Está en la página 1de 39

Más que viudas y huérfanas: las mujeres en el mundo editorial

Ciclo de mesas redondas

Como muchos de ustedes sabrán las viudas y las huérfanas son accidentes del
trabajo editorial. Considerados como resultados indeseables del desaseado
trabajo con los textos, siempre se tiende a evitarlos. Pero en este caso y cambiando
el giro lingüístico de los términos, hemos decidido rendirles una especie de
tributo. Desde el siglo XVI, las viudas han sido mujeres muy presentes en las
imprentas mexicanas pero ni ellas ni las editoras contemporáneas, herederas
de esa traducción en el mundo del libro, son huérfanas, como tampoco lo son
las diseñadoras gráficas. La vitalidad y trascendencia de sus labores así como
la necesidad de conocer y visibilizar su labor quedarán de manifiesto en estas
jornadas que esperamos sean del agrado de todos ustedes.

Más que viudas y huérfanas nació como una manera con dar continuidad
al espacio de reflexión que generamos con la exposición simultánea Las otras
letras: mujeres impresoras en el mundo del libro antiguo, de marzo pasado.
Estas exposiciones, que fueron pioneras en su tema a nivel iberoamericano,
estarán abiertas por un año en las bibliotecas Lafragua y Palafoxiana de Puebla.
En aquella oportunidad realizamos también un ciclo de conferencias que contó
con la participación de diversos investigadores que hicieron nuevos aportes a lo
que hasta hoy conocíamos de la historia de las impresoras.

 EDITORAS CONTEMPORÁNEAS EN BUSCA DE LECTORES i


ÍNDICE

Sin embargo había otros momentos históricos y perfiles profesionales que i Más que viudas y huérfanas: las mujeres en el mundo editorial
deseábamos atender y que no estuvieron cubiertos en aquel ciclo: me refiero la
labor de las editoras del siglo XIX hasta la actualidad y el trabajo de las diseñadoras 2 Editoras contemporáneas en busca de lectores
gráficas. De esta suerte gestamos una nueva propuesta que encontró generosa
3 Mónica del Villar
acogida en los responsables de esta institución quienes lo incorporaron en el hilo Directora de Proyectos Especiales. Revista Artes de México
de los festejos del día internacional del libro y lo incluyeron en su programa de
9 Laura Lecuona
Equidad de Género y Lucha contra la Violencia hacia las Mujeres. Al señor Jesús Subgerente de Bibliografía Universitaria. Fondo de Cultura Económica
Oyanguren, a Claudia Reyes y Ruth González muchas gracias.
12 Marisol Schulz Manaut
Directora de Alfaguara y Taurus. Grupo Santillana
Quisiera agradecer asimismo la generosa colaboración de todos nuestros
16 Amparo Espinosa Rugarcía
panelistas: Directora de Documentación y Estudios de Mujeres A.C.(DEMAC)
1) las editoras Mónica del Villar, Laura Lecuona, Marisol Shultz y Amparo Presidenta de Fundación Espinosa Rugarcía (Fundación ESRU

Espinosa Rugarcía.
2) Los investigadores Albert Corbeto i López, y las doctoras Lucrecia Infante, 25 Impresoras, editoras y diseñadoras en la historia
Elena Urrutia y Lydia Elizalde. 27 Albert Corbeto López
3) Las diseñadoras Tullia Basan, Patricia Espinosa, Regina y Lourdes Zolezzi. Academia de las Buenas Letras, Barcelona
NOTAS PARA EL ESTUDIO DE LAS IMPRESORAS ESPAÑOLAS (SIGLOS XVI-XVIII)
Asimismo quiero agradecer a los moderadores de las tres mesas: Tomás
Granados, Guadalupe Fernández y Jacinto Salcedo, y a Alejandra Guerrero 44 Mtra. Marina Garone Gravier,
Doctoranda en Historia del Arte. Posgrado Historia del Arte, UNAM
por el esmerado y sutil diseño de la imagen del encuentro. IMPRESORAS NOVOHISPANAS: UN ESTADO DE LA CUESTIÓN

59 Dra. Lucrecia Infante Vargas


Por último deseo agradecer a todas las instituciones que nos han apoyado: Coordinadora de licenciatura y la maestría en Historia. Instituto Cultural Helénico
Biblioteca Lafragua, Benemérita Universidad Autónoma del Estado de Puebla DE LECTORAS A EMPRESARIAS DE LA CULTURA.
MUJERES Y MEDIOS IMPRESOS EN MÉXICO DURANTE EL SIGLO XIX
Biblioteca Palafoxiana, Secretaría de Cultura del Estado de Puebla
Real Academia de las Buenas Letras, Barcelona Dra. Elena Urrutia
Programa Interdisciplinario de Estudios de la Mujer. El Colegio de México
Centro Cultural Helénico de México
Universidad de Guadalajara, México 65 Dra. Lydia Elizalde
Facultad de Artes. Universidad Autónoma del Estado de Morelos
Programa Interdisciplinario de Estudios de la Mujer, Colmex MUJERES EN EL DISEÑO DE REVISTAS CULTURALES, 1970 - 2008
El proyecto Biográficas: historia de las diseñadoras gráficas latinoamericanas
Libraria 70 ¿Cómo se forma una diseñadora gráfica?
Revista Quadra, diseño y comunicación
Tulia Bassani
Revista Ene-o Universidad Anáhuac
Guía de Diseño Mexicano
Patricia Espinosa
Universidad Iberoamericana
Muchas gracias
Marina Regina Olivares
Escuela de Diseño del INBA

Lourdes Zolezzi
ii Diseñadora Gráfica
Mónica del Villar
Artes de México

AGRADECIMIENTOS, PREMISAS Y PROVOCACIONES


Agradezco a Marina Garone la invitación a participar en esta serie de encuentros
relacionados con el mundo editorial, con la cultura, con la historia, con la
mujer. Estas iniciativas, tan frescas, me entusiasman mucho, y ante panoramas
desoladores para la lectura, la cultura y para las mujeres, son estímulos y remedios
muy gratos. También, por supuesto, agradezco su atención y la presencia de
mis compañeras de plática, así como al Centro Cultural España por el espacio
que nos abre hoy. Por último, me da mucho gusto la moderación de Tomás
Granados Salinas, el opuesto complementario de Marina. Paso ahora a compartir
comentarios y reflexiones como editora de revistas culturales y como mujer. La
lectura y los libros Parto de dos premisas aparentemente obvias, pero que en la
práctica se olvidan con frecuencia:

1. No se cuestionan los beneficios de la lectura ni de los libros o materiales


equivalentes. Leer no sólo es bueno y grato, es necesario para una mejor calidad
de vida, individual y colectiva; no se discute su función social. 2. Si no tienes
lectores y lectoras, no cuentas con aquello de mayor valor en un esfuerzo
editorial y cultural. Los lectores son la finalidad última y la gran motivación. Esto
lo pienso más en función de publicaciones que ante todo buscan como objetivo
el ingreso o la utilidad económica en sí más que al lector mismo y lo que se busca
comunicar. Que se entienda, no por ello demerito la importancia de la parte
económica. Reflexión sobre los principios femeninos y masculinos.

2. “Más que viudas y huérfanas, mujeres en el mundo editorial. Editoras en busca


de lectoras”; el título que me llevó incluso a pensar en los principios femeninos
y masculinos, en la mujer y el hombre, en sus necesidades e intereses, en sus
diferencias y semejanzas. Recientemente leí la última novela de Doris Lessing La
grieta (The Cist), donde relata los orígenes de lo masculino y lo femenino, del
hombre y la mujer, de cómo se encuentran y relacionan; por cierto, inicia con
una cita de Robert Graves que dice: “El hombre hace, la mujer es”. A lo largo
de la historia de la humanidad, el cosmos se ha dividido en un “lado macho” y
un “lado hembra”, los opuestos complementarios. Esta antigua concepción ha
sido compartida por muy diferentes culturas. Los sistemas dualistas funcionan
como categorías dependientes y necesarias la una de la otra. Por ejemplo,
en la tradición mesoamericana la existencia del mundo dependía del juego

 EDITORAS CONTEMPORÁNEAS EN BUSCA DE LECTORES EDITORAS CONTEMPORÁNEAS EN BUSCA DE LECTORES 


provocado por su oposición. Lo femenino evocaba la oscuridad, la tierra, lo bajo, la oportunidad de ser directora editorial de la revista Arqueología Mexicana,
la muerte, la humedad y la sexualidad; lo masculino, en tanto, estaba ligado coproducida por el INAH y Editorial Raíces. Su contenido principal: la arqueología
a la luz, al cielo, lo superior, la vida, la sequedad y la gloria; sin que hubiera mexicana, historia, antropología y disciplinas afines, así como temas de cultura
connotaciones cristianas . En los puntos cardinales, a lo femenino correspondía general relacionados. Sus autores: destacados investigadores. Durante esos
el oeste y el norte; a lo masculino el este y el sur. Esta división no implicaba años, desde su fundación, tuvo un tiraje sostenido de 40 000 ejemplares para
lo positivo y lo negativo en de manera unívoca; no existía la posibilidad de un público lector muy fiel.
seres puros. De ambas partes del cosmos provenían tanto bondades como
males para la humanidad. Hay que recordar que en la dualidad vida-muerte, 4. Actualmente tengo el gusto de trabajar para Artes de México como directora
una genera la otra y viceversa (Alfredo López Austin, “La parte femenina del de proyectos especiales, publicación clasificada también como de “interés
cosmos”, Arqueología Mexicana, num. 29,1998). El sistema chino del yin/yang general”, y en la subcategoría de “Arte y Cultura”. Cuenta con un tiraje
es otro buen ejemplo para la dualidad femenino-masculino, presente en cada promedio de 12 000 ejemplares (más otros miles por petición expresa) y cumple
hombre y mujer; compartimos, pues, ambas partes. El hombre da y la mujer 20 años en su nueva época; originalmente fue fundada en 1952. Creo que
recibe. El principio femenino (yin) es un principio de profundidad, de recibir, de ambas publicaciones comparten la gran calidad de contenidos y han logrado
interiorizar, de gestar, de germinar dentro de nosotros... El principio masculino convertirse (Artes de México mucho tiempo atrás) en revistas coleccionables y
(yang) emprende acciones, promueve, proyecta; está más vinculado con las fuentes de consulta. Gracias a esas características, ambas publicaciones participan
superficies... de la existencia de un público lector leal y estable; quizá ya tenemos su nicho
prácticamente cubierto en México. El reto de ampliar el número de lectores es
3. ¿Cómo afecta lo masculino y lo femenino a las publicaciones? ¿Cómo son difícil de librar, al igual que es un gran desafío obtener los recursos para producir
las editoras y cómo son los editores? ¿Cómo nos dirigimos a la búsqueda de cada número de estas publicaciones, pero los intentos y las pruebas-error
lectoras y lectores? Hay complementos, competencias, diferencias, semejanzas. continúan. Es importante aclarar que ninguna de estas dos revistas pertenece
Son puntos posibles a reflexionar... MI EXPERIENCIA EDITORIAL Y EL PÚBLICO a grandes grupos editoriales que cuenten con varios títulos, situación que les
LECTOR Las revistas De entrada una obviedad: las revistas tienen formatos, abre posibilidades de acuerdos preferenciales en el mercado. Ambas editoriales
mercados, situaciones y se comportan de manera diferente a los libros. De son pequeñas empresas y 100% mexicanas. Pese a problemas y obstáculos, y
acuerdo con la Encuesta Nacional de Lectura (2006), 40% de los mexicanos leen dentro del enorme mundo de las revistas en México (aparecen muchos títulos
revistas, y 56% libros; 42% periódicos y 12% historietas. Entre las ventajas de que desaparecen en pocos años), considero que tanto Arqueología Mexicana
las revistas para captar lectores tenemos que: _ En la difusión contemporánea como Artes de México han logrado posicionarse y demostrar que “la cultura
son uno de los medios idóneos para divulgar el conocimiento. El formato en sí vende”, además de presumir un público lector devoto y constante. Añado
artículos permite expresar con mayor facilidad los tiempos de la modernidad. como dato relevante y para contextualizar, que las revistas dedicadas a estas
_ La forma de ver y recibir la información cada vez está más acotada, directa, temáticas (arte-cultura-literatura), ocupan el quinto lugar de lectura, dentro de
fragmentada; los artículos y gráficas permiten presentarla así. Incluso las páginas una clasificación de 46 diferentes temas, aproximadamente. Los otras cuatro
de una revista pueden asemejar imágenes muy parecidas a la información categorías más leídas son: 1. espectáculos. 2. femeninas. 3. música y guías de
que aparece en pantallas de computadoras, teléfonos o agendas electrónicas TV. 4. deportes. En relación con el género de lectores, hay más mujeres que leen
(manera actual de “leer”). _ Novedades diversas, noticias, avances o hallazgos del revistas (41%), que hombres (38%) (Encuesta Nacional de Lectura). Otras cifras
conocimiento (científico, intelectual, artístico o recreativo) se dan mayormente para seguir ubicándonos en este universo editorial de las revistas en México
a través de artículos. Mi experiencia editorial Durante 13 años (1993-2006) tuve (CANIEM, 2006).

 EDITORAS CONTEMPORÁNEAS EN BUSCA DE LECTORES EDITORAS CONTEMPORÁNEAS EN BUSCA DE LECTORES 


5. 1. 542 editores de PP (en 2005 había 461) 2. 1 134 títulos (en 2005, 1 193) credibilidad. Un dato muy importante que, de alguna manera, reflejaba el tiraje
3. 689 millones de ejemplares en tiraje (en 2005, 526 millones) De acuerdo sostenido a lo largo de los años es que los lectores son fieles hacia la revista, ya
con el contenido, la FIPP (Federación Internacional de Prensa Periódica) divide a que de cada seis números publicados, leían en promedio cinco ediciones. Me
las publicaciones en seis categorías temáticas, en algunas de ellas se exhibe la pregunto si hoy por hoy, con los cambios en los hábitos de lectura, sobre todo
presencia femenina abierta: 1. Interés general (368 títulos y 43% del tiraje). 2. debido a los medios elctrónicos, estos datos o tendencias se mantienen. Para
Interés específico (327 títulos). 3. Femeninas: (80% son lectoras) tienen 18 % tener una revista completa en la red, faltaba mucho, pero estuvo planteado y
de los títulos y 21% del tiraje. 4. Masculinas: (80% son lectores) tienen 14% siempre consideré que es un tipo de publicación idónea tanto para el Internet
de los títulos y 17% del tiraje. 5. Guías de TV (consideradas como de “interés como para captar nuevos usuarios. En el perfil de lectores de Artes de México
general”). 6. Financieras y de negocios (2%). Hay otras dos categorías más para cuentan como lectores a hombres y mujeres, en porcentajes prácticmente iguales
México: Infantiles (4-12 años) y Juveniles (12-18 años). ¿Cuántos lectores(as) (profesionistas, empresarios-as, políticos, líderes de opinión, amas de casa). Se
pueden representar estas cifras (la cantidad de títulos y sus millones de tiraje) encuentra su presencia en la red y tiene también mucho potencial ahí.
en un país que ocupa el lugar 107 en hábitos de lectura de acuerdo con la
categoría establecida por la UNESCO? Los lectores y su perfil Durante los años 7. REFLEXIONES FINALES Y ALGUNAS PROPUESTAS La calidad, credibilidad y
que trabajé en Arqueología Mexicana realizamos diferentes acciones para presentación de los contenidos editoriales (autores, imágenes, diseño, edición,
conocer el mercado en que nos movíamos para incrementar las ventas, es decir, impresión, etcétera), cualquiera que sea su giro, es la mejor garantía para
estábamos en busca de lectores, además de conseguir la publicidad necesaria. conseguir, mantener y aumentar lectoras(es). No me refiero a enormes gastos,
Dado el tipo de revista de “interés general”, el planteamiento de género no ha sino a publicaciones dignas. La gente sabe distinguir y reconoce entre tipografías
sido prioritario ni como objetivo del contenido de la publicación, ni como sector legibles, en presentaciones pulcras, en contenidos; se sabe bien o mal tratada.
específico de la población a conquistar; en un estudio sobre nuestros lectores lo En la medida de lo posible, es importante saber quiénes son tus lectores o
comprobamos. Lo mismo sucede en el caso de Artes de México. quiénes lo pueden ser. Cómo ya lo dije antes, esto puede ser, con sus grandes
limitaciones, a través de estudios de perfil de lector, de nichos de mercado y
6. En cambio, para ambas publicaciones fue revelador, como en la mayor parte ampliar tu comunicación directa con ellos; uno de los mejores instrumentos
del mundo de lectores, una correlación de a mayor ingreso y escolaridad, mayor de conocimiento para mí fueron las “cartas” de los lectores (sus opiniones,
lectura. Otra información útil se obtuvo cuando en Arqueología Mexicana se peticiones, quejas, etcétera), incluso era una de las secciones de la revista a la
hizo un estudio sobre el “Perfil del lector”. Encontramos que la mayoría de que más importancia le daba. Ahora los medios electrónicos facilitan mucho esa
lectores de la publicación son hombres de 25 años o más pertenecientes a los tarea, el contacto directo: editor-lector. Tener conciencia y saber de la existencia
niveles socioeconómicos alto y medio alto. Buena parte de ellos son casados y de los nuevos medios de comunicación y sus alcances. Me refiero no sólo a la TV, el
con hijos, ya que en promedio hay cuatro miembros en los hogares (este dato cine y la radio, sino al e-mail, las páginas de Internet, YouTube, chats, blogs –hoy
es importante para lectores primarios y secundarios; también considerar que considerados como un nuevo género literario–, celulares y agendas electrónicas.
la mujer desempeña un papel muy importante como difusora en el hogar). Para quienes temíamos la desaparición del libro impreso y símiles, creo que cada
Obviamente que también hay lectoras, aunque en una menor proporción (34%) vez más se comprueba que los digitales son complementos, no sustitutos. Lo que
que los hombres. Muchos lectores son profesionales y un porcentaje importante sí ha provocado esta revolución de la comunicación son importantes cambios en
tiene maestría o doctorado. La mayoría de los lectores consideró que la revista las prácticas de lectura, en la manera de recibir la información, en las relaciones
es de colección, que es un buen embajador de México en el mundo, pues entre autores y lectores, entre editores y autores, entre editores y público. Es
difunde la herencia cultural, y la consideraron como una publicación de altísima decir, hay que saber ubicarrnos como editores de letra impresa y ver quiénes y

 EDITORAS CONTEMPORÁNEAS EN BUSCA DE LECTORES EDITORAS CONTEMPORÁNEAS EN BUSCA DE LECTORES 


Laura Lecuona
Gerente de Literatura Infantil y Juvenil. Ediciones SM
cómo nos acompañan. Mencioné la importancia de contar con nuestras revistas
en la red, su formato digital sin duda ampliaría nuestro público lector. A UNA JOVEN QUE QUIERE SER EDITORA
No podemos renunciar a buscar una sociedad democrática, más justa y con Hace un par de meses M me preguntó si la hija de su amiga R podría llamarme
mayor número de lectores. Para ello es fundamental revisar y actualizar las para platicar conmigo, pues piensa que de grande quiere ser editora y le vendría
políticas públicas en beneficio de la lectura y quienes la generan, en apoyo a bien recibir consejos de una veterana del mundo editorial. Si me lo permiten,
una industria editorial en crecimiento. Por ejemplo, la urgente aprobación de ensayaré aquí con ustedes lo que le diré a esta joven cuando me busque (no
la nueva ley del libro sería una medida de gran utilidad. Plantear campañas de sé cuándo será, me explican que el tiempo para los adolescentes no transcurre
fomento a la lectura pero viables, claras y sencillas, sin aspiraciones excesivas y igual que para los adultos).
mensajes contradictorios. Esto se debe lograr con base en las experiencias de
aquí y de otros lados y con sentido común. Lo mismo pensaría para recrear la Antes que nada le preguntaré por qué quiere ser editora. Yo de chica también
lectura con otras formas de comunicación en los espacios y los medios públicos. deseé serlo, tras haber agotado las más aventureras opciones de astronauta y
Por último, y tan relevante para la mesa de hoy, pienso en la mujer y su papel veterinaria –no de perros y gatos sino de caballos y tigres, aclaro-. Contemplaba
como editora, autora, lectora; en cómo darle los apoyos y estímulos requeridos. la caja tipográfica, siempre tan bien ordenada sin importar que las líneas tuvieran
Pero también y más allá, a la par con otras acciones conjuntas dirigidas a la algunos caracteres más o algunos menos (a diferencia de las cuartillas escritas
escuela, la biblioteca, la librería; propongo poner especial atención en la mujer: en mi Olivetti, con despeinados márgenes derechos). Descubría erratas y me
madre, esposa, hermana, hija, maestra, amiga, como una excelente promotora y entraba una compulsión por corregirlas. Admiraba las cubiertas de Daniel Gil
mediadora en crear y fomentar la práctica de la lectura. Por excelencia, la mujer para la colección El Libro de Bolsillo de Alianza Editorial y pensaba: alguien tiene
ha sido la trasmisora de la cultura, de nuestros usos y costumbres adquiridos y que haberle contado de qué se trata el libro, pues a qué hora va a leerlos todos.
por adquirir. Su efecto, desde la familia, es profundo y multiplicador. Hay que Y seguro que haber acompañado un día a mi abuelo al taller donde se imprimía
involucrarla de manera más organizada en este cultivo, acción y palabra raíz su último estudio sobre historia de Tabasco también dejó en mí alguna impronta,
de cultura; hay que introducir a la mujer mexicana en el gozo y necesidad de y ese recuerdo a la larga se convirtió en motivación, una entre varias otras.
leer. De esta manera, las editoras contemporáneas también contaremos con más
lectores... Recordemos, que no hay seres puros, sí opuestos complementarios, Mi padre, cineasta, me inculcó la costumbre, que aún conservo, de no salir de
unamos esfuerzos todos. la sala de cine antes de que terminaran de pasar los créditos finales. Es según
él una señal de respeto a quienes trabajaron en una producción, y también una
manera de percatarse de cuánta gente hay detrás de una película. Desde luego,
no se comparan la larga lista de créditos de incluso la más modesta producción y
la escasa página de créditos de un libro (y no sólo porque aquí casi nunca figura
el nombre del corrector de estilo, ya no digamos el del prensista), pero así como
es importante reconocer a quienes trabajan detrás de las cámaras, vale la pena
cobrar conciencia de que detrás de un libro hay alguien más aparte del autor.

Porque el nuestro es un trabajo hasta cierto punto invisible y, como el trabajo


doméstico, sólo se nota cuando no se hace o cuando algo falla. Ves la errata y
te acuerdas de que existe alguien que la dejó escaparse.

 EDITORAS CONTEMPORÁNEAS EN BUSCA DE LECTORES EDITORAS CONTEMPORÁNEAS EN BUSCA DE LECTORES


Pero cuando nos preguntan en qué trabajamos y les decimos que somos editoras ante todo propiciar el encuentro feliz entre el libro y su lector. Cómo disfrutamos
provocamos gran envidia, concretamente de quienes se imaginan que el trabajo compartir con otros nuestros hallazgos y presumir esas obras de las que nos
editorial consiste básicamente en leer todo el tiempo. Claro, yo también siento sentimos discretamente partícipes.
envidia: ¡¡qué ganas de ser una editora neoyorquina como la Mrs. Dalloway
contemporánea que representa Meryl Streep en “Las horas”!! Pero no. Creemos en los libros y la palabra escrita como vehículos de conocimiento,
socialización, cultura y placer. Y aunque se supondría que en el mundo editorial
La realidad, la realidad mexicana por lo pronto, es un poco menos glamorosa, todos comparten esta premisa fundamental, cada día tenemos que defender
pero, con todo, no deja de ser un trabajo noble y con sus dosis de fascinación. nuestras creaciones o nuestros proyectos frente a ese aliado y simultáneamente
No leemos todo el tiempo, ni siquiera la mayor parte del tiempo, pero sí adversario de los editores que es el agente de ventas de nuestra propia
estamos cerca de los libros, que suelen ser nuestros objetos predilectos, y los editorial.
más afortunados acompañamos a los autores a lo largo de la gestación de sus
obras. (Gabriel Zaid nos recuerda la metáfora del editor como partero, metáfora Es una verdad universalmente reconocida que cuando un libro se vende bien es
presente en la etimología: del latín edere, dar hacia fuera. Como Sócrates y su gracias al vendedor, pero cuando por el contrario un libro se queda en la bodega
arte mayéutica, consistente en ayudar a su interlocutor, mediante preguntas, a es por culpa del editor. “Dame libros que se vendan”, piden ellos. “Vende los
sacar de sí mismo la sabiduría “que estaba pidiendo nacer”, el editor encauza libros que te doy”, reviramos nosotras.
el diálogo público cultural que se da entre autores y lectores en el ágora de hoy
que son los libros y las revistas.) Y cada vez es más notoria la tendencia a que sean los departamentos de ventas
y los administradores quienes tengan la última palabra en lo que respecta a
Como no existe la carrera universitaria de edición (vaya, en México ni el máster qué libros se publican y qué libros no. En muchas empresas, con muy notables
ni la especialidad), esta muchachita que quiere ser editora me va a preguntar excepciones, quieren negarnos nuestra prerrogativa histórica fundamental, en
qué debería estudiar. En el mundo del libro coincidimos personas provenientes tanto editores anfitriones, de elegir a los invitados y definir su lugar en la mesa.
de carreras diversas: letras, matemáticas, filosofía, arqueología, diseño,
comunicación, ingeniería... y, claro, hoy más que nunca, administración de Pero no nos quedaremos de brazos cruzados; seguiremos buscando maneras
empresas. Como se sabe, a la importante base de los estudios universitarios se va de salirnos con la nuestra y echar a la leña de la conversación los temas adonde
sumando la experiencia sobre la marcha, y en buena medida nos formamos en el nuestra experiencia, nuestro talento, nuestro instinto o nuestro olfato editorial
ruedo. Ser editor no está peleado con ser, además, cualquier otra cosa. Es más, nos conduzcan.
es deseable que la editora tenga una amplia gama de intereses e inquietudes
intelectuales. Ganas de saber de todo y leer de todo. Bueno, no de todo. De Y por lo pronto yo no le recomendaré a esta joven que estudie administración
hecho, para ser editor y tomar decisiones acertadas hay que saber discriminar: de empresas. Cualquier otra cosa sí.
separar el grano de la paja, reconocer lo valioso y lo pertinente, detectar por
dónde transcurre la conversación que pretendemos animar.

Y nos gusta invitar a otros a leer. ¡Si de eso se trata todo! La editora es partera
y es anfitriona. Invita a que en su casa, que es su catálogo, se dé esa animada
conversación en donde se gestan la cultura y el conocimiento. El editor quiere

10 EDITORAS CONTEMPORÁNEAS EN BUSCA DE LECTORES EDITORAS CONTEMPORÁNEAS EN BUSCA DE LECTORES 11


Marisol Schulz Manaut
Directora de Alfaguara y Taurus México
remo a contracorriente, cuando observo que la lectura se ve desplazada por
Celebro antes que nada la excelente idea de Marina Garone –y apoyada por
el caudal interminable de lo trivial y lo superfluo, en una sociedad que cada
el Centro Cultural de España- de convocar a las editoras a hablar de nuestro
vez más promueve una visión reduccionista y simplificada de la vida y de los
oficio en esta mesa cuyo nombre es elocuente y nos refiere a lo que como
problemas cotidianos, y que desgraciadamente no ve en el libro la mejor forma
profesionales de la edición nos enfrentamos todos los días, amén de que es
de entender nuestra realidad.
un juego de palabras certero y divertido. ¿Somos nosotras mismas viudas o
huérfanas? ¿Nos enfrentamos a la orfandad o a la viudez en tanto que mujeres
En un homenaje escrito que el periodista y editor español Juan Cruz hizo a
editoras o simplemente por la carencia cada día mayor de lectores?
Fernando Esteves, actual director en México de Santillana Ediciones Generales,
Me parece una iniciativa muy loable porque a lo largo de los ya muchos años
decía: “En los editores siempre tiene que haber, latente, un cierto grado de
que he trabajado en la industria editorial uno de los grandes cuestionamientos
felicidad, para trasladarla a los autores, para trasladarla a los lectores, para
que he hecho es que a pesar de que somos más las editoras que los editores,
hacer mejor la tarea ímproba, casi hercúlea, de desaparecer mientras los otros
normalmente nosotras no tenemos representación y no creo recordar ninguna
se llevan el foco.”
ocasión en que se nos haya reunido. Con más frecuencia de la que imaginamos,
a las mujeres que se desarrollan como profesionales no se les brindan las mismas
Hago mía esa alegría, pero aderezada con una dosis mínima de preocupación y
oportunidades para ocupar puestos que impliquen alta responsabilidad y toma
ocupación acerca de las aristas y espinas que el editor enfrenta en su quehacer
de decisiones estratégicas. Lamentablemente, muchas se topan con una barrera
cotidiano cuando se topa que aquello que edita y distribuye no tiene el número
que quienes se dedican a los estudios de equidad de género han dado en llamar
de lectores que en principio se esperaba, para lo cual tiene que hacer circo,
“el techo de cristal”: una barrera invisible que sólo se puede explicar como un
maroma y teatro con el objeto de acercar el libro a sus potenciales lectores.
prejuicio, como una subestimación de nuestras capacidades y posibilidades.

Se ha pronosticado de muchas maneras la muerte del libro para dar paso


Somos miles las mujeres que trabajamos en distintas áreas del mundo editorial
a la lectura de otros soportes, especialmente los digitales. No comparto esa
mexicano, y ésta suele ser una labor solitaria, silenciosa y soterrada, muchas
impresión. Al menos, no creo que ocurra en el corto plazo. Como señala
veces circunscrita a nuestros escritorios. Las editoras podríamos tipificarnos como
Umberto Eco: “Aunque impresos en papel ácido, que sólo dura setenta años
una especie de secta secreta, o mejor dicho una fraternidad: “la fraternidad
aproximadamente, [los libros] son más duraderos que los soportes magnéticos.
misteriosa”, para parafrasear al extraordinario poeta español Pedro Salinas, en
Además, no sufren cortes de corriente y son más resistentes a los golpes. Al
un célebre texto en defensa de nuestro idioma.
menos hasta ahora, los libros todavía representan la forma más barata, flexible
y práctica de transportar información a muy bajo costo”.
Definitivamente, me siento parte del reducido grupo de editoras que aún cree
que la lectura puede salvar al mundo y ha dedicado su vida, o al menos su vida
Al respecto, el historiador francés Roger Chartier afirma: “El libro no va a morir
profesional, a luchar por este ideal a través de la edición de libros y revistas, por
como objeto, porque este ‘cubo de papel con hojas’, como decía Borges, es
lo que efectivamente sé que un motor que me ha echado a andar desde tiempo
todavía el más adecuado a los hábitos de los lectores que entablan un diálogo
atrás es la insaciable búsqueda de lectores (y lectoras).
con las obras que les hacen pensar o soñar”.
Sin embargo, debo reconocer que cada vez son más las amenazas para el
En el largo camino recorrido en defensa del libro, de la lectura y de la palabra
libro, para la lectura y para la actividad editorial misma. Parten de factores muy
impresa, y en el oficio de perseguir lectores, con frecuencia he sentido que

12 EDITORAS CONTEMPORÁNEAS EN BUSCA DE LECTORES EDITORAS CONTEMPORÁNEAS EN BUSCA DE LECTORES 13


diversos, desde los meramente económicos hasta los cambios en la forma como discusiones de todo tipo y he escuchado cientos de discursos sobre la necesidad
la gente emplea su tiempo libre. Se señala, y con razón, que un factor que de promover la lectura, pero la situación no ha mejorado: seguimos teniendo
afecta el entorno de la industria editorial a nivel mundial es la sobreproducción índices de lectura y de comprensión lectora, por decir lo menos, preocupantes. Y
y la comercialización de libros con base en un sistema de novedades que llega sin embargo, porque creo en su poder transformador, en su potencial humanista
al extremo de provocar que los libros se hayan vuelto artículos perecederos, y en sus bondades, aquí estoy con ustedes, que seguramente también creen en
con una duración máxima de tres meses en los anaqueles, luego de lo cual se ello, en una mesa en la que coincido con mujeres que han centrado su vida
devuelven a los editores y muy difícilmente se vuelven a exhibir. profesional en la búsqueda (caza) de lectores, desde diferentes trincheras.

En el caso de México, es ineludible hacer ajustes en todas las fases de la No es una búsqueda fácil, y creo que para encontrar lectores no sólo no hay
cadena productiva del libro (desde su creación, el trabajo editorial e industrial, recetas de cocina sino que cada publicación entraña un grado de complejidad
la mercadotecnia y la comercialización y distribución); y en definitiva, la distinto, lo que obstaculiza mucho el hecho de siquiera imaginarse el tipo de
promulgación de la Ley del Libro es absolutamente imprescindible, por lo que lector a que llegará la publicación de la que somos responsables, pero eso
hago un llamado a los legisladores para que le den curso, con la certeza de que no exime a ningún editor de la responsabilidad ética, civil, social y por qué
es un paso indispensable para establecer las condiciones jurídicas necesarias no ecológica de formularse varias preguntas en el momento de planear una
para el desarrollo de un país lector. Esta Ley, vale la pena enfatizarlo, cuenta edición, para por lo menos tener muy claro qué se pretende, a quién se dirige y
con el consenso de libreros, editores, distribuidores y personas vinculadas con cómo se piensa hacerla llegar.
el ámbito editorial. En esa caza de lectores no sólo interviene el trabajo editorial mismo, la calidad,
la sintaxis, el formato, la caja tipográfica, y aspectos inherentes al cuidado
Hoy en día pensar en un país de lectores y lectoras es una utopía. Hay en nuestro editorial tradicional, sino que cada vez más el editor debe dominar aspectos antes
país millones de personas que el único libro que han tenido en las manos ha impensables para este oficio como son el marketing editorial, la distribución, las
sido el de texto gratuito y que nunca han entrado en una biblioteca. Cuando en ventas, la búsqueda de canales alternativos de venta y en suma el estar al frente
otros países ya se discute el derecho de la población a tener acceso a sistemas de toda la cadena del libro desde que es un manuscrito hasta que un lector (por
digitales, en el nuestro aún es asignatura pendiente estrechar la brecha entre fin) lo tiene en sus manos, lo cual tampoco garantiza que lo vaya a leer.
quienes han tenido acceso a una educación formal y los millones que todavía
viven en la marginación educativa. Comencé citando a un poeta y terminaré haciendo mías las palabras del inmenso
poeta chileno Pablo Neruda:
La lectura es una actividad placentera y divertida, y por si ello hiciera falta,
también es una fuente invaluable de información. Pese a ello, es evidente la “Yo escogí el difícil camino de una responsabilidad compartida y, antes de
escasez de lectores y ese es un problema que nos atañe a todos: padres, maestros, reiterar la adoración hacia el individuo como sol central del sistema, preferí
autores, editores, autoridades gubernamentales y sociedad en su conjunto. Los entregar con humildad mi servicio a un considerable ejército que a trechos puede
bajos índices de lectura en México dan cuenta de una grave situación a la que equivocarse, pero que camina sin descanso y avanza cada día enfrentándose
debemos hacer frente de inmediato y con planes a largo plazo. tanto a los anacrónicos recalcitrantes como a los infatuados impacientes.”
En los años que llevo en el mundo de la edición he oído todo tipo de lemas; he
participado en múltiples mesas, seminarios; programas de animación a la lectura,

14 EDITORAS CONTEMPORÁNEAS EN BUSCA DE LECTORES EDITORAS CONTEMPORÁNEAS EN BUSCA DE LECTORES 15


Amparo Espinosa Rugarcía
DEMAC
preparación intelectual y obra creativa para evaluar textos heterodoxos, como
Ahí empezó mi tortura mental y física. Querían que yo confesara que había los que recibimos en DEMAC, es aún más complejo. Podría hablar muchas horas
mandado matar a Rubén. Como... negaba todo... me metían a un cuarto y sobre nuestras experiencias en torno al tema, pero baste aquí señalar que hemos
me golpeaban. Luego me sacaban a declarar y yo no les firmaba nada... trabajado mucho en la definición de las políticas de selección de jurados y en
Me aseguraron que si confesaba... me llevarían al Femenil y de ahí saldría. los criterios-guía de lectura de textos. Entre estos últimos, a la fecha hemos
Supuestamente confesé. En el Femenil me dijeron que los golpes que había privilegiado el cuestionamiento y enojo ante situaciones femeninas injustas, la
recibido no eran nada, que ahí me iban a cortar las orejas. Después de ponerme representatividad de grupos específicos de mujeres mexicanas, el espíritu de
el uniforme y de imprimir mis huellas, pasé al ala médica. Ahí me revisaron y lucha y las manifestaciones de dignidad y sentido del humor. Pero sabemos que
me preguntaron si me habían golpeado y yo, por temor a que me cortaran las aún que nos queda mucho por definir y seguimos trabajando. La tarea editorial
orejas, les dije que no. (María de Jesús Mariscal Díaz). de DEMAC no comienza cuando una autora toca a sus puertas, como por lo
común sucede con las casas editoriales. Comienza cuando ella, DEMAC, sale a
La editorial DEMAC tiene una misión atípica, no convencional: publicar y difundir, la calle a tocar a la puerta de las mujeres mexicanas para invitarlas a poner su
por todos los medios, historias de vida de mujeres mexicanas de cualquier estrato historia por escrito y a enviarla para su publicación.
y condición social que no son (necesariamente) ni reconocidas, ni famosas; como
María Jesús Mariscal Díaz, autora del texto que acabo de leer, que nació en La tarea de la editorial DEMAC no termina tampoco como termina (por lo general)
Guadalajara, Jalisco, y se encuentra en reclusión. Las historia de vida de mujeres la tarea de otras casas editoriales: con la publicación de los textos. (En realidad)
que publica DEMAC, deben cumplir con dos únicos requisitos: la tarea editorial de DEMAC no termina nunca. Tras la publicación de un texto,
nosotras seguimos de cerca a nuestras autoras y caminamos a su lado por tiempo
1.- Ser autobiográficas y, 2.- haber sido seleccionadas para su publicación, por indefinido: han sido varias las ocasiones en que hemos ayudado a concursantas
un jurado multidisciplinar, no sin antes haber pasado por un exhaustivo proceso en reclusión a conseguir su preliberación; a mujeres indígenas a echar a andar
de lectura, análisis y relectura. En este proceso participan decenas de mujeres una microempresa o a mujeres discapacitadas que se han atrevido a contar su
mexicanas (y unos cuantos hombres) que se han distinguido por su honestidad historia, a conformar organizaciones de ayuda para personas que padecen su
y compromiso social y que se desempeñan en una amplia gama de profesiones, misma discapacidad. Luego les sugerimos que cuenten su experiencia por escrito
actividades, edades y grupos sociales. Conformar un jurado para concursos y nos la den para su publicación. La invitación de la organización DEMAC a las
ortodoxos es ya una tarea compleja, como lo pone de manifiesto el escritor José mujeres mexicanas a atreverse a contar su historia por escrito, como el resto
María Guelbenzu, en un provocativo artículo publicado en días pasados en el del proceso editorial y demás actividades que esta asociación civil lleva a cabo,
periódico El País que tituló: ¿Cómo se dan los premios literarios? En su escrito, involucra una serie de rituales que son practicados como si fueran sagrados,
Guelbenzu dice que en España abundan los galardones, pero que éstos son por todo el equipo de mujeres comprometidas que la integran, además de mí,
cuestionables en tanto que los concedidos por jurados del sector privado suelen María Fenollosa, Graciela Enriquez, Ángeles Suárez, Amaranta Medina, , Blanca
obedecer a razones editoriales, y los del sector público, a criterios funcionariales Delgado, Araceli Morales y Alejandra Montero (Puebla), Carolina Verduzco
o políticos. Propone la creación de fundaciones de solvencia y no pude menos (Querétaro) , Guadalupe Payán (Chihuahua). Diseñamos con respeto y esmero
que pensar que podía estarse refiriendo precisamente a espacios como DEMAC. los cartelones que utilizamos para difundir nuestros certámenes e involucramos,
Pero si conformar jurados para concursos ortodoxos es ya una tarea compleja, invariablemente, a diseñadores sensibles (uno de ellos, Gonzalo Tassier, acaba
encontrar personas realmente capacitadas en razón de su integridad moral, de recibir un reconocimiento en Inglaterra). Cuidamos de que nuestro material

EDITORAS CONTEMPORÁNEAS EN BUSCA DE LECTORES EDITORAS CONTEMPORÁNEAS EN BUSCA DE LECTORES 17


gráfico sea bello y, sobre todo, que esté a la altura de la dignidad de los textos que que Chonita le respondiera. Pero Chonita sabía que pronto ese huerto se perdería
generosamente nos envían nuestras conciudadanas. Para ilustrar el impacto de para siempre porque moriría bajo el agua. Abrazó a la tía sabiendo que los años
esta política, baste un ejemplo: una mujer en reclusión cuyo texto fue publicado, que la viejita viviría en Pueblo Nuevo no serían suficientes para hacer otro huerto
había considerado suicidarse pero, cuando vio su libro impreso, decidió no hacerlo: y verlo florecer... por eso simplemente acarició su cabeza y la ayudó a secarse
“pensé que si mi vida merecía esa envoltura, debía valer la pena”, comentó. las lágrimas4. Ahora las palabras de Elvira: Cuando vuelvo de mis actividades
Recibimos los textos personalmente si así lo prefieren las autoras, como suele soy la clásica madre mexicana rumbo al Metro de la ciudad: niño en “canguro”,
ser el caso de mujeres indígenas que escriben por primera vez o de mujeres bien apretadito, no me lo vayan a querer robar. En un hombro, la pañalera; en
mayores que quieren cerciorarse de que sus vidas serán tratadas con delicadeza el otro, el portafolio de la academia... He aprendido a ganar lugar en el camión,
y respeto. Tras el concurso expedimos diplomas de participación, que también aunque no esté detenido; a empujar para bajar a tiempo sin que nadie toque a
son diseñados con esmero. A partir de nuestros textos hemos montado obras mi hijo; a fingir sufrimiento para que alguien me dé el lugar; a soportar miradas
de teatro experimental que han viajado por todo el país, y hemos difundido, vía inquisitivas si a mi bebé le da por llorar del Centro Médico a Zapata. También
radio, historias dramatizadas. Algunas de nuestras publicaciones han dado pie soy experta en amamantarlo en un asiento del metro, un una incómoda combi,
a tesis de licenciatura e incluso de maestría. En seguida, extractos de algunas en un tranquilo taxi o en un cafre ruta 100... Soy mamá de tiempo completo.
publicaciones DEMAC. A Isak lo conocí en el 93, en una fiesta del Partido. Le Al mismo tiempo lucho por no dejar de ser profesionista, profesora, estudiante,
pedí a un compañero que me lo presentara y se hizo el menso pero; cuando ya periodista, escritora, colaboradora, reportera, hija agradecida, nuera reservada
me iba, mientras mis hijas iban al baño, Isak y yo nos sonreímos. Él me preguntó y... ¿esposa, amante, mujer? ¿En qué instante perdí ese rol? 5. ¿No acaso los
si podía verme otra vez. Le dije que sí y le di mi teléfono. Me llamó. Salimos y yo, párrafos que entresaqué del texto de Elvira Hernández Carballido, el último que
sin saber por qué, le conté casi toda mi vida... Volvimos a salir. Él me ofreció ir al leí, son más elocuentes que cualquier cifra, acerca de las peripecias que realiza
museo o al cine. Le respondí que mejor fuéramos a un hotel y aceptó. Quería, cientos de miles de mujeres que, además de trabajar fuera de casa, ejercen la
como siempre, darle sólo mi cuerpo. Pero él no se iba a conformar. Quería más. maternidad? Y la historia de Rosa Isabel Gaytán, ¿no acaso se refiere, además de
Yo no tenía mucho más que darle, y ahí estuvo el problema (Aura Macías). a la tía Lucrecia, a una infinidad de mujeres que en su vejez se vuelven invisibles
y son arrancadas de sus hogares en aras de la modernidad, de la comodidad de
Este relato de Aura Macías desmitifica candorosamente algunos supuestos sexuales los hijos o bajo cualquier otro pretexto igualmente banal?.
que todavía gravitan en torno a las mujeres y que son, de hecho, estereotipos
que inhiben nuestra capacidad de decisión y limitan nuestro desarrollo. Con Porque la respuesta a estas preguntas es sí, DEMAC trabaja para que los textos
palabras impregnadas de frescura, Aura cuestiona, casi sin proponérselo, el que recibe, sencillos pero elocuentes, como los anteriores, se difundan entre
dogma tácito de que las mujeres no debemos de tomar la iniciativa amorosa quienes tienen en sus manos el diseño de las políticas públicas además, desde
ni tampoco relacionarnos sexualmente sin amor, ya que lo nuestro es amar a luego, de entre otras mujeres que pueden verse reflejadas en ellos. Me pregunto
nuestro hombre y a nuestros hijos; amarlos siempre, amarlos sin límites, amarlos si bajo un criterio masculino se publicarían muchas historias socialmente
sin mesura ni cortapisas. Veamos ahora que nos develan Rosa Isabel Gaytán denunciatorias escritas por mujeres socialmente anónimas, como las anteriores.
de Córdova, Veracruz, primero, y Elvira Hernández Carballido del DF, después: No lo creo. Historias de vida escritas en primera persona como la de Elvira, la
“¿Ves este limón cargadito de azahar y las almendras bien carnudas? ¿Ves ese de Rosa Isabel, la de Aura y la de María de Jesús, no suelen ver la luz pública.
coco? Hace veinte años que los sembré. Mira mis tulipanes: nunca dejan de Sin embargo, son precisamente sus historias y las historias de otras mujeres
florear...”. Eso dijo la tía Lucre con los ojos arrasados por las lágrimas, esperando como ellas, las que necesitamos conocer para ponerles rostro a las estadísticas

18 EDITORAS CONTEMPORÁNEAS EN BUSCA DE LECTORES EDITORAS CONTEMPORÁNEAS EN BUSCA DE LECTORES 19


que se difunden sobre las mujeres mexicanas; para sensibilizar a la sociedad que ver con mi vida sexual: “No debo permitir que mis manos se conviertan en
acerca de nuestra realidad y necesidades. Que los espacios editoriales hayan sido instrumentos de los demonios del deseo”. “Es mejor ignorar esas cosas”. “Dios
tradicionalmente monopolio de los hombres, al menos en el sentido de que son mío, perdóname por tener pensamientos impuros”. “¿Me condenaré?”. “¿Y si
ellos quienes toman las decisiones finales, no es ningún secreto; como tampoco este no es el camino indicado?”. “¿También es pecado imaginar o soñar?”6.
lo es que haya sido su perspectiva, la masculina, la que ha privado en la selección Los estratos sociales a que pertenecen las mujeres que responden al llamado
de los textos que se publican. No en balde la mayoría de los libros que han salido de los Premios DEMAC son tan diversos como su edad. Recibimos escritos de
a la luz desde que se inventó la imprenta están firmados por hombres. No en mujeres campesinas, de mujeres indígenas, de mujeres empresarias, amas de
balde celebramos los pocos que han salido a la luz con eventos como el que hoy casas, esposas de políticos, mujeres en reclusión o en situación de enfermedad,
se está llevando a cabo. Es verdad que la ausencia de mujeres en la dirección entre muchas otras cuyas edades han fluctuado, hasta hoy, entre los 13 y los
de las casas editoriales, no es total. En México, Amparín Serrano y Patricia Van 92 años. EL tenor de nuestra invitación propicia que así sea: es abierta, como
Rhin dirigen actualmente dos editoriales que hacen libros originales para niños. ya dije, sin restricciones ni requisitos académicos. Todas las mujeres mexicanas,
Ángeles Aguilar Zinzer es dueña de la revista Tiempo Libre. Claudia Galán, una absolutamente todas, pueden participar. No tienen que haber hecho nada que
chica muy joven, dirige la oficina en México de la editorial Tusquets. Isabel Lassa el sistema considere excepcional; tampoco haber formado parte de ningún taller
dirigió por muchos años la Editorial Patria y están, desde luego, Mónica del de escritura. Basta con que hayan vivido y se atrevan a contar lo vivido, en
Villar, Marisol Schultz y Laura Lecuona que me acompañan en la mesa. media lengua o lengua entera. Basta con que le pierdan el miedo a la escritura,
con que dejen de considerarla monopolio masculino, privilegio de unos cuantos
Pero son sólo excepciones. Hay hipótesis demasiado arraigadas obstaculizando iluminados. La trayectoria de las publicaciones DEMAC es responsable de que
que las cosas cambien; como aquella que postula que la mayoría de las mujeres cada año sea mayor el número de escritos recibidos en los Premios DEMAC.
no sabemos escribir ni tampoco tenemos nada qué decir. La experiencia DEMAC Cientos de mujeres mexicanas han constatado que nuestra invitación es veraz:
echa por tierra hipótesis tales: recibimos cientos de escritos de mujeres anónimas los libros que publicamos son (en su mayoría) de la autoría de mujeres que nunca
que denotan pensamientos originales y hasta revolucionarios, cada vez que las antes habían escrito; mujeres que viven en sitios apartados y que se enteran del
invitamos a contar su historia, a hablar acerca de otras mujeres o a pronunciarse certamen porque nuestras convocatorias llegan hasta los rincones más apartados
sobre algún tema particular, como puede ser la equidad en los medios de del país, vía radio, periódico, tríptico o poster, y hasta de boca en boca. Este año
comunicación o el pecado, el cuerpo y la sexualidad vistos a partir de la religión recibimos el doble de trabajos que el año anterior.
o cualquiera forma de espiritualidad. En este último concurso, realizado ya hace
unos años, hicimos extensiva la invitación a toda Latinoamérica. Decenas de ¿Qué busca DEMAC? DEMAC busca promover la individualidad de las mujeres
mujeres respondieron a la convocatoria ofreciendo información significativa en un mundo que las colectiviza; un mundo que para abordar las problemáticas
acerca del impacto que ciertos prejuicios y prácticas religiosas atávicas, tienen que les aquejan, privilegia los datos estadísticos por sobre sus historias de vida.
en la salud emocional y el bienestar de las mujeres de la región; como lo señala A DEMAC le interesa la subjetividad femenina, ese juego interior de afectos
de manera casi poética Consuelo Arreola Belgara (de Apatzingan, Michoacán), y representaciones que dispara la imaginación, otorga creatividad al trabajo y
autora del texto que leeré en seguida: Me vigilan de día y de noche, me persiguen alimenta las relaciones personales7; le interesa la intimidad de las mujeres y la
incansables sus ojillos acusadores. Agazapado en mi conciencia, me señalan con expresión de esa intimidad; no los roles pre-establecidos en función al género.
los dedos de fuego quemándome el alma... Son mis pecados que van conmigo a La mayoría de las revistas femeninas hablan de flores, tejidos, ropa, niños,
todas partes... los actos que mayor vergüenza y culpabilidad me ocasionan, tienen moda, chismes y pequeñas pruebas de sensiblería. DEMAC privilegia las otras

20 EDITORAS CONTEMPORÁNEAS EN BUSCA DE LECTORES EDITORAS CONTEMPORÁNEAS EN BUSCA DE LECTORES 21


preocupaciones de las mujeres, esas que ellas han tenido guardadas durante de carne y hueso; mujeres que no se esconden tras la literatura o la academia
siglos como si fueran tesoros. Sabemos que la autoescritura es el vehículo idóneo para decir una verdad incómoda, sino que, con generosidad y aplomo, como
para que éstas afloren porque así nos lo han confirmado nuestras autoras. si entraran en trance, cuentan su historia en primera persona. Son tantas las
Escuchen lo que, con claridad y sencillez, nos dice Gloria Marín Quintana, del mujeres que lo hacen, que han ido conformando un semillero de talentos. Sus
Distrito Federal: Ahora sé que escribirme es encontrar nuevos significados. Es temas son tan variados, que entre ellos siempre encontramos material iluminador
trascenderme; es volver a hacerme. Cada palabra que sale de mi entraña tiene para alguna situación crítica (justo ayer remitía a una paciente que tiene un
un efecto curativo. Es la oportunidad de reconciliarme con la vida, con mi gente, familiar esquizofrénico al texto DEMAC de Maribel López Martínez, La luz al
con mis experiencias, conmigo misma. Es perdonarme por toda esa confusión que final del túnel9, que relata precisamente una experiencia tal). En su poema, El
viví. Es perdonar a otros. Es purificar las heridas para que sanen...Es enfrentar mi camino no tomado10, Robert Frost dice: Dos caminos divergieron en un bosque
miedo, soportar mi angustia. Es autoafirmarme. Es querer encontrar la verdad. amarillo, Y afligido porque no podría caminar ambos Siendo un solo viajero,
Mi verdad8. Subyace en el proyecto DEMAC una propuesta muy simple: Las estuve largo tiempo de pie Mirando uno de ellos tan lejos como pude, Hasta
mujeres mexicanas necesitamos tomar conciencia de nuestra realidad y México donde se perdía en la maleza. Entonces tomé el otro, imparcialmente, y habiendo
necesita tomar conciencia de la realidad de nosotras sus mujeres. Estamos tenido quizás la elección acertada, Pues era tupido y agradable de caminar;
convencidas de que una manera de que esto ocurra es que las mujeres comunes Aunque en cuanto a lo que vi allí Hubiera elegido cualquiera de los dos. Y
y corrientes contemos nuestras experiencias desde nuestra alma, y que estas ambos esa mañana yacían igualmente, ¡Oh, había guardado aquel primero para
experiencias se publiquen y difundan. En DEMAC llevamos 20 años trabajando en otro día! Aun sabiendo la inexorable manera en que las cosas siguen adelante,
esta dirección y yo me siento satisfecha. El hecho de estar aquí hoy, en la Centro Dudé si debí haber regresado sobre mis pasos. Debo estar diciendo esto con un
Cultural en la ciudad de México, como invitada para hablar de una editorial suspiro Que en alguna parte envejece y hace envejecer, Dos caminos divergieron
que se desempeña bajo las premisas que he descrito, es ya una razón suficiente en un bosque y yo, Yo tomé el menos caminado, Y eso ha representado toda
para estarlo. El proyecto DEMAC no ha estado exento de cuestionamientos. No la diferencia. Ante dos caminos divergentes, el de publicar textos eruditos o
tiene antecedentes y esto siempre resulta aterrador. ¿Para qué publicar textos de publicar textos de mujeres anónimas, DEMAC eligió publicar los de las mujeres
mujeres no consagradas?, me han preguntado. ¿Por qué no destinar los esfuerzos anónimas, que es el camino menos transitado. Estas mujeres escriben porque lo
a promover la “buena literatura”?, ¿En qué colaboran, a la resolución de la que tienen dentro está quemándoles las entrañas; sus textos son portadores de
problemática femenina nacional, historias mal contadas, en primera persona, fuego nuevo y esto, como dice Frost, representa toda la diferencia.
de mujeres pobres que salen por millares de sus pueblos y, tras toda suerte
de malabarismos, riesgos y descalabros, llegan a definirse como enfermeras o Felicito a las organizadoras del foro: Las otras letras: mujeres impresoras en el
maestras?, ¿qué aporta saber que a una mujer cualquiera la amenacen con libro antiguo, y agradezco a Marina Garone Garavier que me haya invitado a
cortarle las orejas? Algunas colegas incluso me han sugerido que modifique estar aquí hoy. Reuniones como ésta hacen avanzar la causa de las mujeres más
el rumbo del proyecto; que dedique los esfuerzos a publicar traducciones de que decenas de declaraciones. Para mí, es un privilegio haber participado.
textos eruditos que aportan conocimiento sustancial a los estudios de mujeres.
Ciertamente un camino para incidir en la problemática de las mujeres son los
estudios académicos y la publicación de textos eruditos. Pero existe otro camino
para hacerlo: la publicación de textos de mujeres socialmente anónimas. Estos
textos tienen la virtud de la frescura y la espontaneidad. Sus autoras son mujeres

22 EDITORAS CONTEMPORÁNEAS EN BUSCA DE LECTORES EDITORAS CONTEMPORÁNEAS EN BUSCA DE LECTORES 23


Bibliografía:

ARREOLA BELGARA, Consuelo. Yo,pecadora... En: Mujeres latinoamericanas


Religión, Espiritualidad, Pecado, Cuerpo y Sexual. México: DEMAC, 2001.

BOLLAS, Christopher. La sombra del objeto. Buenos Aires: Amorrortu, 1987.

GAYTÁN, Rosa Isabel (2005). NuevoPremios DEMAC Regionales del Sureste


1998, “De Mesopotamia a Pueblo”. En: Claro que me atrevo. México: DEMAC.

FROST, Robert. El camino no tomado (The road not taken).

GUELBENZU, José María: ¿Cómo se dan los premios literarios?,


en: El País, abril 5, 2008.

LOPEZ MARTÍNEZ, Maribel (2004). Luz al final del túnel. México:


Editorial DEMAC.

HERNÁNDEZ CARBALLIDO, Elvira (1998). Desde el maternazgo.


En: 6 Estampas de mujeres mexicanas, México, DEMAC, p. 164.

MACÍAS, Aura (2005). Premios DEMAC 1999-2000.


En: Claro que me atrevo, México: DEMAC, p. 97.

MARÍN DE QUINTANA, Gloria (2005). Concurso Premios DEMAC 1999-2000,


“Susana”; en: Claro que me atrevo. México: DEMAC, p. 288.

MARISCAL DÍAZ, María de Jesús (2005). Concurso DEMAC, 1999-2000,


“A la deriva”. En: Claro que me atrevo, p. 205.

24 EDITORAS CONTEMPORÁNEAS EN BUSCA DE LECTORES IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA 25


Albert Corbeto López
Academia de las Buenas Letras, Barcelona

NOTAS PARA EL ESTUDIO DE LAS IMPRESORAS ESPAÑOLAS


(SIGLOS XVI-XVIII)

El alto número de impresos en los que mujeres, en general viudas de tipógrafos


difuntos, aparecen en las portadas o colofones que les atribuyen su autoría,
contrasta de forma paradójica con la escasa atención que los historiadores del
libro y la tipografía española han prestado al trabajo de las mujeres impresoras.
Uno de los argumentos que han servido para justificar la poca consideración con
la que se ha tratado la actividad de las impresoras españolas ha sido la posición
meramente ocasional que ocuparon en la mayoría de los talleres. Es cierto que
algunas mujeres, relegadas al cuidado de la casa y la familia, se convertían en
trabajadoras sólo cuando las necesidades económicas lo requerían y, de hecho,
fue la viudez la que permitió a muchas de ellas abandonar el ámbito doméstico
para ponerse al frente de los negocios familiares. Sin embargo, no cabe relacionar
forzosamente esta evidencia con una supuesta falta de experiencia previa en el
oficio de todas las mujeres que asumieron, tras la muerte de sus maridos, la
dirección de las imprentas.

Si consideramos la escasez de medios que caracterizó la actividad de buena


parte de los establecimientos tipográficos españoles de la época de la imprenta
manual, podemos suponer que en muchos casos la participación de todos los
miembros de la familia resultó indispensable para el buen funcionamiento de
los negocios. En este supuesto, es más que probable que algunas de las mujeres
llegasen a regentear los establecimientos con ciertos conocimientos sobre el
funcionamiento de los talleres y, seguramente, con experiencia práctica en
algunos de los procedimientos que integran el proceso de impresión.

De todas formas, cabe reconocer que nuestro conocimiento real sobre la actividad
de las mujeres en la imprenta española es todavía muy limitado. Lo cierto es que
los antiguos bibliógrafos omitieron o infravaloraron su participación y, pese a
que en los últimos años se han publicado varios artículos que han analizado la
trayectoria de algunas de estas impresoras, siguen siendo todavía muy pocas
las aportaciones que permitan comprender de forma global el auténtico papel
que las mujeres tuvieron en la historia de la imprenta hispana. Los trabajos

26 IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA 27


más antiguos que conocemos dedicados de forma monográfica a una de estas que una mujer haya trabajado personalmente en un taller de imprenta”.8 Cita
mujeres que, por circunstancias familiares, se convirtieron en propietarias de Griffin a Jerónima Galés, quien dirigió la imprenta que había sido de su esposo y
talleres de imprenta, se refieren precisamente a la primera viuda que figura practicó personalmente el arte tipográfico, así como también a Teresa y Catalina,
como responsable de la edición de un impreso editado en España. Gracias al hijas del impresor Juan de Lucena, activo en Toledo y La Puebla de Montalbán
estudio de material documental relacionado con varios procesos interpuestos durante el siglo XV, quienes ayudaron a su padre en el taller a “hacer libros de
contra Isabel de Basilea, el hispanista francés A. Rumeau publicó, en los años molde en hebraico”. Sin embargo, la exigencia de pruebas documentales que
setenta, dos artículos1 en los que ponía en duda la actividad impresora de esta confirmen de forma fehaciente la aportación de estas mujeres en el trabajo
mujer, y rechazaba el papel principal que Luisa Cuesta2 atribuía a la heredera del diario de las imprentas no es excesivamente coherente si consideramos que
taller de Fadrique de Basilea en la dirección del establecimiento. Otros trabajos, este requerimiento no tiene su debida correspondencia para el caso de los
de aparición más reciente, han abordado también la vinculación de algunas hombres. La falta de informaciones concretas referidas a la actividad de muchos
mujeres con el arte tipográfico. En uno de ellos Clive Griffin analiza, a partir de un de los impresores españoles no ha supuesto, evidentemente, que se dudase
minucioso estudio documental, la participación de Brígida Maldonado, viuda del de la capacidad de éstos para dirigir sus respectivos talleres ni tampoco de sus
famoso impresor Juan Cromberger, en la actividad del prestigioso taller sevillano. conocimientos del oficio. En cambio parece que la aportación de referencias
También contamos con dos artículos (en realidad se trata básicamente del mismo escritas que confirmen explícitamente la realización de una actividad específica
texto, publicado en inglés y en castellano) de María del Mar Fernández Vega, sea una condición sine qua non para aceptar cualquier participación de las
de la Universidad Complutense de Madrid, en los que reivindica la figura de la mujeres en los negocios familiares. No cabe duda que la tendencia habitual en
valenciana Jerónima Galés,4 seguramente la más destacada de las impresoras los estudios sobre la imprenta española ha sido pasar de puntillas por aquellos
españolas del siglo XVI. Y, finalmente, un par de trabajos más dedicados a la periodos en los que las mujeres dirigieron los establecimientos tipográficos y
trayectoria de tres impresoras activas durante el siglo XVII: Mariana de Montoya, negar no sólo su participación en las labores artesanales propias de los talleres
viuda del impresor madrileño Antonio Román. sino incluso también su capacidad de organización y dirección de los negocios.

No cabe duda que el bagaje bibliográfico referido a la participación de la mujer De todas formas, debemos tener en consideración que en la España del Antiguo
en la imprenta española es todavía muy limitado, y más si consideramos la Régimen las mujeres fueron tradicionalmente marginadas en el ámbito laboral,
amplia relación de viudas e hijas de impresores que estuvieron al frente de los y su trabajo no sólo era mucho menos valorado que el de los varones sino que
establecimientos tipográficos. Resulta significativo, como ejemplo de esta evidente incluso pudo haber sido ocultado o eliminado de los registros y las historias
desatención, la carencia absoluta de aportaciones referidas específicamente escritas. Las carencias de información documental referida a las actividades
a la actividad de las numerosas impresoras activas durante el siglo XVIII. De laborales de las mujeres podría ser una prueba más de las limitaciones sociales
todas formas, también es cierto que las aproximaciones biográficas de las pocas y legales que condicionaban al sexo femenino, y explicaría a su vez que no
impresoras que han despertado el interés de los investigadores tampoco han hayan aparecido hasta el momento informaciones referidas a las funciones que
aportado hasta la fecha datos significativos sobre la actividad profesional de asumieron muchas impresoras que con certeza estuvieron al frente de los talleres
estas mujeres y su auténtica implicación en las tareas propias de los talleres. familiares.
Apunta Clive Griffin que, pese a las numerosas viudas que estuvieron al frente
de los establecimientos que habían heredado tras la muerte de sus maridos, Podemos suponer que en la ideología imperante en la época la participación de la
tan sólo tenía constancia de tres casos en los que “parece incontrovertible mujer en la actividad diaria de las imprentas debió ser vista como una intromisión

28 IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA 29


por muchas de las personas del mismo oficio. Algunos comentarios de esos en opinión del autor “tenía tanta travesura como el marido. Él iba haciendo a
tiempos permiten imaginar la opinión que para algunos impresores mereció la pellizcos los grabados en Segovia y enviaba a Madrid matrices con las que su
presencia de viudas en la dirección de talleres de imprenta. En el tratado sobre mujer fundía la letra. La buena señora aplicaba al vaciado las mismas reglas de
el arte de la imprenta de Alonso Víctor de Paredes, escrito aproximadamente economía que a su despensa, compraba el plomo viejo de canalones y vidrieras
sobre el año 1680, este impresor hace referencia a las capacidades del corrector en el rastro y le echaba la menos mezcla posible, de tal modo, que la letra vieja
de imprenta y menciona los problemas que se ocasionan cuando pretenden de Espinosa solía comprarse como si fuera plomo puro”.
realizar dicho trabajo personas que no están capacitadas: “cuando el dueño de
la imprenta no es impresor, sino mercader de libros, o son viudas, o personas Lo cierto es que tampoco parece que los esfuerzos realizados por conocer la
que no lo entienden, y no obstante quieren corregir, o lo encargan a personas auténtica participación de las mujeres en las tareas propias de los talleres de
que apenas saben leer: a estos tales quien los puede llamar correctores?”. imprenta hayan sido lo suficientemente generosos como para que puedan
establecerse unas normas generales de conducta. No obstante, si bien es cierto
Pero lo cierto es que el trato que la crítica ha concedido al trabajo de las mujeres que parte de las viudas que conocemos ocuparon un papel testimonial, fruto
en la imprenta ha ido frecuentemente acompañado de los mismos prejuicios que de la continuidad familiar y como paso intermedio a la mayoría de edad de los
las propias impresoras debieron encontrarse para ejercer su profesión. Con razón hijos varones, cabe reconocer que la imprenta española nos ofrece muchos otros
se lamenta María del Mar Fernández Vega que algunas de las magníficas obras ejemplos en los que la participación de las mujeres se convirtió en decisiva para
editadas por Jerónima Galés merecieran ser consideradas por los bibliógrafos los el mantenimiento y crecimiento de buena parte de los negocios tipográficos.
modelos más perfectos y magníficos de la tipografía del siglo XVI, y en cambio
tan sólo se atendiese a su condición de esposa del célebre Juan Mey y al de madre La primera de las mujeres que, según los colofones de los impresos conservados,
de los no menos importantes impresores Felipe, Pedro Patricio y Aurelio.11 En se dedicó al arte tipográfico en España fue Isabel de Basilea. La hija del impresor
este sentido hace referencia a la mención biográfica que Pedro Salvá, autor alemán Fadrique de Basilea, uno de los pioneros en la introducción de la imprenta
de uno de los repertorios bibliográficos españoles más conocidos del siglo XIX, en España, heredó todos los utensilios y otros materiales que formaban el
dedica a Juan Mey en la entrada de la Crónica del Rey y que pese a todo atribuye establecimiento de su padre, sin duda el más importante de la ciudad de Burgos.
a su hijo Felipe, de quien en realidad no se conoce ninguna obra impresa hasta En 1517, antes del fallecimiento del impresor alemán, el matrimonio de Isabel
el año 1589. con uno de los oficiales del taller, Alonso de Melgar, facilitó que éste empezara
a asumir las responsabilidades impresoras hasta convertirse, tras la muerte
También resulta curioso comprobar como en otros textos se le atribuyen a la mujer de Fadrique de Basilea a principios de 1519, en el director de la imprenta. Se
comportamientos propios de la actividad doméstica, aplicados a su participación conocen tan sólo unos pocos libros impresos con posterioridad a la defunción de
en las labores profesionales. En un artículo dedicado al grabado tipográfico en Melgar, producida en 1525, cuyos pies de imprenta otorgan la edición a la “casa
España, publicado en el año 1899, se hace referencia a la actividad de Antonio de Alonso de Melgar”, y un par de ellas en las que se atribuye directamente a la
Espinosa, impresor y a la vez uno de los más importantes abridores de punzones “honestae viduae vxoris quondam Alfonsi de Melgar” la realización de las obras.
para tipos de imprenta de la segunda mitad del siglo XVIII. Cuando éste obtuvo Resulta en cierta manera sorprendente que uno de los argumentos utilizados
la plaza de grabador de la Casa de Moneda de Segovia, tuvo que dejar en por A. Rumeau para desacreditar el texto de Luisa Cuesta, y negar a la vez
funcionamiento en Madrid el obrador de fundición de tipos que regentaba con que Isabel de Basilea hubiera desempeñado funciones de responsabilidad en
tanto éxito; tras su marcha, el taller pasó a ser dirigido por su mujer, quien la dirección técnica y financiera del negocio, sea el presuroso matrimonio de la

30 IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA 31


impresora poco tiempo después de la muerte de Melgar. La ironía con la que casada carecía de derechos individuales en beneficio del marido, que actuaba
Rumeau trata a la “honesta viuda” debido a la rapidez de su nuevo enlace, como un tutor para su esposa, gestionaba sus bienes y debía dar su autorización
no se corresponde con la realidad de la época, en la que los matrimonios de antes de que ella pudiera emprender acciones de cualquier tipo; pero cuando
conveniencia eran de lo más frecuente, y más cuando había en juego, como en el marido moría, la viuda se convertía en la cabeza legal de la familia y, por lo
este caso, un importante patrimonio. En el año 1526 Isabel se casó con Juan de tanto, obtenía el control de todos los asuntos, bienes y negocios.19 Sería lícito
Junta, miembro de la famosa dinastía de impresores florentinos, quien desde cuestionar cuáles fueron las razones que impulsaron a algunas de estas mujeres,
ese momento dirigió el taller burgalés de su mujer. No cabe duda que se trataba una vez convertidas en titulares de los establecimientos, a ceder su posición
de un matrimonio arreglado que proporcionaba indudables ventajas a ambos dominante en beneficio de una tercera persona. Es evidente que las viudas eran
cónyuges. Para Juan de Junta la dirección de una imprenta de tanto prestigio el camino más rápido de los oficiales impresores para convertirse en propietarios
representaba una importante oportunidad profesional, y para Isabel de Basilea el de las imprentas y, de hecho, cabría preguntarse si estos nuevos matrimonios se
matrimonio suponía recuperar la estabilidad personal, con la garantía de haber debieron tan sólo a la necesidad de confiar la dirección de los talleres a hombres
elegido al mejor pretendiente, vinculado a una de las principales casas editoriales con experiencia en el oficio, o si fueron en mayor medida ciertos condicionantes
europeas y poseedor de una considerable hacienda. En 1551, fundaron una de tipo social o legal, como por ejemplo las obligaciones gremiales, los que
nueva imprenta en Salamanca que, después de la muerte de Juan de Junta, en impulsaron a algunas viudas a estabilizar su situación acordando uniones con otros
1558, pasó a manos de la viuda y los hijos, Lucrecia y Felipe. Fue su hijo Felipe impresores. De hecho, todavía durante el siglo XVI encontramos otros ejemplos
Junta quien dirigió el taller burgalés, mientras que la imprenta salmantina la en los que se repite esta situación, como el caso de la impresora zaragozana
acabó regentando el marido de Lucrecia, el flamenco Matías Gast. Juana Millán, casada sucesivamente con Pedro Harduyn y Diego Hernández;
el de María Rodríguez de Rivalde, con Pedro de Madrigal y Juan Iñíguez de
Pese a que evidentemente Isabel pasó a un segundo término después de su Lecquerica, ambos importantes impresores madrileños; el de María de Urueña,
matrimonio con Juan de Junta, lo cierto es que siempre tuvo una participación con los impresores Antonio Lorenzana y Juan Serrano de Vargas; o también el
activa en la marcha de las imprentas y librerías, especialmente en las largas de la valenciana Jerónima Galés, quien sobrevivió a dos maridos impresores.
ausencias de su marido, que recorría España y Francia para atender sus negocios Jerónima Galés estuvo casada con el prestigioso impresor flamenco Juan Mey,
editoriales. Los varios procesos legales en los que estuvo implicada demuestran y al quedarse viuda, en 1555, se hizo cargo de la dirección del establecimiento.
también su plena participación en los asuntos que afectaban a todos los aspectos Imprimió con el colofón “Viuda de Juan Mey” e incluso después de su segundo
relacionados con el negocio. Precisamente, gracias a uno de esos pleitos se matrimonio siguió usando la marca tipográfica de su primer marido. Después de la
descubre que Isabel fabricaba en el patio de su casa la tinta para la imprenta. Este muerte de Juan Mey la renovación de las ayudas que las autoridades municipales
hecho, más que un argumento para desmitificar la posición de Isabel de Basilea valencianas venían concediendo al tipógrafo flamenco para que no se trasladase
en el taller de imprenta, del que se sirve Rumeau para negarle cualquier otra a otra ciudad, es una prueba de la confianza del Ayuntamiento en que la viuda
función, debería considerarse como una evidencia más del concurso activo de la podría hacerse cargo del negocio al mismo nivel que su marido y mantener activa
mujer en las tareas relacionadas con los muy diversos procesos que intervienen una imprenta que prestigiaba a la ciudad. No cabe duda que Jerónima intervino
en la impresión. directamente en la dirección del taller y a su iniciativa se deben muchas obras de
gran envergadura, destinadas al mundo humanista y universitario de la ciudad
Como en el caso de Isabel de Basilea, los matrimonios sucesivos de algunas viudas de Valencia. En el año 1559 Jerónima Galés estaba ya casada con el impresor
con impresores fueron una práctica común. Es cierto que en general la mujer Pedro Huete, y los Jurados de Valencia, temerosos de que el nuevo matrimonio

32 IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA 33


abandonase la ciudad y se instalase en Alcalá, como era la voluntad de Huete, Si el voto mío vale por mi officio, y haver sido una entre las más curiosas, que
les concedió un notable aumento de la subvención. El documento referido a de ver e imprimir las más famosas historias ya tengo uso y exercicio. De entre
este asunto, y que reproduce íntegramente José Enrique Serrano Morales, cita las varias mujeres que, durante el siglo XVI, dirigieron los talleres heredados de
un contrato anterior que obligaba a la impresora a permanecer en la ciudad sus maridos cabe destacar también a la viudas de los impresores barceloneses
por el término de diez años con todos los instrumentos de imprimir. De todas Carlos Amorós (activa aproximadamente desde 1551 a 1554) y Hubert Gotard,
formas, conscientes las autoridades valencianas de la obligación de la mujer de de nombre María Velasco (1590-1591) y casada posteriormente con Sebastián
seguir a su marido y para evitar el gran prejuicio que supondría para la ciudad Cormellas, quien inició con los materiales de dicho establecimiento una de las
la pérdida de tan importante establecimiento de imprenta, se les concedió dicha más importantes imprentas del siglo XVII; a la madrileña María Ruiz (1584-1595),
ayuda a cambio de que residieran en Valencia, ejerciendo su oficio, durante viuda de Alonso Gómez; a la viuda de Bartolomé de Nájera (1562-1573), en
el resto de sus vidas. Se indica también en este documento que tanto Pedro Zaragoza; a Ana de la Peña (1570-1572), viuda del impresor sevillano Sebastián
Huete como Jerónima Galés “son personas muy hábiles en su oficio y disponen Trujillo, conocido por ser el tipógrafo de la mayor parte de las obras de Bartolomé
de un excelente equipamiento para su negocio de imprenta”; la mención a de las Casas; o a Brígida Maldonado, viuda del prestigioso impresor Juan de
las habilidades de Jerónima es sin duda significativa y viene a corroborar su Cromberger, activa desde 1540 hasta 1545, de quien parece confirmarse que,
pericia como impresora. Además, todo parece indicar que incluso después del pese a firmar tan sólo El noueno libro de Amadis de Gaula (1542), tuvo un papel
matrimonio siguió ocupando el papel principal en la dirección del negocio, determinante en el buen funcionamiento de ese importante establecimiento.
como demuestra el hecho que fuera ella, y no Huete, quien se encargase de la
contratación de los nuevos empleados para la imprenta. Sobre Brígida Maldonado disponemos, como ya se ha indicado, de un completísimo
trabajo de Clive Griffin en el que se analiza con detalle el testamento e inventario
Pese a que desde 1568 en los impresos figurará exclusivamente el nombre de de los bienes de la viuda de Cromberger. Pese a que Griffin no se atreve a
Pedro Huete, tras la muerte de éste, ocurrida en 1580, Jerónima Galés continuó atribuir a Brígida el papel de impresora o de responsable de la imprenta que
imprimiendo hasta su fallecimiento en el año 1587, ahora como “Viuda de Huete” había pasado a sus manos tras la muerte de su marido, precisamente por la falta
y asociada con Pedro Patricio Mey, uno de los hijos de su primer matrimonio. de documentos concretos que lo demuestren, sí detecta una mayor prosperidad
Jerónima Galés, sin ser una “mujer de letras” poseía un bagaje que la colocaba del negocio en los años en los que la viuda estuvo al frente. Según el propio
desde luego muy por encima de la media de su sexo. Lo que sabemos de su hijo Griffin, las varias innovaciones y el marcado espíritu comercial que caracteriza
Felipe Mey nos permite imaginar el ambiente de curiosidad intelectual en el que la actividad del periodo comprendido entre 1540 y 1545, y que afectará muy
debía estar impregnada la familia, ya que sus conocimientos en lenguas antiguas positivamente a la producción de la imprenta cromberguiana, se convertirá en
fueron requeridos por las autoridades valencianas, quienes le confirieron dos decadencia a partir de 1546, año en el que Brígida pasó la gerencia de la empresa
cátedras en la Universidad. a su hijo Jácome. A diferencia de tantas otras viudas, Brígida no se volvió a casar,
y manejó la imprenta y los negocios familiares de ultramar hasta que su hijo tuvo
La propia Jerónima Galés escribió un soneto, que publicó en los preliminares de la edad suficiente como para hacerse cargo. El espíritu de mujer de negocios que
la traducción castellana de El libro de las historias, de Paulo Jovio, impreso por Griffin percibe en Brígida tras el análisis de su testamento podría ser el motivo
ella misma en el año 1562, en el que reivindicaba su experiencia y conocimiento que justificaría el hecho que no firmara las ediciones que realizó, prefiriendo
de la profesión que ejercía. Reproduzco tan sólo el segundo de los cuartetos, en que llevasen el nombre del famoso Cromberger, garantía asegurada, por años
el que justifica su discurso amparándose en su larga trayectoria como impresora: de tradición, de una alta calidad de impresión. Además, continuó también con

34 IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA 35


la antigua práctica medieval de aludir a la pena de la viuda con formas como “la oportunidades de practicar el oficio hubieran mejorado ostensiblemente. Lo que
desdichada viuda” o “la triste Brigida Maldonado”. Como bien apunta Philippe sí aumentan son los casos conocidos en los que la dirección de la mujer en los
Berger, el aprendizaje formal del oficio de impresor lo realizaban solamente los negocios se prolongó más allá de la simple etapa de transición, y de hecho
hombres, y aunque en realidad también fue practicado por algunas mujeres, éstas muchas de las impresoras permanecieron activas durante varias décadas.
tuvieron que formarse sobre el terreno, seguramente gracias a la implicación
familiar con el negocio. El caso de Brígida Maldonado ejemplifica el de otras Entre los casos más llamativos encontramos el de María de Quiñones, viuda del
tantas mujeres que con toda seguridad aprendieron los mecanismos propios impresor Juan de la Cuesta, y cuya producción, de casi 200 obras impresas, está
de un oficio al que estuvieron vinculadas desde la infancia. Hija de una familia en consonancia con los muchos años que dirigió el establecimiento tipográfico
de libreros activos en Salamanca, emparentados con los principales impresores de Madrid. Juan de la Cuesta había trabajado en la imprenta de Pedro Madrigal
y editores de la ciudad, creció en el corazón de la industria editorial, lo que desde 1599 como empleado de su viuda, María Rodríguez Rivalde. En 1602,
seguramente le proporcionó un bagaje y una formación suficiente como para Juan de la Cuesta contrajo matrimonio con María de Quiñones y se hizo cargo
asumir, llegado el momento, la dirección del negocio. De hecho, la familia y de la imprenta. Varios autores que han hecho referencia a la actividad de este
el padre de Brígida en particular habían mantenido frecuentes contactos taller de imprenta apuntaban que, junto a María Rodríguez de Rivalde, estuvo
profesionales con el importante taller sevillano de la familia Cromberger. No al frente del negocio su hijo, que también se llamaba Pedro Madrigal, casado
cabe duda que los términos elogioso que Griffin dedica a Brígida Maldonado, supuestamente con María de Quiñones, quien al enviudar en 1604 se casó con
quien “resultó ser una esposa ideal: dio a Juan muchos hijos y cuando él murió Juan de la Cuesta, se ponen en duda muchas de estas noticias y se apunta la
en 1540, puso en práctica con mucho éxito sus conocimientos en el mundo del posibilidad que María de nombre de la imprenta, según consta en los pies de
libro”, podrían servir también para explicar la situación de muchas otras mujeres imprenta, es el de Juan de la Cuesta, pese a que la propiedad del taller siga
que, tras la pérdida de sus maridos, reemplazaron sus obligaciones domésticas siendo de María Rodríguez de Ribalde.
por la dirección de los establecimientos tipográficos. Entre los siglos XVI y XVII
estuvo también activa María Ramírez, viuda del famoso impresor alcalaíno Juan La trayectoria de este impresor es especialmente conocida por haber dado a
Gracián. La imprenta de Gracián es especialmente conocida por haber impreso la luz la primera edición del Quijote, de 1605, así como otras obras de Miguel
la primera novela larga de Miguel de Cervantes, La Galatea (1585), así como la de Cervantes. De todas formas, la participación de Juan de la Cuesta en la
Tragicomedia de Calisto y Melibea, de Fernando de Rojas (1586). Después de la actividad del taller fue muy breve, pues según parece a finales de 1607 había
muerte del impresor, en 1587, el taller siguió funcionando bajo la dirección de renunciado a la dirección de la imprenta y se encontraba fuera de la ciudad.30
María Ramírez, quien se mantuvo activa hasta el año 1624. Firmó siempre como Pese a todo, su nombre seguirá apareciendo en los colofones hasta el año 1627,
viuda y nunca con su nombre, con excepción de un impreso de 1600, la Selva de fecha de la muerte de María Rodríguez de Ribalde. Desde ese momento los
aventuras, de Jerónimo de Contreras, por lo que el nombre de Gracián, ya sea impresos publicados recuperaron la firma de la “viuda de Pedro Madrigal” o
por devoción a su esposo o por simples razones comerciales, aparece siempre, de “los herederos de la viuda de Pedro Madrigal”. A partir del año 1633 todas
muchas veces con la adición de fórmulas tan piadosas como “difunto” o “que las obras salidas del taller madrileño llevarán el nombre de María de Quiñónez,
santa gloria haya”. quien nunca firmó como viuda de Juan de la Cuesta. Pese a que la defunción
de María de Quiñones no se producirá hasta el año 1669, el último impreso
En el siglo XVII, aunque hubo un aumento significativo de mujeres al frente con su nombre es de 1666, fecha en la que traspasó el negocio a Melchor
de los talleres de imprenta, no parece que sus condiciones de trabajo o las Alegre y a su mujer Catalina Gómez, quien continuó la actividad del taller, tras

36 IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA 37


la muerte de su marido, hasta el año 1691. (Fig. 4.- Publio Ovidio Nasón, Las los de su marido. Su trayectoria queda encumbrada por haber realizado una obra
Metamorfoses...) Otros casos dignos de mención, por haber estado al frente de especialmente significativa, las Fiestas de la S. Iglesia Metropolitana y Patriarcal
los talleres durante varias décadas, son el de Antonia Ramírez del Arroyo (1601- de Sevilla, de 1671, considerada por varios autores como la mejor edición de
1646), posiblemente viuda del impresor salmantino Juan Fernández; el de María toda la imprenta sevillana del seiscientos; la obra, escrita con motivo de la
Fernández (de 1643 a 1672), viuda de Antonio Vázquez, de Alcalá de Henares; canonización de Fernando III el Santo, incluye algunos grabados magníficos,
el de Mariana del Valle (de 1654 a 1696), activa en Madrid y viuda del impresor uno de ellos según un dibujo de Bartolomé Murillo.
Francisco Nieto de Salcedo; o el de la viuda de Pedro Guasp Oliver, Margarita (de
1668 a 1696), quien después de la prematura muerte de su marido regentó la Durante el siglo XVIII fueron varios los ejemplos en los que las imprentas familiares,
antigua imprenta de Palma de Mallorca, fundada en el año 1579. en funcionamiento durante varias generaciones, llegaron a su máximo esplendor
en manos de una mujer. Así ocurre con la casa de los Martí, en Barcelona, cuya
También durante el siglo XVII ejercieron su actividad otras impresoras que producción y prestigio aumentó de forma considerable entre 1754 y 1770, etapa en
bien merece la pena citar en este texto. En Madrid, trabajaron Teresa Junta la que fue regentada por María Ángela Martí, viuda de Maur Martí. Algo parecido
(1625-1657), viuda de Tomás Junta y regente del taller que ostentaba el título ocurrió con los Piferrer, la otra gran saga de impresores y libreros barceloneses
de Imprenta Real desde que a finales del siglo anterior Julio Junta obtuvo ese del siglo XVIII, empresa que estuvo en manos de dos mujeres: Teresa Pou (1750-
privilegio para su establecimiento; Catalina de Barrio Angulo (1621-1622 y 1764), viuda de Joan Piferrer y Eulàlia Macià (1775-1794), viuda de Tomás Piferrer.
1632-147), casada en primeras nupcias con Pedro Madrigal, de paso fugaz por También en Cataluña, en la prestigiosa imprenta de la Universidad de Cervera, la
el negocio, pudiera ser hijo de un primer matrimonio de Pedro Madrigal o bien hija de Manuel Ibarra, hermano mayor del gran Joaquín Ibarra, no sólo regentó la
hijo de un hermano de éste. Parece que se encontraba en Sevilla, probablemente imprenta como lo había hecho su padre sino que además estuvo plenamente activa
con la intención de pasar a Indias, y dejaba en Madrid a su mujer, embarazada en las tareas propias del proceso de impresión. Manuel Ibarra fue contratado para
y con la necesidad de pagar las deudas que había dejado su marido, de quien regentar el establecimiento en el año 1735, y ocupó la plaza hasta su fallecimiento
conocemos su testamento y en el que se indica claramente que su profesión fue en 1759; después de esa fecha, su viuda firmó todas las obras salidas del taller
el de “impresora de libros”; o la viuda de Nicolás Rodríguez de Abrego (1671- hasta el año 1777 y, posteriormente, fue su hija Antonia la que se mantuvo en la
1675), en Sevilla. dirección de la imprenta hasta su defunción en el año 1805.

El análisis de la obra producida por esta última impresora ha permitido a Wilson La actividad de Antonia Ibarra supone un muy buen ejemplo de la directa
y Cruickshank, en su estudio sobre la imprenta y el comercio de libros en Sevilla participación de la mujer en las tareas propias de las imprentas. En este caso,
antes del año 1700, formular interesantes conclusiones.32 Perciben estos tenemos constancia de que la hija de Ibarra trabajaba en el taller, antes incluso de
autores no sólo un aumento de la producción respecto a la de su marido, sino convertirse en la regente del mismo tras la defunción de su madre. Gracias a los
también un evidente cambio en la orientación editorial del negocio. A diferencia varios volúmenes de correspondencia de Josep Finetres, catedrático de derecho
de la obra producida por Nicolás Rodríguez de Abrego, de temática variada y de la Universidad de Cervera y director de la imprenta de dicha universidad,
de un nivel en consonancia con la mediocridad general de la época, todos los tenemos noticia de la brillantez con la que Antonia realizaba las labores de
impresos realizados bajo la dirección de su viuda son religiosos y de una calidad composición tipográfica. Finestres siempre se ocupó con interés de los aspectos
por encima de lo habitual. En este sentido, su obra es mucho más ambiciosa, técnicos relacionados con la producción editorial, y su actividad epistolar supone
como así lo demuestran los varios libros de mayor tamaño y magnificencia que una fuente espléndida sobre muchos aspectos relacionados con la imprenta y el

38 IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA 39


comercio del libro. Finestres, protector y consejero de Eudald Pradell, el primer la tendencia habitual en los estudios sobre la mujer impresora ha sido considerar
grabador de tipos de imprenta español activo durante el siglo XVIII, siempre que una actividad como la composición tipográfica era mucho más adecuada
se ocupó con esmero de la actividad de la imprenta. Una de sus principales para una mujer que no otras labores en las que la exigencia física era mayor, como
preocupaciones fue la obtención de caracteres griegos; de hecho, la carencia de por ejemplo el trabajo con las prensas.36 Resulta hasta cierto punto razonable
imprenta griega fue un obstáculo muy sentido por los helenistas catalanes de la que en general se hayan atribuido al hombre aquellas prácticas que requerían
época y, gracias al celo de Finestres, se instaló una tipografía griega en Cervera, cierta fortaleza física, y en cambio se considerase más aceptable que las mujeres
con la que se imprimió el texto griego de las citas en varias obras latinas. trabajasen tan sólo en las tareas en las que primaba la destreza y la habilidad.
Pero lo cierto es que eran muchas las funciones que podían ser realizadas por
Los esfuerzos de Finestres por imprimir correctamente los textos griegos se mujeres sin un requerimiento físico particular: ya se ha indicado que la mujer de
vieron recompensados gracias a la aplicación y conocimientos de Antonia Ibarra. Antonio Espinosa se dedicaba a la fundición de tipos, y también que durante el
En carta al ilustrado valenciano Gregorio Mayans, con fecha de noviembre de siglo XVII algunas viudas trabajaron como correctoras. De todas formas, cabe
1768, se felicita por los progresos de la joven impresora: considerar que la composición, igual que la corrección, no podía realizarse sin un
nivel básico de formación; si tenemos en cuenta que hasta bien entrado el siglo
La lástima es que no puedo evitar algunos trabajos molestos que se me encargan, XVIII la educación estuvo reservada a una muy selecta minoría de mujeres, y que
casi por necesidad, como el haber corregido pocos días ha el alfabeto griego, seguramente algunas de las viudas de impresores eran analfabetas, sería fácil
que envío a Vm. para que vea las primicias de esa señorita, hija de nuestro llegar a la conclusión que no todas ellas estuvieron capacitadas para semejante
antiguo impresor Ibarra y sobrina de Joaquín Ibarra, célebre impresor de Madrid, actividad. Es evidente que Antonia Ibarra, formada en un ambiente universitario
la cual compuso el griego, y juzgue si se puede esperar que en adelante lo haga desde su infancia, tenía los conocimientos suficientes como para componer
con mayor acierto, pues en pocos días aprendió de leer e inmediatamente pasó textos, no sólo en su propia lengua, sino también en latín, y además, después de
a la composición tipográfica. Todo esto fue necesario para cumplir con el orden las enseñanzas de Finestres, “en pocos días había aprendido tan bien a leer, que
del Real Consejo, que nos manda que se enseñe en las aulas la lengua griega ya pudo pasar a la composición de los tipos griegos”.
por la Gramática de Pedro Juan Nuñez, y entretanto, para dar este alfabeto a
muchos que deseaban saber aquella lengua; en esta ciudad, ni en toda Cataluña Seguramente también dispuso de una amplia formación la viuda del prestigioso
no se encontraba oficial que compusiese con caracteres griegos, y ahora nuestra impresor valenciano Antonio Bordazar. No cabe duda que Bordazar representa el
tipógrafa compone las Fábulas de Esopo en griego, porque también son menester ejemplo perfecto del impresor erudito. Ostentó los cargos de impresor de la ciudad,
para los ejercicios de los opositores a las cátedras de gramática y letras humanas, del arzobispado y de la inquisición, escribió tratados de historia, matemáticas,
y para la enseñanza de los discípulos. astronomía o gramática, así como su conocida propuesta para imprimir en España
los libros del Nuevo Rezado, bajo el control de la imprenta plantiniana de Amberes
Las tareas que Antonia realizó en el taller de imprenta, que pese a no ser el desde el siglo XVI. Margarita Veo, su viuda, se hizo cargo del taller después de la
negocio familiar estaba regentado por los Ibarra desde que en 1735 substituyeron muerte de su marido en 1744, imprimió un buen número de obras y ostentó el
al antiguo impresor contratado por la Universidad, no sólo demuestran que era cargo de “Impresora de la ciudad” hasta su defunción en 1759.
habitual que todos los miembros de la familia colaboraran en las labores del
establecimiento, sino también que seguramente fueron muchas las mujeres que En la misma ciudad, otra impresora, Antonia Gómez, la viuda de José Jaime
realizaron tareas específicas dentro de los talleres. Como bien apunta Paul Nash, de Orga, tuvo incluso una participación mucho más decisiva en la posición

40 IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA 41


preeminente que su taller de imprenta ocupó en Valencia. Cabe apuntar que taller familiar y se unieron al impresor Jerónimo Ortega, quedando al frente
la viuda de Orga procedía de una importante familia de impresores valencianos del prestigioso taller la viuda y la hija menor.41 A partir de 1789 todos los
activos desde finales del siglo XVII, y su padre, Antonio Gómez, regentó también impresos aparecen firmados por la viuda de Ibarra, quien siguió usando las
un taller de imprenta.38 Parece lógico considerar que Antonia pudiera disponer marcas tipográficas de su marido y conservó además el título de Impresora de la
de suficientes conocimientos sobre como manejar el negocio y, de hecho, a ella Real Academia. Después de 1805, posiblemente la fecha de la muerte de doña
se deben algunas de las mejores obras impresas por la dinastía de los Orga.39 Manuela, los pies de imprenta muestran que el negocio quedó en manos de “la
Fue ella quien fundó el taller pocos años después de 1756, fecha de la muerte hija de Manuel Ibarra”. Finalmente, desde 1809, el taller siguió su actividad bajo
de su marido. Las muchas deudas que había dejado José Jaime de Orga en su el título de “Imprenta de Ibarra”, y comenzó a languidecer poco a poco hasta su
taller madrileño hicieron que Antonia regresara a Valencia e instalara una nueva desaparición y venta en el año 1836.
imprenta en la calle de la Cruz Nueva.40 Pese a los problemas económicos y
los cuatro hijos de corta edad, la impresora consiguió levantar el negocio y No cabe duda que la escasa atención prestada a la amplia y prolífica trayectoria de
convertirlo en uno de los más productivos de la ciudad. Desde 1771, sus hijos la viuda de Ibarra supone, en comparación con la atenta disección de la actividad
José y Tomás, se hicieron cargo de la imprenta, consolidando el prestigio que su de su marido, una evidencia más de los prejuicios por los que se ha obviado
madre había conseguido para el establecimiento. la participación de la mujer en la imprenta española. De hecho, el argumento
habitual con el que se ha justificado la valiosa producción del establecimiento
También deben tenerse en cuenta otras impresoras, todas ellas establecidas en bajo la dirección de Manuela de Contera ha sido la atribución de todos los
Madrid y activas durante el siglo XVIII, cuya continuidad al frente del negocio méritos al experimentado regente del taller y a sus brillantes operarios.42 Es
merece ser incluida dentro de este sucinto recuento. Se pueden citar por ejemplo evidente que tal simplificación resulta ser del todo inconsecuente si tenemos en
a Isabel María Arroyo (1712-1730), viuda de Juan García Infanzón; a la viuda de consideración que Rafael Sánchez de la Iglesia, regente y compañero de Ibarra
Manuel Fernández (1750-1774), quien ocupó durante muchos años el cargo de en toda su aventura tipográfica, y los operarios Juan José Sigüenza Vera y Miguel
“Impresora del Consejo de la Inquisición”; a la viuda de Eliseo Sánchez (1765- de Burgos, expertos impresores y tratadistas de dicho arte, también ejercieron su
1776); y a Luisa Victoria Sánchez (1790-1803), viuda de Pedro Marín. Finalmente, oficio artesano junto al tipógrafo zaragozano.
tampoco podemos olvidar a Manuela de Contera, la viuda del más famoso de
todos los impresores españoles, Joaquín Ibarra, que conservó durante los años En este sentido, cabe esperar que las futuras aproximaciones al estudio de la
que estuvo al frente de la imprenta el prestigio que su marido había conseguido actividad de las mujeres en la imprenta española puedan superar los viejos
para el famoso establecimiento de la calle Gorguera. tópicos y analizar sin prejuicios ni falsas presunciones la capacidad que estas
impresoras demostraron para gestionar sus establecimientos tipográficos.
Pese a que el mismo año de la muerte de Ibarra, en 1785, aparecieron ya varios En realidad, la voluntad del presente trabajo ha sido tan sólo destacar a las
libros impresos con el pie de imprenta “Viuda de Ibarra hijos y compañía”, lo mujeres activas en los talleres más representativos, así como a las impresoras
cierto es que tras la desaparición del impresor se originaron ciertos conflictos de mayor productividad, con la esperanza de estimular la aparición de nuevas
familiares. El impresor aragonés afincado en Madrid había tenido una hija de aportaciones que confirmen el papel determinante que muchas de ellas tuvieron
su primera esposa, que falleció a temprana edad, y tres hijos más fruto de su en el funcionamiento de la imprenta en España.
segundo matrimonio, con Manuela de Contera. Estas desavenencias tuvieron
como resultado la separación de los dos hijos mayores, quienes dejaron el

42 IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA 43


Marina Garone Gravier,
Historia del Arte-UNAM, CCE/ México, abril 2008
de quien no da nombre, y María de Benavides, viuda de Juan de Rivera. Sus
IMPRESORAS NOVOHISPANAS: UN ESTADO DE LA CUESTIÓN A
fuentes fueron, además de las anteriormente citadas, las memorias de libros
del ramo inquisición del AGN. Por último, Carmen Castañeda publicó “Petra
Introducción Manjares y Padilla, viuda y heredera de imprenta en Guadalajara, 1808-1821”,
Aunque la participación femenina en las labores del libro y las artes gráficas debelándonos así el nombre de la primera impresora tapatía.
tiene larga data es poca la información sistematizada, organizada y sin sesgos
andróginos a la cual se tiene acceso si uno decide caminar este fértil terreno. Dos contribuciones al trabajo de mujeres en el mundo del libro: Apoyo al
Esa fue la razón por la cuál hace más de cuatro años emprendí el estudio del Desarrollo de Archivos y Bibliotecas de México (Adabi).
papel de las mujeres en la imprenta mexicana durante el periodo colonial, interés Otros esfuerzos para clarificar el papel de las mujeres en este ámbito son los que
que se vincula con mis trabajos previos sobre la presencia de las mujeres en el realizaron Isabel Grañén y Elvia Carreño respectivamente. Isabel Grañén Porrúa
diseño. De esa forma realicé una recopilación y análisis biblio-hemerográfico publicó en 1999 “Francisca Flores y su imprenta,”b donde analizó las fuentes
para organizar la información disponible de forma tal que nos permitiera a) conocidas y aportó pruebas documentales que permitieron entender el arribo y
sensibilizarnos ante unos personajes que merecen ser estudiados con mayor permanencia de esa oficina tipográfica a Oaxaca. Por su parte Carreño describió la
profundidad y b) marcar, a grandes rasgos, una agenda general que pudiera ser labor de organización que se realizó en el Archivo Histórico José María Basagoiti,
atendida por los interesados de la historia del libro, la imprenta y las mujeres del Colegio San Ignacio de Loyola, Vizcaínas,c que estuvo dedicado a la educación
mexicanas. A continuación haré una enumeración en las publicaciones que femenina. La autora platea una tipología del catálogo del colegio: 1) libros escritos
sobre el tema se han realizado desde 1904 hasta la fecha. para mujeres, 2) libros escritos sobre mujeres, 3) libros escritos por mujeres, 4) libros
financiados, pagados o editados por mujeres y 5) libros impresos por mujeres.
Impresoras novohispanas: un estado de la cuestión (1904-2006)
Las menciones sobre impresoras novohispanas comenzaron a aparecer en El primer enfoque genealógico globald que se hizo de las impresoras novohispanas
las bibliografías de finales del siglo XIX y comienzos del XX. En particular la fue el que publiqué en “Herederas de la letra: mujeres y tipografía en la Nueva
primera gran enumeración de nombres la proporciona José Toribio Medina en la España”, Casa de la Primer Imprenta de América, México, UAM-Gobierno
monumental La imprenta en México (1904) y también su estudio sobre Puebla. de la Ciudad de México, 2004. Además de las fuentes antes mencionadas se
Más tarde Francisco Pérez de Salazar (1924) y Juan B. Iguiniz (1938) agregan usaron todas las monografías de impresores disponibles hasta ese momento
algunos otros datos más. Sin embargo no será hasta 1972 cuando aparezca el y bibliografía internacional, se abordó el tema de la mujer y la cultura escrita
primer estudio con intención panorámica sobre el tema elaborado por Carolina y se dio un panorama europeo y norteamericano de las impresoras antiguas y
Amor de Fournier, en quien no profundizaré porque lo hará la Dra. Urrutia. contemporáneas, para situar y poner en contexto la labor de local. También se
perfiló una primera agenda de contenidos que permitirían la continuación del
En 2002 apareció Viudas en la Historia donde se publicaron tres textos que tocan tema mujeres e imprenta en México.
el tema. Basados en la obra de Amor y Medina, Josefina Muriel escribió “Las
viudas en el desarrollo de la vida novohispana” donde menciona algunas de En aquella oportunidad se mencionaron las siguientes líneas familiares y de
las viudas impresoras del XVII. Sara Poot Herrera publica “El siglo de las viudas talleres:
impresoras y mercaderes de libros: el XVII novohispano” en el que se centra en 1) Juan Cromberger y Brígida Maldonado, Juan Pablos y Jerónima Gutiérrez,
Paula Benavides, viuda de Bernardo Calderón, la viuda de Rodriguez Lupercio Pedro Ocharte y María de Figueroa y, más tarde, María de Sansoric.

44 IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA 45


2) Antonio de Espinosa y su hija María, Pedro Balli y Catalina del Valle, Diego López precisión una parte del trabajo de doña Paula y el modo en que protegió sus
Dávalos y María de Espinosa, Diego Garrido y Ana de Herrera, su viuda. intereses comerciales durante sus 46 años de labor.h
3) Enrico Martínez, Juan Ruiz, herederos de Juan Ruiz y Feliciana Ruiz.
4) Bernardo Calderón y Paula de Benavides, Juan de Rivera y María de Benavides, María de Fernández de Jáuregui
Miguel de Rivera Calderón y Gertrudis de Escobar y Vera y Francisco de Rivera Silvia Fernández ha trabajado a esta impresora en un contexto sucesorio en “El
Calderón y Juana de León y Mesa, y María de Rivera Calderón y Benavides. valor histórico del del testamento del Bachiller Josef Fernández de Jáuregui”,i
5) José Bernardo de Hogal y Teresa de Poveda, herederos de la viuda de Hogal, trabajo final del diplomado de Libro antiguo de la UNAM en 2006. Aunque el
y José Antonio de Hogal. objetivo principal de la investigación fue hacer un análisis paleográfico, la autora
6) Imprenta de la Biblioteca Mexicana, José de Jáuregui, herederos de José de hizo un acercamiento al contexto histórico del documento. Allí destaca la riqueza
Jáuregui, José Fernández de Jáuregui y María Fernández de Jáuregui. de la imprenta que Jáuregui heredó a sus descendientes, a quienes identifica
por primera vez añadiendo nombres que Medina no conoció y clarificando que
Hay otros casos que no llegan a constituir líneas genealógicas extensas María era sobrina y no hermana de José. Asimismo Silvia Fernández explica
México: Jerónima Delgado, vuida de Francisco Rodríguez Lupercio que fueron los maridos de María Josefa y Gertrudis quienes se quedaron con
Puebla, Oaxaca y Guadalajara: Inés Vásquez Infante, viuda de Juan de Borja y el negocio y además aventura que se pudieron haber repartido la imprenta y
Gandia; Catalina Cerezo, viuda de Miguel Ortega y Bonilla y más tarde la hija de libraría, respectivamente.
ambos con Pedro de la Rosa; Francisca Reyes Flores y Petra Manjares y Padilla.
Coloquio Las otras letras: mujeres impresoras en el mundo del libro antiguo.
Mujeres de la dinastía Calderón Benavides y Rivera (Biblioteca Palafoxiana, marzo de 2008)
Sobre las mujeres de esta dinastía se han publicado algunos trabajos en México.
Dos de ellos aparecieron de forma simultánea en 2004: “Las mujeres y su En marzo pasado se llevó a cabo la exposición de libros Las otras letras: mujeres
aportación a la prensa periódica en la época colonial”,e de Amalia Estrada Porrúa, impresoras en el mundo antiguo. Ésta fue la primera muestra sobre esta
y “Viudas de la tipografía”, de Luisa Martínez Leal.f En el primer texto se aborda materia a nivel iberoamericano y organizamos un ciclo de conferencias. Además
muy brevemente la figura de Paula Benavides y su nieta María, con la intención del estudio de Corbeto sobre las españolas y mi trabajo sobre Typosine, la musa
de hacer énfasis en la producción de hojas sueltas, volantes y más tarde gacetas. de la tipografía y la imprenta, se presentaron nuevos trabajos sobre impresoras
Por su parte el texto de Martínez Leal menciona además de las anteriores a las mexicanas que menciono a continuación.
viudas de Cromberger, Pablos, Ocharte, Garrido, Rodríguez Lupercio, y termina
con María Fernández de Jáuregui. Lamentablemente en ninguno de los dos casos Luz Beltrán y Miguel Sobrino presentaron “Impresoras novohispanas 1541-
se da cuenta de las fuentes ni primarias ni secundarias que fueron empleadas. 1755: análisis cuantitativo-valorativo de su producción”, que es el primer gran
El tercer texto de esta genealogía, apareció en 2006, y resalta en particular la acercamiento al conteo general de las publicaciones de las impresoras realizados
figura de la madre primigenia de la dinastía y se titula “Paula de Benavides: entre 1541 y 1755 a partir de los repertorios conocidos. Su trabajo de orientación
impresora del siglo XVII. El inicio de un linaje”, el texto fue escrito por Ana cuantitativa toma en consideración los temas y autores, lo que permite también
Cecilia Montiel Ontiveros y Luz del Carmen Beltrán Cabrera.g El artículo presenta hacer unas primeras lecturas sobre el impacto de estas mujeres en la cultura y el
novedosa evidencia documental, localizada tanto en el Archivo de Notarías de pensamiento coloniales.
la Ciudad de México como del General de la Nación, que permite conocer con

46 IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA 47


Ken Ward, curador de la sección de libros latinoamericanos de la John Carter Finalmente la investigadora Elvia Carreño trató sobre las diversas actividades de
Brown Library, es sin duda quien ha estudiado más ampliamente la familia de las órdenes del Carmen y Santo Domingo en Puebla en el quehacer del libro y
impresores y libreros de los Calderón y Benavides y los Rivera. Es precisamente la imprenta novohispana. Para ello trató elpapel del libro en formación religiosa,
en esas familias donde encontramos algunas de las más sobresalientes los libros usados para la formación de la espiritualidad y la imprenta y la difusión
impresoras mexicanas. En “Quien diablo es María: la imprenta de los Herederos de la buena palabra. Indicó además laslabores de venta de publicaciones que
de la viuda de Miguel de Rivera”, Ward dio cuenta de algunas de las mujeres desarrollaron las monjas poblanas.
de la dinastía, aclarando homónimos y explicando cómo en cierta forma el
que una de estas mujeres haya sido doncella, jugó en contra de sus negocios Algunos nuevos aportesj
editoriales y deterioró su posición ante las autoridad en la dura competencia A continuación quiero mencionar nuevos nombres de mujeres que habría
por mantener la clientela. que considerar ya que de seguro nos depararán gratas sorpresas. Aunque no
necesariamente todas resulten ser impresoras, como en casos anteriores es
“Retazos en la vida de una impresora novohispana: Rosa Teresa de Poveda, altamente probable que debamos estudiarlas por su trascendente papel en las
viuda de Hogal,” fue el título del trabajo de Idalia García (CUIB –UNAM) quien líneas sucesorias de algunos talleres coloniales y seguir así la pista de varias
presentó algunos documentos inéditos y testimonios de esta mujer novohispana imprentas mexicanas.
quien más tarde heredaría la imprenta a su hijo. García también distinguió
algunos de los impresos que bajo su nombre se realizaron y que no habían sido Para el siglo XVI tenemos a Ana de Carranza,* mujer de Antonio de Espinosa (al
registrados con anterioridad. menos en 1572), de ella habría que ver porqué no aparece cómo heredera ante
la muerte de él.k
En “María Fernández de Jáuregui: impresora de la transición del Virreinato
de la Nueva España al México independiente” Ana Cecilia Montiel expuso Hemos encontrado el registro de pasajero Catalina Agudo, mujer de Antonio
la genealogía y los vínculos de esta mujer con el linaje de Paula Benavides y Ricardo, quien llega a México en 1576.l Sabemos que Ricardo estuvo en México
Bernardo Calderón. Se precisan las condiciones en las cuales María Fernández entre 1570 y 1580, antes de pasar a Perú para instalar imprenta, pero solo entre
de Jáuregui heredó la imprenta y el papel que jugó su esposo, Francisco de 1577 a 1579, aparecen obras realizadas por él, es decir al año de haber llegado
Sales Quintero, en la conducción de la misma. Finalmente, se plantea el papel su mujer. Lo interesante del documento que encontramos es que menciona que
que esta imprenta tuvo en la conformación de la opinión pública durante la ella había estado casada en primeras nupcias con Melchor Tretchel, impresor
guerra de independencia. establecido con tienda en Toledo. Melchor había sido a su vez hijo de Gaspar
Trechel y de Magdalena de Portonaris. El padre de Catalina, Francisco Agudo,
Por su parte la historiadora del arte Montserrat Gali presentó un avance preliminar también había tenido también tienda de libros. Con estos antecedents familiares
de un estudio más amplio sobre los impresos y las imprentas en Puebla. En y con el hecho adicional de que fue después de su llegada que Ricardo comienza
él procuró estudiar la ornamentación de las ediciones de las dos impresoras a imprimir es más que lícito pensar que ella hubiera colaborado con él en las
poblanas (Catalina Cerezo, mujer de Miguel Ortega y Bonilla y Inés Infante, labores librescas.
la viuda de Borja y Gandia), tratando de distinguir “estilos” o modalidades en
plecas, viñetas, orlas y grabados. Además de María de Sansoric, mujer de Pedro Ocharte, a quien los negros que
tiraban de las prensas no querían hacer caso mientras él estuvo preso por la

48 IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA 49


Inquisición, en el siglo XVII hubo otras mujeres en esa familia de impresoras. Para los siglos XVIII y XIX tenemos más nombres: Ángela Ruiz Machorro,* viuda
Melchor Ocharte (1599-1601) tuvo dos matrimonios: con Bernardina de Carrión, de Diego Fernández de León, albacea de la imprenta y de la cual se conocen
con quien tuvo un hijo llamado José de Ocharte; y con Magdalena de Salazar con dos impresos;r María Gertrudis de Correo y Burgos, mujer del impresor Francisco
quien tuvo una hija llamada Francisca de Salazar; Por su parte Luis Ocharte Figueroa Sánchez Pizero, con quien tuvo una hija que se llamó Ana María;s Ana Téllez
se casó también dos veces: con Ma. Dávila y con María de la O.m Aunque ambos Girón,* mujer de Manuel Antonio Valdés y madre de Alejandrot y Mariana
desaparecen pronto de la historia de la tipografía mexicana hemos encontrado Lobix, mujer de éste último.u En el XVIII encontramos además un documento
un posible descendiente de Melchor llamado Sebastiane de Ocharten que permitirá poner en contexto la labor de las impresoras poblanas. Se trata
de una prentesión de Pedro de la Rosa (1773) para que se le permita a su hija
El caso de Feliciana Ruiz nos lo hizo saber Pérez de Salazar quien publicó el y otras mujeres, imprimir. Se ordena sea con anuencia del administrador de la
testamento de Juan Ruiz (1670) en el que se nombra como albacea a su nieta imprenta perteneciente a los colegios.v La hija de éste y nieta de Manuela Cerezo
Feliciana. Ruiz muere en junio de 1675 dejando por herederos a Juan y Madalena era María Manuela de la Rosa y Ortega, quien fue pieza fundamental en la
hijos del primer matrimonio con Felipa de Santiago, y del segundo con Isabel de conservación del privilegio de impresión que esa imprenta familiar tuvo de que
Quiróz a Ángela (16 años), Gertrudis (9 años) y Domingo (14 años).o los papeles relativos a Puebla no se imprimieran fuera de la ciudad.w

El inventario de bienes de Ruiz se realizó en agosto de 1675 y en octubre de ese Hasta aquí mis nuevos apuntamientos.
año encontramos una solicitud de impresión de Feliciana. Lo confuso de esta
solicitud es que en ella se dice que Juan era el padre y no el abuelo de Feliciana. El futuro de las antiguas impresoras mexicanas
Ella muere en marzo de 1677 sin testar. Los pies de imprenta que aparecen Con todo lo dicho hasta aquí podemos decir que el actual estado de la cuestión
entre 1676 y 1678 mencionan a los herederos de Juan Ruiz, y sólo en un caso sobre el estudio de las impresoras novohispanas es alentador en la medida de
aparece “Juan Ruiz”. Por lo anterior podemos suponer que fue el hijo mayor que de cuatro años a la fecha hemos producido nuevos y mejor documentados
y homónimo de Juan Ruiz quien retomó el negocio familiar a la muerte de su trabajos y encontrado nuevas vetas documentales que nos confirman la presencia
sobrina Feliciana. Sin embargo aún no podemos saber las razones por las cuáles irremplazable de las mujeres en la imprenta novohispana. Si hoy tuviéramos
Medina menciona como heredero de Juan Ruiz a Feliciano Ruiz, un supuesto que trazar una nueva agenda de cara a reencontrarnos en un futuro próximo a
hijo del impresores quien trabajaba en el taller por lo menos desde 1669, ya que continuación daré nombres, temas y enfoques que deberíamos atender:
como vimos Ruiz no tuvo hijos de ese nombre. Como nota adicional queremos
mencionar que hemos localizado a un nieto de Juan Ruiz por vía de su hija Impresoras conocidas pendientes de estudiarse
Madalena, llamado Diego Ruiz de Castañedap quien coincidentemente es oficial Siglo XVI: María de Sansoric, viuda de Pedro Ocharte y madre de Jerórimo
de impresor. Siglo XVII: María de Espinosa, hija de Antonio de Espinosa y viuda de Diego
López Dávalos; Catalina del Valle, viuda de Pedro Balli; Ana de Herrera, viuda de
En nuestro contexto sería interesante averiguar más sobre la vida de Feliciana Diego Garrido; Feliciana Ruiz; Jerónima Delgado, viuda de Francisco Rodríguez
quien indudablemente se crió entre las prensas y cajas de letras de su abuelo.q Lupercio; Inés Vásquez Infante, viuda de Juan de Borja y Gandia
Según nuestra opinión, compartida por Ken Ward, ésta sería la primera impresora Siglo XVIII: Gertrudis de Escobar y Vera, viuda de Miguel de Ribera Calderón,
mestiza o de padres mexicanos, ya que María de Espinosa podría ser considerada Juana de León y Mesa, viuda de Francisco Ribera Calderón y Catalina Cerezo,
la primera impresora criolla por ser de padre español y madre mexicana. viuda de Miguel Ortega.

50 IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA 51


Sobre el enfoque monográfico deseo mencionar que Rosario Rodríguez siglos XVI, XVII y XX. Continuando con esa veta de estudio, Mercedes Salomón,
Torres está realizando su tesis de licenciatura en Bibliotecología en la UNAM Lourdes González con el apoyo del Dr. Manuel de Santiago y bajo mi coordinación
denominada La presencia femenina durante un siglo de quehacer tipográfico en y realizaremos un relevamiento de información similar en la Biblioteca Lafragua
la Nueva España. Su objetivo es hacer una compilación y estudio de los impresos de Puebla. Espero que en otros fondos emprendas este enfoque.
femeninos novohispanos del primer siglo temporal de la Nueva España, años
1539-1639, catalogando los impresos localizados en la Biblioteca Nacional de Por último y dada la notoria presencia de impresoras españolas que hemos
México y en el Archivo General de la Nación. detectado con la investigación para la exposición Las otras letras, considero
que habría que inicial estudios comparativos entre la producción novoshiapana
Sobre nuevos temas y enfoques es preciso profundizar en el análisis efectivo de la y la peninsular a fin de establecer semejanzas y diferencias pero sobre todo
producción más allá de los repertorios bibliográficos, es decir ir de lo cuantitativo para entender de forma más cabal la trascendencia de trabajo de las impresoras
a lo cualitativo para analizar ad géneros y clientes con los que las impresoras mujeres en el contexto del mundo hispánico.
estuvieron familiarizadas. Y de lo cualitativo pasar al análisis material para poder
atender las repercusiones de la acción de las mujeres en los aspectos pragmáticos La notoria presencia, en cantidad y calidad, de las impresoras novohispanas
y estéticos de las ediciones (volumen, ilustración y ornamentación). se hace aún más evidente si se la compara con el resto de la labor editorial
americana colonial, particularmente la de Perú y el Río de la Plata. En ambos
Respecto de los enfoques podríamos incorporar estudios que buscaran realizar lugares la imprenta estuvo asociada desde sus inicios con las órdenes religiosas
un tejido transversal de la presencia de la mujer en las diversas áreas de la cultura y constituyó un espacio predominantemente masculino. El único caso que
letrada: la escritura, la imprenta, la edición, la encuadernación y la venta de conocemos de impresora de otra región americana que no fuera México, es el
libros. A este respecto es importante recordar que varias de nuestras impresoras de Juana Martínez Batres, viuda de Sebastián de Arévalo (Activa entre 1772 y
novohispanas fueron también libreras como algunas de las mujeres de la familia 1800) impresora la Guatemala y de la cual hemos dado cuenta en la exposición
Calderón y Benavides, María Fernández de Jáuregui y, como ha demostrado de Mujeres impresoras en la Biblioteca Lafragua.
Carreño, también las monjas poblanas.
Por todo lo anterior debemos reconocer que si queremos contribuir al estudio
En relación con el impacto de la edición de casas de mujeres en la vida cultural de la historia del libro y la imprenta en Nueva España no podemos seguir
colonial se deberá estudiar la presencia de sus impresos en las bibliotecas y olvidando el papel que tuvieron las mujeres. Sabemos que el rezago en los
fondos antiguos. Sobre este punto Elvia Carreño ha descrito la constitución de estudios incluyentes no es privativos de la historia del libro y la imprenta y
fondos como el de Vizcaínas en México, y Carmelitas y Dominicas en Puebla. La que no todos los intentos por corregir las historias parcializadas se han hecho
presencia de las impresoras en la constitución de fondos contemporáneos es un desde una perspectiva de género; en otras palabras, no basta enumerar a una
terreno aún por abordarse. A este punto quisiera mencionar mi trabajo realizado serie de personajes femeninos para hacer una historia feminista, en este caso
entre 2004 y 2005 sobre la presencia de las mujeres en el Fondo Antiguo de la una historia feminista de la imprenta. Sin embargo, independientemente de lo
Biblioteca Central de la UNAM (FA de la BC) asesorado por Isabel Chong,x donde militante de las premisas que definen los trabajos de rescate, la visibilización de
se localizaron más de 100 ejemplares de cuatro siglos de imprenta. Los temas las mujeres será siempre un paso ineludible y deseable y ése ha sido uno de los
fueron variados al igual que las procedencias. La distribución de títulos por siglos objetivos de esta presentación.
refleja una amplia representación de los siglos XIX y XVIII, y en menor medida los

52 IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA 53


Fuentes de consulta: Garone Gravier, Marina, El género en la teoría y la práctica del diseño: una
aproximación a la literatura sobre el tema, comunicación presentada en el
Amor de Fournier, Carolina et al., La mujer en la tipografía mexicana, México, Primer Congreso Nacional de Teoría y Práctica del Diseño, Posgrado de Diseño
La Prensa Médica Mexicana-El Colegio de México, 1972, 26 p. Industrial unam, México, 2001.
Andrade, Vicente de Paula, Ensayo bibliográfico mexicano del siglo xvii, México, González de Cossío, Francisco, La imprenta en México (1553-1820). 510
Museo Nacional, 1899, 803 p. adiciones a la obra de José Toribio Medina, México, unam, 1952.
Araujo, Eduardo F., Primeros impresores e impresos en Nueva España, México, Grañén Porrua, Isabel, et al., La historia de la imprenta en Oaxaca, Oaxaca,
Miguel Ángel Porrúa, Aniversario I, 1979, 102 p. + láminas. Biblioteca de Burgoa-UABJO, 1999.
Carreño, Elvia, “El Colegio San Ignacio de Loyola, Vizcaínas y la Imprenta Grañén Porrúa, María Isabel, “Francisca Flores y su imprenta”, Apoyo de Archivos
femenina”, Apoyo de Archivos y Bibliotecas de México, A. C. y Bibliotecas de México, A. C. (ADABI, www.adabi.org.mx).
(ADABI, www.adabi.org.mx). Griffin, Clive, Los Cromberger. La historia de una imprenta del siglo xvi en Sevilla
Carrera Stampa, Manuel, Los gremios mexicanos. La organización gremial y Méjico, Madrid, Instituto de Cooperación Iberoamericana-Ediciones de
en Nueva España (1521-1861), México, EDIAPSA, 1954. Cultura Hispánica, 1991, 384 p.
De los Reyes Gómez, Fermín, El libro en España y América. Legislación y censura Iguiniz, Juan B., La imprenta en la Nueva España, México, Porrúa Hermanos,
(siglos XV-XVIII), Madrid, Arco Libros, 2000. 1938, Enciclopedia Ilustrada Mexicana,
De la Torre Villar, Ernesto, Breve historia del libro en México, México, unam, Martínez Leal, Luisa, “Viudas de la tipografía”, en Revista DX, núm. 21, agosto-
Biblioteca del Editor, 1987, 188 p. septiembre de 2004, México.
De la Torre Villar, Ernesto, responsable, El libro en México, catálogo de la exposición Medina, José Toribio, Historia de la imprenta en los antiguos dominios españoles
organizada por el IIB-UNAM y la Embajada de México en la República Federal de América y Oceanía, Santiago de Chile, Fondo Histórico y Bibliográfico José
Alemana, s/f. Toribio Medina, 1958.
Documentos para la historia de la tipografía americana, México, sre, 1936, Medina, José Toribio, La imprenta en la Puebla de los Angeles (1640-1821),
Estrada Porrúa, Amalia, “Las mujeres y su aportación a la prensa periódica en la México, Universidad Autónoma de México-Instituto de Investigaciones
época colonial”, en Libros de México, núm. 74, agosto-septiembre de 2004, Bibliográficas, 1990.
México. Medina, José Toribio, La imprenta en México (1539-1821), México, Universidad
García Icazbalceta, Joaquín, Bibliografía mexicana del siglo xvi. Catálogo razonado Nacional Autónoma de México-Instituto de Investigaciones Bibliográficas,
de libros impresos en México de 1539 a 1600, México, fce, 1954, 591 p. 1989 (fascimilar de 1909),
Garone Gravier, Marina, “El enfoque de género en la teoría y la práctica del Montiel Ontiveros, Ana Cecilia y Luz del Carmen Beltrán Cabrera “Paula de
diseño”, Las rutas del diseño. Estudios sobre teoría y práctica, México, Editorial Benavides: impresora del siglo XVII. El inicio de un linaje”, en Contribuciones
Designio, 2003. desde Coatepec, enero-junio 2006, núm. 10, Universidad Autónoma del
Garone Gravier, Marina, “Herederas de la letra: mujeres y tipografía en la Nueva Estado de México, Toluca.
España”, Casa de la Primer Imprenta de América, México, UAM-Gobierno de Rodríguez Díaz, Fernando, El mundo del libro en México, México, Diana, 1992,
la Ciudad de México, 2004. 231 pp.
Garone Gravier, Marina, Diseño y género: una asignatura pendiente, comunicación Stols Alexandre, A. M., Antonio de Espinosa. El segundo impresor mexicano,
presentada en el Primer Congreso Internacional de Diseño Gráfico, Mérida, México, unam-bn-iib, 1989, 120 p.
Venezuela, 2003.

54 IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA 55


Stols Alexandre, A. M., Pedro Ocharte. El tercer impresor mexicano, México, e Libros de México, núm. 74, agosto-septiembre de 2004, México.
unam-bn-iib, 1990, 138 p. f Revista DX, núm. 21, agosto-septiembre de 2004, México.
Teixidor, Felipe, Adiciones a la imprenta en la Puebla de los Angeles de J. T. g Montiel Ontiveros, Ana Cecilia y Luz del Carmen Beltrán Cabrera “Paula de Benavides:
Medina, México, Universidad Autónoma de México-Instituto de Investigaciones impresora del siglo XVII. El inicio de un linaje”, en Contribuciones desde Coatepec, enero-junio
Bibliográficas, 1991, 2006, núm. 10, Universidad Autónoma del Estado de México, Toluca..
Torre Revelo, José, Orígenes de la imprenta en España y su desarrollo en América h El artículo planteaba además una serie de problemas de la bibliografía existente hasta
española, Buenos Aires, Instituto de Cultura Española, 1940, 354 p. ese momento, como por ejemplo vincular el contexto sociocultural y político que podría haber
Vaquero, Mercedes “La reina Sancha de León, mecenas de las artes y promotora favorecido el desempeño laboral de ciertas impresoras o comprender cuál pudo haber sido el
de un programa imperial”, en La mujer en la épica castellano-leonesa en su espacio específico de las mujeres dentro de la organización de las imprentas, sin embargo en ese
contexto histórico, México, UNAM, 2005, pp. 27-46. trabajo no se respondieron esos puntos.
Yarza Luaces, Joaquín, “La santa que lee”, en Teresa Suaret Guerrero y Amparo i Silvia Fernández, “El valor histórico del del testamento del Bachiller Josef Fernández de
Quiles Faz (eds.), Luchas de género en la historia a través de la imagen. Jáuregui”, Trabajo final del diplomado de Libro antiguo, 2006, inédito. Agradezco a la autora
Ponencias y comunicaciones, tomo I, Málaga, Servicio de Publicaciones del haberme proporcionado una copia del ejemplar.
Centro de Ediciones de la Diputación Provincial de Málaga (Cedma), 2001, j Los asteriscos junto a los nombres corresponden a nombres de los cuáles hemos
pp. 421-465. localizado información en el AGN de México
k Pérez de Salazar, 1924, p. 482.
l Catalina Agudo AGI, Contratación 5225-A N° 2, R. 19.
m Pérez de Salazar, p. 494.
Notas: n Archivo General de la Nación/ Instituciones Coloniales/ Regio Patronato Indiano./
a La mayor parte de la información de este texto ha sido publicada con anterioridad en Matrimonios (069)./ Volumen 192/ Expediente 39, 1633.
Marina Garone Gravier, “Herederas de la letra: mujeres y tipografía en la Nueva España”, Casa o Los nietos de Juan Ruiz fueron: un niño homónimo, Josefa Ruiz, Ana Ruiz de Castañeda,
de la Primer Imprenta de América, México, UAM-Gobierno de la Ciudad de México, 2004. En el Juana Ruiz de Castañeda, María Tirado y Micaela Ruiz de Castañeda.
presente texto se integraron nuevas fuentes secundarias que se han producido desde entonces p Archivo General de la Nación/ Instituciones Coloniales/ Regio Patronato Indiano./
hasta la fecha para presentar un estado de la cuestión más actualizado. Matrimonios (069)./ Volumen 145/ Expediente 12, 1708.
b El texto apareció en La Historia de la Imprenta en Oaxaca, 1999. Hubo otra edición en q Queda por aclararse también el caso de una homónima de Feliciana, con quien creemos
2004 que apareció bajo el título ¨Francisca Flores y la Imprenta en Oaxaca / 1685- 1720¨, más que seguramente existió algún tipo de parentesco. Se trata de la información de la viudez de
tarde el texto fue enriquecido y ampliado y se lo puede consultar en Adabi, en Artículos de Salvador de Quiroz Bailón quien estuvo casado con Feliciana Ruíz, enterrada en San Antton,
investigación de las sección bibliotecas y libro antiguo, www.adabi.org.mx Tepito. Pretende casarse en Texcoco en donde es vecino. México. Archivo General de la Nación/
c “El Colegio San Ignacio de Loyola, Vizcaínas y la Imprenta femenina”, en la página Instituciones Coloniales/ Indiferente Virreinal./ Cajas 4000-4999/ Caja 4025/ Título: Matrimonios
electrónica de Apoyo de Archivos y Bibliotecas de México, A.C. (ADABI, www.adabi.org.mx), en 4025 – 006, Fecha(s): 1737 Productores: Salvador de Quiroz Bailón, Feliciana Ruíz. Lo curioso
la sección de artículos de investigación de las sección “Bibliotecas y libro antiguo”. de este caso es que también coincide el apellido Quiroz que como vimos corresponde al de la
d Cabe aclarar que aquí se unieron dos formas de la construcción de las genealogías la segunda mujer de Juan Ruiz.
que se refiera a los lazos estrictamente familiares y la que establece vínculos entre talleres por la r Pérez de Salazar, p. 483.
compra o transferencia de materiales. s Pérez de Salazar, 508-9.

56 IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA 57


Lucrecia Infante Vargas
Instituto Cultural Helénico, Facultad de Filosofía y Letras, UNAM
t Fueron casados en 1763. En 1814 él ya era viuda, sin embargo habría que averiguar si
en algún momento aquella lo auxilió en la imprenta, Pérez de Salazar, p. 510. DE LECTORAS A EMPRESARIAS DE LA CULTURA.
u Alejandro Valdés Girón murió en 1833 y dejó testamento que no hemos visto, para MUJERES Y MEDIOS IMPRESOS EN MÉXICO DURANTE EL SIGLO XIX
aclarar el papel de su mujer.
v Archivo General de la Nación/ Instituciones Coloniales/ Gobierno Virreinal./ General de Resumen:
Parte. (051)/ Volumen 51/ 127/ (1773), Fojas: 133r-133v. El proceso mediante el cual las mujeres se insertaron en los diversos ámbitos de la
w Medina, La imprenta en Puebla, p. XXXVIII. escritura y la cultura impresa, forma parte de una extensa historia que, en el caso
x La metodología, la relación completa de las obras localizadas y la descripción de las de nuestro país, puede reconstruirse, por lo menos, desde el comienzo de la vida
fichas de segundo nivel, así como datos biográficos de algunas impresoras presentes en el FA novohispana. Como resultado de un lento, pero continuo ejercitamiento de la
de la BC, podrán leerse en Marina Garone Gravier, “La presencia de las impresoras en el Fondo escritura mediante la redacción epistolar, los diarios personales, la traducción, la
Antiguo de la Biblioteca Central de la Universidad Nacional Autónoma de México”, Ensayo sobre participación en tertulias, y la lectura (individual o en grupos), ciertos sectores de
el libro antiguo, Diplomado El Libro Antiguo, Facultad de Filosofía y Letras, División de mujeres –primero de las élites y luego también de las clases medias- pasaron de
Educación Continua y Dirección General de Bibliotecas-UNAM (en prensa). lectoras, a redactoras de sus propias ideas, y transitaron de una escritura privada
hacia otra que les permitió expresarse en el terreno de lo público, a través de
diversos medios impresos. Entre ellos las publicaciones periódicas, y de manera
especial aquellas que surgieron a lo largo de los últimos treinta años del siglo
XIX, mismas que además de dirigirse de manera concreta a un publico lector
femenino, también fueron realizadas, dirigidas y distribuidas por mujeres. Sobre
dicho conjunto de revistas tratará esta breve plática.

En la sesión del pasado miércoles, Mónica del Villar (editora de la bella y


prestigiada revista Artes de México), tuvo a bien compartirnos una serie de
estadísticas vinculadas a la vida editorial y el perfil de lectura en nuestro pais
durante 2007. De acuerdo con dichos cálculos, las revistas femeninas, entiéndase
las dirigidas en especial a un público lector de mujeres, ocupan el segundo lugar
de la producción nacional en este género editorial.

Quizá esta realidad no genera hoy en día asombro y mucho menos una reflexión
seria, como no sea la discusión que, por fortuna, sigue dándose en relación a
los estereotipos de belleza o de salud que la mayoría de estas revistas ofrece
a sus lectoras. No obstante, tanto esa discusión como la existencia misma de
esta avasalladora oferta de revistas para mujeres son resultado de una historia
todavía muy poco atendida en nuestro país: la de la actividad de las mujeres en
el ejercicio de la escritura y la cultura impresa a lo largo del siglo XIX.

58 IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA 59


En este breve trabajo se expone brevemente uno solo de los momentos de este Pasemos ahora a nuestras publicaciones. En términos generales, la escasa
largo proceso, el de los años comprendidos entre 1870 y 1970, periodo durante investigación que sobre todas ellas se ha producido plantea sin embargo una
el cual se generan los primeros proyectos editoriales creados por mujeres que serie de problemáticas a resolver que se vinculan directamente con el proceso
asimismo se dirigen a un público femenino. técnico formal de su elaboración. Me refiero a que, por ejemplo, no se sabe
Antes de revisar brevemente algunas de estas revistas, es preciso recordar que con precisión quién propone y elabora los diseños de portada, quien decide los
hacia la década de los años setenta, la presencia de la escritura femenina está eventuales cambios de su formato. Aun cuando por lo que sí se sabe sobre la
mas que constatada en la vasta producción de poesía, traducción, cuento, dinámica editorial sugiere que son las propias redactoras en jefe quienes toman
crónica social y teatral que las mujeres publican en los medios impresos desde la dichas decisiones, este sigue una de las áreas sobre las que se requiere todavía
segunda mitad del siglo. mucha investigación. Asimismo con relación al vínculo con las imprentas en
cuyas prensas ven la luz estas publicaciones, aunque, de nuevo, datos aleatorios
No debe olvidarse tampoco que los cambios generados a raíz del ingreso formal sugieren la frecuente existencia de lazos familiares.
de las mujeres al magisterio, (proceso inaugurado de manera oficial en 1869 Publicaciones representativas:
con la apertura de la Escuela Secundaria para Señoritas –transformada hacia
1890 en Escuela Normal de Profesoras), propician asimismo las condiciones para 1. 1870-1872 La Siempreviva. Órgano oficial de la sociedad de su nombre.
el surgimiento de las primeras revistas femeninas realizadas y dirigidas ya por Bellas Artes, ilustración, recreo, caridad. Redactada exclusivamente
mujeres, que entre el periodo por mi estudiado suman un total de 15, y de por Señoras y señoritas., Mérida-Yucatán. Dirigida y redactada por: Rita
las cuales solo esbozaré 9 de las más representativas (y sobre las que sabemos Cetina Gutiérrez, Gertrudis Tenorio Zavala, Cristina Farfán. Surge como parte
un poco más); tanto por su trascendencia en el terreno concreto del mundo de un amplio y ambicioso proyecto educativo y artístico dirigido a las mujeres
editorial decimonónico que aquí nos interesa: la participación de las mujeres, meridanas. Sus fundadoras son parte también de la primera generación de
como por su importancia como testimonios históricos del otro proceso que, en poetas mexicanas reconocida como tal, y al menos dos de ellas generarán más
mi opinión, corre paralelo al antes dicho: el del papel de la expresión escrita tarde otros proyectos editoriales.
en la conformación de una subjetividad propia, y una identidad colectiva de
lo femenino, desde una perspectiva sí femenina, entiéndase que emerge de la 2. 1873-1874 Las Hijas del Anáhuac. Ensayo literario, Ciudad de México.
vivencia de las mujeres. Imprenta del Taller de Artes y Oficios para mujeres. Dirigida por Concepción García
y Ontiveros, y un amplio equipo de redactoras que escriben con seudónimo.
Es el único caso en el que no existe duda sobre el vínculo directo entre las editoras-
Para una revisión detallada de las etapas anteriores mencionadas en la presentación, puede redactoras y las encargadas de la elaboración tipográfica, y la impresión de la revista
consultarse: Lucrecia Infante Vargas, “Del diario personal al Diario de México. Escritura femenina
y medios impresos durante la primera mitad del siglo XIX en México”, en Sara Beatriz Guardia 3. 1883-1890 El Álbum de la mujer, Ciudad de México. Dirigida por la española
(compilación y edición), La Escritura de la Historia de las mujeres en América Latina. El retorno residente en México Concepción Gimeno de Flaquer. Uno de los proyectos con
de las Diosas, CEHMAL, Perú, 2005; “De lectoras y redactoras. Las publicaciones femeninas
mayor éxito, establece un modelo editorial con secciones permanentes dedicadas,
en México durante el siglo XIX”, en Belem Clark de Lara y Elisa Speckman Guerra (editoras),
La República de las letras. Asomos a la Cultura Escrita del México decimonónico (volumen II), por ejemplo, a la Biografía de Mujeres, y la Crónica social. Es una de las revistas
México, UNAM-IIF-IIH, 2005; “De la escritura personal, a la redacción de las primeras revistas que nos permite rastrear con gran detalle la influencia de autoras españolas en
femeninas. Mujeres y cultura escrita en México durante el siglo XIX.”, en Relaciones, Revista del las noveles autoras mexicanas –tanto de poesía como ensayo-.
Colegio de Michoacán, 2008.

60 IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA 61


4. 1883-1893 El Correo de las señoras. Semanario escrito expresamente 8. 1896 El Periódico de las Señoras. Semanario escrito por señoras
para el bello sexo; Ciudad de México. En 1886, aparece como directora y y señoritas expresamente para el sexo femenino. Ciudad de México.
administradora la Sra. Mariana J. Viuda de Rico. Otro interesante caso de larga Dirigida sucesivamente por Guadalupe F. Viuda de Gómez Vergara, e Isabel M.
permanencia en el mercado editorial, aun cuando no se cuenta todavía con viuda de Gamboa. Administradora Virginia F. de Olvera. Imprenta de León y
una investigación que dirimir si la viuda del fundador original, quien asumió la Compañía.Esta es de las que nos muestra con toda claridad algunos aspectos de
responsabilidad legal de esta publicación durante la mayor parte de su existencia, la dinámica empresarial que iba de la mano con la elaboración de una revista,
participó directamente en la dirección y administración. no solo con respecto a la parte de los contenidos, sino de la producción material
y distribución del impreso. Esta revista nacio de la mano con una agencia de
5. 1886-1890 La República Literaria, Guadalajara, Jalisco. mensajería personalizada, la Agencia de Encargos para Señoras, cuya red de
Dirigida por Esther Tapia de Castellanos, José López Portillo y Rojas, y Manuel distribución abarcaba prácticamente todo el territorio nacional.
Álvarez del Castillo. Un interesante ejemplo de proyectos donde las mujeres
ocupan un importante papel en la toma de decisiones editoriales, pero no 9. 1904-1907 La mujer mexicana. Revista mensual consagrada a la
sabemos si lo hacen también en otros terrenos. Sin embargo, el caso de esta evolución y perfeccionamiento de la mujer mexicana. Dirigida, redactada
escritora, y el de la directora de la siguiente revista, dan pistas para suponer y sostenida sólo por Señoras y Señoritas, Ciudad de México. Dirigida
que ellas dedicaban gran parte de su tiempo a sus publicaciones, entre otras, sucesivamente por Dolores Correa Zapata, Victoria Sandoval de Zarco, Laura
la referencia constante de que los ingresos reportados por esta actividad, les Méndez de Cuenca, y Luz Fernández viuda de Herrera.A semejanza de la primera
permiten mantener a sus hijos, y enfrentar así su condición de viudas. revista comentada, esta publicación va también de la mano con un proyecto
educativo y cultural más ambicioso, el de la llamada Sociedad Protectora de la
6. 1887 La Palmera del Valle. Periódico quincenal, religioso, científico y Mujer, considerada por sus fundadoras como la “primera asociación feminista
literario, Guadalajara, Jalisco. Dirigida por Refugio Barragán de Toscano en México”, y en la cual se dan cita muchas de las escritoras que ya consolidadas
o todavía muy jóvenes emprenden la escritura como una actividad formal.
7. 1887-1889 Violetas del Anáhuac, Ciudad de México (inicialmente Hijas
del Anáhuac -del 1º. Diciembre de 1887 al 22 de enero de 1888. Dirigida Consideraciones finales
sucesivamente por Laureana Wright de Kleinhans, y Mateana Murguía de El breve esbozo aquí presentado sobre este conjunto de publicaciones periódicas
Aveleyra. Ha sido una de las privilegiadas por la investigación, quizá porque es solo un fragmento, o quizá sea más preciso decir un eslabón, de un largo y
rastrear a la primera de sus directoras ha sido relativamente más sencillo gracias lento proceso a través del cual las mujeres se apropiaron de la palabra escrita
a la amplia obra escrita por esta mujer –la mayoría como ensayos publicados para dejar registro de su vida, sus emociones e ideas. Es también sólo uno de los
en esta y otras revistas de la época, pero que llegaron a convertirse en libros muchos escenarios que se vinculan con la historia de las mujeres como productoras
(Mujeres Notables mexicanas, Educación errónea de la mujer y medios de cultura impresa. Una historia que, ya desde la crítica literaria, la historia de las
para corregirla). Por otra parte, las ideas difundidas por esta revista sobre el mujeres y de género, la historia de la lectura, de la cultura impresa, así como de
derecho de las mujeres a educarse profesionalmente, es decir a ingresar en las la interacción de todas estas perspectivas de análisis, ofrece una riqueza todavía
entonces llamadas “profesiones liberales” (medicina, leyes-odontología), entre insospechada para el abordaje de procesos vinculados con la historia intelectual,
otras, son también representavias de la discusión que al respecto atendieron cultural, social, de la tipografía por supuesto, e incluso de una historia política,
otras muchas publicaciones de la época, y no sólo de mujeres. pero con acentos en los que no estamos tan acostumbramos en reparar.

62 IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA 63


Lydia Elizalde
Facultad de de Artes
Por ejemplo, muchos de los más recientes trabajos relacionados con la prensa Universidad Autónoma del Estado de Morelos
femenina decimonónica han mostrado cómo en la medida que profundizamos
en la biografía de las y los protagonistas de esta memoria histórica, y en la MUJERES EN EL DISEÑO DE REVISTAS CULTURALES, 1970 - 2008
historia de cada uno de los proyectos editoriales que dirigieron su atención Presencia, profesionalización, permanencia y reconocimiento califican
a un público femenino, se encuentran nuevos elementos de análisis para el trabajo de las mujeres en el diseño de publicaciones periódicas
comprender mejor, e incluso reinterpretar, el papel que las mujeres jugaron contemporáneas mexicanas que se han desarrollo de 1970 hasta los
en el afianzamiento y transmisión de mecanismos culturales cruciales para la primeros años del presente siglo.
configuraron de las identidades políticas surgidas al calor de la modernidad y el
progreso decimonónicos, como por ejemplo la de la ciudadanía. Desde finales de los años cuarenta, periodistas, artistas visuales y promotores
de la cultura dieron impulso a la creación de suplementos y revistas culturales
En otra perspectiva, a primera vista diferente pero del todo relacionada con desde los principales diarios nacionales y en instituciones públicas.a A través
dicho proceso; y tal como atinadamente refirió Amparo Espinosa en la sesión de la forma impresa -diagramación, tipografía e imaginería- se crearon revistas
pasada al compartirnos la experiencia de las historias de vida publicadas por originales con cualidades estéticas.b
DEMAC; la escritura juega también un papel crucial en el complejo proceso de
conformación de la subjetividad individual, e incluso todavía más en la recreación Se suma a esto la influencia de las experiencias europeas en la enseñanza del
o transformación de la identidad –propia o colectiva- cuando, al cruzar el umbral diseño gráfico para la formación de profesionales; y es a partir de los años
de lo privado, la palabra, la idea, se insertan en el espacio de lo público y se sesenta cuando se inició esta especialidad en varias instituciones de educación
imprimen en la página de un libro, de un periódico, una revista, un volante, un superior en México. En 1962 se fundó en la Escuela de Diseño y Artesanías del
cartel, etc. Instituto Nacional de Bellas Artes una carrera técnica artesanal de tres años con
un enfoque a la publicidad y al diseño gráfico. Sin embargo, la Universidad
Así pues, creo que gracias al legado cultural heredado por los proyectos editoriales Iberoamericana fue la primera en establecer la licenciatura en Diseño Gráfico a
antes referidos, muchas de las aquí presentes tenemos hoy en día un sin fin de finales de los años sesenta. En 1971, en la Escuela Nacional de Artes Plásticas de
posibilidades de lenguajes (escritos, visuales, gráficos) para expresar nuestras la Universidad Nacional Autónoma de México, entró en vigor el plan de estudios
emociones e ideas. para la Licenciatura en Artes Visuales, en donde, además de las disciplinas propias
de las artes como pintura, escultura y grabado, se incorporaron nuevas materias
Gracias a todas aquéllas que antes de nosotras se empeñaron en tomar una como educación visual, diseño básico, diseño gráfico, arte cinético, fotografía.
pluma y desafiar la difícil tarea de enfrentarse a una página en blanco (hoy en día
por supuesto esta imagen es una metáfora que podemos identificar con muchos En 1973 se introdujo, en la ENAP, la licenciatura de Diseño Gráfico respondiendo
otros símbolos: entre ellos la brillante pantalla de una computadora), muchas de
a la demanda y a la importancia que empezaba a tener este oficio en el desarrollo
nosotras podemos decir que, aun cuando no necesariamente nos dediquemos
cultural, social y económico del país. Posteriormente, a finales de los setenta
a escribir cuentos, novelas o poesía, también somos mujeres de palabras, de
pluma y tinta, de color, de dibujos, de ideas, que somos, en resumen, Mujeres y durante los ochenta, otras universidades públicas y privadas instauraron la
de letras. licenciatura en diseño gráfico: la Universidad InterContinental, Universidad La
Salle, Universidad Anáhuac, Universidad Autónoma Metropolitana y Universidad

64 IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA 65


de las Américas en Puebla, entre las principales. Algunas otras incluyeron, dentro – Natalia Rojas, hace la propuesta gráfica en Tierra Adentro, en la nueva
de la licenciatura en comunicación, el diseño gráfico como una especialidad, tal época de su publicación a partir de 1989. La imagen presentada por
es el caso del Tecnológico de Monterrey. Natalia es una de las más versátiles por el uso de diferentes lenguajes
visuales que enriquecen las portadas y las diferentes secciones de las
La carrera de diseño gráfico es actualmente una de las carreras con mayor páginas interiores.
porcentaje de mujeres en formación y sobresale por el número de profesionistas – Mónica Gilardi, Karen Kelley y Celine Zagury se destacan en el
ocupadas en el país.c Cuatro décadas de formar profesionales en el diseño de desarrollo creativo de la revista independiente Origina, 1993, con
la imagen visual en México ha dado como resultado profesionalismo en las recursos visuales intertextuales manipulados digitalmente y propuestas
diferentes funciones del diseño editorial: dirección de una publicación, edición, tipográficas.
dirección de arte o coordinación de arte, diseño gráfico y formación, fotografía – Brenda Solis en el diseño gráfico en Luvina, Universidad de Guadalajara,
e ilustración. 1996, presenta una revista sobria y funcional.
– Lorena Noyola se hace cargo del diseño gráfico en la revista Alquimia
Forma visual de 1999 a 2006. Con un minucioso tratamiento visual, preserva las
Diseñar una revista es comunicar y expresar un contenido con signos visuales características icónicas de materiales historiográficos; además presenta
que actúan como catalizadores de comprensión en la dinámica que se da entre una cuidada solución tipográfica a la investigación documental.
el autor, de textos o imágenes, con el editor-diseñador. La forma visual es una – Mayte Amescua, directora de arte, en la revista independiente Letras
escritura universal que está sujeta al proceso de producción y al significado que Libres 1999, sigue el modelo de revistas norteamericanas de información
le confiere el emisor desde su inicio y el receptor final de acuerdo con patrones especializada con la utilización en sus portadas de diferentes géneros
culturales y circunstancias históricas. Los nombres de diseñadoras independientes expresivos: fotografía, ilustración, caricatura, fotomontaje y hace una
y de grupos de diseñadores, de ambos sexos, empiezan a distinguirse por su propuesta original con ciertos elementos de identidad nacional.
práctica en este amplio campo de trabajo. En esta sesión, destaco el trabajo – Carolina Valdez siguiendo el concepto gráfico original de la revista
profesional de las siguientes diseñadoras de reconocidas revistas culturales: Inventio realiza la formación gráfica de la publicación semestral de la
– María Shelley una de las pioneras en la gráfica editorial, diseñó para la UAEM, 2006.
revista independiente FEM, 1970, realizada desde su dirección y edición – Daniela Rocha, se hace cargo del diseño gráfico en la Revista de la
por mujeres. Universidad de México, UNAM, desde 2003, durante la dirección de
– Azul Morris se incorpora al equipo de diseñadores de la revista Ignacio Solares. Es la primera ocasión, en la historia de la más importante
independiente Artes de México, de 1988 a 1990 y Mónica Puigferrat revista de difusión de la cultura en México, que una mujer realiza su diseño.
estuvo a cargo de varios números monográficos de este libro-revista
durante la década de 1990.d

66 IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA 67


En el Catálogo de revistas de arte y cultura, editado por Consejo Nacional Notas:
para la Cultura y las Artes en 2006,e la lista de directoras, editoras y diseñadoras a Fernando Benítez, promotor de la difusión de la cultura en publicaciones periódicas,
fue director del diario El Nacional y formó la Revista Mexicana de Cultura (1947-1948) y los
es más de una veintena; también es sobresaliente la profesionalización de la
suplementos culturales de diferentes periódicos de circulación nacional: Novedades, México en
mujer contemporánea en la edición de libros, ya sea como editora, coordinadora la Cultura (1949-1961), en Siempre!, La Cultura en México (1962-1971), en el unomásuno,
y diseñadora. Entre las cualidades de la mujer para desarrollar el trabajo de Sábado (1977-1986) y en La Jornada, La Jornada Semanal (1987-1988). De estos tres

edición destacan, además de una formación profesional, el detallismo y el últimos suplementos, Carlos Monsiváis y José Emilio Pacheco fueron colaboradores eficaces y
determinantes en su contenido y hechura.
seguimiento de tareas simultáneas, lo que permite que su presencia en ediciones
sea altamente requerida y valorada. b Vicente Rojo habla de la importancia de las cualidades estéticas en las publicaciones
periódicas. En Vicente Rojo, cuarenta años de diseño gráfico. Suplementos culturales. Trama
Estilos Visual, Era. México, 1990. p. 34.
El discurso visual en las revistas presentadas es resultado del manejo profesional
c Al cuarto trimestre de 2007, el porcentaje de mujeres profesionistas ocupadas con
de las variables gráficas, y así, la construcción de portadas y páginas interiores
respecto al total de profesionistas ocupados en el país es de 40%. Las áreas profesionales en
se ha convertido en una muestra de las tendencias formales del desarrollo del
donde las mujeres representan a más de la mitad del total de profesionistas ocupados son
diseño gráfico en el país. Humanidades, Educación, Artes y Ciencias de la Salud […] El Diseño Gráfico, se clasifica en
el grupo las carreras de nivel licenciatura que preparan profesionistas con conocimientos para
transmitir imágenes visuales, mediante la configuración, estructuración, sistematización y
Por otro lado, la manipulación creativa de la tipografía y de las imágenes ha
realización de mensajes significativos a través de: formatos tipográficos, publicaciones, carteles,
permitido asegurar la amplia recepción de mensajes, desde su hechura formal
folletos, tarjetas, catálogos, cubiertas, camisas, etc., que son divulgados a través de los distintos
hasta su contenido textual. En estas transformaciones intencionales cada medios de información; por esta razón se vinculan estrechamente con la comunicación, publicidad
diseñadora ha construido su idiolecto, su estilo personal de representar y y mercadotecnia. Características de los profesionistas ocupados dedicados a la práctica gráfica:

amalgamar diferentes signos gráficos. En el diseño gráfico en revistas, que se 70 de cada 100 son asalariados, 49 de cada 100 son mujeres, 53 de cada 100 trabajan en la
zona Centro, 44 de cada 100 laboran en servicios profesionales, financieros y corporativos, 54
ha producido en los últimos 38 años en México y que brevemente presento en
de cada 100 se ocupan como pintores, escultores, dibujantes, diseñadores y similares. http://
este breve ensayo, hay elementos visuales, tratamientos expresivos que permiten
www.empleo.gob.mx/wb/BANEM/BANE_tendencias_de_empleo_de_las_carreras_profesi, en
reconocer formas culturales, icónicas y temáticas, que confluyen y enriquecen la Portal del empleo STPS, consulta marzo 3, 2008.
identidad nacional.
d Diseñadora entre otros números de la Revista-libro. Número 27, El tequila, arte
tradicional de México. Noviembre-Diciembre de 1994.   

e Catálogo de revistas de arte y cultura. Fondo Editorial Tierra Adentro, Conaculta,


México, 2006.

68 IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA IMPRESORAS, EDITORAS Y DISENADORAS EN LA HISTORIA 69


Más que viudas y huérfanas:
las mujeres en el mundo editorial.
El diseño de imagen del ciclo de conferencias
realizadas en el Centro Cultural España en México,
fue realizado por Alejandra Guerrero Esperón.
Para la composición usó la fuente Tlayuda
de Gabriela Varela y Frutiger
del tipógrafo homónimo.

MMVIII

70 EDITORAS CONTEMPORÁNEAS EN BUSCA DE LECTORES EDITORAS CONTEMPORÁNEAS EN BUSCA DE LECTORES 71


72 EDITORAS CONTEMPORÁNEAS EN BUSCA DE LECTORES