Está en la página 1de 29

Escuela de Creatividad: la lúdica como puente en la manifestación literaria en la

propuesta de “El Recreo” virtual de Scholas.

Manuela Gómez Giraldo1

manuela.gomezg@upb.edu.co**

Resumen

En medio de una sociedad que se vio obligada a dar el salto casi por completo a la

virtualidad, este trabajo se fue pensó repensado para dar respuesta a una necesidad

emergente, por eso decidimos trasladar el campo a lo digital. El primer capítulo da

cuenta de la metodología que se usó para “El Recreo” y las actividades literarias. El

segundo es una disertación sobre el desarrollo de la Escuela y cómo se unieron el

juego, la literatura y las artes en los ejercicios propuestos. En el tercer capítulo, se

constatan las dinámicas y características que se observaron durante el desarrollo y se

pusieron tomaron en cuenta en el análisis. A modo de recomendación, lLa

investigación concluye con que este un trabajo puede ser más rico en sus hallazgos si

se prolonga con que debe extenderse a nuevas metodologías, aprovechando la novedad

de la virtualidad, lo que permitirá y así observar con más tiempo los resultados y

avances que se logra desde el enfoque digital., pensando en lo digital desde un

principio.

Palabras clave: Virtualidad, Scholas, Creación literaria, Juego.

1
* Artículo construido en el curso de Metodología de la Investigación.
Universidad Pontificia Bolivariana, 2020.
** Estudiante programa de Estudios Literarios semestre 5.
Introducción:

En un un principio, este trabajo estaba pensado para realizarse ser realizado en

actividades presenciales de la fundación Scholas. L, los resultados iban a ser

registrados de manera física e inmediata, pero. Gracias gracias a la pandemia y la

situación de cuarentena por la que el mundo atraviesa, se tuvo que pensar endecidió

llevar el ejercicio a lo virtual, como alternativa viable para la investigación. Después

de un estudio de cómo la hiperrealidad, el hipertexto y la presencia remota , podrían

aprovecharse para realizar actividades compatibles con la idea del juego como puente

hacia la creación literaria, se decidió una ejecución por medio de WhatsApp.

whatsapp.

Primero, antes dAntes deeara empezar, con el trabajo es necesario hacer una

aclaración de la que es es importante establecer las características de Scholas

Occurrentes, : una fundación fundada creada por el Papa Francisco en 2013, que

busca, por medio de la educación,, la paz y el encuentro entre las naciones. Scholas

trabaja con los niños, niñas y jóvenes, quienes son los que están en una etapa donde el

ade aprenderizaje y el descubrirdescubrimiento son una constante. Uno de sus

propósitos principales es que La idea es que los estudiantes estén en un ambiente en el

que puedanque les permita relajarse y encontrarse, sin pensar en las cosas que los

pueden separanr: sexo, religión, colegio público o privado, etc., lo que se propicia

mediantey que en ese espacio donde todos son iguales reconocidos, escuchados y por

eso se sienten con más confianza para ser auténticos.

se dediquen a ser.

Después de llegar a ese punto donde pueden ser ellos mismos con los demás,

entonces comienza a fluir el pensar. Los estudiantes que participan de Scholas son

jóvenes que analizan la sociedad en que viven y proponen soluciones a los problemas
que la aquejan y los lenguajes que usa la fundación para propiciar esto son. Lo hacen

desde varias perspectivas: el arte, el juego y el pensamiento. Estas Estos mismos

lenguajes se vuelven son las Eescuelas, en las que se forman los voluntarios, quienes

guían tienen como misión guiar a los estudiantes, por medio de un método podría ser

llamadoque posee muchos elementos de la mayéuticomayéutica. Estos Los voluntarios

son quienes proponen median en las actividades a hacer realizar en los eventos y a

través de y escuelas y con preguntas dejan que los estudiantes las desarrollen. La

misión más importante es El propósito es ser capaz de dar un paso atrás para que los

jóvenes sean y no se sientan presionados o condicionados por respuestas limitantes,

como normalmente pasa en las instituciones educativas, donde están, de cierta forma,

sometidos a los lineamientos de unos guías adultos que no siempre permiten su

participación activa en el proceso de aprendizaje.

En muchos de los eventos de Scholas, llamados Escuelas y Ciudadanías, se

realiza un espacio llamado “El El Recreo”, que, más que ser unel rompehielos a las

actividades, se vuelve el espacio propicio para la expresión, el descubrimiento de sí

mismo y compartir con el otro desde la gratuidad. “El rRecreo” no se puede definir

con simples palabras, porque es allí donde la magia ocurre. N, no porque sea algo

extraordinario, sino porque la escucha es el ingrediente fundamental de este proceso,

una escucha que da nombre, que señala y que incluso se hace visible en el mismo que

lo muestra .(Mesa).

El educador, al contrario de lo que algunos sostienen, no imagina o sueña al

que educa, simplemente ve en él lo que otros no ven, ve lo que sólo el amor de educar

ve; ve lo mejor, su la belleza. La ve y nombra, nombrándola la ilumina y en ese

iluminarla, la da a luz: crea lo que ve. Lo llama a salir. 


Educar como acto de amor

. En él el recreo se canta, baila, dramatiza, se muestran las habilidades de los

estudiantes y, sobre todo, se juega mucho. El objetivo es que los jóvenes entren en

confianza y se sientan bien recibidos a Scholas, que vean que es un espacio destinado

para ellos, donde son los protagonistas principal y pueden ser y estar libremente. En

estoe se basa la presente investigación, en ver cómo “El Recreo” potencia los

resultados de las actividades que se van a realizar.

Los estudiantes llegan tensionados al primer encuentro, pero y, tras jugar y reír,

se les creaadoptan una mejor mayor disposición. Desde ahí, que en esta investigación

Se se busca busque aplicar todo esto ael impacto que genera “El Recreo” en los

jóvenes yen su la creación literaria, que se manifieste a través del juego y las artes

presentes en “El Recreo”el mismo. En el trabajo están consignados un antes, un

durante y un después de realizar las actividades, llamadas retos.

1. Scholas Virtual

El mundo virtual involucra muchas esferas de la vida cotidiana y transforma día a día

la manera en que las personas aprenden, comparten y se relacionan con el su entorno.

En una situación de coyuntura como la que se está viviendo, la virtualidad ha cobrado

una una vital importancia, al punto de ser un reemplazo cuasi definitivo de la

presencia física, lo que la vuelve una solución y un problema:: el ddesplazamiento de

lo físico a lo virtual en un país como Colombia, donde colegios, universidades,

empresas, trabajadores y estudiantes, no tienen las condiciones óptimas para la

presencia remota que se requiere en la cuarentena para suplir las necesidades

económicas y personales.
En el caso de Scholas, cuya metodología es generalmente presencial, sus

actividades se vieron considerablemente reducidas. Esto, como consecuencia, afectó el

trabajo de campo de esta investigación. A la hora de hacer modificaciones en el

desarrollo de la investigación misma, se decidió seguir el curso mundial del paso a la

virtualidad y se creó la Escuela de la Creatividad, un espacio generado mediante en un

grupo de WhatsappWhatsApp, donde dirigido a voluntarios de la fundación Fundación

en una un rango de edad entre los 14 y los 18 años, ubicados en los departamentos de

Atlántico y Antioquia.

Hablando deRespecto a la virtualidad como herramienta, Carreño Dueñas dice

que

La virtualidad ha permitido socavar el aquí y el ahora, ha logrado

transformar la existencia y la presencia de personas y conjuntos

sociales en avatares, nicks, contactos, escenarios y plataformas en

donde las categorías de tiempo y espacio están mutadas, y se truncan

como otras creativas formas de realidad, como otras presencias (12).

En efecto, otro capítulo se hablará de cómo eseel espacio y tiempo se han visto

vieron modificados de manera considerable en la Escuela. E y este tema se

profundizará en otro capítulo, pero en este momento y con la coyuntura que se vive,.

De este modo, se trata deprecisa aprovechar esa transformación del sujeto que se está

intensificando con la cuarentena y llevar esas presencias remotas a un espacio lo más

similar posible al “de Recreo” que propone Scholas, donde los hipersujetos sean sean.

Est, lo que (esta frase adquiere todo su sentido al recordar recordando que lo central

de la propuesta de la fundación es esao: que las personas sean). Mientras en la

presencia física, Scholas trata de desaparecer barreras sociales, políticas, económicas y


religiosas, digitalmente se encuentra con nuevas barreras y, al mismo tiempo, ,

viendove solventadas algunas de las anteriores, como por ejemplo,: tener en un

mismo lugar personas de estratos, razas, sexos, credos y, por esta ocasión, de lugares

geográficos distintos. Es una ventaja que dio la virtualidad, puesto que en ella se

ponen de manifiesto todos los discursos de esas barreras (15).

Ahora, los retos que se propusieron a los participantes se pensaron teniendo en

cuenta una de las características del hipersujeto: la nueva idea de soledad y las

delgadas y delicadas fronteras de la vida pública y la vida privada. Se está tratando con

jóvenes, nativos digitales, que conocen la hiperrealidad. La Escuela está dedicadaLa

EscuelaEste ejercicio pretende a mimetizar la experiencia Scholas y a la vez orientar

los ejercicios a la creación literaria. Así, los hay retos que se justifican desde un punto

u otro.

El reto La Construcción de Imagen está basado basadoa en el contenido de

significado personal que tienen las imágenes y los textos de significado personal.

Según Robyn Quin, las imágenes y la creación del lenguaje visual están sujetos a las

condiciones de la raza, nacionalidad, edad, sexo, y grupo social de la persona y la

interpretación depende de la concepción que tenga el intérprete de esas condiciones

(133). De este reto, se espera que los participantes sean capaces de volcar parte de su

imaginario en esa imagen que van a construir y en su texto posterior y que los demás

puedan acercarse a ese imaginario. Es un ejercicio de encuentro y de creación a la vez.

También, se pone en acción el concepto de intuición de Gutiérrez y Rodríguez, se

busca que pongan en movimiento ese “motor de la creación literaria” (59) y ese no sé

qué irracional lo vuelvan un texto.


El Cadáver Exquisito busca el ejercicio básico de este: la creación colectiva, de

la mano de esa intuición antes mencionada y de las propuestas de Saavedra Rey: la

formación literaria como manera de llegar al juego del lenguaje (27). Si bien, esta

formación no fue la estricta de un curso de literatura o un taller creativo, las

explicaciones y fundamentos se les entregan a los participantes para que tengan una

comprensión del desarrollo de la actividad como práctica literaria. La finalidad es

llegar a ese reflejo analizable del ser, por medio del uso de lenguaje no convencional

(lo que facilita y casi que obliga la virtualidad de un grupo de whatsappWhatsApp), el

pensamiento divergente y de la reflexión hacia el ejercicio creativo.

El Rreto del Vvestuario se pensó de tal manera que se involucró el cuerpo en la

virtualidad, principalmente del concepto de cuerpo como receptor que construye

Sánchez Martínez: “El cuerpo es puerta, a través de él entra la existencia, se absorben

las costumbres y las prácticas. Hasta aquí el cuerpo sólo funciona como receptor,

autómata carnal. Pero el cuerpo, como dice Le Breton, también es un mecanismo de

expresión, es decir, forma parte de la construcción de significados colectivos” (n. p.).

Para este reto, se tomaron en consideración las posturas del cuerpo que se construye en

lo cultural y que, con la tecnología, se enfrenta a la separación del espíritu. Involucrar

la ficcionalidad del disfraz para reinventar el sujeto, tiene como objeto volcar la

reflexión de los participantes hacia su propio cuerpo, que se ha visto relegado a una

imagen, foto de perfil o avatar.

También el ejercicio va dirigido a la sinceridad de los sujetos, como sigue

siendo un espacio Scholas, pensar en lo genuino del ser y la experiencia de verse ellos

mismos, y a los demás, como un hipertexto de su realidad. Es decir que se quiere


llevar a pensar lo que significa ver ese nuevo cuerpo, vestido de una manera distinta a

lo usual, que se formó del suyo; volver al cuerpo a través de la tecnología.

Los retos que están enfocados en el uso de las manos para crear están

orientados a llevar a pensar en la infancia, teniendo en cuenta el concepto de

autorrepresentación de Gadamer, donde el juego lleva a la reflexión autobiográfica y

los participantes terminan por volcar su contenido de vida en la realización del juego.

Si bien la lúdica que se genera ya puede llevar a la añoranza, Scholas también tiene

como resultadolleva a que las personas sientan que vuelvan a ser niños. de Las

manualidades los obligan a volver a acordarse de su cuerpo, no como utilidad o como

representación o interpretación, sino como parte de su capacidad creadora. Además,

(aunque esto tiene un matiz más experimental que los anteriores otros retos), su

enfoque en lo plástico, pretende llevar de la creación del objeto a pensarlo dentro de la

literatura. Se presume que puede manifestarse en géneros como poesía textual,

dramatización o contenidos audiovisuales.

2. Lúdica, literatura y artes en la generación del ambiente creativo.

El anterior capítulo estuvo orientado a la metodología y justificación, todo lo previo a

la realización. Este está en función de los resultados y el proceso que se obtuvieron,

por lo tanto, puede llegar a ser descriptivo por momentos. En Homo Ludens, Huizinga

propone que la actitud lúdica es inherente del ser y permite la creación de dinámicas

sociales propias de la pasión, entre ellas el arte y la literatura (22). De este modo, la

lúdica se postula como un espacio propicio para la creación. Desde la creación de la

Escuela, se planteó la idea del juego como punto central de desarrollo.”. Según

Romero Ibáñez, la curiosidad es un componente fundamental de la expresión del ser y

la idea del juego tiene la capacidad de infundir la curiosidad en sus participantes. Los
retos se lanzaron para comenzar la dinámica y observar cómo esta curiosidad guió a

los integrantes de la Escuela de la Creatividad a través del movimiento natural del

juego se integra con los otros elementos de “El Recreo”.

En el desarrollo de la Escuela, el componente de la virtualidad se vuelve una

piedra angular. Ya no es solo cómo se relacionan el juego, las artes y la literatura

durante “El Recreo”, sino que la nulidad del espacio físico obligó a crear dinámicas

distintas. Al trasladar el juego, el arte y la literatura a un chat de WhatsApp, lo primero

que cambió fueron las formas de manifestación. Así, mientras normalmente en “El

Recreo” la música y la danza están siempre presentes, esta última no hizo parte de las

actividades. Durante el primer reto, los participantes tenían que construir un escrito,

comenzando el proceso con una imagen mental, luego tenían que sumergirse en esa

imagen y proponer cinco experiencias sensoriales. Finalmente, el escrito tenía que ir

acompañado de un dibujo o fotografía de su autoría. El resultado fue desde la

narración hasta textos de tinte poético. Aquí es curioso señalar la inclinación por lo

literario en los resultados, pues, si bien se había sugerido, se dieron opciones de

muchos tipos. No era necesario que escogieran escribir un cuento, sin embargo, la

orientación artística que tenía el reto los lllevó a un ejercicio creativo literario. El

contenido personal de las imágenes construidas hicieron que se manifestara en el

grupo un sentimiento de melancolía que se manifestó en los textos que siguieron. Los

participantes se remitieron a imágenes que no concordaban con su realidad actual,

como viajes y momentos en familia, casi siempre con un componente del pasado.

La mayoría de los escritos estuvieron acompañados de dibujos o pinturas, muy

pocas de fotografía, pero la calidad de esas expresiones artísticas-que no se estaba

exigiendo para el desarrollo de la actividad-no fue directamente proporcional a la


calidad de los escritos. No obstante, se pudo observar que había una relación entre el

desenvolvimiento en la creación de la imagen y la creación virtual. Podría decirse que

los textos de quienes mostraban un mayor interés en sus dibujos, pinturas o

fotografías, tenían un mayor empeño y se notaba su calidad. Aunque no se ahondará

en argumentos a favor o en contra de esta idea, puesto que está fuera de los alcances

de la investigación.

En retos siguientes la idea era generar un espacio de recreación que sustituyera

a “El Recreo” de la realidad física. En el desarrollo de las actividades este espacio se

convirtió en una especiea de “Recreo Virtual”, donde la intención lúdica se volvió una

experiencia principalmente visual. Las imágenes y videos se volvieron los verdaderos

resultados de los ejercicios en varias ocasiones. Por ejemplo, para la creación del

vestuario, apareció una suerte de teatralidad, que el componente virtual permitió.. Los

participantes se vestían según el reto y aparte de eso realizaban una puesta en escena

que se condensaba en una fotografía.

La ficcionalidad ligada al cuerpo que se propuso con el reto estimuló la

creatividadLo interesante de los resultados de este ejercicio fue el asomo de creación

literaria con el que remató: algunos integrantes de la Escuela se aventuraron a inventar

un contexto para usar lo que llevaban puesto, como una de las participantes que eligió

el escenario de una tusa para usar su atuendo alocado de cuarentena (anexo 1). En la

construcción del fuerte (anexo 2), más allá del fuerte en sí, el resultado fue el video

que se envió al grupo. La composición del ejercicio giró en torno a la composición a

través de la pantalla, el cómo se iba a ver el resultado en imagen.

Y aunque este ejercicio fue propuesto principalmente para que los participantes

lo disfrutaran, surgió una dinámica interesante: sin que los moderadores del reto lo
sugirieran, los integrantes tuvieron la iniciativa de crear una historia para su fuerte.

Hubo una clase de paralelo con el primer reto. Dentro del juego, los jugadores

decidieron seguir los mismos pasos: crearon un escenario con sensorialidad y le

hicieron un texto (en este caso, todos fueron narrativos). Así, gracias a que el juego

tensionó a los jugadores con la competitividad, se formaron nuevas reglas hechas por

los mismos participantes.

Por otro lado, las actividades que involucraban manualidades no generaron una

gran participación, aunque el resultado final fuera la imagen del traumatopo y el

rehilete (anexos 3 y 4), no hubo una culminación en un intento de crear algo más.

Estas actividades no despertaron la curiosidad de los participantes como Romero

Ibáñez propone. Cabe destacar que hubo artes que se añadieron por los participantes

fuera de los retos. En un punto de “El Recreo”, después de la construcción del

vestuario, decidieron ellos mismos formular las dinámicas y presentar sus propios

ejercicios que involucraban música, pintura y escritura, e incluso salían de la

plataforma y llegaban a otras como Instagram.

Se cree en esta investigación que la intuición jugó un gran papel en todo el

proceso, como lo proponen Gutiérrez y Rodríguez (59). Ese “no sé qué” que hizo

surgir los textos-incluso aquellos que no fueron presentados como creativos- estuvo

marcado por la forma intuitiva en que los participantes realizaron las actividades,

logrando cada quien su resultado espontáneo. Ahora bien, queda pendiente la pregunta

por lo literario. Los ejercicios per se no llevan al punto en que los integrantes

reflexionen en torno al proceso que realizan ni se pregunten si lo que hacen es arte,

juego o literatura. Hace falta encauzar un reto en torno a esas cuestiones.


3. Caracterización del proceso lúdico por medio del cual se produce la

creación colectiva en la Escuela de Creatividad

Lo primero a destacar es la característica del juego para autorregularse y la capacidad

de representación. Gadamer menciona en Verdad y Método I lo siguiente: el juego crea

sus propias reglas y las cambia conforme es necesario para que se prolongue.

Asimismo, es capaz de dictaminar el espacio que requiere su realización y de

enriquecerse con los aportes que hagan los jugadores, quienes están en posición de

tomar decisiones (participar o no, cómo participar, modificar las reglas o proponer

nuevas, etc.). Esas decisiones son parte de otro proceso para la ejecución: la

asignación de tareas (74-5).

Cuando se creó el grupo en WhatsappWhatsApp de la Escuela se sentaron

reglas acordes a la filosofía de Scholas: 1. Gozar al máximo las actividades. 2. Respeto

entre los participantes y sus ejercicios. 3. Diálogo como mejor herramienta. La

fundación trabaja con la naturaleza del juego y las reglas no declaradas, más que

normas estrictas, son guías que van moldeando el proceso. Los participantes tienen

autonomía de tomar decisiones en un entorno autorregulado, haciendo mímesis de lo

que usualmente se hace en los eventos y reuniones de Scholas.

Ahora, cada reto tenía unas características a cumplir, lo que de cierta forma son

reglas. En este aspecto, las decisiones de los jugadores entran en acción. La primera

decisión fue la participación: 44 personas decidieron entrar a la Escuela y se unieron al

grupo. Por otro lado, fue necesario que el juego se adaptara al espacio y no al contrario

como Gadamer dice que debe suceder. Esto abrió una gama de posibilidades que

probablemente no habrían existido en un encuentro presencial, poniendo


características nuevas al ejercicio. Estas características se agruparon en cuatro

principales, que están conectadas y se enlazan entre sí:

1. Tiempo: en Scholas le da especial importancia al se manejan tres

conceptos de tiempo que proponen los griegos y los encausa en esos tres

dioses: Kronos, Aión y Kairós. Este último es el que ayuda a definir lo

que sucedió en la Escuela de Creatividad. De haber sido físico el

encuentro, la inmediatez habría mediado las actividades, se habría tenido

menos tiempo para cada reto- el tiempo cronológico, Kronos, se habría

impuesto limitando el desarrollo del espacio creativo. El uso de la

mensajería instantánea logró la manifestación del Kairós- que es el tiempo

ideal para Scholas-donde las intervenciones, sin importar si eran

simultáneas o al día siguiente, eran en un momento oportuno. Al eliminar

la urgencia de los procesos creativos, la Escuela produjo su propio tiempo,

de forma que los retos, aunque tenían pasos y una secuencia, podían

realizarse en simultáneo sin afectarse entre sí. Asimismo, Kairós es el

tiempo del arte, que no se mide en minutos y segundos, sino en

acontecimientos (Nuñez 4). Los mensajes con los resultados de los

procesos creativos marcaban hitos que hicieron posible el análisis de la

Escuela antes, durante y después de “El Recreo Virtual”.

2. Fragmentación: esta característica radica en la naturaleza de la

comunicación virtual, donde la linealidad no es posible debido a la

multiplicidad de la información en el ciberespacio. En la Escuela no era

necesario que todos los participantes estuvieran al mismo tiempo en el


espacio: atendían otros mensajes, redes sociales, su realidad física y luego

volvían a la Escuela a realizar su participación o revisar la de los demás.

“No es necesario estar en un determinado lugar o en un momento

específico para interactuar” (Ulloa n.p.). Durante la realización del cadáver

exquisito (anexo 5), que es de por sí fragmentario, hubo momentos de

inmediatez en los que los integrantes participaban en el turno que se les

había indicado, dando sensación de secuencialidad. En ocasiones, las

respuestas se podían separar por varios minutos, pero hubo un turno en el

que se interrumpió el ejercicio hasta el día siguiente cuando el participante

que tenía el turno pudo continuar. Esto no afectó el ejercicio puesto que

continuó en el lugar que se había dejado y los demás se integraron

nuevamente en la dinámica, como si no se hubiese interrumpido.

Claramente fue posible gracias a la virtualidad que recogió en su propio

espacio y tiempo fragmentado la anterioridad del cadáver exquisito.

3. Identidad del grupo: Se crearon en el chat dinámicas propias, ayudadas por

el uso del lenguaje de internet (memes, emojis, stickers, etc.). Teniendo en

cuenta que muchos de los participantes no se conocían entre sí y había una

distancia geográfica relevante, sus estados de ánimo enriquecieron el

ejercicio desde el primer reto. La apropiación que hicieron de los retos y su

compromiso con el juego recuerda a lo que Huizinga llama fairplay. La

tensión de la competencia parecería mínima al observar el chat, pero en la

medida que los participantes se apropiaron del juego y sus reglas, fueron

capaces de exigir el cumplimiento para que todos tuvieran los mismos


valores. Por ejemplo, durante la realización del reto 3, la construcción de

un vestuario, uno de los participantes construyó un atuendo que los demás

no consideraron que cumpliera con la condición de “alocado” que

correspondía a la actividad. En ese caso se ve el desnivel de valores: la

mayoría estaba en una sintonía, mientras un participante con valores de

juego distintos, puede hacer decaer la actividad. Lo interesante es cómo la

misma dinámica del grupo aprovechó el movimiento natural del juego para

evitar que decayera y elevar el nivel del participante en el resto de las

actividades, lo que en parte llevó a la liberación de la tensión como

finalidad de la competitividad en el fairplay (Huizinga 87-9).

4. Multimedia y lenguaje de internet: las imágenes, videos, audios, emojis,

stickers y demás manifestaciones que se dan en la mensajería instantánea

permitieron el movimiento de la creatividad hacia distintos medios en un

solo espacio. Además del movimiento de lo virtual a lo físico de ahí

nuevamente a lo virtual. Cuando se lanzaron algunos retos y los integrantes

tomaron la decisión de participar, se realizó un movimiento de lo virtual a

lo físico donde se ejecutaba la acción y luego volvía a lo virtual en forma

de multimedia. Por ejemplo, al pedirle a los participantes que construyeran

una imagen, el primer paso fue posible realizarlo dentro del chat,

escribieron los cinco elementos sensoriales sin necesidad de salir del chat,

mientras que en el segundo paso debían salir del grupo para escribir y

dibujar y volver para mostrar el resultado con una foto o un video de sus

dibujos, pinturas y escritos. Otro movimiento resultó en la experimentación

entre el resultado de la creación y el medio. Por ejemplo, la presentación de

lo que los participantes llamaron audiocuento. Una joven, por iniciativa


propia, envió una nota de voz en la que hizo una lectura dramática del

cuento que había escrito para el primer reto.

Conclusiones:

En primer lugar, se considera que hubo una gran acogida de la Escuela de Creatividad.

El entusiasmo de los estudiantes era notorio, lo que para el objeto de Scholas es muy

importante: que haya motivación en sus jóvenes. El nivel de participación fue alto y

abarcar una población más heterogénea de lo que normalmente sería es también un

logro.

Llevar la realidad física a la hiperrealidad fue un ejercicio que superó

expectativas. La innecesaridad de la presencia física para proponer y realizar las

actividades facilitó el proceso para ambas partes. Y, contrario a lo que se creyó, no fue

complicado de entender los ejercicios como el cadáver exquisito o los que fueron

enviados a destiempo. Ahora, con respecto a lo que se había planteado en los objetivos

iniciales, las idea pivotó un poco. Fue necesario repensar en qué momento se iban a

proponer los retos, puesto que no había la ocasión de realizar un evento de la

fundación, y a pesar de las ventajas de la presencia digital, se observó que era mejor

trabajar en caliente y mantener la motivación que se tiene en los encuentros

presenciales. Así, las actividades que se iban a proponer de últimoestaban pensadas

para el final, hubo que adelantarlas.

Las variantes del proceso lúdico se transformaron en características

constatables. Fue interesante analizar cómo la Escuela fue a la vez que un ejercicio

disfrutable con el ambiente de Scholas, terminó por ser un medio de observar el paso
de la inacción creativa a la producción literaria automática tras varios ejercicios. Y

esto en un grupo de whatsappWhatsApp, que normalmente no hace parte de un objeto

de estudio.

Lo que parece más destacable es la característica de la autorrepresentación o

reflexión biográfica. Las vivencias anteriores a la Escuela se pusieron de manifiesto en

características como la identidad de grupo y la fragmentación del tiempo y el espacio

que a su vez fueron continuos. En los textos se observaron desde la Construcción de la

imagen un volver a la infancia y sobre todo se evidenció la añoranza del exterior y lo

físico. No hubo alusión a la virtualidad en los ejercicios, sirvió como medio y

herramienta, no como inspiración. Más bien fue un facilitador. Por otro lado, las

figuras de agua, comida y calle estuvieron muy presentes en los resultados. Menor

medida con las manualidades, de las cuales se concluye que no son el mejor método de

activar la creación. Al menos de manera virtual. O habrá que seguir ensayando.

Además, está el asunto de la reflexión, que no se puede decir que no nazca con

el mismo acto creativo o lúdico, sino que debe alentarse y cuestionarse. No solo fue

importante el concepto de literatura que se tenía para este trabajo, sino también el que

los estudiantes tuvieron al reconocer que estaban haciendo poesía, cuentos o

audiocuentos. La autoconciencia, también resultado de la vida del sujeto posmoderno

y la virtualidad, de saberse creando fue importante en el proceso. Y es algo que

debería explotarse más.

Finalmente, siendo un primer ejercicio que responde a una nueva lógica de

interacción y creación, a modo de recomendación, sse cree considera que esta

investigación no está completapuede tener un alcance mucho mayor. Así como las

actividades de Scholas se realizan con nuevos estudiantes teniendo efectos particulares


cada vez, esta Escuela debería continuarse para observar y analizar los resultados que

puede llegar a tener. Además, claro está, que queda pendiente su realización presencial

y la posterior comparación de ambos ejercicios y sus resultados.

Referencias

Carreño Dueñas, Daniel. “Contexto General de la Virtualidad”. Pensar el derecho

como derecho virtual. JUS Público. 201. PDF

Entwistle, Joanne. El cuerpo y la moda. Una visión sociológica. Trad. Alicia

Sánchez. Paidós Contextos, 2002. PDF.

Gadamer, Hans-Georg. Verdad y método. Fundamentos de una hermenéutica

filosófica. Ediciones Sígueme: Salamanca, 1993. PDF.

Gutiérrez Mavesoy, Aleyda. y Rodríguez Peña, Adriana. “La creación como

investigación: aportes para la reflexión desde la experiencia en la


Universidad Central”. La Palabra, (34), 55-69. 2919. Web.

doi.org/10.19053/01218530

Huizinga, Johan. Homo Ludens. Barcelona: Penguin Random House, 2005.

Impreso.

Mesa, Juan Carlos. Entrevista personal. 12 de marzo de 2020.

Núñez, Amanda. “Los pliegues del tiempo: Kronos, Aión y Kairós”. Revista

Cuestiones filosóficas. UNED. 2015. PDF.

Quin, Robyn. “Imagen y Representación”. Historias y Estereotipos. Ediciones La

Torre, 2014. PDF.

Romero Ibañez, Pablo. “El juego en el desarrollo de procesos del pensamiento

creativo”. Magisterio.com. 2016.

Saavedra Rey, Sneider. “Formación (Bildung) y creación literaria. Llegar a ser lo

que se es” en diversos mundos posibles. La Palabra, (31), 197–210. Web.

Consultado en /www.scielo.org.co/pdf/laplb/n31/0121-8530-laplb-31-

00197.pdf

Sánchez Martínez, José Alberto. “La comunicación sin cuerpo: Identidad y

virtualidad”. Revista Mexicana de ciencias políticas y sociales. 52.209

(2010):37-52. Web.

----“Cuerpo y tecnología. La virtualidad como espacio de acción

contemporánea”. Argumentos, 2010, 23-.62, pp.227-244. Web. Tomado de:

http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0187-

57952010000100010
Gadamer, Hans-Georg. Verdad y método. Fundamentos de una hermenéutica

filosófica. Ediciones Sígueme: Salamanca, 1993. PDF.

Gutiérrez Mavesoy, Aleyda. y Rodríguez Peña, Adriana. “La creación como

investigación: aportes para la reflexión desde la experiencia en la

Universidad Central”. La Palabra, (34), 55-69. 2919. Web.

doi.org/10.19053/01218530.

Núñez, Amanda. “Los pliegues del tiempo: Kronos, Aión y Kairós”. Revista

Cuestiones filosóficas. UNED. 2015. PDF.

Ulloa Cueva, José Antonio. “La percepción del tiempo y el espacio en la virtualidad

de la comunicación”. Revista Communicare. Vol 10 (2015). Web.

Saavedra Rey, Sneider. “Formación (Bildung) y creación literaria. Llegar a ser lo

que se es” en diversos mundos posibles. La Palabra, (31), 197–210. Web.

Consultado en /www.scielo.org.co/pdf/laplb/n31/0121-8530-laplb-31-

00197.pdf

Sánchez Martínez, José Alberto. “La comunicación sin cuerpo: Identidad y

virtualidad”. Revista Mexicana de ciencias políticas y sociales. 52.209

(2010):37-52. Web.

Huizinga, Johan. Homo Ludens. Barcelona: Penguin Random House, 2005.

Impreso

Sánchez Martínez, José Alberto. “Cuerpo y tecnología. La virtualidad como espacio

de acción contemporánea”. Argumentos, 2010, 23-.62, pp.227-244. Web.


Tomado de: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?

script=sci_arttext&pid=S0187-57952010000100010

Carreño Dueñas, Daniel. “Contexto General de la Virtualidad”. Pensar el derecho

como derecho virtual. JUS Público. 201. PDF.

Quin, Robyn. “Imagen y Representación”. Historias y Estereotipos. Ediciones

La Torre, 2014. PDF.

Entwistle, Joanne. El cuerpo y la moda. Una visión sociológica. Trad. Alicia

Sánchez. Paidós Contextos, 2002. PDF.


Anexos

Anexo 1:

Anexo 2:
Anexo 3:

Anexo 4:
Anexo 5:

Cadáver Exquisito (editado)

Todo empezó donde nadie lo imaginaria siguiera, sí todo empezó en

La mente de mi perro

esa noche lo noté un poco raro

cuando llegué a casa no me saludó como de costumbre

Sus ojos cafés cambiaban a una mezcla de colores arcoíris

Y empezó a flotar de forma repentina, mientras me miraba fijamente

poco a poco se alejaba de mí en dirección al cielo donde había un castillo de


diamantes

Asombrado lo seguí y entre al castillo para escudriñar sus profundidades, y de


repente me encontré con

Una puerta, tuve un sentimiento de miedo, pero de curiosidad, ¿adivinen cuál ganó?

La abrí y lo que vi me era algo demasiado inefable, era un


Extraño cuerpo flotante cubierto de neblina púrpura, era del tamaño de una sandía y
eso me tranquilizó un poco, pero esa tranquilidad duró un santiamén, pues la cosa esa
rara flotante empezó a moverse y dar botes por todos lados cambiando de tamaño, de
pronto tomó la forma de

Mujer que sin pensarlo dos veces se acercó a mí de forma muy sensual, como si de
conquistarme se tratara. Me quedé helado, no podía hacer otra cosa que no fuese
mirarla a los ojos y sentir que me curaría todos mis dolores, verla y tenerla ahí
conmigo me hizo sentir aliviado. Pero, ¿de quién se trataba? ¿quién era esa mujer
que me daba tanta paz? En ese momento dio vuelta y logre ver su cabellera larga y
dorada, hilos de oro, pasos en nube

Me quedé estupefacto contemplándola. Dios, esos labios carnosos me hacían


desearla mucho más. Pero cuando estaba a punto de decir algo, sentí un fuerte
piquete entre los omoplatos y una sustancia que quemaba recorrió toda mi espina
dorsal. Mi cuerpo estaba tomando un color verde, como el de las montañas que se
ven desde mi ventana y

Sin poder decirle nada caí al suelo, no entendía que estaba sucediendo, me gustaría
creer que solo es un mal sueño

las voces en mi cabeza, esas que hace tiempo no escuchaba, volvieron con más
fuerza, y cada palabra que me decían se clavaban como un filoso cuchillo en mi piel,
quería salir corriendo de allí, pero ¿cómo escapar de mis pensamientos?

Nunca fue sencillo dejar de escucharlas y no comprendo porque volvieron justo


ahora, cuando empiezo a ser feliz, cuando no las necesito. Ellas comenzaban a ser
más fuertes, eran cada vez más su ruidosas dentro de mí y ya no era sencillo
ignorarlas

Sentí como callaron de golpe y un fuerte pitido resonó en mis tímpanos y comienzo a
caer inconsciente, cuando desperté

Me encontré solo en un cuarto blanco vacío, sin una ventana, una puerta, ni siquiera
un poco de viento, pasaron horas, estaba volviéndome loco, hasta que apareció

Esa bella mujer, pero ahora su cabello se tornaba de un color blanco, era tanta su luz
que me cegó de repente, y ahora en mi mente solo rondaba mí pero y su mirada
opaca

que se quedaba impregnada en la ventana de mi alma, Solo me quedaban recuerdos


y sensaciones. Ya no sabía si volvería a estar, pero sé que seguiría recordando, de
repente siento un ruido y un túnel a mi izquierda aparece y de ahí algo aparece y me

Me abraza con una calidez que calentaba mi alma, esa sensación era... indescriptible,
quería quedarme ahí. Pero

Escuché los ladridos de mi perro y sin dudarlo salí corriendo, frente de mi yacía una
tumba que decía

Rowhina Patrick, quedé impactado, porque ese nombre no era nada más que el
nombre de mi madre, quedé perplejo ante tal imagen, no supe distinguir si era un
sueño o realidad, mi alma y espíritu se destrozaron en segundos, caí de rodillas al
suelo, y mientras lloraba con gritos desconsolados escuché una voz

Que me preguntaba si quería ir con ella. Voltee y era ella, mi mamá. Pero, ¿qué
pasó? Gritaba una y otra vez, en eso ella desapareció. Volví a escuchar a mi perro y
salí a su encuentro. Necesitaba algo seguro que me diera tranquilidad. Lo que no
sabía era que

Esa tranquilidad que yo necesitaba solo yo me la podía brindar, pero. ¿cómo? Me


siento perdido, me siento agobiado, no sabía que pensar, ya ni yo mismo me
reconocía, ¿cómo me llamo?,¿quién soy? ¿Qué hago aquí?

Entonces mi mente se llenó de preguntas sobre mí que ni yo mismo podía responder,


me sentía como un niño sin su madre, estoy agobiado. Ayuda, ayuda, ayuda,
AYUDAAAAAAAAA

¿Pero?

¿Dónde puedo encontrar ayuda o esto será solo un sueño?

No puede ser un sueño algo que he sentido tan profundo en mi pecho, ahora que será
de mi he intentado tantas cosas como pintar en ese frío y blanco lienzo, pero nada me
sale todo es tan confuso no encuentro la salida...
Educar como acto de
amor 

Se puede hablar de la educación pero no es posible definirla, no buscamos 


hacerlo, intentaremos si, apenas, pergeñar tan sólo un aspecto de esta forma
de amar: Lo que la educación tiene de revelación para aquel que es amado.
Lo que el amor anuncia a aquel a quien educa. 
“Todo lo mío te lo muestro con tanto temor, que si dudas desaparece”. Algo así
dicen las líneas de un poema. Hablaremos aquí de eso que el poeta llama “lo
mío”, eso único de cada uno de nosotros, pero no cuando por temor no se
muestra, no se manifiesta, sino cuando por sentirme amado me atrevo a serlo,
o más aún, cuando el que ama me lo dice, me lo anuncia. Cuando me atrevo a
mostrarlo, a encarnarlo, porque frente a mí hay quien no duda sobre lo mío
sino que me ratifica: me acepta. Me confirma. Me educa. 

Antes de sabernos educados, nombrados, somos apenas el bosquejo de


nosotros mismos. Somos sólo y apenas posibilidad. Quien nos educa, no
sólo 
ama lo que somos, ama lo que sólo el amor ve, lo que ve y espera: lo que la
espe- ranza vislumbra. Quien nos educa ve en nosotros no sólo lo que
somos sino lo que podemos llegar a ser. Quien educa ve y anuncia lo que
aún no sabemos 
sobre nosotros mismos pero que, en ese anuncio, en esa revelación,
escuchamos el llamado a serlo. 

Quien educa ve al otro en la esperanza, lo ve desde la confianza: lo anticipa,


lo anuncia. Quien nos educa ve nuestro mejor futuro, nuestra mayor
posibilidad. Y 
no sólo eso, no sólo el futuro, también el pasado: ve el bien que pudo haber allí
donde no lo hubo, lo mejor que pudo ser donde no lo fue. Cuando es así ya no
se llama propiamente esperanza, se llama perdón. Y también es anuncio, un
anuncio silencioso, un silencio que dice aceptación. Una aceptación que es fe
en nosotros a pesar de nosotros. Fe en lo que seremos, a pesar de lo que
fuimos. 

Como en esos momentos de soledad, a veces de oración, cuando estamos


como recogidos en lo mejor de nosotros mismos, en la propia, secreta e íntima
esperanza sobre uno mismo -en esa bondad y ese deseo de amor que
después, quizás por miedos o defensas, por traumas o cobardía no nos
atrevemos a mostrar, a encarnar-, así la educación ve en el otro su mejor
posibilidad. La 
presiente y la espera de nosotros y, esperándola, abre un lugar -el horizonte 
abierto que es la esperanza- donde expandirnos, donde ser lo que ella misma
vio y anunció y, en ese anuncio, suscitó y acogió. 

Vamos viendo que el conocimiento más profundo y verdadero acerca de


nosotros mismos no procede de nuestra inteligencia, ni la descubre nuestra
mirada interior, ni la crea siquiera nuestra propia voluntad. Tampoco es una
concentración sobre uno mismo, una introspección, sino más bien una
escucha, una escucha sobre nosotros mismos, una escucha sobre lo que el
otro, el que cree en mí, el que me ama, el que me educa, me revela. 

En verdad, no llegamos a nosotros mismos cuando nos empeñamos en llegar


hasta el final: el que llega hasta nosotros es el que nos lleva hasta nuestra
última posibilidad. El camino hacia la propia identidad es el camino del amor
acogido. Es la revelación escuchada. La educación. 

El conocimiento más profundo de nosotros mismos, el de nuestra profundidad,


es, en su radicalidad, un don: un anuncio. 

El educador, al contrario de lo que algunos sostienen, no imagina o sueña


al que educa, simplemente ve en él lo que otros no ven, ve lo que sólo el
amor de educar ve; ve lo mejor, su la belleza. La ve y nombra, nombrándola
la ilumina y 
en ese iluminarla, la da a luz: crea lo que ve. Lo llama a
salir. 

Esta revelación de la singularidad de alguien es, quizás, el aspecto más


fecundo de la educación, el que da raíz en la propia identidad, a la
identidad que es una 
de las maneras de hablar de esa unidad en mí. Eso único de mí que,
paradójicamente, necesita del otro para despertar. 

Sólo ahora, cuando me sé único, se despierta en mí aquello que sólo yo puedo


aportar a los demás. Aquello que hace que yo sea yo, lo que otro me reveló.
No necesita ser ni una cualidad ni una virtud, no necesito una gran obra para
legar ni un gran descubrimiento para cambiar la historia: ahora sé que valgo,
ahora me puedo dar yo. Ahora me puedo dar a todos, ahora que soy único. 

La ley, incluso la justicia, puede aportar, como máximo don, la comunidad de


los iguales, pero sólo la verdadera educación crea otra igualdad, la única a
la 
altura de la dignidad del hombre: la comunidad de los únicos. La del nombre 

propio de cada uno, su belleza: la que me es dicha sólo a mí por aquel que me
educa. 

Hay un pasaje, una escena, en “Fulgor y muerte de Joaquín Murieta”, la única


obra teatral que escribió Pablo Neruda, que puede cifrar e ilustrar lo que
hemos estado diciendo. Allí Joaquín Murieta, su protagonista -prófugo de la
justicia por liderar una huelga minera entre los inmigrantes latinos en
California- se entera de que su mujer ha muerto, arriesgando su libertad -o
comprometiéndola en lo que la libertad tiene de compromiso-, llega hasta su
tumba y allí dice una frase que compendia toda la magnitud del amor humano,
del amor en cuanto anuncio, en cuanto educación: 

“Todo lo que me diste ya lo tenía, pero necesité que tú me lo dieras para


llegarlo a tener”.