Está en la página 1de 21

AMENAZA Y RIESGO DEL VOLCÁN NEVADO DEL RUIZ EN EL MUNICIPIO DE ARMERO

(CABECERA MUNICIPAL DE GUAYABAL)


DAVID ALEJANDRO NIÑO B. J. SEBASTIAN NIÑO P.

OBJETIVOS
GENERAL
● Realizar una revisión histórica y un estudio geológico de lo sucedido en la tragedia
de Armero de 1985 y plantear algunas soluciones tanto en el Plan de Ordenamiento
territorial como de obras de ingeniería que ayuden a reducir el riesgo y la amenaza
actual del municipio de Armero y su cabecera municipal (Guayabal)
ESPECIFICOS
● Analizar y estudiar la morfología, geología, fisiografía, sismicidad, hidrología y demás
aspectos del Volcán Nevado del Ruiz para poder evaluar el riesgo existente para los
municipios aledaños al mismo.
● Realizar una revisión bibliográfica de los antecedentes de los sismos, erupciones y
desplazamiento en masa a causa de la actividad del Volcán Nevado del Ruiz.
● Identificar la situación actual del Municipio de Armero y evaluar cómo los cambios en
el Plan de Ordenamiento Territorial.
● Generar información adicional y útil, posterior al análisis de esta investigación,
utilizando las herramientas dispuestas por instituciones como el IDEAM, SGC, IGAC,
etc.
LÍNEA TEMÁTICA
Esta investigación busca a partir de información existente, verificar y estudiar la situación
actual de amenaza del volcán nevado del Ruiz, usando herramientas como la información
bibliográfica existente, analizar los comportamientos sísmicos de los últimos años, comparar
las últimas erupciones volcánicas
presentadas en la zona y evaluar los
aspectos importantes que se deben
tomar en cuenta en los planes de
ordenamiento territorial de los
municipios aledaños al volcán, siendo
el más importante el de Armero, y
otros con menor amenaza como
Líbano, Chinchiná, Manizales etc.
IMAGEN 1 Volcán Nevado del Ruiz,
2018, El tiempo
ANTECEDENTES Y GEOLOGÍA LOCAL
GENERALIDADES DEL VOLCÁN NEVADO DEL RUIZ
VOLCÁN NEVADO DEL RUIZ
En la parte central de la Cordillera Central colombiana existen 4 volcanes nevados (Tolima,
Quindío, Santa Isabel y Ruiz). De ellos el Ruiz es el más septentrional del cinturón volcánico
de los Andes. El volcán nevado del Ruiz hace parte del cinturón de Fuego del Pacífico, que
incluye 75 de los 204 volcanes sudamericanos formados durante el Holoceno. Este cinturón
es el resultado de la subducción con dirección al oriente de la placa de Nazca por debajo
de la placa Sudamericana. Como en el caso de otros volcanes en zonas de subducción, el
Nevado del Ruiz puede dar origen a erupciones plinianas explosivas asociadas a flujos
piroclásticos que pueden fundir glaciares aledaños a la cumbre, produciendo lahares
Se trata de un edificio volcánico complejo, con tres cráteres, llamados Arenas, la Olleta y la
Piraña, de los cuales, el primero es el único activo.
De los nevados mencionados, el que alcanza la mayor altura en Colombia es el Ruiz, con
5.200 msnm, está ubicado a 4° 53' 22" de latitud norte y 75° 19' 30" de longitud oeste. De
los 4.800 msnm hacia arriba, el Ruiz está cubierto por nieves perpetuas que ocupan un área
de unos 8.4km cuadrados (En 2017, la capa de hielo disminuye cada año). Directamente
de los glaciares del Ruiz, nacen los ríos Lagunilla, Azufrados Recio, Gualí, Molinos y la
Quebrada Nereidas, afluentes del Chinchiná, desaguan hacia el occidente, es decir hacia el
Valle del Cauca. En este trabajo es tan importante el estudio del vulcanismo del Ruiz, como
la hidrología que nace de él, dado que la tragedia de Armero fue una combinación de ambos
factores.
El Nevado del Ruiz está cubierto por glaciares, que se formaron hace varios miles de años
y generalmente han ido retirándose, que han ido retrocediendo aún más debido al
calentamiento de la atmósfera.
El volcán Nevado del Ruiz es un estratovolcán. Los estratovolcanes, también conocidos
como “Volcanes Compuestos”, se relacionan con edificios volcánicos cónicos de
composición andesítica, resultado de la agregación de capas de ceniza, lapilli y escoria
durante periodos explosivos (piroclastos) y efusivos (lavas). Esta dinámica tiende a producir
una estructura cónica, muy estratificada y parcialmente soldada con un sistema radial de
drenaje a partir del foco volcánico más activo con pendientes entre los 20° y 35°. Buenos
ejemplos de este tipo de estructura clásica en Colombia lo constituyen los volcanes de
Tolima, Sotará y Cumbal, entre muchos otros. Generalmente tienen un cráter central menor
de 1 Km en diámetro (MacDonald, 1972), pero pueden presentar cráteres múltiples e
inclusive aperturas laterales por colapso o explosiones laterales semidirigidas. Estas
geoformas clásicas naturalmente pueden ser afectadas por los procesos exógenos tales
como la erosión glacial y la disección hídrica, lo cual puede modificar sustancialmente su
expresión morfológica.
Los Depósitos Fluvio-volcánicos son el resultado de flujos viscosos de lodo volcánico que
siguen el drenaje de las cuencas hidrográficas a partir de los volcanes. Este tipo de depósito,
también conocidos como “Lahares” son formados por movimientos en masa de los
depósitos volcánicos sobresaturados, situación frecuentemente generada por el deshielo
repentino durante una erupción volcánica como lo sucedido en 1985 en Armero (Murcia,
1982), pero también por la incorporación de las aguas lluvias y lagos. Los lahares
comúnmente desarrollan abanicos y terrazas disectadas con sedimentos volcanoclásticos y
aluviales intercalados, a veces,

MAPA GEOLÓGICO DE LA ZONA DE ESTUDIO


En la siguiente imagen, se ve el mapa geológico de la zona, tomado del Servicio
Geológico Colombiano, se puede distinguir el Volcán Nevado del Ruiz, el río Lagunilla, la
quebrada Mina Pobre, la falla de santa rosa, el río molino y los municipios de El Líbano,
Murillo, Manizales, Chinchiná y Armero-Guayabal. También en la imagen se observa
como las curvas de nivel bajan desde los 5000 hasta los 280 msnm
En el mapa se observa el cambio de pendiente desde el nevado del Ruiz que esta a
5200msnm hacia el municipio de Armero que estaba a 336msnm . La actual cabecera
municipal esta a 285 msnm. La distancia en linea recta de Armero al volcan nevado es
de 45,31 km y siguiendo el trayecto del rio lagunilla es de 57km. La distancia de la nueva
cabecera municipal de Armero (Guayabal) a el volcan nevado es de 50,34 km y la
distancia entre el lugar de la tragedia y la nueva cabecera es de 9,34 km. La distancia
entre la cuenca del rio Lagunilla y la nueva cabecera son 6,21 km. Como se mostrarà
mas adelante, la zona fue afectada en previos eventos a lo largo de la historia, lo que
podria suponer que la nueva ubicacion del municipio no es tan apta como se creyò en
un comienzo.
La cima del volcán tiene laderas con inclinaciones de los 20 a los 30 grados. A alturas
más bajas las laderas son menos pronunciadas, con inclinaciones cercanas a los 10
grados. A partir de ahí, los piedemontes se extienden casi hasta el la rivera del
Magdalena al oriente, y la del Cauca al occidente.19 En los dos principales lados de la
cima, los acantilados de los glaciares muestran los lugares en donde se han producido
corrimientos de tierra.
La pendiente que hemos calculado de el lugar de la tragedia al Nevado es de 9,2% lo
que supone que cada km se baja aproximadamente . La diferencia de altura es de
4864m, y la distancia 45,3 lo que indica que cada kilometro de distancia horizontal tiene
108m de descenso vertical, aunque en las zonas mas cercanas al volcan (dentro de los
10 primeros kilometros, la distancia horizontal varia drasticamente pasando de 5200 a
3200msnm) lo cual ayudò y ayuda a que los lahares en estos eventos tomen aun mas
fuerza por accion de la gravedad. Es una pendiente absurda y que influyo en que la
avenida torrencial tomará aún más fuerza y velocidad por dicha pendiente, lo
preocupante es por ejemplo, que la nueva cabecera municipal de Armero, Guayabal,
está apenas a 6 km de la zona de donde ocurrió la tragedia de Armero, y su relocalización
se realizó argumentando que está fuera del área de alcance de lo que sucedió en 1989,
sin embargo, y como muestran los siguientes diagramas, los lahares que afectaron la
zona en 1578 y 1875 afectaron zonas aún más grandes y se extendieron a lo largo de
muchos más poblados e incluso hasta la cabecera urbana de Guayabal. Si bien la
superficie del glaciar se ha reducido de forma considerable, una erupción lo
suficientemente poderosa podría ser tan grande como la de 1875 o más grande.

IMAGENES 2 Y 3 mapas geológicos tomados del Servicio Geológico Colombiano, mapa


geológico 2015

Q-G Depósitos glaciares


E2-PI: Granodioritas que varían a cuarzo dioritas y cuarzo monzonitas
T-MB3: Esquistos grafíticos, cuarzo moscovíticos, cloríticos y anfibólicos; filitas; cuarcitas;
mármoles, y serpentinitas
n2q1-vcc Conglomerados de bloques a guijos con intercalaciones de arcillas y arenitas de
grano fino a grueso
q 2 vc Flujos volcanoclásticos constituidos por piroclastos y piroclastos de composición
andesítica y dacítica
e6e8-sc Arenitas, limolitas y lodolitas con mantos delgados de carbón
IMAGEN 4 mapa de la zona de estudio, tomada de Google earth, modificada por los autores

GENERALIDADES DE LA AMENAZA VOLCÁNICA


RELACIÓN AMENAZA VOLCÁNICA- VULNERABILIDAD Y RIESGO
El volcán Nevado del Ruiz continúa en nivel de actividad Amarillo, en este nivel pueden
presentarse fenómenos como enjambres de sismos, algunos de ellos sentidos; emisiones
de ceniza; lahares; cambios morfológicos; ruidos; olores de gases volcánicos entre otros,
que pueden alterar la calidad de vida de las poblaciones en la zona de influencia volcánica.

Conceptos clave:
Amenaza volcánica:
Peligro latente de que un evento de origen volcánico se presente con una severidad
suficiente para causar pérdida de vidas, lesiones u otros impactos en la salud, así como
también daños y pérdidas en los bienes, la infraestructura, los medios de sustento, la
prestación de servicios y los recursos ambientales (SGC)
Caídas piroclásticas:
Como consecuencia de erupciones explosivas los volcanes lanzan a la atmósfera
fragmentos de roca (piroclastos) que al caer a la superficie se denominan caídas
piroclásticas. De acuerdo con su tamaño, se denominan: ceniza (menor de 2 mm); lapilli (2
a 64 mm); bloques y bombas volcánicas (mayor de 64 mm). Los fragmentos mayores son
transportados por proyección balística y depositados en las partes cercanas del volcán a
distancias menores a 10 km desde el punto de emisión. En la mayoría de las erupciones se
producen caídas piroclásticas y su distribución dependerá de la dirección de los vientos y la
altura de la columna eruptiva al momento de la erupción.
Lahares:
Los lahares o flujos de lodo volcánicos son una mezcla de fragmentos de roca, arena, limo,
arcilla y agua que se desplazan por los cauces y valles de las quebradas y ríos. Estos eventos
varían en tamaño y velocidad. Un lahar en movimiento se comporta como una masa de
concreto húmedo que carga fragmentos que varían desde arcilla hasta bloques de más de
10 metros en diámetro; los lahares grandes, son de cientos de metros de ancho y decenas
de metros de profundidad y pueden fluir a varias decenas de metros por segundo. Los
lahares pequeños, con pocos metros de ancho y varios centímetros de profundidad, pueden
fluir a pocos metros por segundo. Estos tipos de flujos pueden ser primarios, generados
durante la erupción volcánica, o secundarios, producidos por diferentes mecanismos que
permiten la interacción del agua con materiales volcánicos y no volcánicos. Las fuentes
de agua para formar lahares pueden provenir de nieve, hielo, lagos cratéricos, lluvias o de
corrientes fluviales o reservorios de agua en el interior del volcán. Los principales
mecanismos de origen pueden estar asociados con la transición de flujos piroclásticos a
lahares, erosión - transporte de material piroclástico suelto en laderas por agua lluvia y
corrientes fluviales y por rotura de
presas (SGC)

IMAGEN 5 Monsalve, (1999) los


lahares que afectaron la erupción de
1985

Flujos de lava:
Son corrientes de roca fundida, relativamente fluidas, emitidas por el cráter o por grietas en
los flancos del volcán y pueden canalizarse por los valles; su temperatura varía entre 800 °C
y 1200 °C, su velocidad y alcance dependen de la composición, la morfología del terreno, la
pendiente y las barreras topográficas que encuentren a su paso (SGC) Las lavas más fluidas
pueden extenderse decenas de kilómetros desde el foco de emisión, mientras que las lavas
viscosas alcanzan unos pocos kilómetros, raras veces se extienden a más de 10 km desde
su origen. En ocasiones las lavas muy viscosas se acumulan en forma de cúpulas o domos
de lava, que al enfriarse pueden taponar el conducto volcánico. Estos domos pueden
explotar o colapsar, generando flujos y posteriormente lahares o flujos de lodo volcánicos.
Avalanchas de escombros:
Son grandes deslizamientos que pueden ocurrir en un sector del volcán movilizándose
ladera abajo en respuesta a la gravedad, producidos por la inestabilidad y debilitamiento en
sus flancos (ej. alteración hidrotermal), inducido por el ascenso de gran cantidad de magma
en el edificio volcánico, o por un sismo de gran magnitud en las cercanías del volcán (Siebert,
1984). El colapso del edificio volcánico puede estar acompañado y/o seguido por actividad
magmática y generar explosiones de extrema violencia (Blast), que generalmente están
dirigidas en la misma dirección del deslizamiento, debido a una despresurización súbita del
conducto volcánico.
Sismos volcánicos:
El volcán puede presentar sismicidad asociada a su dinámica interna. Sus efectos pueden
incluir: Colapso del edificio volcánico, Deslizamientos y daños a estructuras.
Avenidas torrenciales
Las avenidas torrenciales son un tipo de movimiento en masa que se desplazan
generalmente por los cauces de las quebradas, llegando a transportar volúmenes
importantes de sedimentos y escombros, con velocidades peligrosas para los habitantes e
infraestructura ubicados en las zonas de acumulación, de cuencas de montaña susceptibles
de presentar este tipo de fenómenos. Las múltiples quebradas que nacen en el Volcán
Nevado del Ruiz, ponen en riesgo a las poblaciones que están cerca de su zona de
influencia, lo que sucedió en Armero, solo es un reflejo de lo que podría suceder en alguna
de las 28 quebradas de tamaño considerable que nacen en el mismo
Las condiciones geomorfológicas y climáticas particulares de los valles que se asientan a
lado y lado del volcán llaman la atención sobre esta problemática, en especial si se tiene en
cuenta que las cuencas que ya han sido prácticamente ocupadas en sus zonas bajas o de
acumulación, están siendo sometidas a presión constructiva fuerte, sin tener en cuenta los
impactos negativos que la inadecuada intervención puede llegar a tener en las zonas bajas.
Se requieren programas de investigación interdisciplinaria de estos fenómenos con el fin de
tener la información científica necesaria para adelantar evaluaciones de amenaza
adecuadas a nuestras condiciones particulares. Igualmente es importante que las
autoridades y habitantes entiendan que, en parte, la protección de los asentamientos de las
zonas bajas en áreas de acumulación depende del manejo que se dé a las cuencas altas en
las zonas de escarpe y de transporte.

MARCO HISTÓRICO DE AVENIDAS TORRENCIALES EN LA ZONA


EL FLUJO DE LODO DE 1595

Fray Pedro Simón, clérigo español llegado al Nuevo Reino de Granada en 1604, describe
en 1625 el evento que afectó el
VNR y el valle del Río Lagunilla el 12
de marzo de 1595.
Es claro que el evento del 12 de
marzo de 1595 se debió a una
notable erupción del VNR, ya que
las explosiones principales se
escucharon hasta unos 100 km al W
del volcán, direcci6n en la cual
soplaba el viento.
Al parecer, el suceso volcánico de
1595 estuvo precedido de
temblores y ruidos subterráneos
muy evidentes, y dio lugar a la
precipitación de grandes e
incandescentes bombas en las
proximidades del cráter;
IMAGEN 6 EL FLUJO DE LODO DE
1595
EL FLUJO DE LODO DE 1845
Fue la mayor catástrofe histórica producida en Colombia por avenidas de lodo y ocurrió en
febrero de 1845. De este suceso se tienen descripciones bastante completas, entre las que
se cuentan las del coronel Joaquín Acosta (1846 y 1850) Y las de José Manuel Restrepo
(1954) y Gustavo Arboleda (1918).
El área de la zona afectada por el lodo en
el valle, de más de "cuatro leguas
cuadradas" (más de 12.000 hectáreas)
representa un cubrimiento unas cuatro
veces mayor que el del flujo de 1985; este
estimativo es acorde con los espesores
máximos de 5 a 6 m reportados por
Acosta, en comparación con los 2.5 m,
en el sector del hospital central, en 1985.
Una dirección semejante se deriva de
comparar el volumen total de material, de
"más de 300 millones de metros cúbicos
en 1845" contra apenas unos 80 millones
de metros en 1985 IMAGEN 7

EL FLUJO DE LODO DE 1845

En las anteriores imágenes podemos


ver como en los eventos de 1595 y
1895, el lugar donde hoy se ubica la
cabecera municipal del municipio,
Guayabal, resulto afectada por las
avenidas torrenciales y lahares de
dichos años, y aunque en 1985, año de
la tragedia de Armero, no sucedió
ningún daño en esta zona,
históricamente si ha sucedido y por
tanto creemos que la reubicación de
Armero en Guayabal no fue optima
puesto que no se tuvieron en cuenta
los eventos acontecidos antes de
1985, si bien el glacial ha disminuido su
tamaño
IMAGEN 8 EL FLUJO DE LODO DE
1985
TRAGEDIA DE ARMERO
Tras un periodo de 139 años de relativa calma, el 22 de diciembre de 1984 presentó una
sucesión de sismos locales que causaron alarma en los 111 marcadores del área próxima
al Nevado del Ruiz. Dichos movimientos sísmicos estuvieron acompañados de ruidos
subterráneos, intensificación de la normal actividad fumarólica y cambios en la coloración
de la nieve por precipitación de azufre. Estos procesos continuaron intermitentemente, con
menor intensidad, hasta el 11 de septiembre de 1985, fecha en la cual se produjo una
notable emisión de material piroclástico, acompañada de intensas tempestades eléctricas
sobre el Cráter Arenas. Hacia las 18.30 horas se inició un pequeño flujo de lodo que avanzó
unos 8 km por el cauce del Río Azufrado e interrumpió la carretera Manizales-Murillo
(INGEOMINAS 1985: 6)
Los piroclastos emitidos en esa oportunidad alcanzaron las poblaciones de Manizales y,
donde dejaron una delgada película de polvo. La actividad fumarólica y sísmica continuó,
con altibajos, hasta el 13 de noviembre de 1985, cuando se inició la actividad eruptiva que
afectó localmente los glaciares (función por actividad de nuevas fumarolas, deshielo por de
piroclastos calientes, desprendimiento de grandes masas de nieve por efectos sísmicos) y
desencadenó 6 flujos de lodo por los Ríos Lagunilla, Azufrado, Gualí, Molinos y Quebrada
Nereidas, causando la destrucción total de Armero, de algunos barrios de la ciudad de
Chinchiná (Departamento de Caldas), de algunas casas en Mariquita y varios edificios en
Honda. La primera emisión piroclástica sucedió hacia las 16 horas y otra más notable,
acompañada de fuertes explosiones, hacia las 21 horas, que se continuó hasta
aproximadamente las 23 horas. La observación visual del Ruiz en la tarde y la noche del
13.11.85 se dificulto por la espesa nubosidad, que produjo torrenciales lluvias en sus
laderas. Los primeros signos de las erupciones del Ruiz se percibieron en, Armero hacia las
17:30 horas, cuando comenzó a caer ceniza volcánica del tamaño de arena gruesa. No
obstante, al parecer, la precipitación de cenizas, algo más finas, había empezado a eso de
las 16 horas, pero mezcladas con agua lluvia, por 10 cual pasaron desapercibidas para la
mayoría de la población.
En 1984, los geólogos notaron un incremento en el nivel de la actividad sísmica cerca del
Nevado del Ruiz, así como otros indicios de la erupción que se aproximaba, tales como el
aumento de la actividad de las fumarolas, el depósito de azufre en la cumbre del volcán, y
pequeñas erupciones freáticas. Al final, el magma caliente entró en contacto con el agua,
resultando en explosiones debidas a la casi instantánea evaporación del agua.
La tragedia
La tragedia de Armero fue un desastre natural producto de la erupción del volcán Nevado
del Ruiz el miércoles 13 de noviembre de 1985, afectando a los departamentos de Caldas
y Tolima. Tras sesenta y nueve años de inactividad, la erupción tomó por sorpresa a los
poblados cercanos, a pesar de que el Gobierno había recibido advertencias por parte de
múltiples organismos vulcanológicos desde la aparición de los primeros indicios de actividad
volcánica en septiembre de 1985.Los flujos piroclásticos emitidos por el cráter del volcán
fundieron cerca del 10% del glaciar de la montaña, enviando cuatro lahares —flujos de lodo,
tierra y escombros productos de la actividad volcánica— que descendieron por las laderas
del Nevado a 60 km/h. Los lahares aumentaron su velocidad en los barrancos y se
encaminaron hacia los cauces de los seis ríos que nacían en el volcán..La acción conjunta
de dichos procesos (a los cuales se sumaron lluvias torrenciales) cause rápidos deshielos
de una parte, estimada en un 10% de los glaciares que cubren el volcán y aumentan los
nacimientos de los Ríos Lagunilla, Azufrado, Gualí, Claros y Molinos, generando en cada
uno de ellos avenidas de escombros rocosos. El evento que afectó a Armero fue en verdad
el resultado de la conjunción de dos flujos casi simultáneos que descendieron por los cauces
de los Ríos Azufrado y Lagunilla, los cuales confluyen a unos 23 km al W de Armero, en las
proximidades de la población de El Líbano.
El material acarreado (lodo, arena, grava, cantos, bloques, raíces, troncos y ramas)
proviene en mayor proporción del cauce del Río Azufrado, en el cual alcanzó alturas de
hasta 40 m (cerca a Casabianca); en el Río Lagunilla, unos 2 km antes de la confluencia
con el Azufrado, el flujo alcanzó unos 10 m de altura. De acuerdo con la información
existente, se calcula que el flujo avanzó hasta el Valle de Armero con velocidad promedio
cercana a 40 km/hora. El área cubierta por los sedimentos fue de 3.387 hectáreas (33,87
km2); el volumen total del material transportado hasta el Valle de Armero, incluidas las fases
líquida y sólida, se estima en cerca de 80 millones de metros cúbicos; según cifras oficiales
la catástrofe de Armero causo 6 entre 22.800 y 25.000 muertos, de 4.500 a 5.000 heridos
y unos 7.100 a 9.000 sobrevivientes ilesos

<IMAGEN 9, MOJICA las


secciones transversales del Río
Lagunilla luego del flujo de lodo del
85

IMAGEN 10 Flujo de lodo del


13.11.85 en Armero, cerca del
cañón del Río Lagunilla>
IMAGEN 11 MOJICA Flujo de
lodo del 13.11.85 el sector
occidental de Armero (salida
hacia Guayabal). Nótese la
mezcla de bloques, con
diferente grado de redondez, y
material lodoso, evidenciado
por la remoción del sedimento
para reabrir la vía

A pesar de que por el Río Recio no se han presentado flujos de lodo desde el tiempo de la
conquista, el registro obtenido en el campo indica que el relleno del valle correspondiente
es producto también de esporádicas avenidas de lodo que han llegado hasta su confluencia
con el Río Magdalena, en tiempos holocenos. Así, la historia del Valle del Río Recio es en
buena parte comparable con la del Valle del Lagunilla. Dado que los nacimientos de ambos
ríos se alimentan de glaciares colindantes en el Ruiz, resulta curioso que los sucesos de
1595, 1845 Y 1985 no hayan ocasionado flujos de lodo por el Río Recio, y si por el Lagunilla;
la causa de ello debe estar ligada con la situación y comportamiento de dichos glaciares y
efectos locales 0 dirigidos de la actividad del Nevado del Ruiz.
Zonificación de la amenaza.

AMENAZA Y MAPA DE AMENAZA


La evaluación y zonificación de la amenaza volcánica, es el resultado de la interpretación
del registro geológico presente en los depósitos del volcán Nevado del Ruiz (VNR) asociados
a su actividad reciente durante los últimos 10 mil años A.P. (Antes del presente) que permite
conocer los fenómenos volcánicos y su posibilidad de ocurrencia (flujos de lava, corrientes
de densidad piroclástica, proyectiles balísticos, caídas piroclásticas, y lahares); la
recopilación de información histórica; así como también el resultado de simulaciones
computacionales de dichos fenómenos.
Para el desarrollo de este mapa y la delimitación de las zonas de amenaza se ha considerado
como punto de emisión el cráter Arenas del volcán Nevado del Ruiz (VNR),
Zona de amenaza alta
Corresponde al área que se vería potencialmente afectada por Caídas de piroclastos,
corrientes de densidad piroclástica, flujos de lava, lahares, avalanchas de escombros y
explosión lateral dirigida (Blast). Los flujos piroclásticos se pueden componer de: ceniza,
escoria, ceniza y pómez, y bloques y ceniza; que afectarían las partes cercanas del edificio
volcánico, canalizando por las cuencas de los ríos Lagunilla, Gualí, Azufrado, Recio, Molinos
y las quebradas Nereidas, Alfombras, La Lisa, La Marcada, La Hedionda, Aguas Calientes,
La Plazuela y La Negra; el avance de estos fenómenos puede alcanzar distancias de hasta
18 Km hacia el noroccidente y al suroriente. Los flujos de lava descenderán por las laderas
del volcán y se canalizarán hacia los drenajes; este fenómeno se restringe a las partes
cercanas al edificio volcánico y podrían tener un alcance de hasta 4.7 km.
Corresponde a la zona que podría ser afectada por lahares, que se originan en la parte alta
del edificio volcánico, se canalizan por los valles de los ríos y las quebradas que nacen allí.
En el sector occidental del volcán, en la zona rural de Villamaría, los flujos ascenderían por
los valles de las quebradas Nereidas, y el río Molinos, posteriormente alcanzarían a los ríos
Claro y Chinchiná, avanzando cerca de 62 Km hasta desembocar en el río Cauca y
posiblemente avanzar algunos kilómetros aguas abajo. En este recorrido se afectarían las
zonas rurales de los municipios de Manizales, Villamaría, Chinchiná, Palestina, Neira y
Anserma (Caldas). Hacia el norte y nororiente en la cuenca del río Gualí, los flujos avanzaron
cerca de 97 km, hasta desembocar en el río Magdalena, donde podrían recorrer algunos
Km más aguas abajo. En esta trayectoria, se afectarían las zonas rurales de los municipios
de Herveo, Casabianca, Fresno, Palocabildo, Falan, Mariquita y Honda, y las cabeceras
municipales de Mariquita y Honda (Tolima). Hacia el oriente del volcán los flujos ascenderían
por las cuencas de los ríos Azufrado y Lagunilla, después de la unión de estos dos ríos, los
flujos avanzaron por el río Lagunilla alcanzando las planicies del sector del antiguo Armero,
logrando avanzar hasta el río Magdalena a una distancia de 79 km desde el cráter Arenas.
Los lahares al descender al valle donde se ubica el antiguo Armero pueden desviarse hasta
alcanzar el cauce del río Sabandija ocasionando el posible represamiento de este. En este
recorrido se afectarían las zonas rurales de los municipios de Villahermosa, Murillo,
Casabianca, Líbano, Lérida, Falán y Armero Guayabal (Tolima). Al suroriente del edificio
volcánico, sobre la cuenca del río Recio, luego de una trayectoria de aproximadamente 88
Km, los lahares llegaron al río Magdalena, pasando por las zonas rurales de los municipios
de Murillo, Líbano, Lérida, Venadillo y Ambalema (Tolima)

IMAGEN 12 zona de amenaza actual, SGC 2019


IMAGEN 13 acercamiento en el mapa de amenaza

En el mapa de arriba, se muestra que convenientemente el municipio de Guayabal, donde


se asentó de nuevo la población de Armero, se encuentra fuera del área de peligro. La zona
donde esta guayabal
es rodeada por el evento pero no es afectada por el mismo según el mapa.
Esta amenaza, la discutimos, parece demasiado conveniente y tomando en cuenta los
mapas de actividad de lahares de 1845 y 1595, esta zona también fue afectada y mucho
más hacia el norte y el oeste y por tanto creemos que se encuentra vulnerable y no fuera
del área de peligro como muestra el mapa.
En la imagen 15, hemos
superpuesto los mapas de 1595,
1845 y 1985 para ilustrar que la
cabecera municipal de
Guayabal, ha sido afectada
anteriormente, aunque tambien
tenemos que tener en cuenta la
tabla de la imagen 14 puesto que
el glacial ha disminuido
enormemente su tamaño,
pasando de 47,5 km2 en 1850 a
8,4 en 2017

IMAGEN 14, IDEAM tamaño del


glaciar en el tiempo
En la siguiente imagen se han superpuesto los 3 eventos importantes mencionados, 1985,
1845 y 1595 y se nota como la cabecera urbana de Guayabal esta mal ubicada, esta
conclusión puede ser un poco apresurada pero demuestra que hay cierto grado de amenaza
y que hay que tener en cuenta los referentes históricos y no solo el hecho de la tragedia de
1985 donde Guayabal no fue afectada.
AMENAZA Y MAPA DE AMENAZA SEGÚN EL POT

La contraloría del Tolima obligó al municipio de Armero Guayabal a incluir en su POT las
zonas que estarían en riesgo con una posible erupción del volcán Nevado del Ruiz y con eso
no llegar a repetir la catástrofe ocurrida en 1985. El municipio termino incluyendo estas
zonas al mapa de amenaza que ya existía dando como resultado el siguiente mapa.

IMAGEN 15 sitios de amenaza en el municipio, Alcaldía Armero Guayabal

La leyenda del mapa entonces quedo dividida en 4 tipos de amenaza sobre el municipio y
dentro de cada tipo una subdivisión por colores; como este documento se enfoca en el
riesgo que representa el Nevado del Ruiz solo se describirán las zonas que presentarían
algún tipo de daño con una posible erupción.

IMAGEN 16 Descripción zonas susceptibles a inundación, Alcaldía Armero Guayabal


Estas áreas se colocaron dentro del grupo llamado “Susceptibilidad a la inundación (SIN)”
caracterizadas por no ser aptas para algún asentamiento humano, actividad agrícola o de
ganadería y para la explotación de material solo de manera controlada. A continuación, se
presenta cuáles son los usos del suelo y cuales no de una manera detallada:

• USO PRINCIPAL: Protección y recuperación.


• USO COMPATIBLE: Cultivos semestrales (arroz, algodón, maní y sorgo).
● USO CONDICIONADO: Extracción de material de arrastre.
● USO PROHIBIDO: Infraestructuras, industria y urbanismo.

IMAGEN 17 Descripción zonas susceptibles a flujos de lodo y lahares, Alcaldía Armero


Guayabal

Esta zona fue clasificada como “Susceptibilidad por flujos de lodo y lahares (ZAV)”
caracterizada por no ser apta para asentamientos humanos, pero si excelente para
actividades de tipo agrícolas (arroz, sorgo, algodón y pastos manejados) y ganaderas. Como
con las zonas anteriores se mostrará de manera detallada los usos del suelo:

• USO PRINCIPAL: Protección.


• USO COMPATIBLE: Cultivos semestrales.
● USO CONDICIONADO: infraestructura para la agricultura y ganadería.
● USO PROHIBIDO: Minería, industria y urbanismo.

SITUACIÓN ACTUAL DEL VOLCÁN

El volcán Nevado del Ruiz continúa mostrando un comportamiento inestable. Desde hace
varios meses, se han observado cambios graduales en algunos de los parámetros
monitoreados reflejando una mayor inestabilidad del sistema volcánico. En los últimos días,
se destacan variaciones importantes en la sismicidad asociada, principalmente, al
movimiento de fluidos al interior de los conductos volcánicos, en las tasas de
desgasificación, en la geoquímica de las aguas termales y en la deformación de la superficie
volcánica. No se descarta que estos parámetros monitoreados continúen cambiando,
INFRAESTRUCTURA PARA REDUCIR EL RIESGO

Una erupción volcánica trae consigo ceniza volcánica, flujos piroclásticos y gases volcánicos
lo que puede contaminar el agua potable y los diferentes tanques de almacenamiento, ya
que están expuestos a la intemperie, como es el caso del de Armero Guayabal

IMAGEN 18 Estado actual acueducto Armero Guayabal

La solución para la protección de este es muy sencilla se hacen tapas herméticas las cuales
pueden estar hechas de algún metal, fibra sintética, geotextiles o geomembranas, esto
evitara del todo el
riego de
contaminación, a
continuación, un
ejemplo del uso de
esta protección

IMAGEN 19 y 20 Tanque de almacenamiento sin protección.


IMAGEN 21 y 22 Comparación antes y después de colocar la tapa hermética.
Otro tipo de problema con las erupciones volcánicas son los flujos de lahares que
transportan lodo, rocas y material volcánico, la medida para reducir el riesgo son las barreras
de árboles, los cuales son un obstáculo para el flujo, le disminuyen la velocidad y la cantidad
de fluidos, para escoger el tipo de
árbol es necesario que este sea
nativo de la zona, que crezca rápido
y que no erosione el suelo. También
otra solución en la que se puede
pensar es en muros de contención,
los cuales tengan una cimentación
que llegue hasta roca firme y tengan
una especie de impermeabilizante.
IMAGEN 23 Ejemplo protección
con muros

Por último, existe tubería que lleva gas o agua, que están puestos por encima del suelo y
por su material de
construcción serían muy
vulnerables ante los flujos de
lahares, existen dos medidas
factibles dependiendo del tipo
de terreno, si la roca firme está
a pocos metros de
profundidad, lo mejor será
enterrar las tuberías, pero si
esto no es posible lo mejor será
utilizar anclajes de hormigón
IMAGEN 24 Anclaje de
hormigón
IMAGEN 25 y 26 Estado de tubería de acueducto, izquiera, después de la catástrofe,
derecha, tubería limpia

CONCLUSIONES

El riesgo por nuevas avenidas de lodo a corto y largo plazo permanecerá mientras el VNR
sea activo y tenga cubierta de nieve. Así, la seguridad de las poblaciones y de los habitantes
de la región depende de la apropiada ubicación de los asentamientos y viviendas rurales, en
lugares exentos de peligro, empero, la construcción de obras civiles apropiadas
encaminadas a encauzar o desviar los flujos de lodo podrían disminuir enormemente el
riesgo potencial de algunas áreas, como el valle de la quebrada de. Santo Domingo, el sector
de Mariquita próximo al Río Gualí, y, por ende, del Abanico de Guayabal.
La presencia de flujos de lodo antiguos al W de Girardot, en este caso relacionados con el
área del Nevado del Tolima, prueba que en ocasiones las avenidas conducidas por el Rio
Coello hall sobrepasado (y represado temporalmente) el Rio Magdalena por tanto el área de
riesgo ha sido y siempre será variable y los mapas de amenaza y riesgo actuales son un de
leer con lupa y cuestionar.
Los flujos de 1595 y 1985 tuvieron estrecha relación (causa y efecto) con reactivaciones
eruptivas del Volcán del Ruiz; Para evitar o disminuir los daños materiales y la pérdida de
vidas humanas, es necesario mantener en mente los eventos descritos, ya que la historia
demuestra que las generaciones siguientes a los eventos de 1595 y 1845 habían olvidado
los hechos y erigieron nuevos asentamientos en áreas arrasadas previamente por los flujos
de lodo, por eso fue necesario que las autoridades competentes realizaran mejores
investigaciones y mapas de riesgo más detallados como los presenta el pot para evitar
nuevas tragedias como la de 1985.

BIBLIOGRAFÍA E INFOGRAFÍA

● ALCALDIA DE ARMERO GUAYABAL ESQUEMA DE ORDENAMIENTO


TERRITORIAL

● BARRERO, D. & VESGA, C.J. (1976): MAPA GEOLÓGICO DEL CUADRÁNGULO


K·9 PARTE SUR DEL·9 LA DORADA, ESC. 1: 100.000. -INGEOMINAS, BOGOTÁ.

● BULL, W.B. (1963): ALLUVIAL FAN DEPOSITS IN WESTERN FRESNO COUNTY,


CALIFORNIA- JOURNAL OF GEOLOGY, VOL. 71, PP. 243·251.

● DUE~AS, H.& CASTRO, G. (1981): ASOCIACIÓN PALINOLÓGICA DE LA


FORMACI6N MESA EN LA REGIÓN DE FALAN, TOLIMA, COLOMBIA. · GEOL.
NORANDINA, NO.3, 27·36, 4 FIGS. 2 LAMS., BOGOTÁ.
● CALVACHE, M.L., DUQUE, G., GARCÍA, N., SALAZAR, J.E. &. SALAZAR, B. "985):
MEMORIAS DEL SEMINARIO SOBRE RIESGO VOLCÁNICO DEL RUIZ, UNIV. NAL.
MARZO 26 DE 1985. -REV. VIAS TRANSP. 12 (53), 1-114, FIGS. SIN NUM., UNIV.
NAL. MANIZALES.

● GOBERNA, J.R. (1985): LA ACTIVIDAD VOLCÁNICA DEL NEVADO DEL RUIZ. - LA


PATRIA JULIO 28 DE 1985, REV. DOMINICA 1, PP. 14-18, MANIZALES

● IGAC CARACTERIZACIÓN DEL FLUJO DE LODO EN LA REGIÓN DE ARMERO

● IGAC GEOMORFOLOGÍA APLICADA A LEVANTAMIENTOS EDAFOLÓGICOS Y


ZONIFICACIÓN FÍSICA DE TIERRAS

● INGEOMINAS (1985): TEXTO EXPLICATIVO DEL MAPA PRELIMINAR DE RIESGOS


VOLCÁNICOS POTENCIALES DEL NEVADO DEL RUIZ. -INSTITUTO DE
INVESTIGACIONES GEOLÓGICO MINERAS

● IDEAM ESTUDIO DETALLADO Y SEMIDETALLADO DE LOS LODOS VOLCÁNICOS


EN LAS ZONAS DE ARMERO Y CHINCHINÁ [DEPARTAMENTOS DE TOLIMA Y
CALDAS]

● L. WRIGHT C. PIERSON LIVING WITH VOLCANOES THE U.S. GEOLOGICAL


SURVEY'S VOLCANO HA~ARDS PROGRAM

● KASSEM, T. & ARANGO, J.L. (1974): MAPA GEOLÓGICO GENERALIZADO DEL


DEPARTAMENTO DEL TOLIMA, ESC. 1: 250.000. -INGEOMINAS, BOGOTÁ.

● MOJICA, J., COLMENARES, F., VILLARROEL, C., MACIA, C. & MORENO, M.


(1985): CARACTERÍSTICAS DEL FLUJO DE LODO OCURRIDO EL 13 DE
NOVIEMBRE DE 1985 EN EL VALLE DE ARMERO (TOLIMA, COLOMBIA).
HISTORIA Y COMENTARIOS DE LOS FLUJOS DE 1595 Y 1845.

● MOJICA, J., COLMENARES, F., VILLARROEL, C., MACIA, C. & MORENO, M.


(1985): CARACTERÍSTICAS DEL FLUJO DE LODO OCURRIDO EL 13 DE
NOVIEMBRE DE 1985 EN EL VALLE DE ARMERO [TOLIMA, COLOMBIA).
HISTORIA Y COMENTARIOS DE LOS FLUJOS DE 1595 Y 1845. -GOL.
COLOMBIA., NO. 14, PP. 107- 140, 23 FIGS., BOGOTÁ.

● MOJICA, J., BRIEVA, J., VILLARROEL, C., COLMENARES, F. & MORENO, M.


(1985): OBSERVACIONES PRELIMINARES SOBRE FLUJOS DE LODO
CUATERNARIOS RELACIONADOS CON LA ACTIVIDAD DEL VOLCÁN NEVADO
DEL RUIZ EN LA REG I6N DE ARMERO-GUAYABAL-MARIQUITA
(DEPARTAMENTO DEL TOLIMA, COLOMBIA). ·GOOL. COLOMBIANA, NO. 14, PP.
141-164, 25 FIGS., BOGOTÁ.

● PEÑA, M. (2016): ANÁLISIS DE VULNERABILIDAD Y MITIGACIÓN DE RIESGOS


ESTRUCTURALES EN LAS INFRAESTRUCTURAS DE ABASTECIMIENTO DE
AGUA, EN EL DISTRITO METROPOLITANO DE QUITO (DMQ), EN CASO DE
ERUPCIÓN DEL VOLCÁN COTOPAXI (ECUADOR). UNIVERSIDAD POLITÉCNICA
DE MADIRD, MADRID.

● VARIOS, GEOLOGÍA COLOMBIANA, VOL. 14, P. 141-164, 1985. ISSN


ELECTRÓNICO 2357-3767. ISSN IMPRESO 0072-0992.

● VARIOS, GEOLOGÍA COLOMBIANA, VOL. 14, P. 107-140, 1985. ISSN


ELECTRÓNICO 2357-3767. ISSN IMPRESO 0072-0992

SITIOS WEB

● HTTPS://WWW.SGC.GOV.CO/ SERVICIO GEOLOGICO COLOMBIANO

● HTTP://WWW.IDEAM.GOV.CO/ IDEAM INSTITUTO DE HIDROLOGÍA,


METEOROLOGÍA Y ESTUDIOS AMBIENTALES

 HTTPS://VOLCANO.SI.EDU/VOLCANO.CFM?VN=351020 NEVADO DEL RUIZ

 HTTP://WWW.ARMEROGUAYABAL-TOLIMA.GOV.CO/ ALCALDIA MUNICIPAL DE


ARMERO GUAYABAL - TOLIMA