Está en la página 1de 3

Isona Barceló Cervantes 

2n B 

EL CRIMEN PERFECTO 
 
Más  claro no podía ser, pero, al mismo tiempo, encontrábamos muchos cabos sueltos 
y  cosas  por  resolver. La línea blanca que rodeaba su cuerpo, sus estrechas muñecas y 
las  marcas  en  el  cuello  describian  la  escena  del  crimen. Sin embargo, no había rastro 
de  el arma homicida  de modo que, eso nos complicaba la investigación. Llegaron los 
forenses,  y,  como  no,  la  prensa  ya  estaba  en  la  calle  de  enfrente.  Introdujeron  el frío 
cuerpo  de  la  víctima  dentro  de  esa  bolsa  mortuoria.  La  tensión  y  el  silencio 
dominaban  el  ambiente.  Nos  estábamos  enfrentando  a uno de los casos más difíciles 
aunque, en esos momentos, no nos dimos cuenta… 
 
Los  informes  del  forense  llegaron  ayer  por  la  noche.  La  víctima,  Paula  Molina  tenía 
unas  marcas  en las muñecas y en el cuello que demostraban que había sido atada . El 
cuerpo  no  tenía  ninguna  marca  de  bala  o herida de arma blanca, lo que nos dificultó 
para  hallar  la  causa  de  la  muerte.  En  el  informe  no  había  rastro  de  sobredosis, ni de 
veneno  ni  de  asfixia,  pero  tampoco  de  suicidio.  Registramos  a  fondo  la  escena  del 
crimen,  pero  no  encontramos  ni  huellas,  ni  nada  que  se  saliera  fuera  de  lo  habitual. 
Por  entonces,  empezamos  a  creer  que  el  asesino  había  sido  más  cuidadoso  de  lo 
esperado.  Así  que,  decidimos  empezar  la  investigación  profundizando  en la vida de 
la  antigua  ​celebritie​.  Quizás  era demasiado arriesgado, pero teníamos que hacerlo, no 
nos  quedaba  otra.  Pensamos  que  reviviendo  las  últimas  semanas  de  Paula 
podríamos  llegar  a  atar  esos  cabos.  Considerando  que  había  llegado  hace  poco  a  la 
ciudad  y  tampoco  conocíamos  mucho  sobre  el  lugar  de donde provenía, apuntamos 
el  número  de  su  cuenta  del  banco  y  el número pin de la tarjeta. Revisamos todo tipo 
de  ingresos,  compras  y  lugares  en  los  cuales  podría  haber  estado;  y  gracias  a  esas 
pequeñas investigaciones que realizamos, se nos ocurrió un posible sospechoso.  
 
 
 
 
 
Paula  estuvo  viviendo  con  una chica llamada Martina desde que cumplió los 18. Ella 
se  independizó  debido  a  la  falta  de  apoyo  y  cariño  de  su  padre, por el simple hecho 
de  que  no  aceptaba  su  relación  sentimental  con  Martina.  Él  la  advertia  diciéndole 
que  esa  relación  que  tenían  no  acabaría  bien  a  causa  de  el  exceso  de  celos  que  tenía 
su  pareja.  Un  día,  los  celos  de  Martina  llegaron a tal extremo que acabó a golpeando 
a  Paula;  entonces  ésta  empezó  a  verlo  todo  más  negro.  Perdió  el  contacto  con  su 
padre y la convivencia con su chica se convirtió en tóxica y peligrosa para ambas.   
 
Gracias  a  esos  datos  empezamos  a  encabezar  la  investigación  interrogando  a  los 
padres  de  la  víctima,  ya  que,  encontrar  a  Martina  por  el  momento fue imposible. Su 
padre recalcó que la relación que tenía con su hija la perdió hace mucho tiempo pero, 
aun  así,  alguna  cosa  se  me estaba escapando.  No podía ser tan fácil, el asesino debía 
conocer  la  vivienda  para  realizar  un  crimen  tan  perfecto,  debía  conocer  lugares  y 
aficiones  de  la  víctima,  realmente  conocía perfectamente su rutina diaria. De repente 
una  llamada anónima interrumpió todos mis pensamientos. Martina había llamado a 
comisaría  para  declarar  información  que  nos  podría servir sobre el caso. Explicó que 
Paula  tuvo  buena  relación  con  su  madre  y  que  ella  le  contaba  todo  a  escondidas, 
dónde  vivía,  con  quien  estaba…  en  cambio, su padre se la tenía jurada. Gracias a esa 
llamada pude saber quién mató a la pobre chica.  
 
 
 
 
 
  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

También podría gustarte