Está en la página 1de 3

Introducción

La literatura fantástica surge, según Jaime Rest, en el siglo XVIII como


consecuencia de los conflictos del pensamiento europeo en el comienzo del
Romanticismo. En la Edad Media predominó una cosmovisión
sobrenaturalista que permitió el incremento de los cuentos maravillosos, en
los cuales se admitía, de manera natural, acontecimientos de otro mundo.
En este contexto era usual la aparición de hadas, milagros de santos y
magia, los cuales se consideraban verdaderos y creíbles. Luego, con el
transcurso del tiempo hubo una radical transformación ideológica, en la
cual el avance científico cambió esa visión sobrenaturalista que se tenía
por una que dejaba las posibilidades de lo mágico y lo extraño descartada.
Más adelante se intentó restaurar lo maravilloso pero se volvió imposible a
causa de la solidez del secularismo imperante, pero se buscó una
alternativa en la que “los hechos insólitos o extraordinarios son manejados
literariamente con la suficiente vaguedad como para resultar compatibles
con nuestra imagen de la vida cotidiana…”, esto se conoció como lo
fantástico.
La importancia de este género es hacer que el lector se separe del mundo
real y acompañe al personaje a un mundo extraño y maravilloso.
En este informe se dará a entender lo que es la literatura fantástica. Para
esto recurriremos al texto “Introducción a la literatura fantástica”, de
Tzveta Todorov, la conferencia de Julio Cortázar “El sentimiento de lo
fantástico” y el texto “Ensayo de una tipología de la literatura fantástica”,
de la profesora Ana María Barrenechea.

Definiendo lo fantástico

Al definir de lo fantástico nos encontramos con que es un poco confuso, ya


que cada autor tiene un concepto diferente sobre el género, algunos
concuerdan y otros discrepan. A continuación se darán las definiciones de
algunos de los autores. Tzvetan Todorov fue el primero en plantear el
problema de una forma sistemática en su libro introducción a la literatura
fantástica (1970), en donde define lo fantástico como la duda o vacilación
que experimenta el lector, y a veces los personajes. Por el contrario, María
Barrenechea no está de acuerdo con la definición que da Todorov, ya que
para ella no es la duda experimentada sino que es el problema de la
convivencia que hay entre lo normal y lo a-normal. Por otra parte, Julio
Cortázar no da una definición definitiva de lo que es lo fantástico sino que
dice que es solo un sentimiento que no puede ser explicado con lógica ni
con leyes. Para él este sentimiento genera en el lector una sensación de
extrañamiento que se define “sobre todo [ como ] un sentimiento e incluso
un poco visceral”.
Límites del género

Aunque la mayoría de las personas conoce los límites entre lo real y lo


irreal, los autores de literatura fantástica tienen la capacidad de hacer
desaparecer esos límites y adentrar a sus lectores en un mundo donde todo
es posible. A continuación pasaremos a explicar los límites del género
según los autores anteriormente mencionados. Para Todorov lo fantástico
se encuentra entre los límites de lo maravilloso, género sobrenatural
aceptado, y lo extraño, donde lo sobrenatural tiene una explicación lógica.
Estos límites son lo Fantástico-Extraño y Fantástico-Maravilloso. Según
Todorov, “Lo fantástico puede desvanecerse en cualquier momento. Más
que un género autónomo parece situarse en el límite de dos géneros: lo
maravilloso y lo extraño”. Por otra parte, Julio Cortázar dice que lo
fantástico no tiene límites definidos. Por el contrario, María Barrenechea
limita lo fantástico entre lo posible y lo maravilloso en la convivencia de lo
normal y lo a-normal sin problematización.

Caracterización de lo fantástico

El género fantástico se caracteriza por utilizar elementos sobrenaturales en


el relato como argumento principal. Ahora veremos cómo caracterizan los
autores a este género. Para Julio Cortázar, lo fantástico no se vincula con lo
sobrenatural, como por ejemplo lo mágico o lo esotérico, sino que es un
sentimiento que “está ahí, a cada paso [ y ] en cualquier momento…”. En
cambio, para Tzvetan Todorov, es la vacilación experimentada y que
produce lo inexplicable ya que forma parte de la estructura del texto en el
que se presenta. Otra caracterización, según Todorov, es el
desvanecimiento de lo fantástico entre los géneros extraño y maravilloso
mencionados anteriormente. En cambio María Barrenechea habla sobre los
problemas que tiene la convivencia entre lo normal y lo a-normal.

Ambientación de los relatos fantásticos

Al hablar sobre la literatura fantástica nos referimos al terreno de lo extraño


y lo maravilloso en donde cada relato nos conduce a una atmósfera ajena a
nuestra razón.
Todorov propone nuestro mundo, el que todos conocemos, en donde surge
un acontecimiento sobrenatural que es imposible de explicar, es aquí donde
se puede optar por dos alternativas: una es un acontecimiento que resulta
inexplicable o bien es mera coincidencia o producto de la imaginación y no
se quebranta ninguna ley, o bien realmente se trata de un acontecimiento
que ocurrió y no se trata de coincidencias ni de alucinaciones, de esta
manera nuestro mundo estaría regido por leyes desconocidas. Por otra
parte, María Barrenechea propone la existencia de otros mundos en donde
puede haber dioses o poderes maléficos y benéficos; la muerte y los
muertos; otros lugares o planetas; mundos en donde la naturaleza es
indefinida. Estas relaciones que existen entre los elementos de este mundo
que rompe el orden de lo conocido como el tiempo, espacio, casualidad,
distinción sujeto/objeto, van más allá de lo imaginable. En cambio, Julio
Cortázar habla sobre el propio mundo interior en donde las leyes naturales
no se cumplen del todo, lo que da a lugar a una excepción. Cortázar se
refiere a esto como un sentimiento de lo fantástico.

Conclusión

Como se puede observar, en este informe se han analizado las


características fundamentales de lo fantástico, se lo ha definido y
caracterizado según la perspectiva de cada autor. Tzvetan Todorov define a
este género como la duda o vacilación que tiene el lector en presencia de
acontecimientos sobrenaturales; María Barrenechea dice que es el
problema de la convivencia entre lo normal y lo a-normal; y Julio Cortázar
define a lo fantástico solo como un sentimiento.
Concluyendo, podemos decir que no se puede dar una definición exacta
sobre la literatura fantástica ya que distintos autores tienen conceptos
diferentes sobre el tema pero si se podría decir que están de acuerdo con
que es uno de los géneros más importante de la literatura.

Bibliografía

Rest, Jaime (1979) “Fantástica, literatura”. Buenos Aires: Centro Editorial de


América Latina.

Todorov, Tzvetan (1994) “Introducción a la literatura fantástica”. México:


Coyoacán, 1999.

Cortázar, Julio (1973) “El sentimiento de lo fantástico”. Barcelona:


Tusquets. Texto adaptado.

Barrenechea, Ana María (1978) “Ensayo de una tipología de la literatura


fantástica (A propósito de la literatura hispanoamericana)”. Argentina:
Monte Ávila Editores. Texto adaptado