre la construcción
de relaciones sociales en la intermediación laboral mutua, entre el trabajador agrícola y el
intermediario nos permitió conocer y entender cómo el capitalismo ha llegado hasta las zonas
rurales e indígenas del país en busca de trabajadores -flexibles, dóciles y disciplinados- que
cumplen con las características que busca el mercado laboral, denominada por algunas autoras
como ejército (agro) industrial de reserva (Sánchez, 2014; Peña 2011, 2012).
Tal es el caso de los tumpicha, tumpi ts'iriricha, acheti sapicha y acheticha que acuden
cada temporada a Elba para emplearse en la plantación, en la pizca y en el empaque de ciertos
productos agrícolas. Aunque, el haber tenido un buen desempeño en dichas actividades no basta
para conservar y asegurar su futuro laboral, porque es necesario establecer y mantener un grado
de confianza, respeto, solidaridad y lealtad hacia el intermediario. Mecanismos de mediación
que reducen la complejidad social en las relaciones sociales, de dominio y de resistencia.
Cabe enfatizar que tampoco una persona se vuelve migrante contratado de la noche a la
mañana, esto implica también realizar una trayectoria, ganándose la confianza y aprendiendo de
los “gajes” del oficio. Para entender esto fue necesario realizar una observación detallada, un
paciente trabajo de escucha de los cientos de anécdotas y experiencias narradas por los
trabajadores agrícolas temporales.
Las razones de por qué los contratados purhépechas han creado un circuito migratorio
de Comachuén a Elba, obedece a los siguientes factores: participan en una migración legal, no
arriesgan la vida al cruzar la frontera, se han adaptado a las diferentes actividades laborales, su
pago es mejor al que pudieran obtener en su país.
En Comachuén, los tumpicha, acheti sapicha y acheticha prefieren ir a EE. UU a pesar
de su explotación en el field. Porque en México también los explotan cuando se emplean como
jornaleros en los campos agrícolas de Sinaloa, Jalisco, Yurécuaro, Tangancícuaro y Cocucho,

229
aparte de recibir un salario más bajo. En cambio, en el “otro lado” reciben salarios más altos de
los que pudieran obtener en México como jornaleros agrícolas. Además, los llevan cada semana
a surtir sus víveres en las tiendas americanas y mexicanas. Viven en casas “cómodas o
aceptables” para su hospedaje. No se quejan regularmente de las condiciones del hospedaje,
pero sí de la dureza de los trabajos que tienen desempeñar durante su estancia laboral. Pero
como en su terruño realizan también actividades laborales arduas, no se les dificulta adaptarse.
Insisto, por necesidad tienen que exponerse a las arduas condicionales laborales en el
field. Asimismo, se les pide un comportamiento flexible. En consecuencia, están sometidos a
contratos de corto plazo, y se emplean de un tipo de trabajo a otro en comparación al campesino
que conoce de principio a fin el proceso de producción de un producto agrícola. De ahí que solo
se les contrate de manera temporal para plantar cebolla; cortar zacate; pizcar, papa, pepino,
calabaza, repollo y tabaco; empacar pepino, repollo, calabaza y ejote.
En Elba, algunos acheti sapicha y acheticha han logrado alcanzar una posición
jerárquica importante en la compañía Torrey Farms durante los últimos años. Específicamente,
los que se desempeñan como tractoristas, choferes de bus, choferes de camiones de carga y los
trabajadores de confianza, son un grupo selecto que, con base en su trayectoria laboral, el buen
desempeño en el trabajo, su buena conducta y su buena relación social con el mayordomo y los
empleadores, se han diferenciado de los demás trabajadores estacionales.
La explotación, la competencia laboral y la expresión de la hombría en la fuerza de
trabajo -productiva- de los contratados purhépechas, se realiza con varios objetivos: para no
forma parte de las “listas negras”, para escalar a las mejores cuadrillas, para obtener prestigio y
para volver a ser recontratados. En otras palabras, tienen la capacidad de comprender las reglas
“no escritas” y de hacerlas jugar a su favor, dentro de su condición de extrema precariedad.
En caso de no haber tenido un buen desempeño en el trabajo, una buena conducta, no
haber cumplido y respetado las reglas “no escritas”, implica el riesgo a ser descansado y a no
ser recontratado para la próxima temporada. Como vemos, no se somete únicamente a las
exigencias laborales ni a los dispositivos de control porque “el ejercicio de poder de los
mediadores permea las relaciones de grupo, involucrando el conflicto y el acomodo,
construyendo cotidianamente la dominación y la resistencia a la misma” (Sánchez, 2012: 85).
Algunos autores coinciden que el reclutamiento que se realiza por medio del programa
H-2 ha sido privatizado casi en su totalidad por los servicios que realizan los enganchadores,

230
contratistas y abogados, respecto al trámite de visa y el vínculo directo con la compañía
empleadora (Smith-Nonini, 2002; Durand, 2006; Tapia, 2006; Proyecto Jornaleros Safe, 2012;
Becerril, 2013).
Por otra parte, el pago que realiza el contratado por el “favor” al intermediario es una
manera de asegurar un lugar en la recontratación. Porque como bien señala Kim Sánchez, “ [ ^ ]
el cobro de cuotas [es] para condicionar el acceso al empleo y otros medios de presión sobre los
trabajadores, son algunas de las formas directas en que los actuales intermediarios mantienen
disciplinada a esa fuerza de trabajo eventual” (Sánchez, 2012: 76)
La participación y la función del contratista purhépecha en la intermediación laboral
suele ser sustancial. Quizás sea uno de los factores decisivos en el argumento del incremento de
los contratados y por tanto la disminución de los indocumentados en la comunidad de estudio.
La clave de ser un intermediario consiste, en tener el conocimiento, la capacidad y la
responsabilidad para asumir un cargo de esa naturaleza, tener los contactos, la iniciativa personal
y la fuerza de carácter para disciplinar y organizar a sus trabajadores. Son cualidades y
habilidades de personalidad que se han ido construyendo a través de una amplia experiencia y
trayectoria migratoria, tal como se expuso el caso de El Tío.
Como se presentó en el desarrollo de la investigación, pareciera que ejercer la función
social de contratista es algo sencillo, pero como pudimos apreciar implica realizar una
complicada trayectoria, contar con una importante experiencia, conocimiento de por lo menos
tres lenguas. No se puede ser intermediario por decreto, por tener un papel, una designación
oficial, una persona deviene tal a través de numerosos recorridos, idas y vueltas, redes de
relaciones sociales y ciertas mañas adquiridas en la práctica misma. En Comachuén, dicha figura
ha logrado obtener un estatus social significativo a través de un capital simbólico que ha
acumulado por su labor.
Dada la importancia que ha adquirido el Programa H2A en Comachuén, es algo que la
gente lo ha interiorizado y cada vez la idea de migrar contratado tiende a socializarse con mayor
fuerza en los lugareños (Leco, 2009). Formar parte de los contratados se ha venido fortaleciendo
mediante el apoyo de redes familiares, de parentesco, de amistad y de paisanaje.
Los tumpicha, tumpi ts 'iriricha, acheti sapicha y acheticha migran por necesidad no por
gusto. Algunos por la falta de empleo, otros para no dedicarse a la tala clandestina de árboles y
para complementar sus ingresos extraparcelarios. Aunque hay otro tipo de factores que influyen

231
como la búsqueda de un estatus social y para cumplir algún cargo o compromiso en la
comunidad.
El fenómeno social de la migración internacional México-EE. UU. ha incidido en la vida
de muchos comachuenses a tal dimensión que no migra un integrante por familia, sino que son
dos o hasta tres -padre e hijo, regularmente, en algunos otros casos, primos y tíos- miembros
por cada familia. Esto sin duda ha influido de varias maneras en Comachuén, por ejemplo, en la
forma de vestir, en la actitud de las personas y en el discurso de los pobladores con relación a
cómo son vistos los contratados.
Asimismo, la dependencia de las remesas ha dinamizado la economía local y regional.
En la comunidad de estudio, los ingresos de los migrantes han distribuido de manera importante
en la reproducción familiar y social. Específicamente, en la alimentación, la construcción de
casas, vestido, salud, educación, pago de deuda, incluso, para el subsidio de algunas fiestas;
comunitarias, tradicionales, religiosas, bodas y bautizos (De la Rosa, 2006; Canales, 2003, 2008;
Alvarado, 2014).
Es oportuno mencionar que las remesas también se están utilizando para cuestiones
productivas. Por ejemplo, algunos contratados han creado sus propios negocios -papelerías,
abarroteras, zapaterías, tiendas de ropa, entre otros-. Otros han invertido en la producción de
aguacate, la compra de predios agrícolas, la compra de maquinaria y el ahorro en bancos. Por
supuesto, también han contribuido de manera importante con sus ingresos para las diferentes
obras de la iglesia (De la Rosa, 2006; Canales, 2008; Alvarado, 2014).
Los tumpicha, tumpi tsiriricha, acheti sapicha y acheticha han encontrado en las visas
H2A y H2B una alternativa laboral importante para su subsistencia, pero también para obtener
un prestigio en Comachuén. Tal como se abordó en esta investigación, el prestigio, entendido
como el resultado de las valoraciones humanas -elevadas de un individuo o de un fenómeno
colectivo- acerca de aquellas situaciones en las que nos encontramos en todo momento (Boucek,
1957). El prestigio no es una cuestión que se presente de manera homogénea en la sociedad, por
ejemplo, en la cultura Purhépecha, el prestigio, se obtiene a partir de la valoración y
reconocimiento social que le brinda la comunidad a una persona.
En Comachuén, el prestigio, se obtiene al asumir cargos de autoridad, de compadrazgo
o por realizar diferentes tipos de donaciones. Otra manera es a través de la edad, el sexo, el
temperamento, la capacidad física, la sabiduría, la educación -familiar o por grados académicos-

232
, la reputación familiar, entre otros.
Tomando como punto de partida la clasificación que realiza Joshep Boucek (1957), en
los migrantes contratados, el prestigio, se expresa a través de los factores orgánicos -la edad, el
sexo, el temperamento, la capacidad física y la fuerza- que están contribuyendo a la adquisición
de un prestigio a través de su esfuerzo y trabajo. En los últimos años, los trabajadores agrícolas
temporales han realizado donaciones -económicas o en especie- significativas al asumir ciertos
cargos en diferentes fiestas tradicionales, en los que han tenido que invertir cantidades
exorbitantes con el objeto de obtener un reconocimiento social. En palabras de Pierre Bourdieu,
la adquisición de un capital simbólico, porque más allá de la cantidad económica que se llegué
a invertir en los compromisos asumidos, lo que se busca es quedar bien con la comunidad.
Cabe enfatizar que adquirir y poseer capital simbólico en la cultura Purhépecha es una
cuestión que se legítima no solo por prestar favores, ni por la donación de bienes sino también
por los patrones de conducta que rigen al individuo. En palabras de Joshep Boucek (1957), son
los factores psíquicos: conocimiento, sabiduría, facultades y educación. Por ejemplo, en los
purhépechas, la kaxumbikua, es uno de los máximos objetivos que busca alcanzar una persona,
porque con esa valoración se obtiene prestigio, pero también carisma y respeto (janhanharikua).
Lo anterior, se consigue a través de sus acciones, por el desempeño en diferentes cargos
comunales y religiosos; por la sabiduría acumulada y adquirida en la cultura purhépecha. Una
persona kaxumbiti (prestigiosa, carismática y humilde) se distingue de los demás, en la forma
de hablar, de andar, de actuar y de comportarse en la sociedad; en los diferentes espacios de
socialización como puede ser en la familia y en la propia comunidad.
Es oportuno mencionar que en Comachuén durante los últimos años la construcción de
la masculinidad está sustentada en el trabajo, en el envío de remesas y en la adquisición de
prestigio. Tanto así que los moradores que participan en el Programa H2 son vistos o calificados
socialmente como los indicados para asumir un cargo de autoridad, religioso o de otra índole.
Desde luego, al asumir cierto cargo obtienen un reconocimiento y prestigio social. Por citar un
ejemplo, ser padrino de boda, de bautizo o de confirmación, implica contar con suficientes
recursos económico para costear los gastos del compromiso, ser visto y reconocido como una
persona de respeto y contar con cierto estatus. Anteriormente, los comachuenses que podían
asumir esos compromisos eran las personas que contaban con vastas cantidades de tierras de
cultivo, ganado, bosque o descendientes de familias de abolengo.

233
En la actualidad, los contratados purhépechas, cuentan con el capital económico y social
que se requiere para cumplir cierto cargo comunal. En algunas temporadas, parte de los ingresos
que obtuvieron en EE. UU. los utilizan -sin importar la inversión económica que vayan a
efectuar- para cumplir con los compromisos asumidos en el terruño.
El subsidio económico puede variar dependiendo el cargo, de cualquier modo, insisto,
lo económico no suele ser la parte prioritaria porque lo que se busca es obtener el reconocimiento
y la valoración social que la misma comunidad brinda. Un capital simbólico que se puede
traducir en la kaxumbikua porque la experiencia adquirida en la ocupación de diferentes cargos
de autoridad, de comisionado o de carguero comunal, entre otros, los coloca en una posición
social importante que los diferencia de los demás. En palabras de Hilario Topete, “ [ ^ ] pasa a
ser un individuo con cierto prestigio y se incorpora en una élite cuya nominación puede ser la
de ‘pasado’, ‘anciano’, ‘notable’ o ‘cabildo’ tradicional” (Topete, 2005: 99).
Un ejemplo de ello es la función del intermediario purhépecha, porque con el transcurso
de los años se ha convertido en uno de los principales impulsores en lo que respecta a las
donaciones y aportaciones económicas al terruño. Los donativos pueden ser para apoyar a algún
trabajador agrícola accidentado, enfermo, para la iglesia, etc. A través de sus acciones ha
adquirido un reconocimiento social significativo en Comachuén. Justamente, porque ha
contribuido a que un número importante de personas logren obtener un trabajo estacional en el
extranjero. De igual manera, no sólo en busca de obtener prestigio sino también kaxumbikua un
reconocimiento social que se puede adquirir por las acciones y por una conducta aceptada en la
comunidad.
Como vemos, migrar como contratado a EE. UU. ha implicado un gran sacrificio, la
tolerancia a actos discriminativos, la sumisión, la obediencia, la capacidad para asumir y
soportar una explotación hasta el límite de sus capacidades físicas con el objeto de demostrarle
al patrón y al intermediario su valía como trabajador empeñoso y productivo. Aunque también,
para muchos tumpicha, tumpi tsiriricha, acheti sapicha y acheticha, la experiencia migratoria
responde también a factores relacionados con la construcción simbólica de la masculinidad
(Huacuz, 2007). En otras palabras, la construcción de la masculinidad está sustentada en el
trabajo, en el envío de remesas, en las donaciones, al asumir compromisos de compadrazgo, lo
cual conlleva a la adquisición de prestigio y de un reconocimiento social en la comunidad de
estudio.

234
Por otro lado, en Comachuén, la migración también ha trastocado otras cuestiones y se
podría considerar cómo uno de los factores que ha incidido en las relaciones extramaritales, en
la separación y la reconfiguración de las familias, y eso se visualiza mucho en los acheti sapicha
y acheticha. Sobre esta cuestión pude percatarme a través de las propias opiniones que vertían
mis interlocutores en trabajo de campo. Ya que los que se quedan, pueden sentir -aunque no lo
expresen siempre así- un sufrimiento por la partida del que se fue a otro país. Porque, tanto para
las mujeres que se quedan solas dos, cuatro o nueve meses, se deprimen al igual que las que no
saben cuándo va a volver su marido otra vez al hogar, en este caso me refiero a los migrantes
que se encuentran de manera indocumentada en el “otro lado” .
Insisto, la prolongada o corta ausencia de los migrantes es y continúa siendo un factor
determinante para que algunas esposas y concubinas167 de los acheti sapicha comiencen a tener
relaciones extramaritales -actos de adulterio- y, posteriormente, esto repercuta en la separación
conyugal, cambios de pareja, divorcios y abandonos. “Ahora son temas recurrentes en la vida
cotidiana de los comachuenses, en donde todos lo saben, pero nadie quiere abordar los casos,
porque temen que se conozca su situación y pongan en entredicho su estatus” (Leco, 2016: 204).
En el ámbito político, para algunos tumpicha, tumpi tsiriricha, acheti sapicha y
acheticha, hay desinterés y apatía por participar en cuestiones políticas -elecciones, afiliación
a partidos políticos, etc.-, en sí, no les preocupa quien los vaya a gobernar a nivel local,
municipal, estatal y federal. Evidencia de ello, es su ausencia en los meses que se realizan las
elecciones de gobernantes locales, municipales, estatales y federales, porque sus prioridades
giran en torno a su futuro laboral y están al pendiente de la solicitud del número de trabajadores
que vaya a requerir el empleador norteamericano.
A pesar de los pros y contras que pueda traer consigo la migración internacional en los
purhépechas ha sido y está formando parte de una estrategia importante para muchas familias,
las cuales dependen en gran parte de las remesas que envían los contratados (De la Rosa, 2006;
Canales, 2003, 2008; Alvarado, 2014). Respecto al estudio de los migrantes que se contratan
con la visa H2A y H2B nuestro horizonte de conocimiento sigue siendo muy estrecho, pese a
los esfuerzos de investigación llevados a cabo por varios autores (López, 1984; Verduzco, 1999;
Durand, 1999; Leco, 2001, 2003, 2011, 2014, 2015; Rothenberg, 2000; Smith-Nonini, 2002;

167En Comachuén, un número importante de parejas sostienen una relación de amasiato sin haber contraído matrimonio por el estado civil o
por la iglesia. Dentro de ellos, hay migrantes contratados que viven en ese estado.

235
Stephen, 2002; Tapia, 2006; Griffith, 2002, 2006, 2016; Papademetriou, 2009; Trigueros, 2003,
2008, Izcara, 2004, 2010, 2012; Candia, 2012; Becerril, 2013; Lowell, 2011; González, 2012;
Proyecto Jornaleros Safe, 2012; González, 2013). Así pudiera parecer que una vez que se
obtiene el contrato ya queda todo el proceso asegurado, o bien al tener la visa ya se tiene una
garantía de que todo saldrá bien, pero como hemos visto a lo largo de estas páginas, nada es
seguro ni definido de una vez. Se requiere realizar algo como una ardua carrera con numerosos
obstáculos.
En esta investigación se ha presentado una parte del amplio fenómeno social. Cabe
insistir que en este estudio se centró exclusivamente en los migrantes purhépechas que van al
estado de Nueva York. Para una futura investigación, sería importante retomar de manera
puntual el proceso migratorio que llevan a cabo las personas que migran a los estados de
Kentucky, Florida, Virginia, Colorado, Texas, Oklahoma, Missouri y Carolina del Norte.
Asimismo, es necesario hacer un estudio acerca del proceso migratorio que viven los
comachuenses que migran por medio de la visa H2B. En esta indagación se hizo referencia, pero
no ha sido estudiada a profundidad en la región Purhépecha, por lo tanto, es necesario abordar
dicha temática en futuras investigaciones debido a que es un fenómeno social que comienza a
tener relevancia. Efectuar un estudio de esa naturaleza nos permitirá hacer un balance y análisis
sobre el contraste que hay entre migrar con la visa H2A y H2B, lo cual sería un aporte
significativo para los estudios migratorios.
Por otra parte, no es fortuito que los empleadores norteamericanos recurran a los
trabajadores estacionales, tiene que ver en parte la falta de derechos que protejan su situación
laboral y los defienda de las irregularidades que se cometen sobre ellos (Trigueros 2008). Al no
haber un convenio bilateral, los contratados con visas H2 están indefensos, tienen que someterse
y subordinarse a las relaciones sociales de obediencia, de confianza y de lealtad.
Aunque, también han buscado la manera de hacer frente a las relaciones de dominio y
de resistencia. Como pudimos apreciar en el desarrollo de la investigación se han apoyado de
diferentes mecanismos de protección; por medio de un discurso oculto que se manifiesta a través
del rumor, el chisme, el eufemismo y el refunfuño, formas de expresión que nunca se atreven a
hablar por sí mismas pero que se resisten subjetivamente a la dominación y al ejercicio del poder
(Scott, 2000).

236
Como reflexión final, si bien el gobierno estadounidense actual comandado por el
presidente Donald Trump, señala que los migrantes perjudican a la sociedad norteamericana
debido a que muchos empleos son ocupados por los latinos en diferentes ámbitos laborales,
específicamente, por los mexicanos. Aunado a ello, señala que es necesario que se construya un
muro fronterizo para evitar que sigan entrando a EE. UU. más migrantes indocumentados,
estigmatizados, catalogados y discriminados por el mismo Trump y por un sector de la población
norteamericana como delincuentes. Por lo tanto, la construcción del muro sería una “solución”
a varios de los problemas que aquejan a EE. UU., (delincuencia, corrupción, desempleo y la
falta de crecimiento económico) como el tráfico de drogas y de armas.
La postura negativa que tiene Donald Trump sobre los migrantes contrasta
definitivamente con la preferencia que tienen los empresarios agrícolas norteamericanos sobre
los mexicanos que se contratan con la visa H2A. Evidencia de ello, es lo que se ha presentado a
lo largo de esta investigación. Si bien la migración bajo contrato beneficia a los trabajadores
agrícolas temporales y a sus familias por el envío de remesas, pero la realidad es que quienes se
benefician más son los empleadores norteamericanos, por contar cada año con la fuerza de
trabajo productiva, barata y dócil, para la siembra, plantación, escarda, cosecha y empaque de
hortalizas. Cabe resaltar también que los puestos de trabajo que los migrantes ocupan en EE.
UU. son aquellos que los trabajadores locales no quieren ni desean emplearse, debido a los bajos
salarios y a la dureza del trabajo agrícola. De ahí la preferencia y la contratación de los
trabajadores agrícolas temporales mexicanos.
Por otro lado, a pesar del incierto futuro laboral que viven los contratados cada
temporada laboral. Por ejemplo, los tumpicha, tumpi ts'iriricha, acheti sapicha y acheticha de
Comachuén que participan en la migración bajo contrato, carecen de seguridad laboral porque
no saben si mañana los despedirán o no, o de si podrán conseguir o permanecer en un empleo
temporal. La estancia en EE. UU. es pasajera porque están a merced del intermediario y del
patrón. Tienen ciertas protecciones de las leyes laborales, pero si reclaman sus derechos pueden
perder su empleo. Si llegan a afectar al empleador es muy probable que pierdan su fuente de
ingresos.
Es oportuno señalar que, al redactar las conclusiones de la investigación, precisamente,
en el mes de agosto de 2017, la nota que presentó el periodo, El Universal, daba cuenta acerca

237
de una huelga que estaban realizando más de setenta trabajadores agrícolas temporales en la
compañía SarbanandFarms en el estado de Washington, por el fallecimiento de un contratado.
A la compañía habían acudido más de 500 mexicanos originarios de Michoacán,
Guanajuato, Nayarit, Zacatecas, Durango, Jalisco, Tamaulipas, Oaxaca y Guerrero. La empresa
que se encargó de mediar la contratar y tramitar la visa H2A ante las sedes de la embajada
estadounidense fue la CSI Visa Processing.168 El permiso de la visa contemplaba una estancia
de dos meses, en efecto, en ese tiempo estuvieron pizcando arándano en el estado de California;
en jornadas de trabajo de diez a doce horas diarias (Flores, 2017a, 2017b).
Posteriormente, al finalizar la temporada en California, la compañía Sarbanand Farms
traslado a los contratados hacia el estado de Washington, y se comprometió durante el transcurso
del viaje realizar la extensión de la visa. Durante la estancia en dicho estado, un contratado
originario del estado de Zacatecas murió por deshidratación a causa de las elevadas temperaturas
en los campos agrícolas. Ante esta situación, los migrantes acusaron a la compañía de no tomar
las precauciones pertinentes, como proporcionarles agua y techos para cubrirse del sol durante
la pizca de arándanos. De igual manera, manifestaron su inconformidad por el despido sin pago
de los últimos cuatro días de labor y por la notificación de que su visa H2A no había sido
renovada (Flores, 2017a, 2017b).
Por las razones aludidas, un grupo de 72 contratados inició el cinco de agosto una huelga
a las afueras del campo de Sarbanand Farms para exigir el pago del trabajo realizado, así como
un regreso legal y seguro a México; no en calidad de indocumentado. Los huelguistas han
recibido el apoyo de Familias Unidas por La Justicia:169 el único sindicato mexicano agrícola
reconocido legalmente en Washington (Flores, 2017a). Como vemos, los trabajadores que se
contratan con la visa H2A, viven una situación vulnerable ante la violación de sus derechos
laborales.
En México, mucho se habla de las remesas que envían los migrantes, pero se desconoce
o poco se menciona la manera en que se obtienen esas remesas. Cuando una persona no conoce
cómo se ganan los dólares en EE. UU. piensa que estando allá se obtienen fácilmente, pero no

168Es una empresa que se encarga del reclutamiento y del procesamiento de los programas de visa H2Ay H2Ben México, en efecto, con en el
transcurso de los años ha brindado su servicio a más de 25,000 contratados y a cientos de empleadores norteamericanos. El objetivo principal
de CSI Visa Processing “[...] es asegurar la calidad de los trabajadores y que lleguen informados y en tiempo a sus lugares de trabajo,
manteniendo conformidad con las leyes y regulaciones aplicables”. Véase: http://www.csivp.com/assets/images/CSI Visa Processing2017.jpg.
169“Representa a más de 500 trabajadores de Sakuma Bros. Berry Farmy de habla Triqui, Mixteco y española que se formó el 11 de Julio del
2013 con la esperanza de asegurar un mejor futuro para los pizcadores de bayas en los campos de los condados de Whatcomy Skagit”. Véase:
http://famihasunidasjusticia.org/es/acerca/who-we-are-2/

238
es así. A través de mi experiencia pude percatarme de cómo se tiene que estar sujeto a una
rigidez y disciplina en el trabajo. De igual forma, se tiene que pizcar bien y sin quejarse. Por
ejemplo, en el field, me preguntaba -frecuentemente- si los empleadores imaginaban el desgaste
físico que sufre el contratado al laborar más de diez horas al día, con un solo alimento, bajo una
fuerte calor o lluvia. Porque, lo que si les preocupaba era no cosechar a tiempo sus hortalizas.
Francamente, yo imaginaba la dureza del trabajo agrícola en el “otro lado”, si bien, se
obtiene un pago que quizás en México no podría obtener como jornalero agrícola, pero la
explotación que se vive allá no tiene palabras, la verdad, mi respeto para esa gente que con tanto
esfuerzo y sacrificio logran cumplir con su trabajo. Yo no comprendía ni mucho menos podía
asimilar cómo continuaban contratándose aun sabiendo el tipo de explotación que tienen que
vivir. Pero, según ellos migran por necesidad, no por gusto, pero ¿será únicamente eso?, es
complejo entender a los contratados.
Durante mi estancia en Elba, llegué a pensar que los empleadores nos utilizaban como
robots, porque no nos querían ver descansar para nada, pero el dolor de espalda, de pies, de
rodillas, de cabeza, la sed y el hambre, eran insoportables, a veces teníamos que hacerlo
brevemente -a escondidas- porque era necesario y obligatorio cumplir con la jornada laboral.
Con la experiencia vivida, me quedo más claro de cómo en el capitalismo, lo importante es la
producción y la acumulación de riquezas, los trabajadores estacionales son fuerza de trabajo
explotable para los agronegocios.
El Programa H2A, constituye un sistema de control que beneficia en gran medida al país
receptor además de permitir el enriquecimiento de distintos agentes sociales (Becerril, 2013).
Mientras que para los migrantes contratados su trabajo cada vez se precariza, dependen de la
contratación para emplearse, laboran en condiciones adversas y desfavorables.
Otra restricción que sufre el contratado, es su limitada movilidad a causa del acuerdo
convenido, es una mano de obra “cautiva” porque tiene que estar sujeto únicamente a la
compañía empleadora. Por consiguiente, se vulneran y se violan de distintas formas sus
derechos, impedimentos para obtener asesoría legal, incumplimiento en las retribuciones, pago
a destajo, accidentes frecuentes, enfermedades por condiciones laborales y dificultades para
acceder a los servicios de salud. Sin embargo, se debe reconocer que para los comachuenses
continuar migrando de manera contratada representa una oportunidad laboral importante a pesar
de la explotación a la que son sometidos. Porque como se adujo al principio de esta

239
investigación, en Comachuén, muchas familias dependen en gran parte de sus ingresos.
Por último, si vemos a la migración temporal, no solo como una cuestión del mercado
laboral sino como un fenómeno social que obedece a cuestiones políticas, sociales y culturales.
Podemos entonces deducir que las visas H2A y H2B forman parte de una estrategia de control
que establecen los países desarrollados ya que evitan el asentamiento e integración -ciudadanía
y derechos- de los migrantes temporales. La situación laboral, de salud y de alimentación que
viven los trabajadores agrícolas en EE. UU. es preocupante. Mientras no se generen políticas
públicas que atiendan a este sector vulnerable de la sociedad. Los trabajadores estacionales
seguirán siendo para los empleadores norteamericanos mano de obra explotable, sumisa y
“cautiva” . Por ende, es necesario que se implementen iniciativas de integración, mejor dicho,
que sean tomados en cuenta en el mercado laboral no solamente como fuerza de trabajo sino
como seres humanos con derechos y obligaciones que merecen tener, y que lo anterior, se
cumpla en la práctica.

240
Fuentes Consultadas

Bibliografía

AGUILAR, María José. (2011). “ Sociología visual, investigación participativa y acción


transnacional” en: Cesar Cisneros A. (Coordinador^. Análisis cualitativo asistido
por computadora. Teoría e investigación. México, Universidad Autónoma
Metropolitana, Miguel Ángel Porrúa.
ALANÍS Enciso, Fernando Saúl. (2007). Que se queden allá. E l gobierno de México y la
repatriación de mexicanos en Estados Unidos, (1934-1940). México, El Colegio
de la Frontera Norte/El Colegio de San Luis.
ALVARADO Juárez, Ana Margarita. (2014). Remesas colectivas y familiares. Los dividendos
del capital social. Un estudio de dos comunidades mexicanas en contexto de
migración internacional. Oaxaca, México, Universidad Autónoma Benito Juárez.
ANDRADE Xavier. (2001). “Masculinidades en el Ecuador: Contexto y particularidades” en:
Xavier Andrade y Gioconda Herrera (Editores). Masculinidades en Ecuador.
Quito, Ecuador, FLACSO, Sede académica Ecuador, Fondo de Población de
Naciones Unidas.
ARAGHI, Farshad A. (1995). Global Depeasantization, 1945-1990. The Sociological
Quarterly.
ARAIZA Hernández, Elizabeth. (2016). “Fiestas y tradiciones. Nada se pierde, todo se
transforma y se re-crea” en: Paul C. Kersey Johnson (Fotógrafo y editor).
Comachuén hace 30 años. Una comunidad purépecha en imágenes y palabras.
Zamora, Michoacán, El Colegio de Michoacán A. C./Ediciones Palenque.
AVILA García, Patricia. (1996). Escasez de agua en una región indígena. E l caso de la Meseta
Purhépecha. México, El Colegio de Michoacán.
BACA Tavira, Norma, Dídimo Castillo Fernández, Graciela Vélez Bautista y Jorge Guadalupe
Arzate Salgado (Coordinadores) (2010). Precarización laboral y participación por
género en mercados de trabajo. Universidad Autónoma del Estado de México,
México.
BELLO Maldonado, Álvaro. (2008). “Los espacios de la juventud indígena. Territorio y
migración en una comunidad Purépecha de Michoacán, México” en: Pérez Ruiz,
Maya Lorena (Coordinadora). Jóvenes indígenas y globalización en América
Latina. México, Instituto Nacional de Antropologías e Historia.
BECERRIL Quintana, Ofelia. (2013). “Trabajo transnacional y dinámicas familiares de las
mujeres migrantes mexicanas de las visas H-2 para trabajadores temporales en
Estados Unidos” en: Martha Judith Sánchez e Inmaculada Serra Yoldi
(Coordinadoras). Ellas se van. Mujeres Migrantes en Estados Unidos y España.

241
Universidad Autónoma de México/Instituto de Investigaciones Sociales, México,
D.F.
BECKER, Howard. (2009). Outsiders. Hacia una sociología de la desviación. Buenos Aires,
Siglo veintiuno editores.
BENENCIA, Roberto, Fernando F. Herrera Lima y Elaine Levine (Coordinadores). (2012). Ser
migrante latinoamericano, ser vulnerable, trabajar precariamente. España,
UAM-Iztapalapa, Editorial Anthropos.
BESSERER, Federico. (1999). Moisés Cruz. Historia de un transmigrante. Universidad
Autónoma de Sinaloa/Universidad Autónoma Metropolitana, Iztapalapa.
BECK, Ulrich. (2002). La sociedad del riesgo global. España, Siglo veintiuno de España
editores.
____________________ (2000). Un nuevo mundo feliz. La precariedad del trabajo en la era de
la globalización. España, Barcelona, Paidós.
BOURDIEU, Pierre. (2000). Poder, Derecho y Clases sociales. España, Editorial Desclée de
Brouwer.
_____________________ (1994). Language andSymbolic Power. Cambridge: Polity Press
_____________________ (1991). E l sentido práctico. Madrid: Taurus, 1980.
_____________________ (1986). “The Forms o f Capital” en: Richardson, J. G. (ed.). Handbook
o f Theory and Research fo r the Sociology o f Education. Nueva York: Greenwood
Press.
______________________ (1972). Esquisse d ’une théorie de la pratique: Précedé de trois
études d ’ethnologie kabyle. Ginebra: Droz.
BOUDON Raymond y F. Bourricaud. (1993). Diccionario crítico de sociología. Buenos Aires
Argentina, Edicial S. A.
CABALLERO Romero, Juan José. (2010). Etnometodología: una explicación de la
construcción social de la realidad . España, Madrid, Universidad Complutense.
CANALES, Alejandro I. (2015). E PUR SI MUOVE. Elementos para una teoría de las
migraciones en el capitalismo global. México, Universidad de Guadalajara,
Editorial Miguel Ángel Porrúa/Colección desarrollo y migración.
_____________________ (2008). Vivir del Norte. Remesas, desarrollo y pobreza en México.
México, Consejo Nacional de Población.
______________________ e Ismael Montiel Armas. (2003). “Vivir del dólar: hogares, remesas
y migración”, en: Gustavo López Castro (coord. edit.) Diáspora michoacana, El
Colegio de Michoacán/Gobierno del Estado de Michoacán.
CANDIA, José Miguel. (2012). “México-Estados Unidos: reflexiones sobre la negociación de
un Programa de Trabajadores Temporales”, en: Roberto Benencia, Fernando F.
Herrera Lima y Elaine Levine (Coordinadores). Ser migrante latinoamericano,
ser vulnerable, trabajar precariamente. España, UAM-Iztapalapa, Editorial
Anthropos.
CASTELLANOS Domínguez, Alex Ramón. (2014). “Migración y multiterritorialidad étnica:
el caso de las familias Nahuas del Balsas asentadas en Rocky Point, Sonora,

242
México” en: Kim Sánchez Saldaña, Coordinadora. Diversidad cultural,
territorios en disputa y procesos de subordinación. México. Universidad
Autónoma del Estado de Morelos/ Facultad de Humanidades.
CYPHER, James y Raúl Delgado Wise. (2012). México a la deriva. Génesis, desempeño y crisis
del Modelo Exportador de Fuerza de Trabajo. México, Universidad Autónoma
de Zacatecas, Miguel Ángel Porrúa, UNESCO.
DE LA PEÑA, Guillermo. (1978). Antropología social de la región Purhépecha. México, El
Colegio de Michoacán.
DURAND, Jorge. (2007). “¿Un acuerdo bilateral o un convenio obrero patronal?”, en: Braceros.
Las miradas mexicana y estadounidense. Antología (1945-1964). México,
Miguel Ángel Porrúa.
_________________________ (2006). Programas de trabajadores temporales. Evaluación y
análisis del caso mexicano. México, Consejo Nacional de Población/Secretaría
de Gobernación.
__________________________ y Douglas S. Massey. (2003). Clandestinos Migración México-
Estados en los albores del siglo XXI, Colección América Latina y el Nuevo Orden
Mundial. México, Miguel Ángel Porrúa, UAZ.
_____________(1994). Más allá de la línea. Patrones migratorios entre México y
Estados Unidos. México, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.
DUBET, Franqois. (2015). ¿Por qué preferimos la desigualdad? (aunque digamos lo contrario).
Argentina, Siglo Veintiuno Editores.
ESPÍN Díaz, Jaime. (1986). Tierra fría tierra de conflictos en Michoacán. México, El Colegio
de Michoacán.
ESPINOZA, Víctor M. (1998). E l dilema del retorno. Migración, género y pertenencia en un
contexto transnacional. México, El Colegio de Michoacán/El Colegio de Jalisco
ERHARD Friedberg, Michel Crozier. (1990). El actor y el sistema. Las restricciones de la
acción colectiva. México, Alianza Editorial Mexicana.
FISHER, Lloyd H. (1953). The Harvest Labor Market in California. Cambridge-Massachusetts,
Harvard University Press.
FOUCAULT Michel. (2008). Tecnologías del Yo. Buenos Aires, Editorial Paidós/I.C.E. de la
Universidad de Autónoma de Barcelona.
_________________________(2000). Un diálogo sobre el poder y otras conversaciones. España,
Madrid, Alianza Editorial.
_________________________(1979). Microfísica del poder, España, Madrid, Segunda edición.
_________________________(1976). Vigilar y castigar. Nacimiento de la prisión. Edición.
siglo veintiuno. México
FLORES Morales, María de Lourdes y María Cristina Manzano-Munguía. (2014). “Pero nos
entendemos” . Segregación y trabajo precario entre latinos y la población
indígena en México y Canadá en el puttin out system” en: Kim Sánchez Saldaña,
Coordinadora. Diversidad cultural, territorios en disputa y procesos de

243
subordinación. México. Universidad Autónoma del Estado de Morelos/ Facultad
de Humanidades.
GARCÍA López, Lucia. (1984). Nahuatzen. Agricultura y comercio en una comunidad serrana.
México, El Colegio de Michoacán.
GARCÍA, Brígida. (2011). “Las carencias laborales en México: conceptos e indicadores”, en:
Enrique de la Garza y Luis Reygadas (Coordinadores) Trabajos atípicos y
precarización del empleo. México, El Colegio de México.
GALARZA, Ernesto. (1964). Merchants o f Labor: The Mexican Bracero Story, an Account o f
the Managed Migration o f Mexican Farm Workers in California 1942-1960.
Santa Barbara: Mc Nally & Loftin Publishers.
GIDDENS, Anthony. (2007). Un mundo desbocado, los efectos de la globalización en nuestras
vidas. México, Taurus.
__________________ (2000). Sociología. España, Alianza Editorial.
__________________ (1995). Modernidad e identidad del Yo. El yo y la sociedad
contemporánea. España, Barcelona, Ediciones Península.
GONZÁLEZ Lira, Martha Esther. (2012). “La migración legal de trabajadores temporales, una
vía para disfrazar los irregularizable”, en: Roberto Benencia, Fernando F. Herrera
Lima y Elaine Levine (Coordinadores). Ser migrante latinoamericano, ser
vulnerable, trabajar precariamente. España, UAM-Iztapalapa, Editorial
Antrhopos.
GONZÁLEZ Morales, José Roberto. (2013). Niraxatisi mentaru northi ánchikurini. La
emergencia de contratados y “contratistas ” Purhépechas en el contexto de la
migración a Estados Unidos con visas H2-A. Tesina para obtener el grado de
Maestro en Estudios Rurales por El Colegio de Michoacán, Zamora, Mich.
GRIFFITH, David. (2006). “Mexican experiences, 1988-2003” en: American Guestworkers:
Jamaicans and Mexicans in the U.S. Labor Market. USA, The Pennsylvania
University Press, University Park.
HAROLD, Garfinkel. (2008). Estudios en etnometodología. Traducción de Hugo Antonio Pérez
Henáiz. México, Artrópodos Editorial, Universidad Autónoma de México,
Universidad Nacional de Colombia, Centro de Investigaciones interdisciplinarias
en Ciencias y Humanidades.
HUACUZ Elias, María Guadalupe. (2007). “Masculinidades emergentes: una mirada polifónica
de los ritos y mitos de la migración laboral internacional” en: María Lucero
Jiménez Guzmán y Olivia Tena Guerrero (Coords.). Reflexiones sobre
masculinidades y empleo. UNAM, Centro Regional de Investigaciones
Multidisciplinarias.
HIRSCHMAN, Albert O. (1977). Salida, voz y lealtad. Respuesta al deterioro de empresas
organizaciones y estados. México, Fondo de Cultura Económica.
KAY, Cristóbal. (2007). “Algunas reflexiones sobre los estudios rurales en América Latina” en
Iconos. Revista de Ciencias Sociales. Ecuador, Facultad Latinoamericana de
Ciencias Sociales-Sede Académica de Quito. No. 29, septiembre.

244
KERSEY Johnson, Paul C. (Fotógrafo y editor). (2016). Comachuén hace 30 años. Una
comunidad purépecha en imágenes y palabras. Zamora, Michoacán, El Colegio
de Michoacán A. C./Ediciones Palenque.
_____________________________ (2016). “La explotación forestal en Comachuén” en:
Comachuén hace 30 años. Una comunidad purépecha en imágenes y palabras.
Zamora, Michoacán, El Colegio de Michoacán A. C./Ediciones Palenque.
LAZZARATO Maurizio. (2015). Gobernar a través de la deuda. Tecnologías de poder del
capitalismo neoliberal. Buenos Aires: Amorrortu.
LARA Flores, Sara María. (2011). “Precarización del trabajo asalariado en la agricultura” en:
Enrique de la Garza y Luis Reygadas, (Coordinadores). Trabajos atípicos y
precarización del empleo. México, El Colegio de México.
LECO Tomás, Casimiro. (2016). “Trabajo, migración y contrastes en Comachuén”, en: Paul C.
Kersey Johnson (Fotógrafo y editor). Comachuén hace 30 años. Una comunidad
purépecha en imágenes y palabras. Zamora, Michoacán, El Colegio de
Michoacán A. C./Ediciones Palenque.
___________________________ y Jorge A. Hernández Velázquez. (2011). “El Programa de la
Contratación: Michoacanos en Estados Unidos, Alaska y Canadá” en: José César
Lenin Navarro Chávez y Casimiro Leco Tomás y (Coordinadores). Migración
Internacional Movilidad Poblacional en el mundo, México, Universidad
Michoacana de San Nicolás de Hidalgo/Instituto de Investigaciones Económicas
y Empresariales.
_________________________(2009). Migración Indígena a Estados Unidos. Purhépechas en
Burnsville, Norte Carolina. Morelia, Mich., Universidad Michoacana de San
Nicolás de Hidalgo-Instituto de Investigaciones Económicas y
Empresariales/Centro de Investigaciones México Estados Unidos/Coordinación
de la Investigación Científica/Secretaría del Migrante/Facultad de Historia.
______________(2003). “Migración temporal con visas H2-A en un pueblo de la
Sierra Purhépecha”, en: Gustavo López Castro (coordinador), Diáspora
Michoacana . México, El Colegio de Michoacán-Gobierno del Estado de
Michoacán.
_______________ (2001). Los contratados de Cherán: la migración temporal con
visas H2-A, en un pueblo de la Sierra Purhépecha. Trabajo de grado que se
presenta para optar por el grado de Mtro. en Estudios Rurales por El Colegio de
Michoacán, Zamora, Mich.
LERNER, Susana y Szasz Ivonne. (2002) [1996]. Para comprender la Subjetividad. El Colegio
de México. México, 2a. reimp.
LEONOR, Arfuch. (1995). La entrevista, una invención dialógica. Barcelona, Paidós.
LÓPEZ Castro, Gustavo (Coord. Edt.). (2003). Diáspora michoacana. México, El Colegio de
Michoacán/Gobierno del Estado de Michoacán.
LOWELL, B. Lindsay. (2011). Growing Modern American Guestworkers: The Increasing
Supply o f Temporary H-2A Agricultural Workers. Institute for the Study of

245
International Migration, Georgetown University Harris Building, Washington,
DC. http://www.iza.org/conference_files/amm2011/lowell_ b4162.pdf.
LUHMANN, Niklas. (1996). Confianza. México/Universidad Iberoamericana/Anthropos.
MARINI, R.M. (1986). Dialéctica de la dependencia. México, ERA (Serie Popular).
MARTÍNEZ, Miguel. (2006). Ciencia y arte en la metodología Cualitativa. México, Editorial
Trillas.
___________________ (2004). La investigación cualitativa etnográfica en educación. Manual
teórico y práctico . México, Editorial Trillas.
MARTIN, Philip. (1989). California’s Farm Labor Market, Working Paper No. 4, California
Institute for Rural Studies.
MASSEY, Douglas. S., J. Arango, G. Hugo, A. Kouaouci, A. Pellegrino y J. E. Taylor. (1998).
Worlds in Motion. Understanding International Migration at the End o f the
Millennium. Oxford: Clarendon Press.
MARX, Karl. (1990). E l Capital. Tomo I / Vol. I, Libro primero, “El proceso de producción del
capital” . México, Siglo Veintiuno editores.
NAHOUM, Charles. (1961). La entrevista psicológica. Kapelusz, Bs. As.
NISBET, Robert. (2001). La formación del pensamiento sociológico. Buenos Aires, Amorrortu.
Vol. 1.
OKUN, Bárbara. (2001). Ayudar de forma efectiva. Counseling. Técnicas de terapia y
entrevista. Barcelona, Paidós.
PAPADEMETRIOU, Demetrios, Doris Meissner, Marc Rosenblum, and Madeleine Sumption.
(2009). “Aligning Temporary Immigration Visas with US Labor Market Needs:
The Case for a New System of Provisional Visas” en: Migration Policy Institute,
July.
PEÑA López, Ana Alicia. (2012). Migración internacional y superexplotación del trabajo.
México, ITACA.
PÉREZ Ruiz, Maya Lorena (Coordinadora). (2008). “Los jóvenes indígenas: preocupación
comunitaria y motivo de investigación social” en: Jóvenes indígenas y
globalización en América Latina. México, Instituto Nacional de Antropologías e
Historia.
PROYECTO JORNALEROS SAFE. (2012). Jornaleros mexicanos en E U con visa: los
modernos olvidados. México, Centro Independiente de Trabajadores
Agrícolas/United Farm Workers/ Global Workers Justice Alliance/ Dimensión
Pastoral de la Movilidad Humana, Área Pastoral de Migrantes de la Comisión
Episcopal de Pastoral Social de la Conferencia del Episcopado Mexicano/ Catholic
Relief Services.
REYGADAS Luis. (2011). Enrique de la Garza y Luis Reygadas (Coordinadores). “La
experiencia de la incertidumbre” en: Trabajos atípicos y precarización del empleo.
México, El Colegio de México.
ROTHENBERG, Daniel. (2000). With these the hands hidden world o f migrant farmworkers
today. United States of America, University o f California Press.

246
SALGUERO Velázquez, María Alejandra. (2013). “Masculinidad como configuración
dinámica de identidades” en: Juan Carlos Ramírez y José Carlos Cervantes
(Coordinadores). Los hombres en México. Veredas recorridas y por andar. Un
estudio a los estudios de género de los hombres, las masculinidades. México,
Universidad de Guadalajara, Centro Universitario de Ciencias Económico
Administrativas, Academia Mexicana de Estudios de Género de los Hombres,
A.C.
SANDOVAL Contreras, Rigoberto. (2001). Construcción social de acuerdos locales para la
explotación del bosque, en San Juan Pamatácuaro, Michoacán. Tesis para optar
el grado de Doctor en Ciencias Sociales con Especialidad en Estudios Rurales.
Zamora, El Colegio de Michoacán.
SÁNCHEZ Saldaña, Kim y Adriana Saldaña Ramírez. (2014). “Vámonos a Sonora: Ejército
(agro) industrial de reserva en Puebla y Morelos para uva de mesa”, en: Kim
Sánchez Saldaña (Coordinadora). Diversidad cultural, territorios en disputa y
procesos de subordinación. México. Universidad Autónoma del Estado de
Morelos/ Facultad de Humanidades.
SASSEN, Saskia. (2015). Expulsiones. Brutalidad y complejidad de la economía global.
España, Editorial, Katz.
________________ (1998). La movilidad del trabajo y el capital. Un estudio sobre la corriente
internacional de la inversión y del trabajo. España, Madrid, Colección informes y
estudios/Ministerio de trabajo y seguridad social.
SEBASTIÁN Felipe, Pablo. (2016). “ Santa María Comachuén: antecedentes históricos” en:
Paul C. Kersey Johnson (Fotógrafo y editor). Comachuén hace 30 años. Una
comunidad purépecha en imágenes y palabras. Zamora, Michoacán, El Colegio
de Michoacán A. C./Ediciones Palenque.
________________________ (2010). Cumanchen. Santa María Comachuén. Una mirada al
pasado. México, Consejo Nacional para las Artes/Instituto de Investigaciones
Históricas de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.
SENNETT, Richard. (2012). Juntos. Rituales, placeres y política de cooperación. Traducción
de Marco Aurelio Galmarini. Barcelona, España, Anagrama, Colección
argumentos.
___________________ (2009). E l artesano. Barcelona, España, Editorial Anagrama.
___________________ (2006). La cultura del nuevo capitalismo . Barcelona, España, Anagrama,
Colección argumentos.
___________________ (2003). E l respeto. Sobre la dignidad del hombre en un mundo de
desigualdad. Barcelona, Editorial Anagrama.
________ (2000). La corrosión del carácter. Las consecuencias personales del
trabajo en el nuevo capitalismo. Barcelona, España, Editorial Anagrama.
SCOTT, James. (2000). Los dominados y el arte de la resistencia. Discursos ocultos. México
Ediciones Era.
STANDING, Guy. (2011). El Precariado. Una nueva clase social. Barcelona. Pasado/presente

247
TRIGUEROS Legarreta, Paz. (2003). “Las visas de trabajadores temporales en Estados Unidos.
Un giro en su política migratoria tradicional” en: Ana María Aragonés
(coordinadora). Mercados de trabajo y migración internacional. México,
Universidad Nacional Autónoma de México/Instituto de Investigaciones
Económicas.
_________________________[ponencia] (2003). “Participación de los migrantes mexicanos en
la agricultura norteamericana” en: Primer coloquio internacional Migración y
desarrollo: transnacionalismo y nuevas perspectivas de integración. Zacatecas,
del 23 al 25 de octubre.
TORRES, Gabriel. (1997). La fuerza de la ironía. Un estudio del poder en la vida cotidiana de
los trabajadores tomateros del occidente de México. México, El Colegio de
Jalisco-Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social.
VÁZQUEZ León, Luis. (1992). Ser indio otra vez. Lapurepechización de los tarascos serranos.
México, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.
VARELA, Julia. (2007). “El declive de la civilización rural y sus efectos” en: Jacques Donzelot
y otros. La fragilización de las relaciones sociales. España, Madrid. Ediciones
ciencias sociales.
WEBER, Max. (2002). Economía y sociedad. Esbozo de sociología comprensiva. España.
Fondo de Cultura Económica.
WASSEM, Ruth E., y Geoffrey Collver. (2001). “Immigration of agricultural guest workers:
Policy, trends and legislative issues” en: Reporte preparado para el Congressional
Research Service, 277 Trabajo transnacional y dinámicas familiares Estados
Unidos. Disponible en <http://www.ncseonline.org/ NLE/CRSreports/
Agriculture/ag-102.cfm>.
YUNI, José Alberto y Claudio Ariel Urbano. (2014a). Técnicas para investigar. Recursos
Metodológicos para la Preparación de Proyectos de Investigación. Vol. 2 .
Argentina, Editorial Brujas.
___________________________ (2014b). Técnicas para investigar. Recursos Metodológicos
para la Preparación de Proyectos de Investigación. Vol. 1 . Argentina, Editorial
Brujas.
___________________________ (2005). Mapas y herramientas para conocer la escuela.
Investigación etnográfica investigación-acción. Argentina, Editorial Brujas.
ZAMORANO, Villareal, Claudia. (2016) “Comachuén y sus trojes: ¿entre los antes y el ahora?”
en: Paul C. Kersey Johnson (Fotógrafo y editor). Comachuén hace 30 años. Una
comunidad purépecha en imágenes y palabras. Zamora, Michoacán, El Colegio
de Michoacán A. C./Ediciones Palenque.

248
Hemerografía

ARANGO, Joaquín. (2003). “La explicación teórica de las migraciones: Luz y Sombra” en:
Revista Migración y Desarrollo. Zacatecas, Latinoamericanistas, Red
Internacional de Migración y Desarrollo.
BARRÓN Pérez, María Antonieta. (2006). “Jornada de trabajo, ahorro y remesas de los
jornaleros agrícolas migrantes en las diversas regiones hortícolas de México,
Canadá y España” en: Análisis Económico . Universidad Autónoma
Metropolitana Azcapotzalco, México vol. XXI, núm. 46, primer cuatrimestre.
BLEGER, José. (1985). “La entrevista psicológica” en: Temas de psicología (entrevista y
grupos), Buenos Aires: Ediciones Nueva Visión.
BRIGGS, Vernon M. (2004). “Guestworker Programs for Low-Skilled Workers: Lessons from
the Past and Warnings for the Future” en: Evaluating a Temporary Guest Worker
Program, Washington, D.C., U.S. Government.
BOLTVINIK, Julio. (2012). “Pobreza y persistencia del campesinado. Teoría, revisión
bibliográfica y debate internacional” en: México Siglo XXI. Revista del CIECAS-
IPN. México, El Colegio de México, Núm. 28. Vol. VIII.
______________________ (2009). “Esbozo de una teoría de la pobreza y la sobrevivencia del
campesinado. Polémica con Armando Bartra” en: México Siglo XXI. Revista del
CIECAS-IPN. México, El Colegio de México, Núm. 18.
BOUCEK, Joseph S. (1957). “La Sociología del Prestigio” en: Revista de estudios políticos.
España, Centro de Estudios Políticos, No. 94.
CARTON de Grammont, Hubert. (2009). “La desagrarización del campo mexicano” en:
Convergencia. Revista de Ciencias Sociales. México, Universidad Autónoma de
México. Vol. 16 núm. 50 mayo-agosto.
CASTELLANOS, Francisco y José Gil Olmos. (2011). “En Cherán, a punto de gritar ‘a las
armas’” en: Revista Proceso. Semanario de Información y Análisis. México, 22
de mayo, 2011, No. 1803.
CORTÉS Rodas, Francisco. (2003). “Neoliberalismo, globalización y pobreza” en: Estudios
Políticos. Medellín, Colombia, No. 22, enero-junio.
DEGENNE, Alain. (2009). “Tipos de interacciones, formas de confianza y relaciones”, en:
Redes. Revista Hispana para el Análisis de Redes Sociales. España, Universidad
Autónoma de Barcelona, vol. 16.
DE LA ROSA Mendoza, Juan Ramiro, Lilia Romero Amayo y Alma Araceli Pérez Servín.
(2006). “El alcance económico de las remesas en México: consumo de las
familias receptoras” en: E l Cotidiano. México, Universidad Autónoma
Metropolitana Azcapotzalco, Distrito Federal noviembre-diciembre, año/vol. 21,
número 140.
DELGADO Raúl, W isa y Humberto Márquez Covarrubias. (2007). “Para entender la migración
la migración a estados unidos. El papel de la fuerza de trabajo barata mexicana

249
en el mercado laboral transnacional” en: Problema del Desarrollo. Revista
latinoamericana de economía . México, Instituto de Investigaciones Económicas-
UNAM, Vol. 38, núm. 149, abril-junio.
DURAND, Jorge. (1999). “Enganchadores, braceros y contratistas: sistemas de reclutamiento
de mano de obra mexicana en Estados Unidos” en: Revista de Ciencias Sociales,
Nueva época, 7. Universidad de Puerto Rico. Junio.
FERNÁNDEZ, José Manuel. (2013). “Capital simbólico, dominación y legitimidad. Las raíces
weberianas de la sociología de Pierre Bourdieu” en: Papers. Revista de
Sociología. Universidad Autónoma de Barcelona. Departamento de Sociología,
Vol. 9, núm. 1.
FERRER, Eduardo. (2011). “Comunero de Cherán se enfrentan con presuntos talamontes de
Capacuaro” en: La Jornada de Michoacán, Morelia, Mich., 16 de abril, año 8,
No. 2525.
FORTUNY, Loret de Mola Patricia y Miriam Solís Lizama. (2006). “ Solidaridades entre
poblaciones móviles: campesinos, mestizos e indígenas mexicanos en el suroeste
de la Florida”, en: Desacatos. Revista de Ciencias Sociales. México, CIESAS.
núm. 20, enero-abril.
FLORES, Erika. (2017a). “Regresan migrantes tras batalla en E U ^ menos uno” en: El
Universal. México, agosto 17 de 2017.
_______________ (2017b). “Migrantes legales en EU también mueren en condiciones precarias”
en: El Universal. México, agosto 16 de 2017.
GONZÁLEZ Cangas, Yanco. (2003). “Juventud Rural: Trayectorias teóricas y dilemas
identitarios” en: Revista Nueva Antropología . México, D.F. Nueva Antropología
A. C., octubre, año/vol. XIX, número 063.
GUTIÉRREZ, Yolanda. (1997). “Con la construcción de 2 nuevas vías incorporarán a la red
caminos, zonas más remotas de la Meseta” en: La Voz de Michoacán, Morelia,
Michoacán., martes 10 de junio.
GRANOVETTER, Mark S. (2000). “La fuerza de los vínculos débiles” en: Política y Sociedad.
Madrid. Núm. 33.
GRIFFITH, David. (2016). “Labor Contractors, Coyotes, and, Travelers: The migration industry
in Latin America and the U.S. South” en: EUTOPÍA. Revista de Desarrollo
Económico Territorial. Ecuador, FLACSO, Facultad Latinoamericana de
Ciencias Sociales, Número 9, Julio.
____________________ (2002). “El avance de capital y los procesos laborales que no dependen
del mercado” en: Relaciones. Revista de Historia y Sociedad. México, El Colegio
de Michoacán, A. C. Primavera, Vol. XXIII.
GROSSETTI, Michel. (2009). “¿Qué es una relación social? Un conjunto de mediaciones
diádicas” en: Redes. Revista Hispana para el Análisis de Redes Sociales. España,
Universidad Autónoma de Barcelona, vol. 16.
HERNANDEZ, Raúl. (2012). “Cierran caminos comuneros de Sevina, tala-montes atacan sus
bosques” en: http://www.ensintesisnoticias.com.mx/articulos .php?id=5321

250
HERREROS Vázquez, Francisco. (2004). “Por qué confiar? Formas de creación de confianza
social”, en: Revista Mexicanas de Sociología. México, año 66, núm.
IZCARA Palacios, Simón Pedro. (2012). “Abusos y condiciones de servidumbre relacionados
con la implementación de los programas de trabajadores huéspedes (el caso
tamaulipeco)” en: Frontera Norte. México. El Colegio de la Frontera Norte, Vol.
22, núm. 44, julio-diciembre.
_____________________________ (2012). “El aislamiento social de los trabajadores con visas
H-2A. El ejemplo de los jornaleros tamaulipecos” en: Región y Sociedad .
México, El Colegio de Sonora, Año XXIV, No. 53.
_____________________________ (2011). “Problemas de salud de los jornaleros tamaulipecos
empleados con visas H-2A en Estados Unidos” en: Mundo Agrario. Universidad
Nacional de La Plata. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación.
Centro de Historia Argentina y americana. Vol. 11, No. 22.
_________________ (2010). “Redes migratorias o privación relativa: la etiología
de la emigración tamaulipeca a través del programa H-2A” en: Relaciones.
Revista de Historia y Sociedad. México, El Colegio de Michoacán, primavera,
Vol. XXXI.
__________________ . (2005). “Inmigrantes marroquíes en el sector agrario
andaluz” en: Estudios Fronterizos . México, Universidad Autónoma de Baja
California, vol. 6, núm. 12, julio-diciembre.
_________________ y Karla Lorena Andrade Rubio. (2004). “Inmigración y
trabajo irregular en la agricultura: trabajadores tamaulipecos en Estados Unidos
y jornaleros magrebíes en Andalucía” en: Mundo Agrario. Revista de Estudios
Rurales. Argentina, Centro de Estudios Históricos Rurales. Universidad
Nacional de La Plata. Vol. 4, No. 8, primer semestre.
LÓPEZ Castro, Gustavo. (2001). “Tráfico de personas: coyotes y guías comunitarios en la
migración mexicana” en: Migración: México entre sus dos fronteras . México,
D.F., Sin Fronteras, I.A.P., Foro Migraciones.
LECO Tomás, Casimiro. (2015). “Agricultores Purépechas en Estados Unidos” en: CIMEXUS.
Revista de Investigaciones México-Estados Unidos. Morelia, Michoacán,
Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Instituto de Investigaciones
de Económicas y Empresariales, Vol. X No. Julio-diciembre.
_____________________________ (2014). “Jornaleros agrícolas internacionales: Purépechas
contratados H2-A en Estados Unidos” en: Revista Ra Ximhai. Publicación
Semestral de paz, Interculturalidad y Democracia . México, Universidad
Autónoma Indígena de México/Universidad de Guanajuato Vol. 10, Núm. 1,
enero-junio.
LOZANO, Jorge. (2003). “En torno a la Confianza” en: CIC. Cuadernos de información y
comunicación. España, Madrid, Universidad Complutense de Madrid, núm. 8.
MARAÑÓN, Boris. (2000). “Contratistas en mercados hortícolas de exportación en México:
funciones” en: Cuadernos Agrarios, México, UNAM, No 19.

251
MASSEY, S. Douglas, Joaquín Arango, Graeme Hugo, Ali Kouaocuci, Adela Pellegrino, J.
Edward Taylor. (2008). “Teorías de migración internacional: una revisión y
aproximación” en: REDCE, no. 10, Julio-diciembre, 435- 478. Traducido del
inglés por Augusto Aguilar Calahorrohttp://www.ugr.es/~redce/
REDCE10/artículos/14DouglasDMassey.htm.
MARTÍNEZ, Ernesto. (2011). “Hay bandas de talamontes en 10 alcaldías indígenas de
Michoacán” en: La Jornada de Michoacán, Morelia, Mich., 6 de mayo, año 8,
núm. 2545.
________________________y Fabiola Martínez. (2011). “Purépechas, en resistencia contra el
crimen”, en: La Jornada de Michoacán, Morelia, Mich., 7 de mayo de 2011, año
8, núm. 2546.
MENDOZA Adame, Celic. (2011). “Real, el riesgo de estallido social en la Meseta Purépecha,
advierte la AERP” en: La Jornada de Michoacán, Morelia, Mich., 7 de mayo,
año 8, núm., 2546.
MINES, Richard y Ricardo Anzaldúa. (1982). “New migrants vs. Old migrants: Alternative
Labor Market Structures in the California Citrus Industry” en: Monographs in
U.S.-Mexican Studies. San Diego, Universidad de California, No. 9.
NEIMAN, Guillermo, Germán Quaranta y Mariela Blanco. (2013). “Formas de contratación y
relaciones de trabajo en la cosecha de la vid de la provincia de San Juan,
Argentina”, en: Trabajo y Sociedad. Argentina. Núcleo Básico de Revistas
Científicas Argentinas (Caicyt-Conicet).
PALETA Pérez, Guillermo. (2012). “Territorios y ruralidades. Jornaleros agrícolas en el cultivo
de zarzamora en el valle de los Reyes, Michoacán, México”, en: Revista de
Antropología Experimental, No. 12, Universidad de Jaén, España.
PEÑA López, Ana Alicia. (2011). “La superexplotación de los trabajadores migrantes”, en:
Mundo siglo XXI, Revista del CIECAS-IPN. México, Núm. 24 VI.
QUARANTA, Germán y Francisco Fabio. (2011). “Intermediación laboral y mercados de
trabajo en agriculturas reestructuradas: el caso del Valle de Uco, Mendoza,
Argentina”, en: Región y Sociedad. México, El Colegio de Sonora. Vol. XIII, No.
51.
RAMOS, Juan. (2012). “Más de 500 comuneros buscan recuperar tierras en la Meseta” en:
http://www.quadratin.com.mx/Noticias/Sucesos/Mas-de-500-comuneros-
buscan-recuperar-tierras-en-la-Meseta.
SÁNCHEZ Saldaña, Kim. (2016). Los intermediarios laborales tradicionales como brokers
culturales” en: EUTOPIA. Revista de Desarrollo Económico Territorial.
Ecuador, FLACSO, Número 9, mes de julio.
________________________ (2012). “Un enfoque multidimensional sobre los intermediarios
laborales en el medio agrícola” en: Política y Sociedad. España, Universidad
Complutense de Madrid No. 1, Vol. 49.

252
___________ (2001). “Acerca de enganchadores, cabos, capitanes y otros agentes
de intermediación laboral en la agricultura” en: Estudios Agrarios . Universidad
Autónoma de Morelos. No 17.
___________ (2000). “El estudio de los intermediarios y la dimensión
sociocultural en el mercado de trabajo agrícola” en: Dimensión Antropológica .
México, Escuela Nacional de Antropología, vol. 8, enero-abril.
SOTELO Valencia, Adrián. (1998). “La precarización del trabajo: ¿premisa de la
globalización?” en: Papeles de Población. México, Universidad Autónoma del
Estado de México, Vol. 4, núm. 18, octubre-diciembre.
STEPHEN, Lynn. (2002). “Globalización, el Estado y la creación de trabajadores indígenas
flexibles: trabajadores agrícolas mixtecos en Oregón” en: Relaciones. Estudios
de Historia y Sociedad, vol. XXIII, núm. 90, primavera, El Colegio de Michoacán,
A. C., México.
SMITH-NONINI, Sandy. (2002). “Nadie sabe, nadie supo: el programa federal H2A y la
explotación de mano de obra mediada por el Estado” en: Relaciones. Estudios de
Historia y Sociedad, primavera, Vol. 23, números 90, Zamora, Michoacán, El
Colegio de Michoacán.
SCHAFFHAUSER, Philippe. (2000). “En torno a la meseta Purépecha: pragmatismo e
identidad en México” en: Alteridades. México, Universidad Autónoma
Metropolitana-Iztapalapa, julio-diciembre, año/vol. 10, número 020.
TAPIA, Carlos Enrique. (2006). “Los programas de trabajadores temporales en la política
migratoria estadounidense y la propuesta del presidente Bush”, en:
Norteamérica. México. UNAM, vol.1, núm. 1, enero-junio.
TÉLLEZ Infantes, Anastasia y Ana Dolores Verdú. (2011). “El significado de la masculinidad
para el análisis social” en: Revista Nuevas Tendencias en Antropología. España.
No. 2.
TRIGUEROS Legarreta, Paz. (2008). “Los programas de los trabajadores huéspedes: las visas
H-2 en Estados Unidos” en: Papeles de Población . México, Toluca, Universidad
Autónoma del Estado de México, enero-marzo, No. 055.
TOPETE Lara, Hilario. (2005). “Variaciones del sistema de cargos y la organización
comunitaria para el ceremonial en la etnorregión Purépecha”, en: Cuicuilco.
mayo-agosto, año/vol. 12, número 034, Escuela Nacional de Antropología e
Historia/Distrito Federal, México.
VERDUZCO, Gustavo. (1999). “El Programa de Trabajadores Agrícolas Mexicanos con
Canadá: un contraste frente a la experiencia con Estados Unidos” en: Estudios
Demográficos y Urbanos. México, El Colegio de México, Vol. 14, No. 1, enero-
abril.
VELASCO Ortiz, Laura. (2000). “Migración, género y etnicidad: mujeres indígenas en la
frontera de Baja California y California” en: Revista Mexicana de Sociología.
México, Universidad Autónoma de México, Vol. 62, No. 1.

253
VENTURA Patiño, María del Carmen. (2006). “Cambio y continuidad de El Cabildo indígena
y prácticas comunales en el noroeste de la meseta Purhépecha” en: Alteridades.
Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Iztapalapa México, vol. 16, núm.
31, enero-junio.
___________________________ (2011). “Cherán y Ostula: purépechas y nahuas en resistencia”
en: La Jornada de Michoacán. Morelia, Mich., 27 de junio, núm. 2597.
VANECKERE, Martine, (1988). “ Situación de los jornaleros agrícolas en México”, en
Investigación Económica. México, UNAM, Facultad de Economía, núm. 18,
julio-septiembre.
WOLF, Eric. (1976). “Aspects of Group Relations in a Complex Society: México” en: American
Anthropologist. No. 6, Vol. 58, pp. 1065-1078.

Internet

http://www.city-data.com/city/Elba-N ew-York.html
https://mx.usembassy.gov/es/visas-es/visa-h2/
http://dle.rae.es/?id=WAPyoek
http://dle.rae.es/?id=TU1KCfY|TU2nLT0
http://www.farmworkerlanc.org/es/acerca-de-los-trabajadores
http://elbanewyork.com/home/4590290459
http://www.gps.gov/spanish.php
http://www.inmigracionyvisas.com/a699-h2b-trabajo.html
http://www.torreyfarms.com/history.html
http://www.torreyfarms.com/;http://torreyfarms.geneseeny.com/AboutUs.aspx
https://travel.state.gov/content/dam/visas/LegalRightsandProtections/Pamphlet%20-
%20Spanish%20single%20sided%2010-20-14.pdf
http://www.csivp.com/assets/images/CSI Visa Processing2017.jpg
http://pacificosur.ciesas.edu.mx/diagnosticoestatal/michoacán/conte02.htm
http://familiasunidasjusticia.org/es/acerca/who-we-are-2/).
http://www.eluniversal.com.mx/nacion/sociedad/migrantes-legales-en-eu-tambien-mueren-en-
condiciones-precarias
http://www.eluniversal.com.mx/nacion/sociedad/regresan-migrantes-tras-batalla-en-eu-menos-
uno
www.microrregiones.gob.mx/catloc/contenido.aspx?refnac=160560003

254
Archivos particulares de migrantes contratados

Propiedad de los contratados, donde se encontraron fotografías, pasaportes, visas, videos,


grabaciones musicales, documentos migratorios personales, folletos, vales de
pago, entre otros.

Documentales

HAWKINS, Alejandra. (2009). Migrar o Morir: Jornaleros Agrícolas en los Campos Tóxicos
de Sinaloa. México. Producido por Centro de Derechos Humanos de la Montaña
Tlachinollan; Proyecto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, A. C.
(Prodesc), y Chiapas Media Project (Promedios de Comunicación Comunitaria).
http://www.youtube.com/watch?v=WLI5eRZNkmw
GONZÁLEZ Morales, José Roberto, Alberto González Ceja y Gustavo López Castro
(Coordinador). (2016). Venimos por necesidad no por gusto. La migración de
trabajadores agrícolas temporales purhépechas con visas H2-A en Elba, Nueva
York, 2008-2015. El Colegio de Michoacán A. C./Observatorio Regional de las
Migraciones.
______________________________ , Cesar Nicolás Reyes y Casimiro Leco Tomás
(Coordinador). (2010). North Parhikuni Purhépecha. Universidad Michoacana de
San Nicolás de Hidalgo, Instituto de Investigaciones Económicas y Empresariales/
Centro de Investigaciones México-Estados Unidos(CIMEXUS)/Facultad de
Historia/ Facultad de Economía.
MARVIC García, Gloria. (2012). Jornaleros: en la frontera de la subsistencia. México.
Realizada con el patrocinio de: Jornaleros SAFE; Catholic Relief Services; Global
Workers Justice Alliance; United Farm Workers; Centro Independiente de
Trabajadores Agrícolas; Dimensión Pastoral de la Movilidad Humana.
http://www.youtube.com/watch?v=OUTpnDNKuTI
__________________________ (2012). H2A: Entre el sueño y el fraude. México. Realizada con
el patrocinio de: Jornaleros SAFE; Catholic Relief Services; Global Workers
Justice Alliance; United Farm Workers; Centro Independiente de Trabajadores
Agrícolas; Dimensión Pastoral de la Movilidad Humana.
http://www.youtube.com/watch?v=RGl85GrqF mA
__________________________ (2012). Vivir en estaciones. México. Jornaleros SAFE; Catholic
Relief Services; Global Workers Justice Alliance; United Farm Workers; Centro
Independiente de Trabajadores Agrícolas; Dimensión Pastoral de la Movilidad
Humana. https://www.youtube.com/watch?v= tZpNtX2cyUU

255
SOOK Lee. (2003). El Contrato. Realizado con el apoyo del National Film Board of Canadá.
http://www.nfb.ca/film/el_contrato
POLGOVSKY, Eugenio. (2008). Los Herederos. México, Producción/Producer
DÍAZ Menduburo, Aaraón. (2011). Matices: migración “Temporal” en Canadá. México.

Testimonios Orales

Plática informal con el Sr. Antonio Avilés Felipe, exmigrante, realizada y traducida del idioma
Purhépecha al español por JRGM en la comunidad indígena de Comachuén,
Mich., municipio de Nahuatzen, noviembre 5 de 2014.
Plática informal con el Sr. Casiano Vargas Rincón, exbracero, realizada y traducida del idioma
Purhépecha al español por JRGM en la comunidad indígena de Comachuén, Mich.,
municipio de Nahuatzen, mayo 6 de 2014.
Plática informal con el Sr. Valentín Sánchez Valdez, exbracero, realizada y traducida del idioma
Purhépecha al español por JRGM en la comunidad indígena de Comachuén, Mich.,
municipio de Nahuatzen, mayo 11 de 2014.
Plática informal con el Sr. Fidencio Vargas Zavala, artesano, realizada y traducida del idioma
Purhépecha al español por JRGM en la comunidad indígena de Comachuén, Mich.,
municipio de Nahuatzen, mayo 16 de 2014.
Plática informal con el Sr. J. Jesús Avilés García, comerciante, realizada por JRGM en la
comunidad indígena de Comachuén, Mich., municipio de Nahuatzen, mayo 12 de
2014.
Plática informal con el Sr. Benito Chávez Vargas, campesino, realizada y traducida del idioma
Purhépecha al español por JRGM en la comunidad indígena de Comachuén, Mich.,
municipio de Nahuatzen, mayo 15 de 2014.
Plática informal con el Sr. Fidencio González Estrada, exmigrante, realizada y traducida del
idioma Purhépecha al español por JRGM en la comunidad indígena de
Comachuén, Mich., municipio de Nahuatzen, mayo 16 de 2014.
Plática informal con el Sr. Nicanor González Nicolás, ex Representante de Bienes Comunales,
realizada y traducida del idioma Purhépecha al español por JRGM en la comunidad
indígena de Comachuén, Mich., municipio de Nahuatzen, mayo 20 de 2014.
Plática informal con el Sr. Herlindo Vargas Nicolás, Juez Menor de Tenencia, realizada y
traducida del idioma Purhépecha al español por JRGM en la comunidad indígena
de Comachuén, Mich., municipio de Nahuatzen, mayo 25 de 2014.
Plática informal con la Sr. Hugo Gabriel Vargas, exmigrante, realizada y traducida del idioma
Purhépecha al español por JRGM en la comunidad indígena de Comachuén, Mich.,
municipio de Nahuatzen, junio 3 de 2014.

256
Plática informal con la Sra. Irubina Ramos Nicolás, ama de casa, realizada y traducida del
idioma Purhépecha al español por JRGM en la comunidad indígena de
Comachuén, Mich., municipio de Nahuatzen, junio 18 de 2014.
Plática informal con la Sra. Alicia Bacilio Ramos, ama de casa, realizada y traducida del idioma
Purhépecha al español por JRGM en la comunidad indígena de Comachuén, Mich.,
municipio de Nahuatzen, junio 19 de 2014.
Plática informal con el Sr. Jorge Ramos Alonso, ex Jefe de Tenencia, realizada y traducida del
idioma Purhépecha al español por JRGM en la comunidad indígena de
Comachuén, Mich., municipio de Nahuatzen, junio 14 de 2014.
Plática informal con la Sr. Osvaldo Nicolás Ramos, ex migrante, realizada y traducida del
idioma Purhépecha al español por JRGM en la comunidad indígena de
Comachuén, Mich., municipio de Nahuatzen, junio 20 de 2014.
Plática informal con el Sr. Leobardo González Ramos, ex migrante y comerciante, realizada y
traducida del idioma Purhépecha al español por JRGM en la comunidad indígena
de Comachuén, Mich., municipio de Nahuatzen, junio 24 de 2014.

257
Anexos

Anexo 1. Relación de las entrevistas y las pláticas informales

No. Nombre Edad Ocupación Número Lugar de Tipo de actividades


de veces destino
1 Juan Bacilio 33 Campesino 5 Nueva York Pizca de pepino,
González minipumpki, kabocha,
bellota y esquash
Plantación de repollas
2 Porfirio García 45 Carpintero 13 Kentucky Pizca de tabaco
Reyes California Pizca de jitomate
Nueva York Empacadora de repollo
3 José Cruz 30 Carpintero 10 Kentucky Corte de tabaco Tractorista
Hernández
4 Arnulfo 38 Campesino 6 Kentucky Plantación y corte de
Hernández Carolina del tabaco
Gabriel Norte La yarda
5 Pablo 32 Jornalero 5 Nueva York Empacadora de ejote y
González repollo
Ramos Pizca de pepino
6 Miguel 34 Campesino 3 Carolina del Pizca de tabaco
González Norte Pizca de camote, repollo y
Ramos Nueva York pepino
7 Abel Gabriel 28 Taxista 12 Kentucky Pizca de pepino, calabaza,
Vargas Nueva York repollo, minipumpki,
kabocha, bellota y esquash
Tractorista y chofer
8 Juan Carlos 27 Estudiante y 3 Nueva York Pizca de pepino y
Santiago Cruz Carpintero tractorista
9 Miguel García 33 Campesino 3 Arkansas Plantación del pino
Sánchez
10 Juan Nicolás 31 Albañil 2 Carolina del La yarda
Reyes Norte
11 Salvador 29 Campesino 7 Kentucky Pizca de tabaco
Sánchez
Vargas
12 Santiago 38 Mecánico 9 Nueva York Plantación de cebolla
González Pizca de pepino, repollo y
Vargas calabaza
13 Martín Ruíz 50 Representante 1 Kentucky Pizca de tabaco
Vargas de Bienes
Comunales
14 Jesús Sebastián 26 Campesino 6 Nueva York Plantación y corte de
Baltazar cebolla
Pizca de pepino y corte de
manzana
15 Jesús González 56 Carpintero 4 Arkansas, Pizca de zarzamora
Nicolás Nueva York Tractorista y chofer
Colorado
16 José Salomón 30 Campesino 5 Kentucky Pizca de jitomate, pepino,
Nicolás Felipe Nueva York chile, fresa y tabaco

258
Florida
17 Miguel Vargas 39 Albañil 5 Kentucky Pizca de tabaco
Cruz
18 Salvador 30 Comerciante 10 Virginia Empacadora de manzana
Felipe Nicolás
19 Lucio Morales 40 Carpintero 12 Kentucky Pizca de tabaco, pepino y
Zavala Nueva York calabaza
Plantación de cebolla
20 Pablo Valdez 29 Albañil 6 Nueva York Pizca de tabaco, pepino y
calabaza
Plantación de cebolla
21 José González 51 Comerciante 5 Colorado Pizca de jitomate, pepino y
Nicolás Nueva York repollo
Plantación y corte de
cebolla
22 Everardo 28 Campesino 3 Nueva York Plantación de cebolla
Hernández Pizca de pepino y
González minipumpki
23 Herlindo 29 Carpintero y 12 Nueva York Plantación de cebolla
Vargas Ramos Albañil Pizca de pepino,
calabacita, repollo,
minipumpki, kabocha,
bellota y esquash
24 Isidro Ramos 32 Albañil 1 Nueva York Pizca de calabacita, pepino
Bacilio y esquash
25 Jesús Bautista 32 Taxista y 7 Michigan La yarda
Santiago carpintero Nueva York Pizca de pepino, repollo y
Kentucky esquash
Plantación de cebolla
Pizca de tabaco
26 Francisco 24 Jornalero 4 Nueva York Pizca de repollo
Bacilio Texas La yarda
González Oklahoma
27 José Luis 32 Carpintero 8 Nueva York Plantación de cebolla,
González pizca de pepino y repollo
Vargas Tractorista
28 Mario 27 Carpintero 9 Carolina del Pizca de tabaco y camote
Armando Norte Plantación y pizca de
Vargas Felipe Nueva York repollo
Plantación de cebolla
Pizca de pepino,
minipumpki y esquash
29 Rogelio 25 Carpintero 4 Nueva York Pizca de pepino,
Sebastián minipumpki y esquash
Serna
30 Josué Felipe 26 Albañil 6 Missouri La yarda
Santiago Florida Pizca de jitomate y pepino
Nueva York Pizca de minipumpki,
kabocha, bellota y esquash
31 Leopoldo 24 Campesino 5 Nueva York Plantación de cebolla
Ramos Pizca de pepino,
Felipe minipumpki, kabocha,
bellota, esquash y repollo.
Nota: en la lista no aparecen todas las pláticas informales que se sostuvieron en Comachuén y en Elba.

259
Anexo 2. Una parte de la entrevista realizada en el idioma p ’u rh e a un a ch eti contratado

¿Cómo ve la situación del trabajo en el país?


No, pus yo en el país lo veo escaso, no hay oportunidad para nosotros por eso emigramos hacia
los Estados Unidos.

¿Nári xexini uandaguiekuani anchikuarikuerhini ixu ini país jimbo?


No sesi, ixu ini país jimbo no jarhasti xani, no jarhasti anchikuarikua pari jucha jimbosi' jucha
nirajka jini Estados Unidos.

¿Cuáles fueron las razones por las cuales decidiste ir a Estados Unidos?
Para tener una mejor vida para mí y para mi familia.

¿Ambemposiri nipi jiniexi anchikuarini Estados Unidos?


Pari sandaru sesi iriekani ji ka juchiti uatsicha.

¿A qué edad comenzaste a ir a los Estados Unidos?


A los 19 años, de mojado.

¿Náxani jatiri uenasipiri nirani jini Estados Unidos?


Tembini uimu t ’amu uexurini jatiri, mojadu.

¿Allá qué trabajo realizaste durante tu estancia?


Trabaje en la construcción.

¿Jini amberi anchikuarixembi?


Anchirikuasipka construccionili.

¿En qué estado estuviste trabajando allá?


California.

¿Naniri jarasipi anchikuarini jini?

260
California.

¿Me podrías hablar un poco de cómo fue llegaste a ir a Estados Unidos de manera
contratada?
Pus yo decidí ir por allá para ganar un poco más de dinero que aquí. Pues aquí -Comachuén-
viendo la situación que no hay mucho trabajo, y por eso uno trata de emigrar allá o por eso uno
mismo, busca una oportunidad mejor para la familia, para los hijos, para que tengan con qué
comer.

¿Upinidiriní arhini sani naxiri uenapi nirani Estados Unidos contratadu?


Ji eratsip’ka nirarni jiniexi para andani sandaru tumina esika ixu. Porque ixu xeparini
uandaguiekuani no jarasti xani anchikuarikua, ka jimboxi ma nirajti jiniexi, ma jirinhantasini
sesikua iriekua para uatsicha, pari jatsijulini sani ambe t ’irieni.

¿Cuántas veces has ido de manera contratada? y ¿hacía qué lugares de Estados Unidos?
Nada más he ido tres veces, siempre he ido a Nueva York. En el primer año pues fui en la pizca
de pepino, en los siguientes dos años fui a la plantación de cebolla.

¿Namuní uelta nirasikiri contratadu?


Tanimu ueltakusini nitini jaka, menkisi' a Nueva York. Primer uexulini nirasip’ka p ’ikuntani
pepinu, ka mataru tsimani uexunichani cebolla jatsintani.

¿Cuál es el trabajo que se te dificulta más?


Pues a mí, se me dificultaba más en el pepino, pero ya luego me acostumbre. La plantación de
cebolla también es difícil. Al principio no podía plantar rápido, pero de que, si podía desempeñar
ese trabajo, si lo podía hacer. Y ahora he mejorado en ese trabajo cada año.

¿Náki anchikuarikua sandaru ukukukasiki uní?


Jindini sandaru ukukukap’ka uní jindesip’ti pepino, peru ma p ’indexini. Jatsintani cebolla
ukukukasisti. Primerku no uxemka rapidu jantsintani, peru ixemka anchikuarini sesi, porque
uxemka uní. Ka xasi usinka sandaru sési uní imani anchikuarikuani mandani uexurini.

261
¿Qué tipo de alimentos eran los que más comían ahí?
Es la carne lo que se come más, el pescado es un día, la carne la preparábamos de distintas
maneras, un día de pollo, de res, lo que más se come es carne

¿Na jaxi tiriekua araxembitsi jiní?


Kuiripita sandaru anhasindi, kurucha ma jurietikua, kuiripita unhantaxemti mamaraxi, ma
jurietikua tsikateri, mataru uakasiri, kuiripita sandaru anhansindi.

¿Cómo llegaste a conocer al contratista con el que vas a Estados Unidos?


Yo lo conocí a través de amigos, me decían hay un señor que lleva al otro lado de manera
contratada.

¿Narí mitisipi imani contratista enkari jinkoni nira’ka Estados Unidos?


Ji mitisip’ka juchiti p ’ampirichani jimbo, imastsini arixemti jarasti ma acheti enka p ’apinijaka
jini otro lado contratadu.

¿Por qué decidiste contratarte con ese contratista y no con otro?


Pues con él yo lo veo sencillo. Él no ve la diferencia de la gente, él lo que ve es como carece. Y
hay unos que nomás dicen yo con mi familia, yo con esos tengo para que quiero más gente. Y
con ese contratista es, como te he dicho anteriormente, él no se fija como esta.

¿Andixirí eratsipi nirani imani contratistani jinkoni ka no maturuni jinkoni?


Ji imani achetini sesi xexinka. Imá no xexini na ma jaxi kuiripuxini, imá enka xehka imani
xexini ni uetarikua jatsieka. Ka jarastisi matarucha enka no uekajka p ’apini puro imechari
familiarichani, ka ixi uandansi no uetarixaka sandaru kuiripu. Ka imá contratista enkani jinkoni
nira’ka, esikakini na alip’ka, imá no xexini imani ambe.

¿Cuál es tú relación con el contratista?


Yo me llevo bien con él, platicamos bien.

262
¿Nári p’aperasini contratistani jinkoni?
Ji sési p ’aperasinka imani jinkoni, uandonkualisinka sési.

¿Cuál la relación del contratista con ustedes?


Bien. Pero cómo andamos muchos en varios campos. Él se encarga de estar al tanto, por eso él
mismo nos ha dicho, discúlpenme embeces cuando yo también les levanto la voz porque
embeces también ustedes no me entienden. Porque ustedes no me entienden cuando yo les digo
en buena forma, ustedes me tienen que entender.

¿Ná p’aperasini contratista uaminduechini jinkoni?


Sési. Como jucha uansi jamki etsakulirini campuchali. Imá jatsisindi paru xeni iamambe,
jimbosi imá mismusini arhisindi, tekachindistsine enkaksini iunhamalicheka porque menchani
chatsini nostsini kulunkucheka. Porque cha nostsini kulankuchisinka enkasini ji sési jimbo
alihaka, cha jatsiekatsi paritsini kulankuchini.

¿Tú dejarías de contratarte con el contratista que vas y buscar a otro?


No pus yo por ahorita estoy bien con el contratista, no tengo ninguna diferencia con él, como te
he dicho y he platicado, por mi trabajo sigo yendo a Nueva York.

¿T’u eratsipini notaru contratarikurini imani contratista jinkoni enkari nirar’ka ka


jiranhantani mataruni?
No ji iaxaxi sési jaraxiska imani contratista jinkoni, nosi ambe utsperarixaka imenkoni, esikani
na uandonskulichika, juchiti anchikuarikua jimbo niraxaka Nueva York.

¿Hasta cuándo seguirás yendo de manera contratada a Estados Unidos? y ¿por qué?
Pues no sé hasta cuando, pues como he te he platicado uno emigra por el bien de la familia, no
va por gusto, uno va por necesidad.

¿Ná jatini amberi niuari contratadu Estados Unidos? ka ¿andí?


Amini mití hasta najatini amberi, esikani na uandonskulichaka ma niraxini jiniexi paru sési
ukulini paru uatsicha, no sésikua jimbosi ma nirajti, ma nirasindi uetalinchakua jimbo.

263
Anexo 3. Cruzando la frontera de Matamoros, Tamaulipas a Brownsville, Texas

Foto de JRGM, Matamoros, Tamaulipas, julio de 2015

264
Anexo 4. Las casas de hospedaje en Elba

Foto de JRGM, Elba, NY, agosto de 2015

265
Anexo 5. Todas las cuadrillas en la plantación de cebolla

Foto del a c h e ti s a p ic h u Jesús Ramos Felipe, Elba, NY, mayo de 2015.

266
Anexo 6. El corte de zacate en los fields de cebolla

Foto de JRGM, Elba, NY, agosto de 2015.

267
Anexo 7. El corte de cebolla

Foto del a c h e ti s a p ic h u Jesús Rueda García, Elba, NY, septiembre de 2015.

268
Anexo 8. La plantación de repollo

Foto de JRGM, Elba, NY, julio de 2015.

269
Anexo 9. Finalizó la pizca de calabacita

Foto del a c h e ti Isidro Ramos Bacilio, Elba, NY, septiembre de 2013.

270
Anexo 10. La pizca de pepino un trabajo arduo

Foto de JRGM, Elba, NY, agosto de 2015.

271
Anexo 11. La hora del lonche

Foto de JRGM, Elba, NY, julio de 2015.

272
Anexo 12. La toma de Monster como revulsivo

Foto de JRGM, Elba, NY, agosto de 2015.

273
Anexo 13. Recibo de pago

Fuente: Archivo particular del acheti Isidro Ramos Bacilio.

274
Anexo 14. Pizcando la calabaza minipumpki

Foto de JRGM, Elba, NY, agosto de 2015.

275
Anexo 15. Pizcando y alineando la calabaza esquash

Foto de JRGM, Elba, NY, septiembre de 2015.

276
Anexo 16. Pizcando y alineando la calabaza kabocha

Foto de JRGM, Elba, NY, octubre de 2015.

277
A n ex o 17. P iz c a n d o la c a la b a z a b e llo ta

Foto de JRGM, Elba, NY, octubre de 2015.

278
Anexo 18. La primera etapa: pizca y empaque de repollo

Foto del a c h e ti s a p ic h u Juan Carlos Olivares, Elba, NY, septiembre de 2015.

279
Anexo 19. La segunda etapa: pizca de repollo en guayín

Foto del a c h e t i Santiago González Vargas, Elba, NY, septiembre de 2013.

280
Anexo 20. La tercera etapa: pizca de repollo freezer

Foto del a c h e ti Santiago González Vargas, Elba, NY, septiembre de 2013.

281
Anexo 21. Retorno a México

Foto de JRGM, Elba, NY, octubre de 2015.

282
Anexo 22. La visa H2A y la tarjeta de trabajo

Foto de JRGM, Elba, NY, octubre de 2015.

283

También podría gustarte