Está en la página 1de 5

ACTIVIDAD 2 - ENCUENTRE LA IMAGEN

Presentado Por:

LAURA PATRICIA PINTO CARVAJAL

Código

Docente

FACULTAD DE CIENCIAS HUMANAS Y SOCIALES

PROGRAMA DE PSICOLOGÍA

CÁTEDRA IBEROAMERICANA: ESCUELAS PSICOLOGÍAS DINÁMICAS

2020
Mecanismos de defensa:

La Represión

La represión primaria: Ocurre exclusivamente en el Inconsciente y permite la inscripción en


la psique de la representación de la pulsión sexual, lo que permite que el sujeto sea capaz
de desear y buscar el cumplimiento de su deseo. Se podría decir que es la creación de un
vacío o una falta gracias a la cual el sujeto podrá desear completarla, al mismo tiempo que
le dará la fuerza al aparato psíquico para mantener inconscientes aquellas vivencias que le
recuerden que esta falta existe.

La represión secundaria: También llamada represión propiamente dicha.


Cuando una representación se vuelve intolerable para el Yo, el aparato psíquico la reprime,
volviéndola inconciente, por lo que el sujeto la “ olvida” (o, más bien, desconoce que
la recuerda). El yo sigue como si nunca hubiera ocurrido dicho acontecimiento
hasta el fracaso de la defensa, tras lo cual vuelve a intentar reprimir la representación o
bien, se vale de otros mecanismos para someterla y mantenerla olvidada.

Forclusión: Según Jacques Lacan, este mecanismo es como una represión pero mucho más
radical y se encuentra a su mismo nivel (es decir, previo a los retornos de lo reprimido).
La forclusión ocurre cuando el sujeto se encuentra con una representación o significante
que le genera tanta angustia que es incapaz de reprimirlo, pues para hacerlo necesita
previamente aceptar su existencia. Es decir que el sujeto rechaza de tal forma esta
representación que rehúsa su existencia misma, produciendo la forclusión de ese
significante, el cual no entra nunca al cúmulo de representaciones inconscientes, a
diferencia de aquellos contenidos reprimidos.

Formación reactiva

El sujeto, ante el retorno de una representación reprimida, manifiesta su total opuesto


como una forma de defenderse ante este conflicto o amenaza. Por ejemplo, un
niño odia a su hermano menor pero se siente culpable por dichos sentimientos y los
reprime. Otro ejemplo conocido se encuentra en la película “El sexto sentido”. En ella
una adolescente muere a causa de una supuesta larga y desconocida enfermedad. Sin
embargo se revela luego que era la madrastra quien la enfermaba, la misma que
manifestaba un enorme amor y cuidado hacia la niña como formación reactiva.

Conversión histérica
Muy parecida a la actual hipocondría, el sujeto reprime la representación a cambio de
manifestar un síntoma físico como incapacidad para hablar o mover ciertas partes del
cuerpo. Esta discapacidad generalmente guarda un nexo lógico con aquello reprimido.
Un caso famoso de Freud, en los inicios de su teoría, es el de Elizabeth von R., quien
sufría de una parálisis en las piernas. A través del análisis, Freud descubre en ella
deseos de casarse con su cuñado y culpa a raíz de dicho deseo por haber tenido ese
pensamiento en el funeral de su hermana. Una vez el recuerdo es “
revivido” y Elizabeth admite lo que siente, su parálisis se cura.

Introyección: La Introyección, muchas veces llamada identificación, comprende


la adquisición o atribución de características de otra persona como si fueran de
uno, probablemente sea porque resuelve algunas dificultades emocionales en mi
propio self. Por ejemplo, si se le deja solo a un niño con mucha frecuencia, él
intenta convertirse en “papá” de manera de disminuir sus temores. En ocasiones les
vemos jugando a con sus muñecos diciéndoles que no deben tener miedo. También
podemos observar cómo los chicos mayores y adolescentes adoran a sus ídolos
musicales, pretendiendo ser como ellos para lograr establecer una identidad.

Vuelta contra sí mismo (agresión contra si mismo): Agresión contra el propio


self es una forma muy especial de desplazamiento y se establece cuando la persona
se vuelve su propio blanco sustitutivo. Usualmente se usa cuando nos referimos a
la rabia, irritabilidad y la agresión, más que a impulsos más positivos. Constituye
la explicación freudiana para muchos de nuestros sentimientos de inferioridad,
culpa y depresión.

Transformación en lo contrario: La transformación en lo contrario y la vuelta


contra sí mismo probablemente sean independientes del grado estructural psíquico
alcanzado, y tan antiguos como los instintos, por lo que constituyen los
mecanismos de defensa más primitivos empleados por el yo.
BIBLIOGRAFIA

1. Freud, S.: La interpretación de los sueños, Amorrortu Editores (A.E.), tomo


IV, Buenos Aires, 1976.
2. Freud, S.: La negación, A.E., XIX, ídem.
3. Freud, S.: Pulsiones y destinos de pulsión, A.E., XIV, ídem.
4. Freud, S.: La represión, ídem.
5. Freud, S.: Lo inconsciente, ídem.
6. Freud, S.: Puntualizaciones psicoanalíticas sobre un caso de paranoia
(Dementia paranoides) descripto autobiográficamente, XII, ídem.
7. Freud, S.: Un recuerdo infantil de Leonardo da Vinci, XI, ídem.
8. Lacan, J.: El Seminario. Libro 3: Las psicosis, Paidós, Buenos Aires, 1994.
9. Freud, S.: Las neuropsicosis de defensa, III, ídem.
10. Freud, S.: Las neuropsicosis de defensa, Amorrortu Editores (A.E.), tomo III,
Buenos Aires, 1976.
11. Freud, S.: Estudios sobre la histeria, II, Buenos Aires, 1976.