Está en la página 1de 8

UNICERVANTES

FACULTAD DE TEOLOGÍA
PATROLOGÍA I
PROFESOR: P. FRAY ALEJANDRO ACEVEDO
GERMAN ALONSO VERA PEÑA

Introducción

Dentro del siguiente trabajo se hará un recorrido por algunos padres de la Iglesia, con
mayor énfasis en San Basilio Magno, aunque es posterior al Concilio de Nicea, su
pensamiento sobre el Espíritu Santo es de gran importancia para la fe de la Iglesia Católica,
por su estructura y su firme convicción sobre la tercera Persona de la Trinidad.
También se encuentra San Irineo de Lyon anterior a San Basilio y que es gran defensor
en su época de la persecución cristiana defendiendo también de las herejías que allí
pululaban, y lo hacía con la intención que se acercaran a la fe católica.
Finalmente se expondrá en pensamiento de San Gregorio Nacianceno, contemporáneo
de San Basilio y junto con San Gregorio de Nisa serán los llamados padres capadocios. Este
santo realizo un gran cumulo escritos referentes a la fe católica, defendiéndola de los
ataques provenientes de los contarios a la fe católica, dentro de sus escritos se encuentra un
bello poema dogmático al Espíritu Santo y en el cual se refleja la presencia de las tres
divinas personas como luz y que pertenecen a un solo Dios.
Es un trabajo sencillo dentro del cual se quiere dar a entender la importancia de la
trinidad y la concepción del Espíritu santo en cada uno de estos pensadores, no es un
trabajo lleno de ciencia sino lo que nace de la lectura de las fuentes originales y de aquellos
escritores que ya han escrito y que han estudiado estas fuentes primarias.

Espíritu Santo visto desde la perspectiva de algunos padres de la Iglesia.

Breve reseña de San Basilio Magno.

También conocido como Basilio el Grande, fue Obispo de Cesarea y uno de los más
distinguidos doctores de la Iglesia Católica. Sus fechas extremas son, 329 aprox. Y 379
defensor de la Iglesia Oriental contra las Herejías que se suscitaban en aquella época. Sobre
todo, de la trinidad y sobre todo del Espíritu Santo, junto con San Gregorio de Nisa y san
Gregorio Nacianceno forman el trio conocido como los padres capadocios.
Dentro de su vida académica se destaca como brillante estudiante y distinguido Profesor.
Solo buscaba la perfección, para lo cual se dedica a emprender este camino visitando
algunos monasterios de Egipto, Palestina, Siria y Mesopotamia, luego de este recorrido de
los diferentes monasterios regresa a su ciudad natal admirado por la ascesis de los monjes y
decide fundar un monasterio en su pueblo. Llegó de esta forma a ser conocido como el
padre del monacato Oriental, sistematizo la vida religiosa por medio de su regla, leyó muy
sistemáticamente a Orígenes.[CITATION rcA15 \l 3082 ] De esta manera se convierte en
gran defensor de la Iglesia Católica, defendiéndola de las herejías arrianas aun sabiendo que
los emperadores herejes estaban persiguiendo a los ortodoxos, es así como en el 365
comienza a ayudar a San Gregorio Nacianceno en la defensa de la fe.
Fue ordenado sacerdote por el obispo Eusebio, y este le da un cargo prominente en la
administración de la diócesis y es tan buena la solvencia administrativa de Basilio que
surgen por parte del Obispo sentimientos negativos hacia Basilio y éste para evitar
inconvenientes se retira de nuevo a la soledad del ponto. En el año 370 Basilio sucedió en
el puesto al obispo de Cesarea, de Capadocia, siendo en la actualidad la gran
Turquía[ CITATION Ben07 \l 3082 ] consagrándolo según la tradición el 14 de junio de
ese año. Pasado un año prácticamente de su nombramiento como obispo llega en emperador
Valente y se dirige al Obispo para tratar de convencerle y que se sometiera a la voluntad del
emperador a lo que Basilio de responder.

¿Qué me vas a poder quitar si no tengo ni casas ni bienes, pues todo lo repartí
entre los pobres? ¿Acaso me vas a atormentar? Es tan débil mi salud que no resistiré
un día de tormentos sin morir y no podrás seguir atormentándome. ¿Qué me vas a
desterrar? A cualquier sitio a donde me destierres, allá estará Dios, y donde esté Dios,
allí es mi patria, y allí me sentiré contento . . .[ CITATION Ben07 \l 3082 ]

De esta manera se da el hecho de que el emperador lo quiere desterrar, pero cuando


comienza a escribir se parte la pluma de caña, y desde ahí el emperador se sobrecoge de
temor y no vuelve a interferir en los asuntos eclesiásticos de aquella diócesis en la cual
estaba San Basilio.

Desarrollo teológico de San Basilio sobre el Espíritu Santo.

Es el primer escrito monográfico que se realiza de la tercera persona del Espíritu Santo,
y de aquí en adelante no se dejara de escribir científicamente sobre la tercera Persona de la
trinidad, es así como desde este hecho se llega a la gran teología Neumática.
De esta forma, se da primeramente un argumento desde l liturgia Bautismal, en donde se
pone de manifiesto el evangelio de Mateo en la formula trinitaria de la del capítulo 28 en
donde el mismo Jesús da el mandato a sus apóstoles de ir por el mundo y bautizar en el
nombre del padre, y del hijo, y del Espíritu Santo. Esta misma formula la utiliza San Basilio
y que no significa más que ser fiel a la sagrada escritura, una de las formas en las que San
Basilio se sitúa frente a la consustancialidad del Espíritu Santo en relación con el Padre y el
hijo es de la siguiente forma:
La obra Sobre el Espíritu Santo (Περί του Αγίου Πνεύματος) escrita hacia el aρo
375, trata también de la consubstancialidad de las dos divinas Personas, del Hijo y
del Espíritu Santo, con el Padre. Empieza Basilio explicando que le habían
criticado por haber usado en público la doxología: Gloria al Padre con el Hijo
juntamente con el Espíritu Santo (μετά του Υιοΰ συν τφ Πνευματι τω Αγίω), en vez
de la fσrmula corriente: Gloria al Padre por el Hijo en el Espíritu Santo (δια του
Υιού εν τω Αγιω Πνευματι)[ CITATION Qua62 \l 3082 ]
Su justificación está justificada en la ortodoxia que ambas fórmulas tienen como
consustancial al entre cada persona, y es pues, el espíritu Santo es la tercera persona de la
Trinidad, que procede del padre y del hijo, no de la misma forma del padre engendra al
hijo, o decirlo de otra forma, que el hijo es engendrado por el padre, sino de en virtud de
una corriente inefable de amor entre el Padre y el hijo. De esta forma el Espíritu Santo es
consustancial al Padre.
En este tiempo, estaban las herejías Arrianas que atentaban contra la segunda persona y
más sobre la tercera persona, y llegan a caer en un monarquianismo dinámico en donde no
ven al espíritu como una persona sino como una mera apariencia del Padre, como un simple
poder. Y éstos quieren dar a entender que el Espíritu es un ser creado, pero como creatura y
no como un Dios verdadero que procede el amor que existe entre las dos primeras personas.
Hay una parte ortodoxa, en donde abordan este problema.
De esta forma, realiza un tratado sobre el Espíritu Santo en donde expone
magníficamente la teología Neumática y en donde coloca las tres personas al mismo nivel,
según la fórmula que en la actualidad conocemos como la doxología de forma simétrica,
Gloria al padre y al hijo y al espíritu santo, en contraposición a la que se venía formulando
hasta ese momento en donde la asimetría de la trinidad era notoria. [ CITATION DrM10 \l
3082 ]
En este sentido, no solo encontraba la formula bautismal en Mateo 28, sino que en otros
pasajes de la escritura encuentra diferentes nombres los cuales hace referencia al Espíritu,
nombres como: Paráclito, santo, ungido, señor, Dios que dan ese testimonio de comunión
en las diferentes personas. Como lo expresa San Pablo en la Segunda carta a los corintios:
“La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con
todos vosotros (2 Cor. 13, 13)”,[CITATION Bib99 \l 3082 ] es la unidad que se mantiene
siempre en la trinidad. Y que San Basilio muy perspicaz logro comprender este misterio. y
de esta forma da testimonio de esta unidad en el Evangelista juan cuando en el capítulo
cuatro hace referencia a Dios y que se debe adorarlo en espíritu y verdad. (Jn 4, 24)
[ CITATION Sch09 \l 3082 ] es precisamente la acción del Espíritu Santo quien da la
fortaleza de realizar esta unidad en la trinidad. Y no es simplemente ver a Dios adorado en
un lugar, sino en que como el Espíritu que es Dios puede ser adorado en cualquier parte.

El Espíritu que da la vida


Esta acción va a confluir todas las miradas y todas las personas que desee llevar una vida
virtuosa será encaminada por Él, pues Él es fuente de Santificación, y de esta manera
perfecciona las cosas, pues esta acción hace que todo tome forma y que todo se lleve a
realizar de la forma más perfecta posible. Esta acción lleva de la misma continuada pues
siendo origen de Santificación igual va a llevar al fin del ser humano que es la santificación
y a buscar en todo momento la verdad que ilumina a la razón natural de la persona.
De esta forma, sigue afirmando San Basilio que la acción del Espíritu Santo que es
inaccesible por su naturaleza divina y de la procedencia del Padre y el hijo consustanciales,
viene a tener su accesibilidad por medio de la bondad que procede del mismo Espíritu. Y le
concede el don a cada persona según sus capacidades. Sin embargo, no se le manifiesta a
todo el mundo, sino simplemente a quienes Él considere idóneos para esta manifestación en
este sentido es necesario verificar que no todos tienen la misma capacidad de comprensión
sobre este misterio del Espíritu Santo ni de la Trinidad que donde esta uno, se encuentran
los demás, realizando diferentes acciones, pero en la misma persona.
Esta acción, también se ve de forma simple y sencilla y aunque la tercera persona de la
trinidad, afirma San Basilio es “simple en su naturaleza, diverso en su
virtualidad”[ CITATION Ofi05 \l 3082 ] y de la cual en el tratado es fuente del desarrollo
de reflexión pneumatólogica y en la cual han abordado diversos estudiosos sobre el mismo
tema siempre arrojando puntos de vista sobre su estructura aseverando que se debe realizar
una investigación exacta incluso se los detalles más mínimos sobre esta teología.
De esta forma la simplicidad de la naturaleza del Espíritu Santo, y esta diversidad que Él
mismo da a quien es digno de estos dones están, justificados en la primera carta del Apóstol
San Pablo a los corintios y la diversidad haciendo el símil con el cuerpo 1, y que es la figura
de también del Espíritu en la Iglesia, cuya cabeza es Cristo y que todo está creado por el
Padre. La Trinidad, misterio de Dios vivo. Y cuyas capacidades de las personas van a
distribuirse estos dones según los servicios que se necesitan dentro de la iglesia.

San Irineo de Lyon


es necesario también ver otra figura muy importante de los primeros siglos del
cristianismo, que supo defender la fe católica y de la cual se desprende una gran reflexión
teológica con este pensamiento. Se afirma que probablemente pudo haber nacido alrededor
del año 125 en alguna provincia del Asia Menor. Recibe una esmerada educación, y obtiene
grandes conocimientos en estudios de Sagradas Escrituras, así como de literatura y de
Filosofía. En la época de la persecución de Marco Aurelio por el año 177 se le envía a
Roma con una misión importante la de que el papa tratara con suavidad a los hermanos
montanistas, y justo al regresar a Lyon ocupara la sede episcopal que dejo vacante San
Potino.
es un gran defensor de la fe católica y expone varias veces la teoría enemiga llegando a
colocar en ridículo a sus contrarios, preocupándose más por convertir que por confundir.
Por sus escritos los gnósticos dejan de ser una amenaza para la Iglesia y la fe católica. Se
desconoce a ciencia cierta la fecha de la muerte de Irineo, según una antigua tradición
afirman que fue martirizado.[ CITATION But07 \l 3082 ]
San Irineo vincula muy bien al Espíritu Santo con la trinidad al afirmar que hay un solo
Dios creador de todo, un solo Señor Jesucristo que se encarnó para dar cumplimiento de
nuestra salvación. Y el Espíritu Santo que a través de los profetas anuncio el designio de
salvación. Haciendo referencia a la carta a los filipenses para designar al Espíritu Santo
como aquel consumador de todas las cosas con referencia a Jesús; y dando cumplimiento al
justo juicio de todos, a unos al fuego eterno y a otros la vida eterna y la incorruptibilidad.
[ CITATION Vic08 \l 3082 ]
Espíritu Santo, Rocío de Dios
San Irineo en su vasta defensa de la fe, cita en múltiples ocasiones las sagradas
escrituras para demostrarle a sus contrarios que ellos estaban equivocados y que todo lo que
ellos decían se resumía en una sola palabra; herejía. De esta manera San Irineo al hablar del
Espíritu Santo no lo hace separado de las otras personas, ni actuando por fuera de las otras
personas sino en unión y buscando siempre la acción de la trinidad, así por ejemplo, Irineo
Cita al evangelista Mateo en el Bautismo de Jesús que desciende en forma de paloma sobre
Él, es el mismo que lo unge, haciendo referencia a Jesús en la profecía de Isaías, también es
el mismo del cual habla Mateo en su evangelio “pues no serán ustedes los que hablen, sino
el Espíritu de su padre hablará por ustedes.”[ CITATION Sch09 \l 3082 ]
Siempre está vinculado el Espíritu Santo en relación a la acción que realiza tanto el
padre en el hijo, como el hijo dando cumplimiento al mandato del Padre, en toda acción de
ellos se encuentra el Espíritu Santo como el consumador de las acciones y que anima a
continuar el camino, reflejando el mandato divino. Asimismo, para San Irineo el mandato
de Dios a ir por todo el mundo y bautizar en el nombre de la Trinidad, desde tiempos de los
1
Este problema también lo enfrento Pablo en su momento por las rencillas que se suscitaban a causa de
los diferentes carismas y dones del Espíritu Santo. Aquí San Basilio también se enfrenta a este problema por
la herejía arriana.
profetas se había escrito sobre este hecho y más sobre la acción de día de Pentecostés donde
se derramaría a todos, siervos y siervas para que ellos profetizaran. “después de esto yo
derramare mi espíritu sobre todo mortal y profetizaran vuestros hijos y vuestras hijas.
Vuestros ancianos tendrán sueños, vuestros jóvenes tendrán visiones. Y hasta sobre siervos
y siervas derramare mi Espíritu en aquellos días.” (Jl 3, 1-2)
En este sentido, hay muchas citas en las cuales San Irineo dando catedra de su buena
formación Teológica expone sin ningún temor la fe católica, y la tradición no para
confundir y que sus contrarios se perdieran en el error, sino para ser atraídos hacia la
verdadera fe, reflejado principalmente en el adversus haereses en donde siempre destrozaba
los argumentos de sus contrarios y les invitaba a que se retractaran y encontraran el
verdadero camino. En este sentido, el cuerpo de Cristo en la Iglesia va a tener la misma
connotación que en San Basilio y de esta manera ver la unidad del Espíritu en la obra
redentora de Dios.
De esta forma, no sólo San Basilio habla del símil, sino que San Irineo de Lyon hace lo
propio, en defensa de la misma forma contra los gnósticos que afirmaban que había tres
personas: los de materia, los de la psique que probablemente podría estar entrando casi sin
ninguna probabilidad de ser salvos y los Pneumáticos. De estos tres tipos de personas solo
se salvaban los seres pneumáticos, es decir, sólo ellos, tenían el acceso a la salvación. Y
San Irineo va a refutarles de la siguiente manera:
 Los pneumáticos ya están salvados por naturaleza: su semilla divina no puede
perecer, porque está destinada a volver a su origen espiritual en el Pléroma. Para
éstos, por consiguiente, no cuenta la ley moral: hagan lo que hagan, ya están salvados
por la gnosis, de modo que sólo esperan liberarse de esta cárcel del cuerpo en la cual,
por el momento, se purifican.[ CITATION Gab19 \l 3082 ]2
En este sentido se ve claramente como las diferentes herejías van de error en error y
como aquellos grandes defensores de la verdadera fe, salen a dar la cara por restituir lo que
es verdadero, no solo por fe, sino porque están en las Sagradas Escrituras. Que tanto San
Irineo como San Basilio, fueron testigos y dieron testimonio con su pluma y sus escritos en
defensa de este hecho. Y así como estos dos grandes santos, hay muchos que durante su
vida dieron testimonio de vida en cuanto a la postura trinitaria y la consustancialidad del
Espíritu Santo en torno al Padre y al Hijo.
De esta forma, y continuando con San Basilio, en su libro sobre el Espíritu Santo, nos
dice que Él, el Señor nos da la vida y que esta vida está representada en el Bautismo que
tiene una doble finalidad, muerte y vida. Por medio de la triple inmersión se muere al
pecado y se da vida en el Espíritu, se sepulta l hombre viejo, dando paso al hombre nuevo
que nace del Espíritu lavándolo del pecado original.[ CITATION Ofi05 \l 3082 ]
Es importante saber que gracias a la acción del Espíritu Santo, en el bautismo se
restituye al bautizado al reino celestial, se obtiene esa adopción filial que se había perdido
en el paraíso con los padres de la humanidad, representaos en Adán y Eva , dándonos de
esta forma la libre confianza de llamar a Dios Padre, así como el mismo Jesús nos enseñó,
(Mc 14, 36) y que se ve reflejado también en los romanos en el capítulo 8 que nos dice: “no
hay condena para los que pertenecen a Cristo Jesús, porque la ley del Espíritu que da la
vida, por medio de Cristo Jesús, me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.” (Rom,
8, 1 - 2)[ CITATION Sch09 \l 3082 ]

2
Esta página, hace referencia a Irineo de Lyon y la continuidad de los dones del Espíritu Santo. Y de esta
misma forma citan el trabajo que realiza el P. Carlos Ignacio Gonzales sobre Adversus haereses.
Gregorio Nacianceno
Otro padre de la Iglesia, que hablo y defendió la fe católica y la visión Trinitaria es este
santo del siglo III. Nacido en el Asia Menor en el año 325 y muere allí en ese lugar en el
389, el mayor de tres hermanos y llego a ser Obispo de Nacianzo, de allí su nombre.
Primeramente, perteneció a una secta herética, pero fue convertido al cristianismo por su
esposa. Sus dos hijos fueron enviados a capadocia donde estudiaron y educados por
Carterio. Es aquí donde comienza una gran amistad con San Basilio, afectando sus vidas y
principalmente la teología de su época. Con una carrera prometedora en el mundo, decide
dejarlo todo por tener una vida monástica y dedicarse por entero a Dios.
Para el Santo hablar del Espíritu Santo lo realiza de una forma muy especial y usa la
figura de la luz, Tres luces que son una luz. Este título de un poema dogmático referido a la
trinidad donde el Santo habla de las tres personas cada una como una luz diferente entre sí
pero que se pertenecen sin ser separadas la una de la otra y de la cual todo procede y a la
cual todo cuanto existe vuelve a ellos; al hablar del Espíritu Santo lo realiza de la siguiente
manera:
Temblemos ante el poderoso Espíritu, como delante de Dios; gracias a Él he conocido
a Dios. Él, que me diviniza, es evidentemente Dios: es omnipotente, autor de dones
diversos, el que suscita himnos en el coro de los santos, el que da la vida a los
habitantes del cielo y de la tierra, el que reina en los cielos. Es fuerza divina que
procede del Padre, no sujeto a ningún poder. No es hijo: uno solo, en efecto, es el
Hijo santo del único Bien. Y no se encuentra fuera de la divinidad indivisible, sino
que es igual en honor.[CITATION San191 \l 3082 ]
Así de esta forma, la forma de ver la trinidad por parte de este santo es muy importante,
se sabe que antes de él ya habían escrito sobre el Espíritu Santo, pero esto no quita la
importancia que este autor muestra al defender la Trinidad y la forma en como expone al
Espíritu Santo es magnífica y en su totalidad llena de gran valor teológico. Tema de gran
importancia que se d en el seno de la santa Iglesia Católica y que siempre será de vital
importancia para seguir defendiendo la fe en el mundo actual, tan globalizado y la lleno de
consumismo, en donde lo que impera es lo material y lo vano, es una forma de ver y de ir
en contra de la sociedad que impone un modelo de creencia y de la cual se siguen
inmoralidades y falsas creencias.

Conclusión

El presente trabajo sobre el Espíritu Santo es de gran ayuda para conocer el estilo de
pensamiento que se suscita en los primeros siglos de la era cristiana y la forma en cómo se
defendía esta postura tan radical. Si bien es cierto en este trabajo existe una variedad de
Padres de la Iglesia y de diferentes regiones, es decir, diferentes formas de pensar, cuando
se trata de la fe, hay una sola forma de dar a conocer la fe y es por medio de la Verdad que
no admite errores.
De esta forma, se realizó un recorrido por algunos padres como san Basilio que, aunque
es post niceno tiene un tratado espectacular sobre el Espíritu Santo, y del cual dio grandes
frutos dentro de la Iglesia y sin duda fuera dela Iglesia con sus escritos ha hecho que
muchas personas siguieran su pensamiento. Su vida es testimonio visible se esta acción de
la cual se habla.
Otro autor de gran defesa de fe es San Irineo de Lyon, con su exposición sobre el
Espíritu Santo nos acerca más a la forma como la Iglesia debe recibir el don del Espíritu
Santo, es un gran defensor de la Fe, contra aquellos que pretendían desviar la fe de los
menos cultos.
Todos estos escritores, que defendían y siguen defendiendo la fe católica con su
pensamiento que se quedó a lo largo de los siglos para ser recordados, nos quieren dar a
entender que sólo desde la defensa radical de la fe llegaremos a comprender exactamente lo
que Dios quiere para cada uno de nosotros.
Referencias
s.f.
Benedicto XVI. corazones. 4 de 07 de 2007. https://www.corazones.org/santos/basilio.htm
(último acceso: 31 de 05 de 2019).
Biblia de Jerusalén. Bilbao: Desclée de Brouwer, 1999.
Butler, Alan. Pildoras de Fe. 28 de 03 de 2007.
https://www.pildorasdefe.net/santos/celebraciones/santoral-catolico-san-ireneo-
lyon-obispo-padre-iglesia-28-junio (último acceso: 04 de 06 de 2019).
Enríquez., Alfonso. enciclopedia Católica Online. 15 de 01 de 2015.
https://ec.aciprensa.com/wiki/San_Basilio_el_Grande (último acceso: 31 de 05 de
2019).
Huerta, Vicente. Textos de la Historia de la Iglesia. 6 de 02 de 2008.
https://textoshistoriadelaiglesia.blogspot.com/2008/02/textos-de-san-ireneo-de-
lyon.html (último acceso: 05 de 06 de 2019).
Llugar, Gabriel Edgardo. Diarios de avivamiento. 12 de 05 de 2019.
https://diariosdeavivamientos.wordpress.com/2016/05/12/ireneo-de-lyon-y-la-
continuidad-de-los-dones-del-espiritu/.
Loarte, José Antonio. El Tesoro de los Padres, seleccion de textos de los Santos Padres
para el cristiano del tercer milenio. Alcalá, Madrid: Rialp, S.A., 1998.
Oficio Divino. «Liturgia de las Horas, según el rito Romano.» En Liturgia de las Horas, II,
de Autores Varios, 994 - 995. México : Desclée De Brouwer, S.A, 2005.
Peñalva, Dr. Martín E. Paradosis. 11 de 02 de 2010. http://traditio-
orthodoxa.blogspot.com/2010/02/la-ensenanza-de-san-basilio-sobre-el.html (último
acceso: 01 de 06 de 2019).
Quasten, Johannes. Patrología II. Madrid: B.A.C., 1962.
Schökel, Luis Alonso. La Biblia de nuestro Pueblo. Bilbao - España: Paulinas, 2009.
varios, autores. Biblia de Jerusalén. Bilbao: desclée de Brouwer, 1999.