Está en la página 1de 3

Universidad de Guadalajara

Maestría en Estudios Filosoficos


Álvaro Ramiro Mejía Orozco

Sobre el referir / Strawson


Reporte 3

Strawson nos dice al final del articulo : “ni las reglas aristotélicas ni las russellianas dan
cuenta de la lógica exacta de cualquier expresión del lenguaje ordinario, porque el lenguaje
ordinario no tiene lógica exacta”.
El autor hace una revisión de la postura russeliana, cuando se hace un enunciado se refiere
a personas, objetos y lugares. Como se ha revisado en textos anteriores estas descripciones
acerca se realizan con el uso de pronombres, pronombres personales, artículos
determinados. Enunciados como el rey de Francia o la mesa hacen referencia a algo en
particular.
Sin embargo, la descripción lingüística y lógica de la emisión de los enunciados no basta
siempre para su evaluación de verdaderos o falsos. La manera en el uso de las expresiones
es de suma importancia, el ejemplo que nos da Strawson es el del enunciado :
-la ballena es un mamífero (en este caso, el enunciado no se refiere a una ballena en
particular, tiene sentido y podemos saber que es verdadera pero no denota nada)
- la ballena arremetió contra el barco (en este caso si se habla de una ballena en especifico)
Strawson nos dice que las oraciones tienen una caracteristica particular , la del sentido
referencial singularizador, y describe el por qué las expresiones pueden tener diferentes
usos y claro diferentes significados (aunque esto ultimo no lo dice abiertamente).
Los errores cometidos por Russel según Strawson:
En el ejemplo de “ el rey de Francia es sabio”, si esta oración o expresión es emitida en
la actualidad podría ser falsa, sin embargo no seria el caso en el siglo XIV, aun si fuera
expresada por alguien de manera escrita y por otro sujeto de manera oral, si ambos
realizaron esta expresión en el siglo XIV, esta misma oración expresada en el siglo XV es
significativa en otro sentido, pues el contexto es otro. Aplicados a contextos las oraciones
que son significativas comienzan con una expresión usada de modo referencial
singularizador no pertenecen no pertenecer a ninguna clase anterior, no son nombres
lógicamente propios, ni descripciones. Otro error claro que según Strawson cometió Russell
es el de confundir las expresiones con su uso en un contexto particular y confundir
significar con hacer referencia.

Strawson hace la siguiente distinción del uso de las expresiones:

1)Una oración, que se emite y es verdadera


2)El uso de la misma oración pero con una aserción falsa
3)uso diferente de las oraciones: no podemos decir que la oración sea verdadera o falsa sino
que se usa para hacer una aserción verdadera o falsa.
En este sentido lo verdadero o falso en la oración proviene del uso.
En el uso singularizador del pronombre “yo” es un claro ejemplo del uso contextual y
particular de las expresiones. Cuando yo digo “ yo tengo calor” es imposible que otra
persona haga el mismo uso de esta expresión .
A las oraciones o expresiones podemos llamarles “tipos”, estos tipos no son equivalentes a
sus emisiones. No podemos decir las mismas cosas acerca de los tipos y las emisiones de
tipos, la diferencia radica en el uso. Cuando hablamos de oraciones o tipos hablamos de
usos no de su significado, dar significado a una oración es dar direcciones muy generales al
como usarla, pero el uso, es decir la aserción esa es verdadera o falsa y depende de ocasión
del uso.
El significado entonces se reduce al conjunto de reglas ad doc y convenciones para su uso.
Cuando hablamos de “la mesa” hablamos de una mesa en particular , no en el sentido
abstracto de la entidad, la mesa del cuarto, esa mesa, la mesa de la oficina etc. El contexto
es lo que marca el uso correcto, hacer referencia no es aseverar, aunque hagamos referencia
con el objeto de aseverar algo.
Si estamos en casa y mencionamos “la mesa alta de la oficina” no hablamos de la mesa del
comedor o de la recamara. Podemos usar la referencia singularizada en personas, en un
contexto medieval hablar de “el filosofo” no refería a ningún otro pensador que al mismo
Aristóteles. Incluso con el uso contextual del lenguaje podemos hacer referencia a la mesa
sin llamarla por su nombre “me tropecé en esa cosa”.

Las definiciones del tipo lógico realizadas por Frege o Russell cumplen de manera parcial
el objetico de desenmarañar el uso del lenguaje y realizar juicios. Estas descripciones no
tienen en cuanta los aspectos contextuales o circunstancias en las cuales se emplea el
lenguaje. Los problemas del uso del lenguaje son aun más amplios que los que los del
análisis lógico y del significado.
Strawson describe las funciones que puede tener un uso referencial diferente:

1) El uso depende del contexto de la emisión: es decir en ocasiones el uso es


inadecuado, hablar del rey de Francia en la actualidad lo es porque no hay alguien
que cumpla esa descripción, sin embargo. Pensemos en una especie de juego en la
actualidad en la que a un participante, por la dinámica del mismo le toca representar
al rey de Francia.
2) La diferencia en el grado del “significado descriptivo”: un nombre propio por si
solo no tiene significado descriptivo, lo tiene en un determinado contexto de
emisión.
3) El uso referencial correcto esta regido por algunas convenciones generales.

Entendamos las convenciones las convenciones ad hoc del uso según los contextos, la
escuela, el trabajo , el uso cotidiano. Podría ser el caso del uso de otra aplicación del
sistema de nombres, Strawson plantea como ejemplo el uso de fechas de nacimiento o
características físicas, sin embargo resulta ser una cuestión sumamente impráctica.