Está en la página 1de 1

Universidad del valle

Cultura y naturaleza
“Armas, gérmenes y acero” – Jared Diamond

Actualmente logramos ver que hay una gran controversia por la legalización o
no del aborto, quienes están a favor reclaman el derecho de la mujer a decidir
sobre su cuerpo, su reproducción sexual y su maternidad, por el contrario,
quienes están en contra reclaman lo que ellos consideran una “vida” desde el
momento de su concepción.

En el capítulo 4 del libro se nos explica la diferencia entre las comunidades


nómadas y las sedentarias, entre ellas que las nómadas necesitan moverse
con más ligereza debido a su estilo de vida y su carencia de almacenamiento
comida, y que las mujeres controlaban sus embarazos por medio de la
amenorrea de la lactancia, la abstinencia sexual, infanticidio y abortos, entre
otras características y “ventajas” que tienen los sedentarios sobre los nómadas
y que nacen debido a esa domesticación de animales y almacenamiento de
comida como también lo son los “especialistas de tiempo completo”.
La pregunta que quiero plantear con aquella introducción anterior es: ¿Los
juicios sobre el “valor de la vida humana” podrían cambiar de alguna manera,
hoy en día, dependiendo de la utilidad de esta? Es decir, es una realidad que
hay una sobre población de humanos que está acaparando gran parte de los
recursos y dispone de ellos a su antojo, y no solo de los recursos, también de
los otros seres vives que coexisten con nosotros. ¿Podría cambiar la
perspectiva de ese “valor de la vida” de un embrión o un feto cuando se llegue
a un limite y se vea la escasez o exigüidad de los recursos?

En las conversaciones que se pueden dar entre personas del común sobre
“antepasados” muchas veces suelen decir que tenían menor capacidad de
entendimiento y por ende “menos sentimientos” o que eran de alguna manera
“más salvajes”, entendimiento que podría justificar las medidas que eran
tomadas para poder sobrevivir en esas épocas y bajo esas lógicas de orden
pero dejándome llevar por la imaginación creo que no sería muy diferente si en
la actualidad nos viéramos en una situación de crisis y de escasez de recursos,
los que están vivos lucharían por mantener un “equilibrio” que les seria
indispensable para vivir, la vida de un embrión pasaría de ser “valorada” a ser
prácticamente una amenaza; en conclusión mi respuesta seria que aun con
toda la racionalidad que tenemos ahora y con todos los valores y principios,
cunado la humanidad se vea en peligro sus percepciones del “valor de la vida”
cambiarían.

También podría gustarte