Está en la página 1de 12

Clasificación del sistema nervioso

Desde un punto de vista estructural o anatómico, el sistema nervioso se divide en dos; el Sistema Nervioso Central, SNC (encéfalo
y médula espinal) y el Sistema Nervioso Periférico (SNP) dentro del cual se incluyen todos los tejidos nerviosos situados fuera del
sistema nervioso central. El dato característico que hace que el sistema nervioso se clasifique en SNC y SNP es que el sistema
nervioso central es toda la estructura nerviosa que está dentro de una cavidad ósea. Desde un punto de vista funcional o
fisiológico el sistema nervioso se divide, en Sistema Nervioso Somático y Sistema Nervioso Autónomo. El sistema somático es la
parte del sistema nervioso que responde o relaciona el organismo con el medio ambiente externo, en cambio el sistema autónomo
está en relación con el medio interno orgánico, realizando funciones propias de regulación y adaptación internas. Ambos sistemas
no actúan independientemente, sino que se hallan interrelacionados y cooperan entre sí.

SISTEMA NERVIOSO CENTRAL


Está constituido en su totalidad por médula espinal y encéfalo, ambas estructuras conforman el llamado neuroeje. Está protegido
por envolturas óseas y envolturas membranosas. Las envolturas óseas son el cráneo y la columna vertebral. Las envolturas
membranosas es la duramadre, aracnoides y piamadre, en conjunto llamadas meninges.
● Tiene por función la producción y control de las respuestas ante todos los estímulos externos e internos del organismo.
Periostio
El periostio es una membrana de tejido conectivo concentrada de tejido vascular, fibrosa y resistente, que cubre los huesos por su
superficie externa excepto en lugares de inserción de ligamentos, tendones, y superficies articulares (la superficie externa del
hueso a nivel de las articulaciones está cubierta por cartílago hialino, llamado cartílago articular). Esta membrana contiene vasos
sanguíneos y nervios que nutren y dan sensibilidad al hueso.
El periostio posee terminaciones nerviosas nociceptivas, haciéndolo muy sensible a la manipulación. Además mediante la
irrigación sanguínea provee nutrición al hueso. Se encuentra unido al hueso por fuertes fibras de colágeno llamadas fibras de
Sharpey, las que se extienden a las laminillas circunferenciales externas e intersticiales. El periostio está formado por una capa
externa fibrosa y una capa interna de recambio. La primera contiene fibroblastos, mientras que la capa de recambio contiene
células osteogénicas que se transforman en osteoblastos que son responsables del aumento de grosor del hueso. Después de una
fractura ósea las células osteogénicas se transforman en osteoblastos y condroblastos las cuales son esenciales en el proceso de
sanación. El periostio que cubre la superficie externa del cráneo es conocido como
pericráneo.
Se trata de una película fina consistente en tejidos conjuntivos, de color rosa pálido, que rodea el hueso por su exterior, hallándose
insertado al mismo por medio de unos haces de tejido conjuntivo, las fibras perfortes, que penetran el hueso a través de unos
conductos especiales. El periostio se compone de dos estratos: uno superficial (fibroso) y otro profundo o interno, osteogénico .El
periostio es rico en nervios y vasos, participa en la nutrición y el crecimiento del espesor del hueso.
Membrana que rodea las partes de los huesos no cubiertas por los cartílagos. Tiene dos capas:
1.Capa externa: fibrosa, compuesta de tejido conectivo denso e irregular que contiene vasos sanguíneos, vasos linfáticos y nervios.
2.Capa interna u osteogénica: Contiene fibras elásticas, vasos sanguíneos y diferentes tipos de células óseas.
MENINGES
Como el SNC es muy delicado, está protegido por huesos y membranas que reciben el nombre de meninges.
La externa, o duramadre, es fibrosa y muy resistente; emite prolongaciones que son
a) la tienda del cerebelo, que separa al cerebro del cerebelo
b) la falce del cerebro (hoz del cerebro) que se encuentra entre los hemisferios cerebrales.
La membrana media o aracnoidea (aracnoides) es fibrosa y delicada; la membrana interior o piamadre se adhiere a las
superficies de los órganos del encéfalo y de la médula espinal.
Duramadre
Además de ser la meninge más externa, la duramadre es la más dura y condensada de las tres de las que disponemos, y es
también la que está más cerca del exterior. Pegada en parte al cráneo, esta membrana protege al cerebro y ejerce de soporte
estructural al conjunto del sistema nervioso al dividir la cavidad craneana en diferentes celdas.
En la duramadre están la mayor parte de grandes vasos sanguíneos del cerebro, dado que además de protegerlos, permite que
tengan un espacio a través del cual distribuirse y pasar de una localización a la siguiente. Posteriormente, esos vasos sanguíneos
se irán diversificando en diferentes subdivisiones según profundizan en el encéfalo. Si analizamos la duramadre y su composición,
podemos observar como esta meninge posee y está compuesta principalmente por dos grandes capas, la capa perióstica y la capa
meníngea, partiendo desde la última cuatro grandes tabiques que dividen la cavidad del cráneo en diferentes partes o celdas. La
duramadre está constituida por aproximadamente 80 láminas durales concéntricas, con un espesor de 5 µm de espesor cada una.
Se extiende hasta la 2ª o la 3ª vértebra sacra.

1. Capa perióstica: La primera de las capas de la duramadre es la llamada capa perióstica o endóstica, siendo esta la parte de la
meninge que se encuentra adherida al cráneo. Es en esta capa donde se pueden encontrar la mayoría de vasos sanguíneos que
irrigan el cerebro. Se encuentra únicamente a nivel craneal, no estando presente en la médula espinal.

2. Capa meníngea: Posteriormente se puede encontrar la capa meníngea, de gran fortaleza y con gran contenido de colágeno. Es
desde esta capa donde se prolongan una serie de tabiques, que son los que contribuyen a dar forma al cerebro manteniendo los
límites entre las distintas estructuras. Dichos tabiques de la duramadre, que dividen la cavidad craneal en diferentes celdas, son los
siguientes.

2.1. Hoz del cerebro: El nombre de hoz de este tabique se debe a que corta o divide en dos partes la fosa cerebral. Se sitúa en la
parte media del cráneo, de manera vertical.
2.2. Tienda del cerebelo: Este tabique de la duramadre separa los lóbulos occipitales y el cerebelo. Protege el mesencéfalo.
También delimita y protege el nervio trigémino.

2.3. Hoz del cerebelo: Al igual que en la hoz del cerebro, este tabique mantiene dividido en dos mitades una de las estructuras del
cerebro. En este caso, este tabique mantiene separados los dos hemisferios cerebelosos.

2.4. Tienda de la hipófisis: Se trata de un tabique que envuelve la silla turca, parte del cráneo donde se aloja la hipófisis, a la cual
protege.

Aracnoides

Situada en una zona intermedia entre duramadre y piamadre, la aracnoides es una meninge que recibe su nombre debido a su
semejanza morfológica con la tela de una araña, es decir, su configuración de rejilla. Se trata de la más delicada de las tres
meninges, una capa transparente y no vascularizada pegada a la duramadre. Es fundamentalmente por esta meninge y el espacio
entre aracnoides y piamadre por donde circula el líquido cefalorraquídeo. Además, es en la aracnoides donde se produce el final
del ciclo de vida del líquido cefalorraquídeo, el cual es devuelto al flujo sanguíneo a través de las vellosidades o estructuras
conocidas como granulaciones aracnoideas en contacto con las grandes venas que recorren la duramadre.

Piamadre

La meninge más interna, flexible y en mayor contacto con las estructuras propias del sistema nervioso es la piamadre. En esta
capa se pueden encontrar numerosos vasos sanguíneos que irrigan las estructuras del sistema nervioso. Se trata de una
membrana fina que permanece enganchada y se infiltra por las cisuras y circunvoluciones cerebrales. En la parte de la piamadre
en contacto con los ventrículos cerebrales podemos encontrar los plexos coroideos, estructuras en las que se sintetiza y libera el
líquido cefalorraquídeo que riega el sistema nervioso.

CEREBRO.

Es el órgano más voluminoso del encéfalo, se encuentra en la parte anterior y superior del cráneo, arriba del tallo encefálico
(cerebral) y arriba y delante del cerebelo; Un cerebro humano en un hombre adulto mide aproximadamente 17 cm de longitud y
pesa 1,5 kg, tiene forma ovoidea, su superficie presenta salientes llamadas giros o circunvoluciones y surcos, algunos de los cuales
son más profundos y reciben el nombre de fisuras (cisuras). Las fisuras son las siguientes:

● fisura longitudinal (cisura interhemisférica), que divide al cerebro en dos hemisferios cerebrales: derecho e izquierdo,
unidos por un conjunto de fibras transversales llamado cuerpo calloso.

● Surco central (cisura de Rolando).

● Surco lateral (cisura de Silvio).

● Surco occipital transverso (cisura perpendicular externa)

● Fisura transversa.

Los surcos lateral (cisura de Silvio), central (cisura de Rolando) y occipital transverso (cisura perpendicular externa) dividen a cada
hemisferio en lóbulos: frontal, temporal, parietal y occipital: Existe otro lóbulo, el lóbulo de la ínsula, que se encuentra en el fondo
del surco lateral (cisura de Silvio) y debajo de los lóbulos frontal, parietal y temporal, por lo que no puede verse desde el exterior.
En el interior de cada hemisferio hay una cavidad, del ventrículo lateral, por donde circula líquido cerebroespinal (cefalorraquídeo).
Cada ventrículo lateral se comunica con el tercer ventrículo a través de un orificio llamado agujero interventricular y este a su vez
se comunica con el cuarto ventrículo.

MORFOLOGÍA CEREBRAL HUMANA.

El cerebro humano cubre por la parte dorsal al cerebelo, estando separado de él por la tienda del mismo. Está dividido por la cisura
interhemisférica en dos hemisferios unidos entre sí por las comisuras interhemisféricas y poseen en su interior los ventrículos
laterales como cavidad ependimaria. Cada hemisferio posee varias cisuras que subdividen el córtex cerebral en lóbulos.

● El lóbulo frontal está limitado por las cisuras de Silvio, de Rolando y la cisura subfrontal.

● El lóbulo parietal está delimitado por delante por la cisura de Rolando, por debajo por la cisura de Silvio y por detrás por
la cisura occipital; por dentro, por el surco subparietal. Se extiende en la cara externa del hemisferio, ocupando solo en
una pequeña parte la cara interna.

● El lóbulo occipital está limitado por las cisuras perpendicular externa e interna, por delante; no existe ningún límite en la
cara interior del mismo. Se sitúa en la parte posterior del cerebro.

● El lóbulo temporal está delimitado por la cisura de Silvio y se localiza en una posición lateral.
Aparte de estos cuatro lóbulos muy conocidos porque comparten los nombres de los cuatro huesos de la bóveda craneana,
podemos encontrar tres lóbulos más (uno interno y dos inferiores), los cuales son:

● Lóbulo de la Ínsula: este lóbulo se encuentra en la parte interna del cerebro; se puede observar abriendo la cisura de
Silvio

● Lóbulo Orbitofrontal: este lóbulo se encuentra inferior al lóbulo temporal, anterior al Quiasma óptico del Diencéfalo al
lóbulo occipital-temporal y al rombo optopeduncular. En él descansa el nervio olfatorio formando un surco conocido como
"surco olfatorio", dando origen a dos circunvoluciones (circunvolución olfatoria interna y externa).

● Lóbulo occipital-temporal: este lóbulo se forma como una continuación inferior del lóbulo temporal; se extiende desde
la parte inferior de la tercera circunvolución temporal hasta el surco parahipocampal. Presenta tres surcos los cuales son:
tercer surco temporal, surco colateral y surco parahipocampal, y a su vez presenta tres circunvoluciones las cuales son:
tercera circunvolución temporal (parte inferior, cuarta circunvolución temporal y quinta circunvolución temporal o región
parahipocampal. Esta última presenta en su parte más anterior una curvatura conocida como "uncus del hipocampo"

1,2,3 córtex somatosensorial primario: se localiza en el lóbulo parietal y la circunvolución parietal ascendente, encargada de recibir
las sensaciones táctiles. 4 área motora: localizada en la circunvolución precentral en el lóbulo frontal, encargada del movimiento
voluntario 5y7 área sensitiva: detrás del giro postcentral, encargada de movimientos voluntarios dirigidos a un destino, se encuentra
en relación con lo visual. Área 6 área premotora: localizada en el lóbulo frontal, se encarga de organizar los movimientos que se
originan donde intervendrán los estímulos visuales, táctiles y auditivos Área prefrontal 9,10,11,12: se encuentra en el lóbulo y la
circunvolución frontal Área insular 13,14,15,16: situada en el surco lateral, encargada de planificar o coordinar los movimientos
articular primos del lenguaje Área de brodmann 16 una subdivisión de la corteza cerebral

Ventrículos cerebrales

En el cerebro existen cuatro cavidades anatómicas denominadas ventrículos cerebrales, se encuentran interconectados entre sí,
y constituyen el sistema ventricular por el que circula el líquido cefalorraquídeo. Los ventrículos laterales están situados a lo
largo de ambos hemisferios cerebrales y constan de un asta anterior que se dirige a lóbulo frontal, un asta posterior que se dirige a
lóbulo occipital y un asta inferior que se dirige hacia abajo y hacia delante en el lóbulo temporal. Los ventrículos laterales están
conectados al tercer ventrículo a través del orificio interventricular o de Monro (entre la columna del fórnix y el extremo rostral y
medial del tálamo). El tercer ventrículo es una delgada cavidad aplanada situada entre los tálamos y atravesada por la comisura
intertalámica. Está conectado con el cuarto ventrículo a través del acueducto cerebral o Silviano. Finalmente, el cuarto ventrículo
está situado entre el tronco cerebral y el cerebelo. Del cuarto ventrículo sale el líquido cefalorraquídeo (LCR) al espacio
subaracnoideo a través de los agujeros de Luschka y el agujero de Magendie. Los ventrículos se continúan en la médula espinal a
través del canal ependimario, una estrecha cavidad que nace al final del cuarto ventrículo y recorre internamente la médula espinal
hasta el cono medular donde termina, es decir en el borde inferior de L1.

El LCR se crea en los plexos coroideos de los ventrículos laterales, tercero y cuarto, viajando desde el ventrículo lateral al tercero y
al cuarto para continuar por el canal ependimario o descargar al espacio subaracnoideo a través de los orificios de Luschka y
Magendie. Recorre todo el espacio subaracnoideo para finalmente ser absorbido en las granulaciones aracnoideas, localizadas en
los senos venosos, principalmente en el seno sagital superior

Substancia blanca

Es la médula que rodea la substancia gris y está dividida en 3 porciones llamadas cordones (anterior, posterior y lateral) La
sustancia blanca, también conocida como materia blanca, está compuesta por las fibras nerviosas mielinizadas o axones de las
neuronas. Se encuentra en las estructuras centrales del cerebro, como el tálamo y el hipotálamo, y entre el tronco encefálico y el
cerebelo. Los axones están protegidos por la vaina de mielina, que les proporciona aislamiento de los procesos eléctricos y les
permite transmitir las señales nerviosas más rápidamente.

Función de la substancia blanca: La sustancia blanca permite la comunicación entre la materia gris y las otras partes del cuerpo.
Transmite la información de las diferentes partes del cuerpo hacia la corteza cerebral. También controla las funciones de las que el
cuerpo no es consciente, como la temperatura, la sangre de presión y el ritmo cardíaco. Se encarga de liberar las hormonas y
gestiona el control del hambre y la sed, y también de las emociones. Recientemente se ha descubierto que la sustancia blanca
tiene más funciones que las que se creía en un principio, como por ejemplo la construcción de redes neuronales veloces que
ayudan en el proceso de la memoria, el aprendizaje y en general nuestros recursos cognitivos en el desarrollo de la inteligencia.

Substancia gris

La sustancia gris (o materia gris) es un componente esencial del Sistema Nervioso Central, y está formada por los cuerpos
neuronales y los neuropilos (región comprendida entre varios cuerpos celulares o somas. Se compone de terminales axónicos,
dendritas y células gliales. La materia gris se distingue de la sustancia blanca en que contiene numerosos cuerpos celulares y
relativamente pocos axones mielinizados, mientras que la sustancia blanca contiene relativamente muy pocos cuerpos celulares y
se compone principalmente de largo alcance tractos de axones mielinizados. La diferencia de color surge principalmente del color
blanco que posee la mielina. La sustancia gris debe su color a los núcleos grises que componen las células. En tejido vivo, la
materia gris en realidad tiene un color gris muy claro con tonalidades amarillentas o rosadas, que provienen de capilar de los vasos
sanguíneos y los cuerpos de las células neuronales. Ocupa aproximadamente el 40% de todo el cerebro en los seres humanos, y
consume 94% del oxígeno.

Función de la substancia gris. Como ya hemos dicho, la materia gris contiene la mayor parte de los cuerpos neuronales del
cerebro. Se encuentra en las regiones del cerebro implicadas en el control muscular y la percepción sensorial como ver y oír, la
memoria, las emociones, el habla, la toma de decisiones y el autocontrol.

La materia gris en el de la médula espinal se divide en tres columnas:

● La columna gris anterior: contiene neuronas motoras. Estas células son responsables del movimiento de los músculos.

● La columna gris posterior: contiene los puntos de sinapsis de las neuronas sensoriales. Estos recibe la información
sensorial del cuerpo, incluyendo el tacto fino, la propiocepción y la vibración. Esta información se envía desde los
receptores de la piel, los huesos y articulaciones a través de las neuronas sensoriales cuyos cuerpos celulares se
encuentran en el ganglio de la raíz dorsal. Esta información se transmite a continuación, en los axones hasta la médula
espinal, incluyendo la columna dorsal-medial y el tracto espinotalámico.

● La columna gris lateral: es la tercera columna de la médula espinal.La materia gris de la médula espinal se puede dividir
en diferentes capas, llamadas láminas Rexed.

ENCÉFALO:

Se encuentra en la cavidad craneal, arriba de la médula espinal, tiene el aspecto de una masa ovoidea constituida por el cerebelo y
el cerebro, que se apoya sobre un eje: el tallo encefálico o cerebral, constituido por la médula oblongada (bulbo raquídeo), el
puente (protuberancia anular o puente de Varolio), el mesencéfalo, el tálamo y el hipotálamo.

CEREBELO.

El cerebelo es una región del encéfalo cuya función principal es de integrar las vías sensitivas y las vías motoras. Existe una gran
cantidad de haces nerviosos que conectan el cerebelo con otras estructuras encefálicas y con la médula espinal. El cerebelo
integra toda la información recibida para precisar y controlar las órdenes que la corteza cerebral envía al aparato locomotor a través
de las vías motoras. Es el regulador del temblor fisiológico.las investigaciones modernas han mostrado que el cerebelo tiene un
papel más amplio, estando así relacionado con ciertas funciones cognitivas como la atención y el procesamiento del lenguaje, la
música, el aprendizaje y otros estímulos sensoriales temporales.

El cerebelo es un órgano impar y medio, situado en la fosa craneal posterior, dorsal al tronco del encéfalo e inferior al lóbulo
occipital. Presenta una porción central e impar, el vermis, y otras dos porciones mucho mayores que se extienden a ambos lados,
los hemisferios. La organización celular de la corteza cerebelosa es muy uniforme, con las neuronas dispuestas en tres capas o
estratos bien definidos. Esta organización tan uniforme permite que las conexiones nerviosas sean relativamente fáciles de
estudiar.

El cerebelo se encuentra pegado a la pared posterior del tronco del encéfalo y está incluido dentro de un estuche osteofibroso -la
celda cerebelosa o subtentorial- formado por una pared superior y otra inferior. La pared superior está constituida por una
prolongación de la duramadre denominada tienda del cerebelo y la pared inferior la forman las fosas cerebelosas del hueso
occipital recubiertas por la duramadre.

Normalmente, el cerebelo de un varón adulto pesa unos 150 g y mide 10 cm de ancho, 5 cm de alto y 6 cm en sentido antero-
posterior. En los niños la relación entre el volumen del cerebelo y del cerebro es de 1 a 20, mientras que en adultos es de 1 a 8.

Cara superior del cerebelo.

La cara superior tiene la forma de un tejado con dos vertientes laterales y está en contacto con la tienda del cerebelo. En la parte
central, presenta una elevación alargada en sentido antero-posterior que recibe el nombre de vermis superior. A ambos lados del
vermis superior se extienden dos superficie inclinadas y casi planas que constituyen las caras superiores de los hemisferios
cerebelosos. La cara superior está separada de la cara inferior por el borde circunferencial del cerebelo. En una vista superior, el
borde circunferencial presenta dos escotaduras: una anterior en relación con el tronco del encéfalo, y otra posterior en relación con
la hoz del cerebelo. El borde circunferencial del cerebelo está recorrido longitudinalmente por una fisura profunda denominada
fisura prima o surco primario

Cara inferior.

La cara inferior está directamente apoyada sobre la duramadre que recubre las fosas cerebelosas. Muestra un amplio surco en la
línea media denominado vallécula o cisura media que alberga la hoz del cerebelo y en cuyo fondo se encuentra el vermis inferior
que es la continuación del superior. Lateralmente a la cisura media se localizan las caras inferiores de las hemisferios cerebelosos,
que son convexas hacia abajo. En la parte más anterior y a ambos lados del vermis inferior, los hemisferios cerebelosos presentan
una prominencia ovoidea denominada amígdala cerebelosa. Estas amígdalas guardan una estrecha relación con el bulbo raquídeo.
Cara anterior.

La cara anterior está íntimamente relacionada con la cara posterior del tronco del encéfalo y para poder verla es necesario
seccionar los tres pares de pedúnculos que la unen a ella. Presenta una depresión central que se corresponde con el techo del [IV
ventrículo] y está delimitada por los pedúnculos de ambos lados y por los velos medulares superior e inferior. Por encima de esta
depresión asoma el extremo anterior del vermis superior o língula, y por debajo se ve el extremo anterior del vermis inferior o
nódulo. A ambos lados del nódulo, y por debajo de los pedúnculos cerebelosos inferiores, hay unas prominencias denominadas
flóculos. El nódulo y los folículos están unidos entre sí por el pedúnculo del flóculo que, en parte, corre sobre el velo medular
inferior

Estructura interna del cerebelo

De una forma similar al cerebro, el cerebelo puede dividirse en sustancia gris y sustancia blanca. La sustancia gris se dispone en
superficie, donde forma la corteza cerebelosa, y en el interior, donde constituye los núcleos profundos. La sustancia blanca se
localiza en la parte interna, envolviendo por completo a los núcleos profundos.

CORTEZA CEREBELOSA Y SUS CAPAS.

La corteza cerebelosa tiene una superficie muy extensa, unos 500 cm² gracias a los numerosos pliegues o circunvoluciones (folia
cerebelli) predominantemente transversales que aumentan unas tres veces su área. Los abundantes surcos y fisuras le dan a la
superficie verrugosa y venosa un aspecto rugoso característico. La corteza está conformada por multitud de unidades
histofuncionales conocidas como laminillas cerebelosas. En un corte sagital de una circunvolución del cerebelo visto al
microscopio, se puede observar que está integrada por multitud de micro circunvoluciones.

Estas micro circunvoluciones son las laminillas cerebelosas, que están constituidas por una fina lámina de sustancia blanca
recubierta de sustancia gris. La sustancia gris periférica de la laminilla cerebelosa tiene un espesor de alrededor de 1 mm. Posee
una estructura histológica, homogénea en todas sus regiones, constituida por tres capas en las que se distinguen siete tipos
fundamentales de neuronas. Al igual que el resto del sistema nervioso, la corteza cerebelosa también posee células gliales y vasos
sanguíneos. En la corteza cerebelosa, de profundo a superficial, se puede distinguir las siguientes capas: capa de células
granulares, capa media o de células de Purkinje y capa molecular o plexiforme.

La capa granular es la capa más profunda de la corteza cerebelosa y limita en su zona interna con la sustancia blanca. Debe su
nombre a que en ella predominan un tipo de pequeñas neuronas intrínsecas denominadas granos o células granulares del
cerebelo. Debido a las características tintoriales de los núcleos de estas células, la capa granular presenta un aspecto linfocitoide
(basófilo), aunque de cuando en cuando se pueden apreciar unos pequeños espacios acelulares eosinófilos denominados islotes
protoplásmicos. Tiene una anchura variable de 500 en la convexidad a 100 μm en el surco, siendo la capa de mayor espesor de
la corteza cerebelosa.

La capa de las células de Purkinje está constituida por los somas de las células de Purkinje que se disponen en una formando
una lámina monocelular. A pocos aumentos presenta una mayor densidad celular en la convexidad de la laminilla que en los
surcos. La capa molecular recibe su nombre porque contiene principalmente prolongaciones celulares y pocos somas neuronales.
Tiene un carácter tintorial eosinófilo (adquiere color rosáceo en los cortes teñidos con hematoxilina-eosina). Su espesor
aproximado es de unos 300 a 400 μm y su superficie se halla cubierta por la piamadre.

IRRIGACIÓN ARTERIAL.

Hay tres pares de arterias principales que irrigan el cerebelo: las arterias cerebelosas superiores (SCA), las arterias cerebelosas
ínfero anteriores (AICA) y las arterias cerebelosas anteroposteriores (PICA).

Arteria cerebelosa superior.

Se origina de la arteria basilar justo por debajo del lugar donde esta se divide en sus dos ramas terminales. Se dirige lateralmente y
hacia atrás contorneando el pedúnculo cerebeloso correspondiente, a la altura del surco pontomesencefálico. Pasa
inmediatamente por debajo del nervio motor ocular comun (III) y atraviesa la cisterna ambiens acompañando al nervio troclear (IV).
Sus ramas terminales discurren por la piamadre, entre la tienda del cerebelo y la cara superior del cerebelo. Se anastomosa con
las arterias cerebelosas inferiores. Irriga la corteza cerebelosa de la cara superior y los núcleos profundos, así como los pedúnculos
cerebelosos superiores y medios.

Arteria cerebelosa anteroinferior.

Se origina de la arteria basilar justo por encima del lugar donde esta se forma por la unión de las dos arterias vertebrales. Se dirige
lateralmente y hacia atrás, contorneando la cara lateral del puente justo por debajo del origen aparente del nervio trigémino (V).
Sigue su trayecto por el borde inferior del pedúnculo cerebeloso medio. Irriga la porción anterior de la cara inferior del cerebelo, así
como los nervios facial (VII) y vestibulococlear (VIII). Sus ramas terminales se anastomosan con las de las arterias cerebelosas
inferoposterior y superior.
Arteria cerebelosa posteroinferior

Se origina de las arterias vertebrales justo por debajo del lugar donde estas se unen para formar la arteria basilar. Se dirige hacia
atrás rodeando la parte superior del bulbo raquídeo y pasando entre el origen del nervio vago (X) y el nervio accesorio (XI). Sigue
su trayecto sobre el pedúnculo cerebeloso inferior y cuando alcanza la cara inferior del cerebelo se divide en dos ramas terminales:
una medial y otra lateral. La rama medial se continúa hacia atrás por la cisura media, entre los dos hemisferios cerebelosos.

TÀLAMO.

Es una estructura neuronal que se origina en el diencéfalo (división del prosencéfalo en el embrión), es la estructura más
voluminosa de esta zona. Se halla en el centro del cerebro, encima del hipotálamo y separado de éste por el surco hipotalámico de
Monroe.Los estímulos sensoriales que llegan al cerebro, con excepción del olfato (debido a que las vías olfatorias se desarrollan en
el embrión antes que el tálamo y estas llegan directamente al cerebro), deberán pasar previamente por el tálamo. Se trata de un
derivado conformado por 80 núcleos neuronales agrupados en territorios. Por medio del tálamo hacemos conscientes las
sensaciones dolorosas. Los estímulos dirigidos a la corteza cerebral se filtran en el tálamo, donde se decide si siguen o terminan su
camino; esto último ocurre cuando se considera que son triviales. También al estar conectado a la corteza cerebral por la vía
córtico-talámica es un interconector. Si hay una disfunción en el tálamo, afecta a la corteza.

HIPOTÁLAMO.

Se encuentra debajo del tálamo y forma el piso del tercer ventrículo. Está formado por varios núcleos y se relaciona con la hipófisis
y el sistema nervioso vegetativo. Lleva a cabo funciones muy importantes, como regular el funcionamiento del sistema nervioso
vegetativo y de las vísceras; estimular a la glándula hipófisis (que está debajo de él), para que libere las hormonas que regulan a
otras glándulas, y el metabolismo de los carbohidratos, proteínas, grasas, iones y órganos sexuales; controlar la temperatura del
cuerpo y regular el apetito, la sed, el sueño y el estado de alerta.

Neuroanatomía.

El hipotálamo es una región nuclear, es decir que está compuesta por varios núcleos de sustancia gris. Sus límites son: Por
delante, la lámina terminal (también denominada lámina supraóptica). Por detrás, por un plano frontal que pasa por detrás de los
tubérculos mamilares del fórnix (también denominado trígono). Lateralmente, por las cápsulas internas. Su piso o límite inferior está
compuesto por el quiasma óptico, el tallo hipofisario, los tubérculos mamilares y las cintillas ópticas.

Núcleos neuronales.

Núcleos laterales: se relacionan con el hambre. Preóptico: función parasimpática. Supraóptico: produce hormona antidiurética ADH.
Paraventricular: produce oxitocina. Supraquiasmático: regulación del ciclo circadiano. Ventromedial: centro de la saciedad. Arcuato
(Infundibular) : interviene en la conducta emocional y actividad endocrina con liberación de GnRH. Mamilar: participan en la
memoria. Hipotalámico posterior: regulación de temperatura (frío). Hipotalámico anterior: regulación de temperatura (calor),
sudoración, inhibe la tirotropina. Dorsomedial: implicado en conductas defensivas/agresivas.

El hipotálamo es una glándula que es capaz de regular las emociones, sensaciones y funciones a través de la regulación
hipotálamo-hipofisaria, de ésta depende la “economía” del cuerpo y su funcionamiento. “Algunas funciones son netamente reflejos
viscerales, y otras comprenden reacciones conductuales y emocionales complejas; sin embargo, todas ellas representan una
respuesta particular a un estímulo característico”. (Ganon, 2010). El hipotálamo regula la liberación de hormonas de la hipófisis,
mantiene la temperatura corporal, y organiza conductas, como la alimentación, ingesta de líquidos, apareamiento y agresión. Es el
regulador central de las funciones viscerales autónomas y endocrinas.

MESENCÉFALO.

Es una estructura que une al puente y al cerebelo con el cerebro; en su porción anterior o ventral tiene dos grupos de fibras
llamadas pedúnculos cerebrales; su porción dorsal está constituida por cuatro eminencias redondeadas, los colículos superiores e
inferiores (tubérculos cuadrigéminos). En su interior se encuentra un conducto denominado acueducto del cerebro (acueducto de
Silvio) que comunica al cuarto ventrículo cerebral con el tercero. Los pedúnculos cerebrales tienen sustancia gris en el centro
(locus niger) y sustancia blanca, al igual que los colículos (tubérculos). Contiene los núcleos de los nervios craneales III y IV. Por
medio de sus fibras nerviosas conecta los distintos centros nerviosos; los colículos están relacionados con los impulsos visuales y
auditivos, son los responsables de que movamos la cabeza al oír o mover los bulbos oculares (globos oculares) cuando nuestra
cabeza cambia de posición.

PUENTE (PROTUBERANCIA ANULAR O PUENTE DE VAROLIO).

Se encuentra arriba de la médula oblongada (bulbo raquídeo), debajo del mesencéfalo y delante del cerebelo; tiene forma
cuadrilátera, alargada en su eje transversal. Contiene al cuarto ventrículo; al corte transversal se puede observar que está
constituido por sustancia blanca y núcleos de sustancia gris. Contiene los núcleos de los nervios craneales V, VI, VII, VIII. Como su
nombre indica, sirve de puente entre los órganos con los que se relaciona por medio de sus fibras nerviosas.

MÉDULA OBLONGADA (BULBO RAQUÍDEO).

Es la continuación hacia arriba de la médula espinal; se encuentra arriba del agujero magno (agujero occipital) y abajo del puente
(protuberancia anular). Su forma es parecida a la médula espinal, aunque un poco más ancha y corta. Su porción ventral o anterior
está formada por dos estructuras , las pirámides, que contienen tractos. En su porción dorsal o posterior hay una cavidad llamada
cuarto ventrículo, por donde circula líquido cerebroespinal (cefalorraquídeo). Al corte transversal se puede observar que la
sustancia blanca y la gris tienen una distribución similar a la de la médula espinal en su porción inferior, pero se va perdiendo poco
a poco en su porción superior. Dirección y dimensiones: en su mitad inferior se dirige hacia arriba y ligeramente hacia atrás,
continuando la dirección de la médula cervical;después se flexiona ligeramente al introducirse en el agujero occipital, se dirige
hacia arriba y adelante formando un ángulo de 160° Mide 3cm de longitud y su espesor aumenta progresivamente de abajo hacia
arriba Forma: tiene forma de cono truncado

LÍQUIDO CEREBROESPINAL (CEFALORRAQUÍDEO)

Otra protección que tiene el SNC es el líquido cerebroespinal (cefalorraquídeo); que es físicamente claro; transparente e incoloro;
está formado por agua, glucosa, proteínas, ureas, sales minerales y leucocitos o glóbulos blancos y se forma en unas redes de
vasos capilares llamados plexos coroideos que se encuentran en los ventrículos. Desde los ventrículos laterales circula hacia el
tercer ventrículo, pasa por los agujeros interventriculares; continua por el acueducto del cerebro (acueducto de Silvio) llega al
cuarto ventrículo y de ahí se dirige hacia el espacio subaracnoideo que está debajo de la membrana aracnoidea, alrededor del
encéfalo y de la médula espinal y al canal central (canal del epéndimo) de la médula espinal. Este líquido se produce
constantemente y se reabsorbe por medio de los senos venosos de la duramadre. La función del líquido cefalorraquídeo, es la
protección, pues mantiene “flotando” al sistema nervioso y de esta manera evita los daños que se producirían con golpes o
sacudidas.

MÉDULA ESPINAL:

Es un órgano que se encuentra alojado en el canal ventricular (conducto vertebral o raquídeo), desde el agujero magno( agujero
occipital) hasta la segunda vértebra lumbar; se continua hacia arriba con el encéfalo. FORMA. Tiene el aspecto de un cordón
ligeramente aplanado de adelante hacia atrás. Su porción inferior es más delgada y acaba en un hilo terminal. Se presenta
cilíndrica, excepto en 2 regiones, en donde se ensancha→ INTUMESCENCIAS MEDULARES. La médula espinal termina en el
área lumbar y continua a través del canal vertebral como nervios espinales. Debido a la semejanza con la cola de caballo, la
agrupación de estos nervios en el extremo de la médula espinal se denomina cauda equina (cola de caballo). Estos nervios envían
y reciben mensajes hacia y desde las extremidades inferiores y los órganos pélvicos.

NERVIO ESPINAL.

Los nervios espinales o también conocidos como nervios raquídeos son aquéllos que se prolongan desde la médula espinal y
atraviesan los músculos vertebrales para distribuirse a las zonas del cuerpo.

PARES DE NERVIOS.

Existen entre 31 y 33 pares de nervios espinales: 8 pares de diminutos nervios raquídeos cervicales (C1-C8) 12 pares de nervios
raquídeos torácicos. (T1-T12) 5 pares de nervios raquídeos lumbares. (L1-L5) 5 pares de nervios raquídeos sacros. (S1-S5) Desde
1 hasta 3 (variable) par de nervios raquídeos coccígeos. Los 7 primeros nervios cervicales (C1 a C7) salen del foramen vertebral
ubicado sobre su respectiva vértebra cervical (es decir, C1 sale del canal vertebral entre el cráneo y la primera vértebra cervical; C2
sale sobre la segunda, y así). El nervio C8 sale de debajo de la séptima vértebra cervical, y el resto de nervios espinales (T1 a Co)
salen bajo sus respectivas vértebras.

FORMACIÓN DE LOS NERVIOS ESPINALES.

En la médula espinal encontramos materia gris, recubierta por materia blanca. Desde la materia gris salen dos raíces dorsales (una
en la izquierda, y la otra en la derecha) y dos raíces ventrales. (Dorsal significa en la espalda o la parte de atrás, ventral significa
frontal).

● Las raíces dorsales contienen axones sensoriales aferentes, Las raíces dorsales de cada lado continúan formando un
ganglio de la raíz dorsal (también llamado ganglio espinal).

● Las raíces ventrales contienen axones eferentes motores.

Poco después del ganglio espinal, las raíces se juntan, formando el nervio espinal, propiamente tal.

Las funciones de la médula espinal son conducir los estímulos en forma de impulsos nerviosos de la periferia al encéfalo a
través de los funículos posteriores (cada funículo o cordón tiene tractos o fascículos formados por fibras nerviosas ascendentes y
sensitivas): conducir los estímulos del encéfalo a la periferia a través de los funículos (cordones) anteriores, con tractos o fascículos
formados por fibras nerviosas descendentes o motoras que llevan los impulsos a los nervios espinales (raquídeos).

La médula espinal es una vía para los reflejos, que pueden ser simples o con participación de estructuras superiores del SNC.

Dimensiones: En su completo desarrollo la médula espinal alcanza una longitud de unos 45 centímetros en el hombre y 43
centímetros en la mujer, tiene un peso de 28 gramos.

La cara anterior: presenta un profundo surco longitudinal y medio que se extiende de un extremo a otro de la médula, denominado
surco medio anterior. A cada lado del surco medio anterior y a unos dos o tres milímetros de la línea media emergen las raíces
interiores de los nervios raquídeos , cuya base se encuentra en un surco discontinuo y poco marcado que se conoce con el nombre
surco colateral anterior, entre el surco medio anterior y el surco colateral anterior queda comprendido un cordón blanquecino
llamado cordón anterior de la médula.

Cara posterior: presenta un surco longitudinal y medio, surco medio posterior, que se extiende en toda la longitud de la médula, es
un poco profundo y continúa hacia adelante con un tabique mediano de la naturaleza neuroglica denominado tabique medio
superior. A los lados y a unos 3 milímetros por fuera emergen las raíces posteriores de los nervios raquídeos en un surco continuo
(surco colateral posterior).El surco medio posterior y el surco colateral posterior limitan con el cordón posterior que se encuentra
dividido por el surco por medio posterior.

Las caras laterales: convexas de adelante atrás, están representadas por la porción de la médula limitada por la emergencia de
las raíces anteriores y posteriores de los nervios raquídeos

Células renticulares

Se llaman así porque su cilindroeje, sale de la médula constituyendo las raíces de los nervios raquídeos, las más típicas son las
grandes neuronas motoras del asta anterior, de forma estrellada, que entran en sinapsis por sus prolongaciones con las
terminaciones de los fascículos provenientes de los centros superiores (cerebro, núcleo rojo,cerebelo, etc)

Células cordonales

Son aquellas cuyo cilindroeje vas formar parte de los cordones medulares. Si el cilindroeje pasa al lado opuesto de la médula,
toman el nombre de células cordonales heterolaterales o heterónomas Cualquiera que sea la categoría de células cordonales, su
cilindroeje,al llegar a la substancia blanca, se rodea también de mielina y se divide en una corta rama descendente y una larga
ascendente

Células de Golgi tipo II

Tienen un cilindroeje corto, se caracterizan porque su prolongación cilindros col no sale de la substancia medular , si no que
asocian grupos celulares de las astas del mismo lado (células Golgi II homolaterales)del lado opuesto. Células intercalar es (células
de Golgi II heterolaterales). De ambos lados (células de Golgi bilaterales)

Anatomía de los plexos coroideos

Los plexos coroideos están situados en el sistema ventricular del cerebro; hay un plexo en cada uno de los cuatro ventrículos. Su
núcleo está formado por tejido conectivo, capilares y células linfoides, y lo rodea una capa de células epiteliales. Del epitelio
depende la producción de líquido cefalorraquídeo, función principal de los plexos coroideos.

Además esta estructura separa y conecta el sistema nervioso central y el sistema circulatorio, lo cual explica la implicación de los
plexos coroideos en el transporte de nutrientes y hormonas al cerebro y en la eliminación de sustancias residuales. Los ventrículos
son cuatro cavidades cerebrales interconectadas. Después de ser generado en los plexos coroideos, que se encuentran
prácticamente en todas las regiones del sistema ventricular, el líquido cefalorraquídeo circula por el cerebro a través de los
ventrículos hasta alcanzar la médula espinal.

Sistema Nervioso Periférico.

La función principal del SNP es conectar el sistema nervioso central (SNC) a los miembros y órganos. La diferencia entre este y el
SNC está en que el sistema nervioso periférico no está protegido por huesos o por la barrera hematoencefálica, lo que permite la
exposición a toxinas y daños mecánicos. Desde el punto de vista funcional el sistema nervioso periférico se divide, en Sistema
Nervioso Somático y Sistema Nervioso Autónomo. El sistema somático es la parte del sistema nervioso que responde o relaciona
el organismo con el medio ambiente externo, en cambio el sistema autónomo está en relación con el medio interno orgánico,
realizando funciones propias de regulación y adaptación internas. Ambos sistemas no actúan independientemente, sino que se
hallan interrelacionados y cooperan entre sí.

Sistema Nervioso Somático

El sistema somático hace parte del sistema nervioso periférico el cual es responsable de llevar información motora y sensorial
hacia y desde el sistema nervioso central. Este sistema se compone de los nervios que se conectan a la piel, los órganos
sensoriales y todos los músculos esqueléticos. El sistema es responsable de casi todos los movimientos musculares voluntarios,
así como del procesamiento de la información sensorial que llega a través de estímulos externos que incluyen la audición, el tacto y
la vista. Si deseamos aprender cualquier actividad tal como aprender a bailar, lanzar una pelota o correr, el sistema nervioso
somático juega un papel vital en iniciar y controlar los movimientos corporales.

Arco reflejo y el sistema nervioso somático

Además de controlar los movimientos voluntarios de los músculos, el sistema nervioso somático también se asocia con
movimientos involuntarios conocidos como arcos reflejos. Durante un arco reflejo, los músculos se mueven involuntariamente sin
intervención del cerebro. Esto ocurre cuando una vía nerviosa se conecta directamente con la médula espinal. Algunos ejemplos
de arcos reflejos incluyen tirar la mano hacia atrás después de tocar accidentalmente una sartén caliente o una sacudida
involuntaria de la rodilla cuando el médico golpea levemente la rodilla. Las personas no tienen que pensar para poder realizar
dichas acciones. Los nervios sensitivos llevan las señales a la médula espinal, a menudo se conectan con interneuronas en la
columna vertebral y luego transmiten de inmediato las señales de las neuronas motoras a los músculos los cuales desencadenan el
reflejo. Los arcos reflejos que impactan los órganos se denominan arcos reflejos autónomos, mientras que los que afectan a los
músculos se denominan arcos reflejos somáticos. Los arcos reflejos se pueden clasificar en monosináticos o simple y en
polisinápticos o compuestos. En el primer caso sólo actúan una neurona sensitiva y otra motora, mientras que en el segundo se
intercalan entre las ya mencionadas, otras neuronas. Es decir que en un acto reflejo compuesto intervienen por lo menos tres
neuronas: una sensitiva, una intercalar o de asociación y una motora.

Nervios craneales

Pares craneales, o nervios craneales, surgen de la parte inferior del encéfalo y llegan a sus zonas de destino atravesando unos
pequeños agujeros repartidos por la base del cráneo. Desde estos orificios, los pares craneales se comunican con áreas
periféricas.

Los pares craneales se llaman así porque se cuentan a pares, al existir uno tanto en el lado derecho como en el izquierdo del
cerebro. Así, hay doce nervios craneales apuntando hacia el hemisferio derecho y otros doce apuntando hacia el izquierdo, de
manera simétrica.

Cada par está numerado con un número romano según si la posición desde la que salen del encéfalo más o menos cerca de la
zona frontal. De hecho, los nervios craneales pueden ser agrupados y clasificados en categorías según dos criterios: el lugar del
que parten y su función.

I. Olfatorio: Es sensitivo, se origina en la mucosa de la nariz y termina en el bulbo olfatorio que está en la porción inferior
del cerebro. es el nervio del olfato

II. Óptico: Es sensitivo; nace en la retina y termina en el tálamo y el mesencéfalo. es el nervio de la vista

III. Oculomotor(motor ocular común:Es motor, se origina en el mesencéfalo y termina en los músculos del ojo, recto
superior, oblicuo inferior, recto medial, músculos ciliares y elevador del párpado superior.

IV. Troclear(patético): Es motor; se origina en el mesencéfalo y se dirige al músculo oblicuo superior (oblicuo mayor) del
ojo.

Plexos

Plexo cervical: Se dirige a la parte posterior de la cabeza, al cuello y la parte superior de los hombros

Plexo braquial: Está constituido por la reunión de las ramas anteriores de los nervios raquídeos quinto, sexto, séptimo y octavo
cervicales, y primero torácico. Inerva o tensiona los músculos del miembro superior, tanto en su función motora como sensorial
(nervios musculocutáneo, mediano, cubital, braquial, cutáneo interno, accesorio del braquial cutáneo interno, radial y circunflejo).

Plexo lumbar: Está integrado por la reunión de las ramas anteriores de los nervios raquídeos primero, segundo, tercero y cuarto
lumbares. Promueve seis ramas, entre las que destacan los nervios femorocutáneo, genitocultural, obturador y crural.

Plexo sacro y coccígeo: Está formado por la reunión de las ramas anteriores del último nervio raquídeo lumbar y los cuatro
primeros sacros. Una rama muy importante del plexo sacro es el nervio ciático, de gran grosor y longitud, especializado en la región
posterior del miembro inferior. El plexo coccígeo es resultante de la reunión de las ramas anteriores de los pares sacros cuarto y
quinto, y del propio nervio coccígeo.

Sistema Nervioso Autónomo

El sistema nervioso autónomo (SNA), también conocido como sistema nervioso vegetativo, es la parte del sistema nervioso que
controla las acciones involuntarias, a diferencia del sistema nervioso somático. El sistema nervioso autónomo recibe la información
de las vísceras y del medio interno, para actuar sobre sus músculos, glándulas y vasos sanguíneos. El sistema nervioso autónomo
es sobre todo un sistema eferente, es decir, transmite impulsos nerviosos desde el sistema nervioso central hasta la periferia
estimulando los aparatos y sistemas orgánicos periféricos. Sus vías neuronales actúan sobre la frecuencia cardíaca y respiratoria,
la contracción y dilatación de vasos sanguíneos, digestión, salivación, el sudor, la contracción y relajación del músculo liso en
varios órganos, acomodación visual, tamaño de la pupila, secreción de glándulas exocrinas y endocrinas, la micción y la excitación
sexual.

También el sistema nervioso autónomo funciona a través de reflejos viscerales, es decir, las señales sensoriales que entran en los
ganglios autónomos, la médula espinal, el tallo cerebral o el hipotálamo pueden originar respuestas reflejas adecuadas que son
devueltas a los órganos para controlar su actividad. Reflejos simples terminan en los órganos correspondientes, mientras que
reflejos más complejos son controlados por centros autonómicos superiores en el sistema nervioso central, principalmente el
hipotálamo.

Sistema parasimpático

Sistema o circuito nervioso que inerva los diferentes sistemas del organismo, partiendo del tronco del encéfalo y siguiendo la
médula espinal. Junto con el sistema nervioso simpático y el sistema entérico, el parasimpático es una de las divisiones del sistema
nervioso autónomo o neurovegetativo, el cual rige y controla los procesos inconscientes e involuntarios imprescindibles para el
mantenimiento de la vida, como el latir del corazón o el ritmo respiratorio. La principal función del sistema nervioso parasimpático
es la de generar un estado de reposo que permita al organismo ahorrar o recuperar energía, provocando una relajación del cuerpo
y recuperando su estado tras la presencia de estímulos activadores. En este sentido, al margen de inducir relajación también
participa en la realización de la digestión y en la respuesta reproductiva.

De este modo podemos considerar al sistema parasimpático el reflejo inverso del sistema simpático, debido a que ambos sistemas
en general realizan acciones que se oponen entre sí. De este modo mientras que el simpático prepara para la acción y en general
provoca una aceleración del organismo y su metabolismo, el parasimpático provoca reacciones que preparan para el ahorro y la
recuperación de energía, enlenteciendo el sistema.

Región craneal: Dentro de esta región podemos encontrar conexiones con diferentes regiones, tanto a nivel de de hipotálamo (en
que destaca la presencia de los nervios supraóptico-hipofisario, paraventricular-hipofisario y tubero-hipofisario), mesencéfalo
(encontramos el ganglio ciliar, desde el que nacen conexiones nerviosas que producen el movimiento y ajuste del ojo a la luz,
pudiendo contraer el iris gracias a él) y romboencéfalo (se sitúan en él gran cantidad de pares craneales). En esta región del
sistema nervioso parasimpático destacan la presencia y participación de muchas fibras nerviosas de gran importancia.

Región sacra: En la parte más inferior de la médula espinal encontramos las vértebras sacra. En esta región, podemos encontrar
una de las pocas conexiones del sistema nervioso parasimpático que no se encuentran a nivel intracraneal. En el sacro
encontramos ganglios que inervan el sistema urogenital, lo cual es lógico teniendo en cuenta el tramo de la médula en la que se
sitúa.

Sistema nervioso simpático

El sistema nervioso simpático es una de las ramas del sistema nervioso autónomo, siendo este el elemento que controla las
reacciones y reflejos viscerales. Dicho sistema autónomo está conformado tanto por el sistema simpático como por dos divisiones
más, el sistema parasimpático y el sistema entérico. Por otro lado, el sistema simpático está conformado por una cadena de
ganglios con origen en el bulbo raquídeo, conectándose a la médula espinal y a los órganos a los que inervan. Así, nos
encontramos generalmente con neuronas preganglionares y postganglionares. Está constituido por una cadena ganglionar
continua, simétrica y paralela a la columna vertebral. Los ganglios se encuentran unidos por cordones interganglionares. La cadena
simpática se encuentra en relación con el eje cerebrospinal a través del segmento toracolumbar. Del segmento toracolumbar se
desprenden ramos ascendentes hacia el cuello y la cabeza y descendentes a la pelvis. El sistema simpático tiene como principal
función el de preparar al organismo para responder con velocidad a la estimulación externa, provocando procesos que suponen el
consumo de una gran cantidad de energía con el fin de asegurar la supervivencia.

Neurona: Su unidad estructural funcional es la neurona, una clase de célula tan especializada que ha perdido la capacidad de
reproducirse. Su propiedad principal es la excitabilidad, o capacidad de responder a cualquier modificación del ambiente mediante
un impulso eléctrico transmisible denominado estímulo. Las neuronas se conectan unas con otras mediante una unión llamada
sinapsis, en la que una sustancia química, la acetilcolina, transmite los impulsos. Aunque pueden tener distintas formas y tamaños,
todas las neuronas tienen una estructura básica y constan de 3 partes esenciales: cuerpo neuronal (pericarion o soma)y
prolongaciones del citoplasma: dendritas y axones. Unipolares: Se caracterizan por tener una sola prolongación dividida en una
rama central, que sirve como axón, y una rama periférica, que funciona como dendrita; por ejemplo, las de los ganglios de los
nervios espinales (raquídeos). Bipolares:Tienen una dendrita y un axón, como sucede con las neuronas de la retina del ojo y del
oído interno. Multipolares:Poseen varias dendritas y axón y abundan en el encéfalo y la médula espinal.

CEFALEA: Las cefaleas (caracterizadas por dolores de cabeza recurrentes) son uno de los trastornos neurológicos más comunes
del sistema nervioso. Son trastornos primarios dolorosos e incapacitantes como la jaqueca o migraña, la cefalea tensional y la
cefalea en brotes. También puede ser causada por muchos otros trastornos, de los cuales el consumo excesivo de analgésicos es
el más común. Las cefaleas imponen además una carga personal bajo la forma de intenso sufrimiento, menoscabo de la calidad de
vida y costos económicos. Las cefaleas frecuentes, así como el temor constante con respecto al siguiente episodio, dañan la vida
familiar, las relaciones sociales y el trabajo. Los esfuerzos prolongados que supone habérselas con una cefalea crónica pueden
asimismo predisponer a la aparición de otras enfermedades; por ejemplo, la depresión y la ansiedad son significativamente más
frecuentes en las personas aquejadas de migraña que en las sanas. Se calcula que la prevalencia mundial de la cefalea (al menos
una vez en el último año) en los adultos es de aproximadamente 50%. Entre la mitad y las tres cuartas partes de los adultos de 18
a 65 años han sufrido una cefalea en el último año, y el 30% o más de este grupo ha padecido migraña. La cefalea que se presenta
15 días o más cada mes afecta de un 1,7% a un 4% de la población adulta del mundo. A pesar de las variaciones regionales, las
cefaleas son un problema mundial que afecta a personas de todas las edades, razas, niveles de ingresos y zonas geográficas.

NEURALGIA. Es un trastorno sensitivo, un dolor, y es síntoma de una lesión que afecta a nervios. Esta lesión puede ser una
compresión, distorsión, exposición al frío u otras formas de irritación, o una lesión en las vías centrales del dolor. Lógicamente,
solo puede generar una cefalea si afecta a un nervio que inerva la cabeza. Las neuralgias craneofaciales engloban una serie de
entidades caracterizadas por presentar dolor de carácter neuropático (paroxístico, de breve duración, de localización a lo largo del
territorio de distribución de un nervio). El dolor en la cara, cráneo o cuello está vehiculizado por los pares craneales V, VII, IX y X,
así como por las primeras raíces cervicales a través de los nervios occipitales: En algunos casos, como el oído externo, la compleja
y solapada inervación por varios nervios hacen que la neuralgia sea difícil de atribuir a un único nervio por parte del médico.
Mantener una dieta equilibrada y rica en cereales integrales No tomar alcohol, ya que puede tener efectos perjudiciales para los
nervios, y como dijimos, las neuronas (células de los nervios) no se regeneran, son las únicas células que jamás vuelven. Practicar
regularmente ejercicios suaves para distender y relajar los músculos como encoger y estirar las piernas y girando las articulaciones
de los pies más si se tiene propensión a sufrir de neuralgias en esas zonas. Evitar masticar gomas de mascar, comer caramelos
duros y apretar los dientes si se tiene propensión a sufrir neuralgias faciales.

Traumatismo craneoencefálico: Una afectación del cerebro causado por una fuerza externa que puede producir una disminución
o disfunción del nivel de conciencia,lesión física o deterioro funcional de contenido craneal secundario a un intercambio brusco de
energía mecánica y que conlleva una alteración de las habilidades cognitivas, físicas y/o emocionales del individuo. Esta definición
incluye a todas aquellas causas externas que pudiesen causar conmoción, contusión, hemorragia o laceración del cerebro,
cerebelo y tallo encefálico. Las causas comunes de traumatismo craneal son muy diversas, entre ellas se encuentran: Los
accidentes laborales, en el hogar, al aire libre o al practicar deportes Las caídas La agresión física Los accidentes de tráfico. En un
traumatismo cerebral leve el paciente puede permanecer consciente o puede perder el conocimiento durante unos segundos o
minutos, además puede haber dolor de cabeza, vómitos, náuseas, falta de coordinación motora, mareos, dificultad para el
equilibrio, visión borrosa, ojos cansados, acúfenos(percepción de un sonido en uno o en ambos oídos cuando no existe ), letargo y
los cambios en los patrones de sueño. Los síntomas cognitivos y emocionales incluyen cambios de comportamiento o estado de
ánimo, confusión y problemas de memoria, concentración, atención, o razonamiento. TCE moderado o grave puede tener un dolor
de cabeza que no desaparece, vómitos repetidos, náuseas, convulsiones, incapacidad para despertar, dilatación de una o ambas
pupilas, dificultad para hablar, afasia (dificultad para encontrar palabras), disartria (debilidad muscular que causa trastornos del
habla), debilidad o entumecimiento en las extremidades, pérdida de coordinación, confusión o inquietud.