Está en la página 1de 8

Tema 76 Parte Común CONTROL FINANCIERO II

CONTROL DE LA ACTIVIDAD FINANCIERA EN LA ADMINISTRACIÓN DEL PRINCIPADO DE


ASTURIAS (II).

EL CONTROL INTERNO DE LA GESTIÓN ECONÓMICO-FINANCIERA: FUNCIÓN INTERVENTORA,


CONTROL FINANCIERA PERMANENTE Y AUDITORÍA PÚBLICA.

Las leyes reguladoras de carácter presupuestario han configurado y desarrollado el


denominado control interno de la actividad económico-financiera de las administraciones
públicas.

El texto refundido del Régimen Económico y Presupuestario (en adelante TRREPPA) aprobado
por Decreto Legislativo del Principado de Asturias 2/1998, de 25 de junio, establece en su
capítulo IV en su artículo 55 que la Intervención General del Principado, dependiente
orgánicamente de la Consejería competente en materia económica y presupuestaria, ejercerá
sus funciones con plena autonomía e independencia respecto de los órganos sometidos a su
fiscalización, y será el órgano fiscalizador de la actividad económica y financiera de la
Administración del Principado y de sus organismos autónomos. Además del centro directivo de
la contabilidad pública de la Comunidad Autónoma.

Así, la Intervención General del Principado es el órgano fiscalizador de la actividad económica y


financiera de la Administración del Principado de Asturias y de sus organismos autónomos.

El régimen del control interno que ejerce la Intervención General del Principado de Asturias lo
desarrolla el Decreto 70/2004, de 10 de septiembre (BOPA de 23-9-2004), en adelante D70/04.

El ejercicio de la función interventora supone, en principio, la intervención crítica o, dicho de


otro modo, la fiscalización previa de todo acto, documento o expediente susceptible de
producir derechos u obligaciones de contenido económico (art. 56.1.a TRREPPA), si bien el
mismo texto legal establece la posible realización de otras actuaciones de control interno por
parte de la Intervención General, éstas ya a posteriori.

Así, en el caso de los derechos prevé (art. 56.7 TRREPPA) que se establezcan las actuaciones
comprobatorias posteriores que determine la Intervención General; mientras que en el caso
de intervención limitada de gastos por Acuerdo de Consejo de Gobierno prevé (art. 56.6
TRREPPA) que las obligaciones, o gastos, sometidos a la fiscalización limitada sean objeto de
otra plena con posterioridad, “ejercida sobre una muestra representativa de los actos,
documentos o expedientes que dieron origen a la referida fiscalización, mediante la aplicación
de técnicas de muestreo o auditoría,...”

En cuanto al sector público dependiente de la Administración del Principado de Asturias,


establece el art. 56.8 TRREPPA que está sujeto a “control financiero y de eficacia… por la
Intervención General”, bien “… mediante la práctica de auditorías, con la extensión, objeto y
periodicidad que en los correspondientes planes establezca la Consejería competente en
materia económica y presupuestaria….”, o bien, como alternativa, mediante un control “…con
carácter permanente en sustitución de la función interventora”, que denominamos “control
financiero permanente”

Y específicamente, el DECRETO 70/2004, de 10 de septiembre, desarrolla el régimen de control


interno ejercido por la Intervención General del Principado de Asturias.

1
Tema 76 Parte Común CONTROL FINANCIERO II

Para realizar ese control interno de la gestión económico-financiera, se han configurado una
serie de técnicas y procedimientos orientados a asegurar que la actividad económica y
presupuestaria se realizan bajo los principios de legalidad, eficacia y eficiencia entre otros.

El artículo 1 del Decreto 70/2004 establece que el control interno de la gestión económico-
financiera de la Administración del Principado de Asturias y del sector público autonómico se
realizará por la Intervención General, en los términos establecidos en el texto refundido del
régimen económico y presupuestario, aprobado por Decreto Legislativo del Principado de
Asturias 2/1998, de 25 de junio, y en el Decreto 70/2004, sobre el conjunto de dicha actividad
financiera y sobre los actos con contenido económico que la integran.

Respecto a su forma de ejercicio, el artículo 2, preceptúa que este control interno de la gestión
económico-financiera se realizará mediante el ejercicio de la función interventora, del control
financiero permanente y de la auditoría pública.

a) Función interventora. La función interventora tiene por objeto controlar, antes de que sean
aprobados, los actos del sector público que den lugar al reconocimiento de derechos o a la
realización de gastos, así como los ingresos y pagos que de ellos se deriven, y la inversión o
aplicación en general de sus fondos públicos, con el fin de asegurar que su gestión se ajuste a
las disposiciones aplicables en cada caso

b) El control financiero permanente. Se ejercerá en los órganos y entidades establecidos y


tendrá por objeto la verificación de una forma continua realizada a través de la
correspondiente intervención de la situación y el funcionamiento de las entidades del sector
público estatal en el aspecto económico-financiero, para comprobar el cumplimiento de la
normativa y directrices que les rigen y, en general, que su gestión se ajusta a los principios de
buena gestión financiera y en particular al cumplimiento del objetivo de estabilidad
presupuestaria y de equilibrio financiero.

c) Auditoría pública: Consistirá en la verificación, realizada con posterioridad y efectuada de


forma sistemática, de la actividad económico-financiera del sector público estatal, mediante la
aplicación de los procedimientos de revisión selectivos contenidos en las normas de auditoría e
instrucciones que dicte la Intervención General.

2
Tema 76 Parte Común CONTROL FINANCIERO II

FASES Y PROCEDIMIENTO DE LA FUNCIÓN INTERVENTORA

El artículo 7 del Decreto 70/2004 establece que la función interventora tiene por objeto
controlar, antes de que sean aprobados, todos los actos de la Administración del Principado de
Asturias y de sus organismos autónomos susceptibles de producir derechos y obligaciones de
contenido económico, así como los ingresos y pagos que de ellos se deriven, y la inversión o
aplicación en general de los fondos públicos, con el fin de asegurar que su administración se
ajusta a las disposiciones aplicables en cada caso.

No obstante, la fiscalización previa e intervención de los derechos e ingresos de la Hacienda


del Principado, se sustituirá por la inherente a la toma de razón en contabilidad y por las
comprobaciones efectuadas en el ejercicio del control financiero permanente y la auditoría
pública.

Tanto la Administración del Principado de Asturias y sus organismos autónomos están sujetos
a la función interventora de acuerdo con lo dispuesto en el presente título. Sin embargo el
Consejo de Gobierno podrá acordar la aplicación del control financiero permanente en
sustitución de la función interventora, respecto de toda la actividad del organismo autónomo o
de alguna de sus áreas de gestión.

La función interventora se ejercerá en sus modalidades de intervención formal y material. La


intervención formal consistirá en la verificación del cumplimiento de los requisitos legales
necesarios para la adopción del acuerdo, mediante el examen de todos los documentos que
preceptivamente deban estar incorporados al expediente. En la intervención material se
comprobará la real y efectiva aplicación de los fondos públicos.

El Artículo 10 del Decreto 70/2004 establece las distintas fases de la intervención:

1. El ejercicio de la función interventora comprende:

a) La intervención crítica o previa de todo gasto.

b) La intervención previa del pago.

2. El ejercicio de la intervención crítica o previa de todo gasto comprende las siguientes fases:

a) La fiscalización previa de los actos que reconozcan derechos de contenido económico,


aprueben gastos, acuerden movimientos de fondos y valores o aquellos que sean susceptibles
de producirlos. (FASE A)

b) La fiscalización previa del compromiso del gasto. (FASE D)

c) La intervención de la liquidación del gasto y de la inversión. (FASE O)

3. El ejercicio de la intervención previa del pago comprende las siguientes fases:

a) La intervención formal de la ordenación del pago.

b) La intervención material del pago.

El Capítulo III se ocupa de regular el procedimiento para el ejercicio de la función interventora


sobre gastos y pagos.

3
Tema 76 Parte Común CONTROL FINANCIERO II

La Intervención General recibirá el expediente original completo. Se entenderá que está


completo cuando reúna todos los documentos, justificantes e informes preceptivos emitidos,
sin perjuicio de lo previsto en el artículo 2.4 de la Ley Orgánica 3/1980, de 22 de abril, del
Consejo de Estado, o en la normativa reguladora del Consejo Consultivo del Principado de
Asturias.

La Intervención General fiscalizará el expediente en el plazo máximo de diez días, a contar


desde el siguiente a la fecha de recepción. Este plazo se reducirá a cinco días, computados de
igual forma, cuando se haya declarado urgente la tramitación del expediente o se aplique el
régimen especial de fiscalización.

Si la Intervención General considera que el expediente objeto de fiscalización se ajusta a la


legalidad, hará constar su conformidad mediante diligencia firmada.

Si la Intervención General se manifiesta en desacuerdo con el fondo o la forma de los actos,


documentos o expedientes examinados, deberá formular sus reparos por escrito.

Los reparos deberán estar motivados en razonamientos fundados en las normas en las que se
apoye el criterio sustentado, y deberán comprender todas las objeciones observadas en el
expediente.

Cuando el órgano al que se dirija el reparo lo acepte, deberá subsanar las deficiencias
observadas y remitir de nuevo las actuaciones a la Intervención General en el plazo de quince
días. Cuando el órgano al que se dirija el reparo no lo acepte, se iniciará el procedimiento de
discrepancias.

En la fase de intervención previa, el reparo suspenderá la tramitación del expediente, hasta


que sea solventado, en determinados casos como por ejemplo cuando se base en la
insuficiencia de crédito presupuestario, se aprecien graves irregularidades en la
documentación justificativa de las órdenes de pago, en el caso de omisión en el expediente de
requisitos o trámites que, a juicio de la Intervención, sean esenciales, cuando se pueda causar
quebranto económico a la Hacienda del Principado o a un tercero.

En la fase de fiscalización previa podrán intervenirse favorablemente los actos, documentos y


expedientes aún cuando se hayan observado defectos en los mismos, siempre que los
requisitos o trámites incumplidos no sean esenciales, pero la eficacia del acto quedará
condicionada a la subsanación de los defectos con anterioridad a que se dicte la resolución
definitiva.

Cuando el órgano gestor no acepte el reparo formulado, planteará a la Intervención General


discrepancia por conducto de la Secretaría General Técnica correspondiente, en el plazo de
quince días, de conformidad con el procedimiento previsto en este artículo. La discrepancia
deberá ser necesariamente motivada, con cita de los preceptos legales en los que sustente su
criterio. Cuando el reparo haya sido formulado por una Intervención Delegada corresponderá
a la Intervención General conocer de la discrepancia, que resolverá en el plazo de quince días.
La decisión que adopte la Intervención General será vinculante para aquélla.

4
Tema 76 Parte Común CONTROL FINANCIERO II

Cuando el reparo haya sido formulado por la Intervención General o ésta haya confirmado el
de una Intervención Delegada, subsistiendo la discrepancia, corresponderá al Consejo de
Gobierno adoptar la resolución definitiva.

CONTENIDO DEL CONTROL FINANCIERO PERMANENTE.

El Titulo III regula el control financiero permanente, así el Artículo 30 establece que tendrá por
objeto la verificación de una forma continua realizada a través de la correspondiente
Intervención Delegada o Unidad de Control Financiero Permanente, de la situación y el
funcionamiento de los sujetos de su ámbito de aplicación, en el aspecto económico-financiero,
para comprobar el cumplimiento de la normativa y directrices que los rigen y, en general, que
su gestión se ajusta a los principios de economía, eficacia y eficiencia. Respecto a su ámbito de
aplicación, el control financiero permanente se ejercerá sobre:

a) Los actos, documentos o expedientes de la Administración del Principado de Asturias y sus


organismos autónomos no sometidos a intervención previa plena.

b) Los actos, documentos o expedientes de los organismos autónomos en los supuestos en el


que el Consejo de Gobierno acuerde la sustitución de la función interventora por el control
financiero permanente.

c) Los actos, documentos o expedientes de las entidades y entes públicos previstos en el


artículo 4 del texto refundido del régimen económico y presupuestario aprobado por Decreto
Legislativo del Principado de Asturias 2/1998, de 25 de junio, que no contemplen en su ley de
creación otro régimen de control interno.

Respecto al Contenido del control financiero permanente, establece el artículo 32 que

1. En el supuesto de actos, documentos o expedientes de la Administración del Principado de


Asturias y sus organismos autónomos no sometidos a intervención previa plena, el control
financiero permanente incluirá, con el alcance previsto en los correspondientes Planes anuales
de Control Financiero Permanente, la verificación del cumplimiento de la normativa y
procedimientos aplicables a los aspectos de la gestión económica a los que no se extienda la
función interventora en su régimen general.

2. En los supuestos recogidos en las letras b) y c) del artículo anterior, el control financiero
permanente incluirá, con el alcance previsto en los correspondientes planes anuales de control
financiero permanente, las siguientes actuaciones:

a) Verificación del cumplimiento de la normativa y procedimientos aplicables a los aspectos de


la gestión económica.

b) Seguimiento de la ejecución presupuestaria, verificación del cumplimiento de los objetivos


asignados a los programas de los centros gestores del gasto y verificación del balance de
resultados e informe de gestión.

c) Informe sobre la propuesta de distribución del resultado del ejercicio que deberá
acompañar a las cuentas anuales.

d) Comprobación de la planificación, gestión y situación de la tesorería.

e) Análisis de las operaciones y procedimientos, con el objeto de proporcionar una valoración


de su racionalidad económico-financiera y su adecuación a los principios de buena gestión, a

5
Tema 76 Parte Común CONTROL FINANCIERO II

fin de detectar sus posibles deficiencias y proponer las recomendaciones en orden a la


corrección de aquéllas.

f) Las demás actuaciones que se prevean en las normas presupuestarias y reguladoras de la


gestión económica del sector público autonómico.

MODALIDADES DE LA AUDITORÍA PÚBLICA.

El Título IV se ocupa de la auditoría pública. Así el Artículo 37 establece que la auditoría pública
consistirá en la verificación, realizada con posterioridad y efectuada de forma sistemática, de
que la actividad económico-financiera del sector público autonómico se adecua a los principios
de legalidad, economía, eficiencia y eficacia mediante la aplicación de procedimientos de
revisión selectivos.

Respecto a su ámbito, la auditoría pública se ejercerá, en función de lo previsto en el Plan


anual de auditorías, sobre todos los órganos y entidades integrantes del sector público
autonómico, sin perjuicio de las actuaciones correspondientes al ejercicio de la función
interventora y del control financiero permanente y de las actuaciones sometidas al ejercicio de
la auditoría privada impuestas a las empresas públicas del Principado de Asturias por la
legislación mercantil.

La auditoría pública adoptará las siguientes modalidades:

a) La auditoría de regularidad contable, consistente en la revisión y verificación de la


información y documentación contable con el objeto de comprobar su adecuación a la
normativa contable y, en su caso, presupuestaria que le sea de aplicación.

b) La auditoría de cumplimiento, cuyo objeto consiste en la verificación de que los actos,


operaciones y procedimientos de gestión económico-financiera se han desarrollado de
conformidad con las normas que les son de aplicación.

c) La auditoría operativa, que constituye el examen sistemático y objetivo de las operaciones y


procedimientos de una organización, programa, actividad o función pública, con el objeto de
proporcionar una valoración independiente de su racionalidad económico-financiera y su
adecuación a los principios de la buena gestión, a fin de detectar sus posibles deficiencias y
proponer las recomendaciones oportunas en orden a la corrección de aquéllas.

d) La auditoría de contratos programas y de seguimiento de planes de equilibrio financiero,


que tendrá por objeto los contratos-programa u otros convenios en los que las aportaciones a
realizar por el Principado se encuentren condicionadas en su importe al cumplimiento de
determinados objetivos, al importe o evolución de determinadas magnitudes financieras o al
cumplimiento de determinadas hipótesis macroeconómicas, con el fin de verificar la
adecuación de la propuesta de liquidación formulada por el órgano previsto en el convenio al
cumplimiento de las referidas condiciones.

2. La Intervención General podrá determinar la realización de auditorías en las que se


combinen objetivos de auditoría de regularidad contable, de cumplimiento y operativa.

Las auditorías a efectuar en cada ejercicio se determinarán en el Plan anual de auditorías que
será aprobado por la Consejería competente en materia económica y presupuestaria a
propuesta de la Intervención General.

6
Tema 76 Parte Común CONTROL FINANCIERO II

CASO ESPECIAL DE LA AUDITORÍA DE SUBVENCIONES Y AYUDAS PÚBLICAS.

En el capítulo III del Título IV del Decreto 70/2004 se regula la auditoria de las subvenciones y
ayudas públicas.

La auditoría de las subvenciones y ayudas públicas se ejercerá por la Intervención General


sobre las entidades colaboradoras y beneficiarios de las mismas y tendrá como objeto
verificar:

a) La adecuada y correcta obtención de la subvención por parte del beneficiario.

b) El cumplimiento por parte de beneficiarios y entidades colaboradores de sus obligaciones en


la gestión y aplicación de la subvención.

c) La adecuada y correcta justificación de la subvención por parte de beneficiarios y entidades


colaboradoras.

d) La realidad y la regularidad de las operaciones que, de acuerdo con la justificación


presentada por beneficiarios y entidades colaboradoras, han sido financiadas con la
subvención.

e) La adecuada y correcta financiación de las actividades subvencionadas.

f) La existencia de hechos, circunstancias o situaciones no declaradas a la Administración del


Principado de Asturias por beneficiarios y entidades colaboradoras y que pudieran afectar a la
financiación de las actividades subvencionadas, a la adecuada y correcta obtención, utilización,
disfrute o justificación de la subvención así como a la realidad y regularidad de las operaciones
con ella financiadas.

La auditoría de las subvenciones podrá consistir en:

a) El examen de registros contables, cuentas o estados financieros y la documentación que los


soporte, de beneficiarios y entidades colaboradoras.

b) El examen de operaciones individualizadas y concretas relacionadas o que pudieran afectar


a las subvenciones concedidas.

c) La comprobación de aspectos parciales y concretos de una serie de actos relacionados o que


pudieran afectar a las subvenciones concedidas.

d) La comprobación material de las inversiones financiadas.

e) Las actuaciones concretas de control que deban realizarse conforme con lo que en cada
caso establezca la normativa reguladora de la subvención, y, en su caso, la resolución de
concesión.

7
Tema 76 Parte Común CONTROL FINANCIERO II

f) Cualesquiera otras comprobaciones que resulten necesarias en atención a las características


especiales de las actividades subvencionadas.

La iniciación de las actuaciones de auditoría sobre beneficiarios y, en su caso, entidades


colaboradoras, se efectuará mediante notificación a los mismos, en la que se indicará la
naturaleza y alcance de las actuaciones a desarrollar, la fecha de personación del equipo de
control que vaya a realizarlas, la documentación que, en un principio, debe ponerse a
disposición del mismo y demás elementos que se consideren necesarios.

El órgano que haya desarrollado el control emitirá un informe comprensivo de los hechos
puestos de manifiesto en el mismo o de las conclusiones que de aquéllos se deriven respecto
al cumplimiento o incumplimiento de los requisitos y condiciones exigidos por la normativa
aplicable, así como de la verificación de la correcta aplicación o empleo de las ayudas o
subvenciones concedidas. Este primer informe tendrá carácter provisional y se remitirá a la
entidad colaboradora o al beneficiario de la subvención o ayuda, a fin de que el mismo pueda
formular durante un plazo de quince días las alegaciones que considere conveniente.

Sobre la base de las alegaciones recibidas de la entidad colaboradora o del beneficiario de la


subvención o ayuda y del órgano gestor se emitirá un informe definitivo que será remitido a la
entidad colaboradora o beneficiario al que se refiere el control, así como al órgano gestor.

Cuando en el ejercicio de las funciones de auditoría se deduzcan indicios de la incorrecta


obtención, destino o justificación de la subvención percibida, la Intervención General podrá
acordar la adopción de las medidas cautelares.

Cuando en el informe emitido por la Intervención General se recoja la procedencia de


reintegrar la totalidad o parte de la subvención, el órgano gestor deberá comunicar a la
Intervención General en el plazo de un mes a partir de la recepción del informe de auditoría la
incoación del expediente de reintegro o la discrepancia con su incoación, que deberá ser
motivada.

En este último caso, la Intervención General podrá emitir informe de actuación dirigido a quien
ostente la titularidad de la Consejería de la que dependa. Quien ostente la titularidad de la
Consejería, una vez recibido dicho informe, manifestará a la Intervención General en el plazo
máximo de dos meses, su conformidad o disconformidad con el contenido del mismo. En caso
de disconformidad, la Intervención General podrá elevar, el referido informe a la consideración
del Consejo de Gobierno. La decisión adoptada por éste órgano resolverá la discrepancia.

En las ayudas y subvenciones financiadas con cargo a fondos comunitarios, la Intervención


General del Principado de Asturias establecerá con la Intervención General de la
Administración del Estado la necesaria coordinación de controles, en el marco del Plan
nacional de control de ayudas comunitarias y de los convenios de colaboración que se firmen.