Está en la página 1de 130

SANT PERE DE RODES, LUGAR DE PEREGRINACIÓN

SANT PERE DE RODES,


LUGAR DE PEREGRINACIÓN

ISBN 978-84-393-8235-5

9 788439 382355
SANT PERE DE RODES,
LUGAR DE PEREGRINACIÓN
4 Biblioteca de Catalunya. Dades CIP:
Masmartí i Recasens, Sònia
Sant Pere de Rodes, lugar de peregrinación
Bibliografia
ISBN 9788439382355
I. Catalunya. Departament d’Innovació, Universitats i Empresa   II. Títol
1. Sant Pere de Rodes (Monestir) – Història   2. Pelegrinatges cristians –
Catalunya – Història   3. Camí de Sant Jaume – Catalunya – Història
726.7(467.1 EmA Sant Pere de Rodes)(091)

© Generalitat de Catalunya

Edita: Departament d’Innovació, Universitats i Empresa


Secretaria de Comerç i Turisme
Direcció General de Turisme,

Primera edición: diciembre 2009


ISBN: 9788439382355
Depósito legal: B-42987-2009

Diseño, maquetación y producción:


Entitat Autònoma del Diari Oficial i de Publicacions
Impresión: T.G. Soler, S.A.
SANT PERE DE RODES,
LUGAR DE PEREGRINACIÓN

Sònia Masmartí i Recasens


Dedicatoria
A mis padres y a todos aquellos que han actuado como tales
Agradecimientos 7

En primer lugar deseo dar las gracias al director general de Turis­


mo, el señor Joan Carles Vilalta, así como al señor Jaume Font,
subdirector general de Programación Turística, a Enric Gonzàlez,
jefe del Área de Planificación Turística, a Maria Boada, jefa del
Servicio de Información y Difusión Turística, y a Maria Llanos
Zalve, Jefa de Sección de Publicaciones y Documentación Turís­
tica, de la Dirección General de Turismo, por la confianza que
han depositado en mí y por el apoyo que me han brindado para
escribir este libro. También doy las gracias a mis compañeros del
monasterio de Sant Pere de Rodes: Gemma Ribas, Xavier Bas­
saganya, Jordi Planella, Núria Àlvarez, Basi Moncayo, Victòria
Riera, Dànae Garcia, Begoña Cervera, Xavi Vilabella, Puri Ruíz,
Judit Romeu, Clara Poch... Y a todos los demás amigos que allí
trabajan o han trabajado, tanto para el Departamento de Cultura
como para el Parque Natural del Cabo de Creus, así como a mis
amigos del restaurante, la tienda y el aparcamiento. Y a Xavi y a
Martí Torruella; a la escritora Núria Esponellà; a los historiado­
res Joan Badia, Xavier Solà, Marina Miquel, Anna Maria Puig,
Massimo Rassu; a Joan Ribas, a Vicenç Armangué y a Modest Soy
del Ayuntamiento de Vilajuïga; a Anna Parona, a Alícia Rodríguez,
a Marc Pérez y a Ovídia Barneo; a mi añorado Iu, porque sin él no
habría podido amar tanto Sant Pere de Rodes y su montaña, y a
todas las personas que me han ayudado y me han animado en la
elaboración de esta obra. Muchas gracias a todos.
Índice 9

INTRODUCCIÓN. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15
  Un monasterio de leyenda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15

I. EL MONASTERIO DE SANT PERE DE RODES . 21


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Antigüedad y principios de la Edad Media . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21
Tasio e Hildesindo: grandes impulsores del siglo x . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22
Construcción de la iglesia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22
El monasterio durante la época de esplendor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
Últimos siglos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
Abandono y recuperación actual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27

II. LOS ORÍGENES Y LA CONSOLIDACIÓN DE LA PEREGRINACIÓN


A SANT PERE DE RODES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
1. Iglesia de peregrinación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31
2. El tesoro de reliquias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
Piezas del tesoro de reliquias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38
3. Mensaje de las portadas de la iglesia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41
Relieve de Eliezer y Rebeca . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41
Milagros de la portada del Maestro de Cabestany . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42
4. Sant Pere de Rodes y la peregrinación a Santiago de Compostela . . . . . . . . . . 46
El camino catalán a Santiago de Compostela . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
5. Leyenda de la fundación del monasterio de Sant Pere de Rodes . . . . . . . . . . . 51
Leyendas de los traslados de los apóstoles san Pedro y Santiago . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55

III.  CELEBRACIÓN DEL AÑO SANTO EN EL MONASTERIO


  DE SANT PERE DE RODES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
1. La bula de Urbano II . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
Indulgencias concedidas por Sant Pere de Rodes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60
Probable falsedad de la bula de Urbano II . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60
El inquisidor Nicolás Aymerich y la bula de Urbano II . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
10

2. Celebración de jubileos en Sant Pere de Rodes durante el siglo xv . . . . . . . 68


3. Últimas celebraciones del año santo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79

IV.  RELIQUIAS Y DEVOCIONES DEL MONASTERIO DE SANT PERE DE RODES . . . . 83


1. Reliquias del monasterio de Sant Pere de Rodes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83
2 Altares devocionales del monasterio de Sant Pere de Rodes . . . . . . . . . . . . 91

V.  CAMINOS DE PEREGRINACIÓN A SANT PERE DE RODES . . . . . . . . . . . . . . . . . 95


1. Vías romanas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95
Vía Heraclea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95
Vía Augusta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99
2. Sant Pere de Rodes y los principales caminos de peregrinación
medieval . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 100
Caminos franceses a Santiago de Compostela: vía Tolosana . . . . . . . . . . . . . . . . . . 100
Camino Ripollés . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 102
Vía marítima . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103
3. Caminos de peregrinación a la montaña de Sant Pere de Rodes . . . . . . . . . 105
Caminos procedentes del norte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105
Camino de levante . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106
Camino de poniente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108
Caminos de la llanura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109
Camino de Vilabertran . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109
Camino de Castelló d’Empúries . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111
Camino de Vilajuïga a Sant Pere de Rodes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111
Cruces grabadas de los caminos a Sant Pere de Rodes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113
Las insculturas de Planells . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 117

IV.  RECUERDO DE LOS JUBILEOS DE SANT PERE DE RODES . . . . . . . . . . . . . . . . 119

BIBLIOGRAFÍA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 123
Prólogo 11

Josep Pla, al hablar de Sant Pere de Rodes en su famosa Guia de Catalunya (1971), se lamentaba
del hecho que “tot està molt malmenat” (‘todo está muy estropeado’). Casi cuatro décadas más
tarde, la situación es bien distinta. Pla ya no se expresaría en estos términos, y admiraría el es­
tado actual de un monumento ilustre por su historia y digno de ser visitado sin nostalgia por lo
mucho que se había deteriorado.

Sin embargo, al igual que la restauración de un conjunto monumental no finaliza nunca por
completo desde el punto de vista arquitectónico, en el plano histórico siempre existen investiga­
ciones pendientes por parte de los expertos. La obra que tenéis en vuestras manos se convierte
en una nueva contribución al conocimiento de un monasterio legendario. Sant Pere de Rodes,
por su ubicación privilegiada, constituía un inmejorable lugar de peregrinaje. Entre otros aspec­
tos, por la condición del cabo de Creus de ser una especie de finis terrae oriental de la Península
Ibérica, uno de sus atractivos.

Hoy en día, Sant Pere de Rodes ya no es un destino devocional; el gran impacto que representa
el turismo cultural discurre por otras vías. Pero si buscamos en las palabras turismo y cultura su
denominador común –el conocimiento–, nos interesará una obra que presenta el monasterio
ampurdanés desde el punto de vista del acercamiento de las personas a la divinidad, lo que
permite una mejor comprensión de las mentalidades colectivas que han ido configurando la
historia.

Este año, la coincidencia con la inauguración de la ruta del camino de Santiago que se inicia en
Sant Pere de Rodes convierte la edición de esta obra en un hecho especialmente oportuno. Hay
que felicitar a la autora y desear que su trabajo contribuya a la difusión y al prestigio de uno de
nuestros conjuntos monumentales más emblemáticos.

  Joan Manuel Tresserras


  Consejero de Cultura y Medios de Comunicación
Presentación 13

A orillas del mar, donde la cordillera de los Pirineos viene a morir, en la sierra de Ver­
dera, se yergue el monasterio de Sant Pere de Rodes desde hace más de un milenio.
Todo en esta abadía nos habla de un pasado grandioso: panteón de los condes de Em­
púries; custodia, según la leyenda, de la cabeza y el brazo derecho del apóstol Pedro;
sede de un gran scriptorium; con una portada del Maestro de Cabestany que daba acceso
a una iglesia románica casi única por su clasicismo y su verticalidad.

En resumen, uno de los monumentos más importantes de Cataluña y una referencia


de la arquitectura medieval europea, situado en uno de los lugares más bellos de la re­
gión. Así pues, nos encontramos ante un sitio de incuestionable interés turístico que,
además, fue uno de los centros de la espiritualidad medieval catalana, que lo convierte
en un monumento absolutamente único en nuestro país.  Por este motivo, actualmente
Sant Pere es punto de partida del Camino de Santiago catalán, hecho particularmente
notorio al celebrarse en 2010 el año santo en Santiago de Compostela. En el futuro Sant
Pere de Rodes puede llegar a ser el destino final del camino a la inversa, de Santiago a
Sant Pere.  

Si después de su última reconstrucción y de las distintas campañas arqueológicas, hoy


podemos visitar un gran conjunto monumental cuya historia conocemos cada vez más,
a menudo se ha olvidado que en esta historia ocupa un lugar destacado el hecho de que
fue un muy importante lugar de peregrinación, donde diferentes bulas papales otor­
gaban a quien la visitaba en año jubilar las mismas indulgencias que correspondían
a San Pedro del Vaticano. Este es el recuerdo que hemos querido recuperar con esta
obra, fruto del convenio de colaboración firmado entre el departamento de Innovación,
Universidades y Empresa, por un lado, y el de Cultura y Medios de Comunicación, por
el otro.

  Josep Huguet i Biosca


  Consejero de Innovación, Universidades y Empresa
14
INTRODUCCIÓN 15

UN MONASTERIO DE LEYENDA

El monasterio de Sant Pere de Rodes, se encuentra situado en uno Gerión, temeroso de que la estirpe del rey Túbal, a quien él había
de los lugares más privilegiados que la naturaleza puede ofrecer, destronado, pudiera derrotarlo algún día, decidió matar a la prin-
en un entorno de montañas agrestes rodeadas del mar embraveci- cesa heredera, Pirene. La joven huyó, buscando refugio en los den-
do del norte del cabo de Creus. Inmerso en un clima de aires fan- sos bosques que unían el Mediterráneo con el Cantábrico, pero el
tásticos, marcado por la alternancia de nieblas y fuertes ventoleras malvado Gerión, mientras la perseguía, prendió fuego a esa selva.
de tramontana, encarado al norte y a levante y a menudo castigado Cerca de allí se encontraba Heracles, quien, al ver el gran incen-
por los temporales, de entrada, el lugar donde está construido no dio y oír los lamentos de la muchacha, que había sido alcanzada
es un espacio amable. Resulta fácil preguntarse qué misteriosa por el fuego, penetró en los bosques en llamas para rescatarla.
fuerza motivó a los hombres que lo fueron erigiendo a lo largo de La alejó del peligro, pero ya era demasiado tarde. La joven, antes
los siglos a persistir en ese paraje. A día de hoy, aún no conoce- de morir, solo pudo agradecer al héroe su gesto y cederle todo su
mos la respuesta, pero sin duda habrá que buscarla en el hecho reino si vencía a Gerión. El poderoso Heracles elevó los ojos al
de que el monasterio se construyera en un lugar increíblemente cielo, llorando de rabia e impotencia, y, tras depositar el cuerpo de
hermoso, desde el que se domina un paisaje de belleza violen- la muchacha sobre la hierba, empezó a enterrarla amontonando
ta, viva, épica; donde la fuerza de los elementos que enfrentan sobre ella todas las piedras y rocas que pudo encontrar. Así, api-
cielo, mar, viento y montaña influye en un entorno que produce lando montañas sobre montañas, construyó la gran muralla de
un sentimiento global y profundo de admiración y respeto por la los Pirineos. Las últimas piedras del gran mausoleo de Pirene, ya
naturaleza y por los misterios del pasado; el sentimiento que solo dentro del mar, formaron el cabo de Creus.
pueden suscitar esos lugares del planeta que desde la noche de los
tiempos han sido percibidos como lugares sagrados. Al margen de los mitos y leyendas, hoy sabemos que el cabo de
Creus surgió de las profundidades del planeta y que las rocas que
En el corazón del cabo de Creus, el edificio del monasterio nació y constituyen las montañas de la península se formaron hace más de
creció en uno de los paisajes más impactantes del Mediterráneo, 450 millones de años. Por esta razón, este territorio, situado en el
en una península que representa el punto de unión de las rocas extremo oriental de los Pirineos, constituye uno de los conjuntos
y el mar; el lugar preciso donde los Pirineos se adentran en el geológicos más antiguos y de mayor diversidad de Cataluña. Esta
mar y el mar abraza las montañas. Cuenta el mito que el gigante geología excepcional es uno de los rasgos más característicos del pai-
16 El reino de la tramontana saje, modelado a lo largo de milenios por un clima singular, marca-
do sobre todo por la tramontana y la sal de la costa mediterránea.

Los orígenes del monasterio son remotos y desconocidos, y su


historia se halla envuelta en leyendas que descubren un pasado
glorioso y explican el cautivador paisaje de mar, valles y montañas
que lo rodean. Se ha querido buscar los precedentes del santuario
de Rodes en la lejana Antigüedad, en los tiempos en que la funda-
ción de la antigua Rhode por parte de los griegos llegados del mar
habría dado nombre a su montaña. Autores griegos y romanos,
entre los cuales Avieno, Plinio y Pomponio Mela, mencionan la
existencia, al final de las montañas pirenaicas y cerca del mar, de
un templo, dedicado primero a la diosa Afrodita y después a Ve-
nus, que señalaba la frontera entre las tribus iberas de los sordo-
nes y los indigetes y que, en época romana, separó los territorios
de la Galia e Hispania. Sant Pere de Rodes es uno de los lugares
El gato de cabo Norfeu. Roses. donde la tradición sitúa ese templo antiguo, cuya ubicación exacta
Este mítico viento del norte ha generado una costa abrupta, esculpida seguimos desconociendo actualmente. Una de las leyendas pro-
a golpes de temporal. El viento y la sal han erosionado las rocas de la
costa, originando formas sorprendentes que la imaginación humana ha cedentes del mar relata que, antiguamente, el lugar donde hoy
bautizado con topónimos tan curiosos como Es Camell (‘el camello’), se halla la punta del cabo de Creus tenía el nombre pagano de
S’Àliga de Tudela (‘el águila de Tudela’), Sa Rata (‘la rata’), Sa Cova de cabo de Venus y que, durante una tormenta implacable que ame-
s’Infern (‘la cueva del infierno’) o la punta de Els Tres Frares (‘los tres
frailes’). Todos estos nombres se han ido alimentando de multitud de nazaba de muerte a los tripulantes cristianos de un barco, estos
leyendas y han estimulado el ingenio de los artistas que se han enamo- rogaron a Dios por sus vidas y decidieron bautizar con el nombre
rado de los distintos rincones del cabo de Creus. En su punto situado de la cruz (creu en catalán) ese escollo que los estaba llevando a la
más al este hallamos el finis terrae oriental de la Península Ibérica, coro-
nado por el faro de igual nombre. La punta del cabo de Creus constituye muerte. El cambio de nombre motivó que el temporal amainara
asimismo una frontera natural que separa dos espacios marítimos que de manera inmediata y milagrosa, lo que se interpretó como la
el hombre de estas tierras ha querido definir por su carácter muy dife- voluntad divina de que esa entrada de tierra en el mar se llamara
renciado. Al norte del cabo de Creus hallamos el Mar d’Amunt (‘mar de
arriba’), abierto a la tramontana y con una costa áspera, moldeada por para siempre cabo de Creus.
los temporales, mientras que al sur se extiende el Mar d’Avall (‘mar de
abajo’), de aguas más tranquilas y costa más amable. Del mar también llegó la mítica fundación del monasterio en los
tiempos de la cristianización de las montañas del cabo de Creus.
Cuando la amenaza hubo desapare- 17
cido, los monjes quisieron recuperar
las reliquias, pero les resultó imposi-
ble volver a encontrar la cueva, que
había quedado recubierta por una
frondosa vegetación. Los monjes no
quisieron abandonar su tesoro y, aun-
que al cabo de un tiempo pudieron
recuperarlo, permanecieron en aquel
lugar para siempre, sembrando así la
semilla de lo que sería la vida monás-
tica en la montaña de Rodes.

Otras leyendas rodean el pasado del


monasterio y también el de los otros
dos monumentos que lo han acom-
pañado durante su historia: el castillo
de Sant Salvador de Verdera y la igle-
sia de Santa Creu de Rodes o Santa
Elena, alrededor de la cual nació una
próspera población medieval. Existen
numerosas historias fantásticas en
torno a estas montañas que mencio-
Cuenta su leyenda fundacional que, en el año 608, tres monjes nan largas grutas que comunican con el mar, rocas que atraen los
que deseaban proteger varias reliquias de gran valor (entre ellas, rayos, hadas que cantan por las montañas la noche de San Juan...
la cabeza y el brazo derecho de san Pedro Apóstol) de los peligros El escenario donde se encuentra el monasterio recuerda la presen-
que amenazaban a Roma, navegaron hasta las costas del norte del cia del emperador Carlomagno e incluso ha recreado la más épica
cabo de Creus en busca de un lugar seguro donde ocultarlas. Ha- de las leyendas mundiales: la leyenda del Santo Grial. A finales del
llaron dicho lugar en el punto donde hoy se alza el santuario de siglo  xix, el estreno de la ópera Parsifal en Barcelona abrió la veda
Rodes, un paraje de magníficas vistas con una fuente de agua fres- de la búsqueda del mítico lugar donde se había custodiado el cáliz
ca y una cueva en cuyo interior enterraron los objetos sagrados. sagrado: el fabuloso castillo de Montsalvat, que la tradición situaba
18 De la leyenda del Santo Grial al mundo daliniano

La ópera Parsifal se estrenó en Alemania en 1883 y treinta años más contaba el pintor Salvador Dalí, quien tenía muy clara la relación entre
tarde, en 1913, se representó en el Liceu de Barcelona. A partir de ese el Santo Grial y los castillos de Quermançó y Sant Salvador de Verde-
momento, se empezó a buscar el mítico castillo de Montsalvat en los ra. Además, para Dalí, la montaña de Sant Pere de Rodes reunía otro
territorios de la Corona de Aragón: en Montsegur, en Montserrat, en atractivo, que era la confluencia en la cima de la cresta de los nombres
Sant Joan de la Penya y también en el castillo de Sant Salvador de Verde- de Salvador y Elena, el suyo y el de Gala, representados por el castillo
ra, el “Mont Salvador”. Entre los seguidores de esta última ubicación se de Sant Salvador y la iglesia de Santa Elena.
en las montañas del norte de la Hispania gótica. Hubo quien iden- mento en que se construyeron la gran cantidad de megalitos que 19
tificó ese castillo con Montsegur o con Montserrat, entre otros pa- hoy podemos encontrar. A lo largo de la historia fue un lugar de
rajes evocadores, pero también hubo personas convencidas de que poblamiento disperso y de pequeñas aldeas que aparecieron en la
el castillo de Montsalvat era el castillo de Sant Salvador de Verdera, Edad Media, siempre ligadas al poder del monasterio de Sant Pere
situado pocos metros por encima de Sant Pere de Rodes.
Sant Pere de Rodes, amo y señor del cabo de Creus
Desde el propio monumento se pueden observar las montañas que
El cabo de Creus ha evolucionado de forma aislada con respecto a constituían las posesiones del cenobio. Desde el castillo de Sant Sal-
los territorios vecinos, convirtiéndose en un espacio diferenciado, vador de Verdera, la cumbre más alta de la región –a 670 metros de
altitud–, se pueden contemplar las demás montañas y el mar que ro-
una península perfectamente definida por un paisaje salvaje, in- dea el cabo de Creus.
hóspito, que ha generado una historia natural y humana propia.
La orografía, la geología y el clima, por un lado, y la comunión
entre la montaña y el mar, por otro, han influido con fuerza en la
formación del entorno, así como en la evolución de los seres vivos
que lo integran. La vegetación actual del cabo de Creus es el resul-
tado de un clima propio, diferente de los territorios que rodean las
montañas, pero también es fruto de la historia de sus habitantes,
condicionados durante siglos por el poder del monasterio. Hoy
hallamos amplias zonas de arbustos y praderas secas, con pocos
árboles a causa de la intensa deforestación que sufrió el cabo de
Creus a partir del siglo  xviii, a raíz de la expansión del cultivo de la
vid, que convirtió gran parte del territorio en terrazas construidas
con piedra seca. Una vez extinguido este cultivo, a consecuencia
de la plaga de la filoxera, a finales del siglo  xix, los frecuentes in-
cendios impidieron que se volvieran a recuperar los bosques que
antiguamente habían dado topónimos como La Selva de Mar o el
Coll del Bosc (‘collado del bosque’).

Este territorio nunca ha sido un lugar fácil para la vida humana,


pero desde la Prehistoria ha habido personas que han dominado
el paisaje inclemente de estas montañas. La presencia humana
en el cabo de Creus se remonta a hace más de 5.000 años, mo-
20 de Rodes y situadas en puntos del interior, ya que la constante Pere de Rodes todavía se halla inmersa en el mundo del misterio y
amenaza de la piratería impedía que los hombres habitaran junto la leyenda. Queda mucho trabajo por hacer y la escasa documenta-
a la costa. En cambio, fue un espacio bien comunicado, pese a ha- ción que se ha conservado hace que el monasterio siga siendo un
llarse al margen de las principales vías que cruzaban los Pirineos gran desconocido para todos aquellos que han dedicado tiempo y
desde el norte: desde la Antigüedad hasta hoy en día, multitud pasión a estudiarlo. Y entre los aspectos más enigmáticos de su
de caminos ancestrales atraviesan el cabo de Creus, comunicando historia, la faceta de la abadía como importante centro de pere-
sus aisladas montañas con el resto del mundo. grinación medieval no constituye una excepción. Esperamos que
estas páginas que siguen ayuden a comprender la antigüedad y la
Desde la Edad Media y hasta avanzado el siglo  xix, el centro de importancia que tuvo como santuario devocional y contribuyan a
poder más importante de esta lengua de tierra que entra en el recuperar del mundo de la leyenda una de las realidades más ex-
mar fue Sant Pere de Rodes. El monasterio fue el amo y señor de cepcionales del monasterio de Sant Pere de Rodes: su importancia
gran parte del cabo de Creus, de sus montañas, de la costa, de los como lugar de peregrinación.
bosques y cultivos, de las poblaciones y de sus habitantes. La im-
portancia política, económica y religiosa de la abadía benedictina
condicionó el desarrollo de poblaciones como Santa Creu de Ro-
des y el mantenimiento de las vías de comunicación que cruzaban
el cabo de Creus desde la Antigüedad, transitadas durante siglos
por pastores, campesinos, mercaderes..., así como por multitud de
peregrinos, procedentes de distintas partes del mundo, que atra-
vesaban estas montañas para llegar a la antigua abadía, donde la
belleza del entorno, la imponente presencia de las montañas y las
maravillas de las construcciones del monasterio sin duda los ha-
cían sentir más cerca de la divinidad. Aún hoy, más de doscientos
años después de que la abadía fuera abandonada por sus monjes,
el monumento sigue siendo el enclave más frecuentado del cabo
de Creus, un lugar que continúa manteniendo el encanto del mis-
terio que despiertan en los humanos los lugares donde la natura-
leza y el pasado se aproximan a los límites de la realidad.

Sin embargo, pese a tratarse de uno de los monumentos más es-


pectaculares de Cataluña, la mayor parte de la historia de Sant
21

I. EL MONASTERIO
DE SANT PERE DE RODES

Las investigaciones arqueológicas llevadas a cabo hasta Antigüedad y principios de la Edad Media
el momento sobre el monasterio de Sant Pere de Rodes
Los restos más antiguos descubiertos en el monasterio de Sant
sitúan sus orígenes históricos en la época tardoantigua.
Pere de Rodes son varios fragmentos escultóricos y epigráficos de
Los primeros documentos escritos aparecen a finales del
mármol fechados a partir del siglo  i de nuestra era. Los vestigios
siglo ix y su era de esplendor se constata desde el año 1000, han ido apareciendo en el transcurso de varias excavaciones ar-
aproximadamente, hasta el siglo xv. Sabemos que a partir queológicas que se han llevado a cabo en el monasterio, o bien
del siglo xvi la abadía de Rodes sufrió graves periodos de han sido localizados en piezas arquitectónicas y decorativas reuti-
decadencia, a causa sobre todo de las frecuentes guerras. lizadas en la Edad Media. La presencia de estos fragmentos en la
A principios del siglo xvii se produjo cierta recuperación abadía plantea la incógnita de si procedían de un edificio situado
económica del cenobio, lo cual repercutió en una en el mismo lugar o se transportaron desde algún enclave romano
próximo, como Roses o Empúries.
ampliación sustancial del recinto monástico; aun así, los
importantes conflictos bélicos que sufrió el país durante
Aparte de estos hallazgos, a finales del siglo  xx se localizaron los
los siglos xvii y xviii condujeron al abandono definitivo, restos de un edificio, situado en la parte de levante del monasterio,
en 1798, de su comunidad monástica, que se trasladó a la fechado por los arqueólogos entre los siglos  v y vi. La construc-
población de Vila-sacra y, más adelante, a Figueres, donde ción presenta una orientación norte-sur y mide unos 20 metros de
sobrevivió hasta la desamortización de 1835. A partir largo por 5 de ancho. Hasta el momento no se ha podido esclare-
del traslado, las distintas edificaciones de la montaña de cer cuál fue la función de este edificio, aunque se han formulado
Rodes sufrieron una larga época de desmoronamiento y varias hipótesis. Una de ellas, que relaciona la construcción con
el templo dedicado a la diosa Venus que ciertas fuentes clásicas
expoliación que motivó que el monasterio de Sant Pere
sitúan en algún lugar al final de los Pirineos, hoy está práctica-
de Rodes llegara al siglo xx convertido en una imponente
mente descartada. Una segunda hipótesis plantea que, gracias a la
ruina. excelente ubicación estratégica del lugar, habría podido tratarse de
una construcción de tipo defensivo.
22 Asimismo, se han descubierto restos de un asentamiento fechado Tasio e Hildesindo: grandes impulsores del siglo x
entre los siglos  vii y ix en varios espacios del monasterio: en la
zona de poniente del edificio tardorromano (concretamente, en El 30 de noviembre de 926, el monasterio recibió una importante
el subsuelo del claustro inferior), en el Palacio del Abad y en la donación de un terrateniente de la comarca llamado Tasio. Este
iglesia actual. La datación de este espacio es controvertida a causa personaje se convirtió en el máximo impulsor del crecimiento y el
de la simplicidad de las construcciones y los tipos indefinidos de esplendor del monasterio de Sant Pere de Rodes a lo largo del si-
cerámica hallada. En todo caso, la ausencia de cerámica tardoan- glo x. Aparte de la multitud de donaciones nobiliarias, Tasio consi-
tigua sitúa este espacio en algún momento posterior al siglo vii y guió varios preceptos y privilegios de los reyes francos y los papas,
anterior a la construcción del claustro del siglo xi. con el claro objetivo de beneficiar al monasterio.

El único vestigio que se ha podido identificar con claridad como En 955, a la muerte de Tasio, su hijo, el abad Hildesindo, tomó el
procedente de una iglesia anterior a la que hoy podemos contem- relevo de su padre como impulsor de la grandeza de Sant Pere de
plar en el monasterio es la base de un ábside que se observa en Rodes. Procuró al monasterio un sustancioso aumento patrimo-
el lado de poniente de la cripta. El resto del templo primitivo fue nial y consiguió más privilegios reales y bulas papales que garanti-
arrasado por completo para construir la nueva iglesia. Podemos su- zaron al cenobio de Rodes las bases para convertirse en un puntal
poner que esta pequeña iglesia pertenecía al conjunto de edificacio- de la vida económica, política, cultural y espiritual de la época.
nes correspondientes a la celda monástica de Sant Pere de Rodes, En cuanto a los privilegios conseguidos por el abad Hildesindo,
dependiente de la abadía de Sant Esteve de Banyoles, que se men- mencionado también como obispo de Elna ya en el 979, podemos
ciona por primera vez en los documentos de finales del siglo ix. destacar la bula que otorgó al monasterio el papa Benedicto VII
ese mismo año, en la que se concedía a los peregrinos que fuesen
El muro occidental de la cripta es
el único vestigio de una iglesia a Sant Pere de Rodes las mismas indulgencias que si visitaran San
anterior a la actual que se puede Pedro de Roma. Esta concesión demuestra que la peregrinación a
observar dentro del monasterio Sant Pere de Rodes ya era una realidad en el siglo x.
de Sant Pere de Rodes.

Construcción de la iglesia

El patrimonio, el poder y la influencia de la abadía de Sant Pere


de Rodes fueron aumentando a la par que la ampliación y la mag-
nificencia arquitectónica del edificio durante el siglo  xi. Según
los estudios más recientes sobre la controvertida cronología de
la construcción de su iglesia, esta se inició a finales del siglo  x y
se terminó a mediados del siglo  xi, de tal modo que la consagra- Biblia de Rodes (BNF) 23
ción del 1022 –la única que se conoce– no indicaría que la iglesia
estuviese acabada. Es posible que solo se hubiera consagrado su
cabecera.

Iglesia del monasterio de Sant Pere de Rodes


Tanto la arquitectura como la decoración de los capiteles de la iglesia
de Sant Pere de Rodes muestran, por un lado, una voluntad expresa de
recordar las construcciones de la época romana y, por otro, una clara
intencionalidad de concebir la abadía como un importante centro de
peregrinación. Así, hallamos dentro del templo todas las característi-
cas de las iglesias de peregrinación de la época, como las naves latera-
les, las girolas, el reconditorio, la cripta y la galilea.

Se trata de una obra escrita e ilustrada en cuatro volúmenes que cons-


tituye uno de los mejores manuscritos medievales del mundo. Se creó
en el siglo  xi en el monasterio de Ripoll y posiblemente se ilustró en
el monasterio de Sant Pere de Rodes. Actualmente se encuentra en la
Biblioteca Nacional de Francia.
24 También corresponde al siglo  xi la construcción de un claustro en de herradura, construido para articular las distintas estancias que
el lado sureste de la iglesia, posiblemente el primer claustro de había a su alrededor. Del programa pictórico que poseía este espa-
estilo benedictino localizado en la Península Ibérica, según Isidro cio solo se conservan dos frescos; uno de ellos representa la escena
Bango. Se trata de un patio porticado, con arcos de medio punto y del calvario, y el otro, la figura de un león.

Soterramiento del claustro inferior


El claustro inferior del monasterio de Sant Pere de Rodes posiblemen- terramiento parcial del claustro primitivo para poder construir encima
te se erigió, como la iglesia, entre los siglos  x y xi. El crecimiento que un nuevo claustro, del siglo xii, mucho más amplio y con columnas y ca-
experimentó el monasterio en el periodo inmediatamente posterior a piteles esculpidos, como requerían el prestigio y el poder que la abadía
su construcción no tardó en crear la necesidad de ampliar el recinto de Rodes había adquirido por entonces. El claustro inferior permaneció
claustral. No obstante, la difícil orografía de la montaña donde se halla enterrado durante siglos, hasta que en 1989 fue descubierto durante una
el monasterio imposibilitó la ampliación. La solución consistió en el so- campaña de excavación arqueológica.
El monasterio durante la época de esplendor 25
de los edificios que lo formaban. Además, esta edad de oro afectó
Entre los siglos  xii y xiv, el monasterio vivió un periodo de esplen- igualmente al entorno inmediato de la abadía, donde se encon-
dor sin precedentes. Su importancia económica, política y espi- traban en pleno funcionamiento el castillo de Sant Salvador de
ritual se tradujo en una serie de obras, reformas y ampliaciones Verdera y la iglesia y el pueblo de Santa Creu de Rodes.

Sant Salvador de Verdera Santa Creu de Rodes


Los orígenes del castillo de Sant Salvador de Verdera, como los del El pueblo de Santa Creu de Rodes, situado alrededor de la antigua igle-
monasterio, son remotos y desconocidos. La fortaleza, mencionada sia del mismo nombre, vivió su época de apogeo también en estos
por primera vez en el siglo x, constituye un punto de vigía excepcional siglos. Se ha podido confirmar que servían en la iglesia entre tres y
desde el que se domina gran parte de la costa del extremo noroeste cinco sacerdotes, los cuales residían en el pueblo, y que el conjunto de
del Mediterráneo. Actualmente, la mayor parte del edificio del castillo sus habitantes estaba formado por unas trescientas personas. Uno de
corresponde a una reconstrucción realizada en 1283. Durante el siglo los factores que explican la evolución de la importancia de la población
xiv se hallaba en pleno funcionamiento, bajo la guardia y custodia de durante estos siglos es que por ella pasaban todos los caminos que,
un castellano. Este era un noble al que el conde de Empúries enco- desde la llanura del Empordà o desde la costa y las montañas del norte,
mendaba la fortaleza a cambio de fidelidad y de ciertos servicios, como conducían al monasterio.
hacerse cargo de la vigilancia de los prisioneros que allí recluía.
26 En cuanto a las transformaciones arqui- Comunidad benedictina de Sant
tectónicas que afectaron al mo- Pere de Rodes
nasterio en esta época, a media- En este periodo de esplendor
dos del siglo  xii se esculpió en la hallamos, por primera vez, docu-
mentación suficiente como para
fachada de la iglesia, dentro de
entrever cómo debió de ser la vida
la galilea, una nueva portada de y la organización de la comunidad
mármol blanco, obra atribuida al benedictina de Sant Pere de Rodes. Re-
taller del Maestro de Cabestany. A lo sidían en el monasterio alrededor de una
quincena de monjes que vivían en común
largo de este siglo y del siguiente, se
basándose en la máxima “Ora et labora”,
continuaron ampliando, construyendo que establece la regla de san Benito. Al mar-
y magnificando las dependencias de la gen de ello, no obstante, cada religioso ejercía
abadía. Se erigió un nuevo campanario tareas concretas que contribuían a la correcta
administración del cenobio y de los territorios
en la fachada de poniente; se transformó
que poseía. Sabemos que en Sant Pere de Ro-
el cementerio del siglo  xi en un gran pa- des, aparte de las máximas autoridades –que
tio de entrada y, entre los siglos  xii y xiii, eran el abad y el prior–, había otros monjes
se construyó un nuevo claustro sobre el ya que ejercían los oficios de bodeguero, camare-
existente, lo que conllevó una reestructura- ro, enfermero, hospedero, limosnero, pitancero,
sacristán y obrero, así como pavordes respon-
ción de las dependencias que lo rodeaban.
sables de administrar algunos de los territorios
más importantes que poseía el monasterio, como
Entre los siglos  xiii y xiv se erigió la torre de Llançà, Fortià y Viladamat. Entre otras personas, al
defensa del monasterio. Del siglo xv podemos margen de la comunidad claustral vivían también en
el monasterio presbíteros, donados y sirvientes.
destacar la construcción del edificio gótico del
Palacio del Abad, situado en el extremo noreste
del conjunto. Es precisamente en este espacio
donde apareció, durante unas excavaciones
de 1989, un impresionante tesoro numismá- Últimos siglos
tico de monedas de oro y plata fechadas entre
el siglo  xiv y principios del xvi, coincidiendo con el A mediados del siglo xvi la decadencia del monaste-
periodo del que tenemos más noticias sobre la pere- rio de Sant Pere de Rodes se manifestó abiertamente.
grinación al monasterio y la celebración de sus años Las causas de esta crisis se habían ido gestando en
jubilares. los siglos anteriores. No obstante, en el siglo  xvi a los
factores que habían hecho que se tambalearan los momentos de tuación motivó que a finales del siglo xviii los monjes iniciaran las 27
gloria del monasterio se sumaron nuevas circunstancias, como el gestiones para obtener una autorización que les permitiera aban-
incremento de la piratería, el fuerte descenso del fenómeno de la donar el monasterio e instalarse en Figueres. El permiso llegó en
peregrinación –que afectó a toda Europa a consecuencia de la Re- 1798; se marcharon de inmediato a la población de Vila-sacra y
forma protestante y las guerras de religión– y la crisis económica unos años más tarde, en 1817, se establecieron en Figueres, donde
general que sufrió Cataluña, entre otras. La situación llegó a ser hacía tiempo que se estaba construyendo un nuevo monasterio.
muy crítica, tanto para los monjes de la montaña de Rodes, que Los monjes de Sant Pere de Rodes permanecieron en la capital
se vieron obligados a abandonar el monasterio en varias ocasiones ampurdanesa hasta la desamortización de 1835, que significó la
durante la segunda mitad del siglo, como para el edificio del mo- desaparición definitiva la comunidad benedictina.
nasterio; consta que en 1560 se hallaba en un estado ruinoso.
Abandono y recuperación actual
Este prolongado periodo de crisis y conflictos no bastó para provo-
car una decadencia irreversible. El monasterio vivió nuevas épocas El monasterio de la montaña de Rodes permaneció abandonado
de esplendor gracias a la expansión del cultivo de la vid que se pro- durante el siglo xix y los primeros años del xx. A lo largo de ese pe-
dujo en Cataluña a partir del siglo  xvii. Sant Pere de Rodes se be- riodo sufrió un largo proceso de desmoronamiento y expoliación
nefició enormemente de ello por la gran cantidad de terreno que
poseía a raíz de las numerosas donaciones que había ido recibien-
do en el transcurso de los siglos. Hoy en día aún son visibles en las
montañas del cabo de Creus las grandes extensiones de paredes de
piedra seca construidas para cultivar la vid en esos siglos de pros-
peridad. Fruto de ese resurgimiento, vivido entre los siglos  xvii y
xviii, permanecen en el monasterio numerosas edificaciones.

Pese a esta nueva etapa de crecimiento económico, el monasterio


de la montaña de Rodes seguía estando en un lugar cada vez más
aislado y desprotegido. La abadía siguió siendo víctima de abusos,
ataques y saqueos continuos, sobre todo a manos de las tropas
francesas. Uno de los incidentes que más trastornaron la vida de
la comunidad fue el protagonizado por las tropas del duque de
Noailles, que desmantelaron la biblioteca y el archivo del monaste-
rio y sustrajeron su tesoro más preciado: la Biblia de Rodes. Esta si- Fotografía aérea de 1929. ICC
28 que se prolongó hasta que fue declarado Monumento Histórico
Nacional en 1930 y se iniciaron las primeras obras de limpieza y
recuperación. Estos trabajos se interrumpieron a consecuencia del
estallido de la Guerra Civil y se retomaron a partir de la década de
1940. En 1973 el monumento pasó definitivamente a manos pú-
blicas y en 1981 el Ministerio de Cultura lo otorgó a la Generalitat
de Cataluña.

En 1989, la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Gene-


ralitat puso en marcha el Plan Director de Recuperación del Mo-
nasterio de Sant Pere de Rodes, un ambicioso proyecto de investi-
gación y recuperación que concluyó en 1999. Desde entonces, no
han cesado las intervenciones destinadas a su conservación y a la
mejora de las instalaciones y servicios destinados a los miles de
personas que cada año visitan el impresionante monumento de El
Port de la Selva.
29

II. LOS ORÍGENES Y LA CONSOLIDACIÓN


DE LA PEREGRINACIÓN A SANT PERE
DE RODES

No sabemos en qué momento el lugar donde se encuentra Varios acontecimientos históricos confirman la existencia de pe-
Sant Pere de Rodes empezó a considerarse un lugar regrinación a Sant Pere de Rodes en el siglo x, y que esta siguió
sagrado, pero su situación privilegiada reúne todos los aumentando durante el siglo xi y posteriormente. De entrada, hay
que tomar en consideración la situación política del momento:
elementos comunes a los santuarios que, desde la noche
durante casi todo el siglo x, los condados de Empúries y del Ro-
de los tiempos, han sido el destino de quienes han querido
sellón estuvieron unidos; el primer abad de Sant Pere de Rodes,
acercarse a la divinidad, buscándola en la belleza de la Hildesindo, fue también obispo de Elna a partir del año 979 y, por
naturaleza y en la carga mítica de los lugares mágicos, último, también hay que tener presente que la sede metropolitana
para hallar respuesta a las inquietudes que desde siempre de todos los obispados catalanes, desde la época carolingia hasta
han surcado el espíritu de las mujeres y los hombres 1116, estuvo situada en Narbona. Sin duda, esta situación debió
que habitan el planeta. Como hemos visto, las noticias de favorecer la peregrinación a Sant Pere de Rodes desde los te-
históricas y arqueológicas sobre el lugar que ocupa rritorios de Occitania, el condado del Rosellón y el arzobispado de
Narbona.
actualmente el monasterio nos remiten como máximo al
siglo v, pero muy cerca de donde está Sant Pere de Rodes Aparte de esta coyuntura, que podía ser favorable a una mayor difu-
hallamos importantes concentraciones de monumentos sión de Sant Pere de Rodes como centro de peregrinación, uno de
megalíticos y de rocas con vestigios de grabados rituales de los hechos que con más claridad pone de manifiesto esta situación
la Prehistoria, lo que nos lleva a pensar en una probable privilegiada como santuario de peregrinación es el otorgamiento
continuidad de culto desde épocas remotas. realizado por el papa Benedicto VI, en el año 979, de una bula al
abad Hildesindo y a todos los monjes de Sant Pere de Rodes, por
la que, además de protección papal al monasterio y a todas sus
propiedades, se concedían a los devotos que peregrinasen a Sant
Pere de Rodes las mismas indulgencias que si hubieran ido hasta
Roma. Esta concesión posiblemente iba encaminada a beneficiar,
consolidar e impulsar una peregrinación ya existente.
30 El descubrimiento de una caja que contenía diversos recipientes
para guardar reliquias en los muros de la cripta del monasterio; la
Capital de condado construcción de una iglesia imponente, con todos los elementos
Iglesias y monasterios
1. Sant Quirze de Colera imprescindibles de los santuarios de peregrinación, y las repre-
2. Sant Pere de Rodes
3. Santa Maria de Vilabertran
4. Sant Domènec de Perelada
sentaciones iconográficas que se han conservado de las portadas
5. Basílica de Santa Maria de Castelló
realizadas en el templo de Sant Pere de Rodes, entre otros indi-
Castillo
6. Castillo de Requesens cios, constituyen argumentos para relacionar la abadía de Rodes
ROSELLÓN 7. Castillo de Peralada
con los movimientos devocionales de la Edad Media.
Dominios del condado
En el momento de su creación
(s. IX)
Expansión máxima en unión con
el condado de Rosellón (s. X)

Requesens
(La Jonquera)
La Jonquera

La Selva
de Mar

L’Armentera

Empúries
(L’Escala)

Mapa de los condados de Empúries, Peralada y Rosellón en el siglo x.


Las postrimerías del siglo  x parecen ser el momento en el que 31
podemos situar el inicio de la construcción de la nueva iglesia de
la abadía de Sant Pere de Rodes, un proyecto que se definió en
1. IGLESIA DE PEREGRINACIÓN el periodo en que Hildesindo fue abad y que previó un edificio
de grandes dimensiones, extraordinariamente decorado y con las
características habituales de los principales santuarios de peregri-
Sin duda, el espacio más impactante del interior del nación de la época, como las naves laterales, el deambulatorio o
monasterio de Sant Pere de Rodes es su iglesia. Se trata de la cripta.

un edificio espectacular en muchos sentidos, sobre todo si


tenemos en cuenta su antigüedad: se empezó a construir a
finales del siglo x y se terminó a mediados del siglo xi. Es un
edificio románico de extraordinarias dimensiones en el que
se observan las principales características de los templos de
peregrinación medieval.

Capiteles de la iglesia.

Lo más destacable del edificio de la iglesia de Rodes es el sistema


constructivo utilizado en la nave central: la bóveda de cañón, si-
tuada a 16 metros de altura, está sostenida por un poderoso sis-
tema de pilares y columnas que se convierte en el elemento más
singular de su arquitectura. La decoración de los capiteles de las
columnas de la nave es de estilo corintio, y la de los capiteles de
los arcos formeros, de entrelazados. Las naves laterales, con bóve-
32 da de cuarto de cañón, actúan como contrafuertes para sostener la Doble orden de columnas y capiteles
nave central y sus pasillos desembocan directamente en la girola Sant Pere de Rodes se considera un edificio único en el ámbito del arte
del ábside principal. La cabecera está formada por tres ábsides de románico, sobre todo por la utilización del sistema de pilares y dobles
columnas en la parte más oriental de su nave central, en concreto en el
planta semicircular; el ábside central presenta dos deambulatorios espacio que se habría destinado a los monjes del cenobio. En el mun­
superpuestos y una cripta subterránea, estructuras todas ellas di- do carolingio no hay edificios similares, por lo que cabe suponer que
rectamente vinculadas al fenómeno de la peregrinación medie- los constructores del templo de Sant Pere de Rodes buscaron inspira­
ción en los edificios clásicos de la ciudad de Roma, a donde sabemos
val. Asimismo, se pueden relacionar con la peregrinación otras que viajaban con frecuencia nobles, obispos y monjes de Cataluña a
acciones: la incorporación posterior de otros elementos, como el consecuencia de las buenas relaciones entre los monasterios catalanes
reconditorio o depósito de reliquias, en el centro del presbiterio; la y la Santa Sede.
construcción de la galilea (una sala adosada al acceso occidental de
la iglesia), erigida poco después de la finalización del templo. Al
margen de la iglesia, se edificó una hospedería u hospital de pere-
grinos a unos metros, en dirección a poniente, del monasterio.

Durante la segunda mitad del siglo  xi, antes de la finalización de


las obras, se produjo un cambio en el proyecto constructivo del
templo que podemos relacionar con una previsión de incremento
de la peregrinación. Este cambio consistió en eliminar los sillares
y las columnas interiores de los cuatro pilares del sector de ponien-
te, los más cercanos a la entrada de la iglesia. En principio, esta
reforma se puede interpretar como consecuencia de la intención
de diferenciar claramente dos espacios en el interior de la nave: el
reservado a los monjes y el destinado a los laicos. De esta manera,
en el sector donde se encuentran los cuatro pilares más orientales,
que sería el espacio donde se situaría el coro de los monjes de la
comunidad, hallamos columnas primorosamente decoradas con
capiteles corintios que ocupan una parte del interior de la nave.
En cuanto al sector occidental, parece que inicialmente también
estaba previsto incluir en los pilares una vertiente interior que pe-
netrara en la nave, con columnas, y que tuviera los mismos capi-
teles corintios que el sector oriental, pero el proyecto se modificó
Nave central Altar principal y deambulatorios 33
Antes de finalizar la gran obra del templo, durante la segunda mitad del El deambulatorio, o girola, es un pasillo que permitía a los devotos que
siglo xi, se produjo un cambio en el proyecto constructivo: se decidió visitaban la iglesia dar la vuelta completa alrededor del altar mayor, en
prescindir de los cuatro pilares interiores previstos en un principio para cuyo centro se hallaba el reconditorio o depósito de reliquias. En cuan­
que el espacio destinado a los fieles y los peregrinos fuera más amplio. to al deambulatorio superior que hallamos en la iglesia de Sant Pere
  El cambio de proyecto constructivo debió de llevarse a cabo con consi­ de Rodes, se trataba de un espacio reservado en exclusiva a los monjes
derable precipitación, puesto que los capiteles destinados a formar parte de la comunidad. Este deambulatorio conectaba dos capillas, una de
de los pilares que se decidió suprimir ya habían sido esculpidos y se las cuales ya no existe en la actualidad. La que se conserva estaba de­
aprovecharon colocándolos en los cuatro extremos de la nave central. dicada al arcángel san Miguel, una advocación muy relacionada con el
peregrinaje, puesto que, por un lado, se le considera protector de los
viajeros y, por otro, el santuario de San Miguel de Monte Gargano fue
un lugar de peregrinación de Italia muy frecuentado por los creyentes
catalanes en la Edad Media.
34 Cripta
La cripta de la iglesia de Sant Pere de Rodes se construyó
aprovechando el muro exterior del ábside de la iglesia preexis­
tente. Se halla debajo del ábside central y su planta anular, con
un acceso por cada lado del presbiterio, recuerda la estructura
de un deambulatorio. En los santuarios de peregrinación, el
espacio de la cripta está muy relacionado con el culto a las
reliquias desde que en el 787, durante el Concilio de Nicea II,
se estableció que el lugar idóneo para depositar los restos de
los santos era debajo del altar.

Galilea
El espacio de la galilea es un ele­
mento clave de los grandes san­
tuarios de peregrinación cristia­
nos. La galilea es la antesala del
templo, un lugar de sepultura
privilegiado situado al oeste de
la iglesia, en el punto donde el
sol muere todos los días para
renacer a la mañana siguiente
por levante, donde se sitúa la
cabecera. A menudo, la galilea
era un lugar donde los pere­
grinos podían pasar la noche
para impregnarse de la magia
de la muerte y la resurrección
que simboliza la estructura del
templo sagrado. Aparte de este
simbolismo, la ubicación de la
galilea resulta iniciática porque
es el lugar inmediatamente pre­
cedente a la entrada al templo.
Por todo ello, la fachada del san­
tuario de peregrinación es un lu­
gar clave para emitir los mensa­
jes que se desea trasladar a los
devotos y penitentes.
Naves laterales Hospital de peregrinos 35
Las naves laterales de la iglesia de Sant Pere de Rodes tienen una im­ El edificio del hospital se halla al oeste del monasterio, a pocos metros
portante función arquitectónica, puesto que actúan como contrafuer­ de la puerta de acceso al mismo. Se trata de un edificio del siglo xi, de
tes que ayudan a sostener el peso de la nave central. No obstante, planta rectangular, con dos pisos, que cumplía la función de albergue
también tenían una importante función al servicio de los peregrinos para los peregrinos que visitaban el monasterio.
que visitaban el monasterio, los cuales utilizaban las naves laterales   La hospitalidad monástica se consideraba una obra de fe y aparece
como vía para acceder al deambulatorio y a la cripta de la iglesia, desde descrita en la regla benedictina. Era frecuente que en el exterior de los
donde se podían venerar las reliquias custodiadas en el reconditorio. recintos monásticos hubiera un edificio destinado a acoger a pobres
y peregrinos. En las comunidades benedictinas solía existir el cargo
de monje hospitalero, que se encargaba de la administración de este
servicio asistencial. Se sabe que en el monasterio de Sant Pere Rodes
hubo un encargado del alojamiento de los peregrinos desde, como mí­
nimo, 1221 –año en que el monje hospitalero Bernat d’Avinyó aparece
mencionado por primera vez en un documento– hasta el final de su
historia.
36 y se optó por suprimirlos. Esta decisión señalaba la división de los
dos espacios y, además, conseguía ampliar la zona destinada a los
fieles laicos.

Todas estas construcciones y reformas, sumadas al prestigio que


la tradición de peregrinación había conferido a la abadía de Sant
Pere de Rodes, tradicionalmente se han relacionado con una bula
por parte del papa Urbano II que otorgaba el privilegio de poder
celebrar el año santo en el monasterio. La autenticidad de esta
bula siempre se ha discutido, y no sin motivo, ya que las últimas
investigaciones sobre este documento apuntan a una falsificación
efectuada en el siglo xiv, como podremos observar en el capítulo
que se le dedica en esta obra. Con todo, cabe suponer que las re-
laciones entre la abadía y el papado fueron inmejorables durante
la segunda mitad del siglo xi. Además, es perfectamente posible
que en esa época Sant Pere de Rodes recibiera, si no una bula para
poder celebrar jubileos, al menos algún tipo de privilegio que le
confiriera beneficios como lugar de peregrinación y que motivara
una serie de reformas de mejora y ampliación destinadas a recibir
una mayor afluencia de peregrinos.
En una carta de 1826, el marqués de Capmany describe así el
37
hallazgo del tesoro de reliquias:
2. EL TESORO DE RELIQUIAS
“En una iglesia antigua y derruida por casualidad derruiendo la pa-
recilla que por el lado de la epístola sostenía la mesa del altar mayor,
se halló dentro de la tal pared una caja de madera, de largo cosa
En noviembre de 1810, durante una de las múltiples
de palmo y medio y de ancho, cosa de cinco cuartos y de elevación
expoliaciones que sufrió el monasterio tras ser abandonado, igualmente, forrada de lo interior y exterior de tafetán perdido el
unos jornaleros que trabajaban para el hacendado Antoni color, cerrada con una llavecita.
Buscató de La Selva de Mar descubrieron, en un muro   Dentro de aquella muchos huesitos, con cajita también, dos pa-
del lado meridional del altar mayor de la iglesia, una ñuelitos de seda, dentro de los cuales habia también huesos de ma-
caja de madera que contenía varios objetos litúrgicos y yor tamaño, conservando el color los pañuelos y dentro de la misma
algunas reliquias. La antigüedad de los objetos aparecidos caja, cubriéndolo todo una madera forrada de plata [...]

en el hallazgo, un verdadero tesoro de reliquias, los   De rótulos para saber de qué santos eran las reliquias no hay en la
convierte en los elementos que demuestran la existencia otra más que dos. Porque si bien se ven a los papelitos, pero la letra
y todo el papel es quasi consumido. Los únicos que se pueden leer
de peregrinación a Sant Pere de Rodes desde la época
son: uno de san Frústulo y otro de san Ferruelo obispo, notando su
altomedieval. festividad el dia 10 de noviembre.
  Díjome el sujeto que cuando se halló habia varios que con los gol-
pes de martillo a la pared del arca se desquició, y que siendo gente
ordinaria al encontrarlo todo fue por la curiosidad revuelto y que con
esto no es de admirar que se estropease todo, y que él, acudiendo
allí desde el momento del aviso, por ser los jornaleros suios, procuró
recogerlo todo del modo que pudo. Y que así lo conserva unida al
arca con sus cordeles del modo que ha podido hacerlo por ser mucho
consumida.
  Dentro de ella, entre otras de las cosas, hay una cruz de oja de
lata, y tres porciones de sangre presa. Todo ello será cosa muy anti-
gua.”

fuente: Ramonet (1987).


38 La caja-relicario y las piezas que contenía, una vez descubiertas, aportando las reliquias como ofrendas al tesoro del monasterio de
pasaron al domicilio de Antoni Buscató, donde se quedaron hasta Sant Pere de Rodes.
que el obispo de Girona, en 1850, ordenó que fueran colocadas en
un altar o capilla de la parroquia de La Selva de Mar. A partir de ese Arqueta (s. x)
traslado, las piezas fueron estudiadas, fotografiadas y publicadas Es la caja que contenía todas las piezas que conformaban el tesoro
por varios autores e, incluso, una de ellas se mostró en la Exposi- descubierto. Se trata de una pieza rectangular de 16 x 25 x 15,5 cm,
ción Internacional de 1929. compuesta por una serie de tablillas de madera (roble o haya),
placas de hueso y varios accesorios de bronce. Según los testigos
Tras el estallido de la Guerra Civil, a causa de la inestabilidad que oculares que describieron la caja donde estaban depositadas las
sufría el país en 1936, la arqueta y las reliquias se trasladaron a reliquias, esta iba forrada de tela de color rojo por dentro. Tipo-
Girona, como medida de seguridad, para ingresar en el Museo lógicamente es comparable a varios ejemplos de arquetas musul-
Diocesano. Sin embargo, durante el traslado se perdieron para manas que se conservan en Girona, aunque por la decoración que
siempre algunas piezas; en concreto, tres lipsanotecas de madera, presenta no necesariamente tenía que proceder de un taller árabe;
cinco fragmentos de tejidos, dos pergaminos y varias reliquias. también podría haber sido elaborada en un centro cristiano del
Finalmente, en 1979, sin dejar de ser propiedad del Museo Dioce- norte peninsular conocedor de los productos musulmanes. Por lo
sano, las piezas conservadas pasaron al nuevo Museo de Arte de tanto, no podemos descartar una posible procedencia catalana.
Girona, donde se hallan expuestas en la actualidad.
Altar portátil (s. ix-x)
Gracias a las excavaciones arqueológicas que se llevaron a cabo en Se trata de la pieza más impac-
la zona del presbiterio de la iglesia de Sant Pere de Rodes en la dé- tante del conjunto y un ejemplar
cada de 1990, se sabe que el muro donde se hallaron las reliquias único dentro del ámbito catalán
se construyó en algún momento de los siglos xiv o xv, durante una de la Alta Edad Media. Consis-
remodelación del presbiterio; por lo tanto, la arqueta debió de em- te en un bloque de madera, de
paredarse en el momento de la construcción de estos muros. 22 x 14 x 2 cm, con una cavidad
central donde se dispone la pie-
Piezas del tesoro de reliquias dra de altar propiamente dicha,
de pizarra lisa y con los bordes
Del estudio sobre la arqueta y su contenido elaborado por Imma- limados para encajar perfecta-
culada Lorés podemos concluir que el conjunto se fue formando mente en el soporte, al tiempo
durante los siglos ix  y x, con piezas de distinta procedencia. Asi- que hace las veces de tapón del
mismo, podemos pensar que los peregrinos posiblemente fueron espacio interior, destinado a cus-
MAG.
todiar reliquias. La madera está recubierta con tres láminas de Crismera (s. xi) 39
plata con relieves repujados. La pieza está totalmente decorada. Se trata de un recipiente para contener los Sanctum Chrisma o
En el anverso se ve la figura de Cristo rodeado de ángeles y se Santos Óleos, aunque en ocasiones podía servir para contener
puede leer una inscripción realizada con letras de distinto tama- otros tipos de reliquias. La pieza mide 7 cm de altura por 2,9 cm
ño y orientación: “Hic virtus tonantis exaudit pie orantem. Merita de diámetro y 9 cm de circunferencia. Al igual que el altar portátil,
sanctorum possunt adiuvari orantem” (‘Aquí la virtud del Tonante es de plata repujada.
[Dios]. Los méritos de los santos pueden ayudar al que reza’). En
el reverso de la pieza aparece la figura de san Juan Evangelista y la Velo de seda (s. xi)
inscripción abreviada de su nombre, así como las palabras “Iosue Se trata de una pieza de seda de entre 135 y 137 cm de altura máxi-
et Elimburga fieri iusserunt” (‘Josué y Elimburga encargaron mi ma y 100 cm de mínima x 101,5 cm de ancho. Consta de cuatro
elaboración’), en referencia a los donantes de la pieza. partes cosidas entre sí; el color del tejido en origen era amarillo
pálido, pero hoy tira a marrón. Debido a su forma, se ha dicho que
Encolpium (s. vi-viii) podría tratarse de un estandarte, pero por su finura y fragilidad
Se trata de una cruz de bronce, funcionalmente tenía que ser un velo o paño de seda. En cuanto
de 10,3 x 5,5 x 1,3 cm, compues- a su origen y datación, se ha planteado una probable procedencia
ta por dos piezas articuladas que hispanoárabe.
dejan entre sí un espacio inter-
no destinado a contener una Piezas perdidas
reliquia, normal- Algunas de las piezas que contenía la arqueta desaparecieron en
mente de la Vera 1936, durante el traslado de La Selva de Mar a Girona, pese a que
Cruz. Eran piezas varias de ellas ya habían sido estudiadas y fotografiadas por dis-
muy corrientes tintos autores, gracias a los cuales hemos podido conocer algunos
entre los siglos detalles.
vi y xiii, que so-

lían adquirir los peregrinos en los Entre las piezas perdidas había tres lipsanotecas (pequeños reci-
grandes centros de peregrinación, pientes para guardar reliquias). Una era de madera y tenía forma
sobre todo los de Tierra Santa. En de barril, otra tenía forma de jarrón y parecía elaborada en jas-
cuanto a la tipología a la que per- pe o alabastro, y la tercera era una cajita rectangular de álamo de
tenece el de Sant Pere de Rodes, 9 x 4,4 x 2,6 cm, con una cavidad para las reliquias practicada en
hasta el momento se conocen uno de los dos lados largos de los bordes. Esta última tenía restos
cinco idénticos. MAG. de cera roja y una inscripción en letras negras que rezaba “De lig-
40 no domini Sancti Pelagii”, en alusión a las reliquias que contenía. fuera el motivo de la ocultación de las reliquias, su recuerdo se
Las tres piezas pudieron ser fotografiadas por Josep Gudiol, años perdió en la memoria de la abadía, puesto que los últimos monjes
antes de que desaparecieran. que la abandonaron, a finales del siglo xviii, si hubieran conocido
su existencia, sin duda se las habrían llevado al nuevo cenobio de
Vila-sacra.

Ilustración de tres de los relicarios perdidos a partir de la fotografía de Josep


Gudiol.

También se perdieron cinco fragmentos de tejidos, cuatro de ellos


de seda de distintos colores: uno rosa con decoración en blanco;
otro azul decorado con un ave, un círculo con greca y un motivo
cruciforme en amarillo y rojo, y los tres restantes de color púrpu-
ra, decorados con una especie de estrellas dentro de cuadrados en
azul y rojo.
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

En cuanto a los motivos de la ocultación de las reliquias, que


fueron emparedadas sin posibilidad de extracción en la zona del
presbiterio de la iglesia, es muy probable que, tal como lo indica
Imma Lorés, el clima de inseguridad que se vivió en el cenobio
durante los siglos xv y xvi, llevase a los monjes de esa época a
proteger estas piezas para que no fuesen profanadas. Fuera cual
Relieve de Eliezer y Rebeca 41

3. MENSAJE DE LAS PORTADAS De la portada que se esculpió en la iglesia de Sant Pere de Rodes
DE LA IGLESIA alrededor del 1100, solo se ha conservado un elemento que repre-
senta una escena que se ha interpretado como la primera peregri-
nación de la Biblia. Esta pieza fue descubierta en 1959 por Joan
Hoy en día, la fachada de la iglesia de Sant Pere de Rodes, Ainaud de Lasarte quien constató evidentes vestigios de un relieve
situada en el extremo occidental del edificio, dentro del escultórico más antiguo en la parte posterior de la famosa Voca-
ción de san Pedro procedentede la portada del Maestro de Cabes-
espacio de la galilea, está prácticamente desprovista de
tany del monasterio de Sant Pere de Rodes. Años después, Jaume
las esculturas que la decoraban. Un excelente estudio
Barrachina identificó la escena de la parte posterior de la Vocación
elaborado por Jaume Barrachina a finales del siglo xx como el pasaje veterotestamentario de Eliezer y Rebeca (Gn 24),
cimentó la hipótesis de que en Sant Pere de Rodes que se interpreta como la primera peregrinación de la Biblia.
existieron tres portadas románicas sucesivas y planteó
detalles del programa iconográfico que ilustraba las Según Jaume Barrachina, este relieve, que hoy se conserva en el
dos últimas, en las que aparecían pasajes bíblicos que Museo Marès, podría haber formado parte de la segunda de las tres
contenían mensajes dirigidos directamente a los peregrinos portadas que tuvo la entrada principal de la iglesia de Sant Pere de
Rodes, que debió de labrarse alrededor del año 1100. Según las hi-
que visitaban la abadía.
pótesis de este autor, dicha portada anterior a la del Maestro de Ca-
bestany tuvo dos tímpanos o bien un dintel, y la escena referente a
la peregrinación
bíblica debió de
ocupar un lugar
claramente pre-
ferente.

Perfilado
reconstructivo del
relieve. Dibujo:
J. A. Adell i Reig y
J. Barrachina.
42 El pasaje bíblico de Eliezer y Rebeca De entrada, hay que tener en cuenta que no se conoce ninguna
otra representación de este episodio veterotestamentario en una
En la narración de este pasaje del Génesis, Abraham quiere casar a su
portada románica. Tampoco en el camino de Santiago se locali-
hijo Isaac y pide a Eliezer, su servidor más antiguo y de mayor confian-
za, que busque a una mujer para que sea su esposa. No obstante, le za representación iconográfica alguna que aluda directamente al
hace jurar que no casará a Isaac con la hija de un cananeo, sino que tema de la peregrinación en sí, excepto los casos en que aparece
irá hasta la tierra de sus antepasados a buscar a una mujer del mismo Santiago vestido de peregrino. La representación de este pasaje del
linaje que Abraham. El criado pide a su señor que el futuro esposo lo Antiguo Testamento se podría relacionar, a final de cuentas, con
acompañe en la búsqueda, pero Abraham se niega: deberá realizar el nuevo concepto de peregrinación penitencial que se introdujo
el viaje solo y Dios le enviará a un ángel para que lo guíe. Abraham
con la promulgación de la primera cruzada, en el 1095 durante el
también promete a su servidor que si la mujer no acepta regresar con
concilio de Clermont, por parte del papa Urbano II. En definitiva,
él, Eliezer quedará de todos modos liberado de su juramento.
se trata de una idea original que quizá, como apunta Jaume Barra-
Eliezer llega a las afueras de la ciudad de Najor y se detiene en el
china, surgió del propio monasterio de Sant Pere de Rodes, donde
lugar donde está la fuente a la que las mujeres acuden a buscar
puede que un monje lo bastante ilustrado se encargara de idear un
agua. Pide a Dios que le señale a la joven escogida, de tal modo
que, cuando él le pida agua, se la dé y también se ofrezca para llenar motivo iconográfico idóneo para la portada.
los bebederos de sus camellos. Entonces aparece Rebeca, hija del
hermano de Abraham, y al oír la petición de Eliezer accede a propor- Milagros de la portada del Maestro de Cabestany
cionarle agua y también se ofrece generosamente a dar de beber
a sus camellos. El servidor, maravillado, le entrega un anillo y dos Para Sant Pere de Rodes, el siglo  xii constituyó un momento histó-
pulseras de oro y le ruega que lo acompañe a casa de sus padres. La rico de esplendor, como demuestra la gran cantidad de confirma-
familia de la joven, informada de cómo se ha producido el encuen-
ciones papales y donaciones nobiliarias que el monasterio recibió
tro, acepta que se la lleve para casarla con Isaac porque todo ha sido
en esa época. Esta prosperidad económica y política se tradujo en
designio de Yahvé. (Gn 24, 1-54)
la introducción de reformas, mejoras y ampliaciones, entre las que
destaca la elaboración de la impresionante portada del Maestro de
Este pasaje se puede interpretar como la primera peregrinación Cabestany, que contenía un amplio mensaje iconográfico destina-
de la Biblia porque en él aparece por primera vez un hombre que, do a atraer y satisfacer a los peregrinos.
por mandato de su señor, realiza un viaje bajo juramento de con-
cluirlo. Durante el viaje lo guiará un ángel enviado por Dios y si, En su amplio estudio de las distintas portadas de la iglesia de Sant
una vez llegado a su destino, no consigue cumplir el encargo de Pere de Rodes, Jaume Barrachina estableció que la realizada por el ta-
su señor, el servidor quedará libre del juramento contraído por el ller del Maestro de Cabestany habría podido concluirse en 1163, año
mero hecho de haber obedecido a su señor y haber llevado a cabo que habría coincidido con la celebración de un jubileo. Pese a que
el viaje. los hallazgos documentales más recientes sobre los años santos que
presentamos en el tercer capítulo de esta obra tienden a descartar episodios evangélicos en los que se representan los milagros de 43
que estos se celebrasen en Sant Pere de Rodes en el siglo xii, segura- Cristo.
mente la finalización de la portada del Maestro de Cabestany se sitúa
en una cronología aproximada a la fecha propuesta por Barrachina. Milagro de la curación de la mano seca
Este relieve ingresó en 1979 en el Mu-
El propio autor llevó a cabo una reconstrucción ideal del progra- seo Marès de Barcelona procedente de
ma iconográfico de la portada, a partir de fragmentos localizados una colección privada de El Port de la
o conocidos, hasta llegar a la conclusión de que se centraba en la Selva. En opinión de Barrachina, se
figura de Cristo y de que muchas de las escenas hacían referencia trata de la sanación del hombre de la
a episodios evangélicos. Así, entre los relieves escultóricos de la mano seca. En este pasaje, citado en el
portada del Maestro de Cabestany aparecían claras referencias a Evangelio según san Marcos (3,1-5) y en
los milagros curativos que Cristo hizo en el Nuevo Testamento. el de san Lucas (6, 6-11), se relata que,
un día, Jesús acudió a la sinagoga, halló
Las curaciones milagrosas realizadas por Cristo, situadas en la a un hombre que tenía la mano atrofiada y
portada de un santuario (como era en aquel momento la abadía le devolvió la salud, pero su acción despertó
de Sant Pere de Rodes), no dejan de constituir una ejemplificación las críticas de los fariseos, que lo acusaron de
de la capacidad curativa de la peregrinación y el rezo, así como, tal curar en sábado.
vez, una manera de promocionar las propias reliquias del monas-
Relieve fragmentario conservado en el Museo Marès.
terio, muchas de las cuales procedían directamente de la figura
de Cristo. No poseemos documentación suficiente para saber qué
reliquias custodiaba el monasterio en el siglo xii, pero en un in- Milagro de la resurrección de Lázaro
ventario del siglo xv consta que en su reconditorio se encontraban Esta pieza, actualmente desaparecida, se conoce gracias a una fo-
varias reliquias atribuidas a Jesucristo, entre las que destacaban tografía tomada por Joan Subias en 1939, en casa de un anticuario
las sangres procedentes de la santa imagen, la Cruz, el Santo Se- de Figueres. Se trata de una pieza de mármol, de medio metro
pulcro y el Santo Sudario, así como un fragmento de la columna de ancho, que representa a un personaje yacente. Joan Subias lo
donde Cristo fue atado y azotado, la piedra que utilizó para subirse interpretó como un niño en pañales, lo cual se podría relacionar
a la burra el día de Ramos o la tierra roja que pisaba cuando pro- con el episodio evangélico de la curación de la niña endemoniada
nunció las palabras “Pax vobis”. (Mc 7, 24-30). Barrachina, en cambio, se decantó por la interpre-
tación del personaje de Lázaro en el sepulcro, en el momento de
De las piezas localizadas por Jaume Barrachina como procedentes su resurrección, cuando todavía lleva la mortaja pero ya le han
de la portada del Maestro de Cabestany, destacan las referentes a retirado el sudario del rostro. En el pasaje evangélico, que se halla
44 en el Evangelio según san Juan (11, 21-44), se narra el modo en
que Jesucristo, compadecido del llanto de la hermana del difunto
Lázaro, le pide que confíe en él porque le devolverá la vida. Y, así, a
los cuatro días de la defunción, Cristo resucita a Lázaro.

Foto de Joan Subias tomada en una tienda de antigüedades de Figueres en


1939. La pieza actualmente está desaparecida.
Fragmentos de esculturas expoliadas de Sant Pere de Rodes, actualmente
desaparecidas. AM.
Milagro de las bodas de Caná
En una fotografía de piezas procedentes del monasterio de Sant Entre varias cornisas conservadas en estado fragmentario, proce-
Pere de Rodes, hoy desaparecidas, Jaume Barrachina localizó has- dentes de la portada, una contiene la siguiente inscripción: “CU-
ta cinco copas agarradas con las dos manos de una misma per- RANT PROCERES FAMULI” (‘Los criados se ocupan de los se-
sona, mientras que por la base son sujetadas por otra mano. Si- ñores’). Cabe la posibilidad de que la inscripción identificara la
guiendo al mismo autor, se trataría de una serie de personajes escena de las bodas de Caná.
que tienen las copas agarradas con ambas manos y las entregan a
otro personaje que está por debajo de ellos y que las sostiene por Recordemos que el milagro de las bodas de Caná, relatado en el
la base con una sola mano. Cabe también la posibilidad inversa: Evangelio según san Juan, fue el primer prodigio de Jesucristo.
que unos personajes las entreguen desde abajo y otros las reciban Hallándose este con su madre en la celebración de unas nupcias
con ambas manos. en la población galilea de Caná, se acaba el vino de la fiesta y la
Virgen pide a su hijo que lo remedie. Jesús ordena que le lleven
Por esta disposición, tras relacionarlos con escenas del Evangelia- seis tinajas de piedra, en cuyo interior hay agua para lavarse las
rio de Cuixà y de la Biblia de Ripoll, Barrachina identificó los frag- manos, y transforma su contenido en vino.
mentos hoy desaparecidos que se observan en la fotografía como
parte de la escena del milagro de las bodas de Caná.
Otras escenas en el Museo Marès de Barcelona. La primera representa el mo- 45
En el resto del estudio de Barrachina se formulan hipótesis sobre mento en el que Cristo resucitado nombra Padre de la Iglesia al
la existencia de otros pasajes neotestamentarios que habrían sido apóstol san Pedro (Jn 21, 1-23), mientras que la segunda sintetiza
ilustrados en la portada; entre ellos, los del Lavatorio y la Última la pasión y el sacrificio de Jesucristo.
Cena (Jn 13, 1-20), que se interpretan como símbolos de la peni-
tencia y el sacrificio, conceptos muy relacionados con la peregrina-
ción cristiana de la época.

También vale la pena mencionar las dos escenas mejor conserva-


das de entre las procedentes de la portada de Sant Pere de Rodes:
la Vocación de san Pedro y el Agnus Dei, conservadas actualmente

Hipótesis de estructura de la portada del Maestro de Cabestany.


Dibujo: J. A. Adell i Gispert y Jaume Barrachina.
46 La historia de la peregrinación cristiana durante los siglos xii  y
4. SANT PERE DE RODES xiii  estuvo marcada por el incremento sin precedentes que vivió

Y LA PEREGRINACIÓN A SANTIAGO la devoción al apóstol Santiago. Los orígenes de la peregrinación


DE COMPOSTELA jacobea datan del siglo ix: la noticia del hallazgo de la tumba de un
apóstol, por parte del obispo Teodomiro, el 25 de julio de 813, se
difundió rápidamente por toda Europa gracias al apoyo e interés
En un principio, Sant Pere de Rodes y los demás santuarios del rey asturiano Alfonso II el Casto y del papa León  III. A partir
de Cataluña se quedaron al margen de las rutas oficiales del siglo  x y, sobre todo, de la primera mitad del xi, empezaron a
hasta Santiago de Compostela, establecidas y controladas llegar a Santiago de Compostela peregrinos de todas partes que se
dirigían allí de modo espontáneo, siguiendo múltiples caminos.
por la Orden de Cluny. Sin embargo, a pesar de no hallarse
en el camino del que se convertiría en el tercer gran destino
de peregrinación del cristianismo, Sant Pere de Rodes
siguió siendo un lugar de paso para los peregrinos que se
dirigían a las otras dos, Roma y Tierra Santa, además
de mantenerse como objetivo de peregrinación en sí
mismo gracias a los privilegios recibidos de los pontífices
y a la acumulación de reliquias sumamente valiosas y
excepcionales. Aun así, pese a la buena estructuración
de los cuatro caminos “oficiales” a Santiago y al hecho de
que ninguno de ellos cruzara los Pirineos por Cataluña,
durante los siglos xii y xiii la conjunción de una serie de
acontecimientos históricos aumentó notablemente el paso
por tierras catalanas de peregrinos jacobeos y su llegada a
Sant Pere de Rodes.

Caminos medievales a Santiago de Compostela.


La popularidad de Santiago de Compostela como destino devocional que la mayoría de los principales monasterios benedictinos catala- 47
se fue consolidando a lo largo de todo el siglo xi gracias al interés de nes ya se habían sometido a la Santa Sede antes del año 1000 y, por
los poderosos abades de la Orden de Cluny y los pontífices romanos tanto, adoptaron rápidamente los rituales de la liturgia romana que
por consolidar la frontera cristiana del noroeste peninsular y someter imponía la reforma gregoriana y que llegaron oficialmente a tierras
los monasterios mozárabes a los rituales eclesiásticos que imponía catalanas con el concilio celebrado en Girona en el 1068.
la Santa Sede. De esta manera, se fueron dibujando cuatro grandes
rutas que cruzaban el reino de Francia y los condados occitanos, con- Esta situación pudo haber provocado que, como explica Antoni Pla-
duciendo a los peregrinos compostelanos hasta la Península Ibérica devall en Els monestirs catalans, la gran abadía de Cluny no mostra-
pasando por monasterios y abadías que dependían de la Orden de se interés especial por las casas catalanas mientras que su influen-
Cluny. A lo largo del tramo peninsular del camino tuvo lugar la fun- cia fuese esencial en tierras castellanas. En Cataluña, Cluny solo
dación y reforma de numerosas abadías y sedes episcopales, donde estableció una pequeña confederación de monasterios en torno a
los principales cargos de la jerarquía eclesiástica fueron ocupados por Sant Pere de Casserres. Aun así, el ejemplo y la práctica de Cluny
monjes cluniacenses. El primer itinerario escrito, el Códice calixtino, había demostrado que uno de los mejores medios para oponerse
se publicó bajo la autoría de un acompañante del papa cluniacense a las intromisiones de los señores laicos en los monasterios y evi-
Calixto II. A partir de esta guía, la alta jerarquía eclesiástica consiguió tar la decadencia espiritual era la formación de congregaciones de
homologar y controlar todos los caminos que conducían a Galicia, monasterios. De este modo, durante la segunda mitad del siglo xi,
haciendo que pasaran por monasterios y abadías de la órbita de Cluny en Cataluña numerosos conventos se unieron temporalmente a
y que convergieran en una única vía al llegar a la Península Ibérica. algunas congregaciones encabezadas por monasterios occitanos,
como Moissac, San Víctor de Marsella o San Ponce de Tomeras.
De este modo, la interesada intervención de la Orden de Cluny La mayoría de estas uniones fueron de corta duración y carecieron
fue creando las rutas principales que, desde el centro de Europa, de base jurídica, y no se pueden considerar como una sumisión
conducían hasta Santiago. Asimismo, se proveyó estos caminos de los monasterios catalanes a casas extranjeras; simplemente se
de todo lo necesario para el peregrino: puentes, caminos, hospita- trató de una estrategia de los condes para evitar las intromisiones
les y albergues, iglesias, etc. A partir del siglo xii, los caminos que laicas en sus grandes monasterios.
cruzaban Europa en dirección a Compostela estaban perfectamen-
te estructurados y conformaban un itinerario único a la tumba del Además, en Cataluña, los condes de Barcelona siguieron una po-
apóstol Santiago que hacía converger a todos los peregrinos proce- lítica de acuerdos con los musulmanes, por la que mantenían sus
dentes de Europa en un lugar llamado Puente de la Reina. reinos como protectorados y renunciaban a conquistar los territo-
rios por la fuerza, al contrario de lo que sucedía en los reinos cris-
Ninguna de las cuatro vías principales trazadas por los cluniacenses tianos del resto de la Península Ibérica. Tal como afirma Antoni
pasaba por Cataluña. De entrada, hay que buscar la explicación en Noguera en su libro sobre la peregrinación en Cataluña, si los mo-
48 nasterios catalanes hubieran seguido practicando el rito mozárabe das testamentarias a favor del santuario gallego y de fundación de
y no hubieran sido puestos bajo la tutela de Roma, Cluny habría iglesias bajo la advocación de Santiago. Asimismo, se incrementa-
desviado la ruta compostelana hacia Cataluña y esta habría pasado rá la utilización del nombre Jaume (equivalente catalán de Jaime o
por Sant Pere de Rodes. Santiago) como antropónimo.

El camino catalán a Santiago de Compostela Sin embargo, el momento culminante de la utilización del camino
catalán a Santiago llegará a finales del siglo xii y se prolongará du-
Hasta mediados del siglo xii, el paso de la peregrinación jacobea
por Cataluña, aparte de haber sido marginado por quienes contro-
laban los caminos oficiales, se vio afectado por el inconveniente
de que implicaba cruzar los territorios musulmanes de Lleida y
Zaragoza, situación que, sin duda, hizo desistir a muchos peregri-
nos de utilizar esta vía durante el siglo xi y a principios del xii. No
obstante, Zaragoza se incorporó a los reinos cristianos en 1118 y
Lleida en 1149. Por otra parte, el condado de Provenza, de donde
partía la vía Tolosana, estuvo vinculado al condado de Barcelona
desde 1112 hasta la segunda mitad del siglo xiii, a partir del mo-
mento en que Dulce de Provenza se casó en la ciudad de Arlés con
el conde de Barcelona Ramon Berenguer III, a quien cedió todos
sus territorios. La influencia de esta situación política en el territo-
rio de donde partía la vía Tolosana a Santiago debió de contribuir
a potenciar el camino catalán. A partir de entonces, el incremento
que experimentará la vía catalana a Galicia explica el prestigio y la
concurrencia cada vez mayor de peregrinos que alcanzará el mo-
nasterio de Santa Maria de Montserrat a partir del siglo xii.

Asimismo, el número de peregrinos catalanes que irán a Santiago


de Compostela aumentará notablemente. Hasta ese momento, los
Las primeras romerías a Santa Maria de Montserrat datan de finales del
catalanes peregrinaban sobre todo a santuarios del norte de Cata- siglo xi. Su momento álgido y de consolidación como santuario de
luña y Occitania, así como a San Pedro de Roma. No obstante, a peregrinación se sitúa a finales del siglo xii y principios del xiii, coincidiendo con
partir del siglo xii se producirá un considerable aumento de man- el gran momento de utilización de la vía catalana a Santiago de Compostela.
rante gran parte del siglo xiii, coincidiendo con el periodo en que iglesias. El tráfico de peregrinos resultó tan afectado que incluso 49
la herejía y la cruzada albigense colapsaron la vía Tolosana y tam- el hospital de Santa Cristina de Somport, en Huesca, considerado
bién, en parte, la vía Podensis. Se dieron varios casos de nobles en su momento unum tribus mundi (uno de los tres hospitales de
de Urgell, Cerdanya y Languedoc que destruyeron e incendiaron peregrinos más importantes del mundo), fue abandonado.

A raíz del incremento del paso por Cataluña de peregrinos que se Jaume de Canadal, iglesia del siglo xii situada muy cerca del collado de
dirigían a Compostela, se fundó un gran número de iglesias dedica­ Panissars, una de las principales vías por las que pasaban peregrinos
das al apóstol Santiago por todo su territorio. Una de ellas fue Sant jacobeos.

  Sant Jaume de Canadal. La Jonquera.


50 La amplitud del territorio afectado por la herejía albigense y por
el conflicto bélico de la cruzada contra los cátaros hizo que los
peregrinos se vieran obligados a buscar alternativas de paso en los
caminos más orientales de la península.

Con este incremento de peregrinos, el recorrido catalán se fue


consolidando como camino de Santiago. Se construyeron hospi-
tales de peregrinos y capillas dedicadas a Santiago, se arreglaron
caminos y se instalaron encomiendas de hospitaleros y templarios
por todo el territorio. Pese a la importancia que Sant Pere de Ro-
des había tenido como destino de peregrinación hasta entonces,
posiblemente la vía más rápida utilizada por los peregrinos pro-
cedentes del norte de los Pirineos fue la vía Augusta, que cruzaba
las montañas por el collado de Panissars y permitía al peregrino
desviarse hacia el oeste en dirección al Ripollès y el santuario de
Montserrat, cada vez más venerado por los peregrinos jacobeos.
Sant Pere de Rodes, situado en medio de las escarpadas montañas
del cabo de Creus, quedaba al margen de esta vía y se vio obligado
a buscar nuevas estrategias que atrajeran la atención de los pe-
regrinos que se dirigían a Compostela. Es posible que al intento
de captar a estos peregrinos se deba la creación de una leyenda,
muy similar a la que relataba el traslado de los restos mortales del
apóstol Santiago hasta Galicia, que conocemos como la leyenda
fundacional del monasterio de Sant Pere de Rodes.
La leyenda fundacional de la 51
abadía de Sant Pere de Rodes
5. LEYENDA DE LA FUNDACIÓN nos ha llegado gracias al cro-
DEL MONASTERIO DE SANT PERE nista Jeroni Pujades, que en
DE RODES 1606 la transcribió de una
de las copias que se guarda-
ban en el archivo del monas-
Uno de los principales elementos que otorgaban prestigio terio. El texto estaba en un
a los santuarios de peregrinación eran sus relatos manuscrito antiguo escrito
fundacionales. En el caso de Sant Pere de Rodes, la leyenda en pergamino (“ex quodam
de su fundación se basa en el traslado de la cabeza y el libro pergameneo antiquo”)
titulado Chronica Monaste-
brazo derecho del apóstol san Pedro desde Roma hasta
rii Sancti Petri Rodensis del
la montaña de Rodes. El relato contiene ciertos aspectos
que Pujades hizo una copia
que recuerdan la narración de la llegada del cuerpo de manuscrita que se conserva
Santiago a Galicia, lo que sugiere una posible inspiración Portada de la Corónica universal del actualmente en la Bibliote-
de la leyenda de Rodes en la de Santiago para atraer a los Principat de Cathalunya, obra de
ca Nacional de Francia. Más
Jeroni Pujades. BNC.
peregrinos jacobeos que utilizaban el camino catalán a adelante incluyó una traduc-
Compostela durante los siglos xii y xiii. ción de la misma en su gran obra Crónica universal del Principado
de Cataluña, donde especificó que la escritura de la que copió la
leyenda estaba incluida en un conjunto de documentos antiguos
del monasterio de Sant Pere de Rodes que se titulaba Speculum
Sancti Petri Rodensis.

Jeroni Pujades indicó que el manuscrito de donde había copiado


la leyenda fundacional contenía una gran cantidad de faltas de or-
tografía y gramática, lo que atribuía al hecho de que en repetidas
ocasiones el texto se había transcrito a partir de una copia más
antigua de difícil lectura: “En esta copia se trobaran moltes faltes
contra llatinitat perque ses scrita de copia feta del mateix modo
per ser, la scriptura de aso mes verdadera molt borrada, las quals
52 La leyenda de la fundación de Sant Pere de Rodes siguieron buscando la cueva durante años, hasta que todos ellos mu-
rieron sin haberla encontrado, excepto uno o dos que regresaron a
La leyenda se inicia en el 608, cuando el papa Bonifacio IV, informado
Roma a relatar lo sucedido.
de que los ejércitos babilonios y persas se dirigían a Roma para llevarse
las reliquias de los apóstoles san Pedro y san Pablo, así como las de En Roma se difundió durante siglos la gesta que contaba que, en
otros mártires, convocó un concilio para salvar las más apreciadas. En tiempos del papa Bonifacio IV y del emperador Focas, año del Señor
el sínodo, los romanos acordaron que la cabeza y el brazo derecho de de 612, un monasterio fue fundado y construido por quienes en él
san Pedro, los cuerpos de los mártires Concordio, Lucio y Moderan- acabaron sus días.
do, así como un frasco con la sangre de la santa imagen de Cristo se
entregaran a tres piadosos clérigos, llamados Félix, Ponce y Epicinio,
que, junto con varios laicos, se las llevarían a los territorios de la Galia, faltas lo prudent lector podra corregir” (‘En esta copia se hallarán
donde permanecerían hasta que el peligro de invasión desapareciera. muchas faltas de latinidad porque se ha escrito a partir de una
Los portadores de las reliquias subieron a bordo de un barco en el río copia realizada del mismo modo, por estar la escritura más ver-
Tíber y, una vez en el mar, pusieron rumbo a las costas de la Galia. dadera muy borrada, faltas que el lector prudente podrá corregir’
La intervención de Dios hizo que el viento llevara la nave hasta el ­–BNF, Fondo Baluze, ms. 234).
lugar donde terminan las montañas de los Pirineos, en el puerto
llamado Armen Rodes. Permanecieron tres días en el barco antes Aparte de la afirmación de Joan Badia que dice que la leyenda ya
de desembarcar y, cuando lo hicieron, hallaron una fuente de la que
existía en el siglo xv, no podemos saber con exactitud en qué fecha
bebieron agua viva que los reconfortó para subir hasta la cumbre
se escribió la leyenda por primera vez. Es un hecho común duran-
más elevada de la montaña que tenían ante sí, llamada Verdera.
Una vez en la cima, se maravillaron ante la belleza del paisaje y los te toda la Edad Media que los centros de peregrinación se atribu-
desniveles y precipicios que había. Al empezar el descenso hacia la yeran una fundación gloriosa en la que se destacara la presencia
costa, encontraron una fuente de agua límpida situada ante una apostólica y la intervención divina en la elección del lugar donde
hermosa cueva, encima de la cual se hallaba un pequeño altar que se construiría el santuario. Con frecuencia, los propios monjes y
había sido construido por san Pablo de Narbona durante los dos o clérigos creaban las leyendas que los peregrinos y los fieles se en-
tres años que vivió en estas montañas huyendo de las persecuciones cargaban de enriquecer y difundir.
de los romanos. Al interior de esa cueva trasladaron los cuerpos de
los santos.
Los detalles que incorpora Pujades en su transcripción de la leyen-
La expedición regresó a Roma con la intención de volver tres o cuatro da fundacional de Sant Pere de Rodes, a principios del siglo  xvii,
semanas más tarde para recuperar el tesoro. Sin embargo, cuando nos indican que esta fue copiada en repetidas ocasiones, lo que
así lo hicieron, fueron incapaces de hallar la gruta donde habían es-
demostraría una vigencia continua del relato como elemento de
condido las reliquias, debido a que la vegetación había crecido enor-
legitimación del monasterio por lo menos desde principios de la
memente y los árboles y las espinas la habían ocultado. Los clérigos
época moderna. Antoni Pladevall señala que la confección de spe-
Fuente de los Monjes 53
La fuente de los Monjes, también llamada El Raig (‘el chorro’), está si­ que reza “Qui biberit hec aqua, sitiet iterum” (‘Quien beba de esta agua,
tuada debajo del hospital de peregrinos, muy cerca del monasterio. En­ volverá a tener sed’), en alusión a la máxima pronunciada por Jesús en
cima del punto del que mana el agua hay una inscripción del siglo xvi un pasaje del Evangelio según san Juan (Jn 4,13).
54 Punta de Els Tres Frares (cabo de Creus) cula o resúmenes de documentos –recordemos que el manuscrito
Cuenta la leyenda fundacional de Sant Pere de Rodes que fueron tres del que Pujades copió la leyenda estaba incluido en una recopila-
monjes, llamados Félix, Ponce y Epicinio, quienes en el año 608 lle­ ción titulada Speculum Sancti Petri Rodensis– era una práctica fre-
varon las reliquias de san Pedro Apóstol hasta la montaña de Rodes.
Cerca del cabo de Creus hay un lugar, llamado la punta de Els Tres cuente en los siglos xv y xvi.
Frares (‘punta de los tres frailes’), donde afloran sobre el nivel del mar
tres rocas que, por su forma, recuerdan vagamente a unas capuchas Tampoco sabemos desde cuándo existía la leyenda de la funda-
monásticas. A lo largo de los siglos, este topónimo aparece repetida­
mente en los documentos de confirmación y definición del territorio ción, ni si esta relata un hecho mínimamente verídico, como Jero-
que poseía el monasterio, ya que este accidente geográfico siempre ni Pujades intenta confirmar en su Crónica al argumentar que en
señaló el límite costero de sus posesiones. Resulta fácil relacionar a el año 610 se celebró en Roma un concilio en el que se resolvieron
los tres monjes de la leyenda con estas tres rocas, que se asemejan a
personas con capucha y que ya en el siglo x eran conocidas como Els varias cuestiones relativas a reliquias de san Pedro y a un monas-
Tres Frares. Esta relación la apunta Joan Badia como teoría surgida de terio fundado en su honor.
la fantasía popular; sin embargo, más allá de la imaginación, conside­
ramos que es una hipótesis coherente pensar que la existencia de estas
rocas y este topónimo pudo condicionar que en la leyenda fueran tres No obstante, algunos de los datos que aparecen en la leyenda
los monjes portadores de las preciadas reliquias que desembarcaron permiten confirmar que se enmarcaron debidamente en un de-
en la costa del cabo de Creus. terminado momento histórico, tal y como relata Joan Badia en
L’arquitectura medieval de l’Empordà, durante el papado de Boni-
facio IV (608-615), el emperador bizantino Focas (602-610) tuvo
que hacer frente a la invasión del rey persa Cosroes (590-628).
Además, este pontífice también se recuerda por su interés en la
recuperación de restos óseos de mártires cristianos que se halla-
ban en las catacumbas romanas. Esos restos se veneraron en una
iglesia consagrada a Santa María de los Mártires, en un edificio
que antiguamente había sido el santuario pagano del Panteón.

Asimismo, son reales tanto el nombre como el paisaje de la mon-


taña de Verdera, descrita en la narración, lo cual, no obstante, se
explica fácilmente por el hecho de que el relato se gestó, con toda
probabilidad, en el propio monasterio.

Sin embargo, al margen de que la leyenda contenga elementos


más o menos reales, hay detalles que nos inducen a pensar que se
trata de una invención basada posiblemente en una tradición más pueblo y una cripta que les pareció el lugar adecuado para depo- 55
antigua, así como en el plagio de una de las leyendas más admira- sitar los restos mortales del apóstol, de modo que decidieron des-
das y populares de los siglos xii y xiii: la del traslado del cuerpo del truir el ídolo pagano y excavar una cámara funeraria para enterrar
apóstol Santiago hasta Galicia. a Santiago. Al cabo de un tiempo, tras haber convertido a la pobla-
ción al cristianismo, todos los discípulos fueron a predicar por el
Leyendas de los traslados de los apóstoles país, excepto Teodoro y Atanasio, que se quedaron a custodiar el
san Pedro y Santiago cuerpo del apóstol hasta que murieron.

No podemos ignorar los paralelismos existentes entre la leyenda La otra versión de la leyenda, la que hoy se entiende como defini-
de la llegada de las reliquias del apóstol san Pedro a la montaña tiva, fue redactada en el siglo xii y construyó el relato con detalles
de Verdera y la leyenda que narra el traslado de las reliquias del más elaborados. En ella se especifica que fueron siete los discípu-
apóstol Santiago hasta Compostela. La primera noticia de la leyen- los que efectuaron la translatio y que el viaje duró siete días desde
da del traslado de los restos mortales de Santiago es del año 806 Jerusalén hasta Galicia. Incluyen en la narración al personaje de
y la hallamos en las adiciones al martirologio de Floro de Lyon, la reina Lupa, quien pone todos los obstáculos posibles a los dis-
texto que se repite en el martirologio de Adón de 860. En ella cípulos de Santiago pero termina por convertirse al cristianismo y
se narra que, tras el martirio del apóstol Santiago, sus reliquias favorecerlos. Esta versión de la leyenda termina con el entierro de
fueron transportadas a Hispania y enterradas en sus confines más Santiago en el Monte Sacro, donde permanecerán tres discípulos
extremos. A mediados del siglo xii apareció la obra conocida como para custodiarlo hasta su muerte, mientras que los otros cuatro
Codex Calixtinus, atribuida al papa Calixto II, que hoy también se irán a predicar la palabra de Cristo.
conoce con el nombre de Liber Sancti Iacobi. La obra consta de cin-
co partes, la tercera de las cuales –la Translatio Sancti Iacobi– con- La semejanza entre ambas leyendas es un hecho evidente y los
tiene dos versiones del viaje del cuerpo de Santiago hasta Galicia: numerosos puntos en común de ambas historias van más allá de
una de mediados del siglo xi y otra de mediados del siglo xii. la mera coincidencia. El traslado del cuerpo sin vida de un após-
tol, el desplazamiento en barco, la presencia de los discípulos, el
La versión del siglo xi corresponde a una carta apócrifa del papa desembarco en la costa y la existencia de un altar encima de una
León III (795-816) y cuenta que, tras el martirio de Santiago, sus cueva, así como el hecho de que algunos de los responsables del
discípulos transportaron el cuerpo hasta el puerto de Jaffa (Tel- traslado permanezcan junto al cuerpo del apóstol hasta su muerte,
Aviv). La Providencia les otorgó una nave con la que navegaron mientras que los demás difunden la noticia, demuestran que en-
hasta Iria Flavia (Padrón), donde desembarcaron. Desde allí se tre las dos leyendas hay algún tipo de conexión. Ello conlleva que
dirigieron al pueblo de Libre Don, a ocho millas romanas tierra una de ellas se elaboró a partir de la existencia y del conocimiento
adentro, donde había un ídolo pagano venerado por la gente del de la otra. En este caso, el hecho de que la leyenda del traslado de
56 la tumba del apóstol Santiago estuviera precedida por otros relatos
anteriores, que explicaban su paso por Hispania como evangeliza-
dor, hace plausible que sea más antigua que la leyenda de Rodes.

Durante la Edad Media, el plagio de leyendas hagiográficas era un


hecho común y en absoluto mal visto en los santuarios de peregri-
nación. El objetivo era atribuirse como propia una leyenda funda-
cional o una vida de santo que tenía éxito en otro lugar, sin ningún
tipo de pudor. Así sucedió en muchos santuarios y hagiografías de
toda Europa. Ante la amenaza del fervor creciente que generaba el
cuerpo de Santiago de Compostela y el hecho de que miles de pe-
regrinos, buscando las rutas más directas para llegar al otro extre-
mo de la península, pasaran cerca de Sant Pere de Rodes pero no
se detuvieran a visitar la abadía, no es de extrañar que se creara un
reclamo similar al de Compostela como solución para aprovechar
el aumento de peregrinación jacobea que cruzaba los Pirineos por
Cataluña entre los siglos xii y xv y, de esta manera, tratar de captar
a los peregrinos que se disponían a seguir el camino catalán, o
incluso la vía Tolosana, hasta Santiago de Compostela.
1. LA BULA DE URBANO II 57

III. CELEBRACIÓN DEL AÑO SANTO EN EL El origen de la celebración de los jubileos se halla en una bula
MONASTERIO DE SANT PERE DE RODES pontificia supuestamente concedida por el papa Urbano II (1088-
1099) al monasterio de Sant Pere de Rodes durante su segundo
Uno de los periodos en los que está mejor documentada la año de pontificado. Siempre se ha sabido que a principios del si-
peregrinación y la celebración de los años santos en Sant glo  xvii la bula original ya no se conservaba en el monasterio y,
por este motivo, algunos autores han dudado de su autenticidad.
Pere de Rodes son los siglos xiv y xv. La documentación
De hecho, la primera noticia de que tan solo se poseía una copia
al respecto se encuentra mayoritariamente en el Archivo
proviene nuevamente de Jeroni Pujades, quien en el volumen VII
Diocesano de Girona, donde se pueden encontrar
de su Crónica universal del Principado de Cataluña, escrita a princi-
copias y traslados de documentos que existían en el hoy pios del siglo xvii, aseguró haber tenido una copia auténtica en las
prácticamente desaparecido archivo del monasterio de manos: “La copia auténtica de esta bula la he tenido en mis manos
Rodes, así como instrumentos emitidos por el obispado y leído hartas veces, y está guardada en la arca grande que dige
en relación con la celebración de los jubileos de Sant Pere sirve de archivo cabe á la sacristía”. En 1630, Pujades reitera en su
de Rodes. El estudio y análisis de esta documentación Dietari que ha tenido acceso a la copia de la bula.
ayudan a entender hasta qué punto repercutían los jubileos
En el Archivo Diocesano de Girona se conservan varios traslados
y la peregrinación en el ámbito del propio monasterio,
notariales solicitados en 1698 por Narcís Llobera, procurador del
sus alrededores y el conjunto de los territorios de la
monasterio de Sant Pere de Rodes, entre los que se localiza la úni-
diócesis gerundense. Asimismo, reflejan los esfuerzos y las ca copia existente hasta el momento del texto íntegro de la bula
estrategias que se realizaron desde el monasterio para que papal concedida por Urbano II. Esta copia se realizó a partir de un
no perdiera su condición privilegiada como santuario de traslado notarial de 1348 que, a su vez, reproducía la bula pontificia
peregrinación en el mundo religioso de la época. original de 1090 (ADG G-142). En esta bula papal se especifican
todas las indulgencias y perdones que el monasterio podía otorgar
a los devotos que lo visitaran en determinadas festividades del año.
Estas indulgencias se multiplicaban los años de jubileo, es decir,
aquellos en los que el 3 de mayo era viernes.

En ninguno de los numerosos privilegios y confirmaciones que el


monasterio recibió de los papas romanos a lo largo de los siglos ante-
58 Bula de concesión de celebración del jubileo al monasterio de quadraginta diebus penam atque culpam misericorditer relaxamus.
Sant Pere de Rodes Et in die Chatedre Sancti Petri et in die dominico infra octabas et in
“Urbanus episcopus servus servorum Dei universis Christi fidelibus die eius octabis, sextam partem penam atque culpam misericorditer
presentes litteras specturis, salutem et apostolicam benedictionem: relaxamus.
Sanctorum meritas inclita gaudia fideles Christi assequi minime du- Et in die Resurrectionis Domini Nostri Jesuchristi et infra eius octa-
bitamus qui eorum patrocinia per condigna devotis obsequis prome- ba, et die eius octabis, quinque annos. A quolibet anno, quadraginta
rentur in ipsis quod est gloria ipse est et retributio meritorum. diebus penam atque culpam misericorditer relaxamus.
Nos igitur, ad consequenda predicta gaudia causam, dare fidelibus Et in die Ascencionis Domini Nostri Jesuchristi et in dominica die
cupientibus, omnibus vere penitentibus et confessis, qui ad eccles- eius octabis, duobus annis. Et pro quolibet anno quadraginta diebus
siam Monasterii Sancti Petri de Rodis, ordinis Sancti Benedicti, ad penam atque culpam misericorditer relaxamus.
Curiam Romanam nullo medio pertinentis, in comitatu Impuria- Et in diebus festivitatibus Omnium Apostolorum et dominica infra
rum, Gerundensis diocesis, ad honorem Dei omnipotentis et Beate eius octabas duobus annis. Et pro quolibet anno quadraginta die-
Virgine Marie et pretiosissimi vexilli Sancta Crucis et totius curia ce- bus.
lestis in quo vexillo Sancte Crucis Dominus Noster Jesus Christus pro Et in omnibus diebus dominicis, dia Sancto Pascha et festivis se-
redemptione humani generis mortem subiit temporalem: quentibus usque in festivitatem Omnium Sanctorum, pro quolibet
In die Inventione Sancta Crucis et per octo dies et in die eius octa- anno, quadraginta dierum penam atque culpam misericorditer re-
vis, quandocumque in die veneris venerit in mense madii, ipso die laxamus.
et supradictis octavis, sequentibus causa devotionis accesserint vel Eo quia dicimus et expresse mandamus omnibus fratribus, archie-
elemosinas ergaverint de omnipotentis Dei misericordia et beatorum piscopis et episcopis, et dilectis filiis abbatibus, prioribus, archidia-
apostolorum Petri et Pauli eius auctoritate confici, omnium vere pe- conus, decanis, archipresbiteris et aliis eclesiarum prelatus et ceteris
nitentibus et confessis penitentiis sibi immunitis penam atque cul- personis ecclesiasticis, tam secularibus quam regularibus, cuiusque
pam misericorditer relaxamus. ordinis et professionis existant ut ex parte nostra denuntiare faciant
Et in aliis festibitatibus dicte Sancte Crucis in mense madii et in predicta omnia et pro salute eius animarum qui dictam indulgenti-
mense septembris, in quaquumque die venerit ipso die, et per octo am libenter et gratiose acceperit et facere fecerint complementum in
die sequente, et in die eius octavis, tertiam partem penam atque predicta omnia ex parte domini Nostri Jesuchristi et apostolorum Pe-
culpam misericorditer relaxamus. tri et Pauli. Absolvimus omnes horas pro negligentia vel infirmitate
Et in festivitatibus apostolorum Petri et Pauli, mense junii, et in die dimissas et ad omnes sententias, excomunicationis ad nostram curi-
eius octavis quartam partem, et in die dominico infra octavas, simi- am qualicumque modo competituras, salvo tamen clericos ac pres-
liter. biteros seculares usque et citra sanguinis efusionem absque tamen
Et in beatorum Petri et sancti Felicis mense augusti, ipso die et eius alio excesiu dificili vel enormi manus temere violentes ingiciendo et
octavis, quintam partem, et in die dominico infra eius octava, simi- etiam damus super illos benedictionem Domini Nostri Jesucristi, et
liter ut in die sextam partem. eius matris, et apostolorum Petri et Pauli, et nostra super alios del---
Et in festivitatibus Beati Dei Genitricis Dei Mariae et die dominico ------------------Idus Januarii Pontificatus----------------secundo.”
infra octabas et dies eius octavis, tribus annis. Et pro quolibet anno
riores al documento de 1348, no se ha encontrado ninguna referencia Asimismo, se conserva la copia de una bulla de confirmación del 59
a la bula de Urbano II ni a su contenido. Tenemos constancia de papa Julio II, de 1504 (ADG G-142), donde se menciona directa-
que el abad Deodat (1118-1132) consiguió de los papas Calixto II (1119- mente la concesión de privilegios al monasterio por parte de Ur-
1124) e Inocencio II (1130-1143) bulas por las que se confirmaban los bano II y otros pontífices. Podemos deducir que la confirmación
bienes y privilegios de la abadía. En 1157, el abad Berenguer obtuvo papal de 1504 posiblemente se hizo en base a confirmaciones
otra. El abad Bernat d’Avinyonet logró una de Inocencio III en 1216 anteriores de la misma, realizadas por otros papas a lo largo de
y, un año más tarde, otra de su sucesor, Honorio III. El abad Ramon la Baja Edad Media y que forzosamente tenían que basarse en la
consiguió que el pontífice Gregorio X emitiera en 1273 una bula de validez de la transcripción de la bula del siglo xiv, supuestamente
confirmación de los bienes y privilegios ya confirmados por sus pre- copiada de manera directa del original concedido por Urbano II a
decesores. El mismo abad recibió en 1291, del papa Nicolás V, un finales del siglo xi.
nuevo privilegio que a partir de ese momento permitía a los abades
del monasterio vestir de pontifical durante las celebraciones litúrgi- Datación de la bula de Urbano II
En la única transcripción del texto de la supuesta bula original que
cas importantes. Adquirir confirmaciones periódicamente era una hoy se conserva, el espacio destinado a la fecha está en parte vacío:
costumbre de la época, así como una garantía para poder defender “----------------Idus Januarii Pontificatus ---------secundo”. Ignoramos por
y conservar los privilegios y el patrimonio de los cenobios benedicti- qué motivo se dejaron estos espacios en blanco, ya que el resto del do-
cumento está completo en su totalidad. Podemos pensar que fue una
nos, sobre todo cuando un nuevo papa ocupaba la cátedra pontificia. estrategia para dificultar la localización de la bula en los registros del
archivo pontificio. Sin embargo, en lo que respecta a la copia auténtica
En cambio, las referencias a la bula de Urbano II y a su confir- que Jeroni Pujades vio en el archivo del monasterio en el siglo xvii, esta
expresaba claramente las fechas tópica y crónica del documento: “en
mación por parte de otros papas se mencionarán repetidamente virtud de una bula apostólica otorgada por el papa Urbano segundo
a partir de la segunda mitad del siglo xiv. Por otra parte, distintos dada in Urbe Veteri, que es Civitavechia, en los idus de enero, año se-
documentos que hemos localizado en el Archivo Diocesano de Gi- gundo de su pontificado, que viene á ser el de 1090 de Cristo por haber
entrado en marzo del año 1088 conforme Illescas y otros”. Lo mismo
rona, que trataremos en profundidad en el capítulo dedicado a las repite Jaime Villanueva en el siglo xix, cuando afirma que el original
celebraciones de los años santos del siglo xv, mencionan confir-
maciones pontificias del jubileo. Así, un documento de 1409 hace
referencia a grandes indulgencias concedidas por algunos sumos
pontífices, así como a la celebración de indulgencia plenaria todos
los años en los que la fiesta del hallazgo de la Santa Cruz caiga en
viernes. En otro manuscrito, de 1448, se afirma que han sido con-
cedidas grandes indulgencias a este monasterio por parte de los
papas, mientras que en otro de 1469 se asevera que se concedieron
al monasterio numerosas indulgencias de los pontífices romanos.
ADG.
60 Los años en que no se celebraba el jubileo también había beneficios
de la bula no está en el archivo del monasterio, pero que hay varias
para quienes visitaran el monasterio en determinadas festividades,
co­pias, de las que transcribe la datación: “apud Urbem Veterem idus
januarius pontificatus anno II”. Aunque resulte extraño que los docu- como el 3 de mayo, el día de Pascua, la Santa Cruz de Septiembre
mentos que se conservaban en el monasterio estuvieran totalmente y la festividad de Todos los Apóstoles, entre otras fechas, así como
fechados, pero no así la transcripción a partir del original, tendremos
todos los domingos comprendidos entre Semana Santa y Todos los
que dar por buena la datación de 13 de enero de 1090.
  La mayoría de los autores contemporáneos que se han referido a Santos. En estos casos, las indulgencias solían consistir en cuaren-
la existencia de esta bula han optado por aceptar la datación de 1088 ta días de inmunidad o la absolución de un tercio de los pecados.
como fecha de concesión del privilegio de celebrar el jubileo. Según la
lista oficial de papas de la Iglesia católica, el pontificado de Urbano II
empezó el 12 de marzo de 1088; por lo tanto, la fecha de enero del se- A juzgar por todos los beneficios que concedía la abadía y por los
gundo año de su pontificado correspondería al año 1090, como aporta datos que se pueden deducir de los documentos estudiados que
Pujades, y no al 1088, como han propuesto otros autores a partir de se refieren de manera concreta a la celebración de los jubileos du-
Villanueva. Además, en el 1090 el 3 de mayo fue viernes, lo que podría
rante el siglo xv, parece ser que la afluencia de devotos, confesos y
justificar el inicio de la celebración de los jubileos de la Santa Cruz de
Mayo ese mismo año. peregrinos a Sant Pere de Rodes debió de ser constante e incluso
llegar a convertirse en multitudinaria en los años santos, especial-
mente en los días cercanos a la fiesta de la Cruz de Mayo.
Indulgencias concedidas por Sant Pere de Rodes
Probable falsedad de la bula de Urbano II
Así pues, en virtud de la concesión de la bula de Urbano II, el
monasterio de Sant Pere de Rodes podía celebrar el año santo cada No cabe duda de que los monjes de Sant Pere de Rodes esgrimie-
vez que la fiesta del Descubrimiento de la Santa Cruz cayera en ron la bula de Urbano  II como verdadera hasta los últimos mo-
viernes. Los años que así sucedía, quien visitara el monasterio el 3 mentos de la existencia del monasterio. Aunque con frecuencia
de mayo o durante los ocho días posteriores conseguía indulgen- se cuestionó su autenticidad, a lo largo de la historia se logró que
cia plenaria, es decir, la remisión absoluta de todos sus pecados. El el contenido y el valor de ese privilegio fuera confirmado periódi-
mismo año, si se visitaba el monasterio durante cualquiera de las camente por papas, obispos y otros prelados, lo que garantizó su
fiestas dedicadas a san Pedro (la de febrero, la de junio o la agosto), vigencia durante toda la historia de la abadía.
la Pascua de Resurrección, la Asunción de la Virgen o las fiestas de
todos los apóstoles, incluidas sus octavas, se obtenían indulgen- Unos documentos, que hoy se encuentran en la sección de la no-
cias parciales de valor considerable, consistentes en perdones de taría del Archivo Diocesano de Girona, cuentan la extraordinaria
los pecados que, aunque no eran totales, podían llegar a alcanzar historia de los avatares que sufrió la bula original de Urbano II y
los cinco años de indulgencia, como en el caso de las peregrinacio- el modo en que se realizó una copia notarial de su contenido poco
nes hechas en Semana Santa. antes de que desapareciera definitivamente. Los dos documentos
que narran los hechos son transcripciones solicitadas, en 1698,   A los seis días de estos hechos, el obispo que había recibido la bula 61
por el procurador del monasterio de Sant Pere de Rodes, Narcís enfermó gravemente y, temiendo estar a punto de morir, llamó otra
Llobera, de dos escrituras fechadas a mediados del siglo xiv. Los vez al notario. En su presencia entregó el pergamino a Berenguer de
Rodegia, fraile predicador, a quien encomendó que viajara a Cataluña,
hechos referidos en estos dos textos transcurrieron en la isla de presentara la bula ante el obispo de Girona y después la devolviera al
Cerdeña –en aquel entonces bajo dominio de la Corona de Ara- monasterio de Sant Pere de Rodes.
gón–, concretamente en la sede episcopal de Sulci, en 1348 y 1350.
Pero el carácter novelesco que adquiere su narración y, sobre todo,
la escasa claridad y la incoherencia de los datos expuestos inducen
a dudar seriamente de la veracidad de los hechos relatados y, por
ende, de la autenticidad de la bula de Urbano II. Aun así, el hilo ar-
gumental que sigue la historia no deja de resultar sorprendente:

La historia de la bula robada


Todo empezó el sábado 3 de junio de 1348, antes de la puesta de sol,
cuando un hombre gravemente enfermo se hallaba ante el obispo de
Sulci, Dalmau de Serrafort. El moribundo había ido a buscar al prelado
para que lo oyera de confesión por un gran pecado que había cometi-
do: comprar una bula que había sido robada del monasterio de Sant
Pere de Rodes. El confeso, que en aquellos momentos tenía la bula en
su poder, la entregó al obispo, quien enseguida se dio cuenta de que el
aspecto del documento era idéntico al de los privilegios emitidos por
la curia romana: se trataba de una bula plomada, de la que pendía un
hilo de cáñamo, que contenía un texto de 26 líneas y, al dorso, el sello
de registro de la Santa Sede y el nombre “Urbanus Papa Secundus”.
El obispo hizo llamar de inmediato a Pere Cors, notario público por
autoridad del rey de Aragón para toda Cerdeña y sus dominios, y a dos
Miniatura del Decreto de Graciano. BCP.
testigos ­–un mercader y un cónsul de la ciudad de Sulci–, a fin de rea-
lizar una copia auténtica del contenido de la bula papal.
  Una vez realizada la transcripción, el notario devolvió la carta al Dos años después de la redacción de este documento por parte del
obispo, quien todavía estaba oyendo de confesión al moribundo. Este, notario Pere Cors, hallamos una nueva escritura, en la que el obis-
deseoso de descargar su conciencia, entregó diez florines de oro al
obispo sulcitano para que se pudiera devolver la bula al monasterio de po de Sulci –que en este nuevo documento se llama Ramon– se
Sant Pere de Rodes, de donde había sido sustraída. Momentos des- dirige al obispo de Girona, donde se mencionan más detalles y el
pués, al llegar a la hora completa, al crepúsculo, el hombre que había desenlace de la historia de la bula robada (ADG G-142). La escritu-
entregado la bula falleció.
ra, que data del 13 de septiembre de 1350, relata:
62 Que un hombre aquejado de una grave enfermedad acudió al obispo
sulcitano para que lo oyera de confesión. El moribundo le contó que
era originario de la ciudad de Girona, de oficio cuestor, y que en esa
ciudad compró una carta escrita en pergamino, plomada con hilo de
cáñamo pendiente, igual que las bulas procedentes de la curia romana.
La carta había sido robada por un monje del monasterio de Sant Pere
de Rodes y el enfermo había pagado por ella 40 florines de oro. Cuan-
do el moribundo entregó la carta al obispo, este hizo llamar al notario
Pere Cors para que efectuara una copia auténtica de la misma.
El obispo ordenó que la bula original fuera enviada a Cataluña para
restituirla al monasterio del que había sido sustraída. Sin embargo,
durante la travesía, el barco en el que viajaba el preciado privilegio nau-
fragó en aguas del golfo de León. Los tripulantes de la nave murieron y
la bula se perdió para siempre.
Pasado un tiempo, el obispo de “Sulci” se hallaba en la Santa Sede
cuan­do coincidió con el monje de Sant Pere de Rodes que había roba-
do la bula y que, arrepentido, había viajado hasta Roma en busca de la
absolución de su grave pecado. El obispo le comunicó que la bula se
había perdido definitivamente, pero, para que el monje pudiera devol-
ver el documento a Sant Pere de Rodes y así obtener la absolución, le
dio el manuscrito que había realizado el notario Pere Cors en 1348, en
el que se narraban los hechos acaecidos y se incluía la copia auténtica
de la bula de Urbano II.
Una vez relatados los hechos, el obispo de “Sulci” pidió a su homólogo
gerundense que si le presentaban la copia de la bula, la considerara
auténtica y verdadera.

De entrada, todo parece apuntar a que el argumento de la historia,


reminiscente de una verdadera novela medieval, tiene por objetivo
justificar la inexistencia de la bula original y, al mismo tiempo,
reivindicar la validez de la copia auténtica que se conservaba en el
monasterio desde el siglo xiv.

Por un lado, contiene detalles que llaman la atención por ser ve-
rosímiles y coherentes con el momento histórico en que se sitúa Ejemplo de bula pontificia con hilo de cáñamo y sello pendiente.
Papa Calixto II, 1122.
la acción. La historia comienza en la sede episcopal de Sulci, que
en aquel momento estaba en la ciudad sarda de Tratalias y, por lo 63
tanto, bajo dominio de la Corona de Aragón. Los hechos relata-
dos, donde aparece un hombre gravemente enfermo, procedente
de Girona, que acaba muriendo después de haberse confesado
con el obispo que, seis días después también contrae una grave
enfermedad, tienen lugar en junio de 1348, precisamente uno de
los peores momentos de la peste negra. En el segundo documen-
to, la coincidencia en la Santa Sede del obispo de “Solsita” y el
monje que había robado la bula podría explicarse porque en 1350
se celebraba jubileo en Roma, por lo que se concedían indulgen-
cias plenarias a todas las personas que acudieran a la ciudad en
busca de la absolución de sus pecados. También cabe destacar
el énfasis con que, en ambos documentos, se describe detallada-
mente la forma y el estilo de la bula original de Urbano II, a fin
de demostrar que se trataba de un privilegio emitido por la curia
romana.

Por otro lado, multitud de incoherencias hacen pensar que la his-


toria de la bula robada no ocurrió realmente. De entrada, resulta
evidente que no coincide el nombre del obispo Ramon del docu-
mento de 1350 con el de 1348, donde el prelado se llama Dalmau
de Serrafort, aunque debería tratarse del mismo obispo, ya que en
la epístola de 1350 habla en primera persona de hechos ocurridos
dos años antes. En todo caso, al estudiar el episcopologio de la dió-
cesis de Sulci, descubrimos que el obispo que dirigía la diócesis en
1348 se llamaba Mariano (1342-1349). En cuanto a Ramon, obispo
de Sulci, que redacta la epístola de 1350, en este caso si coincide
el nombre, ya que el sucesor del obispo Mariano fue Ramon Gilet
(1349-1350), aunque ello puede atribuirse a la casualidad ya que
Atlas Catalán del Siglo xiv (fragmento). MMB. Ramon era un nombre muy común en el siglo  xiv. Respecto a los
demás personajes de la historia, destaca que en ningún momento
64 aparezca el nombre del gironés moribundo, ni el del monje peca- de ser devuelta al monasterio, se hunde en el mar junto con todos
dor, y, en cuanto a los nombres del notario, del fraile mensajero y los tripulantes de la embarcación que la transportaba.
de otros personajes que aparecen en el relato, no se ha encontrado
ningún rastro. En todo caso y gracias a la colaboración de los histo- En cambio, las casualidades se vuelven favorables cuando se trata de
riadores Raimondo Turtras y Massimiliano Vidili, especializados la copia notarial. El hecho de que el hombre moribundo consiguiera
en los episcologios de la isla de Cerdeña, hemos podido compro- que lo confesara un obispo de tierras extrañas y de que hubiera un
bar que no existió nunca un obispo llamado Dalmau de Serrafort notario que diera fe de los hechos ya podemos considerarlo una coin-
en el obispado de Sulci. cidencia afortunada. Lo mismo se puede decir de lo sucedido dos
años después, cuando el obispo, de entre los miles de peregrinos
Además, hay otros detalles discordantes. Por ejemplo, en el docu- que asisten al jubileo de Roma de 1350, se encuentra precisamente
mento se afirma que el 3 de junio de 1348 fue sábado, cuando en con el monje arrepentido y tiene oportunidad de entregarle sin in-
realidad cayó en martes. O el hecho de que se haga referencia a termediarios la copia auténtica para que la restituya al monasterio.
la ciudad de Sulci como sede del obispado del mismo nombre, ya
que, si la población de Sulci fue la primera sede episcopal de este En definitiva, se trata de una narración excepcional, ideada con una
obispado, desde 1213 esta se había trasladado a la ciudad de Trata- gran imaginación y destreza para fundamentar la inexistencia de
lias, donde se encontraba en 1348. Llama también la atención el la bula original de Urbano II y justificar la autenticidad de la copia
estilo literario de la bula supuestamente concedida por Urbano II, notarial que conservaba el monasterio. Hay numerosos detalles
escrita en un latín entendedor más propio de un autor catalán del que apuntan a que, probablemente, la historia fue una invención
siglo xiv y no de un escribano de la curia romana del siglo xi. Fi- de la abadía de Rodes para poder justificar documentalmente la
nalmente, también resulta sospechoso el hecho que, en un texto celebración de los años santos y la concesión de múltiples indul-
básicamente entero, sea precisamente el espacio de la datación del gencias. Aun así, la realidad del fenómeno de la peregrinación a
documento el que aparezca parcialmente vacío. Sant Pere de Rodes desde antes del año 1000 nos impide descar-
tar la posibilidad de que existiera una tradición de celebraciones
No obstante, lo que más llama la atención de toda la historia narra- jubilares o semejantes basada en el otorgamiento de algún tipo
da son las casualidades desafortunadas que tienen lugar alrededor de privilegio papal, quién sabe si real o legendario, por parte de
de la bula original y que parecen querer aportar un aire de tragedia Urbano II o de algún otro pontífice.
casi sobrenatural. Primero, la bula es robada y vendida por un
monje del propio monasterio; después, el comprador contrae una Incluso podríamos dudar de que los documentos realmente se es-
grave enfermedad que lo lleva a morir en tierras extrañas, el obis- cribieran en el siglo xiv y, por tanto, aventurar que se trata de falsi-
po que recibe la bula de manos del moribundo enferma seriamen- ficaciones posteriores. No obstante, obliga a descartar estas dudas
te al cabo de unos días y, por último, cuando la bula está a punto el hecho de que las sospechas en cuanto a su autenticidad apare-
cieran muy pronto, como demuestran dos documentos de 1370 65
en los que fray Nicolás Aymerich, inquisidor del reino, tierras y
dominios del rey de Aragón, y el canónigo Miquel de Santjoan
acusaron a la abadía de haber falsificado una bula papal en virtud
de la cual podía conceder indulgencias.

El inquisidor Nicolás Aymerich y la bula de Urbano II

En 1370, el 3 de mayo cayó en viernes, por lo que se celebró año


de jubileo en el monasterio de Sant Pere de Rodes. Multitud de
peregrinos acudieron al monasterio durante los primeros días de
mayo para obtener las grandes indulgencias que otorgaba la aba-
día durante la celebración. Sin embargo, el 11 de mayo, el últi-
mo de los días en que se concedieron los mayores perdones a los
confesos y penitentes que habían peregrinado al santuario, fray
Nicolás Aymerich, inquisidor general del reino de Aragón, puso
en duda la autenticidad de la bula de Urbano II por la que el mo-
nasterio disfrutaba del privilegio de celebrar el jubileo y, de este
modo, cuestionó la validez de las indulgencias que el monasterio
había concedido a los peregrinos los días anteriores.

Nicolás Aymerich fue uno de los inquisidores más respetados y temi-


dos de la Europa medieval. Nació en Girona en 1320 y a los 14 años
entró en el convento de los dominicos de la ciudad. Allí inició sus es-
tudios de teología, que más tarde continuó en Toulouse y París, donde
se doctoró en 1352. Regresó al convento de Girona y en 1357 accedió al
cargo de inquisidor general del Reino de Aragón. Se hizo tristemente
famoso por su defensa de la tortura física como método de persecu-
ción de la herejía y la brujería. Ordenaba atravesar la lengua de los
herejes con un clavo, para evitar que blasfemasen, y se convirtió en el
primer inquisidor que logró esquivar la norma eclesiástica que impedía
torturar al mismo hereje dos veces, alegando que en cada ocasión los
Mural de los peregrinos. (Siglo xiv). MDLL. atormentaba por crímenes heréticos distintos.
66 En 1366 empezó a atacar las obras de Ramon Llull y a acosar a sus se-
guidores. En consecuencia, el rey Pere IV le prohibió predicar en la ciu-
dad de Barcelona, pero Aymerich no abandonó ni la ciudad ni el reino
y se posicionó a favor de los opositores al monarca, hasta que en 1376
partió en dirección a la corte papal de Aviñón. En esa población con-
cluyó su obra más famosa, el Manual de inquisidores. Durante el Cisma
de Occidente apoyó al antipapa Clemente VII. En 1381 regresó a Bar-
celona, donde sentenció la prohibición de todas las obras de Ramon
Llull. La decisión le valió el exilio definitivo de la Corona de Aragón.
  En 1386, a la muerte de Pere IV, su hijo Joan I de Aragón reconoció
la autoridad de Aymerich como inquisidor general. Durante dos años,
el rey favoreció la represión de los lulistas, hasta que en 1388 Aymerich
decidió investigar a toda la ciudad de Valencia por herejía. Entonces,
el monarca intervino: liberó a los cargos encarcelados de la ciudad y
pidió a la Iglesia que controlara al fraile y que se examinaran de nuevo
las obras de Llull. Tras estos hechos, Aymerich volvió a refugiarse en
Aviñón unos años, hasta que decidió regresar al convento de su ciudad
natal, donde murió el 4 de enero de 1399.

Esta reclamación de uno de los inquisidores más conocidos de su


tiempo, perseguidor de herejes y famoso por su proceso contra las
obras de Ramon Llull, se halla también en dos documentos origi-
nales del siglo  xiv conservados en el Archivo Diocesano de Girona
(ADG U-60). Ambos escritos se emitieron el 11 de mayo de 1370,
fecha en la que finalizaba la octava de la celebración de jubileo
plenísimo en el monasterio de Sant Pere de Rodes, puesto que el
3 de mayo había caído en viernes.

El primer documento es una ordenanza del canónigo Miquel de


Santjoan, licenciado en leyes, y Nicolás Aymerich, inquisidor con-
tra el error de la herejía por autoridad del rey de Aragón, dirigida
al sacristán de la abadía de Sant Pere de Rodes, cargo que en aque-
llos momentos ocupaba el monje Guillem Illa. En el escrito se
Santo Domingo presencia la quema de libros. s. xv. Museo del Prado.
dirigen al sacristán, tradicionalmente el encargado de custodiar la
biblioteca y el archivo documental de la casa –así como la perso-
na a quien debía devolverse la bula en la historia del robo –, para los confesos y penitentes que llegan a su iglesia, y que se dice que 67
informarle de que han tenido conocimiento de que existe una co- en esos documentos hay errores y abusos contra la fe católica.
pia de una bula del papa Urbano IV, realizada por Pere Corps,
notario público por autoridad del rey de Aragón para las islas de Para evitar peligros para las almas de los fieles, ordenan al obispo
Cerdeña y Córcega y sus dominios, en la que parece posible que se y a todos los clérigos de la diócesis, so pena de excomunión, que
detecten errores y abusos contra la fe católica. durante la celebración de los oficios de los dos o tres domingos
siguientes comuniquen a sus feligreses la posible falsedad de las
No cabe duda de que en esta misiva se alude directamente a la indulgencias concedidas y que denuncien a todos los que no quie-
copia auténtica de la bula que se efectuó en el relato de 1348. ran hacerles caso, sean laicos o clérigos.
Aun así, tanto el nombre del papa como el del notario aparecen
alterados en el texto del inquisidor: en vez de a Urbano II (1088- Estos documentos demuestran que, como mínimo durante la se-
1099) se menciona a Urbano IV (1261-1264) y en lugar de “Pere gunda mitad del siglo xiv, en el monasterio de Sant Pere de Ro-
Cors” aparece escrito “Pere Corps”. Puede que estos errores se des se concedían numerosas indulgencias a los penitentes que lo
cometieran deliberadamente, con la intención de descalificar la visitaban en los días del jubileo y también en otras festividades
seriedad del documento que en ese momento se quería poner en determinadas, como especificaba el traslado de la bula de Urba-
cuestión. no II. Por desgracia, de momento no hemos podido localizar más
información que nos indique cómo prosiguieron las investigacio-
Para poder investigar las sospechas de falsedad que planean sobre nes de Nicolás Aymerich y Miquel de Santjoan para demostrar que
esta copia notarial, las autoridades eclesiásticas ordenan al sacris- era ilegítimo que Sant Pere de Rodes celebrara los años santos y
tán, so pena de excomunión, que en el plazo de tres días presente concediera indulgencias a los peregrinos. No obstante, la historia
los documentos referentes a este asunto a los clérigos de Santa confirma que el monasterio supo defenderse de las dudas plantea-
Creu de Rodes para que hagan una copia de los mismos y se pueda das por el inquisidor general sobre sus jubileos y hacer valer los
determinar cuál es la verdad. privilegios que la bula de Urbano II otorgaba a la abadía. De algún
modo, se siguió legitimando la celebración de los jubileos, ya que
En el otro documento, redactado el mismo día, el inquisidor Ni- conocemos un amplio repertorio de documentación que demues-
colás Aymerich y el canónigo Miquel de Santjoan dirigen una ad- tra que, desde principios del siglo xv, se siguieron celebrando las
vertencia general al obispo de Girona, así como a los clérigos de la fiestas de la Cruz de Mayo en la abadía de Sant Pere de Rodes, con
seo, de Sant Feliu de Girona y de Castelló d’Empúries, entre otros, el apoyo explícito y entusiasta de los obispos de Girona y la cola-
que puedan ser informados. El aviso informa que ha llegado a su boración implícita de los pontífices, como demuestra la presencia
conocimiento la existencia de un traslado notarial que contiene en el monasterio del papa Benedicto XIII, el papa cismático defen-
una copia de una bula pontificia donde aparecen las indulgencias dido fervorosamente por el propio Nicolás Aymerich, durante la
que se conceden en el monasterio de Sant Pere de Rodes a todos celebración de las fiestas jubilares de 1409.
68 Durante el siglo xv hubo catorce ocasiones en las que el día de la
Cruz de Mayo cayó en viernes. Hasta el momento, hemos podido
2. CELEBRACIÓN DE JUBILEOS EN SANT localizar en el Archivo Diocesano de Girona documentación rela-
PERE DE RODES DURANTE EL SIGLO XV cionada con la celebración de cinco de los años santos que teóri-
camente se celebraron en el monasterio en este periodo. El propio
obispado generó dicha documentación con el fin de apoyar las
Parece ser que el siglo xv fue un momento de máximo fiestas en las que se concedían indulgencias en el monasterio de
Sant Pere de Rodes. Todos los documentos estudiados coinciden
esplendor en la celebración de los jubileos del monasterio de
en afirmar que acudían al jubileo de la abadía de Rodes numerosos
Sant Pere de Rodes. La mayor parte de la documentación
penitentes, confesos y peregrinos procedentes de distintas partes
localizada hasta el momento hace referencia a las del mundo. Casi todos los textos se escribieron pocas semanas an-
festividades de este siglo y, a través de ella, podemos entrever tes de la celebración de la indulgencia plenaria, siempre como una
la importancia y la repercusión que llegó a tener la fiesta de contribución del obispado de Girona para incitar a los fieles de la
la Cruz de Mayo en el propio monasterio, sus alrededores, diócesis a colaborar, en concepto de obra de caridad, en las tareas
el conjunto de la diócesis gerundense e, incluso, lugares más de arreglo de los caminos de acceso al monasterio, contribución a
lejanos. Los documentos demuestran que los abades y la cambio de la cual recibían cuarenta días de indulgencia.

comunidad de monjes de Rodes supieron borrar cualquier


1409
duda que hubiera podido surgir a raíz de las inquisiciones
de Nicolás Aymerich. El primer año del siglo xv en que el 3 de mayo cayó en viernes fue
1409. El 23 de abril, el obispo de Girona, Ramon Descatllar, hizo
un llamamiento público, dirigido a todos los fieles y a los peregri-
nos que se hallaran en la ciudad, para anunciar la proximidad de
la celebración del jubileo de la Cruz de Mayo en el monasterio
de Sant Pere de Rodes y los grandes perdones que allí se concede-
rían (ADG Q-2). El hecho de que el anuncio del obispo se dirigiera a
los peregrinos de la ciudad y de la diócesis indica que se refería a los
devotos que iban en peregrinación a uno de los principales lugares
santos del cristianismo: Roma, Jerusalén o Santiago de Compos-
tela. Imma Ollich, en su estudio sobre la población de Vic en el
siglo  xiii, detectó una clara diferenciación entre la gente que hacía
una peregrinación (un viaje de larga distancia) y quienes hacían la fiesta dedicada a la Santa Cruz. El documento enfatiza el hecho 69
una romería (un desplazamiento a un santuario local). Por otra de que los devotos llegan por varios caminos ásperos y difíciles, y
parte, existe constancia documental del paso por Girona, durante es precisamente el mal estado de los accesos a la abadía lo que im-
el siglo xv, de un elevado número de peregrinos que se dirigían al pulsa al obispo a pedir a los clérigos de la ciudad y de la diócesis de
Santo Sepulcro, a Roma y a Santiago de Compostela y que solicita- Girona que comuniquen a sus fieles que se concederán cuarenta
ron al obispado licencias para poder pedir limosna. días de perdón a todos aquellos que colaboren en el arreglo de los
caminos que conducen al santuario, con los medios a su alcance,
para facilitar el ascenso a los peregrinos, en especial a los ancianos
y los enfermos.

La repercusión de la festividad de 1409 superó los límites territo-


riales de la diócesis gerundense, puesto que, en un proceso judi-
cial celebrado el año siguiente en Barcelona, cuya transcripción
publicó Riera i Sans en 1973, la acusada Trialls, que procedía de
Mallorca, respondió a la pregunta referente al momento en que
llegó a Barcelona tomando como referencia cronológica el tiempo
de jubileo de Sant Pere de Rodes: “E dix que del perdó de Rodes
ensà, e hac un any en lo mes de maig prop passat” (‘Y dijo que,
desde el perdón de Rodes, había transcurrido un año el pasado
mes de mayo’).

En julio de ese año, el papa Benedicto XIII, más conocido como el


Papa Luna, visitó Sant Pere de Rodes durante un viaje de Perpiñán
a Barcelona. El pontífice debió de aprovechar la coincidencia de la
celebración del año santo de Rodes, pero su estancia en el monas-
Peregrinos. Llibre Vermell de Montserrat. BAM. terio sin duda también tuvo que ver con el hecho de que uno de
los monjes de Sant Pere de Rodes fuera Bernat Estruc, quien había
El documento de 1409 aclara que, desde tiempos muy antiguos, sido capitán del Palacio de los Papas de Aviñón y ese mismo año
gracias a los privilegios concedidos por varios pontífices, peregri- accedería al cargo de abad de Sant Pere de Rodes. Estruc pertene-
nan a este monasterio situado en lo alto de una montaña numero- cía a una familia noble de Castelló d’Empúries y fue un personaje
sos fieles procedentes de distintas partes del mundo, en honor a importante en su época. Hacía casi cuarenta años que era monje
70 1409 abril 23. Girona de la ciudad y de toda nuestra diócesis de Girona, que sea tal y como
lo he dicho, y os lo ordeno en virtud de santa obediencia, y bajo pena
Ramon por la gracia de Dios obispo de Girona, a los fieles de Cristo,
de excomunión, que todo lo que he dicho sea expuesto al pueblo, y que
tanto los que ya están en la Sede como los que vendrán y a los peregri-
se haga difusión de cómo se pueden conseguir piadosamente indul-
nos en la ciudad y en nuestra diócesis de Girona. Salud en el Señor:
gencias de Dios, y que eso tenga validez durante quince días del mes
Siempre es bueno que se hagan obras y así como imitamos libremen- de mayo.
te las obras de caridad y piedad o así como ejercemos reparaciones,
Hecho en Girona, el 23 de abril del año del nacimiento del Señor de
creemos que es el momento de ayudar todos los que llenan la Santa
1409.
Fuente y visitan el monasterio y la iglesia de Sant Pere de Rodes, de la
Orden de San Benito, en nuestra diócesis. Que ha recibido extensas ADG- Q-2 (1387-1434)
indulgencias de algunos pontífices, por precepto, todos los años en los
que la fiesta del hallazgo de la Santa Cruz caiga en viernes. Entonces se
celebra Plenaria, que el pueblo llama Indulgencia, por las penas y las
culpas que todos puedan confesar.
Por tanto, al monasterio de Sant Pere de Rodes de la Orden de San
Benito y de nuestra mencionada diócesis, lugar muy antiguo situado
en una montaña muy alta, numerosos son los devotos que peregrinan
hacia este lugar y a su iglesia. Mucha gente o una multitud de fieles pe-
regrinos venida de diversas partes del mundo, de probadas almas de-
votas, convergen en su iglesia con motivo de la celebración de la fiesta
de la invención de la Santa Cruz. Pero los caminos de este lugar están
mal conservados, son terribles, peligrosos y de acceso difícil, abruptos
y desagradables, sobretodo para los pies de los ancianos.
La llegada a este monasterio, construido en la cima de la montaña, y
de terrible y difícil ascenso y abrupto e infecto, sobre todo para los pies
de los viejos caminantes, con el sacrificio de los piadosos, el camino
de la montaña se puede hacer más fácil para los ancianos y más leve
para los enfermos. Con el fin de que estas personas y los mencionados
peregrinos, todos penitentes y confesos, puedan subir más fácilmente
a la montaña por estos caminos, se puede trabajar en propia persona
o mediante la familia, animales o siervos, haciendo y ayudando en las
obras, tanto con las propias manos como dando limosnas, ayudando
de esta manera a la misericordia de Nuestro Señor Jesucristo y de los
santos apóstoles Pedro y Pablo.
Por su autoridad y méritos, se concederán 40 días de indulgencia a
cada uno de estos penitentes, por la luz y la claridad de la gracia mise-
ricordiosa del Espíritu Santo. Así os lo encomiendo a vosotros, clérigos
Detalle del frontal de Sant Jaume de Frontanyà. Siglo xiii-xiv. MDS.
de Sant Pere de Rodes y dentro del monasterio había ocupado los d’Empúries y del conjunto de la diócesis que pidan a todos y cada 71
cargos de hospitalero, enfermero, obrero y pavorde de Fortià. Ade- uno de los fieles que, como obra de caridad, ayuden en la medida
más, había sido abad de Santa Maria de Roses y de Sant Esteve de sus posibilidades a reconstruir los puentes. Tanto si colaboran
de Banyoles, así como canciller del conde de Empúries y oficial trabajando con sus propias manos como si lo hacen cediendo sier-
episcopal en la villa de Castelló. Su implicación en el Cisma de Oc- vos o animales para las obras, aportando materiales –como pie-
cidente a favor de los papas de Aviñón influyó, con toda seguridad, dras, madera, hierros u otros utensilios– o concediendo limosnas,
en la presencia de Benedicto XIII en el jubileo del monasterio, los clérigos de la diócesis, a cambio, les otorgarán cuarenta días de
presencia que sin duda contribuyó a aportar popularidad y, sobre indulgencia.
todo, oficialidad a la celebración de los años santos.
En el otro texto, el obispo se dirige a todos los clérigos de la ciudad
1420 y de la diócesis gerundense con motivo del mal estado en que se
hallan varios tramos del camino que sube al monasterio de Sant
La siguiente celebración de que tenemos noticia se produjo en Pere de Rodes a consecuencia de las fuertes lluvias y aguaceros
1420. En este caso, el obispado de Girona emitió dos documentos
el 10 de abril, poco antes de la celebración de la Cruz de Mayo
(ADG  Q-3). Se trata de anuncios motivados por las recientes llu-
vias e inundaciones que habían afectado a la comarca y deteriora-
do los accesos y caminos que conducían a los fieles y peregrinos
hasta el monasterio. Ese año era abad Berenguer d’Agramunt.

En el primer escrito, Andreu Bertran, obispo de Girona, se dirige


a los clérigos de Santa Maria de Castelló d’Empúries y de toda
su diócesis, a petición de los cónsules de la villa. Expone que las
recientes inundaciones sufridas por la población han provocado
que una crecida arrasara dos de los puentes del río Muga y que
serán necesarias importantes obras y gastos para reconstruirlos.
El hecho de que falte poco para que una multitud de fieles pase
por la población con motivo de la celebración de los perdones del
monasterio de Sant Pere de Rodes hace que su reparación sea aún
más urgente. Por este motivo, a petición de los cónsules de la vi-
lla condal, el obispo de Girona ordena a los clérigos de Castelló Iglesia de Santa Maria. Castelló d’Empúries.
72 recientes. La gravedad de la situación del camino hace que resulte 1443
peligroso; además, falta poco tiempo para que una multitud de
fieles llegue al lugar para conseguir las indulgencias que se otor- En 1443 aparece la siguiente referencia al año santo de Sant Pere
garán en el monasterio durante la fiesta de la Cruz de Mayo. Por de Rodes. En este caso también se trata de un documento emitido
este motivo, el obispo pide a todos sus clérigos que informen a por el obispado de Girona, pero, a diferencia de los demás, no
los feligreses de que se concederán cuarenta días de indulgencia responde directamente a la necesidad de reparación del camino de
a todo aquel que ayude manualmente u ofreciendo limosnas a la acceso, sino que aborda un conflicto originado entre los clérigos
reparación de dicho camino. del pueblo de Santa Creu de Rodes y el bodeguero del monaste-
rio, con motivo de la multitud de peregrinos que se esperaba que
llegase a la montaña de Sant Pere de Rodes durante las fiestas del
jubileo de mayo (ADG U-143).

Una semana antes del inicio del periodo de la indulgencia ple-


naria, el 26 de abril de 1443, el obispo de Girona, Bernat de Pau,
mandó escribir una respuesta a las quejas que había recibido del
monje bodeguero del monasterio, Bernat Vilalba. La protesta de
fray Vilalba se debía a la costumbre que tenían los clérigos y pres-

Camino al monasterio desde Santa Creu de Rodes. Santa Creu de Rodes, la iglesia y las ruinas del pueblo.
bíteros de la iglesia de Santa Creu de Rodes de colocar puestos en Os saludo y prometo mediante la presente carta que si no puedo estar 73
los alrededores del monasterio, así como en el pueblo de Santa en el monasterio en dicho momento, que podréis escoger cuatro mon-
Creu, cada vez que era tiempo de indulgencias, para vender vino, jes suficientes e idóneos, de vida sencilla y discretos, que por nosotros
puedan realizar provechosamente el oficio de confesores. También exi-
fruta y otros alimentos y víveres a los peregrinos que se dirigían gimos que por todo lo que se ha dicho, los presbíteros tengan estas
al monasterio. El monje que ocupaba el cargo de bodeguero era el calidades y también escuchen las confesiones iguales y administren la
eucaristía.
responsable de la administración de la despensa del monasterio;
recibía las provisiones, las custodiaba y administraba y, según cabe Y en tanto que los mencionados monjes confesores sean elegidos, de-
berán tener correcta presencia porque, según lo que consideren, tam-
suponer por este documento, también podía gestionar su venta. bién les concedemos la posibilidad de imponer el beneficio de la abso-
Finalmente, el obispo dio la razón al bodeguero y prohibió a los lución. Salvo si se presenta pecado carnal en madre, hermana, hija o
hermanas; maltrato de hijos que sean de otra persona, así como los de
clérigos seguir con su negocio. Además, concedió al monasterio la
homicidio, tanto voluntario o a causa de enfrentamiento provocado.
facultad de escoger a cuatro religiosos idóneos para que, mientras
ADG U-143
duraran las fiestas, pudieran oír de confesión, dar la eucaristía y
absolver a los devotos y confesos, excepto en caso de pecados
En esa época, el pueblo de Santa Creu de Rodes debía de contar
y crímenes graves, como el incesto o el homicidio.
con tres sacerdotes, ya que sabemos que ese es el número de curas
que había en 1445 y también en 1455. Estos eclesiásticos tenían su
Para comprender la situación en que se encontraba la montaña
jurisdicción en el ámbito parroquial, que era muy amplio, pues-
de Rodes en relación con los dos poderes eclesiásticos que en ella
to que, además de la población de la montaña, comprendía gran
cohabitaban, es necesario abordar las relaciones que existían entre
parte del actual término municipal de El Port de la Selva y de La
la parroquia de Santa Creu y la abadía de Sant Pere de Rodes.
Selva de Mar, incluidas las iglesias de La Selva de Mar y de Sant
Bernat, obispo de Girona, al venerable Bernat Vilalba, bodeguero del Baldiri de Taballera, donde también había varios clérigos. Estos
monasterio de Sant Pere de Rodes, de la Orden de San Benito. Salud dependían directamente de la diócesis gerundense. No obstante,
en el Señor:
además de las competencias de la iglesia, la población de Santa
Ya que hemos recibido noticia de que algunos de nuestros presbíteros
y clérigos durante el tiempo de indulgencias instalan puestos de me- Creu se encontraba bajo el dominio directo del monasterio y, con-
sas y tiendas alrededor del monasterio, sobre todo de la parroquia de cretamente, bajo la jurisdicción del cargo de monje bodeguero.
Santa Creu; y que también proveen de vino y de otras vituallas y víveres En cuanto al monasterio de Sant Pere de Rodes, en ese momento
queridos por los caminantes, como frutas y porciones de comidas ela-
boradas, así como de otros alimentos, en algunas casas o cabañas. Por estaba ocupado por una veintena de monjes. Las competencias
este motivo, con esta carta os encomendamos por nuestra autoridad relativas a los jubileos se podían considerar exclusivas del monas-
que los mencionados presbíteros o clérigos sean espoleados por sus
terio, pese a que la afluencia masiva de peregrinos debía de re-
culpas. Y a ti, Bernat, que si tienes la plena jurisdicción, hagas preparar
indulgencias que deseáis vender a los feligreses del monasterio en el percutir forzosamente sobre la población vecina de Santa Creu y
tiempo de indulgencias […]. los sacerdotes de su iglesia. La gran mayoría de los monjes de esa
74 época habían profesado los votos de obediencia, pobreza y casti-
dad, pero no habían recibido la ordenación sacerdotal. Por lo tan-
to, la condición de monje en principio no abarcaba la habilidad
para oficiar misa u oír de confesión, funciones que eran propias
de los clérigos ordenados, como los que en ese momento había en
el pueblo de Santa Creu de Rodes. Así, podemos interpretar la con-
cesión del obispo al monasterio, que permite de manera tempo-
ral que cuatro de sus monjes oigan de confesión a los penitentes,
como una compensación que recibe el monasterio por los perjui-
cios que le han causado los clérigos del pueblo de Santa Creu.

1448

El siguiente jubileo tuvo lugar seis años más tarde, en 1448. El


documento que nos da noticia de la proximidad de su celebración
también fue escrito por orden del obispo de Girona, Bernat de La Creu Blanca. Pau.
Pau, muy cerca del monasterio, en el castillo de la villa de Pau,
el 4 de abril (ADG Q-4). Las circunstancias históricas que en ese concederá indulgencia plenaria a la gran cantidad de fieles de Cris-
momento afectaban a la abadía del monasterio pueden contribuir to, procedentes de varias partes del mundo, que lo visitarán. Para
a explicar la colaboración del obispo, así como que este se encon- mejorar estos accesos, el obispo pide a todos los feligreses de su
trara en la villa de Pau, muy próxima al monasterio. Sabemos que diócesis que colaboren, como obra de caridad, en la reparación de
en abril de 1448 el cargo de abad de Sant Pere de Rodes estaba los caminos que conducen al monasterio. Como en los documen-
vacante y el obispo de Girona actuaba temporalmente como admi- tos de 1409 y 1420, se especifica que se podrá ayudar de varias ma-
nistrador por autoridad papal. Una semana después de la redac- neras: en propia persona o mediante siervos o animales propios o
ción del documento relacionado con el jubileo, el obispo nombró alquilados; trabajando en piedra, madera, cemento o cal; quitando
a su escudero Conrat Vidraman, natural de Augsburgo, baile del arena o aportando utensilios de hierro o de madera. También se
monasterio (ADG D-193). establece la duración de las obras de arreglo: desde unos días an-
tes de las jornadas de fiesta hasta el 10 de mayo, cuando muchos
Nuevamente, la finalidad del documento es conseguir mano de de los peregrinos volverán a casa. Asimismo se informa, como en
obra para arreglar los caminos de ascenso al santuario ante la los anteriores documentos, que todo aquel que colabore recibirá
proximidad de la llegada del periodo en que Sant Pere de Rodes cuarenta días de indulgencia.
1469 en la que ya no quedaba ningún habitante en 1497. Un testimo- 75
nio documental recogido por Jeroni Pujades del propio archivo del
El último de los documentos del siglo xv fue escrito en 1469 en la monasterio relata que, en esos años, tanto el monasterio como las
villa de Ullà, por orden del obispo de Girona, Joan Margarit, tío del fortalezas, las villas y los campos que poseía sufrieron numerosos
abad Bernat Margarit de Sant Pere de Rodes (ADG G-142). En este daños. No sería descabellado suponer que en este clima de inse-
caso, el prelado se dirige a los clérigos de Santa Maria de Castelló guridad habría sido imposible celebrar las fiestas jubilares que ha-
d’Empúries y, como en la mayor parte de los anteriores documen- brían correspondido a 1476, 1482, 1493 y 1499.
tos episcopales, se trata una vez más de una fórmula utilizada por
el obispado para instar a los feligreses de la diócesis a colaborar La posible ruptura de la periodicidad de las celebraciones de las
en la reparación de los caminos de ascenso al monasterio a cam- indulgencias de la Cruz de Mayo a causa de esta guerra, en el úl-
bio de la concesión de cuarenta días de indulgencia. La finalidad timo cuarto del siglo xv, pudo ser lo que, en 1504, instó al abad
de estas reparaciones es la misma de siempre: facilitar el acceso Joan de Castro a solicitar al papa Julio II una nueva confirmación
a la multitud de penitentes que llegan desde distintas partes del de la bula de Urbano II (ADG G-142). Joan de Castro había na-
mundo. Sin embargo, lo peculiar de este documento es que está cido en Valencia y accedió a las dignidades de cardenal de Santa
fechado el 12 de agosto de 1469 y, a diferencia de los anteriores, Prisca, obispo de Agrigento y castellano del castillo pontificio de
no se redactó un año de jubileo, puesto que el siguiente año santo Sant’Angelo; en 1494 fue nombrado abad de Sant Pere de Rodes.
no se iniciaría hasta el 3 de mayo de 1471. Se refiere, por lo tanto, a Su posición próxima al pontífice sin duda facilitó que consiguiera
un año cualquiera, en el que, aunque no se concedía indulgencia que el papa ratificara la bula de concesión del jubileo a la abadía
plenaria, como se menciona en la bula de Urbano II, también se de Sant Pere de Rodes. La confirmación de Julio II se hizo en San
otorgaban indulgencias importantes en varias festividades, entre Pedro de Roma, el 6 de febrero de 1504, año en que el 3 de mayo
las que el documento destaca el 3 de mayo y su octava, así como el caería en viernes y, por lo tanto, año santo en Sant Pere de Rodes.
día de la Cruz de Septiembre.
A todas estas noticias hay que añadir el hallazgo arqueológico, en
No tenemos constancia escrita de la celebración de los otros cuatro 1989, de un tesoro de 658 monedas de oro y plata, fechadas entre
jubileos del siglo, aunque sabemos que el último cuarto del siglo el siglo xiv y principios del xvi, de procedencia muy variada: la Co-
xv estuvo marcado por una situación de inestabilidad y depredacio- rona de Aragón, el Reino de Castilla, el Reino de Portugal, el Reino
nes por parte de las tropas francesas, que afectaron de lleno a los de Francia, varios estados italianos, el arzobispado de Salzburgo,
territorios del monasterio en el cabo de Creus. Estos hechos, que el Reino de Bohemia, el Reino de Hungría y la isla de Rodas. Los
se produjeron durante la guerra entre Francia y Aragón, fueron estudios realizados a raíz del hallazgo han deducido que debe
lo bastante graves como para poder constituir la causa del aban- de tratarse de un tesoro que alguien habría escondido, en algún
dono de la población vecina al monasterio, Santa Creu de Rodes, momento de la década de 1520, en la planta baja del edificio del
76 Palacio del Abad. Y, aunque existen varias teorías sobre su proce-
dencia y configuración, podemos aventurarnos a pensar que se
trata de una prueba más de la presencia de peregrinos de territo-
rios lejanos en Sant Pere de Rodes durante la Baja Edad Media.

Como conclusión al estudio de estos documentos, podemos esta-


blecer, en primer lugar, que la celebración de los años santos en
Sant Pere de Rodes y el prestigio de la abadía como centro de pere-
grinación durante el siglo xv fue una realidad que repercutió con-
siderablemente en el territorio de la diócesis de Girona. El hecho

Tesoro numismático de Sant Pere de Rodes. MNAC. Recipiente de cerámica donde se encontró depositado el tesoro de monedas. MNAC.
de que los obispos de la mayoría de los documentos estudiados interés por reparar los puentes de la villa de Castelló d’Empúries. 77
movilizaran a la totalidad del clero de su territorio con la finalidad Las obras de arreglo de los caminos y puentes se promueven me-
de buscar colaboraciones para arreglar los caminos que conducían diante la propuesta del obispado de incentivar a la población a par-
al monasterio indica que el número de personas que acudían a ticipar manual o económicamente en las tareas de reconstrucción
la celebración tenía que ser sumamente elevado y que su origen y mejora, considerando como caritatis opera toda colaboración des-
debía trascender los territorios episcopales gerundenses. Como se tinada a facilitar el acceso hacia el monasterio, a cambio de otor-
especifica en algunos de los manuscritos, los peregrinos y peni- gar cuarenta días de indulgencia a los participantes. En todos los
tentes que asistían al jubileo procedían de diversis mundi partibus. documentos se especifican las distintas maneras en que se puede
ayudar y colaborar en las obras de reparación.
Destaca también la buena predisposición de los obispos de Girona
para establecer colaboraciones durante la celebración de los años Por último, en lo referente a los detalles sobre la celebración que
santos de Sant Pere de Rodes, aunque el monasterio dependía se entrevén en los manuscritos presentados, es importante obser-
desde el siglo x directamente de la Sede Romana y nunca estuvo var que estos son plenamente compatibles con las fechas y los
bajo jurisdicción episcopal. En todos los documentos se detecta perdones que aparecen especificados en la copia del siglo xiv de la
un interés por parte de los diferentes obispos que los emiten para bula originaria que, supuestamente, el papa Urbano II concedió a
propiciar la afluencia de peregrinos a la abadía de Sant Pere de finales del siglo xi a la abadía. Por lo tanto, podemos estar seguros
Rodes. En este aspecto, también hay que tener en cuenta la buena de que la copia de esta bula fue el guión principal por el que se
situación que ocupaban los abades del monasterio dentro de la rigieron las celebraciones y los otorgamientos de indulgencias en
política y la alta jerarquía eclesiástica de la época. Sant Pere de Rodes.

Asimismo, ha quedado demostrado que una de las principales Con este estudio pretendemos haber demostrado la existencia de
preocupaciones de los monjes de la abadía fue facilitar el acceso la celebración, que en ocasiones, por falta de datos, se ha aproxi-
a los peregrinos. Los caminos, a juzgar por el porcentaje de do- mado a los límites de la leyenda; la importante repercusión e im-
cumentos destinados a mejorar su estado, se convirtieron en una plicación que obtenía en todo el obispado, y, por último, que acu-
obsesión, puesto que, sin duda, la máxima prioridad era que los día una gran multitud de personas, entre las que podemos afirmar
penitentes llegaran hasta el santuario de Rodes. La mayoría de los que había peregrinos que procedían de Santiago de Compostela,
documentos se redactaron para colaborar en la mejora de los ac- Roma o Jerusalén, o bien se dirigían a esos destinos. Una de las
cesos que permitirían la llegada de la multitud de peregrinos que principales conclusiones que se extrae de los documentos estudia-
se esperaba para el jubileo, y del mismo modo: en cuatro casos dos es que el jubileo de Sant Pere de Rodes era, sin lugar a dudas,
–los de 1409, uno de 1420, el de 1448 y el de 1469– se trata de los un acontecimiento excepcional, prestigioso y prestigiado en todo
caminos de subida a la montaña; el otro, de 1420, corresponde al momento por la más alta jerarquía eclesiástica de la época.
78 blación mallorquina de Santa Margalida en 1390, fue arzobispo
Abades de Sant Pere de Rodes en el siglo XV
Los abades que encabezaron la comunidad de Sant Pere de Ro- de Mesina (Sicilia), así como cardenal y obispo de Lleida, y pre-
des compatibilizaron el gobierno de la abadía con otros cargos ceptor del rey Alfonso IV en Nápoles. Murió en Roma en 1459.
importantes de la política y la alta jerarquía eclesiástica de la
época, sobre todo a partir de mediados de siglo. Antoni Alemany (1459-1460) fue escogido abad el 14 de octubre
de 1459; también era prior de Sant Cugat del Vallès. En 1461 re-
Bertran Delantar (1374-1409), posiblemente de origen occitano, signó el cargo de abad de Sant Pere de Rodes para ocupar el de
ejerció el cargo de abad de Sant Pere de Rodes como un autén- Sant Cugat del Vallès.
tico señor feudal. En ocasiones fue convocado por el obispo de
Girona, junto con otros prelados, para tratar temas de interés Bernat Margarit (1461-1486), sobrino del obispo Joan Margarit,
de la diócesis. nació en Girona en el seno de una distinguida familia del barrio
del Mercadal. Accedió a la dignidad de obispo de Catania y como
tal acompañó a la reina Juana cuando esta abandonó Barcelona
Bernat Estruc (1409-1416) pertenecía a una familia noble de Cas-
para dirigirse a Nápoles. Fue recompensado por el rey por su
telló d’Empúries. Fue canciller del conde Joan de Empúries, así
actuación durante la Guerra Civil Catalana y por su apoyo al mo-
como juez y comisario apostólico. Colaboró activamente en el
narca Joan II durante la invasión del Empordà por parte de las
Cisma de Occidente a favor del papa Benedicto XIII. Abandonó
tropas francesas de Anjou.
la abadía de Sant Pere de Rodes para ocupar la de Sant Cugat del
Vallès (1416-1419).
Joan de Castro i de Pinós de So i Roig (1494-1496) nació en Va-
lencia en 1431. Fue cardenal de Santa Prisca, obispo de Agrigen-
Esteve d’Agramunt (1416-1432) fue abad del monasterio de Amer
to, castellano del castillo de Sant’Angelo y prior de Santa Maria
antes de ocupar la abadía de Sant Pere de Rodes.
de Besalú. Murió en Roma en 1506.
Berenguer d’Espasens (1436-1446) abandonó el cargo de abad
de Sant Pere de Besalú para ocupar el de Sant Pere de Rodes.
Procedía de una familia noble importante.

Joan (1447) fue cardenal de San Pedro de Roma. Es el primer


abad comendatario de Sant Pere de Rodes. A partir de ese mo-
mento, el cargo abacial pudo ser compatible con otras dignida-
des eclesiásticas, por lo que los abades podían percibir las ren-
tas derivadas de la encomienda de la abadía sin estar obligados
a residir allí.

Antoni de Cerdà i de Lloscos (1449-1458) ocupó la abadía tras la


breve regencia del obispo Bernat de Pau (1448). Nació en la po- Escudo abacial de Sant Pere de Rodes.
La grave crisis que sufrió el monasterio a lo largo del siglo xvi 79
se prolongó hasta bien entrado el siglo siguiente. En esta época
3. ÚLTIMAS CELEBRACIONES de decadencia se dejó de celebrar, temporalmente, la festividad
DEL AÑO SANTO jubilar, puesto que incluso los monjes se vieron obligados a aban-
donar el cenobio de manera provisional y trasladarse a la villa de
A partir del primer cuarto del siglo xvi, la influencia de la Llançà en 1556. La supresión de la celebración de los años santos
perduró hasta el siglo xvii. El cronista Jeroni Pujades, que conocía
reforma protestante atacó con dureza las costumbres de
en profundidad lo que sucedía en el monasterio y sentía un vivo
la Iglesia católica en torno al culto a las reliquias, el culto interés por ello, no mencionó en su Dietari la celebración del ju-
a las imágenes y la concesión de indulgencias. Esta nueva bileo de Sant Pere de Rodes en las fechas correspondientes a los
situación causó un pronunciado descenso del fenómeno viernes 3 de mayo de 1602 y 1624. En cambio, lo hizo en el texto
de la peregrinación en todo el occidente cristiano, lo que del día de la Cruz de Mayo de 1630, fecha que podemos considerar
desembocó en una profunda crisis de los santuarios de la de la recuperación de las celebraciones:
peregrinación. Sant Pere de Rodes no se quedó al margen “Mayo 1630

de este descenso; además, también se vio afectado por la Viernes 3. Día de la Santa Cruz. Son los perdones de San Pedro de
Roda, que suelen celebrarse siempre que esta fiesta cae en viernes
crisis general y la inestabilidad que afectaron a Cataluña en el mes de mayo, por bula del papa Urbano II, anno secundo sui
durante esta época, hasta el punto de que los monjes pontificatus, et anno Domini MLXVII. La he leído muchas veces.”
abandonaron el monasterio durante algunos años. Jeroni Pujades fue testigo directo de la vida del monasterio be-
nedictino, lo que se debió a la estrecha vinculación del jurista de
Castelló d’Empúries con el cenobio de Rodes desde su infancia.
Según relata en sus apuntes manuscritos, el abad Tomàs de Llupià
fue padrino de su hermano pequeño, Tomaset. Años después, el
cronista se instaló en Castelló d’Empúries, desde donde a menudo
ascendía al monasterio, atraído por su archivo documental y por
el hecho de que su hijo Dalmau Pujades era monje de Sant Pere
de Rodes desde 1623 y ejercía el cargo de pavorde de Llançà. En el
séptimo volumen de Crónica universal del Principado de Cataluña,
escrito poco después de la celebración del jubileo de 1630, Pujades
nos ofrece una exhaustiva descripción del ritual de celebración de
la festividad, de la presencia de numerosos peregrinos y del tipo
de indulgencias que se concedían.
80 Jubileo de 1630   Pujades, Jeroni. Crónica universal del Principado de Cataluña, escrita a
principios del siglo xvii por Pujades, doctor en derecho, natural de Bar-
“Ofrecido tengo á mis lectores en el capítulo doce de este libro, darles no- celona, y catedrático de su universidad literaria. Tercera Parte, que el
ticias del jubileo é indulgencias que al instar de la iglesia de San Pedro de autor dejó inédita y se publica con Real licencia. Tomo VII. Barcelona:
Roma, tiene la de San Pedro de Roda, y gozan los que suben á visitarla Imprenta de José Torner, 1831, 45-47.
todos los años que la fiesta de Santa Cruz de mayo cae en viernes; abrién-
dose el dia antes á la hora de vísperas aquella puerta ferrea que dige está
de continuo y siempre cerrada á cal y canto y tiene su verja de hierro muy
labrada, la cual mira hácia el cementerio. Ábrese pues como digo, la vigilia
de la fiesta de la Cruz, antes de comenzar las primeras vísperas, en esta
forma: revestido el Abad de pontifical y acompañado de sus monges llega
á ella, y con un martillo dá unos pequeños golpes á la pared de cal y canto
que tiene cerrada la puerta, y prosiguen los albañiles hasta deshacerla toda:
abriendo despues la puerta de hierro que está cerrada con su cerrojo, entra
el Convento procesionalmente por ella, siguiendo el pueblo que se halla
presente, y se van á entrar en la galiléa que ya describí en el capítulo citado,
y desde aquel punto y hora comienza el jubileo por toda la octava inclusive
que ganan los que confesados y comulgados, contritos y arrepentidos de sus
culpas y pecados, entraren por dicha puerta á la iglesia rogando por el Pon-
tífice, aumento de la fé, y por el estado de la Santa Iglesia católica romana,
con jubileo plenísimo, como si en el año Santo personalmente visitaren las
santas estaciones de la ciudad de Roma.
  Por esta causa concurren allí en aquellos ocho dias muchos peregrinos de
diferentes partes y reinos; [...] y esto, en virtud de una bula apostólica otor-
gada por el papa Urbano segundo dada in Urbe Veteri, que es Civitavechia,
en los idus de enero, año segundo de su pontificado, que viene á ser el de
1090 de Cristo por haber entrado en marzo del año 1088 conforme Illescas
y otros. La copia auténtica de esta bula la he tenido en mis manos y leído
hartas veces, y está guardada en la arca grande que dige sirve de archivo
cabe á la sacristía. Es tan copiosa, que da facultad á cualquier confesor de
los aprobados por el Ordinario, para que por toda aquella octava, estando
en aquel lugar, pueda absolver á los penitentes, de cualquier escesos, culpas
y delitos por enormes y graves que sean, así reservados como no á la Santa
Sede Apostólica, con tal que no sean descomulgados por sentencia del ca-
non si quis suadente diábolo, que se entiende de los que sacrílegamente
hubieren puesto manos violentas en personas eclesiásticas ó dedicadas al
culto divino.”
A lo largo del siglo xvii  se siguieron celebrando jubileos en Sant 81
Pere de Rodes, seguramente siguiendo el mismo ritual de aper-
tura de la Puerta Santa, semejante al que tenía lugar en la ciudad
de Roma desde 1500. Así, el ritual que pudo observar y describir
Pujades, que posiblemente tenía poco que ver con el que se había
estado celebrando a lo largo de la Edad Media, fue una manera de
contrarrestar la crisis que había vivido la peregrinación a Sant Pere
de Rodes durante casi todo el siglo xvi y darle un nuevo impulso
en la centuria siguiente mediante la imitación de la ceremonia
más prestigiosa de la época: la de los jubileos romanos.

La Puerta Santa de Sant Pere de Rodes habría sido la de la fachada


principal de la iglesia; es posible que este sea el motivo por el que
se construyó en esta época una gran arcada que configura un pe-
queño porche ante la entrada de la sala denominada galilea. Así,
durante los años en que el acceso principal a la iglesia permanecía
cerrado, la entrada al templo desde el exterior del monasterio de-
bía hacerse forzosamente a través del claustro de la abadía.

En 1697 se celebró el último jubileo del monasterio de Sant Pere


de Rodes. Conocíamos este hecho por autores como Andrés de
Simón Pontero, que en 1752 visitó en persona Sant Pere de Rodes
y dejó escritas varias referencias históricas y documentales sobre
el monasterio, así como Jaime Villanueva, a quien debieron de co-
municárselo los propios monjes a principios del siglo xix, cuando
ya habían abandonado el emplazamiento de la montaña de Verde- Galería y fuente del claustro superior
ra y residían en Vila-Sacra. De momento ignoramos por qué no se En el extremo oeste de la galería sur del claustro superior de Sant Pere
de Rodes se puede ver una fuente decorada en forma de concha. La
volvieron a celebrar estas festividades, puesto que parece bastante
fuente es un elemento imprescindible de los destinos de peregrinación
claro que, a los pocos meses del último jubileo, la comunidad del y suele situarse antes de la entrada a las iglesias, puesto que permitía
monasterio de Sant Pere de Rodes efectuó gestiones para reforzar la a los peregrinos lavarse física y espiritualmente, tras el largo y penoso
camino, antes de entrar a visitar el santuario.
legitimidad de la celebración de los años santos en el monumento.
82 Como ya hemos visto, en 1698 el procurador del monasterio de
Sant Pere de Rodes, Narcís Llobera, solicitó a la notaría de la cu-
ria episcopal de Girona varios traslados de documentos antiguos
referentes a las celebraciones de los jubileos medievales, entre los
cuales también se hallaban los documentos con la transcripción
literal de la bula de Urbano II y la confirmación del papa Julio II.

El interés por obtener documentos que acreditaran y reforzaran


la oficialidad de los jubileos en 1698 se puede relacionar, por un
lado, con la mala época que vivía el cenobio de la montaña de Ro-
des, donde es perfectamente posible que se hubiesen extraviado
los documentos que oficializaban los años santos. El monasterio
sufrió saqueos a manos de las tropas francesas a finales del siglo
xvii; los más importantes tuvieron lugar en 1675 y 1693. Por otro

lado, el hecho de pedir copias de los documentos que legitimaban


los años santos, meses después de la finalización del último, de-
muestra asimismo una clara intención de la comunidad del mo-
nasterio de conseguir que los obispos contemporáneos confirma-
ran los documentos y, así, seguir celebrando los jubileos.

El siguiente año en que la Cruz de Mayo cayó en viernes fue 1709.


Sin embargo, unos meses antes las tropas francesas del duque de
Noailles habían saqueado el monasterio y se habían llevado do-
cumentos y objetos de valor, entre los cuales la Biblia de Rodes.
Podemos relacionar la desaparición definitiva de la celebración del
año santo de Sant Pere de Rodes con este acontecimiento concreto
y con la situación de inseguridad causada por la Guerra de Suce-
sión.
Desde los primeros siglos, la fe y la religiosidad cristiana con- 83
sideraba que las partes del cuerpo de personas que habían sido
IV. RELIQUIAS Y DEVOCIONES DEL santas conservaban intactas sus cualidades; además, el poder que
MONASTERIO DE SANT PERE DE RODES emanaban podía proporcionar el perdón de los pecados y la cura-
ción de las enfermedades a toda persona que se les acercara con
devoción. Junto con el culto a las reliquias que se profesaba en la
Debemos buscar las bases del fenómeno de la peregrinación abadía de Sant Pere de Rodes, también es importante considerar
medieval en la extraordinaria importancia que tuvo el la advocación bajo la que estaban los altares del monasterio. Desde
culto a los cuerpos de los santos. En tanto que santuario principios de la Edad Media, el culto a las imágenes de los santos
de peregrinación, Sant Pere de Rodes fue acumulando se asociaba con el culto a las reliquias; sus efigies también se con-
sideraban impregnadas de su poder milagroso. Por ello, todos los
una gran cantidad de reliquias a lo largo de los siglos
centros de peregrinación disponían de varias capillas con distintas
para satisfacer y atraer a los numerosos devotos y penitentes
advocaciones que podían ir variando a lo largo del tiempo, en fun-
que llegaban hasta el monasterio. ción de las popularidades hagiográficas del momento. En esos al-
tares y capillas, los fieles besaban las imágenes, encendían cirios,
quemaban incienso, hacían ofrendas y llevaban exvotos, del mis-
mo modo que si se tratara de las personas vivientes de los santos.

1. RELIQUIAS DEL MONASTERIO


DE SANT PERE DE RODES

Las reliquias del monasterio de Sant Pere de Rodes se custodia-


ban, como en la mayoría de los templos románicos, en el espacio
del reconditorio de la iglesia, una cámara subterránea abierta en
pleno centro del ábside central. Las reliquias eran objetos muy va-
liosos y potentes y, por tanto, bastante codiciados y susceptibles de
ser robados o asaltados con violencia por la desmesurada devoción
que despertaban en los peregrinos. En cualquier caso, las reliquias
son objetos materiales que, no obstante, al haber formado parte
del cuerpo de un santo o haber estado en contacto con el mismo,
quedan para siempre impregnadas de su gracia divina. Por este
84 motivo surgió el espacio arquitectónico llamado deambulatorio o Sant Pere de Rodes. Por una parte, Jeroni Pujades, en su Crónica
girola, un pasillo que rodeaba el ámbito del reconditorio y per- universal del Principado de Cataluña, aportó varias noticias referen-
mitía el culto y la proximidad a las reliquias en un perímetro que tes a las reliquias que allí se conservaban, así como el relato de la
garantizaba su seguridad. Esta fórmula constructiva se extendió a leyenda fundacional, en el que se mencionan las distintas reliquias
la mayor parte de los santuarios románicos de peregrinación de que llegaron procedentes de Roma. Por otra, Jaime Villanueva, a
los siglos x y xi, como el de Sant Pere de Rodes. principios del siglo xix, copió un pergamino del archivo del monas-
terio y lo publicó en el volumen XV de su obra Viaje literario a las
La cripta era otro espacio íntimamente relacionado con el culto iglesias de España. El manuscrito consistía en un cartel del siglo xv
a las reliquias. En Sant Pere de Rodes fue construida en forma –no se especifica el año– en el que se utilizaba un extenso inven-
de deambulatorio, de modo que permitía rodear el muro semi- tario de reliquias para anunciar la celebración de uno de los jubi-
circular en cuyo interior se conservaba el tesoro más preciado del leos de la abadía de Rodes. Además, contamos con la información
monasterio. En la actualidad, este muro es totalmente ciego, pero material aportada por el tesoro de reliquias descubierto debajo del
podemos suponer que, del mismo modo que en construcciones presbiterio de la iglesia del monasterio a principios del siglo xix, del
semejantes de otros santuarios de peregrinación, el muro tenía que ya hemos hablado en otro capítulo de esta obra, parte del cual
troneras y pequeñas aberturas a través de las cuales los peregrinos se conserva actualmente en el Museo Diocesano de Girona.
podían asomar la cabeza o introducir tiras de tela para que se im-
pregnaran del poder divino que emanaba de las reliquias. En su Ya hemos visto en un capítulo anterior que con la leyenda funda-
descripción de la tumba de San Pedro de Roma, Gregorio de Tours cional se atribuye la llegada de las primeras reliquias al monaste-
expone: “El cristiano que viene a rezar asoma la cabeza por el ven- rio, entre las que destacaban la cabeza y el brazo derecho del Prín-
tanuco de la tumba y formula su oración; si su petición es justa, el cipe de los Apóstoles. Según el texto de la leyenda, estas reliquias
efecto es inmediato. El que quiere llevarse una reliquia introduce –junto con las de Pedro Exorcista, los santos mártires Concordio,
del mismo modo un trozo de tela, previamente pesada; después Lucio y Moderando, y la sangre de la imagen de Cristo– se que-
ayuna, vela y pide humildemente la protección del apóstol. ¡Qué daron en el monasterio. De hecho, al final de todo el documento
maravilla! Si su fe es suficiente, la tela queda tan impregnada de la transcrito por Pujades aparece un resumen de su contenido: “De
virtud divina que aumenta de peso. El suplicante sabe así que su cómo la cabeza y el brazo derecho de san Pedro, la sangre preciosa
petición ha sido atendida”. (Réau 2000). de la imagen del Señor y los cuerpos de varios mártires fueron
llevados al monasterio de Sant Pere de Rodes, de la diócesis de
Las reliquias que poseía Sant Pere de Rodes son uno de los aspec- Girona” (BNF, Fondo Baluze, ms. 234).
tos actualmente mejor documentados de la historia del monaste-
rio. Existen dos fuentes de información fundamentales que nos En ningún momento del relato se dice que la cabeza y el brazo
permiten conocer cuáles eran las reliquias que se custodiaban en derecho de san Pedro volvieran a Roma, per tampoco se confirma
que permanecieran en la montaña de Rodes. Con toda seguri- Parece ser que había, por lo menos a partir de las noticias que tene- 85
dad, el hecho de que el monasterio se ufanara de tener entre sus mos del siglo xv y posteriores, cierto temor por parte del monasterio
tesoros las dos partes más importantes del cuerpo del primer a atribuirse la posesión de las preciadas reliquias de san Pedro. Con
pontífice podía incomodar a las altas jerarquías eclesiásticas. Tal toda seguridad, dicha atribución sería mal interpretada por la Santa
vez sea esta la razón por la que en la transcripción de Pujades Sede, que pretendía desde siempre tener bajo su custodia el cuerpo
hay un párrafo al final de la narración, que pudo añadirse en un entero de san Pedro Apóstol. Aun así, en el cartel del siglo  xv que
momento posterior a la redacción del texto original, en el que se copió Jaime Villanueva, entre la gran cantidad de reliquias que el
comenta: “En San Pedro, en la montaña de Roda, donde reposa anuncio ofrecía a los peregrinos y devotos que visitaran Sant Pere
Pedro diácono, ahijado de san Pedro Apóstol, y donde está sepul- de Rodes durante el periodo de jubileo, de forma muy discreta apa-
tada santa Concordia (sic), san Lucio y san Moderando, mártires. recía: “Item est etiam caput et brachium Beati Petri”.
Y reposan debajo del altar y también muchos otros ciudadanos
romanos que sufrieron persecución a causa de creer en los so- La discreción y reticencia de los documentos a reconocer la pose-
bredichos santos fieles”. No se menciona que en ese momento sión de las reliquias del apóstol contrasta con el protagonismo que
la cabeza y el brazo derecho de san Pedro Apóstol estuvieran en adquieren las reliquias de san Pedro Exorcista, consistentes en su
el monasterio. cuerpo entero. Este mártir es considerado un alter ego del apóstol
san Pedro y en su hagiografía aparece como su hijo, ahijado o dis-
Cuando Jeroni Pujades redactó su obra Crónica universal del Prin- cípulo. Por este motivo, sus restos podían considerarse un excelen-
cipado de Cataluña, justificó así el supuesto retorno a Roma de las te sustitutivo de las reliquias capitales del Príncipe de los Apósto-
reliquias del apóstol san Pedro: “Entendiéndolo así, no hallamos les. Así, en el anuncio del siglo xv, en el que las reliquias de san
contrariedad en lo que sobre este particular dejamos aquí escrito, Pedro Apóstol solo se mencionan, al hacer referencia a las de san Pe-
y lo que universalmente profesa la santa Iglesia católica romana, dro Exorcista se incorpora una genealogía que le da más filiaciones
diciendo que la cabeza del apóstol San Pedro realmente está en hagiográficas, así como de proximidad geográfica al monasterio:
Roma, y allí se muestra junto con la de su socio y coapóstol San “[...] el llamado Pedro [el Exorcista] fue hijo de santa Perpetua y de
Pablo [...] Y así pudieron estar en un tiempo la cabeza y brazo en un tal Quocus-liberi. El padre del tal Quocus-liberi se llamaba Bár-
Cataluña, y después volverlo á Roma” (Pujades: Crónica, vol. IV). baro y, por amor a su hijo, quiso que una ciudad llevara su nombre:
Al inventariar las reliquias del monasterio en la misma obra, Puja- Quocus-liberi, que ahora se conoce vulgarmente como Colliure”.
des asegura en el volumen VII que los cuerpos de Concordio, Lu-
cio, Moderando y Pedro Exorcista fueron “los cuatro que trajeron En el inventario que aporta Pujades se le menciona con deferen-
de Roma los tres primeros fundadores de este santuario [...]”, pero cia: “Primeramente se halla en ella el cuerpo entero de San Pedro
en ningún momento hace referencia a las reliquias del Príncipe ecsorcista proahijado y discípulo que fué del príncipe de los após-
de los Apóstoles. toles San Pedro [...]”.
86 Sin embargo, aparte de la polémica que pudiera existir en torno La cruz, de 635 x 393 mm, tiene un grosor de
a la cabeza y el brazo derecho de san Pedro, en el monasterio de 38 mm. Presenta la particularidad de conser-
Sant Pere de Rodes había otras reliquias del apóstol. En el inventa- var el orificio del clavo que atravesó la mano
izquierda de Cristo. Se conserva dentro de un
rio del anuncio de jubileo del siglo xv aparece la cadena con la que relicario de plata dorada realizado a
ataron a san Pedro cuando Herodes lo encarceló en Jerusalén, así mediados del siglo xvi.
como un cuchillo y otros huesos, sin especificar de qué partes. En   El hecho de que el monasterio
de Liébana poseyera esta impor-
cuanto a las aportaciones de Pujades, este menciona también que tantísima reliquia y se hallara en
en la sacristía de la iglesia se guardaba el cuchillo que san Pedro, la ruta que conducía a Santiago de
en sus tiempos de pescador, utilizaba para cortar las redes cuando Compostela hizo que durante la Edad Media se
convirtiera en un gran centro de peregrina­ción.
Cristo lo llamó a convertirse en su discípulo. Como en Sant Pere de Rodes, el papa Julio II
también confirmó y oficializó la celebración de
La otra reliquia valiosa que refiere la leyenda fundacional es la su jubileo, por el que los años en que Santo
Toribio (16 de abril) caía en domingo, se con-
sangre de la imagen de Cristo, que se menciona en el manuscrito
cedía indulgencia plenaria ese día y su octava.
del que Pujades copió la leyenda (“et unam ampullam de sangui-
ne qui fuit imaginis domini”), así como en el inventario del siglo
xv  aportado por Villanueva (“Item quaedam ampulla in qua est Como hemos visto en el capítulo dedicado a la iconografía de la
sanguis passionis imaginis Domini”). En este último se observa portada del Maestro de Cabestany, llama la atención que precisa-
que el monasterio posee, además de esta reliquia, un extenso re- mente la figura de Cristo y sus milagros protagonizaran el progra-
pertorio de sangres y otros elementos de la Pasión de Jesucristo: ma iconográfico de la portada de la iglesia de Sant Pere de Rodes,
sangre procedente de la Cruz, el Santo Sepulcro y el Santo Su- labrada a mediados del siglo xii  por el taller del Maestro de Ca-
dario. Además, consta una piedra de la columna a la que ataron bestany. Así, cabe suponer una relación directa entre las repre-
a Cristo para azotarlo. Concluyen el repertorio de reliquias cris- sentaciones escultóricas de milagros de Jesús en la portada y las
tianas la piedra blanca que Nuestro Señor utilizó para subir a la reliquias curativas que se conservaban en el monasterio.
burra el día de Ramos y la tierra roja que pisaba cuando pronunció
las palabras “Pax vobis”. Por último, en lo que respecta a las restantes reliquias fundaciona-
les –las de los mártires Concordio, Lucio y Moderando–, no cuesta
Lignum crucis de Santo Toribio de Liébana. Cantabria. demasiado suponer una posible relación simbólica entre los nom-
Las reliquias más populares de los santuarios europeos fueron, sin
bres de los santos y las virtudes apropiadas para los profesos de la
duda, los fragmentos de la Vera Cruz, llamados lignum crucis. Según
la tradición, en el monasterio de Santo Toribio de Liébana se conser- orden benedictina. De este modo, la legendaria construcción del ce-
va el mayor fragmento, que posiblemente fue llevado, a mediados del nobio se habría llevado a cabo de forma simbólica sobre los sólidos
siglo  viii, junto con los restos mortales de santo Toribio de Astorga.
cimientos de estas tres virtudes: concordia, lucidez y moderación.
Noticia de las reliquias de la iglesia de Sant Pere de Rodes, de un perga- También reliquias de los santos apóstoles Felipe y Santiago. 87
mino manuscrito del siglo xv, del archivo de Sant Pere de Rodes El manto de san Martín, y también los de santa Marcelina y santa Jus-
tina, vírgenes.
No sin motivo, hemos visto brillar, en este venerable y santo monas- Un dedo de santa María Magdalena, con carne.
terio, indulgencias, privilegios y prerrogativas de los sumos pontífices, La túnica de san Ambrosio.
puesto que en él persisten tantos cuerpos de santos y reliquias. La piedra blanca que Nuestro Señor utilizó para subirse a la burra y la
Hay, en primer lugar, dieciocho cuerpos de mártires: Torcuato, Accio, tierra roja del lugar donde estaba cuando pronunció “La paz sea con
Cisefón, Vergio, Segundo, Abula, Indalecio, Urcio, Cecilio, Eiberto, Car- vosotros”.
cesio, Eufrasio, Eliturgio, Concordio, Lucio, Moderando y Pedro Exor- Los óleos de santa Catalina y santa Demeria y muchas piedras de sus
cista. Entre los gloriosísimos mártires, el llamado Pedro fue hijo de sepulcros.
santa Perpetua y de un tal Quocus-liberi. El padre del tal Quocus-liberi También muchos otros huesos y gran cantidad de frascos y de restos
se llamaba Bárbaro y, por amor a su hijo, quiso que una ciudad lleva- reducidos a polvo de santos cuyos nombres ignoramos.
ra su nombre: Quocus-liberi, que ahora se conoce vulgarmente como
Colliure. Villanueva, Jaime (1851): Viaje literario a las iglesias de España. Vol. XV. Viage á
También hay la cabeza y el brazo derecho de san Pedro. Gerona y á Roda. Madrid: Real Academia de la Historia. Traducción al castellano
realizada a partir de la traducción del latín al catalán de S. Masmartí.
Todos estos cuerpos y reliquias se hallan y reposan en una hermosa
cueva que está debajo del altar de san Pablo, obispo de Narbona, que a
su vez se encuentra debajo del altar mayor de san Pedro Apóstol. Hay
también la cadena con la que san Pedro Apóstol fue atado por Herodes En el manuscrito que anunciaba uno de los jubileos del siglo xv
en Jerusalén, así como su cuchillo. hallamos la mayor cantidad y diversidad de reliquias del monaste-
También la capa preciosa, con estola y manípulo, del arzobispo santo
Tomás de Canterbury. rio, sin duda imprescindibles para atraer a una gran multitud de
También un frasco que contiene la sangre de la Pasión de la imagen del peregrinos y confesos, como se expone en el encabezamiento. Así,
Señor y sangre de la Cruz del Señor, el Sepulcro y el Sudario de Nuestro en el relicario de Sant Pere de Rodes del siglo xv había un elevado
Señor Jesucristo. También una piedra de la columna a la que Cristo fue
atado para azotarlo. número de reliquias, entre las cuales –aparte del lugar destacado
También un hueso entero del brazo, una vértebra de la espalda y media que ocupaban las fundacionales– se reservaba una posición pre-
costilla de san Justo. ferente a los cuerpos de mártires. Consta que había un total de
También una vértebra entera de san Castor.
Un hueso de san Agrícola, otro de san Martín, otro de san Gerardo. Y dieciocho cuerpos enteros, precisamente la misma cantidad de
también un gran hueso con carne de san Florencio. También un hueso mártires que eran venerados en Zaragoza desde tiempos remotos.
de san Tirso y otro de san Félix. En el amplio listado se pueden observar las dos clases de reliquias
También huesos de San Esteban Protomártir y una piedra de su lapi-
dación. medievales que Louis Réau identificó: reales o primarias (es decir,
También una gran muela de san Valerio. las partes físicas de los cuerpos de los santos) e indirectas o secun-
Huesos de los santos apóstoles Pedro y Pablo, y de san Andrés, san darias (ropa que estuvo en contacto con el santo o con sus restos
Mateo, san Bartolomé.
También de san Lorenzo, san Vicente, san Eleuterio, san Félix mártir, mortales, óleo en el que habían sido macerados sus cuerpos, cera
san Senén, san Nicolás obispo, san Marciano y san Blas. de los cirios consumidos alrededor de sus tumbas o flores y perfu-
mes que se hubieran mezclado con los efluvios del relicario).
88 Destaca el protagonismo que adquieren, tanto en el inventario del
siglo xv  como en la relación de Jeroni Pujades, las reliquias per-
tenecientes al arzobispo santo Tomás de Canterbury. Villanueva,
Relicario de una costilla. Siglo xiii. MEV. además de mencionarlas en el inventario que copió, pudo verlas
entre las escasas reliquias que conservaba el monasterio a prin-
cipios del siglo xix: “Tal es una capa pluvial tejida en oro noto-
riamente del siglo xii por su hechura con el triangulito de capi-
lla cosido en lo alto de ella. Dícese haber sido de Santo Tomas
Cantuariense”. Jeroni Pujades, por su parte, al dar más detalles
sobre el papel de defensor de la iglesia romana desempeñado por
dicho santo, aporta: “Mas digo, que en dicha iglesia se halla la
Como vemos, en Sant Pere de Rodes también capa pluvial que usaba en su pontifical el Santo (dos veces mártir
abundaban las reliquias apostólicas. Cristo por la iglesia Romana) Tomas arzobispo de Canturia, y no fue sin
concedió a los apóstoles poderes para reali- providencia del cielo, que en la casa de San Pedro se guarde una
zar los mismos milagros que él: “Curad a los prenda del que supo dar la vida en prenda por la defensa de la su-
enfermos, resucitad a los muertos, purificad prema potestad y inmediata sujecion á la misma Santa Sede y á su
a los leprosos, expulsad a los demonios. Vo-
sotros habéis recibido gratuitamente, dad
también gratuitamente” (Mt 10, 8). Por el
inventario aportado por Villanueva sabemos
que había, además de las ya mencionadas re-
liquias de san Pedro, huesos de los apóstoles
Pedro, Pablo, Andrés y Bartolomé, así como
reliquias de san Felipe y Santiago. En cuanto
a los elementos procedentes de otros perso-
najes evangélicos, tenemos constancia de que
había huesos y una piedra de la lapidación de
san Esteban y un dedo con carne de santa
María Magdalena.

Relicario del brazo de San Jorge. Detalle de las pinturas murales de la absidiola donde detienen a Santo Tomás
Siglo xv. Catedral de Tarragona. de Canterbury. Siglo xii. Santa Maria de Terrassa.
Pontífice Romano”. Santo Tomás fue canonizado en 1173, solo tres de las bocinas que se conservaban en el monasterio, el 89
años después de su muerte, y la ciudad de Canterbury no tardó en hecho de que se conservaran objetos que le pertene-
convertirse en uno de los centros de peregrinación más importan- cieron constituía sin duda un elemento que justificaba
tes de Europa. De los documentos referentes a las reliquias de este las tradiciones según las cuales Carlomagno fundó el
santo conservadas en Sant Pere de Rodes se infiere que eran muy monasterio cuando fue a Cataluña para defender
apreciadas en el monasterio, lo cual seguramente estuvo motiva- Girona de los musulmanes, o las versiones que
do por la indulgencia plenaria que, desde 1179, el papa concedía afirmaban que lo visitó para rezar en su iglesia.
a todo aquel que peregrinara para venerar las reliquias de santo
Tomás de Canterbury. En cuanto a la arqueta descubierta en uno de
los muros del presbiterio a principios del si-
glo xix, en cuyo interior se hallaron varios
relicarios y reliquias de antigüedad conside-
rable, hay ciertos datos que nos permiten
saber o aventurar de qué santos procedían.

Podemos suponer que dentro del encol-


pium, como era costumbre, había un frag-
mento de la Vera Cruz, y que en una de las
lipsanotecas, donde estaba la inscripción refe-
rente a san Pelagio, habría una reliquia proce-
Capa pluvial. Siglo xiii. MD de La Seu d’Urgell. dente de este santo. Por otra parte, había dos
referencias más, escritas en dos pequeños per-
Además de las reliquias correspondientes a santos y mártires, sa- gaminos. Uno de ellos tenía la inscripción “Sanc-
bemos que Jeroni Pujades vio en el sagrario del monasterio dos ti Pelagii”, el mismo santo que aparecía inscrito
bocinas o cuernos de marfil que, según cierta tradición oral, ha- en la lipsanoteca rectangular, en alusión a
bían pertenecido a Carlomagno. El gran rey de los francos fue ca- san Pelagio de Constanza, mártir del
nonizado en 1165, a instancias del emperador Federico Barbarroja, siglo iii cuyas reliquias se conservaban
por el antipapa Pascual III, pero nunca fue aceptado oficialmente desde el siglo ix en el monasterio be-
como santo por la Santa Sede, aunque sí se toleró su culto, que se nedictino de Reichenau (Suiza), donde
concentró en Francia, Alemania y Girona. Aparte del aire de san- atraían a un gran número de peregrinos
tidad que pudiera rodear a Carlomagno y de la posible sacralidad gracias a las fabulosas propiedades cu- San Carlomagno. MCCG.
90 rativas que se les atribuían. San Pelagio fue ampliamente vene- protagonismo las fundacionales. Estas incluían la cabeza y el bra-
rado hasta el siglo xii, cuando fue substituido por san Conrado zo derecho de san Pedro Apóstol, que se promocionaban de un
de Constanza, otro santo local de reciente aparición que en aquel modo muy discreto. Por un lado, la importancia que adquieren
momento resultó más popular y al que se le atribuyeron las mis- las reliquias fundacionales en los documentos deriva del poder
mas virtudes milagrosas que ofrecía su destronado predecesor. legitimador que habían adquirido para el monasterio, puesto que,
En el segundo pergamino estaba escrito “He sunt reliquie sancti según la leyenda, fueron las reliquias las que intercedieron por la
Castoris episcopi et festivitas eius est XI kalendas octobris”, en construcción de un cenobio dedicado a san Pedro en la montaña
referencia a una reliquia de san Castor de Nimes, obispo de Apt, de Rodes. Por otro, los monjes supieron proveerse de una ingente
muerto hacia el año 420. cantidad de reliquias sagradas, a medida que avanzaron los siglos,
para mantener su posición privilegiada como centro de peregri-
En el interior de la arqueta había más reliquias, pero no se sabe nación. El hecho de que en Sant Pere de Rodes se custodiaran
ni su cantidad ni su procedencia; solo se especificó que había un fragmentos de cuerpos de santos que tenían sus cultos principales
gran hueso de la columna vertebral. Podemos aventurarnos a re- en territorios muy alejados puede entenderse como una fórmula
lacionar este hueso con la vértebra de san Castor que se menciona utilizada por el monasterio ampurdanés para atraer y satisfacer a
en el manuscrito del siglo xv, ya que el nombre de este santo, los peregrinos llegados del norte.
como hemos visto, también aparecía en uno de los pergaminos
del tesoro. Si esta relación fuese cierta, quedaría demostrado que El conjunto de reliquias que los monjes acumularon en el monas-
el cartel se elaboró en un momento anterior a la ocultación de las terio con el paso del tiempo fue desapareciendo a consecuencia de
reliquias, aunque la circunstancia de que se desconozcan tanto la las guerras y saqueos que la abadía sufrió en los siglos xvii y xviii.
fecha del cartel como la de la ocultación, aunada al hecho de que Como en otros santuarios, los valiosos relicarios que las protegían,
fueran tantos los jubileos anunciados en el siglo xv, hacen que labrados en oro, plata, marfil o cristal de roca, con incrustaciones
sea imposible determinar una fecha previa al emparedamiento de perlas o de piedras preciosas, verdaderas maravillas de orfebre-
del tesoro. Las reliquias de san Pelagio no aparecen en el cartel ría en muchas ocasiones, propiciaron que fueran objetivo de la-
anunciador, sin embargo, al tratarse de un santo que en el siglo xv drones y saqueadores que a menudo los desmontaron y fundieron
había perdido su popularidad, puede que estuviera incluido entre para obtener un beneficio económico rápido. Cuando Jaime Villa-
los “muchos otros huesos y gran cantidad de frascos y de restos nueva visitó el monasterio de Figueres, a principios del siglo  xix,
reducidos a polvo de santos cuyos nombres ignoramos”. solo vio dos reliquias: la capa de santo Tomás de Canterbury y la
cadena con la que fue atado el apóstol san Pedro; sobre el resto,
Así pues, en Sant Pere de Rodes, al menos a finales de la Edad afirma: “lo demas consumieron las guerras, particularmente la úl-
Media y a principios de la Edad Moderna, se veneraba una inmen- tima de 1793”.
sa cantidad y diversidad de reliquias, entre las que tenían cierto
en muchas iglesias y monasterios en la época bajomedieval y mo- 91
derna a causa de la mayor popularidad de los cultos marianos.
2. ALTARES DEVOCIONALES DEL
MONASTERIO DE SANT PERE DE RODES Jeroni Pujades nos cuenta asimismo que, en su época, había en
la iglesia del monasterio un altar en medio de la nave central de la
Aún no sabemos en qué momento se construyó la primera iglesia iglesia: “y de coluna á coluna de la nave grande del medio, hay un
dedicada a san Pedro en la montaña de Rodes. La primera men- altar con su sagrario donde está reservado el Santísimo”.
ción, que data del año 878, se halla en un precepto del rey Luis II
el Tartamudo, donde se pone de manifiesto una disputa iniciada La cripta que se halla debajo del presbiterio de la iglesia posee un
en el 874 entre los monasterios de Sant Esteve de Banyoles y San pequeño ábside en el lado este. Según Jeroni Pujades, dentro de
Policarpo de Rasés por la posesión de cuatro celdas del territorio la cripta del monasterio estaba la cueva en la que los tres monjes
de Peralada. En ese momento –y hasta bien entrado el siglo x– la fundadores depositaron las reliquias llevadas desde Roma, que allí
iglesia de Sant Pere de Rodes era un pequeño edificio que se ha seguían en tiempos del cronista. Así, este altar, desde el momento
podido delimitar en las excavaciones arqueológicas de 1995, del de su construcción hasta principios del siglo xvii estuvo dedica-
cual se conserva la parte del ábside semicircular que se aprovechó do a san Sergio Paulo, obispo de Narbona, el mártir que, según
en la construcción de la cripta actual. Por lo tanto, es posible que la leyenda fundacional, había sido ermitaño en esa cueva y había
en ese momento el pequeño templo, de un solo ábside, tuviera construido un pequeño altar sobre ella. Cabe decir que san Sergio
únicamente un altar destinado a san Pedro. Paulo, del mismo modo que san Pedro Exorcista, se convierte en
su hagiografía en un alter ego del apóstol san Pablo, ya que se le
A partir de la construcción de la nueva iglesia, la que hoy podemos atribuye haber sido su discípulo directo.
contemplar dentro del monasterio, el altar mayor siempre estuvo
dedicado a san Pedro Apóstol. Una escultura gótica de este santo, En cuanto a la cueva, parece ser –a juzgar por las noticias que
procedente del monasterio, se conserva hoy en la iglesia parroquial aporta Pujades y por una nota a pie de página de los editores de
de El Port de la Selva. La advocación a san Pedro normalmente la Crónica universal– que existía efectivamente y que estaba en el
conlleva la presencia de san Pablo, pues ambos son considerados interior de la cripta. Pujades cita: “Bajo la capilla mayor está la
los pilares de la Iglesia romana. También suele acompañarlos san cueva donde se retiraba en contemplacion el santo obispo Sergio
Andrés. Por ello, estos dos santos acompañantes ocuparon los al- Paulo. Solia algun dia la gente que subia á visitar este santuario
tares de los ábsides laterales del norte y del sur, respectivamente. entrar por devoción en esta cueva, y tan adentro, que hay antigua
Sin embargo, en tiempos de Jeroni Pujades el altar de san Andrés tradición que llegaban hasta el mar. Mandóse con el tiempo ce-
había pasado a estar dedicado a Nuestra Señora del Rosario. Estos rrar en parte, porque no pisasen pies de pecadores un santuario
cambios de advocación a favor del culto a la Virgen son frecuentes que fué consagrado con lás lagrimas y penitencias de aquel santo
92 Obispo”. En la edición de la Crónica realizada en 1831, los editores
añaden una nota a pie de página en la descripción de la cueva que
ofrece Pujades: “Ecsistía en efecto esta cueva en el sitio ó lugar
que dice el Cronista, y en ella fue hallada antiguamente la imágen
que llamaban de Nuestra Señora de la Cueva. Era esta muy honda,
pero no llegaba al mar, del que dista de aquel punto más de tres
quartos de hora [...]”. Además, hay que recordar que en el cartel del
inventario de reliquias del siglo xv que hemos presentado en el ca-
pítulo anterior se menciona que se hallan en “una hermosa cueva
que está debajo del altar de san Pablo”. Dicho altar estaría situado
dentro de la cripta; por lo tanto, según estas noticias, en el subsue-
lo de esa estancia se encontraría la cueva donde se veneraban las
reliquias. Con todo, de momento no hay pruebas arqueológicas
que nos confirmen su existencia.

En el siglo xvii, pocos años después de la narración de Pujades, el


altar de san Pablo de Narbona fue sustituido precisamente por el
de Nuestra Señora de la Cueva. Un documento del Archivo Dioce-
sano de Girona, fechado el 16 de febrero de 1666, hace referencia a
una indulgencia que el papa Alejandro VII concedió “a la iglesia de
Sant Pere dels Monjos de la Orden de San Benito de Rodes del pre-
sente obispado de Girona, en la que está situado el altar de Nuestra
Señora de la Cueva, vulgarmente llamado” y especifica el detalle de
que “algún sacerdote de la misma iglesia tan solo celebrara misa
de difuntos en dicho altar de Nuestra Señora de la Cueva el día de
la conmemoración de los difuntos” (ADG U- 261).

Mediante los gozos dedicados a esta Virgen sabemos que su culto


sobrevivió a los cambios de emplazamiento de la comunidad be-
nedictina de Sant Pere de Rodes, que se trasladó a Vila-sacra en
1798 y a Figueres en 1817. Gozos de la Virgen de la Cueva.
El deambulatorio superior de la iglesia conectaba dos torres que 93
antiguamente habían hecho las veces de campanario de la iglesia,
hasta la construcción del campanario actual en el siglo xii. Hoy
solo se conserva una de las torres, la del norte, en cuyo interior
hay una capilla que sabemos que estuvo dedicada al arcángel san
Miguel, gracias, una vez más, a noticias aportadas por Jeroni Pu-
jades: “Dentro de esta torre hay un oratorio, que en hartos lugares
pudiera servir de iglesia parroquial, cuya ara está dedicada al San-
to Arcangel Miguel [...]”. El culto al arcángel san Miguel, protector
de los peregrinos, estuvo muy extendido en la Edad Media. En
Cataluña, en concreto, fue un santo muy popular y apreciado, si
consideramos el elevado número de catalanes que peregrinaron
hasta la península del monte Gargano, en Italia, para venerar el
santuario dedicado al arcángel.
Pinturas de la capilla de san Martín del monasterio de Sant Pere de Rodes.
Antes de subir las escaleras que conducen a la capilla de san Mi-
guel desde el deambulatorio superior, hay una pequeña sala circu- presencia de agua y verdor. Además, la proximidad de la fuente
lar con vestigios de pintura, fechados por Imma Lorés en el siglo al refectorio o comedor de la comunidad también resultaba útil a
xiii, que representan a san Martín cortando un trozo de su capa los monjes, ya que les permitía lavarse las manos antes de comer.
para dárselo a un pobre. Por ello, este espacio recibe actualmente Aun así, la presencia de esta fuente dentro del claustro también se
el nombre de capilla de san Martín, aunque es posible que solo puede relacionar con la peregrinación. Jeroni Pujades nos cuenta
tuviera la función de sacristía de la capilla de san Miguel. que, durante el siglo xvii, los años que no se celebraba el jubileo la
Puerta Santa que daba acceso directo a la iglesia permanecía cerra-
Finalmente, en el claustro superior del monasterio de Sant Pere da y la entrada al templo tenía que hacerse por el claustro: “y asi
de Rodes hay una fuente construida en época moderna, modelada cuando no es tiempo de jubileo se entra á la iglesia por el claustro
en forma de gran concha, con una hornacina encima, de la que del monasterio”. Por lo tanto, si algún peregrino deseaba acceder
no tenemos ninguna noticia documental que indique a qué santo al templo, primero debía pasar por el claustro, excepto durante
estaba dedicada, aunque la presencia de la concha podría indicar los años santos, cuando permanecía abierta la Puerta Santa. En el
una posible advocación a Santiago. La presencia de fuentes y sur- claustro, el peregrino hallaría la fuente dedicada al santo patrón
tidores de agua en los claustros es algo común, puesto que éste de los peregrinos, en la que podría lavarse física y espiritualmente
se convertía en una emulación del Paraíso, a lo cual contribuía la tras su largo viaje.
94 De momento no tenemos constancia alguna de otro altar con otras Asilo Vilallonga de Figueres
advocaciones religiosas en el monasterio de Sant Pere de Rodes, La iglesia del monasterio, una vez trasladado este a Figueres, se halla-
aunque podemos sospechar que había más dentro de la iglesia y ba exactamente en el lugar que hoy ocupa la capilla de Nuestra Señora
de los Desamparados, junto al actual asilo Vilallonga. La iglesia ini-
en otras estancias del edificio. Gracias a un inventario publicado cial se reformó totalmente tras la exclaustración de los monjes y la
por Antoni Papell, sabemos que dentro de la iglesia del monaste- desamortización de sus propiedades, en 1835. Del edificio original no
rio que se construyó en Figueres, en la etapa final de la historia de queda prácticamente nada, excepto la torre del campanario, que sigue
cumpliendo su función.
la comunidad benedictina, en 1835, había varios altares con múl-
tiples dedicaciones. En el monasterio de Sant Pere de Rodes de
Figueres, el altar mayor estaba dedicado a san Pedro, así como a
san José y santa Escolástica. Los demás altares estaban dedicados
a san Benito, san Ildefonso y san Gregorio; santo Tomás; Nuestra
Señora del Rosario, santa Lucía y santa Isabel; Nuestra Señora de
la Cueva, san Pablo y san Antonio, y, finalmente, un último altar
estaba dedicado al Santo Cristo.

Como vemos, entre los nuevos altares del monasterio de Figueres


perduraron algunos de los cultos que conocemos de la antigua
abadía. No podemos descartar que algunos de los altares restantes
de Figueres también se hubieran trasladado desde la montaña de
Rodes, como podría ser el caso del de san Benito, santo patrón
de la orden benedictina.
1. VÍAS ROMANAS 95

V. CAMINOS DE PEREGRINACIÓN Es necesario buscar los orígenes de las principales redes de co-
A SANT PERE DE RODES municaciones en las antiguas vías romanas, construidas en el
momento en que por primera vez existió un poder político capaz
de organizar y mantener una red viaria principal. Hay varios in-
dicios que permiten descubrir el trazado de estas vías. El primero
Pese a hallarse en un lugar aislado, Sant Pere de
de ellos son los restos arqueológicos, consistentes en vestigios de
Rodes siempre ha estado conectado con el resto del calzadas, puentes y miliarios, que tal vez sean los que permiten
mundo mediante un gran número de caminos que han identificar los itinerarios más evidentes. En segundo lugar, existen
comunicado la península del cabo de Creus con las igualmente fuentes escritas de la Antigüedad que aportan noticias
principales vías que han surcado el Empordà desde épocas sobre las principales vías que penetraban en la Península Ibérica
por su extremo oriental. Por último, el estudio de los topónimos
inmemoriales. Conocer exactamente cuál fue el trazado de
de origen latino, alusivos a varios aspectos de la vialidad, constitu-
los accesos que utilizaron los peregrinos para llegar hasta ye asimismo una valiosa fuente de información para descubrir el
la montaña de Rodes es hoy una tarea muy difícil, puesto trazado de los antiguos itinerarios romanos.
que los caminos siempre son resultado de una realidad en
transformación que altera continuamente sus trazados Vía Heraclea
al servicio de los factores sociales y económicos de cada
Mucho antes de que la vía Augusta se convirtiera en el camino
periodo histórico, que asimismo están condicionados por los
principal para cruzar los Pirineos, ya existía una vía muy antigua
elementos naturales, como el clima o el relieve. que, procedente de la península itálica, comunicaba el Rosellón
con el Empordà y continuaba, en dirección al sur de la Penín-
sula Ibérica, hasta Cádiz. Era la llamada vía Heraclea o Máxima,
mencionada por el historiador griego Timeo ya en el siglo iv a. C.,
aunque autores como Anna Pujol y Narcís M. Amich consideran
probable que fuera utilizada desde mucho antes del siglo vi a. C.
En la Antigüedad, esta vía comunicaba los puertos más importan-
tes del Mediterráneo noroeste: Massalia (Marsella), Illiberi (Colliu-
re), Rodhe (Roses), Emporium (Empúries) y Tarraco (Tarragona). El
nombre de vía Heraclea se debió a que partía de Cádiz, ciudad edi-
ficada sobre el emplazamiento de una de las columnas que, según
96 la leyenda, se habían elevado a lado y lado del continente que el toda la Edad Media, los caminos utilizados para cruzar los Piri-
héroe Hércules separó en dos para permitir al mar Mediterráneo neos por su zona más oriental fueron múltiples, y que la elección
desembocar en el océano Atlántico. de uno u otro dependía de las coyunturas históricas y de la moti-
vación de los viajeros.
Algunos detalles sobre su trazado que aparecen en las obras es-
critas por autores griegos y romanos, así como en distinta docu- Para conocer estos caminos haría falta un trabajo de campo ex-
mentación medieval, nos permiten suponer que el itinerario de haustivo y un estudio del conjunto del paisaje y de la organización
la vía Heraclea, en la Antigüedad, procedía de Narbona y pasaba del territorio del extremo noreste de la península en los siglos me-
por Elne y Colliure. Durante la Edad Media se mantuvo como una dievales. Aunque algunos autores ya han realizado investigaciones
vía alternativa a la marítima durante los meses en que la navega- al respecto, en el estudio del itinerario –o itinerarios– de la vía
ción era impracticable; en varias guerras fue una discreta vía de Heraclea sería necesario descubrir cuáles eran las redes viarias
penetración en el Empordà para las tropas francesas y también romanas de carácter secundario que pudieron sobrevivir a la des-
fue utilizada por peregrinos que se dirigían a los grandes centros aparición del Imperio. También habría que inventariar el conjunto
religiosos, puesto que su itinerario devocional preveía escalas en de pueblos, masías, castillos e iglesias edificados en la Edad Media
varios santuarios, entre los cuales el de Sant Pere de Rodes. e investigar cuál era exactamente la situación socioeconómica del
territorio.
Podemos confirmar, por lo tanto, que la vía Heraclea penetraba
en la Península Ibérica por su extremo noreste, pero resulta muy Así pues, creemos que para cruzar el extremo este de los Pirineos
difícil determinar exactamente cuál fue el punto de entrada y su existía la posibilidad de utilizar varios pasos más o menos cómo-
trazado por las montañas de la Albera. La vía Heraclea no era la dos, como el collado de Banyuls, que se encuentra a solo 357 me-
vía Augusta, creada a partir del siglo i y sólidamente proyectada, tros de altitud, o el de Les Eres, que, pese a hallarse a 686 metros
construida y mantenida al servicio de los intereses del poderoso de altitud, constituye un camino mucho más directo y menos tra-
Imperio Romano. Cabe suponer que la vía Heraclea, un camino bajoso que el primero. Sin embargo, también había muchos otros
de raíces prehistóricas que surgió y se mantuvo de modo más pasos y collados que pudieron ser utilizados en épocas y momen-
o menos espontáneo, siguiendo las necesidades de las personas tos concretos, como por ejemplo el collado de Belitres (actual paso
que lo utilizaron a lo largo de muchos siglos, pudo sufrir cam- fronterizo de Portbou), que se encuentra junto a la costa, a solo
bios de trazado, e incluso podemos suponer que algunas partes 165 metros de altitud.
de su recorrido pudieron diversificarse en distintos itinerarios.
Las divergencias significativas entre los investigadores que han Según las investigaciones de Antoni Noguera, la vía utilizada por
buscado la vía Heraclea en estas tierras, así como las diferentes los peregrinos medievales que se dirigían a Sant Pere de Rodes
pruebas arqueológicas que localizan vestigios de vías antiguas y desde el norte cruzaba las montañas por el collado de Banyuls. Por
medievales en puntos distintos y divergentes de la sierra de la entonces, en el lugar denominado La Jaça de l’Home había una bi-
Albera, inducen a pensar que, desde tiempos antiguos y durante furcación entre el camino que conducía a Sant Pere de Rodes, pa-
sando por Sant Quirze de Colera, y el que continuaba en dirección Amadeu Cuito, en su investigación sobre el trazado de la vía Hera- 97
oeste y se dirigía a Vilabertran. Este último seguía la orilla dere- clea a su paso por la Albera, plantea que se podía utilizar los pasos
cha del torrente de Freixe hasta las proximidades del Mas Corbera, de los collados de Banyuls o de Les Eres, aunque admite la posibi-
donde tomaba la actual pista hasta Sant Jaume d’Espolla. A partir lidad de que se utilizaran otros collados. El autor también demues-
de Espolla el camino era llano y recto y continuaba por Mollet de tra la existencia de una carretera romana, a la derecha de Rabós,
Peralada hasta la villa de Peralada para, finalmente, llegar a Vila- de la que se conservan 300 metros de longitud, con una claras
bertran. Allí, en opinión de Noguera, terminaba la vía Heraclea y roderas, que procedía de Sant Quirze de Colera. Esta vía se dirigía
confluían los caminos que procedían de Sant Pere de Rodes, por hacia las poblaciones de Garriguella y Vilajuïga, de tal modo que
Vilajuïga y Peralada, y las vías más occidentales, como el camino permitía llegar tanto hasta los puertos de Roses o Castelló como
Ripollès y la vía Augusta. hasta el monasterio de Sant Pere de Rodes. Al tomar esta senda, el

Mapa de los collados más orientales de los Pirineos.


98 peregrino, antes de subir por la montaña de Rodes, seguramente cia del topónimo Passamillars (ADM doc. 10582) aplicado a un
pasaba por el monasterio de la Mare de Déu del Camp, un priorato territorio próximo a la actual carretera. Es muy probable que este
de monjes benedictinos de principios del siglo xiii en el que había nombre proceda del término mille passuum (‘mil pasos’), unidad
un refugio para los viajeros. con que los romanos medían las distancias en sus carreteras y que
se utilizaba, además, para calcular los tramos entre una mansio y
Asimismo, se han encontrado indicios de la existencia de una vía la siguiente. Este camino recorrería la base de la montaña de Ro-
romana que, procedente del collado de Belitres, seguía un itinera- des para dirigirse a Roses y Empúries y, evidentemente, durante la
rio parecido al de la actual carretera de Portbou a Vilajuïga. En este Edad Media podría haber sido otro de los itinerarios utilizados por
trazado hallamos la peña Miralles, una inmensa roca que cons- los peregrinos que se dirigían al monasterio.
tituye un excelente punto de vigilancia sobre la vía, en la que se
han hallado restos de época romana y vestigios arqueológicos, así Castillo de Quermançó
Posiblemente fue una bifurcación de la vía Heraclea de la época roma-
como noticias documentales de una fortaleza altomedieval. Cer-
na lo que dio origen al topónimo del castillo de Quermançó, situado
ca de Miralles se encuentra el castillo de Quermançó, topónimo en Vilajuïga, al pie de la actual carretera N-260. El nombre procedería
que probablemente tenga su origen en una de las mansiones que de quer-mansione, término formado por la palabra de origen íbero quer,
proveían las grandes vías romanas. Y, por último, en el siglo xiv, que significa ‘piedra’, y el vocablo latino mansione, que definía ciertos
enclaves, situados en los principales itinerarios de las vías romanas,
dentro del término de Vilajuïga, hemos documentado la existen-
que cumplían la función de lugar de parada y hostal, suministrando to-
dos los servicios necesarios para los viajeros. Según Marc Mayer e Isa-
bel Rodà, en Cataluña se podrían contar un total de 25 establecimien­
tos de este tipo.

Peña Miralles.
A partir del inicio de nuestra era, la vía Heraclea y su trazado –o 99
trazados– convivieron con la vía Augusta, que cruzaba las mon-
tañas pirenaicas por el collado de Panissars y se convirtió en una
auténtica autopista de penetración en el interior peninsular. No
obstante, hay que tener en cuenta que durante ciertas épocas del
año el paso por el collado de Panissars y por el de Ares, más occi-
dental, solía volverse impracticable a causa del frío y la nieve. En
esos periodos, resultaba mucho más cómodo cruzar las montañas
por el collado de Les Eres o por el de Banyuls, siguiendo los itine-
rarios de la antigua vía Heraclea, desde la que también se podía
tomar la vía Augusta a la altura de Vilabertran.

Vía Augusta

A partir del periodo 121-119 a. C., a raíz de la fundación de Narbo-


na, el cónsul Gnaeus Domitius Ahenobarbus hizo construir una
nueva calzada que recibiría el nombre de vía Domitia. Sería la pri-
mera vía interior que pasaría por El Portús, procedente de Narbo-
na, proseguiría por la mansio Iuncaria y continuaría en dirección antiguas, y recibió el nombre de vía Augusta. De esta manera, du-
a Girona. rante la primera mitad del siglo i a. C., el paso de Panissars facilitó
la victoria de los ejércitos romanos; fue en esta vía donde Pompeyo
El collado de Panissars se abrió como vía de paso para los ejércitos mandó edificar sus trofeos.
romanos posiblemente durante la primera mitad del siglo i a. C.,
en el periodo de las Guerras Sertorianas, cuando los romanos se Durante la Edad Media, la vía Augusta, que pasó a llamarse Stra-
vieron en la necesidad de utilizar una vía terrestre que penetrara ta Francisca (‘camino francés’), sufrió pocas modificaciones en su
directamente en el corazón de la Península Ibérica y facilitara el trazado y se convirtió en una importante ruta comercial, así como
paso de las tropas entre esta y la Galia. La nueva entrada a His- en el camino que seguían los peregrinos que partían de Elne y
pania sustituyó en importancia a la vieja ruta costera que unía llegaban al collado de Panissars. Al salir de la villa episcopal, el
los antiguos puertos que, hasta entonces, habían constituido la camino seguía la orilla izquierda del Tec; después, tomaba la direc-
principal vía de entrada a la península de los ejércitos de Roma. Al ción suroeste hasta que cruzaba el río. Una vez en la otra orilla, los
norte de los Pirineos, el nuevo trazado se superpuso en gran parte peregrinos podían guiarse por el pico de La Estela, situado sobre
a la antigua vía Domitia; su itinerario peninsular, en cambio, fue Le Boulou. Bastaba con dirigirse hacia él, en dirección sur, hasta
un camino de nueva creación, más hacia occidente que las vías llegar al collado de Panissars.
100 En el collado de Panissars, el peregrino hallaba albergue en el hos- 2. SANT PERE DE RODES Y LOS PRINCIPALES
pital del monasterio de Santa Maria, construido en el 990, que en CAMINOS DE PEREGRINACIÓN MEDIEVAL
un principio estuvo regido por monjes de Besalú y posteriormen-
te, a partir del 1097, se convirtió en un priorato de Ripoll. Durante
La desaparición del Imperio Romano y de su poder político, capaz
las excavaciones arqueológicas llevadas a cabo en el cementerio
de organizar y mantener la red viaria, provocó que muchas vías
del monasterio de Panissars aparecieron diez cuerpos que lleva-
que habían sido sumamente importantes durante la Antigüedad
ban conchas, el símbolo del peregrino a Santiago de Compostela.
tardía se convirtieran, a principios de la Edad Media, en caminos
A partir de ahí, el camino descendía siguiendo la orilla izquierda
de tierra en los que el tráfico rodado era imposible o muy difícil.
del río Llobregat (entre las actuales A-7 y N-II), pasando por Sant
A excepción de las carreteras principales más transitadas –como
Julià dels Tords, Sant Jaume de Canadal y L’Estrada. Cruzaba el río
la vía Augusta, que durante la Edad Media pervivió bajo el nom-
Ricardell y se desviaba hasta Pont de Molins para dirigirse hacia
bre de Strata Francisca–, la mayoría de las vías creadas durante la
Figueres por un trazado muy recto que hoy está cortado por la
época romana fueron desapareciendo para dejar paso a un tejido
autopista, aunque todavía muestra restos del antiguo pavimento
inextricable de caminos, senderos y veredas que respondían a las
romano. Después llegaba a la bifurcación con el camino Ripollès
necesidades socioeconómicas de los nuevos tiempos. En la Edad
y, más adelante, cruzaba el Muga.
Media, a medida que el fenómeno de la peregrinación fue adqui-
riendo fuerza en todo el mundo cristiano occidental, los caminos
La vía Augusta pasaba por el sector noreste de Figueres, posible-
que conducían a los principales santuarios devocionales se fueron
mente por la zona de L’Aigüeta, donde debía de estar situada la
llenando de iglesias y ermitas que satisfacían y acompañaban en
mansio Iuncaria en época romana, y llegaba a Vilabertran para se-
sus necesidades espirituales a los peregrinos, así como de alber-
guir hacia el sur, hasta Girona. Anna Pujol sitúa la antigua Iunca-
gues y refugios que les permitían solventar las cuestiones más
ria al final de la calle de la Calçada de Tapis de la actual Figueres,
materiales.
muy cerca de Vilabertran. Desde allí, la vía Augusta seguía hacia
Sant Pau de la Calçada, al sur de Figueres, y después continuaba
en dirección a Girona. No obstante, durante la Edad Media –y se- Caminos franceses a Santiago de Compostela: vía Tolosana
guramente también durante la Antigüedad– en Vilabertran existía
un cruce de caminos, entre los que posiblemente se contaban la De las cuatro grandes vías que conducían a los peregrinos a San-
vía Augusta, los caminos procedentes de Besalú y los que se di- tiago –la Turonensis (o ruta de Tours), la Lemovicensis (o ruta de
rigían a Roses y Castelló d’Empúries, pasando por Peralada, que Vézelay), la Podensis (o ruta de Le Puy) y la Tolosana (o ruta
también permitían a los peregrinos llegar a Vilajuïga y subir a la de Arlés)–, esta última es la que proporcionó a Cataluña y a Sant
montaña de Sant Pere de Rodes. Pere de Rodes más peregrinos que se dirigían a Santiago.

La vía Tolosana se iniciaba en Arlés, en la Provenza. En esa ciudad


confluían peregrinos de gran parte de Europa central y oriental,
Italia y Oriente, que una vez llegados al lugar adoraban las reli- Sant Pere de Rodes era obligado a causa de la centralidad del pri- 101
quias de san Trófimo y otros santos. Después se dirigían al oeste, mero y el prestigio del segundo. Por ejemplo, durante los siglos xiv
hacia Saint-Gilles. El camino continuaba por Lunel y Montpellier y xv solicitaron al obispado de Girona licencia para pedir limosna
hasta Toulouse, pasando por Saint-Guilhem, Lodève, Murat y Cas- numerosos peregrinos extranjeros, entre los que destacan los que
tres. iban o venían de Santiago de Compostela, como demuestran mul-

Toulouse era una de las ciudades más importantes. Estaba repleta


de santuarios y en ella los peregrinos podían venerar el cuerpo de
san Saturnino. Después, en dirección oeste, el viajero pasaba por
la abadía de Plansalve, por Auch y por Lescar para terminar lle-
gando a Oloron. Allí empezaba la etapa más dura, la de la subida
de 1.562 metros hasta Somport (Summus Portis), donde estaba
el hospital de Santa Cristina, en un paraje nevado durante gran
parte del año. Una vez superada la montaña, los peregrinos des-
cendían a Jaca y, a continuación, a Puente de la Reina, donde la vía
Tolosana se unía a los otros tres caminos tradicionales a Santiago
de Compostela. En ese punto se iniciaba el Camino Francés, que
conducía a Galicia cruzado el noroeste peninsular.

Otro camino frecuentado por los peregrinos, paralelo a la vía Tolo-


sana, era el que, desde Montpellier, se dirigía a Narbona, Carcaso-
na, Saint-Gaudens, Bagnères-de-Bigorre y Lourdes, cruzando los
Pirineos por el collado de Los Monjes hasta el hospital de Santa
Cristina y Jaca.

En ocasiones, muchos peregrinos que pretendían recorrer la vía


Tolosana para dirigirse a Santiago de Compostela se desviaron ha-
cia el sur para cruzar los Pirineos por sus collados más orientales
y dirigirse al oeste peninsular pasando por Cataluña. Tenemos
ejemplos de la presencia de peregrinos extranjeros que utilizaban
la vía catalana entre los documentos episcopales gerundenses. Es-
tos viajeros habían utilizado o utilizarían las vías orientales de los
Pirineos, en las que el paso por los monasterios de Vilabertran y Peregrinos en un grabado alemán de 1499. The Granger Collection. NYC.
102 titud de documentos del obispado. Así, tenemos por ejemplo a descalzo hasta el Santo Sepulcro; del ermitaño Nicolás Ostia, de Sa-
Martín de Verdún de Nápoles, en 1381; Miguel Tomás, caballero de boya, en 1423, y de Luis de Miles, de Nápoles, dos años más tarde.
Veszprèm (Hungría), en 1414; el fraile Jorge de la India, en 1419;
Jaime Andrés de Provenza, en 1413; Juan de Faenza, de Ferrara, en En esta misma época, el prestigio y la fama que había ido adqui-
1445; Blai Forlandi, de Òdena, en 1446, y Juan Malicelebri, de la riendo el monasterio de Montserrat también era un reclamo para
orden del Sancto Spirito de Roma, en 1475, entre muchos otros. los peregrinos extranjeros. Algunos de ellos dejaron constancia
documental de su paso por Girona; así, hallamos a Raimunda, viu-
Asimismo, se tiene constancia del paso de peregrinos peninsula- da procedente del ducado de Guyena (1370). También era corrien-
res que se dirigían a Tierra Santa, como Elvira López Guevara, de te que las personas que habían sido capturadas por los turcos, una
Sevilla, en 1387. Otros viajeros que hallamos en Girona y que iban vez liberadas, peregrinasen a Montserrat, como hicieron Juan Gu-
a Jerusalén procedían del norte y relatan que aprovechan la peregri- nerret de Murcia (1399); Reginaldo de la Mortre, de Aviñón (1477);
nación para visitar otros santuarios. Ese sería el caso de Guillermo el veneciano Antonio, que participó en la derrota de Negroponte
de Andalucía, noble de Valence (Francia), que en 1387 peregrina ante los turcos (1477), y antiguos prisioneros catalanes, como Joan
Ros de Vimborí (1480).

Camino Ripollés

Este camino, llamado por Antoni Noguera “Ripollès Inferior”, fue


una ruta vinculada a la peregrinación a Montserrat y a Santiago de
Compostela. Seguía el trazado de la vía Augusta una vez cruzados
los Pirineos, hasta que, una vez dentro del Alt Empordà, se desvia-
ba en dirección a Llers y continuaba hacia el suroeste hasta Lladó.
Entre las dos poblaciones pasaba por tres capillas dedicadas a San-
tiago y erigidas todas ellas entre los siglos xi y xii: Sant Jaume de
l’Hortal, Sant Jaume de Verders y Sant Jaume de Garriga. También
había tres topónimos de estela: la masía Estela, Cistella (Cis stella)
y el pueblecito de La Estela.

En Lladó estaba la canónica agustiniana de Santa Maria, que tam-


bién disponía de hospital de peregrinos desde 1196, donde se cus-
todiaban reliquias de San Lamberto, obispo de Maastricht (Flan-
Mapa de los principales caminos de peregrinaje medieval en el extremo des). Saliendo de Lladó, el camino se dirigía a la villa condal de
noroeste peninsular. Besalú, posiblemente pasando por Crespià, donde también había
un hospital desde el siglo  xiii. Una vez en la capital del condado, Mediterráneo. Sabemos que en el siglo  xi había un cabotaje muy 103
dentro del monasterio de Sant Pere y de la canónica de Santa Ma- activo entre Roses y Salou, como demuestra la existencia de un
ria se podían venerar varias reliquias. En Besalú, los peregrinos artículo de los Usatges que ofrecería garantía condal a los barcos
podían pasar la noche en el hospital de Sant Julià. que salieran o entraran al puerto de Barcelona e hicieran cabotaje
entre el cabo de Creus y Salou. En el siglo  xiii era corriente el tráfi-
Al día siguiente podían visitar el monasterio de Sant Sepulcre de co hacia la Provenza, el sur peninsular, las islas Baleares, Cerdeña
Palera para reunir más indulgencias, puesto que desde la consa- y Sicilia. Un siglo después se abrieron nuevas rutas comerciales
gración de su iglesia, en el 1085, se otorgaba a los peregrinos que hacia el Mediterráneo oriental y en el xv se consolidó notablemen-
iban cualquier día del año a tomar la eucaristía las mismas in- te un itinerario menor de cabotaje que unía Barcelona, Sant Feliu
dulgencias que si hubieran visitado el Santo Sepulcro de Jerusa- de Guíxols, Palamós, Roses y Colliure.
lén. Sant Sepulcre de Palera era un priorato benedictino en el que
había una amplia galilea de tres naves donde podían dormir los Que el movimiento de peregrinación utilizó la vía marítima ya
peregrinos. nos lo confirma el hecho de que en 1219 el conde de Empúries,
Hugo  IV, firmó un tratado con Marsella para poder tener allí un
El camino hasta Ripoll, desde donde se podía llegar a Montserrat, barco con el que transportar peregrinos a Tierra Santa. Durante
seguía por Sant Jaume de Llierca y Sant Joan les Fonts hasta Olot. la Edad Media, Castelló d’Empúries tuvo continuadamente pre-
Después pasaba por Riudaura, Camprodon y Artigues y, una vez sencia de órdenes militares protectoras de los peregrinos: en el
superado el collado de Canes, llegaba a Ripoll. siglo  xii se instaló una encomienda de los caballeros del Temple,
orden que en el siglo  xiv fue sustituida por la de los caballeros del
Muchos peregrinos jacobeos que cruzaban los Pirineos por el Hospital de San Juan de Jerusalén.
noreste catalán podían aprovechar la relativa proximidad de Sant
Sepulcre de Palera y Sant Pere de Rodes para reunir las mismas Llama la atención que en el documento de 1420, de entre los tex-
indulgencias que si peregrinaran a Jerusalén y a Roma y, así, obte- tos analizados en relación con los jubileos del siglo xv, se hable
ner los perdones equivalentes a la peregrinación a los tres grandes de la necesidad de restaurar los puentes del río Muga a su paso
lugares santos del cristianismo. por Castelló d’Empúries para facilitar el tráfico de la multitud de
peregrinos que acudirían al jubileo de Sant Pere de Rodes. En la
Vía marítima Edad Media no había ninguna vía terrestre importante que, desde
el norte o desde el sur, obligara a pasar a tanta gente por Castelló
Los puertos de Roses y de Castelló d’Empúries son muy antiguos d’Empúries para dirigirse a Sant Pere de Rodes. Por tanto, pode-
y en la Edad Media presentaban una gran actividad comercial gra- mos suponer que esta multitud de peregrinos de la que nos habla
cias a la navegación de cabotaje. Esta actividad convirtió Roses y, el documento habría podido desembarcar en el puerto de Roses
sobre todo, Castelló d’Empúries –capital del condado de Empú- procedente de algún punto importante del Mediterráneo occiden-
ries– en villas prósperas frecuentadas por mercaderes de todo el tal, como Marsella o Barcelona.
104 Si estos peregrinos que se dirigían a la sierra de Rodes habían continuarían su camino hacia Vilabertran, donde decidirían si se-
podido utilizar el mar como camino, otros que se dirigieran a guir por la vía Augusta o tomar el camino Ripollès para recorrer el
Santiago de Compostela procedentes de Marsella o Arlés también camino de Santiago.
podían llegar a los puertos de Roses o Castelló d’Empúries por
mar. La vía marítima de cabotaje era una vía práctica y directa de Hay que tener presente también la afluencia a los puertos de Cas-
entrada a la Península Ibérica desde la Provenza. Desde la cos- telló d’Empúries y Roses de peregrinos que se dirigieran a Roma
ta del golfo de Roses, los peregrinos podían subir por múltiples o Jerusalén procedentes de territorios del interior. La proximidad
caminos hasta la montaña de Verdera para venerar las reliquias y el prestigio de Sant Pere de Rodes posibilitarían que lo visitaran
conservadas en el monasterio de Rodes. Después, los peregrinos antes de partir.

Golfo de Roses desde la Creu Blanca.


3. CAMINOS DE PEREGRINACIÓN A LA Caminos procedentes del norte 105
MONTAÑA DE SANT PERE DE RODES
Para los peregrinos que llegaban al Empordà procedentes del norte
Sant Pere de Rodes, según los indicios que hemos presentado en de los Pirineos, la villa episcopal de Elne tenía que ser parada obli-
capítulos anteriores, desde los siglos  x y xi se había convertido en gada. El tramo de camino desde Elne hasta Sant Pere de Rodes se
un prestigioso destino devocional, así como en un santuario de podía cubrir en dos jornadas; se calcula que al día se podían reco-
paso para peregrinos que se dirigían a Tierra Santa, Roma o Santia- rrer entre 20 y 45 kilómetros a pie. Ya hemos hablado de la diver-
go de Compostela utilizando las rutas orientales de Francia o bien sidad de pasos que ofrecían las montañas de la Albera para llegar
las del noreste peninsular. Era conocido como el prestigioso mo- a la Península Ibérica; aun así, desde el punto de vista puramente
nasterio que custodiaba valiosas reliquias y que otorgaba a los pe- devocional, es muy probable que los peregrinos optaran por los
regrinos las mismas indulgencias que se podían conseguir en San collados que los dirigían al monasterio de Sant Quirze de Colera,
Pedro de Roma. Hoy resulta difícil saber qué caminos constituían puesto que durante la Edad Media se trataba de un importante mo-
el entramado de la montaña, ya que hay multitud de veredas de ori- nasterio benedictino que disponía de servicios y compensaciones
gen medieval que respondían a las necesidades socioeconómicas para los peregrinos, quienes podían pernoctar allí y venerar sus
de la época, igual que en otros espacios de habitación humana. Era altares y reliquias. Sant Quirze se hallaba a unos 25 kilómetros de
necesario comunicar los distintos recursos naturales y agrícolas Elne, tramo equivalente a una jornada de camino. Al día siguiente,
con las villas y las masías aisladas, interconectar los lugares habi- desde el valle de Sant Quirze, el peregrino podía escoger entre dos
tados, responder a las necesidades de la trashumancia ganadera y opciones para llegar a Sant Pere de Rodes: las hemos bautizado con
comunicar la montaña con el resto del mundo. Además, la exis- los nombres de camino de levante y camino de poniente.
tencia del monasterio en el corazón de las montañas del cabo de
Creus debía de obligar a mantener unos caminos destinados a
quienes se dirigían allí expresamente, unos caminos de peregrina-
ción, tal como demuestran los documentos del siglo xv que hemos
analizado en capítulos anteriores. Los peregrinos podían aprove-
char la multitud de veredas que había por toda la montaña, que
conectaban las poblaciones cercanas con el monasterio. No obs-
tante, creemos que había rutas principales que debieron de ser las
más utilizadas por los devotos que se dirigían al monasterio, tanto
si llegaban cruzando las montañas del norte como si procedían de
los caminos de la llanura. A continuación proponemos trazados
que creemos que pudieron ser, a grandes rasgos, los caminos más
utilizados por los peregrinos para subir a la montaña que condu-
cía al monasterio de Sant Pere de Rodes. Dolmen de Ruïnes. Vilajuïga.
106 Camino de levante del camino para visitar la iglesia de Sant Martí de Vallmalla, a una
distancia de unos 470 metros, para luego volver a recuperar el
Se trataba de un camino largo y escarpado que, no obstante, per- itinerario de levante, seguir hasta el monte del Llop y bajar a Sant
mitía al peregrino visitar varios santuarios. Desde Sant Quirze, en Silvestre de Valleta siguiendo el Rec del Llop. Desde Sant Silvestre,
dirección este, se ascendía por el camino que llega al collado de siguiendo un camino paralelo al torrente, se llegaba a Valleta, un
Pallerols y desde allí se seguía por la sierra de La Balmeta hasta camino natural, con restos romanos de una vía empedrada y con
llegar a Sant Miquel de Colera. Una vez visitada su iglesia, era ne- puntos de vigilancia situados en distintos tramos y alturas: Mont­
cesario bordear Puig d’Esquers. Existía la posibilidad de desviarse perdut, Quermançó y Roca Miralles.

Monasterio de Sant Quirze de Colera. Rabós d’Empordà.


El peregrino tenía que seguir el torrente que desde Valleta iba en Otra posibilidad que tenían los peregrinos del camino de levante 107
dirección a levante, por donde pasa la actual carretera de Llançà, era partir de Sant Silvestre de Valleta para llegar al santuario de
llegar al Pujolar y subir la montaña hasta la Peña Miralles. Una vez Sant Genís del Terrer, que dependía de Sant Pere de Rodes. Desde
allí, tomaba la sierra de la Estela, al final de la cual, en dirección allí se llegaba a la villa de Llançà, donde cerca del núcleo de la po-
sur, el peregrino se encontraba la masía del Hospital de la Granja, blación medieval había un antiguo hospital. A la salida de Llançà,
topónimo que permite suponer que allí hubo un alojamiento para el camino subía por la montaña y pasaba por la masía de En Gifre
los peregrinos que no hubieran conseguido llegar al monasterio hasta el collado del Perer. Desde ese collado se podía enlazar de
de Rodes antes de que anocheciera. Desde esta masía ya se podía nuevo con el tramo del camino de levante que estaba al final de la
ver el monasterio. El camino continuaba hasta la masía de La Pa- sierra de la Estela, cerca de la masía de La Granja, que habría sido
llera para luego entrar por el portal norte del pueblo de Santa Creu un antiguo hospital de peregrinos.
de Rodes, cruzar la población y, al abandonarla, llegar en pocos
minutos a la abadía de Sant Pere de Rodes.

Sant Silvestre de Valleta. Llançà.


108 Camino de poniente Desde esta población, hacia el este, se unían los caminos del oes-
te, por la zona de las masías de Guanter y de Baix, a la altura del
Sería un camino más corto y directo, pero con menos compensa- collado de Quirc.
ciones espirituales, puesto que no incorporaba tantos santuarios
en su tramo como el camino de levante descrito anteriormente. Después, pasando por el oeste de la montaña de Montperdut, se
Consistía en partir de Sant Quirze de Colera, subir por el colla- seguía hasta el collado de Canyelles y se cruzaba el poblado me-
do de Les Dofines y seguir la sierra de La Baga d’en Ferran, por dieval de igual nombre. Las ruinas del poblado de Canyelles están
encima de Sant Silvestre y de Valleta. Otra opción para ir de Sant cerca de Vilajuïga, entre la carretera que sube a Sant Pere de Rodes
Quirze de Colera a la Baga d’en Ferran era seguir el camino llano y el torrente y la vía del tren.
que hoy constituye la actual pista de Sant Quirze a Vilamaniscle.

Camino de Canyelles a Planells, Vilajuïga


El camino de Canyelles a Planells forma parte del proyecto de recuperación del camino de Santiago. Se trata de una vía ancha que aún conserva restos
de empedrado y que está flanqueada por una gruesa pared de piedra seca.
Una vez bordeado el poblado, el camino empezaba a subir por la También cabe la posibilidad de que se utilizara la vía que se ha pro- 109
montaña hasta la zona de Planells, donde es posible que conflu- puesto desde el Ayuntamiento de Vilajuïga, la cual describimos en
yera con el camino de Vilajuïga. Este camino antiguo ha sido re- el apartado dedicado al nuevo camino que desde Vilajuïga llega a
cuperado recientemente por el Ayuntamiento de Vilajuïga. Seguía Sant Pere de Rodes: desde Planells conduce a la masía Margall y,
por la carretera actual de subida a Sant Pere de Rodes, de la que se desde allí, a la masía Ventós.
desviaba para pasar por las masías de La Mata y Margall, después
por la Font de la Bassa y la masía de La Pallera, donde confluía con Caminos de la llanura
el camino de levante. En ese punto, el camino continuaba hacia el
portal norte de la población de Santa Creu de Rodes, la cruzaba y Para llegar a Sant Pere de Rodes desde la llanura del Alt Empordà,
salía por el portal sur, desde donde el peregrino podía vislumbrar aunque en la parte sur de la montaña se localicen accesos direc-
la abadía de Sant Pere de Rodes. tos desde Pau, Palau-Saverdera o Roses, el camino más cómodo y
directo es el acceso desde la población de Vilajuïga. A ella podían
llegar los peregrinos que habían entrado en el Empordà por cual-
quiera de las vías orientales, meridionales o marítimas, e incluso
los que habían llegado desde el norte por la vía Augusta.

Una vez en tierras ampurdanesas, creemos que los dos principa-


les puntos de partida pudieron ser los caminos que procedían de
Vilabertran y Castelló d’Empúries, y que terminaban convergien-
do en la población de Vilajuïga.

Camino de Vilabertran

“La abadía de Vilabertran se había convertido, en aquellos años,


en una agencia de viajes a Tierra Santa”. Este comentario lo hizo
Josep Maria Marquès, sin duda la persona que mejor conocía el
archivo documental de la canónica de Santa Maria de Vilabertran.
Aunque se refiere específicamente a las peregrinaciones a Tierra
Santa, es evidente que, si en la Edad Media en Vilabertran con-
fluían la vía Augusta, la vía Heraclea y los caminos que comuni-
caban Besalú y las tierras del interior con los puertos de Roses y
Castelló d’Empúries, Vilabertran se convirtió en un lugar de paso
Principales caminos de peregrinación a Sant Pere de Rodes. obligado para los peregrinos que se dirigían a los santos lugares de
110 Roma, Jerusalén y Santiago de Compostela, como bien demues- Prueba de la gran afluencia de peregrinos que tuvo Vilabertran es
tran los documentos. Su proximidad a la abadía de Sant Pere de el gran edificio del hospital del siglo xii, que se conserva actual-
Rodes hizo que la canónica agustiniana de Vilabertran fuera un mente en la parte de levante del patio del Palacio del Abad.
importante punto de promoción y de partida para los peregrinos
que durante su largo viaje se decidían a visitar el monasterio de la Entre las escrituras procedentes del archivo de Santa Maria de Vi-
sierra de Verdera. labertran, publicadas por Josep Maria Marquès, hallamos noticias
de muchos peregrinos locales que entre los siglos xi y xii tomaron
como punto de partida para su peregrinación la canónica de Santa
Maria de Vilabertran y aprovecharon para hacer testamento antes
de emprender el largo viaje. Al hacer testamento es corriente dejar
legados a los destinos a los que ya se ha peregrinado o bien a los
santuarios con los que se tiene una relación de proximidad, donde
con frecuencia se escoge sepultura. Por ejemplo, en agosto del
1089, Bernat Ramon, que deseaba peregrinar a Hispania, hizo tes-
tamento en Vilabertran y dejó legados a Sant Pere de Rodes, Sant
Julià de Llers, Santa Maria de Vilabertran y su familia, y también
escogió sepultura en Sant Pere de Rodes. En el 1093, Guillem Se-
niofred, que quería “ire Romam”, hizo testamento y escogió sepul-
tura en el cementerio de Vilabertran, si moría cerca. Hizo mandas
a varias iglesias y a Santa Maria de Vilabertran. Asimismo, dejó
parte de sus bienes “ad opera Sancti Jacobi de Gallicia”. Alrededor
del año 1100, Ponç Dalmau se disponía a “ire viam Sancti Iacobi”
e hizo testamento en Vilabertran; eligió sepultura en Sant Pere de
Rodes, realizó varias donaciones a Vilabertran y dio limosnas a
otras iglesias.

El 8 de marzo de 1102, hizo testamento Guerau Llobató, que partía


a Jerusalén. Efectuó mandas a Vilabertran, Sant Pere de Figueres y
Sant Pere de Rodes, además de legados a su familia. Los servicios
que Vilabertran ofrecía a los peregrinos en ocasiones llegaron a
conllevar la guarda y custodia de familiares del peregrino, como
solicitó Pere Guillem, quien, al hacer testamento el 9 de septiem-
Canónica de Santa Maria de Vilabertran. bre de 1105, antes de ir a Santiago de Compostela, dejó a su esposa
Beatriu en bailía, poder y guardia de Dios, Santa Maria de Vilaber- la propia villa, a causa del importante volumen de población que 111
tran, el abad y el prior. debió de tener Castelló d’Empúries en los siglos bajomedievales,
es posible que muchos otros hubieran utilizado la vía marítima
Para llegar a la montaña de Sant Pere de Rodes, los peregrinos para llegar al lugar.
partían de Vilabertran en dirección a Peralada, posiblemente si-
guiendo un itinerario semejante al de la actual carretera vieja De Castelló d’Empúries a Vilajuïga solo hay unos siete kilómetros
que conecta estas dos poblaciones. La actividad comercial de la de distancia, por lo tanto, los peregrinos no tenían más que tomar
capital del vizcondado durante la Edad Media, por un lado, y el el camino que pasaba por el lago de Castelló, que seguramente los
hecho de que estuviera bien provista de conventos, iglesias y ca- llevaba por Sant Joan Sescloses (posesión de Sant Pere de Rodes)
pillas, por otro, hacen que Peralada cumpliera todos los requisi- y los monasterios femeninos de Sant Miquel Sescloses y Santa
tos para satisfacer las necesidades terrenales y espirituales del Maria de Pedrardell.
peregrino. Para llegar a Vilajuïga desde Peralada, se podía tomar
el camino hasta Garriguella, pasando por la actual carretera de Camino de Vilajuïga a Sant Pere de Rodes
Les Costes, o bien dirigirse al núcleo de Vallgornera y pasar des-
pués por Marzà. Recientemente, en relación con la recuperación del camino de
Santiago hasta Sant Pere de Rodes, el Ayuntamiento de Vilajuïga
Camino de Castelló d’Empúries ha estado investigando cuál podría ser exactamente el itinerario
utilizado por los peregrinos que iniciaban el ascenso a la montaña
Aunque Castelló d’Empúries no tuvo la centralidad de Vilaber- de Rodes por Vilajuïga. Este importante proyecto de investigación
tran en lo que respecta a las distintas rutas que allí convergían, el documental y trabajo sobre el terreno, coordinado por Joan Ribas
peso específico de ser la capital del condado de Empúries y una y Vicenç Armangué, ha tropezado con varias dificultades. Por un
villa comercial y artesanal activa durante la Edad Media la convir- lado, la escasez y antigüedad de las noticias escritas y, por otro,
tió en otro punto de partida importante para muchos peregrinos la gran cantidad de vestigios de caminos de todas las épocas que
que se dirigían a Sant Pere de Rodes. Además, la villa estaba actualmente recorren la montaña. Aun así, el itinerario propuesto
bien surtida de iglesias, conventos y monasterios, sin contar la sigue en su mayor parte vías antiguas, repletas de alicientes patri-
majestuosa iglesia de Santa Maria y, por lo tanto, podía satisfa- moniales y paisajísticos, que bien pudieron formar parte de las ru-
cer las necesidades espirituales de los peregrinos. Como hemos tas utilizadas por los peregrinos de siglos anteriores para ascender
visto en el apartado de este estudio dedicado a la celebración de por la montaña.
los jubileos del siglo  xv, un documento del Archivo Diocesano
(ADG  Q‑3,) da fe de la multitud de peregrinos que se dirigirían El camino recuperado parte del centro de acogida turística (CAT)
al monasterio de Rodes desde la villa condal con motivo de la dedicado a los caminos sagrados que hay en Vilajuïga y cruza el
celebración del jubileo de 1420. También hemos señalado que, núcleo urbano, hasta el sector del Veïnat de Dalt. Desde la calle
aunque puede que un gran número de estos devotos partieran de Màrtirs toma una pista forestal que, bordeando la base de Puig
112 Castellar, llega a la masía de Canyelles. Una vez en la zona de El camino, que muestra restos evidentes de empedrado, sube por
Canyelles, ya se pueden observar algunas rocas con insculturas en la montaña hasta el paraje de Planells. Allí se puede observar una
forma de cruz y se inicia el primer tramo del camino original. Este gran concentración de rocas con insculturas en forma de cruces,
mide 2,10 metros de ancho y está provisto de una pared separa- cazoletas, regueros y otras figuras excepcionales, descubiertas re-
dora, construida en piedra seca, de casi un metro de altura y unos cientemente por Modest Soy y Vicenç Armangué. Desde Planells,
60 centímetros de grosor, con un coronamiento a sardinel. el camino se adentra en las montañas siguiendo más o menos en
paralelo la carretera GIP-6041 en dirección a la masía Margall,
en un itinerario lleno de insculturas, así como de dólmenes y ca-
bañas de pastor o de viña.

Pared de piedra seca del camino de Vilajuïga a Sant Pere de Rodes. Inscultura localizada en la zona de Roca Galera. El Port de la Selva.
Desde la masía Margall prosigue hasta la masía Ventós, donde hay diendo con tramos de las vías Augusta y Heraclea. No obstante, la 113
una zona de recreo con impresionantes vistas sobre el golfo de Ro- presencia más importante de estas piedras grabadas se halla en los
ses y la llanura del Empordà. Por último, el itinerario sigue desde principales caminos de subida a Sant Pere de Rodes, tanto en
allí, prácticamente plano, hasta las ruinas del poblado medieval y los procedentes del norte como en el camino de Vilajuïga, y llega
la iglesia prerrománica de Santa Creu. Una vez cruzado el pobla- a su máxima concentración en las cercanías del monasterio. Tam-
do, se toma el camino de peatones que en pocos minutos conduce bién se localizan insculturas en algunos de los caminos que, desde
a las puertas del monasterio de Sant Pere de Rodes. Roses, llegaban a la abadía.

Cruces grabadas de los caminos a Sant Pere de Rodes

En el caso concreto de la montaña de Rodes, podemos afirmar


que los caminos que durante la Edad Media conducían a los pe-
regrinos al monasterio de Sant Pere de Rodes podían tener su
origen en épocas ancestrales. Durante la Prehistoria, la montaña
estuvo habitada, como demuestra la gran cantidad de dólmenes
y piedras con insculturas presentes. Josep Tarrús publicó un in-
ventario de todos los restos prehistóricos conocidos de la Albera,
la sierra de Rodes y el cabo de Creus y, como se puede apreciar
en el mapa que trazó, la mayoría de estos vestigios, sobre todo los
dólmenes y las rocas con grabados, están situados alrededor de
los pasos pirenaicos, pero su máxima concentración se localiza
al noroeste de la península del cabo de Creus, coincidiendo con
el lugar donde hallamos los principales caminos de ascenso al
monasterio.

Dejando aparte las posibles motivaciones que podrían dar lugar a


la erección de megalitos, en esta zona resultan muy interesantes
las rocas con grabados. Entre estos grabados destacan dos tipos
diferentes: los que parecen una especie de cazoletas, a veces uni-
das por regueros, y los cruciformes. En cuanto a estos últimos, en
gran parte de los casos creemos que podrían tener su origen en la
Edad Media. Aparecen cerca del collado de Panissars y también Megalitos y elementos patrimoniales localizados en l’Albera, sierra de Rodes
en las proximidades de los collados de Banyuls y Les Eres, coinci- y cabo de Creus. Josep Tarrús.
114 A continuación presentamos algunas de las numerosas fotogra- nos que conducían a la abadía de Sant Pere. Por otra parte, tam-
fías y calcos que Josep Tarrús tomó de las 378 rocas con grabados bién presentamos algunas de las piedras de Planells, descubiertas
que en 1999 inventarió en la zona del cabo de Creus y la Albe- recientemente durante las obras de recuperación del camino de
ra. Hemos escogido las que hemos considerado más represen­- peregrinación a Sant Pere de Rodes desde Vilajuïga.
ta­tivas para nuestro estudio, ya que se hallan cerca de los cami-

Piedras de Canyelles
Grabados en la roca situados cerca de la carretera que hoy va de Vilajuïga a Sant Pere de Rodes, al sur de Montperdut y al suroeste del collado de Canyelles.
En un radio de 0,5-2 km hay siete dólmenes y otra roca grabada.
115

Piedra 4 de las cruces de La Carena Piedra del torrente Pujolar II


GESEART GESEART
Calco de grabados en la roca situados en la parte suroeste de la sierra de Grabados del torrente Pujolar, situados en el camino de levante, al noreste
Rodes, en el rellano superior del pico de La Carena, junto a la carretera que del monte Margall y al sureste de la sierra de la Estela, en una roca elevada
comunica Vilajuïga y Sant Pere de Rodes. a media vertiente izquierda del torrente Pujolar, dentro del lado sureste de la
En un radio de 0-0,5 km hay siete dólmenes y una piedra grabada con sierra de Rodes.
cazoletas, regueros y cruciformes. En un radio de 0-0,5 km hay cuatro dólmenes.
116

Piedras de las cruces de El Hospital


GESEART
Cruces localizadas cerca de la masía de La Granja, lugar conocido antiguamente como El Hospital, que se encuentra después de la sierra de la Estela, en el
camino de levante desde el collado de Banyuls hasta el monasterio de Sant Pere de Rodes.
En un radio de 0,5-2 km hay otras rocas con grabados. Unos 875 m al sureste hallamos el dolmen y el paradolmen de La Pallera.
Las insculturas de Planells población. En este paraje se han localizado varias rocas con cruces, 117
regueros y cazoletas. La gran cantidad de insculturas localizadas, su
Las piedras de Planells se han descubierto durante los trabajos de tipología inédita y la disposición de las rocas con grabados convier-
limpieza y recuperación del antiguo camino de peregrinación desde ten Planells en uno de los enclaves más interesantes para estudiar
Vilajuïga, impulsados y coordinados por el Ayuntamiento de esta el fenómeno de las insculturas de la montaña de Rodes.

Cruces grabadas en la roca en el sitio de Planells. Vilajuïga.


118 Aunque sería necesario profundizar en el estudio, la situación de extremos inferiores de la gran roca donde está grabada, asciende
las rocas y la orientación de las cruces que hallamos en los cami- describiendo curvas, siguiendo un itinerario que finaliza en tres
nos de Sant Pere de Rodes nos permiten apuntar una hipótesis cruces consecutivas. Descubierta –como las demás insculturas–
sobre su realización. Por un lado, podría suceder que, en algu- por Armangué y Soy, se ha apuntado que podría tratarse de un
nos casos, las cruces fueran un recurso utilizado desde el propio plano esquemático que indicaría el camino de Vilajuïga a Planells
monasterio para marcar los distintos caminos que debía seguir el y de allí al monasterio. Si esta hipótesis se confirmara, propone-
peregrino para llegar a la abadía de Rodes. En el paraje de Planells mos una cronología para la realización de estas cruces a caballo de
se ha descubierto una roca que contiene una inscultura realmente los siglos xiv  y xv, época en la que se demuestra un gran interés
excepcional, que podríamos relacionar con la teoría que acabamos del monasterio por velar por el buen estado de los caminos de
de plantear. Se trata de una línea que, partiendo de uno de los peregrinación.

MONTPERDUT SE
RR
Mas Montperdut AD
EL
mas de Pujolar ’ES
TE
LA
VALL DE PUJOLAR Roca Miralles
Dolmen de Pujolar
Castillo de Miralles
Collado del Perer
Dolmen de Roca Miralles
COLL DE CANYELLES
Castell de Quermançó
ROCA VENTOSA Dolmen de la Riera Pujolar
mas de l’Hospital
PUIG ULLASTRES Pedra de les creus mas de la Granja
mas Bartret mas de la Mata de l’hospital
Pedres de Canyelles
Dolmen del Mas de la Mata
Pedres de Planells
mas de Canyelles
poblat de Canyelles
mas Magí

Pedres de Comes Tortes Pedres de Carena


PUIG
Dolmen de les Ruïnes Dolmen de de Carena
CASTELLAR Dolmen de la Talaia Dolmen caigut 1 PUIG MARGALL
Dolmen del Garrollar Dolmen del barranc Dolmen caigut 2 Pedra de Puig Margall mas de la Pallera
Pedra del Garrollar Dolmen de les
Dolmen de la Vinya del Rei vinyes mortes Dolmen de Puig Margall
Dolmen de les vinyes mortes I
Puig de l’Home
mas Margall

Santa Creu de Rodes


Pedra de les creus de Mas Ventós Santa Helena
ROC DE L’ALIGA
Dolmen del bosc de la Margalla
VILAJUÏGA Mas Gori mas Ventós
COLL DE GRIMALL LES COMES DE PAU Dolmen de la Creu Blanca

Mas de Can Satller la Creu Blanca Sant Pere


de Rodes
Dolmen de la Sureda I
Creus de Ca n’Isach III
Dolmen de la Sureda II
Celler Espelt

Dolmen de la
Sepulcre Muntanya d’en Casellas
Dolmen de de la Devesa
la Barraca Dolmen
de la Creus de Ca n’Isach I Dolmen de la Sureda
d’en Rabert Sepulcre
Devesa
de Mas Bofill
PAU Dolmen
de Mas Bofill
Creus de Ca n’Isach II

Mas dels Frares

Elementos patrimoniales
localizados durante la
PALAU recuperación del antiguo
SAVERDERA
camino de Vilajuïga a Sant
Pere de Rodes.
El último jubileo que celebraron los monjes del monasterio de 119
Sant Pere de Rodes fue el de 1697. Los motivos de la desapari-
IV. RECUERDO DE LOS JUBILEOS ción de la festividad jubilar se pueden relacionar con la situación
DE SANT PERE DE RODES de inestabilidad originada por las reiteradas guerras con Francia,
que afectaron directamente al monasterio con sucesivos ataques
y saqueos a finales del siglo xvii  y principios del xviii. La siguien-
Aunque los infortunios y el paso del tiempo han estado a te coincidencia del día de la Cruz de Mayo en viernes tenía que
punto de hacer desaparecer el monumento y su memoria, producirse en 1709; en 1698, seguramente por este motivo, los
Sant Pere de Rodes siempre ha sido intuido como un monjes procuraron varios traslados notariales de documentos que
monasterio excepcional por todos aquellos que lo han demostraban la antigüedad y legitimidad de la celebración. Sin
embargo, los jubileos no se volvieron a celebrar nunca más, he-
visitado, conocido y amado. El recuerdo de sus jubileos
cho que con toda seguridad estuvo relacionado con la incursión
pervivió entre la comunidad de monjes exiliados hasta
en el monasterio de las tropas del duque de Noailles, incidente
su exclaustración definitiva y, a partir de entonces, en el que se sustrajeron la Biblia de Rodes y otros documentos del
siguió persistiendo entre la gente de la comarca, que lo cenobio, como relató Andrés de Simón Pontero cuando visitó el
reivindicaba como el signo más ineludible del esplendor y la monasterio en 1752: “[...] siempre que ha ocurrido guerra con la
grandeza que exhibió el monasterio de Sant Pere de Rodes corona de Francia, cuyas tropas lo han saqueado, y quitado los
en tiempos pasados. papeles mui primorosos archibados que tenian, y una biblia sacra
antiquissima [...]”.

No obstante, el recuerdo de la grandeza del monasterio perduró


entre la comunidad de los siglos xviii y xix, y la celebración de los
jubileos plenísimos fue considerada uno de los máximos expo-
nentes de su esplendor. Andrés de Simón, además de describir
el cenobio, también consultó su archivo y transcribió los docu-
mentos que consideró más relevantes, dando a entender que se
habían perdido todas las bulas y confirmaciones en referencia a
la concesión de los jubileos: “pero la injuria de los tiempos y sa-
queos de las tropas francesas, que no han sido pocos, como sitio
tan vezino y por donde tiene la entrada en tiempo de guerras, ha
despojado de tantas grazias a dicho monasterio quitandole sus pa-
120 peles [...] [aunque] aún ay autores antiguos que dizen se ganaba el comunidad, dejó constancia de la buena acogida que le dispensa-
Jubileo de año Santo en dicho monasterio, de el mismo modo que ron los monjes de la comunidad y, en especial, el abad Joaquim
en Roma, sin mas conzesion ni Bulla que la espezial conzedida de Clavera. Gracias a las informaciones orales procedentes de los
para ello perpetuament”. Los autores antiguos a los que se refiere recuerdos que guardaban los monjes y de los escasos papeles al
en este comentario podrían ser Peire de Marca y Jeroni Pujades. respecto que se conservaban en el archivo sobre el jubileo que se
celebraba en el monasterio, los datos de Villanueva son muy valio-
Del mismo modo, Andrés de Simón Pontero recogió por escri- sos, como hemos visto en capítulos anteriores.
to el recuerdo que guardaba la comunidad de las reliquias que
durante siglos había conservado el monasterio y que a mediados Con la publicación, en 1831, de la tercera parte de la Crónica univer-
del siglo  xviii habían desaparecido, así como la equiparación de sal del Principado de Cataluña, escrita a principios del siglo xvii por
las indulgencias con las que se concedían en Roma desde la bula Jeroni Pujades, las noticias que hacían referencia al recuerdo de las
otorgada a Hildesindo en el año 974: “Por notas antiguas, que son peregrinaciones y los jubileos que se celebraban en el monasterio
sin formalidad ni prueba, se enquentran en este monasterio pare- dejaron de proceder únicamente de la memoria que conservó la
ze estaba enriquecido con muchos cuerpos de santos y relíquias comunidad monástica o la población de la comarca. Pujades pudo
mui apreziables y se ganaban en la visita de sus capillas y templo vivir los jubileos en directo, y será a partir de la publicación de su
un thesoro de indulgencias, conzediendolas los sumos pontífices Crónica universal –en la que se narra en detalle la celebración de
tan copiosas y con igualdad a las que actualmente gozan y adquie- la vigilia del jubileo del 3 de mayo– que multitud de historiadores
ren fieles que visitan la santa iglesia de San Juan de Letran en y periodistas de los siglos xix y xx realizarán nuevas recreaciones.
Roma”. En la Historia del Empordà de Josep Pella i Forgas, publicada en
1883, ya se hace mención de las multitudinarias peregrinaciones
Años más tarde, en 1790, Francisco de Zamora visitó el monas- y la importancia de los jubileos en el monasterio, a partir de las
terio y también realizó una breve descripción del mismo. Entre informaciones de la Crónica de Pujades, así como del Viage de Vi-
los elementos que menciona de su historia se cuenta el siguiente: llanueva. En enero de 1900, Pelegrí Casades escribe un artículo
“En este monasterio se ganaba un jubileo santo, que duró hasta con motivo del inicio de la celebración del año santo romano. Al
mediados del siglo pasado”. describir la ceremonia de apertura de la Puerta Santa de la basí-
lica de San Pedro de Roma, no puede evitar mencionar que en el
Cuando los monjes benedictinos abandonaron el monasterio de monasterio benedictino de Sant Pere de Rodes tenía lugar una
la montaña de Rodes para ir a vivir a la llanura del Empordà, el re- ceremonia semejante, y remite al lector a la obra de Jeroni Puja-
cuerdo de los jubileos perduró entre los miembros de la casa. Así, des para ampliar detalles. Josep Puig i Cadafalch, en L’arquitectura
cuando en algún momento entre 1806 y 1809 Jaime Villanueva romànica a Catalunya, subraya la importancia de la iglesia de Sant
visitó el monasterio de Vila-sacra, a donde se había trasladado la Pere de Rodes con el ejemplo de la celebración del jubileo.
Con la publicación de varias monografías dedicadas al monasterio de dras descarnadas”. En 1961, el mismo autor reiteraba en otra pu- 121
Sant Pere de Rodes durante la primera mitad del siglo xx, la noticia blicación: “Rutas, caminos, veredas de antaño, son hoy deficientes
de la antigua celebración de los jubileos y de la multitud de personas accesos, precarios enlaces con la antigua Casa Monástica”.
que acudían en peregrinación se convirtió en uno de los elementos
más relevantes que ayudaban a imaginar la época de esplendor de Desde mediados del siglo xx hasta la actualidad, todas las publi-
ese montón de ruinas en que se había convertido la antigua abadía. caciones relativas a la historia de Sant Pere de Rodes han hecho
Estas obras fueron realizadas por personajes de prestigio intelec- referencia a su importantísimo papel como lugar de peregrina-
tual reconocido, como Antoni de Falguera (1906), Joaquim Guitert ción. Varios artículos publicados en la prensa comarcal por Josep
(1927), Antoni Papell (1930) o Joan Subias (1948), entre otros. Maria Bernils i Mach, cronista de Figueres, han ido divulgando
periódicamente la celebración del jubileo de Sant Pere de Rodes
A menudo, en las constantes reivindicaciones que surgían de ma- con una clara intención conmemorativa, pues los escritos se pu-
nos de intelectuales de la comarca y movimientos populares, el blicaron precisamente en años en los que la Cruz de Mayo cayó en
recuerdo de Sant Pere de Rodes como importante centro de pere- viernes.
grinación se utilizaba como argumento para reclamar su protec-
ción y restauración. Así, por ejemplo, Francesc Monsalvatge, en La voluntad de recuperar la ce-
su obra de 1904 dedicada a los monasterios de la diócesis gerun- lebración del jubileo también ha
dense, tras describir la apertura de la Puerta Santa se lamenta: hecho aparición en los últimos
“Tan celebrado monasterio está todo en ruinas”. En 1949, Miquel tiempos. En 1985, Antoni Viñas, el
Alabrús escribió un artículo sobre el jubileo de Sant Pere de Rodes entonces rector de la parroquia de
en un periódico comarcal y justificó así su motivación: “[...] y si El Port de la Selva, al observar que
modesta pretensión cabe por nuestra parte sea en provecho de la ese año el día de la Santa Cruz de
restauración de la antigua solemnidad en aquella casa religiosa, de Mayo iba a ser viernes, promovió
ser ciertos los rumores de un posible adecentamiento del ruinoso la “I Conmemoración de los Jubi-
edificio”. Joan Subias utilizaba en 1942 el mismo argumento para leos Plenísimos de la Santa Cruz”.
referirse al mal estado de los caminos y accesos que antiguamente A la celebración, concebida para
habían conducido a tantos peregrinos al monasterio: “Resulta di- que fuera eminentemente religio-
fícil hoy volver la vista atrás y adivinar cómo sería en sus tiempos sa, se invitó a varias autoridades,
de esplendor y fuerza este gran foco espiritual, que tuvo la virtud entre las cuales el presidente de la
de convertir en caminos transitados, batidos día y noche por el len- Generalitat de Cataluña y el rey de
to pisar de innumerables peregrinos, estos que son hoy senderos España, aunque ninguno de los
perdedores de difícil acceso, cuando no rutas maltrechas de pie- dos asistió.
122 El segundo intento de recuperar la celebración del día de la Cruz
de Mayo se produjo en 2002. En este caso, la conmemoración
tuvo un carácter laico y consistió en una conferencia a cargo de
Joan Badia i Homs, con el título “Sant Pere de Rodes y su jubileo”,
y un concierto de música sacra interpretado por la formación Mú-
sica Antiga de Girona. Los actos fueron promovidos y organizados
por la delegación del Departamento de Cultura de la Generalitat
en Girona.

La próxima coincidencia cronológica que permitiría celebrar un


jubileo en el monasterio de Sant Pere de Rodes tendrá lugar el
viernes 3 de mayo de 2013.
BIBLIOGRAFÍA Bango Torviso, Isidro. “La topografía monasterial en España”. Claustros 123
románicos hispanos. León: Edilesa, 2003, 31-45.

Barault, Cebrià. Presència i repressió del catarisme al bisbat d’Urgell (se-


Abadal i de Vinyals, Ramon d’. Catalunya carolíngia. Els comtats de Giro-
gles xii-xiii). Urgellia. XII. 1994-1995.
na, Besalú, Empúries i Peralada, 2v. Memòries de la Secció Històrico-
Arqueològica, LXI, Barcelona: Institut d’Estudis Catalans, 2003. Barrachina i Navarro, Jaume. “Las portadas de la iglesia de Sant Pere de
Adell, J.A.; Barrachina, J.; Carbonell, E.; Pladevall, A.; Riu, E. “Sant Pere Rodes”. Locus Amoenus. Núm. 4. Universidad Autónoma de Barcelo-
de Rodes”. Catalunya Romànica, XXVII. Barcelona: Enciclopèdia Ca- na, Bellaterra, 1998-1999.
talana, 1998, 148-166. Barrachina i Navarro, Jaume. “Dos relleus fragmentaris de la portalada
Adell, J.A.; Llinàs, J.; Mataró, M.; Riu, E.; Sagrera, J. “Sant Pere de Rodes de Sant Pere de Rodes, del Mestre de Cabestany”. Quaderns d’Estudis
(Catalunya). La cel·la i el primer monestir (s.  ix-xi)”. Annals de l’Institut Medievals, núm. 1. Barcelona: Artestudi Edicions, 1980.
d’Estudis Gironis, XXXVIII, 1997, 1414-1443. Barros, Carlos. “Il pellegrinaggio a Santiago di Compostella”. Il medioe-
Adell, J.A.; Badia, J.; Ramos, M.L. “Sant Pere de Rodes”. Catalunya romà- vo europeo di Jacques Le Goff (Daniela Romagnoli, ed.). Milán: Silvana
nica. Vol. X. L’Empordà, II. Barcelona: Enciclopèdia Catalana, 1990, Editoriale Spa, 2003.
657-677. Bartrina, S.; Roquer, R. “Lista de papas y cronología”. La Santa Biblia. Arzo-
Ainaud de Lasarte, Joan. “Noticias de San Pedro de Roda”. Revista de Ge- bispado de Barcelona. Barcelona: Carroggio, S.A., 1966.
rona. Vol. V. Núm. 9. Girona, 1959. Bernils i Mach, Josep Maria. “L’Alt Empordà celebrava Any Sant”.
Alabrús, Miquel. “El Jubileo de la Santa Cruz de Mayo”. Ampurdan, L’Empordà. 23 d’abril. Núm. 113. Figueres, 1980, 27.
núm. 345. Figueres, 1949, 29.
Bernils i Mach, Josep Maria. “Jubileu a Sant Pere de Roda”. L’Empordà.
Albareda, Anselm M. Història de Montserrat. (Sexta edición revisada y 23 de abril. Núm. 451. Figueres, 1987.
ampliada por Josep Massot i Muntaner). Publicacions de l’Abadia de
Bernils i Mach, Josep Maria. “La Santa Creu i Sant Pere de Roda”. Hora
Montserrat, 1977.
Nova. Núm. 1427. Figueres, 2005, 33-34.
Armangué, Vicenç. Camí de Sant Jaume de Vilajuïga. Ayuntamiento de
Bernils i Vozmediano, Josep Maria. “Jubileu a Sant Pere de Rodes”. Hora
Vilajuïga, 2009 (inédito).
Nova. 14-20 de mayo. Figueres, 2002, 2.
Arnall i Juan, Maria Josepa. “Vilasacra sota la influència de Sant Pere de
Bravo Lozano, Millán. Guía del peregrino medieval (“Codex Calixtinus”).
Rodes”. Annals de l’Institut d’Estudis Empordanesos. Vol. 17. Figueres:
Sahagún: Centro de Estudios del Camino de Santiago, 1997.
Institut d’Estudis Empordanesos, 1984.
Badia i Homs, Joan. Monestir de Sant Pere de Rodes. Guia histò­rica i arqui- Casades i Gramatxes, P. “L’any sant”. Lo Geronés. 15 de enero, 1900, 3.
tectònica. Barcelona: Generalitat de Cataluña. Departamento de Cul- Centro de estudios del camino de santiago. Los caminos de Santiago.
tura, 2002. In situ temas. Tolosa: MSM, 2004.
Badia i Homs, Joan. L’arquitectura medieval de l’Empordà. II. Alt Empordà. Clavaguera i Canet, Josep. Llançà notes històriques. Salvat Editores. Ayun-
Girona: Diputación Provincial, 1981. tamiento de Llançà, 1986.
124 Corominas, Joan. Diccionari etimològic complementari de la llengua catala- Junyent, Rosa; Tarragó, Salvador. El Port de Roses. Col. Ports de Catalunya.
na. Barcelona, 1980. Barcelona: Generalitat de Cataluña. Departamento de Política Territo-
rial y Obras Públicas. Dirección General de Puertos y Costas, 1991.
Cuito, Amadeu. La via Heraclea, la via Augusta i els trofeus de Pompeu.
Estudi 6, 2001. Just, Cassià M. Regla de Sant Benet amb glosses per a una relectura de la
Regla benedictina per l’abat Cassià M. Just. El Grà de Blat. Publicacions
Español, Francesca. “Los claustros benedictinos catalanes”. Claustros ro- de l’Abadia de Montserrat, 1996.
mánicos hispanos. León: Edilesa, 2003, 271-285.
Lehmann, Johannes. Las Cruzadas. Los aventureros de Dios. Col. Enigmas
Falguera, Antoni de. Sant Pere de Roda. Barcelona: Tipografia l’Avenç, del Cristianismo. Barcelona: Ediciones Martínez Roca, 1989.
1906. Llinàs, J.; Montalbán, C.; Palahí, Ll.; Sagrera, J. “Monestir de Sant Pere
de Rodes (Port de la Selva, Alt Empordà). Campanyes de 1994 i 1995”.
Ferrer i Mallol, Maria Teresa. “Pellegrinaggi e giubilei in Catalogna: i
Terceres Jornades d’Arqueologia de les Comarques de Girona. Santa Colo-
monasteri di Montserrat e di Sant Pere de Rodes e le destinazione più
ma de Farners (La Selva), Santa Coloma de Farners, 1996, 226-276.
lontane”. Gli Anni Santi nela Storia. Atti del Congresso Internazionale.
Cagliari, 1999. Llonch, Sílvia. La fortuna de unas obras. Sant Pere de Rodes, del monasterio
al museo (catálogo). Barcelona: Museo Frederic Marès, 2006.
Font i Galonera, Jaume. “Els antecedents: la xarxa viària preindustrial”. La
formació de les xarxes de transport a Catalunya (1761-1935). Vilassar de Lorés i Otzet, Immaculada. “Sant Pere de Rodes. Consideracions so-
Mar: Oikos-tau-Universidad de Barcelona, 1999, 55-100. bre la cronologia de l’església”. Actes del Congrés Internacional Gerbert
d’Orlhac. Vic: Eumo Editorial, 1999, 287-303.
García lagarreta, S.A. Cronología (Edad Media). Cuadernos de Trabajos
de Historia. Vol. 4. Pamplona: Ediciones de la Universidad de Nava- Lorés i Otzet, Immaculada. El monestir de Sant Pere de Rodes. Universi-
rra, 1976. dad Autónoma de Barcelona, Universidad de Barcelona, Universidad
de Girona, Universidad de Lleida, Museo Nacional de Arte de Catalu-
Generalitat de cataluña. Departamento de Medio Ambiente y Vivienda. ña. Bellaterra, Barcelona, Girona, Lleida, 2002.
Dirección General de Medio Natural. Servicio de Parques, 2005.
Marot, Teresa. El tresor de Sant Pere de Rodes. Moneda, comerç i art a l’inici
Gudiol, Josep. “De peregrins i peregrinatges religiosos catalans”. Analec- del segle xvi. Barcelona: Museo Nacional de Arte de Cataluña, 1999.
ta Sacra Tarraconensia. Vol. VIII, 1927, 93-119. Mas, Pere; Masmartí, Sònia. “La inscripció funerària d’Hildesind, primer
abat de Sant Pere de Rodes”. Annals de l’Institut d’Estudis Empordane-
Guitert i Fontserè, Joaquim. Monestir de Sant Pere de Rodes. Barcelona:
sos. Vol. 39. Figueres, 2008.
Impremta de la Casa Provincial de la Caritat, 1927.
Masmartí i Recasens, Sònia. “Descoberta i identificació d’un nou frag-
Illa, E.; Pi, M.; Puig, A.M. El Cap de Creus. Cadaqués-El Port de la Selva- ment de la làpida funerària de Tassi”. Annals de l’Institut d’Estudis Em-
Roses-La Selva de Mar. Guies de Patrimoni Local, 4. Girona: Diputa- pordanesos. Vol. 39. Figueres, 2008.
ción de Girona, 2006.
Masmartí i Recasens, Sònia. Monestir de Sant Pere de Rodes. Col·lecció
Johnson, Paul. Historia del cristianismo. Buenos Aires: Javier Vergara Edi- Cultura Museus. Museo de Historia de Cataluña. Departamento de
tor, 1999. Cultura. Generalitat de Cataluña, 2006.
Masmartí i Recasens, Sònia. Projecte de millora de la gestió i de la interpretació Papell, Antoni. Sant Pere de Roda. Figueres: Tipografia Ideal, 1930. 125
de l’entorn del monestir de Sant Pere de Rodes. Máster en Gestión del Patri-
monio Cultural en el Ámbito Local. Girona: UdG, 2006 (inédito). Pella i Forgas, Josep. Historia del Ampurdán. Estudio de la civilización
en las comarcas del noreste de Cataluña. Olot: Aubert Impressor, 1883
Mataró, Montserrat. “El monestir de Sant Pere de Rodes (El Port de la (1980).
Selva, Alt Empordà)”. II Congrés d’Arqueologia Medieval i Moderna a
Catalunya. Sant Cugat del Vallès 18-21 d’abril de 2002. Actas, vol. I. Sant Pladevall, Antoni. “La llegenda i la història sobre els orígens del mo-
Cugat del Vallès, 2003, 65‑77. nestir”. Lambard. Estudis d’Art Medieval. Vol. II. Barcelona: Institut
d’Estudis Catalans, 1981‑1983.
Marquès i Planagumà, Josep Maria. “Algunes referències documentals
Playà i Maset, J. “Entrevista a Salvador Dalí en exclusiva per a l’AVUI”,
sobre la canònica i la col·legiata de Vilabertran (1300-1835)”. Annals de
Avui, 28 de julio, 1985, 3-4.
l’Institut d’Estudis Empordanesos. Vol. 24. Figueres: Institut d’Estudis
Empordanesos, 1991. Plujà i Canals, Arnald. El Cap de Creus. 60 itineraris de Portbou a Roses.
2000.
Marquès i Planagumà, Josep Maria. Escriptures de Santa Maria de Vilaber-
tran (968-1300). Monografies Empordaneses. Vol. 1. Figueres: Institut Puig i Cadafalch, J.; Falguera, A.; Goday, J. L’arquitectura romànica a Ca-
d’Estudis Empordanesos, 1995. talunya. Vol. III.1. Barcelona: Institut d’Estudis Catalans – Generalitat
de Cataluña, 1918 (2001).
Mayer, Marc; Rodà, Isabel. “Les comunicacions. La Via Augusta”. His-
tòria de Catalunya. Vol. I. Prehistòria i Edat Antiga (Fins al segle  iii). Pujades, Jeroni. Crónica universal del Principado de Cataluña escrita a prin-
Dirigida por Pierre Vilar. Edicions 62, 1987, 414-421. cipios del siglo xvii. Vol. V, VI y VII. Barcelona: Imprenta José Torner,
1829-1831.
Mira, Joan F. Evangelis de Marc, Mateu, Lluc i Joan, amb els Fets dels Apòs-
tols, la Carta de Pau als Romans i el Llibre de l’Apocalipsi. Versió nova del Pujades, Jeroni. Dietari. Vol. I (edición a cargo de Josep Mª Casas Homs).
grec per Joan F. Mira. Barcelona: Proa, 2005. Barcelona: Fundació Salvador Vives Casajuana, 1601-1605 (1975)A.

Monsalvatge i Fossas, Francesc. Los monasterios de la diócesis gerundense. Pujades, Jeroni. Dietari. Vol. III (edición a cargo de Josep Mª Casas Homs).
Rectificación a los abaciologios publicados por el P. Jaume Villanueva en Barcelona: Fundació Salvador Vives Casajuana, 1621-1625 (1975)B.
su “Viaje literario a las iglesias de España”. V. XIV. Olot: Imprenta y li-
brería de Juan Bonet, 1904. Pujades, Jeroni. Dietari. Vol. IV (edición a cargo de Josep Mª Casas Homs).
Barcelona: Fundació Salvador Vives Casajuana, 1626-1630 (1975)C.
Noguera i Massa, Antoni. El pelegrinatge medieval al nord-est català.
Col·lecció Font Moixina, 9. Fundació Pere Simón. Olot: Ed. Impremta Pujol i Canelles, Miquel. “Els templers a l’Empordà. La comanda del
Aubert, 1994. temple de Castelló d’Empúries”. Annals de l’Institut d’Estudis Emporda-
nesos. Vol. 17. Figueres: Institut d’Estudis Empordanesos, 1984.
Noguera i Massa, Antoni. Obra dispersa del romànic gironí. Amics de Be-
salú i del seu comtat. Olot: Impremta Costa, 2005. Pujol i Canelles, Miquel. “Sant Pere de Rodes. Un projecte de restaura-
ció del monestir a la segona meitat del segle xiv”. Annals de l’Institut
Ollich i Castanyer, Immaculada. Camp i ciutat a la Catalunya del segle  xiii. d’Estudis Empordanesos. Vol. 26. Figueres: Institut d’Estudis Emporda-
L’evolució de la Plana de Vic. Vic: Eumo Editorial, 1988. nesos, 1993.
126 Pujol i Puigvehí, Anna. La población prerromana del extremo nordeste pe- VV.AA. Temps de monestirs. Els monestirs catalans entorn l’any mil. Genera-
ninsular. Génesis y desarrollo de la cultura ibérica en las comarcas gerun- litat de Cataluña. Departamento de Cultura. Barcelona: Pòrtic, 1999.
denses. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Publicacions
de la Universidad Autónoma de Barcelona. Bellaterra, 1989. Zamora, Francisco de. Diario de los viajes hechos en Cataluña. Documents
de Cultura, 3. Barcelona: Curial, 1790 (1973).
Pujol i Puigvehí, Anna. El territori de Llançà a l’antiguitat. Ayuntamiento
de Llançà, Edicions Brau, 1998.

Ramonet Riu, Ramon. Reliquias de San Pedro Apóstol encontradas en Cata-


luña. Sant Adrià de Besòs, 1987.

Réau, Louis. Iconografía del arte cristiano. Iconografía de los santos P-Z.
Vol.  2. Col·lección cultura artística. Barcelona: Ediciones del Ser-
bal, 1998.

Rendina, Claudio. I Papi. Storia e Segreti. Roma: Newton Compton edito-


ri, 2006.

Riera i Sans, J. El cavaller i la alcavota. Un procés medieval. El pi de les tres


branques. Barcelona: Club editor, 1973.

Simón Pontero, Andrés de. Descripción del Real Monasterio de San Pedro
de Roda. Madrid, Archivo Histórico Nacional, códices 1287 B, 1752
(inédito).

Soler i Amigó, Joan. Mitologia catalana. Barcelona: Ed. Barcanova, 2001.

Subias, Joan. “El monasterio de San Pedro de Roda y la fiesta de la Santa


Cruz”. Vida Parroquial. Núm. 507. Figueres, 1942, 18.

Subias, Joan. El monestir de Sant Pere de Roda. Barcelona: Ariel, 1948.

Subias, Joan. “Caminos de peregrinación”. Miranda. Boletín del centro cul-


tural de Llançà. Ayuntamiento de Llançà, 1961, 3.

Tarrús Galter, Josep. Poblats, dòlmens i menhirs. Els grups megalítics de


l’Albera, Serra de Rodes i Cap de Creus (Alt Empordà, Rosselló i Vallespir
Oriental). Girona: Diputación de Girona, 2002.

Villanueva, Jaime. Viaje literario a las iglesias de España. XV. Viage á Gero-
na y á Roda. Madrid: Real Academia de la Historia, 1851.
ARCHIVOS Documentación gráfica 127
ADG: Archivo Diocesano de Girona DGT Agradecemos la cesión de fotografías y dibujos:
ADM: Archivo Ducal de Medinaceli R. Manent (14, 33, 34, 59, 61, 62, 65, 67, 68,
80, 81, 82, 83) PNCC
AHN: Archivo Histórico Nacional
O. Alamany (17) (2, 3, 55)
BNC: Biblioteca Nacional de Cataluña
BNF: Biblioteca Nacional de Francia R. Domínguez (23, 45, 69, 92, 94 bis, 95, 100,
109, 119) ICC

S. Garcia (37) Josep Gaspar (22)


FUENTES DE ILUSTRACIÓN J. Pareto (48); (84) MHC
E. Costa (98) B. Moncayo (6, 31, 54); P. Botey (20, 28);
ADG- Archivo Diocesano de Girona
MNAC/ Calveras/Mérida/Sagristà (72, 72
AM- Archivo Mas TC bis)
BAM- Biblioteca de la Abadia de Montserrat Imagen M.A.S. (27, 76)
BCT- Biblioteca Capitular de Tortosa I. OLLICH. M. MATARÓ, A. M. PUIG
BNC- Biblioteca Nacional de Cataluña SÒNIA MASMARTÍ (18, 69)
BNF- Biblioteca Nacional de Francia J. Burset (1, 12, 13, 16, 24, 25, 26, 30, 51, 75)
DGT- Dirección General de Turismo A. Parona (7) JAIME BARRACHINA
ICC- Instituto Cartográfico de Cataluña N. Àlvarez (29) J. Barrachina/ J.A. Adell (39, 44); MM (41);
MAG- Museo de Arte de Girona A. Rodríguez (91) Joan Subias (42); AM (43)
MCCG- Muse0 Capitular de la Catedral de ADG/M. Pérez (58) BIBLIOTECA NACIONAL DE CATALUÑA
Girona
MD de la Seu d’Urgell- Museo Diocesano de la PRISMA (52)
Seu d’Urgell Kurwenal (64); (79)
AJUNTAMENT DE VILAJUÏGA
MDLL- Museo Diocesano de Lleida The Granger Collection, NYC (70 bis)
(96, 108)
MDS- Museo Diocesano de Solsona
MEV- Museo Episcopal de Vic VINCENÇ ARMANGUÉ/ MODEST SOY
JOSEP TARRÚS
MHC- Museo de Historia de Cataluña (71, 93, 94, 97, 99, 110, 111, 114, 120)
(112); GESEART (115, 117, 118)
MM- Museo Marès
MMB- Museo Marítimo de Barcelona MANEL CASANOVAS
SERVICIOS TERRITORIALES DE CULTURA
MNAC- Museo Nacional de Arte de Cataluña (Portada, 89) EN GIRONA
PNCC- Parque Natural del Cabo de Creus (121)
SSTTCG- Servicios Territoriales de Cultura en
Girona
TC- Turismo de Cataluña
TGC- The Granger Collection (NYC)
128
SANT PERE DE RODES, LUGAR DE PEREGRINACIÓN
SANT PERE DE RODES,
LUGAR DE PEREGRINACIÓN

ISBN 978-84-393-8235-5

9 788439 382355