Está en la página 1de 1

,Ir\-. L(;\.\A~ b-e..'3- ... \::J~IM~'" r05 ok.... r.

J: r ,'~
t\r~a. r tc; r../' ••••. r: i J "'re.M s 1Cn?3
34 ..• Elemen os de retÓrica literaria El discurso de la parte en la retórica escolar 35
1) La (breve) par t e in i e i a 1 (exordium, prooemiu1!1) del dis- b) Provocar afectos favorables a la parte (§ 68), que debe impulsar
curso debe orientar la atención, la disposición aceptativa y la bene- al juez a emitir un fallo favorable.
volencia del juez hacia el asunto de la parte defendido en el discurso
(iudicem attentum, docilem, benevolum parare), lo que es especial-'
44. La dispositio (§ 39) es tratada, a continuación, en los §§ 46-90,
mente difícil en los grados de credibilidad (§ 37).
la elocutio (§ 39) en los §§ 91-469.
2) El n úe 1e o del discurso tiene por modelo la serie proposi-
tio + rationes (§ 3 O): 45. La cuarta fase de elaboración (§ 39) es la m e m o r i a (el
a)La pro p o si t i o anticipada tiene la función de comunicar aprender de memoria el discurso), con lo que la teoría de la memo-
(docere: § 67, 1) el objetivo de la prueba del discurso de la parte. ria localizatoria tiene efectos sobre la disposición de la obra lite-
Puede completarse, o sustituirse por completo, con dos exposiciones raria, por ejemplo, en la preferencia del esquema quinario usual (a
más detalladas. causa de los cinco- dedos de la mano) como ayuda rnnemotécnica
ex) Si el contenido de la comunicación está estructurado detalla- (§ 52, 2). La quinta fase de elaboración (§ 39) es la pro n u n tia-
damente (por «puntos»), de la propositio se sigue una pa r t i t io ti o, es decir, mantener el discurso con la voz y con los gestos
(§ 296, 1). acompañantes.
/3) Si el contenido de la comunicación está enlazada al _detalle de
un proceso del acontecer (por ejemplo, del curso de la acción: [actum),
entonces de la propositio se sigue una (de hecho, breve; en el orden
de ideas, clara; en relación con la opinio del juez, verosímil) n a r r a-
ti o (narratío brevis, perspicua, probabilis).
b) La a r g u m e n t a t i o que sigue a la propositio (o a la par-
titio o a la narratío) tiene la función de llevar a efecto la prueba
(probare: § 67, 2). Las pruebas aducidas en la argumentatio (probatio-
nes) pueden ser más reales (§ 67, 2: con la finalidad de convencer
intelectualmente al jue;¡-Qmás afectivas (§ 68: con la finalidad de
persuadir emocionalmente al juez):-c;m-lo que las pruebas afectivas
se dividen (§§ 69-70) en éticas (con grados de afecto suaves, solicitan-
tes de simpatía) y patéticas (con grados de afecto intensos y conmo-
vedores). La parte de la argumentatio que refuta la demostración del
contrario se llama reiuuuio;
3) La (breve) par t e fin a 1 (peroratio) corresponde a la con-
clusio (§ 370) y recoge lo demostrado en la argumentatio (§ 43, 2)
hasta el momento como cierto (certum). En virtud de esta certeza
exige del juez emitir un fallo favorable a la parte. Tiene, por tanto,
o
r -e,í ~-o (-_LO'V\c..\'-'\~::-~\
dos funciones: o .( ",-1, '/
a) Conseguir el establecimiento del grado de certeza:
a) Al quedar establecida la concordancia entre propositio 'y con·
clusio (§ 370, 3).
/3) Al acumularse y repetirse (recapítulatio: § 296, 2) en breve
formulación las pruebas apropiadas de la argumentatio.

También podría gustarte