Está en la página 1de 2

Ensayo sobre la Lectio Divina en el Instrumentum Laboris del Sínodo de la

Palabra
Alumno: José Luis Varela Guevara

En el Instrumentum Laboris sobre la palabra de Dios en la vida y en la misión de la


Iglesia encontramos un claro reconocimiento de la importancia de la Lectio Divina y
de la necesidad de impulsar su práctica para todos los fieles sin importar su
condición.
Podemos que este documento eclesial se detiene a revalorizar la Palabra de Dios
en la Vida de la Iglesia, pues “la Palabra de Dios por excelencia es Jesucristo,
hombre y Dios”, que “revela el misterio de Dios Uno y Trino”. Así desde el prefacio
del documento nos vamos introduciendo en el misterio de la Palabra pues se busca
una lectura cristológica y pneumatológica que “permita la ascensión de la letra al
espíritu, de las palabras a la Palabra de Dios”, y como iremos viendo a lo largo de
esta valioso documento se busca “el redescubrimiento de la Palabra de Dios” para
lograr que la Iglesia pueda rejuvenecerse y conocer una nueva primavera:
Así, la finalidad del sínodo que se preparó con este documento se propone extender
y reforzar la práctica del encuentro con la Palabra de Dios como fuente de vida, para
lograrlo el sínodo se propone, entre otras cosas; estimular en todos los ambientes
la práctica de la Lectio divina, debidamente adaptada a las diversas circunstancias.
Si bien en el instrumentum se reconoce que ya hay en la Iglesia una “práctica
incipiente pero fructuosa de la Lectio Divina”.
En el numeral 38. De este documento tenemos desarrollado toda una síntesis sobre
la Lectio Divina; que es “el encuentro orante con la Palabra de Dios”, donde se
enfatiza que “El Espíritu, a través del Magisterio, la propone como elemento
pastoralmente significativo y que ha de ser valorizada en la vida de la Iglesia”, para
todos los fieles (sacerdotes, religiosos y laicos), “que pueden encontrar en esta
forma de lectura un medio accesible y practicable para entrar personal y
comunitariamente en la Palabra de Dios”.
Se recuerda en este punto el magisterio de los Papas especialmente San Juan
Pablo II; “Es importante leer la Biblia de un modo muy personal, en una
conversación personal con Dios” y Benedicto XVI; “quisiera recordar y recomendar
sobre todo la antigua tradición de la Lectio Divina; la lectura asidua de la sagrada
Escritura acompañada por la oración realiza coloquio íntimo en el que, leyendo, se
escucha a Dios que habla y, orando, se le responde con confiada apertura del
corazón”.
Así este importante documento concluye en este numeral 34 que la Lectio Divina
debe poder transformarse en fuente que inspira las diversa prácticas de la
comunidad cristiana, otro objetivo es hacer madurar a la persona en la lectura de la
Palabra y hacerla capaz de un discernimiento sapiencial de la realidad, reafirmando
el documento se atreve a decir que la Lectio Divina es una realidad sin la cual no
seremos auténticos cristianos en un mundo secularizado, pues se requiere de la
escucha de la Palabra del Señor y de la percepción misteriosa del Espíritu Santo en
el Corazón.
En el numeral 41. Algunas notas hacen alusión al Lectio Divina citando la Dei
Verbum y algunos Padres de la Iglesia: “a la lectura de la Sagrada Escritura debe
acompañar la oración para que se realice el diálogo de Dios con el hombre, pues a
dios hablamos cuando oramos, a Dios escuchamos cuando leemos sus palabras”
(DV 25). “Es necesario iluminar a los fieles acerca de lo que ofrece la lectura de la
Biblia hecha con fe en la vida del cristiano, si él mismo sabrá hacer de su corazón
una biblioteca de la palabra” (Origenes).
Concluyo a partir de la lectura del Instrumentum Labores que la promoción y puesta
en práctica de la Lectio Divina para la vida de los fieles cristianos, tanto personal
como comunitariamente, es uno de los objetivos que se propone este documento y
que sin duda, como hemos visto, va a impulsar la vida de la Iglesia, he comprendido
que la Lectio Divina necesariamente debe convertirse en alimento espiritual para
todo cristiano porque es un método que ha producido mucho fruto a lo largo de la
historia de la Iglesia;necesitamos ahora difundirlo y hacerlo asequible a todo los
cristianos sin importar su condición apoyándose en los medios masivos de
comunicación.

También podría gustarte