Está en la página 1de 7

LIMPIEZA

Y DESINFECCIÓN
DE VEHÍCULOS
La transmisión de algunos
virus se da por el contacto estrecho
con las secreciones respiratorias
que se generan con la tos o el
estornudo de una persona enferma.
Estas gotículas que contienen el virus
pueden habitar por un tiempo en las
superficies de enseres, entre ellos tu
vehículo, convirtiéndose en un posible
medio de transmisión.
Debemos tener en cuenta que los detergentes para lavado de autos, los limpiacristales
y los aerosoles de silicona, en general, no están formulados para combatir los virus.
 
Con medidas sencillas puedes mantener desinfectadas las superficies de tu vehículo como
medida de prevención. Un desinfectante de uso doméstico es efectivo, ya que estos
disuelven la membrana grasa del virus, eliminándolo y desprendiéndolo. Para esto:

Lávate las manos antes de tener contacto con tu vehículo para evitar
contaminarlo. Y recuerda lavarlas nuevamente después de estar en él para
1
garantizar la seguridad de los demás.

Mantén en tu vehículo gel desinfectante a base de alcohol, pañuelos desechables,


toallitas o pañitos húmedos desinfectantes, y un frasco atomizador con solución
2
desinfectante antiséptica.

Si usas tu vehículo de manera frecuente, la desinfección debe hacerse cada día


o al menos cada 2 días.
3

Antes de usar cualquier solución o producto desinfectante, siempre es


aconsejable aplicarlo en un área pequeña y no visible para observar los efectos
4 (que no cause ningún daño) y luego proceder con precaución.

Usa el desinfectante, rociándolo al interior del vehículo, idealmente con alcohol en


concentraciones entre el 60% y 70% (se consigue como alcohol antiséptico para el
5 hogar). Ten presente que las superficies estén libres de suciedad y mugre para
que la desinfección sea efectiva.
La aplicación de alcohol se recomienda por aspersión, dejándolo secar
naturalmente. Puedes rociar alcohol después de cada uso de tu vehículo.
6

Comienza desde las superficies que se tocan con más frecuencia como las
manijas de las puertas exteriores e interiores, el volante, palanca de cambios,
7
freno de mano, parasoles, cinturón de seguridad incluyendo el anclaje y hebillas,
el tablero, pantallas táctiles, ventanas, seguros de bloqueo, la tapa de la gasolina,
los espejos retrovisores, y no olvides las llaves y llavero. Esto lo puedes hacer con
la solución desinfectante y/o las toallitas húmedas desinfectantes.

Evita utilizar productos a base de cloro, peróxido de hidrógeno y amoníaco pues,


aunque hacen bien el trabajo de desinfectar, pueden causar daños en el interior
8
del auto, las superficies pueden empezar a perder el color e incluso cambiar su
textura.

En caso de no poder contar con una solución


9 desinfectante, puedes optar por usar un champú
genérico suave. Humedece un paño con un poco
de agua jabonosa, frota bien las áreas como el
tablero y las manijas de las puertas y luego limpia
con un paño seco. Ten mucho cuidado para no
dañar ninguno de los componentes electrónicos.
Si se dejan marcas residuales de la solución
jabonosa en cualquiera de las superficies, se
pueden eliminar usando ceras y abrillantadores
de cualquiera de las marcas de vehículos.
Limpia la tapicería: los reposacabezas, los
10 bolsillos de las puertas, los respaldos y los
reposabrazos son otros lugares que también
deben limpiarse. Aquí también, el alcohol y el
agua jabonosa se pueden usar en variedad de
tapizados, desde cuero y cuero sintético
(vinilo) hasta telas. Ten en cuenta:

En caso de tapicería de cuero, el uso


repetido de alcohol o el lavado agresivo con
jabón puede provocar decoloración, por lo
que se recomienda ejercer cierta
moderación. Después de la desinfección,
se pueden usar productos especiales como
acondicionadores para garantizar que se
mantenga la calidad del cuero.

Tapicería de tela: demasiada agua jabonosa puede manchar la tela, por lo cual
debes usar una pequeña cantidad para humedecer un paño para limpiar los
asientos.

Después de realizar la limpieza y desinfección, lava muy bien tus manos con agua
11 y jabón durante 20 a 40 segundos, y sécate con toallas de papel, o en su defecto
con una toalla de tela limpia y seca.
OTRAS MEDIDAS QUE PUEDES ADOPTAR PARA PREVENIR
LA TRANSMISIÓN DE VIRUS A TRAVÉS DE TU VEHÍCULO...

1. Evita el uso de cojines, decoraciones y accesorios que puedan convertirse


en foco de infección.

2. Evita toser y/o estornudar abiertamente en el vehículo. En caso


de tener que hacerlo, cúbrete la boca y la nariz con la parte interna del codo
flexionado o con un pañuelo desechable, no sobre tus manos.

   
3. La ventilación es importante al momento de desinfectar el vehículo. Abre las
ventanas y puertas, no enciendas el aire acondicionado.

4. Mientras conduces abre las ventanas para que haya circulación del aire. Así el
virus no se mantendrá dentro del carro. Así mismo, se recomienda evitar el uso
del aire acondicionado.

5. Cuando compartas el volante con alguien más, y ante de sentarte en ese


mismo lugar, es recomendable que te apliques desinfectante en las manos y
limpies el volante, la palanca de cambios y el freno de mano. Evita usar Valet
Parking.

6. En las estaciones de combustible, mantén una distancia segura (1-2 metros) de


los encargados de ésta. Elige pagar con medios o billeteras digitales; en caso
que deba ser con efectivo, paga con la cantidad exacta.
LA SALUD ES RESPONSABILIDAD DE TODOS.
¡CONSERVEMOS LA CALMA, ACATEMOS Y AUMENTEMOS
LAS MEDIDAS SANITARIAS!
ENTRE TODOS, PODEMOS SUPERARLO.

Para más información visita


Segurossura.com/COVID-19