Está en la página 1de 3

Santiago Castaño Ramírez

201922039

Visión, Raza y Modernidad: Una economía visual del mundo andino de imágenes

Deborah Poole, doctora en Antropología de la Universidad de Illinois, redactó este


texto en el año 1997. El capítulo III de este escrito analiza la drástica transformación que se
dio en cuanto a la comprensión europea de raza. La autora sostiene que sólo entendiendo i)
la relación entre el espacio y la percepción en la obra de Buffon; ii) las técnicas de
espacialización y visualización de Humboldt; y iii) el surgimiento de un lenguaje de
equivalencias de D’Orbigny sobre las “razas” suramericanas, se puede comprender ese giro
radical del pensamiento europeo.

La autora comienza el capítulo haciendo referencia a la obra de Buffon. Poole explica que
él dirigió el Jardín del Rey, uno de los principales centros de investigación de Europa,
convirtiéndose de esta forma en uno de los autores más leídos del continente (p.81). Así
pues, su teoría acerca de cómo el clima podía hacer que los organismos aumentaran o
disminuyeran de tamaño (p.82), de cómo ni la herencia racial ni Dios tenían algo que ver en
la reproducción (p.84), de cómo la piel humana podía cambiar de color con el clima (p.85),
de cómo el cuerpo sensorial constituía el punto de partida necesaria para cualquier intento
de clasificar el mundo natural (p.87), y de cómo el hombre juzga la historia natural
dependiendo de qué tan útil y estrecha es la relación con esta (p.87), se esparció por el
mundo académico, de modo tal que tuvo varios detractores. Es importante notar que este
punto de vista, este lenguaje que utiliza Buffon, posee cierta afinidad con el discurso
moderno de nación (p.86), mucho más que con el discurso de raza. De cualquier modo, el
trabajo de Buffon es, en cierta forma, el punto de origen del concepto de raza.

De allí que el botanista Alexander von Humboldt arremetiera contra esos principios
perceptivos del mundo concéntrico y táctil de Buffon, para reemplazarlos por un discurso
tipológico y fisiognómico sobre la experiencia visual (p.91). De esta forma, Humboldt
estimaba que la tarea científica consistía en medir el efecto total acumulativo del todo, por
tanto, los científicos deberían reemplazar el particularismo botánico con una visión
totalizadora (p.93). Si bien el trabajo de Humboldt y el de Buffon son diametralmente
opuestos, la autora argumenta que ambos opinaban que el mundo es de regiones (p.92) y se
oponían férreamente al “proyecto particularizante de la botánica linneana”. Es evidente en
este punto que el trabajo de Humboldt sienta las bases para el argumento del siguiente
investigador.

Finalmente, Poole presenta el pensamiento de un tercer y cuarto autor: D´Orbigny y


su mentor Cuvier, respectivamente. Poole explica que la visión de estos dos anatomistas,
quienes esquematizaba a partir de la estructura anatómica de los organismos, fue
fundamental para entender la obra de Humboldt, que a su vez es esencial para entender el
cambio que se dio sobre el concepto de raza, pues si bien su teoría no estaba muy dispuesta
a involucrar al sujeto humano, tenía relevancia para los fundamentos espaciales y visuales
de un nuevo discurso sobre la raza, cuya base estaba en la biología. El texto deja claro que
el discurso moderno de raza tiene sus orígenes en obras espacializadoras, tipológicas y
comparativas (p.109).

Pese a que la lectura de este texto es amena, pues la autora lo redactó en forma de
narrativa, hay ciertas instancias donde los conceptos que Poole intenta expresar no quedan
del todo claros. Esto se debe a que ella emplea una terminología dentro del texto que va en
contravía del significado cotidiano de esas palabras, por lo tanto, el lector se pierde en esa
incertidumbre semántica. Aun así, queda muy claro cómo se logró convertir al nativo
americano en un objeto, cómo se engendró el discurso actual de la raza. Resulta muy
peculiar aproximarse a los pueblos de Suramérica como objetos a partir de un análisis
anatómico, pues es contraintuitivo que, de un análisis que se empeña en ser científico,
empírico y verídico, resulte una conclusión tan problemática como lo es el tema de las
razas. Por todo y pese a todo lo anterior, el texto de Deborah Poole es cautivador e
iluminador.
Referencias

Poole, Deborah. 1997. Visión, raza y modernidad. Princeton: Princeton University


Press. Capítulo III

También podría gustarte