Está en la página 1de 95

Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

1
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

2 3
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Horacio Cartes ROBERTO AMIGO


Presidente de la República del Paraguay

Mabel Causarano
Ministra de la Secretaría Nacional de Cultura

Osvaldo Salerno
Director General de Bienes y Servicios Culturales

Ana Mello
Directora General de Diversidad y Procesos Culturales

Edberta Mendoza
Directora General de Administración y Finanzas

Vladimir Velázquez Moreira


Director General de Gabinete

Carlos Almeida
Director de Museos de la Secretaría Nacional de Cultura

Regina Duarte Quintella


Encargada del Museo Nacional de Bellas Artes

© Copyright: SECRETARÍA NACIONAL DE CULTURA


La Colección Godoy
Roberto Amigo
Pintura y Escultura Europeas

Primera Edición: 1.000 ejemplares


Edición: 2014
ISBN: a completar
Derechos Reservados

Coordinación: Cristina Fernández I.


Fotografía: Javier Medina Verdolini
Diseño, diagramación e impresión:
Be Publicitaria - ///akaruvicha MUSEO NACIONAL DE BELLAS ARTES
www.be.akaruvicha.com

Imagen portada: Anónimo LA COLECCIÓN GODOY


Cabeza femenina, I dC? PINTURA Y ESCULTURA EUROPEAS
Mármol, 31 x 20 x 21 cm

4 5
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

a la memoria de Carlos Colombino

6 7
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

La estética, la idealización de la belleza y el buen uso de la técnica están asociados al término


bellas artes, el cual, al referirse a un museo, acaba identificándose con un determinado modelo histórico
de las artes visuales, como es el contenido en nuestro Museo Nacional de Bellas Artes y su importante
colección de obras, que hoy cuenta con el respectivo catálogo razonado de la colección de arte europeo,
que abarca el acervo de la pintura y la escultura. En lugar de detenerme en el contenido de este
emblemático espacio cultural, exhaustivamente analizado y detallado por el investigador e historiador
del arte Roberto Amigo, quisiera referirme a la figura de Juan Silvano Godoy, quien, en marzo de 1909,
abrió al público las puertas del Museo de Bellas Artes, Museo Histórico y Biblioteca Americana, dando
así a nuestro país y a la sociedad asuncena de entonces la posibilidad de acceder a esta importante
colección pictórica, escultórica e histórica. Con este gesto, inauguró también una forma, que hoy cobra
actualidad, de articulación entre la esfera pública y la privada, ya que, hasta después de su muerte, en
1926, el museo habría seguido siendo de propiedad privada.

Destacado y singular coleccionista, Godoy desarrolló también una importante actividad política,
marcada fuertemente por los años de exilio vividos en la Argentina, durante el cual estrechó relaciones
con artistas, intelectuales y dirigentes políticos de fuerte influencia en aquella sociedad, que vivía un
sostenido proceso de expansión urbana y, consecuentemente, de la clase media, lo cual le permitió
vincularse “con los sectores más progresistas del ambiente cultural porteño”, según lo registra Amigo.
Como ha ocurrido a tantos artistas e intelectuales paraguayos, la permanencia –forzada y desgarradora,
en la mayoría de los casos– se tornó una oportunidad para ampliar no solo el conocimiento sino la
percepción de la realidad: la que deja a las espaldas y la que le acoge.

A su regreso al país, Godoy se posiciona y destaca como portador de las ideas liberales, dominantes
en el escenario de la reconstrucción de la posguerra del ’70. El coleccionismo es, para este enfoque, un
instrumento civilizatorio que atribuye al arte la capacidad de colocar al país entre las naciones modernas.
En el discurso inaugural, deja constancia de su apuesta personal por la formación de una élite capaz de
conducir el país hacia el progreso y resalta que las instituciones que él deja libradas al servicio público
no solo enriquecerán el patriotismo paraguayo sino aportarán también “a la ilustración de nuestros
jóvenes magistrados y estadistas”. Una clara vocación y convicción de la importancia de educar a la clase
dominante y de que el arte es un factor clave para tal cometido.

8 9
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

La Secretaría Nacional de Cultura, en cuanto autoridad de aplicación de la normativa que


protege y pone en valor los bienes culturales del país, entiende el museo como una institución que
presta un servicio a la sociedad, un espacio abierto a la investigación, a la fruición, a la comunicación, a
la educación. Con este entendimiento, se han mejorado sensiblemente las condiciones del MNBA para
la exhibición de las obras; hoy se cuenta con un inventario digital completo, que permite acceder a la
información sobre cada obra, desde diversas entradas.

Con el apoyo de la informática y la comunicación, puede reforzarse el rol social de este museo e
inducir, mediante el catálogo que tenemos el placer de presentar, el diálogo del público con la obra de
arte expuesta y contextualizada.

Agradezco a la Dirección General de Bienes y Servicios Culturales de la SNC la prolijidad e


inteligencia con las cuales impulsa el fortalecimiento de este querido espacio museístico.

Mabel Causarano
Ministra - Secretaria Ejecutiva
Secretaría Nacional de Cultura
Presidencia de la República

10 11
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Palabras preliminares

El aporte que significa la catalogación de las piezas europeas del Museo Nacional de Bellas
Artes, dependiente de la Secretaría Nacional de Cultura, debe ser considerado incluyendo el valioso
ensayo introductorio de su autor, el historiador argentino Roberto Amigo. Dicho ensayo analiza la
situación histórica que condicionara el surgimiento del citado museo, así como la particular inscripción
del pensamiento, la vocación y la práctica coleccionadora de su creador, Juan Silvano Godoy (1850-
1926), ubicado ante un modelo museal convertido en paradigma por las repúblicas decimonónicas de
América.

Levantar una mirada sucinta de la institucionalidad museal en el Paraguay de fines del siglo XIX
implica constatar un vacío: la falta de políticas culturales claras capaces de encuadrar la práctica de los
museos. Esta carencia traduce otra: la inexistencia de una tradición estable de museos promovidos desde
el Estado. Como cualquier situación histórica, esta presenta inconvenientes y ventajas. Por una parte, ella
ocurre en el contexto de una notable ausencia de institucionalidad sostenida a nivel estatal: la falta de
regulación legal, protección e incentivos y la desatención por parte del Estado de sus compromisos en el
ámbito de la cultura.

Por otra parte, aquel déficit de Estado presenta su costado ventajoso: el Museo Nacional de
Bellas Artes nació sin apoyo oficial, pero impulsado por la pasión personal de Godoy y su libertad de
criterios. Así, fue instituido al margen de las burocracias estatales y de las vacilaciones de una escena
pública aún demasiado vulnerable por su situación de posguerra. Debe también ser considerada como
una ventaja el hecho de que el museo haya surgido exento de la obligación de disputar terreno a un
sistema tradicional previo.

De este modo, la propuesta de Godoy no se ajustó exactamente al característico modelo


oficialista republicano. Surgido en América Latina en el siglo XIX, sobre el patrón de los grandes museos
europeos, ese modelo buscaba hacer del museo el depósito de una memoria nacional unificada, la clave
de una identidad homogénea y, en fin, el logo de un país que, preocupado por la imagen bárbara con
que contamina la periferia, buscaba ofrecer un perfil civilizado.

12 13
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

El museo decimonónico pretendía construir un relato nacional a través de imágenes orientadas económico y social, la “prosperidad de los pueblos”, como la elevación espiritual, “una próxima redención
tanto a conservar un pasado concluido como a apuntar a un futuro más o menos utópico. En el Paraguay, moral que transforme el alma nacional”. Ya queda sostenido que este proyecto, humanista e ilustrado, no
el Estado de posguerra había planteado algunos modelos culturales básicos, pero ninguno destinado coincidía estrictamente con los objetivos de los museos decimonónicos latinoamericanos, destinados a
a fungir de museo-símbolo de una cultura hegemónica que, en puridad, no existía. Obviamente, la construir narrativas de identidad que sirviesen para fundar cohesión social y unidad nacional. El proyecto
Colonia y la República habían tenido un proyecto cultural, pero ambas se basaron en la importación de Godoy –el de anclar en la gran tradición del arte europeo las bases del desarrollo paraguayo (desarrollo
dispersa de pautas europeas y no pretendieron encarnar la diferencia nacional unificada. material y espiritual)– lo llevó a articular la pinacoteca con la Biblioteca Americana, encargada de proveer
la información y la educación a las que “tienen derecho los habitantes de toda la república”, según sus
Surgida en ese contexto de intemperie, la figura de Godoy adquiere características diferentes palabras.
a los otros grandes impulsores de museos sostenidos por el Estado. Como lo harán muchos otros
promotores culturales a lo largo de la historia del Paraguay, Juan Silvano plantea un modelo público, La interpretación de Roberto Amigo sobre la figura de Godoy lo lleva a considerar al creador
pero no estatal, sino impulsado en sus propios conceptos personales y sustentado por sus medios del Museo Nacional de Bellas Artes no tanto como un filántropo, sino como un político: un hombre con
particulares. La dimensión pública se determina en este caso por la intención de que el museo tenga un perspectiva de gestión pública. Siguiendo esta dirección, el museo no se forma asumiendo, en abstracto,
alcance ciudadano y político: que sirva para la formación de los paraguayos y contribuya al desarrollo criterios estéticos; lo hace observando las necesidades propias del proceso histórico paraguayo. Por eso,
cultural del país; que apueste a su “modernización” ilustrada. a pesar del valor formal y expresivo de tantas piezas de la colección, la relevancia de las obras no obedece
a la calidad artística, sino a su valor de agente civilizatorio: su capacidad de constituirse en cifra de un
El ensayo introductorio de Roberto Amigo levanta el contexto histórico de la creación del acervo, pasado universal que debe ser compartido, así como en modelo ideal de futuro construido mediante la
base del Museo Nacional de Bellas Artes. El estudio plantea interpretaciones que facilitan una mejor erudición ilustrada.
compresión de los criterios que encuadraron la reunión de ese acervo y permite encarar una lectura más
compleja y afinada del legado de Juan Silvano Godoy. Amigo sigue a este en su inserción en los círculos Luego de desarrollar el ensayo introductorio, Roberto Amigo procede a catalogar un conjunto
cultos de Buenos Aires y trabaja sus diferencias y acuerdos con personalidades de la elite ilustrada porteña destacado de obras, básicamente europeas, pertenecientes al acervo del Museo Nacional de Bellas Artes.
(como Aristóbulo del Valle, Bartolomé Mitre y Eduardo Schiaffino, director fundador del Museo Nacional Este valioso registro, que relaciona minuciosamente las obras incorporando interpretaciones facilitadoras
de Bellas Artes de la República Argentina). El escrito deviene, así, no un mero registro historiográfico de la de su mejor comprensión, se vincula con el análisis de los condicionamientos históricos de la colección
formación del acervo, sino una interpretación compleja de los factores políticos, económicos, ideológicos y acerca pistas fundamentales para encarar una lectura más compleja del valioso legado de Godoy. El
y estéticos que intervinieron en los criterios y determinaron las decisiones del coleccionista paraguayo. valor de la catalogación tampoco corresponde a un mero trabajo de identificación, inventario y fichaje
Sobre la fuente común de las colecciones de entonces (la imaginería realista europea), Godoy buscaba de las piezas: cada entrada ofrece la asignación del autor con sus debidas referencias, la procedencia de
reunir obras modélicas con vistas a la formación de un desarrollo moderno de la sensibilidad. El arte la obra, sus rasgos formales y expresivos, sus vínculos históricos y una bibliografía básica relativa a cada
europeo habría de impulsar valores universales que fundamentarían y legitimarían la formación o, por obra.
lo menos, el desarrollo de la cultura local.
Roberto Amigo es no solo un reconocido historiador, sino un especialista del arte del siglo
Según el ensayo de Amigo, que cita palabras de Godoy empleadas en su discurso inaugural XIX. Su cargo de curador del Museo Nacional de Bellas Artes de la República Argentina le permite una
del Museo Nacional de Bellas Artes (28 de marzo de 1909), dicho museo potenciaría tanto el desarrollo especial familiaridad con la escena social, histórica y estilístico-formal en cuyo ámbito formara Godoy su

14 15
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

colección. Aquella competencia y este trato se complementan con el conocimiento del espacio cultural mejor conocimiento de las obras, capaz de impulsar su divulgación y preservación, así como afianzar
del Paraguay, en especial el referido a las artes visuales, sobre las cuales Amigo tiene publicados varios sus vínculos con el arte regional y universal y promover su apertura a proyectos de futuro. En este último
textos. Por último, cabe señalar que Roberto Amigo fue el autor del guión de la actual museología del sentido, la construcción del Museo Nacional de Arte, correspondiente a un proyecto de Carlos Colombino
Museo Nacional de Bellas Artes de Paraguay. Estas condiciones hacen de dicho historiador la persona y Natalia Ántola, saldará en gran parte la vieja deuda que tiene el país con Juan Silvano Godoy, el creador
indicada para encarar una cabal catalogación de las obras considerándolas en contexto y analizando sus de la institución museal en el Paraguay.
alcances.
Osvaldo Salerno
Las piezas trabajadas en esta primera parte de una tarea de catalogación que habrá de ser Director de la Dirección General de Bienes y Servicios Culturales
completada, recaen sobre las adquiridas por Godoy a fines del siglo XIX; son producciones básicamente Secretaría Nacional de Cultura
europeas, aunque la relación incluye pinturas de algunos artistas americanos que coinciden con el
espíritu seleccionado por Godoy para definir el punto de partida del acervo. Así, no se incluyen aún
las obras realizadas por artistas paraguayos ni las adquiridas posteriormente a ese punto fundacional;
unas y otras quedan pendientes de un próximo catálogo razonado (el museo cuenta hoy con seiscientas
noventa y ocho piezas inventariadas).

Esta selección se justifica no solo porque las pinturas y esculturas registradas y analizadas en
esta primera etapa corresponden al núcleo germinal de la colección y expresan mejor el espíritu de
la misma, sino porque ellas constituyen el material más difícil de abordar desde Paraguay, donde, en
compensación, existen mayores posibilidades de estudiar las obras de los artistas paraguayos, así como
en general las incorporadas posteriormente al acervo original. El propio autor reconoce las dificultades
provenientes de la falta de documentación de las piezas europeas, lo que, en muchos casos, le obligó a
realizar minuciosos rastreos documentales y consultas con colegas para obtener los datos necesarios a la
cabal catalogación de las piezas.

Este catálogo forma parte de un trabajo del Museo Nacional de Bellas Artes que comenzó en
el año del Bicentenario mediante el desarrollo sistemático de un guión museológico y museográfico.
Esa puesta en valor inauguraba una mirada del Estado sobre sus propios acervos y levantaba una
preocupación no solo por resguardar las obras sino por estudiarlas y analizarlas en el contexto de su
propia historia y en pos de sus valores estéticos. De este modo, la catalogación de esta primera serie
de obras –realizada en 2011 y publicada ahora– permitirá no solo afirmar el sentido de las colecciones
según la perspectiva de la historia del arte y los valores del patrimonio nacional; también promoverá un

16 17
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Paul-Luis Bouchard
(París, 1857-1937)
Mort du Roi Candaule 
[La muerte del rey Candaules], 1882
Óleo sobre tela, 235 x 185 cm, (detalle)

18 19
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Museo Godoy

1.

El domingo 28 de marzo de 1909, a las tres de la tarde, Juan Silvano Godoy1 (1850-1926) abrió al público el Museo
de Bellas Artes, Museo Histórico y Biblioteca Americana en un local ubicado en la calle Estrella 277, con una conferencia
titulada “Alto significado del Museo de Bellas Artes en la civilización y cultura de las naciones”. Así, el programa estaba
anunciado sin sorpresa desde el título y para concretarlo contaba con el apoyo del presidente Emiliano González Navero
que designó a Godoy como Director General de la Biblioteca, Museo y Archivo de la Nación, aunque sin aportes directos
para el funcionamiento. Sin embargo, se establece una situación en la que se entremezclan los intereses y posesiones
particulares con la función estatal. En la apertura pública de esta primera colección de arte erudito en el Paraguay estaba
prefijado su destino como Museo Nacional de Bellas Artes.

Godoy adquirió la mayoría de su obra en Buenos Aires o en diversos viajes cuando estaba radicado en la
capital argentina, el desplazamiento a Asunción, el fin de su exilio, conlleva desprendimientos importantes que deben
considerarse tanto para comprender el gusto del coleccionista como para valorar sus adquisiciones; un segundo momento
es el despliegue visual de los objetos como museo privado, en pocos casos en América Latina podemos comprender
con tal claridad el programa ideológico de una colección, más que Godoy no la consideraba cerrada, por lo tanto las
incorporaciones posteriores a la apertura obligan a repensar los considerandos de tal programa.

Al establecer su colección como museo abierto tiene presente el papel educador (es más, lo denomina en su
discurso inaugural Centro de Educación Superior) con la extendida idea de la relación que “el arte mantiene con las
industrias y las ciencias aplicadas, bajo su faz utilitaria y productiva”, expresada en las exposiciones universales2. El museo
actúa, de este modo, como un potenciador del desarrollo económico y social, de la “prosperidad de los pueblos”, pero aún
más es indispensable en la fase espiritual, en la elevación de los pueblos hacia su ideal; en palabras del propio Godoy, es
el signo “de una próxima redención moral que transforme el alma nacional”.

El coleccionista y funcionario replica los argumentos sostenidos en Buenos Aires de que la fundación del museo
de Bellas Artes era indispensable para no ser solo una nación mercantil, sin valor cultural para poder ingresar entre las

1 Juansilvano Godoi era forma usual de escritura para su nombre, fonética. En el ensayo introductorio se ha optado por las normas ortográficas actuales,
también aplicadas a las citas, en cambio en los documentos anexos se conserva la correspondiente a cada uno de ellos.
2 Juan Silvano Godoy, Discurso inaugural del Museo de Bellas Artes, del Histórico y de la Biblioteca Americana, el día 28 de Marzo de 1909. Asunción, 1909,
impreso. Véase apéndice.

20 21
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

naciones civilizadas. Godoy, en su discurso, llega por la propia dinámica de su argumentación al absurdo: los indígenas
que poblaban las tierras actuales de la Argentina fueron vencidos por las armas porque no constituyeron una nación
organizada, “una patria perdurable” y fueron indiferentes al arte y civilización cristiana. Un peligro que ya ha zanjado el
Paraguay:

Si hubieran edificado un Oratorio semejante al de la Virgen de la Asunción, con cúpula de oro como el Parlamento
Británico o los “Inválidos” de París y un Teatro de López –que terminado será arquitectónicamente más confortable
y monumental que el “Colón” de Buenos Aires, el de “Tacón” de La Habana, el “Covent Garden” de Londres y el de la
“Scala” de Milán– no hubieran sido aniquilados por medio de las armas, ni declarados sus súbditos siervos de la gleba.3

El museo es la herramienta que cicatriza las heridas de la guerra, o en todo caso que permite la sobrevivencia.

La acción institucional de Eduardo Schiaffino, director fundador del Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos
Aires en 1896, es el modelo que desea replicar Godoy, es más, afirma que la “galería actual no es abundante ni completa”
pero tampoco lo era la de Buenos Aires y fue la iniciativa de adquisiciones desde el Estado de las colecciones particulares
Arsenio López Decoud
Álbum Gráfico de la República del Paraguay
y los viajes de compras por Europa de Schiaffino que permitieron conformar el actual primer museo sudamericano4. Este
(Buenos Aires, 1911) es el proyecto y el papel que se reserva Godoy.
Colección Milda Rivarola
Con la muerte de Godoy en 1926, la colección permanece en una situación incierta hasta 1939, en que es
adquirida por el Estado que la organiza como Museo Nacional de Bellas Artes y Antigüedades. Es decir, se desarma el
proyecto cultural de Godoy al dividirse los objetos artísticos del archivo documental y los libros, que en su mayoría fueron
destinados a la biblioteca y archivo nacionales, pero se adeuda un trabajo sistemático sobre ese fondo que contaba con
15.000 volúmenes, según la prensa de la época.

La incorporación de obras al museo público, desde entonces, se desarrolló con la donación del Instituto Paraguayo
y la de George Pearson. Luego se incorporaron obras del arte paraguayo moderno, sobresaliendo el conjunto de Ignacio
Nuñez Soler y otras obras donadas por los propios artistas; además la incorporación de obras de la región, de artistas de
escasa relevancia, señala la falta de criterio para conformar que la institución pueda constituirse como la expresión del arte
erudito en el Paraguay. Estos aspectos consolidan la visibilidad actual del museo como resultado de la primigenia acción
de Godoy, que aún hoy constituye el núcleo central del museo.

3 Los comentarios de la prensa no se quedaban a la zaga, por ejemplo: “Los pueblos bárbaros no conocen este aspecto de la existencia colectiva y por eso
se explica ese atraso de barbarie en que viven. Los cafres, los zululandios, los hotentotes no hacen museos porque apenas constituyen nación por el territorio que
ocupan; pero los países del continente americano, nacidos a la civilización desde el primer día de su conquista, no pueden vivir como los cafres. Mañana dejaremos
de ser un pueblo grosero y metalizado, ciego a los encantos del arte, sordo a la voz de la ciencia”. La Verdad, 27 de marzo de 1909, núm. 161, p. 1.
4 La prensa menciona un proyecto del diputado Ernesto Arias para destinar parte del impuesto a la ganadería para museos y bibliotecas. La Verdad,
13/03/1909, núm. 150, p. 1.

22 23
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

El proyecto de Godoy se deshizo en el tiempo, despedazando la idea mancomunada de las artes plásticas, los 2.
objetos históricos, los libros y documentos como un proyecto totalizador; al conocer el pasado nacional era posible
sostener las bases del desarrollo de la civilización, abrir las puertas al progreso espiritual, y hacer los lazos con la tradición La llegada de Juan Silvano Godoy a Buenos Aires, en la que permaneció durante su largo destierro, es una historia
cultural europea. La desidia estatal sumó la pérdida de objetos valiosos, no solo el conocido robo a su pinacoteca, sino de vida común entre los intelectuales decimonónicos, vidas marcadas por la lucha política facciosa y los consecuentes
también el voluntario desguace de objetos históricos y de pintura de tema histórico, principalmente durante la dictadura exilios. Acusado de ser cómplice en el magnicidio de Juan Bautista Gill, encontró en la ciudad porteña su lugar de desarrollo
de Alfredo Stroessner, hoy las obras dispersas son de difícil localización. Sumada la temprana separación de la Biblioteca personal, pero también el espacio ideal desde dónde pensar cómo encauzar sus inquietudes individuales en un programa
Americana, el proyecto de Godoy fue reducido al del Museo de Bellas Artes. Es decir, el complejo armado inicial fue diluido nacional para el Paraguay.
hasta reducirlo según el modelo central de las Bellas Artes, como institución autónoma y esteticista, en tratar de emular el
discurso artístico europeo con las piezas disponibles dejando en el olvido que la colección era una clara expresión de un Como miembro de la elite (su abuelo materno fue Narciso Echague y Andía, uno de los tantos patriotas
proyecto político para el Paraguay. independentistas prisioneros y fusilados por José Gaspar Rodríguez de Francia7) fue enviado a estudiar a la ciudad
argentina de Santa Fe, en el Colegio de la Inmaculada Concepción. Esta institución había iniciado su enseñanza en 1609,
La disposición inicial de las salas hacía explícito el armado ideológico de Godoy, de las salas de pintura para pero sujeta a la expulsión de los jesuitas en 1767 recién logró su reapertura en 18628. Así, Godoy fue uno de los primeros
ingresar a la Biblioteca Americana debía pasarse por otra sala pequeña que “encierra un ataúd con el cuerpo yacente del alumnos de su etapa moderna, marcados por la formación literaria de la academia Santa Teresa de Jesús, iniciada en
general Eduvigis Díaz, todo de bronce, obra de un artista notable que costó muchos miles de pesos argentinos”.5 La sala 1867, en la que probablemente actuó el joven paraguayo. La permanencia en este lugar de estudios le permitió estar
dedica al héroe expresa el carácter moralizante del proyecto de Godoy, convierte en literal la idea subyacente de todo alejado de la suerte de la guerra, más aún al no integrar la Legión Patriótica, aunque contaba entonces con 15 años.
museo como panteón.
En 1869, los jesuitas comenzaron con las cátedras de Derecho civil, canónigo y natural, germen de la futura
Proyecto que prontamente algunos consideraban infructuoso. En este sentido, vale citar el comentario de Hérib Universidad de Santa Fe en 1889. Es poco probable que Godoy haya cursado entonces, ya que retornó a Asunción, por
Campos Cervera, director de La Verdad, sobre la “fiesta de la civilización”, la inauguración del Museo Godoy, ante la escasa lo tanto su estudio de leyes era más que escaso cuando fue uno de los redactores de la Constitución liberal de 1870 y,
presencia de senadores y diputados, solo seis cuando habían sido invitadas ambas cámaras en su totalidad: luego, miembro del Tribunal Superior de Justicia. Políticamente se integró al denominado Gran Club del Pueblo, una de
aquellas asociaciones de liberales activas en el Paraguay de la reconstrucción, bajo la tensión continua de los intereses
Para juzgar a nuestro desgraciado público, basta este hecho: que por ver unas maniobras militares sin ninguna de los vencedores de la Argentina y del Imperio del Brasil. Una característica central de Godoy es su plena actuación
trascendencia, han preferido viajar a caballo y a pie al Campo Grande antes que asistir a la inauguración del primer en la esfera pública moderna, desde la fundación de periódicos como Regeneración o integrando asociaciones como el
museo paraguayo. mencionado club político o la masonería. Esta marca perdura en la posterior fundación del museo, entendido como un
[…] En el Paraguay se prefiere un asado con cuero al aire libre o un baile al de murgas indecentes a concurrir núcleo indispensable para la educación de los ciudadanos. Es decir: el museo público –aunque en este caso haya sido de
a una fiesta de alta y trascendental cultura como ha quedado constatado el domingo. propiedad privada– es parte indispensable para la construcción de ciudadanía. Godoy tenía este valor muy presente, en
Seguro que a una juerga política de rompe y rasga, de esas en las que se sale borracho como una cuba su discurso inaugural comenzó con palabras terminantes al respecto: al museo “tienen derecho los habitantes todos de la
nadie hubiera faltado, pero a la inauguración del primer museo que se inicia apenas si han concurrido un centenar de república”. Por eso su decadencia es marcada durante la dictadura stronista y su recuperación se inicia bajo el gobierno de
personas. El hecho habla bien poco de la falsa y mentada cultura paraguaya.6 Fernando Lugo, proceso aún no finalizado cuya concreción lógica es una sede permanente en un edificio construido para
tal fin.

7 Véase Justo Pastor Benítez, “Juansilvano Godoi: una vida novelesca”, en Juansilvano Godoi, El asalto a los acorazados. El comandante José Dolores Molas.
5 Es probable que este féretro sea el que se encuentra en Pirayú, la localidad natal del general Díaz (según información de Ticio Escobar y Osvaldo Salerno) Asunción, Ediciones Ricardo Rolón, 1992 (Asunción: 1920).
y actualmente se encuentra en Cerro León.
8 Antes de la reapertura, los miembros de la elite podían formarse en otro colegio argentino, el de Concepción del Uruguay, más próximo que el Colegio
6 La Verdad, 30 de marzo de 1909, p. 1. de San Carlos en Buenos Aires.

24 25
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Godoy participó activamente en las sucesivas crisis de legitimación de los gobiernos de los años setenta, hasta los investigaciones históricas como para el placer de la posesión (más de una anécdota relata la pulsión ante un libro o una
hechos culminantes de las mismas: la revolución de 1874 y el asesinato de Juan Bautista Gill el 12 de abril de 1877. De este obra de arte). Pero, luego, puede desprenderse de un objeto, aunque sea el más valioso entre sus propiedades, porque es
magnicidio, el protagonista principal fue su hermano Nicanor, que disparó en la calle contra el presidente en ejercicio, en una cadena también un comerciante.
de asesinatos políticos que marcaron los años setenta paraguayos9. Godoy, con lógica precaución, se encontraba fuera de la capital
paraguaya cuando actuó su hermano. La estadía de Godoy en Buenos Aires coincide con un momento singular del mercado artístico: la cultura del bazar.
Esta etapa está determinada por la fuerte especulación y el auge de la importación de objetos suntuarios, necesario para
Este episodio es el nudo de su historia personal: determina el destierro de Godoy hasta el 7 de abril de 1895, cuando el sostenido desarrollo inmobiliario (cuyo emblema fueron las residencias de la calle Alvear; Godoy había construido su
la amnistía promulgada por el gobierno de Juan Bautista Egusquiza lo desliga de cualquier impedimento legal para establecerse residencia en la pujante avenida Santa Fe al 2500). Godoy consolida su fortuna con la especulación bursátil de la segunda
nuevamente en el Paraguay, aunque es probable que haya realizado algún viaje previamente con cierto amparo político. En el mitad de los años ochocientos ochenta. Estas prácticas le facilitaron la ampliación de sus negocios hacia los productos
transcurso de su exilio organizó una revuelta armada, en 1883, que zarpó de Buenos Aires y al encallar en las costas de Humaitá artísticos, más cuando se modificó la ley de aduanas de 1887 anulando el gravamen del 45% para el ingreso de las obras
implicó un rotundo fracaso; además colaboró para la también trunca revuelta del año 1889. Las actividades conspirativas, sin duda, de arte, esta medida impulsó la sostenida importación, cuyo momento cumbre es al año siguiente, ya que luego no solo
deben haber sido una idea fija. Godoy se pensaba como un conspirador político, pero esto no implicaba que su actividad principal será nuevamente implantado el arancel sino elevado al 60%, entre 1890 y 1895; para luego reducirse al 25%.10 Desde
fuera la política desde el exilio; se dedicó con éxito al comercio, con el que pudo acumular el suficiente capital para financiar revueltas ya, se aplicaba sobre el valor declarado en aduana lo que permitía una segura evasión que se sumaba al contrabando,
fracasadas en su patria pero también para la adquisición de obras de arte y libros. siempre presente como problema en la discusión de los aranceles aduaneros. Sin duda esta apertura potenció a Buenos
Aires como descarga de los sobrantes de los talleres europeos y del pujante mercado norteamericano, pero debe ser vista
La convicción liberal de Juan Silvano Godoy y su pertenencia a la masonería, sin duda, facilitaron las relaciones con los en la amplia circulación de dinero y crecimiento del consumo cultural:
políticos porteños, más aún cuando el caso paraguayo perduró en la agenda política hasta bien entrado el siglo XX. Además podía
compartir el fracaso común en sus revueltas políticas con sus amistades Bartolomé Mitre y Aristóbulo del Valle. La relación entre Buenos Aires no puede quejarse. El año 88 no tiene precedente en sus anales artísticos. Grandes compañías líricas y
ellos estuvo marcada, desde ya, por la Guerra del Paraguay: Godoy posteriormente escribió un ensayo con las dos figuras polares del dramáticas, actuando en los mejores teatros, estrenos ruidosos, artistas dramáticos de primer orden, exposiciones de
Mariscal López y Mitre. Pero en este tiempo otras cuestiones unen a Mitre y Godoy: ambos son políticos liberales que han fracasado en riquísimas telas y exquisitas obras del arte, una riqueza hasta ahora desconocida y por fin alcanzada, gracias al buen
sus revoluciones y comparten la pasión por la historia y los libros. El coleccionismo inicial de Godoy, probablemente, es el del bibliófilo, deseo de los empresarios y los mejores pesos del público11.
sintomáticamente denomina a su librería al igual que el político argentino: Biblioteca Americana. Esta definición es común a otras
colecciones de bibliófilos, que Godoy menciona en su discurso inaugural, las de Clemente L. Fregeiro, Estanislao S. Zeballos, Luego de un sostenido crecimiento de la exhibición en los bazares durante toda la década, los últimos años del
Ernesto Quesada y Ramón J. Cárcano. Del mismo modo, se sumó a la moda de armar monetarios, ya que la numismática ochenta fueron un momento salvaje del mercado de arte en una coyuntura especulativa, surgió una extensa variedad de
era la disciplina auxiliar de la historia que permitía formar una colección que se relacionase con el derrotero de las artes, intermediarios que obtenían sus beneficios de la importación de pintura europea para colocar en el mercado local. Esto
la escritura, los símbolos y los estados. pronto llegaría a su fin con la dura crisis económica de 1890, seguida por la derrotada insurrección cívico-militar –que
obligó sin embargo a la renuncia al presidente Miguel Juárez Celman. La Junta Revolucionaria la integraron Bartolomé
La formación de la biblioteca estuvo sujeta a los intereses históricos, a la comprensión del devenir de las repúblicas Mitre y Aristóbulo del Valle –dos referentes de Godoy–, y Leandro N. Alem, entre otros. Este último, acompañado por el
sudamericanas, por el contrario la adquisición de objetos históricos se basa en estos como fetiches: el objeto es la extensión senador del Valle, fundó la Unión Cívica Radical. Para un sujeto político como Godoy estos episodios son centrales, y puede
material de la vida heroica, condensación de las virtudes del sujeto histórico. hacer el paralelo con los hechos del Paraguay. Además de la común afición por lo artístico es notable que elaboré una
estrecha relación con del Valle que, sin duda, se sostenía en similar pensamiento político y los intereses sobre el derecho.
En la mirada al pasado de Godoy es predominante la figura de José Eduvigis Díaz, a quien dedica una de sus más Del Valle fue Ministro de Guerra –el ministerio central en el siglo XIX– de la presidencia de Luis Sáenz Peña, por lo tanto los
destacadas monografías históricas como vencedor de Curupaytí. Godoy es un historiador que colecciona, tanto para sus lazos de Godoy eran fortísimos con la elite política renovadora de fin de siglo.

9 Fueron asesinados, entre otros, los liberales Cirilo Rivarola y Cayo Miltos. En la conspiración del 77 participaron, además, el comandante José Dolores
Molas, Goiburú Franco y Galeano, que serán, a su vez, asesinados en la cárcel en 1879, junto al abogado defensor Facundo Machaín. 10 María Isabel Baldassarre, Los dueños del arte. Coleccionismo y consumo cultural en Buenos Aires. Edhasa, 2006, p. 24
11 El Nacional (Buenos Aires), 30 de junio de 1888.

26 27
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Ramón Monte Domecq


La República del Paraguay Primer Centenario
(Buenos Aires, 1911)
Colección Milda Rivarola

28 29
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Si la crisis del noventa repercutió en las ventas artísticas, más sorprendente es el poco tiempo que llevó la Godoy comprende, entonces, que toda colección debe anclarse en el pasado con obras escogidas, aunque sean menores,
recuperación del mercado, pero en este caso acompañada del proceso de institucionalización que definió la autonomía para poder potenciar la selección moderna que debe ser lo más diversa posible en escuelas nacionales, géneros pictóricos
relativa de la esfera artística en la Argentina decimonónica: los salones anuales de arte organizados por El Ateneo, la y con firmas consideradas notables en ambos aspectos, tanto como figura predominante dentro de una tradición nacional
fundación del Museo Nacional de Bellas Artes, y la galería de arte profesional. como por el reconocimiento como maestro en un género pictórico más allá de ella.

Sin embargo, la base de la colección Godoy se realiza bajo la ausencia de un marco institucional regulatorio, En este sentido es notable que una relación fuerte en el medio artístico haya sido con Eduardo Schiaffino, que
normativo, conformado por los agentes del mercado moderno de arte, esto obligaba a que los mecanismos de legitimación además de ser fundador del Museo Nacional de Bellas Artes, integraba las filas del incipiente socialismo local, y luego ya
fuesen el reconocimiento del saber del sujeto coleccionista, y de la posibilidad de corroboración a partir de viajes europeos. entrado el siglo XX miraba con simpatía las ideas anarquistas, acorde a su desdén intelectual. Desde luego, esto no era
La prensa en Buenos Aires se ocupaba del movimiento artístico extranjero, en particular del Salón de París; en este sentido incompatible con el fundar instituciones culturales del Estado, y aceptar consulados europeos. Entonces, Godoy se vinculó
es notable que la primera inquietud de Eduardo Sívori, al llegar a París, es escribir un artículo sobre el Salón, como prueba con los sectores más progresistas del ambiente cultural porteño, si sumamos que mantuvo contactos con Martín Malharro,
de su correcta llegada a la meca artística. Del mismo modo Schiaffino actúa como corresponsal artístico de la prensa aunque no adquirió ninguna de sus obras, el más reconocido de los artistas ácratas. Otra red que debe ser mencionada, es
porteña, dando cuenta de lo que denomina la evolución del gusto. Una de las constantes del coleccionismo porteño fue el la que debe haber establecido con los latinoamericanos en Buenos Aires: en este sentido sobresale la forjada con Teófilo
deseo de poseer obras legitimadas por el Salón parisino, tentación de la que tampoco escapó Godoy. Castillo, pintor peruano que tenía su taller en los fondos de Witcomb, casa de fotografía que devino en primera galería de
arte profesional. Es notable que le haya encargado su retrato, cuando había en Buenos Aires notables retratistas locales
La ausencia de canales institucionales de legitimación potencia la actuación de intermediaros que son a la y extranjeros, que hubieran dado más prestigio social al encargo. Castillo se dedicó también al comercio de arte con la
vez amateurs y forman sus propias colecciones. Estas son dinámicas, sujetas al deseo, la toma de ganancia y la moda, apertura de su propia casa, asociado con Freitas.
y también a la depuración cuando se ha adquirido un mayor conocimiento sobre los objetos. Luego de la mencionada
crisis, el coleccionismo se establece de forma más regulada con marchantes profesionales y el asesoramiento de artistas En cierta forma, el modelo coleccionista de Godoy es más complejo que el de aquellos con los que generalmente
formados en Europa como Eduardo Schiaffino12. se lo relaciona, en especial el argentino Aristóbulo del Valle. Sin duda, es fácil hacer el correlato entre ambos, ya que
compartieron obras de arte y negocios y negocios con las obras de arte. Sin embargo, basta con leer el listado inicial de
Es interesante subrayar que la etapa de exilio de Godoy en Buenos Aires carece entonces del modelo de un museo objetos del museo formado por el paraguayo para darse cuenta de que su comprensión de lo artístico estaba incorporada
local. Es decir que cuando forma su colección tiene en su pensamiento autonomía con respecto al diseño museográfico a un discurso menos esteticista y netamente vinculado a su funcionalidad en el proceso histórico paraguayo. Aunque
que llevara a cabo Schiaffino, con el que estableció una perdurable amistad. Godoy desde un primer momento proyectó a formada, principalmente, en Buenos Aires, boca de expendio de los talleres europeos modernos, y en los viajes al exterior
su colección como la base del arte erudito moderno en el Paraguay. a la “caza de gangas”, la relevancia de la colección Godoy no debe definirse por la calidad de las pinturas que contiene sino
por el marco de lectura en el que las mismas se despliegan: el liberalismo de la reconstrucción de los años setenta en el
No hay que olvidar el debate ocasionado si el museo nacional debía dedicarse a adquirir obras actuales para Paraguay. Hombre derrotado en el terreno político, sigue el camino mitrista de la escritura de la historia, a la par que suma
formar una galería de arte moderna. Schiaffino optó por reproducir el esquema de los grandes museos, con el objetivo de el coleccionismo de arte como empresa de civilización que supere la “barbarie” política, la del pasado y la del presente.
que sirviera para su papel educador aunque fuese desde la carencia de obras maestras, en parte la cuestión fue resuelta También toma precaución con otra barbarie: la que trae consigo el desarrollo mercantil (lo sabe bien Godoy, que logró
por las primeras donaciones recibidas que compensaban la pintura antigua con la pintura moderna, como ocurrió con los enriquecerse en el exilio). El arte es un valor compensatorio, sin el cual no puede construirse una nación perdurable que
legados de Adriano Rossi y José Prudencio Guerrico, entre otros. logre ingresar al concierto de naciones modernas.

El mismo Schiaffino completó el carácter didáctico y universalista del museo al adquirir diversidad de escuelas Aunque abierto al público recién en 1909, largo tiempo es una colección embalada, algunas de las obras estuvieron
pictóricas, una gran colección de dibujos de antiguos maestros y calcos de grandes esculturas en su viaje europeo de 1906. catorce años, al igual que los libros, encerradas en sus cajones. El patrimonio fuera de la vista del público –una cuestión
presente en todo museo– adquiere aquí un carácter premonitorio, de mayor intensidad: ser un signo, una marca de origen
12 Recientemente Marcelo Pacheco ha presentado una división del coleccionismo argentino en la que postula diversos modelos (moderno oficial, de de la escasa visibilidad por largos períodos de lo reunido por Godoy. Este embalaje de la colección importa también como
imitación, tradicional, nacional y eclecticismo) para el período 1890-1900. Es difícil aplicar alguno de ellos a la colección Godoy, tal vez el ecléctico (comparte las
características de los cuatro primeros). Esta categoría, al fin de cuentas, señala la dificultad de establecerlas.

30 31
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

expresión de la demanda del accionar del Estado, un gesto compensatorio del exilio. El museo abierto por Godoy no es el fraguarlo. El coleccionismo de Godoy es circular, comienza con la historia para seguir con las bellas artes para regresar a la
acto de un filántropo, sino de un hombre de accionar político; no lega sus bienes, los negocia políticamente. historia. El quiebre se produce ante la oportunidad de adquirir obras que circulan en el mercado porteño, y también como
forma de aceptación en un círculo político e intelectual. Es difícil calibrar cuánto compró como oportunidad de negocio
Pensar la colección de Godoy desde la política obliga a ubicarla en las coordenadas de los años ochocientos y luego quedó incorporado a la colección final. Sin duda, el viaje a Europa es clave: implica la formación de un gusto, la
setenta en el Paraguay, por más que su constitución esté marcada por el auge coleccionista especulativo de la década adquisición directa en los talleres para evitar los costosos intermediarios y, también, la legitimación de su saber frente a los
siguiente en Buenos Aires. La pasión histórica debe entrar en juego discursivo con las obras de arte intentando evitar una otros. El viaje europeo lo realizó, en parte, junto a Aristóbulo del Valle a fines de 1884 e inicios del año siguiente, y según
colisión entre los objetos, y esto se permite solo con la claridad de un proyecto evolutivo de la civilización: debe delinearse Josefina Plá viajó además en 1880 y 1881.
el sendero que una el féretro del héroe con la pintura de desnudos. Así, su modelo de colección, los criterios desde los
que va a seleccionar o cómo va a depurar el conjunto, deben permitir relatar los episodios principales de la historia del La colección se inicia, probablemente, en los años ochenta, sin duda con mayor énfasis en lo pictórico al final de la
Paraguay, en el cual la pintura moderna debe establecerse como la última etapa: el triunfo de la “civilización”. El museo década, y para mediados de los años noventa ya estaba conformado su núcleo central, aunque algunas pinturas de calidad
de Godoy es el símbolo de la victoria liberal, que él supo esperar con actividad conspirativa y paciencia. Por ello, no es un fueron vendidas antes de hacer pública su colección. Si Rufino Varela –como bien aclaró Marcelo Pacheco– liquidaba todo
simple coleccionista burgués, no acumula solo por belleza o prestigio social, colecciona como programa político, como el mobiliario de su residencia, obras de arte incluidas, antes del viaje a Europa como gesto aristócrata, no como una acción
educación para formar un Paraguay moderno. Colecciona como venganza. especulativa. Godoy debe ubicar su aristocracia desde otro gesto: su permanencia y su colección están marcadas por ser
exiliado político y, como tal, destinadas a la obligación moral del retorno.
Esta venganza de Godoy la percibe con claridad Silvano Mosqueira, el autor de Semblanzas paraguayas:
La complejidad del paraguayo no permite insertarlo directamente en alguna de las etapas del coleccionismo
Mientras sus enemigos decretaban el destierro perdurable para Ud.; Ud. como dijo elocuentemente nuestro amigo porteño, sino que establece cruces con diversos modelos, como si todo el peso del proceso de “civilización” del Paraguay
Hérib [Campos Cervera] en su incisivo y punzante estilo, preparaba en el destierro elementos de cultura con que dar a cayese en sus espaldas. Si consideramos el modelo Andrés Lamas, que se estableció en Buenos Aires en 1875 –es decir,
la fisonomía moral de su patria los contornos de una refinada civilización. Obedeciendo a una ley de contraste, esa era dos años antes que Godoy– una colección implicaba la reunión de una gran biblioteca de asuntos americanos, piezas
la obra con que Ud. contestaba a los que en su ausencia se encargaban de de barbarizar a la Nación.13 coloniales, mármoles romanos, y fundamentalmente pintura antigua. Cuando la colección Lamas se dispersó a mediados
de los años noventa, Godoy ya había conformado la suya, y en los últimos remates de la misma ya se encontraba en
Godoy es un exiliado político, pero también asume el afán de progreso de los inmigrantes: su colección Asunción. Una característica común es la presencia de pintura histórica moderna cuyos asuntos representen los episodios
comparte el gusto estético de los conjuntos armados por la mesocracia inmigrante en Buenos Aires, pero esto es una nacionales, que como historiador concitaban su interés: la iconografía como disciplina auxiliar de la historia, que debe
mirada superficial a la similitud de artistas y géneros adquiridos, aunque las elecciones del paraguayo se extienden a asumir el carácter didáctico y moralizante. En el caso de Godoy es, fundamentalmente, la figura del general Díaz como
procedencias de escuelas nacionales más diversas. Godoy no colecciona por emulación, nostalgia o valor simbólico para condensación de los valores heroicos del paraguayo. Lamas puede haber sido el primer modelo de coleccionista, actividad
facilitar el ascenso social como los inmigrantes españoles o italianos. Colecciona de la misma manera que financia los correlativa a la política y la historia, para Godoy, sin embargo su gusto era más finisecular para las obras de arte que comenzó
barcos revolucionarios, comprende a la cultura como arma política. Por ello al desmontar la unidad entre arte, historia y a reunir. Es la combinación de historia y arte moderno –en su concepto decimonónico finisecular– la base programática
biblioteca se ha reducido la acción de Godoy a la apariencia. desde la que se mueve Godoy en Buenos Aires, ese deseo de modernidad lo aleja del modelo del historiador coleccionista,
pero este perdura por necesidad política y contamina la lectura esteticista de la colección.
Godoy no es el coleccionista moderno que elige solamente para su salón desde criterios estéticos y el prestigio social
que otorga la posesión de la obra de valor. Su imagen se aproxima más a la avidez de algunos coleccionistas de los años Godoy era fundamentalmente en el exilio un hombre de negocios, y el arte moderno permitía una especulación
setenta, acumular todo aquello que permita comprender el pasado y si no hay objeto que lo relate encargarlo o, tal vez, comercial mayor que el arte antiguo, que estaba sujeto al ojo para reconocer una pieza maestra olvidada en un “convento”.
Este carácter especulativo de Godoy como coleccionista es un rasgo de su personalidad de conspirador, hay un goce en la
astucia del que toma ventaja sobre los otros. Con Aristóbulo del Valle fueron socios, como explica en una carta a su viuda:
13 La Verdad, 5 de abril de 1909, año 1, núm. 109, p. 1.

32 33
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Al despedirnos me dio varias importantes cartas para personajes brasileros aquí y me auguró agradable viaje y pronto que debía conformarse una galería de arte moderna. Sin
regreso. Esto, por supuesto, después del consabido encargo que me hacía siempre cuando yo emprendía algún viaje: duda, la presencia de arte antiguo otorga la posibilidad de
de visitar los conventos y las iglesias a ver si me encontraba algún cuadro antiguo de mérito. Yo le contesté: “Recorreré establecer didácticamente una línea de tiempo evolutiva.
todo y lo que consiga a medias.” Por ejemplo, el arte renacentista es un período de tiempo
más amplio del que hoy consideramos, extendiéndose
Las gestiones diplomáticas del indultado Godoy no le impidieron en su viaje al Brasil, en 1895, ocuparse de hasta el siglo XVII, y las obras adquiridas entonces referían
cuestiones más inmediatas que las permanentes negociaciones heredadas de la posguerra. Pero esta carta, modelo a las grandes firmas como figuras conceptuales del arte, y
retórico de escritura de condolencias fúnebres, aclara los términos de la relación entre ambos y el gusto compartido por la si actualmente descartamos esas autorías (pocas conservan
pintura antigua. Revela la confianza de del Valle en el juicio crítico de Godoy y la sociedad comercial formada por ambos. Es la atribución con las que fueron adquiridas), esto no anula
en este marco que debe considerarse el “intercambio de obras” como reparto de ganancias, y mitigar la cuestión del gusto. la carga simbólica con la que fueron elegidas para armar las
No es la colección en formación de Aristóbulo del Valle un modelo para Godoy, sino que se forman en paralelo, como bien colecciones personales e institucionales.
lo explica el paraguayo: van a medias.
Las obras antiguas que estuvieron en posesión de Anónimo
Cuando la bibliografía argentina sobre el coleccionismo despacha en unas líneas a Godoy, como un apéndice, una Godoy y pasaron a integrar la colección de del Valle fueron Apolo
nota a pie del texto central sobre Aristóbulo del Valle, pierde de vista el aspecto principal mencionado que Godoy colecciona Apolo vencedor de Pitón, un óleo anónimo (125 x 60 cm)
vencedor
de Pitón
a la par que el argentino, quien inicialmente se interesaba solo en pintura antigua. El papel de Schiaffino es secundario, y Educación de la Virgen, entonces considerada de Alonso Óleo
aunque importante para del Valle desde su encuentro en París en 1885: un engranaje, útil en su estadía europea para Cano (83 x 64 cm). Este punto es de sumo interés y rebate 125 x 60 cm
proseguir los encargos y controlar calidades. Schiaffino no es aún el fundador de instituciones, sino simplemente un el mito del filántropo que asume enormes sacrificios para
artista en formación que se considera con mayor conocimiento que el resto. Godoy es un aficionado con conocimiento legar un museo de arte al Paraguay, sin desprenderse de
propio que no recibe notoria influencia de Schiaffino, aunque siempre expresó su admiración hacia él como organizador sus obras.
de un museo que era el modelo institucional a seguir. Basta señalar que cuando Godoy comienza a coleccionar, Schiaffino
está estudiando en Europa y tampoco el gusto por el simbolismo y la pintura iluminista del argentino influye en el gusto Godoy vende algunas de sus más importantes
del paraguayo. Es más, solo un grabado de Schiaffino ingresó a la colección Godoy, en esto es similar a del Valle que obras en Buenos Aires, años antes de abrir su museo:
únicamente incorporó Margot del artista argentino14. Aristóbulo del Valle solía conferenciar en las tertulias femeninas Psique de Mazerolle y el boceto Los vencedores de
sobre la pureza del desnudo en el arte, afición sin duda compartida por la notable presencia de desnudos de carga erótica Salamina de Cormon. Estas cuatro obras se conservan en
en la colección Godoy15. el MNBA de Buenos Aires, las dos primeras ingresadas por
la adquisición a la viuda de del Valle, y las dos últimas por
La pintura antigua no ocupa un lugar relevante en número de objetos, porque Godoy era capaz de intercambiar venta directa de Godoy a Eduardo Schiaffino, a las que hay
una pintura antigua por una moderna, y porque acepta el nuevo consenso del predominio de la pintura moderna sobre la que sumar también otras dos obras provenientes de Godoy
antigua en las colecciones, que implicaba la posibilidad de poseer obras que podían a llegar a ser maestras en el futuro. Esta que se encuentran en el MNBA porteño: Retrato de señora
discusión en los años ochocientos noventa fue central, especialmente al crecer la colección del Museo Nacional de Bellas de L. P. Julie Volpeliere, datado en 1828, cuya adquisición
Artes de Buenos Aires, por ejemplo el destacado marchante español José Artal proponía –desde ya con interés personal– se encuentra menos documentada, y La cabeza de San Alonso Cano
Juan Bautista de Graciano Mendilaharzu, realizada durante Educación
de la Virgen
14 Véase Lucrecia Oliveira Cesar, Coleccionistas de arte. Aristóbulo del Valle, Buenos Aires, Instituto Bonaerense de Numismática y Antigüedades y Ediciones su estadía en Francia. Una de las obras más conocidas del Óleo
de arte Gaglianone, 1993, p. 32.
artista fue rematada en la casa Baltar y Quesada en 1881, 83 x 64 cm
15 Elvira Aldao de Díaz, Reminiscencias sobre Aristóbulo del Valle, Buenos Aires, Casa Jacobo Peuser, 1928.

34 35
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Cormon
Los vencedores de Salamina

año de su realización, y luego exhibida en la Exposición


Continental en 1882 y en la exposición póstuma de
1894 en El Ateneo, luego del suicidio del artista que
causó conmoción en el ámbito artístico16. Es difícil
afirmar cuándo compró Godoy la obra, la venta está
documentada en 1897 al MNBA porteño.

El Mazerolle se encuentra exhibido en las


salas permanentes del museo argentino, el Cormon
fue destinado a la embajada argentina en Brasilia y
las restantes pinturas se mantienen en la reserva del
mencionado museo. Según los documentos epistolares
conservados en el archivo Schiaffino, la obra de Mazerolle
ya había sido enviada a Asunción y retornó a Buenos Aires
para que la compra se concretase17. También entre las
pinturas vendidas por Godoy antes de abrir al público su
colección deben contarse la obra atribuida a Giotto, dato
mencionado por Josefina Plá, y los Brissot de Warville
que compró en la muestra francesa del Jardín Florida.

Uno de los episodios sobresalientes del


mercado de arte porteño fue la Exposición Francesa
dispuesta en el Jardín Florida en 1888, con gran
afluencia de público fue, sin embargo, un fracaso L.P. Julie Volpeliere
comercial y sus obras fueron liquidándose a lo largo del Retrato de la señora
tiempo. Aunque se presentaban obras que habían sido 1828
expuestas al salón parisino, no contaba con las grandes

16 Cfr. Elsa E. Mendoza Godoy de Cingolani. Graciano Mendilaharzu,


un pintor olvidado. Buenos Aires, Fundación Vasco Argentina, Juan de Garay,
2009, p. 74.
17 Véase el apéndice. No debe confundir que Godoy ofrezca las
obras para su adquisición es una fórmula burocrática todavía vigente para
las adquisiciones destinadas al patrimonio.

36 37
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

la dura crítica de ser expresión de la decadencia del género histórico, al punto de ser comparada irónicamente, en un tono
reaccionario, con la lucha de las clases bajas:

Imaginaos una cuadrilla de comunistas de los deportados a Numea, haciendo su entrada triunfal en un barrio obrero
de París, por en medio de una turba de petroleras que blanden en alto sus escobas y tiran sus bonetes por encima de
todos los molinos del arrabal, y tendréis una idea cabal de aquella página histórica.20

Godoy al comprarla manifestó independencia de criterio ya que no se dejó arrastrar por las notas de prensa. La
obra que conservó Godoy, con certeza, del conjunto adquirido en el célebre desembarco del arte francés en Buenos Aires
fue la gran tela histórica, de fuerte erotismo, de Paul Luis Bouchard La muerte del rey Candaules, realizada en 1882 (señala
el envío por parte de los artistas franceses a Buenos Aires de obras que no habían logrado ser vendidas en un buen tiempo
en París). En esta exposición también adquirió el paisaje veneciano de Ciardi, artista italiano radicado en Francia. Es más
que probable que la cabeza de mujer de Etienne Adolphe Piot, expuesta en el Salón de París de 1887, La niña al piano de
Alexandre Courtines y el Napoleón de Roland Colombo-Grange hayan sido comprados en el mismo momento o en los
remates posteriores del rezago francés del Jardín Florida.

Además de las obras ausentes por la necesidad financiera de Godoy, para su proyecto de retorno, el museo
estatal también ha sufrido pérdida patrimonial: de la colección inventariada en sus inicios faltan varias obras, entre ellas
las consideradas entonces las piezas maestras traídas por Godoy: La Virgen con el niño de Murillo y el Autorretrato de
Graciano Tintoretto. La primera parece ser una obra de calidad, aunque difícil de confirmar la autoría por las regulares fotografías
Mendilaharzu
La cabeza de que se conservan. El atribuido a Tintoretto, según Josefina Plá, posee una leyenda con la autoría en tipos de época. La
San Juan Bautista observación de fotografías de la pintura presenta notables semejanzas con el Autorretrato del Museo del Louvre de 1588.
1881 Esta obra célebre era habitualmente copiada en el siglo XIX, la más conocida de estas copias es la realizada en 1854 por
Edouard Manet (Musée des beaux-arts, Dijon), que presenta incluso la leyenda de autoría que menciona Josefina Plá
firmas que conocía el amateur porteño. Los precios elevados y una calidad superior a las obras de bazar no satisfacían ni en la perteneciente a la colección Godoy, ausente en la del Louvre. Además de estas, fue robada también una marina de
el gusto –más inclinado a la pintura española e italiana– ni el bolsillo de los probables compradores; los más refinados Courbet, que no procedía de Godoy. Además entre los mencionados faltantes de la colección inicial, sobresalen una obra
de estos compraban directamente en París o encargaban una obra de segunda fila a un artista de renombre18. Había de Baldomero Galofre, típico ejemplo del gusto de la época, y una marina del prestigioso pintor del género Edoardo de
en la exposición escasas obras destacadas de artistas de gran relevancia en su tiempo, y el principal adquirente fue Martino.
Godoy, seguido por Aristóbulo del Valle. Aunque no se posee un listado completo de las obras enviadas por los artistas Godoy tuvo predilección por las figuras femeninas, tanto como expresión del decoro burgués como por la
franceses, para cotejar con lo conservado en el MNBA de Asunción, es interesante notar que la mayoría de las adquiridas representación erótica, aceptada cuando era resuelta desde géneros académicos como el desnudo y la pintura de historia
con seguridad fueron revendidas: Cormon, Mazerolle y Brissot de Warville. Los precios que pagó Godoy no fueron bajos, orientalista. Un notable conjunto de cabezas de mujeres señalan el refinamiento del coleccionista para dar cuenta de un
sobresaliendo los treinta mil francos por el cartón de Cormon19. El aprecio que le tenía Godoy a esta obra se subraya al mismo motivo desde las diversas escuelas pictóricas europeas. El ejemplo máximo de este gusto en la colección inicial era
conservar un grabado de la misma. Sin embargo, Los vencedores de Salamina al momento de la exposición porteña tuvo la Psiqué de Mazerolle vendida al museo argentino.
18 Véase Baldassarre, op. cit., p. 60.
19 Véase Baldassarre, op. cit., p. 61, nota 70.
20 “Cartas a El Nacional por Junio Paiba”. El Nacional, 17.06.1887, p. 1, c. 3-4.

38 39
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

El conjunto de esculturas es el que más trasparenta aceleramiento del proceso de institucionalización del campo artístico. A dos meses de la apertura se abrió la academia en
el programa político de Godoy. Este debe ser comprendido el Instituto Paraguayo, con discurso inaugural de Godoy y Viriato Díaz Pérez. Era la culminación del largo proceso iniciado
desde las cabezas de mármol “romanas”, que señalan no a fines del siglo XIX, cuando llegaron al Paraguay artistas europeos que establecieron las primeras bases para la enseñanza
solo el amor a la antigüedad sino también la referencia del arte. Héctor da Ponte organizó el Primer Salón de Bellas Artes y fundó la Academia de Arte, dependiente del Instituto
clásica de la práctica política. La colección de esculturas se Paraguayo, en la que enseñaron Guido Boggiani y Julio Mornet.
aleja del petít bronze decorativo que inundaba el mercado
de arte con animales y figuras mitológicas para optar por En el Museo Godoy destacaban dos núcleos relacionados con la historia y el paisaje local, lamentablemente
la galería didáctica del deseo republicano de la tradición dispersos, el primero con las obras del artista veneciano establecido en Buenos Aires Guillermo da Ré, encargadas por
política francesa, mediante un significativo grupo de Godoy: El entierro del general Díaz, Retrato de Francisco Solano López, El mariscal López y el Gral. Díaz, Retrato del General
bustos. Si la pintura otorgaba la educación por la belleza, Díaz y Retrato del General Mitre22. El segundo con las de Héctor da Ponte, La Laguna Capiipery, El oratorio de la Virgen
las esculturas debían funcionar como lección política más de Asunción, Plenilunio en Itapytá-punta, Las ruinas de Humaita, La iglesia de Olivares, Chaco Paraguayo, Los Cerros del
literal. Paraguay.

Cuando pensamos el Museo Godoy debemos A principios del siglo XX, el Instituto Paraguayo organizó un concurso de becas para la formación artística en Italia,
tratar de imaginar que las pinturas no se encontraban los primeros en usufructuarlas fueron Pablo Alborno, Carlos Colombo y Juan Samudio. Los paisajes, copias y ejercicios
aisladas, sino que convivían con objetos tan diversos como de cabezas ejecutados en Italia indican el modelo de modernización que se intentó implantar en el Paraguay: la pintura
el cráneo deforme de un usurero21 y el féretro del general naturalista, que puede explorar la luz modernista, con predilección por los nocturnos y la armonía tonal, o afirmarse, por
Díaz. El público visitante encontraba un despliegue visual el contrario, en el verismo pictórico, fortalecido con el ejercicio de la copia. Las pinturas de estos artistas se incorporan al
más próximo al gabinete de curiosidades que al Museo Museo mediante la cesión del Instituto Paraguayo.
de Bellas Artes. La lectura de la prensa de época permite
imaginar el recorrido abigarrado en el cual la curiosidad El estudio preciso de la colección Godoy, tal vez, permita comprender que en las elecciones estéticas había un
excepcional competía con la pintura y la escultura. Es programa político para el futuro de la sociedad paraguaya. Las palabras finales de Godoy en su discurso inaugural suenan
probable que las dos tallas misioneras se incorporasen a la todavía como un deseo de las elites:
colección más como registro histórico que como valoración
artística. Al dejar libradas al servicio público estas instituciones, confiamos, no tan solo su permanente conservación, sino que
también su enriquecimiento, al patriotismo paraguayo, a la ilustración de nuestros jóvenes magistrados y estadistas.
La inauguración del Museo Godoy fue más que Hemos tenido en nuestros anales patrios, personalidades de subido temple moral: grandes caracteres conductores
oportuna, y es probable que haya colaborado con el de pueblos que han arrastrado a nuestro país en masa al agotamiento, al exterminio, invocando intereses nacionales.
Esperamos –porque creemos ya llegado el tiempo – que los nuevos gobernantes, jóvenes y honestos intelectuales, nos
21 “No terminaremos sin recordar con verdadero júbilo un deforme llevarán al verdadero progreso, a la civilización, a la alta y superior cultura.
CRANEO DE USURERO que se exhibe en el estante de los esqueletos de
antropófagos.” La Evolución. Órgano independiente. Asunción, 27 de marzo de
1909, núm. 24; p. 1, c. 4-6. Destacado en el original.

Alexis Joseph Mazerolle 22 Se sumaba la donación de Valentina Benítez de Nogués del Pronunciamiento de la Independencia paraguaya en la inmortal noche del 14 de Mayo de
Psiquis en la fuente 1811, al Presidente de la república, para que a su vez este la done al museo, sin embargo la obra aún permanece en el Palacio de López y en el museo se conserva
1887 el boceto.

40 41
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

3.

Juan Silvano Godoy implantó el arte erudito en el Paraguay; propuso un modelo sostenido en la tradición del
arte occidental, con predilección por las variantes naturalistas de la pintura finisecular de las diversas escuelas europeas
modernas, principalmente española, francesa e italiana, pero sin olvidar alguna obra británica, alemana o estadounidense
que complemente el conjunto. Esta característica es singular, ya que la mayoría de los coleccionistas porteños, provenientes
de la mesocracia inmigrante, optaba por los artistas de su lugar de procedencia, aunque nunca faltaba una obra menor de
otra escuela. Godoy posiblemente proyectaba el carácter público de su pasión por el arte, por lo tanto buscaba con amplitud
de criterio para formar un panorama del arte moderno, con predilección por la buena factura. En el mismo sentido cubrió
los géneros pictóricos: la escena costumbrista urbana y campesina, las cabezas y tipos, el retrato, la pintura de historia,
la pintura literaria, la marina, el paisaje, las vistas de edificios y el desnudo. También, el Museo Godoy ejemplifica la
diversidad de formatos del siglo XIX, relacionados con el asunto representado: el gran formato de la pintura de historia del
Salón de París, el pequeño formato del ejercicio de cabezas y del tablautin con escena de género; el formato apaisado de la
pintura de paisaje y el gran formato vertical de la escena de tipos populares. Es destacable su preocupación por la calidad
de los marcos, algunos de ellos son notables piezas del artesanado decimonónico.

El presente catálogo es resultado de la investigación de la colección del MNBA de Asunción para su montaje en la
nueva sede transitoria, gracias a la invitación de Ticio Escobar, secretario de Cultura de la República del Paraguay durante
la presidencia de Fernando Lugo.

Agradezco a Roberto Andrada, Juan Cruz Andrada, Marcelo Marino, Marco Riccomini, Milda Rivarola, Osvaldo
Salerno, Mario Sartor y Jaime Vindel, a quienes he consultado por atribuciones o bibliografía. Quiero agradecer al personal
del Museo Nacional de Bellas Artes y Biblioteca Nacional de Paraguay, del Museo Nacional de Bellas Artes y Museo Mitre
de Buenos Aires. Nota aclaratoria:

Tuve la oportunidad de trabajar en esta investigación durante la gestión de Carlos Colombino como director Se han catalogado las obras de los argentinos Alfredo Berisso, Eduardo Schiaffino, del peruano Teófilo Castillo y el norteamericano George
de patrimonio del Paraguay. La generosidad y libertad con las que me permitió hacerlo, siempre acompañado de su McCord, ya que su inclusión en la colección responde a los parámetros europeos del gusto de coleccionista de Juan Silvano Godoy. En este sentido se
humor irónico –característica de los antiguos criollos que, según Borges, poseía Eduardo Schiaffino. Dedico este tomo a su han excluido de esta primera catalogación las obras de los artistas extranjeros que desarrollaron su trabajo artístico o han tenido comitencia directa en el
memoria. Paraguay; como así también las obras europeas o latinoamericanas de factura posterior a la colección fundacional. Se han incorporado las obras europeas
provenientes de la colección George Pearson, ya que actualmente funcionan como un fondo común.

La bibliografía de las entradas es la específica del objeto catalogado, no se incluyen en la misma la referida al autor o al período artístico, de
ser necesario se consigna en nota a pie. Ha sido un desafío trabajar con obras carentes de documentación, por ello las entradas no son definitorias sino
simples aproximaciones para una mayor comprensión de los objetos, a la espera de poder profundizar su estudio y que nuevos hallazgos documentales
permitan iluminar las zonas oscuras, sumados a la nueva opinión de otros expertos.

42 43
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

• Detalle de la expografía de la colección de artre europeo en la instalación actual.


La Colección Godoy
Catálogo razonado

44 45
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Según Josefina Plá en inventarios anteriores se declaraba que procedía de excavaciones en Pompeya, seguro refiere a la
entrada de Rodríguez Elías. Interesa aquí no discutir su procedencia ni su originalidad, sino la necesidad de su inclusión
en la colección para cubrir un panorama amplio de la cultura occidental, de la “civilización”, cuya raíz era la antigüedad
clásica grecorromana. De esta manera se generaba una línea de tiempo, a la que se incorporaba el Paraguay, como nación
en el concierto de estados-modernos. Es interesante al respecto, en el discurso inaugural de la Academia de Bellas Artes,
el énfasis de Godoy sobre la pervivencia de la civilización griega, que subraya el significado de este mármol en el marco
de su colección.

Era habitual la presencia de mármoles “clásicos” en las colecciones porteñas, muchos de ellos copias del siglo XIX. Es
probable que su adquisición haya sido en Buenos Aires o en el viaje europeo de Godoy.

Anónimo
Cabeza femenina, I dC?
Mármol, 31 x 20 x 21 cm

Procedencia:
Colección Juan Silvano Godoy

Bibliografía:
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas Artes y la
Biblioteca Americana “Juansilvano Godoi”, Asunción,
Imprenta Nacional, 1940, p. 77, escultura, sala 1,
núm. 3 [Cabeza de mujer romana]
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas
Artes, Asunción, 1970, p. 53, escultura, sala II, núm. 1
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas
Artes, Asunción, Casa América, 1975, p. 34, sección
escultura, grabado y cerámica, núm. 1
Museo Nacional de Bellas Artes, Asunción, 2003, p.
49, reproducción color

46 47
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Anónimo
Busto de Lucio Vero, s. XIX
Bronce, 45 cm

Procedencia:
Colección Juan Silvano Godoy

Bibliografía:
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas Artes y la Biblioteca Americana “Juansilvano Godoi”, Asunción, Imprenta Nacional, 1940, p. 59, 77, escultura, sala 2, núm. 9
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, 1970, p. 53, escultura, sala II, núm. 2.
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, Casa América, 1975, p. 34, sección escultura, grabado y cerámica, núm. 2
Museo Nacional de Bellas Artes, Asunción, 2003, p. 49, reproducción color.

Reproducción en bronce, en escala, del busto en mármol de Lucio Vero del Museo del Louvre; esta cabeza colosal,
proveniente de la Villa de Acqua Traversa, es un ejemplo destacado de la escultura de los Antoninos que rompe con la
tradición clásica, bien representada en la cabeza de mármol de la colección. Fundición de buena calidad formal, con el
gesto adusto tan presente en los mármoles romanos del emperador; se logra una buena sensación visual del trabajo
del trépano en la cabellera y barba. Una réplica similar, de menor escala, se subastó en Christie’s, Milán, 15 de mayo de
2006, lote 414, catalogada como bronce del siglo XIX.

48 49
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Anónimo
Virgen de la leche
Escuela italiana, s. XVIII (?) [anterior: Bologna, siglo XVI]
Óleo sobre tela, 80 x 64 cm

Procedencia:
Colección Juan Silvano Godoy

Bibliografía:
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas Artes y la Biblioteca Americana “Juansilvano Godoi”, Asunción, Imprenta Nacional, 1940, p. 71,
pintura, sala 1, núm. 9
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, 1970, p. 21-22, sala 1, pintura, arte universal, núm. 2
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, Casa América, 1975, p. 34, sala europea, núm. 2
Museo Nacional de Bellas Artes, Asunción, 2003, p. 80, reproducción bco. y negro

Presenta esta tela la iconografía habitual de la Virgen, con aire premonitorio, dando de amamantar a Jesús niño, la
resolución es simple con las figuras recortadas sobre un fondo neutro. El asunto se origina en el versículo de Lucas, 11,
27: “Dichoso el seno que te llevó y los pechos que mamaste.”

Josefina Plá sugiere que puede tratarse de la “Virgen con el niño de escuela italiana antigua” que salió a la venta en
Buenos Aires en 1889, en la “Exposición de la Cámara de Comercio”. La venta de pintura italiana referida se llevó a cabo
en 1887, igualmente es una identificación difícil de comprobar, ya que la iconografía mariana se encuentra presente
en diversas ventas decimonónicas porteñas. La presencia de la pintura antigua en el mercado rioplatense era sostenida
en las atribuciones dirigidas a las grandes firmas de los maestros antiguos, habitualmente erradas, y en su mayoría de
copias.

Josefina Plá señala la duda de su atribución a la escuela manierista de Bologna, la considera derivada de la pintura
de Rafael Sanzio. Desde ya, la pintura de Asunción tiene semejanzas compositivas con la Virgen de la leche de Rafael,
pero esta obra al funcionar como una cabeza de serie no implica ninguna atribución, salvo un límite temporal para
su datación, y guarda cierta distancia de las vírgenes de la escuela florentina realizadas por artistas menores como
Fra’ Paolino da Pistoia (Pistoia, 1490-1547) y Domenico Puligo (Florence, 1492-1527), con las que debe compararse
siguiendo la lectura de Plá.

La ausencia de estudios técnicos precisos impide avanzar con mayor certeza en una atribución, por ello no puede
descartarse una de las habituales copias que circulaban en el mercado como obras de maestros antiguos. Consultado al
respecto, mediante una fotografía, Marco Riccomini ha sugerido que puede tratarse de una obra tardía, probablemente
copia del pintor napolitano Paolo de Matteis (1662-1728). En la colección de Godoy se encontraba ubicada como
una obra menor, frente a la relevancia otorgada a la Virgen con el niño atribuida a Murillo, pintura lamentablemente
robada, pero que las fotografías señalan de una factura de mayor calidad.

50 51
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

La difundida escena del Génesis (19: 1-38) se representa en el momento de salvación de Lot y sus hijas, guiados por los
ángeles enviados por Dios, mientras en el fondo de la tela se vislumbra el incendio de fuego y azufre que destruye la
ciudad.

Es difícil afirmar si esta pintura, atribuida en la colección a Ludovico Carraci, fue adquirida en Buenos Aires o en un viaje
europeo, aunque me inclino por la primera opción ya que la circulación de pintura antigua fue constante desde los años
ochocientos veinte, y cuyo punto inicial fue la colección traída al Plata por José Mauroner exhibida desde marzo de 1829
en el Colegio de San Ignacio. Fracasada la idea de su ingreso al Museo público, salieron a la venta las más de cuatrocientos
obras en 1830, conjunto que una parte se dispersó en diversas colecciones a lo largo del siglo XIX y otra parte regresó a
Europa. Las principales firmas antiguas se encontraban en el conjunto, producto de la dispersión de bienes producida
por las guerras napoleónicas. De todos modos, lo importante era la galería de nombres que funcionaban como figuras
conceptuales, más que como certeza de las atribuciones. Los nombres de la familia artística “Carraci”, principalmente
Annibale y Ludovico, eran constantes en las colecciones, por lo tanto es posible que Godoy haya adquirido esta pintura
proveniente de alguna de las colecciones dispersadas, de las que no se conservan en su mayoría la catalogación completa
o el registro descriptivo adecuado de las obras.

La factura de la pintura es probablemente de fines del siglo XVII o principios del siguiente, desde ya no debe mantenerse
la atribución a Ludovico Carraci ni siquiera puede afirmarse que sea de escuela bolognesa mediante un somero análisis
estilístico. Consultado Marco Riccomini, mediante fotografías, ha sugerido que su factura pareciera de escuela española. En
este sentido, presenta semejanzas formales con la pintura conservada en el Museo Nacional de Bellas Artes, San José con
el niño Jesús, catalogada por María Cristina Serventi como probablemente de escuela madrileña del siglo XVIII; importa
también por su procedencia, ya que su antiguo dueño fue Eduardo Schiaffino, cercano a Godoy. Tal como Incendio de
Sodoma presenta características italianizantes, y son obras difíciles de filiar.1 En el caso de Incendio de Sodoma pareciera,
por ejemplo, de distinta mano los pliegues de la vestimenta de Lot y los mejor resueltos que presentan los ángeles. El
tamaño y la soltura en algunos sectores de la tela permiten sugerir la probabilidad de ser un estudio para una obra de Anónimo:
mayor formato. Una limpieza adecuada de la pintura, sin duda, facilitaría el estudio. El incendio de Sodoma
Escuela española (?), fines del siglo XVII (?) [anterior: atribuida a Ludovico Carraci]
Óleo sobre tela, 72 x 94 cm
Según Josefina Plá, que sigue en este punto a Rodríguez Elías, comenta que esta pintura perteneció al cardenal Fesch.
Dato difícil de afirmar ya que en Ajaccio se encuentra el Museo Fesch, con la amplia colección formada por este pariente Procedencia:
de Napoleón. Colección Juan Silvano Godoy

Bibliografía:
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas Artes y la Biblioteca Americana “Juansilvano Godoi”, Asunción, Imprenta Nacional, 1940, p. 72, pintura, sala 1, núm. 15 [La quema
de Sodoma]
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, 1970, p. 21-22, sala 1, pintura, arte universal, núm. 3.
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, Casa América, 1975, p. 34, sala europea, núm. 3
1 María Cristina Serventi, Pintura española (siglos XVI al XVIII) en el Museo Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires, Argentina, 2003. Museo Nacional de Bellas Artes, Asunción, 2003, p. 30, reproducción color

52 53
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Anónimo
San Jerónimo
(?), Primera mitad siglo XVII (?)
Óleo sobre plancha de cobre, 34 x 25 cm

Procedencia:
Colección Juan Silvano Godoy

Bibliografía:
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas Artes y la Biblioteca Americana “Juansilvano Godoi”, Asunción, Imprenta Nacional, 1940, p. 73, pintura, sala 2, núm. 42
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, 1970, p. 22, sala 1, pintura, arte universal, núm. 4
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, Casa América, 1975, p. 35, sala europea, núm. 4
Museo Nacional de Bellas Artes, Asunción, 2003, p. 44, reproducción color
Rodríguez Elías, p. 73, núm. 42

Josefina Plá sugiere que puede ser una copia antigua; Rodríguez Elías solo consigna “plancha de cobre (antiguo)”, variando
levemente sus medidas, algo habitual en su registro.

La lámina de cobre se utilizó como soporte para el óleo, ya desde mediados del siglo XVI, principalmente en los Países Bajos,
para pequeñas obras, entre ellas las de asunto religioso. Esta es una obra menor, de devoción privada, probablemente basada
en un grabado. Es interesante anotar que un San Jerónimo del flamenco Paul Brill (1554-1626), también sobre cobre, fue
rifado en Buenos Aires en 1860 (La Tribuna, Buenos Aires, 21 de abril de 1860). Brill fue un artista activo en Roma al comienzo
del siglo XVII, especializado en pequeñas obras de gabinete. No es posible afirmar que se trate del mismo objeto, pero
tampoco es pertinente descartarlo, desde ya la atribución a Brill de la obra del MNBA no parece sostenible, pero es imposible
comprobar si la atribución al pintor flamenco de 1860 fue correcta. Es sugerente pensar que se trata de la misma obra, puede
haber sido adquirida en una segunda instancia, ya que la estancia porteña de Godoy se inicia en 1877.

Esta obra fue robada el 29 de julio de 2002, y recuperada el 7 marzo de 2008.

54 55
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Copia de fundición del busto de bronce de 1839, realizado por David D’Angers (Angers, 1788 - París,
1856), colocado en la tumba del cementerio de Saint-Mandé.2 Las obras preparatorias se encuentran
en la Galerie David d’Angers. La cabeza, levemente erguida, remata en los mechones de la cabellera,
surge así con fuerza clásica un potente busto desnudo. Es el modelo reiterado en otros bustos, entre
ellos los de George Cuvier, Alphonse Lamartine y François René de Chateubriand, que junto a los
medallones cimentaron la fama de d`Angers como retratista. La firma de fundición es una de las más
destacadas de Francia, formada por Louis Richard, quien trabajó con Quesnel entre 1826 y 1838,
cuando se asoció al cincelador Eck y al fundidor Durand. La firma L Richard, Eck et Durand perduró,
con gran calidad de su obra, hasta 1844. Richard se retiró en 1856, falleciendo en 1879, sus hijos
continuaron con el taller de fundiciones con otra marca.

No figura en la catalogación de Josefina Plá, pero sin duda se encontraba desde los inicios, como se
desprende de las fotos de época de la Biblioteca Americana, donde aparece junto a los bustos de Jean
Bulio.3

Anónimo Armand Carrel (1800-1936) fue una figura popular entre la intelectualidad del siglo XIX, alcanza con
Copia de David D’Angers recordar la frase de Domingo F. Sarmiento al escribir sobre Rouen en sus Viajes: “Este es la patria
Armand Carrell, posterior a 1839
Bronce, 26 x 15 x 11 cm
Corneille y de Boieldieu, de nuestro querido Armand Carrell, el Mirabeau del diarismo, que murió
cuando había encontrado que la república era todavía posible.”4 Carrell sumaba la vida novelesca del
Inscripciones: conspirador liberal su trágica muerte en el famoso duelo con Émile de Giradin, director de La Presse,
Armand Carrel popular diario conservador. Carrell había fundado, junto a Thiers y Mignet, el periódico Le National,
L. Richard et Durand F. Fto.
portavoz de la Revolución de 1830. Carrel se convirtió en el modelo de publicista en la defensa de los
Bibliografía: ideales democráticos y del espíritu liberal de las instituciones republicanas. Es por ello, sin duda, que
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas Artes y la Biblioteca su busto fue adquirido por Godoy para su colección como modelo virtuoso. Por otra parte, los escritos
Americana “Juansilvano Godoi”, Asunción, Imprenta Nacional, políticos de Armand Carrel fueron editados en 1858 con notas Émile Littré, el famoso lexicógrafo
1940, p. 59, 78, escultura, sala 2, núm. 15
francés, generando una nueva difusión de su estatura política; textos que, sin duda, ha conocido
Godoy. En el tiempo del coleccionismo de Godoy, la imagen de Carrell estaba nuevamente presente
desde el establecimiento de la Tercera República, por ejemplo se había erigido en 1887, en Rouen, su
ciudad natal, la estatua monumento de Louis Albert-Lefeuvre, actualmente destruida.5

2 Para un acto político republicano en la tumba véase Vésae J. G. Reinis, The portrait medallions of David dÁngers: an illustrated
catalogue of David contemporary and retrospective portraits in bronze. New York, Polymath Press, 1999, p. XIX y ss se Alexandre Dumas,
Revolución Europea de 1848, Barcelona, Impr. de Tomas Gaspar, 1850.
3 Arsenio López Decoud, Álbum gráfico de la República del Paraguay, 1811-1911. Buenos Aires, 1911; y Ramón Monte Domecq,
La República del Paraguay en su Primer Centenario 1811-1911. Buenos Aires, Compañía Sud-Americana de Billetes de Banco, 1911, 207.
4 Domingo F. Sarmiento, Viajes por Europa, África y América, 1845-1847 y Diario de Gatos. Buenos Aires: FCE, 1993, p. 97.
5 Inventaire général du patrimoine culturel. Architecture, 1986. www.culture.fr

56 57
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Anónimo
Benjamín Franklin
Bronce, 20 x 16 x 10 cm

Procedencia:
Sin datos

Esta obra no se encuentra mencionada en Rodríguez Elías como perteneciente a la colección Godoy, ni figura en la
catalogación de Josefina Plá, ni el incompleto catálogo de 2003. No se señala registro de su ingreso a la colección. Sin
embargo la figura de Benjamín Franklin como modelo de acción de político republicano y masón, más su carácter de
ser uno de los padres fundadores de Estados Unidos de América, no distorsiona con el conjunto escultórico formado
por Juan Silvano Godoy. Además, sumaba su papel como hombre de ciencia e inventor que lo convertía en modelo
del progreso.

En la iconografía de Franklin, realizada en el siglo XIX, sobresalen las estatuas de pie de Richard S. Greenough en
Boston (1856) y la sedente ejecutada por John J. Boyle, (1896-99) colocada en la Universidad de Pensilvania, de la
que se realizaron replicas. El busto catalogado, de calidad comercial, pareciera tomar como modelo el mármol de Jean-
Antoine Houdon de 1779, conservado en Philadelphia Museum of Art.

58 59
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Alfredo Berisso
(Buenos Aires, 1873 - Génova, 1931)
La distracción de la modelo, 1901
Óleo sobre tela, 75 x 165 cm

Inscripciones:
Abajo derecha: “A. Berisso 1901 / Génova”

Procedencia:
Colección Juan Silvano Godoy

Exposiciones:
Berisso, Witcomb, Buenos Aires, febrero 1902, núm. 3

Bibliografía:
La Evolución. Órgano independiente. Asunción, 27 de marzo de 1909, núm. 24; p. 1, c. 4-6
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas Artes y la Biblioteca Americana “Juansilvano Godoi”, Asunción, Imprenta Nacional, 1940, p. 39-41;
p. 71, pintura, sala 2, núm. 37
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, 1970, p. 35, sala 1, pintura, arte universal, núm. 34
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, Casa América, 1975, p. 58, sala americana, núm. 3
Museo Nacional de Bellas Artes, Asunción, 2003, portada y p. 19, reproducción color; p. 81, reproducción bco. y negro

60 61
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Alfredo Berisso se estableció en Génova en 1898, donde estudió con Giuseppe Sacheri y Giacomo Grosso, con el que viajó
de regreso a Buenos Aires en 1902, con exposición conjunta en Witcomb, donde fue adquirida por Godoy La distracción de
la modelo. La otra obra de Berisso en la colección, Entrada a la tumba de Garibaldi, es un obsequio del artista.

El primer cuadro es un desnudo de fuerte erotismo, según Rodríguez Elías es el de una condiscípula del artista en Génova,
se percibe con claridad el oficio adquirido junto a Grosso. La pose, celebrada en su época como espontánea, es de ejercicio
académico, y resalta su cuerpo de rotundas formas curvas. Recostada, con la cabellera recogida, y el mentón sostenido
con el puño, parece descansar más de la lectura de una revista ilustrada que de su modelaje. El fondo oscuro potencia la
sensualidad del cuerpo.

Es probable que Godoy haya tenido presente durante la adquisición la defensa del desnudo femenino en el arte de su
amigo Aristóbulo del Valle. Es una de las obras de mayor tamaño de la colección, junto con el Bouchard, otra pintura
erótica, y ambas poseen marcos de época de gran calidad. El otro desnudo relevante de la colección era la Psiqué de
Mazerolle, vendida en 1903, al Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires. Así, durante un tiempo, Godoy poseía tres
pinturas que expresaban acercamientos estilísticos diversos al género de desnudo.

La segunda obra, una tablita de estudio, es un paisaje seguramente realizado al aire libre en la isla de Caprera. El contraste
lumínico es logrado con oficio, y trasmite la sensación de soledad y recogimiento de una tumba, en este caso heroica ya
Alfredo Berisso que se trata de la de Garibaldi. Los tres cipreses marcan la verticalidad y actúan como el punto de unión entre lo terreno y
(Buenos Aires, 1873 - Génova, 1931)
Entrada a la tumba de Garibaldi, 1901
lo celestial, a la vez que generan el primer plano del espacio pictórico, marcado por las piedras de la tumba, la colina verde,
Óleo sobre tabla, 35 x 22 cm y el Monte Teialone al fondo. Berisso utiliza aquí una pincelada más yuxtapuesta, apta para la perspectiva atmosférica.
Inscripciones: Berisso, establecido gran parte de su vida en Génova, es un artista prácticamente olvidado en el arte argentino, aunque
Abajo derecha: “A mi amigo Juan Silvano Godoi /A. Berisso 1902”
consignado en sus biografías de artistas por José León Pagano.
Procedencia:
Colección Juan Silvano Godoy

Exposiciones:
Witcomb, Buenos Aires, febrero 1902

Bibliografía:
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas Artes y la Biblioteca
Americana “Juansilvano Godoi”, Asunción, Imprenta Nacional,
1940, p. 39-41; p. 71, pintura, sala 2, núm. 43
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes,
Asunción, 1970, p. 36, sala 1, pintura, arte universal, núm. 35
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes,
Asunción, Casa América, 1975, p. 59, sala americana, núm. 4

62 63
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Paul-Luis Bouchard
(París, 1857-1937)
Mort du Roi Candaule  [La muerte del rey Candaules], 1882
Óleo sobre tela, 235 x 185 cm

Inscripciones:
Abajo izquierda: “P.L. Bouchard / 1882”

Procedencia:
Colección Juan Silvano Godoy

Exposiciones:
Exposition deas Beaux-Arts, París, Salón de 1883, núm. 310
Exposición Francesa de Bellas Artes, Buenos Aires, 1888

Bibliografía:
El censor, Buenos Aires, 2 de julio de 1888, p. 1, col. 6.
Exposition Francaise des Beaux-Arts Buenos Ayres 1888, Paris, A. Le Vasseur & Cie Editeurs
La Evolución. Órgano independiente. Asunción, 27 de marzo de 1909, núm. 24; p. 1, c. 4-6.
La Verdad, Asunción, 30 de marzo de 1909, p. 1
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas Artes y la Biblioteca Americana “Juansilvano Godoi”, Asunción, Imprenta Nacional, 1940, p. 25-26; p. 71, pintura, sala 1,
núm. 1
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, 1970, p. 26, sala 1, pintura, arte universal, núm. 14
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, Casa América, 1975, p. 40, sala europea, núm. 14
Museo Nacional de Bellas Artes, Asunción, 2003, p. 79, reproducción bco. y negro

64 65
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Adquirida en la Exposición de pintura francesa llevada a cabo en Buenos Aires en 1888, en la que Godoy fue el principal la misma puerta. Saliendo de allí Giges, acomete y mata a Candaules dormido; con lo cual se apodera de su mujer y del
comprador, aún más adquirió las obras más relevantes de la misma: Psiqué de Mazerolle y Los vencedores de Salamina reino juntamente: suceso de que Arquíloco pario, poeta contemporáneo, hizo mención en sus yambos trímetros.”
de Ferdinand Cormon, vendidas luego al Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires. La pintura de Bouchard fue,
también, una de aquellas descritas y celebradas por la prensa: “La muerte del rey Caudaule de Paul Louis Buchard [sic], Le Roi Candaule de Guatier fue publicada en Presse en 1844, y luego incorporada a la edición de las novelas de 1845,
es una tela de mérito pintada con el vigor que reclamaba la leyenda. Canduale, rey de Lidia, hechizado por belleza de su editada varias veces, en uno de los prefacios Anatole France subraya que Gautier incorporó el sentimiento de la belleza
esposa, quiso que alguien conociera hasta qué grado era feliz de poseerla e hizo que su favorito Gygés la mirase mientras plástica al relato griego –que conocía como gran lector de las numerosas fuentes literarias que los trataban– deteniéndose
se bañaba. La mujer indignada de tal afrenta, sedujo al favorito y obligó a que matara al rey durante el sueño. La tela de en los paisajes, arquitecturas y mobiliario, la antigüedad estudiada por Quatremére de Quincy, Karl Otfried Müller y
Bouchard reproduce esta escena final. Desnudo por completo el cuerpo, suelto el cabello, la reina se ha levantado del Hittford. La obra de este último Memoria sobre la arquitectura policroma de los griegos, publicada en 1830,ha ejercido
lecho arrojando a sus pies las ricas mantas y, con la cabeza vuelta hacia adelante en la torsión violenta del talle, turgente el influencia en la pintura decimonónica. Es interesante que France señale la vulgarización de este gusto por la descripción de
seno, brillante la mirada, señala con el índice derecho el corazón de su esposo en tanto que en el fondo oscuro del cuadro la casa romana por Charles François Mazois en Le Palais de Scaurus y su influencia en la estética del período de Napoleón
se ve relucir el puñal de Gygés y su pupila ardiente. La figura de la mujer llena la tela. Es un estudio correcto de la forma y III. Aún más, sostiene que este gran estilo monumental en pintura es ejemplar con la obra de Jean-León Gérome, que
de los movimientos que se unen en un solo esfuerzo y se reconcentran en una sola actitud para traicionar el deleite acre también realizó su obra sobre la historia del rey Candaules en 1859, actualmente conservada en el Museo de Arte de
de la venganza.”6 Ponce, Puerto Rico. Los juegos de texturas y policromías de la pintura sobre temas griegos y romanos, tenían como fuente
de legitimación los autores citados por Anatole France; el decorativismo que se le adjudica a la pintura de estos asuntos
Es interesante marcar cómo el contenido sexual de la tela es subrayado por el crítico, no solo permite una aproximación a es, entonces, también un historicismo.
la mirada decimonónica, sino también asociar esta obra con otras de la colección como el desnudo de Alfredo Berisso y la
arriba mencionada Psique, hoy en el museo porteño. Sin duda, Bouchard se dispuso a evitar la competencia con Gérome –a quien emulará en su obra más tardía–. Para ello
optó por representar el asesinato, mientras que su antecesor ofrece el cuerpo sensual de Nyssias en un primer plano
Bouchard fue discípulo de Jules Joseph Lefebvre (1836-1911), cuya influencia en su pintura académica es notable en la desnudándose ante su marido, con Gyges en la sombra, en un interior de elaborada arquitectura, que justifica el comentario
composición de desnudos femeninos. La pintura del MNBA corresponde a la etapa temprana de la producción artística de certero de Anatole France. Charles Désiré Hue en 1864 pintó El mito del rey Candaules, una obra que retoma el episodio
Bouchard, previa a las reiteradas escenas de baños turcos con sensuales mujeres con cabelleras rojizas, que fueron su nicho de Gérome, con menor predominancia del afán historicista en la arquitectura para centrarse en la frontalidad del desnudo
de mercado pictórico. Su oficio permitía un elaborado juego entre las carnaciones de mujeres y sirvientes contrapuestas femenino. La simpleza del recurso del gesto de Candaules corriendo el cortinado para la mirada de Gyges convierte a la
a las variadas texturas de los decorados interiores de los hammams; su temática orientalista se consolida en obras como pintura en una mera ilustración erótica del relato (Christie´s, London, 24 enero de 2008, lote núm. 175).
Danseuse au harem, de 1887, o Les almees del Musée d’Orsay, premiada en el Salón de 1893.
El “candaulismo”, el gozo de que un tercero observe la sexualidad de la mujer de uno, era la opción más reiterada para
La muerte del rey Candaules representa el momento en que Nyssia señala a Gyges, jefe de guardias, el corazón de su representar pictóricamente las fantasías masculinas, tal vez es la conocida pintura del artista victoriano William Etty (1787-
esposo, el rey Candaules, como el lugar donde clavar el puñal. La venganza de la mujer es porque su marido ha permitido 1849) la que más vincula al espectador de la pintura con la mirada del voyeur. Por ello, la decisión de Bouchard es radical
que aquel soldado viese su belleza prohibida. El asunto tenía todo el condimento para la pintura de salón, con su mezcla de en el desplazamiento del tema hacia una pintura de asunto histórico, sostenido además en el gran formato de salón
asunto histórico, literario y erotismo. Además, el público letrado podía reconocer fácilmente la escena ya que su fuente era en detrimento de la pintura erótica decorativa de los salones masculinos burgueses. Bouchard desplaza la escena de
la novela de Théophile Gautier, que retomaba el texto clásico del episodio, relatado por Heródoto (Historias, Libro I, 6) para voyeurismo a la del crimen político, pero sin perder el tono erótico que el público demandaba. Sin duda, la combinación
explicar la sucesión dinástica de Lidia en el 680 a.c..: “Concertados así los dos y venida que fue la noche, Gyges, a quien de estos dos aspectos debe haber sido irremediablemente seductor para Juan Silvano Godoy, conspirador y esteta.
durante el día no se le perdió nunca de vista, ni se le dio lugar para salir de aquel apuro, obligado sin remedio a matar a
Candaules o morir, sigue tras de la reina, que le conduce a su aposento, le pone la daga en la mano, y le oculta detrás de

6 El censor, 2 de julio de 1888, p. 1, col. 6. Gentileza de Marisa Baldassarre. Veáse Anatole France, “Preface” en Theophile Gautier, The wife of King
Canduales, New York, Wisdom House, 1942. Reimpresa por Kessinger Publishing, 2005.

66 67
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Emile-Quentin-Léon Brin
(Francia, 1863 - ca. 1930)
Paisaje sevillano
Óleo sobre tela, 25 x 50 cm

Inscripciones:
Abajo derecha: “Brin”

Procedencia:
Colección Juan Silvano Godoy

Bibliografía:
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas Artes y la Biblioteca Americana “Juansilvano Godoi”, Asunción, Imprenta Nacional, 1940, p. 74, pintura, sala 2, núm. 49
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, 1970, p. 33-34, sala 1, pintura, arte universal, núm. 29
osefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, Casa América, 1975, p. 52, sala europea, núm. 28
Museo Nacional de Bellas Artes, Asunción, 2003, p. 79, reproducción bco. y negro

68 69
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Emile-Quentin-Léon Brin
(Francia, 1863 - ca. 1930)
Paisaje sevillano
Óleo sobre tela, 25 x 50 cm

Inscripciones:
Abajo derecha: “Brin”

Procedencia:
Colección Juan Silvano Godoy

Bibliografía:
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas Artes y la Biblioteca Americana “Juansilvano Godoi”, Asunción, Imprenta Nacional, 1940, p. 74, pintura, sala 2, núm. 50
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, 1970, p. 33-34, sala 1, pintura, arte universal, núm. 30
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, Casa América, 1975, p. 52, sala europea, núm. 29
Museo Nacional de Bellas Artes, Asunción, 2003, p. 80, reproducción bco. y negro

Josefina Plá cataloga estas obras, con una serie de suposiciones difíciles de comprobar, con los problemas que conlleva
siempre el estudio de obras de artistas menores. Sin duda, el ingreso de estas obras fue más por su asunto que por la
relevancia del trabajo artístico de Brin. Típicas pinturas que se comercializaban en los bazares porteños, vendidas a par por
su condición decorativa.

Brin fue un artista francés que realizó distintos paisajes de los lugares visitados por los viajeros del siglo XIX, como Sevilla o
Toscana, y pintura orientalista finisecular. Sin embargo, luego se dedicó principalmente a realizar desnudos femeninos de
fuerte erotismo, con la excusa de asuntos alegóricos, un mercado más acorde cuando la guerra había frenado ya el paseo
turístico.

Este par de paisajes es obra temprana, cuya datación es anterior al cambio de siglo. La resolución es de oficio naturalista,
con el paisaje en primer plano y un conjunto de construcción arquitectónica que expresa la tipicidad del lugar, en un
entorno natural sin características singulares. Ambas pinturas presentan el mismo paisaje con vista de ángulos diversos.
Su adquisición debe haber sido en Buenos Aires, ya que es una obra tardía para su viaje europeo.

70 71
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Jean Bulio
(Montpellier, 1827-1911)
Gambetta
Bronce, 29 x 18 x 12 cm

Inscripciones:
“Bulio. / Société des bronzes de Paris”

Procedencia:
Colección Juan Silvano Godoy

Bibliografía:
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas Artes y la Biblioteca Americana “Juansilvano Godoi”, Asunción,
Imprenta Nacional, 1940, p. 59, 77, escultura, sala 2, núm. 14
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, 1970, p. 55, escultura, sala II, núm. 6
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, Casa América, 1975, p. 34, sección
escultura, grabado y cerámica, p. 86-87, núm. 7

72 73
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Jean Bulio
(Francia, 1827-1911)
Thiers
Bronce, 29 x 18 x 12 cm

Inscripciones:
“Bulio / Société des bronzes de Paris!

Procedencia:
Colección Juan Silvano Godoy

Bibliografía:
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas Artes y la Biblioteca Americana “Juansilvano Godoi”, Asunción,
Imprenta Nacional, 1940, p. 59, 77, escultura, sala 2, núm. 13
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, 1970, p. 54, escultura, sala II, núm. 5
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, Casa América, 1975, p. 34, sección
escultura, grabado y cerámica, p. 86-87, núm. 5
Museo Nacional de Bellas Artes, Asunción, 2003, p. 85, reproducción bco. y negro

74 75
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Estos tres bronces de edición de Jean Bulio procedentes de Societé de bronzes de Paris, activa entre 1875 y 1930, señalan
el gusto de Godoy por las esculturas de hombres célebres, en particular de la tradición republicana. La obra de Jean
Bulio, escultor comercial, alcanzó su mayor reconocimiento por un busto de Jesucristo en bronce patinado, de contenido
patetismo apto para la religiosidad de fin de siglo. Sin embargo, su Sófocles había tenido una temprana buena recepción
en el Salón de 18687, y como escultor participó activamente en los salones franceses de los años ochenta. Godoy adquirió el
Jean Bulio
(Francia, 1827-1911)
conjunto para ornamento de su biblioteca, una foto indica la ubicación de estos tres bronces junto al de Carrell coronando
Victor Hugo una vitrina central de objetos históricos en el espacio de la biblioteca.8
Bronce, 29 x 18 x 12 cm
En el caso de Victor Hugo (1802-1885) es probable que Godoy haya asistido a sus funerales si es que se encontraba en
Inscripciones:
“Bulio. / Société des bronzes de Paris” mayo de 1885 en París, al igual que Aristóbulo del Valle y Eduardo Schiaffino, este último realizó una bella acuarela de la
manifestación fúnebre pasando bajo el Arco de Triunfo. Puede haber sido adquirido en cualquier casa comercial durante
Procedencia: el viaje. El largo exilio de Hugo, bajo el Segundo Imperio, y su llamamiento a combatirlo por las armas fueron una fuente
Colección Juan Silvano Godoy
de inspiración para los románticos republicanos decimonónicos y, tal vez, para el propio Godoy. De similar calidad son
Bibliografía: los bustos de León Gambetta (1838-1882), distante sin duda del excelente ejecutado por Jean Alexandre Falguière, y de
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas Artes Louis Adolphe Thiers (1797-1877). Desde ya, importa el programa político que implica la exhibición de estos bustos, más
y la Biblioteca Americana “Juansilvano Godoi”, que su calidad seriada. En el caso de Gambetta la elección es obvia, ya que fue el líder de los republicanos radicales contra
Asunción, Imprenta Nacional, 1940, p. 59, 78,
escultura, sala 2, núm. 15
el Segundo Imperio y legalista durante la República, ubicándose cada vez más hacia el centro de la política francesa; por
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas otra parte su defensa de Alsacia y Lorena para la integridad territorial y la posterior actuación como ministro de relaciones
Artes, Asunción, 1970, p. 54, escultura, sala II, núm. exteriores bajo la Tercera República, marcan su papel de ejemplar para los intereses de Godoy, al igual que su combate
6 doctrinario, desde la masonería, contra el poder del clero. La compleja figura de Thiers también es, finalmente, asumida
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas
Artes, Asunción, Casa América, 1975, p. 34, sección al panteón republicano por su actuación bajo la Tercera República. Sin duda, su política exterior, central en la historia
escultura, grabado y cerámica, p. 86-87, núm. 6 francesa, refuerza probablemente el interés de Godoy por su figura, ya que a su regreso al Paraguay se ocupó de cuestiones
diplomáticas.

7 M. A. Bellot, “Promenade. L’Exposition des beaux arts” en Le Correspondant, Volumen 74, Editor Charles Douniol, 1868.
8 Arsenio López Decoud, Álbum gráfico de la República del Paraguay, 1811-1911. Buenos Aires, 1911; y Ramón Monte Domecq, La República del Paraguay
en su Primer Centenario 1811-1911. Buenos Aires, Compañía Sud-Americana de Billetes de Banco, 1911.

76 77
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Teófilo Castillo
(Carhuaz, Perú, 1857- Tucumán, Argentina, 1937)
Retrato de Juan Silvano Godoy, 1901
Óleo sobre tela, 89 x 109 cm

Inscripciones:
Abajo izquierda: “T. Castillo / 1901”

Procedencia:
Colección Juan Silvano Godoy

Bibliografía:
La Evolución. Órgano independiente. Asunción, 27 de marzo de 1909, núm. 24; p. 1, c. 4-6.
La Verdad, Asunción, 30 de marzo de 1909, p. 1
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas Artes y la Biblioteca Americana “Juansilvano Godoi”, Asunción, Imprenta Nacional, 1940, p. 55-56; p. 71, pintura, sala 1, núm.
6 [Retrato del natural]
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, 1970, p. 30, sala 1, pintura, arte universal, núm. 23
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, Casa América, 1975, p. 58, sala americana, núm. 2
Museo Nacional de Bellas Artes, Asunción, 2003, portada y p. 19, reproducción color; p. 81, reproducción bco. y negro

78 79
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

El artista peruano Teófilo Castillo residió largo tiempo en Buenos Aires: entre 1888 y 1906 tenía instalado su taller en su obra más relevante hasta entonces La fiesta de la pesca en Chorrillos y un boceto para La muerte de Pizarro, obra de
los fondos de la casa de fotografía Witcomb en la calle Florida, donde trabajaba como fotógrafo y retocando al lápiz los largo aliento que finalizó en 1904. Es este artista, dedicado a las pinturas de historia, el elegido por Godoy para su retrato,
platinos que salían de la casa. Luego alcanzó la dirección artística de su propia empresa fotográfica Freitas y Castillo, Florida cuando hubiera podido encargarlo a artistas porteños o a cualquiera de los habituales extranjeros que llegaban a Buenos
356, que además funcionó como salón de exposiciones artísticas. Aires.

En el relato de Rodríguez Elías esta pintura se presenta como una iniciativa de Castillo para insertarse en el campo artístico Esta obra, además, permite pensar a la capital argentina con intensa actividad de los sudamericanos, paradójicamente por
de Buenos Aires como pintor, una de las tantas exageraciones del autor. Era ya un artista reconocido en los años noventa, el modelo europeísta que propugnaba la elite cultural y que funcionaba como atracción regional.
basta con señalar que un cronista de El Nacional (6 de enero de 1891) visitó su taller: “allí hay esbozos, hay allí retratos, allí
hay cuadros concluidos, allí hay pequeñas manchas, trozos sueltos...”. Además, Castillo colaboraba en los medios porteños,
en el diario La Nación y La Prensa, actividad que continuó con relevancia en el Perú, sumada a su concurrida academia en
la que innovó con la pintura al aire libre.9 Sin duda, debe haberse establecido en Buenos Aires una relación entre Castillo
y Godoy, ambos latinoamericanos con pretensiones intelectuales en otra ciudad.

Josefina Plá, con la precisión que implica la referencia a una documentación que no indica, señala que el retrato se
inició en marzo y finalizó el 16 de abril de 1901. La pose de Godoy, con la mirada hacia el espectador pero con el cuerpo
desplazado, para que el centro compositivo lo ocupen las manos sosteniendo un libro: un retrato de bibliófilo, ya que su
verdadera pasión eran los libros más que la pintura.

El retrato de Godoy se encuentra basado en una fotografía, probablemente tomada por el propio Castillo. Una similar fue
utilizada como portada de algunos de sus libros, pero más joven y con una edición en rústica, sin la encuadernación en
cuero, entre sus manos. La silla en fotografías y pinturas es la misma, de brazos, escuela española, que no se encuentra en
la colección de muebles del museo. Por lo tanto, puede ser un original del siglo XVII, o de aquellos realizados en madera
de nogal a fines del siglo XIX y comienzos del veinte, generalmente en Francia, cuando el pesado y oscuro mobiliario
español reemplazó los estilos franceses y los dorados en las residencias burguesas.

El retrato pictórico sedente mantiene el clima adusto; logrado con soltura a pesar de su modelo fotográfico, dominado por
colores tierras y amarillos. Sobre el traje negro, el único punto luminoso es el cuello palomita de la camisa; las pinceladas
del fondo son más abiertas que las de la figura, permitiendo un juego de texturas modernistas dentro de un naturalismo
finisecular.

Recuerda en el clima y tonalidad el conocido retrato tardío de Ricardo Palma, de 1917, y permite ubicar al artista como pintor
de una galería de escritores sudamericanos. En este sentido, es interesante señalar que, en la crítica arriba mencionada,
entre las obras anotadas por el cronista se encontraban estudios para un retrato de Juana Manuela Gorriti. Además de

9 Fernando Villegas Torres, El Perú a través de la pintura y crítica de Teófilo Castillo (1887-1922): nacionalismo, modernización y nostalgia en la Lima del
900, Lima, Editor Asamblea Nacional de Rectores, 2006, p. 107.

80 81
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

En el año 1861, Ciardi ingresó a la Academia de Bellas Artes de Venecia, donde siguió los cursos de perspectiva de Federico
Moja y el de vistas y marinas de Domenico Bresolin, ocupando desde 1894 la cátedra de este último en la Academia. Su
pintura además de la tradición de las vistas venecianas incorporó elementos plásticos de las diversas escuelas italianas,
tanto las de los macchiaioli, estuvo en Florencia en 1868, de la pintura de Nino Costa (fundador de la escuela de pintura de
la campaña romana), como de la renovación de la pintura de los artistas napolitanos de las escuelas de Possilipo y Resina,
en particular se aproximó a la obra de Franceso Palizzi.10 De esta manera la pintura de Ciardi presenta una síntesis de las
tradiciones regionales, que pueden a grandes rasgos señalarse, como el dominio de la perspectiva, la búsqueda lumínica
y la representación renovadora naturalista.

La pintura adquirida por Godoy es del momento en que el artista consolida su presencia en las exposiciones europeas. El
paisaje con escenas animadas por figuras era uno de los géneros más practicados por los artistas del último tercio del siglo
XIX, ya que permitía combinar el paisaje con escenas costumbristas, apostar a la atracción de los efectos luminosos y, en
la misma tela, a la capacidad mimética del oficio. Ciardi representa en esta tela a un cazador con su perro que se mueven
en una barca por una de las lagunas del valle del Po, en la campaña de Venecia o Treviso. El título “paisaje veneciano”
es confuso, ya que remite a las consabidas vistas de la ciudad ducal, un tópico del arte decimonónico, en las que Ciardi
destacó por su excelente formación en perspectiva, que le permitía resolver con soltura las arquitecturas y los reflejos del
agua de los canales. Con mayor corrección debería denominarse Cazador en laguna veneciana, como tituló el artista otras
obras de asunto similar.

Guglielmo Ciardi La figura del perro de caza señala su deuda con la obra animalista de Filippo Palizzi, una de las mejores del Ottocento,
(Venecia, 1842-1917) influencia también presente en las obritas con vacas o asnos, tan del gusto del mercado, que no desdeñó en ejecutar. La
Paisaje veneciano, 1887 posición central de la barca con la vegetación cerrando la escena contrasta con la apertura del paisaje mediante la vista de
Óleo sobre tela, 65 x 120 cm
perspectiva, habitual en su obra. Los reflejos de la vegetación en el agua, dentro de su paleta habitual de verdes, azules y
Inscripciones: ocres dominantes en la composición, relegan la figura humana y animal a un papel secundario.
Abajo derecha: “G. Ciardi / Venecia 1887”
La elección de esta obra indica el refinamiento de Godoy, dentro del marco de su típico gusto burgués por la obra naturalista
Procedencia:
Colección Juan Silvano Godoy bien ejecutada, ya que no optó por los Ciardi más aceptados por el mercado, las vistas del Gran Canal y la Giudeca, sino por
una obra de características singulares y en un formato mayor a las piezas habituales de carácter decorativo. Posiblemente,
Exposiciones: Godoy imaginó un pendant con la obra de Giuseppe Pogna de su colección, que sumaba variedad al conjunto veneciano
Exposición Francesa de Bellas Artes, Buenos Aires, 1888
de escenas costumbristas de Giacomo Favretto y Egisto Lancerotto.
Bibliografía:
Juan Silvano Godoy, Discurso inaugural “Alto significado del Museo de Bellas Artes en la civilización i cultura de las naciones”, Asunción, Talleres Nacionales, 1909 La obra de Ciardi era bien conocida en Buenos Aires, por ejemplo un cuadro suyo premiado en la Exposición de Milán de
La Evolución. Órgano independiente, Asunción, 27 de marzo de 1909, núm. 24; p. 1, c. 4-6.
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas Artes y la Biblioteca Americana “Juansilvano Godoi”, Asunción, Imprenta Nacional, 1940, p. 72, pintura, sala 1, núm. 19
1882 se comercializó al año siguiente en la casa Ruggero Bossi (El Nacional, Buenos Aires, 5 de enero de 1883).
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, 1970, p. 31-32, sala 1, pintura, arte universal, núm. 26
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, Casa América, 1975, p. 49, sala europea, núm. 25. 10 Luigi Menegazzi, Guglielmo Ciardi, Edizione dei Soncino, Soncino, 1991. Véase las entradas de Laura Casone para las obras de Ciardi de la Fondazione
Cariplo, http://www.artgate-cariplo.it
Museo Nacional de Bellas Artes, Asunción, 2003, p. 80, reproducción bco. y negro

82 83
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Habitual busto en los escritorios decimonónicos, este de Napoleón se encuentra firmado por Colombo-Grange, activo
escultor de fines del siglo XIX Sus obras más reconocidas son el busto de Dama patricia florentina y los bustos de Napoleón
III. Dentro de la iconografía de Napoleón, Colombo-Grange optó por representarlo con el gesto adusto ante la batalla.
Distante de la forma clásica de los bustos de Antonio Canova, Jean Antoine Houdon y Antoine Denis Chaudet, retomada
en la segunda mitad del siglo por Jean Auguste Barre. El otro modelo iconográfico vigente era el de Napoleón cónsul, al
estilo de los ejecutados por Charles Louis Corbet y Joseph Chinard. Las variantes iconográficas responden a distintas fases
de la historia napoleónica, como bien expresa la secuencia realizada por Jean-Baptiste Guillaume: bustos de Napoleón en
1801, 1806, 1812 y 1820 (Musée national des châteaux de Malmaison et de Bois-Préau). Colombo Grange sigue el busto
de Karl Kovalczewski (Musée national des châteaux de Malmaison et de Bois-Préau) datado hacia 1876, con la variante
del águila imperial en lugar de la N.
Roland Colombo-Grange
(Francia, activo hacia 1880-1910) El gesto adusto, aunque sereno, corresponde al año 1812, tal como figura en la placa. Así Colombo-Grange representa al
Napoleón 1er, 1812, 1885
Bronce, 45 x 30 x 25 cm
Napoleón que recorre el camino de las grandes victorias hacia la derrota en el invierno ruso. El interés por la historia de
Godoy, cuyos textos abundan en las referencias clásicas y napoleónicas, obliga a pensar que esta elección tiene la fuerza
Inscripciones: ejemplar que otorga Godoy a los grandes momentos de la historia universal para la realidad paraguaya.
Lateral izquierdo: “R. Colombo / 1885”
Placa bronce: “Napoleon 1er 1812 par Colombo”
Obra seriada, por ejemplo una de tamaño mayor, 58 cm, salió a subasta en 1993 (Skinner, Boston, 25.06.1993, lote 282),
Procedencia: y otra con las mismas características de la catalogada en una subasta montevideana (Gomensoro Piñeyro, 28.05.2008, lote
Colección Juan Silvano Godoy 114, fundición Druillet).
Exposiciones:
Exposición Francesa de Bellas Artes, Buenos Aires, 1888? El MNBA, según el catálogo de Rodríguez Elías, poseía un relieve de bronce de Napoleón 1er. probablemente también
proveniente de la Colección Godoy, lo que señala el interés por su figura en el historiador y coleccionista paraguayo.
Bibliografía:
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas Artes y la Biblioteca
Americana “Juansilvano Godoi”, Asunción, Imprenta Nacional,
1940, p. 59, 77, escultura, sala 1, núm. 5
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción,
1970, p. 55, escultura, sala II, núm. 8
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción,
Casa América, 1975, p. 34, sección escultura, grabado y cerámica, p.
87, núm. 8
Museo Nacional de Bellas Artes, Asunción, 2003, p. 50, reproducción
color

84 85
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Alexandre-Etienne -Marie Courtines


(Montpellier, 1857-1923)
Niña al piano, 1882
Óleo sobre tela, 155 x 101 cm

Inscripciones:
Abajo izquierda: “A. Courtines / 1882”

Procedencia:
Colección Juan Silvano Godoy
Profesor en la Academia de Bellas Artes de su ciudad natal, su motivo preferido era la dama elegante, junto al piano, con
Exposiciones: un abanico o portando parasol, que practicó a lo largo de décadas.
Exposición Francesa de Bellas Artes, Buenos
Aires, 1888?
Hacía gala de ese oficio consumado de los artistas de las academias provinciales europeas del siglo XIX. Artistas de pinturas
Bibliografía: agradable que no desentonan en el salón, sino que más bien lo duplican, especialmente en sus obras de los años noventa,
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas
Artes y la Biblioteca Americana “Juansilvano donde la moda imponía vestidos más alegres durante la noche. Desde ya, como buen profesor regional era hábil en los
Godoi”, Asunción, Imprenta Nacional, 1940, p. diveros géneros pictóricos, resueltos desde la “buena pintura”, que hacia fin de siglo ya incluía una mayor libertad de la
72, pintura, sala 2, núm. 26
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo
pincelada.
de Bellas Artes, Asunción, 1970, p. 26, sala 1,
pintura, arte universal, núm. 15 En este caso, la figura de la niña sentada al piano, ejecutando probablemente los ejercicios de aprendizaje, es probablemente
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de
Bellas Artes, Asunción, Casa América, 1975, p. un retrato. La niña gira su cabeza de la partitura: mira al espectador y rompe la fuerte diagonal del piano, y continua la
41, sala europea, núm. 15 secuencia del cuerpo resuelta con la rigidez de su vestido. La clave baja dominante genera un clima de interior burgués,
Museo Nacional de Bellas Artes, Asunción,
2003, p. 34, reproducción color que la recepción actual puede sentir falsamente como de cierta pesadumbre, agudizada por el oscurecimiento del barniz.

86 87
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Massimo Taparelli D’Azeglio


(Turín, 1798-1866)
El túnel [Paisaje alpino], mediados del s. XIX
Óleo sobre tela, 22 x 80 cm

Procedencia:
Colección Juan Silvano Godoy

Bibliografía:
La Evolución. Órgano independiente. Asunción, 27 de marzo de 1909, núm. 24; p. 1, c. 4-6.
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas Artes y la Biblioteca Americana “Juansilvano Godoi”,
Asunción, Imprenta Nacional, 1940, p. 72-73, pintura, sala 2, núm. 27
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, 1970, p. 21-22, sala 1,
pintura, arte universal, núm. 7
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, Casa América, 1975, p.
36, sala europea, núm. 7
Museo Nacional de Bellas Artes, Asunción, 2003, p. 35, reproducción color

Obra sin firma, atribuida a Massimo Taparelli, que además de artista y escritor fue una figura política prominente del
Risorgimento y la Unificación de Italia. Con formato alargado, la obra de tamaño menor presenta los paisajes rocosos de
abundante vegetación, habituales en la obra del Marqués d’Azeglio. En un segundo plano se observa, en el espacio curvo
que genera el túnel de roca, una construcción con arcadas.

El paisaje romántico, que en otras pinturas de Taparelli forma parte de una narración histórica o literaria, es aquí un paisaje
autónomo pero mitigado por las señales de la civilización.

Según Josefina Plá ingresó a la colección como un obsequio, es decir, sin integrar la colección Godoy inicial, dato erróneo
si consideramos la reseña de 1909 sobre la inauguración del Museo Godoy, citada como Paisaje alpino y considerada la
única del artista en Sudamérica. El barniz oscurecido y ciertos repintes impiden calibrar con mayor certeza esta pintura, a
pesar de ello la atribución es sostenible al artista italiano.

88 89
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Louis Antonin Desprey


(Francia, 1832-1892)
Alberto Urdaneta (diseño)
(Bogotá, 1845-1887)
Simón Bolívar, 1887
Bronce, 54,5 x 20,5 x 16 cm

Inscripciones:
Base: “Desprey, 1887”

Procedencia:
Colección Juan Silvano Godoy

Bibliografía:
La Evolución. Órgano independiente. Asunción, 27 de marzo de 1909, núm. 24; p. 1, c. 4-6.
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas Artes y la Biblioteca Americana “Juansilvano Godoi”,
Asunción, Imprenta Nacional, 1940, p. 77, escultura, sala 1, núm. 1
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, 1970, p. 55, escultura,
sala II, núm. 9
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, Casa América, 1975, p. 34,
sección escultura, grabado y cerámica, p. 88, núm. 8

El origen de esta imagen escultórica de Bolívar es la conmemoración del Centenario de su nacimiento, para el cual se
diseñó en la plaza San Diego, Bogotá, un parque que en su centro presentaba el templete realizado por el arquitecto
italiano Pietro Cantini, siguiendo el modelo de la planta circular del Templo de Vespa. Este contrato se firmó el 8 de marzo
de 1883, para cumplirlo se encargó la ornamentación a Luigi Ramelli, y el diseño de la estatua a Alberto Urdaneta, para
que fuese modelada por M. A. Drespey y fundida por Axis Rudier, en París.

El parque del Centenario de Bolívar, con su templete, se inauguró el 24 de julio de 1884, pero recién se finalizó en 1886.
La estatua se colocó solo por aquel día inaugural, y se publicó un grabado en el Papel Periódico Ilustrado (núms. 72, año
IIi, 24 de julio de 1884, p. 385) firmado por R. Z. La escultura tuvo destinos diversos, provisoriamente fue al Capitolio
Nacional, luego a la plaza Próspero Pinzón de Tunja, al campo triunfal de Boyacá, en 1891 en Plaza Mayor de Tunja, pero
al erigirse el monumento ecuestre de El Libertador fue nuevamente desplazada al batallón Simón Bolívar de esa ciudad,
donde permanece.11 El templete, en 1958, fue reubicado en el Parque de los Periodistas, finalmente con la estatua Bolívar
Orador de Gerardo Benítez.
11 Bogotá. Un museo a cielo abierto. Guía de esculturas y monumentos conmemorativos a cielo abierto en el espacio público, vol. 1, Bogotá, Alcadía Mayor
de Bogotá – Bogotá Positiva, 2008, p. 27 y ss.

90 91
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Alberto Urdaneta fue una figura destacada del arte y la prensa ilustrada colombiana, principalmente sus trabajos artísticos
fueron dibujos. Un grabado de Antonio Rodríguez en el Papel Periódico Ilustrado (núms. 46 a 48, año II, 23 de julio de
1883, p. 377) con la figura de perfil de cuerpo entero de Simón Bolívar lleva el siguiente epígrafe: “Copia del cuadro al
óleo encomendado por el Gobierno Nacional a Alberto Urdaneta, para servir de modelo de la estatua que debe colocarse
en el Parque del Centenario, en la ciudad de Bogotá”. Es decir, la imagen enviada a la Casa Desprey para modelar y fundir
la estatua, finalmente desaparecida, por lo tanto adquieren un mayor valor iconográfico las réplicas de la misma. El retrato
de Bolívar de Urdaneta mereció el elogio de dos poesías, firmadas por Ruperto Gómez y Federico Valenzuela. La primera
vale como idea de los valores virtuosos que debía transmitir la ejemplaridad de la imagen del Libertador, modelo de la
estatua: “Miradlo en pie; los brazos sobre el pecho / La augusta frente varonil levanta / Contempla el mundo a su valor
estrecho / Y el suelo oprime con robusta planta”.

Además, Urdaneta escribió en el Centenario un ensayo relevante sobre la iconografía de Bolívar (“Esjematología ó ensayo
iconográfico de Bolívar”, en Papel Periódico Ilustrado, año II, nos. 46-48, 24 de julio de 1883, p. 404-422) Es probable que
su imagen del héroe se base en la elogiada litografía “El Libertador Simón Bolívar”, de medio cuerpo, dibujada por José
María Espinosa, litografiada por Leveillé e impresa por Lemercier en París hacia 1840.

El ejemplar del Museo, réplica en bronce, resuelta en escala menor, se halla firmada por Desprey, datada en su base
en 1887. No presenta el gran peso con la cadena rota ni la espada clavada en la “tierra” de la estatua que se observa
actualmente, aunque estos elementos no estaban presentes en el grabado de 1884 arriba mencionado, aunque se aclara
que estaba dispuesto el espacio para colocar la espada, pero que fue exhibida de la manera en que se publica en la
mencionada revista.

Bolívar es pensado por Godoy como un símil del artista que vislumbra su gran sueño ante las ruinas romanas, por ello su
imagen tiene tanto la fuerza del constructor de las repúblicas americanas como de la fuerza romántica del héroe:

“El de mayor pujanza y mas ilustre de los hijos de América, el futuro Libertador Simón Bolívar, fue un día a sentarse
sobre los macizos plintos del Coliseo romano. Se entregó allí por algunas horas a la vida interior, sumergido en su
vasta meditación. Sintió poblarse su ardiente imaginación de los memorables hechos con que había estremecido al
mundo antiguo la primera raza humana. Nada quedaba de aquellas pasmosas acciones, asombro todavía de la Historia:
pero ahí estaba un testigo mudo del arte latino para atestiguar ante las edades venideras la estatura de los actores
desaparecidos y lo que fue toda aquella vida inmensamente extraordinaria.

Cuando el joven visionario se hubo levantado, escuchó distintamente, muy lejos en el otro hemisferio, sobre el escenario
de un mundo desconocido y nuevo, allá en las riberas del Orinoco, del Guayras, del Plata y del Rimac, los estallidos de
sucesos y acontecimientos de epopeya dignos de los Scipiones y los Fabio. Contrajo en aquel instante un juramento de
honor ante la imagen de su patria adorada y se despidió de aquella tierra clásica envejecida en proezas estupendas.”12

12 Véase en el apéndice documental, Juan Silvano Godoy y Viriato Díaz-Pérez, Civilidad y arte. Discursos de la Instalación de la “Academia de Bellas Artes”
y de Presentación de sus fundadores. Leídos por el “Director General de la Biblioteca, Museo y Archivo de la Nación” y por el “Jefe del Archivo General” de la misma.
Asunción, 1909, folleto, 21 páginas.

92 93
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Durand-Brager fue un oficial de marina bretón, que cumplió vastos servicios a la armada francesa, y en sus diversos destinos
practicó la pintura de caballete, dejando correctas marinas, combates navales y vistas de puertos y costas. Participó en las
campañas imperiales en la América del Sur durante los bloqueos al puerto porteño por las fuerzas anglo-francesas, entre
los años 1840 y 1843. Estuvo, entonces, en el Paraguay remontando los ríos Uruguay y Paraná.

Entre sus diversos destinos se destacó el de la Guerra de Crimea, donde realizó una serie de pinturas sobre el Sitio de
Sebastopol, tal vez, junto con las vistas de Estambul lo más interesante de su producción. Los oficiales navales debían
dominar el dibujo, una herramienta para sus tareas a bordo. De este modo, este tipo de pinturas es resultado de la mirada
imperial, expresan el avance capitalista y su configuración del mundo del siglo XIX. Estudiadas hoy por su iconografía eran
útiles tanto para el conocimiento militar como mercantil. Durand-Brager se dedicó luego a la pintura, participando en
salones y recibiendo encargos de batallas navales, ya como pintura de historia naval, más que como crónica de sus viajes.

La que conserva el MNBA es una obra realizada durante su destino africano, de aceptable calidad dentro de la voluminosa
producción del artista, que representó diversas partes del Globo. La composición es simple, el reiterado recurso de generar
distancia con los barcos, recortados en el fondo de paisaje montañoso, mientras que en el ángulo izquierdo se presenta
el puerto.

En la catalogación de Josefina Plá se confunde la “M.” de Monsieur con la inicial del nombre, fórmula de cortesía
correspondiente a un capitán que por sus servicios había recibido la Legión de Honor, de manos de Napoleón III. Cuestión
menor reiterada en el catálogo del 2003, agravada en este caso al confundir la nacionalidad del artista con un dato de la
procedencia.

Jean-Baptiste Henri Durand-Brager


(Dol, 1814 – París, 1879)
Puerto argelino, c. 1838-1840
Óleo sobre tabla, 49 x 81 cm

Procedencia:
Donación del Cónsul del Paraguay en Bélgica, Enrique Ostendorp.

Bibliografía:
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, 1970, p. 58, obras en restauración, sala IV, pintura, núm. 4.
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, Casa América, 1975, p. 153, atelier, núm. 7
Museo Nacional de Bellas Artes, Asunción, 2003, p. 74, reproducción bco. y negro

94 95
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Giacomo Favretto
(Venecia, 1849-1887)
Il terzo incomodo [Caldo], 1885
Óleo sobre tela, 95 x 63 cm

Inscripciones:
Abajo derecha: “G. Favretto”

Procedencia:
Colección Aristóbulo del Valle, Buenos Aires; Colección Juan Silvano Godoy

Exposiciones:
Real Accademia di Belle Arti in Milano, Esposizione 1885
Esposizione Venezia, 1887

Bibliografía:
Catálogo Esposizione Real Accademia di Belle Arti in Milano, 1885, p. 12, n. 90
Illustrazione Popolare Artistica dell’Esposizione n. 8, Venezia, 19 de junio de 1887
G. C. Sicco, Giacomo Favretto e le sue opere. Torino 1887, lámina V
L. Brosch, “Giacomo Favretto,” Die Kunst Unserer Zeit, jahrg. 13, 1902, p. 49
Juan Silvano Godoy, Discurso inaugural “Alto significado del Museo de Bellas Artes en la civilización i cultura de las naciones”, Asunción, Talleres Nacionales, 1909
La Evolución. Órgano independiente. Asunción, 27 de marzo de 1909, núm. 24; p. 1, c. 4-6.
Enrico Somaré, Storia dei pittori italiani dell’ottocento. Milano, “L’Esame”, edizioni d’arte moderna, 1928, p. 512, lámina 267
Enrico Somaré, Giacomo Favretto. Milano, Mondadori, 1935, p. 41, 53, lámina LX
Enrico Somaré, Giacomo Favretto, Bergamo, Istituto italiano d’arti grafiche, 1938, p. 8.
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas Artes y la Biblioteca Americana “Juansilvano Godoi”, Asunción, Imprenta Nacional, 1940, p. 27-29, 71, pintura, sala 1, núm. 13
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, 1970, p. 30, sala 1, pintura, arte universal, núm. 24.
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, Casa América, 1975, p. 47-48, sala europea, núm. 23
Renzo Trevisan. Giacomo Favretto, 1839-1887. Scorzè, La Tipografica, 1999
Museo Nacional de Bellas Artes, Asunción, 2003, p. 81, reproducción bco. y negro
María Isabel Baldasarre, Los dueños del arte: coleccionismo y consumo cultural en Buenos Aires, Buenos Aires, Edhasa, 2006, p. 164
Marcelo E. Pacheco, Coleccionismo artístico en Buenos Aires del Virreinato al Centenario. Expansiones del discurso, Buenos Aires, ed. del autor, 2011, p. 161

La pintura de Favretto presenta la combinación de renovación formal y de reflexión sobre la tradición veneciana, en
particular de Tiépolo y Longhi. La pintura de Asunción representa una escena de la vida popular en las calles, asunto
que cimentó la fama internacional del artista, que renovaba los habituales motivos de la arquitectura monumental y las
vedutas que definían la imagen de Venecia. Favretto, muerto en plena madurez pictórica, supera el preciosismo exitoso de
Mariano Fortuny con una pintura vigorosa de fuertes contrastes cromáticos. La pintura adquirida por Godoy corresponde a
su etapa de esplendor, los años ochenta, cuando había alcanzado su maniera característica y su consolidación internacional.
La adquisición en 1884 de Susana y los viejos por el Rey de Italia en la Espozione in Torino fue una noticia reiterada en la
prensa de época, coincidente con ella la obra de Favretto ingresa a las colecciones periféricas.

96 97
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Es probable que Godoy haya conocido al artista en su viaje europeo, si es certero que el mismo lo realizó junto a Aristóbulo el naranja de la tela se ha tornado innecesario. El cambio fundamental, además del relevante que es la inclusión de otra
del Valle en 1885. El artista argentino Augusto Ballerini llevó al taller del artista al político y coleccionista argentino, no se figura, es cromático: el vestido azul y falda ocre en la pintura del MNBA y vestido rojo y falda celeste en la obra pequeña,
tiene registro de que también haya concurrido Godoy. No es posible que este haya adquirido esta pintura en la misma mientras que el pantalón verdoso del muchacho de la primera es cambiado a una tonalidad grisácea en la segunda, así
negociación de Músicos ambulantes por del Valle, actualmente en el MNBA argentino, ya que fue expuesta en Venecia una alteración cromática obliga a diversas compensaciones de equilibrio formal.
1887. Ambas obras tienen las mismas características formales, aunque de mayor tamaño es la escena de músicos, datada
entre 1881 y 1883. Rodríguez Elías sostiene que la adquisición fue un canje realizado a Aristóbulo del Valle, pero los datos Sin duda, Il terzo incomodo es una composición difícil, con una nueva dirección generada por la figura melancólica que
que consigna son erróneos, ya que no estaban las pinturas en ejecución al ser adquiridas, aunque si fue expuesta, como “mira” fuera del cuadro, la inclinación de su cuerpo genera un juego de movimiento con la pareja: la cabeza compensa la
ya se ha señalado, en Venecia en 1887 la de la colección Godoy. En las menciones a la colección del Valle se habla de las del muchacho inclinándose para generar líneas de movimiento en el espacio pictórico. Una lectura moderna del barroco
pinturas de Favretto, es decir, había otra más que la conocida Músicos ambulantes, pero al momento de su muerte solo veneciano. La cesta de ropa permite dirigir la mirada a un papel en el suelo, probable esquela amorosa.
contaba con esta última adquirida a su viuda por el Estado argentino en 1897.
Al sumar obras de gran formato de Lancerotto, Pogna y Ciardi, más la menor de Santoro, Godoy logró un conjunto de
Sin embargo, no es descartable un canje de obras, en las que figurase este Favretto, de haberse realizado tiene que haber extraordinaria solidez de la pintura veneciana moderna, el punto más alto de su colección, aspecto marcado de su
entrado en la negociación el Apolo vencedor de Pitón (MNBA, Buenos Aires, inv. 6187), catalogado actualmente como preferencia ya que optó por desprenderse de las obras francesas de relieve antes de regresar definitivamente a Asunción.
anónimo, o el Retrato de señora de L. P. Julie Volpeliere, datado en 1828 (MNBA, Buenos Aires, inv. 6199, en préstamo en
Museo Provincial de Bellas Artes de Salta), ya que se considera –por consignación de Schiaffino– que el canje del Alonso
Cano se realizó por el Moreno Carbonero. Marcelo Pacheco menciona que el canje de Favretto se realizó por un Tintoretto,
probable referencia a una atribución errada del Apolo vencedor de Pitón.

En 1887 llegó a Buenos Aires un envío de obras de Favretto a bordo del buque Umberto I, aunque no se consignan los
asuntos representados (El Nacional, Buenos Aires, 12.05.1887), se subraya la relevancia de la ciudad como lugar de venta
de su obra. En la exposición de pintura italiana de la Cámara de Comercio, también en 1887, figuraron las pinturas de
Favretto de Aristóbulo del Valle y Vicente Casares. La pintura elegida por Godoy presenta a dos mujeres haciendo labores
de ropa, mientras una acepta la seducción de un muchacho, cuyo escorzo es una prueba de habilidad pictórica, la otra
permanece melancólica, ante la situación, como si estuviera perdiendo a su amante. Esta posición de la figura en segundo
plano otorga el título a la pintura. Sin embargo, al ser expuesta en 1885 en Academia de Milán, su título es Caldo, como
la cataloga Renzo Trevisan. Este especialista desconoce su paradero al igual que el de otra obra de menor tamaño (44 x
30 cm) catalogada como una variante: la figura femenina secundaria es reemplazada por una silla con ropas y un cántaro
de agua en el piso (objeto relacionado con el título veraniego de connotaciones sexuales). La bibliografía anotada por
Trevisan indica que esta pintura había quedado en el olvido desde los estudios de Samoré en los años treinta hasta su
catalogación de 1999.

El interior permanece en ambas pinturas dominado por la escalera, aunque con modificaciones menores: el artista ha
cambiado la lámpara del lateral derecho, y colocado una vasija pequeña en lugar del paño naranja, que da un toque de
color al fondo, ya que el retrato colgado en la pared en la pintura de Asunción pareciera ser una fotografía o grabado, a
diferencia de la obra menor que está resuelto como si fuera una pintura, con la vestimenta roja del retratado, ante lo cual

98 99
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Théodore Guillot, atribuido


(?, 1842 ; ?, ? )
Flores y frutas
Óleo sobre tela, 64 x 76

Bibliografía:
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas Artes y la Biblioteca Americana “Juansilvano Godoi”, Asunción, Imprenta Nacional, 1940, p. 71, pintura, sala 1, núm. 5
[Guillet]
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, 1970, p. 23-24, sala 1, pintura, arte universal, núm. 5
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, Casa América, 1975, p. 37, sala europea, núm. 8

Esta naturaleza muerta, de resolución correcta, cuya datación probable es segunda mitad del siglo XIX, puede ser atribuida
a Théodore Guillot, un artista menor del que se conserva alguna naturaleza muerta en el Musée des beaux-arts de
Chambery.

Josefina Plá sugiere que el autor es Guillot o Guillet, y data la obra hacia 1830, al igual que Rodríguez Elías. Entre los
escasos artistas probables registrados con ambos nombres, nos inclinamos por el cual catalogamos, aunque con grandes
dudas, ya que suponemos que la obra puede ser de factura más tardía, hacia 1870, proveniente de una escuela provincial.

100 101
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Rafael Hidalgo de Caviedes


(Quesada, Jaén, 1864 - Madrid,
1950)
Cabeza de estudio (viejo), 1904 Esta cabeza de viejo es una obra menor de Rafael Hidalgo de Caviedes, resuelta desde la presencia de una tupida
Óleo sobre tela, 59,5 x 41 cm
barba, que se recorta contra el fondo neutro, bien perfilada en las sombras. El realismo académico de Hidalgo marca los
Inscripciones: rasgos del anciano, en particular las prominentes nariz y oreja. Es sugestiva la presencia de esta pintura en la colección
Abajo izquierda: “cabeza de Godoy, adquirida cuando ya se encontraba establecido en Asunción.
estudio / José Rafael Hidalgo /
1904”
Hidalgo de Caviedes, oriundo de Jaén (el museo local presenta una sala con su nombre y el de su hijo), se formó en
Procedencia: la Academia de San Fernando, luego por su región obtuvo la pensión de Roma donde realizó sus pinturas de mayor
Colección Juan Silvano Godoy aliento (Vorrei morire, El nacimiento de Venus  y Rea Silvia). En Madrid, desde 1893, trabajó como restaurador en el
Bibliografía
Museo Arqueológico. Es uno de los tantos artistas que desde el realismo decimonónico frecuentaban los diversos
Avelino Rodríguez Elías, El Museo géneros pictóricos, desde la pintura de historia al costumbrismo de asuntos regionales.13
de Bellas Artes y la Biblioteca
Americana “Juansilvano Godoi”, La datación de esta pintura coincide con la de Calvario, segunda medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes,
Asunción, Imprenta Nacional,
1940, p. 71, pintura, sala 1,
correspondiente a otro buen momento pictórico luego de la etapa romana. Además, desde 1898 actuaba como
núm. 12 subdirector del denominado Museo de Arte Moderno de Madrid.14
Josefina Plá, Historia y catálogo
del Museo de Bellas Artes, Seguramente este pequeño prestigio impulsó a Godoy a poseer esta cabeza, obra menor en el contexto de su colección
Asunción, 1970, p. 28, sala 1,
pintura, arte universal, núm. 20 que demostraba interés en los pintores y asuntos regionales españoles.
Josefina Plá, Historia y catálogo
del Museo de Bellas Artes,
Asunción, Casa América, 1975, p.
43, sala europea, núm. 20
Museo Nacional de Bellas 13 Joaquín de la Puente y Manuel López Pérez: Rafael Hidalgo de Caviedes. Cien años de pintura. Jaén, Instituto de Estudios Jienenses, 1980.
Artes, Asunción, 2003, p. 3,
reproducción color 14 En 1971 cerró sus puertas, la colección del siglo XX fue al Museo del Prado y las obras del siglo XX a los fondos del actual Museo Nacional de Arte
Reina Sofía.

102 103
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Esta pequeña cabeza del artista alemán August Johann Holmberg, resuelta con preciosismo, expresa el extendido gusto
decomonónico por las figuras femeninas vaporosas, de encantadora sensualidad y sutil erotismo. Holmberg logró la
sensación visual de una mujer etérea, afirmado en una tonalidad azul, pero, en lugar de utilizar el recurso habitual de
inclinar el busto hacia el interior de la tela, lo dirige hacia el espectador con un leve movimiento de cabeza.. La mirada de
la figura combina con la sonrisa picaresca, potenciada por el manejo de la sombra que cubre parte de su rostro y busto,
con las mejillas cubiertas con rubor. Recortada contra un fondo neutro, el blanco de los tules y el sombrero permite a
Holmberg una pintura luminosa y atenuar el frío del azul.

En esta imagen de mujer mundana, de boulevar, el artista da cuenta de su oficio pictórico, el valor buscado por Godoy en
la selección de obras menores que remitan a las pinturas conocidas de mayor relieve, en este caso a las composiciones con
varias figuras de la pintura de género. Uno de sus nichos de mercado fueron escenas de la vida de frailes dominicos o de
sacerdotes eruditos estudiando antiguedades; pinturas resueltas con un naturalismo no exento de cierto humor.

August Johann Holmberg


(Alemania, 1851-1911)
Cabeza de mujer
Óleo sobre tabla, 23 x 16,5 cm

Procedencia:
Colección Juan Silvano Godoy

Inscripciones:
Abajo izquierda: “A. Holmberg München”

Bibliografía:
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas
Artes y la Biblioteca Americana “Juansilvano
Godoi”, Asunción, Imprenta Nacional, 1940,
p. 74, pintura, sala 2, núm. 55
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo
de Bellas Artes, Asunción, 1970, p. 27, sala
1, pintura, arte universal, núm. 17
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo
de Bellas Artes, Asunción, Casa América,
1975, p. 42, sala europea, núm. 17
Museo Nacional de Bellas Artes, Asunción,
2003, p. 39, reproducción color

104 105
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Según Josefina Plá fue adquirido por Godoy por mediación de Aristóbulo del Valle en el taller del artista poco antes de 1896,
dato reiterado por Marcelo Pacheco. En 1896 falleció del Valle y Godoy se encontraba en el Brasil en misión diplomática,
desde donde escribió a su viuda sin ninguna mención al respecto. Más allá de ajustar la fecha de la adquisición, el dato
parece plausible, ya que parte de un testigo directo como Schiaffino que menciona un Lancerotto entra las obras de del
Valle: “Traía consigo de España e Italia pinturas de Villavicencio, Villegas, Plasencia, Martínez de la Rosa, Barbudo, etc., y
telas de Favretto, Lancerotto y Volpe”15 .
Egisto Lancerotto
(Noale, Venecia, 1847 – Venecia, 1916) Desde ya, se encuentra registro de la comercialización de obras de Lancerotto en Buenos Aires desde los años ochenta. Los
Escena callejera [Baile popular en un callejón de marchantes Angelo Sommaruga y Ferrucio Stefani, los más importantes en la comercialización de pintura italiana en el Río
Italia], c. 1893
Óleo sobre tela, 122 x 83,5 cm de la Plata, solían incorporar alguna obra de Lancerotto, aunque generalmente eran obras menores, las consabidas figuras
femeninas que armaban el conjunto con las de Mancini y Michetti. Publicaciones como La Ilustración Sud-Americana
Inscripciones: difundían en sus grabados la obra de Lancerotto, lo que señala su popularidad en el medio rioplatense.
Abajo izquierda: “Lancerotto Egisto”

Procedencia: Es sugerente pensar que la adquirida por Godoy corresponde a la pintura expuesta en la muestra organizada en el Salón
Colección Juan Silvano Godoy Costa de 1893, donde la obra de mayor calidad era una atribuida a Guido Reni. En el conocimiento por Godoy de la obra
de Lancerotto puede haber influido Eduardo Schiaffino, ya que en su viaje de aprendizaje a Europa lo tuvo como primer
Bibliografía:
Juan Silvano Godoy, Discurso inaugural “Alto
maestro, aunque brevemente, ya que prefirió continuar sus estudios en París.
significado del Museo de Bellas Artes en la
civilización i cultura de las naciones”, Asunción, La obra del MNBA de Asunción supera la calidad media de las piezas comercializadas en Buenos Aires, generalmente
Talleres Nacionales, 1909 figuras femeninas. Obra de gran formato, representa una escena callejera bien resuelta en una composición marcada por
La Evolución. Órgano independiente. Asunción,
27 de marzo de 1909, núm. 24; p. 1, c. 4-6 una diagonal, en segundo plano se encuentra un grupo de figuras en festejo popular, su posición secundaria es revertida
La Verdad, Asunción, 30 de marzo de 1909, p. 1 por las notas de color que resaltan en una pintura de colores terrosos. Lo dominante es la arquitectura del barrio popular,
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas con el deterioro de sus paramentos, el movimiento de sus postigos, la simpleza de sus formas. La perspectiva, derivada
Artes y la Biblioteca Americana “Juansilvano
de la tradición de las vedutas, es mitigada por la figura sedente de un anciano, vendedor callejero.. Lo anecdótico es una
Godoi”, Asunción, Imprenta Nacional, 1940, p.
72, pintura, sala 1, núm. 21 suma de detalles, como la figura femenina asomándose desde una ventana para observar el baile callejero.
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo
de Bellas Artes, Asunción, 1970, p. 31, sala 1, Sin duda, la pintura de Lancerotto ha sido elegida para ser observada junto a la de Fravetto, aun más sus características
pintura, arte universal, núm. 25
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de formales se acercan más a una obra de este último que a las composiciones más típicas de Lancerotto.16
Bellas Artes, Asunción, Casa América, 1975, p.
48, sala europea, núm. 24
Museo Nacional de Bellas Artes, Asunción,
2003, p. 81, reproducción bco. y negro
Marcelo E. Pacheco, Coleccionismo artístico
en Buenos Aires del Virreinato al Centenario.
Expansiones del discurso, Buenos Aires, ed. del 15 Eduardo Schiaffino, “Del Valle coleccionista” en Argentina, núm. 12, 29 de febrero de 1896.
autor, 2011, p. 161 16 Agradezco a Mario Sartor sus comentarios sobre esta obra y su consulta de las obras de Lanceroto en Noale, afirma la singularidad de la obra de Asunción.
Véase Lucio Scardino (curador), La civica quadreria di Egisto Lancerotto, pittore di Noale (1847-1916). Ferrara, Liberty House, 1999.

106 107
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Obra tardía del pintor e ilustrador alemán Lossow, reconocido por sus obras eróticas y dibujos pornográficos, que combina
el deseo sexual con la fantasía onírica. La obra de Lossow, próxima a la estética simbolista, pero más afín, en algunos casos,
a la descripción humorística de la sexualidad burguesa. Es conocida su pintura El pecado, de 1880, con una monja y un
monje en éxtasis corporal, bastante alejados del divino, en clave de humor anticlerical. La pintura erótica de “casacones”,
con vestimentas del siglo XVIII fue una constante presencia, por su valor decorativo, en el mercado del siglo XIX. Lossow
procedía de una familia de artistas, formado en la Academia de su ciudad natal, fue un logrado ilustrador de la obra de
Shakespeare, Ovidio y Heine.

Heinrich Lossow
(Münich, 1840 – Schleissheim, 1897)
Un sueño, 1896
Óleo sobre tela, 55 x 70 cm

Inscripciones:
Abajo izquierda: “Josciu Losow / Viena 1896”

Procedencia:
Colección Guillermo Kraft, Buenos Aires; Colección viuda de Kraft, Buenos Aires; Colección Dr. H. Sánchez Quell, Asunción, ¿-1967.

Bibliografía:
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, 1970, p. 27, sala 1, pintura, arte universal, núm. 18
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, Casa América, 1975, p. 43, sala europea, núm. 18
Rodríguez Elías, p. 25-26; p. 71, núm. 1
Museo Nacional de Bellas Artes, Asunción, 2003, p. 69, reproducción bco. y negro

108 109
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Según Rodríguez Elías es el retrato de la mujer del artista, llamada Paz, asesinada en 1893 por los celos del artista ante
una infidelidad. Luna Novicio alcanzó reconocimiento por su famoso cuadro Spoliarum, escena de gladiadores, de factura
realista, acorde al aprendizaje llevado a cabo con Eduardo Rosales y Alejo Vera Estaca, con este en la Academia de Roma. La
obra del MNBA es de su etapa tardía en París, donde aceptó las recetas finiseculares del modernismo. La fecha sugiere que
de ser procedencia Godoy puede haber integrado el lote de la Exposición Francesa del Jardín Florida de 1888.

Este elegante retrato está resuelto con la figura femenina inclinada hacia el fondo de la tela, ofreciendo el perfil que resalta
su vestido a la moda, la cabeza coronada por un amplio sombrero con penacho. Luna exhibe su oficio al recortar la negra
Juan Luna Novicio
figura sobre un fondo tonal, y asociar los botones del cuello y la manga con el respaldo de la silla y la firma del artista,
(Filipinas, España, 1857 – Hong Kong, toques de bronce en una paleta baja. La figura serpentea en la tela, desde el primer plano de los pliegues de la falda, con
1900) el rostro iluminado que se enmarca entre la cabellera morocha recogida y la fina línea blanca de la camisa que cierra el
Retrato de señora, 1887 cuello alto del vestido de día.
Óleo sobre tela, 98 x 67 cm

Inscripciones: Marcelo Marino, consultado específicamente sobre el traje de la retratada de esta pintura de Luna Novicio, señala que lleva
Abajo derecha: “Luna / París 87” un costume façon tailleur, compuesto por un corsage o chaqueta muy ajustado y con cuello alto. Los cuellos solían ser de
Procedencia:
encaje y estar adornados y dejaban sobresalir levemente la camisa que iba por debajo. La fecha de la pintura coincide con
Colección Juan Silvano Godoy? la moda del momento, ya que dos años después se modificarían, pero hasta entonces las mangas siguen la forma de los
Adquisición? hombros y van bien ajustadas al brazo. La chaqueta tenía una especie de faldón corto y por debajo de ella salía la falda.
Bibliografía:
Juan Silvano Godoy, Discurso inaugural
El corsé inclinaba a la mujer hacia adelante. El “polisón” se encuentra reducido de tamaño en este vestido, algo común
“Alto significado del Museo de Bellas Artes hacia el final de la década. Marino hace notar que la “posición de la retratada, más que un juego estético, está determinada
en la civilización i cultura de las naciones”, por el vestido: la posición inclinada se debe al bulto que deben acomodar antes de sentarse, los codos atrasados y el
Asunción, Talleres Nacionales, 1909 cuello adelantado con la pose tan rígida que suponían el encorsetado y la confección de estas chaquetas. El sombrero,
La Verdad, Asunción, 30 de marzo de
1909, p. 1 balanceaba la silueta, compensaba visualmente al cuerpo, por ello se colocaba y quedaba fijo formando parte del traje de
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de día, con el negro usual desde los años ochocientos setenta.” De este modo, el retrato, que sugiere una aproximación a la
Bellas Artes y la Biblioteca Americana subjetividad modernista, sin embargo está resuelto desde una observación de la pose derivada de la tradición naturalista.
“Juansilvano Godoi”, Asunción, Imprenta
Nacional, 1940, p. 19-21, 72, pintura, sala
1, núm. 18 [Retrato de señora.
Estudio de negro]
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo
de Bellas Artes, Asunción, 1970, p. 27-28,
sala 1, pintura, arte universal, núm. 19
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo
de Bellas Artes, Asunción, Casa América,
1975, p. 43, sala europea, núm. 19
Museo Nacional de Bellas Artes, Asunción,
2003, p. 79, reproducción bco. y negro

110 111
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

George Herbert McCord


(New York, 1848-1909)
Escena de la costa, c. 1899
Óleo sobre tela, 38 x 48 cm

Inscripciones:
Abajo izquierda: “Geo H. Mc Cord”

Procedencia:
Colección Juan Silvano Godoy

Exposiciones:
Hotel de ventas, Buenos Aires, 1899, núm. 115.

Bibliografía:
Juan Silvano Godoy, Discurso inaugural “Alto significado del Museo de Bellas Artes en la civilización i cultura de las naciones”, Asunción, Talleres Nacionales, 1909
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas Artes y la Biblioteca Americana “Juansilvano Godoi”, Asunción, Imprenta Nacional, 1940, p. 72, pintura, sala 1, núm. 16
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, 1970, p. 25, sala 1, pintura, arte universal, núm. 12
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, Casa América, 1975, p. 57, sala americana, núm. 1.
Museo Nacional de Bellas Artes, Asunción, 2003, p. 79, reproducción bco. y negro

George Herbert McCord formó parte de la segunda generación Hudson River School. La comercialización de la pintura
norteamericana en Buenos Aires fue esporádica, aunque en las buenas colecciones porteñas solía haber un paisaje de tal
procedencia, por ejemplo la de Aristóbulo del Valle contaba con una marina de Thomas A. Harrison (1853-1930). Josefina
Plá anota que fue adquirido por Godoy en el Hotel de Ventas de Buenos Aires en diciembre de 1899, catálogo que no he
podido localizar. La indicación reiterada de que fue discípulo de Turner, desde ya es un error, no solo su formación fue en
Estados Unidos, sino que además Turner falleció en 1851.

Titulada Escena de la costa, el perfil de las rocas indica que es una vista de The Palisades, los acantilados a lo largo del río
Hudson, en las afueras de New Jersey, paisaje pintado en reiteradas ocasiones por McCord, quien tenía su estudio desde
1883 en Morristown, NJ. Esta pintura del MNBA es buen ejemplo de los efectos lumínicos y de la búsqueda atmosférica de
la naturaleza en la obra de McCord, la datación debe anotarse próxima a la fecha de exhibición, ya que muestra con exceso
los efectos lumínicos, probablemente potenciado desde su estadía en Venecia y París, en el aspecto formal recuerda la
obra del francés Emile René Menard, tan presente en las colecciones porteñas. Godoy, que apreciaba la buena factura,
debe haber optado por esta pintura por tratarse de una marina, es un formato y técnica que no contaba en su colección
abarcadora de las escuelas europeas modernas, ya que solo había adquirido la marina veneciana de Pogna.

Avelino Rodríguez Elías cataloga otra obra de un artista norteamericano (p. 73, ingresado como Geor S. Paini), un Paisaje
de Boston de George S. Payne (1860-1938), obra que no figura en el catálogo de Josefina Plá; por lo tanto es una obra
perdida entre 1940 y 1970.

112 113
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

José Montenegro Capel


(Cádiz, 1865- Jérez, 1929)
Casa de Pilatos
Óleo sobre tela, 62 x 48 cm

Inscripción:
Abajo derecha “J Montenegro / Sevilla”

Procedencia:
Colección Juan Silvano Godoy

Bibliografía:
La Evolución. Órgano independiente. Asunción, 27 de marzo de 1909, núm. 24; p. 1, c. 4-6.
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas Artes y la Biblioteca Americana “Juansilvano Godoi”, Asunción, Imprenta Nacional, 1940, p. 73, pintura, sala 2, núm. 28
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, 1970, p. 58, obras en restauración, sala IV, pintura, núm. 5
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, Casa América, 1975, p. 152, atelier, núm. 5

114 115
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

José Montenegro Capel


(Cádiz, 1865- Jérez, 1929)
Capilla sevillana, 1882
Óleo sobre tabla, 52 x 45 cm

Inscripción:
Abajo derecha “J Montenegro Capell / Sevilla / 1882”

Procedencia:
Colección Juan Silvano Godoy

Bibliografía:
La Evolución. Órgano independiente. Asunción, 27 de marzo de 1909, núm. 24; p. 1, c. 4-6.
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas Artes y la Biblioteca Americana “Juansilvano Godoi”, Asunción, Imprenta Nacional, 1940, p. 71, pintura, sala 1, núm. 10.
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, 1970, p. 58, obras en restauración, sala IV, pintura, núm. 4.
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, Casa América, 1975, p. 152, atelier, núm. 4

Los óleos de Montenegro Capel de la colección Godoy pertenecen a su mejor etapa, cuando era un artista solicitado por
los compradores españoles. Autor de numerosas obras con vistas y paisajes de los lugares más tradicionales de Sevilla y
Jerez, realizadas con escasa calidad artística al final de su vida. Pertenece a la generación de artistas regionales que bajo el
impacto internacional de Mariano Fortuny llevaron el realismo preciosista a su plenitud, y que luego lograron combinarlo
con el pleinarismo de José Jiménez Aranda, radicado en Sevilla en 1892. La obra de Montenegro Capell se vincula con las
de José Cala Moya y Nicolás Soro Álvarez. 17

Las obras del MNBA fueron adquiridas probablemente por Godoy en su viaje a Europa de 1885, ya que corresponden
al habitual souvenir artístico. Se ubican en el período sevillano de Montenegro Capel, y muestran el logrado dominio
pictórico del artista en obras de pequeño formato. La región andaluza era parte del grand tour orientalista durante el
siglo XIX, por eso la mayoría de las vistas pertenecen a la arquitectura islámica. Los románticos habían establecido a la
región andaluza como la imagen de España, en primer lugar por su tradición islámica que la enmarcaba en la mirada
orientalista, tanto en la pintura como en la literatura (basta con mencionar el éxito resonante de Cuentos de la Alhambra de
Washington Irving). Esta mirada fue complementada por el menos refinado gusto por la pintura de flamenquería, ausente
en la colección de Godoy. Aspecto que señala su independencia frente a las imposiciones comerciales de los marchantes
en el Río de la Plata.

Una de las pinturas representa uno de los arcos de la conocida como Casa de Pilatos (Palacio de los Adelantados Mayores
de Andalucía) en Sevilla, la otra una capilla con un monaguillo. La capilla recuerda en su aspecto a la de la Flagelación,
ubicada también en aquella residencia histórica.

17 Sobre la pintura de Jerez en el siglo XIX, véase Antonio de la Banda y Vargas, “La pintura jerezana en el siglo XIX” en Archivo español de arte, tomo 69, Nº
273, 1996, p. 85-96.

116 117
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Rafael Montesinos y Ramiro


(Valencia, 1811-1877)
Cabeza de joven
Óleo sobre tela, 45 x 34 cm

Inscripciones:
Arriba izquierda: “R. Montesinos”

Procedencia:
Colección Juan Silvano Godoy

Bibliografía:
La Evolución. Órgano independiente. Asunción, 27 de marzo de 1909, núm. 24; p. 1, c.
4-6.
La Verdad, Asunción, 30 de marzo de 1909, p. 1
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas Artes y la Biblioteca Americana “Juansilvano
Godoi”, Asunción, Imprenta Nacional, 1940, p. 53-54, 72, pintura, sala 1, núm. 17 [Cabeza
de hombre]
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, 1970, p. 24, sala 1,
pintura, arte universal, núm. 9
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, Casa América, 1975,
p. 38, sala europea, núm. 10
Museo Nacional de Bellas Artes, Asunción, 2003, p. 40, reproducción color

118 119
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Bibliografía:
La Evolución. Órgano independiente, Asunción, 27 de marzo de 1909, núm. 24; p. 1, c. 4-6.
La Verdad, Asunción, 30 de marzo de 1909, p. 1
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas Artes y la Biblioteca Americana “Juansilvano Godoi”,
Asunción, Imprenta Nacional, 1940, p. 53-54, 71, pintura, sala 1, núm. 7 [Paisaje español]
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, 1970, p. 24, sala 1, pintura, arte
universal, núm. 10
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, Casa América, 1975, p. 38, sala
europea, núm. 11

Montesinos (padre) se formó en su ciudad en la Academia de San Carlos y luego en la de San Fernando; fue un reconocido
miniaturista, que llegó a integrarse como pintor de cámara de Isabel II, trabajando en proyectos decorativos en el Palacio
Real.18

Rodríguez Elías percibió con claridad que la cabeza de estudio representaba un tipo popular: “magnífico tipo buscado en
las capas humildes como se ve por el trapo que lleva al cuello”, aunque luego suma con exageración: “con ser excelente
todo en este cuadro, lo mejor y hasta diríamos insuperable, son los ojos de la figura”. El rostro se encuentra centrado,
ocupando la mayor parte de la tela, y a pesar de su barniz oscurecido aún conserva cierta luminosidad, en una pincelada
de poca carga de materia.

Según Josefina Plá esta pintura, al igual que Tormenta, fue adquirida en un remate en Buenos Aires en 1890, además
anota: “circunstancias no bien aclaradas hicieron que estos bienes fuesen a precario remate”. En verdad, el hijo del artista,
Mariano Montesinos Ausina (Valencia, 1859-La Plata, 1924), había llegado a la Argentina en 1888, y es probable que
antes de instalarse en La Plata, como era costumbre, salieron a remate los bienes. Este es el motivo de la circulación de la
pintura de Montesinos en la región, que eran propiedad de su hijo, también artista, radicado en la misma.

Tormenta es una escena de mayor complejidad, un paisaje de amplia perspectiva, en el fondo se ven las torres y
campanarios de la ciudad de Valencia, con un cielo tormentoso que ocupa dos tercios de la tela. Montesinos incluye una
pequeña escena anecdótica, de un hombre tirado en el camino por su caballo, probablemente asustado por la tormenta.
La composición se resuelve con sencillez, colocando un árbol que domina el lado izquierdo de la tela y permite afirmar
la profundidad del campo. Los descendientes de Montesinos conservan un conjunto de doscientas aguadas con paisajes
valencianos, en la ciudad de La Plata.
Rafael Montesinos y Ramiro
(Valencia, 1811-1877)
Tormenta
Según Josefina Plá en el MNBA se conservaba un tercer cuadro de Montesinos, Paseo de Elche, desaparecido ya al momento
Óleo sobre tela, 44 x 60 cm de su catalogación, donado por Federico Jordán. A esto se suman dos pequeñas pinturas que Rodríguez Elías atribuye
tanto a Montesinos padre (p. 54) como a Montesinos hijo (p. 74, pintura, sala 2, núms. 45 y 46), tituladas Pensamientos y
Inscripciones:
Arriba izquierda: “R. Montesinos”
rosas, que no se encuentran ahora en la institución. En la crónica de La Evolución figuran como obra de Montesinos hijo.

Procedencia: 18 Véase Francisco Javier Delicado Martínez, “Rafael Montesinos y Ramiro (Valencia, 1811-1877), pintor de miniaturas y paisajista romántico” en Archivo de
Colección Juan Silvano Godoy arte valenciano, Nº 71, 1990, p. 89-98.

120 121
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

José Moreno Carbonero


(Málaga, 1858-1942)
Primera aventura del Gil Blas de Santillana
Óleo sobre tela, 62 x 97 cm
1890

Inscripciones:
Abajo derecha: “J. Moreno Carbonero, 1890”

Procedencia:
Colección Aristóbulo del Valle, Buenos Aires; Colección Juan Silvano Godoy

Bibliografía:
La Ilustración Española y Americana, 1891
Blanco y Negro, Madrid, 29 de diciembre de 1894, p. 141
Rubén Darío, España contemporánea, 1901, p. 54.
Juan Silvano Godoy, Discurso inaugural “Alto significado del Museo de Bellas Artes
en la civilización i cultura de las naciones”, Asunción, Talleres Nacionales, 1909
La Evolución. Órgano independiente. Asunción, 27 de marzo de 1909, núm. 24; p. 1, c. 4-6.
La Verdad, Asunción, 30 de marzo de 1909, p. 1
Ramón Monte Domecq, La República del Paraguay en su Primer Centenario 1811-1911.
Buenos Aires, Compañía Sud-Americana de Billetes de Banco, 1911, p. 206, reproducción bco. y negro.
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas Artes y la Biblioteca Americana “Juansilvano Godoi”, Asunción,
Imprenta Nacional, 1940, p. 15-18, 72, pintura, sala 1, núm. 20
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes,
Asunción, 1970, p. 28-29, sala 1, pintura, arte universal, núm. 21
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes,
Asunción, Casa América, 1975, p. 45, sala europea, núm. 21
Museo Nacional de Bellas Artes, Asunción, 2003, p. 41, reproducción color
María Isabel Baldasarre, Los dueños del arte: coleccionismo y consumo
cultural en Buenos Aires, Buenos Aires, Edhasa, 2006, p. 164

122 123
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Moreno Carbonero fue un artista presente en las colecciones porteñas, su momento de mayor presencia fue por el encargo Muchas de sus pinturas son difundidas en las revistas ilustradas, por ejemplo: Gil Blas recibe a los padrinos de su boda,
municipal de La fundación de Buenos Aires para los festejos del Centenario en 1910. Los asuntos tomados de la literatura Sorprendido Gil Blas por los bandidos, Aventura de Gil Blas en unión de los bandoleros. Esta última, reproducida en La
española eran su especialidad, en particular los de El Quijote, omnipresente en sus últimas producciones. También se Ilustración Española de 1893, fue adquirida por el emperador Guillermo II, lo que le otorgaba a la serie de Gil Blas un
ocupó del Gil Blas de Santillana, aunque con menos perseverancia que con el Quijote. En este caso el pasaje elegido es del prestigio aristocrático.
comienzo de la novela cuando el pícaro Gil Blas comienza sus aventuras en el camino de Peñaflor (libro primero, capítulo
II). Esta pintura ingresó a la colección Godoy mediante un canje realizado con Aristóbulo del Valle, probablemente realizado
hacia 1893. La pintura había sido reproducida en La Ilustración Española y Americana en 1891, de donde recogemos el
La fuente literaria de la pintura es, entonces, la siguiente: “Héteme aquí ya fuera de Oviedo, camino de Peñaflor, en medio título de época, modificado en las catalogaciones desde el trabajo pionero de Rodríguez Elías de 1940. Esta pintura fue
de los campos, dueño de mi persona, de una mala mula, y de cuarenta buenos ducados, sin contar algunos reales mas que citada por Rubén Darío, amigo en Madrid de Moreno Carbonero, “español inconmovible” en sus palabras. Según Darío, el
había hurtado á mi bonísimo tío. La primera cosa que hice fue dejar la mula á discreción, esto es, que anduviese al paso artista le comentó que esta pintura es de los cuadros “que más quiere entre los suyos y fue adquirido por el doctor del Valle”.
que quisiese. Échela el freno sobre el pescuezo, y sacando de la faltriquera mis ducados, los comencé á contar y recontar La relación de Moreno Carbonero con Rubén Darío lo ubica nuevamente a Godoy en el círculo modernista de pintores y
dentro del sombrero. No podía contener mi alegría: jamás me había visto con tanto dinero junto: no me hartaba de verle, literatos, en el que fue central la figura del poeta durante su larga estadía porteña. En el mencionado intercambio, el
tocarle y retocarle. Estábale recontando quizá por la vigésima vez, cuando la mula alzó de repente la cabeza en aire de paraguayo cedió La educación de la virgen atribuido, entonces, a Alonso Cano (óleo sobre tela, 83 x 63,8 cm), actualmente
espantadiza, aguzó las orejas, y se paró en el medio del camino. Juzgué desde luego que la había espantado alguna cosa, en el MNBA de Buenos Aires (inv. 2376), Cristina Serventi ha discutido esa autoría, aunque sigue considerando su factura
y examiné lo que podía ser. de escuela española, “probablemente madrileña o tal vez sevillana, y la consideramos realizada en los años finales del
siglo XVII o bien en las primeras décadas del siglo siguiente”.20 Ahora bien, al momento de la negociación –que puede
Ví en medio del camino un sombrero con un rosario de cuentas gordas en su copa, y al mismo tiempo oí una voz lastimosa, ser también un ajuste de cuentas, ya que habían realizado compras conjuntas– la pieza era considerada un Alonso Cano,
que pronunció estas palabras: Señor pasajero tenga ud. piedad de un pobre soldado estropeado y sírvase de echar algunos por lo tanto Godoy resigna una pintura antigua por una moderna, pero manteniendo la tradición realista española, de la
reales en ese sombrero que Dios se lo pagará en el otro mundo. Volví los ojos hacia donde venía la voz, y yi al pié de un que Moreno Carbonero era considerado uno de sus últimos grandes representantes, gracias a las celebradas pinturas de
matorral, á veinte ó treinta pasos de mí, una especie de soldado, que sobre dos palos cruzados apoyaba la boca de una historia La conversión del Duque de Gandia y Entrada de Roger de Flor en Constantinopla, ambas datadas en 1884.
escopeta, que me pareció mas larga que una lanza, con la cual me apuntaba á la cabeza. Sobresálteme extrañamente,
miré como perdidos mis ducados y empecé a temblar como un azogado. Recogí lo que pude mejor mi dinero; metile
disimulada y bonitamente en la faltriquera, y quedándome en las manos con algunos reales, los fui echando poco a
poco, y uno a uno, en el sombrero destinado para recibir limosna de los cristianos cobardes y atemorizados, a fin de que
conociese el soldado que yo me portaba noble y generosamente.”19

La composición es característica de muchas obras de Moreno Carbonero: una diagonal forma el camino, resuelto en colores
terrosos, con árboles que completan el paisaje, y con marcada separación de los núcleos que constituyen la narración y
obliga al espectador a un recorrido por toda la superficie de la pintura.

Moreno Carbonero prosigue con diversos episodios de Gil Blas en su producción de los años ochocientos noventa, siempre
firma dentro del naturalismo. Así, la pintura literaria presenta claridad compositiva, precisión en los detalles anecdóticos, y
el acuerdo tácito con el espectador que, por la popularidad de la novela picaresca, podía reconocer fácilmente el episodio.

19 Cito por una edición próxima a la datación de la pintura: Historia de Gil Blas de Santillana. Publicada en francés por A. B. Le Sage. Traducida al castellano
por el padre Isla, corregida, rectificada y anotada por don Evaristo Peña y Marin. Nueva York, D. Appleton y Compañía, 1889. 20 Cristina Serventi, María Cristina Serventi, Pintura española (siglos XVI al XVIII) en el Museo Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires, Argentina, 2003, p. 101.

124 125
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Francesco Paolo Michetti


(Tocco da Casaurio, Chieti, 1851 – Francavilla al Mare, Chieti, 1929)
Cabeza de mujer
Óleo sobre tabla, 29 x 18,5 cm

Inscripciones:
Abajo izquierda: “Michetti”

Procedencia:
Colección Juan Silvano Godoy

Bibliografía:
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas Artes y la Biblioteca
Americana “Juansilvano Godoi”, Asunción, Imprenta Nacional, 1940, p.
73, pintura, sala 2, núm. 30
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción,
1970, p. 32, sala 1, pintura, arte universal, núm. 28
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción,
Casa América, 1975, p. 51, sala europea, núm. 27
Museo Nacional de Bellas Artes, Asunción, 2003, p. 40, reproducción
color

Una obra menor dentro de la colección formada por Godoy, pero que sumaba la firma de un artista de relieve en la pintura
italiana de siglo XIX, con una presencia sostenida en el mercado rioplatense. Figura notable del Ottocento, a su alrededor
se constituyó un circulo de artistas y literatos, que perduró hasta bien entrado el siglo XX.

Angelo Sommaruga trajo al país un conjunto de obras realizadas por Michetti, adquiridas directamente en su taller, entre
ellas el boceto de la célebre pintura El voto, de la polémica exposición de Roma de 1883, actualmente en el MNBA de
Buenos Aires. Las cabezas de Michetti resueltas desde una sutil combinación de tipos regionales y erotismo, suman al
naturalismo obligado notas preciosistas, aunque jamás se subsumen al mero goce del virtuosismo técnico de la resolución
de texturas y ambientes. Hay una herencia de la pintura visionaria de la última etapa de Domenico Morelli, que fue su
maestro, que esta tablita se expresa en la imagen entre sorprendida y vaporosa de la joven.

A diferencia de la otra figura finisecular del arte napolitano, Antonio Mancini, Michetti trabaja sin la carga de la materia
para lograr las texturas y con una pincelada abierta que en algunos lugares de la superficie yuxtapone el color, aunque sin
la intención de elaborar una pintura lumínica. Michetti utilizaba la fotografía para la realización de su pintura, en este caso
el modelo es un doble retrato, frontal y perfil, de una campesina de los Abruzzos tomado entre 1890 y 1900.21

21 Volto di ragazza ritratto in due pose diverse. Archivi Alinari-archivio Michetti, Firenze MFA-F-000109-0000.

126 127
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Bibliografía:
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas Artes y la Biblioteca Americana “Juansilvano Godoi”, Asunción, Imprenta Nacional, 1940, p. 59, 77, escultura, sala 1, núm. 2
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, 1970, p. 53-54, escultura, sala II, núm. 3
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, Casa América, 1975, p. 34, sección escultura, grabado y cerámica, p. 85-86, núm. 3
Museo Nacional de Bellas Artes, Asunción, 2003, p. 51, reproducción color

Réplica en escala menor de la célebre estatua realizada por Aimé Millet en el monumento a Vercigentorix, diseñado por
Eugene Viollet-le-Duc, emplazado en Alise-Sainte-Reine al oeste del Mont-Auxois, última batalla de los galos contra las
tropas romanas de Avarico, conocido según el relato de Julio César en De bello Gallico.

El imponente monumento fue encargado por Napoleón III. La estatua de Millet, de 6,60 metros, fue expuesta en el Salon de
1865, antes de ser emplazada en el sitio de la antigua villa galo-romana, hoy un museo parque arqueológico. El programa
político del monumento se expresa en la banda de bronce con la inscripción, “La Gaule unie, formant une seule nation,
animée d’un même esprit, peut défier l’univers.” Luego de 1871, la figura de Vercingetorix cobró la fuerza de un símbolo
nacional francés,22 es probablemente que desde la lectura del héroe de una nación oprimida por el invasor, la estatua haya
adquirido poder metáforico para Godoy, tan afecto en sus escritos a las comparaciones históricas. Desde esta mirada, la
aparente singularidad iconográfica de esta escultura en la colección cobra sentido no solo en su relación representativa de
la historia francesa (Vercigentorix-Mirabeau-Napoleón) sino también en su posibilidad de interpretación local.

Aimé Millet
(París 1819-1891)
Vercingetorix, ca. 1865
Bronce, 58 x 17 x 18 cm

Procedencia:
Colección Juan Silvano Godoy
22 Hélène Jagot,  «Le Vercingétorix d’Aimé Millet (1865), image équivoque du premier héros national français»,
Histoire de l’art, no 57, 2005.

128 129
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Este busto femenino de Etienne Adolphe Piot es una obra bien resuelta, con el encanto de sensualidad que permitía el
ingreso al Salón de París, distante de los simples ejercicios de academia. El leve movimiento de la cabeza permite la caída
de la ondulante cabellera castaña, apenas sujeta por la grácil mano, tópico de la pintura erótica. La mirada es dirigida con
sutileza al espectador, mientras que el tenue sombreado remarca la sonrisa congelada, a la manera de la Gioconda de
Leonardo. El cuello, por el contrario, está resuelto con el alargamiento del manierismo –al modo de un Parmigianino– y
acompaña el movimiento de los dedos alargados. Este “pastiche” de estilos “antiguos” está magistralmente resuelto, sin
Etienne Adolphe Piot disonancias, y ofrecía al entendido las referencias deseadas para una buena pintura. El fondo ocre rojizo facilita que la
(Dijon, 1850 – ¿ 1910) imagen se funda en el espacio. El vestido indica que es una muchacha del pueblo, motivo habitual en el mercado de arte
Tette de femme [Fortunata], ca. 1887 decimonónico. El corsé azul es la única nota de color que altera la dominante paleta baja.
Óleo sobre tela, 56 x 46 cm

Procedencia: Según Josefina Plá en Buenos Aires fue expuesta con el título de Fortunata, lo que obliga a pensar que probablemente
Colección Juan Silvano Godoy no sea la misma pieza expuesta en el salón parisino de 1887, sino una nueva versión para el mercado porteño, práctica
habitual. Además, con habilidad comercial Piot transforma a la muchacha en la imagen del personaje literario de la novela
Exposiciones:
Salon des Beaux Arts, París, 1887, realista de Benito Pérez Galdós, Fortunata y Jacinta, publicada entre 1888 y 1887 como folletín. En esta exitosa novela,
núm.1915? Fortunata es una muchacha de la clase baja madrileña seducida y abandonada por Juan Santa Cruz, un estudiante burgués
Exposición Francesa de Bellas Artes, adinerado, lo que ocasiona las peripecias de ambas vidas, en el caso de Fortunata determinada por los distintos amantes
Buenos Aires, 1888?
y su tragedia final.
Bibliografía:
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Llegado de Dijon, su ciudad natal, a París, Piot estudió con Leon Cogniet. Mitigó el naturalismo de su maestro con una dosis
Bellas Artes y la Biblioteca Americana de sentimentalismo, sin renegar de las fórmulas eclécticas. Así, logró reconocimiento por la figura femenina, realizada
“Juansilvano Godoi”, Asunción, Imprenta
Nacional, 1940, p. 72, pintura, sala 1,
una y otra vez con variantes (por ejemplo, collares y aros, diversas texturas en los vestidos que permitiesen el lucimiento
núm. 22 técnico de su buen oficio). A pesar de ser un género extendido, Piot logró que su imagen sea distinguible, mérito no
La Evolución. Órgano independiente. menor en la explosión de la pintura de género del siglo XIX.
Asunción, 27 de marzo de 1909, núm. 24;
p. 1, c. 4-6.
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo
de Bellas Artes, Asunción, 1970, p. 24, sala
1, pintura, arte universal, núm. 13.
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo
de Bellas Artes, Asunción, Casa América,
1975, p. 39-40, sala europea, núm. 13
Museo Nacional de Bellas Artes, Asunción,
2003, p. 45, reproducción color

130 131
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Bibliografía:
La Evolución. Órgano independiente. Asunción, 27 de marzo de 1909, núm. 24; p. 1, c. 4-6.
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas Artes y la Biblioteca Americana “Juansilvano Godoi”,
Asunción, Imprenta Nacional, 1940, p. 71, pintura, sala 1, núm. 8
Museo Nacional de Bellas Artes, Asunción, 2003, p. 81, reproducción bco. y negro

Las escenas venecianas han tenido una predilección en el gusto de Godoy, como en la de tantos consumidores de
arte decimonónicos, al conjunto de Ciardi, Favretto y Lancerotto sumó esta marina costumbrista de Giuseppe Pogna,
reconocido por sus paisajes de la región del Veneto y Trieste. Entre sus obras, fuera de esos géneros, se destacan el
sólido retrato de Garibaldi (Civico Museo del Risorgimento) y la decoración del teatro comunal de su ciudad natal.23 La
actividad de Pogna forma parte de un momento central en el arte triestino, cuando se agrupan sus artistas en el Circolo
Artistico.24

Josefina Plá no incorporó esta obra a su catalogación, por lo tanto es probable que durante su trabajo sobre la colección
la misma no se encontrara en la sede del Museo, ya que es el trabajo más preciso sobre sus fondos, y se encuentra
catalogada en el pionero ensayo de Rodríguez Elías. Su pertenencia a la colección Godoy está comprobada ya que es
mencionada en los comentarios de la inauguración con el título Laguna veneciana, aunque con error en el nombre del
artista, citado su nombre con la inicial “C” (La Evolución, 27 de marzo de 1909).

La paleta luminosa de Pogna, en una obra de gran formato, se detiene en los reflejos del agua. Las barcas, decoradas
festivamente con flores y faroles, son una suma de pequeñas narraciones con figuras costumbristas, mujeres sensuales
y escenas románticas. Con oficio, Pogna descentra levemente la embarcación principal (destacada con el velamen
amarillo que genera un centro cromático dentro de la dominante tonalidad azul) generando una diagonal hacia el
espectador, profundizada con las otras barcas. El cielo nuboso, casi tormentoso, no permite diferenciar con claridad el
perfil de la ciudad, mientras que otros barcos construyen un espacio pictórico con sensación de profundidad y marcan
el límite de fusión entre el cielo y el agua.

Es, sin duda, una de las obras de mayor relieve de Pogna fuera de Italia, tanto por su calidad como por su gran formato,
su factura permite sugerir su datación a mediados de los años ochenta del siglo XIX.

Giuseppe Pogna
(Trieste, 1847-1907)
Paseo veneciano [Laguna veneciana]
Óleo sobre tela, 81 x 110 cm
23 Brevi notizie intorno alle statue e ai dipinti riprodotti plasticamente al Teatro comunale, sotto la direzione degli artisti signori Barison e Pogna. Trieste,
Herrmanstorfer, 1894.
Inscripciones:
Abajo izquierda: “G. Pogna” 24 Carlo Wostry, Storia del Circolo Artistico di Trieste, Edizioni Italo Svevo, Trieste, 1991.

Procedencia:
Colección Juan Silvano Godoy

132 133
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Bibliografía:
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, 1970, p. 57-58, obras en restauración, sala IV, pintura, núm. 3
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, Casa América, 1975, p. 151-152, atelier, núm. 3

Pintura que no desentona con el conjunto formado por Godoy, la escena representada es de buscado impacto: con fondo
de arquitectura mudéjar, un moro limpia su espada con la túnica rosada, mientras la cabeza del ejecutado rueda por las
escaleras en un reguero de sangre

El asunto orientalista está resuelto desde la impronta romántica, uno de los motivos constantes de Regnault. El Oriente,
además de lo sexual, representó, como en este caso, a la “barbarie” de ejecuciones sin ley. De carácter fuertemente
decorativo, sorprende que su factura pueda ser utilizada en un tema sangriento, cruento, ajeno a la amabilidad de este
tipo de pinturas.

Alexandre George Henri Regnault


(París 1843- Buzenval, 1871)
Ejecución en Granada
Óleo sobre tela, 56 x 38 cm

Procedencia:
Colección George H. Pearson?

134 135
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Santiago Rusiñol i Prats


(Barcelona, 1861 – Aranjuez, 1931)
Calvario de Sagunto, 1901
Óleo sobre tela, 114 x 149 cm

Procedencia:
Colección Juan Silvano Godoy

Exposiciones:
Círculo de Bellas Artes de Valencia, julio de 1901
Sala Parés, Barcelona, junio de 1903, núm. 33
Exposición Rusiñol, Salón Moody, mayo de 1910

Bibliografía:
Las Provincias, 18.07.1901, p. 2*
El Pueblo, 20.07.1901*
P&P, III, 80, septiembre, 1901, p. 104*
R. Doménech, La lectura, I, 1901, p. 855*
J. Cabot. LR, 01.02.1903*
J. Roca i Roca, 01.02.1903*
A. Opisso, LV, 07.11.1903*
Zaid, El Diluvio, 02.02.1903*
C. Juñer Vidal, El liberal, 04.02.1903*
G. Battle, La Dinastía, 04.02.1903*
Rómulo, LN, 05.02.1903^*
Juventut, 05.02.1903, p.97*
R. Casellas, LVC, 05.02.1903*
F. Casanovas, LP, 05.02.1903*
B. Bassegoda, DdB, 06.02.1903, p. 1628*
J. F., BdS, 07.02.1903*
R. Suriñach, 08.02.1903, p. 2*
L.A., 09.03.1903*
Francisco Camba y Juan Mas i Pi, Los españoles en el Centenario Argentino, Buenos Aires, Mestres, 1910, p. 156
Viriato Díaz Pérez, “Santiago Rusiñol. Los antiguos impresionistas hispanos.
El moderno impresionismo” en Athinae, (Buenos Aires) año III, núm. 25, septiembre de 1910, p. 8-11
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas Artes y la Biblioteca Americana “Juansilvano Godoi”,
Asunción, Imprenta Nacional, 1940, p. 23-24, 71, pintura, sala 1, núm. 4
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, 1970, p. 34, sala 1, pintura, arte universal, núm. 31
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, Casa América, 1975, p. 53, sala europea, núm. 30
Ana María Fernández García. Pintura española en Buenos Aires (1880-1930),
Universidad de Oviedo, tesis doctoral, vol. III, mimeo, reprod. bco, y negro.
Museo Nacional de Bellas Artes, Asunción, 2003, p. 42, reproducción color
Josep de C. Laplana (1995), p. 317, cat. 12.3*
Josep de C. Laplana y Mercè Palau-Ribes O’Callaghan,
La Pintura de Santiago Rusiñol: obra completa, Editor Mediterrània, 2004, volumen 3, p. 99, cat. 12.2
* Las entradas citadas con asterisco fueron mencionadas en Laplana (2004).

136 137
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

El catálogo razonado de la obra de Rusiñol realizado por Laplana consigna las referencias transcriptas tanto en exposiciones artista rechazó la suma sobrante del precio
como en la bibliografía correspondientes a Barcelona, que no han podido corroborarse. Laplana desconoce que esta obra pautado para la obra. Godoy no es el único
pertenecía a la colección Godoy y, luego, al MNBA de Asunción, tampoco consigna las medidas de la pintura. La procedencia paraguayo atento a la obra presentada
de la foto incluida en esta catalogación es la publicada en LET de la exposición Parés de 1903. Sin embargo, un Calvario de en la capital argentina por el español,
Sagunto en una exposición registrada por Laplana en la Sala Parés de Barcelona, en noviembre de 1934, de la “Colección su amigo Viriato Díaz Pérez escribe un
Rodríguez Filloy” (núm. 5), obliga a pensar la existencia de dos obras similares, ya que en el año 1934, obviamente, la extenso artículo publicado en la prestigiosa
adquirida por Godoy continuaba en Asunción y se integró a la colección estatal. El tema de los cementerios y calvarios revista Athinæ, que permite aproximarse
fue de gran interés para Rusiñol, por su ambiente de silencio y recogimiento, similar al llevado a cabo con sus famosos a la manera que observaba la pintura su
jardines. Para un militante anarquista, por lo tanto anticlerical, los cementerios están ajenos a cualquier trascendencia compatriota coleccionista, más aún cuando
religiosa, expresan una instancia de profunda relación entre el paisaje y el hombre. La muerte retorna a la humanidad, a el texto ha sido escrito por la llegada de la
la naturaleza. Las mujeres, vestidas de negro, rezando, es una nota costumbrista más que una afirmación de fe, un motivo pintura al “Museo Godoy”. Para Viriato Díaz
anecdótico de la cultura española, del espacio femenino de los pueblos. En otros calvarios y cementerios pintados por Pérez esta pintura de Rusiñol es una síntesis
Rusiñol, al igual que en sus jardines, no hay figuras, sino solo la presencia de las piedras de la arquitectura, y el perfil de los moderna del impresionismo y la tradición
árboles recortados en el cielo. En esta pintura, la presencia de las mujeres orantes otorga una mayor densidad a la pintura, española: “Hablar detenidamente de su
que aunque conserve la naturaleza del silencio. Godoy, masón, comprendía el papel de la religión en la cultura ancestral manera sería escribir un tratado de técnica.
de los pueblos, y con perspicacia podía congeniar con el carácter naturalista, positivista, del pintor y literato de Sitges. La Solo en general, de su arte, ensayaré decir
llegada de Santiago Rusiñol a Buenos Aires tuvo amplia repercusión, no solo porque su obra era constante en el mercado algo; lo poco que acierte a reflejar, ante
porteño, sino también por su ductilidad para transitar de los salones porteños a los actos libertarios, su presencia en el quien refleja tenazmente la idealidad
ambiente teatral –más relevante que el pictórico–. Además, su viaje perdura por la irónica crónica del mismo, en la que misma hecha forma indecisa. […] Son
retrató la travesía y las costumbres rioplatenses.25 tales paisajes solemnes y sencillos, parcos
en detalles y ricos en poesía: reales y
Godoy adquiere Calvario de Sagunto con gran independencia de criterio, compra que antecede a la circulación de obras de soñados a la vez, apenas animados por un
arte ocurrida durante los festejos del Centenario. Elegir una pintura española era una acción compleja; por las centenas de fondo de iglesias de blancos paredones
pintura española que se ofrecían anualmente en la plaza porteña. Godoy tenía la ventaja de que había quedado al margen monótonos, o de unos muros añosos de los
de la explosión del mercado de la primera década –con la acción del marchante José Artal– y podía elegir una obra sin que brotan cipreses solitarios o por figuras
la carga del discurso mercantil ya impuesto para la pintura española. Rusiñol, por ejemplo, expuso cuarenta pinturas en que más bien parecen almas encadenadas
1910. Godoy en lugar de los más decorativos jardines de Aranjuez, en diferentes estaciones del año, optó por una obra de atmósferas de añoranza y melancolía.
de la serie Los calvarios, que Juan Más i Pi describió como “un himno al descanso, al reposo perennal de las cosas que Paisajes que parecen que no nos dicen
fueron”.26 nada y empero nos lo dicen todo, porque
su creador nos rememora en ellos la gran
Sobre esta adquisición, Rodríguez Elías relató una historia que potencia la idea del amateur capturado ante la obra, verdad de Amiel, que el paisaje es un
supuestamente Godoy pagó la pintura a Rusiñol con una propiedad que poseía en La Plata, luego al ser vendida por el estado de ánimo.”
25 Santiago Rusiñol, Un viaje al Plata, Madrid, V. Prieto y Compañía Editores, 1911. Hay una reedición con ensayos críticos reciente: Viatge a l’Argentina del
centenari. Santiago Rusiñol: del Born al Plata, Barcelona Editor Casa Amèrica Catalunya, 2010.
26 Juan Más i Pi, “Santiago Rusiñol en Buenos Aires”, Ideas y Figuras. Buenos Aires, año 2, núm. 31, 16 de abril de 1910. Reproducido en Patricia M. Artundo
(organizadora) y Roberto Amigo (texto), El arte español en la Argentina 1890-1960, Buenos Aires, Fundación Espigas, 2006, p. 104-109.

138 139
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Pequeña tablita de género, habitual en el mercado de arte, con buena factura naturalista, con los toques preciosistas
de los artistas italianos que observaron la pintura exitosa de Mariano Fortuny y la ajustaron a la propia tradición italiana
de Domenico Morelli. Formado en Nápoles, de familia de artistas, alcanzó reconocimiento a fin de siglo por sus vistas
luminosas de Venecia.

La composición está bien resuelta, contra el muro –que señala el largo tiempo del acueducto– se recortan tres mujeres
Rubens Santoro que marcan una diagonal con sus diversas posiciones, además de sumar variantes cromáticas, el espacio cerrado se
(Mongrassano, Cosenza, 1859 – Nápoles, 1942)
Aguadoras
abre al fondo, con oficio Santoro juega con la luz y las sombras en el muro, y con lo anecdótico de la mujer que disfruta
Óleo sobre tabla, 38 x 23 cm el sol ya cargado su cántaro con agua. Una escena de conversación entre mujeres del pueblo, en el punto de encuentro
de la búsqueda del agua para beber o para lavar la ropa. Esta escena sumaba un detalle al conjunto formado por
Inscripciones: Favretto, Lancerotto y Pogna.
Abajo derecha: “Rubens Santoro”

Procedencia: Obra menor dentro de la colección de Godoy, sin embargo su buena ejecución, más la suma de los marcos de alta
Colección Juan Silvano Godoy calidad elegidos por el coleccionista, daban un detalle costumbrista en el pequeño formato, ocupado por paisajes,
cabezas femeninas o de tipos. Por otra parte, señala la independencia de criterio del coleccionista, que no optó por
Bibliografía:
La Evolución. Órgano independiente. Asunción, 27 de lo más típico del artista –en este caso una veduta veneciana– sino por aquello que consideraba de calidad dentro del
marzo de 1909, núm. 24; p. 1, c. 4-6. gusto estandarizado del amateur decimonónico. No compraba lo excepcional, sino lo singular dentro de los artistas
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas Artes y la legitimados por el mercado de su tiempo, entre el bazar de ventas y el salón europeo. Rubens Santoro expuso con
Biblioteca Americana “Juansilvano Godoi”, Asunción,
Imprenta Nacional, 1940, p. 73, pintura, sala 2, núm.
repercusión de la prensa en el bazar de Bossi, Buenos Aires, en el verano de 1887 (El Nacional, Buenos Aires, 12 de
29 [Sacando agua del pozo] febrero de 1887, p. 1), momento de fuertes adquisiciones del coleccionista paraguayo.
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas
Artes, Asunción, 1970, p. 32, sala 1, pintura, arte
universal, núm. 27.
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas
Artes, Asunción, Casa América, 1975, p. 50, sala
europea, núm. 26
Museo Nacional de Bellas Artes, Asunción, 2003, p. 43,
reproducción color

140 141
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Eduardo Schiaffino
(Buenos Aires, 1858 – 1935)
Desnudo, ca. 1895
Litografía sobre papel, 39 x 57 cm

Procedencia:
Colección Juan Silvano Godoy

Bibliografía:
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas Artes y la Biblioteca Americana “Juansilvano Godoi”, Asunción,
Imprenta Nacional, 1940, p. 73, pintura, sala 2, núm. 38
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes, Asunción, Casa América, 1975, p. 92, núm. 1
Museo Nacional de Bellas Artes, Asunción, 2003, p. 73, reprod. bco. y negro

Josefina Plá indica, erróneamente, que esta litografía de Eduardo Schiaffino, entonces fundador director del Museo
Nacional de Bellas de Buenos Aires, corresponde a Repos, una de las pinturas más célebres del arte argentino, sin embargo
la posición de brazos y pierna es distinta. La imagen se relaciona con obra más tardía del artista, los desnudos en bases
cromáticas.

El mayor interés de esta litografía es su rareza, no conozco otra pieza similar, y especialmente el testimoniar la relación
sostenida en el tiempo entre Godoy y Schiaffino.

142 143
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Esta obra integró la donación de G. H. Pearson de 1941, sin embargo esta pequeña obrita establece un buen diálogo con
otras que pertenecían a Godoy, en particular con escena de aguadoras de Rubens Santoro, de similar factura naturalista.

Es una pintura resuelta desde los detalles anecdóticos, una muchacha de una taberna, que carga con esfuerzo un balde
con líquido caliente –el humo es una de aquellas pruebas tan del agrado de los aficionados al realismo–, con profundo
escote, hace un gesto erótico a la mesa de los jugadores de cartas, mientras un gato come de su plato. El punto cromático
alto es el rojo del vestido, que Tanoux compensa con unos toques rojos en el piso. La escena justifica el título de Una
maritornes, y remite a la ventera del capítulo XVI del Don Quijote, amante del arriero que al caer a la noche en los brazos
del hidalgo, que ha confundido la venta con castillo, termina en revuelta golpiza nocturna. Es, entonces, una pequeña
pintura literaria.

Tanoux se destacó en la pintura orientalista, de fuerte contenido erótico en desnudos de odaliscas y favoritas del sultán, en
la que lograba exhibir su destreza en las texturas de telas y metales frente a las sutiles encarnaciones.

Adrien-Henri Tanoux
(Marsella, 1865-1923)
Una maritornes, 1892
Óleo sobre tela, 56 x 38 cm

Inscripciones:
Abajo izquierda: “Tanoux”

Procedencia:
Colección George H. Pearson, 1941

Bibliografía:
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo
de Bellas Artes, Asunción, 1970, p. 27, sala 1,
pintura, arte universal, núm. 16
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo
de Bellas Artes, Asunción, Casa América,
1975, p. 42, sala europea, núm. 16
Museo Nacional de Bellas Artes, Asunción,
2003, p. 44, reproducción color

144 145
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Truphème fue un escultor de prestigio en el siglo XIX, tanto por su presencia en los salones como por los encargos de
estatuas alegóricas en paseos, monumentos y edificios. Mirabeau fue un político revolucionario de amplia capacidad
oratoria, famoso por su intervención en la Asamblea de 1789, de la que fue presidente poco antes de su muerte en 1791.
Truphème lo representa, justamente, con la gestualidad de dirigirse a la Asamblea, extiende su brazo para reforzar el
gesto de señalar con su mano izquierda, mientras su cabeza acompaña el gesto, la derecha se apoya en una base. Es la
síntesis del famoso episodio del orador del pueblo, al enfrentarse con el marqués de Dreux-Breze. Junto a Vercingétorix
es la escultura de mayor formato de la colección Godoy y relata una historia política de Francia, con los pequeños apuntes
de la colección de bustos.

Obra vastamente reproducida, con variantes en la posicón de la cabeza, en este caso es resultado de una fundición
antigua probablemente de la casa Thiébaut. En los últimos años se subastaron réplicas de diversa calidad en Sotheby’s,
Amsterdam, 3 de diciembre de 2002, Sotheby’s, París, 31 de marzo de 2004, lote núm. 271 (fundición de E. Colin & cie);
Heritage, Dallas, 1 de noviembre de 2007; lote núm. 33355; Millon & Associés, París, 14 de diciembre de 2007 (fundición
de Thiébaut); Heritage, Dallas, 22 de mayo de 2008; lote núm. 9418; Jackson’s, Cedars Falls, 8 de diciembre de 2009, lote
núm. 350.

André François Joseph Truphème


(Aix-en-Provence, 1820-Paris, 1888)
Mirabeau, 1857
Bronce, 87 x 45 x 36 cm

Procedencia:
Colección Juan Silvano Godoy

Bibliografía:
La Evolución. Órgano independiente. Asunción, 27 de marzo de
1909, núm. 24; p. 1, c. 4-6.
Avelino Rodríguez Elías, El Museo de Bellas Artes y la Biblioteca
Americana “Juansilvano Godoi”, Asunción, Imprenta Nacional,
1940, p. 59, 77, escultura, sala 1, núm. 4
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes,
Asunción, 1970, p. 54, escultura, sala II, núm. 4
Josefina Plá, Historia y catálogo del Museo de Bellas Artes,
Asunción, Casa América, 1975, p. 34, sección escultura, grabado
y cerámica, p. 86, núm. 4
Museo Nacional de Bellas Artes, Asunción, 2003, p. 52,
reproducción color

146 147
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

APÉNDICE DOCUMENTAL

148 149
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

1. LA COLECCIÓN GODOY
1.1. ARISTÓBULO DEL VALLE
Carta

El joven y distinguido poeta Alberto Ghiraldo nos facilita la siguiente carta:


Río de Janeiro, Febrero 17 de 1896
Señora Julia T. Del Valle:
Mi distinguida señora y amiga
Recién hoy me atrevo a dirigirle estas líneas con el propósito de expresarle, aunque en forma pálida el inmenso sentimiento con que acompaño
a usted en su inesperado duelo, por la irreparable pérdida del eminente argentino su ilustre esposo y mi particular amigo, el doctor Aristóbulo del Valle.
Después de diez y nueve días que recibí la infausta nueva, todavía siento el corazón embargado por profundo pesar y mi espíritu cubierto de
crespones.
¡Qué desgracia tan grande señora!
Los últimos días que yo permanecí en esa, en vísperas de embarcarme para la capital fluminense, almorzaba diariamente con él en su
encantada y artística mansión. El tema de nuestras conversaciones era generalmente la pintura y los cuadros, la estatua de Sarmiento encomendada
a Rodin, cu cátedra de derecho constitucional, mi próxima partida que al mucho le interesaba y las famosas glándulas tiroides que estaba tomando,
recetadas por el doctor Méndez, etc.
El doctor del Valle respiraba felicidad y salud: el que andaba delicado era yo, que él me recomendaba me cuidase, prescribiéndome
cariñosamente la alimentación que me convenía.
Ese fue el motivo que me privó del placer de acompañarlos a comer un martes, en que él me dijo que estaría también el artista Schiaffino.
Al despedirnos me dio varias importantes cartas para personajes brasileros aquí y me auguró agradable viaje y pronto regreso. Esto, por
supuesto, después del consabido encargo que me hacía siempre cuando yo emprendía algún viaje: de visitar los conventos y las iglesias a ver si me
encontraba algún cuadro antiguo de mérito. Yo le contesté: “Recorreré todo y lo que consiga a medias.” Para mi vuelta, quedaba encargado él de
prepararme un estudio sobre derecho internacional público, que yo debía presentar al presidente general Egusquiza. Puede usted suponer, señora, la
impresión que me produciría, cinco días mas tarde, la fatal noticia transmitida por el telégrafo!. Ese día había designado ir yo a ver al señor presidente
de la República doctor Prudente de Moraes y difería la conferencia. Me encerré en mi hotel, que está sobre una montaña de Tijuca y me pasé entregado
a mis dolorosos y tristes pensamientos dedicados exclusivamente al amigo inolvidable, cuya desaparición lloramos.
Pocas veces he sentido señora las congojas de las lágrimas, porque la naturaleza me ha hecho para los fuertes contrastes de la vida, más las
que brotaron de mis ojos y corrieron ardientes por mis mejillas, han sido de lo íntimo del alma, tan solo comparables con las que vertí en presencia del
ataúd que encerraba los restos inanimados de mi adorada madre.
Pronto terminaré mi misión en Río y regresaré a esa gran ciudad. Seguramente no me animaré volver a ver los salones abandonados del malogrado y
querido amigo –esa será la razón única porque ni pasaré a recibir sus órdenes de usted personalmente. Pero crea, señora que usted no cuenta amigo
más sincero, aunque muy modesto, en este mundo, y que ya sea en la capital argentina o en Asunción del Paraguay tiene un servidor desinteresado que
desea entrañablemente serle útil, y a quien no hay sino ordenar, sin limitación alguna, para ser inmediatamente servida.
Señora, si alguna vez he sentido vivamente no ser creyente, ha sido en esta ocasión, pues así hubieran llegado nuestros preces unidos, por la
memoria del más noble de los amigos, ante el árbitro misterioso que dispensa la vida y la gloria a los notables. Mi pensamiento se abismará empero en
el infinito, al visitar su provisoria tumba, buscando un rayo de aquel espíritu luminoso arrebatado prematuramente al amor de su gran patria, cuando
esta se disponía a discernirle los supremos honores, de que le era deudora.
Ninguno como el doctor del Valle, señora, poseía derechos a una larga y venturosa existencia, ni mayores títulos para los encumbrados
puestos oficiales.
Su juventud, su talento esclarecido, el caudal de su incomparable ilustración, su inteligencia preclara y serena, el equilibrio soberano de sus

150 151
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

facultades, la posesión consuetudinaria de los negocios de estado, su clarividencia para penetrar las cosas, asimilarse, conocer a fondo, sin vacilaciones Buenos Aires, Agosto 27 de 1899
ni dudas, por atributo propio de intuición genial, su preparación vastísima, fundamental en los complicados problemas sociales y políticos; y por sobre
todo, la bondad ingénita de su gran corazón, sus altísimas cualidades de caballero inmaculado, le consagraban acreedor legítimo, controvertible, a ellos. Por la presente cedo al Museo Nacional de Bellas Artes de la Capital Federal, por intermedio de su digno Director, en venta particular, el cartón
Bartolomé Mitre con su vida compleja y fecunda, de poeta, guerrero, historiador sapientísimo, casi pontífice y profeta, que nos transporta con original de Ferdinand Cormon: “Les Vainqueurs de Salamine”, pintado al óleo sobre lienzo en las dimensiones de 1, 90 de ancho por 1,14 de alto, por la
las proyecciones de su propio ejemplo a los tiempos bíblicos de los grandes conductores de pueblos como Abraham, David y Omar, en cuyas azarosas suma de Cuatro mil y seiscientos pesos moneda nacional, pagadero por mensualidades de dos cientos cincuenta m/n cada una, hasta la amortización de
dominaciones -sobre las ciudades vencidas y sojuzgadas- sucedían a las viejas rapsodias de Antar los cánticos místicos del salmista, mezclados con ruidos la suma total.
de armas y el humo del incienso de los desiertos que quemaba sobre el ara del sacrificio a una divinidad común. –el general Roca con sus éxitos brillantes
y sus campañas afortunadas como un Hoch o un Carnot. – Carlos Pellegrini el hábil político con sobresalientes condiciones de jefe de partido y la robusta El pago de las cuotas deberá comenzar en el próximo mes de Setiembre. El Museo podrá aumentar el monto de las cuotas mensuales a fin de
inteligencia Chatan; -ni el doctor Leandro N. Alem, el severo tribuno de la democracia, empeñado, en la paradoja colosal revolucionario, como sistema de abreviar el pago de esta adquisición.
honestizar [sic] los intereses populares, han reunido como él en amplia extensión y apasionamiento, el sentimiento estético de olímpica estirpe artística.
Y esta alma selecta y delicada fue a la vez un carácter, un hombre de acción, un ciudadano viril. Juansilvano Godoi
Comprobó en repetidas ocasiones hasta a donde era dueño y responsable de sus convicciones, concurriendo a sostener con la pistola en la
mano las ideas vertidas desde la tribuna más alta de su patria –el senado de la nación Argentina- en el terrero del honor.Era el más perfecto y el más Carta de Juan Silvano Godoy a Eduardo Schiaffino, Buenos Aires, 27 de agosto de 1899, manuscrito, 1 hoja. Museo Nacional de Bellas Artes,
modesto entre las eminencias argentinas. El doctor del Valle, protector de la juventud y las bellas artes, orador parlamentario sin rival y republico de Buenos Aires, archivo Schiaffino
virtud antigua, con su mansión de opulento heleno de la “Avenida Alvear”, simboliza en testimonio viviente de la civilización y refinada cultura de la gran
República de Plata, y su desaparición irreparable, importa el abatimiento fatal y perdurable de la Acrópolis y de la Tribuna de las Arengas del pueblo Buenos Aires, Septiembre 21 de 1899
argentino. Habría llegado a ser supremo magistrado de la República y el más grande de los presidentes.
Señora, las palabras en circunstancias tan dolorosamente solemnes, me parecen descoloridas y banales, para pedirle resignación cristiana, así Señor Don Eduardo Schiaffino
es que me perdonará si termino diciéndole simplemente – Señora Adiós. Distinguido señor i amigo:
Estando en los preparativos de mi viaje, y antes de disponer la devolución del Mazerolle a la Asunción, que por lo traje por indicación de Ud.
Juan Silvano Godoi he querido hacerle la siguiente propuesta.
Paraguayo Ceder en venta al Museo de su digna dirección en las mismas condiciones que el Cormon; debiendo comenzar el pago de la 1 cuota,
Recorte de prensa, 1 hoja. Archivo General de la Nación, Buenos Aires, archivo Schiaffino, legajo 18 (3342). inmediatamente de cancelado el precio de los Vainqueurs de Salamine. El precio de la Siquis reduciríamos también (a mérito de la observación que Ud.
me hizo de que era cara) a cuatro mil pesos m/n de curso legal. Ud. ya conoce lo que yo pagué por el cuadro.
Esperando se dignará comunicarme su contestación tan pronto le sea posible, tengo el gusto de escribirme de Ud. con mi consideración i
1.2. VENTAS AL MUSEO NACIONAL DE BELLAS ARTES, BUENOS AIRES estima de siempre

Buenos Aires, agosto 7 de 1899 Juansilvano Godoi

Señor Don Eduardo Schiaffino Nota:


Distinguido amigo: El artista Castillo me ha dicho que reputa la Siquis de Mazerolle el primer cuadro de Buenos Aires. El pintor Malharro me había emitido en otra
Conservo siempre a disposición del Museo el cuadro de F. Cormon, mas como han transcurrido muchos meses, desde la presentación de la ocasión su opinión, más o menos en idéntico sentido. Sin participar en un todo de ambos juicios, me limito simplemente a consignárselos. Vale
solicitud ofreciéndole en venta al Establecimiento que Ud. dignamente dirige, sin haber recibido contestación definitiva: me permito rogarle quiera Carta de Juan Silvano Godoy a Eduardo Schiaffino, Buenos Aires, 21 de septiembre de 1899, manuscrito, 1 hoja. Museo Nacional de Bellas
tener Ud. a bien decirme lo que se hubiera resuelto al respecto. Cábeme al mismo tiempo el agrado de ofrecer a Ud. mi nuevo domicilio – Santa Fe 2583, Artes, Buenos Aires, archivo Schiaffino
donde quedo esperando sus órdenes, y manifieste su muy afectuoso S. S.
Buenos Aires Octubre 10 de 1899
Juan Silvano Godoi
Por la presente cedo en venta particular al Museo Nacional de Bellas Artes, por intermedio de su digno Director, el cuadro original de A.
Carta de Juan Silvano Godoy a Eduardo Schiaffino, Buenos Aires, 7 de agosto de 1899, manuscrito, 1 hoja. Museo Nacional de Bellas Artes, G. Mazerolle “Psyché a la source”, pintado al óleo sobre lienzo en las dimensiones de 2 metros de alto, por 0,95 metros de ancho, firmado abajo a la
Buenos Aires, archivo Schiaffino izquierda, y que figuró en el salón de París de 1887 con el numero 1643. El Museo Nacional de Bellas Artes al terminar el pago del cartón original de
Fernand Cormon “Les Vainqueurs de Salamine” que actualmente efectúa por cuotas mensuales de doscientos i cincuenta pesos moneda nacional,

152 153
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

comenzará inmediatamente al pago en la misma forma de la “Psyché a la source” de Mazerolle, que adquiere y recibió el 6 del corriente por la suma de - “El público sabe por lo general en qué consiste la enseñanza de las letras y las ciencias. Más por lo que respecta al arte se preocupa y se
Dos mil y trescientos cincuenta y nueve pesos moneda nacional de curso legal. informa menos. En el no se ve sino un lujo o un adorno decorativo, cuando precisamente existe allí la forma definitiva y superior de la educación nacional
y una fuente positiva de la riqueza pública. Después de la revolución del 89 se ha mantenido, debido a la acción eficaz y directa del Estado, una tradición
Juansilvano Godoi de arte en nuestro país. Si esta acción llegara a debilitarse o a estacionarse, si los poderes públicos le retirasen su apoyo, inmediatamente se produciría
la decadencia moral y el empobrecimiento material.”
Escrito de Juan Silvano Godoy, Buenos Aires, 10 de agosto de 1899, manuscrito, 1 hoja. Museo Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires, archivo Si nos propusiésemos ahora en apoyo de las autorizadas conclusiones citadas, apelar a la experiencia reveladora de la estadística no ya en
Schiaffino razón de su técnica como estética pura, sino de las relaciones múltiples que el arte mantiene con las industrias y las ciencias aplicadas, bajo su faz utilitaria
y productiva, nos encontraríamos con cifras y guarismos sorprendentes que han obligado a los fundadores de la economía política, a considerarse un
[Se conservan en el Museo Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires, archivo Schiaffino, y legajos de obras correspondientes, borradores con elemento eficiente y el factor insuperable de la prosperidad y engrandecimiento de los pueblos.
tachaduras y agregados de ambas cartas de venta, con la letra de Schiaffino. Otra esquela, fechada el 29 de agosto, menciona el retiro de la pintura de Y por sobre estos argumentos que revisten elocuencia incontestable se yerguen y se imponen consideraciones de un concepto moral tan
Cormon en el domicilio de Godoy. Las mensualidades, según listado de cuentas del MNBA Buenos Aires, se pagaron entre septiembre de 1899 y febrero elevado, que nos está vedado repudiarlas como agrupación social soberana, so pena de renunciar a nuestra más vehemente aspiración, de ocupar un
de 1900 a los 250$ estipulados, más los 100$ restantes el mes de marzo, cuando comienza a abonarse la mensualidad de Psiquis en la fuente de 150$ puesto decoroso entre las naciones cristianas poderosas y respetadas por su cultura.
desde el mes de abril, salvo en aquel mes de marzo, donde recibe solo 50$ por esta pintura, relacionando los dos pagos, que finalizan en enero de 1902]. “Si las Bellas Artes, dice un distinguido estadista rioplatense, por intrínseca virtud contribuyen al mejoramiento científico de las industrias,
dan igualmente carácter, expresión y vida perdurable a la civilización. No se limitan hoy a reproducir la vida exterior, sino que reflejan también estados
del alma, para repetirla frase que encierra el proceso de la vida interior o psicológica. Con la armonía insuperada del colorido o la expresión viva y real de
2. LA INAUGURACIÓN DEL MUSEO Y BIBLIOTECA GODOY los contornos, ellas reproducen o condensan toda la humanidad palpitante; lo grande y lo terrible de las cosas, las ansias de una raza o las de un pueblo;
2.1. DISCURSO INAUGURAL DE JUAN SILVANO GODOY sus días de gloria o de infortunio. Pudiera decirse que son, en síntesis, toda la vida, expresada con el idioma intenso del color o con la belleza definitiva
de la forma.”
Solemne inauguración del MUSEO DE BELLAS ARTES, del HISTORICO i de la BIBLIOTECA AMERICANA, el día 28 de Marzo de 1909, durante la Desde este momento en que contamos con un Museo de Arte, los signos evidentes de una redención futura –de una próxima redención moral
Presidencia del Exmo. Sr. Don Emiliano González Navero. que transforme el alma nacional- se harán sentir a nuestro rededor y aparecerán visibles ante todo el país. Una laboración diligente en el orden manual
Discurso inaugural pronunciado por el DIRECTOR GENERAL DE LA BIBLIOTECA, MUSEO Y ARCHIVO DE LA NACIÓN sobre el tema, “Alto y de las industrias; actividad simpática mental y anímica; empeñosa y noble emulación por sobresalir a título honorable en tareas proficuas de legítima
significado del Museo de Bellas Artes en la civilización i cultura de las naciones, Asunción, Talleres Nacionales, 1909? competencia, apasionamiento por el trabajo y las enseñanzas útiles de la vida; aprecio personal, consideración y respeto recíprocos entre las personas, en
[En números romanos MCXIX. 1119] sus transacciones y trato cotidiano, veracidad en la palabra escrita o verbal; seriedad en los actos, promesas y compromisos; una orientación segura hacía
destinos más venturosos: presentimientos de una existencia esclarecida, donde preponderan los superiores sentimientos del espíritu; idea clarísima
Excmo. Señor…. de la santa amistad, ese don divino que el cielo dio a los hombres para que se honren con el y les sirva de solidario vínculo social y humano; nostalgias
Señoras… vehementísimas por penetrar en un mundo de auroras consteladas, donde se adquiere noción de las grandes palabras: inmortalidad, gloria, patria!
Caballeros: Sentimientos de reacción, en fin –que bonifican las tendencias viciosas, e iluminan y guían a los buenos, poseídos de sinceridad –serán la exteriorización
de esa virtuosa y avasalladora influencia.
La inauguración del Museo de Bellas Artes i de la Biblioteca Americana en la ciudad de la Asunción es un acontecimiento culminante, al Pasaron felizmente los tiempos en que, con aumentar las escuelas elementales en los departamentos de la campaña, se creía que ese
que tienen derecho los habitantes todos de la república. No importa que las nuevas instituciones hayan nacido al calor de la iniciativa particular; la mandatario había llenado cumplidamente su programa administrativo; como si la misión del estadista no consistiera sino en llenar el territorio de
Constitución de la Nación abre las puertas de la patria a todos los hombres de la tierra que quieran habitarla i, justo es entonces, desde que se le brindan la república del mayor número posible de ignorantes, con rudimentaria instrucción que le habilite en la vida ciudadana, a opinar sobre lo que no se
las prerrogativas políticas, participen también de las exenciones urbanas i sociales inseparables de la augusta hospitales. entiende, a discutir lo que ignora y no errar herejías contra todo lo que se parezca a sentido común.
Los hijos laboriosos nacidos en zonas extranjeras son los que nos traen el vigor de sus brazos i sus iniciativas enérgicas, i son igualmente ellos Un ilustre argentino alarmado justamente por el lapso que había dejado transcurrir su progresista y adelantado país, sin llevar a término la
“con sus manos duras”, su actividad i sus talentos, los propulsores poderosos de nuestras evoluciones transformadoras i el sustentáculo de la opulencia fundación del Museo de Bellas Artes, decía, con ocasión de celebrarse el suspirado suceso: “Se había hecho creer a muchos de nosotros que podíamos
esplendorosa de las modernas grandes potencias americanas. posponer las preocupaciones de alta cultura con la preferente adquisición de un bienestar material, en tan grande escala, que nos hiciera merecer el
Por eso habéis concurrido a esta fiesta del pensamiento i de la belleza pictórica, a prestar con vuestra presencia, solemne consagración al primer Centro dictado de bienestar nacional. Olvidábamos, señores, que esta es una virtud que la riqueza no tiene; y corríamos el gran riesgo de llegar a poderosos,
de Educación Superior que, de hoy en adelante, constituirá el más alto exponente de la cultura paraguaya; y será en lo sucesivo el encargado de revelar conservándonos rústicos, es decir, indignos de ejercer poder alguno. Felizmente la ley tutelar de la evolución que preside el desarrollo de todo organismo,
al mundo los jalones de su brillante civilización. no podía consentir en la formación de un monstruo sin corazón y sin cerebro, privado a la vez del sentimiento que dignifica y de la libre fantasía dueña
Pero podría, tal vez, algún temperamento retardatario o inepto para las delicadas percepciones estéticas, formular estas preguntas. del espacio y del vuelo.”
- ¿Para qué necesita el Paraguay de un Museo de Bellas Artes? ¿Qué ventajas nos puede reportar en el orden material inmediato? Por las precedentes autorizadas palabras se llega hasta negar a las naciones engrandecidas tan solo materialmente, aunque fueran opulentas
A tan insólita ignorancia contesta la indiscutida personalidad de Gustavo Larroumet, profesor de la Sorbona y miembro conspicuo del Instituto y poderosas, el digno ejercicio de todo poder. Lo que genuinamente quiere significar que no es bastante en las condiciones citadas disponer del poder
de Francia:

154 155
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

mismo, que es indispensable que ese poder merezca la consagración de la autoridad moral, que, a su vez, es la encarnación en un alto concepto de la nueve años, radiante de belleza y juventud: Hipatía, hija del sabio Theón, tan encantadora como casta de alma y de cuerpo, consagrada exclusivamente
cultura superior que cristaliza la verdadera civilización, de donde fluyen los inmutables principios conservadores de la salud pública en un estado. a las ciencias y las artes. A su rededor se congregaban los más notables cultores de las letras del mundo civilizado, a escuchar y recoger de sus labios los
Este linaje de autoridad es el respetable y respetado, y únicamente dentrote las circunstancias expuestas, puede ser prestigiado su ejercicio últimos inspiradores acentos de la ciencia helénica moribunda.
por el consenso universal de los pueblos. Y los que todavía pretendan cerrar los ojos a la evidencia, pidiendo hechos más convincentes, que estudien en En la época romana, Augusto hizo decorar con hermosas pinturas los templos de la Ciudad Eterna; y se dispuso se colocaran en el Forum
las páginas de la historia contemporánea lo que fueron los varios estados soberanos que hasta hace veintinueve años ocupaban militarmente y a justo las obras maestras de Apeles que representaban batallas y victorias de Alejandro en Asia. Nerón el divino, aquel sonámbulo coronado que muere
título las vastísimas y fértiles planicies argentinas, que se extienden del Río Cuarto y San Rafael hasta el Estrecho de Magallanes y desde el Atlántico a pronunciando la palabra arte, mandó traer setecientas estatuas de Delfos y Corinto para adornar su casa de oro. Muchas de esas estatuas eran de bronce
los Andes: trescientos setenta y cinco mil kilómetros cuadrados. Duchos soberanos poseían poder, ejército, tierras, hogares, tradiciones, y celebraban dorado.
tratados públicos con naciones cristianas, y sin embargo desaparecieron violentamente por la acción cruenta de la guerra. Los grandes pontífices, Julio II, León X, Clemente VII y Pablo III, verdaderos magos atenienses, fueron los coleccionistas protectores de las artes
Escuchemos lo que un gran presidente y estadista declara a este respecto al Congreso Argentino, con ocasión de dar cuenta del resultado de plásticas y pictóricas que echaron los cimientos del Museo Vaticano ya en pleno Renacimiento.
una de esas campañas militares: - Un Médicis; Cosme, primer gran duque de Toscana, creó el Museo de Florencia que se conserva muy enriquecido hasta nuestro día con el
“En lo concierne a la guerra misma y a su objeto principal, he ahí los resultados obtenidos, según la estadística minuciosa que me ha sido nombre de Galería Piiti.
presentada por el inspector general de armas que desempeña hoy interinamente el ministerio de guerra: Las preciadas telas, las obras soberbias de los grandes pintores del Renacimiento estaban monopolizadas en los palacios de los reyes y las
Cuatro caciques soberanos presos: - Epumer Rosas, Pincén, Catriel y Cuyul colecciones privadas de los poderosos y los príncipes, cuya munificente protección era, por aquellos tiempos, el incentivo principal para la producción
Prisioneros de pelea – novecientos setenta y seis artística. Puede afirmarse que la misión del sublime arte se limitaba por entonces a rodear y aumentar el fausto y la pompa de las cortes reales, prestigiar
Prisioneros de chusma - dos mil cuatrocientos veinte y uno el esplendor personal de lo soberanos con la belleza y el refinamientote todas las elegancias, y hacer las delicias de un reducido número de predestinados,
Presentados de pelea – mil ciento cuarenta y uno cuales eran las familias de los aristócratas y el enjambre de dignatarios y cortesanos que moraban en las mansiones palaciegas.
Presentados de Cuzam - dos mil doscientos nueve Durante la Edad Media se había refugiado el arte en las abadías y los conventos. Los abnegados monjes fueron sus celosos custodios y devotos
Cautivos rescatados – trescientos conservadores. Así a la Iglesia católica se debió la democratización del arte en el hecho, haciéndolo intermediario entre la divinidad y el pueblo, y la
Total – ocho mil tres cientos cinco comunión se hizo, sin rebajamientos ni concesiones. El arte se mantuvo dentro de su prístina pureza y el alma de las muchedumbres, arrebata por la fe,
Detengámonos delante de estas víctimas –continúa el doctor Avellaneda – arrancadas al cautiverio de los bárbaros, porque podemos decir que cedió al impulso irresistible, fue levantada sobre su antiguo nivel.
basta su rescate para dejar justificados los tres cientos o cuatrocientos mil pesos que hasta hoy se han invertido, sobre el millón y medio votados por el “Este contacto directo fue fundamentalmente necesario para la difusión de los medios técnicos de expresión. No basta el lapso de una vida
honorable Congreso para la ocupación del Río Negro. Era menor el número de súbditos ingleses que el rey Teodoro tenía sometidos a la esclavitud, y la humana: aunque lo alumbre el fulgor del genio, para recorrer el entero ciclo del proceso artístico que se traduce en el perfeccionamiento sucesivo. No
Gran Bretaña entró en la guerra de Abisinia para libertarlos, invirtiendo treinta millones de pesos oro. basta el genio aunque se nombre Cimabue, el primero que modula una forma como se balbucea un sonido: aunque se llame Giotto, hermano espiritual
Espero poder anunciaros pronto que las divisiones de nuestro Ejército están acampadas en las márgenes del Río Negro. Entre tanto - ¡que del Dante; pero hermano solitario, privado de un Virgilio que pudiera serle luminoso en la selva del arte impenetrado y obscuro”.
protejan nuestras armas, Dios y el valor de los que las llevan!” Los museos modernos, sin embrago, con la plenitud de su acción fecunda y bienhechora son obra de la Revolución Francesa: Fue necesaria
Ahí queda expuesta la verdad simple, a la vista de los que piden hechos reales consumados. Los reyes del Desierto –primitivos dueños del sobre todo la declaración de los derechos del ciudadano y de la igualdad de las personas ante la ley, para que se tornara en cuanta la voluntad popular,
suelo americano- ejercieron dominio, poder, mas carecieron de autoridad. Establecieron sedes de gobierno que fueron centros de multitudes, pero de se acordara la merecida consideración al pueblo mismo, como entidad apreciable.
agrupaciones inestables: meras poblaciones adventicias. No organizaron la Nación; no fundaron la Patria perdurable. Por eso fueron indiferentes al arte La Convención hizo reunir las numerosas colecciones de cuadros del territorio francés en el Louvre, y libro por un decreto solemne al público
y a la civilización, cristiana. Y por eso perecieron. para que le sirviera de solaz, a la vez de biblioteca y cátedra de enseñanza. En presencia de este ejemplo, y ante el rápido convencimiento de su utilidad
Si hubieran edificado un Oratorio semejante al de la Virgen de la Asunción, con cúpula de oro como el Parlamento Británico o los “Inválidos” y positivos resultados; los gobiernos europeos y muy pronto la América del Norte se apresuraron a secundarlo, y en poco tiempo se llegaron a poblar las
de París y un Teatro de López – que terminado será arquitectónicamente más confortable y monumental que el “Colón” de Buenos Aires, el de “Tacón” de principales capitales de confortables museos que disputaban a precios subido las obras escogidas de los ingenios.
La Habana, el “Covent Garden” de Londres y el de la “Scala” de Milán- no hubieran sido aniquilados por medio de las armas, ni declarados sus súbditos El Representante armado de la heteróclita Revolución que tenía recibidos plenos poderes para dictar su historia a la Europa, e incendiar el
siervos de la gleba. vasto escenario continental con la fulgente luz de cien victorias, se encargó con posterioridad de transformar el Louvre en el más esplendente museo
Vamos a decir ahora dos palabras sobre el origen de los Museos. del universo. Su genio turbulento y artístico lo llevó al peregrino teratota a golpear las puertas de las grandes potestades de la tierra parta ponerlas a
Si nos remontamos a los griegos en la Ática inmortal, nos encontramos con que los atenienses poseían un sala de mármol pentélico en los contribución y exigirles las telas de sus insignes maestros, con las cuales decoró y enriqueció la capital de su patria. Veintidós siglos antes Alejandro, el
propileos del Partenón, en la depositaban objetos preciosos y pinturas de insignes maestros, con al denominación de pinacoteca. héroe púber, en vísperas de penetrar en Babilonia al compás de danza pírrica, había consagrado en Arbelas el derecho incontrovertido de la espada que
Tolomeo I fundó el famoso “Museo” en el vasto palacio de Alejandría. Pero esta institución fue más bien un templo a las letras, un centro de fulmina y vence sobre el campo de batalla. Alejandro fue el primero que sistematizó las colecciones de arte con los despojos del Asia.
enseñanza superior, donde los hombres preparados y de reputación mundial se reunían a disertar y a dar conferencias científicas y públicas. Allí estaba Hemos dicho que el Museo de Bellas Artes no solamente es cátedra de enseñanza superior –centro de la más alta cultura- institución
también instalada la célebre y riquísima Biblioteca, cuya criminal destrucción nos ha privado del conocimiento de la antigüedad y de la forma primitiva reguladora de la civilización de las naciones, y fuente perenne de inspiración que embellece los sentimientos y eleva el espíritu al ideal: sí que también
de los continentes y archipiélagos. elemento eficiente propulsor de las industrias mercantiles, de las ciencias aplicadas y factor insuperado de la prosperidad económica de los pueblos.
En este mismo recinto tenía su cátedra de matemáticas y filosofía aquel prodigio del saber humano, personificado en una mujer de diez y Nos toca probar, señores, con algunas líneas esta última parte de nuestra afirmación.

156 157
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Los actuales concursos mundiales de productos manufacturados, de inventos fabriles y mejoras industriales, que se celebran periódicamente apoyo oficial para que estas instituciones prosperen. Convencidos de ello los gobiernos les dispensan desde los primeros momentos su eficaz apoyo o
en las grandes ciudades de ambos hemisferios; y donde concurren hombres, sociedades y empresas del mundo entero, a disputar el premio de sus los adquieren generalmente como sucedió con el “Kensington Museum” y otros. En un principio el gobierno británico le había asignado para cubrir su
desvelos y profundas luchas –que se denominan Exposiciones- no son sino la acción refleja del Museo de Arte. No son otra cosa que el resultado y la presupuesto doscientos mil pesos oro.
consecuencia directa des esta milagrosa institución, en la que se informan sus anhelos patrióticos los hombres de gobierno celosos por hacer conocer las Todos los gobiernos europeos acuerdan su decidida protección a los Museos de arte. El de Berlín dispone anualmente para adquisiciones
riquezas de su país. de quinientos mil marcos; el Museo Británico de treinta y dos mil libras esterlinas. En Italia una ley prohíbe sacar del territorio los cuadros de grandes
A la Francia le cupo la insigne honra de la concepción de al primera exposición universal. Monsieur Emilio Levasseur consigna en uno de pintores; y el gobierno esta facultado para adquirirlos con destino a los museos del reino. El gobierno francés, que es le más munificente, gasta al año
sus notables trabajo sobre economía social que hasta bien entrado el siglo XIX, estos grandes certámenes del trabajo humano habían sido solamente doce millones de francos entre todas las ramas del arte; y de estos, dos millones, exclusivamente para los museos de París.
nacionales o especiales a cada país. “Al ministro de comercio de 1848, Buffet, Luis José, se le ocurrieron los grandes lineamientos que debía reunir una Es imposible siquiera un cálculo aproximativo sobre los ingentes valores acumulados en cada uno de los museos europeos. Constituyen la
exposición internacional, tres años antes de la celebrada en la capital del Reino Unido”. riqueza de los imperios y el pueblo, y en los tiempos modernos han venido a sustituir a las tradicionales joyas y diamantes de la corona. El Museo Británico
Escuchemos a continuación al eminente Schiaffino, director del Museo Nacional de Bellas Artes de la Argentina. Sus elocuentes palabras y ha adquirido a principios de año pasado un Velázquez, por intermedio de la casa Goupil de París, en cincuenta mil libras esterlinas. E inmediatamente
guarismos comprueban victoriosamente la tesis en cuestión: de haberse ajustado el Berlín, mejorando la oferta en diez mil libras. El mismo año se vendía en Italia un Murillo con destino a una colección particular
“En el año 1851, en la Exposición Universal de Londres, los productos franceses de arte aplicado a la industria, alcanzaron el más ruidoso de Londres en trescientos ochenta mil liras. Un año antes, en 1907, el Museo de Bellas Artes de Boston había pagado por una repetición del príncipe
de los triunfos. Los gobiernos se inmutaron, nombraron comisiones investigadoras: los informes respectivos fueron publicados y todos coincidieron. Baltazar de Velázquez, ochenta mil dollars. El Angelus de Millet de la colección Secretín se vendió en remate público, en cuatrocientos sesenta mil
La superioridad enorme de los productos franceses dependía única y exclusivamente de los museos, de la difusión de las escuelas de dibujo en el francos.
territorio de la Francia, de la protección que el gobierno venía prestando a esta enseñanza. El conde de Laborde en el luminoso informe presentado a la
comisión del jurado internacional de la Exposición de Londres. Señala la razón fundamental de esta superioridad. Hasta entonces la preocupación de las Señores:
manufacturas, alemanas, austríacas, suizas, etc. Se empecinaba luchando por abaratar el producto, sin cuidarse de la elegancia de su aspecto. El artesano Muy lejos está de nuestro ánimo el disimular que los elementos que cimientan nuestro Museo de Bellas Artes, no forman una galería
francés, educado de un modo diametralmente opuesto, en la senda de la aplicación y el estudio, desarrollando en él la noción del gusto y el sentido de abundante ni completa. No obstante, debemos considerarnos favorecidos, si se recuerda, que el Museo Nacional de Bellas Artes de la vecina República
la forma e instruido en el dibujo, inventaba modelos, combinaba motivos ornamentales, se interesaba intelectualmente en la producción industrial que Argentina no contaba, cuando se inauguró hace trece años ni con un Favretto, ni un Moreno Carbonero, ni un Ciardi, ni un Lancerotto, ni un Mc-Cord, ni
le estaba encomendada –en tales condiciones el triunfo era suyo. un Mazerolle, ni un Luna Novicio, ni mucho menos un Murillo y un Tintoretto, aun cuando sea hoy el primero de Sud América.
Mac Artur [Mac-Arthur] apunta datos preciosos a este respecto. La investigación inglesa llegó a establecer con la estadística en la mano, que Pero para llegar a este envidiable rango el gobierno se ha visto obligado a adquirir la colección del finado Aristóbulo del Valle, y a efectuar
desde el año 1847 al 56 el treinta y cinco por ciento del total de la exportación industrial francesa correspondía a las industrias del arte; y debido a importantes compras en Europa, invirtiendo como setecientos mil argentinos, y aun así se debe atribuir dicho éxito en primer término a la alta
las medidas de urgencia, aplicadas por el gobierno inglés: difundiendo las escuelas de dibujo, fundando museos de arte, hasta museos ambulantes competencia de su honorable e ilustre director y fundador, señor don Eduardo Schiaffino, quien dirigió personalmente todas esas adquisiciones.
destinados a regiones obreras, en el corto espacio de doce años el progreso alcanzado por la industria inglesa, le permitía realizar una competencia tan El Congreso Argentino acaba de votar cuatro millones de pesos para al construcción del palacio propio de su espléndido Museo y Academia
formidable, que reducía a diez y seis por ciento las exportación análoga francesa. En doce años el aumento experimentado por la industrian inglesa de Bellas Artes y en cuanto al Histórico, ocupa de años atrás un parque, cuyo valor pasa de diez millone4s de pesos fuertes.
manufacturada le representaba cuatrocientos cuarenta y dos millones de francos. Respecto a nuestra Biblioteca Americana, varían las circunstancias.
Estas cifras, dice juiciosamente Mac Artur, demuestran cuán grande ha sido el cambio y cuán inmenso el progreso del renacimiento británico En la capital argentina existen cinco Bibliotecas Americanas. La primera es la de Mitre, que ha pasado a ser propiedad de la Nación. La segunda,
desde la introducción de la enseñanza del dibujo.” la del historiador don Clemente Leoncio Fregeiro; la tercera la del doctor Estanislao S. Zeballos; la cuarta la del doctor Ernesto Quesada, y la quinta, la del
A la vista de tan sugerentes resultados los gobiernos no hesitaron en estimular su celo a favor de los museos de arte que, como queda dicho, hasta distinguido publicista y hombre político doctor don Ramón J. Cárcano.
idearon museos ambulantes para destinarlos a los departamentos y regiones obreras, y multiplicaron empeñosamente las academias ye escuelas de La nuestra ocupa lugar preeminente entre aquellas y supera a las cinco en colecciones de diarios y periódicos antiguos, de las que nuestra
dibujo. En algunos estados y capitales, donde la acción pública se retardara involuntariamente, las iniciativas particulares se hicieron sentir con premura Biblioteca contiene arriba de cien colecciones; y entre ellas algunas tan raras que no se conocen más de dos o tres ejemplares completos. Al dejar
y enérgicamente. libradas al servicio público estas instituciones, confiamos, no tan solo su permanente conservación, sino que también su enriquecimiento, al patriotismo
En 1876 se fundaba en Pensilvania, Estados Unidos, una segunda magnífica Academia de Bellas Artes con enorme acopio de espléndidos paraguayo, a la ilustración de nuestros jóvenes magistrados y estadistas.
cuadros, estatuas y calcos de obras antiguas. Este importante establecimiento se llevaba a cabo por iniciativa particular. “Treinta y dos personas vecinas Hemos tenido en nuestros anales patrios, personalidades de subido temple moral: grandes caracteres conductores de pueblos que han
de Filadelfia se habían suscrito cada una con diez mil dollars: dos casas de comercio con cuarenta mil; veinte caballeros contribuyeron con cinco mil cada arrastrado a nuestro país en masa al agotamiento, al exterminio, invocando intereses nacionales. Esperamos –porque creemos ya llegado el tiempo – que
uno; otros tantos de a dos mil quinientos y cien personas más, con mil dollars casa una”. los nuevos gobernantes, jóvenes y honestos intelectuales, nos llevarán al verdadero progreso, ala civilización, a la alta y superior cultura.
El Museo Metropolitano de Artes de Nueva York se fundó en idéntica forma Mac Taylor Jonston [John Taylor Johnston], Stuvvessent [Peter Antes de terminar queremos vincular a este cato los nombres de los distinguidos conciudadanos: Dr. Eusebio Ayala y don Juan Bautista
Gerard Stuyvesant], Stewart, Blodgest, Stevens, etc., [sic] y otros hombres de fortuna que amaban hondamente a su patria, se cotizaron con sumas fuertes Centurión, quienes con motivo de la instalación de nuestro Museo y Biblioteca han exteriorizado como funcionarios públicos, anhelos nobilísimos en
y realizaron su trascendente pensamiento. pro de la grandeza futura de su patria. Tenemos que mencionar igualmente tres nombres al aprecio público: el del artista veneciano don Guillermo da
Igualmente el “South Kensington Museum” [Victoria and Albert Museum], fundado en 1864, y es hoy uno de los más importantes de Europa, Re, quien, hace veinte años, se ocupa de nuestra vida nacional; ha dado relieve a nuestros acontecimientos guerreros e interpretado con talento artístico
fue por iniciativa particular. Por supuesto que siendo sumamente costosas las adquisiciones s de firmas notables, se hace indispensable la acción y el los pasajes culminantes de nuestra historia

158 159
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

El del profesor don Héctor Da Ponte que con plausible constancia y cariño ha inculcado y familiarizado en la sociabilidad paraguaya el dibujo Rogando a usted… quiera concurrir a dar realce con su presencia al acto, complace en saludarle con su distinguida consideración.
y la pintura, creando una selecta número de aventajadas discípulas, y el de la señora doña Valentina Benítez de Nogués quien, animada de encomiable
patriotismo, hizo trabajar expresamente en Buenos Aires un cuadro de grandes dimensiones, en el cual de reconstituye el pronunciamiento de la Juansilvano Godoi
Independencia paraguaya en la inmortal noche del 14 de Mayo de 1811. Esta importante tela, que ha costado varios miles de pesos argentinos, ha Asunción, 22 de Marzo 1909
obsequiado la señora de Nogués generosamente al señor presidente de la república, para que a su vez él la done al Museo Nacional.
El Diario, 25 de marzo de 1909, p. 2.
Excmo. Señor Presidente:
El acontecimiento de mañana
Señores:
Quedan inaugurados el Museo de Bellas Artes, el Histórico y la Biblioteca Americana. Será eternamente memorable para el gobierno de V. E. Calificamos bien el acto que se realizará mañana mediante los esfuerzos patrióticos de un ciudadano distinguido: la inauguración del Museo
tan fausto acontecimiento. Y con harta razón fuera oportuno en este momento, pronunciar las evocadoras palabras del eminente embajador y estadista y Biblioteca Godoy será un acontecimiento. Un acontecimiento de alta cultura que honra a quien lo prestigia con su nombre en primer término, al país
brasilero, doctor Nabuco de Araujo al presidente Roosevelt: después y, por último, a todos cuantos tengan la fortuna de asociarse a la celebración.
“El consulado romano tenía menos duración que la presidencia americana, y sin embargo Roma conmemoraba los fastos de su historia por Habrá en le Paraguay, de mañana en adelante, algo que ver además de los admirables paisajes de su naturaleza que eran, en realidad, todo
los nombres de sus cónsules.” cuanto podíamos ofrecer a la contemplación de nuestros visitantes. Podremos llevar a estos a la casita de la calle Estrella a mostrarles lienzos famosos y
famosos tesoros bibliográficos que sorprenderían primero y admirarán después a los conocedores inteligentes que vayan a verlos.
Asunción, marzo 28 de 1909. No es que tengan proporciones extraordinarias el Museo que mañana se inaugurará oficialmente. Es más bien pequeño. No tiene arriba de
sesenta cuadros, pero le dan importancia desde el punto de vista artístico y lo hacen valiosísimo desde el punto de vista monetario, las firmas ilustres
Juan Silvano Godoy, Discurso inaugural del Museo de Bellas Artes, del Histórico y de la Biblioteca Americana, el día 28 de Marzo de 1909. que, como dijimos en otra oportunidad, dan allí la impresión del Louvre o del Prado.
Asunción, 1909, impreso, Creemos que ningún museo americano se inició con obras de tanto mérito como las que atesora el que vamos a inaugurar mañana. Porque,
no lo dudamos, el Museo Godoy servirá de base a un gran museo nacional que iremos formando en lo sucesivo a medida que el sentimiento del arte
vaya ganando terreno en nuestro espíritu.
2.2. LA PRENSA Celebramos la instalación del primer Museo paraguayo como una de las más elevadas manifestaciones de nuestra naciente cultura. Y al felicitar
a quien ha realizado una obra tan bella, tan simpática y tan honrosa para el país, no podemos ocultar la legítima satisfacción con que concurriremos a
Menú consagrar a labor inteligente y patriótica de un hombre, de la que hemos de hacer un monumento del progreso artístico paraguayo.

Ha estado a visitar los preparativos del Museo de don Juansilvano Godoy el diputado don Ernesto Arias quien se habrá convencido al observarlo El Diario, 27 de marzo de 1909, p. 2
que nunca LA VERDAD ha exagerado nada ni ha mentido cuando se ha ocupado del ilustre esteta que lo ha formado. Parece que recién ahora se van a [Transcripción del discurso inaugural, el 29 de marzo de 1909, p. 2
dar cuenta de lo que es el evocador de los recuerdos patrios, el archivo viviente que nos queda y al cual en más de una ocasión los constitucionalistas han
atacado tratando de ridiculizar su erudición ya patriotismo. Museo
El diputado Arias ha salido admirado del Museo y ha prometido como joven entusiasta algunos objetos antiguos que posee para contribuir a
su engrandecimiento. El 28 de marzo de 1909 es un día histórico desde mañana. El país abrirá sus puertas a la civilización moderna con solo un hecho: la apertura
Recordaran nuestros lectores que el diputado Arias tenía el pensamiento de influir en la Cámara para que una parte del impuesto al ganado se destinase del Museo.
al fomento de Museos y Bibliotecas Todas las naciones americanas y todos los países del mundo han rendido fervoroso culto a la ciencia y el arte.
Las naciones como los individuos viven de los recuerdos y más si esos recuerdos son la epopeya del progreso. En un museo se resume y
La Verdad, 13 de marzo de 1909, núm. 150, p. 1 cristaliza el poema de la patria y ella no existe sino en el territorio si carece de los atributos esenciales de su existencia moral. En el lienzo de los pintores
se escriben las batallas, las costumbres, los templos y la fisonomía de las generaciones; en el pequeño marco de un cuadro palpita sintetizada la
Museo y Biblioteca Godoy. Su inauguración complejidad de la vida. Un museo es el alma de una nación.
Los pueblos bárbaros no conocen este aspecto de la existencia colectiva y por eso se explica ese atraso de barbarie en que viven. Los cafres, los
Ha empezado a circular la siguiente invitación: zululandios, los hotentotes no hacen museos porque apenas constituyen nación por el territorio que ocupan; pero los países del continente americano,
El Director General de la Biblioteca, Museo y Archivo de la Nación, que suscribe, tiene el honor de invitar a usted … a la inauguración del nacidos a la civilización desde el primer día de su conquista, no pueden vivir como los cafres.
Museo de Bellas Artes del Histórico y Biblioteca Americana que tendrá lugar el domingo 28 del corriente, a las 3 en punto de la tarde, en su local, calle Mañana dejaremos de ser un pueblo grosero y metalizado, ciego a los encantos del arte, sordo a la voz de la ciencia
Estrella 277.
La Verdad, 27de marzo de 1909, núm. 161, p. 1

160 161
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Museo CASTILLO
“Retrato del señor Godoy” – Obra notable por la escuela rara que sirvió de guía al artista en su producción.
Como es de dominio público mañana tendrá lugar en su local de la calle Estrella, la inauguración del Museo del señor Juansilvano Godoy.
Ayer hemos tenido el placer de visitar sus salones que ostentan obras de inapreciable valor artístico. BERISSO
A pesar de que varios colegas se ocuparon ya extensamente de dar a conocer al público las importantes obras que guardan en su recinto el Museo de “Distracción de una modelo”- Representa una mujer desnuda, pintada según la escuela del notable pintor turinés Giacomo Grosso, maestro
Bellas Artes, no podemos resistir, tampoco, a la idea de consignar en estas columnas, nuestras impresiones al respecto. de Berisso.

DE MARTINO
CUADROS PICTÓRICOS “Marina” – Esta obrita revela la escuela inglesa y la escuela de Thunh.
J. MONLEÓN
LA VIRGEN DE MURILLO “El Puerto de Cette”. El notable pintor español en este cuadro revela sus especiales dotes para los cuadros marinos. La entonación gris del
tiempo resulta muy original.
En el año 1617 el inmortal pintor de las Concepciones hizo ese cuadro grandioso que pertenece a la segunda época de la vida del genial
artista. Es uno de los cuadros más celebrados del gran pintor español y superior al otro que conserva el Museo de Buenos Aires. Desde el punto de BLADOMERO GALOFRE
vista artístico, esa obra es de inapreciable valor porque todas las de este notable pintor son muy raras en Europa, donde se han llegado a ofrecer sumas “Baile Sevillano” – Es un cuadrito que atestigua la especialidad del autor en las obras de este género.
fabulosas por algunos ejemplares.
El Museo del Prado de Madrid conserva el mayor número de las producciones de tan insigne artista español. GUILLERMO DA RÉ
“La plaza de San Marcos” – Un cuadro lleno de hermosas y variadas perspectivas.
TINTORETTO Además hay colecciones de hermosos dibujos, entre los que sobresale el de R. Mazerolle y estatuas de bronce de incalculable mérito entre las
Es un “auto-retrato” del notable artista Jacobo Robusti hecho en el año 1512. que resalta la de Bolívar y Mirabeau
Obra, notable por el vigor y el colorido del dibujo, es una de las últimas del gran artista, jefe de la escuela veneciana del renacimiento. El gran
Velázquez dijo una vez, en presencia de las obras de aquel artista en Venecia, que no pintaba pero que hacía milagros en pintura. El cuadro que tiene el
señor Godoy de este genial artista es el “único” en toda Sudamérica. SALA HISTÓRICA Y NACIONAL

GUILLERMO CIARDI (1842) “Guillermo da Re”- Este pintor veneciano, establecido en Buenos Aires desde muchos años, ejecutó por encargo del señor Godoy y con
El Museo posee un cuadro hermosísimo de este fecundo artista veneciano. Es un paisaje de inapreciable mérito. documentos históricos los siguientes cuadros:
“El entierro del general Díaz”- Obra de grandes dimensiones y de muchísima importancia histórica por los retratos de los muchos personajes
EGISTO LANCEROTTO que han actuado en la pasada epopeya.
Pinta un “baile popular”, fiel trasunto de las costumbres venecianas a las cuales se dedica con preferencia este artista.
Es un cuadro lleno de vida y de colorido fresco, “Retrato del Presidente Francisco S. López”- Hermoso cuadro en donde el tirano en traje de gala y a caballo, saluda.
“El mariscal López y el Gral. Díaz”- Están los dos personajes pasando revista a las tropas el día antes de la famosa batalla de Tuyutí.
GIACOMO FAVRETTO “General Díaz”- Hermoso retrato de pequeñas proporciones, pero de un parecido indiscutible y característico.
(1849 1887) – “Il terzo incomodo”. Es también un cuadro que representa una costumbre veneciana, pintada según las reglas de la escuela “El General Mitre”- Cuadro acabado y de importancia histórica, porque es uno de los pocos retratos del general con el traje que usó durante la
impresionista que tanto renombre dio al valiente y genial artista fundador de la moderna escuela veneciana. guerra del Paraguay.

C. PIOT HÉCTOR DA PONTE


“Cabeza” – Hermosa obra de la escuela francesa. Este conocido artista figura en el Museo como el “único” pintor de lugares nacionales. Su fama como pintor notable y maestro es conocida en
toda la República. Sus cuadros han merecido los justos elogios de cuantos tuvieron ocasión de verlos y admirarlos en los salones del Museo. Tiene siete
MORENO CARBONERO obras de incomparable valor artístico y ellas son:
“Gil Blas” – Cuadro de grandes méritos artísticos. Es considerada como la mejor producción del artista y que le dio el inmenso renombre de “La Laguna Capiipery”, “El oratorio de la Virgen de Asunción”, “Plenilunio en Itapytá-punta”, “Las ruinas de Humaitá”, “La iglesia de Olivares”,
que goza en Europa. “Chaco Paraguayo”, “Los Cerros del Paraguay”.

162 163
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Nuestras sinceras felicitaciones para el señor Godoy.


TERCERA SALA He aquí los primeros párrafos del discurso […]

C. BOUCHARD La Evolución. Órgano independiente. Asunción, 29 de marzo de 1909, núm. 25; p. 1, c. 4-6. Continúa la transcripción “Discurso de Juansilvano
Este notable artista francés figura en el museo con una tela de vastísimas proporciones. Godoy”, La Evolución. Órgano independiente. Asunción, 30 de marzo de 1909, núm. 26; y 31 de marzo de 1909, núm. 27.
Representa la leyenda del rey Abdul asesinado por su rival.
La figura de la mujer es, en primer término, de un efecto sorprendente de luz y de carne. Los tonos obscuros del fondo están con raportes Vida social. La fiesta de ayer
admirables.
Hermosa bajo todo punto de vista resultó ayer la inauguración de la biblioteca americana y museo histórico y de bellas artes.
RUBÉN SANTORO Llegada la hora el señor Juansilvano Godoi leyó su elegante discurso, en el que esbozó con aquella manera característica en él, la trascendental
“A la fuente”- Cuadrito que, como miniatura, es una joya de valor inestimable. Representa perfectamente al valiente artista romano. importancia que tenía ese acto, como también la nueva institución abierta desde ayer al público con una fuente más de investigación, en donde la
“D. Montesinos”- El célebre y antiguo director de la Academia Española tiene dos obras notables que revelan a la escuela de sus tiempos, una generación presente y la futura encontrarán indelebles recuerdos estampados ya en el lienzo ya en los libros, todos los pasajes más gloriosos de la
cabeza y un hermoso paisaje. historia nacional.
“Montesinos (hijo)” – Con dos cuadros de flores. Concluido el discurso, se bebió una copa de champaña, de donde se recorrió las diferentes secciones del local, en que no se supo que elogiar más, si la
Máximo d’ Azeglio (1798-1866) - “Paisaje Alpino” – Este genial pintor fue notable en sus tiempos; hombre de oteado, poeta y escritor; tomó pintura clásica de cuadros vivientes, o si el orden y escrupulosidad en que estaban conservados en los distintos estantes los documentos históricos de
parte en las guerras de la Independencia Italiana, y fue buen artista a la vez. Gran parte de sus obras están en el Museo Histórico de Turín. valor incalculable en dond se encierra la epopeya gloriosa de la nación paraguaya.
El cuadro que posee el señor Godoy es el “único” en Sud-América. Distinguidas familias de nuestra sociedad dieron realce al acto, asistiendo además el presidente de la república, altos funcionarios, diplomáticos
C. Pogna – “Laguna Veneciana” - Este cuadro se caracteriza por los suaves efectos de las aguas y por os trajes peculiares de la localidad que extranjeros y consulares, y varios caballeros.
ostentan sus personajes. Felicitamos al señor Godoi por el éxito alcanzado, por el que la nación entera le ha de estar agradecida.
“D. Montenegro”_ Este gran pintor español está representado por dos cuadros maravillosos por lo vistoso de la ornamentación y la belleza de
sus perspectivas. La Capital. Órgano de la libertad, la justicia y el progreso. Asunción, 29 de marzo de 1909, año VI, núm. 423, p. 1.Administrador: Francisco S.
Además hay otros cuadros antiguos de valiosa importancia y, sobre todo, una estantería, donde se conservan miniaturas, relieves de plata, Centurión.
medallones y objetos de arte que constituyen cada uno, por sí solo, un objeto de curiosidad de un mérito especial.
No terminaremos sin recordar con verdadero júbilo un deforme CRANEO DE USURERO que se exhibe en el estante de los esqueletos de La fiesta de la civilización
antropófagos.
Ayer ha sido un día solemne trascendental: el 28 de Marzo de 1909 a las 3 de la tarde, estando presente el señor presidente de la República,
La Evolución. Órgano independiente. Asunción, 27 de marzo de 1909, núm. 24; p. 1, c. 4-6. los ministros del Poder Ejecutivo, el cuerpo diplomático, los jefes de oficinas, y un centenar de hermosas y bellas mujeres, se inauguró el Museo de
Bellas Artes y Biblioteca Americana. Ha sido la fiesta de la civilización, lo más grande, simpático y trascendental de todas las fiestas, que se han celebrado
en el Paraguay, desde su descubrimiento y conquista, hasta este momento en que se aproxima el centenario de la independencia. Todo ello se debe
Museo Juansilvano Godoy. El festival de ayer al patriotismo de un hombre superior y extraordinario: don Juansilvano Godoi el eminente esteta que edifico en el destierro la futura grandeza de su
patria. Calumniado, combatido y olvidado, este gigantesco personaje, digno de otras épocas, de otros países y de otros hombres, ha trocado en el silencio
Brillante, bajo todo concepto, resultó la inauguración del Museo del señor Juansilvano Godoy. En un ambiente sereno, como suele ser el de del olvido la hiel de todos los desengaños seguro de triunfar algún día. Y este ha llegado el 28 de Marzo de 1909. A partir de este momento, el egregio
toda fiesta intelectual, transcurrieron las horas de aquel solemne acontecimiento. constituyente y padre de la cultura paraguaya inicia la obra del porvenir. Hay que ver ahora si responden a su llamado los nuevos gobernantes y si la
Siendo las tres p. m., hora señalada para el comienzo del festival, el Himno patrio, ejecutado por la banda de la Policía, anunciaba la presencia juventud paraguaya está preparada para las luchas de la civilización.
del Presidente de la República. Terminada la ejecución del Himno, el señor Juansilvano Godoy ocupó la tribuna y leyó, con voz clara y emocionada, el El discurso del señor don Juansilvano Godoi habla mejor que nosotros y he aquí que por eso lo publicamos. Es una pieza magistral que hace
brillante conceptuoso discurso que mas abajo comenzamos a publicar. el complemento del suceso que ayer se ha celebrado.
La concurrencia fue selectísima. Estaban presentes, el S E. señor Presidente de la República y algunos de sus Ministros; miembros de las …
dos Cámaras Legislativas; miembros del Superior Tribunal de Justicia, Ministros Plenipotenciarios de la República Argentina, del Brasil, de Francia; La Verdad, 29 y 30 de marzo de 1909, núm. 162 y 163, p. 1
Encargados de Negocios de Bolivia, de Italia, Cónsules del Brasil, de España, la R. Argentina, Jefe de Policía, Intendente Municipal, Director G. de Correos,
Director General de Aduanas; Jefe del Registro Civil; etc. etc. Numerosas y distinguidas dama y hermosas niñas contribuían con su presencia a realzar la
solemnidad clásica del acto.

164 165
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Menú del Banco de la República, Eduardo Schaerer, intendente de la capital, Arsenio López Decoud, profesor del Colegio Nacional; Eladio Velázquez, juez de
lo civil; Rodolfo Fernández subsecretario de la presidencia de la República, Manuel Molano y Buguer, distinguido rentista español; Fernando Saguier
Por absoluta falta de espacio no hicimos en nuestro número de ayer la crónica de la fiesta con motivo de la apertura del Museo de Bellas Artes Riquelme, introductor de embajadores; Héctor da Ponte, profesor de pintura; Pacífico Vargas, sargento mayor del ejército brasileño, S. Herreros, tesorero
y Biblioteca Americana. Y cómo se trata de un acontecimiento de tanta trascendencia en la causa de la civilización nacional, no podemos menos que general de la Nación, Guillermo González, distinguido veterano de guerra y fuerte comerciante de la plaza; Esteban Gorostiaga, secretario de S. E. el señor
completar este número con una breve crónica del sensacional suceso. presidente de la república, los comerciantes señores Canale, Rivarola, Pablo Gaona, Eugenio Campos Cervera, Sandalio Araujo, W. Pats, el teniente de
A las 2 ½ p. m. el señor don Juan Francisco Pérez, digno Jefe Político y uno de los jóvenes a los que más debe la cultura paraguaya, envió la Miguel, los profesores Alborno y Samudio, Mariano Caronero, oficial 1° del archivo nacional, los cronistas de El Diario Juan Casabian y José Rodríguez
banda completa del antiguo cuerpo de Bomberos y ejecutó desde dicha hora su más selecto repertorio. A las 3 ½ se presentó S. E. el señor Presidente Alcalá y D. Herib Campos Cervera, Director de LA VERDAD.
de la República don Emiliano González Navero, acompañado de su distinguida esposa. Se ejecutó el Himno Nacional y terminado él, don Juansilvano Ha llamado la atención que a pesar de haber sido invitados para la apertura del Museo todos los senadores y diputados, no han asistido ni
Godoi leyó el memorable discurso que ayer transcribimos. seis miembros del parlamento. Sin embargo, el director de la Biblioteca y Archivo de la Nación por invitarles a ellos, dejó de invitar a muchos ciudadanos
Terminada su lectura, se pasó a las salas de pintura donde brillan y resplandecen unos cuarenta cuadros de las mejores firmas del mundo distinguidos que hubieran deseado concurrir a la fiesta como los catedráticos de la Universidad y del Colegio. Como el local es pequeño y no hubiera
entre las que sobresalen, una virgen de Murillo, un retrato de Tintoretto pintado por el mismo, el Gil Blas de Moreno Carbonero, un grupo de costumbres podido contener a tantas personas con harto sentimiento del señor Godoi se ha pa … tarjeta a reducido número de ellas. Otra de las ausencias
de Favretto, varias marinas de Monleon, un notable cuadro de Lancerotto, el retrato de Juan Silvano Godoi, obra del pintor peruano Castillo, que se significativas es la del doctor Cecilio Be conocido amigo de las letras en épocas pasadas.
rehabilitó con esa joya de arte, una gran tela de Bouchard, varias pinturas de Montesino y multitud de preciosismos paisajes, retratos ecuestres como Para juzgar a nuestro desgraciado público, basta este hecho: que por ver una maniobras militares sin ninguna trascendencia, han preferido
el de López y Díaz, cuadros históricos como el de Da Ré que inmortalizó en el lienzo los funerales del héroe de Curupay ti, telas de Luna Novicio, el viajar a caballo y a pie al Campo Grande antes que asistir a la inauguración del primer museo paraguayo.
desgraciado pintor malayo de las Islas Filipinas y multitud de firmas inmortales y que hoy al decir del caballero Fabre, Ministro de la Francia, es ahora casi Así se explica después el lamentable estado de nuestra cultura y se justifica también que el señor Godoi haya abierto el Museo sin que el
imposible adquirir y que solo hace 50 años pudo haber comprado su ilustre propietario don Juansilvano Godoi.. Estado haya contribuido con un solo centavote sus recursos para tan magnifico suceso. Invitar a cierta gente es lo mismo que echar margaritas a puercos.
De los salones de pintura se pasa a otra sala que encierra un ataúd con el cuerpo yacente del general Eduvigis Díaz, todo de bronce, obra de Creer en la educación de multitud de ciudadanos –por el aspecto cultos- es engañarse. En el Paraguay se prefiere un asado con cuero al aire libre o un
un artista notable que costó muchos miles de pesos argentinos. baile al de murgas indecentes a concurrir a una fiesta de alta y trascendental cultura como ha quedado constatado el domingo.
De esta pequeña sala se pasa después a la Biblioteca Americana, verdadero monumento de bibliografía cuyo costo es superior a ciento Seguro que a una juerga política de rompe y rasga, de esas en las que se sale borracho como una cuba nadie hubiera faltado, pero a la
cincuenta mil pesos oro, que si no es la primera de su género en el continente, es la segunda e indiscutiblemente la primera por las colecciones de diarios inauguración del primer museo que se inicia apenas si han concurrido un centenar de personas. El hecho habla bien poco de la falsa y mentada cultura
que encierra. Con ellos se puede escribir, rehacer y rectificar toda la historia de América y particularmente la del Brasil y Río de la Plata. Esta rica biblioteca paraguaya.
está compuesta de unos quince mil volúmenes lujosamente encuadernados y en admirable estado de conservación a pesar de haber permanecido en
cajones cerca de catorce años. La verdad, 30 de marzo de 1909, p. 1.
Con religioso respeto y admiración el público recorría las ocho salas del pequeño pero rico Museo y recién de las 6 y ½ terminó la fiesta de la
civilización como nosotros la hemos llamado. Mosqueira y el Museo
Estuvieron presentes, la excelentísima señora Adela L. de González Navero, la excelentísima señora Madame de Fabre esposa de S. E. el
Ministro de la República Francesa, doña Bienvenida R. de Godoi, doña María Valdovinos de Garsi, doña Valentina B. de Nogués, doña Manuela González Publicamos una carta íntima escrita indudablemente para no ser publicada. Es de Silvano Mosqueira, el joven autor de las Semblanzas
de Domínguez, doña Matilde Melián de Pats, doña María de Gutiérrez, doña Sofía G. de Leopardi y señoras de Cartes, Herreros y Definis. Paraguayas que vive en el olvidado en el pueblo de su nacimiento pero la carta es tan hermosa y retrata lo que es este amigo del corazón y de las
Señoritas: Leticia Godoi, Margarita y Magdalena Dontrelau, Asir y Mercedes Moguez, Serviliana y Clotilde Vargas, Regina Arron, Angélica y letras, vimos la correspondencia y a [despojo?]27 de don Juansilvano Godoi a quien iba dirigida en carácter particular íntimo. LA VERDAD la hace pública,
María Fernández Urdapilleta, Fidelina y Leopoldina Idoyaga, Laura Saguier, Isolina y Corina Canale, Sofía y Sara Mendez, María Ruiz; Ana y Margarita para que no se pierda algún día, que hay momento en que las cartas como los retratos, van a parar al [ilegible por faltante] de una cocina o el carro de
Gruha, Pastora Riera, Aurora Zabala, señoritas de González, Melian, Fernández, de Gasperi, y Herreros, señoritas Sara y Ana maría Jorba, Andrea Campos desperdicios.
Cervera y otras que no recordamos. La hermosa epístola dice:
Caballeros: don Emiliano González Navero, Presidente de la República; don Manuel Gondra, ministro de relaciones exteriores; don Carapeguá, Abril 1do. 1909
Juansilvano Godoi, director de la Biblioteca y Archivo de la Nación; don Manuel Domínguez, plenipotenciario jefe de la comisión de límites; don Señor don Juan Silvano Godoi
Gaston da Cunha, enviado plenipotenciario de los E. U. del Brasil; don Gabriel Martínez Campos, ministro plenipotenciario y enviado extraordinario de la Asunción
República Argentina, Monsieur Fabre, ministro de Francia; señor Guerra Duval, primer secretario delegación del Brasil; don Héctor Velázquez, segundo
vicepresidente del Senado; don Félix Paiva, senador de la Nación y Rector de la Universidad; Juan Francisco Pérez, jefe político de la Capital; doctor Estimado amigo:
José P. Moreno, vicepresidente de la Capital; doctor José P. Montero, vice-presidente de la C. de Diputados; don Gabriel Valdovinos, diputado nacional, He recibido su afectuosa de fecha [ilegible] de Marzo ppdo. Juntamente con el ejemplar del diario que se sirvió remitirme.
Pedro Bobadilla, presidente del Superior Tribunal de Justicia; Pablo Garcete, miembro de la suprema corte de justicia; Ramón García, presidente del He leído con el mayor [ilegible] la crónica de “La fiesta de la civilización”, como la llama LA VERDAD, a la inauguración de su Museo y Biblioteca,
jurado; Alfredo Carrillo, juez de lo civil; Viriato Díaz Pérez, jefe del Archivo de la Nación; F. R. Moreno, miembro de la comisión de límites, Fernando asó como el discurso con que UD. abrió el al acto, ex[ilegible] su alto significado.
Gorriti, catedrático de medicina, señor Doutrelan, accionista del B. Agrícola, Miguel G. Soler Director de correos y telégrafos; don Pedro Jorba, presidente
27 Este ejemplar se encuentra con faltantes por deterioro del papel.

166 167
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

He experimentado vivo conciencia leyendo tan notable pieza [ilegible] con que Ud. enriquece [ilegible] el ya vastísimo de sus producciones El mayor mérito de Ud. al decir de nuestro común amigo y compañero de La Colmena, don Arsenio López Decoud, no es precisamente el
literarias. Espero que el [ilegible] honor de ser impresa en folleto [ilegible] que un ejemplar [ilegible] permanecerá. haber adquirido esas obras de valor: cuadros, libros, bronces, mármoles, etc. sino el haberlos conservado en el curso de su tempestuosa existencia,
No me atreveré a emitir juicio sobre lo que está fuera del alcance de mi capacidad pero, si, me permitiré significarle que leyendo su erudito convirtiéndose, aún entre dificultades económicas insuperables, en su celoso “custodio y devoto conservador” cual un monje del arte y un cruzado de
trabajo me ha parecido está a su lado, oír su voz, ser testigo de sus emoción artística y participar de su gozo íntimo por la realización del hermoso ensueño patriotismo.
de toda su vida, de dotar a la capital del Paraguay de un templo de arte y sabiduría, donde las generaciones del presente y del porvenir, huyendo del Pero don Arsenio, nuestro culto e ilustrado compañero, al emitir ese concepto, ignoraba seguramente esta circunstancia: que Ud. al adquirir
prosaísmo de la vida, irán a buscar luz para su espíritu, elementos con que combatir la “rusticidad”, que tanto horroriza al eminente y delicado Schiaffino, esas obras, cuando sobre Ud. pesaba un destierro sin término, no solamente pensaba en proporcionarse un goce estético ya indispensable para su
aun entre los esplendores de una grandeza material. espíritu refinado, educado en al contemplación de las obras maestras –al igual de un tal Valle o de un Schiaffino- sino que entraba en sus cálculos que
La fiesta de la civilización ha sido para Ud. un verdadero triunfo. Por fin ve Ud. a su ciudad querida con un Museo: la Asunción convertida en aluna vez, cuando brillase un sol más puro en el cielo de su patria, le sería dado contribuir con ellas a la difusión de la luz de una cultura superior en su
metrópoli del arte, la capital política de su país recibiendo el bautismo de una nueva vida! En adelante podría recibir sin mengua la visita de un Ruskin u país, a combatir la rusticidad indígena recalcitrante a llevar un poco de idea civilizadora al cerebro de aquellos que no yerran herejías contra todo lo que
otro devoto apasionado del arte, seguro que el visitante no creería encontrarse en un desierto moral, no se moriría de hastío en un ambiente antiestético se parezca a sentido común.
y hallaría una casa donde nutrir su espíritu, sediento de belleza e ideal. Lo que siento por un egoísmo muy natural en un amigo, es no haber estado ese Sus esfuerzos no han sido estériles, mediante su tenacidad. Por fin Ud. ha vencido, sus cuadros y sus libros no saldrán ya del Paraguay, no
día a su lado para acompañarle en ese fugaz momento de felicidad. Mentalmente, sin embargo, le envié un saludo y un aplauso de solidaridad por este emprenderán el camino de una emigración que tanto le apenaba y que a haberse realizado hubiera implicado pregonar a voces en el exterior nuestra
relámpago de dicha en su existencia. incurable rusticidad. Quemar sus libros y sus cuadros en la plaza comercial de Buenos Aires hubiera significado celebrar allá en la Atenas de Sud América
Mientras sus enemigos decretaban el destierro perdurable para Ud.; Ud. como dijo elocuentemente nuestro amigo Hérib en su incisivo y los funerales de nuestra extinguida civilización. Sus veinte años de labor inteligentes y perseverantes en medio de la lucha por la existencia librado a su
punzante estilo, preparaba en el destierro elementos de cultura con que dar a la fisonomía moral de su patria los contornos de una refinada civilización. propio destino cuando era Ud. un paria en su propio país reciben por fin el galardón del reconocimiento. Ojalá pudiéramos decir otro tanto de todos sus
Obedeciendo a una ley de contraste, esa era la obra con que Ud. contestaba a los que en su ausencia se encargaban de de barbarizar a la Nación. ideales, de todos sus anhelos de ciudadano!
A mí me ha tocado más de una vez el insigne honor de contemplar de cerca, dentro y fuera de nuestro país, sus luchas íntimas, el esfuerzo de Más vale tarde que nunca, mi amigo. Soplan vientos de gratitud, de reconocimiento para el cohabito y temido Godoi. Las máculas morales de
su poderosa voluntad para vencer los obstáculos que impedían la realización de su patriótico propósito. Y cuantas veces, en la intimidad de mi conciencia, que hablaba Sarmiento sobre las cenizas de Rivadavia, parece que han desaparecido, por lo que se ve, al soplo de ideales más puros, más generosos,
devorando en silencio mi propia impotencia, he lamentado no tener poder bastante para remediarlo, sobre todo cada vez que la oía, con la palabra para que se haga justicia a los grandes ciudadanos. La “maraña del bosque primitivo” se tronchado, o se quier tronchar, con el hacha vengadora de los
tonante de un iluminado, lanzar apóstrofes e imprecaciones contra los que con el vacío o la indiferencia, verdaderos cuchillos de palo, al estilo indio, obreros del porvenir. Bienvenida sea la luz, aunque su resplandor nos cause alguna mortificación.
obstaculizaban la fundación de su Museo y Biblioteca! Esos “rústicos” empedernidos, sobre todo los togados, a quienes podrían considerarse como Felicitándole por el éxito de la fiesta, con recuerdos para mi inolvidable amigo, doctor Domínguez, de cuya ilustrada conversación siento
traidores y desertores de la santa causa moral, eran su desesperación!. nostalgia, para el querido Hérib y el ilustre Viriato, y esperando tener en breve el gusto de estrecharle la mano –y con mi saludo para su apreciable familia,
Yo que he sido testigo y confidente, en sus horas de lucha durante tantos años, puedo apreciar lo mucho que Ud. habrá gozado al sentir soy de Vd. Su amigo que tanto le estima y le quiere.
los acordes del himno nacional frente a su Museo, inaugurado con todos los honores de la ceremonia oficial, realzado con la presencia de tantas
personalidades, tremolando en lo alto del edificio la bandera tricolor, y para colmo de honrosa distinción, como el brillante marco de un cuadro reluciente, Silvano Mosqueira
un conjunto de niñas preciosas, ornatos de la sociedad de su patria “encantos que Dios nos ha dado para atravesar el desierto de la vida- prestigiando y
enalteciendo el acto con su presencia. La Verdad, 5 de abril de 1909, año 1, núm. 109, p. 1
Ud. ha luchado mucho; pero así también su triunfo, a pesar de no ser todavía el definitivo, ha sido espléndido!.
Como dice Viriato en su hermoso artículo, una mueca de desdeñoso escepticismo era la contestación consagrada con que se mataba en
los labios de sus amigos, entre los intelectuales más refinados, o que pasan por tales, la afirmación para ellos, paradójica de que en la casa de la calle
Libertad 172 hubiese elementos valiosos con que constituir la base o plantel de un Museo de Bellas Artes. 3. OTROS DOCUMENTOS
Ahora la luz se habrá hecho, aún para los más recalcitrantes, y se negará cualquier cosa menos la existencia de su Museo. 3.1. INAUGURACIÓN DE LA ACADEMIA DE BELLAS ARTES
Desde el 28 de marzo de 1909, según el superior concepto de Ud., el Paraguay cuenta con un atributo de que antes carecía y que es
indispensable para ocupar un puesto entre los pueblos cultos: cuenta un Museo Histórico y de Bellas Artes y una de las primeras Bibliotecas Americanas LOS DISCURSOS
del Río de la Plata. Tiene desde entonces la fisonomía de una “patria perdurable” con derecho a la inmortalidad, y si mañana un conquistador le despojase
de esas obras, éstas, expuestas como trofeos en los museos extranjeros, serían los mejores y más positivos exponentes de la cultura paraguaya. Un (de El Diario, de 8 de Mayo 1909)
cuadro de arte arrebatado a nuestro mueso a guisa de botín, pregonaría con más elocuencia el grado superior de nuestra civilización, que los cañones
de último modelo con el escudo nacional, arrancados a nuestros guerreros moribundos: Los trofeos de Austerltz, que no desdeñarían un Aníbal o un “Teníamos predicho un resultado brillante para el acto inaugural de la ACADEMIA DE BELLAS ARTES, pero confesamos que el éxito ha
Julio César, colmaron tanto los ensueños de gloria del gran Bonaparte como los despojos del Prado de Madrid y de otros Museos con que enriqueció las sobrepasado nuestras más optimistas previsiones. Fue una fiesta hermosísima a la que los encantos del arte, la belleza de las damas y la distinción de
maravillas artísticas del Louvre. Usted dice que desde Alejandro a Napoleón es incuestionable el derecho de despojar museos, con obras maestras, pera los caballeros dieron magníficos reales en una conjunción pocas veces vista entre nosotros.
el que, con su genio y su espada refulgente, dicta su voluntad a las naciones y rompe en pedazos los cetros y coronas de los reyes. Los salones de la Academia formaban digno marco al cuadro soberbio de la concurrencia excepcionalmente selecta y numerosa. Tan pronto

168 169
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

como se transponía el dintel se echaba de ver que aquella casa había sido erigida en templo del arte. Desde el vestíbulo hasta los últimos rincones, un la escuela del Arte y la Belleza.
refinado gusto que realizó maravillas, había convertido la antigua y hermosa mesa señorial de la calle Villarrica, es uno de esos palacios encantados en Mas, ¿tan necesaria era esta? Se preguntará… ¿Tan justificada en nuestro medio para que su aparición sea saludada cual venturoso
los que la vida se vuelve un sueño. advenimiento? ¿Qué papel se preguntará viene a representar la hoy naciente Institución, en un país que puede decirse apenas ha comenzado su historia
Guías de flores en los que los colores combinaban la bandera paraguaya, adornaban las paredes primorosamente pintadas. La luz caía de reconstitutiva?
los poderosos focos a torrentes, dando relieves a los matices de las telas y reflejos de las sedas de las preciosas toilettes femeninas. Y para que en aquel Uno muy elevado?
concurso de la mujer y del arte nada faltara, una orquesta discretamente dirigida por el profesor Jeannot derramaba a raudales la armonía El de ennoblecer la enseñanza general, leonado ese vacío de idealidad y de sugestión que suele haber en ella.
No eran aún las ocho y las salas empezaban ya a llenarse. Momentos después, la concurrencia no cabía en los salones y el tránsito y la Cómo si no viviésemos rodeados de Formas, de Colores y de Líneas, como si no tuviese importancia el conocimiento ni la elección de ellas:
permanencia misma se tornaban dificultosos. como si la Arquitectura de nuestras casas o el Decorado de nuestro medio no fuese materia de enseñanza, olvidamos lanzar sobre el nuestra mirada
Llegó el momento de pronunciar los discursos y doctor Viriato Díaz-Pérez dio lectura al elocuentísimo que va en seguida.” indiferente, y desconocemos su inmenso valor educativo y ennoblecedor. Nuestros planes de estudio que nos obligan a conocer las formas que oculta
el mar, la tierra y el cielo, nos dejan ignorar las que nos rodean. Se nos exige sepamos el color de los astros y no se nos pregunta si sabríamos fijar y
Señoras determinar en un papel el verde de una hoja…
Señores: Pues bien: a que no existan lagunas en la instrucción: a que sepamos verlo, comprenderlo y admirarlos todo: a enriquecer los elementos
del juicio y de la observación, a demostrar que el Paraguay no es una excepción entre las naciones que en su mayoría, tienen no una, sino numerosas
Si la inauguración de un centro de enseñanza es siempre un acto que revela progreso porque visiblemente implica la existencia de anhelos Academias de Arte: a todo esto y más vienen dispuestos lo jóvenes paladines de la Belleza. Conceden importancia a la pintura no por su sentimiento
nobilísimos, la inauguración de un centro de cultura superior –solo asequible y grata a espíritus evolucionados- es una manifestación de vitalidad que de imitación, sino porque la tiene. ¡No pueden equivocarse en una misma cosa todos los pueblos de la tierra y todas las civilizaciones de que habla la
honra el momento, el medio y los hombres que la llevan a término. historia!
Cuando las sociedades sencillas tienden a romper su molde primitivo, entrando de lleno en la vida moderna, sus actos más grandes, más Desde los tiempos en que Augusto pagaba sumas fabulosas por cuadros helénicos, hasta los modernos en que el gobierno argentino empela
respetables, y más conmovedores son aquellos que realizan movidas por el deseo noble de cooperar cultamente con la gran obra del progreso. millones en sus pinacotecas, las opiniones no han variado. Fue siempre respetada como algo noble, la pintura. Llamaban fabri a sus artífices, los latinos,
Loabilísima es, Señores, la intención de quienes vienen a portarnos, siquiera sea un reflejo de esa cultura que atañe al espíritu y que tiende a y solo tenían nombre especial para el que pintaba: pictor. Tal respeto inspiraba a los paganos el arte, que por no destruir la casa del pintor Protógenes.
hacerle apto para el conocimiento completo y bello de las cosas. Demetrio Poliorcetes detiene el sitio de la ciudad de Rodas. ¡Tres siglos antes de Cristo, aquel bárbaro macedón no quería derribar unas murallas que
Pasaron ya los tiempos de las enseñanzas áridas de los viejos sistemas. Al magíster antiguo, que hacia de la educación un castigo, al aplastarían la casa de un hombre que guardaba cuadros admirador por Apeles!
dogmatizador de criterio estrecho y sombrío, enemigo del arte, por creerle pecado, sucedió, venturosamente, el mostrador humano de la vida, el guiador Comparad aquellos días con los toscos y brutales de la edad media y veréis que si las artes aparecen en las épocas del progreso no es por azar.
que presenta afablemente a nuestras moradas ansiosas que presenta afablemente a nuestras miradas ansiosa pero inexpertas, los tesoros de belleza Comparad aquellos días helénicos, plácidos y venturosos, con los rústicos y sombríos que le suceden y veréis que el arte tiene una significación. Solo
que el pudo descubrir; el pensador que además de filósofo es artista; el investigador intuitivo que no habla de la imaginación como de un defecto, el en medio del salvajismo pudo darse aquel caso único en la historia, aquella aberración insólita de los iconoclastas, por la cual unos cuantos epilépticos
sabio que analiza pero que también sueña; el artista en suma que yace en todo hombre de encargado de enseñar cómo son bellas la naturaleza, la fanatizados hacen un dogma de la destrucción de las estatuas!
pasión, la vida. El ejercicio de las artes ennoblece el espíritu; y muy especialmente el de la pintura. Por él salieron de la nada genios que iluminaron a los
No ha muchas semanas daba nuestro país muestras inequívocas de que en él podía existir este elevado y universal anhelo de contemplación y de hombres, penetrando unos y otros –guiadores y guayados- en la senda de la inmortalidad. Por él, un  pobre pastor, Giotto, sale del más humilde de los
belleza, toda vez que un paraguayo de la más castiza estirpe exteriorizaba sus sentimientos de esteta inaugurando en medio del éxito un Museo de destinos –el de convivir con las bestias- para ocupar un lugar entre los eviternos. Por él un humilde constructor, lega con su nombre de Miguel Ángel,
Bellas Artes que el mismo formara. todo un florón de oro al blasón de las glorias itálicas. Un oscuro harinero, transformado en aquel genio único que se llamó Goya… lega a su patria un
Hoy, dos jóvenes paraguayos, después de varios años de estudio en Europa, después de haber sido saludados por la prensa de las viejas venero de nuevas grandiosas emociones. Allá en el siglo XVI vivía en Sevilla un pobre esclavo, mulato de frente deprimida y pómulos salientes. Aquel
naciones como una esperanza para su país y de haber recibido el aplauso del público en las Exposiciones a donde concurrieron, vienen con el entusiasmo desgraciado (llamado Sebastián Gómez) siervo en una época de esclavitud y negro en tierra de blancos, parecía destinado por la fatalidad a una vida de
que produce la visión de las maravillas de los siglos, con la mirada aún brillante por el fuego desprendido de las creaciones de Leonardo y Miguel Ángel, amargura. Más he aquí, que el esclavo sirviendo a Murillo aprende su arte hasta el punto de que llega a sorprender al Maestro. Este, entonces, le hace
a dotar a su patria de un instrumento educador tal como una Academia de Bellas Artes. hombre libre pronunciando aquellas palabras dignas de un genio y de un hispano: “Ven a mis brazos, amigos desgraciado, que el talento y el arte nivela
Mucha necesidad sentíase de semejante advenimiento. No todo estaba hecho. La escuela general existía; existía el laboratorio y la tribuna, todas las condiciones!” Otro caso semejante ocurría por el mismo tiempo en la corte del rey artista don Felipe IV, quién concedía libertad a Juan de Pareja,
hasta el arte mismo había tenido protectores nacionales y entusiastas apósteles extranjeros28; por un azar venturoso y por los patrióticos ensueños de un el mulato servidor del genial Velázquez.
hombre singular, existía también el museo. Pero faltaba el complemento de la obra: el recinto dedicado a hacer que la cultura penetrase en el corazón: Sí: el Arte dignifica. Como es civilización, ha podido redimir oprimidos; como es creencia, ha levantado hasta la eternidad a los más humildes
de los hombres, como es fe, ha fortalecido al espíritu humano en días de flaqueza y hasta le ha creado paraísos quien sabe si más reales que los mismos
teológicos…
28 Nobleza y justicia obligan a no dejar pasar esta ocasión sin citar el nombre del artista del Sr. Héctor Da Ponte. Cuando hace años, era poco menos que extemporáneo hablar de pintura en nuestro Por todo lo cual hay que dotar a la mentalidad, de este medio más para exteriorizarse. Hay que hacer que la educación se completa no
ambiente, cuando aún no se había escrito no ya un solo libro, sino un solo trabajo sobre arte en el Paraguay, cuando aún era un mito la posibilidad de un Museo Nacional de Bellas Artes, el Sr. Da Ponte exponía obras,
si bien modestas, educadoras; daba lecciones; creaba escuelas de dibujo; tenía salones artísticos y consagraba sus entusiasmos y juventud a preparar el ambiente para días mejores. Y si justo es que consagremos este descuidando esa faceta del espíritu por la cual podemos comunicarnos con los Héroes y los Genios. Hay que procurar que cuando uno de nuestros
recuerdo, no lo es menos que dejemos consignada nuestra cordial simpatía por la distinguida Señora Valentina Benítez Rivarola de Nogués, dama de aristocráticos anhelos, cuyos salones únicos en Asunción por el arte discípulos viaje por el extranjero vaya preparado para que ante los tesoros de enseñanza y gloria de los siglos y las civilizaciones, no pase indiferente,
original que encierran, y cuya esplendidez al legar al Paraguay uno de los grandes cuadros históricos que posee, la presentan como la primera protectora paraguaya de las artes.

170 171
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

sino antes bien quiera conservar en su recuerdo las intensas emociones que recibiera. Hay que despertar en el alma indiferente de la raza, el espíritu de una gran Exposición cada dos años y otras. Pobre, relativamente, construye un Palacio de Bibliotecas y Museos para la cual gasta solo en los relieves del
la admiración hacia las cosas bellas, pues nunca se sabe admirar la belleza, se sabe amar lo bueno y lo verdadero, que son sus polaridades. tímpano de entrada 300.000 pesetas. Y conserva entre las 3.000 obras del grandioso Museo del Prado, 33 Tintoretos, 42 Ticianos, 66 Rubens, 10 Rafael,
¡Hay, ante todo, que admirar! Las almas que no admiran están como muertas. Son templos sombríos en los que cabe sino el escepticismo, la 50 Teniers, 45 Murillos, 61 Velázquez, etc., etc.
frialdad y la falta de ideales, los tres factores que acaban con los pueblos. Hay pues, que dejar sentado, que la mayoría de las naciones al sacrificar tantas riquezas en beneficios de las Bellas Artes, entienden y la
Hay que contemplar la vélelas para poder crearla y hay que admirarla para que sobre nuestras acciones todas vague aquella dulce armonía de unanimidad es significativa que su enseñanza es más bien una necesidad que un lujo.
los tiempos paganos ¡que aun hoy nos parecen dignos de sus dioses…! He tratado de este tema en diversos trabajos publicados antes de ahora, por lo que no insistiré en este momento. Pero si dejaré sentado que
No se trata de obtener civilización por almacenaje sino civilidad por enseñanza integral! Puede haber civilización y por simetría educativa no desde el vulgar punto de vista de la utilidad práctica, el Arte es una fuente de riqueza para las naciones. Si Europa consagra tantos millones al arte, el
existir esos hermosos anhelos que arrancan del fondo de las almas evolucionadas hacia un ideal. Para fijar sus ideales los pueblos necesitan del arte. Y arte se los devuelve quintuplicados a Europa. Alemania obtiene de la simple entrada a varios Museos 87.125 francos al año. Inglaterra 110.000, Italia.
sino hay ambiente apto, tienen que crearlo. 363.340 francos. Y si España no obtiene suma parecidas, es porque a entrada a sus Museos es gratuita, más el constante movimiento de viajeros deja un
Cuando Mila Fontanals (al que le fue dedicado un monumento que se llama la Historia de las Ideas Estéticas en España) trabajaba desde beneficio del cual pueden dar razón los habitantes de Madrid, Escorial, Toledo, Sevilla, Granada y otras ciudades.30
la Academia de Bellas Artes barcelonesa por el renacimiento artístico de su región, los obreros a quienes se dirigía, afirmaron que no perderían su Mas si todas estas razones no estuviesen del lado del Arte, lo estarían otras no menos importantes, del orden científico. Y son las que se
tiempo oyendo hablar de cosas que no entendían. Más tarde, sin embargo, de aquellos rebeldes oyentes, habían de salir hombres como Fortuny y los relacionan con la enseñanza, con la educación y con el progreso nacional.
Vallmitjanas admirados en los palacios y de nombradía en toda Europa. La cultura no puede ser fragmentaria, ni la civilización tampoco. No pueden limitarse caprichosamente las facetas del espíritu. Todas ellas
Se ha dicho por espíritus superficiales que hace falta a los pueblos, ante todo el progreso, el bienestar material, que nada tiene que ver con la necesitan su oportuno pulimento y solo por pobreza de alma habemos de olvidar aquellas que sirven para comunicarnos con los grandes legadores de
belleza. Belleza.
Los fanáticos de este progreso –que consiste en convertirlo todo en máquina incluso la vida,29 pronuncian las palabras industria y mecánica Considerar la educación artística como un simple adorno es desconocer la única verdad que nos ha aportado la pedagogía: la de que la
como únicas palabras salvadoras. ¡Pobres empíricos de una sociología fósil! Yo los recordaría a estos retardatarios el caso de Bélgica. ecuación ha de ser integral.
Bélgica es una nación diminuta, peor próspera; acaso proporcionalmente, la nación que tiene más ferrocarriles. Tiene poderosos centros Precisase tanto como aprender a escribir, aprender a ver que es a los que nos enseña el pintor. La pintura agudiza la facultad de la observación
industriales y mecánicos. Es fabril y febril. Se diría que en ella se atendía al progreso material y que de ahí a su decantada prosperidad. Pero Bélgica es y del análisis; permite fijar eternal y visiblemente los momentos fugaces de las cosas.
una de las naciones que más gastan en arte. Hace unos treinta años gastaba 230.000 francos al año, en 1882 gastó 1.708.800 y hoy aún más: 13.491 Hay que comenzar a procurar hacer educación definitiva. No hay perennidad en las sociedades compuestas de comerciantes, o de políticos,
alumnos estudiaban Bellas Artes en 1889. Entre los activos belgas no se dice tan ridículamente como en otras partes “Hay que hacer obreros” sino o de guerreros, o de historiadores… Esparta fue una nación de guerreros y murió. Fenicia fue una sociedad de comerciantes y murió. El pueblo hebreo,
“obreros artistas”. En el mismo caso de Bélgica se encuentra Holanda, el culto, el bello, el poético país del Trabajo y del Arte. con sus libros arcaicos y sus tradiciones desapareció. Y si algo queda del espíritu del pasado, de Grecia nos viene: de aquella sociedad armónica que de
Como Bélgica y Holanda las naciones que marchan a la cabeza del progreso conceden un máximum de atención a la cultura artística de sus su pequeña territorio hizo un microcosmos de eternas enseñanzas.
súbditos. Y por eso van a la vanguardia, porque tienen derecho a ella. Nuestros tipos ideales deben tender a la armonía. Más elevados aún que los héroes carlilianos, los nuestros deben moverse en las regiones
Tantos esfuerzos como haga un pueblo en el sentido de su educación artística, tantos pasos dará en el sendero del progreso y tantos derechos inagotables de donde salieron los eviternos. Nuestro tipo ideal tiene que ser digno de las momentos que vivimos, acaso los más complejos de la cultura
adquirirá para hacer respetar su nacionalidad. humana histórica. Ha de acercarse a los grandes polílogos, sabios-artistas, sabios buenos que se llamaron Leonardo, Miguel Ángel, Herschel, Morse,
Francia es claro ejemplo de ello. Tal importancia da a las Bellas Artes, que cada Región tiene sus Museos relacionados con las industrias locales; Ruskin…
y ciudades como Niza de 80.000 habitantes, emplea en el ramo de Bellas Artes, 29.800 francos anuales. He dicho Herschel y Morse no por error. El inventor del telégrafo eléctrico fue un gran artista. Un Sar Merodac Peladan venidero lo estudiará
El Paraguay, Señores, deseando acercarse en la medida de sus débiles fuerzas a ejemplos tan preclaros comienza hoy por dar uno de los algún día como tal, del mismo modo que este estudió, filoso a Leonardo. Morse fue escultor. Se conserva de él un Hércules moribundo. Fundo la
primeros pasos, rindiendo un homenaje a al cultura. Y, no, dejándose dominar femenilmente por el espíritu de desesperanza, en que le sume su Academia de Bellas Artes de New York, en la que muchos años explicó Literatura del Arte. Sí descubrió el telégrafo no fue por azar. Un día estudiando la
angustiosa situación económica, lánzase como puede y cuando puede, en el camino de las demás naciones, confiando en un provenir que no podrá ser electricidad concibió su estupenda y sugestiva idea.
sino mejor que el presente. Sin esa poderosa intuición de los que han ejercitado la fantasía creadora ¿se le habría ocurrido imaginar que en la electricidad se ocultaba el
Y es que hasta los pueblos agotados por un pasado homérico si tienen –por encima de todo cansancio- que figurar en el número de las vehículo para hacer viajar las ideas? 31
naciones vivas, han de respetar las tendencias de los tiempos. Sin las riquezas de Francia, España e Italia sacrifican anualmente una parte de su pobre Y si Morse fue escultor, Herschel el casi creador de la astronomía física, fue músico. Sabio-artista como Pitágoras –después de conocer los
peculio a la cultura artística de sus ciudadanos. hermetismos del pentágrama pasó a estudiar los del firmamento. Y el humilde maestro, sondeando el espacio hasta entonces casi solitario, halla
Siendo como es España una nación agotada por una serie de calamidades históricas que arranca desde bien antiguo, cuenta sin embargo con planetas nuevos – Urano: descubre nebulosas; ve que la Vía Láctea es un reguero de mundos y llega a afirmar que el Sol con todo su sistema, se mueve,
una Real Academia de Bellas Artes fundada en 1732, llamada de San Fernando, que tiene una segunda representación en la Academia Española de Bellas vieja, dirigiéndose a través de siglos y siglos hasta la constelación misteriosa de Hércules.
Artes de Roma y en TRECE provinciales, (de Barcelona, Bilbao, Cádiz, Coruña, Granada, Málaga, Oviedo, Palma de Mallorca, Santa Cruz de Tenerife, Sevilla,
Valencia, Valladolid y Zaragoza). Aparte de estas tiene la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado, que sostiene permanentemente cuatro becados
30 V. Le Droit de entrée Dans le Musée de H. Laplauze. R. de Deux Mondes.
en el Extranjero; la Central de Artes y Oficios con varias sucursales; la Escuela de Calcografía Nacional, el Círculo de Bellas Artes de Madrid que organiza
31 Estaba escrito que el telégrafo presentido en el siglo XVII por un poeta, debía ser descubierto en nuestros días por un artista. Las “noticias” que dijo
intuitivamente Lope de Vega, que tal vez algún día llegarían acompañando al rayo, un artista las hizo llegar “con el rayo mismo”.
29 He tratado esto en mi obra El esteta inglés John Ruskin y sus Siete Lámparas de la arquitectura (Asunción, 1906).

172 173
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Como el caso de Morse el de Herschel fue tan portentoso que el artista quedó obscurecido por el sabio. Al contrario del de Leonardo de Y en el temperamento suave, ecuánime, bondadosísimo, profundamente modesto de Zamudio, creemos presentir a alguien que se asemeja
Vinci que el filósofo, mecánico, ingeniero y químico, solo pasó a la historia como autor de La Cena y la Gioconda. Mas el espíritu moderno que estudie a un precursor, cuyo pincel, agitado por las inconsciencias del ingenuo, es capaz de fijar en los cambiantes del colorido, una escuela original propia, apta
detenidamente estos genios no podrá menos de reconocer cuanto ellos debieron al Arte fuente eterna de sugestión, de creación y de ideas. para interpretar nuestra lujuriosa y perfumada naturaleza.
Para terminar, afirmemos pues, que los pueblos que deseen eternizar su nombre en el libro del Recuerdo, deberán poner a sus ciudadanos, El arte en sus diversas manifestaciones, ya sea en el orden monumental, en el estatuario o el pictórico, conserva la absoluta unidad y vigor de
en contacto con aquellos planos en los que puede competirse con los dioses. su acción moral, y ejerce el atributo característico y sublime de inspirar y levantar individual y colectivamente el alma del hombre como el sentimiento
El primer paso ha de ser humilde. Habrá de comenzar por una disciplina. Y este papel de excelsa obra evolucionaria corresponde a las de los pueblos a la región serena de los noble, de lo bello y de lo grande. Y sus maravillosas enseñanzas son también más eficientes en el proceso de la
Academias de Bellas Artes. vida de las naciones al través de las edades que la ciencia misma.
Si de la que hoy inauguramos surgiesen en el porvenir hombres que constituyesen el orgullo y la gloria de su patria, todos los que hemos Su explicación se encuentra en la ley de indefinido pero lento progreso, a que está sometida la ciencia, pendiente constantemente de las
asistido a este acto habríamos contribuido a ello con nuestra fe. investigaciones, los experimentos y estudios del sabio, mientras que el arte ha llegado a su límite, por cuanto es creación de los sentidos y privilegiado
Por ello, y en nombre de estos jóvenes paraguayos tan entusiastas, yo saludo, antes de terminar a los altos dignatarios de la nación, que gusto del temperamento de una excepcional de una raza ya extinguida.
no han visto indiferentes tan hermosa manifestación de cultura: a los representantes extranjeros que nos han acompañado honrándonos, y a tantos El cincel de Scopas y de Fidias no será jamás superado en el espacio y el tiempo. Miguel Ángel no ha sido sino el evocador afortunado de los
generosos espíritus como esta noche nos han escuchado. Y yo envío, además, desde mi corazón, un saludo simbólico, para el alma noble de quien como hijos del Ática y el renombrado Rodin de nuestros días es apenas un rastreador con éxito de Buonarroti.
el distinguido ciudadano Juan Francisco Pérez ha sabido entrever lo que podrían hacer por su patria los jóvenes artistas cuyas obras admiramos esta Uno de los grandes historiadores modernos, al rememorar el insuperado arte griego como elemento de perdurabilidad secular en paralelo
noche. y con relación a su poderosa patria, dice de la capital más populosa del más fuerte imperio del universo: “Su poder, su influencia y su libertad
desaparecieron hace veinte siglos; su pueblo se ha tornado rebaño de tímidos esclavos; su lengua melodiosa y rica, bárbara jerga; sus templos han
Señores sufrido sucesivamente las depredaciones de romanos, turcos y escoceses; pero su imperio intelectual es eterno, y cuando los rivales de su grandeza
Caballeros pasada y de su inmenso poder corran su misma suerte; cuando al civilización y al ciencia hayan sentado sus reales en aparatados continentes; cuando el
Queda inaugurada la Academia de Bellas Artes cetro de la Inglaterra yazca roto en pedazos o le sea arrebatado por mano más fuerte que la suya; cuando los viajeros de lejanas tierras busquen con afán
en pedestales carcomidos por la inclemencia del tiempo el nombre de nuestro jefe más ilustre, y oigan entonar salvajes canturias en honor de ídolos
“El señor Juansilvano Godoi debía pronunciar el discurso de informes en medio de las ruinas del más grandioso y altivo de nuestros templos, y vean pescadores desnudos y solitarios remendar las mallas de sus
presentación, pero estando postrado en cama, encomendó a su hijo redes en las orillas del Támesis; entonces todavía vivirán la influencia y la gloria de Atenas, revestidas de su eterna juventud, salvándose de la decadencia:
Junio Quinto la lectura de la siguiente valiosa pieza oratoria” sustrayéndose a la ley de la inestabilidad, inmortales como el principio intelectual a que deben su origen y sobre el que extienden su cetro, su poder, su
Señores autoridad y su omnímodo imperio”.
Caballeros El de mayor pujanza y más ilustre de los hijos de América, el futuro Libertador Simón Bolívar, fue un día a sentarse sobre los macizos plintos
del Coliseo romano. Se entregó allí por algunas horas a la vida interior, sumergido en su vasta meditación. Sintió poblarse su ardiente imaginación de
Esta fiesta es el segundo acontecimiento de alta importancia que, en el curso de dos meses, ha celebrado la sociabilidad paraguaya. los memorables hechos con que había estremecido al mundo antiguo la primera raza humana. Nada quedaba de aquellas pasmosas acciones, asombro
Concurrimos a ella para dejar ubicado un eslabón más de la cadena venturosa que nos va a guiar definitivamente a ese ambiente superior de refinado todavía de la Historia: pero ahí estaba un testigo mudo del arte latino para atestiguar ante las edades venideras la estatura de los actores desaparecidos
bienestar, que anhela y reclama nuestra incipiente cultura nacional. y lo que fue toda aquella vida inmensamente extraordinaria.
La inauguración del Museo ayer y la instalación hoy de la Academia de Bellas Artes, constituyen la milagrosa piedra angular encargada de Cuando el joven visionario se hubo levantado, escuchó distintamente, muy lejos en el otro hemisferio, sobre el escenario de un mundo
vincular nuestra naciente civilización y nuestra modesta vida ciudadana a las existencias soberanas de las grandes naciones que persiguen la conquista desconocido y nuevo, allá en las riberas del Orinoco, del Guayras, del Plata y del Rimac, los estallidos de sucesos y acontecimientos de epopeya dignos
de un ideal glorioso, en la realización luminosa y proficua de una misión humanitaria. de los Scipiones y los Fabio. Contrajo en aquel instante un juramento de honor ante la imagen de su patria adorada y se despidió de aquella tierra clásica
Y debe ser seguramente, motivo de legítima satisfacción para el sentimiento nacional, las circunstancias felices que auspician la creación de envejecida en proezas estupendas.
la simpática Institución. Al cruzar por París se encontró y conversó con Alejandro de Humboldt. Le informó en tesis general de sus graves meditaciones, le transmitió
Ella nace con elementos propios, mediante el apoyo directo del acreditado Instituto Paraguayo -que lleva ya prestados al país señaladísimos sus vehementes esperanzas; le explicó e insistió sobre la imperiosa necesidad de que el continente americano fuera libre y se constituyera en estados
servicios- y la iniciativa y dirección de dos apreciables compatriotas consagrados a las artes. autónomos independientes y soberanos, con gobiernos propios: única manera en que podría hacer concurrencia en el movimiento comercial de la
Los mencionados jóvenes fundadores forman parte de esa pléyade de estudiosos que el superior gobierno envío años atrás, a atesorar a la Europa y labrar su futura prosperidad y grandeza.
ciencia y el arte de los insignes maestros del viejo continente. Y dados la aplicación y el ahínco con que nos consta se dedicaron a sus tareas académicas, Humboldt maravillado, le contestó que el propósito era de transcendentales consecuencias para el mundo entero, i que ya a más de un
y el notorio aprovechamiento recogido de sus estudios, exteriorizado en las muchas telas que están a nuestra vista y adornan estas salas, justo es que gabinete le había preocupado: pero declaró categóricamente: “Lo que yo no veo es el hombre bastante atrevido y competente que pueda dirigir empresa
auguremos placenteros y fecundos resultados a la nueva academia. tan magna”.
En el joven Alborno, con su espíritu ardoroso, observador y analítico: su rutilante pupila y delicado tacto para sorprender y revelar en la tela los El joven Bolívar le atajó la palabra, volviendo a tomarla él, y sin darse por entendido de la injuria que acababa de inferirle la miopía del
secretos anatómicos del cuerpo humano: la voluntad y la fe enérgica de su alma soñadora y sincera –reconocemos desde luego un virtuoso exquisito. sabio para penetrar al futuro gran capitán que tenía delante de sí, habló con febril energía, largamente desenvolviendo con su alma profunda toda una
campaña complicada y sugestiva: y sin dar tiempo a que su sorprendido interlocutor volviera a tomar la palabra, se despidió y se alejó.

174 175
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

A penas habían transcurrido algunos años, cuando el naturalista fue deslumbrado, en medio de sus preocupaciones científicas, por la figuras que más bien parecen almas encadenadas en atmósfera de añoranza y de melancolía. Paisajes que parece no nos dicen nada y empero nos lo
sensacional noticia de que la victoria de Boyacá había abierto las puertas de Santa Fe de Bogotá al general Bolívar. Algunos meses más y nuevas e dicen todo, porque su creador nos rememora en ellos la gran verdad de Amiel, que el paisaje es un estado de ánimo.
imponentes sorpresas: Carabobo; entrada triunfal en Venezuela; aclamación de Bolívar Libertador de Colombia. En seguida Bomboná, Pichincha, Junín, Si por estas indicaciones habéis entrevisto hacia que polaridades se dirige el arte de Rusiñol, convendréis acertadamente que es hacia las del
Ayacucho y la creación de una nueva república con el nombre del gran Libertador!!! impresionismo. Y henos aquí ante una palabra peligrosa. Sí; Rusiñol pertenece a la fórmula impresionista que se caracteriza precisamente por… carecer
Pero volvamos a nuestra fiesta que es el suceso simpático que nos absorbe y cuyo prestigio y superior significado nos hemos propuesto de fórmula, puesto que es libertad, incesante renovación, antiestancamiento.
exponer en estas breves líneas, convencidos sinceramente de que las enseñanzas de esta Academia han de constituir en lo sucesivo el punto de mira Más, ¿en qué consiste –me diréis- esta tendencia que pretende haber transformado el arte? ¿Qué hay en el fondo de las infinitas y vehementes
de la juventud paraguaya. Ese será el camino seguro por donde llegarán al Lacio las nuevas generaciones; porque nuestro pasado glorioso y nuestra polémicas que ha promovido? ¿Merece la pena remover tanta ignominia que acumuló sobre esta palabra la crítica?
grandeza militar de otrora se han apagado para siempre. Seguramente, porque el triunfo del impresionismo, ha sido el del temperamento, el de la idiosincracia, el de la personalidad. Si ha irritado a
Ese pasado tan caro a nuestros recuerdos y a nuestro corazón: todo aquel imponente aparato amasado con las fuerzas vivas de un pueblo la crítica panúrgica ha sido por eso. Nada hay que indigne a l opinión gregaria como la herejía de la individualidad. El estudio del impresionismo se sale
entero y testimonio palpitante de la abnegada altivez de nuestros mayores, se ha esfumado definitivamente. Aun nos parece percibir en lontananza la del terreno estético para entrar en el filosófico y humano. Es uno de los problemas del pensamiento ventisecular. Su lucha es la de lo esencial contra lo
gigantesca silueta ecuestre de su formidable protagonista, misteriosa, tétrica, envuelta en espesa y sangrienta polvareda y jirones de la enseña de la formal, la del individuo contra la masa, la de lo eternamente vivo, que es lo anímico que evoluciona, contra lo eternamente muerto y pasado, que es lo
patria, con sus legiones diezmadas, haraposas, pálidas estrechando febrilmente sus pesados hierros entre los brazos: entre su interminable éxodo hacia ritualístico, formulario y carnal que se hace materia y se estanca. La lucha del impresionismo es en suma la lucha del alma moderna que la encontramos
el norte! representada en literatura por los combates de las avanzadas simbolistas y por el neo-idealismo en filosofía.
Esta lucha nos dice que los hombres actuales no ven como los del pasado. Hoy no es concebible. Walter Scott con su novela de organismos.
Señores: Hoy se quiere el hecho privado. Y toda la época será esto: “hecho” y “temperamento”, o no será nada. Y su arte será verdad, observación e idiosincracia,
arte libre, en suma y por ende infinitamente multiforme. Arte que podrá ser místico como el de Puvis de Chavannes, o realista como el de Manet;
El resurgimiento de la República hemos de encontrar en los altos ideales preconizados por la idea nueva del siglo en que nos toca actuar. Estas idealista como el de Rusiñol, o casi documental como el de Zuloga o Cézanne, primitivo y neo-.pre-rafaélico como el de Rosetti o bulevardesco como el
primeras manifestaciones de la cultura superior colocarán muy pronto al pensamiento paraguayo en condiciones de hacerse escuchar en los conciertos de Forain, pero nunca convencional o insincero. En este arte es unicamente explicable Rusiñol.
de la civilización mundial. Y nuestra patria volverá a conquistar la consideración y el respeto de sus poderosos vecinos por la virtud y la seriedad de sus Habréis oído hablar de artista que derivando lejanamente del naturalismo eran impresionistas y de otros que descendiendo del idealismo lo
hombres públicos en sus actos y propósitos internacionales. eran también. Y es cierto.
Nuestras felicitaciones, pues, a los nobles esfuerzos de los iniciadores de la nueva Institución, y muy especialmente al distinguido conciudadano Hay un elemento que une los infinitos matices de lo moderno: el que pudiera denominarse anticlasicismo, elemento contrario a lo bello
don Juan Francisco Pérez, fundador y sustentador del Instituto Paraguayo. antiguo que era sereno e indiferente. Autocitándome recordaré que este elemento característico de toda manifestación de modernidad es el de la
Juan Silvano Godoy y Viriato Díaz-Pérez, Civilidad y arte. Discursos de la Instalación de la “Academia de Bellas Artes” y de Presentación de sus “inquietud” y la “emoción”, forma refinada de la “pasión romántica” ya hoy desprestigiada. Ese factor nuestro, este componente anímico del arte
fundadores. Leídos por el “Director General de la Biblioteca, Museo y Archivo de la Nación” y por el Jefe del Archivo General” de la misma. Asunción, ventieval, rechazado sistemáticamente por la crítica filistea, es la que hermanan en literatura tendencias tan distintas como las estetas y simbolistas; en
1909, folleto, 21 páginas. música Wagner y Grieg, por ejemplo; y en pintura puntistas, neblinistas, exóticos y pre-rafaelista. Este factor es la emoción en suma.
Hastiado el espíritu moderno del arte pagano de Winkelmann y Lessing, Flaxmann y David; asqueado del exuberante, recargado y abundoso
Renacimonje del Escorial adivinando a Maetertura, pintura y música, halló campo para otros anhelos en la persecución de ciertas idealidades y en el
3.2 SANTIAGO RUSIÑOL EN EL MUSEO GODOY deseo de fijación de tantas impresiones bellas más fugaces que desaparecen.
¿Quiénes fueron los apóstoles de este resurgir? He estudiado en otra ocasión uno de ellos: el esteta Ruskin.32; pero no me atrevería a continuar.
Santiago Rusiñol. Arrancado de puvis de Chavannes, hallaremos en el impresionismo infiltraciones pre-rafaelistas. Pero también otras mil. Siendo este resurgimiento un
Los antiguos impresionistas hispanos. despertar hacia la idealidad, a él afluyeron laboradores de múltiples escuelas, todos los verdaderos amantes de la luz!
El moderno impresionismo En Francia, Degas, Besnard, Manet, Fantin-Latour, Monet, Renoir, Odilon-Redon, Dhurmer, y otros arriesgados luchadores invadieron los
Salones y llenaron la crítica. Acudieron Whistler de Norte-América y Laermand de Bélgica, apareció Sgentini entre otros mil, y surgieron Boeklin y Klinger
Estudio hecho con motivo de la colocación del cuadro de Rusiñol “Calvario en Alemania, y Blake y Cavley-Robinson, Rossetti y la legión inglesa, y Rusiñol y Zuloaga en España, por no citar sino nombres familiares tomados al azar
de Sagunto”, en el museo del señor Juan Silvano Godoy, director general de de la pléyade inmensa de la modernidad avasallante.
Biblioteca, Museo y Archivo del Paraguay. Estos artistas de temperamentos y cualidades tan diversas ya hemos visto cómo se unieron en pro de un arte idealista por su “esencia” y
realista por su “técnica”: arte vigorizado últimamente por una ética puritana a lo Ruskin, o mística como la de aquellos antiguos pintores de ideas que se
Hablar detenidamente de su manera sería escribir un tratado de técnica. Solo en general, de su arte, ensayaré decir algo; lo poco que acierte a llamaron Botticelli, Fra Filippo, o Angélico de Fiesoli.
reflejar, ante quien representa tenazmente la idealidad misma hecha forma indecisa. Si Mauricio Maeterlinck conociese los paisajes de Rusiñol sentiría Entrevisto el espíritu de ese resurgir que como el del antiguo Remacimiento tiende infinitas ramificaciones, cabe preguntarse ¿cuál fue y
simpatía de hermano hacia este revelador extraordinario. Son tales paisajes solemnes y sencillos, parcos en detalles y ricos en poesía; reales y soñados a cómo fue su técnica que tan poderosas y alteradoras virtudes tuvo? Fue sencillamente la adecuada a los fines que se propuso. Simplificando la paleta y
la vez, apenas animados por un fondo de iglesia de blancos paredones monótonos, o por unos muros añosos de los que brotan cipreses solitarios o por
32 El gran esteta John Ruskin y sus siete Lámparas de la Arquitectura.

176 177
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

reduciéndola a los más puros colores del espectro, obligo al arte a descomponer las tintas hasta lo infinito y a multiplicar los mecanismos. Unos llenaron degradaciones monocromáticas “fantasía en gris”. No hay en el color sino tonalidades: blanco, blanco argentino, de perla, cenicienta y así hasta los tonos
las superficies de innúmeros brochazos, llegando a un máximo de luz que antes no podían obtener con los colores planos; otros de valieron de puntos próximos al negro. Y de semejante gama monótona brotan carnes y senos y lienzos y telas entonando todo ello y destacado en medio de las más sublime
o le líneas cruzadas o de grandes masas... Y todos mediante sabia, hábil y sobre todo rápida ejecución, tendieron a fijar las movilidades de la atmósferas renunciación y formando y asombroso [sic] estudio “de color sin colores” como dijo Madrazo.
“los efectos lugares” recordando en pintura algo de lo que Verlaine dejara dicho en su obra sublime. Como puede unirse este impresionismo hispano antiguo con el moderno francés y el español en un estudio aun por hacer. Pero podría
Mas a esta altura se desvía el problema. Hablo de Rusiñol y el impresionismo, y recuerdo que para casi todo el mundo esta palabra no evoca señalarse, sin embargo filtraciones diversas.
sino genealogía francesa y arte exclusivamente francés. Y ¿es justo esto? ¿Es sobre todo científico buscar los orígenes de Rusiñol o de Zuloaga allende el Whistler, el pintor de Sarasate, es un adorador y discípulos del Greco y Velázquez. Odilon Redon admira y acentúa las aguafuertes de Goya.
Pirineo? Remy de Gouncourt hablando de Cezanne dice33: “hay algo de ciertos Manet, de ciertos Goyas” Marius-Ary Leblond al estudiar los pintores
Tenemos la pretensión de creer que no, separándonos del común sentir. Sin negar la importancia innovatriz del arte francés, no podemos –so de la mujer moderna afirma que la representación del tipo nuevo se encuentra en la escuela de Manet “que toma” en la admiración de Goya el valor
pena de ser injustos y voluntariamente ciegos- desconocer que hay un impresionismo español que tiene hondas raíces locales. Es más, a la altura que ha de estética intelectual de lo deforme (La Revue, 1901), Huysmans, en “L’art Modern” censura a los “independientes” que imitan “las tinieblas de los
llegado la crítica podemos arrostrar la sorpresa general afirmando que acaso son españoles los orígenes del impresionismo. españoles”. Muller van der Bruck en la revista alemana “Jugend” dice que el impresionismo de Zuloaga le es propio y “arranca de Goya pasando por
Nos lo dice la historia y la opinión serena e inteligente. Manet”. Jean Lorcain, Camille Mauclair y notables críticos alemanes, ingleses convienen en que el impresionismo de Zuloga y arranca de Goya.
Fue siempre España tierra predilecta del color. Dejando aparte los inestables orígenes de su pintura y las manifestaciones de esta anteriores al Lo mismo podría decirse de Santiago Rusiñol, que si no deriva de Goya es porque no deriva de ningún maestro por haber creado escuela
descubrimiento de América, el nombre de Dalman que en 1544 pinta a lo Van Eyck en Cataluña o el Fernando Vallejos que en los días del descubrimiento propia, pero cuya admiración por el Greco ha ejercido seguramente influencia decisiva en su espíritu. Conoce y ama la antigua casa solariega.
imitaba en Salamanca a Durero sin haberle estudiado jamás, demuestran que el problemas de las influencias es de tan escasa claridad como larga fecha No voy a insistir. No deseo penetrar en la clasificación de patriotas, viendo únicamente lo encerrado en su propio rincón geográfico. Hablar de
y relativo interés: Porque lo innegable, es que casi de golpe surgen ya de antiguo –y esto es típico de la península- diversas manifestaciones regionales Rusiñol uno de los más admirables creadores modernos, sin estudiar los problemas artísticos que más se relacionan con él, sería imposible. Si no hemos
de innegables caracteres indígenas, que en breve son escuelas: la toledana que ha posible al gran precursor Domenico; la castellana: que veremos encarado el problema como es uso, ha sido por justicia. No nos importa que la crítica busque a un lado al otro de los Pirineos. Existe Goya, cuyo “balcón”
coronarse de gloria con Velázquez; la sevillana: que producirá la admirable floración de Murillo, y otras que se irán sucediendo, entre las cuales la y cuya “Mujer desnuda” inspiran otro “Balcón” u una Olimpia a Manet. Esto basta.
madrileña rematará en esa explosión de genio y osadía que se llama Goya. Por otra parte, nada es de nadie exclusivamente. Nada nos pertenece por completo porque nada es nuestro y ni ajeno en absoluto. Somos
¿Qué prurito, que fuerza técnica, llevaban en sí tales escuelas que muestran semejantes anhelos de manifestación y de vida? Acaso el deseo vehículos más o menos aptos para que se manifiesten a través de nosotros, los ciegos anhelos, la fuerza, los impulsos de la humanidad.
inconsciente de realizar el porvenir que les estaba reservado, porque de ellas habían de brotar tres grandes adivinadores, tres hombres formidables que Y desde este punto de vista, Rusiñol está a la altura del más elevado. Su triunfo definitivo no ha llegado pero indefectiblemente llegará. Más
siendo típicamente localistas, fueron alteradores, precursores, personales hasta lo revolucionario, y sin precedente en sus respectivas genialidades: el tardío fue para otros, mas aguardaron Rodin, Manet y Puvis de Chavannes. Todos hemos observado la ascensión grandiosa del artífice de El Pensador y
Greco, Velázquez y Goya. nadie se acuerda de las biliosas censuras de Max Nordeau, Y todos sabemos lo que hoy representa Manet. Y cuando expuso su célebre Repos ocasionó
Cuando toda Europa admiraba como arte exclusivo el de Ticiano, cuando los gustos caminaban blandamente encauzados por la senda del indignaciones y escándalos. Un crítico que defendió el cuadro fue amenazado. Tuvo Zola que tomarle bajo su protección. Manet conoció la gloria antes de
Renacimiento triunfante, aparece el Greco, y cae, enviado misterioso de los cielos del arte, en el ambiente melancólico y religioso de Toledo. Su arte su muerte. Puvis vivió setenta años. De morir diez años primero, hubiera desaparecido olvidado. Pero vio, antes de separase de la palestra, congregadas
mágicamente adivinador es un prodigio, es una visión a través de los siglos, un inexplicable rompimiento de horizontes que permite a un hombre quinientas almas en torno de la suyas y entra estas almas estaban las de Zola, Mallarmé, Catullo mendes, Lemaitre, Rodin, Manet, Renoir, Scholl, Forain,
contemporáneo de Felipe II, “ver” cómo habría de ser la posteridad, es algo tan estupendo como sería un monje del Escorial adivinando a Maeterlinck, o Aicatt….
a un pintor de cámara entrevistando a Chavannes. Su arte que contemporáneos y postemporáneos tacharon de “extravagante” fue el primer latido de lo Ese día no está lejano para Rusiñol. ¡Qué estos acentos de admiración sean nuncio de su apoteosis.
que hoy es aun revolucionario: el impresionismo. De aquí que su triunfo necesitaré cuatro siglos de espera, para que pudiese ser proclamado por Teófilo
Gauthier e Imbert en Francia, Graus en Inglaterra, y Cosío, Rusiñol y “Azorín” en España. Él rompió con la serie de colores rojos o “xántica” con los tonos Viriato Díaz Pérez
“dorados” y la entonación “caliente”, empleando la serie “ciánica” o azulada productora de la entonación fría, hoy triunfante sobre todo en Francia. Asunción Septiembre de 2112
Aparece más tarde Velázquez, el fijador de atmósferas y ambiente de “Las Meninas”: otro contemporáneo nuestro. Solo hoy podemos
comprender a ese gran “lucista” que se llamó Don Diego Velázquez de Silva. Tan fue un advenido, que su admirable “Retrato de Inocencio X”, de rojizo
rostro, con muceta roja, y en fondo de púrpura podría ser lo que hoy se llama Whistler, una “sinfonía de color”. Solo hoy sabemos admirar conscientemente
sus “Hilanderas”, obra que le parecía a Mengs “pintada más con el pensamiento que con los pinceles”, o “Las Meninas” que Lucas Jordán denominaba
“la Teología de la Pintura”. Ahora comprendemos lo que él hacía cuando pintaba empleando el procedimiento que en la sencilla habla de la época
denominose “arte abreviado”; el mismo que hoy defienden los que vuelven a la naturaleza y a la luz!
Gauthier observa que la gama de Velázquez es sobria y grave; que no emplea los colores brillantes; “no es con los rojos, los verdes y amarillos
vivos –dice- con los que alcanza los efectos luminosos e inmensos sino más bien mediante la ruptura de tonos, oposiciones de matiz e instintivo
sentimiento íntimo de las cosas. ¿No os recuerda esta técnica la del arte moderno? ¿No parece esta terminología más propia de un “salón” que del pintor
de Felipe IV?
Y llegamos a Goya, lo que vale decir: llegamos a los días de Manet y Zuloaga. Con las creaciones del gran alterador estamos en plena actividad.
33 Mercure.
La “maja echada” es una verdadera melodía de tonalidad anterior a las que hoy hace Whistler. Un impresionista podría titular a este soberano estudio

178 179
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

3.3. CARTA A EDUARDO SCHIAFFINO

Asunción, Febrero 3 de 1914

Señor Don Eduardo Schiaffino


Liorna

Mi muy querido amigo:


Acabo de recibir su apreciada del 30 de diciembre último. ¡Cuán agradable sorpresa! ¡Cuánta alegría y cuánto gusto! me ha proporcionado su
carta.
Yo debo confesarlo que vivía apenadísimo con Ud. recordándolo y pensando continuamente en Ud. Voy sí sugerirle lo que me había pasado.
A mi regreso de Río en Octubre hace dos años, me encontré en casa con su interesante y afectuosa contestación a la mía que le escribí en la
capital fluminense y la coloqué en lugar preferente con la intención de mostrarla al doctor Báez y al Díaz- Pérez, a quienes mentaba Ud. en su carta. Pero
ese mismo día de mi llegada, me metí en cama seriamente enfermo de un terrible ataque de gota, que me duró más de dos meses. Los médicos dicen
que el origen de esta lastísima enfermedad es la afición a los buenos vinos, y me prohíben en absoluto los vinos y los licores!.
Agreguen Ud. a mi precaria salud los acontecimientos políticos que se sucedieron en ese año en mi país, las sucesivas revoluciones, los
disgustos y hondas preocupaciones que como consecuencia me agobiaron. En fin, el caso fue, que cuando las cosas volvieron a normalizarse y, me
dispuse a escribirle ni pude dar con su carta, que la tengo bien guardada con otras correspondencias importantes, mas no recuerdo dónde, en el océano
de mis papeles y libros.
Vivía pues con esta gran guerra averiguando siempre si Uds. seguían todavía en Alemania, cuando el señor Grussac me dijo estaban en Italia,
sin poder precisar el punto. Visitando mi Museo de Bellas Artes el Director de la Biblioteca de Buenos Aires, se detuvo, como tantos otros viajeros, ante
la fotografía de su desnudo a lápiz de la santafecina que la tengo colocada en un magnífico marco, y lo recordó y me habló de Ud. en términos muy
honrosos.
Ha sido pues en las indicadas circunstancias que me llega su carta llenándome de satisfacción, y apresurándome a contestarle. Ante todo me
he felicitado porque se halla bien de salud, conforme veo por la diminuta fotografía que se han dignado enviarme y mucho le agradezco, y después
porque se encuentra en Italia.
Yo pensaba verles en la nebulosa Alemania, ahora con mucho más gusto los visitaré en esa prodigiosa tierra de las evocaciones.
Dentro de este sobre remito un pequeño recuerdo a su distinguida y querida esposa: un pañuelito, una corbata y tres redondeles para
aplicaciones de ñandutí. A usted le mando mi libro, “El Barón de Río Branco”. Sabrá Ud. que yo intimé con el gran brasilero. Al separarnos en Río me
obsequió un Henner admirable. Conocía su obra, su admirable obra de Uds. en Buenos Aires, y lo admiraba. En una de las notas de mi libro encontrará
su nombre citado. El Director del Banco de Río, señor Rodolfo Bernardelli, también me habló de Ud. Me dijo que lo conoció en uno de sus pasajes por la
capital brasilera.
El otro ejemplar adjunto de mi libro, le voy a estimar me lo haga llegar a manos de nuestro común amigo Miguel Escalada.
Quedo con la mayor impaciencia esperando las fotografías que me enuncia de los retratos que está trabajando. Cuánto deseo tengo tengo
[sic] de ver el retrato de nuestro inolvidable doctor del Valle.
Con mis homenajes lo más afectuosos a su señora, reciba Ud. un abrazo de su amigo Juansilvano Godoi.

Carta de Juan Silvano Godoy a Eduardo Schiaffino, Buenos Aires, 3 de febrero de 1914, manuscrito, 2 hojas. Archivo General de la Nación. Buenos Aires,
fondo Schiaffino.

180 181
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

182 183
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

Fachada principal del edificio Avda. Mcal. López

Pagina subsiguiente
Acceso principal del Museo Nacional de Bellas Artes

184 185
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

186 187
Roberto Amigo: La Colección Godoy - Catálogo Razonado

188